Mostrando entradas con la etiqueta artillería de campaña. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta artillería de campaña. Mostrar todas las entradas

jueves, 7 de junio de 2018

Guerra de Secesión: El rol de los caballos y la artillería de campaña

Guerra Civil de los Estados Unidos: Caballos y Artillería de Campaña

Por James R. Cotner || History Net



La artillería de campaña de la Guerra Civil fue diseñada para ser móvil. Cuando las tropas de la Unión o Confederadas marcharon por el país, las armas se movieron con ellos. Durante la batalla, las armas fueron movidas a las posiciones asignadas y luego fueron cambiadas de un lugar a otro, retraídas o enviadas hacia adelante según lo exigiera la fortuna. Las baterías de campo se fueron galopando para apoyar un avance o repeler un ataque. Cuando se retiraron, disputaron el campo a medida que avanzaban. El movimiento fue todo. Las armas podían cumplir su función esencial solo cuando podían moverse donde más se necesitaban.

En el momento de la Guerra Civil, tal movimiento requería animales de tiro: caballos, mulas o bueyes. Las mulas eran excelentes para tirar de cargas pesadas, pero no fueron utilizadas para sacar las armas y los cajones de la artillería de campaña. A ningún animal le gustaba estar bajo fuego. En la furia de la batalla, los caballos se asustarían y se alejarían y harían relucir sus cascos; pero las mulas llevaron sus protestas a los límites exteriores. Cuando se exponen al fuego, las mulas se venzan y patean y ruedan sobre el suelo, enredando los arneses y volviéndose imposibles de controlar.

Una excepción a la regla contra el uso de mulas fue su papel en la portación de pequeños obuses de montaña. Estas armas eran lo suficientemente ligeras como para romperse, y las partes componentes se llevaban en la espalda de los animales de carga. Habían sido desarrollados para su uso en un país montañoso y muy boscoso, con solo senderos o caminos miserables. Se necesitaban animales fuertes y seguros, y las mulas eran la elección obvia.

El peligro de usar mulas en la batalla se representa vívidamente en Confederate Brig. El informe del general John D. Imboden sobre su experiencia en el cómic en la Batalla de Port Republic en junio de 1862. En ese enfrentamiento, Imboden, un coronel en ese momento, comandaba una banda de caballería con una batería de obuses de montaña, llevados en mulas, en el ejército del mayor general Thomas 'Stonewall' Jackson. En Port Republic, Jackson ordenó a Imboden que pusiera su batería en un lugar protegido y que estuviera lista, tras la retirada del enemigo, para avanzar hasta un punto donde sus armas tuvieran un campo de tiro despejado. Imboden llevó a sus hombres y las mulas, llevando las armas y municiones, a un barranco poco profundo a unos 100 metros detrás de la batería de Virginia del capitán William Poague, que estaba muy ocupada.

A los pocos minutos, las granadas de artillería de la Unión cruzaban el barranco por encima de los hombres y las mulas. Imboden, en su relato de la acción, recordó: 'Las mulas se volvieron frenéticas. Patearon, se sumergieron y chillaron. Era imposible callarlos, y se necesitaron tres o cuatro hombres para evitar que una mula se separara. Cada mula tenía unas trescientas libras de peso sobre él, tan firmemente sujeta que la carga no podía ser desalojada por ninguna de sus alcaparras. Varios de ellos se tumbaron e intentaron quitarles la carga. Los hombres los retenían y eso sugería la idea de arrojarlos a todos al suelo y mantenerlos allí. El barranco nos protegió para que no estuviéramos en peligro por el disparo o el proyectil que pasó sobre nosotros.

El uso de mulas para llevar obuses de montaña fue una elección basada en su aptitud para la tarea, no debido a la escasez de caballos. El Manual de artillería de montaña, adoptado por el ejército de los EE. UU. En 1851, afirmaba que el obús de la montaña era 'generalmente transportado en mulas'. La superioridad de las mulas en el duro país compensaba su notoria oposición al fuego.

Los bueyes moviéndose lentamente obviamente no eran muy adecuados para transportar artillería de campaña, ya que a menudo se necesitaba un movimiento rápido. Los bueyes eran fuertes, su nombre es sinónimo de fuerza y ​​resistencia, pero eran demasiado lentos. Sin embargo, los bueyes fueron a veces puestos en servicio durante la Guerra Civil.



En noviembre de 1863, la fuerza del teniente general James Longstreet fue separada del ejército confederado de Tennessee bajo el mando del general Braxton Bragg, que entonces sitiaba Chattanooga. Las tropas de Longstreet se desplazaron hacia el norte a través del este de Tennessee para enfrentarse a la fuerza federal del mayor general Ambrose Burnside en Knoxville. Fue un viaje largo y duro para la artillería confederada. Cuando el ejército del sur se acercaba a Knoxville, los cajones confederados que transportaban munición para la artillería de campaña eran arrastrados por bueyes, una elección dictada por la escasez de caballos en la región.

Todo el movimiento de artillería de campo se hizo con limbers. Pistolas, cajones, forjas de baterías y vagones estaban todos sujetos a un ágil. Ninguno, en circunstancias normales, se movió de forma independiente. Un ágil era una caja de municiones montada en un eje entre dos ruedas, con un poste de proyección hacia adelante, al cual el equipo estaba enganchado. Debajo y en la parte trasera del águila había una pieza de hierro doblada llamada clavija. Al final del camino de armas o en la punta de un poste corto en el cajón había una pieza de hierro, perforada, llamada luneta. El rastro de la pistola fue levantado y el agujero en la luneta cayó sobre el pivote, haciendo que la pieza y el limber fueran una unidad de cuatro ruedas. La pieza estaba unida al limbo en un pivote, dando a la unidad un corto radio de giro.

La capacidad de un caballo saludable para tirar de una carga se vio afectada por una serie de factores. El principal de ellos era la naturaleza de la superficie sobre la cual se cargaba la carga. Un solo caballo podría tirar 3,000 libras de 20 a 23 millas por día sobre un camino pavimentado. El peso bajó a 1.900 libras sobre una carretera de macadamized, y bajó a 1.100 libras en terreno áspero. La capacidad de tirar se redujo aún más a la mitad si un caballo llevaba un jinete en su espalda. Finalmente, a medida que aumentó el número de caballos en un equipo, la capacidad de extracción de cada caballo se redujo aún más. Un caballo en un equipo de seis tenía solo siete novena parte de la capacidad de tiro que hubiera tenido en un equipo de dos. El objetivo era que la carga de cada caballo de la carga no debería ser más de 700 libras. Esto era menos de lo que un caballo saludable, incluso llevando un jinete y enganchado en un equipo de seis, podía tirar, pero proporcionaba un factor de seguridad que permitía la fatiga y las pérdidas.

Gibbon describió cuidadosamente lo que se quería, pero los caballos con estas cualidades no siempre estaban disponibles. Los caballos escaseaban y quedaban escasos en áreas de conflicto continuo. Tanto el Norte como el Sur pronto comenzaron a tomar caballos que pertenecían a simpatizantes del enemigo. Esto se hizo a menudo no por necesidad, sino simplemente para privar al enemigo de los caballos.



En abril de 1862, el Intendente General de la Unión, Montgomery C. Meigs, fue llamado para proporcionar una gran cantidad de caballos para que el Ejército Federal los usara en la Península de Virginia. Meigs le escribió al Secretario de Guerra Edwin M. Stanton, diciéndole que había caballos para los simpatizantes del sur en el Valle de Shenandoah y que buscaban la autoridad para apoderarse de los animales. La autoridad fue dada de inmediato, con la estipulación de que no se tomaría ningún caballo para el trabajo agrícola, incluso de un simpatizante enemigo. En su pedido, Meigs señaló: "Un caballo para el servicio militar es tanto un suministro militar como un barril de pólvora o una escopeta o un rifle".

Al comienzo de la guerra, los estados del norte tenían aproximadamente 3.4 millones de caballos, mientras que había 1.7 millones en los estados confederados. Los estados fronterizos de Missouri y Kentucky tenían 800,000 caballos adicionales. Además, había 100,000 mulas en el norte, 800,000 en los estados secesionistas y 200,000 en Kentucky y Missouri. La disparidad en la distribución de la población de mulas igualaba el número de animales de tiro disponibles para todos los propósitos. El sur proporcionó, involuntariamente, muchos caballos al norte. La mayoría de los combates se realizaron en suelo del sur, y las tropas del norte capturaron fácilmente los caballos locales. Mientras que los confederados tuvieron oportunidades de tomar caballos del norte durante la invasión de Pennsylvania por parte de Robert E. Lee y de las incursiones ocasionales en el territorio del norte, el número fue pequeño en comparación con los miles comandados por las tropas de la Unión, que ocuparon grandes áreas del sur durante varios años.

En mayo de 1863, la brigada federal del coronel John T. Wilder barrió el país al este y al norte de Murfreesboro, Tenn. Las tropas del norte habían estado en la zona durante meses, pero en cinco días la brigada tomó otros 196 caballos de la gente de la región. , a pesar de los intentos de esconder los caballos en bosques, barrancos y cuevas. Un caballo fue encontrado atado a un poste de la cama en el salón trasero de una dama.

El cuidado adecuado y adecuado de los caballos de artillería era esencial. Si se vieron debilitados por la negligencia, no podrían sobrevivir los rigores de una campaña activa. Los buenos comandantes estaban al tanto de esto y emitieron órdenes dirigidas a mejorar el cuidado de los animales.

El 1 de octubre de 1862, poco después de la campaña de Antietam, Robert E. Lee emitió la orden núm. 115, abordando la atención a todos los caballos del ejército y asignando responsabilidades a los oficiales específicos para el cuidado de los caballos en la reserva de artillería . Los culpables de negligencia de los caballos de batería deben ser castigados. Ningún caballo de artillería debía ser montado excepto por artilleros designados. El jefe de artillería estaba facultado para arrestar y llevar a juicio a cualquier hombre que usara un caballo que no fuera con servicio de batería.

El general de división Union William T. Sherman, cuando todavía era un comandante divisional, emitió una orden similar a los oficiales de artillería vinculados a su división. Después de delinear las muchas tareas que debían realizarse cuando una batería se detenía durante una marcha, Sherman indicó que "todas las oportunidades que se detengan durante una marcha deberían aprovecharse para cortar el pasto, el trigo o la avena y se debe tener un cuidado extraordinario. los caballos de los que todo depende ".

La alimentación, por supuesto, era una parte crítica de la atención de los caballos. La ración diaria prescrita para un caballo de artillería era 14 libras de heno y 12 libras de grano, generalmente avena, maíz o cebada. La cantidad de grano y heno que necesita una batería en particular depende de la cantidad de caballos que tenía la batería en ese momento. Varió casi día a día, pero siempre fue enorme. Los caballos de la batería tenían que ser alimentados todos los días, ya sea que la batería se moviera o no. Durante la Guerra Civil, una batería de artillería podría permanecer en el mismo lugar durante semanas y consumir miles de libras de heno y granos cada día.

Los caballos de artillería representaban solo un pequeño número de animales que debían ser alimentados por los militares. Además de los caballos con artillería, los caballos utilizados por la caballería y los caballos y mulas utilizados para jalar carretas de suministros y ambulancias, también había miles de caballos de silla que transportaban oficiales y mensajeros. El general de brigada Stewart Van Vliet, jefe de intendencia del Ejército del Potomac durante su campaña en la península de Virginia en 1862, informó que diariamente se necesitaban 800,000 libras de forraje y grano para alimentar a los caballos y las mulas. Como un vagón normalmente transportaba 1 tonelada, la asignación diaria de alimentos de los animales requería 400 vagonetas por día.

