Mostrando entradas con la etiqueta masacre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta masacre. Mostrar todas las entradas

domingo, 27 de agosto de 2017

Roma: Teutoburgo y el Vietnam romano

El atroz Vietnam de las legiones romanas

Recorrido por el campo de batalla de Teutoburgo de la mano de Valerio Manfredi, autor de una novela sobre la derrota de las tropas de Augusto por los germanos

JACINTO ANTÓN - El País


Legionarios romanos en un acto de reconstrucción histórica en Kalkriese.

Valerio Manfredi se arrodilla y deposita sentidamente una rosa sobre la hierba (una rosa, por cierto, que le han prestado en una cafetería cercana). Aquí y en los alrededores, de hecho a todo lo largo de una ruta infernal de unos 50 kilómetros a través de los espesos bosques de Germania, cayeron millares de legionarios romanos, compatriotas del novelista (Castelfranco Emilia, 1942), hace dos milenios, masacrados a lanzazos y espadazos por las tribus enfurecidas de los queruscos, brúcteros y angivaros, entre otros. La peor derrota de Roma junto a Cannas, Carras y Adrianópolis. Manfredi suspira y agita la leonina cabeza orlada de cabello blanco mientras con porte de centurión musita un fragmento de Velleius Paterculus sobre el combate, en latín.

Estamos en uno de los escenarios estelares de la batalla de Teutoburgo, una de las mayores y de más trascendencia de la Antigüedad, pues acabó con el sueño de romanizar Germania y convertirla en provincia del imperio (lo que hubiera ahorrado muchos problemas futuros, aunque quizá también nos habría privado de Beethoven, Kant y Beckenbauer). Junto al lugar de la genuflexión del escritor se ha reconstruido parte del terraplén que en su día, en aquel tempestuoso y sangriento final de verano del 9 después de Cristo, levantaron con insólito sentido de la estrategia los guerreros germanos para, tras varios días de acosarlas, estrechar el ya difícil paso de las legiones, embotellarlas entre montaña y pantanos y diezmarlas con hierro. Esto es el “Varusschlacht”, el lugar del desastre de Varo, la gran trampa al pie de la colina de Kalkriese, al noroeste de Alemania, por encima de Bonn y Colonia, el único espacio identificado arqueológicamente hasta ahora de la famosa batalla de Teutoburgo. En ella, desarrollada a lo largo de varias jornadas de enfrentamientos salvajes, culminados un (otro) infausto 11 de septiembre, se desangraron hasta la aniquilación completa tres legiones enteras, el orgullo de Roma, las numeradas XVII, XIIX (el 18 lo escribían así) y XIX, junto con sus correspondientes tropas auxiliares, hasta un total de unos 17.000 combatientes, más la impedimenta y seguidores civiles, un concepto que incluía desde comerciantes y familiares de los militares a prostitutas que marchaban animosamente detrás del ejército.


El museo sobre la batalla de Teutoburgo, en Kalkriese.

Manfredi ha dedicado su última y muy emocionante novela, Teutoburgo (Grijalbo, 2017), a narrar las causas y el desarrollo de esa batalla, remontándose a la juventud del artífice de la victoria germana, el caudillo y príncipe querusco Arminio, al que el relato le imagina una estancia como rehén en Roma, donde aprende el funcionamiento y las tácticas de las legiones, lo que le permitirá luego –después de formar parte del mando de ellas, lo que sucedió en la realidad- destruirlas (el clímax de la novela).

Si la llegada de las tropas romanas al matadero de Teutoburgo, mandadas por un inepto y arrogante general, Publio Quintilio Varo –amigo del emperador Augusto-, fue un Via Crucis, la nuestra a esta zona de Baja Sajonia no ha sido menos complicada (salvando las distancias). El trayecto desde Colonia, a altas horas de la noche, con un automóvil alquilado que no conseguíamos arrancar y cuyo sistema de navegación solo informaba en alemán, resultó complejo. Además, la reserva en el hotel de Gütersloh, donde debíamos pernoctar había sido hecha por error para el mes siguiente. Así que tuvimos que refugiarnos durante unas horas en un tronado bar regentado por armenios y frecuentado por seguidores del Olympiakos griego, antes de conseguir in extremis una única habitación en otro hotel, que compartimos con alivio (“dalle stalle alle stelle”, se exclamó el novelista) y gran sentido de la camaradería, lo que permitió la excepcional visión del célebre autor de Alexandros en calzoncillos.

Hacerle de auriga a Manfredi, que decidió no conducir en todo el trayecto y dedicarse a recitar los clásicos, resulta muy ameno. El escritor va desgranando tanta información sobre la antigüedad que uno ya no sabe si está a la altura de Osnabrück o en un desvío al reino de los marcomanos, adonde Arminio envió la cabeza de Varo, que se suicidó durante la batalla (el rey de los marcomanos, Marbod, se la mandó a su vez a Augusto, por quedar bien: así acaso el emperador pudo decirle a la cara aquello de “¡Varo, devuélveme mis legiones!”). Manfredi explica que en una ocasión se vio involucrado en un acto de recreación histórica de la batalla de Teutoburgo en la que participaban entusiastas italianos caracterizados de legionarios y empeñados en ganar a sus rivales alemanes. Un profesor de Heildeberg les hizo ver lo inadecuado e inexacto de su testaruda actitud y solo entonces se dejaron masacrar, pero con desgana.

Un letrero de “Teutoburger Wald” (Bosque de Teutoburgo) nos hace saltar de entusiasmo en la autopista. Luego vemos un MacDonald’s. Al poco llegamos por carreteras secundarias al Varusschlacht Museum und Park de Kalkriese, el moderno centro creado en 2002 para explicar los hallazgos arqueológicos de la batalla de Teutoburgo. Entramos en tromba, como los galos de Astérix. Del edificio de admisión, con las taquillas y tienda de recuerdos (desgraciadamente con la mayor parte de los libros en alemán), se accede a través de un espacio abierto, en el que unos niños están formando una cohorte bajo el entusiasta mando de una profesora, al museo propiamente dicho, que es un cubo con una alta e intimidatoria torre revestida de hierro oxidado. Es evidente que alude al armamento y a las atalayas de vigilancia de la frontera del Rhin. La panorámica en lo alto es espectacular.


Manfredi, en la terraza del museo de Kalkriese.

En las salas se despliegan una pormenorizada y muy didáctica explicación de la historia de la batalla, con dispositivos multimedia (Arminio, de 26 años, y Varo de 51, en 3D se materializan para darte sus versiones de lo ocurrido) y los hallazgos arqueológicos que atestiguan que una parte sustancial de la contienda tuvo lugar aquí. Las excavaciones en los alrededores las inició el voluntarioso cazatesoros, entusiasta del detector de metales y oficial británico estacionado en Osnabrück Tony Clunn, reconocido descubridor en 1987 del lugar de la batalla, un enigma durante siglos aunque la localización en Kalkriese había sido ya propuesta por el gran Mommsen hacia 1880.


Manfredi, con una réplica de la máscara de caballería romana hallada en Kalkriese.

Los trabajos arqueológicos han permitido desenterrar un material tan fascinante como elocuente y que prueba sin lugar a dudas que hubo en el sitio un choque espectacular entre las legiones y los bárbaros germanos en las fechas exactas que atestiguan las fuentes clásicas (Tácito, Patérculo –esencial para Manfredi, que recuerda que el historiador era legado en Germania en la época de la batalla), Dion Casio y Floro, principalmente). Millares de objetos, más de seis mil –piezas de equipo militar, armas, proyectiles (piedras o plomos de honda con “SMS” como “culum pete”, “dale en el culo”), restos humanos, monedas, hasta sandalias-, la mayoría hechos trizas, reflejan la enormidad e intensidad del combate. Aquella, recalca Manfredi, fue una lucha feroz, despiadada, una “batalla de aniquilamiento” que culminó en una matanza salvaje de romanos, incluido luego el terrible sacrificio de prisioneros a los dioses germanos. Un soporte de penacho de un casco de centurión apareció junto a un trozo de mandíbula, un cráneo mostraba espeluznantes heridas de espada. Incluso se encontraron (y se exhiben), restos de las acémilas que empleaban las legiones aniquiladas, así como testimonios de la vida cotidiana de los soldados.

Manfredi, que recorre la exhibición sobrecogido, recuerda que los objetos son solo lo que quedó tras el minucioso pillaje de los vencedores. Y señala que la escasez de material propiamente germano se explica porque su equipo era más somero (era tradición combatir desnudo, empuñando la temible framea, la lanza germana) y los que portaban equipamiento Premium es porque éste era precisamente de factura romana (arrebatados en los puestos de vigilancia sobre el territorio). En una vitrina se muestra la famosa e inquietante máscara de jinete romano hallada en las excavaciones y que, multiplicada en reproducciones y postales, se ha convertido en el omnipresente icono del museo y de la batalla de Teutoburgo. La Historia misma parece mirar a través de sus ojos vacíos. Originalmente estaba revestida de una capa de plata que le fue arrancada. “Generalmente se usaban para ejercicios de equitación, no sabemos por qué la llevaría un combatiente”, apunta Manfredi, que hace aparecer la máscara en su novela y que se ha probado una réplica en la tienda. Richard Helmer, experto en reconstrucción facial (identificó los huesos de Mengele) ha realizado un molde del rostro que se escondía tras la máscara.


Soldados romanos en el bosque de Teutoburgo en un espectáculo de reconstrucción histórica en Kalkriese.

En el centro de la sala principal se despliegan las tres legiones en miniatura para que te hagas un efecto de cómo era el inmenso ejército de Varo en formación de marcha: una columna de 20 kilómetros de largo: cuando los últimos salían de un campamento los primeros ya estaban construyendo el siguiente. Mantener la capacidad operativa y las comunicaciones con esa extensión en un paisaje accidentado, sufriendo ataques sorpresa y con mal tiempo (hubo grandes tormentas, “horribile caelum”, dice Manfredi citando a Tácito), resultó tarea imposible, incluso para los romanos. Varo pagó el exceso de confianza, considera Manfredi, al dejar en manos de los auxiliares germanos, mandados por el propio Arminio la misión de explorar y detectar posibles peligros para las legiones, lo que era como confiar al zorro el cuidado de las gallinas. El general creía que Germania estaba ya pacificada, y no solo sometida, y se fiaba completamente del príncipe querusco romanizado, que hablaba latín y hasta poseía el rango ecuestre. No se dio cuenta de que se metía en una trampa.

“En formación de marcha y en ese terreno, boscoso y embarrado por las lluvias, la máquina de guerra de las legiones no pudo desplegarse y se vio atascada”, explica Manfredi, al corro que se ha formado espontáneamente a su alrededor; “una fuerza invencible en orden abierto se convirtió en muy vulnerable”.


Las legiones de Varo en miniatura en el Museo de Kalkriese.

El museo barre un poco para casa (al cabo la batalla ha sido uno de los elementos míticos de la construcción del imaginario del nacionalismo alemán) al enfatizar cómo los germanos lograron resistir y hasta vencer al imperio romano, que entonces contaba con 38 legiones, 11 flotas, 7.000 ciudades, 100.000 kilómetros de calzadas, y 70 millones de habitantes, una tercera parte de la humanidad. Pero Arminio, el gran líder pangermánico, aunque parte de la historiografía alemana lo ha reivindicado como un libertador y Hitler lo calificó de “el gran arquitecto de nuestra libertad”, no deja de ser un personaje complejo. “Es un héroe difícil de manejar”, recalca Manfredi. “Se lo puede ver como un traidor doble, primero a los suyos, a los que combatió como oficial de las tropas auxiliares romanas, y luego a sus camaradas de las legiones: es un ciudadano romano que crea una emboscada fatal a su propio ejército”. A Manfredi, pese a convivir con él toda una novela, no le es muy simpático el querusco.

