martes, 21 de noviembre de 2017

Evidencia de vikingos musulmanes

¿Por qué los vikingos tenían "Allah" bordado en ropa funeraria?

BBC


Uno de los fragmentos excavados de hilo fino de seda y plata descubiertos en los dos sitios suecos, Birka y Gamla Uppsala.

Los investigadores en Suecia han encontrado los caracteres árabes tejidos en los trajes del entierro de las tumbas del barco Vikingo. El descubrimiento plantea nuevas preguntas sobre la influencia del Islam en Escandinavia, escribe el periodista Tharik Hussain.
Fueron guardados en el almacenaje por más de 100 años, despedidos como ejemplos típicos de ropa funeraria de la edad de Viking.
Pero una nueva investigación sobre las prendas de vestir -que se encuentran en las tumbas de los siglos IX y X- ha arrojado una visión innovadora del contacto entre los mundos vikingos y musulmanes.
Patrones tejidos con hilo de seda y plata se han encontrado para deletrear las palabras "Allah" y "Ali".
El descubrimiento fue realizado por la arqueóloga textil Annika Larsson de la Universidad de Uppsala, mientras que reexaminaba los restos de trajes de entierro de machos y hembras excavadas originalmente en Birka y Gamla Uppsala en Suecia a finales del siglo XIX y mediados del siglo XX.
Ella se interesó en los fragmentos olvidados después de darse cuenta de que el material había venido de Asia central, Persia y China.
Larsson dice que los diminutos diseños geométricos, de no más de 1,5 cm de altura, no se parecían a nada de lo que había visto antes en Escandinavia.
"No pude entenderlos y entonces recordé dónde había visto diseños similares - en España, sobre tejidos moriscos".

Desbloquear un rompecabezas

Larsson entonces se dio cuenta de que no estaba mirando los patrones vikingos en absoluto, excepto el antiguo guión árabe cúfico.
Había dos palabras que se mantenían recurrentes. Una de ellas se identificó con la ayuda de un colega iraní. Era el nombre "Ali" - el cuarto califa del Islam.
Pero la palabra al lado de Ali era más difícil de descifrar.
Para desbloquear el rompecabezas, alargó las letras y las examinó desde todos los ángulos, incluso desde atrás.
"De repente vi que la palabra 'Allah' [Dios] había sido escrita en letras espejo", dice ella.


Ampliar los patrones y mirar el reflejo en un espejo reveló la palabra 'Allah' (Dios) en árabe

Larsson ha encontrado hasta ahora los nombres en por lo menos 10 de los casi 100 pedazos que ella está trabajando a través, y aparecen siempre juntos.
La nueva búsqueda plantea preguntas fascinantes sobre los ocupantes de la tumba.
"La posibilidad de que algunos de los que están en las tumbas fueran musulmanes no puede ser descartada por completo", dice.
"Sabemos de otras excavaciones de la tumba de Viking que el análisis de ADN ha demostrado que algunas de las personas enterradas en ellos procedían de lugares como Persia, donde el Islam era muy dominante.
"Sin embargo, es más probable que estos hallazgos demuestren que las costumbres funerarias de la era vikinga fueron influenciadas por ideas islámicas como la vida eterna en el paraíso después de la muerte".



Una demostración anterior demuestra lo que la tumba de un barco de la mujer Vikinga en Gamla Uppsala pudo haber parecido - similar a los los fragmentos que fueron encontrados en las tumbas antedichas 

Su equipo trabaja ahora con el departamento de inmunología, genética y patología de la universidad para establecer los orígenes geográficos de los cuerpos vestidos con ropa funeraria.

El primero de la Historia

El contacto entre los mundos vikingo y musulmán ha sido establecido desde hace mucho tiempo por las cuentas históricas y el descubrimiento de monedas islámicas a través del hemisferio norte.
Hace dos años, los investigadores revisaron un anillo de plata de una tumba femenina en Birka y encontraron la frase "para Alá" inscrita en la piedra.
Una vez más, el texto era cúfico, desarrollado en la ciudad iraquí de Kufah en el siglo VII - uno de los primeros guiones árabes utilizados para escribir el Corán.
Lo que hace que el descubrimiento de Larsson sea tan interesante es que es la primera vez que los elementos históricos que mencionan Ali han sido desenterrados en Escandinavia.


Un anillo vikingo con una inscripción cúfica que dice "para Allah" fue encontrado dentro de una tumba de mujer del siglo IX en Birka hace dos años

"El nombre Ali se repite una y otra vez junto a Alá", dice.
"Sé que Ali es muy venerado por el grupo musulmán más grande, los chiítas, y se han preguntado si hay una conexión".
Ali era el primo y el yerno del Profeta Muhammad, habiéndose casado con su hija Fátima. También se convirtió en el cuarto líder de la comunidad musulmana después de Muhammad murió.

Aunque tanto los sunitas como los chiíes venera a Ali como un importante compañero de Mahoma, tiene un estatus elevado entre los chiíes, que lo ven como el heredero espiritual del Profeta.
"El uso de Ali sugiere una conexión chiíta", dice Amir De Martino, líder del programa de estudios islámicos en el Islamic College de Londres.
"Pero sin la frase 'waly Allah' que acompaña al nombre - que significa" amigo de Allah "- esto no sería de la cultura shi de la corriente principal y podría haber sido copiado erróneamente de algo que era", añade De Martino, quien también es el jefe editor de Islam Today, una revista británica Shia.
"El patrón sugiere que Ali está siendo igualado con Alá, y por lo tanto hay una posibilidad delgada que tiene alguna conexión con movimientos marginales muy tempranos, extremos, místicos que creyeron en esto
"Pero es más probable que se trate de un patrón mal copiado."
Inscripciones en el techo de Demir Baba Tekke, un mausoleo Alevi en el noreste de Bulgaria. El lado derecho tiene los nombres Alá, Muhammad y Ali escrito en árabe legible, simple. El lado izquierdo muestra un patrón místico azul dentro del cual los tres nombres han sido entrelazados.


Las inscripciones en el techo de un mausoleo Alevi en Bulgaria característica - a la derecha - los nombres de Alá, Muhammad y Ali escrito en árabe legible, simple, mientras que a la izquierda hay un patrón místico azul con los tres nombres entrelazados

Los nombres Alá y Ali se representan a menudo en enigmáticos patrones dentro de las tumbas y los libros de las sectas shiítas místicas como los Alevis y Bektashis hasta el día de hoy, pero siempre están acompañados por el nombre de Muhammad. A veces, pueden incluir secuencias de comandos reflejadas.
Pero a diferencia del hallazgo de Larsson, estos ejemplos suelen incluir tanto el nombre representado de la manera correcta como la reflexión.
Para Larsson, sin embargo, su descubrimiento ofrece muchas promesas para el futuro.
"Ahora que estoy viendo los patrones vikingos de manera diferente, estoy convencido de que encontraré más inscripciones islámicas en los fragmentos restantes de estas excavaciones y otros tejidos de la época vikinga.
Quizá también aparezcan en artefactos no textiles.


lunes, 20 de noviembre de 2017

Guerra de Secesión: Dudando de la capacidad del Gral. Lee

La verdad sobre el general confederado Robert E. Lee: Él no era muy bueno en su trabajo

Por Michael S. Rosenwald | The Washington Post


El general Robert E. Lee en su caballo, viajero, rodeado por sus oficiales. (AP)
En el número de junio de 1969 de Historia de la Guerra Civil - Volumen 5, Número 2, páginas 116-132 - un renombrado historiador sureño atacó el legado del general confederado Robert E. Lee.


"Ninguna figura de guerra tiene más necesidad de una reevaluación que Lee", escribió Thomas L. Connelly, profesor de la Universidad de Carolina del Sur. "Uno reflexiona sobre si el sur no pudo haber ido mejor si no hubiera Robert E. Lee".

 El ensayo de Connelly fue uno de los primeros disparos de mosquetes académicos disparados sobre la posición de Lee como un genio militar superado, pero no engañado, presidiendo una causa perdida, una reputación celebrada en biografías y monumentos aduladores como los retirados este año en Nueva Orleans, Baltimore y otras ciudades a través del país. Incluso el alcalde de Richmond, la capital de la Confederación, está meditando qué hacer con su enorme estatua de Lee y otros héroes Confederados en su icónica Monument Avenue.

Pero en ningún lugar la lucha por la imagen de Lee ha sido más polémica que Charlottesville, donde un mitin de "Unite the Right" de los supremacistas blancos, neonazis y Ku Klux Klan terminó con violencia y la muerte de un contraprotesta. El sábado por la noche, regresaron con sus antorchas Tiki a la estatua de Robert E. Lee, que la ciudad está tratando de quitar.

Ellos fueron dirigidos por Richard Spencer, que ha votado para seguir volviendo a defender "estos símbolos de nuestra historia y nuestro pueblo".

Los trabajadores de Nueva Orleans
se preparan para desmontar la estatua
de Robert E Lee.

Pero la historia no está en bronce. Evoluciona. Y aunque Lee sigue siendo un símbolo importante y poderoso en el Sur, su reputación entre los eruditos ha evolucionado hasta el punto de que muchos cuestionan o descaradamente ridiculizan su estatura como un sabio del campo de batalla.
Para Edward Bonekemper III, el autor de "Cómo Robert E. Lee Perdió la Guerra Civil" y varios otros libros sobre la guerra, Lee no es el humilde y orgulloso perdedor del campo de batalla presentado por el documentalista Ken Burns y otras obras populares de la historia, estratega aburrido y el personaje central en "la campaña de propaganda más exitosa en la historia americana".

Él está hablando de la causa perdida - o como él tituló un libro reciente, "el mito de la causa perdida."

Los principios de la Causa Perdida son que la esclavitud ya estaba muriendo antes de la guerra, que los derechos de los estados eran realmente el tema de todos modos, que el Sur hizo lo mejor que pudo contra una poderosa máquina de matar (una versión temprana de un trofeo de participación) que los subordinados de Lee (especialmente James Longstreet) fastidiaron la guerra, especialmente la batalla de Gettysburg.


"Una gran parte de este mito es la adulación de Robert E. Lee", dijo Bonekemper en una entrevista. "Ha conseguido mucha prensa realmente buena."

Eso comenzó, escribieron Bonekemper y otros historiadores, poco después de que terminara la guerra.

Los relatos de la guerra suelen estar conformados por el lado ganador, pero después de que Lee se rindió, el Norte siguió adelante con la vida y reconstruyó la economía. Mientras tanto, destacados sureños se pusieron en una ofensiva de giro, formando la Sociedad Histórica del Sur, que publicó cientos de papeles diciendo su parte de la guerra y dando forma a su historia.

General Robert E. Lee en 1864.
(Biblioteca del Congreso)

Lee fue elevado al estado más alto posible - Salvador del Sur.

