Mostrando entradas con la etiqueta alimentación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alimentación. Mostrar todas las entradas

jueves, 20 de octubre de 2016

Arqueología: Argentina hace 14 mil años

Campamento de 14.000 años en Argentina se suma a un misterio arqueológico
Un vistazo a los últimos habitantes de la Tierra para colonizar un continente sin humanos.

Annalee Newitz - ARS Technica



Habitantes en Argentina hace 14.000 años los humanos cazaban armadillos gigantes. Este se ve especialmente mal humor.
Heinrich Harder

Desde hace más de una década, la evidencia ha estado acumulando los seres humanos que colonizaron las Américas miles de años antes de que los clovis. La Clovis, que son los primeros antepasados ​​de los nativos americanos de hoy en día, se fue abundante evidencia de su vida detrás en forma de herramientas y tumbas. Pero los misteriosos seres humanos-Clovis pre, que probablemente llegaron hace 17.000 a 15.000 años, han dejado sólo unas pocas docenas de fuentes de evidencia de su existencia en el continente americano, sobre todo en los campamentos donde se procesan los animales durante viajes de cacería. Ahora un nuevo examen de una de tales camping, área de descanso de un cazador de 14.000 años de edad, fuera de la ciudad de Tres Arroyos en Argentina, nos ha dado una nueva comprensión de cómo las personas pre-Clovis podrían haber vivido.



Los arqueólogos están todavía seguros de cómo las personas pre-Clovis llegaron a las Américas. Llegaron después del final de la era de hielo, pero en un momento en glaciares y un ambiente helado, estéril todavía habrían bloqueado la entrada fácil en las Américas a través del Norte de Canadá. Por lo que es muy poco probable que marchaban sobre un puente de tierra de Siberia y en las Américas a través del centro del continente, en cambio, habrían llegado desde Asia a través de una ruta costera, con frecuencia el uso de embarcaciones para el transporte. Eso explicaría por qué muchos sitios pre-Clovis están en la costa, en las islas, o en ríos que unen con el mar.
Estos primeros pobladores fueron cazadores-recolectores que usaban herramientas de piedra para una amplia gama de actividades, incluyendo la caza, carnicería, raspando los cueros, la preparación de alimentos, y haciendo otras herramientas de hueso y madera. Muchas de las herramientas de piedra pre-Clovis se ven bastante simple y se hicieron mediante el uso de un tiro a desprenderse trozos de la otra, creando así bordes afilados. En el camping en Argentina, conocido como el sitio Arroyo Seco 2, los arqueólogos han encontrado más de 50 de estas herramientas hechas de materiales como el sílex y cuarcita. Están dispersos en un área que fue una vez un montículo de hierba por encima de un lago profundo, que es rica en miles de fragmentos de huesos de animales que han sido fechados de carbono ya desde hace 14.000 años. Hay incluso un par docena de entierros humanos en el lugar, fecha a un período posterior que comenzó hace unos 9.000 años. El lugar tiene el aspecto característico de campamento de un cazador, que se utiliza para los animales de procesamiento, que fue revisado estacionalmente durante miles de años.

Escribiendo en la revista PLoS One, los investigadores describen una serie de razones por las que un montón de piedras afiladas y huesos de animales rotos apuntan a una de 14.000 años de edad, la ocupación humana de la Argentina. En primer lugar, hay demasiados huesos de animales a partir de una diversidad de especies agrupadas en un solo lugar para que sea accidental. Sí, hay algunas trampas naturales en los que encontramos un número masivo de huesos prehistóricos, pero los que están casi siempre en agujeros o depresiones en el suelo, y esta zona estaba en un lugar de alta colina durante el Pleistoceno. En segundo lugar, las piedras no son sólo aristas vivas de una manera que sugiere la descamación; muchos de ellos también muestran signos de desgaste de raspado de la piel. "Una gran mayoría de los bordes en copos se utilizaron transversalmente sobre la piel seca," escriben los investigadores. "En consecuencia, es probable que las pieles fueron llevados al sitio en un estado de procesamiento intermedio." Además, la mayor parte de la piedra utilizada para las herramientas, incluyendo la cuarcita y sílex, sólo se encuentra a 110 km sobre Arroyo Seco. De manera que parte de la evidencia también apunta a los cazadores-recolectores humanos que llevan herramientas con ellos a través de grandes distancias.

La dieta del Pleistoceno

Queda una pregunta. ¿Cómo podemos estar seguros de las herramientas en el sitio realmente son 14.000 años? Los arqueólogos infieren algunos de esto desde fechas de carbono en los huesos de animales, que han sido probados por varios laboratorios de todo el mundo. El problema es que la estratigrafía del sitio, o capas históricas, son difíciles de leer debido a la erosión en el sitio. Así que incluso si una herramienta aparece justo al lado de un hueso en una capa determinada, puede haber venido de más tarde y ha movido alrededor por el viento y el agua. Dicho esto, hay pruebas de que algunos de los primeros huesos se rompieron por herramientas de piedra. Un hueso de 14.000 años de edad, de Equus neogeus, un caballo americano extinguido, provisto de las marcas distintas de un martillo. "Este hueso se rompió intencionalmente en estado fresco", señaló el equipo.


Herramientas que se encuentran en el sitio Arroyo Seco 2 en Argentina: (a) recogedora lateral, cuarcita; (B) retocada en escamas, cuarcita; (C) en escamas retocadas, cuarcita; (D-e) rascadores de cantos rodados costeros; (F) del adoquín bipolar.

Radio de hueso de Equus neogeus, un caballo americano extinguido, fechado hace aproximadamente 14.000 años. Aquí se pueden ver tres puntos de vista con la ubicación del impacto de las herramientas. Una vista detallada de muescas y cicatrices de escamas; líneas de puntos ilustran la máxima profundidad y amplitud de muescas y copos cicatrices.

