Mostrando entradas con la etiqueta Primera Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Primera Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas

sábado, 14 de octubre de 2017

PGM: Japón entra al conflicto

La intervención del Japón en la PGM


Rumores en las cancillerías. — Se confirma el ultimátum. Comentarios.—La colonia de Kiao-Chao.

A mediados de la segunda decena del mes de Agosto, un rumor con visos de fundamento comenzó a circular por las cancillerías europeas y a producir enorme efecto en la opinión tan pronto como trascendió a ésta.

Este rumor se refería a la comunicación por el Gobierno nipón al de Alemania de una nota-ultimátum. Grandes fueron los comentarios a que dio lugar esta noticia. Las imaginaciones se echaron a volar y hubo quien creyó tener poco menos que en el bolsillo la hasta entonces fantástica nota de Japón.

Las personas autorizadas en la materia emitieron su juicio, más o menos acertado, pero reconociendo la existencia del documento y aseverando que en él se exigía a Alemania lo siguiente:

Arrow Primero. Que el Gobierno alemán retirase inmediatamente de las aguas japonesas y chinas todos los buques de guerra que tenía en ella o los desarmara completamente, y

Arrow Segundo. Que Alemania evacuara en el plazo improrrogable de un mes los territorios que ocupaba en Kiao-Chao, los cuales serían entregados por el Gobierno japonés a China en determinadas condiciones.
Quienes así se expresaban sostenían que el Japón procedía de esta forma para salvaguardar los intereses que se tuvieron en cuenta al concertar la alianza anglo-japonesa.

Esta explicación del porqué del ultimátum fue aceptada enseguida como buena, creyéndose que el Japón, por virtud de su tratado con Albión, venía obligado a prestar ayuda a la nación inglesa en su terrible contienda con el imperio alemán.

Sin embargo, el texto literal del convenio anglo-japonés nada preveía respecto a casos como el de la conflagración europea.

En el tratado se consignó que sus artículos tenían por objeto:

Arrow a) La consolidación y el mantenimiento de la paz general en las regiones del Asia Oriental y de las Indias.

Arrow b) El mantenimiento de los intereses comunes de todas las potencias en China, asegurando la independencia y la integridad del imperio chino y el principio de la igualdad para el comercio y para la industria de todas las naciones en China; y

Arrow c) El mantenimiento de los derechos territoriales de las altas partes contratantes en las regiones del Asia Oriental y de las Indias y la defensa de sus intereses en las mencionadas regiones.

En el articulado del convenio, al precisar el mutuo auxilio que ambas potencias habrían de prestarse en caso necesario, se determinaba solo ese deber recíproco para cuando fueran agredidas o puestos en peligro los territorios, los derechos o los intereses expresamente mencionados.

De manera que, en realidad, el tratado anglo-japonés de 12 de agosto de 1905 estaba limitado a cuestiones que afectaban directamente al Asia Oriental, a las Indias o al imperio chino, y no rezaba una palabra respecto a mutua ayuda de las naciones contratantes en caso de guerra como el de la Conflagración Europea.

Un eminente diplomático británico, en los momentos en que más se discutía la intervención o no intervención de los japoneses en la cruenta lucha entablada, se expreso en esta forma al ser llamado a emitir su opinión por uno de los más importantes periódicos ingleses:

"Puede que en efecto exista ese famoso ultimátum de que se habla. Lo que si he de decir yo es que el Gobierno inglés ha hecho todo lo posible para conseguir que el Japón se abstenga de obrar en estos instantes.

Hay que tener en cuenta que la ayuda que pueda prestarnos el Japón en la presente guerra es muy cara; nuestras fuerzas navales, juntamente con las de los aliados, se bastan y se sobran para ejercer el dominio del mar. Además resultaría temerario y hasta humillante requerir el apoyo de un pueblo tan ambicioso y guerrero como el japonés.

,,Creo yo que ninguna nación europea, y menos una coalición formada por éstas, suficiente para defender la civilización y las normas jurídicas internacionales de Occidente, arrostraría la responsabilidad de hacer casi arbitro de una querella europea a un pueblo asiático.
„ Además, considerando la cuestión desde otro punto de vista, la intervención del Japón supondría una extraordinaria alarma en los Estados Unidos de Norteamérica, rival del Japón por efecto de encontrados intereses, rivalidad que constituye precisamente para los Estados Unidos uno de sus problemas capitales de política exterior.

,,El canal de Panamá se ha construido sin duda alguna para el caso de tener que solucionar este problema por medio de las armas.
,
,De la acometividad japonesa no se puede dudar; por consiguiente, el establecimiento de esta nación en las colonias alemanas de Asia, significaría la anexión de éstas al imperio nipón, y, lo que es más grave, una extraordinaria facilidad estratégica para emprender cualquier empresa guerrera contra América.

,,Esto probablemente no han de consentirlo los Estados Unidos y puede pesar en la balanza hasta el extremo de inclinar a Norte América a una alianza con Alemania, si las cosas se extremasen hasta llegar a la guerra.

,,Se ha dicho que los Estados Unidos están en el secreto de la acción japonesa y que asienten a ella; es posible, pero de todos modos lo indudable, lo evidente, es lo que he dicho al principio: que Inglaterra no puede haber influido en modo alguno en las resoluciones de Japón, porque no le ha convenido antes, ni le conviene ahora.


El día 16 de agosto fue conocida oficialmente la existencia del ultimátum dirigido por el Gobierno nipón al imperio de Alemania, por la publicación de un telegrama del gobernador de Kiao-Chao en que se decía: "Confirmo ultimátum. Cumpliré mi deber hasta lo último,,.

El 25 del propio mes se supo la noticia de la ruptura de relaciones. La intervención japonesa en la guerra era ya, pues, un hecho indudable.

La legación imperial del Japón en España hizo pública la nota, por medio de la prensa de la Corte, el mismo día en que se publicaba en Tokio

Decía así la declaración de guerra:

-Nos, por la gracia del cielo Emperador de Japón, sobre el trono ocupado desde fecha inmemorial por una misma dinastía, dirigimos a todos nuestros fieles y bravos súbditos la siguiente proclamación:

„ Declaramos la guerra a Alemania y ordenamos a nuestro ejército y a nuestra armada que, con todo su poderío, rompan hostilidades contra aquel imperio.

,,Ordenamos también a todas nuestras autoridades competentes que realicen cuantos esfuerzos sean necesarios para cumplir sus respectivos deberes encaminados al logro de ese objetivo nacional.

“Desde el comienzo de la guerra actual se han producido efectos calamitosos que nos conciernen en grave extremo. Nos, por nuestra parte, hemos abrigado esperanzas de sostener la paz en el Extremo Oriente mediante la observancia de una estricta neutralidad; pero la acción de Alemania ha obligado, al fin, a la Gran Bretaña, nuestra aliada, a romper las hostilidades contra aquel país. Y Alemania, en Kiao-Chao, su territorio arrendado en China, hace preparativos guerreros, mientras sus buques de guerra cruzan los mares del Asia Occidental y amenazan nuestro comercio, a la vez que el de nuestros aliados.

La paz del Extremo Oriente se halla, pues, en peligro.

De acuerdo con nuestro gobierno y el de s. M. Británica, luego de sinceras y categóricas notas cambiadas entre ambos, para adoptar cuantas medidas fueran precisas para la protección de los intereses generales que se mencionan en el convenio pactado por nuestra aliada con Nos, por nuestra parte, y deseosos de lograr ese fin por medios pacíficos, hubimos de ordenar a nuestro gobierno que dirigiese una sincera advertencia al Gobierno imperial de Alemania.

Con profundo pesar, y no obstante la ardiente devoción que la causa de la paz nos inspira, nos vemos en el caso de declarar la guerra en este período de nuestro reinado y cuando todavía lamentamos la pérdida de nuestra llorada madre.

,,Es nuestro más ferviente deseo que, merced a la lealtad y al valor de nuestros fieles súbditos, quede en breve plazo restaurada la paz y aumentada la gloria del imperio



La declaración de guerra del Japón sobrevino por efecto de no haber contestado el Gobierno alemán a la nota-ultimátum de aquél.

El embajador de los Estados Unidos en Berlín fue el encargado de comunicar al embajador de negocios del Japón en Alemania la orden del Gobierno nipón, según la cual debía retirarse en la madrugada del día 23, de no haber obtenido antes una contestación satisfactoria del Gobierno del Kaiser.

En el propio día 23 el Gobierno japonés ordenó al cónsul de Alemania en Mozkden y a los alemanes residentes en la Manchuria que salieran inmediatamente del país bajo pena de ser apresados. Por su parte los japoneses residentes en Kiao-Chao abandonaron la colonia alemana tan pronto como fue conocida de ellos la declaración de guerra.

La declaración de guerra produjo en Alemania extraordinaria indignación, sobre todo en Berlín. Todos los periódicos coincidieron en afirmar que la nueva jugarreta que les hacía Inglaterra serviría tan solo para aumentar el entusiasmo por la guerra y la confianza en la victoria.

