Mostrando entradas con la etiqueta Inglaterra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Inglaterra. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de diciembre de 2014

El minuto eterno y la excusa de la derrota de la Armada Invencible

El minuto eterno en Plymouth: el día que la Armada Invencible pudo vencer a Inglaterra
CÉSAR CERVERA 
ABC


El desastre militar pudo haberse evitado si el Duque de Medina-Sidonia hubiera accedido a la petición de la vieja guardia de su predecesor, Álvaro de Bazán, para atacar al grueso de la flota inglesa, atrapado en el puerto de esta ciudad
Derrota de la Armada Invencible, pintura de Philippe-Jacques de Loutherbourg

Una leyenda inglesa cuenta que Francis Drake, vicealmirante de la flota inglesa, se encontraba jugando a los bolos en la localidad de Plymouth cuando fue avisado de la llegada de la flota que Felipe II había mandado contra la Reina Isabel I. «Tenemos tiempo de acabar la partida. Luego venceremos a los españoles», afirmó el corsario antes de arrojar la siguiente bola. Un episodio inverosímil que el historiador naval Agustín Rodríguez González asemeja al clásico «mito fundacional» –en su libro «Drake y la Invencible»– para esconder una verdad vergonzosa: el secreto peor guardado de Europa sorprendió al grueso de la escuadra inglesa en puerto y sin la artillería preparada. El Duque de Medina-Sidonia, el comandante español, decidió no atacar y seguir de largo en contra de la opinión de la vieja guardia de oficiales que había servido con su predecesor, el célebre Álvaro de Bazán. Para muchos historiadores, la suerte de la que después fue bautizada, con intención burlesca, como «la Armada Invencible» quedó sellada ese día.

Debido a los sucesivos retrasos en los preparativos y a la sangría de gastos que estaba suponiendo la Empresa Inglesa, Felipe II designó un sustituto a principios de 1588 para el almirante Álvaro de Bazán, quizás el marino más prestigioso del siglo XVI y el hombre que estaba al cargo de la armada congregada en Lisboa. Enfermo de tifus y con sus facultades mentalmente mermadas, Bazán falleció el 9 de febrero de 1588, ahorrando al monarca la deshonra de destituir a uno de los héroes de la batalla de Lepanto. Su sustituto fue Alonso Pérez de Guzmán el Bueno y Zúñiga, VII duque de Medina-Sidonia, no sin antes tratar de rehuir la responsabilidad por todos los medios.

¿Por qué el Rey eligió a Medina-Sidonia?

Medina-Sidonia consideraba que no era el hombre idóneo para conducir la escuadra a las Islas Británicas, puesto que sus conocimiento militares, sobre todo a nivel marítimo, se reducían a una escaramuza al sur de Portugal durante la conquista de este reino. Sin embargo, Felipe II insistió en su decisión y el duque no tuvo otro remedio que desplazarse a Lisboa. Allí el trabajo organizativo del noble castellano –las tareas administrativas eran su mayor talento– dieron rápidamente sus frutos y en pocos meses la flota empezó a tomar forma. De los 104 barcos y 10.000 efectivos disponibles en febrero, se pasó a 130 barcos y 19.000 soldados en mayo. El milagro administrativo, no en vano, había sido posible con el dinero que el duque había puesto de su propio bolsillo.

El objetivo era que la flota se «diera la mano» con los Tercios de Flandes

El hombre elegido por Felipe II se había mostrado diligente hasta ese momento. Precisamente hasta que la flota partió y llegaron las primeras acciones militares. Al atardecer del 31 de mayo de 1588, el último de los barcos de la «Armada Felicísima» abandonó Lisboa en dirección a los Países Bajos, donde Medina-Sidonia debía «darse la mano» con los Tercios de Flandes y trasportar a los soldados a Inglaterra.
Tras un duro viaje donde los barcos tuvieron que reagruparse varias veces, el 29 de julio la escuadra que dirigía Medina-Sidonia se internó en aguas inglesas. A esas alturas, tras dos años de preparativos, los planes de Felipe II eran plenamente conocidos por toda Europa. Como medidas defensivas, Isabel I había organizado un sistema de vigías para avistar la llegada de los barcos españoles al instante y había autorizado a su almirante Lord Howard y al corsario Francis Drake a aprovechar la confusión para contraatacar directamente en España. Sin embargo, la meteorología castigó a la flota inglesa y la obligó a retornar a Inglaterra poco después de su salida, en concreto al puerto de Plymouth, justo unos días antes de la llegada de Medina-Sidonia a ese mismo lugar.

