sábado, 19 de enero de 2019

Frente Oriental: Las operaciones de desembarco de Novorossiysk

Las operaciones de desembarco de Novorossiysk

Weapons and Warfare



Destacamento de los infantes de marina del comandante Caesar Kunikov, poco antes de la noche del 4 de febrero de 1943, cuando tomaron parte en la operación de desembarco y tomaron una cabeza de puente al sur de Novorossiysk, conocida como "Malaya Zemlya".

Aunque los intentos soviéticos de un segundo gran cerco se habían frustrado, la posición alemana en el sector sur seguía siendo peligrosa, y los ojos del comando soviético se volvieron al aislado 17 Ejército. Los planes para un desembarco anfibio soviético en el área de Novorossiysk se establecieron por primera vez en noviembre de 1942, y en una reunión de Stavka el 24 de enero de 1943, se propuso una operación combinada de anfibios y de tierra para rodear al Séptimo Ejército Alemán. En tierra, los Ejércitos 18 y 46 soviéticos tomarían los cruces del río Kuban en la región de Krasnodar y luego empujarían hacia el oeste hacia la península de Taman, mientras que el 47 Ejército lanzaría un ataque directo a Novorossiysk. Mientras tanto, el desembarco anfibio colocaría fuerzas en la retaguardia de las defensas alemanas y se movería para enlazar con el 47 Ejército. La operación combinada rodearía al decimoséptimo ejército y evitaría que se retirara a la cabeza de puente defendible de Kuban. En esta reunión, las fuerzas en el área también fueron reorganizadas.





El Grupo del Norte del Frente Transcaucaso, bajo el mando del General Ivan Maslennikov, pasó a llamarse Frente del Cáucaso Norte, y el resto del Frente Transcaucaso de Ivan Tyulenev volvió a su función original de proteger las fronteras del sur con Irán y Turquía.

La ubicación elegida para la operación de desembarco fue Yuzhnaya Ozereika, a unos treinta kilómetros al suroeste de Novorossiysk, y el vicealmirante Filipp Sergeyevich Oktyabrskiy, comandante de la Flota del Mar Negro, elaboró ​​el plan y se programó para las 01:30 del 4 de febrero. El horario fue el siguiente:

00:45: Se soltaría una fuerza de paracaídas de ochenta hombres en Glebovka y Vasilevka, al norte de Yuzhnaya Ozereika, y se realizarían bombardeos en posiciones defensivas alemanas alrededor de las zonas de desembarco.

01:00: Un escuadrón de apoyo al fuego de la Flota del Mar Negro, comandado por el contralmirante Lev Anatolevich Vladimirskiy y con los cruceros Krasniy Kavkaz y Krasniy Krym, el líder del destructor Jarkov y los destructores Besposhchadniy y Soobrazitelniy lanzarán un bombardeo naval.

01:30: Se lanzará el desembarco principal en Yuzhnaya Ozereika, comandado por el contralmirante Nikolai Yefremovich Basistiy, junto con un desembarco de derivación simultánea en Stanichka en los suburbios del sur de Novorossiysk. Las operaciones de desembarco ficticio también se simularán en varios lugares a lo largo de la costa sur de la península de Taman: Anapa, Blagoveschenskiy, el valle del río Sukko y el cabo Zhelezniy Rog.

La fuerza de desembarco principal comprendía dos escalones. El primero se formó en Gelendzhik y estaba compuesto por la 255 Brigada de Infantería Naval de Bandera Roja Independiente, la 563 Brigada de Tanques Independientes y un batallón de ametralladoras separado. El segundo escalón se formó en Tuapse y comprendía la 83.ª Brigada de Infantería Naval de Bandera Roja Independiente, la 165.ª Brigada de Infantería y el 29.º Regimiento de Artillería Antitanques. Ambas agrupaciones recibieron entrenamiento intensivo en operaciones de desembarco a lo largo de enero.

Sin embargo, incluso durante los primeros preparativos para la operación, varios oficiales expresaron dudas sobre la selección de Yuzhnaya Ozereika como el sitio del desembarco principal, citando el clima impredecible de invierno y las condiciones del mar, la presencia de numerosos campos de minas en el área y Distancia desde el objetivo final de Novorossiysk.

La operación se topó con serios problemas desde el principio. El 27 de enero, el 47 Ejército comenzó su ofensiva en las áreas de Verkhnebakanskaya y Krymskaya, pero no pudo forzar un avance en ningún momento. Aunque el plan original estipulaba que la operación de desembarco no comenzaría hasta que se hubiera logrado tal penetración, la

Sin embargo, el comando del Frente de Transcaucas dio la orden de proceder al desembarco, en parte con la esperanza de que desviaría las fuerzas alemanas y ayudaría al 47 Ejército a lograr su objetivo.

El primer grupo de desembarco se retiró tarde de Gelendzhik y avanzó más lentamente de lo esperado en mares pesados, por lo que Basistiy envió una solicitud a Vladimirskiy por Krasniy Kavkaz y a Oktyabrskiy, solicitando un aplazamiento de 90 minutos. Sin esperar la confirmación de Oktyabrskiy, Vladimirskiy ordenó a sus barcos que mantuvieran el fuego y Basistiy pospuso la llegada de las operaciones de desembarco ficticio, no recibió esta información y actuó de acuerdo con sus órdenes originales.

Oktyabrskiy, sin embargo, no quiso retrasar la operación ya que hacerlo le privaría de la cobertura de la oscuridad. Ordenó que se cumpliera el plan original, pero este mensaje no llegó a Basistiy ni a Vladimirskiy hasta que fue demasiado tarde para que volvieran al plan original. Nuevamente, Oktyabrskiy no se comunicó con los grupos de apoyo aéreo, paracaídas y desembarco ficticio, por lo que permanecieron ajenos al caos que se desarrollaba.

Los bombardeos y el bombardeo de los sitios de desembarco ficticios se iniciaron de acuerdo con el calendario original, al igual que la caída del paracaídas, pero uno de los aviones de transporte no pudo ubicar la zona de caída y volvió a la base, lo que redujo la fuerza de la fuerza del paracaídas. por más del 25 por ciento antes de que comenzara la operación. Esta desconexión entre las diferentes partes de la operación alertó a las fuerzas alemanas y rumanas defensoras, permitiéndoles determinar que una operación de desembarco era inminente y también su ubicación probable. A las 00:35, V Corps colocó todas sus fuerzas defendiendo la costa sur de la península de Taman en la máxima alerta.

A las 02:30, los buques de apoyo navales comenzaron su bombardeo de 30 minutos contra las defensas alemana y rumana en Yuzhnaya Ozereika. Sin embargo, el fuego fue mal dirigido y, aunque se dispararon más de 2.000 proyectiles, los emplazamientos de armas y las posiciones defensivas quedaron en gran parte sin daños. A las 03:00, los cruceros dejaron de disparar y pusieron rumbo a puerto, aunque los destructores siguieron disparando. Las naves de desembarco del primer grupo se acercaron a la orilla alrededor de las 03:30, pero sufrieron un intenso fuego y sufrieron grandes pérdidas. Muchos de los tanques en el primer grupo de desembarco fueron liberados muy lejos de la costa, por lo que sus motores se inundaron y quedaron inmovilizados en el oleaje.

Un grupo de 1,427 hombres, con 10 tanques, pudo llegar a la orilla. Rápidamente capturaron a Yuzhnaya Ozereika y se dirigieron a Glebovka, unas pocas millas al norte, pero sin apoyo, no pudieron mantener el avance. La mayor parte del grupo, incluidos los dos últimos tanques restantes, fue empujado hacia atrás y aislado en un área a aproximadamente un kilómetro al oeste de Yuzhnaya Ozereika en la mañana del 5 de febrero. Durante los días siguientes, los grupos pequeños intentaron abrirse paso hasta Stanichka y unos 150 lo lograron. Otro grupo de 25, junto con 18 paracaidistas y 27 partisanos, llegaron a la costa al este de Yuzhnaya Ozereika y fueron recogidos por un bote a motor en la tarde del 9 de febrero. Otros 542 hombres del grupo de desembarco fueron capturados. El 6 de febrero, el decimoséptimo ejército informó que la fuerza de desembarco en Yuzhnaya Ozereika había sido esencialmente destruida, y al día siguiente, informó que 300 enemigos muertos y 31 tanques construidos en Estados Unidos yacían en la playa.

El desembarco de derivación en Stanichka, en contraste, procedió virtualmente exactamente como estaba previsto. A la 01:30, los torpedos levantaron una cortina de humo a través de la costa, y el fuego de los buques de apoyo y de las baterías en la costa este de la Bahía de Tsemess tuvo mucho más éxito en silenciar las armas alemanas de lo que había sido el caso en Yuzhnaya Ozereika. Los primeros grupos de desembarco, bajo el mando del comandante Tsesar L. Kunikov, desembarcaron y pudieron capturar una cabeza de playa. A las 02:40, Kunikov señaló que el segundo y tercer escalón debían dsembarcar. El grupo de desembarco se apoderó de varios edificios en el extremo sur de Stanichka y pudo mantener la cabeza de playa hasta que se reforzó aún más. La cabeza de puente se conoció rápidamente como "Malaya Zemlya" (La pequeña tierra).

El éxito contra el desembarco de Yuzhnaya Ozereika parece haber llevado a un cierto grado de complacencia entre el comando alemán con respecto a la operación de Stanichka. A las 00:15 del 6 de febrero, el general Ruoff envió un mensaje de felicitación a todos los oficiales al mando que habían participado en la defensa contra los dos desembarcos, y más tarde ese mismo día, el diario de guerra de V Corps informó que la fuerza de desembarco en Stanichka fue cercado y que sus intentos de expandir su cabeza de playa serían derrotados. Se planificó una ofensiva alemana para devolver el grupo de desembarco al mar, pero no estaba programado para comenzar hasta el 7 de febrero, cuando debían llegar partes de la 198 División de Infantería de Krasnodar para reforzar la línea de V Corps en varios lugares alrededor de Novorossiysk. . Ivan Y. Petrov, el comandante del Grupo del Mar Negro del Frente del Cáucaso Norte, no mostró tal vacilación y rápidamente decidió desviar todas las fuerzas destinadas al desembarque principal para reforzar el éxito del desvío de Stanichka.

En unos pocos días, más de 17,000 hombres, veintiún cañones, setenta y cuatro morteros, ochenta y seis ametralladoras y 440 toneladas de suministros habían dsembarcado en la cabeza de playa. Kunikov fue herido de muerte por una astilla en la noche del 11 al 12 de marzo y recibió póstumamente el título de Héroe de la Unión Soviética. Está enterrado en la Plaza de los Héroes, cerca de la costa en el centro de Novorossiysk.

La debacle en Yuzhnaya Ozereika se ha pasado por alto en gran medida en la historia soviética de la guerra, ya que la atención se centró en los desembarcos de Malaya Zemlya. La Historia oficial de la Gran Guerra Patriótica describe los eventos en Yuzhnaya Ozereika en solo dos oraciones mientras dedicaba varias páginas al éxito de la operación auxiliar. Durante este período, Leonid Brezhnev se desempeñaba como oficial político del 18 Ejército, e hizo varios viajes en barco a Malaya Zemlya para alentar a las tropas. Durante su mandato como secretario general del Partido Comunista (1964-82), la leyenda de Malaya Zemlya fue llevada a nuevas alturas. En 1973, Novorossiysk recibió el título de Hero City, elevándolo al estado de Stalingrad y Leningrad en términos de su importancia en la guerra. Se construyeron una serie de complejos conmemorativos masivos, incluido uno en el sitio de los desembarques de Malaya Zemlya.

