Mostrando entradas con la etiqueta bomba nuclear. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bomba nuclear. Mostrar todas las entradas

miércoles, 25 de octubre de 2017

SGM: Stalin, no USA, hace pedir la paz a Japón

La bomba nuclear no venció a Japón - Stalin fue


Ward Wilson, Política Exterior
Business Insider


Bombardeo de Hiroshima

Vista aérea del bombardeo de Hiroshima el 6 de agosto de 1945. US Department of Energy
El uso estadounidense de armas nucleares contra Japón durante la Segunda Guerra Mundial ha sido durante mucho tiempo un tema de debate emocional.

Inicialmente, pocos cuestionaron la decisión del presidente Truman de lanzar dos bombas atómicas, sobre Hiroshima y Nagasaki. Pero en 1965, el historiador Gar Alperovitz argumentó que, aunque las bombas obligaron a poner fin inmediatamente a la guerra, los líderes japoneses habían querido rendirse de todos modos y probablemente lo hubieran hecho antes de la invasión estadounidense planeada para el 1 de noviembre.

Por lo tanto, su uso era innecesario.

Obviamente, si los bombardeos no eran necesarios para ganar la guerra, entonces el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki estaba equivocado. En los 48 años transcurridos desde entonces, muchos otros se han sumado a la contienda: algunos hacen eco de Alperovitz y denuncian los bombardeos, otros reafirman que los bombardeos eran morales, necesarios y salvavidas.

Ambas escuelas de pensamiento, sin embargo, suponen que el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki con armas nuevas y más poderosas forzó a Japón a rendirse el 9 de agosto. No cuestionan la utilidad del bombardeo en primer lugar - preguntar, en esencia , ¿funcionó? La visión ortodoxa es que, sí, por supuesto, funcionó. Los Estados Unidos bombardearon Hiroshima el 6 de agosto y Nagasaki el 9 de agosto, cuando los japoneses finalmente sucumbieron ante la amenaza de nuevos bombardeos nucleares y se rindieron. El apoyo a esta narración es profundo. Pero hay tres problemas importantes con él, y, en conjunto, socavan de manera significativa la interpretación tradicional de la rendición japonesa.

Sincronización

El primer problema con la interpretación tradicional es el tiempo. Y es un problema serio. La interpretación tradicional tiene una línea de tiempo simple: La Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos bombardea a Hiroshima con un arma nuclear el 6 de agosto, tres días después bombardean Nagasaki con otra, y al día siguiente los japoneses señalan su intención de rendirse. Culpar a los periódicos estadounidenses por los titulares como: "La paz en el Pacífico: ¡Nuestra bomba lo hizo!"



La Prefectura de Hiroshima sala de promoción destripado Industrial (R), actualmente conocido como la Cúpula de la Bomba Atómica, o una bomba-Dome, se observa después del bombardeo atómico de Hiroshima, Japón, el 6 de agosto de 1945, en esta foto folleto tomada por el Ejército de Estados Unidos en Noviembre de 1945, y distribuido por el Museo de la Paz de Hiroshima. REUTERS / U.S. Ejército / Museo conmemorativo de la paz de Hiroshima / Folleto vía Reuters

Cuando la historia de Hiroshima es contada en la mayoría de las historias americanas, el día del bombardeo - el 6 de agosto - sirve como clímax narrativo. Todos los elementos de la historia apuntan hacia ese momento: la decisión de construir una bomba, la investigación secreta en Los Álamos, la primera prueba impresionante, y la culminación final en Hiroshima. Se dice, en otras palabras, como una historia sobre la bomba. Pero no se puede analizar la decisión de Japón de entregarse objetivamente en el contexto de la historia de la bomba. La interpretación como "la historia de la bomba" ya presupone que el papel de la bomba es central.

Desde el punto de vista japonés, el día más importante de esa segunda semana de agosto no fue el 6 de agosto sino el 9 de agosto. Ese fue el día en que el Consejo Supremo se reunió -por primera vez en la guerra- para discutir la rendición incondicional. El Consejo Supremo era un grupo de seis miembros de alto rango del gobierno -una especie de gabinete interno- que gobernó efectivamente a Japón en 1945. Los líderes de Japón no habían considerado seriamente renunciar antes de ese día. La rendición incondicional (lo que los Aliados exigían) era una píldora amarga para tragar.

Estados Unidos y Gran Bretaña ya estaban convocando juicios de crímenes de guerra en Europa. ¿Y si decidieran poner a prueba al emperador -que se creía divino? ¿Y si se deshacían del emperador y cambiaban la forma de gobierno por completo? A pesar de que la situación era mala en el verano de 1945, los líderes de Japón no estaban dispuestos a considerar renunciar a sus tradiciones, sus creencias o su forma de vida. Hasta el 9 de agosto. ¿Qué podría haber ocurrido que les hizo cambiar repentina y decisivamente sus mentes? ¿Qué los hizo sentarse a discutir seriamente la entrega por primera vez después de 14 años de guerra?

No podía haber sido Nagasaki. El bombardeo de Nagasaki se produjo a última hora de la mañana del 9 de agosto, después de que el Consejo Supremo ya había comenzado a reunirse para discutir la rendición, y la noticia de los bombardeos sólo llegó a los líderes de Japón en la tarde - después de la reunión del Consejo Supremo había aplazado En un punto muerto y se había convocado al pleno del gabinete para que retomara la discusión. Basado en el tiempo solo, Nagasaki no puede haber sido lo que los motivó.

Hiroshima tampoco es un candidato muy bueno. Llegó 74 horas - más de tres días - antes. ¿Qué tipo de crisis tarda tres días en desarrollarse? El sello de una crisis es una sensación de desastre inminente y el abrumador deseo de actuar ahora. ¿Cómo podrían los líderes de Japón haber sentido que Hiroshima provocó una crisis y aún no se reunió para hablar del problema durante tres días?

