Mostrando entradas con la etiqueta campo de prisioneros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta campo de prisioneros. Mostrar todas las entradas

sábado, 25 de marzo de 2017

Lectura Militar: Sobreviviendo a un campo de prisioneros

Sobreviviendo a Andersonville: Los beneficios de las redes sociales en un campo de prisioneros de guerra  
Surviving Andersonville: The Benefits of Social Networks in POW Camps 
Por  Dora L. Costa del MIT y Matthew E. Kahn. 






El veinte y siete por ciento de los prisioneros del Ejército de la Unión capturado en julio de 1863 o más tarde murieron en cautiverio. En Andersonville la tasa de mortalidad puede haber sido tan alta como el 40 por ciento. ¿Cómo sobrevivir a los hombres como las condiciones terribles? El uso de dos conjuntos de datos independientes nos encontramos con que los amigos tuvieron un efecto positivo estadísticamente significativo sobre las probabilidades de supervivencia y que cuanto más los lazos entre amigos, medido por los identificadores como la etnia, el parentesco y la misma ciudad más grande es el impacto de los amigos de probabilidades de supervivencia.

Es un articulo cientifico publicado por la NBER de USA. Andersonville fue un campo de prisioneros en el Sur norteamericano durante la guerra Civil. Las probabilidades de morir en este campo eran las mas grandes de cualquier otro campo en la guerra: 40 %. Es decir, si entrabas habia una muy alta probabilidad de que te saquen con las patas para adelante.

Lo que encuentran los autores, usando una base de datos historica, es que la probabilidad de sobrevivir en este campo de prisioneros esta positivamente relacionado con la cantidad de amigos o conocidos a los que se puede acceder. Es decir, desarrollar redes sociales (amistades, relaciones) mejora la probabilidad de salir con vida de un campo de prisioneros. Ello es porque teniendo mas conocidos posibilita en acceder a mas alimentos, cuidados y remedios. 






La tabla 2 se publica de la composición de los prisioneros, el 7% eran de origen alemán y el 3% de origen británico (escocés, galés) mientras otro 7% era de origen irlandés.

Otro detalle de dicha tabla: el promedio de altura de los prisioneros fue de 1.8 metros... mucho mas altos que cualquier latinoamericano de aquella época.

El archivo esta escrito en PDF y tiene 252 K. Pueden descargar el archivo en 
 
http://papers.nber.org/papers/w11825.pdf  

martes, 3 de enero de 2017

SGM: Nazis tal vez capturaron de casualidad a Ana Frank

Los nazis pudieron descubrir a Ana Frank por casualidad y no por una traición
Un nuevo estudio apunta que la menor judía y su familia no fueron delatados sino localizados por agentes que investigaban el estraperlo

ISABEL FERRER - El País


Ana Frank. AP QUALITY

El escondite de Ana Frank y su familia en el trastero de una casa de los canales de Ámsterdam fue descubierto por los nazis el 4 de agosto de 1944. Aunque sin confirmación oficial, se presumía hasta hoy que les traicionó un informador pagado por los ocupantes. Sin embargo, una nueva investigación efectuada por la Fundación que gestiona la casa-museo dedicada en la ciudad a la joven autora del famoso Diario, apunta a una casualidad, y no a una delación, como origen de la tragedia. Según el investigador Gertjan Broek, los agentes que entraron en el número 263 de la calle Prinsengracht, en el centro antiguo de la ciudad, “iban detrás del tráfico de cartillas de racionamiento y la contratación ilegal de trabajadores”. Además, incide en que el policía holandés que participó en el arresto, Gezinus Gringhuis, "estaba asignado al departamento de delitos económicos, no a la búsqueda de judíos ocultos”.

Broek apuntala su teoría con sendos detalles. Dice que una vez dentro del edificio que servía de tapadera a la familia Frank y a otras cuatro personas, los gendarmes tardaron dos horas en salir; "demasiado tiempo si sabían que había judíos ocultos”, sostiene. A principios de 1944, fueron arrestados dos traficantes de bonos de comida que habían trabajado en ese mismo número. La propia Ana se hizo eco del suceso en su Diario, donde escribió que después resultó muy difícil conseguir alimentos. Lo más probable, sigue Broek, es que durante el registro del inmueble acabaran encontrando la estantería que tapaba las escaleras de acceso al trastero. Arriba, ocho personas perseguidas llevaban dos años juntas tratando de evitar al invasor.