Las raciones prescritas no siempre estuvieron disponibles. Algunas veces, especialmente a medida que la guerra continuaba y las áreas fueron limpiadas por los ejércitos opuestos, se desarrolló una grave escasez de grano y heno. En otras ocasiones, había granos y heno disponibles, pero no podían entregarse a las baterías que los necesitaban. Los caballos de artillería del Cuerpo de la Unión V subsistían con una ración diaria de cinco libras de grano cuando el teniente general Ulysses S. Grant avanzó hacia el sur en mayo de 1864. Las raciones exiguas eran el resultado de una escasez de vagones, no de falta de grano. . Después de que los carros de artillería habían entregado heno y grano a las baterías, las unidades de infantería se apoderaron de ellos y los utilizaron como ambulancias improvisadas para transportar a los miles de heridos que regresaban de Wilderness y Spotsylvania.

El pasto estaba a veces disponible, pero la hierba verde y las plantas de campo no eran alimentos eficientes. Se necesitaron ochenta libras de pasto para igualar el valor nutricional de 26 libras de heno seco y grano, la ración diaria prescrita. Además, el pasto verde aumentó la probabilidad de que un caballo se pudriera. Sin embargo, los pastos se utilizaron, ya sea como un suplemento de la ración regular o como la principal fuente de nutrición durante períodos cortos, si el heno y el grano no estaban disponibles.

En enero de 1865, a los hombres en Kirkpatrick's Battery, que prestaron servicio en el ejército confederado del teniente general Jubal A., se les concedió 'permisos para el caballo'. Un verano caluroso y seco redujo en gran medida los cultivos en la zona. y había poca comida para los hombres y ninguna para los caballos. Para enfrentar esta crisis, a los artilleros cuyas casas estaban cercanas se les permitía regresar a casa si cada uno llevaba un caballo consigo. Se esperaba que el soldado furlou alimentara y cuidara al caballo; cuando llegaba la primavera, debía regresar a la batería con el caballo. Es cierto que este era un negocio arriesgado teniendo en cuenta la situación de la Confederación en enero. Aparentemente, valía la pena el riesgo de perder un veterano para salvar un caballo.

El agua para los caballos era un problema que exigía una solución adecuada todos los días. Mientras esté en el campamento, una batería descubrirá el arroyo o estanque más cercano y riega rutinariamente los caballos allí. En la marcha, el agua tenía que ser encontrada al final de cada día. Si el agua estaba a cierta distancia, como solía ser, el momento del riego era crítico. Las armas estaban inmóviles si los caballos estaban ausentes. Por lo general, solo la mitad de los caballos serían enviados al agua en cualquier momento. Esto significaba que en una emergencia se podía lograr algún movimiento, pero con solo la mitad de los caballos presentes, la batería estaba en clara desventaja.

En la Batalla de Stones River en diciembre de 1862, la Batería E de la 1ra Artillería de Ohio estaba estacionada a la derecha de la línea Union, de cara a los matorrales de cedro llenos de niebla de los cuales los confederados vendrían gritando al amanecer. Justo antes de que comenzara el ataque, la mitad de los caballos de la batería fueron llevados a una pequeña corriente a unas 500 yardas hacia atrás. En la debacle que siguió al ataque inicial, todas las pistolas de batería se perdieron. Algunos relatos de la batalla mencionan la ausencia de caballos y sugieren que fue un factor en la pérdida de las armas. La batería peleó valientemente donde estaba parada, lanzando disparos de cartuchos contra los rebeldes que avanzaban, hasta que toda la brigada de la Unión fue aplastada y enviada de regreso. Las tropas asignadas para soportar la batería lo abandonaron. Es difícil creer que el resultado hubiera sido diferente incluso si todos los caballos hubieran estado presentes.



Otro incidente donde el riego de los caballos de artillería provocó una demora y tal vez frustró un ataque ocurrió en Petersburg, Va., El 15 de junio de 1864. El general de brigada William F. 'Baldy' Smith y el XVIII cuerpo federal se presentaron ante la ciudad y luego defendieron por solo 2.200 hombres, muchos de los cuales eran milicias sin experiencia con poca o ninguna experiencia de combate. El supuesto asalto federal se demoró más de una hora cuando se descubrió que todos los caballos de artillería habían sido desenganchados y llevados al agua. El ataque no comenzó hasta las 7 p.m., cuando fue derrotado. Algunas cuentas culpan al fracaso de los caballos de artillería ausentes. Los refuerzos veteranos llegaron para reforzar la defensa justo cuando las líneas confederadas se rompieron. Algunos han especulado que sin el retraso, Petersburgo podría haber sido tomada nueve meses completos antes de que finalmente cayera.

A pesar del cuidado dado a los caballos de artillería, los animales aún perecieron a una velocidad asombrosa. Muchos murieron de enfermedades o fueron asesinados por agotamiento. Muchos más fueron asesinados junto con sus compañeros de la batería en la batalla.

Cuando una batería se desataba y tomaba su lugar en la fila, los caballos normalmente eran trasladados a un lugar protegido del fuego enemigo directo, detrás de un edificio o una colina, en un bosquecillo o en un barranco. Sin embargo, tales precauciones no siempre protegían a los animales del fuego hostil.

En el tercer día en Gettysburg en julio de 1863, muchos de los caballos de artillería de la Unión se colocaron en la ladera oriental de Cemetery Ridge, detrás y debajo de la cresta. En el gran bombardeo que precedió a Pickett's Charge, la posición se convirtió inadvertidamente en una trampa mortal. El general de brigada Henry J. Hunt, jefe de artillería de las fuerzas federales, informó que el fuego de las armas confederadas era alto. Pasó por encima de la cresta y explotó o cayó entre los caballos en la ladera oriental. Como Hunt informó, "Esto nos costó una gran cantidad de caballos y la explosión de una cantidad inusualmente grande de cajones y limbers." La artillería de la Unión perdió 881 caballos en Gettysburg. Todos esos animales no fueron asesinados en la ladera oriental de Cemetery Ridge, pero se puede suponer por los comentarios de Hunt que muchos lo fueron.

Los caballos sufrieron no solo por el fuego de artillería sino también por el fuego de la infantería que avanzaba. La captura de una pieza de artillería fue una gran hazaña, trayendo consigo el honor y el reconocimiento. Los regimientos confederados en el teatro occidental se les permitió colocar los cañones cruzados en sus banderas de batalla regimiento después de haber tomado un arma Federal.

Una táctica utilizada para atacar una batería era derribar a los caballos atados a ella. Si los caballos de la batería se mataban o se desactivaban, mover las armas de regreso a la seguridad era una tarea imposible. Pero los caballos podrían recibir mucho castigo. Fueron difíciles de derribar, y una vez abajo fueron difíciles de mantener, incluso con el impacto de las balas Minie de gran calibre.

En la estación de Ream en agosto de 1864, la 10ma Batería de Massachusetts luchó desde detrás de una barricada improvisada baja, con sus caballos completamente expuestos a solo unos metros detrás de las armas. La batería estaba luchando con cinco pistolas, y en poco tiempo los cinco equipos de seis caballos fueron atacados. En cuestión de minutos, solo dos de los 30 animales seguían en pie, y todos estos tenían heridas. A un caballo le dispararon siete veces antes de que cayera. Otros caballos fueron golpeados, cayeron y lucharon de nuevo, solo para ser golpeados de nuevo. El número promedio de heridas sufridas por cada caballo fue de cinco. Los confederados estaban disparando desde un campo de maíz a unos 300 metros de distancia.

Con mucho, el mayor número de caballos se perdió por enfermedad y agotamiento. Nuevamente refiriéndose a la 10ma Batería de Massachusetts, los informes revelan un triste rastro de caballos que mueren de enfermedades o que los matan a causa del agotamiento. Entre el 18 de octubre de 1862, cuando comenzó su servicio, y el 9 de abril de 1865, cuando Lee se rindió, la batería perdió un total de 157 caballos por causas distintas al combate. De estos, 112 murieron a causa de una enfermedad. La enfermedad más prevalente en la batería fue el muermo, que reclamó 45 caballos. El muermo, una enfermedad altamente contagiosa que afecta la piel, los conductos nasales y las vías respiratorias de caballos y mulas, también se denominó farcy o nasal gleet en los informes de tiempos de guerra.

Cuarenta y cinco de los caballos de la batería se perdieron debido a la fatiga cuando simplemente se agotaron y no pudieron trabajar, por lo que se les dio muerte. Las pérdidas por agotamiento pueden ser clave para eventos específicos. En junio de 1864, 13 caballos de batería se perdieron por agotamiento, lo que refleja el ritmo aplastante del avance de Grant después de abandonar el desierto. En los días posteriores a la caída de Richmond, cayeron 14 caballos como resultado de la dura persecución del ejército en retirada de Lee. Incluso cuando llegó la rendición, la persecución de la matanza continuó haciendo mella, con otros 22 caballos siendo asesinados por agotamiento entre el 10 de abril y el 15 de abril.



Los caballos fueron trabajados duro y largo, pero tenía que ser así. Una batería corriendo para ponerse al día con un enemigo en retirada o para obtener una posición de ventaja no tenía lugar para un tratamiento suave. Las apuestas eran altas, y los caballos pagaron el precio. La alternativa podría ser la derrota. Un hombre en una larga y ardiente marcha, empujado más allá de lo que su cuerpo podría soportar, podría abandonarlo temporalmente y ponerse al día con su compañía más tarde. Los caballos no tenían esa opción. Enganchados a los brazos, tiraban de ellos hasta que caían o, como sucedía en la mayoría de los casos, hasta que dañaban sus cuerpos más allá de la curación, y luego recibían disparos.

El barro o el polvo parecían plagar cada movimiento de tropas. De los dos, el barro era el mayor problema para la artillería. El polvo creaba una gran incomodidad, pero poco más. Mientras que un artillero podría tener dificultades para respirar e incesante comezón en el polvo sofocante, las pistolas y los cajones aún podrían moverse. El barro, por otro lado, a menudo hace que el movimiento sea imposible. Hundiéndose debajo de sus ejes en agujeros llenos de suciedad, pistolas y cajones se podían mover solo con un esfuerzo sobrehumano, los hombres empujando las ruedas y los caballos extra tirando de las huellas. A veces, las armas simplemente se abandonaban al barro.

Una batería se movió a la misma velocidad y cubrió la misma distancia que las tropas a las que estaba

sábado, 18 de febrero de 2017

Guerras Napoleónicas: ¿Por qué hubo tantas bajas en las batallas?

La picadora de carne de la guerra - Por qué las guerras napoleónicas costaron tantas vidas

Andrew Knighton - War History Online




Las guerras napoleónicas involucraron un número asombroso de hombres heridos y muertos.

Desde el 6% de las muertes en Fleurus en 1792 hasta el 15% en Austerlitz en 1806. Hubo un 31% en Eylau en 1807 y un aterrador 45% en Waterloo en 1815.

El gran número de hombres quebrantados por las guerras era horrible. Algunos sobrevivieron a sus lesiones, aunque es probable que millones murieron. Los 3,7 millones de muertes estimadas por el historiador Hippolyte Taine pueden ser una exageración, pero debe estar en el área correcta.


Más de 500.000 hombres fueron perdidos del ejército de Napoleón durante la invasión de 1812 de Rusia, y mientras que éste era un desastre particularmente terrible, no era único.