Salimos del museo hacia la Killing zone. Seguimos un pequeño sendero en el bosque empedrado con planchas de metal cuadradas que sugieren escudos romanos o lápidas. De los árboles penden algunas cuerdas para trepar y columpiarse, a fin de amenizar la visita a los niños, pero que causan un efecto perturbador; crees ver a los germanos emboscados o los cadáveres de los prisioneros romanos ofrecidos a Wotan colgados de las ramas. Manfredi no resulta muy tranquilizador evocando la matanza. “Había una tempestad, caían árboles derribados por los rayos, el suelo estaba enfangado. De repente surgió el clamor de los bárbaros escondidos en la colina”. Es como visionar las primeras escenas de La caída del imperio romano o Gladiator. Pero aquí los germanos ganan por goleada. Los soldados se vieron atacados por el flanco, desde la altura, apelotonados en el estrecho paso que dejaba el muro disimulado con vegetación en un lado y los pantanos en el otro”.

Hoy el lugar, el campo llamado Oberesch, está muy cambiado. Hace solete y canta un petirrojo. Los pantanos de antaño son una amable y extensa planicie cubierta de hierba y diente de león, excepto una pequeña porción que, con cañas e inundada artificialmente, permite imaginar cómo era el terreno en el que lucharon y murieron los romanos. Nos acercamos al talud germano reconstruido. Frente a él se indica el lugar del hallazgo de una asombrosa cantidad de elementos, incluida la máscara, trozos de armas, y restos humanos. Los legionarios, apunta Manfredi, probablemente trataron de escalar el letal terraplén componiendo la testuto valaria, la tortuga para escalar muros, protegiéndose con los escudos y subiendo una fila de soldados sobre los de los compañeros (espero que no quiera que lo probemos: seguro que me toca a mí debajo). En todo caso, no sirvió. El autor evoca in situ, de manera impresionante -como en su novela- a las tropas romanas diezmadas, apretados los legionarios escudo con escudo, hombro con hombro, los gladios en la mano, protegiendo sus enseñas alzadas, resplandecientes fugazmente los golpeados y ensangrentados cascos y corazas por la iluminación fugaz de un relámpago. “No les quedaba más que coraje”.


Restos humanos con marcas de heridas de armas en el Museo de Kalkriese.

En el cielo vuelan muy alto tres rapaces. ¿Serán las águilas perdidas de las legiones? Los germanos capturaron las preciosas insignias, incluida la que trató de esconder sumergiéndola en el pantano su portador. “Se tardó años en recuperarlas las tres, y con ellas el honor de Roma”, recuerda Manfredi. “Los germanos las habían depositado en los altares de sus dioses”.

Tras hacer Manfredi su ofrenda floral y picarme yo con una ortiga (¡herido en Teutoburgo!) al tratar de coger lo que me parecía un denario romano y que resultó ser una chapa de cerveza, regresamos cabizbajos. Como reliquia me he llenado los bolsillos con tierra del lugar, tierra que una vez estuvo empapada de sangre, me parece más emotivo que un pin. “Esto fue el Vietnam de Roma”, comenta el novelista. “Y el fin de un sueño de imperio universal, Augusto no buscaba llevar la frontera hasta el Elba, 600 kilómetros al este del Rin, sino más allá, hasta el confín del mundo conocido”. Manfredi acaba el paseo como su libro: “Con la batalla de Teutoburgo Roma perdió Germania, y Germania perdió Roma”.

miércoles, 26 de julio de 2017

Guerra en exYugoslavia: La masacre de Srebrenica

¿Qué fue la masacre de Srebrenica?
En julio de 1995, las tropas serbias de Bosnia atacaron la zona segura de la ONU alrededor de Srebrenica y ante los ojos de las tropas holandesas de la ONU. Zoran Arbutina, de DW, explica lo que sucedió en la peor atrocidad de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.
DW



El nombre Srebrenica recuerda el peor crimen de guerra en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. En julio de 1995, las unidades del ejército serbio bosnio atacaron la ciudad oriental de Bosnia y asesinaron a más de 8.000 musulmanes bosnios, principalmente niños y hombres.
Srebrenica: partido de una región impugnada
Toda la región oriental de Bosnia, que incluye la ciudad de Srebrenica, fue fuertemente disputada desde el inicio de la guerra de Bosnia (1992-1995). Los bosnios musulmanes formaron casi tres cuartas partes de la comunidad en esta región limítrofe con Serbia. Las tropas bosnias serbias, encabezadas por el general Ratko Mladic, trataron de poner a la región bajo control serbio. La idea era expulsar a los musulmanes de la zona usando "limpieza étnica" y establecer a los serbios como la mayoría.



Cuando los líderes serbios de Bosnia anunciaron su inminente intención de atacar y tomar el control del enclave de Srebrenica tras numerosos enfrentamientos militares, las Naciones Unidas (ONU) reaccionaron. Sobre la base de una resolución del Consejo de Seguridad, la ONU estableció una zona protegida que incluía la ciudad de Srebrenica y sus alrededores.
La protección militar fue proporcionada principalmente por los soldados del casco azul del batallón holandés, "Dutchbat". Sin embargo, esta era una unidad relativamente pequeña y mal equipada. Al principio había 600 soldados y al final alrededor de 400. Llevaban armas de fuego ligeras para la autoprotección.

 
Ratko Mladic (izquierda), general militar serbio bosnio, visto con el comandante militar holandés Ton Karremans (segundo desde la derecha), poco antes de la masacre de Srebrenica

Julio 1995: Tropas serbias actúan como holandesas

Cuando las unidades serbias atacaron el área segura de la ONU a principios de julio de 1995, el comandante holandés de los Cascos Azules, Thomas Karremens, pidió apoyo aéreo militar de la OTAN, que no se materializó. El 11 de julio, las tropas serbias bosnias marcharon a la zona segura ya la ciudad de Srebrenica, donde las tropas holandesas no ofrecieron resistencia, entregando todos los puestos de observación y barreras guardadas.
En el vecino pueblo de Potocari, también en la zona de seguridad, se reunieron entre 20.000 y 25.000 bosnios, con la esperanza de encontrar refugio frente a las tropas serbias que avanzaban y la protección proporcionada por los Cascos Azules. Varios miles de bosnios lograron entrar en el recinto militar de la ONU.

Pero ya en Potocari, justo frente a los ojos de los soldados holandeses, los serbios comenzaron a separar a los hombres y hombres bosnios de las mujeres y los ancianos. Las mujeres fueron transportadas a Bosniak. Los aproximadamente 8.000 hombres, sin embargo, se convirtieron en víctimas de una ejecución masiva que tuvo lugar en las fábricas abandonadas y bosques cercanos. Fueron enterrados en fosas comunes, algunas de las cuales todavía no han sido descubiertas. El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en La Haya declaró este genocidio.
Lo que fue particularmente incriminatorio para los soldados holandeses fue que ayudaron con la deportación de más de 300 muchachos y hombres musulmanes que habían buscado refugio de los serbios en el complejo militar holandés. Estos bosnios fueron asesinados posteriormente.

lunes, 22 de mayo de 2017

Uruguay: La masacre de Salsipuedes

Salsipuedes, una traición y una masacre 
Historias de la Historia

Venado, el cacique charrúa, le tendió amistosamente al general Rivera el cuchillo que éste le había pedido para picar su tabaco. Sin embargo, el militar reaccionó inesperadamente; se echó hacia atrás, fingiendo sorpresa, y en el mismo movimiento desenfundó su revólver y le disparó. Esa fue la señal que el resto de sus tropas, unos mil doscientos hombres, estaba aguardando para comenzar el ataque sobre los poco más de cuatrocientos indígenas charrúas –entre hombres, mujeres y niños– que se habían reunido en las riberas del arroyo Salsipuedes, era el 11 de abril de 1831.


Fructuoso Rivera
El General Fructuoso Rivera, primer presidente electo de la novel República Oriental del Uruguay, llevaba algunos meses planeando en secreto esa acción militar. Impulsado y presionado por los hacendados y terratenientes del noroeste del territorio, que denunciaban la presencia de los grupos seminómadas de indígenas en “sus” campos, Rivera decidió, a principios de 1831, poner punto final al “problema charrúa”. Y la suya sería una solución drástica y definitiva.

– Mirá, Don Frutos… ¡Tus soldados matando amigos!
A poco de comenzada la operación, otro de los caciques charrúas llamado Vaimaca Pirú, le increpó así a su viejo conocido, el General, por el inesperado ataque que su gente estaba sufriendo.

Aprovechándose de la larga relación de camaradería y respeto que mantenía con la nación charrúa, alimentada por cientos de campamentos y tolderías compartidos durante las luchas revolucionarias, Rivera convocó a todos los caciques charrúas para incorporarse a una nueva campaña militar que supuestamente comandaría contra el sur de Brasil, con el objetivo de recuperar ganado y repartirlo posteriormente entre quienes participaran de la expedición. Confiados, los caciques acudieron a su llamada, llevando consigo a sus guerreros, sus mujeres y sus niños, tal como era su costumbre, bien conocida por Rivera. En resumen, la nación charrúa entera respondía a la llamada de su viejo amigo, Don Frutos. El general Rivera, gran conocedor de la zona (baqueano), escogió el lugar de la emboscada con sumo cuidado. Sacó a los charrúas de la región de sierras y montes en las que se habían establecido y los citó en un lugar llano, que no ofrecía escondites naturales donde pudieran guarecerse. Así, recibió y agasajó a los charrúas en ese lugar con abundante comida y bebida, y dio la señal de atacar cuando estaban completamente desprevenidos.

Después de agotados todos los recursos de prudencia y humanidad, para atraer a la obediencia y a la vida tranquila y regular a las indómitas tribus charrúas […] Se decidió poner en ejecución el único medio que ya restaba, de sujetarlos por la fuerza […] Fueron en consecuencia atacados y destruidos, quedando en el campo más de 40 cadáveres enemigos y el resto con 300 y más almas en poder de la división de operaciones.
Ese fue el comunicado oficial que el presidente Rivera envió al presidente del Senado al día siguiente de la matanza. Sin embargo, las cifras reales fueron otras; entre los charrúas muertos en el lugar de la emboscada, los que lograron escapar y fueron asesinados durante los meses siguientes, y los que murieron tras ser hechos prisioneros durante la larga marcha de más de 400 kilómetros a pie hasta Montevideo… más de la mitad de la nación charrúa fue aniquilada como consecuencia de la acción militar de Rivera en Salsipuedes.

Sólo unos pocos lograron escapar y perderse en los campos, evitando la muerte y la captura. Los que llegaron a Montevideo fueron repartidos entre los habitantes de la capital como servidumbre, desmembrando las familias charrúas según la conveniencia de sus nuevos “amos”, perdieron rápidamente su identidad cultural, sus tradiciones y su forma de vida. Por lo tanto, la solución final ideada por el general Fructuoso Rivera para el “problema charrúa” fue realmente efectiva. En 1833, el viejo cacique Vaimaca Pirú, su curandero Senaqué, el guerrero Tacuabé y la india Guyunusa fueron vendidos a un empresario francés que los embarcó rumbo a París para exhibirlos como objetos exóticos. Los cuatro son conocidos como Los Últimos Charrúas.



Durante más de 150 años, la historiografía oficial del Uruguay sostuvo que la etnia charrúa se había extinguido completamente. Sin embargo, en la década de 1990 se comenzaron a realizar estudios históricos y genéticos que comprobaron que un gran número de personas, sobre todo en las zonas Norte y Noreste del Uruguay y en las zonas limítrofes de Brasil y de Argentina, tienen ancestros charrúas en su árbol genealógico. Hoy en día, el 11 de abril es celebrado en Uruguay como el Día de la Nación Charrúa y se organiza una cabalgata hasta el lugar de la matanza donde se realiza un homenaje en honor a los caídos.

Colaboración de Pablo Petrides

sábado, 13 de mayo de 2017

Antigüedad: 3 batallas que derivaron en masacres

3 batallas antiguas que terminaron en un derramamiento de sangre completo
Yulia.Dzhak - War History Online




Desde los albores del tiempo hasta la nueva era, muchas vidas se habían perdido en el campo de batalla. No se trata sólo de la victoria; Se trata de los que murieron luchando por ella. Cada batalla tiene un significado e impacto sobre la historia mundial, así que echemos un vistazo a esos tres choques antiguos, donde la victoria costó cientos de miles de vidas.

