domingo, 12 de marzo de 2017

SGM: Pictorial de la operación Fall WeiB

Al comienzo de la SGM, la Alemania nazi invadió Polonia: estas son imágenes de esa operación
Damian Lucjan - War History Online



Soldados alemanes retirando una puerta en un puesto de control fronterizo, calle Zoppot-Gdingen (Sopot-Gdynia) en Danzig (Gdańsk), 1 de septiembre de 1939


El 1 de septiembre, hace 78 años, el horror de la Segunda Guerra Mundial se desató en el mundo cuando el ejército alemán invadió Polonia. La Invasión de Polonia, también conocida como Campaña de Septiembre en Polonia o Fall Weiss (Caso Blanco) en Alemania, fue un ataque conjunto de la Alemania nazi, la Ciudad Libre de Danzig, la Unión Soviética y un pequeño contingente eslovaco.

Prólogo

La Segunda Guerra Mundial era inevitable; A pesar de toda la diplomacia e intentos de pacificación, era una guerra que Hitler realmente deseaba. Una semana antes de la caída de Weiss (22 de agosto de 1939), dijo:

"El objeto de la guerra es ... físicamente destruir al enemigo. Es por eso que he preparado, por el momento, sólo en el Oriente, mis formaciones de "Cabeza de Muerte" con órdenes de matar sin piedad ni misericordia a todos los hombres, mujeres y niños de ascendencia o lengua polaca. Sólo de esta manera podemos obtener el espacio vital que necesitamos ".

Al día siguiente, se firmó un acuerdo secreto entre el Tercer Reich y la URSS. El Pacto de Molotov-Ribbentrop, firmado el 23 de agosto de 1939, permaneció en vigor hasta la Operación Barbarroja.

El Ministro de Asuntos Exteriores soviético Vyacheslav Molotov firma el pacto de no agresión germano-soviético en Moscú, el 23 de agosto de 1939.

El 29 de agosto, Hitler exigió de Polonia la restauración de Danzig y el control sobre el Corredor polaco, con el fin de crear un enlace terrestre con los territorios alemanes de Prusia Oriental, lo que fue negado firmemente por el Gobierno polaco.
Durante la noche del 31 de agosto, las unidades alemanas que se presentaban como tropas polacas organizaron un incidente de Gleiwitz, un ataque de bandera falsa a la estación de radio, cerca de la ciudad fronteriza de Gleiwitz, en Alta Silesia, como parte de la Operación Himmler. El objetivo era utilizar el ataque organizado como pretexto para invadir Polonia.

Hitler llamó a la invasión la "Guerra Defensiva".

"Los alemanes en Polonia son perseguidos con un terror sangriento y son expulsados ​​de sus casas. La serie de violaciones fronterizas, insoportables para una gran potencia, demuestran que los polacos ya no están dispuestos a respetar la frontera alemana. "- Adolf Hitler

En ese momento, Europa todavía creía que la paz podría mantenerse mediante la diplomacia. Los europeos no podrían estar más equivocados. Después de la cumbre, el primer ministro británico Chamberlain regresó a Gran Bretaña donde declaró que el acuerdo de Munich significaba "paz para nuestro tiempo".


"Mis buenos amigos, por segunda vez en nuestra historia, un primer ministro británico ha regresado de Alemania trayendo la paz con honor. Creo que es la paz para nuestro tiempo. "- Neville Chamberlain

El 31 de agosto de 1939, Hitler ordenó hostilidades contra Polonia. Debido a la detención anterior, Polonia logró movilizar sólo el 70% de sus fuerzas planeadas, y muchas unidades aún se estaban formando o moviéndose a sus posiciones designadas en primera línea. En ese momento, Polonia no tenía ni idea de que estaban condenados. 17 días después la URSS también se unió a la guerra. Los Aliados no ayudaron.

El principio




Hitler observa a soldados alemanes marchando a Polonia en septiembre de 1939

Fuerzas al 31 de agosto y plan de ataque alemán.

El acorazado alemán Schleswig-Holstein bombardeó Westerplatte, Danzig, el 1 de septiembre de 1939. Ese ataque fue el primer choque entre las fuerzas polacas y alemanas durante la invasión de Polonia y por lo tanto la primera batalla del teatro europeo de la Segunda Guerra Mundial.

Gente de Varsovia en una demostración feliz bajo embajada británica justo después de la declaración británica de guerra con la Alemania nazi. La señal dice: "¡Viva Inglaterra!"

Soldados alemanes en Westerplatte después de la batalla. A veces llamado el "Verdun polaco" debido a los bombardeos pesados ​​que recibieron los polacos Durante la batalla, 209 soldados polacos resistieron durante una semana contra 3000 soldados alemanes apoyados por la Luftwaffe.

Infantería polaca marchando.

Tanques ligeros 7TP de Polonia en formación durante los primeros días de la Campaña de Septiembre de 1939.

Vehículos Panzer I, Panzer II y SdKfz. 251 alemanes en Polonia, alrededor del 3 de septiembre de 1939; El oficial de la SdKfz. 251 medio vehículo de la pista podría ser Heinz Guderian 


Tropas motorizadas alemanas que viajan en un camino fangoso en Polonia. Septiembre de 1939.

Caballería polaca en pleno galope, Batalla de Bzura, la batalla más grande de Fall Weiss.

Vista aérea de una ciudad polaca a través de la estación del artillero a bordo de un alemán He 111 bombardero. Septiembre de 1939.

Bombas aéreas alemanas a lo largo de una carretera en Polonia. Septiembre de 1939.

Ciudad de Wieluń, el primer bombardero de la ciudad durante Fall Weiss. 1 de septiembre de 1939, 4:40 a.m. Más de 1200 civiles perdieron sus vidas durante el bombardeo.

Una columna bombardeada del ejército polaco durante la Batalla del Bzura.



sábado, 11 de marzo de 2017

Biografía: Sargento Juan Bautista Cabral

Juan Bautista Cabral
Revisionistas


Combate de San Lorenzo, 3 de febrero de 1813

Nació en Saladas, Pcia. de Corrientes, a fines del siglo XVIII. Era hijo natural de José Jacinto Cabral y Soto, y de la morena Carmen Robledo. Su madre posteriormente se casó con el moreno Francisco que llevaba el apellido Cabral por ser también servidor de esa antigua familia.

Criado desde pequeño en la casa, recibió muy buena instrucción por parte de Luis Cabral y Soto que fue Alcalde Provincial de Corrientes y del sacerdote José Baltasar de Casajús.

