Mostrando entradas con la etiqueta bandera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bandera. Mostrar todas las entradas

miércoles, 11 de octubre de 2017

USA: Cohetes en el bandera americana

¿Qué es el "resplandor rojo" en el Star Spangled Banner?

Una historia de tecnología de cohetes.
Por Tom McNamara | Popular Science


Suscríbete a Popular Science en YouTube.

En momentos de profundo pensamiento, ¿alguna vez se han preguntado qué son los cohetes en los "cohetes" fulgores rojos y las bombas estallando en el aire "en realidad son?
Por supuesto, las bombas eran bombas: balas de cañón. Pero, ¿qué eran los cohetes en 1814, cuando The Star Spangled Banner fue escrito? Como lo dice la leyenda, Francis Scott Key dio testimonio del asedio británico en Fort McHenry durante la Guerra de 1812. El poderoso Imperio Británico lanzó 600 a 700 cohetes-todos caían rotundamente cortos. Para entonces, los cohetes eran más o menos fuegos artificiales de hierro. No fiable y poco cambiado desde sus orígenes cientos de años antes. Es decir, los británicos no fueron los primeros en usar cohetes. Porque en la gran tradición del Imperio Británico, arrancaron el diseño de la India. Pero volvamos aún más lejos para descubrir sus orígenes.
Bombardeo de Fort McHenry por los británicos.


Bombardeo de Fort McHenry por los británicos.
Biblioteca del Congreso

Los primeros cohetes impulsados ​​por la pólvora fueron desarrollados en el siglo XIII, por la dinastía Song de China. Estas "flechas de fuego" eran tubos de bambú tapados en un extremo, llenos de pólvora y adheridos a palos largos como guía. La cosa es, mientras que estos cohetes probablemente parecían asustadizos a la invasión de hoardes mongoles, su efectividad como armas de destrucción no está bien documentada.
Las cosas cambiaron a finales de 1700, cuando el Reino de Mysore del sur de la India entró en guerra con la Compañía Británica de las Indias Orientales. Mysoreans llenó los tubos del hierro con combustibles, creando más empuje que las flechas ligeras del fuego del bambú de antaño. Estos nuevos cohetes podían viajar hasta mil yardas. Más importante aún, los misoreanos se dieron cuenta de que la guerra con cohetes era más efectiva cuando los lanzamientos ocurrían en masa. En una batalla, unos 2.000 cohetes chocaron simultáneamente. Y sin duda ensuciar algunos pantalones británicos. Pero, los británicos ganaron. Y confiscaron los cohetes de Mysorean.
Mientras tanto, en Inglaterra, el inventor William Congreve estaba luchando para que los cohetes volaran hasta 600 yardas. Sin embargo, no duden del ingenio imperialista. Una versión modificada del cohete Mysorean pronto fue doblada: el cohete de Congreve. Los británicos añadieron diferentes ponderaciones y materiales, duplicando o incluso triplicando su rango.
Así que ese es el cohete del himno nacional. También fue la base del cohete moderno, que en última instancia hizo cosas como llegar a la luna y lanzar telescopios de fantasía.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Escocia: Am Bratach Sìth, la legendaria bandera de las hadas del clan McLeod

Bandera de hadas del clan McLeod
Wikipedia


La Copa Dunvegan, Bandera de hadas, y el Cuerno de sir Rory Mor son herencias de los MacLeod de Dunvegan. Esta foto fue tomada en algún momento antes de 1927.

La bandera de hadas (gaélico escocés: Am Bratach Sìth) es una herencia de los jefes del clan MacLeod. Se lleva a cabo en el castillo de Dunvegan, junto con otras reliquias notables, como la Copa Dunvegan y el Cuerno de sir Rory Mor. La bandera de Hada es conocida por las numerosas tradiciones de hadas, y las propiedades mágicas asociadas con ella. La bandera es de seda, es de color amarillo o marrón en color, y mide unas 18 pulgadas (46 cm) al cuadrado. Se ha examinado en numerosas ocasiones en los dos últimos siglos, y su condición se ha deteriorado un poco. Se arrancó y rota, y se considera que es extremadamente frágil. La bandera está cubierta de pequeños puntos "duende" de color rojo. En la primera parte del siglo 19, la bandera también fue marcado con pequeñas cruces, pero ya que éstos han desaparecido. La seda de la bandera se ha indicado que se originó en el Lejano Oriente, y era por lo tanto extremadamente valioso, lo que llevó a algunos a creer que la bandera puede haber sido una importante reliquia de algún tipo. Otros han intentado asociar la marca con las cruzadas o incluso una bandera cuervo, el cual se dice que ha sido utilizado por varios líderes de Viking en las Islas Británicas.

