Mostrando entradas con la etiqueta Francia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Francia. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de septiembre de 2017

PGM: El día más largo del USMC en el frente occidental

El "Día más largo" del US Marine Corps - 6 de junio de 1918


Alan G. Gauthreaux | War History Online





"Llevábamos el uniforme del ejército", escribió Elton Mackin, una Marina de Estados Unidos en el Frente Occidental en 1918, "y sólo una insignia ocasional aquí y allá en pistolinas, tapas, y tal nos identificó como el Cuerpo de Marines ... Estábamos parados de el AEF - el Leathernecks. Mantuvimos una feroz presunción y orgullo.

Aunque fueran obligados a usar la ropa indescriptible de un "Doughboy" regular, los Marines estadounidenses en Europa durante el año de cierre de la Primera Guerra Mundial lucharon con no menos distinción que en conflictos pasados ​​o posteriores. Durante el transcurso de siete meses en 1918, el "Teufelhunde" solidificó su reputación como una fuerza de combate de élite y contribuyó a la victoria aliada en el Frente Occidental.

Las lecciones aprendidas de su tiempo pasado en Europa transformaron el acercamiento del cuerpo a la táctica de la pequeña unidad ya la ejecución estratégica, no sólo preparando esta fuerza valiente para los conflictos por venir, sino también estableciendo un legado que los infantes de marina consideran actual una historia digno de preservar. Un día en la historia del Cuerpo de Marines, en particular, demostró su disposición a hacer el sacrificio final para el país y el cuerpo.

Cuando los Estados Unidos declararon la guerra contra Alemania y las Potencias Centrales, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos tenía 13.795 hombres, incluyendo suboficiales, suboficiales y alistados dispuestos a llevar la lucha al Frente Occidental. Además, 187 oficiales y 4.546 hombres alistados sirvieron en los lugares de destino en todo el mundo, con la mitad de ese número sirviendo a bordo de varios buques de guerra.

Después del entrenamiento básico de la infantería, los infantes de marina experimentaron la supervivencia adicional y el entrenamiento de combate por ocho a doce semanas. Las zonas de entrenamiento se habían formado fuera del paisaje para reflejar las condiciones de lucha del terreno que los marines se encontrarían posteriormente en Francia en el frente occidental. Como resultado de este entrenamiento enfocado, los Marines surgieron como una unidad de combate bien afilada y cohesionada. Los infantes de marina recibieron el entrenamiento intensivo del combate donde exhibieron una habilidad profesional.

Por otra parte, soldados de infantería del ejército entrenados para el combate en Europa y enviados tan rápidamente que los reclutas llegaron al campo de batalla sin entrenamiento para los rigores de combate en el frente occidental. Sin embargo, recibieron el manual de armas cuando se trataba del rifle de combate elegido por el ejército, el modelo Springfield M1903. Incluso el general John J. Pershing, comandante de las Fuerzas Expedicionarias Americanas, expresó su preocupación por el envío de tropas a las líneas de frente sin el entrenamiento adecuado en el Manual de Armas. Pershing admiró a la Primera División de Infantería por su agresividad, pero "los encontró altamente unmilitary en la apariencia, el porte, los ejercicios, las habilidades, la actitud hacia el entrenamiento, y el liderazgo."


Los infantes de marina estadounidenses, recién llegados a Francia durante la Primera Guerra Mundial, demuestran su puntería mientras los curiosos soldados franceses están de pie para ver,

La 4ta Brigada Marina contenía dos regimientos, los 5tos y 6tos infantes de marina. El comando de la brigada cayó en manos del general de brigada James G. Harbord, EE.UU. El general de división Harbord era soldado de un soldado, habiendo ascendido a través de las filas de privado, pero determinado temprano en su carrera para hacer oficial. El general Harbord impresionó a sus superiores de manera indeleble a lo largo de su carrera con su eficiencia en la organización de que uno de sus superiores y sus respetados colegas, el general Pershing, no podía pensar en nadie mejor para dirigir la 4ta Brigada que el general Harbord. El 4 y sus unidades de apoyo cayeron bajo el mando directo de la 2ª División, bajo el mando del General de División Omar Bundy.

El ejército alemán que los estadounidenses pronto enfrentarían a través de los campos de batalla profundamente marcados de Francia se reenergizaría con las tropas frescas y experimentadas. Con el Tratado de Brest-Litovsk a principios de 1918 y la retirada de las tropas rusas de la guerra, las tropas imperiales alemanas experimentadas y endurecidas por la batalla estaban ahora libres para llevar a cabo una guerra de un frente para la lucha en el Frente Occidental. Por primera vez en el conflicto desde 1914, los alemanes mantuvieron una superioridad numérica sobre los aliados y determinaron que usarían esa superioridad para finalmente traer victoria a la patria. El general Erich von Ludendorff y el mariscal de campo Paul von Hindenburg, comandantes conjuntos de las fuerzas imperiales alemanas, creyeron que la superioridad numérica y la experiencia que estas tropas traerían al frente occidental podrían capitalizar en una serie de ofensivas bien definidas significadas para finalmente lisiar los Aliados y llevarlos a la mesa de negociaciones.

La acción conocida como ofensiva de Somme comenzó el 21 de marzo de 1918. Elementos de los diecisiete, segundo y décimo octavos ejércitos de Alemania atacaron a los ejércitos primero, tercero y quinto británicos a lo largo de un frente de 50 millas. Al amanecer del 21, una pesada artillería alemana comenzó cerca de San Quintín contra los británicos que mantenían la línea allí.



Los alemanes intentaron una incursión cerca de Armentieres, pero las tropas británicas en la zona lograron sostener y los alemanes se retiraron de nuevo a sus propias líneas. Un ataque de infantería alemana le siguió al bombardeo, empezando justo al norte cerca de Limy y extendiéndose hacia el sur hasta la ciudad de LaFere, empujando hacia el oeste más de cuarenta millas en el territorio aliado. Este gran avance comprometió varias de las posiciones delanteras aliadas y un duelo posterior de la artillería comenzó entre los artilleros alemanes y británicos sin ninguno de los lados que gana ninguna ventaja táctica específica. Los alemanes invadieron a los británicos y franceses a lo largo de todo el frente, pero finalmente los británicos se reagruparon y junto con las doce divisiones francesas, detuvieron a los alemanes a corta distancia de la ciudad de Amiens.

La segunda ofensiva alemana comenzó el 9 de abril de 1918, lanzada desde las orillas del río Lys. Las tropas alemanas intentaron empujar hacia el oeste por el noroeste sobre un frente de veintiuna millas. Los alemanes iniciaron un bombardeo desgarrador con explosivos y bombas de gas en un frente de 17.000 yardas entre las localidades de Armentieres y Liens el día anterior, pero ningún ataque de infantería siguió al bombardeo. Los Aliados se mantuvieron firmes durante toda la noche y la lluvia de acero cesó, pero sólo temporalmente. A las 4:00 de la mañana, los alemanes renovaron su artillería hasta el mediodía. Las líneas británicas y francesas se mantuvieron a pesar de dos nuevos ataques de artillería pesada. Sin embargo, en la orilla izquierda del Oise, a pesar de mantener el avance alemán, elementos británicos y franceses se retiraron a posiciones más fuertes a lo largo del frente. Eventualmente, los comandantes franceses respondieron a la solicitud urgente del mariscal de campo británico Sir Douglas Haig de más tropas y el avance alemán se detuvo. Por otra parte, quinientos soldados estadounidenses sirvieron en la reserva junto a los británicos y los franceses en esta segunda ofensiva alemana, cortando sus dientes más adelante en el frente occidental hasta que tomaron su turno en la línea.

La tercera ofensiva, conocida históricamente como la Tercera Batalla de Aisne, comenzó el 27 de mayo de 1918, con muchos de los viejos campos de batalla que tragaron ejércitos enteros durante los últimos cuatro años viendo la acción una vez más. El ataque alemán se abrió a lo largo del frente entre Soissons y Reims con una acción más pequeña que ocurre al sur de Ypres.




Los británicos sostuvieron un frente de quince millas de Barisis en el norte a Reims, el punto más meridional de la ofensiva alemana, mientras que las tropas francesas sostuvieron la línea en el Chemin des Dames. En algunos lugares a lo largo del frente, los alemanes empujaron adelante, sin importar las víctimas crecientes. El avance llegó luego al Marne, aproximadamente a cincuenta y seis millas de París. Debido a la falta de suministro, cansancio y repetidos contraataques aliados, los alemanes se detuvieron en ese punto. Las bajas británicas ascendieron a 29.000, heridas o muertas, y los franceses perdieron 98.000 hombres, ya fuera por heridas o rendición. Aunque los generales Hindenburg y Ludendorff consideraban sus víctimas como ligeras, los soldados alemanes cansados ​​de la guerra se rindieron en masa y los avances realizados durante el curso de todas las ofensivas dejaron a las tropas alemanas expuestas en evidentes salientes. Estas ofensivas, desencadenadas por el fin del estancamiento que azotó al Frente Occidental durante cuatro años, sorprendentemente convencieron a los alemanes de que la victoria estaba a su alcance, a pesar de las rendiciones masivas y de los hombres incapacitados durante la batalla. Las batallas subsiguientes con los Marines estadounidenses convencieron a los alemanes de lo contrario. Como Hindenburg y Ludendorf tomaron sus victorias, después de la Tercera Batalla de Aisne, en un esfuerzo por reforzar las divisiones francesas cerca del río Marne, el General Pershing (con indecisiveness francés que se avecina), ordenó a la 2 ª División de EE.UU. Brigada para mantener la línea en el Marne saliente cerca de París. La cuarta Brigada de Infantería de Marina había sido "puesta a disposición del sexto ejército".

Incluso con los estadounidenses tomando un papel más activo en la defensa, el Alto Mando alemán se sentía seguro de que más victorias de los alemanes ayudaría a obtener más apoyo para la guerra en el país que había estado disminuyendo durante los dos años anteriores. Sin embargo, aunque su mano de obra puede abrumar a los aliados, los alemanes carecían de material. Incluso el mariscal de campo von Hindenburg expresó sus reservas en cuanto a si Alemania prevalecería cuando declarara: "No teníamos los recursos ni el tiempo para batallas de ese tipo, porque el momento se acercaba cuando Estados Unidos comenzaría a entrar en escena totalmente equipado. "La importancia de una victoria alemana a través de estas ofensivas demostró la desesperación del alto mando alemán y aunque los alemanes reconocieron la resolución estadounidense de luchar, von Hindenburg señaló nuevamente:" Hicimos el conocimiento de sus tropas entrenadas primero en Chateau Thierry. Nos habían atacado allí, y habían demostrado que estaban torpes pero firmemente guiados.

El 1 de junio de 1918, los alemanes ocuparon la colina 204 en el lado occidental y luego marcharon hacia el pueblo de Vaux, a caballo entre el camino París-Metz y ocuparon el Bois de Belleau. Más tarde ese día, los Cuartos Marines "establecieron una línea que comenzaba en la Madera Clerembaut justo al norte de la carretera, pasando por Lucy-le-Bocage y Belleau Wood hasta la aldea de Champillion". Con las divisiones francesas en la zona aliviadas, a las 10:00 am de la mañana del 5 de junio de 1918, la 4ª Brigada mantuvo la línea en lo que los comandantes llamaron el "Triángulo": Lucy-le-Bocage, la madera al noroeste de Lucy-le-Bocage, la Colina 142, -Bussieres Road, y ochocientos setenta y cinco metros al norte de Champillion.

Los Aliados detuvieron el avance alemán sobre París y establecieron un frente firme el 5 de junio de 1918, momento en el cual «encontraron la línea de la 2a División bien establecida en ese punto del saliente del Marne más cercano a París». desde la embestida alemana y la participación activa de las fuerzas estadounidenses, la confianza del público en una victoria de los aliados aumentó. Ahora los estadounidenses, especialmente los marines, probarían su valor.

En la noche del 5 de junio, el brig. El general Harbord emitió órdenes operacionales a la 4ta Brigada Marina estacionada en Ferme de la Loge:

El enemigo tiene la línea general BOURESCHES - Bois de Belleau - TORCHY ... Esta brigada atacará a la derecha de la francesa 167a División de la Little Square Wood ...

El general Harbord fijó el comienzo de la operación a las 5:00 de la mañana del 6 de junio y seguirían otras órdenes cuando la brigada cumpliera con sus objetivos. El comandante señaló que el objetivo más importante para las fuerzas estadounidenses en los primeros días de la ofensiva fue la colina 142 cerca de Bussiares. La II División entera se fortaleció cerca de Montreuil-aux-Lyons y aumentó su línea donde "se repelieron varios ataques locales por la 4ta Brigada durante el día, "y las víctimas fueron divulgadas como mínimo.

A las 12:35 am del 6 de junio, el Coronel Wendell C. Neville, comandante del V Regimiento de Marina, examinó las posiciones enemigas y la mejor forma de ayudar a las unidades francesas en la zona, específicamente en el pequeño terreno conocido como Bois de Belleau (Madera de Belleau). Justo más allá de establecer su objetivo, Hill 142, al este de su área de puesta. El teniente coronel Logan Feland, de la 5ª Infantería de Marina, pidió un bombardeo de artillería para facilitar su movimiento y esperaba atrapar a los alemanes por sorpresa. El Teniente Coronel Feland también esperaba que el bombardeo de la artillería detuviera a los aviones alemanes constantemente acosando a sus tropas mientras se posicionaban para la ofensiva. Los alemanes capturados de las incursiones de la trinchera la noche anterior dieron sus propias posiciones de la tropa que demostraron su falta de resistencia al interrogatorio aliado y de su voluntad de asistir a los aliados en terminar la guerra traicionando a sus camaradas. El interrogatorio preliminar de tres prisioneros alemanes reveló cómo llegaron sus unidades, su fuerza y ​​el apoyo de la artillería carecía de complementar cualquier tipo de formidable defensa de la zona.