Cuando se produjo la segunda invasión inglesa se hallaba en Buenos Aires y por carta del 19 de agosto de 1807, dirigida a sus familiares, les comunicaba que se había salvado, en un rancho, de ser descubierto por las tropas enemigas que pasaron adelante “saqueando los demás, y degollando a los que se encontraban dentro sin tener la más mínima piedad de nadie”.

Se incorporó a un contingente reclutado en 1812 por el gobernador intendente de Corrientes, Toribio Luzuriaga. Enviado este contingente a Buenos Aires, realizó el viaje en una embarcación fluvial. Cabral fue destinado al Cuerpo de Granaderos Montados, primitivo nombre del Regimiento de Granaderos a Caballo, al cual se incorporó el 15 de noviembre de 1812, al organizar el coronel San Martín su cuerpo. Dice Pastor S. Obligado que por su “viveza y natural inteligencia le hizo subir a cabo instructor antes de concluir ese año, y por su puntualidad y distinción llegó a sargento al siguiente”.

Con dicho escuadrón marchó al mando de San Martín y combatió en San Lorenzo el 3 de febrero de 1813. En la acción, la metralla hirió en el pecho al caballo del jefe, que cayó pesadamente a tierra apretando su pierna derecha en medio del fragor del combate. El peligro en que se hallaba fue evitado por el puntano Juan Bautista Baigorria, quien mató de un lanzazo a un soldado realista que atacaba a San Martín. En el entrevero que se originó alrededor del jefe de los granaderos, el soldado Cabral, ya herido de bala, se aproximó para sacarlo de la comprometida acción en que se hallaba. Momentos después salvaba a San Matín, mientras era atravesado su cuerpo sufriendo dos heridas, oyéndosele decir: “¡Viva la Patria! Muero contento por haber batido a los enemigos”. Cabral fue sepultado cerca del pino histórico de San Lorenzo.

Era alto, grueso, bizarro, de robusta contextura. En la comunicación con que acompaña a la lista de muertos, y que lleva fecha 27 de febrero, dice San Martín: “No puedo prescindir de recomendar…. a la familia del granadero Cabral”. El gobierno de Buenos Aires por decreto del 6 de marzo del mismo año, dispuso que se fijase “en el cuartel de Granaderos un monumento que perpetúe recomendablemente la existencia del bravo granadero Juan Bautista Cabral en la memoria de sus camaradas”.

Refiere el historiador José Juan Biedma que “el santo y seña del Regimiento de Granaderos en el aniversario del combate fue: “Cabral mártir de San Lorenzo”.

Cuando San Martín regresó con su regimiento, en cumplimiento de la disposición del Triunvirato ya recordada, mandó colocar en lo alto de la puerta del cuartel, situado en la plaza del Retiro, un cuadro conmemorativo de su muerte con la leyenda: “Juan Bautista Cabral. ¡murió heroicamente en el campo del honor”, al cual, desde el primer jefe al soldado más modesto, saludaban militarmente al entrar. Esta inscripción se conservó –dice Mitre- hasta 1824, en que se disolvió el regimiento.

No hay manual de historia en nuestro país, que no haga referencia al “Sargento” Cabral. Acaso el general Mitre en su Historia de San Martín, es el único historiador que no llama “sargento” al hazañoso correntino. La figura de Cabral se nos aparece en esa importante obra, tan heroica como la que más.

Un historiador (1) ha llegado a negar la existencia del grado de sargento a Cabral, pues dice que “Cabral no era sino granadero el día del combate y no pudo modificar tal situación”. Agrega que no sabe a punto fijo quién inventó y difundió la versión de que Cabral era sargento, versión que hizo gran carrera. Manifiesta además que la permanencia del granadero Cabral en el ejército apenas alcanzó tres o cuatro meses cuando más, desde octubre de 1812 hasta el 3 de febrero de 1813.

En homenaje a Cabral, el escultor Camilo Romairone modeló una estatua suya utilizando el metal de algunos cañones españoles antiguos, que el gobierno de la Nación cedió al de Corrientes, en 1883. Fue colocada en la plaza que tiene su nombre en la capital de esa provincia, el 9 de julio de 1887. En el Convento de San Carlos, por iniciativa del doctor Adolfo P. Carranza se colocó una lápida en el cementerio de los padres franciscanos, con la siguiente inscripción: “A la memoria de Juan Bautista Cabral. Muerto en la acción de San Lorenzo el 3 de febrero de 1813. Su abnegación salvó la vida del Libertador San Martín”.

A pesar de que un autor insista que la sargentía de Cabral es una leyenda falaz, sin fundamento alguno, el homenaje al benemérito granadero se rinde permanentemente. Una localidad de la provincia de Santa Fe lleva su nombre como sendas calles de Rosario y Buenos Aires.

El único retrato pictórico del héroe lo realizó Gaspar Besares Soraire, en 1930, y se halla entronizado en el Casino de Suboficiales del Regimiento 20 de Infantería de Montaña, de Jujuy. Su monumento fue obra del escultor Juan Carlos Oliva Navarro, inaugurado en el Cuartel de Granaderos a Caballo.

Referencia


(1) En referencia a Jacinto R. Yaben, quien sostiene que “En realidad Cabral revistó simplemente como granadero en las listas de su cuerpo”.

Fuente
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1969).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938)

viernes, 10 de marzo de 2017

Arqueología: Evidencia de un ataque romano a un fuerte escocés

Balas de 1.800 años de edad cuentan historia de un ataque romano contra el fuerte escocés
George Winston - WHO


Fuente de la foto: The Burnswark Project


Lástima los defensores de una fortaleza en la cima de una colina en el suroeste de Escocia, atacado por el ejército romano hace 1.800 años. Se utilizaron varias armas de misiles basadas en restos excavados, incluyendo una considerable cantidad de balas de eslinga de plomo.

Desde el gran número de balas de eslinga y otros misiles romanos encontrados en el sitio de Burnswark Hill, los arqueólogos creen que el asalto tenía la intención de inculcar terror y actuar como una advertencia a otras tribus.

Las excavaciones en la región de Dumfries en el suroeste de Escocia en Burnswark Hill han revelado la mayor cantidad de balas de lanzas romanas encontradas - parte de la gran cantidad de munición de misiles utilizada por los romanos atacantes para derrotar a los defensores nativos.


"Es una pequeña fortaleza atacada por una considerable fuerza romana que usa un gran volumen de suministros de misiles", dijo John Reid, arqueólogo de la sociedad histórica escocesa Trimontium Trust. "La violencia ejemplar no es nueva, y los romanos no fueron los únicos que usaron la técnica, pero los romanos lo hicieron en un grado majestuoso".

Unos 5.000 soldados romanos participaron, según el tamaño de los dos campos de ejército romanos que existían al sur y al norte de la fortaleza.

