Mostrando entradas con la etiqueta SS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SS. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de mayo de 2017

Entreguerra: La expedición científica de las SS al Tibet

Los nazis en el techo del mundo
Una extraña expedición SS al Tíbet
En 1938, una expedición SS dirigida por el zoólogo alemán Ernst Schäfer se trasladó al Tíbet, regresando con especímenes de valor inestimable. Muchos creen que realmente habían sido enviados a buscar una raza aria perdida, pero un nuevo libro argumenta que la verdad es más complicada.
Der Spiegel


 © Foto: Bernhard Riedmann / DER SPIEGEL Por Matthias Schulz

El Museo de Historia Natural de Berlín, incluso más allá del famoso esqueleto Tyrannosaurus Rex en su sala de exposiciones, es bien conocido por sus preciados artefactos naturales y es considerado una colección de clase mundial. Es uno que incluye unas 3.500 aves momificadas mantenidas en gabinetes altos - artículos muy valorados que fueron adquiridos hace unos 80 años por un oficial de la SS en el techo cubierto de nieve del mundo.


"En la vertiente sur del Himalaya, el subcontinente indio tropical se desplaza contra el hielo de Asia central", explica la comisaria Sylke Frahnert. "Como resultado del choque entre estas zonas ecológicas, grupos de fauna completamente diferentes se han mezclado allí". Los taxonomistas y los genetistas hacen frecuentemente la peregrinación a la colección de Berlín, donde se han descubierto 10 especies de aves previamente desconocidas a lo largo de los años.

Pero la historia de los artefactos es desafortunadamente oscura. Poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el zoólogo Ernst Schäfer viajó al Tíbet en nombre del líder de las SS Heinrich Himmler ya pesar de la prohibición del gobierno, rápidamente comenzó a matar pájaros para llevarlos a casa como muestras.

La expedición alemana de 1938-39 es considerada como una de las incursiones más polémicas en la ciencia moderna. El equipo de Schäfer midió cabezas humanas, se sentó en tiendas de caballos de yak y derribó las comidas de albóndigas de Prusia Oriental de un solo trago con los funcionarios locales, que calificaron las frivolidades de beber alemanas como "taza seca".


La expedición regresó con 7.000 muestras de semillas de flores silvestres, variedades de grano y otra flora. Estos se encuentran ahora en el Instituto Leibniz de Genética Vegetal en Gatersleben, una ciudad en el centro de Alemania. Los hombres también trajeron máscaras de madera y muebles extraños, 17.500 metros (57.400 pies) de película usada y una carta del jefe de Estado tibetano a "Su Excelencia, el Sr. Hitler".

La cuestión de por qué la carta nunca llegó a su destino (y ahora se encuentra en la Biblioteca Estatal de Baviera) es tan misteriosa como el resto de la expedición. Según los informes, Himmler había ordenado al grupo que buscara una "raza raíz" con cabello rubio y rizado - los arios originales. Los alemanes también estaban interesados ​​en encontrar razas de caballos resistentes al frío para la economía de guerra.

El servicio de inteligencia británico, que observó la marcha alemana por la India británica con sospecha, sospechó espionaje. El historiador Wolfgang Kaufmann, por su parte, cree que los nazis querían explorar la zona donde las esferas de interés de Japón y Alemania, los esperados ganadores de la próxima guerra, chocarían.

Un nuevo libro en alemán, "Nazis in Tibet", de Peter Meier-Hüsing, un erudito religioso de la ciudad de Bremen, en el norte de Alemania, examina las verdaderas razones detrás de la misión. Hüsing investigó archivos y documentos originales para su libro y concluyó que el viaje al Himalaya cubierto de nieve no era una misión de comando secreta cuidadosamente planeada por la SS, sino una trofeo de caza por un brillante investigador y aventurero que había llegado en parte por casualidad .

Schäfer era un "excelente tirador" y un trampero, obsesionado por la soledad del desierto y disgustado por los "suaves cojines" de la civilización, escribe Meier-Hüsing. Los funcionarios coloniales británicos lo llamaban fuerte, temperamental y bien educado, pero también infantilmente vano.



Un talentoso explorador

Había adquirido su talento a una edad temprana. El hijo de un ejecutivo de negocios, Schäfer había cazado ciervos en la región de Odenwald como un adolescente antes de comenzar sus estudios de zoología a la edad de 19. Más tarde entró en contacto con el millonario estadounidense Brooke Dolan II, que estaba planeando una expedición a relativamente inexplorado occidental China y necesitaba un compañero capaz.

En 1931, los dos jóvenes se zambulleron en los lejanos bosques de bambú, donde el alemán demostró ser un excelente cazador, de tal manera que sus troncos pronto se llenaron de raras pieles de animales, incluyendo gorales de cabra, serows y takins. También mató a un panda - una primera.

La Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia estaba tan entusiasmada con su incursión zoológica que hizo de Schäfer un miembro. De regreso a casa, el joven estudiante de ornitología escribió un relato largo y mejor vendido de sus aventuras y se unió a las SS en 1933. Pero eso no le impidió responder una vez más a la llamada de la naturaleza, pasando casi dos años en la intacta La región de las cabeceras del río Yangtze Kiang con "Yankee" Dolan.



La estrella de la zoología naciente pasó su cumpleaños de 26 bebiendo whisky y jugando al golf en el rancho de lujo de los Dolans. Los estadounidenses recurrieron a este Indiana Jones de zoología, mientras sus benefactores alemanes, entre ellos el jefe de la prensa extranjera del Partido Nazi Ernst Hanfstaengl y el cónsul general alemán en Shanghai, buscaron partidarios en el Tercer Reich para una expedición que Schäfer planeaba al Tíbet.

En ese momento, el reino del Dalai Lama parecía una fortaleza aislada llena de secretos naturales. Los británicos habían abierto ya forzosamente el Tíbet cuando invadieron el país con 3.000 soldados en 1903. Usando ametralladoras, degollaron a los soldados locales, que montaron potros y armados con lanzas. Pero la región sigue siendo semi-autónoma, rechazando el progreso y rechazando la entrada a los extranjeros.

Cuando Himmler se enteró de los audaces planes para la expedición, inmediatamente expresó su interés, y en la primavera de 1936, envió un cable transatlántico que decía: "Regreso a Alemania solicitado". Schäfer obedeció.

Más tarde llamó a la alianza con Himmler, quien se convirtió en el arquitecto del Holocausto, su "mayor error". El autor Meier-Hüsing, sin embargo, describe a Schäfer como un oportunista que tenía un "enorme deseo de reconocimiento".

La negociación faustiana del joven erudito con las SS pronto lo llevó a la órbita de la Sociedad "Ahnenerbe" de Himmler, cuyos miembros defendían la "Welteislehre" (teoría mundial del hielo), que sostenía que había una "cultura original nórdico-atlántica" que era Destruido cuando una luna se estrelló contra la Tierra, y que los restos de esta super-raza sobrevivieron sólo en el Himalaya.

'Absolutamente mistificado'

Karl Maria Wiligut, ex coronel del ejército austro-húngaro, había inventado esta tontería, creyendo ser una encarnación del dios alemán Thor. Cuando Schäfer visitó al charlatán en su villa en el distrito de Dahlem en Berlín, dejó escapar sus profecías, aparentemente mientras estaba en el opio.

Es este aspecto de la misión del Tíbet que los esotéricos de derecha se engancharon. En las novelas y en los sitios web nazis, el zoólogo sigue siendo retratado como un sirviente de Hitler en busca del Santo Grial.

Este absurdo culminó en el llamado "Buda del espacio", que emergió hace unos años. La escultura está adornada con una esvástica inversa, un símbolo de suerte en el Lejano Oriente. La escultura tenía unos 1.000 años de antigüedad y formaba parte del botín de la misión de Schäfer. Un análisis realizado por el Instituto de Planetología de Stuttgart mostró que el ídolo fue hecho a partir del meteorito ferroso Chinga, que cayó hace más de 10.000 años entre Siberia y Mongolia.

Fue un resultado asombroso, pero la decepción pronto siguió: el material es de hecho desde el espacio, pero el Buda mismo fue hecho por un fraude moderno. Al parecer, un individuo desconocido había intentado crear una leyenda fuente dramática para el objeto con el fin de aumentar su valor.

La expedición fue "absurdamente desconcertada", dice Meier-Hüsing. La burla de Himmler sobre los arios originales no significaba nada para el líder de la misión, insiste. El presidente de la Sociedad Ahnenerbe estaba a veces tan irritado con Schäfer que quería retirarse del proyecto. Himmler finalmente asumió el patrocinio y, con el golpe de una pluma, convirtió a todo el equipo en oficiales de SS. Pero no proporcionó casi ningún financiamiento.

Sin embargo, las insignias nazis en los cascos tropicales de los exploradores fueron suficientes para alarmar a los británicos. Cuando los "Vikingos de la Ciencia" comenzaron su viaje en abril de 1938, no tenían documentos de entrada para la India británica, y el Imperio bloqueó su camino.

Pero el líder de la expedición aplicó su encanto. Después de llegar a Calcuta, tomó un tren de 36 horas por el país y solicitó una audiencia con el virrey de la India, Lord Linlithgow. Él era "tan patético y servil", según un memorándum de la autoridad colonial, que los británicos prometieron su ayuda.

El carrusel diplomático también se estaba convirtiendo en Londres. El almirante británico Sir Barry Domvile, un antisemita y amigo de Himmler, intervino personalmente con el primer ministro británico Neville Chamberlain, quien finalmente dio luz verde a la expedición con el espíritu de apaciguamiento.

Pero la visa que se emitió sólo era válida para el principado de Sikkim, un pequeño país alto en las montañas. ¿Qué podrían hacer los alemanes? Estaban atrapados en la India con toneladas de equipo.

