Mostrando entradas con la etiqueta revuelta social. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta revuelta social. Mostrar todas las entradas

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Argentina: La masacre de judíos en la Semana Trágica

La feroz masacre contra los judíos en la Semana Trágica

Nacionalistas y antisemitas del Partido Radical, el Ejército, la marina y las organizaciones ultra aprovecharon los disturbios en los Talleres Vasena y cayeron a odio, sangre y fuego sobre los barrios hebreos

Por Alfredo Serra | Especial para Infobae



Según la historia oficial, la Semana Trágica (Buenos Aires, enero de 1919, primer gobierno de Hipólito Yrigoyen) fue una represión contra los obreros de la fábrica metalúrgica Talleres Vasena con el objetivo de talar de cuajo un presunto movimiento extremista de comunistas y anarquistas llegado desde Europa "y atentar contra el estilo de vida argentina": lugar común que en el futuro serviría para justificar otros crímenes y vandalismos.

El mismo terror y la misma torpeza que, en la década 1919-1929, y también en los años 50, agitó a las buenas –e ingenuas–almas norteamericanas, que creyeron ver destruida su democracia por "el gran espantajo rojo", como bautizó al comunismo, irónicamente, el periodista Lewis Frederick Allen en su libro "Only Yesterday".

Sin embargo, ese episodio, investigado y publicado hasta la saciedad, ocultó deliberadamente la barbarie desatada contra la comunidad judía, camuflada durante las batallas campales de la policía y el ejército contra los huelguistas. Ni siquiera el periodismo y sus constantes prédicas a favor de la libertad, la democracia y el pluralismo se levantó contra el salvaje pogrom.

Fueron necesarios casi treinta años de silencio hipócrita antes de que un judío, Pablo Fishman, entregara una tarde de agosto en la fundación socialista Juan B. Justo su trabajo "El grito olvidado": la documentación clave de la barbarie lanzada en los barrios Once y Villa Crespo.

En ese largo y revelador informe figura, entre muchos testimonios, un memorándum del embajador francés a su cancillería, que dice: "La policía masacró de una manera salvaje a todo lo que era o pasaba por ruso". Salvedad importante: entonces y hasta hoy, en la Argentina, ruso y judío son la misma cosa. Ridículo error que ignora la bestial persecución sufrida por los judíos en la Madre Rusia.

Pero no es todo. El embajador francés escribió también que "… un delegado del Comité Capital del Partido Radical se ufanaba de haber matado, en un solo día, cuarenta rusos judíos", mientras que su par de la embajada norteamericana informó a su gobierno que entre los 1.365 muertos en la Semana Trágica había encontrado en el Arsenal de Guerra "179 cadáveres de rusos judíos".

Tristemente, la mayoría de los testimonios acusaba del pogrom a esbirros del mismo comité radical: un partido de esencia democrática que, contra el viento de la historia, habría coincidido con las peores lacras antisemitas de la ultraderecha nacionalista porteña.

Fishman no era investigador, historiador ni periodista. Era apenas un ciudadano argentino de religión judía que durante años oyó hablar en su casa de aquellos hechos; más que hablar, murmurar, por miedo…

Leyó cuanto había sobre el tema, pero los autores eludían, por sistema, referirse a la cuestión central: el judío como enemigo universal y chivo expiatorio; prejuicio criminal que llegaría a su diabólico desiderátum bajo Hitler y el Tercer Reich.

Recién hacia los años 50, en un texto del médico y político entrerriano Juan Carulla (1888-1968), nacionalista de pasado anarquista, Fishman halló una pista.

El autor, al saber que estaban incendiando el barrio judío, caminó hasta Viamonte, a la altura de la Facultad de Medicina, y vio que "en medio de la calle ardían pilas de libros y trastos viejos entre los cuales podían reconocerse sillas, mesas y otros enseres domésticos, y las llamas iluminaban, tétricas, la noche, destacando con rojizo resplandor los rostros de una multitud gesticulante y estremecida. Se luchaba dentro y fuera de los edificios. El cruel castigo se extendía a otros hogares hebreos. El ruido de los muebles y cajones violentamente arrojados a la calle se mezclaba con gritos horrendos: ¡Mueran los judíos! Cada tanto pasaban a mi lado viejos barbudos y mujeres desgreñadas. Nunca olvidaré el rostro cárdeno y la mirada suplicante de uno de ellos, al que arrastraban un par de mozalbetes, así como el de un niño sollozante que se aferraba a la vieja levita negra, ya desgarrada… El disturbio provocado por el ataque a los negocios y hogares hebreos se había propagado a varias manzanas a la redonda. El comité radical se había reunido el dos de enero. Siete días después, sus miembros tomaban como profesión la de vejar judíos…"

Otro testimonio inapelable, el de José Mendelson –inmigrante que llegó a ser gran figura de su comunidad–, citado en la revista "Hechos de la historia judía", arriesga que "las matanzas antijudías en Europa Oriental fueron un juego de niños. Pamplinas son todos los pogroms al lado de lo que hicieron con ancianos judíos en las comisarías séptima y novena, y en el Departamento Central de Policía… Jinetes arrastraban por las calles a viejos judíos desnudos, les tiraban de las barbas, y cuando ya no podían correr, su piel se desgarraba contra los adoquines, mientras los golpeaban con sables y latigazos…"

Años después, Arturo Cancela, en su libro "Tres relatos porteños", escribió: "… jóvenes con brazaletes, armados de palos y carabinas, detienen a todos los individuos que llevan barba. Los de la carabina les pinchan el vientre o se cuelgan de las barbas, y otros apedrean los vidrios de las casas de comercio, cuyos propietarios abundan en consonantes".