Existen numerosas tradiciones e historias asociadas con la bandera, la mayoría de los cuales tratan con sus propiedades mágicas y misterioso origen. La bandera se dice que se originó como: un regalo de las hadas a un jefe de lactantes; un regalo para un jefe de un cuento de amante que se va; una recompensa por derrotar a un espíritu maligno. Los diversos poderes atribuidos a la Bandera Hada incluyen: la capacidad de multiplicar las fuerzas militares de un clan; la capacidad de salvar las vidas de cierta clanfolk; la capacidad de curar una plaga en el ganado; la capacidad de aumentar las posibilidades de la fertilidad; y la posibilidad de llevar el arenque en el lago en Dunvegan. Algunas tradiciones relatan que si la bandera iban a ser desplegado y agitó más de tres veces, sería o bien desaparecen o pierden sus poderes para siempre.

la tradición del clan, conservado en el siglo 19, cuenta cómo la bandera de hadas fue confiado a una familia de abanderados hereditarios. Sólo el varón de más edad de esta familia se le permitió nunca para desplegar la bandera; la primera abanderada hereditaria se le dio el honor de ser enterrado en la tumba de los jefes, en la isla sagrada de Iona. La tradición dice que la bandera fue desplegada en varias batallas de clanes en los siglos 15 y 16; los poderes mágicos de la bandera se dice que han ganado al menos uno de ellos. Otra de las tradiciones del siglo 19 la bandera vinculado a una profecía que predijo la caída del clan MacLeod; pero también profetizó que, en el "futuro lejano", el clan podría recuperar su poder y elevar su mayor honor que nunca. En la mitad del siglo 20, se dijo que la bandera de la hada de haber extinguido un incendio en el castillo de Dunvegan, y haber dado suerte a los militares que vuelan misiones de bombardeo en la Segunda Guerra Mundial.


La bandera de hadas rasgada y rota, fotografiado en algún momento antes de 1924.

Descripción 

En el siglo 19, el escritor Rev. Norman Macleod (1783-1862) recuerda haber visto la bandera de hadas durante su infancia hacia 1799 (véase la sección correspondiente más adelante). Describió la bandera como luego tener cruces labradas en hilo de oro, y varios "puntos duende" cosido en ella. N. Macleod recordó que cuando se examinó la bandera, los bits se tomaron fuera de él de vez en cuando; tanto es así, que más tarde en su vida que no creía que la bandera todavía existía. [1] En agosto de 1814, Sir Walter Scott visitó el castillo de Dunvegan en la isla de Skye, y escribió de la visita en su diario. Uno de los varios elementos que mencionó fue el de ver la bandera de hadas. Scott describió como "un pendón de seda, con algo como serbal bayas rojas redondas forjado sobre ella". [2] John Francis Campbell vio la bandera en 1871, y lo describió como siendo "hecha de seda cruda de color amarillo con manchas figuras y trabajado en ella en rojo". [3] En 1927, Charles Roderick MacLeod describe la bandera como siendo entonces cuadrada y marrón. Se mide como aproximadamente 18 pulgadas (46 cm) al cuadrado. A su juicio, la bandera de haber sido originalmente mucho más grande; y comentó sobre su extrema fragilidad y la necesidad de un manejo cuidadoso, si debe ser manejado en absoluto. R. C. MacLeod señaló descripción de la bandera de N. Macleod, pero observó que ahora sólo contenía los "puntos duende" -no fue entonces ninguna evidencia de cruces sobre lo que quedaba de la bandera. R. C. MacLeod también observó que varios desgarros en el pabellón han sido cuidadosamente arreglado. [1]

La bandera fue examinado en el siglo 20 por A.J.B. Wace del Museo Victoria y Albert, [3] que llegó a la conclusión de que la seda se teje en Siria o Rodas, y los zurcidos se hicieron en el Cercano Oriente. Era su opinión de que la bandera, en su estado original, habría sido muy valioso, posiblemente, una reliquia como la camisa de un santo. La creencia en el momento de este examen era MacLeods eran descendientes de Harald Hardrada, que pasó algún tiempo en Constantinopla en el siglo 11. En línea con esta creencia, se sugirió que la bandera puede haber pasado de Harald Hardrada hasta el antepasado epónimo del clan-Leod. [4] La Oficina MacLeod Raíces (Castillo Dunvegan) sitio web afirma que los expertos han fechado la bandera de los días 4 y 7 de siglos de cientos de años antes de las cruzadas. [5] La bandera se lleva a cabo actualmente en el castillo de Dunvegan, [5] junto con otras reliquias notables [6], como la Copa Dunvegan y el Cuerno de sir Rory Mor.

La tradición y la leyenda 

Thomas Pennant (1772) 


Grabado del siglo 19 de la bandera de hadas, cuerno de sir Rory Mor, y la Copa de Dunvegan.

En 1772, el banderín de Thomas hizo un recorrido por las Hébridas y más tarde publicó un relato de sus viajes. Una de las cosas banderín observó durante su visita a la isla de Skye, fue la bandera de hadas. De acuerdo con banderín, la bandera fue nombrado "Braolauch shi", y se le dio a los MacLeod por el Titania "Ben-shi", esposa de Oberón, rey de las hadas. Titania bendijo la bandera con los poderes que se manifestarían cuando la bandera fue desplegada en tres ocasiones. Por tercera vez, la bandera y el abanderado serían arrastrados por un ser invisible, para no ser visto de nuevo. La familia del "clan y Faitter" tenía la tarea de llevar la bandera, ya cambio de sus servicios, que poseía tierras libres en Bracadale. Banderín relató cómo la bandera ya se había producido tres veces. La primera ocasión fue en una batalla desigual entre los MacLeod y del Macdonalds de Clanranald. En el despliegue de la bandera, las fuerzas MacLeod se multiplicaron por diez. La segunda vez que la bandera fue desplegada para preservar la vida de la mujer del clan, y así salvó heredera del clan. Banderín entonces declaró que la bandera fue desplegada por tercera vez para salvar su propia vida. Indicó que la bandera era por aquel entonces tan andrajosa que Titania no parecía pensar que vale la pena correr hacia atrás. Banderín señaló también la creencia de ascendencia nórdica del MacLeod y las banderas cuervo mágicos que habrían sido utilizados por los vikingos en las Islas Británicas. [7]