El presidente John F. Kennedy estaba sentado en la cama leyendo los periódicos de la mañana a las 8:45 am del 16 de octubre de 1962, cuando McGeorge Bundy, su asesor de seguridad nacional, entró para informarle que la Unión Soviética estaba secretamente poniendo misiles nucleares En Cuba. En dos horas y cuarenta y cinco minutos se creó un comité especial, sus miembros fueron seleccionados, contactados, llevados a la Casa Blanca, y se sentaron alrededor de la mesa del gabinete para discutir lo que debía hacerse.

El presidente Harry Truman estaba de vacaciones en Independence, Missouri, el 25 de junio de 1950, cuando Corea del Norte envió sus tropas a través del paralelo 38, invadiendo Corea del Sur. El secretario de Estado Acheson llamó a Truman el sábado por la mañana para darle la noticia. En menos de 24 horas, Truman había viajado a mitad de camino a través de los Estados Unidos y estaba sentado en Blair House (la Casa Blanca estaba siendo renovada) con sus principales asesores militares y políticos hablando de qué hacer.


Una enorme extensión de ruinas de la explosión de la bomba atómica el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima - 140.000 personas murieron a causa de la desastrosa explosión. AP

Incluso el general George Brinton McClellan - el comandante de la Unión del ejército del Potomac en 1863 durante la guerra civil americana, de quien el presidente Lincoln dijo tristemente, "él tiene los retarda" - perdido solamente 12 horas en que le dieron una copia capturada de Órdenes del general Robert E. Lee para la invasión de Maryland.

Estos líderes respondieron - como líderes en cualquier país - a la llamada imperativa que crea una crisis. Cada uno tomó pasos decisivos en un corto período de tiempo. ¿Cómo podemos cuadrar este tipo de comportamiento con las acciones de los líderes de Japón? Si Hiroshima realmente provocó una crisis que finalmente obligó a los japoneses a rendirse después de 14 años de pelea, ¿por qué les llevó tres días sentarse a discutirlo?

Se podría argumentar que el retraso es perfectamente lógico. Tal vez sólo llegaron a darse cuenta de la importancia del bombardeo lentamente. Tal vez no sabían que era un arma nuclear y cuando se dieron cuenta y comprendieron los terribles efectos que tal arma podía tener, naturalmente concluyeron que tenían que rendirse. Desafortunadamente, esta explicación no cuadra con la evidencia.

En primer lugar, el gobernador de Hiroshima informó a Tokio el mismo día en que Hiroshima fue bombardeada, que aproximadamente un tercio de la población había muerto en el ataque y que dos tercios de la ciudad habían sido destruidos. Esta información no cambió en los próximos días. Así que el resultado - el resultado final del bombardeo - estaba claro desde el principio. Los líderes de Japón sabían aproximadamente el resultado del ataque en el primer día, pero todavía no actuaron.

En segundo lugar, el informe preliminar preparado por el equipo del Ejército que investigó el bombardeo de Hiroshima, el que dio detalles sobre lo que había sucedido allí, no fue entregado hasta el 10 de agosto. No llegó a Tokio, es decir, hasta después de la decisión Ya había sido tomada. Aunque su informe verbal fue entregado (a los militares) el 8 de agosto, los detalles del bombardeo no estaban disponibles hasta dos días después. La decisión de rendirse, por lo tanto, no se basó en una apreciación profunda del horror en Hiroshima.

Tercero, el ejército japonés entendió, al menos de manera aproximada, qué eran las armas nucleares. Japón tenía un programa de armas nucleares. Varios de los militares mencionan el hecho de que era un arma nuclear que destruyó Hiroshima en sus diarios. El general Anami Korechika, ministro de la guerra, llegó incluso a consultar con el jefe del programa japonés de armas nucleares la noche del 7 de agosto. La idea de que los líderes japoneses no conocían las armas nucleares no se mantiene.

Fin de la devastación después de la hiroshima mundo Wikimedia / Chino Navy

Por último, otro hecho sobre el tiempo crea un problema llamativo. El 8 de agosto, el ministro de Relaciones Exteriores, Togo Shigenori, fue al primer ministro Suzuki Kantaro y pidió que el Consejo Supremo se convocara para discutir el bombardeo de Hiroshima, pero sus miembros declinaron. Así que la crisis no creció día a día hasta que finalmente estalló en plena floración el 9 de agosto. Cualquier explicación de las acciones de los líderes de Japón que se basa en el "shock" del bombardeo de Hiroshima tiene que explicar el hecho de que Considerado una reunión para discutir el atentado el 8 de agosto, hizo un juicio que era demasiado poco importante, y de repente decidió reunirse para discutir la rendición al día siguiente. O bien sucumbieron a algún tipo de esquizofrenia grupal, o algún otro evento fue la verdadera motivación para discutir la rendición.

Escala

Históricamente, el uso de la bomba puede parecer el evento discreto más importante de la guerra. Sin embargo, desde la perspectiva japonesa contemporánea, no habría sido tan fácil distinguir la Bomba de otros eventos. Después de todo, es difícil distinguir una sola gota de lluvia en medio de un huracán.

En el verano de 1945, la Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos llevó a cabo una de las más intensas campañas de destrucción de ciudades en la historia del mundo. Sesenta y ocho ciudades de Japón fueron atacadas y todas fueron destruidas parcial o totalmente. Se calcula que 1,7 millones de personas quedaron sin hogar, 300.000 fueron asesinadas y 750.000 resultaron heridas. Sesenta y seis de estas incursiones se llevaron a cabo con bombas convencionales, dos con bombas atómicas. La destrucción causada por los ataques convencionales fue enorme. Noche tras noche, durante todo el verano, las ciudades se elevaban en humo. En medio de esta cascada de destrucción, no sería sorprendente que este o aquel ataque individual no tuviera mucha impresión, aunque fuera llevado a cabo con un nuevo tipo de arma.

