viernes, 24 de febrero de 2017

SGM: Baedeker, el bombardeo nocturno durante la Batalla de Inglaterra

Golpeando donde duele: Luftwaffe destruye ciudades inglesas históricas en el Blitz Baedeker

David Herold - War History Online



A medida que los combates crecieron entre las fuerzas británicas y alemanas en medio de la Segunda Guerra Mundial, y las incursiones y bombardeos durante la noche se estaban poniendo fuera de control, la cultura y la historia de algunas de las mejores ciudades de Europa realmente tomó la mayor paliza.

Las obras maestras arquitectónicas fueron expuestas a un constante aluvión de fuerza militar, dejando una ola de destrucción a su paso. Los sitios históricos y los monumentos fueron demolidos o destruidos, y algunas de las reliquias más antiguas de tiempos pasados ​​se habían desmoronado bajo los devastadores efectos de la guerra.

Un ejemplo de estos ataques son las incursiones alemanas Baedeker, también conocido como "Baedeker Blitz". El término Baedeker era una referencia a las guías de viaje populares de la época, señalando su intención de destruir el turismo, las artes y la cultura - por no mencionar Civiles primero, en un esfuerzo por debilitar a los británicos en el corazón de sus ciudades más queridas.

Esta táctica indiscriminada fue puesta en marcha por la Luftwaffe alemana, en represalia por el bombardeo constante de la Royal Air Force (RAF) contra algunas de las ciudades más históricas de Alemania de antemano. El acto de venganza de la Luftwaffe por esa fuerza excesiva provocó el caos, de modo que al final, cada país y su pueblo fueron forzados a experimentar el máximo dolor y devastación de los bombardeos mortales imaginables.


Exeter, Inglaterra durante las incursiones Baedeker

Cómo ambos lados aumentaron su guerra

A principios del año 1942, tanto las campañas de bombardeo alemanas como británicas habían llegado a un punto muerto. Los ataques nocturnos de la ofensiva alemana se habían ralentizado desde mayo de 1941, después de haber llevado a cabo varios ataques de blitz en suelo inglés durante meses. Como la guerra continuó cambiando de marcha con el tiempo, la Luftwaffe decidió en este momento que sus recursos serían los más adecuados para tratar de planificar una invasión de la Unión Soviética.

Mientras tanto, en este momento, los movimientos ofensivos iniciales de la RAF no estaban obteniendo el efecto deseado, y necesitaban una revisión de su estrategia para ganar realmente la tracción que buscaban. Por lo tanto, los británicos optaron por dejar de lado hasta que un plan mayor podría ser ideado para hacer más progreso para su lado. Así pues, vienen la Navidad 1941, ambos lados habían renunciado más o menos a repensar sus motivos.

Y esta vez, para reorganizarse y recuperarse realmente le dio a la RAF el tiempo que necesitaban para planear una huelga maestra. En marzo de 1942, la ofensiva británica bombardeó la ciudad de Lubeck, cambiando el juego por ambos lados por completo.

Para la RAF, este cargo en los alemanes demostró que sus nuevas tácticas valían la pena. Los bombarderos recién diseñados como Halifax, Sterling y Manchester resultaron muy útiles para crear un cambio en la dinámica militar. Y junto con el nuevo liderazgo y la navegación mejorada, esto dio a la RAF el borde que esperaban en la realización de un movimiento debilitante en la Luftwaffe.


Avión de bombardero de Halifax

Lo más importante, sus planes de bombardeo en el área habían cambiado. Más áreas civiles y culturales fueron golpeadas primero, en contraposición a edificios gubernamentales y estaciones de servicios públicos que antes habían hecho menos impacto.

La reacción de la dirección alemana a este nuevo asalto dirigido fue de choque y cólera absoluta, lo que dio lugar al inicio de las redadas Baedeker.

La Luftwaffe hace su movimiento


Guía de Gran Bretaña de Baedeker para 1937 -By Ww2censor / CC BY-SA 2.5

Desde finales de abril de 1942 hasta finales de mayo, las incursiones ofensivas de la Luftwaffe se llevaron a cabo constantemente, en todo el vasto campo de Inglaterra. Se afirmó que cada incursión implicaría el uso de unos 30-40 aviones, pero este número en realidad aumentó a casi 70 en cada uno de los últimos asaltos. Cada nuevo bombardeo en una nueva ciudad duraría entre 60-90 minutos cada uno, con unas pocas horas entre cada ataque, para llevar realmente a casa cuan intencional estaba la Luftwaffe en hacer sufrir a la RAF y civiles británicos por sus acciones anteriores contra ellos.

Las incursiones comenzaron en Exeter los 23-24 de abril, tomando los primeros golpes de la misión. Durante el período de un mes de ataque, los alemanes acabarían bombardeando a Bath, Norwich, York y Cowes. La Luftwaffe incluso regresaría a cada una de estas ciudades una o dos veces más, listos para aniquilar cualquier cosa que pudieran haber perdido la primera vez. En poco tiempo, también bombardearon el puerto de Hull, un gran centro militar en Inglaterra que golpeó bastante a la RAF.


Casas destruidas en York después de una incursión Baedeker

Después de alcanzar su último objetivo, la ciudad de Canterbury, a finales de mayo, el número de muertos y la inmensa destrucción de estas ciudades inglesas fue enorme. Después de las incursiones Baedeker, más de 1.600 civiles fueron asesinados, casi 1.800 resultaron heridos, y cerca de 50.000 hogares fueron completamente borrados por la fuerza y ​​el poder de la fuerza agresiva de la Luftwaffe.

Afortunadamente, muchas de las catedrales más antiguas en Norwich, Exeter y Canterbury se salvaron de daño, ahorrando una historia arquitectónica de la destrucción de la guerra. Pero no se puede negar que el bombardeo alemán de los principales centros culturales causó un duro golpe al país inglés ya su gente, tanto física como emocionalmente.

Las secuelas de un asalto brutal

A pesar de las incursiones Baedeker en general refiriéndose a los principales ataques a las cinco ciudades mencionadas durante este juicio de un mes de duración, la Luftwaffe difícilmente detuvo la batalla allí. Durante los dos años siguientes a los bombardeos iniciales, la ofensiva alemana siguió sitiando a cualquier centro "Baedeker" de valor cultural que valiera algo para el pueblo inglés.

Sin embargo, debido a las represalias de la RAF después de estas incursiones también, las bajas alemanas comenzaron a acumularse demasiado, dejando a la Luftwaffe con menos aviones y recursos para manejar los mismos tipos de asaltos masivos dirigidos que comenzaron con ese abril. Ambas partes llevaron a cabo más de la misma guerra durante los próximos días, y el recuento de cuerpos sólo continuó aumentando.

En 1944, sin embargo, las incursiones baedeker ralentizado a un arrastre antes de ser finalmente poner fin a todo. Los alemanes habían perdido la mayoría de sus recursos, y la RAF sólo continuó fortaleciéndose. La Luftwaffe decidió que había fallas y comenzaron a ver pérdidas más grandes que cualquier ganancia fructífera y que poner fin a los bombardeos sería su mejor jugada. En este punto, tomaron la decisión de poner sus esfuerzos en otra parte, poniendo fin al terror de constantes bombardeos y redadas contra los civiles de Inglaterra.

Sin embargo, las secuelas sólo comenzaban, y cada país se vio obligado a tratar de reunir la fuerza para reconstruir durante los años venideros.

jueves, 23 de febrero de 2017

SGM: La sobreviviente de Auschwitz que rescató el arte de su hermano

La sobreviviente de Auschwitz que rescató las pinturas secretas de su hermano muerto
Eva Schloss, íntima amiga de Anna Frank, se enteró de su existencia justo antes de que los separaran. Tras salir con vida del brutal campo de exterminio fue a buscarlas y las encontró. Serán exhibidas en Londres
Infobae

Eva Schloss (izquierda), su hermano Heinz y Kitty, una amiga de la familia

Tenía 15 años cuando los nazis la descubrieron en su escondite en Ámsterdam, Holanda. En mayo de 1944, Eva Geiringer Schloss fue trasladada junto a su familia a Auschwitz-Birkenau, el campo de exterminio más temido.

Durante los tres interminables días que duró el viaje en el tren abarrotado en el que los llevaban, su hermano Heinz se abrió como nunca antes lo había hecho. Y entre varios secretos, le contó que había pintado mucho los meses previos a la captura, y que sus cuadros habían quedado escondidos en el ático en el que se ocultaban.

Fue la última conversación que tuvo con él. Ni bien llegaron a destino, los dos hombres fueron separados de las dos mujeres. Se dieron un fuerte abrazo y nunca volvieron a verse. Él y su padre murieron poco tiempo después. Pero ella y su madre, Elfriede, lograron sobrevivir.


