miércoles, 28 de julio de 2021

Tiro de precisión: Rifle Martini Henry Mk I/II a 500 yardas (usado por tropas coloniales británicas)

martes, 27 de julio de 2021

Argentina: Cómo la izquierda no pueden bajar la imagen de Julio Argentino Roca

Por qué fracasaron las ofensivas contra la imagen de Julio A. Roca

En Río Gallegos sacaron una estatua del ex presidente y en Bahía Blanca intentaron cambiar el nombre de una plaza. En ambos casos los vecinos se manifestaron en contra

Julio Argentino Roca

A fines del año pasado, el intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso, del Frente de Todos, hizo retirar el monumento que recordaba a Julio A. Roca en una avenida central de la ciudad.

Se encontraba allí desde 1941 y conmemoraba cuando, a comienzos de 1899, ejerciendo la Presidencia de la Nación por segunda vez, visitó la ciudad en su viaje para encontrarse con el presidente chileno, Federico Errázuriz, en el Estrecho de Magallanes. El objetivo era crear un canal directo de comunicación y generar un gesto simbólico para neutralizar el riesgo de guerra entre los dos países, que entonces planteaban los conflictos limítrofes no resueltos.

En el monumento está la efigie de cuerpo entero de Roca, vestido de civil, con imágenes esculpidas del encuentro y de símbolos de la paz a sus espaldas. Ante las protestas que generó la remoción del monumento en concejales opositores y vecinos, la Intendencia primero dijo que había sido para repararlo. Frente a la reiteración de las críticas, luego sostuvo que era un retiro transitorio para permitir la ampliación de la avenida donde estaba ubicado el monumento. La escultura habría quedado en un depósito municipal, sin más explicaciones.

Néstor Kirchner llegó a la Intendencia de Río Gallegos en 1987 y ejerció la gobernación entre 1995 y 2003, y luego, a partir de ese año, la presidencia. Su esposa lo hizo luego dos períodos consecutivos, entre 2007 y 2015. Durante este largo periodo, nunca intentaron remover la estatua de Roca, aunque en la primera década del siglo XXI se intensificó la campaña para sacar nombres e imágenes que simbolizaran y recordaran al dos veces presidente electo de la Nación, quien estableció las bases del Estado nacional, en lo político, educativo, económico, territorial y militar.

Meses después, el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, del PRO, dispuso quitar el nombre de “Conquista del Desierto” a un parque de la ciudad, que tiene 74 hectáreas. Estableció para ello que el nuevo nombre fuera elegido en una consulta popular por los vecinos de la zona, la que tuvo lugar en julio. El nombre más votado fue el de “Julio A. Roca” y el segundo “Conquista del Desierto”, es decir, que siga como está. Por orden decreciente, los siguientes nombres fueron Raúl Alfonsín, Barranca de los Loros y César Milstein. El intendente, en principio, se ha negado a aceptar el resultado de la consulta popular que él mismo convocó. El 16 de julio no llegó a reunirse el jurado, integrado por cuatro funcionarios, tres de Juntos por el Cambio y uno del Frente de Todos, para reconocer el resultado. El representante de esta última fuerza política decidió retirarse por no estar de acuerdo con la metodología utilizada. El concejal de Juntos por el Cambio, Marcos Streitenberg, dijo que el proyecto volvía al Concejo Deliberante para que se revean algunas cuestiones y así seguir avanzando.

La extensión del Estado nacional a la Patagonia fue obra del primer gobierno de Roca, así como el inicio de la presencia nacional en la Antártida, al finalizar el segundo. Desde esta perspectiva, no tendría lógica el cuestionamiento a su figura en esta amplia región. Ni en Bahía Blanca ni en Río Gallegos hay grupos de pueblos originarios que reclamen la propiedad de tierras.

Los dos hechos no parecen conectados entre sí en cuanto a su origen, pero en alguna medida reflejan la vigencia de una campaña que en realidad apunta a cuestionar la creación del Estado argentino.

La decisión del intendente de Río Gallegos ha sido argumentada con planteos contradictorios y formalmente carentes de intencionalidad política, los que han sido poco claros. En cambio, el proyecto del intendente de Bahía Blanca -que paradójicamente pertenece a una fuerza de centroderecha y gobierna una ciudad socialmente conservadora- sí tuvo argumentos de tipo político.

Pero lo más importante es que en ambos casos hubo críticas de los vecinos, que en Bahía Blanca se manifestaron concretamente a través de una consulta popular que expresó la voluntad de optar por el nombre de Roca. En los dos casos, las respectivas autoridades municipales están a tiempo de corregir lo hecho hasta ahora, y sería bueno que lo hagan.