Uno de sus antiguos oficiales escribió: "La Divinidad en el seno de [Lee] brillaba traslúcida a través del hombre y de su cuerpo." La luz blanca que cae directamente sobre él, el espíritu se elevó a lo Divino. "

Uno no puede hacer mucho mejor que eso, pecho y todo.

Se necesitarían décadas de combate académico cuerpo a cuerpo para desentrañar el mito.

El ensayo de 1969 de Connelly, que entre las cosas criticaba la obsesión de Lee por defender a toda costa su estado natal de Virginia, se enfrentó casi inmediatamente con el desprecio. En el próximo número de Historia de la Guerra Civil, el historiador Albert Castel escribió que "Connelly se propuso hacer un trabajo en Bobby Lee".


Pero Connelly no estaba solo en su crítica. Otros historiadores comenzaron a apilarse.

Lee, escribieron, maltrataron la estrategia general de la guerra. Outmanned, Lee debería haber tomado una postura más defensiva, atrayendo al Norte hacia un difícil terreno del Sur. En cambio, estaba constantemente en la ofensiva, lo que provocó fuertes bajas y espíritus rotos.

"Todo lo que necesitaba la Confederación era un estancamiento, que confirmaría su existencia como un país aparte", escribió Bonekemper. "La carga estaba en el Norte para derrotar a la Confederación y obligar al retorno de los once estados rebeldes a la Unión".

El historiador James McPherson lo expresó así: "El Sur podría" ganar "la guerra al no perder". Sin embargo, "el Norte sólo podría ganar ganando".

El destacado estudioso militar Russell Weigley comparó a Lee - desfavorablemente - con Napoleón en su libro de referencia 1973, "El Camino Americano: Una Historia de la Estrategia y Política Militar de Estados Unidos".

"Como el propio Napoleón, con su pasión por la estrategia de aniquilación y la batalla decisiva y decisiva como expresión, destruyó al final no los ejércitos enemigos, sino los suyos", escribió Weigley.

La ineptitud de Lee fue la más perjudicial en Gettysburg.

En el tercer día de batalla, en lo que se conoció como Carga de Pickett, Lee ordenó a sus tropas a través de un campo abierto, sometiéndolos a un intenso fuego. Lee hizo esto contra el consejo de sus subordinados. Los rebeldes sufrieron más de 6.000 bajas.

Los apologistas de Lee culparon a Longstreet de la ejecución del ataque, que muchos historiadores y estrategas militares ahora encuentran ridículo.

En un informe de 2006, el Centro de Tecnología y Política de Seguridad Nacional - un centro de investigación del Departamento de Defensa - llamó el esfuerzo de Lee en Gettysburg un "error" que condenó las esperanzas de los Estados Confederados de América.

El ataque fue mal planeado. Lee continuó mientras la escena del campo de batalla sugería que no debía - información que tampoco buscaba o ignoraba.

"La rápida adopción de decisiones adaptativas podría haber salvado al ejército de Lee", argumentó el documento.

"La última lección para el ejército de los Estados Unidos es que no basta con tomar decisiones en las batallas; tienen que ser más prudentes que sus enemigos ".

Bonekemper ha estado hablando en todo el país - incluyendo en el Sur - sobre las faltas de Lee y el mito de Lost Cause por más de 20 años.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Guerra de Secesión: 10 inventos generados por el conflicto

Las 10 mejores innovaciones verdaderas de la guerra civil


Jinny McCormick | War History Online



La bandera vieja nunca tocó la tierra, por Rick Reeves, representando la batalla en el fuerte Wagner


A menudo se oye hablar de cómo la Guerra Civil trajo submarinos, barcos de hierro o el telégrafo en juego, pero eso no es exactamente cierto. Si bien son importantes innovaciones y su uso en la guerra fue muy beneficioso durante la Guerra entre los Estados, no fueron inventados para o durante la guerra, ni fue la Guerra Civil la primera vez o el lugar fueron utilizados en la guerra. Es la primera vez que se usan en los Estados Unidos.

Ahora bien, si quieres saber sobre las verdaderas innovaciones de la Guerra Civil, las que fueron inventadas o usadas de manera nueva durante la guerra, aquí están las diez mejores:

10. Cuerpo de ambulancia del ejército

Antes de la Guerra Civil, los heridos sufrieron en el campo. A veces en agonía durante días y era hasta su propio esfuerzo para sobrevivir hasta que llegó ayuda - si alguna vez lo hizo. En la Segunda Batalla de Manassas, tomó dos semanas recuperar a los heridos del campo de batalla y se necesitó una solución.

Cuando el doctor Jonathan Letterman, padre de la medicina del campo de batalla, fue nombrado mayor y director médico del ejército en 1862, él revolucionó procedimientos médicos militares. Los soldados fueron entrenados para trasladar a los heridos en camillas a la primera de tres estaciones, la Estación de Vestir de Campo, donde se les dio vendajes o torniquetes inmediatos. Luego fueron trasladados al Hospital de Campo (en una estructura cercana como un granero, escuela o casa) para cirugía u otro tratamiento, y finalmente, fueron transportados a un hospital más grande, fuera del sitio, para recibir atención.


Cuerpo de Ambulancia en Antietam

Esta fue la primera vez que el concepto de triage se usó en un campo de batalla.

Funcionó. En comparación con las dos semanas que tomó en Manassas, el transporte de los heridos en Antietam los soldados tardaron sólo 24 horas.

9. Telégrafo portátil



Telegrafía de la Guerra Civil. Por John Schanlaub - CC BY-SA 4.0

Esto incluye dos primeros. La primera vez que los telégrafos eran portátiles, y la primera vez que los espías usaban el telégrafo para causar estragos.

Lincoln fue el primer presidente en comunicarse efectivamente durante las batallas, y los Confederados pronto también se aprovecharon de esto, pero desde un ángulo diferente.


George A. "Lighting" Ellsworth, era un genio del código Morse canadiense que había estudiado en la escuela Morse en Washington. Poco después de conocerlo en Kentucky, el General de Brigada John Hunt Morgan sabía que Ellsworth sería un candidato perfecto para su plan de usar el telégrafo como un instrumento de espionaje.

Ellsworth tomó el nombre de "Rayo" después de enviar sus mensajes hasta la rodilla en el agua durante una tormenta eléctrica, y escapó de las fuerzas de la Unión durante la Batalla de la Isla Buffington nadando a través del Ohio - sosteniendo su telegrafista portátil.

Fue rápido como un rayo, escapando de la captura en Kentucky, trabajando en un intento de rescatar a los prisioneros de guerra confederados, y se cree que murió un pistolero fuera de la ley en el Texas Panhandle.

8. Inhalador de anestesia


El éter era el anestésico de elección fuera de la guerra, pero la acción rápida del cloroformo hizo mucho más preferible para las operaciones del campo de batalla. La mayoría de los cirujanos de la época creían que el aire libre administrado con cloroformo era mejor y que los inhaladores mecánicos no eran aconsejables.

La Confederación, sin embargo, estaba teniendo dificultades para pagar por todo el cloroformo que se disipaba en el aire. El Dr. Julian John Chisolm se encargó del problema. Inventó un inhalador de 2,5 pulgadas de largo que trabajó remojando una pequeña esponja con cloroformo a través de orificios perforados en la parte superior del inhalador. El inhalador sólo utilizó un octavo de una onza en lugar de las 2 onzas necesarias para el método tradicional, ahorrando a la Confederación una gran cantidad de dinero en efectivo.


7. Impuestos sobre la renta



Historieta satírica de 1864

Hasta la Guerra Civil, nadie en los Estados Unidos pagó impuesto sobre la renta. Desafortunadamente, cuando en 1861, se encontró que la Unión necesitaría $ 320 millones por sólo un año de guerra, el Secretario de Hacienda, Samuel P. Chase, dijo que podría levantar los primeros $ 3 millones, pero que el Congreso necesitaba encontrar los otros veinte.

El Congreso aprobó un impuesto del 3% sobre los ingresos de más de $ 800, pero no lo puso en acción. Un año más tarde, Lincoln firmó un impuesto del 3% sobre los ingresos entre $ 600 y $ 10.000 y 5% sobre los ingresos por encima de eso. En 1864, se elevaron a 5% y 7,5%.

Mientras tanto, la Confederación impuso un impuesto sobre la renta que eximía cualquier ingreso de hasta $ 1000, gravó el 1% de los ingresos alcanzando $ 1500 y el 2% sobre los ingresos adicionales de más de $ 1500.

El impuesto sobre la renta federal de la unión continuó hasta 1872 cuando fue revocado como inconstitucional. Lástima que no se peguen. . .



6. Vigilancia aérea


Antes de la Guerra Civil, los franceses habían hecho uso de globos de aire caliente para propósitos militares. Sin embargo, no fue en gran escala y no fueron utilizados tan ingeniosamente o eficazmente como en la Guerra Civil.

El profesor Thaddeus S.C. Lowe estableció el cuerpo del globo del ejército de la unión bajo órdenes del presidente Lincoln en 1861. Después del ensayo y del error con diversos métodos de abastecimiento, terminó para arriba con siete globos que se consideraron aptos para el servicio.

Los globos de Lowe fueron los primeros en ser utilizados en el reconocimiento aéreo con el propósito de hacer mapas de los campos de batalla.

El cuerpo del globo del ejército de la unión era también los primeros militares a utilizar señales de la bandera del aire para ayudar a los soldados a ciegas del fuego en blancos ocultos.

Mientras que es un poco de lengua en mejilla, la barcaza que transportó uno de los globos de Lowe abajo del Potomac se conoce como el primer portaaviones de los militares de los EEUU.

5. Tamaño estándar del zapato



Custer, entonces segundo teniente, ex compañero de clase y actual prisionero, Teniente J. B. Washington en Fair Oaks

Éste puede o no ser un mito. Afirma que debido a que la mayoría de los zapatos eran adoquinados específicamente para el usuario que cuando el ejército tuvo que producir en masa zapatos para la guerra, que llegó con tamaños estándar por primera vez.

Otro posible mito es que los zapatos antes de la guerra eran los mismos en cada pie, pero que se observó que los soldados podrían ir mejor en las marchas si los zapatos estaban mejor formados, por lo tanto, los zapatos izquierdo y derecho. La historia dice que los soldados de la Unión tuvieron menos lesiones relacionadas con el pie de marchar que los confederados.

Mientras que muchos libros y sitios web hacen mención de estas dos innovaciones, el propio Jefferson Davis implementó las botas de combate usadas por el Ejército de la Unión tres años antes de convertirse en presidente de la Confederación. Esas botas estaban en uso hasta la década de 1880.

4. Cuerpo de Señales


El ejército de la unión era los primeros militares para tener un cuerpo formalizado de la señal.

Los comienzos del cuerpo comienzan con Albert James Myer, que había desarrollado un sistema de señalización nacido de su propio interés en el tema en la década de 1850. No fue 1859 que fue capaz de convencer a nadie en el ejército de su utilidad cuando Robert E. Lee se dio cuenta. Serían otros cuatro años antes de que el sistema fuera implementado.