La cuestión de qué logró realmente el desembarco de Malaya Zemlya, más allá de su valor de propaganda y de atar a las fuerzas alemanas, merece más consideración. Grechko afirma que la operación creó condiciones favorables para la liberación de Novorossiysk, pero este punto de vista es difícil de respaldar, ya que la ciudad no fue recapturada hasta siete meses después de la operación de desembarco y después de que los alemanes ya habían decidido retirar la totalidad de la Décimo Séptima Ejército de la cabeza de puente de Kuban.

Varios escritores, incluido Tieke, observan que la presencia de las fuerzas soviéticas en Malaya Zemlya impidió que los alemanes usaran las instalaciones portuarias de Novorossiysk. Este argumento también es cuestionable. Ya había importantes fuerzas del Ejército Rojo en el terreno alto en el lado este de la Bahía de Tsemess, donde la línea de frente había sido estática desde septiembre de 1942. Estas fuerzas proporcionaron apoyo de artillería para la operación de desembarco, por lo que también podrían haber amenazado a cualquier Embarcaciones alemanas que intentan entrar o salir del puerto. En cualquier caso, los puertos y aeródromos alemanes más alejados en la parte trasera eran suficientes para las necesidades de suministro del Séptimo Ejército. Durante marzo, por ejemplo, los totales de suministro y evacuación por mar y aire fueron los siguientes:



Para complementar aún más el sistema de suministro, un sistema de teleférico a través del Estrecho de Kerch, con una capacidad de 1,000 toneladas por día, entró en operación en junio.

Una segunda pregunta que merece un examen más detenido es la de lo que se podría haber logrado si el desembarco principal en Yuzhnaya Ozereika se hubiera desarrollado como estaba previsto. Las fuerzas de desembarco en Malaya Zemlya se concentraron en una península relativamente estrecha, por lo que la línea defensiva alemana opuesta se mantuvo bastante corta. Sin embargo, la fuerza soviética rápidamente reforzada ejerció una fuerte presión sobre las defensas alemanas y generó preocupación en el cuartel general del Séptimo Ejército. El 7 de febrero, el diario de guerra del ejército informó que el enemigo reforzado lo había empujado totalmente a la defensiva, y el 21 de febrero, declaró que la disminución en la fuerza de combate de sus fuerzas en el área de Novorossiysk era "particularmente grave".

Las defensas a lo largo de la costa alrededor de Yuzhnaya Ozereika eran más débiles que en Stanichka, y el hecho de que el pequeño grupo de desembarco fuera capaz de abrirse camino hacia el interior hasta Glebovka sugiere que si se hubiera reforzado a un nivel cercano al de Stanichka, podría han representado una seria amenaza para todo el ala izquierda de la línea defensiva del Ejército XVII. En última instancia, las fallas del desembarco de Yuzhnaya Ozereika y la ofensiva del 47 Ejército en el centro de la línea del Ejército XVII permitieron a este último mantener una línea defensiva continua durante la primavera y el verano.




Black Sea Black Death (1982)

Black Sea * Black Death es un juego de simulación para 2 a 4 jugadores de las operaciones anfibias soviéticas realizadas a principios de febrero de 1943 como parte de la Operación Gory / Morsky (Montañas / Mar).

El objetivo de la Operación Morsky era rodear y tomar la ciudad portuaria de Novorossisk, abriendo el camino a una unidad en Anapa que cortaba la línea de suministro principal y mantenía con vida al 17 Ejército Alemán en el área de Kuban-Taman.

El juego cubre una batalla de 9 1/2 días en una escala de media milla por hexágono (800 metros) y una vuelta por día. Los combates tienen lugar en las playas, en las montañas, en una ciudad industrial y en el aire, donde las unidades involucradas son en su mayoría de batallón o tamaño de compañía (aproximadamente 100 hombres por punto de fuerza), con unidades navales que representan una o dos embarcaciones, y Unidades aéreas que representan cada una diez aviones.

Hay algunos conceptos inusuales en el sistema de juego, así como una cantidad considerable de detalles.

Escala del juego:
Turno: Impulsos = 4-5 horas, 5-6 impulsos por día.
Hexagonal: 880 yardas / 804 metros.
Unidades: Empresa a Regimiento

Inventario de juego:
Una hoja de mapa a todo color de 22 x 34 ″
Dos hojas impresas de doble cara (1 combate, 1 marcadores - 600 1/2 ″ contadores)
Un folleto de 40 páginas del Mar Negro - Muerte negra
Dos cartas de Ayuda al Jugador (en el folleto de reglas)
Un folleto de tablas y tablas de 4 páginas (en el folleto de reglas)
Dos dados de 6 caras

Jugadores: 1 o más
Tiempo de juego: 2-20 horas
Complejidad: Media
Idoneidad del solitario: moderado

viernes, 18 de enero de 2019

Guerras bárbaras de la US Navy: El asalto a Quallah Battoo

Luchando piratas en Quallah Battoo


Weapons and Warfare



Artista de Quallah Battoo: Coronel Charles H. Waterhouse, USMCR

A menos de diez grados al norte del ecuador, en la isla de Sumatra, se encuentra la rica región de cultivo de pimiento de Acheh. A partir de la década de 1790, los barcos comerciales de Nueva Inglaterra se detendrían a lo largo de la costa occidental de la isla para intercambiar plata española por la especia, necesaria no solo para condimentar y conservar alimentos, sino también para el lucrativo comercio transatlántico con Europa.

Los barcos estadounidenses, basados ​​principalmente en Salem, habían realizado casi mil viajes que llevaban 370 millones de libras de pimienta por valor de 17 millones de dólares al por mayor, casi la mitad de la pimienta producida en Acheh durante este período. Una libra de pimienta luego se vendió por $ 13.

Los barcos estadounidenses eran más rápidos, y a los holandeses y británicos no les gustaba su competencia en este lucrativo negocio. Ellos presionaron al sultán de Acheh, Muhammed Shaw, para detener a los barcos estadounidenses en violación de las leyes comerciales. Los británicos llegaron al extremo de tratar de excluir por completo el comercio estadounidense de Acheh. No está claro cuánto de la piratería en los barcos estadounidenses fue un robo puro y qué tanto fue influenciado por los juegos de poder coloniales de ese período.

En enero de 1831, uno de estos buques mercantes estadounidenses, la Amistad, echó el ancla de la ciudad de Quallah Battoo en Sumatra para enfrentar una carga de pimienta. Una banda de piratas malayos en tres proas, o barcos, abordaron la Amistad, asesinaron a gran parte de la tripulación, saquearon el cargamento y llevaron el barco a tierra. Su saqueo incluía cuatro cofres de opio que se usaban en medicina y 18,000 dólares españoles.

Las flotas piratas malayas a lo largo del estrecho de Malaka fueron consideradas los "vikingos del este". Sus proas eran de 50 pies de largo, rápidas y ágiles, con remos y velas ligeras, y estaban armadas con cañones giratorios montados en mamparos. Los piratas, vestidos de escarlata y cota de malla, blandieron krises, una espada con una hoja ondulada, espadas de dos manos y candeleros. Eran famosos por asesinar a cada alma a bordo, o por vender a los pocos sobrevivientes a la esclavitud.

El capitán de la amistad, Charles Endicott, había estado en tierra durante el ataque. Cuando presentó una queja al jefe local, Mahomet, el insulto se agregó a la lesión de Mahomet y luego puso un precio a la cabeza del Capitán y sus oficiales. Con la ayuda de un amigable jefe nativo, Po Adam, Endicott contó con la ayuda de otros tres capitanes mercantes que aceptaron ayudarlo a recuperar su embarcación. Aunque el barco fue recapturado y devuelto, sus dueños enviaron una vigorosa protesta al presidente Andrew Jackson exigiendo retribución.

El presidente Jackson declaró que se había cometido una "indignación audaz" en los mares de las Indias Orientales que involucraban el "saqueo" de uno de sus mercaderes comprometidos en el comercio de pimienta en un puerto de Sumatra. Al parecer, no había espacio para la acción diplomática, ya que Jackson creía que “los perpetradores piratas pertenecían a tribus en un estado de la sociedad tal que no se puede seguir el procedimiento habitual entre las naciones civilizadas. "Envié de inmediato una fragata con órdenes de exigir satisfacción inmediata por la lesión y la indemnización a los enfermos".

En Nueva York, la fragata Potomac, equipada con cuarenta y dos cañones de 32 libras, estaba amañada y lista para navegar hacia la expedición punitiva. La fragata tenía órdenes de "infligir castigo" y llevaba un destacamento de marines y tres destacamentos de marinos bajo el Comodoro Downes para castigar a los nativos por su traición.

Originalmente bajo las órdenes de proceder a China a través del Cabo de Hornos y el Pacífico, la ruta del Potomac se cambió al Cabo de Buena Esperanza y al Océano Índico como resultado de la protesta de los propietarios de la Amistad y la protesta del público en general. El 5 de febrero, después de navegar durante cinco meses, el Potomac, disfrazado de un hombre de las Indias Orientales Danesas, se encontraba a cinco millas de Quallah Battoo.

A las 2 a.m. del día siguiente, 282 infantes de marina y marineros se embarcaron en los barcos del barco y se lanzaron a la playa para atacar. Divididos en grupos, los hombres fueron asignados a cada uno de los cuatro fuertes que custodiaban la ciudad. Al amanecer, la columna dirigida por los tenientes marinos Alvin Edson y George Terrett avanzó. Los marines que se dirigen a Tuko de Lima se encuentran en la jungla detrás de la ciudad.

A los pocos minutos del acercamiento de la Marina, los malayos fueron alertados y la lucha se intensificó. El enemigo se enfrentó a los marines con cañones, mosquetes y trabucos (escopetas tempranas). Adelantándose, la "disciplina superior y el ardor de los marines parecían compensar completamente su falta de números". Rompieron las paredes exteriores, volaron la puerta de la estacada y capturaron el fuerte. Edson, con una pequeña guardia, atravesó la ciudad para unirse al ataque en el fuerte restante.

Mientras el humo de las otras fortalezas flotaba sobre nosotros, Edson, sus marines y un destacamento de marineros se estrellaron contra las paredes de bambú del fuerte de Duramond y se enfrentaron a los malayos que manejaban kris. Vestido con su uniforme azul, el teniente Edson paró la estocada de un defensor con su espada Mameluke, mientras que un marine a su lado paró con su bayoneta. En este combate cuerpo a cuerpo con los marines, los malayos lucharon hasta la muerte. En cuestión de minutos, la fortaleza fue tomada, con solo unos pocos malayos para huir a la jungla.

Con las fortalezas desmanteladas, la ciudad en llamas, algunos malayos escondidos en la jungla y el oleaje en alza, los marines y los marineros fueron retirados del mercado. Más de 150 piratas malayos, incluido Mahomet, fueron asesinados, con los estadounidenses sufriendo solo un marinero y dos infantes de marina muertos y 11 heridos.

Este ataque exitoso disuadirá a los malayos y otros de agresiones similares durante bastante tiempo. Además de su habilidad con el acero frío, los estadounidenses habían salido victoriosos debido a su cañón de largo alcance y calibre ligero y su capacidad para lanzar disparos rápidos con rifles.

Al amparo de una guardia marina, los barcos se embarcaron para el Potomac. Más tarde en el día, todas las manos se reunieron en cubierta para presenciar el entierro de sus tres compañeros de barco muertos en el ataque.

Otros rajas de estados cercanos enviaron delegaciones al barco alegando que Downes les ahorra el mismo destino que habían sufrido en Quallah Battoo. Downes les informó que si algún barco estadounidense fuera atacado nuevamente, se daría el mismo tratamiento a los perpetradores.

