Mostrando entradas con la etiqueta SS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SS. Mostrar todas las entradas

miércoles, 12 de febrero de 2020

Nazismo: Las últimas horas de Eichmann

Las últimas horas de Adolf Eichmann, el "arquitecto" del Holocausto: una botella de vino, temibles palabras finales y la horca

Con una identidad falsa llegó a Sudamérica en 1950. Durante 10 años esquivó a la Justicia hasta que un comando israelí lo detectó y lo atrapó en la Argentina. Murió condenado por la Justicia el 31 de mayo de 1962. El estremecedor relato del hombre que ejecutó al criminal nazi

Infobae

Adolf Eichmann fue uno de los criminales nazis que se ocultó en Argentina

Era uno de los criminales del nazismo más buscados del mundo y fue encontrado en la Argentina, donde vivió como un supuesto "buen vecino alemán" en la localidad bonaerense de San Fernando. El 11 de mayo de 1960, después de pasar una década en la Argentina bajo el nombre de Ricardo Klement, Adolf Eichmann era detenido y sacado del país de incógnito luego de uno de los golpes más espectaculares que dio el Mossad, el servicio de inteligencia israelí en el exterior en toda su historia.

Aquel día comenzaría el principio del fin para el temible "arquitecto" del Holocausto, uno de los hombres más temibles del llamado Tercer Reich y responsable de miles de crímenes contra la humanidad.

Poco después de aquella osada operación secreta llegó un estruendoso anuncio mundial realizado por el primer ministro israelí Ben Gurión. De inmediato, el mundo conocería una noticia inédita hasta entonces: por primera vez, un líder del nazismo sería juzgado en Israel.
  Un grupo de prisioneros, durante la liberación de Auschwitz en enero 1945

El juicio

Con la atención de todo el planeta puesta en el proceso judicial que la televisión de Israel mostraba para el resto del mundo, comenzó el juicio contra Eichmann en Jerusalén. El acusado se encontraba en la sala detrás de un vidrio especial blindado.

Jerusalén. 11 de abril de 1961. El acusado atraviesa un oscuro pasillo. Dos policías lo escoltan. Al traspasar la puerta, le quitan las esposas de sus muñecas. Ingresan a la sala de audiencias. Frente a ellos, una mesa y cientos de papeles.
  Adolf Eichmann durante su juicio en Jerusalén en 1961

Antes de tomar asiento, el acusado quita, con un pañuelo, el polvo de una de las pilas de carpetas y las alinea con prolijidad. Recién en ese instante puede sentarse con tranquilidad. Un poco más atrás se ubican los dos guardias israelíes de rostro pétreo.

Sin embargo, la sala es grande: un amplio estrado espera a los tres jueces, el fiscal Hausner y sus asistentes despliegan sus pruebas en largas mesas, el abogado defensor piensa en alguna otra cosa que dejó en Alemania, las decenas de intérpretes controlan que sus auriculares y micrófonos funcionen, el público aguarda con ansiedad el inicio de las sesiones.

Cientos de ojos siguen el ingreso del monstruo, el acusado de organizar desde su escritorio la muerte de más de seis millones de judíos.

A lo largo de las jornadas del juicio, Eichmann pretendió durante los interrogatorios evitar su responsabilidad escudándose en una suerte de obediencia debida. Sostuvo que sólo fue un pequeño engranaje de una gran máquina.

Sus ejes defensivos básicos se repetían: sostuvo siempre que pudo que él solamente obedecía órdenes. Nada más. Por otro lado, alegaba que sus actos no podían ser juzgados por otro país, por ningún país: sus actos habían sido actos de Estado. Sólo se encargó, según su testimonio, de llevar a cabo, y con una extremada eficacia, aquello que era ley en su país, en la Alemania de la que Eichmann había sido funcionario.

Mientras pasaban los días, por el estrado se escuchaban centenares de testimonios que revelaban las atrocidades del nazismo.

Adolf Eichmann, durante sus días como teniente coronel de las SS

Según se pudo comprobar, desde su lugar en la estructura burocrática nazi, Eichmann organizó, sucesivamente, la expulsión de los judíos de Alemania, su deportación de los territorios ocupados por los nazis y el traslado de millones de personas a los campos de exterminio.

Fue por este motivo que el jerarca nazi fue conocido con los años como "el arquitecto" de la Shoah.

Pero eso no fue lo único. Eichmann también ofició de anfitrión de quince altos funcionarios nazis en la llamada Conferencia de Wansee. Allí, desde su rol de secretario, labrando las actas de la reunión y dejando constancia para la posteridad, se decidió establecer la llamada "Solución Final". Por aquella decisión se llevaron adelante asesinatos de masas. Fue el propio Eichmann quien enviaba a miles a la muerte.

Después de las deliberaciones, el tribunal halló culpable a Eichmann de por lo menos 15 crímenes contra la humanidad. Se probó que el jerarca nazi había sido el organizador de un operativo criminal de exterminio minuciosamente preparado, según el modelo que Adolf Hitler ya había detallado en su libro Mi lucha.

En la sentencia los jueces estimaron que "estaba probado fuera de toda duda que el reo había actuado sobre la base de una identificación total con las órdenes y una voluntad encarnizada de realizar los objetivos criminales".

Sin más, el 11 de diciembre de 1961 fue condenado a morir en la horca.

Adolf Eichmann se hacía llamar Ricardo Klement

Las últimas horas

Madrugada del 31 de mayo de 1962. El gobierno israelí anuncia que rechaza todos los pedidos de clemencia recibidos de parte de Eichmann.

El reo, en la celda, queda frente a una botella de vino. Había sido un pedido especial, su última voluntad.

Poco después llega hasta allí un ministro protestante que le propone leer la Biblia juntos. Eichmann se niega y decide beber sorbos cortos de vino, con la mirada fija sobre una de las paredes hasta que lo van a buscar.

El destino es la horca, donde un verdugo le ofrece, como a todos los condenados a muerte, una capucha. El reo se niega.

Adolf Eichmann durante su juicio en Jerusalén en 1961

"No la necesito", responde. Le atan las piernas a la altura de los tobillos y las rodillas. En medio del silencio, Eichmann lanza su última provocación: "Larga vida a Alemania. Larga vida a Austria. Larga vida a Argentina. Estos son los países con los que más me identifico y nunca los olvidaré. Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo".

En el recuerdo de Shalom Nagar, su verdugo, Eichmann parecía estar tranquilo.

"Yo lo vi colgado. Su rostro era blanco. Sus ojos estaban salidos. Su lengua colgaba, y había un poco de sangre en ella", recordó tiempo después la primera persona en ver el cadáver del arquitecto del Holocausto.

viernes, 26 de julio de 2019

Peronazismo: de Mahieu, un SS francés profesor en Argentina

La asombrosa historia del criminal nazi protegido por Perón que dio clases de racismo en dos universidades argentinas

Jacques de Mahieu inyectó el veneno de la raza aria pura y el odio de Hitler a judíos, negros, gitanos y homosexuales, base de los campos de exterminio




Por Alfredo Serra
Especial para Infobae




Jacques de Mahieu, nació en Marsella en octubre de 1915. Fue militante del grupo de extrema derecha Action Française y más tarde de la 33ª. División de Granaderos SS Voluntarios Charlemagne de las Waffen SS

"La única doctrina que desde finales de los años 30 cautivaba a los militares era el nazismo (…) Perón quedó fascinado al ver de cerca el despliegue bélico de las potencias del Eje."
(Hugo Gambini, Historia del Peronismo, Editorial Planeta, 1999)

Vencido y muerto el Tercer Reich, pavorosos criminales nazis amparados por el gobierno peronista y con pasaportes falsos encontraron refugio seguro en el país: Eichmann, Kutschmann, Altmann (Barbie), Roschmann, Mengele –luego radicado en Brasil–, Priebke… Todos se camuflaron en empleos grises, poco relevantes, durante años.

Pero no Jacques de Mahieu, nacido en Marsella en octubre de 1915, militante del grupo de extrema derecha Action Française y más tarde de la 33ª. División de Granaderos SS Voluntarios Charlemagne de las Waffen SS.

Además de sus misiones criminales –la sigla SS lo explica todo–, su tarea presuntamente intelectual al servicio del Tercer Reich fue investigar las raíces de la "raza aria pura": uno de los argumentos más fuertes y delirantes de herr Hitler para justificar el falso grotesco "racismo científico", llave de las puertas de los campos de exterminio para asesinar judíos, gitanos, negros, homosexuales, inválidos…

Además de sus misiones criminales, su tarea presuntamente intelectual al servicio del Tercer Reich fue investigar las raíces de la “raza aria pura”

Febril, de Mahieu escribió tratados de esoterismo –absurdo que tuvo un aventajado alumno: José López Rega– y de teorías antropológicas basadas sobre una peregrina idea central: los alemanes blancos y puros tenían sangre vikinga, raza solar poderosa destinada a regir el mundo.

Ante el avance final aliado y la certeza de la derrota, este personaje siguió el promisorio camino de otros criminales: la Argentina. Y en 1950 se adhirió al peronismo como el caracol a la piedra…

Conoció a Juan Domingo Perón, tejió amistad, llegó a escribirle algunos discursos con la proa apuntando a la demagogia ("A las masas de las mueve más fácil con el mito que con la cultura", sostenía), y unos años después fue adorado mentor de un grupo de jóvenes nacionalistas ultracatólicos, además de jefe del capítulo nacional del grupo neonazi Círculo Español de Amigos de Europa, creado en 1966 y disuelto casi tres décadas después.

Lejos de ocultarse, como otros criminales del mismo tenor, decidió brillar bajo el fulgor de la espada vikinga. Y como en la Argentina todo es posible, después de estudiar filosofía, ciencias económicas y ciencias políticas en las universidades de Buenos Aires y Mendoza, se lanzó a los estrados académicos como profesor de estudios antropológicos y vicedirector del Instituto de Estudios humanos sobre la realidad local y latinoamericana.

No fue todo. Siempre bajo el profundo sesgo de la extrema derecha, dictó clases de economía, etnografía y francés en las universidades de Cuyo y El Salvador, y ante las Fuerzas Armadas entre 1961 y 1971.

