Mostrando entradas con la etiqueta Polonia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Polonia. Mostrar todas las entradas

jueves, 4 de mayo de 2017

SGM: Polonia reescribe la Historia con autoindulgencia

Polonia reescribe su historia de la II Guerra Mundial
Un instituto oficial publica una lista con casi 9.000 guardias de Auschwitz, casi todos alemanes, que siembra dudas entre los historiadores

GUILLERMO ALTARES - El País


Guardias de la SS en el campo nazi de Auschwitz.

¿Se puede ser víctima y verdugo en un mismo conflicto? Polonia se enfrenta desde hace años a ese dilema: fue uno de los países que más sufrió en la Segunda Guerra Mundial, pero, a la vez, ciudadanos polacos cometieron actos atroces contra judíos durante el conflicto. Sin embargo, los historiadores que han tratado de sacarlos a la luz se han enfrentado a duras campañas, incluso a problemas legales, desde la llegada al poder del Gobierno ultraconservador de Ley y Justicia (PiS). El Instituto Polaco de la Memoria Nacional (INR), promovido desde el Estado, difundió  recientemente en su web los nombres de casi 9.000 guardias que trabajaron en el campo de exterminio nazi de Auschwitz. La lista ha sido bien recibida por historiadores y juristas, que consideran que representa una oportunidad para señalar y perseguir a los perpetradores, pero también ha generado ciertas dudas sobre las motivaciones políticas que esconde.


"Las autoridades polacas están llevando a cabo una política histórica radical, que tanto dentro como fuera del país presenta una visión muy idealizada del pasado nacional", explica el historiador Jan Grabowski. Polaco exiliado durante la dictadura comunista, hijo de un superviviente del Holocausto, profesor de la Universidad de Ottawa (Canadá) y uno de los grandes historiadores del exterminio, Grabowski ha publicado un libro sobre el antisemitismo en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, Caza de judíos. Traición y asesinato en la Polonia ocupada por los nazis, traducido a varios idiomas y que recibió en 2014 el premio Internacional del Yad Vashem, institución oficial israelí constituida en memoria de las víctimas del Holocausto.

La positiva recepción internacional de su ensayo, sobre todo en Alemania, provocó un aluvión de críticas por parte de la web ultraconservadora Fronda.pl, contra la que ganó una querella por difamación. Ese mismo medio calificó de “antipolaca” la película Ida, ganadora del Oscar en 2015, que también trataba el antisemitismo en la Polonia ocupada por los nazis. Jan T. Gross, profesor de la universidad estadounidense de Princeton y gran pionero en el estudio del antisemitismo polaco con su libro Vecinos, padeció también una ofensiva desde el Gobierno –con amenazas de querellas por parte del fiscal general incluidas– por haber escrito que “los polacos mataron más judíos que alemanes durante la guerra”.

“De acuerdo con un número interminable de declaraciones, conferencias y publicaciones apoyadas por las autoridades polacas, la principal característica de esa sociedad durante el Holocausto fue la ayuda que proporcionaron a sus conciudadanos, judíos perseguidos. Eso es, naturalmente, totalmente falso”, prosigue Grabowski desde Ottawa en una entrevista por correo electrónico. "En Polonia existía muy poca simpatía hacia los judíos que estaban siendo asesinados en masa, y la gente que se arriesgó a ocultarlos se enfrentaba ante todo a una posible denuncia por parte de sus vecinos".

Preguntado sobre si los historiadores que tratan estos asuntos sensibles pueden acabar siendo perseguidos en Polonia, respondió: “Todavía no, pero el Parlamento está tramitando una ley sobre la historia que impondrá penas de hasta tres años de prisión a quienes se atrevan a sostener que la sociedad polaca fue cómplice con la Shoah". Esta norma prevé también la persecución de aquellos que utilicen la expresión "campos de exterminio polacos" en vez de "campos de exterminio nazis en Polonia". Históricamente, no hay duda de que la segunda expresión es la correcta, porque los polacos no tuvieron nada que ver ni con la instalación ni con el funcionamiento de estos campos de la muerte. Sin embargo, el debate no está en torno a lo que ocurrió en los seis campos de exterminio nazis en Polonia –Chelmno, Belzec, Sobibor, Treblinka, Auschwitz-Birkenau (parte del complejo de Auschwitz) y Majdanek–, sino a lo que ocurrió fuera de ellos, que es lo que narran Gross o Grabowski en sus obras.

Cazas de judíos

En Caza de judíos, el historiador asentado en Canadá se basa en documentos de diferentes archivos que recogen procesos en los que se juzgaron casos de crímenes antisemitas durante la ocupación, perpetrados por ciudadanos polacos. Narra también lo que se conoció como Judenjagd, o Cazas de judíos, cometidas casi siempre por polacos, en las que participaron desde bomberos hasta campesinos. Según Grabowski, fueron asesinados así más de 200.000 judíos.

Para muchos observadores, la publicación de la lista de guardias de Auschwitz se enmarca en esta polémica porque la inmensa mayoría de los nombres que aparecen en ella son alemanes. En cambio, según el Instituto Polaco de la Memoria Nacional, el objetivo es señalar a los culpables del peor centro de la muerte del Holocausto, en el que fueron asesinadas 1,1 millones de personas, la inmensa mayoría judíos, y subrayar el fracaso de la justicia internacional en la persecución de los crímenes nazis. "Hemos publicado la lista más amplia y creíble con datos de los SS que trabajaron en Auschwitz, que incluye 8.502 nombres de guardias. Han sido necesarios años de investigación", señalan fuentes del Instituto. “El sistema internacional de justicia ha fracasado en la persecución de los crímenes que se cometieron en Auschwitz. La mayoría de los culpables nunca fueron procesados”.

En cuanto al hecho de que todos los nombres que aparecen en la lista sean alemanes, las mismas fuentes responden: “Todos los guardias de las SS eran alemanes y sus orígenes y familias eran comprobados por una oficina especial, responsable de la pureza racial de las SS en la Alemania nazi".

Efraim Zuroff, uno de los últimos cazadores de nazis, responsable de la oficina en Jerusalén del Centro Simon Wiesenthal, afirma: “En principio, es positivo que se haya difundido la lista, aunque el motivo real es aparentemente político y forma parte de una campaña del Gobierno polaco para enfatizar que Auschwitz era un campo nazi, no polaco, y que no sirvió allí ningún polaco”. Zuroff asegura que, efectivamente, la mayoría de los guardias de Auschwitz eran alemanes, aunque también había Volksdeutsche, personas de origen alemán que vivían en Europa del Este. La lista, recalca, es importante desde un punto de vista penal, porque una legislación alemana reciente decreta que el solo hecho de haber trabajado en un campo de exterminio es un delito en sí, cuando antes había que demostrar que se hubiese participado en crímenes concretos.

En otras palabras, antes había que demostrar con testigos y documentos que habían cometido asesinatos, ahora basta con demostrar que estuvieron en Auschwitz. En cualquier caso, tanto la lista como la polémica llegan muy tarde para los verdugos, la mayoría de los cuales han muerto sin haber sido procesados, y sobre todo para las víctimas de uno de los periodos más negros de la historia de la humanidad, que nunca acaba de cerrarse.

domingo, 12 de marzo de 2017

SGM: Pictorial de la operación Fall WeiB

Al comienzo de la SGM, la Alemania nazi invadió Polonia: estas son imágenes de esa operación
Damian Lucjan - War History Online



Soldados alemanes retirando una puerta en un puesto de control fronterizo, calle Zoppot-Gdingen (Sopot-Gdynia) en Danzig (Gdańsk), 1 de septiembre de 1939


El 1 de septiembre, hace 78 años, el horror de la Segunda Guerra Mundial se desató en el mundo cuando el ejército alemán invadió Polonia. La Invasión de Polonia, también conocida como Campaña de Septiembre en Polonia o Fall Weiss (Caso Blanco) en Alemania, fue un ataque conjunto de la Alemania nazi, la Ciudad Libre de Danzig, la Unión Soviética y un pequeño contingente eslovaco.

Prólogo

La Segunda Guerra Mundial era inevitable; A pesar de toda la diplomacia e intentos de pacificación, era una guerra que Hitler realmente deseaba. Una semana antes de la caída de Weiss (22 de agosto de 1939), dijo:

"El objeto de la guerra es ... físicamente destruir al enemigo. Es por eso que he preparado, por el momento, sólo en el Oriente, mis formaciones de "Cabeza de Muerte" con órdenes de matar sin piedad ni misericordia a todos los hombres, mujeres y niños de ascendencia o lengua polaca. Sólo de esta manera podemos obtener el espacio vital que necesitamos ".

Al día siguiente, se firmó un acuerdo secreto entre el Tercer Reich y la URSS. El Pacto de Molotov-Ribbentrop, firmado el 23 de agosto de 1939, permaneció en vigor hasta la Operación Barbarroja.

El Ministro de Asuntos Exteriores soviético Vyacheslav Molotov firma el pacto de no agresión germano-soviético en Moscú, el 23 de agosto de 1939.

El 29 de agosto, Hitler exigió de Polonia la restauración de Danzig y el control sobre el Corredor polaco, con el fin de crear un enlace terrestre con los territorios alemanes de Prusia Oriental, lo que fue negado firmemente por el Gobierno polaco.
Durante la noche del 31 de agosto, las unidades alemanas que se presentaban como tropas polacas organizaron un incidente de Gleiwitz, un ataque de bandera falsa a la estación de radio, cerca de la ciudad fronteriza de Gleiwitz, en Alta Silesia, como parte de la Operación Himmler. El objetivo era utilizar el ataque organizado como pretexto para invadir Polonia.

Hitler llamó a la invasión la "Guerra Defensiva".

"Los alemanes en Polonia son perseguidos con un terror sangriento y son expulsados ​​de sus casas. La serie de violaciones fronterizas, insoportables para una gran potencia, demuestran que los polacos ya no están dispuestos a respetar la frontera alemana. "- Adolf Hitler

En ese momento, Europa todavía creía que la paz podría mantenerse mediante la diplomacia. Los europeos no podrían estar más equivocados. Después de la cumbre, el primer ministro británico Chamberlain regresó a Gran Bretaña donde declaró que el acuerdo de Munich significaba "paz para nuestro tiempo".


