Mostrando entradas con la etiqueta Guerra Fría. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Guerra Fría. Mostrar todas las entradas

sábado, 6 de mayo de 2017

Conflictos americanos: La invasión a Granada, 1983 (Parte 3)


Granada, 1983: Operación "Urgent Fury" 
Parte 3/3
Por Tom Cooper, con detalles adicionales por Dr. Sanjay Badri-Maharaj 



El CH-53, probablemente pertenecientes a la HMM-261, consideradas en conjunto con varios de los infantes de marina JTF-120. El Sea Stallion demostró su valor más allá de cualquier duda durante la Operación Furia Urgente, transportar cargas pesadas de EE.UU. desde buques anfibios de la Armada. 


Buscando rehenes americanos 
A pesar de muchos contratiempos, la operación de asegurar y evacuar a los civiles de EE.UU. fue un éxito: un campus fue evacuado con éxito asegurado y ya en el primer día de la guerra, y de Grand Anse, siguió el 26. La mayoría de los civiles fueron trasladados por helicópteros CH-46 a bordo del USS Guam. Otros fueron evacuados del Campus de True Blue de Point Salines, desde donde fueron trasladados directamente a los EE.UU. a bordo de aviones de transporte. Todo esto se llevó a cabo sin una sola baja a pesar de la constante amenaza de francotiradores cubanos y granadenses. 

El 27 de octubre, los elementos de la 82ª División - varias veces con el apoyo de A-7Es desde el USS Independence - continuaron su avance hacia el norte. Algunos problemas en la coordinación de los ataques aéreos fueron encontrados, y en un caso, un Corsair de la USN atacó posiciones del Ejército de EE.UU., hiriendo a 16 soldados. Sin embargo, otros ataques fueron muy eficaces, y bajo la presión de la resistencia cubana casi cesado, mientras que la APR grandemente se vino abajo. Al mediodía del 27 de octubre, la situación de las tropas de EE.UU. en Granada fue por lo tanto poco sorprendente: la población local era muy amable, la mayoría de los ciudadanos de los EE.UU. se han recuperado de forma segura y en marcha de nuevo a los EE.UU., y el enemigo se retrocede o se había rendido. Sin embargo, una tarea que queda por hacer: el ataque contra la fortaleza cubana pasado, cerca de Calvigny. 

Sin ninguna necesidad aparente, esta operación fue preparada en una punta y - otra vez - sin el reconocimiento adecuado. Toda una compañía de Rangers se puso en ocho UH-60AS de la 82 División Aerotransportada y enviado por el camino. 

Los Black Hawks alcanzaron su objetivo en torno a 16:45 horas, justo después de otro ataque feroz emitido por la A-7Es del USS Independence, e incluso algunos bombardeos navales por 127 cañones de los destructores de EE.UU.. El UH-60AS llegó a la meta en una formación de dos columnas, y los dos primeros aterrizó sin ningún problema. Como el helicóptero tercero y cuarto entró, uno fue golpeado en el rotor y se estrelló - de sólo unos pocos metros sobre la tierra - en el número de Halcón Negro 2. Detrás del helicóptero estrellarse, Número 4 tratado de evadir, pero hizo un aterrizaje muy duro, lo que provocó la cola de romper. Después de que el guardabosques saltó, el piloto -, obviamente, no saber acerca de los graves daños a su helicóptero - un intento de despegue: el Halcón Negro volcó en la espalda y cayó sobre las tropas que aún estaban cerca, matando a tres personas y causando graves daños otros 12. A continuación, los helicópteros intentó despegar de nuevo hacia el USS Guam. La defensa de los cubanos 30 Calvigny todavía estaban en el área y disparar con fiereza: Además de causar la pérdida de dos helicópteros UH-60AS también muy dañada otra Halcón Negro y un solo IL-58: el UH-60A volvió a USS Guam con 45 hoyos en el fuselaje! 

Aparte de este caos, los otros tres UH-60AS aterrizó sin problemas, y las tropas asegurado el objetivo en tan sólo 15 minutos ... La tragedia de las operaciones de helicóptero cerca de Calvigny aún no había terminado, sin embargo. Una sola CH-53D se haya enviado desde USS Guam con un fin de recuperar los restos de la UH-60AS de Granada. Esta operación, sin embargo, terminó en otra derrota, ya que ambos restos tuvieron que ser liberados al mar y dados de baja, como la tripulación del CH-53D trató de torno y el transporte de vuelta a la compañía dos a la vez. 

Las tropas sobre el terreno fueron mientras tanto en una posición mucho mejor: los Rangers, los Marines, y los párrafos no se hicieron esperar para limpiar el resto de grupos de cubanos y las tropas de ARP: encontraron y liberaron a los demás alumnos, y luego capturado también la prisión de Richmond Hill . Antes del 29 de octubre, "Furia Urgente" fue - a todos los efectos - completó. 

Conclusiones 
Ya el 2 de noviembre, los marines de la MAU 22a fueron sacados de Granada y se embarcaron en sus naves con el fin de continuar el viaje a Líbano. Los Rangers siguió unos días más tarde, mientras las tropas de la 82 División Aerotransportada se mantuvo en la isla un poco más largo. El USS compañía Independencia grupo de batalla también continuó el viaje hasta el Mediterráneo, y sólo dos meses después de participar en los combates allí. Como todavía hay algunas preocupaciones acerca de una posible reacción de Cuba, el 30 de noviembre ocho F-15As del TFW 33a fueron enviados a Puerto Rico, mientras que varios A-10A de la 23a TFW desplegados en Bridgetown. 

