Mostrando entradas con la etiqueta declaración de guerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta declaración de guerra. Mostrar todas las entradas

miércoles, 25 de octubre de 2017

SGM: Stalin, no USA, hace pedir la paz a Japón

La bomba nuclear no venció a Japón - Stalin fue


Ward Wilson, Política Exterior
Business Insider


Bombardeo de Hiroshima

Vista aérea del bombardeo de Hiroshima el 6 de agosto de 1945. US Department of Energy
El uso estadounidense de armas nucleares contra Japón durante la Segunda Guerra Mundial ha sido durante mucho tiempo un tema de debate emocional.

Inicialmente, pocos cuestionaron la decisión del presidente Truman de lanzar dos bombas atómicas, sobre Hiroshima y Nagasaki. Pero en 1965, el historiador Gar Alperovitz argumentó que, aunque las bombas obligaron a poner fin inmediatamente a la guerra, los líderes japoneses habían querido rendirse de todos modos y probablemente lo hubieran hecho antes de la invasión estadounidense planeada para el 1 de noviembre.

Por lo tanto, su uso era innecesario.

Obviamente, si los bombardeos no eran necesarios para ganar la guerra, entonces el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki estaba equivocado. En los 48 años transcurridos desde entonces, muchos otros se han sumado a la contienda: algunos hacen eco de Alperovitz y denuncian los bombardeos, otros reafirman que los bombardeos eran morales, necesarios y salvavidas.

Ambas escuelas de pensamiento, sin embargo, suponen que el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki con armas nuevas y más poderosas forzó a Japón a rendirse el 9 de agosto. No cuestionan la utilidad del bombardeo en primer lugar - preguntar, en esencia , ¿funcionó? La visión ortodoxa es que, sí, por supuesto, funcionó. Los Estados Unidos bombardearon Hiroshima el 6 de agosto y Nagasaki el 9 de agosto, cuando los japoneses finalmente sucumbieron ante la amenaza de nuevos bombardeos nucleares y se rindieron. El apoyo a esta narración es profundo. Pero hay tres problemas importantes con él, y, en conjunto, socavan de manera significativa la interpretación tradicional de la rendición japonesa.

Sincronización

El primer problema con la interpretación tradicional es el tiempo. Y es un problema serio. La interpretación tradicional tiene una línea de tiempo simple: La Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos bombardea a Hiroshima con un arma nuclear el 6 de agosto, tres días después bombardean Nagasaki con otra, y al día siguiente los japoneses señalan su intención de rendirse. Culpar a los periódicos estadounidenses por los titulares como: "La paz en el Pacífico: ¡Nuestra bomba lo hizo!"



La Prefectura de Hiroshima sala de promoción destripado Industrial (R), actualmente conocido como la Cúpula de la Bomba Atómica, o una bomba-Dome, se observa después del bombardeo atómico de Hiroshima, Japón, el 6 de agosto de 1945, en esta foto folleto tomada por el Ejército de Estados Unidos en Noviembre de 1945, y distribuido por el Museo de la Paz de Hiroshima. REUTERS / U.S. Ejército / Museo conmemorativo de la paz de Hiroshima / Folleto vía Reuters

Cuando la historia de Hiroshima es contada en la mayoría de las historias americanas, el día del bombardeo - el 6 de agosto - sirve como clímax narrativo. Todos los elementos de la historia apuntan hacia ese momento: la decisión de construir una bomba, la investigación secreta en Los Álamos, la primera prueba impresionante, y la culminación final en Hiroshima. Se dice, en otras palabras, como una historia sobre la bomba. Pero no se puede analizar la decisión de Japón de entregarse objetivamente en el contexto de la historia de la bomba. La interpretación como "la historia de la bomba" ya presupone que el papel de la bomba es central.

Desde el punto de vista japonés, el día más importante de esa segunda semana de agosto no fue el 6 de agosto sino el 9 de agosto. Ese fue el día en que el Consejo Supremo se reunió -por primera vez en la guerra- para discutir la rendición incondicional. El Consejo Supremo era un grupo de seis miembros de alto rango del gobierno -una especie de gabinete interno- que gobernó efectivamente a Japón en 1945. Los líderes de Japón no habían considerado seriamente renunciar antes de ese día. La rendición incondicional (lo que los Aliados exigían) era una píldora amarga para tragar.

Estados Unidos y Gran Bretaña ya estaban convocando juicios de crímenes de guerra en Europa. ¿Y si decidieran poner a prueba al emperador -que se creía divino? ¿Y si se deshacían del emperador y cambiaban la forma de gobierno por completo? A pesar de que la situación era mala en el verano de 1945, los líderes de Japón no estaban dispuestos a considerar renunciar a sus tradiciones, sus creencias o su forma de vida. Hasta el 9 de agosto. ¿Qué podría haber ocurrido que les hizo cambiar repentina y decisivamente sus mentes? ¿Qué los hizo sentarse a discutir seriamente la entrega por primera vez después de 14 años de guerra?

No podía haber sido Nagasaki. El bombardeo de Nagasaki se produjo a última hora de la mañana del 9 de agosto, después de que el Consejo Supremo ya había comenzado a reunirse para discutir la rendición, y la noticia de los bombardeos sólo llegó a los líderes de Japón en la tarde - después de la reunión del Consejo Supremo había aplazado En un punto muerto y se había convocado al pleno del gabinete para que retomara la discusión. Basado en el tiempo solo, Nagasaki no puede haber sido lo que los motivó.

Hiroshima tampoco es un candidato muy bueno. Llegó 74 horas - más de tres días - antes. ¿Qué tipo de crisis tarda tres días en desarrollarse? El sello de una crisis es una sensación de desastre inminente y el abrumador deseo de actuar ahora. ¿Cómo podrían los líderes de Japón haber sentido que Hiroshima provocó una crisis y aún no se reunió para hablar del problema durante tres días?

El presidente John F. Kennedy estaba sentado en la cama leyendo los periódicos de la mañana a las 8:45 am del 16 de octubre de 1962, cuando McGeorge Bundy, su asesor de seguridad nacional, entró para informarle que la Unión Soviética estaba secretamente poniendo misiles nucleares En Cuba. En dos horas y cuarenta y cinco minutos se creó un comité especial, sus miembros fueron seleccionados, contactados, llevados a la Casa Blanca, y se sentaron alrededor de la mesa del gabinete para discutir lo que debía hacerse.

El presidente Harry Truman estaba de vacaciones en Independence, Missouri, el 25 de junio de 1950, cuando Corea del Norte envió sus tropas a través del paralelo 38, invadiendo Corea del Sur. El secretario de Estado Acheson llamó a Truman el sábado por la mañana para darle la noticia. En menos de 24 horas, Truman había viajado a mitad de camino a través de los Estados Unidos y estaba sentado en Blair House (la Casa Blanca estaba siendo renovada) con sus principales asesores militares y políticos hablando de qué hacer.


Una enorme extensión de ruinas de la explosión de la bomba atómica el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima - 140.000 personas murieron a causa de la desastrosa explosión. AP

Incluso el general George Brinton McClellan - el comandante de la Unión del ejército del Potomac en 1863 durante la guerra civil americana, de quien el presidente Lincoln dijo tristemente, "él tiene los retarda" - perdido solamente 12 horas en que le dieron una copia capturada de Órdenes del general Robert E. Lee para la invasión de Maryland.

Estos líderes respondieron - como líderes en cualquier país - a la llamada imperativa que crea una crisis. Cada uno tomó pasos decisivos en un corto período de tiempo. ¿Cómo podemos cuadrar este tipo de comportamiento con las acciones de los líderes de Japón? Si Hiroshima realmente provocó una crisis que finalmente obligó a los japoneses a rendirse después de 14 años de pelea, ¿por qué les llevó tres días sentarse a discutirlo?

