Mostrando entradas con la etiqueta Polonia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Polonia. Mostrar todas las entradas

sábado, 19 de mayo de 2018

Entreguerra: Biuro Szyfrów, rompiendo las claves soviéticas y nazis

Biuro Szyfrów, los polacos que descifraron primero los códigos soviéticos y luego los alemanes

Jorge Álvarez | La Brújula Verde



Máquina Enigma / foto Shutterstock

Después de haberla visto en unas cuantas películas y novelas sobre la II Guerra Mundial, casi todo el mundo sabe que Enigma era el nombre de una máquina alemana que se usaba para cifrar y descifrar códigos de transmisión mediante un sistema electromecánico.

También es conocido que el funcionamiento de este aparato, que tenía sus equivalentes en Reino Unido y EEUU (la Typex y la SIGABA respectivamente), fue descubierto por los técnicos aliados.

Lo que ya no sabrán tantos es que un organismo polaco dedicado precisamente al criptoanálisis fue el que sentó las bases genéricas de la decodificación mucho antes de que estallara la guerra; hablamos del Biuro Szyfrów.

En realidad, sí hubo un guerra que motivara su actividad: la que enfrentó a Polonia con lo que en breve se llamaría URSS entre 1919 y 1921.

Los polacos del mariscal Józef Piłsudski, estaban lanzados en una expansión que pretendía recuperar los territorios tradicionales que poseía en el siglo XVIII mientras que los soviéticos trataban de recobrar los perdidos a causa del abandono del frente durante la I Guerra Mundial, cuando estalló la Revolución. Dado que el Tratado de Versalles había pasado de puntillas por esa cuestión. El conflicto se soluciónó tras la victoria de los primeros en la batalla de Varsovia, repartiéndose los susodichos territorios mediante el Tratado de Riga.


Soldados polacos en 1920/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

En el desarrollo de los acontecimientos jugó un papel importante la Sekcja Szyfrów, una agencia predecesora del Biuro Szyfrów creada por el teniente Józef Serafín Stanslicki en la primavera de 1919. Ayudado por un trío de prestigiosos matemáticos (Stefan Mazurkiewicz, Wacław Sierpiński y Stanisław Leśniewski), fue capaz de descifrar los códigos criptográficos empleados por el Ejército Rojo, que estaban algo anticuados porque el continuo estado bélico del país había impedido modernizar los de la época zarista. Por ello, las fuerzas armadas polacas estuvieron siempre informadas de los movimientos que planeaba el enemigo, pudiendo hacerle frente con ventaja.

Sorprende saber que los criptógrafos polacos descifraban, a veces en veinticuatro horas pero otras en el mismo día, no sólo los mensajes de mandos importantes como los generales Tukhachevsky, Sergieyev, Budionny o Gaya, sino incluso los del mismísimo Trotsky, permitiendo movilizar tropas con inusitada rapidez allá donde se necesitaran.

Al parecer, hasta se enteraron de una célebre discusión que mantuvieron radiotelegráficamente Tukhachevsky y Budionny. Lo cierto es que los técnicos especialistas iban por delante de sus adversarios en ambos bandos, ya que también los soviéticos interceptaron transmisiones enemigas, sólo que en mucha menor cantidad por la escasez de estaciones de radio que tenía Polonia y unos sistemas de seguridad más modernos.

En cualquier caso, el excelente trabajo de la Sekcja Szyfrów ayudó a que el ejército polaco abriera una brecha en el flanco izquierdo de las líneas soviéticas, permitiendo una entrada en cuña que les dio la victoria en Varsovia y, a la postre, obligó a la Unión Soviética a pactar un alto el fuego; así lo afirmaría años después el propio Piłsudski.

Fue un primer y glorioso paso antes de que en 1931 la agencia pasara a rebautizarse Biuro Szyfrów tras fusionarse la Referat Radiowywiadu (Oficina de Radio-Inteligencia) y la Referat Szyfrów Własnych (Oficina de Criptografía Polaca), dedicándose a elaborar códigos para su país y, sobre todo, descifrar los de otros, en una labor que incluía el rastreo y localización de estaciones móviles de radio de posibles agentes enemigos infiltrados en Polonia.


Palacio Saxon, primera sede del Biuro Szyfrów/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

A caballo entre 1927 y 1928 Polonia se había hecho con una máquina de cifrado de códigos alemana al interceptar un envío de correos que oficialmente contenía equipos de radio sin mayor trascendencia; pero las quejas de la embajada alemana exigiendo su devolución levantaron la liebre y los polacos abrieron el paquete, analizaron cuidadosamente el artefacto y luego lo volvieron a envolver con sumo cuidado entregándoselo a los germanos como si nunca se hubiera abierto.

Dado que la Enigma aún no se había fabricado probablemente era una precursora, pero permitió a los polacos familiarizarse con los códigos teutones y sus sistemas de cifrado. Cuando la máquina empezó a emitir los primeros mensajes por radio, los técnicos fueron capaces de descifrarlos. La guerra todavía estaba lejos así que la cosa no tuvo mayor trascendencia.

En 1930 Alemania ya disponía de un primer tipo de Enigma y los polacos, enterados por supuesto, empezaron a trabajar en una réplica. No fue fácil porque los alemanes fueron complicando progresivamente los mecanismos pero en Polonia empezaban a recelar de la agresividad del gobierno nazi que se había aúpado al poder en 1933 y redoblaron sus esfuerzos.

Para enero de 1938 el porcentaje de decodificaciones realizadas con éxito estaba en torno al 75%, que el propio Marian Rejewski, uno de los brillantes jóvenes matemáticos contratados para ello junto a Jerzy Różycki y Henryk Zygalski, consideraba que podían mejorar si contaran con más personal, aunque siempre quedaría un resto irresoluble a causa de la mala calidad de las transmisiones.

En 1937 la sede de la agencia se trasladó del cuartel del Estado Mayor -el palacio dieciochesco de Saxon- al bosque de Kabaty, donde se habían construido unas instalaciones ex profeso, en parte para mejorar las condiciones de trabajo del personal y en parte para dificultar el acceso de espías de la Abwehr alemana.


Marian Rejewski/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

El 1 de septiembre de 1939 estalló la II Guerra Mundial. El ataque de la Wehrmacht a Polonia no fue ninguna sorpresa para el Estado Mayor de ésta, adecuadamente advertido por el Biuro Szyfrów, aunque ello no bastó para detener la potente maquinaria bélica germana.

Por eso a finales de julio de ese año los polacos habían informado a los criptólogos de Francia y Reino Unido de sus avances, ofreciéndoles todo el material de que disponían e incluso una réplica de Enigma que habían fabricado. Muchos analistas consideran hoy que si los submarinos alemanes no lograron estrangular el tráfico marítimo británico fue gracias a los datos proporcionados por los polacos, que permitieron descifrar tempranamente las señales que los capitanes germanos enviaban desde el océano.

Cuando Polonia cayó, el Biuro Szyfrów destruyó sus archivos para evitar que cayeran en poder del enemigo; parte del personal fue evacuado a la zona sudeste del país, pero la invasión soviética el día 17 de septiembre obligó a trasladarlos a Rumanía para finalmente, en un rocambolesco periplo, llegar a Francia. Sin embargo, otros se quedaron y pese a ser detenidos por la Gestapo, ninguno reveló que sabían descifrar sus mensajes.

El famoso Alan Turing tuvo la oportunidad de intercambiar conocimientos con los criptólogos polacos en 1940; una colaboración que permitió a los aliados decodificar definitivamente todos los mensajes alemanes -que cambiaban los códigos cada poco intentando evitarlo- y, si bien Turing fue quien realizó el trabajo decisivo, un importante porcentaje se lo debió a sus colegas de Polonia. Así lo explicó luego Rejewski, recordando que los británicos tenían a diez mil personas trabajando en el asunto mientras que ellos sólo eran tres. El principal beneficio fue evitar la duplicación de esfuerzos y acelerar el proceso.


Alan Turing

Al ser tomada Francia, los polacos tuvieron que refugiarse en Argelia, de donde pasaron a Vichy. Desde allí facilitaron información de multitud de movimientos de las SS y la Gestapo; curiosamente, también analizaron los códigos soviéticos y los descifraron.

Más tarde, se vieron obligados a dejar suelo francés e intentaron llegar a España pero varios de ellos -incluido Różycki- murieron en 1942 en el naugragio del barco Lamoricière. Jerzy Rekewski y Henryk Zygalski atravesaron a pie los Pirineos, fueron atracados por su guía y dieron con los huesos en una prisión española antes de que la Cruz Roja los liberase al año siguiente. Al final pudieron alcanzar Gran Bretaña, donde se unieron al ejército polaco en el exilio.

Con el final de la guerra el Biuro Szyfrów se cerró, pues ya era innecesario. Rekewski regresó a Polonia donde vivió tres décadas más dedicado a otras cosas falleciendo en 1980, mientras Zygalski prefirió quedarse en Inglaterra hasta su muerte en 1978.

Varios de sus compañeros y sus jefes cayeron en manos de la Gestapo cuando intentaban huir a España, pero, al igual que los que habían permanecido en Polonia, ninguno confesó, por lo que los alemanes nunca supieron que su máquina Enigma era una valiosa fuente de información para los Aliados.


