Mostrando entradas con la etiqueta análisis. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta análisis. Mostrar todas las entradas

sábado, 3 de febrero de 2018

Teoría de la guerra: ¿Las sociedades modernos son menos proclives a la guerra?

A medida que las poblaciones aumentan, la proporción de personas muertas en la batalla disminuye, lo que sugiere que no somos más o menos violentos que nuestros antepasados que vivían en sociedades más pequeñas.

Por qué la sociedad humana no es más o menos violenta que en el pasado

Por Michael Price  ||  Science Magazine

¿Las personas en las grandes sociedades modernas son más o menos violentas que nuestros antepasados? La respuesta no es ninguna de las dos, según un nuevo estudio controvertido: las personas que vivían en pequeñas bandas en el pasado no tenían más tendencia a la violencia que nosotros hoy. El hallazgo, basado en estimaciones de víctimas de guerra a lo largo de la historia, socava el argumento popular de que los humanos se han convertido en una especie más pacífica en el tiempo, gracias a los avances en tecnología y gobernabilidad. Pero algunos críticos no están convencidos.

Eso incluye al hombre que más recientemente popularizó la idea, el psicólogo Steven Pinker de la Universidad de Harvard, que califica los nuevos hallazgos como "un truco estadístico". En su libro de 2011, Los mejores ángeles de nuestra naturaleza: por qué la violencia ha disminuido el surgimiento de instituciones como estados-nación con gobiernos centrales fuertes, redes comerciales y comunicación de amplio alcance aumentaron la interdependencia y redujeron las muertes debido a la violencia. Citó datos que sugieren que hoy en día mueren menos personas en las guerras, en relación con la población total de una sociedad, que entre las pequeñas tribus de cazadores-recolectores, pastores y horticultores: cómo la sociedad humana se organizó durante la mayor parte de su historia.

Pero un equipo dirigido por el antropólogo Rahul Oka de la Universidad de Notre Dame en Indiana se preguntó si había una explicación matemática de por qué menos personas se pierden proporcionalmente por la violencia hoy en día. Ellos razonaron que a medida que las poblaciones crecen, sus ejércitos no necesariamente crecen al mismo ritmo. En un pequeño grupo de 100 adultos, por ejemplo, sería perfectamente razonable tener 25 guerreros, dice el antropólogo y coautor del estudio Mark Golitko, también en Notre Dame. Pero en una población de 100 millones, apoyar y coordinar un ejército de 25 millones de soldados es logísticamente imposible, por no hablar de la efectividad de ese ejército. Los investigadores llaman a esa incongruencia un efecto de escala.

Los científicos cavaron tomos polvorientos y archivos digitales para armar una lista de 295 sociedades y 430 batallas, grandes y pequeñas, que datan de las 2500 a.C.E. hasta hoy. Trazaron dos conjuntos de datos: uno que compara el tamaño total de la población y el tamaño de la fuerza de combate de esa sociedad, y otro que compara el tamaño del ejército y la tasa de bajas.

Por ejemplo, una batalla de 1771 entre las facciones en guerra de los maoríes de Nueva Zelanda involucró a 60 guerreros, aproximadamente el 1% de su población total. Cuando 10 personas murieron en ese conflicto, los maoríes perdieron alrededor de una décima parte de su población. En comparación, durante la Batalla de Gettysburg en Pensilvania en 1863, aproximadamente 150,000 soldados lucharon (menos del 0.5% de la población del país dividido). Alrededor de 5745 murieron en esa batalla, lo que resultó en la pérdida de solo una minúscula fracción de la población en general.

Trazando estas batallas y cientos como ellos, Oka y su equipo descubrieron que cuanto mayor era la población, menos personas peleaban proporcionalmente y morían en la batalla, informan los investigadores esta semana en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. Tomados en conjunto, los resultados sugieren que a medida que la población aumenta, las víctimas per cápita de violencia disminuyen, independientemente de la gobernanza, el comercio compartido o la tecnología.

Debido a que investigadores como Pinker atribuyen la tendencia a la no violencia a instituciones como la gobernanza y el comercio en lugar de una simple escala, Golitko dice que sobreestiman las tendencias violentas en las sociedades más pequeñas. El documento sale a la venta un mes después de que otro artículo denunciara de manera similar las afirmaciones de Pinker de que la sociedad moderna es menos violenta que en el pasado.

Pinker, sin embargo, no está convencido. Ajustar los números a una ecuación de esta manera solo da una mirada estrecha a un tipo de violencia: bajas de batalla, y no analiza la violencia de manera más amplia, incluidas las masacres de civiles que a veces siguen a batallas o redadas. "En una sociedad más grande ... no todos los hombres son guerreros, y no todas las personas son vulnerables a las incursiones y batallas, por lo que estás más seguro de la violencia", dice en un comunicado a Science. "[Los hallazgos del estudio] no son una alternativa a este tipo de explicación; no son una explicación en absoluto ".

Pero esas críticas no entienden el punto, dice Oka. Los investigadores nunca intentaron ver las motivaciones para la violencia, dice. En su lugar, se propusieron mostrar que al usar la escala poblacional, los investigadores podrían contextualizar la violencia histórica y moderna. "Algunos podrían interpretar que nuestra especie siempre ha sido violenta", dice. "Pero la otra cara es que también somos tan pacíficos como siempre lo hemos sido".

viernes, 5 de enero de 2018

Conquista del desierto: Los Aoniken argentinos y los mapuches chilenos


Día de la Raza 
Por Rolando Hanglin | Para LA NACION 



Los argentinos tenemos un defecto que es, a la vez, nuestra virtud cardinal. Somos, en gran parte, nietos de gringos. Por lo tanto, lo ignoramos casi todo respecto de la historia de nuestro país. Formamos parte de la marea humana que bajó de los barcos entre 1880 y 1920, cuando aún no estaban bien tapados por la tierra piadosa los cadáveres de miles de víctimas. Indios y cristianos, rehenes y cautivas, caciques y milicos, todos ellos caídos en la gran guerra indio-cristiana, entre 1820 y 1890. 



Siendo, pues, medio gringos, poco podíamos saber de los malones, los fortines, de Roca y Villegas, de Pincén y Calfucurá. ¡Para nosotros, los indios eran unos tipos con plumita que aparecían en las películas de cowboys! Siempre perdiendo la batalla. 

Somos, en gran parte, nietos de gringos. Por lo tanto, lo ignoramos casi todo respecto de la historia de nuestro país 
Por eso nos sorprende que, hoy día, los supuestos descendientes de aquellos indios, hoy llamados "mapuches", reclamen propiedades de lugares como Bariloche, Aluminé, La Angostura e incluso Toay, La Pampa. 


Vamos por partes. 

En realidad, el término "mapuche" fue inventado por el etnólogo norteamericano Edmond E. Smith en 1850, y luego difundido en distintos países de América. El significado es claro: mapu:tierra; che:gente. Del mismo modo, yo mismo, aficionado a la lengua de la Patagonia (mapu-dungún) he bautizado a mi quinta de fin de semana "Epu-Trehua" (los dos perros) y a un chalecito que tengo en Chapadmalal, "Antu-Catán" (casa del sol) sin por ello reivindicar ninguna raíz histórica. 

Leyendo las obras de Lucio V. Mansilla, Estanislao Zeballos, Manuel Prado y otros autores del tiempo de los fortines, no encontramos nunca la palabra "mapuche". Jamás se habló de semejante tribu o nación. La literatura de 1820-1880 habla, sí, de los pampas, los serranos, los araucanos o chilenos, los vorogas, los tehuelches, los tubichaminís. Pero la palabra mapuche no aparece jamás. La historia y la antropología coinciden en que el territorio argentino, de San Luis hacia el sur, estaba ocupado por los tehuelches septentrionales (pampas, aoniken) los tehuelches meridionales (pampas, guenaken) y los tehuelches que habían pasado a la isla, conocidos como onas. Estos paisanos integraban una comunidad de cazadores-recolectores. No cultivaban la tierra ni mantenían el concepto de propiedad privada o límites nacionales. Apenas el de "espacio vital", que mudaban de asentamiento en aquellas inmensas extensiones, buscando siempre caza abundante de guanacos, venados, piches, avestruces. Ocupaban, pues, sin ocuparlo, un país inmenso. Se cree que estos tehuelches (o sus antepasados) estamparon las paredes rocosas de la Cueva de las Manos hace 8000 años. Afirma Casamiquela que, cuando se fundó Carmen de Patagones, los tehuelches se arrimaron a traficar plumas de ñandú y cueros de guanaco. Lo mismo hacían en Punta Arenas, en 1850, y en 1865 con la colonia galesa, en el valle del Chubut. Era una actividad de significación económica muy superior a lo que hoy puede parecer. Todos los testimonios concuerdan en que la gente tehuelche era pacífica y dispersa. 



Por eso es raro que hoy, en 2012, surjan comunas o movimientos o sindicatos de identidad "mapuche" que reclaman campos o tierras en Chubut , Río Negro, Neuquén y Santa Cruz. ¿De dónde vienen? ¿Son pueblos originarios de nuestro país, a los que la República les debe algo porque les ha jugado sucio, ocupando sus espacios y estrangulando sus medios de vida? 
El mapuche es chileno y entra al ámbito de las pampas argentinas en 1820, expulsado por las guerras intestinas de Chile. 
Vamos a dejar la respuesta a don Rodolfo Casamiquela, etnólogo y antropólogo fallecido en el año 2008, pero no sin escribir 24 libros y 200 monografías sobre el tema. Casamiquela, nacido en Jacobacci, se consideraba el último hombre capaz de pronunciar correctamente el idioma tehuelche del norte (o sea, "pampa") y su veredicto fue contundente: "Los mapuches son chilenos". 

Otros conceptos: "Hoy sólo se habla del mapuche. Los tehuelches se auto-suprimieron u olvidaron su propia historia, a pesar de que hoy existen muchos descendientes, como los Chagallo, Yanquetruz, Sayhueque, Foyel, Catriel, Chiquichano, Chelqueta, Chingolé, Chalao, Chacamata, Cual. Estas familias son los tehuelches que quedan, es decir los llamados pampas. Fueron un linaje de enorme poder potencial, que se fue araucanizando o mapuchizando a partir de la lengua. El mapuche es chileno y entra al ámbito de las pampas argentinas en 1820, expulsado por las guerras intestinas de Chile. Muchos jefes indios chilenos tomaron partido por el Rey de España y, en el contexto de una guerra a muerte, cruzaron la cordillera para salvar la vida. Aquí fueron recibidos por algunos parientes y, poco a poco, autorizados por el brigadier Juan Manuel de Rosas a instalarse en las provincias del Río de la Plata. 

