Mostrando entradas con la etiqueta Entreguerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Entreguerra. Mostrar todas las entradas

sábado, 19 de mayo de 2018

Entreguerra: Biuro Szyfrów, rompiendo las claves soviéticas y nazis

Biuro Szyfrów, los polacos que descifraron primero los códigos soviéticos y luego los alemanes

Jorge Álvarez | La Brújula Verde



Máquina Enigma / foto Shutterstock

Después de haberla visto en unas cuantas películas y novelas sobre la II Guerra Mundial, casi todo el mundo sabe que Enigma era el nombre de una máquina alemana que se usaba para cifrar y descifrar códigos de transmisión mediante un sistema electromecánico.

También es conocido que el funcionamiento de este aparato, que tenía sus equivalentes en Reino Unido y EEUU (la Typex y la SIGABA respectivamente), fue descubierto por los técnicos aliados.

Lo que ya no sabrán tantos es que un organismo polaco dedicado precisamente al criptoanálisis fue el que sentó las bases genéricas de la decodificación mucho antes de que estallara la guerra; hablamos del Biuro Szyfrów.

En realidad, sí hubo un guerra que motivara su actividad: la que enfrentó a Polonia con lo que en breve se llamaría URSS entre 1919 y 1921.

Los polacos del mariscal Józef Piłsudski, estaban lanzados en una expansión que pretendía recuperar los territorios tradicionales que poseía en el siglo XVIII mientras que los soviéticos trataban de recobrar los perdidos a causa del abandono del frente durante la I Guerra Mundial, cuando estalló la Revolución. Dado que el Tratado de Versalles había pasado de puntillas por esa cuestión. El conflicto se soluciónó tras la victoria de los primeros en la batalla de Varsovia, repartiéndose los susodichos territorios mediante el Tratado de Riga.


Soldados polacos en 1920/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

En el desarrollo de los acontecimientos jugó un papel importante la Sekcja Szyfrów, una agencia predecesora del Biuro Szyfrów creada por el teniente Józef Serafín Stanslicki en la primavera de 1919. Ayudado por un trío de prestigiosos matemáticos (Stefan Mazurkiewicz, Wacław Sierpiński y Stanisław Leśniewski), fue capaz de descifrar los códigos criptográficos empleados por el Ejército Rojo, que estaban algo anticuados porque el continuo estado bélico del país había impedido modernizar los de la época zarista. Por ello, las fuerzas armadas polacas estuvieron siempre informadas de los movimientos que planeaba el enemigo, pudiendo hacerle frente con ventaja.

Sorprende saber que los criptógrafos polacos descifraban, a veces en veinticuatro horas pero otras en el mismo día, no sólo los mensajes de mandos importantes como los generales Tukhachevsky, Sergieyev, Budionny o Gaya, sino incluso los del mismísimo Trotsky, permitiendo movilizar tropas con inusitada rapidez allá donde se necesitaran.

Al parecer, hasta se enteraron de una célebre discusión que mantuvieron radiotelegráficamente Tukhachevsky y Budionny. Lo cierto es que los técnicos especialistas iban por delante de sus adversarios en ambos bandos, ya que también los soviéticos interceptaron transmisiones enemigas, sólo que en mucha menor cantidad por la escasez de estaciones de radio que tenía Polonia y unos sistemas de seguridad más modernos.

En cualquier caso, el excelente trabajo de la Sekcja Szyfrów ayudó a que el ejército polaco abriera una brecha en el flanco izquierdo de las líneas soviéticas, permitiendo una entrada en cuña que les dio la victoria en Varsovia y, a la postre, obligó a la Unión Soviética a pactar un alto el fuego; así lo afirmaría años después el propio Piłsudski.

Fue un primer y glorioso paso antes de que en 1931 la agencia pasara a rebautizarse Biuro Szyfrów tras fusionarse la Referat Radiowywiadu (Oficina de Radio-Inteligencia) y la Referat Szyfrów Własnych (Oficina de Criptografía Polaca), dedicándose a elaborar códigos para su país y, sobre todo, descifrar los de otros, en una labor que incluía el rastreo y localización de estaciones móviles de radio de posibles agentes enemigos infiltrados en Polonia.


Palacio Saxon, primera sede del Biuro Szyfrów/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

A caballo entre 1927 y 1928 Polonia se había hecho con una máquina de cifrado de códigos alemana al interceptar un envío de correos que oficialmente contenía equipos de radio sin mayor trascendencia; pero las quejas de la embajada alemana exigiendo su devolución levantaron la liebre y los polacos abrieron el paquete, analizaron cuidadosamente el artefacto y luego lo volvieron a envolver con sumo cuidado entregándoselo a los germanos como si nunca se hubiera abierto.

Dado que la Enigma aún no se había fabricado probablemente era una precursora, pero permitió a los polacos familiarizarse con los códigos teutones y sus sistemas de cifrado. Cuando la máquina empezó a emitir los primeros mensajes por radio, los técnicos fueron capaces de descifrarlos. La guerra todavía estaba lejos así que la cosa no tuvo mayor trascendencia.

En 1930 Alemania ya disponía de un primer tipo de Enigma y los polacos, enterados por supuesto, empezaron a trabajar en una réplica. No fue fácil porque los alemanes fueron complicando progresivamente los mecanismos pero en Polonia empezaban a recelar de la agresividad del gobierno nazi que se había aúpado al poder en 1933 y redoblaron sus esfuerzos.

Para enero de 1938 el porcentaje de decodificaciones realizadas con éxito estaba en torno al 75%, que el propio Marian Rejewski, uno de los brillantes jóvenes matemáticos contratados para ello junto a Jerzy Różycki y Henryk Zygalski, consideraba que podían mejorar si contaran con más personal, aunque siempre quedaría un resto irresoluble a causa de la mala calidad de las transmisiones.

En 1937 la sede de la agencia se trasladó del cuartel del Estado Mayor -el palacio dieciochesco de Saxon- al bosque de Kabaty, donde se habían construido unas instalaciones ex profeso, en parte para mejorar las condiciones de trabajo del personal y en parte para dificultar el acceso de espías de la Abwehr alemana.


Marian Rejewski/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

El 1 de septiembre de 1939 estalló la II Guerra Mundial. El ataque de la Wehrmacht a Polonia no fue ninguna sorpresa para el Estado Mayor de ésta, adecuadamente advertido por el Biuro Szyfrów, aunque ello no bastó para detener la potente maquinaria bélica germana.

Por eso a finales de julio de ese año los polacos habían informado a los criptólogos de Francia y Reino Unido de sus avances, ofreciéndoles todo el material de que disponían e incluso una réplica de Enigma que habían fabricado. Muchos analistas consideran hoy que si los submarinos alemanes no lograron estrangular el tráfico marítimo británico fue gracias a los datos proporcionados por los polacos, que permitieron descifrar tempranamente las señales que los capitanes germanos enviaban desde el océano.

Cuando Polonia cayó, el Biuro Szyfrów destruyó sus archivos para evitar que cayeran en poder del enemigo; parte del personal fue evacuado a la zona sudeste del país, pero la invasión soviética el día 17 de septiembre obligó a trasladarlos a Rumanía para finalmente, en un rocambolesco periplo, llegar a Francia. Sin embargo, otros se quedaron y pese a ser detenidos por la Gestapo, ninguno reveló que sabían descifrar sus mensajes.

El famoso Alan Turing tuvo la oportunidad de intercambiar conocimientos con los criptólogos polacos en 1940; una colaboración que permitió a los aliados decodificar definitivamente todos los mensajes alemanes -que cambiaban los códigos cada poco intentando evitarlo- y, si bien Turing fue quien realizó el trabajo decisivo, un importante porcentaje se lo debió a sus colegas de Polonia. Así lo explicó luego Rejewski, recordando que los británicos tenían a diez mil personas trabajando en el asunto mientras que ellos sólo eran tres. El principal beneficio fue evitar la duplicación de esfuerzos y acelerar el proceso.


Alan Turing

Al ser tomada Francia, los polacos tuvieron que refugiarse en Argelia, de donde pasaron a Vichy. Desde allí facilitaron información de multitud de movimientos de las SS y la Gestapo; curiosamente, también analizaron los códigos soviéticos y los descifraron.

Más tarde, se vieron obligados a dejar suelo francés e intentaron llegar a España pero varios de ellos -incluido Różycki- murieron en 1942 en el naugragio del barco Lamoricière. Jerzy Rekewski y Henryk Zygalski atravesaron a pie los Pirineos, fueron atracados por su guía y dieron con los huesos en una prisión española antes de que la Cruz Roja los liberase al año siguiente. Al final pudieron alcanzar Gran Bretaña, donde se unieron al ejército polaco en el exilio.

Con el final de la guerra el Biuro Szyfrów se cerró, pues ya era innecesario. Rekewski regresó a Polonia donde vivió tres décadas más dedicado a otras cosas falleciendo en 1980, mientras Zygalski prefirió quedarse en Inglaterra hasta su muerte en 1978.

Varios de sus compañeros y sus jefes cayeron en manos de la Gestapo cuando intentaban huir a España, pero, al igual que los que habían permanecido en Polonia, ninguno confesó, por lo que los alemanes nunca supieron que su máquina Enigma era una valiosa fuente de información para los Aliados.


Fuentes: Enigma. How the poles broke the nazi code (Władysław Kozaczuk y Jerzy Straszak) / Alan Turing, Enigma and the breaking of german machine ciphers in World War II (Lee A. Gladwin) / Enigma. The battle for the code (Hugh Sebag-Montefiore) / Mathematics and War (Bernhelm Booß-Bavnbek y Jens Høyrup) / Wikipedia.

Libro recomendado: Enigma: How the German Machine Cipher Was Broken, and How It Was Read by the Allies in World War Two (Christopher Kasparek y Thomas Troy)

jueves, 17 de mayo de 2018

Nazismo: Bund Deutscher Mädel, las feminazis

La Liga de Muchachas Alemanas, las verdaderas feminazis

La rama femenina de las Juventudes Hitlerianas agrupaba a las jóvenes alemanas de entre 10 y 18 años afiliadas al Partido Nacionalsocialista (NSDAP). Algunas de ellas participaron en la defensa de Berlín, al final de la Segunda Guerra Mundial.