Fuentes: Enigma. How the poles broke the nazi code (Władysław Kozaczuk y Jerzy Straszak) / Alan Turing, Enigma and the breaking of german machine ciphers in World War II (Lee A. Gladwin) / Enigma. The battle for the code (Hugh Sebag-Montefiore) / Mathematics and War (Bernhelm Booß-Bavnbek y Jens Høyrup) / Wikipedia.

Libro recomendado: Enigma: How the German Machine Cipher Was Broken, and How It Was Read by the Allies in World War Two (Christopher Kasparek y Thomas Troy)

domingo, 6 de mayo de 2018

Ases: Combatientes polacos sobre Francia

Stanisław Chałupa y combatientes polacos sobre Francia en 1940.


Escrito por Grzegorz Slizewski - Aces Stories


Pilotos de combate polacos en Francia (desde la izquierda): Józef Brzezinski, Stanisław Chałupa, Antoni Beda. En el fondo - caza francés Morane Sauliner MS-406.

Stanislaw Chalupa nació el 14 de enero de 1915. En 1937 completó la Escuela Piloto Oficial en Deblin. Luego fue enviado a 123 Eskadra Mysliwska (123 Escuadrón de Caza). Cuando la guerra comenzó el 1 de septiembre de 1939, 123 Eskadra voló sobre cazas obsoletos P-7 (mientras que casi todas las otras unidades usaron P-11). Esta unidad experimentó grandes pérdidas, que se vieron afectadas por la destrucción de 3 aviones alemanes, uno de los cuales fue compartido por el equipo Sec.Lt. Chałupa, Sec.Lt. Kawnik y Cadet Kawnik. Después de la evacuación a Francia a través de Rumania, Chałupa se unió al GC I / 2 'Montpellier Group'.

"El 29 de marzo, tres Moranes, con damas rojas y blancas pintadas en los fuselajes, aterrizaron en Xaffévillers, una base para GC I / 2. Fueron pilotados por por. Józef Brzeziński, ppor Stanisław Chałupa y Plut. Antoni Beda Los polacos fueron asignados al vuelo "A". A principios de abril, el escuadrón se trasladó a Toul-Ochey. Hasta la ofensiva alemana, los pilotos polacos participaron en diez misiones de escolta a los Potez 63, que reconocieron territorio enemigo principalmente en la zona de Saarbrücken y Zweibrücken. Esas misiones fueron voladas a altitudes de 15-21 miles de pies y los cazas alemanes nunca fueron encontrados, pero su flak fue una amenaza. Durante uno de esos vuelos, la metralla golpeó el avión de un oficial francés. La fuerza del piloto aterrizó en el centro de una pequeña ciudad - su avión se volcó. Mientras ayudaba al piloto a salir, alguien presionó accidentalmente el gatillo de las ametralladoras, matando a cuatro transeúntes.

El primer roce del Vuelo Polaco con el enemigo llegó el 10 de mayo. Mientras patrulla sobre su aeródromo, ppor. Chałupa se enfrentó con tres Ju88 al este de Nancy, sin resultados concluyentes. Más tarde ese día, plut. Beda y S / L Husson atacaron y dañaron un He111. Al día siguiente, Chałupa y Beda persiguieron a cinco Ju88, y se les atribuyó el daño de un bombardero alemán.

No hubo ninguna advertencia antes del ataque a Toul-Ochey, realizado por la Luftwaffe el 12 de mayo. Los bombarderos alemanes tomaron el aeródromo completamente desprevenidos y los tres aviones polacos resultaron dañados. Sin embargo, volaron al día siguiente durante la escolta al área de Zweibrücken.

A partir del 15 de mayo, GC I / 2 voló en su mayoría contra los bombardeos alemanes y sobre el frente sureste de Montmédy. Desafortunado para ppor. Chałupa demostró ser el 17 de mayo. Después del combate en St. Vallier-sur-Marne, el radiador del motor que no funcionaba lo forzó a aterrizar. El tren de aterrizaje de Morane (n. ° 951, L-982, "6") no bajó y el avión fue destruido.

Tras recibir una herida grave en la cabeza en ese accidente, Chałupa fue hospitalizado hasta el 22 de mayo. Mientras tanto, por. Brzeziński dejó la unidad, no estando en condiciones de volar debido a algunos problemas estomacales. Su partida estuvo marcada por una separación de los otros dos polacos. A partir de ese momento, volaron solo con pilotos franceses. Siendo un oficial, Chałupa disfrutó de mucha más libertad que Beda. Acompañado por un suboficial francés, a menudo despegaba para una patrulla no programada. Durante una de esas patrullas en parejas, el 1 de junio, atacaron dos veces y persiguieron, sin éxito, formaciones de He111s y Ju88s. La C / O de la unidad ignoró las actividades de este Pole. Solo los prohibió cuando se acercaba la salida de un escuadrón entero.

El 2 de junio, la víctima del escuadrón con ppor. Chałupa, se encontró con un grupo de He111s que regresaban de una misión de bombardeo, derribando a uno de ellos. El 5 de junio, plut. Beda obtuvo una victoria. Su víctima se estrelló cerca de Chaumont.

El aeródromo de Coulommiers se convirtió en la nueva ubicación de la unidad el 8 de junio. Este día resultó ser una suerte para Chałupa. Él recordó:

Estábamos patrullando a 12,000 pies cuando vimos nueve Bf109s volando en la dirección opuesta, unos 600 pies más abajo y ligeramente a un lado. Probablemente no nos vieron ya que teníamos el sol a nuestras espaldas. El líder de nuestro Vuelo permitió que los otros pares atacaran primero, y luego, él y yo seguimos. Rebotamos el último par de aviones enemigos, disparando desde un alcance de unos 40 m. Después de un par de ráfagas de mis armas, vi golpes en el avión, que voló en el lado derecho de la formación. Empezó a arder, dispersando algunas partes metálicas. Teniendo su cola disparada hacia arriba, cayó en espiral todo el camino hasta el suelo. El líder de mi vuelo derribó a los otros dos. Otros pilotos de nuestro Vuelo lo presenciaron.

El mismo día, a las 7:45 p.m. los seis de nosotros atacamos una fuerza de unos 20 Ju87 "Stuka", volando a 6.000 pies. Sucedió a unos 2 km de la ciudad de Soissons. Comencé un combate aéreo en el que destruí un Ju87 haciendo un pase frontal, desde poco más arriba. Se zambulló abruptamente y se estrelló. A continuación, ataqué a otro Junkers, que comenzó a fumar y se dirigió a un mazo. En ese caso, otros dos se unieron a Moranes. Después de volar temblorosamente durante unos pocos kilómetros, el avión enemigo intentó forzar la tierra pero se estrelló, golpeando un árbol.

Dispararon Ju87s probablemente del StG2, que perdió cuatro aviones ese día. Los cazas alemanes del encuentro de ese día, podrían haber sido de JG27, que el 8 de junio perdió en combate, el Leutnant Herman Dörr del 7. ° Staffel y el Leutnant Walter Reimer del 2. ° Staffel. 30

El 15 de junio, el escuadrón se mudó a Chalon-Champforgueil.

Para los polacos, el próximo enfrentamiento con los combatientes de la Luftwaffe llegó el 15 de junio (algunas fuentes francesas indican el 11 de junio), cuando seis Bf110 atacaron el aeródromo GC I / 2. Los dos pilotos polacos fueron los únicos que lograron luchar. Inmediatamente, plut. Beda se mete en problemas con un Messerschmitt en la cola. Al ver esto, ppor. Chałupa persiguió al atacante con un largo tiro de desviación. Beda aterrizó una aeronave mal disparada (número 947, que fue rápidamente cancelada) mientras Chałupa, siendo encerrada por los Zerstörers, voló bajo la cubierta de los aeródromos AAA.

El próximo movimiento del escuadrón se produjo el 17 de junio en St. Symphorien-d'Ozon, y tres días después en Nîmes-Courbessac. Sus últimas incursiones operacionales se hicieron desde Montpellier, el mismo aeródromo donde los polacos volaron un avión francés por primera vez. Desde allí, en tren, se dirigieron a St. Luiz, donde abordaron un barco británico a Inglaterra, sufriendo un severo caso de artritis, ppor. Chałupa tuvo que ser continuado. "

El texto anterior es un extracto del libro que trata sobre la participación de las Unidades Aéreas Polacas en camapign francés de 1940. Este libro único ofrecerá la cuenta más exhaustiva presentada hasta ahora sobre los combates aéreos entre la Luftwaffe y los pilotos de combate polacos en estos días dramáticos de verano de 1940. Hechos desconocidos, relaciones del piloto, comparación de fechas y hechos, puede descubrir en el libro publicado, escrito en polaco e inglés por Grzegorz Śliżewski, periodista e investigador de historia de la aviación:


Título: Stracone zludzenia. Polskie lotnictwo mysliwskie nad Francja w 1940 roku
Esperanzas perdidas. Combatientes polacos sobre Francia en 1940
ISBN 83-914259-0-8
Formato B5, 220 páginas, 106 imágenes, 3 mapas, biogramas de 190 luchadores polacos

Precio: 10 USD + 3 USD para P & P

Para ordenar el libro, póngase en contacto con el autor: Grzegorz Śliżewski.