Estas preocupaciones no fueron sin una buena razón: la fuerza aérea cubana MiG-23BN jugado un papel tangencial en la que sopla el conflicto fuera de toda lógica importancia a los ojos de EE.UU.. Había un riesgo real de que, puesta en escena a través de Punto aeródromo Salines, en Nicaragua, el MiG-23BN podría golpear los yacimientos petrolíferos de Trinidad y Venezuela. Ambos países tienen importantes reservas de petróleo, instalaciones e industrias asociadas: dada la dependencia de EE.UU. del petróleo de estas fuentes, así como las capacidades de preparación y lucha contra las defensas aéreas locales, esta amenaza es muy real. El venezolano de la Fuerza Aérea F-5 y Mirage podría no haber sido capaz de detener un ataque (de ahí la venta de aviones F-16 a Venezuela en 1981). Es cierto que Espejismos venezolano tomaría bastante tiempo para llegar en el centro, la cobertura de radar locales es aún hoy no del todo satisfactoria. Sin sorpresa, los venezolanos una gran inversión en acquizition de radares y misiles SAM Roland en la década de 1980. La situación en Trinidad fue peor: no las defensas aéreas, que sólo se componía de unas envejecimiento de armas Bofors L-40/60 que no probabyl trabajo. Sin importar que tan desmotivado a los pilotos cubanos fueron a la vez, el bombardeo completamente indefensa yacimientos petrolíferos en Trinidad hubiese sido un juego de niños. Además, había que llegar a eso, es muy posible que soviéticos y alemanes orientales podrían se han involucrado también - o por lo menos algunas especulaciones. 

De lo contrario, la operación "Furia Urgente" sigue siendo un ejemplo típico de las intervenciones de EE.UU. en casos similares, hasta hoy, incluso cuando se trata de las pérdidas: en menos de tres días de - a menudo amarga - lucha contra 19 militares de EE.UU. fueron asesinados y 116 heridos. Un gran porcentaje de estas víctimas fue sustatined en accidentes y deja de fuego fratricida. 

Por otro lado, los cubanos perdieron 25 muertos y 59 heridos, y mataron a la PRA 45 y mató a entre 350 y 410. Si bien las cifras de combatientes cubanos y ARP involucrados y también para sus víctimas aparecen "bajo", algunos de ellos - especialmente el Grenadese - luchaban ferozmente y los militares de EE.UU. no tenía una tarea fácil en su contra. De hecho, en contra de los informes habituales, específicas Grenadese se debe dar el crédito para la lucha contra las tropas de EE.UU., los cubanos realmente no quería hacerlo, entonces Granada no era Cuba. Ciertamente, "Furia Urgente" no era "la invasión de un campo de golf", como algunos afirman, sino un compromiso muy serio. 

Durante esta intervención, el Pentágono desplegó casi los mismos activos, como hicieron los británicos durante la Guerra de las Malvinas: mientras que el número de buques implicados era mucho más pequeño, el número de aviones y helicópteros desplegados - y el poder de fuego total - fueron considerablemente superiores a la de la británicos en 1982. Por lo menos tan importante fue el hecho de que las fuerzas de EE.UU. tuvo un tiempo de reacción mucho más corto. Esto no salió de la nada: la defensa de Cuba y Grenadese no eran tan fuerte ni tan bien armados como el argentino, pero eran sin duda un adversario muy serio, y había una necesidad de los americanos que darse prisa, debido al gran número de sus civiles en manos del enemigo. Además, siempre había una posibilidad de una intervención más grande de Cuba. 

La extensión total y los propósitos de la participación cubana en Granada, sin embargo, se dio a conocer sólo después de que tropas de EE.UU. capturaron la sede local y la mayoría de los cubanos y soviéticos "instructores": la isla ya se utilizó como base para la formación de los diferentes países de América Latina terroristas, y hubo también importantes conexiones a diferentes países del Pacto de Varsovia. Esta revelación causó mucho daño a la influencia cubana en el área. 

Desde el punto de vista puramente militar, "Furia Urgente" se utilizó como prueba de los diferentes conceptos, tácticas y nuevos sistemas de armas (incluyendo la introducción de los helicópteros UH-60A y McDonnell Douglas cisterna KC-10A Extender en operaciones de combate) de los EE.UU. militar, que todavía se estaba recuperando del trauma de la guerra de Vietnam, y proporcionó una serie de lecciones muy valiosas para el futuro - que iban a ser utilizados durante las operaciones similares en o en contra de Libia, en 1986, Panamá, 1989, y Haití, en 1994, sino también durante la Segunda Guerra del Golfo Pérsico, en 1990-1991. De hecho, es la primera operación de gran escala de EE.UU. militares desde que el sistema de servicio militar profesional se introdujo, y la primera operación que contó con la participación especial de la nueva creación del Comando de Operaciones, "Furia Urgente" fue muy importante como una llamada de de atención para el conjunto militar de EE.UU.: su éxito fue una inyección de moral enorme después de la época siniestra post-Vietnam, y un ejemplo perfecto de la capacidad de EE.UU. de proyectar su poder en apoyo de la política nacional. 


Postdata 

El destino del An-2 y el An-26 capturados por tropas americanas en Point Salines fue establecido con la ayuda de una serie de fotos y un video gentilmente provisto por el coleccionista privado Mr. Sander Peeters. 


 
Este ex- Cubana Airlines An-2 capturado en Point Salines está realmente en una condición muy pobre. Los colores están deslucidosla mayor parte de su estructura esta perdida. Parte del serial puede leerse: "CN-L-12?4"... 

 
- el número de construcción permanece desconocido, sin embargo.... (Sander Peeters) 

 
Más de 15 años después de la intervención americana en Granada, los An-2 y An-26 de Cubana Airlines capturados en el aerodromo de Point Salines están aún ahí - siendo ahora un poco más que restos.... en la parte trasera de la pista de Point Salines puede ser visto - junto con vacas y cabras pastando! Ciertamente, el aeródromo no es fuertemente utilizado como lo fue durante la invasión americana de Octubre de 1983... (Sander Peeters) 

 
El ex-Cubana Airliners An-26 no solo esta fuertemente afectado por el clima.... 

