jueves, 21 de septiembre de 2017

PGM: El día más largo del USMC en el frente occidental

El "Día más largo" del US Marine Corps - 6 de junio de 1918


Alan G. Gauthreaux | War History Online





"Llevábamos el uniforme del ejército", escribió Elton Mackin, una Marina de Estados Unidos en el Frente Occidental en 1918, "y sólo una insignia ocasional aquí y allá en pistolinas, tapas, y tal nos identificó como el Cuerpo de Marines ... Estábamos parados de el AEF - el Leathernecks. Mantuvimos una feroz presunción y orgullo.

Aunque fueran obligados a usar la ropa indescriptible de un "Doughboy" regular, los Marines estadounidenses en Europa durante el año de cierre de la Primera Guerra Mundial lucharon con no menos distinción que en conflictos pasados ​​o posteriores. Durante el transcurso de siete meses en 1918, el "Teufelhunde" solidificó su reputación como una fuerza de combate de élite y contribuyó a la victoria aliada en el Frente Occidental.

Las lecciones aprendidas de su tiempo pasado en Europa transformaron el acercamiento del cuerpo a la táctica de la pequeña unidad ya la ejecución estratégica, no sólo preparando esta fuerza valiente para los conflictos por venir, sino también estableciendo un legado que los infantes de marina consideran actual una historia digno de preservar. Un día en la historia del Cuerpo de Marines, en particular, demostró su disposición a hacer el sacrificio final para el país y el cuerpo.

Cuando los Estados Unidos declararon la guerra contra Alemania y las Potencias Centrales, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos tenía 13.795 hombres, incluyendo suboficiales, suboficiales y alistados dispuestos a llevar la lucha al Frente Occidental. Además, 187 oficiales y 4.546 hombres alistados sirvieron en los lugares de destino en todo el mundo, con la mitad de ese número sirviendo a bordo de varios buques de guerra.

Después del entrenamiento básico de la infantería, los infantes de marina experimentaron la supervivencia adicional y el entrenamiento de combate por ocho a doce semanas. Las zonas de entrenamiento se habían formado fuera del paisaje para reflejar las condiciones de lucha del terreno que los marines se encontrarían posteriormente en Francia en el frente occidental. Como resultado de este entrenamiento enfocado, los Marines surgieron como una unidad de combate bien afilada y cohesionada. Los infantes de marina recibieron el entrenamiento intensivo del combate donde exhibieron una habilidad profesional.

Por otra parte, soldados de infantería del ejército entrenados para el combate en Europa y enviados tan rápidamente que los reclutas llegaron al campo de batalla sin entrenamiento para los rigores de combate en el frente occidental. Sin embargo, recibieron el manual de armas cuando se trataba del rifle de combate elegido por el ejército, el modelo Springfield M1903. Incluso el general John J. Pershing, comandante de las Fuerzas Expedicionarias Americanas, expresó su preocupación por el envío de tropas a las líneas de frente sin el entrenamiento adecuado en el Manual de Armas. Pershing admiró a la Primera División de Infantería por su agresividad, pero "los encontró altamente unmilitary en la apariencia, el porte, los ejercicios, las habilidades, la actitud hacia el entrenamiento, y el liderazgo."


Los infantes de marina estadounidenses, recién llegados a Francia durante la Primera Guerra Mundial, demuestran su puntería mientras los curiosos soldados franceses están de pie para ver,

La 4ta Brigada Marina contenía dos regimientos, los 5tos y 6tos infantes de marina. El comando de la brigada cayó en manos del general de brigada James G. Harbord, EE.UU. El general de división Harbord era soldado de un soldado, habiendo ascendido a través de las filas de privado, pero determinado temprano en su carrera para hacer oficial. El general Harbord impresionó a sus superiores de manera indeleble a lo largo de su carrera con su eficiencia en la organización de que uno de sus superiores y sus respetados colegas, el general Pershing, no podía pensar en nadie mejor para dirigir la 4ta Brigada que el general Harbord. El 4 y sus unidades de apoyo cayeron bajo el mando directo de la 2ª División, bajo el mando del General de División Omar Bundy.

El ejército alemán que los estadounidenses pronto enfrentarían a través de los campos de batalla profundamente marcados de Francia se reenergizaría con las tropas frescas y experimentadas. Con el Tratado de Brest-Litovsk a principios de 1918 y la retirada de las tropas rusas de la guerra, las tropas imperiales alemanas experimentadas y endurecidas por la batalla estaban ahora libres para llevar a cabo una guerra de un frente para la lucha en el Frente Occidental. Por primera vez en el conflicto desde 1914, los alemanes mantuvieron una superioridad numérica sobre los aliados y determinaron que usarían esa superioridad para finalmente traer victoria a la patria. El general Erich von Ludendorff y el mariscal de campo Paul von Hindenburg, comandantes conjuntos de las fuerzas imperiales alemanas, creyeron que la superioridad numérica y la experiencia que estas tropas traerían al frente occidental podrían capitalizar en una serie de ofensivas bien definidas significadas para finalmente lisiar los Aliados y llevarlos a la mesa de negociaciones.

La acción conocida como ofensiva de Somme comenzó el 21 de marzo de 1918. Elementos de los diecisiete, segundo y décimo octavos ejércitos de Alemania atacaron a los ejércitos primero, tercero y quinto británicos a lo largo de un frente de 50 millas. Al amanecer del 21, una pesada artillería alemana comenzó cerca de San Quintín contra los británicos que mantenían la línea allí.



Los alemanes intentaron una incursión cerca de Armentieres, pero las tropas británicas en la zona lograron sostener y los alemanes se retiraron de nuevo a sus propias líneas. Un ataque de infantería alemana le siguió al bombardeo, empezando justo al norte cerca de Limy y extendiéndose hacia el sur hasta la ciudad de LaFere, empujando hacia el oeste más de cuarenta millas en el territorio aliado. Este gran avance comprometió varias de las posiciones delanteras aliadas y un duelo posterior de la artillería comenzó entre los artilleros alemanes y británicos sin ninguno de los lados que gana ninguna ventaja táctica específica. Los alemanes invadieron a los británicos y franceses a lo largo de todo el frente, pero finalmente los británicos se reagruparon y junto con las doce divisiones francesas, detuvieron a los alemanes a corta distancia de la ciudad de Amiens.

La segunda ofensiva alemana comenzó el 9 de abril de 1918, lanzada desde las orillas del río Lys. Las tropas alemanas intentaron empujar hacia el oeste por el noroeste sobre un frente de veintiuna millas. Los alemanes iniciaron un bombardeo desgarrador con explosivos y bombas de gas en un frente de 17.000 yardas entre las localidades de Armentieres y Liens el día anterior, pero ningún ataque de infantería siguió al bombardeo. Los Aliados se mantuvieron firmes durante toda la noche y la lluvia de acero cesó, pero sólo temporalmente. A las 4:00 de la mañana, los alemanes renovaron su artillería hasta el mediodía. Las líneas británicas y francesas se mantuvieron a pesar de dos nuevos ataques de artillería pesada. Sin embargo, en la orilla izquierda del Oise, a pesar de mantener el avance alemán, elementos británicos y franceses se retiraron a posiciones más fuertes a lo largo del frente. Eventualmente, los comandantes franceses respondieron a la solicitud urgente del mariscal de campo británico Sir Douglas Haig de más tropas y el avance alemán se detuvo. Por otra parte, quinientos soldados estadounidenses sirvieron en la reserva junto a los británicos y los franceses en esta segunda ofensiva alemana, cortando sus dientes más adelante en el frente occidental hasta que tomaron su turno en la línea.

La tercera ofensiva, conocida históricamente como la Tercera Batalla de Aisne, comenzó el 27 de mayo de 1918, con muchos de los viejos campos de batalla que tragaron ejércitos enteros durante los últimos cuatro años viendo la acción una vez más. El ataque alemán se abrió a lo largo del frente entre Soissons y Reims con una acción más pequeña que ocurre al sur de Ypres.




Los británicos sostuvieron un frente de quince millas de Barisis en el norte a Reims, el punto más meridional de la ofensiva alemana, mientras que las tropas francesas sostuvieron la línea en el Chemin des Dames. En algunos lugares a lo largo del frente, los alemanes empujaron adelante, sin importar las víctimas crecientes. El avance llegó luego al Marne, aproximadamente a cincuenta y seis millas de París. Debido a la falta de suministro, cansancio y repetidos contraataques aliados, los alemanes se detuvieron en ese punto. Las bajas británicas ascendieron a 29.000, heridas o muertas, y los franceses perdieron 98.000 hombres, ya fuera por heridas o rendición. Aunque los generales Hindenburg y Ludendorff consideraban sus víctimas como ligeras, los soldados alemanes cansados ​​de la guerra se rindieron en masa y los avances realizados durante el curso de todas las ofensivas dejaron a las tropas alemanas expuestas en evidentes salientes. Estas ofensivas, desencadenadas por el fin del estancamiento que azotó al Frente Occidental durante cuatro años, sorprendentemente convencieron a los alemanes de que la victoria estaba a su alcance, a pesar de las rendiciones masivas y de los hombres incapacitados durante la batalla. Las batallas subsiguientes con los Marines estadounidenses convencieron a los alemanes de lo contrario. Como Hindenburg y Ludendorf tomaron sus victorias, después de la Tercera Batalla de Aisne, en un esfuerzo por reforzar las divisiones francesas cerca del río Marne, el General Pershing (con indecisiveness francés que se avecina), ordenó a la 2 ª División de EE.UU. Brigada para mantener la línea en el Marne saliente cerca de París. La cuarta Brigada de Infantería de Marina había sido "puesta a disposición del sexto ejército".

Incluso con los estadounidenses tomando un papel más activo en la defensa, el Alto Mando alemán se sentía seguro de que más victorias de los alemanes ayudaría a obtener más apoyo para la guerra en el país que había estado disminuyendo durante los dos años anteriores. Sin embargo, aunque su mano de obra puede abrumar a los aliados, los alemanes carecían de material. Incluso el mariscal de campo von Hindenburg expresó sus reservas en cuanto a si Alemania prevalecería cuando declarara: "No teníamos los recursos ni el tiempo para batallas de ese tipo, porque el momento se acercaba cuando Estados Unidos comenzaría a entrar en escena totalmente equipado. "La importancia de una victoria alemana a través de estas ofensivas demostró la desesperación del alto mando alemán y aunque los alemanes reconocieron la resolución estadounidense de luchar, von Hindenburg señaló nuevamente:" Hicimos el conocimiento de sus tropas entrenadas primero en Chateau Thierry. Nos habían atacado allí, y habían demostrado que estaban torpes pero firmemente guiados.