Después de la campaña francesa Chałupa, como muchos otros aviadores polacos, llegó a Gran Bretaña. El 6 de agosto de 1940 fue enviado a la nueva formación, en el aeródromo de Leconfield, 302 Escuadrón de Caza Polaco "Ciudad de Poznań". El 20 de agosto hubo un primer encuentro enemigo: 3 huracanes de 302 pies cuadrados, liderados por S / Ldr Satchell (comandante británico de 302.) encontraron un solo Ju 88 sobre la costa británica. El bombardero alemán fue compartido por Satchell y Sec.Lt. Wapniarek.

Un día después, la sección de 3 Huracanes (Riley, Chałupa, Paterek) fue dirigida contra un par de Ju 88s. En combate sobre el puerto de Hull, Sec.Lt. Stanisław Chałupa anotó su primer asesinato bajo el cielo británico, mientras que el segundo fue compartido por Railey y Paterek. El huracán Chałupa recibió algunos golpes y el piloto se vio obligado a aterrizar.

Durante los días más calurosos del BoB 302 Sq se trasladó al aeródromo de Duxford, ubicado al norte de Londres. El famoso día 15 de septiembre, los pilotos de 302 volaron dos misiones, anotaron 11 muertes confirmadas y 7 probables (se perdieron 3 huracanes y un piloto murió). En la primera salida (alrededor de las 12:00) Chałupa derribó 2 bombarderos Do 17.

En la primavera de 1941 Chałupa se envió al Comando de Caza (OPS) en el sector de Kenley. Al tener algunos problemas de salud, no regresó al servicio activo del piloto hasta el final de la guerra. El puntaje oficial de Chałupa es de 4 muertes confirmadas.

Después de la guerra, Stanisław Chałupa emigró a Canadá, pero en 1995 finalmente regresó a Polonia.



Stanisław Chałupa a la derecha, a la izquierda Antoni Beda.

viernes, 20 de abril de 2018

SGM: Durante Market Garden, un paracaidista detiene un ataque con una bazooka

MoH: El soldado Towle de la 82ª aerotransportada detuvo un contraataque blindado alemán en Holanda con una bazooka

Jeff Edwards | War History Online



Muchos podrían sostener la suposición común de que en la batalla del hombre contra el tanque, la armadura pesada seguramente ganará. Sin embargo, los estudiantes de la historia de la guerra saben muy bien que la infantería agresiva puede causar estragos en la armadura, y sería difícil encontrar un soldado de infantería tan agresivo o rudo como el soldado John R. Towle de la 82 ° División Aerotransportada de los Estados Unidos.

Cerca de Oosterhout, Holanda, durante la Operación Market Garden, el Private Towle no se enfrentaría a uno, sino a dos tanques junto con una mitad de vía y un buen número de infantería alemana. Y aunque no estaba luchando exactamente solo, se lanzó hacia adelante a través del intenso fuego enemigo para colocar su lanzacohetes de manera que la infantería pudiera obtener algunas victorias más en la batalla histórica de hombre contra tanque.

Caería en combate ese día, pero no antes de continuar con el galante legado de la poderosa 82.ª Aerotransportada.

Un gran impacto en una guerra corta

Para el joven Towle de 19 años, sería una guerra corta cuando se alistó en 1943 antes de caer en combate poco más de un año después. Sin embargo, ese fue el caso de muchos hombres jóvenes que alcanzaron la edad de combate en los últimos años de la guerra y, lamentablemente, estos últimos años verían las bajas más fuertes como un enemigo cada vez más desesperado luchado por cada pulgada.

Un hijo de Cleveland Ohio, el alistamiento del soldado Towle en 1943 lo llevaría a la Compañía C, 504 ° Regimiento de Paracaidistas 82 División Aerotransportada.



Miembros de la 504ª dotación de un puesto de mortero en Italia

El 504 ° vería acción desde el norte de África a Italia. En Italia, la unidad tomaría el apodo de "Los diablos en pantalones holgados" después de que un oficial alemán asesinado en Anzio tomara la siguiente entrada: "Paracaidistas estadounidenses ... diablos con pantalones anchos ... están a menos de 100 metros de mi línea de avanzada . No puedo dormir por la noche; aparecen de la nada, y nunca sabemos cuándo o cómo van a atacar a continuación. Parece que los demonios de corazón negro están en todas partes ... "

Ese mismo espíritu de lucha llevaría con la 504a hasta Alemania. Después de las campañas italianas, incluida una estadía prolongada en Anzio, el 504 fue trasladado a Inglaterra a principios de 1944 en preparación para la invasión en el Día D. Sin embargo, el 504 no participaría en la invasión masiva y, en cambio, sería retenido esperando que los reemplazos y las misiones subsiguientes saltaran sobre Europa.

En lugar del Día D, el destino tendría que la 504ª participación en la mayor caída de paracaidistas en la historia, ya que descendió sobre los campos de los Países Bajos durante la Operación Market Garden.


Operación Market Garden

En septiembre de 1944, los Aliados llevaron a cabo la Operación Market Garden, que fue un intento de ganar un punto de apoyo a través del río Rin con la esperanza de luego mudarse a Alemania y terminar la guerra lo antes posible. Sin embargo, los alemanes todavía eran capaces de aguantar una buena pelea, y el éxito de esta misión requeriría que los paracaidistas aseguraran puentes clave antes de que las fuerzas de tierra avanzaran rápidamente.

Unos días después del salto, el soldado Towle se encontraría sosteniendo una posición defensiva cerca de la cabeza de puente de Nijmegen recientemente establecida.


Los miembros de la Brigada de paracaidistas polacos descendieron en los Países Bajos en la misma zona de caída que el 504º aterrizó antes.

El 20 de septiembre, el 3. ° Batallón del 504 ° cruzó valientemente el río Waal en lanchas de lona a plena luz del día. Se estableció una pequeña cabeza de puente y finalmente se capturaron los puentes de carretera y ferrocarril, lo que permitió que XXXCorps cruzara la última barrera de agua antes que Arnhem. Para los alemanes, recuperar los puentes a través del Waal era de suma importancia, por lo que lanzó fuertes contraataques en el 504º perímetro.

Al defender el lado noroeste de la cabeza de puente, el 21 de septiembre, Private Towle estaba sirviendo como artillero de un lanzacohetes cuando observó una fuerza alemana compuesta de más de 100 infantería, dos tanques y una concentración de media pista para un contraataque con el potencial de amenazar a toda la posición estadounidense.

Reconociendo el peligro y sin órdenes, el soldado Towle abandonó la cubierta de su trinchera y corrió 200 yardas hacia el enemigo para asegurar una posición de disparo para su lanzacohetes. Al encontrar una plataforma de dique con muy poca cobertura, tomó los dos tanques en su frente inmediato y anotó golpes directos en ambos.

Si bien la armadura del enemigo no fue penetrada por el ataque con cohetes, ambos fueron dañados y obligados a retirarse minimizando su capacidad de soportar el ataque. Todavía bajo fuego pesado de armas pequeñas, el soldado Towle notó que 9 alemanes se dirigían a una casa cercana para servir como un puesto de fuego. Sin vacilar, Towle cargó otro cohete y regaló uno al enemigo en esa casa, matando a los 9 ocupantes alemanes.

Después de reabastecer su munición, continuó tomando agresivamente la contraataque. Corrió más de 100 yardas hacia adelante para disparar sobre la mitad de la pista y justo antes de apretar el gatillo con el vehículo en la mira, un proyectil de mortero cayó cerca hiriendo mortalmente a este heroico soldado de 19 años de Cleveland, Ohio.

Una medalla de honor


Medalla de Honor de los Estados Unidos

A pesar de que no logró sacar esa mitad de pista final, sus acciones inspiraron al resto de los hombres en esa posición, ya que él personalmente rompió el contraataque alemán. Por sus acciones ese día, el soldado John R. Towle fue galardonado con la Medalla de Honor por galantería conspicua y acción por encima y más allá de su deber.

XXXCorps nunca llegó a Arnhem y Operation Market Garden se consideró un fracaso operativo aliado. Los Aliados sufrieron muchas bajas durante esta campaña con estimaciones que van desde 15,000 a 17,000.

Sin embargo, si no fuera por hombres como Private Towle que continuaron con el legado de la poderosa 82 Aerotransportada, el costo podría haber sido mucho mayor. Porque cuando las balas comienzan a volar en la batalla, la guerra siempre se convierte en una batalla para el hombre que está a tu lado y, de esa forma, Towle y los hombres del 504º cumplieron sus expectativas.

El pueblo de los Países Bajos vio mucho durante esta larga lucha y en septiembre de 1944, cualquiera que mirara hacia el cielo habría presenciado el asalto aerotransportado más grande de la historia y un soldado Towel descendiendo hacia su futuro en las salas sagradas del heroísmo militar.

viernes, 23 de marzo de 2018

Witold Pilecki, héroe polaco contra el nazismo fusilado por Stalin

Witold Pilecki, el polaco que se infiltró en Auschwitz y acabó fusilado en su propio país




La historia del polaco Witold Pilecki constituye un caso absolutamente excepcional en la Historia. Nacido en 1901, al estallar la Segunda Guerra Mundial vio cómo su país sufría el destino de ser invadido simultáneamente por sus dos poderosos vecinos la Alemania nazi y la U.R.S.S. de Stalin (“Desdichada Polonia”, como decía uno de los personajes de la genial película de Lubitsch To Be or not To Be).