En mayo de 1861, el sistema de Myer fue puesto en uso en combate. El sistema trabajaba por banderas durante el día y por antorchas de trementina por la noche. Se usaron indicadores de señal de diferentes colores (rojo, negro, blanco y combinaciones de los mismos) dependiendo del fondo sobre el cual se verían, p. cielo, follaje, etc.

Los oficiales podían ver las señales desde muy lejos a través de los telescopios. Cuando se combinaron con el Army Balloon Corps, los resultados de los esfuerzos de Myer fueron muy efectivos.

3. Bengalas


Estas brillantes luces incandescentes ya estaban en uso en los teatros y faros antes de la guerra, pero la brillante decisión del general Quincy Adams Gillmore de usarlos en la guerra fue una primera.

Las luces, también conocidas como luces de calcio o las luces de Drummond, utilizaron óxido de calcio, mejor conocido como cal, para crear una luz brillante y brillante. Gillmore brilló el haz cegador en el Fuerte Confederado Wagner en el Puerto de Charleston, iluminándolo mientras que simultáneamente velaba por su resplandor a sus propios hombres de la vista Confederada.

Las luces también subvertieron un intento confederado de subir por el río James por la noche. Estaban planeando un ataque furtivo con barcos de hierro, pero los focos de la Unión los expusieron.

2. Granadas de cola de dardo



Granada Ketchum

Las granadas no eran nada nuevo en la década de 1860, pero tanto la Unión como la Confederación trataron de mejorarlos. Tanto la granada de Ketchum como la granada de Raines utilizaron colas de dardos para aumentar la velocidad y la precisión. Aunque pueden haber sido innovadores, no necesariamente fueron siempre exitosos.

La cola de dardos de la granada de Ketchum estaba destinada a hacer que la granada de la tierra nariz primero. Si no lo hiciera, no explotaría. Una vez que la Confederación se apoderó, se convirtió en casi una broma. En Port Hudson, el ejército rebelde capturó las granadas en mantas y las arrojó al lado de la Unión.

1. ¡Jalea de frijoles!


xxxxx
Probable inventor de jelly beans

La primera referencia conocida a la haba de jalea está en un anuncio por el purveyor del caramelo Guillermo Schrafft de Boston, Massachusetts.

El hombre de caramelo pensó que la harina de jalea la sorpresa de caramelos ideal para enviar a los soldados amados en la guerra.

El jellybean no se menciona en historia otra vez hasta 1905 en Chicago.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Napoleón: Los 8 cambios que produjo en la conducción de un ejército

8 cambios que Napoleón hizo a la guerra - uno de los generales más influyentes de la historia


Andrew Knighton | War History Online


Por Osbern -

Napoleón Bonaparte fue uno de los generales más influyentes de la historia. Combinando las ideas de los principales teóricos militares de su época con el estudio de los grandes generales de la antigüedad, transformó la forma en que el ejército francés luchó. Sus oponentes se adaptaron para tratar de igualarlo. Las generaciones futuras estudiaron, desarrollaron y adoptaron sus técnicas.

¿Qué hizo Napoleón que era diferente?

Movimiento

Napoleón puso gran énfasis en el movimiento como parte de la guerra. Esto fue mejor demostrado durante su campaña italiana de la década de 1790. Tomando a sus tropas de un lado a otro del país, repetidamente superó a los austriacos ya sus aliados piamonteses. Le permitió luchar batallas en un momento y lugar que le convenía. Eligió a las fuerzas enemigas una por una, en lugar de permitir que se combinaran.


Cien años más tarde, este estilo de batalla todavía dominaba el pensamiento de los comandantes militares europeos. La Primera Guerra Mundial fue liderada por hombres comprometidos con una guerra de movimiento que, contra todas las evidencias, persistió en creer que podría lograrse.


Por Eric Pouhier - CC BY-SA 2.5

Artillería

La comprensión de Napoleón de las matemáticas, así como la táctica y el mando lo convirtieron en un hábil artillero. Fue en esta rama de los militares que comenzó su ascenso al poder. Utilizando la artillería para sofocar un motín en París, ganó el favor del gobierno.

Como era de esperar, fue un innovador en este campo. Él empujó a los militares franceses hacia armas de campaña que eran en promedio un tercero más ligero que los de sus oponentes británicos. Esto permitió que las armas fueran movidas rápidamente alrededor del campo de batalla y usadas para su mejor efecto.

También enfocó el poder de sus armas. En lugar de esparcirlos para proporcionar apoyo a la infantería, recogió grandes baterías móviles. Su poder de fuego coordinado podría hacer abolladuras significativas en formaciones enemigas. Este fue el predecesor de las baterías cada vez mayores de los próximos cien años.


Batería de artillería napoleónica francesa durante la recreación del 200º aniversario de la batalla de Austerlitz.

Suministros

El cambio que hizo Napoleón a los suministros no era una novedad, pero era importante para la forma en que luchaba.

En una reversión a las tácticas comunes en la Edad Media, Napoleón se propuso alimentar a sus ejércitos de la tierra en lugar de transportar grandes volúmenes de suministros con ellos. Tenía dos ventajas en apoyar su guerra de movimiento. En primer lugar, significaba que sus ejércitos estaban desembarazados con el peso de los suministros y la lentitud de los trenes de vagones. En segundo lugar, lo hizo menos dependiente de las líneas de suministro de vuelta a Francia, lo que lo hace menos vulnerable a las maniobras del enemigo.

Esta táctica era exactamente lo contrario del gran innovador de un siglo antes, el duque de Marlborough, que había cambiado el énfasis en la compra de suministros para asegurar la buena voluntad.

Organización de Cuerpo

La organización del ejército francés cambió bajo Napoleón. Dividió sus fuerzas en cuerpos capaces de operar independientemente y luego de unirse para la batalla. Cada cuerpo podía marchar y pelear por separado si se le pedía que lo hiciera. Podían moverse más rápido que si todo el ejército marchara como uno solo.

Bajo el liderazgo de los comandantes de los cuerpos dotados, estas divisiones resultaron útiles tanto en el campo de batalla como en la marcha. Se convirtieron en las principales unidades del ejército francés, proporcionando la estructura a gran escala del ejército francés en la batalla.



Napoleón se despide de su Guardia Imperial, el 20 de abril de 1814

Enfoque en la destrucción

Aunque los métodos de Napoleón estaban sobreponiendo al enemigo, sus objetivos eran inequívocos. A diferencia de muchos de sus predecesores, se concentró en provocar la destrucción total de los ejércitos enemigos. El objetivo no era sólo derrotarlos o desalojarlos. Fue para aplastarlos decisivamente en una sola batalla, eliminando su capacidad de lucha y forzándolos a la negociación en sus términos. Era un acercamiento que fue replicado un siglo más adelante en el intento del general Haig en WWI de usar abajo de los recursos enemigos más allá de la capacidad de luchar.

Escala de guerra

Los objetivos estratégicos de Napoleón no fueron lo único que hizo sus guerras enormemente destructivas. La vasta escala de la guerra napoleónica desempeñó un papel.

La Revolución Francesa había puesto este cambio en movimiento. Para defender el país y exportar sus valores radicales, los gobiernos republicanos necesitaban grandes ejércitos. Establecieron el reclutamiento por primera vez en la historia europea moderna.



Napoleón desarrolló estas leyes de reclutamiento y usó las tropas que proporcionó. Con ellos, él luchó guerras en una escala sin precedentes anterior. De Portugal en Occidente a Rusia en el Este, toda Europa oyó el rugido de los cañones.

Muevete hacia la parte trasera


Napoleón popularizó dos estrategias militares específicas.

Una de ellas fue la "Maniobra De Derrière" - el movimiento en la parte trasera. Esto implicó marchar al ejército alrededor del enemigo y sobre sus líneas de comunicación. Gracias a su vida fuera de la tierra, Napoleón fue menos vulnerable al impacto negativo de esta maniobra, que podría cortar los suministros y hacer que el enemigo nervioso.

Una vez cortado de esta manera, el ejército enemigo se vio obligado a dar la vuelta y enfrentarse a Napoleón. Podía elegir dónde luchar. El enemigo sabía que no podían permitirse el lujo de perder y se desmoralizaron al ser manipulados de esta manera.


Napoleón en Santa Elena

Posición central

La otra estrategia era la posición central. Napoleón usó esto cuando enfrentó a más de un enemigo o un ejército enemigo que se había dividido. Al mantener una posición central, podía separar a sus enemigos. Lo mantendría con una parte relativamente pequeña de su ejército, mientras que derrotó a la otra fuerza.

No todos los cambios de Napoleón fueron radicales, pero todos jugaron un papel en la formación de la guerra moderna.


Fuentes:


  • Geoffrey Ellis (1991), The Napoleonic Empire.
  • Alan Forrest (2011), Napoleon.
  • Robert Harvey (2006), The War of Wars: The Epic Struggle Between Britain and France: 1789-1815.
  • Alistair Horne (1996), How Far From Austerlitz? Napoleon 1805-1815.

viernes, 17 de noviembre de 2017

GNA: La masacre de Rincón Bomba

Rincón Bomba: Aquella masacre de la Gendarmería de Perón

La matanza de más de 700 indígenas durante la 1ra. presidencia de Juan Domingo Perón, en el año 1947, es una de las más llamativas tragedias argentinas y, a su vez, de las menos conocidas.
Por Urgente 24



Rincón Bomba: Aquella masacre de la Gendarmería de PerónImagen luego del fusilamiento masivo ejecutado por los gendarmes. No hubo denuncia ni investigación de la masacre en Rincón Bomba.
La desaparición forzada de Santiago Maldonado durante la feroz represión en el territorio mapuche del Pu Lof en Resistencia en Cushamen, Chubut, actualizó la difícil relación de la Gendarmería Nacional con las comunidades indígenas.

Gendarmería Nacional, creada el 28/07/1938, tuvo su antecedente en el Regimiento de Gendarmería de Línea, creado en 1917 para reemplazar al Regimiento 9 de Caballería de Línea en la frontera con el Paraguay, que ya en 1924 ejercía polémicos procedimientos en el Chaco contra las comunidades de los qom y los mocovíes.

En marzo de 1947, miles de braceros pilagás, tobas, mocovíes y wichís (hombres, mujeres y niños) comenzaron una marcha de más de 100 Km. desde Las Lomitas, en el entonces territorio nacional Formosa, hasta Tartagal, en Salta.

Les habían prometido trabajo en el Ingenio San Martín de El Tabacal, propiedad de Robustiano Patrón Costas, quien les había prometido pagar $6 de entonces por día.

En abril llegaron a El Tabacal, y empezaron a trabajar en la caña de azúcar. Pero cuando fueron a cobrar les quisieron pagar apenas $2,50 por día.

