domingo, 22 de julio de 2018

Conquista del desierto: La Babel bahiense en su fundación

¿Hubo solo criollos entre los primeros pobladores?

La Nueva
Lejos de la antigua versión historiográfica, los documentos de época revelan que la Bahía Blanca fundacional era una verdadera Torre de Babel.


Ramón Estomba condujo una fuerza variopinta. Protagonistas de la fundación bahiense: africanos, entrerrianos, araucanos, tehuelches y gauchos. Ilustración de César Puliafito.

César Puliafito | La Nueva

   La Bahía Blanca fundacional era una verdadera Torre de Babel. Un mundo particular, en donde la lucha común por la supervivencia en el establecimiento exigía los esfuerzos y la inclusión de todos los protagonistas, sea cual fuera su raza o condición. La identidad bahiense debe reconciliarse con su propio origen y entender que su “gen” se conformó con “gente bravía”. Lejos de la antigua visión historiográfica fundada en la antinomia “blancos civilizados y aborígenes salvajes”, ahora la realidad marca que era difícil determinar quienes eran unos y otros… si los había.

   Los dos principales protagonistas de la fundación de la actual ciudad–puerto de Bahía Blanca, el “alma mater del proyecto”, Juan Manuel de Rosas, y el “fundador del enclave”, el coronel Ramón Estomba, superaron los obstáculos políticos, logísticos, administrativos y militares. Pero el máximo logro de ambos fue convencer a la gente.

   Rosas movilizó el contexto político y sobre todo al “gauchaje” que lo seguía. Muchas familias se sumaron a la “idea” del caudillo que respetaban. Los “parlamentos” con los caciques pampas en los que se empeñó personalmente (hablaba tehuelche y araucano) fueron indispensables para convencerlos de permitir el paso por sus territorios ancestrales.

   Estomba, veterano de la Guerra de la Independencia, condujo una fuerza variopinta conformada por criollos entrerrianos del 7 de Caballería, soldados africanos y brasileños de la Compañía de Cazadores”; soldados del Ejército de Chile, tehuelches del cacique Tetruel, araucanos vorogas del cacique Venancio Campos Coñuepan, europeos que revistaban en su Plana Mayor y en el Puerto de la Esperanza.



El coronel Estomba en uniforme de gala durante la campaña fundacional de Bahía Blanca. Ilustración de César Puliafito

   Alrededor de 400 militares, 450 auxiliares aborígenes, más las familias, el personal logístico, constructores, y pulperos. El total hablaba 5 idiomas distintos, sin contar dialectos y costumbres diametralmente opuestas. Estomba, que era uruguayo, logró conducirlos en una situación crítica de aislamiento y hostilidades violentas.

Los aborígenes

   Los Tehuelches autorizaron y apoyaron la expedición fundadora. El 1 de abril 1828, a la altura de la ciudad de Coronel Dorrego, el cacique Tetruel recibió a la columna de Estomba en su aproximación a la bahía Blanca con un gesto contundente: “portaba una Bandera Argentina”. Creía en la integración y fue fiel amigo de la Fortaleza. Falleció en 1830, enfrentando la invasión de los guerrilleros realistas Pincheira en las márgenes del arroyo Curamalal.

   Venancio Coñuepán nació en Chile. Era araucano de extracción voroga, por ser ese pueblo mapuche originario de la zona de Boroa. Ingresó desde Chile al territorio bonaerense persiguiendo a los Pincheira entre 1826 y 1827. Fue junto a su gente uno de los fundadores de Bahía Blanca. Llegó al grado de teniente coronel del Ejército Argentino. Murió defendiendo el pueblo, durante el malón de Calfucurá en 1836.

Los criollos

   Al Regimiento 7 de Caballería lo integraban santafesinos, y mesopotámicos en general, enrolados por un acuerdo entre las provincias de Buenos Aires y de Entre Ríos. También llegaron gauchos, colonos y trabajadores de la campaña bonaerense y la capital.
En 1829, llegó de Córdoba, donde estudió, la morena Ana María Piñeiro, tucumana de nacimiento y primera partera bahiense. Con el rescate de cautivos, mujeres y niños, el rango geográfico se ampliaba.