 
- sino que también diversas partes de la aeronava se encuentran perdidas probablemntes tomadas por buscadores de souvenirs... (Sander Peeters) 

Fuentes & Bibliografía 

Extracto de mi propia investigación y contribuciones de Dr. Sanjay Badri-Maharaj, siguiendo estas fuentes: 

- GRENADA 1983, by Lee E. Russel & M. Albert Mendez (from Osprey Men-at-Arms Series No.159) Osprey Publishing Ltd., 1985, (ISBN: 0-85045-583-9) 

- Different articles in weekly "Der Spiegel", from 1983 and 1984. 

ACIG.org

jueves, 27 de abril de 2017

SGM: La red Gehlen (Parte 1)

La Red Gehlen 

(Primera Parte) 

«La esencia de los servicios secretos, aparte de la obligación de conocer el máximo de los hechos, consiste en saber discernir las tendencias históricas pasadas y prever su evolución futura.»
Reinhardt Gehlen
 


Reinhardt Gehlen 
 

Berna: Enero de 1972. Una lluvia helada me acoge al bajar del avión que me trae de París. Al dirigirme al centro de la capital helvética, intento imaginarme cómo va a desarrollarse mi entrevista con este hombre que, veintiocho años después de la caída del Reich, ha aceptado finalmente hablar... Retrocedo mentalmente en el tiempo. Pienso en ese notorio mes de Mayo de 1945. ¿Cuál fue la reacción de Erich Sauber, el hombre que vengo a ver, al enterarse de la muerte de su Führer y de la rendición de su país? ¿Qué va a revelarme sobre la desaparición de los fieles servidores del régimen nazi, sobre los falsos suicidas y sobre la caza de los criminales de guerra organizada por los aliados, sobre la «extraordinaria reconversión» de algunos de ellos? Es la primera vez que voy a encontrarme con Erich Sauber, este antiguo adjunto de Walter Schellenberg. 

Walter Schellenberg 
 
Estrechamente ligado a todos los contactos que se establecieron entre ciertos jefes nazis y los aliados durante los últimos meses de la guerra, Sauber participó especialmente en las primeras conversaciones con los servicios secretos suizos y, por medio de ellos, con el norteamericano Allen Welsh Dulles, por ese entonces, jefe de la O.S.S. (Office of Strategic Services - Oficina de Servicios Estratégicos), en Berna, Suiza. 

Allen Welsh Dulles 
 
Schellenberg, jefe de los servicios de contraespionaje del R.S.H.A. (Reichssicherheitshauptamt – Oficina Central de Seguridad del Reich), quería proteger sus relaciones con la Abwehr, servicio de contraespionaje que reportaba directamente al O.K.W. (Oberkommando der Wehrmacht - Estado Mayor de las Fuerzas Armadas), dirigido durante mucho tiempo por el almirante Wilhelm Walter Canaris. 

Almirante Canaris 
 
Erich Sauber ha sido, también, testigo de las horas críticas de la Abwehr y de la caída de Canaris. El sucesor de Canaris, después de la guerra, Reinhardt Gehlen, no le es desconocido. Se ha encontrado con él a menudo, mucho antes de que ocupara sus altas funciones para los aliados y para el gobierno de Bonn. Gehlen ha sido siempre un funcionario brillante y eficaz. Se mantenía a la sombra de Canaris y esperaba su suerte. El nombre de Gehlen aparece a menudo en la correspondencia que he intercambiado con Erich Sauber a lo largo de estos últimos meses. Sauber no me ha ocultado la fascinación que ejercía sobre él, en la época, el joven coronel. Su testimonio es uno de los más sinceros y también de los más sorprendentes que he oído, durante esta encuesta, sobre una de las redes de inteligencia nazi: la Red Gehlen. 
Erich Sauber empieza su narración. Habla muy lentamente, sopesando cada palabra. Intenta acordarse con exactitud de lo que pasó hace casi treinta años. «Hace tanto tiempo», me dice a lo largo de la conversación. Le pregunto si conocía bien a Reinhardt Gehlen. –Si usted quiere decir con eso: «¿Era usted amigo de Gehlen?», puedo contestarle sin vacilar: no. Y nadie, que yo sepa, en mi medio de contraespionaje, puede enorgullecerse de haberlo sido. Era muy frío. Las relaciones con él se limitaban a las cuestiones estrictas del servicio. Me intimidaba mucho y estaba deslumbrado por su brillante capacidad de síntesis. Con él ningún problema era insuperable. En esa época yo trabajaba en el fichero central del Amt VI (seguridad exterior) del R.S.H.A. Gehlen dependía de la Abwehr, es decir, de los servicios de información del estado mayor general. Por eso estaba directamente a las órdenes del almirante Canaris. Las tensiones entre el R.S.H.A. y la Abwehr, entre Canaris y Himmler, creaban una competencia cerrada entre los agentes de ambas organizaciones. Himmler se volvía loco de rabia cada vez que la Abwehr lograba una operación exitosa. El habría deseado que los dos servicios se fusionaran y se pusieran bajo su dirección, ¡por supuesto! Nos prohibía todo contacto con los colaboradores de Canaris. Yo tenía algunos amigos que trabajaban en la Abwehr. Me acuerdo de una historia que estuvo a punto de provocar mi traslado al frente ruso. Conocía desde hacía tiempo a un oficial superior de la Abwehr. Una noche nos reunimos en un restaurante berlinés para cenar. De repente, reconocí en una mesa vecina a uno de los «soplones» de Heydrich, el teniente de Himmler. Dos días más tarde fui convocado al despacho del Reichsführer. Recorría la habitación completamente encolerizado. ¡Me hizo sufrir un interrogatorio en regla sobre mis relaciones con este oficial y terminó acusándome de develar secretos del servicio! Le cito este ejemplo para demostrarle hasta qué punto eran tensas las relaciones entre los dos servicios. En 1944, después del atentado del 20 de Julio contra Hitler, Himmler, con razón o sin ella, pensó que podría sacar partido de la situación. El almirante Canaris fue, de este modo, una de las víctimas de la gran purga que diezmó al estado mayor alemán, fue incluso acusado falsamente de colaboración con el enemigo. Ya sabe usted lo que le ocurrió a Canaris. Después de su destitución, su servicio fue reorganizado y más tarde integrado al R.S.H.A. Himmler triunfaba. Mi despacho, el Amt VI, absorbió al servicio de información de la Abwehr. Entonces veía más a menudo a Reinhardt Gehlen. Tenía cuarenta y dos años. Era coronel responsable del F.H.O (Fremde Heere Ost – Armadas Extranjeras del Este), el servicio de espionaje y contraespionaje dirigido contra la Unión Soviética- 
-A partir del momento en que la derrota de Alemania parecía inminente, la actitud de Gehlen debió cambiar sin duda- le pregunto. 