Uno se pregunta si los tehuelches, pueblo originario de Pampa y Patagonia, fueron exterminados por los araucanos chilenos, o por las fuerzas militares argentinas, o por alguien. 

Casamiquela: "El tema es la lengua. Para negociar con el español, se celebraban los llamados parlamentos, o sea, asambleas de oratoria y diplomacia donde cada jefe (ulmén) con sus capitanejos o caciquillos, y los representantes del blanco o huinca (derivado de los incas, que también intentaron someter a los araucanos con poca suerte) rivalizaban en alocuciones y figuras retóricas para "ajustar las paces". En este terreno diplomático, el idioma mapuche era muy superior al tehuelche. Preciso, claro, bello, simple, rudo, el mapudungun es una lengua muy valiosa. Con ella penetra la religión, predominando entonces lo mapuche sobre lo tehuelche". 

Llegamos a la conclusión de que los mapuches chilenos no exterminaron a los tehuelches argentinos, sino que se agruparon en distintas federaciones, en las cuales predominó siempre la jefatura militar mapuche. Según atestiguan con todo detalle viajeros históricos como el inglés Musters, los tehuelches eran tenidos por "gitanos, vagabundos, bohemios, indisciplinados". 

Dice el Profesor Casamiquela: "El mapuche no tiene profundidad histórica en Argentina. Lleva 100 años aquí". En este sentido, es como los italianos, los irlandeses o los croatas. Sigue diciendo Casamiquela: "Cuando vino a nuestro país el Profesor Erice, autor del máximo diccionario mapuche, no encontró ningún hablante de esa lengua en Viedma. Aquí en Jacobacci quedaban los Linares, descendientes de un cautivo de ese apellido que se casó con la hija de un cacique, radicado en la laguna del Juncal, pero eran tehuelches. También son tehuelches los criollos de apellido Entraiga o Castelo. En resumen: los derechos que reclaman hoy los mapuches sobre la tierra... no existen. Esto es historia, no teoría. Actualmente las cosas se mueven políticamente. Entonces, los mapuches chilenos dicen que son argentinos y empiezan a reivindicar toda una vida en nuestro país. Al historiador, eso no le interesa. Lo que pueda decir un político, un abogado... eso es otra cosa". 



Los altos y melancólicos tehuelches han sido colonizados y, sin duda, estafados por los blancos argentinos y los araucanos chilenos. 
Históricamente, el nombre de Patagonia evoca a un territorio habitado por hombres de pies enormes, y muy altos. 

Dice Casamiquela: "Lo que pasa es que los españoles eran bajitos, y además miraban desde abajo a los tehuelches, que estaban subidos a la loma de un médano. De cualquier modo, en 1896, un francés llamado Delavaux, que recorría el trazado de la ruta 40, en el sur de Chubut, excavó una tumba tehuelche y midió el esqueleto del hombre allí enterrado. Le dio 1,99m. Otra excavación, en Península Valdez, permitió verificar los dos metros. Son la etnia más alta del mundo". 

Grandotes pero muy dados al vicio, demasiado libres en sus costumbres, mansos y bondadosos, los tehuelches hicieron buenas migas con los galeses de Chubut y, en general, no molestaron a nadie. Se dejaron colonizar por los araucanos chilenos, primero, y por la República Argentina, después. 

Uno de los últimos héroes del linaje tehuelche o pampa fue, sin duda, el cacique Pincén. Se lo recuerda como Vicente, Juan o Francisco Pincén. Según la paisanada, el apellido se pronuncia correctamente Pisen, o Piseñ o Pincel, pero siempre con acento en la "i". 



Existen cuatro fotos de Pincén. Lo vemos con su chiripá, sus botas de potro, su lanza corta, sus bolas enroscadas al cuello, el torso desnudo, la melena larga sujetada por una vincha, y lo apreciamos idéntico a.¡Alberto Olmedo!. También podría parecerse a don Alberto Rodríguez Saá, aunque este último, más corpulento , conserva la altura y el carisma de sus antepasados ranquelinos. 

Algunos rechazan el Día de la Raza porque parece clasificarnos a nosotros, los seres humanos, tan espirituales, como perros de raza "golden retriever" o vacas, de raza Heresford. La verdad es que todos los hombres pertenecemos a la misma raza, pero con grandes variaciones étnicas: no es lo mismo un sueco que un senegalés. 

Los altos y melancólicos tehuelches han sido colonizados y, sin duda, estafados por los blancos argentinos y los araucanos chilenos, que entraron a nuestras pampas -básicamente- a robar ganado y capturar mujeres rubias. En el camino, resultaba inevitable lancear o degollar a unos cuantos argentinos. ¿Qué se le iba a hacer? ¡Eran huincas! 

Pero esa es otra historia. Por el momento cerramos este modesto apunte con el saludo que se utiliza aún hoy en la Patagonia, al cruzarse los caminos de los viajeros: "Mari-marí". Esto significa textualmente "diez-diez". Que te vaya bien, que te vaya "de diez". Y a veces, para que esa salutación al paso resulte más cálida, se la enuncia más completa. "Mari-marí peñí". O sea: Adiós, hermano. 

NOTA: Las fuentes de este artículo son el sitio de internet "Los Matuastos- Periodismo" (domingo 9 de septiembre de 2012) y "Pincén, vida y leyenda" de Juan José Estévez, publicado en 2011.

jueves, 9 de noviembre de 2017

SGM: 5 Cosas que a Japón podría haberlo favorecido en la contienda

Cinco cosas Japón podría haber hecho de manera diferente, para tener una mejor oportunidad de ganar en la Segunda Guerra Mundial


George Winston | War History Online




No había manera posible para que Japón compitiera contra los EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial. Mientras los Estados Unidos no perdieran su voluntad de luchar y empujaron a sus líderes a empujar a la victoria, Washington reclamaría un mandato que los autorizara a utilizar la industria disponible en los EE.UU. para convertirse en un suministro casi ilimitado de barcos, aviones y armas. Japón simplemente no tenía manera de mantener su economía cerca de una décima parte de la economía de los Estados Unidos.

Pero eso no significa que Japón no podría haber ganado la guerra. A veces la parte más débil gana la pelea. El legendario estratega Carl von Clausewitz señala que puede tener sentido para la parte más débil para iniciar la lucha. Si creen que sus posibilidades de ganar sólo van a disminuir con el tiempo, entonces ¿por qué no tomar medidas?

Von Clausewitz habla de tres maneras de ganar una guerra. Primero, puedes destruir las fuerzas del enemigo y hacer cumplir tu voluntad sobre ellas. En segundo lugar, puede hacer que el costo de ganar más de lo que su enemigo está dispuesto a pagar. En otras palabras, averigüe cuántas vidas, armas y cuánto dinero la otra parte considera aceptable para derrotarlo y luego hacer que cueste más que eso mediante una acción que eleva el costo o arrastra el conflicto hasta que ya no puede permitirse el lujo de permanecer pulg En tercer lugar, usted puede convencerlo de que nunca va a lograr su objetivo y le hacen perder el corazón.

Si usted puede desalentarlo o hacer la guerra demasiado costosa para él, es probable que le de un trato justo para salir de ella.

Puesto que Tokio no tenía ninguna posibilidad en la primera opción, necesitaron apuntar para una de las dos posibilidades siguientes. Si hubieran mejorado sus recursos, podrían haber reducido la brecha entre las dos partes. A falta de eso, podrían haber infligido tanto daño que los estadounidenses perderían su apetito por la pelea. O bien, podrían haber optado por no enfrentarse directamente a los Estados Unidos y posiblemente evitar que se unieran a la lucha.

Es probablemente cierto decir que no hubo un solo curso de acción que iba a conducir a una victoria japonesa. Sus líderes militares tenían que actuar de manera más estratégica y menos táctica.

Lo que sigue son cinco maneras posibles que Japón podría haber ganado la Segunda Guerra Mundial. No son exclusivas. En realidad, las mejores oportunidades de Japón consistían en adoptar las cinco estrategias. Es cierto que algunos de ellos son mucho más obvios en retrospectiva de lo que hubieran sido para los líderes japoneses en ese momento, pero podemos discutir su plausibilidad más tarde.

Luchar una guerra a la vez

Es importante que los países pequeños eviten asumir todos los demás países a la vez. Pero el gobierno de Japón no se estableció de tal manera que permitiera la supervisión civil de los militares. Modelado después del gobierno imperial alemán, el poder estaba enteramente entre el ejército y la marina japoneses.

Sin un emperador fuerte, las ramas militares no se modificaron en su empujón por el poder, constantemente uno-elevándose el uno al otro. El ejército se centró en conquistar Manchuria en la China continental. La Marina estaba empujando a recoger recursos en el sudeste asiático. Al intentar ambos objetivos contradictorios, Japón logró rodearse de enemigos. El gobierno japonés debería haber establecido prioridades. Entonces, puede haber sido capaz de lograr al menos algunas de sus metas.

Escuchar a Yamamoto


Yamamoto Isoroku

Al parecer, el almirante Isoroku Yamamoto ha advertido a sus superiores que Japón tenía que ganar rápida y decididamente para evitar despertar al gigante dormido en Estados Unidos. Predijo que la Armada tenía seis meses a un año para imponer su voluntad antes de que los estadounidenses alcanzaran el poder en el Pacífico. En ese lapso, Japón necesitaba obligar a Estados Unidos a un acuerdo de paz de compromiso que dividía el Pacífico, dando tiempo a Japón para mejorar sus defensas alrededor de sus territorios en el Pacífico. Si fracasaban, la industria estadounidense sacaría armas en cantidades masivas mientras nuevos barcos empezarían a llegar al Pacífico. Yamamoto sabía la capacidad estadounidense de comportarse en contra de las expectativas y advirtió a sus superiores de no asumir que sabían cómo actuarían los Estados Unidos.

No escuchar a Yamamoto

Mientras que Yamamoto demostró ser correcto en su consejo estratégico, no era tan sabio en el nivel operacional. La forma en que vio abordar el problema de la superior industria estadounidense fue golpearlos en el núcleo de su poder: su flota naval. Los líderes militares japoneses se habían imaginado durante mucho tiempo usando "operaciones interceptivas" para retrasar la flota estadounidense mientras se dirigía hacia el Pacífico, probablemente con la ayuda de Filipinas.