No se sabe cuántos habitantes hay en la fortaleza, pero a juzgar por el tamaño de la fuerza atacante pudo haber entre 1.000 y 2.000 defensores armados, explicó Reid, además de no combatientes y familiares de los defensores que se refugiaron allí.

Burnswark Hill está a sólo unos kilómetros al norte de la Muralla de Adriano, que atravesó el sur de Escocia durante el reinado del emperador Adriano (117 a 138 dC). Durante muchos años fue la frontera norte del Imperio Romano en Inglaterra.

Reid dijo que el ataque a la fortaleza de la colina puede haber sido parte de la invasión romana de las tierras bajas de Escocia y puede haber sido el comienzo.


Los investigadores están preparando muestras de plomo de las balas de eslinga para el análisis de isótopos que esperanzadamente reducirán la fecha del ataque romano. También están examinando varias balas de eslinga en forma de bellota de Burnswark Hill que parecen idénticas a otras encontradas en diferentes sitios romanos en Escocia, pero en ninguna otra parte del antiguo mundo romano, informó Fox News.

Se ha encontrado una variedad de balas de honda en la excavación, incluyendo pequeñas balas de plomo pequeñas perforadas con agujeros. Los investigadores asumen que fueron diseñados para emitir un silbido en vuelo y aterrorizar a sus objetivos.

jueves, 9 de marzo de 2017

SGM: Frank Neubert y el primer derribo


Frank Neubert y la primera victoria aérea de la 2GM 
Escrito por Christer Bergström y Dariusz Tyminski. 

 
Encima una foto de tiempo de guerra de Frank Neubert, con el esmero personal a Wladyslaw Gnys, su primer oponnent en 2GM. Se encontraron otra vez, después de 50 años, el 31 de agosto de 1989 (foto abajo). En extremo de esta página usted puede encontrar un perfil del color de PZL P-11c de Cpt. Medwecki - primera víctima aérea en la 2GM. En el texto un broche de presión de la formación de Ju 87B de I./StG2 "Immelmann" Geschwader. 

Frank Neubert no es figura típica en mis historias de los ases, porque él es piloto de bombardero de picado. Pero él anotó la primera (?) victoria aérea en la SGM, y pienso, su biografía vale la pena conocer. 

Frank Neubert nació el 28 de septiembre de 1915 en Herrenalb/Schwarzwald. Él perteneció al "Immelmann-Geschwader" desde 1936. Participó en la invasión en Polonia - "operación Weiss Fall". En la madrugada del 1 de septiembre de 1939, su unidad de bombardero de picado comenzó a destruir la base aérea polaca en Kraków (la base estaba vacía - un día antes de que las fuerzas aéreas polacas fueran movidas a los aeródromos de reserva). Pero en las nubes Neubert y su artillero Francisco Klinger, perdieron la carga de bombas y el curso con otras dotaciones de la unidad. Pocos minutos después buscó el objetivo principal y encontró que otros Ju 87B también estaban "perdidos". Localizaron el aeródromo (vacío) de Kraków y le cayeron con sus bombas. Los bombarderos de picado estaban de retorno, cuando Neubert vio un par de P-24 aterrizados (nota: acaban de comenzar y había PZL P-11c). Notó, que uno de ellos se iba hacia el Ju 87 del Lt. Branderburg, y decidió atacar a los aviones de caza polacos. Frank Neubert disparó dos buenas series de ráfagas bien apuntadas en el avión del Cpt. Medwecki (comandante del escuadrón). El "Undécimo" cobró fuego y se estrelló en tierra. Esta vez lo mismo ocurrió con el segundo avión de caza polaco, pilotado por Sec.Lt. Wladyslaw Gnys. Después de que poco segundos Gnys tomara la posición atrás del "Stuka" de Brandeburg y abriera fuego. El avión alemán fue rescatado por una nube circunstancial. Volvieron afortunadamente todos al aeródromo principal de Nieder-Ellguth. En esta batalla Farnk Neubert anotó probablemente la primera victoria aérea en la 2GM. Eso depende del momento del ataque: algunas fuentes denunciaron que sucedió a las 5:30 de la mañana, pero la mayoría de los hechos y de las relaciones apuntaron que el momento adecuado sería sobre el 7:00 mañana. En este segundo caso el ganador del primer combate aire-aire sería el Lt. Stanislaw Skalski, después que derribó un Hs 126 de reconocimiento en solitario a las 5:32 mañana. 

 

Del 10 de mayo de 1940 al julio de 1940 Frank Neubert voló como Staffelführer del 1./St.G. 2, a partir de julio a septiembre de 1940 de Staffelkapitän 2./St.G. 2. Luego fue Gruppenkommandeur del 1./St.G. 2 entre septiembre de 1941 y enero de 1942. 

Durante la guerra de Balcanes en la primaver de 1941, Neubert se distinguió durante la lucha en el paso de Rupel (Yugoslavia). En atacar los buques de guerra británicos en el golfo de Corintios, el área alrededor de El Pireo y la bahía de Suda, el Oberleutnant Neubert´s 2./St.G. 2 hundió un buque petrolero de 4.000 toneladas, un carguero y un destructor, y dañó otros 13.000 toneladas de navíos. El 24 de junio de 1941, el Oberleutnant Neubert (que participño en más de 150 misiones del bombardero en picado) le fue concedida la cruz de Caballero. 

 

Del 18 de marzo de 1942 al 14 de octubre de 1942 él era Kommandeur del I./Sturzkampffliegerschule 1 en Wertheim. Entre el 15 de octubre de 1942 y el 10 de octubre de 1943 sirvió como Gruppenkommandeur del II./Sch.G. 1 en el frente del Este. 

El 30 de enero de 1943, Hauptmann Neubert fue herido cuando su Hs 129 B-2 (W.Nr. 0306) fue derribado en llamas por el fuego AA ruso cerca de Skurbiy. Sirvió como Gruppenkommandeur del II./SG 101 entre el 11 de octubre de 1943 y el 22 de febrero de 1945. A partir del 26 de febrero de 1945 desempeñó servicios en el estado mayor del general Schlachtflieger. Frank Neubert voló durante la guerra un total de cerca de 350 misiones, incluyendo 230 con el Ju 87. 

 
Aquí está un perfil del color del PZL P-11c de Medwecki derribado el 1 de septiembre de 1939, por Frank Neubert. Él fue la primera víctima de combate aéreo de la 2GM. El Cpt. Mieczyslaw Medwecki era comandante del regimiento del avión de caza III/2 (escuadrones agrupados 121os y 122os). 