"Mis buenos amigos, por segunda vez en nuestra historia, un primer ministro británico ha regresado de Alemania trayendo la paz con honor. Creo que es la paz para nuestro tiempo. "- Neville Chamberlain

El 31 de agosto de 1939, Hitler ordenó hostilidades contra Polonia. Debido a la detención anterior, Polonia logró movilizar sólo el 70% de sus fuerzas planeadas, y muchas unidades aún se estaban formando o moviéndose a sus posiciones designadas en primera línea. En ese momento, Polonia no tenía ni idea de que estaban condenados. 17 días después la URSS también se unió a la guerra. Los Aliados no ayudaron.

El principio




Hitler observa a soldados alemanes marchando a Polonia en septiembre de 1939

Fuerzas al 31 de agosto y plan de ataque alemán.

El acorazado alemán Schleswig-Holstein bombardeó Westerplatte, Danzig, el 1 de septiembre de 1939. Ese ataque fue el primer choque entre las fuerzas polacas y alemanas durante la invasión de Polonia y por lo tanto la primera batalla del teatro europeo de la Segunda Guerra Mundial.

Gente de Varsovia en una demostración feliz bajo embajada británica justo después de la declaración británica de guerra con la Alemania nazi. La señal dice: "¡Viva Inglaterra!"

Soldados alemanes en Westerplatte después de la batalla. A veces llamado el "Verdun polaco" debido a los bombardeos pesados ​​que recibieron los polacos Durante la batalla, 209 soldados polacos resistieron durante una semana contra 3000 soldados alemanes apoyados por la Luftwaffe.

Infantería polaca marchando.

Tanques ligeros 7TP de Polonia en formación durante los primeros días de la Campaña de Septiembre de 1939.

Vehículos Panzer I, Panzer II y SdKfz. 251 alemanes en Polonia, alrededor del 3 de septiembre de 1939; El oficial de la SdKfz. 251 medio vehículo de la pista podría ser Heinz Guderian 


Tropas motorizadas alemanas que viajan en un camino fangoso en Polonia. Septiembre de 1939.

Caballería polaca en pleno galope, Batalla de Bzura, la batalla más grande de Fall Weiss.

Vista aérea de una ciudad polaca a través de la estación del artillero a bordo de un alemán He 111 bombardero. Septiembre de 1939.

Bombas aéreas alemanas a lo largo de una carretera en Polonia. Septiembre de 1939.

Ciudad de Wieluń, el primer bombardero de la ciudad durante Fall Weiss. 1 de septiembre de 1939, 4:40 a.m. Más de 1200 civiles perdieron sus vidas durante el bombardeo.

Una columna bombardeada del ejército polaco durante la Batalla del Bzura.



jueves, 9 de marzo de 2017

SGM: Frank Neubert y el primer derribo


Frank Neubert y la primera victoria aérea de la 2GM 
Escrito por Christer Bergström y Dariusz Tyminski. 

 
Encima una foto de tiempo de guerra de Frank Neubert, con el esmero personal a Wladyslaw Gnys, su primer oponnent en 2GM. Se encontraron otra vez, después de 50 años, el 31 de agosto de 1989 (foto abajo). En extremo de esta página usted puede encontrar un perfil del color de PZL P-11c de Cpt. Medwecki - primera víctima aérea en la 2GM. En el texto un broche de presión de la formación de Ju 87B de I./StG2 "Immelmann" Geschwader. 

Frank Neubert no es figura típica en mis historias de los ases, porque él es piloto de bombardero de picado. Pero él anotó la primera (?) victoria aérea en la SGM, y pienso, su biografía vale la pena conocer. 

Frank Neubert nació el 28 de septiembre de 1915 en Herrenalb/Schwarzwald. Él perteneció al "Immelmann-Geschwader" desde 1936. Participó en la invasión en Polonia - "operación Weiss Fall". En la madrugada del 1 de septiembre de 1939, su unidad de bombardero de picado comenzó a destruir la base aérea polaca en Kraków (la base estaba vacía - un día antes de que las fuerzas aéreas polacas fueran movidas a los aeródromos de reserva). Pero en las nubes Neubert y su artillero Francisco Klinger, perdieron la carga de bombas y el curso con otras dotaciones de la unidad. Pocos minutos después buscó el objetivo principal y encontró que otros Ju 87B también estaban "perdidos". Localizaron el aeródromo (vacío) de Kraków y le cayeron con sus bombas. Los bombarderos de picado estaban de retorno, cuando Neubert vio un par de P-24 aterrizados (nota: acaban de comenzar y había PZL P-11c). Notó, que uno de ellos se iba hacia el Ju 87 del Lt. Branderburg, y decidió atacar a los aviones de caza polacos. Frank Neubert disparó dos buenas series de ráfagas bien apuntadas en el avión del Cpt. Medwecki (comandante del escuadrón). El "Undécimo" cobró fuego y se estrelló en tierra. Esta vez lo mismo ocurrió con el segundo avión de caza polaco, pilotado por Sec.Lt. Wladyslaw Gnys. Después de que poco segundos Gnys tomara la posición atrás del "Stuka" de Brandeburg y abriera fuego. El avión alemán fue rescatado por una nube circunstancial. Volvieron afortunadamente todos al aeródromo principal de Nieder-Ellguth. En esta batalla Farnk Neubert anotó probablemente la primera victoria aérea en la 2GM. Eso depende del momento del ataque: algunas fuentes denunciaron que sucedió a las 5:30 de la mañana, pero la mayoría de los hechos y de las relaciones apuntaron que el momento adecuado sería sobre el 7:00 mañana. En este segundo caso el ganador del primer combate aire-aire sería el Lt. Stanislaw Skalski, después que derribó un Hs 126 de reconocimiento en solitario a las 5:32 mañana. 

 

Del 10 de mayo de 1940 al julio de 1940 Frank Neubert voló como Staffelführer del 1./St.G. 2, a partir de julio a septiembre de 1940 de Staffelkapitän 2./St.G. 2. Luego fue Gruppenkommandeur del 1./St.G. 2 entre septiembre de 1941 y enero de 1942. 

Durante la guerra de Balcanes en la primaver de 1941, Neubert se distinguió durante la lucha en el paso de Rupel (Yugoslavia). En atacar los buques de guerra británicos en el golfo de Corintios, el área alrededor de El Pireo y la bahía de Suda, el Oberleutnant Neubert´s 2./St.G. 2 hundió un buque petrolero de 4.000 toneladas, un carguero y un destructor, y dañó otros 13.000 toneladas de navíos. El 24 de junio de 1941, el Oberleutnant Neubert (que participño en más de 150 misiones del bombardero en picado) le fue concedida la cruz de Caballero. 

 

Del 18 de marzo de 1942 al 14 de octubre de 1942 él era Kommandeur del I./Sturzkampffliegerschule 1 en Wertheim. Entre el 15 de octubre de 1942 y el 10 de octubre de 1943 sirvió como Gruppenkommandeur del II./Sch.G. 1 en el frente del Este. 

El 30 de enero de 1943, Hauptmann Neubert fue herido cuando su Hs 129 B-2 (W.Nr. 0306) fue derribado en llamas por el fuego AA ruso cerca de Skurbiy. Sirvió como Gruppenkommandeur del II./SG 101 entre el 11 de octubre de 1943 y el 22 de febrero de 1945. A partir del 26 de febrero de 1945 desempeñó servicios en el estado mayor del general Schlachtflieger. Frank Neubert voló durante la guerra un total de cerca de 350 misiones, incluyendo 230 con el Ju 87. 

 
Aquí está un perfil del color del PZL P-11c de Medwecki derribado el 1 de septiembre de 1939, por Frank Neubert. Él fue la primera víctima de combate aéreo de la 2GM. El Cpt. Mieczyslaw Medwecki era comandante del regimiento del avión de caza III/2 (escuadrones agrupados 121os y 122os). 

Aces Stories (c)

viernes, 3 de marzo de 2017

SGM: La operación de engaño que inició la contienda

Disfraces, una "abuela" muerta y una radio: Gleiwitz, el engaño nazi que dio el inicio a la Segunda Guerra Mundial
Fue la excusa que necesitaba Hitler para liberar a su maquinaria militar. El insólito plan y la palabra en clave
Infobae


El genocida Adolf Hitler pasa revista de sus tropas

La diplomacia continuaba sus carriles normales. Era 1939 y Adolf Hitler prometía a Varsovia que la paz entre Alemania y Polonia estaba garantizada. Repetía en cada despacho diplomático que cualquier tipo de controversia se resolvería sin el uso de las armas.

Hitler, sin embargo, tenía otros planes secretos y macabros. Ya había iniciado su feroz persecución contra los judíos y su maquinaria había comenzado a exterminarlos. Pero aún no había extendido las fronteras de su país. Y Polonia sería el primer gran objetivo.

Durante meses, el genocida alemán había intentado desatar una guerra que diera rienda libre a sus tropas en toda Europa. Fue por eso que ideó un plan para que una simple provocación (armada) le diera la excusa perfecta para desplegar su poderío militar.


La estación y la torre de radio de Gleiwitz tomada por los alemanes para emitir un comunicado polaco. Así intentó Hitler engañar a la opinión pública internacional. Ahora, allí funciona un museo

"La tensión era cada vez más palpable, pero los ciudadanos polacos pudieron respirar tranquilos cuando, en una de sus estrategias diplomáticas –que ocultaban oscuros fines–, Hitler les hizo creer al gobierno de Varsovia que sus planes eran pacíficos", explicó Oscar Herradón, autor del libro Los espías de Hitler. El tratado entre ambos países había sido firmado en 1934, pero Hitler ya tenía en su cabeza la futura invasión.

De la misión ultrasecreta participaron algunos agentes nazis y un puñado de oficiales de las SS. Vestidos como soldados polacos cometerían un atentado: Hitler ya tenía la manera de invadir Polonia, a los ojos del mundo, "la agresora". El jefe nazi debía mostrarse dentro de la comunidad internacional como la víctima y así tener carta blanca para responder a la agresión.