Lejos de la célebre anécdota de Drake jugando a los bolos, el corsario y sus hombres se encontraban reparando y aprovisionando sus barcos tras el fracasado intento por llegar a España, cuando el marino Thomas Fleming trajo la terrible noticia: la flota española estaba a la salida del puerto. Para su fortuna, la falta de perpectiva de Medina-Sidonia iba a salvar a los ingleses del desastre.

La decisión que condenó a «la Felicísima»

A primera hora del 29 julio, el duque convocó un consejo de guerra en el buque insignia de la Armada, «el San Martín», donde algunos oficiales como Miguel de Oquendo, Pedro de Valdés y Juan Martínez de Recalde –la vieja guardia de Álvaro de Bazán– propusieron atacar a Drake en el puerto, como había hecho él en Cádiz un año antes, lo que posiblemente habría supuesto una victoria abultada para los españoles, puesto que el viento en contra impedía que escapara ningún buque. Sin embargo, Alonso Pérez de Guzmán el Bueno y Zúñiga decidió, bajo la influencia de Diego Flores de Valdés, ceñirse a los planes de Felipe II y dirigirse a Flandes sin mediar combate con los británicos. Cabe mencionar que el marino Diego Flores de Valdés, que más adelante sería responsable de otros episodios negativos en la desastrosa campaña, tenía el mando del barco donde iba el duque y hacía las veces de su consejero naval. Juan Martínez de Recalde –segundo de la escuadra– dirigía su propio galeón, «el Santiago», lo que hacía muy complicada la comunicación entre ambos almirantes.

Oquendo y Recalde, la vieja guardia de Bazán, propusieron atacar a Drake en el puerto
Para muchos historiadores, aquella oportunidad perdida de destruir la flota inglesa sentenció la suerte de la «Felicísima», que recuperó el rol de pesado convoy de trasporte de tropas que Felipe II le había otorgado erróneamente. Una misión que ni las comunicaciones de la época –los Tercios de Flandes no estuvieron preparados a tiempo– ni los ágiles barcos enemigos iban a permitir llevar a cabo.
Los ingleses no pudieron hundir prácticamente ninguno de los galeones españoles, auténticos castillos flotantes, pero Medina-Sidonia no alcanzó a «darse la mano» con los ejércitos hispánicos en los Países Bajos y se vio forzado a bordear las Islas Británicas. Los arañazos alcanzados por los buques ingleses y las tempestades fueron transformando los barcos en ruinas flotantes. La defectuosa cartografía portada por los españoles fue el golpe de gracia para una travesía a ciegas por las escarpadas costas de Escocia y de Irlanda. Allí ocurrió la auténtica catástrofe.

martes, 24 de junio de 2014

Las complicada relación histórica entre Inglaterra y Escocia

La problemática vecindad de Escocia e Inglaterra
Por: F. Javier Herrero - El País



William Wallace en Londres antes de ser juzgado y ejecutado / Hulton Archive y Getty Images