¿Por qué tantas personas murieron en las guerras de un solo hombre?

Guerras que atravesaron un continente

La magnitud de las bajas es en parte un reflejo de la magnitud de las guerras.

Napoleón supervisó la continuación de un largo período de guerra iniciado por los revolucionarios gobiernos franceses. El efecto desestabilizador de la Revolución Francesa había convertido muchas grandes potencias contra Francia. Si bien estos conflictos podían ser considerados como una serie de batallas separadas, fueron efectivamente una larga guerra en la que Francia estaba constantemente luchando.

Al igual que en la Guerra de los Siete Años anterior, estos fueron un precursor de las Guerras Mundiales del siglo XX, atrayendo a todas las grandes potencias. Se les llamó la Gran Guerra un siglo antes de que ese término fuera usado en el conflicto de 1914-18. Las guerras combatidas casi en su totalidad en Europa difícilmente pueden ser llamadas guerras mundiales, pero sí incluyeron a las mayores potencias industriales de la época e involucraron a casi todos los países de Europa.

Con tantos ejércitos luchando, había muchas vidas en juego.


El Regimiento 28 en Quatre Bras. Elizabeth Thompson, Lady Butler, 1875

Reclutamiento

La Francia revolucionaria introdujo un nuevo elemento en la guerra europea. Era algo que aumentaría el número de soldados en el campo muchas veces; reclutamiento.

Frente a los ataques de los países de Europa, las rebeliones desde adentro, y el reto de difundir sus ideales por la fuerza, la Francia revolucionaria comenzó a reclutar hombres para luchar.

La ley de reclutamiento en vigor durante la mayor parte del reinado de Napoleón fue la Ley Jourdan-Delbrel de 1798. Sus disposiciones fundamentales duraron hasta la codificación y revisión de todas las regulaciones militares en 1811. Incluso entonces, la esencia de la ley fue incorporada a las regulaciones, no abandonada .

La conscripción significó que Francia lanzó a un gran número de hombres en el amolador de la guerra. No sólo gente de su propio país, sino también reclutas de provincias conquistadas. Las naciones opuestas reclutadas para igualar los números de Francia. No sólo un gran número de países luchaban, sino que cada uno estaba luchando con un mayor número de hombres, infligiendo y sufriendo más bajas.

Desastres épicos

Napoleón era un general atrevido y audaz. Él tomó riesgos enormes para alcanzar metas importantes. Como resultado, cuando el desastre cayó podría ser igualmente épico.

La retirada de Moscú en 1812 y la derrota en Leipzig en 1813 fueron particularmente devastadoras, con un gran número de tropas francesas perdidas. Los hombres que los reemplazaron se lanzaron apresuradamente, es decir, muchos eran inexpertos y mal preparados, con probabilidades de sufrir frente a la realidad de la batalla.

Incluso antes de esto, los grandes planes de Napoleón eran a veces su destrucción. La expedición egipcia de 1798 vio a miles de hombres morir no sólo en la batalla, sino de la peste y la privación, ya que fueron cortados y los suministros se agotaron.

Napoleón apuntó alto. Cuando cayó a la tierra, otros sufrieron.


Caballería enfrentándose en la Batalla de Borodino, pintada por Franz Roubaud en 1912

Artillería Mejorada

El orgullo excesivo pudo haber jugado un papel en la devastación, pero también lo hizo la tecnología y la marcha del progreso.

La carrera de Napoleón comenzó en la artillería en un momento en que estaba haciendo avances significativos. Las armas estaban siendo diseñadas para ser más potentes y móviles. Debido a una combinación de avances tecnológicos y los cambios tácticos que llevó Napoleón, la artillería llegó a desempeñar un papel más destructivo que nunca. El ejército francés en Leipzig disparó cinco veces más bolas de cañón que el que habían tenido en Valmy veintiún años antes. Los resultados de esos cañones eran más cuerpos en un conteo brutal.


La carga de los grises escoceses en Waterloo. Por Lady Butler, 1881

Los límites de la Medicina

Aunque no era un problema nuevo, el conocimiento médico limitado exacerbó el peaje tomado por las guerras napoleónicas.

El siglo XIX fue un período de importantes avances médicos. La naturaleza de la enfermedad llegaría a ser comprendida. La importancia de la limpieza en la prevención de la infección transformaría tanto el tratamiento como la salud pública. Los químicos desarrollaban poderosos detergentes para matar las bacterias antes de que alcanzaran las heridas y la cirugía tomaría saltos audaces hacia adelante.

Todo lo que tenía por delante, sin embargo. Durante las dos décadas en las que Napoleón dominó la guerra, incluso la más leve de las heridas en el campo de batalla podría conducir a una infección mortal. Un brazo o una pierna roto lo más probable es que sea eliminado, aumentando el riesgo de infección, pérdida de sangre, o muerte por shock.

Era una guerra en una escala casi industrial, sin los beneficios que traería la medicina moderna.

Búsqueda de alimento y tierra quemada

La mayoría de los intentos de contar el costo de las guerras de Napoleón se han centrado en los soldados, pero la violencia también tuvo un enorme impacto en los civiles.

Mientras grandes ejércitos pisoteaban el continente, dejaban un rastro de destrucción a su paso. Algunos de esto fue debido a la falta de comida. Llevar todo el sustento requerido para tales grandes ejércitos hubiera sido un tremendo esfuerzo, así que los ejércitos vivieron de la tierra. Las granjas y comunidades enteras se quedaron sin comida.

Fue peor en áreas donde se usaron tácticas de tierra quemada, especialmente Rusia. Para evitar que los franceses se abastecieran, los ejércitos rusos devastaron su país. La ciudad de Moscú se incendió en lugar de dejar que los franceses encontrar lo que necesitaban allí.

Tales tácticas causaron hambre y muerte para la gente común. Las disputas con soldados forrajeros llevaron a actos de violencia. Inevitablemente, tales sufrimientos fueron en gran parte no reportados.

Millones de soldados y civiles murieron durante las guerras napoleónicas. Los cambios políticos y tecnológicos realizados para un conflicto particularmente devastador. Era un presagio de lo que vendría en la era de la guerra total.

Fuente:

martes, 31 de enero de 2017

Historia Argentina: Fábrica de Artillería de Buenos Aires

Fábrica de Artillería de Buenos Aires

Dada la escasez de material de artillería, debida en parte a la necesidad de enviar tropas a diversos frentes de guerra, y a la pérdida de material en diversas derrotas las autoridades de la Revolución de Mayo resolvieron establecer una fábrica de cañones. La falta de técnicos, mano de obra y materia prima eran problemas insuperables, hasta que se presenta a las autoridades Ángel Monasterio. Nacido el 28 de Febrero de 1777 en Santo Domingo de la Calzada, provincia de Logroño, Monasterio ingresa a la Real Academia de San Fernando, donde estudia dibujo y escultura, en los que se distingue de tal modo que es nombrado Académico de Merito. En 1810 es destinado al Río de la Plata en 1810 por la Junta Central de la Administración .

Se identifíca con el espíritu y los móviles de la causa patriota, a cuyo servicio se entrega. Luego de estar preso en Montevideo por cuatro meses, en Noviembre de 1811 pasa a Buenos Aires, incorporándose al ejército como capitán de artillería, siendo destinado al estado mayor de ese arma. En 1812 es comisionado para erigir las baterías "Libertad" e "Independencia" en Rosario. En 1812 es comisionado para erigir la fábrica de cañones, motivo de este trabajo.




Maquinarias, hornos y cañones 

En mayo de 1812 el Triunvirato le encarga el montaje de una fundición en el edificio de una iglesia destechada de la Residencia, que se hallaba situada en las actuales calles Defensa y Humberto Primo. Monasterio se vio obligado a diseñar y construir las maquinarias necesarias, construyendo un horno también de su propio diseño, ya que a las cuatro horas de haberle cargado el metal, ya estaba en estado de perfecta fusión, mientras que los modelos de "Reververo" usados generalmente en Europa en ese lapso de tiempo apenas estaban candentes. Solo una vez haba vio fundir cañones en Sevilla, pero esto le bastó para establecer y dirigir con éxito la fábrica de cañones de Buenos Aires.

Con mucha razón, Mitre lo llamó "El Arquímedes de la Revolución" En base a extensas y concienzudas lecturas, Monasterio, estaba bien versado en las ordenanzas reales, que establecían el desempeño de oficiales en fábricas de artillería, pólvora y otros implementos de guerra. en sus labores, sería asistido por Simón Aráoz, otro español quien tenia cierta experiencia en los trabajos de fundición de metalles. Solo un mes después, el 22 de Julio de 1812 realiza Monasterio el primer ensayo de fundición: un mortero cónico á la Gumer de calibre 12 pulgadas (305 mm) que fue llamado "Tupac Amarü". El 15 de agosto se completa el segundo mortero de ese tipo, denominado "Mangoré"

Ambos fueron trasladados, con grandes dificultades a Montevideo donde fueron montados en batería en un punto estratégico escogido por el coronel von Holmberg. Los gigantescos morteros dispararon sus primeras granadas contra la fortaleza realista de Montevideo el 13 de Septiembre de 1813. Alarmados por la potencia de estas piezas, los realistas estacionaron un vigía en el campanario de una iglesia, para que, al distinguir los fogonazos, los anunciarla al público con dos campanadas. Durante el bombardeo, que se prolongó hasta el 1o de Octubre, ambas piezas dispararon 295 bombas contra la posición enemiga. El 11 de Diciembre se prueban dos nuevos cañones de calibre 8, destinados para el Ejército del Perú, así como un tercer mortero de 12 pulgadas que en honor al director de la fábrica fue llamado "Monasterio".

Esta pieza se encuentra en el Museo Histórico Nacional, en Plaza Lezama, Buenos Aires. A comienzos de 1814 es ascendido a coronel y nombrado jefe del Regimiento de Artillería de la Patria. Los primeros cañones fundidos en esta planta fueron cuatro de bronce de calibre 8, que fueron probados el 11 de Marzo de 1814. Estas piezas, que salieron perfectas fueron asignadas al Regimiento de Artillería de La Patria. En el primer año de actividad la fábrica produjo 22 cañones de campaña de calibre 4 de bronce, y tres de montaña de calibre 6. Durante 1816 y 1817 la actividad se reduce, siendo producidos dos piezas de bronce de a 6 llamadas "El Vigilante" y "El Chacabuco". Otra pieza fundida en este arsenal denominada "El Inexpugnable" fue llevada a Chile por San Martín, con el Ejército de Los Andes, y hoy se encuentra en el Museo Militar de Santiago de Chile. Monasterio perece ahogado en 1817 al regresar de un viaje a Río de Janeiro.

Hallazgos de sus restos 

La Escuela Nº 26, ubicada en San Juan al 300, en el barrio de San Telmo tuvo una noticia que revolucionó a los maestros y a las autoridades, quienes ya planean un museo en el lugar. Todo es por el hallazgo de los restos de una fábrica de cañones de principios del siglo XIX. El descubrimiento tuvo lugar durante las tareas de ampliación del jardín que funciona en el colegio. 
Según esos documentos históricos, la fábrica funcionó entre 1813 y 1822, año en que se mudó a la zona de la Plaza Lavalle, frente a Tribunales. Para la misma época se puso en funciones la fundición de la provincia de Jujuy. "Ambas hacen a nuestra Independencia", destacó Weissel tras una recorrida junto a Clarín y al ministro de Educación porteño Mariano Narodowski, quien se comprometió ante las autoridades a terminar la obra lo más pronto posible y conservar el lugar por su "alto valor histórico".