A la mañana siguiente, el Potomac se movió a una milla de Quallah Battoo, agotó su largo cañón de 32 libras y bombardeó la ciudad, matando a otros 300 nativos antes de zarpar y dirigirse hacia el mar. Esta fue la primera intervención militar oficial de los Estados Unidos en Asia. Esta fue la segunda vez, después de Trípoli, que los marines fueron convocados para proteger a las empresas estadounidenses y tomar represalias por el asesinato de ciudadanos estadounidenses.

Es interesante observar que 180 años después, las fuerzas estadounidenses están nuevamente comprometidas en situaciones similares con los piratas de hoy en día frente a las costas de Somalia.

jueves, 17 de enero de 2019

Operaciones de desembarco en la Historia

Operaciones de desembarco en la Historia

Weapons and Warfare



El tapiz de Bayeux representa la invasión anfibia normanda de Inglaterra de 1066.



La historia de la guerra anfibia se remonta mucho antes del término moderno en sí. El aterrizaje masivo de los persas en Marathon, la desafortunada expedición de los atenienses a Sicilia en 415 aC, la invasión de César a Gran Bretaña en 55 aC, y algunas de las Cruzadas se invocan como ejemplos de asalto a la tierra desde el mar.

Mirar hacia atrás a esas empresas anteriores puede ayudar a aclarar las características históricas duraderas de esta forma especial de guerra. No se trata de incursiones en la orilla de un enemigo, como el ataque de Sir Francis Drake en Cádiz y otros puertos españoles en la década de 1580. Eran huelgas desde el mar, pero no se pretendía una permanencia permanente en la cabecera de la playa seguida de un avance sobre el resto del continente. Las operaciones como el asalto a Cádiz usualmente tenían un propósito más pequeño y específico, como desbaratar las intenciones del enemigo (el asalto de Drake fue una interrupción preventiva de la Armada) o dañar sus capacidades ofensivas (como el asalto a Zeebrugge de abril de 1918, donde los británicos planeaban bloquear la salida por submarinos del puerto ocupado por los alemanes, o eran simplemente ataques persistentes, de pequeña escala para estirarse y, se esperaba, desgastar a los defensores. Las unidades de comando de Royal Marine llevaron a cabo gran parte de ese tipo de incursión durante gran parte de la Segunda Guerra Mundial, obligando a Hitler a ordenar el estacionamiento de grandes cantidades de tropas de la Wehrmacht en las costas occidentales de Europa, desde el norte de Noruega hasta la frontera de Francia con España. A fines de diciembre de 1941, por ejemplo, una redada de comandos destruyó con éxito la central eléctrica alemana, las fábricas y otras instalaciones en Vaagso, en la mitad de la costa noruega, y en febrero de 1942 otra redada famosa atacó y se apoderó de equipos radares vitales de la estación de Bruneval. cerca de Le Havre.

Pero estas no fueron invasiones; En Bruneval, los comandos en realidad se lanzaron en paracaídas, se apoderaron de la maquinaria y se fueron al mar. Algunos de ellos tenían una utilidad específica, como la adquisición del equipo de radar, o las últimas incursiones de submarinos enanos en los buques mercantes enemigos en la Gironda (los "Héroes de Concha"). A veces, tal vez, los méritos eran psicológicos; ciertamente lo fueron para Churchill, quien casi inmediatamente después de la caída de Francia, y mucho antes de la Batalla de Gran Bretaña, ordenó a los Jefes de Estado Mayor que propusieran "medidas para una ofensiva vigorosa, emprendedora e incesante contra toda la costa ocupada por Alemania". Finalmente , incluso la incursión más pequeña, ya sea un éxito como Vaagso o un fracaso como Guernsey (julio de 1940), produjo lecciones: sobre entrenamiento, comando y control, comunicaciones tierra-mar, armas usadas, buques usados, precisión de la recopilación de inteligencia previa, etc.

Son las lecciones de operaciones anfibias más grandes y con más propósito las que reclaman atención aquí. La primera fue que se necesitaban tropas especializadas y equipo especializado para llevar a cabo una invasión exitosa contra un enemigo determinado basado en la tierra. A veces, tal vez, una unidad apresuradamente juntada, si poseía el elemento de sorpresa, podría lograr un milagro operacional, pero cuando se lanzó contra un enemigo que había preparado bien sus defensas, tales ataques eran generalmente una receta para el desastre. Por lo tanto, no es sorprendente que los historiadores llamen nuestra atención sobre dos innovaciones del ejército de Felipe II, ya que ese servicio fue una de las fuerzas impulsoras detrás de la "revolución militar" de los siglos XVI y XVII. La primera fue la creación por parte de Madrid de tropas especialmente entrenadas asignadas a sus diversas armadas y con experiencia en el traslado de barco a tierra; los marines españoles reales nacieron en las operaciones de la década de 1560 para recuperar Malta, y otras potencias siguieron estableciendo sus propias unidades. El segundo fue el establecimiento de plataformas de armas específicas y la implementación de tácticas adecuadas para su éxito en la batalla. Así, en la operación española de mayo de 1583 para recuperar las Azores de una guarnición anglo-franco-portuguesa, se organizaron barcazas especiales para descargar caballos y 700 piezas de artillería en la playa; los botes de remos especiales estaban equipados con pequeños cañones para soportar los botes de desembarco; se prepararon suministros especiales para ser descargados y apoyar a la fuerza de la fuerza de aterrizaje de 11,000 hombres ”. Los atacantes también practicaron el engaño, un aterrizaje de fuerza parcial en una playa distante y distrayendo a la guarnición mientras dos oleadas de marines llegaron a tierra en el punto principal.

La tercera lección general, igualmente importante, fue que aquellos que ordenaron una operación anfibia, ya sea el rey de España en la década de 1580 o Churchill, Roosevelt y el Estado Mayor Conjunto en 1942–43, tuvieron que eliminar la rivalidad entre servicios y crear cierta Forma de comando integrado. La rivalidad entre los aliados es una cosa (Wellington a menudo afirmaba que tener enemigos no era tan malo como tener aliados), pero la rivalidad entre los servicios armados de la propia nación es mucho más seria. En muchos casos, el fallo operacional se debió a una falta de apreciación de lo que el otro servicio podía o no podía hacer, o incluso de cómo pensaba el otro servicio. El doggerel sobre el Conde de Chatham y Sir Richard Strachan no fue elegido simplemente como un ejemplo de la sátira de Regency. La invasión de Walcheren en 1809 fue un desastre. El lugar fue mal elegido, ya que es una isla de poca altura con malaria; no hubo preparativos serios (herramientas, gabarras, inteligencia) para un avance de la isla a los Países Bajos; Chatham hizo poco con sus 44,000 soldados, y Strachan y sus barcos se encontraban en alta mar. No había personal de planificación ni estructura de comando integrada. Fue un desastre total, ni el primero ni el último de su tipo.

La lección final fue la más antigua de todas: que no importaba lo sofisticadas e integradas que fueran las fuerzas armadas involucradas en un aterrizaje, siempre iban a estar sujetas a las restricciones de distancia, topografía, accesibilidad y condiciones climáticas del momento. El motor de combustión interna conquistó mucho tiempo y espacio. Contra la contundente fuerza de un vendaval, se vio enormemente obstaculizado y reducido en su poder (como vimos en las dificultades físicas que Churchill tenía para llegar a Casablanca). Dado que las mareas cambiaban a diario, en el Atlántico, había subidas y bajadas verticales muy grandes, y que podía surgir una tormenta rápidamente, siempre había una gran inquietud ante la idea de que las fuerzas aterrizarían en una costa abierta, incluso una sotavento. apuntalar.

Entonces, donde sea posible, los planificadores de la invasión, pensando también en las tropas y suministros de seguimiento, deseaban un puerto seguro y funcional en el que sus barcos pudieran descansar de forma segura y a través del cual pudieran fluir los refuerzos. El problema, por supuesto, era que cualquier buen puerto que mereciera su nombre iba a ser fuertemente defendido por cañones, bastiones, trabajos exteriores, trabajos interiores y posiblemente minas y obstáculos ocultos, mientras que las tropas invasoras y sus transportes estarían en alta mar. El mareo colectivo y el flujo y reflujo de las mareas antes de que se realizara el asalto sangriento. La historia de la guerra anfibia también está repleta de ejemplos de ataques que fueron rechazados: en 1741 los británicos colocaron 24,000 hombres, 2,000 armas y 186 barcos contra Cartagena de Indias (Colombia), pero aún así fueron expulsados ​​por una guarnición española mucho más pequeña. sosteniendo una fortaleza masiva. Tratar de apoderarse de un puerto enemigo naturalmente provocó una enorme reacción defensiva y probablemente sería fatal; Al desembarcar en las playas, ya sea cerca o más lejos, expusieron a las tropas a los elementos acuosos y también los obligaron a traer sus propios sistemas de comunicaciones (equipos de puentes, unidades de reparación, repuestos) hasta que llegaron a las carreteras del enemigo. Pero decidir contra cualquier ataque anfibio y quedarse con una campaña terrestre (como hicieron los Aliados en Italia entre 1943 y 1945, aparte de Anzio) significaba que no se podía aprovechar las oportunidades de flexibilidad marítima y, en cambio, se vería obligado a seguir adelante. Una de estas opciones operativas podría ser un ganador, pero era imposible decir de antemano cuál era.

En suma, los asaltos desde el mar fueron un tiro de jugador; Quizás solo los ataques aéreos podrían ser más riesgosos. No se trataba solo de barcos que dejaban soldados y equipo y luego se alejaban; se trataba de una guerra combinada integrada frente al fuego hostil y, a menudo, en circunstancias físicas extremadamente difíciles. Exigía una construcción casi imposible: un personal conjunto que funcionara sin problemas bajo un solo comandante, y que todos conocieran su lugar y papel debido a la capacitación sistemática de preinvasión. Se basaba en excelentes comunicaciones ante los esfuerzos del enemigo para interrumpirlos, y requería el armamento adecuado. Después de eso, podría ser factible.

Con todas estas lecciones de historia disponibles (y algunas de las campañas anteriores se estudiaron en los colegios universitarios del siglo XIX), uno podría pensar que los servicios armados anteriores a 1914 habrían estado mejor preparados que para las huelgas flexibles y cuidadosamente preparadas desde el mar cuando La Gran Guerra finalmente llegó. Esto debería haber sido particularmente cierto entre los creadores de políticas y los estrategas principales en Londres, criados como lo fueron en la "guerra británica". Pero esos estrategas prestaron mucha menos atención a las lecciones que surgieron de la campaña de Crimea (torpe, pero en realidad tuvo éxito en obligar a Rusia a pedir términos) que a las huelgas del ejército prusiano contra Dinamarca, luego a Austria y luego a Francia, en la década de 1860. Si las futuras guerras europeas se decidieran con tanta rapidez, en el primer verano y otoño de la campaña en los principales campos de batalla, ¿cuál era el punto de las incursiones periféricas? Fue una pregunta que los defensores de la guerra anfibia encontraron difícil de responder. Había otra razón por la que se practicaba tan poca guerra anfibia durante la Primera Guerra Mundial: la situación estratégica más amplia. Esta guerra fue abrumadoramente una guerra terrestre europea y, por lo tanto, una guerra de generales. Los ejércitos de masas de los Poderes Centrales competían por el terreno contra los ejércitos de masas de Francia, Gran Bretaña y (más tarde) Estados Unidos en el oeste, Rusia en el este y Italia en el sur. Como los ejércitos angloamericanos ya estaban profundamente dentro de Francia entre 1917 y 1818, no era necesario un aterrizaje masivo y anfibio en las costas francesas. Minas, torpedos y artillería costera impidieron cualquier ataque aliado en el Báltico; Las operaciones marítimas que ocurrieron allí fueron huelgas germano-rusas en un teatro secundario. Todas las naciones importantes del Mediterráneo fueron Aliadas (Francia, Italia y sus colonias, más Egipto) o neutrales (España, Grecia), que solo dejaron a Turquía y al Levante como posibles áreas objetivo. El aliado japonés de Gran Bretaña controlaba el Lejano Oriente y fácilmente engullía las colonias alemanas expuestas allí.

