Mostrando entradas con la etiqueta UK. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta UK. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de junio de 2018

SGM: ¿Cuál fue la falla de la máquina Enigma?

¿Cuál fue el defecto en la máquina Enigma?

Por Chris Higgins | Mental Floss




En la Segunda Guerra Mundial, los Aliados enfrentaron un dilema. La máquina Enigma alemana creó mensajes encriptados, y los alemanes cambiaron el código todos los días. Incluso si se rompió un código, esa solución solo fue buena para las transmisiones de ese día. Pero, finalmente, los criptógrafos de Bletchley Park, sobre todo Alan Turing, resolvieron el rompecabezas y construyeron una computadora gigante llamada Bombe para calcular soluciones. Entonces, ¿cuáles fueron las grietas en el código Enigma?

En este video, Numberphile profundiza en cómo funcionaba el cifrado Enigma, y ​​en un principio cómo los códigos diarios se rompían manualmente usando la conjetura, la inferencia y la fuerza bruta. Es un ejercicio fascinante, que se basa en algunos datos clave: en el cifrado Enigma, las letras nunca se convierten en sí mismas cuando se encriptan; las primeras transmisiones del día eran a menudo informes meteorológicos (esto era una falla de procedimiento más que técnica); y muchos mensajes terminaron con frases similares (una vez más, un problema de procedimiento, pero útil cuando se mira un gran volumen de texto encriptado). Al hacer algunas conjeturas, como adivinar que podría aparecer la palabra "clima" o "Hitler", un experto en criptografía podría romper manualmente un código Enigma.



Pero la solución de Turing convirtió este ejercicio manual en un momento trascendente para las computadoras. Si no estás familiarizado con Enigma, mira primero este explicador. Luego sintonice la discusión matemática a continuación para comprender cómo la máquina de Turing pudo romper los códigos Enigma en menos de 20 minutos todos los días. Disfrutar:

martes, 12 de junio de 2018

PGM: Documental "The Long Road to War"

El largo camino hacia la guerra: Largometraje documental sobre los orígenes de la Primera Guerra Mundial (con Extended Trailer)

War History Online


Fotografía del Archiduque y su esposa saliendo del Ayuntamiento de Sarajevo después de leer un discurso el 28 de junio de 1914. Fueron asesinados cinco minutos después.

Long Road to War es un documental de largometraje sobre los orígenes de la Primera Guerra Mundial. Procedente de un país que perdió más del 20% de su población en la Gran Guerra, el director serbio Miloš Škundrić dice que se sorprendió al saber lo poco que él y su generación conocían sobre el motivo de esta "catástrofe seminal del siglo XX".

El director dijo:

"A pesar de que había muchos libros sobre lo que los historiadores tratan de uno de los tópicos más importantes de todos, me sorprendió que los orígenes de la guerra hayan estado sujetos a casi ninguna película en absoluto en los últimos 100 años. De acuerdo, el tema se incorporó en su mayoría a los documentales que cubren la guerra misma y brevemente, o se limitaron solo a 1914.

Pero no se puede entender por qué la muerte de un heredero por parte de su súbdito debería desencadenar una guerra mundial, si no se retrocede más hacia el pasado, ¿o sí? Estas fueron las razones de esta película, y me había marcado metas altas, tanto en términos de calidad de producción como de autenticidad histórica.

La historia de la película comienza a finales del siglo XIX. A pesar de que las guerras durante la década de 1870 terminaron, la paz en Europa era frágil. El estado mayor alemán estaba llamando a una nueva guerra desde 1875, y por lo tanto casi estalló en 1905 y 1911 sobre Marruecos, y en 1908 y 1912/13 sobre los Balcanes. Siempre hay algo que lo disuadió, pero desde 1912 la guerra está en su punto final ".


Wilhelm II y Winston Churchill durante una maniobra militar de otoño cerca de Breslau, Silesia (Wrocław, Polonia) en 1906

A mediados de la década de 1960, el entonces joven historiador, John C.G. Röhl, descubrió documentos sobre lo que se conoce como el "Consejo de guerra alemán" del 8 de diciembre de 1912. Fritz Fischer publicó esos registros en su libro War of Illusions y puso patas arriba la historiografía alemana. Ayudaron a comprender el pensamiento estratégico del Ejército y la Marina de Alemania, que planificaron la guerra "en las circunstancias más convenientes". En esa reunión, acordaron que la guerra que estaba acechando en 1912, debería posponerse hasta el verano de 1914, cuando ambos su ejército y la marina estarían listos.

El director tomó la información como punto de partida para su película y contactó al profesor emérito Röhl de la Universidad de Sussex. Ha escrito una biografía muy detallada en tres partes sobre Kaiser Wilhelm II, que asciende a casi 15,000 páginas, reconstruyendo su vida casi día a día.

"Y la biografía del Kaiser nos cuenta toneladas sobre la historia de Alemania y, por lo tanto, de la Europa de la época", dijo el director.


Junto con el profesor Röhl, hay otros historiadores destacados de esa época. Es importante destacar que provienen de países que son cruciales para comprender el estallido de la Gran Guerra: Austria, Alemania, Francia, Rusia, Serbia y Gran Bretaña. Se reunieron por primera vez para asesorar sobre la película. Sir Hew Strachan, Dominic Lieven, Lothar Höbelt, Oleg Airapetov, Georges-Henri Soutou, Jean-Paul Bled, Annika Mombauer, Stig Förster, Alan Sked, Dušan Bataković.


Hindenburg, Wilhelm II y Ludendorff en enero de 1917

El documental utiliza películas y fotografías de unas quince casas de archivo de todo el mundo, por lo que es "más acción, menos cabezas parlantes en la pantalla". La idea del director era hacer un documental que se pareciera a una película de Oliver Stone. Un thriller histórico y político, y una emocionante pieza de cine en lugar de televisión, dijo:

"La película como medio existe solo desde finales del siglo XIX. Algunas figuras históricas, aunque muy importantes, son imposibles de encontrar en la película. ¡Y son personajes cruciales en este drama! Entonces fue una pieza muy difícil de hacer, y tuve ganas de dejar de fumar muchas veces. Pero, lo vimos a través de. La historia se usa constantemente para fines políticos cotidianos, y odio eso. Entonces, traté de verificar cada información que escribí para el narrador o que los historiadores dicen en pantalla. Investigamos una vez más los archivos, y es interesante que tanto el profesor Röhl como yo encontremos nuevos documentos en archivos alemanes durante la producción de esta película. Y, al mismo tiempo, Annika Mombauer también publicó una nueva colección de los documentos más importantes de su libro "Los orígenes de la Primera Guerra Mundial: documentos diplomáticos y militares" que realmente ayudaron mucho ".


Esta imagen generalmente se asocia con el arresto de Gavrilo Princip, aunque algunos creen que representa a Ferdinand Behr, un espectador

La película está principalmente en inglés, con algo de alemán, francés y ruso hablado por los historiadores.

Esta pieza de casi dos horas se estrenará en Serbia como una función especial en el 65º Festival de Cine Documental de Belgrado el viernes 30 de marzo de 2018.


miércoles, 6 de junio de 2018

SGM: El robo del radar de Bruneval

La audaz incursión de Bruneval para capturar la tecnología alemana de radar


Shahan Russell | War History Online




Una de las incursiones más importantes de la Segunda Guerra Mundial fue el ataque británico contra Bruneval en la Francia ocupada. Su objetivo era robar el radar alemán para ayudar a la fuerza aérea británica a atacar a Alemania en un período crítico en la guerra.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña regularmente bombardeó ciudades alemanas, pero era peligroso y costoso. Los sistemas alemanes de defensa aérea eran tan avanzados que los bombarderos británicos sólo podían atacar objetivos durante la noche. Por lo tanto, era necesario obtener un radar alemán, para permitir que aviones británicos volaran sin ser detectados por las defensas aéreas alemanas. Tampoco fue una tarea fácil y algunos científicos creyeron que no sería útil.


Bajo nivel oblicuo del radar de "Würzburg" cerca de Bruneval, Francia, tomada por el Ldr AE Hill el 5 de diciembre de 1941. Fotos como esta permitieron a una fuerza de asalto localizar, y apagar, los componentes vitales del radar en febrero de 1942 para su análisis en Gran Bretaña.

Aunque Hitler originalmente prohibió el bombardeo de ciudades británicas, las cosas cambiaron el 24 de agosto de 1940 cuando los bombarderos alemanes cometieron un error. Sólo tenían órdenes de golpear las bases de la Fuerza Aérea Real (RAF), pero algunos estiraron el recorrido y golpearon a Londres a su vez. Churchill tomó represalias ordenando un ataque contra Berlín, por lo que Hitler respondió con el Blitz - el bombardeo masivo sin precedentes de las ciudades británicas.

Al comienzo de la guerra, Alemania usó la radio navegación para guiar sus aviones sobre objetivos militares e industriales. En respuesta, Gran Bretaña comenzó a interferir y distorsionar esas señales - un período conocido como la Batalla de los Senales. En una época previa a la tecnología GPS, tal distorsión también hizo más difícil para los pilotos alemanes navegar por Gran Bretaña. Como resultado, la RAF tenía una mejor oportunidad de derribar aviones enemigos antes de que pudieran volar a través del canal. Esto no detuvo el Blitz, pero hizo más difícil para la Fuerza Aérea Alemana (la Luftwaffe) enfilar hacia objetivos específicos. Durante el bombardeo, los civiles fueron los blancos.