Muy Interesante




La Liga de Muchachas Alemanas (Bund Deutscher Mädel, BDM por sus siglas en alemán) era la rama femenina de las Juventudes Hitlerianas (Hitlerjugend, HJ). Fundada en 1930, tras la llegada de los nazis al poder –en 1933– ambas fueron las únicas organizaciones juveniles permitidas en la Alemania nacionalsocialista. A partir de diciembre de 1936, el ingreso en la Liga se volvió obligatorio. Pero sólo podían ser miembros de la BDM las ciudadanas alemanas de entre 10 y 18 años, étnicamente arias y sin enfermedades contagiosas.

Su primera líder e inspiradora fue Trude Mohr (1902–1989), funcionaria de Correos y militante del Partido nazi desde 1928; nombrada Reichsreferentin en 1934, reportaba directamente a Baldur von Schirach, líder de las HJ. El genuino ideario feminazi se desprende de sus discursos:

"Nuesto pueblo necesita una generación de chicas saludables en cuerpo y mente, seguras y decididas, orgullosas y confiadas, que asuman su lugar en la sociedad con equilibrio y discernimiento; libres de sentimentalismos y, precisamente por eso, poseedoras de una feminidad agudamente definida: ¡camaradas de un hombre, al que no ven como un ídolo, sino como un compañero! Portadoras de los valores del nacionalsocialismo, estas chicas los transmitirán a la próxima generación como baluarte espiritual de nuestro pueblo".

Tras su boda y embarazo en 1937, Mohr fue sucedida por Jutta Rüdiger, doctora en psicología de 27 años, hasta la disolución de la BDM al final de la Segunda Guerra Mundial.

Las jóvenes nazis de la Liga eran formadas para conocer y adoptar el folklore y las tradiciones populares alemanas, y aprendían a representar los roles tradicionales de la mujer en la nueva Alemania nacionalsocialista. Su adoctrinamiento incluía el ser enviadas a trabajar al campo en granjas de familias numerosas. Dotada de sus propios uniformes e insignias –falda azul, camisa y calcetines blancos–, la Liga fomentaba la rebeldía contra los padres y exigía fidelidad absoluta a su Führer, Adolf Hitler.

Durante los últimos meses de la guerra, algunas BDM tomaron parte activa en la defensa del territorio alemán invadido por los aliados. No existen datos fiables sobre el alcance de su participación en los combates de la batalla de Berlín, ya que no lucharon encuadradas en unidades ni de manera conjunta o coordinada, sino que las chicas más leales al régimen lo hicieron de forma voluntaria uniéndose a las HJ y a la Wehrmacht. Como otros miembros adultos del partido nazi, algunas jóvenes prefirieron suicidarse antes de ser hechas prisioneras por los soviéticos. Tras la guerra, la BDM fue disuelta y desde entonces ninguna organización guarda relación con la desaparecida Liga de Mujeres Alemanas.

De características similares, en 1934 se fundó en Madrid la Sección Femenina (SF), rama femenina del partido fascista Falange Española, creado por José Antonio Primo de Rivera. Constituida en 1934, la SF llegó a funcionar durante cuarenta años, siendo disuelta tras la muerte del General Franco.

jueves, 10 de mayo de 2018

La guerra ítalo-abisinia de 1935: Mussolini jugando a ser la nueva Roma

La invasión de Etiopía - El plan loco de Mussolini para la restauración del Imperio Romano

Nikola Budanovic | War History Online




Soldados italianos reclutados en 1935 en Montevarchi para luchar en la Segunda Guerra Italo-Abisinia.



Italia llegó a finales de la carrera colonial, pero trató de ponerse al día rápidamente. En 1895, estalló una guerra a gran escala entre Italia y Etiopía por una disputa relativa a que este último se convirtiera en un protectorado italiano. A pesar de que Italia era una nación tecnológicamente superior, Etiopía movilizó una gran cantidad de tropas y fue ayudada por Rusia con expertos militares y armas.

La guerra también vio un frente unido de antiguos oponentes del emperador etíope -o Ras, como se llama el título nacionalmente- Menelik II, que superó sus mezquinas diferencias y derrotó a los invasores italianos juntos. Fue un triunfo que entró en los mitos nacionales del pueblo etíope. Los italianos tuvieron que retirarse a Somalia, que estaba bajo su control colonial.

Exactamente 40 años después, bajo la bandera fascista de Benito Mussolini, Italia quería revivir su estatus imperialista.


El incidente de Walwal

Italia y Etiopía (entonces conocida también como Abisinia) no normalizaron sus relaciones diplomáticas hasta 1928, cuando se firmó un tratado, que era el acuerdo final y oficial en el límite entre la Italia somalí y Etiopía. El oasis de Walwal, en el cual ocurrió el incidente, estaba dentro del territorio abisinio. Sin embargo, los italianos rompieron la soberanía del estado y construyeron un fuerte en el oasis en 1934. Los etíopes pidieron el tratado, pero la fuerza invasora no retrocedió.

Entre el 5 y el 7 de diciembre, por razones que nunca se han determinado claramente, hubo una escaramuza entre la guarnición de los somalíes, que estaban en el servicio italiano, y una fuerza de etíopes armados. Según los italianos, los etíopes atacaron a los somalíes con rifles y fuego de ametralladora. Según los etíopes, los italianos los atacaron, apoyados por dos tanques y tres aviones. Al final, aproximadamente 107 etíopes y 50 italianos y somalíes fueron asesinados. Después de esto, el conflicto se calentó y atrajo la atención internacional.

Las frágiles relaciones entre los dos países colapsaron y la guerra se hizo inminente. Mussolini nunca ocultó sus ambiciones coloniales, declarando abiertamente el renacimiento del Imperio Romano bajo su gobierno y adoptando ideas racistas sobre los "pueblos primitivos" de África. La guerra fue, al igual que el incidente de Mukden que causó la invasión japonesa de China, proporcionó pruebas de que la Liga de las Naciones no tiene un poder real en la diplomacia mundial.

La guerra


Soldados italianos reclutados en 1935 en Montevarchi para luchar en la Segunda Guerra Italo-Abisinia. Por la familia Vestri, fotógrafos en Montevarchi durante 3 generaciones: el Fondo Vestri donó a Comune di Montevarchi y puesta al dominio público.

La fase inicial de la guerra se considera como la ofensiva de De Bono en octubre de 1935. El general italiano, Emilio De Bono invadió Etiopía desde Eritrea (que era, como Somalia, también una colonia italiana) estableciendo el Frente Norte. La ofensiva comenzó sin una declaración de guerra, socavando el estado etíope y el código de guerra internacional. La fuerza de ataque consistía en 125,000 soldados italianos y eritreos, mientras que el Emperador de Etiopía, Haile Selassie I, en ese momento podía reunir solo 15,000 soldados entrenados.

Al mismo tiempo, desde el sur, los italianos junto con sus homólogos somalíes comenzaron a empujar hacia Etiopía. La Liga de las Naciones condenó el asalto, llamando a Italia "un estado agresor". Como la Liga de Naciones no tenía un ala militar que pudiera reaccionar y ayudar a la nación en peligro, era un dragón de papel y los italianos lo sabían y continuaron con su política. La ofensiva de De Bono terminó en varias escaramuzas, pero sin una batalla decisiva, ya que los italianos avanzaron lentamente por el desierto de Etiopía, que tenía caminos mal pavimentados.

Los etíopes organizaron su propio plan de batalla. Lo que se conoció como la "ofensiva navideña" etíope tenía como objetivos la división de las fuerzas italianas en el norte con el centro etíope, aplastando a la izquierda italiana con la derecha etíope e invadiendo Eritrea con la izquierda etíope.

Ahora la fuerza combinada de Etiopía tenía casi 200,000 combatientes. El terreno accidentado y algunas tácticas de la vieja escuela demostraron que los etíopes no eran tan incapaces como los italianos. Obtuvieron una gran victoria frente a una división italiana en el paso Dembeguina en el noroeste del país.

El comandante italiano, mayor Criniti, comandó una fuerza de 1,000 infantería de Eritrea apoyada por tanques L3. Cuando los etíopes atacaron, la fuerza de Criniti retrocedió hasta el paso, solo para descubrir que 2.000 soldados etíopes lo habían ocupado. La fuerza de Criniti fue rodeada y disparando desde todas las direcciones. En el primer ataque etíope, dos de los oficiales del mayor Criniti fueron muertos, y el propio Criniti resultó herido. La fuerza de Criniti intentó usar sus tanques L3 para salir, pero el terreno áspero inmovilizó los vehículos.

Los etíopes masacraron a la infantería, luego invadieron los tanques y mataron a sus tripulaciones de dos hombres. Las fuerzas italianas organizaron una columna de socorro formada por tanques e infantería para relevar al mayor Criniti, pero se encontró con una emboscada etíope en el camino. Los etíopes que ocupaban el terreno elevado rodaron piedras delante y detrás de varios de los tanques, inmovilizándolos. Los etíopes interceptaron a la infantería de Eritrea y invadieron los tanques. Los otros tanques fueron inmovilizados por el terreno e incapaces de avanzar más. Los etíopes incendiaron dos de estos tanques.

Mientras tanto, el comandante Critini logró una ruptura, después de haber ordenado a sus hombres que arreglaran bayonetas y cargaran. Aunque la mitad de la fuerza del Comandante Critini fue asesinada en la feroz lucha, lograron escapar del cerco etíope. Los etíopes afirmaron haber matado a 3.000 soldados eritreos durante la ofensiva navideña.


Su Majestad Imperial, Haile Selassie I, Emperador de Etiopía. Por Walter Mittelholzer (1894-1937) - Escaneo propio del libro "Abessinienflug" de Walter Mittelholzer, publicado en 1934 en Suiza (editorial: "Verlag Schweizer Aero-Revue" en Zürich).

