Mostrando entradas con la etiqueta compensación económica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta compensación económica. Mostrar todas las entradas

martes, 31 de diciembre de 2019

USA: Las magníficas compras de Luisiana y Alaska

Luisiana y Alaska, los dos negocios más rentables de la historia

Javier Sanz — Historias de la Historia






Estos días, ha sido noticia la petrolera saudita Aramco, ya que ha protagonizado la mayor salida a Bolsa de la historia, ha recaudado 23.300 millones de euros en la mayor OPV de la historia y se ha convertido en la empresa con mayor valoración bursátil del mundo, con algo más de 1,5 billones de euros. Siendo unas cifras mareantes, que lo son, en mi modesta opinión creo que todavía fueron más rentables los negocios que hizo Estados Unidos con la compra de la Luisiana y de Alaska en el siglo XIX.

Respecto a Luisiana, la compra fue firmada y sellada en 1803 por los Estados Unidos y Napoleón Bonaparte por 15 millones de dólares de la época (unos 240 millones actuales). Casualmente, y gracias a esta ganga francesa, se puede decir que los Estados Unidos son ahora lo que son, ya que el recién adquirido territorio les permitió desarrollarse primero como una gran nación agrícola y ganadera, y más tarde extenderse hacia el océano Pacífico conquistando el mítico y lejano Oeste. Para ilustrar un poco la magnitud de la buena suerte estadounidense, vamos a revisar unos datos. El territorio de Luisiana abarcaba una extensión de 2.200.000 km², casi 4 veces la península Ibérica, una inmensa llanura de miles de acres de tierra fértil, llena de grandes pastizales, apta para la agricultura y la ganadería, y atravesada de norte a sur por el río Misisipi, nace en la frontera canadiense y desemboca en el golfo de México, cerca de Nueva Orleans. Si tenemos en cuenta sus dos grandes afluentes, el Misuri y el Ohio, su cuenca es una de las más largas y caudalosas del mundo, y, desde la época precolombina hasta nuestros días, una vía de comunicación esencial y un medio fundamental para el transporte de mercancías. Todas estas características la convirtieron en el corazón del futuro Estados Unidos.



Luisiana española en 1803

La derrota francesa en la Guerra de los Siete Años terminó con el Tratado de París (1763), que obligaba a Francia a ceder la parte oriental del virreinato de Nueva Francia a los ingleses (Canadá y los territorios al este del río Misisipi, excepto Nueva Orleans), y la parte occidental del virreinato a España (Luisiana española), en este caso como compensación por la pérdida de Florida que quedó en manos de los ingleses. La Francia napoleónica recobró la soberanía de la Luisiana española en el Tratado secreto de San Ildefonso de 1800 y, olvidando el compromiso de que en caso de venta España tendría el derecho de adquisición preferente, Napoleón se la vendió a los estadounidenses. Con gran visión, el presidente estadounidense de ese momento, Tomás Jefferson, envió a sus emisarios a negociar con Napoleón que, por supuesto, ya sabía que era una necedad aferrarse a un enorme territorio escasamente poblado que no podía defender y, estratégicamente, prefería vendérselo a un país amigo a que cayera en manos de Inglaterra. Los mensajeros de Jefferson tenían que sondear la situación, y se presentan ante el Primer Cónsul francés con la propuesta de comprar solamente Nueva Orleans. Sorprendentemente, lo que recibieron fue una contraoferta para llevarse toda la Luisiana francesa por $ 18 millones. Aunque los representantes estadounidenses no estaban facultados para tomar una decisión de ese calibre, tuvieron la entereza y valentía de aceptar porque, obviamente, sabían que una ganga así se presenta una sola vez en la vida. Con el correspondiente regateo y las copas, el precio quedó fijado en $ 15 millones. A pesar de que era un chollazo, Jefferson tuvo defender la decisión de sus negociadores ante la oposición que se negaba a aprobar tal desembolso. A los opositores les faltaba la visión del presidente y los negociadores: duplicaban su territorio y lo hacían sin derramar una gota de sangre.