Se podría argumentar que el retraso es perfectamente lógico. Tal vez sólo llegaron a darse cuenta de la importancia del bombardeo lentamente. Tal vez no sabían que era un arma nuclear y cuando se dieron cuenta y comprendieron los terribles efectos que tal arma podía tener, naturalmente concluyeron que tenían que rendirse. Desafortunadamente, esta explicación no cuadra con la evidencia.

En primer lugar, el gobernador de Hiroshima informó a Tokio el mismo día en que Hiroshima fue bombardeada, que aproximadamente un tercio de la población había muerto en el ataque y que dos tercios de la ciudad habían sido destruidos. Esta información no cambió en los próximos días. Así que el resultado - el resultado final del bombardeo - estaba claro desde el principio. Los líderes de Japón sabían aproximadamente el resultado del ataque en el primer día, pero todavía no actuaron.

En segundo lugar, el informe preliminar preparado por el equipo del Ejército que investigó el bombardeo de Hiroshima, el que dio detalles sobre lo que había sucedido allí, no fue entregado hasta el 10 de agosto. No llegó a Tokio, es decir, hasta después de la decisión Ya había sido tomada. Aunque su informe verbal fue entregado (a los militares) el 8 de agosto, los detalles del bombardeo no estaban disponibles hasta dos días después. La decisión de rendirse, por lo tanto, no se basó en una apreciación profunda del horror en Hiroshima.

Tercero, el ejército japonés entendió, al menos de manera aproximada, qué eran las armas nucleares. Japón tenía un programa de armas nucleares. Varios de los militares mencionan el hecho de que era un arma nuclear que destruyó Hiroshima en sus diarios. El general Anami Korechika, ministro de la guerra, llegó incluso a consultar con el jefe del programa japonés de armas nucleares la noche del 7 de agosto. La idea de que los líderes japoneses no conocían las armas nucleares no se mantiene.

Fin de la devastación después de la hiroshima mundo Wikimedia / Chino Navy

Por último, otro hecho sobre el tiempo crea un problema llamativo. El 8 de agosto, el ministro de Relaciones Exteriores, Togo Shigenori, fue al primer ministro Suzuki Kantaro y pidió que el Consejo Supremo se convocara para discutir el bombardeo de Hiroshima, pero sus miembros declinaron. Así que la crisis no creció día a día hasta que finalmente estalló en plena floración el 9 de agosto. Cualquier explicación de las acciones de los líderes de Japón que se basa en el "shock" del bombardeo de Hiroshima tiene que explicar el hecho de que Considerado una reunión para discutir el atentado el 8 de agosto, hizo un juicio que era demasiado poco importante, y de repente decidió reunirse para discutir la rendición al día siguiente. O bien sucumbieron a algún tipo de esquizofrenia grupal, o algún otro evento fue la verdadera motivación para discutir la rendición.

Escala

Históricamente, el uso de la bomba puede parecer el evento discreto más importante de la guerra. Sin embargo, desde la perspectiva japonesa contemporánea, no habría sido tan fácil distinguir la Bomba de otros eventos. Después de todo, es difícil distinguir una sola gota de lluvia en medio de un huracán.

En el verano de 1945, la Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos llevó a cabo una de las más intensas campañas de destrucción de ciudades en la historia del mundo. Sesenta y ocho ciudades de Japón fueron atacadas y todas fueron destruidas parcial o totalmente. Se calcula que 1,7 millones de personas quedaron sin hogar, 300.000 fueron asesinadas y 750.000 resultaron heridas. Sesenta y seis de estas incursiones se llevaron a cabo con bombas convencionales, dos con bombas atómicas. La destrucción causada por los ataques convencionales fue enorme. Noche tras noche, durante todo el verano, las ciudades se elevaban en humo. En medio de esta cascada de destrucción, no sería sorprendente que este o aquel ataque individual no tuviera mucha impresión, aunque fuera llevado a cabo con un nuevo tipo de arma.

Un bombardero B-29 volando desde las Islas Marianas podría transportar - dependiendo de la ubicación del objetivo y la altitud del ataque - entre 16.000 y 20.000 libras de bombas. Un ataque típico consistió en 500 bombarderos. Esto significa que la incursión convencional típica estaba cayendo de 4 a 5 kilotones de bombas en cada ciudad. (Un kiloton es de mil toneladas y es la medida estándar del poder explosivo de un arma nuclear.La bomba de Hiroshima midió 16,5 kilotones, la bomba de Nagasaki de 20 kilotones.) Dado que muchas bombas propagan la destrucción uniformemente (y por lo tanto más efectivamente) Mientras que una sola bomba más poderosa destruye gran parte de su poder en el centro de la explosión -rebotando los escombros, por así decirlo- se podría argumentar que algunos de los ataques convencionales se acercaron a la destrucción de los dos atentados atómicos.

La primera de las incursiones convencionales, un ataque nocturno contra Tokio del 9 al 10 de marzo de 1945, sigue siendo el ataque más destructivo contra una ciudad en la historia de la guerra. Algo así como 16 millas cuadradas de la ciudad se quemaron. Un estimado de 120.000 japoneses perdieron la vida - el más alto número de muertes de cualquier ataque con bombas a una ciudad.



A menudo imaginamos, por la forma en que se cuenta la historia, que el bombardeo de Hiroshima fue mucho peor. Imaginamos que el número de muertos fuera de las listas. Pero si se grafica el número de personas muertas en las 68 ciudades bombardeadas en el verano de 1945, se encuentra que Hiroshima fue el segundo en términos de muertes civiles. Si calcula el número de kilómetros cuadrados destruidos, encontrará que Hiroshima fue cuarto. Si muestra el porcentaje de la ciudad destruida, Hiroshima fue 17º. Hiroshima estaba claramente dentro de los parámetros de los ataques convencionales llevados a cabo ese verano.

Desde nuestra perspectiva, Hiroshima parece singular, extraordinaria. Pero si usted se pone en la piel de los líderes de Japón en las tres semanas que preceden al ataque a Hiroshima, la imagen es considerablemente diferente. Si usted fuera uno de los miembros clave del gobierno de Japón a finales de julio y principios de agosto, su experiencia del bombardeo de la ciudad habría sido algo así: En la mañana del 17 de julio, habría sido saludado por informes de que durante la noche cuatro ciudades Habían sido atacados: Oita, Hiratsuka, Numazu, y Kuwana. De éstos, Oita e Hiratsuka fueron más del 50 por ciento destruidos. Kuwana fue más del 75 por ciento destruido y Numazu fue golpeado aún más severamente, con algo así como el 90 por ciento de la ciudad quemada en el suelo.

Tres días después te has despertado al descubrir que tres ciudades más habían sido atacadas. Fukui fue más del 80 por ciento destruido. Una semana más tarde y tres ciudades más han sido atacadas durante la noche. Dos días más tarde y seis ciudades más fueron atacadas en una noche, incluyendo Ichinomiya, que fue destruido en un 75 por ciento. El 2 de agosto, usted habría llegado a la oficina a informes de que cuatro ciudades más han sido atacadas. Y los informes habrían incluido la información de que Toyama (aproximadamente el tamaño de Chattanooga, Tennessee en 1945), había sido destruido en un 99,5 por ciento. Prácticamente toda la ciudad había sido nivelada. Cuatro días más tarde y cuatro ciudades más han sido atacadas. El 6 de agosto, sólo una ciudad, Hiroshima, fue atacada, pero los informes dicen que el daño fue grande y una bomba tipo nuevo se utilizó. ¿Cuánto habría sufrido este nuevo ataque en el contexto de la destrucción de la ciudad que había estado sucediendo durante semanas?


El humo sube más de 60.000 pies sobre el aire sobre Nagasaki de una bomba atómica, la segunda usada en la guerra, cayó de un bombardero Superfortress B-29 en esta foto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos fechada el 9 de agosto de 1945. Reuters

En las tres semanas anteriores a Hiroshima, 26 ciudades fueron atacadas por la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos. De éstos, ocho - o casi un tercio - fueron destruidos completamente o más completamente que Hiroshima (en términos del porcentaje de la ciudad destruida). El hecho de que Japón tuviera 68 ciudades destruidas en el verano de 1945 plantea un serio desafío para las personas que quieren hacer que el bombardeo de Hiroshima sea la causa de la rendición de Japón. La pregunta es: si se rindieron porque una ciudad fue destruida, ¿por qué no se entregaron cuando esas otras 66 ciudades fueron destruidas?