Los chilenos y el “Paraguay González”

   Junto a Venancio vinieron 30 soldados del Ejército de Chile al mando del teniente Juan de Dios Montero, de importante accionar contra los Pincheira, como en la fundación y defensa de la Fortaleza. Entre ellos el sargento Francisco Iturra, vaqueano y “lenguaraz”, llegó al grado de teniente coronel y Comandante Interino de la Guarnición en 1858 Murió en combate en marzo de 1859. Iturra contrajo enlace con la chilena y heroína bahiense Juana Seguel, que había sido secuestrada en Chile y rescatada de los Pincheira, por las fuerzas de la Fortaleza.

   El “Paraguay González”, apodado así por su nacionalidad, fue uno de los primeros pobladores. Se instaló en lo que hoy se conoce como “Loma Paraguaya”.

Los africanos

   Una proporción de más del 30% de las tropas regulares de Estomba eran negros africanos. Sesenta soldados de ese origen conformaban la 1º Compañía de Cazadores. Se les sumaron 80 prisioneros brasileños que fueron traídos de Patagones en julio de 1828. Combatieron con honor y se integraron a la comunidad.

   Otros hombres y mujeres de esa raza vinieron con el Regimiento Nº7 y entre los civiles.

Los europeos

   Algunos europeos se radicaron en 1828, o poco tiempo después; por ejemplo franceses como el agrimensor Narciso Parchappe, el comerciante Pierre Gascogne y los marinos destinados al Puerto de la Esperanza: Juan Riber, Francisco Buergar, Julio Montaña, Juan Ponche y Pedro Andrio.

   Los capitanes de marina Enrique Livanus Jones, Santiago “el cojo” Harris y su primo Edmundo Elsegood eran ingleses; Juan Plunkett, galés o irlandés; Domingo Laborde, español de Galicia; y Santiago Dasso, italiano. Con sus viajes entre Buenos Aires y Patagones fueron importantes en la consolidación del poblado.

   Otros españoles fueron el ingeniero militar Manuel de Molina y el sargento primero escribiente Pedro Sánchez.

Faustino, el bebé fundacional

   En 1834, el Estado definió los límites de ejido bahiense e instituyó las autoridades del poblado. Se designó Juez de Paz al escribano Francisco Xavier Casal, un catalán arribado a la Argentina en 1826. La pequeña aldea contaba con 741 habitantes, en su gran mayoría militares y familiares de las tropas.

   El arribo del cura italiano Giovanni Battista Bigio en 1835 fue vital en lo espiritual, como por la regulación de la inscripción de los nacidos, fallecidos y matrimonios en el libro parroquial: único registro civil en esa época. Recién a la edad de 9 años, el Cura inscribió y bautizó al primer ciudadano nacido en la Guarnición Bahía Blanca.

   El texto decía: “Marzo 27 de 1837 – En la Parroquia de N.S. Mercedes en Bahía Blanca, yo el cura bauticé a Faustino, hijo del finado Luís Espinosa y Dominga Godoy, Misioneros, nacido en abril de 1828.

   Fueron padrinos el sargento  Ignacio Olivera y Antonia Flores. En fe, Juan Baustista Bigio, Cura”

   El registro de los bautismos es elocuente “…150 indios; 133 mulatos; 27 negros africanos y 320 blancos”… una verdadera “Torre de Babel bahiense”.

sábado, 21 de julio de 2018

Guerra ruso-japonesa: Encuentra pecio de crucero con posible "tesoro"


La compañía reclama encontrar el "barco del tesoro" ruso en medio de escepticismo

gCaptain



Crucero blindado ruso de primera clase Donskoii. Foto: PRNewsfoto / Shinil Group

reuters logoBY Josh Smith Seúl, 19 de julio (Reuters) - Una compañía que dice haber encontrado el naufragio de un buque de guerra ruso con $ 130 mil millones en oro "tesoro" frente a la costa de Corea ha despertado el escepticismo de los investigadores y reguladores en Seúl.

Shinil Group, que enumera una dirección de Singapur en su sitio web, dijo el martes que descubrió el naufragio del Dmitrii Donsk, un crucero blindado ruso construido en la década de 1880 y hundido en 1905 después de luchar contra buques de guerra japoneses.

La compañía dijo que el barco tenía 150 billones de wones (130 mil millones de dólares) en oro y proporcionaría evidencia la próxima semana para respaldar sus afirmaciones.