Por lo tanto, en toda la charla anterior a 1914 del Almirante Jacky Fisher y otros acerca de que el ejército es un "proyectil" disparado en tierra por la marina, no estaba claro dónde se podría disparar ese misil, incluso si los generales británicos acordaron serlo. despachados (que, una vez establecidos en Francia, no lo hicieron). El control de las colonias de Alemania en África y el Suroeste del Pacífico fue relativamente incontestado, excepto por una desastrosa operación anfibia en noviembre de 1914 por fuerzas británico-indias contra el puerto de Tanganyikan en Tanga, que debería haber sido una lección saludable sobre cómo la capacitación, las comunicaciones y el equipo de los pobres , y el liderazgo puede convertir un golpe imaginativo en un fiasco. Pero las lecciones son saludables solo si se aprenden.

Lamentablemente, las lecciones de Tanga no fueron, como se demostró fácilmente en el gran ejemplo de una invasión anfibia fallida del siglo XX: la campaña de Gallipoli de 1915-16, un conflicto tan notable como el asalto ateniense a Sicilia, y tan desastroso . Incluso hoy en día, Gallipoli recibe mucha atención, no solo por sus resonancias históricas (como se demuestra en cada conmemoración del Día de ANZAC en Australia y Nueva Zelanda, o en la celebración de Mustapha Kemal de los turcos, sino también por nuestra La fascinación por la brecha espectacular entre su gran propósito estratégico y su desastrosa ejecución. Quizás ninguna otra operación que no sea ésta ilustra mejor el circuito de retroalimentación (en este caso, totalmente desfavorable) entre lo que ocurre en tierra y en el mar, y cómo el curso general de la guerra puede verse afectado por un contratiempo táctico. Por el simple golpe de empujar una fuerza a través de los Dardanelos, su principal defensor (Churchill) mantuvo, una Rusia tambaleante recuperaría sus rutas marítimas hacia el Oeste y, por lo tanto, se mantendría en la guerra; por otro lado, el poder turco supuestamente frágil (se había unido a Alemania en noviembre de 1914) podría verse obligado a colapsar, y los estados balcánicos de Grecia, Bulgaria y Rumania podrían verse tentados a salir de su neutralidad.

Si bien el razonamiento estratégico era atractivo, la operación en sí fue una catástrofe. Comenzó con un intento puramente naval en marzo de 1915 para apresurar el estrecho; para cuando la flota aliada escapó del campo de minas tendido por los turcos, había perdido cuatro barcos capitales (tres británicos y uno francés), con otros tres gravemente dañados, un resultado peor que las pérdidas de la Royal Navy en Jutlandia un año después. Después de eso, se reunieron unidades de infantería de diversas fuentes: regimientos franceses en el Mediterráneo, unidades británicas de Egipto, India y el país de origen, nuevas divisiones de Australia y Nueva Zelanda en ruta hacia el Frente Occidental. A fines de abril de 1915, después de darles suficiente tiempo a los turcos para traer refuerzos, comenzaron a aterrizar en las colinas escarpadas, escarpadas y cubiertas de espinas de la península de Dardanelos. Por más que lo intentaran, las fuerzas aliadas nunca pudieron controlar las tierras altas y sufrieron pérdidas espantosas. Cada lado lanzó más y más divisiones, pero la situación no cambió. En diciembre y enero, en rápidos movimientos nocturnos que sorprendieron a los turcos, los aliados se alejaron de las playas, admitieron la derrota y navegaron a casa. Habían perdido 44,000 hombres y tenían otros 97,000 heridos (más que todas las pérdidas de los Estados Unidos en la Guerra de Corea). Las bajas de Turquía fueron aún mayores, pero habían ganado.

Las naciones occidentales habían demostrado ser mucho mejores para salir de una playa de Dardanelles que para aterrizar en una, y mucho menos para pasar de su alojamiento temprano a su principal destino en el interior. En retrospectiva, las razones de esta derrota se hicieron claras. El clima en el estrecho siempre fue extremadamente inconstante, desde el intenso calor de los meses de verano (sin suministros de agua adecuados, un ejército que se marchita como un arbusto y la tasa de enfermedades se dispara) hasta las intensas tormentas y ventiscas que brotaron del Bósforo como el invierno avanzaba. La topografía es intimidante, con pendientes pronunciadas, grietas repentinas y arbustos espinosos en todas partes. Las áreas de aterrizaje, especialmente donde las unidades de Australia y Nueva Zelanda llegaron a tierra, eran inhóspitas y prácticamente imposibles de abandonar. La inteligencia aliada sobre qué esperar era débil, las fuerzas no habían sido entrenadas para este tipo de operaciones, y el apoyo de fuego de los buques en alta mar estaba incompleto, en parte porque era difícil ver dónde estaban los turcos, en parte porque los escuadrones de bombardeos fueron constantemente expulsados ​​por minas y submarinos enemigos (otras tres naves capitales fueron hundidas el mes siguiente). Las naves de desembarco que llevaron a los hombres a la orilla eran, aparte de unos pocos prototipos, ninguna lancha de aterrizaje. Finalmente, tanto el armamento como las tácticas de las unidades en bruto ordenadas para avanzar en este terreno escarpado eran simplemente inadecuadas para el trabajo. Supervisar este fiasco de despliegue fue una estructura de comando que trajo recuerdos de Sir Richard Strachan y el Conde de Chatham, excepto que esta vez las víctimas y la inmensidad del fracaso fueron mucho, mucho mayores. En consecuencia, la línea con Rusia no pudo abrirse, Turquía se mantuvo en la guerra y luchó hasta el final, Bulgaria se unió a los Poderes Centrales y los otros estados balcánicos se mantuvieron neutrales. Poco más de un año después, la Rusia imperial comenzó su colapso.


Desembarco de Normandía-1944.


Después de Gallipoli, el interés británico en las operaciones anfibias se desvaneció, como era de esperar. Se necesitaban más y más recursos para las luchas colosales a lo largo del Frente Occidental, y en consecuencia los aterrizajes exóticos y difíciles del mar ahora eran mal vistos. A instancias francesas, un ejército aliado estableció una cabeza de playa en Salónica más tarde en 1915, pero en realidad nunca se alejó mucho de la costa durante los próximos tres años: los batallones allí fueron llamados acertadamente los "Jardineros de Salónica". En la próxima primavera Los franceses luchaban por sobrevivir en Champagne y Flandes, y por lo tanto se oponían a todas las aventuras orientales. Si los británicos estuvieron mucho más tentados a hacer campaña por los territorios del Imperio Otomano después de 1915–16, fue por asaltos terrestres a gran escala, hacia el este desde Egipto, hacia el norte desde Basora. El liderazgo del ejército simplemente no estaba interesado en que sus divisiones fueran dejadas en costas hostiles; La marina se estaba concentrando en embotellar la flota de alta mar en el Mar del Norte y tratar de evitar perder la batalla de los convoyes del Atlántico contra los submarinos. La incursión de Zeebrugge de 1918, aunque bien ejecutada, fue solo una incursión, nada más. Tampoco la entrada norteamericana a la guerra cambió las actitudes; Millones de doughboys navegaron a salvo en Le Havre y marcharon por tierra hacia el frente. Durante los años 1917-18, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos se encontraba en el interior del país, luchando a lo largo de los ríos Aisne y Meuse.

En resumen, la Primera Guerra Mundial desacreditó la noción de guerra anfibia. Y cuando el polvo de la guerra se asentó y el nuevo panorama estratégico global reveló sus contornos, aproximadamente en 1923, hubo razones obvias por las que este tipo de operación tuvo pocos seguidores. Ciertamente, en una Alemania muy derrotada y muy reducida, en una Francia e Italia gravemente dañadas y apenas victoriosas, y en una Unión Soviética infantil, hubo muchos pensamientos de guerra, pero ninguno de ellos implicó la proyección de la fuerza a través del océanos Japón estaba en una fase liberal, y los militares aún no habían ejercido su fuerza, incluso cuando se movió para tomar Manchuria en 1931, que era una operación terrestre que no tenía nada que ver con atacar playas o confiscar puertos. A fines de la década de 1930, las cosas serían diferentes, con grandes barcos mercantes japoneses que transportaban lanchas y vehículos de aterrizaje durante su ataque al Yangtse inferior. Durante este período posterior a 1919, entonces, solo dos de las siete grandes potencias pensaron en la guerra anfibia.

Una de esas dos potencias fue Gran Bretaña, aunque la rigurosidad económica y la vergüenza de Gallipoli (replanteada en muchas memorias de tiempos de guerra) empujaron las operaciones combinadas en un rincón oscuro y polvoriento; el resultado fue el ejercicio de entrenamiento ocasional a pequeña escala, un manual de entrenamiento teórico y tres prototipos de lanchas de aterrizaje de motor. Solo la invasión japonesa de China continental de 1937 y la crisis de 1938 en Checoslovaquia forzaron la reanudación de la planificación y la organización. Sobre el papel, las cosas empezaron a mejorar. Se estableció el Centro de Capacitación y Desarrollo Inter-Servicio (ISTCD), se diseñaron las embarcaciones de aterrizaje especializadas y sus naves de transporte más grandes, y se actualizó el manual de asaltos anfibios. Pero todo esto era teoría. Los oficiales de nivel medio trabajaron bien juntos y tenían ideas finas y avanzadas, pero aún carecían de las herramientas. Un ejercicio a gran escala frente a Slapton Sands, Devon, en julio de 1938 se vio gravemente afectado por las condiciones cercanas al vendaval y terminó en un caos. Esto impulsó al ISTCD a una planificación más seria, y es en su honor que anticiparon virtualmente todas las dificultades prácticas que las operaciones anfibias plantearían durante la propia Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, al estallar ese conflicto, notablemente, esta verdadera unidad interservicios fue disuelta. El ejército se fue a Francia, la fuerza aérea estaba bombardeando Alemania y la marina estaba esperando la batalla en alta mar con la Kriegsmarine, ¿por qué lugar del mundo se llevaban a cabo operaciones combinadas? ¿Y a quién le interesaba? Todos menos uno de los oficiales de ISTCD regresaron a sus unidades de combate en septiembre de 1939.

El otro país interesado en la guerra anfibia era Estados Unidos, debido a sus costas largas, puertos múltiples y playas planas; por sus preciados recuerdos de la guerra de 1812; y porque había poseído, desde la fundación de la República, su propio Cuerpo de Marines con recuerdos especiales de campaña ("Desde los salones de Moctezuma hasta las costas de Trípoli").

miércoles, 16 de enero de 2019

Guerra del Chaco: El infierno verde


Guerra en el 'Infierno Verde'



Por P.G. Smith

Military History Magazine

En la pausa entre las guerras mundiales, Paraguay y Bolivia lucharon en un páramo de matorrales desérticos, reptiles mortales y sobre rumores de depósitos de petróleo

El Chaco Boreal de América del Sur es un lugar mortal. Las temperaturas a menudo alcanzan los 100 grados Fahrenheit en la región plana y árida, aproximadamente del tamaño de Oregón. El "Infierno Verde", como se le conoce, es el hogar de más de 60 especies de serpientes, ejércitos de hormigas coloradas y jaguares que pueden atacar en un instante. Históricamente, Paraguay y Bolivia reclamaron a medias esta región desolada, que forma un tosco triángulo con el río Pilcomayo al suroeste, el río Paraguay al este y las estribaciones de los Andes al norte. Pero nadie, aparte de pequeñas bandas de amerindios nómadas, prestó mucha atención al Chaco.

