Mostrando entradas con la etiqueta crisis de Cuba. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crisis de Cuba. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de diciembre de 2016

Fidel Castro: La mierda cubana (3)

La vida y los tiempos de Fidel Castro

El líder comunista cubano, que sobrevivió a diez presidentes estadounidenses, murió a los 90 años
The Economist


PARA ENCONTRAR Fidel Castro debía notar, en primer lugar, su pura presencia física. Era alto, erecto y tenía una frente alta y abombada que lo hacía parecer imperioso. Era fuerte: en su juventud se le otorgó un premio como el mejor deportista de todo el mundo en Cuba. Era valiente hasta el punto de imprudencia: cuando era niño, una vez montó una bicicleta en una pared para probar su temple. Y estaba decidido, convencido de su propia rectitud, intolerante de la contradicción e inmune al compromiso. Estas características heredó de su padre, un emigrante español que trajo consigo a Cuba la terquedad innata del gallego y que se convirtió en un próspero terrateniente.
El hijo, nacido ilegítimo en Birán, en el oriente rural de Cuba, en 1926, añadió una prodigiosa ambición de poder. Incluso los jesuitas que le enseñaron vieron venir el peligro en el muchacho grande, testarudo, cuyo argot de los campos de caña de Oriente lo marcó entre sus compañeros de clase urbanos. La revolución cubana, aunque no tanto como muchos de sus partidarios había esperado originalmente, fue sobre todo una expresión de la voluntad de Castro y del ejercicio desenfrenado de su ego masivo. En su apogeo de la guerra fría, convirtió a su pequeña isla en una superpotencia de bolsillo, fomentando la revolución en toda América Latina, despachando ejércitos a África y refugiando descaradamente a fugitivos, políticos y criminales de Estados Unidos.

Fidel, que era uno de los pocos líderes mundiales a los que se hizo referencia ampliamente por su primer nombre, también tuvo suerte. Podría haber sido asesinado muchas veces: como aspirante a líder en el ambiente gangsterista de la política estudiantil de La Habana; En su quijotesco asalto al cuartel Moncada en 1953, donde murieron algunos de sus seguidores; O en las desesperadas primeras semanas después del aterrizaje del Granma, el sobrecargado barco de recreo que transportó a su pequeña fuerza de 82 rebeldes de México tres años después. Luego hubo cientos de intentos por parte de la CIA para asesinarlo, desde el farcical, un cigarrillo que explotó, hasta los casi accidentes: una dosis de botulismo que estalló antes de que pudiera ser agregada a un batido por un barman en el Habana Libre Ex-Hilton) hotel.
De no haber sido por una amnistía fortuita para los presos políticos decretada por Fulgencio Batista, el dictador que siguió derrotando, podría haberse podrido durante décadas en la cárcel. Luego estaba la condición insular de Cuba, protegida de los ejércitos continentales de liberación (excepto, como resultó, del propio Castro). Esto había permitido a España aferrarse a su "isla siempre fiel" durante siete décadas después de que perdió su imperio continental de Estados Unidos. Permitiría al régimen de Castro sobrevivir a la caída del muro de Berlín a pesar de la bancarrota de su revolución. El intento más serio de deshacerse de él, la desafortunada expedición de la Bahía de Cochinos organizada por la CIA en 1961, se convirtió en su triunfo supremo: la pistola submarina en mano, dirigió la operación que vio a sus fuerzas revolucionarias matar o encarcelar a los invasores , Privados de apoyo aéreo por la vacilación del presidente John F. Kennedy, antes de que pudieran salir de la playa.

Ese no fue el único error de los estadounidenses. En 1952 Batista, un ex sargento del ejército, realizó un golpe que terminó el único experimento de democracia de Cuba después de una docena de años. La administración de Eisenhower, obsesionada con una amenaza comunista casi inexistente en el Caribe, apoyó lo que sería un régimen profundamente corrupto y brutal. El golpe de Batista frustró la elección de Castro en el Congreso y una carrera prometedora en la política democrática. En cambio, con propaganda hábil y fuerza de voluntad, se convirtió en el líder indiscutible no sólo de un grupo de guerrilleros armados en la Sierra Maestra, sino de un amplio y políticamente variado movimiento para la restauración de la democracia y la constitución de 1940.


Un marxista de conveniencia

Los guerrilleros de las montañas, junto con el sabotaje y las huelgas en toda la isla, rompieron el espíritu del ejército y el gobierno de Batista. El propio Batista huyó, en la víspera de Año Nuevo de 1958, tomando la mayor parte de las reservas del Banco Central de dólares y oro. Al llegar a La Habana con su banda de revolucionarios barbudos en enero de 1959, Castro instaló un gobierno provisional encabezado por un juez liberal. Su programa inicial era populista: grandes aumentos salariales, reducciones de rentas y una reforma agraria radical. Pero esto era sólo para ganar tiempo, mientras él construía las fuerzas armadas y los servicios de seguridad -incluyendo a la poderosa policía política, el G2- y cementaba una alianza, iniciada en secreto en la sierra, con el Partido Comunista de Cuba. Antes de que la revolución tuviera aún un año, los "elementos burgueses" del gobierno fueron expulsados ​​o renunciados; En los próximos meses, los medios críticos fueron silenciados uno por uno. En seis años, toda la propiedad privada, hasta las tiendas de la esquina, fue expropiada. Para entonces, la mayoría de la clase media había sido alienada y muchos de sus miembros habían huido a Miami.