Usando aviones y submarinos, la Armada japonesa reduciría el tamaño de la flota operativa estadounidense y la flota japonesa se involucraría en la última batalla. Yamamoto, sin embargo, los convenció para cambiar los planes y golpear repentinamente en Pearl Harbor. Su error de cálculo fue que el poder principal de la flota estadounidense no estaba en Pearl Harbor sino en los océanos Atlántico y Pacífico. Todo lo que las acciones de Yamamoto pudieron hacer, entonces, fue retrasar la entrada de Estados Unidos en la guerra hasta 1943. El plan original parece haber tenido una mejor oportunidad de éxito.

Concentrar recursos en lugar de dispersarlos

Similar a la manera en que los japoneses no parecían estar contentos con luchar una guerra a la vez, no parecían detenerse de multiplicar sus operaciones activas y los teatros de combate. En 1942 solamente, la marina de guerra atacó la flota del este británica de Ceilán en el Océano Índico. Asaltaron las islas Aleutianas. Abrieron un nuevo teatro en las Islas Salomón, que requería la defensa de una gran cantidad de océano. Japón aumentó el costo de la guerra por sí mismo cuando tenía menos recursos disponibles, informó el Interés Nacional.

Luchar una guerra submarina sin restricciones

Por alguna razón, la armada japonesa no instruyó a sus submarinos para que atacaran a cualquier buque enemigo en mar abierto entre los Estados Unidos y el Pacífico Sur. Deberían haber comprendido que la flota estadounidense tenía que proteger una enorme cantidad de agua sólo para llegar al Pacífico Sur. Los submarinos japoneses eran tan buenos como los americanos.

Podrían haberlos utilizado para hacer que las vías marítimas del Pacífico fueran intransitables para los transportes de los Estados Unidos. Era la forma más directa en que los japoneses podían haber exigido el pesado peaje necesario para que los Estados Unidos pensaran en retirarse de la guerra.

sábado, 17 de junio de 2017

Guerra de Secesión: ¿Qué influencia tuvo la religión?

¿La religión hizo peor la guerra civil americana?
La fe puede haber inflamado el conflicto, pero un legado duradero de la guerra puede ser el precio que cobró la fe americana.


Los cuerpos se encuentran en frente de la iglesia de Dunker en el campo de batalla Antietam. Library of Congress

ALLEN GUELZO - The Atlantic


Si hay una lección sobria que los americanos parecen sacar de los baños del sesquicentenario de la Guerra Civil, es la locura de una nación que se deja arrastrar a la guerra en primer lugar. Después de todo, de 1861 a 1865 la nación se comprometió a lo que equivalía a un cambio de régimen moral, especialmente en lo que respecta a la raza y la esclavitud, sólo para darse cuenta de que no tenía un plan práctico para implementarlo. No es de extrañar que dos de los libros más importantes surgidos de los años del Sesquicentenario -el presidente de Harvard Drew Faust y Harry Stout de Yale- cuestionaran con bastante franqueza si los costos espantosos de la Guerra Civil podían justificarse por sus comparativamente escasos resultados. No es de extrañar, tampoco, que ambos estuvieran escritos bajo la sombra de la Guerra de Irak, a la que siguió otra reconstrucción que sufría la misma falta de planificación.

¿Qué mantuvo a la nación alimentando a una generación entera en el molino de carne de la Guerra Civil, especialmente si las perspectivas de la guerra de finales de juego eran tan poco claras? La respuesta, en la versión de Stout, era la religión americana. Una guerra que comenzó como una controversia constitucional bastante incolora sobre la secesión fue transformada por una ola de "nacionalismo milenial" en una cruzada sin interruptor. Faust invierte la ecuación causal. Si la religión no condujo exactamente a los estadounidenses a la guerra, entonces la guerra llevó a los estadounidenses a la religión como la justificación de sus costosos costos letales. "El asombroso costo humano de la guerra exigía un nuevo sentido de destino nacional", escribió Faust, "uno diseñado para asegurar que las vidas habían sido sacrificadas para fines adecuadamente elevados". Una nación guiada por realpolitik sabe cuándo reducir sus pérdidas. Una nación cegada por el fulgor moral de un "ardiente evangelio escrito en filas pulidas de acero" y encantada por la elocuencia de un presidente con un extraño don para hacer su evaluación de los problemas políticos suenan como el Sermón de la Montaña, no obedece tales limitaciones .

No hay mucho cuestionamiento del poder cultural de la religión en América en los años de la Guerra Civil. Los estadounidenses en el punto medio del siglo 19 fueron probablemente un pueblo tan cristianizado como nunca lo han sido. Los paisajes estaban dominados por campanarios de las iglesias, y el sonido más común en los espacios públicos era el sonido de las campanas de las iglesias. Las iglesias americanas saltaron a niveles exponenciales de crecimiento. Entre 1780 y 1820, los estadounidenses construyeron 10.000 nuevas iglesias; Hacia 1860, cuadruplicaron ese número. Casi todos los 78 colegios americanos que fueron fundados por 1840 eran relacionados con la iglesia, con los clérigos que sirven en las juntas y las facultades. Incluso un hombre de tan poca visibilidad religiosa como Abraham Lincoln, que nunca perteneció a una iglesia y nunca profesó más que un concepto deísta de Dios, sin embargo se sintió obligado, durante su carrera para el Congreso en 1846, aún las ansiedades de un electorado cristiano por Protestando que "nunca he negado la verdad de las Escrituras; Y nunca he hablado con una falta de respeto intencional de la religión en general, o de cualquier denominación de los cristianos en particular ... No creo que yo pudiera ser llevado a apoyar a un hombre para el cargo, a quien yo sabía que era un enemigo abierto y Burlón de la religión ".

Si, según las palabras de Jefferson, la Constitución había erigido una "pared de separación" entre la iglesia y el gobierno federal, no había ninguna pared correspondiente entre la iglesia y la cultura. Cerradas de hacer política, las iglesias organizaron sociedades independientes para la distribución de la Biblia, para la reforma del alcoholismo, para la observancia del Sábado y para suprimir el vicio y la inmoralidad. Y, crecieron. En el momento en que el liberal francés Alexis de Tocqueville tomó su célebre gira por Estados Unidos en la década de 1830, se sorprendió al descubrir que mientras "en los Estados Unidos la religión" no tiene "influencia sobre las leyes o sobre los detalles de las opiniones políticas, "Sin embargo," dirige las costumbres "y por eso" trabaja para regular el estado ".

La pregunta que Tocqueville no hizo fue si la religión estadounidense siempre se contentaría con el dominio cultural y no aprovecharía la oportunidad, si se presentara, de afirmar un papel político. Y si alguna vez hubo un momento en que parecía posible que la religión estadounidense volviera a ocupar un lugar de dirección en la política pública, era la Guerra Civil. En el apogeo de la guerra, las delegaciones de los clérigos interesados ​​recibieron audiencias destacadas con el Presidente; La Asociación Nacional de Reforma presentó una enmienda a la Constitución para añadir el reconocimiento formal del cristianismo a su preámbulo; La capellanía militar se expandió dramáticamente como componente principal de las fuerzas armadas de los Estados Unidos; Y "un tercio de todos los soldados en el campo rezaban a hombres y miembros de alguna rama de la Iglesia Cristiana", y los reavivamientos religiosos en los ejércitos convirtieron entre 5 y 10 por ciento de hombres uniformados.

"Se debe hacer que los sureños sientan que esto fue una verdadera guerra, y que fueron arrastrados por la mano de Dios, como los judíos de la antigüedad".
Sobre todo, era un tiempo en que el cristianismo se alió, de la manera más inequívoca e incondicional, a la guerra real. En 1775, los soldados americanos cantaban Yankee Doodle; En 1861, fue Gloria, gloria, Aleluya! Como Stout argumenta, la Guerra Civil "requeriría no sólo una guerra de tropas y armamentos ... sino que tendría que ser aumentada por argumentos morales y espirituales que podrían accionar a millones de hombres al sangriento negocio de matarse unos a otros ..." Al describir cómo los norteños, en particular, estaban hinchados con esta certeza. Al "presentar la Unión en términos morales absolutistas", los norteños se dieron permiso para emprender una guerra de devastación santa. "Los sureños deben sentir que se trataba de una guerra real", explicó el coronel James Montgomery, un aliado de John Brown, "y que iban a ser arrastrados por la mano de Dios, como los antiguos judíos. O al menos no ofreció otra alternativa sino rendición incondicional. "Los Estados del Sur", declaró Henry Ward Beecher poco después de la elección de Abraham Lincoln a la presidencia, "han organizado la sociedad alrededor de un núcleo podrido, -la esclavitud", mientras que el "norte ha organizado la sociedad sobre un corazón vital, la libertad. Divide, "Dios está llamando a las naciones." Y él está diciendo a la nación americana en particular que, "el compromiso es una farsa más perniciosa."

Pero los predicadores y teólogos del Sur se unieron con tanto fervor, al afirmar que Dios estaba de su lado. Un escritor para el trimestral del Sur, DeBow's Review, insistió en que "la institución de la esclavitud concuerda con los mandatos y la moralidad de la Biblia", la nación confederada podría esperar una bendición divina "en esta gran lucha". Virginia, Richard Meade, le dio a Robert E. Lee su bendición moribunda: "Estás comprometido en una causa santa".

Lo veo ahora como nunca lo había visto antes. Usted está a la cabeza de un poderoso ejército, al que millones miran con inefable ansiedad y esperanza. Usted es un soldado cristiano-Dios hasta ahora posee y bendice en sus esfuerzos por la causa del Sur. Confíe en Dios, Gen. Lee, con todo su corazón ", y poniendo sus manos paralíticas en la cabeza del General, agregó con una voz que jamás será olvidada por los espectadores:" nunca serás vencida; nunca serás vencida. "
Las santas causas que nunca pueden ser superadas no prevén la rendición. Incapaz de descontar la carga de la santidad, el Sur estaba condenado a resistir más allá de cualquier punto de la razón, hasta que su espalda se había roto en la rueda de la guerra.

Estas descripciones de la intoxicación moral en la que los estadounidenses bebieron en 1861 encajaban perfectamente en la guerra civil en un patrón más amplio de fabricación de guerra estadounidense, ya que los estadounidenses aman imaginar que cuando luchan luchan por la derecha y no por una ventaja política. Pero también lo hace todo el mundo, al menos desde el apogeo de las monarquías absolutas. Y sospecho que el prolongado sangriento de la Guerra Civil tuvo mucho menos que ver con la colisión de dos causas, convencidas a la manera típicamente americana de su propia pureza, y más con la despiadada exposición de las fisuras en los absolutos de ambos bandos. Eventualmente, la Guerra Civil haría menos absoluto moral, en lugar de más, creíble, y con consecuencias largas e infelices para la religión americana.

