jueves, 13 de abril de 2017

SGM: Hitler vivía drogado

Hitler fue inyectado rutinariamente con cocaína, metanfetamina y opiáceos
Por Eric Spitznagel - The New York Post
Hitler fue inyectado rutinariamente con cocaína, metanfetamina y opiáceos


Adolf Hitler es recibido por los partidarios en Nuremberg en 1933. Getty Images

Cuando pensamos en Adolf Hitler, tendemos a imaginarlo como el dictador furioso, que incita a la gente. Pero "Blitzed: Drogas en el Tercer Reich" pinta un cuadro muy diferente, uno de un adicto completo que apenas podía presentarse a reuniones militares sin sus inyecciones regulares de cocaína, metanfetamina y opiáceos. En una de las escenas más desgarradoras del libro, el autor Norman Ohler describe cómo "las venas de Hitler estaban tan destrozadas" a finales de 1944 que incluso su médico personal "difícilmente podía penetrarlas".

Cuando finalmente logró romper la piel, "en realidad hizo un crujido de ruido."


Algunas de las mejores historias se leen como escenas de una comedia de la película de la deshuesadora. Cuando Hitler visita su casa de montaña de vacaciones en Obersalzberg - "su nube congelada-cuco-tierra", escribe Ohler - él pasa su tiempo libre viendo cuervos y realizando "su uso de imitaciones de los sonidos producidos por las diferentes ametralladoras utilizadas en la Segunda Guerra Mundial . "Ohler deja que la escena visual se juega en tu cabeza y luego ofrece," Ya sea que lo hizo tan alto o no, no podemos decir. "

Hitler estaba lejos de ser el único adicto nazi. De acuerdo con Ohler, que estudió cientos de archivos federales alemanes, gran parte de la Alemania nazi - tanto soldados como civiles - estaba en lo alto de Pervitin, una forma de píldora de metanfetamina que prometió "integrar shirkers, malingerers, derrotistas y whiners". Por una fábrica de fármacos de Berlín, rápidamente atrapó con el público en general. Ayudó a las secretarias a escribir más rápido. Los bomberos lo usaron para sentirse más heroico, y las madres jóvenes tomaron las píldoras para protegerse de los azules bebés. Se convirtió, Ohler escribe, "tanto de un accesorio como una taza de café."

La droga pronto se notó por el ejército alemán, que ordenó 35 millones de dosis de Pervitin para los soldados que avanzaban en Francia en 1940.

Con efectos como fuertes sentimientos de invencibilidad y poder, y la capacidad de ir semanas sin dormir, ayudó a inspirar el "indomable espíritu de lucha aria" que a Hitler le gustaba presumir.

Entre el otoño de 1941 y la segunda mitad de 1944, Hitler apenas disfrutó de un día sobrio.
Esos efectos son la misma razón por la que Hitler fue personalmente atraído por Pervitin, entre otras drogas, pero sus dependencias de drogas no ocurrieron de la noche a la mañana. Comenzó en 1941 con inyecciones de esteroides y hormonas animales - tanto por ser vegetariano - para ayudar con su disminución de energía y problemas digestivos. Pero a medida que la guerra se tornaba más estresante y la victoria menos segura, necesitaba una patada más grande. Estaba perdiendo el carisma y la inquebrantable confianza en sí mismo que lo convertía en un líder tan poderoso.

El médico personal de Hitler, Theodor Morell, era un chiquillo extraño de hombre que llevaba un "uniforme de fantasía basado en sus propios diseños", parpadeaba en las direcciones equivocadas (sus párpados cerrados desde abajo) y estaba dispuesto a inyectar casi cualquier cosa Las venas de Hitler si el Fuhrer le sonreía.

Morell poco a poco comenzó a añadir ingredientes a sus inyecciones diarias - Hitler obtuvo su primer sabor de oxycodone antes de una gran reunión con Benito Mussolini - y Hitler eventualmente comenzó a depender de la "sensación (s) que correspondía tan perfectamente a su propia imagen de grandeza - Y esa realidad ya no se suministra ", escribe Ohler.


Hitler probó oxicodona por primera vez antes de una gran reunión con Benito Mussolini.Getty Images

Una de las historias más memorables de "Blitzed" no tiene nada que ver con las parcelas militares para la dominación del mundo. Es sólo otro romance sobre un hombre y una mujer y su entusiasmo compartido por los opiáceos. Eva Braun insistió en seguir a la droga de Hitler para droga, para estar "en la misma longitud de onda que su amante," que aparentemente condujo a una cierta intimidad unhinged. Después de regresar de "noches de citas" en Obersalzberg, Hitler rechazó los exámenes físicos de su médico para que no viera las "heridas en su cuerpo por el comportamiento sexual agresivo de Eva", escribe Ohler.


Eva Braun insistió en tomar las mismas drogas que Hitler, para estar "en la misma longitud de onda que su amante". Getty Images

A medida que pasaban los años, Hitler descendió más hacia sí mismo y su adicción, dice el libro.

"En su aislamiento, todo el placer y la energía recibidos previamente de la atención de una muchedumbre que animaba tenía que ser substituido por los productos químicos," Ohler escribe. "Entre el otoño de 1941, cuando empezó a recibir inyecciones de hormonas y esteroides, y la segunda mitad de 1944, Hitler apenas disfrutó de un día sobrio".

Al menos hasta que no tuvo otra opción. Aunque se cree ampliamente que Hitler sufría de la enfermedad de Parkinson durante los últimos días de su vida, Ohler especula que estaba sufriendo los síntomas de la abstinencia. Le guste o no, Hitler fue finalmente obligado a ir frío Turquía.

miércoles, 12 de abril de 2017

Guerra de Vietnam: Metanfetaminas en las tropas americanas

Las drogas que construyeron un super soldado
Durante la Guerra de Vietnam, el ejército de los Estados Unidos envió a sus soldados con velocidad, esteroides y analgésicos para ayudarles a manejar el combate extendido




LUKASZ KAMIENSKI | The Atlantic

Algunos historiadores llaman a Vietnam la "última guerra moderna", otros la "primera guerra posmoderna". De cualquier manera, era irregular: Vietnam no era una guerra convencional con las líneas de frente, el enemigo movilizando sus fuerzas para un ataque o un territorio para Ser conquistado y ocupado. En cambio, se trataba de un conflicto sin forma en el que los principios estratégicos y tácticos anteriores no se aplicaban. Los Vietcong luchaban de una manera inesperada, sorprendente y engañosa para negar las fortalezas de los estadounidenses y explotar sus debilidades, convirtiendo a la Guerra de Vietnam en el mejor ejemplo de guerra asimétrica del siglo XX.

El conflicto era distinto de otra manera también-con el tiempo, llegó a ser conocida como la primera "guerra farmacológica", llamada así porque el nivel de consumo de sustancias psicoactivas por el personal militar era sin precedentes en la historia de Estados Unidos. El filósofo británico Nick Land describió acertadamente la Guerra de Vietnam como "un punto decisivo de intersección entre la farmacología y la tecnología de la violencia".

Desde la Segunda Guerra Mundial, poca investigación había determinado si la anfetamina tuvo un impacto positivo en el desempeño de los soldados, pero el ejército estadounidense suministró rápidamente a sus tropas en Vietnam con rapidez. Las "píldoras Pep" se distribuían generalmente a los hombres que salían para misiones de reconocimiento de largo alcance y emboscadas. La instrucción estándar del ejército (20 miligramos de dextroanfetamina durante 48 horas de preparación para el combate) rara vez fue seguida; Las dosis de la anfetamina fueron publicadas, como un veterano lo puso, "como los caramelos," sin la atención dada a la dosis recomendada oa la frecuencia de la administración. En 1971, un informe del Comité Selecto de la Cámara sobre el Delito reveló que entre 1966 y 1969 las fuerzas armadas habían utilizado 225 millones de tabletas de estimulantes, en su mayoría Dexedrina (dextroanfetamina), un derivado de la anfetamina casi dos veces más fuerte que la Benzedrina usada en la segunda Guerra Mundial. El consumo anual de Dexedrine por persona fue de 21,1 pastillas en la armada, 17,5 en la fuerza aérea, y 13,8 en el ejército.

"Teníamos las mejores anfetaminas disponibles y eran suministradas por el gobierno de Estados Unidos", dijo Elton Manzione, miembro de un pelotón de reconocimiento de largo alcance (o Lurp). Recordó una descripción que había oído de un comando naval, quien dijo que las drogas "te daban una sensación de bravuconería y te mantenían despierta. Cada vista y sonido se intensificó. Soldados en unidades que se infiltraron en Laos para una misión de cuatro días recibieron un kit médico que contenía, entre otros artículos, 12 tabletas de Darvon (un analgésico suave), 24 comprimidos de Codeína (un analgésico opioide), y seis píldoras de Dexedrine. Antes de partir para una larga y exigente expedición, los miembros de las unidades especiales también recibieron inyecciones de esteroides.

La anfetamina, como muchos veteranos afirmó, aumentó la agresión, así como la alerta.
Las investigaciones han descubierto que el 3,2 por ciento de los soldados que llegaban a Vietnam eran pesados ​​usuarios de anfetaminas; Sin embargo, después de un año de despliegue, esta tasa subió a 5,2 por ciento. En resumen, la administración de estimulantes por parte de los militares contribuyó a la propagación de hábitos de drogas que a veces tuvo consecuencias trágicas, porque la anfetamina, como muchos veteranos afirmaban, aumentaba la agresión y la vigilancia. Algunos recordaron que cuando el efecto de la velocidad se desvaneció, estaban tan irritados que sentían como disparar a "niños en las calles".