La Historia puede generar interpretaciones diferentes, pero remover nombres o monumentos no es una forma de discutirlo, sino al contrario, es la manera de intentar imponer un relato hegemónico.

 

domingo, 25 de julio de 2021

Guerra de Secesión: Los francotiradores del conflicto

"Murieron más soldados enemigos que cualquier otra unidad ..."

Revista Militar
 




Una rara fotografía del período de la Guerra Civil estadounidense, que muestra a un oficial y artillero de la unidad de francotiradores de Berdan. Por lo general, no les gustaba que los fotografiaran. ¡Y tenían razones para esto!

Los militares no apreciaron de inmediato el papel de los francotiradores: la puntería de tiradores individuales en objetivos importantes. Además, la Guerra Civil en Estados Unidos jugó un papel especial en la difusión de este tipo de tiroteos.

Caminamos hacia Richmond con una pared azul oscuro
Llevamos rayas y estrellas frente a nosotros
El cuerpo de John Brown yace en la tierra húmeda,
¡Pero su alma nos llama a la batalla!
¡Gloria, gloria, aleluya!
¡Gloria, gloria, aleluya!
¡Gloria, gloria, aleluya!
¡Pero el alma nos llama a la batalla!

(Himno de batalla de la República, EE. UU., 1861)

Después de la publicación del material sobre los rifles revólver Colt, hubo muchas solicitudes para hablar sobre los francotiradores que estaban armados con estos (y otros) rifles de francotirador durante la Guerra Civil estadounidense. Cumplimos con su solicitud ...


En verdad, una toma increíble de la película soviética "El jinete sin cabeza" en 1973 con Oleg Vidov en el papel principal. En él vemos una carabina giratoria Colt, lo que significa que incluso un arma tan rara de alguna manera nos llegó en Rusia y terminó en manos de los "cineastas".

¡Se requieren flechas afiladas!


Y sucedió que ya en mayo de 1861 en el New York Post apareció un mensaje de que el coronel Hiram Berdan estaba invitando a los mejores fusileros del país a unirse a su regimiento de francotiradores.

Los francotiradores, escribió el periódico, son personas que actúan en pequeños grupos a una distancia de hasta 700 yardas (640 m) del enemigo, disparan un tiro por minuto y dan con precisión al objetivo, causando muchos problemas al enemigo. El objetivo principal de los francotiradores son los oficiales enemigos, cuya destrucción genera confusión en sus filas.


Página de la revista Harpers Weekly de 1862 que muestra un francotirador en posición

La selección de la unidad fue extremadamente difícil. Y el criterio principal fue, por supuesto, la capacidad de disparar con precisión. Está claro que no había tantos de esos tiradores, por lo que fueron reclutados en todo el país, y no en ningún estado. Para ingresar al regimiento, el candidato disparó 10 tiros y desde una distancia de 200 yardas tuvo que poner todas las balas en un círculo con un diámetro de 5 pulgadas, ¡y tuvo que disparar con un rifle con mira convencional! Falló, falló, no perteneces a los francotiradores. Pero los inscritos en la unidad recibieron armas hechas especialmente para ellos, un buen salario y ... un uniforme verde oscuro de aspecto inusual, que los distinguía notablemente de todos los demás soldados del ejército de la Unión vestidos con uniformes azul oscuro.


Coronel Hiram Berdan

En junio de 1861, se completó la formación del regimiento de francotiradores de Berdan y estaba listo para ir al frente. Curiosamente, al principio, sus tiradores iban armados con rifles revólver Colt. Y esto a pesar de que tenían muy mala reputación, dicen, son propensos al "fuego en cadena". Pero fue Berdan quien demostró a sus tiradores que si los carga correctamente, y lo más importante, no se olvida de tapar el espacio alrededor de la bala con "grasa de cañón", no les pasa nada malo. Pero ninguna de las armas pequeñas en ese momento tenía una velocidad de disparo tan alta, y era muy importante para los francotiradores. Los rifles estaban equipados con miras telescópicas de casi la misma longitud que sus cañones, pero esta era la técnica óptica en ese momento.


Dibujo de Don Troyani. Soldado de la Unión con un rifle revólver Colt de la unidad de fusileros Berdan

Debo decir que mejor que otros, al darse cuenta de la importancia de los tiradores bien dirigidos en el campo de batalla, Hiram Berdan intentó por todos los medios evitar su participación personal en las batallas. Llegó al punto que llegó dos veces al tribunal por su comportamiento y al final se vio obligado a dimitir. Sin embargo, jugó su papel en esta guerra, e incluso uno muy notable.


Rifle de francotirador Colt con alcance de francotirador

¡Además!

