Mostrando entradas con la etiqueta aspectos políticos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta aspectos políticos. Mostrar todas las entradas

martes, 17 de abril de 2018

Guerra de Vietnam: El frente interno del presidente Johnson

¿Cómo pudo suceder Vietnam? Una autopsia

Desde el comienzo de la Administración de John Kennedy en este quinto año de la presidencia de Lyndon Johnson, sustancialmente el mismo pequeño grupo de hombres ha presidido el destino de los Estados Unidos. En ese momento han llevado al país de una participación limitada en Vietnam a una guerra que es brutal, probablemente imposible de ganar, y, para un creciente cuerpo de opinión, calamitosa e inmoral. ¿Cómo podría pasar?



El presidente Lyndon Johnson confiere con el Secretario de Defensa Robert McNamara en 1964. AP

James C. Thomson | The Atlantic


Como un estudio de caso en la elaboración de la política exterior, la Guerra de Vietnam fascinará a los historiadores y científicos sociales durante muchas décadas por venir. Una pregunta que seguramente se formulará: ¿Cómo crearon los hombres de capacidad superior, buena formación y altos ideales -políticos estadounidenses de la década de 1960- una política tan costosa y divisiva?

Como alguien que vio el proceso de toma de decisiones en Washington de 1961 a 1966 bajo los presidentes Kennedy y Johnson, puedo sugerir una respuesta preliminar. Puedo hacerlo enumerando brevemente algunos de los factores que me parecieron dar forma a nuestra política de Vietnam durante mis años como especialista en Asia Oriental en el Departamento de Estado y la Casa Blanca. Trataré en gran medida con Washington como lo vi o presentí, y no con Saigón, donde he pasado solo unos escasos tres días, en el séquito del Vicepresidente o con otros centros de decisión, las capitales de las partes interesadas. Tampoco trataré con otras partes importantes del registro: la historia de Vietnam anterior a 1961, por ejemplo, o el curso general de las relaciones de Estados Unidos con Vietnam.

Sin embargo, un primer ingrediente central en estos años de decisiones en Vietnam involucra historia. El ingrediente fue el legado de la década de 1950, me refiero a la llamada "pérdida de China", la Guerra de Corea y la política del Lejano Oriente del Secretario de Estado Dulles.

Este legado tuvo un subproducto institucional para la Administración Kennedy: en 1961, el establecimiento del este de Asia del gobierno de los Estados Unidos fue, sin duda, el más rígido y doctrinario de las divisiones regionales de Washington en asuntos exteriores. Esto fue especialmente cierto en el Departamento de Estado, donde la Administración entrante encontró que la Oficina de Asuntos del Lejano Oriente era la más difícil de descifrar. Era una oficina que había sido purgada de su mejor experiencia en China, y de hombres visionarios y desapasionados, como resultado del macartismo. Sus miembros estaban generalmente comprometidos con una línea política: la estrecha contención y aislamiento de China continental, el hostigamiento de naciones "neutralistas" que buscaban evitar la alineación con Washington o Pekín, y el mantenimiento de una red de alianzas con clientes anticomunistas estados en la periferia de China.

Otro aspecto del legado fue la especial vulnerabilidad y sensibilidad de la nueva Administración Democrática en asuntos de política del Lejano Oriente. El recuerdo de la era de McCarthy todavía era muy agudo, y el margen de victoria de Kennedy era demasiado bajo. El debate televisivo de las Islas Offshore de 1960 entre Kennedy y Nixon le había mostrado al presidente electo los peligros del "nuevo pensamiento". La Administración era inherentemente recelosa de moverse demasiado rápido en Asia. Como resultado, la Oficina del Lejano Oriente (ahora la Oficina de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico) fue la última en ser revisada. No fue sino hasta que Averell Harriman fue nombrado secretario adjunto en diciembre de 1961, que se intentaron cambios importantes en el personal, y le tomó varios meses a Harriman dejar una profunda huella en la oficina debido a su preocupación necesaria con el asentamiento de Laos. Una vez que lo hizo, prácticamente no hubo ningún esfuerzo por devolver a los expertos en Asia Oriental purgados o exiliados.

Hubo otros subproductos importantes de este "legado de los años cincuenta":

La nueva administración heredó y de alguna manera compartió una percepción general de China-en-la-marcha: un sentido de la inmensidad de China, su número, su beligerancia; un sentido revivido, tal vez, de la Horda de Oro. Esta fue una percepción alimentada por la intervención china en la Guerra de Corea (una intervención realmente basada en comunicaciones espantosamente malas y errores de cálculo mutuos por parte de Washington y Pekín, pero el desentrañar cuidadosamente esa tragedia, que los eruditos han logrado, aún no se había convertido en parte de la sabiduría convencional).

La nueva Administración heredó y aceptó brevemente una concepción monolítica del bloque comunista. A pesar de predicciones e informes mucho más tempranos de analistas externos, los hacedores de política no comenzaron a aceptar la realidad y posible finalidad de la división sino-soviética hasta las primeras semanas de 1962. El impacto inevitablemente corrosivo de los nacionalismos rivales sobre el comunismo fue ignorado en gran medida.

La nueva Administración heredó y en cierta medida compartió la "teoría del dominó" sobre Asia. Esta teoría fue el resultado de una profunda ignorancia de la historia asiática y, por lo tanto, de la ignorancia de las diferencias radicales entre las naciones y las sociedades asiáticas. Fue el resultado de una ceguera al poder y la resistencia de los nacionalismos asiáticos. (También puede ser el resultado de un sentido subconsciente de que, dado que "todos los asiáticos se parecen", todas las naciones asiáticas actuarán de la misma manera). Como teoría, la falacia del dominó no era meramente inexacta sino que también insultaba a las naciones asiáticas; sin embargo, ha continuado hasta nuestros días para engañar a los hombres que deberían saber mejor.

Finalmente, el legado de los años cincuenta se vio agravado por una incómoda sensación de un desafío comunista mundial a la nueva administración después del fiasco de Bahía de Cochinos. Una primera manifestación fue la traumática reunión del Presidente en Viena con Jrushchov en junio de 1961; luego vino la crisis del verano en Berlín. Todo esto creó una atmósfera en la que el presidente Kennedy indudablemente se sintió bajo presión especial para mostrar el temple de su nación en Vietnam, si los vietnamitas, a diferencia del pueblo de Laos, estaban dispuestos a luchar.