La guerra de Kalinga - c. 262 - c. 261 aC




Ashoka, líder de la dinastía Maury y el mayor emperador de la India y su batalla contra la república de Kalinga ha inscrito las páginas de la historia antigua con la sangre de pocos cientos de miles de personas. Aunque muchos consideran que esta parte de la historia es mítica, vale la pena mirar porque causó un tremendo cambio en el corazón de un emperador poderoso y la vida de los antiguos indios.

Para Ashoka, era de suma importancia política y económica hacerse cargo de la república feudal y fortalecer el gobierno de su dinastía. Kalinga, también conocida como Odisha, era un importante centro comercial, una aspirante a la república de la libertad, y las artes, una cultura floreciente que tuvo un gran impacto en todo el subcontinente indio.

Antes de su decisión final de conquistar a Kalinga por la fuerza, Ashoka el Grande envió una carta al rey exigiendo la sumisión completa. El rey Raja Anantha Padmanabhan declinó, sellando el destino de su república. Como resultado, Ashoka el Grande llevó un gran ejército a las tierras de la gente libre. Un ejército de aproximadamente 400.000 seguía a su emperador en una guerra. Ashoka estaba ansiosa por superar a su padre Bindusara y su abuelo Chandragupta y lograr lo que nunca pudo: tomar la República de Kalinga.

La República estaba muy poco numerosa, sólo tenían 60.000 infantes, 10.000 caballerías y 700 elefantes de guerra para proteger sus tierras y posiblemente numerosos civiles que habían tomado cualquier arma que pudieran para proteger sus hogares y sus familias.

El el año 261 A.C., en la colina Dhauli junto al río Daya, el ejército de Ashoka y el de Kalinga se encontraron. La batalla fue tan feroz y devastadora que las aguas del río Daya se volvieron rojas de la sangre de los guerreros Kalinga y los guerreros Magadha. La tierra fue completamente destruida y saqueada, la gente masacrada. 250.000 fueron asesinados y otros 150.000 esclavizados. Ashoka incluso pensó que era el ganador al final la victoria era tan amarga, que volvió su corazón al budismo y la paz. En los siguientes 40 años de su gobierno, él no tomó la espada ni siquiera una vez y predicó la no violencia y la prosperidad pacífica.

Batalla de la calle Watling - 60 o 61 dC, el levantamiento de Boudica




La batalla de la calle Watling es una lucha significativa entre los británicos liderados por el infame Boudica y el ejército romano bajo el mando de Gaius Suetonius Paulinus. Esta batalla es un punto de inflexión para la isla, ya que marca el final de la resistencia británica para los próximos 350 años. Boudica era la viuda del último rey de los Iceni. Después de la muerte de su esposo, ella y sus hijas sufrieron gran humillación y terror en manos de los romanos, y también lo hizo su reino. Así pues, como el gobernador romano estaba en su búsqueda para someter la isla de Mona la chispa de la revuelta fue encendida.

Boudica buscó una alianza con sus vecinos los Trinovantes, que aceptaron sin duda, ya que también tenían un rencor contra los invasores romanos. Después, las fuerzas rebeldes aliadas ganaron contra los romanos en la batalla de Camulodunum y emboscaron a la novena legión española, Boudica se dirigió a Londinium. Sin embargo, el gobernador romano llegó a la ciudad primero y la evacuó. Las fuerzas aliadas, una vez más arrasaron la ciudad, sin dejar supervivientes. Mientras las fuerzas de Boudica continuaban su marcha revoltosa, el ejército de Suetonio Paulino logró reagruparse, aunque sin algunas de las legiones.

Los romanos eran muchísimo menos numerosos. Si pudiéramos creer las fuentes antiguas de los rebeldes eran más de 100.000 hasta 230.000, mientras que los romanos eran sólo unos 10.000 legionarios y una pequeña caballería. La única opción de Suetonius era esperar que las tácticas le ayudaran a superar a los rebeldes británicos. Él desplegó a sus hombres en una garganta estrecha o en la cima de una colina, donde los rebeldes no podían descender sobre ellos de una vez y flanquear los romanos. Idealmente, sólo tenían un camino para lanzar un ataque. El ejército rebelde de Boudica, que en ese momento estaba mal equipado lanzó y atacó todo y fue recibido de inmediato por 2 volleas de pilas. Las jabalinas romanas lanzaron al ejército rebelde en pánico y rompieron sus líneas, muchos empalados por jabalinas cubrieron el suelo. Cuando vio al enemigo desorganizado y apenado, Suetonius ordenó a sus hombres que participaran en combate cuerpo a cuerpo.

Incluso si los números son exagerados, la lucha no fue más que una masacre. Pocos miles nacieron para luchar y matar a los legionarios romanos contra el ejército rebelde no equipado, principalmente consistente de civiles de todas las edades y géneros, todos a la espada sin ninguna compasión. Estimación de víctimas - hasta 80.000 rebeldes británicos. La batalla fue el final del levantamiento y aseguró el gobierno de Roma sobre la Isla.

Batalla del río Fei - 383 AD





China antigua. La caída del Imperio Qin fue un punto de inflexión en la historia china. La importante Batalla del Río Fei marcó el surgimiento del Imperio Jin Oriental y una nueva era en la cultura china. El emperador Xuanzhao del Imperio Qin fue un conquistador por la sangre. Bajo su gobierno, el imperio Qin floreció y se expandió mucho. Trató de destruir las tierras de la dinastía Jin rival y reunió un enorme ejército de tiempo de 270.000 caballería y 600.000 de infantería.

El conquistador chino continuó su marcha hacia las tierras de la dinastía Jin, capturando ciudades una tras otra. El Jin tenía solamente una fuerza mucho más pequeña de 80.000 defensores de élite para proteger su patria del invasor, sin embargo, tenían pocas ventajas de su lado. La horda de Xuanzhao era principalmente de hombres forzados a luchar o enfrentarse a penas horribles, desorganizados y no muy bien entrenados si entrenados en absoluto. Incluso pensando que la horda era superior en número, los defensores no sólo tenían el espíritu para proteger su patria, sino que lo sabían mucho mejor.

Finalmente, en noviembre de 383, cerca del río Fei, ambos ejércitos estaban en las orillas opuestas. El Emperador Qin esperaba que pudiera emboscar a los Jin mientras cruzaban y de una vez por todas deshacerse de la resistencia, y ordenó un retiro táctico para que lo siguieran y trataran de llegar a su banco. Poco sabía que las tácticas de Jin golpearían a sus hombres con tanta fuerza, que pondría fin a la conquista. A medida que el ejército Qin se retiraba de su banco, se difundió un rumor que fueron derrotados, y por lo tanto, todos entraron en el caos. Nadie sabía lo que realmente estaba sucediendo y muchos creían que realmente eran derrotados.

A medida que el pánico de las masas comenzaba a avanzar en toda la línea, la fuerza indisciplinada de todos modos se rompió completamente y no se siguieron órdenes. Las élites Jin cruzaron el río y lanzaron un ataque total y los Qin fueron completamente desviados y destruidos, huyendo en pánico o cayendo bajo las espadas de los defensores. El retiro desordenado de su ejército, el continuo ataque de los Jins y el pánico, valió la vida de alrededor del 70% de los Qins y de bajas mínimas para los defensores. Los registros dicen que hasta 700.000 soldados de Qin llegaron a su fin en la masacre.

Las tres batallas no fueron más que una masacre y nada más que un derramamiento de sangre, que empapó las tierras con la vida de varios cientos de miles de personas cada una. Aun cuando los números pueden ser puestos a un debate, las batallas eran evidentemente un momento de la historia cuando no se salvó a nadie, en la búsqueda de la tierra o la gloria.

lunes, 24 de abril de 2017

Biografía: Stalin y su negra mancha en la historia

Sangre en las vías
The Economist


Como sucede con el propio Stalin, es difícil recordar a veces que las personas monstruosas, despiadadas, aterrorizadas, aduladoras, deambulando, idealistas y engañadas a su alrededor fueran seres humanos. El libro de Simon Sebag Montefiore, basado en una síntesis completa de obras existentes, material de archivo y sus propias entrevistas con sobrevivientes y sus descendientes, proporciona un recordatorio ricamente detallado.

Su relato da un comienzo. Es mucho más fácil leer relatos horribles sobre el libertinaje de Beria o la paranoia de Stalin que las anécdotas sobre niños que andan a hurtadillas por las oficinas de sus padres en el Kremlin, o los hábitos puntillosos de Stalin en su correspondencia personal, sus extraños destellos de bondad y decencia o su extraordinario apetito Para los libros. Pero el libro del Sr. Sebag Montefiore es tanto más valioso para las sorpresas que presenta. Como señala el propio autor, la demonología no es un sustituto de la historia.

Lo que también jarras, a menos efecto, sin embargo, es cuando la prosa sin esfuerzo del autor se vuelve fácil. Un buen editor podría haber desaconsejado el uso excesivo de palabras como "pinguid", evitar el uso de apodos para los personajes principales, podar alguna repetición descuidada de los detalles y ordenar las transliteraciones rusas.

Los estudiosos todavía no están de acuerdo sobre si Stalin nació mal o si simplemente fue corrompido por el poder, y muchos siguen preguntándose qué podría haber hecho a continuación. El libro de Sebag Montefiore ofrece un argumento convincente que demuestra que las costumbres de Stalin, y mucho más, empeoraron a medida que creció. A pesar del terror que se usó contra el pueblo ruso, en la década de 1920 los tratos internos de la élite bolchevique eran todavía colegiales. Stalin era entonces el primero entre iguales, dominando a sus poderosos colegas por el encanto y la persuasión.

En la década de 1930, cuando el suministro de enemigos externos se secó, el régimen soviético volvió el terror hacia adentro, en círculos cada vez más apretados. Incluso en la cima, la intimidad dio paso al miedo. Durante unos años después del desastroso estallido de la guerra, Stalin retrocedió. Por toda su fiabilidad política, se dio cuenta, los compinches no podían ganar batallas de la manera que los generales podían. Los años de la posguerra trajeron cada vez más terror, y cada vez más la adulación, pero también una disminución física y mental que puso a sus subordinados pensando en lo que podría seguir.

Esto, como muchos otros capítulos de la narrativa racional de Sebag Montefiore, vale la pena un libro propio. Jonathan Brent, distinguido especialista estadounidense en archivos soviéticos, y Vladimir Naumov, uno de los mejores historiadores rusos modernos, ofrecen un relato sin parangón de uno de esos episodios: la famosa trama de los médicos de enero de 1953, en la que se entiende una vasta conspiración de médicos judíos Haber planeado asesinar a los líderes del Kremlin. En reacción, Rusia pareció vacilar durante un tiempo hacia su propia solución final.

Aunque los contornos de esta pieza de la historia son claros, los detalles son diabólicamente difíciles de precisar. Stalin era ciertamente antisemita por instinto. La fundación del estado de Israel le dio razón para dudar de la lealtad de los más celosos comunistas judíos. Y para 1953 necesitaba un nuevo enemigo, habiendo matado a tantos de los viejos. Los judíos de Rusia, comenzando con un grupo de médicos desafortunados, proporcionaron un objetivo tentador.

Pero también se inventó tanta, tan disfrazada. Stalin murió menos de dos meses después de que señaló dramáticamente a los doctores. Los autores han logrado, con una encomiable beca, trazar los orígenes de la llamada trama. Pero no pueden probar, como insistieron algunos eruditos conspiradores, que Stalin murió de causas que no eran naturales. Mientras tanto, en Rusia, todavía hay una nostalgia terrible para su gobierno.

viernes, 6 de enero de 2017

China: UK sabía que la masacre de Tiananmen iba a pasar

El Reino Unido sabía que China estaba planeando una masacre en la Plaza de Tiananmen dos semanas antes de que sucediera



Un hombre chino bloquea los tanques militares en la avenida Changan, cerca de la plaza Tiananmen en Pekín, el 5 de junio de 1989. (AP Photo / Jeff Widener)


Por Zheping Huang - Quartz


"Doscientos muertos podrían traer 20 años de paz a China", dijo el ex líder chino Deng Xiaoping en documentos recientemente desclasificados. Sus palabras fueron pronunciadas semanas antes de la sangrienta represión militar contra manifestantes estudiantes en la Plaza de Tiananmen de Pekín el 4 de junio de 1989.
El Archivo Nacional del Reino Unido publicó el 30 de diciembre un gran número de archivos gubernamentales secretos de 1989 y 1990. Más de dos docenas de documentos (pdf) fechados entre el 20 de mayo y el 21 de julio de 1989 revelaron la comprensión de la administración Margaret Thatcher del clima político en China En la víspera de la represión. La embajada del Reino Unido en Pekín sabía, dos semanas antes del 4 de junio, que el Ejército Popular de Liberación se preparaba para matar a centenares, si no a miles, de estudiantes protestantes que se habían reunido en la plaza principal de Beijing durante semanas.