Aces Stories (c)

miércoles, 8 de marzo de 2017

Argentina: Relatos de un alemán en la época de Rosas

Friedrich Gerstäcker
Revisionistas

Friedrich Gerstäcker (1816-1872)


Nació en Hamburgo (Alemania), el 10 de mayo de 1816. Su padre fue el afamado cantor lírico Friedrich Gerstäcker (1790–1825). Perteneciente a una generación culta y romántica, había recorrido distintas partes de Europa, Asia, Africa y Oceanía. Las aventuras de sus viajes por América de Norte quedaron documentadas en varias de sus obras: “Streif und Jagdzüge durch die Vereinigten Staaten von Nordamerika” (Andanzas y caserías por los Estados Unidos de Norte América); “Mississipibilder” (Imágenes del Mississipi); “Die Flusspiraten des Mississipi” (Los piratas fluviales del Mississipi) y “Amerikanische Wald und Strombilder” (Imágenes de ríos y bosques americanos), publicadas en Dresde y Leipzig en los años 1844, 1847, 1848 y 1849 respectivamente.

Para conocer la situación en que se encontraban sus compatriotas en el extranjero, el gobierno central alemán constituido en Frankfurt lo comisionó a dirigirse al Río de la Plata. Partió del puerto de Bremen, en los primeros meses del año 1848, a bordo del barco “El Talismán”, en dirección a California por el Cabo de Hornos, con un pasaje numeroso, preocupados por la fiebre del oro. En tales condiciones, llegó a Río de Janeiro, donde permaneció algún tiempo, al cabo del cual, se embarcó en la goleta “San Martín”, y arribó a Buenos Aires a principios de junio de 1848.

Observó la vida de la ciudad en los tiempos de Juan Manuel de Rosas: la edificación, los teatros, las costumbres, los trajes, y el ejército federal. Le interesó la personalidad del gobernador Rosas, su hija Manuelita y la confortable residencia de Palermo. Seguramente habrá asistido a una reunión social en esa casona en la que se mezclaba una concurrencia distinguida.

Conoció la situación política del país, y el porvenir que le esperaba. El 17 de junio de ese año, partió rumbo a Mendoza, atravesó la Cordillera en pleno invierno, llegó a Valparaíso, y siguió viaje directamente para San Francisco.

Gerstäcker era un escritor ágil y un observador minucioso, agudo e imparcial, cualidades que le movieron a dejar relatados sus viajes. A poco de su regreso, editó en Londres, en 1853, su Narrative of a journey around the world, comprising a winter passage across the Andes to Chili with a visit to the gold region of California and Australia, the South Sea Islands, Java and Co. Al año siguiente, también se imprimió en esa capital traducida del alemán, su obra: Gerstäcker’s Travels. Río de Janeiro-Buenos Ayres – Ride Throught the Pampas. Winter Journey Across the Cordilleras-Chili-Valparaíso-California. La edición alemana había aparecido en Stuttgart en 1853-54, y le siguió otra en Berlín, al siguiente año. En ella, relata su largo periplo a través del Brasil, Argentina y Chile, y que como se dijo, terminará en California. En tres capítulos se refiere a nuestro país, en uno describió a Buenos Aires, y en los otros dos, su viaje a Mendoza. La ciudad rosista aparece con sus bajos pero coloreados edificios, sus pintorescos medios de transporte, y sus habitantes todavía semibárbaros, quienes lo impresionaron vivamente, por ser un hombre de refinados gustos.

Mostró el país en dos períodos salientes de nuestra historia: el de la época de Juan Manuel de Rosas y el que siguió a Caseros. Un segundo viaje lo realizó a la Argentina, saliendo del puerto de Southampton en 1860, a bordo de un lujoso buque inglés a vapor de nombre “La Plata”.

Llegó a Montevideo en junio de 1861, y permaneció unos días en esa ciudad, arribando a Buenos Aires, a principios de julio en el vapor norteamericano “Mississipi”. Sólo quedó breve tiempo, pues partió nuevamente hacia el Uruguay y el Brasil para regresar a Alemania.

Las impresiones sobre esos diversos países se publicaron en Leipzig en 1863, bajo el título de “Achtzehn Monate in Süd-Amerika und dessen deutschen Kolonien” (Dieciocho meses en América del Sur y en sus colonias de alemanes), en tres tomos de 450 páginas. En el tercero, refirió su paso por la Argentina, Uruguay y Brasil; detalló la costumbre de los pehuelches y demás indígenas de la región de Nahuel Huapi, y su estada en Buenos Aires donde la visitó en compañía del cónsul prusiano F. Halbach, admirando nuestras estancias y ganados.

Gerstäcker falleció en Braunschweig, Alemania, el 31 de mayo de 1872.

Fuente

Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1971).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

martes, 7 de marzo de 2017

SGM: Muere la secretaria de Goebbels

Fue hallada muerta en su casa Brunhilde Pomsel, la "secretaria del Mal"
Fue parte del círculo íntimo de la cúpula nazi. Conoció como pocos qué sucedió los últimos días en el bunker de Berlín. Y asistió a uno de los hombres más siniestros de la historia




Brunhilde Pomsel tenía 106 años. Fue asistente de Goebbels. Murió en su vivienda de Berlín (AP)


Brunhilde Pomsel, la ex secretaria del jefe de propaganda nazi Joseph Goebbels fue encontrada muerta en su casa de Munich a los 106 años. La mujer trabajó como asistente del criminal y hombre de confianza de Adolf Hitler entre los años más oscuros del siglo XX.

En 1942, cuando tenía 31 años, Pomsel comenzó a trabajar como secretaria de Goebbels, a quien asistiría cada día hasta que el ideólogo asesinara a sus seis hijos y se suicidara junto con su esposa en el bunker de Hitler en Berlín. Era 1945 y la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin. A partir de entonces, la mujer desapareció.


Pomsel en sus años como asistente de Goebbels

Pomsel fue la última persona del círculo más íntimo de Hitler que aún permanecía con vida. Y hasta 2011 se había mantenido en una total oscuridad, hasta que un diario alemán publicó su vida. A partir de ese momento, un documentalista se interesó por su vida. Fue así que surgió A German Life.

En el  documental, Pomsel habla abiertamente sobre sus días al lado de los personajes más siniestros de la historia de Alemania y Europa: "No me veía como culpable. A menos que se culpe a toda la población alemana por permitir que hayan tomado el control. Fuimos todos. Incluyéndome a mí", relata la mujer frente a cámara.

En mayo de 1945, ella era una de las pocas personas que estaban en el búnker de Berlín, donde se encontraban los personajes más importantes de la cúpula nazi, incluidos Hitler y su jefe directo, Goebbels. Durante esos días, se le había ordenado suministrar alcohol a todos los presentes allí para que perdieran un poco la consciencia de que Alemania estaba cayendo a manos de los aliados.