Con las ciudades alemanas ahora atacadas, el general Josef Kammhuber creó una línea de luces de búsqueda y defensas antiaéreas que se extienden desde Schleswig-Holstein en el norte de Alemania, hasta Liège, Bélgica. Estos fueron vinculados a una red de radar a lo largo de la costa occidental de Europa, que dijo a la Luftwaffe exactamente donde interceptar aviones británicos.


Josef Kammhuber. 

Tan pronto como la RAF estaba a mitad de camino a través del canal, los radares los detectaban. Una vez que volaban sobre la costa europea, los reflectores los iban seleccionando para las baterías antiaéreas en tierra. Finalmente, tuvieron que lidiar con los cazas de la Luftwaffe.

Al Dr. Reginald Víctor Jones, un físico con inteligencia militar, le fue ordenado romper la Línea Kammhuber. Estaba seguro de que el radar era la clave, pero no todos estaban de acuerdo. Frederick Lindemann, primer vizconde de Cherwell, fue el asesor científico y amigo de Churchill. Lindemann no creía que los alemanes tuvieran tecnología de radar sofisticada, así que ignoró las afirmaciones de Jones.

Aunque un científico respetado, Jones era de un fondo ordinario, mientras que Lindemann era un noble que tenía la oreja de Churchill. En un Reino Unido donde las jerarquías de clase importaban, Jones estaba literalmente superado. Pero a medida que aumentaban las bajas británicas y los bombarderos de la RAF sufrían grandes pérdidas, Churchill finalmente escuchó a Jones.

Jones creyó que los alemanes habían utilizado el radar tan temprano como desde 1940 cuando invadieron Francia y lo utilizaron para atacar a un destructor británico en el canal de la Mancha, pero tenía poca pruebas de ello. Hacia 1941, las cosas habían cambiado. La información de los prisioneros de guerra alemanes y el desciframiento de las comunicaciones secretas alemanas dieron al argumento de Jones un mayor peso.


Una ilustración de un alemán Freya Radber Limber de la Segunda Guerra Mundial.

Bletchley Park (que penetró las comunicaciones alemanas) dio la última pista y demostró que Jones estaba en lo cierto. Los alemanes seguían hablando de Heimdall, vigilante de los dioses nórdicos que podían ver de día y de noche. También hablaron de Freya - la diosa cuyas joyas Heimdall guardó. Jones creía que éstos eran códigos para un sistema de radar. Más mensajes decodificados revelaron la presencia de tal sistema justo en las afueras de Bruneval, un pueblo en el norte de Francia.

El 5 de diciembre de 1941, un Spitfire de la RAF tomó fotografías aéreas de reconocimiento de la zona, revelando un objeto extraño, un plato al lado de un acantilado. Jones creía que podía ser el radar que estaba buscando, pero necesitaba estudiarlo.


La 1ra división aerotransportada que practicaba para el ataque en Bruneval en febrero de 1942

Así que los británicos decidieron robarlo. Sin embargo, un ataque naval en un sitio tan defendido sería suicida, por lo que eligieron otra opción. La RAF había estado experimentando con un nuevo regimiento del paracaídas llamado el 1r Regimiento Aerotransportado. El uso de paracaidistas era nuevo, pero el almirante Lord Louis Mountbatten pensó que limitaría las bajas. También quería saber si el regimiento de paracaidistas era efectivo.

Las fotos aéreas y la información de los movimientos de resistencia en Francia permitieron que el regimiento entrenara en un terreno similar al de Bruneval. El plan pedía que cinco grupos saltaran en paracaídas hacia el área. Las unidades se llamaban Jellicoe, Hardy, Drake, Nelson y Rodney. Una unidad aseguraría la playa. Tres unidades asegurarían el sitio del radar y lo desmontarían, mientras que la quinta unidad se mantendría en reserva. Una vez que se apoderaron del radar, los paracaidistas se dirigirían a la playa y serían recogidos por la Marina Real.

La Operación Biting (también llamada la incursión de Bruneval) comenzó en la noche del 27 de febrero de 1942 cuando doce bombarderos despegaron de la BAM de la RAF en Thruxton bajo una luna llena. El enemigo los encontró frente a la costa de Francia, pero volaron alto y evitaron ser golpeados. Entonces los cinco grupos de cuarenta hombres hicieron su salto.


La Compañía C de la 1ª División Aerotransportada, 2do Batallón de Paracaidistas, entrando en el Puerto de Portsmouth después de la incursión de Bruneval

Todos los grupos, excepto el grupo llamado Rodney, llegaron a sus sitios de aterrizaje y el ataque comenzó. Desmontar el radar no fue fácil debido al fuerte fuego enemigo, por lo que el Sargento de Vuelo CWH Cox (el mecánico de radio encargado de desmantelarlo), simplemente arrancó lo que pudo, esperando que los científicos pudieran averiguarlo. Afortunadamente, el grupo de Rodney finalmente los alcanzó. Con los alemanes abrumados, los cuatro grupos llegaron a la playa al día siguiente a las 2:15 AM.

Pero había un problema. La unidad de Nelson había asegurado la playa, pero la marina no estaba allí. En el mar, el comandante FN Cook de la Royal Australian Navy se retrasó debido a dos submarinos alemanes. En lo alto de los acantilados, los refuerzos alemanes estaban disparando contra los hombres y más estaban en camino.

Justo antes de las 2:30 AM, la nave de Cook llegó finalmente para los paracaidistas británicos y comenzó a disparar en las posiciones alemanas. Sin embargo, ahora los hombres en la playa estaban atrapados entre el fuego enemigo desde arriba y el fuego amistoso desde fuera en el mar. Afortunadamente, los alemanes se retiraron debido a los bombardeos del barco británico.


La matriz de radar de Würzburg desde otro ángulo, mostrando el equipo de perfil.

Los paracaidistas recuperaron el radar a Gran Bretaña a un costo de dos muertos, dos dejados atrás, y otros seis desaparecidos. Los dos prisioneros de guerra alemanes capturados, uno de los cuales había operado el radar que los alemanes llamaban el sistema Würzburg.

En respuesta al ataque, Hitler ordenó que todas las instalaciones de radar fueran protegidas con alambre de púas, haciéndolas resaltar aún más desde el aire. También hizo más fácil para ellos ser vistas por los aviones desde el cielo y más fácil de atacar.

La incursión fue considerada como un gran éxito. Aumentó la moral británica y fue ampliamente reportado en los periódicos. El radar incautado también dio a los británicos valiosos conocimientos técnicos y permitió a los bombarderos británicos evitar las defensas aéreas alemanas y limitar sus pérdidas en los ataques aéreos sobre Europa.

El ataque también inspiró a los británicos a lanzar otras operaciones especiales durante la guerra. La incursión de Bruneval es poco recordada hoy pero era de gran importancia verdad a la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Nota del administrador: Años más adelante, los israelíes realizarían operaciones similares en el Sinaí egipcio durante la Guerra de Desgaste robando radares soviéticos.

domingo, 3 de junio de 2018

SGM: Las tropas X, los comandos checoslovacos

¿Héroes olvidados? Los checos de X-Troop, N ° 10 Commando

Jeremy Monk | The Prague Post




Rice, Smith, Taylor, Bates, Latimer, Platt ... parecen nombres improbables para héroes checos. Sin embargo, estos fueron los seudónimos utilizados para ocultar las identidades de los checos que, hace 75 años, se ofrecieron como voluntarios para 'tareas peligrosas' en una de las unidades más clandestinas en los Comandos británicos: Tropa 'X', Comando (Inter-Aliados) N ° 10. Formado en julio de 1942, los checos se convirtieron en los primeros miembros de la Tropa 'X'.


X-Troop, Comando N ° 10

El papel central de la X-Troop fue proporcionar hablantes nativos de alemán para acompañar a las fuerzas de ataque para actuar como intérpretes, traductores, interrogar a los prisioneros y alentar al enemigo a rendirse.


Poco se sabe sobre el primer grupo de siete u ocho soldados traídos a Gales el 24 de julio de 1942 por el capitán. Hilton Jones y su sargento de origen húngaro, George Lane (Georg Lanyi). Se sabe que en su mayoría eran checos Sudetes de habla alemana y, como la mayoría de los miembros de la tropa, probablemente de extracción judía. Además, se registró que ya tenían 'experiencia operativa'. Algunos miembros, como 'Latimer' y 'Taylor', habían peleado con la Brigada Internacional en la Guerra Civil Española, mientras que otros, como 'Bates', habían pasado gran parte de 1941 se sometió a capacitación de SOE (Special Operations Executive) en las escuelas en Arisaig, Wokingham y en otros lugares.