Los predicadores de 1861 podrían ver a la iglesia y al estado marchando como a la guerra, pero ciertamente no se veía así en el suelo. Ese modelo de la piedad marcial, el general confederado "Stonewall" Jackson, tenía una estimación muy pobre de la influencia de la religión del Sur en tiempo de guerra. "Me temo que nuestra gente está buscando a la fuente equivocada para la ayuda, y la atribución de nuestros éxitos a aquellos que no son debido", Jackson se quejó, "Si no confiar en Dios y darle toda la gloria de nuestra causa es arruinado. Dale a nuestros amigos en casa la debida advertencia sobre este tema. "

Tan poca provisión había sido hecha para los servicios de los capellanes en el ejército de Virginia del norte que totalmente la mitad de los regimientos en el cuerpo de Jackson en el resorte de 1863 eran sin uno. En el ejército de la Unión, la religión parecía tener un agarre tan escaso, a pesar del número de "hombres de oración". "Es difícil, muy duro para uno mantener sus sentimientos y sentimientos religiosos en esta vida Soldado", admitió un New Jersey cirujano. "Todo parece tender en una dirección diferente. Parece no haber pensado en Dios de sus almas, etc., entre los soldados ".


Un soldado de Iowa se encontró alistado en una compañía de pensadores libres alemanes, y estaba horrorizado al descubrir que "ellos son los peores hombres que he visto ... Nunca piensan en Dios o que tienen un Alma". O si los soldados tenían pensamientos acerca de Dios , Eran susceptibles de ser blasfemos. Un caballero de Ohio, disgustado por un "viejo cliente de un Predicador" que afirmó que "Dios ha luchado nuestras batallas y ha ganado victorys", concluyó que el predicador seguramente habría "mentido como Dixie." Si Dios realmente hubiera hecho todo eso, No está en los periódicos y por qué no ha sido promovido ".

Para cada divino del norte que reclamaba el favor de Dios para la Unión, y cada uno del Sur que reclamaba el favor de Dios para la Confederación, había mucho más que no podían decidir qué decir sobre la esclavitud. En conjunto, crearon una percepción popular de que la religión no tenía nada de fiable ni coherente que decir sobre la mayor cuestión estadounidense del siglo XIX.

Charles Hodge, el mayor de los teólogos norteamericanos del siglo XIX, había estado cambiando terreno en la esclavitud durante 20 años. En la década de 1840, Hodge deploró cualquier sugerencia de que "la tenencia de esclavos es en sí un crimen" como "un error lleno de malas consecuencias". Diez años más tarde, Hodge se volvió a decir que la esclavitud en abstracto podría no ser malo, La esclavitud "en casi todos los casos" lleva al esclavo a practicar el mal. En esa lógica, Hodge concluyó: "La emancipación no es sólo un deber, sino que es inevitable". En 1864, Hodge estaba apoyando una resolución de la Asamblea General Presbiteriana que calificó inequívocamente a la esclavitud de "mal y culpa". Los vientos políticos, ¿cómo iban las iglesias a dar a la gente alguna orientación que valiera la pena?

Abraham Lincoln era otro pensador que pinchaba antes de los vientos. Lincoln estaba seguro de que "Dios quiere esta contienda, y quiere que no termine todavía".

Estas descripciones de la intoxicación moral en la que los estadounidenses se bebieron en 1861 encajaron perfectamente en la guerra civil en un patrón más amplio de fabricación de guerra americana, ya que los estadounidenses aman imaginar que cuando se pelean, Abraham Lincoln era otro pensador que aprietaba antes de los vientos. Lincoln estaba seguro de que "Dios quiere esta contienda y quiere que no termine todavía". Pero eso se debió a que Lincoln había sido criado en una casa calvinista donde todos los acontecimientos, guerras o paz eran considerados un producto predestinado de la voluntad de Dios. Lo que fue más difícil para Lincoln determinar fue exactamente lo que Dios había querido esta guerra. En 1861, cuando su amigo, Orville Hickman Browning, afirmó, "Sr. Lincoln no podemos esperar la bendición de Dios en los esfuerzos de nuestros ejércitos, hasta que golpeemos decisivamente la institución de la esclavitud ", respondió Lincoln," Browning, supongamos que Dios está contra nosotros en nuestra opinión sobre el tema de la esclavitud En este país, y nuestro método de tratar con él ".

Este problema molestó a Lincoln lo suficiente como para que lo tomara como el tema central de su segundo discurso inaugural. "Ninguna de las partes esperaba para la guerra, la magnitud o la duración, que ya ha alcanzado", observó Lincoln. Lo que es más, "Ambos leen la misma Biblia, y oran al mismo Dios; Y cada uno invoca Su ayuda contra la otra. "Lincoln no podía declarar fácilmente que su propio lado estaba equivocado acerca de la Biblia y Dios, pero no podía, de manera similar, nerviosamente moralmente arrojar todo el oprobio en el otro equilibrio. "Puede parecer extraño que cualquier hombre se atreva a pedir la ayuda de un Dios justo para retorcer su pan del sudor de los rostros de otros hombres", dijo, pero se permitió no más que encontrar el argumento confederado "extraño". Lincoln optó por el agnosticismo calvinista, que encubrió la voluntad de Dios de maneras misteriosas y dejó a la humanidad con sólo el suave recordatorio de que "El Todopoderoso tiene sus propios propósitos". No habría vuelta de victoria ética para Lincoln, no deus vult Por una Unión Cristiana justa y victoriosa; En cambio, Lincoln ordenó a la nación que se comportase "con malicia hacia ninguno; Con caridad para todos.

* * *

En vez de la religión americana que corrompe la guerra civil con el absolutismo, es más posible decir que la guerra civil corrompió la religión americana. Un sargento de Iowa, sorprendido ante la carnicería de Shiloh, se preguntó: "¡Oh Dios mío! ¿Puede haber algo en el futuro que compense esta masacre? "El discurso religioso se haría cada vez más plagado de interrogantes incesantes, de la fe en decadencia y de un atractivo creciente hacia el sentimiento y la imaginación frente a la razón confesional o la conversión evangélica, Proporcionan mucho armamento para una aventura en los foros públicos.

"Tal vez la gente siempre piensa así en su propio día, pero me parece que nunca hubo un momento en que todas las cosas se han sacudido de sus cimientos", escribió uno de los corresponsales del popular revivalista, Charles Grandison Finney, en 1864, Tantos son escépticos, dudosos, tantos buenos se están desprendiendo de los credos y las formas ... A veces me siento tentado a preguntar si la oración puede hacer alguna diferencia. "Lejos de sentirse satisfecho de que el Norte había llevado a cabo una cruzada justa a su cumplimiento , El propio Finney se enfureció de que, después de dos años de guerra, "en la proclamación nopublick norte o sur es nuestro gran pecado nacional reconocido".

William James, que abandonó el servicio en la guerra, pero que vio cómo destrozaba la vida de dos de sus hermanos, concluyó que el idealismo que los había llevado a ser voluntarios había sido un ángel destructor y que sería mucho mejor considerar las ideas como instrumentos Que ayudan a las personas a adaptarse a sus circunstancias, en lugar de verdades abstractas que permiten gobernar sus acciones. En su carrera de posguerra en Harvard, James formuló una manera totalmente diferente de entender las ideas, a las que llamó pragmatismo.


Las creencias tenían que ser juzgadas por sus consecuencias, insistió James, por si tenían "valor en efectivo en términos experienciales" y podrían convertirse en una práctica práctica útil. Al dar abstracciones como la abolición y la libertad, un cierto estado absoluto de verdad los convirtió en letales e intransigentes tiranos que diezmaron a la generación de James. Pero sin el estatus de verdad, la religión degeneró en terapia -la cual, desde la perspectiva de James, no era necesariamente mala.

-Me temo que la subyugación del Sur me hará infiel. No puedo ver cómo un Dios justo puede permitir que las personas que han luchado tan heroicamente para que sus derechos sean derrocados ".
Para los sureños, la guerra puso una carga aún más pesada sobre la religión. Edward Porter Alexander, que terminó la guerra como general de brigada en el ejército de Robert E. Lee, pensó que la religión había paralizado a los sureños más que energizados. "Creo que fue un serio incubus sobre nosotros que durante toda la guerra nuestro presidente y muchos de nuestros generales realmente creyeron realmente que había esta misteriosa Providencia siempre flotando sobre el campo y listo para interferir en un lado u otro, y que Oraciones y piedad podrían ganar su favor día a día ".

Cuando, en 1864, la derrota miraba a la Confederación a los ojos, los brazos de los piadosos cayeron nerviosamente a sus costados, y llegaron a la conclusión de que Dios los abandonaba, si no sobre la esclavitud, para la incredulidad del Sur. "¿Podemos creer en la justicia de la Providencia", lamentó Josiah Gorgas, el jefe de la artillería de la Confederación, "o debemos concluir que estamos después de todo mal?" O aún peor, lamentó un desesperado Louisianan, "temo la subyugación del Sur Me hará infiel. No puedo ver cómo un Dios justo puede permitir que las personas que han luchado tan heroicamente para que sus derechos sean derrocados ".

Por mucho que los Beechers y Bushnells hubieran estado al principio de la guerra que pudieran leer la "sentencia justa de Dios por las lámparas apagadas y abocinadas", la guerra misma demostró lo contrario. En todo caso, la religión estadounidense se convirtió en una de las mayores víctimas culturales de la Guerra Civil. Y contrariamente a Stout, la guerra civil no fue prolongada o hizo más intratable por la religión, o por lo menos no por la religión sola.

La guerra total, como escribió recientemente el profesor de derecho de Yale, James Whitman, fue el resultado de la política, y particularmente por el movimiento de los gobiernos en el siglo XIX lejos de la monarquía y hacia la democracia popular. Mientras el gobierno fuera la reserva privada de los reyes, entonces las guerras habían sido el deporte de los monarcas, y se habían librado como si fueran juicios principescos por el combate o una especie de litigio civil. La única clase de personas que probablemente sufrían severamente por ellos era la nobleza. El alcance de la guerra era limitado simplemente porque se entendía que la guerra era la prerrogativa de los reyes.