El periodista Juan José de Soiza Reilly (estrella de su oficio en aquellos días) denunció en la revista "Popular", número 45, tres de febrero de 1919, que vio "ancianos judíos cuyas barbas fueron arrancadas. Uno de ellos levantó su camiseta para mostrarnos dos sangrantes costillas que salían de la piel como dos agujas. Dos niñas de catorce o quince años contaron llorando que habían perdido entre las fieras el tesoro santo –clara metáfora de violación–. A una que se había resistido le partieron la mano derecha de un hachazo. He visto obreros judíos con ambas piernas en astillas: rotas a patadas contra el cordón de la vereda… Todo esto hecho por pistoleros llevando la bandera argentina".

No fueron ajenos a la barbarie los asesinos de la siniestra Liga Patriótica Argentina liderada por el ultranacionalista Manuel Carlés, en cuyas filas militaban oficiales del ejército, la marina, y los matones de las bandas Orden Social y Guardia Blanca.

Y apenas unos días después de aquella orgía de sangre y odio, el pesado manto de la complicidad no ahorró munición: "La Época", órgano oficial del partido radical, acusó de los disturbios de la Semana Trágica… ¡a los judíos!, y el diario católico "El Pueblo", en sólo tres meses… ¡publicó doce editoriales antisemitas!

¿Queda algo más por decir?

Sí: en la Morgue, más de 700 cadáveres de judíos esperaban ser identificados para alcanzar su último lugar: un hoyo en la tierra, y la lápida con su nombre un año después, como lo exige su rito religioso.

Mientras, en el invierno europeo, algunas familias patricias en vacaciones temblaban ante el rugido de los cañones de la Primera Gran Guerra, y otras ya habían huido del fragor de la Semana Trágica y del asfixiante enero porteño: eran felices en su feudo privado. En Mar del Plata, caminando por la rambla de madera…

viernes, 16 de diciembre de 2016

Biografía: Pol Pot, otro hijo de puta comunista

Una nube oscura del siglo oscuro
The Economist



Dirigió el país por menos de cuatro años, pero entre abril de 1975 y enero de 1979 Pol Pot mató hasta un quinto, algunos piensan un cuarto del pueblo camboyano, al que dijo que estaba trayendo una vida nueva y mejor. A su modo, era el peor de los horrores totalitarios del siglo XX, a menos que el desbloqueo eventual de las puertas de Corea del Norte revelara algo aún más sombrío. Hitler asesinó a cerca de 6 millones de judíos y otros en sus campos de concentración; Stalin "anti-partido" peaje fue de cerca de 20m; El Gran Salto Adelante del Presidente Mao murió de hambre a más de 20 metros de la muerte, antes de pasar a la Revolución Cultural. Sin embargo, las víctimas de Pol Pot eran una proporción mucho mayor de los 7 millones de habitantes de Camboya, y pocos de ellos podían ser vagamente llamados "enemigos del régimen". Sus campos de matanza eran los más alucinantes de todos.

Philip Short, que escribió un buen libro sobre la China de Mao, ha hecho un trabajo espectacularmente eficiente de describir lo que pasó, y cómo. Ha pasado cuatro años en Camboya, hablando con sobrevivientes de los campos de matanza, y con los perpetradores. Ha desenterrado montones de documentos reveladores. Algunas de las luces más brillantes provienen del puñado de occidentales que vieron lo que estaba pasando, no menos los diarios de Laurence Picq, una joven francesa honesta que fue a Camboya pensando que podía ayudar a una buena causa.

El resultado es un retrato asombrosamente claro de Saloth Sar, el hombre que se convirtió en Pol Pot (y también tío abuelo, primer hermano y varios otros seudónimos). Desde un fondo cómodo -su hermana era una de las concubinas del rey- se dirigió a un elegante liceo de Phnom Penh, que aún era francés, y luego obtuvo una beca para estudiar en París. Allí se enamoró del marxismo-leninismo en su forma especialmente intelectual francesa, y de Francia volvió a la guerrilla emergente en Camboya, para llevar el comunismo a sus compatriotas. Con calma y firmeza, se dirigió a la cima de la fiesta; Y en abril de 1975 sus hombres marcharon a Phnom Penh.

