Mostrando entradas con la etiqueta Suiza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Suiza. Mostrar todas las entradas

domingo, 15 de octubre de 2017

Historia y política de defensa en Suiza

El victorioso pasado guerrero que explica por qué Suiza es neutral en los conflictos

Había una vez que el país suizo que vivía en guerra y que las ganaba; Hasta que un día, su suerte cambió y entonces se abrió paso esa política de "neutralidad" que le gana afectos y críticos
La Nación



Las almenas de Bellinzona, en la frontera con Italia, formaron parte importante de las luchas medievales por territorio

Me encontraba en el sur de Suiza, saboreando una versión regional de risotto hecho con un vino merlot local, rodeado de vibrantes montañas verdes, en un pueblo de siglos de antigüedad, cuando uno de los dos comensales suizos con los que me encontraba me comentó algo que casi me quita el apetito: Suiza, baluarte mundial de neutralidad y la paz, comenzó como un país de mercenarios.


Ciertas cosas que había visto en mi viaje comenzaron a cobrar un nuevo sentido.

El día anterior, había visitado los famosos castillos de la vecina Bellinzona, que representaba en gran medida las luchas de la tierra medieval entre los milaneses, los franceses y la joven confederación suiza.

Estas ciudadelas de piedra, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, son un recordatorio de una larga historia de tribus, cantones y países que trataron de controlar Ticino, ciudad donde se habla italiano (razón por la cual estaba comiendo risotto). Ticino era estratégicamente importante por su paso a los Alpes.

Los suizos tienen un largo historial militar. Que, definitivamente, no es neutral. Aunque irónicamente, es la actual política antiguerra moderna lo que hace que los viajeros puedan ser testigos de esa historia de mercenarios.


Ciudades intactas

"Los efectos de la neutralidad están en todas partes", comenta Clive Church, profesor emérito de Estudios Europeos en la Universidad de Kent en Inglaterra y autor de varios libros sobre historia y política de Suiza.


Ticino y el pasaje a los Alpes fueron estratégicamente importantes para la historia militar de Suiza. 

"Dime", añade. "¿Dónde hay daños por bombas en Suiza? La respuesta: en ninguna parte.

"Puedes ir a cualquier ciudad suiza y ver cómo ha crecido de forma orgánica porque nunca ha sufrido una invasión. Visualmente te beneficias de esa neutralidad porque todo su pasado está ahí". Un paseo por estas ciudades propias de cuentos de hadas es suficiente para darse cuenta cuán acertado es Church.

Toda Berna, la capital suiza, es Patrimonio Mundial de la Humanidad por sus históricas galerías, edificios y fuentes de piedra arenisca y por su famoso reloj construido en 1530.

Al otro lado del país, Chur, la ciudad más antigua de Suiza, ha podido conservar sus ruinas romanas, mientras que en Bellinzona se puede caminar entre los tres castillos medievales o explorar las históricas aldeas de piedras.

Pero lo cierto es que en la época medieval los suizos eran muy buenos ganando guerras. "Básicamente (el servicio mercenario) se debía a razones económicas", señala Laurent Goetschel, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Basilea y director del instituto de investigación Swisspeace.

"(La antigua confederación suiza) era muy pobre, no tenía infraestructura para la agricultura a gran escala y no tenía acceso a recursos coloniales ni salida al mar, así que la actividad mercenaria era sencillamente una fuente de ingresos".

Y los suizos eran unos ganadores confiables, por lo que esta actividad se mantuvo durante mucho tiempo como una buena fuente de recursos.

Hasta que perdieron.


Alcanzados por la tecnología

La hora les llegó en la batalla de Marignano en 1515, cuando los franceses y los venecianos llegaron con artillería y caballería blindada, mientras que los suizos trajeron picas y lanzas.

Lamentablemente, la tecnología los había superado. "Después de esa derrota, se dieron cuenta de que, a su manera, eran buenos soldados, pero sus alabardas no lo eran tanto contra la artillería", dijo Church.

La política antibélica de Suiza ha permitido preservar sitios históricos como los de Chur, la ciudad más antigua del país.

La política antibélica de Suiza ha permitido preservar sitios históricos como los de Chur, la ciudad más antigua del país. "Y fue así como dejaron de involucrarse en los conflictos políticos más importantes de Europa", agrega el experto.