Adolf Hitler y Joseph Goebbels, junto con su esposa Magda y tres de sus seis hijos

Antes de trabajar para Goebbels, Pomsel tuvo un pasado laboral paradójico. Aprendió algunas artes domésticas con una mujer judía y trabajó para Hugo Goldberg, un asegurador de esa misma religión. Tiempo después, cuando este jefe suyo abandonó Alemania por el ascenso de los nazis, trasladó sus tareas junto al autor Wulf Bley, muy conectado con el nuevo régimen.

Poco tiempo después. logró trabajar en la Radio Pública de Alemania y se afilió al partido nazi. Era una auténtica "alemana" de época. Allí conoció a Goebbels, el siniestro jefe de propaganda que pasaba horas frente al micrófono destilando odio y lavando la cabeza del pueblo germánico. Al poco tiempo, sería contratada como su secretaria personal.

A Hitler lo llamaba "el jefe" y siempre intentó disculparse sobre su cercanía con la cúpula alemana. "Era una estúpida".


Pomsel conoció a Goebbels mientras trabajaba en la Radio Pública Alemana. Allí escuchaba los discursos del jefe de propaganda nazi

Durante el documental, ella jura que nunca supo nada respecto de la "solución final". Durante la invasión soviética a Berlín, Pomsel fue detenida. Permaneció tras las rejas durante cinco años. En 1950, cuando fue puesta en libertad, volvió a trabajar en la radio. Alemania era ahora un país en reconstrucción. Y libre. Permaneció allí hasta 1971. Nunca se casó ni tuvo hijos.

El pasado 11 de enero cumplió 106 años. El viernes murió mientras dormía en su cama, sola, como pasó la mayoría de su vida. Sus secretos se fueron con ella.

lunes, 6 de marzo de 2017

Entreguerra: Los nazis pretendieron una colonia en el Amazonas

En 1935, un equipo de exploradores nazis establecidos para comenzar una colonia en el río Amazonas

George Winston - War History Online


El partido nazi tenía un plan para la ampliación colonial.

En el interior de la selva amazónica de Brasil, hay una tumba nazi flanqueada por una cruz elevada con una esvástica en un cementerio cerca del puesto aislado de Laranjal do Jari. Inscrito en la cruz en alemán es el nombre de José Greiner que murió allí de fiebre el 2 de enero de 1936 'al servicio de la investigación alemana'.

Entonces, ¿qué está haciendo allí? Es el único recordatorio de una faceta poco conocida de la historia cuando Alemania trató de fundar una colonia allí, trayendo una franja de la cuenca del río Amazonas en el Tercer Reich.

De 1935 a 1937, un equipo de exploradores nazis estuvo en la región bajo el liderazgo de Otto Schulz-Kampfhenkel, zoólogo, documentalista y miembro de las SS de Hitler. Cortaron su camino a través de la selva alrededor de la frontera de Brasil con la vecina Guayana Francesa. Coleccionaron joyas indígenas, cráneos de animales y estudiaron topografía a lo largo del río Jari, un afluente amazónico de 491 millas de longitud.

La exploración comenzó con las apariencias científicas habituales, explicó Jens Glusing, un corresponsal de larga data de Der Spiegel, la emisora ​​de noticias en alemán. Él creó un libro que explica el proyecto de Guyana. Cuando comenzó la guerra, Schulz-Kampfhenkel aprovechó esta oportunidad para la ampliación colonial nazi.

Presentó sus planes a Heinrich Himmler, jefe de la SS y la Gestapo, en 1940. El plan era una forma de frenar la influencia de los Estados Unidos al tomar el control de la Guayana Francesa y las colonias británicas y holandesas vecinas. Pero el sueño se desvaneció, y pudo haber sido la propia expedición la que condenó la aventura.

Las cosas no salieron bien desde el principio. La expedición tenía un hidroavión Heinkel 72 Seekadett, un ejemplo de proeza industrial nazi - pero volcó después de golpear madera flotante sólo unas semanas después de que la expedición comenzó, informó el National Post.

Desde entonces se vieron obligados a depender de las tribus nativas para sobrevivir y encontrar su camino a través de la selva. La malaria y otras dolencias los derribaron. Schulz-Kampfhenkel, capataz de la expedición, desarrolló difteria y una fiebre desconocida tomó la vida de Grenier.

La misión fue abandonada, y hoy sólo el monumento de Grenier de tres metros de altura sigue siendo el testimonio de sus intentos fallidos.

domingo, 5 de marzo de 2017

Perón, el terrorista de Estado

Terrorismo de estado: las culpas de Perón que el PJ calla
Marcelo Larraquy escribe sobre el renovado debate acerca de los ´70. Apunta a la culpa del líder que alentó a la Triple A y persiguió a Montoneros.
Por Marcelo Larraquy
Noticias



Ningún león herbívoro. Perón no fue el viejo bonachón de su propaganda. En la foto, con López Rega e Isabel.

Los años ’70 vuelven como un fulgor inesperado al debate histórico. Basta una frase sobre “la complicidad con la dictadura”, “el accionar de la guerrilla”, o “el número de desaparecidos”, para que la mecha se encienda. Después de los juicios por lesa humanidad contra los militares, en la mayoría de los casos, juzgados y condenados, la evidencia jurídica permitió probar que existió un terrorismo de Estado conducido por las Fuerzas Armadas, que estableció un plan sistemático de represión ilegal.
Quizás el temor de que se pensara que la represión ilegal y la actuación del peronismo y la guerrilla fueran males simétricos evitó ampliar el marco temporal del debate público, que fue limitado al período que arranca con el golpe del 24 de marzo de 1976. O dicho de otro modo, la magnitud del terror que la dictadura militar impuso contribuyó a oscurecer u olvidar el terror que ya se venía ejerciendo desde el Estado, que funcionó como un desordenado ensayo general de la represión militar posterior.
El peronismo lo explicaría como el resultado de la acción mesiánica e individual del secretario y ministro de Perón, José López Rega, o a lo sumo, como la consecuencia de “la lucha interna peronista”.
Pero la Conadep registró alrededor de 1.000 denuncias sobre desapariciones de personas perpetradas durante el gobierno constitucional de 1973-1976, además de los crímenes paraestatales. Este dato a menudo omitido o negado, conduce a una nueva pregunta: ¿cuándo comenzó el terror?
El peronismo –que en su historia desde 1955 a 1973 había sido perseguido, encarcelado y proscripto por gobiernos militares y civiles– buscó excluir al gobierno de Perón de cualquier responsabilidad política.
Sin embargo, para un debate abierto, no habría que prescindir de la revisión de su actuación en relación con los actores centrales del conflicto en los primeros años de la década del ‘70: las Fuerzas Armadas, la guerrilla, Cámpora y la Triple A. Esa es la intención de este artículo.