Entrada al Tibet

Sin esperar otro permiso, emprendieron su expedición de todos modos. Ya era junio cuando comenzaron su viaje en Darjeeling, usando carros de bueyes y caballos. Las pesadas nubes de las llanuras bengalíes construidas contra las cordilleras del Himalaya mientras la caravana comenzaba a trepar por caminos fangosos hacia los majestuosos picos.

La caravana se detuvo temporalmente en el paso de Kongra La. El Tíbet, con su misteriosa vida silvestre, estaba al otro lado del paso de 5.130 metros, pero los aventureros de las SS no tuvieron más remedio que establecer un campo base cerca de la frontera.

Por la noche, la melancólica Schäfer se sentaba en su tienda leyendo el Fausto de Goethe. Su esposa había sido asesinada antes de la expedición en noviembre de 1937, después de haber sido golpeada en la cabeza por una bala perdida durante una caza de patos.

La música de baile procedente de una radio de onda corta que habían traído secretamente de Berlín no era suficiente para levantar su estado de ánimo, ni la comida monótona, que consistía en "fideos, nada más que fideos".

Pero entonces surgió una oportunidad. Un administrador tibetano de la frontera visitó el campamento de los alemanes y Schäfer halagó al hombre, le sirvió té y pasteles y le dio botas de goma, galletas Bahlsen y un colchón de aire. A cambio, el hombre usó su poder de persuasión para solicitar una visa para Lhasa.

Fue exitoso. Después de semanas de espera, el consejo de ministros del Tíbet permitió que el "maestro de cien ciencias" visitara la capital cerrada del budismo tibetano, pero sin equipo científico. A él tampoco se le permitió "matar aves o mamíferos", lee el permiso.

El 22 de diciembre de 1938, los hombres de la SS entraron en la meseta prohibida y dos días más tarde, decoraron un árbol de Navidad con oropel hecho en casa. Después de la víspera de Año Nuevo, la temperatura bajó a -35 ° C y quemaron el estiércol de yak como combustible.

A pesar de la prohibición, el equipo había traído consigo su equipo técnico. Caminaron por 400 kilómetros a través de estepas cubiertas de nieve, a través de tormentas de hielo y granizo. Cuando llegaron a Lhasa, los alemanes parecían vagabundos. "Tenían el pelo rubio, los ojos azules y las barbas sucias y desaliñadas", observó un tibetano.

Había 25.000 personas que vivían en la ciudad santa en ese momento y aproximadamente el mismo número de monjes budistas vestidos de rojo vivían en los tres monasterios del gobierno en el área circundante. El Potala masivo, la sede del gobierno, estaba en el centro de Lhasa.

A diferencia de los vistosos y rígidos funcionarios británicos en Lhasa, los alemanes permanecieron vestidos y relajados, incluso después de su primer baño. Su afición por la bebida se convirtió rápidamente en el tema de la ciudad: invitaron a los notables de Tíbet a numerosas fiestas, donde la cerveza Chang fluía libremente y las canciones alemanas se tocaban en el gramófono.

A pesar de haber sido enviado por "la raza maestra aria" para buscar "por primos olvidados en el Este", escribe Meier-Hüsing, el equipo no se puso al aire. Lo que se denominó oficialmente una reunión de las "esvásticas occidentales y orientales" fue, de hecho, una "fiesta indolente".

Documentación y Medidas Invasivas

Pero los alemanes también estaban ocupados recolectando e investigando. Mataron a mamíferos y aves, completaron mediciones geomagnéticas y realizaron estudios etnológicos. Filmaron a sacerdotes y funerarios borrachos que realizaban enterramientos clásicos del cielo, que implicaron cortar los cadáveres y lanzar las piezas a los buitres. La tripulación era tan intrusiva con su cámara en algunos de estos rituales que los hombres eran casi linchados.

El comportamiento del antropólogo Bruno Berger fue especialmente atroz. Utilizó una brújula, unas pinzas de cráneo y un dispositivo para la mandíbula inferior para medir los cuerpos de los residentes locales. También untó un material llamado Negocoll sobre las caras de los sujetos de prueba para hacer impresiones de cráneo.

En sus expedientes, los británicos acusaron a los alemanes de comportamiento grosero, describiendo a Schäfer como un "sacerdote del nazismo", pero su evaluación también contenía un toque de celos.

A pesar de la crítica británica, Schäfer se levantó cada vez más en favor. Como maestro de lo que Meier-Hüsing llama "declamaciones halagadoras", incluso convenció al gobernante del estado, Radreng Rinpoche, de extender el permiso del grupo por otros seis meses. De acuerdo con un memorando de las SS de finales de 1939, Schäfer también ofreció secretamente armas al regente, aunque hoy no está claro si algo salió de ello.

La misión - una extraña mezcla de espionaje, juerga borracha y una incursión zoológica - terminó tres semanas antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial. Además de los más de 3.000 cadáveres de aves, el grupo se llevó a casa 2.000 huevos, 400 cráneos y pieles de mamíferos, así como reptiles, anfibios, varios miles de mariposas, saltamontes, 2.000 objetos etnológicos, minerales, mapas topográficos y 40.000 - fotografías blancas.

Muchos de estos tesoros aún están escondidos en los archivos de hoy, frunció el ceño debido a su asociación con los nazis. Schäfer cayó en una oscuridad similar. Si se hubiera trasladado a los Estados Unidos a tiempo, probablemente se habría metido en el panteón de grandes descubridores. Pero en la Alemania de la posguerra, estaba manchado de nazismo y apenas fue absuelto en su juicio de desnazificación. Finalmente, terminó escribiendo para una revista de caza alemana.

martes, 28 de febrero de 2017

SGM: Los hijos de Alá de las Waffen SS

La División de Montaña 13 "Handschar" de las Waffen-SS




La División de Montaña 13 de la Waffen-SS Handschar (Bosnia, Handzar) fue una de las 38 divisiones de las Waffen-SS durante la Segunda Guerra Mundial. Se compone casi enteramente de musulmanes bosnios, y luego anexionada por el Estado Independiente de Croacia. La división Handzar fue nombrado en referencia a la cimitarra turca, común en la región.



La división Handschar estaba compuesta por musulmanes bosnios (musulmanes bosnios que ahora impulsan la independencia de Bosnia y Herzegovina y las guerras de Yugoslavia), en parte reclutados entre las filas de las milicias separatistas musulmanes a pesar de la renuencia del Estado Independiente de Croacia 's Ante Pavelic y los croatas católicos.

La formación de una división SS musulmana es de extrañar en vista de la
 estricta discriminación racial, física y psicológica de las Waffen-SS. En julio de 1942, Heinrich Himmler ya estaba preocupado por la disminución de estos criterios para su inclusión en las Waffen-SS. Sin embargo, la realidad de la guerra había cambiado. La derrota de Rommel en El Alamein, la invasión del norte de África y de la rendición del Sexto Ejército en Stalingrado de Friedrich Paulus llevó a un cambio en la composición de las divisiones Waffen-SS en febrero de 1943 con la aprobación de Adolf Hitler. Para justificar esta decisión que contradice la teoría que él defendió, Heinrich Himmler afirmó que los musulmanes bosnios fueron originalmente arios para los godos

El 
uniforme de la división Handschar tiene dos características:

* El uso de los Fez musulmanes, con el cráneo, emblema tradicional de la SS;
* En el cuello, estos son reemplazados por una cimitarra y una 
runa esvástica .

Las insignias de cuello

El sombrero


A diferencia de otras divisiones de las SS, que no eran especialmente religiosos, la 
división Handschar se enmarcaba en los imanes y los soldados regularmente realizaban las oraciones musulmanas.



Historia
Después de la caída de Sarajevo, el 16 de abril de 1941, el Estado Independiente de Croacia (Hrvatska Nezavisna države, NDH) se estableció por parte de los territorios de la actual Croacia, Bosnia y Herzegovina y Serbia (Srem). Ante Pavelic, líder de la Ustasha, se había instalado en su cabeza.

El 6 de julio de 1941, Mile Budak, Ministro de Cultura y Educación del nuevo Estado proclamó que los musulmanes eran parte integral de la NDH cuando los croatas se convirtieron al Islam. Una mezquita fue construida por orden de Pavelic.

Al mismo tiempo, los musulmanes de Bosnia proclaman tres fatawa denunciando las medidas adoptadas por la Ustasha contra los serbios y los judios en Sarajevo en octubre de 1941 en Mostar en 1941, en Banja Luka y 12 de noviembre de 1941.

Desde finales de 1942, el Reichsführer de las SS Heinrich Himmler 
propuso a Hitler formar una división SS musulmana en Bosnia y Herzegovina, a instigación suya, el Gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin el-Husseini. Es sólo el 10 de febrero de 1943 que Hitler se pondrá de acuerdo sobre la constitución de la formación de la Waffen-SS. El 13 de febrero Himmler ordenó la SS-Gruppenführer Artur Phleps, entonces comandante de la División Prinz Eugen, que llevara a cabo el reclutamiento de la nueva unidad de las SS. A pesar de la renuencia de las autoridades croatas, Phleps finalmente llega a su aprobación con la condición de que los números se toman en la Ustasha, el partido de Pavelic, y que la nueva división lleva el nombre de "SS-División Ustascha Kroatien" o división "Bosnia-Herzegovinians". La campaña de reclutamiento se inició en Bosnia central a través de las redes islamistas de JMO y JMM, dos componentes de la política de los musulmanes bosnios.