En Austria, donde al día siguiente de la declaración de guerra le fueron entregados sus pasaportes al Ministro del Japón, también ocasionó gran efervescencia la posición que adoptaba el Mikado.

El Wiener Fremdenblatt declaró su creencia de que Inglaterra había reforzado de tal modo la posición del Japón en el Asia Oriental, que ella sería la primera en ver lesionados sus intereses para lo porvenir.

Las demás publicaciones dijeron que la solución definitiva había de hallarse en Europa y no en el Extremo Oriente.

El periódico holandés Correo de Rotterdam, comentando el mismo asunto, aseguró que Francia había auxiliado poderosamente a Inglaterra en la labor de excitar a la raza amarilla contra Alemania.

El sueco Sydvenska Dagbladet afirmó, desde el primer momento, que el ultimátum del Japón era de lo más descarado que se ha visto en la historia. "Tal cinismo—decía—es inaudito y propio únicamente de aves de rapiña. Había que preguntar a la Gran Bretaña si realmente puede mostrarse orgullosa de ir en semejante compañía-.

Donde cayó como una bomba la noticia de la declaración de guerra fue en los Estados Unidos de América. La protesta se manifestó inmediata contra Inglaterra, por considerarse que ésta, con su conducta, abría las puertas a un peligro del que Norte-América tocaría la primera las consecuencias. Esto no quiere decir que la opinión yanqui se colocase del lado de Alemania.

El World de Nueva York escribió a raíz del acontecimiento: "La intervención del Japón es inevitable porque a ello le obliga el tratado con Inglaterra. No obstante, el Japón trata de aprovecharse ahora de la impotencia de Alemania en Extremo Oriente y se prepara para cuando llegue el reparto del botín. Los Estados Unidos deben vigilar y obligar al Japón a no salirse de aquellos compromisos a que le obliga su tratado con la Gran Bretaña,,.

La prensa alemanísta de Norte-América arremetió duramente contra la actitud de los japoneses y propagó urbi et orbe que América debía despertar de su apatía antes de que fuese demasiado
tardío todo esfuerzo.

A pesar de todo este movimiento producido momentáneamente en la opinión americana, el buen criterio se impuso y puede decirse que se adscribió a su Presidente Mr. Wilson, el cual, al recibir la nueva del ultimátum, se limitó a contestar: "No he de discutir el fondo del asunto, pero creo que el Japón va a luchar de buena fe, no por aspirar a ventajas territoriales,,.

España acogió la declaración de guerra del Japón, con la siguiente declaración de neutralidad que se publicó en la Gaceta:

"Constando oficialmente el estado de guerra que existe, por desgracia, entre el imperio de Alemania y el del Japón, el Gobierno de S. M. se cree en el deber de ordenar la más estricta neutralidad a los súbditos españoles, con arreglo a las leyes vigentes y a los principios del derecho público internacional.

,,En su consecuencia, hace saber que los españoles residentes en España o en el extranjero que ejercieren cualquier acto hostil que pueda considerarse contrario a la más perfecta neutralidad, perderán el derecho a la protección del Gobierno de S. M. y sufrirán las consecuencias de las medidas que adopten los beligerantes, sin perjuicio de las penas en que incurrieren con arreglo a las leyes de España.

„ Serán igualmente castigados, conforme al artículo 150 del Código penal, los agentes nacionales o extranjeros que verificasen o promovieren en territorio español el reclutamiento de soldados para cualquiera de los ejércitos o escuadras beligerantes
,,.


Pocos días después de la declaración de guerra el Parlamento del Japón votaba la suma de 53.000,000 de yens, para atender a los gastos de la lucha, la cual se había iniciado ya el día 25 de Agosto.

En este día quedó establecido el bloqueo de Tsing-Tao por las escuadras japonesas, la primera al mando del almirante Barón Dewa, compuesta de dos dreadnougths, el Karashi y el Settan, y cuatro acorazados, y la segunda bajo las órdenes del vicealmirante Yoslumatu, formada por cuatro acorazados y varios cruceros y cazatorpederos.

Algunos días después las escuadras japonesas fueron reforzadas con una división inglesa, y tropas niponas ocuparon siete islas en las inmediaciones de Kiao-Chao, después de haber limpiado de minas los buques un gran espacio de mar.

El mismo día 25 de Agosto comenzó el bombardeo de las posesiones alemanas, en las cuales había sido leído a las tropas un despacho del Kaiser encargándoles que resistieran todo lo posible.

Tan pronto como se inició el bombardeo, los alemanes hicieron saltar con dinamita todos los edificios que podían ser utilizados por las escuadras enemigas como puntos de referencia, y arrasaron todos los pueblecillos chinos próximos a Tsing-Tao. Las fuerzas alemanas de la plaza alcanzaban la cifra de 3,000.

La escuadra alemana, que se hallaba en las costas de China, zarpó con rumbo al Norte tan pronto como se supo el establecimiento del bloqueo.







Hagamos ahora una somera descripción de la colonia de Kiao-Chao o Tsing-Tao, como la llaman los alemanes, para poner fin a este tema.

Kiao-Chao está situada en el mar Amarillo, frente a Corea, en la costa oriental de la provincia china de Shantug.

En 1897 llegaron a Kiao-Chao varios buques de guerra alemanes, de los que desembarcaron soldados y funcionarios alemanes, que en nombre del Emperador tomaron posesión de aquel territorio, no obstante las protestas de China. El Celeste Imperio hubo de ceder a la fuerza de las circunstancias y acabó por consentir en que la ciudad y el puerto ocupados quedasen bajo la soberanía de Alemania durante un período de noventa y nueve años. Así se estipuló en un convenio que se firmó entre China y Alemania y que lleva la fecha de 6 de Marzo de 1898.

Una vez legalizada la ocupación, el imperio alemán se apresuró a organizar ésta debidamente.

Al comenzar la guerra, la administración de la colonia dependía del Ministerio de la Marina teutón, ejerciendo el cargo de gobernador de la plaza un oficial de la armada. La colonia estaba dividida en treinta y tres municipios, alcanzando su población la cifra de 192,000 habitantes.

La raza blanca estaba representada por un núcleo de 4,470, de los cuales 3,806 eran alemanes, soldados y funcionarios civiles en su mayoría.

La guarnición estaba formada de 3,121 soldados de infantería de marina.

En Kiao-Chao residían las autoridades judiciales para los residentes europeos, radicando el tribunal de apelación en el consulado alemán de Shanghai.

Estos tribunales no entendían en los litigios de la población china, salvo en muy contados y determinados casos.

Entre la ciudad de Tsing-Tao, situada en la costa Norte de la bahía de Kíao-Chao y Chinanfu, capital de la provincia de Shan- ghai, se extiendía una línea férrea de doscientas sesenta millas de longitud.

Además de ocupar Kiao-Chao, Alemania se reservó una zona de influencia en la provincia de Shanghai, zona de una superficie de 2,150 millas cuadradas, con una población de 80,000 habitantes.

Al ceder esta zona de influencia, China renunció a su derecho de soberanía y fiscalización, traspasándolo al gobernador de Kiao- Chao.

La zona de influencia se extiendía también a un espacio de treinta y dos millas en el mar Amarillo.

Rodeaba el distrito y la bahía de Kiao-Chao una zona neutral de 2,500 millas cuadradas, con una población de 1.200,000 almas.

La situación de la colonia al comenzar la guerra europea era muy próspera.

En Kiao-Chao se producían con abundancia judías, nueces, batatas y otros frutos. Se explotaba la sericicultura; minas de carbón eran explotadas; había adquirido gran importancia la industria de la seda y se fabricaba cerveza y jabón. Se importaba principalmente algodón, telas, metales, azúcar y cerillas, y se exportaban trencillas de paja, seda, nueces y aceite de judías.

La importación llegó, en 1911, a 114.938,000 marcos y la exportación a 80.295,000.

Los alemanes habían construido excelentes defensas para organizar la resistencia en la colonia en el caso de un ataque inesperado.

lunes, 9 de octubre de 2017

PGM: El Mark IV británico




Los subsiguientes tanques ingleses Mark IV (modelo 4) 

El 19 de setiembre de 1916 –cuatro días después que los primeros tanques hayan entrado en acción- el comandante en jefe británico, Mariscal Sir Douglas Haig, emitió una orden de 1.000 tanques adicionales a ser fabricados inmediatamente. (Esta orden fue rescindida 3 semanas después por el Consejo del Ejército, pero inmediatamente vuelta a poner en vigencia por el Sr. Lloyd George, Ministro de Estado para la Guerra, que tenía más visión de futuro). Se habían revelado numerosas fallas en los tanques Mark 1 y se deseaba que haya mejoras de diseño para eliminar dichas fallas antes de entrar en la producción en masa de los 1.000 nuevos tanques. Mientras tanto se fabricarían unos 100 tanques con el mismo diseño a ser empleados solo como vehículos de entrenamiento.