Un caudillo por vocación

Castro no siempre odiaba a Estados Unidos. Había ido en luna de miel allí, comprando un Lincoln Continental blanco y festejando en filetes de T-bone. Unas semanas después de llegar al poder, volvió a visitar a Estados Unidos, esta vez en uniforme de combate, pero comiendo perritos calientes como un nativo y ofreciéndose a ser amigos. El presidente Eisenhower prefirió jugar al golf, dejando a su vicepresidente, Richard Nixon, para encontrar al señor Castro y para identificar en él "esas cualidades indefinibles que lo convierten en un líder de hombres".

Para entonces, ninguno de los dos lados tenía ilusiones sobre el otro. En 1958, en la sierra, después de ver a la fuerza aérea de Batista lanzar bombas suministradas por Estados Unidos, escribió a Celia Sánchez, su compañero más cercano: "Juré que los estadounidenses van a pagar caro por lo que están haciendo. Cuando acabe esta guerra, comenzaré una guerra mucho mayor y más larga: la guerra que voy a luchar contra ellos ". Por su parte, el gobierno de Eisenhower se apresuró a poner en marcha medidas destinadas a derrocarlo . Nixon pensaba que Castro era "increíblemente ingenuo" o "bajo la disciplina comunista".

Fidel era un marxista de conveniencia, un nacionalista cubano por convicción y un caudillo latinoamericano por vocación. Su héroe fue José Martí, un patriota cubano que luchó contra España, pero sabiamente desconfiado de la codicia estadounidense hacia Cuba. En la guerra hispanoamericana de 1898, los Estados Unidos secuestraron la rebelión de independencia que Martí había iniciado y convirtieron a Cuba en una neocolonia. Bajo la notoria enmienda Platt, América se reservó el derecho de intervenir en la isla en cualquier momento. Eso fue revocado en la década de 1930, pero la dominación estadounidense de la economía y la industria azucarera vital continuó hasta la revolución. Trajo consigo el desarrollo -una gran clase media vivió bien- pero también una profunda desigualdad.

Fidel abrazó el nacionalismo y el antiimperialismo de Martí, pero no su creencia en la socialdemocracia. Se volvió hacia el comunismo porque era una herramienta útil del poder absoluto de una especie que no gozaba ningún hombre fuerte que se movía de la molestia, llegando, como lo hizo, con el escudo de protección soviética (más las armas soviéticas y el petróleo) durante la duración De la guerra fría. El embargo comercial de Estados Unidos era casi tan útil: le permitía culpar al enemigo imperialista por los lamentables fracasos económicos de su propia planificación central.

Era su hermano, Raúl (más joven de cinco años), que era el comunista ortodoxo, así como el organizador silencioso que convirtió a un pequeño ejército rebelde en una fuerza disciplinada de 300.000 en los dos años después de la revolución. Fue Ernesto "Che" Guevara, el compañero argentino de armas de Castro, quien fue el teórico marxista.

En los primeros días, por lo menos 550 (y quizás 2.000 o más) opositores de la revolución fueron ejecutados. Muchos de ellos eran esbirros de Batista cuyo fallecimiento era popular. Una vez que la revolución estaba segura, el gobierno de Castro era represivo aunque no especialmente sangriento. Nada ni nadie se le permitió disminuir su poder. "No hay neutrales", declaró. "Sólo hay partidarios de la revolución o enemigos de ella". La revolución, por supuesto, fue Fidel.

Muchos creen que permitió a Guevara perecer en Bolivia, o podría haber hecho más para tratar de salvarlo, convirtiendo a un subordinado incómodo e inservible en un mito útil. Castro era un aliado problemático para los soviéticos. Tomó su dinero pero no siempre su consejo. Primero abrazó la industrialización del choque, luego la abandonó a favor de la campaña por una cosecha de azúcar de 10 millones de toneladas. Ambos fracasaron. Aunque algunas veces persuadido a descentralizar la toma de decisiones económicas (que generalmente impulsaba la producción) siempre terminaba concentrando el poder en sus propias manos nuevamente.

Dio a los cubanos servicios de educación y salud en el primer mundo, y no les importaba el costo de estos para la economía. Pero no ofreció ni oportunidad ni prosperidad, y menos aún libertad. Los disidentes se enfrentaron a una terrible elección: el arriesgado cruce a Florida o las sombrías prisiones del gulag cubano. La mayoría eligió el silencio. Eventualmente, el señor Castro abriría una válvula de seguridad, dejando que los que pudieran provocar problemas se fueran al extranjero.

Nunca escuchó

Fidel fue el líder inspirador, el hombre de acción, el maestro estratega, el monstruo obsesivo que controló todo, desde la preparación para huracanes hasta la cosecha de papa. Era, sobre todo, incansable. En las sesiones de maratón, a menudo comenzando después de la medianoche y terminando después del amanecer, interrogaba a los visitantes sobre cada faceta de la situación política en su país. Le encantaban los detalles: las estadísticas de la producción de alimentos en cada provincia cubana o las propiedades de las cocedoras eléctricas chinas. Los guardaba en la cabeza y los recitaba en esos interminables discursos.

Tenía cuidado de desalentar un culto de la personalidad. Él mantuvo su vida privada-nueve hijos y Dalia Soto del Valle, su segunda esposa con quien se casó en 1980- en gran parte oculta a la vista del público. Promovía a los hombres más jóvenes sólo para descartarlos si aspiraban abiertamente a sucederle. El suyo era la presencia aplastante, meditando como un sistema del tiempo sobre las calles dilapidadas de Cuba; Y la suya era la voz, que resonaba en discursos televisados ​​durante horas y horas, alternativamente ascendiendo a un pico de indignación justa y cayendo a un susurro de inocencia herida. Nunca escuchó, dijo su hermana, Juanita, que partió hacia Miami.