IZQUIERDA: CAPT. BRYAN HILTON-JONES MANDÓ 3 'X' TROOP, N ° 10 (INTER-ALLIED) COMANDO. FUE CONCEBIDOS AFECTAMENTE COMO 'EL PATRIADOR' O 'HILLY.' UN LICENCIADO DE LENGUA DE LA UNIVERSIDAD DE WELSH CAMBRIDGE, FUE UN EXCELENTE CLIMBER. FUENTE FOTOGRÁFICA: COMMANDO VETERANS ARCHIVE. DERECHA: UNA FOTOGRAFÍA RARA DE X-TROOP TOMADA A PRINCIPIOS DE 1943. "UN NÚMERO LIMITADO DE IMPRESIONES FUE QUITADO DE LA PLACA (¡SÍ - PLACA DE CRISTAL!) QUE A CONTINUACIÓN SE DESTRUYÓ YA QUE X-TROOP FUE CÁMARA Y LA SEGURIDAD CONSCIENTE". FOTO Y COMENTARIO FUENTE: CORTESÍA DE COLIN ANSON (ANTIGUO SARGENTO EN 3 TROOP), COMANDO VETERANOS ARCHIVO

Mientras que el grupo inicial probablemente era todo checo, la tropa se unió más tarde a otros "enemigos enemigos amigos", más notablemente de Alemania, Austria y Hungría. Con toda su fuerza, la tropa consistía en poco menos de 100 hombres. Toda la tropa hablaba con fluidez el alemán.

Para ocultar sus verdaderas identidades, los miembros de X-Troop tuvieron que usar un inglés que diga 'Nom de Guerre'. Moritz Levy se convirtió en Maurice Latimer, Jan Theilinger se convirtió en John Taylor, Gustav Oppelt se convirtió en George Bate (s), y así sucesivamente. Pero el engaño fue más allá, todos fueron emitidos con libros de pago y números de ejército que los hace miembros de unidades británicas regulares, por ejemplo. el Royal Sussex, el East Kent (Buffs), el Royal West Kent y el Hampshires. A cada uno se le dijo que inventara una historia de portada que resistiría el interrogatorio. De hecho, algunos afirmaron ser galeses para explicar sus fuertes acentos. Se proporcionaron direcciones de correo falsas y parientes más cercanos. Tan completa fue la portada, incluso hoy en día, hay incertidumbre en cuanto a la identidad real de algunos de los 'X' soldados.

En las fotografías que hay, se muestran a los X soldados con las insignias de sus regimientos "regulares" o la Insignia de Servicios Generales no descripta. Por lo tanto, es discutible si los miembros checos de X-Troop alguna vez usaron el comando de regulación rojo sobre azul oscuro 'CHECOSLOVAQUIA' que acompañaba a los flashes de hombro 'N ° 10 COMANDO' y la insignia de reconocimiento de Operaciones combinadas. Hubo, sin embargo, otras pistas de que se trataba de tropas de élite, es decir, Comandos. Las insignias de paracaídas de tela se cosen en las mangas de sus blusas de combate (significando paracaídas entrenados), sus blusas Denison (el Comando N ° 10 fue una de las primeras unidades en ser emitidas con estas chaquetas camufladas sueltas), boinas verdes, botas de suela de goma , Pistolas Tommy y pistolas Colt. Como recordó el soldado X Ian Harris (Hans Hajos) en la emocionante biografía de Helen Fry, German Schoolboy, British Commando: "teníamos [en el Comando] equipo que nadie más tenía ... Nos dieron jerseys de lana Shetland". Les escribió a sus padres "nos tratan como a caballeros aquí".

Con sede sucesiva en Aberdovy (Gales), Achnacarry (Escocia), Eastborne y Littlehampton en la costa sur de Inglaterra, se convirtieron en uno de los grupos más entrenados del ejército británico. Pelear en el Comando requería una amplitud y profundidad particularmente amplia de entrenamiento especializado. Programas de entrenamiento incluidos: paracaidismo, desembarco de botes, ocultación, alpinismo y rappel, uso de armas silenciadas. También se dominaron habilidades más inusuales, tales como abrir candados, conducir trenes e identificar unidades del ejército alemán.


ENTRENAMIENTO DE ASALTO ANFIBIO PARA N ° 1 COMMANDO, ISLA DE BLANCO, JUNIO DE 1942. LOS CHECOS ENTRENADOS CON EL COMANDO N ° 1 ANTES DE SU TRANSFERENCIA A X-TROOP, N ° 10 (IA) COMANDO EN JULIO DE 1942. COMO TAL, ELLOS LO MÁS RECIENTEMENTE PARTICIPO EN ESTE EJERCICIO DE ENTRENAMIENTO ANFIBIO DE DESEMBARCO. FUENTE: COMMANDO VETERANS ARCHIVE 2006 - 2016


Tragedia en Dieppe

La primera acción vista por los hombres del Comando Inter-Aliado fue la desafortunada incursión en Dieppe el 19 de agosto de 1942. La incursión se dispuso a demostrar que era posible atacar y tomar un puerto ocupado por un corto período de tiempo y para reunir inteligencia Mientras que la mayoría de los soldados que tomaron parte en el ataque fueron canadienses, fueron apoyados en su centro y flancos por el Comando N ° 3, 4 y 40 (RM) y elementos del Comando N ° 10 (IA). Quince miembros de la tropa francesa se unieron a las unidades de comando involucradas en la incursión para actuar como intérpretes. Sin embargo, se sabe que cinco de los checos de la recién formada X-Troop, a saber: Platt, Rice, Latimer, Bate y Smith, también participaron en el ataque.

Ian Dear, el autor de Ten Commando 1942-1945, comentó sobre la participación de los checos: "Por lo que se puede determinar, su papel era ir con las tropas que iban a entrar en el ayuntamiento y la sede alemana y encontrar y eliminar cualquier documentos de valor de eso ".

El historiador de comando N ° 10 (IA), Nick van der Bijl, señala que: '' Privates 'Bate', 'Rice' y 'Smith' se unieron al Royal Marine Commando A [más tarde renombrado: 40 (RM) Comando] con órdenes irrumpir en el Ayuntamiento de Dieppe ... Privates 'Platt' y 'Latimer' se unieron a un destacamento de la Sección 2 de Seguridad de Campo, Cuerpo de Inteligencia Canadiense ... con órdenes de buscar en la sede alemana y buscar elementos de interés de inteligencia, en particular, un nuevo emitió respirador alemán [máscara antigás] ''.

En una escena que podría haber salido directamente del thriller de espías, van der Bijl continúa describiendo cómo un "Teniente Goronwy Rees había sido comisionado recientemente en la Guardia Galesa ... y enviado a GS (Inteligencia) en GHQ, Home Forces cuando se le ordenó que recogiera un paquete sellado de un sargento debajo del reloj en la Estación Victoria y se lo diera a los checos. Él no recibió ni pidió un recibo. Viajando a Bridport, se encontró con 3 Tropas '' X '' pero no pudo distribuir todos los contenidos, que resultaron ser miles de francos para la Resistencia, porque no todos los checos estaban disponibles. Supuso que estaban en una especie de misión suicida. "En un giro aún más extraño, después de la guerra:" Rees fue expuesto más tarde como uno de los Cambridge .... Los espías comunistas junto con Donald McLean, Kim Philby y Anthony Blunt ".

Si esto parece algo de las páginas de un thriller de James Bond, puede haber una razón.

El Archivo de Veteranos del Comando, en una entrada relacionada con la historia de la Unidad de Asalto de 30 comandos, señala: "En Nicholas Rankins, el libro Comandos de Ian Fleming, y más tarde en un programa titulado Dieppe Uncovered, proyectado el 19 de agosto de 2012, los documentos parecen revelan que, de hecho, se formó una Unidad de Asalto de Inteligencia para el ataque de Dieppe por el Comandante Ian Fleming RN [autor posterior 'James Bond'] y operaron secretamente en el ataque como un Pelotón del Comando 40RM bajo el teniente HO Huntingdon-Whitely, su papel para " pellizcar "señales de documentos de inteligencia, etc. de la sede naval alemana en Dieppe." ¿Los checos, por lo tanto, formaban parte de la Unidad de Asalto de Inteligencia del Comandante Ian Fleming? Como mucho relacionado con X-Troop, nos quedan más preguntas que respuestas.

El destino de los X-Troopers checos refleja la carnicería general en Dieppe. Del primer grupo, Bate fue asesinado, y Rice y Smith fueron capturados. Ninguno llegó al Ayuntamiento. Aunque se llevaron al prisionero, Rice y Smith nunca más fueron vistos. El teniente Rees más tarde escribió, "imaginó que desaparecieron en las playas de Dieppe y que sus nombres ... nunca aparecieron en ningún registro oficial".

En cuanto a los otros checos, Platt fue herido en su pierna izquierda y se convirtió en el almacenista de la Tropa durante el resto de la guerra. El informe de operación de Platt relató: "Cuando estaba a punto de aterrizar [de un Tank Landing Craft -TLC] justo detrás del primer tanque en tierra, recibimos órdenes gritando que regresáramos debido a un fuego muy intenso. Hicimos un segundo intento de aterrizar ... en un lugar diferente. Otro tanque fue aterrizado. Durante este aterrizaje, nos sorprendió la artillería móvil alemana. Nadie podía aterrizar porque la rampa estaba baja y el fuego se dirigía directamente al TLC. Mientras trataba de aterrizar al amparo de un tanque alrededor de las 09:45, me hirieron en la pierna. No hice más intentos de aterrizar ... "


CARNAJE EN DIEPPE. DE LOS 6.086 HOMBRES QUE HICIERON A LA COSTA, UN 60% FUERON ASESINADOS, HERIDOS O CAPTURADOS. ENTRE ELLOS CHECOS: RICE, BATE, SMITH Y PLATT.