Muy pronto, esta unidad tuvo los atributos distintivos de montaña: cimitarra curva y los uniformes de cuello con esvástica en lugar de la runa S, el uso de fez, 
etc. En abril de 1943, el Gran Mufti de Jerusalén fue el lugar para animar a los (connacionales) musulmanes para unirse a la Waffen-SS. Alrededor de 10.000 voluntarios aparecieron pero el reclutamiento se estancó, frente a la obstrucción de Pavelic. De hecho, acusó a los alemanes de tomar los reclutas que necesitaba para su propio ejército. Se suponía que este riesgo la unidad especial de las ideas separatistas entre los musulmanes de Bosnia y socavarían la unidad del Estado Independiente de Croacia. Por último, es las unidades de los musulmanes (nacionales) ustashi se vieron afectados en las filas de la nueva unidad de las Waffen SS ...

La organización de la nueva División de Montaña de la Waffen-SS fue asignado a la SS-Standartenführer Herbert von 
Obwurzer. La supervisión debe ser proporcionada por oficiales musulmanes (nacionales), pero, en su defecto, será proporcionada por la Yugoslav Volksdeutsche (Banat) de la División "Prinz Eugen", que agregaron agentes musulmanes (nacionalidad) formados en las escuelas de las SS, Sennheim (Cernay de Alsacia) y Bad Tölz, en Baviera.

Dada la falta de tacto de Obwurzer para con sus voluntarios, es destituido de su cargo como comandante de la división. Fue reemplazado por el SS-Oberführer Sauberzweig el 1 de agosto de 1943.

El representante de Himmler en el Estado Independiente de Croacia, el SS-Gruppenführer und der Polizei Konstantin Generaleutnant Kammerhofer es responsable último para recuperar el control y el reclutamiento. El Reichsführer-SS le concede un mes para reclutar 26.000 hombres para la formación de la división, con más de 2 millones de marcos para impulsar dicho reclutamiento. El Kammerhofer Pavelic finalmente fue convencido, y él estuvo de acuerdo en el reclutamiento de musulmanes. Sin embargo, el número de voluntarios es aún insuficiente y se recurre al servicio militar obligatorio (
restaurado por el gobierno croata), pero no el reclutamiento forzado vale la plena aclarar, como lo demuestran los archivos militares alemanes (BA / MA, RS 03/13) . Los albaneses del norte se incorporaron, y 2.800 croatas católicos, que no dejaron de causar tensiones dentro de la fuerza de trabajo. Es necesario especificar el número máximo de soldados en el Handschar será de 21.065 hombres (a finales de 1943).



Formación
Dados los riesgos de deserciones y, especialmente, la hostilidad de las poblaciones locales, se decidió que el entrenamiento se llevara a cabo en Francia en seis departamentos (Puy-de-Dôme, Cantal, Alto Loira, Aveyron, Lozère y Correze) en el Macizo Central , regiones que recordaban el relieve yugoslavo. El entrenamiento se llevaría a cabo durante el mes de julio. La división de PC se encuentra en el Puy y depósito de Mende.

Fue durante este período de instrucción que aparecieron la fricción entre los oficiales de la división de los musulmanes y los Volksdeutsche voluntarios. Se los nombraba con el apodo de "Mujos" y sufrían el acoso y la humillación de sus oficiales. La dura disciplina de los voluntarios de las SS, no parecía apropiado para los jóvenes bosnios. Himmler reaccionó y eso es en lo que envió una carta al 
Kammerhofer Phleps y en la que insiste en que los musulmanes "deben ser capaces de cumplir con los preceptos de su religión" y que los autores de chistes contra los musulmanes sean castigados: una verdadera excepción en un cuerpo fuertemente influenciado por el misticismo Germano-pagano nazi.

Los musulmanes en la unidad pueden seguir los preceptos del Islam, la 
primera siendo la proscripción de carne de cerdo y el alcohol, el reemplazo de los alimentos deben ser asignados a ellos (por orden de Himmler). Los imperativos de la oración religiosa cinco veces al día mirando a La Meca, con la presencia de líderes religiosos: un mullah (profesor de la ley coránica) en regimientos y un imán (líder religioso) por batallón. El 6 de agosto de 1943, Hitler promulgó las siguientes:
"Debemos asegurarnos de que todos los miembros musulmanes de las Waffen-SS y la policía el derecho indiscutible, en virtud de su religión, de no comer carne de cerdo y no beber bebidas alcohólicas. Se les garantizará la igualdad de los menús. (...) No quiero que la estupidez y la estrechez de miras de algunos individuos aislados, uno de los voluntarios heroicos tuvo que sufrir molestias y consideran que sus derechos privados se les aseguró. (...) Yo ordeno que todas las violaciones de estas disposiciones es castigada sin vacilación y nosotros lo sabíamos."

Desde la perspectiva de su equipo, la sexta División de Montaña SS Nord recibió la orden de comando de las SS Oficina Principal (SS-Führungshauptamt - SS-FHA) a dotar parte de su equipo y personal para constitución de la División de Montaña 13 de la Handschar Waffen SS, sino también para el 9ª División Panzer SS Hohenstaufen y 10ª División Panzer SS Frundsberg para disgusto del 20mo Ejército con la 6ª División de Montaña SS Nord que era una con integrantes de los países escandinavos.




El regreso de Serbia
A finales de septiembre de 1943, las primeras unidades empezaron a salir de Francia, los otros siguieron en octubre. Ellos fueron a Neuhammer en Silesia, para completar su formación. Heinrich Himmler intervino personalmente para impedir el envío de la división en Bosnia a pesar de la orden del OKW. Esto permite que la división para continuar su formación por varios meses más.

En diciembre, la división fue enviada a Austria, que apostados allí hasta su regreso a los Balcanes en febrero de 1944.

Febrero de 1944: La división estacionada en el centro de Bosnia. Se adjunta a la 2. Panzer Armée (el Grupo de Ejércitos F), su puesto de comando se encuentra en el norte de Bosnia, en Brcko. Los musulmanes bosnios se dedican a las operaciones contra los partisanos de Tito en el área de Vinkovci (40 kilómetros al norte de Brčko). La división se sujeta al V. Gebirgs SS Korps.

Las operaciones llevadas a cabo contra los musulmanes partidarios de la SS continuaron hasta septiembre de 1944, particularmente en la región de Mostar-Sarajevo y el Sanjak de Novi Pazar. Las tropas de las SS se habían distinguido en las operaciones de combate contra los partisanos comunistas y las operaciones de represalia contra civiles serbios, por lo que cientos de miles de muertos entre ellos.

Sauberzweig iba a ser llamado a la orden del cuerpo futuro de los musulmanes de las SS de montaña, mientras el comando de la Handschar estaba a cargo del SS-Standartenführer Desiderius 
Hampel en junio de 1944. El Handschar regresa durante el mismo periodo bajo el control de V. SS Geb. Korps, para unirse a finales de septiembre-principios de octubre la novena entrada. Der Waffen SS Korps Gebirgs con la nueva división de "croata" musulmán Kama. A partir de octubre de 1944, el comando de las SS decide separarse de sus voluntarios musulmanes como una unidad constituida.





El fin
En octubre de 1944: el Ejército Rojo entra en Serbia. Las deserciones en el personal croata musulmán habían aumentado, y muchos soldados desertaron para encontrar y proteger a sus familias en Bosnia y Croacia. Un acuerdo de amnistía parcial de Tito con los musulmanes voluntarios requiriendo que se unan a las filas de noviembre, el Ejército Popular de Liberación comunista yugoslavo.

El 11 de octubre, los voluntarios se reorganizan y los musulmanes dispersos en varias unidades de las Waffen-SS (SS Voluntarios de la 7 ª División 
de Montaña Prinz Eugen), y el motín del 17 de octubre de 1944 (que afectan también el Kama). En la víspera de la liberación de Belgrado el día 20, marca el fin oficial de la división SS musulmana Handschar formada como una división.






Uniformes


Fuente

viernes, 27 de enero de 2017

Biografías: Reinhard Heydrich, el carnicero de Praga

Reinhard Heydrich 




Perfiles de su personalidad
Heydrich es, por su personalidad y sus acciones, una de las figuras más controvertidas y oscuras del régimen nazi, haciendo palidecer incluso a las características de su superior Himmler. Heydrich demostró ser un hombre extremadamente inteligente, de una astucia aguda para urdir complicadas conjuras, minuciosamente estructuradas, con efectos de largo alcance. Era, según Walter Schellenberg, un animal de presa. Además demostró ser un acertado administrador y gobernante al estar a cargo de la administración checa.

Era muy calculador y desconfiado, de claridad en sus pensamientos y exposiciones, además de eficiente y carente de escrúpulos, nada parecía escapársele de las manos. Para muchos era el nazi perfecto. Hitler consideraba a Heydrich un hombre extremadamente dotado y peligroso, y le llamaba "El hombre del corazón de hierro". Incluso Amon Göth lo admiraba.
Por otro lado, tenía una especial afinidad por la música, los deportes, en especial la esgrima, en la cual era muy diestro, y los estudios. Era además un avezado piloto de Messerschmitt Me-109 y Messerschmitt Bf 110.

Su sola presencia marcaba un abismo psicológico que ocasionaba terror físico incluso a sus más cercanos colaboradores. Era muy temido en su círculo personal. Para Wilhelm Canaris, Heydrich era su pesadilla, que lo sumía en trances nerviosos.


En su época de estudiante, Reinhard Heydrich tuvo que soportar las sospechas de sus padres en el Realgymnasium de Dresde, por su probable apellido Süss, hecho que le hizo infeliz y provocó un gran complejo respecto de sus orígenes.

El joven Reinhard incubó un agresivo resentimiento contra sus probables orígenes y se enroló desde 1920 hasta 1922 en la Deutschvölkischer Schutz-und Trutzbund una organización editorial antisemita. Posteriormente Heydrich se enrolaría en la Freikorps; en esta época Reinhard Heydrich participó en reyertas callejeras contra grupos bolcheviques y desarrolló una personalidad fuertemente competitiva.