El libro de Oscar Herradón que relata los secretos de los espías nazis durante la Segunda Guerra Mundial

La Operación Himmler constó de tres etapas: una a cargo del general Herbert Melhorn, de las SS y la Gestapo. El oficial dirigía a soldados alemanes vestidos como militares polacos, con quienes creó los restos de un falso campo de batalla en el que habrían atacado a una patrulla nazi. Otra de las etapas era simular una embestida contra un puesto fronterizo. La última sería "el incidente de Gleiwitz".


Soldados alemanes requisan a polacos durante la invasión de Adolf Hitler a Polonia

Ésta última fue la más importante de las etapas ideadas por Hitler. El 31 de agosto de 1939, cuando el verano todavía calentaba las calles de toda Europa, siete miembros de las SS disfrazados como soldados polacos irrumpieron y tomaron el poder de una estación de radio alemana en Gleiwitz. Emitieron una feroz proclama en la cual llamaron a la lucha contra la Alemania nazi. "Ha llegado el momento del conflicto entre alemanes y polacos, y los polacos debemos unirnos y aplastar a cualquier alemán que se resista", decía parte del comunicado emitido por la estación de radio.

Al incidente le dieron tanta verosimilitud que incluso utilizaron cadáveres vestidos de soldados alemanes para que la comunidad internacional no tuviera dudas. Los cuerpos habían sido provistos por el jefe de la Gestapo, Heinrich Müller. Su origen era siniestro: los había traído de campos de exterminio en Alemania.


Soldados de la División SS-Leibstandarte Adolf Hitler descansan en una zanja al lado de una carretera en el camino a Pabianice, durante la invasión de Polonia en 1939

La palabra en clave para iniciar los operativos llegó a oídos de Alfred Helmut Naujocks, comandante de la unidad de asalto de las SS. "La abuela ha muerto", fue lo único que escuchó del otro lado del teléfono el mediodía del 31 de agosto. Los servicios de espionaje nazis se ocuparon de fotografiar las tres etapas de la Operación Himmler. Y de distribuirlas.

Con algunas dificultades técnicas, pudieron emitir el mensaje. "¡Atención, Gleiwitz! La radio está en manos de Polonia". Hitler ya tenía la excusa perfecta para iniciar la etapa más oscura del siglo XX. Francia y el Reino Unido le declararon la guerra a Alemania: comenzaba la Segunda Guerra Mundial.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

SGM: La venganza soviética sobre Polonia

La invasión soviética de Polonia 

 
Distribución de las defensas polacas el día 1 de septiembre de 1939, fecha de inicio de la invasión alemana. La mayor parte de ellas se encontraban en la frontera alemana, lo que facilitó la invasión soviética, por la frontera oriental. 

La destrucción del ejército polaco por la Blitzkrieg alemana llevó a que Stalin pusiese en práctica el plan para tomar posesión de los territorios adjudicados en el pacto germano-soviético de Agosto de 1939. Para sorpresa del resto del mundo, las tropas soviéticas cruzaron la frontera en la madrugada del 17 de Septiembre de 1939, sobre 2 grandes frentes: el de Bielorrusia y el de Ucrania. Comenzaba así un nuevo reparto de Polonia y la expansión de la Unión Soviética hacia el oeste. 

 
Cartel de propaganda soviético justificando la invasión de Polonia 

Comienza la invasión 
El alto mando soviético comenzó a preparar la invasión de Polonia días después de la firma del pacto germano-soviético. El 3 de Septiembre, Voroshilov, comisario del pueblo para la defensa, dio orden a los distritos militares de Leningrado, Kalinin, Minsk, Kiev, Moscu y Jarkov de estar preparados. El dia 6 se decretó la movilización general y comenzaron masivas maniobras. 

 
Stalin y Voroshilov en 1935 

El dia 12, el diario Pravda publico un violento articulo denunciando la actitud polaca hacia las minorias nacionales de su pais. Al dia siguiente, todas las unidades soviéticas estaban en posicion, agrupadas en 2 grandes "frentes", el de Bielorrusia, al norte y el de Ucrania, al sur, a lo largo de los 1400km de la frontera. Cada frente sovietico estaba formado por unidades de infantería, caballeria y tanques. Los tanques tenian como misión principal romper las lineas enemigas y penetrar en el interior del país; la infantería debía seguir sus pasos y consolidar el terreno. 

 
T-26 ruso, el tanque más numeroso en la invasión de Polonia 

El embajador polaco en Moscú fue citado el dia 17 de madrugada en la Comisaría del Pueblo para Asuntos Exteriores donde recibió un duro comunicado que manifestaba la decisión soviética de invadir Polonia, ante la destrucción del estado polaco, con el argumento de proteger a los bielorrusos y ucranianos que allí vivían. 

 
Civiles bielorrusos saludando al Ejercito Rojo 

Ese mismo dia, las tropas sovieticas atravesaban la frontera. El Estado Mayor polaco, con el Mariscal Rydz-Smigly a la cabeza, sorprendido y abatido por este mazazo, cruzara la frontera con Rumania al dia siguiente, dando orden a sus unidades de no entablar combate con los sovieticos y pasar a Hungria y Rumania. El dispositivo defensivo polaco acababa de ser derrotado por el ataque aleman. Ademas, la actitud de las tropas sovieticas no dio lugar a muchas opciones. La poblacion civil penso al principio que los soviéticos venian a defenderlos de los alemanes, pero pronto fueron conscientes de su error. 

 
Soldados soviéticos cruzando la frontera con Polonia 

El Frente de Bielorrusia: la captura de Vilnius 
La ciudad de Vilnius constituia el objetivo de tres brigadas blindadas. El dia 17, los tanques T-26 de la 25° Brigada cruzaron la frontera a las cinco de la mañana. Al amanecer del 19, los vehiculos de reconocimiento penetraban en Vilnius, tras haber recorrido mas de 300km. La 6° Brigada sostuvo un violento combate con los guardias fronterizos polacos, antes de alcanzar el sector de Rakow. 

La ciudad estaba guarnecida por 8 batallones de infanteria, 1 de milicia y la 20° Bateria antitanque, Comenzaron furiosos combates, en los que los cañones Bofors de 37mm polacos lograron poner fuera de combate a un gran numero de tanques soviéticos. Pero poco a poco, los nidos de resistencia fueron sucumbiendo. A las 6 de la tarde, la superioridad numérica soviética se hizo patente y el mando polaco decreto el alto el fuego. 

El cruce del Niemen 
Fuerzas del 15° Cuerpo, tras unas escaramuzas fronterizas, tomaron, el dia 20, Sokolka. Unos 50 BT-7 de la 27° Brigada llegaron a Grodno, defendido por unos 3000 soldados polacos que habian bloqueado los puentes sobre el Rio Niemen. La escasa infanteria sovietica quedo fijada por el fuego de ametralladora y fusil y los Cocteles Molotov se hicieron sentir. Ante esta furiosa resistencia, las dotaciones de los tanques sovieticos recurrieron a una tactica que se repetiria, tristemente, a lo largo de la guerra. Capturaron a varios niños en el Instituto de la Caridad y los ataron a las torretas para hacer de escudos humanos. Mas de 300 niños de Grodno moririan en las primeras horas de la batalla. Solo al final del dia los sovieticos recibieron el necesario refuerzo de infanteria para consolidar sus posiciones. 

El día 21, la artillería de los regimientos 101° y 119° y de la 20° Brigada motorizada comenzó a batir los puntos de resistencia. Los fusileros del 119° Regimiento cruzaron el Niemen en botes y tendieron un puente de pontones para permitir el paso de los tanques. A lo largo del dia se combatió furiosamente en el barrio de Poniemun. La estación de tren fue tomada por asalto por el 101° Regimiento y sus 250 defensores fueron masacrados. Finalmente, el día 22, los soviéticos lograron el control de la población. Los polacos habían sufrido más de 550 muertos y 1600 de sus hombres fueron hechos prisioneros. 

 
Prisioneros de guerra polacos 

Tras capturar la ciudad, la 2° Brigada se dirigio a Sopockinie, donde se habian reagrupado los restos de los defensores de Grodno. Alrededor de la aldea de Sylwanowstetuvieron lugar duros combates, en los que la caballeria polaca destruyo 4 tanques BT y causo mas de 30 bajas a los sovieticos, antes de ser rodeados por los tanques en el bosque de Augustowsky y ser forzados a rendirse. 

 
Tanque BT-7 el mas rápido de los que participaron en la invasión de Polonia 

El general polaco Olszyna-Wilczynski, jefe de los defensores de Grodno, fue capturado y ejecutado en el acto con un disparo en la frente. Ambas brigadas blindadas prosiguieron su avance para llegar tres dias despues, sin encontrar resistencia digna de mencion, a Suwalki. 

 
General polaco Olszyna-Wilczynski, seria ejecutado después de su captura 

Encuentro en Brest-Litovsk 
Entre tanto, la 29° Brigada habia avanzado hasta Baranowicze, donde hizo prisioneros a 5000 soldados polacos, tomados por sorpresa. El dia 22 recibió la orden de ocupar la ciudad de Brest-Litovsk. El general Semion Krivoshein ordeno a los 242 tanques de su brigada que apresurasen la marcha para ocupar la ubicacion antes que los alemanes. 

 
Semion Krivoshein y sus oficiales 

Cerca de Brest, se encontraron con un grupo de oficiales alemanes, enviados por Guderian, con la orden de que se detuvieran. Krivoshein hizo caso omiso y penetro en la ciudad, que ya habia sido tomada por las fuerzas acorazadas alemanas. El propio Guderian habia instalado su cuartel general en el ayuntamiento, en pleno centro de la ciudad. Al atardecer, un batallon de T-26 sovieticos desfilaba junto con una compañia de Panzer II alemanes, ante los jefes Guderian y Krivoshein, al son de una marcha militar rusa. 