Todo eso cambió en los años transcurridos entre las guerras mundiales.

Con el interés de mantener sus respectivos reclamos a la región, Paraguay y Bolivia establecieron pequeños puestos de avanzada, o fortines, en todo el Chaco. Estas posiciones a menudo comprendían poco más que algunas chozas de barro, enredos de alambre de púas y un asta de bandera. Las naciones rivales también periódicamente enviaron pequeñas patrullas para sondear las posiciones del otro. Inevitablemente, estas patrullas colisionaron entre sí, intensificando las tensiones.

En febrero de 1927, soldados en un puesto boliviano capturaron una patrulla paraguaya de cinco hombres y luego mataron a su comandante, el teniente Adolfo Rojas Silva, al parecer mientras intentaba escapar. Bolivia notificó a Paraguay sobre la muerte de Silva y repatrió a los prisioneros. Aunque la indignación conmovió a la capital paraguaya de Asunción, prevalecieron cabezas más frías y los diplomáticos negociaron una resolución pacífica. Aún así, el incidente inflamó la hostilidad latente entre las naciones contendientes, y cada agregó puestos de avanzada en el Chaco.

En la creencia de que la guerra abierta en el Chaco era solo cuestión de tiempo, tanto Paraguay como Bolivia aceleraron los esfuerzos para modernizar sus fuerzas militares. El ejército boliviano, que contaba con unos 8.600 hombres en 1927, había comenzado su campaña de modernización a principios del siglo XX, finalmente bajo la tutela de una misión militar alemana bajo el mando del comandante Hans Kundt, un administrador competente y poco imaginativo. Después de comandar una brigada alemana en combate contra los rusos durante la Primera Guerra Mundial, el general Kundt regresó a Bolivia. (Entre sus oficiales estaba Ernst Röhm, que más tarde alcanzaría notoriedad en la Alemania nazi como comandante de la Sturmabteilung, las infames "camisas pardas" de Adolf Hitler). Además de los modernos rifles de infantería y artillería de campaña, Bolivia adquirió una variedad de máquinas pesadas y livianas pistolas y armas antiaéreas. También invirtió en lanzallamas, vehículos blindados Vickers y una serie de aviones de combate y transporte.

El ejército paraguayo, que en 1927 contaba con poco más de 2.700 hombres, envió a sus oficiales a estudiar en academias militares en Argentina, Francia y Chile. Sus cuarteles generales habían comprado rifles Mauser, ametralladoras Maxim, artillería de campaña Krupp y morteros Stokes-Brandt de 81 mm, el último de los cuales resultaría altamente efectivo en los matorrales bajos y densos del Chaco. Paraguay adquirió un número limitado de aviones biplanos y de transporte, mientras que su armada invirtió en dos cañoneras italianas de última generación para aumentar la flota que asegura el río Paraguay.

Aunque la ira por la muerte del teniente Silva disminuyó, nuevos enfrentamientos nuevamente llevaron a las naciones al borde de la guerra. En diciembre de 1928, un batallón paraguayo tomó un puesto boliviano a lo largo del río Paraguay en Vanguardia. En respuesta, una división boliviana atacó y ocupó varias posiciones paraguayas, incluida la fortaleza de Boquerón, a unos cientos de millas al noroeste de Asunción. Bajo los auspicios de la Unión Panamericana (precursora de la Organización de Estados Americanos), los estados vecinos interesados ​​reunieron una Comisión de Neutrales compuesta por representantes de Cuba, Colombia, México, Uruguay y los Estados Unidos, y se reunieron en Washington, DC , para negociar un acuerdo. En unos meses, Paraguay y Bolivia llegaron a un acuerdo, retiraron las fuerzas e intercambiaron prisioneros, una vez más evitando la guerra.

Años antes, la Standard Oil Co. de Nueva Jersey había descubierto ricos depósitos de petróleo en las estribaciones bolivianas de los Andes, y sus ingenieros habían especulado que los depósitos de petróleo probablemente se extendieran por debajo de las planicies arenosas y secas del Chaco al sur, una posibilidad que aumentó aún más el interés de Bolivia en afirmar el control de la región. Mientras tanto, la rival anglo-holandesa de Standard, Royal Dutch Shell, había hecho ofertas lucrativas al gobierno paraguayo por los derechos de perforar en busca de petróleo bajo el mismo matorral enmarañado al oeste del río Paraguay.


La bandera paraguaya marca un puesto remoto y crudamente fortificado del Chaco. (Bettmann / Getty Images)

El gobierno paraguayo también participó en la venta de tierras de Chaco, una fuente de ingresos muy necesaria. Los inversionistas argentinos habían comprado grandes extensiones de pastizales cerca de los ríos para apoyar ranchos ganaderos. En un desarrollo bastante incongruente, los agricultores menonitas canadienses habían negociado con Paraguay para comprar tierras para una colonia religiosa autónoma en el árido corazón del Chaco. Desde entonces, atrajo a miles de menonitas de Alemania, Suiza y Rusia. Si Paraguay pierde el control del Chaco, renunciaría a los ingresos de ventas similares.

El orgullo nacional también jugó un papel importante en los reclamos de los rivales a la región. Paraguay sufrió una humillante derrota en la desastrosa Guerra de la Triple Alianza de 1864-70, en la que el megalómano presidente paraguayo Francisco Solano López se había hecho con las fuerzas combinadas de Brasil, Argentina y Uruguay. Para cuando Paraguay finalmente se rindió, había perdido casi las tres cuartas partes de su población, y los aliados victoriosos se estaban preparando para dividir el territorio paraguayo. Solo la intervención del presidente de los Estados Unidos, Rutherford B. Hayes, salvó a Paraguay como una entidad soberana, pero su territorio se redujo significativamente, y cargó con una pesada deuda de guerra. El patriotismo paraguayo, que se desarrolló con fuerza en su pueblo, no permitiría otra pérdida de territorio semejante, no sin lucha.


Asimismo, Bolivia había sufrido una pérdida humillante para Chile en la Guerra del Pacífico de 1879-83. Bolivia se vio obligada a ceder la provincia de Antofagasta -su costa del Océano Pacífico- convirtiéndose así en una nación sin salida al mar que necesita una ruta hacia el mar para exportar su valioso petróleo. El Chaco proporcionó tal ruta potencial al Océano Atlántico a través del Río Paraguay. Bolivia, cuya población era casi tres veces mayor que la de Paraguay, no pudo ceder ante el provocador reclamo de su vecino más débil al Chaco sin tragarse su orgullo.

Agregando al renovado interés en el Chaco, una expedición de mapeo militar paraguayo de 1931 a la región hizo un descubrimiento sorprendente. Bajo el liderazgo del general blanco ruso exiliado, general Ivan Belyaev (también conocido como Juan Belaieff), el equipo de reconocimiento tropezó con el lago Pitiantutá, un gran cuerpo de agua dulce en medio de las áridas y desoladas llanuras. Un suministro tan abundante de agua potable podría abrir el Chaco central para viajar, establecerse y establecer fortificaciones militares. La construcción apresurada de Belyaev del fuerte Carlos Antonio López, un pequeño puesto de avanzada a lo largo de la orilla del lago, pronto llamó la atención de Bolivia.

En lo que pudo deberse a una falta de comunicación entre el ejército boliviano y su gobierno, una expedición militar boliviana se apoderó del fuerte Carlos Antonio López en junio de 1932. Intencional o no, el asalto provocó un contraataque un mes después por las fuerzas paraguayas, que expulsaron a los bolivianos de El lago. El presidente boliviano, Daniel Salamanca, cedió luego a la presión popular por la guerra con Paraguay y autorizó una fuerza de 10,000 soldados para apoderarse de las fortificaciones alrededor de Boquerón. La ofensiva fácilmente derrotó a las guarniciones paraguayas y capturó la ciudad, dejando poco para evitar que los bolivianos marchen sobre la ciudad paraguaya de Concepcíon y la base logística clave de Puerto Casado en el río Paraguay. Parecía que Bolivia obtendría una rápida victoria sobre su enemigo más pequeño.

Los líderes paraguayos pidieron una movilización nacional completa. La gente respondió patrióticamente, incluso donando posesiones domésticas y anillos de boda para el esfuerzo de la guerra. En un golpe de suerte para Paraguay, las fuertes lluvias convirtieron las pocas carreteras del Chaco en lodazales fangosos, deteniendo temporalmente el avance boliviano. Pero tal vez la mejor suerte para Paraguay fue la aparición del teniente coronel José Félix Estigarribia como comandante operativo de su ejército.

En una cultura que reverenciaba al imponente y poderoso caudillo o al hombre fuerte, Estigarribia era una opción poco probable para el mando. Era relativamente pequeño en estatura y, según los informes, un hombre de pocas palabras. Hijo de un platero campesino, había planeado estudiar agricultura antes de optar por una carrera militar. El coronel de 44 años había asistido a la prestigiosa academia militar Saint-Cyr de Francia y había pasado tiempo como observador de primera línea durante la Primera Guerra Mundial. Aunque tenía poca experiencia práctica en combate, era un gran estratega.

A principios de septiembre, aprovechando la pausa en el asalto boliviano, Estigarribia movilizó rápidamente y concentró 13,000 tropas paraguayas para retomar Boquerón. Después de tres asaltos frontales infructuosos y costosos a las posiciones fortificadas de los bolivianos, el comandante paraguayo cambió de táctica. Mientras fijaba la defensa boliviana con presión frontal, Estigarribia se infiltró lentamente alrededor de los flancos enemigos para envolver a los defensores y cortar su línea de suministro. En el calor tórrido, los sitiados bolivianos pronto se quedaron sin agua, y los suministros de alimentos y municiones disminuyeron rápidamente. A mediados de septiembre, los paraguayos cortaron una columna de ayuda boliviana antes de que pudiera llegar a Boquerón. Los aviones bolivianos trataron de arrojar municiones, raciones, medicinas y, ingeniosamente, bloques de hielo como suministro de agua, pero los lanzamientos aéreos a menudo caían dentro de las líneas paraguayas. El 29 de septiembre, después de un asedio de tres semanas, Boquerón capituló. Cuando los victoriosos paraguayos se abrieron paso a través de las defensas con marcas de viruela para reclamar el puesto avanzado, se sorprendieron por la apariencia esquelética de los 466 defensores bolivianos sobrevivientes, que suplicaron agua a sus captores.

Después de volver a tomar Boquerón, el recién ascendido Col. Estigarribia mantuvo el impulso empujando hacia el oeste hacia el río Pilcomayo, expulsando a las fuerzas bolivianas de 15 posiciones defensivas sucesivas y lejos de los centros de población paraguayos. En diciembre, las lluvias estacionales detuvieron las operaciones ofensivas, ya que las carreteras de tierra en la región se volvieron intransitables.

La adaptabilidad de Estigarribia como líder militar fue uno de los factores que trabajaron en su favor. Lo más importante, se benefició de líneas de comunicación relativamente cortas. Las tropas y suministros paraguayos viajaron en barco por el río Paraguay, acompañados por las cañoneras de la armada, y luego se trasladaron a un ferrocarril de trocha angosta que corría hacia el oeste aproximadamente 100 millas hacia el Chaco. La última etapa anterior al frente fue a pie, en mula de carga o en sacudidas de camiones Ford. Todo el viaje duró aproximadamente cuatro días, mientras que llevó semanas de duro viaje para las tropas bolivianas llegar al frente del Chaco.

