martes, 24 de abril de 2018

Guerra ítalo-turca de 1911

La guerra de Libia (1911) entre Italia y el imperio otomano





En entradas anteriores del blog he hablado sobre la situación en el imperio otomano en los años previos a la Primera Guerra Mundial: la revolución de 1908 y la cuestión armenia. Otro conflicto que sacudió al tambaleante imperio turco en esos años fue la guerra de Libia que enfrentó a los otomanos contra Italia en 1911.

Las posesiones turcas en el Norte de África se habían visto drásticamente reducidas al perder Argelia (1830) y Túnez (1881), que pasaron a manos francesas, mientras que Egipto era ocupada por los ingleses en 1882. Todo lo que quedaba del imperio otomano en la zona eran las provincias de Bengasi y Trípoli (en la actual Libia) y en ellas iba a poner su mirada el nuevo estado italiano, nacido en 1871 después de culminar su proceso de unificación. la joven nación no deseaba ser la única potencia occidental sin un dominio colonial en África.

Italia, tras asegurarse de la neutralidad de Francia y Gran Bretaña, trató de encontrar un casus belli en el que amparar sus ambiciones sobre Libia, y lo halló cuando los turcos enviaron un cargamento de armas y municiones a sus guarniciones en la provincia. Argumentando que eso suponía un riesgo para sus nacionales residentes en Trípoli y Bengasi, Italia declaró la guerra a Turquía el 29 de septiembre de 1911.

La contienda estaba claramente desequilibrada: 4.200 soldados turcos sin apoyo naval frente a un ejército invasor italiano de 34.000 militares. En Turquía, mientras el gran visir y el gobierno eran partidarios de no desgastar a su ejército en una campaña con escasa posibilidades de éxito por un territorio marginal, los Jóvenes Turcos vieron en el desafío italiano un ataque a la patria que su exacerbado nacionalismo no podía permitir que quedara sin respuesta. El comandante Enver, del que ya hablé en la primera  de las entradas del blog citadas arriba, consiguió convencer al Comité Central del CUP (Comité para la Unión y el Progreso) de iniciar una guerra de guerrillas contra Italia en Libia, hostigando a las fuerzas italianas en pequeñas escaramuzas que fueran diezmando al enemigo y evitando en todo momento un enfrentamiento a gran escala.

Enver zarpó hacia Alejandría y, siguiendo su ejemplo, en los meses siguientes centenares de oficiales de los Jóvenes Turcos llegaron por diferentes caminos a Libia, dispuestos a librar la planeada guerra de guerrillas. Se hacían llamar fedai  o fedayines, combatientes dispuestos a dar la vida por la causa. Aunque oficialmente el gobierno turco se desmarcó de estos «aventureros decididos a actuar en contra de los deseos del gobierno otomano», el tesoro turco realizaba pagos regulares a los comandantes de la nueva fuerza turca en Libia. Entre estos jóvenes militares turcos desplazados a Libia se encontraba Mustafá Kemal, llamado a liderar el país en un futuro no muy lejano y a pasar a la Historia como el fundador de la Turquía moderna con su sobrenombre de Ataturk.

Enver centró sus operaciones en la Cirenaica, donde los italianos habían ocupado las ciudades costeras de Bengasi, Derna y Tobruk, pero no habían podido avanzar hacia el interior debido a la resistencia de las tribus libias. Enver logró ser rápidamente aceptados por los líderes de esas tribus y por la poderosa secta religiosa de los sanusitas, que rendía culto al sultán otomano como líder espiritual del islam.

Las fuerzas otomanas al mando de Enver, con el reseñado refuerzo local, pusieron sitio a la ciudad de Derna y desarrollaron con notable éxito en los años 1911 y 1912 su táctica de guerra de guerrillas. Impidieron que los italianos avanzaran hacia el interior del país y causaron más de siete mil bajas, entre muertos y heridos, al ejército invasor. Parecía que la estrategia diseñada por Enver daría resultado y que Turquía evitaría la pérdida de Libia.

El gobierno italiano, al que la aventura le estaba costando una fortuna, decidió cambiar de táctica y tratar de obligar a los turcos a firmar un tratado de paz. Para ello  su fuerzas comenzaron a atacar los puertos otomanos del Mediterráneo oriental: bombardearon Beirut en marzo de 1912 y ocuparon las islas griegas del Dodecaneso en mayo de ese año.  Y para forzar más las cosas, la corona italiana hizo uso de sus relaciones familiares con el rey Nicolás I de Montenegro para convencer a este país balcánico de que declarara la guerra a Turquía el 8 de octubre de 1912, con la esperanza de que la mecha se extendiese al resto de dominios otomanos en los Balcanes.