El 1 de junio de 1918, los alemanes ocuparon la colina 204 en el lado occidental y luego marcharon hacia el pueblo de Vaux, a caballo entre el camino París-Metz y ocuparon el Bois de Belleau. Más tarde ese día, los Cuartos Marines "establecieron una línea que comenzaba en la Madera Clerembaut justo al norte de la carretera, pasando por Lucy-le-Bocage y Belleau Wood hasta la aldea de Champillion". Con las divisiones francesas en la zona aliviadas, a las 10:00 am de la mañana del 5 de junio de 1918, la 4ª Brigada mantuvo la línea en lo que los comandantes llamaron el "Triángulo": Lucy-le-Bocage, la madera al noroeste de Lucy-le-Bocage, la Colina 142, -Bussieres Road, y ochocientos setenta y cinco metros al norte de Champillion.

Los Aliados detuvieron el avance alemán sobre París y establecieron un frente firme el 5 de junio de 1918, momento en el cual «encontraron la línea de la 2a División bien establecida en ese punto del saliente del Marne más cercano a París». desde la embestida alemana y la participación activa de las fuerzas estadounidenses, la confianza del público en una victoria de los aliados aumentó. Ahora los estadounidenses, especialmente los marines, probarían su valor.

En la noche del 5 de junio, el brig. El general Harbord emitió órdenes operacionales a la 4ta Brigada Marina estacionada en Ferme de la Loge:

El enemigo tiene la línea general BOURESCHES - Bois de Belleau - TORCHY ... Esta brigada atacará a la derecha de la francesa 167a División de la Little Square Wood ...

El general Harbord fijó el comienzo de la operación a las 5:00 de la mañana del 6 de junio y seguirían otras órdenes cuando la brigada cumpliera con sus objetivos. El comandante señaló que el objetivo más importante para las fuerzas estadounidenses en los primeros días de la ofensiva fue la colina 142 cerca de Bussiares. La II División entera se fortaleció cerca de Montreuil-aux-Lyons y aumentó su línea donde "se repelieron varios ataques locales por la 4ta Brigada durante el día, "y las víctimas fueron divulgadas como mínimo.

A las 12:35 am del 6 de junio, el Coronel Wendell C. Neville, comandante del V Regimiento de Marina, examinó las posiciones enemigas y la mejor forma de ayudar a las unidades francesas en la zona, específicamente en el pequeño terreno conocido como Bois de Belleau (Madera de Belleau). Justo más allá de establecer su objetivo, Hill 142, al este de su área de puesta. El teniente coronel Logan Feland, de la 5ª Infantería de Marina, pidió un bombardeo de artillería para facilitar su movimiento y esperaba atrapar a los alemanes por sorpresa. El Teniente Coronel Feland también esperaba que el bombardeo de la artillería detuviera a los aviones alemanes constantemente acosando a sus tropas mientras se posicionaban para la ofensiva. Los alemanes capturados de las incursiones de la trinchera la noche anterior dieron sus propias posiciones de la tropa que demostraron su falta de resistencia al interrogatorio aliado y de su voluntad de asistir a los aliados en terminar la guerra traicionando a sus camaradas. El interrogatorio preliminar de tres prisioneros alemanes reveló cómo llegaron sus unidades, su fuerza y ​​el apoyo de la artillería carecía de complementar cualquier tipo de formidable defensa de la zona.

Poco antes de las 5 de la mañana, los marines del V Regimiento avanzaron tranquilamente desde sus trincheras hacia los campos de trigo para captar uno de sus principales objetivos, la colina 142, al suroeste de la aldea de Torchy. Cuando la primera línea rompió las afueras de los bosques, las máximas alemanas abrieron fuego, rompiendo el silencio de aquella húmeda mañana de junio. La mayor parte de estos infantes de marina que caminaron en sus líneas hacia la aldea nunca experimentaron el combate antes de hacer su manera a Europa. El Sargento de Artillería Aloysius P. Sheridan (6º Infantería de Marina, 2da División), describió lo que sucedió después:

"Yo estaba en el primer pelotón y nuestro pelotón estaba en el flanco derecho de la compañía. Así que avanzamos un poco demasiado rápido para el resto de la compañía. "Gy. Sgt. Sheridan dijo además que su unidad se detuvo bajo las órdenes de su comandante de la compañía, el capitán Donald Duncan, hasta que el resto de la compañía pudiera ponerse al día con las unidades de plomo. Una vez que el otro alcanzó, las unidades siguieron paralelas entre sí, y el apego se dio cuenta de que estaban a sólo seiscientas yardas de su objetivo. El sargento de la artillería Daniel Joseph Daly, veterano de combate experimentado y decorado de dos campañas anteriores, gritó a sus compañeros: "¡Vamos, hijos de puta! Bajo el fuego enemigo pesado, el 3er Batallón, 6tos infantes de marina hizo su manera abajo de una colina cuando un soldado golpeó el suelo herido por una bala de ametralladora alemana. Gy. Sgt. Sheridan fue testigo del incidente:

El soldado superior estaba con él todo el tiempo y yo estaba con él todo el tiempo y yo estaba allí en un santiamén. Conseguimos un médico naval, un aprendiz de hospital, la parte superior (sargento de pelotón) y yo y lo llevamos a un grupo de árboles. Todo el tiempo estaba jadeando, golpeado por el estómago. No más que acostado en el suelo cuando una gran cáscara de ocho pulgadas vino y mató a todos excepto a mí mismo.

Gy. Sgt. Sheridan sobrevivió a través de tres proyectiles explotados ese día, pero más tarde fue incapacitado a través de un ataque de gas posterior.

El mayor Júlio S. Turrill, comandante del 1er Batallón, 5º Infante de Marina, cerca de la colina 142, se dio cuenta de su posición tenue y declaró que "tendría que retroceder" si los refuerzos no llegaban a su posición cuando lo enviaron a su cuartel general, "no hay nada a mi derecha entre el frente y el camino de regreso a donde partimos". Los marines se enteraron de que la victoria seguiría siendo costosa a pesar de la inteligencia.

El Quinto Regimiento Marino del Mayor Turrill hizo su camino a través de un campo de trigo inmediatamente adyacente a Belleau Wood. La realidad de la guerra despertó a los presentes para observar los resultados del ataque. Según un soldado que esperaba tomar su lugar entre los marines que avanzaban, los "heridos comenzaron a retroceder. Ellos contaron historias contradictorias. Algunos estaban alegres y dijeron que nuestra pandilla estaba lamiendo el infierno fuera del Boche. Pero unos pocos parecían deprimidos, contando historias de pelotones enteros que eran aniquilados por ametralladoras. Les dimos cigarrillos y volvimos a sentarnos en nuestros agujeros. "Franklin D. Roosevelt, Secretario Asistente de la Marina y más tarde Presidente de los Estados Unidos, viajó por el Frente Occidental inspeccionando a las tropas. En junio de 1918, Asst. Segundo. Roosevelt fue testigo de los marines en combate cerca de Belleau Wood y registró sus observaciones:

He visto sangre corriendo de los heridos. He visto a hombres toser con sus pulmones gaseados. He visto a los muertos en el barro. He visto a doscientos hombres cojeando y exhaustos salir de la línea ... supervivientes de un regimiento de mil que avanzaron cuarenta y ocho horas antes.

Los marines se enfrentaron a la división después de la división de las tropas imperiales alemanas endurecidas por la batalla, y sin embargo dejaron la relativa seguridad de sus improvisadas zorras que seguían implacablemente sus ataques más allá de los bosques en el campo de trigo. Al amanecer del día 6, el V Regimiento Marino celebró tenuemente la Colina 142. El Mayor Turrill informó desde ½ km al norte de la Colina 142, al noroeste de Champillion que: "Hemos alcanzado nuestro objetivo y nos hemos vuelto intrínsecamente". escribió su informe, los alemanes bombardearon sus nuevas posiciones incesantemente, pero los marines se mantuvieron firmes, ansiosos por continuar su avance.

A las 2:05 p.m. El 6 de junio, el general Harbord ordenó un nuevo ataque en dos fases: (1) la primera fase pidió que el 3er Batallón, el 5º Marines atacara a Belleau Wood a la izquierda, mientras que el 3er Batallón, 6º Marines atacarían a la derecha; y (2) la segunda fase pidió que estas mismas unidades atacaran también el pueblo de Bouresches, justo al oeste de los bosques. La 2ª Brigada de Artillería proveería una barrera para que los Marines avanzaran mientras las compañías de ametralladoras proveen cobertura para la procesión Marítima. Este ataque ocurriría a las 5:00 p.m. El Coronel Manus McClosky informó en la noche del 6 de junio que los marines tomaron Torchy, Bouresches y la estación de ferrocarril en el último pueblo. A las 8:07 p.m., los marines también se celebró el borde oriental del Bois de Belleau, pero los franceses experimentaron dificultades para lograr sus objetivos, exponiendo una gran brecha en la línea de los Aliados.

No todas las operaciones de ese día se reunieron con la aprobación de los escalones superiores. Los 6tos infantes de marina recibieron órdenes del brigadier. El general Harbord durante la segunda fase del ataque en Bois de Belleau y Bouresches para tomar la Colina 133 desde la derecha con el 3er Batallón, bajo el mando del Coronel Albertus W. Catlin. Más tarde ese día, un agitado Brig. El general Harbord escribió al teniente coronel Harry Lee que:

No estoy satisfecho con la forma en que ha conducido su compromiso esta tarde. Su propia sede de regimiento y esta oficina no han tenido una noticia de su informe en cuanto a sus órdenes o su posición ... Quiero que tome el control y empuje este ataque con vigor [!] ... Quiero informes de usted cada quince minutos. Envíeles por corredor si es necesario.

Al día siguiente, 7 de junio, el teniente coronel Lee finalmente respondió con un informe detallado, siguiendo las órdenes de su oficial al mando.

Cuando los marines lograron sus objetivos el 6 de junio de 1918, sufrieron más de 5.7000 bajas en ese día, incluidos 113 oficiales. Aunque no derrotaron a todo el ejército alemán en una batalla, los logros de los marines ese día ciertamente revivieron la determinación aliada de ganar. El valor demostrado que el día de junio incluyó dos medallas de honor concedidas para las acciones más allá de la llamada del deber. El sargento Charles F. Hoffman (su verdadero nombre Ernest August Jansen) recibió la Medalla de Honor del Ejército por sus heroicas acciones el 6 de junio de 1918. En la pelea por la Colina 142, el sargento. Hoffman bayoneted dos miembros de un destacamento alemán de la ametralladora que intentaba flanquear los americanos después de capturar su objetivo. Sus acciones impidieron un contraataque exitoso y permitieron que los Marines mantuvieran su objetivo, estancando cualquier intento alemán de retomar la Colina 142. Weedon E. Osborne (Teniente Grado Junior, Cuerpo Dental), actuando como un cuerpo de socorrista que ayudaba a los heridos, 6º Marines y trabajó diligentemente durante la altura del combate el 6 de junio. El teniente (j.g.) Osbourne salvó a muchos marinos heridos ese día, pero más tarde murió llevando a un oficial herido a la atención médica.