Los hechos

En 1971, Alejandro Lanusse fue el primer general de las Fuerzas Armadas que decidió dialogar con Perón aún en contra de la opinión de la mayoría de los generales y la totalidad de la Armada. Perón había sido bombardeado, arrojado del poder, desterrado, y además le secuestraron el cuerpo de su esposa. Fue la palabra prohibida por más de 15 años. Pero en el exilio y con el mito permanente de su retorno, ningún gobierno militar o civil pudo construir un orden político estable con su proscripción.
En 1970, el secuestro y crimen de Aramburu desencadenó la caída del gobierno de Onganía –ya golpeado por el “Cordobazo” del año anterior– y los levantamientos sociales provocaron la renuncia del general Levingston. Ambas instancias despertaron a los partidos, que reclamaron el fin de la veda política y elecciones democráticas.
El general Lanusse entendió que era la única salida y para ello era inevitable conocer la opinión de Perón. Necesitaba saber si participaría del proceso de “normalización institucional” y cuál era su posición frente a la guerrilla.
De hecho, el crimen de Aramburu, según lo justificó Montoneros, se había realizado en favor de su regreso. Perón, que no lo había reclamado, tampoco lo desautorizó: “Nada puede ser más falso que la afirmación que con ello ustedes estropean mis planes tácticos porque nada puede haber en la conducción peronista que pueda ser interferido por una acción deseada por todos los peronistas (…)”. Y también avaló la beligerancia para el desgaste progresivo del enemigo. “Organizarse para ello y lanzar las operaciones para ‘pegar cuando duele y donde duele’ es la regla. (…) todo es lícito si la finalidad es conveniente”, escribió a los jefes montoneros. También le escribiría una carta de aliento a Carlos Maguid, detenido por su participación en el crimen de Aramburu: “La hora de la redención de los proscriptos llegará a su tiempo, y en ella, cada uno recibirá su merecido porque no se puede escarnecer a un pueblo, sin que un día ‘se sienta tronar el escarmiento’”.
El coronel Francisco Cornicelli, en un viaje secreto a Madrid como enviado personal de Lanusse, dialogó con Perón en Puerta de Hierro. La conversación fue grabada por ambas partes. Cornicelli, sobre la guerrilla, afirmó: “En este momento hay muchos que masacran vigilantes y asaltan bancos en su nombre”. “Habrá más”, respondió Perón. “Lo seguirán haciendo hasta tanto usted no defina su posición respecto de ellos”, insistió Cornicelli, pero en más de cuatro horas de conversación no logró que moviera una letra de su aval inicial a Montoneros.
Lanusse creía que con la oferta de un retiro político honorable, la devolución del cadáver de su esposa, de su grado militar, las pensiones y los bienes patrimoniales incautados, lograría que Perón apoyara la salida institucional por la vía del Gran Acuerdo Nacional (GAN). E incluso bendijera un candidato propio y se quedara en Madrid.
Perón tenía otros planes
En su dispositivo para el retorno al país, manejó dos variables: presentarse como la garantía de pacificación, con el acuerdo del PJ con los partidos políticos, denominado “La Hora de los Pueblos, como antítesis del GAN; y, por otro andarivel, el apoyo implícito a la “guerra revolucionaria”, sostenida con la consigna montonera “Perón o guerra”, que se ejecutaba con ataques a fuerzas policiales y militares.
Esa coordinación de esfuerzos entre el Movimiento Peronista y la guerrilla fue conjunta y convergían en la conducción estratégica de Perón. La acción de la guerrilla le permitía a Perón mantener el “dedo en el gatillo” en su duelo con Lanusse, en el marco de una posible “trampa electoral” y la negociación por las condiciones de su regreso.
En agosto de 1972, los militares le allanaron el camino: el fusilamiento de 16 guerrilleros en la base naval de Trelew bloqueó la continuidad del régimen militar, incluso por legitimidad electoral, como secretamente aspiraba Lanusse.
Sin aceptar el GAN ni las imposiciones electorales, con la candidatura de su delegado Héctor Cámpora, Perón polarizó la elección del 11 de marzo de 1973: se votaba “peronismo o dictadura militar”; el candidato radical Ricardo Balbín ni siquiera era mencionado como adversario. De este modo, en poco menos de tres años, Perón se convirtió en el “mito unificador”, la gran esperanza para la resurrección argentina en 1973, después de 17 años de inestabilidad política.
Pero bajo la superficie de su victoria frente a las Fuerzas Armadas, emergerían dos distorsiones en su arte de conducción, que hicieron que las cosas salieran mal.
La primera de ellas fue Cámpora. Por su lealtad –que había sido su capital político-electoral–, Perón convirtió al presidente electo en un sujeto vulnerable, sin poder propio, al que manejaba con su ambigüedad. Y no quedaba claro qué quería Perón de Cámpora después de la victoria del 11 de marzo, y tampoco estaba claro cuál sería el rol de Perón durante su gobierno.
Cámpora suponía que, una vez ungido el 25 de mayo, gobernaría él y con el apoyo de Perón. Cuando le preguntaron sobre la posibilidad de un doble poder, la rechazó. “Si ejecutamos toda la inspiración que el General nos transmite, y la que nosotros tratamos de auscultar en él, no habrá doble poder. Y el primero que se encargará de que no lo haya –si está en Argentina cuando el Frente ejerza el gobierno– será el mismo general Perón”. (“Clarín”, 9/3/73).
La otra distorsión en la conducción de Perón fue la guerrilla. Perón sabía cómo crispar a las Fuerzas Armadas, que “tienen la cabeza de florero”, como decía, pero no supo cómo controlar a la guerrilla, tras la descomposición del régimen militar con acciones armadas, boicot o sabotajes.
Perón creía que, después de la victoria, la guerrilla desaparecería. “La violencia popular en la Argentina ha sido consecuencia de la violencia gubernamental de la dictadura militar y, naturalmente, todo nos hace pensar que desaparecidos los sistemas de represión violenta y sus deformaciones hacia el campo de la delincuencia oficial, no tendrán ya razón de ser los métodos violentos que el pueblo puso en ejecución como elemento de defensa de sus derechos conculcados”. (“Clarín”, 15/3/73)