Los relatos manuscritos del siglo 19 de la bandera 

Gran parte de la historia tradicional de la bandera de hadas se conserva en forma de manuscrito. En la primera parte del siglo 20, Fred T. MacLeod observó un manuscrito escrito alrededor de 1800, que él considera que es la descripción más detallada de la bandera. [8] Otra fuente de la historia tradicional de la bandera es el manuscrito de Bannatyne, que documenta la historia tradicional del clan MacLeod. Se remonta a la década de 1830, sin embargo, se cree que se han basado en tradiciones anteriores. [9] [10]

Descripción


Iona Abbey: la efigie en el suelo en el centro puede marcar la ubicación de los enterramientos de varios jefes de MacLeod y un portador de la bandera.

El manuscrito c.1800 declaró que tanto el honor y la propia existencia del clan MacLeod se cree que han dependido de la preservación de la bandera de hadas. Sólo la "sangre alta y más pura de la raza" y los héroes más famosos, fueron seleccionados para proteger la bandera cuando se visualiza. Estos doce hombres, con una espada en la mano, se mantendrían justo detrás del jefe, que siempre le ponían delante. Una familia produce los guardianes hereditarios de la bandera; y de esta familia, sólo el varón mayor podría desplegar la bandera. Esta familia fue llamado "clan Tormad Vic Vurichie" ( "los hijos de Tormod, hijo de Murchadh"), y era descendiente de SIOL Torcaill. [8] El autor de las Hébridas siglo 20 Alasdair Alpin MacGregor, al escribir de las tradiciones de la bandera, declaró que los portadores de la bandera en tierras en Skye cerca Bracadale por sus servicios a los jefes de clan MacLeod. [11] El primero de los portadores de la bandera de esta familia fue sepultado dentro de la misma tumba que el jefe del clan, en la isla de Iona. La segunda y última portadora, fue enterrado en la Iglesia de San Clemente, en Rodel, en la isla de Harris. Los restos de este hombre estaban cubiertas por un magnífico monumento; el ataúd de piedra en la que se colocó su cuerpo, era de seis pies de profundidad. Una reja de hierro móvil descansaba cerca de dos pies de distancia de la tapa y el cuerpo del hombre se posó sobre la rejilla. descendientes varones del hombre también se depositaron dentro de este ataúd. Esto significa que cuando un recién fallecido fue colocado en el interior, los huesos y el polvo de los huéspedes anteriores se tamizaron a través de la rejilla en el ataúd a continuación. El escritor del manuscrito afirmó que en el momento de su propio padre, el último macho de esta familia fue enterrado esta manera. A continuación, la tumba fue sellada por la hija de este hombre. El manuscrito c.1800 también señaló que esta familia, antes de su extinción, se convirtió miserablemente pobre. [8]

Desplegando en la batalla de Bloody Bay

El manuscrito de Bannatyne establece que la bandera fue desplegada en la batalla de Bloody Bay en 1480. El manuscrito relata que durante la batalla, el jefe del clan, William Dubh (históricamente vivió c.1415-1480), fue muerto, y, en consecuencia, su clan comenzó a perder el ánimo. Un cura ordenó entonces al portador de la bandera, murcha Breac, para desplegar la bandera de hadas para reunir al clan. Hasta este punto, los MacLeod de Harris y Dunvegan estaban en el lado opuesto de sus parientes, los MacLeod de Lewis. Sin embargo, una vez que los MacLeod de Lewis se dieron cuenta de que la bandera había sido desplegado, que cambiaron de bando para unir fuerzas con sus parientes. Por desgracia para ambos clanes MacLeod, el resultado de la batalla ya había sido determinada y que estaban en el lado perdedor. Entre el gran número de MacLeod fueron asesinados murcha Breac y los doce guardianes de la bandera. William Dubh está enterrado en la isla de Iona con sus predecesores, y el cuerpo de murcha Breac se coloca dentro de la misma tumba. El manuscrito afirma que este era el mayor honor que puede ser otorgado a sus restos. [12] R. C. MacLeod sugirió que la efigie MacLeod dentro de Iona Abbey puede marcar el enterramiento de los primeros jefes del clan, así como William Dubh, y el abanderado mencionado. [13] William Dubh se cree que ha sido el último jefe MacLeod enterrado en Iona; su hijo, Alasdair Crotach (1450-1547), fue enterrado en la Iglesia de San Clemente, en Harris. [14]

Desplegando en la batalla de Glendale 


Tumba de Alasdair Crotach (1450-1547), la iglesia de San Clemente, Rodel, Harris. Se dijo descendientes varones de portadores de la bandera para ser enterrado dentro de la misma iglesia hasta que el linaje se extinguió.