Eso, además de grabar infinitos videos con sus teorías de la supremacía aria y la presencia de tribus de indígenas blancos en Paraguay y Brasil, que según él probaba la llegada a América de hombres y dioses arios mucho antes que Colón y sus carabelas.

Es más: viajó a Paraguay y Brasil en 1974 para defender su teoría de que las tribus guayaki descendían de los vikingos –escribió, entre su veintena de libros, La agonía del Rey Sol y El rey vikingo del Paraguay–.

Sus alumnos, entre los que sembró con pasión digna de mejor causa las ideas del francés Charles Maurras (1868-1952), escritor y principal inspirador de Action Française, movimiento monárquico, antisemita, antiparlamentario y enemigo de la Revolución Francesa, lo seguían con devoción hipnótica y lo juzgaban "misterioso y tan brillante en lo racional como en lo esotérico y lo místico".

Murió entre nosotros el 4 de octubre de 1990, a los 74 años.

Pero es fundamental explicar el fenómeno que no sólo lo trajo a estas playas sino actuar a cara descubierta y hasta derramar su veneno ideológico en las aulas universitarias.
  De Mahieu escribió tratados de esoterismo y de teorías antropológicas basadas sobre una peregrina idea central: los alemanes blancos y puros tenían sangre vikinga, raza solar poderosa destinada a regir el mundo

Entre 1946 y 1949 y en silencio, el gobierno de Perón creó una comisión de allegados para recibir a fugitivos del nazismo, vencido y repudiado por casi todo el mundo libre, y en especial por los países más castigados por la guerra mundial 1939-1945, perpetrada por Hitler y dejando una cifra monstruosa: cuarenta millones de muertos.

Entre otros asesinos, esa comisión recibió a un nazi sentenciado a muerte en Bélgica por colaborar con el Reich, a un ex Waffen SS –Jacques de Mahieu–, al ex embajador de la Croacia nazi, y a un ex capitán SS en Alemania.

El mecanismo funcionaba perfectamente aceitado. Los "allegados" orquestaban y dirigían la recepción de aquellos que lograron esquivar los Juicios de Nuremberg… desde la Dirección de Migraciones, y a veces desde la mismísima Casa Rosada, donde funcionaba la oficina del coordinador de la operación, Rodolfo Freude (1920-2003), secretario personal de Perón, jefe de la División Informaciones (espionaje a favor del régimen), e íntimamente conectado con el todopoderoso Juan Duarte, hermano de María Eva Duarte.

En cuanto a Freude, su casa Ostende, en una isla del Tigre, fue el refugio de Perón y su mujer antes del 17 de octubre de 1945, y desde allí fue detenido y llevado a la isla Martín García.

El 7 de mayo de 1946, Eva celebró en esa casa del Delta su vigésimo séptimo cumpleaños.

Aún hoy, es justo preguntar cuánto daño hicieron en la mente de sus jóvenes alumnos las delirantes teorías de ese terrorista del espíritu humano.

sábado, 23 de febrero de 2019

SGM: 7.ª División de Montaña SS Prinz Eugen


7.ª División de Montaña SS Prinz Eugen



7.ª División de Montaña SS Prinz Eugen
7. SS-Freiwilligen-Gebirgs-Division
Activa 1942 - 1945
País Alemania
Rama Waffen-SS
Tipo Infantería
Especialización Tropas de montaña
Tamaño División
Disuelta 11 de mayo de 1945
Comandantes
Artur PhlepsOtto Kumm
August Schmidthuber

Cultura e historia

Mote "Prinz Eugen"
Guerras y batallas
Segunda Guerra Mundial:
Frente Oriental, Ofensiva de Belgrado, Batalla del Sutjeska, Batalla del Neretva





La 7ª División de Montaña SS Prinz Eugen (en alemán 7. SS-Freiwilligen-Gebirgs-Division "Prinz Eugen") fue una unidad de las Waffen SS, de tipo División, que combatió en las filas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial, desde su creación en marzo de 1942 hasta la rendición de los restos de la unidad al Ejército Rojo al final de la guerra, en abril de 1945. Estaba formada inicialmente por voluntarios de origen étnico alemán (Volksdeutsche) procedentes de los Balcanes, especialmente de Serbia y Croacia. Fue nombrada en honor al Príncipe Eugenio de Saboya.

Durante su participación en las operaciones contra la insurgencia en el Estado Independiente de Croacia se ganó fama de asesinar indiscriminadamente a civiles.1​ Su primer comandante, un exoficial rumano, Artur Phleps, consideraba que la mejor medida contra los partisanos era arrasar simplemente la población más cercana a los ataques partisanos.1​ Su segundo comandante consideraba que las ejecuciones de civiles eran la única respuesta posible ante el mínimo acto de resistencia.1​ Era habitual que la unidad informase de los civiles asesinados como "bajas enemigas".1​

Historial militar

Comienzo de las operaciones

La unidad se constituyó en el mes de marzo del año 1942, siendo formada por voluntarios de sangre alemana procedentes especialmente de Serbia y Croacia. Desde el primer momento, la unidad fue destinada a las operaciones contra los partisanos en los Balcanes, y es en este tipo de operaciones, en octubre de 1942, cuando la División recibió su bautismo de fuego mientras patrullaba en las montañas en la zona fronteriza entre Serbia y Montenegro. Poco después de esta acción, la División fue enviada al área de Zagreb-Karlovac, tomando parte en la Operación Blanco junto a otras unidades alemanas, siendo el objetivo de la operación la destrucción de las tropas partisanas de Josip Broz, más conocido como Tito. En los meses siguientes, la unidad quedó agregada al Grupo de Ejércitos E, y en mayo de 1942 tomó parte en una nueva operación contra los partisanos, la denominada Operación Negro, siendo trasladada al norte de Sarajevo y seguidamente a la zona de Mostar. Sus atrocidades contra la población civil musulmana alarmaron al propio Heinrich Himmler, que entonces sopesaba la posibilidad de formar una división de bosníacos, que exigió al general Phleps que restableciese la disciplina en la unidad.2​ Sus instrucciones fueron desoídas.


Unidades blindadas del 7.º Batallón Panzer agregado a la "Prinz Eugen", en una base de la Yugoslavia ocupada.

Rendición italiana

Sucesivamente fue enviada luego a Dalmacia para desarmar a los soldados italianos tras la firma del armisticio de Cassibile el día 8 de septiembre, ocupando como consecuencia Split, las ciudades de Brazza, Hvargrad, la isla de Korčula y la península de Pelješac. Durante el desarme de las tropas italianas, al no rendirse con la rapidez que las SS consideraban necesaria la División de Infantería Bergamo, que junto a otras unidades italianas se hallaba desplegada en la ciudad adriática de Split, se produjo la llamada masacre de Trily, durante la cual fue asesinada la mayor parte de la oficialidad de la División italiana, además de otros diversos oficiales pertenecientes a unidades auxiliares o presentes circunstancialmente en el lugar, completando un total de 3 generales y 47 oficiales superiores o subalternos. En diciembre de 1943, la División tomó parte en una nueva operación ofensiva contra los partisanos yugoslavos de Tito, operación que tampoco esta vez logró cumplir los objetivos asignados por el Alto Mando alemán.


Retirada hacia Alemania

En enero de 1944, la Prinz Eugen fue enviada a la zona de Split y Dubrovnik para un nuevo período de entrenamiento, así como para ser reorganizada y recibir nuevo equipamiento. En el mes de marzo, la División reemprendió la lucha contra los partisanos en Bosnia-Herzegovina, y en mayo el desarrollo de las operaciones condujo la unidad hasta Drvar. En Dalmacia culminó su brutalidad, asesinando a cerca de 3.000 civiles en pocos días en la primavera de 1944.2​ Sin embargo, seguidamente la División fue destinada a la lucha en el Frente Oriental, ante el rápido y peligroso avance de las tropas soviéticas del Ejército Rojo y búlgaras, tras el cambio de bando de este último país (véase Bulgaria durante la Segunda Guerra Mundial). En septiembre de 1944, durante la Ofensiva de Belgrado, la División jugó el papel más importante de su corta historia, cuando, junto a otras unidades de las Waffen SS, participó en mantener abierto un pasillo para permitir a unos 350.000 soldados alemanes, que se encontraban en Grecia como fuerzas de ocupación, escapar de la amenaza de cerco por el avance del Ejército Rojo. Se trataba de mantener expedito el paso por el valle del Vardar, en Macedonia. Tras lograrse el éxito en la operación, la Prinz Eugen cubrió la retirada del Ejército alemán, participando en constantes acciones de retaguardia desde Čačak, pasando por Brčko y atravesando el río Drina.

En enero de 1945, la División encajó el ataque de los partisanos de Tito, en la toma de Otok, siendo posteriormente destinada a Vukovar, donde debía frenar el avance combinado de las tropas soviéticas y de los partisanos de Tito. Entre febrero y abril de 1945, la División sostuvo constantes combates contra los soviéticos y los partisanos, sorprendiéndole el final de la guerra en Eslovenia, donde se rindió a las fuerzas yugoslavas el 11 de mayo de 1945.


Teatros de operaciones

  • Serbia y Croacia (control del territorio y operaciones contra los partisanos), de noviembre de 1942 a febrero de 1945.
  • Frente Oriental, de marzo a mayo de 1945.

Condecorados

En total, seis miembros de la unidad fueron condecorados con la Cruz de Hierro.
Mandos
SS-Obergruppenführer Artur Phleps (30 de enero de 1942 - 15 de mayo de 1943).
SS-Brigadeführer Karl Reichsritter von Oberkamp (15 de mayo de 1943 - 30 de enero de 1944).
SS-Brigadeführer Otto Kumm (30 de enero de 1944 - 20 de enero de 1945).
SS-Brigadeführer August Schmidthuber (20 de enero de 1945 - 8 de mayo de 1945)


Wikipedia

domingo, 20 de enero de 2019

SGM: El combate del puente de Arnhem

Arnhem: La batalla en el puente

Weapons and Warfare



Todo este tiempo, los hombres de John Frost habían estado defendiendo sus posiciones en el puente de Arnhem Road, esperando en vano el alivio, ya sea de su propia división o de las fuerzas terrestres que venían desde el sur.