En la Marina de la República de Weimar
A pesar de que en la Marina de la agitada República de Weimar se prefería a nobles, las aptitudes de Heydrich lo llevan a ser aceptado en 1922.

Estuvo bajo el mando del Almirante Wilhelm Canaris (futuro jefe de la Abwehr) en el crucero Berlín. Con Canaris estableció un vínculo que le permitió ser incorporado al círculo familiar de Canaris. En la Marina se especializó en Radiofonía y prestó servicios como oficial de información en la base naval de Kiel. En esta etapa se especializa en técnicas de espionaje bajo la tutela de Canaris.

El 31 de mayo de 1931 es expulsado de la Marina por un incidente en el que se vio involucrado con una joven. Mientras estaba comprometido con su futura esposa Lina (una joven y ferviente nazi), mantuvo una relación paralela con la hija de un superior de la Marina. Tenía 26 años. Se casó con Lina von Osten y tuvo cuatro hijos: Klaus (1933), Heider (1934), Silke (1939) y Marte (1942), ésta última nacida póstumamente.

El 1 de junio de 1931, Heydrich se afilia al partido nazi con sede en Hamburgo.


El brazo derecho de Himmler

Fuera de la Marina, sus expectativas de futuro se hicieron escasas y después de un tiempo, su situación económica se vio apurada.

Por medio de Von Ebestein, un amigo de su novia Lina, Heydrich supo que había unas plazas en un organismo del NSDAP, el (SD) bajo el mando de Himmler. Se presentó en 1931 y fue inmediatamente aceptado. En ese mismo año Lina y Reinhard se casaron. Himmler apreció inmediatamente las sobresalientes aptitudes de Heydrich, le nombró Sturmbannführer y éste pasó a ser no sólo su brazo derecho, sino que posteriormente llegó a hacerle sombra a su superior. Werner Best, un ayudante de Himmler le describió como un ser infinitamente calculador y diabólico y la personalidad más demoníaca en la dirección del nazismo.

En 1932, Heydrich sufrió una investigación sumaria por sospechas sobre su origen judío, de la que salió bien librado al ocultarse a la opinión pública que era medio judío o Mischling de segundo grado, dato que fue ocultado celosamente por sus superiores nazis.

De hecho, Heydrich hizo todo lo que estuvo a su alcance para borrar de su pasado a su abuela judía Ernestine, llegando incluso a alterar la lápida de su tumba. Sólo una persona sabía la verdad y guardaba celosamente los registros de su pasado como una arma defensiva: ese hombre era Wilhelm Canaris.
Asimismo, Himmler le encargó investigar en el mismo tema, esta vez para la ascendencia de Hitler. Los resultados obviamente fueron satisfactorios. En 1934, Himmler integra bajo su alero a Karl Wolff, un abogado que tenía un pasado militar; este personaje tenía una personalidad totalmente opuesta a la de Heydrich. Wolff se ocuparía del proceso de la posesión de las policías regionales de Prusia y Heydrich de Baviera.

Heydrich, el recién integrado Karl Wolff y Himmler formaron un trío mancomunado para conseguir los objetivos de este último: lograr tener bajo su mano la policía regional, los campos de concentración y posteriormente la Gestapo que estaba bajo las órdenes de Hermann Göring en Prusia. El objetivo de Himmler era unificarlos bajo el alero SS. Asimismo Heydrich al mando del departamento de Seguridad del Reich armó una eficiente red de espías en los orgános de seguridad internos del III Reich cuyas redes abarcaban incluso la Abwehr de su ex jefe y superior Wilhelm Canaris.

En 1933 se le destinó como Jefe de la Policía de Baviera y junto con Himmler conjuró, por encargo de Göring, contra Röhm (Jefe de las SA), quien en la vida privada era hasta ese momento amigo personal y padrino de los hijos del mismo Heydrich, primero difundiendo rumores de una conjuración de Röhm y Gregor Strasser contra Hitler, a lo que se sumaba su inaceptable condición de homosexual.

Este fue detenido por el mismo Hitler y confinado en una prisión. Hitler, aludiendo a sus servicios pasados, intentó salvarle la vida a Röhm; sin embargo, se le convenció de lo contrario e invitó a este a cometer suicidio, a lo que Röhm se negó. Dos agentes de la SD entraron a la celda y dispararon a Röhm, cuarenta y ocho horas después de la llamada "Noche de los cuchillos largos" (el 30 de junio de 1934).


Jefe de la Gestapo
En 1936 se le nombra Jefe de la Policía de Seguridad del Reich y de la Gestapo. En 1939, Heydrich se hace cargo de la dirección del Reichssicherheitshauptamt (RSHA) en el que, por orden de Himmler habían sido centralizadas la Oficina Estatal de la Policía de Seguridad (Gestapo y Policía de Investigación Criminal) y la Oficina de Seguridad del NSDAP, y desde el cual fueron dirigidos todos los órganos oficiales y secretos de la policía y de seguridad del Reich.

Heydrich decìa: "Soy el màximo encargado del vertedero de basura del Reich Alemàn"

Heydrich persiguió con éxito a muchos activistas antinazis, realizando una minuciosa labor de contraespionaje; encarcelò al jefe de la policìa bàvara Schutzel y al lìder de la comunidad judìa de Munich Lewy, àmbos los golpearon y a èste ùltimo le quemaron su casa.

La Oficina 6-F-4. La Operación Krüger
Himmler creó en 1939 una oficina secreta supervisada por Heydrich, de quien provenía la idea. El objetivo de esta oficina era desquiciar el sistema económico monetario del Reino Unido mediante un bien elaborado plan de falsificación de al menos 140 millones de libras esterlinas, que se introducirían en el sistema de divisas inglés y además autofinanciaría a la misma estructura de las SS. El plan meticulosamente ideado por Heydrich tendría efectos tremendamente nocivos para la economía inglesa.

Heydrich encargó al comandante Bernhard Krüger la puesta en marcha del plan. El plan se denominó Operación Krüger y se realizó en un ala del campo de concentración de Sachsenhausen, donde se llegaron a falsificar hasta 140.000.000 de libras esterlinas y algunos miles de dólares. Este dinero financió a la Gestapo, al espionaje en el extranjero, la paga de colaboracionistas, el pago de información y la compra en países neutrales. El efecto de dicho plan ideado por Heydrich tuvo hondas repercusiones en la economía inglesa y sus efectos se dejaron sentir hasta bien pasado el fin de la guerra.



Reinhard Heydrich a la derecha de la fotografía, detrás de Hitler, a la izquierda, Arthur Seyß-Inquart (1938)


El Incidente Skoblin
Heydrich supo a través de informantes que la Abwehr, comandada por quien fue su superior en la Marina, Wilhem Canaris, manejaba información confidencial del ex-general zarista Skoblin, quien afirmaba que el Mariscal de la Unión Soviética Mijaíl Tujachevsky y el general Vladimir Gorev estaban tramando un plan con altos mandos militares alemanes para derrocar a Stalin.

En su libro El Gran Terror (de 1968), el historiador inglés Robert Conquest señaló a agentes alemanes, que bajo la iniciativa de Reinhard Heydrich, implicaron al Mariscal Tujachevski en una conspiración con el Cuerpo de Generales alemanes, con el fin de hacer a Stalin sospechar de él, y todo esto, con el fin de minar la capacidad de defensa de la Unión Soviética. Según Conquest, estos documentos fueron hechos llegar al presidente de Checoslovaquia Edvard Beneš, quien los envió de buena fe a Stalin. Esto desencadenó la llamada Gran Purga. Esta versión, avalada por el líder polaco Władysław Gomułka en 1961, no ha sido corroborada por otros antecedentes o pruebas.

Esta información fue transmitida a Nikolái Yezhov, jefe de la NKVD y antecesor de Lavrenti Beria, su equivalente en la Unión Soviética. Así se desencadenó la sangrienta purga de 1939 (conocida como la Gran Purga), donde se ejecutaron o se deportaron a más de 3000 oficiales del Ejército Rojo. Esta intromisión de la Gestapo en los asuntos de la Abwehr le valió la enemistad de Canaris.

Fue un golpe maestro y táctico para los futuros planes de Hitler, pues ganó tiempo y el apaciguamiento de Stalin, lo que llevó al Tratado de No Agresión entre Alemania y URSS, y de paso se eliminó a la flor y nata de la oficialidad rusa, que tres años más tarde escasearía en la llamada Gran Guerra Patria contra Alemania.

Privó a los soviéticos de su mejor militar, Tujachevsky, y de su mejor general de blindados, Gorev, quien fue fusilado bajo el cargo de alta traición y quien, paradójicamente, fue el mentor de Heinz Guderian, brillante estratega táctico de panzers (véase Historia militar de la Unión Soviética).




Operación Reichsführer o Himmler: Invasión de Polonia
El 31 de agosto de 1939 se llevó a cabo la Operación Reichsführer SS o Himmler, dirigida por Alfred Helmut Naujocks y organizada por Heydrich. En ella un grupo de convictos políticos con uniformes de militares polacos simularon un asalto a una emisora alemana situada en la localidad fronteriza de Gleiwitz y leyeron una proclama antialemana en polaco; el objetivo era justificar la invasión a Polonia que estaba planeada para el día siguiente. Después, a pesar de las promesas de libertad que habían recibido, los falsos polacos fueron asesinados.

En mayo de 1941, intentó sin éxito desenmascarar al médico personal de Himmler, el doctor Félix Kersten, del cual sospechaba fundadamente que tenía conexiones con los gobiernos de Holanda, Suecia y Suiza, pero Himmler lo alejó de Heydrich.