Esta posibilidad hizo saltar todas las alarmas en Estambul. Los miembros del gobierno y del ejército se dieron cuenta del tremendo error que había supuesto para la supervivencia del imperio la obcecación de los Jóvenes Turcos en defender las lejanas provincias de Bengasi y Trípoli. Solo diez días después de la declaración de guerra montenegrina, Turquía firmaba el tratado de Lausana con Italia por el que cedía al país transalpino el  dominio sobre Libia. Los fedayines turcos, que solo unos meses antes habían jurado alianza eterna a sus correligionarios musulmanes de las tribus libias y de la secta sanusita, abandonaron precipitadamente el país norteafricano y regresaron a Estambul pues debían prepararse para una crisis mucho mayor que la de Libia. Efectivamente, la mecha en los dominios balcánicos del imperio otomano había prendido y ello culminaría en el conflicto conocido como Primera guerra de los Balcanes… pero esa es otra historia.

Curiosidades de la Historia

lunes, 23 de abril de 2018

Frente Oriental: Ases que derribaron Sturmoviks

Otto Kittel  
Rango
Nombre
Apellido
Il-2
Total
Oblt.Otto "Bruno"Kittel
94  
267
Hptm.JoachimBrendel
88  
189
Maj.JohannesWiese
  70+ 
133
Hptm.FranzSchall
61  
133
Oblt.GüntherJosten
60  
178
Maj.ErichRudorffer
58  
224
Oblt.Anton "Toni"Hafner
55  
204
Maj.FranzEisenach
52  
129
Hptm.WilhelmBatz
46 
237
Oblt.KurtDombacher
43  
68
Hptm.RudolfTrenkel
  42+  
138
Maj.Diethelm vonEichel-Streiber
42  
96
Lt.HerbertBachnick
41 
80
Hptm.Robert "Bazi"Weiss
40 
121
Hptm.HelmutLipfert
39  
203
Lt.Peter "Bonifaz"Düttmann
38  
152
Lt.HermannSchleinhege
38  
96
Oblt.Oskar "Ossi"Romm
  34+ 
92
Obst.WalterDahl
34  
129
Oblt.HansWaldmann
33  
134
Maj.ErichLeie
32  
118
Hptm.WernerLucas
31  
106
Oblt.FritzSeyffardt
30  
30
Lt.Josef "Pepi"Jennewein
29  
86
Oblt.GerhardThyben
28  
157  
Hptm.Karl-HeinzWeber
28 
136 
Hptm.WilhelmLemke
28  
131
Ofw.WilhelmPhilipp
28 
81 
FjOfw.Heinz "Negus"Marquardt
  27+ 
121
Oblt.HeinrichHöfemeier
  27
96 
Hptm.EmilBitsch
27  
108 
Maj.ViktorBauer
27  
106 
Oblt.HansGrünberg
27  
82
Lt.HeinzKemethmüller
26  
89
Oblt.SiegfriedEngfer
25 
58
Maj.WalterNowotny
24 
258
Maj.HeinzLange
24  
70
Oblt.WalterWever
24  
44
Lt.ReinholdHoffmann
23  
67
Oblt.Max-HermannLücke
22  
78
Oblt.Wolf-UdoEttel
21  
124
Lt.Rudolf "Rudi"Rademacher
21  
97
Lt.OttoGaiser
21 
66 
Lt.Ulrich "Seppl"Wöhnert
    20  
86
Hptm.Emil "Bully"Lang
20 
173
Lt.Ulrich "Pipfax"Wernitz
20  
101
Lt.GüntherScheel
20 
71
Lt.HugoBroch
18  
81
Oblt.EdwinThiel
18  
76
Maj.ErwinClausen
17  
132
Lt.WalterZellot
17  
86
Ofw.FritzLüddecke
17  
51
Oblt.WalterWolfrum
16  
137
Hptm.AlfredGrislawski
16  
133
Hptm.FranzDörr
16  
128
Lt.Johann-HermannMeier
16  
78
Ofw.HeribertKoller
16  
50+
Oblt.WolfgangBöwing-Treuding
16  
46
Maj.Erich "Bubi"Hartmann
15  
352
Maj.GüntherRall
15  
275
Maj.TheodorWeissenberger
15  
208
Lt.Hans-JoachimBirkner
15 
117
Oblt.HansSchleef
15  
99
Hptm.AlfredTeumer
15  
76
Lt.Hans-JoachimKroschinski
15  
76
Lt.HansFuss
15  
71
Hptm.Ludwig-Wilhelm "Lutz"Burkhardt
15  
69
Maj.WilhelmMoritz
15 
44
Lt.AlfonsKlein
15  
39
Maj.GüntherBleckmann
15  
33
Maj.JoachimMüncheberg
14 
135
Lt.HeinzSachsenberg
14  
104
Lt.HeinzEwald
14  
84
Oblt.Hermann "Anatol"Lücke
14  
78
Oblt.KurtEbener
14  
57
Lt.JohannBadum
14 
54 
Lt.GeorgSchwientek
  14   
31
Hptm.Walter “Graf Punski”Krupinski
       13+      
197
Maj.HartmannGrasser
13 
103 
Hptm.HansGötz
13 
82 
Lt.Karl "Fuchs"Munz
13 
60 
Fw.Heinz "Figaro"Golinski
  13  
47 
Lt.Franz-JosefBeerenbrock
  12  
117 
Hptm.HansRoehrig
  12  
75 
Lt.LudwigHäfner
     12    
52
Obst.HermannGraf
     11+   
212
Oblt.OttoTange
   10
68
Obst.Johannes "Mäcky"Steinhoff
10 
176
Hptm.WolfgangTonne
10
122
Obstlt.HelmutBennemann
10
93
Oblt.AlfredHeckmann
10
71
Lt.Karl "Quax"Schnörrer
10
46
Fw.MarianMazurek
10
35