Las tropas de Estigarribia también demostraron ser más capaces que las de su oponente. La composición homogénea del ejército paraguayo refleja una sociedad que celebra su patrimonio mestizo (mixto europeo y amerindio). Casi todos los paraguayos se enorgullecían de descender de los colonos españoles y de los indígenas guaraníes, por lo que tanto los oficiales como los soldados compartían una cultura común. Además, la mayoría de las tropas paraguayas eran campesinos resistentes, o campesinos, acostumbrados al calor tropical, las condiciones primitivas y el trabajo duro. Aunque estaban mal equipados, a menudo carecían incluso de calzado, los soldados paraguayos demostraron determinación, recursos y capacidad de recuperación.

El ejército boliviano, por el contrario, estaba dirigido por un cuerpo de oficiales compuesto principalmente de la clase criolla (de sangre pura española), mientras que la base estaba compuesta principalmente por indígenas andinos. Estos últimos estaban más aclimatados a las condiciones templadas y montañosas que al calor opresivo y polvoriento del Chaco. Mientras las tropas paraguayas luchaban por defender su territorio, los soldados bolivianos fueron empujados a una guerra por la posesión de un páramo inhóspito con poco significado personal para ellos.

En lo que demostró otra ventaja significativa, Estigarribia tenía la plena confianza del alto mando militar y el liderazgo civil de Paraguay, mientras que el presidente Eusebio Ayala le permitió al coronel la libertad de mandar sin interferencia política. En detrimento de su ejército, el presidente boliviano Salamanca continuamente se entrometió y criticó a sus comandantes.
Bolivia enfrenta otro tipo de crisis de liderazgo. A principios de 1932, el presidente Salamanca había retirado al general Kundt del exilio relacionado con un golpe militar dos años antes. Si ese no fuera terreno bastante inestable, muchos comandantes bolivianos se ofendieron por el nombramiento de un gringo como comandante sénior. El general alemán de 63 años era indiferente o indiferente. Durante la temporada de lluvias organizó una fuerza de 12,000 soldados en el Chaco, y en enero de 1933 lanzó una ofensiva contra las fortificaciones paraguayas alrededor de Nanawa, casi logrando rodear a los defensores. Los ingeniosos paraguayos, sin embargo, montaron contraataques exitosos contra los bolivianos, quienes repetidamente demostraron ser incapaces de coordinar sus fuerzas en el punto de ataque. Los paraguayos tomaron cientos de prisioneros, una moral más degradante en las filas bolivianas. En marzo, cuatro regimientos bolivianos se amotinaron y los hombres volvieron a sus pueblos de origen en los Andes.

Promovido a general ese otoño, Estigarribia lanzó un movimiento de pinza contra posiciones bolivianas alrededor de Nanawa. En un enfrentamiento decisivo en el bolsillo de Campo Vía el 11 de diciembre, los paraguayos mataron a unos 2.700 bolivianos y capturaron otros 4.800, mientras que se apoderaron de 536 ametralladoras ligeras y pesadas, 20 piezas de artillería, 25 morteros y dos tanques. Un deshonrado Kundt presentó su renuncia.

Creyendo que la guerra casi había terminado, el presidente paraguayo Ayala acordó una tregua el 19 de diciembre para negociar un acuerdo de paz. El nuevo comandante del ejército boliviano, el general Enrique Peñaranda, usó el respiro para reconstituir y reabastecer a las fuerzas, elevando la fuerza de las tropas a más de 15,000. No se llegó a un acuerdo, y la tregua expiró.

Aprovechando la tregua, Estigarribia había reunido una fuerza de unos 28,000 paraguayos, resolviendo expulsar finalmente a los bolivianos del Chaco. En una serie de acciones constantes, los paraguayos presionaron a los bolivianos hacia el noroeste, hacia las estribaciones de los Andes y las orillas del Pilcomayo. Con cada empuje exitoso, sin embargo, las líneas de suministro más delgadas de Estigarribia se extendían sobre los caminos de tierra del Chaco. Ese mayo, en un valle conocido como Cañada Strongest, los bolivianos atrajeron a los paraguayos que avanzaban hacia una trampa, rodeando a una fuerza de más de 1.500 soldados, que no tuvieron más remedio que rendirse.

A pesar de la pérdida, los paraguayos presionaron inexorablemente a los bolivianos hacia su posición fuertemente fortificada en Ballivián, en el Pilcomayo. Estigarribia, tal vez impaciente por poner fin a la guerra, lanzó una serie de costosos ataques frontales que Peñaranda fácilmente rechazó. El comandante paraguayo entonces ideó un plan inteligente. Mientras mantenía la presión sobre Ballivián, Estigarribia envió una fuerte columna hacia el norte para amenazar los crudos yacimientos petrolíferos en el departamento de Santa Cruz, lo que obligó a Peñaranda a trasladar tropas desde Ballivián para controlar la amenaza paraguaya. Para asegurarse de que las fuerzas bolivianas permanecieran distraídas, Estigarribia instruyó a su comandante subordinado en el norte a que se retirara, lo que llevó a los bolivianos a perseguirlos cada vez más lejos de Ballivián. Solo entonces Estigarribia atacó las fortificaciones de Ballivián, matando a 2,669 bolivianos, capturando a más de 4,000 y confiscando millones de dólares en suministros y equipo. Los maltratados sobrevivientes bolivianos cruzaron el río y se retiraron al norte, a Villamontes. Habían sido expulsados ​​del "Infierno Verde", dejando a Paraguay en plena posesión del Chaco Boreal.


Soldados paraguayos avanzan cautelosamente en una posición boliviana. (Istock)

En noviembre de 1934, el presidente boliviano Salamanca se dirigió a Villamontes para castigar a sus comandantes por su pobre actuación. Hartos, los generales arrestaron a Salamanca y lo reemplazaron por el vicepresidente José Luis Tejada Sorzano. Hasta junio de 1935, los dos ejércitos continuaron batallando en las cercanías de Villamontes y alrededor de los campos petrolíferos de Santa Cruz. Tal vez porque los bolivianos estaban defendiendo su territorio, o quizás porque Estigarribia estaba tratando de conducir a su ejército cansado de la guerra sobre líneas de suministro apenas estiradas, la guerra se convirtió en enfrentamientos no concluyentes y pérdidas costosas para ambos lados.

El 12 de junio, Bolivia y Paraguay finalmente instituyeron un cese al fuego permanente. El tratado de paz posterior cedió unas tres cuartas partes del Chaco Boreal a Paraguay, aunque a Bolivia se le permitió un corredor hacia el río Paraguay, asegurando así su ruta de transporte hacia el Océano Atlántico. El costo para cada nación ha sido alto. Paraguay había perdido unos 36,000 hombres, Bolivia un asombroso 52,397. El Chaco plagado de enfermedades se había cobrado la mayoría de los muertos. En términos monetarios, el conflicto le había costado a Bolivia el equivalente a $ 231 millones. Aunque Paraguay había incurrido en $ 198 millones en deuda de guerra, el gobierno pudo vender grandes cantidades de armamento boliviano capturado y equipo militar para ayudar a pagarlo.

La Guerra del Chaco se convirtió en un punto de orgullo nacional para Paraguay. Para Bolivia, la guerra fue un episodio trágico, aunque provocó reformas sociales muy necesarias que eventualmente empoderaron a la población indígena andina.

En los últimos años, tanto en Paraguay y Bolivia han descubierto importantes reservas de petróleo y gas natural en el Chaco Boreal, pero el “Infierno Verde” sigue siendo en gran medida un lugar seco y árido habitado sólo por pequeñas bandas de amerindios, los agricultores menonitas, soldados aislados y una variedad alarmante de reptiles mortales. De vez en cuando, vientos huracanados o lluvias torrenciales descubren los huesos de alguien que pagó demasiado por una región que no valía el precio.

martes, 15 de enero de 2019

El entrenamiento de caballos de los Hititas

Kikkuli, el hurrita que susurraba a los caballos



Javier Sanz —  Historias de la Historia


Gracias a estudios realizados en Kazajistán sabemos que el caballo se domesticó hace ya mucho, en concreto más de 7000 años. Si bien al principio se le usaba sobre todo para pieles y comida, con el tiempo se le descubrió una gran utilidad para portar pesos y tirar de los carros, y por supuesto, una gran ventaja en la guerra, como no podía ser menos. En China, en el antiguo reino de Shang, hay pruebas del uso de caballos tirando de carros de guerra, antes incluso de que se aprendiera a cabalgar. En Sumeria los carros eran tirados por onagros, pero este animal resultaba difícil de domesticar y bastante cabezota una vez amaestrado, con lo que los asirios acabaron prefiriendo rocines para tirar de sus máquinas de guerra. Con el tiempo diversos pueblos de la antigüedad montaron en los caballos introduciendo la caballería en las batallas. Eso sí, sin estribos, por mucho que Hollywood se empeñe en mostrar lo contrario.



El espionaje industrial debió hacer aparición más o menos al mismo tiempo que el del hacha de piedra de repetición. Y es que si tus vecinos de la cueva de al lado inventaban una lanza más aguda y resistente, tenían una ventaja clara a la hora de traer filetes al hogar. Esta idea básica es aplicable al mundo de la guerra. El carro sumerio era lento y poco maniobrable, por lo que se piensa que solo servía para chulear en los desfiles o perseguir al enemigo ya derrotado. Quienes comenzaron a utilizar caballos en los carros de guerra descubrieron que sus máquinas iban a más velocidad que las del contrario, tiradas por onagros o burros, y que desde esa plataforma el acto de arrojar jabalinas y flechas resultaba tan fulminante que se podía lograr que el contrario entrara en pánico. En cierto modo se descubrieron los conceptos de “blitzkrieg” (guerra relámpago) y de “sálvese quien pueda”. Pero el problema surge cuando dos reinos importantes poseen carros de guerra y caballos en abundancia, y si de forma habitual un monarca menta a la madre del otro y viceversa, ya tenemos creado un conflicto en toda regla. En el caso que nos ocupa dicho conflicto fue protagonizado por los egipcios y los hititas, los cuales deseaban extender su influencia por la zona de la actual Palestina.


Batalla de Qadesh – Egipcios versus Hititas

Entre ambos reinos se desarrolló, como era lógico, el preceptivo espionaje militar, porque cada reino tenía algo que el otro no había conseguido desarrollar. Así, por ejemplo, los egipcios habían introducido la construcción en serie en sus fábricas de carros, lo que permitía fabricarlos rápidamente. Asimismo, diseñaron un tipo de rueda especial que permitía una gran velocidad en un terreno con algunos baches pequeños (siempre que no fueran excesivos). La colocación del eje de las ruedas le daba mucha estabilidad y eso hacía que los arqueros pudieran apuntar mejor. Pero el problema de este tipo de desarrollos es que eran copiables. O sea, que un espía podía descubrir las ventajas de la producción en serie y tras capturar un carro egipcio, los hititas podían ver las particularidades de su construcción y adaptarlas o plagiarlas. Lo que resultaba más difícil de imitar eran los caballos, y en concreto, su entrenamiento. Y en este aspecto los hititas lograron darle a los egipcios una desagradable sorpresa, gracias a que contaron con los servicios del, hasta que se demuestre lo contrario, el primer experto en entrenamiento y cría de caballos de la antigüedad. Su nombre fue Kikkuli, y era de origen hurrita-mitannio.