El hecho es que los éxitos de su regimiento, y luego de la brigada, naturalmente llevaron a la formación de diez regimientos más, vestidos con uniformes verdes. Por lo general, los francotiradores estaban en reserva en el comando, lo que hizo posible, dependiendo de la situación en el campo de batalla, enviarlos allí; se requería su fuego especialmente bien dirigido. Por lo tanto, la mayoría de las veces se usaban en el borde mismo del avance del enemigo para repelerlo o infligirle el máximo de pérdidas antes de un contraataque de las tropas federales. También llevaron a cabo reconocimientos detrás de las líneas enemigas.


Ilustración de Liliana y Fred Funken. Tiradores del 1º y 2º regimiento de francotiradores de Berdan: 1 - tirador con un rifle cebador de avancarga con mira óptica; 2 - teniente, que a menudo tenía las mismas armas que los soldados, más un revólver; 3 - un soldado armado con una carabina Spencer: tales carabinas no eran un arma reglamentaria, pero los francotiradores las compraban como arma de autodefensa; 4 - Fusil Colt de 1855: el arma principal de los tiradores de Berdan. El segundo ejemplo será el rifle Sharps. Los botones de los soldados estaban hechos de goma mate para no brillar. Abrigos con capa - gris; 5: un soldado con todo el equipo dispara desde Sharps (¡por supuesto, nadie entró en batalla con ese diseño!); 6 - un soldado recarga Sharps

Y en mayo de 1862, su emprendedor, aunque cobarde, comandante, fue el primero en el ejército de los norteños en equipar a sus soldados con rifles afilados, que se cargaban desde la recámara con cartuchos de papel y tenían tanto una buena cadencia de tiro como, lo más importante, una precisión extremadamente alta para ese momento. Los rifles para francotiradores estaban equipados con dos tipos de miras: las mismas miras telescópicas que en el rifle revólver Colt, pero también miras de dioptrías plegables más simples y ajustables, lo que les permitía disparar con bastante precisión a una distancia considerable.


Un rifle de francotirador de avancarga fabricado por el Springfield Arsenal. Calibre .54, cañón de 36 pulgadas de largo

Además, lo más interesante es que fueron los estadounidenses quienes, incluso antes de la Guerra Civil, fueron los pioneros en el uso de miras ópticas. Fueron instalados, por ejemplo, en los famosos "rifles de Kentucky" modelo 1812, desde una distancia de 165 m golpeando un cuadrilátero con un lado de 28 mm con cinco disparos! Bueno, más tarde a menudo se les puso a cazar, pero hasta ahora no eran armas militares.


El mismo rifle. Preste atención a dos gatillos: uno para un gatillo duro y el trasero es extra suave con un gatillo

Debo decir que algunos tiradores continuaron usando rifles de combate (deportivos) de avancarga, a menudo hechos por encargo y caracterizados por una mayor precisión.


La boca con una mira frontal cuando se dispara a través de un alcance de francotirador podría quitarse

¡Los malos ejemplos son contagiosos!

Siguiendo el ejemplo de los norteños, se introdujeron francotiradores en el ejército confederado y también utilizaron rifles de fósforo de alta precisión comprados para competencias antes de la guerra. Sin embargo, había pocos de esos rifles, y la mayoría de los tiradores del sur estaban armados con rifles británicos Enfield con una mira de dioptrías ajustable (las miras telescópicas en el ejército del Sur eran una rareza excepcional). Sin embargo, dado que entre los francotiradores del sur había muchos cazadores que eran excelentes tiradores, incluso dispararon con tanta precisión con rifles ordinarios y con las miras más primitivas que golpearon a los oficiales de los norteños hasta los generales literalmente a distancias extremas.


Tipos de visores de francotirador en rifles Sharps

Sin embargo, los francotiradores confederados tenían su propia arma única: los rifles de francotirador Whitworth y Kerr. El rifle Kerr, sin embargo, no difería mucho del Enfield. Pero, por otro lado, el rifle de Whitworth, como su cañón, era el arma perfecta de asesinato. Su cañón tenía un corte poligonal, patentado por él allá por 1854, y con él, su rifle, en primer lugar, tenía una mayor cadencia de tiro, ya que la bala se enviaba fácilmente con una baqueta al relleno de pólvora (¡no hacía falta martillar allí!), en segundo lugar, la compresión de la bala cilíndrica al dispararse fue suficiente para llenar todas las esquinas de su cañón hexagonal y asegurar una buena obturación.


