Mostrando entradas con la etiqueta Grecia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Grecia. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de junio de 2017

SGM: Costosa invasión nazi a Yugoslavia (1/2)

La invasión nazi de los Balcanes y Yugoslavia - Una costosa victoria
Parte 1
Colin Fraser


Artillería alemana disparando durante el avance a través de Grecia. 

A principios de 1941, Adolf Hitler podía mirar un mapa de Europa del Este y pensar que sus planes estaban progresando muy bien. La invasión de la Unión Soviética, la Operación Barbarroja, venía en pocos meses, Hungría, Rumania y Bulgaria se habían unido al Pacto Tripartito, y el gobierno de Yugoslavia firmó el mismo el 25 de marzo de 1941.

Tal vez el único problema fue la invasión de los italianos a Grecia desde Albania, que comenzó en octubre de 1940. De hecho, el ejército griego había contraatacado y empujaba a los italianos de nuevo a Albania. Pero ya había planes para que los militares alemanes arrastraran desde Bulgaria y se encargaran de lo que los italianos no podían. Hitler sabía que necesitaba controlar los puertos del Mediterráneo para ganar la Campaña del Norte de África.


Líneas alemanas de ataque a Yugoslavia y Grecia, 6 de abril de 1941.

Pero dos días después de que Yugoslavia firmara el Pacto Tripartito, hubo un golpe de estado por parte de los militares en su mayoría serbios que favorecían la solidaridad con Grecia y lazos más estrechos con el resto de las naciones aliadas. Ahora, Hitler se sintió personalmente mal y comenzó un nuevo plan para una invasión simultánea de Yugoslavia y Grecia, que comenzó el 6 de abril de 1941.


Conocida como la Campaña de los Balcanes, la invasión alemana de estos dos países sucedió con relativa rapidez y con gran éxito. Sin embargo, Hitler llegó a culpar a la necesidad de estas acciones, porque los italianos no podían conquistar a Grecia sola, por el fracaso de la Operación Barbarroja y la pérdida de Rusia.

Tanque yugoslavo Renault NC destruido 

Yugoslavia, aunque dominado gobierno y militar por el pueblo de Serbia también estaba compuesto por el pueblo esloveno y croata. Todas estas personas tienen ahora sus propias naciones, así como las demás naciones pequeñas de la antigua Yugoslavia. Incluso antes de la invasión alemana, los croatas y los eslovenos comenzaron a rebelarse contra el gobierno serbio. Croacia formó su propio gobierno y se alineó con los nazis. Enormes porciones del ejército de Yugoslavia se amotinaron cuando comenzó la invasión.

La invasión comenzó con un bombardeo aéreo masivo de Belgrado en el que decenas de miles de civiles fueron asesinados.

Muy poca resistencia organizada encontró a los alemanes fuera de serbios étnicos que luchaban en Serbia. Así, a pesar de tener 700.000 soldados, aunque muchos estaban mal entrenados y equipados, antes de la invasión, la resistencia yugoslava se derrumbó muy rápidamente y terminó en sólo 12 días.

Panzer IV alemán de la undécima División Panzer avanzando en Yugoslavia desde Bulgaria como parte del Duodécimo Ejército. 

Yugoslavia tenía una estrategia convincente si se enfrentaba a una abrumadora invasión alemana: retirarse de todos los frentes excepto el Sur, avanzando sobre las posiciones italianas en Albania, reunirse con el ejército griego y construir un frente meridional sustancial. Pero debido a la rápida caída del país ya las ganancias inadecuadas contra el ejército italiano, este movimiento falló y Yugoslavia se rindió a Alemania.


Los griegos tuvieron algo mejor debido en gran parte a un reino mucho menos dividido, ya un apoyo sustancial de las fuerzas imperiales británicas, incluso de Australia, Nueva Zelanda, Palestina y Chipre.

War History Online

martes, 8 de noviembre de 2016

Grecia: La revolución griega contra los otomanos (1/2)

LA REVOLUCIÓN GRIEGA CONTRA EL DOMINIO OTOMANO
Apuntes de la Historia
Parte 1

En 1821, después de casi cinco siglos de dominio otomano, el pueblo griego, tras experimentar el resurgimiento de los sentimientos nacionalistas espoleado por los intereses rusos, se levantó contra el poder turco iniciando la guerra de independencia de Grecia.

Tras un comienzo de luchas fraticidas entre las distintas facciones griegas y casi una década de brutal represión otomana, Europa no pudo seguir mirando hacia otro lado y, cuando el alzamiento estaba a punto de ser aplastado de forma brutal y definitiva, le tendió la mano que necesitaba.


La Grecia otomana

La historia de hoy comienza siglos antes de su desenlace, con un desastre natural. Un terremoto que tuvo lugar en 1354 en la ciudad (hoy turca) de Galípoli, en la península homónima que forma el lado europeo de los Dardanelos, tristemente famosa por la batalla que en ella se produjo durante la Primera Guerra Mundial.