Los representantes del Grupo Shinil no respondieron a las solicitudes de comentarios, pero su comunicado de prensa dijo que la compañía era la "única entidad en el mundo" que descubrió el barco.

El lanzamiento fue acompañado por fotos y video de un naufragio, incluyendo una sección que parecía mostrar el nombre del barco. Dijo que el equipo de búsqueda incluía expertos de Gran Bretaña, Canadá y Corea del Sur.

El anuncio fue disputado por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Océano, administrado por el gobierno, que dijo a los medios de comunicación surcoreanos que descubrió el naufragio en 2003.

El instituto no respondió a una solicitud de comentarios, pero su sitio web mostró fotos fechadas en 2007 de lo que dijo era el naufragio, junto con mapas de su ubicación general.

Una compañía constructora de Corea del Sur también ha declarado ser la primera en descubrir el buque de guerra ruso, dijeron los medios de comunicación surcoreanos.

Algunos académicos han puesto en duda los informes anteriores de un tesoro masivo en el barco. Los reguladores financieros de Corea del Sur también advirtieron contra la inversión en empresas de búsqueda de tesoros.

En una declaración por separado en su sitio web, Shinil Group describió su intercambio de moneda crypto recientemente lanzado "Donskoi International" como vinculado al hallazgo.

La compañía dijo que "compartiría las ganancias" del naufragio ruso con el público al entregar su divisa virtual a cualquier persona que se haya registrado para usar el intercambio. Prometió monedas adicionales a aquellos que ayudaron a inscribir a otros.

El sitio web en inglés del Shinil Group se registró en enero, de acuerdo con el registro de dominios de Internet Whois, y tiene muchas secciones marcadas como "en construcción".

Los Servicios de Supervisión Financiera de Corea del Sur advirtieron el miércoles contra la inversión "sobrecalentada", citando casos anteriores de compañías que buscan tesoros que vieron cómo sus acciones se dispararon después de un descubrimiento solo para terminar en bancarrota.

"Los inversores deben ser cautos, ya que es posible que sufran pérdidas masivas si confían en rumores sin hechos concretos sobre la recuperación de un barco del tesoro", dijo el regulador en un comunicado. (Reporte adicional de Hyonhee Shin; Edición de Darren Schuettler)

jueves, 19 de julio de 2018

¿Encuentran la tumba de Alejandro Magno?

Un misterioso sarcófago negro de 2.000 años hallado en Egipto podría ser la tumba de Alejandro Magno

El hallazgo arqueológico podría convertirse en uno de los más relevantes de los últimos tiempos

Infobae




Transcurridas dos semanas de ocurrido un importante hallazgo arqueológico en la ciudad egipcia de Alejandría, un misterioso sarcófago negro de 2.000 años de antigüedad finalmente fue abierto y sus contenidos podrían estar asociados a uno de los hombres más poderosos de la historia de la humanidad.

 
El sarcófago tiene casi dos metros de alto y tres de largo (Gentileza AFP)

Una momia fue cuidadosamente removida de ataúd de casi tres metros de largo que data de la época ptolemaica, período que se extendió desde el año 305 hasta el 30 a.c. y sorprendió a expertos en la materia por su destacable estado de conservación, al exhibir únicamente un ligero deterioro de los huesos y el cráneo.

 
Una cabeza de alabastro fue hallada junto a la tumba (Gentileza AFP)


El descubrimiento se convirtió en el sarcófago más grande jamás hallado en dicha ciudad y fue coordinado por investigadores que se encontraban trabajando bajo lo que se conoce como el Consejo Supremo de Antigüedades, organismo que ahora estará a cargo de la difícil tarea de identificar al cuerpo.

El mismo fue enterrado a casi cinco metros de profundidad junto con una cabeza de piedra de alabastro que, se cree, pertenecía al enigmático ocupante de la tumba. El descubrimiento tuvo lugar mientras se limpiaba cuidadosamente el sitio de sepulcro para la construcción de un nuevo edificio.

 
El fascinante descubrimiento fue hecho durante la limpieza de un sitio de sepulcro para la construcción de un nuevo edificio

El doctor Ayman Ashmawy, jefe de la división de antigüedades egipcias, dijo que una capa de mortero entre la tapa del sarcófago y el ataúd mismo señala que no fue abierto desde que fue sellado hace más de 2.000 años.