Escocia, el territorio de lagos, montañas onduladas y cientos de islas, envuelto casi siempre en una atmósfera de luz tamizada y extraña que te impide saber en qué parte del día te encuentras, centra la atención informativa con su referéndum de independencia según nos vamos acercando al mes de septiembre. La geografía puede haber sido muchas cosas con los escoceses pero si algo está claro, es que aún siendo generosa en belleza, no se lo ha puesto fácil ya que, rodeados de mar a excepción de su estrecha frontera sur, les ha tocado compartir ésta con Inglaterra, el vecino difícil y complicado con el que ha mantenido una relación de mil años basada en el recelo y los resentimientos generados por tantas guerras, hasta que hace tres siglos se buscó una fórmula de relación más ‘amable’ con la unión de las dos monarquías que, con Gales, formaron la Gran Bretaña.
La primera intervención inglesa de envergadura en los asuntos escoceses se produjo cuando en 1286 el rey Alejandro III murió sin descendencia. La inestabilidad en la que se vieron inmersos los escoceses fue aprovechada por Eduardo I de Inglaterra que apoyó a Juan Balliol, representante de uno de los dos clanes que se disputaban el trono, con la condición de que se sometiese a su protección. Este rey, temeroso de que le ocurriese lo que les pasó a los galeses en 1284 cuando fueron conquistados por el ejército de Eduardo, firmó con Felipe IV de Francia en 1295 la Auld Alliance, una alianza que se mantuvo hasta bien entrado el siglo XVI evocadora del proverbio “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Eduardo I, conocido como ‘Longshanks’ o ‘Mártillo de los Escoceses’, decidió invadir el país demostrando ser un enemigo muy duro y de eso pudieron dar fe los ocho mil habitantes de la ciudad costera de Berwick que sintieron en sus carnes las consecuencias del apodo real pues apenas un puñado de ellos sobrevivieron al asedio inglés para poder contarlo. Es aquí donde surge la figura del héroe nacional William Wallace, un noble de segunda fila cuyas correrías contra los ingleses le hicieron ganar un enorme prestigio entre su pueblo, y que en septiembre de 1297, aliado con otros nobles escoceses, vence al ejército de Eduardo I en la batalla de Stirling. Víctima de una traición, Wallace fue capturado y ejecutado en 1305 en Londres. Mientras tanto, las luchas entre clanes rivales se suceden en Escocia y Robert the Bruce se hace coronar rey en 1306. Varias victorias locales de Robert I preceden al fin de la presencia inglesa en Escocia y ese momento llega en 1314 con la batalla de Bannockburn. Esta victoria garantizará la independencia escocesa por largo tiempo mientras poco después, en 1371, queda instaurada la dinastía Estuardo, el linaje que reinará en Escocia durante tres siglos.
La política matrimonial hispana de los Reyes Católicos, cuya finalidad era el aislamiento de Francia en el panorama europeo, dio sus frutos cuando Enrique VIII de Inglaterra, casado con Catalina de Aragón, se sumó en 1513 a la Liga Santa, creada para apoyar al papa Julio II contra las ambiciones francesas en Italia, y desembarcó en Calais. Los escoceses, leales a los pactos de la ‘vieja alianza’ con Francia que mandó algunas tropas para apoyarles, invadieron Northumbria con 35.000 soldados dirigidos por su mismo rey Jacobo IV para distraer a las fuerzas inglesas de su cuñado Enrique. Ambos ejércitos se encontraron en Flodden Field en septiembre de ese año sufriendo los de Escocia tal derrota que incluso el rey Jacobo murió en la batalla. Al final de su reinado, Enrique VIII, harto de ver franceses al norte del Muro de Adriano, forzó en 1543 a la regente de Escocia, María de Guisa, a firmar los Tratados de Greenwich por los que la recién nacida María Estuardo debería casarse con su hijo Eduardo y así, facilitar la futura unión de los reinos. María de Guisa se retractó y Enrique trató de hacer cumplir lo acordado con la intimidatoria estrategia del cortejo a la inglesa (Rough Wooing), una serie de incursiones militares de desgaste que se prolongaron hasta 1551, cuando ya era rey de Inglaterra Eduardo VI, con momentos críticos como 1544 cuando un ejército inglés entró en Edimburgo e incendió gran parte de la ciudad, con la intención de secuestrar a la reina niña. El final de la Auld Alliance llegó en 1560, cuando Isabel I de Inglaterra mediante el apoyo al partido protestante escocés consiguió que los franceses se retirasen de Escocia tras la firma del Tratado de Edimburgo y dejasen de prestar apoyo a María Estuardo. El protestantismo escocés consiguió la renuncia de la obediencia al Papa y en adelante los europeos del continente no lograrían ser parte activa en los asuntos británicos.


Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra (atr. John de Critz, Museo del Prado)