Algunos historiadores llaman a Vietnam la "última guerra moderna", otros la "primera guerra posmoderna". De cualquier manera, era irregular: Vietnam no era una guerra convencional con las líneas de frente, el enemigo movilizando sus fuerzas para un ataque o un territorio para Ser conquistado y ocupado. En cambio, se trataba de un conflicto sin forma en el que los principios estratégicos y tácticos anteriores no se aplicaban. Los Vietcong luchaban de una manera inesperada, sorprendente y engañosa para negar las fortalezas de los estadounidenses y explotar sus debilidades, convirtiendo a la Guerra de Vietnam en el mejor ejemplo de guerra asimétrica del siglo XX.

El conflicto era distinto de otra manera también-con el tiempo, llegó a ser conocida como la primera "guerra farmacológica", llamada así porque el nivel de consumo de sustancias psicoactivas por el personal militar era sin precedentes en la historia de Estados Unidos. El filósofo británico Nick Land describió acertadamente la Guerra de Vietnam como "un punto decisivo de intersección entre la farmacología y la tecnología de la violencia".

Desde la Segunda Guerra Mundial, poca investigación había determinado si la anfetamina tuvo un impacto positivo en el desempeño de los soldados, pero el ejército estadounidense suministró rápidamente a sus tropas en Vietnam con rapidez. Las "píldoras Pep" se distribuían generalmente a los hombres que salían para misiones de reconocimiento de largo alcance y emboscadas. La instrucción estándar del ejército (20 miligramos de dextroanfetamina durante 48 horas de preparación para el combate) rara vez fue seguida; Las dosis de la anfetamina fueron publicadas, como un veterano lo puso, "como los caramelos," sin la atención dada a la dosis recomendada oa la frecuencia de la administración. En 1971, un informe del Comité Selecto de la Cámara sobre el Delito reveló que entre 1966 y 1969 las fuerzas armadas habían utilizado 225 millones de tabletas de estimulantes, en su mayoría Dexedrina (dextroanfetamina), un derivado de la anfetamina casi dos veces más fuerte que la Benzedrina usada en la segunda Guerra Mundial. El consumo anual de Dexedrine por persona fue de 21,1 pastillas en la armada, 17,5 en la fuerza aérea, y 13,8 en el ejército.

"Teníamos las mejores anfetaminas disponibles y eran suministradas por el gobierno de Estados Unidos", dijo Elton Manzione, miembro de un pelotón de reconocimiento de largo alcance (o Lurp). Recordó una descripción que había oído de un comando naval, quien dijo que las drogas "te daban una sensación de bravuconería y te mantenían despierta. Cada vista y sonido se intensificó. Soldados en unidades que se infiltraron en Laos para una misión de cuatro días recibieron un kit médico que contenía, entre otros artículos, 12 tabletas de Darvon (un analgésico suave), 24 comprimidos de Codeína (un analgésico opioide), y seis píldoras de Dexedrine. Antes de partir para una larga y exigente expedición, los miembros de las unidades especiales también recibieron inyecciones de esteroides.

La anfetamina, como muchos veteranos afirmaron, aumentaba la agresión, así como el estado de alerta.
Las investigaciones han descubierto que el 3,2 por ciento de los soldados que llegaban a Vietnam eran pesados ​​usuarios de anfetaminas; Sin embargo, después de un año de despliegue, esta tasa subía a 5,2 por ciento. En resumen, la administración de estimulantes por parte de los militares contribuyó a la propagación de hábitos de drogas que a veces tuvo consecuencias trágicas, porque la anfetamina, como muchos veteranos afirmaban, aumentaba la agresión y la vigilancia. Algunos recordaron que cuando el efecto de la velocidad se desvaneció, estaban tan irritados que sentían como disparar a "niños en las calles".

Las sustancias psicoactivas fueron emitidas no sólo para impulsar a los combatientes, sino también para reducir los efectos nocivos del combate en su psiquis. Con el fin de prevenir las interrupciones mentales de los soldados del estrés de combate, el Departamento de Defensa empleó sedantes y neurolépticos. En general, escribe David Grossman en su libro On Killing, Vietnam fue "la primera guerra en la que las fuerzas de la farmacología moderna fueron dirigidas a capacitar al soldado del campo de batalla". Por primera vez en la historia militar, la prescripción de fármacos antipsicóticos potentes como Clorpromazina, fabricado por GlaxoSmithKline bajo la marca Thorazine, se convirtió en rutina. El uso masivo de la psicofarmacología y el despliegue de un gran número de psiquiatras militares ayudan a explicar la tasa sin precedentes de trauma de combate registrada en tiempos de guerra: Mientras que la tasa de colapsos mentales entre soldados estadounidenses fue de 10 por ciento durante la Segunda Guerra Mundial (101 casos por 1.000 Tropas) y 4 por ciento en la Guerra de Corea (37 casos por 1.000 soldados), en Vietnam cayó a sólo el 1 por ciento (12 casos por cada mil soldados).

Este resultado, sin embargo, fue miope. Al limitarse a aliviar los síntomas de los soldados, los medicamentos antipsicóticos y los narcóticos trajeron alivio inmediato pero temporal. Los fármacos que se toman sin una psicoterapia adecuada sólo atenúan, suprimen o congelan los problemas que permanecen profundamente arraigados en la psique. Años más tarde, esos problemas pueden explotar inesperadamente con fuerza multiplicada.

Los intoxicantes no eliminan las causas del estrés.
Los intoxicantes no eliminaban las causas del estrés. En su lugar, observa Grossman, "lo que hace la insulina para un diabético: tratan los síntomas, pero la enfermedad sigue ahí". Esa es precisamente la razón por la cual, en comparación con las guerras anteriores, muy pocos soldados en Vietnam requerían evacuación médica debido al combate- Rupturas de estrés. De la misma manera, sin embargo, las fuerzas armadas contribuyeron al estallido sin precedentes de PTSD entre los veteranos en las secuelas del conflicto. Esto se debió, en gran medida, al uso imprudente de fármacos y fármacos. El número exacto de veteranos de Vietnam que sufrían de PTSD sigue siendo desconocido, pero las estimaciones oscilan entre 400.000 y 1,5 millones. Según el Estudio Nacional de Reajuste de Veteranos de Vietnam publicado en 1990, hasta 15.2 por ciento de los soldados que experimentaron el combate en el Sudeste Asiático sufrieron de PTSD.

En su libro Flashback, Penny Coleman cita a un psicólogo militar que dice que si se administran drogas mientras se sigue experimentando el estresor, arrestarán o sustituirán el desarrollo de mecanismos eficaces de afrontamiento, lo que resultará en un aumento del trauma a largo plazo de la estrés. Lo que sucedió en Vietnam es el equivalente moral de dar a un soldado un anestésico local para una herida de bala y luego enviarlo de nuevo al combate.

martes, 11 de abril de 2017

SGM: Desertores olvidados del Tercer Reich

Los desertores de la Segunda Guerra Mundial se disgustan cuando la exposición se centra en Alemania Oriental
Una exhibición de la justicia militar en Torgau ha atraído la indignación para dedicar más espacio a las víctimas de la dictadura comunista que el régimen nazi. Los desertores alemanes de la Segunda Guerra Mundial han sido a menudo las víctimas olvidadas de los nazis.
DW


Una exposición sobre la injusticia en las dictaduras alemanas está bajo fuego por sub-representar a las víctimas del sistema de justicia militar nazi a favor de las víctimas del régimen comunista alemán oriental.

La exposición se encuentra en un castillo de Torgau, al este de Alemania, donde el ejército alemán, llamado entonces Wehrmacht, trasladó su tribunal principal en 1943 y donde mantuvo la mayor prisión militar del país en Fort Zinna. Miles de desertores alemanes y otras víctimas fueron sentenciados, encarcelados y ejecutados allí durante la guerra, ya menudo llevaban décadas para que sus antecedentes penales fueran eliminados.
Después de la Segunda Guerra Mundial, Torgau era casero a un tribunal militar soviético así como a los campos de prisioneros usados ​​por la policía secreta soviética hasta 1949, cuando fue asumido el control por la policía popular del este alemán.
Dos tercios del espacio de la exposición está dedicado a la opresión comunista de la posguerra, mientras que sólo un tercio cuenta la historia de la brutal justicia militar del régimen nazi.
De acuerdo con la sociedad alemana de las víctimas de la justicia militar nazi, eso significa que la exposición no sólo omite aspectos importantes de la historia, sino que también renega de un acuerdo hecho con la fundación conmemorativa estatal de Sajonia, que prometió que la exposición se centrará en el período nazi , Y viola la política del gobierno federal para recordar a esas víctimas.

Distorsión de la historia

"La judicatura militar nazi dictó 30.000 sentencias de muerte durante la Segunda Guerra Mundial, de las cuales más de 20.000 fueron llevadas a cabo", dijo Rolf Surmann de la sociedad de víctimas de la justicia militar de la Nación. "Era un poder judicial excepcionalmente cruel, pero algunas partes de la exposición no se presentan, como los retratos de los ciudadanos luxemburgueses que fueron reclutados a la Wehrmacht, se negaron a servir y fueron fusilados en Torgau".
La injusticia continuó después de la guerra. Unos cuantos libros de historia han sido escritos sobre cómo la judicatura de la posguerra, tanto en Alemania Oriental como en Alemania Occidental, falló en perseguir crímenes del Holocausto y protegió a ex jueces nazis que habían perseguido a opositores al régimen nazi. Todo este aspecto de la historia, dijo Surmann, también ha sido borrado de la exposición.
En 2004, las organizaciones que representaban a las víctimas del régimen nazi (incluido el Consejo Central de Judíos en Alemania) retiraron su cooperación con Sajonia por razones de estado Leyes que conmemoraban en pie de igualdad a todas las víctimas de las dictaduras alemanas.
Esto fue resuelto con un acuerdo en 2011, pero la asociación dice que la nueva exposición muestra que la fundación de Sajonia no está logrando mantener su fin del acuerdo. "El concepto nunca fue realizado, ese es el problema básico", dijo Surmann a DW.
"Esto es inaceptable - tememos que cuando se presente una exposición adecuada, ninguna de las víctimas que representamos siga viva", dijo Surmann.