La composición de la fuerza en el puente no cambió en absoluto después de que la mayor parte de la Compañía B del Segundo Batallón y los otros hombres que habían estado tratando de cruzar en el área del pontón entraron en el perímetro del puente, por lo que los hombres que se encontraron allí ese lunes por la tarde serían los que pelearon esa acción galante que ha pasado tan poderosamente a la historia aérea. El número exacto de hombres que formaron la guarnición del puente nunca se sabrá; Lo que sigue es la mejor estimación disponible: 1

2do Batallón de paracaidistas: Cuartel general del Batallón, Soporte y Compañías A; Compañía B (menos la mayoría del pelotón No. 4) - 340 hombres.

1ª Cuartel general de la Brigada de Paracaidistas, que incluye Sección de Pelotones y Señales de Defensa - 110 hombres.

1er Escuadrón de paracaídas, RE: CG; Una tropa la mayor parte de la tropa B - 75 hombres.

3er Batallón de Paracaidistas: Cuartel general de la Compañía C; la mayor parte del pelotón No. 9; parte del pelotón No. 8 - 45 hombres.

1ª Batería antitanque aerotransportada, RA: CG; Tropa B; Un equipo de armas de tropa C - 40 hombres.

250 Compañía Compuesta Ligera, RASC: No. 3 pelotón - 40 hombres, más el comandante David Clark de la sede de la División, RASC.

9th Compañía de campo, RE * parte del pelotón No. 2 - 30 hombres.

Además, se estimaba que había 59 hombres de varias unidades: 17 pilotos de planeador, todos o casi todos del Escuadrón B que llegaban con cañones antitanques; 8 hombres del Escuadrón de Reconocimiento del comandante Gough; 12 hombres de Royal Artillery adelantan las observaciones oficiales de observación; 6 hombres de la RAOC; 5 hombres cada uno del REME y del Cuerpo de Inteligencia; 2 o 3 policías militares; 2 hombres del equipo "Jedburgh"; y un corresponsal de guerra.

La fuerza total en el puente, por lo tanto, contaba con un estimado de 740 hombres, equivalente a menos de uno y medio batallones de paracaídas. Aunque muchos de esos hombres no estaban entrenados para los estándares de un batallón de paracaídas, casi todos tenían un potencial de combate valioso. Menos de la mitad de la fuerza era del 2do batallón. Solo había un teniente coronel, John Frost, pero no había menos de trece comandantes entre los sesenta oficiales presentes. Había una buena sección transversal de unidades disponibles, pero lamentablemente se perdería un elemento que no estaba presente: no había parte de 16 Ambulancias de Paracaídas. Se había anticipado que sería fácil evacuar los casos de heridos graves a la ubicación de esa unidad en el Hospital St. Elizabeth, pero eso no sucedió. Los capitanes J. W. Logan y D. Wright, los oficiales médicos del segundo batallón y la sede de la brigada, y sus oficiales tendrían que tratar a todos los heridos sin la ayuda de los equipos quirúrgicos.

Lunes

Sólo una esquina del perímetro había sido atacada durante la noche. Esta era una biblioteca o una pequeña escuela en el lado este de la rampa inferior que tiene el Capitán Eric Mackay y algunos hombres de la Tropa, el 1er Escuadrón de Paracaidistas. Hubo varios enfoques cubiertos de lo que realmente era un puesto de avanzada expuesto, y a los Ingenieros Reales les resultó difícil mantenerlos. El zapador George Needham dice:

Habíamos empezado a prepararlo para la defensa, rompiendo las ventanas y bajando las cortinas, pero solo habíamos estado allí unos diez minutos cuando los alemanes atacaron y lanzaron granadas a las habitaciones. El edificio era demasiado vulnerable, por lo que el capitán Mackay nos ordenó salir, al edificio de la escuela más grande al lado, donde nos unimos a la Tropa B. Ellos se opusieron y dijeron, 'Váyanse al carajo; ve a buscar tu propio lugar ', pero el Capitán Mackay, siendo el hombre que era, los persuadió para que no nos dejaran entrar y comenzamos a fortificar algunas de las habitaciones vacías.
(Los Ingenieros Reales se unieron más tarde en la escuela por el comandante "Pongo" Lewis, comandante de la compañía del 3er Batallón, y doce de sus hombres. Hubo cierta discusión después de la guerra entre los zapadores y la infantería sobre quién estaba al mando en este edificio , la Escuela Van Limburg Stirum, durante los siguientes tres días de su defensa. El Capitán Mackay, en un artículo en Blackwood's Magazine, afirmó haber estado al mando y nunca mencionó la presencia de los hombres del 3er Batallón. El Comandante Lewis, en su breve oficial En el informe, no se mencionó el grupo de RE más grande. A ambos oficiales se les asignó esta posición por separado, en la oscuridad de la primera noche, y el comandante Lewis, aunque claramente el oficial de alto rango, probablemente no interfirió con el manejo que hizo el capitán Mackay de la gran fiesta de zapadores.)



Dawn encontró a los paracaidistas preparados para un día lleno de incidentes. Habían completado los preparativos para la defensa de los edificios que habían ocupado al romper todas las ventanas para evitar lesiones causadas por vidrios voladores, movieron muebles para hacer barricadas en las ventanas, llenaron los baños y otros recipientes con agua durante todo el tiempo que siguiera funcionando el suministro. ; estas fueron todas las lecciones básicas aprendidas en su entrenamiento de pelea en casa tan pronto como comenzaron los disparos, el comandante Munford quería comenzar a registrar los cañones del Batería del Regimiento Ligero No. 3 en los posibles objetivos:
Hubo cierta renuencia a permitirme hacer esto. Algunas personas todavía recordaban la época en que los paras habían sufrido los resultados de los "pantalones cortos" en el norte de África, no por el Regimiento Ligero. Pero persistí y me permitieron registrarme en la carretera de aproximación en el extremo sur del puente (solo alrededor de seis rondas), pero conseguimos que ambas tropas se alinearan con él y lo registramos. "Sheriff" Thompson, de vuelta en Oosterbeek, dijo que debería grabarse como "Mike One"; "Mike" era "M" para Munford. Nuestras señales de vuelta a la batería estaban funcionando bien.

El primer intruso en el área fue un camión "lleno de cubos de basura que repiqueteaban por la parte de atrás" que conducía entre los edificios que dominaban la rampa y las oficinas que ocupaba el cuartel general de la Brigada. Hombres en el aire, felices de disparar, lo dispararon desde ambos lados; el conductor, probablemente un holandés en una ronda de recolección de basura de rutina, probablemente fue asesinado. Un destino similar le sucedió a tres camiones alemanes que aparecieron, probablemente también en una tarea rutinaria y sin saber de la presencia británica.

Pero pronto comenzaron los ataques, principalmente desde el este. Los alemanes no sabían la fuerza o ubicación precisa de la fuerza británica, y los primeros ataques fueron solo pruebas provisionales de algunos viejos tanques Mark III y IV soportados por infantería que fueron fácilmente derrotados. Un tanque llegó a la carretera debajo de la rampa del puente y fue disparado por un cañón antitanque. El teniente Arvian Llewellyn-Jones, que observa desde un edificio cercano, describe cómo se aprendió una lección temprana sobre el retroceso de un arma en una calle:

Las espadas de las armas no estaban en el borde del pavimento, ni firmes contra ninguna barrera fuerte. El arma fue colocada, se dio la orden de disparar, y cuando se disparó corrió unos cincuenta metros, hiriendo a dos de la dotación. No hubo daños visibles en el tanque. Permaneció oculto en parte de la penumbra del paso subterráneo del puente. El arma fue recuperada con cierta dificultad. Esta vez estaba firmemente encajada. El empleado de la oficina a cargo de la batería, que nunca había disparado un arma en su vida, fue enviado para ayudar a manejar el arma. Esta vez, el tanque debajo del puente avanzó a plena vista y parecía estar desplegando su arma directamente en el 6 libras. Disparamos primero. El objetivo era verdadero; El tanque fue golpeado y se desvió y bloqueó la carretera.

Estas acciones tempranas fueron seguidas por un período de relativa calma, descrito por John Frost como "un momento en el que sentí que todo iba según lo planeado, sin una oposición seria todavía y todo bajo control".

El Hauptsturmfiihrer Viktor Graebner fue el comandante del 9º Batallón de Reconocimiento de la División Panzer de las SS, una unidad de tropas de primera clase bien equipadas con veintidós vehículos blindados y vehículos blindados de transporte de personal semiorugas. Solo el día anterior, su comandante divisional le había entregado la cinta y el emblema de la Cruz de Caballero, que le fue otorgado por su valentía en Normandía. Luego había conducido a su unidad por el puente, antes de que llegaran los británicos, en un barrido por la carretera principal a Nijmegen. Al encontrar que el área estaba despejada, se dio la vuelta y ahora se estaba preparando para regresar por el puente para alcanzar su puesto de mando divisional en Arnhem. Sabía que los británicos estaban ahora en el extremo norte del puente; Se desconoce si realmente pretendía montar un ataque o simplemente atravesar las posiciones británicas.

Los vigilantes en las habitaciones superiores de las casas ocupadas por los paracaidistas llamaron la atención de sus oficiales sobre la columna de vehículos que se reunían en el puente. La identificación de los vehículos como los alemanes puso rápidamente afuera a la esperanza inicial de que este podría ser el jefe de la columna de fuerza terrestre, logrando un tiempo excelente y llegando a aliviar la fuerza aerotransportada. El comandante Munford vio que los vehículos alemanes tendrían que pasar por el área que había registrado como objetivo, y su señalizador inmediatamente se puso en contacto con la batería en Oosterbeek. Dennis Munford dice:
Recibí permiso para abrir fuego y, cuando la columna alemana se movió, todo lo que tuve que hacer fue llamar "Target - Mike One", y los chicos de la batería hicieron el resto. No había necesidad de corrección adicional. Los alemanes tuvieron que conducir a través de él. Ordené un alto el fuego cuando abandonaron el área de Mike One y subí al puente; No quería dañar el puente.

El fuego de artillería era exacto. Algunos motociclistas alemanes fueron vistos como golpeados, pero los proyectiles eran demasiado ligeros para infligir mucho daño a los vehículos blindados.