Estos modelos “intermedios” fueron denominados Mark II y III respectivamente.



Los primeros de los tanques de nuevo diseño, el Mark IV (de nuevo principalmente fruto del trabajo del Mayor W.G. Wilson en equipo con Tritton de William Foster & Co) fueron entregados al ejército hacia finales de abril de 1917. Aunque superficialmente eran bastante parecidos al Mark 1 y se empleaba el mismo motor y la misma transmisión, incorporaban, sin embargo numerosas modificaciones sugeridas por la experiencia en batalla. El blindaje de protección fue mejorado –aunque el espesor de blindaje máximo de 12 mm permaneció igual, el empleo de chapas de este espesor fue extendido. El armamento fue cambiado del cañón largo de 6 libras (57 mm -40 calibres) que era propenso a dañarse cuando el tanque se empantanaba, a un cañón corto de 6 libras (57 mm -23 calibres de longitud). Fueron montados en troneras modificadas que podían girarse hacia adentro para ser transportados por ferrocarril –en el Mark 1 las troneras tenían que desmontarse, una tarea lenta y pesada-.

Las condiciones de la tripulación fueron mejoradas con la adición de mejores escotillas de salida, mejor configuración de visores y un mejorado sistema de ventilación y enfriamiento. El sistema de alimentación de combustible era ahora por un sistema de vacío, que eliminó la desventaja del sistema de gravedad anterior, que frecuentemente dejaba de operar cuando el tanque se empantanaba. La gasolina se llevaba en un depósito blindado en la parte trasera fuera del casco principal del Mark IV donde había menos riesgo de que se incendie.

El sistema de escape contaba con un silenciador –que no había en los diseños anteriores. Las ruedas de dirección de cola no fueron ya empleadas en el Mark IV.

Se siguió empleando el motor Daimler de 105 hp aunque se sabía que tenía insuficiente potencia, pero se lo mantuvo para simplificar la producción.

Otra modificación en el armamento, que aunque solicitada por el ejército, al final fue un retroceso, fue la introducción de las ametralladoras (en realidad fusiles ametralladoras) Lewis. Esta arma estaba prestando un servicio bueno y fiable con la infantería pero no tuvo éxito en los tanques debido a que su camisa de enfriamiento no podía ser protegida y era muy vulnerable al fuego de las armas portátiles y livianas, además el sistema de enfriamiento de la Lewis absorbía polvo en los ojos del tirador. La ventana de disparo de la Lewis era más fácil de penetrar por proyectiles que la original de la ametralladora Hotchkiss, por lo que en modelos posteriores se reemplazó las Lewis por las probada Hotchkiss.

La orden de producción de los Mark IV –se hicieron un poco mas de los 1.000 solicitados- fue de 1.015 unidades.

Fueron por primera vez empleados en acción en junio de 1917 y para noviembre formaban el grueso del Cuerpo de Tanques durante la batalla de Cambrai –recordada como la primera batalla realmente exitosa para los tanques. Algunos continuaron siendo empleados hasta el final de la guerra, aunque para entonces ya habían sido producidos modelos posteriores con mejor rendimiento mecánico y mayor capacidad de cruce de trincheras.

publico algunas imagens del modelo IV, un esquema de sus partes y fotografias del mismo en accion. La última es de un Mark IV destruído y capturado por los alemanes.




viernes, 6 de octubre de 2017

PGM: La ocupación neozelandesa de Samoa, 1914

La ocupación de Samoa por Nueva Zelanda, 29 de agosto 1914 




 Por Per Finsted 
Traducción: Esteban McLaren

Introducción 

La información sobre la participación de Nueva Zelanda en la Primera Guerra Mundial consiste normalmente en las unidades que desempeñaronn funciones en Gallipoli, el frente occidental, Egipto y Palestina. Menos conocida es la ocupación de Samoa el 29 de agosto de 1914, que fue la primera acción militar que hubo de desempeñar las reciéntemente creadas fuerzas armadas de Nueva Zelanda.

Movilización del Ejército de Nueva Zelanda

La respuesta de Nueva Zelandia al estallido de la guerra el 4 de agosto fue rápida y entusiasta. La formación militar obligatoria se había iniciado en 1912 y ya había dado unos 29.500 Territorials y 26.500 cadetes mayores. Además, contaba con 10.000 reservistas, o más de 66.000 hombres en total.


La ocupación de Samoa, 29 de agosto 1914


Mapa 1: Colonias alemanas en el sur del Océano Pacífico.
De Estadísticas de Samoa (Master Nación) 


No hay papel para las fuerzas imperiales de Nueva Zelanda militar que haya sido decidido antes de la guerra, pero en la noche del 6 de agosto de 1914, un mensaje del Secretario de Estado de Guerra fue recibido por Su Excelencia el Gobernador: "Si su deseo de Ministros y se sienten capaces de aprovechar la estación alemana inalámbrica en Samoa, debemos sentir que se trataba de un servicio Imperial grande y urgente ... "

La propuesta fue aprobada al día siguiente, y cuatro días más tarde una fuerza mixta de 1413 hombres (1) más seis monjas enfermeras estaban equipadas y listas.




La Fuerza Expedicionaria de Nueva Zelanda con la bandera de alemanes capturados de Samoa.
Desde FirstWorldWar.com


En el 15 de agosto 1915 la Fuerza de Avance de Samoa dejó Wellington, recogiendo 10 infantes más, algunos detalles de guerra y guías e intérpretes en Fiji, y en el 29 de agosto 1915 desembarcó sin oposición en Apia, la isla principal de Samoa Occidental.

En marzo de 1915, la Fuerza de Relevo de Samoa de 358 hombres se hizo cargo, y al final de la guerra otra 298 hombres fueron suministrados para mantener la guarnición.

Referencias fotográficas

La Biblioteca Alexander Turnbull, la biblioteca de investigación dentro de la Biblioteca Nacional de Nueva Zelanda, tiene también una serie de fotografías del desembarco y posteriores. Haga clic aquí para buscar estas fotografías (búsqueda de Samoa 1914).

El Grupo de Avanzada de Samoa


Coronel Robert Logan 2).

La fuerza de desembarco fue comandada por el coronel (temporal) de Robert Logan del Ejército de Nueva Zelanda. En 1914, el Coronel Logan (1 º Regimiento Montado Otago Rifles) fue comandante del Distrito Militar de Auckland, se convirtió en coronel en octubre de 1915.

El elemento de infantería consistía en casi 1000 hombres de la tercer (Auckland) regimiento (Countess of Ranfurly's Own) y el quinto (Wellington Rifles) regimiento.

La fuerza incluye 4 cañones ligeros, probablemente de la batería de montaña 'D' (capitán Anderson).

El elemento de ingeniero consistía de una compañía de campaña, una compañía de ingenieros de ferrocarriles (capitán Keenan) y un destacamento de señales.

Además, los destacamentos de Nueva Zelanda y el Cuerpo Médico de Nueva Zelanda del servicio del ejército fueron incluidos en la Fuerza Avanzada de Samoa.

La contribución naval 

La fuerza expedicionaria se transportaba en dos barcos de la Unión Steam Ship Company de Nueva Zelanda 3) - el S/S Moeraki (4.392 toneladas de registro bruto, construido en 1903) y S/S Monowai (3.433 toneladas de registro bruto, construido en 1890).

El contingente naval, al mando del almirante Sir George Patey, consistió en tres obsoletos "cruceros de clase P" - HMS PhilomelHMS Psique y HMS Pyramous; unidos por HMAS AustraliaHMAS Melbourne y el crucero francésMontcalm en Nueva Caledonia.


HMS Psique o HMS Pioneer, c.1912. 
Desde una postal de color contemporánea visto a la venta en Ebay. 

El HMS Philomel fue un Crucero de Tercera Clase clase Peal (1890). Una foto del HMS Philomel se encuentra en la World War 1 Naval Combat.

Los HMS Psique y HMS Pyramous eran de la clase Pelorous (1900). Ver Cruceros Protegidos de Tercera Clase clase Pelorous (Primera Guerra Mundial Lucha contra la Naval 1).

El HMS Philomel fue transferido al Gobierno de Nueva Zelandia en 1914 y comisionado en Wellington el 15 de julio de 1914. Con su complemento aumentada en un 60-70 reservistas de Nueva Zelanda, el HMS Philomel escoltó primero la fuerza avanzada de Samoa y luego a la principal Fuerza Expedicionaria de Nueva Zelanda a Egipto.

Consulte la Fuente 5 para obtener información adicional sobre el HMS Philomel, que sirvió en la División de Nueva Zelanda de la Royal Navy (a partir de 1941 la Armada Real de Nueva Zelanda) en varios puestos hasta el 16 de enero de 1947.