Entonces se convirtió en Orwell puro. Pol Pot ordenó de inmediato la evacuación total de todos los pueblos y ciudades, no sólo de la clase media, sino de obreros, mecánicos, limpiadores de calles, refugiados de guerra, todo el mundo. Todos los camboyanos se convertirían en trabajadores de la tierra. No había salario. Las comidas debían ser proporcionadas por cocinas colectivas ("unidad de alimentación"). Cada camboyano tenía que referirse a sí mismo como "nosotros", prohibido usar la primera persona del singular. Cuando una región encontró que no tenía suficiente comida, los suministros no eran enviados desde lugares más acomodados; Más bien, los hambrientos se marcharon a buscarlos.

Por supuesto, no funcionó. Hasta 1 millón de personas murieron de hambre. Comenzaron las protestas, incluso entre los miembros del partido. Los dirigentes del partido denunciaron tales "microbios". Los manifestantes fueron puestos en campamentos, incluyendo el campamento S-21 en Tuol Sleng, cuya única tarea era extraer confesiones. Muchas "confesiones" resultaron ser pura invención, pero todos los confesores fueron ejecutados. Al menos otras 100.000 personas, tal vez 250.000, murieron en esta etapa del proceso. Como dijo el comité central de Pol Pot, era necesario "evitar una solución de evolución pacífica", que podría "corroer" la revolución.

¿Por qué la Camboya de Pol Pot era peor que la China de Mao, la Rusia de Stalin y la Alemania de Hitler? Aquí el Sr. Short, tan bueno en descubrir qué sucedió, es menos bueno en explicar porqué lo hizo.

Sugiere que Pol Pot, como muchos otros camboyanos, fue impulsado por el resentimiento por la pérdida de gloria de su país desde los grandes días del imperio de Angkor. Pero eso fue hace 600 años. Muchos otros países han tenido punchuras mucho más recientes de orgullo nacional sin ser empujado hacia algo tan horrible.

El Sr. Short se pregunta entonces si el budismo, la religión principal de Camboya, se encuentra cerca de la causa raíz, porque cree en "la demolición del individuo". Esto no tiene sentido. El budismo, una fe amable, cree que los seres humanos individuales eventualmente se disuelven en el nirvana cuando en vidas sucesivas se lo han ganado. Esta no es la explicación de las matanzas de Pol Pot.

No, fue el bicho que recogió en París el que envenenó a Pol Pot. Una ideología que cree, como lo hizo el comunismo, que un pequeño grupo de poseedores auto-seleccionados de la verdad logrará que todo salga bien, está destinado a producir un desastre. Tal vez las cosas se agravaron por el deseo de Pol Pot de eclipsar a los comunistas en Vietnam; Y quizás también por algún giro todavía no examinado en su psique. De todos modos, fue la certeza pseudocientífica del marxismo-leninismo, ese niño malformado de la Ilustración, que era principalmente culpable.

viernes, 11 de julio de 2014

China: El Levantamiento de Wuchang en 1911

Raras Fotos del Levantamiento de Wuchang 

El levantamiento de Wuchang de 10 de octubre 1911 comenzó la revolución de Xinhai, que llevó al colapso de la dinastía Qing y el establecimiento de la República de China (ROC).

En 1900, la dinastía Qing gobernante creó un ejército modernizado llamado el "Nuevo Ejército". En ese momento, la ciudad de Wuchang, en el río Yangtze en la provincia de Hubei, tuvo la industria militar más moderna. Se comenzó a fabricar armas y otros equipos militares para el nuevo ejército. Las ideas revolucionarias de Sun Yat-sen, ampliamente influido en los oficiales y soldados del Nuevo Ejército en Wuchang, muchos se unieron a las organizaciones revolucionarias.

El levantamiento 

La propia insurrección estalló por accidente. Revolucionarios en la concesión de Rusia de la ciudad habían construidos bombas, y una de las cuales explotó accidentalmente. Esto llevó a la policía investigar, y descubrieron las listas de miembros de la Sociedad Literaria en el Nuevo Ejército. Frente a la detención y la ejecución de algunos, se dio un golpe. Las autoridades locales entraron en pánico y huyeron, y el ejército se hizo cargo de la ciudad en menos de un día. Los revolucionarios enviaron un telegrama a las otras provincias para pedirles que declarar su independencia. En seis semanas, quince provincias se habían separado.

La revuelta fue considerado todavía sólo el último de una serie de motines que se produjeron en el sur de China. Se esperaba ampliamente que se pusiera fin a la misma en seguida pero llegó a tener implicaciones mucho más grande sólo porque la acción retardada de la dinastía Qing frente a la rebelión, lo que permitió asambleas provinciales en muchas provincias del sur de declarar la independencia de la dinastía Qing y declarar lealtad a la rebelión.
10 de octubre no es el Día Nacional de la República Popular de China, pero también puede haber actividades conmemorativas en la China continental, por lo general se refiere al día como el aniversario del Levantamiento de Wuchang (chino simplificado: 武昌起义纪念日).


























































































































China Defense Blog