Mostrando entradas con la etiqueta Unión Soviética. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Unión Soviética. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de marzo de 2017

Accidente nuclear: El incidente oculto de Semipalatinsk en la URSS

Revelado: El encubrimiento soviético de las consecuencias nucleares que fueron peores que Chernobyl


Centro de pruebas nucleares de Semipalatinsk en Kazajstán
Alain Nogues / Getty

Por Fred Pearce - The New Scientist

Fue un desastre nuclear cuatro veces peor que Chernobyl en cuanto al número de casos de enfermedad por radiación aguda, pero la complicidad de Moscú para encubrir sus efectos sobre la salud de las personas ha permanecido en secreto hasta ahora.

Sabíamos que en agosto de 1956, las consecuencias de una prueba soviética de armas nucleares en Semipalatinsk, en Kazajstán, engullieron la ciudad industrial kazaja de Ust-Kamenogorsk y pusieron a más de 600 personas en el hospital con enfermedades por radiación, pero los detalles han sido incompletos.

Después de ver un informe recién descubierto, New Scientist puede ahora revelar que una expedición científica de Moscú después del desastre ocultado descubrió contaminación radioactiva generalizada y enfermedades por radiación a través de las estepas de Kazajstán.

Los científicos luego rastrearon las consecuencias como pruebas de la bomba nuclear continuó - sin decir a las personas afectadas o el mundo exterior.

El informe de científicos del Instituto de Biofísica de Moscú fue encontrado en el archivo del Instituto de Medicina de Radiación y Ecología (IRME) en Semey, Kazajstán. "Durante muchos años, esto ha sido un secreto", dice el director del instituto, Kazbek Apsalikov, quien encontró el informe y lo pasó a New Scientist.

Más pruebas de bombas nucleares se llevaron a cabo en Semipalatinsk que en cualquier otro lugar del mundo durante los años 1950 y principios de 1960. Periodistas occidentales han informado desde el desmembramiento de la Unión Soviética sobre los aparentes efectos sobre la salud de los pobladores a favor del viento de las pruebas. Y algunos estudios recientes han estimado las dosis de radiación utilizando proxies como la radiactividad en el esmalte de los dientes.

El informe recientemente revelado, que describe "los resultados de un estudio radiológico de la región de Semipalatinsk" y está marcado como "top secret", muestra por primera vez cuánto sabían los científicos soviéticos en ese momento sobre el desastre de salud humana y el alcance de El encubrimiento.

Detalla cómo los investigadores de Moscú en tres expediciones a Ust-Kamenogorsk encontraron la contaminación radiactiva extensa y persistente del suelo y de la comida allí y a través de las ciudades y de las aldeas de Kazakhstan del este.

En el camino de las nubes

A mediados de septiembre de 1956, un mes después de la caída de la nube, las tasas de dosis en Ust-Kamenogorsk eran todavía de hasta 1,6 millirems por hora, cien veces lo que el informe considera la "tasa permisible", y lo que se recomienda como seguro por el Comisión Internacional de Protección Radiológica.

El mes siguiente, la expedición se trasladó a un número de aldeas. "Cerca de Znamenka, las sustancias radiactivas que afectaron a la gente y al medio ambiente cayeron repetidamente durante años", dice el informe. Las consecuencias fueron "peligrosas para la salud" y "más graves y peligrosas que en el distrito de Ust-Kamenogorsk".

Oficiales médicos militares que visitaron el pueblo después de la prueba de agosto habían encontrado a tres personas con enfermedad de radiación aguda.

Los hallazgos coinciden con informes anteriores de la trayectoria de las nubes de precipitación. En 2002, Konstantin Gordeev en el Instituto de Biofísica de Moscú publicó un mapa que muestra que el 24 de agosto de 1956 una nube viajó directamente sobre Znamenka y Ust-Kamenogorsk.

Anteriormente, una prueba el 12 de agosto de 1953 había enviado una nube a través de Karaul, que según la expedición de 1956 tenía consecuencias que seguían siendo "peligrosas para la salud" tres años después.