Eva Schloss 

El calvario de la familia Geiringer había comenzado en 1938, cuando tuvieron que escapar de Austria ante la entrada de los nazis. Su padre consiguió trabajo en Ámsterdam y se mudaron. La vida les dio entonces una pequeña tregua antes de que el horror se instalara definitivamente.

Allí conoció a Anna Frank, que también había recalado en la ciudad huyendo del nazismo. Se hicieron muy amigas. "Era mucho más madura que yo", contó Eva en una entrevista con The Guardian. Las dos familias estuvieron escondidas juntas por un tiempo cuando las tropas de Hitler entraron en Holanda.

Eva y Elfriede consiguieron unos papeles falsos que les permitían andar por la calle. Pero Heinz y su padre no podían salir del ático en el que se escondían. En ese tiempo de encierro, el joven desarrolló un gusto por el arte. Empezó a escribir poesía y a pintar. En sus cuadros se veía todo lo que no podía tener: paisajes bucólicos soleados, una pareja jugando al tenis, botes navegando el mar.


Uno de los cuadros de Heinz Geiringer

Cuando su escondite dejó de ser seguro, se vieron forzados a mudarse. Una enfermera holandesa les ofreció refugio. Al día siguiente los detuvo la Gestapo. La mujer era una colaboracionista que entregó a más de 200 judíos.

De eso se enteraría al regresar a la ciudad junto a su madre, una vez que terminó la guerra. Otto Frank, padre de Anna, que había muerto en Auschwitz al igual que el resto de su familia, comenzó a frecuentarlas. En 1952 se casó con Elfriede y se convirtió en su padrastro.

En uno de sus tantos encuentros, el hombre les contó acerca del diario oculto de su hija que acababa de encontrar. Entonces Eva recordó las pinturas de su hermano. Con muchas dudas fue hasta el viejo ático y las encontró. Fue como volver a sentir a Heinz junto a ella una vez más.

Este 27 de enero muchas de sus obras serán exhibidas en el Museo Judío de Londres. Eva, que hoy tiene 87 años, dará una charla contando su historia y la de su hermano artista.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Prusia: La disciplina prusiana en Leuthen

La disciplina inigualable del ejército prusiano bajo Federico el Grande: Leuthen, 1757
 Barney Higgins - War History Online




La nieve amortiguaba todo el sonido salvo el gemido del viento. Los esqueletos de invierno de los árboles mostraban negro contra el lienzo en blanco. El cielo gris lleno de nubes de hierro se alzaba todavía por encima. Mirando al norte y al oeste, una gama de colinas bajas. Al norte, la pequeña ciudad de Leuthen, su población huyó.

Esparcidos por Leuthen, una serie de otras pequeñas aldeas mineras y agrícolas, igualmente desiertas. A once millas al oeste estaba la capital devastada por la guerra de la provincia de Silesia. Hoy en día esto se llama Wrocław, en Polonia, pero a principios de diciembre de 1757 el nombre de la ciudad era Breslau, y acababa de ser capturado por el príncipe Carlos II de la gran casa real austriaca de Habsburgo-Lorena. Breslau estaba ahora bajo el control del Imperio Austríaco.

Carlos había capturado la ciudad con un ejército de más de sesenta mil hombres; Tropas de la línea, infantería ligera, caballería rápida y una batería de más de doscientos cañones. Breslau había sido tomado, pero Charles ahora hacía frente a un nuevo desafío, y había colocado a su ejército al oeste de la ciudad para encontrarla.


Los prusianos avanzan en Leuthen.

En el silencio apagado de la llanura blanca se oyó un sonido constante de tambores. Desde el Oeste, en el refugio de las colinas, salió de la niebla un chorro de color, y luego otro. Ricos abrigos azules y sombreros altos de oro brillante, destellos de amarillo, estallidos de rojo y salpicaduras de crema pálida. El cuero negro pulido brillaba a través de la penumbra.


Aquí estaba el rico marrón de los rifles llevados con orgullo, un destello de luz en los afilados y fríos puntos de las bayonetas. Bajo el tambor constante se podía oír el tintineo del engranaje y el crujido de cuero y en la nieve crujiente y sin marcar el crujido sincronizado de muchos pies botados. Dos columnas de infantería, cincuenta hombres de frente, avanzaron lentamente hacia la vista, marchando hacia el este.


Las fuerzas de Federico marchan alrededor de las colinas para atacar el flanco austríaco.

Proyectando las columnas en su lado izquierdo, líneas de luz, caballería en movimiento rápido explorando hacia adelante y hacia atrás. A la derecha, proyectada por las columnas de infantería, cañón tras cañón tras cañón, tirado por hombres sobre caballos robustos. El hálito caliente de decenas de miles de hombres y caballos fumaba y vaporizaba en el aire helado.

Este era el ejército del Reino de Prusia bajo el mando directo de su rey, Federico II, llamado Federico el Grande. Federico fue el consumado rey de los soldados, un gran general con muchas victorias, así como algunas derrotas notables en su carrera. Sus soldados fueron el producto de un siglo de entrenamiento y desarrollo sostenido y rápido, paralelo a la rápida expansión del territorio controlado por Prusia en la masa terrestre del norte de Europa.


Federico II el Grande de Prusia.

Entre ellos Frederick, tres generaciones de reyes prusianos habían prestado su atención a los asuntos militares. Para cuando Frederick II el gran marchó en Leuthen, la precisión y la disciplina de sus tropas eran sin par. Incluso Roma, a la altura de su antiguo poder, pensó Federico, no podía mostrarse tan bien como esto. Cabalgó con su bastón en medio de su caballería, una figura poderosa físicamente, pero vestida sin ostentación, con practicidad y velocidad en mente; Sólo un oficial de caballería. Los mensajeros cabalgaron cerca de él, listos para acelerar sus órdenes a cualquier punto de su ejército en cualquier momento.


Era un erudito y practicante táctico y estratega. En 1757, Frederick estaba en sus cuarenta años, como era su oponente en este día temprano en diciembre. Al oír la noticia de la llegada de Frederick a Silesia, Charles había colocado su enorme fuerza en una línea orientada al oeste. La línea se extendía por completo cuatro millas de largo de norte a sur con la esperanza de protegerse contra una rápida maniobra flanqueante por los prusianos. El ejército de Carlos superaba en número a los dos a uno de Frederick, y ambos lo sabían.

martes, 21 de febrero de 2017

SGM: El campo de concentración trucho nazi

Theresienstadt, el campo de concentración y "ghetto modelo" que los nazis montaron para engañar a la Cruz Roja
Ubicado a 50 kilómetros de Praga, por allí pasaron 144.000 judíos entre 1940 y 1945, incluyendo artistas, intelectuales y otras figuras prominentes a quienes se les permitió practicar la profesión en condiciones humanas para intentar desviar la atención del mundo sobre las matanzas en otros campos
Infobae

El brutal dictador Adolf Hilter. Se estima que seis millones de judíos fueron masacrados durante su mandato (AP)


A 50 kilómetros de Praga y rodeado por los ríos Elba y Ohře, los nazis montaron en 1941 un campo de concentración "modelo" que albergaba a cientos de artistas e intelectuales judíos en condiciones humanas y en libertad de practicar sus diferentes disciplinas.

La mentira engañó a muchos en Occidente, incluyendo a la Cruz Roja, y Theresienstadt, como se lo conoció en alemán, funcionó como una inmensa campaña de propaganda para ocultar las masacres que ocurrían a diario en los campos de exterminio de Europa Oriental y, también, en el mismo campo.

Sobre esta farsa escribe el director de orquesta y escritor catalán Xavier Güell en su novela Los prisioneros del Paraíso, publicada en enero por la editorial Galaxia Gutenberg.

"Necesitaban montar una farsa, que Europa creyera que trataban de forma aceptable a los prisioneros en los campos de concentración. Por ello, encerraron a multitud de artistas en este lugar y les permitieron ejercer su profesión. Los dejaban tocar, organizar conciertos", dijo Güell al periódico español ABC.

Pero por cada prisionero que gozaba de estos beneficios, otros cientos eran sometidos a un tratamiento brutal y a un sinfín de torturas.

En total, unos 144.000 judíos pasaron por Theresienstadt, ubicado en la ciudad de Terezín, en la actual República Checa, durante la guerra. En el peor momento 50.000 vivían hacinados en instalaciones pensadas para apenas un décimo.

Cerca de 33.000 murieron en el campo y otros 88.000 fueron enviados a una muerte casi segura en el campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, antes de que fuera liberado por los soviéticos en 1945.

Entre los prisioneros convivieron artistas como los músicos Hans Krasa, quien compuso allí su famosa obra Brundibar, y Gideon Klein y el director de cine Kurt Gerron. Ninguno sobrevivió a la guerra.