En general, el legado de los años cincuenta dio forma a movimientos tan tempranos de la nueva Administración como las decisiones de mantener una SEATO de alta visibilidad (enviando al propio Secretario de Estado en lugar de a algunos subordinados a su primera reunión en 1961), para alejarse de reconocimiento diplomático de Mongolia en el verano de 1961, y lo más importante, para expandir la asistencia militar estadounidense a Vietnam del Sur ese invierno sobre la base del compromiso mucho más tentativo de Eisenhower. Debería agregarse que el creciente compromiso con Vietnam también fue impulsado por una nueva generación de estrategas militares y científicos sociales académicos (algunos de los cuales habían ingresado en la nueva Administración) que habían desarrollado teorías de guerra de contraguerrillas y estaban ansiosos por verlos puestos a la prueba. Para algunos, la "contrainsurgencia" parecía una nueva panacea para hacer frente a la inestabilidad mundial.

Tanto por el legado y la historia. Cualquier administración nueva hereda problemas complicados y vistas simplistas del mundo. Pero seguramente entre los legisladores de las administraciones Kennedy y Johnson había hombres que advertirían sobre los peligros de un compromiso abierto al atolladero de Vietnam.

Esto plantea una pregunta central, en el corazón del proceso de políticas: ¿dónde estaban los expertos, los escépticos y los disidentes? ¿Estuvieron allí y, de ser así, qué les sucedió?

La respuesta es compleja pero instructiva.

En primer lugar, el gobierno estadounidense carecía de experiencia real en Vietnam o Indochina. Originalmente tratado como un adjunto de la Embajada de París, nuestra embajada de Saigón y la Oficina de Vietnam en el Estado fueron en gran parte atendidos desde 1954 por personal del Servicio Exterior de habla francesa de experiencia estrechamente europea. Esos diplomáticos estaban aún más estrechamente restringidos que el oficial de la embajada, por pensamiento y lenguaje, a los contactos con las élites urbanas de habla francesa de Vietnam. Por ejemplo, los lingüistas del Servicio Exterior en Portugal pueden hablar con el campesinado si salen de Lisboa y eligen hacerlo; no así los hablantes de francés de Embassy Saigon.

Además, la sombra de la "pérdida de China" distorsionó los informes de Vietnam. Los oficiales de carrera en el Departamento, y especialmente aquellos en el campo, no habían olvidado el destino de sus colegas de la Segunda Guerra Mundial que escribieron con franqueza desde China y luego fueron ridiculizados por los comités del Senado por comentarios críticos sobre los nacionalistas chinos. Los informes francos sobre los puntos fuertes del Viet Cong y las debilidades del gobierno de Diem fueron inhibidos por la memoria. También fue inhibido por algunos altos funcionarios, especialmente el Embajador Nolting en Saigón, que se negó a firmar con tales cables.

A su debido tiempo, sin duda, se descubrió o desarrolló algún talento de Vietnam. Pero un factor recurrente y cada vez más importante en el proceso de toma de decisiones fue el destierro de la experiencia real. Aquí la causa subyacente fue la "política cerrada" de la formulación de políticas a medida que los temas se calientan: cuanto más sensible es el problema, y ​​cuanto más asciende en la burocracia, más completamente se excluyen los expertos mientras los generalistas mayores acosados ​​toman el control (eso es, los Secretarios, Subsecretarios y Asistentes Presidenciales). El roce frenético de los documentos informativos en los asientos traseros de las limusinas no es un sustituto de la presencia de especialistas; Además, en tiempos de crisis, dichos documentos se consideran "demasiado sensibles" incluso para su revisión por los especialistas. Otra causa subyacente de este destierro, a medida que Vietnam se volvió más crítico, fue la sustitución de los expertos, que eran generalmente y cada vez más pesimistas, por hombres que se describían como "hombres capaces", colaboradores leales y enérgicos que carecían de experiencia. A principios de 1965, cuando le confié mis crecientes dudas políticas a un colega de más edad del personal del NSC, me aseguró que lo más inteligente que podíamos hacer ambos era "alejarnos de todo el desastre de Vietnam"; Sin embargo, el caballero en cuestión tuvo la desgracia de ser un "tipo capaz de hacer las cosas" y ahora está muy bien situado en Vietnam, bajo órdenes de resolver el problema.

A pesar del destierro de los expertos, los escépticos internos y los disidentes aparecieron y persisten. Sin embargo, al observar el proceso, tales hombres fueron efectivamente neutralizados por una sutil dinámica: la domesticación de los disidentes. Tal "domesticación" surgió de una doble necesidad de club: por un lado, el deseo del disidente de permanecer a bordo; y, por otro lado, la conciencia del no emisor. En pocas palabras, la disidencia, cuando se reconoce, se hizo sentir en casa. En la escala de importancia más baja posible, debo confesar mi propio sentido de dignidad y aceptación (ambos vitales) cuando mi jefe de la Casa Blanca se refiriera a mí como su "paloma favorita". Mucho más significativo fue el caso del ex Subsecretario de Estado George Ball. Una vez que el Sr. Ball comenzó a expresar dudas, fue cálidamente institucionalizado: se lo animó a que se convirtiera en el abogado interno del diablo en Vietnam. El resultado fue inevitable: el proceso de escalada permitió pedidos periódicos al Sr. Ball para hablar su artículo; Ball se sintió bien, supongo (había luchado por la rectitud); los otros se sintieron bien (habían dado una audiencia completa a la opción de dovish); y había un mínimo de desagrado. El palo se mantuvo intacto; y, por supuesto, es posible que las cosas empeoren más rápido si el Sr. Ball hubiera guardado silencio o se hubiera ido antes de su partida final en el otoño de 1966. También hubo, por supuesto, el caso del último escéptico institucionalizado, Bill Moyers . Se dice que el Presidente saludó su llegada a las reuniones con un afectuoso: "Bueno, aquí viene el Sr. Detengan los Bombardeos ...". Aquí nuevamente la dinámica de la disidencia domesticada mantuvo la relación por un tiempo.