¿Y cuánto se pagó por Alaska? El 30 de marzo de 1867 el gobierno de los Estados Unidos pagó 7,2 millones del dólares (unos 100 millones en la actualidad) al gobierno imperial de Rusia por el territorio de Alaska, una inmensidad desolada que no parecía tener mayor utilidad económica, y que hoy es el estado más extenso del país. Y si Jefferson tuvo que defender la compra de Luisiana, cuyo beneficio era más que evidente, qué decir de lo que tuvo que hacer el presidente Andrew Johnson para defender la compra de aquel inhóspito territorio de 1,5 millones de km² -los medios llegaron a publicar: «¿Para qué necesita América ese cofre de hielo y 50.000 esquimales salvajes que beben aceite de pescado para desayunar?«-. Concretamente, a su Secretario de Estado, William Seward, el personaje que estaba detrás de aquel negocio.

No habían pasado dos décadas de la compra cuando estalló la fiebre del oro en Alaska, y a mediados del siglo XX, las petroleras encontraron enormes yacimientos en el norte, que desde entonces han venido siendo explotados de manera intensiva. Alaska es mucho más que simple tierra, es un enorme depósito de recursos naturales y un importante enclave estratégico. Entonces, ¿por qué la vendieron los rusos? Pues por cuestiones económicas y estratégicas.

Por decisión del zar Pablo I, desde 1799 la Compañía Ruso-americana tenía el monopolio comercial sobre todas las posesiones rusas en América, incluida Alaska. Bajo la dirección del empresario Aleksander Baranov, la compañía estableció asentamientos, construyó fuertes y organizó un floreciente comercio marítimo basado en el carbón y el hielo extraídos en Alaska y, sobre todo, de marfil de morsa y pieles que obtenían gracias al trueque con los nativos. Cuando en 1818 Aleksander dejó la dirección por su avanzaba edad, todo cambió: primero fueron los militares los que se hicieron cargo de la compañía y, más tarde, para rematar la faena, directamente funcionarios gubernamentales que burocratizaron la gestión y aumentaron los «gastos de personal». Ni unos ni otros demostraron ser muy duchos en los negocios y lo que era una empresa enormemente rentable se convirtió en un lastre. En honor a la verdad, también influyó la caza desmedida que casi extermina las poblaciones de morsa y nutria, consiguiendo una drástica reducción de marfil y pieles para comerciar. Y como guinda del pastel, la guerra de Crimea de los años 50, en la que Rusia se enfrentó a Inglaterra, Francia y al Imperio otomano, que paralizó el comercio marítimo.

Al igual que le ocurrió a Napoleón, antes de que Alaska cayese en manos de Inglaterra, su enemigo y la gran potencia de la época, el zar Alejandro II prefirió vendérsela a los Estados Unidos, con quien mantenía relaciones cordiales… por aquel entonces. Así que, Rusia envió a Washington al barón Eduard de Stoeckl para entablar negociaciones con el secretario de Estado estadounidense William Seward.

jueves, 28 de noviembre de 2019

Bloqueo alemán a Venezuela: La actitud de Roosevelt

Ataque alemán al fuerte San Carlos y la respuesta de Teddy Roosevelt

George Winston || War History Online


Una pintura del Fuerte San Carlos en 1823. El fuerte mantuvo su diseño ochenta años después cuando se enfrentó a SMS Panther.


Maracaibo es la segunda ciudad más grande de Venezuela con una población de 1.3 millones de personas. Está situado a lo largo de la vía fluvial que va desde el lago de Maracaibo (el lago más grande de América del Sur) hasta el mar Caribe.

Maracaibo fue originalmente llamado Nuevo Nurnberg cuando fue fundado por alemanes en 1529. Fue abandonado cuando el asentamiento fue objeto de repetidos ataques por parte de tribus nativas. Los españoles llegaron en 1574 y lo reasentaron. Renombrado Maracaibo, fue objeto de repetidos ataques de bucaneros en el siglo XVII.

En 1623, los españoles construyeron una fortaleza impresionante en la isla de San Carlos para proteger la entrada al lago de Maracaibo y evitar el acceso a las tierras más allá.