Después de este momento glorioso en el esfuerzo de defensa etíope, el poder de los emperadores comenzó a declinar. Los italianos se dieron cuenta de que la ocupación no iba a ser fácil: los eritreos y otras tropas coloniales no estaban tan ansiosos de luchar contra los etíopes, al menos no tan ansiosos como los últimos por defender su país. Además, la tecnología no era confiable en los terrenos robustos de África Oriental. En cambio, decidieron usar gas mostaza, bombarderos y artillería de largo alcance para obligar al emperador Haile Selassie I a capitular.

La Liga de las Naciones nuevamente condenó el uso de armas químicas, mientras que Mussolini insistió en que yo era solo una mezcla de gases lacrimógenos destinada a incapacitar a los oponentes, en lugar de asesinarlos. Esto, por supuesto, era una mentira notoria, ya que más de 100.000 etíopes, tanto soldados como civiles, murieron por envenenamiento con gas mostaza. Al final, el ejército etíope mal equipado, que todavía usaba espadas y lanzas debido a la falta de armas de fuego, fue sometido por el invasor sin resistencia significativa.

El emperador huyó a Inglaterra, mientras que la ciudad capital, Addis Abeba, cayó en la anarquía cuando una turba enojada destruyó todas las tiendas propiedad de los europeos.

Los italianos marcharon el 5 de mayo de 1936, y el 1 de junio, Etiopía fue anexionada oficialmente por Italia, que de hecho fue el final de la guerra, a pesar de que los etíopes nunca se rindieron formalmente. En esta ocasión, Mussolini pronunció un discurso en Roma:

"Durante los treinta siglos de nuestra historia, Italia ha conocido muchos momentos solemnes y memorables: este es sin duda uno de los más solemnes, el más memorable. Gente de Italia, gente del mundo, la paz ha sido restaurada. Por fin, Italia tiene su imperio. Los italianos han creado un imperio con su sangre. Lo fertilizarán con su trabajo. Lo defenderán contra cualquier persona con sus armas. ¿Serás digno de eso?


viernes, 30 de marzo de 2018

Hitler: Georg Elser y el inquebrantable destino del Führer

Georg Elser, la fascinante historia del artesanal y pionero atentado de la cervecería de Munich contra Hitler




Johan Georg Elser

De los diversos intentos de atentados que se propusieron acabar con la vida de Adolf Hitler sin duda el más conocido es el que perpetró el coronel Claus von Staufenberg con la implicación de importantes personajes de la política y el ejército alemán. Sin embargo, si hay un atentado que llama la atención por el tesón, la preparación artesanal y por lo cerca que estuvo de conseguir su objetivo es el llevado a cabo en Munich el 8 de noviembre de 1939 por Johan Georg Elser.

Elser era un ciudadano alemán de ideología cercana al socialismo y al comunismo (en 1928 se afilió a la Asociación de Combatientes del Frente Rojo), que había trabajado como tornero, como carpintero y ebanista y que tenía conocimientos de relojería. Poco a poco y a medida que el nazismo con su ideología xenófoba y anticomunista iba escalando hacia el poder único e indiscutido en Alemania y hacia una conflagración mundial, se convenció de que la única forma de evitar que su país se viera abocado a un desastre sin precedentes era terminar con la vida del principal causante de la situación, Adolf Hitler.

A medida que esta idea se iba afianzando en el cerebro de Elser, dos cuestiones se le revelaron como claves para que el magnicidio tuviera éxito: la primera era que debía trabajar solo, porque debido al brutal número de delatores y confidentes que los nazis tenían entre la población, hacer partícipe de sus planes a otras personas suponía un serio riesgo de que llegaran a oídos de la Gestapo; la segunda era que el éxito del atentado pasaba en gran medida por una planificación llevada a cabo muy cuidadosamente y con mucha anticipación respecto de su ejecución, porque Hitler se encontraba siempre rodeado de un enjambre de guardaespaldas por lo que acercarse a él sería imposible, lo que hacia necesario que el artefacto utilizado para atentar contra él se encontrase colocado en el lugar elegido con mucha antelación a la fecha prevista para su puesta en marcha.

Con estas premisas, Elser vio su oportunidad de actuación en un acontecimiento que meses antes de celebrarse contaba con la segura presencia del Fuhrer: la celebración anual del aniversario del fallido putsch de Munich de 1923, que se celebraría el 8 de noviembre de 1939 en la cervecería Bürgerbräukeller de la capital bávara.


La cervecería luego del atentado

Sus conocimientos de carpintería y relojería fueron muy útiles para sus propósitos y para aprender lo necesario sobre la manipulación y manejo de explosivos se empleó durante un tiempo como cantero en Könningsbronn y se dedicó a robar explosivos de la fábrica de armas donde trabajaba.

En los meses previos a la fecha del atentado y tras visitar en varias ocasiones la Bürgerbräukeller, Elser decidió que la mejor opción era colocar el explosivo dentro de una de las columnas de la cervecería cercanas al estrado desde el que Hitler daría su discurso. Esta ubicación y la seguridad de que los máximos dirigentes del partido nazi se encontrarían cerca de su líder en tan señalada ocasión garantizaba que el atentado acabase con la vida de la plana mayor del Estado. Además, según las previsiones de Elser, era más que probable que la fuerza de la explosión derribara el tejado de la cervecería sobre los asistentes a la reunión.

Con una tenacidad y una puntillosidad increíbles Elser se escondió noche tras noche durante varios días en los aseos de la Bürgerbräukeller al cierre de la misma y trabajó en la columna elegida para horadar un hueco donde colocar la dinamita y el detonador que fijaría la hora de la explosión; su meticulosidad le llevó no sólo a limpiar diariamente los restos de su trabajo nocturno y forrar la columna de un revestimiento de madera del mismo color que la columna, sino incluso a forrar interiormente este revestimiento de una plancha de acero para evitar que sonara a hueco.

De esta forma sus trabajos pasaron totalmente desapercibidos y el día 6 de noviembre todo se encontraba dispuesto; faltaba fijar el momento exacto de la deflagración en el detonador y Elser decidió que la mejor hora eran las nueve y media de la noche. Pensó que el gusto de Hitler por los largos discursos y el hecho de encontrarse con sus más antiguos y queridos camaradas (los del putsch de 1923) harían que la intervención de Hitler se alargase hasta tarde.

Tras comprobar que todo estaba dispuesto y que su escondite no había sido detectado, el día del atentado Elser dejó Munich con intención de huir a Suiza y recibir allí la noticia del éxito de su plan.

Sin embargo, aunque la explosión se produjo y causó ocho muertos y decenas de heridos (el techo de la cervecería efectivamente se derrumbó como consecuencia de la onda expansiva), ni Hitler ni ningún jerarca nazi resultaron afectados por el atentado, porque tras un discurso inusualmente breve del líder todos ellos habían abandonado la Bürgerbräukeller antes de la hora prevista por Elser y se encontraban en un tren de vuelta a Berlín cuando se produjo la deflagración.

El atentado causó una reacción de rabia y alarma en los dirigentes del partido que se plasmó en un impresionante despliegue policial para detener a los responsables del mismo. Elser no tuvo tiempo de librarse de este dispositivo y fue detenido en un bosque fronterizo cerca de Constanza antes de poder llegar a Suiza. En su poder se encontraron una postal de la Bürgerbräukeller, partes de la maquinaria de un reloj y un pequeño detonador de aluminio, lo que le convirtió rápidamente en sospechoso del intento de magnicidio.

Tras seis días de intenso interrogatorio Elser confesó ser autor del atentado; lo que la Gestapo no consiguió fue que implicara a otros cómplices, pues consideraban increíble que tan magna catástrofe la hubiese causado una sola persona. Incluso trataron infructuosamente de conectar a Elser con una operación contra espías británicos que se desarrolló en esos días… pero esa es otra historia.

Elser fue condenado a muerte, aunque la sentencia no se ejecutó inmediatamente. De hecho por una trágica ironía, tras pasar por los campos de Sachsenhausen y Dachau fue ejecutado en este último el 9 de abril de 1945, menos de un mes antes del suicidio de Hitler y de la rendición de Alemania.



Curiosidades de la Historia

sábado, 9 de diciembre de 2017

Guerra de invierno: 8 hechos del conflicto

8 Hechos: Cuando los finlandeses y la nieve resistieron la invasión soviética en la guerra de invierno


Andrew Knighton | War History Online



Cuando la Segunda Guerra Mundial estalló en Europa Occidental, la Unión Soviética se embarcó en otra guerra, en la que lograría fácilmente sus objetivos estratégicos, pero que también debía dejar a la URSS ensangrentada y avergonzada. Era un conflicto que alentaba la invasión de Hitler a Rusia y también permitía a los soviéticos preparar un contraataque contra los invasores nazis.

Esta fue la Guerra de Invierno.

1. Invadir Finlandia

Había una larga historia de tensión y violencia entre Finlandia y la URSS. Con la economía de Finlandia creciendo en la década de 1930, se convirtió en un objetivo tentador para la agresión soviética. La URSS comenzó a exigir territorio de Finlandia.

El 30 de noviembre de 1939, después de dividir Polonia con Alemania, y con el resto de Europa preocupado por los nazis, la URSS invadió Finlandia. Los objetivos de la invasión han sido discutidos, pero si estaba destinado a terminar con la conquista completa o el reordenamiento de las fronteras, el punto estaba claro: la URSS estaba después de la tierra finlandesa y quería dominar ese país.

Un gobierno títere, llamado el Gobierno de Terijoki, fue establecido en territorio ocupado usando unos pocos finlandeses simpáticos al comunismo soviético. Durante los próximos tres meses, las dos naciones lucharían una guerra agotadora.

2. Problemas de transporte

La invasión rusa debía seguir el modelo blitzkrieg que había servido tan bien a los alemanes en Polonia, un avance rápido y duro que utilizaría recursos y tecnología superiores para superar la resistencia. Pero mientras Polonia era una tierra de llanuras abiertas, Finlandia era una de bosques congelados y nieve profunda. Esto no era lugar para blitzkrieg.