Si los líderes japoneses iban a rendirse debido a Hiroshima y Nagasaki, se esperaría encontrar que les importaba el bombardeo de las ciudades en general, que los ataques de la ciudad les presionaran para que se rindieran. Pero esto no parece ser así. Dos días después del bombardeo de Tokio, el ministro retirado de Relaciones Exteriores, Shidehara Kijuro, expresó un sentimiento que aparentemente era muy extendido entre los altos funcionarios japoneses de la época. Shidehara opinó que "la gente gradualmente se acostumbraba a ser bombardeada diariamente. En una carta a un amigo, dijo que era importante para los ciudadanos soportar el sufrimiento porque "aunque cientos de miles de no combatientes sean asesinados, heridos o muertos de hambre, aunque millones de edificios Son destruidos o quemados ", se necesitaba más tiempo para la diplomacia. Vale la pena recordar que Shidehara fue un moderado.

En los niveles más altos del gobierno -en el Consejo Supremo- las actitudes eran al parecer las mismas. Aunque el Consejo Supremo discutió la importancia de que la Unión Soviética permaneciera neutral, no tuvieron una discusión completa sobre el impacto del bombardeo de la ciudad. En los registros que se han conservado, los bombardeos de la ciudad ni siquiera se mencionan durante las discusiones del Consejo Supremo, salvo en dos ocasiones: una vez en mayo de 1945 y una vez durante la amplia discusión de la noche del 9 de agosto. , Es difícil afirmar que los dirigentes japoneses pensaron que el bombardeo de la ciudad -en comparación con los otros asuntos urgentes relacionados con la ejecución de una guerra- tenía mucha importancia.

El general Anami señaló el 13 de agosto que los atentados atómicos no eran más amenazantes que los bombardeos que Japón había soportado durante meses. Si Hiroshima y Nagasaki no eran peores que los bombardeos de fuego, y si los líderes de Japón no los consideraban lo suficientemente importantes como para discutir en profundidad, ¿cómo pueden Hiroshima y Nagasaki los han obligado a rendirse?

Importancia estratégica

Si los japoneses no estaban preocupados por el bombardeo de la ciudad en general o por el bombardeo atómico de Hiroshima en particular, ¿de qué se trataba? La respuesta es simple: la Unión Soviética.

Los japoneses se encontraban en una situación estratégica relativamente difícil. Se estaban acercando al final de una guerra que estaban perdiendo. Las condiciones eran malas. El Ejército, sin embargo, seguía siendo fuerte y bien provisto. Casi 4 millones de hombres estaban bajo las armas y 1,2 millones de ellos estaban custodiando las islas de Japón.


El primer ministro británico Winston Churchill, el presidente Franklin Roosevelt y el líder soviético Joseph Stalin se reúnen en Yalta en febrero de 1945 después de la Segunda Guerra Mundial para discutir sus planes para la Europa de la posguerra. Wikimedia Commons

Incluso los líderes más duros del gobierno de Japón sabían que la guerra no podía continuar. La cuestión no era si continuar, sino cómo poner fin a la guerra en los mejores términos posibles. Los aliados (los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros, la Unión Soviética, recordaban, seguían siendo neutrales) exigían "rendición incondicional". Los líderes japoneses esperaban que pudieran encontrar una forma de evitar los juicios por crímenes de guerra, Su forma de gobierno y mantener algunos de los territorios que habían conquistado: Corea, Vietnam, Birmania, partes de Malasia e Indonesia, una gran parte del este de China y numerosas islas en el Pacífico.

Tenían dos planes para obtener mejores términos de entrega; Tenían, en otras palabras, dos opciones estratégicas. La primera fue diplomática. Japón había firmado un pacto de neutralidad de cinco años con los soviéticos en abril de 1941, que expiraría en 1946. Un grupo formado principalmente por líderes civiles y encabezado por el canciller Togo Shigenori esperaba que Stalin pudiera convencerse de mediar un acuerdo entre los Estados Unidos Estados Unidos y sus aliados, por una parte, y Japón, por otra. Aunque este plan era un tiro largo, reflejaba el pensamiento estratégico sano. Después de todo, sería del interés de la Unión Soviética asegurarse de que los términos del acuerdo no fueran demasiado favorables para los Estados Unidos: cualquier aumento de la influencia y el poder de los Estados Unidos en Asia significaría una disminución del poder y la influencia rusos.

El segundo plan era militar, y la mayoría de sus defensores, dirigidos por el Ministro del Ejército Anami Korechika, eran hombres militares. Esperaban utilizar tropas terrestres del Ejército Imperial para infligir altas bajas en las fuerzas estadounidenses cuando invadieron. Si tuvieran éxito, pensaban, podrían conseguir que los Estados Unidos ofrecieran mejores condiciones. Esta estrategia también fue un tiro largo. Los Estados Unidos parecían profundamente comprometidos con la rendición incondicional. Pero como en los círculos militares de los Estados Unidos había preocupación de que las bajas en una invasión fueran prohibitivas, la estrategia del alto mando japonés no estaba completamente fuera de lugar.

Una forma de evaluar si fue el bombardeo de Hiroshima o la invasión y declaración de guerra por la Unión Soviética que causó la rendición de Japón es comparar la forma en que estos dos eventos afectaron la situación estratégica. Después de que Hiroshima fue bombardeada el 6 de agosto, ambas opciones aún estaban vivas. Todavía habría sido posible pedirle a Stalin que mediara (y las entradas del diario de Takagi del 8 de agosto muestran que al menos algunos de los líderes japoneses seguían pensando en el esfuerzo para involucrar a Stalin). También habría sido posible intentar pelear una última batalla decisiva e infligir fuertes bajas. La destrucción de Hiroshima no había hecho nada para reducir la preparación de las tropas cavadas en las playas de las islas de Japón. Había ahora una ciudad menos detrás de ellos, pero todavía estaban excavados, todavía tenían munición, y su fuerza militar no había disminuido de manera importante. Bombardear Hiroshima no impidió ninguna de las opciones estratégicas de Japón.


Hiroshima y Nagasaki fueron las únicas dos ciudades que sufrieron un atentado atómico en aviones estadounidenses en agosto de 1945 © AFP / Archivo -

Sin embargo, el impacto de la declaración soviética de guerra e invasión de Manchuria y la isla de Sakhalin fue bastante diferente. Una vez que la Unión Soviética declaró la guerra, Stalin ya no podía actuar como mediador, ahora era un beligerante. Así que la opción diplomática fue borrada por el movimiento soviético. El efecto sobre la situación militar fue igualmente dramático. La mayoría de las mejores tropas de Japón habían sido desplazadas a la parte sur de las islas de origen. Los militares de Japón habían adivinado correctamente que el probable primer objetivo de una invasión estadounidense sería la isla más meridional de Kyushu. El ejército de Kwangtung, una vez orgulloso en Manchuria, por ejemplo, era una cáscara de su uno mismo anterior porque sus mejores unidades habían sido cambiadas lejos para defender Japón sí mismo. Cuando los rusos invadieron Manchuria, cortaron a través de lo que una vez había sido un ejército de élite y muchas unidades rusas sólo se detuvieron cuando se quedaron sin gas. El 16o ejército soviético - 100.000 fuertes - lanzó una invasión de la mitad meridional de la isla de Sakhalin. Sus órdenes eran limpiar la resistencia japonesa allí, y luego - en 10 a 14 días - estar preparados para invadir Hokkaido, la isla más septentrional de Japón. La fuerza japonesa encargada de defender a Hokkaido, el V Ejército de la zona, estaba bajo fuerza en dos divisiones y dos brigadas, y estaba en posiciones fortificadas en el lado este de la isla. El plan de ataque soviético exigía una invasión de Hokkaido desde el oeste.

