domingo, 9 de julio de 2017

PGM: Los piratas del Kaiser

Cómo una banda de piratas alemanes capturó 15 naves durante la Primera Guerra Mundial



Gabe Christy | War History Online

El día de Navidad, 1916, un barco noruego clipper, el Irma, fue abordado por el crucero británico, Avenger. No había nada particularmente inusual, el capitán hablaba el inglés roto de una vieja sal noruega, el barco entero estaba húmedo de los últimos cuatro días de fuertes lluvias, y la esposa del capitán se sentó en la cabina, con un dolor de muelas. Los oficiales británicos se peinaron a través de cada trozo de papel, encontraron todo en orden, y luego regresaron a su crucero, diciendo a los noruegos que continuaran su viaje.

Pero el Irma no existía. En realidad, era la SMS Seeadler, un crucero auxiliar alemán destinado a cazar barcos británicos. La esposa del capitán era marinera alemana con un vestido y una peluca. Y el capitán era el conde Félix von Luckner, el oficial de la marina alemana, descarado y amante del mar.


El conde Felix von Luckner huyó de casa a las 13, y devolvió un teniente en la Marina Imperial Alemana a los 21 años. En 1916 estaba al mando de SMS Seeadler, un velero de veleros. Él la utilizó para asaltar el comercio británico en todo el Atlántico y en el Pacífico, hasta que finalmente fue varada en 1917. Fuente: wiki / CC-BY-SA-3.0

Von Luckner nació en Dresde en 1881, hijo del Conde Heinrich von Luckner. La familia von Luckner había hecho un nombre para sí mismos, 100 años antes, como oficiales de caballería expertos. El bisabuelo de Felix, Nicolás Von Luckner, había formado su propia unidad de caballería, y luchado notablemente durante las guerras napoleónicas, ganando eventual el título del mariscal de Francia. Con este pedigrí, es comprensible lo confundido Heinrich von Luckner debe haber sido cuando su hijo mal comportado le dijo que quería poner al mar.



El bisabuelo de Felix von Luckner, Nicolas Luckner, que obtuvo el título de Mariscal de Francia.

Felix siempre había sido un estudiante terrible y, a menudo, se metió en peleas durante su escolaridad. Sus padres se molestaron cada vez más con él hasta que a los 13 años salió corriendo de su casa y se dirigió al mar. Su carrera de vela comenzó con el peor viaje de su vida, a bordo de un carguero ruso. A menudo golpeado y forzado a limpiar la pocilga Felix prometió que su vida mejoraría, y él volvería a casa como oficial en la marina de guerra imperial alemana.

Él siguió muchas carreras diferentes mientras que en el extranjero, del encargado del faro al cazador del canguro. El primero fracasó cuando fue descubierto cortejando a la hija del maestro del faro, y este último cuando se dio cuenta de que tenía poca idea de cómo cazar. Finalmente, regresó a Alemania y se ganó el derecho de ser un Oficial Naval, que rápidamente se alzaba por las filas, gracias en parte al favor del propio Kaiser.

En 1916 von Luckner era un Kapitan Leutnant, y fue seleccionado para dirigir una misión especial. El Almirantazgo alemán tenía varios barcos de vela en su poder y quería utilizarlos para romper el bloqueo británico que había estado hambriento de la nación desde 1914. Von Luckner era el único oficial alemán que tenía experiencia real de la navegación, y él con impaciencia accedió a Tomar la posición. El Seeadler, originalmente el Puerto de Balmaha, era muy remodelado, con trampillas, escondites y habitaciones secretas. Todo esto fue diseñado para confundir, atrapar, o escabullirse más allá de cualquier partido de embarque británico o la tripulación del premio. Ella zarpó el 21 de diciembre de 1916.

El Pass of Balmaha, el Windjammer destinado a convertirse en uno de los más famosos incursores del comercio en la historia moderna.

Su equipo fue seleccionado tanto para la habilidad de navegación, como para la fluidez en noruego, y se hizo pasar por la nave Irma, que afirmaba transportar madera a Australia. Como se explicó anteriormente, en su primer intento el ardid inteligente funcionó. La tripulación estaba lista y emocionada para jugar al pirata; Navegaron hacia el sur para buscar buques británicos.

No tuvieron que viajar mucho antes de encontrarse con un buque de vapor sin nombre, que parecía de construcción británica, y carecía de nombre, una señal segura de que era inglesa. El Seeadler le preguntó por el tiempo, y como el barco se retrasó para responder, la tripulación alemana cayó su bandera noruega, e izó a la bandera de batalla alemana. Una sección de la barandilla de la cubierta se abrió, revelando un cañón que disparó un disparo de advertencia a través del arco inglés. Después de tres disparos más, el capitán británico llegó a bordo, completamente desconcertado por lo que acababa de suceder. Había estado navegando con pereza por un puerto neutral, y de repente un viejo velero había cometido un acto de guerra contra su barco. Estas tácticas ganarían a la tripulación del Seeadler el apodo "Piraten des Kaisers" (Los piratas del Kaiser).