En 1823, Maracaibo fue atacado por fuerzas colombianas y venezolanas que derrotaron al ejército español en la Batalla de Carabobo, que efectivamente marca el fin del poder español en América del Sur.


Mapa del lago de Maracaibo - NormanEinstein CC BY-SA 3.0

En el siglo XIX y principios del XX, los países en desarrollo aceptarían préstamos de potencias europeas. Los países que aceptaron los préstamos rara vez estaban en condiciones de pagar los préstamos debido a las continuas transferencias de poder y la inestabilidad en sus situaciones políticas.

Por lo tanto, los países europeos pudieron dictar términos duros, incluidos los altos intereses y la deducción automática del interés del principal, de modo que la cantidad de dinero recibida a menudo era mucho menor que la cantidad prestada.

En 1899, José Cipriano Castro acumuló un ejército privado y se hizo cargo del gobierno de Venezuela. El secretario de Estado de los Estados Unidos, Elihu Root, calificó a Castro como un "bruto loco", lo que parece una evaluación razonable a la luz de la forma en que sofocó sin piedad las rebeliones y asesinó a opositores políticos.


Cipriano Castro, 1908.

Castro decidió resolver el problema de las deudas de su país con las naciones europeas simplemente negándose a pagarlas. Gran Bretaña, a quien se le debía más con un préstamo de $ 15 millones de 1881 y también Alemania, enojada por la toma venezolana de un ferrocarril propiedad de una empresa alemana, fueron las principales potencias más afectadas por la decisión de Castro.


Cipriano Castro y su gabinete de guerra en 1902.

Castro parece haber sido envalentonado por la Doctrina Monroe de Estados Unidos, que declaró que el gobierno estadounidense consideraría cualquier interferencia de los países europeos en las Américas como un acto de agresión que se enfrentará con la fuerza del ejército estadounidense.

Sin embargo, el presidente Theodore Roosevelt se había alejado de esa doctrina cuando proclamó públicamente que cualquier país sudamericano que antagonizara con un país europeo debería ser tratado por ese país europeo.


El presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt (1903)

Después de presionar por el reembolso o el arbitraje durante algún tiempo, los británicos y los alemanes unieron fuerzas para bloquear a Venezuela a partir de diciembre de 1902. Esta era una misión común para los británicos, pero el Kaiser Wilhelm II había comisionado recientemente a la Armada Imperial Alemana y estaba ansioso por muéstralo. Mientras los británicos desplegaban un crucero, una balandra y algunos otros barcos, los alemanes enviaron tres cruceros y un cañonero.


Bloqueo de Venezuela por las potencias europeas 1902.

La armada venezolana, dos cañoneras, un yate y un remolcador, fue rápidamente derrotada en dos días. Dos de sus barcos estaban tan deteriorados que los alemanes los hundieron en lugar de capturarlos y remolcarlos. Castro respondió capturando un barco mercante británico y reteniendo a 200 residentes británicos y alemanes como rehenes.


SMS Panther originalmente se retiró, pero regresó con el SMS Vineta para bombardear el fuerte.

Mientras tanto, Roosevelt estaba teniendo dudas sobre la importancia de la Doctrina Monroe. En parte, esto fue influenciado por los alemanes que exploraron la isla venezolana de Margarita como una ubicación potencial para una base en el Caribe.

Por lo tanto, presionó para que todas las partes se sometan a arbitraje y luego se atribuyó el crédito de convencer a los alemanes de que aceptaran amenazando con enviar a la Marina de los EE. UU. Contra ellos si no lo hacían, aunque no se han encontrado pruebas que respalden su afirmación.


Castillo de San Carlos de la Barra, Isla de San Carlos, Estado de Zulia, Venezuela.

En 1903, dos de los barcos alemanes persiguieron a una goleta que se había deslizado a través del bloqueo y se dirigieron a Maracaibo. Los barcos llegaron al Fuerte San Carlos y se retiraron después de ser atacados por el fuerte mientras tenían dificultades para navegar en aguas poco profundas.