"Para ellos fue una salvación. Sabían que tocaban unas notas que podían ser las últimas porque al día siguiente podían morir, pero sabían que mientras hubiera música, había esperanza", consideró el autor. "Los nazis decidieron que los prominentes, gente importante como artistas, militares condecorados, ancianos con medios económicos altos y de importancia social, músicos serían recluidos en este campo", agregó.

En diferentes momentos de su historia, Theresienstadt contó con compañías de teatro, orquestas, bandas de jazz, lecturas de poesía y conferencias regulares.

Una de las entradas a Theresienstadt con el lema usual en los campos de concentración: “El trabajo los hará libres” (Terezín Memorial)

Al mismo tiempo, morían entre 50 y 100 personas al día por el frío y las infecciones, las ejecuciones espontáneas por parte de los guardias eran comunes y un Consejo de Ancianos judíos tenía que elegir quiénes serían enviados cada semana a Auschwitz.

"Su responsabilidad era brutal. Aunque las grandes decisiones las tomaban los nazis, a ellos los dejaban actuar como si fuesen los responsables de la ciudad, siempre que no se salieran de las pautas establecidas. Lo más duro era que les hacían hacer el listado de los deportados, un número que no bajaba de unos 1.000 nombres a la semana", explicó el autor de Los prisioneros del paraíso.

La autoridades alemanas alegaban ante el mundo que el campo era una especie de "balneario" y "ghetto modelo"; una zona de concentración de judíos que recibían un trato humanitario antes de ser enviados al entonces Mandato Británico de Palestina.

El momento cúlmine de esta pantomima llegó en la primavera de 1944, cuando los nazis permitieron que una misión de la Cruz Roja Internacional visitara Theresienstadt, en medio de una ola de rumores en todo el mundo sobre masacres, tortura y esclavitud en los campos de concentración alemanes.

Los barracones Magdeburgo, en el campo “modelo” (Terezín Memorial)

El director del campo fue diligente. Deportó a los 5.000 prisioneros más enfermos o desnutridos, mejoró las raciones, arregló las calles y construyó parques.

Repartió ropa nueva y elegante a los prisioneros y encomendó al Freizeitgestaltung, el comité de actividades musicales, que preparara una versión del Réquiem de Giuseppe Verdi para 2000 espectadores.

Para completar la farsa, se les prohibió a todos los prisioneros decir la verdad sobre el campo a los miembros de la Cruz Roja bajo pena de muerte, un destino demasiado familiar para todos ellos.

Fue todo un éxito. La Cruz Roja Internacional compró el engaño y quedó sorprendida por las excelentes condiciones en Theresienstadt, a las que consideró mucho mejores de lo esperado y representativas de todo el sistema.

Para ese entonces ya habían muertos millones de judíos, gitanos y opositores políticos de todo tipo. Aún restaba un año más para el fin de la guerra.

lunes, 20 de febrero de 2017

Guerra antisubversiva: Mantener la memoria del terrorismo comunista

Por qué es necesario seguir hablando del accionar guerrillero de los 70
Una sociedad que alberga infinitas fabulaciones sobre su pasado nunca podrá calmar los odios y encontrar la madurez que necesita para encarar el presente. 
Por Julio Bárbaro | Infobae
Politólogo y Escritor. Fue diputado nacional, secretario de Cultura e interventor del Comfer.


Montoneros esperan el regreso de Perón en Ezeiza

Somos una sociedad que alberga limitadas visiones del presente pero infinitas fabulaciones sobre el pasado. No es cuestión de buscar coincidencias en el ayer, sería absurdo y carente de sentido. Al menos de intentar calmar los odios y resentimientos que arrastramos para encontrar la madurez de hoy. Hace años escribí un libro que titulé "Juicio a los setenta", tuvo escasa repercusión como todo aquello que busca ocupar el espacio de la cordura en una sociedad donde los bandos suelen terminar imponiéndose. Soy un protagonista privilegiado de aquellos tiempos, aunque por supuesto eso no sirve de mucho para valorar mis conclusiones.

Suelo insistir en que a Perón lo derrocan acusado de autoritario, esos mismos derrocan luego a Frondizi y a Illia, y con Onganía asumen su sueño de una dictadura definitiva. Copian al Franco de España, no al De Gaulle de Francia. Destruyen la universidad, que en ese entonces era conducida por los humanistas, un progresismo de origen cristiano digno de ser reivindicado. Formé parte de la conducción de ese grupo, y vimos de pronto como la violencia del Estado engendraba la de los estudiantes, la confrontación como fenómeno masivo nace en ese momento. Luego viajarán a Cuba, a China y a otros lugares decenas de estudiantes a formarse para la guerra de guerrillas.

El peronismo ni existía en la universidad, solo un pequeño grupo en filosofía. La división era entre marxistas de la FUA y socialcristianos del Humanismo. Años más tarde, con el asesinato de Aramburu, los montoneros, de origen católico, se van a acercar a Perón, y el General, antes de su retorno, les otorga una enorme cuota de poder en el último intento de que la democracia impida la confrontación armada. Fue ahí donde los llama "juventud maravillosa" y le otorga un lugar protagónico a Rodolfo Galimberti, con quien me cansé de discutir con él: ellos nunca dejaron de pensar que Perón no entendía que la violencia era la única salida.

Pero no nos engañemos, los golpes de Estado engendraron semejante violencia, Perón solo intenta integrarlos al gobierno, y los termina expulsando en aquel "qué quieren esos imberbes", después que ellos asesinan a Rucci para romper definitivamente con Perón y la democracia.

Tuve diálogos y debates con los guerrilleros que abarcan una buena parte de mi vida. Me hice responsable del velatorio de los asesinados en Trelew y pasé días en aquella cárcel dialogando con los presos que nunca imaginaron que los íbamos a poder liberar. Y acompañé los dos primeros aviones donde los trajimos de Trelew a esta capital, participé y discutí, siempre estuve en contra de sus sueños de tomar el poder por las armas, nunca dejó de parecerme ridículo.

Insisto en reivindicar el ejemplo de los Tupamaros, ellos hicieron su autocritica y son parte del gobierno y responsables de la pacificación de su país. Ellos supieron transformar sus errores en sabiduría; nosotros soportamos todavía algún resentido que niega sus errores, pero casi ninguno que los haya vuelto enseñanza y coherencia para que esos sueños de justicia social se conviertan al menos en ejemplo de vida.

Como diputado nacional, en aquella débil democracia descubrimos de pronto que la guerrilla había decidido volver a matar. Recuerdo los debates con el ERP que nunca había dejado sus armas, que no asesinaba sindicalistas aunque fueran burócratas pero que albergaba su sueño de enfrentar al ejército con sus formaciones. Los del ERP nunca se acercaron a la política, ellos solo tenían fe en la violencia, en las armas. Hablé y mucho con ellos, siempre me quedaba la amarga sensación de que marchaban consientes al suicidio. Y al no acercarse al peronismo no tuvieron vigencia en su memoria.

A los montoneros Perón les dio poder en la democracia y se cansó de explicarles que una guerrilla nunca podía derrotar a un ejército regular. De pronto comenzaron a explicarnos que necesitaban el golpe de Estado para desarrollar sus fuerzas militares, que el pueblo los iba a acompañar. Ya arrastraban un error garrafal al pensar que ellos permitieron el retorno de Perón, sobre ese error se forjó Ezeiza y toda la confrontación. Aquella reiterada tesis que expresaban como un mantra, "cuanto peor mejor", aquella muletilla ideológica de "agudizar la contradicción". Mantuve un dialogo con ellos hasta el Mundial del 78, hasta que luego me secuestran los militares para exigirme datos que nunca tuve.

La dictadura y el peronismo fueron las dos fuerzas que confrontaron, la dictadura expresaba al poder económico y el peronismo se fue convirtiendo en la vanguardia de la democracia. La guerrilla fue importante, pero no como para considerarse la causa del retorno de Perón. La dictadura se había agotado en sí misma, la guerrilla solo tenía como salida incorporarse a la democracia. Y Montoneros tuvo vigencia por su relación con el peronismo, y Perón los convoca en la lógica de que sean parte de la democracia. Aquel abrazo con Balbín es hoy necesario para heredar lo mejor de aquella coyuntura. Luego, si los demonios fueron dos o uno solo carece de trascendencia. El acierto fue la convocatoria a la unidad nacional en democracia y el error fue la violencia de las minorías. La violencia del Estado es nefasta, pero eso no hace que en democracia la violencia de la guerrilla no merezca ser condenada.

domingo, 19 de febrero de 2017

Fuerza Aérea Argentina: Primer vuelo transpolar transcontinental


Primer vuelo transpolar transcontinental 

Desde un principio la Fuerza Aérea Argentina comprendió el papel preponderante que la aviación tendría en el Continente Antártico. 