Los caciques pidieron un encuentro con Patrón Costas o alguno de sus colaboradores. Días después, Patrón Costas ordenó echarlos.

Octubre Pilagá: Relatos sobre el silencio


Unos 8.000 indígenas emprendieron la retirada a Las Lomitas. Se instalaron en un descampado llamado Rincón Bomba, donde encontraron un madrejón que les proporcionaba agua. Se aseguraba que en la zona estaba el cacique sanador Luciano Córdoba.

Las madres indígenas recorrían las calles de Las Lomitas y de los parajes vecinos para pedir pan.

Los pilagás formaron una delegación para pedir ayuda, dirigida por los caciques Nola Lagadick, Paulo Navarro (Pablito) y Luciano Córdoba, quienes hablaron con la Comisión de Fomento, y con el jefe del Escuadrón 18 de Gendarmería Nacional, comandante Emilio Fernández Castellano.

Desde la Comisión de Fomento hablaron con el gobernador de Formosa, Rolando de Hertelendy, quien llamó a la capital federal y el presidente Juan Domingo Perón ordenó enviar 3 vagones de alimentos, ropas y medicinas: mes de septiembre.

Pero el delegado de la Dirección Nacional del Aborigen, Miguel Ortiz, atrasó el envío 10 días y llegaron a Las Lomitas a principios de octubre. Llegaron 2 vagones.

Los alimentos estaban en estado de putrefacción. Aún así los repartieron en el campamento indígena.

Las consecuencias fueron una intoxicación generalizada. Murieron por lo menos 50 indígenas, en su mayoría niños y ancianos. Todo indica que el delegado de la Federación Nacional Aborigen, el compañero Miguel Ortiz, mucho tuvo que ver con esto.

La indignación fue lógica. Los originarios denunciaron que habían sido envenenados. Desde la Comisión de Fomento de Las Lomitas advirtieron que no querían a esos indígenas cerca del pueblo. La Gendarmería rodeó el campamento indígena y prohibió a los pilagás entrar al pueblo.

Masacre Rincón Bomba



El cacique Pablito pidió hablar con el comandante. El oficial aceptó encontrarse en el atardecer, pero a campo abierto, el 10/10/1947.

Pablito avanzó seguido por más de 1.000 mujeres, niños, hombres y ancianos pilagás con retratos de Juan Perón y Eva Duarte. Unos 100 gendarmes apuntaron sus armas. Los indios habían caído en la trampa.

El Nº2 del Escuadrón, Aliaga Pueyrredón, ardenó disparar las ametralladoras. Cientos de pilagás cayeron bajo las ráfagas. Otros lograron escapar por los yuyales pero la Gendarmería se lanzó a perseguirlos: “Que no queden testigos”.

La persecución duró hasta que fueron rodeados y fusilados en Campo del Cielo, en Pozo del Tigre y en otros lugares.

Luego, los gendarmes apilaron y quemaron los cadáveres.

Según la presentación ante la Justicia, fueron asesinados entre 400 y 500 pilagás. Más de 200 desaparecidos. Además los intoxicados. En total murieron más de 750 pilagás, wichís, tobas y mocovíes. Otros afirman que fueron 1.000. Y hay quienes elevan la cuenta hasta los 1.500.

Muchos fueron perseguidos hasta Paraguay, donde fueron detenidos y regresados a las Colonias Aborígenes de Francisco Muñiz y Bartolomé de las Casas, reducidos a peones bajo la administración de la Dirección de Protección al Aborigen y la vigilancia de la Gendarmería.

Ninguno de los diarios de la época informó con precisión lo que había sucedido y menos identificaron al responsable de todo, el ingenio San Martín y Robustiano Patrón Costas.

El diario “Norte” (de Resistencia, Chaco) escribió sobre enfrentamientos armados: ¡¿?!

Sostuvo lo siguiente:

“Extraoficialmente informamos a nuestros lectores que en la zona de las Lomitas se habría producido un levantamiento de indios. Los indios revoltosos pertenecen a los llamados pilagás quienes, según las confusas noticias que tenemos, vienen bien provistos de armas (…) Ya se habrían producido algunos encuentros, no se sabe si con los pobladores de la zona o con tropas de la Gendarmería Nacional”.

El gobierno de Juan Perón no sancionó a nadie por lo sucedido. Hay constancia de que el ministro del Interior, Ángel Borlenghi, y el ministro de Guerra, José Humberto Sosa Molina, conocieron los hechos. En 1948, José Aliaga Pueyrredón fue designado comandante del Escuadrón 43 de Gendarmería Nacional, en Río Turbio, Santa Cruz.


Los dolores de los Pilagá



En diciembre de 2005 hubo excavaciones ordenadas por el juez federal formoseño Marcos Bruno Quinteros, en el predio cercano a Las Lomitas que desde 1987 pertenece a Gendarmería, consecuencia del reclamo de la Federación Pilagá.

Un grupo de abogados liderados por Julio Cesar García y Carlos Alberto Díaz, inició un juicio contra el Estado nacional.

El equipo científico forense halló en el lugar restos de 27 cadáveres de indígenas junto a elementos militares de Gendarmería, lo que confirmó la presencia de esta fuerza federal al momento de la masacre.

jueves, 16 de noviembre de 2017

SGM: Reconstruyen testimonios del horror de Auschwitz

El prisionero de Auschwitz reconstruido detalla el sufrimiento "inimaginable"

Un documento recién reconstruido escrito en 1944 por un prisionero judío griego en Auschwitz habla de la miseria "la mente humana no puede imaginar". El texto fue descubierto enterrado en el suelo en el campo de exterminio nazi.
DW


Vernichtungslager Auschwitz-Birkenau (foto-alianza / dpa)

Todos los días, Marcel Nadjari y los otros prisioneros asignados a la unidad "Sonderkommando" en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau de los nazis se enfrentaban a lo peor.
"Todos sufrimos cosas aquí que la mente humana no puede imaginar", escribió Nadjari en un texto que escribió en secreto a finales de 1944, luego se clavó en un termo, envuelto en una bolsa de cuero y enterrado en el suelo cerca del Crematorio III antes de que el campamento estuviera liberado a principios de 1945.
"Debajo de un jardín, hay dos habitaciones interminables de sótano: una está destinada a desvestirse, la otra es una cámara de muerte", escribió Nadjari. "La gente entra desnuda y cuando está llena de unas 3.000 personas, está cerrada y se les gasea".

Métodos inimaginables de abuso

El recluso griego describió cómo los prisioneros estaban empaquetados "como sardinas" cuando los alemanes usaban látigos para acercar a la gente antes de sellar las puertas y dejar entrar el gas.
"Después de media hora, abrimos las puertas, y nuestro trabajo comenzó", escribió Nadjari. El trabajo de los prisioneros: entregar los cadáveres a los hornos crematorios, donde "un ser humano termina como unos 640 gramos de cenizas".


Sólo el 10-15 por ciento del texto de Nadjari fue legible cuando fue descubierto por primera vez

La rareza y la importancia histórica de las palabras de Nadjari, que ahora son casi completamente legibles después de haber sido descubiertas originalmente en muy malas condiciones, las hace muy especiales, dijo el historiador ruso Pavel Polian.
El mensaje de Nadjari, publicado por primera vez en alemán este mes en una revista trimestral del Instituto de Historia Contemporánea de Munich (IfZ), es uno de los nueve documentos separados encontrados enterrados en Auschwitz, dijo Polian a DW. Los textos, escritos por un total de cinco miembros de la unidad "Sonderkommando" del campo de concentración, "son los documentos más centrales del Holocausto", dijo.

Reconstruyemdp el texto

Polian investigó los textos durante 10 años, y publicó los hallazgos en su libro, "Scrolls from the Ashes". Tales mensajes enterrados se encontraron exclusivamente en Auschwitz, dijo Polian, "la mayoría de ellos en febrero o marzo de 1945, justo después de que el campo fue liberado". Nadjari fue el último en ser descubierto, explicó, y añadió que es muy improbable que otros mensajes de los miembros de las unidades "Sonderkommando" todavía estén enterrados en el suelo.
En total, cerca de 100 de los casi 2.000 internos de Auschwitz encargados de deshacerse de los muchos miles de cadáveres sobrevivieron al campo de concentración. De los cinco que escribieron y enterraron los mensajes, Nadjari fue el único superviviente.
Un estudiante que hacía trabajos de excavación en 1980 en el bosque cerca de las ruinas del crematorio de Auschwitz-Birkenau III desenterró las notas envueltas en el termo. A diferencia de los mensajes de otros presos, en su mayor parte escritos en yiddish, sólo cerca del 10 al 15 por ciento del texto griego de Nadjari era legible, Polian dijo - después de todo, el papel había sido enterrado en suelo húmedo durante 35 años en ese momento.
El frágil documento se dirigió al monumento y museo de Auschwitz-Birkenau.
En 2013, un joven especialista en informática rusa pasó un año trabajando en el guión de tinta borrosa, haciendo que los contornos de las letras volviesen a verse con la ayuda del análisis de imágenes multiespectrales. "Ahora podemos leer del 85 al 90 por ciento", dijo Polian, quien inició el proyecto. Una traducción al inglés y al griego está en los trabajos, agregó - programada para ser publicada en noviembre.


Boletos de ida y vuelta de Thessaloniki a Auschwitz

Sobrevivir a lo inimaginable

Nacido en 1917, Marcel Nadjari era un comerciante griego de Tesalónica. Fue deportado a Auschwitz en abril de 1944, y asignado un trabajo con el "Sonderkommando".
"Si lees acerca de las cosas que hicimos, dirás, ¿cómo podría alguien hacer eso, quemar a sus hermanos judíos?" el escribio. "Eso es lo que dije al principio, también, y pensé muchas veces."
Después de la guerra, Nadjari regresó a Grecia. En 1951, él y su esposa y su hijo emigraron a los EE.UU., donde trabajó como sastre. Murió en Nueva York en 1971, de 54 años.
Aunque en realidad escribió sus memorias en Grecia, parece que el sobreviviente de Auschwitz nunca le dijo a nadie acerca de las notas que enterró en el suelo cerca del crematorio, donde más de una vez estaba tan devastado que pensó en unirse a la gente en el gas cámaras, pero la perspectiva de la venganza lo retuvo siempre.
Es el único de los cinco autores "Sonderkommando" que escribió abiertamente sobre la venganza, dijo Polian, argumentando que distingue las notas de Nadjari de las otras.
"No estoy triste porque muera", escribió Nadjari, "pero estoy triste porque no podré vengarme como quisiera".

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Entreguerra: La anexión de Checoslovaquia

La crisis checoslovaca: conquistar un país sin el uso de un ejército

Joseph M. Durante | War History Online


Soldados del ejército checoslovaco en patrulla en los Sudetes en septiembre de 1938.