Muchos reyes ingleses persiguieron con ahínco la unión de ambos reinos pero, paradójicamente, tuvo que ser el rey escocés Jacobo VI de Escocia el que se ciñó ambas coronas cuando Isabel I la ‘Reina Virgen’ murió en 1603 y él hizo valer los derechos al trono que le daba su bisabuela Margarita, hermana de Enrique VIII. Todo terminaba en la dinastía de los Estuardo, ambos estados continuaron teniendo sus parlamentos e instituciones particulares durante todo un siglo XVII que les trajo fortísimas tensiones internas, incluida la guerra civil, en la balanza de poder entre la realeza y el parlamento inglés y las luchas religiosas escocesas, entre presbiterianismo (los ‘Covenanters’) y catolicismo. A finales de 1705, cuando la relación entre ambos países parecía abocarles de nuevo a la guerra, comenzaron las negociaciones para que se gestase la Gran Bretaña. Los ingleses querían que la corona fuese a la alemana casa de Hannover y las clases dirigentes escocesas                                                                              Jacobo VI de Esc. y I de Ing./ J. Critz (atr.) M. Prado        exigieron garantías para la iglesia                                                                            presbiteriana y la conservación de su sistema jurídico y educativo. Por otro lado, los escoceses obtuvieron compensaciones económicas por el desastre colonial de Darién de 1698 –se trató de un intento de fundar colonias comerciales en Panamá al que se opuso la East India Company inglesa y que no duró más de ocho meses- y acceso sin restricciones a las oportunidades comerciales que ofrecía el imperio en ciernes. El Acta de Unión de 1707 –que casualmente coincide con otro proceso centralizador en España totalmente diferente, que fue la supresión de los fueros de Aragón y Valencia por los decretos de Nueva Planta de Felipe V tras la victoria de Almansa- fue firmado de manera voluntaria por los parlamentos de dos naciones en una atmósfera de oficial igualdad, aunque la posición escocesa fuese más débil. Este contexto explica que los políticos británicos siempre hayan aceptado con tranquilidad el derecho de los escoceses a pedir la secesión en referéndum.
Si el acta se firmó en Escocia fue por el empeño de sus élites. El pueblo escocés no fue partidario de la unión y durante la primera mitad del siglo XVIII las sublevaciones jacobitas, partidarias de los Estuardo, contarán con fuertes apoyos en el norte y entre protestantes disidentes. El esfuerzo final contra los Hannover lo encabezó Carlos Eduardo Estuardo ‘Bonnie Prince Charlie’ en 1745 pero fue vencido en Culloden por un ejército británico que contaba con muchos efectivos de la propia Escocia. Fueron numerosos los escoceses que participaron de los beneficios que el imperio británico proporcionó a los que se auparon a sus estructuras. Se repartieron empleos brillantes para su aristocracia y su incipiente burguesía se hizo con grandes fortunas del comercio colonial. No pudieron decir lo mismo los habitantes de las Highlands cuando en la segunda mitad del siglo XVIII se llevaron a cabo las Clearances, eufemismo para describir procesos de desplazamiento forzoso y masivo de población, que desarraigaron a comunidades enteras de sus territorios ancestrales y causaron un gran daño a la cultura y lengua gaélicas. Fue el precio que tuvieron que pagar por su apoyo a la causa jacobita.
Escocia estrena Parlamento autónomo, en Edimburgo, en un acto presidido por la reina Isabel II, en la foto durante el acto en el que el duque de Hamilton ofrece a la reina la Corona de Escocia. julio 1999


Ceremonia de apertura del Parlamento de Holyrood en Edimburgo en 1999/ AP

El movimiento nacional escocés se agrupó desde 1934 en torno al Scottish Nacional Party (SNP) que aglutinó en sus filas a las corrientes independentista y autonomista. En los años setenta consiguió poner la devolution, transferencia de competencias, en el debate político y el Partido Laborista de James Callaghan, que tradicionalmente fue el primero en Escocia, intentó un proceso autonomista en 1979 que no pasó el referéndum por poco margen. Los 18 años de gobierno conservador de Thatcher y Major apenas trajeron a Escocia, en cuanto a sus inquietudes nacionalistas, la mítica Piedra de Scone, objeto de veneración para los escoceses que Eduardo I se había llevado como botín de guerra. Hoy Escocia tiene un Gobierno autónomo presidido por Alex Salmond, político nacionalista inteligente y carismático que, amparado por su fuerte mayoría parlamentaria, ha pactado con Londres la celebración del referéndum vinculante de independencia. El mensaje independentista del SNP ha logrado seducir a un sector amplio de escoceses mientras que, sorprendentemente, muchos ingleses se muestran en los sondeos a favor de la separación. Tras la II Guerra Mundial, el imperio ha quedado reducido a una constelación de islas minúsculas que solo evoca nostalgia y su ‘pegamento’ identitario pierde propiedades. El escritor Andrew Marr, citado por Timothy Garton Ash en este periódico, afirma en The Day Britain Died (El día en que murió Gran Bretaña): “El imperio hizo a Gran Bretaña. Pero su desaparición puede significar el final de Gran Bretaña”. En septiembre Escocia tiene la palabra sobre su futuro.