En cambio, prestaron sus servicios casi exclusivamente a Francia, lo que les ahorró el inconveniente de encontrarse con frecuencia en dos lados de una misma batalla. "No era algo que ocurría todo el tiempo, pero cuando sucedía era extraordinariamente preocupante, lo que alentó a los movimientos por la neutralidad", agrega el experto.

Elegante solución

Durante este tiempo fue claro que los suizos habían peleado demasiadas batallas a favor de demasiadas partes como para tomar partido de forma segura, especialmente cuando todas las grandes potencias se querían quedar con Suiza debido a su estratégica ubicación como guardianes de los Alpes.


La capital suiza de Berna está salpicada de arcadas históricas, edificios de arenisca y fuentes.

Así que cuando el congreso de Viena se reunió en 1814-1815 para resolver la paz en Europa tras la guerra de la Revolución francesa (durante la cual los suizos fueron contratados como guardaespaldas de la monarquía francesa, incluyendo de su último rey Luis XVI) y las guerra napoleónicas (durante las cuales los franceses invadieron Suiza y terminaron con la antigua confederación), los Suizos impulsaron una elegante solución "ganar-ganar" para todo el continente: déjennos ser neutrales.

Esta validación fue clave. Tal y como Goetschel señala, "la neutralidad sólo tiene sentido si las otras potencias la reconocen". Desde entonces, Suiza ha sido el estado no partidista que todos conocemos ahora.

Así que cuando vayas a Ginebra, detente en la estatua de Charles Pictet de Rochemont para agradecerle por haber escrito la declaración de neutralidad que fue ratificada por el Congreso de Viena.

Y ya que estás ahí, dedícale una tarde al museo de la Cruz Roja, donde empezarás a entender el siguiente gran paso en la neutralidad suiza: su compromiso para la ayuda humanitaria.

Credibilidad puesta a prueba

Empezó en la década de 1860, cuando Henry Dunant, un negociante de Ginebra, hizo un viaje de negocios a Italia.


El museo de la Cruz Roja en Ginebra documenta el compromiso de Suiza con la ayuda humanitaria.

Su intención era solucionar los problemas que había en la ruta comercial, pero cuando vio cuán horrible trataban a los soldados heridos en los sangrientos campos de batalla de Napoleón III, cambió de idea y creó la Cruz Roja.

En esa época las cosas iban bien para Suiza.

La creación de la Cruz Roja aumentó su credibilidad, condujo a la primera de las Convenciones de Ginebra en 1864, le ganó el primer Premio Nobel de la Paz -que se otorgó en 1901- y dotó al país con lo que Church describe como "una especie de poder blando" en Europa.

Pero llegaron la guerras mundiales y la reputación de este país fue puesta a prueba, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Suiza compró el oro judío a la Alemania nazi y se negó a ofrecer refugio a los judíos.

"Desde el punto de visto suizo, la neutralidad fue un éxito en cuanto a que Suiza no se involucró en ninguna contienda", señala Goestchel. "Pero ha habido muchos debates sobre si Suiza fue realmente neutral, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial, aunque no se involucrara en actividades bélicas".

Ejército para qué

Esta pequeña división lleva a una de las cosas más confusas sobre Suiza para los forasteros: su ejército.

Si es tan neutral, ¿por qué necesita de un ejército?

"La neutralidad suiza siempre ha estado armada", aclara Church. "Un día alguien podría invadir, por lo tanto tienes que tener un ejército para que puedas defender tu país".


Para conocer más sobre la política en Suiza, los visitantes pueden acudir al Parlamento en Berna.. 

Esta misma lógica los llevó a construir una extensa red de refugios y hospitales subterráneos durante la Segunda Guerra Mundial, algunos de los cuales están abiertos al turismo hoy en día, incluyendo los de Vitsnau, Vallorbe y Sasso San Gottardo.

Y en cuanto a las actuales Fuerzas Armadas Suizas, es posible que te topes con ellas por todo el país. Pero no tienes que depender de la suerte para observar los muchos fascinantes resultados de la moderna neutralidad suiza.

Cualquier persona puede recorrer el Parlamento en Berna; el Centro Internacional de Investigación CERN, una mitad del cual está en Suiza y la otra en Francia (una prueba de cómo la política ha conducido a los avances en la ciencia); y las oficinas de Naciones Unidas en Ginebra (aunque curiosamente Suiza sólo se convirtió en miembro de la ONU en 2002).