En 1938 las zonas de habla alemana de Checoslovaquia, también conocidas como los Sudetes, se impacientaban y se alteraban debido a la recesión económica, "cuando la recesión económica golpeó Checoslovaquia y los distritos industriales alemanes fueron los más afectados por ella, incluso estos partidos alemanes se convirtieron insatisfechos con el trato dado al gobierno checoslovaco ". Además, con la falta de ayuda de su gobierno no ayudó a la población a facilitar su punto de vista sobre la capacidad de los gobiernos checoslovacos para ayudarles.

"El 20 de febrero de 1938 Hitler declaró públicamente su interés vital en el destino de los alemanes de los Sudetes y les prometió ayuda." Con Alemania se convirtió en una potencia mundial y mostrando su interés y la toma de poder futura, el resto de las potencias mundiales ahora tenía para actuar, los pertenecientes a Josef Stalin de la Unión Soviética. Neville Chamberlain y Winston Churchill de Gran Bretaña, Franklin Delano Roosevelt de los Estados Unidos de América, Edouward Daladier de Francia.


Cuando Alemania declaró su interés en ayudar a los checos de habla alemana, Hitler se reunió con Konrad Henlein, el líder del Partido Alemán de los Sudetes. "Para los checos, el problema era cómo satisfacer a la minoría alemana sin destruir a la República". El encuentro tenía por objeto hacer que Henlein planteara sus demandas al presidente checoslovaco Edvard Benes.



"El presidente Benes ... Vio esto claramente y trató varias veces de negociar con Alemania, e incluso con Hitler. Estos intentos desesperados estaban condenados al fracaso, pero el presidente Benes los intentó a todos, incluso un llamamiento a la Rusia soviética para contrarrestar el poder creciente de Alemania ", que tanto Stalin como los rusos parecían no querer ayudar a Benes y lo que se pensaba que era su problema "Así, en las circunstancias de 1938, los checos fueron realmente solos para enfrentar a Hitler y Alemania." Para Hitler, se preguntó cómo podía conseguir sus objetivos, "cómo destruir Checoslovaquia y el sistema de Versalles con él explotando a los legítimos Sudetes agravios ".

Rusia no tenía fronteras políticas con Checoslovaquia, por lo que habría sido muy difícil apoyarlos con tropas y armaduras militares. Además, Rusia habría tenido que mover tropas a través de Polonia o Rumania, "casi con toda seguridad habrían prohibido a las tropas rusas el rito de paso necesario a través de su territorio, haciendo así que la acción militar fuera políticamente desagradable también". de la crisis en los Sudetes de Checoslovaquia para Joseph Stalin no quería molestar a los alemanes y Adolf Hitler.


Las tropas mecanizadas alemanas entran en Saaz, Sudetenland. Las calles están decoradas con banderas de esvástica y banderas. 9.10.1938. Bundesarchiv - CC BY-SA 3.0 de

Otro poder principal en los últimos años 30 fue Gran Bretaña bajo el primer ministro Neville Chamberlain y miembro del parlamento Winston Churchill. Un telegrama fue enviado a Chamberlain por el presidente Benes, afirmando que si las demandas alemanas no se cumplen, moverán sus tropas a Checoslovaquia y la tomarán por la fuerza. En respuesta, Chamberlain movilizó a la Marina Real. Además, el Comité de Política Exterior del Gabinete dictaminó que había poco que Gran Bretaña podría hacer para ayudar a Benes y sus problemas con Alemania. Le dijeron a Benes que tratara de hacer arreglos, con los mejores arreglos que pudieran, con Hitler y el gobierno alemán. Chamberlain y su gabinete coincidieron en que si una posible guerra se desatara entre las potencias europeas, Chamberlain entraría y se reuniría en Berlín con Hitler.

A finales de septiembre de 1938, la Conferencia de Munich se celebró en Munich, Alemania. La conferencia fue para delegar el interés de Alemania en los territorios de los Sudetes. Esta conferencia tuvo todas las principales potencias europeas, excepto José Stalin de la Unión Soviética y Edvard Benes de Checoslovaquia. "Las potencias europeas se sintieron obligadas a resolver el conflicto checo-alemán y desde ese momento el destino de Checoslovaquia fue sacado de las manos de su pueblo". Esta conferencia, a los ojos de los gobiernos británico y francés, fue para apaciguar a Hitler y los alemanes en su interés en los Sudetes. Un crítico importante fue Winston Churchill de Gran Bretaña, "Churchill surgió como un crítico principal del Acuerdo de Munich, dirigiéndose a los Miembros el 5 de octubre de 1938", en un discurso titulado "El Abandono y la Ruina de Checoslovaquia" de Winston Churchill.

En su discurso, Churchill dice que Checoslovaquia será envuelta en el régimen nazi ", y también:" No impidieron a Alemania rearmarse, ni se rearmaron a tiempo. "Churchill sabía que la esperanza de salvar a Checoslovaquia ya había desaparecido y condenó no responder con fuerza militar para oponerse a Hitler y la Alemania nazi. "El 18 de septiembre de 1938, los ministros de relaciones exteriores y los ministros de Asuntos Exteriores franceses y británicos se reunieron en Londres para estudiar cómo apaciguar a Hitler, ya que se hizo evidente que, a falta de guerra, nada podía hacerse por los checos".



Después de la cumbre, el primer ministro británico Chamberlain regresó al Reino Unido donde declaró que el acuerdo de Munich significaba "paz para nuestro tiempo"
Incluso aquellos en el plomo de Francia sabían que no podían, incluso con esfuerzos combinados de Gran Bretaña, no podían ayudar a los checoslovacos. Churchill, para tratar de combatir la cada vez mayor fuerza de los militares alemanes, dijo esto en su discurso tres cosas que deben suceder, "primero la creación oportuna de una Fuerza Aérea superior a cualquier cosa a corta distancia de nuestras costas"; Fuerza Aérea que puede defenderse de una poderosa fuerza aérea alemana, "en segundo lugar la reunión de la fuerza colectiva de muchas naciones", que dará una fuerza sustancial a las naciones que se oponen al régimen nazi, y "en tercer lugar, la creación de alianzas y militares convenciones, todas dentro del Pacto, con el fin de reunir fuerzas en todo caso para frenar el movimiento de este Poder. "

El problema con Churchill era que él no era el primer ministro en ese entonces. Sirvió en el Parlamento, bajo el Primer Ministro Neville Chamberlain en 1938. Incluso un artículo en el New York Times describió lo que había sucedido en Europa, "Nazi Demands Met: Hitler obtiene casi todo lo que le pidió a los confederados de Munich de acuerdo". dice que "el primer ministro Chamberlain, cuyos esfuerzos de paz fueron finalmente coronados con éxito, recibió el aplauso más fuerte de las multitudes de Munich".

Además, "París se alivió en el acuerdo de Munich, pero continuó sus preparativos de guerra", e incluso "el Papa Pío rompió y sollozó mientras apelaba en una transmisión mundial de oraciones por la paz." El presidente Franklin Delano Roosevelt de los Estados Unidos de América "Instó a la gente de este país a ofrecer tales oraciones" para mostrar la comparación con las acciones del Papa Pío. Roosevelt y su embajador Joseph Kennedy habían tomado la decisión de apoyar a Neville Chamberlain y su decisión. El presidente Roosevelt había enviado a Hitler un mensaje ", pidiendo a Hitler que considerara las lecciones de la Primera Guerra Mundial y sugiriera" una conferencia de todas las naciones directamente involucradas en la presente controversia ". Aunque los Estados Unidos no tenían poder real en la Conferencia de Munich , la alabanza sería dada al presidente Roosevelt si la paz fue resuelta.




Francia, que tenía una alianza con Checoslovaquia, tenía un representante en la Conferencia de Munich. Edouward Daladier fue el Presidente de Francia y contribuyó a los resultados de la Conferencia de Munich. Francia había sido alertada de los planes alemanes de hacerse cargo de los territorios de los Sudetes y que "Praga todavía no había sido informada de estos planes, pero el Fuhrer debía ser consultado primero". Francia tenía la alianza con Checoslovaquia y debía apoyar a Checoslovaquia en caso de un asalto militar. En cambio, para tratar de combatir los avances alemanes y los planes de invadir Checoslovaquia, se reunieron en Munich para la Conferencia.

Daladier había asegurado a Chamberlain que si Alemania atacaba a Checoslovaquia y las hostilidades siguieran, los franceses pretendían ir a la guerra y comenzar las hostilidades con Alemania dentro de cinco días. Habían acordado los términos de la anexión de los Sudetes a Alemania. Después de la conferencia, Francia miró a los Estados Unidos para ayudarles a rearmar sus militares y Daladier lamentó que no tener una fuerza aérea para mostrar una fuerza fuerte al Fuhrer alemán.

Con todas las naciones fuertes y poderosas de Europa y de los Estados Unidos de América, nada de lo que hicieron podría haber sido hecho para detener el ascenso del Tercer Reich. El presidente Benes de Checoslovaquia no tuvo otra opción; no podía luchar contra el régimen nazi debido a tener un ejército mucho menos poderoso y tenía poco apoyo militar. Además, Benes no tenía voz ni control sobre el resultado de la Conferencia de Munich. Stalin y la Unión Soviética se mantuvieron alejados de Checoslovaquia, los Sudetes y fueron excluidos de la Conferencia de Munich. Neville Chamberlain había intentado evitar cualquier acción militar, pero si había acontecimientos que llevaran a una supuesta guerra europea, Chamberlain entraría diplomáticamente. Winston Churchill en muchos discursos difundidos por la radio de la BBC se opuso abiertamente a la crisis de Checoslovaquia que involucraba el poder del Tercer Reich y la anexión de la Conferencia de Munich.

Además, Churchill pasó mucho tiempo para ayudar a delegar ideales al pueblo británico, y con la esperanza de apoyar a Gran Bretaña si la guerra se hizo inevitable. El presidente Roosevelt y los Estados Unidos tenían una orden de neutralidad en los asuntos europeos, pero todavía intentaban mantener un nivel de humanidad en los resultados de una nueva guerra mundial. Edouward Daladier y el pueblo francés se alinearon con Checoslovaquia y los respaldaron completamente. Incluso presente en la Conferencia de Munich, Francia se vio obligada a mantener hostilidades hacia Alemania y el Tercer Reich, al tiempo que abrió el comercio con Estados Unidos para una fuerza aérea más fuerte. Al final, la guerra estalló y Checoslovaquia fue completamente tomada por Hitler y el Tercer Reich. Un año más tarde, Polonia fue invadida tanto por Alemania como por Rusia, lo que provocó que Gran Bretaña y Francia entraran en guerra contra las Potencias del Eje de Alemania, Italia y Rusia.