Al final de un sofocante 6 de junio, los infantes de marina de la 4ta Brigada demostraron a sus compañeros de servicio, a los aliados, y al enemigo los orígenes de una cultura fuerte del guerrero todavía enseñada a los infantes de marina nuevos que entrenaban a este día. Aunque cada rama del servicio exhibe su propio grado de orgullo, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos presenta su historia con celo y arena agregados. El objetivo de enseñar "botas" a su historia es darles un sentido de "Espíritu de Cuerpo", haciéndolos parte de una hermandad más grande que ellos mismos, y al unirse al Cuerpo de Marines y exhibir estas cualidades, ellos mismos solo agregarán a ese legado . Estas enseñanzas también inculcan un credo para no deshonrar nunca al Cuerpo. Los hombres que lucharon, fueron heridos o murieron en el Bois de Belleau a principios de junio de 1918, establecieron una herencia de honor para que los futuros marines alcanzaran, y enseñaron a cada americano el significado de la palabra "honor".

El general DeGoutte, comandante del Sexto Ejército francés, señaló y sugirió fuertemente, el 30 de junio de 1918:

En vista de la brillante conducta de la Cuarta Brigada de la Segunda División de los Estados Unidos, que en una lucha animada tomó Bouresches y el importante punto fuerte del Bois de Belleau, obstinadamente defendido por una gran fuerza enemiga, el General comandante del Sexto Ejército ordena que en adelante, en todos los documentos oficiales, el Bois de Belleau se llamará "Bois de la Brigade de Marine".

SGM: El milagro del Remagen que no fue

Los nazis no pudieron impedir el ‘milagro’

En la localidad alemana, el Ejército de EE UU logró cruzar el Rin al final de la Segunda Guerra Mundial sin mojarse los pies

JACINTO ANTÓN | El País


Un soldado estadounidense observa el puente de Remagen, que cruzaba el Rin, en marzo de 1945. REUTERS | EPV

Llegué a Remagen para ver un puente que no existe y me llevé un trozo en el bolsillo por la módica cantidad de 33 euros. El puente de Remagen, tomado por tropas de EE UU al final de la Segunda Guerra Mundial (el 7 de marzo de 1945) en un golpe de suerte y audacia considerado tan milagroso (no para los alemanes) como la evacuación de Dunkerque al principio, es uno de los grandes iconos de la contienda, con película y todo, y figura entre las estructuras de su clase más famosas y épicas. El problema, para los mitómanos, es que ya no está.


En Remagen (a 25 kilómetros al sur de Bonn), los estadounidenses encontraron para su enorme sorpresa y alegría un puente intacto sobre el Rin, lo que les permitió cruzar con mucha más facilidad y menos bajas de lo esperado, sin mojarse los pies, esa gran barrera natural y enfilar hacia el corazón de Alemania y el fin de la guerra. Hitler pilló un berrinche de aquí te espero, y también Montgomery, que se reservaba para él y los británicos (por este orden) el honor de pasar primeros el río.

Yo había querido ir allí desde que de niño vi el famoso y emocionante filme de 1969 sobre el episodio bélico, El puente de Remagen, y leí el famoso libro de Paul Berben y Bernard Iselin con el mismo título, publicado por Juventud en 1972.

Hoy, viajar a Remagen bajo la advocación de su legendario puente puede parecer algo realmente muy absurdo, pues la estructura, afectada por los intentos fallidos de demolición de los alemanes y los rabiosos ataques posteriores a su captura (que incluyeron echarle de todo: disparos de artillería, bombardeos de la aviación, y hasta el uso de cohetes V-2, de submarinistas de las SS y del formidable mortero de 540 mm Karl), se desplomó diez días después de caer en manos enemigas —y tras haber pasado a la otra orilla suficientes unidades para romper las líneas de defensa nazis—, el 17 de marzo de 1945. Pero aunque el puente de Remagen ya no exista, visitar el lugar de su emplazamiento es una experiencia que vale mucho la pena.

Arribé en coche por carretera desde Colonia, tras cruzar Bonn y dudando todo el rato si iría a parar al lado correcto del río, el oeste, que es donde se encuentran Remagen y el museo consagrado a la memoria de su puente. Si me equivocaba lo iba a tener más difícil para cruzar que la 9ª División Blindada, pues, como queda dicho, no hay puente. Acerté: ahí estaba Remagen, un pueblo muy bonito, muy diferente del devastado en los últimos compases de la Segunda Guerra Mundial. Aparqué y bajé corriendo, con el corazón desbocado, hasta a la orilla, a ver el puente que no existía más que en mi cabeza (¡cabeza de puente!). El Rin, decimoquinto río del mundo en volumen, discurría verde, ancho y poderoso. No es extraño que el objetivo de cruzarlo les pareciera a los Aliados una pesadilla similar al desembarco en Normandía.

Observé en ambas orillas las características grandes torres de piedra (dos a cada lado) entre las que estuvo tendido el puente. Pero incluso los pilares (que fueron retirados de en medio del río en 1977 para evitar peligros a la navegación) habían desaparecido. En el día plácido y soleado todo lo que recordaba la batalla por el puente y la desesperada carrera de los hombres de la Compañía A del 27º Batallón de Infantería Acorazada mientras los alemanes trataban de volarlo era el reclamo de un pico picapinos que sonaba como el staccato de una ametralladora MG 42.


Ben Gazzara y George Segal, en 'El puente de Remagen' (1969).

Una cadena de tanque

El museo (bautizado con corrección política Museo de la Paz) ocupa los diferentes pisos de las dos torres del lado de Remagen y está lleno de estupendas sorpresas, incluido un trozo de cadena de un tanque Sherman, cascos y otro equipamiento militar de ambos bandos recuperado en el lugar, fragmentos de una V-2 y de un bombardero a reacción Arado 234 que se estrelló al atacar la estructura, y diversas exposiciones, como la dedicada a la vida de la guarnición alemana, a las víctimas civiles o las unidades estadounidenses que tomaron el puente. Los héroes del momento, interpretados muy libremente en el filme por Ben Gazzara y George Segal, fueron el sargento de la Compañía A Alex A. Drabik, el primero en cruzar, mientras le disparaban y pensando que en cualquier momento el puente saltaría por los aires, y su teniente, Karl H. Timmermann, de orígenes alemanes, nacido en Frankfurt aunque creció en Nebraska. En el otro bando, la pifiaron los oficiales a los que se había confiado la responsabilidad de volar el puente. Hubo fallos técnicos y el azar jugó también pero sin duda fue definitivo el caos reinante entre los militares alemanes. Hitler hizo ejecutar sumariamente (de un tiro en la nuca) por cobardía a 4 oficiales, entre ellos el que tenía el mando, el mayor Hans Scheller. En la película lo encarna, bajo el nombre de Paul Kruger, el actor Robert Vaughn, al que los guionistas le otorgan un pelotón de fusilamiento y un último cigarrillo.

El puente Ludendorff (por el general alemán) o Ludy como lo rebautizaron los estadounidenses, fue construido entre 1916 y 1918 para servir a otra guerra mundial, la primera. Incluía una vía férrea. En 1945 estaba preparado un plan minucioso para volarlo cuando se acercaran los Aliados y hubieran podido pasar al otro lado los últimos contingentes alemanes. Pero las cargas (600 kilos de TNT repartidos en 60 puntos), hechas estallar en el último momento, ya en presencia de la infantería enemiga, no funcionaron bien. Un sargento ingeniero alemán tuvo que activarlas manualmente bajo fuego estadounidense. El puente pegó un brinco con la explosión, pareció levitar, pero al disiparse el humo seguía en pie. Uno casi puede imaginarse a los soldados de Timmermann mirándose unos a otros estupefactos y palpándose para ver si continuaban de una pieza, y a los alemanes exclamando: “¡Ay, madre!”.

A la salida del museo me detuve en la pequeña tienda de recuerdos y adquirí un pequeño trozo del puente (autentificado) de los que se venden para financiar el museo. Así que ya lo saben, si alguien quiere ver el mítico puente de Remagen, puede pasar por casa.

LA PELÍCULA Y LOS RUSOS
El museo del puente de Remagen alberga una exposición sobre la película de 1969 de Hollywood consagrada al episodio, dirigida por John Guillermin, que tuvo una emotiva première en la localidad (se exhiben los tickets). El filme no se rodó en realidad en Remagen —por razones obvias: no había puente— sino en Checoslovaquia, en Davle, que tiene un puente muy parecido al de Remagen, sobre el Moldava.
El rodaje, con 5.000 extras, fue muy accidentado porque durante el mismo (en 1968) tuvo lugar la invasión soviética que acabó con la Primavera de Praga y no era como para estarte paseando con tropas disfrazadas y carros estadounidenses M24 mientras los tanques rusos se enseñoreaban del país. Medios de la RDA incluso hicieron circular que el contingente de ficción eran agentes de la CIA camuflados. Migs y helicópteros de la URSS sobrevolaron el puente mientras se rodaba. Hubo que acabar la película en Castelgandolfo, donde se construyó una réplica de la réplica del puente. Como sintetizó un coronel de EE UU asesor del filme: “¡Demonios, nos costó dos días capturar el puente de Remagen y para hacerlo en la película hemos tardado cien!”.


miércoles, 20 de septiembre de 2017

SGM: Las lecciones del asalto nocturno anfibio desde submarinos a la isla Makin

Las lecciones de la incursión de la isla de Makin en 1942


Agresión marina en el atolón del Pacífico informó a operaciones especiales


Sebastien Roblin | War is Boring




En una noche tormentosa, los Marines estadounidenses partieron en secreto desde submarinos para asaltar una remota base de la isla. Son dirigidos por un comandante polémico con nuevas ideas radicales. Y el hijo del presidente estadounidense sentado es uno de sus oficiales.

La incursión de Makin en 1942 podría parecer tener el argumento inverosímil de una película de acción - y de hecho, un año más tarde se convertiría en uno. Pero era una realidad mortal para las tropas estadounidenses y japonesas involucradas. Lo que era posiblemente la primera operación de combate jamás emprendida por una unidad de fuerzas especiales militares de los Estados Unidos casi terminó en completo desastre.