Castro operó en el escenario mundial como ningún otro líder latinoamericano desde los tiempos de Francisco Miranda y Simón Bolívar, los héroes de la independencia sudamericana de dos siglos antes. Se convirtió en un actor importante en el conflicto global entre Estados Unidos y la Unión Soviética, entre la democracia capitalista y la dictadura comunista. Al buscar la protección de los misiles soviéticos, se acercó más que nadie a convertir esa confrontación ideológica en una guerra nuclear.

Bajo su liderazgo, Cuba, una isla de apenas 11 millones de habitantes, se convirtió en una "Esparta de América Latina" (en palabras de Jorge Castañeda, un crítico mexicano de la revolución). En la década de 1960 ayudó a una generación de jóvenes latinos idealistas que perecieron en guerrillas. Su principal logro fue ayudar a desencadenar tomas de control por las dictaduras militares anticomunistas ensangrentadas. Una década después, Castro envió sus ejércitos a África para combatir el apartheid, pero también para apoyar regímenes corruptos o represivos (pero antiamericanos) en lugares como Etiopía y Angola. En la década de 1980 armó y ayudó a los revolucionarios de izquierda en Centroamérica. Con el fin de la guerra fría, en las últimas dos décadas, han sido los médicos cubanos más que los soldados que han sido enviados al exterior, primero como misioneros de la revolución de Fidel y luego como asalariados de escasez de divisas.

Media vida en La Habana

La caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética trajeron gran privación a Cuba. La economía se contrajo por un tercio. Muchos pronosticaban la inminente desaparición de Castro y su revolución. Respondió declarando un "Período Especial en Tiempo de Paz", cubriendo algunas reformas limitadas y pragmáticas. A regañadientes, permitió a los cubanos crear pequeños negocios, como restaurantes, talleres de reparaciones y mercados de agricultores. También legalizó el uso del dólar y buscó inversiones extranjeras, especialmente en el desarrollo de una industria de turismo de masas. De nuevo, como en el caso de Batista, los hoteles de La Habana se convirtieron en un lugar para el turismo sexual, ya que las jóvenes negras vendían sus cuerpos para escapar de las dificultades de la revolución.

Las remesas de los cubano-americanos, el turismo y las minas de níquel, dirigidas por una firma canadiense, reemplazaron al azúcar como pilar de la economía. Los sistemas de atención de la salud y de educación se aprovecharon también para los ingresos en divisas, con el desarrollo de la biotecnología y el turismo médico. A las empresas estatales se les daba más autonomía para administrar sus presupuestos y comerciar. Todas estas medidas ayudaron a los cubanos a sobrevivir, pero introdujeron nuevas desigualdades y resentimientos y aflojaron el control del régimen sobre la vida cotidiana.

Entonces, inesperadamente, aparecieron nuevos benefactores, en la forma de Hugo Chávez de Venezuela y, en menor medida, de una China en auge. Las subvenciones venezolanas crecieron para igualar la antigua liberalidad soviética. Con la economía creciendo otra vez, el Sr. Castro revirtió o retuvo en muchas de las reformas y se hizo mucho más selectivo sobre la inversión extranjera. Como lo había hecho varias veces desde 1959, volvió hacia el jacobinismo, reclutando jóvenes lumpen como "trabajadores sociales" para librar la guerra contra la corrupción. En 2003, con el mundo distraído por la invasión estadounidense de Irak, lanzó una nueva represión política, deteniendo e imponiendo largas penas de cárcel a 78 activistas de la democracia y ejecutando a tres inmigrantes que secuestraron un transbordador en un intento desesperado de llegar a Florida . Dos años más tarde declaró el período especial.

Una tarde, en julio de 2006, la televisión estatal cubana emitió una concisa declaración de Castro en la que decía que debía someterse a una cirugía abdominal de emergencia y entregaba temporalmente sus poderes a un liderazgo colectivo encabezado por Raúl, su adjunto. En 2008 Raúl reemplazó formalmente a Fidel como presidente de Cuba y tres años después como primer secretario del Partido Comunista de Cuba. Expulsó a los protegidos de Fidel ya sus posibles sucesores, incluyendo a Carlos Lage, el primer ministro de facto. Y procedió, de manera silenciosa pero metódica, a preparar a Cuba para el momento en que un Castro ya no estaría a cargo.


O estabas con Fidel o te podías ir a la cárcel

Raúl es temperamentalmente el opuesto de Fidel, un hombre ordenado y práctico, carente de la racha mesiánica de su hermano. Es Sancho Panza al Don Quijote de Fidel. Incluso miraron las partes (se dice que Raúl guarda estatuas de los héroes de Cervantes en su casa). No había más reuniones nocturnas. Raúl anunció reformas económicas que abolieron muchas de las pequeñas restricciones sufridas por los cubanos, que podían comprar y vender casas y autos, permanecer en hoteles turísticos y tener acceso a teléfonos móviles e Internet. Comenzó cautelosamente a desmantelar la economía planificada de Fidel: más de 500.000 cubanos ahora trabajan en un sector privado en ciernes de pequeñas empresas y fincas. La isla comenzó a moverse inexorablemente hacia una economía mixta. Algunos de los asesores de Raúl hablaron con entusiasmo de los modelos chino y vietnamita.