No se necesitó un genio militar para ver que, si bien sería posible luchar una batalla decisiva contra una gran potencia que invade una dirección, no sería posible luchar contra dos grandes potencias atacando desde dos direcciones diferentes. La invasión soviética invalidó la estrategia de batalla decisiva de los militares, así como invalidó la estrategia diplomática. De un solo golpe, todas las opciones de Japón se evaporaron. La invasión soviética resultó estratégicamente decisiva, pues excluyó ambas opciones de Japón, mientras que el bombardeo de Hiroshima (que no excluyó a ninguno de los dos) no lo fue.

La declaración de guerra soviética también cambió el cálculo de cuánto tiempo se dejó para maniobrar. La inteligencia japonesa estaba prediciendo que las fuerzas estadounidenses podrían no invadir durante meses. Las fuerzas soviéticas, por otra parte, podrían estar en Japón en tan sólo 10 días. La invasión soviética tomó la decisión de poner fin a la guerra extremadamente sensible al tiempo.


Prisioneros de guerra japoneses en Guam inclinan la cabeza después de escuchar al emperador Hirohito hacer el anuncio de la rendición incondicional de Japón, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial. © LOS ARCHIVOS NACIONALES / AFP / Archivo HO

Y los líderes de Japón habían llegado a esta conclusión unos meses antes. En una reunión del Consejo Supremo en junio de 1945, dijeron que la entrada soviética en la guerra "determinaría el destino del Imperio". El Jefe del Estado Mayor del Ejército Kawabe dijo en esa misma reunión: "El mantenimiento absoluto de la paz en nuestro país" Las relaciones con la Unión Soviética son imprescindibles para la continuación de la guerra ".

Los líderes de Japón mostraron consistentemente desinterés en el bombardeo de la ciudad que estaba destruyendo sus ciudades. Y mientras que esto pudo haber sido incorrecto cuando los bombardeos comenzaron en marzo de 1945, antes de Hiroshima fue golpeado, eran ciertamente derecho ver el bombardeo de la ciudad como un side-show insignificante, en términos del impacto estratégico. Cuando Truman amenazó con visitar una "lluvia de ruinas" en las ciudades japonesas si Japón no se rendía, pocas personas en los Estados Unidos se dieron cuenta de que quedaba muy poco para destruir. Para el 7 de agosto, cuando se hizo la amenaza de Truman, sólo quedaron 10 ciudades de más de 100.000 habitantes que aún no habían sido bombardeadas. Una vez que Nagasaki fue atacado el 9 de agosto, sólo quedaron nueve ciudades. Cuatro de ellos se encontraban en la isla más septentrional de Hokkaido, que era difícil de bombardear debido a la distancia desde la isla de Tinian donde se encontraban los aviones estadounidenses. Kyoto, la antigua capital de Japón, había sido eliminado de la lista de objetivos por el Secretario de Guerra Henry Stimson debido a su importancia religiosa y simbólica. Así, a pesar del temible sonido de la amenaza de Truman, después de Nagasaki fue bombardeada sólo quedaron cuatro ciudades importantes que fácilmente podrían haber sido golpeadas con armas atómicas.

La minuciosidad y el alcance de la campaña de bombardeos de la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos se puede medir por el hecho de que habían atravesado tantas ciudades de Japón que se redujeron a bombardear "ciudades" de 30.000 personas o menos. En el mundo moderno, 30.000 no es más que una gran ciudad.

Por supuesto, siempre habría sido posible bombardear de nuevo ciudades que ya habían sido bombardeadas con bombas incendiarias. Pero estas ciudades fueron, en promedio, ya destruidas en un 50 por ciento. O los Estados Unidos podrían haber bombardeado ciudades más pequeñas con armas atómicas. Sin embargo, sólo había seis ciudades más pequeñas (con poblaciones entre 30.000 y 100.000) que aún no habían sido bombardeadas. Dado que Japón ya había causado grandes daños a bombardeos a 68 ciudades y, en su mayor parte, se había encogido de hombros, quizás no es sorprendente que los líderes de Japón no estuvieran impresionados con la amenaza de nuevos bombardeos. No era estratégicamente convincente.

Una historia conveniente

A pesar de la existencia de estas tres poderosas objeciones, la interpretación tradicional aún conserva una fuerte influencia en el pensamiento de muchas personas, particularmente en los Estados Unidos. Hay una resistencia real a mirar los hechos. Pero tal vez esto no debería ser sorprendente. Vale la pena recordarnos cómo es emocionalmente conveniente la explicación tradicional de Hiroshima, tanto para Japón como para los Estados Unidos. Las ideas pueden tener persistencia porque son verdaderas, pero desafortunadamente, también pueden persistir porque son emocionalmente satisfactorias: llenan una importante necesidad psíquica. Por ejemplo, al final de la guerra, la interpretación tradicional de Hiroshima ayudó a los líderes japoneses a lograr una serie de objetivos políticos importantes, tanto nacionales como internacionales.

Póngase en los zapatos del emperador. Usted acaba de conducir a su país a través de una guerra desastrosa. La economía está destrozada. El ochenta por ciento de sus ciudades han sido bombardeadas y quemadas. El ejército ha sido golpeado en una cadena de derrotas. La Marina ha sido diezmada y confinada a puerto. La inanición está amenazando. La guerra, en definitiva, ha sido una catástrofe y, lo peor de todo, has estado mintiendo a tu pueblo sobre lo mal que la situación realmente es. Se sorprenderán por las noticias de rendición. Entonces, ¿qué preferirías hacer? Admitir que usted falló mal? ¿Emitir una declaración que dice que usted calculó mal espectacularmente, hizo errores repetidos, e hizo daño enorme a la nación? ¿O preferiría culpar a la pérdida de un sorprendente avance científico que nadie hubiera podido predecir? De un solo golpe, culpar a la pérdida de la guerra de la bomba atómica barrió todos los errores y errores de juicio de la guerra bajo la alfombra. La bomba era la excusa perfecta para haber perdido la guerra. No hay necesidad de repartir la culpa; No se debe realizar ningún tribunal de investigación. Los líderes de Japón pudieron afirmar que habían hecho todo lo posible. Así, en el nivel más general la bomba sirvió para desviar la culpa de los líderes de Japón.


Esta foto proporcionada por la Fuerza Aérea de los EE.UU. tomada de la ciudad de Yoshiura en el otro lado de la montaña al norte de Hiroshima, Japón, muestra el humo que se levanta de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima, el 6 de agosto de 1945. Fuerza Aerea

Pero atribuir la derrota de Japón a la bomba también sirvió para otros tres propósitos políticos específicos. Primero, ayudó a preservar la legitimidad del emperador. Si la guerra se perdió no por errores, sino por la inesperada arma milagrosa del enemigo, la institución del emperador podría seguir encontrando apoyo en Japón.

En segundo lugar, apeló a la simpatía internacional. Japón había emprendido una guerra agresiva y con particular brutalidad hacia los pueblos conquistados. Su comportamiento probablemente sería condenado por otras naciones. Ser capaz de refundar a Japón como una nación victimizada -una que había sido bombardeada injustamente con un cruel y horroroso instrumento de guerra- ayudaría a contrarrestar algunas de las cosas moralmente repugnantes que los militares de Japón habían hecho. Al llamar la atención sobre los bombardeos atómicos ayudó a pintar el Japón con una luz más comprensiva y desviar el apoyo a duros castigos.

Finalmente, diciendo que la bomba ganó la guerra agradaría a los vencedores americanos de Japón. La ocupación estadounidense no terminó oficialmente en Japón hasta 1952, y durante ese tiempo los Estados Unidos tenían el poder de cambiar o rehacer la sociedad japonesa como mejor les pareciera. Durante los primeros días de la ocupación, muchos funcionarios japoneses temían que los estadounidenses intentaran abolir la institución del emperador. Y tenían otra preocupación. Muchos de los principales funcionarios del gobierno de Japón sabían que podrían enfrentar juicios por crímenes de guerra (los juicios por crímenes de guerra contra los líderes alemanes ya estaban en marcha en Europa cuando Japón se rindió). El historiador japonés Asada Sadao ha dicho que en muchas de las entrevistas de posguerra "los funcionarios japoneses ... estaban obviamente ansiosos por complacer a sus entrevistadores estadounidenses". Si los estadounidenses querían creer que la Bomba ganó la guerra, ¿por qué decepcionarlos?