 
Heinz Guderian y Semion Krivoshein presenciando el desfile de sus tropas en Brest-Litovsk 

Fuente: Segunda Guerra Mundial 1939-1945 Tomo 2, la URSS contra Polonia y Finlandia 1939-1944 
Fuente Fotos: 
-http://upload.wikimedia.org/ 
-http://farm3.static.flickr.com/ 
-http://www.historyofwar.org/ 

Extraído de Die Zweite Weltkrieg

lunes, 31 de octubre de 2016

SGM: El horror en el ghetto de Lvov

El horror del gueto de Lvov en la SGM

George Winston - War History Online



La caballería soviética en un desfile en Lvov, después de la rendición de la ciudad para el Ejército Rojo durante 1939 la invasión soviética de Polonia.


El día fue el 26 de julio de 1944, cuando la ciudad polaca de Lvov fue finalmente liberado por el Ejército Rojo avanzando después de fuertes enfrentamientos con los nazis. La mayor parte de los ocupantes alemanes tampoco fueron asesinados o huyeron del ataque soviético.

La ciudad de Lvov, que también es famoso por sus siglas en alemán Lemberg, que ahora se llama Lviv y es parte de la actual Ucrania. La ciudad era conocida por su población mayoritariamente judía que superaron las 110.000 antes de la Segunda Guerra Mundial estalló en 1939. En el momento alemanes invadieron Polonia y tiene control sobre Lvóv, el número total de residentes judíos de la ciudad se había hinchado a la friolera de 220.000. Cuando el Ejército Rojo finalmente logró liberar a la ciudad en el verano de 1944, la población judía de la ciudad se había reducido a sólo unos pocos cientos.

La relación de lwow con Judios había sido un viejo asunto - se informa de que la primera persona judía se trasladó a la ciudad en el medio del siglo 13. A partir de entonces los Judios de Lvóv contribuido de manera significativa al bienestar de la población; que en su mayoría trabajaban en el comercio del vino, como los financieros y los artesanos, y algunos eran comerciantes viajeros. Muy pronto se convirtió en la ciudad una metrópolis de la cultura jasídica y Maskilic.

Durante la Primera Guerra Mundial, los residentes judíos de Lvov fueron capturados en la refriega sangrienta entre los ucranianos y los polacos. Sin embargo, cuando en 1918 la ciudad gallega quedó fusionó con la recién formada Polonia independiente, la prosperidad y la paz de los Judios de Lwow devueltos y rápidamente se convirtió en un cubo de la inteligencia política y religiosa judía.

Los asuntos sobre el borde de la Segunda Guerra Mundial eran de naturaleza diferente debido a una alianza muy fuerte entre los nazis y Stalin. Se separaron las regiones ocupadas de Polonia entre ellos, y la parte oriental incluyendo Galicia fueron a los soviéticos. Teniendo en cuenta la reputación de los nazis y su "solución final", la población judía de Occidente comenzó a migrar hacia las regiones soviéticas controlada, hinchazón de los números en la parte oriental. Sin embargo, el movimiento no resultó un una apuesta más segura, ya que Alemania declaró la guerra a la URSS y comenzó a avanzar hacia el este en 1941. Los soviéticos no eran particularmente amable hacia los Judios, que fueron forzados a migrar profundamente en la URSS de las regiones del este de Polonia. A pesar de que las condiciones de vida de estos Judios que migran no eran ni ideales, se exilió estos Judios que serían más propensos a sobrevivir a la guerra.

Antes de establecer un asentamiento aislado y barricadas de pésimas condiciones de vida conocidos como los guetos de Lvov, ocupantes nazis alentaron a sus simpatizantes de Ucrania para iniciar la limpieza de las regiones de la judía 'amenaza', como se la pusieron. Según el sitio web U.S Museo Memorial del Holocausto, en un mes de julio 1941 a más de 6.000 Judios fueron sacrificados por las tropas alemanas y ucranianos del lado de los nazis.

A continuación, se estableció el gueto de Lvov infame el 8 de noviembre en la parte norte de la ciudad, y luego todos los Judios se les dio un ultimátum para entrar en el gueto el 15 de diciembre o atenerse a las consecuencias. Famoso por romper sus promesas, las tropas alemanas asesinados decenas de Judios ancianos y enfermos que se movían hacia el gueto al cruzar el puente de la calle Peltewna.

La difícil situación de los 120.000 judíos que finalmente terminaron en gueto de Lvov no terminó con sólo mover en los guetos, ya que las condiciones de vida en los guetos eran inhumanas, por decir lo menos. Sin centro médico y la grave escasez de alimentos y agua potable mataron a muchos Judios, mientras que los sobrevivientes fueron torturados psicológicamente con la presencia de cadáveres en las calles, su descomposición olor extendiendo por todo a través del ghetto. Además de todo este infierno, las tropas alemanas llevaron a cabo tres operaciones de limpieza en el gueto de Lvov, en la que decenas de personas fueron judíos matan o fueron deportados al campo de exterminio de Belzec.

En junio de 1943, los alemanes decidieron exterminar a la ghetto en Lvov. Se encontraron con pequeños focos de resistencia de los rebeldes judíos que luchan por sus vidas, pero fueron rápidamente dominados por las tropas alemanas; un pequeño número de policías alemanes fueron asesinados por los rebeldes judíos durante el proceso de liquidación.

Cuando Lvov fue finalmente liberado por el avance del Ejército Rojo, el número total de Judios en la región se había reducido drásticamente a sólo 2.571 personas, la mayoría de los cuales estaban desnutridos y psicológicamente dañados como resultado de la prueba tuvieron que hacer frente bajo nazis. Después de la guerra, estos Judios o bien se trasladó a la recién fundada Israel o emigraron a los Estados Unidos.

martes, 13 de septiembre de 2016

Guerra Polaco-Soviética: Las acciones militares

Guerra Polaco-Soviética
Parte II

Desarrollo de la guerra 

1919 
 
Póster de propaganda soviética. El texto traducido dice: "Así es como acaban las ideas de los terratenientes." 

 
Póster de propaganda polaca mostrando la caballería polaca y un soldado bolchevique con una gorra con la estrella roja. El texto dice: "Combate al bolchevique". 

En 1918 el ejército alemán en el este comenzó a retirarse hacia el oeste. Las zonas abandonadas por las Potencias Centrales se convirtieron en lugar de conflicto entre los gobiernos locales creados por Alemania, otros gobiernos locales que surgieron tras la retirada alemana y los bolcheviques, que esperaban incorporar esas zonas a la Rusia Soviética. 
El 18 de noviembre de 1918, el Comando Supremo Soviético envió órdenes al Ejército del Oeste del Ejército Rojo para asegurar todo el territorio posible con los pocos recursos disponibles en ese frente; sin embargo, como la operación fue denominada 'Objetivo Vístula' esto causó mucha preocupación entre los polacos. 
A comienzos de 1919, la lucha comenzó casi por accidente y sin ninguna orden de los respectivos gobiernos, cuando improvisadas unidades militares polacas organizadas en Vilna (Wilno) chocaron con fuerzas de la República Socialista Soviética Lituano-Bielorrusa, cada una intentando asegurar los territorios para sus propios gobiernos. Finalmente, las fuerzas soviéticas (mejor organizadas) acabaron con la mayoría de la resistencia y empujaron a las restantes fuerzas polacas hacia el oeste. Al mismo tiempo, más y más unidades polacas de autodefensa se dispersaban a través de Bielorrusia occidental y Lituania, y una serie de escaramuzas a nivel local estallaron entre éstas y grupos pro-comunistas operantes en la zona. El recién organizado Ejército Polaco comenzó a enviar las primeras de sus unidades al este para asistir a las fuerzas de autodefensa, mientras los rusos trasladaban sus propias unidades al oeste. 
En la primavera de 1919, el Ejército Rojo estaba metido de lleno en la guerra civil, de manera que pocos efectivos fueron enviados al oeste. En febrero de 1919, el ejército polaco sumaba 110.000 hombres y en septiembre llegaba a 540.000 hombres en armas, 230.000 de ellos en el frente soviético. 
Al mismo tiempo las fuerzas polacas habían avanzado hacia el este. Para el 14 de febrero las primeras unidades organizadas polacas establecieron contacto con las unidades avanzadas del Ejército Rojo; las unidades soviéticas se retiraron sin disparar un solo tiro. Una línea fronteriza comenzó a formarse lentamente desde Lituania a través de Bielorrusia hasta Ucrania. 
El primer enfrentamiento armado serio de la guerra tuvo lugar entre el 14 y el 16 de febrero en Bielorrusia. A finales de febrero el avance soviético se había detenido. Ambos bandos estaban también combatiendo contra los ucranianos, y las revueltas estaban creciendo en los territorios de los Países Bálticos. 
A principios de marzo de 1919, unidades polacas lanzaron una ofensiva cruzando el río Niemen, tomaron Pinsk y alcanzaron las afueras de Lida. Ambos contendientes empezaron a avanzar al mismo tiempo en abril, desembocando en un aumento del número de tropas en la zona. El Ejército Rojo, incapaz de alcanzar sus objetivos y encarando poderosas ofensivas de las fuerzas Blancas, se retiró de sus posiciones y fue reorganizado. 
Las fuerzas polacas expulsaron al gobierno de la República Socialista Soviética Lituano-Bielorrusa de su capital, Vilna (Wilno), el 19 de abril. El 8 de agosto ocuparon Minsk. Para el 2 de octubre, habían alcanzado el río Daugava y asegurado la región desde el Desna hasta Daugavpils (Dyneburg). 
Hasta comienzos de 1920, la ofensiva polaca fue bastante exitosa y, al mismo tiempo, la guerra civil rusa se endurecía, lo que daba mayor ventaja todavía a los polacos. A principios del verano de 1919, el Movimiento Blanco tomó la iniciativa, y sus fuerzas avanzaron hacia Moscú. Piłsudski vio a los soviéticos menos peligrosos para Polonia que a sus contrincantes y rechazó unirse al ataque contra el gobierno de Lenin, ignorando las fuertes presiones de la Triple Entente. Al mismo tiempo Lenin ofreció a los polacos los territorios de Minsk, Zhytomyr, Khmelnytskyi, en lo que fue descrito como un "miniBrest", y el líder militar polaco Kazimierz Sosnkowski escribió que las ofertas territoriales rusas eran mucho mejores de lo que los polacos deseaban. 
Varias tentativas de negociaciones de paz fueron hechas por diversas facciones polaco-rusas, pero todas resultaron inútiles: las relaciones polaco-lituanas habían empeorado y los negociadores polacos hicieron progresos con el Gobierno provisional letón. 
El principal éxito diplomático polaco fue el acuerdo con el exiliado líder nacionalista ucraniano Symon Petlyura, un Tratado de Varsovia que fue firmado el 21 de abril de 1920. Petlyura, quien formalmente representaba al gobierno de la República del Pueblo de Ucrania, que para entonces ya había sido derrotada de facto por los soviéticos, huyó a Polonia junto con algunas fuerzas ucranianas, donde encontró asilo. Para Piłsudski, esta alianza fue un importante paso en su campaña para la legitimación de la federación Międzymorze como un esfuerzo conjunto internacional, asegurando parte de la frontera oriental polaca y allanando el camino para un Estado títere ucraniano, dominado por Polonia, entre Rusia y Polonia. Para Petlyura, esto constituyó otra oportunidad de preservar el Estado y, al menos, la independencia formal del territorio nacional ucraniano, incluso aceptando la pérdida de territorios de Ucrania Occidental en favor de Polonia. 
La alianza con Petlyura aportó 15.000 soldados aliados ucranianos al comienzo de la campaña, que sumados al reclutamiento y la deserción del lado soviético, aumentaron a 35.000 el número de soldados ucranianos aliados. 