Además de las importantes misiones de traslado de pasajeros, carga, correspondencia; rescate y evacuación de enfermos, reconocimiento glaciológico y meteorológico, apoyo a la ciencia en general, etc., siempre estuvo presente en la planificación de los hombres de la Fuerza Aérea la posibilidad de realizar vuelos transpolares con el objeto de abrir nuevas rutas aéreas que acercaran a la Argentina con otros países de Oceanía y Oriente a través de la Antártida. 

 

El “Primer Vuelo Transpolar Transcontinental”, que estuvo al mando del Vicecomodoro D. Mario Luis 
OLEZZA, líder y alma mater de esta empresa, se realizó en noviembre de 1965 por un avión bimotor Douglas C-47, matrícula TA-05, denominado “El Montañés”, que había partido de la I Brigada Aérea con asiento en El Palomar, provincia de Buenos Aires, el 20 de septiembre de 1965 con destino a Rió Gallegos en la provincia de Santa Cruz. 

Este avión fue modificado y preparado para esta misión por Ingenieros y Técnicos Argentinos, bajo la responsabilidad del Capitán Ricardo FERLUGA, que entre otras modificaciones se le agregaron en su cono de cola una turbina Turbomeca Marboré II del reactor de caza Morane Saulnier MS-760 París, y se le instalaron soportes para el empleo de cohetes Jatos para darle mayor empuje en el despegue y se transformó en una máquina aérea que tenia los tres tipos de impulsores que se conoce en el mundo; explosión, turbina y cohete. 

 

Después de unos días en espera de condiciones meteorológicas favorables, el avión despegó rumbo a la Antártida con destino a la Base Matienzo, anevizando el 27 de septiembre; desde donde realizó algunos vuelos de reconocimiento y lanzamiento de carga y correspondencia en paracaídas sobre las bases Brown, Decepción y la Base Chilena Aguirre Cerdá. 

Como en otras oportunidades, apoyaron la travesía del TA-05, los aviones Avro Lincoln matrícula B-022, el anfibio Grumman Albatros matrícula BS-02 y el Douglas C-54, matrícula TC-48, que mientras permaneció sobrevolando la Base Matienzo, arrojó en paracaídas 2500 kg. de carga sobre la Barrera de Larsen que rodeaba la misma. 

El día 2 de octubre de ese mismo año el TA-05, pese a que tenía inconvenientes técnicos en uno de sus amortiguadores, partió hacia la Base Belgrano, ubicada en la Barrera de Hielos Filchner en los 77º50'S y 38º32'W para realizar la búsqueda del avión Cessna 180 U-17A, matrícula AE-205 del Ejército Argentino, denominado “Alita de Cuero”, accidentado en la ruta de la Base Belgrano a la Base Científica de Ejército Sobral, ubicada unos 420 km. más al sur, trasladando en este vuelo al Coronel Jorge Edgard Leal, que días después, comandó la primer expedición terrestre al Polo Sur. 

 

Después de dos días de intensa búsqueda del avión accidentado y cuando quedaban pocas esperanzas de su localización, a setecientos metros del mismo, fueron localizados el piloto, Sargento Ayudante Julio Germán Muñoz , junto al Teniente Adolfo Eugenio GOETZ, Sargento 1º Adolfo Oscar Moreno y Cabo 1º Isabel Leonardo Guzmán, quienes al no poder comunicarse se encontraban desahuciados al no saber que los estaban buscando e intentaban regresar a la Base por sobre la barrera de hielo, en una zona de grietas ubicadas a 86 km. del punto de partida. 

 

Ante la imposibilidad de realizar un anevizaje en el lugar, desde el TA-05 se les arrojaron cinco bultos con alimentos y equipos necesarios para la supervivencia que les permitió continuar la marcha; anevizando en la Base Belgrano, con el amortiguador izquierdo roto, pero con la satisfacción del deber cumplido. 
Ante esta emergencia surgida por el TA-05, el avión cuatrimotor Avro Lincoln, matrícula B-002,  cumpliendo la Orden de Operaciones “Socorro”, después de un segundo intento despegó de la Base de Río Gallegos el día 29 de octubre de 1965, sobrevoló la Base Belgrano durante treinta minutos y arrojó varios bultos en paracaídas, entre ellos elementos necesarios y repuestos para reparar la avería del TA-05, regresando de esta proeza a Río Gallegos, después de haber recorrido por sobre mar y hielos 6700 km durante 20 horas y 37 minutos de vuelo. 

 

Ese mismo día, con la información meteorológica de la ruta brindada por el avión Avro Lincoln B-002, se le unieron en la Base Belgrano al TA-05 los dos pequeños aviones monomotores DHC-2 “Beaver” matrículas P-05 y P-06, provenientes de la Base Matienzo, que cubrieron una distancia de 1800 km. en 10 horas y 30 minutos de vuelo. 

 

Antes de emprender el vuelo hacia el Polo Sur, el C-47 TA-05 y los Beaver P-05 y P-06, instalaron un depósito de combustible en los 84ºS y 40ºW, para el apoyo a la expedición terrestre Argentina, que había partido el 26 de octubre rumbo al Polo Sur. 

 

El día 3 de noviembre de 1965 los tres aviones partieron de la Base Belgrano arribando al Polo Sur, a los 90º de latitud sur, después de nueve horas de vuelo, cuando la temperatura era de 55º C bajo cero, cumpliéndose así una hazaña sin precedentes, la primera etapa de esta arriesgada misión. 

TRIPULACIÓN DEL AVIÓN DOUGLAS C-47 matrícula TA-05 

Comandante Mario Luis OLEZZA 01 de noviembre de 2004 
Capitán Carlos Felipe BLOOMER REEVE 
1er. Teniente Roberto Cándido TRIBIANI 
Suboficial Principal Guillermo HAUSSER 01 de noviembre de 2004 
Suboficial Ayudante Miguel Amado ACOSTA 01 de noviembre de 2004 
Suboficial Ayudante Juan Carlos RIVERO 01 de noviembre de 2004 
Cabo Primero José Gerardo MATEOS 01 de noviembre de 2004 
Sargento Ayudante (EA) Julio Germán MUÑOZ 01 de noviembre de 2004 

TRIPULACIÓN DEL AVIÓN DHC-2 BEAVER matrícula P-05 

1er. Teniente Eduardo FONTAINE 01 de noviembre de 2004 
Suboficial Principal Juan Carlos NASONI 01 de noviembre de 2004 

TRIPULACIÓN DEL AVIÓN DHC-2 BEAVER matrícula P-06 

Comandante Jorge Raúl MUÑOZ 01 de noviembre de 2004 
1er. Teniente Alfredo Abelardo CANO 

El 1er. Teniente Alfredo Abelardo CANO al llegar al Polo Sur pasó a volar en el Douglas C-47 TA-05 y el Suboficial Ayudante Miguel Amado ACOSTA el Beaver P-06, quien regresó con este avión a la Base Belgrano. 
Cabe destacar que esta hazaña en los hielos antárticos no tuvo la repercusión que merecía en la opinión pública en general, en virtud que en el Caribe, ocurría el accidente aéreo que enlutaba a los argentinos, donde desaparecieron a bordo del avión TC-48, su tripulación y pasajeros, entre ellos, más de medio centenar de jóvenes cadetes de la Escuela de Aviación Militar. 

 

El 11 de noviembre el avión Douglas C-47, matrícula TA-05 continuó solo su vuelo transantártico con rumbo norte, hasta la Estación McMurdo de los Estados Unidos, ubicada del lado opuesto al Sector Antártico Argentino, a las orillas del mar de Ross, donde anevizó después de cinco horas y media de vuelo, completando de esta forma la primera travesía de la Antártida por parte de un avión argentino. 

Días después, el 25 de noviembre el TA-05 despegó de McMurdo sobrevolando el Polo Sur, donde se le unió a los monomotores Beaver P-05 y P-06 que habían permanecido en la Estación del Polo Sur; aterrizando en la Base Belgrano luego de recorrer 2.822 km. en un tiempo de vuelo de casi catorce horas, para finalmente regresar en vuelo a la Base Matienzo, Río Gallegos y Buenos Aires. 

Los Beaver tuvieron que hacer escala en la Base Sobral debido a las condiciones meteorológicas adversas que se presentaron en la ruta y finalmente arribaron a la Base Belgrano el 28 de noviembre. 

Luego de realizar algunos vuelos en la zona, los monomotores fueron desarmados y embarcados en el Rompehielos ARA "General San Martín" con destino a Buenos Aires. 

 

El 8 de diciembre el TA-05 voló desde la Base Belgrano a la Base Matienzo y el día 18 de ese mismo mes cubrió la última etapa entre Base Matienzo y la Base Aérea Río Gallegos, completando así el Doble Vuelo Transpolar Transantártico y el apoyo a la primera Patrulla terrestre al Polo Sur, dando por terminada la Operación SUR-CAMA. 

MISIÓN CUMPLIDA. 