El Imperio bizantino se hallaba entonces inmerso en una serie de guerras civiles y el Imperio otomano, deseoso de ampliar sus fronteras hacia Europa tras haber ocupado Anatolia, aprovechaba esa debilidad para avanzar con la mirada puesta en Constantinopla.

En esas estábamos, como decía, cuando el 2 de marzo de 1354 se produjo en fuerte terremoto que asoló la costa de Tracia. Localidades enteras quedaron devastadas, y muchas de ellas fueron abandonadas por sus habitantes. Una de las ciudades que más sufrieron el seísmo fue Galípoli.


La caída de Galípoli

El temblor provocó el derrumbe no sólo de la mayor parte de sus edificios sino también de sus murallas. La ciudad, vital para la resistencia frente a la presión otomana por su situación geográfica, fue abandonada por sus habitantes.

Un sismo destruyó en 1354 las murallas de Galípoli, permitiendo a los otomanos entrar en Europa

Pero no permaneció abandonada por mucho tiempo. Menos de un mes después el hijo del sultán otomano cruzó el estrecho con tres mil hombres y todas las familias turcas que pudo reunir en la costa asiática de los Dardanelos y se instaló en la ciudad.

Era lo que los otomanos llevaban tres décadas esperando: una base permanente en Europa, una cabeza de playa que utilizar para comenzar una expansión por el continente, a costa de un Imperio bizantino dividido y en guerra contra sí mismo.


Otomanos en Europa



Las conquistas comenzaron a sucederse. En Adrianópolis, casi un milenio después de que los visigodos derrotaran al Imperio romano de Oriente, batalla que costó la vida al propio emperador Valente, los turcos tomaron la ciudad y la renombraron como Edirne.

Los otomanos establecieron en ella la capital de lo que ya podía considerarse un imperio por derecho propio. Edirne continuó siendo la ciudad principal de su imperio hasta que, menos de un siglo después, pudieron trasladar la capital a la recién conquistada Constantinopla, provocando la extinción del Imperio bizantino e inaugurando una nueva era en Europa.

Cinco siglos de dominio otomano

La llegada de los otomanos supuso en Grecia un movimiento de población sin precedentes. Huyendo del invasor, los griegos abandonaron pueblos y ciudades, refugiándose en zonas que nunca habían tenido ocupación humana debido a la pobreza de los recursos.

La población se refugió en montañas e islas y abandonó los valles, sufriendo unas difíciles condiciones de vida que se vieron agravadas por los caprichos de la administración otomana, a menudo corrupta y siempre represora, que castigaba con brutalidad el más mínimo amago de alzamiento de un pueblo refugiado para poder conservar sus costumbres y tradiciones.

Y así los griegos perdieron la identidad nacional, mantenida sólo por el clero ortodoxo, perdiéndose el nacionalismo ahogado en la lucha por pervivir en zonas paupérrimas bajo un invasor represivo, haciendo que durante más de cuatro siglos el desarrollo económico de Grecia fuera prácticamente nulo.

Aunque no para todos fue igual.

La élite fanariota

La realidad era bien distinta para las élites griegas. La Iglesia ortodoxa había establecido su base en la catedral patriarcal de San Jorge, en el barrio de Fanar, en Constantinopla.


Allí, a su alrededor, se establecieron las familias griegas más prominentes, ocupando puestos en la administración del Patriarcado y convirtiendo Fanar en el principal barrio griego de Constantinopla. Así pasaron a ser conocidos como fanariotas.

Los fanariotas fueron adquiriendo poder y fortuna durante la ocupación otomana, y durante el siglo XVIII alcanzaron altos puestos en la administración del imperio, llegando algunos incluso a ser nombrados voivodas (príncipes) de los principados de Moldavia y Valaquia en la Rumanía otomana.

El resurgimiento del nacionalismo griego

Fue a finales del siglo XVIII cuando el sentimiento nacional griego comenzó a resurgir. Con los fanariotas acumulando poder en Constantinopla, la Iglesia ortodoxa cada vez más rica y encerrada en sus propios ritos y el pueblo griego cada vez más pobre y reprimido, Rusia vio la ocasión de ampliar sus conquistas a costa de un imperio que ya respiraba decadencia.

Y ¿adivinas a quién utilizó Rusia para ello? Sí, ya sé que la respuesta es bastante obvia: a los campesinos griegos. Porque una cosa era que el Imperio otomano estuviera en decadencia, y otra muy distinta hacerse con Constantinopla por las bravas. Y es que ése era, en realidad, el objetivo de Catalina II de Rusia.

En realidad la guerra ruso-turca (la primera, porque hubo otra después) comenzó por el dominio de Ucrania, pero las victorias iniciales de Catalina le hicieron desear la capital otomana. Y su plan para conseguirla fue incitar una rebelión griega.