Un bombardero B-29 volando desde las Islas Marianas podría transportar - dependiendo de la ubicación del objetivo y la altitud del ataque - entre 16.000 y 20.000 libras de bombas. Un ataque típico consistió en 500 bombarderos. Esto significa que la incursión convencional típica estaba cayendo de 4 a 5 kilotones de bombas en cada ciudad. (Un kiloton es de mil toneladas y es la medida estándar del poder explosivo de un arma nuclear.La bomba de Hiroshima midió 16,5 kilotones, la bomba de Nagasaki de 20 kilotones.) Dado que muchas bombas propagan la destrucción uniformemente (y por lo tanto más efectivamente) Mientras que una sola bomba más poderosa destruye gran parte de su poder en el centro de la explosión -rebotando los escombros, por así decirlo- se podría argumentar que algunos de los ataques convencionales se acercaron a la destrucción de los dos atentados atómicos.

La primera de las incursiones convencionales, un ataque nocturno contra Tokio del 9 al 10 de marzo de 1945, sigue siendo el ataque más destructivo contra una ciudad en la historia de la guerra. Algo así como 16 millas cuadradas de la ciudad se quemaron. Un estimado de 120.000 japoneses perdieron la vida - el más alto número de muertes de cualquier ataque con bombas a una ciudad.



A menudo imaginamos, por la forma en que se cuenta la historia, que el bombardeo de Hiroshima fue mucho peor. Imaginamos que el número de muertos fuera de las listas. Pero si se grafica el número de personas muertas en las 68 ciudades bombardeadas en el verano de 1945, se encuentra que Hiroshima fue el segundo en términos de muertes civiles. Si calcula el número de kilómetros cuadrados destruidos, encontrará que Hiroshima fue cuarto. Si muestra el porcentaje de la ciudad destruida, Hiroshima fue 17º. Hiroshima estaba claramente dentro de los parámetros de los ataques convencionales llevados a cabo ese verano.

Desde nuestra perspectiva, Hiroshima parece singular, extraordinaria. Pero si usted se pone en la piel de los líderes de Japón en las tres semanas que preceden al ataque a Hiroshima, la imagen es considerablemente diferente. Si usted fuera uno de los miembros clave del gobierno de Japón a finales de julio y principios de agosto, su experiencia del bombardeo de la ciudad habría sido algo así: En la mañana del 17 de julio, habría sido saludado por informes de que durante la noche cuatro ciudades Habían sido atacados: Oita, Hiratsuka, Numazu, y Kuwana. De éstos, Oita e Hiratsuka fueron más del 50 por ciento destruidos. Kuwana fue más del 75 por ciento destruido y Numazu fue golpeado aún más severamente, con algo así como el 90 por ciento de la ciudad quemada en el suelo.

Tres días después te has despertado al descubrir que tres ciudades más habían sido atacadas. Fukui fue más del 80 por ciento destruido. Una semana más tarde y tres ciudades más han sido atacadas durante la noche. Dos días más tarde y seis ciudades más fueron atacadas en una noche, incluyendo Ichinomiya, que fue destruido en un 75 por ciento. El 2 de agosto, usted habría llegado a la oficina a informes de que cuatro ciudades más han sido atacadas. Y los informes habrían incluido la información de que Toyama (aproximadamente el tamaño de Chattanooga, Tennessee en 1945), había sido destruido en un 99,5 por ciento. Prácticamente toda la ciudad había sido nivelada. Cuatro días más tarde y cuatro ciudades más han sido atacadas. El 6 de agosto, sólo una ciudad, Hiroshima, fue atacada, pero los informes dicen que el daño fue grande y una bomba tipo nuevo se utilizó. ¿Cuánto habría sufrido este nuevo ataque en el contexto de la destrucción de la ciudad que había estado sucediendo durante semanas?


El humo sube más de 60.000 pies sobre el aire sobre Nagasaki de una bomba atómica, la segunda usada en la guerra, cayó de un bombardero Superfortress B-29 en esta foto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos fechada el 9 de agosto de 1945. Reuters

En las tres semanas anteriores a Hiroshima, 26 ciudades fueron atacadas por la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos. De éstos, ocho - o casi un tercio - fueron destruidos completamente o más completamente que Hiroshima (en términos del porcentaje de la ciudad destruida). El hecho de que Japón tuviera 68 ciudades destruidas en el verano de 1945 plantea un serio desafío para las personas que quieren hacer que el bombardeo de Hiroshima sea la causa de la rendición de Japón. La pregunta es: si se rindieron porque una ciudad fue destruida, ¿por qué no se entregaron cuando esas otras 66 ciudades fueron destruidas?

Si los líderes japoneses iban a rendirse debido a Hiroshima y Nagasaki, se esperaría encontrar que les importaba el bombardeo de las ciudades en general, que los ataques de la ciudad les presionaran para que se rindieran. Pero esto no parece ser así. Dos días después del bombardeo de Tokio, el ministro retirado de Relaciones Exteriores, Shidehara Kijuro, expresó un sentimiento que aparentemente era muy extendido entre los altos funcionarios japoneses de la época. Shidehara opinó que "la gente gradualmente se acostumbraba a ser bombardeada diariamente. En una carta a un amigo, dijo que era importante para los ciudadanos soportar el sufrimiento porque "aunque cientos de miles de no combatientes sean asesinados, heridos o muertos de hambre, aunque millones de edificios Son destruidos o quemados ", se necesitaba más tiempo para la diplomacia. Vale la pena recordar que Shidehara fue un moderado.

En los niveles más altos del gobierno -en el Consejo Supremo- las actitudes eran al parecer las mismas. Aunque el Consejo Supremo discutió la importancia de que la Unión Soviética permaneciera neutral, no tuvieron una discusión completa sobre el impacto del bombardeo de la ciudad. En los registros que se han conservado, los bombardeos de la ciudad ni siquiera se mencionan durante las discusiones del Consejo Supremo, salvo en dos ocasiones: una vez en mayo de 1945 y una vez durante la amplia discusión de la noche del 9 de agosto. , Es difícil afirmar que los dirigentes japoneses pensaron que el bombardeo de la ciudad -en comparación con los otros asuntos urgentes relacionados con la ejecución de una guerra- tenía mucha importancia.