El 20 de mayo de 1989, un mes después de que los estudiantes comenzaron a ocupar la Plaza Tiananmen pidiendo una reforma democrática en el Partido Comunista, Deng declaró la ley marcial y desplegó 300.000 soldados en Beijing. El mismo día, Sir Alan Ewen Donald, embajador de Gran Bretaña en China, envió a Downing Street un telegrama sobre su almuerzo con el sinólogo estadounidense Stuart Schram.
"El profesor Stuart Schram me confió que uno de sus contactos chinos le había dicho que en los últimos días Deng Xiaoping comentó que" doscientos muertos podrían traer 20 años de paz a China ", escribió Donald. "La implicación era claramente que el sacrificio de un número de vidas de los manifestantes ahora estabilizaría la situación actual y compraría el tiempo necesitado para terminar la reforma de China."
Donald continuó diciendo que se enteró del Pentágono la misma noche que las autoridades chinas habían decidido "no hay manera de evitar el derramamiento de sangre", por lo que recordaron a los empleados del hospital estatal a sus lugares de trabajo e instruyeron a las tropas a "hacer lo necesario Para anular la situación ".
Posteriormente confirmó con la fuerza aérea estadounidense que la información es "muy fiable".
La masacre de la plaza de Tiananmen, también conocida como incidente del 4 de junio, es uno de los momentos más oscuros de la historia china moderna. Desde entonces no han ocurrido levantamientos en una escala similar en China. El Partido Comunista impide estrictamente a la gente mencionar el incidente y suprime cualquier conmemoración a las víctimas. Hoy en día, muchos jóvenes ciudadanos chinos ni siquiera saben -o sencillamente no les importa- el incidente.
Los documentos desclasificados también revelaron la postura de Lee Kuan Yew, fundador de Singapur, sobre la represión. Durante una reunión con el embajador Donald en julio de 1989, Lee dijo que estaba perplejo por qué los estudiantes manifestantes decidieron aumentar sus demandas generales de reforma política para atacar directamente a Deng, lo que llamó "un acto de locura".
Lee también predijo que una represión militar era la única opción de Deng para poner fin a la resistencia de los estudiantes, algo que "sentía en sus huesos como un chino".

viernes, 18 de noviembre de 2016

Vikingos: La masacre de St. Brice en Inglaterra



Venganza en los vikingos

Los entierros masivos en Inglaterra atestiguan un tiempo turbulento, y quizás una notoria masacre medieval

Por NADIA DURRANI - Archaeology



St-johns-collge-mass-grave (Cortesía de Thames Valley Archaeological Services) Una fosa común encontrada en los terrenos del St. John's College de la Universidad de Oxford en 2008 presentó un misterio medieval. ¿Podrían los muertos haber sido víctimas de una masacre notoria hace mil años?


El 13 de noviembre de 1002, Æthelred Unræd, gobernador del reino inglés de Wessex, "ordenó matar a todos los hombres daneses que estaban en Inglaterra", según una carta real. Este paso drástico no fue tomado por capricho, sino que fue el producto de 200 años de frustración y miedo anglosajón. Los vikingos, que habían estado plagando durante mucho tiempo las islas con redadas y guerras, se habían apoderado del norte y comenzaron a establecerse allí. Las preocupaciones estaban creciendo que tenían diseños en el reino meridional de Æthelred también.

La orden de Æthelred condujo a lo que se conoce como la Masacre del Día de San Brice, llamada así por el día de la fiesta del santo en que cayó. El evento ha estado envuelto en misterio y desinformación. La arqueología, hasta ahora, ha tenido poco que ofrecer en cuanto a lo que realmente ocurrió y cuántas personas murieron ese día, pero dos entierros de masas recientemente desenterrados están comenzando a exponer este período turbulento alrededor del final del primer milenio. ¿Podrían ser la primera evidencia arqueológica de la masacre? ¿O podrían ofrecer un vistazo a algún otro aspecto del conflicto entre los anglosajones y los vikingos? Los arqueólogos están examinando un rastro de pistas, incluyendo fuentes históricas, patrones de heridas y análisis isotópico de dientes, para poner en perspectiva lo que sin duda fue una serie violenta de muertes.


Los vikingos de la imaginación popular eran asaltantes y saqueadores en botes y cascos (míticos) de cuernos, pero el término "Viking" también se refiere a la agricultura, el comercio, la elaboración, la exploración de la cultura escandinava de la que estos incursores llegaron. Los vikingos que atacaron y asentaron Inglaterra y Francia fueron, en su mayor parte, de Dinamarca o se identificaron con Dinamarca. (Los noruegos se dirigieron hacia el norte y el oeste y los suecos hacia el este, aunque hubo un gran movimiento de personas entre los territorios vikingos.) Las incursiones vikingas en Inglaterra comenzaron a finales del siglo VIII d. C. y llevaron a la caída de los reinos norteños de Inglaterra. Muchos de los colonos daneses eran guerreros que recibieron tierra como recompensa por el éxito en la batalla. El único obstáculo anglosajón era Wessex, un poderoso y rico reino que controlaba la mayor parte del sur de la isla. Un tratado 878 estableció los límites de Wessex y la zona controlada por los daneses, conocida como Danelaw.



Hay mucha discusión entre los historiadores acerca de la naturaleza de la relación entre los anglosajones y los daneses. Muchos de los nuevos colonos habían sido guerreros, pero eventualmente trajeron a sus familias. Los daneses cultivaban, comerciaban e incluso se casaban con la población anglosajona, y su influencia cultural se puede ver en la lengua, los nombres de lugar, y los apellidos que persisten en Inglaterra hoy. Algunos historiadores sostienen que no había tantos colonos daneses y que asimilaron muchas tradiciones y creencias locales. Pero probablemente hubo cierta tensión y resentimiento entre los colonos daneses y los anglosajones (que, irónicamente, también descendían de invasores continentales).

martes, 1 de noviembre de 2016

SGM: La masacre de soldados japoneses por cocodrilos

Un ejército de 1000 soldados japoneses fue diezmado por cocodrilos de agua salada durante la batalla de la isla de Ramree de la Segunda Guerra Mundial.
The Vintage News



Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Imperial Japonés capturado Ramree Island en 1942. La isla se encuentra frente a la costa de Birmania, a 70 millas al sur de Akyab, ahora conocido como Sittwe. Desde Ramree era de importancia estratégica, los aliados lanzaron un ataque en 1945 para volver a tomar la isla y establecer las bases aéreas para apoyar la campaña continental.

Después de una sangrienta campaña, las tropas británicas lograron conducir cerca de 1.000 combatientes enemigos fuera de la isla en el manglar denso que cubría unas 10 millas de Ramree. Fue después de esto que uno de los incidentes más extraños en la historia de la guerra ocurrió.


Las tropas británicas en una nave de desembarco se abren camino en tierra en la isla de Ramree el 21 de enero de 1945.

Los soldados japoneses derrotados ignoran todos los recursos de los británicos por su entrega, y en su lugar abandonaron su base y entraron en el pantano. Muchas de las tropas japonesas sucumbieron a las enfermedades tropicales transmitidas por enjambres de mosquitos, así como las diversas arañas venenosas, serpientes y escorpiones que se encuentran en el pantano. Otro problema adicional para las tropas japonesas fue la falta de agua potable y la constante amenaza de la inanición. A pesar de estos numerosos peligros, un peligro se destacó como el más grande.


Una noche, los soldados británicos informaron audiencia pánico gritos y disparos que emanan desde el interior de la oscuridad del pantano. Ellos no saben exactamente lo que hizo que los gritos de terror que escucharon, sino sólo que las tropas japonesas estaban siendo devastado por alguna amenaza del mal.


Un cocodrilo de agua salada

Por desgracia para el Ejército Imperial Japonés, los manglares de Isla Ramree son el hogar de una cantidad desconocida de la mayor depredador de reptiles en el mundo, el cocodrilo de agua salada. Los reptiles pueden crecer hasta 20 pies de largo y con un peso de 2.000 libras, pero incluso un cocodrilo de agua salada de tamaño mediano podrían fácilmente matar a un humano adulto maduro, con muchos de ellos se sabe que comen los animales tan vasto como el búfalo de agua de la India. Los soldados fueron brutalmente y sin piedad atacados por los cocodrilos.

El naturalista Bruce Stanley Wright describió la escena que se desarrolla en su libro de 1962, de la fauna Apuntes cerca y de lejos: "Esa noche fue la más horrible que cualquier miembro de la M. L. [Lanzamiento marina] tripulaciones que he experimentado. Los cocodrilos, alertados por el ruido de la guerra y el olor de la sangre, se reunieron entre los manglares, acostado con los ojos por encima del agua, vigilante alerta para su próxima comida. Con el reflujo de la marea, los cocodrilos se movían en los heridos y los muertos, no lesionados que habían verse inmersos en el barro ".


Los hombres del regimiento de Wiltshire de la división de infantería india 26 preparan una comida junto a un templo en la isla de Ramree.

Hay una larga historia de cocodrilos de agua salada atacar a los seres humanos que deambulan en sus hábitats, y en última instancia solamente 520 de cada 1000 soldados japoneses lograron sobrevivir a los pantanos Ramree, algunos de ellos están tan gravemente heridos y mutilado que fueron posteriormente recapturados por las fuerzas británicas .

La verosimilitud de audiencia de la batalla de Ramree isla es muy pequeña debido a que no fuera una de las escaramuzas más importantes de la Segunda Guerra Mundial, pero muchos consideran que es una de las historias más extrañas y más espeluznantes de la historia de la guerra.

domingo, 9 de octubre de 2016

Imperio Otomano: La masacre de Maritsa deja a los Balcanes a sus pies

No una batalla, sino una masacre aseguró la expansión otomana de los Balcanes

 Yulia Dzhak - War History Online


 El déspotas Volkashin y Uglesha que conduce a su ejército. Crédito de la imagen: Vasil Goranov


Fue en el comienzo de un otoño frío. Era el año 1371. Cerca del pueblo de Chernomen, dos déspotas condujo su ejército contra los otomanos. Eran dos hermanos - Uglesha y Vukashin. El líder otomana, Lala Shahi, finalmente derrotar a sus enemigos. Su victoria se logró después de una emboscada de la mañana. Sus hombres se mataran los defensores borracho y durmiendo. Con este sangriento éxito, los otomanos lo solidificar su dominio sobre los Balcanes y liquidar cualquier resistencia hacia el este de NIS.

Lala Shahin y el Imperio Otomano


La conquista otomana durante el reinado de Murad I 

A finales de 1364, el Imperio Otomano está en la realidad separada en dos. Una parte fue Rumelie, donde se encuentra la capital de Erdine. El otro era Anatolia - sus tierras de Asia Menor. El sultán otomano Murad I, fue posiblemente ocupado con el poder del imperio en Asia Menor. La otra mitad del imperio está bajo el control de diferentes vicarios militares llamados Ghazi. Su líder principal fue Lala Shahin. También fue el maestro del Sultan. Lala Shahin era un general con talento. A pesar de que tenía recursos limitados, se las arregló para solidificar el dominio otomano en los Balcanes.

Los déspotas de Serbia

Después de la muerte de Stephan Urosh en 1355, el reino de Serbia comenzó a declinar. Los vastos territorios en Macedonia y Grecia se dividieron entre los diferentes gobernantes de la dinastía central. Algunos de los que se consideraban de manera independiente de la jerarquía principal que ellos mismos se llamaban reyes. Este fue el caso de los dos hermanos y Vukashin Uglesha. Ellos controlan tanto los territorios en Macedonia de hoy. Vukashin afirma que es "El rey de todos los serbios y griegos" - en oposición a su hermano.