Latimer, que estaba en un TLC diferente, contó una historia igualmente desesperada: "Poco después de las 0600 se intentó aterrizar ... se desembarcaron tres tanques. Vi uno golpeado por un tiro directo. Explotó. MG [ametralladora] y el obús de fuego fueron intensos (fuego frontal y cruzado). "Latimer impávido continúa:" nuestro pequeño destacamento esperó su oportunidad. Nadamos alrededor de la galera del TLC. Llegamos a la orilla pedregosa, nos tumbamos en un hueco y miramos a nuestro alrededor. Los alemanes nos esperaban en la playa. Pudimos ver algunos de ellos detrás de las rocas y la arena a unos 120 metros de distancia. Fue imposible seguir adelante. Volvimos a otro TLC. El timón y la puerta principal estaban rotos. El TLC fue arrastrado a casa por cañoneras ".

Latimer era el único, del grupo inicial de cinco comandos checos, que regresaba sin ser herido, asesinado o capturado. Más tarde pasó a servir con distinción tanto en la campaña de Normandía como en el ataque a Walcheren.

Desembarcos del Día D

Un oficial y 43 otros rangos de X-Troop, ahora oficialmente renombrado Tropa No 3 (Miscelánea), tomaron parte en los desembarcos de Normandía en junio de 1944. Una vez más, no peleaban como una sola entidad. En cambio, se dividieron en pequeños destacamentos de entre dos y cinco hombres y se unieron a otras unidades de comando.

Al igual que con Dieppe, las bajas fueron altas. Algunos X-Troopers murieron en o antes de que lograron llegar a las playas. Otros murieron luchando para mantener la cabeza de puente de Orne. Todos los que estaban vinculados al recientemente formado Comando No 41 (Royal Marine) fueron asesinados o heridos. A estas alturas, bien entrenados y endurecidos en la batalla, algunos miembros de X-Troop estaban "disgustados" con el nivel de entrenamiento del Comando N ° 41 (RM)). En conversación con el historiador Ian Dear, X-Trooper, el sargento 'Freddy Gray' (Manfred Gans), comentó: "no pudimos sacar a los cabrones de las playas". [Nota del autor: En el momento del ataque a Walcheren, el Comando 41 (RM) se había convertido en amos en asaltos anfibios].

Latimer resultó herido mientras dirigía un ataque de distracción en la estación de radar fuertemente fortificada en Douvres. Cuando se encontró con un alemán, en lugar de hacer ruido, lo golpeó en la cabeza con su pistola Colt 0,45. Sin embargo, al hacerlo, se lastimó el dedo (que luego se hizo séptico). Unos días más tarde, se lanzó un ataque a gran escala sobre el punto fuerte. Gray relató el incidente. Al principio, no había señales de ningún alemán: todos estaban bajo tierra. Sin embargo, nunca faltó para usar su iniciativa, cuando Latimer encontró un periscopio, lo pateó y arrojó una granada de fósforo. Gray comentó: "en poco tiempo las puertas se abrieron y salieron".

De los 44 miembros de X-Troop que lucharon en la campaña de Normandía, veintisiete fueron asesinados, heridos o prisioneros de guerra.

Ataque contra Walcheren

Cuando los ejércitos aliados barrieron Francia, para evitar que los aliados usaran el puerto de Amberes, los alemanes habían fortificado la isla de Walcheren, que domina la desembocadura del Escalda. Los Comandos N ° s 41, 47 y 48 (RM), apoyados por destacamentos del Comando N ° 10 (IA), fueron los encargados de tomar la isla. Latimer se encontró entre los miembros de X-Troop involucrados en los desembarcos en Westkapelle en la parte noroeste de Walcheren. Tanto el sargento Gray como el cabo Latimer estaban adscritos al Comando N ° 41 a quien se le había encomendado la tarea de despejar Westkapelle.


SUDETES CHECO, SOLDADO MAURICE LATIMER (NACIDO MORITZ LEVY). N ° 10 (IA) COMMANDO 3 ('X') TROOP ADJUNTADO AL N ° 41 RM CDO. RODEA LOS PRESOS ALEMANES EN WALCHEREN. LA TORRE WESTKAPELLE SE MUESTRA EN EL FONDO. FUENTE: COMMANDO VETERANS ARCHIVE 2006 - 2016

De nuevo, en una conversación con el historiador Ian Dear, el Sargento Mayor Gray relató cómo Cpl. Maurice Latimer convenció a una unidad de observación de artillería ubicada en la Torre Westkapelle para que se rindiera. El fuego enemigo había cesado casi a excepción de la única torre alta al final de la aldea. Freddy le dio su pistola Tommy a Maurice y se pavoneó por la calle principal visiblemente desarmado, gritando a pleno pulmón: "¡Ergebt Euch alle - Ihr habt keine Chance!" (Ríndete, no tienes oportunidad). En respuesta, un sargento alemán salió y comenzó a establecer sus condiciones para rendirse.

Latimer, un socialista, tenía un enfoque pragmático y populista. Gray recuerda: "Pensaba que el hombre común era mucho mejor que los que estaban a cargo ... así que se metió a mis espaldas y, lo que es más importante, detrás del sargento [alemán] y consiguió que los alemanes se rindieran sin condiciones. en absoluto. Los condujo por la parte posterior para que su sargento no los viera. Luego le dijo al sargento que también podría renunciar ya que no le quedaban tropas ".

Gray también recordó un incidente, más tarde en la campaña de Walcharen, cuando él y Latimer recibieron la tarea de infiltrarse en las líneas enemigas y tomar prisionero: "Salimos a eso de las 3 am, cruzamos los campos de minas y nos establecimos detrás de las líneas alemanas. Recogimos algunos prisioneros que llevaban café y los interrogamos y preguntamos dónde estaba su comandante. Fueron muy reacios a decirnos. Les dije que los mataría y lloraron. Mientras los interrogaba, Latimer se fue a algún lado. Entonces, de repente, vi una figura que salía de un búnker y me quedaba parada en la penumbra preguntándole dónde estaba el café. Sabía que este era el hombre que queríamos y estaba a punto de atacarlo cuando, desde el cielo, o al menos eso parecía, voló Latimer y aterrizó justo sobre este oficial. Latimer era pequeño y delgado, pero era uno de los mejores tacleadores de rugby del mundo. Tiró al hombre al suelo, y ese fue su final. "En el verdadero estilo de la X-Tropa, el oficial alemán fue persuadido de dar la vuelta a su punto fuerte y ordenar a sus hombres que se rindieran.

Post Guerra

Con la rendición alemana el 8 de mayo de 1945, la mayoría de los miembros de X-Troop pasaron a formar parte de las unidades de Inteligencia, rastreando criminales de guerra, actuando como intérpretes e interrogadores, e infiltrándose en grupos de resistencia Nazi.

Una anécdota interesante de la época, inmediatamente después del final de las hostilidades, fue que cuando Gray supo que sus padres podrían estar en el campo de concentración de Theresienstadt (Terezin), en Checoslovaquia, condujo el viaje de 450 millas de Walcheren a Checoslovaquia y logró persuadir las autoridades soviéticas para permitir que sus padres sean llevados a Inglaterra.

Con la desmovilización, la mayoría de la tropa solicitó y obtuvo la ciudadanía británica. La mayoría llegó a tener carreras distinguidas en la vida civil. Se cree que Platt vivió en Canadá (pero puede haber muerto en América del Sur), mientras que Latimer y Taylor se quedaron en el Reino Unido. Su servicio en el Comando N ° 10 (Inter-Aliado), con sus estrechos vínculos con la Inteligencia Británica y la SOE, descartó su regreso seguro a lo que entonces era la Checoslovaquia ocupada por los soviéticos.

Falta de reconocimiento

Muchos pueden inspirarse en X-Troop: no todos los judíos, no todos los alemanes, y no todos los checos se sentaron de brazos cruzados mientras la tiranía nazi envolvió a Europa. Como escribió el ex X-Trooper 'Peter Masters', "Volver a los nazis fue una motivación siempre presente." Mientras que películas como '' Inglorious Bastards '' intentan retratar a los Commandos judíos como asesinos despiadados, en lo que respecta a X-Troop. preocupado, la realidad parecería más matizada. En particular, al persuadir a un número significativo de tropas alemanas para que se rindieran, a menudo con gran riesgo personal para ellos mismos, los X-Troopers, como Latimer, sin dudas salvaron vidas en ambos bandos.

En total, 130 hombres pasaron por X-Troop, de los cuales 19 se convirtieron en oficiales. Veintiún fueron asesinados en acción y al menos otros 22 resultaron heridos.

Los miembros de la Tropa recibieron un MC (Military Cross), un MM (Medalla Militar), un Croix de Guerre, un MBE (Miembro del Imperio Británico), un BEM (Medalla del Imperio Británico), un Certificado de Mención y tres Mencionados en despachos.

El historiador militar judío, Martin Sugarman, comenta: "El número de premios es irrisorio teniendo en cuenta sus hazañas y la inevitable sentencia de muerte que enfrentan si son capturados, por no mencionar el peligro para cualquiera de sus familiares sobrevivientes en la Europa nazi. Muchos detalles de los hombres eran conocidos por la Gestapo y las represalias hubieran sido inmediatas ".

