lunes, 27 de abril de 2015

Comunismo: Un crack del futbol ruso a Siberia

¿Por qué acabó encerrado en un gulag en Siberia el Pelé ruso?

Javier Sanz - Historias de la Historia


En los Juegos Olímpicos en 1956, celebrados en Melbourne (Australia), la selección de fútbol de la URSS se alzaba con la medalla de oro. La estrella de aquel equipo era Eduard Streltsov, un joven delantero veloz y habilidoso que triunfaba en el Torpedo de Moscú… le llamaban el Pelé ruso. Dos años más tarde, con 21 años, era encerrado en un gulag siberiano. ¿Qué ocurrió en esos dos años?


Streltsov -el primero de la foto- con la selección olímpica.

Después de una semifinal épica en la que la URSS consiguió derrotar a Bulgaria con 9 jugadores -se lesionaron dos jugadores soviéticos y todavía no se permitían las sustituciones- remontado el partido con dos goles de Streltsov, en la final frente a Yugoslavia el seleccionador soviético decidió dejar en el banquillo a su joven estrella y jugó en su lugar Nikita Simonyan. A pesar de esta decisión, los soviéticos consiguieron el triunfo. Como los suplentes no recibían medallas, fue el propio Simonyan quien le ofreció la suya a Streltsov reconociendo que habían llegado hasta allí gracias a él…

No te preocupes, ganaré muchos más trofeos en el futuro.
En el Kremlin se organizó un evento para homenajear a los triunfadores de Melbourne, a la que asistió la delegación de fútbol soviética y los miembros más destacados del Politburó, entre los que se encontraba Yekaterina Furtseva -la mujer más poderosa del país- que asistió con su hija de 17 años. Ésta, estaba prendada de la joven estrella y quería conocerle a toda costa; para su madre, aquel noviazgo podía consolidar su posición en el partido. Lamentablemente, Streltsov no estaba por la labor y la rechazó con buenas palabras… después de algunos vodkas, y ante la insistencia de madre e hija, dijo:

jamás me casaría con esa cara de mono
Yekaterina Furtseva no olvidaría aquel desplante y para empeorar más su situación, si cabe, Streltsov rechazó los ofrecimiento de los dos equipos más poderosos de Moscú (CSKA, el equipo del ejército rojo, y el Dynamo de Moscú, el equipo del KGB) para quedarse en el humilde Torpedo… Había firmado su destino. El 25 de mayo de 1958, en plena preparación del Mundial de Suecia, estaban concentrados en las afueras de Moscú en una dacha propiedad de Eduard Karakhanov, oficial del ejército rojo. A la mañana siguiente, después de una noche de fiesta, Streltsov era arrestado y acusado de la violación de Marina Lebedeva, una joven de 20 años que había conocido en la fiesta.

Tras un primer interrogatorio de la KGB, firmó una declaración jurada declarándose culpable… fue juzgado y condenado a 12 años de trabajos forzados en un gulag de Siberia. Cuando se conoció el arresto, los trabajadores de la ZIP, empresa a la que pertenecía el Torpedo, organizaron una manifestación en la que participaron más de 100.000 personas gritando que aquello fue una venganza. La KGB se encargó de acallar las protestas. ¿Por qué firmó aquella declaración cuando había enviado un carta a su madre declarando su inocencia? La presión y las amenazas de la KGB, y la promesa de que si firmaba le permitirían participar en el Mundial de Suecia… volvió a caer en la trampa. Sin la participación de Streltsov, la URSS caería ante Suecia, selección a la que hacia poco tiempo había derrotado 6-0 con 3 goles de Streltsov.

Después de siete años recluido en el gulag se le condonó el resto de la condena y Streltsov, fiel a su equipo, regresó al Torpedo con el que fue campeón en 1965 y 1968 y él mismo declarado mejor jugador en las temporadas 1967 y 1968. Murió en 1990 a causa de un cáncer de garganta. El Torpedo le rindió homenaje, al que para muchos habría sido el mejor jugador del mundo, poniendo su nombre a su estadio y colocando una estatua en los alrededores.

Investigaciones posteriores han descubierto fotos de Marina Lebedeva en las que aparece en la cama de un hospital con moratones que podrían demostrar la violación, pero… ¿fue Eduard Streltsov? Muchos creyeron en su inocencia y en 2001 se creó el Comité Streltsov, encabezado por el ajedrecista Anatoly Karpov y el alcalde de Moscú Yury Luzhkov, para limpiar su nombre. Tras el suceso de la dacha, Marina Lebedeva desapareció del mapa y se cuenta que durante años estuvo visitando la tumba de Streltsov para depositar un ramillete de flores.