Reinhardt Gehlen 
 
-Gehlen había previsto indudablemente esta eventualidad –responde Erich Sauber-. Gehlen había sido siempre de un anticomunismo virulento. Todas sus acciones contra la Unión Soviética eran cuidadosamente preparadas. Daba siempre la impresión de que estaba saldando una antigua cuenta con los rusos. El odio de Gehlen contra este régimen era muy profundo. Un día me confió que estaba convencido de que íbamos a perder la guerra. Me sorprendió mucho que Gehlen me participara su pesimismo de esta manera. «Estoy al corriente de todos los trámites iniciados por nuestros dirigentes para salvar el pellejo –insistió Gehlen-. ¿Por qué el Reichsführer S.S. Himmler se ve tan a menudo con el conde Bernadotte? ¿Sabe usted que Kaltenbrunner se sirve del Sturmbannführer Wilhem Höttl como mediador con los norteamericanos, y que nuestro Reichsmarschall Hermann Goering busca el modo de entrar en contacto con los ingleses? No creo decirle nada nuevo, ¿no es verdad Sauber? Usted es sin duda una de las personas mejor informadas dentro de este servicio. Y usted ha participado de conversaciones con los suizos con conocimiento y por indicación de Schellenberg». Gehlen no ignoraba nada de las tentativas hechas por nuestros dirigentes para ponerse en contacto con los norteamericanos y los ingleses. Me pregunto cómo podía estar tan bien informado de todos estos tratos secretos. Yo no había hablado a nadie de mi misión y estaba seguro que Schellenberg tampoco. A finales de Febrero –continúa Sauber- Gehlen había enviado al teniente coronel Gerhard Wessel, que en aquella época era responsable de una de las secciones del F.H.O., a Bad Reichenhall con una parte de los archivos. Había instalado allí un despacho que fue incluso adherido al cuartel general del grupo de ejércitos del Sur. Supongo que los documentos importantes no se encontraban en Bad Reichenhall, pero este despacho era una buena tapadera. Así Gehlen tenía las manos libres para poder esconder sus expedientes en otra parte- 

Bad Reichenhall 
 
Sauber se detiene unos instantes; después me confía las confidencias que le ha hecho Gehlen sobre la manera como él preveía la posguerra. 
-A partir del mes de Abril –continúa Sauber-, nuestros servicios estaban completamente desorganizados. Las órdenes y contraórdenes se sucedían a un ritmo infernal. La última vez que he visto a Gehlen fue durante la primera semana de Abril: «Dentro de poco seremos detenidos por los aliados –me dijo-. ¿Ha pensado ya usted en lo que puede ocurrirnos entonces, Sauber? Yo, sí. Quiero una rendición honorable y tengo un instrumento formidable que ofrecerles. Es absolutamente necesario que me entregue a los americanos. Tengo un plan dispuesto para la posguerra. Sauber, si tiene problemas con los aliados, piense en mí. Quizá podría ayudarle». –No sabía bien lo que quería decir. ¿Cuál era este plan? El instrumento era evidentemente su servicio de información sobre la U.R.S.S. y comprendía que esto pudiera interesar enormemente a los norteamericanos. ¿Pero esto era lo que él llamaba una «rendición honorable»? ¡Vender sus servicios a los norteamericanos! Sobre todo no veía de qué modo podría ayudarme. Antes de salir de mi despacho dijo: «Intente de todos modos evitar a los rusos, Sauber. ¡Podría arriesgarme a no volver a verle!» Tres días después supe que Gehlen había sido relevado del mando del F.H.O. y había sido jubilado. Era el 10 de Abril- 
En realidad, el viejo corso que es Reinhardt Gehlen no ha esperado al 10 de Abril para comenzar su plan de repliegue. «Lo más tarde a mediados de 1944 –refiere el historiador alemán Jürgen Thorwald-, Gehlen ha comenzado a reunir los informes, actas, estudios y archivos sobre la Unión Soviética en sus expedientes particulares y a ocultarlos en distintos lugares de los Alpes bávaros. De este modo, los archivos del servicio F.H.O. no pueden ser destruidos nunca». El 4 de Abril de 1945 tiene lugar en Bad Elster, en Sajonia, la última puesta a punto entre Gehlen y dos de sus ayudantes, Wessel y Baun. 

Bad Elster 
 
 
La cita ha sido concertada en el Kurhous Hotel. Los tres hombres se registran con nombres falsos. Las bases de la futura organización alemana de espionaje se van a establecer en una modesta habitación de hotel. De este modo, Wessel se encargará, junto con Gehlen, de asegurar el personal y los archivos del F.H.O. en la Alpenfestung (la Fortaleza Alpina). 