La colonia alemana de Samoa 


El Gobernador comandaba los Fita-Fita, las fuerzas policiales paramilitares de Samoa.
Tarjeta de cigarrillos N º 96 en la serie Waldorf-Astoria de las Fuerzas Navales y Coloniales Alemanas. (Fuente 6) 


Samoa se convirtió oficialmente en una colonia alemana el 1 de marzo de 1900, sobre la base de un tratado entre Gran Bretaña, Estados Unidos de América y Alemania 4).

A diferencia de la mayoría de las colonias alemanas, en Samoa no había ninguna unidad militar, sino sólo una pequeña fuerza policial 5).

En 1914 la fuerza consistía en unos 30 Fita-Fita (agentes de policía paramilitar de Samoa) y 20-25 agentes de policía local (Landespolizisten), todas a cargo de un Jefe de la Policía alemana (Polizeimeister).


La policía paramilitar de nativos de Nueva Guinea
(Kaiser-Wilhelms-Land).
Tarjeta de cigarrillos N º 94 en la serie Waldorf-Astoria de las Fuerzas Navales y Coloniales Alemanas. (Fuente 6) 


La Fita-Fitas fueron reclutados de hijos de caciques y familias influyentes, sino que sirve principalmente como auxiliares de los establecimientos Gobierno y, como guardias. Los agentes de policía local sirvieron en varias aldeas nativas y de dos puestos de policía, conocido como Cana y Saluafáta.

Al parecer, el Fita-Fita no podían ser de confianza en todas las circunstancias, ya que los cerrojos de los fusiles fueron retiradas durante un malestar interno en 1909.

La policía paramilitar de la colonia alemana de Nueva Guinea 6) (Kaiser-Wilhelms-Land), así como una partida de desembarco naval fueron traídos para sofocar los disturbios.


Un soldado naval alemán, equipada para los desembarcos en zonas tropicales.
Tarjeta de cigarrillos N º 43 en la serie Waldorf-Astoria de las Fuerzas Navales y Coloniales Alemanas. (Fuente 6) 


En vísperas de la invasión

La estación alemana inalámbrica en Samoa, que más o menos fue la razón de las operaciones en Nueva Zelanda, abrió apenas unas semanas antes de la invasión, el 2 de agosto de 1914. Hasta entonces, los telegramas tenían que trasladarse desde Nueva Zelanda, entre ellos el telegrama con la información sobre el asesinato en Sarajevo, el 28 de junio de 1914.

La amenaza de esta estación inalámbrica debe considerarse en el contexto del Escuadrón de Alemania del Este de Asia 7) con base en Tsingtao. El Escuadrón incluidos los cruceros modernos SMS ScharnhorstSMS Gneisenau ySMS Nürnberg.

Cuando estalló la guerra, un pequeño número de alemanes formaban la fuerza de los ciudadanos (Bürgerwehr), consistente en cerca de 50 hombres, organizados en tres destacamentos - una vigilancia de la estación inalámbrica y los otros dos se turnaban para servir como guardias costeras.

El gobernador convocó un consejo de guerra con los propietarios de algunos grandes plantaciones, los hombres de negocios y funcionarios gubernamentales, la conclusión era que cualquier forma de resistencia militar no tendría sentido y sólo llevar a derramamiento innecesario de sangre.

La rendición alemana 

En las primeras horas del 29 de agosto de 1914, la Fuerza de Avance de de Samoa acercó sus vapores al puerto de Apia, dos barcos de vapor pequeñas búsquedas en el puerto de minas y un pequeño barco, llevando una bandera blanca transportado dos oficiales navales al muelle Bismarck.


El desembarco en Apia, Samoa, el 29 de agosto de 1914.
De New Zealand in the Great War (Historia Digger)
.

El primer oficial británico de la Commonwealth en desembarcar en territorio enemigo en la Primera Guerra Mundial fue el teniente Edward Church, pagador del HMS Psique, quien recibió instrucciones para llevar la demanda del Almirante de la rendición incondicional a los representantes alemanes. 8)



Los oficiales de la Royal Navy llegan a Apia, Samoa, el 29 de agosto de 1914, con la demanda de rendición alemana. El personal representado era de HMS Psyche, uno de los tres cruceros de la clase "P" de la estación de Nueva Zelanda de la marina real que ayudó a componer la escolta naval para la expedición a Samoa alemana.

El Gobernador alemán, Erich Schultz-Ewerth, había dejado la ciudad para "asistir a una conferencia de los oradores y los jefes", dejando así un gobernador interino para recibir la solicitud de entrega. Las negociaciones comenzaron, pero al final los alemanes tuvieron que aceptar la ocupación de Nueva Zelanda, y lo hizo bajo protesta.


Izado de la bandera del Reino Unido, Palacio de Justicia, Apia, Samoa, el 30 de agosto de 1914.
Desde New Zealand in the Great War (History Digger).
 

La estación de radio en Apia fue desmantelada por los alemanes para mantenerlo fuera de las manos británicas, y los miembros de la fuerza de los ciudadanos se desestimó.

La bandera del Reino Unido se izó aproximadamente 8:30 el 30 de agosto de 1914; cañones de los barcos saludaron desde el puerto.

La ocupación de Nueva Zelanda

A pesar de que el gobernador había sido prometido de ser expulsado a Fiji, éste fue llevado a Auckland, Nueva Zelanda como un prisionero de guerra el 2 de septiembre de 1914, junto con su secretaria, Mars, y el director de la estación inalámbrica, Hirsch.

Mis fuentes de la ocupación de Nueva Zelanda son muy anti-Nueva Zelanda (Fuentes 8 y 9), pero se destaca que los alemanes en Samoa no fue en modo alguno impresionado por las tropas de Nueva Zelanda con sus uniformes de lana pesada, más útil para la guerra en Europa que en el Pacífico Sur. Además, los soldados parecían muy jóvenes y carecían de formación militar.

Al principio, la relación era tolerable, pero durante los meses siguientes, y culminando alrededor de la Navidad de 1914, las cosas salieron bastante mal.

A mediados de septiembre de 1914 sin embargo, la situación cambió cuando los cruceros alemanes SMS Scharnhorst y SMS Gneisenau se presentaron en la desembocadura de la bahía que conduce al puerto de Apia. Todos los alemanes esperaban que la ocupación terminaría pronto, pero al final resultó que los cruceros tenían cosas más importantes que hacer, y un mensaje con esta declaración fue entregada al coronel Robert Logan desde el mando de la Armada alemana, Vice-Almirante Graf Maximilian von Spee. La moral alemán se hundió más en consecuencia!

De acuerdo a la Fuente 8, varios cientos de soldados de Nueva Zelanda, aburrido de no tener nada que hacer en esta isla remota, irrumpieron en algunos almacenes en el puerto el 26 de diciembre de 1914 y "liberaron" grandes cantidades de alcohol, de las que se les ha prohibido desde el comenzó la ocupación.

De acuerdo a la Fuente 9, la situación se fue bastante de las manos, y el Coronel Robert Logan tuvo que inventar una amenaza de un crucero de batalla alemán SMS Tann que había sido observado en el Océano Pacífico rumbo a Samoa - una situación similar a la aparición de SMS Scharnhorst y SMS Gneisenau - con el fin de recuperar el control de sus fuerzas. Esta amenaza puso serio a los soldados y se les ordenó a las colinas que rodean Apia a cavar trincheras y otras fortificaciones.

En marzo de 1915, el Grupo de Relevo de Samoa ayudó a la Fuerza de Avance de Samoa. Esta nueva fuerza compuesta por más hombres maduros, muchos veteranos de la Guerra de los Boers, y alivió la tensión entre los alemanes y la fuerza de tareas.



Algunos de los 70 miembros del Partido de Adelanto de Samoa que regresaron a Nueva Zelanda en el Monowai en septiembre de 1914. Estos hombres estaban "algo sorprendidos" de que sólo unas pocas personas estuvieran presentes para darles la bienvenida en Auckland, donde el acceso público estaba restringido por el cierre De las puertas del Muelle de la Reina. [1] La llegada posterior de la nave en Wellington era inesperada y "apenas un alma" los estaba esperando en el muelle. 

En conclusión 

La participación de Nueva Zelanda en Samoa duró hasta 1962. Después de la Primera Guerra Mundial, Samoa fue un mandato de Nueva Zelanda de la Liga de las Naciones 9), y más tarde una administración fiduciaria de las Naciones Unidas. En 1962, la antigua colonia alemana se convirtió en una nación independiente bajo el nombre de Samoa Occidental, a partir de 1997, Samoa.

Muchos de los jóvenes soldados de Nueva Zelanda que prestaron servicios en la Fuerza de Avance de Samoa fueron a Gallipoli después. Muchos de ellos nunca regresaron ...

Fuentes 


1. The Concentration of the Expeditionary Force en The New Zealanders at Gallipoli por el Coronel Fred Waite, Whitcombe and Tombs, Christchurch, New Zealand 1919 (New Zealand Electronic Text Centre).