Peter Masters creía que la escasez de decoraciones podría haber sido el resultado del hecho de que la Tropa nunca luchó como una unidad, sino que fueron separados para servir con otras Fuerzas Especiales. Como probablemente había una "ración" no escrita de premios por ataque, o por unidad, un oficial al mando era reacio a recomendar para premios a hombres que no pertenecían a su unidad.

En recuerdo


MEMORIAL A LOS MIEMBROS DE 3 TROOP. NO.10 (IA) COMMANDO QUE ENTRENÓ EN ABERDOVEY, NORTH WALES, Y PERDIÓ SUS VIDAS. EL MEMORIAL ESTÁ EN PENHELIG PARK, ABERDOVEY. FUENTE FOTOGRÁFICA: NICK COLLINS, COMMANDO VETERANS ARCHIVE.

Un monumento a todos los miembros de 3 'X' Tropa. El Comando No. 10 (IA) se erigió en Aberdovy, en el norte de Gales, donde la tropa se había entrenado. La inscripción en el reverso dice: "Esta Tropa de Comando del Ejército Británico inicialmente consistió en ochenta y seis refugiados de habla alemana de la opresión nazi a quienes se les dieron nombres e identidades ficticias como ciudadanos británicos para su propia protección y efectividad. Bajo el mando del comandante Hilton-Jones MC, sus tareas especiales eran reconocimiento, interrogatorio e inteligencia. Desplegados individualmente o en pequeños grupos, prestaron un servicio distinguido en la derrota de la Alemania de Hitler ".

En Ashton Wold, en Northamptonshire, el Hon. Miriam Rothschild, esposa del primer sargento de la tropa, 'George Lane', plantó una arboleda en los terrenos de su casa en memoria de los de la Tropa 'X' que fueron asesinados.

En 2009, se dio a conocer un monumento a los soldados checos y eslovacos, como Bates, que se entrenó en la escuela de formación de la empresa estatal cerca de Arisaig, Escocia. El ex aprendiz de Arisaig, Col (retirado) Jaroslav Klemeš, leyó el Recuerdo. Conmovedoramente, el monumento fue declarado un sepulcro de guerra, "como muchos de ellos fueron sepultados en lugares conocidos por Dios".

Desafortunadamente, hasta la fecha, en la República Checa, la contribución específica de la República Checa a esta unidad de elite no se ha apreciado plenamente y, como resultado, no forma parte de la conciencia nacional compartida de la República Checa (en contraste con la Operación Antropoide, 'el asesinato de Heydrich). Esta falta de reconocimiento no representa ningún esfuerzo deliberado para restar importancia al papel de estos checos, sino que refleja la relativa escasez de información sobre los checos que sirvieron en X-Troop.

Checos que sirvieron con la 3 "Tropa X", Comando 10
Nom de GuerreNombreNúmero de servicioNota
Pte. George Bate(s)Gustav Oppelt5550123/13801860KIA Dieppe
Pte. C. RiceDesconocidoDesconocidoKIA (asesinado)? Dieppe
Pte. J. SmithDesconocidoDesconocidoKIA (asesinado)? Dieppe
Cpl. Latimer MauriceMoritz Levy6436346/13118701WIA Normandy
Pte. PlattPlateck/PlatschekDesconocidoWIA Dieppe
Pte. John TaylorJan Theilinger6305478/13118712Lisiado (accidente de granada)
WIA: Wounded in Action. KIA: Killed in Action. Source: Jewish Virtual Library/ Commando Veterans Archive
Si bien no existe un monumento formal en la República Checa, un grupo checo de recreación, encabezado por el ex arqueólogo y experto militar Martin Sedivy del Museo Cheb, ha buscado mantener viva la memoria de este extraordinario grupo de comandos a través de un programa activo de recreación y eventos educativos.


MEMORIAL VIVO: DÍA DE LOS NIÑOS ORGANIZADO POR EL GRUPO DE REHABILITACIÓN CHECA 'MANO DE ACERO' (OCELOVÁ PĚST). EL GRUPO SE DEDICA A PRESERVAR LA MEMORIA DE AQUELLOS, ESPECIALMENTE LOS CHECOS, QUE SIRVIERON CON 'X' TROOP, N ° 10 (INTER-ALLIED) COMMANDO. CORTESÍA FOTOGRÁFICA: OCELOVÁ PĚST / MANO DE ACERO (GRUPO DE REHACUSIÓN).

Se espera que al conmemorar el 75 ° aniversario de la formación de X-Troop, se reconozca la contribución y el sacrificio realizados por estos comandos checos y que surja una imagen más completa.

El artículo está dedicado a la memoria de los checos que sirvieron con la Tropa 'X', N ° 10 (Inter-Aliados) Comando.

lunes, 28 de mayo de 2018

Guerra de Crimea: Un gato y una tortuga en el conflicto

EL GATO Y LA TORTUGA QUE PARTICIPARON EN LA GUERRA DE CRIMEA

Javier Sanz— Historias de la Historia


La guerra de Crimea (1853-1856) enfrentó a la Rusia zarista de Nicolás I contra el Imperio Otomano del súltán Abdul-Mejid I apoyado por Francia y el Imperio británico. La pretensiones expansionistas de Rusia hacia Oriente, camufladas en cuestiones de índole religioso, desencadenaron en una guerra cruenta que muchas recordaréis por la película La carga de la brigada ligera (1936). Por el propio carácter y la especie de los dos protagonistas de esta historia, un gato y una tortuga, uno lo hizo activamente y la otra… estaba por allí.



En 1854 un contingente de tropas británicas, francesas y otomanas sitiaron la ciudad de Sebastopol, donde los rusos se habían hecho fuertes. Sabiéndose inferiores a la flota británica, los rusos cerraron la entrada al puerto hundiendo varios de sus barcos y desmontaron toda la artillería naval para situarla en lo alto de las murallas de la ciudad. Los rusos sabían que si Sebastopol caía, la guerra, como así ocurrió, estaría perdida. Los aliados sitiaron la ciudad, impidieron que los sitiados recibiesen suministros ni refuerzos de ningún tipo y comenzaron un intenso bombardeo para rendir Sebastopol. Tras un año de asedio, los rusos se rendían.



Aunque los rusos abandonaron la ciudad, las tropas de la alianza revisaron casa por casa en busca de enemigos… y de comida, ya que sus provisiones también escaseaban. Con la orden de encontrar comida, el capitán británico William Gair, al mando del 6º Regimiento de Dragoon Guards, recorría la ciudad cuando, al entrar en un edificio en ruinas, encontraron un gato atigrado sobre un montón de escombros, cual Rey León. Se acercaron al gato y éste se mostró muy cariñoso, así que decidieron llevárselo como mascota. Regresaron al campamento con el gato, al que llamaron Tom, pero… sin comida. Mientras Gair pensaba qué hacer para solucionar el problema de la comida, se dio cuenta de que el gato estaba muy gordito para haber sufrido un asedio de un año. Pensó que para él habría sido fácil sobrevivir con las muchas ratas que había, pero también que las ratas habrían sido las primeras en dar buena cuenta de los graneros o lugares donde hubiese comida. Así que, un día decidieron seguir a Tom cuando salía del campamento a cazar. Volvió al mismo edificio donde lo habían encontrado y se metió por un agujero pequeño que parecía dar a un sótano. Gair ordenó quitar los escombros y consiguieron abrir un hueco mayor por el que consiguieron entrar. Era un almacén de comida. Aunque la había inservible o roída por las ratas, buena parte todavía se podía aprovechar. En posteriores días, y gracias a Tom, consiguieron encontrar otros muchos depósitos de suministros que les proporcionaron una tabla de salvación para las hambrientas tropas.

Finalmente, y cuando regresaron a casa, decidieron que Tom debía acompañarlos. Se lo había ganado. Aunque tuvieron que ocultarlo, consiguieron llevarlo a Inglaterra donde vivió en la casa del capitán William Gair. Hoy en día se puede contemplar su cuerpo disecado en el Museo Nacional del Ejército de Londres.



Nuestro siguiente protagonista se llamaba Timothy. Tras pasar sus primeros días en el mar en un barco portugués se “enroló” en un buque de la Royal Navy británica al mando del capitán John Everard Courtenay en 1854. Pasó por varios navíos de la Royal Navy y participó en la guerra de Crimea a bordo del HMS Queen en el sitio de Sebastopol. En 1892, tras casi 40 años al servicio de la Marina británica, se licenció y fue acogido por la familia Courtenay, condes de Devon. No era de mucho hablar y mucho menos de contar batallitas. Así que, su vida transcurrió tranquila y placentera en el castillo de Powderham, residencia del conde de Devon, hasta que falleció en 2004. Lógicamente, al morir con más de 160 años era el último superviviente de la guerra de Crimea. Timothy, a pesar del nombre, era una hembra… de tortuga mediterránea.