Rifle inglés Whitworth

Entre 1857 y 1865, se fabricaron 13400 rifles Whitworth, de los cuales 5400 terminaron en el ejército y la marina británica, y 200 fueron comprados por la Confederación a pesar de que dicho rifle costaba 96 dólares. Sin embargo, los sureños y esto fue de felicidad, "al fin y al cabo, los rompedores del bloqueo" (recordemos el inolvidable Reth Butler de "Lo que el viento se llevó") tuvieron que transportar estas armas ante las propias narices de los norteños, arriesgando su libertad, sus barcos, e incluso sus vidas. Así que los sureños también tenían "super rifles", y los usaban con la máxima eficiencia, ¡equipando solo a los mejores tiradores con ellos!


Balas al rifle Whitworth

Eficiencia que nadie esperaba

Varios ejemplos que conocemos dan fe de la eficacia con la que actuaron los francotiradores del Norte y del Sur en la Guerra Civil. Entonces, durante la Batalla de P Ridge en Arkansas el 7 de marzo de 1862, el famoso pistolero del Salvaje Oeste (pistolero - "tirador de armas", maestro en su oficio) Mad Bill Hickok mató a 36 oficiales confederados en cuatro horas en una emboscada. El general McCulloch, horrorizado por tales pérdidas, ordenó encontrar y destruir a este francotirador a cualquier precio. Y todo terminó con el hecho de que Hickok pudo disparar a este general él mismo, pero, por supuesto, ¡los sureños no lograron atraparlo!

Durante la Batalla de Gettysburg el 1 de julio de 1863, un francotirador de las fuerzas federales con un disparo certero acabó con el general de los sureños, John Reynolds, tras lo cual los confederados se retiraron de sus posiciones e incluso ¡abandonaron la ciudad!


Tirador de rifle Whitworth

En consecuencia, el 19 de septiembre de 1863, cerca de Chickamauga, un francotirador confederado con un rifle Whitworth hirió de muerte al General de las Fuerzas Federales William Little, lo que ... ¡detuvo la ofensiva de las unidades encomendadas a su mando!


Dibujo de Ketty Rocco. Las flechas de Berdan en la batalla de Gettysburg

El 9 de mayo de 1864, cerca de Spotsylvania, el general del ejército de la Unión John Sedgwick decidió avergonzar a sus soldados, que se escondían de las balas confederadas, avanzó y gritó: “¿Qué es? ¡Los hombres se esconden de una bala! ... Me avergüenzo de ti. ¡Ni siquiera un elefante puede ser alcanzado desde tanta distancia! " Y eso fue todo lo que dijo, porque la bala de un francotirador sureño le dio en la cabeza. Resultó que el sargento Grace del 4º Regimiento de Infantería Confederado realizó un disparo bien dirigido (aunque el nombre también se llama Ben Powell) desde una distancia de aproximadamente 800 yardas (731 m). Además, Sedgwick no se quedó quieto, sino que se sentó a horcajadas sobre un caballo, que, por supuesto, no estaba completamente inmóvil, lo que significa que tampoco estaba inmóvil. Como resultado, la muerte del general Sedgwick ralentizó el ritmo del avance de los norteños, las reservas se acercaron a los sureños y el general Robert Lee ganó esta batalla.


Otra fotografía de esos años en los que vemos una flecha con un rifle Colt en 1855

Sin embargo, una eficiencia tan alta en la batalla era costosa para los propios francotiradores. Tanto los soldados de los norteños como los del sur los odiaban ferozmente y no los consideraban soldados con todas las consecuencias para los francotiradores capturados. Por eso, incluso después del final de la guerra, los francotiradores prefirieron no hablar de sus hazañas y no decir dónde y en qué capacidad combatieron.


A los estadounidenses les gusta vestirse con los uniformes de diferentes regimientos y retratar a los valientes soldados del pasado. Pero cómo se veían las flechas de Berdan, esta foto muestra muy claramente

Por cierto, ya en la década de 1880, los historiadores militares estadounidenses declararon con confianza que lo mismo, por ejemplo, los francotiradores de Berdan durante la Guerra Civil incapacitaron a más soldados confederados que cualquier otra unidad del ejército de los norteños.

sábado, 24 de julio de 2021

SGM: Prueba de raciones C americanas 74 años después de producidas

Este conjunto de raciones C de 74 años fue uno de los últimos de su tipo en esta condición (almacenado en Alaska). Casi todos los componentes se conservaron perfectamente, y este es un análisis detallado de cada tipo de unidad B (6) y un paquete de accesorios. Es casi un 100% probable que este video se vuelva a publicar como una versión más corta o en partes. Sin embargo, el lanzamiento inicial de este material fue importante para ser visto como un todo la primera vez.
La ración C y la ración K fueron las principales raciones de campo individuales básicas utilizadas por las tropas estadounidenses hace 75 años. Icónico y no siempre recordado con cariño, esto fue lo que comieron todos los días muchos soldados durante todo su 1 año de servicio.