Durante la dominación alemana y ante los rumores de lo que estaba aconteciendo en los campos de concentración especialmente con los judíos, Pilecki (que no era judío) tomó una decisión que le convirtió en un personaje único: ingresar por voluntad propia en el hoy siniestramente célebre campo de exterminio de Auschwitz para conocer de primera mano si los rumores sobre el genocidio que allí se estaba llevando a cabo eran ciertos. Pilecki ingresó en el campo de concentración en 1940 con el nombre de Tomasz Serafinski. En el interior de Auchwitz, organizó un grupo de resistencia dentro del campo y consiguió enviar información al exterior sobre lo que estaba ocurriendo dentro de este.

Pilecki tenía esperanza que al llegar a los aliados las noticias de lo que allí pasaba se realizara algún tipo de acción para liberar a los prisioneros y trató de organizar las cosas en el interior por si el ataque se producía. En 1943, cuando se convenció de que el ataque sobre Auschwitz no se iba a producir, Pilecki decidió huir del campo junto con dos compañeros. Nuestro protagonista no solo fue la única persona que entró en Auschwitz por voluntad propia, sino que también fue de los pocos que lograron escapar del campo de la muerte.

Pilecki se dirigió a Varsovia, donde fue uno de los líderes del movimiento de resistencia y del levantamiento del ghetto de la ciudad contra los nazis (a pesar de que, como hemos dicho, no era judío) . Detenido en 1944 pasó el resto de la guerra en un campo de prisioneros, para unirse en 1945 a las tropas del Ejército Libre de Polonia. Posteriormente aceptó regresar a su país, ya bajo dominio comunista, para realizar tareas de espionaje del movimiento de liberación polaco. Capturado por las autoridades del nuevo régimen, fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado por sus compatriotas el 25 de mayo de 1948.

La historia de Witold Pilecki fue mantenida en secreto por el régimen comunista hasta el desmoronamiento de los países del bloque soviético. Hubo que esperar hasta 1995 para que la extraordinaria historia de este luchador por su país contra la tiranía nazi que acabó fusilado por sus propios compatriotas fuera debidamente recompensada con la concesión de la Orden de Polonia Restituta. En 2006 le fue concedida la más alta condecoración de su país. la Orden del Águila Blanca.

Los informes elaborados por Witold Pilecki sobre lo que estaba aconteciendo en Auschwtiz se narran en el libro The Auschwitz Volunteer: Beyond Bravery . Existe una película, Operation Auschwitz, que cuenta la historia de Pilecki, aunque no he tenido ocasión de verla.

Curiosidades de la Historia

martes, 6 de marzo de 2018

SGM: El oficial polaco que se infiltró en Auschwitz

La increíble historia del militar polaco que logró infiltrarse en Auschwitz para contarle al mundo lo que allí ocurría

El comandante Witold Pilecki logró ingresar al campo de exterminio en 1940. Durante tres años organizó una resistencia y reportó cómo se llevaba a cabo la "solución final" ideada por Adolf Hitler

Por Germán Padinger || Infobae
gpadinger@infobae.com




Niños prisioneros en Auschwitz

En septiembre de 1940 un joven polaco pareció echar por tierra el sentido de supervivencia cuando dejó su hogar en Varsovia y se traslado rápidamente a un sector de la ciudad en el cual las temidas Schutzstaffel (SS) nazi estaban, en ese momento, secuestrando personas al azar a un año de la victoria sobre el ejército polaco.

Sin más, Tomasz Serafiński fue capturado y enviado entonces al recién fundado campo de concentración de Auschwitz, donde al final de la guerra habrían sido masacrados 1,1 millones de prisioneros en sus cámaras de gas.

Pero Serafiński no estaba loco ni era ese su nombre real.

Veterano de la guerra de 1939, el comandante de caballería y ferviente católico Witold Pilecki estaba llevando a cabo un elaborado plan para infiltrarse en el campo y organizar allí un movimiento de resistencia contra la ocupación nazi.



Witold Pilecki, el soldado polaco que logró infiltrarse de Auschwitz, organizar una resistencia y revelar al mundo las atrocidades nazis (Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau)

La peligrosa idea se le había ocurrido poco después de fundar, junto a su comandante el mayor Włodarkiewicz, el Ejército Secreto Polaco (TAP), un germen de movimiento de resistencia para continuar la lucha tras la desastrosa derrota de Polonia a manos de Alemania, y que se convertiría luego en el mítico Ejército Nacional que lideró el levantamiento de Varsovia.

Varios de los primeros miembros del TAP habían sido capturados y enviados a Auschwitz, y por ésta razón se decidió infiltrar el campo para intentar liberarlos.

Según el plan, Pilecki, que como militar polaco se encontraba prófugo de los alemanes, adoptaría una identidad falsa y con sus nuevos papeles se haría arrestar durante una "łapanka", el arresto indiscriminado de personas en un territorio ocupado para su deportación.

Luego, desde las entrañas de Auschwitz, recolectaría información y organizaría a los ex militares y voluntarios en milicias.


Pilecki en Auschwitz, donde ingresó con el nombre de Tomasz Serafiński (Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau)

Y así lo hizo.

Pilecki/Serafiński llegó a su 39 años al campo, reconoció algunas estructuras preexistentes, identificó a los ex miembros del ejército y las organizó entonces en la Unión de Organizaciones Militares (ZOW, en polaco).

El ZOW cumplía las funciones de recolectar inteligencia, reclutar miembros, mantener la moral, contrabandear comida, enviar reportes al Ejército Nacional y al gobierno polaco en Londres utilizando una radio casera y prepararse para un levantamiento de los prisioneros con el fin de liberar el campo.

La organización estaba basada en pequeñas células dentro del campo de cinco o más miembros conocidas sencillamente como "cinco". Estas células no se conocían entre sí para evitar que la caída de una significara la caída de todas. Sólo Pilecki tenía un entendimiento general del panorama.


Mikolaj Skortowicz, miembro de la segunda célula de cinco miembros del ZOW (Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau)

Edward Ciesieslki, un miembro del ZOW, describió así su iniciación, según recuerda el historiador polaco Adam Cyra en una extensa investigación en el marco del Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau. "Me hice miembro de una organización clandestina en Auschwitz. Entre una pila de ladrillos y unas barracas recién construidos, juré lealtad a la organización ante el carpintero del campo, el mayor del Ejército Polaco Trojnicki. Otro prisionero que trabajaba en las ambulancias fue testigo", escribió en su diario.

Los reportes enviados se convirtieron en la primera revelación ante el mundo de las atrocidades cometidas en Auschwitz contra judíos, en su mayoría, pero también contra prisioneros políticos de cualquier religión y a miembros de las minorías romani y sinti, prisioneros rusos e incluso Testigos de Jehová.

En ese momento poco se sabía de Auschwitz, el cual era considerado como un campo de prisioneros de grandes proporciones y no como un campo de exterminio al servicio de la "Solución Final" encarada por el dictador Adolf Hitler, como expuso el ZOW.

También los prisioneros liberados y los que lograban escaparse llevaban informes escritos, y codificados, sobre esta situación, aunque esta práctica era mucho más peligrosa


Jerzy de Virion, miembro de la primera célula del ZOW en Auschwitz (Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau)

Por supuesto, las autoridades del campo sabían que esto ocurría y estaban desesperadas por desbaratar la red, por lo que en abril de 1943 Pilecki finalmente decidió escapar luego de que numerosos de sus miembros fueran asesinados.

Su escape resultó tan sorprendente por la valentía como ridículo por la sencillez. El agente encubierto y dos colaboradores sencillamente neutralizaron a un guardia, cortaron las líneas de teléfono y huyeron del infierno sin necesidad de túneles, explosiones o elaboradas estrategias.

Pilecki se reunió con el Ejército Nacional, una organización clandestina leal al gobierno polaco exiliado en Gran Bretaña, y realizó un informe final sobre sus tres años en Auschwitz. Estimaba que 1,5 millones de personas habían sido exterminadas, un número similar al contabilizado en la posguerra. Lamentablemente quedó claro que el campo estaba demasiado custodiado para iniciar un levantamiento con el único apoyo del Ejército Nacional, ya que las potencias aliadas estaban aún lejos de Polonia, por lo que esa idea fue abandonada.


Un informe escrito que pudo ser sacado del campo. Este en particular describía las condiciones en Auschwitz y llegó a Gran Bretaña en marzo de 1941 (Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau)

Había también, otras operaciones en la agenda de la resistencia. En agosto de 1944 el Ejército Nacional se lanzó a la Operación Tempestad, una serie de levantamientos a nivel nacional contra los alemanes entre los cuales el de Varsovia fue el más importante.

La guerrilla atacó a las tropas de ocupación durante 63 días en los que los ejércitos rusos, a poca distancia, frenaron su avance y parecieron dejar a la ciudad a merced de los alemanes. Finalmente el Ejército Nacional fue derrotado y Pilecki capturado, esta vez contra su voluntad, por sus enemigos.

Fue transferido a un campo de prisioneros en lugar de uno de exterminio, y allí acabó siendo liberado por los estadounidenses cuando finalizó la guerra.


Este documento establece el código utilizado y era necesario para la decodificación (Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau)

En los años siguientes su esfuerzos y los de sus colaboradores se centraron en la nueva potencia ocupadora: la Unión Soviética.