Atribuir el final de la guerra a la bomba atómica sirvió a los intereses de Japón de múltiples maneras. Pero también sirvió a los intereses estadounidenses. Si la bomba ganara la guerra, entonces se incrementaría la percepción del poder militar estadounidense, aumentaría la influencia diplomática estadounidense en Asia y en todo el mundo y se reforzaría la seguridad de los Estados Unidos. Los $ 2 mil millones gastados para construirlo no habrían sido desperdiciados. Si, por el contrario, la entrada soviética en la guerra fue lo que hizo que Japón se rindiera, los soviéticos podrían afirmar que fueron capaces de hacer en cuatro días lo que los Estados Unidos no pudieron hacer en cuatro años y la percepción de El poder militar soviético y la influencia diplomática soviética se verían mejorados. Y una vez que la guerra fría estaba en marcha, afirmando que la entrada soviética había sido el factor decisivo habría sido equivalente a dar ayuda y consuelo al enemigo.

Resulta inquietante, teniendo en cuenta las cuestiones planteadas aquí, que las pruebas de Hiroshima y Nagasaki están en el centro de todo lo que pensamos acerca de las armas nucleares. Este evento es la piedra angular del caso de la importancia de las armas nucleares. Es crucial para su estatus único, la noción de que las reglas normales no se aplican a las armas nucleares. Es una medida importante de las amenazas nucleares: la amenaza de Truman de visitar una "lluvia de ruinas" en Japón fue la primera amenaza nuclear explícita. Es clave para el aura de enorme poder que rodea las armas y las hace tan importantes en las relaciones internacionales.

Pero ¿qué vamos a hacer de todas esas conclusiones si la historia tradicional de Hiroshima se pone en duda? Hiroshima es el centro, el punto desde el cual se irradian todas las demás afirmaciones y afirmaciones. Sin embargo, la historia que nos hemos estado diciendo parece bastante alejada de los hechos. ¿Qué debemos pensar sobre las armas nucleares si este enorme primer logro -el milagro de la rendición repentina de Japón- resulta ser un mito?

sábado, 14 de octubre de 2017

PGM: Japón entra al conflicto

La intervención del Japón en la PGM


Rumores en las cancillerías. — Se confirma el ultimátum. Comentarios.—La colonia de Kiao-Chao.

A mediados de la segunda decena del mes de Agosto, un rumor con visos de fundamento comenzó a circular por las cancillerías europeas y a producir enorme efecto en la opinión tan pronto como trascendió a ésta.

Este rumor se refería a la comunicación por el Gobierno nipón al de Alemania de una nota-ultimátum. Grandes fueron los comentarios a que dio lugar esta noticia. Las imaginaciones se echaron a volar y hubo quien creyó tener poco menos que en el bolsillo la hasta entonces fantástica nota de Japón.

Las personas autorizadas en la materia emitieron su juicio, más o menos acertado, pero reconociendo la existencia del documento y aseverando que en él se exigía a Alemania lo siguiente:

Arrow Primero. Que el Gobierno alemán retirase inmediatamente de las aguas japonesas y chinas todos los buques de guerra que tenía en ella o los desarmara completamente, y

Arrow Segundo. Que Alemania evacuara en el plazo improrrogable de un mes los territorios que ocupaba en Kiao-Chao, los cuales serían entregados por el Gobierno japonés a China en determinadas condiciones.
Quienes así se expresaban sostenían que el Japón procedía de esta forma para salvaguardar los intereses que se tuvieron en cuenta al concertar la alianza anglo-japonesa.

Esta explicación del porqué del ultimátum fue aceptada enseguida como buena, creyéndose que el Japón, por virtud de su tratado con Albión, venía obligado a prestar ayuda a la nación inglesa en su terrible contienda con el imperio alemán.

Sin embargo, el texto literal del convenio anglo-japonés nada preveía respecto a casos como el de la conflagración europea.

En el tratado se consignó que sus artículos tenían por objeto:

Arrow a) La consolidación y el mantenimiento de la paz general en las regiones del Asia Oriental y de las Indias.

Arrow b) El mantenimiento de los intereses comunes de todas las potencias en China, asegurando la independencia y la integridad del imperio chino y el principio de la igualdad para el comercio y para la industria de todas las naciones en China; y

Arrow c) El mantenimiento de los derechos territoriales de las altas partes contratantes en las regiones del Asia Oriental y de las Indias y la defensa de sus intereses en las mencionadas regiones.

En el articulado del convenio, al precisar el mutuo auxilio que ambas potencias habrían de prestarse en caso necesario, se determinaba solo ese deber recíproco para cuando fueran agredidas o puestos en peligro los territorios, los derechos o los intereses expresamente mencionados.

De manera que, en realidad, el tratado anglo-japonés de 12 de agosto de 1905 estaba limitado a cuestiones que afectaban directamente al Asia Oriental, a las Indias o al imperio chino, y no rezaba una palabra respecto a mutua ayuda de las naciones contratantes en caso de guerra como el de la Conflagración Europea.

Un eminente diplomático británico, en los momentos en que más se discutía la intervención o no intervención de los japoneses en la cruenta lucha entablada, se expreso en esta forma al ser llamado a emitir su opinión por uno de los más importantes periódicos ingleses:

"Puede que en efecto exista ese famoso ultimátum de que se habla. Lo que si he de decir yo es que el Gobierno inglés ha hecho todo lo posible para conseguir que el Japón se abstenga de obrar en estos instantes.

Hay que tener en cuenta que la ayuda que pueda prestarnos el Japón en la presente guerra es muy cara; nuestras fuerzas navales, juntamente con las de los aliados, se bastan y se sobran para ejercer el dominio del mar. Además resultaría temerario y hasta humillante requerir el apoyo de un pueblo tan ambicioso y guerrero como el japonés.

,,Creo yo que ninguna nación europea, y menos una coalición formada por éstas, suficiente para defender la civilización y las normas jurídicas internacionales de Occidente, arrostraría la responsabilidad de hacer casi arbitro de una querella europea a un pueblo asiático.
„ Además, considerando la cuestión desde otro punto de vista, la intervención del Japón supondría una extraordinaria alarma en los Estados Unidos de Norteamérica, rival del Japón por efecto de encontrados intereses, rivalidad que constituye precisamente para los Estados Unidos uno de sus problemas capitales de política exterior.

,,El canal de Panamá se ha construido sin duda alguna para el caso de tener que solucionar este problema por medio de las armas.
,
,De la acometividad japonesa no se puede dudar; por consiguiente, el establecimiento de esta nación en las colonias alemanas de Asia, significaría la anexión de éstas al imperio nipón, y, lo que es más grave, una extraordinaria facilidad estratégica para emprender cualquier empresa guerrera contra América.

,,Esto probablemente no han de consentirlo los Estados Unidos y puede pesar en la balanza hasta el extremo de inclinar a Norte América a una alianza con Alemania, si las cosas se extremasen hasta llegar a la guerra.

,,Se ha dicho que los Estados Unidos están en el secreto de la acción japonesa y que asienten a ella; es posible, pero de todos modos lo indudable, lo evidente, es lo que he dicho al principio: que Inglaterra no puede haber influido en modo alguno en las resoluciones de Japón, porque no le ha convenido antes, ni le conviene ahora.


El día 16 de agosto fue conocida oficialmente la existencia del ultimátum dirigido por el Gobierno nipón al imperio de Alemania, por la publicación de un telegrama del gobernador de Kiao-Chao en que se decía: "Confirmo ultimátum. Cumpliré mi deber hasta lo último,,.