De acuerdo con el manuscrito de Bannatyne, la Bandera de hadas también fue desplegada durante la batalla de Glendale, que los estados manuscrito a se han librado en alrededor de 1490. En un momento durante este conflicto, tanto los MacLeod de Harris y Dunvegan, y los MacLeod de Lewis , están a punto de dar paso a los MacDonald invasores. Justo en ese momento, la madre de Alasdair Crotach, jefe de los MacLeod de Harris y Dunvegan, ordena la bandera de hadas para ser desplegado. El resultado es que ambos clanes MacLeod renuevan la batalla con furia redoblada, ya pesar de inmensas pérdidas, con el tiempo ganan la batalla. Entre los muertos MacLeod es el portador de la bandera, Paul Dubh, que llevó la bandera de hadas durante todo el conflicto hasta su muerte. El manuscrito de Bannatyne relata que Pablo Dubh fue enterrado con honor en un ataúd de piedra de profundidad, con una rejilla que tanto el metal como la cuenta que figura en el manuscrito c.1800. El escritor del manuscrito de Bannatyne establece que cada portador de la bandera sucesiva fue enterrado dentro de esta tumba, y que el propio abuelo del escritor observó que la vieja ceremonia llevada a cabo por última vez, en el siglo 18. El manuscrito de Bannatyne afirma que la tumba se encuentra en la esquina noreste de la capilla en la Iglesia de San Clemente, en Rodel. R. C. MacLeod observó que no había ningún rastro de un ataúd o la tumba tales; aunque, sugirió que podría haber sido enterrado o posiblemente construida dentro de una pared. [15]

La leyenda de origen

El manuscrito c.1800 presenta una leyenda de origen de la bandera de hadas. Esta leyenda se refería a un MacLeod, que fue en una cruzada a Tierra Santa. En su viaje hacia su casa, la MacLeod intentó cruzar un pase montañosa peligrosa en las fronteras de Palestina. En este caso, se encontró con un ermitaño que le dio alimento y refugio. El ermitaño advirtió al MacLeod de un peligroso espíritu que guarda el paso, que nunca había fallado en destruir un verdadero creyente. Sin embargo, con la ayuda de un trozo de la Vera Cruz y ciertas direcciones desde el ermitaño, el MacLeod es capaz de derrotar al "Ella diablo" -que se llama "Nein un Phaipen, o Hija del trueno". En recompensa para el transporte de algunos de los secretos que el espíritu quería saber algunos amigos, ella reveló a la MacLeod "los futuros destinos del clan". El escritor del manuscrito c.1800 señaló que este conocimiento se dice que ha sido celebrada por la familia de este hombre hasta su extinción. El espíritu entonces dio el Macleod su cinturón, diciéndole que lo convierten en una bandera. El MacLeod luego utilizó su lanza como un asta de la bandera. El escritor del manuscrito c.1800 declaró que la lanza era para entonces ya perdido, y que los secretos transmitidos a MacLeod se perdieron para siempre. El escritor también dio su propia opinión sobre el origen de la bandera de hadas. El escritor declaró que la bandera más probablemente se originó como un estandarte utilizado en la Tierra Santa, y que fue transportado de vuelta a casa por el personaje representado en la leyenda. [8]

Otros episodios 

El manuscrito c.1800 relató que el hechizo de la bandera significaba que desaparecería cuando fue representada por tercera vez. El despliegue final de la bandera sería ya sea ganar el clan una completa victoria sobre sus enemigos o significado que el clan estaba sufriendo la extinción total. El escritor del manuscrito c.1800 llegó a afirmar que la tentación por desplegar la bandera para la tercera y última hora siempre se resistió; y que en el momento de su escritura, no había muchas posibilidades de que alguna vez se desplegó de nuevo, ya que estaba en un estado tan reducido. El escritor declaró que de los pocos fragmentos que permanecieron, él mismo poseía un fragmento. [8]

El manuscrito c.1800 también declaró que la bandera fue una vez llevó a cabo en un cofre de hierro, en el castillo de Dunvegan. La llave del cofre era entonces siempre en la posesión de los portadores de la bandera hereditarios. El manuscrito c.1800 relató cómo, a la muerte del jefe Tormod MacLeod, [8] hijo de Breac acostado, la sucesión a la jefatura casi se cae a la familia de los MacLeod de Talisker. La joven viuda del último jefe se negó a abandonar el castillo de Dunvegan al siguiente heredero, sabiéndose que está embarazada (aunque ella sólo se había casado seis semanas anteriores a su viudez). Con el tiempo, ella dio a luz a Tormod, el próximo jefe. El manuscrito c.1800 declaró que en todo este tiempo, un hombre que deseaba ganarse el favor de la heredera expectante (MacLeod de Talisker) intentó robar la bandera. A pesar de que la bandera de hadas fue encontrado más tarde, tanto el personal y cofre de hierro nunca fueron vistos de nuevo. [8] Históricamente, el viejo jefe, Tormod (hijo de Iain Breac), murió en el otoño de 1706, [16] y su hijo, Tormod, nació en julio de 1705. [17]

Informaron parcial cumplimiento profecía alrededor de 1800

Al final de su vida, el escritor Norman Macleod (1783-1862) en relación con una de sus hijas de haber escuchado una vieja profecía gaélico relativa a la bandera, y de los acontecimientos que tuvieron lugar en su infancia que fueron reportados como ejemplos de la profecía de ser parcialmente cumplido. Una versión resumida de esta profecía se publicó a finales del siglo 19, dentro de una cuenta de la vida de uno de sus hijos. Poco después, en 1878, Alexander Mackenzie propone que la profecía según lo dictado por N. Macleod, puede haber sido un recuerdo fragmentario de una de las profecías de Coinneach Odhar [18] (que se conoce popularmente como el Brahan vidente). historia de la profecía de N. Macleod es el siguiente:

"De la familia Macleod fue profetizado por lo menos cien años antes de la circunstancia que me voy a relatar. En la profecía a la que me refiero se predijo, que cuando Norman, el tercer Norman ( 'Tormaid nan' tri Tormaid '), el hijo de la dura dama inglesa deshuesada (' Mac na mnatha Caoile cruaidh Shassanaich '), perecería por una muerte accidental; que cuando las "Doncellas de Macleod (ciertas rocas conocidas en la costa del país del Macleod) se convirtió en la propiedad de un Campbell; cuando un zorro tenía los jóvenes en uno de los torreones del castillo, y, en particular, cuando la bandera Hada encantada debe ser por última vez expuesto, a continuación, la gloria de la familia Macleod se fueran; una gran parte de la masa debe ser vendido a los demás, de modo que una pequeña 'curragh,' o barco, llevaría a todos los señores del nombre de Macleod a través de Loch Dunvegan; pero que en tiempos muy distantes otro Juan Breac se presenta, que deben cumplir esas propiedades, y aumentar los poderes y el honor de la casa a un tono más alto que nunca. [19] "
- Norman Macleod

Doncellas de MacLeod, que se encuentra fuera de Skye; el más alto se encuentra a unos 200 pies (61 m) sobre el nivel del mar. [20]

N. Macleod entonces relató cómo cuando era niño, que había estado cerca de un herrero Inglés empleado en Dunvegan. Un día el herrero le dijo en secreto que el pecho en el que se llevó a cabo la bandera debía ser abierta a la fuerza a la mañana siguiente, y que había sido arreglado por Hector Macdonald Buchanan que el herrero estaría en el castillo con las herramientas necesarias. N. Macleod entonces pidió Buchanan permiso para estar presentes, y se admitió en la condición de que no le dijo a nadie, especialmente el jefe-lo que iba a hacer. A la mañana siguiente, el pecho se obligó a abrir y se encontró que la bandera que tendrá lugar dentro de una caja de madera. N. Macleod describe a continuación, la bandera de ser una pieza en forma de cuadrados de tela con cruces labradas en él con hilo de oro, y varios "puntos" duende cosidas en la misma. Después de la bandera había sido examinado, se coloca de nuevo en su caja. N. Macleod señaló que en todo este tiempo se supo que el heredero de la jefatura, Norman, murió en el mar. [21] El HMS Queen Charlotte, en la que él era un teniente, [21] se incendió y explotó en el mar, matando a 673 oficiales y hombres. [22] N. Macleod señaló que más o menos al mismo tiempo, Maidens de MacLeod fueron vendidos a Campbell de Ensay. También afirmó que él personalmente vio a un zorro con los cachorros, que vivían en la torre oeste del castillo. [21] N. Macleod relató cómo se sentía agradecido de que la peor parte de la profecía no se había cumplido; y que la familia sobre todo sigue siendo de propiedad de sus tierras ancestrales. [19]

R. C. MacLeod, que escribió en el siglo 20, considera que esta profecía parecía haber sido cumplido. En ese momento, el jefe de Macleod tenía ningún caballero de su clan como inquilinos en su finca; También, una heredera de la lan-Breac murió en la Primera Guerra Mundial nombró familiar. R. C. MacLeod señalar que la profecía declaró que un "John Breac" (gaélico: Iain Breac, "Iain el moteado") restablecería la fortuna de la familia. R. C. MacLeod declaró su creencia de que esto todavía puede suceder, cuando se lamentó la pérdida de su hijo, [23] que indica que Iain Breac "demostró que su carrera no había perdido la lealtad y el valor que eran sus principales reivindicaciones a la gloria en los días antiguos". [24]

Walter Scott, 1814

Cuando Sir Walter Scott visitó el castillo de Dunvegan en 1814, aprendió de varios cuentos tradicionales relacionados con el área y el clan. Se le dijo que la bandera Hada tenía tres propiedades mágicas. La primera fue que se multiplica el número de hombres en un campo de batalla. El segundo fue que cuando se extiende sobre un lecho nupcial, que aseguraba la fertilidad. La tercera era que trajo el arenque en el lago. [2]

Otras tradiciones


El puente de Hada, cerca de Dunvegan.

A principios del siglo 20, R. C. MacLeod observó varias tradiciones relativas a la bandera. Uno de ellos contó cómo el indicador entró en la posesión de los MacLeod través de un hada. Una tradición similar respecto de un cuento de nana.

El amante de hadas 

La primera de estas tradiciones relacionadas por R. C. MacLeod dice cómo uno de los jefes del clan MacLeod se casó con un hada; Sin embargo, después de veinte años que se ve obligado a salir y regresar al país de las hadas. Ella se despidió al jefe en el Fairy Bridge (que se encuentra cerca de 3 millas (4,8 km) de Dunvegan) y le dio la bandera. Ella prometió que si se agitó en tiempos de peligro y angustia, ayuda sería dado en tres ocasiones. [1] Una tradición similar, relacionado por John Arnott MacCulloch, afirmó que si bien el regalo del hada tenía el poder de salvar a su marido ya su clan, después, un ser invisible vendría a tomar tanto la bandera y su portador lejos para no ser visto de nuevo. [25]