Durante la Operación Weserübung en la Ocupación de Noruega, Heydrich participó en misiones de combate a bordo de un Me-109 y Me-110, lo que le valieron la concesión de la preciada piocha de Piloto de guerra de la Luftwaffe (Frontflugspange) en Bronce (1940) y Plata (1941), luego la concesión de Cruz de Hierro de segunda clase y luego de primera clase.

Conferencia de Wannsee
Carta de Hermann Göring a Heydrich sobre la Reinstalación JudíaEl 20 de enero de 1942, Heydrich participa entre otros en la llamada Conferencia de Wannsee, junto a Adolf Eichmann en un plan de aceleración de la Solución Final en Polonia. En la conferencia, la cual fue documentada en términos eufemísticos, producto de esta conferencia, el genocidio del pueblo judío se aceleró tanto en los campos de concentración como en terreno invadido.

Organización de los comandos de exterminio: Einsatzgruppen
Durante la Invasión de Polonia en 1941, miles de judíos se transformaron en verdaderas colonias errantes de judíos que escapaban a los asesinatos en masa en sus pueblos natales y se abastecían de armas mediante el mercado negro y el asalto a soldadescas nazis. Como respuesta a esta situación Heydrich bajo la autorización de Himmler, instruyó a la RSHA la organización de grupos de liquidación reorganizando los comandos de operaciones especiales de las SS, los einsatzkommandos.

Los einsatzkommandos ya habían actuado como grupos específicos de asesinato en el Anschluss en Austria y en los Sudetes. Estos grupos fueron reorganizados bajo la supervisión de Heydrich en seis batallones SS Einsatzgruppen que actuaron en la frontera de Polonia y Bielorrusia y después muy activamente en la Invasión de la Unión Soviética, cuyo objetivo era la eliminación sumaria de judíos, gitanos, y después a los comisarios políticos.

Se estima que estos grupos de exterminio asesinaron a no menos de un millón de personas, la mayoría civíles.

Carta de Hermann Göring a Heydrich sobre la Reinstalación Judía

Protector de Bohemia y Moravia
Himmler, receloso de la fama lograda por Heydrich, le destina como Protector suplente del Reich de Bohemia y Moravia, como una forma de sacarlo del camino. En Checoslovaquia, el Gauleiter Konstantin von Neurath se había mostrado blando con la población checa, permitiendo que la resistencia pudiera operar tranquilamente. Heydrich lo relevó y además puso en la cárcel al gobernador saliente.

Implantó la Ley Marcial e hizo detener a casi toda la intelectualidad checa, ejecutando a cerca de 550 checos en menos de cinco semanas, y al resto lo envió a los campos de concentración. También persiguió a la población judía checa y deportó a miles al campo de exterminio de Auschwitz.
En Bohemia y Moravia se convierte en una especie de César al ocupar la sede del gobierno del Protectorado, en el Castillo de Praga. Comienza una sagaz política que calificó de «palo y zanahoria». El puño de hierro —que representaban las prisiones, campos de concentración y pelotones de ejecución— estaba cubierto por el guante de seda —raciones extra, vacaciones y un avanzado programa de seguridad social. Lo secunda Karl Hermann Frank en sus labores represivas y políticas. La población checa comenzó a aceptar de buena gana la germanización de la población; aquellos que se resistían eran invariablemente enviados a campos de concentración.

Cometió acciones similares, maniobrando desde Praga, en Noruega, Holanda y Francia, por lo que se ganó el apodo de "El Carnicero De Praga".



Heydrich en el castillo de Praga, 1941.

El atentado en Praga y muerte de Heydrich
La hábil política del "palo y zanahoria" dio sus frutos, y aumentó la producción de los materiales militares en Bohemia y Moravia. Debido a ello, Winston Churchill instruye al presidente checo en el exilio Edvard Beneš y este encarga una operación destinada a desestabilizar al régimen nazi en el Protectorado de Bohemia y Moravia. El 27 de mayo de 1942, Heydrich sufre un atentado con bomba mientras se dirigía en un coche descapotable al Castillo de Praga. Logra salir del coche y disparar a sus agresores, Jan Kubiš y Jozef Gabčík, quienes consiguen huir. Heydrich sufre daños por esquirlas incrustadas en su espalda y no puede perseguir a sus agresores, se apoya en una reja y se desangra. Es auxiliado por una mujer checa y llevado al hospital Bulovka de Praga, donde insiste en ser atendido sólo por médicos alemanes. Esta tozudez le acarrea su propio fin ya que el tratamiento tardío con sulfamidas aplicado por el doctor Karl Gebhart, cirujano jefe de las Waffen SS no impide el desarrollo de una fulminante septicemia.

Muere 8 días después a causa de una septicemia, paradójicamente sus victimarios creen que han fracasado en su misión. Es enterrado con honores militares y a los sones de la marcha Sigfrido interpretada por la Filarmónica de Berlín en Invalidenfriedhof, Scharnhorststraße, Berlín.

Esta acción es organizada por comandos checos entrenados en Inglaterra, quienes creyendo fracasada la operación (Operación Antropoide) se refugian en una iglesia donde finalmente, acorralados por las SS, se suicidan después de ser denunciados por un traidor. Tras la muerte de Heydrich y como represalia por el atentado, un escuadrón de SS arrasó la localidad de Lídice y ejecutaron a 1331 habitantes mayores de 16 años, incluidas 200 mujeres. Este hecho se conoce como "La Matanza de Lídice". En Bohemia y Moravia fueron ejecutadas miles de personas por los ocupadores nazis.

Heydrich fue sucedido por Ernst Kaltenbrunner el 30 de enero de 1943.

La esposa de Heydrich, Lina, y sus hijos, a excepción del mayor que murió a raíz de un accidente callejero, sobrevivieron a la guerra. Lina Osten Heydrich mantuvo el castillo y una pensión jugosa, ya que se aceptó que Reinhard Heydrich "había caído como un soldado".

Un detalle acerca de su expulsión de la Marina. La readcción es algo confusa, lo que ocurrió es que ya comprometido con la hija de un alto oficial de la Kriegsmarine se supo que andaba con otra, por ello se determinó que había incurrido en una "falta al honor de un oficial" y fué dado de baja. De más está decir que en el futuro Heydrich guardó un especial odio por la Marina.

Posteriormenete era conocido por su afición a "comerles la color" a otros oficiales, el problema de éstos era que si lo desafiaban a duelo, a Reinhard como desafiado le correspondería elegir el arma, de seguro la espada; magnífico esgrimista que no pudo integrar el equipo olímpico en 1936 por sus responsabilidades, habría dejado ensartado como picaròn a su rival.

Con motivo de su muerte se organizó un imponente funeral de Estado en Berlín al que asistió Hitler y obligaron a presentarse al "Presidente" de Checoslovaquia, el débil y anciano Hacha.



Las primeras escenas corresponden a Praga, de donde fué trasladado el ataúd en un tren especial a Berlín. La voz que se escucha es la del locutor de la Radio Berlín que difundió el funeral por cadena nacional.

Emisión filatélica con la máscara mortuoria de Heydrich

Se iba a construír un panteón monumental donde quedarían sus restos, pero por razones de la guerra no se construyó nunca.
La sencilla tumba fué destruída en 1945, se supone por los rusos y hoy no tiene identificación. Si alguien quiere ir a verla en Berlín, en el Cementario de los INválidos, St. Nikolai Friedhof (patio), Sección 1 Fila 11, Sepultura nº 2 y después nos cuenta.


Fuente 

sábado, 14 de enero de 2017

SGM: 10 aspectos del patán Reinhard Heydrich

10 cosas que no sabía sobre el patán nazi Reinhard Heydrich

David Herold - War History Online




A menos que seas un aficionado de la Segunda Guerra Mundial, es probable que no tengas todos los datos sobre cada funcionario nazi memorizado. Sin embargo, cada individuo que desempeñó un papel importante en el régimen nazi tiene una historia que contar. Aquí están algunos hechos que usted no puede saber sobre el alto funcionario nazi Reinhard Heydrich, una figura oscura en un período aún más oscuro de la historia de la guerra.

1. Tuvo varios trabajos a lo largo de su vida.


Heydrich era conocido por ser uno de los principales arquitectos del Holocausto. Nombrado por Hitler mismo, que lo llamó "el hombre con el corazón de hierro", Heydrich era un líder de grupo de alto nivel en las SS, así como el jefe de policía. Él también se desempeñó como el diputado o protector del Reich en funciones de Moravia y Bohemia (ahora la República Checa).

En un momento dado, fue el presidente actual de la Comisión Internacional de Policía Criminal, también conocida como Interpol. Durante la Conferencia de Wannsee en enero de 1942, supervisó los planes finales para deportar y promover el genocidio de la población judía en Europa.


2. Él ayudó a coordinar Kristallnacht.



- Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Los días 9 y 10 de noviembre de 1938, una unidad militar de la SA y civiles alemanes se unieron para llevar a cabo lo que se llama la "Noche de Cristal Roto", un ataque contra judíos en Alemania dirigida por los nazis, así como por partes de Austria. Las tiendas, los escaparates y las sinagogas tenían sus ventanas destrozadas, haciendo que las calles estuvieran llenas de cristales rotos que le dan a este día su nombre.

Este fue el comienzo de la deportación masiva de los judíos y llevó al inicio del Holocausto. Cientos de judíos perecieron en los ataques, mientras que más de 30.000 fueron detenidos y enviados a campos de concentración. Heydrich fue el principal ejecutor de esta operación y los acontecimientos precedentes a partir de entonces.