Pero también puedes sencillamente mantener tus sentidos abiertos cuando viajes a este país en busca de esos giros únicos de las culturas suizas, sus idiomas y comidas de un país que durante siglos se ha encontrado entre la paz y la guerra.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Biografía: La niñez de Kim Jong-un

La infancia del niño que se convirtió en dictador y quiere bombardear al mundo

Nadie creía que el más joven de los tres herederos iba a ser el Líder Supremo de su país algún día. Qué se sabe de la juventud Kim Jong-un, el benjamín que ha impulsado una potencia nuclear contra a la voluntad de la comunidad internacional
Infobae




Kim Jong-un inspecciona la bomba H que luego sería probada “con éxito”. (KCNA via Reuters)

En mayo de 2001, la historia de Corea del Norte alteró su curso cuando Kim Jong-nam, el hijo mayor del entonces Líder Supremo norcoreano, Kim Jong Il, fue aprehendido por las autoridades japonesas de inmigración cuando intentaba ingresar al país con un pasaporte falso de la República Dominicana. Tras ser interrogado por los agentes migratorios, Jong-nam admitió su identidad y afirmó que simplemente intentaba visitar Disneyland.

Fue entonces masivamente divulgado que este incidente llevó a una pelea entre el joven y su padre, Kim Jong-il, aunque los verdaderos motivos detrás del deterioro de su relación no se conocen (los miembros de la familia Kim usaban frecuentemente identidades falsas cuando viajaban al exterior).

Cuando alrededor del año 2008 Kim Jong Il finalmente decidió que Kim Jong-un, su hijo menor, sería su sucesor, el joven era el menos conocido de todos sus hijos en el mundo exterior y poco o nada se sabía de su vida.


Kim Jong-un a los 11 años, según una fotografía revelada por Kenji Fujimoto, el chef personal de Kim Jong-Il (AP)

Tal es la falta de certeza sobre Jong-un, que ni siquiera está confirmada su fecha de nacimiento. Vagamente se dice que fue entre 1982 y 1984, y aunque no se puede corroborar, varias fuentes citan el 8 de enero de 1983 como el día de su cumpleaños. Si hemos de creerle a las publicaciones oficiales de Corea del Norte, habría pasado su juventud como militar incógnito dentro del Ejército Popular de Corea. En realidad, pasó su adolescencia en Suiza, donde asistió a un caro colegio internacional en Berna, la capital del país, llamado International School of Berne (ISBerne). Hoy, la misma secundaria cuesta alrededor de USD 20.000 por año.


Foto de Kim Jong-un con sus compañeros del International School of Berne

Podemos presumir que durante estos años aprendió a hablar en inglés, quizá un poco de alemán y que también adquirió alguna idea de cómo funciona el mundo occidental. Sin embargo, algunos compañeros de Kim de aquella época lo recuerdan como "un niño algo tímido que le encantaba la pizza y disfrutaba ver deportes en la televisión", según registra Andrei Lankov, autor de "The Real North Korea" (La verdadera Corea del Norte).

Lo cierto es que el futuro dictador no era un estudiante destacado en la prestigiosa escuela, por lo que cuando tenía 15 años, su padre decidió ahorrar su dinero y lo cambió a un colegio público en el municipio de Köniz llamado Liebefeld Steinhölzli.



Colegio Liebefeld Steinhölzli, en Suiza (AFP)

Vistiendo un jersey de los Chicago Bulls, jeans y un par de zapatillas Nike, fue presentado ante sus compañeros como "Un Pak", el hijo de un diplomático asiático. El primer día de clases se sentó al lado de un portugués llamado João Micaelo, que hoy trabaja de chef.

 Se fue sin obtener ningún resultado en los exámenes. Estaba mucho más interesado en el fútbol y el baloncesto
"Un se esforzó para expresarse pero él no era muy bueno hablando alemán y se ponía nervioso cuando le pedían dar las respuestas a algún problema. Los maestros lo veían en aprietos y avergonzado y luego seguían con la clase. Lo dejaban en paz", recuerda Micaelo.

"Se fue sin obtener ningún resultado de sus exámenes. Estaba mucho más interesado en el fútbol y el baloncesto que en las clases".