He aquí a mi hijo, con extremidades como el niño o leonado, golpea violentamente a los caballos, aprovechando los pertrechos de los caballos herrados, los briosos corceles. Mi niño pequeño.
Oh, que pude ver tu ganado se pliegan, en lo alto de la ladera de la montaña; un verde, chaqueta peluda sobre tus dos hombros blancos, con una camisa de lino. Mi niño pequeño.
Oh que podía he aquí tu equipo de caballos; hombres tras ellos; atender a las mujeres volver a casa y la siembra del maíz Catanaich.
Oh héroe tierno quien mi vientre salió a luz, que se haya tragado de mi mama, que en mi rodilla criado eras.
Mi hijo es, mi brazada de tejo, alegre y regordete, mi junco, mi carne y huevos, que pronto se habla. El año pasado eras más debajo de mi cintura, planta de la fertilidad! y esta feria año y lúdico en el hombro, has de estar pasando alrededor de la granja.
Oh no sea yo escucho de tu ser herido. Gris haz tú ya legítimamente. Que tu nariz afilada crecer antes de la clausura de tu día.
Oh! No del clan Kenneth eres tú! Oh! No Conn del clan descendiente de una raza más estimada.; el de la Leod clan de las espadas y armaduras, cuya tierra natal del padre estaba Lochlann.

Una traducción al Inglés del gaélico nana-na Taladh MNA Sithe, nana de la hada. [26]

Canción de cuna de Hadas

R. C. MacLeod considera la tradición por encima de 'amante de hadas "para conectarse a otro sobre una canción de cuna. Esta tradición se originó con Neil MacLeod, que era el bardo del clan en la última mitad del siglo 19; obtuvo la tradición de varias mujeres de edad en "país MacLeod '. Esta canción de cuna tradición relata cómo en una noche de otoño, una hermosa hada visitó el castillo de Dunvegan. Ella pasó por varias puertas cerradas y entró en el vivero donde el heredero bebé al jefe estaba acostado en su cuna. La niñera, que estaba dentro de la habitación, así, se vuelve impotente por un hechizo y sólo pudo observar como el hada tomó al niño en sus rodillas y le cantó una canción de cuna. Esta canción fue tan notable que fue impresa en la memoria de la niñera, y después se calmó el bebé duerme cantando la misma canción. R. C. MacLeod declaró que, con el tiempo se creía que cualquier bebé de la familia, principalmente, a la que se canta esta canción de cuna, estaría protegido por el poder de las hadas. Durante un tiempo, la enfermera no era empleado de la familia que no podía cantar esta canción. Un período de 200 años después se pasa antes de que el jefe había nacido dentro del castillo, y la costumbre de cantar la nana de la hada dejó de ser seguido, pero de acuerdo con R. C. MacLeod, no del todo olvidado. R. C. MacLeod afirmó que una niñera cantó esta canción de cuna en el castillo en el año 1847, por su hermano mayor infantil, que más tarde se convertirá en Sir Reginald MacLeod de MacLeod (1847-1935), jefe del clan 27. [27] [28] Una traducción al Inglés de la canción de cuna se muestra a la derecha.

Música de hadas

Otra tradición, relacionado por R. C. MacLeod, dijo de ciertos acontecimientos que tuvieron lugar después del nacimiento de un heredero de la jefatura del clan. La historia relatado cómo en este momento, que había gran gozo en el castillo de Dunvegan, y puesto que la niñera del bebé estaba ansioso por unirse a las festividades en la sala de abajo, dejó al bebé solo en su habitación. Cuando el bebé se despertó, llorando de frío, sin ayuda humana podría oírlo en su habitación cerrada; Sin embargo, una serie de hadas apareció y envolvió al bebé en la Bandera de hadas. Mientras tanto, los miembros del clan de banquetes a continuación exigieron ver al niño y la criada se ordenó para traerlo de vuelta. Cuando llevó a cabo el bebé, envuelto en la bandera, todo el mundo contempló con asombro el niño y el atuendo envuelto alrededor de él. La habitación estaba llena de canción de las hadas que declaró que la bandera tenía el poder de salvar al clan tres veces. Cuando la canción terminó, y se hizo el silencio al otro lado de la habitación llena de gente, la bandera fue tomada del bebé y encerrada en un cofre en el que desde entonces se ha conservado. [29]

El origen oriental 

R. C. MacLeod aparece otra tradición, algo similar a la que apareció en el manuscrito c.1800. De acuerdo con esta versión, un MacLeod se unió a un ejército cruzado, y se fue a la Tierra Santa. Mientras que en el desierto-desierto, se encontró con una bruja, del que logró escapar. A continuación, llegó a un río, y procedió a cruzarlo en un vado. Sin embargo, una doncella de hadas apareció desde el agua y le bloqueó el paso. Después de una lucha, MacLeod superó el hada y pasó el río. Luego se convirtió en amigo de ella. Antes de separarse, la doncella de hadas le dio una caja de madera perfumada; de esta caja, ella le dijo, tuvo varias otras cajas más pequeñas, que encajaban dentro de otros. Ella le dijo que el cuadro más interior contenía un estandarte mágico, que cuando se agitó traería una gran cantidad de hombres armados para ayudar a su dueño. El hada advirtió al MacLeod, que si tuviera que abrir la caja dentro de un año y un día a partir de entonces, que no hay cultivos crecerían en su tierra, nacería sin ganado, así como no hay niños. Cuando el MacLeod volvió a casa le dio la caja a la esposa del jefe. La mujer, sin embargo, ignoró la advertencia de la MacLeod, y abrió la caja. Inmediatamente una gran cantidad de hombres armados apareció y ese año, nacieron hijos. La tradición llegó a la conclusión de que desde ese momento, la bandera se había conservado durante un tiempo cuando tal ejército podría significar la salvación para el clan. [30]