En el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente Franklin D. Roosevelt pidió que los marines formaran una "unidad de guerra no convencional" para realizar redadas detrás de líneas enemigas inspiradas en comandos británicos. El ejército estadounidense no le gustó la idea, pero formó a regañadientes dos batallones de "Raiders" - y nombró una oveja negra del USMC para dirigir uno de ellos.

El Teniente Coronel Evans Carlson había sido herido en la acción como capitán del Ejército en la Primera Guerra Mundial, decorado con la Cruz de la Marina por derrotar a bandidos en Nicaragua como un teniente de Marines, se hizo amigo de FDR mientras comandaba su destacamento de guardia en Georgia y luego acompañó y observó comunistas que luchan contra los japoneses en China. Allí, Carlson se reunió con líderes clave como Mao Zedong y Deng Xiaoping y desarrolló un aprecio por las tácticas, el espíritu de equipo y el celo de las unidades guerrilleras comunistas.

Al regresar a los Estados Unidos, Carlson renunció a su comisión para abogar contra el expansionismo japonés, antes de volver a inscribirse poco antes de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Carlson intentó inculcar en sus Raiders el espíritu de equipo que había observado en China, una cualidad que llamó gung ho, basada en las palabras gōng (trabajo) y hé (y / juntos). Irónicamente, gung ho no era un idioma chino real, pero pronto se convertiría en un término en inglés. El líder de la Marina creía en dar más iniciativa a los subordinados y romper las barreras entre los oficiales y los alistados, lo que poco le hacía querer a sus superiores.

La Guerra del Pacífico comenzó con seis meses de derrotas para las fuerzas estadounidenses hasta el momento crucial decisivo en la batalla naval de Midway. En agosto de 1942, la Armada de los Estados Unidos y los Marines estaban listos para ir a la ofensiva con un aterrizaje anfibio en la isla de Guadalcanal en las Islas Salomón. Sin embargo, el comandante en jefe del Pacífico, el almirante Chester Nimitz, también concibió una incursión de comandos para desviar las fuerzas japonesas y reunir información.

En última instancia, despachó a A y B de los Raiders de Carlson para lanzar una incursión en la base de un hidroavión japonés en Makin Island, asignándoles un mes de entrenamiento preparatorio.


Arriba - Butaritari en 2017. Foto a través de Google Earth / DigitalGlobe. En la parte superior - Marines a bordo de 'Nautilus' después de la incursión Makin. Foto de la marina de guerra de los EEUU

Makin, ahora conocido como Butaritari, es un pequeño atolón de forma triangular en el extremo norte de las Islas Gilbert, situado justo al norte del ecuador entre Hawaii y Papua Nueva Guinea. Setenta y cinco personal japonés, incluyendo un pelotón de unos 47 marines de la Fuerza Naval Especial de Aterrizaje, mantuvieron una base de reabastecimiento en la laguna del atolón, circunscrita por una carretera de ocho millas de largo.

Los aliados tenían solamente una inteligencia fotográfica incompleta en las fuerzas japonesas actuales presentes, y estimaron podría haber tanto como 300 soldados en Makin y una batería de la orilla que pasa por alto la laguna.

Para que los hombres de Carlson alcanzaran una posición sorprendente, la Marina asignó dos grandes submarinos de crucero, el USS Nautilus y el Argonaut, el más grande de la Marina de los Estados Unidos en ese momento. Diseñados para patrullas de largo alcance, disponían de dos potentes cañones de cubierta de seis pulgadas y cada uno desplazaba más de 4.000 toneladas sumergidas.

Incluso con dos súper submarinos de 100 metros de largo, apenas había espacio suficiente para caber 221 hombres de A y B Company a bordo, obligándolos a partir menos un pelotón de cada compañía. Un hombre que Carlson intentó dejar atrás era el mayor James Roosevelt, el hijo de 35 años del presidente de los Estados Unidos. A pesar de haber servido como un consejero político e incluso diplomático secreto en nombre de FDR, el joven Roosevelt había sido alistado en los infantes de marina después del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Un defensor del concepto de Raider, él tiró cuerdas con su padre para asegurarse de que consiguió un lugar en el raid.


Las condiciones durante el tránsito eran miserables, con los Raiders empaquetados en los tubos vacíos del torpedo del almacenaje. Los sistemas de ventilación de los submarinos no podían evitar que el aire creciera y las temperaturas subieran a más de 90 grados Fahrenheit. Dos veces al día, los barcos salían a la superficie para permitir que los Raiders ejercitaran y respiraran aire fresco por exactamente 10 minutos en la cubierta, antes de que los buques volvieran a caer en las aguas del Pacífico para evitar ataques aéreos.

A la medianoche del 16 al 17 de agosto, los dos submarinos emergieron justo afuera del arrecife de coral de Makin, sólo para descubrir las aguas tempestuosas atormentadas por el viento y la lluvia. Los dos primeros barcos de caucho LCRL poner en el agua lavada en el surf. Los motores de seis caballos de fuerza no aislados en los lanzamientos restantes fueron inundados con agua de mar y muchos no pudieron comenzar.

Carlson rápidamente se dio cuenta de que el ataque de dos puntas que había planeado sería demasiado complicado de ejecutar en las condiciones de tormenta y en lugar de ordenar A y B de la empresa a la tierra juntos. Sin embargo, en la confusión, el barco que llevaba al teniente Oscar Peatross y otros 11 Raiders no recibió las órdenes y se dirigió hacia el lado occidental de la isla.

Después de luchar durante una hora con el surf, los Raiders de Carlson finalmente aterrizaron alrededor de las 5:00 de la mañana, con algunas de las unidades mal dispersas pero aparentemente sin ser detectadas.

Los Raiders estaban erizados de armas automáticas, ya que una de las innovaciones de Carlson era dividir a su escuadra en tres equipos de bomberos, cada uno incluyendo un rifleman con un fusil semiautomático M1 Garand para disparar a distancia, otro hombre con una ametralladora Thompson para un cortafuego , y un artillero de Browning Automatic Rifle para proporcionar fuego de cobertura. Para armas pesadas, tenían ametralladoras ligeras de calibre .30 y rifles antitanque de 55 años. Carlson había sido requisado especialmente por el ejército canadiense.

Desafortunadamente, al aterrizar un Raider accidentalmente disparó una explosión de su BAR, eliminando cualquier esperanza de lograr la sorpresa. El comandante de la guarnición, el principal oficial menor Kyuzaburou Kanemitsu, ya había sido puesto en alerta varios días antes, y sus hombres entraron en acción, desplegando en bicicleta y camión para enfrentar a los invasores estadounidenses. Las desventuras del Raider continuaron cuando capturaron a un soldado japonés, pero luego se distrajeron y dispararon al cautivo cuando hizo un receso.

Carlson había hecho contacto con los nativos de Makin, algunos de los cuales hablaban inglés pidgin. Ellos estaban contentos de ayudar a los estadounidenses, y les dijo que había entre 160 y 300 japoneses en la isla, y que estaban preparados para su llegada. Desafortunadamente, los Raiders continuaron el avance cuando a las 6:00 de la mañana los exploradores del 1er pelotón de la Compañía A, bajo el teniente Le Francois, descubrieron tropas japonesas desmontando de los camiones.

Rápidamente, Le Francois puso a su pelotón en una posición de emboscada en una arboleda de árboles de pan en terreno alto. Sgt. Clyde Thomason recorrió la línea de los hombres, ajustando sus posiciones mientras los japoneses se acercaban en formación de escaramuzas. Una vez que los japoneses se habían cerrado a corta distancia, los marines abrieron fuego, limpiaron a los atacantes más cercanos y volaron el motor del camión con un rifle antitanque.



Infantes de marina a bordo del USS Nautilus el 17 de agosto de 1942. Foto de la marina de guerra de los EEUU

Sin embargo, la respuesta japonesa fue letalmente efectiva. Cuatro ametralladoras Lewis de tipo 92 rastrillaron las posiciones de los Raiders, matando al sargento. Thomason y más tarde hiriendo gravemente a Le Francois. Thomason había persistido en estar fuera de la cubierta para ayudar a sus hombres y, póstumamente, se convirtió en el primer Marine enlistado en recibir la Medalla de Honor. Los francotiradores camuflados atados a palmeras recogieron a más líderes, matando al oficial de batallón de inteligencia, el teniente Jerry Holtom, así como no menos de cuatro operadores de radio.

Carlson pronto lanzó el 2do pelotón en la batalla - sufrió nueve víctimas en 15 minutos - después corrió en compañía de B. Artillero de asalto Cpl. Leon Chapman dueló con un nido de ametralladora japonesa a una distancia de 200 metros, desencadenando 400 rondas. Inspeccionando la posición silenciada después, Chapman "casi vomitó" cuando se dio cuenta de que había matado a una docena de japoneses que se habían sacrificado uno tras otro para el hombre del arma.

Mientras tanto, la escuadra de Peatross de una docena de soldados había aterrizado en la segunda zona de aterrizaje y avanzado sin oposición a través de los cuarteles y en el puesto de mando del defensor. El equipo aislado disparó una media docena de japoneses sorprendidos antes de ser clavado por un equipo de ametralladoras ligeras. Pvt. Castillo de Vernon fue golpeado varias veces a medida que avanzaba, pero se arrastró lo suficientemente cerca para lanzar una granada y matar a la tripulación de tres antes de morir de sus heridas.

Después, los Marines de Peatross dispararon hacia un puesto de mando, dispararon una radio y un camión lleno de munición, y se retiraron a la seguridad del Nautilus esa noche, habiendo perdido a otros dos hombres. En algún momento, en medio del caos, habían matado a Kanimetsu, que había destruido los documentos clasificados y enviado un mensaje final: "Estamos muriendo defendiendo la isla".

Anteriormente, el Nautilus había comenzado a volar las posiciones japonesas con dos docenas de proyectiles cuando a las 7:00 de la mañana, Carlson envió por radio información adquirida de los nativos de que había naves enemigas en la laguna. No dispuestos a arriesgarse a entrar en la línea de fuego de una batería potencial de la costa, el Nautilus arqueó 65 conchas de seis pulgadas sobre la línea de palmeras en la laguna. Por suerte notable, el fuego indirecto hundió dos buques, causando un transporte a estallar en llamas y un barco de patrulla para incendiarse. Pero entonces un avistamiento equivocado de un avión enemigo hizo que el submarino se zambullera, poniendo fin al apoyo naval de armas de fuego

De repente sonó un clarín, y las tropas japonesas acometieron a los Raiders, gritando banzai! Pero el intento de enjambre de la fuerza más grande de Raiders terminó desastrosamente, con los atacantes cortados a corto alcance.

Sin retrasarse, la corneta sonó por segunda vez y los japoneses lanzaron un segundo ataque suicida en el que el pelotón marino de Kanimetsu fue en gran parte aniquilado, aunque francotirador intermitente continuó de unas pocas docenas de supervivientes. Preocupado por la llegada de más refuerzos, Carlson decidió no presionar el ataque contra la base japonesa.