La primera parte de la fuerza de Graebner partió sobre el puente a la velocidad máxima. Estos vehículos principales eran vehículos blindados que se abrían paso entre los camiones aún en llamas de la acción de la noche anterior y sobre la cadena de minas tendida en la carretera durante la noche, pero que no lograron detener los vehículos. Los hombres aerotransportados mantuvieron el fuego hasta el último momento, y algunos de esos primeros vehículos blindados condujeron directamente hacia la ciudad sin ser detenidos, pero luego se dio la orden de abrir fuego y ninguno de los otros vehículos blindados sobrevivió al granizo resultante de fuego. Más y más de la unidad alemana se comprometieron a reforzar el ataque, incluidos semiorugas llenos de soldados, algunas protegidas por coberturas blindadas pero otras con tapas abiertas. Casi todos los vehículos alemanes fueron alcanzados y detenidos en una gran maraña en la rampa entre las casas a ambos lados ocupadas por la Compañía A del 2do Batallón y también pasadas por alto por el cuartel general de la Brigada y otros edificios. Los PIATs pararon a algunos de estos vehículos, pero gran parte del daño fue causado por dos cañones antitanque. Uno de ellos, el arma del Sargento O'Neill de B Troop, estaba en una esquina de la del cuartel general de la Brigada. El otro de 6 libras era del del sargento Cyril Robson de la Tropa C, que estaba en una calle más cercana al río en el lado oeste del puente y considerablemente por debajo del nivel de la rampa. Dirigido por el teniente Tony Cox en la ventana de la casa sobre él, Robson disparó proyectiles de tiro sólido al parapeto al costado del puente hasta que cortó una sección en forma de V y luego fue capaz de disparar a los costados de los vehículos alemanes que pasaban la brecha. Se cree que el arma de Robson destruyó más de los vehículos atacantes que cualquier otra arma. Los alemanes en los transportes de personal semiorugas que fueron golpeados o encontraron bloqueado su camino fueron expuestos a una lluvia de armas pequeñas, atrapados en sus vehículos o derramados en el tramo abierto de la rampa, incapaces de desplegarse para refugiarse. Fueron sacrificados. Una de las primeras víctimas fue vista como arrojada a la calzada y literalmente cortada en pedazos por una lluvia de tiros. Algunos de los vehículos se cayeron o se desviaron del terraplén de la rampa inferior, lo que permitió que los hombres en el aire de los edificios se unieran a la ejecución.

Casi todos en la guarnición británica se unieron a los disparos. El comandante Freddie Gough fue visto disparando con entusiasmo una de las ametralladoras en su jeep del Escuadrón de Reconocimiento. Sería irónico si uno de sus disparos matara a su número opuesto, porque el Hauptsturmführer Graebner estaba entre los muertos alemanes. El teniente coronel Frost no disparaba: "Estaba observando a otras personas y recogiendo información. Un comandante no debería estar disparando un arma en medio de una acción. Su mejor arma es un par de binoculares ".

Aquí hay dos descripciones típicas de la acción. El cabo Geoff Cockayne estaba en el edificio del cuartel general de la Brigada:
Tenía una Schmeisser [MP40] alemana y me divertí mucho con eso. Le disparé a cualquier Gerry que se moviera. Varios de sus vehículos, seis o siete, empezaron a arder. No nos quedamos en la habitación en la que estábamos, sino que salimos a disparar, seguimos moviéndonos, cubriéndonos y disparando desde diferentes posiciones. Los alemanes habían salido de sus transportes de tropas, lo que quedaba de ellos, y se convirtió en una acción de infantería adecuada. Disparé casi todas mis municiones. Para empezar, había dejado de rasgar, pero luego tuve más cuidado; Sabía que no habría más. No estaba disparando a ningún alemán en particular, solo estaba disparando a donde sabía que estaban.

El soldado de señales Bill Jukes estaba en el edificio del cuartel general del segundo batallón:
El primer vehículo que se niveló con la casa fue golpeado, y el segundo se estrelló contra él, bloqueando el camino. El resto no tuvo oportunidad. Las tripulaciones y los pasajeros, los que aún podían, comenzaron a amontonarse, y los que estábamos armados con Stens se unieron a la descarga general. Uno de los operadores de radio agarró mi pistola Sten, que estaba apoyada contra la pared, pero se la arrebaté y le dije que fuera a buscar la suya. No había esperado cinco años para disparar al enemigo de esta manera solo para ser negado por algún Johnny que ha venido últimamente a la sección. Era imposible decir qué efecto había tenido mi disparo. Hubo tal volea desde las ventanas a lo largo de la calle que nadie pudo decir quién disparó a quién. Al menos un alemán vivió una vida encantadora ese día. Salió de una de las medias vías en el otro lado de nosotros y corrió hacia su vida entre las casas al otro lado de la rampa y desapareció de la vista. Cualquiera con ese tipo de suerte debería vivir para siempre.

Esta acción duró unas dos horas. Varios informes ponen el número de vehículos golpeados y detenidos, o atascados en los restos de otros vehículos, en diez, once o doce, en su mayoría semiorugas. El número de alemanes asesinados se estima en setenta. El sistema eléctrico de uno de los vehículos derribados en la rampa se cortocircuitó, y la bocina del vehículo emitió "un banshee que gemía" después de la batalla entre los vehículos destrozados y en llamas y los muertos dispersos del ataque. La moral de los hombres aerotransportados era muy alta; sus propias bajas habían sido leves.

El ataque de los alemanes sobre el puente resultó ser el punto culminante de ese primer día completo. Después de que terminó el ataque, John Frost revisó la situación de su fuerza. Había dejado la Compañía B en el área del pontón, a 1.100 metros de distancia, con la esperanza de que pudiera ayudar al resto de la brigada en el área del puente. Su último contacto inalámbrico con los otros batallones demostró que el 1er batallón todavía estaba a por lo menos dos millas de distancia en las afueras de Arnhem y progresando lentamente; no hubo contacto con el 3er batallón y no hay señales de que estuviera más cerca. Frost había decidido anteriormente que la Compañía B estaba en peligro de ser rodeada en el pontón mientras no realizaba una función útil allí y le había ordenado que entrara. Ya se había dicho cómo el Mayor Crawley sacó a la mayoría de su compañía, pero perdió un pelotón cortado. Frost se encontró con Crawley y le ordenó que ocupara algunas de las casas en un bloque triangular de edificios en la parte occidental del perímetro para proporcionar una defensa exterior allí. Después de las bajas de la Compañía B el día anterior y la pérdida del pelotón No. 4, solo había unos setenta hombres en la compañía. El capitán Francis Hoyer-Millar describe cómo se saludó a la sede de la Compañía cuando ocupó su casa:
A la señora, de edad avanzada, pero no mayor, no parecía importarle que lucháramos desde su casa, rompiendo ventanas y moviendo los muebles, pero me llevó a una habitación y dijo: "Por favor, no disparen desde aquí; es la habitación favorita de mi esposo ’; estaba lejos en alguna parte. No podíamos estar de acuerdo con ella, por supuesto, y de todos modos, la casa se quemó al final.

Más tarde ese mismo día, el Sargento Mayor Scott llegó e informó que nuestro último comandante de pelotón había sido asesinado: "El Sr. Stanford tenía sus fichas". Doug Crawley y yo estábamos angustiados, no a la manera insensible del informe, pero que No tenía más comandantes de pelotón.

El teniente Colin Stanford no estaba muerto. Le habían disparado en la cabeza mientras estaba de pie en la parte superior del edificio de su pelotón, estudiando los alrededores con binoculares, pero sobrevivió.

El siguiente evento serio fue un agudo ataque alemán desde las calles en el lado este del perímetro contra las casas defendidas por el Pelotón de Defensa de la Brigada del Teniente Pat Barnett y varias otras tropas. Precedido por un bombardeo de artillería y mortero, dos tanques condujeron a la infantería por debajo de la rampa del puente hasta las posiciones británicas. En una acción feroz, los dos tanques fueron reclamados como noqueados y la infantería rechazada. Un tanque al menos fue destruido por el arma antitanque del sargento Robson y posiblemente uno por un Piat. La batería de 75 milímetros de vuelta en Oosterbeek también se incorporó a esta acción, cuyo incendio fue dirigido en esta ocasión por el Capitán Henry Buchanan de la Unidad de Observación Avanzada, un buen ejemplo de la forma en que los oficiales de esta unidad operaron con batallones como oficiales de observación adicionales para el Regimiento ligero hasta que las armas de las fuerzas de tierra entraran en rango, pero Buchanan moriría al día siguiente.

El resto del día vio otros ataques menores. Uno de los edificios en el lado este del perímetro que ocupaba parte del pelotón No. 8, 3er batallón, fue invadido, y otro, que estaba sostenido por parte del pelotón de defensa del Cuartel general de la Brigada, tuvo que ser abandonado, pero no se le dio más terreno. . Entonces comenzó un bombardeo general y fuego de mortero que hostigaría a la fuerza británica durante los días restantes de la acción del puente. Ambos bandos se estaban asentando en un largo asedio. El día había sido el más exitoso para los hombres en el aire. Sus posiciones estaban casi intactas, y cada ataque había sido golpeado con grandes pérdidas de vidas alemanas. Hasta tres tanques y una serie de otros vehículos blindados habían sido destruidos. Las bajas británicas no habían sido pesadas. La mejor estimación es que solo diez hombres murieron y aproximadamente treinta resultaron heridos antes del anochecer de todas las unidades británicas presentes. Pero la fuerza estaba claramente aislada, es poco probable que se refuerce en un futuro próximo y sea probable que sea objeto de un aumento de la presión alemana; Los alemanes necesitaban desesperadamente el puente para pasar refuerzos hasta la batalla que ahora se libra en el área de Nijmegen. Estos refuerzos se estaban transportando laboriosamente a través del Rin más arriba en la actualidad. Otro peligro era una creciente escasez de municiones; se habían gastado grandes cantidades durante el día, y la última emisión del suministro traído por el RASC se haría esa noche.