Jan Korte condenó al gobierno alemán por permitir a Sajonia determinar cómo se enmarcó la exposición

Desertores de la Wehrmacht

Los desertores de la Segunda Guerra Mundial de Alemania han enfrentado tradicionalmente prejuicios significativos entre las víctimas de Adolf Hitler. "Las víctimas de la judicatura militar nazi han tenido dificultades a menudo en toda Alemania, no sólo en Sajonia", dijo Jost Rebentisch, director de la asociación nacional para todas las víctimas del nacionalsocialismo. "Su rehabilitación es una historia muy triste, que duró hasta finales de los 90, e incluso entonces sólo se encontró con una resistencia considerable.Para muchos en los círculos conservadores, los desertores de la Wehrmacht siguen siendo traidores. ver."
"Es justo e importante que el concepto conmemorativo del gobierno alemán vea a Torgau como central para recordar a este grupo de víctimas", dijo Rebentisch a DW. El hecho de que esto no se haya hecho realmente es triste, a menudo Torgau está asociado con el tribunal militar nazi, por lo que el monumento allí tiene que centrarse en eso ".
Algunos políticos alemanes, por su parte, han criticado al gobierno por permitir que Sajonia se salga con su propia política conmemorativa y el suministro de fondos federales sin exigir ningún cambio en la exposición. "El hecho de que en el centro de la justicia militar nacionalsocialista todavía no hay una exposición digna sobre la función de la justicia militar de la NN, sus víctimas y la lucha de sus víctimas por la rehabilitación después del final de la Segunda Guerra Mundial es escandalosa", dijo Jan Korte, diputado líder parlamentario del partido de izquierda.
"El gobierno federal podría haber utilizado sus muchas posibilidades de control dentro de la fundación de memoria de Sajonia años atrás", dijo Korte a DW en un correo electrónico. "A través de su inactividad, el gobierno está protegiendo la escandalosa posición de la fundación hacia las víctimas de la justicia militar de la N".

lunes, 10 de abril de 2017

Araucanos viven estafando en la Patagonia

Novedades mapuches en la Patagonia
Aquí no hay nadie originario, no hay otra bandera que la de Belgrano y, desde Roca en adelante, nadie cobra peaje ni exige tributos salvo la propia nación
Por Rolando Hanglin | Infobae




El empresario hotelero Gustavo Fernández Capiet envió una carta pública al secretario de Turismo local, Esteban Bosch, y al intendente del Parque Nacional Lanín, Horacio Peloso, con algunas reflexiones sobre el creciente problema mapuche. Sostiene que ha llegado la hora de poner límites.

"Esta comunidad originaria quiere tomar cada vez más espacio público para uso propio al amparo de supuestos derechos ancestrales, que en lo personal creo que corresponderían a los tehuelches". "En esta cultura parece que no valen el trabajo y el esfuerzo, aunque hay excepciones. Tienen miles de hectáreas, y no producen más que lo mínimo. Pero en verdad podrían ser proveedores de determinadas frutas y hortalizas de toda la provincia, y sus derivados con valor agregado como dulces, conservas, salsas, etcétera. Ganadería ovina y bovina: podrían producir mucha carne y derivados como leches y quesos. De turismo, ni hablar: sea con cabalgatas, servicios de gastronomía típica, trekking, camping, cultura, guías reconocidos de montaña, etcétera, pero pensando en dar servicio y no en sacar plata por sólo por sus derechos ancestrales".

"Cobran por entrar a la islita, no por algún servicio sino solo por 'pisar su propiedad' cuando la islita y sus playas son un espacio público". "Cobran acceso al Parque Lanín gracias al comanejo, o mejor dicho al des-manejo, y no sólo en el muelle, afectando a una excursión emblemática del destino, sino que lo hacen al llegar a la villa, que se supone que sería un barrio abierto, al que se llega por un camino público y no propiedad de ellos, mantenido por la provincia y no por ellos".

"Cobran por entrar a la cascada de Quila Quina, donde parece que no hay franja de ribera. Si fueran estancieros, los acusarían de violar la Constitución y como mil leyes, por terratenientes y usurpadores del espacio público. Nótese que el acceso a la cascada nunca se aleja de los 15 metros del río, pero no reparan la baranda. Hemos tenido víctimas fatales allí, ya que ninguno acompaña a los visitantes ni por prevención ni para explicar nada, ni siquiera para tener limpio el lugar. Que generalmente es una mugre, como el puesto que tienen a la entrada. Lo sé porque paso y lo veo regularmente".

"Uno va al mirador Arrayán y te roban ahí arriba mismo. Todos saben quiénes son. Desde nuestro hotel no recomendamos más ir allí, pero sí a la casa de té. El Mirador del Centenario, por falta de mantenimiento y de acción nuestra, está cerrado e inaccesible".

"Si se intenta organizar una carrera que pase por 'su territorio' y no les pagás a ellos, no se hace, y siempre se exceden en el cobro, pero Parques los cobija, porque si no les llevás el pago de ellos, no te autorizan la carrera".

"¿Querés madera? Ellos te la venden: la marcan como leña y la venden como madera. Pregunten a varios de los comerciantes que les compran… después hacen un escándalo en Villa la Angostura, por 50 lengas que tiraron para un circuito de cross, y que entiendo que fueron reemplazadas por muchas más que se plantaron. Allí se hicieron tres carreras en tres años, no se corre todos los domingos, y metieron en la villa 15 mil, 20 mil y 28 mil espectadores, y fue elegido dos veces el mejor de todos los circuitos del campeonato. Como yo estaba allí, aseguro que, de toda la gastronomía en oferta, la mitad era 'legal' y la otra mitad era de ellos a través de clubes, cooperadoras y demás. Los vi: serían unos cien trabajando y diez, quince protestando por la deforestación. En Manzano Brujo, en cualquier momento empiezan a poner obstáculos peores".

"Cobran un canon por la concesión de Chapelco. Sin embargo, en su momento se opusieron a la construcción de suficiente reservorio de agua para los cañones, crearon un negocio de dudosa legitimidad en la base y, ante cualquier reclamo, apelan al corte de ruta como medida de extorsión, perjudicando a turistas que nada tienen que ver con la problemática".

"Les dieron el espacio en la plaza para que pusieran la bandera como si estuviéramos en otro país. En el fondo, es lo que persiguen. Ya lo han proclamado".

Algunas aclaraciones históricas sobre el asunto. En toda la correspondencia de Calfucurá, desde 1833, no se habla jamás de mapuches. Se habla de "chilenos". Son los araucanos que cruzaron la Cordillera de los Andes desde la Capitanía General de Chile, formando al principio dos grupos aislados: los vorogas (de Vorohué, Chile) y los ranqueles o ranculches.

En 1831, Calfucurá cruza la Cordillera y pasa a degüello a los jefes vorogas Alon, Rondeado, Meilín y otros. La población se incorpora aterrorizada a las huestes del chileno y lo mismo van haciendo los pobladores tehuelches de la Pampa, Córdoba, Mendoza, Patagonia, Buenos Aires, San Luis. Ellos sí eran aborígenes argentinos y han sufrido infinidad de abusos a manos de los conquistadores españoles y, después de 1810, de los argentinos. Mientras tanto, fueron absorbidos por los jefes chilenos. Predominó la magnífica y expresiva lengua araucana. Ya no quedan en nuestro país tehuelche-parlantes. Uno de los últimos fue el antropólogo argentino Rodolfo Casamiquela, que ha explicado muy bien la diferencia (hoy convenientemente confundida) entre tehuelches argentinos y araucanos chilenos. Estos últimos abandonaron sus rucas de piedra y adoptaron el toldo o paravientos de cuero, propio de los tehuelches nómades. Del hombre blanco tomaron el caballo, la vaca (elemento de comercio) y las mujeres, que raptaban en gran cantidad. Por eso los que hoy se presentan como aborígenes tienen generalmente la piel y los ojos claros. Son descendientes de caciques.

Es cierto que en las "raciones" que repartían los gobiernos de Juan Manuel de Rosas, Justo José de Urquiza y otros (para frenar los malones en una vergonzosa extorsión) abundaban el aguardiente, las botas, los aperos, el tabaco, la yerba, el vino, los acordeones, los ponchos ingleses, los pañuelos, la harina, el azúcar. ¡De todo menos una pala o un arado!

Aquellos hombres de Calfucurá no eran argentinos y mucho menos originarios. Sus descendientes sí lo son, igual que los descendientes de genoveses, asturianos o bearneses. Ciudadanos argentinos. Aquí no hay nadie originario, no hay otra bandera que la de Belgrano y, desde Roca en adelante, nadie cobra peaje ni exige tributos salvo la propia nación.

Cabe resaltar que el año 1810 es primordial: la lucha entre chilenos y realistas contó con la participación de los araucanos, casi siempre a favor de los españoles porque España había tenido que reconocerles un territorio propio, entre los ríos Maule y Bío-Bío, hecho único en la historia de los imperios. Por lo tanto, al caducar el dominio español, los araucanos chilenos buscaron en La Pampa, San Luis, Córdoba, Mendoza, Buenos Aires, un vasto territorio donde se podía cazar (vacas ajenas) y cautivar lindas mujeres rubias, también ajenas.

El autor de este artículo es partidario de que se mantenga impoluta y sin manchas la estatua del gran presidente argentino Julio Roca, y también de que se enseñe el lenguaje mapudungún en las escuelas de Pampa y Patagonia, se celebre el Año Nuevo Pampa el 24 de junio y se estudie la vida de los grandes caciques en nuestra escuela, incluyendo a Pincén, Catriel, Calfucurá y su hijo también chileno Namuncurá. Porque todos ellos contribuyeron a formar nuestra nación en tiempos salvajes, tanto como Juan Lavalle y Manuel Dorrego. Son parte entrañable de la historia.

sábado, 8 de abril de 2017

USA: JFK vs las FFAA

JFK contra los militares
El presidente Kennedy se enfrentó a un enemigo más implacable que Jruschov, justo al otro lado del Potomac: los jefes militares belicosos defendieron el despliegue de armas nucleares y siguieron presionando para invadir Cuba. Un historiador de la presidencia revela que el éxito de Kennedy en defenderlos pudo haber sido su victoria más consecuente.