Mi video más largo y con el presupuesto más alto hasta la fecha, este realmente fue fantástico. Capturando imágenes de una increíble e histórica ración que realmente perduró a través de los siglos. Espero que disfrutes de esta revisión y gracias por revisarla.


viernes, 23 de julio de 2021

España: La Reconquista de 1212-1222

La Reconquista 1212-1222

W&W





Una transformación extraordinaria del panorama político se produjo en los casi cuarenta años posteriores a la Cruzada de Las Navas de Tolosa. Mientras los almohades luchaban por sobrevivir en Marruecos, los musulmanes españoles afirmaron su independencia, pero los cristianos, aprovechando la desunión musulmana, exigieron tributos, enfrentaron a líderes musulmanes rivales entre sí y, finalmente, conquistaron ciudades y pueblos musulmanes. Una vez más los cruzados del norte colaboraron con los portugueses en la toma de Alcácer do Sal, mientras los catalanes conquistaron Mallorca, los leoneses capturaron Mérida y Badajoz, y los castellanos se apoderaron de Córdoba, antigua sede del Califato.

Inocencio III, convencido de que el peligro que los almohades representaban para España y la cristiandad había sido rechazado y que la herejía albigense había sido contenida, decidió orientar las energías occidentales hacia la recuperación de Tierra Santa. Cuando convocó el IV Concilio de Letrán en 1213, “revocó las remisiones e indulgencias concedidas por nosotros a los que iban a España contra los musulmanes o contra los herejes de Provenza”, debido al éxito alcanzado en ambas regiones. El Concilio, en 1215, lanzó la Quinta Cruzada y también impuso un impuesto de una vigésima parte sobre los ingresos eclesiásticos durante tres años para apoyar la empresa. Cuando los obispos españoles que asistieron al Concilio pidieron al Papa que extendiera la indulgencia cruzada a aquellos que luchan contra los musulmanes en España, él respondió que si se emprendía allí una guerra contra los musulmanes, lo haría con mucho gusto.1 Al dar esa respuesta, sin duda muy consciente de que podría pasar una década antes de que alguno de los reyes cristianos (excepto Alfonso IX de León) estuviera en condiciones de emprender una cruzada contra el Islam español. Las minorías de Enrique I de Castilla (1214–17), Jaime I de Aragón (1213–76) y el califa almohade Abū Yaʿqūb Yūsuf II al-Mustanṣir (1213–24) impidieron cualquier acción militar significativa y dictaminaron la necesidad de buscar una tregua y prolongándola hasta circunstancias más favorables.

La muerte del Papa Inocencio en 1216 dejó este asunto, así como el enjuiciamiento de la Quinta Cruzada, a su sucesor, Honorio III (1216-1227), quien exhortó a todos los que habían tomado la cruz a cumplir sus votos cruzados.

La Cruzada de Alcácer do Sal

La Quinta Cruzada, en la que el cardenal español Pelagio sirvió como legado papal, tuvo un impacto directo en España cuando una flota de unos 300 barcos que transportaban cruzados de Frisia y Renania llegó a Galicia en junio de 1217.4 Después de hacer una peregrinación a Santiago de Compostela zarparon a Lisboa, llegando el 10 de julio. Afonso II de Portugal (1211-1223) aparentemente no hizo ningún esfuerzo por utilizar sus servicios, no fuera a ser visto como violador de la tregua con los almohades. Sin embargo, los obispos Sueiro de Lisboa y Sueiro de Évora, junto con el abad cisterciense de Alcobaça, el comandante de Palmela, los templarios, hospitalarios y magnates intentaron persuadir a los cruzados para que colaboraran en un ataque a Alcácer do Sal en el río Sado aproximadamente. cuarenta millas al sur de Lisboa. Alcácer había cambiado de manos más de una vez y se había perdido de nuevo en 1191. Además de ofrecer comida y gastos, los portugueses intentaron despertar a los cruzados anunciando que los almohades exigían un tributo anual de 100 cristianos. Sin embargo, citando la revocación de Inocencio III de las indulgencias cruzadas en España, los frisones partieron hacia Tierra Santa con unos ochenta barcos el 26 de julio. Tras saquear Santa María de Faro y Rota en la costa sur, se detuvieron en Cádiz, cuya aterrorizada gente huyó; pasando por el Estrecho de Gibraltar, navegaron hasta Tortosa y Barcelona y de allí a Oriente. A pesar de esa deserción, el conde Guillermo de Holanda y el conde Jorge de Wied concluyeron que su presencia en Tierra Santa sería de utilidad limitada, porque el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico II y muchos príncipes alemanes aún no se habían marchado; por lo que optaron por quedarse con 180 barcos.