El hallazgo es extremadamente inusual dado que las tumbas egipcias antiguas suelen dañarse de forma tal a lo largo de los siglos que los arqueólogos rara vez suelen encontrar una intacta. Eso era hasta este momento.

 
El sitio de sepulcro de Alejandro Magno ha sido un misterio desde que su cuerpo fue robado poco tiempo después de ser enterrado en Alejandría

Expertos vinculados al estudio de la tumba han indicado que podría tratarse del sitio de entierro de Alejandro Magno, rey del antiguo reino griego de Macedonia, quien vivió entre los años 356 y 323 a. C. y cuyo lugar de sepulcro ha sido un misterio luego de que su cuerpo fuese robado poco tiempo después de ser enterrado.

Distintos rastros históricos indican que sus restos habrían sido vueltos a enterrar en Alejandría, pero hasta el momento no se había podido encontrar su paradero.


 
Para sorpresa de los expertos, los restos fueron hallados en perfecto estado de preservación


"Esperamos que esta tumba pertenezca a uno de los grandes dignatarios de su período", compartió el doctor Ashmawy. "La cabeza de alabastro muy probablemente sea de un noble de la ciudad de Alejandría", aseguró el experto, quien también hizo referencia a la delicada tarea que representó abrir una tumba sellada por milenios.

"Es difícil moverla y preservar su forma intacta para poder abrirla en un museo, pesa en total más de 30 toneladas y su tapa sola tiene un peso de 15 toneladas", destacó el experto antes de iniciar la apertura en el sitio de excavación para evitar daños a la invaluable reliquia.

En las próximas semanas, un grupo de ingenieros visitará el área para instalar el equipamiento necesario para poder trasladar al sarcófago. Mientras tanto, los expertos continuarán analizando los restos con la intención de descifrar la identidad de su misterioso ocupante.

Actualización

Sarcófago de Egipto: misterio tumba negra abierta en Alejandría 



Hace tres semanas, los arqueólogos en Egipto encontraron un gran sarcófago de granito negro en Alejandría, intacto durante 2.000 años, y el rumor de pies ligeros rápidamente comenzó a funcionar.

¿Podría contener los restos del antiguo líder griego Alejandro Magno, o (menos atractivo) una maldición mortal?

Según los expertos que ahora lo han abierto, es un no a ambos.

En cambio, reveló tres esqueletos y aguas residuales de color marrón rojizo, que desprendían un hedor insoportable.

El Ministerio de Antigüedades de Egipto había designado un comité de arqueólogos para abrir la reliquia, que fue desenterrada en un sitio de construcción.

Según el medio de comunicación egipcio El-Watan, inicialmente levantaron la tapa de la tumba por solo 5 cm (2 pulgadas) antes de que el olor acre los obligara a abandonar la escena de inspección por completo. Luego lo valoraron con la ayuda de los ingenieros militares egipcios.

"Encontramos los huesos de tres personas, en lo que parece ser un entierro familiar ... Desafortunadamente, las momias en su interior no estaban en las mejores condiciones y solo quedan los huesos", dijo Mostafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades.


Se descubrió que la tumba contiene tres esqueletos, que se cree que son los de los antiguos oficiales del ejército egipcio

Al abordar los temores de los medios de que alterar la tumba podría desencadenar la implacable maldición de Faraón, Waziri declaró: "Lo hemos abierto y, gracias a Dios, el mundo no ha caído en la oscuridad.

"Fui el primero en meter toda la cabeza dentro del sarcófago ... y aquí estoy frente a ti ... estoy bien".

¿De dónde viene la leyenda de la momia?

A pesar de eso, el lugar ya no cuenta con gente en medio de temores de que el sarcófago pueda liberar letales vapores tóxicos, dice el periódico estatal egipcio Al-Ahram.
¿Son las tumbas de las momias peligrosas?

Los científicos han desacreditado la infame "Maldición de la momia", pero ¿hay otras amenazas en las tumbas antiguas?

Lord Carnarvon, patrocinador financiero de la excavación del sitio de entierro de Tutankhamon, murió de una picadura de mosquito infectado poco después de que abrieron la cámara en 1923.

