Mostrando entradas con la etiqueta OVNI. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta OVNI. Mostrar todas las entradas

jueves, 4 de agosto de 2016

En 1783 los franceses lucharon contra un "OVNI"

En 1783 los franceses repelieron el primer ataque OVNI
Javier Sanz - Historias de la Historia


La historia de los OVNI o UFO siempre ha estado rodeada de misterio, secretismo y un poco de superchería. Así que, es difícil tratar estos temas sin echarle un poco de imaginación. El primer ataque de un OVNI, como tal objeto volante no identificado, tuvo lugar en la ciudad de Gonesse (Francia) en 1783 y, gracias a la valentía de sus ciudadanos, fue repelido y destruido el “artilugio” en cuestión.

El científico e inventor francés Jacques Alexandre Charles y los ingenieros franceses Anne-Jean y Nicolas-Louis Robert fueron los pioneros en la construcción de un globo de hidrógeno. El primer vuelo tripulado lo realizaron, Jacques y Nicolas-Louis, en diciembre de 1783 y tomaron las primeras mediciones meteorológicas.




El mes de agosto de ese mismo años, y con buen criterio, habían probado el globo sin tripulación. Este vuelo partió de Paris y “aterrizó” en Gonesse, una pequeña población a unos 16 kilómetros de la capital. Los aldeanos, ajenos a estos “experimentos”, contemplaron como un cuerpo extraño caía del cielo. Aquello no podía ser nada bueno, cogieron sus horcas y le atacaron. Le dispararon, lo pincharon cientos de veces y “aquello” emitía un sonido (psiiiiiiiii…. o el sonido que hago un globo cuando se desinfla). Pensando que todavía estaba “vivo” lo amarraron a un caballo y lo arrastraron hasta dejarlo hecho jirones.

Primer OVNI


Los aldeanos habían repelido el primer ataque OVNI

sábado, 2 de julio de 2016

Locas (o no tanto) teorías conspirativas asociadas al Nazismo (1/3)

Diez teorías de conspiración fuera de este mundo sobre los nazis

The Vintage News

Parte 1



Adolf Hitler y el partido nazi tomó al mundo por la tormenta en la década de 1930, que desencadenó todo su poder militar sobre sus enemigos. Afortunadamente, su reino de terror se truncó. Al final de la Segunda Guerra Mundial, el partido nazi fue demolido por las fuerzas aliadas. En los setenta años desde la caída del Tercer Reich, la gente ha estado teorizando sobre el partido nazi y su ascenso increíblemente rápida al poder.

Algunas de estas teorías de conspiración son más racionales que otras. Algunas teorías se adentran en la zona del absurdo, pero es precisamente este absurdo que los hace los más interesantes.

1. La primera teoría se refiere al incidente en 1936 del Bosque Negro. Según varios informes que surgieron a finales del siglo 20, un objeto volador no identificado se estrelló al aterrizar en el Bosque Negro de Alemania, que está cerca de la ciudad de Frieberg, en 1936. Los informes afirman que la nave estaba en forma de plato y, en última instancia recuperado por las tropas SS poco afterward.The objeto fue supuestamente tomada al castillo de Wewelsburg, la sede principal del Tercer Reich. Una vez allí, sus mejores científicos trabajaron de aplicar ingeniería inversa y, por supuesto, encontrar maneras de utilizar la tecnología para su beneficio. Si han sido agraciados está abierto a debate, pero es ampliamente aceptado que los científicos e ingenieros alemanes estaban muy por delante de otros países en el momento.
En 2013, apareció un artículo en línea que se cobró el autor había sido capaz de "canal" en el lugar del accidente por la noche. Para lograr esto, el autor había localizado un par de lentes de campo que habían pertenecido a un oficial de las SS que había sido testigo del accidente. Por otra parte, el autor afirmó que no había supervivientes que habían recibido disparos en la vista por la SS. La nave no era de origen extranjero, pero en realidad era una máquina del tiempo. Los supervivientes habían sido seres humanos del futuro. Naturalmente, este artículo debe ser tratada con una pizca de sal.