Pero una vez que los gobiernos democráticos comenzaron a dejar de lado a los monarcas, una vez que los gobiernos se convirtieron en "del pueblo, por el pueblo, para el pueblo", e involucraron a todo el pueblo de una nación y no sólo a un puñado de aristócratas, . Ningún monarca solitario podría retirarlos; Ningún acuerdo de caballeros podría limitar su alcance. Las guerras se convirtieron en guerras de naciones contra naciones, emprendidas por principios lo suficientemente abstractos como para ordenar el asentimiento de todos, y por lo tanto más imposible de vencer, menos la aniquilación -no sólo la derrota- de un enemigo. No la religión, pero la democracia hizo necesario invocar el "nacionalismo milenial", con el fin de reclutar suficientes recursos de masa para nuevas guerras de masas. Las teorías sobre la justicia en la guerra o los debates sobre la proporcionalidad con que se podría librar la guerra sólo servirían como obstáculos en el camino de la victoria incondicional.

A partir de la guerra civil, el protestantismo norteamericano quedaría encerrado cada vez más en un estado de encarcelamiento cultural y, en muchos casos, retirándose a un mundo de experiencia privada en el que el cristianismo seguía teniendo poca importancia para la vida pública, fiestas. Apela a la autoridad divina en el comienzo de la Guerra Civil fragmentada en el estancamiento y la contradicción, y desde entonces, ha sido difícil para la convicción religiosa profundamente arraigada para afirmar una influencia genuina que moldea sobre la vida pública americana.

Al exponer las deficiencias del absolutismo religioso, la guerra civil hizo imposible que el absolutismo religioso abordara los problemas de la vida estadounidense -sobre todo los económicos y los raciales- en los que el absolutismo religioso hubiera hecho de hecho un gran bien. Algunos líderes, entre ellos Martin Luther King, han invocado la sanción bíblica para un movimiento político, pero eso ha sido tolerado en su mayor parte por el ambiente más amplio y solidario del liberalismo secular como una excentricidad inofensiva que puede ir en un oído y salir del otro. "Nunca después", escribió Alfred Kazin de la guerra, "los norteamericanos norte y sur sentirían que habían estado viviendo la Escritura." No sé que los americanos han sido los mejores para él.


martes, 18 de abril de 2017

Guerra de Secesión: ¿Pudo haber ganado el Sur?

Guerra civil americana: cómo el sur podría haber ganado

Joris Nieuwint - War History Online




La rendición de Lee en 1865. "Paz en la Unión". La rendición del general Lee al general Grant en el tribunal de Appomattox, Virginia, el 9 de abril de 1865. Reproducción de una pintura de Thomas Nast.


El ejército del general Lee se rindió en el tribunal de Appomattox el 9 de abril de 1865 terminando la guerra civil americana. Había sido uno de los conflictos más sangrientos de la historia de Estados Unidos y se recordará en los años venideros. Si las cosas hubieran sido diferentes, la Guerra Civil podría haber sido ganada por la Confederación. Si el Sur hubiera hecho estas cinco cosas de manera diferente, el resultado de la guerra podría haber cambiado.

La estrategia Fabien podría haber sido utilizada.

Nombrado como el general romano que lo inventó, esta estrategia evita combatir asaltos frontales y batallas campales donde y cuando sea posible. En cambio, el enfoque militar es usar el oponente usando desgaste y escaramuzas que se crean para disminuir la moral y causar trastornos a las líneas de suministro.

Hubo generales del sur, como Robert E. Lee, que son constantemente elogiados por su genio táctico y que incluso han sido llamados el Napoleón estadounidense, pero todas sus batallas fueron asuntos sangrientos y destructivos. La Unión tenía más hombres y podía manejar más bajas que la Confederación, por lo que tomar esta presión podría haber resultado en una victoria para el Sur. Realmente no tenían que ganar, pero no necesitaban perder.

La Confederación tenía ventajas geográficas porque los ejércitos de la Unión estaban invadiendo desde los estados del Norte. El Norte estaba sufriendo de la opinión pública vacilante y estaba pidiendo el alto el fuego de diferentes grupos, como los Copperheads.

El Movimiento para la Paz también estaba trabajando para presionar al gobierno y poner fin a la guerra. El Sur podría haber aprovechado esta ventaja para llevar a la Unión a la mesa de negociaciones, y posiblemente organizó un alto el fuego.

Aunque no fue reconocido por el mundo entero como un país soberano, tenía fuertes lazos internacionales. Fue el productor de más del 80% del algodón suministrado al mundo y trabajó para aumentar la demanda de algodón acumulándolo antes de que la Unión estableciera el bloqueo naval.

Podrían haber alistado el apoyo militar de Francia y Gran Bretaña a continuación, exigir negociaciones de paz y amenazar la capacidad de la Unión para el comercio.

Líderes de alta capacidad

El Sur fue visto como la fuerza con los mejores comandantes militares durante la guerra. Esto es debido a lo que se llama la Causa Perdida, que fue defendida por el Sur después de la guerra. Fue un esfuerzo que romantizó a las fuerzas militares del sur y retrató al general Lee como el estratega perfecto y general.

Lee fue muy capaz en su papel de liderazgo; Los generales Hood y Bragg son vistos como comandantes incompetentes en comparación con líderes de la Unión como Sherman y Grant.

Si el Sur hubiera querido la oportunidad de la victoria, debería haber sacudido la estructura de mando de su ejército.

Ventajas tecnológicas

Las encorazados, los globos y armas de disparo rápidos estaban ganando popularidad, por lo que ambas partes trataron de obtener una ventaja tecnológica sobre la otra en un esfuerzo por ganar la guerra. El sur incluso insinuó la idea de construir un helicóptero un siglo antes de que fueran utilizados por los Estados Unidos en la batalla en Vietnam.

Un motor de vapor fue utilizado para manejar dos enormes tornillos de Arquímedes. El dispositivo estaba destinado a volar sobre el campo de batalla y la destrucción de lluvia abajo en los soldados del Norte.

El proyecto fue detenido debido a la falta de fondos, pero se había construido, el Sur pudo haber obtenido la ventaja que necesitaba para ganar la guerra.


domingo, 1 de enero de 2017

¿Estamos ante la previa a otra PGM?

El mundo de hoy parece siniestro como lo hizo antes de la Primera Guerra Mundial
Por Ana Swanson - The Washington Post



Una reacción negativa a la globalización parece estar ganando fuerza en todo el mundo. Los políticos estadounidenses, tanto de derecha como de izquierda, han pedido que se frenen los acuerdos de libre comercio que dicen beneficiar a los extranjeros oa la élite mundial. El presidente electo, Donald Trump, ha defendido los aranceles sobre las importaciones y los límites de la inmigración, y sugirió retirarse de las alianzas internacionales y los acuerdos comerciales. Mientras tanto, los gobiernos populistas y nacionalistas han ganado terreno en Europa y Asia, y los votantes en Gran Bretaña han optado por retirarse de la Unión Europea.

Para algunos, parece ominosamente como otro momento de la historia, el período que condujo a la Primera Guerra Mundial, que marcó el final de una expansión de varios decenios en los lazos globales que muchos llaman la primera era de la globalización.

En un informe reciente, Josh Feinman, el principal economista mundial de Deutsche Asset Management, dice que el mundo podría ver un sustancial retroceso a la globalización en las próximas décadas. Después de todo, escribe, ya lo hemos visto antes, en los años de caos y aislacionismo que abarcaban la Primera y Segunda Guerra Mundial y la Gran Depresión.

"La primera gran ola de globalización, en el medio siglo antes de la Primera Guerra Mundial, provocó una reacción popular también, y finalmente se vino abajo en los cataclismos de 1914 a 1945", dice Feinman.

Otros economistas han propuesto teorías similares en el pasado. Branko Milanovic, Dani Rodrik, Niall Ferguson, Fred Bergsten y otros han argumentado que la globalización es un proceso cíclico que se acelera y se reduce a lo largo de décadas, ya que la integración global, naturalmente, da lugar a una reacción negativa. Al igual que Feinman, muchos ven el período que conduce a la Primera Guerra Mundial como un ejemplo ilustrativo.

Desde mediados del siglo XIX hasta 1914, los avances como los buques de vapor, el telégrafo, el teléfono y los canales de Suez y Panamá redujeron drásticamente las distancias y aumentaron la comunicación y el mundo experimentó un período de rápida globalización.

Aproximadamente 60 millones de europeos dejaron países de bajos salarios en Europa para tierras ricas en recursos en Estados Unidos, Canadá, Argentina, Australia y otros países, dice Feinman. Los países también bajaron sus barreras a los bienes importados y abrazaron el comercio. Como muestra este gráfico del informe de Feinman, las exportaciones de mercancías aumentaron como proporción de la economía, evidencia de la globalización




Estos cambios difunden los beneficios de la Revolución Industrial en todo el mundo, dice Feinman. Pero en algunos lugares, especialmente en los países más ricos, también empeoraron la desigualdad. El comercio enriqueció a algunas personas, pero dejó a otros atrás, provocando disturbios y una reacción política.

Como escribe Feinman, los países introdujeron gradualmente más barreras comerciales y restricciones a la inmigración. Con el apoyo de los trabajadores estadounidenses, Estados Unidos aprobó en 1921 una ley que imponía cuotas estrictas a los inmigrantes, especialmente a aquellos que eran pobres o de fuera del norte de Europa. Con las guerras mundiales y la Gran Depresión, la globalización se derrumbó y los movimientos nacionalistas y el aislacionismo económico reinaron durante décadas.

En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, el péndulo giró en la otra dirección. Estados Unidos lideró el mundo en la creación y expansión de organizaciones internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, precursor de la Organización Mundial del Comercio - instituciones que los creadores creían podrían ayudar a hacer imposible otra guerra mundial . Desde entonces, el mundo ha experimentado lo que muchos piensan como la segunda gran ola de globalización.

Hay muchas diferencias entre estas épocas de globalización y reducción, dice Feinman. Las Guerras Mundiales y la Gran Depresión no fueron sólo un rechazo a la globalización, y ese rechazo de la globalización fue tanto un resultado de esos eventos como de su causa, escribe.

Sin embargo, hay algunos paralelismos fuertes, dice Feinman. "La globalización moderna ha sido impulsada por algunas de las mismas fuerzas que impulsaron la época anterior a la Primera Guerra Mundial: las nuevas tecnologías, un sistema económico mundial abierto, libre y basado en reglas, sostenido por la potencia líder del día y un período de generalidad Paz entre los principales países ".

Hoy en día, el libre flujo de capital y comercio excede lo que era en la era anterior a la Primera Guerra Mundial. Y la proporción de estadounidenses nacidos en el extranjero y la proporción de riqueza de los estadounidenses más ricos -un indicador de desigualdad- han vuelto a los niveles anteriores a la Primera Guerra Mundial, después de sumergirse a mediados del siglo XX, como muestran los dos gráficos siguientes .