Un perezoso gigante, cuyos huesos fueron encontrados en el sitio de Arroyo Seco. Robert Horsfall

Con una conexión firme entre las herramientas humanas y los huesos de animales encontrados en Arroyo Seco, podemos empezar a reconstruir lo que era la vida cotidiana de estas personas, por lo menos en las comidas. El análisis de más de 600 fragmentos de hueso fuera de las miles que se encuentran en el sitio reveló que una gran cantidad de carne de ellos vinieron de animales que ya no existen. Varias especies extintas de caballos fueron una parte importante de la dieta pre-Clovis, al igual que otros mamíferos extintos como perezosos gigantes terrestres, camellos, mamuts, y armadillos gigantes. Cuando estas personas llegaron a América del Sur, se encontraron con una tierra que ningún ser humano había colonizado nunca. Muchas de estas especies habría sido una presa fácil para las bandas bien organizadas de cazadores con sofisticados idiomas, herramientas y tácticas. Algunos paleoecólogos la hipótesis de que estos animales se extinguieron en parte debido a la caza humana, y este camping definitivamente haya puesto de manifiesto que los animales extintos eran parte de la dieta pre-Clovis durante miles de años. Dicho esto, Arroyo Seco contiene muchos más huesos de guanaco (pariente local del camello) y roedores que lo hace de mamíferos extintos.

La ausencia de ciertos huesos nos puede decir acerca de cómo vivían estas personas, también. Aunque hay huesos de megafauna, como el megaterio perezoso gigante, vemos ningún cráneo, el tórax o huesos de la pelvis del animal. Los investigadores especulan que se debe a que los cazadores habrían hecho una carnicería inicial en el lugar donde mataron o scavenged el animal y luego transportados partes de él para ser procesado en el campamento:

Teniendo en cuenta la masa corporal de esta especie (entre 4 y 5 toneladas), habría sido extremadamente difícil de transportar toda la canal e incluso un reto para el transporte de los cuartos traseros completos con un peso entre 600 y 750 kg, y cuartos traseros de un peso comprendido entre 250 y 300 kg. Teniendo en cuenta estos valores, la mejor hipótesis es que el megaterio fue cazado o con barrido en cerca del sitio, el esqueleto fue masacrado en partes más pequeñas, y estas unidades fueron transportados a su ubicación actual en el sitio. Los huesos más grandes fueron transportados con porciones de carne ya retirados, y el hueso pueden haber sido utilizados para otros fines, tales como la extracción de hueso.
De los mamíferos extintos que los humanos procesan en Arroyo Seco, el más común parece ser caballo. Cuando las personas llegaron a las Américas, que estaba lleno de al menos dos especies de caballos extintos. Pero en el momento del Inca y otras grandes civilizaciones de América del Sur, los animales se han ido. No fue hasta que llegaron los europeos con sus corceles que el continente fue una vez más poblada, con caballos.

Aún así, podemos mirar hacia atrás e imaginar lo que debe haber sido como para aquellas personas pre-Clovis, entrando en un mundo donde ningún ser humano había ido antes, lleno de animales que son leyenda para nosotros hoy. En muchos sentidos, vivían en un planeta diferente a la que vivimos ahora. En el borde de un lago desaparecido ahora en su mayoría, en una loma, aquellas personas alimentan a sus familias, hacen herramientas, y propusieron estrategias acerca de cómo la caza de juego más grande que cualquier cosa en la tierra en el mundo moderno. Volvieron año tras año desde hace siglos. Con el tiempo, enterraron a sus muertos allí entre los huesos de animales dejados por sus antepasados.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Argentina: El asado y la historia nacional

La historia del asado según Daniel Balmaceda
Nuestra relación con la carne desde la Conquista, según cuenta el historiador en su nuevo libro “La comida en la historia argentina”. Próceres junto a las brasas.
Por Daniel Balmaceda - Perfil



La historia del asado

Aunque todavía estaba muy desnuda, La Plata se vistió de gala el domingo 19 de noviembre de 1882. Ese día se realizó el acto simbólico de colocación de la piedra fundamental para dar comienzo a las obras de la futura ciudad. Desde Buenos Aires partieron los trenes repletos de invitados especiales, entre funcionarios, periodistas, hombres de empresa y otras personalidades influyentes. ¿Mujeres? No, por falta de instalaciones adecuadas, algo que a los hombres (como al resto de la fauna del lugar) no pareció preocuparle.
La organización del gran asado estuvo en manos del mismísimo José Hernández que todos conocemos. El desafío era complejo porque se carnearon cien novillos. Como un director de orquesta, el senador, escritor y asador supervisó al ejército parrillero. Fue inútil. Por diversas cuestiones los viajeros demoraron su arribo más de lo previsto y la ternura del ternero brilló por su ausencia. Los periodistas se preguntaban si esa carne chamuscada había sido hecha por Hernández o por los enemigos políticos del gobernador Dardo Rocha. Aquella tarde no hubo aplauso para el asador.