3. Creció en una casa de grandes medios financieros y de apreciación musical.


El padre de Heydrich era Richard Bruno Heydrich, un talentoso compositor y cantante de ópera. Su madre, una pianista misma, enseñaría a los estudiantes en el Conservatorio de Música, Teatro y Enseñanza de Halle, que fue fundado por el padre de Heydrich. Debido a esta educación artística, se introdujo a la música a una edad temprana y se interesó en tocar el violín. Su talento y amor por la música impresionó a muchos de la élite de la sociedad en la que su familia creció, lo que parece sorprendente para un hombre con tal odio y oscuras ideas sobre el mundo que le rodea en su carrera militar posterior.

4. Tuvo una infancia preocupada.


Mientras que un amor por la música y el arte, aparentemente, crear un ambiente feliz en una casa de la familia, Heydrich creció bajo estrictas reglas de su padre. Su hermano Heinz y él practicarían la esgrima inventando duelos simulados para aprender estrategia y deportividad.

Su padre, un nacionalista alemán, tenía la intención de inculcar valores patrióticos en sus hijos también. Mientras que Heydrich era un estudiante inteligente y dedicado, fue intimidado por otros niños, haciéndolo tímido e inseguro. Estaba especialmente descontento con su voz aguda, y otros estudiantes lo burlaban de su supuesta ascendencia judía, un factor que pudo haber engendrado su odio hacia los de ascendencia judía.


5. Fue despedido de la Armada alemana por sus asuntos románticos.



Heydrich como cadete del Reichsmarine en 1922 - Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Heydrich sirvió casi diez años en la Marina, moviéndose rápidamente en las filas y ganando admiración de sus compañeros oficiales. Sin embargo, eventualmente terminó siendo despedido por mala conducta debido a su inclinación por los dalliances femeninos. En 1930, conoció a una mujer llamada Lina von Osten, un miembro del Partido Nazi con el que rápidamente se enamoró, y pronto se involucraron abruptamente.

Sin embargo, aparentemente Heydrich ya estaba involucrado en un compromiso anterior con otra mujer, y había roto su unión por su nuevo novio en su lugar. Este acto fue considerado como algo más que un simple mal comportamiento, y fue acusado en 1931 de "conducta impropia de un oficial y caballero" por parte de la administración de la Marina. Fue liberado en abril del mismo año, lo que fue un golpe devastador para su carrera de otra manera vertical.

6. Heinrich Himmler quedó impresionado por él inmediatamente.



Heydrich y Lina von Osten - Archivos Federales CC BY-SA 3.0

Mientras Himmler lo que la planificación de una división de contrainteligencia para la unidad de las SS, que lo persuadido por un amigo de von Osten de entrevistar a Heydrich para el trabajo de la gestión de este proyecto. Inicialmente, Himmler canceló la cita, pero a partir de este ignorado esta noticia y envió Heydrich embalaje para reunirse con funcionarios nazis de todos modos.

Himmler Convino en la entrevista y lo Independientemente de inmediato llevado por sus planes para la nueva operación. Heydrich lo contrató en un abrir y cerrar de ojos, y una vez hecho su camino a través de la clasificación de manera rápida y eficiente. Himmler incluso lo ascendió a Mayor de las SS como regalo de bodas.

7. Oye lo asignado para ayudar a organizar los Juegos Olímpicos de Berlín en verano 1936a


El partido nazi decide utilizando los juegos como una herramienta para la propaganda nazi sería una gran manera de promover su plan, Y le enviaron embajadores de buena voluntad para tratar de promover su causa a aquellos países que se opusieron a las políticas nazis ,: tales como el antisemitismo. SIN EMBARGO, el sentimiento anti-judío permaneció prohibido a partir de los juegos. A pesar de esto, Heydrich, que recompensado por su trabajo en la organización, y recibió un alemán Juegos Olímpicos de la decoración como un regalo para sus esfuerzos.


8. Engañó a los checos en el pensamiento de que estaba de su lado.



Reinhard Heydrich en un castillo en Praga (Federal Archivo / CC-BY-SA 3.0)

Una vez Heydrich wurde el interino Protector del Reich en Praga, trabajó lentamente su camino en las mentes de la población. Él organizó eventos para la fuerza de trabajo, que aparece como si lo que les ayuda a encontrar trabajo. Que produzca el alimento y por lo tanto libres de los zapatos, que se distribuyeron a los que estaban empobrecidos.

Aumentó de pensiones e incluso promulgó "sábados libres" de la mano de obra que tomar tiempo para descansar y relajarse con sus familias. A pesar de tesis muchos signos de buena voluntad hacia los checos, Heydrich lo bajo mano buscando a ellos erradicar Durante todo el tiempo. Oye lo que la esperanza de tener toda la zona a ser "Germanized" lo más rápidamente posible.


9. Fue asesinado en un Mercedes Benz.



Mercedes 320 B convertible; después del intento de asesinato de 1942 en Praga. - Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

El gobierno de Checoslovaquia, exiliado en Londres lo que la intención de tomar abajo Heydrich. Por lo que el Ejecutivo de Operaciones Especiales británica (SOE) capacitó a un grupo de asesinos para llevar a cabo este plan de ejecución. El equipo que llevó por Jan Kubis y Jozef Gabčík. El 27 de mayo de 1942, Heydrich lo que en su camino para reunirse con Hitler.

Como él lo doblar una curva del enrollamiento en el camino, y Kubis Gabcik llevado a cabo su operación. el arma de Gabcik no disparó a Heydrich, pero habían sido manchado, y Heydrich ordenó a su conductor que se detuviera para poder enfrentarlos. Mientras que el vehículo que se detuvo, Kubis arrojó una bomba golpeó la parte trasera del vehículo, la explosión en el impacto. Heydrich lo hirió gravemente en su lado izquierdo y llevado a un hospital, donde más tarde cayó en coma y murió.

10. Heinrich Himmler lo elogió en su funeral, y asistió Hitler.



Funeral Heydrich Estado Praga Castillo 07/06/1942. Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Dos funerales se llevaron a cabo por la muerte de Reinhard Heydrich, una en Praga y un después en Berlín. Heydrich tenía un decorado fue disco ya, pero bueno lo que el sombrero bei der Buchmesse grado más alto de la Orden Alemana, la medalla de la Orden de la sangre, por Hitler, que lo dejó con sus otros sobre su almohada funeral.

jueves, 12 de enero de 2017

SGM: La vida del hijo de puta de Brunner al descubierto

Una nueva investigación revela cuándo, cómo y dónde murió Alois Brunner, criminal nazi y "mano derecha" de Adolf Eichmann
La revista francesa XXI citó el miércoles a tres agentes de seguridad que lo custodiaron durante su exilio en Siria. “La investigación es perfectamente verosímil”, dijo Serge Klarsfeld, el historiador que fue una de sus víctimas y que lo persiguió durante gran parte de su vida

Infobae



Brunner deportó a decenas de miles de judíos a una muerte segura en los campos de exterminio y dirigió el campo de Drancy, cerca de París

El criminal nazi Alois Brunner, mano derecha de Adolf Eichmann, murió en un calabozo en Damasco en 2001 a los 89 años, según una nueva investigación publicada el miércoles.

Nacido en 1912, Brunner era juzgado responsable del asesinato de 130.000 judíos de Europa, fue juzgado in absentia en 1954 y en la posguerra se había refugiado en la Siria del presidente Hafez al Assad, padre del actual mandatario Bashar al Assad.

En un principio fue dado por muerto en 1992 por el historiador y cazador de nazis de origen rumano Serge Klarsfeld, que había pedido en vano al régimen sirio que lo expulsara en 1982.


Una foto de Brunner en edad avanzada durante su exilio en Siria

Pero en 2014 el Centro Simon-Wiesenthal afirmó que el criminal de guerra austríaco que tuvo a su cargo el campo de concentración de Drancy, cerca de París, había muerto en Damasco en 2010.

La investigación publicada el miércoles por la revista francesa XXI se basa en tres testimonios de agentes de seguridad sirios que tenían a cargo la seguridad de Brunner. Uno de ellos, Abu Yaman, aceptó dar su nombre desde su refugio en Jordania.

De acuerdo a las tres fuentes, el "mejor hombre" de Eichmann pasó sus últimos años encerrado en un calabozo debajo de una residencia habitada por civiles.


El capitán austríaco de las SS nació en 1912 en Nádkút, Hungría, que por entonces era parte del imperio Austro-húngaro

Tras su muerte, en diciembre de 2001, Brunner recibió un funeral musulmán y fue enterrado discretamente en el cementerio de Al Affif, en Damasco.

El nazi, temido por sus masivas deportaciones de judíos austríacos, eslovacos y franceses a los campos de exterminio, se hacía llamar Abu Hosein y hasta el final no renegó de sus brutales crímenes. Según XXI, recibió arresto domiciliario en 1989 y un año después fue escondido en un calabozo por "razones de seguridad".


Brunner, juzgado in absentia por la muerte de 130.000 judíos, fue la “mano derecha” y “el mejor hombre” del criminal de guerra Adolf Eichmann, en la foto

Vivió, sin embargo, de forma miserable: "Estaba muy cansado, muy enfermo. Sufría y gritaba mucho, todo el mundo le oía", explicó uno de sus guardias bajo el pseudónimo de Omar. "Tenía derecho a una ración minúscula, algo infame, un huevo o una patata, tenía que elegir. No podía ni lavarse", agregó.