Un resultado de las expediciones científicas fue el establecimiento de una clínica especial conocida como dispensario, bajo el control de Moscú, encargada del seguimiento de la radiación y sus efectos sobre la salud. Eventualmente tuvo un registro de unas 100.000 personas expuestas a las pruebas y sus hijos.

La instalación fue conocida durante mucho tiempo como el Dispensario Anti-Brucelosis No. 4. El nombre fue elegido, dice Apsalikov, "para no llamar la atención sobre su actividad real", que fue "clasificada como secreto hasta 1991".


El informe más secreto

Cuando la Unión Soviética se derrumbó ese año, el dispensario se convirtió en el IRME. Sin embargo, según su actual jefe científico, Boris Gusev, que trabajó por primera vez en el dispensario número 4 en 1962, muchos informes en sus archivos fueron llevados a Moscú o destruidos antes de la entrega.

Un informe, dice, registró que 638 personas fueron "hospitalizadas con intoxicación por radiación" en la ciudad después de la prueba de 1956. Esto fue más de cuatro veces los 134 casos de radiación diagnosticados después del accidente de Chernobyl. Nadie sabe cuántos murieron.

El informe recientemente expuesto de las expediciones en 1956 y 1957 fue uno de los pocos que escaparon a los censores soviéticos que destruyeron o movieron otros informes del país. Se encontró "considerable contaminación radiactiva de suelos, cobertura vegetal y alimentos" en Kazajstán oriental. Las muestras fecales tomadas de personas en una granja colectiva justo al sur de Ust-Kamenogorsk contenían altos niveles de radioactividad, que ya no eran detectables entre dos y cinco días después de que dejaron de comer alimentos locales y cambiaron a alimentos importados.

La expedición pidió que se detuviera el consumo de grano local, y sugirió que era "impredecible realizar pruebas atómicas (especialmente explosiones en tierra) antes de la cosecha completa de los campos" por lo que la comida estaba protegida de las lluvias.

Pero evidentemente no se actuó sobre esta recomendación. Gordeev mapeó las trayectorias de fallout de las pruebas mayores subsecuentes en agosto de 1957 y agosto de 1962.

El informe también minimizó los peligros, diciendo que varios cambios en el sistema nervioso de las personas y la sangre registrada por los médicos "no podían considerarse como los cambios que surgieron sólo debido al impacto de la radiación ionizante". En lugar de eso, se culpa de un saneamiento deficiente, una "dieta aburrida" y varias enfermedades como la brucelosis y la tuberculosis.

Las pruebas de la bomba atmosférica en Semipalatinsk se detuvieron en 1963. Aunque gran parte del área a favor del viento es ahora segura para vivir, "algunas áreas nunca volverán a la naturaleza", dice Apsalikov. "La situación en otros es incierta y potencialmente peligrosa".

Roman Vakulchuk del Instituto Noruego de Asuntos Internacionales acoge con agrado la nueva apertura de Kazajstán sobre el tema. El informe es el primer registro contemporáneo de investigación sobre los efectos de las pruebas en las poblaciones locales, dice. "Hasta 1956, el gobierno [soviético] no realizó estudios".

Pero todavía hay incertidumbre sobre el alcance de la contaminación continua y los impactos en la salud, dice. "Gran parte del área no presenta peligro, pero algunas partes tienen que ser salvaguardadas indefinidamente".

sábado, 18 de marzo de 2017

SGM: Fotos de la Operación Zitadel (1/2)

Fotos no vistas de la batalla más grande de tanques de la SGM

Damian Lucjan - WHO



La batalla de Prokhorovka fue una parte de una más grande, la Batalla de Kursk, y sucedió cuando el 5º Ejército de Tanques de Guardias del Ejército Rojo Soviético atacó el II Cuerpo SS-Panzer del Ejército Alemán en una de las mayores batallas de tanques en el ejército historia.

Los alemanes destruyeron muchos tanques soviéticos (300-400 tanques y cañones autopropulsados) y degradaron temporalmente el poder de ataque del 5º Ejército de Tanques de la Guardia, pero no pudieron tomar Prokhorovka o abrirse a tierra abierta.