Tras ser descubiertos, fueron enviados a los campos de concentración. Sólo regresó Otto Frank, el padre de Ana. La adolescente, su madre, Edith, la hermana mayor, Margot, el matrimonio Van Pels con su hijo, Peter, y el dentista Fritz Pfeffer, perecieron entre 1944 y 1945.


Monumento a Ana y Margot Frank en Bergen-Belsen. SEAN GALLUP GETTY

El estudioso señala, además, que la posible llamada de un supuesto soplón a los gendarmes mientras estos registraban el edificio es poco probable. “En 1944 muchas conexiones telefónicas habían sido cortadas, y los números de los servicios secretos no estaban al alcance de cualquiera”, dice. Entre los posibles chivatos señalados por otros escritores figura Tonny Ahlers, miembro del Movimiento Nacional Socialista de Holanda. Es el sospechoso número uno para Carol Ann Lee, biógrafa de Otto Frank. Otra de las posibles delatoras es Nelly Gies, hermana de Miep, la amiga de la familia de Ana que les ayudó. A Nelly no le gustaba que Miep escondiera judíos, pero todos ellos fueron interrogados después de la II Guerra Mundial sin que pudieran formularse acusaciones firmes.

La casa-museo de Ana Frank subraya que su nuevo estudio no pretende cegar la vía de la presunta denuncia, aunque apunta que después de varias décadas de búsqueda por ese lado, no se ha obtenido respuesta, tal y como ha dicho Ronald Leopold, director de la Fundación. Al centrarse en la entrada de la policía, y en el relato mismo de Ana Frank sobre los días anteriores, pretenden “animar a otros investigadores a rastrear nuevas pistas para poder contar toda la historia de Ana Frank”.

Confinadas en el campo de Bergen-Belsen (norte de Alemania), Ana y Margot murieron con pocos días de diferencia, posiblemente hacia febrero de 1945, y fueron enterradas en una fosa común. El 15 de abril de ese año, los soldados británicos aliados liberaron el campo, quemado luego para contener una epidemia de tifus.

lunes, 25 de julio de 2016

SGM: Encuentran túnel escavado por prisioneros judíos en Lituania

Hallaron en Lituania un túnel excavado con cucharas por prisioneros judíos en la época nazi
Los detenidos intentaban escapar de los oficiales nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El paso subterráneo tiene una extensión de 35 metros de largo
Infobae




El túnel tiene 35 metros de largo (AP)

Un equipo de investigadores de Israel, Estados Unidos, Canadá y Lituania localizó en el país europeo un túnel excavado con cucharas por prisioneros judíos que intentaban escapar de los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial.

La información fue confirmada este miércoles por el Departamento de Antigüedades de Israel.

El grupo de profesionales empleó una tecnología de escaneo utilizada para buscar minerales y petróleo para ubicar el túnel.


Imágen divulgada por los expertos que descubrieron el túnel Imágen divulgada por los expertos que descubrieron el túnel

El paso subterráneo, de 35 metros de largo, está en el bosque de Ponar, que en la actualidad recibe el nombre de Paneriai, donde los nazis mataron a unas cien mil personas, entre ellas 70 mil judíos.

Hacia el final de la guerra, se trasladó a prisioneros desde el campo de concentración de Stutthof a la zona, donde fueron obligados a quemar los cuerpos.

En secreto, los prisioneros excavaron el túnel desde el punto en donde estaban. Cuarenta reos escaparon a través del túnel en 1944. Muchos otros fueron baleados, pero once alcanzaron las posiciones de las fuerzas partisanas y sobrevivieron.

En su misión por hallar el túnel, el equipo de arqueólogos, geofísicos e historiadores provenientes de Israel, Estados Unidos, Canadá y Lituania no quería alterar los restos humanos que aún quedan en las fosas.



Por ello utilizaron una tecnología de escaneo moderna que es la misma que se usa para la exploración de fuentes de petróleo y gas, y lograron trazar la ruta del túnel que se extiende por 34 metros.

 “Este túnel demuestra que perduraban las ganas de vivir”
"Hallar un rayo de esperanza en un lugar tan sombrío como Ponar es algo muy importante como seres humanos", señaló Jon Seligman, un arqueólogo que trabaja con el Departamento de Antigüedades de Israel y que participó en la expedición.