Un cambio en la estructura de mando tuvo lugar esa noche. A lo largo del día, el teniente coronel Frost había estado dirigiendo las acciones solo del 2º batallón. El comandante Hibbert había estado dirigiendo el cuartel general de la Brigada y las otras unidades, llevando a cabo lo más lejos posible el plan traído desde Inglaterra y esperando que el Brigadier Lathbury llegara pronto. Pero Hibbert ahora escuchó, por un enlace inalámbrico con el 1er batallón, que Lathbury estaba desaparecido y formalmente le pidió al teniente coronel Frost que se encargara de toda la fuerza en el puente. Así que John Frost se trasladó al edificio del cuartel general de la Brigada, dejando a su segundo al mando, el comandante David Wallis, a cargo del 2do batallón. A las 6.30 p.m. Frost escuchó del 1er Batallón que estaba atrapado cerca del Hospital St Elizabeth y que el 3er Batallón estaba cerca. Frost, actuando ahora como comandante de brigada, ordenó a ambos batallones que formaran una "columna voladora" de al menos la fuerza de la compañía para llegar al puente antes de la medianoche. Pero ninguno de los batallones tenía la fuerza o los medios para tal operación, y este fue el último intento que John Frost haría para ejercer el mando sobre las otras unidades de la brigada.

Este puede ser un lugar adecuado para mencionar la consternación holandesa por no utilizar los medios de comunicación locales y utilizar más plenamente los servicios de la Resistencia holandesa. A lo largo del día, partes del servicio telefónico local habían estado funcionando normalmente, pero debido al temor oficial británico a la penetración alemana de la Resistencia, se había ordenado a las unidades que no usaran el teléfono. Otra queja holandesa es sobre el hecho de no confiar en más hombres locales como guías; esto hubiera sido de particular ayuda para los batallones que intentaron llegar al puente. Albert Deuss, uno de los sobrevivientes de la resistencia local, dice:
Si hubieran confiado en nosotros, podríamos haberlos traído a través de las casas y haberlos llevado al puente, pero no confiaban en nosotros y preferían luchar a través de los tanques. Conocíamos nuestra propia ciudad y dónde estaban nuestros amigos y todos los atajos. Incluso teníamos una contraseña especial de "Frank", nuestro contacto en Rotterdam, y esperábamos que los británicos lo supieran todo, pero no lo hicieron.

El único oficial holandés en el puente, el capitán Jacobus Groenewoud, había estado utilizando teléfonos locales, pero solo para ponerse en contacto con los nombres leales en su lista de 'Jedburgh' para averiguar dónde estaban los simpatizantes alemanes conocidos en Arnhem.



Los hombres aerotransportados se prepararon para enfrentar su primera noche completa en el puente. Las casas en el lado oeste del perímetro apenas habían sido atacadas, por lo que parte de la Compañía B fue redistribuida al sector este. Se incendió deliberadamente una casa cerca del puente para iluminar el área del puente, y se ordenó a la Compañía B que enviara una patrulla permanente para asegurarse de que ningún alemán cruzara el puente durante la noche y también para proteger a un grupo de Ingenieros Reales que era enviado a examinar la parte inferior del puente para garantizar que los alemanes no pudieran demolerlo. El capitán Francis Hoyer-Millar estaba al mando de la patrulla de la Compañía B:

Me dijeron que sacara a doce hombres. Pasamos por delante de los vehículos destrozados en la rampa y nos dirigimos hacia el propio puente. Era una gran extensión de área abierta, bastante oscura. No sabía qué había sobre la cima de la pendiente, así que lancé una granada. Nos sorprendimos cuando cinco alemanes emergieron con las manos en alto; Tres de ellos resultaron heridos. No sé cuánto tiempo estuvieron escondidos allí, casi dentro de nuestro perímetro.

Puse a la mitad de mis hombres a ambos lados de la carretera. No tuvimos problemas con los alemanes, pero un Bren nos disparó molesto de las casas que tenían nuestros hombres. Grité: "Deja de disparar esa maldita arma de Bren". Soy solo yo. Fue una de esas cosas tontas que uno dice sin pensarlo. John Frost escuchó sobre eso y siempre me molestó al respecto.

Poco después del anochecer, John Frost perdió a su viejo amigo y segundo al mando, el comandante David Wallis, quien solo esa tarde había sido nombrado comandante interino del 2º Batallón. El comandante Wallis estaba haciendo sus rondas en la oscuridad y llegó a la casa defendida por A Company HQ y algunos zapadores de la 9th Field Company. Cuando salía de la parte trasera de la casa hubo un estallido de fuego de un arma Bren, y el Mayor Wallis recibió un golpe en el pecho y murió de inmediato. Los disparos fueron disparados por uno de los Ingenieros Reales. Un hermano oficial del comandante Wallis dice que se sabía que "tenía la costumbre de hablar de manera bastante tranquila e indistinta, y que su respuesta al desafío del centinela puede no haber sido entendida". Un compañero del desafortunado centinela dice: "Fue en un momento en que la siguiente figura en una puerta podía ser el enemigo, tal era la proximidad de la lucha; el tiempo de respuesta fue muy corto, y una granada alemana tenía un fusible corto ". La muerte de este oficial resultó en otro cambio de comando. John Frost nombró al comandante Tatham-Warter para comandar el 2do batallón; Esto fue sobre la cabeza del mayor mayor Crawley. Frost estaba "consciente de un ligero resentimiento, pero Tatham-Warter estaba bien en contacto con las posiciones del batallón y lo elegí".

Poco después de las 3.0 a.m. (el martes) hubo una acción de un solo lado en el edificio de la escuela, atendida conjuntamente por zapadores del 1er Escuadrón de Paracaidistas y el 3er Batallón de hombres. Una fuerza alemana que probablemente había identificado erróneamente el edificio en la oscuridad se reunió a su lado, de pie y hablando sin preocuparse, directamente debajo de las ventanas tripuladas por los hombres en el aire en los pisos segundo y tercero. Típico de la disputada historia de la defensa de ese edificio, el capitán Mackay dice que organizó lo que sucedió a continuación, mientras que el teniente Len Wright del 3er batallón afirma que el comandante Lewis lo hizo. Esta es la descripción de los eventos de Len Wright:

Todos nos apoyamos con granadas (teníamos muchas) y con todas nuestras armas. Entonces el comandante Lewis gritó: "¡Fuego!", Y los hombres en todas las habitaciones que estaban frente a ese lado lanzaron granadas y abrieron fuego contra los alemanes. Mi recuerdo más claro era que 'Pongo' Lewis corría de una habitación a otra, tiraba granadas y me decía que no se había divertido tanto desde la última vez que había ido a cazar. Duró alrededor de un cuarto de hora. No había nada que los alemanes pudieran hacer excepto morir o desaparecer. Cuando llegó la luz había muchos cuerpos allí abajo, dieciocho o veinte o quizás más. Algunos todavía se movían; uno estaba gravemente herido, una mala herida en el estómago con sus tripas visibles, probablemente por una granada. Algunos de nuestros hombres intentaron que entrara, mostrando un símbolo de la Cruz Roja, pero les dispararon y volvieron a entrar, sin ser golpeados pero incapaces de ayudar al alemán.

Los defensores no sufrieron bajas.

miércoles, 9 de enero de 2019

Nazismo: Las últimas horas de Eichmann

Las tenebrosas horas finales de Adolf Eichmann, el "arquitecto" del Holocausto 

La historia del juicio y la ejecución del criminal nazi que vivió como un "buen vecino alemán" en la Argentina durante 10 años y fue capturado por un comando israelí en 1960. Con el estreno mundial de "Operación final" su oscura vida llega este mes a los cines


Por Matías Bauso |  Infobae 


 
Adolf Eichmann presenció el juicio detrás de un vidrio blindado

El juicio a Adolf Eichmann comenzó el 11 de abril de 1961 en Jerusalén. Fue un acontecimiento mundial. Por primera vez en la historia se utilizó el sistema de traducción simultánea. Por primera vez, también, uno de los responsables de la Shoah sería juzgado en Israel.

En uno de los vértices de la sala de audiencias se erigía una jaula de cristal. Desde allí Eichmann asistió a su juicio, protegido por las cuatro paredes de vidrio blindado.

Indiferente, escuchó las acusaciones, los quince cargos que le imputaban, y cada una de las declaraciones de los testigos, sin mirarlos siquiera una vez, absorto en sus pensamientos o rebuscando entre sus papeles alguna respuesta fatua y poco convincente.

Siempre con los auriculares puestos, escuchó cada uno de los cargos, cada uno de los relatos de los sobrevivientes, sin expresar emoción alguna. Como si el cubo de cristal lo separara, ya no de posibles agresiones, de algún impulsivo adepto a la ley del talión, sino de la realidad. Y esto quedó en evidencia, en el momento en que el interrogado fue él.

La fiera apresada, el genocida feroz, resultó ser débil, sin ningún brillo intelectual, de una lógica gris y confusa. Un ser mediocre. Un hombre que podría estar sentado en la mesa de al lado en un bar o que no llamaría la atención si se lo cruzara por la calle. Un hombre que estuvo sentado en muchos bares argentinos, tomando muchos cafes, durante demasiados años.

Eichmann responsable de la muerte en masa de millones de judíos

Eichmann no era un ser feroz, brutal, inhumano. Sin embargo, cometió crímenes feroces, brutales, inhumanos. Millones de crímenes. De asesinatos.

Cientos de enviados de los medios más importantes del mundo acudieron al proceso. Entre ellos sobresalía una mujer. La había enviado el New Yorker pero no era periodista. Era Hannah Arendt, filósofa judío alemana.

Arendt, como resultado de su asistencia al juicio, escribió un libro maravilloso y profundo, imprescindible: Eichmann en Jerusalén.

Sin concesiones, con ironía, lucidez y absoluta honestidad, Hannah Arendt diseccionó a Eichmann y a sus juzgadores como nadie.

Quizás ella haya sido la única que vislumbró la real naturaleza de Eichmann. Ella, como nadie, sin temores, con inclemente franqueza, no se arrastró por los lugares comunes. Llamó las cosas por su nombre. Con su pertinaz lucidez.

Arendt, en obras anteriores, había hablado del Mal Radical. A partir de su contacto con el caso Eichmann cambió de opinión. Tanto es así, que el subtítulo de su obra fue Un estudio sobre la banalidad del mal.

El mal para Arendt no puede ser radical, sólo extremo. Puede crecer desmesuradamente y extenderse a todo el mundo. Pero siempre carece de profundidad.