Mitanni estaba en la zona alta del río Habur, afluente del Éufrates, en el actual norte de Siria. Por ese lugar, desde tiempos inmemoriales, pasaron nómadas procedentes de Kazajistán y Armenia. Uno de los ejemplos más antiguos lo encontramos en la historia acadia de “Sargón y los siete reyes”, en la que el fundador del imperio acadio, como si de un superhéroe se tratase, organiza una expedición militar hacia el norte hurrita con el fin de acabar con los ataques de los nómadas a las caravanas comerciales. Muchos de esos nómadas iban acompañados de caballos, con lo que no es de extrañar que reinos norteños como el de Mitanni acabaran usando estos animales. En esa zona, como hemos dicho, nació Kikkuli. Su fama debía ser tanta que fue llamado a la capital de los hititas, Hattusa, para trabajar en la casa real. Kikkuli ideó un sistema de cría y entrenamiento que proporcionó los mejores caballos de guerra de su tiempo. Y lo más extraordinario es que escribió un libro explicando su método. Han llegado hasta nuestros días tres copias de su tratado, y la mejor conservada resulta especialmente interesante porque incluye términos indo-arios, y el autor se ve obligado, acto seguido, a explicar su significado.


Entrenamiento Kikkuli

El método de Kikkuli se puede resumir en dos fases:
  1. Una selección previa de los animales, que duraba cuatro días. Durante la misma se observaba que el animal no tuviera entrenamiento previo alguno, que el terreno fuese desigual, que la temperatura no resultara desagradable para el rocín, que se le colocaran accesorios que fuese a llevar en un futuro, que tirara de un carro o fuese montado, y que hiciese la prueba a su aire, a su propia velocidad sin ser forzado a cambiarla. Se les eliminaba si se cansaba demasiado, mostraba cojera, e incluso se observaban sus pulsaciones cardíacas media hora después de acabada la prueba. Los caballos seleccionados tenían 16 días de descanso antes de pasar al entrenamiento.
  2. El entrenamiento duraba siete meses, durante los cuales se le acostumbraba poco a poco al ejercicio y al peso de un carro de guerra completo con sus servidores. Era distinto según si el caballo era primerizo o si se estaba recuperando de una lesión. El libro es muy minucioso especificando tres sesiones diarias de ejercicio, así como la duración del trote, el paso y el galope de cada uno. Después de siete meses de adiestramiento se les concedía tres de descanso y vuelta a empezar. Las series de instrucción eran menos duras si el animal se estaba recuperando de una lesión. También especifica que antes de los 5-7 años de edad, según tamaño y desarrollo, no debían cargar pesos.



Lo más interesante del libro es que insiste en que hay que tratar a los animales con cariño y respeto, pues advierte que son seres que han puesto su vida a nuestro servicio con devoción. También insiste en que un caballo contento, al que se permite entrenar a su propia velocidad y capacidad, será un caballo que rendirá mejor. La alimentación equilibrada de los animales se consideraba fundamental, y consistía en heno para días de descanso, a los que se añadía cebada y avena en días de entrenamiento. Si este era severo, los granos debían servirse germinados, secos y con algo de sal.

Este sistema permitió que los hititas se las hicieran pasar moradas al bueno de Ramsés II. Lo que me recuerda, ya para acabar, una observación del humorista gráfico estadounidense Larry Gonick, en su “Historia del Universo en Cómic”, cuando al hablar de la batalla de Qadesh, entre hititas y egipcios, comenta que el faraón rodeó la ciudad con su ejército mientras los hititas se desplazaban manteniendo la población entre ellos y los egipcios, para no ser descubiertos. Y el humorista, con bastante tino, se pregunta, ¿acaso Ramsés II no vio ninguna huella de carro? ¿Ni una sola bosta de caballo? ¿Nada de nada? Una de dos, o Ramsés II no era tan inteligente como los papiros nos quieren dar a entender o el “Método Kikkuli” incluía alguna técnica secreta, no especificada en el mismo, para hacer que miles de caballos esperaran a la hora del paseo para hacer sus necesidades y, como un cánido cualquiera, recogerlas con su bolsita correspondiente (versión saco en este caso).

lunes, 14 de enero de 2019

Argentina: El terrorismo anarquista y el fusilamiento de Di Giovanni

Vida, crímenes y muerte de Severino Di Giovanni, el anarquista que sembró el terror en Argentina

 Huyó de la Italia de Mussolini y trajo a nuestro país el credo del “anarquismo expropiador”: la biblia de la violencia




Por Alfredo Serra | Infobae
Especial para Infobae






Severino Di Giovanni, un tano hijo de puta

Buenos Aires, primer día de febrero de 1931. Desde el 6 de septiembre de 1930 gobierna el general y dictador José Félix Benito Uriburu (1868–1932), que ha derrocado por las armas al presidente Hipólito Yrigoyen. Lo llaman "Von Pepe", por su nada disimulada admiración y adhesión a la Alemania que se avecina: el trágico Tercer Reich de Adolfo Hitler.

A media mañana, Roberto Arlt entra, desencajado, a la redacción del diario El Mundo, donde escribe sus deslumbrantes Aguafuertes Porteñas, que han duplicado el tiraje de ese matutino. Llega desde la Penitenciaría Nacional, en Palermo, donde ha sido testigo de un fusilamiento.

Se sienta a la máquina y escribe: "Hoy he visto hombres que se ponen guantes blancos para matar a otro hombres".

Es el comienzo de su crónica sobre el fusilamiento del anarquista y terrorista Severino Di Giovanni, condenado a muerte por cuatro atentados en los que han muerto once personas.

Terminada la crónica, el jefe de redacción tacha ese comienzo. Arlt dirá mucho después:
–Fue la primera y única vez que me censuraron.

¿Quién era Di Giovanni?

Nació el 17 de marzo de 1901 en Chieti, región italiana de los Abruzos, 180 kilómetros al este de Roma. Los ojos de su infancia y su adolescencia se hieren: sólo ven postales vivas de los desdichados que vuelven del frente (guerra 1914–1918), mendigando, hambruna, pobreza… La simiente de una rebeldía que lo llevará a la militancia, el crimen y la muerte.

Son años, en casi medio mundo, de extremismo simplificador. De izquierda y anarquismo cuyo credo no admite matices: "El mundo se divide en explotadores y explotados, y la única solución es la violencia".

Estudia. Se recibe de maestro de escuela. Aprende un difícil oficio que le servirá en el futuro para sus planes: tipógrafo. Lee a los dioses del anarquismo: Bakunin, Malatesta, Proudhon, Kropotkin…

Padre y madre se les mueren cuando aun no ha cumplido 19 años. A los 20 ya es un militante pleno. En 1922, año en que Benito Mussolini y sus Camisas Negras marchan sobre Roma y toman el poder, se casa con su prima Teresa Masciulli, una campesina analfabeta que nada sabe de explotados y explotadores, y que le da tres hijos.

Acorralado por el fascismo, no encuentra otro camino que el exilio. Llega a la Argentina. Consigue una modesta casa en Morón y un puesto como tipógrafo en la capital. Su llegada coincide con una gran ola de inmigrantes italianos: presa ideal para difundir sus ideas, que derrama en panfletos y en un diario –Culmine–, escrito e impreso en largas noches de insomnio.
Muchos italianos se pliegan: la Argentina será el primer país de Sudamérica en que las llamadas "ideas libertarias" prenden con más fuerza y mayor número de soldados.

En esa vorágine conoce a Paulino Sacarfó, anarquista nacido en el país pero de clara sangre italiana, y a su hija, América Scarfó, de 14 años pero ya anarquista y feminista, que será su pareja hasta el final. Pero no todos los anarquistas aceptan la línea dura, extrema, de Di Giovanni. Un sector moderado –hasta cierto punto: la violencia no está desterrada– se agrupa y lo enfrenta a través de FORA (Federación Obrera de la República Argentina) y el periódico La Protesta, dirigido por Emilio López Arango y Diego Abad de Santillán.

El 25 de octubre de 1929, mientras Arango cocinaba en su casa –hora de cena–, alguien golpeó la puerta. Abrió, y tres balas en el pecho le segaron la vida. ¿Quién fue, quién lo mató? Nunca se supo. Pero todas las sospechan apuntaron a Di Giovanni, que lo había amenazado a través de su diario, La Antorcha, por "agente fascista e infiltrado policial". Crimen impune…

Hasta ese momento, Severino actuaba en la sombra. Sólo se revelaba a través de sus notas y panfletos. Pero el 6 de junio de 1925, durante una función de gala en el teatro Colón celebrando el primer cuarto de siglo de llegada al trono de Italia de Vittorio Emanuele III, con el presidente Marcelo Torcuato de Alvear y el embajador fascista, conde Luigi Aldrovandi Marescotti, un grupo de militantes con Di Giovanni a la cabeza interrumpió la función al grito de "¡Asesinos, ladrones, viva la anarquía".

Explotó una trifulca. Los Camisas Negras que escoltaban al embajador y los hombres de Severino. Que también con éste a la cabeza, terminaron entre rejas.

Dos años después –1927–, organizó y lideró varios actos de protesta contra la condena a muerte y la ejecución, en los Estados Unidos, del zapatero Nicoló Sacco y Bartolomeo Vanzetti, anarquistas, acusados de robo a mano armada y asesinato de Frederick Parmenter, pagador de una fábrica, y de su escolta, Alessandro Berardelli, el 15 de abril de 1920, en South Braintree, Massachussetts. Los cargos nunca se probaron. Hubo oleadas de protesta en Estados Unidos, Europa y América. Pero murieron en la silla eléctrica.


Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti

Después del episodio del Colón y de los actos contra la condena de Sacco y Vanzetti, el radio de acción de Di Giovanni se redujo. Empezó a mudarse continuamente, pero no cesó sus ataques.

Los peores atentados que llevan su firma –aunque no todos fueron probados plenamente– implicaron pólvora, sangre y muerte.
  • Bomba en el City Bank porteño, 24 de diciembre de 1927, hora ll.53: dos muertos y varios heridos.
  • Bomba en el Banco de Boston, 4 de diciembre de1927: daños materiales.
  • Bomba en la embajada de los Estados Unidos como represalia por la ejecución de Sacco y Vanzetti.
  • Bomba en el consulado italiano, Buenos Aires, 23 de mayo de 1928, hora 11.42, nueve muertos y treinta y cuatro heridos: algunos de los hombres más encumbrados de Mussolini.
  • Balazo en la cara de un policía que trató de impedir un asalto.
  • Robo de un camión pagador. Botín: 286 mil pesos. Dinero con el que Di Giovanni abrió su propia imprenta.

En su último panfleto, escribió: "Sepan Uriburu y su horda fusiladora que nuestras balas buscarán sus cuerpos. Sepa el comercio, la industria, la banca, los terratenientes y hacendados, que sus vidas y posesiones serán quemadas y destruidas"

Principio del fin

Detenido y condenado a muerte a pesar de la fogosa defensa del teniente de ejército Juan Carlos Franco, su defensor oficial, que la pagó con la baja, la cárcel y el destierro: bárbara señal propia del dictador Uriburu: Franco no hizo otra cosa que cumplir con su papel de defensor… designado por el mismo gobierno.

Día y hora de la sentencia: 1º de febrero de 1931 a las seis de la mañana. Última voluntad: el reo pide un café dulce y lo rechaza al primer sorbo:
–¡Lo pedí con mucha azúcar! No importa…, será la próxima vez.
Últimas palabras frente al pelotón:
–¡Viva la anarquía!

Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de la Chacarita.