La idea de los expertos es seguir excavando en toda la manzana, donde hay otros edificios históricos como la Iglesia San Pedro Telmo, que data de 1734. Hasta ahora, sólo encontraron restos de escoria (la basura de la fundición), minerales de cobre, ladrillos coloniales, pedazos de cerámica y de vidrio, y carbón mineral, que se usaba como combustible.


 


Fuentes 

  • Martí Garro, Pedro E, Coronel de Artilleíra (R.E.) Historia de la Artillería Argentina (Comisión del Arma de Artillería "Santa Barbara ", Buenos Aires, Argentina, 1982) pag. 325-327.
  • Addenda: Lo siguiente proviene de un periódico chileno de aquella poca: El Monitor Araucano Tomo II. N° 61. Viernes 15 de Julio de 1814.
  • "Buenos Aires. Las cartas... Estado de la fábrica de fusiles. 
  • Poder Local

viernes, 13 de diciembre de 2013

Guerra del Paraguay: La fundición de Ybycuí

La fundición de hierro de Ybycuí y la Guerra del 70
Tte. Cnel. Hugo Mendoza
Ing. Rafael Mariotti

El presente trabajo tiene por objeto realizar una reseña histórica de la fundición de Ybycuí desde sus orígenes hasta su destrucción a finales de la Guerra de la Triple Alianza, analizar los objetivos que llevaron a su concepción, su crecimiento y su producción a plenitud; también su importancia real en el esfuerzo por la defensa del país durante la guerra de 1864 a 1870. En todo momento se hará una comparación con el estado de la tecnología siderúrgica de la época para poder comprender lo que significaba un emprendimiento de esa índole en aquel tiempo y entender la visión del presidente Carlos Antonio López al querer dotar al país de las bases para una futura industrialización.

Hacia mediados del siglo XIX el presidente Carlos Antonio López concibió el montaje de una protoindustria de hierro en nuestro país, la cual estaba dominada por los propósitos militares, como se refleja en una comunicación antes de iniciar los trabajos enviada por Juan Andrés Gelly embajador paraguayo ante el Imperio del Brasil, fechada en Santos el 20 de mayo de 1849 donde dice que la fabrica podria proveer al país no sólo de los proyectiles de artillería, de los que había mucha escasez, sino que se podría fundir en ella cañones siendo el primero en proponer que la cantidad de campanas existentes en el Paraguay podrían servir de materia prima para fundir estos cañones. Otro de los objetivos, según esta nota, era formar un plantel de personal técnico para manejar la fábrica y aumentar el arsenal tan necesario para la defensa del país, en momentos en que nuestra existencia como nación libre e independiente se tambaleaba ante el embate rosista.
En la citada nota, Gelly informaba al presidente que al día siguiente partiría el ingeniero fundidor, de nacionalidad inglesa, Enrique Godwin que había estado al frente de la fundición brasileña de Ypanema, contratado para dirigir los trabajos; lo acompañaban, también contratados, el multifacético alemán Juan Jorge Bachman, que era mecánico, práctico en torno, fundidor y relojero trayendo con el a su hijo y al joven Federico Feiger, que no tenía contrato ni sueldo fijo, era este ex teniento de artillería del ejército de Hannover, tenía conocimientos de química y medicina, además de la manipulación de explosivos para balas; venía también contratado Enrique Graf, mecánico, tornero, y fundidor a quien también acompañaba un hijo del mismo nombre.


Se utilizó la ruta de Santos, Cuyabá, pasando por Olimpo y Concepción atendiendo a la seguridad y que era la ruta más larga porque en esos momentos se desarrollaba en Río Grande do Sul la llamada "Revolución Ferroupilha"; y la necesidad de que los instrumentos, maquinarias y útiles fuesen con Godwin ya que sin ellos no podría trabajar, llegando a Asunción por vía fluvial el 26 de noviembre de 1849.
Las primeras gestiones de Godwin fueron la de buscar informes sobe los yacimientos de mineral más ricos y de fácil acceso; debemos acotar que anteriormente se habían enviado muestras a Charleroi, Bélgica, obteniendo informes muy favorables.
Las pruebas y el informe corrieron por cuenta de Feiger a principios de 1850, confirmando lo anteriormente dicho de la calidad y rendimiento del mineral.
El establecimiento se ubicó en la zona de Ybycuí, en un lugar denominado "La Rosada", un modesto poblado al pie de la cordillerita a cuyo fondo corre el arroyo Ybycuí o Minas Cué y que configura un anfiteatro de fácil defensa. Los altos y grandes bosques de los alrededores suministraban la madera necesaria, en especial el laurel, para hacer carbón y en el valle del mismo se encuentran tierras de excelente calidad para la fabricación de ladrillos refractarios y moldes; además su equidistancia ideal de los yacimientos de mineral de hierro de Ybycuí, Quyquyó, Caapucú y San Miguel que podían ser fácilmente transportados por el río Tebicuary pasando por los arroyos Caapucú, Quyquyó, Mbuyapey e Ybycuí.
Es probable que los primeros trabajos se hayan iniciado antes del 5 de abril de 1850: en un oficio de esta fecha se ordena talar tan solo el monte y bajar el predio a nivel del camino por donde se debía llegar al asiento de los futuros edificios.

Godwin pone manos a la obra con toda su competencia y empuje y cuatro meses después, en agosto de 1850, se habían construido ya los muros exteriores del horno, los cimientos de la casa de máquina y las edificaciones semiterminadas del cuartel. Establece disciplina y orden en las tareas y exige al gobierno el mando pleno en el manejo del establecimiento.
Pese a la buena voluntad del director no se poseía operario en número suficiente para la extracción del mineral, ni existía maquinaria adecuada porque el bloqueo del país subsistía en esos años, el transporte era difícil por las malas condiciones de los caminos y además el hierro se cuajaba (solidificaba) en los ensayos y no había más remedio que apurar la operación y vaciar los hornos a toda prisa, por lo que no se consiguió fundir hierro de calidad aceptable, por último se agregaba la falta de experiencia de los operarios, siendo la mayoría reos condenados a trabajos forzados.
Godwin continuó por algún tiempo trabajando pero al llegar abril de 1851 se declaró vencido y el 30 de este mes recibió el saldo de sus sueldos atrasados y quedó desobligado, quedándose en Asunción donde falleció unos meses después siendo sus bienes subastados y depositados para el tesoro nacional; de la suerte de sus colaboradores se conoce muy poco.

El segundo director

Los primeros fracasos no desalentaron a Don Carlos y es así que acepta un proyecto presentado el 27 de diciembre de 1852 por el ingeniero sueco Augusto Liliedat, a pesar de su elevado costo: 15.520 pesos oro, por el hecho de que estimaba una producción anual de 1.800 toneladas de hierro, unas 5 toneladas diarias; pero este cálculo no era real, como se verá más adelante, pues no se tenía el personal idóneo; ni se poseìa una infraestructura adecuada y tampoco una provisión normal de materia prima; no tomándose en cuenta los obstáculos naturales.
Para que este plan se llevara a cabo se necesitaba adecuado personal técnico consistente en un maestro ingeniero y fundidor, dos maquinistas, dos fundidores, un modelero y un especialista en minas, incluyendo además una lista de herramientas que se debían adquirir.
El presidente tuvo la visión de incluir en el contrato de Liliedat una cláusula que sería de rigor en los contratos con los extranjeros mas adelante y que tenía la finalidad de lograr la independencia técnica del país a un plazo mas o menos largo, comprometiendo a Liliedat a hacerse cargo de cinco o seis jóvenes para enseñarles el oficio, además para solucionar los problemas de comunicación se asignó al director un escribiente, Buenaventura Caballero.
Los trabajos siguieron estancados hasta 1852 en que se levantó el bloqueo contra el Paraguay y en enero de 1853, Liliedat viajaba al Rio de la Plata, con autorización de Don Carlos para porveerse de los materiales y operarios necesarios llevando fondos del tesoro nacional para cumplir su cometido.
Liliedat no consiguió todos los colaboradores pedidos, pero siguió adelante con el proyecto, sólo vinieron el primer maquinista, el inglés Isaac Jones; el segundo maquinista, el polaco Eduardo Misch; un fundidor francés Guillermo Ponceaux y un modelero, también francés, Federico Gall que venían contratados por dos años y a todos ellos se les daría casa, carne y un anticipo de dos meses adelantados de sueldo, para los gastos del viaje que corrían por su cuenta.
A su regreso parte Liliedat de Asunción el 14 de julio de 1853 para hacerce cargo del establecimiento, una vez allí, se aboca con sus colaboradores a los trabajos preliminares; en agosto llegan las herramientas y la maquinaria adquirida en varias carretas a la fundición, para setiembre se tenían construidas varias casas, se reparó la presa y la rueda hidráulica que se encontraba en malas condiciones, se construyen fuelles para atizar el horno y se repara el puente. El estado de las obras para octubre era que ya estaban terminadas las máquinas y se completó la infraestructura para la olería y se comenzaron los trabajos para habilitar la vía acuática desde el río Tebicuary pasando por los arroyos circunvecinos, para el transporte de mineral desde sus yacimientos. Se comenzó a tener una mas estrecha relación con la Armería Nacional, que ya había comenzado en los tiempos de Godwin, solicitándole la fabricación de piezas y elementos precisos. A fines de diciembre el horno estaba semiterminado faltándole sólo la chimenea.
Al comienzo de 1854 el plantel de obreros totalizaba 166 personas y la seguridad, al mando del subteniente Prudencio Silvero, se componía de más o menos 40 hombres. Terminados los trabajos preliminares comenzaron los primeros ensayos de fundición y el 15 de mayho se inicia la primera prueba de fundición del mineal de hierro que dura cuarenta y ocho horas y da como resultado 316 kg. de producto de 2,7 toneladas de mineral.