1920 
A comienzos de 1920, las fuerzas soviéticas habían conseguido bastantes triunfos contra los ejércitos Blancos.10 El frente polaco se convirtió en su teatro de operaciones más importante y la mayoría de los recursos y fuerzas soviéticas fueron desviados hacia él. Los comandantes soviéticos de la inminente ofensiva del Ejército Rojo incluían a Mijaíl Tujachevski (nuevo comandante del frente Occidental), a León Trotsky, al futuro dictador soviético Iósif Stalin y al futuro fundador de la policía secreta Cheka, Felix Edmundovich Dzerzhinsky. El Ejército Polaco estaba compuesto de soldados que antiguamente habían servido en varios imperios particionados, apoyados por algunos voluntarios internacionales. El 20 de agosto de 1920, el ejército polaco había alcanzado un total de 737.000 hombres, contra 950.000 del lado soviético, con lo que había más o menos igualdad numérica entre ambos ejércitos. 
El Alto Mando soviético planeó una nueva ofensiva para finales de abril o mayo. Desde marzo de 1919, la inteligencia militar polaca estaba advertida de que los soviéticos se estaban preparando para una nueva ofensiva, y el Alto Mando polaco se decidió a lanzar la suya propia antes de que lo hicieran sus oponentes.11 12 El plan para la Ofensiva de Kiev era destrozar al Ejército Rojo en el flanco sur polaco e instalar un gobierno de Petlura amistoso para con los polacos en Ucrania.[11] 


La ofensiva polaca de Kiev en su máximo avance. Junio de 1920. 

Hasta abril, las fuerzas polacas habían estado avanzando lenta pero constantemente hacia el este. Para marzo, las fuerzas polacas habían establecido una cuña entre las fuerzas soviéticas del norte (Bielorrusia) y el sur (Ucrania). El 24 de abril Polonia comenzó su principal ofensiva, la Ofensiva de Kiev. Su objetivo era la creación de una Ucrania independiente11 que pudiese llegar a formar parte del proyecto de Piłsudski de una federación Międzymorze. Los 65.000 soldados polacos fueron apoyados por 15.000 ucranianos bajo el mando de Symon Petlyura, representando la República Popular Ucraniana. Sin embargo, muchos ucranianos eran tan antipolacos como antirrusos,[13] y obstaculizaron el avance polaco,[11] que muchos vieron como una nueva forma de ocupación. Aun así los ucranianos también lucharon activamente contra la invasión polaca en formaciones ucranianas del Ejército Rojo.14 Las fuerzas combinadas polaco-ucranianas entraron en una Kiev evacuada el 7 de mayo, encontrando sólo una resistencia aislada.[11] 
El empuje militar polaco fue cortado por contraataques del Ejército Rojo el 29 de mayo.3 En el norte, el I Ejército Polaco fue derrotado y obligado a retirarse, perseguido por el XV Ejército Ruso. Las fuerzas polacas intentaron tomar ventaja de los expuestos flancos de los atacantes ,pero las rodeadas fuerzas no pudieron detener el avance soviético. A finales de mayo, el frente se había establecido cerca del pequeño río Auta, y las fuerzas soviéticas comenzaron a prepararse para el siguiente empuje. 
El 24 de mayo de 1920, las fuerzas polacas en el sur entablaron combate por primera vez con el famoso I Ejército de Caballería ruso (Konarmia) de Semyon Budyonny, que rompió el frente polaco-ucraniano el 5 de junio.3 Para el 10 de junio, los ejércitos polacos se encontraban en retirada a lo largo de todo el frente. El 13 de junio, el ejército polaco, junto con las tropas ucranianas de Petlyura, abandonaban Kiev al Ejército Rojo. 


La ofensiva soviética tiene éxito. Principios de agosto de 1920. 

El comandante del III Ejército Polaco en Ucrania decidió atravesar la línea soviética hacia el noroeste. Las fuerzas polacas en Ucrania consiguieron retirarse relativamente indemnes, pero fueron incapaces de apoyar al frente norte y reforzar las defensas en el río Auta para la decisiva batalla que pronto tendría lugar allí.[15] 


Soldados polacos entran en Kiev el 7-5-1920. 

Debido a los insuficientes efectivos, el frente polaco de 322 km de largo era defendido por una delgada línea de 120.000 hombres apoyados por unas 460 piezas de artillería sin reservas estratégicas. El frente oriental polaco estaba débilmente establecido, apoyado por artillería inadecuada y casi sin fortificaciones.[15] 
El Ejército Rojo agrupó su Frente Noroeste, liderado por el joven general Tujachevski, contra la línea polaca. Disponía de más de 108.000 soldados de infantería y 11.000 de caballería, apoyados por 722 piezas de artillería y 2.913 ametralladoras. Los rusos aventajaban a los polacos en algunos puntos cruciales en proporciones de hasta 4 contra 1.[15] 
Mijaíl Tujachevski lanzó su ofensiva el 4 de julio, a lo largo del eje Smolensk-Brest-Litovsk, cruzando los ríos Auta y Berezina.3 El 3° Cuerpo de Caballería situado al norte y al mando de Gayk Bzhishkyan (Gay Dmitrievich Gay, Gaj-Chan) cercó a las fuerzas polacas desde el norte, moviéndose cerca de la frontera lituana y prusiana. Los Ejércitos IV, XV y III avanzaron decididamente hacia el oeste, apoyados desde el sur por el XVI ejército y el Grupo Mozyrska. Por tres días el resultado de la batalla pendió de una balanza, pero la superioridad numérica rusa probó ser decisiva y para el 7 de julio las fuerzas polacas estaban en completa retirada a lo largo de todo el frente. No obstante, el plan de Tujachevski de romper el frente y empujar a los defensores hasta los pantanos de Pinsk fracasó.[15] 
La resistencia polaca se formó de nuevo en base a una línea de "trincheras alemanas", una sólida línea de fortificaciones de campaña de la Primera Guerra Mundial, que presentaba una oportunidad de frenar la ofensiva rusa. Sin embargo, las tropas polacas eran numéricamente insuficientes. Las fuerzas soviéticas eligieron una parte débilmente defendida del frente y penetraron por ella. A principios de julio, les resultaba evidente a los polacos que los objetivos rusos no se limitaban a empujar la frontera al oeste. La independencia de Polonia estaba en juego.[16] 
Las fuerzas rusas avanzaron a la destacable velocidad de 30 km al día. Tras cruzar el río Narew el 2 de agosto, el Frente Noroeste ruso estaba sólo a unos 100 km de Varsovia.3 La fortaleza de Brest-Litovsk, que iba a ser el cuartel general de la planeada contraofensiva polaca, cayó en manos del XVI Ejército al primer ataque. El Frente Suroeste ruso había desalojado a las fuerzas polacas de Ucrania y se acercaba a Zamość y Leópolis, la mayor ciudad del sureste de Polonia y un importante centro industrial, defendida por el VI Ejército polaco. El camino a la capital polaca parecía abierto. Leópolis fue pronto asediada, y cinco ejércitos rusos se aproximaban a Varsovia. Mientras tanto, los políticos polacos clamaban por asegurar una paz con Moscú bajo cualquier condición, pero los soviéticos rehusaron.[17] 
Por otro lado, las fuerzas polacas en Galicia cerca de Leópolis lanzaron con éxito una contraofensiva para retrasar a los soviéticos, que permitió detener la retirada de las fuerzas polacas del frente sur. Sin embargo, la preocupante situación cerca de Varsovia evitó que los polacos continuaran su contraofensiva en el sur y avanzasen al este. Tras la captura soviética de Brest, la ofensiva polaca en el sur fue detenida, y todas las fuerzas disponibles fueron desplazadas al norte para tomar parte en la inminente batalla por Varsovia. 
Con la situación volviéndose contra Polonia, el poder político de Piłsudski se debilitó, mientras que crecía el de sus oponentes, incluyendo el de Roman Dmowski. En la escena política polaca había comenzado a cundir el pánico, con el gobierno de Leopold Skulski dimitiendo a principios de junio. 
Mientras, la confianza de los líderes soviéticos aumentaba.18 Por orden del Partido Comunista Soviético, un gobierno títere polaco, el Comité Revolucionario Polaco Provisional (en polaco: Tymczasowy Komitet Rewolucyjny Polski, TKRP), se había formado el 28 de julio en Białystok para organizar la administración de los territorios polacos capturados por el Ejército Rojo.11 El TKRPP tenía muy poco apoyo de la población polaca y reclutaba sus apoyos mayormente entre los judíos.13 Adicionalmente, las intrigas políticas entre los comandantes soviéticos crecieron de cara a su inminente victoria. Finalmente la falta de cooperación entre los comandantes de alto mando les saldría caro en la decisiva batalla de Varsovia. 