Caminos sepultados bajo diez pies de nieve bloquearon el avance soviético. El suelo mantenido caliente por la nieve arriba se convirtió en pantanos fangosos, a través de los cuales la infantería tuvo que caminar. Muchos vehículos sólo podían avanzar después de que cientos de soldados de infantería se hubieran adelantado a ellos, derribando la nieve.


Tanques ligeros soviéticos T-26 del Ejército soviético 7 durante su avance en el istmo Careliano.


3. Muerto por el frío


Aunque estaban familiarizados con la lucha en sus propios duros inviernos, los soviéticos no estaban preparados para lo amargo que sería el frío finlandés. Las carpas eran insuficientes. Los uniformes no eran lo suficientemente cálidos. Las líneas de suministro rusas se estaban derrumbando y los soldados no tenían los suministros que necesitaban. El hielo, el viento y la nieve hicieron de la vida de los invasores un infierno vivo.



Tropas finlandesas de esquí en el norte de Finlandia en enero de 1940.

Fue peor para las tropas heridas. Los servicios médicos, inadecuadamente equipados para las condiciones, no podían tratar a los heridos con la suficiente rapidez. La mayoría de los soldados soviéticos heridos murieron congelados.


4. Armas equivocadas para el clima


La artillería finlandesa más común fue una pistola de 76 mm que data de alrededor del año 1902 (76 K 02). El arma está camuflada en la ciudad de Viipuri en marzo de 1940.

Los soviéticos estaban dispuestos a luchar con las armas y los vehículos más modernos a su disposición - equipo que esperaban ser superior al de los finlandeses. Los finlandeses tenían poca munición, sólo tenían armas y aviones antitanque limitados, prácticamente no tenían fuerzas blindadas y superaban en número de tres a uno. Parecía demasiado fácil para los rusos.

Pero como los hombres que los llevaban, las armas soviéticas sufrieron el frío. Las pistolas funcionaron mal. Los motores se estancaron. Los vehículos motorizados se congelaron en las condiciones de hielo. Incluso los colores de los uniformes demostraron ser contraproducentes, verdes oscuros que habrían proporcionado el camuflaje en otra parte que hacía hombres resaltar contra el blanco congelado y los blancos para los francotiradores finlandeses.


5. Los finlandeses se defienden




La defensa de Finlandia era un ejemplo clásico de lo que un ejército más pequeño y menos bien equipado podía lograr con valor, ingenio y conocimiento de las condiciones locales.

Los finlandeses emprendieron inicialmente un retiro de lucha, dándoles tiempo para preparar líneas defensivas más profundas en el país. Utilizaron las tácticas de la guerrilla y concentraron hábilmente sus fuerzas para atacar a las tropas soviéticas que las superaban en número de doce a uno en algunas áreas. Los bolsillos de las fuerzas rusas fueron aislados, rodeados y luego destruidos.

Las tácticas finlandesas se adaptaron al clima, las fuerzas enemigas y las limitaciones de sus propios suministros. Las tropas de esquí fueron capaces de moverse con más rapidez y comodidad que la infantería soviética, con regularidad maniobrando. Las balas fueron barridas de enemigos caídos, ayudando a compensar el déficit. Las pistas del tanque ruso estaban atascadas con dispositivos improvisados ​​para detener su avance.

El cóctel Molotov se convirtió en el arma de firma de la guerra, y fue tan popular entre las tropas finlandesas que pronto fue fabricado centralmente.

A pesar de la existencia del gobierno títere, casi nadie en Finlandia favoreció la causa soviética. La nación se unió ante la agresión rusa.

6. Participación internacional



Voluntarios suecos durante la guerra de invierno, llevando rifles anti-tanque Boys en sus espaldas.

Al igual que la Guerra Civil Española, la Guerra de Invierno se convirtió en un punto de encuentro para la oposición a lo que muchos consideraban una peligrosa ideología y las políticas de un dictador. El dinero y los suministros se recaudaron de países de todo el mundo, aunque un bloqueo alemán hizo difícil conseguirlos. Mensajes de apoyo fueron enviados por figuras prominentes en Washington. Francia y Gran Bretaña hablaron de enviar sus propias tropas a Finlandia.

Pero fueron los vecinos locales de Finlandia los que más ayudaron a los finlandeses. Voluntarios de Suecia, Dinamarca, Noruega, Estonia, Hungría y Ucrania vinieron a luchar junto a los finlandeses. Los países escandinavos, en particular, mantenían relaciones amistosas con Finlandia y temían que los soviéticos también los invadieran. Ellos suministraron tropas familiarizadas con el clima y sus formas de lucha, hombres que, como los finlandeses, pudieron esquiar en la batalla.

7. La paz a un precio



Guerra de invierno: concesiones territoriales de Finlandia a la Unión Soviética. Jniemenmaa - CC BY-SA 3.0

La URSS tenía sus propias tácticas: formas costosas y brutales, pero formas que podían ganar. Arrojando a miles de hombres en asaltos frontales, desgastaron la resistencia finlandesa y, finalmente, rompieron las líneas defensivas. Superados en número, desarmados y con sus planes rotos, los finlandeses se vieron obligados a buscar la paz.

Era una paz que los soviéticos estaban dispuestos a aceptar. La guerra les había costado muchísimo en términos de hombres, material y reputación, era una dolorosa vergüenza que querían poner detrás de ellos. A pesar de esto, tenían suficiente territorio finlandés para buscar términos que les convinieran.

El 12 de marzo de 1940, se firmó el Tratado de Paz de Moscú. Finlandia concedió el 11% de su territorio, el 30% de su base económica, a la URSS. 422.000 finlandeses perdieron sus hogares.

8. Lecciones aprendidas ... o no



Los soldados del Ejército Rojo exhiben una bandera capturada del estado finlandés.

Los soviéticos habían aprendido una lección de la guerra de invierno. Re-equiparon a sus ejércitos maltratados con mejores equipos, particularmente el tanque T-34.

Hitler, viendo desde Alemania, también había aprendido una lección: que Rusia era débil, y que podía invadir y conquistar con confianza el país.

Pero Hitler no había aprendido todas las lecciones tácticas de la guerra, no se dio cuenta de la capacidad de las fuerzas mal equipadas pero determinadas para contener enemigos mejor equipados y los peligros de una guerra en invierno. La próxima vez, estos ayudarían a los soviéticos, no los paralizarían y las lecciones aprendidas de los finlandeses, les permitirían vencer a los alemanes.

Fuente:


Geoffrey Regan (1991), The Guinness Book of Military Blunders.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Entreguerra: La anexión de Checoslovaquia

La crisis checoslovaca: conquistar un país sin el uso de un ejército

Joseph M. Durante | War History Online


Soldados del ejército checoslovaco en patrulla en los Sudetes en septiembre de 1938.


En 1938 las zonas de habla alemana de Checoslovaquia, también conocidas como los Sudetes, se impacientaban y se alteraban debido a la recesión económica, "cuando la recesión económica golpeó Checoslovaquia y los distritos industriales alemanes fueron los más afectados por ella, incluso estos partidos alemanes se convirtieron insatisfechos con el trato dado al gobierno checoslovaco ". Además, con la falta de ayuda de su gobierno no ayudó a la población a facilitar su punto de vista sobre la capacidad de los gobiernos checoslovacos para ayudarles.

"El 20 de febrero de 1938 Hitler declaró públicamente su interés vital en el destino de los alemanes de los Sudetes y les prometió ayuda." Con Alemania se convirtió en una potencia mundial y mostrando su interés y la toma de poder futura, el resto de las potencias mundiales ahora tenía para actuar, los pertenecientes a Josef Stalin de la Unión Soviética. Neville Chamberlain y Winston Churchill de Gran Bretaña, Franklin Delano Roosevelt de los Estados Unidos de América, Edouward Daladier de Francia.


Cuando Alemania declaró su interés en ayudar a los checos de habla alemana, Hitler se reunió con Konrad Henlein, el líder del Partido Alemán de los Sudetes. "Para los checos, el problema era cómo satisfacer a la minoría alemana sin destruir a la República". El encuentro tenía por objeto hacer que Henlein planteara sus demandas al presidente checoslovaco Edvard Benes.



"El presidente Benes ... Vio esto claramente y trató varias veces de negociar con Alemania, e incluso con Hitler. Estos intentos desesperados estaban condenados al fracaso, pero el presidente Benes los intentó a todos, incluso un llamamiento a la Rusia soviética para contrarrestar el poder creciente de Alemania ", que tanto Stalin como los rusos parecían no querer ayudar a Benes y lo que se pensaba que era su problema "Así, en las circunstancias de 1938, los checos fueron realmente solos para enfrentar a Hitler y Alemania." Para Hitler, se preguntó cómo podía conseguir sus objetivos, "cómo destruir Checoslovaquia y el sistema de Versalles con él explotando a los legítimos Sudetes agravios ".

Rusia no tenía fronteras políticas con Checoslovaquia, por lo que habría sido muy difícil apoyarlos con tropas y armaduras militares. Además, Rusia habría tenido que mover tropas a través de Polonia o Rumania, "casi con toda seguridad habrían prohibido a las tropas rusas el rito de paso necesario a través de su territorio, haciendo así que la acción militar fuera políticamente desagradable también". de la crisis en los Sudetes de Checoslovaquia para Joseph Stalin no quería molestar a los alemanes y Adolf Hitler.


Las tropas mecanizadas alemanas entran en Saaz, Sudetenland. Las calles están decoradas con banderas de esvástica y banderas. 9.10.1938. Bundesarchiv - CC BY-SA 3.0 de

Otro poder principal en los últimos años 30 fue Gran Bretaña bajo el primer ministro Neville Chamberlain y miembro del parlamento Winston Churchill. Un telegrama fue enviado a Chamberlain por el presidente Benes, afirmando que si las demandas alemanas no se cumplen, moverán sus tropas a Checoslovaquia y la tomarán por la fuerza. En respuesta, Chamberlain movilizó a la Marina Real. Además, el Comité de Política Exterior del Gabinete dictaminó que había poco que Gran Bretaña podría hacer para ayudar a Benes y sus problemas con Alemania. Le dijeron a Benes que tratara de hacer arreglos, con los mejores arreglos que pudieran, con Hitler y el gobierno alemán. Chamberlain y su gabinete coincidieron en que si una posible guerra se desatara entre las potencias europeas, Chamberlain entraría y se reuniría en Berlín con Hitler.