El Charles Gounod, uno de los 15 barcos que los Piratas del Kaiser capturaron durante su crucero de 255 días en el Atlántico y el Pacífico.

Durante los meses siguientes, la tripulación del Seeadler causó estragos en el transporte marítimo británico en el Atlántico, capturando y hundiendo 15 naves. Pero había un código de conducta entre este equipo bucanero de marineros piratas: pelear una guerra sin muerte. Al capturar un buque, se asegurarían de que toda la tripulación había descargado antes de hundirla. E incluso hundir una embarcación era una experiencia sombría, estos hombres eran marineros a través de, y sabía que un barco era la casa de un hombre, no sólo un trozo de metal o madera. Cada captura era tan diferente como cada barco en el mar, pero uno se destacó como su verdadera prueba de habilidad.

El 11 de marzo de 1917, el buque británico Horngarth entró en la visión del Seeadler. Tenía más de 3.600 toneladas, rápido y listo para una pelea. En su cubierta delantera se encontraba un cañón de 5 pulgadas, que podía destruir completamente a los alemanes en su antiguo velero. Para empeorar las cosas, tenía un aparato de radio a bordo, el cual podía transmitir una llamada de socorro, y su posición, al resto de la flota británica, explicando fácilmente el final para el Seeadler.


Una pintura de SMS Seeadler a toda vela en el Atlántico. Su despreciable aparición como sólo otro barco de vela le permitió engañar a otros buques en entrar lo suficientemente cerca como para ser abordado y capturado.

Horngarth claramente superó al buque alemán, pero von Luckner no fue disuadido. Él le señaló como de costumbre, pidiendo el tiempo. Ella lo ignoró; Algo no raro entre los vapores británicos. Pero el Seeadler tenía otro truco en la manga. Habían aparejado la casa de la cocina para que apareciera como si estuviera en llamas. Utilizando un pedazo de magnesio y humo, pusieron un fuego falso en el centro de la nave. La tripulación se apresuró a parecer que lo estaban sacando, mientras que el marinero Schmitt, salió jugando el papel de la esposa del capitán Josefina de nuevo.

El barco británico se acercó para prestar ayuda, pero cuando se acercaron a la escena frente a ellos, cambió por completo. En la orden de von Luckner, la bandera de batalla alemana fue llevada por el asta de la bandera, el fuego fue apagado, y los riflemen que se habían ocultado debajo del carril de la nave aparecieron. Josefina se quitó el vestido y la peluca, y el marinero Schmitt reapareció, corriendo hacia su estación. Una vez más, el carril de cubierta se cayó, revelando su cañón. Un disparo rugió de la nave alemana, sacando la antena de radio. Los riflemen guardaron sus armas entrenadas en el cañón británico de 5 pulgadas, listo para disparar a cualquier marinero que se acercó a él.


Uno de los dos cañones ocultos a bordo del Seeadler. Usted puede ver la sección de la barandilla de la cubierta que se desplegaría, permitiendo que el arma completa el movimiento, mientras que lo oculta cuando no está en uso. Este ingenio les permitió aparecer y no amenazante como sea posible, hasta el último momento cuando la tripulación entera golpearía su objetivo.

El equipo británico corrió en total confusión, ellos, como los barcos antes de ellos, estaban desconcertados por el repentino cambio de velero noruego, al crucero alemán en un abrir y cerrar de ojos. Pero el capitán pudo calmar a sus hombres hasta que un ruido aterrador vino del arco de Seeadler. Von Luckner había puesto tres hombres con trompetas en el bauprés, que habían estado esperando la señal para actuar. Entonces rugieron en inglés "torpedos claro!".

Los rostros británicos se pusieron blancos y de repente todo el barco se rindió, sin querer enfrentarse a la posibilidad de un torpedo. Por supuesto, Seeadler no tenía medios para disparar un torpedo, pero el farol funcionó, y capturaron su mayor premio, sin una sola muerte.


El eventual naufragio del Seeadler. La tripulación la destruyó después de tomar todos los materiales y provisiones que pudieron.

Pero la reputación de los piratas del Kaiser había llegado antes de ellos, y fueron perseguidos por los cruceros americanos y británicos. Perseguida por el Cabo de Hornos, se encontró en el Pacífico. Ella encalló en Mopelia, un atolón coralino, y la tripulación estableció una colonia alemana allí. Más tarde Von Luckner trató de escapar, robando una lancha rápida, y más tarde una goleta, pero fue capturado por el barco de Nueva Zelanda Iris. El resto de la tripulación capturó la goleta francesa Lutece y navegó en aguas chilenas.