El 25 del propio mes se supo la noticia de la ruptura de relaciones. La intervención japonesa en la guerra era ya, pues, un hecho indudable.

La legación imperial del Japón en España hizo pública la nota, por medio de la prensa de la Corte, el mismo día en que se publicaba en Tokio

Decía así la declaración de guerra:

-Nos, por la gracia del cielo Emperador de Japón, sobre el trono ocupado desde fecha inmemorial por una misma dinastía, dirigimos a todos nuestros fieles y bravos súbditos la siguiente proclamación:

„ Declaramos la guerra a Alemania y ordenamos a nuestro ejército y a nuestra armada que, con todo su poderío, rompan hostilidades contra aquel imperio.

,,Ordenamos también a todas nuestras autoridades competentes que realicen cuantos esfuerzos sean necesarios para cumplir sus respectivos deberes encaminados al logro de ese objetivo nacional.

“Desde el comienzo de la guerra actual se han producido efectos calamitosos que nos conciernen en grave extremo. Nos, por nuestra parte, hemos abrigado esperanzas de sostener la paz en el Extremo Oriente mediante la observancia de una estricta neutralidad; pero la acción de Alemania ha obligado, al fin, a la Gran Bretaña, nuestra aliada, a romper las hostilidades contra aquel país. Y Alemania, en Kiao-Chao, su territorio arrendado en China, hace preparativos guerreros, mientras sus buques de guerra cruzan los mares del Asia Occidental y amenazan nuestro comercio, a la vez que el de nuestros aliados.

La paz del Extremo Oriente se halla, pues, en peligro.

De acuerdo con nuestro gobierno y el de s. M. Británica, luego de sinceras y categóricas notas cambiadas entre ambos, para adoptar cuantas medidas fueran precisas para la protección de los intereses generales que se mencionan en el convenio pactado por nuestra aliada con Nos, por nuestra parte, y deseosos de lograr ese fin por medios pacíficos, hubimos de ordenar a nuestro gobierno que dirigiese una sincera advertencia al Gobierno imperial de Alemania.

Con profundo pesar, y no obstante la ardiente devoción que la causa de la paz nos inspira, nos vemos en el caso de declarar la guerra en este período de nuestro reinado y cuando todavía lamentamos la pérdida de nuestra llorada madre.

,,Es nuestro más ferviente deseo que, merced a la lealtad y al valor de nuestros fieles súbditos, quede en breve plazo restaurada la paz y aumentada la gloria del imperio



La declaración de guerra del Japón sobrevino por efecto de no haber contestado el Gobierno alemán a la nota-ultimátum de aquél.

El embajador de los Estados Unidos en Berlín fue el encargado de comunicar al embajador de negocios del Japón en Alemania la orden del Gobierno nipón, según la cual debía retirarse en la madrugada del día 23, de no haber obtenido antes una contestación satisfactoria del Gobierno del Kaiser.

En el propio día 23 el Gobierno japonés ordenó al cónsul de Alemania en Mozkden y a los alemanes residentes en la Manchuria que salieran inmediatamente del país bajo pena de ser apresados. Por su parte los japoneses residentes en Kiao-Chao abandonaron la colonia alemana tan pronto como fue conocida de ellos la declaración de guerra.

La declaración de guerra produjo en Alemania extraordinaria indignación, sobre todo en Berlín. Todos los periódicos coincidieron en afirmar que la nueva jugarreta que les hacía Inglaterra serviría tan solo para aumentar el entusiasmo por la guerra y la confianza en la victoria.

En Austria, donde al día siguiente de la declaración de guerra le fueron entregados sus pasaportes al Ministro del Japón, también ocasionó gran efervescencia la posición que adoptaba el Mikado.

El Wiener Fremdenblatt declaró su creencia de que Inglaterra había reforzado de tal modo la posición del Japón en el Asia Oriental, que ella sería la primera en ver lesionados sus intereses para lo porvenir.

Las demás publicaciones dijeron que la solución definitiva había de hallarse en Europa y no en el Extremo Oriente.

El periódico holandés Correo de Rotterdam, comentando el mismo asunto, aseguró que Francia había auxiliado poderosamente a Inglaterra en la labor de excitar a la raza amarilla contra Alemania.

El sueco Sydvenska Dagbladet afirmó, desde el primer momento, que el ultimátum del Japón era de lo más descarado que se ha visto en la historia. "Tal cinismo—decía—es inaudito y propio únicamente de aves de rapiña. Había que preguntar a la Gran Bretaña si realmente puede mostrarse orgullosa de ir en semejante compañía-.

Donde cayó como una bomba la noticia de la declaración de guerra fue en los Estados Unidos de América. La protesta se manifestó inmediata contra Inglaterra, por considerarse que ésta, con su conducta, abría las puertas a un peligro del que Norte-América tocaría la primera las consecuencias. Esto no quiere decir que la opinión yanqui se colocase del lado de Alemania.

El World de Nueva York escribió a raíz del acontecimiento: "La intervención del Japón es inevitable porque a ello le obliga el tratado con Inglaterra. No obstante, el Japón trata de aprovecharse ahora de la impotencia de Alemania en Extremo Oriente y se prepara para cuando llegue el reparto del botín. Los Estados Unidos deben vigilar y obligar al Japón a no salirse de aquellos compromisos a que le obliga su tratado con la Gran Bretaña,,.

La prensa alemanísta de Norte-América arremetió duramente contra la actitud de los japoneses y propagó urbi et orbe que América debía despertar de su apatía antes de que fuese demasiado
tardío todo esfuerzo.

A pesar de todo este movimiento producido momentáneamente en la opinión americana, el buen criterio se impuso y puede decirse que se adscribió a su Presidente Mr. Wilson, el cual, al recibir la nueva del ultimátum, se limitó a contestar: "No he de discutir el fondo del asunto, pero creo que el Japón va a luchar de buena fe, no por aspirar a ventajas territoriales,,.

España acogió la declaración de guerra del Japón, con la siguiente declaración de neutralidad que se publicó en la Gaceta:

"Constando oficialmente el estado de guerra que existe, por desgracia, entre el imperio de Alemania y el del Japón, el Gobierno de S. M. se cree en el deber de ordenar la más estricta neutralidad a los súbditos españoles, con arreglo a las leyes vigentes y a los principios del derecho público internacional.

,,En su consecuencia, hace saber que los españoles residentes en España o en el extranjero que ejercieren cualquier acto hostil que pueda considerarse contrario a la más perfecta neutralidad, perderán el derecho a la protección del Gobierno de S. M. y sufrirán las consecuencias de las medidas que adopten los beligerantes, sin perjuicio de las penas en que incurrieren con arreglo a las leyes de España.

„ Serán igualmente castigados, conforme al artículo 150 del Código penal, los agentes nacionales o extranjeros que verificasen o promovieren en territorio español el reclutamiento de soldados para cualquiera de los ejércitos o escuadras beligerantes
,,.


Pocos días después de la declaración de guerra el Parlamento del Japón votaba la suma de 53.000,000 de yens, para atender a los gastos de la lucha, la cual se había iniciado ya el día 25 de Agosto.

En este día quedó establecido el bloqueo de Tsing-Tao por las escuadras japonesas, la primera al mando del almirante Barón Dewa, compuesta de dos dreadnougths, el Karashi y el Settan, y cuatro acorazados, y la segunda bajo las órdenes del vicealmirante Yoslumatu, formada por cuatro acorazados y varios cruceros y cazatorpederos.

Algunos días después las escuadras japonesas fueron reforzadas con una división inglesa, y tropas niponas ocuparon siete islas en las inmediaciones de Kiao-Chao, después de haber limpiado de minas los buques un gran espacio de mar.

El mismo día 25 de Agosto comenzó el bombardeo de las posesiones alemanas, en las cuales había sido leído a las tropas un despacho del Kaiser encargándoles que resistieran todo lo posible.