Desde entonces, se han corrido rumores de que el moho o la bacteria sobrevivieron en el área sellada y causaron o contribuyeron a su destino.

Pero F DeWolfe Miller, profesor de epidemiología en la Universidad de Hawai, le dijo a National Geographic que no hay peligro real.

"No conocemos ni un solo caso de un arqueólogo o un turista que experimente consecuencias negativas [de bacterias o moldes de tumbas]", dijo a la revista.

Los expertos han dicho que los tres individuos en el sarcófago de Alejandría pueden haber sido soldados en la época de los faraones.

Se dice que el cráneo de uno muestra grietas que apuntan a una lesión de flecha.


Un busto de alabastro, sus características desgastadas más allá del reconocimiento, también se encontró con la tumba.


El enorme sarcófago pesa casi 30 toneladas

La estructura tiene casi dos metros (6.5 pies) de alto y tres metros de largo, y es la más grande de su tipo que se haya encontrado intacta.

Pesa 27 toneladas (59,500 libras), y se cree que data del período ptolemaico temprano, que comenzó en 323 aC después de la muerte de Alejandro Magno.

Los arqueólogos ahora estudiarán el sarcófago en profundidad para determinar con precisión cuándo vivieron sus ocupantes y cómo murieron.

BBC

SGM: Hotel colombiano funcionó como campo de prisioneros del Eje

Hotel Sabaneta, el insólito "campo de concentración" donde Colombia encerró a alemanes y japoneses 

En plena Segunda Guerra Mundial, un decreto del gobierno ordenó confinar en aquel recinto de lujo a empresarios sospechados de colaborar con el Eje


Por Adriana Chica García 3 de junio de 2018
desde Bogotá, Colombia
Infobae



Las ruinas del Hotel Sabaneta, pocos años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial.

En plena Segunda Guerra Mundial, a miles de kilómetros de una Europa que se desangraba, se vivió una historia increíble en una pequeña ciudad del centro de Colombia. Los edificios de estilo colonial del Hotel Sabaneta, en Fusagasugá (Cundinamarca), pasaron de pronto de ser el lugar de encuentro de la alta sociedad a convertirse en el recinto de confinamiento de más de un centenar de ciudadanos alemanes, italianos y japoneses residentes en Colombia, sospechados por el gobierno de colaborar con los países del Eje.


No era un campo de concentración como los nazis, de trabajos forzados, cámaras de gases y asesinatos sistemáticos. Al contrario, era el mejor hotel de entonces, con pisos de madera de pino, amplios jardines, piscina olímpica, lagos artificiales y canchas deportivas. Aun así, se fue convirtiendo en un reclusorio insoportable para los refugiados que fueron confinados allí contra su voluntad.

Cuando en 1941, el ataque de la Armada Imperial Japonesa contra la base naval de Pearl Harbor detonó el ingreso de Estados Unidos al conflicto, Colombia aún no había tomado partida en la guerra. Por su neutralidad, se había convertido en el destino de muchas familias alemanas y japonesas que huían de la violencia.

Pero todo cambió cuando una ofensiva de submarinos nazis hundió el barco militar colombiano Resolute, que zarpó de Cartagena en diciembre de 1942. Desde ese momento, Colombia le declara la guerra a los países del Eje y se convierte en aliado de Estados Unidos.



Barco militar colombiano Resolute hundido por submarinos nazi en el mar Caribe.

El gobierno norteamericano crea la llamada Lista Negra, que incluía a empresas y empresarios en varios países de la región acusados de colaborar con los países del Eje. Su objetivo era impedir que la ayuda financiera que brindaba Estados Unidos a Latinoamérica cayera en manos enemigas. Nadie en Colombia podía comerciar con quienes aparecían en la lista, cuenta el libro 'Colombia Nazi'.

El Tiempo, por ejemplo, reseñó una carta de Daniel Vallejo, un comerciante colombiano de sombreros, en la que pide a la Cancillería que lo excluyan de la lista, argumentando que solo trabajó en una empresa de socios italianos y que sus negocios se vieron perjudicados porque nadie quiere comerciar con él por temor a ser incluido en la lista.

No obstante, con la publicación de la lista, el entonces presidente colombiano Eduardo Santos impulsó la Ley 39 de 1944, por medio de la cual decretó la concentración de los extranjeros que aparecían en ella.