Allí fueron capturados por las autoridades y recluidos en un campo de internamiento hasta 1919. Von Luckner y su equipo de bucaneros regresaron a Alemania como héroes y sus hazañas han caído en la historia como materia de leyenda y mito. La era de la vela militar terminó con la adopción del vapor en el siglo XIX, pero el Seeadler y el Piraten des Kaisers demostraron que los barcos de vela no caerían sin una pelea.

sábado, 8 de julio de 2017

Una foto resolvería el misterio de Amelia Earhart

La foto secreta que alimenta la teoría conspirativa sobre el misterio de Amelia Earhart
La aventura comenzó en Papúa Nueva Guinea. Pero pronto se convertiría en una tragedia y en uno de los mayores misterios de la aviación
Infobae



La fotografía que podría explicar qué ocurrió con Amelia Earhart el 2 de julio de 1937 (Archivos Nacionales / History Channel)

El 2 de julio de 1937 Amelia Earhart era declarada desaparecida. Pasaron 80 años y 3 días desde que el mundo de la aviación se conmovía con la noticia que recorría radios y telégrafos. En medio del Océano Pacífico el avión piloteado por la más aventurera de las mujeres se internaría en la noche y con poco combustible para que no se supiera nada más sobre ella.

Ahora, una fotografía de aquellos años alimenta una nueva teoría conspirativa. Varios conocedores y estudiosos de su historia creen que la imagen podría servir para determinar que en verdad Earhart sobrevivió su vuelo final y que fue capturada por los japoneses.

A bordo de su Lockheed Electra, la increíble mujer despegó de la isla de Papúa Nueva Guinea en medio de la noche. Era la madrugada de aquel día y con ella sólo se encontraba su navegador Fred Noonan. "El combustible se agota", fueron las últimas palabras que se registraron de Earhart. "Estamos volando a 1.000 pies", le alcanzó a decir por radio a la Guardia Costera. Luego, todo fue silencio. Y el misterio comenzó una carrera desenfrenada y que nadie pudo alcanzar.


A la izquierda, captura ampliada de la foto hallada que expone la nueva hipótesis. A la derecha, Amelia Earhart

Los protagonistas de la historia: Amelia Earhart en círculo amarillo, Fred Noonan en círculo rosado y los restos de la aeronave en círculo rojo remolcado por un buque japonés

Shawn Henry, ex ayundante de la dirección ejecutiva del FBI y documentalista de History Channel, asegura haber reunido evidencia que sostendría su teoría. Se trata de una fotografía tomada en una isla del Pacífico días después de la desaparición de Earhart. En ella, supuestamente, puede verse a la aventurera de espaldas a la lente sobre un muelle, mirando a su derecha. Pero en la imagen, además, aparecen -según la hipótesis– Noonan y los restos del avión Lockheed Electra estrellado sobre el agua.

La fotografía -según se indica en el documental que será emitido por History Channel el próximo domingo- fue recogida de una carpeta secreta en los Archivos Nacionales de los Estados Unidos y hallada por el agente retirado del Tesoro norteamericano Les Kinney en 2012 luego de que esos documentos fueran desclasificados. El retrato alimenta otra teoría: los japoneses habrían capturado a Earhart y Noonan creyéndolos espías al servicio de Washington.


Los diarios de la época muestran el impacto de la noticia a nivel mundial. Allí puede verse en el centro a Amelia Earhart y a su derecha su acompañante Noonan

Japón, en aquella época, controlaba la mayoría de las islas del Pacífico. Y un avión con sólo dos tripulantes podría ser sospechoso para un régimen expansionista como el de Tokio. Henry considera que la historia fue ocultada por las autoridades norteamericanas para no forzar un conflicto en momentos en que el mundo atravesaba momentos de tensión. La Segunda Guerra Mundial estaba a la vuelta de la esquina.

El ex empleado del FBI recurrió a especialistas para sustentar sus sospechas. El forense Doug Carner confirmó que la fotografía no había sido modificada ni editada. Sin embargo, nadie puede confirmar la fecha exacta en que fue tomada. Kent Gibson, reconocedor facial, comparó las imágenes de la época con los presuntos protagonistas y dijo que se parecen a los aviadores. "No hay nada que me lleve hacia otra conclusión", dijo Gibson.



Los cálculos de entonces señalaban a las Islas Marshall como el lugar donde el avión de Earhart había descendido o estrellado. Estados Unidos lanzó una búsqueda internacional por aire y mar nunca visto, pero jamás pudieron acceder a ese territorio, controlado por Japón. Desde allí, según Henry, ambos habrían sido llevados por las autoridades japonesas a Jaluit Island, a 200 millas del lugar donde podrían haber caído. Allí fue tomada la fotografía. En ella, incluso, podría verse los restos de su avión transportados por un barco, el Koshu Maru, quien luego trasladaría a los protagonistas de la historia a Saipán.

En esa isla japonesa, ya no se conocería nada más sobre ambos aventureros.

viernes, 7 de julio de 2017

Amelia Earhart: Murió prisionera de los japoneses

¿Esta foto finalmente resuelve el misterio de Amelia Earhart?
Por Alexandra Klausner | The New York Post
Una mujer, sentada, que se asemeja a Amelia Earhart y un hombre, de pie a la extrema izquierda, que parece ser su navegador, Fred Noonan



Una fotografía recientemente descubierta puede ser la clave para resolver el misterio de la desaparecida estadounidense Amelia Earhart.