Tan pronto como se inició el bombardeo, los alemanes hicieron saltar con dinamita todos los edificios que podían ser utilizados por las escuadras enemigas como puntos de referencia, y arrasaron todos los pueblecillos chinos próximos a Tsing-Tao. Las fuerzas alemanas de la plaza alcanzaban la cifra de 3,000.

La escuadra alemana, que se hallaba en las costas de China, zarpó con rumbo al Norte tan pronto como se supo el establecimiento del bloqueo.







Hagamos ahora una somera descripción de la colonia de Kiao-Chao o Tsing-Tao, como la llaman los alemanes, para poner fin a este tema.

Kiao-Chao está situada en el mar Amarillo, frente a Corea, en la costa oriental de la provincia china de Shantug.

En 1897 llegaron a Kiao-Chao varios buques de guerra alemanes, de los que desembarcaron soldados y funcionarios alemanes, que en nombre del Emperador tomaron posesión de aquel territorio, no obstante las protestas de China. El Celeste Imperio hubo de ceder a la fuerza de las circunstancias y acabó por consentir en que la ciudad y el puerto ocupados quedasen bajo la soberanía de Alemania durante un período de noventa y nueve años. Así se estipuló en un convenio que se firmó entre China y Alemania y que lleva la fecha de 6 de Marzo de 1898.

Una vez legalizada la ocupación, el imperio alemán se apresuró a organizar ésta debidamente.

Al comenzar la guerra, la administración de la colonia dependía del Ministerio de la Marina teutón, ejerciendo el cargo de gobernador de la plaza un oficial de la armada. La colonia estaba dividida en treinta y tres municipios, alcanzando su población la cifra de 192,000 habitantes.

La raza blanca estaba representada por un núcleo de 4,470, de los cuales 3,806 eran alemanes, soldados y funcionarios civiles en su mayoría.

La guarnición estaba formada de 3,121 soldados de infantería de marina.

En Kiao-Chao residían las autoridades judiciales para los residentes europeos, radicando el tribunal de apelación en el consulado alemán de Shanghai.

Estos tribunales no entendían en los litigios de la población china, salvo en muy contados y determinados casos.

Entre la ciudad de Tsing-Tao, situada en la costa Norte de la bahía de Kíao-Chao y Chinanfu, capital de la provincia de Shan- ghai, se extiendía una línea férrea de doscientas sesenta millas de longitud.

Además de ocupar Kiao-Chao, Alemania se reservó una zona de influencia en la provincia de Shanghai, zona de una superficie de 2,150 millas cuadradas, con una población de 80,000 habitantes.

Al ceder esta zona de influencia, China renunció a su derecho de soberanía y fiscalización, traspasándolo al gobernador de Kiao- Chao.

La zona de influencia se extiendía también a un espacio de treinta y dos millas en el mar Amarillo.

Rodeaba el distrito y la bahía de Kiao-Chao una zona neutral de 2,500 millas cuadradas, con una población de 1.200,000 almas.

La situación de la colonia al comenzar la guerra europea era muy próspera.

En Kiao-Chao se producían con abundancia judías, nueces, batatas y otros frutos. Se explotaba la sericicultura; minas de carbón eran explotadas; había adquirido gran importancia la industria de la seda y se fabricaba cerveza y jabón. Se importaba principalmente algodón, telas, metales, azúcar y cerillas, y se exportaban trencillas de paja, seda, nueces y aceite de judías.

La importación llegó, en 1911, a 114.938,000 marcos y la exportación a 80.295,000.

Los alemanes habían construido excelentes defensas para organizar la resistencia en la colonia en el caso de un ataque inesperado.

sábado, 21 de mayo de 2016

SGM: El día que Alemania selló su destino

FOTO: En el momento en que Hitler declaró la guerra a los EE.UU.

Jeremy Bender


Adolf Hitler da un discurso declarando la guerra a los EE.UU. el 11 de diciembre 1941.

Hasta el 11 de diciembre de 1941, los EE.UU. y la Alemania nazi eran técnicamente neutrales a pesar de la Segunda Guerra Mundial después de haber devastado una gran parte de Europa, Oriente Medio y Asia.

Pero tras el ataque de Japón imperial en Pearl Harbor y el comienzo de las hostilidades entre las potencias del Eje el de Estados Unidos y el 7 de diciembre de 1941, la Alemania nazi siguió el ejemplo de Japón y declaró la guerra a los EE.UU..

Según Fotos históricas raras, la decisión de declarar la guerra era totalmente Adolf Hitler. Incluso antes de Pearl Harbor, Hitler era consciente de que los EE.UU. y Alemania nazi, finalmente, llegar a las manos, ya que los EE.UU. estaba apoyando el esfuerzo de guerra británico.

La decisión de entrar en la guerra fue anunciado por Hitler en un discurso en el Reichstag después de las embajadas de Alemania e Italia quemaron sus cables en Washington, DC.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Indios declaran la guerra a Argentina y Chile

Grupo mapuche se adjudicó incendios en Bariloche y declaró "la guerra" a Chile y Argentina
La agrupación Resistencia Ancestral Mapuche aseguró que es la responsable por los ataques al refugio Neumeyer, el Consulado de Chile y la Iglesia Catedral. Piden crear una nueva nación


Así quedó el refugio Neumeyer tras el incendioAsí quedó el refugio Neumeyer tras el incendio Crédito: Gentileza bariloche2000

Un grupo de mapuches desconocido por las principales organizaciones indígenas apareció en escena para adjudicarse una serie de ataques ocurridos en los últimos dos años y anunciar el comienzo de su "guerra" contra la Argentina y Chile para conseguir una nación propia.

"Ni argentinos ni chilenos, somos Nación Mapuche. Todo el Territorio Libre y Recuperado para todo Nuestro Pueblo", reclamó la organización Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

A través del comunicado que dio a conocer su existencia, el grupo se adjudicó tres ataques que sorprendieron a la opinión pública rionegrina: el incendio del refugio Neumeyer del mes pasado, el ataque contra la Iglesia Catedral en 2013 y la agresión con petardos y pintadas contra la fachada del Consulado de Chile en Bariloche en septiembre del año pasado. Además, se hicieron responsables por la quema de la plantación de pinos que el empresario italiano Luciano Benetton tiene en la Patagonia.

"Nos adjudicamos de manera digna y responsable, la última operación publica ejecutada por Weichafe de la R.A.M. en el valle del Challwako, la cual obedece a una visión estratégica del conflicto, es un mensaje para todo Nuestro Pueblo Mapuche, Comunidades, organizaciones, los enemigos winka capitalistas, sus empresas y estado opresor, ya que el refugio Neumeyer representa intereses de la burguesía y el fascismo local a través del club andino bariloche coludido con parques nacionales, a la vez que el lugar colinda con la zona de inversión Petrolera de la Cuenca del Ñiriwau", aseguraron.

El RAM explicó en el comunicado la cosmología mapuche que orienta sus ataques: "La figura del Weichafe siempre ha existido, significa el que hace la Guerra y es quien cuenta con la capacidad de combatir de manera real y consecuente, luego de operar los weichafe se repliegan nuevamente en sus comunidades, a lo que el estado responde con represiones desmedidas, erradas y desesperadas, como ocurrió luego de la última acción sobre una Comunidad que aunque perteneciendo al Movimiento no se relaciona con los hechos, repetimos que la solución debe ser política, no judicial ni represiva, en principio se basa en la devolución del Territorio Usurpado y el retiro de sus intereses de Nuestro WallMapu".

La agrupación anticipó que están dispuestos a "resistir a sangre y fuego a las petroleras y mineras en el sur". "Será nuestro objetivo consolidar una fuerza para echar mediante acciones concretas las ya instaladas", advirtieron.

Aunque las principales organizaciones indígenas de la zona dijeron desconocer quiénes integran el grupo, el mensaje fue claro: "Las organizaciones saben bien quiénes somos, algunos de los actuales disidentes y vendidos, caminaron alguna vez junto a nosotros".

"Reafirmamos nuestro proceder operativo en el mismo marco de Lucha Territorial y de Liberación Nacional, nuestro accionar concreto es la muestra más real de apoyo mutuo", concluyeron.