Para los soviéticos, su masivo ataque blindado del 12 de julio no destruyó el II SS-Cuerpo Panzer -que perdió 43 tanques y cañones autopropulsados- o lo lanzó a la defensiva. Lograron agotar a los alemanes y eventualmente contribuyeron a detener su avance.

Mientras que la batalla se considera generalmente un éxito táctico para los alemanes debido al alto número de tanques soviéticos destruidos, en última instancia no había ninguna brecha alemana en Prokhorovka.

La ofensiva alemana de Kursk, codename Citadel, fue abortada más adelante, y sus fuerzas fueron retiradas. El Ejército Rojo inició una ofensiva general y tomó la iniciativa estratégica en el Frente Oriental, que debía mantener durante el resto de la guerra.


Vehículos del II SS-Panzer Corps avanzando hacia Prokhorovka el 11 de julio [Bundesarchiv, Bild 101I-022-2924-14 / Kipper / CC-BY-SA 3.0].

Las tropas alemanas durante una calma en la lucha [Bundesarchiv, Bild 101I-219-0553A-10 / Koch / CC-BY-SA 3.0].

Soldados alemanes durante la Operación Ciudadela [Bundesarchiv, Bild 101I-022-2949-05 / Mittelstaedt, Heinz / CC-BY-SA 3.0].

Panzer IV y Sdkfz 251 alemanes en el Frente Oriental, julio de 1943 [Bundesarchiv, Bild 101I-219-0596-12 / Dieck / CC-BY-SA 3.0].

Avance alemán durante la Operación Ciudadela (flechas rojas de línea discontinua) [Vía].

Una columna de tanques Panzer III en el frente oriental, julio de 1943. [Bundesarchiv, Bild 101I-219-0562A-06 / Scheffler / CC-BY-SA 3.0].

Panzers alemanes durante la Operación Ciudadela [Bundesarchiv, Bild 101I-022-2950-15A / Wolff / Altvater / CC-BY-SA 3.0].


Los tanques soviéticos T-34 y T-70 alineados en la batalla de Kursk. Un soldado alemán inspecciona la torre a través del tanque de luz de la escotilla T-70 [Via].

martes, 7 de febrero de 2017

SGM: El frente oriental y su primer combate aéreo

El primer combate aéreo del Frente Oriental 

Escrito por Christer Bergström 

 
Ju-88 de la Luftwaffe. Verdugo de la Aviación Soviética 

Volando un obsoleto biplano I-153 en la nubloso cielo de la mañana sobre Ucrania el 22 Junio 1941, el Teniente Rubstov de la Fuerza Aérea Soviética probablemente reclamó su primera victoria aérea en la guerra entre Alemania y la Unión Soviética. En conexión con el texto se muestran unas pocas imágenes de los resultados de los devastadores raids aéreos alemanes sobre los aeropuertos rusos el 22 Junio 1941: MiG-3's, I-16 y Uti-4 (estos dos del 122vo IAP, en el aeropuerto de Lida). Al final del post, encontrará un perfil a colores de una I-16 del período en cuestión. 


En las primeras horas del 22 Junio 1941, la Fuerza Aérea Soviética fue totalmente tomada por sorpresa por un ataque de la Luftwaffe contra su sistema de bases aéreas. Durante las primeras horas, cerca de 1,200 aviones rusos fueron destruidos, más de 800 de ellos en tierra, de acuerdo a datos soviéticos. Pero aún con el ataque sorpresa y desprovistos de comunicaciones, los pilotos rusos despegaron en diversos lugares. En un aeropuerto, una formación de cazas rusos intentó despegar en el medio de un raid aéreo. Las bombas cayeron sobre los aviones que despegaban y todos fueron destruidos, en perfecta formación de despegue al final de la pista de despegue. En otro aeropuerto, Sergei Dolgushin y sus camaradas corrieron hacia sus cazas I-16. 'A las tres en punto, la alarma se encendió,' según recuerda. 'Todos corrimos hacia nuestros aeroplanos. A las 4:20, cuando los Messerschmitts aparecieron sobre el aeródromo, tuve que despegar. Mientras estaba despegando, durante ese primer combate aéreo, fui alcanzado 16 veces.' Muy al contrario de la creencia general, amargos dogfights se observaron en los cielos todo a lo largo del frente durantes esas primeras horas de la mañana. En general, los pilotos de caza soviéticos se manejaron sorprendentemente bien ese día. 