A finales de septiembre de 1938, la Conferencia de Munich se celebró en Munich, Alemania. La conferencia fue para delegar el interés de Alemania en los territorios de los Sudetes. Esta conferencia tuvo todas las principales potencias europeas, excepto José Stalin de la Unión Soviética y Edvard Benes de Checoslovaquia. "Las potencias europeas se sintieron obligadas a resolver el conflicto checo-alemán y desde ese momento el destino de Checoslovaquia fue sacado de las manos de su pueblo". Esta conferencia, a los ojos de los gobiernos británico y francés, fue para apaciguar a Hitler y los alemanes en su interés en los Sudetes. Un crítico importante fue Winston Churchill de Gran Bretaña, "Churchill surgió como un crítico principal del Acuerdo de Munich, dirigiéndose a los Miembros el 5 de octubre de 1938", en un discurso titulado "El Abandono y la Ruina de Checoslovaquia" de Winston Churchill.

En su discurso, Churchill dice que Checoslovaquia será envuelta en el régimen nazi ", y también:" No impidieron a Alemania rearmarse, ni se rearmaron a tiempo. "Churchill sabía que la esperanza de salvar a Checoslovaquia ya había desaparecido y condenó no responder con fuerza militar para oponerse a Hitler y la Alemania nazi. "El 18 de septiembre de 1938, los ministros de relaciones exteriores y los ministros de Asuntos Exteriores franceses y británicos se reunieron en Londres para estudiar cómo apaciguar a Hitler, ya que se hizo evidente que, a falta de guerra, nada podía hacerse por los checos".



Después de la cumbre, el primer ministro británico Chamberlain regresó al Reino Unido donde declaró que el acuerdo de Munich significaba "paz para nuestro tiempo"
Incluso aquellos en el plomo de Francia sabían que no podían, incluso con esfuerzos combinados de Gran Bretaña, no podían ayudar a los checoslovacos. Churchill, para tratar de combatir la cada vez mayor fuerza de los militares alemanes, dijo esto en su discurso tres cosas que deben suceder, "primero la creación oportuna de una Fuerza Aérea superior a cualquier cosa a corta distancia de nuestras costas"; Fuerza Aérea que puede defenderse de una poderosa fuerza aérea alemana, "en segundo lugar la reunión de la fuerza colectiva de muchas naciones", que dará una fuerza sustancial a las naciones que se oponen al régimen nazi, y "en tercer lugar, la creación de alianzas y militares convenciones, todas dentro del Pacto, con el fin de reunir fuerzas en todo caso para frenar el movimiento de este Poder. "

El problema con Churchill era que él no era el primer ministro en ese entonces. Sirvió en el Parlamento, bajo el Primer Ministro Neville Chamberlain en 1938. Incluso un artículo en el New York Times describió lo que había sucedido en Europa, "Nazi Demands Met: Hitler obtiene casi todo lo que le pidió a los confederados de Munich de acuerdo". dice que "el primer ministro Chamberlain, cuyos esfuerzos de paz fueron finalmente coronados con éxito, recibió el aplauso más fuerte de las multitudes de Munich".

Además, "París se alivió en el acuerdo de Munich, pero continuó sus preparativos de guerra", e incluso "el Papa Pío rompió y sollozó mientras apelaba en una transmisión mundial de oraciones por la paz." El presidente Franklin Delano Roosevelt de los Estados Unidos de América "Instó a la gente de este país a ofrecer tales oraciones" para mostrar la comparación con las acciones del Papa Pío. Roosevelt y su embajador Joseph Kennedy habían tomado la decisión de apoyar a Neville Chamberlain y su decisión. El presidente Roosevelt había enviado a Hitler un mensaje ", pidiendo a Hitler que considerara las lecciones de la Primera Guerra Mundial y sugiriera" una conferencia de todas las naciones directamente involucradas en la presente controversia ". Aunque los Estados Unidos no tenían poder real en la Conferencia de Munich , la alabanza sería dada al presidente Roosevelt si la paz fue resuelta.




Francia, que tenía una alianza con Checoslovaquia, tenía un representante en la Conferencia de Munich. Edouward Daladier fue el Presidente de Francia y contribuyó a los resultados de la Conferencia de Munich. Francia había sido alertada de los planes alemanes de hacerse cargo de los territorios de los Sudetes y que "Praga todavía no había sido informada de estos planes, pero el Fuhrer debía ser consultado primero". Francia tenía la alianza con Checoslovaquia y debía apoyar a Checoslovaquia en caso de un asalto militar. En cambio, para tratar de combatir los avances alemanes y los planes de invadir Checoslovaquia, se reunieron en Munich para la Conferencia.

Daladier había asegurado a Chamberlain que si Alemania atacaba a Checoslovaquia y las hostilidades siguieran, los franceses pretendían ir a la guerra y comenzar las hostilidades con Alemania dentro de cinco días. Habían acordado los términos de la anexión de los Sudetes a Alemania. Después de la conferencia, Francia miró a los Estados Unidos para ayudarles a rearmar sus militares y Daladier lamentó que no tener una fuerza aérea para mostrar una fuerza fuerte al Fuhrer alemán.

Con todas las naciones fuertes y poderosas de Europa y de los Estados Unidos de América, nada de lo que hicieron podría haber sido hecho para detener el ascenso del Tercer Reich. El presidente Benes de Checoslovaquia no tuvo otra opción; no podía luchar contra el régimen nazi debido a tener un ejército mucho menos poderoso y tenía poco apoyo militar. Además, Benes no tenía voz ni control sobre el resultado de la Conferencia de Munich. Stalin y la Unión Soviética se mantuvieron alejados de Checoslovaquia, los Sudetes y fueron excluidos de la Conferencia de Munich. Neville Chamberlain había intentado evitar cualquier acción militar, pero si había acontecimientos que llevaran a una supuesta guerra europea, Chamberlain entraría diplomáticamente. Winston Churchill en muchos discursos difundidos por la radio de la BBC se opuso abiertamente a la crisis de Checoslovaquia que involucraba el poder del Tercer Reich y la anexión de la Conferencia de Munich.

Además, Churchill pasó mucho tiempo para ayudar a delegar ideales al pueblo británico, y con la esperanza de apoyar a Gran Bretaña si la guerra se hizo inevitable. El presidente Roosevelt y los Estados Unidos tenían una orden de neutralidad en los asuntos europeos, pero todavía intentaban mantener un nivel de humanidad en los resultados de una nueva guerra mundial. Edouward Daladier y el pueblo francés se alinearon con Checoslovaquia y los respaldaron completamente. Incluso presente en la Conferencia de Munich, Francia se vio obligada a mantener hostilidades hacia Alemania y el Tercer Reich, al tiempo que abrió el comercio con Estados Unidos para una fuerza aérea más fuerte. Al final, la guerra estalló y Checoslovaquia fue completamente tomada por Hitler y el Tercer Reich. Un año más tarde, Polonia fue invadida tanto por Alemania como por Rusia, lo que provocó que Gran Bretaña y Francia entraran en guerra contra las Potencias del Eje de Alemania, Italia y Rusia.

Bibliografía


  • Faber, David. Munich, 1938: Appeasement and World War II. New York City: Simon and Schuster Paperbacks, 2008.
  • Gilbert, Martin, ed. Churchill: The Power of Words: His Remarkable Life Recounted Through His Writings and Speeches. Philadelphia: Da Capo Press, 2012.
  • Speech – “The Abandonment and Ruin of Czechoslovakia” located in text listed above
  • Jorbel, Josef. The Communist Subversion of Czechoslovakia 1938-1948. Princeton: Princeton University Press, 1959.
  • Bradley, J.F.N. Czechoslovakia: A Short History. Edinburgh: Edinburgh University Press, 1971.
  • Pauley, Bruce F. Hitler and the Forgotten Nazis. N.p.: The University of North Carolina Press, 1981.
  • Mastiny, Vojtech. The Czechs Under Nazi Rule. New York City: Columbia University Press, 1971.

martes, 31 de octubre de 2017

Nazismo: La oficialidad alemana y sus cambios

Cómo Hitler transformó el cuerpo de oficiales alemanes antes y durante la Segunda Guerra Mundial

Andrew Knighton | War History Online




Por Bundesarchiv - CC BY-SA 3.0 de


Como líder de Alemania, Hitler transformó el cuerpo de oficiales. Trajo sangre fresca al ejército. También creó problemas, algunos de los cuales finalmente condujeron a la debilidad y la violencia.


Antes de Hitler: Trabajando en Versalles

Antes de que Hitler subiera al poder en 1933, el ejército alemán quedó confinado por el tratado de Versalles. El acuerdo, implementado al final de la Primera Guerra Mundial, limitó severamente al ejército alemán. El personal general fue abolido, y el Colegio de Personal cerrado. El ejército estaba limitado a 100.000 hombres en total, y menos tropas significaba menos oficiales. En resumen, Versalles limitó severamente al cuerpo de oficiales.

Una élite accidental

Al hacerlo, los Aliados pretendían debilitar y limitar el grupo de talentos de comando disponibles para los alemanes. En su lugar, fomentaron una élite.


En la limitada economía de la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial, los empleos seguros eran escasos. El asentamiento de Versalles declaró que los que servían en el ejército tenían que hacerlo durante doce años, una medida destinada a impedir que Alemania creara reservas de soldados entrenados. Hizo soldiering uno de los trabajos más estables. En lugar de ser relegados a trabajar en un ejército disminuido, hombres calificados y educados se sintieron atraídos por él.

El Reichstag estableció un alto estándar para aquellos que solicitan convertirse en oficiales. Como resultado, los mejores y más brillantes de los solicitantes obtuvieron los puestos disponibles limitados.