La cancha de baloncesto donde jugaba Kim Jong-un después de clase (Getty)

Por otro lado, el chef también recuerda la vida excéntrica de su amigo de la infancia, que vivía en un apartamento grande en una zona residencial cerca del colegio. "Pasábamos casi todas las tardes juntos. A menudo me invitaba a su casa a comer. Tenía un chef privado que cocinaba lo que quisiera", le dijo a The Sunday Telegraph en una entrevista. "Estaba rodeado de los mejores productos que el resto de los niños no podíamos pagar: televisores, grabadoras de video, un PlayStation de Sony. Tenía un cocinero, un conductor, un profesor privado", agregó.

 Tenía un chef privado que cocinaba lo que quisiera, televisores, grabadoras de video, un PlayStation, un conductor, un profesor privado…
Según el mismo portugués, Kim se divertía mirando películas de Jackie Chan, de James Bond, o jugando al baloncesto, pero no le interesaban las chicas y demostraba cierta nostalgia por Corea del Norte. "Los fines de semana había fiestas con mucho consumo de menores de edad. Pero nunca vi una gota de alcohol pasar por sus labios y no estaba interesado en las chicas. Raramente hablaba de su vida en la 'patria,' pero yo sabía que tenía cierta nostalgia. En su estéreo sólo escuchaba canciones norcoreanas, especialmente el himno nacional. La música occidental no era suficiente para él".

 En su estéreo sólo escuchaba canciones norcoreanas, especialmente el himno nacional
Más allá de su abstinencia y nostalgia, una anécdota en particular que relata un ex compañero que solía jugar al básquet con 'Un Pak', Marco Imhof, podría interesarle a los analistas que intentan comprender el temperamento del dictador que hoy amenaza casi diariamente con bombardear al mundo. "Recuerdo que una vez nos dieron unos espagueti para comer que fueron servidos bastante fríos, y le habló a los sirvientes de una manera bastante brusca", dijo Imhof. "Me sorprendió porque no era como él normalmente era".


Kim Jong-Il y Kim Jong-un

En el año 2000, Kim Jong-un regresó repentinamente a su país natal para recibir entrenamiento particular en la Universidad de Kim Il-sung. Allí estudió hasta 2007. Un año después, su padre sufrió un derrame cerebral que lo obligó a apresurar la designación de su sucesor. Ya en el año 2009, el nombre del "Joven General Kim" o el "General de Cuatro Estrellas" fue introducido en la sociedad norcoreana, y fue cada vez más evidente que el más joven de los hijos de Jong-il estaba siendo preparado para ser el próximo líder del país.

El 19 de diciembre de 2011, los norcoreanos amanecieron con la noticia de que su Líder Supremo había muerto luego de 17 años en el poder. Kim Jong-un fue declarado el nuevo líder casi inmediatamente. En su primer comunicado al mundo, el 30 de diciembre, el joven dictador afirmó: "Declaramos solemnemente y con confianza que los políticos insensatos de todo el mundo, incluyendo al gobierno títere de Corea del Sur, no deben esperar ningún cambio de nosotros".


Kim Jong Un en 2008

Después de casi seis años en el poder, Corea del Norte ha mantenido esencialmente la misma estructura, pero Kim Jong-un, quizá más temperamental que sus antecesores, no ha eludido la oportunidad de aterrorizar al mundo con su destrucción.

Como el joven dictador en su infancia, en la que vivió una vida apartada en los palacios de la familia Kim -a excepción de su breve estancia en Suiza-, Corea del Norte vive progresivo aislamiento a medida que el heredero aumenta su poder nuclear y agrava su amenaza a la seguridad mundial.

domingo, 3 de julio de 2016

Historia militar de Suiza

Historia militar de Suiza
Wikipedia

La historia militar de Suiza comprende siglos de acciones armadas, y el papel de las fuerzas armadas de Suiza en los conflictos y mantenimiento de la paz en todo el mundo. A pesar de mantener la neutralidad desde su independencia del imperio romano santo en 1499, [1] Suiza ha estado involucrado en operaciones militares que se remontan a la contratación de mercenarios suizos por las naciones extranjeras, incluyendo los Estados Pontificios.



Antigua Confederación Suiza

Formado con la Carta Federal de 1291, se formó una alianza de tres cantones para la defensa mutua, principalmente contra los Habsburgo. Una sucesión de intervenciones de los Habsburgo produjo las batallas de Morgarten (1315) y Sempach (1386), dando como resultado la independencia de la confederación.

Para el 1353 el original de tres cantones se han sumado dos cantones adicionales y tres estados de ciudad.