Estatua Eduard Streltsov

domingo, 26 de abril de 2015

India: La hambruna de Bengala que provocó Churchill

La hambruna de Bengala: Cómo los británicos diseñó el peor genocidio de la historia humana con fines de lucro
Rakhi Chakraborty - Your Story

"Odio a los indios. Son un pueblo bestiales con una religión bestial. El hambre era su propia culpa por criarse como conejos ".
                                                                                                                                                                                                                   -Winston Churchill

Los británicos tenían una agenda económica implacable a la hora de operar en la India y que no incluía la empatía para los ciudadanos nativos. Bajo el dominio británico, la India sufrió innumerables hambrunas. Pero el más afectado fue Bengala. El primero de ellos fue en 1770, seguido por los graves en 1783, 1866, 1873, 1892, 1897 y, por último, 1943-1944. Anteriormente, cuando las hambrunas habían golpeado al país, los gobernantes indígenas fueron rápidos con una respuesta útil por evitar desastres mayores. Después de la llegada de los británicos, la mayoría de las hambrunas eran consecuencia de los retrasos de los monzones, junto con la explotación de los recursos naturales del país por los británicos para su propio beneficio económico. Sin embargo, hicieron poco para reconocer los estragos que estas acciones forjado. En todo caso, estaban irritados por los inconvenientes en gravar las hambrunas provocadas.



La primera de estas hambrunas fue en 1770 y fue horrible brutal. Los primeros signos que indican la llegada de una enorme hambruna tal manifiestan en 1769 y la hambruna en sí continuó hasta 1773. mataron a unos 10 millones de personas, millones más que los Judios encarcelados durante la Segunda Guerra Mundial. Se acabó con un tercio de la población de Bengala. John Fiske, en su libro "The Unseen World", escribió que la hambruna de 1770 en Bengala era mucho más mortal que la Peste Negro que aterrorizó Europa en el siglo XIV. Bajo el imperio mogol, se exigió a los campesinos a pagar un tributo de 10 a 15 por ciento de su cosecha en efectivo. Esto aseguró un tesoro cómodo para los gobernantes y una amplia red de seguridad para los campesinos en caso de que el tiempo no era titular de las futuras cosechas. En 1765 se firmó el Tratado de Allahabad y East India Company se hizo cargo de la tarea de recoger los tributos del entonces emperador mogol Shah Alam II. Durante la noche los tributos, los británicos insistieron en llamar a homenajes y no impuestos por razones de rebelión suprimir, aumentaron un 50 por ciento. Los campesinos ni siquiera eran conscientes de que el dinero había cambiado de manos. Pagaron, aún creyendo que fue al emperador.



El fracaso parcial de la cosecha fue bastante algo habitual en la vida del campesino indio. Es por eso que los excedentes, que se mantuvo después de pagar los tributos, era tan importante para su subsistencia. Pero con el aumento de los impuestos, este excedente se deterioró rápidamente. Cuando el fracaso parcial de cultivos se produjo en 1768, esta red de seguridad ya no estaba en su lugar. Las lluvias de 1769 eran malas y en esto los primeros signos de la terrible proyecto comenzaron a aparecer. La hambruna se produjo principalmente en los actuales estados de Bengala Occidental y Bihar, pero también golpeó Orissa, Jharkhand y Bangladesh. Bengala fue, por supuesto, los más afectados. Entre las zonas más afectadas fueron Birbum y Murshidabad en Bengala. Miles despoblaron la zona con la esperanza de encontrar sustento en otros lugares, sólo para morir de hambre después. Los que se quedaron en perecieron, no obstante. Fueron abandonadas enormes hectáreas de tierras de cultivo. Silvestre comenzó a prosperar aquí, lo que resulta en zonas profundas y habitables selva. Tirhut, Champaran y Bettiah en Bihar se vieron afectados de manera similar en Bihar.

Antes de esto, cada vez que había surgido la posibilidad de una hambruna, los gobernantes indios renunciarían sus impuestos y ver las medidas compensatorias, como el riego, instituidos para proporcionar el mayor alivio posible a los agricultores afectados. Los gobernantes coloniales continuaron ignorando las advertencias que vienen su manera con respecto al hambre, a pesar de la hambruna había establecido desde principios de 1770. A continuación, las muertes comenzaron en 1771. Ese año, la compañía elevó el impuesto a la tierra y el 60 por ciento con el fin de recompensar a sí mismos por las vidas perdidas de tantos campesinos. Menos campesinos resultaron en cultivos menos que a su vez significó menos ingresos. De ahí que los que aún no sucumbió a la hambruna tuvieron que pagar el doble del impuesto a fin de garantizar que el tesoro británico no sufrió pérdidas durante esta parodia.

Después de tomar el relevo de los gobernantes Mughal, los británicos habían emitido órdenes generalizadas para cultivos comerciales que se cultivan. Estos estaban destinados a ser exportados. De este modo los agricultores que estaban acostumbrados a crecer con cáscara y verduras ahora se ven obligados a cultivar el añil, la amapola y otros artículos que arrojó un alto valor de mercado para ellos, pero podría ser de ningún alivio a una población hambrienta de comida. No había ninguna copia de seguridad de los cultivos comestibles en caso de una hambruna. Las causas naturales que habían contribuido al proyecto eran comunes. Fue el único motivo de mente con fines de lucro que hacían sobre las devastadoras consecuencias. Ninguna medida de alivio fue proporcionada a los afectados. Más bien, como se mencionó anteriormente, los impuestos se incrementó a compensar cualquier déficit de ingresos. Lo más irónico es que la East India Company generó una mayor beneficiado en 1771 de lo que lo hicieron en 1768.