La fortaleza de la tradición


Muchos de los que se unían al cuerpo de oficiales provinieron de las clases altas. Tenían la educación y las conexiones para entrar y estaban motivados por un fuerte sentido de tradición patriótica.

Esto llevó a un cuerpo de oficiales que era conservador y tradicionalista. Hindenburg, uno de sus representantes más famosos, se detuvo para saludar el asiento vacío del Kaiser largamente destronado en su manera de ver a Hitler tomar el poder.

La cultura fue reforzada por la falta de oportunidades para la promoción o para que los jóvenes se unieran. En 1933, la edad promedio de un coronel alemán era 56.


Expansión

El rearme era una característica clave de la agenda de Hitler. Al tomar el poder, aumentó enormemente el tamaño del ejército, pasando de 7 a 21 divisiones. Se añadieron la artillería, los tanques y la Luftwaffe. En sólo seis años, entre el reclutamiento alemán y la absorción del ejército austríaco, él trajo al ejército hasta 103 divisiones.

Esto llevó a un gran aumento en el reclutamiento de oficiales. La cultura del cuerpo de oficiales se transformó.

Transformación

Los nuevos reclutas tendían a ser muy diferentes de los que habían venido antes. En lugar de los aristócratas que vivían en el campo, provenían de las masas urbanas. Muchos eran miembros del partido nazi y productos de la Juventud Hitleriana. Enérgicos e ideológicamente impulsados, buscaban el cambio sobre la tradición. Abrieron nuevos caminos de lucha y nuevas actitudes hacia la sociedad.

Favorecidos por el establishment político, subieron a través de las filas.

Hitler había hecho que el cuerpo de oficiales fuera mucho más grande, más joven y más dinámico; pero llegó a un precio.


Divisiones


Grandes divisiones surgieron dentro del ejército.

Los nuevos oficiales vieron a la vieja guardia como demasiado conservadora y fuera de contacto con la guerra moderna. Políticamente, los dos grupos también estaban en desacuerdo. Mientras que la elite tradicional alemana trabajaba con los nazis, no era una alianza cómoda. Valoraban la estabilidad y la seguridad y despreciaban a las masas a las que Hitler apelaba.

Las divisiones deliberadas significaron que la coordinación dentro del ejército empeoró. Hitler desarrolló personal militar separado, incluido el suyo propio. El SS emergió como una fuerza militar, distinta del ejército pero compartiendo sus deberes. Haciéndose la conexión clave entre ellos, Hitler controlaba a sus subordinados a través de una estrategia de división y conquista que obstaculizaba la cooperación.

Eliminando la Independencia

Aparte de la expansión y la división, el otro cambio más importante de Hitler fue privar a los militares de su independencia. El Ministerio de Guerra fue abolido en 1938, reemplazado por el propio grupo de Comando Supremo de Hitler (OKW). Él substituyó al jefe conservador de los militares y tomó eventual la posición del comandante en jefe él mismo.

Fue un enfoque que permitió a Hitler supervisar a los oficiales más de cerca y mantenerlos siguiendo su agenda. Sin embargo, al privarlos de la independencia, redujo su capacidad de iniciativa.

Sentimientos de enfermos alrededor de OKW

No es de sorprender que las restricciones a su independencia crearan resentimiento de muchos oficiales, especialmente la vieja guardia. OKW, la voz de Hitler, se convirtió en un objetivo principal del resentimiento.

No ayudó a que los principales oficiales del OKW fueran todos retirados del ejército. Alemania era principalmente una potencia terrestre, por lo que era natural que el ejército proporcionara muchos comandantes de alto rango. Sin embargo, sin incluir la marina de guerra creado resentimiento. Los comandantes de acorazados y submarinos arriesgaron sus vidas luchando contra los Aliados en el Atlántico. Sabían que su perspectiva y preocupaciones eran secundarias a las de sus compañeros de tierra.

Falta de disentimiento

Además de eliminar la independencia de la acción, Hitler ahogó la libertad de expresión. Las voces disidentes fueron fuertemente desalentadas por un régimen que dependía de la intimidación para mantener su dominio. Hitler raramente respondía bien a cualquiera que no estuviera de acuerdo con él.

Algunos oficiales trataron de decirle al Fuhrer cuando pensaban que estaba equivocado. Heinz Guderian lo hizo repetidamente y fue despedido por ello. No era el único.

El antiguo cuerpo de oficiales había sido conformista por la cultura, pero al menos había habido el potencial de expresar opiniones diferentes. Antes de la Primera Guerra Mundial, había desarrollado algunos de los más avanzados y articulados pensamiento sobre la guerra moderna. Bajo Hitler, sólo había la línea del partido y no disentir.

Debilidad y Revuelta

El resultado fue un cuerpo de oficiales que carecía de la independencia para corregir los errores de su líder y la fuerza del carácter para oponerse a él. Un núcleo de talentosos tradicionalistas se sentaba en oposición a una masa más grande, más motivada, pero menos dotada de hombres modernos.

Bajo Hitler, el cuerpo de oficiales alemanes ganó nuevos talentos, ideas y energía. También aumentó el resentimiento y las limitaciones que lo debilitaron y finalmente condujo a los intentos de los oficiales resentidos de asesinar a Hitler.

domingo, 23 de julio de 2017

Unión Soviética: Propaganda infantil en la entreguerra

La Propaganda Artística de la Literatura Infantil Soviética
En la década de 1920 en Rusia, los niños leían sobre remolacha azucarera, plantas hidroeléctricas y planes quinquenales.

Por Anika Burguess | Atlas Obscura


 Las páginas iniciales de ¿Qué estamos construyendo ?: Un libro con imágenes, un libro sobre la industria, la agricultura y los recursos naturales de Rusia, 1930.


"Tal vez ningún libro infantil del siglo XX borre las fronteras entre el arte y la propaganda de manera tan convincente" como la literatura infantil soviética temprana, dice Andrea Immel, curadora de la Cotsen Children's Library en la Universidad de Princeton. El Cotsen tiene cerca de 1.000 de estos libros, publicados entre 1917 y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. La colección demuestra cómo las nuevas ideologías soviéticas fueron comunicadas a la generación más joven, aunque la idea de adoctrinar a los niños con libros coloridos no fuera nueva.

"Si bien es tentador imaginar que la experiencia soviética no tuvo precedentes debido al derrocamiento del zar, es posible encontrar otros momentos históricos en los que los reformadores o radicales creían que la clave para un futuro mejor era proporcionar a los niños libros que comunicaran valores superiores" Dice Immel, citando a John Newbery, conocido como el Padre de la Literatura Infantil. "En la década de 1760, publicó a partir de la convicción de que la sociedad inglesa era corrupta y que una de las mejores maneras de cambiar la tendencia era educar a los niños de manera diferente".

Sin embargo, señala Immel, hubo una diferencia crucial. "Los soviéticos eran muy conscientes de la necesidad de saltar lo más rápido posible, creando al mismo tiempo una nueva raza de hombres", dice. "De modo que el tremendo poder de fuego artístico que podía ser aprovechado en la Unión Soviética de los años veinte hizo brillantemente el trabajo duro y poco glorioso de la agricultura o la electrificación heroica y patriótica".


80.000 caballos, una historia rimada sobre la central hidroeléctrica Volkhov, 1925.

El alejamiento de llenar libros infantiles con cuentos de hadas no fue un accidente. En su lugar, la literatura para niños se centró en las preocupaciones prácticas y la industria. El libro de 1930 Kak svekla sakharom stala (Cómo la remolacha se convirtió en azúcar) ilustra y describe el proceso de producción de azúcar: "El trabajo está sucediendo noche y día. En 80.000 loshadeĭ (80.000 caballos), la historia de la central hidroeléctrica Volkhov -la primera en Rusia y el nombre de Lenin- se cuenta en rima. Algunos de los libros incluso crearon el trabajo ellos mismos. El título 1930 Shimpanze i martyshka (chimpancé y Marmoset) proporciona instrucciones sobre cómo el lector puede hacer un mono de juguete.


Ilustraciones de cómo la remolacha se convirtió en azúcar, 1930.

Los lectores de estos libros no se limitaban a la Unión Soviética tampoco. Immel se correspondía con un escritor de Calcuta que recuerda con cariño los libros de la editora infantil soviética Raduga. En el archivo Immel descubrió Millionnyĭ Lenin, de Lev Zilov, en el que dos muchachos de la India participan en un levantamiento contra el Raj. Huyen del país y tienen una serie de aventuras que los llevan a la Unión Soviética. Allí, miran un desfile ante la tumba de Lenin y ponen ropa de abrigo (mientras conservan sus turbantes). "Nunca se me había ocurrido que los libros de Raduga hubieran sido traducidos a idiomas del sur de Asia o que el pueblo de Asia Meridional estuviera representado en los libros infantiles soviéticos", dice Immel.


Las páginas finales de The Millionth Lenin, que representan a dos niños de la India que se convierten en soviéticos, 1926.

También hay libros sobre logros gloriosos, como el vuelo sin escalas del piloto Georgiĭ Baĭdukov sobre el Polo Norte a mediados de la década de 1930. Pero para entonces, había habido un cambio político que cambió la manera que los libros de los niños miraron. A lo largo de la década de 1920, la estética de los libros fue diversa e incluyó la influencia de la vanguardia rusa, incluyendo el trabajo de escritores y artistas conocidos. En 1934, el Congreso Soviético de Escritores de toda la Unión declaró que el realismo socialista era el único estilo artístico aceptable. Con los años, algunos escritores y artistas escaparon al exilio. Otros no.


Mochin el heroísmo del pionero, una historia sobre un joven pionero que ayuda al ejército rojo, ilustrado por Vera Ermolaeva, 1931.

En 1931, la artista Vera Ermolaeva ilustró el libro Podvig pionera Mochina (Mochin el heroísmo del pionero). En la historia, un joven pionero -la respuesta más militarista de la Unión Soviética a los Boy Scouts- ayuda al Ejército Rojo en Tayikistán. Pero a finales de la década, Ermolaeva y el autor del libro, Aleksandr Ivanovich Vvedenskiĭ, fueron víctimas de una de las purgas de Stalin.