Un punto relacionado -y crucial, supongo, para el gobierno en todo momento- fue la trampa de la "efectividad", la trampa que impide que los hombres hablen, tan clara o frecuentemente como sea posible, dentro del gobierno. Y es la trampa lo que impide que los hombres renuncien en protesta y transmitan su disentimiento fuera del gobierno. El activo más importante que un hombre aporta a la vida burocrática es su "efectividad", una misteriosa combinación de entrenamiento, estilo y conexiones. La queja más ominosa que se puede susurrar de un burócrata es: "Me temo que Charlie está empezando a perder su eficacia". Para preservar su efectividad, debe decidir dónde y cuándo combatir la corriente principal de la política; las oportunidades van desde la conversación de almohadas con su esposa, a bebidas privadas con sus amigos, hasta reuniones con el Secretario de Estado o el Presidente. La inclinación a permanecer en silencio o consentir en la presencia de los grandes hombres -vivir para luchar otro día, para dar este tema para que pueda ser "efectivo" en cuestiones posteriores- es abrumador. Tampoco es la tendencia de la juventud sola; algunos de nuestros funcionarios más importantes, hombres ricos y famosos, cuyo lugar en la historia es seguro, han permanecido en silencio por temor a que se termine su conexión con el poder. En cuanto a la falta de inclinación a renunciar en señal de protesta: si bien no es necesariamente una especialidad de Washington o incluso de los Estados Unidos, parece más cierto que un gobierno en el que los ministros no tienen una bancada parlamentaria para retirarse. En ausencia de tal refugio, es fácil racionalizar la decisión de permanecer a bordo. Al hacerlo, uno puede evitar que sucedan algunas cosas malas y tal vez incluso hacer que sucedan algunas cosas buenas. Salir es perder incluso esas oportunidades marginales de "efectividad".

Se debe tener en cuenta otro factor: a medida que la controversia de Vietnam se intensificó en el país, se desarrolló una preocupación por las relaciones públicas de Vietnam en oposición a la formulación de políticas de Vietnam. Y aquí, irónicamente, los escépticos internos y los disidentes fueron muy empleados. Para tales hombres, en virtud de sus propias dudas, a menudo se consideraba que eran más capaces de "masajes" de la intelligentsia que dudaba. Mi colega senior de Asia oriental en la Casa Blanca, brillante y humano escéptico que se ocupó de Indochina desde 1954, pasó tres cuartos de sus días trabajando en las relaciones públicas de Vietnam: redactando respuestas presidenciales a cartas de importantes críticos, redactando un lenguaje conciliatorio para discursos presidenciales y reunirse bastante interminablemente con delegaciones de cuáqueros, clérigos, académicos y amas de casa indignados. Sus interlocutores habituales eran los difuntos A. J. Muste y Norman Thomas; los míos eran miembros de la Huelga de Mujeres por la Paz. Nuestras órdenes desde arriba: mantenerlos a raya de los políticos ocupados (que solían ser no dudosos). A propósito, mi tarea más desalentadora en el ámbito de las relaciones públicas fue la preparación de un folleto de la Casa Blanca titulado Why Vietnam, en septiembre de 1965; en un gesto hacia mi conciencia, luché y perdí una batalla para tener el título seguido de un signo de interrogación.

A través de una variedad de procedimientos, tanto institucionales como personales, la duda, el desacuerdo y la experiencia se neutralizaron eficazmente en la elaboración de la política. Pero, ¿qué se puede decir de los hombres "a cargo"? Es patentemente absurdo sugerir que produjeron tal tragedia por intención y cálculo. Pero no es absurdo ni difícil discernir ciertas fuerzas en el trabajo que causaron que hombres decentes y honorables hicieran un gran daño.

Aquí destacaría el papel primordial de la fatiga ejecutiva. Ningún factor me parece más crucial y subestimado en la elaboración de la política exterior. El costo físico y emocional de la responsabilidad ejecutiva en el Estado, el Pentágono, la Casa Blanca y otras agencias ejecutivas es enorme; ese peaje se ve agravado por un servicio extendido. Muchos de los formuladores de políticas de Vietnam de hoy han estado en el trabajo de cuatro a siete años. Las quejas pueden ser pocas, y la salud física puede permanecer intacta, aunque la salud emocional es mucho más difícil de medir. Pero lo que más se erosiona en el mortífero proceso de la fatiga es la frescura del pensamiento, la imaginación, la sensación de posibilidad, un sentido de prioridades y perspectiva, esos recursos raros de una nueva Administración en su primer año o dos de oficina. El cansado hacedor de políticas se convierte en prisionero de su propia visión estrecha del mundo y su propia retórica cliché. Se pone irritable y a la defensiva: falta de sueño, falta de lazos familiares, falta de paciencia. Tales hombres hacen una mala política y luego la componen. No tienen el tiempo ni el temperamento para nuevas ideas o diplomacia preventiva.

Por debajo del nivel de los ejecutivos fatigados en la elaboración de la política de Vietnam era un fenómeno generalizado: la mentalidad de curador en el Departamento de Estado. Con esto me refiero a la inercia colectiva producida por la visión del burócrata de su trabajo. En State, el "oficial de escritorio" promedio hereda de su predecesor nuestra política hacia el País X; él considera que es su función mantener intacta esa política, de vidrio, sin moderación y sin polvo, para que pueda pasarla en dos o cuatro años a su sucesor. Y dicho servicio curatorial generalmente merece promoción dentro del sistema. (Mantenga el status quo, y se mantendrá alejado de problemas.) En algunas circunstancias, la inercia generada por tal perspectiva puede actuar como un freno contra la innovación imprudente. Pero en muchos asuntos, esta inercia mantiene el impulso de la mala política y los compromisos imprudentes, un impulso que de otro modo podría haberse resistido dentro de los rangos. Claramente, Vietnam es un gran problema.

A la fatiga y la inercia debe agregarse el factor de confusión interna. Incluso entre los "arquitectos" de nuestro compromiso con Vietnam, ha habido una confusión persistente en cuanto a qué tipo de guerra estábamos luchando y, como consecuencia directa, confusión sobre cómo terminar esa guerra. (La "brecha de credibilidad" es, en parte, un reflejo de tal confusión interna.) ¿Fue, por ejemplo, una guerra civil, en cuyo caso la contrainsurgencia podría ser suficiente? ¿O fue una guerra de agresión internacional? (Esto podría invocar el compromiso de SEATO o de la ONU). ¿Quién fue el agresor y el "enemigo real"? ¿El Viet Cong? ¿Hanoi? ¿Pekín? ¿Moscú? Comunismo internacional? ¿O tal vez "comunismo asiático"? Distintos enemigos dictaron diferentes estrategias y tácticas. Y confundido en todo, de la misma manera, estaba la cuestión de los objetivos estadounidenses; tus objetivos dependían de con quién peleabas y por qué. No olvidaré mi asignación de un Subsecretario de Estado en marzo de 1964: redactar un discurso para el Secretario McNamara que, inter alia, de una vez por todas descarte el canard de que el conflicto de Vietnam fue una guerra civil. "Pero de alguna manera, por supuesto", pensé, "es una guerra civil". "¡No juegues juegos de palabras conmigo!" espetó el Subsecretario.