Lista negra conservada en el Archivo General de la Nación.


"Los nacionales de países con los cuales haya roto relaciones la República de Colombia y en especial la de los nacionales alemanes, se determinará cuándo deben ser internados en sitios especiales de concentración, bajo el control de la Policía Nacional o de las autoridades civiles respectivas (…) deben someterse para mantener sobre sus actividades plena vigilancia", describía la norma conservada en el Archivo General de la Nación.


Campo de concentración de Sabaneta

En marzo de 1944, 150 ciudadanos alemanes y japoneses, sobre todo, pero también italianos, fueron citados a comparecer ante las autoridades colombianas por sus negocios comerciales. A 109 de ellos se les ordenó el arresto en el llamado 'campo de concentración de Sabaneta'.

Todos sus bienes fueron confiscados por el recién creado Fondo de Estabilización Nacional, que administró más de 2.500 propiedades alemanas, 1.500 italianas y otras cuantas japonesas, según el documental Exiliados en el exilio, de Rolando Vargas. Parte de esos recursos sirvieron para financiar el hotel en los casi dos años de confinamiento.

Noticias de la época sobre la concentración de alemanes, italianos y japoneses acusados de colaborar con países del Eje.

Los extranjeros de la lista fueron forzados a abandonar sus hogares y negocios para vivir en el hotel. Muchos se mudaron con sus familias colombianas, a otros les tocó mudar a sus esposas e hijos cerca para poder recibir visitas solo los jueves y domingos, como reseñaron algunos medios de la época.

"Las mismas informaciones oficiales indican que antes del fin de la presente semana y en el transcurso de la próxima, nuevos grupos serán enviados al mismo sitio de concentración de Sabaneta, donde permanecerán los nacionales alemanes sujetos a un régimen de vigilancia y aislamiento", decía una noticia de El Colombiano del 25 de marzo de 1944.

"Un día llegaron a mi casa, le ordenaron a mi papá que entregara los documentos de sus propiedades y le dieron un ultimátum de tres días para presentarse en Fusagasugá", contó Joerg Scheuerman en el documental de Vargas. No recibieron ningún abuso, pero los días les pasaban sin nada que hacer.


 

Por cada habitación vivían unas tres personas, que contaban con una cama doble, un closet, una mesa de noche, un escritorio y una silla. Algunos recibían una pensión mensual por las utilidades de sus negocios, pero debían pagar su alimentación y estadía en el hotel, lo que llevó a la quiebra a muchos.

Los retenidos inventaban grupos de carpintería, equipos deportivos y hasta una orquesta para pasar el tiempo. Los japoneses diseñaron estanques para sus peces dorados alrededor de una quebrada que causaron sensación. Aunque eran vigilados por las autoridades desde altas torres de control, podían pasear libremente por los espacios del hotel.

Algunos fueron obligados a abordar embarcaciones, supuestamente, para ser expatriados hacia Alemania, pero su destino terminó en Estados Unidos, en otro centro de concentración en Nueva York.

 
Así se ve el Hotel Sabaneta en la actualidad.

Nunca se comprobó realmente la colaboración de los extranjeros con los países del Eje. Una vez finalizada la guerra, todos fueron dejados en libertad. Algunos que contaban con bienes en el Fondo de Estabilización Nacional recibieron una indemnización insignificante.

Y el exclusivo Hotel Sabaneta, construido en 1938 y ganador en 1945 del Premio Nacional de Arquitectura, nunca volvió a ser el mismo. Fue derribado tiempo después, y hoy en día solo le sobrevive una torre de control donde vigilaban a los refugiados, que ahora sirve de valla publicitaria para los locales comerciales que se asentaron en el lugar.

miércoles, 18 de julio de 2018

martes, 17 de julio de 2018

PGM: Subastan chocolates y cigarrillos de un soldado británico

El chocolate de 103 años encontrado por el soldado de la PGM


Imagen de derechos de autor CJM Auctioneers

Leyenda de la imagen Cadbury hizo las barras de chocolate y Barringer Wallis & Manners, de Nottinghamshire, creó la lata

 Se descubrieron nueve barras de chocolate de 103 años en una lata que perteneció a un héroe de la Primera Guerra Mundial.

Se encontró entre una colección de artículos pertenecientes al soldado del Regimiento de Leicestershire Richard Bullimore.