Fidel no pensó mucho en eso. China era una sociedad consumista decadente que había perdido sus valores y su compromiso de preservar la igualdad, pensó. Pero admitió a un visitante extranjero, en un momento no vigilado, "el modelo cubano ni siquiera funciona para nosotros". Fidel mantuvo sus críticas en gran medida privadas. Durante un tiempo escribió una columna en Granma, el órgano oficial, pero su tema principal era sus divagaciones cada vez más incoherentes sobre lo que él veía como los problemas apocalípticos que enfrenta el mundo. Se convirtió en una presencia espectral en su recinto en Siboney, enclave frondoso en el oeste de La Habana, de mansiones construidas por los barones azucareros que había expropiado. De vez en cuando fue fotografiado con líderes visitantes que parecían cada vez más frágiles y desaliñados. Pero había sobrevivido diez presidentes americanos y todos sus enemigos.

Un déspota sale

Es cierto que vivió lo suficiente para ver cómo su revolución empezaba a desmantelarse. Incluso vio a Cuba restablecer las relaciones diplomáticas con Estados Unidos en 2015 y un presidente estadounidense, Barack Obama, visitará La Habana y emitirá un llamamiento para que el pueblo cubano "elija a su gobierno en elecciones libres". Por supuesto que no lo aprobaba. "El presidente de Cuba ha tomado medidas de acuerdo con sus prerrogativas y poderes", escribió rígidamente en una carta publicada en 2015. Pero agregó: "No confío en la política de Estados Unidos, ni he intercambiado ninguna palabra con Ellos, "gruñó.

Ningún otro hombre en el siglo XX gobernó tanto tiempo, a través de una mezcla de carisma y tiranía, dominando su país tan completamente. En una calurosa noche de verano durante los días de penuria que siguieron al colapso de la Unión Soviética, una multitud de jóvenes descontentos en el malecón de La Habana amenazó con aplastar a la policía y comenzar un motín. Fidel apareció fuera de la noche, y les habló de ello. Incluso muchos de los cubanos que lo aborrecían estaban temerosos de él. Eso no se aplicará a ninguno de sus sucesores, ni siquiera a Raúl.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Castro: Enorme ególatra, inútil, tirano y asesino

La muerte del gran simulador
Por Nicolás Márquez - Prensa Republicana




Tanto sea por el progresivo desgaste y descrédito de Fulgencio Batista como por el halo mítico y carismático que habían sabido ganar los rebeldes, gran parte de Cuba estaba de fiesta tras la revolución encabezada por Fidel Castro y sus exóticos barbudos de Sierra Maestra en enero de 1959. Nadie sospechaba lo que vendría después. La gente pensaba que estos curiosos guerrilleros venían a llevar adelante un gobierno de transición, seguido de un inmediato llamado a elecciones, con la consiguiente reinstauración de la Constitución de 1940.

Castro llegó a La Habana el ocho de enero, acompañado de Huber Matos y Camilo Cienfuegos. En medio de la euforia popular, por la noche, Fidel pronunció un discurso por televisión en el que enfatizó que la revolución era nacionalista, desterrando por completo cualquier sospecha de comunismo y evitando poner a la población en contra (además se le brindó un guiño a los Estados Unidos, que tanto los había apoyado).

Es más, en procura de consolidar el ardid, el 22 de enero, Fidel Castro brindó una masiva conferencia ante cuatrocientos periodistas de todas partes del mundo. Allí falseó a mansalva, explicando que él se disponía a «Asegurar al pueblo un régimen de justicia social, basado en la democracia popular y en la soberanía política y económica. Aseguró que se iban a dar elecciones libres» agregando que uno de sus objetivos era también «custodiar la democracia y evitar los golpes de Estado»[1].

Mientras el carismático trío se alzaba con la gloria, el Che Guevara, forzosamente relegado por su condición de extranjero y su sospechada filiación al comunismo, firmó la orden de fusilar a 12 policías que no adherían a la revolución. En sus notas, el propio Guevara confiesa lo siguiente: «No hice ni más ni menos que lo que exigía la situación, la sentencia de muerte de esos doce»[2].

Castro nombra un presidente títere, Manuel Urrutia, y para despejar cualquier temor acerca de un giro al comunismo, el político más pro norteamericano de la isla, José Miró Cardona, fue nombrado primer ministro, ¡nada menos! Narra el biógrafo guevarista Pacho O’Donnell que «en el nuevo Gabinete casi todos eran anticomunistas»[3] . En consonancia, el historiador californiano y comunista John Lee Anderson agrega que «los títulos oficiales eran engañosos. Mientras Fidel se dedicaba a crearle una fachada moderada a la revolución -rechazando con indignación cualquier acusación de “influencia comunista”-, con la esperanza de evitar un enfrentamiento prematuro con los Estados Unidos, Raúl y el Che se dedicaban en secreto a cimentar vínculos con el PSP (sigla del Partido Comunista Cubano dependiente de Moscú)»[4]. El pueblo cubano desbordaba de alegría creyendo en el advenimiento de la libertad y las inminentes elecciones que el propio Castro había prometido repetidas veces a lo largo de sus múltiples discursos y declaraciones.

En verdad, solo un minúsculo, casi inexistente, puñado de guerrilleros peleó contra Batista por la instauración del comunismo. Más del 90% de los integrantes del Ejército Rebeldes tan solo pretendía una reinstauración constitucional, un sistema de libertades individuales y una vida normal al estilo occidental.

Esta política de engaño, no era solo una táctica para atraer la simpatía internacional sino que evidenciaba que en Cuba los marxistas eran una ínfima minoría. Esto lo explica muy bien el socialista francés Pierre Kalfon en su idolátrica biografía dedicada a Guevara: «Castro, que hasta ahora no tiene más cargo que el de comandante en jefe de un ejército al que está reestructurando, ha cedido al presidente Urrutia la tarea de constituir un gobierno competente y moderado. Los miembros del 26 de Julio son minoría en el seno de una mayoría de notables liberales, reformistas, capaces de tranquilizar a una población llena de desconfianza con respecto a los comunistas»[5].