Los recuerdos de la literatura infantil soviética permanecen hoy. Immel relata la historia de un colega ruso que la visitó y descubrió algunos folletos de Raduga. "Sabía exactamente lo que eran, siendo viejos amigos de su infancia", dice. "Recogió la copia de Barmelai de Kornei Chukovsky, ilustrada por Mstislav Dobuzhinski, y comenzó a recitarla de memoria".

Atlas Obscura ahondó en las posesiones de la literatura soviética de los Cotsen para una selección de títulos para niños de los años 1920 y 1930.

martes, 18 de julio de 2017

SS: "Intelectuales comprometidos" con el modelo criminal

Asesinos de las SS con doctorado
El historiador francés Christian Ingrao subraya en un estudio monumental el papel decisivo de los intelectuales en la élite de la Orden Negra de Himmler
JACINTO ANTÓN
El País


Oficial del SD en Ucrania en 1941 VÍDEO: EPV

La imagen que se tiene popularmente de un oficial de las SS es la de un individuo cruel hasta el sadismo, corrupto, cínico, arrogante, oportunista y no muy cultivado. Alguien que inspira (aparte de miedo) una repugnancia instantánea y una tranquilizadora sensación de que es un ser muy distinto, un verdadero monstruo. El historiador francés especializado en el nazismo Christian Ingrao (Clermont-Ferrand, 1970) nos ofrece ahora un perfil muy diferente, y desasosegante. Hasta el punto de identificar a un alto porcentaje de los mandos de las SS y de su servicio de seguridad, el temido SD, como verdaderos "intelectuales comprometidos".

El término, que ha escandalizado en el mundo intelectual francés, resulta escalofriante cuando se piensa que esos son los hombres que estuvieron a la cabeza de las unidades de exterminio. En su libro de reciente aparición en castellano Creer y destruir, los intelectuales en la máquina de guerra de las SS (Acantilado, 2017) Ingrao analiza pormenorizadamente la trayectoria y las experiencias de ochenta de esos individuos que eran académicos —juristas, economistas, filólogos, filósofos e historiadores— y a la vez criminales. Hay un fuerte contraste entre ellos y el cliché del oficial de las SS. Asesinos de masas en uniforme con un doctorado en el bolsillo, como describe el propio autor. Lo que hicieron los "intelectuales comprometidos" , teóricos y hombres de acción, de las SS fue espantoso. Ingrao cita el caso del jurista y oficial de la SD Bruno Müller, a la cabeza de una de las secciones del Einsatzgruppe D, una de las unidades móviles de asesinato en el Este, que la noche del 6 de agosto de 1941 al transmitir a sus hombres la nueva consigna de exterminar a todos los judíos de la ciudad de Tighina, en Ucrania, se hizo traer una mujer y a su bebé y los mató él mismo con su arma para dar ejemplo de cuál iba a ser la tarea.


Christian Ingrao, retratado en Barcelona. MASSIMILIANO MINOCRI

"Resulta curioso que Müller y otros como él, gente muy formada, pudieran meterse así en la práctica genocida", dice Ingrao que ha presentado su libro en Barcelona, "pero el nazismo es un sistema de creencias que genera mucho fervor, que cristaliza esperanzas y que funciona como una droga cultural en la psique de los intelectuales".

LA BASE DE ‘LAS BENÉVOLAS’
Ingrao y Littell. Cualquiera que lea Creer y destruir percibirá los paralelismos con la novela de Jonathan Littell Las benévolas (2006).Ingrao la describe como “una réplica temática en ficción” de su trabajo, y recuerda que éste, que fue su tesis, circuló ampliamemente antes de la publicación de Las benévolas.
¿Max creíble? Max Aue, el protagonista de Las benévolas guarda muchos parecidos con los intelectuales del SD de Ingrao. “Excepto en lo de la homosexualidad y el incesto. Pero, claro, es un personaje de novela”. ¿No es demasiado refinado y esteticista para ser un SS? “Bueno, Heydrich leía mucho y tocaba el violín. Y no olvides que Eichmann leía a Kant”, responde.
También otro nazi tomado por Littell, Leon Degrelle (en su ensayo Lo seco y lo húmedo) presenta paralelismos con otro estudiado por Ingrao en su libro Les chasseurs noirs: Oskar Dirlewanger. El primero era favorito de Hitler y el segundo de Himmler.
El historiador recalca que el hecho es menos excepcional de lo que parece. "En realidad, si examinamos las masacres de la historia reciente veremos que hay intelectuales bajo el felpudo. En Ruanda, por ejemplo, los teóricos de la supremacía hutu, los ideólogos del Hutu Power, eran diez geógrafos de la Universidad de Lovaina. Casi siempre que hay asesinatos de masas hay intelectuales detrás". Pero, uno no espera eso de los intelectuales alemanes. Ingrao ríe amargamente. "Es cierto que eran los grandes representantes de la intelectualidad europea, pero la generación de intelectuales que nos ocupa experimentó en su juventud la radicalización política hacia la extrema derecha con marcado énfasis en el imaginario biológico y racial que se produjo masivamente en las universidades alemanas tras la Gran Guerra. Y entraron de manera generalizada en el nazismo a partir de 1925". Las SS, explica, a diferencia de las vocingleras SA, ofrecían a los intelectuales un destino mucho más elitistas.
¿Pero el nazismo no les inspiraba repugnancia moral? "Desgraciadamente, la moral es una construcción social y política para estos intelectuales. La Primera Guerra Mundial ya los había marcado: aunque la mayoría eran demasiado jóvenes para haber luchado, el duelo por la muerte generalizada de parientes y la sensación de que se libraba un combate defensivo por la supervivencia de Alemania, de la civilización contra la barbarie, prendieron en ellos. La invasión de la URSS en 1941 significó el retorno a una guerra total aún más radicalizada por el determinismo racial. Hasta entonces había sido una guerra de venganza, pero a partir de 1941 se convirtió en una gran guerra racial, y una cruzada. Era la confrontación decisiva frente a un enemigo eterno que tenía dos caras: la del judío bolchevique y la del judío plutócrata de la Bolsa de Londres y Wall Street. Para los intelectuales de las SS, no había diferencia entre la población civil judía que exterminaban al frente de los Einsatzgruppen y las tripulaciones de bombarderos que lanzaban sus bombas sobre Alemania. En su lógica, parar a los bombarderos implicaba matar a los judíos de Ucrania. Y si no sería el final de Alemania. Ese imperativo construyó la legitimidad del genocidio. Era 'o ellos o nosotros".

Así se explican casos como el de Müller. "Antes de matar a la mujer y el niño habló a sus hombres del peligro mortal que afrontaba Alemania. Era un teórico de la germanización que trabajaba para crear una nueva sociedad, así que el asesinato era una de sus responsabilidades para crear la utopía. Curiosamente Había que matar a los judíos para cumplir los sueños nazis".

Ingrao sostiene que los intelectuales de las SS no eran oportunistas, sino personas ideológicamente muy comprometidas, activistas con una cosmovisión en la que se daban la mano el entusiasmo, la angustia y el pánico, y que, paradójicamente, abominaban de la crueldad. "Las SS era un asunto de militantes. Gente muy convencida de lo que decía y hacía, y muy preparada". Pues resulta más preocupante aún. "Por supuesto. Hay que aceptar la idea de que el nazismo era atractivo y que atrajo como moscas a las élites intelectuales del país”.



LA BRIGADA DE CAZADORES SALVAJES DE DIRLEWANGER
Christian Ingrao es el autor también de un apasionante estudio sobre la Brigada Dirlewanger, la unidad de siniestra reputación que creó el comandante de las SS (ascendido luego a general) Oskar Dirlewanger para luchar contra los partisanos y que se nutrió inicialmente de delincuentes convictos de delitos relacionados con la caza. Les chasseurs noirs (Perrin, 2006) es un libro más asequible para un lector generalista que Creer y destruir aunque los dos tienen muchas cosas en común, y desde luego Dirlewanger es un buen ejemplo de la formación ideológica de un mando nazi. La brigada, denostada por muchos mandos del Ejército, participó en numerosas operaciones en el Este contra los partisanos granjeándose una reputación de brutalidad incluso en el marco de las unidades de las SS, que ya es decir. Ingrao apunta que combatía al estilo despiadado de la Guerra de los Treinta Años. Realizó acciones de exterminio de población civil y judíos e intervino en el aplastamiento de la sublevación de Varsovia de manera especialmente vil. Finalmente incorporó ¡presos políticos de izquierdas!, los únicos antifascistas que vistieron uniformes de las SS (la cosa no funcionó). Ingrao resigue la historia de la brigada (que acabó en fantasmagórica división de las Waffen SS) y la de su líder (que iba singularmente por libre en el ejército alemán). “El personaje es abyecto, por supuesto, pero fascinante”, señala. “Todos los testimonios coinciden en señalar que era un hombre carismático y valiente, casi estúpidamente intrépido". De sus 32 años de adulto, el "lansquenete nazi" pasó 19 en guerra. Capturado por los franceses al acabar la guerra, murió en junio de 1945 a causa de las palizas que le propinaron guardianes polacos.

sábado, 15 de julio de 2017

Biografía: Refutan foto de Amelia Earhart

Un experto militar acaba de hacer un enorme agujero en la teoría de que una nueva foto demuestra que Amelia Earhart sobrevivió

Business Insider




La desaparición de Amelia Earhart puede explicarse finalmente con una foto Archivo Nacional

Una fotografía que supuestamente mostró a Amelia Earhart viva en las Islas Marshall en 1937, que causó un revuelo a principios de este mes es de un libro japonés publicado años antes de que la famosa aviadora desapareciera, dijo un experto militar el miércoles.

La imagen borrosa al parecer mostrando una mujer blanca sentada en un muelle de Marshallese generado interés mundial cuando fue incluido en un documental del Canal de Historia proyectado el fin de semana pasado.