En 1962, el presidente Kennedy mira bombarderos B-52 en FLorida mientras sus pilotos demuestran su disposición para la guerra. El general Curtis LeMay, jefe de estado mayor de la Fuerza Aérea y antagonista frecuente de JFK, mira por encima del hombro. Associated Press

ROBERT DALLEK - The Atlantic

Todos los hombres alistados sueñan con él: jalando el rango en el más alto de los militares. El heroísmo de John F. Kennedy, teniente de grado junior, en el Pacífico Sur después de que su PT-109 fue hundido en 1943 le facilitó, 17 años más tarde, ser elegido comandante en jefe de la nación. En la Casa Blanca, luchó -y derrotó- a sus más decididos enemigos militares, al otro lado del Potomac: los miembros del Estado Mayor Conjunto del Pentágono. "Aquí había un presidente que no tenía ninguna experiencia militar en absoluto, una especie de patrón de barco de patrulla en la Segunda Guerra Mundial", dijo el presidente de los jefes conjuntos, Lyman Lemnitzer, sobre Kennedy. El respeto mutuo, desde el principio, era escaso.

En comparación, Nikita Khrushchev fue un obstáculo, al menos durante los acontecimientos que trajeron los logros más notables del presidente Kennedy. Al persuadir al líder soviético de retirar los misiles de la Cuba de Fidel Castro y acordar la prohibición de los ensayos nucleares en la atmósfera, bajo el agua y en el espacio ultraterrestre, Kennedy evitó una guerra nuclear y mantuvo radiactivas precipitaciones del aire y los océanos. País por su eficacia como gerente de crisis y negociador. Pero menos reconocido es cuánto de ambos acuerdos descansa en la capacidad de Kennedy para controlar y eludir a sus propios jefes militares.

Desde el comienzo de su presidencia, Kennedy temía que los actores del Pentágono reaccionaran exageradamente a las provocaciones soviéticas y llevaran al país a un desastroso conflicto nuclear. Los soviéticos podrían haber estado satisfechos -o, comprensiblemente, asustados- de saber que Kennedy desconfiaba del establishment militar de Estados Unidos casi tanto como ellos.

Los Jefes de Estado Mayor Conjunto rechazaron las dudas del nuevo presidente. Lemnitzer no hizo ningún secreto de su incomodidad con un presidente de 43 años de edad, que sentía que no podía estar a la altura de Dwight D. Eisenhower, el ex general de cinco estrellas Kennedy había tenido éxito. Lemnitzer era un graduado de West Point que había ascendido en las filas del personal de la Segunda Guerra Mundial de Eisenhower y ayudó a planificar las exitosas invasiones del norte de África y Sicilia. El general de 61 años, poco conocido fuera de los círculos militares, tenía 6 pies de alto y pesaba 200 libras, con un marco de bearlike, voz en auge y profunda, risa contagiosa. La pasión de Lemnitzer por el golf y su capacidad para conducir una pelota de 250 yardas por un fairway le hicieron querer a Eisenhower. Más importante aún, compartió el talento de su mentor para maniobrar a través de la política del Ejército y Washington. Igual que Ike, no era un librero ni se sentía especialmente atraído por la gran estrategia o por el pensamiento de grandes figuras; era un tipo de generalista que hacía suya la gestión de los problemas del día a día.

Para Kennedy, Lemnitzer encarnaba el antiguo pensamiento militar sobre las armas nucleares. El presidente pensó que una guerra nuclear traería destrucción mutuamente asegurada -enloquecida, en la taquigrafía del día- mientras que los jefes conjuntos creían que los Estados Unidos podían luchar contra tal conflicto y ganar. Al sentir el escepticismo de Kennedy sobre las armas nucleares, Lemnitzer cuestionó las cualificaciones del nuevo presidente para manejar la defensa del país. Desde la salida de Eisenhower, lamentó en taquigrafía, ya no era "un Pres con mil exp disponibles para guiar a JCS". Cuando el general de cuatro estrellas presentó al ex capitán una información detallada sobre los procedimientos de emergencia para responder a una amenaza militar extranjera, Kennedy parecía preocupado por posiblemente tener que tomar una "decisión instantánea" sobre si lanzar una respuesta nuclear a una primera huelga soviética, por cuenta de Lemnitzer. Esto reforzó la creencia del general de que Kennedy no comprendía suficientemente los desafíos que tenía delante.

El Almirante Arleigh Burke, el jefe de operaciones navales de 59 años de edad, compartió las dudas de Lemnitzer. Un graduado de Annapolis con 37 años de servicio, Burke era un halcón anti-soviético que creía que los oficiales militares de los EEUU necesitaban intimidar a Moscú con la retórica amenazante. Esto representó un problema temprano para Kennedy, ya que Burke "empujó sus puntos de vista en blanco y negro de los asuntos internacionales con la persistencia naval del farol", escribió más tarde el asistente e historiador de Kennedy, Arthur M. Schlesinger Jr.. Kennedy apenas se había instalado en la Oficina Oval cuando Burke planeó asaltar públicamente "la Unión Soviética desde el infierno a desayunar", según Arthur Sylvester, un oficial de prensa del Pentágono designado por Kennedy, quien llevó el texto propuesto a la atención del presidente. Kennedy ordenó al almirante que retrocediera y requirió a todos los oficiales militares en servicio activo para limpiar cualquier discurso público con la Casa Blanca. Kennedy no quería que los oficiales pensaran que podían hablar o actuar como quisieran.

La mayor preocupación de Kennedy con respecto al ejército no eran las personalidades involucradas, sino la libertad de los comandantes de campo de lanzar armas nucleares sin permiso explícito del comandante en jefe. Diez días después de convertirse en presidente, Kennedy aprendió de su consejero de seguridad nacional, McGeorge Bundy, que "un comandante subordinado ante una acción militar rusa sustancial podría iniciar el holocausto termonuclear por iniciativa propia". Como Roswell L. Gilpatric, Secretario de la ONU, recordó que "nos horrorizamos cada vez más por el poco control que el presidente tenía sobre el uso de este gran arsenal de armas nucleares". Para contrarrestar la disposición de los militares a usar armas nucleares contra los comunistas, Kennedy empujó al Pentágono para que sustituyera a Eisenhower Estrategia de "represalias masivas" con lo que él llamó "respuesta flexible" -una estrategia de fuerza calibrada que su asesor militar de la Casa Blanca, el general Maxwell Taylor, había descrito en un libro de 1959, The Uncertain Trompeta. Pero el bronce resistió. El estancamiento en la Guerra de Corea había frustrado a los jefes militares y los había dejado inclinados a usar bombas atómicas para asegurar la victoria, como había propuesto el general Douglas MacArthur. Consideraban a Kennedy tan renuente a poner la ventaja nuclear de la nación para utilizar y así resistieron cederle el control exclusivo sobre decisiones sobre una primera huelga.

El comandante de la OTAN, el general Lauris Norstad, y dos generales de la Fuerza Aérea, Curtis LeMay y Thomas Power, se oponían obstinadamente a las directivas de la Casa Blanca que reducían su autoridad para decidir cuándo ir a la energía nuclear. Norstad, de 54 años, confirmó su reputación como ferozmente independiente cuando dos destacados emisarios de Kennedy, considerados como el secretario de Estado Dean Rusk y el secretario de Defensa Robert S. McNamara, visitaron el comando estratégico militar de la OTAN en Bélgica. Preguntaron si la obligación principal de Norstad era para los Estados Unidos o para sus aliados europeos. "Mi primer instinto fue golpear a" uno de los miembros del gabinete por "desafiar mi lealtad", recordó más tarde. En su lugar, trató de sonreír y dijo: «Caballeros, creo que termina esta reunión.» Entonces Norstad se mostró tan renuente a conceder la autoridad suprema de su comandante en jefe que Bundy instó a Kennedy a que recordara El general que el presidente "es jefe".


El General Power también se oponía abiertamente a limitar el uso de las últimas armas de los Estados Unidos. "¿Por qué estás tan preocupado por salvar sus vidas?", Le preguntó al autor principal de un estudio Rand que aconsejó no atacar las ciudades soviéticas al comienzo de una guerra. "La idea es matar a los bastardos ... Al final de la guerra, si hay dos estadounidenses y un ruso, ganamos". Incluso Curtis LeMay, superior de Power, lo describió como "no estable" y "sádico".

LeMay de 54 años, conocido como "Old Iron Pants", no era muy diferente. Compartió la fe de su subordinado en el uso sin trabas del poder aéreo para defender la seguridad de la nación. La caricatura de un general que creía que los Estados Unidos no tenía otra opción que bombardear a sus enemigos en sumisión. En la Segunda Guerra Mundial, LeMay había sido el principal arquitecto de los ataques incendiarios de los bombarderos pesados ​​B-29 que destruyeron una gran franja de Tokio y mataron a unos 100.000 japoneses, y, según estaba convencido, acortaron la guerra. LeMay no tenía ningún reparo en atacar a las ciudades enemigas, donde los civiles pagarían por el mal juicio de sus gobiernos al elegir una pelea con los Estados Unidos.

Durante la Guerra Fría, LeMay estaba preparado para lanzar un primer ataque nuclear preventivo contra la Unión Soviética. Desechó el control civil de su toma de decisiones, se quejó de una fobia estadounidense sobre las armas nucleares y se preguntó en privado: "¿Serían las cosas mucho peores si Khrushchev fuera secretario de defensa?" Theodore Sorensen, discursista de Kennedy y alter ego, Ser humano favorito ".