No le faltaban voluntarios. Cuando las fuerzas de Hitler invadieron Polonia en septiembre de 1939, las tropas de Josef Stalin hicieron lo mismo desde el este para luego repartirse el país. Ambos regímenes totalitarios eran en ese momento aliados. Además, el dictador georgiano había ordenado a su tanques frenar a pocos kilómetros de Varsovia en medio del levantamiento de 1944, permitiendo que los alemanes triunfaran.

En medio de las operaciones Pilecki fue capturado una vez más y juzgado por las nuevas autoridades comunistas de Polonia, las cuales no quisieron correr riesgos con el elusivo comando. Lo ejecutaron en mayo de 1948.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Caballeros Templarios: La masiva batalla de Tannenberg

Los caballeros teutónicos, los hospitalarios y los templarios: Batalla masiva de Tannenberg, 1410


William Mclaughlin | War History Online



Pintura del punto central de la batalla, mostrando la carga de caballería estancada de Ulrich. El príncipe Vytautas está en el centro vestido de rojo, mientras que Ulrich aparece con su muerte a la izquierda.


Las Cruzadas fueron monumentales esfuerzos militares para asegurar las tierras alrededor de Jerusalén. Dos órdenes de monjes guerreros, templarios y hospitalarios tuvieron grandes éxitos en el Levante y sus alrededores, creando vastas fortalezas y abogando agresivamente por el cristianismo.


La tercera orden de monjes, los Caballeros Teutónicos, tenían una fortaleza en Acre, pero se hicieron famosos en el noreste de Europa luchando contra los paganos y el cristianismo ortodoxo.
Enclavado contra la costa del mar Báltico, las tierras de los caballeros teutones limitaban con Lituania, Polonia y Rusia. La orden teutona se había apoderado de estas tierras de los clanes prusianos fracturados en el siglo XIII y construyó fortalezas masivas desde donde llevaron a cabo redadas.
Los Caballeros Teutónicos eran conocidos por sus ataques rápidos y agresivos y la feroz subyugación de las muchas rebeliones contra su gobierno.
Hubo unos cientos de caballeros teutones oficiales que lucharon con la armadura más pesada en el comienzo del período más avanzado de armadura de placas avanzada antes del uso generalizado de la pólvora. Fueron apoyados por miles de hermanos legos, caballeros que esperaban convertirse en miembros de pleno derecho con el servicio, y aún con armaduras pesadas.





Además, los caballeros teutónicos contrataron a muchos miles de hombres de armas para cumplir funciones más ligeras y algo de infantería pesada. Como esencialmente estaban llevando a cabo una larga cruzada, a los teutónicos se les unieron a menudo cruzados invitados, nobles que buscaban demostrar su piedad y destreza marcial uniéndose temporalmente a la causa. Estos nobles a menudo trajeron contingentes importantes de sus propios hombres también.

El impulso hacia la batalla titánica de Tannenberg comenzó con la unificación de Polonia y Lituania por el matrimonio de Jadwiga de Polonia con Jagiello de Lituania. El primo de Jagiello, Vitautas, buscó poder para sí mismo y negoció con los Caballeros Teutónicos para obtener apoyo. Jagiello y Vytautas finalmente se reconciliaron, y Vitautas recibió el título de Gran Príncipe.

La apertura inicial a la Teutónica fue suficiente para aumentar las tensiones entre los dos poderes. Lituania y Polonia habían declarado oficialmente el cristianismo como la religión oficial. Sin embargo, todavía había mucha animosidad ya que los teutónicos creían que esta era una declaración hueca ya que muchas personas seguían siendo paganas o cristianas ortodoxas.


Cuando las tensiones llegaron a un punto de ebullición, los ejércitos conjuntos de Polonia y Lituania se unieron para invadir tierras teutónicas con el objetivo de recuperar tierras perdidas y disputadas. El Gran Maestro de los teutónicos, Ulrich von Jungingen estaba preparado para la invasión y organizó rápidamente un gran ejército. Las dos fuerzas se encontraron cerca de las aldeas de Tannenberg y Grunwald el 15 de julio.


La campaña sinuosa de Tannenberg / Grunwald y la culminación en la fortaleza principal de Marienburg. Por S. Bollmann - CC BY-SA 3.0

El número preciso de fuerzas es muy difícil de determinar, pero parece que la orden teutónica tenía entre 20 y 30,000 fuerzas, incluyendo varios cientos de caballeros pesados ​​entre ellos y los cruzados invitados. Las fuerzas combinadas de Polonia y Lituania desplegaron una fuerza mayor, pero más liviana, de alrededor de 25-40,000. Antes de la batalla, el Gran Maestro Teutónico envió dos espadas al Rey Jagiello y al Príncipe Vitautas para "ayudarlos en la batalla", un duro insulto a los líderes y una invitación a la batalla.

Los ejà © rcitos se alinearon uno frente al otro con igual frente mientras el sol ardiente se reflejaba en la pesada armadura. Las dos partes cargaron directamente en un torbellino de color mientras cientos de banderas y estandartes nacionales e individuales volaron por todo el campo de batalla.


Los polacos mantuvieron la izquierda mientras que los lituanos mantuvieron la derecha contra los cruzados invitados. Los lados estuvieron bloqueados por hasta dos horas antes de que los lituanos comenzaran una retirada completa. Fueron perseguidos por los cruzados invitados hasta los trenes de equipajes donde los cruzados se detenían para saquear.

En la izquierda polaca, su centro expuesto estaba flanqueado, y el rey Jagiello estaba expuesto. La batalla fue feroz ya que los grupos de ambos lados se abrieron paso hacia pancartas reconocibles. La captura o caída de un estandarte durante la batalla tuvo un gran impacto en la moral y los portadores lucharon hasta la muerte para mantener los estandartes elevados.


Una escena de la batalla que muestra los muchos estándares y la mezcla de tropas armadas pesadas y ligeras

En un esfuerzo muy alejandrino para apuntar al rey, Ulrich tomó una gran fuerza de los caballeros teutones más pesados ​​y se zambulló a través del espacio expuesto hacia el Rey Jagiello. El príncipe Vitautas, que había sido parte de los lituanos en retirada, vio este ataque y condujo a su propia caballería pesada a interceptar justo cuando las fuerzas de Ulrich chocaban con la guardia del rey.

Se produjo una batalla agotadora cuando las fuerzas más elitistas y bien armadas de Europa del Este lucharon en su propia batalla rodeadas por una batalla mucho más grande. la carga teutónica se detuvo a la vista del rey Jagiello, pero un caballero teutón pudo cargar directamente contra el rey. El rey fue salvado por un joven secretario, Zbigniew Olesnicki, quien eventualmente se convertiría en uno de los hombres más influyentes en Polonia.

Con la batalla en un punto muerto, los lituanos derrotados regresaron al campo de batalla. Se debate seriamente si la derrota fue una maniobra planificada. Por un lado, los lituanos regresaron en buen orden y ganaron el día capitalizando a las fuerzas teutónicas desorganizadas. Por otro lado, los lituanos estuvieron fuera de la batalla por mucho más tiempo de lo que deberían haber estado si originalmente planearon una retirada falsa.

Independientemente de lo planificado o no, el regreso de los lituanos hizo retroceder a los ya dispersos cruzados invitados y atrapó la carga estancada de Ulrich. Ulrich junto con casi todos los miembros de rango de la orden teutónica fueron asesinados y muchos caballeros de élite fueron capturados.

Las fuerzas teutónicas restantes se pelearon, pero finalmente colapsaron unidad por unidad en un retiro total. Los restantes caballeros teutónicos y hermanos legos formaron una fortaleza de carretas e intentaron defender su campamento. El fuerte improvisado pronto se rompió y siguieron muchas más bajas.



La victoria total fue un gran golpe para el poder teutónico en Europa, ya que cientos de miembros prominentes fueron asesinados y se incautaron grandes extensiones de tierra. Las fuerzas combinadas de Lituania y Polonia no pudieron capturar la fortaleza principal de Marienburg, pero tomaron varios castillos circundantes. Finalmente, se negoció una paz y la orden teutónica se vio obligada a pagar reparaciones de guerra.

La victoria revirtió una campaña de larga data y agresiva contra las naciones que lentamente se estaban convirtiendo al cristianismo por su cuenta, el Rey Jagiello y la Reina Jadwiga eran devotos católicos que hicieron grandes esfuerzos para convertir a sus propias naciones.

La victoria sigue siendo un gran símbolo del orgullo nacional; las dos espadas insultantemente entregadas al rey y al príncipe se convirtieron en símbolos de la victoria y adornaron las medallas del valor otorgado por la valentía en la lucha contra Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

La orden teutónica realmente sobrevivió y se ha adaptado a los tiempos modernos para ser una organización puramente religiosa y caritativa.

jueves, 16 de noviembre de 2017

SGM: Reconstruyen testimonios del horror de Auschwitz

El prisionero de Auschwitz reconstruido detalla el sufrimiento "inimaginable"

Un documento recién reconstruido escrito en 1944 por un prisionero judío griego en Auschwitz habla de la miseria "la mente humana no puede imaginar". El texto fue descubierto enterrado en el suelo en el campo de exterminio nazi.
DW


Vernichtungslager Auschwitz-Birkenau (foto-alianza / dpa)

Todos los días, Marcel Nadjari y los otros prisioneros asignados a la unidad "Sonderkommando" en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau de los nazis se enfrentaban a lo peor.
"Todos sufrimos cosas aquí que la mente humana no puede imaginar", escribió Nadjari en un texto que escribió en secreto a finales de 1944, luego se clavó en un termo, envuelto en una bolsa de cuero y enterrado en el suelo cerca del Crematorio III antes de que el campamento estuviera liberado a principios de 1945.
"Debajo de un jardín, hay dos habitaciones interminables de sótano: una está destinada a desvestirse, la otra es una cámara de muerte", escribió Nadjari. "La gente entra desnuda y cuando está llena de unas 3.000 personas, está cerrada y se les gasea".