El crucero alemán SMS Vineta fue desplegado para bombardear el Fuerte San Carlos.

Cuatro días después, los alemanes regresaron con más potencia de fuego y atacaron el fuerte. Después de ocho horas de bombardeo, el fuerte fue destruido y 25 civiles fueron asesinados en la ciudad cercana. Con la victoria vino una pérdida de simpatía por Alemania tanto de Estados Unidos como del Reino Unido, pero también una nueva disposición a arbitrar por parte de Castro.


Publicación francesa luego del bombardeo y destrucción del Fuerte San Carlos por los alemanes.

Las partes se reunieron en Washington para el proceso de arbitraje en febrero de 1903. El resultado fue una reestructuración de la deuda de Venezuela con términos más favorables para Gran Bretaña y Alemania. Esto molestó a los estadounidenses que habían hecho sus propios préstamos a Venezuela, por lo que se acordó llevar el asunto a la Corte Internacional de Arbitraje en La Haya.


Marcador histórico de la fortaleza. Foto: Judson McCranie - CC BY-SA 3.0

El resultado final fue el Corolario de Roosevelt a la Doctrina Monroe que declaraba el derecho de Estados Unidos a intervenir en los asuntos económicos de los pequeños países del Caribe y Centroamérica para evitar la interferencia europea. Esto tendría repercusiones a largo plazo hasta e incluyendo la crisis de los misiles cubanos en 1962.

sábado, 16 de noviembre de 2019

Guerra Antisubversiva: Siguen indemnizaciones a asesinos terroristas

Piden investigar nuevos casos de indemnizaciones millonarias a familiares de guerrilleros

Son 13 pagos por un total equivalente a dos millones y medio de dólares. La causa tramita ante el juzgado de Ariel Lijo


Por Fabio Ferrer || Infobae
fferrer@infobae.com
 

La cúpula del PRT-ERP en junio de 1973 durante un contacto clandestino con la prensa: en primer plano Santucho, Urteaga y Gorriarán Merlo

El 25 de septiembre de 1975, durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, un comando del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) emboscó y asaltó un camión de caudales en el centro de la ciudad de Córdoba con el objetivo de llevarse los valores que se transportaban en el vehículo. En ese momento, se produjo un tiroteo entre los guerrilleros y los custodios del blindado a los que se sumaron efectivos de la policía provincial. Como consecuencia de la balacera murieron una guerrillera, dos custodios y un policía resultó herido. La mujer abatida, miembro del ERP, fue identificada como Nora Lía Marquardt cuyo nombre de guerra era “Sargento Clara”. 25 años después de aquel hecho, los familiares de Nora Marquardt -gracias a una de las llamadas “leyes de reparatorias”- cobraron más de USD 171 mil en concepto de indemnización como víctima del terrorismo de Estado. Además el nombre de la militante del ERP abatida durante el asalto al blindado figura en el Parque de la Memoria de la Ciudad de Buenos Aires.

Este y otros 12 casos similares en los que se pagaron indemnizaciones a herederos de guerrilleros de manera presuntamente ilegal figuran en una denuncia que presentó el periodista José Luis D’Angelo este miércoles ante la justicia federal. En el escrito se exponen de forma detallada las maniobras que, invocando las “leyes reparatorias”, habrían permitido defraudar al Estado en cifras millonarias. Tras el sorteo la causa recayó en el juzgado a cargo del juez federal Ariel Lijo.

Otro de los casos denunciados es el de Hugo Therisod, alias “Roque”. A las 11 del 20 de agosto de 1975, en pleno centro de la ciudad de Córdoba, una unidad de combate del ERP atacó en forma simultánea la División Informaciones, el Comando Radioeléctrico y el edificio de la Guardia de Infantería de la Policía provincial “con el objeto de detener y ajusticiar a todo el personal”. Los guerrilleros realizaron cortes en varias calles de la zona céntrica para dificultar la llegada de refuerzos. En el ataque fueron asesinados cinco policías y cayó abatido Therisod.