El general Anami señaló el 13 de agosto que los atentados atómicos no eran más amenazantes que los bombardeos que Japón había soportado durante meses. Si Hiroshima y Nagasaki no eran peores que los bombardeos de fuego, y si los líderes de Japón no los consideraban lo suficientemente importantes como para discutir en profundidad, ¿cómo pueden Hiroshima y Nagasaki los han obligado a rendirse?

Importancia estratégica

Si los japoneses no estaban preocupados por el bombardeo de la ciudad en general o por el bombardeo atómico de Hiroshima en particular, ¿de qué se trataba? La respuesta es simple: la Unión Soviética.

Los japoneses se encontraban en una situación estratégica relativamente difícil. Se estaban acercando al final de una guerra que estaban perdiendo. Las condiciones eran malas. El Ejército, sin embargo, seguía siendo fuerte y bien provisto. Casi 4 millones de hombres estaban bajo las armas y 1,2 millones de ellos estaban custodiando las islas de Japón.


El primer ministro británico Winston Churchill, el presidente Franklin Roosevelt y el líder soviético Joseph Stalin se reúnen en Yalta en febrero de 1945 después de la Segunda Guerra Mundial para discutir sus planes para la Europa de la posguerra. Wikimedia Commons

Incluso los líderes más duros del gobierno de Japón sabían que la guerra no podía continuar. La cuestión no era si continuar, sino cómo poner fin a la guerra en los mejores términos posibles. Los aliados (los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros, la Unión Soviética, recordaban, seguían siendo neutrales) exigían "rendición incondicional". Los líderes japoneses esperaban que pudieran encontrar una forma de evitar los juicios por crímenes de guerra, Su forma de gobierno y mantener algunos de los territorios que habían conquistado: Corea, Vietnam, Birmania, partes de Malasia e Indonesia, una gran parte del este de China y numerosas islas en el Pacífico.

Tenían dos planes para obtener mejores términos de entrega; Tenían, en otras palabras, dos opciones estratégicas. La primera fue diplomática. Japón había firmado un pacto de neutralidad de cinco años con los soviéticos en abril de 1941, que expiraría en 1946. Un grupo formado principalmente por líderes civiles y encabezado por el canciller Togo Shigenori esperaba que Stalin pudiera convencerse de mediar un acuerdo entre los Estados Unidos Estados Unidos y sus aliados, por una parte, y Japón, por otra. Aunque este plan era un tiro largo, reflejaba el pensamiento estratégico sano. Después de todo, sería del interés de la Unión Soviética asegurarse de que los términos del acuerdo no fueran demasiado favorables para los Estados Unidos: cualquier aumento de la influencia y el poder de los Estados Unidos en Asia significaría una disminución del poder y la influencia rusos.

El segundo plan era militar, y la mayoría de sus defensores, dirigidos por el Ministro del Ejército Anami Korechika, eran hombres militares. Esperaban utilizar tropas terrestres del Ejército Imperial para infligir altas bajas en las fuerzas estadounidenses cuando invadieron. Si tuvieran éxito, pensaban, podrían conseguir que los Estados Unidos ofrecieran mejores condiciones. Esta estrategia también fue un tiro largo. Los Estados Unidos parecían profundamente comprometidos con la rendición incondicional. Pero como en los círculos militares de los Estados Unidos había preocupación de que las bajas en una invasión fueran prohibitivas, la estrategia del alto mando japonés no estaba completamente fuera de lugar.

Una forma de evaluar si fue el bombardeo de Hiroshima o la invasión y declaración de guerra por la Unión Soviética que causó la rendición de Japón es comparar la forma en que estos dos eventos afectaron la situación estratégica. Después de que Hiroshima fue bombardeada el 6 de agosto, ambas opciones aún estaban vivas. Todavía habría sido posible pedirle a Stalin que mediara (y las entradas del diario de Takagi del 8 de agosto muestran que al menos algunos de los líderes japoneses seguían pensando en el esfuerzo para involucrar a Stalin). También habría sido posible intentar pelear una última batalla decisiva e infligir fuertes bajas. La destrucción de Hiroshima no había hecho nada para reducir la preparación de las tropas cavadas en las playas de las islas de Japón. Había ahora una ciudad menos detrás de ellos, pero todavía estaban excavados, todavía tenían munición, y su fuerza militar no había disminuido de manera importante. Bombardear Hiroshima no impidió ninguna de las opciones estratégicas de Japón.


Hiroshima y Nagasaki fueron las únicas dos ciudades que sufrieron un atentado atómico en aviones estadounidenses en agosto de 1945 © AFP / Archivo -

Sin embargo, el impacto de la declaración soviética de guerra e invasión de Manchuria y la isla de Sakhalin fue bastante diferente. Una vez que la Unión Soviética declaró la guerra, Stalin ya no podía actuar como mediador, ahora era un beligerante. Así que la opción diplomática fue borrada por el movimiento soviético. El efecto sobre la situación militar fue igualmente dramático. La mayoría de las mejores tropas de Japón habían sido desplazadas a la parte sur de las islas de origen. Los militares de Japón habían adivinado correctamente que el probable primer objetivo de una invasión estadounidense sería la isla más meridional de Kyushu. El ejército de Kwangtung, una vez orgulloso en Manchuria, por ejemplo, era una cáscara de su uno mismo anterior porque sus mejores unidades habían sido cambiadas lejos para defender Japón sí mismo. Cuando los rusos invadieron Manchuria, cortaron a través de lo que una vez había sido un ejército de élite y muchas unidades rusas sólo se detuvieron cuando se quedaron sin gas. El 16o ejército soviético - 100.000 fuertes - lanzó una invasión de la mitad meridional de la isla de Sakhalin. Sus órdenes eran limpiar la resistencia japonesa allí, y luego - en 10 a 14 días - estar preparados para invadir Hokkaido, la isla más septentrional de Japón. La fuerza japonesa encargada de defender a Hokkaido, el V Ejército de la zona, estaba bajo fuerza en dos divisiones y dos brigadas, y estaba en posiciones fortificadas en el lado este de la isla. El plan de ataque soviético exigía una invasión de Hokkaido desde el oeste.