"La investigación de XXI es perfectamente verosímil. Han interrogado a alguien que lo conoció muy de cerca", dijo Klarsfeld, que fue arrestado por Brunner en 1943 y cuyo padre fue asesinado en Auschwitz. "Nos satisface saber que vivió mal", agregó.

martes, 10 de enero de 2017

Literatura militar: Excelente reseña de la Operación Antropoide por Vargas Llosa

La vida de Reinhard Heydrich, jefe de la Gestapo, en una magnifica novela premiada
El Carnicero de Praga

Por Mario Vargas Llosa | Para LA NACION

 
Hace por lo menos tres décadas que no leía un Premio Goncourt. En los años 60, cuando trabajaba en la Radio Televisión Francesa, lo hacía de manera obligatoria, pues debíamos dedicarle el programa La literatura en debate, en el que, con Jorge Edwards, Carlos Semprún y Jean Supervielle pasábamos revista semanal a la actualidad literaria francesa. O mi memoria es injusta, o aquellos premios eran bastante flojos, pues no recuerdo uno solo de los siete que en aquellos años comenté.

Pero estoy seguro, en cambio, de que este Goncourt que acabo de leer, HHhH, de Laurent Binet -tiene 39 años, es profesor y ésta es su primera novela- lo recordaré con nitidez lo que me queda de vida. No diría que es una gran obra de ficción, pero sí que es un magnífico libro. Su misterioso título son las siglas de una frase que, al parecer, se decía en Alemania en tiempos de Hitler: "Himmlers Hirn heisst Heydrich" (El cerebro de Himmler se llama Heydrich).

La recreación histórica de la vida y la época del jefe de la Gestapo, Reinhard Heydrich, de la creación y funciones de las SS, así como de la preparación y ejecución del atentado de la resistencia checoslovaca que puso fin a la vida del Carnicero de Praga (se le apodaba también "La bestia rubia") es inmejorable. Se advierte que hay detrás de ella una investigación exhaustiva y un rigor extremo que lleva al autor a prevenir al lector cada vez que se siente tentado -y no puede resistir la tentación- de exagerar o colorear algún hecho, de rellenar algún vacío con fantasías o alterar alguna circunstancia para dar mayor eficacia al relato. Esta es la parte más novelesca del libro, los comentarios en los que el narrador se detiene para referir cómo nació su fascinación por el personaje, los estados emocionales que experimenta a lo largo de los años que le toma el trabajo, las pequeñas anécdotas que vivió mientras se documentaba y escribía. Todo esto está contado con gracia y elegancia, pero es, a fin de cuentas, adjetivo comparado con la formidable reconstrucción de las atroces hazañas perpetradas por Heydrich, que fue, en efecto, el brazo derecho de Himmler y uno de los jerarcas nazis más estimados por el propio Führer.

"Carnicero", "bestia" y otros apodos igual de feroces no bastan, sin embargo, para describir cabalmente la vertiginosa crueldad de esa encarnación del mal en que se convirtió Reinhard Heydrich a medida que escalaba posiciones en las fuerzas de choque del nazismo hasta llegar a ser nombrado por Hitler el protector de las provincias anexadas al Reich de Bohemia y Moravia. Era hijo de un pasable compositor y recibió una buena educación, en un colegio de niños bien donde sus compañeros lo atormentaban acusándolo de ser judío, acusación que estropeó luego su carrera en la Marina de Guerra. Tal vez su precoz incorporación a las SS, cuando este cuerpo de elite del nazismo estaba apenas constituyéndose, fue la manera que utilizó para poner fin a esa sospecha que ponía en duda su pureza aria y que hubiera podido arruinar su futuro político. Fue gracias a su talento organizador y su absoluta falta de escrúpulos que las SS pasaron a ser la maquinaria más efectiva para la implantación del régimen nazi en toda la sociedad alemana, la fuerza de choque que destrozaba los comercios judíos, asesinaba disidentes y críticos, sembraba el terror en sindicatos independientes o fuerzas políticas insumisas y, comenzada la guerra, la punta de lanza de la estrategia de sujeción y exterminación de las razas inferiores.

En la célebre conferencia de Wannsee, del 20 de enero de 1942, fue Heydrich, secundado por Eichmann, quien presentó, con lujo de detalles, el proyecto de "Solución Final", es decir, de industrializar el genocidio judío -la liquidación de once millones de personas- utilizando técnicas modernas como las cámaras de gas, en vez de continuar con la liquidación a balazos y por pequeños grupos, lo que, según explicó, extenuaba física y psicológicamente a sus Einsatzgruppen. Cuentan que cuando Himmler asistió por primera vez a las operaciones de exterminio masivo de hombres, mujeres y niños, la impresión fue tan grande que se desmayó. Heydrich estaba vacunado contra esas debilidades: él asistía a los asesinatos colectivos con papel y lápiz a la mano, tomando nota de aquello que podía ser perfeccionado en número de víctimas, rapidez en la matanza o en la pulverización de los restos. Era frío, elegante, buen marido y buen padre, ávido de honores y de bienes materiales, y, a los pocos meses de asumir su protectorado, se jactaba de haber limpiado Checoslovaquia de saboteadores y resistentes y de haber empezado ya la germanización acelerada de checos y eslovacos. Hitler, feliz, lo llamaba a Berlín con frecuencia para coloquios privados.

En esos precisos momentos, el gobierno checo en el exilio de Londres, presidido por Benes, decide montar la "Operación Antropoide", para ajusticiar al Carnicero de Praga, a fin de levantar la moral de la diezmada resistencia interna y mostrar al mundo que Checoslovaquia no se ha rendido del todo al ocupante. Entre todos los voluntarios que se ofrecen, se elige a dos muchachos humildes, provincianos y sencillos, el eslovaco Jozef Gabcík y el checo Jan Kubis. Ambos son adiestrados en la campiña inglesa por los jefes militares del exilio y lanzados en paracaídas. Durante varios meses, malvivirán en escondrijos transeúntes, ayudados por los pequeños grupos de resistentes, mientras hacen las averiguaciones que les permitan montar un atentado exitoso en el que, tanto Gabcík como Kubis lo saben, tienen muy pocas posibilidades de salir con vida.



Las páginas que Binet dedica a narrar el atentado, lo que ocurre después, la cacería enloquecida de los autores por una jauría que asesina, tortura y deporta a miles de inocentes, son de una gran maestría literaria. El lenguaje limpio, transparente, que evita toda truculencia, que parece desaparecer detrás de lo que narra, ejerce una impresión hipnótica sobre el lector, quien se siente trasladado en el espacio y en el tiempo al lugar de los hechos narrados, deslizado literalmente en la intimidad incandescente de los dos jóvenes que esperan la llegada del coche descapotable de su víctima, los imprevistos de último minuto que alteran sus planes, el revólver que se encasquilla, la bomba que hace saltar sólo parte del coche, la persecución por el chofer. Todos los pormenores tienen tanta fuerza persuasiva que quedan grabados de manera indeleble en la memoria del lector.

Parece mentira que, luego de este cráter, el libro de Laurent Binet sea capaz todavía de hacer vivir una nueva experiencia convulsiva a sus lectores, con el relato de los días que siguen al atentado que acabó con la vida de Heydrich. Hay algo de tragedia griega y de espléndido thriller en esas páginas en que un grupo de checos patriotas se multiplica para esconder a los ajusticiadores, sabiendo muy bien que por esa acción deberán morir también ellos, hasta el epónimo final en que, vendidos por un Judas llamado Karel Curda, Gabcík, Kubis y cinco compañeros de la resistencia se enfrentan a balazos a 800 SS durante cinco horas, en la cripta de una iglesia, antes de suicidarse para no caer prisioneros.

La muerte de Heydrich desencadenó represalias indescriptibles, como el exterminio de toda la población de Lídice, y torturas y matanzas de centenares de familias eslovacas y checas. Pero, también, mostró al mundo lo que, todavía en 1942, muchos se negaban a admitir: la verdadera naturaleza sanguinaria y la inhumanidad esencial del nazismo. En Checoslovaquia mismo, pese al horror que se vivió en las semanas y meses siguientes a la "Operación Antropoide", la muerte de Heydrich mantuvo viva la convicción de que, pese a todo su poderío, el Tercer Reich no era invencible.

Un buen libro, como éste, perdura en la conciencia, y es un gusanito que no nos da sosiego con esas preguntas inquietantes: ¿cómo fue posible que existiera una inmundicia humana de la catadura de un Reinhard Heydrich? ¿Cómo fue posible el régimen en que individuos como él podían prosperar, alcanzar las más altas posiciones, convertirse en amos absolutos de millones de personas? ¿Qué debemos hacer para que una ignominia semejante no vuelva a repetirse?

© La Nacion

miércoles, 30 de diciembre de 2015

SS: El delator tatuaje sanguíneo

¿Por qué los miembros de las SS llevaban un tatuaje en el brazo?
Jaiver Sanz - Historias de la Historia


Las Waffen-SS fueron el cuerpo de combate de las SS (Schutzstaffel). Dirigidas por Heinrich Himmler, las Waffen-SS se crearon como unidad de protección del Partido Nazi para, más tarde, convertirse en fuerzas de combate durante la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de miembros de las Waffen-SS llevaban un pequeño tatuaje en la parte interior del brazo izquierdo con el tipo de sangre (A, B, AB y O). Así, se podría identificar rápidamente el tipo de sangre en caso de tener que hacer una transfusión a un soldado inconsciente o que no llevase su chapa identificativa (Erkennungsmarke).



Lo que en la batalla era una ventaja, acabo siendo un inconveniente cuando terminó la guerra. Los aliados utilizaron los tatuajes para localizar, y juzgar, a los miembros de la Wafen-SS. Algunos intentaron “borrar las huellas del delito” quemándose el tatuaje pero, al final, resultaba ser más evidente que una “confesión jurada”.



lunes, 21 de septiembre de 2015

SGM: El guardia que se enamoró

El soldado nazi que logró salvar a la mujer judía de la que se enamoró en Auschwitz
ABC.ES / MADRID

El guardia de las SS Franz Wunsch consiguió que Helena Citronova y su hermana evitasen la cámara de gas. Años después ellas declararon a su favor en un juicio
El soldado nazi que logró salvar a la mujer judía de la que se enamoró en Auschwitz
DAILY MAIL


Franz Wunsch y Helena Citronova

Un amor prohibido en el peor lugar de la tierra que tuvo por suerte un final feliz. Y es que, pese a las restrictivas leyes alemanas, que prohibían las relaciones entre arios y judíos, el guardia de las SS Franz Wunsch logró evitar que la judía polaca Helena Citronova y su hermana acabasen en la cámara de gas en plena Segunda Guerra Mundial.