2. The New Zealand Expeditionary Force in the First World War (Te ara - An Encyclopaedia of New Zealand, 1966).

3. The Navy (Te ara - An Encyclopaedia of New Zealand).

4. Before Gallipoli - Australian Operations in 1914, Semaphore - Newsletter of the Sea Power Centre Australia, Issue 7, August 2003.

5. Record of HMNZS Philomel, Appendix 8 in The Royal New Zealand Navy por Sydney David Waters, Historical Publications Branch, Wellington 1956, Part of The Official History of New Zealand in the Second World War 1939-1945.

6. Uniformen der Marine und Schutztruppe, Waldorf-Astoria Zigaretten, Munic 1933 (Preußische Geschichte und Militärgeschichte (Großer Generalstab).

7. Das Deutsche Koloniallexikon, 1920 (Universitätsbibliothek Frankfurt am Main).

8. Erste und letzte Tage Deutsch-Samoas - Schutzmacht und neuseeländische Okkupation im Wechsel por Robert Vandergast (Traditionsverband ehemaliger Schutz- und Überseetruppen).

9. Samoa im Weltkriege basado en Sturm- und Sonnentage auf Samoa by Dr. Arthur Berger, Verlag Deutsche Buchwerkstätten 1923 (Jaduland).

10. Military Badges of the British Empire 1914-18 por Reginald H.W. Cox, The Standard Art Book Co. Chicago Illinois 1983, ISBN 1-84342-384-7.



Notas:

1) El sitio oficial del Ejército de Nueva Zelanda figura la cifra de 1.382 voluntarios de Nueva Zelanda.

2) De Robert Logan (1863-1935) (Diccionario de Filosofía Nueva Zelanda).

3) Véase Union Steam Ship Company of New Zealand y S/S Moeraki (La lista de embarcaciones). Una foto de S/S Moeraki y S/S Monowai a punto de salir Clyde Wellington Quay, como transportes de tropas el 15 de agosto 1914, es incluido en la colección fotográfica mencionada en la Biblioteca Alexander Turnbull (identificados a través de Nueva Zelanda Marítima Index).

4) Para la historia colonial de Samoa, ver Samoa por Chris Dale (Traditionsverband ehemaliger Schutz-und Überseetruppen) y Samoa (Statesmen.org Mundial), el último enlace incluye un buen mapa y una lista de gobernadores, etc

5) Para obtener información sobre los uniformes colonial alemán, véase Uniformes coloniales alemanes (por Horst Hübner). La sección de Samoa incluye una foto de una banda roja similar a la usada por Fita-Fita. Además, la insignia de la Policía de Samoa se ilustra.

6) Véase también Schutzgebiete, Südsee (zur deutschen Bilddokumente Polizeigeschichte).

7) Véase el Escuadrónde Crucero Vice-Almirante Graf Spee (World War 1 Naval Combat).

8) Información sobre la rendición alemana se deriva de 29 de agosto 1914 por Christine Liava'a (Gran Guerra del foro).

9) En la primera parte de la administración de Nueva Zelanda de Samoa, se refieren a El Departamento de nativos en Nueva Zelanda por la administración Te'o Tuvale (Centro de textos electrónicos de Nueva Zelanda).

Dansk Militærhistorisk Selskab

miércoles, 27 de septiembre de 2017

PGM: Cascos y protección de tripulaciones de tanques

Museo del tanque: La máscara facial y el casco de la tripulación del tanque de la Primera Guerra Mundial
War History Online




Se trata de una mascarilla de tripulación del tanque, que se habría emitido a cada miembro de la tripulación de un tanque para proteger su cara y, en particular, sus ojos de los efectos de "splash".

El chapoteo


"Splash" o chapoteo era un aspecto más desagradable e inevitable de la guerra de tanques, provocada cuando las balas de las ametralladoras enemigas golpearon la placa de armadura del tanque. Algunos de los plomos de la bala, salpicados por el exterior de la armadura, penetraron a través de las brechas más pequeñas como gotitas microscópicas de metal fundido, diminutas hendiduras de metal también salían del interior de la armadura del impacto de las balas en el fuera de.


En la carne expuesta era bastante malo, se abría paso bajo la piel y emergía como diminutas manchas negras, pero si alguna de ellas entraba en tus ojos, podría causar un daño incalculable, incluso hasta el punto de dejarte ciego.




Protección

Se supone que la máscara facial te protegería. Estaba hecha de metal cubierto con una delgada capa de cuero en cada lado y se mantuvo en su lugar por cintas, que le ató en la parte posterior de la cabeza.

La máscara se colocó sobre la nariz, los ojos y la boca, y los ojos estaban protegidos por finas placas de metal con ranuras cortadas en ellos para que usted pueda ver a través, mientras que la boca estaba cubierta por una capa de correo de cadena, colgando de la parte inferior del escudo Y diseñado de modo que usted podría tomar una bebida rápida de su recipiente del agua sin tener que quitar la máscara entera.

En la práctica, estas máscaras no eran populares. Hacía calor dentro de un tanque y como su cara sudaba era difícil mantener la máscara en su lugar. Además de lo que era bastante difícil de respirar de todos modos, dentro de un tanque, sin algo apretando en la nariz tantos miembros de la tripulación optó por no usarlos y se arriesgó el daño de 'splash' en su paso.




Casco de cuero


Cuando los tanques aparecieron por primera vez, los hombres recibieron estos cascos de cuero especiales.


Significaba que usted podría golpear su cabeza dentro del tanque y no dolió - demasiado. Sin embargo, hubo un problema al salir. Se decía que el casco parecía más bien un casco de infantería alemana y había casos de hombres de tanques disparados por su propio lado - así que pronto dejaron de usarlos también.

jueves, 21 de septiembre de 2017

PGM: El día más largo del USMC en el frente occidental

El "Día más largo" del US Marine Corps - 6 de junio de 1918


Alan G. Gauthreaux | War History Online





"Llevábamos el uniforme del ejército", escribió Elton Mackin, una Marina de Estados Unidos en el Frente Occidental en 1918, "y sólo una insignia ocasional aquí y allá en pistolinas, tapas, y tal nos identificó como el Cuerpo de Marines ... Estábamos parados de el AEF - el Leathernecks. Mantuvimos una feroz presunción y orgullo.

Aunque fueran obligados a usar la ropa indescriptible de un "Doughboy" regular, los Marines estadounidenses en Europa durante el año de cierre de la Primera Guerra Mundial lucharon con no menos distinción que en conflictos pasados ​​o posteriores. Durante el transcurso de siete meses en 1918, el "Teufelhunde" solidificó su reputación como una fuerza de combate de élite y contribuyó a la victoria aliada en el Frente Occidental.

Las lecciones aprendidas de su tiempo pasado en Europa transformaron el acercamiento del cuerpo a la táctica de la pequeña unidad ya la ejecución estratégica, no sólo preparando esta fuerza valiente para los conflictos por venir, sino también estableciendo un legado que los infantes de marina consideran actual una historia digno de preservar. Un día en la historia del Cuerpo de Marines, en particular, demostró su disposición a hacer el sacrificio final para el país y el cuerpo.

Cuando los Estados Unidos declararon la guerra contra Alemania y las Potencias Centrales, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos tenía 13.795 hombres, incluyendo suboficiales, suboficiales y alistados dispuestos a llevar la lucha al Frente Occidental. Además, 187 oficiales y 4.546 hombres alistados sirvieron en los lugares de destino en todo el mundo, con la mitad de ese número sirviendo a bordo de varios buques de guerra.

Después del entrenamiento básico de la infantería, los infantes de marina experimentaron la supervivencia adicional y el entrenamiento de combate por ocho a doce semanas. Las zonas de entrenamiento se habían formado fuera del paisaje para reflejar las condiciones de lucha del terreno que los marines se encontrarían posteriormente en Francia en el frente occidental. Como resultado de este entrenamiento enfocado, los Marines surgieron como una unidad de combate bien afilada y cohesionada. Los infantes de marina recibieron el entrenamiento intensivo del combate donde exhibieron una habilidad profesional.

Por otra parte, soldados de infantería del ejército entrenados para el combate en Europa y enviados tan rápidamente que los reclutas llegaron al campo de batalla sin entrenamiento para los rigores de combate en el frente occidental. Sin embargo, recibieron el manual de armas cuando se trataba del rifle de combate elegido por el ejército, el modelo Springfield M1903. Incluso el general John J. Pershing, comandante de las Fuerzas Expedicionarias Americanas, expresó su preocupación por el envío de tropas a las líneas de frente sin el entrenamiento adecuado en el Manual de Armas. Pershing admiró a la Primera División de Infantería por su agresividad, pero "los encontró altamente unmilitary en la apariencia, el porte, los ejercicios, las habilidades, la actitud hacia el entrenamiento, y el liderazgo."