Aunque la población hambrienta de Bengala no lo sabía, sin embargo, esto fue sólo la primera de las hambrunas, tropecientas, causada exclusivamente por el afán de lucro, que fue la de reducir en todo el campo. Aunque todas estas masacres fueron mortales por derecho propio, el más mortífero que se produzca después de 1771 fue en 1943, cuando tres millones de personas murieron y otras recurrieron a comer hierba y carne humana para sobrevivir.



Winston Churchill, el primer ministro santificado Guerra británico que salvó a Europa de un monstruo como Hitler era inquietantemente insensible sobre la hambruna rugido que fue tragando la población de Bengala. Casualmente desvió los suministros de ayuda médica y alimentaria que se envíen a las víctimas que mueren de hambre a los soldados ya bien abastecidos de Europa. Cuando suplicado a él dijo: "El hambre o hambruna, los indios se reproducen como conejos." El gobierno de Delhi envió un telegrama a la pintura él una imagen de la horrible devastación y el número de personas que habían muerto. Su única respuesta fue: "Entonces, ¿por qué no ha Gandhi muerto todavía?"


Winston Churchill: Image Source



Este Día de la Independencia, vale la pena recordar que las riquezas del oeste fueron construidas sobre las tumbas de Oriente. Mientras honramos los valientes luchadores por la libertad (como deberíamos), es víctima de este tipo, los sacrificados sin pensarlo un momento, que pagó el precio más alto. Derramar una lágrima en su memoria y tratar de hacer la mayor parte de esta independencia duramente ganada que damos por sentado hoy en día. Promesa a ponerse de pie aquellos cuya voz el mundo se niega a escuchar, porque son demasiado humilde a la materia. Ser libre es un gran privilegio. Pero como un gran superhéroe, dijo una vez: "Con gran libertad conlleva una gran responsabilidad."

sábado, 25 de abril de 2015

Otomanos: El genocidio armenio

El genocidio armenio - la conferencia de The Guardian
Turquía nunca ha aceptado el término genocidio, a pesar de que los historiadores han demolido su negación de la responsabilidad para un máximo de 1,5 millones de muertes


 Armenios en los cuarteles del ejército Marash en espera de ejecución. (Fila inferior) Por encima de ellos, el gobernador otomano, Haydar Pasha, y los soldados. 04 1915.

Ian Black - The Guardian

¿Cuál es la historia?

El 24 de abril, los armenios en Ereván y en todo el mundo se conmemorará el centenario del genocidio de 1915. Esa es la fecha en que las autoridades otomanas comenzaron a arrestar a los líderes de la comunidad cristiana minoritaria 2000000-fuerte. Es ampliamente aceptado que 1 millón de 1,5 millones de armenios murieron en los años siguientes hasta 1922, aunque no hay cifras indiscutibles.

El gobierno turco nunca ha aceptado el término genocidio. Reconoce asesinatos que ocurrieron en tiempos de guerra, pero niega armenios fueron atacados sistemáticamente y hace hincapié en su vinculación con el enemigo de Rusia, así como los ataques armenios contra los musulmanes. La investigación histórica moderna ha demolido el caso de Turquía, establecer la intención, organización y responsabilidad.

La posición de Turquía se ha suavizado en los últimos tiempos. En 2014, Recep Tayyip Erdoğan, ahora presidente, describe los asesinatos como "inhumano" y envió condolencias a los descendientes de las víctimas. Pero los ánimos se caldearon cuando Turquía anunció que con motivo del centenario del desembarco aliado en Gallipoli el 24 de abril. Los críticos dicen que la intención era desviar la atención de la asistencia y límite por personalidades extranjeras en la ceremonia conmemorativa en Ereván.

Armenios y otros argumentan que la impunidad por los turcos, a pesar de la indignación internacional en su momento, fue uno de los factores que permitieron a Hitler para exterminar a los Judios de Europa un cuarto de siglo más tarde.

¿Cómo pasó esto?

Armenios, un pueblo antiguo que se convirtieron al cristianismo en el siglo tercero dC, fueron perseguidos en la Turquía otomana a finales del siglo 19 y principios del 20. Hubo enojo por la forma en que Europa y Rusia habían intervenido en nombre de los armenios como el imperio perdió territorio. La violencia contra los armenios se produjo en la década de 1890 y en 1909.

Las deportaciones masivas en tiempos de guerra y asesinatos fueron orquestados por el Teşkilât-i Mahsusa (que significa "organización especial"), que envió codificado órdenes a los gobernadores locales. Armenios (en Armenia oriental, controlada por Rusia) combatieron a las fuerzas zaristas y algunos nacionalistas armenios ayudaron a precipitar la respuesta Otomano brutal. Pero la mayoría de las víctimas eran civiles.