Cuando llevaba varios años viviendo plácidamente en el jardín del castillo decidieron que se aparease… ¡sorpresa! Era hembra. Pero después de tanto tiempo llamándola Timothy prefirieron no cambiarle el nombre y le colgaron un chapa con “My name is Timothy“. Está enterrada en el cementerio familiar.

jueves, 24 de mayo de 2018

Arqueología: Descubren el centro de entrenamiento de comandos de Achnacarry

Rol de comando: Descubriendo el centro de entrenamiento de élite de la SGM

BBC

Una excavación arqueológica, que durará varios meses, comenzará este fin de semana en un sitio de entrenamiento de comandos de la Segunda Guerra Mundial en las Tierras Altas.


El castillo de Achnacarry, la casa ancestral de los jefes del Clan Cameron, fue crucial para la campaña aliada contra las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

El castillo, a unos 24 kilómetros al noreste de Fort William, se utilizó para entrenar a los comandos de élite de Gran Bretaña y Estados Unidos, así como de Francia, los Países Bajos, Noruega, Checoslovaquia, Polonia y Bélgica desde 1942 hasta 1945.

Las excavaciones anteriores han descubierto munición real, incluidas balas para las armas alemanas capturadas.


Lochaber, una gran zona montañosa de las Tierras Altas de Escocia, proporcionó un duro campo de entrenamiento para los comandos aliados en la Segunda Guerra Mundial.


El Monumento conmemorativo cerca del puente Spean recuerda el papel de Lochaber en la producción de tropas de élite, y también recuerda a los hombres que emprendieron el entrenamiento en las montañas, bosques y la base del área de entrenamiento, Achnacarry Castle, antes de ver acción en la guerra.


Combatientes del Reino Unido, Francia, Holanda, Canadá y los EE. UU. se encontraban entre los combatientes aliados que se pusieron a prueba en el Centro de entrenamiento básico de Comandos.


Los terrenos de Achnacarry House son el foco de un proyecto de investigación que involucra a la Sociedad de Arqueología de Lochaber. La excavación comenzará este fin de semana.


Los instructores incluyeron al holandés Cpl Martien van Barneveld, la figura alta con una boina en la foto en una tormenta de nieve en el centro. Veterano de la Batalla de Arnhem, era conocido por sus reclutas holandeses como el Gran Hombre de Achnacarry.


Un curso para los Rangers de los EE. UU. se llevó a cabo en el sitio desde el 30 de junio de 1942 hasta el 1 de agosto de 1942. Estos guardaparques que tomaban un descanso durante el entrenamiento se preparaban para las operaciones en el norte de África.


Más de 25,000 hombres pasaron por Achnacarry desde que el comando se abrió en 1942 y hasta que cerró en 1946.



Además de las excavaciones arqueológicas, la sociedad y la Asociación de Veteranos del Comando han estado reuniendo fotografías de las familias y los Museos de la Guerra Imperial de la vida en Achnacarry.

domingo, 13 de mayo de 2018

Guerra colonial: La marcha de Gálvez sobre Mississipi

La marcha olvidada con la que el Imperio español arrasó al ejército inglés en el Misisipi


  • La exposición «Memorias recobradas» desembarca en abril en Nueva Orleans con el objetivo de mostrar la importancia de la Corona en la emancipación de las Trece Colonias durante el siglo XVIII
  • El pintor de batallas, Augusto Ferrer-Dalmau, recrea en un nuevo cuadro el tortuoso viaje que acometió Bernardo de Gálvez con un ejército multicultural para conquistar las posiciones cercanas a Baton Rouge

ABC


Como ya hicieron en el siglo XVIII los doce millones de reales de vellón que España envió a las Trece Colonias para combatir por su independencia, la exposición «Memorias Recobradas, España, Nueva Orleans, y el apoyo a la Revolución Americana» ha cruzado el Atlántico con el objetivo de recordar a Estados Unidos que la ayuda cedida por Carlos III a los políticos de las barras y estrellas fue más que determinante para que terminaran constituyendo una nación.


«La marcha de Gálvez»-AUGUSTO FERRER-DALMAU


La muestra, que contará con más de 200 obras de arte, mapas, trajes o miniaturas, será inaugurada el 21 de abril en el «Louisiana State Museum» de Nueva Orleans y buscará, además, homenajear a figuras como la del malagueño Bernardo de Gálvez. Un héroe entonces desconocido que (entre otras cosas) marchó a lo largo del Misisipi con un ejército formado en buena parte por hispanos para expulsar a los casacas rojas de la importante posición de Baton Rouge.


Pieza de la exposición (busto de Washington)-L. M. GUERRERO

Según desvela a ABC José Manuel Guerrero Acosta, comisario de la exposición, el principal objetivo de «Memorias recobradas» es revivir una epopeya olvidada. La de muchos españoles que se dejaron la vida por combatir en favor de una nación incipiente a la que, actualmente, es pertinente recordar que no siempre estuvo a la cabeza del mundo. En sus palabras, la muestra pretende ayudar al público local a familiarizarse con esta gran contribución olvidada de la Corona.


A su vez, el responsable afirma que se ha elegido Nueva Orleans como sede porque fue un enclave determinante para nuestro país después de que el renqueante Imperio se posicionara del lado de las Trece Colonias y declarara la guerra a Gran Bretaña en 1779. No en vano, en esta urbe (cedida a España por los galos en 1764) se llegó a sentar el mismo Gálvez como gobernador. «Además, aprovechamos que este año se celebra el centenario de la fundación de la ciudad por parte de los franceses», explica.

Cuatro espacios
«Memorias recobradas» (expuesta hasta el pasado julio en la Torre Iberdrola de Bilbao) contará con cuatro espacios que permitirán a los visitantes conocer la colaboración entre norteamericanos y españoles. «El primero de ellos explica qué sucedía por entonces en la España de Carlos III. Eran tiempos de reformas y de ilustración», señala Guerrero. Con todo, y según el experto, esta primera toma de contacto con la muestra indagará también en «la presencia de nuestro país en América, en Florida, en Luisiana y en el sur de los Estados Unidos» antes del inicio de las hostilidades entre ambos imperios.

Las dos salas siguientes abarcarán los cuatro años en los que se combatió al inglés en el Nuevo Mundo (de 1779 a 1783). «Se explican los antecedentes, los pormenores de la ayuda económica y militar que se envió y, finalmente, la actuación de los españoles más determinantes», completa. El cuarto, para terminar, repasará la importancia de España al otro lado del Atlántico desde el siglo XIX hasta la actualidad.

Otros héroes

Entre los personajes que serán rememoradas en las salas centrales, Guerrero destaca a Bernardo de Gálvez. Y es que, fue el primer oficial español que, una vez declarada la guerra contra Inglaterra, armó un ejército con el que marchó contra los británicos. «Luego acometería sus aventuras más conocidas como la toma de Pensacola», añade.

Sin embargo, Guerrero también señala a otros grandes olvidados como el vasco Diego María de Gardoqui o el sevillano Francisco de Saavedra. La actuación de este último, de hecho, fue clave para que Estados Unidos venciera en la batalla de Yorktown (la misma en la que el líder británico Charles Cornwallis arrió la bandera). «Saavedra fue un enviado especial de Carlos III que se encargó de gestionar toda la ayuda económica. Sin embargo, se hizo famoso porque proporcionó mucho dinero (más de un millón de pesos) al ejército franco-estadounidense para que sus tropas combatieran en Yorktown», añade el comisario.

Una marcha olvidada

El 18 de mayo de 1779, un mes antes de que España informara oficialmente a Inglaterra del inicio de la guerra y cuatro años después de la declaración de independencia, el gobernador de Nueva Orleans Bernardo de Gálvez reunió un pequeño ejército con el que atacar los puestos defensivos que los británicos tenían en el Misisipi. Por aquellos días apenas disponía de unos pocos hombres del Batallón de Luisiana y algunos piquetes de otros regimientos.

Sin embargo, su popularidad hizo que se unieran a este ínfimo contingente afroamericanos libres, indios chactás, canadienses y varios voluntarios norteamericanos. Aquel ejército multicultural se aventuró a través del Misisipi empujando lanchas cargadas con cañones para, semanas después, conquistar los fuertes de Manchac y Baton Rouge.


Boceto del cuadro «La marcha de Gálvez»-AUGUSTO FERRER-DALMAU

Aquella fue una marcha que ha sido olvidada pero que, casi tres siglos después, ha vuelto a la vida gracias al nuevo cuadro del pintor de batallas Augusto Ferrer-Dalmau. Un precioso lienzo que se convertirá en una de las piezas centrales de la exposición para, después, viajar a Washington y al Guggenheim Partners de Miami. «Es la primera vez que pinto nativos americanos y afroamericanos. Ha sido difícil porque me he tenido que documentar de forma exhaustiva sobre el equipo, la vestimenta y los peinados de los indios de la zona. Y lo mismo a sucedido con los civiles negros», explica el artista en declaraciones a ABC.

En sus palabras, el resultado es una escena que muestra tanto las penalidades que sufrieron los hombres de Gálvez para llegar a su destino, como la camaradería que tenían los diferentes integrantes del contingente a pesar de proceder de lugares tan distintos.


Detalle del cuadro «La marcha de Gálvez»-AUGUSTO FERRER-DALMAU

Las penurias, en sus palabras, quedan reflejadas en pequeños detalles como un soldado con un tambor que no puede evitar caerse al agua debido a lo abrupto del terreno, o la cara de esfuerzo de dos miembros del contingente mientras tiran de una barca. «Fue horrible para ellos. Durmieron mal, apenas bebieron agua, sufrieron enfermedades de todo tipo...», indica.