"Este túnel demuestra que incluso en las horas más oscuras de la humanidad, perduraban las ganas de vivir", expresó.

En el fin de la guerra, los nazis se apresuraban a borrar toda evidencia de las atrocidades que habían cometido. Trajeron a prisioneros judíos y soviéticos al bosque de Ponar, desde el campo de concentración de Stutthof. Encadenados por los tobillos, fueron obligados a desenterrar los cuerpos e incinerarlos.

Los prisioneros, apodados la Brigada de Incineración, temían que una vez cumplida su tarea, también fueran aniquilados, por lo que tramaron su escape.

Con información de AFP.

jueves, 21 de julio de 2016

PGM: Salir del campo de prisioneros para volver voluntariamente

El soldado que regresó al campo de prisioneros tras visitar a su madre moribunda durante la Gran Guerra

Javier Sanz | Historias de la Historia


Pocas semanas después del comienzo de la Primera Guerra Mundial, el capitán del ejército británico Robert Campbell se encontraba al mando del Primer Regimiento East Surrey en una posición cercana al Canal de Mons-Condé, en el noroeste de Francia, cuando sus tropas fueron atacadas por el ejército alemán. Durante el combate, el joven capitán de 29 años fue gravemente herido y capturado, siendo trasladado a un hospital militar en Colonia (Alemania), donde fue tratado de sus heridas antes de ser enviado al campo de prisioneros de guerra de Magdeburg, en Alemania.


Robert Campbell

Al cabo de dos años, durante su internamiento en Magdeburg, Campbell recibió una carta con una triste noticia: su madre, Louise, padecía cáncer. Le quedaba muy poco tiempo de vida y Campbell se encontraba muy lejos de su hogar y de su querida madre. En un intento desesperado, el capitán decidió escribir una carta al mismísimo Káiser Guillermo II, rogándole que, por motivos humanitarios, le permitiera ver a su madre por última vez y despedirse de ella. Sorprendentemente, el Káiser contestó la petición permitiendo a Campbell regresar a su casa familiar en Gravesend (Kent) para visitar durante dos semanas a su madre agonizante. El emperador alemán solamente puso una condición: Campbell debería dar su palabra de caballero y de oficial del Ejército Británico de que, finalizada la visita, volvería al campo de prisioneros. Robert Campbell dio su palabra al Káiser.


Campbell regresa

Los Archivos Nacionales Británicos contienen documentos que demuestran la intervención de la Embajada de Estados Unidos para llevar a buen fin el acuerdo entre Alemania y Campbell, que llegaría a Inglaterra el 7 de noviembre de 1916. Se cree que viajó hasta la neutral Holanda y desde allí tomó un barco a Kent. Y así fue como Campbell pudo ver a su madre y despedirse de ella antes de regresar —dentro del plazo concedido por el Káiser— al campo de prisioneros de Magdeburg, cumpliendo con ello su palabra de caballero. Su madre fallecería en febrero de 1917, cuando Robert todavía seguía preso… aunque no sería la única ocasión en la que “saldría” de Magdeburg. Siguiendo la máxima que reza que los prisioneros de guerra tienen la obligación de intentar escapar para mantener ocupados recursos humanos enemigos, junto a otros prisioneros escaparon por un túnel que habían estado excavando durante 9 meses. Fueron capturados en la frontera de Holanda y devueltos a Magdeburg. Robert fue liberado cuando finalizó la guerra y permaneció en el ejército hasta 1925. También participó en la Segunda Guerra Mundial y falleció en 1966 a la edad de 81 años.

Lamentablemente, los británicos no respondieron en el mismo sentido con una petición similar: el prisionero alemán Peter Gastreich se encontraba preso en la Isla de Wight cuando supo que su padre se estaba muriendo, y al igual que Robert pidió poderlo visitar para despedirse; pero el Departamento de Guerra británico no lo permitió…

No se puede reconocer la liberación temporal en base al precedente de la liberación condicional del capitán Campbell. No fueron consultados antes de que el Gobierno alemán concediese la licencia al oficial y no habrían dado su consentimiento a dicha propuesta si se les hubiese planteado.
Documento Ejército Británico



La realidad es que a los británicos no les hizo ninguna gracia aquella concesión humanitaria. De hecho, el único motivo para no impedir el regreso del capitán fue que estaba en juego la palabra de un oficial británico. Si estuviese en vuestras manos, ¿actuaríais como el gobierno alemán o británico?