Mercenarios suizos


A finales del siglo XIII, soldados procedentes de los cantones de Suiza ganó una reputación militar en toda Europa. Esta reputación se obtuvo como resultado de su defensa contra los señores de Austria de los Habsburgo y durante las campañas en Italia. En el siglo XV, el suizo había llegado a ser particularmente valioso como soldados a sueldo. soldados suizos se caracterizan por su habilidad de combate y los ataques feroces de la falange, o la formación de la columna de profundidad utilizando el lucio y la alabarda. Tenían un virtual monopolio en el servicio de lucio mercenario hasta 1490.

Por 1.490 mercenarios alemanes se convirtió en experto en tácticas militares suizos y estaban disponibles para alquilar a un costo más bajo. En 1515 el suizo se comprometieron a la neutralidad, y sólo continuó luchando en el servicio del ejército real francés. Se convirtieron en rivales con los mercenarios alemanes y los dos solían luchar en los campos de batalla de Europa durante las próximas décadas.

Después de la Batalla de Marignano en 1515, sin embargo, el estilo suizo de la lucha en la batalla cuerpo masivo entró en declive constante, para ser reemplazado por el arcabuceros, artillería y movimientos de tierra. Durante la batalla de Bicocca en 1522 los mercenarios suizos vieron una amarga derrota con fuertes bajas. No obstante suiza continuó sirviendo como mercenarios durante los dos siglos siguientes, la adopción del fusil para reemplazar la pica.

Guardia suiza

La Guardia Suiza tiene sus orígenes en 1506, cuando el Papa Julio II los contrató como "guardaespaldas"; sin embargo, el grupo de soldados era lo suficientemente grande como para ser considerado un ejército. Esto es apropiado, ya que los estados papales ocupaba un tercio de Italia en el momento, lo que requiere una protección más amplia. El Papa les alistó, ya que creía que eran mejores en el momento. Actualmente, es ilegal que los ciudadanos suizos se unan a las fuerzas armadas de otro país, excepto como miembros de la Guardia Suiza proteger el Vaticano es la única excepción. Se permite [2] El servicio militar en el exterior de la doble nacionalidad bajo ciertas circunstancias.

Batalla de Marignano

Los conflictos internos después de la Reforma

La guerra campesina suiza de 1653 fue una revuelta popular por las poblaciones rurales de varios cantones. La rebelión fue suprimida, pero dio lugar a una serie de reformas. En 1656, reaparecieron las tensiones entre protestantes y católicos y condujeron al estallido de la Primera Guerra de Villmergen. Un nuevo conflicto en 1712 causó la segunda guerra de Villmergen, que anuló el equilibrio de poder a los cantones protestantes. Los conflictos religiosos fueron renovadas en 1847, lo que resulta en la Guerra del Sonderbund y conduce a la formación de Suiza como un Estado federal.

República Helvética

En 1798 el ejército francés invadió Suiza y proclamó una República Helvética. La resistencia interna y los problemas económicos desestabilizan el estado y se desplegaron tropas francesas adicionales para restaurar el orden.

Durante el 1814-1815 Congreso de Viena la neutralidad de Suiza estaba garantizada por los firmantes.


Nacimiento del estado federal

En el tratado federal de 1815, el Tagsatzung prescribe tropas cantonales para poner un contingente de 2% de la población de cada cantón a disposición de la federación, que asciende a una fuerza de unos 33.000 hombres. Los ejércitos cantonales se convirtieron en el ejército federal (Bundesheer) con la constitución de 1848. A partir de este momento, era ilegal que los cantones individuales para declarar la guerra o para firmar capitulaciones o acuerdos de paz. El párrafo 13 prohíbe explícitamente la federación de mantener un ejército permanente, y los cantones se permitió una fuerza máxima de pie de cada 300 (sin incluir los cuerpos Landjäger, una especie de fuerza policial). Párrafo 18 declaró la obligación de cada ciudadano suizo a servir en el ejército federal si reclutados (Wehrpflicht), el establecimiento de su tamaño en el 3% de la población más una reserva de uno y medio por ese número, que asciende a una fuerza total de unos 80.000.


Las tropas federales durante la guerra del Sonderbund

La primera movilización completa, bajo el mando de Hans Herzog, fue provocada por la guerra franco-prusiana en 1871. En 1875, el ejército fue llamado para aplastar una huelga de los trabajadores en el túnel de San Gotardo. Cuatro trabajadores murieron y 13 resultaron heridos gravemente.