2. La siguiente teoría de la conspiración surgió con el libro de 2000 La verdad sobre el Arma Wonder. Autor Igor Witkowski afirmó que había traducido los documentos del oficial de las SS nazi Jakob Sporrenberg. Estos documentos aparentemente discutieron un arma nazi de alto secreto. De acuerdo con Witkowski, se les dio los documentos a él por una fuente no identificada en el servicio de inteligencia polaca. Se estipuló que se le permitió traducir los documentos, pero no hacer copias.



La visión del artista de un Haunebu, similares a los objetos voladores descritos en el proyecto Die Glocke, al parecer fueron fotografiados por George Adamski.

El arma fue referido como Die Glocke-también conocida como la Campana nazi. Los documentos fueron en gran detalle sobre cómo funcionaba y lo que era capaz de hacer. Die Glocke fue supuestamente alojarse en una instalación militar llamada Rieses Die, situada cerca de la frontera checa en Polonia cerca de la Mina de Wenceslao.

El arma aparentemente se situó alrededor de 5 metros (15 pies) de altura y mide 3 metros (9 pies) de ancho. Se almacenó subterráneo debajo de una estructura circular de piedra llamada "El Henge," que todavía está allí hoy. símbolos antiguos, similar a los jeroglíficos, decorado la parte inferior de la campana nazi. Dos cilindros, que giran en direcciones opuestas, se encontraban dentro de la estructura del arma y se llenaron con una sustancia llamada Xerum 525-esto era, aparentemente, una tecnología de antigravedad. Cuando se probó, se libera de su instalación subterránea, mientras encadenado a The Henge para evitar que volando.

¿El propósito de esta arma? Cuando Die Glocke estaba en movimiento, visiones del pasado se podían ver en su superficie interior similar a un espejo. La tecnología antigravedad podría deformar el espacio-tiempo y este fue el verdadero propósito de Die Glocke. Era una máquina del tiempo.

Hasta ahora, Die Glocke no se ha encontrado aún. Hubo un incidente en 1965, sin embargo, que levantó algunas cejas. Los informes iniciales indicaron que un objeto extraño en forma de campana se había estrellado en el bosque cerca de la ciudad. La nave misteriosa incluso tenía símbolos jeroglíficos alrededor de su base.

3. Muchos de nosotros hemos visto las películas de Indiana Jones y sabemos que estos son historias de ficción. Pero su representación de los intereses de los nazis en reliquias y artefactos antiguos es realmente cierto. Hitler estaba obsesionado con los textos antiguos y filosofías. Él y sus tropas realizó esfuerzos concertados para llevar objetos venerados, como el Santo Grial, el Arca de la Alianza, y la Lanza de Destiney.

Ahnenerbe.

Un hombre llamado Heinrich Himmler fue, sin embargo, el principal impulsor de Ahnenerbe-oficialmente, un instituto de estudio de la herencia ancestral alemán. La verdadera razón de su existencia, sin embargo, era adquirir conocimiento de la raza aria de los seres humanos "superiores" a los que Himmler creía que eran residentes de una vez Atlantis. creencias de Himmler no se detuvieron allí. Afirmó que los supervivientes de la catástrofe de la Atlántida habían huido hacia el norte y que los verdaderos alemanes eran descendientes de esta raza. Si encontraba una prueba de esta conexión, pensó que podía establecer una nueva religión aria que reemplazaría el cristianismo.

Bajo las órdenes de Himmler, las SS exploró todo el mundo, incluyendo Escocia, Islandia, Francia, Norte de África y la India. Himmler siguió su investigación y creía que iba a encontrar pruebas de que los tibetanos eran descendientes de los arios. En 1939, se puso en marcha una expedición al Tíbet. Se examinaron los crudamente-población a la que incluso jefes locales de las personas medidos para determinar su verdadera carrera.