No se necesitó un genio militar para ver que, si bien sería posible luchar una batalla decisiva contra una gran potencia que invade una dirección, no sería posible luchar contra dos grandes potencias atacando desde dos direcciones diferentes. La invasión soviética invalidó la estrategia de batalla decisiva de los militares, así como invalidó la estrategia diplomática. De un solo golpe, todas las opciones de Japón se evaporaron. La invasión soviética resultó estratégicamente decisiva, pues excluyó ambas opciones de Japón, mientras que el bombardeo de Hiroshima (que no excluyó a ninguno de los dos) no lo fue.

La declaración de guerra soviética también cambió el cálculo de cuánto tiempo se dejó para maniobrar. La inteligencia japonesa estaba prediciendo que las fuerzas estadounidenses podrían no invadir durante meses. Las fuerzas soviéticas, por otra parte, podrían estar en Japón en tan sólo 10 días. La invasión soviética tomó la decisión de poner fin a la guerra extremadamente sensible al tiempo.


Prisioneros de guerra japoneses en Guam inclinan la cabeza después de escuchar al emperador Hirohito hacer el anuncio de la rendición incondicional de Japón, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial. © LOS ARCHIVOS NACIONALES / AFP / Archivo HO

Y los líderes de Japón habían llegado a esta conclusión unos meses antes. En una reunión del Consejo Supremo en junio de 1945, dijeron que la entrada soviética en la guerra "determinaría el destino del Imperio". El Jefe del Estado Mayor del Ejército Kawabe dijo en esa misma reunión: "El mantenimiento absoluto de la paz en nuestro país" Las relaciones con la Unión Soviética son imprescindibles para la continuación de la guerra ".

Los líderes de Japón mostraron consistentemente desinterés en el bombardeo de la ciudad que estaba destruyendo sus ciudades. Y mientras que esto pudo haber sido incorrecto cuando los bombardeos comenzaron en marzo de 1945, antes de Hiroshima fue golpeado, eran ciertamente derecho ver el bombardeo de la ciudad como un side-show insignificante, en términos del impacto estratégico. Cuando Truman amenazó con visitar una "lluvia de ruinas" en las ciudades japonesas si Japón no se rendía, pocas personas en los Estados Unidos se dieron cuenta de que quedaba muy poco para destruir. Para el 7 de agosto, cuando se hizo la amenaza de Truman, sólo quedaron 10 ciudades de más de 100.000 habitantes que aún no habían sido bombardeadas. Una vez que Nagasaki fue atacado el 9 de agosto, sólo quedaron nueve ciudades. Cuatro de ellos se encontraban en la isla más septentrional de Hokkaido, que era difícil de bombardear debido a la distancia desde la isla de Tinian donde se encontraban los aviones estadounidenses. Kyoto, la antigua capital de Japón, había sido eliminado de la lista de objetivos por el Secretario de Guerra Henry Stimson debido a su importancia religiosa y simbólica. Así, a pesar del temible sonido de la amenaza de Truman, después de Nagasaki fue bombardeada sólo quedaron cuatro ciudades importantes que fácilmente podrían haber sido golpeadas con armas atómicas.

La minuciosidad y el alcance de la campaña de bombardeos de la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos se puede medir por el hecho de que habían atravesado tantas ciudades de Japón que se redujeron a bombardear "ciudades" de 30.000 personas o menos. En el mundo moderno, 30.000 no es más que una gran ciudad.

Por supuesto, siempre habría sido posible bombardear de nuevo ciudades que ya habían sido bombardeadas con bombas incendiarias. Pero estas ciudades fueron, en promedio, ya destruidas en un 50 por ciento. O los Estados Unidos podrían haber bombardeado ciudades más pequeñas con armas atómicas. Sin embargo, sólo había seis ciudades más pequeñas (con poblaciones entre 30.000 y 100.000) que aún no habían sido bombardeadas. Dado que Japón ya había causado grandes daños a bombardeos a 68 ciudades y, en su mayor parte, se había encogido de hombros, quizás no es sorprendente que los líderes de Japón no estuvieran impresionados con la amenaza de nuevos bombardeos. No era estratégicamente convincente.

Una historia conveniente

A pesar de la existencia de estas tres poderosas objeciones, la interpretación tradicional aún conserva una fuerte influencia en el pensamiento de muchas personas, particularmente en los Estados Unidos. Hay una resistencia real a mirar los hechos. Pero tal vez esto no debería ser sorprendente. Vale la pena recordarnos cómo es emocionalmente conveniente la explicación tradicional de Hiroshima, tanto para Japón como para los Estados Unidos. Las ideas pueden tener persistencia porque son verdaderas, pero desafortunadamente, también pueden persistir porque son emocionalmente satisfactorias: llenan una importante necesidad psíquica. Por ejemplo, al final de la guerra, la interpretación tradicional de Hiroshima ayudó a los líderes japoneses a lograr una serie de objetivos políticos importantes, tanto nacionales como internacionales.