Al igual que antes de la Primera Guerra Mundial, la segunda gran ola de globalización condujo a un aumento de la inmigración y al aumento de la desigualdad en algunos países, lo que probablemente ayudó a desencadenar la reacción actual.

Feinman dice que la globalización está lejos de ser el único responsable del malestar económico que algunos en los Estados Unidos y en todo el mundo experimentan. Además de la globalización, la tecnología, los cambios sociales y las políticas gubernamentales han sido fundamentales para determinar quién se beneficia y quién pierde la integración económica mundial en las últimas décadas.

Pero la globalización también ha dañado a algunos trabajadores menos cualificados al exponerlos a la competencia. Además, la globalización puede ser un chivo expiatorio político más fácil, dice Feinman: Es más fácil para los políticos culpar a los países extranjeros por sus problemas que la tecnología, ya que la tecnología se ve a menudo en una luz positiva.

Económicamente, estamos viendo señales de que la globalización puede estar cambiando a una velocidad inferior.

En septiembre, la OMC proyectó que el crecimiento del comercio mundial caería al 1,7 por ciento en 2016, el ritmo más lento desde la crisis financiera de 2009. La proporción de la población de Estados Unidos que nace en el extranjero se ha desacelerado. Y el mundo está viendo más barreras comerciales y una desaceleración dramática en la elaboración de nuevos pactos comerciales.

En este punto, la amenaza a la globalización es sobre todo un riesgo más bien que una realidad, dice Feinman, y los "cabezas más fríos bien pueden prevalecer." La economía global sigue siendo notable integrada, y la nueva tecnología está atando a gente alrededor del mundo más de cerca que nunca antes de. Sin embargo, como demuestra la historia, este proceso puede ser revertido.

domingo, 10 de mayo de 2015

SGM: A qué nos hacen acordar los viejos nazis

Qué nos hacen recordar los viejos nazis 
Por ANNA SAUERBREY - The New York Times


Crédito Daniel Stolle

BERLIN - El juicio de Oskar Groening, de 93 años de edad, el "contador de Auschwitz", comenzó la semana pasada en la ciudad alemana de Lüneburg. El Sr. Groening es acusado de complicidad en el asesinato de al menos 300.000 personas. Por lo menos una vez durante el verano de 1944, de acuerdo con sus acusadores, cuando miles de Judios de Hungría llegaron en coche de ganado en Auschwitz-Birkenau, que se situó en la rampa de salida, viendo como los pasajeros se dividieron en los que se ponga en la mano de obra y obligado aquellos a matar al instante.

El juicio se ha ganado la atención general en Alemania y en todo el mundo, y no sólo porque el señor Groening expresado arrepentimiento por sus acciones. Un número de sobrevivientes de Auschwitz están presentes, y sus declaraciones han dado las actuaciones de un patetismo añadido. Es una de las últimas oportunidades que tendremos que escuchar a las víctimas y buscar la justicia de alguien que realmente participó en el Holocausto. La rápida desaparición de la "Zeitzeugen," los testigos de la época - los dos sobrevivientes y perpetradores - cambiará cómo los alemanes piensan acerca de nosotros mismos. Especialmente los perpetradores; de una manera extraña, perderemos ellos cuando ya han ocurrido.

Desde el fin de la era nazi, Alemania ha hecho "nunca más" una parte fundamental de su identidad nacional. La disuasión, como un concepto educativo, ha dado forma a la forma en que conmemoramos nuestro pasado, estructura de nuestra política y enseñamos a nuestros hijos.

No es suficiente para enseñar buenos valores liberales. Todo lo que Humboldt y Kant no pudo inocular Alemania a causa del virus del nazismo. ¿Por qué ahora? Tampoco es suficiente la historia, por sí mismo. El número de los muertos en Auschwitz-Birkenau es horrible, pero abstracto.

Pero cuando Eva Pusztai-Fahidi, uno de los demandantes en el juicio Groening, cuenta su historia, el sufrimiento es palpable. Ella ha sido entrevistado por varios periódicos recientemente, recordando el momento en que Josef Mengele, el "doctor" infame de Auschwitz, se situó en la rampa y le hizo un gesto a un lado - y su madre y su hermana a la otra. Ambos fueron asesinados, al igual que decenas de sus parientes.

Sobrevivientes del Holocausto hablan regularmente en los salones de clase en Alemania. Todo el mundo lee el "Diario de Ana Frank", una y otra vez. He leído que a sabiendas de que mis abuelos al menos habían tolerado el régimen que la asesinó - y que mis dos abuelos sirvieron en la guerra. Todos hemos crecido con la vaga sensación de culpa heredada.

Pero al leer el diario de Frank o escuchar Sra Pusztai-Fahidi hablan se está moviendo, son los autores que realmente hacen mareos. De manera que son aún más importantes para la narrativa alemana de las víctimas.

En el juicio, el Sr. Groening dijo que desde su punto de vista, el asesinato de los Judios de Hungría, que había sido meticulosamente planeados y para el que varias cámaras de gas nuevos habían sido construidas en Auschwitz, era "de rutina". Lo que sorprendió a él eran simplemente estallidos individuales de la violencia, como un hombre de las SS golpear a un bebé que llora la muerte. Los asesinatos en las cámaras de gas, dijo, fueron "ordenada" y "limpia". Rara vez dijo que la palabra "asesinato". "En 24 horas que podía cuidar de 5.000 personas", dijo. "Después de todo, así es como fueron las cosas en un campo de concentración".

El lenguaje del señor Groening hace de forma natural pensar de Adolf Eichmann, y cómo su explicación individual de su papel como un burócrata, en el juicio de 1961 en Jerusalén, llevó Hannah Arendt a acuñar la frase "la banalidad del mal". La Sra Arendt fue, algunos dicen que, engañado por el acusado, y que Eichmann había abrazado el odio alimenta la máquina de matar.

Pero si la señora Arendt estaba equivocado acerca de Eichmann, que estaba en algo, algo que ahora vemos en lo que está diciendo el señor Groening. Es la horrible, la banalidad mente-demolición del mal condensada en una frase como "eso es cómo fueron las cosas en un campo de concentración" que ha sostenido la propia narrativa alemana de culpa, mucho más que la compasión puede tener.

El Sr. Groening nos hace cuestionarnos a nosotros mismos. Yo también tengo miedo que no me he resistido. Las víctimas nos dicen: No debemos olvidar nunca. Los autores dicen: Podemos hacerlo de nuevo.

Una tarde, cuando yo era un adolescente, le pregunté a mi abuelo: "¿No lo sabía en ese entonces?" Su respuesta me tomó por sorpresa. "¿Cómo podríamos haber conocido?", Dijo, con una violencia que reveló más de su respuesta real.

Un día, cuando mi hijo pequeño se interesa por la literatura alemana, que va a leer, inevitablemente, Günter Grass. Pero tan fuerte y acusar como una novela como "El tambor de hojalata" es, no tendrá el mismo efecto que verse enfrentado a Oskar Groening, o estar seguro acerca de la integridad moral de su propio abuelo. ¿Cómo va a entender su propia responsabilidad, como alemán, para combatir las ideologías del odio y prevenir los crímenes contra la humanidad?

Tenemos que encontrar una nueva narrativa, una nueva manera de garantizar No a través de la ideología, sino a través de la acción "nunca más." - Por ejemplo, ayudando más generosamente a los refugiados que buscan asilo en nuestro país. En lugar de tratar de transferir un vago sentimiento de culpa heredada de otra generación, debemos cambiar de recordar lo que nunca debemos olvidar a saber por qué.

sábado, 9 de mayo de 2015

SGM: Sobre el rol histórico de Hitler

De las cervecerías al búnker
Nunca debemos dejar de pensar cómo Adolf Hitler, el vulgar oportunista que encarnó el mal absoluto, pudo seducir a tanta gente. Hay que estar vigilantes para que jamás pueda volver a repetirse algo similar
JOSÉ ÁLVAREZ JUNCO - El País


Qué personaje, este Adolf Hitler, de cuyo suicidio se cumplen ahora 70 años. Un número redondo, que no significa nada ni tendría por qué hacernos hablar de él. Pero cualquier pretexto es bueno para reflexionar sobre Hitler.

Y es así no porque su personalidad tuviera interés, porque fuera un “gran hombre”, bueno o malo, según gustos, pero dotado, en todo caso, de alguna cualidad extraordinaria. Solo creerá que fue grande quien equipare grandeza con popularidad, impacto mediático, influencia sobre su época. Porque influyó, sin duda, sobre el curso de la historia mundial como pocos seres humanos lo han hecho en el tiempo en que vivieron. El siglo XX sería, sin duda, muy distinto de no haber nacido él.

Desde cualquier otro punto de vista, careció por completo de grandeza. Fue un tipo inculto, aunque él creyera, desde luego, saber mucho (otra prueba de su ignorancia). En el cenit de su poder, pensó que eran tan importantes las conversaciones mantenidas en sus almuerzos por él y su grupo cercano que instaló a unas taquígrafas para que tomaran notas y se conservaran así para la historia. Se publicaron, hace unas décadas; miles de páginas, de una pobreza difícil de imaginar, llenas de simplezas, en un tono siempre rotundo y dogmático.

Si de las ideas pasamos a los principios morales, sus móviles nunca fueron “nobles”, cualquiera que sea el significado que demos a esta palabra. Y si a las ideas y los principios añadimos su atractivo personal, no era un tipo sociable, nunca tuvo verdaderos amigos y su vida sentimental fue anodina; de él no se recuerda una anécdota interesante, una frase ingeniosa, pese a la inventiva que suele adornar estos anecdotarios de hombres célebres. Como pintor, su única profesión, fue mediocre; y cuando le tocó ser gestor se levantaba tarde, era vago y desorganizado, le aburría leer informes y eludía la toma de decisiones (o las tomaba de forma temeraria). Por no inventar, no inventó ni el antisemitismo. Fue un oportunista vulgar, un megalomaniaco vacuo, un don nadie fanático y simplón, un charlatán desprovisto de cualquier idea de interés, un ambicioso cuyo único norte fue la conquista de un poder absoluto sobre sus semejantes.