El párrafo 19 de la Constitución revisada de 1874 amplió la definición del ejército federal a cada ciudadano apto, hinchazón del tamaño del ejército, al menos en teoría, desde abajo de 150.000 a más de 700.000, con un crecimiento de la población durante el aumento más al siglo 20 unos 1,5 millones de dólares, la segunda mayor fuerza armada per cápita después de que las Fuerzas de Defensa de Israel.

Las guerras mundiales

Artículo principal: Suiza durante las guerras mundiales
Durante la Primera Guerra Mundial, Suiza siguió siendo un estado neutral. En la Segunda Guerra Mundial, Alemania hizo algunos planes para la invasión de Suiza, más notablemente Operación Tannenbaum, pero nunca se llevaron a cabo. Sin embargo el espacio aéreo suizo se violó en repetidas ocasiones, tanto por la aviación alemana y Afines

Primera Guerra Mundial

Una gran maniobra ordenado en 1912 por Ulrich Wille, un reputado germanófilo, convencido de visitas de jefes de Estado europeos, en particular, el Kaiser Guillermo II, de la eficacia y la determinación de las defensas suizos. [3] Wille posteriormente fue puesto al mando de la segunda movilización completa en 1914, y Suiza escapó invasión en el transcurso de la Primera Guerra Mundial


Medalla emitida para recaudar fondos para los soldados suizos y sus familias. / 40 casco M1918

Período de entreguerras

Wille también ordenó la represión de la huelga general suizo (Landesstreik) de 1918 con la fuerza militar. Tres trabajadores murieron y un número bastante grande de soldados murieron de la gripe española durante la movilización. En 1932, el ejército fue llamado para reprimir una manifestación antifascista en Ginebra. Las tropas mataron a 13 manifestantes, hiriendo a otro 65. Este incidente largo dañó la reputación del ejército, lo que lleva a las llamadas persistentes para su abolición entre los políticos de izquierdas. En ambos los 1918 y los 1932 incidentes, las tropas desplegadas fueron seleccionados conscientemente de las regiones rurales, tales como el Berner Oberland, avivar la enemistad entre la población rural tradicionalmente conservadora y la clase obrera urbana.

Segunda Guerra Mundial

La tercera movilización completa del ejército se llevó a cabo durante la Segunda Guerra Mundial bajo el mando de Henri Guisan.


Cañón camuflado en la presa Lucendro en la región de Gotthard. Tiene un cañón calibre 105 mm y dispara hasta un rango de 17 km.

La estrategia militar de Suiza durante la Segunda Guerra Mundial era esencialmente una de disuasión. La idea era dejar claro al Tercer Reich que una invasión tendría un alto costo. Al mismo tiempo, se hicieron concesiones económicas a Alemania con la esperanza de que el costo total de una invasión alemana sería percibido como más altos que los beneficios potenciales. A pesar de esto, está claro que la intención de Hitler de invadir el tiempo y que el desembarco aliado en Normandía, así como las dificultades que enfrentan en la invasión de Rusia eran meramente fundamental en retrasar una invasión. [4]

Después de Suiza estaba rodeada por las fuerzas alemanas e italianas, el general Guisan revelado el 25 de julio de 1940 en la denominada relación Rütli, una reunión del personal del ejército suizo en el lugar de fundación de la Confederación Suiza, que en caso de ataque de los suizos sólo defender la alta Alpes incluyendo las carreteras transalpinas importantes y enlaces de tren. Como último recurso, el ejército haría que estas rutas inútil al eje mediante la destrucción de puentes y túneles clave. Este plan significó que las tierras bajas pobladas - incluyendo los centros económicos del país - serían cedidas de manera efectiva a los alemanes. Las reservas de oro del Banco Nacional de Suiza en Zurich se movieron más lejos de la frontera con Alemania, con el paso de San Gotardo y de Berna. [5]

Muchos miles de millones de francos suizos se han invertido en la construcción de las fortificaciones en las montañas, que están siendo utilizados en parte por el ejército. Los edificios más importantes de la Reduuit eran las fortificaciones de Sargans, St. Maurice (Valais) y la región de Gotthard. Las cavernas de los tiempos estaban equipados con la infraestructura necesaria, al lado de los cañones y obuses, que consistían en dormitorios, cocinas, hospitales de campo, habitaciones para los enfermos y panaderías; y proporcionan espacio suficiente para dar cabida a 100 a 600 soldados para un intervalo de tiempo de hasta varios meses. Debido a las tensiones entre los países occidentales y la URSS se enfriaron y bunkers se hicieron más o menos obsoleto debido a los sistemas de armas nuevas, un gran número de los edificios Reduit estaban cerrados. Algunos de ellos se han vuelto a abrir como museos y puede ser visitado.