domingo, 22 de abril de 2018

Guerra de Vietnam: La masacre de My Lai

Las fotos que llevaron a los estadounidenses a preguntar '¿Qué estamos haciendo en Vietnam?'

Un fotógrafo de combate reflexiona sobre sus apasionantes fotos de la Masacre de My Lai 50 años después.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Por Evelyn Theiss | The Huffington Post

Fotografías de My Lai por Ron Haeberle

Esta historia apareció originalmente en FOTO.

Ron Haeberle fue un fotógrafo de combate en Vietnam cuando él y la unidad del ejército con la que viajaba - Compañía Charlie, 1er Batallón, 20º Regimiento de Infantería - aterrizaron cerca de la aldea de My Lai en la mañana del 16 de marzo de 1968. Los aldeanos no se alarmaron ; Los soldados estadounidenses habían visitado la región cerca de la costa vietnamita central anteriormente, sin incidentes. Pero en cuestión de minutos, las tropas abrieron fuego. En el transcurso de las próximas horas, mataron a ancianos, mujeres y niños. Violaron y torturaron. Arrasaron la aldea. Y cuando se publicaron las impactantes fotografías de Haeberle de sus atrocidades, más de un año después, las imágenes mostraban una verdad espantosa: los "muchachos" estadounidenses eran tan capaces de un salvajismo desenfrenado como cualquier soldado en cualquier lugar.

Para conmemorar el 50 aniversario de la masacre, hablé con Haeberle, en una entrevista exclusiva, en su casa en Ohio, sobre esa mañana de marzo; la operación rutinaria del Ejército que se convirtió en una pesadilla de vigilia; y cómo sus fotos cambiaron el curso de la guerra en Vietnam.


ARCHIVO BETTMANN

Conocí a Ron Haeberle por primera vez en 2009 cuando era periodista en Cleveland Plain Dealer, el periódico que, en noviembre de 1969, publicó por primera vez sus fotos de My Lai. Fui asignado a escribir una historia en el 40 aniversario de esa histórica exposición, y aunque mucho había sido escrito anteriormente sobre el reportero de Plain Dealer que escribió el artículo que corría junto a las fotos de Haeberle - Joe Eszterhas, más tarde el guionista de "Basic Instinct" y otras películas controvertidas: no encontré casi nada sobre el hombre que tomó las imágenes espeluznantes e icónicas de My Lai. ¿Estaba todavía vivo? ¿Todavía vive en Ohio?

Encontré un nombre, dirección y número de teléfono, pero no estaba seguro de si era Ron Haeberle. Sabiendo que un Haeberle reticente podía colgar si llamaba, manejé a la dirección, llamé a la puerta y me presenté. Era Ron, está bien, y gentilmente me pidió que entrara. Me quedé en su casa dos horas, ya que me habló de My Lai y de su propia vida desde 1968. Fue su primera gran entrevista desde que la historia se rompió cuatro décadas antes. . (Dijo a la BBC un par de citas en 1989, dijo, y ese fue el alcance de su contacto con la prensa).