Sin embargo, es sabido que muchas veces coexisten un poder real y un poder formal. En el caso de marras, el poder formal estaba encabezado por liberales y moderados jubilosamente aceptados por el pueblo cubano. El real era el que estaba compuesto por Castro y su pandilla, la cual contaba con peligrosos agentes marxistas.
El primer objetivo de engañar a propios y extraños ya había sido logrado y en la repartija de cargos, Fidel le encomendó a Guevara dirigir «La Cabaña», una fortaleza militar (que a la sazón albergaba a tres mil soldados del régimen de Batista que se habían rendido sin combatir) que ahora, bajo el yugo del Che, se transformaría en un campo de exterminio, donde se ejecutó y masacró a civiles disidentes en cantidades industriales durante dramáticos años de purga post-revolucionaria.

Sin embargo, antes de que comenzaran a trascender las noticias de que en Cuba se había instaurado un totalitarismo exterminador, la CIA analizó el triunfo de la revolución en estos términos: «Cuba sigue disfrutando una prosperidad económica relativa y una buena parte de la población, probablemente atemorizada de que la revolución pondría en tela de juicio su bienestar, parece esperar que se produzca una transición pacífica del autoritarismo a un gobierno constitucional»[6].

Ahora que se tenía el poder, venía por delante una tarea no menos difícil: consolidarlo. Si bien el marxismo puede imponerse a base de tiros y represión, la realidad es que se necesita aparejadamente cierta base de consenso, el cual no existía. Para tal fin, el Che pretendía llevar a cabo un adoctrinamiento en masa, pero no contaba con cuadros formados académica o ideológicamente para tan ambicioso proyecto. Entonces fue cuando Guevara recurrió al PSP cubano (dependiente de la URSS).

Si bien la CIA y la comunidad internacional aún no advertían con claridad el proceso comunista incipiente, uno de los organismos más lúcidos y que más tempranamente comenzó a manifestar preocupación al respecto fue la embajada norteamericana en Cuba, la cual en marzo de 1959 elevó el siguiente informe: «La embajada ha estado recibiendo informes cada vez más frecuentes durante las últimas semanas sobre la penetración comunista en La Cabaña. Dichos informes se refieren al personal que ha incorporado el comandante Ernesto Che Guevara, a la orientación de los cursos de educación que se imparten y al funcionamiento de los tribunales revolucionarios»[7].

De manera complementaria, al mes siguiente, el 14 de abril, nuevamente la embajada estadounidense insiste y advierte sobre el incipiente lavado de cerebro e infiltración marxista: «Buena parte del esfuerzo comunista en Cuba se dirige hacia la infiltración de las Fuerzas Armadas. La Cabaña parece ser el principal bastión comunista, y su hombre, Che Guevara, es la figura principal cuyo nombre aparece vinculado al comunismo. Cursos de adoctrinamiento político se han establecido entre la tropa bajo su mando en La Cabaña»[8].
Ante la alarma sobre el giro comunista y el consiguiente cúmulo de denuncias por violaciones a los derechos humanos que comenzaban a caer en plañidero, Castro acusa el golpe y para suavizar las imputaciones se expone a un moderado reportaje en televisión el 2 de abril de 1959, en donde expresó: «Ese miedo que parece tienen las minorías a que en Cuba se desarrolle el comunismo no responde a nada real -enfatizó-, ese miedo yo, sinceramente, no lo entiendo».

La consigna de Castro era que en los primeros tramos había que seguir apaciguando los ánimos. Para tal fin, inició en el mes de abril una memorable gira por Estados Unidos, que tenía el propósito de ir tratando de convencer a la opinión pública y al ‘stablishment’ norteamericano de sus “buenas” intenciones.

Allí mantuvo múltiples reuniones. Entre ellas, se dio cita con la Sociedad de Directores de Periódicos de Norteamérica. En el programa de televisión Meet the Press, aseguró a los norteamericanos: “No estoy de acuerdo con el comunismo”. Un día después se apersonó en el almuerzo del Círculo Nacional de Periodistas y nuevamente denunció al comunismo. Hablando de Kruschev, afirmó: “Cualquiera que sea la índole de la dictadura -ya sea clasista, militarista u oligárquica-, nos oponemos a ella. Por eso estamos en contra del comunismo”»[9] . Dentro de su extravagante espectáculo «macartista», Fidel incluyó en su periplo una conferencia ofrecida el 23 de abril en Nueva York. En ella, Castro, con inmutable cara de piedra, afirmó: «Queremos establecer en Cuba una verdadera democracia, sin ningún rastro de fascismo, peronismo o comunismo. Estamos contra cualquier forma de totalitarismo»[10]. Como si su pretendido «anticomunismo» no hubiera quedado del todo claro, el 28 de abril disparó: «El comunismo mata al hombre al privarle de su libertad»[11]. Un mes después, atacó otra vez al comunismo, exponiendo que «es un sistema que anula las libertades públicas y sacrifica al hombre»[12]. Y como remate final, «acusó a los comunistas cubanos de hallarse confabulados con los contrarrevolucionarios»[13] .

Seguidamente, emprendió gira por América Latina. En Montevideo se valió de otro de sus habituales artificios orales al espetar que lo que Cuba quiere es «pan y libertad, pan sin terror. Ni dictadura de derechas, ni dictaduras de izquierdas: una revolución humanista»[14].