Alguien me objetará que aportó novedades, aunque fueran perversas; que construyó y dirigió un régimen totalitario modélico, ideal para otros muchos dictadores; que enseñó a otros criminales políticos cinismo, brutalidad, manipulación de la prensa y la radio, justificación de los medios por el fin, crímenes contra la humanidad a gran escala. Pero en todos estos aspectos le había precedido Stalin. Y aquí me parece escuchar voces de protesta: cómo se me ocurre compararlos, este lo hizo por motivos idealistas, quería establecer una sociedad justa e igualitaria, aunque esto le llevara a cometer “excesos”. Dejemos ese tema para otro día. Lo indiscutible es que utilizó todos los medios imitados luego por Hitler para instalarse en el poder y que lo ejerció, como él, sin límites morales; y su modelo totalitario fue aún más perfecto que el nazi. Hitler, la verdad, tampoco inventó nada en ese terreno.

Alguna grandeza demoniaca se le podría atribuir. Nadie, quizás, ha encarnado el mal absoluto de forma tan pura. Fue la quintaesencia de la perversión, y por eso es útil como ejemplo para describir lo que debe evitarse a cualquier precio. Pero Hannah Arendt arguyó, con buenas razones, que los nazis ni siquiera tenían grandeza en este terreno, que incluso su maldad era “banal”, que cometieron los mayores crímenes sin plantearse siquiera los dilemas morales que se le ocurrirían a cualquier mente reflexiva.

Hay quien dice que dirigió un régimen totalitario modélico, pero le había precedido Stalin

Todo lo dicho, pensándolo bien, apenas tiene importancia y no responde a la pregunta de por qué escribir sobre él. La verdadera cuestión, la difícil de contestar, es cómo pudo un personaje tan mediocre alcanzar el poder absoluto sobre una sociedad tan culta, avanzada y moderna como la alemana. Cuál fue su atractivo, ese es el misterio sobre el que se han escrito miles y miles de páginas. Porque Alemania no era un país cualquiera. Hay que recordar lo que significó para los españoles que estudiaron allí, empezando por Ortega y Gasset, o la elevación del nivel de las universidades estadounidenses gracias a los alemanes que se refugiaron allí, o la calidad de las vanguardias artísticas alemanas. ¿Cómo pudo una sociedad tan sofisticada, una de las cimas de la civilización moderna, hundirse en la barbarie, en la brutalidad, en el genocidio, siguiendo las pautas de este Adolf Hitler?

Claro que la pregunta simplifica las cosas, pues no todo debe atribuírsele a él. Hubo colaboradores, fuerzas sociales que le apoyaron, estructuras de poder que se pusieron a su servicio. Pero él fue crucial, su personalidad fue clave en el asunto. Como resumió Ian Kershaw, Hitler no fue la “causa primordial” del “ataque nazi a las raíces de la civilización”, pero sí su “agente principal”.

Para entender su éxito, hay que referirse a las circunstancias en las que surgió: la amarga derrota alemana en la Gran Guerra, la inflación galopante de los años veinte y el paro masivo tras la crisis de 1929, los miedos que suscitaba en toda Europa la revolución bolchevique… Todo ello, en el tránsito de la sociedad del antiguo régimen al mundo moderno, con el desplome de las jerarquías tradicionales, el avance de la secularización, el paso de la política de élites a la de masas, de la sumisión de la mujer a la igualdad de géneros. Todo era novedoso, conflictivo, nunca visto. La sociedad, tal como se había conocido durante siglos, se hundía; y eso provocaba inseguridad y temores comprensibles.

Unos colaboradores sin escrúpulos construyeron el andamiaje que le rodeó de un halo carismático

En esa situación, Hitler —con una capacidad oratoria, esa sí, excepcional— supo levantar esperanzas. Identificó de manera nítida al culpable de todas aquellas crisis: los judíos, padres del capitalismo y del marxismo, los dos males de la modernidad. Y prometió, en tono apocalíptico, eliminar a aquel culpable. Con ello, aseguró, llegaría la redención, la superación de las divisiones, el reingreso en el paraíso, una nueva unión fraternal (de los elegidos, claro). Y aquella solución tan sencilla sedujo a muchos. Aunque sin mayoría absoluta, ganó elecciones —cosa que no hizo nunca Stalin—. A partir de ahí, unos colaboradores sin escrúpulos construyeron el andamiaje efectista que le rodeó de un halo carismático. Montaron un espectáculo grandioso, que compensaba la falta de participación política real. Y casi todos, incluidos muchos visitantes inteligentes, se dejaron impresionar por el resultado.

Hay quien explica el atractivo de Hitler a partir de la cultura alemana, del famoso Sonderweg,camino especial seguido por aquel país. En él contrastarían la modernidad en los aspectos económicos y técnicos con el atraso en la estructura política, basada en el paternalismo estatal heredado del “socialismo” conservador de Bismarck y dominada por los Junkers, élites de mentalidad muy tradicional, nacionalistas, militaristas y antisemitas, muy distintos a las aristocracias francesa o inglesa. El nazismo sería el producto de esa tradición y por tanto específicamente alemán. Pero, frente a esta visión, otros ven el fenómeno como una aberración atribuible a la situación de crisis económica, política y moral en la que surgió y creen que la aparición de aquel grupo de hooligans, dirigidos por un loco, interrumpió el acceso a la normalidad que iba siguiendo la historia alemana. El nazismo sería un caso de totalitarismo, como el soviético, típico del siglo XX europeo, no de la cultura alemana. Una cultura, hay que recordarlo, que produjo a Hitler pero produjo también a un Stefan Zweig, por mencionar solo un nombre, europeo lúcido si los ha habido, crítico y víctima del nazismo.

En conclusión, Hitler como persona importa poco. No evoco su muerte, desde luego, porque fuera, en ningún sentido, una pérdida para la humanidad. Lo que importa es preguntarse cómo pudo un tipo así seducir a tanta gente. Sobre eso es sobre lo que nunca deberíamos dejar de pensar. Como no deberíamos dejar de estar vigilantes, para que jamás se repita nada similar. En cuanto a él, como ser humano, ni siquiera el pistoletazo final, hace ahora 70 años, le otorgó la menor grandeza.

José Álvarez Junco es historiador. Su último libro es Las historias de España (Pons / Crítica).

sábado, 7 de febrero de 2015

Reflexión: Causa justa y valor... condiciones unívocas del héroe

Sobre héroes y tumbas

Muchas veces en las guerras, donde cada bando supone la preexistencia de causas justa que lleva al enfrentamiento armado en cuestión, las muestras de coraje y patriotismo son habituales. El último sacrificio es llevado a cabo por muchos participantes de la misma dando su vida por el ideal que los llevó al campo de batalla. 

Sin embargo, muchas veces dicha heroicidad se ve opacada porque la razón preeminente de la guerra deja dudas sobre la validez y sustanciación de la misma: la guerra no se puede justificar excepto como un acto de agresión o de manipulación estratégica ajena a cualquier causa justificable dentro de las convenciones internacionales modernas. 

Por ejemplo, las tropas de las Waffen SS del Wehrmacht actuaron valientemente en el frente ruso... pero es indudable que detrás de dicho valor queda opacada por la actuación general de las tropas y la política alemana: dicha guerra fue una guerra de agresión, donde la matanza de civiles estuvo a la orden del día y los asesinatos y traslados de judíos estuvieron presentes en toda la campaña. 

¿Vale la pena consagrar el valor o la eficacia del Sargento Peiper en los frentes rusos cuando detrás de cada una de sus victorias hubo matanzas de prisioneros o de población civil? 

Asimismo, muchas otras "guerras" llevan detrás de si el mismo escarnio... ¿fue valerosa la toma de las tierras zulues o la tierra de los boers por parte del ejercito británico? ¿Dicho valor debe ser consagrado como algo "bueno" para las generaciones futuras? Lo mismo podríamos preguntarnos de guerras argentinas internas o de la Guerra del Paraguay. Si bien la causa inicial de la guerra fue justa (la invasión a la provincia de Corrientes), es discutible el grado de ferocidad y daño hecho a los paraguayos. 


Muchas veces ha habido una delgada fina entre heroísmo y criminal de guerra, no se como hacer para distinguir o diferenciar entre una orden "normal" y otra "inmoral", osea si se, pero no se como bajarla al llano, al hombre que las ejecuta, ya que este no tiene porque saber determinadas cosas de geopolitica o lo que fuese.

Para mi una gran diferencia seria vencer la adversidad, ¿que quiero decir?

Por ejemplo un avión americano, tirando bombas en irak, sin ningún tipo de defensa, no lo convierte en ningún héroe (por más que cumpla su objetivo).

Pensando en voz alta diria que creo que una buena definición de héroe/heroísmo (en cualquier caso), seria de alguien que es capaz de vencer situaciones adversas (estar en inferioridad numérica, con material mas obsoleto, etc...), y no necesariamente que cumpla su objetivo, sino que a pesar de las circunstancias se la juega, aunque pierda.

En síntesis, alguien que enfrenta una situación adversa y que se sacrifica al 110% de sus capacidades, y el resultado de este esfuerzo pasa a un segundo plano, deja de ser importante. El héroe no es el que gana, sino el que replica su ejemplo entre sus connacionales (o su tropa, o su grupo, o lo que fuese) mostrando un ejemplo de entereza, sacrificio y bravura. Alguien que sacrifica "algo" (su vida por ejemplo), en pos de "algo" mas grande, que siembra para que otros cosechen.

En definitiva, ¿hasta que punto el valor en combate es loable? ¿Hasta que punto es indiscutible una actitud de desprendimiento personal en pos de una causa? 




¿Qué heroicidad puede tener, según mi punto de vista, el Che Guevara que repartió una revolución fracasada por donde se la mire y que en su camino fusiló a un montón de civiles, como muchos pobres miembros del gobierno departamental bolivianos quienes fueron fusilados por ser parte del sistema capitalista? 


Asimismo, el tema que no se plantea hasta ahora es el de la subjetividad del término "causa justa". Para un marine en Irak es una causa justa defender el intento de democracia que USA quieren imponer ahí. Para los chilenos el Cap. Prat es un superhéroe inundado incluso de reverencia cuasi-religiosa, cuasi un santo pagano para ellos. Sin embargo, para un peruano fue un invasor muerto en territorio peruano. 

¿O es que el valor de la causa no importa? Porque si es así, entonces los asaltantes de bancos de la época de la ley seca, los cuales morían valientemente en sus escapes de la zona de robo, debieran ser calificados de heroicos... pero de qué heroicidad hablamos si detrás de ello había un acto criminal? 

Valor y causa subyacente... 

Para mi, solo son héroes y ejemplos de valor aquellos que defendieron una causa justa en términos del respeto a las convenciones de guerra. Mas allá de ello, no existen héroes sino todo lo contrario. Gente que no merece recordarse.