Recientemente, FOTO me pidió que me acercara a Haeberle y le preguntara si volvería a visitar la historia para el 50 ° aniversario de la masacre. Él estuvo de acuerdo, y él y yo volvimos a uno de los capítulos más oscuros de la historia de los Estados Unidos, y su papel para sacarlo a la luz.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Ron Haeberle fue reclutado en 1966, después de asistir a la Universidad de Ohio, donde fue fotógrafo para el periódico escolar. Terminó en Hawaii con la Oficina de Información Pública del Ejército. A fines de 1967, comenzaba a parecer que su "gira" terminaría allí: una perspectiva decepcionante. "Como fotógrafo, quería ver lo que estaba sucediendo en Vietnam para mí", me dijo. Él solicitó una transferencia y fue enviado a Vietnam. A los 26 años, era más viejo que la mayoría de los miembros de Charlie Company, donde la edad promedio era solo 20.

La Compañía Charlie había estado juntos durante aproximadamente un año antes de que Haeberle se uniera a ella en marzo de 1968. La unidad no había participado en tiroteos, pero había perdido hombres por trampas explosivas y minas terrestres. Cuando aterrizaron en My Lai, estaban preparados para la acción; Se informó que las tropas del Viet Cong se escondían en la aldea. Esa información fue incorrecta. Pero al final, no importó: My Lai estaba condenado. Cuatro horas después de la llegada de Charlie Company, las cabañas del pueblo fueron quemadas y cientos de civiles murieron. (El número exacto de los asesinados se disputa hasta el día de hoy, con el cálculo oficial de los Estados Unidos de alrededor de 350, los vietnamitas dicen que más de 500 fueron asesinados).



Haeberle me dijo que acababa de conocer a los hombres en su unidad esa mañana. Casi tan pronto como aterrizaron, dijo: "Escuché un montón de disparos y pensé: 'Demonios, debemos estar en una zona caliente'. Pero después de un par de minutos no estábamos recibiendo ningún fuego, así que comenzamos a caminar hacia el pueblo. Vi lo que parecían ser civiles. Entonces vi a un soldado disparándoles. No pude entender lo que estaba pasando. No pude comprenderlo ".

La foto de los aldeanos asesinados en My Lai apareció, en blanco y negro, no en su color original, en la portada del Cleveland Plain Dealer el 20 de noviembre de 1969. (Haeberle tomó las fotos no con su cámara Leica emitida por el Ejército, pero con su propia cámara, una Nikon.) La mayoría de las víctimas en My Lai recibieron disparos; algunos fueron bayonetados. Mujeres y niñas fueron violadas y luego asesinadas. Al menos un soldado más tarde confesó haber cortado las lenguas de los aldeanos y haber despellejado a otros. Por supuesto, My Lai no fue el único caso de violación, tortura y asesinato por parte de las tropas de los EE. UU. En Vietnam. Pero en términos de intensidad y escala, y debido a las memorables fotografías de Haeberle, sigue siendo la masacre emblemática de la guerra.

Hoy, Ron Haeberle vive a unos 40 kilómetros del centro de Cleveland, en una atractiva casa en una tranquila calle sin salida. Su hogar está amueblado de forma sencilla, limpio y ordenado. Obras de arte originales de artistas vietnamitas, en su mayoría resúmenes, adornan las paredes. Uno de ellos es un delicado retrato de una mujer, que estira con gracia un brazo hacia el cielo.

Lo repentino de la violencia en My Lai fue especialmente aterrador. Haeberle me dijo que vio a un anciano con dos niños pequeños caminando hacia las tropas estadounidenses, con sus pertenencias en una canasta. "El anciano estaba gritando, '¡No VC! ¡No VC! 'Para hacerles saber a los soldados que él no era Viet Cong ", recordó Haeberle. Para su horror, el hombre y los niños fueron cortados frente a él. "Un soldado disparó a los tres", dijo.

Pasó más de un año de la masacre antes de que Haeberle se acercara a Plain Dealer con sus fotos, pero había comenzado a compartir sus imágenes de My Lai, en presentaciones de diapositivas ante grupos cívicos e incluso escuelas secundarias locales, luego de regresar al norte de Ohio en el la primavera de 1968. Las primeras diapositivas que mostró eran inofensivas: tropas con sonrientes niños vietnamitas; médicos ayudando a los aldeanos. Luego, imágenes de mujeres y niños muertos y mutilados llenaron la pantalla. "Simplemente hubo incredulidad", dijo Haeberle sobre la reacción. "La gente dijo: 'No, no, no. Esto no puede haber pasado '".