Por supuesto, estamos hablando de una de las comidas tradicionales de nuestro territorio, pero antes de avanzar por ese jugoso, a punto y cocido sendero debemos aclarar por qué el asado revolucionó la historia del hombre. Porque marcó una diferencia sustancial con el resto de las especies a partir de la preocupación por hacer que el alimento estuviera cocido.
El primer gran paso evolutivo fue asar la carne directamente con el fuego, luego con las brasas y más adelante se avanzó en otras formas de cocción. Si bien el hombre controló el fuego 790.000 años a. C., pudo establecerse que venía alimentándose de carne asada desde muchísimos siglos antes. Los especialistas sugieren que el primer asado se habría comido hace 1.200.000 años. De por sí el fuego incrementó la sociabilidad.(…) Más tarde se agregaría una nueva actividad: comer en torno del fuego.(…)
En “Cocinar. Una historia natural de la transformación”, Michael Pollan desarrolla la relevancia de la cocción en la evolución del ser humano: “Cocinar facilita la masticación y la digestión de los alimentos”. Esto se debe a que, cuando la carne está cruda, el proceso metabólico de descomposición de los carbohidratos demanda mucho más tiempo. Al cocinarse los alimentos, se logró que el fuego realizara parte de esa tarea que antes debía llevar adelante el cuerpo. De esta manera, el hombre pudo enfocar sus energías en otros destinos y esto le permitió sacar buena ventaja a los otros animales. Pero no debemos colgarnos la cucarda de descubridores. Cualquier cazador carnívoro experimentado da sus primeros tarascones en el estómago de la presa con el objeto de alimentarse de comida que ya fue procesada por el cazado. Sabe que es más fácil de digerir. En todo caso, lo que nosotros logramos fue una distribución más democrática del alimento. (…)
Según vemos, el ritual del asado forma parte de la genética más básica del ser humano y lo que hizo José Hernández ya lo habían hecho todos sus antepasados. Nuestras llanuras se convirtieron en un fértil campo de reproducción del ganado vacuno que introdujeron los españoles por distintas vías. Estos animales se multiplicaron de tal manera que generaron las fructíferas industrias del cuero y el sebo, que pasaron a tener mayor valor que la carne. Los viajeros se sorprendían de que en Tucumán o Buenos Aires se matara una res para comer solo la lengua, el matambre (entre las costillas y el pescuezo) o simplemente el interior del hueso de caracú. El resto lo dejaban para los perros, que tampoco se mostraban interesados. En el siglo XVII, los caninos de Buenos Aires eran todos gordos, lo mismo que las ratas, porque comían abundante carne de primera calidad abandonada en alguna calle del centro.
Concolorcorvo, seudónimo que empleó Alonso Carrió o Calixto Bustamante, plasmó su experiencia durante su viaje de Buenos Aires a Lima. Recordaba lo mucho que le llamó la atención lo que hacían en cuanto mataban una vaca: le sacaban “el mondongo y todo el sebo que juntaban en el vientre” para inmediatamente prender un fuego con el sebo y estiércol del animal en el propio vientre, improvisando de esa manera un horno natural que abrían cada vez que deseaban comer un trozo de carne del costillar.
Para estas actividades no existía diferenciación de clases: cualquier hombre se las ingeniaba para calentar un trozo de carne en un fuego. Entonces, ¿hubo buenos asadores entre los que figuran en la vidriera de la historia? Se conoce el caso de Juan Manuel de Rosas, quien recibió el elogio de sus contemporáneos. Pero, por favor, no lo imagine con un tenedor moviendo los chorizos y chinchulines en la parrilla. Más allá de que los embutidos no integraban el menú habitual sino que se preparaban para determinados banquetes, en tiempos de Rosas (segundo cuarto del siglo XIX) se asaba en la estaca, espetón o vara de hierro, que hoy llamamos “al asador”. Las parrillas llegaron después, aunque debemos aclarar que en el propio continente eran conocidas antes de la llegada de los europeos. Los taínos del Caribe, aquel pueblo que inició el intercambio con Colón y sus hombres, empleaban un sistema que constaba de cuatro ramas muy verdes, dispuestas como una bandeja, que estaban sujetas a estacas que las mantenían suspendidas.
Mediante tientos, subían y bajaban esa rudimentaria parrilla, dependiendo de los tiempos de cocción deseados. La palabra taína para definir el aparato era “barbacoa”.
En nuestra tierra, el asador iba munido de una vara de madera con punta con la cual pinchaba un pedazo de carne y lo daba vueltas como si fuera un espiedo (técnica que continuó empleándose en el campo, más allá de 1910). Así, cada parte cocida se iba comiendo sin esperar que se cocinara el resto. Este sistema ideal para los impacientes era el habitual alrededor del fuego. El hombre tardó en asistirse de un fuego controlado. También pasaron muchos, muchísimos años hasta que advirtió que no era necesario quemar la carne en el fuego; y así fue alejándola de las llamas cada vez más.
¿Y las ensaladas? El único acompañamiento aceptado era medio zapallo calentado a un costado del fuego. Nada de verdes. Cuando Sarmiento planteó la necesidad de incorporar verduras a la dieta diaria, en la década de 1860, se burlaron de él y lo llamaron el “come pasto”.

Instrucciones para comer un churrasco

El otro tipo de cocción era el asado con cuero. En este caso, como narró Alexander Gillespie, oficial inglés capturado en 1807, colocaban directamente el cuero sobre las brasas. De la misma manera se preparaba el popular churrasco. Lo sabemos gracias a una receta que Mercedes Torino Zorrilla, casada con Patricio Pardo, le envió a Juana Manuela Gorriti en los tiempos de José Hernández:
“Más de una vez he sonreído, oyendo dar este nombre (churrasco) a retazos de carne a medio asar en la plancha o en la parrilla, y servidos sangrientos, horripilantes. El verdadero churrasco, bocado exquisito para el paladar, nutritivo para los estómagos débiles y de calidades maravillosas para los niños en dentición, helo aquí, cual hasta hoy lo saborean con fruición sus inventores, los que poseen el secreto de la preparación de la carne: los gauchos.