Los infantes de marina estadounidenses, recién llegados a Francia durante la Primera Guerra Mundial, demuestran su puntería mientras los curiosos soldados franceses están de pie para ver,

La 4ta Brigada Marina contenía dos regimientos, los 5tos y 6tos infantes de marina. El comando de la brigada cayó en manos del general de brigada James G. Harbord, EE.UU. El general de división Harbord era soldado de un soldado, habiendo ascendido a través de las filas de privado, pero determinado temprano en su carrera para hacer oficial. El general Harbord impresionó a sus superiores de manera indeleble a lo largo de su carrera con su eficiencia en la organización de que uno de sus superiores y sus respetados colegas, el general Pershing, no podía pensar en nadie mejor para dirigir la 4ta Brigada que el general Harbord. El 4 y sus unidades de apoyo cayeron bajo el mando directo de la 2ª División, bajo el mando del General de División Omar Bundy.

El ejército alemán que los estadounidenses pronto enfrentarían a través de los campos de batalla profundamente marcados de Francia se reenergizaría con las tropas frescas y experimentadas. Con el Tratado de Brest-Litovsk a principios de 1918 y la retirada de las tropas rusas de la guerra, las tropas imperiales alemanas experimentadas y endurecidas por la batalla estaban ahora libres para llevar a cabo una guerra de un frente para la lucha en el Frente Occidental. Por primera vez en el conflicto desde 1914, los alemanes mantuvieron una superioridad numérica sobre los aliados y determinaron que usarían esa superioridad para finalmente traer victoria a la patria. El general Erich von Ludendorff y el mariscal de campo Paul von Hindenburg, comandantes conjuntos de las fuerzas imperiales alemanas, creyeron que la superioridad numérica y la experiencia que estas tropas traerían al frente occidental podrían capitalizar en una serie de ofensivas bien definidas significadas para finalmente lisiar los Aliados y llevarlos a la mesa de negociaciones.

La acción conocida como ofensiva de Somme comenzó el 21 de marzo de 1918. Elementos de los diecisiete, segundo y décimo octavos ejércitos de Alemania atacaron a los ejércitos primero, tercero y quinto británicos a lo largo de un frente de 50 millas. Al amanecer del 21, una pesada artillería alemana comenzó cerca de San Quintín contra los británicos que mantenían la línea allí.



Los alemanes intentaron una incursión cerca de Armentieres, pero las tropas británicas en la zona lograron sostener y los alemanes se retiraron de nuevo a sus propias líneas. Un ataque de infantería alemana le siguió al bombardeo, empezando justo al norte cerca de Limy y extendiéndose hacia el sur hasta la ciudad de LaFere, empujando hacia el oeste más de cuarenta millas en el territorio aliado. Este gran avance comprometió varias de las posiciones delanteras aliadas y un duelo posterior de la artillería comenzó entre los artilleros alemanes y británicos sin ninguno de los lados que gana ninguna ventaja táctica específica. Los alemanes invadieron a los británicos y franceses a lo largo de todo el frente, pero finalmente los británicos se reagruparon y junto con las doce divisiones francesas, detuvieron a los alemanes a corta distancia de la ciudad de Amiens.

La segunda ofensiva alemana comenzó el 9 de abril de 1918, lanzada desde las orillas del río Lys. Las tropas alemanas intentaron empujar hacia el oeste por el noroeste sobre un frente de veintiuna millas. Los alemanes iniciaron un bombardeo desgarrador con explosivos y bombas de gas en un frente de 17.000 yardas entre las localidades de Armentieres y Liens el día anterior, pero ningún ataque de infantería siguió al bombardeo. Los Aliados se mantuvieron firmes durante toda la noche y la lluvia de acero cesó, pero sólo temporalmente. A las 4:00 de la mañana, los alemanes renovaron su artillería hasta el mediodía. Las líneas británicas y francesas se mantuvieron a pesar de dos nuevos ataques de artillería pesada. Sin embargo, en la orilla izquierda del Oise, a pesar de mantener el avance alemán, elementos británicos y franceses se retiraron a posiciones más fuertes a lo largo del frente. Eventualmente, los comandantes franceses respondieron a la solicitud urgente del mariscal de campo británico Sir Douglas Haig de más tropas y el avance alemán se detuvo. Por otra parte, quinientos soldados estadounidenses sirvieron en la reserva junto a los británicos y los franceses en esta segunda ofensiva alemana, cortando sus dientes más adelante en el frente occidental hasta que tomaron su turno en la línea.

La tercera ofensiva, conocida históricamente como la Tercera Batalla de Aisne, comenzó el 27 de mayo de 1918, con muchos de los viejos campos de batalla que tragaron ejércitos enteros durante los últimos cuatro años viendo la acción una vez más. El ataque alemán se abrió a lo largo del frente entre Soissons y Reims con una acción más pequeña que ocurre al sur de Ypres.




Los británicos sostuvieron un frente de quince millas de Barisis en el norte a Reims, el punto más meridional de la ofensiva alemana, mientras que las tropas francesas sostuvieron la línea en el Chemin des Dames. En algunos lugares a lo largo del frente, los alemanes empujaron adelante, sin importar las víctimas crecientes. El avance llegó luego al Marne, aproximadamente a cincuenta y seis millas de París. Debido a la falta de suministro, cansancio y repetidos contraataques aliados, los alemanes se detuvieron en ese punto. Las bajas británicas ascendieron a 29.000, heridas o muertas, y los franceses perdieron 98.000 hombres, ya fuera por heridas o rendición. Aunque los generales Hindenburg y Ludendorff consideraban sus víctimas como ligeras, los soldados alemanes cansados ​​de la guerra se rindieron en masa y los avances realizados durante el curso de todas las ofensivas dejaron a las tropas alemanas expuestas en evidentes salientes. Estas ofensivas, desencadenadas por el fin del estancamiento que azotó al Frente Occidental durante cuatro años, sorprendentemente convencieron a los alemanes de que la victoria estaba a su alcance, a pesar de las rendiciones masivas y de los hombres incapacitados durante la batalla. Las batallas subsiguientes con los Marines estadounidenses convencieron a los alemanes de lo contrario. Como Hindenburg y Ludendorf tomaron sus victorias, después de la Tercera Batalla de Aisne, en un esfuerzo por reforzar las divisiones francesas cerca del río Marne, el General Pershing (con indecisiveness francés que se avecina), ordenó a la 2 ª División de EE.UU. Brigada para mantener la línea en el Marne saliente cerca de París. La cuarta Brigada de Infantería de Marina había sido "puesta a disposición del sexto ejército".

Incluso con los estadounidenses tomando un papel más activo en la defensa, el Alto Mando alemán se sentía seguro de que más victorias de los alemanes ayudaría a obtener más apoyo para la guerra en el país que había estado disminuyendo durante los dos años anteriores. Sin embargo, aunque su mano de obra puede abrumar a los aliados, los alemanes carecían de material. Incluso el mariscal de campo von Hindenburg expresó sus reservas en cuanto a si Alemania prevalecería cuando declarara: "No teníamos los recursos ni el tiempo para batallas de ese tipo, porque el momento se acercaba cuando Estados Unidos comenzaría a entrar en escena totalmente equipado. "La importancia de una victoria alemana a través de estas ofensivas demostró la desesperación del alto mando alemán y aunque los alemanes reconocieron la resolución estadounidense de luchar, von Hindenburg señaló nuevamente:" Hicimos el conocimiento de sus tropas entrenadas primero en Chateau Thierry. Nos habían atacado allí, y habían demostrado que estaban torpes pero firmemente guiados.

El 1 de junio de 1918, los alemanes ocuparon la colina 204 en el lado occidental y luego marcharon hacia el pueblo de Vaux, a caballo entre el camino París-Metz y ocuparon el Bois de Belleau. Más tarde ese día, los Cuartos Marines "establecieron una línea que comenzaba en la Madera Clerembaut justo al norte de la carretera, pasando por Lucy-le-Bocage y Belleau Wood hasta la aldea de Champillion". Con las divisiones francesas en la zona aliviadas, a las 10:00 am de la mañana del 5 de junio de 1918, la 4ª Brigada mantuvo la línea en lo que los comandantes llamaron el "Triángulo": Lucy-le-Bocage, la madera al noroeste de Lucy-le-Bocage, la Colina 142, -Bussieres Road, y ochocientos setenta y cinco metros al norte de Champillion.

Los Aliados detuvieron el avance alemán sobre París y establecieron un frente firme el 5 de junio de 1918, momento en el cual «encontraron la línea de la 2a División bien establecida en ese punto del saliente del Marne más cercano a París». desde la embestida alemana y la participación activa de las fuerzas estadounidenses, la confianza del público en una victoria de los aliados aumentó. Ahora los estadounidenses, especialmente los marines, probarían su valor.

En la noche del 5 de junio, el brig. El general Harbord emitió órdenes operacionales a la 4ta Brigada Marina estacionada en Ferme de la Loge:

El enemigo tiene la línea general BOURESCHES - Bois de Belleau - TORCHY ... Esta brigada atacará a la derecha de la francesa 167a División de la Little Square Wood ...