A la 1:30 p.m. los refuerzos llegaron - desde el aire. Una docena de aviones flotantes Mitsubishi F1M se abalanzaron sobre la isla y la bombardearon y bombardearon durante una hora, enviando a los Raiders corriendo hacia la cubierta, pero fallando en infligir bajas. Entonces uno de los F1Ms y un enorme bote volador Kawanishi entraron para un aterrizaje en la laguna. Los Raiders cercanos ardieron lejos en el avión con sus ametralladoras y rifles anti-tanque, poniendo el avión flotador más pequeño en llamas.

El hidroavión, transportando decenas de tropas a bordo, logró aterrizar en el agua. Sin embargo, el volumen de fuego entrante debe haber dado al piloto segundos pensamientos, ya que taxied alrededor en el agua y volvió a despegar antes de chocar contra la laguna.

El coronel decidió que era más seguro retirarse de nuevo a los submarinos como estaba planeado a las 7:00 pm Sin embargo, al regresar al océano, sus hombres descubrieron que los motores de sus barcos habían dejado de funcionar por completo, hizo casi imposible volver a remar a los submarinos.

Los agotados Raiders abandonaron los motores inútiles en sus lanzamientos y por cinco horas hicieron esfuerzos repetidos para poder a través de las violentas olas, perdiendo la mayoría de sus armas y equipo en el proceso. Eventualmente, 11 de 18 barcos lograron llegar a los submarinos americanos. Pero a medianoche, Carlson, Roosevelt y otros 70 Raiders, muchos de ellos heridos, todavía estaban atascados en Butaritari.

Carlson cayó en un estado de total desesperación.

Fuera de contacto radioeléctrico con el submarino americano, estaba convencido de que los refuerzos japoneses estaban a sólo horas de distancia. Decidió que la única esperanza para sus marines -y para salvar al hijo del presidente en particular- era rendirse. Incluso ordenó Cpt. Ralph Coyte para redactar y entregar una nota de entrega, que se entregó tentativamente a un soldado japonés encontrado en una choza nativa. Pero incluso el intento de rendición se salió mal - poco después, un infante de marina disparó accidentalmente al soldado japonés que llevaba el mensaje. La nota fue recuperada más tarde por fuerzas japonesas y usada para propósitos de propaganda.

Barcos individuales continuaron luchando a través de las olas, sin embargo, incluyendo uno con Roosevelt a bordo a las 8:00 a.m. la mañana siguiente. Una hora más tarde, una tripulación de cinco hombres dirigida por el sargento. Allard se ofreció a remar hacia el atolón mientras trazaba una cuerda que los Raiders podían usar para meterse en el submarino. Pero como el lanzamiento estaba a medio camino, un escuadrón de aviones japoneses se precipitó sobre el Nautilus, lanzando bombas. Los submarinos estadounidenses chocaron y los aviones mataron al equipo de rescate, aparentemente matándolos.

Para entonces, Carlson había reevaluado la situación, y decidió completar la misión en Makin. Los Raiders robaron suministros de armas japonesas para reemplazar a los que habían sido lavados y comenzaron a sabotear la base de hidroaviones, que encontraron desierta, evitando ataques aéreos adicionales. Ellos procedieron a destruir la mayor parte del complejo y pusieron en llamas 1.000 tambores de combustible de aviación. Descubriendo la laguna no tenía una batería de la orilla después de todo, Carlson decidía que sus hombres tenían una ocasión mejor de alcanzar los submarinos de allí en lugar de otro.

Usando una lámpara de semáforo, convenció al capitán de Nautilus para que entrara en la laguna, demostrando que no era japonés al referirse a una conversación de la cena que habían compartido antes. Luego, los Raiders salieron con una balsa aparejada de tres de los lanzamientos atados con dos motores fuera de borda que funcionaban y canoas nativas que servían como estabilizadores. Habían intercambiado la canoa y el entierro de sus muertos de los nativos, a cambio de cuchillos de combate del USMC.


Raiders infantes de marina a bordo de USS 'Argonaut' después de la incursión de la isla Makin. Foto de los Archivos Nacionales de los EE.UU.

La nueva nave lo hizo a través de los submarinos y los relevados Raiders finalmente se embarcó en el viaje a casa. Todavía no era fácil montar - entre los 17 soldados heridos, cuatro cirugías tuvieron que ser hechas en la mesa del desastre del submarino. Afortunadamente, todos los soldados heridos sobrevivieron.

Los Raiders de Carlson llegaron a Pearl Harbor el 27 de agosto, recibiendo la bienvenida de un héroe. Ellos reportaron 18 muertos y 12 desaparecidos en acción, mientras que estimaron haber matado a 160 soldados enemigos. Según el registro japonés, el verdadero peaje contó con 46 efectivos de base, más un número no especificado a bordo de los barcos y aviones japoneses destruidos. Un año más tarde, la película Gung Ho! protagonizada por Randolph Scott representaría una versión ficticia de la incursión Makin, añadiendo un extravagante ataque-por-apisonador.

Sin embargo, hubo varios postcritos tristes a la incursión de Makin Island. Cinco meses más tarde, el Argonaut fue hundido en un duelo con destructores japoneses, con todas las manos perdidas. Cuando las fuerzas estadounidenses se apoderaron de la Isla Makin en noviembre de 1943 después de una agotadora batalla de 11 días, aprendieron un hecho sorprendente de los nativos; los submarinos habían dejado inadvertidamente atrás nueve Raiders separados de la fuerza principal - incluyendo el equipo de rescate de cinco hombres, que había lavado en tierra.

Después de sobrevivir en la naturaleza durante una semana, negociaron su rendición a las fuerzas japonesas. Encarcelados durante un mes en Kwajalein, fueron decapitados por orden del almirante Kōsō Abe debido al inconveniente logístico de transportarlos de regreso a Japón. Después de la guerra, Abe fue juzgado y ejecutado por matar prisioneros de guerra, mientras que sus dos subordinados fueron sentenciados a cinco y 10 años de prisión. Los registros japoneses, por su parte, alegan que los cadáveres de sus muertos fueron mutilados por los Raiders.

Carlson y su batallón volverían a distinguirse en batallas brutales en Guadalcanal. Todavía odiado por los jefes, fue trasladado fuera de su mando en marzo de 1943, y su sustituto terminó sus innovaciones doctrinales, con una notable excepción: sus escuadrones de tres bomberos se convertirían en un aspecto estándar de la organización de los Marines de los Estados Unidos que se mantiene hasta nuestros días .

Carlson seguiría viendo el combate en un papel consultivo y fue herido en la acción en Saipan que intentaba rescatar a un marine herido. Entonces murió de enfermedad cardíaca en 1947. En cuanto al batallón de Raider, fueron disueltos en 1944 - el liderazgo de la Marina siempre se había resentido del concepto, y vio poco uso para operaciones especiales adicionales en el teatro pacífico.

La incursión de Makin infligió solamente daño militar menor, y su impacto estratégico es disputado. Algunos historiadores afirman que llevó a los militares japoneses a reforzar la isla de Tarawa ya erradicar la red de espionaje aliada local, agravando las pérdidas marítimas cuando invadieron Tarawa y Makin en 1943. Otros argumentan que el ataque alcanzó su propósito en 1942 desviando recursos de la batalla crítica que se desarrolla en Guadalcanal.

De cualquier manera, los Raiders de Carlson lograron recuperarse de un desastre cercano para dar un impulso moral al público estadounidense, y también dieron a los militares estadounidenses su primera lección sobre los desafíos de las operaciones especiales, particularmente la parte de exfiltración.

En 2014, 70 años después de la disolución del Raider, el Cuerpo de Marines rediseñó su Regimiento de Operaciones Especiales el Regimiento de Raider en honor de sus predecesores de la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a los Raiders que cayeron en Makin, más de medio siglo después, 19 de ellos fueron recuperados de tumbas que habían sido cuidadosamente colocadas por los isleños de Butaritari y transportadas por el C-130 para ser enterradas en los Estados Unidos.

martes, 19 de septiembre de 2017

Frente Oriental: La experiencia de la División Azul

“Vi cómo amputaban los 20 dedos por el frío a compañeros”

Los últimos supervivientes de la División Azul, que rondan los 100 años, cuentan la tragedia que vivieron en un frente al que muchos llegaron empujados por el hambre o el miedo

PEPE SEIJO | El País


Soldados de la División Azul leen el 'Marca'. La imagen pertenece al documental 'Extranjeros de sí mismos'.

Corrían malos tiempos. Apenas dos años después de rematada la Guerra Civil, 1941, con la hambruna haciendo estragos, en plena efervescencia de la segunda guerra mundial y Alemania esperando algún gesto del nuevo gobierno de Franco que finalmente se concretó en la creación de la que se bautizaría como División Azul, ideada, según algunos historiadores, por los falangistas. En realidad era la 250 División de Voluntarios Españoles de la Wehrmacht.


Muchos fueron los españoles que se alistaron en esta aventura, que los conduciría al frente soviético y a un gran número a la muerte o al padecimiento de los implacables gulags. “La gloriosa epopeya de los voluntarios españoles en la lucha contra el bolchevismo”, proclamaban desde el NO-DO, en la despedida de este contingente del que apenas quedan supervivientes. Los que quedan rondan el siglo.

El hambre en muchos casos, un espíritu aventurero, fidelidad al régimen o incluso jóvenes que pretendían purgar los pecados de sus familias que habían sido republicanas. Esas eran algunas de las razones para enrolarse y hacer casi 5.000 kilómetros, los últimos 1.200 a pie. Fue el caso del lucense Gerardo Dorado, a punto de cumplir 99 años, que vivió en primera persona la Guerra Civil y después se hizo voluntario de la División Azul.

Gerardo Dorado recuerda perfectamente el caldo "con 27 garbanzos" que le dieron en África

En el 37 lo llamaron a filas. Se incorporó a Astorga y un mes más tarde ya estaba en el frente en León. “Pertenecíamos a un batallón que venía de África”, se esmera en recordar este divisionario que no pierde la sonrisa, ni el buen humor. Después volvió a África y, una vez concluida la guerra, se embarcó en esta odisea que le llevó a Rusia, pasando por Ceuta, Sevilla, Berlín y Polonia. Ya desde Polonia, atravesaron más de 1200 kilómetros “a pie” sorteando temperaturas extremas; la más baja “53 grados bajo cero”. Una experiencia, la del frío, que le hizo presenciar cómo "a algunos compañeros les tuvieron que amputar los 20 dedos, de mano y pies".