Primera guerra ruso-turca


Alegoría de la victoria de Catalina sobre los turcos (Stefano Torelli, 1772)

El alzamiento griego finalmente no se produjo y Catalina II se quedó sin Constantinopla, pero algo cambió en la Grecia otomana. Las injerencias cada vez más continuas de Rusia entre los griegos y el Imperio otomano, el descontento con la élite fanariota y la iglesia ortodoxa, alejados de la realidad del pueblo griego, y los aires revolucionarios que comenzaban a llegar de Francia, hicieron que el nacionalismo heleno comenzase a despertar.

Y fue así como, tras cuatro siglos y medio de agachar la cabeza y dedicarse a arar el terruño, el pueblo griego comenzó a desear la libertad.




lunes, 24 de agosto de 2015

Encuentran restos de avión griego derribado en la invasión turca a Chipre

Pequeño pedazo de Noratlas encontrado




Las excavaciones en la tumba de Makedonitissa

Por George Psyllides - Cyprus Mail

Dotaciones trabajan para desenterrar un avión de transporte militar en busca de restos de comandos aerotransportados griegos muertos en julio de 1974, han encontrado una pequeña pieza de la aeronave, dijo un alto funcionario el sábado.

"Se ha confirmado que la pieza es de la Noratlas", Comisionado Presidencial para Asuntos Humanitarios Fotis Fotiou dijo al Sunday Mail, quien agregó que se encontró el uso de un detector de metales. Mide alrededor de 50 centímetros.

La pieza fue encontrada durante la primera fase de las excavaciones en la tumba de Makedonitissa, un cementerio y memorial de guerra militar, en busca de los restos de los Commandos '.

Ellos murieron cuando su avión Noratlas fue derribado por fuego amigo durante la invasión turca temprano el 22 de julio.

La primera fase implicó la preparación del terreno para la fase de excavación principal, que se espera que comience la próxima semana.

"La etapa importante es la que a partir de ahora", dijo Fotiou.

La pieza fue encontrado enterrado en el montículo bajo el monumento que conmemora los muertos durante la invasión turca.

El avión malogrado lleva 28 comandos y cuatro tripulantes. Sólo un comando sobrevivió después de que saltó del avión de transporte en llamas antes de estrellarse.

Los restos de otras 12 personas que murieron en el incidente han sido identificados a través de pruebas de ADN, pero 19 seguían desaparecidos, que se cree que han sido enterrados junto con el fuselaje del avión.

Las excavaciones para rastrear los restos de los Commandos 'en el cementerio militar Lakatamia envuelto mayo sin éxito por lo que la búsqueda se está moviendo a la Tumba de Makedonitissa.

El avión era parte de la operación 'Niki', la victoria en griego, una operación secreta el 21 de julio para llevar a un batallón de comandos griegas de Creta a Chipre en 15 aviones.

Trece llegaron a Chipre - uno regresó a Creta y el otro aterrizó en Rodas.

jueves, 16 de abril de 2015

SGM: Grecia valora en US$ 280 billones la ocupación alemana

Grecia cifra la deuda de Alemania por la invasión nazi en 279.000 millones
La cantidad comprendería los préstamos concedidos y el valor de las piezas expoliadas
El País


El ministro griego Varoufakis y la directora del FMI, Christine Lagarde. / E. DUNAND (AFP)

El Gobierno griego ha plasmado finalmente en la cifra de 279.000 millones de euros la demanda de reparaciones por la ocupación nazi de Grecia durante la Segunda Guerra Mundial. La comisión del Parlamento griego sobre el tema que comenzó a funcionar la semana pasada busca reclamar las reparaciones, pero también la devolución de los préstamos concedidos por el Gobierno griego títere impuesto por los invasores y de las piezas arqueológicas expoliadas. Atenas hace público este informe precisamente en una semana clave de negociación con sus acreedores, en la que deberá afrontar un pago al FMI, una subasta de Letras del Tesoro, además de prepararse para el desembolso de salarios y pensiones el próximo día 15.

Durante su comparecencia ante esta comisión, el viceministro de Finanzas, Dimitris Mardas, ha explicado que Berlín debe 278.700 millones de euros según los cálculos de la Oficina General Contable del Estado. Los créditos suman de por sí 10.300 millones de euros. La reivindicación de las reparaciones de guerra ha tenido más repercusión en los últimos años, coincidiendo con la crisis y los sucesivos rescates griegos de la troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea) que suman un total de 240.000 millones de euros.

Alemania en cambio rechaza las reclamaciones griegas y asegura que ha cumplido con todas sus obligaciones y recuerda el abono a Grecia de 115 millones de marcos alemanes a Grecia en 1960.

Por otra parte, el Gobierno ha asegurado que no se incluirá una subida del IVA en la lista de reformas presentada a los acreedores internacionales, según el portavoz del Gobierno, Gavriil Sakellaridis, que ha realizado declaraciones a la emisora de radio privada Real FM.