El trasfondo


Momchil Voivoda ataca a los otomanos

Después de que los otomanos se las arreglan para destruir el imperio de la Momchil Voyvode en Tracia y el Ródope, continuaron su expansión. Poco después de toda la Tracia estaba bajo la dominación otomana, su Ghazi comenzó a atacar a los territorios de los dos déspotas de Serbia. Los dos hermanos, sensación de peligro inminente de la conquista otomana, decidieron reunir un ejército. Su plan consistía en derrotar a las fuerzas de los atacantes y les perseguir fuera de los territorios en Rumelie.

Después de Gallipoli fue tomada en 1364 por Amadeo de Saboya, había una buena oportunidad para la victoria. La posición otomana en los Balcanes en ese momento era inestable. Teniendo esto en cuenta, los dos hermanos aliados y sus fuerzas se reunieron todo lo que necesitaban para iniciar su marcha.

Ejército de los Hermanos - Realidad y Números

En 1371 el ejército estaba listo. Sin embargo, no hay pruebas de fuerza sobre el tamaño de su ejército. Se considera que en cualquier lugar entre 20.000 a 70.000. Sobre la base de la tierra que llevan a cabo y la TACTIS se emplean, sin embargo, un número más pequeño es más probable.

La fuerza otomana - Realidad y Números

La fuerza otomana para la batalla fue significativamente más pequeño, pero el número exacto de nuevo puede ser objeto de debate. Sus fuentes históricas contemporáneas dicen que no eran más que unos 800 fuertes. posiblemente podríamos poner sus números en torno a la mitad de lo que tenía la alianza de Serbia.

La diferencia real en las Fuerzas

La diferencia, que decidió el resultado de la batalla fue más la calidad que la cantidad. La fuerza otomana toda consistió en experimentados guerreros, que habían sobrevivido a numerosas batallas, asedios y ataques. Por el contrario, la fuerza de Serbia consistió en un ejército rebelde indisciplinado y una pequeña cantidad de caballería.

Por otra parte, era lógico que los ghazis otomanos tenían experiencia superior. Después de todo, estaban en constantes enfrentamientos con la resistencia de los pueblos balcánicos. El otomanos probablemente tenía un ejército más pequeño pero mucho mejor.

Las maniobras pre-batalla


Los territorios de Bulgaria y de los Balcanes antes de la batalla. Se puede ver Chernomen marcados con una X

Confiados en la fuerza más grande, los dos hermanos comenzaron su marcha. Se miraron con interés la expulsión de los otomanos de Erdine y detuvieron su expansión. Su plan era ir por la corriente del río Maritsa y provocar un ataque por sorpresa. Lala Shahin, sin embargo, sabía lo que estaba pasando. También tenía una amplia experiencia en la lucha en un terreno áspero y en organizar emboscadas.

Teniendo en cuenta su ventaja táctica, tomó medidas con el fin de detener el avance de los serbios. El líder otomano envió rastreadores para explorar la región. Los serbios estaban demasiado confiados, y nunca se molestaron en hacer eso.

Por lo tanto, la Lala Shahin esperó el momento oportuno para derrotar a los rebeldes de marcha. Su oportunidad llegó en las primeras horas de la mañana del 26 de septiembre. Los serbios habían hecho su campamento cerca de la Maritsa, y había cometido un error fundamental final. Decidieron celebrar su futura victoria y llevan a cabo una fiesta. Por la mañana, el campamento en gran medida sin vigilancia y muchos de los hombres que estaban borrachos.

No es una batalla sino una Masacre

La fuerza del líder otomano Lala Shahin entró en el campo de la mañana. Sus hombres tomaron sus cuchillos y comenzaron el sacrificio de sus enemigos durmiendo. En la masacre que siguió a los dos líderes serbios fueron asesinados sin piedad. El que no murió a causa de las cuchillas otomanos lo fue ahogado en el río de Maritsa, en un intento de escapar.

Resultado

Con un solo golpe sangriento, fue diezmado el ejército serbio. La victoria de Lala Shahin liquidó cualquier posibilidad de los déspotas macedónicos de reunir un nuevo ejército. Para algo tan simple como el ego y el alcohol, se selló el destino de los Balcanes. Durante la siguiente década y media, los otomanos expandieron su territorio en la península de los Balcanes sin obstáculos.

En 1387 serían, por fin, será vencido las fuerzas del líder otomano Murad I. Los ejércitos aliados de Serbia y Bosnia afirmarían la victoria. Sin embargo, el caso de Bulgaria, el éxito Otomano en la Península significaría una amenaza terrible y prematura. Los eventos se abrirían las fronteras para una expansión vigorosa y la batalla de Nicópolis, que a su vez daría lugar a cinco siglos de esclavitud brutal.

Bibliografía:


K.Irecheck, History of Bulgaria, 1978
Gyuzelev and Petrov, Read on History of Bulgaria, II, Sofia, 1978
Ducca, “History”; from Read on the History of the Middle Centuries, Bakalov and Angelov; Sofia, 1988

domingo, 22 de mayo de 2016

Patagonia: La misteriosa Isla de los Muertos

La Isla de los Muertos: tristeza y misterio en la Patagonia
Corría el año 1950, cuando una expedición a la hoy denominada Isla de los Muertos de Aysén, dio con el hallazgo de 33 cruces de ciprés, cada una marcando una tumba distinta, con mínimos datos de identificación.
Sin embargo, una investigación más profunda logró determinar que, con anterioridad a este hallazgo, se sabía de la existencia de 120 cruces. Es probable que las cruces faltantes se hayan perdido por acción de las crecidas del río Baker, que baña las costas de la isla.



De cualquier modo, cuál es la historia detrás de estas tumbas en una alejada isla de la Patagonia chilena, continúa siendo un absoluto misterio. Tan sólo subsisten leyendas y relatos, que sostienen que allí yacen los cuerpos de un equipo de trabajadores, asesinados para no pagar sus salarios.
Algunas vertientes aún más macabras, hablan de que fueron ultimados para cobrar una indemnización fiscal por sus muertes, o incluso que, tras un amotinamiento, fueron asesinados uno por uno.
Finalmente, quizá la razón más plausible para explicar la muerte de todo el contingente de trabajadores, esté dada por la hambruna y la enfermedad. Habría ocurrido en 1906, cuando una compañía ganadera reclutó a 150 campesinos.
Entre los embarcados, había mujeres y niños, además de 60 pasajeros severamente enfermos de escorbuto y disentería, producto de la malnutrición que padecieron. Abandonados a su suerte, sin atención médica, fueron muriendo paulatinamente.

History Channel

jueves, 21 de abril de 2016

USA: La masacre de Colfax (1873)

La Masacre de Colfax 1873 paralizó la era de la reconstrucción
Uno de los peores incidentes de violencia racial después de la Guerra Civil preparó el escenario para la segregación


Un grabado de las familias negras recopilación de los muertos después de la Masacre de Colfax publicado en Harper semanal, 10 de mayo de 1873. (dominio público a través de Wikimedia Commons)
Por Danny Lewis
SMITHSONIAN.COM

El período de la reconstrucción que siguió a la Guerra Civil de Estados Unidos era una de las peores épocas, más violentos de la historia de América. Durante ese tiempo, miles de afroamericanos fueron asesinados por terroristas domésticos como el Ku Klux Klan que trataron de reforzar las políticas antes de la guerra de la supremacía blanca. Para muchos historiadores, uno de los peores ejemplos de este tipo de violencia se produjo hace 143 años en la actualidad: la Masacre de Colfax de 1873.

Inmediatamente después del final de la Guerra Civil, las diferentes facciones comenzaron a luchar por el poder. Amargado por la pérdida de la Confederación, muchos blancos demócratas del sur hicieron todo lo posible para continuar privar de sus derechos y la restricción de los derechos de los ex esclavos. Al mismo tiempo, grupos de supremacía blanca, insurgentes aterrorizaron a los afroamericanos en todo el Sur. En Louisiana, la lucha por el gobierno de posguerra fue particularmente sangrienta, como PBS 'serie American Experience explora.

Cocer a fuego lento resentimientos entre los demócratas del sur, la mayoría de los antiguos dueños de esclavos, y el gobierno federal dominada por los republicanos, explotó en las elecciones de 1872 para gobernador de Louisiana. La votación resultó en una división muy reñida entre el Republicano y los candidatos demócratas, y cuando el presidente Ulysses S. Grant envió tropas federales para apoyar al candidato republicano, los blancos del Sur se rebelaron y formaron un ejército insurgente fuertemente armada llamada la "Liga Blanca." Al igual que en el Ku Klux Klan, la Liga de White fue un grupo paramilitar que intimida y atacó a los negros y los blancos republicanos en todo el estado, Henry Louis Gates, Jr. escribe para la raíz.

Por temor a que los demócratas locales podrían tratar de tomar el control del gobierno regional de Grant Parish, que se divide casi por igual entre los ciudadanos en blanco y negro, una milicia de color negro tomó el control de la corte local en abril de 1873. Poco después, una turba de más de 150 hombres blancos, la mayoría de los ex soldados confederados y miembros del Ku Klux Klan y la Liga blanca llegaron y rodearon el palacio de justicia, Bill Decker escribe para el Anunciante Lafayette. Después de disparar un cañón a los milicianos dentro del juzgado el 13 de abril, las dos fuerzas dispararon el uno al otro hasta que los defensores de los negros se vieron obligados a rendirse. Pero cuando se rindieron, la turba de blancos mató a muchos de los hombres de raza negra, disparando a ellos y colgar alguna. Los historiadores no están seguros de cuántas personas murieron en el final, pero mientras que los registros muestran que la matanza resultó en la muerte de tres hombres blancos, se estima que entre 60 a 150 afroamericanos fueron asesinados.

"El más sangriento de instancia única de la matanza racial en la era de la reconstrucción, la masacre de Colfax enseñó muchas lecciones, incluyendo los extremos a los que algunos oponentes de Reconstrucción iría a recuperar su autoridad acostumbrados", el historiador Eric Foner escribe en reconstrucción: revolución inconclusa de Estados Unidos de 1863 -1877. "Entre los negros de Louisiana, el incidente fue recordado por mucho tiempo como prueba de que en cualquier gran enfrentamiento, que se sitúa en una desventaja fatal."

Mientras que la matanza fue noticia en todo el país y 97 miembros de la turba de blancos fueron acusados, al final sólo nueve hombres fueron acusados ​​de violar las leyes de Aplicación de 1870 y 1871, a veces conocidos como los Hechos Klu Klux Klan, destinadas a garantizar los derechos de libertos virtud de las enmiendas 14 y 15. Los abogados de las víctimas creían que tenían una mejor oportunidad de llevar a los cabecillas a la justicia en un tribunal federal de conspiración citan convicciones, en lugar de acusarlos de asesinato, lo que habría sido juzgado en los tribunales del estado de mayoría demócrata. Pero el plan fracasó. Los acusados ​​apelaron, y cuando el asunto en última instancia ante el Tribunal Supremo en 1876, los magistrados rechazaron las condenas de los tribunales inferiores, al dictaminar que las Actas de Aplicación aplican sólo a las acciones por parte del Estado, no por individuos, Decker escribe.

Este fallo castrado esencialmente la capacidad del gobierno federal para enjuiciar los crímenes de odio cometidos contra los afroamericanos. Sin la amenaza de ser juzgado por traición en un tribunal federal, la supremacía blanca ahora sólo tenían que buscar resquicios legales y funcionarios corruptos para seguir atacando a sus víctimas, Puertas informes. Mientras tanto, los principios de la segregación comenzaban a trabajar su camino en la ley, con Plessy v. Ferguson codificar oficialmente "separados pero iguales" sólo 20 años más tarde.