Después de esta expedición, Himmler volvió a Alemania, sintiéndose satisfecho de haber demostrado su teoría. Estaba seguro de que los descendientes de la raza aria se habían debilitado por la mezcla con los tibetanos indígenas. Un escalofriante revelación, dadas las terribles acontecimientos que tuvieron lugar en toda Europa ocupada por los alemanes. Himmler mismo es considerado como el responsable directo de los millones de muertes en los campos de concentración a lo largo de la década de 1940.


jueves, 4 de febrero de 2016

OVNI avistado en Bahía Blanca en los archivos de la CIA

Un avistaje de OVNI en Bahía Blanca aparece en los archivos de la CIA de Estados Unidos
La Central de Inteligencia desclasificó 243 carpetas. 

 

La Nueva
   
Foto
 
Imagen tomada por Miguel Thomé (Foto: Facundo Morales-La Nueva.)
   La Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) desclasificó en las últimas horas una serie de documentos donde aparece un avistaje de un Objeto Volador No Identificado (OVNI) en Bahía Blanca.

   Un miembro de la Comisión de Estudio del Fenómeno Ovni en la República Argentina (Cefora), Marcos Barraza, encontró el dato entre 243 carpetas sacadas a la luz luego de varias décadas.

   El documento alude al avistamiento de un ovni el 21 de mayo de 1962, que fue reportado días después a la CIA por la agencia de noticias Lima AFP Spanish Latin America.

   El fenómeno, que fue fotografiado por Miguel Thomé para La Nueva Provincia, consistió en la aparición de un objeto luminoso en el cielo.

sábado, 11 de julio de 2015

Antártida: OVNI en los 1960s

El ovni que se paseó por la Antártida y disparó la psicosis argentina
Clarín

Se cumplen 50 años del famoso avistamiento en las bases argentina, chilena y británica del continente blanco. Y de un invierno en el que pareció que los ovnis se habían encariñado con el país.



 La tapa de Clarín del 7 de julio de 1965, tras el comunicado de la Armada informando sobre el avistamiento de un ovni en la Antártida. (Archivo Clarín)



Guillermo dos Santos Coelho
Tenía todos los ingredientes. Un escenario exótico, testigos curtidos y un clima de época que avivaba la imaginación, poco antes de la llegada del hombre a la Luna. Por eso, el ovni que se paseó por la Antártida hace 50 años fue un hito que ocupó el primer lugar de las portadas de todos los diarios argentinos. Y disparó una psicosis colectiva que duró todo el invierno y un poco más.

Mañana se cumple medio siglo del principal avistamiento. Aunque luego se supo que hubo algunos episodios previos, fue el 3 de julio de 1965 cuando un puñado de personas, las únicas en cientos de kilómetros blancos a la redonda, se encontró mirando al cielo con fascinación.

En la base argentina Decepción eran algo menos de 20 personas. Ese sábado, a las 19.40, hacía un buen rato que la noche era clara y tranquila. A esa hora, el observador meteorológico lo vio por primera vez. El comunicado de la Marina hablaría luego de una "masa de forma lenticular". Es decir, dos superficies cóncavas adosadas. Algo así como una lenteja.

La "lenteja", según los diversos relatos, se movía en el cielo cambiando de color. Los predominantes eran el rojo y el verde, aunque dio todo un espectáculo: ofreció tonalidades amarillas, azules, verdes, anaranjadas y blancas.

El observador meteorológico llamó a todo el mundo. Menos el operador radial que estaba de servicio, todo el destacamento pudo ver el objeto y seguirlo con el detalle que pudieron ofrecer prismáticos y teodolitos. A unos 10 o 15 kilómetros de distancia, el objeto se desplazaba en dirección general Este, aunque por momentos cambiaba hacia el Oeste, a unos 45 grados. Según los testimonios, variaba la velocidad, no emitía sonidos de ningún tipo y en ocasiones se mantenía suspendido en el espacio. El comunicado de la Marina especificó que fueron unos 15 o 20 minutos de espectáculo en condiciones de visibilidad inmejorables. Más tarde, los protagonistas dirían que duró bastante más.