Un huérfano armenio de 10 años de edad, llamado Mushegh muestra las heridas causadas por los intentos para crucificarlo en Diza en la primavera de 1915. Sus tres hermanos fueron asesinados. Fotografía: Genocidio Armenio Museo-Instituto.

Gran parte de la matanza se llevó a cabo por miembros de tribus kurdas. Muchos armenios murieron de hambre y sed en marchas de la muerte en el desierto sirio. La violación, la tortura y otras atrocidades eran comunes. Los niños, especialmente niñas, fueron secuestrados y forzados a convertirse al Islam. La propiedad fue expropiada y las iglesias destruidas.

Los EE.UU. fue neutral en el momento y sus diplomáticos, así como misioneros cristianos estadounidenses y otros, testigos y documentamos los asesinatos. Washington condenó los "crímenes contra la humanidad" - la primera vez que se utiliza ahora la expresión común.

La república de Armenia que surgió a finales de la primera guerra mundial representó sólo una pequeña parte de la histórica Armenia. Fue brevemente independiente antes de convertirse en parte de la Unión Soviética hasta 1991, cuando recuperó su independencia. Turco (occidental) Armenia desapareció de los mapas.

La conciencia del genocidio creció debido al enfoque sobre el Holocausto nazi en los EE.UU. e Israel en los años 1960 y 1970. El acceso a los archivos otomanos ha permitido a los estudiosos, turcos y otros, para profundizar en la comprensión de lo que sucedió. Los expertos argumentan que, si hay esperanza de cambio, que vendrá de un cambio de actitud dentro de Turquía, y no de presión armenio o internacional en Ankara.

¿Cuáles son los problemas?

El reconocimiento y la negación

Armenios piden reconocimiento turco del genocidio, aunque la Convención sobre el Genocidio de la ONU de 1948 no es aplicable retroactivamente. De los 22 países que han reconocido formalmente, los más importantes son Rusia y Francia. Los EE.UU. Empleamos el término bajo el presidente Ronald Reagan, pero se ha retirado ya que en la faz de la ira de Turquía, un aliado de la OTAN. Barack Obama utiliza el término Meds Yeghern - Armenio de "gran calamidad" - similar a la palabra hebrea para shoah holocausto. Pero no va a utilizar la palabra-G.

Gran Bretaña adopta una posición similar, condenando las masacres pero el argumento de que el caso de Armenia no ha sido probado legalmente. Sin embargo, junto con las declaraciones del Papa y de la ONU, la legislación nacional que penaliza la negación del genocidio, y el reconocimiento por parte de casi todos los estados de Estados Unidos y muchos parlamentos - en especial del Parlamento Europeo - una cuarta parte del mundo, en efecto, reconoce el genocidio. Negación absoluta es rara, excepto en Turquía y Azerbaiyán.

Relación entre Armenia y Turquía

La cuestión del genocidio cuelga pesadamente sobre las relaciones bilaterales. Armenios dicen que el reconocimiento es por su seguridad, no sólo la historia y la justicia.

Turquía cerró la frontera con Armenia en 1993 a causa del conflicto sin resolver en Nagorno-Karabaj, una región de Azerbaiyán de mayoría armenia étnica, en la que Ankara y Yerevan están en lados opuestos.

Armenia ha tratado de manera pragmática para mejorar las relaciones y lograr la reconciliación sin establecer condiciones previas, incluso en el genocidio. Un acuerdo mediado por Suiza proyecto en 2009 nunca fue ratificado por las demandas de Turquía para el movimiento en Nagorno-Karabkh. Así, dos cuestiones difíciles se han entrelazado. El resultado es un punto muerto.

Cambio en Turquía

Las actitudes hacia la cuestión armenia han cambiado en Turquía en los últimos años, con los intelectuales liberales cuestionar las narrativas oficiales y reconoce el genocidio. Muchos libros han aparecido en el tema, lo que se investiga y enseña en las universidades. Ceremonias de reconciliación, se han celebrado en zonas anteriormente armenios con los kurdos, cuyos antepasados ​​sacrificado sus vecinos cristianos. Algunas iglesias armenias han sido restaurados.


 Una imagen publicada por el Museo del Genocidio Armenio de fecha 1920 muestra una vista panorámica de Shushi, en Karabaj, después de que fue supuestamente destruido por las tropas otomanas. Fotografía: AFP / Getty Images

También hay un creciente reconocimiento de la existencia de muchos miles de "islamizar" armenios, descendientes de los sobrevivientes. Los procesos por "denigrar la identidad turca" han disminuido. A pesar de mensajes conciliadores, como el año pasado de Erdoğan, Ankara se niega a pedir disculpas o, sobre todo, a ceder en la cuestión del genocidio. Aún así, el deshielo de Turquía, opina el experto Thomas De Waal "es la única buena noticia en este relato histórico sombrío".