  1. Se le corta cuadrilongo y con tres centímetros de grosor, en el solomo, o en el anca de buey o cordero.
  2. Se le limpia de pellejos, nervios y grasas, se le lava en agua fría, se le enjuga con esmero, se le da un ligerísimo sazonamiento de sal, se le golpea en la superficie con una mano de almirez (instrumento para machacar).
  3. Se le extiende sobre una cama de brasas vivas, bien sopladas.
  4. Al mismo tiempo de echar el churrasco al fuego, se hace al lado otra cama de brasas vivas, en las que, cuando comiencen a palidecer los bordes del churrasco, se le vuelque con presteza y se le extiende del lado crudo, apresurándose a quitar del otro las brasas a él adheridas: pues basta el corto tiempo de esta operación para que el churrasco esté a punto.

Este asado se sirve sin salsa, la que le quitaría el apetitoso sabor que le da el contacto inmediato del fuego. Los niños en lactancia gustan con delicia la succión del sabroso jugo que con la lengua, los labios, y la presión de sus tiernos dientecitos, arrancan al churrasco”.

jueves, 28 de abril de 2016

Conquista del desierto: "Tabletas" de indio

Las tabletas malditas


Los indios habían avanzado la población de Río Cuarto, haciendo toda clase de iniquidades. Los cautivos pasaban de cien, el arreo era de veinte mil cabezas entre ovejas y vacas, y la guarnición, a órdenes del coronel Baigorria, no daba señales de vida. La confusión era espantosa y el terror verdaderamente pánico. El coronel Lagos, de guarnición en La Carlota, comprendió que era necesario proteger la población, pero no tenía elementos para ello.

Con la viveza de carácter que le es característica y esa rapidez audaz de concepción que le distingue, se pone en marcha con unos cuantos milicos y vecinos, entre los que iba el doctor Avila y otras personas conocidas. Hace una marcha forzada de catorce leguas, bajo todas las penurias posibles, pero ya los indios se habían retirado, llevando los cautivos y un arreo inmenso.

Del coronel Baigorria no se tenía noticias y no era posible dejar en poder de los indios aquellos cautivos, sin hacer, por lo menos, un esfuerzo para rescatarlos. La jornada era penosa y peligrosa en extremo, pero esto mismo era un aliciente para Lagos, a quien los peligros atraen con fuerza desconocida. Sin más pensamiento que el de salvar a los ctabautivos, se lanza en persecución de los indios, acompañado de unos cuantos milicos, dos o tres oficiales y los vecinos, de los que siempre formaba parte el doctor Avila, apasionado por estas aventuras.

Después de galopar toda la noche y gran parte del día, dio alcance a un grupo como de veinte indios. Estos, que se sienten alcanzar, dan vuelta, cuentan el enemigo y encuentran más prudente disparar, abandonando el arreo que llevaban. Y huyen con toda la rapidez de sus caballos pampas, pues los milicos vienen cerca y alguna bala de revólver les ha pasado ya rascándoles las costillas.

Uno de los indios siente que su caballo se le aplasta y se va quedando atrás del grupo de sus perseguidos compañeros. Apura su caballo de todos modos, lo azota, le clava la espuela, pero el caballo no da más y amenaza caerse. Entonces el indio, con un ademán bravío y soberbio, empuña la lanza con las dos manos, y echando pie a tierra hace frente al grupo que lo persigue. Dos de los otros indios que han visto la acción del compañero, retroceden valientemente y se ponen a su lado tratando de alzarlo en ancas, y el combate desesperado se empeña, entre los indios que quieren salvar al compañero y el grupo de Lagos que desea tomar a los tres.

Sólo Lagos tenía revólver, y matarlos, así a mansalva, parecía al bizarro jefe una cobardía. Saca el sable y atropella resuelto, pero las lanzas y el grito de los indios asustan al caballo, que se resiste a la espuela. Los soldados quieren avanzar, pero les sucede lo mismo. Un nuevo grupo de indios acude, pero en aquel momento los milicos logran avanzar el caballo y, después de una lucha rápida y enérgica, dan muerte a dos de los indios, haciendo huir al tercero.

El nuevo grupo, compuesto de treinta indios, había llegado en son de carga y hasta acometido con bríos. El combate era álgido y al arma blanca. A los indios se les había hecho bueno el partido al ver el corto número de los enemigos, y peleaban duro, creyendo tener el triunfo seguro. Era preciso concluir antes de que cerrara la noche, y el coronel Lagos cargó resueltamente. Poco resistieron los indios: cuando vieron que ocho o diez compañeros quedaban estirados en el suelo; arremolinearon, dispersándose después en todas direcciones.

Lagos los persiguió una o dos leguas más, hasta que tuvo que abandonarlos, pues disparaban de a uno tratando de presentar el menor blanco posible y obligar a fraccionarse al grupo de perseguidores para batirlos después en detalle. Vuelto al sitio donde había tenido lugar la refriega, decidieron acostarse un momento para dar descanso a los caballos; pero fueron asaltados por un enemigo más incómodo y cruel: el hambre. Hacía dos días que no comían, y la imposibilidad de hacerlo en dos días más, aumentaba el hambre de una manera insoportable.

Estaban a veintidós leguas de todo recurso y tenían que esperar a que descansaran los caballos, pues de otro modo estaban expuestos a quedarse a pie. Los platos más suculentos desfilaban por la imaginación hambrienta, al extremo de no poder conciliar el sueño. Los milicos, que todo lo hurgan, empezaron a matar el tiempo registrando los cadáveres de los indios para quitarles las pocas pilchas que pudieran tener. Eran indios que venían de invadir y era natural que algo llevaran consigo.

A lo mejor que cada cual pensaba con una voracidad canina en el plato de su predilección, uno de los milicos lanzó un grito de fabulosa alegría:

-¡Comida! –gritó-, quesadillas y tabletas; ¡viva la Patria!