Con todo, el popular pintor (que ha sido asesorado durante el proceso de creación por los expertos Luis Sorando, el mismo Guerrero y los Voluntarios de Madrid) señala que, en este caso, la importancia de la pintura la toma el ambiente. «El centro del cuadro es el escenario, es lo que da dureza a la situación. Ningún personaje prima sobre el resto», completa. No obstante, desvela que hay dos sujetos que tienen un papel especial: Gálvez (que monta a caballo) y un indio (el personaje más emblemático de los Estados Unidos).

martes, 8 de mayo de 2018

SGM: "Keep Calm and Carry On"

“Keep Calm and Carry On”, la curiosa historia del famoso cartel





Supongo que casi todos estamos familiarizados con el cartel que, bajo el dibujo de la corona británica, reza “KEEP CALM AND CARRY ON”, así como con las innumerables variaciones más o menos ingeniosas del mismo que en los últimos tiempos circulan por todos lados. Lo que quizás resulta menos conocido es cuándo y porqué se creó dicho cartel y cuándo y porqué alcanzó la fama que ahora ostenta.

Para responder a la primera pregunta tenemos que situarnos en el mes de septiembre de 1939, es decir en el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Como parte de la propaganda de guerra destinada a elevar la moral de la población y a demostrar a loa alemanes que el pueblo inglés no estaba dispuesto a rendirse, el gobierno británico creó dos carteles que venían a decir:

“YOUR COURAGE, YOUR CHEERFULNESS, YOUR RESOLUTION WILL BRING US VICTORY (“VUESTRA VALENTÍA,  VUESTRA ALEGRIA, VUESTRA RESOLUCION, NOS LLEVARAN A LA VICTORIA) y “FREEDOM IS IN PERIL, DEFEND IT WITH ALL YOUR MIGHT” (“LA LIBERTAD ESTA EN PELIGRO, DEFIENDELA CON TODAS TUS FUERZAS”). 

Millones de ejemplares de dichos carteles se imprimieron y se colgaron en estaciones de tren, edificios públicos y paradas de autobús a lo largo y ancho de Gran Bretaña.

Además, para el supuesto de que se produjese una invasión alemana de las Islas Británicas, se creó un tercer cartel con la leyenda “KEEP CALM AND CARRY ON” (“MANTENGA LA CALMA Y SIGA ADELANTE”). Sin embargo, la invasión de las islas nunca se llegó a producir y los dos millones y medio de ejemplares del cartel que se habían llegado a imprimir nunca salieron a la luz pública y quedaron abandonados en cajas en el Ministerio de la Guerra.

Esto nos lleva a la segunda de las preguntas que planteábamos más arriba, cuándo y porqué este olvidado cartel de propaganda bélica alcanzó su popularidad. Para ello tenemos que trasladarnos a la  villa de Alnwick, en Northumberland. Allí, el matrimonio compuesto por Stuart y Mary Manley habían acometido el ambicioso proyecto de convertir una antigua estación de tren de la época victoriana en una coqueta y preciosa librería. Un día, allá por el año 2.000, Stuart abrió unas cajas antiguas procedentes de una subasta y se encontró con que estaba llena de carteles con nuestra leyenda “KEEP CALM AND CARRY ON”. Decidieron ponerlos a la venta en su librería y poco a poco el cartel fue ganando fama, vendiéndose en tiendas turísticas de toda Inglaterra y llegó a convertirse en el icono reproducido y parodiado hasta la saciedad que hoy conocemos.


Exterior de la librería Barter Books (Alnwick)

Barter Books



Por cierto, Alnwick es una localidad repleta de historia muy ligada a su proximidad con la frontera escocesa y en la que destaca su formidable castillo, muy conocido por haber sido el escenario del rodaje de películas como El León en Invierno, Harry Potter o Downton Abbey. Quien quiera conocer más detalles sobre Alnwick puede consultar la entrada que le dediqué en la sección del blog sobre paseos con historia por Inglaterra.

Normalmente termino mis artículos recomendando los libros, series o películas que narran las historias que cuento. La de hoy la conocí a través de un bonito video en el que destacan las imágenes de la espectacular librería de Alnwick. Este es el enlace para ver dicho video: Keep Calm and Carry On video


Curiosidades de la Historia

domingo, 15 de abril de 2018

PGM: Los magos descifradores de la Habitación 40 de la Royal Navy

Grandes descrifradores de código británicos de la PGM

El increíble trabajo de los rompedores de códigos de la Segunda Guerra Mundial en Bletchley Park es ampliamente celebrado. Pero su precursor - la inteligencia naval de la Habitación 40 - jugó un papel importante en la Primera Guerra Mundial. Fue llevado a cabo por una cantidad de personas extraordinarias.

Andrew Knighton - War History Online

Sir Alfred Ewing

El primer día de la guerra, el Almirantazgo británico se encontró con una creciente pila de señales alemanas interceptadas y un problema creciente: no podían entenderlos. Para resolver este problema, establecieron una nueva sección, encabezada por el director de Educación Naval, un hombre con un gran interés aficionado en la criptografía: Sir Alfred Ewing.

Un escocés de voz suave que siempre vestía un inmaculado traje gris, Ewing había trabajado como ingeniero de investigación y profesor de Ingeniería Mecánica en Cambridge. Recibió la Medalla de Oro de la Royal Society por su investigación en inducción magnética y fue nombrado caballero por su trabajo como educador. Él trajo la combinación perfecta de liderazgo y análisis agudo al papel.


Alfred Ewing

Reconociendo su propia ignorancia sobre las cifras, Ewing se puso a trabajar para aprender más. Estudió los libros de códigos de la Oficina de Correos y la compañía de seguros Lloyds, así como libros antiguos sobre la creación de códigos.

Luego se dispuso a reclutar a un grupo de hombres para que trabajaran con él.

Alexander Denniston


Alexander Denniston

Debido al secreto de su trabajo, Ewing no pudo anunciar abiertamente que tomaría reclutas. En cambio, se conectó a la red de enlaces de la Marina de los viejos muchachos, pidiendo a los maestros de confianza en las universidades navales que recomendaran hombres.

Uno de los primeros en ser reclutado fue Alexander Denniston. Otro escocés tranquilo, Denniston también fue un deportista consumado, después de haber jugado hockey en los Juegos Olímpicos de 1908.

Más importante aún para la tarea en cuestión, Denniston era un lingüista brillante y hablaba alemán con fluidez. Después de haber estudiado tanto en la Sorbona como en la Universidad de Bonne, se había sumergido completamente en el negocio de la interpretación de un idioma a otro.

Denniston solo pretendía unirse al equipo de Ewing por un corto tiempo. Después de todo, todos esperaban que la guerra terminara rápidamente, y entonces el trabajo del equipo estaría hecho. En cambio, se convirtió en un accesorio entre los rompedores de código de Gran Bretaña, permaneciendo en la profesión hasta 1942.

Charles Rotter


El barco alemán Magdeburg, que fue capturado con la ayuda de la habitación 40 de decifradores. Por Bundesarchiv - CC BY-SA 3.0 de

Durante los primeros meses de la guerra, la armada británica pudo capturar tres principales libros de códigos utilizados por sus oponentes alemanes. En teoría, estos podrían ser utilizados para comprender las órdenes de cada barco en la flota alemana. Pero había un problema. Si bien algunos de los mensajes parecían ser informes meteorológicos, el resto permanecía ilegible incluso después de la decodificación inicial.

La solución fue encontrada por Charles Rotter. Además de ser el administrador de la flota, Rotter era un experto en alemán. Al estudiar los mensajes, se dio cuenta de que había varias capas de código en juego. Una vez codificadas, las letras en los mensajes se cambiaron usando una tecla de sustitución.

Al buscar a través de los mensajes, Rotter buscó las palabras y conjuntos de letras más comunes que se esperarían en las señales alemanas. Una vez que identificó letras comunes, las usó para resolver el resto. Junto con su experiencia en asuntos navales, su conocimiento del alemán y los libros de códigos, esto le permitió decodificar las señales en una semana. La tabla de sustitución que proporcionó permitió a sus colegas llegar a la misma comprensión que él tenía. Pronto toda su atención se centró en las señales navales.


El buque alemán SMS Seydlitz después de la batalla de Jutlandia, en la que los descifradores de la Habitación 40 desempeñaron un papel importante.

George Young

En 1915, se amplió el cometido de los criptógrafos británicos. Además de leer las señales navales, darían un paso tan poco caballeroso que antes era impensable, descifrando los mensajes diplomáticos alemanes.

Para esto, se necesitaba un nuevo grupo de analistas, hombres con un tipo diferente de experiencia. El primero en ser reclutado, y el hombre que ayudó a seleccionar el resto, fue George Young.

A diferencia de los otros criptógrafos, Young tenía el aire de un espía. Suave, misterioso y sofisticado, estaba listo para dar cualquier paso para vencer al enemigo.

Esta actitud ya había sido utilizada en el servicio diplomático. Después de estudiar en Francia, Alemania y Rusia, Young se convirtió en diplomático. Sirvió en esta capacidad en Atenas, Belgrado, Constantinopla, Madrid y Washington. Él entendía los idiomas. Él entendía la cultura diplomática. Sobre todo, él entendía cómo buscar significados ocultos.