A pesar de este auspicioso inicio, la producción a toda capacidad debía esperar varios años y reiterados fracasos en las pruebas de fundición de mineral; donde realmente se consigue éxito en esta etapa es en la refundición de hierro en desuso o ya fundido en lingotes.
El proceso de fundición del mineral consistía, según lo describe el propio Liliedat, en calentar la piedra fuertemente y ponerlo en contacto con el aire frío a fin de oxidar el carbón y otras substancias extrañas, como el silicio, operación que se realizaba en el horno, entrando el hierro en fusión, ardiendo una parte de este así como el carbón y los metales extraños formando una escoria superficial, se saca afuera el hierro para despojarlo de la escoria lo que hacen los operarios golpeándolo con mazos, el procedimiento debe ser repetido hasta cuatro veces. Para acortar el proceso se construyó un horno pequeño para batir el hierro, procedimiento inventado por el inglés Enrique Cort en 1784, consistente en batir o afinar el hierro fundido con el fin de eliminar la mayor cantidad de carbono del metal lo que le da mayor dureza y se conoce como hierro forjado, lo que permitió fundiciones en sólo 6 horas.
(proceso fabricacion hierro fundido, horno reverbero, definiciones hierro fundido forjado)
Hagamos ahora un breve repaso sobre la naturaleza del hierro y su obtención en aquella época.
El hierro es un metal, el cuarto elemento más abundante en nuestro planeta; y aunque está presente en casi todos los suelos, sólo puede ser explotado en aquellos donde se encuentra especialmente concentrado. Este metal se encuentra en la naturaleza mezclado con otros elementos y con substancias químicas. Generalmente tiene el aspecto de una piedra marrón a menudo muy pesada. Esta roca se conoce como mineral de hierro y está presente entre muchas formaciones rocosas en el mundo.
Una vez obtenido se distinguen dos clases de hierro:
  • Hierro forjado: es la forma más antigua utilizada por la humanidad. El hombre ha estado fabricando artículos de hierro forjado desde hace 4000 años. Es una forma muy resistente del metal y a la vez suficientemente maleable y ha sido empleado para fabricar herramientas y artículos pequeños como los clavos. Puede ser martillado, doblado o enrollado. Este tipo de hierro se elabora en un taller de forja. 
  • Hierro fundido o fundición: es bien diferente al forjado. Se obtiene cuando el metal se calienta y llega al estado líquido (para lo que se necesita mucho calor); se vierte en moldes y se deja enfriar. Por estar en estado líquido puede ser moldeado en diferentes formas -por ejemplo ollas- . Este hierro se obtiene en una fundición. 
Para separar el hierro de los componentes con los cuales esta mezclado (principalmente el oxígeno con el cual se combin para dar óxidos de hierro), se utilizaba (y se utiliza aún hoy en día) un procedimiento llamado de reducción. Este se realizaba en unas construcciones especiales llamadas altos hornos -utilizados en Europa a partir del año 1300 d.C.- que eran unas edificaciones de ladrillo similares a una chimenea con su centro más ensanchado que su parte superior e inferior. Aquí se cargaban en capas alternadas mineral de hierro, carbón vegetal y piedra caliza. Luego se encendía una pira de leña en la parte inferior (que estaba comunicada con el exterior mediante una abertura), y ésta iba encendiendo el carbón colocado entre las capas de roca. Para que este carbon ardiera y se alcanzasen las temperaturas de fusión del hierro presente en la roca (1300 °C), era necesario atizar el fuego con un caudal constante de aire, lo que se lograba mediante el soplo de fuelles, generalmente movidos por ruedas hidráulicas. Luego de alcanzarse esta temperatura las partículas de hierro presentes en la roca se derretían y fluían fuera de ella: las gotitas descendían hasta el fondo del horno (llamado crisol) y se juntaban formando una especie de laguna de metal líquido. La piedra caliza ayudaba a separar las impurezas presentes en el hierro líquido. Luego de 12 a 20 horas de fuegos muy calientes en el horno, los operarios (ingenieros fundidores) decidían "sangrar" el horno, o sea retirar el hierro líquido que bullía debajo de las demás impurezas derretidas llamadas escoria.
Este es el proceso que el ingeniero Liliedat describe como "...se calentaba la piedra fuertemente y se la ponía en contacto con el aire frío... se saca afuera la piedra..."
Hasta aquí era el procedimiento para fabricar el hierro fundido y ocurría dentro del alto horno. El hierro líquido era retirado mediante un canal abierto en el piso de arena del taller de fundición, donde se depositaba en unos moldes cavados en el suelo. Al sodificarse quedaba un producto (hierro fundido, fundición o arrabio) de gran dureza pero quebradizo debido a los granos que se formaban en su estructura por el enfriamiento. Para volverlo útil (hierro forjado) había que volver a calentarlo y golpearlo con mazos para extraer el resto de escoria que tenía mezclado; este proceso se realizaba 4 o 5 veces y se denominaba forjado (lo describe Liliedat casi sin separarlo del proceso de hierro fundido). El resultado era el hierro forjado, de gran utilidad pues era a la vez duro y maleable debido a la estructura fibrosa que tomaba a consecuencia del trabajo mecánico efectuado sobre él.
En 1784 Enrique Cort patentó en Inglaterra un método para fabricar hierro forjado evitando el penoso y repetitivo trabajo de martillado. Consistía en colocar el hierro fundido dentro de un horno especial, haciendo entrar el mineral en contacto con una corriente de aire muy caliente lo que quemaba el resto de carbono, mientras tanto, el hierro en estado líquido tenía que ser continuamente revuelto o agitado (de ahí el nombre del procedimiento "pudelado" o "batido"). El horno especial se llamaba horno de reverbero. Este procedimiento permitió a Gran Bretaña disponer de grandes cantidades de hierro forjado bueno y barato lo que le catapultaría como la primera potencia industrial del mundo en los siguientes 30 años.

Continuando con nuestra historia...pese a los progresos comienzan a haber fricciones entre los extranjeros en especial entre los operarios especializados y el director por su excesiva intromisión en el trabajo de sus colaboradores y el mal trato dado a los peones. El primero en abandonar el establecimiento fue Misch, el 9 de setiembre de 1853, quien al poco tiempo de iniciada su labor sufrió una herida de bala mientras manipulaba en forma imprudente una pistola, abonándosele sus haberes al llegar a Asunción, permaneciendo en el país hasta vísperas de la guerra.
Ponceaux tampoco era tan buen operario como decían sus recomendaciones dedicándose asiduamente a la bebida, lo cual le restó capacidad de trabajo y obligó al director a ponerlo bajo arresto. Tampoco Graf y Jones resultaron ser personas muy serias teniendo en cuenta las quejas elevadas contra ellos por Liliedat.
Las noticias de las desavenencias trascendieron a la capital y los afectados fueron llamados a Asunción el 3 de abril y se solicitó un informe reservado al jefe del destacamento sobre los sucesos, comisionándose al colector general don Mariano González a tener una reunión con los agraviados, fijada para el día 11, donde se expusieron los motivos y se demostró la imposibilidad absoluta de conciliación.
La providencia del 20 de abril puso término al incidente acordando rescindir el contrato a Ponceaux y Jones, a quienes abonó sus haberes hasta ese día, diponiéndose darles pasajes en el bergantín nacional "Bermejo".
Este incidente también tuvo repercusiones en el establecimiento: el 27 de abril es relevado el Subtte. Silvero por no haber informado a tiempo de los sucesos, retirándole su confianza el gobierno y siendo reemplazado por el Subteniente Elizardo Aquino, luqueño diligente y trabajador que se había propuesto aprender personalmente todas las operaciones de fundición de hierro, como ser el modo de cargar el horno con las porciones correspondientes tanto de carbón como de mineral y caolín, el modo de atizar el fuego, el uso de ventiladores y el manejo de la maquinaria.
El presidente decidió que continuase el director, pero aplicándole un castigo pecuniario, reduciéndole el sueldo de 1.350 pesos a 1.200, en colaboración con Gall y fijándole las labores inmediatas consistentes en poner la fábrica en estado de funcionar, acopiando la mayor cantidad de mineral de hierro y carbón de leña, abocándose en el menor tiempo posible a la fundición de balas de artillería, usando el poco hierro que había salido de los ensayos; esto confirma nuestra presunción acerca del poco éxito de las fundiciones iniciales.
En Mayo continúan los ensayos de fundición que resultan un fracaso pese a los intentos en tres oportunidades, de las cuales, de las dos primeras sólo salieron 95 kg. de hierro con escorias y en la tercera, aunque el mineral se derritió no llegó a fluir en forma rápida, quedando cuajado (solidificado) endureciéndose en el crisol del horno teniendo que ser sacado a mazasos y vuelto a refundir en el horno pequeño. Sólo los moldes de balas de cañón empiezan a dar sus frutos produciendo una buena cantidad de proyectiles.
Del 16 al 19 de julio se produce otra fundición de mineral de hierro de Caapucú utilizándose 2,162 toneladas de piedra y obteniéndose 848 kg . de hierro colado lo que da un rendimiento del 39,2%. El hierro obtenido fue refundido en el horno chico utilizándose la mitad para hacer 225 balas de cañón de diversos calibres.
A mediados a agosto Gall solicitó su retiro por estar descontento con su paga. Liliedat viéndose huérfano de personal especializado también solicitó su retiro el día 16 de agosto de 1854 los cuales fueron concedidos por el gobierno liquidándose a ambos sus haberes hasta el dia 21 de agosto por la colecturía y embarcándose para Buenos Aires el 19 de setiembre en el bergantín goleta "Facio".

La restructuración

Debido a la experiencia de estos años transcurridos y a la aptitud de los hijos del país para las operaciones secundarias como lo revela la actuación ejemplar de Elizardo Aquino y los plateros Benjamín Cabrera, Gregorio Machaín, Raimundo González, Pedro Samudio y Blas Aquino que aprendieron sin dificultad el oficio de modeleros, se dispone la restructuración pasando a unificarse las responsabilidades técnicas y militares y reduciéndose el personal técnico extranjero a lo estrictamente necesario.
El 20 de agosto de 1854 es nombrado en forma interina como comandante de la guarnición y de la fábrica de hierro el subtte. Elizardo Aquino, que había sido recomendado al presidente por Luis Echeverría que oficiaba de medico del establecimiento pero que en realidad había sido enviado por López para tenerle informado acerca del trabajo de Liliedat. Aquino poseía conocimiento empírico, y rápidamene se familiarizó con las tareas especiales como la modelería, lo que se le facilitó al se hijo de un carpintero; todo esto unido a sus indiscutibles dotes de mando hicieron de el la persona ideal para el puesto. Los plateros que servían de auxiliares llenaron las vacancias dejadas por los europeos.
Paralelamente en este período de tiempo se completó la limpieza de los arroyos Ybycuí en la que guiados por don Juan Esteban Duarte participaron los vecinos de los distritos aledaños al lugar. También el arroyo Mbuyapey se limpió eliminando de él los raigones del cauce de esa importante vía por los lugareños guiados por don Juan Bautista Ferreira. Además se realizaron los trabajos del arroyo Caapucú dirigidos por don Jerónimo Samaniego, juez de paz de Quyquyó despejándose casi media legua. Todos estos trabajos contribuyeron a facilitar la conducción de mineral de hierro por vía fluvial.
Los trabajos de la fundición de hierro quedaron en suspenso, pero se siguieron vaciando balas y haciendo los trabajos de mantenimiento para el buen desempeño del establecimiento.



En 1853 partió para Europa el Gral. Francisco S. López en carácter de ministro plenipotenciario y con la finalidad de contratar a más técnicos y ya estando en Inglaterra tuvo la oportunidad de visitar las instalaciones del arsenal y astillero de John y Alfred Blyth en Limehouse determinando que este establecimiento era no sólo idóneo proveedor de materiales para la construcción naval, sino también un precioso agente para la selección y contratación del elemento humano para la dirección y organización de las obras.
El 21 de enero de 1855 atraca en el puerto de Asunción el cañonero nacional "Tacuarí" procedente de Europa trayendo como pasajeros al maestro Guillermo Richardson contratado como encargado de las obras de Ybycuí acompañado del que sería el Ingeniero Jefe del Estado John Whytehead del cual pasó a depender el primero.
Los trabajos se centralizaron bajo la autoridad del Ingeniero Jefe del Estado Whytehead que se instaló en la capital, teniendo como supervisor general de las obras a Alexander Grant y como responsable principal de la Fábrica de Ybycuí a Richardson. Los resultados de esta eficiente organización se tradujeron en grandes logros como se verá más adelante, coordinando los trabajos entre la fábrica de hierro donde se vaciaban las piezas y el Arsenal de Asunción donde se hacía el pulido y acabado de dichas piezas.