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

En un momento de la matanza, Haeberle y el reportero del Ejército Jay Roberts se encontraron con un grupo de aldeanos acurrucados por el miedo después de que las tropas atacaron a varias mujeres jóvenes. Haeberle tomó esta foto - una madre llorosa y llena de lágrimas llenando el centro del marco - y mientras Roberts y él salían de la escena, el fuego de los rifles explotó detrás de ellos. "Pensé que los soldados los estaban interrogando", me dijo Haeberle. "Entonces escuché el disparo. No pude volverme a mirar. Pero por el rabillo del ojo, los vi caer ".



 La imagen de Haeberle de terror y angustia en estos rostros, jóvenes y viejos, en medio de la matanza sigue siendo una de las fotografías más poderosas del siglo XX. Cuando el Plain Dealer (y más tarde, la revista LIFE) lo publicó, junto con media docena más, las imágenes recortaban gráficamente gran parte de lo que los EE. UU. Habían estado reclamando durante años sobre la conducta y los objetivos del conflicto. Los manifestantes anti-guerra no necesitaban persuadir, pero los estadounidenses "promedio" de repente se preguntaban: ¿Qué estamos haciendo en Vietnam?



A veces, el descubrimiento de un solo cuerpo era tan discordante como la aparición de docenas de cadáveres. Caminando hacia un camino de tierra conocido como Ruta 521, Haeberle y Jay Roberts notaron a una mujer en la distancia. "Ella estaba escondida detrás de una roca". La vi ponerse de pie y luego escuchó disparos ", me dijo Haeberle, la escena obviamente aguda en su mente 50 años después. "Sabía que había sido golpeada porque cayó detrás de la roca. Más tarde, la encontré allí tumbada y tomé esta foto ".



Imágenes horribles, no todas capturadas en cámara, permanecen con Haeberle hasta el día de hoy: un soldado que dispara despreocupadamente a un niño; otro montando un búfalo de agua, apuñalándolo repetidamente con su bayoneta.

La masacre fue reportada por primera vez por el periodista Seymour Hersh y distribuida por una pequeña agencia de cable, Dispatch News Service, en la segunda semana de noviembre de 1969. (Hersh ganó el Premio Pulitzer de 1970 por International Reporting por su trabajo). Una semana después apareció el artículo de Hersh en docenas de periódicos en los EE. UU., el distribuidor llano publicó su propia historia, junto con las fotos de Haeberle para reforzar los informes de una masacre.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Haeberle dijo que era una respuesta automática para continuar tomando fotos, incluso cuando la brutalidad se intensificó. "Como fotógrafo, mi función era capturar lo que sucedía durante la operación", me dijo. "Sentí que lo que estaba disparando era histórico, especialmente la carnicería. Seguí pensando, 'Esto no está bien.' Era alucinante. "(Arriba: El reflejo de Haeberle, con cámara, se puede ver en la parte superior de esta imagen, mientras fotografía un cadáver en un pozo. Un soldado había disparado un anciano y arrojó su cuerpo. "Me dijeron que lo arrojaron allí para envenenar el suministro de agua", dijo Haeberle.

Hoy, tratando de dar sentido a lo insondable, Haeberle recuerda el mensaje impartido a tantos soldados antes de su llegada a Vietnam. "Nos dijeron, 'La vida no tiene sentido para esta gente'", dijo, dejando sin hablar el resto de ese sentimiento: el enemigo no es como nosotros. No son del todo humanos.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

En la foto de arriba, las tropas estadounidenses ayudan a un compañero herido en My Lai. Según Haeberle, el soldado se disparó en el pie con su propia arma. Haeberle no puede decir si la lesión fue un accidente real o autoinfligido, tal vez una forma de evitar "honorablemente" participar en la carnicería.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

A última hora de la mañana del 16 de marzo, los cuerpos fueron esparcidos por todas partes en My Lai: algunos, como los anteriores, fueron cubiertos con paja y prendieron fuego. En otra parte, los soldados habían conducido a docenas de aldeanos a una zanja al borde de la carretera y les habían disparado. Algunos niños sobrevivieron escondiéndose debajo de los cadáveres. "Desde el principio, después de que mataron al anciano y a esos dos niños, Jay Roberts y yo enfrentamos (al capitán de la compañía Charlie, Ernest) Medina", dijo Haeberle, "y le dijimos lo que habíamos visto". Pero Medina no pudo, o no lo haría, ayuda. Haeberle dijo que él y Roberts volvieron a ver a Medina más tarde, en la aldea, pero el capitán estaba en una radio de campo y no les habló.