"Se extiende como un hongo en la superficie. Es un desafío al pensamiento – sostiene Arendt- porque el pensamiento trata de alcanzar cierta profundidad, ir a las raíces y, en el momento mismo que se ocupa del mal, se siente decepcionado porque no encuentra nada. Eso es la banalidad. Sólo el bien tiene profundidad y puede ser radical".

 
 El criminal nazi fue condenado a la horca

Desde antes de su inicio se sabía que no solo se juzgaría a Eichmann. El gobierno israelí utilizaría cada una de las audiencias para exponer al mundo una versión definitiva del exterminio perpetrado por los nazis contra el pueblo judío.

Las palabras de apertura de las sesiones, pronunciadas por el fiscal Hausner, lo establecían de modo contundente: "En el sitio en que me encuentro hoy ante ustedes, jueces de Israel, para demandar contra Adolf Eichmann, no me encuentro solo; conmigo se levantan, aquí, en este momento, seis millones de demandantes. Pero ellos no tienen la posibilidad de comparecer en persona, de apuntar hacia la cabina de vidrio un índice vengador y gritar, dirigiéndose a aquel que está sentado en su interior: Yo acuso. (…) Por eso seré yo su portavoz, y en su nombre levantaré este acta de acusación terrible".

El Fiscal y sus colaboradores, si bien con sólidos argumentos jurídicos, expresaban la opinión política del gobierno israelí, en especial de Ben Gurión, el primer ministro: se centraron en el sufrimiento del pueblo judío más que en los actos y responsabilidades de Eichmann.

Sin embargo, los jueces no se sometieron a las presiones políticas y nunca perdieron de vista el objetivo principal del proceso: establecer la posible culpabilidad del acusado y la medida de esa culpabilidad.

Eichmann, gracias a la intervención de sus juzgadores, pudo ejercer plenamente su legítimo derecho de defensa. Tanto él como su defensor, el Dr. Servatius, se expresaron con absoluta libertad en la Corte.

Frecuentemente, el presidente del jurado puso freno a los excesos del fiscal o corrigió defectos de traducción de los dichos de los testigos.

Eichmann frente a los jueces intentó esgrimir una increíble defensa: él solo obedecía órdenes (Getty)

La gran dificultad que enfrentaron los jueces fue desentrañar la naturaleza de estos delitos. ¿Cómo actuar con imparcialidad ante la abyección, ante lo atroz, ante los crímenes inimaginables? ¿Quién es el asesino? ¿El que empuña el arma? ¿El que da las órdenes? ¿El que obedece? ¿Dónde están los límites de la obediencia? ¿Quién es responsable?

De una sentencia admirable, se destaca una frase admirable. "El grado de responsabilidad –dijeron los jueces- aumenta a medida que nos alejamos del hombre que sostiene en sus manos el instrumento fatal".

Juzgar el genocidio, más allá de la obvia condena moral, no era sencillo desde el punto de vista jurídico. Determinar la naturaleza y autoría de esos crímenes, no contemplados previamente en las leyes, no imaginados por ningún legislador -aunque hoy parezca increíble- planteaba un desafío jurídico antes de Núremberg. Las categorías jurídicas conocidas resultaban insuficientes.

Eichmann esgrimió, hasta el hartazgo, sus ejes defensivos básicos. Él obedecía órdenes. Nada más. Por otro lado, sostenía, sus actos no podían ser juzgados por otro país, por ningún país: sus actos habían sido actos de Estado. Sólo se encargo de llevar a cabo, y con una extremada eficacia, aquello que era ley en su país, en la Alemania de la que Eichmann era funcionario. Allí, la palabra del Führer era ley, no sólo para Eichmann.

 
Eichmann fue el responsable del traslado de millones de personas a los campos de exterminio nazi (Getty Images)

Desde su lugar en la estructura burocrática nazi, Adolf Eichmann organizó, sucesivamente, la expulsión de los judíos de Alemania, su deportación de los territorios ocupados por las nazis y el traslado de millones de judíos a los campos de exterminio.

Además fue el anfitrión de quince altos funcionarios nazis en la llamada Conferencia de Wansee. Allí, con Eichmann, como secretario, labrando las actas de la reunión, dejando constancia para la posteridad, se decidió establecer "La Solución Final".

Fueron asesinatos de masas: por las víctimas. Por el gran número de asesinos, también. Y Eichmann, entre los asesinos, ocupaba un lugar de importancia. Era él quien los enviaba a la muerte.

Diariamente partían trenes a los campos de exterminio con 2.500 o 3.000 judíos hacinados en los vagones de carga. No solo se ocupaba de los trenes. En el juicio se aportaron como pruebas circulares y órdenes emitidas por Eichmann y su oficina obligando a las autoridades locales de cada territorio para que los judíos de diferentes nacionalidades fueran objeto inmediato de las "medidas necesarias".

Eichmann conocía el destino que les esperaba a los pasajeros de sus trenes. Hay registros de sus múltiples visitas a Auschwitz y otros campos. El 31 de julio de 1941, Heydrich lo convocó a su oficina y le dijo: "El Führer ha ordenado el exterminio físico de los judíos".

 
Judíos llevados a campos de concentración: diariamente partían trenes con 2.500 a 3.000 personas hacinadas en los vagones de carga

Durante el juicio Eichmann pretendió evitar su responsabilidad escudándose en una especie de obediencia debida. Sostuvo que sólo fue un pequeño engranaje de una gran máquina.

También afirmó que si él hubiera abandonado su puesto, otro lo hubiera ocupado. Esto podría ser cierto, pero de ningún modo lo exculpa por sus actos. Además de haberse demostrado que él era un dador de órdenes, no sólo un receptor, lo que oculta ese argumento es que lo que Eichmann intentaba decir era que siendo todos los culpables, nadie es culpable. O acaso, nada más que los máximos jerarcas nazis (que para esa época ya estaban muertos). Así desdeña la responsabilidad personal, la posibilidad de elegir libremente que Eichmann ejerció.

Como escribió Hanna Arendt: "(…) Sostuvo y ejecutó una política que consistía en negarse a compartir la tierra con el pueblo judío y los pueblos de cierta cantidad de otras naciones".

En la sentencia los jueces estimaron que "estaba probado fuera de toda duda que el reo había actuado sobre la base de una identificación total con las órdenes y una voluntad encarnizada de realizar los objetivos criminales".

Fue condenado a morir en la horca.

 

Antes de su ejecución gritó: “¡Viva Alemania! ¡Viva Argentina! ¡Viva Austria! ¡Nunca las olvidaré!”

Madrugada del 31 de mayo de 1962. El gobierno Israelí anuncia que rechaza todos los pedidos de clemencia recibidos por el reo.

En la celda, él y una botella de vino, su última voluntad.

Llega un ministro protestante. Le propone leer la Biblia juntos. Eichmann se niega. Prefiere estar solo los pocos minutos de vida que le quedan.

No llora. Bebe cortos sorbos y mantiene la mirada fija sobre una de las paredes.

Lo vienen a buscar. Mantiene la cabeza erguida en su camino al patíbulo. Piensa que todavía no estaba preparado. Dos días antes, el Tribunal Supremo había denegado su apelación. En el pasillo solo se escuchan sus pasos y los de los guardias que lo escoltan. Se cruza con varias personas en el camino, pero él no las mira.

Al llegar a la horca, le ofrecen una capucha. ¨No la necesito¨, responde. Le atan las piernas a la altura de los tobillos y las rodillas. Pide que le aflojen las ataduras. Quiere mantenerse erguido. Quiere morir con dignidad. Lo que no sabe, de lo que no se da cuenta es que algunas muertes violentas cubren de gloria a la víctima. Otras de infamia. Como la de Eichmann.

Su vida y, por qué no su muerte, están cubiertas de infamia.

Nada, ninguna vana actitud teatral, podrá dignificar ninguno de sus actos. Menos aún sus patéticas palabras finales: "Dentro de muy poco, caballeros, volveremos a encontrarnos. Tal es el destino de todos los hombres. ¡Viva Alemania! ¡Viva Argentina! ¡Viva Austria! ¡Nunca las olvidaré!".

viernes, 15 de junio de 2018

SGM: El asalto conjunto germano-americano al castillo de Itter

Esa vez cuando los estadounidenses y los alemanes lucharon juntos durante la Segunda Guerra Mundial


Paul Szoldra, We Are The Mighty
Business Insider


Castillo de Itter y camino de entrada en 1979

El castillo de Itter visto desde el este, a lo largo del camino a la entrada, en 1979. Steve J. Morgan a través de Wikimedia Commons

Cinco días después de que Hitler se suicidara en su búnker en Berlín y dos días antes de que Alemania se rindiera, las tropas estadounidenses y alemanas luchaban juntas una al lado de la otra en lo que se ha llamado la batalla más extraña de la Segunda Guerra Mundial.
Fueron los últimos días de la guerra en Europa el 5 de mayo de 1945, cuando prisioneros franceses, combatientes de la resistencia austriacos, soldados alemanes y petroleros estadounidenses lucharon en defensa del Castillo de Itter en Austria.

En 1943, el ejército alemán convirtió el pequeño castillo en una prisión para prisioneros de "alto valor", como primeros ministros, generales, estrellas del deporte y políticos franceses.

Para el 4 de mayo de 1945, con Alemania y su ejército colapsándose rápidamente, el comandante de la prisión y sus guardias abandonaron su puesto.

Los prisioneros ahora dirigían el asilo, pero no podían simplemente salir por la puerta principal y disfrutar de su libertad. Las Waffen SS, la unidad paramilitar alemana comandada por Heinrich Himmler, tenían planes de reconquistar el castillo y ejecutar a todos los prisioneros.

Fue entonces cuando los prisioneros solicitaron la ayuda de las tropas estadounidenses cercanas lideradas por el capitán John "Jack" Lee, combatientes de la resistencia local y sí, incluso soldados de la Wehrmacht para defender el castillo durante la noche y la madrugada del 5 de mayo. El libro " The Last Battle "de Stephen Harding cuenta la verdadera historia de lo que sucedió a continuación.