Confusiones similares acosaban el concepto de "negociaciones" -anathema para gran parte del Washington oficial de 1961 a 1965. No fue hasta abril de 1965 que las "discusiones incondicionales" se volvieron respetables, a través de un discurso presidencial; incluso entonces, el Secretario de Estado enfatizó privadamente a los periodistas que nada había cambiado, ya que las "discusiones" de ninguna manera eran lo mismo que las "negociaciones". Meses después, ese problema fue resuelto. Pero tardó aún más en obtener un acuerdo interno frágil que las negociaciones podrían incluir al Viet Cong como algo más que un apéndice de la delegación de Hanoi. Dada la confusión sobre los motivos y por qué de nuestro compromiso con Vietnam, no es sorprendente, como escribió Theodore Draper, que a los responsables políticos les resulte tan difícil ponerse de acuerdo sobre cómo poner fin a la guerra.

Por supuesto, una fuerza -una constante en el torbellino de compromiso- era la de las ilusiones. Yo mismo participé de ello muchas veces. Lo hice especialmente durante la lucha de Washington con Diem en el otoño de 1963 cuando algunos de nosotros en State creímos que, por una vez, al lidiar con un estado cliente difícil, el gobierno de EE. UU. Podría usar la influencia de nuestra asistencia económica y militar para hacer cosas buenas suceder, en lugar de ser guiados por la nariz por hombres como Chiang Kai-shek y Syngman Rhee (y, en ese caso particular, por Diem). Si pudiéramos probar ese punto, pensé, y me mudé a un nuevo día, con o sin Diem, entonces Vietnam bien valió la pena. Más tarde llegaron las ilusiones de los planificadores de ataques aéreos a fines del otoño de 1964; hubo quienes pensaban que después de seis semanas de ataques aéreos, los vietnamitas del norte vendrían a pedirnos conversaciones de paz. ¿Y qué, alguien preguntó en una de las reuniones del momento, si no lo hacen? La respuesta fue que bombardearíamos durante otras cuatro semanas, y eso sería suficiente. Y unas semanas más tarde llegó un ejemplo de una ilusión que era sintomática de los buenos hombres engañados: en enero de 1965, me encontré con una de las más altas personalidades de la Administración en una cena, lo hice a un lado y le conté mis preocupaciones sobre la opción de ataque aéreo. Él me dijo que realmente no debería preocuparme; era su convicción de que antes de poner en práctica tales planes, un gobierno neutralista llegaría al poder en Saigón que educadamente nos invitaría a salir. Y, por último, estaban las ilusiones recurrentes que nos sostuvieron a muchos de nosotros durante los difíciles meses de 1965-1966 después de que comenzaron los ataques aéreos: que seguramente, de alguna manera, de una forma u otra, estaríamos "en una conferencia en seis meses, "y la espiral de escalada se suspendería. La base de nuestra esperanza: "Simplemente no puede continuar".

Como una influencia adicional sobre los responsables políticos, citaría el factor del distanciamiento burocrático. Con esto me refiero a lo que en el mejor de los casos podría llamarse la insensibilidad profesional del cirujano (y de hecho, la jerga médica -el "golpe quirúrgico", por ejemplo- parecía surgir en los eufemismos de los tiempos). En Washington, la semántica de los militares atenuó la realidad de la guerra para los políticos civiles. En habitaciones silenciosas, con aire acondicionado y alfombras gruesas, términos tales como "presión sistemática", "reconocimiento armado", "objetivos de oportunidad" e incluso "recuento de cadáveres" parecían engendrar una especie de desapego de la teoría de juegos. Lo más memorable para mí fue un momento de fines de 1964 cuando la cuestión que se discutía era cuán pesados ​​debían ser nuestros bombardeos y cuán extensos eran nuestros ataques, en algún punto medio del patrón proyectado de presión sistemática. Un Subsecretario de Estado resolvió el punto con las siguientes palabras: "Me parece que nuestra orquestación debería ser principalmente violines, pero con toques periódicos de metal". Tal vez el mayor golpe de mi regreso a Cambridge, Massachusetts, fue la constatación de que los hombres jóvenes, la carne y la sangre que enseñaba y veía en las calles de esta universidad, eran potencialmente algunos de los números en las listas de esos lejanos planificadores. En un sentido curioso, Cambridge está más cerca de esta guerra que Washington.

Existe un factor indemostrable que se relaciona con el desprendimiento burocrático: el ingrediente del criptoracismo. No pretendo implicar ningún desprecio consciente por la pérdida de vidas asiáticas por parte de los funcionarios de Washington. Pero sí quiero dar a entender que el desapego burocrático puede verse agravado por la sensación occidental tradicional de que hay tantos asiáticos, después de todo; que los asiáticos tienen un fatalismo sobre la vida y un desprecio por su pérdida; que son crueles y bárbaros para su propia gente; y que son muy diferentes de nosotros (y todos se parecen?). Y quiero decir que el resultado de tales puntos de vista subliminales es una pregunta subliminal sobre si los asiáticos, y en particular los campesinos asiáticos, y en particular los comunistas asiáticos, son realmente personas, como usted y yo. Para decirlo de otra manera: ¿hubiésemos perseguido políticas así -y tácticas militares similares- si los vietnamitas fueran blancos?

Es imposible escribir sobre la toma de decisiones en Vietnam sin escribir sobre el lenguaje. A lo largo del conflicto, las palabras han sido de suma importancia. Me refiero aquí al impacto de la escalada retórica y al problema del exceso de ventas. En un sentido importante, Vietnam se ha vuelto de importancia crucial para nosotros porque hemos dicho que tiene una importancia crucial. (El problema obviamente se relaciona con la preocupación por las relaciones públicas descrita anteriormente).

La clave aquí es la política interna: la necesidad de venderle al pueblo estadounidense, a la prensa y al Congreso el apoyo a una guerra impopular y costosa en la que los objetivos mismos han estado en constante cambio. Vender significa persuadir y persuadir a los medios de la retórica. Como las dificultades y los costos se han incrementado, también lo ha hecho la definición de lo que está en juego. Esto no quiere decir que la escalada retórica sea un proceso ordenado; la prosa ejecutiva es producto de muchos escritores, y algunos conceptos -la infiltración norvietnamitas, el "honor nacional" de los Estados Unidos, la China Roja como principal enemigo- han entrado en la retórica solo de forma gradual e incluso esporádica. Pero hay una espiral ascendente, no obstante. Y una vez que ha dicho que el Experimento estadounidense en sí mismo se sostiene o cae en el resultado de Vietnam, ha creado una participación nacional mucho más allá de cualquier apuesta anterior.