Alpenfestung 
 
Allí esperarán la llegada de los norteamericanos. Baun debe continuar ocupándose de los grupos Walli (nombre en código de los oficiales de información encargados de la «recuperación» de los prisioneros rusos y de la instalación de antenas de radio en la U.R.S.S., cuyos operadores eran desertores de la armada soviética), que él había dirigido sucesivamente para la Abwehr y para el R.S.H.A. Baun propone a Gehlen cortar temporalmente el contacto con los hombres de la armada Vlassov (general de la armada soviética, hecho prisionero por los alemanes en Mayo de 1942), que trabajaban en Moscú y en los estados mayores militares soviéticos. Gehlen le pide dar las órdenes para que todos los agentes diseminados en Silesia y entre el Oder y el Elba recorran los Alpes bávaros. En los días siguientes a esta conferencia secreta, reina una intensa actividad en los servicios de Gehlen. Se queman toneladas de papel, todos los documentos importantes son pasados a microfilmes en triple ejemplar y después colocados en cajas de hierro. Una de las series es enviada a Naumburgo en Turingia, y ocultada en casa de unos amigos de la familia Gehlen. Wessel vuelve a su despacho en Bad Reichenhall y Baun se instala en Baden. El 10 de Abril, el jefe del servicio F.H.O. dicta las últimas instrucciones a sus subordinados. Algunos reciben simplemente la orden de rendirse en el frente Oeste y de hacerse tranquilamente prisioneros de los americanos. A sus colaboradores más próximos les recomienda no decir nada, una vez hechos prisioneros. Al mismo tiempo, el servicio se valía de una particular «hecatombe». Comunicaciones de «fallecimientos» legan a los domicilios de algunos agentes de Gehlen, anunciando a sus familias que han muerto «por el Führer, el pueblo y la patria». Un complejo sistema de pistas es puesto a punto por Gehlen para poder tomar contacto con sus colaboradores prisioneros o «muertos». Establece un código especial de palabras y mensajes cifrados. Wessel se convierte en «W», Gehlen ofrece una «X», a Baun se le denomina «Y». Termina así la ejecución de la primera fase de su plan. 
Se trata ahora de salvaguardar al estado mayor del F.H.O., los archivos y a su propio jefe. Desde hace varias semanas, Gehlen ha escogido su lugar de refugio. En un principio, ha pensado que llegar al reducto alpino sería empeorar las cosas. Pero se ha dado cuenta en seguida de que la campaña de intoxicación llevada a cabo por los servicios de propaganda de Goebbels y el R.S.H.A., iba a ayudarle considerablemente. Porque, al hacer pasar el reducto alpino por una fortaleza inexpugnable, Goebbels va a transformar la estrategia militar norteamericana. Esta falsa noticia es, además, confirmada por los rusos, que piensan de este modo desviar de Berlín a las fuerzas norteamericanas. Estas van a dar máxima prioridad al reducto alpino. De este modo, Gehlen, al refugiarse en esta región, tiene garantizado el caer en sus manos. Todo el estado mayor del F.H.O. inicia entonces el largo trayecto que debe llevarle al refugio secreto. Para más seguridad, los oficiales se dividen en tres grupos y deciden llegar separadamente a la Alpenfestung. Gehlen y su familia forman parte del primer grupo y llevan con ellos los archivos que han ido a buscar a Naumburgo. El viaje se efectúa en condiciones deplorables: las carreteras están sobrecargadas de convoyes militares y de columnas de refugiados que huyen ante el avance del Ejército Rojo, y los bombardeos son continuos. El grupo, de hecho, corre un peligro muchos más grave, el de ser detenido por las patrullas S.S. En efecto, unos días antes, Hitler ha nombrado al almirante Doenitz como comandante en jefe de la zona norte, y ha ordenado a todos los oficiales que abandonan Berlín que se dirijan con sus hombres a Flensburg, donde se encuentra el cuartel general de Doenitz. Esta orden se aplica, naturalmente, también al estado mayor del F.H.O. Si Gehlen y sus hombres son detenidos en la carretera que lleva al Sur, les será difícil dar una explicación aceptable, y se arriesgan a ser fusilados por deserción. 
«En las orillas del Lena –refiere Gehlen en sus Memorias- dos camiones escaparon milagrosamente a una incursión aérea y más tarde, por la noche, fueron detenidos en Hof por elementos de las S.S., que los obligaron a entrar en un caserón: los S.S. deseaban examinar sus documentos. Este incidente exponía a los hombres a un peligro más grande que los bombardeos. Afortunadamente, los dos conductores, de los cuales uno era hijo de mi colaborador el mayor Baun, encontraron una verja sin el cerrojo por la que ellos pudieron escapar con los vehículos. Dejaron a mi familia en casa de unos amigos cerca de Cham y siguieron su camino hacia el Sur, hasta Bad Reichenhall, donde estaba replegado la mayor parte de mi servicio». 
Aquí, Wessel y algunos de sus oficiales se dispusieron a ayudar a Gehlen a ocultar las cajas. Decide distribuirlas en tres partes: una es depositada en Reit-in-Winkel, al sur del lago Chiem; la segunda en Wildermohalm, cerca de Kufstein; y la última se oculta en las montañas junto al pequeño pueblo de Valepp. Se da la orden de dispersión a Miesbach. Es preciso evitar a toda costa llamar la atención, porque Miesbach y sus alrededores, están llenos de oficiales nazis y S.S. Gehlen juzga preferible no permanecer personalmente en este lugar. Da la orden a treinta y ocho de sus oficiales de buscar un alojamiento cerca de ella y esperar su aviso. Sus hombres se dispersan por los pueblos vecinos: Achliersee, Fischhausen y Losefsthal. 
 