Póngase en los zapatos del emperador. Usted acaba de conducir a su país a través de una guerra desastrosa. La economía está destrozada. El ochenta por ciento de sus ciudades han sido bombardeadas y quemadas. El ejército ha sido golpeado en una cadena de derrotas. La Marina ha sido diezmada y confinada a puerto. La inanición está amenazando. La guerra, en definitiva, ha sido una catástrofe y, lo peor de todo, has estado mintiendo a tu pueblo sobre lo mal que la situación realmente es. Se sorprenderán por las noticias de rendición. Entonces, ¿qué preferirías hacer? Admitir que usted falló mal? ¿Emitir una declaración que dice que usted calculó mal espectacularmente, hizo errores repetidos, e hizo daño enorme a la nación? ¿O preferiría culpar a la pérdida de un sorprendente avance científico que nadie hubiera podido predecir? De un solo golpe, culpar a la pérdida de la guerra de la bomba atómica barrió todos los errores y errores de juicio de la guerra bajo la alfombra. La bomba era la excusa perfecta para haber perdido la guerra. No hay necesidad de repartir la culpa; No se debe realizar ningún tribunal de investigación. Los líderes de Japón pudieron afirmar que habían hecho todo lo posible. Así, en el nivel más general la bomba sirvió para desviar la culpa de los líderes de Japón.


Esta foto proporcionada por la Fuerza Aérea de los EE.UU. tomada de la ciudad de Yoshiura en el otro lado de la montaña al norte de Hiroshima, Japón, muestra el humo que se levanta de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima, el 6 de agosto de 1945. Fuerza Aerea

Pero atribuir la derrota de Japón a la bomba también sirvió para otros tres propósitos políticos específicos. Primero, ayudó a preservar la legitimidad del emperador. Si la guerra se perdió no por errores, sino por la inesperada arma milagrosa del enemigo, la institución del emperador podría seguir encontrando apoyo en Japón.

En segundo lugar, apeló a la simpatía internacional. Japón había emprendido una guerra agresiva y con particular brutalidad hacia los pueblos conquistados. Su comportamiento probablemente sería condenado por otras naciones. Ser capaz de refundar a Japón como una nación victimizada -una que había sido bombardeada injustamente con un cruel y horroroso instrumento de guerra- ayudaría a contrarrestar algunas de las cosas moralmente repugnantes que los militares de Japón habían hecho. Al llamar la atención sobre los bombardeos atómicos ayudó a pintar el Japón con una luz más comprensiva y desviar el apoyo a duros castigos.

Finalmente, diciendo que la bomba ganó la guerra agradaría a los vencedores americanos de Japón. La ocupación estadounidense no terminó oficialmente en Japón hasta 1952, y durante ese tiempo los Estados Unidos tenían el poder de cambiar o rehacer la sociedad japonesa como mejor les pareciera. Durante los primeros días de la ocupación, muchos funcionarios japoneses temían que los estadounidenses intentaran abolir la institución del emperador. Y tenían otra preocupación. Muchos de los principales funcionarios del gobierno de Japón sabían que podrían enfrentar juicios por crímenes de guerra (los juicios por crímenes de guerra contra los líderes alemanes ya estaban en marcha en Europa cuando Japón se rindió). El historiador japonés Asada Sadao ha dicho que en muchas de las entrevistas de posguerra "los funcionarios japoneses ... estaban obviamente ansiosos por complacer a sus entrevistadores estadounidenses". Si los estadounidenses querían creer que la Bomba ganó la guerra, ¿por qué decepcionarlos?

Atribuir el final de la guerra a la bomba atómica sirvió a los intereses de Japón de múltiples maneras. Pero también sirvió a los intereses estadounidenses. Si la bomba ganara la guerra, entonces se incrementaría la percepción del poder militar estadounidense, aumentaría la influencia diplomática estadounidense en Asia y en todo el mundo y se reforzaría la seguridad de los Estados Unidos. Los $ 2 mil millones gastados para construirlo no habrían sido desperdiciados. Si, por el contrario, la entrada soviética en la guerra fue lo que hizo que Japón se rindiera, los soviéticos podrían afirmar que fueron capaces de hacer en cuatro días lo que los Estados Unidos no pudieron hacer en cuatro años y la percepción de El poder militar soviético y la influencia diplomática soviética se verían mejorados. Y una vez que la guerra fría estaba en marcha, afirmando que la entrada soviética había sido el factor decisivo habría sido equivalente a dar ayuda y consuelo al enemigo.

Resulta inquietante, teniendo en cuenta las cuestiones planteadas aquí, que las pruebas de Hiroshima y Nagasaki están en el centro de todo lo que pensamos acerca de las armas nucleares. Este evento es la piedra angular del caso de la importancia de las armas nucleares. Es crucial para su estatus único, la noción de que las reglas normales no se aplican a las armas nucleares. Es una medida importante de las amenazas nucleares: la amenaza de Truman de visitar una "lluvia de ruinas" en Japón fue la primera amenaza nuclear explícita. Es clave para el aura de enorme poder que rodea las armas y las hace tan importantes en las relaciones internacionales.

Pero ¿qué vamos a hacer de todas esas conclusiones si la historia tradicional de Hiroshima se pone en duda? Hiroshima es el centro, el punto desde el cual se irradian todas las demás afirmaciones y afirmaciones. Sin embargo, la historia que nos hemos estado diciendo parece bastante alejada de los hechos. ¿Qué debemos pensar sobre las armas nucleares si este enorme primer logro -el milagro de la rendición repentina de Japón- resulta ser un mito?

jueves, 19 de marzo de 2015

SGM: La última voz de la bomba atómica

La última voz del proyecto que desarrolló la bomba atómica
Roy Glauber, Nobel de Física y único participante vivo en el Proyecto Manhattan en el laboratorio secreto de Los Álamos, cuenta su experiencia en un documental
JOSÉ I. LATORRE / MARÍA T. SOTO-SANFIEL - El País