Crucial en todo el proceso de toma de decisiones de Vietnam fue una convicción entre muchos responsables políticos: que Vietnam planteó una prueba fundamental de la voluntad nacional de Estados Unidos. Una y otra vez los hombres criados en la tradición de Henry L. Stimson me dijeron que todo lo que necesitábamos era la voluntad, y que entonces prevaleceríamos. Implícito en tal punto de vista, me pareció, era una suposición curiosa de que los asiáticos carecían de voluntad, o al menos que en una competencia entre las voluntades asiática y anglosajona, los no asiáticos deben prevalecer. Un corolario de la persistente creencia en la voluntad fue una fascinación por el poder y un asombro frente al poder que Estados Unidos poseía como nación o civilización nunca antes. Se decía que quienes dudaban de nuestro papel en Vietnam se encogían ante las cargas del poder, las obligaciones del poder, los usos del poder, la responsabilidad del poder. Por implicación, tales hombres eran suaves y afectuosos.

Finalmente, ninguna discusión sobre los factores y las fuerzas que operan sobre los responsables políticos de Vietnam puede ignorar el hecho central de la inversión del ego humano. Los hombres que han participado en una decisión desarrollan una participación en esa decisión. A medida que participan en otras decisiones relacionadas, su participación aumenta. Pudo haber sido posible disuadir a un hombre de fuerte autoconfianza en una etapa temprana de la escalera de la decisión; pero es infinitamente más difícil en etapas posteriores, ya que un cambio de mentalidad generalmente implica un repudio implícito o explícito de una cadena de decisiones previas.

Para decirlo sin rodeos: en el corazón de la calamidad de Vietnam hay un grupo de hombres capaces y dedicados que han estado regularmente y repetidamente equivocados, y cuya posición con sus contemporáneos, y más importante, con la historia, depende, tal como lo ven, de siendo probado correcto. Estos no son hombres a quienes se les puede pedir que se liberen del error.

Los diversos ingredientes que he citado en la elaboración de la política de Vietnam han creado una variedad de resultados, la mayoría de ellos bastante obvios. Aquí hay algunos que me parecen más centrales:

A lo largo del conflicto, ha habido persistentes y repetidos errores de cálculo por parte de prácticamente todos los actores, en los niveles más altos y bajos, ya sea la paloma, el halcón o cualquier otra cosa. Para citar un ejemplo simple entre muchos: a fines de 1964 y principios de 1965, algunos planificadores de la paz en el Estado que se opusieron enérgicamente al proyectado bombardeo del Norte instaron a que, en cambio, las fuerzas terrestres estadounidenses fueran enviadas a Vietnam del Sur; esto, dijeron, aumentaría nuestra influencia negociadora contra el Norte -nuestras "fichas" - y nos daría algo de qué negociar (la retirada de nuestras fuerzas) en una conferencia de paz temprana. Simultáneamente, la opción de ataque aéreo fue impulsada por muchos militares que estaban en contra de la participación estadounidense en "otra guerra de tierras en Asia"; a ellos se unieron otros civiles buscadores de paz que querían bombardear a Hanoi en las primeras negociaciones. A fines de 1965, habíamos terminado con el peor de los mundos: ataques aéreos ineficaces y costosos contra el Norte, fuerzas de tierra en espiral en el Sur, y ninguna negociación a la vista.

A lo largo del conflicto también, ha habido un constante ceder a las presiones para una solución militar y solo esfuerzos mínimos y esporádicos en una solución diplomática y política. En parte, esto se debió a la confusión (citada anteriormente) entre los civiles: confusión con respecto a los objetivos y la estrategia. Y, en parte, esto fue el resultado de la naturaleza de auto-ampliación de la inversión militar. Una vez que se introdujeron los ataques aéreos y particularmente las fuerzas terrestres, nuestra inversión en sí misma había transformado las apuestas originales. Se necesitaba más poder aéreo para proteger las fuerzas terrestres; y luego más fuerzas de tierra para proteger las fuerzas de tierra. Y no hace falta decir que la mente militar desarrolla su propio impulso en ausencia de directrices claras de los civiles. Una vez que se le pidió salvar a Vietnam del Sur, en lugar de "asesorarlo", el ejército estadounidense no pudo sino presionar por la escalada. Además, es triste informar que varios distritos electorales militares, una vez involucrados en Vietnam, han tenido una serie de casos para probar: por ejemplo, la utilidad no solo de la fuerza aérea (la Fuerza Aérea) sino también de la potencia aérea basada en superdeportistas (la Marina ) Además, la política de Vietnam ha sufrido de un subproducto irónico del establecimiento de control civil del Secretario McNamara en el Pentágono: ante tal control, la rivalidad entre servicios ha dado paso a un frente unido entre los militares, reflejado en el fenómeno nuevo pero recurrente de JCS unanimidad. Junto con los aliados tradicionales del Congreso (en su mayoría senadores y representantes del sur) un frente unido de este tipo plantearía un problema formidable para cualquier presidente.

A lo largo del conflicto, se han perdido oportunidades, grandes y pequeñas, para desvincularnos de Vietnam en términos cada vez más desagradables pero aún aceptables. De los muchos momentos desde 1961 en adelante, citaré solo una, la última y más importante oportunidad que se perdió: en el verano de 1964, el Presidente instruyó a sus asesores principales que prepararan para él la más amplia gama de opciones de Vietnam posible para la postelección consideración y decisión. Él explícitamente pidió que se presentaran todas las opciones. Lo que sucedió después fue, en efecto, la Bahía de Cochinos a cámara lenta de Lyndon Johnson. Para los asesores convergieron de manera tan efectiva en una sola opción, yuxtapuestos contra otras dos opciones falsas (en efecto, volar el mundo o huir), que el presidente se enfrentó a la unanimidad para bombardear al Norte de toda su confianza consejeros Si hubiera tenido más confianza en asuntos exteriores, si hubiera estado profundamente informado sobre Vietnam y el sudeste asiático, y si hubiera planteado algunas preguntas difíciles que la unanimidad había sumergido, este presidente podría haber utilizado el mayor mandato electoral de la historia para desescalarse en Vietnam, en la clara expectativa de que, en el peor de los casos, un gobierno neutralista llegaría al poder en Saigón y nos invitaría educadamente. Hoy, muchas vidas y dólares después, tal alternativa se ha convertido en una posibilidad elusiva e infinitamente más cara.