En la revista Estrella Roja, órgano oficial del Ejército Revolucionario del Pueblo, se publicó un artículo en el que al referirse a “Roque” destacó su “compromiso con la revolución socialista, su odio a la policía y demás fuerzas represivas lo llevan a cumplir con iniciativa y enorme alegría su tarea, el ataque a la Guardia de Infantería". "Murió valientemente cuando desprendido del resto de sus compañeros debió enfrentar sólo con una pistola a un conjunto de policías fuertemente armados dando un alto ejemplo de moral revolucionaria”, detallaron.

Los herederos de Hugo Therisod recibieron la indemnización correspondiente a las víctimas del terrorismo de Estado, una suma que al momento de percibirla equivalía a USD 98 mil.

La hija de puta "Sargento Clara". Murió abatida en medio de un ataque en Córdoba



Estrella Roja, revista del ERP

En la denuncia además se describen otros casos de guerrilleros ajusticiados por su propia organización por haberlos considerado “traidores” y de aquellos que murieron por impericia en la manipulación de explosivos o por fallas en la fabricación de esos artefactos.

Entre ellos se destaca lo ocurrido con Adriana Kornbliht, alias “la Turca”, quien murió mientras intentaba colocar una bomba en la comisaría de Monte Chingolo en la provincia de Buenos Aires, en marzo de 1977. Según cuenta Pablo Giussani en su libro “Montoneros, la soberbia armada”, Kornbliht falleció despedazada por una bomba que le estalló en las manos mientras intentaba colocarla en la dependencia policial. Los familiares de “la Turca” recibieron en 2007 más de 360 mil pesos, USD 116 mil a la cotización de la época.

Uno de los hechos más llamativos mencionados en la denuncia que tramita en el juzgado de Lijo es el de los hermanos Sabao. El 28 de noviembre de 1975, durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, en Rosario, un grupo armado con ametralladoras y fusiles FAL atacaron a Carlos Raimundo Sabao y a Pedro Alberto Sabao. El primero cayó en el lugar alcanzado por varios impactos mientras que su hermano se arrojó al río Paraná. Los atacantes lo persiguieron y continuaron disparándole hasta que su cuerpo desapareció de la superficie del río.

Al día siguiente, el cadáver de Pedro Sabao fue extraído de las aguas del río Paraná por la Prefectura mientras que su hermano Carlos, gravemente herido, logró sobrevivir. Pocos días después, la organización Montoneros se adjudicó el ataque. Los causahabientes de Pedro Sabao cobraron en marzo de 2001 el equivalente a USD 168.300. Según la prueba ofrecida en la denuncia, su hermano Carlos falleció en un geriátrico de la ciudad de Rosario en el año 2016, sin embargo su nombre está en una de las placas del Parque de la Memoria de la Ciudad de Buenos Aires como una víctima del terrorismo de Estado.

Los 13 casos denunciados figuran en el Registro Unificado de Víctimas del Terrorismo de Estado.

viernes, 22 de febrero de 2019

SGM: Jubilados británicos y belgas reciben pensiones de Alemania por haber colaborado con los Nazis

Jubilados británicos y belgas reciben dinero por colaborar con nazis

Los miembros del parlamento belga han pedido a su gobierno que suspenda los pagos a los jubilados que colaboraron con los ocupantes nazis en la Segunda Guerra Mundial. Los ciudadanos británicos y belgas siguen recibiendo compensación de Alemania.




 Belgien Erster amerikanischer Anti-Nazi-Film en Brüssel wieder aufgetaucht Filmszene (Reuters)


Los ancianos belgas y británicos aún reciben pensiones del gobierno alemán por colaborar con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, según los parlamentarios belgas que presentaron una propuesta para exigir que el gobierno belga se ocupe del asunto con el gobierno alemán.

Las identidades reales de los jubilados son conocidas solo por las embajadas alemanas, que son responsables de transferir los pagos. Pero el documento presentado por los parlamentarios dice que alrededor de 30 belgas reciben el dinero, que se estima entre 435 y 1.275 € ($ 492 - $ 1,440) al mes.