Las tensiones entre los generales y su comandante en jefe se manifestaron de manera exasperante. Cuando Bundy pidió al director del Estado Mayor Conjunto una copia del plan para la guerra nuclear, el general del otro lado de la línea dijo: "Nunca lo soltamos". Bundy explicó: "No creo que lo entiendas. Estoy llamando al presidente y él quiere verlo ". La repugnancia de los jefes era comprensible: su Plan Conjunto de Capacidades Estratégicas prevé el uso de 170 bombas atómicas e hidrógeno solo en Moscú; La destrucción de todas las grandes ciudades soviéticas, chinas y de Europa del Este; Y cientos de millones de muertes. A causa de un informe formal sobre el plan, Kennedy se volvió a un alto funcionario del gobierno y dijo: "Y nos llamamos la raza humana".

FIASCO EN CUBA

Las tensiones entre Kennedy y los jefes militares eran igualmente evidentes en sus dificultades con Cuba. En 1961, después de haber sido advertido por la CIA y el Pentágono sobre la determinación del dictador cubano Fidel Castro de exportar el comunismo a otros países latinoamericanos, Kennedy aceptó la necesidad de actuar contra el régimen de Castro. Pero dudaba de la sabiduría de una invasión abierta por los exiliados cubanos, temiendo que socavara la Alianza para el Progreso, el esfuerzo de su administración para obtener el favor de las repúblicas latinoamericanas ofreciendo ayuda financiera y cooperación económica.

Las tensiones nucleares, y el despiole en la Bahía de Cochinos, Kennedy quedó convencido que una tarea primaria de su presidencia era traer al ejército bajo control estricto.

La cuestión primordial para Kennedy al comienzo de su mandato no era si atacar a Castro sino cómo hacerlo. El truco era derrocar a su régimen sin provocar acusaciones de que el nuevo gobierno en Washington defendía los intereses estadounidenses a expensas de la autonomía latina. Kennedy insistió en un ataque de exiliados cubanos que no sería visto como ayudado por los Estados Unidos, una restricción a la que los jefes militares aparentemente estaban de acuerdo. Sin embargo, estaban convencidos de que si una invasión vacilaba y el nuevo gobierno se enfrentaba a una embarazosa derrota, Kennedy no tendría más remedio que tomar medidas militares directas. Los militares y la CIA "no podían creer que un nuevo presidente como yo no entrara en pánico y tratara de salvar su propia cara", dijo Kennedy posteriormente a su ayudante Dave Powers. Reuniéndose con sus asesores de seguridad nacional tres semanas antes del asalto a la Bahía de Cochinos de Cuba, según los registros del Departamento de Estado, Kennedy insistió en que se dijera a los líderes de los exiliados cubanos que "Estados Unidos Las fuerzas de huelga no se les permitiría participar o apoyar la invasión de ninguna manera "y que se les preguntó" si deseaban que sobre esa base para proceder. "Cuando los cubanos dijeron que sí, Kennedy dio la orden final para el ataque.

La operación fue un fracaso miserable: más de 100 invasores muertos y unos 1.200 capturados de una fuerza de unos 1.400. A pesar de su determinación de impedir que los militares tomen un papel directo en la invasión, Kennedy no pudo resistirse a un recurso de última hora para usar el poder aéreo para apoyar a los exiliados. Los detalles sobre las muertes de cuatro pilotos de la Guardia Nacional Aérea de Alabama, que participaron en combate con el permiso de Kennedy mientras la invasión estaba colapsando, fueron enterrados durante mucho tiempo en una historia de la CIA del fiasco de Bay of Pigs (desenterrado después de Peter Kornbluh del National Security Archive Presentó una demanda de la Ley de Libertad de Información en 2011). El documento revela que la Casa Blanca y la CIA dijeron a los pilotos que se llamaran mercenarios si fueran capturados; El Pentágono tardó más de 15 años en reconocer el valor de los aviadores, en una ceremonia de medallas que sus familias debían mantener en secreto. Aún más inquietante, esta historia de Bahía de Cochinos incluye notas de reunión de la CIA -que Kennedy nunca vio- predijo el fracaso a menos que los Estados Unidos intervinieran directamente.

Posteriormente, Kennedy se acusó de ingenuidad por confiar en el juicio militar de que la operación cubana estaba bien pensada y era capaz de triunfar. "Esos hijos de puta con toda la ensalada de frutas se sentaron asintiendo, diciendo que funcionaría", dijo Kennedy de los jefes. Kennedy llegó a la conclusión de que era demasiado poco educado en los caminos encubiertos del Pentágono y que había sido demasiado deferente con la CIA y los jefes militares. "¡Oh, Dios mío, el grupo de asesores que hemos heredado! Más tarde dijo a Schlesinger que había cometido el error de pensar que "la gente militar y de inteligencia tiene alguna habilidad secreta que no está al alcance de los mortales comunes". Su lección: nunca confíe en los expertos. O por lo menos: sea escéptico respecto al asesoramiento interno de los expertos y consulte con personas externas que puedan tener una visión más separada de la política en cuestión.

La consecuencia del fracaso de la Bahía de Cochinos no fue una aceptación de Castro y su control de Cuba, sino más bien una renovada determinación de derribarlo sigilosamente. El fiscal general Robert F. Kennedy, hermano menor del presidente y confidente más cercano, hizo eco del pensamiento de los jefes militares cuando advirtió sobre el peligro de ignorar a Cuba o negarse a considerar una acción armada de Estados Unidos. McNamara ordenó a los militares que "desarrollaran un plan para el derrocamiento del gobierno de Castro mediante la aplicación de la fuerza militar estadounidense".

El presidente, sin embargo, no tenía ninguna intención de precipitarse en nada. Estaba tan decidido como todos los demás en la administración a deshacerse de Castro, pero seguía esperando que los militares estadounidenses no tuvieran que estar directamente involucrados. La planificación para una invasión significaba más como un ejercicio para calmar a los halcones dentro de la administración, el peso de la evidencia sugiere, que como un compromiso para adoptar la belicosidad del Pentágono. El desastre en la Bahía de Cochinos intensificó las dudas de Kennedy acerca de escuchar a asesores de la CIA, el Pentágono o el Departamento de Estado que lo habían engañado o le habían permitido aceptar malos consejos.

TOMANDO EL CONTROL

Durante las primeras semanas de su presidencia, otra fuente de tensión entre Kennedy y los jefes militares era un pequeño país sin salida al mar en el sudeste asiático. Laos parecía un terreno probatorio para la voluntad de Kennedy de enfrentarse a los comunistas, pero le preocupaba que ser arrastrado a una guerra en selvas remotas fuera una propuesta perdedora. A finales de abril de 1961, mientras todavía se recuperaba de la Bahía de Cochinos, los jefes conjuntos recomendaron que aplastara una ofensiva comunista patrocinada por el norte de Vietnam en Laos lanzando ataques aéreos y trasladando tropas estadounidenses al país a través de sus dos pequeños aeropuertos . Kennedy preguntó a los jefes militares qué iban a proponer si los comunistas bombardearan los aeropuertos después de que los Estados Unidos hubieran volado en unos pocos miles de hombres. "Tú lanzas una bomba en Hanoi", Robert Kennedy recordó que respondían, "¡y empiezas a usar armas atómicas!" En estas y otras discusiones, sobre peleas en Vietnam del Norte y China o en intervenir en otras partes del sudeste asiático, Lemnitzer prometió " Si se nos da el derecho a usar armas nucleares, podemos garantizar la victoria ". Según Schlesinger, el presidente Kennedy descartó este tipo de pensamiento como absurdo:" Puesto que [Lemnitzer] no podía pensar en ninguna escalada adicional, tendría que prometer Nosotros la victoria ".

El enfrentamiento con el almirante Burke, las tensiones sobre la planificación de la guerra nuclear y los bacheles en la Bahía de Cochinos convencieron a Kennedy de que una de las principales tareas de su presidencia era llevar a los militares bajo estricto control. Artículos en el tiempo y Newsweek que retratado Kennedy como menos agresivo que el Pentágono lo enfureció. Le dijo a su secretario de prensa, Pierre Salinger: "Esta mierda tiene que parar".

Sin embargo, Kennedy no podía ignorar la presión para acabar con el control comunista de Cuba. No estaba dispuesto a tolerar el gobierno de Castro y su objetivo declarado de exportar el socialismo a otros países del hemisferio occidental. Estaba dispuesto a recibir sugerencias para poner fin al gobierno de Castro mientras el régimen cubano demostraba provocar una respuesta militar estadounidense o mientras el papel de Washington pudiera permanecer oculto. Para cumplir con los criterios de Kennedy, los jefes conjuntos aprobaron un plan de locura llamado Operación Northwoods. Propuso llevar a cabo actos terroristas contra exiliados cubanos en Miami y culparlos de Castro, incluyendo atacar físicamente a los exiliados y posiblemente destruir un barco cargado de cubanos que escapan de su tierra natal. El plan también contemplaba ataques terroristas en otras partes de la Florida, con la esperanza de impulsar el apoyo interno y mundial para una invasión estadounidense. Kennedy dijo que no.

La política hacia Cuba seguía siendo un campo minado de malos consejos. A finales de agosto de 1962, la información estaba inundando en una acumulación militar soviética en la isla. Robert Kennedy instó a Rusk, McNamara, Bundy y los jefes conjuntos a considerar nuevos "pasos agresivos" que Washington pudiera tomar, incluyendo, según notas de una discusión, "provocar un ataque contra Guantánamo que nos permitiría tomar represalias". Los jefes insistieron en que Castro podría ser derribado "sin precipitar la guerra general"; McNamara favoreció el sabotaje y la guerra de guerrillas. Sugirieron que los actos de sabotaje fabricados en Guantánamo, así como otras provocaciones, podrían justificar la intervención estadounidense. Pero Bundy, hablando en nombre del presidente, advirtió contra acciones que podrían provocar un bloqueo de Berlín Occidental o una huelga soviética contra misiles estadounidenses en Turquía e Italia.