Base Marambio


sábado, 18 de febrero de 2017

Guerras Napoleónicas: ¿Por qué hubo tantas bajas en las batallas?

La picadora de carne de la guerra - Por qué las guerras napoleónicas costaron tantas vidas

Andrew Knighton - War History Online




Las guerras napoleónicas involucraron un número asombroso de hombres heridos y muertos.

Desde el 6% de las muertes en Fleurus en 1792 hasta el 15% en Austerlitz en 1806. Hubo un 31% en Eylau en 1807 y un aterrador 45% en Waterloo en 1815.

El gran número de hombres quebrantados por las guerras era horrible. Algunos sobrevivieron a sus lesiones, aunque es probable que millones murieron. Los 3,7 millones de muertes estimadas por el historiador Hippolyte Taine pueden ser una exageración, pero debe estar en el área correcta.


Más de 500.000 hombres fueron perdidos del ejército de Napoleón durante la invasión de 1812 de Rusia, y mientras que éste era un desastre particularmente terrible, no era único.

¿Por qué tantas personas murieron en las guerras de un solo hombre?

Guerras que atravesaron un continente

La magnitud de las bajas es en parte un reflejo de la magnitud de las guerras.

Napoleón supervisó la continuación de un largo período de guerra iniciado por los revolucionarios gobiernos franceses. El efecto desestabilizador de la Revolución Francesa había convertido muchas grandes potencias contra Francia. Si bien estos conflictos podían ser considerados como una serie de batallas separadas, fueron efectivamente una larga guerra en la que Francia estaba constantemente luchando.

Al igual que en la Guerra de los Siete Años anterior, estos fueron un precursor de las Guerras Mundiales del siglo XX, atrayendo a todas las grandes potencias. Se les llamó la Gran Guerra un siglo antes de que ese término fuera usado en el conflicto de 1914-18. Las guerras combatidas casi en su totalidad en Europa difícilmente pueden ser llamadas guerras mundiales, pero sí incluyeron a las mayores potencias industriales de la época e involucraron a casi todos los países de Europa.

Con tantos ejércitos luchando, había muchas vidas en juego.


El Regimiento 28 en Quatre Bras. Elizabeth Thompson, Lady Butler, 1875

Reclutamiento

La Francia revolucionaria introdujo un nuevo elemento en la guerra europea. Era algo que aumentaría el número de soldados en el campo muchas veces; reclutamiento.

Frente a los ataques de los países de Europa, las rebeliones desde adentro, y el reto de difundir sus ideales por la fuerza, la Francia revolucionaria comenzó a reclutar hombres para luchar.

La ley de reclutamiento en vigor durante la mayor parte del reinado de Napoleón fue la Ley Jourdan-Delbrel de 1798. Sus disposiciones fundamentales duraron hasta la codificación y revisión de todas las regulaciones militares en 1811. Incluso entonces, la esencia de la ley fue incorporada a las regulaciones, no abandonada .

La conscripción significó que Francia lanzó a un gran número de hombres en el amolador de la guerra. No sólo gente de su propio país, sino también reclutas de provincias conquistadas. Las naciones opuestas reclutadas para igualar los números de Francia. No sólo un gran número de países luchaban, sino que cada uno estaba luchando con un mayor número de hombres, infligiendo y sufriendo más bajas.

Desastres épicos

Napoleón era un general atrevido y audaz. Él tomó riesgos enormes para alcanzar metas importantes. Como resultado, cuando el desastre cayó podría ser igualmente épico.

La retirada de Moscú en 1812 y la derrota en Leipzig en 1813 fueron particularmente devastadoras, con un gran número de tropas francesas perdidas. Los hombres que los reemplazaron se lanzaron apresuradamente, es decir, muchos eran inexpertos y mal preparados, con probabilidades de sufrir frente a la realidad de la batalla.

Incluso antes de esto, los grandes planes de Napoleón eran a veces su destrucción. La expedición egipcia de 1798 vio a miles de hombres morir no sólo en la batalla, sino de la peste y la privación, ya que fueron cortados y los suministros se agotaron.

Napoleón apuntó alto. Cuando cayó a la tierra, otros sufrieron.


Caballería enfrentándose en la Batalla de Borodino, pintada por Franz Roubaud en 1912

Artillería Mejorada

El orgullo excesivo pudo haber jugado un papel en la devastación, pero también lo hizo la tecnología y la marcha del progreso.

La carrera de Napoleón comenzó en la artillería en un momento en que estaba haciendo avances significativos. Las armas estaban siendo diseñadas para ser más potentes y móviles. Debido a una combinación de avances tecnológicos y los cambios tácticos que llevó Napoleón, la artillería llegó a desempeñar un papel más destructivo que nunca. El ejército francés en Leipzig disparó cinco veces más bolas de cañón que el que habían tenido en Valmy veintiún años antes. Los resultados de esos cañones eran más cuerpos en un conteo brutal.


La carga de los grises escoceses en Waterloo. Por Lady Butler, 1881

Los límites de la Medicina

Aunque no era un problema nuevo, el conocimiento médico limitado exacerbó el peaje tomado por las guerras napoleónicas.

El siglo XIX fue un período de importantes avances médicos. La naturaleza de la enfermedad llegaría a ser comprendida. La importancia de la limpieza en la prevención de la infección transformaría tanto el tratamiento como la salud pública. Los químicos desarrollaban poderosos detergentes para matar las bacterias antes de que alcanzaran las heridas y la cirugía tomaría saltos audaces hacia adelante.

Todo lo que tenía por delante, sin embargo. Durante las dos décadas en las que Napoleón dominó la guerra, incluso la más leve de las heridas en el campo de batalla podría conducir a una infección mortal. Un brazo o una pierna roto lo más probable es que sea eliminado, aumentando el riesgo de infección, pérdida de sangre, o muerte por shock.

Era una guerra en una escala casi industrial, sin los beneficios que traería la medicina moderna.

Búsqueda de alimento y tierra quemada

La mayoría de los intentos de contar el costo de las guerras de Napoleón se han centrado en los soldados, pero la violencia también tuvo un enorme impacto en los civiles.

Mientras grandes ejércitos pisoteaban el continente, dejaban un rastro de destrucción a su paso. Algunos de esto fue debido a la falta de comida. Llevar todo el sustento requerido para tales grandes ejércitos hubiera sido un tremendo esfuerzo, así que los ejércitos vivieron de la tierra. Las granjas y comunidades enteras se quedaron sin comida.

Fue peor en áreas donde se usaron tácticas de tierra quemada, especialmente Rusia. Para evitar que los franceses se abastecieran, los ejércitos rusos devastaron su país. La ciudad de Moscú se incendió en lugar de dejar que los franceses encontrar lo que necesitaban allí.

Tales tácticas causaron hambre y muerte para la gente común. Las disputas con soldados forrajeros llevaron a actos de violencia. Inevitablemente, tales sufrimientos fueron en gran parte no reportados.

Millones de soldados y civiles murieron durante las guerras napoleónicas. Los cambios políticos y tecnológicos realizados para un conflicto particularmente devastador. Era un presagio de lo que vendría en la era de la guerra total.

Fuente:

viernes, 17 de febrero de 2017

SGM: El fallido sitio de Tobruk

El primer asedio de Tobruk: la primera derrota de Alemania nazi en tierra

Andrew Knighton - War History Online



La primera victoria contra el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial no se produjo en Europa occidental ni entre las ruinas del frente oriental. Se llevó a cabo en el pequeño puerto de Tobruk en el norte de África, a manos de la 9 ª División Australiana.

Tomando Tobruk



Un soldado británico que escolta a prisioneros de guerra alemanes en Tobruk en 1941. © IWM (E 6785)

La guerra en el norte de África comenzó en septiembre de 1940, cuando las fuerzas italianas avanzaron a Egipto, sobre-ejecutando bases británicas. El contraataque británico obligó a los italianos a retroceder 500 millas a través de la frontera y los obligó a rendirse el 7 de febrero. A lo largo del camino, tomaron un pequeño puerto en el noreste de Libia el 21 de enero de 1941. Esta ciudad se convertiría en el sitio de la acción decisiva durante el año que siguió. Su nombre era Tobruk.


La retirada británica

Con sus líneas de suministro estiradas y las fuerzas de ser desviado a Grecia, la fuerza británica del desierto occidental detuvo su avance antes de llegar a Trípoli. Mientras tanto, Hitler vio la necesidad de sostener a sus aliados italianos. Y así, el día antes de la rendición italiana, Rommel y Afrika Korps fueron enviados a Trípoli.

El 24 de marzo, Rommel lanzó su ataque en El Agheila. Los británicos fueron empujados de nuevo, la mayoría de ellos retirándose a Egipto. Pero las defensas de Tobruk estaban en gran parte intactas y como puerto, podría resultar invaluable en retener el poder en la región. Así que la 9 ª División australiana, apoyado por una brigada de la 7 ª, el Sikh 18 º Regimiento de Caballería, y la artillería australiana y británica, se quedó para mantener la ciudad.