Métodos inimaginables de abuso

El recluso griego describió cómo los prisioneros estaban empaquetados "como sardinas" cuando los alemanes usaban látigos para acercar a la gente antes de sellar las puertas y dejar entrar el gas.
"Después de media hora, abrimos las puertas, y nuestro trabajo comenzó", escribió Nadjari. El trabajo de los prisioneros: entregar los cadáveres a los hornos crematorios, donde "un ser humano termina como unos 640 gramos de cenizas".


Sólo el 10-15 por ciento del texto de Nadjari fue legible cuando fue descubierto por primera vez

La rareza y la importancia histórica de las palabras de Nadjari, que ahora son casi completamente legibles después de haber sido descubiertas originalmente en muy malas condiciones, las hace muy especiales, dijo el historiador ruso Pavel Polian.
El mensaje de Nadjari, publicado por primera vez en alemán este mes en una revista trimestral del Instituto de Historia Contemporánea de Munich (IfZ), es uno de los nueve documentos separados encontrados enterrados en Auschwitz, dijo Polian a DW. Los textos, escritos por un total de cinco miembros de la unidad "Sonderkommando" del campo de concentración, "son los documentos más centrales del Holocausto", dijo.

Reconstruyemdp el texto

Polian investigó los textos durante 10 años, y publicó los hallazgos en su libro, "Scrolls from the Ashes". Tales mensajes enterrados se encontraron exclusivamente en Auschwitz, dijo Polian, "la mayoría de ellos en febrero o marzo de 1945, justo después de que el campo fue liberado". Nadjari fue el último en ser descubierto, explicó, y añadió que es muy improbable que otros mensajes de los miembros de las unidades "Sonderkommando" todavía estén enterrados en el suelo.
En total, cerca de 100 de los casi 2.000 internos de Auschwitz encargados de deshacerse de los muchos miles de cadáveres sobrevivieron al campo de concentración. De los cinco que escribieron y enterraron los mensajes, Nadjari fue el único superviviente.
Un estudiante que hacía trabajos de excavación en 1980 en el bosque cerca de las ruinas del crematorio de Auschwitz-Birkenau III desenterró las notas envueltas en el termo. A diferencia de los mensajes de otros presos, en su mayor parte escritos en yiddish, sólo cerca del 10 al 15 por ciento del texto griego de Nadjari era legible, Polian dijo - después de todo, el papel había sido enterrado en suelo húmedo durante 35 años en ese momento.
El frágil documento se dirigió al monumento y museo de Auschwitz-Birkenau.
En 2013, un joven especialista en informática rusa pasó un año trabajando en el guión de tinta borrosa, haciendo que los contornos de las letras volviesen a verse con la ayuda del análisis de imágenes multiespectrales. "Ahora podemos leer del 85 al 90 por ciento", dijo Polian, quien inició el proyecto. Una traducción al inglés y al griego está en los trabajos, agregó - programada para ser publicada en noviembre.


Boletos de ida y vuelta de Thessaloniki a Auschwitz

Sobrevivir a lo inimaginable

Nacido en 1917, Marcel Nadjari era un comerciante griego de Tesalónica. Fue deportado a Auschwitz en abril de 1944, y asignado un trabajo con el "Sonderkommando".
"Si lees acerca de las cosas que hicimos, dirás, ¿cómo podría alguien hacer eso, quemar a sus hermanos judíos?" el escribio. "Eso es lo que dije al principio, también, y pensé muchas veces."
Después de la guerra, Nadjari regresó a Grecia. En 1951, él y su esposa y su hijo emigraron a los EE.UU., donde trabajó como sastre. Murió en Nueva York en 1971, de 54 años.
Aunque en realidad escribió sus memorias en Grecia, parece que el sobreviviente de Auschwitz nunca le dijo a nadie acerca de las notas que enterró en el suelo cerca del crematorio, donde más de una vez estaba tan devastado que pensó en unirse a la gente en el gas cámaras, pero la perspectiva de la venganza lo retuvo siempre.
Es el único de los cinco autores "Sonderkommando" que escribió abiertamente sobre la venganza, dijo Polian, argumentando que distingue las notas de Nadjari de las otras.
"No estoy triste porque muera", escribió Nadjari, "pero estoy triste porque no podré vengarme como quisiera".

martes, 8 de agosto de 2017

SGM: Ahora Polonia quiere más reparaciones de guerra

Para Berlín, la cuestión de las reparaciones polacas se había resuelto hace mucho tiempo

Los políticos y abogados alemanes consideran la posibilidad de reparaciones de guerra de la Segunda Guerra Mundial para Polonia como un caso cerrado. Las amenazas de alto nivel de Varsovia han sido encontradas con confusión y consternación en Berlín.
DW


Vehículos militares alemanes acercándose a Varsovia en la Segunda Guerra Mundial (ullstein bild - SV-Bilderdienst)

Vehículos militares alemanes acercándose a Varsovia en la Segunda Guerra Mundial
Varsovia ha levantado el espectro de las reparaciones de guerra alemanas por Polonia repetidamente durante los últimos años. En 2004, una comisión especial calculó que los daños sufridos por la capital polaca durante la Segunda Guerra Mundial ascendieron a más de 45.000 millones de dólares. La comisión fue convocada por Lech Kaczynski, entonces alcalde de Varsovia. El tema ha tensado rutinariamente las relaciones germano-polacas desde que el Partido Nacional-conservador de la Ley y Justicia (PiS) regresó al poder en 2016.
Poco después de que el partido recobrara el poder, su líder, Jaroslaw Kaczynski, anunció que Polonia y Alemania tenían cuentas pendientes de liquidación de la Segunda Guerra Mundial. Continuó diciendo que el tema de las reparaciones de guerra entre los países vecinos nunca había sido resuelto. Frank-Walter Steinmeier, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania en ese momento, respondió a las reclamaciones de Kaczynski con una carta en la que declaraba que Polonia no tenía bases legales para exigir tales daños. Recordó a Kaczynski la renuncia de Polonia a las reparaciones en 1953. El gobierno de Polonia renunció de hecho a su derecho a las reparaciones de guerra de su vecino occidental en ese momento, pero ese vecino era la República Democrática Alemana Oriental (RDA). Hoy Varsovia sostiene que el ex-gobierno comunista de Polonia se vio obligado a renunciar a sus derechos por la Unión Soviética.


El líder de facto de Polonia, Kaczynski, ha despertado repentinamente el bote con su discurso de reparaciones

1953 renuncia a los stands de reparaciones
Ahora Varsovia va un paso más allá. El parlamentario de PiS Arkadiusz Mularczyk ha pedido que la Oficina de Investigación de la Cámara Baja del Parlamento de Polonia, el Sejm, evalúe si Polonia tiene derecho a exigir daños y perjuicios a Alemania de acuerdo con el derecho internacional vigente. La respuesta a la solicitud de Mularczyk es el 11 de agosto.
En lo que respecta a los abogados alemanes, la cuestión se resolvió hace años. En 2004, Jochen Frowein, experto en derecho internacional y ex director del Instituto Max Planck en Heidelberg, junto con un historiador polaco, llegó a la conclusión de que ninguna demanda por parte de Polonia tenía ninguna posibilidad de ser confirmada por un tribunal - y que sigue siendo el caso hoy. En su opinión la cuestión ha sido "resuelta legalmente y definitivamente resuelta". También señala el Tratado sobre la Solución Final con respecto a Alemania, también conocido como el Acuerdo Dos Más Cuatro. El acuerdo, firmado en 1990, allanó el camino para la reunificación alemana y también dejó claro que Alemania no sería responsable de pagar más reparaciones derivadas de la Segunda Guerra Mundial.
Frowein refuta la afirmación del ministro polaco de Defensa Antoni Macierewicz de que la renuncia de Polonia en 1953 no es válida porque Polonia comunista no era un estado soberano. "La renuncia de Alemania a las reivindicaciones de reparación de Alemania en 1953 sigue siendo válida hoy", dice el experto jurídico alemán. "El hecho de que la situación constitucional en Polonia haya cambiado y de que ya no sea un Estado comunista no hace nada para cambiar la validez de esa declaración, y muchos otros tratados que Polonia firmó en ese momento también han permanecido vigentes".


Bundestag MP Wellmann cree que Alemania está dando bastante Polonia ya

Extrañas demandas

Los políticos alemanes están de acuerdo. Karl-Georg Wellmann, diputado de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), señala no sólo el carácter jurídicamente vinculante de la exención de 1953, sino también el actual presupuesto de la UE, del que Polonia se beneficia en gran medida. "Nos gustaría recordar al gobierno polaco que Polonia recibe unos 14 mil millones de euros de la UE cada año", como Wellmann dijo a DW. Polonia es el mayor receptor neto de efectivo de la UE y Alemania el mayor contribuyente neto. Alemania paga alrededor de 4 mil millones de los 14 mil millones de euros en total - y lo ha estado haciendo durante años.
"Alemania siempre ha estado a favor de Polonia, y fue el país que más hizo para asegurarse de que no sólo se convirtiera en miembro de la OTAN, sino también de la Unión Europea. Polonia se ha beneficiado dramáticamente de ese hecho", argumenta el político de CDU. "Colocar todo eso en duda mediante la emisión de tan extrañas demandas es algo que Europa simplemente no puede entender".