La flota llegó a Alcácer do Sal el 30 de julio y la llegada de los portugueses tres días después completó el asedio. Los obispos predicaron e impusieron la señal de la cruz “a casi todos en nuestras diócesis y de hecho en todas las diócesis del reino”. Los cruzados intentaron minar los muros, pero los musulmanes se lo impidieron; sin embargo, una torre se derrumbó en parte alrededor del 24 de agosto. Los gobernadores musulmanes de Sevilla, Córdoba, Jaén y Badajoz intentaron aliviar la asediada fortaleza, pero fueron completamente derrotados el 11 de septiembre. Los cruzados atribuyeron su victoria a tres milagros: primero, el día antes de la batalla, "al atardecer, la señal triunfal de la santa cruz apareció en el cielo como señal de victoria"; en segundo lugar, pasada la medianoche, llegó con refuerzos Pedro Alvítiz, el maestro del Temple en España; En tercer lugar, una hueste celestial de caballeros vestidos de blanco apareció en la batalla, cegando a los musulmanes con una lluvia de flechas. Los defensores de Alcácer intentaron aguantar, pero como no aparecieron más socorros, tuvieron que la rendición del 18 de octubre de 1217.

Luego, los portugueses hicieron un llamamiento al Papa para que permitiera a los norteños permanecer durante un año "por la liberación de España" y "la extirpación del pérfido culto de los paganos". Además pidieron que a los cruzados portugueses ya los que asuman la cruz se les conceda la indulgencia que merecen las personas que vayan a Tierra Santa y que el vigésimo se utilice para su guerra, como había estipulado Inocencio III. Además, a los cruzados que habían estado ausentes durante demasiado tiempo, o cuya enfermedad o pobreza les imposibilitaba continuar en Tierra Santa, se les debería permitir regresar a casa con la remisión total de los pecados. Dividido entre su promesa de ir a Tierra Santa y la perspectiva de más victorias en España, el Conde Guillermo de Holanda informó al Papa que Alfonso IX de León, Sancho VII de Navarra y muchos prelados y nobles españoles habían tomado la cruz y roto su treguas con los musulmanes con la esperanza de que los norteños continuaran la cruzada en el verano siguiente. Aunque los felicitó por su victoria, Honorio III ordenó a los norteños que continuaran hacia Tierra Santa, dejando Alcácer do Sal a los portugueses; aquellos que carezcan de los medios para hacerlo podrían ser absueltos de su voto de cruzada. Así, a finales de marzo, los cruzados del norte zarparon de Lisboa y llegaron a Acre a finales de abril y mayo de 1218.

Alcácer do Sal, cuya conquista fue el único resultado positivo de la Quinta Cruzada, fue entregado a los caballeros de Santiago, quienes lo convirtieron en su cuartel general e iniciaron el avance hacia el Alentejo y el Algarve.

Las cruzadas del arzobispo Rodrigo de Toledo y Alfonso IX

Aproximadamente al mismo tiempo que la caída de Alcácer do Sal, Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo, con la esperanza tal vez de echar mano a la XX destinada a la Quinta Cruzada, decidió organizar su propia cruzada, a pesar de la tregua con los almohades. . Nombrando al arzobispo como su legado, Honorio III el 30 de enero de 1218 lo autorizó a liderar una cruzada: “Cuando los reyes unánimes se pongan en guerra contra” los musulmanes, Rodrigo “como otro Josué te llevará a arrebatarles la tierra que han ocupado y donde han profanado los santuarios de Dios ". La primera tarea del legado, sin embargo, fue la de lograr la paz entre Castilla y León.

Tras la repentina muerte de Enrique I de Castilla, su hermana mayor Berenguela fue aclamada como reina, pero cedió sus derechos a su hijo, Fernando III (1217-1252). Su padre, Alfonso IX de León, de quien se había divorciado por consanguinidad, estaba decidido a recrear el imperio hispánico de su abuelo reuniendo los dos reinos. El Papa, comentando que las disensiones entre los cristianos animaban a los musulmanes que nunca abandonarían España por voluntad propia, le advirtió que preservara la paz y colaborara con el arzobispo Rodrigo en su cruzada contra los musulmanes. A principios de 1218 Alfonso IX reconoció a su hijo como rey de Castilla y ambos hombres se comprometieron a actuar al unísono contra todos los enemigos. Fernando III prometió, una vez expirada su tregua con los musulmanes, colaborar con su padre contra ellos. Mientras tanto, a los castellanos que deseen ayudar al rey de León se les permitiría hacerlo.