Rommel ataca a Tobruk



Las tropas australianas ocupan una posición de primera línea en Tobruk, el 13 de agosto de 1941. © IWM (E 4792)

El 10 de abril, los alemanes llegaron a Tobruk. Intentos iniciales de asaltar la ciudad fueron rechazados, Jack Edmondson ganando una Cruz Victoria póstuma por su valentía en la lucha. Mientras Afrika Korps avanzaba hacia Egipto, los defensores de Tobruk se encontraron rodeados.

El 14 de abril, el primer ataque Panzer llegó. Penetrando la primera línea de defensas, los tanques fueron detenidos tres millas más tarde por el fuego de punto en blanco de armas de 25 libras.

Rommel sabía que el mejor curso de acción sería un asalto total, pero carecía de los recursos para ello. En cambio, los asaltos estratégicos del 30 de abril y del 1 de mayo crearon una cabeza de puente dentro de las defensas exteriores. La precisión de la artillería combinada con la feroz resistencia de la infantería australiana limitó las pérdidas de los defensores y sacó gran parte del impulso del ataque.


Oficiales británicos planean operaciones de tanques. Wikimedia Commons / Dominio Público

Ataque estancado

A finales del 1 de mayo, los australianos lanzaron un contraataque. Aunque no pudieron volver a tomar el vital Hill 209 gracias a la falta de ametralladoras, todavía eran capaces de empujar a los alemanes a la defensiva y detenerlos moverse por un importante campo minado.

Una tormenta de arena barrió Tobruk el 2 de mayo, deteniendo de nuevo el avance alemán. Mientras las tropas de Rommel aplastaban las escotillas, los aliados establecieron nuevos campos de minas, trajeron tropas frescas y continuaron con un bombardeo de artillería contra los atacantes.

La moral de los Panzers antes imparables vaciló, incluso mientras se sentaban a través de una gran brecha en las defensas del enemigo.


Desafiado y derrotado

El General de División Morshead, el comandante de la 9ª División Australiana, estaba decidido a reparar esa brecha, y así reunió tropas para un contraataque. Gracias a su posesión de la Colina 209, los alemanes vieron esta fuerza reunirse y estaban listos.

La feroz lucha nocturna empujó a los alemanes a media milla y dejó que los australianos retomaran un puesto defensivo. Los alemanes perdieron dos veces más hombres que los australianos.

Cada pérdida era crítica para los aliados dentro de Tobruk. A diferencia de los alemanes, sólo podían obtener tropas y provisiones nuevas por mar. Sin embargo, cuando las dos grandes potencias se miraron en el desierto, fueron los alemanes quienes parpadearon. El alto mando, perturbado por sus pérdidas, ordenó a Rommel que no lanzara otro ataque.

Por primera vez, los Aliados habían demostrado que la guerra blitz alemana podía ser detenida, y el impulso psicológico era enorme. Como dijo Morshead, estas acciones fueron "la primera en la que las formaciones blindadas del ejército alemán han sido desafiadas y derrotadas".


Los tanques británicos de Matilda avanzan en Tobruk. © IWM (E 5559)

Consolidar posiciones


Los alemanes lanzaron nuevos ataques durante el mes de mayo, logrando pequeños avances. Morshead, a pesar de sus recursos más limitados, no dominó la tierra de nadie a través de una estrategia de agresiva patrulla nocturna que sacudió la moral alemana y evitó que los australianos se sintieran víctimas de la pelea.


Para junio, ambas partes estaban consolidando sus posiciones para un asedio prolongado. Los alemanes retrocedieron a posiciones defensivas mejores, mientras que los australianos avanzaron lo suficiente para reducir su línea defensiva de cinco a cuatro millas de largo, permitiéndoles sacar tropas de la línea para descansar. Ambos lados minaron el espacio entre ellos para evitar que los demás avanzaran.

A finales del verano, los defensores fueron relevados por fuerzas bajo el general Scobie. Las tropas británicas, polacas y checas reemplazaron a la mayoría de los australianos. Pero algunos australianos se quedaron, viendo la lucha hasta el final.

Dos ataques

Ahora Rommel planeaba un nuevo ataque, pero también lo eran los aliados. El general Auchinleck, comandante en jefe británico en el Oriente Medio, estaba preparando la Operación Cruzada.

Dos intentos previos habían sido hechos para relevar a Tobruk, ambos fallos. Cruzado era diferente. Un ataque fue lanzado más al sur, con la esperanza de tentar a Rommel en una batalla de tanque que Auchinleck creía que sus fuerzas podrían ganar. Con Afrika Korp distraído, Tobruk podría ser relevado.

Debido a que se estaba preparando para tomar Tobruk, Rommel no cayó en la trampa. Pero luego, después de haber capturado los planes de batalla de los Aliados y detenido un avance en Tobruk, vio una oportunidad. Corriendo alrededor del enemigo que avanzaba, trató de cortarlos desde atrás.

El Alivio de Tobruk

Rommel describiría esta audaz maniobra como un gran éxito. La realidad era mucho menos impresionante, y aunque los británicos estaban sacudidos, no se detuvieron.

El 26 de noviembre, tropas neozelandesas atacaron a los alemanes en Sidi Rezegh cerca de Tobruk, mientras que la guarnición de la ciudad lanzó simultáneamente su propio intento de estallar. Fue un éxito de corta duración, con las dos fuerzas que unen y brevemente relevando Tobruk. Pero luego Rommel se retiró de Egipto, y durante la retirada, las fuerzas alemanas cortaron la fuerza de Nueva Zelanda en dos.

Con los británicos avanzando en otros lugares, Rommel estaba a la defensiva. Un último empuje contra Tobruk el 6 de diciembre fracasó, y el 7 los alemanes se retiraron.

Después de 242 días, Tobruk fue finalmente salvado. El mundo vio que el ejército alemán podía ser derrotado.

jueves, 16 de febrero de 2017

SGM: Los alemanes sabían del Holocausto

Los alemanes conocían el Holocausto
Hijo de un judío emigrado a Australia, Nicholas Stargardt recrea la vida de la población germana durante la guerra en un libro muy necesario en la era de la posverdad

JESÚS CEBERIO - El País


Ciudadanos alemanes ante víctimas del Holocausto del campo de concentración de Landsberg (Alemania), en 1945. AP

¿Por qué lucharon los alemanes con tanta tenacidad durante los cinco años largos de la Segunda Guerra Mundial? ¿Cuándo supieron que participaban en una guerra genocida? ¿Cómo vivió la población civil los avatares de un conflicto que en sus tres primeros años hizo de Hitler el amo de Europa, desde el Cáucaso a los Pirineos, y que en su tramo final se convirtió en un infierno de bombardeos aéreos sobre las ciudades y millones de soldados muertos en los frentes de batalla? Nicholas Stargardt, hijo de un judío alemán emigrado a Australia, formado en la mejor tradición historiográfica de Oxbridge, ha dedicado 20 años de su vida académica a cribar archivos públicos y privados para tratar de responder a estas cuestiones.

No es una historia de hazañas o derrotas bélicas, ni de honores o estrategias militares, es un relato de cómo vivieron la guerra los alemanes
La guerra alemana expone al menos dos conclusiones: es falso que la mayoría de la población civil ignorase el exterminio sistemático de los judíos, dentro del Reich y en los territorios conquistados, desde Polonia y el Báltico hasta Ucrania y Rusia; tampoco se puede sostener que el patriotismo bélico fuera solo un subproducto del terror creado por la dictadura nazi. Stargardt registra que dos tercios de los alemanes estaban encuadrados en organizaciones nazis en vísperas de la guerra. Solo las iglesias contaban con una afiliación superior (94%), pero la doble militancia de la mayoría hizo que jerarcas protestantes y católicos contribuyeran al esfuerzo bélico con su clamoroso silencio ante el genocidio y sus encendidas arengas sobre el deber de defender a la patria frente al judeobolchevismo.

Esta no es una historia de hazañas o derrotas bélicas, ni de honores o estrategias militares, es un relato de cómo vivieron la guerra los alemanes, escrito a partir del intenso diálogo epistolar entre los soldados alemanes y sus familias, que no cesa ni en las peores condiciones de combate. El servicio aéreo postal entraba en la Bolsa de Stalingrado hasta días antes de la rendición del general Paulus. Goebbels concedía un gran valor a la correspondencia familiar para mantener alta la moral de combate mientras la Blitzkrieg condujo a la Wehrmacht a las puertas de Moscú, pero el impacto de las cartas del frente pasó a ser dañino en cuanto empezó la retirada del Este en condiciones tan terribles como las de la Grande Armée de Napoleón en 1812.