Earhart - la primera mujer en volar solo a través del Océano Atlántico - desapareció mientras estaba en un vuelo alrededor del mundo hace 80 años. Los Estados Unidos declararon a Earhart muerta dos años después de su desaparición, alegando que debió de haberse estrellado en algún lugar del Océano Pacífico después de quedarse sin combustible.

Ahora algunos historiadores creen que ella sobrevivió el accidente de avión y murió en cautiverio japonés.

Una fotografía, descubierta por los Archivos Nacionales, parece mostrar a una mujer que se parece a Earhart y un hombre que se asemeja a su navegador Fred Noonan en un muelle en las Islas Marshall, informó NBC.


Amelia Earhart

Los historiadores creen que el cuadro, etiquetado "atolón de Jaluit," fue interrumpido por un espía americano en 1937 - el año que Earhart desapareció.

La nueva pista se presentará en el especial de dos horas del Canal de Historia, "Amelia Earhart: The Lost Evidence", el domingo.

"Cuando usted se retira, y cuando ve el análisis que se ha hecho, creo que no deja ninguna duda a los espectadores de que eso es Amelia Earhart y Fred Noonan", Shawn Henry, un analista de NBC News y ex director asistente ejecutivo para el FBI, Dijo de la foto.

Ken Gibson, que se especializa en el reconocimiento facial, concluyó que la foto no está corregida y es "muy probable" una foto de Earhart y Noonan.

La mujer en la foto tiene el pelo corto y está usando pantalones - dos características que Earhart era conocido. Pero es el hombre de la foto quien tiene la semejanza más cercana con el Noonan desaparecido.


La foto descubierta en los Archivos Nacionales muestra a una mujer que se asemeja a Amelia Earhart en un muelle en las Islas Marshall.

"La línea del cabello es la característica más distintiva. Es una raya muy afilada. La nariz es muy prominente ", dijo Gibson.

"Creo que esta es una evidencia muy convincente de que este es probablemente Noonan", añadió.

La foto también muestra el barco japonés Koshu remolcando un objeto de 38 pies de largo - la misma longitud que el avión de Earhart.

"Creemos que el Koshu la llevó a Saipan (en las Islas Marianas), y que ella murió allí bajo la custodia de los japoneses", dijo Gary Tarpinian, productor ejecutivo del especial de televisión.

Las autoridades japonesas dicen que no tienen antecedentes de que Earhart haya estado bajo su custodia, según NBC.

La fotografía no es la única pista que conduce a los científicos a resolver el misterio.

El mes pasado, el Grupo Internacional para la Recuperación de Aeronaves Históricas envió perros olfateadores a Nikumaroro, parte de las islas Phoenix en el Océano Pacífico central, para buscar los restos de Earhart.

jueves, 6 de julio de 2017

Arqueología: La causa de muertes de soldados en una batalla en la guerra de los 30 años

Tumba en masa de la batalla de la guerra de treinta años revela heridas mortales de los soldados
Por Megan Gannon, Life Science



El 16 de noviembre de 1632, el ejército imperial protestante sueco y el Imperio Romano Católico Romano se enfrentaron durante la batalla de Lützen en Alemania.
Crédito: J. Lipták, O. Schröder

En noviembre de 1632, los habitantes de Lützen, Alemania, se vieron obligados a enterrar a unos 9.000 soldados que quedaron muertos en un campo de batalla después de una sangrienta pelea durante la Guerra de los Treinta Años.

Los arqueólogos recientemente desecharon parte de ese trabajo.

Hace unos años, los investigadores descubrieron una fosa común en el sitio de la Batalla de Lützen. Al analizar los huesos, ahora han aprendido más sobre las vidas violentas y las muertes de soldados de esta época. [Ver imágenes de la tumba de guerra y lesiones de batalla]

La Guerra de los Treinta Años fue uno de los acontecimientos más sangrientos de la historia europea, más mortal que la Muerte Negra y la Segunda Guerra Mundial, en términos de la proporción de la población perdida. Luchó entre 1618 y 1648, el conflicto comenzó como una lucha entre católicos y protestantes dentro del Sacro Imperio Romano. Los enfrentamientos brutales tocaron gran parte de Europa central, pero la mayoría de las batallas se libraron en lo que hoy es Alemania.

Fuera de la matanza en los campos de batalla, el hambre y los brotes de la enfermedad devastaron poblaciones. Ambas partes en el conflicto dependían en gran medida de los mercenarios extranjeros que buscan riquezas (cuyas lealtades podrían cambiar en base a quién pagaba más), y los ejércitos de ocupación aterrorizaban a los civiles en las ciudades y aldeas.