"Por parte del Gobierno griego no hay incremento del IVA para ninguna isla en la lista de reformas presentada", ha afirmado. "Pero el debate está abierto", ha advertido. En cuanto a la reunión del domingo en Estados Unidos entre el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, Sakellaridis ha destacado que se produjo a petición del ministro griego.

"Varoufakis tenía un viaje a Washington previsto para entrevistarse con cargos del Ministerio de Finanzas estadounidense, reuniones que se producirán hoy, y como estaba de visita en Washington, pedimos esta reunión con la señora Lagarde", ha explicado. En la reunión se abordó en conjunto el programa de reformas planteado por el Gobierno griego. "Hubo un debate de fondo sobre el marco de las reformas", ha asegurado Sakellaridis.

Este mismo lunes, fuentes del Gobierno griego han asegurado que Lagarde no pidió a Varoufakis nada concreto y desmienten así una supuesta propuesta para dificultar la jubilación anticipada y para subir el IVA.

sábado, 4 de abril de 2015

SGM: Las forzosas deudas griegas al Reich

La extorsión nazi: Estudio arroja nueva luz sobre los préstamos griegos forzosos

Por Manfred Ertel, Katrin Kuntz y Walter Mayr - Der Spiegel


Tropas de ocupación alemanas en el pueblo griego saqueado de Distomo el 10 de junio de 1944, poco después de 218 residentes locales fueron ejecutados como parte de las represalias nazis.

¿Es Alemania susceptible de Atenas para los préstamos a los nazis obligaron a que el banco central griego para proporcionar durante la Segunda Guerra Mundial? Un nuevo estudio en Grecia podría aumentar la presión sobre Berlín para pagar.

Loukas Zisis, el teniente de alcalde de Distomo, un pueblo enclavado en las colinas alrededor de dos horas en coche de Atenas, dice que piensa acerca de los alemanes todos los días. El 10 de junio de 1944, los alemanes masacraron a 218 personas en Distomo, incluyendo decenas de niños. Zisis, que es sólo 48 años de edad, aún no había nacido en el momento del ataque.


"No podemos olvidar que los alemanes", dice Zisis. Llegaron a Distomo hace 71 años con sus armas. "Hoy están ejerciendo poder sobre nuestro pueblo, con sus bancos y políticas", añade. Él está de pie en el viento en un saliente rocoso, un pequeño hombre en una chaqueta de cuero, y con vistas sobre la ciudad. Dos mil personas viven aquí.
La masacre, que continúa dando forma al lugar hoy, fue uno de los crímenes más brutales cometidos por los nazis en Grecia, con la carnicería que dura varias horas. Durante décadas, un juicio por la masacre se abría paso a través de los tribunales a todos los niveles en Grecia y Alemania. El máximo tribunal de Grecia, la Areopag, dictaminó en 2000 que Alemania debía pagar daños y perjuicios a deudos de Distomo.

"Pero todavía estamos esperando", dice Zisis. "No ha habido ninguna compensación."

La semana pasada en el Parlamento griego, el primer ministro griego Alexis Tsipras exigió pagos de las reparaciones alemanas, que une indirectamente a la situación actual en Grecia. "Después de la reunificación de Alemania en 1990, se crearon las condiciones legales y políticas para este problema que hay que resolver", dijo Tsipras. "Pero desde entonces, los gobiernos alemanes eligieron el silencio, trucos legales y retardo Y me pregunto, porque no hay mucho que hablar a nivel europeo en estos días acerca de cuestiones morales:. ¿Es esta postura moral?"

Tspiras fue contrarrestando esencialmente alegaciones alemanes que Grecia vive más allá de sus medios con el mayor contraacusación posible: Alemán culpa. Dejando a un lado la conexión dibujado por Tsipras, que muchos consideran inapropiada, hay muchos argumentos para apoyar la visión griega. Sí Spiegel informó en febrero de que el ex canciller Helmut Kohl utiliza trucos en 1990 con el fin de evitar tener que pagar las reparaciones.

Un estudio realizado por el Ministerio de Finanzas griego, encargado camino de regreso en 2012 por un gobierno anterior, ya se ha completado y contiene nuevos hechos. El documento de 194 páginas que se ha obtenido por Der Spiegel.

Deuda alemana excepcional

La cuestión central en el informe es el de préstamos forzosos los ocupantes nazis extorsionaron del banco central griego a partir de 1941. En caso de que las solicitudes de reembolso de los préstamos se clasifican como las demandas de reparación - demandas que hayan caducado con la Dos-Plus- Cuatro Tratado de 1990? ¿O es un préstamo genuino que hay que pagar de nuevo? La comisión de expertos analizó los contratos y acuerdos de la época de la ocupación, así como recibos, comprobantes de remesas y estados de cuenta bancarios.