Poco antes de las 5 de la mañana, los marines del V Regimiento avanzaron tranquilamente desde sus trincheras hacia los campos de trigo para captar uno de sus principales objetivos, la colina 142, al suroeste de la aldea de Torchy. Cuando la primera línea rompió las afueras de los bosques, las máximas alemanas abrieron fuego, rompiendo el silencio de aquella húmeda mañana de junio. La mayor parte de estos infantes de marina que caminaron en sus líneas hacia la aldea nunca experimentaron el combate antes de hacer su manera a Europa. El Sargento de Artillería Aloysius P. Sheridan (6º Infantería de Marina, 2da División), describió lo que sucedió después:

"Yo estaba en el primer pelotón y nuestro pelotón estaba en el flanco derecho de la compañía. Así que avanzamos un poco demasiado rápido para el resto de la compañía. "Gy. Sgt. Sheridan dijo además que su unidad se detuvo bajo las órdenes de su comandante de la compañía, el capitán Donald Duncan, hasta que el resto de la compañía pudiera ponerse al día con las unidades de plomo. Una vez que el otro alcanzó, las unidades siguieron paralelas entre sí, y el apego se dio cuenta de que estaban a sólo seiscientas yardas de su objetivo. El sargento de la artillería Daniel Joseph Daly, veterano de combate experimentado y decorado de dos campañas anteriores, gritó a sus compañeros: "¡Vamos, hijos de puta! Bajo el fuego enemigo pesado, el 3er Batallón, 6tos infantes de marina hizo su manera abajo de una colina cuando un soldado golpeó el suelo herido por una bala de ametralladora alemana. Gy. Sgt. Sheridan fue testigo del incidente:

El soldado superior estaba con él todo el tiempo y yo estaba con él todo el tiempo y yo estaba allí en un santiamén. Conseguimos un médico naval, un aprendiz de hospital, la parte superior (sargento de pelotón) y yo y lo llevamos a un grupo de árboles. Todo el tiempo estaba jadeando, golpeado por el estómago. No más que acostado en el suelo cuando una gran cáscara de ocho pulgadas vino y mató a todos excepto a mí mismo.

Gy. Sgt. Sheridan sobrevivió a través de tres proyectiles explotados ese día, pero más tarde fue incapacitado a través de un ataque de gas posterior.

El mayor Júlio S. Turrill, comandante del 1er Batallón, 5º Infante de Marina, cerca de la colina 142, se dio cuenta de su posición tenue y declaró que "tendría que retroceder" si los refuerzos no llegaban a su posición cuando lo enviaron a su cuartel general, "no hay nada a mi derecha entre el frente y el camino de regreso a donde partimos". Los marines se enteraron de que la victoria seguiría siendo costosa a pesar de la inteligencia.

El Quinto Regimiento Marino del Mayor Turrill hizo su camino a través de un campo de trigo inmediatamente adyacente a Belleau Wood. La realidad de la guerra despertó a los presentes para observar los resultados del ataque. Según un soldado que esperaba tomar su lugar entre los marines que avanzaban, los "heridos comenzaron a retroceder. Ellos contaron historias contradictorias. Algunos estaban alegres y dijeron que nuestra pandilla estaba lamiendo el infierno fuera del Boche. Pero unos pocos parecían deprimidos, contando historias de pelotones enteros que eran aniquilados por ametralladoras. Les dimos cigarrillos y volvimos a sentarnos en nuestros agujeros. "Franklin D. Roosevelt, Secretario Asistente de la Marina y más tarde Presidente de los Estados Unidos, viajó por el Frente Occidental inspeccionando a las tropas. En junio de 1918, Asst. Segundo. Roosevelt fue testigo de los marines en combate cerca de Belleau Wood y registró sus observaciones:

He visto sangre corriendo de los heridos. He visto a hombres toser con sus pulmones gaseados. He visto a los muertos en el barro. He visto a doscientos hombres cojeando y exhaustos salir de la línea ... supervivientes de un regimiento de mil que avanzaron cuarenta y ocho horas antes.

Los marines se enfrentaron a la división después de la división de las tropas imperiales alemanas endurecidas por la batalla, y sin embargo dejaron la relativa seguridad de sus improvisadas zorras que seguían implacablemente sus ataques más allá de los bosques en el campo de trigo. Al amanecer del día 6, el V Regimiento Marino celebró tenuemente la Colina 142. El Mayor Turrill informó desde ½ km al norte de la Colina 142, al noroeste de Champillion que: "Hemos alcanzado nuestro objetivo y nos hemos vuelto intrínsecamente". escribió su informe, los alemanes bombardearon sus nuevas posiciones incesantemente, pero los marines se mantuvieron firmes, ansiosos por continuar su avance.

A las 2:05 p.m. El 6 de junio, el general Harbord ordenó un nuevo ataque en dos fases: (1) la primera fase pidió que el 3er Batallón, el 5º Marines atacara a Belleau Wood a la izquierda, mientras que el 3er Batallón, 6º Marines atacarían a la derecha; y (2) la segunda fase pidió que estas mismas unidades atacaran también el pueblo de Bouresches, justo al oeste de los bosques. La 2ª Brigada de Artillería proveería una barrera para que los Marines avanzaran mientras las compañías de ametralladoras proveen cobertura para la procesión Marítima. Este ataque ocurriría a las 5:00 p.m. El Coronel Manus McClosky informó en la noche del 6 de junio que los marines tomaron Torchy, Bouresches y la estación de ferrocarril en el último pueblo. A las 8:07 p.m., los marines también se celebró el borde oriental del Bois de Belleau, pero los franceses experimentaron dificultades para lograr sus objetivos, exponiendo una gran brecha en la línea de los Aliados.

No todas las operaciones de ese día se reunieron con la aprobación de los escalones superiores. Los 6tos infantes de marina recibieron órdenes del brigadier. El general Harbord durante la segunda fase del ataque en Bois de Belleau y Bouresches para tomar la Colina 133 desde la derecha con el 3er Batallón, bajo el mando del Coronel Albertus W. Catlin. Más tarde ese día, un agitado Brig. El general Harbord escribió al teniente coronel Harry Lee que:

No estoy satisfecho con la forma en que ha conducido su compromiso esta tarde. Su propia sede de regimiento y esta oficina no han tenido una noticia de su informe en cuanto a sus órdenes o su posición ... Quiero que tome el control y empuje este ataque con vigor [!] ... Quiero informes de usted cada quince minutos. Envíeles por corredor si es necesario.

Al día siguiente, 7 de junio, el teniente coronel Lee finalmente respondió con un informe detallado, siguiendo las órdenes de su oficial al mando.

Cuando los marines lograron sus objetivos el 6 de junio de 1918, sufrieron más de 5.7000 bajas en ese día, incluidos 113 oficiales. Aunque no derrotaron a todo el ejército alemán en una batalla, los logros de los marines ese día ciertamente revivieron la determinación aliada de ganar. El valor demostrado que el día de junio incluyó dos medallas de honor concedidas para las acciones más allá de la llamada del deber. El sargento Charles F. Hoffman (su verdadero nombre Ernest August Jansen) recibió la Medalla de Honor del Ejército por sus heroicas acciones el 6 de junio de 1918. En la pelea por la Colina 142, el sargento. Hoffman bayoneted dos miembros de un destacamento alemán de la ametralladora que intentaba flanquear los americanos después de capturar su objetivo. Sus acciones impidieron un contraataque exitoso y permitieron que los Marines mantuvieran su objetivo, estancando cualquier intento alemán de retomar la Colina 142. Weedon E. Osborne (Teniente Grado Junior, Cuerpo Dental), actuando como un cuerpo de socorrista que ayudaba a los heridos, 6º Marines y trabajó diligentemente durante la altura del combate el 6 de junio. El teniente (j.g.) Osbourne salvó a muchos marinos heridos ese día, pero más tarde murió llevando a un oficial herido a la atención médica.

Al final de un sofocante 6 de junio, los infantes de marina de la 4ta Brigada demostraron a sus compañeros de servicio, a los aliados, y al enemigo los orígenes de una cultura fuerte del guerrero todavía enseñada a los infantes de marina nuevos que entrenaban a este día. Aunque cada rama del servicio exhibe su propio grado de orgullo, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos presenta su historia con celo y arena agregados. El objetivo de enseñar "botas" a su historia es darles un sentido de "Espíritu de Cuerpo", haciéndolos parte de una hermandad más grande que ellos mismos, y al unirse al Cuerpo de Marines y exhibir estas cualidades, ellos mismos solo agregarán a ese legado . Estas enseñanzas también inculcan un credo para no deshonrar nunca al Cuerpo. Los hombres que lucharon, fueron heridos o murieron en el Bois de Belleau a principios de junio de 1918, establecieron una herencia de honor para que los futuros marines alcanzaran, y enseñaron a cada americano el significado de la palabra "honor".

El general DeGoutte, comandante del Sexto Ejército francés, señaló y sugirió fuertemente, el 30 de junio de 1918:

En vista de la brillante conducta de la Cuarta Brigada de la Segunda División de los Estados Unidos, que en una lucha animada tomó Bouresches y el importante punto fuerte del Bois de Belleau, obstinadamente defendido por una gran fuerza enemiga, el General comandante del Sexto Ejército ordena que en adelante, en todos los documentos oficiales, el Bois de Belleau se llamará "Bois de la Brigade de Marine".

sábado, 2 de septiembre de 2017

Guerra de 100 años: La brutal guerra naval

La brutal realidad de la guerra naval en la guerra de los cien años


Andrew Knighton | WHO


La victoria inglesa en la Batalla de Sluys asegura que la Guerra de los Cien Años tendrá lugar en las tierras de Francia.


La guerra en el mar en la Edad Media podría ser un negocio terrible. Más que un combate de fuego entre los barcos, consistió en acciones feroz del embarque con el cuarteto dado. La Guerra de los Cien Años (1337-1453) se recuerda sobre todo por las batallas terrestres famosas como Agincourt, pero la lucha en el mar también era vital.

¿Por qué era importante la guerra en el mar? ¿Qué esperaba ganar cada lado? ¿Y qué lo hizo una parte tan brutal de la guerra?

Suministros y piratería - Por qué la guerra en el mar

Al comienzo de la Guerra de los Cien Años, el Rey de Inglaterra no gobernó una nación insular. En cambio, fue el monarca de los restos del Imperio Angevino, que incluía Inglaterra, Gales y zonas de la Francia moderna.

El comercio era una parte vital de la economía inglesa y una parte que dependía de los viajes marítimos para llegar a los mercados continentales, donde los comerciantes ingleses realizaban sus ganancias vendiendo lana. Los viajes marítimos también eran necesarios para que el rey pudiera abastecer sus territorios continentales y proseguir una guerra en territorio francés.

Además, la piratería era un problema para los comerciantes ingleses. Además de los piratas que participaban en actos de robo independientes, estaban los patrocinados, oficialmente o no oficialmente, por la corona francesa. El más infame pirata del siglo XIV, John Crabb, fue capturado cinco años antes de que comenzara la guerra. Pero sus contemporáneos siguieron plagando la navegación inglesa.

Los ingleses necesitaban controlar los mares si querían mantener su comercio y su imperio, y derrotar a los piratas. Los franceses trataron de dividir ese imperio aplastando las flotas inglesas.


Principales ataques a Inglaterra por las flotas mixtas castellano-francesas, comandadas por los almirantes Fernando Sánchez de Tovar y Jean de Vienne, entre 1374 y 1380, durante la Guerra de los Cien Años. Por Luis García (Zaqarbal) - CC BY-SA 3.0


Objetivos de los dos lados

Desde el principio, Francia continuó su política de los últimos cien años, empujando desde París para controlar cada vez más de la costa. Algunas ciudades eran particularmente importantes: los astilleros de Rouen y Harfleur, la base naval de La Rochelle, el puerto clave de Calais.

Pero el control de la región costera en general era importante, ya que era donde se reclutaba a los marineros. El control de los litorales dio a cada lado los recursos humanos para controlar esas costas - un ciclo virtual para los líderes involucrados.



Hugues Quieret, comandó la flota francesa en la Batalla de Sluys en 1340. Charles Émile Seurre - CC BY-SA 1.0

La captura de los mismos objetivos modeló el pensamiento inglés y la forma en que lucharon en el mar. Pero mientras que los franceses estaban a menudo en la posición defensiva en tierra, Inglaterra, como el poder más dependiente de los mares, se puso a la defensiva allí. Los comerciantes, las líneas de suministro y las flotas pesqueras tenían que ser defendidos.

Las flotas

La base para las flotas fue puesta en los años antes de la guerra. Phillip IV de Francia, viendo la necesidad de la guerra contra los ingleses en el mar, construyó astilleros en Rouen. Eduardo II de Inglaterra, rey generalmente recordado por sus fracasos, agregó a la colección de galeras de su padre con más naves reales.

A pesar de ello, ninguna de las partes tenía una flota sustancial al comienzo de la guerra. Su solución a la escasez de barcos era tomarlos de civiles.

La requisición de buques civiles no era popular. Los propietarios no fueron compensados ​​por las oportunidades perdidas mientras carecían de sus barcos. No fueron reembolsados ​​si el buque fue dañado o perdido. Las modificaciones, tales como la adición de los castillos delanteros y posteriores, podrían dejar el barco inadecuado para su trabajo original.