El general Józef Haller (tocando la bandera) y su Ejército Azul. 

La opinión pública occidental era fuertemente prosoviética. El Primer Ministro británico presionó a Polonia para firmar la paz en los términos soviéticos y rehusó dar ninguna ayuda a Polonia que pudiese favorecer a los Blancos en la guerra civil rusa. El 11 de julio de 1920, el gobierno de Gran Bretaña envió un ultimátum de facto a los soviéticos.19 Se les instaba al cese de hostilidades con Polonia y el Ejército Blanco Ruso (el Ejército Blanco en Rusia Meridional liderado por el Barón Wrangel) y a aceptar lo que más tarde sería llamada la línea Curzon como frontera temporal con Polonia, hasta que una frontera permanente pudiese ser establecida mediante negociaciones.11 En caso de rechazo soviético, los británicos amenazaban con ayudar a Polonia de todas las formas posibles, las cuales, en realidad, estaban limitadas por la situación política interna del Reino Unido. El 17 de julio, los soviéticos rehusaron11 e hicieron una contraoferta para negociar un tratado de paz directamente con Polonia. Los británicos respondieron amenazando con cortar las negociaciones comerciales si los soviéticos lanzaban más ofensivas contra Polonia, pero sus amenazas fueron ignoradas. El 6 de agosto de 1920, el Partido Laborista británico publicó un panfleto afirmando que los trabajadores británicos nunca tomarían parte en la guerra como aliados de Polonia, y los sindicatos bloquearon los suministros a la fuerza expedicionaria británica que ayudaba a los Rusos Blancos en Arcángel. 
La postura de Lituania era mayormente antipolaca, y el país se había unido al bando soviético en julio de 1919. La decisión fue dictada por el deseo de incorporar la ciudad de Vilna (en lituano, Vilnius) y las áreas cercanas en Lituania y, en menor grado, por la presión diplomática soviética, soportada por la amenaza del Ejército Rojo estacionado en las fronteras lituanas.[15] 


Defensas polacas en Miłosna, cerca de Varsovia, 1920. 

Los aliados de Polonia eran escasos. Francia envió 400 consejeros militares para apoyar a Polonia en 1919, mayormente oficiales franceses, aunque también incluía unos pocos consejeros británicos al mando del teniente general Sir Adrian Carton De Wiart. El esfuerzo francés era vital para mejorar la organización y logística del Ejército Polaco, el cual, hasta 1919, había usado diversos manuales, estructuras organizativas y equipamiento tomado sobre todo de los ejércitos de los antiguos particionistas de Polonia. Adicionalmente a los consejeros, Francia también facilitó el tránsito a Polonia desde Francia del "Ejército Azul" en 1919: tropas mayoritariamente de origen polaco, junto a algunos voluntarios internacionales, antiguamente bajo mando francés en la Primera Guerra Mundial. Hungría se ofreció a enviar un cuerpo de caballería de 30.000 hombres como ayuda a Polonia, pero el gobierno checoeslovaco se negó a permitirles el paso; algunos trenes con suministros militares de Hungría llegaron, sin embargo, a Polonia. 
A mediados de 1920, la misión aliada aumentó con algunos consejeros (convirtiéndose en la Misión Interaliada a Polonia). Los nuevos miembros de la misión sirvieron de poco; de hecho, la crucial Batalla de Varsovia se luchó y ganó por la parte polaca antes de que la misión pudiese retornar y hacer su informe. Sin embargo, durante muchos años persistió el mito de que fue la oportuna llegada de las fuerzas aliadas las que salvaron a Polonia, un mito en el que Weygand ocupaba el papel central.11 20 No obstante, la cooperación polaco-francesa continuó. Finalmente, el 21 de febrero de 1921, Francia y Polonia formaron una alianza militar formal,21 que llegaría a ser un factor importante durante las subsiguientes negociaciones sovietico-polacas. 


Soldados polacos mostrando banderas de guerra soviéticas capturadas tras la Batalla de Varsovia. 

El 10 de agosto de 1920, las unidades cosacas rusas cruzaron el río Vístula, planeando tomar Varsovia desde el oeste, mientras el ataque principal venía del este. El 13 de agosto, un primer ataque ruso fue rechazado. El I Ejército polaco resistió un asalto sobre Varsovia a la vez que detenía el asalto a Radzymin.3 
El comandante en jefe soviético, Mijaíl Tujachevski, estaba seguro de que todo estaba yendo de acuerdo a su plan. Sin embargo, la inteligencia militar polaca había descifrado los mensajes de radio del Ejército Rojo,22 23 24 y Tujachevski estaba yendo directamente hacia una trampa tendida por Piłsudski y su jefe de Estado Mayor Tadeusz Rozwadowski.11 El avance ruso a través del Vístula en el norte se estaba moviendo entre un vacío operacional, al no haber fuerzas polacas de consideración en el área, mientras que, por otra parte, al sur de Varsovia, donde el destino de la guerra se estaba decidiendo, Tujachevski había dejado sólo fuerzas simbólicas para guarnecer el vínculo vital entre los frentes rusos noroeste y suroeste. Otro factor que influyó en el resultado de la guerra fue la neutralización efectiva del I Ejército de caballería de Budionny, en las batallas alrededor de Lviv. El alto mando soviético, ante la insistencia de Tujachevski, había ordenado al I Ejército de caballería avanzar al norte hacia Varsovia y Lublín, pero Budionny desobedeció la orden debido a diferencias entre Tujachevski y Yegorov, comandante del frente sudoeste. Además, los juegos políticos de Iósif Stalin, comisario político jefe del frente sudoeste, influyeron en la desobediencia de Yegorov y Budionny.25 Stalin, buscando un triunfo personal, se concentró en capturar Leópolis —lejos al sudeste de Varsovia— que estaba siendo sitiada por fuerzas soviéticas, pero que aún resistía sus asaltos.15 
El V Ejército polaco contraatacó el 14 de agosto desde el área de la fortaleza de Modlin, cruzando el río Wkra. Se enfrentó a las fuerzas combinadas de los numérica y materialmente superiores III y XV Ejércitos soviéticos. En un día, el avance soviético hacia Varsovia y Modlin había sido frenado y pronto se convirtió en una retirada. El V Ejército polaco empujó a las exhaustas formaciones soviéticas lejos de Varsovia en una operación relámpago. Las fuerzas polacas avanzaron a una velocidad de 30 km diarios, destruyendo cualquier esperanza soviética de completar su maniobra envolvente en el norte. Para el 16 de agosto, la contraofensiva polaca se había completado con la unión del "Ejército de Reserva" del mariscal Piłsudski. Ejecutando su plan, la fuerza polaca que avanzaba desde el sur, encontró un hueco en el frente ruso y explotó la debilidad del "Grupo Mozyr" soviético, que se suponía debía proteger el frágil vínculo entre los frentes soviéticos. Los polacos continuaron su ofensiva hacia el norte con dos ejércitos persiguiendo y destruyendo al sorprendido enemigo. Alcanzaron la retaguardia de las fuerzas de Tujachevski, la mayoría de las cuales estaban cercadas para el 18 de agosto. Sólo ese mismo día Tujachevski, en su cuartel general en Minsk 480 km al este de Varsovia, se dio cuenta de las proporciones de la derrota soviética y ordenó a los restos de sus fuerzas retirarse y reagruparse. Esperaba reforzar su línea de frente, frenando el ataque polaco y recuperando la iniciativa, pero sus órdenes llegaban demasiado tarde o simplemente no llegaban.15 
Los ejércitos soviéticos en el centro del frente se precipitaron en el caos. Tujachevski ordenó una retirada general hacia el río Bug, pero para entonces había perdido contacto con la mayor parte de sus fuerzas cerca de Varsovia, y todos los planes soviéticos se habían ido a pique debido a fallos de comunicación.[15] 
Los ejércitos soviéticos se retiraron en una completa desorganización; divisiones enteras presas del pánico y desintegrándose. La derrota del Ejército Rojo fue tan grande e inesperada que, a instigación de los detractores de Piłsudski, la Batalla de Varsovia es a menudo referida como el "Milagro en el Vístula". Por otra parte, investigaciones actuales en Polonia han concluido que el "Milagro en el Vístula" fue causado por una gran red de espías polacos en el Ejército Rojo, que permitieron a Piłsudski saber de todos los movimientos del Ejército Rojo, mientras que los soviéticos quedaban en una profunda oscuridad informativa. 
El avance del I Ejército de Caballería de Budyonnyhacia Leópolis fue detenido, primero en la batalla de Brody (29 de julio - 2 de agosto),[3] y posteriormente el 17 de agosto en la Batalla de Zadwórze. Moviéndose a través de zonas débilmente defendidas, la caballería de Budyonny alcanzó la ciudad de Zamość el 29 de agosto e intentó tomarla en la batalla de Zamość;[3] sin embargo, pronto se vio frente a un incesante número de unidades polacas desviadas de la exitosa contraofensiva de Varsovia. El 31 de agosto, la caballería de Budyonny finalmente levantó su sitio a Leópolis e intentó acudir en ayuda de las fuerzas rusas en retirada de Varsovia. Los soviéticos fueron interceptados y aniquilados por la caballería polaca en la Batalla de Komarów cerca de Zamość. Aunque el ejército de Budionny consiguió evitar el cerco, sufrió fuertes bajas y su moral se hundió.[3] Los restos del I Ejército de Caballería de Budionny se retiraron hacia Volodymyr-Volynskyi el 6 de septiembre3 y fueron derrotados poco después en la Batalla de Hrubieszów. 
Tujachevski consiguió reorganizar sus fuerzas en retirada hacia el este y en septiembre estableció una nueva línea defensiva desde la frontera polaco-lituana en el norte al área de Polesie, con su punto central en la ciudad de Grodno en Bielorrusia. Para romper su frente, el ejército polaco tuvo que librar la Batalla del Río Niemen. Fuerzas polacas cruzaron el Niemen y flanquearon a las fuerzas soviéticas, que fueron forzadas a retirarse de nuevo.[3] Las tropas polacas continuaron avanzando hacia el este en todos los frentes,3 repitiendo sus éxitos del año anterior. Después de la Batalla del Río Szczara de principios de octubre, el ejército polaco alcanzó la línea Ternopil-Dubno-Minsk-Drisa. 