De The Daily Beast:

"Hay dos héroes primarios de esto, como debo reiterar, completamente factual, historia, ambos directamente del reparto central.
"Jack Lee era el guerrero por excelencia: inteligente, agresivo, innovador y, por supuesto, un hombre que bebía puros y masticaba cigarros que cuidaba de sus tropas y estaba dispuesto a pensar de una manera muy diferente cuando la situación táctica exigía esto, como sin duda lo hizo una vez que las Waffen-SS comenzaron a asaltar el castillo.
"El otro fue el muy condecorado oficial de la Wehrmacht, el mayor Josef 'Sepp' Gangl, que murió ayudando a los estadounidenses a proteger a los VIP. Esta es la primera vez que se cuenta la historia de Gangl en inglés, aunque con razón se lo honra en la actual Austria y Alemania como un héroe de la resistencia antinazi ".

Como señala el New York Journal of Books en su reseña del trabajo de Harding, el capitán del ejército Lee asumió inmediatamente el mando de la lucha por el castillo sobre sus líderes: el capitán Schrader y el mayor Gangl, y lucharon contra una fuerza de 100 a 150. Tropas SS en una batalla confusa, por decir lo menos.

Durante la batalla de seis horas, las SS lograron destruir el único tanque estadounidense de los defensores ampliamente superados en número, y la munición de los Aliados resultó extremadamente baja. Pero los estadounidenses pudieron pedir refuerzos, y una vez que aparecieron, los SS retrocedieron, según Donald Lateiner en su reseña.



Unas 100 tropas de la SS fueron tomadas prisioneras, según la BBC. La única víctima amistosa de la batalla fue Maj. Gangl, que recibió un disparo de un francotirador. La cercana ciudad de Wörgl luego nombró una calle en su honor en honor a él, mientras que el capitán Lee recibió la Cruz del Servicio Distinguido por su valentía en la batalla.
En cuanto al libro, aparentemente se ha optado por convertirlo en una película. Con una historia loca como esta, uno pensaría que ya se habrá hecho.

domingo, 20 de mayo de 2018

Ases de tanques: Michael Wittmann, el Barón Negro de Villers-Bocage


Michael Wittmann, el mortífero as de tanques alemán de la SGM

Nikola Budanovic | War History Online




Izquierda: la compañía de Wittmann, el 7 de junio de 1944, camino a Morgny. Wittmann está de pie en la torreta de Tiger. 


Entre el mito y la realidad se encuentra una figura de gran importancia en la historia de la guerra blindada. Michael Wittmann, el as panzer más exitoso de la Segunda Guerra Mundial y en la historia de la guerra, fue una persona carismática y sus logros en el campo de batalla a menudo fueron recibidos con elogios. Antes de convertirse en el famoso Ace, se desempeñó como soldado privado, se unió al ejército en 1934. Después de dos años de servicio en el que obtuvo el rango de suboficial, Wittmann se unió a las SS y más tarde solicitó la primera SS formada -Panzer-División Leibstandarte SS Adolf Hitler, donde adquirió su formación de conductor. Después de participar en la ocupación de Austria y los Sudetes, se convirtió en miembro del Partido Nazi.

1. Primeros años de acción

A pesar de que Wittmann mostró entusiasmo y ambición por ser un conductor de tanques, debido a su rango e inexperiencia (ya pesar de su talento), se le unió a una unidad de reconocimiento dentro de la 1.ª División SS-Panzer. Se le dio el comando de un vehículo blindado Sd.Kfz.232 (un pesado vehículo blindado de seis ruedas).


Sd.Kfz.232

Como el Liebstandarte SS se formó inicialmente como la unidad de guardaespaldas personal de Hitler, sus divisiones de tanques se consideraron de élite. La unidad comprendía varios ases de tanques futuros, como Hannes Philipsen y Helmut Wendorff. Wittmann se ganó su confianza y respeto, a pesar de que solo estaba operando como un conductor de vehículos de reconocimiento. Wittmann pasó por la campaña polaca como parte de la 17ª Compañía de Exploradores Blindados de la Liebstandarte SS. Después de Polonia, recibió entrenamiento adicional en Berlín y fue transferido a la SS-Sturm-Batterie (batería de armas de asalto - Sturmartillerie) de LSSAH, equipada con cañones de asalto Sturmgeschutz III. Fue a partir de este momento que Wittmann mostró su habilidad milagrosa que lo lanzaría a la leyenda.

2. El frente oriental: el camino a la gloria

Después de una exitosa campaña en los Balcanes, donde Wittmann demostró su valía manejando un Stug III (especialmente en Grecia), su división fue transferida para ayudar a las tropas alemanas en el frente oriental. Apenas un mes de la campaña, recibió la Cruz de Hierro de Segunda Clase por su excelente servicio contra los tanques enemigos. Wittmann fue herido, pero se negó a abandonar el campo de batalla, lo que le valió una insignia de herida. Su Cruz de Hierro se convirtió en Primera Clase después de noquear a 6 tanques soviéticos en un solo enfrentamiento. Avanzó en las filas y se le ofreció entrenamiento adicional, luego de lo cual finalmente se le presentó su arma preferida: el PzKpfw VI Tiger.

Regresó al campo de batalla en 1943, justo a tiempo para participar en la batalla de tanques más grande de la historia: la Batalla de Kursk, o como lo llamaron los alemanes, la Operación Ciudadela. Su recuento de muertes comenzó a aumentar. Wittmann destruyó 12 tanques soviéticos T-34 solo el primer día. En esta ocasión, rescató a Helmut Wendorff y su escuadrón que fueron inmovilizados por la armadura del Ejército Rojo. Esto fue el 5 de julio de 1943. La batalla que incluyó la sangrienta batalla por la ciudad de Kharkov terminó el 17 de julio y el puntaje de Wittmann incluyó 30 tanques y 28 cañones antitanque.



3. Un artillero genio

Michael Wittmann no fue el único que contribuyó al éxito y la superioridad de la armadura alemana: siempre estuvo rodeado por un equipo de primer nivel elegido a mano. A pesar de que cambió un número de miembros de la tripulación, pasó la mayor parte de la guerra acompañado por su artillero objetivo, Balthasar "Bobby" Woll. Woll era famoso en el ejército alemán, tanto como el mismo Wittmann.

La capacidad de Woll de disparar objetivos mientras el tanque se movía a gran velocidad fue sorprendente. Wittmann y Woll demostraron ser un gran equipo. Pasaron la mayor parte de su tiempo en el frente oriental, adquiriendo asesinatos a diario. Los dos eran amigos cercanos y Woll incluso sirvió como testigo de la boda de Wittmann. Balthasar Woll recibió la Cruz de la Cruz de Hierro de Caballero en 1944. Poco después, recibió el mando de un tanque propio. Fue gravemente herido en 1945, en Francia, cuando su escuadrón de tanques fue bombardeado por aviones aliados y diezmado. Woll estaba en un hospital cuando terminó la guerra. Después, se convirtió en electricista en Alemania Occidental. Él murió en 1996.


El Tiger S04 de Wittmannn y su tripulación. El segundo de la izquierda es Bobi Woll. 


4. Mientras tanto, de vuelta en el frente oriental ...

Cuando los contraataques soviéticos comenzaron a expulsar a los alemanes de Rusia, el único que parecía no verse afectado por este giro de los acontecimientos fue Michael Wittmann. Su recuento de muertes continuó creciendo. Recibió la Cruz de los Caballeros por neutralizar 88 tanques y tanques destructores. Además de esto, Wittmann destruyó varias armas antitanque y antiinfantería. Él controló el campo de batalla, sintiéndose más seguro y seguro de sí mismo después de cada victoria.


T-34 ardiendo. 

Wittmann se ganó el apodo de The Black Baron, como referencia de Manfred von Richthofen, que era conocido como el Barón Rojo. Este apodo no solo reflejaba su éxito en el campo de batalla, sino también la caballerosidad que practicaba. Hay una anécdota que dice que Wittmann noqueó a un T-34 soviético en una ocasión y que la tripulación enemiga estaba en llamas mientras salían del flamante casco del tanque. Wittmann detuvo su tanque y ordenó a sus hombres que ayudaran al equipo enemigo cubriéndolos con mantas para extinguir el fuego. Después de que todo terminó, los dos lados se separaron, ambos preservando su honor militar.

5. El ejército de un solo hombre en Villers-Bocage


Los restos de la primera columna de transporte de la Brigada de Fusileros y un cañón antitanque de 6 libras, en la carretera entre Villers-Bocage y el punto 213. 

Tal vez la victoria más famosa lograda por Michael Wittmann es la de Villers-Bocage. Estuvo destinado en Francia en 1944, como parte de la fuerza de defensa contra la invasión Aliada. En ese momento, se confió en Wittmann para proteger la ciudad de Villers-Bocage junto con otros cinco tanques Tiger aparte del suyo. Estaban apostados cerca de la ciudad en el punto con nombre clave Colina 213.

Los elementos líderes de la 7ma. División Blindada británica (las famosas Ratas del Desierto) estaban en movimiento con uno de sus objetivos era tomar Villers-Bocage. Wittmann no esperaba que los Aliados llegaran tan pronto. A pesar de que no fueron detectados en el momento en que los tanques británicos se acercaban a la ciudad, estaba claro que pronto serían descubiertos e invadidos. Los británicos tomaron Villers-Bocage sin luchar, pero a la mañana siguiente se desató el infierno. Mientras la mayor parte de la columna aliada continuaba hacia la Colina 213, Wittmann organizó un ataque sorpresa.



Solo, procedió a atacar la parte posterior de la columna mientras que los otros cuatro Tigres lucharon contra el frente británico. Wittmann causó pánico masivo al noquear a 8 tanques aliados y una serie de semiorugas y cañones antitanque. Luego cargó contra la ciudad de Villers-Bocage. El elemento de sorpresa alimentó aún más su blitzkrieg, ya que los Aliados no respondieron rápidamente mientras Wittmann neutralizaba sus tanques, sufriendo un daño mínimo.



Los relatos difieren en cuanto a lo que sucedió después. Los historiadores registran que, después de la destrucción de los tanques OP, Wittmann se batió a duelo brevemente sin éxito con un Sherman Firefly antes de retirarse. Luego, se informó que el Tiger continuó hacia el este hasta las afueras de la ciudad antes de ser desactivado por un arma antitanque. Sin embargo, el propio relato de Wittmann contradice esto; él declaró que su tanque fue desactivado por un arma antitanque en el centro de la ciudad. En menos de quince minutos, trece o catorce tanques, dos cañones antitanque y entre trece y quince vehículos de transporte habían sido destruidos por el Batallón Blindado Pesado 101 de las SS, la gran mayoría atribuida a Wittmann. (ver más sobre este combate en estas las entradas siguientes: entrada 1, entrada 2, entrada 3)

6. ¿Brillo estratégico o valentía imprudente?