La batalla de Arnemuiden, septiembre de 1338.

Gran parte de la flota inglesa estaba formada por engranajes, barcos de alto costado adecuados para transportar hombres y provisiones a través de los mares. Los franceses pusieron más énfasis en las galeras, barcos de fondo plano que a menudo tenían remos y velas. Gracias a su carencia de quillas, las galeras podrían ser utilizadas cerca de tierra. Eran ideales para interceptar embarcaciones enemigas, haciéndolas útiles para atacar los engranajes más engorrosos.

La aristocracia fue entrenada para la guerra en tierra, no en el mar, y tenían mucho menos apego a compromisos navales. Esto se refleja en la baja prioridad que estas luchas fueron dadas en las crónicas de la época. Esto cambió un poco en Inglaterra bajo el rey Henry V, que reconoció la importancia de la flota y trató de reforzarla. Pero su muerte temprana devolvió la guerra naval al fondo de la pila prioritaria.

Los horrores del combate



Una miniatura de la batalla de Sluys de las crónicas de Jean Froissart, siglo XIV.

Luchar en los barcos era como luchar en tierra, excepto más aquilombado, más brutal, y con poca perspectiva de retirada.

Los cañones no eran todavía una parte significativa de la guerra naval, y así casi todo se reducía a las acciones de abordaje. Cada lado maniobraría para intentar ganar la ventaja, trayendo más de sus naves para llevar para arriba cerca, y era esto que trajo la victoria inglesa en Sluys en 1340, la primera batalla importante de la guerra.

Sluys también demostró la importancia de los arqueros en el mar. Podrían llover fuego sobre las cubiertas enemigas, suavizando las cuadrillas enemigas antes de que los barcos se acercaran.

Fue cuando los barcos estuvieron uno al lado del otro, amarrados juntos para permitir que las fronteras cruzaran, que la acción real comenzó. Utilizando las mismas armas y armaduras con las que luchaban en tierra, los hombres se atacaron entre sí en los estrechos confines de las cubiertas de los barcos. Los hombres blindados cayeron al agua y se ahogaron. Incapaces de huir, los perdedores a menudo fueron acorralados y obligados a luchar hasta el último hombre.

Con su sangre, los vencedores podrían ser despiadados. En la batalla de Winchelsea en 1350, los ingleses lanzaron soldados y marineros franceses capturados por la borda. Muchos de estos hombres habrían estado usando armadura. Muchos no podían nadar incluso en las mejores circunstancias. El ahogamiento era casi seguro.

Los resultados eran a menudo muy unilaterales. En La Rochelle, en 1372, los castellanos mataron o capturaron a miles de ingleses y destruyeron casi toda su flota a cambio de pérdidas menores.

La guerra en el mar era brutal ya menudo ignorada por los que estaban en la costa, pero era vital para los combates de la Guerra de los Cien Años.

Fuentes:


  • Christopher Allmand (1989), The Hundred Years War: England and France at War c.1300 – c.1450.
  • Ian Mortimer (2008), The Time Traveller’s Guide to Medieval England.


viernes, 25 de agosto de 2017

SGM: El hijo de Alá que salvó a los hijos de David

El musulmán que salvó a cientos de judíos de París en la SGM

Javier Sanz | Historias de la Historia


De vez en cuando viene bien echar la vista atrás y comprobar que muchos conflictos que hoy en día parecen enquistados en nuestras sociedades… no siempre fueron así. Concretamente, al conflicto político, entre árabes e israelíes, y al religioso, entre musulmanes y judíos. Esta es la historia de Si Kaddour Benghabrit, fundador y rector de la Gran Mezquita de París, que durante la Segunda Guerra Mundial proporcionó refugio y certificados de identidad musulmana a cientos de judíos para evitar la detención y la deportación.



Si Kaddour Benghabrit nació en Argelia en 1873. Tras completar los estudios en una madrasa se trasladó hasta Fez (Marruecos) para matricularse en la Universidad de Qarawiyyin donde adquirió una sólida formación en francés y árabe. Gracias a este doble aprendizaje comenzó a trabajar en la administración marroquí como intérprete en sus relaciones con Francia, ganándose el favor de unos y de otros. En 1916 fue enviado a Hiyaz (Arabia Saudita) para ayudar y asegurar el bienestar de los musulmanes que iban en peregrinación a la Meca desde el Norte de África, para lo que fundó la Société des Habous et des lieux saints de l’islam (Sociedad de las dotaciones y de los lugares santos del Islam). En 1920, la Sociedad solicitó autorización para construir en París una mezquita que simbolizase la eterna amistad entre Francia y el Islam, además de un homenaje a los miles de soldados musulmanes que cayeron defendiendo Francia durante la Primera Guerra Mundial. Con el apoyo del Presidente de la República y del parlamento, la donación de los terrenos por parte de la ciudad de París y las aportaciones económicas de musulmanes de todo el mundo, el 15 de julio de 1926 se inauguraba la Gran Mezquita. Desde su apertura, no sólo se dedicó a la oración, la mezquita también era un centro cultural y un lugar donde los visitantes eran alimentados, podían bañarse y descansar en sus jardines. Como miembro muy activo de la sociedad parisina, a Benghabrit se le comenzó a llamar le plus parisien des musulmans (el más parisino de los musulmanes).



Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial se demostraría que el espíritu solidario de Benghabrit no entendía de credos. Con la ocupación de Francia, la Gran Mezquita de París se convirtió en lugar de refugio para la comunidad musulmana… y judía. Sin un plan previo y fruto únicamente de la solidaridad y la compasión, Benghabrit organizó una red que recogía a los judíos perseguidos y los escondía en los sótanos de la mezquita hasta conseguirles documentos falsos para sacarlos de París y llevarlos al Magreb haciéndolos pasar por musulmanes. Es difícil cuantificar el número de judíos que se salvaron gracias a Benghabrit, ya que, dependiendo de las fuentes consultadas, el número varía entre los 500 y los 1.700, pero creo que lo importante de esta historia es que Benghabrit y los musulmanes de París se jugaron la vida por salvar a cientos de judíos.

Después de la liberación, sufrió un accidente de coche y abandonó su trabajo en la Gran Mezquita para organizar conferencias relativas a la ciencia y la medicina en el mundo musulmán. Benghabrit cayó en desgracia con sus compatriotas cuando se opuso a la independencia de Argelia. Murió en 1954.



En 2011, el cineasta franco-marroquí, Ismaël Ferroukhi, llevó a la gran pantalla la historia de Si Kaddour Benghabrit y de los musulmanes de la resistencia francesa en Les hommes libres.