Encontraron que los préstamos forzosos no encajan en la categoría de las reparaciones de guerra clásica. La comisión calcula la pendiente "deuda" alemán al banco central griego y llegó a una suma total de $ 12.8 mil millones en diciembre de 2014, lo que equivaldría a alrededor de € 11 mil millones.

Como tal, se trata entre Alemania y Grecia ya no es sólo la cuestión de si los 115 millones de marcos alemanes pagados al gobierno griego a partir de 1961 por el sufrimiento de sus pueblos durante la ocupación fueron suficientes como compensación legal por las masacres como las de la pueblos de Distomo y Kalavrita. Ahora, la cuestión clave es si el sucesor del Reich alemán, la República Federal de Alemania, es responsable de pagar los préstamos extorsionados por los ocupantes nazis. Hay alguna evidencia que indica que este puede ser el caso.

En términos de la cantidad de la deuda de préstamos, los auditores griegos han llegado a casi los mismos resultados que los de los contadores de los nazis poco antes del final de la guerra. Los auditores de Hitler estiman 26 días antes del fin de la guerra que la "deuda pendiente" del Reich debía a Grecia en 476 millones de marcos alemanes.

Cuentas en Atenas calculan una "línea de crédito abierta" para el mismo periodo de tiempo de alrededor de $ 213 millones. Asumieron una tasa de cambio del dólar al Reichsmark de 2: 1 y se aplican una cláusula de interés escalada aceptado por los ocupantes alemanes que darían lugar a un valor de más de € 11 mil millones en la actualidad.

"No hay peros"

Esta deuda tiene que ser devuelto "sin peros", dice el historiador alemán Hagen Fleischer en Atenas, que conoce a los correspondientes ficheros mejor que nadie. Incluso antes de que el nuevo informe, se encuentra numerosos documentos que prueban sin lugar a dudas, en su opinión, el carácter de préstamos forzosos. Funcionarios nazis tomaron nota el 20 de marzo de 1944, por ejemplo, que "la deuda del Reich", la que Atenas había ascendido a 1.068 millones de dracmas al 31 de diciembre del año anterior.

"Préstamos forzosos como deuda de guerra impregnan todos los archivos alemanes", dice Fleischer, quien es profesor de historia moderna en la Universidad de Atenas. Ha vivido en Atenas desde 1977 y ha obtenido ya la nacionalidad griega. Él dice que los archivos de las autoridades alemanas de la posguerra sobre cuestiones de deuda de guerra "conmocionados" él mucho más que los documentos de la guerra sobre las atrocidades y sufrimiento.

En ellos, dice diplomáticos alemanes utilizan el vocabulario de los nacionalsocialistas para discutir temas de reparación, al hablar de una "solución final para los llamados problemas de crímenes de guerra", o diciendo que ya era hora de una "liquidación de la memoria." Él dice que fue en este espíritu que los pagos de compensación también se les negó constantemente. Fleischer mucho tiempo que había sido acusado de parcialidad y dice que ahora está contento de tener el apoyo de Atenas - especialmente teniendo en cuenta que el presente estudio no tiene nada que ver con el gobierno de Syriza primer ministro Alexis Tsipras '.

Cuando el trabajo en el estudio comenzó primero a principios de 2012, el gabinete del primer ministro independiente Loukas Papademos todavía rige en Atenas. Un ex vicepresidente del Banco Central Europeo, Papademos formó un gobierno de transición de seis meses después de Georgios Papandreou renunció. En abril de 2014, el gobierno sucesor del primer ministro conservador Antonis Samaras decidió continuar el trabajo en el estudio y designó Panagiotis Karakousis para dirigir el equipo de expertos. El director general de largo plazo del Ministerio de Finanzas se consideró políticamente inobjetable.

50.000 páginas de documentos

Karakousis pasó cinco meses leyendo 50.000 páginas de documentos originales de los archivos del banco central. No fue fácil lectura. El estudio calcula hasta el gramo la cantidad de oro saqueado procedentes de hogares particulares, en especial los de Judios griego: 7,358.0014 kilogramos de oro puro con un valor equivalente actual de unos 235 M €. También observa también cómo las tropas alemanas, ya que se retiraron, rápidamente tomó a lo largo de "la totalidad de las reservas de efectivo de las sucursales y filiales regionales" del banco central: Exactamente 634.962.691.995.162 dracmas en billetes y monedas, lo que sumaría unos 40 millones de € en la actualidad.

Por encima de todo, el estudio, con algunas reservas, proporciona claridad sobre los préstamos forzosos. "Ninguna persona razonable puede dudar ahora que existían estos préstamos y que el reembolso sigue abierta", dice Karakousis.