En una ocasión Helena fue obligada a cantar y su voz sedujo a Wunsch, cancerbero del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, que se enamoró perdidamente de ella y la tomó a partir de entonces bajo su protección. Según narró posteriormente la propia Citronova, el soldado la miraba con dulzura, le enviaba galletas e incluso le escribía notas que decían: «Amor. Estoy enamorado de ti».

Citronova, según recoge el rotativo británico «Daily Mail», acogió el cortejo con extrema frialdad, pero poco a poco llegó a enamorarse del soldado. «Con el paso del tiempo llegó un momento en el que de verdad lo amé».

La antigua prisionera, que falleció en 2005 pero cuyo testimonio ha perdurado gracias a un documental grabado por el cineasta Laurence Rees, comenzó a enamorarse después de que Wunsch lograse salvar la vida de su hermana, que había llegado al campo de concentración junto con sus dos hijos.

Cuando Helena y Rozinka tuvieron que abandonar el campo en una de las denominadas «marchas de la muerte», el SS les regaló dos pares de botas de piel y la dirección de su madre en Viena.

«Los niños no pueden vivir aquí», dijo Wunsch
«Le dije que la iban a llevar a la cámara de gas. Él me preguntó su nombre y me dijo que la salvaría, aunque no pudo hacer nada por sus hijos», recordaba Citronova. «Los niños no pueden vivir aquí», dice que le respondió Wunsch, quién consiguió convencer a las autoridades del campo de que dejasen con vida a la hermana Rozinka porque podría serle útil para realizar trabajos forzados.
Las dos hermanas no volverían a verle hasta 1972, cuando el testimonio de ambas en un juicio sería clave para devolverle el favor y salvar su vida. Algo que no les resultó fácil, porque numerosos testimonios le acusaban de ser un guardián sanguinario y estar al menos en una ocasión al mando de una ejecución en una cámara de gas. «Conocer a Helena cambió mi comportamiento. Me convirtió en otra persona», aseguró Wunsch en el juicio.

jueves, 14 de mayo de 2015

SGM: Crímenes aún sin castigo de las SS

Los crímenes sin castigo de la II Guerra Mundial

La mayoría de los perpetradores de atrocidades durante el conflicto no han llegado a ser procesados


Guillermo Altares - El País

Al final de la II Guerra Mundial, el mundo se despertó del horror con una destrucción que nunca había conocido, 60 millones de muertos y una nueva forma de crimen, el exterminio industrial de todo un pueblo, para el que hubo que crear una palabra, genocidio. El primer ministro británico Winston Churchill propuso fusilar sin juicio a los jerarcas nazis según eran capturados. Al final se impuso el derecho y se abrieron los procesos de Nuremberg, durante los que fueron juzgados y condenados los 24 principales dirigentes del régimen de Hitler que, a diferencia de su líder, habían sido capturados con vida.

Pero después, tras varios juicios de Nuremberg contra criminales menos relevantes y procesos en países que habían padecido especialmente la crueldad hitleriana, como Polonia, los casos se fueron enfriando y muchos naziss lograron huir a España o América Latina a través de las famosas rutas de ratones. Aquellos que tuvieron un papel menos destacado simplemente volvieron a su vida cotidiana en Alemania y lograron quedar fuera del radar durante décadas. Es cierto que Adolf Eichmann, uno de los arquitectos del Holocausto, fue capturado en 1960 en Argentina por el Mosad y juzgado en Israel; pero Josef Mengele, el sádico médico de Auschwitz, se ahogó en Brasil en 1979 o Ante Pavelic, el dirigente del estado genocida croata responsable de millones de muertes de serbios y judíos, murió tranquilamente en España en 1959.

Pese a un último esfuerzo que acaba de lanzar Alemania contra guardias de Auschwitz nonagenarios o de la Operación Última Oportunidad del Centro Wiesenthal, cuando se conmemoran los 70 años del suicidio de Hitler, el 30 de abril, y del final de la II Guerra Mundial, el 8 de mayo, tanto los historiadores como los cazadores de nazis coinciden: muchas víctimas no han tenido justicia. Los motivos son numerosos: el estallido de la guerra fría, la imposibilidad de perseguir a todos aquellos que habían cometido atrocidades porque su número era inmenso, la necesidad de olvidar de la sociedad alemana...

La impresión general es que los últimos movimientos contra los criminales llegan demasiado tarde, porque ya casi no quedan perpetradores vivos y las víctimas, poco a poco, se van apagando. El semanario alemán Der Spiegel publicó en 2014 un largo reportaje titulado "¿Por qué los últimos SS se irán impunes?". Su conclusión era que "el castigo de los crímenes cometidos en Auschwitz fracasó no porque un puñado de jueces y políticos tratasen de frenar esos esfuerzos, sino porque muy poca gente estaba interesada en perseguir y condenar a los perpetradores. Muchos alemanes eran indiferentes a los crímenes cometidos en Auschwitz en 1945 y así siguió".

Como escribe al final de su biografía de Hitler el historiador Ian Kershaw, "muchos de los que tenían una mayor responsabilidad consiguieron escapar sin castigo. Numerosos individuos que habían desempeñado cargos de gran poder en los que determinaban la vida o la muerte y se habían llenado los bolsillos al mismo tiempo a través de una corrupción sin límites, consiguieron evitar en todo o en parte un castigo severo por sus acciones y, en algunos casos, lograron prosperar y triunfar en la postguerra".

"Nuremberg estaba sólo pensado para los líderes nazis", asegura Efraim Zuroff, uno de los últimos cazadores de nazis desde el Centro Simon Wiesenthal. "Su objetivo no fue nunca llevar ante la justicia a los todos los criminales de guerra nazis, lo que era una misión imposible porque su número era enorme", prosigue Zurof, quien reconoce que "la guerra fría tuvo un efecto muy negativo" sobre la búsqueda de criminales. Algunos, como Klaus Barbie, fueron reclutados por los servicios secretos estadounidenses para utilizar la información que tenían.

La magnitud de los crímenes es difícil de imaginar: los campos de exterminio, los campos de concentración, los Einsatzgruppen que fusilaron a cientos de miles de personas en el Este, los asesinatos de rehenes, las torturas, las leyes raciales, las atrocidades de todo tipo en decenas de países. Se trata de crímenes que, conforme pasaban los años, cada vez son más difíciles de probar ante un tribunal, según han ido desapareciendo los testigos o apagándose su memoria. De hecho, uno de los casos más famosos, el de John Demjanjuk, basó toda su estrategia de defensa en que no era él, en que los testigos que decían reconocerle se confundían. Ciudadano ucranio que huyó a Estados Unidos después de la guerra, siempre aseguró que era un refugiado inocente. Fue condenado a muerte en Israel en los ochenta acusado de ser Iván el terrible, un sádico guardia del campo de exterminio de Treblinka responsable de miles de muertes. Sin embargo, cinco años después, el tribunal supremo levantó su condena: no era Iván el Terrible, aunque sí era sospechoso de genocidio. Fue finalmente condenado en Múnich a cinco años de prisión por haber sido guardia del campo nazi de Sobibor. Murió en 2012.

Su sentencia fue especialmente importante, no sólo porque cerró un caso icónico de la búsqueda de antiguos nazis sino, sobre todo, porque abrió un precedente importantísimo que ha permitido el procesamiento de 12 antiguos guardias de Auschwitz en Alemania, de entre 88 y 100 años: los jueces decretaron que sólo el hecho de haber trabajado en un campo de exterminio es un delito en sí, aunque no se demuestre que se haya participado directamente en asesinatos o torturas. El 21 de abril comenzó el juicio contra Oskar Göring, de 93 años, que llevaba las cuentas de Auschwitz: era el responsable de gestionar el dinero robado a los deportados antes de ser enviados a las cámaras de gas o asesinados con trabajo esclavo.

Los historiadores calculan que pasaron por Auschwitz unos 6.500 guardias. En Alemania, han sido juzgados 43 SS, nueve recibieron cadenas a perpetuidad, 25 fueron enviados a prisión y el resto fueron absueltos. Según un recuento del historiador Andreas Sander, los tribunales alemanes han emitido 6.656 condenas desde 1945 relacionadas con la guerra, por delitos que van desde perjurio hasta asesinato, aunque el 90% de las penas fueron inferiores a cinco años. Un cálculo de Centro Wiesenthal asegura que, desde Nuremberg, unos 106.000 soldados alemanes o nazis han sido acusados de crímenes de guerra, unos 13.000 han sido encontrados culpables y más o menos la mitad sentenciados. No existe ningún cálculo de las personas que pudieron participar en crímenes de guerra, aunque el gran historiador de la II Guerra Mundial Max Hastings los cifra en "varios cientos de miles".

El escritor alemán Christoph Heubner, vicepresidente del Comité Internacional de Auschwitz, calificó en declaraciones a la prensa la falta de persecución de los SS después de la IIGM como "uno de los escándalos de la posguerra". "Los perpetradores esencialmente volvieron a la sociedad de la que venían, desaparecieron en sus barrios de siempre. Durante muchos años, a nadie le importó lo que habían hecho. Para los supervivientes es un hecho amargo el poco interés que había y lo poco que se hizo para perseguir a los perpetradores".