Acompañado de nueve de sus más fieles colaboradores, entre los que se encuentran tres jóvenes secretarias, Gehlen abandona Miesbach con los documentos ultrasecretos del F.H.O. Todos los hombres van vestidos como auténticos montañeses. Las cajas son llevadas en carretillas a lo largo de los senderos forestales. El ascenso les lleva varias horas. Finalmente, a la salida del bosque, llegan ante una gran explanada de nieve. En medio de una pendiente poco acentuada, Gehlen y sus compañeros descubren un pequeño chalet. El paraje lleva un nombre siniestro: Elendsalm, el «Pasto de la Miseria». Al anochecer, los hombres entierran profundamente las cajas en el límite del bosque. Gehlen está satisfecho. Tiene en su poder documentos de tal importancia que puede enfrentarse tranquilamente con el porvenir. 
«Para el éxito de nuestro plan –dice Gehlen en sus Memorias- era indispensable no dejarnos atrapar demasiado pronto. Una parte de nuestro grupo se iba todas las mañanas, al amanecer, a lo alto de la montaña, mientras que las tres chicas y dos de mis oficiales heridos se quedaban abajo resguardando el chalet. Escalábamos generalmente hasta la cresta del Auer y montábamos allí la tienda, en terreno cubierto parcialmente por los árboles. Pasábamos la jornada contemplando el paisaje y observando los primeros signos de vegetación que surgían poco a poco de la nieve. Al atardecer bajábamos y, antes de llegar al refugio, nos asegurábamos que nuestros compañeros habían colgado el mantel en un alambre para indicarnos que no había peligro». Gehlen teme mucho más las acciones de los grupos S.S. que a las tropas regulares aliadas. El 28 de Abril escucha por la radio que el Ejército Rojo ha entrado en Berlín. Al día siguiente se entera por uno de sus oficiales de reserva, Weck, que los americanos están en Munich y que han abierto las puertas del campo de concentración de Dachau. El 1º de Mayo la radio anuncia la muerte del Führer. Gehlen está cada vez más nervioso. Los S.S. rondan las montañas. «Weck no había permanecido inactivo –cuenta-. Gracias al Servicio de Aguas y Bosques de la región, había conseguido la llave de un refugio casi inaccesible, cerca de la cumbre del Maroldschneid. 

 


Era la tercera semana de Mayo. Consideré que había llegado el momento de pasar a la acción, de bajar al valle y de entregarse a la unidad americana más próxima. Los padres de uno de mis colaboradores, el mayor Schoeller, vivían en Fischausen, a orillas del Schliersee. Nos propuso pasar en su casa las vacaciones de Semana Santa, antes de entregarnos a los norteamericanos. No queríamos ser capturados: deseábamos entregarnos voluntariamente, y esto es lo que hicimos». 
En la mañana del 19 de Mayo, Gehlen y cuatro de sus oficiales bajan al valle. El día anterior, por la noche, han descosido las insignias de su graduación, se han quitado sus pantalones con franjas rojas –distintivo exclusivo de los oficiales del estado mayor general- y se han vestido con uniformes ordinarios de combate, de tal forma que ya no se distinguen de los miembros del ejército alemán que se repliegan hacia el Este. Tres días más tarde se entregan a los americanos. En una Alemania en plena derrota, Gehlen, con un orden perfecto, ha llevado a cabo su plan hasta el final. 
Reinhardt Gehlen ha dejado una parte de su equipo en el «Pasto de la Miseria» para recibir los mensajes de radio de los otros miembros del servicio. Ahora que su jefe ya no está con ellos, la vigilancia alrededor del chalet puede relajarse. Los oficiales del F.H.O. no desconfían de los montañeses, y menos aún de los pastores que ven pasar de vez en cuando. Uno de ellos, sin embargo, va a denunciarles. Rudi Kreidl sospecha mucho, en efecto, de esos hombres que le han dicho un día que son investigadores científicos. Los ha visto enterrar uniformes e insignias nazis. No le gustan nada los nazis. Mutilado de guerra, no perdona a Hitler el haber llevado a Alemania a un conflicto tan largo y tan mortífero. 

martes, 21 de marzo de 2017

Accidente nuclear: El incidente oculto de Semipalatinsk en la URSS

Revelado: El encubrimiento soviético de las consecuencias nucleares que fueron peores que Chernobyl


Centro de pruebas nucleares de Semipalatinsk en Kazajstán
Alain Nogues / Getty

Por Fred Pearce - The New Scientist

Fue un desastre nuclear cuatro veces peor que Chernobyl en cuanto al número de casos de enfermedad por radiación aguda, pero la complicidad de Moscú para encubrir sus efectos sobre la salud de las personas ha permanecido en secreto hasta ahora.

Sabíamos que en agosto de 1956, las consecuencias de una prueba soviética de armas nucleares en Semipalatinsk, en Kazajstán, engullieron la ciudad industrial kazaja de Ust-Kamenogorsk y pusieron a más de 600 personas en el hospital con enfermedades por radiación, pero los detalles han sido incompletos.

Después de ver un informe recién descubierto, New Scientist puede ahora revelar que una expedición científica de Moscú después del desastre ocultado descubrió contaminación radioactiva generalizada y enfermedades por radiación a través de las estepas de Kazajstán.

Los científicos luego rastrearon las consecuencias como pruebas de la bomba nuclear continuó - sin decir a las personas afectadas o el mundo exterior.

El informe de científicos del Instituto de Biofísica de Moscú fue encontrado en el archivo del Instituto de Medicina de Radiación y Ecología (IRME) en Semey, Kazajstán. "Durante muchos años, esto ha sido un secreto", dice el director del instituto, Kazbek Apsalikov, quien encontró el informe y lo pasó a New Scientist.

Más pruebas de bombas nucleares se llevaron a cabo en Semipalatinsk que en cualquier otro lugar del mundo durante los años 1950 y principios de 1960. Periodistas occidentales han informado desde el desmembramiento de la Unión Soviética sobre los aparentes efectos sobre la salud de los pobladores a favor del viento de las pruebas. Y algunos estudios recientes han estimado las dosis de radiación utilizando proxies como la radiactividad en el esmalte de los dientes.

El informe recientemente revelado, que describe "los resultados de un estudio radiológico de la región de Semipalatinsk" y está marcado como "top secret", muestra por primera vez cuánto sabían los científicos soviéticos en ese momento sobre el desastre de salud humana y el alcance de El encubrimiento.