Dado que el arzobispo Rodrigo y ciertos magnates habían “asumido la cruz viviente” y estaban decididos a “arrancar de las manos de los musulmanes la tierra que poseían para dañar el nombre cristiano”, el Papa el 15 de marzo de 1219 ofreció la remisión de los pecados a los que participan personalmente en la cruzada; aquellos que pagaban los gastos de otros o contribuían financieramente también recibirían la indulgencia. Todo aquel que llevara “la señal de la cruz” con la intención de ir a Tierra Santa, a excepción de magnates y caballeros, salvo que estuvieran enfermos o pobres, estaba autorizado para cumplir con su obligación en España. Al arzobispo se le permitió utilizar la mitad del vigésimo de las sedes de Toledo y Segovia para su cruzada y repartir entre los crucesignatos un tercio del diezmo recogido en la provincia de Toledo durante tres años.

Aunque Navarra no tenía límite contiguo con al-Andalus, Sancho VII, “ardía de celo por la fe cristiana. . . tomó la señal de la cruz para salir contra los moros de España ”. El Papa ordenó al arzobispo Rodrigo que protegiera a Navarra de la invasión de sus vecinos y amonestara a Sancho VII para que no dañara el reino de Aragón durante su cruzada. Es muy posible que el rey se uniera al arzobispo en una expedición al reino de Valencia en septiembre de 1219. Se tomaron varios castillos y Requena, a unas cuarenta millas al oeste de Valencia, fue sitiada; pero tras la pérdida de 2.000 hombres, el sitio se abandonó el 11 de noviembre.

Satisfecho con el éxito del arzobispo Rodrigo hasta el momento, el Papa le permitió ahora apropiarse de todo el vigésimo de la provincia de Toledo para usarlo en su cruzada durante los próximos tres años (4 de febrero de 1220). Sin embargo, al cabo de cinco meses, Honorio III, irritado porque los conflictos entre los cristianos estaban desviando la atención de la cruzada, revocaron su concesión, insistiendo en que toda la vigésima ahora debería usarse únicamente para la Quinta Cruzada. A pesar de eso, Rodrigo volvió a sitiar Requena en el verano de 1220, pero sin mejor éxito. A todos los efectos prácticos, su cruzada había logrado poco más que la toma de varios castillos. Sancho VII de Navarra, que se quejaba de que mientras estaba en la frontera, “habiendo asumido la cruz contra los moros”, los aragoneses saquearon su reino, también pudo haber participado en esta cruzada.

La cruzada del arzobispo Rodrigo parecería haber sido una violación de la tregua con los almohades, pero una campaña en el reino de Valencia puede haber sido interpretada como una amenaza indirecta para el califa. Las violaciones ocurrieron en ambos lados, como deja claro un acuerdo entre los amos de Calatrava y Santiago en agosto de 1221. Prometiendo ayuda mutua en caso de ataques musulmanes, acordaron luchar como una unidad y dividir el botín en partes iguales. Por el momento, sin embargo, Fernando III no estaba preparado para romper la tregua y la renovó en octubre.

Mientras tanto, en 1217, Alfonso IX, que había hecho el voto de cruzado, cedió a la Orden de Calatrava la recién conquistada fortaleza de Alcántara sobre el río Tajo. En julio del año siguiente Calatrava cedió Alcántara a la orden leonesa de San Julián del Pereiro, satisfaciendo así el deseo del rey de crear una rama autónoma de Calatrava en su reino. La presencia en esa ocasión de los maestros de Calatrava y del Temple, y del prior del Hospital, sugiere que se habló de una campaña militar. En noviembre los “frailes de las Órdenes de España iniciaron una cruzada” (fizieron cruzada), ayudados por hombres de Castilla, León, Gascuña y otros reinos, entre ellos Savaric de Mauléon, antiguo castellano de Bedford. Asediaron Cáceres, un objetivo de Alfonso IX desde hace mucho tiempo, pero las fuertes lluvias y las inundaciones los obligaron a retirarse en Navidad.

Dos años más tarde, Honorio III, reaccionando a una queja del maestro de Calatrava de que los reyes de España —se refería claramente a Fernando III— prohibían a la Orden responder de la misma manera a los ataques musulmanes, advirtió a los reyes que no obstaculizaran a quienes desearan ayudar a la caballeros. A todos los que ayudaron a defender la Orden extendió la indulgencia ya concedida a los que combatían a los musulmanes y, en especial, a Alfonso IX, “que ha asumido la cruz”. Con la esperanza de que los cristianos españoles lograran un éxito comparable al de la toma de Damieta por la Quinta Cruzada, Honorio III concedió el 13 de febrero de 1221 la absolución de los pecados a quienes se unieron al rey de León en la lucha contra los musulmanes. Se ofreció el mismo privilegio a los contribuyentes financieros y a quienes pagaban los gastos de otros. Parece bastante irónico que Alfonso IX, contra quien el Papa Celestino III había proclamado una cruzada en 1197, ahora se declare un cruzado y así se beneficie de los beneficios espirituales que eso conlleva. Puede que sea la única figura de su tiempo que sea tanto el objeto de una cruzada como el líder de una cruzada.