Fue este nuevo enfoque en los mensajes diplomáticos que traería uno de los mejores golpes de la guerra.

Nigel de Gray


El famoso telegrama de Zimmerman decodificado por la habitación 40.

"¿Quieres traer a Estados Unidos a la guerra?" Estas fueron las palabras con las que Nigel de Gray se dirigió al Director de Inteligencia, Capitán Reginald "Blinker" Hall, el 17 de enero de 1917. Fue el comienzo de una de las piezas más importantes de trabajo por los interruptores de código.

De Gray, uno de los principales decodificadores de códigos británicos, había estado trabajando con el reverendo William Montgomery en un mensaje. Aunque todavía estaba parcialmente descifrado, era tan importante que fue directamente a Hall con las noticias.

Un mensaje del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán al embajador alemán en Washington, la señal había sido encriptada dos veces y enviada a través de una serie de tres canales separados. La última etapa de su viaje implicó que se etiquetara en otro mensaje transmitido a través del Departamento de Estado de EE. UU. Los estadounidenses permitieron a los alemanes usar esta ruta siempre que no la usaran para discutir la guerra.

Este mensaje, más tarde conocido como el telegrama de Zimmerman, tenía que ver con la guerra.

Si la transmisión del telegrama a través del Departamento de Estado estadounidense fue provocativa, sus contenidos lo fueron aún más. Dispuso planes para comenzar una guerra submarina sin restricciones el 1 de febrero y unirse a México para atacar a los EE. UU. si los estadounidenses entraran en la guerra.

Al principio, Hall hizo que de Gray y sus colegas permanecieran callados sobre el telegrama. Pero después del 1 de febrero, cuando se hizo evidente que se necesitaban más para empujar a Estados Unidos a la guerra, Gran Bretaña les presentó a los estadounidenses el telegrama de Zimmerman. Despertó los sentimientos antialemanes entre los estadounidenses y se usó para llevar a los EE. UU. a la Primera Guerra Mundial. Ese mensaje ayudó a lograr exactamente lo que Gray había sugerido.

viernes, 13 de abril de 2018

SGM: El paraguas de Arnhem

Este comandante británico trajo un paraguas al puente de Arnhem, no creerás lo que hizo con él

Jeff Edwards - War History Online




Uno podría pensar que estar rodeado por la SS alemana no es cosa de risa, pero no se lo digas al comandante británico Digby Tatham-Warter. Este genial oficial aerotransportado usó la agilidad e ingenio británicos clásicos para luchar contra el ataque alemán contra probabilidades abrumadoras y alentar el espíritu combativo de sus paracaidistas hasta que hubieran disparado su última ronda durante el fallido intento de mantener el puente en Arnhem durante la Operación Market Garden.

Quizás, lo que es más notable, es que este hombre lo hizo con un paraguas enrollado en la mano. De hecho, según algunas versiones, deshabilitó un tanque alemán empujando el paraguas a través de la rendija de observación e hiriendo al conductor. Por otra parte, cuando el capellán del batallón fue inmovilizado por fuego de mortero, se acercó y abrió el paraguas como para protegerlo de la destrucción y lo escoltó a través del fuego enemigo.

Es una historia casi demasiado inexplicable para ser cierta, pero el hecho es más extraño que la ficción cuando se trata del comandante Digby Tatham-Warter.

Un gusto por la guerra

Digby nació en 1917 como veterano de la primera Guerra Mundial. En 1937, se estaba embarcando en su propia carrera militar después de graduarse del Colegio Militar Sandhurst. Inicialmente, su deseo era unirse al ejército indio para perseguir sus pasiones por la caza del tigre, la caza de cerdos y todas las hazañas generales de un Safari salvaje que uno podría disfrutar.

Se unió al 2. ° Batallón de Infantería Ligera de Oxfordshire y Buckinghamshire en 1938 en la India, donde se perdería la mayor parte de los combates durante los primeros años de la guerra.

Sin embargo, posteriormente se transfirió al Regimiento de Paracaidistas y se convirtió en el comandante de la Compañía A de la 2ª Brigada de Paracaidistas justo cuando terminaban sus combates en Italia.



Foto de reconocimiento aliado del puente de Arnhem

Sin embargo, su reputación como un comandante tranquilo y genial con una habilidad especial para la innovación y la agresión lo colocaría en una de las batallas más famosas de la última parte de la Segunda Guerra Mundial. La Operación Market Garden fue el intento del General Montgomery a fines de 1944 de asegurar una cabeza de puente sobre el río Rin en los Países Bajos.

Para lograr esta hazaña, se requeriría el asalto aerotransportado paracaidista más grande en la historia detrás de las líneas enemigas que estaría respaldado por una armadura de avance rápido. El trabajo de los paracaidistas sería asegurar estos puentes vitales y resistir hasta que llegara la armadura.

Digby diría que llevaba el paraguas porque siempre tenía problemas para recordar las contraseñas después de una caída y pensó que pocos podían confundir al hombre que llevaba un paraguas en medio de una guerra, pero era inexplicablemente británico. Sin embargo, cumplió un doble propósito: proporcionar un poco de ingenio y humor británico a lo que de otro modo sería un asunto muy serio.

Pero poco convencional era la naturaleza de Digby. Mientras entrenaba en Inglaterra, se convenció de que las radios no eran confiables y entrenó a sus hombres en el uso de las llamadas de corneta de las Guerras Napoleónicas para comunicarse entre sí. Y por extraño que parezca, tanto la corneta como el paraguas serían muy útiles.

El caos después del salto

El fracaso para asegurar el puente en Arnhem se puede atribuir a muchas deficiencias, ninguna de las cuales podría atribuirse a Digby y su querida compañía A. Con velocidad, llamadas con cornetas y sí el paraguas, Digby condujo su compañía al puente como estaba planeado.

Por mucho que lo anticipó, las radios no funcionaban y las llamadas de clarín en realidad le permitieron a Digby continuar su rápido avance hacia su objetivo pasando por alto la armadura alemana en las calles de la ciudad. Una vez en posición, Digby y sus hombres cavaron y esperaron a que llegara la caballería.

El problema era que al resto de las fuerzas de invasión no les había ido tan bien. La armadura se sostuvo debido a la resistencia alemana feroz y el resto de las fuerzas del paracaidista del aterrizaje no habían podido alcanzar todos los objetivos necesarios para asegurar el avance rápido.

Como resultado, Digby y el resto del batallón dirigido por el teniente coronel Frost estaban a merced de los contraataques alemanes, ya que lenta pero seguramente se quedaron sin comida, agua y, finalmente, municiones. Pero el espíritu de lucha todavía estaba en buen suministro, ya que los paracaidistas británicos resistieron durante tres días y cuatro noches.

En un momento dado, cuando la SS 9ª, la División Panzer parecía avanzar con éxito por el puente, Digby dirigió personalmente una carga de bayoneta con una pistola en una mano mientras se balanceaba violentamente el paraguas sobre su cabeza con la otra y logró rechazar el ataque alemán.


El puente vital en Arnhem después de que los paracaidistas británicos habían sido rechazados

Sin municiones y sin el resto de las fuerzas aliadas, Digby y la mayor parte de lo que quedaba de sus hombres se rindieron. Habiendo sido herido, Digby fue enviado a un hospital local al ser capturado, donde eventualmente escapó por la ventana con un compañero oficial.

Exhaustos, hambrientos y deshidratados, eventualmente encontraron el camino a una casa de campo en busca de refugio donde se pondría en contacto con la resistencia holandesa. Y tan inexplicable como había sido su experiencia de guerra, Digby tenía un poco más extraño en la manga.

La resistencia holandesa

Resultó que había entre 100 y 200 paracaidistas aliados escondidos en la región con la ayuda de la resistencia. Esto colocó una pesada carga sobre los recursos de la resistencia y Digby estableció un comando para estos hombres.

Y para comunicarse con sus hombres esparcidos por toda la región, viajaría como lo haría un hombre como Digby, en bicicleta, a plena luz del día, frente a los alemanes y para que todos lo vieran. Resultó que su actitud fría y tranquila que le sirvió bien en la batalla fue una ventaja que le permitió viajar por la región como si perteneciera con la ayuda de algunos documentos falsificados y ropa civil. Y los alemanes lo creyeron.

De hecho, más que solo creerlo, en realidad se detuvo para ayudar a empujar a un oficial de estado mayor alemán fuera de una zanja, sin que los alemanes fueran más sabios.

Y aunque el plan inicial era que estos hombres causasen estragos en los alemanes desde detrás de las líneas, ese plan finalmente se hundió, y Digby lideraría a 138 hombres hacia el oeste hacia las líneas aliadas. El 22 de octubre, apenas un mes después de haberse rendido, Digby condujo a sus hombres a través de las líneas alemanas y a la seguridad en lo que se denominó Operación Pegaso.

Ya fuera el paraguas, las llamadas con cornetas o su habilidad para andar en bicicleta pasando las tropas alemanas, esta historia es demasiado inexplicable como para dejarla fuera de los pasillos de la historia.

Pregúntele al miembro de la tripulación del tanque alemán que recibió un golpe en la cabeza por un británico enojado que empuñaba un paraguas.