Base aérea de Kurovitsa, 22 de Junio de 1941
al atardecer
En la base aérea de Kurovitsa, las unidades bajo el mando de la Fuerza Aérea del Distrito Militar Especial de Kiev (VVS KOVO), fueron avisados incluso antes que los bombarderos alemanes hubiesen alcanzados sus blancos. Sin embargo, los pilotos del regimiento de ataque a tierra 66 ShAP (Shturmovyi Aviapolk) pensaron que era una alarma de entrenamiento, y aparecieron demasiado tarde- lo cual resultó en que 34 de los Polikarpov I-153s e I-15bis del regimiento fueron bombardeados hasta destrozarlos por los Ju 88s del Kampfgeschwader KG 51 'Edelweiss'. A medida que las bombas caían, los pilotos de caza del 164 IAP, que habían arribado al aeropuerto de Kurovitsa a debido tiempo, despegaron, treparon hacia el enemigo en sus pequeños I-16s. 

En general, el material de la Fuerza Aérea Soviética era de terriblemente baja calidad técnica. El principal caza soviético, el monoplano Polikarpov I-16 - el avión con muchos nombres: llamado Ishak ('Burro') ó Jastrebok ('Águila joven') por los pilotos rusos que lo volaron, y Rata por los alemanes que lo adoptaron de sus aliados españoles en la Guerra Civil Española, los hombres del lado republicano en el mismo conflicto lo llamaron Mosca, mientras que fue denominado Abu ('Tábano') por los pilotos japoneses que se encontraron con este avión sobre China y Khalkhin-Gol -. Este modelo era inferior al caza estándar Messerschmitt Bf 109 F en todos los aspectos excepto maniobrabilidad. De acuerdo a reportes de pilotos alemanes, 'el avión fácilmente se prende fuego cuando es alcanzado desde arriba o desde el costado'. Con respecto al biplano de combate I-15bis, 'unas pocas rondas disparadas a los lados fueron usualmente suficiente para volverlo en llamas'. (Sin embargo, debe notarse que los cazas Polikarpov tenían una importante ventaja sobre los Bf 109: sus motores eran enfriados por aire. Una vez que el Bf 109 era enfriado por líquido, un disparo en el radiador era suficiente para enviarlo al suelo al Messerschmitt. Frecuentemente, un Messerschmitt 109s con un disparo en el radiador forzado a aterrizar era solo ligeramente dañado, no apareciendo en las listas de bajas alemanas; es es una de las principales razones de la diferencia entre los reclamos de victorias soviéticas y las cifras de pérdidas alemanas.) 

 
I-16, con su imponente motor radial, destruido en tierra 

La radio aire-aire - un equipo estándar en todos los aviones alemanes - era un lujo en los pilotos rusos; solo el avión del comandante de unidad estaba equipada con radio y éstos no eran de gran calidad, lo cual hizo la cooperación en el aire algo dificultosa y en diversas ocasiones permitió a los cazas alemanes colarse desde atrás a las formaciones rusas y derribar uno tras otro, el último derribado con la misma sorpresa que el primero. Pero aún con su equipo inferior, una vez en el aire, los pilotos de caza rojos pusieron duras condiciones a su derrota. Los I-16 Ishaks del 164 IAP fueron seguidos por algunos de los remanentes biplanos del 66 ShAP. 