“Aún lo cuento hoy”, resopla mientras se recrea hablando de las “varias razas” que conoció en el frente ruso: alemanes, italianos, rumanos, pero “como el español nada”, comenta eufórico. La comida fue una de las razones que le llevaron a Rusia, o el hambre en su caso, dentro de ese contingente de unos 46.000 hombres de los que 4.954 murieron. Hubo también casi 9.000 heridos de los que 2.100 resultaron mutilados y casi 400 fueron hechos prisioneros.


Gerardo Dorado, uno de los últimos de la División Azul. P. S. MENDOZA

Mariano Tejero es hijo de un oficial lucense con el mismo nombre que también combatió contra la Unión Soviética. Era hijo de un teniente que el siete de julio de 1941 era movilizado. Con más suerte que Gerardo Dorado, por ser hijo de un mando, hizo el mismo itinerario de Sevilla, Francia y Berlín. El 26 de julio fue designado jefe superior al mando de la tercera columna de la División Española de Voluntarios, y su traslado al frente ruso se hizo en una brigada móvil alemana, de moto y sidecar.

“En uno de los combates sufrió congelamiento. Al cabo de un mes le dieron la baja por agotamiento físico”, narra el hijo. Dice que su padre “prácticamente no hablaba nada” de su experiencia. “Lo que decía era que pasó mucho frío”, evoca quien guarda su legado con numerosas fotografías de su padre con alemanes, o el sable que le regaló un oficial de la Wehrmacht y también condecoraciones.

Los españoles “trataban muy bien” a los prisioneros rusos en comparación con los alemanes

En el caso de Dorado, la escasez de comida era tal que rememora con sorprendente precisión cómo cuando estaba en África le dieron un plato “de caldo, solo con nabizas y 27 garbanzos”. “No les entendíamos nada... y a los alemanes tampoco”, rememora el anciano, que al igual que Tejero fue herido durante un ataque que sufrió su unidad a cargo de la aviación rusa. En otro momento de la conversación se muestra lleno de un orgullo que él califica de “patriótico” y dice que ellos también fueron capaces de abatir dos aviones. Apenas habían transcurrido cinco meses y fue hospitalizado. Después, trasladado a Madrid.

Los cinco meses transcurridos no estuvieron exentos de aventuras, como cuando recogieron y devolvieron a España a "12 niños de la Pasionaria que estaban abandonados". También en Alemania antes de partir al frente, cuenta cómo él y cinco compañeros más fueron ignorados en una “cantina” donde habían pedido unas cervezas. Un amigo cogió un banco y lo hizo golpear contra una mesa. Llegaron hasta allí policías militares nazis. Echaron a correr, y cuando llevaban 200 metros gritó uno de los militares españoles “cada uno por donde pueda”, se escabulleron y así esquivaron un casi seguro castigo.

Usaron los cadáveres de los soldados rusos a modo de escalones para bajar al río helado en busca de agua potable

La propaganda franquista del 41 al 43 a mancillar la imagen del dictador soviético al que se señalaba como el “georgiano sanguinario”. Un reclamo, el del anticomunismo, que no caló tanto entre la tropa. Gerardo asegura que los españoles “trataban muy bien” a los prisioneros rusos en comparación con los alemanes. Los españoles rebajaban la vigilancia mientras "jugaban a las siete y media", en tanto que los nazis "los ataban con alambres de espino", una crueldad que no dejaba indiferente al contingente español, que "ofrecía comida" a los rusos.

Este veterano divisionario combina serenamente esta “epopeya” con episodios de la Guerra Civil. El uno de agosto de 1937 fue incorporado a filas. Cuatro años después combatía contra los soviéticos. Sin perder cohesión en el relato justifica el porqué de esta guerra perdida: “Fue por pagar una deuda que tenía Franco con Alemania”. Muchos de los combatientes experimentaron la crueldad de la batalla en el cerco a Leningrado, de los más violentos asedios en la historia de la humanidad, con miles de muertos. Las autoridades soviéticas reconocieron en su momento que fueron 600.000, una cifra que según algunos historiadores se podría doblar. 900 días con sus 900 noches.

Gerardo revive con lucidez cómo en medio de la batalla él y sus compañeros se encontraban a un lado del puente. Frente a frente con el enemigo. Se abastecían de agua, burlando a los soviéticos, en un lago helado y tenían que descender a él sorteando un sinfín de obstáculos. Al joven soldado en aquel momento, con 23 años, originario del municipio lucense de Baleira, se le ordenó ir a la “cabeza del puente”. “Ten cuidado, me dijeron”, y en eso que vio aproximarse hasta la posición que defendían los españoles a “tres o cuatro rusos” con trajes blancos que se confundían con la nieve. “Así vestidos casi no se notaban. Avisé al cabo. Me dijo: déjales que se acerquen y haz fuego. Los dejé acercar y disparé con el fusil ametrallador hasta que cayeron todos”, cuenta entusiasmado y presumiendo de sus dotes bélicas.

No se quedó ahí la cosa. Al día siguiente de la escaramuza, a alguien se le ocurrió utilizar esos cadáveres a modo de escaleras para bajar al lago y hacerse con agua potable. “Pasábamos por encima de los cuerpos y así estuvimos un mes en que avanzamos adelante”, describe. “Aún lo cuento hoy”, sonríe delante de su hija y su yerno que lo saca a la calle y lo acompaña abriéndose a las vivencias del casi centenario. Gerardo se lanzó a la guerra por el hambre y así lo confiesa muchas veces durante la conversación.

lunes, 18 de septiembre de 2017

SGM: 136 comandos chino-canadienses

Un retumbe en la selva: La historia secreta de la fuerza 136 Comandos en la SGM

Por Catherine Clement | War History Online
Curador, Museo Militar Canadiense de China





No hay muchas historias de la Segunda Guerra Mundial que terminaron promoviendo los derechos civiles de toda una comunidad. Pero una nueva exposición llamada Rumble in the Jungle: The Story of Force 136 comparte una parte relativamente desconocida de la historia militar que también cambió la fortuna de todos los canadienses chinos.

En exhibición en el Museo Militar Canadiense Chino en Vancouver, Canadá, Rumble in the Jungle cuenta la historia de una pequeña banda de canadienses chinos que, durante la Segunda Guerra Mundial, fueron secuestrados en secreto por la Inteligencia Británica y entrenados en guerra de comandos y supervivencia en la selva. Su destino: detrás de las líneas japonesas en el sudeste asiático. Su misión: buscar y entrenar a los combatientes de la resistencia local, y ayudar con el sabotaje y el espionaje.


Irónicamente, mientras estos hombres eran agentes de los Aliados, regresaron a su país en Canadá y no fueron considerados ciudadanos. Aunque nacieron en Canadá, estos soldados no podían votar, ni podían convertirse en ingenieros, médicos o abogados. Muchos se vieron obligados a vivir en barrios segregados. En algunas ciudades, se les prohibió nadar en piscinas públicas y se vieron obligados a sentarse en la parte trasera de los teatros.

De hecho, en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, hubo debates acalorados sobre si los canadienses chinos deberían incluso inscribirse, dada la escasa atención de la comunidad. A pesar de los argumentos para no ser voluntario, muchos jóvenes canadienses chinos marcharon a las oficinas de reclutamiento y se ofrecieron a servir. A la mayoría se les dijo "podemos tomar su nombre, pero es poco probable que lo llamen porque son chinos", luego le mostraron la puerta.

Entonces, ¿por qué estos hombres fueron repentinamente demandados por una desafiante misión secreta? ¿Y cómo su servicio cambió las vidas de todos los chinos en Canadá?

Los agentes perfectos:



El reclutamiento y la formación fueron realizados por la inteligencia británica.

A finales de 1941, Japón entró en la guerra. Rápidamente invadió grandes extensiones del sudeste asiático. Muchas de estas áreas habían sido colonias británicas, francesas y holandesas.

Gran Bretaña estaba desesperada por infiltrarse en la región. Habían tenido cierto éxito en la Europa ocupada cuando el Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE.) Entrenó y dejó caer agentes secretos en Francia, Bélgica y Holanda. Estos agentes organizaron y apoyaron a los combatientes de la resistencia local, y ayudaron con el espionaje y el sabotaje de la infraestructura y de las líneas y del equipo alemanes de la fuente.


Sin embargo, el Sudeste Asiático presentó desafíos únicos a SOE. Era un área extensa con muchas islas, terreno físico desafiante y diversas poblaciones e idiomas. Además, la mayoría de los residentes de la región se resintió de sus antiguos colonizadores.

SOE se dio cuenta de que los agentes caucásicos se destacarían demasiado y lucharían para ganar confianza local. Los británicos necesitaban una alternativa.

Había un rayo de esperanza. En toda la región había una considerable población de chinos que se oponían vehementemente a la ocupación japonesa y estaban enojados por la agresión japonesa en China. La cuestión era cómo contactarlos y organizarlos.

Fue entonces cuando los británicos descubrieron a los canadienses chinos. Podrían fácilmente mezclarse con la población. Ellos podían hablar cantonés. Eran leales a los Aliados. Y había muchos de estos jóvenes esperando una asignación.


No eran soldados comunes



El entrenamiento chino de la fuerza canadiense 136 cerca de Poona la India. Otro campamento estaba ubicado en Australia.

Entre 1944 y 1945, los canadienses chinos fueron reclutados y en silencio secundarios a SOE en el sudeste de Asia (Fuerza 136). Se les dijo que tenían 50-50 posibilidades de sobrevivir. También juraron secreto.

Hacer este tipo de trabajo requeriría mucho más que el entrenamiento básico del ejército. Los hombres tendrían que aprender técnicas de guerra de comandos. En el transcurso de varios meses aprendieron habilidades tales como: acecho; asesinato silencioso; demolición; viajes en la selva y supervivencia; operaciones inalámbricas; espionaje; y el paracaidismo.

Además de su entrenamiento agotador, los hombres tendrían que luchar contra enfermedades (como la malaria, la disentería y los huesos rotos), y soportar el calor increíble, la humedad y los monzones. A cada hombre se le ofreció una cápsula de cianuro, en caso de captura. A algunos también se les dieron cápsulas de opio o monedas de oro que podían usar para sobornos.

Eventualmente, cada recluta se convirtió en un especialista y parte de un equipo pequeño y autosuficiente.

Las Operaciones:



Parte de la capacitación incluye aprender a nadar en silencio. En ese momento, la mayoría de los canadienses chinos no sabían nadar ya que estaban prohibidos en las piscinas públicas.

Originalmente inseguro de que los canadienses chinos pudieran aprobar el reclutamiento, SOE reclutó en ondas. El primer equipo consistió en sólo 13 hombres escogidos a mano. Con el tiempo, alrededor de 150 fueron secundados para el sudeste de Asia con la mayoría basada en la India.