Medina se enfrentó a un consejo de guerra en 1971 y fue absuelto. (El piloto estadounidense de helicóptero Hugh Thompson, el artillero Lawrence Colburn y el jefe de equipo Glenn Andreotta, que llegaron en medio de la masacre, recibieron cada uno la Medalla del soldado por heroísmo en el 30 aniversario de My Lai, en reconocimiento a sus intentos de intervenir y salvar la vida de los aldeanos, mientras arriesgan la suya).



Las fotos abrasadoras de Haeberle, junto con las historias en el distribuidor llano y otras salidas en el otoño de 1969, desató la indignación y el examen de conciencia en gran parte de América. El ejército, mientras tanto, sabía de la masacre desde el principio y se había involucrado en un largo encubrimiento (y en última instancia infructuoso). De la docena de oficiales y otros de la Compañía Charlie que eventualmente enfrentaron un consejo de guerra, solo el teniente William Calley (en la foto, centro) fue condenado. En la primavera de 1971 fue declarado culpable de asesinato y condenado a cadena perpetua. El presidente Richard Nixon redujo la sentencia a arresto domiciliario; Calley sirvió tres años y medio en su cuartel en Fort Benning, Georgia. Él es la única persona declarada culpable en un tribunal militar o penal por las atrocidades cometidas en My Lai.

Ron Haeberle nunca buscó el centro de atención. Pero se consuela sabiendo que sus fotos son importantes. "La fotografía puede ser un medio poderoso", dijo. "Sirve como evidencia, como documentación. Sin esas fotos, My Lai se habría quedado escondido. Calley no habría sido acusado. Después de ver las imágenes, la gente tuvo que volver a pensar en la guerra ".




RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Haeberle me dijo que regresó a My Lai en 2011, donde conoció a Duc Tran Van, un sobreviviente de la masacre. Duc tenía ocho años en marzo de 1968, y cuando Haeberle habló con él, a través de un intérprete, se dio cuenta con sorpresa de que la mujer que había fotografiado muerta detrás de una roca 43 años antes era la madre de Duc, Nguyen Thi Tau.

Duc le dijo a Haeberle que su madre lo instó a correr, con su hermana de 20 meses, a la casa de su abuela. Cuando escuchó un helicóptero sobre ellos, Duc se arrojó al suelo para proteger a su hermana, que ya estaba herida. Haeberle había capturado ese momento, también.

Duc y Haeberle se hicieron amigos (arriba: Haeberle y Duc en Vietnam en 2011), y el veterano del ejército visitó a Duc en Alemania, donde ahora vive. "Duc tiene un pequeño santuario para su familia en su casa", dijo Haeberle. "Tomé la última foto de su madre. Así que le di mi cámara, la Nikon que utilicé en My Lai, para el santuario ".

Haeberle es un hombre pensativo y de mente llana. Cuando le pregunté si la publicación de sus imágenes de My Lai cambió el curso de su propia vida, su respuesta fue característicamente silenciada. "¿Cómo podemos saber ese tipo de cosas?", Me preguntó. "¿Qué podemos saber realmente cuando estamos mirando hacia el futuro? Las fotos me hicieron más conocido de lo que podría haber sido. Pero simplemente seguí avanzando ".


HOANG DINH NAM / AFP / GETTY IMAGES

Cuando Haeberle dejó Vietnam en 1968, voló a la casa de su hermano en Seattle, con vista a Puget Sound. "Me senté sin moverme, durante seis horas", me dijo. "El cielo y el agua eran tan azules, miré por la ventana y traté de dejar que todo sucediera". Muchos otros en Charlie Company recurrieron al alcohol y las drogas. Un número más tarde habló de la culpa que sentían. Al menos se sabe que uno se suicidó.

Haeberle tiene 76 años, se retiró después de años en la industria manufacturera, se divorció y tiene una hija adulta. Esquía en invierno y kayaks en verano. Un ávido ciclista, a menudo se dirige al oeste en la primavera - Utah, California - para largos viajes en bicicleta. Le gusta "sentirse como una hormiga en medio de las montañas", dijo.