Muchas personas ansían la fama, otras la alcanzan por partida doble. Éste es el caso del profesor Roy J. Glauber (New York 1925), que sigue activo en su cátedra en el Departamento de Física de la Universidad de Harvard. El primer mérito de Glauber es que fue él quien consiguió comprender, en 1963, por qué la luz de un láser es tan especial, por qué se comporta de una forma tan diferente a la luz de una bombilla o a los rayos del sol. Glauber fue el primero en entender que los fotones obedecen las leyes de la mecánica cuántica y que, gracias a ello, pueden comportarse colectivamente de forma coherente. Aquella magnífica contribución, la teoría cuántica de la coherencia óptica, le valió a Glauber el premio Nobel de Física de 2005.
Pero el profesor Glauber merece ser célebre a día de hoy por otro hecho incontestable. Él es -ni más ni menos- el último científico vivo que participó en la construcción de la primera bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Las palabras de Glauber son la última voz que ostenta la autoridad moral de narrar de forma directa, sin reinterpretaciones históricas posteriores de terceros, la evolución del proyecto científico que cambió el mundo. Él es el último testigo no sólo del proceso entero, sino de la vida de todos sus protagonistas.
Nuestras charlas con Glauber se han traducido en un documental que hemos titulado That's the story (Esa es la historia), porque así nos lo dijo él. Gracias a la colaboración del Archivo de Los Álamos, el documental cuenta con imágenes de la vida diaria en el laboratorio que fueron desclasificadas recientemente y que ven la luz por primera vez.
La historia de Glauber se remonta a 1943, cuando a la edad de 18 años fue captado para trabajar en un proyecto secreto en Los Álamos, cerca de Santa Fe, Nuevo México. Poco antes, en 1941, el presidente Roosevelt había aprobado un programa secreto de alta prioridad para crear una nueva arma, de potencia impredecible. Aquel esfuerzo recibió el nombre de Manhattan Engineering District(abreviado a Proyecto Manhattan) y se nombró al general Leslie Groves como su director. Éste, a su vez, nombró a J. Robert Oppenheimer como director científico del proyecto. Ambos decidieron concentrar a los mejores científicos de aquel momento en el laboratorio de Los Álamos.
La idea directriz del Proyecto Manhattan consistía en aprovechar una reacción de fisión nuclear en cadena. Nadie sabía a ciencia cierta si los problemas técnicos harían viable la construcción de una bomba. Pero la posibilidad de que la fisión nuclear pudiera ser aprovechada por el bando alemán hacía perentorio el desarrollo de un programa de investigación fuertemente financiado. A día de hoy sabemos cómo evolucionó el proyecto. La primera explosión de una bomba atómica se realizó en julio de 1945 en el desierto de Alamogordo. Aquel ensayo recibió el mítico nombre de Trinity. Veintiún días después, Estados Unidos lanzó dos bombas atómicasque destruyeron Hiroshima y Nagasaki. La devastación de estas ciudades y la consiguiente masacre con cientos de miles de personas fallecidas aceleraron la rendición de Japón. Se inició, así, la guerra fría entre Estados Unidos y la URSS, cuyas consecuencias todavía vivimos 70 años después.
Glauber se unió al laboratorio de Los Álamos cuando todavía cursaba tercero de la licenciatura de Física (¡y, a la par, varios cursos de doctorado!). Él justifica su fichaje por el proyecto con la frase: “Había escasez de talento en los Estados Unidos”. Efectivamente, muchos estudiantes y profesores se habían unido a las fuerzas armadas y luchaban en los distintos frentes hasta el punto que Harvard superaba las 10.000 bajas entre los miembros de su comunidad. Por otra parte, otros muchos científicos se habían sumado a proyectos militares de diversa índole. No era fácil, pues, hallar jóvenes de manifiesto potencial intelectual. Glauber sí tenía el talento necesario.
De la noche a la mañana, el laboratorio de Los Álamos se convirtió en un experimento social en sí mismo. Oppenheimer trataba de reunir en un único lugar a la mayor cantidad de cerebros del planeta. Y así fue como, perdidos en el medio de la nada, fueron a trabajar físicos de la talla de Hans Bethe (Nobel en 1967), Richard Feynman (Nobel en 1965), Norman F. Ramsey (Nobel en 1989), Victor Weisskopf, Eduard Teller y un largo etcétera. También visitaron Los Álamos con frecuencia otros científicos no menos notables como Niels Bohr (Nobel en 1922), Enrico Fermi (Nobel en 1938) o Isodor Isaac Rabi (Nobel en 1944). Los Álamos fue, sin duda alguna, el mayor centro de inteligencia de la tierra.