Los acontecimientos que se convirtieron en la crisis de los misiles cubanos desencadenaron el temor de los estadounidenses a una guerra nuclear, y McNamara compartió las preocupaciones de Kennedy acerca de la disposición informal de los militares a confiar en las armas nucleares. "El Pentágono está lleno de artículos que hablan de la preservación de una" sociedad viable "después de un conflicto nuclear", dijo McNamara a Schlesinger. "Esa frase de" sociedad viable "me vuelve loco ... Un elemento de disuasión creíble no puede basarse en un acto increíble".

La crisis de misiles de octubre de 1962 amplió la división entre Kennedy y los militares. Los jefes favorecieron una campaña aérea de escala completa de cinco días contra los misiles soviéticos y la fuerza aérea de Castro, con la opción de invadir la isla después si creían necesario. Los jefes, respondiendo a la pregunta de McNamara sobre si eso podría conducir a una guerra nuclear, dudaban de la probabilidad de una respuesta nuclear soviética a cualquier acción estadounidense. Y realizando una huelga quirúrgica contra los misiles y nada más, aconsejaron, dejaría a Castro libre para enviar su fuerza aérea a las ciudades costeras de Florida -un riesgo inaceptable.

Kennedy rechazó la llamada de los jefes para un ataque aéreo a gran escala, por temor a que creara una crisis "mucho más peligrosa" (como fue grabada diciéndole a un grupo en su oficina) y aumentar la probabilidad de "una lucha mucho más amplia" Con repercusiones a nivel mundial. La mayoría de los aliados de Estados Unidos pensó que la administración estaba "ligeramente demente" al ver a Cuba como una seria amenaza militar, informó, y consideraría un ataque aéreo como "un acto de locura". Kennedy también era escéptico sobre la sabiduría de desembarcar tropas estadounidenses en Cuba: "Las invasiones son duras, peligrosas", una lección que había aprendido en la Bahía de Cochinos. La mayor decisión, pensó, era determinar qué acción "disminuye las posibilidades de un intercambio nuclear, que obviamente es el fracaso final".

Kennedy dijo a su amante algo que nunca podría haber admitido en público: "Prefiero que mis hijos sean rojos que muertos".
Kennedy decidió imponer un bloqueo - lo que describió más diplomáticamente como una cuarentena - de Cuba sin consultar a los jefes militares con ninguna seriedad. Necesitaba su apoyo tácito en caso de que el bloqueo fracasara y se requerían pasos militares. Pero tuvo cuidado de mantenerlos a distancia. Simplemente no confiaba en su juicio; Semanas antes, el Ejército había tardado en responder cuando el intento de James Meredith de integrar la Universidad de Mississippi provocó disturbios. "Siempre te dan sus tonterías acerca de su reacción instantánea y su tiempo de fracción de segundo, pero nunca funciona", dijo Kennedy. "No es de extrañar que sea tan difícil ganar una guerra". Kennedy esperó tres días después de enterarse de que un avión espía U-2 había confirmado la presencia de los misiles cubanos antes de sentarse con los jefes militares para discutir cómo responder, 45 minutos.


Esa reunión convenció a Kennedy de que le habían aconsejado evitar el consejo de los jefes. Al comienzo de la sesión, Maxwell Taylor, entonces presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, dijo que los jefes habían acordado una línea de acción: un ataque aéreo sorpresa seguido de vigilancia para detectar nuevas amenazas y un bloqueo para detener los envíos de armas adicionales .. Kennedy respondió que no veía "alternativas satisfactorias", sino que consideraba un bloqueo el menos propenso a provocar una guerra nuclear. Curtis LeMay fue fuerte en oponerse a cualquier cosa menos de acción militar directa. El jefe de la Fuerza Aérea desestimó el temor del presidente de que los soviéticos respondieran a un ataque a sus misiles cubanos por la ocupación de Berlín Occidental. Por el contrario, LeMay argumentó: el bombardeo de los misiles disuadiría a Moscú, mientras que dejarlos intactos sólo animaría a los soviéticos a moverse contra Berlín. "Este bloqueo y la acción política ... conducirán directamente a la guerra", advirtió LeMay, y los jefes del Ejército, la Marina y el Cuerpo de Marines acordaron.

-Esto es casi tan malo como el apaciguamiento en Munich -declaró LeMay-. -En otras palabras, en estos momentos estás en una situación muy mala.

Kennedy se ofendió. "¿Qué dijiste?"

-Estás en una situación bastante mala -contestó LeMay, negándose a retroceder-.

El presidente enmascaró su ira con una carcajada. -Estás ahí conmigo -dijo-.

Después de que Kennedy y sus consejeros abandonaran la sala, un magnetófono capturó al soldado de guerra que volaba el comandante en jefe. "Sacaste la alfombra de debajo de él," Comandante de la Marina David Shoup cantó a LeMay. "Si alguien pudiera evitar que hicieran la maldita cosa poco a poco, ese es nuestro problema. Vas adentro y friggin alrededor con los misiles, estás jodido ... Hacerlo bien y dejar de friggin alrededor. "


Kennedy también estaba enojado, "simplemente colérico", dijo el subsecretario de Defensa Gilpatric, que vio al presidente poco después. "Él estaba justo fuera de sí mismo, tan cerca como él nunca consiguió."

"Estos sombreros de bronce tienen una gran ventaja", dijo Kennedy a su antiguo ayudante Kenny O'Donnell. "Si hacemos lo que quieren que hagamos, ninguno de nosotros vivirá más tarde para decirles que estaban equivocados".

MEJOR "ROJO QUE MUERTO"

Jackie Kennedy le dijo a su esposo que si la crisis cubana terminaba en una guerra nuclear, ella y sus hijos querían morir con él. Pero fue Mimi Beardsley, su pasante de 19 años convertido en amante, quien pasó la noche del 27 de octubre en su cama. Ella fue testigo de su expresión "grave" y "tono funerario", escribió en un libro de memorias de 2012, y le dijo algo que nunca podría haber admitido en público: "Prefiero que mis hijos sean rojos que muertos". Casi todo era mejor , Pensó, que la guerra nuclear.

Los asesores civiles de Kennedy se alegraron cuando Khrushchev acordó retirar los misiles. Pero los jefes militares se negaron a creer que el líder soviético haría lo que había prometido. Enviaron al presidente un memorándum acusando a Jruschov de retrasar la salida de los misiles "mientras preparaban el terreno para el chantaje diplomático". Ausente "evidencia irrefutable" del cumplimiento de Jruschov, continuaron recomendando un ataque aéreo a gran escala y una invasión.

Kennedy ignoró su consejo. Horas después de que terminara la crisis, cuando se reunió con algunos de los jefes militares para agradecerles su ayuda, no ocultaron su desdén. LeMay retrató el establecimiento como "la mayor derrota en nuestra historia" y dijo que el único remedio era una invasión rápida. El almirante George Anderson, jefe de estado mayor de la Armada, declaró: "¡Se nos ha hecho!". Kennedy fue descrito como "absolutamente sorprendido" por sus comentarios; Poco después, Benjamin Bradlee, un periodista y amigo, lo escuchó estallar en "una explosión ... sobre su contundente y positiva falta de admiración por los Jefes de Estado Mayor Conjunto".

Sin embargo, Kennedy no podía simplemente ignorar su consejo. "Debemos operar bajo la presunción de que los rusos pueden volver a intentarlo", le dijo a McNamara. Cuando Castro se negó a permitir que los inspectores de las Naciones Unidas buscaran misiles nucleares y siguiera planteando una amenaza subversiva en toda América Latina, Kennedy continuó planeando expulsarlo del poder. No por una invasión, sin embargo. "Podríamos terminar atascados", escribió Kennedy a McNamara el 5 de noviembre. "Debemos tener constantemente en mente a los británicos en la guerra de los Boers, a los rusos en la última guerra con el finlandés ya nuestra propia experiencia con los norcoreanos". También preocupado de que violar el entendimiento que tenía con Jruschov de no invadir Cuba, invitaría a la condena de todo el mundo.

Sin embargo, el objetivo de su administración en Cuba no había cambiado. "Nuestro objetivo final con respecto a Cuba sigue siendo el derrocamiento del régimen de Castro y su reemplazo por uno que comparte los objetivos del mundo libre", lee un memorando de la Casa Blanca a Kennedy fechado el 3 de diciembre, que sugirió que "todo lo posible diplomático económico, Y otras presiones ". Todos, de hecho. Los jefes conjuntos se describieron a sí mismos como listos para usar "armas nucleares para operaciones de guerra limitadas en el área cubana", afirmando que "los daños colaterales a instalaciones no militares y las bajas de población se mantendrán en un mínimo compatible con la necesidad militar" -una aserción seguramente sabían Fue absurdo. Un informe de 1962 del Departamento de Defensa sobre "Los efectos de las armas nucleares" reconoció que la exposición a la radiación era probable que causara hemorragia, produciendo "anemia y muerte ... Si la muerte no se produce en los primeros días después de una gran dosis de radiación , La invasión bacteriana de la corriente de la sangre ocurre generalmente y el paciente muere de la infección. "

Kennedy no vetó formalmente el plan de los jefes militares para un ataque nuclear contra Cuba, pero no tenía intención de actuar sobre él. Sabía que la noción de frenar los daños colaterales era menos una posibilidad realista que una forma de justificar la multitud de bombas nucleares. "¿De qué sirven?", Le preguntó Kennedy a McNamara ya los jefes militares unas semanas después de la crisis cubana. "No puedes usarlos como primera arma tú mismo. Sólo sirven para disuadir ... No veo por qué estamos construyendo tantos como estamos construyendo. "

Tras la crisis de los misiles, Kennedy y Khrushchev llegaron a la sobria conclusión de que necesitaban controlar la carrera de armamentos nucleares. La búsqueda anunciada por Kennedy de un acuerdo de control de armas con Moscú reavivó las tensiones con sus jefes militares -específicamente, sobre la prohibición de probar bombas nucleares en cualquier lugar, excepto en el subsuelo. En junio de 1963, los jefes aconsejaron a la Casa Blanca que todas las propuestas que habían revisado para tal prohibición tenían deficiencias "de importancia militar importante". Una prohibición de pruebas limitada, advirtieron, erosionaría la superioridad estratégica de los Estados Unidos; Más tarde, dijeron tan públicamente en el testimonio del Congreso.