Cámpora no obtuvo el respaldo político de Perón en sus pocos días de gobierno. Ni siquiera lo visitó en la Casa Rosada, como lo hizo con López Rega en el Ministerio de Bienestar Social. La conspiración contra Cámpora ya anidaba desde Puerta de Hierro, con sus reuniones con dirigentes de la ortodoxia peronista, que habían quedado afuera del armado electoral, y luego de su retorno al país, en la casa de la calle Gaspar Campos, donde se gestaría un poder latente dentro del peronismo. Faltaba resolver cómo se iría Cámpora, si con una salida elegante o indecorosa, y para ello Perón eligió la segunda opción. Se sirvió de la matanza de Ezeiza, el 20 de junio, para respaldar a los organizadores –López Rega, coronel Osinde, entre otros– y amenazar al día siguiente “a los que ingenuamente piensan que pueden copar nuestro Movimiento (…), les aconsejo que cesen en sus intentos porque cuando los pueblos agotan su paciencia suelen hacer tronar el escarmiento”.
Ahora, en la visión de Perón, la amenaza de escarmiento no sería para los represores, sino para los que antes apoyaba, la “juventud maravillosa”.
Esta imprevista reconversión pública de Perón desacomodó a Cámpora. Y cuando el Presidente le pidió a Perón su aval para despedir Osinde del Ministerio de Bienestar, y no lo obtuvo, ya no le quedaba margen de acción para gobernar.
No era del estilo de Perón pedirle que la renuncia y la convocatoria a nuevas elecciones; sólo hacía llegar a sus oídos su disgusto por la “situación del país”. Perón dejó que los hechos tomaran su propia dinámica y fuese el propio Cámpora quien, en medio de una reunión de gabinete en el living de Gaspar Campos, subiera a la habitación de Perón y le ofreciera la renuncia, mientras reposaba en una mecedora, convaleciente de un infarto. Camino a su tercer gobierno, la salud de Perón se consumía, pero desde su perspectiva, la consolidación de Cámpora también podría implicar la de Montoneros, que conservaba su autonomía.
La “unidad de acción en la lucha” para el retorno había sido exitosa, pero tras la victoria de marzo se iniciaba una relación nueva, incierta para ambas partes. Pronto emergerían las tensiones. Ya no se sostenía que “Sin Perón no hay pacificación”. No bastaba Perón. Montoneros continuó con sus formas violentas que podía brindarle un mecanismo de guerrilla urbana que no había desactivado: el 5 de abril mató al coronel Héctor Iribarren, jefe de inteligencia del III Cuerpo de Ejército en Córdoba. En un comunicado, explicó las razones: “Con los votos conseguimos el gobierno, pero tanto nosotros como nuestro enemigo sabemos que el poder brota de la boca de un fusil. Por eso, con el mismo fervor con que trabajamos para ganar el gobierno mediante las elecciones, seguimos apoyando nuestras ideas, nuestras organizaciones y nuestras armas en la persecución del enemigo, para impedirle su reorganización y destruirlo”.
No se conoció una reacción pública de Perón. Pero dos semanas después, en las “Instrucciones del Consejo Superior”, dio por terminada la misión del FREJULI, ordenó no modificar las autoridades partidarias, y sobre todo, a través del periodista argentino Emilio Abras, de la agencia EFE, anticipó que con las “Instrucciones…” Perón quería “dar un ‘grito de alarma’ para evitar que a los elementos ‘exitistas” o “arribistas” se infiltren en la estructura peronista e impedir la infiltración en el justicialismo de “elementos disolventes empeñados en entorpecer o hacer naufragar el propósito justicialista de lograr un gobierno de auténtica unidad nacional con participación de todos los sectores políticos patrióticos o populares”. (“Clarín”, 18/4/1973). Diez días después, en un “careo” en Madrid, Perón destituyó a Rodolfo Galimberti de su cargo de Delegado Juvenil, por haber convocado a las “milicias populares”. Galimberti explicaría los alcances a la conducción montonera: “Perón nos bajó a todos”.
En los meses que siguieron, con Cámpora fuera de circulación y Raúl Lastiri como presidente interino, López Rega fue engrosando su guardia armada en el Ministerio de Bienestar Social –ex policías exonerados por crímenes y robos, el primer círculo de la Triple A– y juntó un puñado de jóvenes peronistas –la Juventud Peronista República Argentina (JPRA)– a los que empleó en el Estado para “ganarles la calle” a los montoneros y “defender la doctrina”. El microcine del ministerio fue utilizado como depósito de armas, importadas por contrabando. En agosto de 1973, después de Ezeiza, comenzaron las primeras señales: ametrallamientos, bombas, incendios en unidades básicas de la Tendencia (la izquierda peronista), secuestros, y también algunos militantes muertos en Rosario, San Nicolás y Córdoba. Los “grupos de choque” del sindicalismo también se organizaban: autos, armas y las decisiones sobre posibles “blancos”: delegados de fábricas, militantes barriales.
El enfrentamiento estaba instalado. “En la guerra hay momentos de enfrentamiento, como los que hemos pasado, y momentos de tregua en los que cada fuerza se prepara para el próximo enfrentamiento”, afirmó Firmenich, en una conferencia de prensa, en septiembre.
Perón fue reduciendo la capacidad de maniobra de Montoneros en el nuevo esquema de poder, ahora dominado por la ortodoxia y el sindicalismo, y la fórmula “Perón – Perón”, en la que se cerraban las filas del Movimiento. El justicialismo blindaba la herencia de Perón en la figura de Isabel, en “el peronismo verdadero”.
La intención de Perón de conducir una coalición intrapartidaria –en la que pugnaban proyectos ideológicos contrapuestos– daba señales de fracaso. Perón había agitado las aguas de la violencia contra la dictadura de Lanusse y ahora no podía controlarlas en su propio Movimiento. El clima de enfrentamiento estaba instalado.
Perón advertía que su ala izquierda no tendría espacio en el Movimiento si no se adecuaba a sus directivas. Pero no quería romper con Montoneros: tenía por delante las elecciones del 23 de septiembre de 1973 (ganaría con el 62%). Montoneros, aturdido en la confusión, navegaba en su impotencia política, entre la subordinación y el rechazo a su líder, tampoco quería romper con Perón. Pero, cerrados los canales de comunicación interno, quería llevarle un mensaje: dos días después de su triunfo electoral, mató a José Rucci, su sindicalista más leal, que controlaba el movimiento obrero.
Una semana después, el Consejo Superior Justicialista se declaró en “estado de guerra”. Y esa guerra, desde el Estado, la condujo Perón como presidente.
Las nuevas “Instrucciones” ordenaban: “Deben excluirse de los locales partidarios a todos aquellos que se manifiesten de cualquier modo vinculados al marxismo. En todos los distritos se organizará un sistema de inteligencia al servicio de esta lucha, el que estará vinculado con el organismo central que se creará. Se utilizarán todos los medios de lucha que se consideren eficientes, en cada lugar y oportunidad. Los compañeros peronistas, sin perjuicio de sus funciones específicas, deben ajustarse a los propósitos de esta lucha, haciendo actuar todos los elementos de que dispone el Estado para impedir los planes del enemigo y reprimirlo con todo rigor”.