La Masacre de Colfax fue más o menos ignorado hasta que la década de 1920, cuando las autoridades locales levantaron un monumento en honor a los tres hombres blancos que murieron en el ataque contra el palacio de justicia, que llamó la batalla "disturbios". En 1951, los funcionarios marcaron el sitio de la matanza con una placa, una vez más, llamándolo un disturbio que "marcó el fin del desgobierno maleta en el Sur." la placa sigue en pie hasta nuestros días.




martes, 19 de abril de 2016

Masacres mongolas en Hungría Medieval

Horrores mongoles en Hungría en 1241
En 1241-1242 las invasiones mongoles de Hungría causaron una destrucción generalizada Recientemente, una casa llena de los restos calcinados de las víctimas asesinadas más un tesoro olvidado nos recuerda de estos horrores.

 La madre y los niños se encuentran en un horno de quemado Hungría 1241
La madre y los niños se encuentran en un horno de quemado Hungría 1241
"No mucho más tarde, llegó la noticia de que los tártaros habían tomado en la madrugada del citado Tǎmaşda, el pueblo de los alemanes, y todos aquellos a quienes no mantuvieron vivos fueron decapitados por la espada con una crueldad terrible. Al escuchar esto, me pusieron los pelos de punta, mi cuerpo se estremeció de miedo, mi lengua tartamudeó miserablemente, porque vi que el momento inevitable de la muerte espantosa me estaba amenazando. Ya veía a mis asesinos en el ojo de mi mente; mi cuerpo exudaba el sudor frío de la muerte ". [1]
En estos días, que se utilizan para fotos y vídeos de la aniquilación casi total de los pueblos de Irak y Siria causadas por Daesh. Que esto no es algo nuevo, un descubrimiento arqueológico reciente en un pueblo medieval cerca de Kiskunmajsa en el sur de Hungría es testigo.


Las monedas de Kiskunmajsán, Hungría 1241. © Ujvári Sándor

Aquí un arado volvió recientemente un alijo de monedas de plata y otras joyas para arriba. Los arqueólogos encontraron más tarde los restos de quemado vivienda llenos de los cuerpos carbonizados de personas, principalmente niños. El tesoro incluye 250 monedas de plata, así como una serie de anillos. La mayor parte de las monedas datan de principios del reinado del rey Béla IV (1235 -1270), lo que significa que la destrucción y muertes se pueden fechar a la invasión de los mongoles en 1241 - 42. Otros hallazgos similares cerca de Cegléd y Szank hablan de horrores similares. En Szank se encontraron los restos de 17 mujeres y niños dentro de una casa, que había sido quemado junto con otro tesoro. El mismo era el caso en Cegléd, donde se encontraron los cadáveres de una mujer y sus dos hijos. Habían intentado, sin éxito, de ocultar en un horno de su casa, mientras que ser objeto de ataques. En otros lugares se encontraron otros órganos, lo que sin ceremonia había sido echado en una zanja. Hace algunos años otra tal hallazgo macabro se realizó cerca de Szank en una casa incendiada reveló los restos de al menos 17 mujeres y niños. Por último, un nuevo descubrimiento macabro en Kiskunmajsa se publicó el otro día por el museo en Kecskemét. Incluyendo más de 250 monedas de plata, el tesoro había sido, obviamente, nunca se recuperó. Se encontraron los restos de los propietarios y sus hijos, una vez más quemado hasta la muerte.

La invasión de Mongolia


Anillo de Kiskunmajsán, Hungría 1241. © Ujvári Sándor

No hay duda de la invasión mongol de Hungría en 1241 causó una destrucción a gran escala, especialmente en las partes del este y central de Hungría. Se sabe que el rey húngaro, Bela IV hade recibido noticias sobre los mongoles. Sin embargo, él y su séquito creía que era sólo uno de los partidos de ataque nómadas habituales, que se utilizan para tratar. Posteriormente, este error resultó ser bastante costoso como los mongoles atacaron de manera coordinada. En el 11 de abril 1241, el ejército real fue aniquilada en la batalla de Muhi después de haber pasado a través del Paso Verecke en marzo.


Segundo anillo de Kiskunmajsán, Hungría 1241. © Ujvári Sándor

Como de costumbre el número de tropas que participan en la batalla varían entre las diferentes fuentes y las estimaciones varían entre 30.000 - 70.000 mongoles frente a 10.000 - 80.000 húngaros, que estaba acampado detrás de los vagones en círculo. Varios historiadores modernos han especulado que las armas de fuego y armas de pólvora chinos fueron desplegados por los mongoles en la batalla de Mohi y el crédito a los mongoles con la introducción de la pólvora y cánones a Europa. Lo que fue decisivo, el ejército húngaro fue aniquilada y el rey sólo se escapó por la mayor suerte.

Posteriormente, Hungría estaba muy abierto para los mongoles, que procedió a ocupar la Gran Hungría llanos y montañas de los Cárpatos y Transilvania. Esta ocupación fue sin duda alguna, acompañado de la destrucción y la devastación del campo a gran escala. Sin embargo, la controversia histórica todavía rodea el impacto. La pérdida de la vida de este modo se ha estimado entre 15 a 50% con una estimación más conservadora que oscila entre 15 - 25%. Eruditos, que abogan por las estimaciones más bajas, afirman que la hazaña de matar a tanta gente fue más allá de los medios tecnológicos de ese día. Otros apuntan al hecho de que más de 800.000 personas murieron en el interior Wre 100 días durante el genocidio Rwuanda. Cualquiera que sea la conclusión a la que se sabe que las personas huyeron en masa en los pantanos o en las montañas parapetarse detrás de antiguas fortalezas de movimiento de tierras o cualquier otro tipo de línea de defensa natural, que podría encontrarse más hacia el oeste. Otra opción eran las muchas iglesias y monasterios fortificados, que puntea la región.

Hasta hace poco, muchos estudiosos creen que el terror dado voz por el sacerdote italiano, el Maestro Roger, era tal vez más de una convención literaria que un informe adecuado de lo que ocurrió. De vez en cuando, sin embargo, las acumulaciones se han encontrado que podría fecharse con precisión al período anterior a 1241, señaladamente el hecho de que las personas habían muerto y no volvió a recuperar sus tesoros entierra. Las acumulaciones de fecha para este período parecían ser más frecuentes. Sin embargo, los hallazgos recientes han pulpa, literalmente, fuera de los horrores infligidos a los aldeanos durante el 1241, lo que resultó en un gran número de pueblos abandonados, especialmente en la Gran Llanura.

Es un hecho curioso que probablemente nunca habrían ocurrido no había tenido lugar la construcción de autopistas a través del paisaje suroeste de Budapest, estos hallazgos - solamente repoblada poco después de la destrucción del campo y de los pueblos en el siglo 13.

En el otoño de 2016 el museo local en Kecskemét planea exhibir los hallazgos realizados en la región.


NOTAS:


[1] De: Epístola de Maestro Roger a la Dolorosa lamento sobre la destrucción del reino de Hungría por los tártaros
En: Anónimo, notario del rey Béla. Los Hechos de los húngaros. Editado, traducido y anotado por Martyn Rady y László Veszprémy y la Epístola de Maestro Roger a la Dolorosa lamento sobre la destrucción del reino de Hungría por los tártaros, traducido y anotado por János M. Bak y Martyn Rady. CEU Press, 2010. p. 205.

Medieval Histories

viernes, 15 de abril de 2016

El sacrificio humano como organizador de sociedades complejas

Ritual de sacrificio humano allanó el camino para las sociedades complejas


Publicado por Kambiz Kamrani en Blog,

Antropólogos de Nueva Zelanda han recogido evidencia que sugiere que el sacrificio humano ritual era un rito formativa que allanó el camino para gran escala, las sociedades estratificadas en el que vivimos hoy en día. Sus conclusiones se publican en línea en la revista Nature, en el que se afirma que fue utilizado como una herramienta para mantener las jerarquías sociales.
El ritual de sacrificio humano azteca Dominio Público sacrificios humanos rituales Como retratado en el Códice Mendoza, una historia del imperio azteca en forma de pictogramas.


Ritual azteca de sacrificio humano - tal como es representado en el Códice Mendoza, una historia del imperio azteca en forma de pictogramas.

Los autores examinaron la historia del sacrificio humano a través de 93 sociedades austronesios tradicionales en el Pacífico. El equipo registró la presencia o ausencia de sacrificio humano en cada una de estas culturas pasado ', y coincidía con el nivel de estratificación social en la actual. La ejecución de esta información a través de modelos para probar si los homicidios rituales humanos co-evolucionado con las jerarquías sociales, se encontró que, efectivamente, parece que lo han hecho. En las sociedades igualitarias observados en el estudio, sólo 5 de 20 habían practicado sacrificios humanos. Por otra parte, 18 de los 27 sociedades altamente estratificadas tenían. Más de iniciar la estratificación social, sin embargo, encontraron que el sacrificio humano realmente ayudó a estabilizar y mantener los sistemas de clase una vez que habían surgido.

Anthropology.net

domingo, 10 de abril de 2016

Conquista de América: ¿Por qué los indios no enfermaban a los europeos?

Por qué los americanos aborígenes no diezmaron a los europeos con enfermedades

Emily Upton - Today I Found Out


Greg H. pregunta: Las enfermedades de Europa acabaron con la mayoría de los indios, ¿por qué no los europeos también se hacen borrosos por las enfermedades de los Estados Unidos?
Las estimaciones de muertes por enfermedades de los nativo-americano varían, aproximadamente 20-50 millones de personas se cree que han vivido en las Américas poco antes de que llegaran los europeos. Alrededor del 95% de ellos fueron asesinados por las enfermedades europeas. Entonces ¿por qué no 19 de cada 20 europeos mueren a causa de enfermedades nativos americanos?

La respuesta corta es que los europeos simplemente tenían sistemas inmunes más robustas. Varios factores contribuyeron a esto: en primer lugar, los europeos habían sido los cuidadores de animales domésticos desde hace miles de años, y tenía con el tiempo crecido inmune (un poco) a las enfermedades comunes que acompañaron a la domesticación de estas fuentes de alimentos. Nativos americanos, por el contrario, eran cazadores y recolectores en gran medida, e incluso en algunos casos de domesticación, se cree exposición fue limitada. Por ejemplo, como Jared Diamond, autor de Armas, gérmenes y acero estados,

Los incas tenían llamas, pero las llamas no son como las vacas y ovejas europeos. No son ordeñadas, no son mantenidos en grandes manadas, y no viven en graneros y cobertizos junto a los humanos. No hubo cambio significativo de gérmenes entre las llamas y las personas.

En segundo lugar, los europeos vivían en zonas más densamente pobladas que los nativos americanos. Cuando tantos seres humanos conviven en espacios relativamente estrechos (en particular con la falta de buena, o cualquiera, sistemas de alcantarillado y similares), la enfermedad se propaga rápidamente con la población general continuamente estar más expuesto a numerosos patógenos. Los cuerpos de los europeos tuvieron que adaptarse para hacer frente a muchas de esas enfermedades, y para aquellos que sobrevivieron, sus sistemas inmunológicos prosperaron como resultado.

El tercer factor es el viaje y el intercambio. Los grupos de personas y animales se movía mucho en Europa y tenía interacciones particularmente a través de la guerra y el comercio, lo que resulta en la propagación de la enfermedad en todos los continentes y, finalmente, un cierto nivel de inmunidad para los sobrevivientes.

Todas estas cosas se tradujo en los europeos están expuestos regularmente a muchos más patógenos de los americanos nativos. Los sistemas inmunológicos de los europeos simplemente desarrollados para evitar lo peor de algunas de las enfermedades más desagradables que incapacitaron enteras poblaciones nativas americanas. Esa misma inmunidad les protegía de las enfermedades que los nativos americanos podría les han dado, o al menos hecho tan las nuevas enfermedades que encontraron no eran tan mortales.

Dicho esto, cabe señalar que los europeos fueron asesinados también comúnmente fuera a las enfermedades que trajeron al Nuevo Mundo. Es sólo que con el tiempo los que eran más susceptibles a estas enfermedades se extinguió y el sistema inmunológico de los supervivientes habían desarrollado hasta el punto en que la población en general no estaba normalmente en vías de desaparición en tasas en cualquier lugar cerca de un 95%, aunque los números eran a menudo todavía extrema para los estándares de hoy en día.