El mes siguiente, mientras el veterano diplomático W. Averell Harriman se preparaba para marcharse a Moscú para negociar la prohibición de los ensayos nucleares, los jefes, en privado, calificaron tal medida de desacuerdo con el interés nacional. Kennedy los vio como el mayor impedimento interno del tratado. "Si no conseguimos que los jefes estén en lo cierto", le dijo a Mike Mansfield, el líder de la mayoría del Senado, "podemos ... volar". Para calmar sus objeciones a la misión de Harriman, Kennedy les prometió una oportunidad de expresar su opinión en el Senado Audiencias si un tratado surgiera para la ratificación, incluso cuando él les indicó que consideraran más que factores militares. Mientras tanto, se aseguró de excluir a los oficiales militares de la delegación de Harriman y decretó que el Departamento de Defensa -excepto Maxwell Taylor- no recibiera ninguno de los cables informando sobre los acontecimientos en Moscú.


"Lo primero que voy a decirle a mi sucesor", dijo Kennedy a los invitados en la Casa Blanca, "es observar a los generales y evitar sentir que sólo por ser militares, sus opiniones sobre asuntos militares valían la pena . "

Persuadir a los jefes militares de que se abstengan de atacar el tratado de prohibición de los ensayos en público requería una intensa presión de la Casa Blanca y la redacción del texto del tratado que permitía a los Estados Unidos reanudar las pruebas si se consideraba esencial para la seguridad nacional. Kennedy y McNamara habían prometido seguir probando el armamento nuclear en el subsuelo y continuar la investigación y el desarrollo en caso de que las circunstancias cambiaran, dijo, pero no habían discutido " Si lo que [los jefes] consideran un programa de salvaguardia adecuado coincide con su idea sobre el tema ". Sin embargo, el Senado aprobó decisivamente el tratado.

Esto le dio a Kennedy otro triunfo sobre un grupo de enemigos más implacables que los que enfrentó en Moscú. El presidente y sus generales sufrieron un choque de visiones del mundo, de generaciones -de ideologías, más o menos- y cada vez que se enfrentaban en la batalla, prevalecía la manera más fresca de luchar de JFK.

Geopolítica: Heligoland en el eje de las relaciones germano-británicas

La larga historia de una pequeña isla alemana en el Mar del Norte
El archipiélago de Heligoland tiene un paralelo moderno
The Economist



Heligoland: Britain, Germany and the Struggle for the North Sea. By Jan Ruger. Oxford University Press; 370 pages; $34.95 and £25.

Como una rareza histórica, la historia de Heligoland -un pedazo de roca parcialmente poblado en el Mar del Norte- merece la atención de los lectores. Sus acantilados rojizos fueron gobernados principalmente por los daneses hasta 1807. Entonces Gran Bretaña tomó la isla, apenas 46 kilómetros (29 millas) de la costa continental, utilizándola como base adelantada para romper el bloqueo económico de Napoleón. Otto von Bismarck, un estadista prusiano, anheló el afloramiento marino, y en 1890 Gran Bretaña lo cedió a Alemania a cambio de una mano libre en el antiguo sultanato de esclavos de Zanzíbar.

En estos trastornos, los habitantes de Heligoland (hoy en día son casi 1.400) nunca fueron consultados. Parece que les importaba poco, siempre y cuando los impuestos preferenciales y los flujos constantes de visitantes del continente siguieran permitiéndoles prosperar. Incluso bajo el control británico, Heligoland era un destino querido por multitud de pintores románticos alemanes, músicos, panfleteros y poetas. Un poema escrito en la isla por Hoffmann von Fallersleben, en agosto de 1841, se convirtió en la letra del himno nacional de Alemania. Los turistas que hacían el día llenaban sus balnearios y celebraban el aire libre de polen, el juego y el baile.

Para Jan Ruger, el autor de un relato enérgico de los últimos dos siglos sobre Heligoland, la isla importa por razones más serias que su remota peculiaridad. Él llama a Heligoland "una localización conveniente de donde repensar el pasado anglo-alemán." Es realmente una buena posición ventajosa. Cuando los lazos eran amistosos, como en la última década del siglo XIX, la isla vio una notable mezcla de costumbres, lenguaje y leyes alemanas y británicas. En ese momento, aunque vivían bajo la bandera alemana, los Heligolanders podían incluso elegir ciudadanos británicos y servir en la Royal Navy.

Entonces, durante los períodos de antagonismo, especialmente en la primera mitad del siglo XX, la isla se convirtió en un símbolo de amarga confrontación entre dos de las potencias más fuertes de Europa. Antes de la primera guerra mundial, los periódicos y políticos británicos, incluyendo a Churchill, juraron que no debían haber "más heligolands", lamentando la decisión de ceder incluso el territorio más pequeño a un enemigo en ascenso. Alemania hizo de la isla un "monumento" al nacionalismo, escribe Ruger. Por los años 20 Hitler y Goebbels quisieron ser vistos visitando la isla, de la cual mirarían sobre el mar hacia Gran Bretaña. Los pintores pro-nazis representaban águilas musculosas sobre los acantilados de Heligoland. En ambas guerras, Alemania fortificó la roca y construyó puertos gigantescos para submarinos y barcos. Después de cada guerra, Gran Bretaña aplanó el lugar.

El Sr. Ruger hace su caso que las fortunas de Heligoland son un sostén útil de relaciones más amplias y él relata su historia en un estilo atractivo. Sabiamente, nunca sugiere que la isla -aún como puesto militar- fuera de mucho más que una importancia simbólica. Heligoland, fuertemente fortificada, no impidió que la marina británica, por ejemplo, la bloqueara a Alemania desde lejos en la primera guerra mundial.

Más gente debe conocer la historia de Heligoland por los ecos que tiene hoy. A finales del siglo XIX se vio una gran potencia emergente, militarista, con una marina de rápido crecimiento, deseosos de explotar una mancha de tierra en el océano, incluso si eso provocaba una potencia mundial establecida. Lo mismo sucede con China, ya que militariza atolones en el Mar de China Meridional. Los debates frenéticos en Gran Bretaña, hace poco más de un siglo, sobre las intenciones de Alemania en Heligoland, suenan sorprendentemente similares a las discusiones de hoy, en América, sobre el ascenso de China. La geopolítica, como la historia, tiene el hábito de repetirse.

viernes, 7 de abril de 2017

PGM: Flora Sandes, la infante anglo-serbia

La impresionante inglesa Flora Sandes luchó en la infantería serbia en la Primera Guerra Mundial

 Shahan Russell - WHO


Flora Sandes en uniforme, alrededor de 1918.


Flora Sandes nació el 22 de enero de 1876, en Nether Poppleton, Yorkshire, Inglaterra a un pastor. Afortunadamente, era un hombre liberal, ya que Flora a menudo se quejaba de haber nacido como mujer. Cuando tenía nueve años, la familia se trasladó a Suffolk. Era una rareza entre sus compañeros; No interesado en muñecas y costura. Ella prefería montar a caballo y disparar - actividades posibles gracias a un tío rico.

Inspirada en "La Carga de la Brigada Ligera" de Lord Tennyson, su fantasía favorita era ser un soldado a caballo atacando a las tropas rusas en Crimea. No podía haber sabido lo profético que era.

La generosidad de su tío le permitió entrenarse como secretaria cuando tenía 18 años y también le permitió aprender a cercar. Ella trabajó más adelante en Egipto, Canadá, y los EEUU donde ella tiró a un hombre. Fue en defensa propia y el hombre sobrevivió. En el futuro, sin embargo, otros no tendrían tanta suerte.

Sandes eventualmente regresó a Londres, donde compró un coche de carreras y se unió a un club de tiro. En 1907, el Primeros Auxilios Yeomanry de Enfermería se creó - un independiente de toda la mujer de formación de caridad mujeres en enfermería. Sandes, de treinta y un años, se inscribió, pero no estuvo satisfecha por mucho tiempo, ya que vio poca acción.

Tres años más tarde dejó a la Yeomanry de Enfermería de Primeros Auxilios para unirse a una versión americana llamada el "Sick & Wounded Convoy" de Mujeres. Vieron la acción durante la Primera Guerra de los Balcanes en 1912, haciendo lo que podían en Serbia y Bulgaria. En 1914, Sandes regresó a Gran Bretaña donde se ofreció para convertirse en enfermera, pero fue rechazada.

Sandes era ahora, prácticamente un marginado social. Treinta y ocho, soltera, y viviendo con su padre viudo. Se mantuvo el pelo corto, era demasiado aficionado a los cigarrillos y el alcohol, no sabía nada de limpieza, y no le importaba. "Unladylike" era el término usado entonces.



Ataque de la infantería búlgara durante la ofensiva de Monastir

Entonces la Primera Guerra Mundial estalló en julio de 1914. Se unió a la unidad de Ambulancia de San Juan - un equipo de 36 mujeres creadas por una enfermera estadounidense. En agosto, se encontraban en la ciudad de Kragujevac, Serbia, que apenas se aferraba a la ofensiva austro-húngara.

Al principio, incapaz de hablar con sus pacientes, logró usar el lenguaje de señas. A finales de 1915 había aprendido lo suficientemente serbio como para calificarla para la Cruz Roja Serbia. Asignada al 2do regimiento de infantería (también llamado el "regimiento de hierro" debido a su valor legendario) del ejército serbio, ella fue puesta a la derecha en la línea de frente.

El 7 de octubre, los austro-húngaros y sus aliados alemanes cruzaron los ríos Drina y Sava hacia la ciudad de Belgrado, que cayó dos días después. Los búlgaros atacaron el 14 de octubre, derrotando al segundo ejército serbio en la batalla de Moravia. Estos últimos se vieron obligados a retirarse al Adriático a través de Montenegro y Albania.