Dado lo tarde que era ahora, la mayoría de los reclutas no estaban completamente desplegados antes de que Japón se rindiera en agosto de 1945.

Algunos hombres habían sido asignados a hacer viajes cortos a Birmania ocupada. Pero 14 canadienses chinos se encontraron operando detrás de las líneas japonesas durante varios meses en Borneo, Malay y Singapur. Sufrían condiciones primitivas, así como sofocantes calor y humedad. Se hicieron amigos de cazatalentos y otros grupos guerrilleros en las selvas. Para sobrevivir, algunos hombres se vieron obligados a comer carne de mono y cocodrilo, e incluso de insectos.

A veces, incluso llegar a su destino era una prueba de resistencia.

"Se suponía que iba a ser un viaje de tres días a través de la selva", recordó Ernie Louie de Vancouver años más tarde al describir su caída en Malay. "Pero duró siete días de pesadilla cuando caminamos 85 millas a través de pantanos y selva densa. Durante tres días, llenó la lluvia y nuestras botas se desintegraron.

Una guerra, dos victorias:



Algunos de los miembros de la Fuerza 136 basados ​​en Australia posan con una espada y una bandera japonesas.

Afortunadamente, todos los canadienses chinos de la Fuerza 136 sobrevivieron a la guerra, aunque algunos volvieron enfermos de enfermedades tropicales.

Con la guerra y los Aliados victoriosos, los canadienses chinos querían ahora una segunda victoria - el derecho al voto. Armados con sus heridas de guerra y registros de servicio, los veteranos se convirtieron en parte de un coro que exigía la plena ciudadanía para la comunidad.

Su lealtad ganó. Dos años después de que las armas cayeran en silencio, los canadienses chinos finalmente obtuvieron la ciudadanía. En 1957, el país eligió a su primer miembro canadiense canadiense del parlamento: Douglas Jung, que había servido con la fuerza 136.

Hoy, a través de la exposición especial del Museo, una nueva generación está aprendiendo cómo la sangre, el sudor y las lágrimas de un pequeño grupo de hombres, en una guerra secreta en la selva, ayudaron a cambiar el destino de toda una comunidad. Y cómo su servicio ayudó a asegurar un codiciado título: el derecho a ser llamado un "chino canadiense".

domingo, 17 de septiembre de 2017

Revolución Libertadora: Huye por tirante el tirano

Cómo fue el golpe de Estado que derrocó a Perón en 1955

Sesenta y dos años atrás, en un 16 de septiembre, un alzamiento militar pondría fin a la segunda presidencia del líder justicialista. Los origines del derrocamiento y por qué Perón no opuso resistencia

Por Claudio Chaves | Infobae



En septiembre de 1955 el general Juan Domingo Perón ya no era el mismo. Su amigable sonrisa contagiosa era ahora un gesto agrio, enmarcado en un rostro sombrío. Asomaba silenciosa su ojeriza como también su desapego por las cosas. Raro, pues su personalidad extrovertida e inquieta no condecía con ese presente. Era, si se quiere, el semblante de los nuevos y malos tiempos. No obstante haber ganado por escándalo los comicios a vicepresidente, diputados y senadores con el 62% de los votos el año anterior, 1955 se anunciaba negro y tormentoso. El conflicto con la Iglesia, inexplicable en un gobierno amigable con el clero y su doctrina social, se sumaba al desconcierto sembrado en su propia tropa a partir de haber cesado la época de las vacas gordas y verse obligado a encarar otra política económica.

El segundo plan quinquenal explicitó el ajuste. Austeridad, productividad e inversiones y en este último caso, para colmo de males (¿'¡?), extranjeras. El peronismo cambiaba de idioma y había que aprenderlo urgentemente. Mejor dicho, Perón hablaba en argot y solo unos pocos comprendían. Los cambios fueron olímpicos. Recomponer relaciones con los Estados Unidos, como nos los cuenta, en sus memorias, Hipólito Paz, cuando fue nombrado embajador en dicho país: "Seguiremos la misma línea de cuando era ministro me dijo Perón: usted será el simpático, el amigo de los EE.UU. y yo reservaré para mí el papel de duro al que usted deberá convencer." Antonio Cafiero en sus recuerdo manifiesta la confusión en la cual estaba sumergido un sector del peronismo: "Su personalidad (la de Perón) no alcanzo a descifrarla. Por caso el acercamiento a los EE.UU. y la evolución a una economía de equilibrio. Los planteos económicos parecen decir de un cambio hacia el individualismo, los grandes negocios, las fantasías industrializadoras, el petróleo, la StándardOil y Bunge Born. El cambio que se percibía es hacia formas liberales. Hay sobre todo una gran desorientación acerca del objetivo que persigue el Presidente. Muchos piensan que este es el principio del fin"

No había dudas, Perón viraba hacia posiciones cercanas a un capitalismo moderno, sin ataduras, dejando atrás el intervencionismo de Estado. Muchos han fundamentado este giro en el pragmatismo del personaje. Puede ser. Aunque probablemente ese pragmatismo estaba fundado en las raíces liberales del General, cuando años atrás siendo Mayor acompañó el proyecto del general Agustín P. Justo. Al respecto de este cambio del que Cafiero se quejaba decía Alfredo Gómez Morales: "A partir de 1949 Perón era decididamente antiestatista, sin prescindir de la obligación del estado de dirigir los aspectos sustanciales del proceso económico. Solía comentar que un tornillo producido por Fabricaciones Militares salía a precio de oro. Tanto es así que muchos convencionales constituyentes de aquella época pueden recordar que el artículo 40 de la Constitución del 49 se aprobó contra los deseos del Presidente. Perón pensaba, ya entonces, que la intervención del Estado en la economía era excesiva y que había que pensar en privatizar todo lo posible y mantener en la órbita del Estado nada más que lo que resultara imprescindible desde el punto de vista político institucional".



El peronismo estaba devastado. Construido en la cultura del 43', esto es en el marco de un duro capitalismo de Estado y de un nacionalismo de fines, ahora diez años después resultaba que aquellos argumentos, no servían. ¿Qué hacer? ¿Hacia dónde dirigirse? ¿Perón estaba en sus cabales? A este malestar interior se sumaba la estrecha pero hiperactiva indisposición de "la contra", como se decía entonces. Algunas quejas eran parecidas, feroz crítica a la política liberalizante y de acuerdos con los EE.UU. y la Stándar Oil, lo que venía a resultar que el nacionalismo había ganado al conjunto de los partidos políticos o era solo una buena excusa, y las otras, se orientaban a descalificar como autoritario y dictatorial a su gobierno. Lo que no estaba tan alejado de la realidad.

Grandilocuente y bocón, el General cometía errores gruesos al hablar y otras, al dejar hacer. Provocaba, hería inútilmente sin prever que sus palabras podían caer en manos de desquiciados de un lado u otro del conflicto instalado. Félix Luna, que jamás tuvo un desvío pro-peronista, decía de Perón que no obstante sus bravuconadas no era un hombre violento.¡Qué lejos se hallaba el Presidente de aquella conducta de otro general, Julio Argentino Roca, que en carta a su concuñado le aconsejaba: "En política no se debe herir inútilmente a nadie, ni lanzar palabras irreparables, porque uno no sabe si el enemigo con quien hoy se combate será un amigo mañana".

Lo que aún quedaba en pie de la revolución peronista, herencia de todos los argentinos, eran sin dudas las leyes sociales y la incorporación del trabajador a la vida política. ¿Estaba en esta jurisprudencia las razones del abismo que se abría entre los argentinos? Puede ser. También en la insistencia de que para un peronista no había nada mejor que otro peronista. Pero fundamentalmente se hallaba en la incapacidad de la oposición de ganar votos, de ser creíbles al pueblo.

En un clima de crispación generalizada, que aumentaba día a día, se produjeron los bombardeos a la Casa de Gobierno el jueves 16 de junio de 1955. La Aviación Naval y la Infantería de Marina, más un sector de la Fuerza Aérea y Comandos Civiles, repartidos en los alrededores de la Plaza Mayo con el claro objetivo de asesinar al Presidente y volcar la situación política hacia el anti-peronismo sin votos, se prepararon para el golpe. Falló. No lograron matar a Perón, aunque sí a cuatrocientos argentinos. Este acto de locura explícito transparentó el odio que se acumulaba en un minoritario pero poderoso sector de la sociedad argentina. Esa noche se quemaron iglesias. Al parecer, grupos enrolados en la Alianza Restauradora Nacionalista de Patricio Kelly, sumados a un matonaje de marginales tan violentos como los aviadores sublevados, organizaron la hoguera que arrasó con santos, vírgenes y un formidable reservorio histórico colonial, acelerando los pasos hacia un final previsible. De nada sirvió el envío de un proyecto de ley al Congreso para reparar las Iglesias. Ya todo estaba jugado.

Cuando todo indicaba que Perón había entendido el mensaje para pacificar al país con una serie de permisos políticos cedidos y cambio de gabinete, el 31 de agosto en una concentración vespertina dio un vuelco inexplicable. Horas antes de la concentración había dicho a un grupo pequeño de militantes que lo rodeaba: "Yo ya estoy demás. Soy como aquel aficionado de relojero que sirve para desarmar un reloj, pero ya no se armarlo. Tanto he estado maniobrando con las piezas que, ahora, la única forma de que el reloj siga andando, es que yo lo deje" Y en un discurso de una violencia inusitada e irreflexiva, puso final a su gobierno. Luego de lo dicho no podía gobernar más. Esa noche manifestó que sus enemigos, al no querer la pacificación, buscaban la violencia: "A esa la violencia le hemos de contestar con una violencia mayor. Con nuestra tolerancia exagerada nos hemos ganado el derecho de reprimirlos violentamente. Aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden en contra de las autoridades constituidas o en contra de la ley o de la Constitución, puede ser muerto por cualquier argentino". Luego vino el fatídico 5 por 1. El final era cuestión de días.

El 16 de setiembre en Córdoba comenzaba el alzamiento. El general Eduardo Lonardi, bajo la angelical receta de proceder con la máxima brutalidad, se erguía al frente de una sublevación -minoritaria, en el Ejército, pero absoluta en la Marina. El día indicado era un viernes. Lluvioso y ventoso. Una fuerte sudestada se abatía sobre el litoral bonaerense haciendo crecer el nivel de las aguas del Plata. La situación política era de total indefinición puesto que Perón al tanto de los acontecimientos no procedía con la celeridad del caso. Sencillamente no procedía. Le negó a la CGT la posibilidad de armarse en defensa del gobierno. Luminosamente, no aceptó la idea. Parecía recobrar el raciocinio. El 17 y 18, sábado y domingo, todo indicaba que la situación se movía en dirección del gobierno, aunque Perón no era claro y decisivo en sus órdenes.