Los cuatro parlamentarios, Olivier Maingain, Stephane Crusniere, Veronique Caprasse y Daniel Senesael, agregaron que los ex miembros de las SS en el Reino Unido también estaban recibiendo pensiones.

Los parlamentarios belgas pidieron al gobierno que "restaure la justicia - fiscal, social y conmemorativa - acorde con los compromisos históricos y morales asumidos por los fundadores de Europa, incluido nuestro país y Alemania".

Ulla Jelpke, del partido de la izquierda socialista alemana, dijo que los partidos del gobierno, en particular la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Angela Merkel, habían bloqueado constantemente los intentos de detener los pagos.

"Creo que es inaceptable que los colaboradores nazis hayan estado recibiendo pagos de pensiones durante décadas, mientras que las víctimas de los nazis tuvieron que luchar por una compensación", dijo a DW en un comunicado. "Esto se aplica tanto a los voluntarios extranjeros de las SS como a los nacionales. Cualquier persona que participe voluntariamente en las políticas destructivas asesinas de los nazis no debería recibir ninguna recompensa".

De hecho, Alemania hizo más estrictas sus leyes de pensiones en 1998, por lo que los antiguos miembros de las SS, o sus viudas, ya no podrían recibir pagos. Pero según Jelpke, esto solo se aplicó en 99 casos de los 940,000 posibles ex nazis. "Es obvio que apenas se encontró una fracción de los criminales de guerra", dijo.

DW

lunes, 15 de mayo de 2017

El genocidio herero en Namibia y la compensación alemana

Sal en viejas heridas
Lo que Alemania debe a Namibia
Diciendo lo siento a las atrocidades de hace un siglo ha empeorado las cosas
The Economist | OTAVI Y WINDHOEK





EL 2 DE OCTUBRE DE 1904 El General Lothar von Trotha emitió lo que ahora es notorio como "la orden de exterminio" para acabar con la tribu Herero en lo que entonces era el suroeste de África, ahora Namibia. "Dentro de las fronteras alemanas, todos los Herero, con o sin arma, con o sin ganado, serán fusilados", lee su edicto. Durante los próximos meses se acabó de realizar. Probablemente las cuatro quintas partes del pueblo Herero, incluidas las mujeres y los niños, perecieron de una forma u otra, aunque los descendientes de los sobrevivientes ahora cuentan con más de 200.000 personas en una población total de Namibia, dispersa en una tierra extensa y principalmente árida, de 2.3m. La tribu Nama más pequeña, que también se alzaba contra los alemanes, estaba también muy afligida, perdiendo quizás un tercio de su población, en campos de prisioneros o en el desierto en el que habían sido perseguidos.

Desde entonces, una serie de políticos alemanes han reconocido la carga de culpabilidad de su país, incluso pronunciando la temible palabra "genocidio", especialmente tras el centenario de 2004. Pero las negociaciones recientes entre los gobiernos de los dos países sobre cómo resolver el asunto, La redacción de una disculpa y la compensación material se están volviendo complejas. Los 16.000 o más alemanes étnicos de Namibia, todavía prominentes si no tan dominantes como lo fueron en los negocios y en la agricultura, se vuelven nerviosos.

El asunto se está volviendo aún más desordenado porque, mientras los gobiernos alemán y namibiano se ponen a negociar, algunas prominentes figuras de Herero y Nama dicen que deberían estar involucradas directa y separadamente, y se han embarcado en un caso de acción de clase en Nueva York, Alien Tort Statute, que permite a una persona de cualquier nacionalidad demandar en un tribunal estadounidense por violaciones del derecho internacional, como el genocidio y la expropiación de la propiedad sin compensación.