Iñaki Etchegaray.

miércoles, 15 de octubre de 2014

G6D: Un análisis de Jauretche

ENSEÑANZAS DEL CONFLICTO ISRAELÍ 
Por Arturo Jauretche

En una nota publicada en "Azul y Blanco", que coincidió con la aparición de la desgraciada Ley de Hidrocarburos, sostuve que la coyuntura del conflicto árabe-israelí ofrecía una oportunidad para juzgar una estrategia propia en el problema del petróleo. Pero esto supone una concepción soberanista de la política y no una concepción ideológica, que es la habitual, hija de la falta de estrategia o, mejor dicho, de la aceptación de que la Argentina sólo puede realizar una política apendicular ya que sus motivaciones no son las de su propia concepción política, sino la de las grandes metrópolis que marcan alineamientos en función de sus intereses, encubiertos bajo la máscara ideológica.

Creo oportuno ahora, continuando ese pensamiento, mostrar cómo los acontecimientos del Cercano Oriente han variado la situación en esa neurálgica zona del abastecimiento petrolífero. Aparentemente la Unión Soviética en su respaldo a los países árabes ha perdido una partida. Vamos a analizar la nueva situación para ver quién efectivamente ha perdido. Para esto se hace necesario desentrañar un conjunto de situaciones.

Resulta evidente que la actitud de Egipto amenazando con la destrucción del Estado de Israel y con la guerra inmediata era un "bluff" de Nasser cuyo destinatario no era el aparente. De otra manera, resulta inexplicable la sorpresa y la inoperancia de los árabes ante la brusca y eficacísima operación de su adversario potencial. Nasser no creyó ni remotamente en la rápida reacción israelí, que le permitió colocarse como agredido, recogiendo en cambio todos los frutos de una efectiva agresión que aparece ampliamente justificada como acto defensivo. Israel recogió el "bluff", que simplemente tendía, con el pretexto de la guerra, a afirmar el predominio de Nasser y posiblemente terminar con la estructura feudal de Transjordania y la Arabia Saudita.

La derrota de los árabes importa aparentemente la derrota de la Unión Soviética en su política de apoyo a los mismos. Pero otra cosa ocurre si se considera en una perspectiva más amplia la situación del Cercano Oriente. Recordemos la actitud de los Estados Unidos en el anterior ataque al Canal de Suez conducido por Inglaterra, Francia e Israel. En ese momento Estados Unidos interviene decididamente para restablecer el statu quo. ¿Por qué Estados Unidos buscó el mantenimiento de ese equilibrio siendo que sus aparentes intereses y sus simpatías estaban mucho más cerca de Israel, de Francia y de Inglaterra? ¿Por qué, habiendo apoyado y promocionado el desarrollo de Israel, Estados Unidos se opuso a la expansión de su ahijado?



Es que para Estados Unidos, Israel es sólo un enclave en el Cercano Oriente y una cabecera de puente para el caso de una emergencia extrema que ponga en peligro el abastecimiento de petróleo. Su política tiende a la consolidación del Estado de Israel, pero no a la creación de una especie de Vietnam en el Cercano Oriente, pues un estado de conmoción permanente deterioraría la función abastecedora que sólo puede cumplirse de una manera práctica en la paz. Por consiguiente, Estados Unidos no podía desear, y mucho menos alentar, la alteración del statu quo, aunque fuera a favor de Israel, en cuanto implica la perspectiva que tenemos delante: un estado de guerra y convulsión que tenderá a hacerse endémico. Con este criterio actuó cuando el Canal de Suez.

En cambio, esto le puede convenir a Rusia por la misma razón que no le conviene a Estados Unidos. El primer fruto que recoge es la pérdida de posición de Nasser en el mundo árabe, y el alza paralela del predicamento de Siria y de Irak, que son los países árabes, cuya conducción sale valorizada del acontecimiento. Siria e Irak están más radicalizados que Egipto, y Rusia prefiere tratar con ellos, a negociar constantemente con un líder de inmenso prestigio que sólo es un aliado eventual que practica una política propia. Son mejores aliados por cuanto la influencia soviética puede hacerse valer en ellos con mucha más eficacia que en Egipto. Al mismo tiempo la declinación de Nasser y el fracaso de la "guerra santa" como instrumento de realización nacional para los árabes autoriza a suponer que, establecido un carácter de guerra permanente y convulsional —así sea fragmentaria— se producirá la rápida radicalización del movimiento pan-árabe. Una cosa es actuar sobre el mundo árabe a través de Nasser, que moverse sobre afinidades socialistas que abren la única perspectiva de lucha continuada, o de un estado de incertidumbre moteado de constantes episodios bélicos, que bastan para perturbar el suministro petrolífero.

Haciendo el balance resulta que Rusia obtiene como consecuencia de la victoria israelí la cesación del statu quo, que en el episodio de Suez había defendido Estados Unidos, y en el que no se hace necesaria su intervención directa para proteger su abastecimiento. Consigue al mismo tiempo el traspaso de la conducción del mundo árabe a manos mucho más afines con las suyas, Siria e Irak, y la deseada radicalización del mundo árabe como consecuencia necesaria. En cambio, Estados Unidos tiene que asistir a la ruptura del statu quo y a todos los efectos que se acaban de señalar que benefician a Rusia.

¿Qué gana, en cambio, con el triunfo israelí, que si bien amplía el enclave, subordina la política de Estados Unidos a la de este pequeño estado que lo arrastra a una situación que Estados Unidos no busca ni desea, como sería el tener que actuar directamente frente a las conmociones que se producen en el mundo árabe? El comando israelí apreció debidamente la situación. No sólo operó con rápida eficacia en la acción guerrera. También lo hizo en la acción política impidiendo con su rapidez la intervención apaciguadora de Estados Unidos, que resultó tan sorprendido como Nasser. Anotemos: entre los errores de Nasser que hay que sumar al "bluff" mal jugado sus declaraciones sobre la intervención de la aviación norteamericana e inglesa, que nada confirma, y que por el contrario ha servido aún más para debutar su prestigio.

Hay un episodio que la información telegráfica ha terminado por apagar y que sin embargo, tiene mucha importancia para la apreciación de los hechos. ¿Cómo se explica el vigoroso ataque a una unidad naval norteamericana donde se produjeron 30 muertos por la fuerza aérea israelí? La confusión es inadmisible, pues no pudo creer el comando israelí que se trataba de una nave egipcia de tal porte y que Egipto no tiene. Además el ataque fue continuado hasta el desmantelamiento de la nave. Pero todo se comprende a la luz de las versiones que identifican la nave norteamericana como un centro de comunicaciones emplazado precisamente para que los Estados Unidos pudieran actuar con rapidez en la emergencia, impidiendo que el juego israelí saliera de sus manos.

El C.I.A. ha noticiado que no se trata de un crucero sino del Liberty, nave supuestamente dedicada a estudios oceanógraficos que en su oportunidad anduvo en el Atlántico Sur. En realidad es un centro de comunicaciones dependiente del C.I.A. y al destruir sus medios el comando israelí se aseguró el tiempo necesario para evitar toda intervención mediadora de los Estados Unidos y de su flota marítima y aérea del Mediterráneo, pero especialmente evitó lo que en términos técnicos llaman el "jamming", que consiste en interferir comunicaciones mezclándolas, en una operación en que ha sido fundamental, según los datos suministrados, el sistema de comunicaciones entre las unidades motorizadas israelíes dirigidas por un gran especialista, Rabin. Así resulta inexacta la afirmación de Nasser de la intervención norteamericana en favor de los israelíes cuando el comando de éstos actuó precisamente con suma eficacia y con una desaprensión verdaderamente germánica, valga la humorada, para evitar la neutralización prosemita de los Estados Unidos. En este caso los semitas son los árabes, particularmente los árabes palestinos que en realidad no descienden de árabes sino de los campesinos judíos que permanecieron en Palestina después de la Diáspora, y que oportunamente se romanizaron, y luego se arabizaron.

Pero esta es otra historia que sería muy útil para poner en su lugar el disparateo racista.

Así la operación israelí cumple dos objetivos con toda eficacia: uno guerrero, que consiste en el aniquilamiento de su adversario. Otro político, que consiste en impedir la intervención del tercero que puede malograr aquél. Se ha visto que Rusia, tras la derrota de su ahijado árabe, gana posición en Medio Oriente, en cuanto la pierde Estados Unidos; también resulta claro que el ahijado de Estados Unidos juega su propia política al margen de su padrino, y contra la estrategia del mismo.

Arriesgadísima operación que revela en el comando israelí un conocimiento perfecto de la debilidad de Estados Unidos. ¿Cuál es la debilidad de Estados Unidos? Que por razones de política interna ni Johnson en particular, dentro del Partido Demócrata, ni los demócratas en conjunto, ni tampoco los republicanos pueden en este momento aplicar la política internacional de sus conveniencias, que es decir el restablecimiento del statu quo, pues hacerlo los llevaría a aparecer como amparando a los árabes, en cuyo caso quien condujera esa política sería electoralmente derrotado por la gravitación que la causa judía tiene dentro de los Estados Unidos a través de la prensa, el dinero y la colectividad israelita.

Es una situación parecida a la que Rusia tiene dentro de la estructura política de su partido internacional, el común que como consecuencia de este conflicto sufre la mayor de su historia. Con todo, Rusia ha jugado la carta, carta que sólo es posible con una unidad de conducción monolítica como la que emplea en su política internacional y que le permite perder contingentemente en unos aspectos para ganar en otros más permanentes. Estados Unidos no puede hacer lo mismo y esta es la dramática situación a que se ve abocado su gobierno. Tímidamente Johnson trata de ir paulatinamente restablecimiento de la anterior situación, pero no le será posible porque a su vez tiene que cuidar su situación electoral y las fuerzas internas que lo determinan y en las cuales gravita decisivamente la proyección norteamericana del Estado Israelí.

De tal manera, el coloso del Norte pierde el papel con director en el Cercano Oriente, que pasa a manos de la pequeña República de Israel, que no se resigna a funcionar como simple enclave de emergencia. Los acontecimientos tendrán que llevar a los Estados Unidos, no pudiendo retornar al statu quo, a tener que jugar detrás de la pequeña nación. Interesante experiencia que nos revela cómo una pequeña nación, jugando inteligentemente sobre las debilidades de un gran imperio, aprovechando las coyunturas, puede conducir a éste a servir su propia política. ¿Aprenderemos nosotros alguna vez a jugar nuestras cartas?

Estas reflexiones nos sirven para mostrar cómo una concepción nacional de la política permite a las pequeñas naciones utilizar las coyunturas de fricción para jugar su propio juego.