Un momento decisivo en la guerra llegó cuando Suecia intervinió en 1630, prestando apoyo a las fuerzas protestantes. El rey sueco Gustav II Adolf lideró una serie de batallas victoriosas, hasta que fue asesinado en una pelea contra el general Albrecht von Wallenstein, comandante de las tropas imperiales del Santo Imperio Romano, durante la batalla de Lützen, al suroeste de Leipzig, el 16 de noviembre, 1632.

Heridas de guerra

Los arqueólogos localizaron el sitio de la batalla de Lützen en 2006 después de que una investigación del detector del metal levantara cerca de 3.000 proyectiles, municiones y otros objetos de la lucha. Una trinchera excavada en 2011 reveló entonces una fosa común. Para evitar que el sitio de entierro sea saqueado por los cazadores de tesoros y erosionado por el mal tiempo, los científicos no excavaron los esqueletos en el sitio. En su lugar, levantaron los restos del suelo en un bloque de 55 toneladas de suelo, dividido en dos.

Dirigido por Nicole Nicklisch, de la Oficina Estatal de Gestión del Patrimonio y Arqueología Sajonia-Anhalt, un equipo de bioarqueólogos analizó los 47 esqueletos en este bloque de tierra, buscando las lesiones mortales que los hombres sufrieron durante la batalla.

Según sus resultados, publicados en la revista PLOS ONE el 22 de mayo, la mayoría de los hombres ya estaban en mal estado cuando se dirigieron a su batalla final. Dieciséis habían experimentado lesiones en la cabeza; Un hombre había sufrido incluso cuatro heridas en la cabeza en conflictos anteriores antes de morir. Veintiún tenían otras lesiones óseas cicatrizadas o curativas, como fracturas en los brazos, piernas y costillas.

Al mirar las heridas no cicatrizadas, los investigadores pudieron ver lo que los hombres sufrieron en el campo de batalla. Aunque algunos hombres habían cortado las marcas y cortado heridas en sus huesos, las armas de la lámina parecían desempeñar un papel secundario en las muertes de estos soldados. En cambio, más de la mitad de los hombres habían sido golpeados por disparos. Veinte y uno sufrieron heridas de bala en la cabeza, y 11 de ellos tenían balas todavía alojadas en sus cráneos.

Ataque de caballería

El alto número de heridas de bala era inusual para el tiempo - por lo menos comparado con otras fosas comunes de la Guerra de los Treinta Años encontró sitios alemanes como Wittstock y Alerheim. Las espadas y los cuchillos eran todavía "las armas elegidas para el combate cuerpo a cuerpo", escribieron los investigadores. [Fotos: Los Túmulos de Masas Mantienen Prisioneros de Guerra del Siglo XVII]

Este tiroteo inusual en Lützen podría coincidir con un relato de la batalla. Los registros históricos sugieren que una unidad de élite (en su mayoría compuesta por soldados alemanes contratados) del ejército sueco llamó a la Brigada Azul una derrota mortal en la zona donde se encontró la tumba, después de que fueron atacados por sorpresa por una unidad de caballería del Imperio Católico Ejército, dijeron los investigadores.

Los restos de balas revelan que los soldados habían sido atacados con pistolas, mosquetes y carabinas, armas que los caballeros usaban para distancias cortas. Los registros históricos mencionan que los soldados guardaban balas en la boca para que pudieran recargar rápidamente sus armas durante la batalla, y dos de los esqueletos en la tumba todavía tenían balas de plomo en su cavidad oral.

miércoles, 5 de julio de 2017

SGM: Los diarios del hijo de puta de Himmler

Extractos de enfriamiento de los diarios de Himmler encontrados en Rusia

George Winston | War History Online



El "Reichsführer-SS" Himmler inspecciona voluntarios en Neuhammer, Alemania (hoy en Polonia) 1944.

"Es una de esas cosas que se dice fácilmente. "El pueblo judío está siendo exterminado", todos los miembros del Partido le dirán, "perfectamente claro, es parte de nuestros planes, estamos eliminando a los judíos, exterminándolos, un asunto pequeño".

"En conjunto podemos decir: Hemos llevado a cabo esta tarea más difícil por el amor de nuestro pueblo. Y no hemos sufrido ningún defecto dentro de nosotros, en nuestra alma, o en nuestro carácter. "
Estos dos comentarios horripilantes son del diario de Heinrich Himmler, que recientemente se ha revelado en un archivo militar, en Podolsk, cerca de Moscú, en Rusia. El arquitecto de los campos de la muerte nazi estaba tomando notas después de un discurso a los líderes del grupo de SS, en la Polonia ocupada el 4 de octubre de 1943. Las notas escalofriantes exponen claramente la preocupación nazi con el exterminio de la nación judía, junto con Todos los demás que no cumplieron con su visión de la pureza aria, y horriblemente indican que la jerarquía nazi no sentía remordimiento por lo que estaban haciendo.