A partir de entonces, comenzó la purga de funcionarios en municipios, gobernaciones y organismos del Estado, una purga que no admitía matices y contradicciones: el nuevo enemigo eran “los elementos infiltrados”, “los infiltrados marxistas”. Había que detectarlos y depurarlos. “Corresponde a los organismos del Movimiento hacer una limpieza”, aconsejó Perón. (Conferencia de prensa, 8/2/74).
La ley pasó a ser una referencia ambigua. Después del ataque del ERP a un cuartel militar en Azul, en enero de 1974, Perón amenazó con reprimir a la guerrilla en forma ilegal. “A la lucha, y yo soy técnico en esto, no hay nada que hacer más que imponerle y enfrentarla con la lucha. Nosotros, desgraciadamente, tenemos que actuar dentro de la ley, porque si en este momento no tuviéramos que actuar dentro de la ley ya lo habríamos terminado en una semana. Nosotros estamos con las manos atadas dentro de la debilidad de nuestras leyes. Queremos seguir actuando dentro de la ley. Pero si no contamos con la ley, entonces tendremos que salirnos de la ley y sancionar en forma directa, como hacen ellos. Si nosotros no tenemos en cuenta la ley, en una semana se termina todo esto, porque formo una fuerza suficiente, lo voy a buscar a usted y lo mato”.
También prometía el “aniquilamiento cuanto antes del terrorismo criminal” y, para el bien de la República, el exterminio del “reducido número de psicópatas que van quedando”. Perón anticipaba en forma verbal una represión que comenzaba a ejecutarse en forma ilegal desde el Estado. Del mismo modo que no desautorizó la violencia guerrillera frente al coronel Cornicelli tampoco lo haría con los atentados y crímenes de la Triple A durante el gobierno constitucional.
Ese verano del ’74, la consigna de “eliminar al infiltrado” fue asumida por bandas armadas paraestatales, sindicales y agrupaciones de la ortodoxia peronista, como un permiso de impunidad para la acción. El Estado no decía nada. A lo sumo, Perón, cuando se le consultaba por grupos parapoliciales de ultraderecha “que habían volado 25 unidades básicas, que no pertenecen precisamente a la ultraizquierda, y había matado a doce militantes muertos en las últimas dos semanas”, respondía: “Esos asuntos policiales, lo están provocando la ultraizquierda y la ultraderecha; la ultraizquierda que son ustedes (a la periodista) y la ultraderecha que son los otros señores. Arréglensela entre ustedes. El Poder Ejecutivo lo único que puede hacer es detenerlos a ustedes y entregarlos a la Justicia. A ustedes y a los otros”.
Dos días después, a la periodista Ana Guzzetti, –Perón pidió sus datos para iniciarle una causa judicial por su pregunta–, le colocaron una bomba en la casa y fue detenida en Coordinación Federal. A las dos semanas fue liberada. Durante su detención, le escribió una carta al presidente: “General. Usted no ignora mi trayectoria, cuatro veces presa y torturada por luchar, no sólo por la liberación sino también por su retorno. Vi caer compañeros gritando ¡Perón o Muerte! General, mientras usted estaba en Madrid nosotros hicimos la resistencia, pasamos el Plan Conintes, nos tragamos tres dictaduras militares, gestamos los cordobazos, los rosariazos, los tucumanazos, y toda esa lucha, General, no se la vamos a regalar. Nos costó cárcel, torturas, sangre. ¿Qué quiere decirnos? ¿Qué Ramus, Abal Medina, Cambareri, Olmedo, Blajaquis eran infiltrados? Bueno, si usted cree eso lo tendría que haber dicho antes. ¿Se acuerda? Éramos las gloriosas formaciones especiales, los héroes”.
Después de la pregunta, la bomba en su casa, la detención y la carta, a fines de abril de 1974 Guzzetti fue secuestrada “por desconocidos” durante dos semanas. Apareció en un zanjón de la ruta Panamericana, con signos de tortura.
Para entonces, la represión ilegal del Estado había avanzado en su desarrollo con el reingreso del comisario Alberto Villar a la Policía Federal. Fue una decisión presidencial. Perón le pidió que actuara porque “el país lo necesita”. Sabía quién era el comisario Villar porque, durante la dictadura de Lanusse, había reprimido al peronismo. Un día después del regreso de Villar a la Policía Federal apareció la primera lista de “condenados” de la Triple A. Una de sus primeras medidas fue la creación del Departamento de Extranjeros –el embrión del Plan Cóndor– para perseguir a los exiliados de las dictaduras de Chile, Brasil y Uruguay, que luego empezarían a aparecer fusilados en la Argentina, entre tantos cadáveres carbonizados lanzados a la calle.
Fin y principio. Cuando Perón murió el 1 de julio de 1974, de la debilidad de las instituciones devino un vacío de poder que fue agigantado por las Fuerzas Armadas, quienes atizaron más fuego al caos de violencia, y desde marzo de 1976 organizaron un terror más profesionalizado y pulcro, frente a una sociedad que, también vaciada de responsabilidad civil, prefirió cerrar los ojos para no ver más nada. En 1983, un pacto político por la “unidad nacional” del gobierno de Raúl Alfonsín e Isabel Perón, para no generar un clima de tensión que amenazara la estabilidad democrática, se propuso olvidar la represión ilegal entre 1973-1976 para preservar al Partido Justicialista.
Después, en la revisión posdictadura de aquellos años, la historia oficial, la hipocresía política y la necesidad de buscar alguna explicación a tanto terror y tanta muerte, la culpa empezó a centralizarse en la figura de José López Rega y su cerrado círculo de policías, gestores originales, pero no únicos, de la Triple A, que actuaban con el aval del Estado. El peronismo, en cualquiera de sus variantes, trató de desligar a Perón e incluso a su esposa, de sus responsabilidades políticas sobre crímenes que luego la Justicia Federal definiría como “de lesa humanidad”. Prefirieron imaginar a un Perón ausente en los últimos meses de su vida, a una sucesora inexperta dominada por un “brujo” que había ingresado a la intimidad del poder por afuera de las estructuras del Movimiento, y de ese modo dejar en el olvido las complicidades y alianzas que Perón y López Rega cosecharon en el justicialismo para la campaña desde el Estado de la “eliminación del infiltrado”, que luego los militares ampliaron y continuaron a su modo, para “eliminar la subversión”.
*Historiador (UBA) y periodista. Autor de “Los 70. Una historia violenta”.