Se renovó el interés en el destino del legendario estadounidense y su navegador Fred Noonan que desapareció en el Pacífico en julio de 1937 mientras intentaba un vuelo alrededor del mundo.

El programa sugirió que la fotografía sin fecha encontrada en los Archivos Nacionales en Washington mostró que Earhart y Noonan fueron capturados por las fuerzas japonesas.

Pero el experto militar Matthew B. Holly dijo que había rastreado la imagen original en un diario de viaje de un fotógrafo japonés a través de Micronesia publicado antes de que Earhart desapareciera.

Holly dijo que a diferencia de la fotografía de Washington, el original - disponible en la colección de la Biblioteca Digital de la Biblioteca Nacional de Japón - está fechado.

Dijo que los documentos mostraron que la fotografía fue tomada en el atolón de Jaluit en 1935 y publicada como parte del recorrido de 111 páginas en 1936.

"No hay duda de que la foto fue tomada en 1935", dijo a la AFP.

"El libro es una colección de fotos de un hombre que viaja en un barco japonés." La tabla de contenido es un cuaderno de viaje que se parece a Saipan hasta Yap, Pohnpei, y una serie de fotos en los Marshalls que terminan el libro ".


La aviadora americana Amelia Earhart posa con flores como ella llega en Southampton, Inglaterra, después de su vuelo transatlántico.

Holly, un estadounidense que vive en Majuro, ha pasado décadas rastreando las ubicaciones de los aviones estadounidenses perdidos y las identidades de los soldados estadounidenses muertos en acción en la nación del Pacífico occidental.

Él era escéptico sobre las demandas hechas sobre la aparición de Earhart en la fotografía desde el principio, citando la ausencia de banderas y de soldados japoneses en la imagen.

Earhart y Noonan desaparecieron después de despegar de Lae, Papua Nueva Guinea, y la creencia predominante es que se les acabó el combustible y abandonaron su Lockheed Electra bimotor en el Océano Pacífico cerca de la remota isla Howland.

Durante mucho tiempo ha habido una tradición oral en los Marshalls que la pareja se estrelló en una pequeña isla en Atolón Mili y más tarde fueron vistos en Jaluit.

Pero el Grupo Internacional de Recuperación de Aviones Históricos, con sede en Estados Unidos, rechaza la teoría de Marshalls.

Se cree que Earhart descendió en Atolón Nikumaroro en la nación del Pacífico central de Kiribati y ha lanzado varias expediciones allí buscando evidencia.

sábado, 8 de julio de 2017

Una foto resolvería el misterio de Amelia Earhart

La foto secreta que alimenta la teoría conspirativa sobre el misterio de Amelia Earhart
La aventura comenzó en Papúa Nueva Guinea. Pero pronto se convertiría en una tragedia y en uno de los mayores misterios de la aviación
Infobae



La fotografía que podría explicar qué ocurrió con Amelia Earhart el 2 de julio de 1937 (Archivos Nacionales / History Channel)

El 2 de julio de 1937 Amelia Earhart era declarada desaparecida. Pasaron 80 años y 3 días desde que el mundo de la aviación se conmovía con la noticia que recorría radios y telégrafos. En medio del Océano Pacífico el avión piloteado por la más aventurera de las mujeres se internaría en la noche y con poco combustible para que no se supiera nada más sobre ella.

Ahora, una fotografía de aquellos años alimenta una nueva teoría conspirativa. Varios conocedores y estudiosos de su historia creen que la imagen podría servir para determinar que en verdad Earhart sobrevivió su vuelo final y que fue capturada por los japoneses.

A bordo de su Lockheed Electra, la increíble mujer despegó de la isla de Papúa Nueva Guinea en medio de la noche. Era la madrugada de aquel día y con ella sólo se encontraba su navegador Fred Noonan. "El combustible se agota", fueron las últimas palabras que se registraron de Earhart. "Estamos volando a 1.000 pies", le alcanzó a decir por radio a la Guardia Costera. Luego, todo fue silencio. Y el misterio comenzó una carrera desenfrenada y que nadie pudo alcanzar.


A la izquierda, captura ampliada de la foto hallada que expone la nueva hipótesis. A la derecha, Amelia Earhart

Los protagonistas de la historia: Amelia Earhart en círculo amarillo, Fred Noonan en círculo rosado y los restos de la aeronave en círculo rojo remolcado por un buque japonés

Shawn Henry, ex ayundante de la dirección ejecutiva del FBI y documentalista de History Channel, asegura haber reunido evidencia que sostendría su teoría. Se trata de una fotografía tomada en una isla del Pacífico días después de la desaparición de Earhart. En ella, supuestamente, puede verse a la aventurera de espaldas a la lente sobre un muelle, mirando a su derecha. Pero en la imagen, además, aparecen -según la hipótesis– Noonan y los restos del avión Lockheed Electra estrellado sobre el agua.

La fotografía -según se indica en el documental que será emitido por History Channel el próximo domingo- fue recogida de una carpeta secreta en los Archivos Nacionales de los Estados Unidos y hallada por el agente retirado del Tesoro norteamericano Les Kinney en 2012 luego de que esos documentos fueran desclasificados. El retrato alimenta otra teoría: los japoneses habrían capturado a Earhart y Noonan creyéndolos espías al servicio de Washington.


Los diarios de la época muestran el impacto de la noticia a nivel mundial. Allí puede verse en el centro a Amelia Earhart y a su derecha su acompañante Noonan

Japón, en aquella época, controlaba la mayoría de las islas del Pacífico. Y un avión con sólo dos tripulantes podría ser sospechoso para un régimen expansionista como el de Tokio. Henry considera que la historia fue ocultada por las autoridades norteamericanas para no forzar un conflicto en momentos en que el mundo atravesaba momentos de tensión. La Segunda Guerra Mundial estaba a la vuelta de la esquina.

El ex empleado del FBI recurrió a especialistas para sustentar sus sospechas. El forense Doug Carner confirmó que la fotografía no había sido modificada ni editada. Sin embargo, nadie puede confirmar la fecha exacta en que fue tomada. Kent Gibson, reconocedor facial, comparó las imágenes de la época con los presuntos protagonistas y dijo que se parecen a los aviadores. "No hay nada que me lleve hacia otra conclusión", dijo Gibson.



Los cálculos de entonces señalaban a las Islas Marshall como el lugar donde el avión de Earhart había descendido o estrellado. Estados Unidos lanzó una búsqueda internacional por aire y mar nunca visto, pero jamás pudieron acceder a ese territorio, controlado por Japón. Desde allí, según Henry, ambos habrían sido llevados por las autoridades japonesas a Jaluit Island, a 200 millas del lugar donde podrían haber caído. Allí fue tomada la fotografía. En ella, incluso, podría verse los restos de su avión transportados por un barco, el Koshu Maru, quien luego trasladaría a los protagonistas de la historia a Saipán.

En esa isla japonesa, ya no se conocería nada más sobre ambos aventureros.

viernes, 7 de julio de 2017

Amelia Earhart: Murió prisionera de los japoneses

¿Esta foto finalmente resuelve el misterio de Amelia Earhart?
Por Alexandra Klausner | The New York Post
Una mujer, sentada, que se asemeja a Amelia Earhart y un hombre, de pie a la extrema izquierda, que parece ser su navegador, Fred Noonan



Una fotografía recientemente descubierta puede ser la clave para resolver el misterio de la desaparecida estadounidense Amelia Earhart.

Earhart - la primera mujer en volar solo a través del Océano Atlántico - desapareció mientras estaba en un vuelo alrededor del mundo hace 80 años. Los Estados Unidos declararon a Earhart muerta dos años después de su desaparición, alegando que debió de haberse estrellado en algún lugar del Océano Pacífico después de quedarse sin combustible.

Ahora algunos historiadores creen que ella sobrevivió el accidente de avión y murió en cautiverio japonés.

Una fotografía, descubierta por los Archivos Nacionales, parece mostrar a una mujer que se parece a Earhart y un hombre que se asemeja a su navegador Fred Noonan en un muelle en las Islas Marshall, informó NBC.


Amelia Earhart

Los historiadores creen que el cuadro, etiquetado "atolón de Jaluit," fue interrumpido por un espía americano en 1937 - el año que Earhart desapareció.

La nueva pista se presentará en el especial de dos horas del Canal de Historia, "Amelia Earhart: The Lost Evidence", el domingo.

"Cuando usted se retira, y cuando ve el análisis que se ha hecho, creo que no deja ninguna duda a los espectadores de que eso es Amelia Earhart y Fred Noonan", Shawn Henry, un analista de NBC News y ex director asistente ejecutivo para el FBI, Dijo de la foto.

Ken Gibson, que se especializa en el reconocimiento facial, concluyó que la foto no está corregida y es "muy probable" una foto de Earhart y Noonan.

La mujer en la foto tiene el pelo corto y está usando pantalones - dos características que Earhart era conocido. Pero es el hombre de la foto quien tiene la semejanza más cercana con el Noonan desaparecido.


La foto descubierta en los Archivos Nacionales muestra a una mujer que se asemeja a Amelia Earhart en un muelle en las Islas Marshall.

"La línea del cabello es la característica más distintiva. Es una raya muy afilada. La nariz es muy prominente ", dijo Gibson.

"Creo que esta es una evidencia muy convincente de que este es probablemente Noonan", añadió.

La foto también muestra el barco japonés Koshu remolcando un objeto de 38 pies de largo - la misma longitud que el avión de Earhart.

"Creemos que el Koshu la llevó a Saipan (en las Islas Marianas), y que ella murió allí bajo la custodia de los japoneses", dijo Gary Tarpinian, productor ejecutivo del especial de televisión.

Las autoridades japonesas dicen que no tienen antecedentes de que Earhart haya estado bajo su custodia, según NBC.

La fotografía no es la única pista que conduce a los científicos a resolver el misterio.

El mes pasado, el Grupo Internacional para la Recuperación de Aeronaves Históricas envió perros olfateadores a Nikumaroro, parte de las islas Phoenix en el Océano Pacífico central, para buscar los restos de Earhart.