Bibliografía


  • Faber, David. Munich, 1938: Appeasement and World War II. New York City: Simon and Schuster Paperbacks, 2008.
  • Gilbert, Martin, ed. Churchill: The Power of Words: His Remarkable Life Recounted Through His Writings and Speeches. Philadelphia: Da Capo Press, 2012.
  • Speech – “The Abandonment and Ruin of Czechoslovakia” located in text listed above
  • Jorbel, Josef. The Communist Subversion of Czechoslovakia 1938-1948. Princeton: Princeton University Press, 1959.
  • Bradley, J.F.N. Czechoslovakia: A Short History. Edinburgh: Edinburgh University Press, 1971.
  • Pauley, Bruce F. Hitler and the Forgotten Nazis. N.p.: The University of North Carolina Press, 1981.
  • Mastiny, Vojtech. The Czechs Under Nazi Rule. New York City: Columbia University Press, 1971.

martes, 14 de noviembre de 2017

SGM: Los diablos rojos no pudieron en Arnhem

Los diablos rojos fueron a luchar demasiado lejos

El puente de Arnhem era el objetivo fundamental de una operación aliada para derrotar a los alemanes y acabar con la guerra un año antes, en 1944

JACINTO ANTÓN | El País



Un momento de la película 'Un puente lejano', de Richard Attenborough. Escena verídica en la que un oficial británico dirigía a sus hombres con un paraguas. MICHAEL OCHS/GETTY

Un gran arco de acero y cemento, un puente de campanillas, un pedazo de puente, el más lejano de todos (aunque no el más distante), es el que cierra esta serie en la que hemos revisitado el de Remagen, el del río Kwai y el Pegasus, en Normandía. El puente de Arnhem, en la ciudad holandesa del mismo nombre, tendido sobre el Bajo Rin, un señor puente de treinta metros de altura, fue, del 17 al 26 de septiembre de 1944, escenario central de una de las batallas más encarnizadas y espectaculares (y épicas) de la Segunda Guerra Mundial. Como los otros tres con los que ha compartido estas páginas es un icono de esa contienda y como el de Remagen y el del Kwai ha tenido su propia película (Pegasus, que ya aparecía en El día más largo, tendrá próximamente la suya), en este caso la famosa superproducción de Hollywood plagada de estrellas Un puente lejano (1977), basada en el no menos célebre libro del mismo título escrito por Cornelius Ryan (Inédita, 2005).


El puente de Arnhem, su captura, era el objetivo fundamental, indispensable, de la Operación Market Garden con la que los Aliados, en un momento de euforia tras el desembarco de Normandía y la liberación de París, pretendían conseguir un atajo para derrotar a los alemanes y acabar la guerra en 1944, un año antes de cuando realmente finalizó. La idea era lanzar una poderosa ofensiva por el norte del frente desde Bélgica hacia Holanda para entrar en Alemania por la región del Ruhr tras atravesar el Rin, flanqueando la Línea Sigfrido, y darle la puntilla al III Reich. No funcionó y todavía hubo mucha guerra y sufrimiento por delante (incluido ese último espasmo de Hitler en el Oeste que fue la batalla de las Ardenas) hasta que los soviéticos tomaron Berlín en abril de 1945.

El plan, concebido por el de natural prudente mariscal Montgomery en un insólito subidón de audacia que dejó estupefacto a su propio bando (Bradley dijo que no le hubiera sorprendido más ver aparecer a Monty, abstemio recalcitrante, haciendo eses con una cogorza), presuponía un masivo empleo de fuerzas aerotransportadas (británicas, estadounidenses y polacas libres) como no se había visto nunca: 20.000 hombres que debían capturar previamente los puentes a lo largo del corredor que seguiría el grueso del ejército aliado. Market Garden (el primer nombre era el de la operación aérea y el segundo el de la terrestre) se convirtió en uno de los mayores desastres de la guerra, con 15.000 bajas, al no poderse tomar los puentes clave, especialmente el nuestro, el de Arnhem, y significó de hecho el fin de la 1ª división británica aerotransportada, los diablos rojos (por el color de sus boinas), que perdió dos tercios de sus efectivos.

No es que la idea de Monty (que acabó echando la culpa injustamente a los polacos, que siempre reciben) no fuera buena, es que había demasiados imponderables, como le señaló al mariscal el general Browning, vicecomandante del Primer Ejército Aerotransportado aliado, “señor, creo que tal vez sea irnos a un puente demasiado lejano”, frase que ha hecho época (y libro y película) y que compite con otras célebres acuñadas en esa guerra como “nunca tantos han debido tanto a tan pocos”, “¿arde París?” o “cuando acabemos esto solo se hablará japonés en el infierno”.

El problema con esas tropas de élite que son las fuerzas aerotransportadas (en parte lanzadas en paracaídas y en parte llevadas en planeadores tras la líneas enemigas en Market Garden), a las que puedes poner donde quieres en un momento, es que te dan el elemento sorpresa y una ventaja inicial enorme pero, al carecer de equipo pesado, no poseen el poder suficiente para aguantar mucho tiempo por sí solas si se enfrentan a fuerzas convencionales y no son apoyadas por efectivos terrestres propios. En síntesis, eso es lo que pasó en Arnhem. Se quedaron luchando solas, muy valientemente, eso sí, hasta que las aniquilaron.

Fallaron muchas cosas: pese a que se tomaron enclaves a todo lo largo de la ruta (la 101 ª de EE UU capturó 9 de los 11 puentes encomendados), el avance por tierra se ralentizó demasiado; en el sector de Arnhem, las unidades aterrizaron demasiado lejos del puente y de día (a diferencia de lo que sucedió en el Pegasus, como vimos), las comunicaciones fallaron estrepitosamente, no se utilizó a la Resistencia holandesa, y, sobre todo, se dió la mortal casualidad de que en la zona, en la que los informes de inteligencia más optimistas –los otros se descartaron negligentemente- preveían solo la presencia de fuerzas alemanas muy débiles, se concentraban por casualidad dos divisiones panzer de las SS especialmente entrenadas para la lucha contra tropas aerotransportadas, que ya es desgracia. Los paracaidistas, que se dirigieron hacia el puente se encontraron con una oposición cada vez más dura y cabreada, un verdadero avispero que incluía tanques Tigre, a los que no capeas con la boina. “Aparecían un regimiento tras otro de los alemanes que no tenían derecho a estar allí”, observó un paracaidista británico indignado.


Grupo de paracaidistas británicos, conocidos como los diablos rojos, en Holanda, durante la Operación Market Garden.

El batallón del teniente coronel John Frost (encarnado en el filme de Richard Attenborough por Anthony Hopkins), que soplaba un cuerno de caza, consiguió llegar al puente principal de Arnhem tras siete horas de marcha, y se hizo fuerte en el lado norte. Pero el extremo sur lo ocupaba un desapacible grupo de Granaderos Panzer de las SS. Progresivamente, los alemanes fueron inyectando unidades y presión en Arnhem y la batalla por el puente, feroz, a menudo cuerpo a cuerpo, se decantó a su favor, aunque, en uno de los episodios más famosos, los diablos rojos, lanzando su grito de guerra Whoa Mohammed! (adquirido en el Norte de África), detuvieron a brazo el avance por el puente del batallón de reconocimiento de la 9ª Panzer de las SS.

Fue un espejismo. Superados tres a uno, rodeados, sin blindados, sin auxilio, lo que quedaba a los paracaidistas era apretar los dientes, combatir con coraje y resistir todo lo posible. Y eso los exhaustos soldados británicos lo hicieron ejemplarmente, como suelen desde Rorker’s Drift. Mal asunto, sin embargo, cuando la épica y las Cruces Victoria han de sustituir a la estrategia y al triunfo. A los cuatro días, las fuerzas en el puente fueron arrolladas por los nazis y a los nueve, los restos de la división escaparon como pudieron o fueron capturados. La batalla devastó la ciudad, convertida en un Stalingrado en miniatura. La población civil sufrió un verdadero infierno y una imagen que no hay que olvidar entre tanta aventura, pólvora, medalla, miscelánea militar y testosterona –la recoge Ryan en su magnífico libro- es la del padre que corre desesperado hacia un hospital llevando en brazos a su hijo moribundo, al que las explosiones de unos u otros han arrancado un brazo y una pierna y tiene todo el costado derecho abierto. La guerra, señores.

LA GALLINA PARACAIDISTA
Junto al comandante británico Digby Tatham-Warter, que conducía excéntricamente las cargas contra el puente con un paraguas en la mano (aparece en la película), otro de los grandes personajes de la batalla es Myrtle, la gallina paracaidista (una obvia contradicción en términos), mascota del teniente Glover, que saltó sobre Arnhem con su dueño. No sobrevivió, cayó en combate y fue enterrada con solemnidad.
Arnhem y sus alrededores han convertido la batalla y su memoria en un atractivo turístico. En el centro de todo (monumentos, cementerios, museos públicos -el mejor, el de Oosterbeek, que ofrece la impagable Airborne Experience- y privados) está, claro, el puente lejano. Rebautizado en 1977 John Frostbrug, puente John Frost, en memoria del teniente coronel que luchó por tomarlo, el que hoy puede verse, majestuoso, no es, en realidad (ya estamos otra vez), el auténtico. El de la batalla, que ya había sido reconstruido justo en agosto de 1944 tras haberlo volado los propios holandeses en 1940 para retrasar la invasión alemana, fue hundido por bombarderos B-26 Marauders en octubre de 1944. El actual fue vuelto a reconstruir con el mismo aspecto y en el mismo lugar en 1948. Un pilar del verdadero puede verse en el memorial en la Airborneplein, rodeado de banderas. El que aparece en el filme Un puente lejano tampoco es el de Arnhem: dado el crecimiento urbano en la zona, las escenas en que aparece se filmaron en un puente parecido en Deventer, sobre el IJssel.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Guevara y su ajusticiamiento: El principio de la invasión cubana a Latinoamérica

La historia detrás de la última foto del Che vivo

Por Juan Bautista Yofre | Infobae




El encuentro –a pedido mío- con el cubano-norteamericano Félix Ismael Fernando José Rodríguez fue hace solo unos pocos meses. Se sentó a mi izquierda y enfrente nos observaban un ex alto miembro del Departamento América del Partido Comunista Cubano y un conocido intelectual cubano. Al finalizar el almuerzo, intercambiamos algunos presentes. Le di mi primera versión de Fue Cuba. Él, sus memorias (Guerrero de las sombras) sobre sus actividades dentro de la CIA, y una foto en cuyo epígrafe escribió que, tras la caída de Ernesto Guevara, "se cambio un poco la historia del mundo a nuestro favor".

Cuando leí la amable dedicatoria que me escribió Don Félix al pie de la última foto del Che vivo, intenté decirle que para los argentinos la historia no cambió "un poco", porque ese hombre con aspecto de linyera que el "capitán Ramos" (Félix Rodríguez) pretendió llevar a Panamá y los bolivianos se lo impidieron había prendido la mecha. Con los años aprendí a mantener silencio y no dar el aspecto de un argentino "guarango" como nos supo retratar José Ortega y Gasset en Intimidades (septiembre de 1929).