Diáspora armenia

Hasta 10 millones de armenios viven fuera de Armenia, se concentró en Rusia, los EE.UU. y Francia.



Muchos son descendientes directos de las víctimas del genocidio. Organizaciones de la diáspora tienden a ser más militante que la república propia sobre esta cuestión y desconfían de los pasos hacia la normalización con Turquía. Las dos principales organizaciones en los EE.UU. han hecho el reconocimiento de su razón de ser. Esto ayuda a preservar una identidad colectiva y se resisten a la asimilación.

Una reciente declaración pan-armenia se centra en el genocidio fue criticado por Levon Ter-Petrossian, ex presidente del país, lo que refleja la opinión de que Armenia tiene que centrarse en sus problemas actuales y no estar obsesionados por un pasado doloroso.

¿Dónde puedo conseguir más información?

De Peter Balakian The Burning Tigris es una cuenta legible enfatizando EE.UU. testimonio. Para la investigación forense por un historiador turco, trate de un acto vergonzoso de Taner Akcam. En Un Genocidio incómoda, el abogado británico Geoffrey Robertson hace que el caso de derechos humanos. El fondo más amplio de la primera guerra mundial se ha vuelto a contar recientemente en La caída de los otomanos por Eugene Rogan. Otras cuentas incluyen Thomas de Waal Gran Catástrofe: armenios y turcos en la Sombra del Genocidio y las heridas abiertas de Vicken Cheterian: armenios, turcos, y un siglo de Genocidio. La página web del Instituto Gomidas centra en la documentación histórica sobre el genocidio y las campañas actuales.

viernes, 24 de abril de 2015

Carlos III y un amor eterno

Carta de Carlos III a su madre, la Reina, tras la noche de bodas

Javier Sanz - Historias de la Historia


Los matrimonios de conveniencia entre la realeza fueron una constante entre las monarquías europeas. Se hacían las presentaciones de los futuros contrayentes vía retratos, mejorados por la mano de los pintores de cámara, y una vez casados interpretaban su papel político -para cuestiones del amor y la carne se buscaban su propios arreglos- . Pero el caso que hoy nos ocupa, el matrimonio entre Carlos III y Maria Amalia de Sajonia, fue un flechazo a primera vista.


Carlos III

Carlos, hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, sirvió a la política familiar de los Borbones para recuperar la influencia española en Italia como rey de Nápoles y Sicilia. En 1737, y siguiendo la política de alianzas, se casó con María Amalia de Sajonia, hija de Federico Augusto II, duque de Sajonia y de Lituania, y rey de Polonia.


María Amalia

Su encuentro fue un amor a primera vista y lo que debía ser la simple consumación del matrimonio se convirtió… mejor os dejo la carta que le envió a la reina madre tras los primeros días de matrimonio:

Nos acostamos a las nueve de la noche. Temblábamos los dos pero empezamos a besarnos y enseguida estuve listo y al cabo de un cuarto de hora la “rompí”. Desde entonces, lo hemos hecho dos veces por noche y siempre nos corremos al mismo tiempo porque el uno espera al otro.
Tras el fallecimiento de su hermanastro Fernando VI sin descendencia, Carlos sería coronado rey de España como Carlos III en 1759. Un año más tarde fallecería su esposa y nunca más se volvió a casar.

En 22 años de matrimonio, éste es el primer disgusto serio que me da Amalia.
Fuentes: Aprender del pasado – José Manuel Pina Piquer


jueves, 23 de abril de 2015

Uruguay: La masacre de Salsipuedes

SALSIPUEDES, UNA TRAICIÓN Y UNA MASACRE
 
JAVIER SANZ — Historias de la Historia


Venado, el cacique charrúa, le tendió amistosamente al general Rivera el cuchillo que éste le había pedido para picar su tabaco. Sin embargo, el militar reaccionó inesperadamente; se echó hacia atrás, fingiendo sorpresa, y en el mismo movimiento desenfundó su revólver y le disparó. Esa fue la señal que el resto de sus tropas, unos mil doscientos hombres, estaba aguardando para comenzar el ataque sobre los poco más de cuatrocientos indígenas charrúas –entre hombres, mujeres y niños– que se habían reunido en las riberas del arroyo Salsipuedes, era el 11 de abril de 1831.


Fructuoso Rivera

El General Fructuoso Rivera, primer presidente electo de la novel República Oriental del Uruguay, llevaba algunos meses planeando en secreto esa acción militar. Impulsado y presionado por los hacendados y terratenientes del noroeste del territorio, que denunciaban la presencia de los grupos seminómadas de indígenas en “sus” campos, Rivera decidió, a principios de 1831, poner punto final al “problema charrúa”. Y la suya sería una solución drástica y definitiva.

- Mirá, Don Frutos… ¡Tus soldados matando amigos!
A poco de comenzada la operación, otro de los caciques charrúas llamado Vaimaca Pirú, le increpó así a su viejo conocido, el General, por el inesperado ataque que su gente estaba sufriendo.