Estas cartas rebosan emociones — patriotismo, miedo, nostalgia del hogar lejano, espíritu de combate—, pero transmiten también abundante información sobre el rastro de sangre que los Ejércitos alemanes dejan en su avance por la estepa rusa y ucraniana. Además de narrar hechos aterradores, muchos soldados toman fotografías de ejecuciones masivas, como la del barranco de Babi Yar, cerca de Kiev (33.771 judíos asesinados en dos días), que envían a sus casas a revelar no en clave de denuncia, sino para subrayar el cumplimiento del deber patriótico de combatir a los judeobolcheviques. El Ejército Rojo encontró miles de fotografías de ejecuciones en los bolsillos de los soldados alemanes junto a las de sus novias y familiares.

Una de las fuentes más ricas de Stargardt es el archivo de la SD, el servicio de inteligencia de las SS, que durante toda la guerra elaboró informes semanales sobre cómo evolucionaba el ánimo colectivo, todo un estudio de opinión pública basado no en encuestas sino en el espionaje. Ya en el otoño de 1941 el exterminio de los judíos comenzaba a conocerse ampliamente. El 16 de noviembre Goebbels publicaba un artículo en Das Reich titulado ‘Los judíos son culpables’, en el que afirmaba que debía cumplirse la profecía de Hitler sobre su exterminio. Desde el 1 de septiembre los judíos estaban obligados a identificarse en público mediante una estrella amarilla. Un año después ese distintivo había desaparecido prácticamente de las calles alemanas. En el verano de 1943 la SD se hacía eco de la extendida convicción popular de que los bombardeos aéreos masivos, especialmente los de Hamburgo, eran una venganza por “lo que hicimos a los judíos”.

Stargardt establece que “a comienzos de 1942 la mayor parte de los judíos de Europa todavía estaban vivos; al final de la guerra la mayoría había muerto”. Goebbels protegió con una espiral de silencio los detalles de este exterminio masivo mientras abundaba sobre la culpabilidad de los judíos en el estallido de la guerra. A esta perversión del lenguaje dedicó gran parte de sus Diarios Victor Klemperer, cuya imagen cuasi fantasmal emerge en estas páginas huyendo a pie tras el bombardeo de Dresde. Contra toda lógica, una parte sustancial del pueblo alemán hizo suya la inculpación de los judíos hasta la capitulación, momento en que el Holocausto entró en el limbo de la amnesia colectiva. Nadie había visto nada, nadie sabía nada acerca de aquel secreto de familia que casi todos habían compartido. En la era de la posverdad, La guerra alemana es un libro más necesario que nunca.

La guerra alemana. Nicholas Stargardt. Traducción de Ángeles Caso Machicado Galaxia Gutenberg, 2016. 800 páginas. 29,50 euros

miércoles, 15 de febrero de 2017

Argentina: Cinismo periodístico frente al terrorismo de izquierda

Sobre el otro terrorismo de estado 
Por Roberto Cachanosky
Prensa Republicana



En las últimas semanas, algunas víctimas del terrorismo han transitado por algunos medios exponiendo sus sufrimientos. Se ve a periodistas y juristas escucharlos con atención y decir que lamentan los que les pasó pero que como hubo terrorismo de estado no tienen nada que reclamar. Algo así como: tengo que darte la razón para no quedar mal ante el público, pero me importa un carajo si los terroristas mataron a niños, a gente inocente, si secuestraron o torturaron. Nunca se ve una condena explícita y categórica hacia el terrorismo e inmediatamente remiten a la represión militar a partir del 24 de marzo de 1976 para desviar el eje del debate, no mostrar las atrocidades que cometieron los terroristas y volver a centrar la atención en el golpe militar.

En rigor hacen casi lo mismo que cuando entrevistan a una persona que se defendió de un acto delictivo. ¿Usó el agredido una fuerza excesiva contra el delincuente que lo amenazaba con un arma? ¿No podía defenderse de otra manera? ¿Tenía balas el revólver con que lo amenazaba el delincuente? ¿Estaba seguro que el delincuente le iba a disparar? Nuevamente la víctima del delito pasa a ser sospechosa para muchos periodistas, con lo cual alientan la criminalidad y las muertes de inocentes porque terminan envalentonando a los criminales, cuando no terminan justificándolos.

Volviendo al tema principal, este sistemático comportamiento de buena parte del periodismo demuestra que su supuesta defensa de los derecho humanos es solo una postura y que en última instancia comparten el proyecto autoritario que a sangre y fuego quisieron establecer en Argentina y en buena parte de América Latina organizaciones terroristas entrenadas en Cuba, Libia y con el apoyo de la Unión Soviética.

El grado de cinismo de buena parte del periodismo llega a niveles tales como querer hacer un arbitrario corte el 24 de marzo de 1976. ¿Por qué ese deliberado corte histórico? ¿Es que ese día se levantaron de mal humor una docena de generales y empezaron matar y desaparecer gente? No, el corte se hace deliberadamente el 24 de marzo de 1976 porque durante la época de Perón comienza el terrorismo de estado con la creación de la Triple A. Un grupo que fuera de la ley empezó a combatir al terrorismo.


En rigor desde España, Perón  alentó a los terroristas en sus fechorías y luego, cando llegó a la Argentina y vio que los terroristas querían coparle el poder, es Perón el que inicia la acción contra los terroristas. El punto de máxima tensión llega el 25 de septiembre de 1973, dos días después de que Perón gana las elecciones de septiembre de 1973, cuando Montoneros asesina al dirigente sindical José Ignacio Rucci, amigo de Perón. El mensaje de Montoneros fue muy claro a Perón, o hacía una revolución al estilo cubano para establecer una dictadura o ellos la iban a hacer por su cuenta desalojando a los tiros y los bombazos al gobierno de Perón.

La realidad es que el periodismo nunca dice que los terroristas atacaron a un gobierno elegido en las urnas, el de Perón. En ese momento no combatían contra el gobierno militar, combatían contra un gobierno elegido por el voto.

Frente a este asesinato y tantos otros, Perón reacciona y lanza todas las fuerzas legales y no legales para combatir a los terroristas, pero por conveniencia política muchos dirigentes políticos y periodistas hacen silencio sobre el período previo al 24 de marzo de 1976. ¿Por qué no hablan de esos años anteriores a marzo de 1976? Tal vez por ignorancia o, lo que es más grave, porque es políticamente incorrecto señalar a Perón como el que inicia la cacería fuera de la ley de los terroristas. Es esa postura la que los hace poco serios como periodistas.

Pero ojo que también fue terrorismo de estado lo que hicieron los terroristas. En efecto, el apoyo logístico, entrenamiento y financiamiento que recibían de Cuba los transforma en una fuerza agresora externa que mediante el terror apoyado en estados extranjeros intentaron tomar por la fuerza el poder en Argentina para establecer una dictadura. En otras palabras, muchos de los terroristas hoy andan dando vueltas por los medios hicieron terrorismo de estado y deberían estar presos. Es más, siendo que el terrorismo de estado de los terroristas se apoyaba en estados extranjeros, es, a mi juicio, mucho más grave que el terrorismo de estado de los militares, porque mediante el terror otro estado quiso tomar el poder en Argentina. En todo caso acá hubo dos terrorismos de estado, pero el más grave fue el de los terroristas apoyados por estados extranjeros.


Cabe aclarar, también, que hay serias sospechas que acciones terroristas utilizaron el apoyo logístico de gobiernos provinciales que simpatizaban con los sectores marxistas, lo cual los hace terroristas de estado, como fue el caso del mencionado asesinato de Rucci.

Luce patético también que algunos periodistas sostengan que si bien la cifra de los 30.000 desaparecidos no es cierta, hay que mantenerla como un emblema nacional. Ninguna mentira puede ser emblema nacional y menos se puede construir un país basándose en la mentira. Eso muestra, una vez más, que mucho periodista y político no tienen realmente interés en los derechos humanos, sino que solo pretenden defender a los terroristas con los que simpatizan forzando el argumento hasta el ridículo para no reconocer que los montoneros, ERP y demás bandas armadas también cometieron crímenes de lesa humanidad.

Ahora que se está levantando el velo de tanta mentira y hechos que tratan de ocultarse de la década del 70, pareciera ser que los falsos defensores de los derechos humanos buscan nuevos argumentos para defender a los terroristas de estado apoyados en estado extranjeros.