Efectivamente, entre el seno de dos cadáveres, los soldados habían hallado una mina de tabletas, de aquellas famosas cuya masa leve y bien batida se deshace en la boca. Todos rodearon los cadáveres y empezaron a devorar las tabletas con una ansiedad de sesenta horas de dieta rigurosa. El doctor Avila y Lagos se le habían afirmado con tanta fe a las quesadillas que comieron con exceso, dejando de hacerlo porque ya lo les cabía más en el estómago.

Y tal era la provisión de tabletas que llevaban en el seno los indios que, a pesar de haber comido de aquella manera excesiva, quedaron todavía para almorzar al día siguiente. Satisfecha la imperiosa necesidad del estómago, el cansancio reclamó para el cuerpo el sueño reparador, y después de colocar la vigilancia necesaria, se acostaron a dormir cada cual sobre sus caronas. A la mañana siguiente todos estaban en pie y listos para marchar.

En el primer momento nadie pensó sino en ensillar su caballo, pues se le había sacado la montura para hacerla dragonear de cama. Concluida la tarea y viendo a un milico que raspaba una tableta para comer, Lagos y Avila se acercaron y sintieron con espanto que el pelo se les enderezaba sobre la cabeza. Aquella tableta estaba empapada de sangre. Horrorizados revisan todas las que habían quedado y todas presentaban el mismo aspecto espantoso. Las heridas causadas en el cuerpo de los indios les había llenado de sangre el seno y las tabletas se habían bañado en aquella levadura horrible.

-¡Hemos comido tabletas con sangre de indio! –dijo Avila, haciendo un gesto formidable.

-¡Hemos comido sangre de indio con tabletas! –contestó Lagos, sintiendo que las tabletas le bailaban un malambo en el estómago. Y ambos se dieron vuelta en un movimiento símil. La vista de los cadáveres había precipitado el resultado formidable.

Hablando anteayer con el coronel Lagos, le recordábamos este episodio de su penosa vida militar y haciendo un gesto espantoso nos decía:

-Cállese, por Dios, se me figura que todavía estoy mascando las quesadillas.


Fuente

Gutiérrez, Eduardo – Croquis y Siluetas militares – Ed. Edivérn – Buenos Aires (2005).


Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar

lunes, 11 de abril de 2016

PGM: Inventos que aún prevalecen

Estos 5 inventos que el uso diario se inventaron Durante la Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial introdujo popularizó o algunos de los inventos más mortíferos del siglo 20 como el gas venenoso, tanques, pero también había un buen número de invenciones que a todas luces todavía son utilizados por los hombres modernos en la vida cotidiana.
Estas cosas ordinarias que se utiliza todos los días se inventaron durante la Primera Guerra Mundial.

The Vintage News

1.Saquitos de té


En realidad, las bolsitas de té se inventaron por accidente. En el té de principios del siglo 20 vino embalado en una bastante pesada y costosa box.Until Thomas Sullivan un té-operador estadounidense comenzó embalaje té en una bolsas de seda para ahorrar en gastos de envío, pero la gente malinterprete que esto era simplemente un paquete, por lo que puso todo el asunto en sus teteras, y así es como las bolsitas de té llegó a ser. Durante la guerra, algunos empresarios utilizarían la bolsa de té para enviar a los soldados, los alemanes los llamados "bombas de té." Las bolsitas de té modernas son generalmente hechas de fibra de papel. La bolsa de té de fibra de papel termosellada fue inventado por William Hermanson.

2. La cremallera


Foto Guerra Historia Online
La cremallera en realidad existía en el siglo 19, pero hasta la ropa del soldado del siglo 20 fueron sellados con botones, hasta que los militares U.S producido nuevos uniformes para sus tropas durante la Primera Guerra Mundial, y que tenía una cremallera. Esto resultó ser una idea fantástica, ya que protegía a las tropas contra el viento y la lluvia, y después de la Primera Guerra Mundial llegó la cremallera en la vida cotidiana.

3. Toallas sanitarias

Una firma U.S llamado Kimberly-Clark inventó un material llamado Cellucotton como una alternativa a los vendajes normales como Cellucotton ser más absorbente. Sin embargo, Cellucotton no era sólo útil para los soldados heridos, enfermeras encontraron otro uso de este material, y se inventaron las toallas sanitarias.

4. Salchichas vegetarianas


Foto Guerra Historia Online
La comida era difícil de conseguir durante la guerra y después del invierno, durante 1916 y 1918 el hambre era más o menos una prominente situación. Konrad Adenauer, el primer canciller de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, fue todo un manitas y él hizo una salchicha de soja, que era más o menos genial. Por lo tanto, los vegetarianos hoy debe gracias Konrad Adenauer.


5. Horario de verano


Sí, el establecimiento de los relojes una hora por delante era una idea que surgió durante la guerra, pero ¿por qué? En 1915 Alemania fue corto en combustible y para ahorrar luz artificial durante el otoño y primavera el gobierno dejó que el tiempo de ajustarse hacia delante en abril 1916. Empezando el 30 de abril de 1916, Alemania y su aliado de la Primera Guerra Mundial Austria-Hungría fueron los primeros en utilizar el horario de verano como una manera de conservar carbón en tiempos de guerra. Gran Bretaña, la mayor parte de sus aliados, y muchos neutrales europeos pronto siguieron su ejemplo. Rusia y algunos otros países esperaron hasta el próximo año y los Estados Unidos adoptaron en 1918.
En términos generales, el horario de verano se abandonó en los años después de la guerra (con algunas excepciones notables, entre ellos Canadá, el Reino Unido, Francia e Irlanda, por ejemplo). Sin embargo, fue traído por períodos de tiempo en muchos lugares diferentes durante las siguientes décadas, y por lo general durante la Segunda Guerra Mundial. Se llegó a ser ampliamente adoptada, sobre todo en América del Norte y Europa a partir de la década de 1970 como resultado de la crisis de 1970 la energía.

viernes, 25 de marzo de 2016

PGM: ¿Porque Alemania prohibió las salchichas?