Ha regresado a Vietnam (arriba) y a My Lai varias veces, y estará allí nuevamente en el 50 aniversario de la masacre. "La gente de My Lai dice que nos perdonan", me dijo. "Son personas muy indulgentes". Haeberle nunca se ha arrepentido de haber compartido sus fotos con el mundo. Pero ese acto, dijo, no define su vida. En su sala de estar, a 8,000 millas de My Lai, dijo que está orgulloso de que todavía tenga "un espíritu aventurero", conectando, por ejemplo, con Duc y otros sobrevivientes en Vietnam.

Mientras hablaba, la luz de la tarde en Ohio se estaba desvaneciendo. "Todavía estoy aprendiendo", dijo Haeberle, "acerca de lo que el mundo tiene para ofrecer".

sábado, 21 de abril de 2018

Nazismo: ¿Red de espías en Bahía Blanca?

¿Bahía Blanca fue parte de una red de espías nazis?


La Nueva

El puerto de Ingeniero White, el Club Hotel de Sierra de la Ventana y la Aeroposta aparecen como ejes de una trama que aún no ha sido develada. Equipos de comunicación y correos secretos son elementos clave.


Despedida de los restos del oficial del acorazado "Graf Spee" Johannes Eggers, en el club Hotel de Sierra de la Ventana.

Adrián Luciani / aluciani@lanueva.com

   La década del 40 tuvo a la Segunda Guerra Mundial como un acontecimiento al que muy pocos lugares del planeta pudieron escapar. Bahía Blanca no fue la excepción; incluso habría tenido un rol mayor al que podría imaginarse.

   Siempre se aludió al avistaje de submarinos en playas cercanas a Monte Hermoso, a la presencia de un informante en Ingeniero White que alertaba al Tercer Reich sobre el movimiento de buques aliados y a las poco claras fugas de algunos marinos confinados en el Club Hotel de Villa Ventana.

   A esto debe sumarse la estrecha vinculación de la comunidad germana local con los extripulantes del “Graf Spee”, los agasajos, las fiestas y las reuniones, algunas públicas y otras secretas, sin dejar de mencionar varias teorías más osadas, como por ejemplo la denominada “Red Canaris” y el rol del Club Hotel como pantalla para el refugio transitorio y cambio de identidad de importantes jerarcas nazis que llegaban huyendo de Europa.

   La mayoría de estas cuestiones fueron abordadas  en dos notas de este diario por Jorge Jordi. Lamentablemente en 2015 su fallecimiento dejó truncos no pocos trabajos encarados a pulmón, los que les habían llevado a reunir cientos de fotos y documentos.



El "Ussukuma".

   Cuando se le preguntó si compartía la teoría sobre el espía que operaba en el Castillo como jefe de la usina San Martín, en White, Jordi dijo que ese hombre,  Gustav Monch, fue prisionero en Malvinas en la Primera Guerra y vino a Bahía Blanca, desde donde avisaba a Alemania de la partida de buques aliados y de su cargamento.

   “Incluso el 'Ussukuma', el barco mercante (hundido frente a Necochea) que mandó a pedir el acorazado 'Graf Spee' en 1939 para pasar prisioneros, cuando estuvo en White su tripulación le hizo una parada militar a Monch y el capitán le entregó un uniforme en la casa del encargado del frigorífico Pazzi, de calle Brown y Pedro Pico, que era alemán.

   “Los alemanes siempre dijeron que los tres puertos más importantes de Sudamérica eran Rosario, Buenos Aires y White. Incluso el capitán del `Graf Spee’ dudó entre ir a Montevideo o venir a Ingeniero White”, sostuvo.

   Jordi también estudió a fondo la vida de los tripulantes del "Graf Spee" que fueron alojados hasta el final de la guerra en el Club Hotel de Sierra de la Ventana, y aclaró que en el caso de los alemanes no todos eran nazis, de hecho hubo varias peleas a golpes de puño entre los seguidores de Hitler y quienes no lo eran.

   "En Sierra había algunos marinos que se escapaban y a los dos, cinco, diez o doce días volvían o se presentaban en las comisarías de la Policía Federal. ¿Medio sospechoso, no? Algunos fueron capturados poniendo antenas en el centro de la provincia. Estos equipos conformaban una red de comunicación que terminaba en la estancia del exgobernador Manuel Fresco, nazi declarado, desde donde se comunicaban con Berlín”, aseguró.

   Jordi dijo haber constatado que en Bahía había una casa donde llegaba toda la correspondencia de Alemania y desde allí se distribuía a otras personas para que no se supieran donde vivían.