Las notas continúan, como si nada de gran importancia hubiera sido dicho, para describir cómo regresó a Berlín en su tren privado. La liberación de estos documentos, tras la revelación de fotografías y otros documentos personales pertenecientes a Himmler y encontrados en Israel, se suma a la sombría imagen de este hombre y su perspectiva psicótica. Estos diarios, capturados por las fuerzas rusas al final de la Segunda Guerra Mundial, han estado olvidados en el archivo durante más de 70 años. Eran el diario personal de Himmler para los años 1938, 1943 y 1944.

Todos los libros hacen lectura estomacal, con el volumen de 1938 que contiene los detalles de un almuerzo "de camaradería" celebrado el 9 de marzo en el Campo de Concentración de Dachau. El 10 de marzo, visitó el campo de concentración de Sachsenhausen cerca de Berlín en compañía de Joseph Goebbels y el 14 de marzo volvió a disfrutar del almuerzo en el campo de concentración de Buchenwald.

El mismo día, escribe en su diario, "Tea y acuerdo para ser padrino de su hijo", después de cenar con Fritz Sauckel, un líder nazi local que sería condenado a colgar por el Tribunal de Nuremberg por organizar el trabajo de esclavos.

Himmler evitó ser juzgado en Nuremberg cuando se suicidó antes de ser juzgado. Había sido capturado por una patrulla británica el 21 de mayo de 1945 después de ser despojado de sus títulos y ser arrancado de la parte nazi por participar en conversaciones secretas con los aliados. Himmler está enterrado en una tumba sin marcar en el brezo de Luneburg.

martes, 4 de julio de 2017

Conflictos americanos: El Miércoles Negro del Cenepa

El "Miércoles Negro" 
Miércoles 22 de Febrero de 1995. 
(CONFLICTO FRONTERIZO ENTRE ECUADOR Y EL PERU EN 1995) 




"A las 10 y 30 de la mañana iniciamos el ataque. Tomamos al enemigo por sorpresa y empleamos todo el poder de fuegos que teníamos. Los obligamos a huir dejando a una docena de muertos. Abandonaron también sus morteros de 81 mm. y 60 mm." 

Después de un año del inicio del conflicto con Ecuador en el Alto Cenepa, uno de sus principales protagonistas, el entonces comandante -hoy coronel-, Luis Alatrista, relató a la revista peruana "Caretas" en el número 1398, su participación en los combates, particularmente en el famoso "miércoles negro", así llamado por el jefe del ejército ecuatoriano, el general Paco Moncayo, debido a las cuantiosas pérdidas que sufrieron. Alatrista comandaba la Unidad Pachacútec, destacamento de élite del Ejército que había estado peleando contra la subversión en el Frente Huallaga. Ese miércoles 22 de febrero, los comandos peruanos asaltaron con éxito el puesto de Tiwinza, pero tuvieron que replegarse por el fuego de la artillería enemiga, según relatan ellos. 

Por su comportamiento heroico, Alatrista recibió en diciembre de 1995 la más alta condecoración que otorga el Ejército, la orden Francisco Bolognesi. 

Cuando el helicóptero piloteado por el capitán Luis García Rojas fue derribado en el Alto Cenepa, el 29 de enero de 1995, el comandante Luis Alatrista, jefe de la Unidad de Comandos Pachacútec, estaba aún en la zona de Bijao, en el Huallaga, luchando contra la columna senderista "Atreverse". 

A esas alturas, ya el comando de las FF.AA. apreciaba que la situación en el Cenepa era más difícil de lo que habían pensado al principio. La parte del Batallón de Comandos "COMANDANTE ESPINAR Nº 19" -al que pertenece Pachacútec-, que se encontraba en Lima, ya había sido despachada al Cenepa. "Al día siguiente de ese hecho partimos de Tingo María rumbo a Lima y desde allí fuimos enviados a El Milagro, en Bagua -relata Alatrista-. Yo estaba al mando de las patrullas Miranda, Molina, Calle, Camino, Huertas y Baca, a la cual se sumaba personal de la Escuela de Comandos y un grupo de la Fuerza de Operaciones Especiales de la Marina (FOES), dirigido por el capitán de fragata Alejandro Silva". 

 

El 11 de febrero Alatrista ya estaba en PV1 y el lunes 13 encabezó la emboscada a las patrullas enemigas que salían desde Coangos. "Ese día, a las tres y media de la tarde, con tres patrullas de asalto, una de apoyo y otra de seguridad, atacamos al enemigo y le causamos 35 bajas", continúa Alatrista. "El objetivo era cortar la línea de abastecimiento que iba desde Coangos a la Y, Base Sur y Tiwinza." 