Aprovechándose de la larga relación de camaradería y respeto que mantenía con la nación charrúa, alimentada por cientos de campamentos y tolderías compartidos durante las luchas revolucionarias, Rivera convocó a todos los caciques charrúas para incorporarse a una nueva campaña militar que supuestamente comandaría contra el sur de Brasil, con el objetivo de recuperar ganado y repartirlo posteriormente entre quienes participaran de la expedición. Confiados, los caciques acudieron a su llamada, llevando consigo a sus guerreros, sus mujeres y sus niños, tal como era su costumbre, bien conocida por Rivera. En resumen, la nación charrúa entera respondía a la llamada de su viejo amigo, Don Frutos. El general Rivera, gran conocedor de la zona (baqueano), escogió el lugar de la emboscada con sumo cuidado. Sacó a los charrúas de la región de sierras y montes en las que se habían establecido y los citó en un lugar llano, que no ofrecía escondites naturales donde pudieran guarecerse. Así, recibió y agasajó a los charrúas en ese lugar con abundante comida y bebida, y dio la señal de atacar cuando estaban completamente desprevenidos.

Después de agotados todos los recursos de prudencia y humanidad, para atraer a la obediencia y a la vida tranquila y regular a las indómitas tribus charrúas […] Se decidió poner en ejecución el único medio que ya restaba, de sujetarlos por la fuerza […] Fueron en consecuencia atacados y destruidos, quedando en el campo más de 40 cadáveres enemigos y el resto con 300 y más almas en poder de la división de operaciones.
Ese fue el comunicado oficial que el presidente Rivera envió al presidente del Senado al día siguiente de la matanza. Sin embargo, las cifras reales fueron otras; entre los charrúas muertos en el lugar de la emboscada, los que lograron escapar y fueron asesinados durante los meses siguientes, y los que murieron tras ser hechos prisioneros durante la larga marcha de más de 400 kilómetros a pie hasta Montevideo… más de la mitad de la nación charrúa fue aniquilada como consecuencia de la acción militar de Rivera en Salsipuedes.

Sólo unos pocos lograron escapar y perderse en los campos, evitando la muerte y la captura. Los que llegaron a Montevideo fueron repartidos entre los habitantes de la capital como servidumbre, desmembrando las familias charrúas según la conveniencia de sus nuevos “amos”, perdieron rápidamente su identidad cultural, sus tradiciones y su forma de vida. Por lo tanto, la solución final ideada por el general Fructuoso Rivera para el “problema charrúa” fue realmente efectiva. En 1833, el viejo cacique Vaimaca Pirú, su curandero Senaqué, el guerrero Tacuabé y la india Guyunusa fueron vendidos a un empresario francés que los embarcó rumbo a París para exhibirlos como objetos exóticos. Los cuatro son conocidos como Los Últimos Charrúas.


Monumento a los últimos charrúas (Montevideo)

Durante más de 150 años, la historiografía oficial del Uruguay sostuvo que la etnia charrúa se había extinguido completamente. Sin embargo, en la década de 1990 se comenzaron a realizar estudios históricos y genéticos que comprobaron que un gran número de personas, sobre todo en las zonas Norte y Noreste del Uruguay y en las zonas limítrofes de Brasil y de Argentina, tienen ancestros charrúas en su árbol genealógico. Hoy en día, el 11 de abril es celebrado en Uruguay como el Día de la Nación Charrúa y se organiza una cabalgata hasta el lugar de la matanza donde se realiza un homenaje en honor a los caídos.

Colaboración de Pablo Petrides

miércoles, 22 de abril de 2015

GCE: En 1931 se proclamaba la República

“La gente se quiso como nunca aquel 14 de abril de 1931”
Tres testigos cuentan la jornada de la proclamación de la República en Madrid
RAFAEL FRAGUAS - El País



En la mañana de aquel martes 14 de abril de 1931, fecha de la proclamación de la Segunda República, la primavera acababa de llegar a Madrid: habían brotado las glicinias del palacio del marqués de Salamanca, en el paseo de Recoletos. Modistillas cantarinas, recién liberadas de sus talleres por patronos receptivos a la clase obrera en tal jornada, caminaban por la Gran Vía hacia la Puerta del Sol y las plazas de Cibeles y Antón Martín. Sobre los rizos de sus permanentes se veían muchos gorros frigios que costureras veteranas les habían enseñado a confeccionar en papel y, a veces, en seda. Trenzadas por los brazos, sus voces agudas envolvían de inocencia la mañana. Otras mujeres, entre las que figuraba la esposa de José Giral, futuro ministro de Marina, se afanaban por coser las banderas tricolores que adornarían horas después los balcones de los principales edificios de Madrid.