Pero, contrariamente a la creencia popular, no todo fue de un solo lado. Se cree que una enfermedad nativos americanos han resbalado a los barcos europeos y se embarcó hacia adelante a Europa haciendo un daño importante en el proceso. Esa enfermedad era la sífilis.

Colón "navegó el océano azul" en 1492. Sólo tres años después, en 1495, la primera epidemia de sífilis estalló entre los ejércitos en Italia en el cerco de Nápoles, aparentemente llevado por los soldados franceses que a su vez probablemente tiene la enfermedad de mercenarios españoles. Debido a la francesa popularmente extendiéndola, la sífilis fue inicialmente conocido como el "mal francés".

No era hasta hace muy poco cierto debate acerca de si o no la sífilis era en realidad una enfermedad "Nuevo Mundo", porque hay más de 50 esqueletos que se han encontrado con todas las características de la sífilis son la causa de la muerte y que una vez que se pensaba hasta la fecha tiempos precolombinos. Sin embargo, los avances en la tecnología de citas y una (2011) estudio completo reciente publicado en el Anuario de Antropología Física mirando a todos los esqueletos colocados muertes de esas personas después de que Colón regresó de las Américas.

La epidemia inicial de la sífilis se cree que ha matado a más de unos pocos millones de Euopeans ya que hizo sus rondas. Artista Albrecht Dürer comentó,

Dios me libre de la enfermedad francesa. No sé de nada de lo que tengo tanto miedo ... Casi todo hombre tiene y se lo come tantos que mueren.

La enfermedad sigue siendo un problema en el siglo 20. Es causada por la bacteria Treponema pallidum, que puede atacar el sistema nervioso, el corazón, el cerebro y los órganos internos, causando una variedad de problemas de salud y, a veces, la muerte. Una cura no se desarrolló hasta la década de 1940 con el desarrollo de la penicilina.

lunes, 28 de marzo de 2016

Una masacre en la Alemania de la Edad de Bronce


Sitio de excavación
La excavación de un antiguo campo de batalla en el norte de Alemania reveló signos de una gran batalla, como los huesos muy juntos, como se ve en esta foto del sitio de 2013. Un área de 12 metros cuadrados a cabo 1478 huesos, incluyendo 20 cráneos.
Landesamt für Kultur und Denkmalpflege Mecklenburg-Vorpommern / Landesarchäologie / C. Harte-Reiter
Science Magazine





Masacre en el puente: El descubrimiento de una batalla colosal edad de bronce
Por Andrew Curry


Hace unos 3200 años, los dos ejércitos se enfrentaron en un cruce de río, cerca del Mar Báltico. La confrontación no se puede encontrar en cualquier -la palabra escrita libros de historia no llegó a ser común en estas partes durante otros 2000 años, pero esto no fue un enfrentamiento entre clanes locales. Miles de guerreros se reunieron en una lucha brutal, tal vez luchó en un solo día, el uso de armas hechos a mano de madera, pedernal, y el bronce, un metal que era entonces la altura de la tecnología militar.

Luchando por encontrar una base sólida en las orillas del río Tollense, una cinta estrecha de agua que fluye a través de los pantanos del norte de Alemania hacia el Mar Báltico, los ejércitos luchó mano a mano, mutilar y matar con mazas, lanzas, espadas y cuchillos. Bronce- y flechas con punta de pedernal fueron desatados a corta distancia, la perforación cráneos y alojamiento profundamente en los huesos de los hombres jóvenes. Los caballos pertenecientes a guerreros de alto rango arrugados en el lodo, fatalmente alanceado. No todo el mundo se mantuvieron firmes en el cuerpo a cuerpo: Algunos guerreros se dispersaron y corrieron, y fueron golpeados por la espalda.

Cuando la lucha terminó, cientos yacían muertos, ensuciando el valle pantanoso. Algunos cuerpos fueron despojados de sus objetos de valor y que quedan flotando en los estanques de poca profundidad; otros se hundieron hasta el fondo, protegidos del saqueo por parte de un metro o dos de agua. La turba se instaló lentamente en los huesos. Dentro de siglos, fue olvidado toda la batalla.

Cómo se equiparon guerreros para la batalla: Seleccionar un número para obtener más información.


R. Johnson
En 1996, un arqueólogo aficionado encontró un solo hueso del brazo que sobresale de la empinada orilla del río, el primer indicio de que el Valle Tollense, a unos 120 kilómetros al norte de Berlín, oculta un secreto horrible. Una punta de flecha de pedernal estaba firmemente incrustado en uno de los extremos del hueso, lo que llevó a los arqueólogos a excavar una pequeña excavación de prueba que produjo más huesos, un golpeado en el cráneo, y un club de 73 centímetros parecido a un bate de béisbol. Los artefactos fueron todos radiocarbono que data de alrededor de 1250 B.C.E., lo que sugiere que se derivaron de un solo episodio durante la Edad del Bronce de Europa.

Ahora, después de una serie de excavaciones entre 2009 y 2015, los investigadores han comenzado a comprender la batalla y sus sorprendentes consecuencias para la sociedad edad de bronce. A lo largo de un tramo de 3 kilómetros del río Tollense, arqueólogos del Departamento de Mecklenburg-Vorpommern de Preservación Histórica (MVDHP) y la Universidad de Greifswald (UG) han descubierto palos de madera, puntas de lanza de bronce y piedra, puntas de flecha y bronce. También han encontrado huesos en un número extraordinario: los restos de al menos cinco caballos y más de 100 hombres. Los huesos de cientos más pueden permanecer sin excavar, y miles de personas pueden haber combatido pero sobrevivió.

"Si nuestra hipótesis es correcta que todos los hallazgos pertenecen a un mismo evento, estamos ante un conflicto de una escala hasta ahora desconocida norte por completo de los Alpes", dice el co-director cavar Thomas Terberger, un arqueólogo de la Baja Sajonia Servicio Estatal de Patrimonio Cultural en Hannover. "No hay nada que compararlo." Incluso puede ser la evidencia más temprana, con directa armas y guerreros juntos, de una batalla de este tamaño en cualquier parte del mundo antiguo.

El norte de Europa en la Edad del Bronce fue despedido mientras un remanso, eclipsado por las civilizaciones más sofisticadas en el Cercano Oriente y Grecia. sí bronce, creada en el Cercano Oriente alrededor de 3200 B.C.E., tomó 1000 años para llegar aquí. Pero la escala de Tollense sugiere más organización y más violencia de lo que se pensaba. "Nos habíamos considerado escenarios de ataques, con pequeños grupos de hombres jóvenes que matan y roban comida, pero imaginar una gran batalla de este tipo con miles de personas es muy sorprendente", dice Svend Hansen, jefe del Departamento de Eurasia del Instituto Arqueológico Alemán (de DAI) en Berlin. Los huesos y artefactos bien conservados añaden detalles a esta imagen de sofisticación edad de bronce, que apunta a la existencia de una clase guerrera entrenada y lo que sugiere que las personas de toda Europa se unieron a la refriega sangrienta.

Hay poco desacuerdo ahora que Tollense es algo especial. "Cuando se trata de la edad de bronce, que se ha estado perdiendo una pistola humeante, donde tenemos un campo de batalla y la gente muerta y armas todos juntos," dice la University College Dublin (UCD) arqueólogo Barry Molloy. "Se trata de que la pistola humeante".


Punta de flecha de piedra incrustada en el brazo
La punta de flecha de pedernal incrustado en este hueso del brazo superior alertado primera arqueólogos a la antigua violencia en el Valle Tollense.
Landesamt Für Kultur Und Denkmalpflege Mecklenburg-Vorpommern / Landesarchäologie / S. Suhr

El pabellón de caza junto al lago llamado Schloss Wiligrad fue construido a principios del siglo 19, en lo profundo de un bosque a 14 kilómetros al norte de Schwerin, la capital del estado del norte de Alemania de Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Hoy en día, la pila con corrientes de aire alberga tanto el departamento del estado de conservación histórica y un pequeño museo de arte local.

En una cámara de techo alto en el segundo piso del castillo, altas ventanas dan a un lago cubierto de niebla. En el interior, la luz pálida de invierno ilumina decenas de cráneos dispuestos en estantes y mesas. En el centro de la habitación, los huesos largos de la pierna y costillas se encuentran en apretadas filas en las tablas; más restos se guardan en cajas de cartón apiladas en estantes metálicos que llegan casi hasta el techo. Los huesos ocupan tanto espacio apenas hay espacio para caminar.

Cuando el primero de estos hallazgos fue excavado en 1996, ni siquiera era claro que Tollense era un campo de batalla. Algunos arqueólogos sugirieron los esqueletos pueden ser de un cementerio inundado, o que habían acumulado durante siglos.

Había razones para el escepticismo. Antes Tollense, evidencia directa de la violencia a gran escala en la edad de bronce era insuficiente, especialmente en esta región. Los registros históricos desde el Próximo Oriente y Grecia describen batallas épicas, pero pocos artefactos permanecían para corroborar estas cuentas jactanciosas. "Incluso en Egipto, a pesar de escuchar muchos cuentos de la guerra, nunca encontramos tal evidencia arqueológica sustancial de sus participantes y de las víctimas," dice Molloy de UCD.

En la Edad de Bronce Europa, incluso los relatos históricos de la guerra eran escasas, y todos los investigadores tuvieron que seguir eran las armas en enterramientos ceremoniales y un puñado de fosas comunes con evidencia inequívoca de la violencia, tales como organismos o puntas de flecha incrustadas en huesos decapitados. Antes de la década de 1990, "por mucho tiempo que no creen realmente en la guerra en la prehistoria", dice Hansen de DAI. Los objetos funerarios fueron explicados como objetos de prestigio o símbolos de poder en lugar de las armas reales. "La mayoría de la gente pensaba que la sociedad antigua era pacífica, y que los hombres la edad de bronce estaban preocupados con el comercio y así sucesivamente", dice Helle Vandkilde, arqueólogo de la Universidad de Aarhus en Dinamarca. "Muy pocos hablaron de la guerra."


Los arqueólogos han recuperado una gran cantidad de artefactos del campo de batalla.
Landesamt für Kultur und Denkmalpflege Mecklenburg-Vorpommern / Landesarchäologie / S. Suhr

Los 10.000 huesos en esta sala-lo que queda de Tollense de perdedores, cambió todo eso. Fueron encontrados en cachés densos: En un punto, 1478 huesos, entre ellos 20 cráneos, fueron empaquetados en un área de apenas 12 metros cuadrados. Los arqueólogos creen que los cuerpos desembarcados o fueron objeto de dumping en los estanques de poca profundidad, donde el movimiento del agua mezclada hasta los huesos de diferentes individuos. Al contar, singulares huesos cráneos y fémures específicos, por ejemplo, UG-antropólogos forenses Ute Brinker y Annemarie Schramm identificaron un mínimo de 130 individuos, casi todos ellos hombres, la mayoría entre las edades de 20 y 30 años.

El número indica la magnitud de la batalla. "Tenemos 130 personas, mínimo y cinco caballos. Y sólo nos hemos abierto a 450 metros cuadrados. Eso es el 10% de la capa de descubrimiento, a lo sumo, tal vez sólo el 3% o 4% ", dice Detlef Jantzen, arqueólogo en jefe de MVDHP. "Si excavamos toda la zona, podríamos tener 750 personas. Eso es increíble para la edad de bronce. "En lo que admiten están de vuelta-de-la-envolvente estimaciones, él y Terberger argumentan que si uno de cada cinco de los participantes de la batalla murió y la izquierda en el campo de batalla, que podría significar casi 4.000 guerreros tomaron parte en la lucha.

Brinker, el antropólogo forense encargado de analizar los restos, según la composición de la humedad y química del suelo del valle de los huesos Tollense conserva casi a la perfección. "Podemos reconstruir exactamente lo que sucedió," dice ella, recogiendo una costilla con dos cortes pequeños, en forma de V en un borde. "Estas marcas de corte en el programa costilla que fue apuñalado dos veces en el mismo lugar. Tenemos una gran cantidad de ellos, a menudo múltiples marcas en la misma costilla ".