domingo, 20 de agosto de 2017

Biografía: La cripta de Bouchard

La cripta del corsario
Jorge Fernández Díaz

Investigación de Roberto Ulloa sobre el final de Hipólito Bouchard




Pocas vidas tan extraordinarias como la del corsario Hipólito Bouchard, más propia de la literatura que de la realidad.
Pero no menos asombrosas fueron las circunstancias misteriosas de su muerte en el desierto del Pacífico y la secular peregrinación de su cuerpo hasta volver a Buenos Aires.
Esta es la historia de sus últimas horas y de la búsqueda de su tumba vacía.
Repasemos los hechos conocidos de su vida; fue pescador, soldado, revolucionario, comerciante, granadero, padre, corsario y agricultor. Sus patrias fueron Francia donde nació, Argentina donde tuvo sus hijas y Perú donde murió.
Por las tres batalló en el mar y propagó las ideas de la revolución.
Brown y San Martín lo eligieron para el combate, o quizás el los eligió a ellos para pelear a su lado; un soldado siempre sabe quién no lo defraudará en la hora.
Thomas Cochrane fue su acérrimo enemigo; también el británico estaba a su altura. En algún momento de su vida cambió su nombre Paul por Hipólito y fue conocido por este.
Vivió en el mar gran parte de su vida; fue un hombre duro como su época. O quizás más.
El hecho capital de su vida fue el largo corso circunnavegando el mundo al mando de la fragata “La Argentina”. Con aquellas singladuras épicas Bouchard definió la palabra corsario y entro a la historia.
Sabemos que el Congreso del Perú recompensó su esfuerzo libertador con una Hacienda en San Javier, Nasca.
Hacia 1829, desembarcó de la goleta La Joven Fermina que llevaba el nombre de su hija a la cual nunca conoció y partió al desierto.
No hay registro alguno de esa travesía, pero nada nos impide reconstruirla y la amable literatura perdonará ciertas imprecisiones.
Es probable que el corsario haya navegado desde el puerto militar de El Callao hasta el puerto de Pisco para ahorrar jornadas de viaje en carreta.
Al desembarcar debió hacerse de caballos, porteadores y guías para el tramo final; podemos suponer que algún camarada de armas fue su ocasional compañero de aventura.
Sabemos que viajó armado con su viejo sable, vestido con su levita azul de uniforme y cargando dos valijas; en ellas transportaba un anteojo largavista, un octante, algo de ropa y sus libros; entre ellos las Ordenanzas de la Armada Real en dos tomos y la edición de Meditaciones Cristianas escritas por el príncipe de Hohenlohe.
Curiosa debió ser esa caravana encabezada por un marino que transitaba una senda secundaria del Camino del Inca para adentrarse hacia la cordillera.
Los mapas peruanos de la época indican que sus postas naturales fueron el Tambo Colorado; luego Huacachina -el oasis en el desierto- y finalmente Palpa. Desde ahí debió seguir hacia el sur a la vera del Río Grande hasta llegar al Ingenio San Javier.
Podemos imaginar su alivio cuando vio el verde emerger entre el desierto en las dos márgenes del Río Grande.
También podemos imaginarlo desensillando frente a la puerta de la monumental iglesia del fundo en cuya periferia se alzaba San Javier; entonces una aldea de casas de adobe.
Un medallón esculpido con el escudo de la Compañía de Jesús prefiguraba a los jesuitas que habían sido expulsados de América.
Parado frente al frontis de la iglesia la curiosidad debió embargarlo por un instante; desde los capiteles del templo una veintena de mascarones de rasgos afronazqueños lo examinaban.
La lengua afuera y un anillo en la boca les conferían una agresividad singular para un templo religioso y quizás Bouchard presintió el destino.
Al costado de la iglesia lo esperaba la casa de la hacienda. Amplia, fresca, de adobe. Tras cincuenta años de vida errante el corsario se detuvo.
Durante la siguiente década regenteó el latifundio produciendo aguardiente que debió comercializar desde el puerto de Pisco. Algunos relatos lo ubican amancebado, pero no hay registros oficiales de ello.
Un hijo, sin embargo, no es imposible en esos años de desierto.
El duro trabajo agrícola y la rutina de los ciclos de cosecha le confirió cierta previsibilidad a sus jornadas que debió disfrutar tras una vida áspera donde la moderación estuvo ausente.
Sus distracciones serían la misa de los domingos y la fiel lectura de las Meditaciones Cristianas con sus severas exhortaciones para llevar una vida justa.
Quizás haya transitado junto a las crípticas líneas de Nasca o las pirámides de Cahuachi sin advertirlas. El fin de sus días ocurrió el 4 de enero de 1837.
En la página 29 de las Meditaciones, el príncipe de Hohenlohe nos advierte: “Ningún tiempo es más peligroso que el de la noche, no solo para el cuerpo sino también para el alma. ”
No es imposible que Bouchard se detuviera en estas líneas del libro aquel miércoles a las siete de la tarde cuando el peligro en la noche se encarnó en uno de los esclavos del fundo.
Nadie sabrá cómo se gestó aquella muerte que pudo deberse al rencor o la codicia.
Adelfo Bernales, un joven afronazqueño enfrentó al viejo corsario, acompañado por otros; todos de rasgos guerreros similares a los mascarones de la iglesia. Gritos, resuello, violencia.
Alguna maldición sin odio. Toda pelea se parece pues está en juego la vida. Un golpe, otro; no muchos. Los mascarones no sabían que mataban una leyenda.
De esa noche solo hemos recuperado un acta de defunción donde el padre Isidro Cáceres registra con caligrafía bastardo español apresurada “…di sepultura con cruz alta en la bóveda de San Francisco Xavier al cuerpo difunto de Bouchard…”.
No hubo agonía; Cáceres nos explica esto desde el pasado al afirmar que Bouchard no dejó testamento ni recibió sacramento alguno dado lo súbito de su asesinato.
La espada del corsario no figuró en el inventario de bienes que años después fue entregado a su familia.
Es posible que la empuñara cuando entrevió que Bernales venía por él; es probable también que alguien se la apropiara al escapar y aun esté en el desierto.
Como ocurre con todos los hombres, en un instante Bouchard se desvaneció de la historia.
Más de un siglo transcurrió y todos quienes habían vivido en su época también murieron.
Los terremotos hicieron su tarea para garantizar el olvido de Bouchard derrumbando techos y rajando las gruesas paredes con esa indiferencia terca propia de la naturaleza.
A mediados del siglo 20 el retablo de la iglesia, una obra de arte magnífica tallada en madera, había sido desgajado pieza por pieza del templo. También faltaban seis de las siete campanas del templo.
Profanado y destruido, la vieja iglesia ya no era un lugar sagrado. Sin embargo, las gárgolas mantenían la guardia mientras el corsario esperaba protegido en su cripta.
Hacia 1952 otro sacerdote, el cura párroco Filiberto Steux, se topó con la secular partida de defunción del marino mientras ordenaba su archivo de muertes.
La tenacidad del papel y la tinta había hecho llegar el mensaje final del corsario y diez años más tarde un grupo de hombres iluminados por velas ingresó a la bóveda subterránea para buscarlo.
Un niño del pueblo los acompañaba, testigo impensado del proceso.
Cincuenta y dos tumbas congregaban a quienes tuvieron el privilegio de ser enterrados en la iglesia, todos ellos con los pies apuntados hacia el altar fijo, pero ninguno bajo este, como prescribía el ritual romano.
Una de las tumbas – al amparo de un Cristo pintado de negro en la pared de la bóveda- les llamó la atención: las siglas HB y la cifra 1837 grabadas en la pared señalaban a Bouchard.
Horas más tarde la comisión oficial partió de Nasca con los restos exhumados y un acta labrada sobre el éxito de su misión; días después el Panteón Nacional de los Próceres recibiría la urna de zinc en Lima.
Hay registros del desfile militar por El Callao en el cual la urna fue transportada en hombros por seis cadetes navales hasta el Crucero La Argentina.
El buque Escuela había recalado en el puerto peruano para llevarlo de regreso a Buenos Aires y quiso el azar que la nave llevara el mismo nombre de aquella fragata corsaria.
Bouchard se hizo de nuevo a la mar y otro gesto amable tuvo el destino pues La Argentina replicó aquel viaje corsario de 1817: una vez más recaló en la Isla de Hawái, una vez más barajó la costa de California donde el corsario había izado la bandera argentina en la ciudad de Monterrey, una vez más navegó las aguas de Haití.
Tras 105 días de mar, el sábado 10 de noviembre de 1962, Bouchard amarró en el puerto de Buenos Aires al cual había arribado por primera vez en 1810. Dicen que uno siempre llega a donde lo están esperando.
Ese sábado lo recibió una pequeña multitud entre quienes se contaba el presidente de la Nación . Hubo discursos, placas, libros, monumentos y un entierro de héroe en el cementerio de la Chacarita.
Luego los vivos volvieron a lo suyo. Y en el desierto de Nasca la vieja tumba quedó vacía y olvidada. Otro medio siglo transcurrió hasta la tarde cuando arribamos a la puerta de la iglesia de San Javier.
Buscábamos aquella tumba y el camino para hallarla había sido largo.
Supe del capitán Bouchard, por primera vez, en alguna clase de historia, pero el corsario esencial se perdió entre los adjetivos y las fechas que tantas veces demandan los programas académicos; años más tarde, en 1982, navegué en el último buque argentino que llevó su nombre y hubo una noche de mayo donde cientos lo evocamos en el mar sin saberlo mientras izábamos la bandera de guerra.
Hacia fines del siglo pasado fui parte de La Argentina, un buque que no solo repetía el nombre de su fragata corsaria, sino que también honró su espíritu.
Años después, al llegar a Perú, dos hechos curiosos convergieron: recorriendo la pampa de Junín, donde el coronel Suarez torció el destino de la famosa batalla por la independencia, un guía local me habló sobre la tumba vacía de Bouchard en una iglesia jesuita destruida, cerca de las líneas de Nasca.
Poco después el azar me llevó a encontrar, en los estantes de la Universidad Nacional de Ingeniería de Lima, una tesis -de 1974- que trataba sobre el valor monumental de las Iglesias de San Javier y San José.
Dos amigos, Michel Piaget Mazzetti y Jaime Lecca Roe , habían elegido las iglesias como tema para graduarse de arquitectos y como ocasión para la aventura.
En un escrito excepcional Michel y Jaime mencionan la existencia de la tumba del corsario en la cripta de la iglesia de San Javier. La curiosidad hizo el resto.
Y ahora estábamos en silencio frente a la capilla rural de San Javier. Se erguía magnífica aún, pese al saqueo y la destrucción infligida por hombres y terremotos.
El trigrama IHS -esculpido en el cuerpo central de la entrada- era el mismo de entonces y las gárgolas de la iglesia aun montaban guardia en la cornisa del frontis.
Atada con cáñamo, la última de las campanas de la iglesia permanecía inmóvil en una de las dos torres hexagonales y simétricas que resguardan la gran puerta de entrada.
Grabada en el bronce de la campana la leyenda “San Francysco Xavyer – año de 1746” nos remontaba a la época en que los jesuitas regían esta tierra.
Al costado de la iglesia, aun habitada, se erguía la casa de la hacienda donde vivió Bouchard.
Cruzamos el pórtico en arco para ingresar al templo; gran parte del techo se había derrumbado y la luz inundaba la nave central.
Pese al deterioro y las pintadas de vándalos se percibía que la ornamentación de la iglesia fue exuberante y debió crear un ambiente solemne y tenso para las ceremonias religiosas donde el latín sería una letanía críptica para los nativos.
Hacia la mitad de la nave nos topamos con el presbiterio donde aún se encuentra el altar mayor; a su lado está el ingreso a la cripta.
Descendimos por la gradería; el espacio subterráneo era fresco, oscuro y abovedado, apenas iluminado por una ventana circular que atravesaba un muro. A ras del suelo un crematorio profundo y oscuro dividía el espacio.
La bóveda exhalaba una atmósfera densa que llamaba a la voz baja.
El Cristo pintado hace siglos permanecía crucificado en uno de los muros y los cincuenta y dos nichos empotrados ocupaban las paredes laterales.
Todos estaban abiertos, pero no encontramos rastros de aquel que tenía grabadas las iniciales HB y el año 1837.
Esa noche la luna llena iluminó la pampa de Nasca y a la mañana siguiente recorrimos el pueblo conversando con sus habitantes, amables y de pocas palabras.
Buscábamos fragmentos del pasado y la ausencia de método científico fue reemplazada por la perseverancia. Hacia el mediodía dimos con Herminio Ranilla Astorga, de setenta años cuya vida había transcurrido en San Javier.
Era agricultor, pausado y de voz baja en el hablar.
De camino a la iglesia nos asombró al recordar que de niño era frecuente escuchar a los pobladores afronazqueños jactarse de la muerte del corsario repitiendo “lo matamos a Bucha”.
Esa afirmación, en plural, había circulado de generación en generación; todos lo habían matado.
Conjeturo que apropiarse de esa muerte – no la del hombre Bouchard sino la del mito Bouchard- ya era parte de su identidad.
Otro feliz hallazgo le debemos a esa conversación con Herminio cuando nos reveló que había sido él quien acompañó a la comisión que exhumó a Bouchard en 1962.
Tenía poco más de diez años y su tarea consistió en llevar las velas para iluminar las tumbas.
Sin advertir su protagonismo y con la autoridad de quien fue testigo directo, nos indicó la tumba del corsario en la cripta subterránea: en la pared del Cristo hay dos hileras de sepulcros; el primero de la hilera superior -en cuanto se termina de descender a la catacumba- había sido el lugar de descanso.
Nos acercamos y como advierten las escrituras solo quedaba polvo; aun así, todos sentimos que el viejo marino estaba presente en San Javier.
Si fuera posible descifrar el destino de un hombre quizás veríamos que este se compone de una larga serie de decisiones que van ordenando su caos personal, apenas por un instante, intentando darle sentido.
Nada es involuntario en la vida y el camino de un hombre libre y audaz no está escrito en ninguna parte; cada decisión cambia su vida y la hora de su muerte.
Bouchard no se detuvo; una y otra vez dejó atrás familia, patrias, hijas y barcos.
Su hoja de ruta fue dictada por la revolución que se expandía con la potencia del grito “libertad, igualdad y fraternidad” que solo mucho después sería un lema oficial.
Sin percibirlo, como a veces ocurre con lo esencial, el corsario resolvió ser parte de algo que consideraba más grande que él.
Pero un día sintió que había dado batalla demasiado tiempo y que estaba cansado y eligió un lugar más íntimo que el mar donde sus días terminarían en paz.
Había convivido cuarenta años con el peligro y pudo morir cuarenta veces: a manos de Nelson en el navío francés Generaux; en la carga de la batalla de San Lorenzo en lugar del abanderado español; en las playas del Reino de Hawái como fue la suerte de Cook; atravesado por una daga kris de los piratas malayos en el Pacífico norte o colgado por Cochrane en Chile.
Fue en el desierto y en la hora quizás recordó su nombre y supo que morir luchando había sido siempre su destino.

sábado, 12 de agosto de 2017

Conflictos africanos: La crisis del canal de Suez (1956) - II/II

Crisis de Suez de 1956 
Escrito por Tom Cooper
Parte 2/2

Viene de Parte 1



Noche caótica del 1 de noviembre 
Por la tarde del 31 de octubre, la IDF/AF voló 150 misiones de combate sobre el Sinaí, de los cuales 48 fueron por Ouragans y 30 por Meteors. A pesar de las numerosas pérdidas, los israelíes lograron impedir que las columnas egipcias alcanzaran las posiciones de avanzada a lo largo de la frontera, y los defensores de Abu Agheila se redujeron ahora fuera de sus zonas de retaguardia. En Mittla, sin embargo, los israelíes estaban inmovilizados enfrentando a fuertes defensas de Egipto: a pesar de un caos considerable en la cadena de mando de Egipto, fueron fuertes las pérdidas infligidas a la Brigada 202, que posteriormente fue también sometida a fuertes ataques desde el aire, volado no sólo por MiG-15, Meteors y Vampires, ¡sino incluso de más viejos Spitfires y Sea Fury! La EAF voló un poco más de 100 misiones de combate en este día, y a medida que se intensificaron los combates se elevó la moral de los pilotos egipcios: no habían logrado derribar más israelíes en combates aéreos, aunque tuvieron un gran éxito en el papel del aire-tierra , lo que demuestra un alto grado de cooperación efectiva con las fuerzas de tierra, una buena disciplina, y una capacidad de causar daños, heridos, y fuertes problemas a los israelíes. Incluso las primeras misiones de reconocimiento de las fuerzas aéreas británicas y francesas no podían perturbar su buen humor: en la noche del 1 de noviembre varios Il-28 - algunas de ellos volados por los "asesores" soviéticos - una vez más trataron de bombardear el campo de aviación israelí en Hatzor, pero sus bombas al parecer, perdieron el objetivo.
La situación sobre el terreno lentamente comenzó a cambiar, sin embargo. En la noche del 31 de octubre la 27ª Brigada Mecanizada israelí irrumpió a través de las posiciones egipcias en Gazah y, posteriormente, la resistencia egipcia en el norte de Sinaí, se vino abajo. En cuestión de horas sólo unos pocos las unidades egipcias, que luchaban con tanta fuerza durante dos días, empezó a desmoronarse, y muchos soldados huyeron al desierto, dejando sus armas detrás de ellos. Los israelíes no iban a esperar: en una maniobra rápida se dirigieron hacia el oeste y al norte, capturando grandes cantidades de equipo en el proceso, y aumentando el pánico. Muchas unidades se atascaron en la arena durante la noche, o se perdieron en el desierto, pero sus comandantes empujaban a los hombres hacia adelante sin descanso. En medio de este caos luego vinieron los primeros ataques británicos y franceses contra Egipto.
La RAF (Royal Air Force) y la AdA (Armee de l'Air) iniciaron un ataque contra Egipto ya a las 04:45 horas del 31 de octubre, pero la operación se pospuso para volar una serie de misiones de reconocimiento con el fin de actualizar la imagen de la situación de la EAF (Egypt Air Force), y establecer adecuadamente el despliegue de los MiGs egipcios. Durante el día cuatro Canberras de la Royal Air Force y siete RF-84Fs volaron bien alto sobre Egipto, y sobre la base de las fotografías que trajeron los británicos llegaron a la conclusión de que en el momento de la EAF había más de 110 MiG-15, 14 Meteors, 44 Vampires, y 48 bombarderos Il-28 operativos, desplegados de la siguiente manera:
- Abu Swayr: 35 MiG-15
- Kibrit: 31 MiG-15
- Inchas: 20 MiG-15
- Almaza: 25 MiG-15/17s, 4 Meteors, 21 Vampires, diez Il-28
- Fayd: 9 Meteors, 12 Vampires
- El Cairo West: 9 Vampires, 16 Il-28
- Luxor: 22 Il-28
- Kasfareet: 1 Meteor, 2 Vampires



La EAF envió varios MiG para interceptar a los aviones de reconocimiento. Dos de estos interceptaron un solitario RF- 84F francés , el piloto no se dio cuenta de sus oponentes, pero - al ver la estela más allá de su cabina, inmediatamente abortó la misión y regresó a Chipre.
Los británicos y franceses se molestaron mucho también por la operación "Cover" de los EE.UU., en la que los ciudadanos de EE.UU. fueron evacuados de Egipto e Israel. Los británicos trataron de evadir cualquier posibilidad de destruir un avión de EE.UU., que se sabía que habían aterrizado en Cairo West. Al final, se provocó una considerable congestión de tráfico en los aeropuertos a Chipre, y la RAF se vio obligado a sacar losl Meteor FR.9s de Akrotiri de vuelta a Malta.
Cuando la ofensiva aérea se inició, al fin, en la tarde del 31 de octubre, nuevos problemas surgieron. La primera ola de Valiants del 148 Escuadrón de la RAF despegó a las 17:20 horas de Malta, pero se le ordenó entonces abortar después de que aviones de transporte de EE.UU. se hubiesen detectado en su objetivo: Cairo West. Los bombarderos pesados ​​se volvieron y volaron directamente hacia los aviones de la segunda ola, que acaba de despegar. Once Canberras que posteriormente partieron de Chipre con la tarea de los bombardeos de Cairo West y se desviaron para atacar a Almaza, mientras que otros 11 Canberras de Chipre, así como 5 Valiants y 7 Canberras de Malta fueron desviados a bombardear Kibrit. La tercera oleada consistió de 18 Canberras de Chipre y Malta, y cuatro Valiants de Malta, que fueron a golpear Abu Swayr, así como 17 Canberra con la tarea de atacar Inchas. En total, unos 100 bombarderos británicos estaban en marcha para iniciar finalmente la operación "Musketeer".