El general Harbord fijó el comienzo de la operación a las 5:00 de la mañana del 6 de junio y seguirían otras órdenes cuando la brigada cumpliera con sus objetivos. El comandante señaló que el objetivo más importante para las fuerzas estadounidenses en los primeros días de la ofensiva fue la colina 142 cerca de Bussiares. La II División entera se fortaleció cerca de Montreuil-aux-Lyons y aumentó su línea donde "se repelieron varios ataques locales por la 4ta Brigada durante el día, "y las víctimas fueron divulgadas como mínimo.

A las 12:35 am del 6 de junio, el Coronel Wendell C. Neville, comandante del V Regimiento de Marina, examinó las posiciones enemigas y la mejor forma de ayudar a las unidades francesas en la zona, específicamente en el pequeño terreno conocido como Bois de Belleau (Madera de Belleau). Justo más allá de establecer su objetivo, Hill 142, al este de su área de puesta. El teniente coronel Logan Feland, de la 5ª Infantería de Marina, pidió un bombardeo de artillería para facilitar su movimiento y esperaba atrapar a los alemanes por sorpresa. El Teniente Coronel Feland también esperaba que el bombardeo de la artillería detuviera a los aviones alemanes constantemente acosando a sus tropas mientras se posicionaban para la ofensiva. Los alemanes capturados de las incursiones de la trinchera la noche anterior dieron sus propias posiciones de la tropa que demostraron su falta de resistencia al interrogatorio aliado y de su voluntad de asistir a los aliados en terminar la guerra traicionando a sus camaradas. El interrogatorio preliminar de tres prisioneros alemanes reveló cómo llegaron sus unidades, su fuerza y ​​el apoyo de la artillería carecía de complementar cualquier tipo de formidable defensa de la zona.

Poco antes de las 5 de la mañana, los marines del V Regimiento avanzaron tranquilamente desde sus trincheras hacia los campos de trigo para captar uno de sus principales objetivos, la colina 142, al suroeste de la aldea de Torchy. Cuando la primera línea rompió las afueras de los bosques, las máximas alemanas abrieron fuego, rompiendo el silencio de aquella húmeda mañana de junio. La mayor parte de estos infantes de marina que caminaron en sus líneas hacia la aldea nunca experimentaron el combate antes de hacer su manera a Europa. El Sargento de Artillería Aloysius P. Sheridan (6º Infantería de Marina, 2da División), describió lo que sucedió después:

"Yo estaba en el primer pelotón y nuestro pelotón estaba en el flanco derecho de la compañía. Así que avanzamos un poco demasiado rápido para el resto de la compañía. "Gy. Sgt. Sheridan dijo además que su unidad se detuvo bajo las órdenes de su comandante de la compañía, el capitán Donald Duncan, hasta que el resto de la compañía pudiera ponerse al día con las unidades de plomo. Una vez que el otro alcanzó, las unidades siguieron paralelas entre sí, y el apego se dio cuenta de que estaban a sólo seiscientas yardas de su objetivo. El sargento de la artillería Daniel Joseph Daly, veterano de combate experimentado y decorado de dos campañas anteriores, gritó a sus compañeros: "¡Vamos, hijos de puta! Bajo el fuego enemigo pesado, el 3er Batallón, 6tos infantes de marina hizo su manera abajo de una colina cuando un soldado golpeó el suelo herido por una bala de ametralladora alemana. Gy. Sgt. Sheridan fue testigo del incidente:

El soldado superior estaba con él todo el tiempo y yo estaba con él todo el tiempo y yo estaba allí en un santiamén. Conseguimos un médico naval, un aprendiz de hospital, la parte superior (sargento de pelotón) y yo y lo llevamos a un grupo de árboles. Todo el tiempo estaba jadeando, golpeado por el estómago. No más que acostado en el suelo cuando una gran cáscara de ocho pulgadas vino y mató a todos excepto a mí mismo.

Gy. Sgt. Sheridan sobrevivió a través de tres proyectiles explotados ese día, pero más tarde fue incapacitado a través de un ataque de gas posterior.

El mayor Júlio S. Turrill, comandante del 1er Batallón, 5º Infante de Marina, cerca de la colina 142, se dio cuenta de su posición tenue y declaró que "tendría que retroceder" si los refuerzos no llegaban a su posición cuando lo enviaron a su cuartel general, "no hay nada a mi derecha entre el frente y el camino de regreso a donde partimos". Los marines se enteraron de que la victoria seguiría siendo costosa a pesar de la inteligencia.

El Quinto Regimiento Marino del Mayor Turrill hizo su camino a través de un campo de trigo inmediatamente adyacente a Belleau Wood. La realidad de la guerra despertó a los presentes para observar los resultados del ataque. Según un soldado que esperaba tomar su lugar entre los marines que avanzaban, los "heridos comenzaron a retroceder. Ellos contaron historias contradictorias. Algunos estaban alegres y dijeron que nuestra pandilla estaba lamiendo el infierno fuera del Boche. Pero unos pocos parecían deprimidos, contando historias de pelotones enteros que eran aniquilados por ametralladoras. Les dimos cigarrillos y volvimos a sentarnos en nuestros agujeros. "Franklin D. Roosevelt, Secretario Asistente de la Marina y más tarde Presidente de los Estados Unidos, viajó por el Frente Occidental inspeccionando a las tropas. En junio de 1918, Asst. Segundo. Roosevelt fue testigo de los marines en combate cerca de Belleau Wood y registró sus observaciones:

He visto sangre corriendo de los heridos. He visto a hombres toser con sus pulmones gaseados. He visto a los muertos en el barro. He visto a doscientos hombres cojeando y exhaustos salir de la línea ... supervivientes de un regimiento de mil que avanzaron cuarenta y ocho horas antes.

Los marines se enfrentaron a la división después de la división de las tropas imperiales alemanas endurecidas por la batalla, y sin embargo dejaron la relativa seguridad de sus improvisadas zorras que seguían implacablemente sus ataques más allá de los bosques en el campo de trigo. Al amanecer del día 6, el V Regimiento Marino celebró tenuemente la Colina 142. El Mayor Turrill informó desde ½ km al norte de la Colina 142, al noroeste de Champillion que: "Hemos alcanzado nuestro objetivo y nos hemos vuelto intrínsecamente". escribió su informe, los alemanes bombardearon sus nuevas posiciones incesantemente, pero los marines se mantuvieron firmes, ansiosos por continuar su avance.

A las 2:05 p.m. El 6 de junio, el general Harbord ordenó un nuevo ataque en dos fases: (1) la primera fase pidió que el 3er Batallón, el 5º Marines atacara a Belleau Wood a la izquierda, mientras que el 3er Batallón, 6º Marines atacarían a la derecha; y (2) la segunda fase pidió que estas mismas unidades atacaran también el pueblo de Bouresches, justo al oeste de los bosques. La 2ª Brigada de Artillería proveería una barrera para que los Marines avanzaran mientras las compañías de ametralladoras proveen cobertura para la procesión Marítima. Este ataque ocurriría a las 5:00 p.m. El Coronel Manus McClosky informó en la noche del 6 de junio que los marines tomaron Torchy, Bouresches y la estación de ferrocarril en el último pueblo. A las 8:07 p.m., los marines también se celebró el borde oriental del Bois de Belleau, pero los franceses experimentaron dificultades para lograr sus objetivos, exponiendo una gran brecha en la línea de los Aliados.

No todas las operaciones de ese día se reunieron con la aprobación de los escalones superiores. Los 6tos infantes de marina recibieron órdenes del brigadier. El general Harbord durante la segunda fase del ataque en Bois de Belleau y Bouresches para tomar la Colina 133 desde la derecha con el 3er Batallón, bajo el mando del Coronel Albertus W. Catlin. Más tarde ese día, un agitado Brig. El general Harbord escribió al teniente coronel Harry Lee que:

No estoy satisfecho con la forma en que ha conducido su compromiso esta tarde. Su propia sede de regimiento y esta oficina no han tenido una noticia de su informe en cuanto a sus órdenes o su posición ... Quiero que tome el control y empuje este ataque con vigor [!] ... Quiero informes de usted cada quince minutos. Envíeles por corredor si es necesario.

Al día siguiente, 7 de junio, el teniente coronel Lee finalmente respondió con un informe detallado, siguiendo las órdenes de su oficial al mando.