¿POR QUÉ SE PROHIBIERON LAS SALCHICHAS EN ALEMANIA DURANTE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL?

JAVIER SANZ — Historias de la Historia


Como en muchas otras ocasiones, los conflictos bélicos han servido para que la imaginación se disparase a la hora de crear nuevos dispositivos que diesen una ventaja sobre el enemigo. El dirigible, también llamado zepelín por la popularidad del modelo construido por el militar e industrial alemán Ferdinarnd von Zeppelin, se utilizaba desde comienzos del siglo XIX para el transporte de mercancías y, sobre todo, de viajeros. El ejército alemán pensó que con los zepelines podría atacar el corazón de los ingleses, Londres. Desde 1915, los dirigibles comenzaron el bombardeo de Londres y aunque, en teoría, tenían gran poder de destrucción también eran tremendamente imprecisos. La ventaja que tenían al volar tan alto, que les permitía mantenerse alejados de las defensas antiaéreas y de los cazas británicos, se convertía en un obstáculo a la hora de poder hacer diana en sus objetivos. La realidad es que el daño físico causado por estos bombardeos -1.500 personas entre 1915 y 1917- fue menor que el miedo psicológico que provocaban entre la población (por las noches incluso se prohibía encender cualquier tipo de luz, llegando al extremo de ser arrestados por encender un cigarrillo en las calles de Londres).



Los alemanes tenía grandes esperanzas en estas enormes aeronaves, que podían transportar grandes cantidades de bombas y que alcanzaban los 80 kilómetros por hora. Su forma básica exterior era un largo cilindro con los extremos afilados, y en su interior, una estructura rígida sostenía múltiples globos de gas, generalmente hidrógeno. Estas bolsas de gas se fabricaban con la piel de los intestinos de las vacas, una piel fuerte y a la vez delgada. Se estima que eran necesarias 250.000 vacas para construir las bolsas de gas de un solo Zeppelín. Para el final de la guerra, los alemanes habían construido 140 aeronaves, lo que requería las entrañas de al menos 35 millones de vacas. Pero los intestinos de vaca también se utilizaban para la envoltura de las salchichas, tan populares en Alemania, por lo que los militares alemanes, seguro que muy a su pesar, se vieron obligados a tomar una drástica y antipopular medida en favor de la ansiada victoria final: prohibir la fabricación y el consumo de salchichas y de otros tipos de embutidos similares, reservando todos los intestinos de vaca posibles a la exclusiva fabricación de bolsas de gas para sus zepelines. De esta manera, la prohibición se extendió no sólo en Alemania sino también en cualquier otro lugar bajo control alemán como Austria, Polonia y el norte de Francia.



Y aunque parezca fácil derribar un dirigible, no fue así… hasta que Jim Buckingham diseñó las balas incendiarias. Hasta ese momento, con un disparo o una ráfaga con balas convencionales a un globo de hidrógeno sólo se conseguían orificios por los que se perdía una pequeña parte del gas, pero no derribarlos. Con las balas incendiarias las cosas cambiaron y los dirigibles ya se pudieron derribar: primero se agujereaban los globos con munición normal, lo que permitía que el oxígeno se mezclase con el hidrógeno, y después se disparaban las balas incendiarias que hacían arder los globos.

Fuente: ¡Fuego a discreción!

sábado, 10 de octubre de 2015

Roma: La muy sana alimentación dejaba los dientes inmaculados

Los antiguos romanos no tenían necesidad de los dentistas, a causa de un alimento no comían

Olivia Goldhill - Quartz


La higiene dental moderna habría sido bastante innecesario para los antiguos romanos que vivían en Pompeya, como la investigación ha revelado que tenían dientes impresionantemente saludables.
Los científicos designados por la Superintendencia Arqueológica de Pompeya han utilizado TAC para examinar 30 Pompeya habitantes que se conservan en la ceniza endurecida después del Monte Vesubio entró en erupción en el año 79. El grupo, encabezado por el radiólogo Giovanni Babino, publicado fotos de su trabajo el 29 de septiembre, y reveló en una conferencia de prensa que los antiguos romanos tenían dientes perfectos y "no hay necesidad inmediata discernible para los dentistas", según la agencia de noticias Agencia Giornalistica Italia.
Aunque los ciudadanos de Pompeya no utilizan cepillos de dientes o pasta de dientes, tenían dientes sanos gracias a su dieta baja en azúcar. Massimo Osanna, superintendente del sitio Patrimonio de la Humanidad, dijo que su dieta era "equilibrada y saludable, similar a lo que hoy llamamos la dieta mediterránea", según The Telegraph.

"Los habitantes de Pompeya comieron un montón de frutas y verduras, pero muy poco de azúcar", dijo Elisa Vanacore ortodoncista, quien supervisó el examen de los dientes. "Comieron mejor de lo que lo hicieron y tienen muy buenos dientes."