Alfonso IX evidentemente convocó a su Curia en Zamora en noviembre de 1221 para organizar una cruzada contra Cáceres para el mes de mayo siguiente. Monseñor Martín Rodríguez, de Zamora, expresó su deseo de “exaltar la fe católica y reprimir la maldad de los moros” y declaró que “en este año nos hemos preocupado de firmarnos en Dios con la señal de la cruz, para obtener la indulgencia de Cristo, como lo requieren nuestros pecados ". El rey le dijo que se preparara para la guerra antes del 1 de mayo. Aunque estos documentos no tienen fecha, es probable que el obispo haya pronunciado el voto de cruzado durante la Curia de Zamora. Una carta formulista en la que un obispo anónimo, quizás el obispo de Zamora, solicitó 1.000 piezas de oro a un abad “porque estaremos con el rey de León el 1 de mayo para invadir la frontera” ciertamente está relacionada con esta cruzada. Lo mismo ocurre con una carta del maestro del Temple “en toda España” (Pedro Alvítiz), en la que solicitaba a sus subordinados que le proporcionaran dinero, porque tenía la intención de partir hacia territorio musulmán en época de Pascua (3 de abril de 1222). , y no tenía los medios para hacerlo. Con la ayuda de las Órdenes Militares, Alfonso IX “hizo una cruzada” (fizo cruzada), asediando Cáceres en el verano de 1222. Los cristianos derribaron torres y parecían a punto de tomarlas cuando el califa de Marruecos ofreció pagar una suma sustancial si Alfonso IX se retirara; aunque lo hizo, el califa no cumplió su promesa. Al parecer, Alfonso IX hizo otro ataque infructuoso a Cáceres al año siguiente.

jueves, 22 de julio de 2021

SGM: Los voluntarios argentinos festejando el 9 de Julio que no dejaban dormir a Churchill

Cuando Churchill fue a quejarse de ruidos molestos hechos por militares argentinos






Un acaudalado caballero inglés que había vivido en la Argentina tenía una casa grande cerca de la estación Paddington. La llamaba La Casa del Voluntario Sudamericano (SAVH) y en ella los voluntarios podían alojarse por 5 chelines la noche con el desayuno incluido. El comedor principal, que era enorme, tenía pinturas de Florencio Molina Campos sobre todas las paredes. Servían bifes y milanesas solamente los fines de semana, porque la carne estaba racionada. Durante la semana las comidas eran, por ejemplo, tallarines y arroz con leche. Se escuchaban tangos, zambas y gatos y solamente se hablaba en castellano. Como había mas o menos 3800 voluntarios argentinos, habría allí unos cuarenta o cincuenta durante los días de semana y unos cien los fines de semana. Un 9 de julio (día de la Independencia de Argentina) hubo una gran fiesta. Asistieron todos los voluntarios argentinos de la Royal Air Force, del ejército y la armada y las voluntarias que eran enfermeras, otras WRENS y WAAFS que habían podido conseguir el permiso de salida. Después de la cena hubo baile y la fiesta se puso muy ruidosa. Lo que nadie sabía era que el Primer Ministro Winston Churchill tenía una casa privada al lado y que acostumbraba venir con frecuencia a dormir ahí pues nadie lo molestaba.

Esa noche, como no podía dormir, salió de su cama visiblemente molesto y ordenó que un policía que estaba de guardia en su casa intentara aquietar la fiesta. Este policía nada pudo hacer al respecto. Le explicó a Churchill que ninguno hablaba inglés y que, además, había soldados comunes mezclados con Sargentos y Oficiales de la RAF y de diferentes regimientos bailando con mujeres también de otras armas. Después de un rato Winston Churchill, en persona, golpeó la puerta y se encontró con un espectáculo jamás visto por él. El Oficial de mayor rango se disculpó y le explicó en un perfecto inglés el motivo de la fiesta. El Primer Ministro les pidió que siguieran con el festejo, saludó a varios voluntarios, les deseó suerte y se fue.

Churchill se sorprendió al enterarse de que había más de 600 pilotos argentinos en la RAF y que tres Escuadrones eran financiados con donaciones que llegaban desde la Argentina. Meses más tarde el Primer Ministro en una entrevista con el entonces Embajador argentino en Londres Miguel Ángel Cáncano le manifestó nuevamente su agradecimiento.