Cuando los marines lograron sus objetivos el 6 de junio de 1918, sufrieron más de 5.7000 bajas en ese día, incluidos 113 oficiales. Aunque no derrotaron a todo el ejército alemán en una batalla, los logros de los marines ese día ciertamente revivieron la determinación aliada de ganar. El valor demostrado que el día de junio incluyó dos medallas de honor concedidas para las acciones más allá de la llamada del deber. El sargento Charles F. Hoffman (su verdadero nombre Ernest August Jansen) recibió la Medalla de Honor del Ejército por sus heroicas acciones el 6 de junio de 1918. En la pelea por la Colina 142, el sargento. Hoffman bayoneted dos miembros de un destacamento alemán de la ametralladora que intentaba flanquear los americanos después de capturar su objetivo. Sus acciones impidieron un contraataque exitoso y permitieron que los Marines mantuvieran su objetivo, estancando cualquier intento alemán de retomar la Colina 142. Weedon E. Osborne (Teniente Grado Junior, Cuerpo Dental), actuando como un cuerpo de socorrista que ayudaba a los heridos, 6º Marines y trabajó diligentemente durante la altura del combate el 6 de junio. El teniente (j.g.) Osbourne salvó a muchos marinos heridos ese día, pero más tarde murió llevando a un oficial herido a la atención médica.

Al final de un sofocante 6 de junio, los infantes de marina de la 4ta Brigada demostraron a sus compañeros de servicio, a los aliados, y al enemigo los orígenes de una cultura fuerte del guerrero todavía enseñada a los infantes de marina nuevos que entrenaban a este día. Aunque cada rama del servicio exhibe su propio grado de orgullo, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos presenta su historia con celo y arena agregados. El objetivo de enseñar "botas" a su historia es darles un sentido de "Espíritu de Cuerpo", haciéndolos parte de una hermandad más grande que ellos mismos, y al unirse al Cuerpo de Marines y exhibir estas cualidades, ellos mismos solo agregarán a ese legado . Estas enseñanzas también inculcan un credo para no deshonrar nunca al Cuerpo. Los hombres que lucharon, fueron heridos o murieron en el Bois de Belleau a principios de junio de 1918, establecieron una herencia de honor para que los futuros marines alcanzaran, y enseñaron a cada americano el significado de la palabra "honor".

El general DeGoutte, comandante del Sexto Ejército francés, señaló y sugirió fuertemente, el 30 de junio de 1918:

En vista de la brillante conducta de la Cuarta Brigada de la Segunda División de los Estados Unidos, que en una lucha animada tomó Bouresches y el importante punto fuerte del Bois de Belleau, obstinadamente defendido por una gran fuerza enemiga, el General comandante del Sexto Ejército ordena que en adelante, en todos los documentos oficiales, el Bois de Belleau se llamará "Bois de la Brigade de Marine".

viernes, 15 de septiembre de 2017

PGM: Tropas combinadas aliadas en Hamel

El ataque contra Hamel en 1918 - Forjando un vínculo entre aliados de diferentes países


Andrew Knighton - WHO


Las tropas americanas y australianas cavaron juntos durante la batalla de Hamel.


En la primavera de 1918, los alemanes fueron a la ofensiva. Con nuevas tácticas como Stormtroopers y un ataque de artillería "fire-waltz", fue la campaña más audaz y exitosa de la guerra en el frente occidental.

Sin embargo, cuando los Aliados fueron expulsados, lograron algunas victorias. Una de ellas tuvo lugar el 4 de julio de 1918 en Hamel. Allí, la lucha adquirió un significado añadido debido a la combinación de tropas que vieron acción.

Hamel y la ofensiva de primavera

Desde marzo de 1918, la ofensiva alemana de primavera empujó a los aliados de vuelta en Francia y Bélgica. En un último empujón para ganar la guerra antes de que llegaran los refuerzos estadounidenses, los alemanes casi lograron hacer una diferencia entre las fuerzas británicas y francesas.


Una de las razones del éxito alemán fue la implementación de nuevas armas y tácticas. Stormtroopers lideró los asaltos. Los soldados de élite, equipados con granadas y ametralladoras ligeras recientemente desarrolladas, se estrellaron en las trincheras aliadas. Fueron poderosos porque se combinaron con el "vals de fuego", una táctica de artillería que incorporaba una serie de diferentes conchas para lograr una gran devastación.

Los alemanes habían traído nuevas armas, tropas y tácticas al campo. En Hamel, los Aliados harían lo mismo.

Británicos, australianos y americanos


Británicos, estadounidenses y australianos almorzar juntos en un bosque cerca de Corbie el día antes del ataque.

Hamel era una aldea en un terreno alto cerca de Amiens. Los alemanes lo habían tomado en la Operación Gneisenau, la cuarta ofensiva en la campaña de 1918. La celebración de esta posición dio a los alemanes la oportunidad de enfilar fuego contra cualquier contraataque aliado en la zona. Necesitaba ser retomado antes de que el muy necesario contraataque pudiera comenzar.

Las líneas alrededor de Amiens fueron sostenidas por los británicos, incluyendo las tropas de Australia, Nueva Zelanda, y otros territorios coloniales. El avance alemán había golpeado duro a los británicos, obligándolos ya los franceses a retirarse a principios de año. Se necesitaban más tropas y los aliados miraban a los estadounidenses.

El ataque contra Hamel fue liderado por la infantería de la 4ª División Australiana, con el apoyo de otros artilleros australianos y tanques británicos.

La 33ª División Americana había estado entrenando con los australianos. Los británicos presionaron duramente para que fueran incluidos en el ataque. El general estadounidense Pershing se mostró reacio a permitir esto, pero finalmente aceptó que los planes estaban demasiado adelantados para evitar comprometer a sus tropas. Los soldados de la 33ª División estaban más entusiasmados que su comandante. Estaban ansiosos por ver la acción.

El resultado fue una fuerza que combinó la experiencia de los australianos con el renovado entusiasmo de los estadounidenses. Las tropas australianas habían estado involucradas en algunos de los combates más duros de la guerra y habían merecido una reputación. Los norteamericanos eran voluntarios que no estaban desgastados por los horrores de las luchas de trincheras, y deseosos de probarse a sí mismos.

Hamel se convirtió en el sitio de un momento poderosamente simbólico. Por primera vez desde la Revolución Americana, tropas británicas y estadounidenses se unieron para atacar a un enemigo compartido. Después de muchas generaciones, los viejos enemigos se habían hecho amigos.

Armas Combinadas

El ataque del 4 de julio fue planeado y ejecutado con casi perfecta precisión. Al combinar diferentes elementos militares, aseguró la rápida caída de la aldea estratégicamente vital.

Primero vino el aluvión de artillería. Planeado y controlado con alta precisión, utilizó las lecciones que ambas partes habían aprendido durante cuatro años de bombardeos. La artillería, una forma de arma de siglos de antigüedad, había recorrido un largo camino desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial.


Soldados australianos con un tanque británico durante la PGM.

Luego vinieron los tanques, la más nueva arma de la guerra. Desarrollado por ingenieros británicos y desplegado por primera vez en 1916, el tanque era todavía una novedad. Las tácticas del tanque estaban en su infancia, y los errores eran comunes. Después de un año de uso, los tanques aún se habían empantanado e ineficaz cuando fueron desplegados sin pensar en Menin Road en 1917. Esta vez fueron efectivamente utilizados y ejecutados como se esperaba, abriendo el camino para la infantería.

La infantería tenía la tarea más difícil. A medida que los tanques avanzaban, tenían que limpiar los bolsillos de la rígida resistencia alemana que quedaba. El cabo Thomas A. Pope ganó la Medalla de Honor del Congreso por su servicio en las fuerzas estadounidenses ese día. Cargando con su bayoneta en un nido de ametralladoras alemanas, mató a la mitad de la tripulación y tomó el resto cautivo, sujetándolos por su cuenta hasta que su sección pudiera alcanzarlo.

La Fuerza Aérea Real (RAF, por sus siglas en inglés) apoyó a 100.000 cartuchos de munición a los artilleros australianos. Fue la primera explosión en la historia.

Armas Aéreas Combinadas

La existencia de la RAF representó un nuevo papel dentro de las fuerzas armadas británicas. El 1 de abril, el Royal Flying Corps y Royal Naval Air Service se habían combinado, creando la RAF.

Al comienzo de la guerra, el uso de los aviones había sido una novedad. Los militares británicos se dieron cuenta de que el futuro laico y el poder aéreo eran más manejables como una unidad.


Teniente General Sir John Monash KCB VD, presentando condecoraciones a miembros de la 4ta Brigada Australiana de Infantería, después de su éxito en la Batalla de Hamel.

Sir John Monash

El plan para tomar Hamel fue diseñado para tomar 90 minutos. La mayoría de las operaciones en la Primera Guerra Mundial se atascaron, tomando muchas veces más de lo esperado y no logrando sus objetivos. Este fue un éxito total que superó en sólo tres minutos.

El hombre detrás de él, el teniente general Sir John Monash, fue tan meticuloso que se dice que se ha resentido de esos tres minutos más. Monash era un judío australiano luchando en el ejército británico. Era un ingeniero y miliciano que se había levantado para comandar tropas regulares en una guerra masiva. Un innovador en una guerra notoria por tácticas repetitivas y no creativas.

Hamel era un lugar de combinaciones. A través de ellos, se convirtió en un lugar de gran éxito aliado.

Fuente: Martin Marix Evans (2002), Over the Top: Great Battles of the First World War.