Incluso, desterrando el mito de que Estados Unidos «empujó a Cuba al comunismo», para recibir a Fidel en esa etapa de su gira, los norteamericanos habían preparado el mejor de los recibimientos, que incluía la oferta de blandos empréstitos. Es más, Castro, antes de salir para los Estados Unidos, había declarado a su pueblo que hacía el viaje a fin de obtener créditos del Banco Mundial y del Export-Import Bank de Washington.

Muchos defensores del castro-comunismo justifican las mentiras de Fidel y el Che, alegando: «que se embromen los yanquis si fueron burlados y no pudieron adivinar la naturaleza comunista de la revolución». Lo que no advierten los apologistas del totalitarismo castrista es que el problema no es que el engaño haya burlado a los Estados Unidos, sino que la estafa fue dirigida contra el pueblo cubano, que siempre fue anticomunista. Es por esa razón que la sociedad cubana apoyó a Castro y a Guevara. De haber sido estos bandoleros sinceros acerca de sus verdaderos propósitos, no habrían contado con la adhesión de un solo campesino. En todo caso, Fidel y el Che solamente hubiesen contado con el apoyo de algunos militantes del PSP, el cual era tan insignificante en votos, que tanto en 1940 (que llevó en la boleta a Batista) como en las elecciones de 1944, 1948 y en las que se avecinaban en 1952, ni siquiera presentaron candidatura propia (nótese el nulo caudal electoral del PSP), sino que se anexaron en alianza con candidatos moderados a cambio de alguna mísera concejalía.

La estafa comunista no debe verse como «una burla a la CIA», sino al pueblo cubano1 (en definitiva, fueron los afectados directos). Por supuesto, Cuba se constituyó además en una grave amenaza para la región (desde allí se entrenaba a los terroristas que en los años 70 ensangrentaron y desestabilizaron a América Latina y parte de África), además de haber sido una amenaza mundial al portar misiles soviéticos apuntando a Washington durante la penosa administración demócrata del pusilánime John Fitzgerald Kennedy.
Pero la política de engaños no era privativa de Castro. Hasta Guevara, quien siempre ocasionaba problemas con sus declaraciones radicales, ante la pregunta concreta acerca de si era comunista, el 4 de enero de 1959, le miente al diario La Nación de Buenos Aires cuando responde: «Creo ser una víctima de la campaña internacional que siempre se desata contra quienes defienden la libertad de América»[15].

Mientras tanto, Castro acumulaba todos los días cargos en el poder político. Ya era primer ministro, jefe del Ejército, máxima autoridad del INRA (Instituto Nacional de la Reforma Agraria), a la vez que proclamaba a los cuatro vientos que su revolución era «verde olivo como las palmas cubanas». Guevara, al ser consultado por esta definición, no pudo con su genio. Rehén de su omnipresente verborrea, agregó que su revolución se parecía a una sandía: «verde en la superficie y roja en su verdad profunda».

No le resultó difícil a Castro obrar con tamaña maestría en el arte del disimulo y así estafar al propios y extraños: antes de guerrillero el había sido actor obrando primeramente como extra en dos películas rodadas en México. La primera, Holiday Inn Mexico, de George Sidney (comedia musical de 1946); la segunda, del mismo año, la comedia Easy to Wed, con Lucille  Ball. Sus dotes no le alcanzaron para triunfar en el exigente mundo actoral, pero sí le sobraba juego para embaucar gente en el mundo político caribeño, en donde se movía con notable astucia.

A los 90´años de edad y a casi 60´de aquella revolución, Fidel Castro murió sin poder corregir la herencia del gobierno de Batista: no sólo no devolvió las libertades prometidas sino que confiscó los derechos todos los derechos entonces vigentes. Desparramó la hambruna. Esclavizó a una población entera. Promovió la guerrilla y el terrorismo el terrorismo por varios continentes y jamás brindó las declamadas elecciones libres.

Evidentemente no pudo cumplir sus promesas en tan solo un período de gobierno…


[1]Gambini, Hugo. El Che Guevara. La biografía, Planeta, 19ª ed., 2007,pág. 184.

[2] O’Donnell, Pacho, Che, la vida por un mundo mejor, Sudamericana, 2ªed., 2005, pág. 144.

[3] O’Donnell, Pacho, Che, la vida por un mundo mejor, Sudamericana, 2ª ed., 2005, pág. 146.

[4] John Lee Anderson, Che Guevara – una vida revolucionaria, Editorial Anagrama, segunda edición, 2007, pág. 368.

[5] Kalfon, Pierre. Che, Ernesto Guevara, una leyenda de nuestro siglo, Plaza & Janés Editores, 1997, pág. 271.

[6] Director of Central Intelligence, Special National Intelligence Estimate # 85-58, “The Situation in Cuba”, 24 de noviembre de 1958 secreto,  citado en Georgie Anne Geyer, Guerrilla Prince, Little, Brown, Boston, 1991, p. 190. Citado en Castañeda, Jorge G., La vida en rojo, una biografía del Che Guevara, Espasa, 1997, pág. 175.





[7] William Bowdler, Embassy to Dep. of State, 20 de marzo, 1959, Comunist Penetration at La Cabaña Fortress confidential, US Department Files, vol. X, Despatch 1053, citado en Castañeda, Jorge G., La vida en rojo, una biografía del Che Guevara, Espasa, 1997, pág. 193.