Desplegadas en numerosas ocasiones 

R. C. MacLeod escribió de otra tradición que se afirmaba que la bandera se agitó en una batalla en Waternish, en 1580; y de otro que hablaba de cómo se agitó durante un tiempo cuando una plaga de ganado estaba en su apogeo, y que detuvo la pestilencia. R. C. MacLeod declaró su creencia de que la bandera sólo habría sido agitada dos veces, y así rechazó la tradición de que sea desplegada en la batalla de Bloody Bay, porque los MacLeod estaban en el lado perdedor! R. C. MacLeod también se preguntó si había sido agitada en 1600, cuando el clan se encontraba en un estado de desesperación en medio de la guerra con el Macdonalds de Sleat. [1]


Castillo Dunvegan en la isla de Skye en la niebla, agosto de 2007.

Los poderes supuestos de la bandera en el siglo 20 

En 1938, se produjo un incendio en un ala del castillo de Dunvegan, y de acuerdo con Sir Iain Moncreiffe consideración de ese tipo, las llamas se comprobaron y extingue cuando la bandera fue llevada más allá de la seguridad. [31] Durante la Segunda Guerra Mundial, el jefe del clan, Dame la flora MacLeod de MacLeod, recibió una carta de un miembro del clan que atribuyó su suerte durante misiones de bombardeo sobre Alemania para una foto de la bandera que llevaba en el bolsillo. [ 4]

sábado, 21 de junio de 2014

Día de la Bandera con Tehuelches


20 de Junio - Día de la Bandera
Tehuelches portando la bandera nacional,celebran el 25 de Mayo, 1899.
Documento Fotográfico. Inventario 303105.

viernes, 7 de febrero de 2014

GCE: El error la bandera republicana

Por qué la bandera tricolor de la República «constituyó un grave error»
Por Javier Nart - ABC

El general republicano Vicente Rojo afirma en un artículo inédito que era sectaria y que divide estúpidamente a los españoles


En el Congreso de los Diputados se conserva esta bandera bicolor de la milicia de Cabezas de Buey de 1813


En este país, al que algunos nos empeñamos en seguir llamando España, se produce un fenómeno tan significativo como sorprendente: un símbolo que debería ser común, la bandera de España, se ha convertido en bandería entre los que exhiben con orgullo la rojigualda (derechistas) y los que exhiben la tricolor republicana (izquierdistas).

España es un viejo país, pero a diferencia de todas las naciones (incluso las más modernas), las manifestaciones denominadas «progresistas» se hacen bajo las banderas de los partidos, de las Comunidades Autónomas (aunque algunas inventadas ayer mismo)… o, en el mejor de los casos, con la tricolor republicana.

Así, exhibir la rojigualda resultaría «cosa de derechas»… no de todos los españoles. Al respecto, desde el exilio, un español escribió:

«La cuestión de la bandera es uno de los motivos que estúpidamente dividen a los españoles y que tiene su origen en la conducta mezquinamente partidaria de nuestros políticos.»

»El cambio de la Bandera hecho por la República constituyó un grave error:»

»1º.-Porque no respondía a una aspiración nacional ni siquiera popular. La Bandera Republicana era desconocida por la inmensa mayoría de los españoles.»

»2º.-Porque se reemplazaba una bandera nacional por una bandera partidaria y con ello se dividía a España.»

»3º.-Porque no era necesario y consecuentemente solo podía producir complicaciones como ha sucedido.»

»La bandera (rojigualda) que teníamos los españoles no era monárquica sino nacional. La bandera de los Borbones fue blanca; la bandera real era un guión morado.»

»En cambio la bandera bicolor como enseña nacional fue creada por las Cortes españolas en plena efusión de liberalismo, constitucionalismo y democracia. Se tomaron colores españoles que venía usando tradicionalmente la Marina de guerra que dieron tono a los guiones reales de los Reyes Católicos (rojo) y de Carlos I (amarillo); que eran también los colores de una enseña tradicional en Aragón, Cataluña y Valencia.»

»El pueblo no anhelaba incorporar a la bandera el color morado de Castilla. No podía anhelarlo porque la masa del pueblo español ignoraba que el morado fuese el color de Castilla (...).»

»Los republicanos de la 1ª República quisieron introducir su bandera partidaria y crearon la bandera llamada republicana. Esta no llegó a tener estado oficial y ni siquiera se popularizó. Nació, según Castelar (último Presidente de la I República), en la Universidad de Barcelona, fundiendo tres colores de tres facultades. No pudo pues tener esa bandera un origen más arbitrario. Por eso no llegó a ser bandera oficial, ni nacional, ni popular. Los primeros republicanos, más sensatos que los segundos, no impusieron el cambio.»

»Ni inconmovible, ni imperdurable ni eterna es la bandera tricolor porque no ha nacido del pueblo sino de una minoría sectaria.»

»No crearon pues un símbolo nacional que ya estaba creado con ese carácter sino uno de lucha partidario, haciendo prevalecer a las ideas de Nación y Patria las de República.»