Antes de que el prisionero fuese fusilado -a las 13.10 del 9 de octubre de 1967-, Don Félix fue el último en conversar (aclaró: no interrogar) durante una hora y media con lo que quedaba de Ernesto "Che" Guevara de la Serna. El jefe guerrillero era un despojo viviente, abandonado a su suerte por Fidel y Raúl Castro, Carlos Rafael Rodríguez y sus camaradas. Ya no era el altanero que repartía "aspirinas" (condenas de  fusilamiento) en La Cabaña mientras se fumaba un puro o daba lecciones a unos incautos sobre cómo hacer la revolución en la Argentina en 1960 (durante la presidencia constitucional de Arturo Frondizi). Ni qué decir de su manifiesta altivez y su discurso provocador en las Naciones Unidas (17 de diciembre de 1964)  o en Argel (24 de febrero de 1965) que lo condena al ostracismo y la pérdida de la nacionalidad cubana.


El Che, increíble inútil, habla ante la ONU en 1964

Tampoco se lo veía seguro como cuando teledirigía desde Cuba la "Operación Penélope", en Orán, Salta) cuyo jefe era el "comandante Segundo", Jorge Ricardo Masetti, y que produjo el primer héroe argentino en la guerra contra el castro-comunismo, el gendarme Juan Adolfo Romero, en manos del capitán cubano Hermes Peña (hombre de la intimidad de Guevara). Fue el 18 de abril de 1964 en pleno mandato constitucional de Arturo Illia. No en vano, mientras los políticos en general solían mirar para otro lado, el jefe de la Gendarmería dijo: "Éste es el primer paso de la guerra revolucionaria. No es un hecho aislado."

A los pocos meses del ajusticiamiento de Ernesto Guevara, el 31 de julio de 1967, se inauguraban en La Habana las sesiones de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS) bajo la "presidencia honoraria" del Che. Faltaba poco para que en la Argentina se abrieran las puertas a la violencia extrema dentro del mundo de la Guerra Fría. El Ejército Argentino, a cuyos integrantes Guevara trataba de "mercenarios", y que se debía eliminar, consideró en su momento que "fue la primera vez que el comunismo internacional realizó un acto de esta magnitud, contra el mundo no comunista, con una clara intención de expansionismo ideológico y geopolítico" (documento en mi archivo). El análisis castrense se olvidó de Venezuela, República Dominicana y Perú, entre otros países. Al margen de las jornadas de la OLAS varios argentinos fueron conformando en los campos de entrenamiento cubanos ("PETI", "preparación especial a tropas irregulares") el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que iba a apoyar la guerrilla guevarista. Al morir su jefe en Bolivia sus 180 miembros adelantaron los tiempos de "guerra popular prolongada" y comenzaron a regresar a la Argentina vía La Habana-Praga-Buenos Aires. Nunca pensaron que la muerte del comandante Guevara habría de cambiar "un poco" la historia, como me escribió Don Félix.


Foto de Keystone (Getty Images)

No formaban un cuerpo homogéneo pero todos coincidían en el mismo objetivo: la toma del poder y hacer de la Argentina "una nueva Cuba". Así lo expresó Marcos Osatinsky, quien sería jefe de las FAR (ficha del 19 de abril de 1967, escrito por la agente de la Inteligencia Klimplová, reportando un contacto en el aeropuerto de Praga en el marco de la "Operación Manuel").  El 31 de mayo de 1968, Fernando Luis Abal Medina ("Ricardo Roque Suárez") y Esther Norma Arrostito ("Ana María Cruz Sandoval"), "esposa", pasaron por Praga con pasaportes cubanos falsos. La ficha la realizó el Mayor Dyk: "Brevemente después de su llegada fue establecido el contacto con el grupo. Después de la verificación vimos que podían continuar el viaje el mismo día. Por lo tanto, fueron conducidos al restorán para tomar un refresco. Se les cambió el dinero, se realizó la compra de los pasajes por tren a Viena con reservas de asientos". Junto con estos pasaron por Ruzyne (actual Aeropuerto Internacional "Václav Havel") decenas y decenas de futuros jefes terroristas. Así en los archivos de la Inteligencia checoslovaca (y señalados en Fue Cuba).

 Todos los jefes guerrilleros llevaban en sus mochilas el “huevo de la serpiente” inoculado por la memoria de Guevara
En pleno mandato de facto del teniente general Juan Carlos Onganía, 1969 fue el año del inicio de la guerra revolucionaria: el 26 de junio de 1969 realizaron la "Operación Juanita" (quema de 14 supermercados Minimax). El 30 de junio asesinaron al dirigente sindical Augusto Timoteo Vandor y al año siguiente, "la hora de las armas", tras el secuestro y asesinato del presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, salían a la superficie Montoneros, FAR y el Ejército Revolucionario del Pueblo. Todos los jefes guerrilleros llevaban en sus mochilas el "huevo de la serpiente" inoculado por la memoria de Guevara. Todos creían que estaban dadas las "condiciones objetivas" de las que hablaba el "Che". El único que nunca creyó eso fue Juan Domingo Perón (aunque los utilizó).

El 7 de julio de 1968 durante una conversación con jóvenes (cuya grabación poseo) les dijo: En Cuba "luchaban contra un ejército que era cualquier cosa menos un ejército. Mandaban un general y le daban 10.000 dólares y entregaba todo. Eso era Jauja…allá  no. En nuestros países no. En nuestros países hay una fuerza militar organizada, que sabe luchar, que va a luchar, etc. Y hasta que esa disciplina no se rompa, es difícil voltear ese muro, diremos así." El viejo General les habló pero no lo escucharon. No eran tiempos para recibir consejos.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Biografía: Von Holmberg, un austríaco suelto en Argentina

Edouard Ladislaus Kaunitz Von Holmberg

Revisionistas


Coronel Edouard Ladislaus Kaunitz Von Holmberg (1778-1853)

Descendiente de antigua familia de Moravia, nació en Tirol en el año 1778. Era hijo de Eduardo Kaunitz Holmberg y Margarita von Elzen. Ingresó en el ejército imperial alemán, y la revolución tirolesa de 1809, lo contó entre sus sostenedores, muriendo en ella su padre y hermanos.

Fue capitán de la Legión Extranjera en España. Alcanzó el grado de teniente coronel de las Guardias Walonas. Hallándose en Inglaterra conoció a varios militares argentinos, y simpatizando con la causa de la revolución americana, se embarcó en el “George Canning”, conjuntamente con Alvear, San Martín, Zapiola y otros, con los cuales llegó a Buenos Aires, el 9 de marzo de 1812.

Fue dado de alta en el Ejército del Norte, que mandaba el general Manuel Belgrano, de quien llegó a ser consejero, según afirma José María Paz en sus Memorias. Fue designado Jefe de Estado Mayor en lo concerniente a Artillería e Ingenieros, y bajo sus órdenes se puso el Parque y la Maestranza de Ejército.

Trasladado a Jujuy, se incorporó al servicio, y tuvo el honor de llevar en sus manos la primera bandera argentina cuando Belgrano, su creador, la hizo bendecir en ese lugar, el 25 de mayo de 1812.

Trabajó intensamente para poner en condiciones el Parque y la Maestranza, y en la marcha hacia Tucumán recibió la comunicación del gobierno de Buenos Aires acordándole la ciudadanía el 28 de agosto de 1812.

Se halló en el combate de Las Piedras, y poco después, en la batalla de Tucumán, donde se estrenaron obuses y morteros construidos bajo su dirección.

Una de las cosas que más contribuyó a captarle la confianza del general Belgrano, fue el empeño que manifestaba en establecer una disciplina severa, llegando al extremo de querer aplicar a nuestros ejércitos los rigores de la disciplina alemana. De esta manera, se hizo odioso en el ejército, desprestigiándose aún más, por la protección que Belgrano le dispensaba. Por las desinteligencias que tuvo fue separado del mando, y Belgrano lo trasladó a Buenos Aires de un modo muy desairado.

El 19 de diciembre de 1812, el gobierno le encomendó la prosecución de los trabajos para artillar la batería de Punta Gorda, en Entre Ríos, que en marzo de 1813, entregó al teniente coronel Herrera. El 9 de agosto fue ascendido a coronel graduado y nombrado comandante de las baterías del Sitio de Montevideo, en clase de ingeniero, pero no se hizo cargo del mismo. Proyectó la instrucción de oficiales en esa materia, y en dicho año, se le confió la organización del primer regimiento de zapadores que fue incorporado al regimiento de Granaderos de Infantería. Nombrado jefe de la fuerza militar de Santa Fe, ejecutó un plan de defensa de esa ciudad la que consideró como una fortaleza natural.

En 1814, fue comisionado para que marchase a la provincia de Entre Ríos y tratase de batir a las fuerzas de Artigas. Atacado en febrero de ese año, en el Arroyo del Espinillo por las tropas de Hereñú y las orientales de Latorre, sufrió una aplastante derrota por el número superior de hombres, pero en su parte exaltó el comportamiento de los oficiales que lo acompañaban. Tenazmente perseguido por la montonera, se acordó capitular con el enemigo, con tal de regresar a Santa Fe. Con la llegada del comandante artiguista Otorgués y frente a las bajas experimentadas, Holmberg fue tomado prisionero. Elevó el parte de la batalla, el 17 de mayo de 1814, y poco después, obtuvo su libertad.

Pasó al ejército sitiador de Montevideo, donde se hizo cargo de la compañía de Zapadores, y al rendirse la plaza, por orden de Alvear recibió bajo inventario todo el material de guerra entregado por los realistas.

A fines de junio de 1815, regresó a Buenos Aires para quedar agregado al Estado Mayor, y en agosto fue nombrado Juez Fiscal del Tribunal Militar, cargo que desempeñaba en 1818. Con anterioridad, intervino como fiscal en el sumario contra el coronel Miguel Arauz y el general Eusebio Valdenegro. Destinado a La Rioja permaneció hasta julio de 1819, en que volvió a Buenos Aires, siendo nombrado jefe del Departamento de Artillería e Ingenieros.

Formó parte del ejército de Soler en febrero de 1820, del cual fue primer ayudante, y en tal carácter, firmó la famosa intimación que aquél envió desde el Puente de Márquez, al Cabildo porteño. Después de estos sucesos, lo desterró a la Isla Martín García.

En 1821, recibió órdenes para la construcción de fortines en el Salto, Rojas y Pergamino, y en 1822, fue reformado.

Se incorporó en 1826, cuando estalló la guerra con el Brasil, siendo comisionado para la construcción de una batería en Punta Lara. En 1826, revistó como comandante del Parque, y al año siguiente, fue destinado al Batallón de Artillería de Buenos Aires. Terminada la guerra, pasó de nuevo a su situación de reformado; fue dado de baja en 1828.