Esta historia de los préstamos se inició en abril de 1941, después de que las tropas alemanas se apresuraron a ayudar a sus aliados italianos y ocupó Grecia. Con el fin de proporcionar a sus tropas con las disposiciones, los ocupantes alemanes exigieron el reembolso de sus gastos, los llamados costes de ocupación. Es un requisito cínico, pero que se convirtió en una práctica habitual después de la Convención de La Haya de 1907.

Fuera de lo común, sin embargo, fue el requisito de la Wehrmacht que los griegos financiar la prestación de sus tropas en otros frentes - en los Balcanes, en Rusia o en el norte de África - a pesar de las reglas de la Convención de La Haya que prohíben esta práctica. Inicialmente, los ocupantes alemanes exigieron 25 millones de marcos al mes por parte del gobierno en Atenas, alrededor de 1,5 mil millones de dracmas. Pero la cantidad que realmente se llevaron fue considerablemente mayor. La comisión de expertos determinó que los pagos efectuados por el banco central griego entre agosto y diciembre 1941 ascendieron a 12 mil millones en lugar de 7 mil millones de dracmas.

"Las sumas ilimitadas en forma de préstamos '

Con su economía arrasada, los griegos pronto comenzaron a presionar por reducciones. En una conferencia en Roma, los alemanes y los italianos decidieron el 14 de marzo 1942 a reducir a la mitad sus costes de ocupación a 750 millones de dracmas cada una. Sin embargo, el estudio afirma que los diputados de Hitler exigió "sumas ilimitadas en forma de préstamos." Lo que los alemanes recogieron por encima de los 750 millones de dólares se "acredita al gobierno griego," un funcionario alemán señaló en 1942.

Las sumas de los préstamos forzosos eran hasta 10 veces más altos que los costes de ocupación. Durante el primer semestre de 1942, que ascendieron a 43.4 mil millones de dracmas, mientras que sólo el 4,5 millones de dólares para el suministro de las tropas era debido.

Una serie de pagos a plazos, que Atenas comenzó a presionar en marzo de 1943, sirven para comprobar la naturaleza de los préstamos. Historiador Fleischer también encontró registros relacionados con alrededor de dos docenas de plazos de pago. Por ejemplo, la oficina de pago de la operación Sudeste Especial fue instruido el 6 de octubre de 1944 al pagar, ajustado a la inflación, una increíble suma de 300 mil millones dracma al gobierno griego y de reserva como "reembolso".

'Las deudas deben ser pagadas'

En opinión de Fleischer, el informe hace inequívocamente claro que las demandas griegas no guardan relación con las reparaciones por las injusticias de guerra que podrían servir como un precedente para otros países. "Uno puede negociar reparaciones políticamente", dice Fleischer. "Las deudas tienen que ser reembolsado - incluso entre amigos."

Gobiernos griegos posguerra buscaron reembolso anticipado en. El embajador alemán confirmó el 15 de octubre de 1966, por ejemplo, que los griegos ya habían venido llamando "sobre una presunta reclamación."

El 10 de noviembre de 1995, el entonces primer ministro Andreas Papandreou propuso la apertura de conversaciones para un acuerdo de las "deudas alemanas a Grecia." Propuso que "todas las categorías de estas afirmaciones sería examinada por separado." Esfuerzo Papandreous 'finalmente no lleva a ninguna parte.

Entonces, ¿qué pasa ahora? ¿Cuál debería ser de este nuevo estudio, los contenidos de las cuales habían permanecido en secreto antes de ahora?

"Yo no soy un político", dice Karakousis, "Yo sólo he hecho mi deber."

Pero la pregunta sigue siendo también si los familiares sobrevivientes de las víctimas de Distomo siempre contarán con la justicia - y si existen casos similares en otros países.

Abogado alemán Joachim Lau, cuya firma de abogados tiene su sede en Florencia, Italia, representa los intereses de los residentes de la aldea de Distomo incluso hoy en día. Lau, nacido en Stuttgart, un hombre de pelo blanco de casi 70 años, está luchando por la compensación en nombre de las víctimas griegas e italianas de los nazis. "Estoy decepcionado por la manera en la que Alemania se está ocupando de esta cuestión", dice. Él dice que no es sólo un problema de la compensación económica. Más que nada, es una de la justicia.

Declaraciones descuidadas

En febrero, Lau advirtió el presidente alemán, Joachim Gauck, en una carta abierta en contra de la propagación de la "violación del derecho internacional" con declaraciones imprudentes sobre la cuestión de las reparaciones. En su opinión, la situación jurídica es clara: los ciudadanos griegos e italianos y sus familiares afectados por "tiroteos, masacres por parte de la Wehrmacht, por deportaciones o trabajos forzados ilegales según el derecho internacional" tienen derecho a reclamaciones individuales.