Decenas de miles de civiles serbios huyeron con sus fuerzas a pesar de la falta de alimentos, suministros y caminos apenas transitables. Era el peor clima posible. Lo que el frío, el hambre, la enfermedad y las fuerzas enemigas no lograron, las bandas tribales albanas lo hicieron. Muchos no lo lograron.

En el caos que siguió, Sandes se separó de su grupo. Su brazalete de la Cruz Roja la protegía, pero todos los demás eran justos. Furiosa, lo arrancó y exigió unirse al 2do Regimiento como soldado para que le dieran un arma y comida.


Sandes en un sello 2015 de Serbia

Las mujeres habían luchado durante mucho tiempo en el ejército serbio, pero por lo general eran serbios. Sandes fue la primera mujer británica en hacerlo. Ella no era un violeta encogido, finalmente viviendo sus fantasías - aunque no contra los rusos. Ella luchó con tanto gusto; La promovieron al rango de sargento dentro de un año.

En septiembre de 1916, las fuerzas francesas y serbias lanzaron la ofensiva de Monastir contra los búlgaros. Sandes estaba en un grupo que luchaba su camino a la ciudad de Monastir el 16 de noviembre. Una granada le hizo volar hacia atrás golpeando el lado derecho de su cuerpo con 28 heridas de metralla y rompiendo su brazo.

Ella pasó dos meses en un hospital y recibió la Orden de la Estrella de Karađorđe - el premio más alto de Serbia. Fue nombrada Sargento Mayor y luego enviada a Inglaterra para recibir tratamiento adicional.


Mientras convaleciente, Sandes escribió su autobiografía, una mujer-sargento inglesa en el ejército serbio. El dinero ganado de él fue a los soldados serbios. Regresó a Serbia en mayo de 1917. Ya no podía luchar, dirigía un hospital y continuaba recaudando fondos para las tropas serbias.

La Primera Guerra Mundial terminó para Serbia el 3 de noviembre de 1918. Sandes permaneció como oficial comisionado con su propio pelotón. En octubre de 1922, el nuevo Reino de los serbios, croatas y eslovenos (precursor de Yugoslavia) redujo significativamente su ejército. Sandes estaba fuera de su trabajo, aunque obtuvo una pensión.

En 1927 se casó con un coronel ruso que había escapado de la revolución bolchevique para luchar por los serbios. Vivían en Gran Bretaña y Francia, antes de regresar a Belgrado, donde Sandes se ganaba la vida manejando el primer taxi de esa ciudad. También escribió su segundo libro, enseñó inglés y dio conferencias sobre sus experiencias en todo el mundo.

Estaban en Belgrado cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, por lo que se le instó a irse a Gran Bretaña. Ella se negó, por supuesto. El ejército yugoslavo pidió a Sandes ya su marido, de 65 años de edad, que regresaran al servicio militar, y se conformaron. Sin embargo, Alemania invadió en abril de 1941.

La Gestapo la arrojó a la cárcel como un enemigo extranjero antes de liberarla en libertad condicional con una condición: que ella se reportara a ellos semanalmente. Poco después, su marido murió de insuficiencia cardíaca, dejándola sola en Belgrado hasta el final de la guerra.


Sandes entonces se trasladó a Zimbabwe para vivir con su sobrino. Sin embargo, en pocos meses, las autoridades le pidieron que se fuera. ¿Su crimen? Fraternizar con los nativos.

Sandes volvió a Suffolk. En 1956 renovó su pasaporte en otra aventura. Tristemente, ella falleció antes de que pudiera usarla - pero qué vida vivió.

jueves, 6 de abril de 2017

Guerra de la Independencia: San Martín y las minorías afro-americanas

San Martín y el aporte afro a la emancipación argentina
Entre 1810 y 1860 no hubo un solo batallón argentino que no tuviera presencia de soldados afrodescendientes, claves en las batallas sanmartinianas
Por Omer Freixa | Infobae
@OmerFreixa



Arrancó 2017 y las efemérides de la historia sanmartiniana se acumulan y dan (con motivo) de qué hablar y escribir. El Libertador las proveyó: 17 de enero, Bicentenario del inicio del heroico cruce de los Andes, 12 de febrero, batalla de Chacabuco, próximamente los doscientos años de Maipú, y así se puede seguir.

Sin embargo, si prevalece la siempre justa reivindicación del prócer, tal vez se pierde de vista la gesta de los de abajo, sus huestes, que hicieron posible la gloria sanmartiniana, tan bien relatada por Bartolomé Mitre en su insigne "Historia de San Martín" y de la emancipación sudamericana. Es un libro canónico y una completa biografía del "Padre de la Patria", aunque deje de lado la revisión sobre hombres y mujeres que hicieron posible el tan estudiado cruce de los Andes, entre ellos los afrodescendientes, al centrarse en una figura de la talla del prócer patrio.

Las exigencias al momento de escritura de la obra citada eran la de aportar relatos enaltecedores para justificar la construcción de un Estado-Nación, a la europea, blanco y borrando el registro de determinadas alteridades. En general, es un rasgo de la historiografía predominante que reconstruyó la vida del nacido en Yapeyú. Entonces, es el momento propicio para rescatar el aporte de los individuos de origen africano en este capítulo de la historia patria, como todo lo africano, invisibilizado en nuestro país, considerándose orgullosamente casi el más "blanco" de toda América del Sur.

Se relegó al afrodescendiente a la condición de desaparecido y las pocas menciones de su accionar, por caso, en las guerras de independencia, abonan la justificación de su desaparición, entre otros motivos, por esta vía, por la extinción física en los campos de batalla, sin casi resaltar su compromiso y heroísmo. Si bien es imposible hacer notar la presencia en el pasado de todos los combatientes de origen africano durante las luchas del siglo XIX (y menos homenajearlos por tamaño sacrificio), en algunos casos se pudo documentar su presencia, inclusive en el ejército sanmartiniano que cruzó los Andes, libertador de Chile y Perú.

San Martín debió cruzar los pasos andinos que en su opinión eran la preocupación que más le robaban sueño, más que el enemigo, siempre según Mitre, en una de las proezas más grandes de la historia militar mundial. El Ejército de los Andes contó con un aproximado de 5.000 efectivos, de los cuales entre el 40% y el 50% era afro, es decir unos 2.500 hombres. San Martín tuvo un trato muy cercano con varios de los afrodescendientes de su tropa y expresó la simpatía por ellos. El médico de confianza de San Martín era un negro de Lima y uno de entre sus favoritos era un cocinero negro, con el que gustaba conversar mucho. En una ocasión, el Libertador indicó que si los realistas eran los vencedores, los negros serían esclavizados de nuevo, por lo que con más tenacidad lucharon por la causa patriota. Por su parte, a un mes de librada Chacabuco, San Martín exclamó "¡Pobres negros!", en el espacio en donde yacían enterrados buena parte de los combatientes del Batallón N° 8, compuesto de libertos de Cuyo, en un gesto de reconocimiento y homenaje. Se decía que el líder tuvo predilección por los negros libertos entre los combatientes bajo su mando.

Entre los guerreros sobre los que se tiene constancia de haber integrado el Ejército de los Andes figuran el africano Batallón, el capitán Andrés Ibáñez, ambos nacidos en África a fines del siglo XVIII, y el sargento José Cipriano Campana. Entre las mujeres, se conoce la historia de Josefa Tenorio. También se puede incluir al cabo segundo Antonio Ruiz, más recordado como "Falucho" o "Negro Falucho", aunque se discute si este personaje no responde a una invención de la pluma del historiador y ex presidente argentino Mitre.

Batallón, Ibáñez y Campana cruzaron los Andes junto al Libertador y participaron en las batallas de Chacabuco, Cancha Rayada y Maipú. Tenorio marchó en el ejército como esclava y, tras sus méritos, le fue aceptada su solicitud de liberación, en noviembre de 1820. Por último, tal vez es más conocida la historia del soldado apodado Falucho, que formó parte del Batallón N° 8 y que, llegado al Perú, en 1824 defendió la causa emancipadora a despecho de su vida, ya partido San Martín de la conducción del ejército y en una situación muy delicada signada por la inconformidad de las tropas atascadas en el país andino, desmoralizadas, sin recibir paga, encadenándose una rebelión a la que Falucho se opuso costándole la vida. Ruiz, según Mitre, fue fusilado por los alzados, quienes lo tildaron de revolucionario y a quienes respondió: "Malo es ser revolucionario, pero peor es ser traidor".

El escritor Jorge Luis Borges reconoció el mérito a los afrodescendientes: "Los negros de las guerras de la Independencia eran mucho mejores soldados que los blancos". Si bien estos no fueron debidamente reconocidos, muchos sí adquirieron la libertad por haber servido en la guerra. Fue el caso de las dos terceras partes de los esclavos en Mendoza, en los preparativos al cruce de los Andes, pese a la resistencia de los amos, conforme relató Mitre.

Entre 1810 y 1860 no hubo un solo batallón en el actual territorio argentino que no tuviera presencia de soldados afro. En Buenos Aires hubo al menos once afroargentinos con el grado de coronel o teniente coronel, aunque se les negó el grado mayor de general, en la pauta del racismo de la época. Dentro de lo poco que se conoce o cuenta, el sargento Juan Bautista Cabral tiene un sitial en la historia argentina, al haberle salvado la vida a San Martín en la batalla de San Lorenzo, años antes del cruce andino. Lo que hay que remarcar es que su origen era africano, cuestión que no siempre se reconoce, como así faltan subrayar los aportes de los afrodescendientes a la historia argentina en general, y no solo en el plano bélico. El cruce de los Andes fue un capítulo invalorable de la participación de este colectivo en la historia argentina. Gracias a la tropa sanmartiniana fue posible la liberación de Chile y más tarde la del Perú.