Llamado al servicio por tercera vez en 1832, fue agregado a la Sub-inspección de Campaña de la provincia de Buenos Aires, como coronel de artillería, y en 1834, se le dio de baja.

Entregado a la vida civil, su amplia cultura y la recia formación de su temple le permitieron desenvolverse con facilidad. Había fundado una quinta, que con el tiempo, fue de las mejores y más famosas de la ciudad. Se encontraba ubicada donde ahora se halla la avenida Santa Fe en su intersección con Scalabrini Ortiz. Posteriormente, se transformó en un establecimiento forestal, donde sobresalieron las colecciones de rosas. Introdujo nuevas variedades florísticas, siendo visitada por Bonpland, Juan Manuel de Rosas y Manuelita. Mantuvo contacto personal con Urquiza, a quien le vendió algunas plantas para el Palacio de San José.

Volvió a prestar servicios en forma ocasional, pues el 30 de marzo de 1843, el bergantín “Casualidad” lo condujo al campo sitiador de Oribe enviado por Rosas para arreglar la artillería del ejército que había iniciado el asedio de Montevideo. Luego, en 1844, figuró en el Ejército Unido de Vanguardia de la Confederación, con el grado de coronel.

Falleció en Buenos Aires, el 24 de octubre de 1853. Contrajo matrimonio el 4 de diciembre de 1813 con María Antonia Balbastro Albín (1795-1842), prima hermana del general Alvear. Tuvo cuatro hijos: Eduardo, Camilo, Petrona y Amalia. Una calle de Buenos Aires lleva su nombre.

Fuente

Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1971).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Se permite la reproducción citando la

sábado, 11 de noviembre de 2017

Anecdotario histórico argentino: La astucia de San Martín

Astucia de San Martín 



Cuando el ejército libertador desembarcó en Huaura (Perú), el virrey de Lima estaba ansioso por saber los efectivos con que contaba.
Cierto día, mandó de parlamentario al general Bacaro quien se presentó a las avanzadas argentinas preguntando por el general.
Avisado éste, lo hizo demorar con cualquier pretexto y al fin fué traído a la casa del gobernador de la plaza que era el bizarro coronel Manuel Rojas.
Durante esa demora se hizo salir a todo el ejército a un llano que había entre ese edificio y el ocupado por el cuartel general.
En ese terreno, que tenía cerca de una legua, formaron los cuerpos en compañías y escuadrones que maniobraban, haciendo unos, ejercicios de armas, otros, de tiradores y guerrillas, pero todos muy desparramados, abarcando un campo inmenso en forma tal que, aun los que conocían la verdad, se figuraban que había una fuerza mayor.


Preparado esto, el general San Martín, con un gran Estado Mayor y todos sus generales —menos Arenales que se encontraba con una diviSión en la Sierra lo que, desde luego, contribuyó más al engaño— entró en la gobernación donde se encontraba el general realista a quien cono- cía de mucho tiempo atrás:


—Oh, mi amigo Bacaro —le dijo— cuánto gusto tengo en volver a ver a Ud.! siento no haber sabido antes su venida, pero yo había salido desde temprano a dar una vuelta y no he vuelto aun al cuartel general; aun aquí he venido por casualidad.


Después de las presentaciones y saludos de práctica con el resto de su oficialidad, el Gran Capitán le invitó a visitar el cuartel general, a lo que accedió gustoso el español, pues eso facilitaba su misión de espionaje.
Para ir allá, tenían que pasar por el terreno que en ese momento servía de campo de instrucción y al coronar una loma se encontró de golpe Bacaro con aquel estupendo despliegue de fuerzas.
San Martín simuló sorpresa y disgusto al ver cómo se “descubría” su fuerza y deteniendo la marcha, dijo al realista:
—Volvamos a desandar —y despachó varios ayudantes en todas direcciones a ordenar el regreso de la tropa a sus acantonamientos.
Cuando le informaron que se había cumplido su orden volvió a continuar la marcha y al volver a pasar la loma el campo estaba totalmente desierto.
Al regresar Bacaro a Lima aseguró al Virrey que todos los datos recibidos hasta el momento eran incompletos y que, a su criterio, San Martín ocultaba todavía su juego.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Vikingos: El gran ejército asola Europa

"El gran ejército" - Los vikingos en su auge


Andrew Knighton | War History Online





La serie más poderosa y devastadora de las incursiones de los vikingos para golpear Europa occidental vino entre 865 y 896 ANUNCIO. Durante estas décadas, una fuerza combinada masiva de invasores escandinavos golpeó a Inglaterra y Frankia, causando tal destrucción que se hizo conocido en ambos lados del Canal Inglés como el Gran Ejército.



Una nueva táctica de Vikingos

865 no sólo marca el comienzo de un intenso período de incursiones vikingas. También vio la introducción de nuevas tácticas.

Las incursiones vikingas anteriores habían utilizado generalmente tácticas de golpe y de funcionamiento. Ya anduvieran por las costas en sus lanchas, navegando por los grandes ríos o marchando hacia el interior, seguían moviéndose. Fue una estrategia que les permitió tomar el botín más rico de un territorio mientras era difícil de luchar.


El Gran Ejército encontró otra forma de minimizar el riesgo y maximizar los beneficios. Marchando al interior, tomarían el control de una ciudad importante y harían de ésta su base. Los lugares que eligieron generalmente tenían fortificaciones detrás de las cuales los vikingos podían refugiarse, ya fueran las paredes de barro de la época o las antiguas defensas romanas. Cuando no lo hicieron, como en Reading, el Gran Ejército improvisó defensas usando el terreno circundante.

A partir de estas bases, el Gran Ejército salió a caballo para atacar el área circundante. La llegada periódica de tropas frescas los mantuvo bien abastecidos de soldados.

A veces, el Gran Ejército se hizo aún más ambicioso, instalando gobernantes títeres en East Anglia, Mercia y Northumbria.


La estatua de Alfred el grande en Winchester. Foto de Neil Howard / Flikr / CC BY-ND 2.0


El gran ejército contra Alfredo el grande

El mayor ejército vikingo se topó con el más famoso defensor británico de la época: el rey Alfredo el Grande, gobernante de Wessex.

Mientras que otros reyes ingleses no pudieron defenderse de los invasores, Alfred trajo una combinación de agudeza táctica y persistencia implacable a la lucha. Incluso en el peor de los casos, se aferró a esto. Contuvo a los asaltantes en sus bases en Wareham (875-6), Exeter (876-7), y Chippenham (878), minimizando su capacidad de recoger los despojos de los asentamientos circundantes y el campo. En Edington en 878, derrotó al gran ejército en batalla.


El éxito de Alfred no fue todo militar. Como otros gobernantes, estaba dispuesto a hacer las paces con los invasores cuando era necesario, y probablemente a rendir tributo como otros. Su consistencia de propósito se veía a largo plazo, ya que volvía a los vikingos de vuelta por cualquier medio que pudiera.

Al igual que el Gran Ejército había confiado en las ciudades fortificadas para sus incursiones, Alfred los utilizó para detener las incursiones. Estableció un sistema de burgueses, ciudades fortificadas donde la gente local era responsable de construir, mantener y manejar las defensas. Estos burgueses hicieron más difícil para los vikingos ganar un punto de apoyo en Wessex.

En 878, las salidas de los hombres a casa con su botín debilitaban al Gran Ejército. Muchos reemplazos habían llegado tarde o se habían perdido en el mar. Con Alfred en el ascendente, era hora de seguir adelante.


Un andamiaje de Vikingos ataca un pueblo en esta exhibición en el parque temático histórico de Puy du Fou en Vendée, Francia. Foto de DncnH / Flikr / CC BY 2.0

Oportunismo en Frankia

A través del canal de Wessex suroriental, Frankia había sido raramente el blanco de incursiones vikingas en las décadas antes del gran ejército formado. Los monasterios prósperos y las ciudades allí estaban casi sin defensa, nunca habiendo tenido que fortificar contra los Raiders. Todavía eran ricos en botín. Después de la muerte de dos gobernantes experimentados en la forma de Louis el alemán (murió 876) y Charles el calvo (murió 877), una serie de reyes de breve duración e inexpertos tomó los reinos separados de Frankia del oeste y de Frankia del este.

Frankia estaba madura para la cosecha.En 879, el Gran Ejército llegó en el centro de Frankia y los vikingos comenzaron sistemáticamente allanando todo lo que podían, tal como lo habían hecho en Inglaterra. Un esfuerzo combinado de los francos de Oriente y Occidente al año siguiente fracasó en atrapar a los vikingos, y los dos reinos se dispusieron a tratar con ellos por separado.

Una vez más, el Gran Ejército vio victorias y derrotas, pero nada decisivo para apartarlas de su propósito. En 885 lanzaron una campaña por el río Sena, sitiando París cuando la ciudad los detuvo en sus pistas. El cerco terminó en un tratado, en el cual los vikingos fueron pagados tributo y permitieron continuar río arriba. Pasaron tres años saqueando la cuenca del Sena, devastando ciudades seguras como Toul, Troyes y Verdun.

A pesar de años de campañas contra ellos, no fue una acción militar la que expulsó a los vikingos de Frankia. Hambre golpeada en 892. Dado una opción entre luchar encendido en una región pobre, hambrienta o navegando a las tierras más prósperas, el gran ejército abordó sus barcos y zarpó.


Vikingos en batalla, por Hans Splinter / Flickr / CC BY-ND 2.0

Volver a Gran Bretaña

Cientos de lanchas navegaron a través del Canal en dos flotas separadas, llegando a Kent, el extremo sureste del territorio del rey Alfred. Establecieron dos bases y luego se combinaron con los daneses establecidos en el este de Inglaterra para atacar Wessex y el reino aliado de Mercia.

Esta vez, Alfred estaba listo. Su red de burghs estaba en su lugar. Había creado deberes feudales para que sus súbditos prestaran servicio militar, algunos en defensa de los burgueses y otros en su ejército. Las ciudades fortificadas siempre serían defendidas, incluso cuando Wessex marchara.

Los vikingos, acostumbrados a sostener la iniciativa, se encontraron repetidamente contenidos y perseguidos. En 893 fueron derrotados en la batalla en Farnham y sitiados en una isla en el río Támesis. Su asedio de Exeter fue roto por Alfred, su base en Benfleet asaltado por su hijo, su incursión encima del Támesis y Severn perseguido y derrotado por un ejército combinado de Mercian, galés y tropas sajonas del oeste.

En 895, Alfred bloqueó el acceso del Gran Ejército a la cosecha, forzándolos a abandonar sus barcos y alejarse más de Wessex. Al año siguiente, el ejército rompió. Decenas de incursiones rentables habían llegado finalmente a su fin. Algunos hombres regresaron a casa, mientras que otros se establecieron en Inglaterra.

Durante 30 años, el Gran Ejército había traído beneficios a los Vikingos y el terror a sus vecinos. Ya era hora de descansar.