Durante la última década, Lau ha estado persiguiendo las pretensiones de las víctimas Distomo en Italia. El Tribunal de Casación de Roma afirmó en 2008 que las demandas eran legítimas y que podía seguir el caso. Más temprano, el abogado ya había tenido éxito en asegurar Villa Vigoni, una finca palaciega en la orilla del lago de Como propiedad de Alemania - y utilizado por una asociación privada alemana se centró en la promoción de las relaciones germano-italiana - como garantía para el traje. En 2009, Lau logró que € 51 millones en reclamaciones hechas por Deutsche Bahn contra Ferrocarriles del Estado italiano Trenitalia incautado. El martes, se espera que el alto tribunal en Roma para pronunciarse sobre el levantamiento de la orden de ejecución.

A raíz de una decisión adoptada por el Tribunal Constitucional de Italia en octubre de 2014, las demandas privadas en Italia contra Alemania han sido posible nuevo. Uno de los jueces que emitieron el fallo es el actual presidente de Italia, Sergio Mattarella.

No está claro si esta decisión va a desatar "una ola de un nuevo proceso" en Italia, dice Lau, que en la actualidad representa 150 casos, incluyendo varias demandas colectivas.

Presente y Pasado, culpa y la ira

Todo se conecta en el pueblo de montaña de distoma - el presente y el pasado, la culpa y la ira, las demandas griegas en la Alemania de hoy y del pasado convocatorias de reparaciones. Efrosyni Perganda se sienta en la sala de estar con buena calefacción de su casa. La diminuta mujer, 91 años de edad, tiene ojos de alerta y lleva un vestido negro. Ella sobrevivió a la masacre perpetrada por los alemanes en Distomo y ella es uno de los pocos testigos aún vivos en el pueblo.


Los huesos de las víctimas de las matanzas nazis en Distomo son características como parte del monumento conmemorativo de la aldea a la masacre.
Bernhard Riedmann / Der Spiegel

Los huesos de las víctimas de las matanzas nazis en Distomo son características como parte del monumento conmemorativo de la aldea a la masacre.
Cuando la empresa SS realizó una llamada acto de expiación en Distomo tras una pelea con los partisanos griegos, los soldados capturaron también a su marido. Efrosyni Perganda estaba junto con su bebé mientras se lo llevaban. Ella nunca lo volvió a ver.

Como los alemanes comenzaron a arrasar, se escondió detrás de la puerta del baño y luego detrás de la puerta de la sala de la casa en la que aún vive en la actualidad. Contuvo el bebé fuertemente contra su pecho. "Perdono a asesinos de mi marido", dice ella.
Loukas Zisis, el teniente de alcalde, deja en silencio la casa como la mujer termina contando su historia. Él necesita un descanso y se dirige a la taberna, donde se pide un vaso de vino. "Admiro Alemania: Marx, Engels, Nietzsche," él dice. "La prosperidad. El grado en que se organiza la sociedad. Pero aquí en el pueblo, no estamos encontrando la paz porque el Estado alemán no está asentando su deuda."

Zisis admira Alemania, pero el país sigue siendo incomprensible para él. "Ni siquiera hemos oído una sola disculpa hasta ahora", dice una vez más. "Eso tiene que ver con la posición de Alemania en Europa." Esto es algo que no entiende, dice.

sábado, 28 de febrero de 2015

SGM: La deuda griega y el olvido alemán

El pago de reparaciones de guerra abre un frente entre Alemania y Grecia
La petición formal del Gobierno de Atenas a Berlín tensa la relación bilateral en plenas negociaciones con Europa
MARÍA ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO - El País


Izado de la esvástica en la Acrópolis en 1941. / BUNDESARCHIV

Deber moral, ejercicio de memoria histórica y un cierto ánimo de revancha (o de justicia poética, al menos): en la petición griega a Alemania del pago de reparaciones por la ocupación nazi (1941-44) durante la II Guerra Mundial se mezclan muchos sentimientos, sazonados por el nacionalismo que recorre todo el arco político del país, de derecha (Griegos Independientes, ANEL) a izquierda (Syriza) y viceversa. Pero, aunque suene extemporánea —Berlín lo considera un asunto zanjado—, la solicitud no se ha desempolvado de los anales; al contrario, desde 2010 era un clamor entre los sectores más nacionalistas de Nueva Democracia y Pasok, los partidos en el Gobierno hasta la victoria electoral de Syriza, el pasado 25 de enero.

En abril de 2013, un comité del Ministerio de Finanzas evaluó en 162.000 millones de euros —casi la mitad de la deuda griega, o el 80% del PIB— su cuantía, sumados el expolio y la destrucción de infraestructuras (108.000 millones) y la devolución del préstamo forzoso (54.000 millones) que el Banco de Grecia tuvo que conceder a Berlín en 1942 para financiar la ocupación. Prueba de que el asunto lleva tiempo sobre la mesa fue que en marzo de 2014 el presidente griego, Karolos Papulias —que de joven participó activamente en la resistencia—, formulara la reclamación a su homólogo alemán, Joachim Gauck, durante una visita oficial de este a Atenas.