El meteorólogo civil Jorge Hugo Stanich tomó su cámara y fotografió como pudo. Las fotos no salieron: la película era de baja sensibilidad para esa oscuridad y no había trípode. Fue curioso que, junto con el avistamiento, se detectaron alteraciones en los instrumentos de geomagnetismo

Un par de días después, la noticia explotó y ocupó el primer lugar en la portada de todos los diarios nacionales. Clarín habló con el comandante de la base Decepción, el teniente de fragata Daniel Perissé.

"Nosotros sólo hemos visto un objeto volador no identificado. Por informaciones que poseemos, sería elmismo que observaron los personales de los destacamentos chilenos y británico. Puedo agregarle que el curioso hecho fue comprobado en días anteriores, siendo siempre un solo objeto."



Efectivamente, los datos fueron confirmados por personal de la base "B" de Gran Bretaña y de la base chilena de la fuerza aérea Pedro Aguirre Cerdá, que hoy está abandonada. Incluso, allí, el cabo Uladislao Durán Martínez consiguió unas diez tomas fotográficas, pero había que esperar meses hasta el relevo del personal en esa base para revelarlas, porque no tenía taller. Al final volvió a Santiago en enero del 66, con las películas, que quedaron en el olvido. O conspiración o tomas sin contenido, elija su propia aventura.

Lo que siguió fue un julio agitado. Con ese fervor tan argentino por la psicosis, aparecieron testimonios de ovnis por todo el país. Y cada uno se llevaba centímetros de los diarios.

Primero vieron un ovni siete jóvenes que estaban cerca de Pilar, en una excursión. Hubo otro caso cerca de la base aérea de Morón. En Bahía Blanca llegaron a tomarles fotografías a luces en el cielo. Los testimonios se reprodujeron en Mendoza, en Resistencia, en Rosario y en Mar del Plata. El 1 de agosto, los largavistas que en el hipódromo de Palermo solían apuntar a la pista se enfocaron al cielo por un extraño globo. Todo duró unos minutos, hasta que por los altoparlantes anunciaron que faltaban "cinco minutos para cerrar el sport". La Argentina se había convertido en una especie de garage ovni.

El 4 de agosto, el Observatorio de La Plata calmó la efervescencia ovni que tenía a mucha gente mirando más al cielo que al suelo. Después de consultas a las centrales especializadas en el rastreo de satélites artificiales, y tras algunos cálculos, explicó que el satélite estadounidense Echo II, que había sido lanzado en enero de ese año de la base Vanderberg para ser usado en comunicaciones, pudo haberse visto desde la base Decepción el mismo día y a la misma hora del avistamiento ovni. Se trataba de un enorme globo de plástico aluminizado, muy reflectante.

La marea pasó, aunque ese mismo año, más raleados, siguieron apareciendo testimonios. En agosto, gendarmes del escuadrón de Punta de Vacas, en Mendoza, denunciaron que vieron un ovni juguetear en el cielo durante ocho minutos. Luego, en la capital riojana, dos hombres contaron que un ovni había volado encima del auto en el que viajaban. A principios de octubre, en Villa Characato, en el departamento cordobés de Cruz del Eje, una docente y un grupo de alumnas juraban haber visto un aparato de 30 centímetros a unos 400 metros de altura que iba, venía y desapareció.

Uno de los casos retratados por los diarios en esos meses se dio en la Ciudad. Un nene que iba a la escuela n° 9 vio una luz que cambiaba de colores y hacía movimientos extraños. La madre dijo que también había visto el objeto y corroboró el testimonio. El padre, algo más escéptico, le dijo a Clarín, probablemente con una sonrisa apenas esbozada: "No es un chico fantasioso, pero está en la época".

Y después...

Dos años después de los avistamientos, la actividad volcánica obligó a que la base Decepción no tuviera actividad en invierno. Los avistamientos de ovnis continuaron sobre todo en los 70 y 80, pero nada se acercó a la ola del 65, el año de los ovnis. La experiencia dejó una huella profunda en el comandante de fragata Daniel Perissé (foto), que se convirtió en uno de los ufólogos más reconocidos del país, primero como integrante de la Comisión Permanente de Investigación del Fenómeno Ovni y luego en la vida civil.