La consolidación

El nuevo encargado se hace presente en el establecimiento y comienzan a regularizarse los trabajos. Al principio, por falta de producción del alto horno, parado en ese momento, se solicitan a Asunción barras y planchas de hierro para poder alimentar los hornos pequeños.
Se construye un nuevo horno pequeño para refundir el hierro y otro horno pequeño con chimenea para fundir bronce, echándose abajo el horno pequeño viejo y haciéndose otro también nuevo en su reemplazo.
Se fabrican piezas y útiles para ayudar a las tareas de fundición y a partir de mayo de 1855 se realizan piezas para el arsenal de acuerdo con las instrucciones, planos y modelos enviados desde Asunción. También en este año comienza el relacionamiento directo con el campamento de Humaitá, que se acrecentaría durante la guerra, el cual remite a la fábrica cañones viejos para ser refundidos, en octubre de este año se consigue, por primera vez con éxito, fundir un cañón calibre 24 lo que indudablemente influye positivamente en el ánimo de los directores y operarios de la fundición.
(fundición de cañones)
Desde 1520, los cañones eran fabricados por el método de vaciado que consistía en verter metal derretido en un molde y dejarlo enfriarse. Luego de solidificarse el molde era retirado y la pieza fundida quedaba descubierta, con todos sus detalles de forma y adornos inclusive. Para fundir un cañon primero se construía un modelo a escala natural. Alrededor del modelo se formaba un molde, y una vez terminado éste se retiraba el modelo, llenándose el espacio dejado por el molde con metal fundido. Luego de que el metal se hubiese enfriado y solidificado se rompía el molde descubriéndose la pieza, que luego debía ser acabada mediante mecanizado.
Es interesante notar que a partir de 1747 los cañones eran fundidos ciegos, o sea sin el orificio o ánima, en un molde macizo. Luego esta pieza maciza era llevada a un torno donde era taladrada para hacer el orificio. Este mismo procedimiento se siguió para fabricar los cañones manufacturados en Ybycuí, donde eran vaciados y luego eran trasladados al arsenal de Asunción para ser taladrados y en algunos casos rayados.



En cuanto al alto horno (el corazón de la fábrica) después de las reparaciones correspondientes se hicieron numerosos ensayos durante los años 1855, 1856, 1857 y 1859, llegando a rechazarse el mineral de hierro de Ybycuí y obteniéndose la proporción correcta, en el mes de octubre de este último año, consistente en una mezcla de mineral oligisto (óxido natural de hierro) de Quyquyó y de hierro oxidulado de San Miguel en proporción de 3 a 1, el fundente empleado era la marga calcárea de una paraje denominado Caballero – punta en los alrededores de Paraguarí usando para dos partes de mineral una parte de fundente.
(porcentaje comercialmente viable para explotacion de yacimientos de hierro)
(lamina alto horno de 1760 con porcentajes de alimentación)
Hoy en día se considera comercialmente rentable un yacimiento que contiene un porcentaje de hierro a partir de 28 % .

Se ampliaron las minas, al tanto que se ponían a punto las obras de canalización de 46 km. del arroyo Mbuyapey para el transporte de mineral, se ampliaron los talleres de modelería y vaciado.
En 1857 Elizardo Aquino pasa al ejército y le substituye Julián Insfrán, calificado por algunos como duro y autoritario y por otros de espíritu organizador y férrea voluntad, pero indudablemente capaz, que llevó a la fundición a su capacidad plena.
Se continúan las mejoras instalándose un molino para triturar carbón, cuyas piezas fueron hechas en el establecimiento, movido por ruedas hidráulicas y una máquina para despedazar hierro; también se hacen repuestos para los vapores Río Blanco, Río Negro, Yporá y Tacuarí.
Pero las posibilidades del establecimiento nunca serían plenas si se dependía de la corriente del arroyo para mover la rueda hidráulica que a su vez hacía soplar los ventiladores (fuelles), debido a que se necesitaba que el embalse se llenara de agua después de una copiosa lluvia para que tuviera suficiente energía para una fundición, lo que llevó a la propuesta de cambiar esta energía hidráulica por la de vapor siendo encargadas las maquinarias a Inglaterra.
(maquina de vapor sopladora)

El combustible también era otro obstáculo: el carbón vegetal no podía satisfacer las necesidades de la fundición y el carbón mineral era de importación costosa y sólo este aseguraba la buena calidad del hierro, nunca se perdió la esperanza de hallar en el país el carbón de piedra y en estos años y hasta entrada la guerra se buscó ávidamente los yacimientos de este mineral pero sin éxito.
Esto era considerado así porque los técnicos eran de Inglaterra, donde a partir de 1705 empezó a utilizarse el coque (carbón mineral calentado en ambiente cerrado) en vez del carbón vegetal, debido a que los bosques estaban desapareciendo rápidamente por la intensa tala a que eran sometidos. El problema del carbón mineral es que contiene un porcentaje de azufre, que pasa al hierro en el proceso del alto horno. El azufre es considerado un elemento muy nocivo para el hierro pues lo vuelve muy quebradizo. El carbón vegetal no contiene azufre, de ahí que se consideraba la fundición de carbón vegetal más fuerte que la de carbón mineral. Hoy en día, la firma ACEPAR S.A. fabrica acero a partir del hierro fundido de carbón vegetal.

Richardson no volvió a renovar contrato y regresó a Inglaterra luego de cobrar sus haberes, el 2 de junio de 1858, siendo reemplazado por el maestro fundidor William Newton enviado por la Blyth que sólo se desplazaba a Ybycuí cuando un trabajo especial lo requería.
En agosto de 1863 Whytehead empezó por encargo expreso del presidente los planos de un nuevo horno a aire comprimido con los últimos adelantos incorporados. Este horno, por indicación del Ingeniero Jefe fue construido, no con ladrillos ya cocidos, sino con adobes secos que luego de la primera quema se cocieron quedando perfectamente unidos.
En Mayo de 1864 se invita al Presidente Francisco Solano López a visitar el establecimiento por parte del comandante Insfrán para ver las obras refaccionadas y remozadas de la represa de agua, la máquina y el nuevo alto horno.

La producción plena y el último acto

La fundición llegó a su capacidad plena salvo en casos en que había que detenerse a causa de las copiosas lluvias que hacían desbordar los arroyos destruyendo las represas e impidiendo la llegada del mineral y del combustible necesario para la fundición, pero la guerra aumentó el tiempo de trabajo lo que duplicó la tensión en el manejo del establecimiento y es así que en un parte fechado el 30 de noviembre de 1866 figura entre los consumos del mes ocho arrobas y media de grasa para los trabajos nocturnos.
Pero Insfrán mantuvo una férrea disciplina apoyado en su larga experiencia que le había dado gran práctica en el manejo del personal y de la fábrica, manteniendo la producción al más alto nivel posible con los medios a su alcance cumpliendo por adelantado los pedidos del gobierno.
Todo el peso de la carga de la provisión de munición para la artillería recayó en la fundición, además de otros elementos necesarios para el esfuerzo bélico, fundiéndose balas huecas de fragmentación, bombas, proyectiles de obuses, balas sólidas y aceradas y es así que entre los meses de noviembre y diciembre de 1866 la fundición marcó uno de los hitos en la producción de proyectiles. En tres semanas se fabricaron seis toneladas de munición.
(comparación con lamina de alto horno 1760, importancia de la provisión de proyectiles, defensa de Curupayty, tipos de proyectiles)



Se ordenó hacer moharras y regatones para el ejército, se repararon las piezas de artillería de Humaitá, se estableció comunicación directa con dicha fortaleza por medio del Tebicuary, remitiéndose directamente los pertrechos necesarios, se hicieron además gran cantidad de granadas de mano para el ejército, aisladores para telégrafo
(en plena etapa de reorganización del ejército de las Cordilleras) y ya en los últimos años de la fábrica se llega a producir salitre el cual dio muy buenos resultados.
Es la época también en que se fundieron los grandes cañones pese a la escasez de materia prima, utilizándose par el efecto todas las campanas y elementos de bronce y cobre que habían a lo largo de todo el país.(cristiano, aca-vera, criollo, comparacion con cañones norteamericanos)
Es posible que se hayan podido fabricar pocos cañones con el hierro de Ybycuí, debido principalmente a el escaso rendimiento del mineral de hierro paraguayo. Toda la producción se destinaba para fabricar munición, que tenía un consumo enorme, principalmente porque la artillería se volvió el arma mas relevante en el ejército paraguayo, debido a la mala calidad de los caballos del arma de caballería y al deficiente armamento de la infantería ( sus mosquetes de pedernal apenas alcazaban un cuarto de la distancia de los fusiles rayados aliados). Es así que le cupo a la artillería la defensa de las extensas posiciones durante las campañas de Humaitá y Pikysyry.
Un ejemplo claro de la importancia del suministro de municiones nos lo da la batalla de Curupayty, la única victoria indiscutible del Paraguay en la guerra. Según George Thompson en su libro "La Guerra del Paraguay" la trinchera de Curupayty estaba defendida por 49 piezas de artillería de calibres entre 8 pulgadas y 6 libras. El día 22 de setiembre de 1866 los aliados atacaron la posición al mediodía. Desde que partieron de su base en Curuzú fueron contínuamente bombardeados desde varias direcciones por la artillería paraguaya. Comenta Thompson que las "metrallas y racimos de las piezas de 8 pulgadas hacián un estrago horrible a una distancia de 200 a 300 yardas (180 a 270 metros)." El ataque fué suspendido luego por Mitre al constatar el enorme número de bajas y el poco progreso del avance, que apenas llegó hasta los bordes del foso frente a la trinchera paraguaya. Los paraguayos hicieron como 7.000 tiros de cañón, según Thompson.
De aquí podemos sacar un estimativo del peso de los proyectiles utilizados ese día en Curupayty. De los 49 cañones, 8 eran obuses de 8 pulgadas. Así obtenemos que cada pieza hizo unos 140 disparos aproximadamente ese día (sin considerar que los cañones más pesados tienen una velocidad de fuego menor que los livianos). Si de los 140 disparos efectuados, estimamos que 100 fueron de metralla y racimos (munición anti-personal) y los cuarenta restantes balas sólidas (de mayor alcance, durante la aproximación del enemigo); tenemos que ese día se arrojaron más de 80 toneladas de munición!!
Es aquí donde se puede apreciar la enorme importancia de la fundición de Ybycuí en el esfuerzo bélico. Semejante cantidad de proyectiles difícilmente podía haber sido importada por el Paraguay, menos aún después del bloqueo de los ríos en 1865. Y siendo, como cuenta Thompson, que la cantidad de cañones de todos los calibres existentes en Paraguay luego de la campaña de Matto Grosso era entre 300 y 400 piezas de todos los tamaños; podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la existencia de la fundición de Ybycuí permitió sostener al Paraguay la guerra durante 5 largos años.

En cuanto a los cañones habíamos afirmado que se fabricaron pocos cañones con hierro de la fundición (se construyeron en cambio muchos refundiendo otros cañones más viejos). La escasez de material era tal que se alentaba a los soldados a recoger todas aquellas balas que arrojaba el enemigo y no explotaban o eran mal dirigidas y aterrizaban sin causar ningún efecto, incluso los cascos de metralla, por los cuales hasta se les "pagaba" con un jarrito de maíz. Todos estos restos de hierro eran enviados a Ybycuí para ser refundidos y fabricar municiones y otros elementos necesarios. Se echó mano incluso, según lo había sugerido Gelly en 1849 a las campañas de bronce de toda la república, las que se juntaron y se fundieron en Ybycuí construyéndose el enorme cañón "Cristiano" de 12 toneladas de peso capaz de arrojar balas esféricas de 10 pulgadas - este dato nos indica que era de ánima lisa-.
La razón para construir un cañón de este tamano y calibre nos lo explica que ya en 1866 los paraguayos se dieron cuenta que la artillería de poco calibre era impotente contra las corazas de los acorazados brasileños. Y la elección del calibre y tipo del "Crisitiano" no estaba tan desacertada pues en la reciente guerra civil americana se montaron cañones Dahlgren de 11 pulgadas de calibre y de ánima lisa en el blindado "Monitor" para enfrentar a su rival, el acorazado "Virginia". Se había demostrado que en los combates a corta distancia, las balas de la artillería de ánima lisa y de gran calibre eran más efectivas contra las corazas de hierro que sus similares de cañones rayados.