Como última reflexión le formulo la siguiente pregunta: ¿cómo llamaría Ud. a un argentino que se levanta en armas contra un gobierno elegido por el voto para establecer una dictadura mediante el terror, siendo apoyado, estimulado e impulsado por un gobierno extranjero?

economiaparatodos.net

martes, 14 de febrero de 2017

Nazismo: El broker británico que salvó 669 niños del Holocausto



El hombre que salvó a 669 niños durante el Holocausto no tiene idea de que están alrededor de él, observe su reacción
James Gould-Bourn - Bored Panda


En 1939, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, un joven corredor de bolsa británico llamado Nicholas Winton hizo algo realmente increíble. Arriesgó su vida para salvar con éxito a 669 niños mayoritariamente judíos de Checoslovaquia durante el Holocausto asegurando su paso seguro a Gran Bretaña. Y entonces, como un verdadero héroe, nunca volvió a hablar de ello hasta cincuenta años más tarde, cuando su esposa encontró un libro de recuerdos en el ático de su casa que contenía los nombres, imágenes y documentos de los niños que él salvó.
Sir Nicholas, que fue nombrado caballero por la Reina Isabel II en 2003 y que recibió la Orden Checa del León Blanco en 2014, murió el 1 de julio de 2015, a los 106 años. Bautizado el "Schindler británico" por la prensa británica, apareció en un Reino Unido programa de televisión llamado That's Life! En 1988. Fue invitado como un miembro de la audiencia, totalmente inconsciente de que la gente sentada a su alrededor sólo estaban vivos debido a su valentía y altruismo. Mira el video de abajo para ver el momento en que finalmente se dio cuenta. Consigue tu pañuelo listo ...

 

lunes, 13 de febrero de 2017

Chile: Calaña y resentimiento hacia San Martín

A 200 años del Cruce de Los Andes, Chile no reconoce aún a San Martín como su Libertador
En la escuela, su gesta es apenas una frase -“pasó la cordillera”- y la batalla de Chacabuco la condujo O’Higgins, mientras que el general argentino fue sólo un colaborador. No falta quien lo acuse de haber “invadido” Chile
Por Claudia Peiró - Infobae


La batalla de Chacabuco. Litografía del artista francés Théodore Géricault


Edwards Gajardo vive en Argentina desde el año 2009, es periodista y trabaja en la web de noticias Mendoza on Line. Hace unos años escribió allí un artículo con el título "San Martín libertador de Chile: una parte de la historia que allá nadie me contó", en el que relataba cómo recién al llegar a nuestro país tomó conocimiento de la magnitud de la expedición libertadora organizada por el general argentino, cuya figura, dice, "está (en Chile) debajo de la de (los chilenos) Bernardo O'Higgins, José Miguel Carrera o Manuel Rodríguez".



"En la historia de Chile la figura del general José de San Martín no es destacada como la de un libertador -escribió Gajardo en aquella ocasión- y sólo se resalta su relación con Bernardo O'Higgins, como un gran aliado y amigo, pero muy lejos de la imagen de prócer que tiene en la Argentina".


"Cuando vas a la escuela, te hablan de O'Higgins como el libertador y de San Martín como una especie de colaborador y te dicen que la batalla de Chacabuco la condujo O'Higgins", afirma Gajardo en charla con Infobae.


La Batalla de Chacabuco tuvo lugar el 12 de febrero de 1817


Aclara sin embargo que hay una excepción a este "ninguneo": el ejército chileno, el sector que más rescata el rol de San Martín y estudia su gesta. "En esos círculos es muy valorado", afirma.

"Pero San Martín no aparece en las monedas, ni en las plazas, ni en monumentos; la calle principal de Chile, que todos conocen como Alameda, se llama Libertador Bernardo O'Higgins", dice Gajardo.

La televisión chilena copió el formato de la serie que aquí hicieron Mario Pergolini y Felipe Pigna. En el breve extracto que sigue de "Algo habrán hecho por la historia de Chile", puede apreciarse la parcialidad con la que se refieren a la batalla cuyo bicentenario se conmemora este 12 de febrero y que fue la exitosa coronación de un Cruce de la Cordillera por el Ejército de San Martín, que el gobernador realista de Chile, Casimiro Marcó del Pont, no esperaba porque lo consideraba imposible.

No debe culparse a Bernardo O'Higgins por esto. Sucedió a pesar suyo y tras su muerte, ya que en vida, como a su amigo San Martín, le pagaron con el derrocamiento y el exilio. Este héroe chileno, de origen irlandés, siempre reconoció a San Martín como su jefe y la amistad entre ambos sólo la interrumpió la muerte.

Pero uno de los motivos de esta malversación histórica es la larga querella que enfrentó a los dos líderes independentistas de Chile, José Miguel Carrera y Bernardo O'Higgins. El cliché dice que el primero era republicano y el otro conservador; que uno quería una "revolución nacional chilena", mientras que el otro se subordinaba a los intereses porteños. Lo cierto es que, cuando los chilenos llegaron a Mendoza, tras ser derrotado el primer gobierno patrio en Rancagua por los realistas, San Martín se entendió de inmediato con O'Higgins y lo privilegió entre los demás jefes. No se equivocó. Carrera era demasiado vanidoso como para subordinársele. Y cuando San Martín y O'Higgins liberaron Chile ésa no fue para él una buena noticia, y no dudó en conspirar -incluso con el extranjero- para derrocar al nuevo gobierno independiente.

El Cruce de Los Andes no es estudiado en la escuela chilena, sí en el ámbito militar

"O'Higgins comulgaba con San Martín y estaba contra los Carrera. Muchos en Chile ven a San Martín como el hombre que mató a los hermanos Carrera", señala Gajardo, como uno de los motivos de la desconsideración hacia su figura. Se trata de otra tergiversación, ya que esos fusilamientos -fruto del exceso de celo de algunos funcionarios cuyanos- ocurrieron en ausencia de San Martín que incluso intentó impedirlos.

En los años 90 y 2000, cuenta Gajardo, la televisión chilena emitió una serie, "Héroes", tendiente a mostrar a los próceres con un rostro más humano. San Martín no está en la lista; aparece sólo como personaje secundario. "Las últimas generaciones se quedan con esa historia, despreciativa hacia O'Higgins, el 'guacho Riquelme', le dicen por ejemplo, usando el apellido de su madre y en alusión a su condición de bastardo", comenta Edwards Gajardo.

Recientemente también apareció un libro, que es best seller, La historia oculta de Chile, de Jorge Baradit, que llega a decir que, "técnicamente, San Martín invadió Chile" (ver video al pie de esta nota). 

Desde Francia, en correspondencia privada con amigos, alguna vez el Libertador comentó que el primer país que le mostró reconocimiento y gratitud fue Perú, paradójicamente, decía, el que menos le debía, dado que de allí se marchó sin poder completar su misión. Argentina, en cambio, se tomó su tiempo para empezar a poner las cosas en su lugar. Recién en tiempos de Rosas, la legislatura bonaerense empezó a rendirle homenaje anualmente. En Chile, el prestigio de San Martín siguió siendo víctima indirecta de la querella que todavía se proyecta hoy sobre los debates entre carreristas y o'higginistas, aunque el país trasandino, como lo señaló nuestro embajador allá, José Octavio Bordón, ha saldado esa querella mediante una póstuma reconciliación entre los dos próceres, poniendolos en un mismo plano.

Queda pendiente reconocer el papel de ideólogo y jefe de la expedición libertadora que desempeñó San Martín y de conductor de las dos batallas que le dieron la independencia a Chile. En Chacabuco, O'Higgins comandaba uno de los dos cuerpos en los que dividió San Martín su ejército. El otro lo dirigía Miguel Estanislao Soler, también relegado en el recuerdo. El general argentino condujo una batalla cuya suerte O'Higgins, por temerario, casi compromete, al lanzar el ataque prematuramente sin dar tiempo a Soler para completar la maniobra envolvente que debía realizar para caer sobre el flanco enemigo mientras el brigadier chileno atacaba de frente. Este contratiempo obligó a San Martín a intervenir personalmente en la batalla con la caballería. De hecho, esa fue la última vez que desenvainó el sable en un campo de batalla y la escena que inspiró la estatua ecuestre en la cual apunta con el dedo hacia adelante que hoy nos es tan familiar.   

Jorge Baradit, historiador mediático, efectista y por momentos de escasísimo rigor histórico, ha hecho sin embargo un aporte, como puede verse en el video a continuación. Pasemos por alto las flagrantes contradicciones en que incurre, como decir que San Martín invadió Chile -olvidando que estaba en manos de los realistas- o que en Chacabuco derrotó al ejército "chileno" (sic), cuando se trataba de tropas realistas, y segundos después sostener que, gracias a que San Martín cruzó Los Andes se salvó toda América.

Rescatemos en cambio el hecho de que Baradit dedica buena parte de su intervención a exaltar la gesta del cruce de Los Andes, reconociendo que en la escuela chilena no le consagran ni 5 minutos al tema, pese a que la campaña de San Martín -dice Baradit- se equipara a otras hazañas militares como el desembarco en Normandía o el cruce de los Alpes por Aníbal. Es un aporte innegable y un primer paso hacia una mayor justicia histórica con San Martín.