Fotos de los aviones de la RAF de la campaña de Crisis de Suez son poco frecuentes, también, no hay muchos ejemplos de cuan congestionados terminaron siendo los aeródromos en Chipre con tantos aviones operando. Incluso un solitario bombardero egipcio pude haber hecho estragos y neutralizar una gran parte de los contingentes británicos y franceses estacionados allí. Aquí un Venom WR398 / H del 249 Escuadrón de la RAF carreteando pasando al lado de RF-84F 52-7325/33-DD de la ER.4/33 en Akrotiri. ("Wings over Suez") 

La primera destrucción de la EAF
Los Canberra del Escuadrón 139 fueron los primeros en llegar a su objetivo - Almaza - alrededor de las 21:30 hrs. El Cairo se encontraba todavía en plena luz, y su tarea - marcar el objetivo - no debe haber sido muy problemática. Siete Canberras de los 10, 15, 44 y 139 Escuadrón dejaron caer 41 bombas de 454 kg en el campo de aviación mismo, e informaron de que habían causado daños en los hangares y aviones de transporte varios. Más tarde, sin embargo, los británicos tuvieron que descubrir con horror que este ataque fue llevado en realidad en contra de Cairo West, pero que no había causado daño en absoluto. Minutos después, los Valiants llegaron por primera vez a Almaza y dejaron caer sus bombas sobre la pista de aterrizaje. A estas alturas de la EAF ya comenzó a reaccionar: la recién creada red de radares dirigió a los NF.13s Meteor y 3 del Escuadrón 10 fueron enviados al área para interceptar. Uno de ellos fue vectorizado en una posición favorable detrás de uno de los Valiants, haciendo que el piloto iniciara una serie de difíciles maniobras evasivas: a pesar de venir a cierta distancia, la tripulación del bombardero de la RAF no tenía ninguna duda acerca de las capacidades reales de los pilotos egipcios .
Después de que el ataque actual en contra de Cairo West fuese abortado, y no se atacara a Almaza, siete Canberras dejaron caer 132 bombas de 454 kg en Kibrit. Su tripulación informó haber causado considerables daños y destrucción de varias aeronaves de la EAF en el suelo, pero en realidad su éxito fue muy limitada, principalmente porque a los equipos se les aconsejó arrojar bombas desde un nivel de 13.000m, en lugar de 15.000m, como estaban entrenados, y también hubo algunos problemas técnicos, así como los fuertes vientos (los equipos de inmediato pidió el cambio de las órdenes, y durante las noches después de los ataques fueron llevados en avión desde los niveles más altos - cuando los bombarderos estaban fuera del alcance de los interceptores de Egipto, y también el el aire era más suave, permitiendo una mejor maniobrabilidad y una orientación más precisa).
Finalmente, alrededor de la medianoche, la próxima oleada golpeó Abu Swayr e Inchas: este ataque fue interrumpida considerablemente por los Meteors de Egipto, uno de los cuales abrió fuego a un solitario Canberra: la tripulación del bombardero lo supo esquivar.
El presidente egipcio Nasser observó los ataques de la RAF desde el techo de su casa a Almaza, y luego llevó a la decisión - desde el punto de vista militar - muy contradictorias, pero desde un punto de vista político bastante más lógicas, de ordenar a la EAF de no hacer frente a los británicos. A su juicio, el antagonismo permanente con Israel como más importantes, y esperaba - correctamente, ya que la historia se lo iba a confirmar - que los británicos y franceses atacarían a Egipto, pero no iban a permanecer en el área por mucho tiempo. Es decir, Nasser sabía que sus pilotos no estaban entrenados lo suficientemente bien como para hacer frente a los británicos o franceses, pero eran muy necesarios para hacer frente a los israelíes En consecuencia, decidió perdonar a sus pilotos y dejar el espacio aéreo egipcio al enemigo. Esta decisión resultó ser devastadora para el EAF sobre todo en el número de aviones que iban a perderse en los días siguientes, ya que no fue seguida por órdenes adecuadas para la evacuación de la fuerza aérea a aeropuertos más seguros en el Bajo Egipto, o incluso fuera de la país. En su lugar desde la mañana del 01 de noviembre la fuerza aérea de Egipto estaba en realidad a tierra y esperaba su destrucción. Más aún, esta decisión causó graves sufrimientos a los miembros del ejército egipcio, que eran ordenados ahora a retirarse de sus posiciones fortificadas a lo largo de la frontera con Israel, y se concentraron en el área de Suez.
En tales condiciones, en la mañana del 1 de noviembre la EAF voló sólo un número muy pequeño de misiones de combate sobre el Sinaí. MiG-17s del Escuadrón 4, dirigidos por el Líder de Escuadrón. Al Hinnawi, ametrallaron una vez más las posiciones de la Brigada 202 en Mittla, destruyendo varios vehículos en el proceso.
Al mismo tiempo, una oleada de dos PR.7s Canberra y varios RF 84Fs-estaba en marcha hacia Egipto con el fin de fotografiar los resultados de los ataques aéreos contra los aviones en la noche. Las fotografías que traían eran claras: ningún daño grave causado a la EAF. Además, los equipos volvieron bastante excitados: los MiGs egipcio interceptaron dos Canberra, y uno incluso fue dañado por el fuego. Esto causó una verdadera conmoción para la RAF, que no esperaba nada similar. Sin embargo, la guerra estaba a experimentar una calidad diferente a medida que - mientras que los aviones de reconocimiento estaba todavía en Egipto - a las 05:00 hrs, los primeros caza-bombarderos británicos y franceses despegaron desde sus bases en Chipre, con la tarea de destruir a la EAF en el suelo. Sólo 15 minutos más tarde los portaaviones de la Royal Navy HMS EagleHMS Albion y HMS Bulwark, a sólo 90 kilómetros al norte de Alejandría, comenzaron a lanzar la primera oleada de cazas también. Debido a que los aviones británicos y egipcios del vuelo eran muy similares, se tomó la decisión de que la aviación naval atacara los aeródromos al este de El Cairo, y los cazas de tierra atacaran las bases del oeste. Además, todas las aeronaves que estaban marcados con "franjas de invasión" distintivas.


Sea Venoms, Seahawks, Wyverns y un solo Skyraider se puede ver en esta fotografía de la cubierta del HMS Eagle, tomada poco antes de que el barco comenzara a lanzar otro ataque contra Egipto. Los tres portaaviones británicas - HMS Eagle, HMS Bulwark y el HMS Albion - demostraron su valor durante esta campaña más allá de cualquier duda. (FAA Museum) 

A pesar de los bombardeos nocturnos, los primeros ataques contra sus campos de aviación llevó sorpresa a los egipcios. Excepto la cabeza por la formación del Líder de escuadrilla Al Hinnawi, y pocos MiG-15 interceptaron a un Canberras de reconocimiento, ninguno de cazas se encontraban en la atmósfera, y los Venoms británicos y franceses, cazabombarderos F-84F Thunderstreak, Sea Hawk, Sea Venom, y Wyvern presentado un número serie de golpes devastadores. Alrededor de 06:04 horas en Kasfareet y filas Kibrit conjunto de aviones de la EAF fueron destruidos en el suelo. Minutos más tarde, 16 Sea Hawks del HMS Eagle golpearon Inchas, 12 Sea Hawks del HMS Bulwark hicieron lo propio con Cairo West y Sea Venoms desde el HMS Albion se dirigieron a Almaza, seguidos de ametrallamiento y cohetes a Cairo West por parte de 12 Sea Hawks adicionales del Bulwark. Los pilotos británicos tuvo mucho cuidado de no golpear a ningún avión de EE.UU. en El Cairo West - incluso si no están informadas acerca de su presencia - se destruyeron decenas de aviones de EAF en este y los aeródromos de otro. 08:45 hrs por la Royal Air Force y ADA en tierra cazas volaron 58 misiones de combate contra Abu Swayr, Faridan, Kibrit, Fayd y Kasfareet y, finalmente, el avión naval golpeó Almaza nuevo. La segunda ola seguida de 09:30 a 13:30 hrs, afectando no sólo a las aeronaves estacionadas, sino también hangares, talleres y depósitos de municiones. Los cazas de la EAF conectaron dos pistas de aterrizaje adicionales, Deklia y Occidente Cairo.
Aunque el éxito de los ataques era diferente, sobre todo porque en algunos aeropuertos de los aviones se dispersaron, y algunos incluso evacuados, mientras que en otras no se adoptaron medidas similares, dentro de sólo unas pocas horas el 40% de los aviones de combate egipcios fueron destruidos o dañados por los ataques aéreos. Los sentimientos de los pilotos de la EAF estaban entre frustrados y furiosos: no tenían permiso para iniciar y hacer frente a los atacantes, y en muchos casos hubo incluso sin permiso para evacuar a sus aviones de los aeropuertos expuestos. En su lugar, sólo pudo mirar como un MiG tras otro fue volado por las nubes por los cazas de ataque de Gran Bretaña y Francia. La ola tercer ataque duró desde las 13:30 hasta las 17:00 horas, e incluye 187 misiones de combate de los cazas de la RAF y AdA de Chipre, así como alrededor de 200 misiones de combate de tres compañías británicas. La precisión de estos ataques fue muy bueno: por la noche, los pilotos de la EAF-afirmaban la destrucción de no menos de 22 MiG-15 en Almaza solamente, y esto fue confirmado por las fotografías de reconocimiento disparo de Canberra PR.7s y RF-84Fs enviado sobre Egipto en la final de la tarde. La EAF reaccionaron con relativa lentitud, sólo por la tarde empieza a moverse un poco de aviones, primero en campos de aviación en el delta del Nilo, a continuación, también al sur de Egipto, Siria, e incluso Arabia Saudita. En consecuencia, no menos, sino 100 cazas y bombarderos egipcios fueron destruidos en ese día en el suelo solo. En la noche algunos bombarderos EAF primero fueron evacuados a Siria. Uno de ellos, un Il-28 piloteado por una tripulación soviética, fue interceptado por un israelí Mateor NF.13, que se identificó erróneamente por un Canberra RAF. Los soviéticos informó más tarde de ser interceptados por diez luchadores, dos de los cuales debería haber sido dañado por el fuego de la torreta de cola del bombardero.
Los pilotos británicos y franceses no recibió la oportunidad de enfrentarse a los egipcios en combates aéreos, pero cada vez se molestaron por las operaciones de la aeronave a través de USN 1 de noviembre. Por lo menos dos veces a los Furys de la USN penetraron profundamente en el perímetro defensivo alrededor de los transportistas británicos, obligando a estos a la lucha de sus interceptores e inquietantes las operaciones de vuelo en el proceso. Los comandantes locales USN exigió incluso un permiso para el ataque de los británicos y los franceses, por lo mal que estaban las relaciones mutuas Unidos y Gran Bretaña en ese momento.

La catástrofe en el Sinaí
El ataque masivo contra el EAF dejó en claro a los líderes de Egipto de que una invasión anglo-francesa era inminente. En consecuencia, la orden para la retirada de las tropas del Ejército desde el Sinaí se repitió, y las unidades adicionales enviados a la zona de Port Said. Para las unidades desplegadas a lo largo de la frontera con Israel esto fue como inicio de una catástrofe: hasta ahora, así que lucharon desde posiciones fortificadas, pero ahora - con una parte de ellos ya estaba rota, mientras que otros fueron superados por los israelíes - que tuvo que retirarse hacia el oeste a lo largo de sólo tres caminos, que también fueron utilizados por los israelíes, y bajo los ataques de aire constante de la IDF / AF, que no fue impugnada por la EAF más. Tan pronto como los israelíes cuenta de este movimiento, que por supuesto hicieron todo lo posible para poner los egipcios bajo una fuerte presión, y el resultado fue una derrota del ejército egipcio en el Sinaí
La mayoría de las restantes unidades egipcia intacta fueron retirando a lo largo de la carretera costera de Al-Arish. Mustangs golpeó repetidas veces sus columnas. Mucho menos obstaculizada por el enemigo, el fuego antiaéreo, los israelíes también no sufrió tanto como la víspera: el 1 de noviembre sólo un Mustang fue derribado. El piloto logró un aterrizaje forzoso en el desierto y se recuperó más tarde.