Vanacore agregó que los dientes de Pompeya ciudadanos se han beneficiado de los altos niveles de flúor en el aire y el agua cerca del volcán.
El estudio de los dientes podrían ayudar a determinar la edad de los órganos examinados y revelar más detalles acerca de la vida en Pompeya. Los científicos tienen la esperanza de analizar 86 moldes de yeso en total de Pompeya, y la investigación deben en última instancia, descubrir las edades, sexo, dieta, enfermedades y clases sociales de los ciudadanos de Pompeya conservados.
Pero aunque los dientes sanos los antiguos romanos pueden ser una sorpresa, no son el único grupo histórico que se cree que han tenido mejores dientes que la gente de hoy.
A pesar de la creencia popular de que los Tudor tenían una higiene dental pobre (un estereotipo en gran parte debida a la reina Isabel I, que de hecho tenía dientes podridos), más tempranas Tudor tenía dientes-vez notablemente saludables de nuevo debido a la falta de azúcar en su dieta. Cuando la producción de azúcar se hizo común en España, Francia y Holanda durante la década de 1600, el precio cayó y el azúcar se convirtió en una característica común de las dietas de muchos europeos.

martes, 29 de septiembre de 2015

Antigüedad: Cocina hitita

Equipo arqueológico prepara comidas hititas de 4.000 años de antigüedad 

DailySabah -

Un equipo de arqueólogos excavando el sitio antiguo de Alacahöyük, uno de los centros más importantes de la antigua civilización hitita, pasteles pertenecientes a la cocina hitita que se remonta 4.000 años cocido. Los alimentos que se encuentran en las tabletas hititas fueron cocinados sin tecnología o equipo moderno



La cocina hitita de 4000 años de edad fue cocinado en Alacahöyük, un importante asentamiento neolítico y la primera área excavada nacional de Turquía. Aykut Çınaroğlu, el jefe de las excavaciones y profesor de arqueología en la Universidad de Ankara, dijo a la Agencia Anadolu (AA) que el chef Ömür Akkor, un miembro del equipo de excavación, preparó un menú especial hitita a la luz de los hallazgos arqueológicos disponibles. "Hemos llevado a cabo la investigación sobre la cultura de la cocina, la comida y el pan de Anatolia-hitita cocina data de 4.000 años", dijo. Akkor agregó que la comida estaba bien hecha imitando las condiciones de la época. "Colonos antiguos escribieron que comían carne fría, cocinados cebolla y pan en un día de fiesta. No utilizaron levadura al hacer pan o cocinar en hornos húmedos. El equipo trató de hacerlo con trigo molido, harina no tamizada," él dicho.

Akkor dijo alimentos experimentales se cocinan usando hallazgos encontrados en tablillas antiguas. "Hay una gran cantidad de información sobre la cultura alimentaria en tablillas hititas. Se utilizó el trigo sarraceno traído de Alemania por Fue aplastado en las piedras y que no usamos los utensilios de cocina que no sea un cuchillo. Teniendo en cuenta las condiciones en el tiempo de cocción., Entendimos que el hititas fueron un gran éxito en la cocina, así como en otras áreas ", dijo Akkor, y agregó que más de 100 nombres de los pasteles fueron encontrados en tablillas hititas. Durante las excavaciones, también se descubrieron hallazgos sobre el aceite de oliva, miel, bebidas y verduras. Subrayando las medidas higiénicas adoptadas en cocinas hititas, Akkor dijo que si un cocinero con una gran barba no administrado o largas, cocineros pelo no administrados en la cocina o un animal entró en la cocina, él o ella utiliza para recibir la pena de muerte junto con su familia . La regla es válida para aquellos que cocinan sin tener un baño de antemano. "Estas reglas muestran cómo los hititas tomaron cuestiones sanitarias Hace muy en serio 4.000 años", dijo.

Las excavaciones en Alacahöyük se iniciaron por primera vez en 1907 por el arqueólogo Otomano Makridi Bey. En 1935, Mustafa Kemal Atatürk, el fundador de la República de Turquía, de nuevo empezó proporcionando fondos para la excavación. En la actualidad, las excavaciones se llevan a cabo por la Universidad de Ankara. Alacahöyük es visto como un túmulo significativa de los hititas, que emigraron a Anatolia en torno a 2000 aC Çınaroğlu dijo hallazgos interesantes e informativos se han descubierto durante las excavaciones. Trozos de cobre que se encuentran en un taller de la minería que se remontan 3700 años y broches de bronce se encuentran entre las más interesantes.

Éstos son algunos aspectos destacados en el menú hitita:

Panes:

Ninda.imza (sin sabor)

Mulati (a base de cebada)

Ninda.gur.ra (con queso y fig)

Ninda púrpura (pequeño pan)

Ninda.ku (pan dulce)

Alimentación:

Mantequilla de albaricoque

Beruwa con pepino (beruwa es el nombre dado por puré de alimentos. Hay muchas clases)

Beruwa con garbanzos

Happena (un guiso de carne, aceite de oliva y miel)

Kariya (hígado de cordero a la parrilla y el corazón)

Carne fría

Sandwiches (de acuerdo con las tabletas hititas, sándwiches fueron hechas con carne cocida y la cebolla)

Sitio antiguo conocido de Turquía de Alacahöyük, que actualmente atrae a unos 50.000 visitantes al año, se encuentra en la provincia de Anatolia central de Çorum. El antiguo sitio fue uno de los centros más importantes de la antigua civilización hitita y también primera excavación nacional de Turquía. Obras en el lugar se fijan para continuar con el fin de descubrir más pistas como las que se encuentran el año pasado con el fin de demostrar asentamiento en la zona comenzó 1.500 años antes de lo que se pensaba. Alacahöyük se introdujo primero en el mundo en 1835 por la arqueología WC Hamilton, pero desde entonces ha sido visitada por muchos estudiosos que vinieron a Asia Menor. Las excavaciones Alacahoyuk han sido supervisado por Çınaroğlu desde 1998. Las primeras excavaciones comenzaron en el antiguo sitio en 1907 y duró sólo 15 días, y fueron renovadas en 1935. Los artefactos tales como discos solares, estatuas de toros y ciervos y 13 tumbas de los reyes hititas mostrar la alta cultura de la época. La Puerta de la esfinge y los relieves son las reflexiones de hititas Ceremonias religiosas que han sobrevivido hasta nuestros días.

sábado, 6 de junio de 2015

Medioevo: Asesinato de Cangrande determinado por la mierda momificada

Heces momificadas desvelan un asesinato histórico



Por Jorge Alvarez  - La Brújula Verde

Heces momificadas desvelan asesinato histórico


Las heces momificadas desvelan un asesinato histórico. Heces de la víctima, por supuesto, que no es que se hayan conservado en plan reliquia sino que aún estaban en sus intestinos cuando se descubrió y analizó científicamente su cuerpo, momificado por causas naturales.