Qué hace distinta ahora la exigencia tiene que ver con el radical cambio político y el sustrato ideológico del primer ministro, Alexis Tsipras, de orígenes comunistas (los comunistas, y la izquierda en general, fueron los grandes derrotados de la guerra civil que siguió a la ocupación). Hace una semana, el jefe del Gobierno remató su discurso programático en el Parlamento con la petición formal de compensaciones a Alemania, que figuraba en el programa electoral de Syriza. “Grecia tiene una obligación moral con su pueblo, con la historia, con todos los pueblos de Europa que han luchado y dado su sangre contra el nazismo”, dijo a pocos metros de la bancada del partido neonazi Aurora Dorada (17 escaños, tercera fuerza política del país). El mismo Tsipras, tras tomar posesión de su cargo, se dirigió al antiguo campo de tiro de Kesarianí, un barrio de Atenas, para rendir homenaje a los 200 resistentes, en su mayoría comunistas, fusilados por los alemanes el 1 de mayo de 1944 en represalia por un ataque sufrido por los suyos.

Su ofrenda floral pareció un simple acto simbólico, pero la solicitud formal de compensaciones va unos pasos más allá. “Grecia intenta usar diplomáticamente muchos medios para presionar a Alemania. Tsipras tiene motivaciones políticas y nacionales al tiempo. Su estrategia de comunicación es mostrar que protege la dignidad de los griegos, a menudo contra las políticas de Alemania. Pero a la vez muchos miembros de Syriza y el propio primer ministro creen estar en lo correcto al plantear esta reivindicación”, sostiene George Tzogopoulos, del centro de estudios Eliamep. “En las presentes circunstancias, este país necesita dinero, y las referencias a la II Guerra Mundial no ayudan. Grecia debería iniciar una disputa judicial con Alemania que llevaría mucho tiempo y cuyo resultado no está nada claro”, añade el investigador.

La memoria de la ocupación se transmite de generación en generación. Los más viejos del lugar, como Katerina Katragalos, de 85 años y vecina de Kesarianí, aún recuerdan “el chirrido de los ejes de las carretas cargadas de muertos, la mayor parte de ellos esqueletos de hambre y miseria, que eran recogidos como despojos de las calles” durante la invasión, una de las más bárbaras de Europa y que costó la vida a entre 200.000 y 300.000 griegos, según las fuentes (sólo en el invierno de 1941 a 1942 el hambre acabó con unas 100.000 personas); unas 40.000 sólo en la región de Atenas. También se recuerdan los expolios, el saqueo de cosechas, alimentos y bienes, o, en fin, la afrenta de la bandera nazi ondeando en lo alto de la Acrópolis, de donde fue arrancada por Manolis Glezos, hoy nonagenario eurodiputado de Syriza y principal promotor hace décadas de esta causa.

También ocupa un lugar destacado en los libros de texto el rosario de atrocidades perpetradas por las SS contra la población: Dístomo, donde mataron en 1944 a 218 civiles en respuesta a un ataque partisano; Kalávryta, con más de 700 víctimas mortales, o Ligiadis, con cientos de caídos. Algunos de esos crímenes de guerra, como el de Dístomo, han sido elevados a la justicia internacional, sin resultado. Ahora Atenas, con la petición a Berlín, abre un frente para restañar heridas que aún supuran, pero también para evitar males semejantes en el futuro, como apuntó hace días el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, en Berlín: Alemania, felizmente, ha erradicado el nazismo; en Grecia es la tercera fuerza política en el Parlamento.

jueves, 29 de enero de 2015

SGM: Grecia pide que Alemania le pague una antigua deuda

Grecia podría exigir a Alemania la deuda de la Segunda Guerra Mundial
TOBIAS SCHWARZ / AFP



La comisión de expertos, designada por el Ministerio de Finanzas de Grecia, presentó un informe que indica que Alemania tiene una deuda de 11.000 millones de euros ante Grecia desde la Segunda Guerra Mundial, según la revista alemana 'Der Spiegel'.
Cuando Grecia fue ocupada por las tropas nazis, las autoridades alemanas recurrieron a un préstamo forzoso de 1,5 billones de dracmas griegos para la propia Alemania y la Italia fascista. El país tenía que comenzar a devolver la deuda después de la guerra, pero sus resultados impidieron que Hitler y Mussolini cumplieran con sus obligaciones.

Los expertos destacan que el préstamo forzoso debe considerarse independientemente de los requisitos para el pago de las reparaciones de guerra. Según las estimaciones más conservadoras del país heleno, Alemania debe a Grecia más de 100.000 millones de euros en compensación por los daños sufridos durante la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, los historiadores y economistas opinan que mientras que el pago de las reparaciones es una cuestión muy controvertida, el pago del préstamo forzoso es una demanda legítima, escribió el semanario alemán.

Actualidad RT