Trinchera de la Batalla del Río Niemen. 

En el sur, las fuerzas ucranianas de Petlyura derrotaron al XIV Ejército soviético y el 18 de septiembre tomaron posesión de la orilla izquierda del río Zbruch. Durante el siguiente mes se movieron hacia el este a la línea Yaruha en el Dniéster-Sharharod-Bar-Lityn.[26] 
Inmediatamente después de la batalla de Varsovia, los soviéticos solicitaron una paz y los polacos, exhaustos, estaban favorables a negociar. Los soviéticos hicieron dos ofertas: una el 21 y otra el 28 de septiembre. La delegación polaca hizo una contraoferta el 2 de octubre. El día 5, los soviéticos propusieron correcciones a la oferta polaca, que Polonia aceptó. El armisticio entre Polonia, por una parte, y la Ucrania soviética y la Rusia soviética, por otra, fue firmado el 12 de octubre y se hizo efectivo el 18 del mismo mes.3 A continuación siguieron unas largas negociaciones para un tratado de paz. 
Mientras tanto, las fuerzas ucranianas de Petlyura planeaban una ofensiva dentro de Ucrania para el 11 de noviembre, pero fueron atacadas por los soviéticos el día anterior. El 21 de noviembre, después de varios combates, fueron expulsados a territorio controlado por los polacos.[26]
 


Resultados 

Según el historiador británico A.J.P. Taylor, la Guerra Polaco-Soviética 

«determinó en gran medida el curso de la historia europea durante los próximos veinte años o más. […] Indeclarada y casi inconscientemente, los líderes soviéticos abandonaron la causa de la revolución internacional.» Pasarían veinte años antes de que los rusos enviasen sus ejércitos al extranjero para «hacer la revolución».[13] [27]
 Según el sociólogo americano Alexander Gella
«la victoria polaca había ganado veinte años de independencia no sólo para Polonia, sino también para una gran parte de la Europa central».[28] 
Después de las negociaciones de paz, Polonia no conservó todos los territorios que había llegado a controlar al finalizar las hostilidades. A causa de sus pérdidas durante y después de la batalla de Varsovia, los soviéticos ofrecieron a los polacos la concesión pacífica de grandes territorios en las áreas fronterizas disputadas, quedando la frontera entre la Rusia Imperial y la Mancomunidad de Polonia-Lituania muy similar a como era antes de la primera partición de 1772.[29] Los polacos habían agotado sus recursos, y la opinión pública se oponía a la prolongación de la guerra.[11] Por su parte, el gobierno también estaba presionado por la Sociedad de Naciones, y las negociaciones eran controladas por los Demócratas Nacionales de Dmowski. Piłsudski pudo haber controlado el ámbito militar, pero el Parlamento (Sejm) estaba controlado por Dmowski, y las negociaciones de paz fueron de naturaleza política. A los Demócratas Nacionales, como Stanisław Grabski,[29] quien anteriormente había renunciado a su trabajo en protesta por la alianza polaco-ucraniana,[30] y ahora tenía mucha influencia sobre los negociadores polacos, les importaba poco el Międzymorze de Piłsudski. Esta situación de postguerra dio un golpe mortal al sueño de Piłsudski de revivir la multicultural Mancomunidad de Polonia-Lituania en forma de la Międzymorze.[11] 
Los Demócratas Nacionales a cargo del Estado[31] también tenían ciertas preocupaciones sobre el destino de los ucranianos, y poco les importaba que su oponente político, Piłsudski, se sintiera obligado a los acuerdos referentes al tratado.32 Los Demócratas Nacionales sólo deseaban aquellos territorios que consideraban «ética o históricamente polacos» o posibles de polonizar.[33] Por ello, y a pesar de la aplastante derrota del Ejército Rojo en Varsovia y la buena voluntad del principal negociador ruso Adolf Joffe para conceder casi todo el territorio en disputa,[29] la ideología de los Demócratas Nacionales les permitió a los soviéticos recuperar ciertos territorios.[29] La Paz de Riga fue firmada el 18 de marzo de 1921,[3] dividiendo los territorios disputados en Bielorrusia y Ucrania entre Polonia y Rusia.[34] El tratado, que Piłsudski llamó un acto de cobardía,[32] y por el cual se disculpó con los ucranianos,[11] violaba los términos de la alianza militar entre Polonia y Ucrania, que explícitamente prohibía una paz por separado.[35] Los aliados ucranianos de Polonia se vieron súbitamente internados por las autoridades polacas.34 El internamiento empeoró las relaciones entre Polonia y su minoría ucraniana: aquellos que apoyaban a Petlyura sintieron que Ucrania había sido traicionada por su aliado polaco, un sentimiento que se hizo más fuerte a causa de las políticas de asimilación de la Polonia nacionalista de entreguerras frente a sus minorías. En gran parte, esto inspiró las tensiones cada vez mayores y la violencia (Masacre en Volinia) contra polacos en las décadas de 1930 y 1940. [36] 


Tumbas de soldados polacos caídos en la batalla de Varsovia, cementerio de Powązki, Varsovia. 

La guerra y sus consecuencias dieron origen a otras controversias sobre temas como la situación de los prisioneros de guerra,[37][38] el tratamiento de la población civil[39][40][41] y el comportamiento de algunos comandantes, como Stanisław Bułak-Bałachowicz 42 o Vadim Yákovlev.[43] La victoria militar polaca en el otoño de 1920 permitió a Polonia capturar la región de Vilna, donde se formó un comité de gobierno de Lituania Central dominado por polacos (Komisja Rządząca Litwy Środkowej). Se condujo un plebiscito, y el Sejm de Vilna votó, el 20 de febrero de 1922, a favor de la incorporación a Polonia. Esto empeoró las relaciones polaco-lituanas en las décadas por venir.[44] 
La estrategia militar en la Guerra Polaco-Soviética influenció a Charles de Gaulle, quien en ese entonces era un instructor del ejército polaco, que había luchado en varias de las batallas. Él y Władysław Sikorski fueron los únicos oficiales militares que, basándose en la experiencia adquirida en esta guerra, pudieron predecir correctamente cómo se lucharía en la próxima. Aunque fallaron en el período de entreguerras en convencer a sus respectivos ejércitos de aprender esas lecciones, en la Segunda Guerra Mundial se levantaron tempranamente para comandar sus fuerzas armadas en el exilio. La Guerra Polaco-Soviética también influenció la doctrina militar polaca, que por los siguientes 20 años pondría énfasis en la movilidad de unidades élite de caballería.[11] 
Hasta 1989, mientras los comunistas mantuvieron el poder en la República Popular de Polonia, la Guerra Polaco-Soviética fue omitida o minimizada en los libros de historia polacos y de otros países del bloque soviético, o fue presentada como intervención extranjera durante la Guerra Civil Rusa para encajar con la ideología comunista.[45] 

Referencias 

1. Nombre propuesto por Józef Piłsudski, para la federación formada por los países de Polonia, Lituania, Bielorrusia y Ucrania
2. a b Ver por ejemplo Russo-Polish War en la Enciclopedia Británica
…military conflict between Soviet Russia and Poland, which sought to seize Ukraine… Although there had been hostilities between the two countries during 1919, the conflict began when the Polish head of state Józef Pilsudski formed an alliance with the Ukrainian nationalist leader Symon Petlura (April 21, 1920) and their combined forces began to overrun Ukraine, occupying Kiev on May 7.
3. a b c d e f g h i j k l m n ñ (en polaco) Wojna polsko-bolszewicka. Entrada en la Internetowa encyklopedia PWN. Ultimo acceso el 27 de octubre de 2006.
4. Por ejemplo:
1) Cisek, Janusz (1990). Sąsiedzi wobec wojny 1920 roku. Wybór dokumentów. (Neighbours Attitude Towards the War of 1920. A collection of documents. - English summary). London: Polish Cultural Foundation Ltd. 0-85065-212-X.
2) Szczepanski, Janusz (1995). Wojna 1920 roku na Mazowszu i Podlasiu (War of 1920 in Mazowsze and Podlasie). Desconocido: Wyższa Szkoła Humanistyczna. 8386643307.
3) Sikorski, Władysław (1991). Nad Wisłą i Wkrą. Studium do polsko - radzieckiej wojny 1920 roku, (At the Vistula and the Wkra [Rivers]: a Contribution to the Study of the Polish-Soviet War of 1920). Warsaw: Agencja Omnipress. 83-85028-15-3.
5. a b c d e Davies, Norman (1972). White Eagle, Red Star: the Polish-Soviet War, 1919–20. New York: St. Martin's Press, inc.. 0-7126-0694-7.
6. Thomas Grant Fraser, Seamus Dunn, Otto von Habsburg, Europe and Ethnicity: the First World War and contemporary ethnic conflict, Routledge, 1996, ISBN 0-415-11995-2, Google Print, p.2
7. Mittel - europa; Mitad o centro de Europa, incluye los países de Alemania, Austria, Suiza, Liechtenstein, Polonia, República Checa, Eslovaquia y Eslovenia
8. Hyde-Price, Adrian. Manchester University Press. ed. Germany and European Order. Manchester, England. pp. 75. ISBN 0-7190-5428-1.
9. Lincoln, Red Victory: a History of the Russian Civil War.
10. Parker, David. W. W. Norton & Company. ed. The Tragedy of Great Power Politics. pp. 194. ISBN 0-393-02025-8.
11. a b c d e f g h i j k l m n THE REBIRTH OF POLAND. University of Kansas, lecture notes by professor Anna M. Cienciala, 2004. Last accessed on 2 June 2006.
12. Davies, Norman. «http://books.google.com/books?vid=ISBN0231128193&id=EBpghdZeIwAC&pg=PA292&lpg=PA292&dq=Red+Army+700000+1920&sig=rNCo_p1U8PTiLAkJg9fL4vSMk7w». En Columbia University Press. God's Playground. Vol. 2: 1795 to the Present. pp. 292. ISBN 0-231-12819-3.
13. a b c Suny, Ronald Grigor. Oxford University Press. ed. The Soviet Experiment: Russia, the USSR, and the Successor States. pp. 106. ISBN 0-19-508105-6.
14. Abbot, Peter (2004). «Ukrainian Soviet Socialist Republic, 1917-21». Ukrainian Armies 1914-55. : Osprey. 1-84176-668-2.
15. a b c d e f g h Lawrynowicz, Witold (2005). «Battle Of Warsaw 1920». Consultado el 5 de noviembre de 2006.
16. Jerzy Lukowski, Hubert Zawadzki, A Concise History of Poland, Cambridge University Press, ISBN 0-521-55917-0, Google Print, p.203
17. Oleksa Pidlutskyi, Postati XX stolittia, (Figures of the 20th century), Kiev, 2004, ISBN 966-8290-01-1, Chapter "Józef Piłsudski: The Chief who Created Himself a State" reprinted in Zerkalo Nedeli (the Mirror Weekly), Kiev, February 3–9, 2001, in Russian and in Ukrainian.
18. En una reunión a puerta cerrada del Noveno Congreso del Partido Comunista Ruso el 22 de septiembre de 1920 Lenin dijo:
Afrontemos la cuestión: si [...] aprovechamos la ventaja del entusiasmo en nuestro ejército y la ventaja de que gozamos al sovietizar Polonia... la guerra defensiva contra el imperialismo habrá acabado, la habremos ganado... Podríamos y deberíamos tomar ventaja de la situación militar para comenzar una guerra ofensiva... deberíamos presionar con las bayonetas para ver si la revolución socialista del proletariado no ha madurado en Polonia... que en algún lugar cerca de Varsovia yace no [solo] el centro del gobierno burgués polaco y la república del capital, sino también el centro de todo el sistema contemporáneo del imperialismo internacional, y que las circunstancias nos permiten agitar ese sistema, y conducir políticas no sólo en Polonia, sino en Alemania e Inglaterra. De este modo, en Alemania e Inglaterra creamos una zona completamente nueva de revolución proletaria contra el imperialismo global... Con la destrucción del ejército polaco estamos destruyendo el Tratado de Versalles en el que está basado hoy en día todo el sistema de relaciones internacionales... Si Polonia se convierte en soviética... el Tratado de Versalles... y con él todo el sistema internacional emergente de las victorias sobre Alemania, podría ser destruido.