Historia contemporánea

A finales de la década de 1950, lo que refleja tanto la amenaza de una posible invasión de la Unión Soviética y las realidades de la guerra nuclear, la doctrina militar suizo cambió a la defensa móvil que incluye misiones para la fuerza aérea fuera de su territorio, con el fin de derrotar a los ataques de los separadores y las amenazas nucleares, incluyendo la posibilidad del empleo de defensa de las armas nucleares lanzadas desde el aire. [6] Sin embargo, la incapacidad de desplegar una fuerza aérea de la capacidad suficiente para llevar a cabo tales misiones condujeron a un retorno de la "protección del propio territorio" tradicional doctrina. [7] Mientras tanto, la Fuerza Aérea también comenzaron a preparar las bases aéreas ad-hoc en las montañas, con tramos de carretera más firmes de actuar como pistas de aterrizaje y hangares excavadas en las montañas.

En los años 1960 y 1970, las fuerzas armadas se organizaron de acuerdo a la estructura "Armee 61".

Durante la Guerra Fría, las autoridades suizas consideran la construcción de una bomba nuclear en Suiza. [8] los físicos nucleares para llegar en el Instituto Federal de Tecnología de Zurich como Paul Scherrer hicieron de esto una posibilidad realista. Sin embargo, los problemas financieros con el presupuesto de defensa impidieron que los fondos sustanciales de ser asignado, y el Tratado de No Proliferación Nuclear de 1968 fue visto como una alternativa válida. Todos los planes restantes para la fabricación de armas nucleares fueron lanzadas en 1988. [9]

En 1989, el estado del ejército como un icono nacional fue sacudida por una iniciativa popular con miras a su completa disolución (véase: Grupo para una Suiza sin Ejército) que recibe el apoyo del 35,6%. Esto dio lugar a una serie de reformas, y en 1995, el número de efectivos se redujo a 400.000 ( "Armée 95"). El artículo 58.1 de la Constitución de 1999 reitera que el ejército está "en principio", organizado como una milicia, que implícitamente permite un pequeño número de soldados profesionales. Una segunda iniciativa dirigida a la disolución del ejército a finales de 2001 recibió un mero soporte 21,9%. [10] Sin embargo, el ejército habían bajado de nuevo en 2004, a 220.000 hombres ("Armée XXI"), incluyendo las reservas.

El 22 de septiembre de 2013, se celebró un referéndum que tuvo como objetivo suprimir el alistamiento en Suiza. [11] Sin embargo, el referéndum fallado con más del 73% del electorado votó en contra de ella, que muestra el fuerte apoyo para el servicio militar obligatorio en Suiza.

En 2016, la Asamblea Federal de Suiza votó a favor de reducir aún más el ejército de 140.000 hombres a 100.000 hombres, lo que reduce el tiempo de la formación básica de 21 semanas a 18, sino también para aumentar el presupuesto militar en 2,4 millones de francos suizos. [12]

Referencias


  1. "Switzerland". CIA World Factbook. Retrieved 2006-05-25.
  2. "History of the Guard." All Things Considered. Robert Siegel. National Public Radio.
  3. World War I–Preparation in German, French and Italian in the online Historical Dictionary of Switzerland.
  4. Let's Swallow Switzerland by Klaus Urner (Lexington Books, 2002).
  5. National Defense Speeded by Swiss by C.L. Sulzberger in The New York Times, July 24, 1938. page 16.
  6. "The Cold War". Swiss Air Force. Retrieved 2 September 2009.
  7. Lombardi, p.45.
  8. 7.4 States Formerly Possessing or Pursuing Nuclear Weapons Retrieved June 18, 2015.
  9. "Swiss nuclear bomb". International Physicians for the Prevention of Nuclear War October 9, 2010. Retrieved June 18, 2015.
  10. "Volksabstimmung vom 2. Dezember 2001" (in German). Federal Chancellery. Retrieved 12 July 2009.
  11. Referendums on 22 September 2013 Swiss Parliament, 28 June 2013. Retrieved, March 4, 2013(German)
  12. "Army Reforms Given Green Light by Parliament". Swissinfo. March 7, 2016. Retrieved March 31, 2016.