La principal fuerza detrás del caso de Nueva York, Vekuii Rukoro, un ex procurador general de Namibia, exige que cualquier compensación debe ir directamente a los pueblos Herero y Nama, mientras que el gobierno de Namibia, dominado por el pueblo Ovambo mucho más numeroso en el norte de Namibia, Que apenas fueron tocados por las guerras de 1904-07 y no perdió tierras, dice que debe ser manejado por el gobierno en nombre de todos los namibianos. El amable negociador jefe del gobierno de Namibia, Zedekia Ngavirue, él mismo un Nama, ha sido castigado por algunos del equipo de Rukoro como un sell-out. "El tribalismo está criando su cabeza fea", dice el ministro de Finanzas, que resulta ser un alemán étnico.

El gobierno alemán dice que no puede ser demandado en los tribunales por crímenes cometidos hace más de un siglo porque la convención de la ONU sobre el genocidio fue firmada sólo en 1948. "Bullshit", dice Jürgen Zimmerer, un historiador de Hamburgo que respalda la demanda de genocidio y dice que el gobierno alemán Está haciendo un lío de cosas. "Ellos piensan sólo como abogados, no sobre la cuestión moral y política".

"Ninguna de las leyes entonces existentes se rompió", dice un alto funcionario alemán. "Tal vez eso es moralmente insatisfactorio, pero es la posición legal", añade. De hecho, la autoridad alemana todavía hace elaboradas contorsiones semánticas para evitar una aceptación directa de la palabra G, presumiblemente pendiente de un acuerdo final entre los dos gobiernos. Sobre todo, Alemania está decidida a evitar la responsabilidad legal por las reparaciones del tipo que aceptó para el Holocausto judío en un acuerdo en 1952, al tiempo que subraya que está dispuesta a elevar el nivel de todo tipo de ayuda al desarrollo a Namibia, Da mucho más por cabeza que a cualquier otro país en el mundo.

Nuestro Heimat africano

Mientras tanto, los alemanes étnicos de Namibia están manteniendo la cabeza baja, cautelosos ante la recriminación en el pasado lejano. "El gobierno alemán no nos representa; Somos namibianos ", dice un empresario local. Muy pocos de los germanohablantes de hoy en día son, en cualquier caso, descendientes de los Schutztruppe (literalmente, "fuerza de protección"), los soldados coloniales que mataron a los Herero y Nama en 1904-07.
De todos modos, pocos son felices de usar la palabra G, y mucho menos aceptar su precisión. "Crecimos con la conversación sobre las guerras coloniales, el levantamiento de Herero", dice un veterano escritor en la Allgemeine Zeitung, el diario en lengua alemana de Namibia. "No usamos el término general de genocidio".
Los alemanes de Namibia a menudo se hacen eco de Hinrich Schneider-Waterberg, un agricultor de 85 años que ha hecho una segunda carrera como historiador inclinado a rechazar la acusación de genocidio (y que posee la tierra donde tuvo lugar una batalla crucial entre los alemanes y los Herero). Él sostiene que el Herero comenzó el asesinato; Que los civiles alemanes también sufrieron atrocidades; Que la orden de exterminio fue pronto rescindida en Berlín; Que el número de muertes de Herero es exagerado; Y que los de los Nama en los campos de prisioneros no eran intencionales, por lo tanto no eran genocidas. Estos puntos son rechazados por la mayoría de los historiadores en Alemania como "negacionista".

Burgert Brand, el jovial obispo de la rama de la iglesia luterana a la que pertenecen la mayoría de los germanófonos de lengua alemana, reconoce una carga de culpa alemana, pero se reduce a comparación con el Holocausto; Algunos historiadores del campo del Sr. Zimmerer trazan un vínculo directo con los crímenes y actitudes raciales anteriores de 1904. "Es muy frustrante para nosotros los constructores de puentes, que deben comenzar de nuevo desde cero", dice el obispo.

Muchos alemanes de Namibia están nerviosos porque el argumento sobre las reparaciones se derrame sobre las llamadas para que sus granjas sean confiscadas, como Robert Mugabe ha hecho en Zimbabwe. Werner von Maltzahn, agricultor de 69 años, recuerda cómo su abuelo, un barón prusiano que se asentó en el mismo lugar árido en 1913, tuvo que comenzar de nuevo cuando el ejército británico requisó su ganado en 1915. "Tal vez debería pedirle compensación a los ingleses ", bromea.