Informe de la TV de Bariloche sobre el incendio del refugio Neumeyer
A continuación, el comunicado completo de la Resistencia Ancestral Mapuche:

Incendio Neumeyer. Comunicado público

Por Resistencia Ancestral Mapuche – Tuesday, Nov. 11, 2014 at 1:25 PM

A Nuestro Pueblo Mapuche y a la Opinión pública en General:

La Resistencia Ancestral Mapuche, del Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu declara:

1-Nos adjudicamos de manera digna y responsable, la ultima operacion publica ejecutada por Weichafe de la R.A.M. en el valle del Challwako, la cual obedece a una vision estrategica del conflicto, es un mensaje para todo Nuestro Pueblo Mapuche, Comunidades, organizaciones, los enemigos winka capitalistas, sus empresas y estado opresor, ya que el refugio Neumeyer representa intereses de la burguesía y el fascismo local a través del club andino bariloche coludido con parques nacionales, a la vez que el lugar colinda con la zona de inversión Petrolera de la Cuenca del Ñiriwau.

2- Tambien nos hacemos responsables de la quema de plantaciones de pinos de la multinacional bennetton en el noroeste de chubut en diciembre pasado.

3- Ademas de barricadas coordinadas en la precordillera con motivo de los conflictos en la zona y en apoyo a los Presos Politicos de Pilmaiken, y una excepción a la lucha rural como el ataque al consulado chileno en bariloche y la catedral catolica. Entre otras acciones de distinto grado algunas ya conocidas en diferentes contextos.

4- con motivo de las controversias entre organizaciones, funcionarios de gobierno y medios de comunicación, aclarar que:

-La figura del Weichafe siempre ha existido, significa el que hace la Guerra y es quien cuenta con la capacidad de combatir de manera real y consecuente, luego de operar los weichafe se repliegan nuevamente en sus comunidades, a lo que el estado responde con represiones desmedidas, erradas y desesperadas, como ocurrio luego de la ultima accion sobre una Comunidad que aunque perteneciendo al Movimiento no se relaciona con los hechos, repetimos que la solucion debe ser politica, no judicial ni represiva, en principio se basa en la devolución del Territorio Usurpado y el retiro de sus intereses de Nuestro WallMapu.

-El Movimiento Mapuche Autónomo del PuelMapu (M.A.P) no es una organización unica, es un Movimiento y una Linea Politica Filosofica, Autonoma e Independiente, que con diferencias y acuerdos continua desarrollándose entre Neuquen, Rio Negro y Chubut, entre Comunidades, organizaciones e individuos que se definen Autonomos, desde hace muchos años. Por lo tanto es un error dividir como una organizacion el M.A.P, asi aclaramos que los que no formen parte de este amplio Movimiento deben admitir su posición contraria en la Lucha por la Reconstruccion y la Liberacion Nacional Mapuche, admitir sus prácticas funcionales renunciando a hablar de Autonomia mientras esta no sea una práctica real. Puel Mapu es una Zona Territorial en su mayoría usurpada/ocupada por la administración politica del estado capitalista argentino. Somos el sector verdaderamente Autonomo del Movimiento Nacional Mapuche en Puel Mapu.

-La denominada Resistencia Ancestral Mapuche (R.A.M.) actua como un brazo operativo de Comunidades del Puel Willi Mapu que mantiene ocupado el estado argentino, nos pertenece pero no todos nuestros militantes son parte de ella en forma tactica, porque tiene las particularidades de no amoldarse a estructuras occidentales siendo a la vez un nivel de conciencia y compromiso, una actitud Libertaria Ancestral consecuente y disciplinada, de manera que también se adapta a cada contexto, siendo una experiencia clandestina de Kona y Weichafe de Comunidades, donde tambien son parte niños y ancianos, hombres como mujeres, es un brazo operativo filosofico politico de Comunidades rurales, Autonomas, en Conflicto y en Resistencia, nunca ha dejado de funcionar porque su no visibilidad publica no significa su desaparicion, tendra que seguir desarrollandose como hasta ahora con objetivos definidos en la Autodefensa la Resistencia y el Sabotaje al Capitalismo, manteniendo la clandestinidad porque de lo contrario se arriesga carcel o muerte por nuestros planteos politico filosoficos.

No vamos a esperar repetir otro Neuquen, sino al contrario resistiremos a Sangre y Fuego a las Petroleras y mineras en el sur, y sera nuestro objetivo consolidar una fuerza para echar mediante acciones concretas las ya instaladas, validando todas las formas de lucha, y el derecho a rebelarnos como Pueblo Oprimido, Negociar No es Luchar. La burocracia, la legalidad son engaños que mantienen a las comunidades con falsas esperanzas, prolongando en el tiempo la dependencia del estado, entreteniendolos con miseros proyectos, mientras se espera un fallo durante años las maquinas y los ricos siguen usurpando y destruyendo.

Todos aquellos detractores politicos mantienen intereses o son funcionales al estado, intentan aplicar la politica del comanejo ahora con petroleras y mineras, siendo ellos los que ensucian la Lucha y la memoria de los antiguos, al pedido de representantes del gobierno salen a repudiar las Dignas y Legitimas Acciones de Resistencia ejecutas por nuestros Weichafe, pero poco y nada es lo que en realidad hacen frente al Terrorismo de Estado hacia nuestras Comunidades. No queremos integrarnos, queremos liberarnos, las organizaciones saben bien quienes somos, algunos de los actuales disidentes y vendidos, caminaron alguna vez junto a nosotros, además deben ser responsables al usar conceptos como el de Autodeterminacion ya que si dicen no acordar con nuestros planteos deben entender que el principio de Autodeterminacion de los Pueblos habla de la posibilidad de rebelion, resistencia e incluso insurreccion armada para objetivos como el separatismo, toma del poder, u otras formas de revolucion y Liberacion Nacional, discusiones aun no resueltas siquiera por los autonomistas quienes si nos hacemos cargo de estas ideas.

Sobre los no mapuche si bien se acepta su solidaridad sana respetuosa y conciente, no tienen derecho ha decirnos como luchar ni que hacer, esta es Nuestra Tierra y somos nosotros los Hambreados, Golpeados, Explotados y Perseguidos acusados de Violentos por defendernos, asumiendo con Dignidad nuestra condicion.

Invitamos a nuestras comunidades ha continuar integrandose a las filas de la Resistencia Ancestral Mapuche, y al Movimiento Mapuche Autonomo del Puel Mapu, identificando al enemigo real, canalizando políticamente la violencia, ya no mas entre nosotros, sino a los invasores, usurpadores y destructores de Nuestro Pueblo.

Nos hacemos parte del llamado de acompañamiento al proceso de Pilmaiken en defensa del Ñguen Mapu Kintuante y en la Reconstruccion del PuelWilliMapu, como ha enfrentar el juicio político a los Defensores de este importante Espacio Sagrado, a la vez que reafirmamos nuestro proceder operativo en el mismo marco de Lucha Territorial y de Liberacion Nacional, nuestro accionar concreto es la muestra más real de apoyo mutuo.

Libertad a los Presos Politicos Mapuche, Ni argentinos ni chilenos somos Nacion Mapuche, Todo el Territorio Libre y Recuperado para todo Nuestro Pueblo. El AzMapu y Nguenechen nos guian, sin dios ni ley winka.

Fuera Winka Capitalistas y pu Yanakona del WallMapuche.

Inakaial murio como un Preso Politico, si Kalfukura volviera lo llamarian Terrorista!

Femuechi Tain Kuifiche iem Zeumafui wiño Inkatuiñ tain WallMapu mu, Amulepe Kuifi Weichan!!

Marichi Weu!!

Territorio, Autonomia, Resistencia, Reconstruccion, Liberacion Nacional.

Resistencia Ancestral Mapuche de comunidades autonomas y en conflicto. R.A.M.

Movimiento Mapuche Autonomo del Puel Mapu. M.A.P.

Infobae