De pronto se entera del comunicado que el Almirante Rojas le ha hecho llegar a la base de submarinos de Mar del Plata. Bombardearemos los tanques de petróleo y combustible del puerto. En consecuencia le solicitó, al Jefe de la Base que alejara de la costa a la población de entre Playa Grande y la Bristol, más allá de cinco cuadras. Dispuesto a romper todo. Rompió todo. El Jefe de la Base Naval no estuvo de acuerdo con la salvajada y luego supimos que marinos en los buques rechazaron semejante decisión. Igual se realizó. El viento del sudeste al levantar el Río permitió que las naves sublevadas pudieran operar tranquilamente fuera de los canales y aproximarse a las costas de Buenos Aires. Sus cañones tenían una efectividad de 20 kilómetros. Rojas amenazó con cañonear La Plata, Dock Sud y Buenos Aires.

Después de lo realizado en Mar del Plata, había que creerle. La ciudad sería barrida hasta los cimientos alcanzando los límites de la avenida general Paz. Algo que no se atrevió siquiera el teniente general Whitelocke en la segunda invasión inglesa. Frente a esa bestialidad vino una burrada de igual tenor, el Ministro del Interior, Oscar Albrieu, le sugiere a Perón que para alcanzar el acuerdo con los sublevados traslade a las refinerías de La Plata y Dock Sud a los familiares de los marinos a ver si con sus madres, esposas e hijos se animan a bombardear. No había nada más que hacer.

El general Perón abandonó la lucha. Bajó los brazos. Se fue.
En mi modesta opinión se negó a una guerra civil pues al decir de Félix Luna, Perón, no era un hombre violento. Sin embargo, hasta el día de hoy continúa hablándose de su cobardía, de que se negó a profundizar la revolución, que su programa estaba agotado. Anos se especuló sobre los motivos de su retirada. No se lo escuchó a él o se ignoró su explicación. Lo dijo claramente. Entre la sangre y el tiempo elijo el tiempo.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Guerra Hispano-Norteamericana: USS Olympia define la batalla de Cavite

Cómo el crucero Olympia conduce a la escuadrilla asiática a la victoria en la bahía de Manila


Gabe Christy | War History Online




El 1 de mayo de 1898, durante la Guerra Hispanoamericana, el Escuadrón Asiático de los Estados Unidos, comandado por el Comodoro George Dewey, aplastó a las fuerzas navales españolas en la Batalla de la Bahía de Manila. Esta reproducción de semitono de una obra de arte por J.D. Gleason, alrededor de 1898, representa la acción como se ve desde junto a la torreta de 8 pulgadas de arma de USS Olympia NHHC imagen NH 1269.


En la tarde del 30 de abril de 1898, se envió un mensaje al almirante español Patricio Montojo, comandante del Escuadrón del Pacífico en Manila. Le informó que dos barcos americanos habían navegado a Subic Bay, y luego se retiraron hacia Manila. Montojo sabía que esto significaba que la Escuadra Asiática de los Estados Unidos estaba cerca y la batalla era inminente.


Un grabado contemporáneo de la batalla. Dewey a la derecha, Montojo a la izquierda.

A escasos kilómetros de distancia estaba el Escuadrón Asiático de la Armada de los Estados Unidos. A la cabeza estaba el crucero Olympia, el buque insignia. Lanzado en 1892, y encargado en 1895 el crucero era uno de los barcos más avanzados de su tiempo. Bien armada, rápida y tripulada por un equipo experimentado (dos de los cuales eran veteranos de la Guerra Civil), ella era una enemiga formidable. En 1898 fue comandada por el capitán Charles V. Gridley, y anfitrión al comodoro George S. Dewey, comandante de la escuadrilla asiática.



Cuando Estados Unidos declaró la guerra contra España el 25 de abril de 1898, Olympia y el Escuadrón Asiático partieron de Hong Kong, sabiendo que finalmente iban a ver la acción. Empezaron a coger vapor en la Bahía de Manila a las 11:00 PM del 30 de abril, Cada barco habiendo preparado cuidadosamente para la batalla. Los hombres habían recibido cortes de pelo, ya que el cabello suelto podía contaminar una herida. Los cañones se cargaron y se retiraron los amplios paneles de madera alrededor del barco para evitar que se rompieran. El cortador de ingresos Hugh McCulloch incluso había arrojado sus mesas de cocina de madera por la borda, dejando a la tripulación a comer en la cubierta. A bordo de Olympia el Wardroom se había convertido en una sala de operaciones improvisada, ya que esperaban bajas. Aunque la luna estaba fuera la noche del 30, estaba oscuro a bordo de los barcos; Todas las luces estaban apagadas para ocultar su posición.



USRC McCulloch en 1900. Fue su pila que se incendió, alertando a la batería de la ubicación del escuadrón.

Pero alrededor de la 1:00 de la mañana la chimenea de Hugh Mcculloch cortador de ingresos se incendió. Había estado quemando carbón japonés, que tendía a dejar polvo y hollín en las pilas. El incendio ocurrió justo cuando el escuadrón entraba en la boca de la bahía de Manila. Fue descubierto por la batería en El Fraile, una isla cercana. Un solo tiro de distancia voló y aterrizó entre dos barcos. Inmediatamente el escuadrón devolvió el fuego, destruyendo la posición del arma.

Los tiros se oían en Manila, y el almirante Montojo, el comandante español, sabía que la batalla pronto comenzaría. Ordenó que los hombres estuvieran listos, que todos los cañones se cargaran, y las tropas a lo largo de la costa comenzaron a informar sobre la posición del Escuadrón. A bordo de Olympia, la tripulación vio destellos, luces y señales que parpadeaban entre los puntos costeros mientras se deslizaban hacia la flota española. El comodoro Dewey sabía que su sorpresa se había perdido, y comenzó a señalar órdenes a la escuadra usando linternas.

Al amanecer, los barcos americanos comenzaron a navegar hacia Cavite, donde la escuadra española estaba amarrada. La batalla comenzó seriamente a las 5:15 AM, cuando las baterías españolas en Cavite abrieron fuego. La tripulación de Olimpia se mantuvo tensamente junto a sus cañones, esperando la orden de disparar. La llamada había salido a esperar una llamada de corneta, y cada oído de artillero se esforzó por la explosión estridente, su mano lista para disparar. Pero las naves americanas continuaron bajo fuego español. Una concha de 11 pulgadas de distancia de la ciudad barril sobre el quarterdeck de Olympia. Si hubiera estado a unos pocos metros más bajo, podría haber borrado el mando del barco antes de que la batalla comenzara. Pero con valentía las naves avivaron.


Dewey en el puente de Olympia.

Finalmente, a las 5:40 AM el Comodoro Dewey dio la famosa orden "Puedes disparar cuando esté listo, Gridley". Casi inmediatamente, la torreta delantera de Olympia de 8 pulgadas entró en erupción en el humo mientras ella disparó sus primeros tiros de la batalla. A partir de entonces, la batalla estalló. Los estadounidenses siguieron bajando hacia la posición española, retrocedieron y luego volvieron a disparar. Esto mantuvo una constante barrena rodante dirigida a los barcos españoles, que eran amarrados y blancos fáciles.


Fuente: Wikipedia / Public Domain
Pero dos barcos españoles salieron a tratar de cerrar con los estadounidenses. Primero, el Don Juan De Austria salió y se dirigió hacia Olympia. Pero no se alejó mucho antes de que el fuego de los norteamericanos se volviera hacia la orilla. A continuación, la bandera española Reina Cristina salió a luchar. Llegó a gran velocidad, posiblemente para apuntar a Olimpia, su contraparte americana. La Reina Cristina, también, se encontró con intenso fuego. Un incendio estalló a bordo. Su dirección estaba casi completamente destruida, y sólo dos de sus tripulantes quedaron sin lesiones. Sin embargo, sus armas seguían disparando. Finalmente, el Almirante Montojo ordenó a su tripulación que la huyera y se retirara a la orilla, con la esperanza de salvar tantas vidas como pudiera.


Ruina del Don Juan De Austria

Pintura de la Batalla de la Bahía de Manila mostrando Reina Cristina en primer plano.

El naufragio de la Reina Cristina después de la batalla

A las 7:30 de la mañana, después de casi dos horas de constantes disparos, el almirante Dewey recibió un informe de que no tenían munición suficiente. Le dijeron que sólo quedaban 15 rondas para cada una de las armas de 5 pulgadas. Inmediatamente ordenó un cese al fuego, sabiendo que la falta de municiones era una posibilidad terrible. El escuadrón volvió a salir a la mitad de la bahía, los hombres se sirvieron el desayuno y la munición fue inventariada.


Una litografía contemporánea de la batalla.

A las 11:00 AM se hizo evidente que el informe estaba en un error. La verdad era que los cañones de 5 pulgadas sólo habían lanzado 15 rondas. Dewey ordenó un regreso a la batalla ya las 11:16 AM los combates se reanudaron. Pero en este punto, estaba claro que las fuerzas americanas habían sido victoriosas. La flota española estaba rota, su buque insignia se escabullía en el puerto y muchas de sus baterías ardían. Sólo una nave española mantuvo la lucha. Don Antonio De Ulloa continuó disparando, ya cambio recibió una gran cantidad de rondas estadounidenses. Pero su equipo ganó el respeto de los estadounidenses. El buque ya había sido inhabilitado y estaba inerte en su amarre. El capitán había ordenado que la tripulación la abandonara, pero algunos hombres se quedaron atrás, negándose a renunciar a la pelea.


El naufragio del Antonio De Ulloa


La cubierta del Don Antonio de Ulloa

Con la victoria siendo casi segura, Dewey ordenó a su Escuadrón que rompiera filas y acabara con blancos individuales. Cuando terminó la batalla, el Escuadrón amarró en el puerto de Manila, todavía bajo las armas de los fuertes españoles. Mientras que los fuertes todavía podrían haber hundido a toda la fuerza estadounidense, el temor de una barrera de retorno los mantuvo en silencio. Esa noche la banda de metales de Olympia tocaba en su coliseo, la música ocasionalmente interrumpida por la explosión de una revista de polvo española, o concha suelta.

La Batalla de la Bahía de Manila esencialmente puso fin a la presencia imperial española en el Pacífico, y estableció a los Estados Unidos como una potencia mundial. Olympia permaneció en el Escuadrón Asiático hasta septiembre de 1899, cuando llegó a Nueva York para ser reparada y reparada. Hoy reside en Penn's Landing en Filadelfia, Pensilvania.


Olympia hoy, en Penn's Landing en Filadelfia.