Traducción al español de la cita inglesa de Richard Pipes, RUSSIA UNDER THE BOLSHEVIK REGIME, Nueva york, 1993, páginas 181-182, con algunas modificaciones de estilo en el párrafo 3, línea 3, por A. M. Cienciala. Este documento fue inicialmente publicado en un periódico histórico ruso, Istoricheskii Arkhiv, vol. I, no. 1., Moscú, 1992 y es citado a través de THE REBIRTH OF POLAND. University of Kansas, lecture notes by professor Anna M. Cienciala, 2004. Last accessed on 2 June 2006.
19. The Military History of the Soviet Union, Palgrave, 2002, ISBN 0-312-29398-4, Google Print, p.41
20. (en polaco)Janusz Szczepański, KONTROWERSJE WOKÓŁ BITWY WARSZAWSKIEJ 1920 ROKU (Controversias alrededor de la Batalla de Varsovia en 1920). Mówią Wieki, versión online.
21. Grosek, Edward. XLIBRIS CORP. ed. The Secret Treaties of History. pp. 170. ISBN 1-4134-6745-8.
22. (en polaco) Ścieżyński, Mieczysław (1928). Radjotelegrafja jako źrodło wiadomości o nieprzyjacielu (La radiotelegrafía como una fuente de Inteligencia sobre el enemigo). Przemyśl: Printing and Binding Establishment of (Military) Corps District No. X HQ.
23. (en polaco) Paweł Wroński, "Sensacyjne odkrycie: Nie było cudu nad Wisłą" ("Un remarcable descubrimiento: No hubo milagro en el Vístula), Gazeta Wyborcza, online.
24. Jan Bury, POLISH CODEBREAKING DURING THE RUSSO-POLISH WAR OF 1919-1920, online
25. Ulam, Adam Bruno. Beacon Press. ed. Stalin: The Man and His Era. pp. 189. ISBN 0-8070-7005-X.
26. a b Kubijovic, V. (1963). Ukraine: A Consice Encyclopedia. Toronto: University of Toronto Press.
27. Davies, Norman, White Eagle, Red Star: the Polish-Soviet War, 1919–20, Pimlico, 2003, ISBN 0-7126-0694-7. (First edition: New York, St. Martin's Press, inc., 1972.)Page ix.
28. Aleksander Gella, Development of Class Structure in Eastern Europe: Poland and Her Southern Neighbors, SUNY Press, 1988, ISBN 0-88706-833-2, Google Print, p. 23
29. a b c d Norman Davies, God's Playground. Vol. 2: 1795 to the Present. Columbia University Press, 1982. ISBN 0-231-05352-5. Google Print, p.504
30. Timothy Snyder, The Reconstruction of Nations: Poland, Ukraine, Lithuania, Belarus, 1569-1999, Yale University Press, ISBN 0-300-10586-XGoogle Books, p.139
31. "The newly found Polish state cared much more about the expansion of its borders to the east and south-east ("between the seas") that about helping the agonizing [Ukrainian] state of which Petlura was a de-facto dictator. ("A Belated Idealist." Zerkalo Nedeli (Mirror Weekly), May 22-28, 2004. Available online in Russian and in Ukrainian.)
Piłsudski is quoted to have said: "After the Polish independence we will see about Poland's size". (ibid)
32. a b Norman Davies, God's Playground. Vol. 2: 1795 to the Present. Columbia University Press, 1982. ISBN 0-231-05352-5. Google Print, p. 399)
33. Manfred F. Boemeke, Gerald D. Feldman, Elisabeth Glaser, The Treaty of Versailles: A Reassessment After 75 Years, Cambridge University Press, 1998, ISBN 0-521-62132-1, Google Print, p.314
34. a b Snyder, op cit, Google Print, p. 140
35. "Although the [UNR] was unable to contribute real strength to the Polish offensive, it could offer a certain camouflage for the naked aggression involved. Warsaw had no difficulty in convincing the powerless Petlura to sign a treaty of alliance. In it he abandoned his claim of all territories [...] demanded by Pilsudki. In exchange the Poles recognized the sovereignty of the UNR on all territories which it claimed, including those within the Polish frontiers of 1772 - in other words, much of the area Poland demanded from Soviet Russia. Petlura also pledged not to conclude any international agreements against Poland and guaranteed full cultural rights to the Polish residents in Ukraine. Supplementary military and economic agreements subordinated the Ukrainian army and economy to the control of Warsaw."
Richard K Debo, Survival and Consolidation: The Foreign Policy of Soviet Russia, 1918-1921, pp. 210-211, McGill-Queen's Press, 1992, ISBN 0-7735-0828-7.
36. Snyder, op cit, Google Books, p.144
37. (en polaco) Karpus, Zbigniew, Jeńcy i internowani rosyjscy i ukraińscy na terenie Polski w latach 1918-1924 (Russian and Ukrainian Prisoners of War and Internees in Poland, 1918-1924), Toruń 1997, ISBN 83-7174-020-4. Polish table of contents online. English translation available: Russian and Ukrainian Prisoners of War and Internees in Poland, 1918-1924, Wydawn. Adam Marszałek, 2001, ISBN 83-7174-956-2;
38. (en polaco) Karpus, Zbigniew, Alexandrowicz Stanisław, Waldemar Rezmer, Zwycięzcy za drutami. Jeńcy polscy w niewoli (1919-1922). Dokumenty i materiały (Victors Behind Barbed Wire: Polish Prisoners of War, 1919-1922: Documents and materials), Toruń, Wydawnictwo Uniwersytetu Mikołaja Kopernika w Toruniu, 1995, ISBN 83-231-0627-4.
39. Мельтюхов, Михаил Иванович (Mikhail Meltyukhov) (2001). Советско-польские войны. Военно-политическое противостояние 1918—1939 гг. (Soviet-Polish Wars. Political and Military standoff of 1918-1939). Moscow: Вече (Veche). ISBN 5-699-07637-9. (in Russian).
40. ‘Having burst through the front, Budyonny's cavalry would devastate the enemy's rear - burning, killing and looting as they went. These Red cavalrymen inspired an almost numbing sense of fear in their opponents [...] the very names Budyonny and Cossack terrified the Ukrainian population, and they moved into a state of nuetrality or even hostility toward Petliura and the Poles..."’
from Richard Watt, 1979. Bitter Glory: Poland and its fate 1918-1939. New York: Simon & Shuster. ISBN 0-671-22625-8
41. Courtois, Stephane; Werth, Nicolas; Panne, Jean-Louis; Paczkowki, Andrzej; Bartosek, Karel; Margolin, Jean-Louis (1999). The Black Book of Communism. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press. ISBN 0-674-07608-7
42. (en ruso) Станислав Никодимович Булак-Балахович at modern Russian pro-White movement All-Russian military Union site.
43. Rumor of atrocities. I walk into town. Indescribable terror and despair. They tell me all about it. Privately, indoors, they’re afraid the Poles may come back. Captain Yakovev’s Cossacks were here yesterday. A pogrom. The family of David Zyz, in people’s homes, a naked, barely breathing prophet of an old man, and old woman butchered, a child with fingers chopped off, many people still breathing, stench of blood, everything turned upside down, chaos, a mother sitting over her sobered son, an old woman lying twisted up like a pretzel, four people in one hovel, filth, blood under a black beard, just lying there in their blood.
Isaac Babel, 1920 Diary, p. 84, Yale, 2002, ISBN 0-300-09313-6
44. Erik Goldstein, Wars and Peace Treaties, Routledge, 1992, ISBN 0-415-07822-9, Google Print, p.51
45. Marc Ferro, The Use and Abuse of History: Or How the Past Is Taught to Children, Routledge, 2004, ISBN 0-415-28592-5, Google Print, p.262 


Wikipedia