"Una modistilla me prendió a la solapa una banderita tricolor", recuerda Luis Rubio

Políticos y asociaciones reivindican los logros de la II República y apuestan por una tercera
A la misma hora, el estudiante Luis Rubio Chamorro, de 13 años, salía de su casa de la calle de Fúcar, cerca de Atocha, hacia el Instituto San Isidro, en la calle de Toledo. "Al llegar a la boca del metro de Antón Martín vi unas modistillas con cestitas llenas de banderas tricolores prendidas de alfileres", cuenta. "Una de ellas se me acercó y con una sonrisa me prendió una en la solapa. Desde aquel instante, yo fui ya un niño republicano", sonríe hoy Rubio a sus 88 años. "Seguí camino del instituto, pero fui a dar con un grupo de estudiantes. '¿Adónde vais?', les pregunté. 'A la plaza de Ópera: hemos oído que van a derribar la estatua de Isabel II y queremos verlo', me dijeron. Fui con ellos. Encaramados en la estatua, dos hombres habían cruzado sogas por la cintura de la efigie", explica. "Aunque no asistí, ya que marché a la Puerta del Sol, creo que la derribaron: fue la tercera víctima del día -incruenta, claro-, junto con la estatua de Felipe III, en la plaza Mayor, y la de la infanta María Teresa, en San Sebastián".


A la izquierda, Jaime Cruzado Mira. A la derecha, Emilio Álvarez.

Las Casas del Pueblo ugetistas habían repartido pasquines que anunciaban la inminente proclamación de la República. También distribuyeron desde primera hora entre los taxistas escarapelas tricolores y, sobre todo, banderas rojas, que los conductores colocaban atadas a las ventanillas de sus coches. A su paso por las calles, los madrileños y las madrileñas -"la calle se llenó de señoras", se leía al día siguiente en el diario Abc- les saludaban agitando sombreros con divertidos aspavientos, que, al poco, hallaban la respuesta de los cláxones, todo un clamor encauzado hacia Cibeles y la Puerta del Sol.

"Yo estaba allí", cuenta con orgullo Emilio Álvarez, que el próximo 16 de junio cumplirá 90 años. "Trabajaba de aprendiz en la imprenta Matesanz, de la calle del Humilladero; cobraba una peseta diaria. El 14 de abril de 1931 fue uno de los días más felices de mi vida", explica este impresor jubilado en 1981 en Gráficas Espejo. "Todo Madrid rebosaba alegría... Cantos, abrazos y besos", dice. ¿Besos? "Sí, la gente se miraba a los ojos, se cogía de las manos y se besaba alborozada... pero, sobre todo, se quería. Aquel 14 de abril", comenta emocionado, "la gente en Madrid se quiso como nunca". Y añade: "Fue un día irrepetible. Cuando llegué a mi casa, me puse a dar vivas a la República. Entonces, mi abuela, Josefa Álvarez, que, como muchas mujeres de entonces, era monárquica, me dijo algo tremendo que nunca olvidaré: 'No ha habido sangre... Pero la habrá". Una premonición que se hizo realidad cinco años después, cuando el general Francisco Franco se alzó en armas contra la entonces flamante República, levantamiento que desató la Guerra Civil.

Quizá con un temor similar al de la abuela de Emilio actuó el padre de su amigo Jaime Cruzado Mira, impresor del diario Ya, unos meses menor que él y amigo suyo casi desde entonces: "Aquel 14 de abril, mi padre, Andrés Cruzado, almeriense y gorrero de profesión, se presentó en los Escolapios de la calle de Mesón de Paredes, donde yo estudiaba. Muy serio, me dijo: 'Te llevo a casa y de allí no te mueves en todo el día'. Obedecí sin rechistar. Desde el balcón vi pasar gente muy alegre", dice resignado.

martes, 21 de abril de 2015

Medioevo: Himiko, una samurái que conquistó Corea

HIMIKO, LA SAMURÁI QUE CONQUISTÓ COREA

Javier Sanz - Historias de la Historia


La palabra “samurái” generalmente se utiliza para designar una gran variedad de guerreros del antiguo Japón Feudal. Tal era la fuerza de este sector de la población, que desde el siglo X hasta el siglo XII detentaron el poder. Sin embargo, “samurái” quiere decir literalmente “el que sirve” y durante siglos, eso fue lo que hicieron. Eran guerreros diestros en el arte de la lucha, y muchos de ellos contaban con hijas o hermanas que también eran entrenadas en este arte. Su función era la de proteger el hogar, el honor y la familia en tiempos de guerra, y para ello utilizaban principalmente la nagigata, un arma de asta que contiene una hoja curva en uno de sus extremos. Algunas de estas mujeres pasaron a los anales de la historia por sus hazañas y su fortaleza. Estas figuras eran conocidas como “Onna Bugeisha” (mujer samurái). Su número es escaso, pero tales eran sus proezas que muchas de ellas se convirtieron en leyenda.