Las tropas que servían en Francia durante la primera Navidad de la guerra recibieron las Colonies Gift Tins, fabricadas en Mansfield, Nottinghamshire.

Solo uno de los 10 barras había sido comido y la lata se vendía en una subasta de antigüedades el martes.


Pie de foto de la imagen Cpl Richard Bullimore se unió a la policía de Leicestershire después de su servicio en el regimiento

Paul Cooper, de Edmond CJM, subastador de Scunthorpe, dijo: "Incluso la lata es rara, pero descubrir que el chocolate todavía está adentro es simplemente irreal.

"Richard también recibió una caja de regalo de tabaco Princess Mary que contiene cigarrillos, tabaco y fósforos, y casi todos los contenidos de eso todavía están allí. Solo faltan tres cigarrillos".


Pie de foto Los cigarrillos se venderán junto con el chocolate

Toda la colección, incluidos chocolate, cigarrillos, medallas, citas, cartas y otro material, se venderá como un solo lote y se espera que gane más de £ 2,000.

Cpl Bullimore fue galardonado con varias medallas por su servicio, incluida la Medalla de Conducta Distinguida por galantería conspicua durante un enfrentamiento en tierra de nadie en el Saliente de Ypres en julio de 1915.

lunes, 16 de julio de 2018

PGM: La actualidad de los campos de batalla

Los campos de batalla que se desvanecen de la Primera Guerra Mundial


Alan Taylor | The Atlantic



Este año marcará el paso de un siglo completo desde el final de la Primera Guerra Mundial, cien años desde la "Guerra para Terminar con Todas las Guerras". En ese tiempo, gran parte del paisaje devastado por la batalla a lo largo del Frente Occidental ha sido reclamado por naturaleza, o devuelto a las tierras de cultivo, y las cicatrices de la guerra están desapareciendo. Algunas zonas siguen siendo tóxicas un siglo después, y otras aún están plagadas de municiones sin estallar, cerradas al público. Pero a través de Francia y Bélgica, importantes campos de batalla y ruinas se conservaron como monumentos, y los campos de cultivo que se convirtieron en campos de batalla terminaron como vastos cementerios. En estos lugares, el daño físico visible en el paisaje permanece como evidencia de la violencia y la destrucción fenomenales que tantas vidas tomaron hace tanto tiempo.
Sugerencias: Ver esta página a pantalla completa. Pase a la foto siguiente y anterior escribiendo j / k o ← / →.


    Vista aérea del campo de batalla conservado de la Primera Guerra Mundial en el Beaumont-Hamel Newfoundland Monument en Beaumont-Hamel, Francia, el 10 de junio de 2016. Las trincheras y cráteres preservados forman parte de los terrenos en los que el Terranova se formó. ataque fallido el 1 de julio de 1916, el día de la apertura de la Batalla del Somme. #
    AP

    Las ovejas pastan entre los cráteres y vuelven a crecer los bosques en el campo de batalla de la Primera Guerra Mundial en Vimy Ridge, Francia. Las municiones sin estallar siguen siendo un peligro constante. #
    Timsimages / Shutterstock

    Una fortificación alemana se encuentra cubierta en el Bosque de Argonne, Francia, en mayo de 1998. La Batalla del Bosque de Argonne fue parte de la Ofensiva Meuse-Argonne planeada por el General Ferdinand Foch. El general John Pershing dirigió la AEF en la Batalla del Bosque de Argonne mientras que el general Henri Gouraud dirigía el Cuarto Ejército francés. Las bajas estadounidenses en la Batalla de Argonne Forest totalizaron 117,000, mientras que los franceses perdieron 70,000 hombres y los alemanes 100,000 soldados. #
    Horacio Villalobos / Corbis vía Getty

    Una pieza de alambre de púas que data de la Primera Guerra Mundial se encuentra en el sitio de la antigua aldea de Bezonvaux el 27 de agosto de 2014, cerca de Verdun, Francia. Bezonvaux, como una serie de otras aldeas en la región, fue destruida durante la intensa guerra de artillería y trincheras entre los ejércitos alemán y francés durante la Batalla de Verdún en 1916 y nunca fue reconstruida. #
    Sean Gallup / Getty