[8] Foreign Service Despatch, Braddock Embassy to Dep. of State, 14 de abril, 1959, Growth of Comunism in Cuba Confidencial, Foreign Relations on the United States, 1958-1960, Department of State, Central Files, LBJ Library, citado en Castañeda, Jorge G., La vida en rojo, una biografía del Che Guevara, Espasa, 1997, pág. 193.

[9] Lazo, Mario. Daga en el corazón, Cuba traicionada, Minerva Books, 1972, pág. 239.

[10] Herbert Matthews, Fidel Castro, París, 1970, p. 165. Citado en Kalfon, Pierre. Che, Ernesto Guevara,una leyenda de nuestro siglo, Plaza & Janés Editores, 1997, pág. 282.

[11] Theodore Draper, Castroism: Theory and Practice NY: Frederick Praeger. 1965, p. 17, Lazo, Mario. Daga en el corazón, Cuba traicionada, Minerva Books, 1972, pág. 240.

[12] Theodore Draper, Castroism: Theory and Practice NY: Frederick Praeger. 1965, p. 17, citado en Daga en el corazón, Cuba traicionada. Mario Lazo. 1972. Minerva Books, pág. 240.

[13] Theodore Draper, Castroism: Theory and Practice NY: Frederick Praeger. 1965, p. 17, citado en Lazo, Mario. Daga en el corazón, Cuba traicionada, Minerva Books, 1972, pág. 240.

[14] Kalfon, Pierre. Che, Ernesto Guevara, una leyenda de nuestro siglo, Plaza & Janés Editores, 1997, págs. 287, 288.

[15] Citado en Kalfon, Pierre. Che, Ernesto Guevara, una leyenda de nuestro siglo, Plaza & Janés Editores, 1997, pág. 283.

jueves, 9 de octubre de 2014

Kissinger pensaba bombardear Cuba

Henry Kissinger planeó en 1976 bombardear y minar Cuba
El libro 'El canal oculto hacia Cuba' desvela que el plan de EE UU de atacar la isla era una respuesta a la ayuda de Castro a Angola
VICENTE JIMÉNEZ - El País



Kissinger, en la Casa Blanca en 1971. / TOM BLAU (CORDON PRESS)

El secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger estuvo a punto de desencadenar un conflicto de impredecibles consecuencias con la Unión Soviética en 1976 por culpa de las siempre tormentosas relaciones con Cuba. Kissinger planeó ese año, durante la Administración del presidente Gerald R. Ford, minar y bombardear los puertos de la isla y sus instalaciones militares en respuesta a la decisión de Fidel Castro de enviar tropas a Angola. El plan contemplaba una respuesta militar soviética, lo que habría desembocado en una “guerra general”. Al final, el ataque, pensado para después de las elecciones de 1976, no se produjo, ya que las urnas dieron la victoria al demócrata Jimmy Carter.

El relato se sustenta en documentos desclasificados este miércoles, contenidos en el libro Back Channel to Cuba (El canal oculto hacia Cuba), de los investigadores William M. Leogrande y Peter Kornbluh, que narra las negociaciones y contactos secretos entre Washington y La Habana desde la revolución de 1959. El libro se presentó este miércoles en el Hotel Pierre de Nueva York, escenario de uno de los muchos encuentros nunca contados entre representantes de ambos países.

Si decidimos atacar, no podemos fallar. No podemos quedarnos a medias”
Henry Kissinger
Kissinger, en una reunión celebrada el 24 de marzo de 1976 con los principales asesores de seguridad, entre ellos el futuro secretario de Defensa Donald Rumsfeld comentó: “Si decidimos atacar, no podemos fallar. No podemos quedarnos a medias”. Kissinger se refería a otras acciones encubiertas promovidas por EE UU para derrocar a Castro, como Bahía Cochinos en 1961. “Creo que vamos a tener que machacar a Castro”, dijo Kissinger al presidente Ford en un encuentro en la Casa Blanca el 25 de febrero de ese mismo año, según el memorando de la reunión. “Pero no podemos hacerlo antes de las elecciones [presi-denciales de 1976]”, añadió. “Estoy de acuerdo”, respondió Ford.

Atacar Cuba era la última opción si otras medidas de presión no lograban hacer desistir a Castro de intervenir en otros países africanos tras su implicación para ayudar al Movimiento Popular para la Liberación de Angola de Antonio Agostinho Neto frente a los ataques de grupos insurgentes apoyados por Estados Unidos y el régimen racista de Sudáfrica. El plan ordenado por Kissinger contemplaba también el envío de marines a la base de Guantánamo para “aplastar y humillar” a los cubanos.

Kissinger, que fue secretario de Estado de 1973 a 1977 y ahora tiene 91 años, planteó el ataque para evitar que Washington diera una imagen de debilidad por sus debates internos ante la retirada de la guerra de Vietnam. “Si se extiende la percepción por el mundo de que estamos tan debilitados que no podemos hacer nada con una isla de ocho millones de habitantes, entonces dentro de tres o cuatro años tendremos una crisis real”, dijo Kissinger en la reunión de marzo con los consejeros de seguridad. Asimismo, el secretario de Estado estaba muy irritado por los frustrados esfuerzos de acercamiento , con reuniones secretas entre representantes de Washington y La Habana en el aeropuerto La Guardia de Nueva York y un encuentro de tres horas en julio de 1975, el primero a ese nivel, en el citado Pierre Hotel de Manhattan.

La posibilidad de que un ataque a Cuba provocara un conflicto armado con Rusia también fue tenida en cuenta. Según el plan, “una nueva crisis cubana no conduciría a una retirada soviética”. De ahí que el documento advirtiera: “Las circunstancias que podrían llevar a Estados Unidos a una operación militar contra Cuba deben ser lo suficientemente graves como para justificar posteriores medidas de preparación para una guerra general”.