Detalla cómo los investigadores de Moscú en tres expediciones a Ust-Kamenogorsk encontraron la contaminación radiactiva extensa y persistente del suelo y de la comida allí y a través de las ciudades y de las aldeas de Kazakhstan del este.

En el camino de las nubes

A mediados de septiembre de 1956, un mes después de la caída de la nube, las tasas de dosis en Ust-Kamenogorsk eran todavía de hasta 1,6 millirems por hora, cien veces lo que el informe considera la "tasa permisible", y lo que se recomienda como seguro por el Comisión Internacional de Protección Radiológica.

El mes siguiente, la expedición se trasladó a un número de aldeas. "Cerca de Znamenka, las sustancias radiactivas que afectaron a la gente y al medio ambiente cayeron repetidamente durante años", dice el informe. Las consecuencias fueron "peligrosas para la salud" y "más graves y peligrosas que en el distrito de Ust-Kamenogorsk".

Oficiales médicos militares que visitaron el pueblo después de la prueba de agosto habían encontrado a tres personas con enfermedad de radiación aguda.

Los hallazgos coinciden con informes anteriores de la trayectoria de las nubes de precipitación. En 2002, Konstantin Gordeev en el Instituto de Biofísica de Moscú publicó un mapa que muestra que el 24 de agosto de 1956 una nube viajó directamente sobre Znamenka y Ust-Kamenogorsk.

Anteriormente, una prueba el 12 de agosto de 1953 había enviado una nube a través de Karaul, que según la expedición de 1956 tenía consecuencias que seguían siendo "peligrosas para la salud" tres años después.

Un resultado de las expediciones científicas fue el establecimiento de una clínica especial conocida como dispensario, bajo el control de Moscú, encargada del seguimiento de la radiación y sus efectos sobre la salud. Eventualmente tuvo un registro de unas 100.000 personas expuestas a las pruebas y sus hijos.

La instalación fue conocida durante mucho tiempo como el Dispensario Anti-Brucelosis No. 4. El nombre fue elegido, dice Apsalikov, "para no llamar la atención sobre su actividad real", que fue "clasificada como secreto hasta 1991".


El informe más secreto

Cuando la Unión Soviética se derrumbó ese año, el dispensario se convirtió en el IRME. Sin embargo, según su actual jefe científico, Boris Gusev, que trabajó por primera vez en el dispensario número 4 en 1962, muchos informes en sus archivos fueron llevados a Moscú o destruidos antes de la entrega.

Un informe, dice, registró que 638 personas fueron "hospitalizadas con intoxicación por radiación" en la ciudad después de la prueba de 1956. Esto fue más de cuatro veces los 134 casos de radiación diagnosticados después del accidente de Chernobyl. Nadie sabe cuántos murieron.

El informe recientemente expuesto de las expediciones en 1956 y 1957 fue uno de los pocos que escaparon a los censores soviéticos que destruyeron o movieron otros informes del país. Se encontró "considerable contaminación radiactiva de suelos, cobertura vegetal y alimentos" en Kazajstán oriental. Las muestras fecales tomadas de personas en una granja colectiva justo al sur de Ust-Kamenogorsk contenían altos niveles de radioactividad, que ya no eran detectables entre dos y cinco días después de que dejaron de comer alimentos locales y cambiaron a alimentos importados.

La expedición pidió que se detuviera el consumo de grano local, y sugirió que era "impredecible realizar pruebas atómicas (especialmente explosiones en tierra) antes de la cosecha completa de los campos" por lo que la comida estaba protegida de las lluvias.

Pero evidentemente no se actuó sobre esta recomendación. Gordeev mapeó las trayectorias de fallout de las pruebas mayores subsecuentes en agosto de 1957 y agosto de 1962.

El informe también minimizó los peligros, diciendo que varios cambios en el sistema nervioso de las personas y la sangre registrada por los médicos "no podían considerarse como los cambios que surgieron sólo debido al impacto de la radiación ionizante". En lugar de eso, se culpa de un saneamiento deficiente, una "dieta aburrida" y varias enfermedades como la brucelosis y la tuberculosis.

Las pruebas de la bomba atmosférica en Semipalatinsk se detuvieron en 1963. Aunque gran parte del área a favor del viento es ahora segura para vivir, "algunas áreas nunca volverán a la naturaleza", dice Apsalikov. "La situación en otros es incierta y potencialmente peligrosa".

Roman Vakulchuk del Instituto Noruego de Asuntos Internacionales acoge con agrado la nueva apertura de Kazajstán sobre el tema. El informe es el primer registro contemporáneo de investigación sobre los efectos de las pruebas en las poblaciones locales, dice. "Hasta 1956, el gobierno [soviético] no realizó estudios".

Pero todavía hay incertidumbre sobre el alcance de la contaminación continua y los impactos en la salud, dice. "Gran parte del área no presenta peligro, pero algunas partes tienen que ser salvaguardadas indefinidamente".

jueves, 9 de febrero de 2017

Conflictos asiáticos: La guerra sino-vietnamita

Conflicto Sino-Vietnamita



Invasión china a Vietnam

Fecha enero a marzo de 1979
Lugar Vietnam
Causas Invasión vietnamita a la Kampuchea Democrática, aliada china
Resultado Dudoso, se podría decir empate. China se adjudicó la victoria, pero la resistencia vietnamita fue eficaz.
Beligerantes
República Socialista de Vietnam, apoyada por la Unión Sovietica contra la República Popular China
Comandantes
Vo Nguyen Giap (Vietnam) y Deng Xiaoping (China)
Fuerzas en combate
60.000 tropas fronterizas y soldados regionales en Vietnam[1] vs. 85.000 soldados iniciales más 200.000 refuerzos en China[1]
Bajas
Desconocidas (Vietnam) 20.000 muertes (admitidas)[1]



El Conflicto Sino-Vietnamita (también conocida como Invasión china de Vietnam) fue un conflicto bélico que, en 1979, involucró a la recientemente unificada República Socialista de Vietnam (apoyada por la Unión Soviética) contra la República Popular China y su aliada Kampuchea Democrática. Fue un suceso bélico al que los occidentales no prestaron tanta atención como el conflicto que había acabado cuatro años antes, la Guerra de Vietnam (1956-1975). Esta falta de atención se debió a la corta duración de la contienda. Fue una consecuencia de la Guerra Camboya-Vietnam (1975-1979) en la que Vietnam invadió la Camboya de Pol Pot y sus Jemeres Rojos, poniendo fin al genocidio camboyano.