Los Mustangs israelíes fueron enviados de forma continua en nuevos ataques contra el ejército egipcio en el Sinaí. Han causado algunas pérdidas, pero también sufrieron en gran medida de las defensas egipcias feroces. En ese momento, las IDF / AF estaba lejos del glamour de sus días de más tarde: tomar nota de la improvisada carro porta-bomba. (IDF) 

Además, también forma parte del contingente francés en Israel, se le permitió empezar a volar misiones de combate. El F-84Fs y Misterios voló 62 misiones de combate en este día, alegando que la destrucción de 38 tanques T-34 solo. Ninguno de ellos fue derribado, pero varios fueron dañados por fuego desde tierra, y dos se estrelló al aterrizar. En otra parte, las IDF / AF volaron una serie de ataques en el Mittla, Jifjafa Bir, y las zonas de Bir Salim, en un esfuerzo para evitar que los egipcios para establecer una segunda línea defensiva. Por último, en la tarde, el 27 Brigada Mecanizada israelíes ocuparon al-Arish, la captura de los montones de municiones, 20 T-34 y seis tanques SU-100 y dos aviones de entrenamiento Mraz.
En la noche siguiente, la RAF repite una serie de ataques con bombarderos Canberra Valiant y golpear a El Cairo Oeste, Fayd, Kasfareet y Luxor. Canberra del Escuadrón 15 fueron acreditados con la destrucción de cuatro Il-28 en Luxor, donde también las pistas de aterrizaje fueron cortadas en varios pedazos. En la mañana del 2 de noviembre, el enfoque no era una fuerza de combate efectiva más: la mayoría de los aviones restantes no estaban en funcionamiento y destinados a ser destruidos durante los ataques adicionales contra los aeródromos diferentes. El resto de los egipcios MiG-15s y 28s pocos Il-, así como un número de sirios MiG-15, que iban a ser puestos juntos, probado y utilizado para el entrenamiento de los pilotos de Siria, en Egipto, fueron trasladados fuera del país . Comprensión de la situación, los cuarteles generales anglo-francés ordenó el inicio de la 2 ª fase de la Operación Mosquetero, que pretende prohibir las bases y el sistema de abastecimiento del ejército egipcio, y desmoralizar a la población.
El primer ataque de estos fue trasladado en contra de la estación de radio en El Cairo el 18 de Canberra del 27, 44, 61 y Sqns, con sede en Nicosia, escoltados por F-12 84Fs. El objetivo fue marcado por dos Canberra del Escuadrón 18, y éxito, en particular: dejando caer sus bombas desde un nivel de tan sólo 1.000m, los británicos contra el edificio y destruyó el mástil de la antena principal. Para los próximos dos días, los británicos Sharq al-Adna Radio se muestra capaz de emitir propaganda en la misma frecuencia imperturbable. Otros ataques en el mismo día volvieron a golpear los aeródromos de Almaza y El Cairo, pero sobre todo el ejército egipcio bases cercanas, y también el depósito de material en grandes Huckstep. El USN, sin embargo, era todavía muy activo, y un par de Venoms de la RAF se recuperaron de dos VA-94 F-9F-8 (basado en el USS Randolph), mientras que en marcha para ametrallar Kibrit.
En el mar, los corsarios y los Vengadores de la Aeronavale francés hundido un barco de patrulla egipcia, sino también casi se enfrentaron con dos destructores USN cerca de Alejandría. Los Hawks FAA Mar y Mar de Venoms reiterados ataques contra el Cairo West, Bilbeis, Dekhlia, Inchas y Almaza, donde la AAA egipcio por su parte débil. Sin embargo, más de Almaza un Sea Venom de la NAS 893 estaba dañado, y el Lt.Cdr piloto. Willcox, tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia a bordo del HMS Águila. Sin embargo, fue el depósito de Huckstep que se convirtió en el principal objetivo para el resto del día, y repetidamente golpeado por más Venoms de la RAF y F-84Fs de la AdA, así como algunos de los aviones navales. Cientos de tanques y otros vehículos diferentes fueron destruidas a pesar de feroz AAA egipcio. A medida que la EAF no estaba respondiendo aviones también más lento, al igual que Wyvrens y corsarios franceses ahora podrían ser desplegados, aunque uno de los más tarde sufrió graves daños durante un ataque contra Dekhlia, y tuvo que ser abandonado por el piloto, el teniente Neve, que se recuperó por helicópteros de búsqueda y salvamento.
En el Sinaí, la Brigada 37a israelíes atacaron omm-Kattef en la mañana del 2 de noviembre, con el apoyo de Mustang. Esta vez, la unidad se abrió paso y luego comenzó a moverse hacia el oeste, como el cercano séptima Brigada Blindada se identificó erróneamente a los egipcios en la batalla fratricida siguiente, las tropas de CO y numerosos de la Brigada 37a fueron asesinados. Mientras tanto, la IDF/ AF centró su atención en el sur del Sinaí, con el fin de apoyar la Brigada 9, desplegados en la captura de Sharm el-Sheikh y así abrir el Estrecho de Tyran para la navegación israelí. Sharm el-Sheikh, sin embargo, fue un hueso duro, y durante la primera serie de ataques - realizadas por unos 30 aviones israelíes (sobre todo entre los tipos más antiguos, tales como los Mosquitos, Mustangs, y hasta B-17), el Mystère volado por Mayor Peled fue derribado. El piloto fue recuperado por un L-18 en la noche siguiente. Varios otros aviones resultaron gravemente dañados y apenas lograron regresar a Israel para aterrizajes de emergencia. Estos ataques fueron trasladados a la realidad muy pronto, dado que la Brigada 9 - moviéndose a lo largo de las carreteras estrechas y pobres - podrían llegar a la ciudad, a sólo dos días después. Sin embargo, los israelíes estaban en un apuro, y por lo tanto se tomaron la decisión de que los C-47/Dakotas del Escuadrón 103 aerotransportaran a dos compañías de Paras de A-Tur, un pequeño pueblo al sur de Port Said. 175 Paras fueron arrojadas sobre el lugar alrededor de las 17:00 hrs, que por la tarde se han abierto pequeña pista de aterrizaje, donde el transporte adicional podría traer refuerzos, materiales, e incluso algunos vehículos, lo que hizo posible montar un segundo aspecto de la ofensiva hacia el Sharm al-Sheikh.

Las pérdidas aliadas 
En la noche del 3 de noviembre de la RAF envió 22 Canberras de Chipre en un nuevo ataque contra el aeropuerto de Luxor, donde se produjo más daño. Dos oleadas de Canberra y después de Valiants antes de que el mal tiempo impidiera cualquier comienzo adicional desde Malta. Las pérdidas materiales de los egipcios por este tiempo llegó a ser tan catastrófico, que el Coronel Nasser Salim sugerido para cometer un suicidio. Sin embargo, el público - alentado por informes equivocados de grandes victorias en contra de Israel - fue favorable para el Presidente en estos momentos decisivos. Los británicos y los franceses, es decir, ya estaban bajo una presión masiva para impedir que sus operaciones desde diferentes lados, y tuvimos que cambiar mucho sus planes. Con el fin de acelerar los preparativos - y debido a que no hay MiGs para interceptarlos - el 03 de noviembre 20 de Canberra el 10, 15, y el Escuadrón 44, escoltado por los cazadores, voló ataques contra las estaciones de tren en Nfisha, e Ismailia, como así como el cuartel de Almaza. La EAF, por el contrario, casi todas las operaciones cesaron: sólo un pequeño número de vuelos se registraron, principalmente con el propósito de mover aviones restantes a lugares más seguros.
Incluso estos esfuerzos no fueron fáciles de organizar. En Fayd, Venoms de la RAF en cayeron sobre dos Meteors de la EAF durante el repostaje, y los destruyeron a ambos, y en Kibrit el último MiG-15 intacto en Egipto fue destruido por los pilotos de cuatro Venoms del 6 Sqn. de la RAF otros de la misma unidad se encontraban en misión de reconocimiento armado, a un nivel muy bajo, cerca de Al-Qantara, en caso de sufrir su pérdida de puño, como la primera formación tropezó con una concentración de flaks de Egipto, y entonces el avión pilotado por teniente de vuelo Sheehan golpeó la superficie del agua y se estrelló cuando intentaba evadir.
En el mar, había una actividad frenética. El HMS Albion fue sacado de la línea a fin de reponer en la preparación para el apoyo a la invasión. Los otros dos transportistas franceses británicos y dos por lo tanto, tuvo que acelerar sus operaciones para compensar. Los Vengadores de Arromanches, detecta la USN submarino USS Cutlass en el medio del grupo de trabajo francés, y obligó a salir a la superficie. Finalmente, el Águila HMS recibió la orden de enviar un ataque contra el puente de Gamil, al oeste de la pista de aterrizaje Gamil, que se convertiría en uno de los primeros objetivos de la invasión. Varios Sea Venoms y Wyvrens voló el ataque, pero falló, mientras que ocho Sea Hawks del HMS Bulwark golpearon Almaza, la destrucción de un Meteor, un C-46 de transporte, y un solo T-6 Harvard en el terreno. Los Corsairs franceses atacaron también Almaza, donde Lt.deV Lancrenon observó a dos Meteors de la EAF en el despegue. Mientras que el resto de su formación inició maniobras evasivas, Lancrenon inició una persecución: en el caos que luego se desarrolló parece haber sido derribado por la AAA de Egipto y nunca fue visto de nuevo (el destino de Lt.deV Lancrenon sigue siendo desconocido hasta hoy: Radio El Cairo informó de que su Corsair caído en las afueras de El Cairo y el piloto resultó muerto en la cabina del piloto, los militares italianos agregados en Egipto, sin embargo, más tarde informó Lancrenon consiguió la libertad bajo fianza, pero posteriormente fue linchado por la multitud). Durante el mismo ataque, otro Corsair fue dañado por la AAA, así, uno aterrizó a bordo de Lafayette con una bomba colgado bajo sus alas, y un tercer ejemplo apenas pudo regresar debido a problemas de motor.
Durante ataques adicionales contra el puente de Gamil, finalmente, también el Wyvern piloteado por el Teniente McCarthy fue golpeado. El piloto británico voló sobre el mar y después se eyectó con éxito. Sólo recientemente se supo que esta formación de cazas de la Real Armada fue interceptado en realidad por dos MiG-17Fs soviéticos volados y dirigidos por Sincov Anatolievich asesor piloto Sergeiy, que se estaban realizando una patrulla al norte del Canal de Suez. Los soviéticos encontraron el solitario Wyvern y atacó, con éxitos de puntuación Sincov varios. Como su arma de la cámara no estaba funcionando, nunca fue acreditado con la victoria aire-aire. Sin embargo, el puente se cayó finalmente por un golpe directo de una bomba de 454 kg en los ataques adicionales. Por la tarde, los Sea Hawks del HMS Bulwark bombardearon Almaza, la destrucción de la reivindicación de 18 Chipmunks, Meteors, Furys, Harvards y Lancaster en varias oleadas.
Como las operaciones anglo-francesa se han continuado, y los soviéticos amenazaron con represalias en contra de París y Londres, los EE.UU. se vio obligado a prepararse para cualquier eventualidad, así. El SAC poner el BW 306, equipado con B-47 y apostados en Ben Guerir, en Marruecos, en estado de alerta. Ya el 26 de octubre, adicionales B-47 de los 70 SRW fueron desplegados en Sidi Slimane, también en Marruecos, para volar de reconocimiento sobre Chipre y Egipto. Fueron interceptados en varias ocasiones por los cazadores RAF. Los cazas del USS Coral Sea y USS Randolph intensificado sus inquietantes operaciones navales para los británicas y francesas, así, forzando a los portaaviones británicos a veces a enviar Sea Hawks y Sea Venoms para interceptarlos. Esto obligó a los británicos para desplegar MR.2s Shackleton del Escuadrón 37, con sede en Malta y en Libia, con el fin de mantener a las portaaviones bajo control de los EE.UU. Los aviones ASW de la USN se activa, así como la E-1 Trackers estaban en busca de submarinos franceses y británicos en la zona sur de Chipre. Así la situación se volvió aún más tensa, y probablemente las tensiones alcanzaron su punto máximo cuando en la tarde del 3 de noviembre aviones israelíes atacaron a un destructor de la Royal Navy que operaban cerca de Sharm el-Sheikh: por un momento hubo una amenaza seria a la coalición anglo-francesa -israelí cayendo a pedazos, y el británico solicitaron a los dirigentes israelíes de ser excluidos de la articulación del Cuartel General, mientras que consideraban atacar a Israel.

El ataque en contra de Luxor 
El ritmo de las operaciones anglo-francesa no se redujo el 4 de noviembre, aunque tanto el HMS Eagle y las dos portaaviones franceses se retiraron de la línea de reposición, y no hubo ataques adicionales por Valiants ni Canberras. El reconocimiento mostró que hasta el momento se estimaba que 158 de 216 aviones habían sido destruidos de la EAF. Sin embargo, los cazas del HMS Bulwark y el HMS Albion volaron, no menos de 355 misiones de combate en el día, principalmente en ataque a diferentes columnas y bases del ejército egipcio, sobre todo Huckstep, y también - alrededor de las 07:00 horas - contra varias lanchas patrulleras de la Marina egipcia. En medio de esta actividad, ¡el grupo de combate del USN Coral Sea navegó a través del centro de la Fuerza de Tareas de la Marina Real lanzando aviones propios! Como en un milagro, no hubo choques - ni entre los barcos, ni entre las aeronaves. Los Venoms de la Royal Air Force repitieron sus ataques contra campos de aviación de la EAF, alegando la destrucción de cinco MiG-15s en Abu Swayr, mientras que los F-84Fs de la AdA impactaron a diferentes estaciones de radar con cohetes no guiados. Por la tarde, el primero de una serie de ataques contra diferentes objetivos en el área de Port Said fueron trasladados, con el objetivo de interceptar el tráfico de las unidades locales de Egipto, y golpear a estos en sus cuarteles.
A medida la situación no mejoraba más, y la situación en el Sinaí estaba bajo control, el comandante del contingente francés en Israel, Cdt. Perseval, solicitó un permiso de atacar Luxor, donde la EAF concentraba el resto de su flota de Il-28s. El permiso fue concedido, y alrededor de 06:00hrs 13 F-84Fs de la EC.1, dirigidos por Perseval personalmente, se lanzaron a su largo viaje. Causaron una gran sorpresa, tomando a la EAF de nuevo con la guardia baja y encontraron con nada menos que 20 Il-28 perfectamente estacionado en dos filas. Los franceses abrieron fuego contra todo lo que podían hacer, causando graves daños. Cinco horas más tarde, seis F-84Fs aparecieron en Luxor, esta vez seguidos por un solo RF-84F de la ER.4/33, con base en Chipre, para completar la destrucción. En total, 17 aviones de la EAF - incluyendo por lo menos diez Il-28 - fueron destruidos durante los dos ataques. El piloto Osama "Bunny" Sidki luego voló los restantes Il-28 de la EAF a Jeddah, en Arabia Saudita.
Mientras que los franceses estaban diezmaron los restos de la flota de bombarderos egipcios, los israelíes estaban ocupados con sus operaciones contra Sharm el-Sheikh. Al mediodía, cinco Mustangs atacaron la ciudad con napalm, y esto parece haber causado el comandante local de Egipto a fin de evacuar con la ayuda de varias embarcaciones pequeñas. El local guarnición egipcia capituló - después de más ataques de Mustang y un feroz ataque de los Paras de Israel - a la mañana siguiente: 834 soldados egipcios se convirtieron en prisioneros de guerra.
El resto del ejército egipcio en el Sinaí por su parte las ingeniaron para refugiarse en la Zona del Canal. La guerra en el Sinaí fue más así.