ATAQUE A TIWINZA 

"El 22 de febrero ha sido llamado por los ecuatorianos "el miércoles negro", porque dicen que ese día les causamos más bajas que en todo el conflicto", refiere el comandante Alatrista. 
"Después del ataque a Coangos, permanecí en PV1 reorganizando las patrullas. Allí el coronel Roberto Chiabra me ordenó atacar Tiwinza por el nor-este, es decir, ubicarme entre Tiwinza y las líneas ecuatorianas. Avanzamos rápidamente. Llegamos a la Y en hora y media, y seguimos por una trocha abierta por el enemigo." 
"En ese lugar dejé a la patrulla del teniente Huertas con la misión de brindar seguridad al tránsito en la trocha y emboscar a cualquier patrulla enemiga que intentara llegar desde Coangos a Tiwinza o viceversa. Allí se me unieron las patrullas Mimbela, Cabrera y Chávez, y continuamos la aproximación por la parte alta de la cordillera del Cóndor, para evitar las minas colocadas por el enemigo, abriendo trocha en medio del fango y los insectos". 
"Con la ayuda de un GPS, nos ubicamos entre Banderas y Tiwinza. Ocupamos un observatorio construido por el enemigo, empleado también como plataforma antiaérea. Desde allí se dominaba el puesto La Montañita. Más al norte, con dificultad, se veía Tiwinza. Allí dejamos otra patrulla. Su misión era impedir que el enemigo la recupere e instale sus misiles antiaéreos, y proteger nuestra retaguardia". 
"Con el grueso de la unidad de Comandos Pachacútec, seguimos a Tiwinza, siempre desplazándonos por la parte alta de la cordillera. En el día hacía mucho calor y en la noche nos pelábamos de frío. Las lluvias torrenciales caían en cualquier momento. Cuando estábamos entre Tiwinza y Banderas empezamos el descenso. El camino era difícil, accidentado, fangoso." 

 
Soldados del glorioso Ejército Peruano avanzan al encuentro del invasor sorteando minas enemigas. Portan fusiles FAL, granadas de mano, en primer plano soldado equipado con un lanzacohetes de manufactura rusa "RPG-7V". Se utilizaron en la toma de Tiwinza una sección de 12 "RPG-7V" que dispararon un total de 280 cohetes, causando terribles estragos. 


"Cuando estábamos próximos a Tiwinza escuchamos el fragor del combate: eran tropas de los batallones 314, 16 y la compañía Especial que atacaban La Montañita. A eso de las 10 de la mañana del miércoles 22 de febrero, descubrimos la ubicación de su posición de morteros y su puesto de comando. Ellos estaban disparando sobre nuestras tropas que atacaban La Montañita". 
"De inmediato reuní a los jefes de patrulla y dicté las órdenes de ataque. Las patrullas Mimbela, Chávez y Cabrera se desplegarían hacia el norte. Las patrullas de los tenientes Camino y Molina serían las patrullas de asalto que atacarían inmediatamente. Las patrullas del teniente Calle y el capitán Bendezú quedarían en seguridad." 
"A las 10 y 30 de la mañana iniciamos el ataque. Tomamos al enemigo por sorpresa y empleamos todo el poder de fuegos que teníamos. Los obligamos a huir dejando a una docena de muertos. Abandonaron también sus morteros de 81 mm. y 60 mm., radios modernos Racal, teléfonos de campaña, más de 700 granadas de mortero, cajones de granadas y munición de fusil." 
"Tomada la posición, desmontamos las piezas de morteros para llevárnoslos, así como el armamento menor, y ocultar el resto del material, pues ellos contratacaron inmediatamente, tratando de recuperar la posición perdida. En ese intento, la patrulla del teniente Molina los repelió, causándoles 5 muertos. En su cobarde huída sembraron más minas." "Cuando nos reorganizamos, recibimos de Banderas un nutrido fuego de artillería y morteros y optamos por orientarnos a una posición de seguridad y dominante sobre Tiwinza." "En esta acción, como en otros enfrentamientos que hemos tenido con las fuerzas especiales del enemigo siempre hicieron `aguas', como su jefe, el coronel Aguas." "Más al norte, las patrullas Miguel y Chávez le causaron 15 bajas al enemigo. El teniente Huertas y su patrulla, que había quedado en una trocha, emboscó al enemigo provocándole 8 bajas y capturando un prisionero." "En estas acciones destacaron el teniente Rentería y el sub oficial Cañahuaray, así como los Foes de la Marina." 
Otros oficiales complementan el relato del comandante Luis Alatrista. El mayor Pareja relata que "los monos...(sic) (los ecuatorianos) creían que nuestros RPG (lanzagranadas de origen ruso) eran lanzallamas por los fogonazos que despiden a la hora que salen las granadas y por la temperatura que produce al estallar, son más de tres mil grados de calor que queman en un radio de 10 a 15 metros." 

 

Comunicado Oficial de las FFAA ecuatorianas recogido por el corresponsal del diario español "El Periódico", en su edición del viernes 24 de febrero de 1995: "...La ofensiva peruana en la frontera entre Ecuador y Perú...incluye gases tóxicos y lanzallamas, es un ataque verdaderamente atroz y extraordinariamente masivo..." 