»Hoy los españoles están divididos en torno a dos banderas: tal es el fruto de aquel error (...).»

»Hay un manifiesto artificio. La injusticia de las persecuciones nada tiene que ver con los colores de la bandera de España. Algunos se apoderaron del grito de ¡Viva España! y se colgaron en sitio bien visible un crucifijo para proceder en nombre de Dios y no por eso los españoles debemos dejar de gritar ¡Viva España! ni los que sean católicos o sean protestantes deben renegar de la moral cristiana.»



Vicente Rojo

Nuestros progres tildarán este texto de reaccionario o incluso fascistoide. Les aclararé quien es el autor: el que fuera Jefe de Estado Mayor del Ejército Popular de la República, condecorado con la Placa Laureada de Madrid (máxima distinción militar otorgada únicamente en cuatro ocasiones). Se trata del Teniente General Vicente Rojo. Un hombre honrado. Un militar ejemplar. Un español orgulloso de serlo y que en este artículo reflejó no solo su sentimiento sino su conocimiento de la realidad histórica.

Recordemos que la Constitución gaditana de 1812 (ese revolucionario texto que estableció la soberanía nacional, la igualdad entre los españoles y los principios básicos del Estado moderno) creó una unidad cívica para defenderla: la Milicia Nacional.

Constitución de Cádiz

Pues bien, la bandera de esa Milicia Nacional fue la rojiguada, 23 años antes que la estableciera el Decreto de Isabel II. Esa fue también la bandera nacional de la I República presidida, entre otros, por dos ilustres catalanes, Pi i Margall y Estanislao Figueras. Y con esa bandera se envolvió a su muerte el cuerpo de su tercer Presidente, Nicolás Salmerón… uno de los responsables, ¡¡lo que son las cosas!!, de Solidaridad Catalana.


Rojo recuerda el discurso de Azaña como ministro de la Guerra

El hecho nacional tiene un fuerte componente sentimental, incluso irracional. Así, sentimos como propios hechos ajenos tales como las victorias de Alonso en automovilismo (aunque no sepamos conducir) o de la «roja» (aunque no nos guste el fútbol).

No tengo un criterio idolátrico de la enseña nacional. Pero todas las sociedades precisan de símbolos de unión. Y por ello envidio profundamente el respeto que, por ejemplo, en el sur de Estados Unidos se tiene por su bandera (la de la barra y estrellas)… a la que sus antepasados combatieron en la terrible Guerra de Secesión.

Asombra el grado de analfabetismo histórico, de sectarismo primario, de ceguera política de nuestros próceres que estúpidamente acomplejados desde 1975 por nuestra historia, bandera e himno, también tiraron por la borda los criterios básicos de comunidad civil: la educación, la lengua y la bandera. Pero «con la bandera del color morado se efectuó la represión de Octubre de 1934. La bandera rojigualda es la bandera de España y España no son los reaccionarios», afirmó Santiago Carrillo el 23/4/77, Secretario General del PC, partido que fue el gran referente antifranquista (en realidad el único operativo).

El nacionalismo disgregador, digámoslo claramente, el separatismo, se fundamenta sobre tres pilares: «escuela, lengua y bandera». Palabras de Jordi Pujol de hace 30 años, no proféticas sino programáticas. Y de las que nadie se enteró o quiso enterarse.

Y, ¿qué quieren que les diga?, yo, como Azaña, como Vicente Rojo, como Juan Martín «el Empecinado», como Estanislao Figueres, como Unamuno, como Prieto y Besteiro, como tantos otros olvidados o no leídos, pienso y creo en una sociedad con todos, en una familia común que me empecino en seguir llamando España.

Y cuya bandera, no de la Monarquía ni de los reaccionarios, sino de los españoles, es la rojigualda.



Rojo: Liberal, católico y patriota

Vicente Rojo recibe el encargo de defender Madrid en 1936, cuando las tropas franquistas iban a tomar la ciudad. Su éxito le hizo cobrar cada vez mayor relevancia. Católico, liberal y patriota, mantuvo su lealtad a la República, a pesar de que, como recuerda Jorge Martínez Reverte, no le gustaban nada los desórdenes. Belchite, Brunete, la Batalla del Ebro, son lugares donde demostró su genio militar. Pronto probó, sin embargo, las fricciones con los nacionalismos. El presidente José Antonio Aguirre se empeñó, contra su criterio, en mandar el ejército en el País Vasco. La Generalitat permitía a la CNT en Aragón hacer lo que le diera la gana. Para Rojo, profesional y patriota, eso minaba el esfuerzo de guerra.
En 1939 se exilia, primero en Francia y después en Buenos Aires y Bolivia. De Argentina saldrá en 1943, envuelto en el ostracismo del exilio español, después del escándalo que causaron sus críticas del papel de los nacionalistas, cuando Aguirre llegaba a Buenos Aires. Una oferta boliviana en 1943 le permite enseñar en la Cátedra de Historia Militar en Cochabamba (de este periodo es el texto que reseñamos).
Enfermo, regresa a España, donde es condenado a cadena perpetua, interdicción civil e inhabilitación absoluta. Recibe un indulto para el primer cargo, pero se le mantienen los otros dos. Hasta 1966, año de su muerte, vive en Madrid, escribiendo en esa «muerte civil» a que Franco le había condenado.