El escaneo de los huesos utilizando la tomografía computerizada microscópica en un instituto de ciencia de los materiales en Berlín y la Universidad de Rostock ha producido imágenes detalladas en 3D de estas lesiones. Ahora, los arqueólogos están identificando las armas responsables, haciendo coincidir las imágenes para las exploraciones de las armas encontradas en Tollense o en fosas contemporáneos en otras partes de Europa. agujeros en forma de diamante en los huesos, por ejemplo, que coincida con la forma distintiva de puntas de flecha de bronce que se encuentran en el campo de batalla. (Artefactos de bronce se encuentran más a menudo que el pedernal en Tollense, tal vez porque los detectores de metales fueron utilizados para peinar montones de escombros en busca de artefactos.)


Flecha en el cerebro
Una flecha de bronce penetró este cráneo, que llega al cerebro.
V. Minkus para el Proyecto de Investigación Tollense Valle

Las gammagrafías óseas también han agudizado la imagen de cómo se desarrolló la batalla, dice Terberger. En los rayos X, el hueso del brazo con una punta de flecha incrustada, el que provocó el descubrimiento del campo de batalla, parecía mostrar signos de curación. En un artículo de 2011 en la Antigüedad, el equipo sugirió que el hombre sufrió una herida temprano en la batalla, pero fue capaz de luchar durante días o semanas antes de morir, lo que podría significar que el conflicto no había un solo choque, pero una serie de escaramuzas que se prolongó durante varias semanas.

La inspección microscópica de la herida contó una historia diferente: Lo que inicialmente parecía curación un revestimiento opaco alrededor de la punta de flecha en una radiografía de rayos-era, de hecho, una capa de hueso destrozado, comprimido por un solo impacto que probablemente fue fatal. "Que vamos a revisar la idea de que esto tuvo lugar en cuestión de semanas," dice Terberger. Hasta el momento no hay cuerpos muestran las heridas curadas, por lo que es probable que la batalla ocurrió en sólo un día, o unos pocos, como máximo. "Si estamos tratando con un único evento en lugar de escaramuzas durante varias semanas, tiene un gran impacto en nuestra interpretación de la escala del conflicto."

En el último año, un equipo de ingenieros de Hamburgo ha utilizado técnicas desarrolladas para modelar tensiones en piezas de aviones para entender los tipos de golpes a los soldados sufrieron. Por ejemplo, los arqueólogos en un primer momento pensaron que un luchador cuya fémur se había roto cerca de la articulación de la cadera debe haber caído de un caballo. La lesión se parecía a los que resultan hoy de un accidente de motocicleta o accidente ecuestre.

Pero el modelado contó una historia diferente. Melanie Schwinning y Hella Harten-Buga, Universidad de Hamburgo arqueólogos e ingenieros, se tuvieron en cuenta las propiedades físicas de los huesos y las armas la edad de bronce, junto con ejemplos de lesiones de caballo cae. Un arqueólogo experimental también se sumergió puntas de pedernal y bronce recreados en cerdos muertos y registró el daño.

Schwinning y Harten-Buga dicen una punta de lanza de bronce golpear el hueso en un ángulo descendente agudo habría sido capaz de acuñar el fémur aparte, el agrietamiento por la mitad como un tronco. "Cuando modelamos, se ve mucho más como un arma de mano de una caída de caballo", dice Schwinning. "Podríamos incluso volver a crear la fuerza que habría tomado, en realidad no es mucho." Ellos estiman que un hombre de contextura normal conducir la lanza con su peso corporal habría sido suficiente.

¿Por qué los hombres se reunieron en este lugar para luchar y morir es otro misterio que la evidencia arqueológica está ayudando a desentrañar. El Valle Tollense aquí es estrecho, a sólo 50 metros de ancho en algunos puntos. Partes son pantanosas, mientras que otros ofrecen una base firme y sólida base. El lugar puede haber sido una especie de cuello de botella para los viajeros que viajaban por la llanura del norte de Europa.

En 2013, las encuestas geomagnéticas revelaron evidencia de un puente de 120 metros de largo o calzada que se extiende por el valle. Excavado en dos temporadas de excavación, la estructura sumergida resultó estar hecha de postes de madera y piedra. La datación por radiocarbono demostró que aunque gran parte de la estructura son anteriores a la batalla por más de 500 años, partes de ella pueden haber sido construidos o restaurados en la época de la batalla, lo que sugiere la calzada podría haber estado en uso continuo durante siglos, un conocido punto de referencia.

"El cruce jugó un papel importante en el conflicto. Tal vez un grupo trató de cruzar y el otro los empujó hacia atrás ", dice Terberger. "El conflicto comenzó allí y se convirtió en la lucha contra lo largo del río."


río Tollense
Meandros pacíficos de hoy del río Tollense vez eran el sitio de la lucha amarga.
Landesamt für Kultur und Denkmalpflege Mecklenburg-Vorpommern / Landesarchäologie / F. Ruchöft

En la secuela, los vencedores puede haber despojado objetos de valor de los organismos que pudieran llegar, y luego arrojó los cadáveres en aguas poco profundas, que les protegía de los carnívoros y aves. Los huesos carecen de las marcas de roer y arrastrando normalmente dejados por estos carroñeros.

En otros lugares, el equipo encontró humano y el caballo permanece enterrado a un metro o dos inferiores, sobre el lecho del río, donde la edad de bronce podría haber sido. Mezclado con estos restos fueron llevados probable anillos de oro en el pelo, anillos en espiral de estaño tal vez usados ​​en los dedos, y la pequeña de bronce espirales probable utilizan como decoraciones. Estos muertos debe haber caído o ha sido objeto de dumping en las partes más profundas del río, que se hunden rápidamente a la parte inferior, donde sus objetos de valor estaban fuera de las garras de los saqueadores.

En el momento de la batalla, el norte de Europa parece haber sido desprovista de ciudades o incluso pequeños pueblos. Por lo que los arqueólogos pueden decir, la gente aquí se conectaron sin apretar culturalmente a Escandinavia y vivían con sus familias extendidas en granjas individuales, con una densidad de población de menos de cinco personas por kilómetro cuadrado. El gran asentamiento más cercano conocido en todo este tiempo es más de 350 kilómetros al sureste, en Watenstedt. Es un paisaje no era muy diferente partes agrarias de la Europa de hoy, sólo que sin carreteras, teléfonos, o la radio.

Y, sin embargo trazadores químicos en los restos sugieren que la mayoría de los guerreros Tollense vinieron de cientos de kilómetros de distancia. Los isótopos en los dientes reflejan aquellos en los alimentos y el agua que ingieren durante la infancia, lo que a su vez espejo de la geología, un marcador de la rodea donde creció. Retirado de la Universidad de Wisconsin, Madison, arqueólogo Doug Price analizó estroncio, oxígeno y carbono en los isótopos 20 dientes de Tollense. Sólo algunos valores típicos de la llanura del norte de Europa, que se extiende desde Holanda a Polonia mostraron. Los otros dientes vinieron de más lejos, aunque el precio aún no se puede precisar con exactitud dónde. "El rango de valores de los isótopos es muy grande", dice. "Podemos hacer un buen argumento de que los muertos vino de una gran cantidad de diferentes lugares."

Más pistas provienen de los isótopos de un elemento, el nitrógeno, los cuales reflejan la dieta. isótopos de nitrógeno en los dientes de algunos de los hombres sugieren que comían una dieta rica en mijo, un cultivo más común en el momento en el sur de Europa del Norte.

No eran agricultores-soldados que salieron cada pocos años para pelea. Estos son luchadores profesionales.
Thomas Terberger, arqueóloga del Servicio Estatal de Baja Sajonia para el patrimonio cultural
El ADN antiguo potencialmente podría revelar mucho más: en comparación con otras muestras de la edad de bronce de toda Europa en este momento, podría apuntar a los países de origen de los guerreros, así como rasgos tales como color de ojos y cabello. El análisis genético está apenas comenzando, pero hasta ahora es compatible con la noción de orígenes remotos. ADN de los dientes sugiere algunos guerreros están relacionados con modernos europeos del sur y otros para las personas que viven en la actual Polonia y Escandinavia. "Esto no es un montón de idiotas locales", dice el genetista de la Universidad de Mainz Joachim Burger. "Es una población muy diversa."

Como Universidad de Aarhus de Vandkilde lo expresa así: "Es un ejército como el que se describe en la épica de Homero, formado por bandas de guerra más pequeños que se reunieron para despedir Troya" -un evento pensado para haber pasado menos de 100 años después, en 1184 B.C.E. Eso sugiere una organización social de forma inesperada generalizada, dice Jantzen. "Para organizar una batalla como esta sobre enormes distancias y reunir a todas estas personas en un solo lugar fue un gran logro", dice.

Hasta ahora el equipo ha publicado sólo un puñado de artículos revisados ​​por pares. Con las excavaciones se detuvieron, en espera de más fondos, que están escribiendo hasta ahora publicaciones. Pero los arqueólogos familiarizados con el proyecto dicen que las consecuencias son dramáticas. Tollense podría forzar una re-evaluación de todo el periodo en el área desde el Báltico hasta el Mediterráneo, dice el arqueólogo Kristian Kristiansen de la Universidad de Gotemburgo en Suecia. "Esto abre la puerta a una gran cantidad de nuevas pruebas para la forma en que se organizan las sociedades la edad de bronce", dice.

Por ejemplo, una fuerte evidencia sugiere que esta no era la primera batalla por estos hombres. Veintisiete por ciento de los esqueletos muestran signos de traumatismos curados de peleas anteriores, incluyendo tres cráneos con fracturas curadas. "Es difícil saber la razón de las lesiones, pero éstos no se parece a los jóvenes agricultores típicos," dice Jantzen.

Este cráneo descubierto en el Valle Tollense muestra una clara evidencia de un fuerte traumatismo, tal vez de un club.
Landesamt für Kultur und Denkmalpflege Mecklenburg-Vorpommern / Landesarchäologie / D. Jantzen

El armamento de metal estandarizado y los restos de los caballos, que fueron encontrados mezclados con los huesos humanos en un solo lugar, sugieren que al menos algunos de los combatientes estaban bien equipados y bien entrenados. "No eran agricultores-soldados que salieron cada pocos años a la pelea", dice Terberger. "Estos son luchadores profesionales."

chalecos antibalas y escudos surgieron en el norte de Europa en los siglos inmediatamente antes del conflicto Tollense y pueden haber requerido una clase guerrera. "Si luchas con chalecos antibalas y casco y coraza, necesita entrenamiento diario o no se puede mover", dice Hansen. Es por eso que, por ejemplo, el bíblico David-pastor-negado a ponerse un traje de armadura y casco de bronce antes de luchar contra Goliat. "Este tipo de entrenamiento es el comienzo de un grupo especializado de guerreros", dice Hansen. En Tollense, estos guerreros a caballo, bronce en mano, podría haber sido una especie de clase de oficiales, que preside gruñidos que llevan las armas más simples.

Pero ¿por qué tanta fuerza militar convergen en un estrecho valle del río en el norte de Alemania? Kristiansen dice este período parece haber sido una época de agitación significativa desde el Mediterráneo hasta el Mar Báltico. En Grecia, la civilización micénica se derrumbó sofisticada en la época de la batalla Tollense; en Egipto, los faraones se jactaban de superar a los "pueblos del mar", merodeadores de tierras lejanas que derrocaron el hititas vecina. Y no mucho después Tollense, las granjas dispersas del norte de Europa dio paso a los asentamientos concentrados, fortificadas, una vez vista única hacia el sur. "Alrededor del año 1200 B.C.E. hay un cambio radical en las sociedades y culturas de dirección se dirigen ", dice Vandkilde. "Tollense encaja en un período en que hemos aumentado la guerra en todas partes."

Tollense se ve como un primer paso hacia una forma de vida que está todavía con nosotros. A partir de la escala y la brutalidad de la batalla por la presencia de una clase guerrero empuñando armas sofisticadas, los acontecimientos de ese día de hace mucho tiempo están vinculados a los conflictos más conocidos y recientes. "Podría ser la primera evidencia de un punto de inflexión en la organización social y la guerra en Europa," dice Vandkilde.