Si se extiende la percepción de que estamos tan debilitados que no podemos con una isla, entonces tendremos una crisis real”
El libro tiene un capítulo dedicado a los países que ayudaron a mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Entre ellos, se cita expresamente a España. Peter Kornbluh explicó a EL PAÍS cómo “el dictador Francisco Franco se ofreció en los primeros años 60 a actuar como intermediario, y cómo Estados Unidos reclamó la ayuda de España al final de esa década”.

El libro narra las gestiones del secretario de Estado Dean Rusk, siguiendo órdenes del presidente Lyndon B. Johnson, para solicitar al Gobierno español en 1967 que entregara un mensaje “muy especial” a Castro, dadas las buenas relaciones de Madrid y La Habana. Exteriores envió a Cuba al diplomático Adolfo Martín-Gamero. La mediación no dio resultados, pero “fue un serio esfuerzo por intentar calmar a Castro en un momento en que el Che Guevara había sido asesinado en Bolivia”, explica Kornbluh. El mensaje especial era, que, en virtud de lo sucedido con el Che, Cuba debía alejarse de la órbita soviética. Si Castro aceptaba, Washington estaba dispuesto a levantar el embargo.

En otro capítulo sabroso se cuentan los esfuerzos de personajes famosos para mejorar las relaciones entre los dos países. Entre ellos, el premio Nobel Gabriel García Márquez, que medió en la crisis de los balseros de 1994; el expresidente Carter; y el fallecido expresidente de Coca Cola Paul Austin.

sábado, 29 de marzo de 2014

30 fotos para la historia de los siglos XIX y XX

30 fotos para la historia de los siglos XIX y XX


Abraham Lincoln y el General George McClellan en la tienda de éste cerca del campo de batalla de Antietam, el 3 de octubre de 1862. © reddit.com / epicnesshunter

Un 'powder monkey', como se llamaba a los niños que transportaban la pólvora, en el buque USS New Hampshire, 1864. © reddit.com / epicnesshunter











Los primeros viajeros del metro de Nueva York, 1904. © reddit.com / epicnesshunter



El trío de los hermanos Kennedy (John, Bobby y Teddy), en plena adolescencia, a mediados de la década de los 30 del siglo XX © reddit.com / epicnesshunter




Nueve monarcas en el Castillo de Windsor, Reino Unido, el 20 de mayo de 1910. © reddit.com / epicnesshunter



Tres arqueros en Japón, 1860-1900. © reddit.com / epicnesshunter



La ley seca: barriles de alcohol para quemar, 1924. © reddit.com / epicnesshunter



El as de la aviación alemana, Manfred von Richthofen (más conocido como 'Barón Rojo') y su perro, 1916. © reddit.com / epicnesshunter



Una pirámide de cascos alemanes de la Primera Guerra Mundial, Nueva York, 1918. © reddit.com / epicnesshunter



Alertados por el olor de una botella rota de licor, los agentes inspeccionan un 'camión de maderos', Los Ángeles, 1926. © reddit.com / epicnesshunter


Samurái, 1860-1880.

Joseph y Magda Goebbels el día de su boda, en la que Adolf Hitler hizo las veces de padrino, 1931. © reddit.com / epicnesshunter


Las oficinas generales de Benito Mussolini y el Partido Nacional Fascista en Italia, 1934. © reddit.com / epicnesshunter



Adolf Hitler observa el cañón Dora, 1942. © reddit.com / epicnesshunter



Soldados soviéticos contemplan un espectáculo acrobático durante una parada en su marcha hacia Berlín, 1945. © reddit.com / epicnesshunter



El General Douglas MacArthur firma la rendición oficial de Japón, 1945. © reddit.com / epicnesshunter



Bombardeo sobre la ciudad de Kobe, Japón, 1945. © reddit.com / epicnesshunter



Una familia japonesa regresa a su casa desde un campamento de reubicación en Hunt, Idaho, el 10 de mayo de 1945. © reddit.com / epicnesshunter



Refugiados judíos se aproximan a los soldados aliados y se dan cuenta de que acaban de ser liberados, abril de 1945. © reddit.com / epicnesshunter



La primera foto de la Tierra tomada por el cohete suborbital V-2 desde el espacio, 1946. © reddit.com / epicnesshunter



Tereska, una niña en una residencia para niños trastornados, creció en un campo de concentración. En la pizarra dibuja "el hogar", Polonia, 1948. © reddit.com / epicnesshunter



La revolución húngara, 1956. © reddit.com / epicnesshunter



Ruby Bridges, la primera afroamericana que asistió a una escuela primaria de blancos en el Sur de EE.UU., 4 de noviembre de 1960. © reddit.com / epicnesshunter





Martin Luther King retirando una cruz quemada de su jardín con su hijo al lado, Atlanta, 1960. © reddit.com / epicnesshunter



Louis Armstrong toca para su esposa delante de la Esfinge, junto a las pirámides en Guiza, 1961. © reddit.com / epicnesshunter




John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson durante la Crisis de los misiles en Cuba, 1962. © reddit.com / epicnesshunter




El astronauta americano Neil Armstrong después de pisar la Luna, 1969. © reddit.com / epicnesshunter


Una bolsita sellada al vacío con fotos de los hijos de un astronauta durante la misión Apollo 11, 1969. © reddit.com / epicnesshunter


Un técnico especialista en desactivación de artefactos explosivos del ejército británico se acerca a un dispositivo sospechoso, fecha desconocida. © reddit.com / epicnesshunter

Actualidad RT