Seamos sistemáticos, que algo habremos sacado de tanto ver CSI. Antes de nada, identifiquemos el cuerpo: se trata de Canfrancesco della Scala, popularmente conocido como Cangrande, mecenas de Dante Allighieri y gobernante de Verona entre 1308 y 1329. Fue uno de esos señores de la guerra que caracterizaron la Baja Edad Media italiana, un período bastante turbulento en el que las ciudades estaban envueltas en continuos enfrentamientos bélicos.

En ese contexto, Cangrande era un guerrero especialmente fornido y experto que no se conformó con gobernar su Verona natal sino que extendió su dominio a las localidades vecinas de Vicenza, Padua y Treviso. Pero la conquista de esta última en 1329 supuso también su final. No porque cayera en combate sino porque apenas cinco días después de adueñarse de ella sufrió un brusco deterioro de su salud y murió.

Un óbito tan repentino siempre resulta extraño pero entonces lo achacaron a haber bebido agua en mal estado antes de iniciar la campaña -era pleno verano-, según parecían indicar los vómitos y diarreas que se manifestaron durante el breve proceso. Sin embargo, ya entonces empezaron a circular rumores de envenenamiento. En cualquier caso, Cangrande fue enterrado en la iglesia de Santa Maria Antica, en Verona, y con el tiempo se le fue olvidando.

Hasta que en 2004 un equipo de expertos abrió el elegante sepulcro de mármol y exhumó su cadáver. Lo encontraron en bastante buen estado, fruto de una momificación natural. Aparte de indicios de tubercolisis y artritis, los análisis de rayos X y tomografías computerizadas revelaron que sus órganos se hallaban en condiciones sorprendentes, hasta el punto de que aún había restos de alimento regurgitado en el esófago. Pero fueron las exploraciones abdominales las que resultaron más provechosas.

Se han hecho públicas este mismo mes de enero en un artículo de la revista Science. En efecto, el recto aún conservaba materia fecal suficiente como para extraer muestras y analizar su composición, determinando si el agua contaminada era o no la responsable del fallecimiento. Lo que revelaron en realidad fue la existencia de granos de manzanilla usados como sedante y morera negra, que se utilizó como astringente. Pero lo que llamó la atención fue la presencia de digitoxina que se saca de la planta dedalera. Un estudio del hígado lo confirmó.

Gino Fornaciari, profesor de Historia de la Medicina y Paleopatología de la Universidad de Pisa, explica que no es totalmente descartable una ingestión accidental pero que la hipótesis más probable es una administración deliberada de digitalis, el veneno que se elaboraba con la citada toxina. Al fin y al cabo, a alguien con el poder de Cangrande no le faltaban enemigos, entre ellos la República de Venecia o el Ducado de Milán pero también otros más cercanos, caso de sus sobrinos (no tenía hijos legítimos), que aspiraban a hacerse con sus tierras y títulos. De hecho, poco después uno de ellos, Mastino, mandó ahorcar al médico que le atendió.

martes, 12 de mayo de 2015

Intendencia: La comida de dos grandes líderes

Las últimas comidas de los famosos
Lo que la gente como Napoleón y Jimi Hendrix devoró antes de morir



Gus Filgate 

Olga Khazan - The Atlantic

Antes de Napoleón Bonaparte pronunció sus últimas palabras ("France, l'armée, tête d'armée, Joséphine") y perecieron en la isla azotada por el viento de Santa Elena a la edad de 51, según los informes, tratado a sí mismo a una fiesta. El líder francés exiliado scarfed abajo chuletas hígado y tocino, riñones salteados en vino de Jerez, huevos fruncidas con crema, ajo y pan tostado con tomate asado.

Las personas que deseen volver a su última comida podría tener dificultades para volver a crearlo-Trader Joe no tiene en existencia los riñones, la última vez que revisé, pero puede disfrutar de la mejor cosa siguiente. El director de publicidad de alimentos Gus Filgate está creando una serie de cortometrajes que se reproducen las últimas comidas de individuos notables.



El uno por Napoleón parece insinuar la naturaleza visceral, brutal del gobierno francés del siglo 19: Manteca de cerdo encaje en una sartén de hierro; riñones goteo con leche; La cabeza de un tomate se corta y sus entrañas vomite.

Sándwich de atún de Jimi Hendrix es simple y moderno:

:

Las otras comidas (al menos hasta ahora) parecen reflejar igualmente personalidades sus comedores.


Almejas de Julio César parecen llenas de ceremonia y grandeza. (Es incluso mejor que la comida de la época antes de Cristo se empareja con una especie de Asia Oriental música de viento de banda).

Para aquellos que están especialmente obsesionado con efectos especiales-porn alimentos, Filgate también detalla cómo creó los pilares que hacen de las vituallas ven la forma en que lo hacen. (Por ejemplo, echa un vistazo a esta "jaula de cordero.")