Onna Bugeisha con naginata

Probablemente, de este reducido grupo la más famosa sea la Emperatriz Okinaga, conocida póstumamente como la Emperatriz Consorte Jingū e identificada comúnmente con la reina Himiko o Pimiko de las crónicas chinas. Fue la mujer del Emperador Chūai y tras su muerte en 209, ocupó el puesto de regente y líder hasta que su hijo accedió al trono en 269. Numerosas son las leyendas en torno a esta mujer. Las crónicas chinas la describen como una reina chamánica, ocupada en la brujería y que hechizaba a las gentes. Así mismo, estos textos relatan las relaciones tributarias que el reino de Cao Wei mantuvo con el reino de Himiko. Según la leyenda recogida en el Kojiki y el Nihonshoki., los dioses hablaron con la Emperatriz Okinaga para que liderara un ejército con el fin de invadir el reino del Oeste (identificado como el Reino de Silla en el suroeste de Corea). Siguiendo las indicaciones del oráculo, se dirigió a la bahía de Kashihi, en Kiushu, se desató el cabello y se bañó en el agua del mar. Inmediatamente, su pelo se dividió en dos partes iguales. Después, se lo recogió en dos moños, adoptando el aspecto de un guerrero. Tras este hecho, se dirigió a sus ministros dando órdenes para reunir un gran ejército que ella misma capitanearía adoptando el aspecto de un hombre.

Una vez reunido el ejército, la soberana se preparó para la batalla. Al estar embarazada y a punto de dar a luz, la soberana tomó unas piedras y las puso en la cintura de su vestido, con el fin de retrasar el parto. Sin duda, el truco de las piedras funcionó considerando que la campaña duró tres años, y la emperatriz no daría a luz hasta después de la misma. En el primer mes de invierno, la flota zarpó desde la isla de Tsushima, próxima a la de Kiushu, hacia el reino de Silla. Atemorizado ante la llegada de tal potencia naval y armamentística, el rey de Silla decidió preparar una bandera blanca y mostrarse ante los conquistadores con las manos atadas a la espalda como gesto de sumisión.


La emperatriz en Corea (pintura de 1880)

Los historiadores rechazan esta leyenda alegando que se trata de una invención para justificar el período interregno durante su regencia. Sin embargo, las fuentes japonesas sí que describen a una soberana íntimamente ligada a la diosa Amaterasu, que desempeñaba todas las funciones sacerdotales y con grandes dotes para la guerra. Aunque el nombre de Himiko o Pimiko no aparece en las fuentes niponas, la correspondencia en cronología y descripción de la misma en las fuentes chinas, parece establecer un claro paralelismo entre ambas figuras. Además, su traducción literal, “hija del sol”, la relacionan claramente con Amaterasu, de cuyo templo sería suma sacerdotisa, elevándola a la categoría de deidad.

La verdadera identidad de Himiko sigue siendo un misterio. En 2009, científicos japoneses descubrieron lo que parecía ser su tumba cerca de Nara. Sin embargo sus resultados no fueron concluyentes. De momento, nos toca fantasear con una de las grandes mujeres samurái. La mujer que conquistó Corea.

Colaboración Raquel Castañón de Okaerinasai

Fuentes: “Los mitos de Japón. Entre la historia y la leyenda”- Carlos Rubio, “Religiones de Japón” – Yusa Michiko

lunes, 20 de abril de 2015

SGM: Mapas de bombas que cayeron en Londres

Sitio web identifica el mapa de la ubicación de las bombas de los ataques nazis en Londres

Nada menos que 43.000 personas murieron durante los bombardeos
Kashmira GANDER - The Independent



Unos 75 años después de Londres se transformó por el Blitz, la mayoría de los londinenses probablemente rara vez consideran las bombas que cubrían la capital durante la Segunda Guerra Mundial.

La página web Bomb Site webpage está dando a los residentes de Londres para volver a conectar con la historia, con una definición en la que cada bomba cayó entre el 7 de octubre de 1940, y 06 de junio 1941.

Durante el período de ocho meses, aviones nazis cayeron hasta 30.000 bombas en Londres, matando a 43.000 civiles - con casi la mitad de los de Londres. El ataque se ralentizó cuando Hitler volvió su atención a la invasión de Rusia.

El mapa se puede buscar utilizando nombres de calles y barrios, con una línea de tiempo que muestra cuándo y dónde bombas cayeron en la primera noche de la guerra relámpago que ofrece una visión de la magnitud de la destrucción.

El sitio de bombas también está disponible como una aplicación para Android, es decir, los historiadores profesionales y aficionados por igual puede descubrir donde las bombas cayeron a través de GPS.

Compilado utilizando el Mapa Censo bomba recogida durante la Bomba Encuesta del Censo 1940 a 1945, el proyecto está siendo llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Portsmouth, el Archivo Nacional, y expertos en web y diseño.

Dr Kate Jones, el geógrafo de la Universidad de Portsmouth que ideó el proyecto, dijo a la BBC: "Cuando nos fijamos en estos mapas y ver la proliferación de bombas lanzadas sobre la capital, sirve para ilustrar el significado de la palabra Blitz, que proviene de la relámpago significado alemán.

"Parece sorprendente que Londres sobrevivió al ataque."