El desembarco en Gamil 
Sólo en la noche de noviembre 4 al 5 hicieron que los Valiants y Canberra de la RAF volvieran a aparecer en Egipto, pero esta vez para atacar objetivos fuera de las zonas de aterrizaje previsto, por lo que para desviar la atención del enemigo. 19 bombarderos golpearon las posiciones de artillería cerca de Al-Agami, mientras que el 22 Huckstep, donde la destrucción de los materiales y el equipo llegó a apilarse en dimensioens catastróficas ya días antes.
Al mismo tiempo, la flota de invasión se acercaba a Port Said, y - después de intensos preparativos - el desembarco se inició a las 07:00 hrs, con 18 transportes del 30 y 83 Sqn de la Royal Air Force con sede en La Valeta y seis del Escuadrón 114 bajaron 600 Paras del Para 3 /16 Brigada (que, sólo unos días antes, estaban combatiendo la guerrilla griega de Chipre). El primer objetivo de los Paras británicos fue el aeródromo de Gamil, cerca de Port Said, y su desembarco fue presentado con una serie de redadas contra los fuertes cercanos posiciones egipcias volado por los Venoms del Escuadrón 249. Ataques adicionales fueron llevados en avión al mismo tiempo contra Huckstep otra vez, mientras que los nuevos interceptores Hunter estaban cubriendo a los Paras durante su aterrizaje. La defensa aérea egipcia seguía siendo muy fuerte, y dos cazas de la RAF fueron dañados. A las 07:15 hrs la Compañía C del Para 3 estaba en el suelo, y en pocos minutos la torre de control y edificios cercanos estaban asegurados. La Compañía B por su parte capturó la parte oriental de la pista de aterrizaje, asegurando la pista de aterrizaje y edificios cercanos. A partir de ese momento, los Paras fueron apoyados por la artillería de los buques de guerra británicos y franceses, aunque estos no podían acercarse a la costa, dado que las aguas locales no estaban aseguradas sin embargo, de minas, pero no habría ningún problema grave, dado que la resistencia egipcia fue inicialmente débil, y sólo un soldado fue muerto durante el aterrizaje en un campo minado.
La situación cambió muy pronto, sin embargo, cuando dos escuadrones de tanques SU-110 de Egipto aparecieron. Estos a su vez fueron atacados por Corsairs franceses y obligados a retirarse. Los ataques adicionales destruyeron numerosos vehículos de Egipto y también rompieron la resistencia en el cuartel de la Guardia Costera.
Por la mañana también dos Avengers franceses fueron enviados a atacar a algunos buques de guerra egipcios cerca de Port Said, pero tuvieron que regresar después de lanzar una sola bomba y realizar un ametrallamiento al pasar debido a fuertes defensas anti-aéreas, y la aparición de dos Furys de la USN en la espalda .
Sin embargo, antes de las 09:00 hrs el aeropuerto de Gamil estaba asegurado, y se estabilizaba la situación. Minutos más tarde los primeros helicópteros Whirlwind de HMS Eagle aterrizaron allí, entregando suministros y evacuando heridos. Mientras tanto, el Venom de Akrotiri comenzaron a suprimir a los Matraz de Egipto en los alrededores, mientras que otros cazabombarderos interceptaron varias columnas del ejército egipcio avanzando hacia Gamil, y el 16 Canberras golpearon a Huckstep de nuevo. Al menos tres aviones británicos fueron dañados durante estas operaciones, pero todos regresaron a sus bases de forma segura. Para las 13:00 horas, los Paras en Gamil estaban rodeados por un batallón del ejército egipcio, dos batallones de la Guardia Nacional de Egipto, dos escuadrones de SU-100s. Sin embargo, durante los siguientes 45 minutos, el apoyo aéreo constante sorprendió a los egipcios lo suficiente como para que otros 100 Paras, siete jeeps con cañones sin retroceso de 106 mm, y un poco de munición fuese llevada al lugar. Mientras tanto, los vuelos basados en portaaviones se enfocaron en nuevos ataques en contra de Almaza, donde se observaron una serie de aviones MiG y hasta un Il-28, alegando que la destrucción de diez aviones adicionales EAF. Los cazas de la Fleet Air Arm y Aeronavale también había que tener cuidado con varios flaks de Egipto en la zona de Port Said, uno de los cuales fue colocado en el techo del hospital local. Estas tuvo que ser llevado a cabo con especial cuidado de no golpear los objetos civiles cercanos, pero los pilotos de la FAA resolvieron la mayoría de estos problemas, volando muy bajo y abriendo fuego sólo en el último momento, de la forma más amplia posible. Sin embargo, un Wyvern volado por Lt.Cdr. Vowling fue golpeado durante el ataque a la base de Guardacostas, y el piloto se eyectó para ser recuperado por un helicóptero Whirlwind del HMS Eagle.
A pesar de todos los problemas, ya antes del mediodía del 5 de noviembre, los Paras británicos salieron de su cabeza de puente. En una batalla rápida y furiosa, que infligió grandes pérdidas a los egipcios, fueron capturando una posición tras otra, y por la noche, Port Said fue cortada del resto de Egipto. Los egipcios tenían probablemente más de 200 muertos y heridos, los británicos sufrieron una pérdida de cuatro muertos y 36 heridos. Por la tarde la situación en Gamil ya era considerado lo suficientemente segura como para permitir el desembarco de los franceses en transportes C-47. El comandante egipcio de Port Said ya se considera una capitulación cuando la Radio El Cairo informó sobre un brote de la Tercera Guerra Mundial, y que la Unión Soviética iba a venir a ayudar a Egipto.

Paras franceses 
Simultáneamente con los británicos, también los 500 Paras de la 2. RPC (Colonial Paras) saltaron encima de los puentes al-Raswa desde transportes Noratlas escoltados por F-84F de la ET.1/61 y ET.3/61, junto con algunos ingenieros de combate de la Compañía de Paracaidistas Independiente de la Guardia. A pesar de una pérdida de dos soldados, el puente occidental se aseguró rápidamente, a continuación, los Corsairs del 14F y 15F volaron una serie de misiones de apoyo aéreo cercano, destruyendo varios SU-100. El F-84Fs también golpearon a dos grandes tanques de petróleo en Port Said, que se incendiaron y cubrieron la mayor parte de la ciudad en una espesa nube de humo en los próximos días. Por la tarde, 522 Paras adicionales franceses fueron retirados cerca de Port Fuad. Estos también fueron constantemente apoyados por los Corsairs de la Aeronavale, que volaron operaciones muy intensas: por ejemplo, aunque el portaaviones LaFayette desarrolló problemas catapulta, no menos 40 misiones de combate fueron iniciadas de todos modos, en los últimos cinco Corsairs en el aire ese día aterrizaron ya bien bien después de la puesta del sol, no a pesar de sus tripulaciones están calificados para aterrizajes nocturnos! En total, los franceses perdieron diez soldados murieron y 30 resultaron heridas durante el desembarco y las batallas posteriores.
Los egipcios fueron tomados de nuevo por sorpresa por el desembarco de los Paras ingleses y franceses, el presidente Nasser trató de ayudar a determinar a partir de la URSS, pero los soviéticos - ocupados con su propia intervención en Hungría - se mostraron renuentes a hacer algo más que emitir amenazas hacia Londres y París . Aunque luego quedó la explicación a menudo de que estas amenazas detuvieron la invasión anglo-francesa, fue en realidad causa de los EE.UU., que era la única potencia capaz de hacer esto. Washington emitió una contra-amenaza contra Moscú, explicando que defendería a sus aliados de la OTAN si estos fueran atacados, y al mismo tiempo aumentó la presión sobre los franceses y los británicos. Estos, sin embargo, reaccionaron con otra escalada, a medida que 1.100 Paras en Port Said, y cerca de Port Fuad, obviamente, no podía mantener sus posiciones en paz.
Al igual que en la noche 5-6 de noviembre, la flota de invasión, finalmente se acercó en la costa egipcia, el acorazado francés Jean Bart, los cruceros británicos Ceylan y Jamaica, así como el crucero francés Georges Leyguescomenzaron a bombardear las baterías costeras de Egipto (aunque sólo sea con artillería de 114 mm de calibre, con el fin de minimizar el peligro para los civiles que viven cerca de los objetivos). Poco después del amanecer, los Venoms del Escuadrón 249 de la Royal Air Force volaron un ataque contra las posiciones de artillería egipcia, así, y que apareció en el Port Said justo en el momento mismo que un solitario MiG-15 de la EAF voló al ataque y sólo uno en contra de los Paras británicos en Gamil. Flg. Off. Budd inmediatamente trató de atacar a los MiG, pero este logró escapar debido a su mayor velocidad. Sin embargo, el aterrizaje se inició entonces, y en torno a 05:45 las primeras tropas del Comando de la 40 y 42 llegaron a la playa, cerca de Port Said. Media hora más tarde el primer MBT Centurion le siguió. En conjunto, los comandos y los tanques luego se dirigieron a la ciudad hacia el sur.
Al mismo tiempo, los helicópteros Whirldwind de la NAS 845 aterrizaron los primeros soldados del Comando de la 45 cerca del estadio de fútbol: este grupo de los británicos fue, sin embargo, sólo minutos después, rodeado por los egipcios, y tuvo que ser evacuado por helicópteros, uno de los cuales fue golpeado, no menos de 22 veces. Sin embargo, los aterrizajes aerotransportadas continuaron en otros lugares de la ciudad, y en tan sólo 1 hora y media seis Whirlwind HAR.2 y seis Sycamore HC-14 de la Unidad de Helicópteros Conjunta (JHU), así como siete Whirlwind HAR.22 el NAS 845 entregaron 417 soldados y 20 tn. de equipo, a su vez de evacuar heridos (uno de los comandos de heridos fue trasladado en avión de regreso a los portaaviones sólo 19 minutos después de despegar desde allí a bordo de un helicóptero). Sólo un helicóptero se había perdido: un Whirlwind de la NAS 845 se quedan sin combustible durante la transferencia de heridos entre el HMS Eagle y el HMS Teseus, mientras que sólo algunos de distancia a 800 metros del último barco, y lo abandonaron. La tripulación y los pasajeros fueron recuperados todos por otro helicóptero. También un Sycamore de la JHU hicieron un aterrizaje forzoso en el HMS Ocean, y resultó dañado.


"Portahelicópteros": HMS Teseus visto durante la acción de Suez con Whirlwinds y Sycomores de la Joint Army/RAF Helicopter Development Unit. que operaba junto a Escuadrón Aéreo Naval 845. Junto con el portaaviones HMS Ocean, el HMS Teseus actuaba como nave de entrenamiento antes de ser enviado en el Mediterráneo, pero fue entonces duramente habilitado como un portaaviones de Comando y ella se realizó - junto con el HMS Ocean - admirablemente en este papel, liderando a una decisión más adelante para convertir dos otras compañías de forma permanente a la función de comando de apoyo de helicópteros. (FAA Museum)

Mientras que los comandos y los tanques Centurion violado a través de los paras en Gamil, estos se vieron reforzados también, como ahora todos los Dakotas disponibles y Valettas volaban refuerzos para este campo de aviación. La resistencia egipcia de Port Said en el área se convirtió posteriormente tan débil, que las tropas británicas no necesitaba apoyo aéreo más. Sin embargo, los Venoms y los F-84Fs volaron unos ataques adicionales, sobre todo en la zona de Ismailia.
Contrariamente a los combatientes en tierra, la aviación naval estaba muy ocupado, sobre todo por la limpieza de eventuales obstáculos en el camino de los comandos y los tanques Centurion, que se precipitó hacia el sur. A las 10:00 hrs no vuelos de combate menos, pero 70 fueron trasladados. La AAA egipcia aún estaba activo, una y otra vez anotando algunos de los éxitos, y un NAS 800 Sea Hawk, pilotado por el teniente Stuart-Jervis, fue derribado. Se eyectó sobre el mar y se recuperó (el Lt.Cdr tarde Stuart-Jervis MBE RN fue asesinado en septiembre de 1995, cuando -. Participando en el Trofeo Gordon Bennett - el dirigible fue derribado por helicópteros Bielorrusia cerca de la base aérea militar de Osowtsy). Poco después también un NAS 897 Sea Hawk, pilotado por el teniente Mills, fue derribado sobre la carretera de Port Fuad e Ismailia. El piloto se eyectó sobre el territorio en poder del enemigo, pero fue recuperado por un helicóptero Whirlwind, cubiertos por el resto de su vuelo ya pesar de una serie de tanques egipcios cerca.
En la tarde el Comando 40 fue detenido por la resistencia egipcia al sur de Port Said, pero los Sea Hawks de los portaaviones británicas volaron una serie de ataques muy efectivos, y el avance continuó. Al mismo tiempo, el resto de la Brigada 16 y los centuriones de la RTR 6 llegaron a la playa y reforzar la unidad hacia el sur. En el lado este del Suez, los franceses 1e REF aterrizó, junto con algunos infantes de marina y los tanques ligeros AMX-13 de la División 7, estas unidades también fueron rápidas para organizar un avance hacia el sur.