Explosión de la primera bomba atómica producida en Alamogordo (Nuevo México, EE UU). /EAGE FOTOSTOCK
“Eran personas extraordinarias”, rememora Glauber. Así nos ha definido a sus compañeros de laboratorio en una serie de conversaciones que comenzaron en una terraza de Benasque, donde le invitamos a probar, por primera vez, un mojito. El octogenario y lúcido profesor Glauber había acudido al bello pueblo de Benasque para asistir a un congreso científico sobre los avances más recientes en óptica cuántica y sus aplicaciones en gases ultrafríos. Entre sorbo y sorbo, Glauber recuerda pausadamente cómo se unió al proyecto Manhattan. "Envié todas mis pertenencias al apartado de correos 1662, Santa Fe, New Mexico; que era ficticio", dice. Y luego, entre ésa y otras charlas, cuenta lo difícil que eran los cálculos que tuvo que realizar o lo pesado que se ponía Feynman embelleciendo las historias que explicaba y en las que cada persona era más estúpida que la anterior. Cuenta que la mayor producción de Los Álamos no era realmente ciencia, sino bebés. Aparte de ir al cine tres veces por semanas, los muchos jóvenes que allí habían acudido debían entretenerse en algo. Glauber palpó de primera mano cada avance teórico del proyecto, y también cada vivencia personal de sus colegas. Glauber los fue despidiendo uno a uno.
El verdadero reto para todos nosotros fue, y lo es hoy en día, visitar esta parte crucial de nuestra historia con una mente libre de prejuicios. Las voces que han reinterpretado el uso de la bomba atómica van del pavor más absoluto ante la crueldad humana, al pragmatismo de las grandes cifras. ¿Cuánta gente murió? ¿Cuánta hubiera muerto en un final de guerra convencional? La pregunta recurrente en la mente de Glauber es: "¿Qué habría sucedido si la bomba hubiese sido creada dos años antes? ¿Se habría devastado Alemania?". Glauber responde inamovible desde el ayer a nuestras preguntas formuladas desde el juicio de hoy. Aunque lo intentamos, nunca logramos saber si se había arrepentido de participar en el proyecto o si tuvo, al menos, sentimientos contradictorios. Su mente no parecía haberse hecho esas preguntas. En algún momento, sin embargo, y así lo capta el documental, dice: “A partir de 1945, no quise saber nada más de todo aquello”. Entonces, sus ojos fugazmente brillan humedecidos. No podemos asegurar que fuese un lagrimeo propio de su edad.
El proyecto Manhattan tiene, al menos, dos grandes derivas, la científica y la ética. Es válido decir que la gran ciencia se inició en Los Alamos, en el sentido de que grandes cantidades de dinero, más buenos científicos dan lugar a resultados impresionantes. En la parte ética, no existe consenso evidente. Es cierto que el peligro nuclear puede ser en parte responsable de la ausencia de conflictos a escala mundial. Ahora bien, el mundo no parece mucho mejor hoy, 70 años después del lanzamiento de las bombas atómicas, que antes de la Segunda Guerra Mundial.
José I. Latorre es catedrático de Física Teòrica en la Universitat de Barcelona. María T. Soto-Sanfiel es profesora titular de Comunicació Audiovisual i Publicitat en la Universitat Autònoma de Barcelona.
That's the story. Producción: Centro de Ciencias de Benasque Pedro Pascual. Producción ejecutiva: José I. Latorre. Dirección: María T. Soto-Sanfiel, O. Cusó. Distribución: Twelve Oaks SL



lunes, 5 de enero de 2015

SGM: Descubren túneles nazis para hacer bombas atómicas

Descubren un gigantesco laboratorio nazi para crear bombas atómicas
La instalación ubicada en Austria tiene 30 hectareas y cuenta con túneles para desarrollar las armas.
Por ARG Noticias



Descubren un gigantesco laboratorio nazi para crear bombas atómicas
Un gigantesco complejo secreto utilizado durante la Segunda Guerra Mundial por el régimen nazi fue descubierto en ST Georgen an der Gusen, pueblo del estado de Alta Austria, en Austria,

La instalación subterránea, de un tamaño estimado de 30 hectáreas, cuenta con varios túneles y de acuerdo a su descubridor, el documentalista Andreas Sulzer, pudo ser utilizada para el desarrollo de armas o bombas atómicas por los científicos de Hitler.

 El descubrimiento se produjo luego que un grupo de investigadores detectara altos niveles de radiación en la zona luego de analizar el dato de un físico austríaco, dando por hecho que se trataba de una central nuclear y probablemente, la planta productora de armas más grande del Tercer Reich.



Las excavaciones también revelaron artículos como atuendos, cascos de las SS y otros, aunque se está en espera de más descubrimientos, puesto que aún existen entradas bloqueadas para evitar la entrada de los aliados.



Aún así, se cree que el sitio podría tener conexiones con la fábrica subterránea B8 Bergkristall y el campo de concentración de Mauthausen-Gusen.



Además, los investigadores afirman que el laboratorio pudo ser construido con por cerca de 320 mil prisioneros de los distintos campos de concentración cercanos, incluyendo a expertos en química y física.

viernes, 14 de febrero de 2014

SGM: Preparando la 'Fat Man'

Video: Imágenes inéditas de la carga y detonación de la bomba atómica de Nagasaki

© AFP

Una película muda publicada en YouTube muestra la preparación final y la carga de 'Fat Man', la segunda bomba atómica lanzada en la II Guerra Mundial, en el avión Bockscar y cómo la deja caer e impacta sobre Nagasaki, Japón, el 9 de agosto de 1945.

En el video sin editar se muestra cómo los operarios sellan la bomba por arriba para proteger el material interno contra los posibles daños que pudiera sufrir al entrar en contacto con el agua tras ser lanzada sobre la ciudad portuaria japonesa de Nagasaki.

La grabación tuvo lugar en la isla de Tnían, en las Islas Marianas del Norte (a unos 2.500 kilómetros de Japón) que albergaba la unidad del XXI Mando de Bombardeo de la Fuerza Aérea de los EE.UU.




La cinta recoge cómo una vez montada por completo la bomba, la sacan del hangar. Tras la puesta a punto de la misma y su carga en el avión, en el video se puede ver el lanzamiento de la misma, que hizo explosión sobre Nagasaki.

Los últimos momentos del video, de una duración total de 11 minutos, muestran lo que se podía ver desde la ventana de un avión de observación que iba monitorizando el proceso. Las imágenes iniciales fueron tomadas desde el Laboratorio Nacional de Los Alamos (laboratorio del Departamento de Energía de EE.UU., administrado por la Universidad de California, que se encuentra en Los Álamos, Nuevo México).

Una vez lanzada contra el objetivo, el hongo que originó la explosión se elevó rápidamente a gran altura. La nube de una bomba de 20 kilotones, como la de Nagasaki, puede alcanzar una altura 7.600 metros.

La bomba detonó a unos 500 metros por encima del objetivo, con el fin de maximizar su onda expansiva destructiva.

El 6 de Agosto de 1945 a las 8:00, el presidente de EE.UU., Harry Truman, ordenó arrojar la primera bomba atómica de la historia sobre Hiroshima. Tres días después era lanzada la segunda sobre Nagasaki. En segundos las dos ciudades fueron arrasadas y miles de personas murieron en un instante. En los días posteriores fueron muriendo los que se encontraban más alejados de los centros de la explosión y los pocos supervivientes sufren aún las consecuencias de la radiación.


Actualidad RT