Lo que realmente fué una proeza fue la fabricación del cañón de ánima hexagonal "Criollo" de 10 toneladas para arrojar la gran cantidad de balas Whitworth de 150 que arrojaba el enemigo y no estallaban. La pieza fué fundida en Ybycuí y taladrada y rayada en Asunción. Prestó excelentes servicios en Angostura combatiendo contra los acorazados de la escuadra imperial.

La destrucción

Ya a finales de la guerra el Gral. Castro había impuesto al Tte.Cnel. Hipólito Coronado la destrucción de la fundición de hierro de Ybycuí.
Al Cap. Insfrán le fué adelantada la presencia de tropas aliadas en la zona, tomando la precaución de enterrar balas y herramientas que eran imposibles de evacuar y envió una partida de exploración a cargo de un tal Molinas Pucú para vigilar los movimientos de la fuerza aliada en la creencia de que esta se dirigiría a Ca'azapá; pero este personal traicionó la confianza de su jefe y entró en tratos con Coronado interiorizándole del sistema de seguridad e induciéndolo a realizar un ataque por sorpresa al establecimiento, mientras enviaba partes sin novedad a su superior.
Insfrán, seguro de que Coronado no se atrevería a atacar la fábrica con poco número de tropa en la mañana del 17 de mayo de 1869 distribuyó a su personal de guarnición, peones y presos para el trabajo.
A media mañana el enemigo guiado por Molinas inició el ataque. Insfrán trató de defender el puente que daba acceso al establecimiento, pues su flanco estaba cubierto por los espesos bosques; con los hombres que le quedaban y luego de un intenso tiroteo y algunas bajas el comandante ideó un plan para obligar a la retirada enemiga flanqueándolo por la izquierda para lo cual despachó fusileros por el monte que rodeaba la fábrica, pero antes de que llegaran al punto designado fueron retirados los que defendían el puente, el enemigo aprovechó el momento y penetró en los edificios.
El comandante Insfrán fué tomado prisionero con sus hombres y pasado a degüello por Coronado, quien destruyó parte de la fábrica, pero no tuvo tiempo de completar la demolición, la cual fué llevada a cabo en su totalidad por el ingeniero brasileño Jardim.


CONCLUSIÓN: Se ha demostrado el papel relevante que cumplió la siderúrgica de Ybycuí en la provisión de pertrechos para el ejército de López, y el papel relevante cumplido por la artillería en aquel conflicto.
La artillería del "otro bando", ¿cumplió un papel semejante?. Para empezar, la artillería aliada, específicamente la artillería brasileña (que era una abrumadora mayoría en la alianza), contaba con los más modernos cañones rayados de la época: así tenemos cañones rayados Lahitte de bronce de 9 y 12 libras, y cañones Whitworth de ánima hexagonal (el de mayor alcance de su tiempo) de 12 y 32 libras para el ejército de tierra y gigantes de hasta 150 libras para la armada. A persar de esta abrumadora ventaja la artillería tuvo un pobre papel en el bombardeo a las posiciones paraguayas, debido a como lo explica claramente Thompson "Todo el cañoneo aliado era tan mal dirigido que apenas si hacía algún daño. Las espoletas de las bombas brasileras estaban calculadas para producir la explosión a una distancia dada, pero no explotaban regularmente porque desde el principio fueron muy mal hechas. Como una cuarta parte de sus bombas explotaban en el momento de partir, por se mal fundidas, como una cuarta parte no reventaban y las demás explotaban a distancias enteramente irregulares".
Entonces, cabría preguntarnos, si la artillería no fué el elemento desequilibrante en el conflicto, cuál fué una de las causas fundamentales del triunfo final de los aliados: los acorazados, el número de tropas??
El elemento fundamental nos lo explica el mismo Thompson en esta frase suya: "Los soldados del potrero Sauce eran incomodados día y noche por las balas de rifle, que les arrojaban las guardias avanzadas de los aliados, hiriéndoles muchos hombres. Si los aliados hubieran tirado siempre con rifle, en vez de hacerlo con cañones, pronto habrían concluido con los paraguayos".
Fue el arma de la infantería, el fusil rayado, el factor desequilibrante del conflicto. Los brasileños entraron en él completamente equipados con fusiles belgas, de Lieja, copias del fusil británico Enfield modelo 1856 que arrojaba una bala cilindro ojival con gran precisión hasta 630 metros!! mientras que el soldado paraguayo estaba armado en un 80% con el fusil de chispa de ánima lisa, Brown Bess modelo India de 1797 que arrojaba una bala esférica con precisión hasta 80 metros!! Lo que los brasileños tenían que hacer era simplemente esperar y cuando los paraguayos estaban a una distancia de 300 metros disparar tranquilamente sin preocuparse de ser alcanzados por los fusiles enemigos.
Es que las armas portátiles habían tenido una verdadera revolución en la década de 1850-1860 al inventarse los proyectiles cilíndrico ojivales de base hueca que permitieron ser fácilmente cargados por la boca de los fusiles rayados y tomar las rayas al ser disparados gracias a que su base hueca se expandía haciéndoles tomar los canales del ánima de los fusiles. De esta manera estas armas lograron un alcance de sus fuegos nunca antes conseguido, y causaron profundos cambios en las tácticas de combate de la mitad del siglo XIX. Notablemente, en su viaje a Europa en 1853-54 el General Francisco Solano López no tomó contacto con estas innovaciones posiblemente porque aún no habían alcanzado una utilización práctica y extendida, lo que sí lograrían en la Guerra civil americana (1861-1865). López no pudo adquirir el número suficiente de fusiles rayados para el ejército nacional sorprendiéndole la guerra con un parque de armas de infantería anticuado y muchas veces obsoleto. Es aquí donde deben buscarse las causas de las reiteradas derrotas en la gran contienda del 1864 al 1870.

domingo, 18 de agosto de 2013

Conflictos europeos: La Guerra Franco-Prusiana (1870)

La campaña franco-alemana de 1870 

La Guerra Franco-prusiana fue un conflicto que marcó definitivamente la historia de Europa y que resultó determinante para el estallido de la Primera Guerra Mundial, en 1914. Esta guerra tuvo una serie de repercusiones en toda Europa. 

Por un lado, Italia consiguió definitivamente expulsar a los franceses de Roma aprovechando la guerra. Por otro lado, Rusia consiguió una derogación de las cláusulas del mar Negro en la Conferencia de Londres, celebrada entre diciembre de 1870 y marzo de 1871. Éste había sido el resultado del acuerdo establecido por Bismarck con el zar de Rusia el 27 de marzo de 1868, según el cual, si se producía el conflicto franco-prusiano, las tropas rusas se concentrarían en la frontera para paralizar a Austria-Hungría. 

En cualquier caso, la consecuencia más importante que se puede extraer de este conflicto es el cambio en las relaciones internacionales. A partir de estos momentos se inauguró una nueva constelación de poder cuya potencia hegemónica surgió gracias a la guerra: Alemania. 

Las relaciones franco-alemanas serán, a partir de este momento, el eje en el que giren los acontecimientos. Sufrieron sucesivas crisis hasta determinar la configuración de los dos bloques y el inicio de la Primera Guerra Mundial. Solamente con tener en cuenta las negociaciones de paz tras la Gran Guerra y los tratados a los que se llegan, se observa hasta qué punto el paso del tiempo no borró, sino que acrecentó, las ansias de venganza del revanchismo francés. 

Causas profundas del conflicto 
Pese a todas las anteriores razones de tipo casi caballeresco, en realidad las implicaciones que subyacen en este conflicto son mayores que la simple, aunque importante, candidatura al trono español. 
Dos tipos diferentes de motivaciones explican más claramente la guerra: 

A- Para Prusia, el conflicto significaba poder concluir la unificación perseguida incorporando a sus dominios los estados alemanes del sur. 

Ya con anterioridad, en la guerra austro-prusiana de 1866, se habían enfrentado por la hegemonía en la Confederación Germánica. La victoria de Prusia en Sadowa y, por tanto, en la guerra, trajo como consecuencia que Austria perdiese su posición, surgiendo la Confederación de Estados Alemanes del Norte. Desde entonces, Bismarck tuvo como objetivo incluir bajo su dominio a los estados del sur que estaban protegidos bajo el amparo de Francia, pues deseaban seguir manteniéndose independientes. Este detalle no le haría renunciar al sueño de convertir a Prusia en el motor de construcción de la pequeña Alemania, pues estaba convencido de que incorporaría estos estados sin tardanza. Pero, al ver que ello no ocurría, el canciller aprovechó una fuerza en ascenso durante todo este período en Europa: los nacionalismos. Alimentó y fomentó a base de propaganda la idea de que se trataba de una guerra nacional contra un enemigo histórico, y le funcionó. 

B- La otra vertiente que subyace en este conflicto está relacionado con el establecimiento de la hegemonía en el continente europeo. Desde su llegada al poder, Napoleón III deseó convertir a Francia en el lugar que históricamente creía que le correspondía. Tenía ansias tanto imperialistas como hegemónicas y sabía perfectamente que Austria era una potencia en descenso, por lo que deseaba ocupar su influencia en la Mitteleuropa en claro perjuicio para Prusia, que era la potencia mejor colocada para obtener partido del hundimiento austro-húngaro. 

Así pues, desde 1867, sobre todo motivado por el retroceso francés en el conflicto austro-prusiano, se supo que el enfrentamiento entre ambas potencias era inevitable. 

Ahora vamos a dar un breve sumario de lo ocurrido en esta campaña, por los puntos de contacto que ha de tener con la ambiciosa campaña emprendida por el ejército alemán en 1914. 

En los primeros días de Agosto de 1870, el primer ejército alemán, formado por 50,000 hombres, estaba concentrado en Wadern; el segundo, compuesto de 194,000 combatientes, había avanzado hasta la posición de Alsem-Grenstadt, y el tercer ejército estaba aun concentrándose en las orillas del Rhin. 

Hasta entonces los franceses no habían hecho ninguna tentativa seria, limitándose a ligeros reconocimientos y pequeños ataques, pero sí habían observado los alemanes que los dos cuerpos franceses formados en Beldfort y Strasburgo se proponían pasar el Rhin y marchar sobre la Selva Negra. 

El 2 de Agosto, los franceses, antes de terminar su movilización, iniciaron, con tres divisiones, un ataque contra Saarbruken, sin que entrasen en la plaza, no obstante haberla abandonado los alemanes. Después de esto las tropas francesas se diseminaron en el extenso arco comprendido entre el Nied y el Rhin, en tanto que los alemanes asomaron en grandes masas sobre el Saar. 



Desde este punto comenzó la gran campaña, de la que en forma de dietario referiremos los principales acontecimientos.

Arrow 4 de Agosto. En este día, 128 batallones, 102 escuadrones y 80 baterías alemanas, cortaron la frontera francesa y batieron las tropas francesas al mando del general Donay, el cual quedó herido en la acción. Mandaba las fuerzas alemanas el general Kirbash y aquellos llegaron a la vista de Froschviller, Elsasshansen y Eberbash.