Al día siguiente fusilaron a Paulino Scarfó. En 1999, América Scarfó recibió en la Casa Rosada las cartas de amor que le escribió Severino. Textos de un lirismo que contrasta extrañamente con la furia letal de sus actos. Como si en Severino Di Giovanni hubieran vivido dos hombres. Un bifronte de cordura y locura.

A pesar de la censura sobre sus primeras líneas, e ideología aparte, Roberto Arlt narró el fusilamiento en una crónica que es todavía una lección de periodismo: "El condenado camina como un pato. Los pies aherrojados con una barra de hierro a las esposas que amarran las manos. Atraviesa la franja de adoquinado rústico. Algunos espectadores se ríen. ¿Zoncera? ¿Nerviosidad? ¡Quién sabe! El reo se sienta reposadamente en el banquillo. Apoya la espalda y saca pecho. Mira arriba. Luego se inclina y parece, con las manos abandonadas entre las rodillas abiertas, un hombre que cuida el fuego mientras se calienta agua para tomar el mate. Permanece así cuatro segundos. Un suboficial le cruza una soga al pecho, para que cuando los proyectiles lo maten no ruede por tierra. Di Giovanni gira la cabeza de derecha a izquierda y se deja amarrar. Ha formado el blanco pelotón fusilero. El suboficial quiere vendar al condenado. Éste grita: "Venda no".
"Mira tiesamente a los ejecutores. Emana voluntad. Si sufre o no, es un secreto. Pero permanece así, tieso, orgulloso. Di Giovanni permanece recto, apoyada la espalda en el respaldar. Sobre su cabeza, en una franja de muralla gris, se mueven piernas de soldados. Saca pecho. ¿Será para recibir las balas?
— Pelotón, firme. Apunten.
La voz del reo estalla metálica, vibrante:
— ¡Viva la anarquía!
— ¡Fuego!


 
El periodista Roberto Arlt escribió sobre la ejecución de Severino Di Giovanni

"Resplandor súbito. Un cuerpo recio se ha convertido en una doblada lámina de papel. Las balas rompen la soga. El cuerpo cae de cabeza y queda en el pasto verde con las manos tocando las rodillas. Fogonazo del tiro de gracia. Las balas han escrito la última palabra en el cuerpo del reo. El rostro permanece sereno. Pálido. Los ojos entreabiertos. Un herrero martillea a los pies del cadáver. Quita los remaches del grillete y de la barra de hierro. Un médico lo observa. Certifica que el condenado ha muerto. Un señor, que ha venido de frac y con zapatos de baile, se retira con la galera en la coronilla. Parece que saliera del cabaret. Otro dice una mala palabra.
Pienso que a la entrada de la Penitenciaría debería ponerse un cartel que rezara:
–Está prohibido reírse.
–Está prohibido concurrir con zapatos de baile."

No es un panegírico. Es un estricto texto de Roberto Arlt. Ese hombre del que Abelardo Castillo dijo "quería ser feliz, y no pudo. Tuvo que conformarse con ser un genio".

domingo, 13 de enero de 2019

SGM: El asalto final al Reichstag

Asalto final en el Reichstag

Weapons and Warfare





La tarde del 28 de abril de 1945, las fuerzas principales del mariscal Zhukov estaban preparando el asalto final en el Reichstag. La Octava Guardia de Chuikov avanzó desde el sur, el Quinto Ejército de Choques de Berzarin con el 11 Cuerpo de Tanques desde el este, y el Tercer Ejército de Choque de Kuznetsov, la unidad designada para realizar la incautación real, desde el noroeste. La unidad de punta de lanza de la Tercera de Choque era el 79no Cuerpo de Rifleros del general S. N. Perevertkin. Tenían que superar dos grandes obstáculos antes de llegar al edificio del Reichstag. Primero, habría que tomar el puente Moltke y obligar a un cruce de la Spree. A esta tarea le fue asignada la 171 División de Rifleros. Luego, después de que se despejara el edificio de la esquina en el lado opuesto a Kronprinzenufer, el 171º tendría que unirse a la 150ª División para neutralizar el enorme complejo del Ministerio del Interior, la “Casa de Himmler”, que se esperaba que presentara una resistencia terrible. Más tarde el 28, los alemanes intentaron volar el puente de Moltke, pero la explosión dejó la sección central colgando precariamente en su lugar. Los soldados soviéticos trataron de forzar un cruce pero fueron rechazados por disparos asesinos de pastilleros alemanes. Poco después de la medianoche, sin embargo, dos batallones soviéticos lograron abrirse camino a través de las barricadas y cruzar el puente, donde procedieron a despejar los edificios circundantes para permitir un cruce en vigor.



A las 7.00 horas de la mañana siguiente, la artillería soviética comenzó a golpear la Casa de Himmler durante 10 minutos. También se llevaron morteros al segundo piso de un edificio de al lado y se dispararon a quemarropa a través de las ventanas. La infantería comenzó el asalto, pero pasaron otras cinco horas hasta que lograron asaltar el patio central del complejo. La lucha fue intensa y viciosa. El combate a corta distancia fue empujado de una habitación a otra y subiendo y bajando las escaleras. Finalmente, a las 4.30 horas del 30 de abril, se aseguró el edificio del Ministerio del Interior y las tropas del Ejército Rojo comenzaron a ocupar sus posiciones para el asalto del Reichstag.



Mientras se libraba esta batalla, a unos cientos de metros de distancia, la última conferencia del Fuhrer se estaba desarrollando en el bunker. El general Weidling informó sobre la situación, sin escatimar nada en su descripción de la situación de la ciudad y del Tercer Reich. Prácticamente no quedaban municiones, ya que todos los depósitos se encontraban ahora en los sectores ocupados por los soviéticos de la ciudad; había pocos tanques disponibles y no había medios para reparar los dañados; casi no quedaban Panzerfausts; no habría lanzamientos aéreos; un número espantoso de las "tropas" que quedaban defendiendo la ciudad eran jóvenes de ojos rojos con uniformes de Volkssturm mal ajustados, o hombres mayores débiles y asustados o aquellos que anteriormente habían sido considerados no aptos para el servicio militar. Weidling le dijo a Hitler que era inevitable que la lucha en Berlín terminaría pronto, probablemente en un día, con una victoria soviética. Los presentes informaron más tarde que Hitler no reaccionó, aparentemente resignado a su destino y al destino que había infligido al país. Aún así, cuando Weidling solicitó permiso para que grupos pequeños intentaran escapadas, Hitler se negó categóricamente. En vez de eso, miró fijamente los mapas de situación, en los cuales las ubicaciones de las distintas unidades se habían determinado escuchando las transmisiones de radio enemigas. Finalmente, alrededor de la 1:00 horas, Keitel informó al Fuhrer que Wenck estaba inmovilizado, no podía acudir en ayuda de la Cancillería y que la Novena estaba completamente embotellada fuera de la ciudad. Se terminó. Hitler tomó la decisión de suicidarse en las próximas horas.


Un total de 89 cañones de artillería pesados y lanzacohetes Katyusha fueron entrenados en el Reichstag para una descarga de truenos antes de que la infantería la atacara, convirtiendo la estructura en una ruina.

Alrededor del mediodía del día 30, los regimientos de las Divisiones de Rifle l50ta y l7lra estaban en sus posiciones iniciales para el ataque al Reichstag. En una ceremonia solemne, aunque breve, se distribuyeron Banderas de la Victoria Roja especialmente preparados a las unidades del Tercer Ejército de Choque que, según se creía, tenían la mejor oportunidad de ser los primeros en izarlo sobre el Reichstag. En la División 50, se presentó una pancarta al Primer Batallón del 756o Regimiento de Rifleros, comandado por el capitán Neustroyev; otro fue al Primer Batallón del 674º Regimiento del Capitán Davydov; una tercera parte del primer batallón 380, dirigido por el teniente sénior Samsonov. También se entregaron pancartas a dos escuadrones de asalto especiales del 79.º Cuerpo de fusileros, ambos tripulados por miembros del Partido Comunista Voluntario de élite y Komsomol (Liga de Jóvenes Comunistas).



A las 13.00 horas, una lluvia de truenos de de obuses de 152 mm y 203 mm, tanques, SPG y lanzacohetes Katyusha, en total, 89 cañones, fue lanzada contra el Reichstag. Varios soldados de infantería se unieron con Panzerfausts capturados. El humo y los escombros oscurecieron casi por completo el día brillante y soleado. El batallón del capitán Neustroyev fue el primero en moverse. Agachándose junto al capitán, el sargento Ishchanov solicitó y se le concedió permiso para ser el primero en entrar al edificio con su sección. Saliendo por una ventana en el primer piso del edificio del Ministerio del Interior, los hombres de Ishchanov comenzaron a arrastrarse a través del terreno abierto hacia el Reichstag, y rápidamente aseguraron las entradas en varias puertas y agujeros en la pared exterior. El capitán Neustroyev tomó el resto de la compañía de avanzada, con su estandarte rojo, y corrió a través del espacio, saltando por la escalera central y atravesando las puertas y las brechas en la pared. La compañía despejó el primer piso con facilidad, pero descubrió rápidamente que los pisos superiores del enorme edificio y el extenso laberinto subterráneo estaban ocupados por una importante guarnición de soldados alemanes. Un piso por vez, comenzaron a intentar reducir la fuerza alemana. La tarea más importante en la mente de todos era llegar a la cima y levantar la pancarta; Los soldados que tuvieron éxito en este acto simbólico, se había prometido, serían Héroes de la Unión Soviética. Los sargentos Yegorov y Kantariya, que luchaban por subir por la escalera hasta el segundo piso, lograron colgar el estandarte de su batallón en una ventana del segundo piso, pero sus esfuerzos por tomar el tercer piso fueron rechazados repetidamente. Eran las 1425 horas.

Inmediatamente después del inicio del ataque al Reichstag, los tanques alemanes contraatacaron a las tropas soviéticas que se encontraban en el edificio del Ministerio del Interior. El Regimiento 380, que había estado intentando asaltar el lado noroeste del Reichstag, recibió un fuego fulminante y se vio obligado a retroceder y pedir ayuda a un batallón antitanque. Mientras tanto, en el segundo piso, el capitán Neustroyev llamó por radio a un grupo de combate para que apoyara a sus hombres y les ordenó que limpiaran las ametralladoras alemanas que aún estaban en el segundo piso. A los sargentos Yegorov y Kantariya se les confió la bandera una vez más, y el batallón se preparó para la batalla para tomar el tercer piso.


Cuando el Reichstag fue finalmente tomado el 30 de abril de 1945, los soldados soviéticos se arremolinaron a través de sus elegantes pasillos y dibujaron graffitis grabando su presencia y sus sentimientos sobre los alemanes.

Hacia las 1800 horas, otro fuerte asalto fue lanzado al tercer piso del Reichstag. Esta vez, los soldados de infantería del Ejército Rojo lograron abrirse camino a través de las posiciones de ametralladoras alemanas. Trescientos soldados soviéticos ahora ocupaban el edificio del parlamento alemán, pero un número mucho mayor de soldados alemanes fuertemente armados permanecía en los niveles del sótano. Sin embargo, los soviéticos disfrutaron de una mejor posición y después de varias horas de tensión, en las primeras horas de la mañana del 1 de mayo, la fiesta nacional del día de los trabajadores soviéticos y la fecha límite para su conquista de Berlín, finalmente sacaron a los alemanes restantes del edificio. Incluso antes de que toda la oposición alemana hubiera sido eliminada, a las 22:50 horas, dos soldados de infantería del Ejército Rojo se subieron al techo diezmado del Reichstag y alzaron la Bandera de la Victoria Roja. Berlín estaba bajo el control de los ejércitos de la Unión Soviética.