'Ataques bien planeados y agresivos por parte de unidades de caza rusas', la crónica de Wolfgang Dierich del KG 51 comenta, 'aseguraron que la lucha por la supremacía aérea no sería un juego fácil.' El primer ataque fue hecho por el Teniente P. N. Rubstov del 66 ShAP. Este bañó a un Ju 88 con munición de su ametralladora hasta que finalmente cayó envuelto en llamas y se estrelló a la vista del aeropuerto de Kurovitsa. De este modo, el Teniente Rubstov probablemente alcanzó la primera victoria aérea en la guerra ruso-germana. 

Los cazas Polikarpov siguieron persiguiendo a los bombarderos Junkers en su vuelo de retorno hacia el Oeste. En cuestión de minutos, un bombardero después de otro fue derribado. Los alemanes dejaron un rastro de paracaídas blancos y abrazantes llamas en el neblinoso cielo. Cerca de 28 Ju 88s despachados por el IIIer. Gruppe/KG 51, 7 fueron derribados durante la primera misión- cinco de ellos del 9no. Staffel. 

 
I-16 derribado luego de despegar 

En el medio de todo esto, los cazas de escolta alemana hicieron su aparición. El rápido Messerschmitt 109s apareció disparando desde arriba con martillantes ametralladoras y cañones. El primer I-16 fue derribado por el Oberleutnant Robert Oljenik del 1er. Staffel, Jagdgeschwader JG 3. Como si estuviese aburrido de estar en tierra, Oljenik alcanzó su sexta de un total de 41 victorias confirmadas en la SGM- y probablemente el primer derribo aéreo alemán de este conflicto. A las 04:30, el Feldwebel Ernst Heesen del 2./JG 3 destruyó un segundo I-16 Ishak / Rata. A medida que caía, la llama de los restos del aeródromo de Kurovitsa, 20 millas más al Este, podían verse en la oscuridad. Un tercer I-16 cayó víctima del Feldwebel Detlev Lüth del 1./JG 3. 
Incluso si se compara con el número de salidas realizadas, las pérdidas soportadas por la Luftwaffe en el primer día de la guerra contra la URSS fueron muy altas: 78 aviones de combate fueron listados como pérdidas totales, con un adicional de 89 dañados. Esto de hecho fue una dato incluso mayor que las pérdidas sufridas durante el fatídicamente llamado 'Día de la Batalla de Inglaterra', 15 Septiembre 1940, cuando los alemanes sufrieron la pérdida de 61 aviones destruidos y 11 dañados. 

De los aviones alemanes destruidos, 24 fueron cazas, 35 bombarderos, 7 Zerstörern (Messerschmitt Bf 110), 2 Stukas y 10 tipos diversos. Añadido a esas pérdidas estuvieron los aviones rumanos derribados ese mismo día: 4 Bristol Blenheims, 2 PZL P-37 Los, 2 Savoia-Marchetti S.M. 79B, 1 Potez 633, 1 IAR 37 y 1 IAR 39. 

El piloto de bombarderos alemán Wolfgang Dierich más tarde describió sus sentimientos acerca del devenir de los pilotos de la Luftwaffe esa tarde: 'A medianoche, los hombres fueron a la cama, medio muertos de fatiga. Sus últimos pensamientos antes de caer dormidos fueron: "¿Qué les habrá pasado a nuestros camaradas perdidos? ¿Están vivos todavía? ¿Qué nos deparará mañana? ¿Cómo terminará esto?"' 


 
Un perfil a color de un I-16 tipo 21 del 71ro IAP, Flota del Báltico, otoño de 1941 pilotado por V.P. Siegalayev. 
Fuente: KAMPANIE LOTNICZE, Robert Bock, 'Sowieckie Lotnictwo Morskie 1941-45'. 


-------------------------------------------------------------------------------- 
Esta página es un extracto de un manuscrito de un libro que trata de la guerra aérea del frente oriental 1941-1945, el cual Christer Bergström se encuentra trabajando en el presente. Para escribirle a Christer Bergström, por favor haga click en este link: christer.bergstrom@eskilstuna.mail.telia.com 

1998.05.31, © WW II Ace Stories.
Traducción: Walter Uriarte