¿Una maniobra política?

Para Thomas Nord, que dirige el grupo parlamentario germano-polaco en la cámara baja de Alemania, el Bundestag, el discurso actual sobre las reparaciones de guerra no es más que una "maniobra política" del gobierno polaco en sus relaciones con Alemania y la UE . "Siempre es fácil señalar el papel de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, es moralmente correcto y justificado", dice Nord. "Si se compara eso con las reparaciones, se puede ejercer más presión sobre Alemania y usarla en la propia ventaja política en casa, el único problema es que no está respaldado por el derecho internacional". Añade que la obligación moral de Alemania hacia Polonia permanecerá para siempre.
Esa es también la actitud del gobierno alemán: la vocera adjunta Ulrike Demmer respondió recientemente a una pregunta de prensa sobre el tema diciendo que Alemania siente una responsabilidad política, moral y financiera para la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, enfatizó que la cuestión de las reparaciones se resolvió hace mucho tiempo - legal y políticamente.


lunes, 3 de julio de 2017

Polonia: La Legión del Vístula de España a la SGM

¡Recordad Zaragoza! El grito de guerra de los polacos frente a los Nazis
Javier Sanz | Historias de la Historia



En el Tratado de Fontainebleau de 27 de octubre de 1807, firmado por Manuel Godoy, valido del rey de España Carlos IV de Borbón, y Napoleón I Bonaparte, se estipulaba la invasión militar conjunta franco-española de Portugal —el cual se había unido a Inglaterra—; además, se permitía para ello el paso de las tropas imperiales francesas por territorio español y se prestaría el apoyo logístico necesario. Bajo el mando del general Junot, las tropas francesas entraron en España el 18 de octubre de 1807, cruzando su territorio a toda marcha en invierno, y llegaron a la frontera con Portugal el 20 de noviembre. Sin embargo, los planes de Napoléon iban más allá, y sus tropas fueron tomando posiciones en importantes ciudades y plazas fuertes con objeto de derrocar a los Borbones y suplantarla por su propia dinastía.

Entre las tropas imperiales que invadieron la Península ibérica y que participaron en la Guerra de Independencia española había unos 20.000 soldados y oficiales polacos distribuidos en tres formaciones militares: la Legión del Vístula, la División del Ducado de Varsovia y el Regimiento de Caballería Ligera de la Guardia.


Miembros de la Legión del Vístula

¿Qué hacían los polacos luchando a las órdenes de Napoléon?
En 1795, tras varias derrotas frente a Suecia y divisiones internas, la República de las Dos Naciones (Polonia y Lituania), también llamada Mancomunidad de Polonia-Lituania, quedó tan maltrecha que sus vecinos/enemigos (Imperio ruso, Prusia y Austria) no tuvieron muchos problemas para llegar a un acuerdo y repartirse el reino -no volvería a existir un estado polaco independiente hasta 1918-. Ante la desaparición de su patria, muchos polacos emigraron, sobre todo a Italia y Francia. El surgimiento de Francia, con Napoleón al frente, como potencia europea, y por aquello de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, los polacos vieron en el emperador a un posible liberador que les permitiese restaurar el estado polaco. La realidad es que Napoleón utilizó aquel sentimiento patriótico para hacerles creer que restablecería la independencia de Polonia y, de esta forma, convertir a aquellos apátridas, otrora polacos, en una fuente inagotable de reclutas que formaron un ejército polaco en el exilio bajo el mando francés.

Los polacos destacaban por su preparación, disciplina y valentía, y tuvieron un papel relevante en las campañas de Italia, Haití, Rusia… y España. En los dos asedios sufridos por la ciudad de Zaragoza (España) en 1808 durante la Guerra de la Independencia, los llamados sitios de Zaragoza, participaron alrededor de 3.500 polacos entre las filas imperiales. Los polacos tenían que luchar con un enemigo que, como ellos, estaba defendiendo su libertad e independencia, lo que les suponía una enorme carga moral al sentirse identificados con las mujeres y hombres que defendían Zaragoza hasta las últimas consecuencias. Aquellos que lograron sobrevivir y volver a su hogar contaron después la valentía de aquellas gentes, poniéndolas como ejemplo de luchadores por su libertad, tal y como decían que debían hacer ellos por Polonia. Prueba de ello, fueron las palabras del embajador de Polonia, Tomasz Arabski, y del historiador Jan Stanislaw, Director de la Oficina de excombatientes y personas represaliadas de Polonia, cuando en 2013 Zaragoza rindió homenaje a los 300 polacos caídos en los sitios de Zaragoza…

la resistencia del pueblo aragonés fue un ejemplo de gran patriotismo con el que se encontraron unos soldados que vinieron de lejos porque trataban de luchar por su libertad y se encontraron con otros jóvenes que luchaban por lo mismo. […] Nunca en la historia, los soldados polacos tuvieron tanta discordia moral como aquí en España […] esta intervención, en la que cayeron unos 300 soldados polacos, se convirtió en un remordimiento de conciencia nacional. El coraje que observaron del pueblo aragonés pervivió durante años en el espíritu de los polacos…

Placa homenaje polacos caídos

De hecho, las referencias al coraje aragonés se escucharon en Varsovia el 1 de agosto de 1944 cuando los polacos se levantaron contra los invasores nazis y lo hicieron al grito de…

Pamietajcie o Saragosiee! (¡Recordad Zaragoza!)



Monumento al Levantamiento de Varsovia


Fuentes: Soldados polacos en España – Fernando Presa González, Pamietajcie o Saragosiee!, El Periódico de Aragón

jueves, 4 de mayo de 2017

SGM: Polonia reescribe la Historia con autoindulgencia

Polonia reescribe su historia de la II Guerra Mundial
Un instituto oficial publica una lista con casi 9.000 guardias de Auschwitz, casi todos alemanes, que siembra dudas entre los historiadores

GUILLERMO ALTARES - El País


Guardias de la SS en el campo nazi de Auschwitz.

¿Se puede ser víctima y verdugo en un mismo conflicto? Polonia se enfrenta desde hace años a ese dilema: fue uno de los países que más sufrió en la Segunda Guerra Mundial, pero, a la vez, ciudadanos polacos cometieron actos atroces contra judíos durante el conflicto. Sin embargo, los historiadores que han tratado de sacarlos a la luz se han enfrentado a duras campañas, incluso a problemas legales, desde la llegada al poder del Gobierno ultraconservador de Ley y Justicia (PiS). El Instituto Polaco de la Memoria Nacional (INR), promovido desde el Estado, difundió  recientemente en su web los nombres de casi 9.000 guardias que trabajaron en el campo de exterminio nazi de Auschwitz. La lista ha sido bien recibida por historiadores y juristas, que consideran que representa una oportunidad para señalar y perseguir a los perpetradores, pero también ha generado ciertas dudas sobre las motivaciones políticas que esconde.


"Las autoridades polacas están llevando a cabo una política histórica radical, que tanto dentro como fuera del país presenta una visión muy idealizada del pasado nacional", explica el historiador Jan Grabowski. Polaco exiliado durante la dictadura comunista, hijo de un superviviente del Holocausto, profesor de la Universidad de Ottawa (Canadá) y uno de los grandes historiadores del exterminio, Grabowski ha publicado un libro sobre el antisemitismo en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, Caza de judíos. Traición y asesinato en la Polonia ocupada por los nazis, traducido a varios idiomas y que recibió en 2014 el premio Internacional del Yad Vashem, institución oficial israelí constituida en memoria de las víctimas del Holocausto.

La positiva recepción internacional de su ensayo, sobre todo en Alemania, provocó un aluvión de críticas por parte de la web ultraconservadora Fronda.pl, contra la que ganó una querella por difamación. Ese mismo medio calificó de “antipolaca” la película Ida, ganadora del Oscar en 2015, que también trataba el antisemitismo en la Polonia ocupada por los nazis. Jan T. Gross, profesor de la universidad estadounidense de Princeton y gran pionero en el estudio del antisemitismo polaco con su libro Vecinos, padeció también una ofensiva desde el Gobierno –con amenazas de querellas por parte del fiscal general incluidas– por haber escrito que “los polacos mataron más judíos que alemanes durante la guerra”.

“De acuerdo con un número interminable de declaraciones, conferencias y publicaciones apoyadas por las autoridades polacas, la principal característica de esa sociedad durante el Holocausto fue la ayuda que proporcionaron a sus conciudadanos, judíos perseguidos. Eso es, naturalmente, totalmente falso”, prosigue Grabowski desde Ottawa en una entrevista por correo electrónico. "En Polonia existía muy poca simpatía hacia los judíos que estaban siendo asesinados en masa, y la gente que se arriesgó a ocultarlos se enfrentaba ante todo a una posible denuncia por parte de sus vecinos".