   “Tres años después de terminada la guerra se escribían médicos del 'Graf Spee' con tripulantes que vivían en una pensión de calle Don Bosco al 1.000, después volvieron a su país, y durante un reencuentro en 1979, en Montevideo, dijeron que los habían llevado a un lugar de la costa donde desembarcaron cajas y personas de dos submarinos.

   “Los historiadores dicen que fue en la Patagonia, yo digo que fue en la provincia de Buenos Aires y lo digo por una sencilla razón: dijeron que salieron de Sierra y a la tardecita estaban en el lugar donde habían dejado las cajas, si tenemos en cuenta la movilidad de la década del ’40, donde se tardaba dos días en llegar a Bariloche, el lugar no puede ser Puerto Madryn, sino Gesell, Oriente, Reta, Monte Hermoso.

   “Hay documentación que firman patrullas de Prefectura sobre avistaje de submarinos en Oriente, en Monte Hermoso después de 1944 y 1945”.



El capitán del "Ussukuma", con bigotes, en una recepción ofrecida por el encargado del frigorífico Pazzi, en calle Brown.

   En otra parte de la entrevista que no fue publicada por La Nueva Jordi señaló el puerto de Ingeniero White era uno de los sitios elegidos por los alemanes del Graf Spee que escapaban en plena guerra rumbo a Alemania.

   “La red de espionaje los traía a Bahía y los embarcaba en barcos cargueros españoles que cobraban por ese servicio. Un día tres tripulantes fueron descubiertos porque los españoles los traicionaron y fueron devuelvos a sus lugares de confinamiento. Tengo la documentación del caso”, explicó.

   Entre otros datos relevadores aportados por Jordi aparece el relacionado con la muerte del oficial del Graf Spee, Johannes Eggers, muerto en accidente de equitación en el Club Hotel de Sierra de la Ventana, el 17 de octubre de 1944.

   Una foto dada a conocer por Jordi testimonia el sepelio del marino, con una guardia de honor.

   “En esa formación hay uno de las SS haciendo el saludo nazi, vestido de negro", aseguró.

   Tampoco resulta desacabellado que Aeroposta, la línea aérea que unía Buenos Aires con la costa Patagónica, Bariloche y Chile, pasando por Bahía Blanca,  hubiese tenido un rol central, incluso con varios agentes de la organización secreta Etappendienst, como señalaba el investigador Carlos de Napoli.



Sierra de la Ventana. Durante la ceremonia para despedir los restos del oficial Eggers se advierte un hombre de negro haciendo el saludo nazi.

   El servicio era prestado por aviones Junkers JU 52 al mando de pilotos del Sindicato Cóndor y luego la correspondiencia era llevada Brasil donde Lufthansa volaba a Berlín.

   “Se trataba de un sistema para impartir órdenes y recolectar información que escapaba a las manos aliadas” sostenía De Nápoli.

   Pero contrariamente a lo que suponen muchos autores sobre una gran presencia nazi en la Argentina, investigadores como el canadiense Ronald Newton señalan lo contrario.

   En su libro "El cuarto lado del triángulo" sostiene que si bien el nazismo pudo expandirse con cierta facilidad en el interior de la comunidad alemana, y alcanzó a establecer buenas relaciones con sectores locales nacionalistas y antisemitas y hasta con funcionarios gubernamentales, especialmente después de 1943, pero sus intentos de concretar actividades estratégicas o de espionaje durante la guerra fueron “modestos y patéticamente ineficaces”.


   Considera que la imagen de la amenaza nazi, en cambio, fue hábilmente usada por la oposición democrática al régimen militar, y también por los servicios de información británico y norteamericano, para orientar la política exterior del gobierno argentino y para dirimir complejas cuestiones recíprocas de supremacía en el país.

   Cuando en un reportaje del diario "La Nación" se le preguntó quién quiso hacer creer esa hipótesis, Newton respondió:

   “En parte los mismos alemanes, en parte los norteamericanos, en parte la propia prensa argentina, pero sobre todo los británicos, que eran muy astutos en manipular la opinión pública, sobre todo la norteamericana. Pero claro, no todo era un invento de los servicios de inteligencia, y sí había una presencia nazi cierta en el país. De eso no cabe duda. Pero no era una presencia amenazante. Lo hubiera sido, en todo caso, si Hitler hubiera ganado la guerra contra Inglaterra”.

   De todas formas, las fotos de la multitudinaria manifestación de apoyo al nazismo llevada a cabo en el estadio Luna Park de Buenos Aires el 10 de abril de 1938, con unos 15 mil asistentes, por citar sólo un ejemplo, indican lo contrario.