En el transcurso de estos años, otro resultado de la toma de decisiones en Vietnam ha sido el abuso y la distorsión de la historia. Los formuladores de políticas y sus voceros han reescrito la historia vietnamita, del sudeste asiático y del lejano oriente para cumplir con la presunta necesidad de nuestra presencia en Vietnam. Se han importado analogías sumamente dudosas de nuestra experiencia en otros lugares: la venta de "Munich" y la "contención" de Europa, la insurgencia malaya y la Guerra de Corea desde Asia, para justificar nuestras acciones. Y los eventos más recientes se han adaptado al lecho de Procusto de Vietnam. En particular, el cambio de poder en Indonesia en 1965-1966 se ha atribuido a nuestra presencia en Vietnam; y prácticamente todo el progreso en la región del Pactfic -el ascenso del regionalismo, las nuevas formas de cooperación y las crecientes tasas de crecimiento- se ha explicado de manera similar. La acusación de Indonesia es indudablemente falsa (traté de probarlo, durante seis meses de cuidadosa investigación en la Casa Blanca, y tuve que confesar el fracaso); la alegación regional es evidentemente indemostrable en cualquier dirección (excepto, por supuesto, por el hecho claro de que las economías de Japón y Corea se han beneficiado enormemente de nuestras adquisiciones relacionadas con Vietnam en estos países, pero esa es una forma costosa y altamente dudosa de ayuda externa).


Hay un resultado final de la política de Vietnam que citaría que conlleva un peligro potencial para el futuro de la política exterior estadounidense: el surgimiento de una nueva clase de ideólogos estadounidenses que ven a Vietnam como la prueba definitiva de su doctrina. Tengo en mente a aquellos hombres en Washington que han dado nueva vida al impulso misionero en las relaciones exteriores estadounidenses: quienes creen que esta nación, en esta era, ha recibido una dotación triple que puede transformar el mundo. Según lo ven, esa dotación se compone, primero, de nuestro poder militar insuperable; segundo, nuestra clara supremacía tecnológica; y tercero, nuestra benevolencia supuestamente invencible (nuestro "altruismo", nuestra riqueza, nuestra falta de aspiraciones territoriales). Juntos, se argumenta, esta triple dotación nos brinda la oportunidad y la obligación de facilitar a las naciones de la tierra hacia la modernización y la estabilidad: hacia una Pax Americana Technocrática en toda regla. Alcanzando este objetivo, Vietnam es vista como la última y crucial prueba. Una vez que hemos tenido éxito allí, el camino por delante es claro. En cierto sentido, estos hombres son nuestra contraparte de los visionarios de la izquierda radical del comunismo: son los propios maoístas de la tecnocracia. Ellos no gobiernan Washington hoy. Pero su doctrina cabalga alto.

Mucho antes de ingresar al gobierno, me contaron una historia sobre Henry L. Stimson que me pareció pertinente durante los años que vi la tragedia de Vietnam y participé en esa tragedia. Me parece más pertinente que nunca a medida que avanzamos hacia las elecciones de 1968.

En sus últimos años, Stimson fue interrogado por un ansioso interrogador: "Señor secretario, ¿cómo diablos podemos traer la paz al mundo?". Se dice que Stimson respondió: "Empiezas trayendo a Washington un pequeño grupo de hombres capaces que creen que el logro de la paz es posible.

"Trabajas hasta el hueso hasta que ya no creen que es posible.

"Y luego los echas, y traes a un grupo nuevo que cree que es posible".

martes, 10 de abril de 2018

Guerra del Paraguay: Mitos revisionistas y el apoyo de Colombia

Colombia y la guerra de la Triple Alianza

Alfredo Cardona Tobón* | Historia y Región


La presidente de Argentina, Cristina Fernández, calificó la guerra de la Triple Alianza como una traición a Latinoamérica; pero olvidó decir que  fue  otra de las infamias de su país, esa vez contra los hermanos paraguayos que casi son exterminados por la acción conjunta de Brasil, Uruguay y Argentina.
La hecatombe fue atizada por la soberbia del presidente paraguayo Francisco Solano López, los intereses territoriales de Argentina y Brasil, la falta de patriotismo de los lideres del Partido Colorado del Uruguay y por el lucro de los banqueros ingleses que se vieron beneficiados en el conflicto.
Todo empezó con el paso de tropas paraguayas a través de territorio argentino para apoyar el gobierno del Partido Blanco del Uruguay amenazado por la insurrección del Partido Colorado de ese mismo país, respaldado a su vez por Brasil.
 El presidente argentino  Bartolomé  Mitre declaró la guerra al  Paraguay y desde 1865 hasta 1870 argentinos, brasileños y uruguayos se unieron  para acabar con el pueblo de la pequeña nación. Eso no fue un conflicto armado, fue el genocidio de una nación que al empezar la guerra tenía 1.300.000 habitantes y la final de la lucha apenas contaba con 200.000 sobrevivientes, de quienes solo había 28.000 hombres en edad reproductiva y el resto eran mujeres, ancianos y niños.
 De los 100.000 soldados al empezar las acciones, quedaron 400 combatientes, entre quienes figuraban decenas de mujeres y adolescentes. Paraguay perdió 170.000 kilómetros cuadrados de su territorio y quedó totalmente devastado, era la sombra apenas, de una nación que fue la primera en establecer líneas ferroviarias en Suramérica, la primera en establecer fundiciones y fábricas de papel y la segunda en el mundo en la producción de textiles y en el cultivo de algodón