Preguntado sobre si los historiadores que tratan estos asuntos sensibles pueden acabar siendo perseguidos en Polonia, respondió: “Todavía no, pero el Parlamento está tramitando una ley sobre la historia que impondrá penas de hasta tres años de prisión a quienes se atrevan a sostener que la sociedad polaca fue cómplice con la Shoah". Esta norma prevé también la persecución de aquellos que utilicen la expresión "campos de exterminio polacos" en vez de "campos de exterminio nazis en Polonia". Históricamente, no hay duda de que la segunda expresión es la correcta, porque los polacos no tuvieron nada que ver ni con la instalación ni con el funcionamiento de estos campos de la muerte. Sin embargo, el debate no está en torno a lo que ocurrió en los seis campos de exterminio nazis en Polonia –Chelmno, Belzec, Sobibor, Treblinka, Auschwitz-Birkenau (parte del complejo de Auschwitz) y Majdanek–, sino a lo que ocurrió fuera de ellos, que es lo que narran Gross o Grabowski en sus obras.

Cazas de judíos

En Caza de judíos, el historiador asentado en Canadá se basa en documentos de diferentes archivos que recogen procesos en los que se juzgaron casos de crímenes antisemitas durante la ocupación, perpetrados por ciudadanos polacos. Narra también lo que se conoció como Judenjagd, o Cazas de judíos, cometidas casi siempre por polacos, en las que participaron desde bomberos hasta campesinos. Según Grabowski, fueron asesinados así más de 200.000 judíos.

Para muchos observadores, la publicación de la lista de guardias de Auschwitz se enmarca en esta polémica porque la inmensa mayoría de los nombres que aparecen en ella son alemanes. En cambio, según el Instituto Polaco de la Memoria Nacional, el objetivo es señalar a los culpables del peor centro de la muerte del Holocausto, en el que fueron asesinadas 1,1 millones de personas, la inmensa mayoría judíos, y subrayar el fracaso de la justicia internacional en la persecución de los crímenes nazis. "Hemos publicado la lista más amplia y creíble con datos de los SS que trabajaron en Auschwitz, que incluye 8.502 nombres de guardias. Han sido necesarios años de investigación", señalan fuentes del Instituto. “El sistema internacional de justicia ha fracasado en la persecución de los crímenes que se cometieron en Auschwitz. La mayoría de los culpables nunca fueron procesados”.

En cuanto al hecho de que todos los nombres que aparecen en la lista sean alemanes, las mismas fuentes responden: “Todos los guardias de las SS eran alemanes y sus orígenes y familias eran comprobados por una oficina especial, responsable de la pureza racial de las SS en la Alemania nazi".

Efraim Zuroff, uno de los últimos cazadores de nazis, responsable de la oficina en Jerusalén del Centro Simon Wiesenthal, afirma: “En principio, es positivo que se haya difundido la lista, aunque el motivo real es aparentemente político y forma parte de una campaña del Gobierno polaco para enfatizar que Auschwitz era un campo nazi, no polaco, y que no sirvió allí ningún polaco”. Zuroff asegura que, efectivamente, la mayoría de los guardias de Auschwitz eran alemanes, aunque también había Volksdeutsche, personas de origen alemán que vivían en Europa del Este. La lista, recalca, es importante desde un punto de vista penal, porque una legislación alemana reciente decreta que el solo hecho de haber trabajado en un campo de exterminio es un delito en sí, cuando antes había que demostrar que se hubiese participado en crímenes concretos.

En otras palabras, antes había que demostrar con testigos y documentos que habían cometido asesinatos, ahora basta con demostrar que estuvieron en Auschwitz. En cualquier caso, tanto la lista como la polémica llegan muy tarde para los verdugos, la mayoría de los cuales han muerto sin haber sido procesados, y sobre todo para las víctimas de uno de los periodos más negros de la historia de la humanidad, que nunca acaba de cerrarse.

domingo, 12 de marzo de 2017

SGM: Pictorial de la operación Fall WeiB

Al comienzo de la SGM, la Alemania nazi invadió Polonia: estas son imágenes de esa operación
Damian Lucjan - War History Online



Soldados alemanes retirando una puerta en un puesto de control fronterizo, calle Zoppot-Gdingen (Sopot-Gdynia) en Danzig (Gdańsk), 1 de septiembre de 1939


El 1 de septiembre, hace 78 años, el horror de la Segunda Guerra Mundial se desató en el mundo cuando el ejército alemán invadió Polonia. La Invasión de Polonia, también conocida como Campaña de Septiembre en Polonia o Fall Weiss (Caso Blanco) en Alemania, fue un ataque conjunto de la Alemania nazi, la Ciudad Libre de Danzig, la Unión Soviética y un pequeño contingente eslovaco.

Prólogo

La Segunda Guerra Mundial era inevitable; A pesar de toda la diplomacia e intentos de pacificación, era una guerra que Hitler realmente deseaba. Una semana antes de la caída de Weiss (22 de agosto de 1939), dijo:

"El objeto de la guerra es ... físicamente destruir al enemigo. Es por eso que he preparado, por el momento, sólo en el Oriente, mis formaciones de "Cabeza de Muerte" con órdenes de matar sin piedad ni misericordia a todos los hombres, mujeres y niños de ascendencia o lengua polaca. Sólo de esta manera podemos obtener el espacio vital que necesitamos ".

Al día siguiente, se firmó un acuerdo secreto entre el Tercer Reich y la URSS. El Pacto de Molotov-Ribbentrop, firmado el 23 de agosto de 1939, permaneció en vigor hasta la Operación Barbarroja.

El Ministro de Asuntos Exteriores soviético Vyacheslav Molotov firma el pacto de no agresión germano-soviético en Moscú, el 23 de agosto de 1939.

El 29 de agosto, Hitler exigió de Polonia la restauración de Danzig y el control sobre el Corredor polaco, con el fin de crear un enlace terrestre con los territorios alemanes de Prusia Oriental, lo que fue negado firmemente por el Gobierno polaco.
Durante la noche del 31 de agosto, las unidades alemanas que se presentaban como tropas polacas organizaron un incidente de Gleiwitz, un ataque de bandera falsa a la estación de radio, cerca de la ciudad fronteriza de Gleiwitz, en Alta Silesia, como parte de la Operación Himmler. El objetivo era utilizar el ataque organizado como pretexto para invadir Polonia.

Hitler llamó a la invasión la "Guerra Defensiva".

"Los alemanes en Polonia son perseguidos con un terror sangriento y son expulsados ​​de sus casas. La serie de violaciones fronterizas, insoportables para una gran potencia, demuestran que los polacos ya no están dispuestos a respetar la frontera alemana. "- Adolf Hitler

En ese momento, Europa todavía creía que la paz podría mantenerse mediante la diplomacia. Los europeos no podrían estar más equivocados. Después de la cumbre, el primer ministro británico Chamberlain regresó a Gran Bretaña donde declaró que el acuerdo de Munich significaba "paz para nuestro tiempo".


"Mis buenos amigos, por segunda vez en nuestra historia, un primer ministro británico ha regresado de Alemania trayendo la paz con honor. Creo que es la paz para nuestro tiempo. "- Neville Chamberlain

El 31 de agosto de 1939, Hitler ordenó hostilidades contra Polonia. Debido a la detención anterior, Polonia logró movilizar sólo el 70% de sus fuerzas planeadas, y muchas unidades aún se estaban formando o moviéndose a sus posiciones designadas en primera línea. En ese momento, Polonia no tenía ni idea de que estaban condenados. 17 días después la URSS también se unió a la guerra. Los Aliados no ayudaron.

El principio




Hitler observa a soldados alemanes marchando a Polonia en septiembre de 1939

Fuerzas al 31 de agosto y plan de ataque alemán.

El acorazado alemán Schleswig-Holstein bombardeó Westerplatte, Danzig, el 1 de septiembre de 1939. Ese ataque fue el primer choque entre las fuerzas polacas y alemanas durante la invasión de Polonia y por lo tanto la primera batalla del teatro europeo de la Segunda Guerra Mundial.

Gente de Varsovia en una demostración feliz bajo embajada británica justo después de la declaración británica de guerra con la Alemania nazi. La señal dice: "¡Viva Inglaterra!"

Soldados alemanes en Westerplatte después de la batalla. A veces llamado el "Verdun polaco" debido a los bombardeos pesados ​​que recibieron los polacos Durante la batalla, 209 soldados polacos resistieron durante una semana contra 3000 soldados alemanes apoyados por la Luftwaffe.

Infantería polaca marchando.

Tanques ligeros 7TP de Polonia en formación durante los primeros días de la Campaña de Septiembre de 1939.

Vehículos Panzer I, Panzer II y SdKfz. 251 alemanes en Polonia, alrededor del 3 de septiembre de 1939; El oficial de la SdKfz. 251 medio vehículo de la pista podría ser Heinz Guderian 


Tropas motorizadas alemanas que viajan en un camino fangoso en Polonia. Septiembre de 1939.

Caballería polaca en pleno galope, Batalla de Bzura, la batalla más grande de Fall Weiss.

Vista aérea de una ciudad polaca a través de la estación del artillero a bordo de un alemán He 111 bombardero. Septiembre de 1939.

Bombas aéreas alemanas a lo largo de una carretera en Polonia. Septiembre de 1939.

Ciudad de Wieluń, el primer bombardero de la ciudad durante Fall Weiss. 1 de septiembre de 1939, 4:40 a.m. Más de 1200 civiles perdieron sus vidas durante el bombardeo.

Una columna bombardeada del ejército polaco durante la Batalla del Bzura.