Arrow 6 de Agosto. Tuvieron lugar las batallas de Worth y de Spicheren, en las cuales, los generales alemanes Bose y Steriometz, batieron a las fuerzas francesas regidas por los generales Frossard y Mac-Mahon. El resaltado de estas dos acciones empeñadas, fue la retirada de los franceses sobre Luneville, de un lado, y a Octingen, de otro.

El mariscal Mac-Mahon, en su retirada, tomó un camino que cortaba del todo su comunicación con el ejército del general Bazaine.

Se dirigió por el Sur hacia Neufelatran, desde donde marchó con sus fuerzas a Chalons por el camino de hierro.

El 5.° cuerpo de ejército francés que primero ocupó Nancy, recibió orden de marchar a Langres, pero al llegar a Charmes una nueva orden del cuartel general le hizo dirigirse a Toul; pero ya en Chaumart se dispuso que dicho cuerpo marchase definitivamente a Chalons para reunirse con el nuevo 12.° cuerpo reorganizado por el general Trochu.

Así se formó un ejército de reserva que quedó al mando del mariscal Mahon. Este ejército, aislado del de Bazaine, no pudo prestar a éste auxilio alguno, dejándole en frente del ejército alemán que avanzaba.

En tanto las divisiones de caballería alemana practicaban bastantes reconocimientos, obligando a los destacamentos de Caurobert a retroceder.

El 11 de Agosto el cuartel general alemán se trasladó a Saint Avolce, en la línea más avanzada.

En vista de la escasa resistencia que ofrecía el ejército francés, el alemán prosiguió su avance, llegando sus exploradores hasta Toul y el camino de Verdun, por un lado, en tanto que el ala derecha del segundo ejército se detenía cerca de Metz.

Arrow 14 de Agosto. Batalla de Colombay Nouilly. Como consecuencia de la nueva disposición del ejército alemán y con objeto de retardar la retirada del ejército francés del general Bazaine, los alemanes emprendieron el ataque y lograron el objetivo que se propusieron, puesto que las fuerzas de Bazaine apenas pudieron avanzar cinco o seis kilómetros, pero dejando el paso franco a los cuerpos del segundo ejército alemán para cruzar el río Mosela.

Mariscal Mac-Mahon 

Encargado el mariscal Mac-Mahon del mando y en vista de las noticias recibidas de la situación de las fuerzas de Bazaine, Mac-Mahon resolvió marchar a Reims, desde donde le sería posible, o bien regresar a París, dando un pequeño rodeo, o bien reunirse al ejército de Bazaine, si esto era aún posible.

Se inclinaba ya el general Mac-Mahon a emprender decididamente el regreso a París, cuando recibió la noticia de que el general Bazaine contaba con la seguridad de poder seguir en dirección Norte y abrirse paso hasta Chalons, por Montmedy y Sainte Menchouid, sino ocupaban este camino enemigos excesivamente numerosos, en cual caso marcharía sobre Sedan y hasta por Meziéres hacia Chalons.

Estas afirmaciones de Bazaine decidieron a Mac- Mahon a renunciar a la idea de regresar a París, y el día 23 de Agosto emprendió la marcha hacia Stenay.

Mientras este ejército francés, dando un gran rodeo, se dirigía hacia el Este, el ejército alemán avanzaba en línea recta por el Oeste, de manera que ambos ejércitos, a medida que avanzaban, debían converger, llegando a la línea de Sainte Menchouid y Vitry.

El general Mac-Mahon acampó con su ejército en Reims y procuró unirse con Bazaine, y para impedirlo, los alemanes ocuparon la línea Vitry-Varennes.

Mac-Mahon continuó su marcha por los caminos más septentrionales que podían conducir a Metz, pero al saber que las fuerzas de Bazaine no habían podido romper la barrera alemana, creyó prudente emprender la retirada sobre París.

Y así lo hubiera hecho de no haber recibido del Ministro de la Guerra las más urgentes contraórdenes. "Si abandona usted a Bazaine estallará la revolución,,, había telegrafiado el Ministro al General.

Sacrificó Mac-Mahon sus convicciones de militar y expidió contraórdenes rectificando el movimiento emprendido, y el resultado de ello fue que las tropas, caladas por la lluvia, extenuadas a con- secuencia de las marchas por caminos pésimos, llegaron ya muy entrada la noche a los acuartelamientos que se les había designado.

Transcurrieron así dos días mortales hasta el 30 de Agosto, en que se pusieron en contacto ambos ejércitos.

Batalla de Beaumont 
Los alemanes atacaron a las fuerzas francesas por tres puntos: Oches, La Chene y Vouziers.

El general Mac-Mahon había dispuesto para aquel día que todas sus tropas pasaran a la orilla derecha del Mosa, dejando en sus anteriores posiciones solo los bagajes y ambulancia.

Este plan no pudo cumplirse por el ímpetu del ataque alemán y porque los directores comprendieron la intención del mariscal francés.

Por esta causa Mac-Mahon emprendió la retirada lo más ordenadamente que le fue posible, haciendo retroceder a los refuerzos que ya se hallaban al otro lado del río. Solo el quinto cuerpo de ejército francés quedó batiéndose en Beaumont, en tanto que los demás cruzaban el Mosa, y Mac-Mahon daba las órdenes necesarias para que el ejército se concentrase en Sedan.

La intención del Mariscal no era presentar batalla en este punto, sino proveerse de víveres y dar descanso a sus tropas para retirarse sobre Meziéres, hacia donde se dirigía el general Vinoy con un cuerpo de ejército recientemente organizado.

El emperador Napoleón, que procedía de Carignan, se incorporó a Mac-Mahon el mismo día 30 de Agosto, y en la noche del 30 al 31 se practicaron varios reconocimientos para descubrir terreno hacia Meziéres y averiguar las posiciones del enemigo.

Los alemanes, con el objeto de impedir la retirada y detener a los franceses en Sedan, reiteraron sus ataques el día 31.

La posición de los franceses en Sedan, quedaba protegida por la plaza a retaguardia; el Mosa y los valles de Gíronne y del Floing, constituían una excelente línea defensiva, de la que el monte Calvario de Ylly era uno de los puntos más importantes, a causa de hallarse reforzado por el bosque de la Garenne, que detrás de él se extendía y desde el cual se elevaba un cerro que iba descendiendo hasta Bareilles, con numerosas hondonadas que ofrecían buena defensa. El camino que, en caso extremo, podría conducir el ejército francés al territorio neutral de Bélgica, pasaba por Ylly.

Así se llegó al día 1.° de Septiembre.



Sobre la guerra y sus hechos
Esta fue la primera guerra en que ambos contendientes emplearon exclusivamente fusiles de retrocarga, la anterior guerra, la austro-prusiana de 1866, fue ganada por los prusianos que empleaban el fusil de retrocarga Dreyse contra el de avancarga austíaco Lorenz.
Para esta guerra, tán solo 4 años después, ya todo el ejército francés estaba armado con el excelente fusil de aguja Chassepot con el que enfrentó en igualdad de condiciones (cadencia de fuego) al Dreyse prusiano. Pero pudo más la organización superior de los prusianos. Publico una imagen de ambos fusiles de infantería enfrentados. 


Obsérvense los cartuchos del Dreyse y del Chassepot, el del frances era más moderno y aerodinámico, pero ambos eran de papel combustible. Faltaba todavía un poco tiempo más para que el cartucho totalmente metálico los reemplazase, que ya existían pero todavía no se habían popularizado.



Un factor fundamental, pero no el único, fué que la Confederación Alemana (convertida en Imperio en 1871, en Versalles), contó con los 2 artífices más destacados, en el plano político: Otto Von Bismarck, Canciller del Reino de Prusia. y de la confederación y el Imperio luego, figura que dominó toda la política alemana y europea de la segunda mitad del siglo XIX; político y diplomático brillante que armó todo el esquema internacional escenario de las 2 guerras victoriosas de Prusia-Alemania: la Austro-Prusiana de 1866 y la Franco-Prusiana de 1870-71 que convirtieron a Alemania en una potencia mundial. Fué muy eficazmente secundado por el jefe de estado mayor alemán Helmut Von Moltke "el viejo" (no se lo confunda con su desventurado sobrino Helmut Von Moltke el joven, que fracasó en la batalla del Marne en 1914), artífice de la potencia militar alemana y minucioso planificador de las 2 guerras antes citadas. Está considerado uno de los grandes capitanes de todos los tiempos. Este brillante dúo :un político y un militar fué en gran medida responsable de los grandes éxitos de Alemania, cuyo centro era el estado Prusiano bajo la dinastía de los Hohenzollern.


Prusia (Alemania) se lanzó de lleno a emplear artillería moderna -casi diríamos experimental- pues todos sus cañones eran de acero (o hierro forjado), estriados y DE RETROCARGA. Los franceses empleaban todavía artillería de avancarga, si bien también estriada -los cañones La Hitte (tan empleados por los aliados en la Guerra del Paraguay).

Aún así, los reportes dicen que 200 cañones alemanes fallaron durante la contienda; por ejemplo esto hizo desistir a los británicos de cambiar su parque de artillería de avancarga por una década más o menos.

En cuanto a las armas de infanteria, el fusil de aguja y cerrojo francés Chassepot 1866 era notablemente superior a su rival prusiano Dreyse 1862, pues su alcance era de 1.200 metros contra 800 del prusiano.

También los franceses emplearon un arma que habían mantenido en secreto antes de la guerra: la ametralladora Montigny ("Mitrailleuse"), que en realidad era un haz de 37 tubos de fusil Chassepot que disparaban al unísono por descargas. Degraciadamente aún no se tenía idea del empleo de estas armas (recuérdese que Gatling había patentado su ametralladora manual en su versión definitiva recién en 1865), y se asignaron a las unidades de artillería, al revés de lo que todos conocemos hoy día que deben emplearse como apoyo directo de la infantería. Aún así cuando estuvieron bien empleadas sus efectos fueron espantosos como en la batalla de Gravelotte (1870). Este mal empleo hizo desistir por muchos años a los ejércitos en el empleo de al ametralladora.

Poniéndolo de esta manera, parecería que había incluso una leve ventaja a favor de los franceses. ¿Cuál fué el factor desequilibrante entonces?

Fué evidentemente el comando y la organización. Von Moltke era un genio en numerosos aspectos y estaba apoyado por un estado que seguía todas sus directivas. Planeó minuciosamente de antemano todas las operaciones y la logística. téngase en cuenta que a los franceses muchas veces les faltaron municiones para sus armas, una enorme cantidad de soldados murieron de tifus, además Napoleón III impuso un desastroso centralismo en las decisiones militares que anuló la iniciativa de sus comandos. Aquí deben buscarse los factores de la derrota francesa.



 
Cañón Krupp de retrocarga de 80 mm modelo 1868 (obsérvese la culata abierta por donde se cargaba la pieza) 
Varias ametralladoras manuales, desde el arma Puckle del siglo XVIII a la ametralladora Gatling (con su inventor) y la Montigny y la Reffye francesa de la guerra franco-prusiana
 
Mitrailleuse Reffye 

 

Mitrailleuse Montigny
 

Cañones franceses de avancarga y rayados La Hitte (empleados en la guerra del Paraguay igualmente) (últimas tres imágenes)
 
Proceso de carga y disparo de un cañón de avancarga 
Proyectil elongado La Hitte, empleado en los cañones de bronce estriados del mismo nombre


Fotos: Rafael Mariotti