EL DESARROLLO DE LA GUERRA

El Paraguay tomó la iniciativa en los combates: ocupó el Matto Grosso brasileño e invadió la provincia argentina de Corrientes; sus fuerzas armadas estaban mejor preparadas que las de sus vecinos, el país tenía recursos para la guerra en tanto que  sus enemigos estaban inmersos en serias dificultades económicas.
La ventaja inicial no duró mucho, pudieron más las montoneras que un ejército calificado: los brasileños se aliaron con comunidades indígenas y contraatacaron saqueando lo que encontraron y quemando lo que no podían robar. El  10 de abril de 1866 las fuerzas de la Triple Alianza tomaron la fortaleza de Itapirú en el río Paraná y derrotaron a los paraguayos en Tuyutí, en una de las más sangrientas batallas en la historia americana. Una victoria de Solano López en Curupayty detuvo por algunos meses las acciones militares de los aliados, que en enero de 1869 llegaron hasta la ciudad de Asunción.  A partir de entonces, el avance de brasileños, argentinos y uruguayos fue continuo, dejando desolación, hambre y muerte por donde pasaban, degollando a civiles, niños y mujeres como si la consigna fuera despoblar al Paraguay y acabar con su gente.
El Mariscal  Solano López trasladó la capital a Piribebuy y en agosto de 1869  20.000 soldados aliados  se enfrentaron con 1.600 defensores de Piribebuy que nada pudieron hacer contra la superioridad numérica de los atacantes. La resistencia paraguaya fue tenaz y heroica, la garra de los paraguayos exasperó en tal forma a los jefes brasileños que asesinaron a los prisioneros o los vendieron como esclavos en las plantaciones de Rio Grande.
Solano López se retiró con unos pocos combatientes a las montañas del oeste perseguido de cerca por el comandante brasileño conde D´Eu. El 16 de agosto de 1869 la gente del pequeño poblado de Acosta Ñu trató de obstaculizar la marcha de los brasileños para dar tiempo de escape a las tropas de Solano; cuatro mil niños y adolescentes se pintaron bigotes y con palos de escoba simularon una columna en la retaguardia paraguaya, algunos llevaban machetes, otros lanzas de cañabrava y la mayoría caucheras; el Conde D’Eu ordenó el ataque, pequeños de seis años se aferraban a los pies de los asesinos para que no los mataran, fue una terrible, cruel e inhumana carnicería que remató el conde D´Eu prendiendo fuego a  los montes cercanos donde quedaron calcinados miles de niños con las madres que trataron de auxiliarlos.
En el Cerro Corá 26.000 soldados brasileños rodearon a los 409 paraguayos que acompañaban al Mariscal Francisco Solano López y los mataron a casi todos, incluyendo al presidente paraguayo que pereció con sable en mano al igual que su hijo Panchito que luchaba a su lado.

EL APOYO DE LOS RADICALES COLOMBIANOS

El 27 de julio de 1869 el Congreso de Colombia expidió un decreto para expresar su admiración por la resistencia de los paraguayos y participar del dolor por la muerte del Mariscal Francisco Solano López; y un año más tarde, cuando todo estaba consumado,  expidió la siguiente resolución:
“Si por efecto de la guerra, el Paraguay desapareciera como nación, ningún paraguayo será paria en América, con  solo pisar tierra colombiana, en caso de producirse, gozará en forma automática de los privilegios, facultades, prerrogativas y derechos de colombiano, es decir que de perder la nacionalidad paraguaya serán automáticamente colombianos”
Firman Eustorgio Salgar-(Presidente), Felipe Zapata (Ministro de Relaciones exteriores)  y Jorge Isaacs ( Presidente del Congreso)
Además de ese apoyo en el papel, que no aprobaron los conservadores colombianos, nuestro país contribuyó en la medida de su raquítico presupuesto en la reconstrucción del Paraguay ocupado por los brasileños; envió comida, drogas y varios médicos que acompañaron una pequeña fuerza para garantizar el respeto por los vencidos.
El mundo vio atónito la sanguinaria alianza contra los paraguayos, si los  vencedores no desmembraron al Paraguay fue por la oposición de algunos países amigos como Bolivia, Ecuador, Colombia y de los Estados Unidos que mantuvieron sus embajadores  en tierra paraguaya. Los aliados impusieron grandes tributos como indemnización de guerra. Unos años más tarde la Argentina suspendió los cobros y trató de adjudicar la responsabilidad de las masacres a los brasileños. Durante el  gobierno de Perón  los argentinos devolvieron los trofeos  tomados  a los paraguayos en los campos de batalla.


Mariscal    Solano López, presidente paraguayo

La recuperación demográfica del Paraguay fue muy lenta, Brasil tomó todo el territorio que quiso, Argentina ocupó parte del Chaco y recuperó la parte de la provincia de Misiones que en tiempos del Doctor Francia se  había adherido al Paraguay.
Esa guerra es un crimen que taladra la conciencia americana y nunca ha sido reconocido por el ambicioso Brasil. El resquemor de los paraguayos con sus vecinos sigue vivo y se necesitarán más que discursos de Cristina Fernández para borrar la culpa  de la nación argentina, cuyo gobierno hubiera podido frenar el salvajismo brasileño y oir el clamor del pueblo raso que no quería ir a la guerra contra sus hermanos paraguayos.

Lástima que Paraguay estuviera tan lejos de Colombia, porque de poder hacerlo de seguro miles de voluntarios del radicalismo liberal hubieran ofrenda su vida en defensa de sus hermanos.

domingo, 15 de octubre de 2017

Historia y política de defensa en Suiza

El victorioso pasado guerrero que explica por qué Suiza es neutral en los conflictos

Había una vez que el país suizo que vivía en guerra y que las ganaba; Hasta que un día, su suerte cambió y entonces se abrió paso esa política de "neutralidad" que le gana afectos y críticos
La Nación



Las almenas de Bellinzona, en la frontera con Italia, formaron parte importante de las luchas medievales por territorio

Me encontraba en el sur de Suiza, saboreando una versión regional de risotto hecho con un vino merlot local, rodeado de vibrantes montañas verdes, en un pueblo de siglos de antigüedad, cuando uno de los dos comensales suizos con los que me encontraba me comentó algo que casi me quita el apetito: Suiza, baluarte mundial de neutralidad y la paz, comenzó como un país de mercenarios.


Ciertas cosas que había visto en mi viaje comenzaron a cobrar un nuevo sentido.

El día anterior, había visitado los famosos castillos de la vecina Bellinzona, que representaba en gran medida las luchas de la tierra medieval entre los milaneses, los franceses y la joven confederación suiza.

Estas ciudadelas de piedra, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, son un recordatorio de una larga historia de tribus, cantones y países que trataron de controlar Ticino, ciudad donde se habla italiano (razón por la cual estaba comiendo risotto). Ticino era estratégicamente importante por su paso a los Alpes.

Los suizos tienen un largo historial militar. Que, definitivamente, no es neutral. Aunque irónicamente, es la actual política antiguerra moderna lo que hace que los viajeros puedan ser testigos de esa historia de mercenarios.


Ciudades intactas

"Los efectos de la neutralidad están en todas partes", comenta Clive Church, profesor emérito de Estudios Europeos en la Universidad de Kent en Inglaterra y autor de varios libros sobre historia y política de Suiza.


Ticino y el pasaje a los Alpes fueron estratégicamente importantes para la historia militar de Suiza. 

"Dime", añade. "¿Dónde hay daños por bombas en Suiza? La respuesta: en ninguna parte.

"Puedes ir a cualquier ciudad suiza y ver cómo ha crecido de forma orgánica porque nunca ha sufrido una invasión. Visualmente te beneficias de esa neutralidad porque todo su pasado está ahí". Un paseo por estas ciudades propias de cuentos de hadas es suficiente para darse cuenta cuán acertado es Church.