    Las cruces de piedra que marcan las tumbas de los soldados alemanes son superadas por el tiempo y el creciente tronco de un árbol en el cementerio militar alemán de Hooglede el 4 de agosto de 2014 en Hooglede, Bélgica. #
    Christopher Furlong / Getty

    Un antiguo búnker alemán de la Primera Guerra Mundial se encuentra en el bosque de Spincourt el 27 de agosto de 2014 cerca de Verdun, Francia. Al menos media docena de los búnkeres permanecen en el bosque en una zona donde el ejército alemán mantuvo un hospital, conexiones ferroviarias y puestos de comando durante la Batalla de Verdun. #
    Sean Gallup / Getty

    Parte del fuerte de Douaumont en el campo de batalla de Verdun, en Douaumont, este de Francia, el 17 de mayo de 2016. #
    Jean-Christophe Verhaegen / AFP / Getty

    Esta imagen aérea muestra la puerta restante del destruido Chateau de Soupir, cerca del famoso "Chemin des Dames" (Sendero de las Damas) durante el cual se libraron las batallas de la Primera Guerra Mundial, fotografiadas el 25 de marzo de 2017. #
    Francois Nascimbeni / AFP / Getty

    "Estos son algunos de nuestros marines enterrados aquí", dijo el Sargento de Marina estadounidense Major Darrell Carver del 6. ° Regimiento de Marines mientras camina entre las tumbas de soldados estadounidenses, la mayoría de ellos muertos en la Batalla de Belleau Wood durante la Primera Guerra Mundial. para conmemorar el centenario de la batalla del Día de los Caídos en el Cementerio Estadounidense de Aisne-Marne el 27 de mayo de 2018 cerca de Chateau-Thierry, Francia. Casi 100 años antes de que los soldados de los EE. UU., Incluidos los Infantes de Marina del 6. ° Regimiento, repelieran los repetidos asaltos de un avance alemán en Belleau Wood, a solo 60 millas de París. Los EE. UU. Sufrieron aproximadamente 10.000 bajas en la batalla de un mes, incluidos cerca de 2.000 muertos. Hoy, la Batalla de Belleau Wood es fundamental para el conocimiento de los Marines de EE. UU. #
    Sean Gallup / Getty

    Las amapolas silvestres crecen al borde de un campo de Flandes cerca del cementerio militar Tyne Cot al amanecer el 4 de agosto de 2014 en Passchendaele, Bélgica. #
    Christopher Furlong / Getty

    Los restos del Chateau de la Hutte, en Ploegsteert, Bélgica, fotografiados el 21 de noviembre de 2014. El castillo, debido a su alta posición, sirvió como un puesto de observación para la artillería británica, pero poco después fue destruido por la artillería alemana. Las bodegas servirían como refugio durante gran parte de la guerra y los soldados canadienses pronto lo apodaron "Henessy Chateau", después del nombre del propietario. #
    Virginia Mayo / AP

    Los restos de trincheras se ven en el Newfoundland Memorial Park en Beaumont Hamel el 17 de mayo de 2016 cerca de Albert, Francia. #
    Matt Cardy / Getty

    Una fortificación alemana que se desmorona en el bosque de Argonne, Francia, en mayo de 1998. #
    Horacio Villalobos / Corbis vía Getty

domingo, 15 de julio de 2018

Fortaleza: Castillo de coerción

Castillo de coerción


La Ciudadela, Budapest, Hungría

Un castillo de coerción (alemán: Zwingburg) o castillo coercitivo era un castillo medieval fuertemente fortificado construido para dominar la tierra circundante. Dichos castillos se construyeron principalmente en la Alta y Media Edad Media con el fin de proteger esos territorios en áreas donde la población no fue evaluada como totalmente leal al soberano. Debido a la pobre infraestructura de la Europa medieval, la construcción de castillos fue una de las formas más importantes de ejercer el poder, razón por la cual se rige por los derechos reales (conocidos como regalía). Ejemplos de castillos coercitivos son el Moritzburg en Halle, que se construyó a finales del siglo XV, y el Alte Burg en Koblenz.


Moritzburg (Halle)



Alte Burg (Koblenz)



Petersberg Citadel (Erfurt)



Veste Oberhaus (Passau)



Forte Spagnolo (L’Aquila, Italy)



Castello di San Giusto (Triest, Italy)