Antecedentes
El fin de la guerra de Vietnam y la reunificación del país no trajo el fin de las tensiones, pese a que oficialmente cada 30 de abril se celebre la fiesta nacional del Día de la Paz porque ese día la ciudad de Saigón (capital de Vietnam del Sur) cayó en manos del Ejército de Vietnam del Norte). En su vecina Camboya se había implantado un régimen de terror por parte de los Jemeres Rojos también comunista, pero de orientación maoísta (opuesta en muchos aspectos al comunismo soviético desde la Revolución Cultural de 1965). El carácter paranoico del régimen liderado por Pol Pot y la imposibilidad de hallar culpables de inexistentes sabotajes llevaron a la Kampuchea Democrática a lanzar ofensivas contra Vietnam en abril y en septiembre de 1978. Hanoi respondió enviando seis divisiones a Kampuchea como aviso de su poderío y propuso crear una zona desmilitarizada en la frontera similar en algunos aspectos a la Zona Desmilitarizada existente entre ambos Vietnam antes de su reunificación. Pol Pot decidió ignorar la advertencia y continuó el hostigamiento.
El general Vo Nguyen Giap (artífice de las victorias contra los franceses en 1954 y contra los estadounidenses en 1973), algo apartado de la dirección política desde la Caída de Saigón, aprovechó la oportunidad para retomar su anterior protagonismo e incitó y logró realizar la invasión de su vecino del oeste con 100.000 hombres y con 20.000 guerrilleros del Frente Unido de Kampuchea para la salvación nacional liderado por el ex Khemer rojo Heng Samrin. El 25 de diciembre de 1978 comenzó la ofensiva2 que pronto fue prácticamente un paseo militar ante un pueblo que odiaba y temía a sus dirigentes y unos mandos militares inexpertos, mal formados (muchos eran incluso niños) y peor equipados (por ejemplo algunos de los asesinatos de civiles debían hacerse con armas blancas por la falta de balas). En 12 días, el 7 de enero de 1979, Vietnam había logrado la ocupación de casi toda Camboya, cambiado de nombre al país por República Popular de Kampuchea y dejando como presidente a Samrin, el cual tendría que enfrentar la guerra de guerrillas de los jemeres rojos.


1979.3.4 El ELP captura la ciudad de Liang Shan en el norte de Vietnam 
 
 
 
 
 
El ELP ocupa las oficinas gubernamentales de Liang Shan el 4 de marzo de 1979 a las 9:00am 
 
Tradición del ELP:Cada vez que han podido han dejado sus graffittis: (escribieron CUIDADO con Vietnam) cada vez que han llegado a un nuevo lugar  1979.3.4 12:00pm 
 
1979.3.6 ELP comenzó a conocer los documentos retirados. 
 
1979.3.8 PLA abandoned liang shan city which had been seized and said goodbye to vietnamese.All troops back to PRC. 
 

Vietnam frente a China y Kampuchea
Este ataque a un aliado de la China comunista fue la gota que colmó el vaso y diez días después de la invasión de Kampuchea, el 17 de enero de 1979, 86.000 soldados chinos de los 41º y 42º ejércitos atacaron por tres frentes diferentes el norte vietnamita.
Los miembros del Ejército Popular de Liberación chino se dirigieron hacia las provincias de Cao Bang, Loa Cai y Lang Son reforzados por otros 200.000 soldados más. Aquel fue un momento peligroso porque la mayor parte de las fuerzas vietnamitas y las más preparadas estaban en Camboya, mientras que en la zona fronteriza con China sólo estaban estacionados 60.000 soldados de fronteras y tropas regulares, por lo tanto se encontraban en una relación de cinco a uno frente a los atacantes.
Pese al imponente número, mayor aún que el contingente responsable de hacer retroceder a los Estados Unidos durante la Guerra de Corea, los chinos no habían entrado en combate desde su ayuda al régimen de Pyongyang.
Los chinos lograron ocupar Lang Son el 5 de marzo, pero la resistencia vietnamita fue mayor de lo esperado y, pese a no reconocerlo en un primer momento, sufrieron unas 20.000 bajas y debieron retirarse; pero sin asumir la derrota, alegaron que ya habían castigado bastante a Hanoi.
No obstante los choques siguieron produciéndose en la frontera, siendo especialmente intensos en 1981 y 1984, al mismo tiempo que la ocupación de Camboya continuaba; bien es verdad que los campos de la muerte organizados por el régimen khmer que se fueron encontrando otorgaban cierta justificación para la ocupación vietnamita y los vietnamitas los utilizaron como respaldo de su proceder.[2]


Referencias

1. Nam. Crónica de la Guerra de Vietnam 1965-1975. Volumen II. Fascículo 18. Edición de José Manuel Lara, editorial Planeta-De Agostini, Barcelona, España (1993). Capítulo 110: "La Guerra no cesa", pp. 575. ISBN 84-395-0766-6.
2. Varios, Nam, Crónica de la guerra de Vietnam, 1988, Editorial Planeta-De Agostini, Barcelona, ISBN 84-396-0755-6.
Categorías: Guerra fría | Guerras de China | Historia de la República Popular China | Guerras de Vietnam | Historia de Vietnam






Wikipedia