Fuente: revista "CARETAS" (editada en Lima). Por: Fernando Rospigliosi y J. Torres. Warbook (c) 2001

lunes, 3 de julio de 2017

Polonia: La Legión del Vístula de España a la SGM

¡Recordad Zaragoza! El grito de guerra de los polacos frente a los Nazis
Javier Sanz | Historias de la Historia



En el Tratado de Fontainebleau de 27 de octubre de 1807, firmado por Manuel Godoy, valido del rey de España Carlos IV de Borbón, y Napoleón I Bonaparte, se estipulaba la invasión militar conjunta franco-española de Portugal —el cual se había unido a Inglaterra—; además, se permitía para ello el paso de las tropas imperiales francesas por territorio español y se prestaría el apoyo logístico necesario. Bajo el mando del general Junot, las tropas francesas entraron en España el 18 de octubre de 1807, cruzando su territorio a toda marcha en invierno, y llegaron a la frontera con Portugal el 20 de noviembre. Sin embargo, los planes de Napoléon iban más allá, y sus tropas fueron tomando posiciones en importantes ciudades y plazas fuertes con objeto de derrocar a los Borbones y suplantarla por su propia dinastía.

Entre las tropas imperiales que invadieron la Península ibérica y que participaron en la Guerra de Independencia española había unos 20.000 soldados y oficiales polacos distribuidos en tres formaciones militares: la Legión del Vístula, la División del Ducado de Varsovia y el Regimiento de Caballería Ligera de la Guardia.


Miembros de la Legión del Vístula

¿Qué hacían los polacos luchando a las órdenes de Napoléon?
En 1795, tras varias derrotas frente a Suecia y divisiones internas, la República de las Dos Naciones (Polonia y Lituania), también llamada Mancomunidad de Polonia-Lituania, quedó tan maltrecha que sus vecinos/enemigos (Imperio ruso, Prusia y Austria) no tuvieron muchos problemas para llegar a un acuerdo y repartirse el reino -no volvería a existir un estado polaco independiente hasta 1918-. Ante la desaparición de su patria, muchos polacos emigraron, sobre todo a Italia y Francia. El surgimiento de Francia, con Napoleón al frente, como potencia europea, y por aquello de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, los polacos vieron en el emperador a un posible liberador que les permitiese restaurar el estado polaco. La realidad es que Napoleón utilizó aquel sentimiento patriótico para hacerles creer que restablecería la independencia de Polonia y, de esta forma, convertir a aquellos apátridas, otrora polacos, en una fuente inagotable de reclutas que formaron un ejército polaco en el exilio bajo el mando francés.

Los polacos destacaban por su preparación, disciplina y valentía, y tuvieron un papel relevante en las campañas de Italia, Haití, Rusia… y España. En los dos asedios sufridos por la ciudad de Zaragoza (España) en 1808 durante la Guerra de la Independencia, los llamados sitios de Zaragoza, participaron alrededor de 3.500 polacos entre las filas imperiales. Los polacos tenían que luchar con un enemigo que, como ellos, estaba defendiendo su libertad e independencia, lo que les suponía una enorme carga moral al sentirse identificados con las mujeres y hombres que defendían Zaragoza hasta las últimas consecuencias. Aquellos que lograron sobrevivir y volver a su hogar contaron después la valentía de aquellas gentes, poniéndolas como ejemplo de luchadores por su libertad, tal y como decían que debían hacer ellos por Polonia. Prueba de ello, fueron las palabras del embajador de Polonia, Tomasz Arabski, y del historiador Jan Stanislaw, Director de la Oficina de excombatientes y personas represaliadas de Polonia, cuando en 2013 Zaragoza rindió homenaje a los 300 polacos caídos en los sitios de Zaragoza…

la resistencia del pueblo aragonés fue un ejemplo de gran patriotismo con el que se encontraron unos soldados que vinieron de lejos porque trataban de luchar por su libertad y se encontraron con otros jóvenes que luchaban por lo mismo. […] Nunca en la historia, los soldados polacos tuvieron tanta discordia moral como aquí en España […] esta intervención, en la que cayeron unos 300 soldados polacos, se convirtió en un remordimiento de conciencia nacional. El coraje que observaron del pueblo aragonés pervivió durante años en el espíritu de los polacos…

Placa homenaje polacos caídos

De hecho, las referencias al coraje aragonés se escucharon en Varsovia el 1 de agosto de 1944 cuando los polacos se levantaron contra los invasores nazis y lo hicieron al grito de…

Pamietajcie o Saragosiee! (¡Recordad Zaragoza!)



Monumento al Levantamiento de Varsovia


Fuentes: Soldados polacos en España – Fernando Presa González, Pamietajcie o Saragosiee!, El Periódico de Aragón

domingo, 2 de julio de 2017

Guerra Antisubversiva: La historia que no quieren contar los peronistas



La historia que no nos quieren contar


Jorge Fernández Díaz lee un fragmento del libro “Los 70, una historia violenta” del periodista y escritor Marcelo Larraquy sobre la interna peronista en la década del 70.