Las consecuencias de una aventura
Con más tiempo a su disposición, es muy probable que los británicos y los franceses se las han arreglado para ocupar toda la Zona del Canal. Sin embargo, la presión internacional - sobre todo de los EE.UU. - llegó a ser tan grave, que, finalmente, ambos países acordaron aceptar un alto el fuego. Por lo tanto, un aterrizaje adicional de los franceses una RCP de Paras cerca de Ismailia fue cancelada, y los Centurions de Gran Bretaña y los Paras se detuvo en el-Cap, a pocos kilómetros al-Qantara, donde antes de las 14:00 hrs también un Sea Hawk desde el HMS Eagle fue tan fuertemente dañado, que tuvo que ser cancelada después de la parte de atrás de aterrizaje a bordo del portaaviones. Los británicos también tuvieron que cancelar dos helicópteros Whirlwinds, los cuales fueron gravemente dañados por fuego desde tierra.
Una de las razones para la aceptación de británicos y los franceses de alto el fuego fueron los informes de EE.UU. sobre una concentración de "casi 132 MiGs" en Siria. Si es verdad, esos informes indican una posible contraofensiva contra los aeródromos vulnerables en Chipre. Con el fin de averiguar si los informes eran ciertos de la RAF envió Canberras varios de Siria, uno de los cuales fue interceptado casi un Meteor F.Mk.8 de la SyAF, pilotado por el teniente de al-Assad. Dos Canberra hicieron otros de reconocimiento sobre Rayak aeródromo, en el Líbano, así como de Aleppo, en Siria. Apenas en el interior del espacio aéreo sirio, sin embargo, uno de ellos fue interceptado por dos Meteors y derribado. Un miembro de la tripulación murió, mientras que los otros dos expulsados ​​y llegó a la tierra sólo metros dentro del Líbano (la cobertura completa sobre este asunto es proporcionada por el Dr. David Nicolle, en su excelente artículo "Canberra Down"). Después, todos los vuelos de Siria otros reconocimientos se llevaron a cabo sólo con la escolta de Cazadores de la RAF o Thunderstreaks francés.
Ciertamente, incluso después del cese al fuego los EE.UU. y los soviéticos continuaron ejerciendo presión contra los británicos y los franceses, los gobiernos de que también tenía que ver con la oposición contra la guerra en casa. A pesar de todas las armas de aire de lo contrario hizo un espléndido servicio, un solo piloto de la RAF, por ejemplo, tuvieron que ser sometidos a corte marcial después de dañar deliberadamente su bombardero Canberra durante el despegue de Malta, a fin de no ser capaz de volar un ataque contra Egipto. Ya antes del alto el fuego fue acordado, la ONU comenzó preparando un contingente de mantenimiento de la paz, que iban a ser enviados a Egipto, y ya el 15 de noviembre las tropas de la ONU por primera vez a bordo de Abu Swayr Swissair DC-4 y DC-6. El mosquetero de operación, que involucró a 80,000 soldados, aviadores y marineros, 550 aviones en cinco diferentes bases aéreas y operadores siete, así como 130 barcos, que había excelentes oportunidades para un éxito ya por el logro de una completa sorpresa, no porque sus iniciadores ignora los aspectos políticos de la época.
Las fuerzas aéreas involucradas mostraron un rendimiento diferente. El IDF / AF voló un total de 1.846 misiones de combate, de los cuales no menos, sino 831 por el Piper Cub y Kayders. Tres Cachorros se perdieron: uno derribado por un MiG-15, que fue destruido en el suelo, y el tercero se estrelló el Jordán en el último día de la guerra, matando a uno de los oficiales israelíes superior. 192 salidas fueron llevadas a cabo por las Dakotas y el transporte Noratlas, mientras que los Misterios, Ouragan, Mustangs, Meteors y Harvards todos juntos volaron sólo 489 salidas, perdiendo nueve Mustangs, un Mystere, y dos Harvards en el proceso. Cinco F-51 adicionales fueron escritos probablemente fuera debido a graves daños, mientras que otros dos Meteors, un Ouragan, un Mystère y Harvards dos resultaron dañados en grado diferente. Cinco pilotos israelíes murieron y uno fue capturado. A cambio, los israelíes afirmaron destrucción de cuatro Vampires, tres MiG-15 y un Il-14 en combates aéreos, así como 22 tanques, vehículos blindados y 17 260 otros vehículos.


Ouragan "44", con un gran boca de tiburón de insignia, por lo general asociados con el "113" o "Escuadrón Cabeza de León" de la IDF / AF. Durante la campaña del Sinaí marca similar se aplicó a por lo menos tres Ouragan israelí, 29, 44 y 59. (IDF) 

Aunque no se conocen detalles exactos, se estima que los aviones franceses estacionados en Israel volaron cerca de 100 salidas de combate. Dos Thunderstreaks se perdieron en accidentes.
La EAF voló por lo menos 200 misiones de combate contra el Ejército israelí y sufrió una pérdida de tres MiG-15 (de los cuales uno fue capturado por los israelíes), probablemente un MiG-17, cuatro FB.52s Vampire, dos Meteors, y dos Sokols Mraz (uno de ellos fue capturado en estado intacto). Además, se estima que su ejército perdió 1.000 muertos y 4.000 heridos durante los combates en el Sinaí, junto con unos 400 tanques y otros vehículos de combate. Sin embargo, los egipcios estaban orgullosos de la EAF por el desempeño de sus pilotos, sobre todo en los ataques aire-tierra. Su actuación en contra de la invasión anglo-francesa, sin embargo, fue completamente diferente.
Aunque la EAF sufrió una pérdida de sólo cinco pilotos y unos 200 de otros rangos resultaron muertos y heridos durante los ataques aéreos feroces de los caza-bombarderos británicos y franceses, la EAF en realidad estaba completamente destruida, con todas sus pistas de aterrizaje operativas dañadas y las torres de control, hangares, estaciones de radar, tiendas y almacenes destruidos. A pesar de los reclamos de los británicos y los franceses fueron casi dos veces más alto, más tarde los británicos estima que la EAF perdió 104 MiG-15 y MiG-17, 26 Il-28, 30 Vampires, 11 Meteors, y 63 aviones de una variedad de otros (sobre todo entrenadores, pero también por algunos Sea Furys y Spitfires), mientras que otras 50 sufrieron graves daños. También se estima que otros diez MiG-15, 16 Il-28, cuatro Meteors, 14 Vampires, 6 Spitfire, 30 aviones de entrenamiento, 31 de transporte, y otros 22 aviones estaban ligeramente dañados, o habían sido evacuados a Siria y Arabia Saudita. Estas cifras indican, que los soviéticos probablemente habían conseguido llevar hasta 30 MiG-15 y MiG-17 en Egipto entre el 29 de octubre y 6 de noviembre de 1956. Sobre el terreno, durante los combates en la zona de Port Said, los británicos estimaron las pérdidas de Egipto en 650 muertos y 900 heridos.


El MiG-15 de la EAF que se estrelló en las aguas poco profundas de la Laguna Bardavil fue recuperado por los israelíes y los coloca en la pantalla como un monumento de guerra. (IDF) 

La Royal Air Force, la Fleet Air Arm, AdA y Aeronavale volaron más de 5,000 salidas operativas durante la breve guerra, y la ofensiva contra-aérea implicó el uso más intensivo de vuelos desde la Guerra de Corea. El Canberra voló 72 misiones desde Malta, y otras 49 de los Valiants, dejando caer al menos 1.439 bombas de 454 kg. Los aviones de combate del HMS Eagle, por ejemplo, volaron 621 salidas de combate, y los del Albion 415. Tiraron 72 bombas 454 kg, 157 bombas de 250 kg, 1.448 cohetes, y 88.000 cartuchos de 30 mm. 23 pilotos y soldados británicos fueron muertos, y 96 heridos. Un Canberra (de Siria), un Venom, dos Sea Hawk, dos Wyvrens, y dos helicópteros Whirlwinds fueron derribados durante los combates, y más de otros 50 aviones fueron dañados a uno u otro grado. Los franceses tuvieron diez muertos y 33 dañados, así como sólo un Corsair perdido, aunque numerosos F-84Fs y F-4U-7 Corsair (que volaron 132 misiones de combate) fueron dañados.
Tanto los ingleses y los franceses aprendieron varias lecciones importantes de esta guerra. Como primera, sus portaaviones resultaron indispensables, y - más aún - la Royal Navy desarrolló, demostró y probó el concepto de la porta-helicópteros, capaz de desplegar un gran número de tropas y una enorme cantidad de suministros en el menor tiempo posible. Curiosamente, otra lección es que los cazas de superioridad aérea no son necesarios cuando llega el momento de la sorpresa y se consigue la fuerza aérea enemiga destruida en tierra, o se mantiene bajo una presión constante. Los bombarderos Canberra y Valiant, sin embargo, demostraron ser vulnerable a los interceptores enemigos, y no fueron efectivos para ataques de interdicción, lo que indica que más flexibles - pero también mucho más rápido - caza-bombarderos/interdictores de ataque eran necesarios: estos aviones estaban en desarrollo en el Reino Unido en el momento en que el gobierno dejó de desarrollarlos, en 1960, la firma de la sentencia de muerte de la industria aeronáutica británica independiente.
Los franceses aprendieron correctamente también sobre la importancia de sus portaaviones, aunque también que los barcos disponibles en el momento eran demasiado pequeños, y el avión que llevó al límite de ser útil y eficaz. Por lo tanto, la Marina Nacional se autorizó de inmediato a fin de dos nuevas portaaviones de ataque medio, los cuales fueron completados en la década de 1960. De estos aviones, también una nueva generación de aviones navales se desarrolló, que tuvo tanto éxito, que iba a permanecer en uso hasta bien entrada la década de 1990. Contrariamente a la Royal Navy y la RAF, sin embargo, los franceses tuvieron en cuenta entre las razones de su éxito a la ausencia de interceptores de Egipto, y por lo tanto, aseguraron a su armada para estar mejor preparados para las contingencias similares en el futuro, ordenando interceptores F-8 Crusader en los EE.UU..
En un sentido estratégico, la crisis de Suez tenía una gran importancia para el desarrollo tanto de los franceses y la fuerza aérea británica, así: los dos países empujó sus propios proyectos para el desarrollo de armas nucleares, con el fin de establecer los medios propios para la defensa contra tales amenazas como la Unión Soviética. Además, las flotas de aviones de transporte y helicópteros que se reforzaron en los años siguientes, y una idea de tropas siempre dispuestas o "tropas de reacción rápida" nació, lo que aseguró que cada país tiene un contingente de tropas siempre listo para pasar al plano operativo en un corto plazo. Estos procesos iban a durar hasta bien entrada la década de 1990, aunque en la década de 1960 los ingleses se habían olvidado en gran parte de las experiencias de la Crisis de Suez, y tuvieron que aprender las lecciones de nuevo en las Islas Malvinas, en 1982.
Los israelíes fueron en realidad los único que podía sentirse como ganadores en tanto, en el sentido militar y político: más aún, a partir de entonces se convirtieron en un ejército respetado en Occidente - aunque gran parte de su fama a partir de 1956 se basaba ya en sobre calificaciones. Las entregas de grandes cantidades de armas y municiones por parte de Francia aseguraron al ejército israelí - y especialmente la IDF/AF - de convertirse en fuerzas significativas y modernas, equipadas, aunque fuera a durar varios años más, hasta que suficientes pilotos fueron entrenados para todas las aeronaves. Sin embargo, la organización y capacitación de la fuerza aérea israelí tuvo éxito, y la cooperación con las tropas de tierra fue excelente.
Bajo la presión y el control de la ONU, las últimas tropas británicas y francesas se retiraron de Egipto el 22 de noviembre de 1956. Ya dos semanas antes, el 7 de noviembre, el regreso de los Canberra y Valiants de Chipre y Malta se inició. La mayoría de las unidades desplegadas en la zona volvieron a casa para Navidad, aunque Escuadrones 15, 61 y 109 de la RAF permanecieron en Chipre hasta 1957. Tanto los ingleses como los grupos de trabajo franceses abandonaron la zona entre Chipre y la costa egipcia ya el 10 de noviembre, junto con el grupo de batalla de grandes portaaviones de la USN: las tripulaciones de los aviones de combate ya estaban cansados ​​después de todo casi una semana de intensa excepcionalmente operaciones, y esto era - tristemente - muy buen ilustrado por una serie de accidentes ocurridos entre el 14 y 18 de noviembre, durante el cual un Sea Hawk se perdió, mientras que en el aterrizaje, un Sea Venom fue destruido y un técnico murió en un accidente a bordo de hangar HMS Eagle, y un Corsair de Arromanches, así como un RF-84F de Akrotiri se perdieron.
En el otro lado, con las últimas tropas extranjeras salidas del país, Egipto estaba finalmente libre de cualquier tipo de influencia extranjera. Es decir: los soviéticos iban a convertirse en más influyentes que los británicos y franceses. Sin embargo, estaba claro que ni los británicos ni los franceses jamás volverían de manera similar. De Egipto - y más aún para muchas otras naciones árabes - una nueva era de desarrollo se produjo, que iba a traer cambios importantes en su vida política y social, pero también iban a provocar más conflictos.

ACIG