A pesar de que Michael Wittmann se convirtió en un nombre muy conocido en Alemania después de Villiers-Bocage, gracias a la propaganda nazi que, en 1944, necesitaba desesperadamente héroes inspiradores, muchos historiadores han cuestionado las decisiones estratégicas de Wittmann. Algunos historiadores de finales del siglo XX elogiaron la emboscada de Wittmann en la colina 213 con palabras como: "uno de los enfrentamientos más sorprendentes en la historia de la guerra blindada" y "una de las acciones más devastadoras de la guerra".



Otros, como el comandante de tanque e historiador alemán Wolfgang Schneider, descartan la imagen ideal que se le otorgó a la figura de Michael Wittmann, considerando sus acciones imprudentes y apresuradas. Considera que Wittmann dejó irresponsablemente al resto de su escuadrón para enfrentar a los británicos que en ese momento ya estaban en posición defensiva. El historiador Steven Zaloga atribuyó muchas de sus victorias en el frente oriental a la excelente tecnología de la armadura y potencia de fuego alemanas, desacreditando así el estatus de culto de Wittmann. Él indica que Wittmann duró solo dos meses en el frente occidental porque los tanques aliados habían alcanzado los criterios necesarios para luchar contra los alemanes por igual.

7. Confusión sobre la muerte de Wittmann

Se ha sugerido una gran cantidad de teorías sobre la muerte de Wittmann. Una fuente declaró que los británicos le pusieron una recompensa después de la escaramuza Villers-Bocage, pero el ejército británico negó esta afirmación. Sin embargo, Wittmann murió en batalla el 8 de agosto de 1944, cuando su tanque Tiger (número 007) fue destruido durante una emboscada cerca de la ciudad francesa de Saint-Aignan-de-Cramesnil. Las SS quisieron describir su muerte como heroica al afirmar que murió en un ataque de la RAF de la que estaba indefenso, lo que enfatiza el carácter cobarde de los Aliados.


Este reclamo fue desestimado debido a la evidencia sustancial que demuestra que Wittmann fue víctima del artillero británico Joe Ekins del 1.º Northamptonshire Yeomanry, que estaba manejando el arma de un Sherman Firefly. Se sugirieron otras unidades, como la 1.ª División Acorazada Polaca, la 4.ª División Acorazada Canadiense, el 14.º Regimiento Royal Armored Corps, pero todas estas reclamaciones fueron desestimadas tras un examen exhaustivo realizado por un historiador, Brian Reid. La tripulación del tanque destruido fue enterrado en una tumba sin nombre. En 1983, la comisión alemana de tumbas de guerra localizó el sitio del entierro. Wittmann y su tripulación fueron enterrados juntos en el cementerio de guerra alemán de La Cambe, en la trama 47-fila 3-tumba 120, en Francia.

viernes, 13 de abril de 2018

SGM: El paraguas de Arnhem

Este comandante británico trajo un paraguas al puente de Arnhem, no creerás lo que hizo con él

Jeff Edwards - War History Online




Uno podría pensar que estar rodeado por la SS alemana no es cosa de risa, pero no se lo digas al comandante británico Digby Tatham-Warter. Este genial oficial aerotransportado usó la agilidad e ingenio británicos clásicos para luchar contra el ataque alemán contra probabilidades abrumadoras y alentar el espíritu combativo de sus paracaidistas hasta que hubieran disparado su última ronda durante el fallido intento de mantener el puente en Arnhem durante la Operación Market Garden.

Quizás, lo que es más notable, es que este hombre lo hizo con un paraguas enrollado en la mano. De hecho, según algunas versiones, deshabilitó un tanque alemán empujando el paraguas a través de la rendija de observación e hiriendo al conductor. Por otra parte, cuando el capellán del batallón fue inmovilizado por fuego de mortero, se acercó y abrió el paraguas como para protegerlo de la destrucción y lo escoltó a través del fuego enemigo.

Es una historia casi demasiado inexplicable para ser cierta, pero el hecho es más extraño que la ficción cuando se trata del comandante Digby Tatham-Warter.

Un gusto por la guerra

Digby nació en 1917 como veterano de la primera Guerra Mundial. En 1937, se estaba embarcando en su propia carrera militar después de graduarse del Colegio Militar Sandhurst. Inicialmente, su deseo era unirse al ejército indio para perseguir sus pasiones por la caza del tigre, la caza de cerdos y todas las hazañas generales de un Safari salvaje que uno podría disfrutar.

Se unió al 2. ° Batallón de Infantería Ligera de Oxfordshire y Buckinghamshire en 1938 en la India, donde se perdería la mayor parte de los combates durante los primeros años de la guerra.

Sin embargo, posteriormente se transfirió al Regimiento de Paracaidistas y se convirtió en el comandante de la Compañía A de la 2ª Brigada de Paracaidistas justo cuando terminaban sus combates en Italia.



Foto de reconocimiento aliado del puente de Arnhem

Sin embargo, su reputación como un comandante tranquilo y genial con una habilidad especial para la innovación y la agresión lo colocaría en una de las batallas más famosas de la última parte de la Segunda Guerra Mundial. La Operación Market Garden fue el intento del General Montgomery a fines de 1944 de asegurar una cabeza de puente sobre el río Rin en los Países Bajos.

Para lograr esta hazaña, se requeriría el asalto aerotransportado paracaidista más grande en la historia detrás de las líneas enemigas que estaría respaldado por una armadura de avance rápido. El trabajo de los paracaidistas sería asegurar estos puentes vitales y resistir hasta que llegara la armadura.

Digby diría que llevaba el paraguas porque siempre tenía problemas para recordar las contraseñas después de una caída y pensó que pocos podían confundir al hombre que llevaba un paraguas en medio de una guerra, pero era inexplicablemente británico. Sin embargo, cumplió un doble propósito: proporcionar un poco de ingenio y humor británico a lo que de otro modo sería un asunto muy serio.

Pero poco convencional era la naturaleza de Digby. Mientras entrenaba en Inglaterra, se convenció de que las radios no eran confiables y entrenó a sus hombres en el uso de las llamadas de corneta de las Guerras Napoleónicas para comunicarse entre sí. Y por extraño que parezca, tanto la corneta como el paraguas serían muy útiles.

El caos después del salto

El fracaso para asegurar el puente en Arnhem se puede atribuir a muchas deficiencias, ninguna de las cuales podría atribuirse a Digby y su querida compañía A. Con velocidad, llamadas con cornetas y sí el paraguas, Digby condujo su compañía al puente como estaba planeado.

Por mucho que lo anticipó, las radios no funcionaban y las llamadas de clarín en realidad le permitieron a Digby continuar su rápido avance hacia su objetivo pasando por alto la armadura alemana en las calles de la ciudad. Una vez en posición, Digby y sus hombres cavaron y esperaron a que llegara la caballería.

El problema era que al resto de las fuerzas de invasión no les había ido tan bien. La armadura se sostuvo debido a la resistencia alemana feroz y el resto de las fuerzas del paracaidista del aterrizaje no habían podido alcanzar todos los objetivos necesarios para asegurar el avance rápido.

Como resultado, Digby y el resto del batallón dirigido por el teniente coronel Frost estaban a merced de los contraataques alemanes, ya que lenta pero seguramente se quedaron sin comida, agua y, finalmente, municiones. Pero el espíritu de lucha todavía estaba en buen suministro, ya que los paracaidistas británicos resistieron durante tres días y cuatro noches.

En un momento dado, cuando la SS 9ª, la División Panzer parecía avanzar con éxito por el puente, Digby dirigió personalmente una carga de bayoneta con una pistola en una mano mientras se balanceaba violentamente el paraguas sobre su cabeza con la otra y logró rechazar el ataque alemán.


El puente vital en Arnhem después de que los paracaidistas británicos habían sido rechazados

Sin municiones y sin el resto de las fuerzas aliadas, Digby y la mayor parte de lo que quedaba de sus hombres se rindieron. Habiendo sido herido, Digby fue enviado a un hospital local al ser capturado, donde eventualmente escapó por la ventana con un compañero oficial.

Exhaustos, hambrientos y deshidratados, eventualmente encontraron el camino a una casa de campo en busca de refugio donde se pondría en contacto con la resistencia holandesa. Y tan inexplicable como había sido su experiencia de guerra, Digby tenía un poco más extraño en la manga.

La resistencia holandesa

Resultó que había entre 100 y 200 paracaidistas aliados escondidos en la región con la ayuda de la resistencia. Esto colocó una pesada carga sobre los recursos de la resistencia y Digby estableció un comando para estos hombres.

Y para comunicarse con sus hombres esparcidos por toda la región, viajaría como lo haría un hombre como Digby, en bicicleta, a plena luz del día, frente a los alemanes y para que todos lo vieran. Resultó que su actitud fría y tranquila que le sirvió bien en la batalla fue una ventaja que le permitió viajar por la región como si perteneciera con la ayuda de algunos documentos falsificados y ropa civil. Y los alemanes lo creyeron.

De hecho, más que solo creerlo, en realidad se detuvo para ayudar a empujar a un oficial de estado mayor alemán fuera de una zanja, sin que los alemanes fueran más sabios.

Y aunque el plan inicial era que estos hombres causasen estragos en los alemanes desde detrás de las líneas, ese plan finalmente se hundió, y Digby lideraría a 138 hombres hacia el oeste hacia las líneas aliadas. El 22 de octubre, apenas un mes después de haberse rendido, Digby condujo a sus hombres a través de las líneas alemanas y a la seguridad en lo que se denominó Operación Pegaso.

Ya fuera el paraguas, las llamadas con cornetas o su habilidad para andar en bicicleta pasando las tropas alemanas, esta historia es demasiado inexplicable como para dejarla fuera de los pasillos de la historia.

Pregúntele al miembro de la tripulación del tanque alemán que recibió un golpe en la cabeza por un británico enojado que empuñaba un paraguas.