Toda Berna, la capital suiza, es Patrimonio Mundial de la Humanidad por sus históricas galerías, edificios y fuentes de piedra arenisca y por su famoso reloj construido en 1530.

Al otro lado del país, Chur, la ciudad más antigua de Suiza, ha podido conservar sus ruinas romanas, mientras que en Bellinzona se puede caminar entre los tres castillos medievales o explorar las históricas aldeas de piedras.

Pero lo cierto es que en la época medieval los suizos eran muy buenos ganando guerras. "Básicamente (el servicio mercenario) se debía a razones económicas", señala Laurent Goetschel, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Basilea y director del instituto de investigación Swisspeace.

"(La antigua confederación suiza) era muy pobre, no tenía infraestructura para la agricultura a gran escala y no tenía acceso a recursos coloniales ni salida al mar, así que la actividad mercenaria era sencillamente una fuente de ingresos".

Y los suizos eran unos ganadores confiables, por lo que esta actividad se mantuvo durante mucho tiempo como una buena fuente de recursos.

Hasta que perdieron.


Alcanzados por la tecnología

La hora les llegó en la batalla de Marignano en 1515, cuando los franceses y los venecianos llegaron con artillería y caballería blindada, mientras que los suizos trajeron picas y lanzas.

Lamentablemente, la tecnología los había superado. "Después de esa derrota, se dieron cuenta de que, a su manera, eran buenos soldados, pero sus alabardas no lo eran tanto contra la artillería", dijo Church.

La política antibélica de Suiza ha permitido preservar sitios históricos como los de Chur, la ciudad más antigua del país.

La política antibélica de Suiza ha permitido preservar sitios históricos como los de Chur, la ciudad más antigua del país. "Y fue así como dejaron de involucrarse en los conflictos políticos más importantes de Europa", agrega el experto.

En cambio, prestaron sus servicios casi exclusivamente a Francia, lo que les ahorró el inconveniente de encontrarse con frecuencia en dos lados de una misma batalla. "No era algo que ocurría todo el tiempo, pero cuando sucedía era extraordinariamente preocupante, lo que alentó a los movimientos por la neutralidad", agrega el experto.

Elegante solución

Durante este tiempo fue claro que los suizos habían peleado demasiadas batallas a favor de demasiadas partes como para tomar partido de forma segura, especialmente cuando todas las grandes potencias se querían quedar con Suiza debido a su estratégica ubicación como guardianes de los Alpes.


La capital suiza de Berna está salpicada de arcadas históricas, edificios de arenisca y fuentes.

Así que cuando el congreso de Viena se reunió en 1814-1815 para resolver la paz en Europa tras la guerra de la Revolución francesa (durante la cual los suizos fueron contratados como guardaespaldas de la monarquía francesa, incluyendo de su último rey Luis XVI) y las guerra napoleónicas (durante las cuales los franceses invadieron Suiza y terminaron con la antigua confederación), los Suizos impulsaron una elegante solución "ganar-ganar" para todo el continente: déjennos ser neutrales.

Esta validación fue clave. Tal y como Goetschel señala, "la neutralidad sólo tiene sentido si las otras potencias la reconocen". Desde entonces, Suiza ha sido el estado no partidista que todos conocemos ahora.

Así que cuando vayas a Ginebra, detente en la estatua de Charles Pictet de Rochemont para agradecerle por haber escrito la declaración de neutralidad que fue ratificada por el Congreso de Viena.

Y ya que estás ahí, dedícale una tarde al museo de la Cruz Roja, donde empezarás a entender el siguiente gran paso en la neutralidad suiza: su compromiso para la ayuda humanitaria.

Credibilidad puesta a prueba

Empezó en la década de 1860, cuando Henry Dunant, un negociante de Ginebra, hizo un viaje de negocios a Italia.


El museo de la Cruz Roja en Ginebra documenta el compromiso de Suiza con la ayuda humanitaria.

Su intención era solucionar los problemas que había en la ruta comercial, pero cuando vio cuán horrible trataban a los soldados heridos en los sangrientos campos de batalla de Napoleón III, cambió de idea y creó la Cruz Roja.

En esa época las cosas iban bien para Suiza.

La creación de la Cruz Roja aumentó su credibilidad, condujo a la primera de las Convenciones de Ginebra en 1864, le ganó el primer Premio Nobel de la Paz -que se otorgó en 1901- y dotó al país con lo que Church describe como "una especie de poder blando" en Europa.

Pero llegaron la guerras mundiales y la reputación de este país fue puesta a prueba, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Suiza compró el oro judío a la Alemania nazi y se negó a ofrecer refugio a los judíos.

"Desde el punto de visto suizo, la neutralidad fue un éxito en cuanto a que Suiza no se involucró en ninguna contienda", señala Goestchel. "Pero ha habido muchos debates sobre si Suiza fue realmente neutral, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial, aunque no se involucrara en actividades bélicas".

Ejército para qué

Esta pequeña división lleva a una de las cosas más confusas sobre Suiza para los forasteros: su ejército.

Si es tan neutral, ¿por qué necesita de un ejército?

"La neutralidad suiza siempre ha estado armada", aclara Church. "Un día alguien podría invadir, por lo tanto tienes que tener un ejército para que puedas defender tu país".


Para conocer más sobre la política en Suiza, los visitantes pueden acudir al Parlamento en Berna.. 

Esta misma lógica los llevó a construir una extensa red de refugios y hospitales subterráneos durante la Segunda Guerra Mundial, algunos de los cuales están abiertos al turismo hoy en día, incluyendo los de Vitsnau, Vallorbe y Sasso San Gottardo.

Y en cuanto a las actuales Fuerzas Armadas Suizas, es posible que te topes con ellas por todo el país. Pero no tienes que depender de la suerte para observar los muchos fascinantes resultados de la moderna neutralidad suiza.

Cualquier persona puede recorrer el Parlamento en Berna; el Centro Internacional de Investigación CERN, una mitad del cual está en Suiza y la otra en Francia (una prueba de cómo la política ha conducido a los avances en la ciencia); y las oficinas de Naciones Unidas en Ginebra (aunque curiosamente Suiza sólo se convirtió en miembro de la ONU en 2002).

Pero también puedes sencillamente mantener tus sentidos abiertos cuando viajes a este país en busca de esos giros únicos de las culturas suizas, sus idiomas y comidas de un país que durante siglos se ha encontrado entre la paz y la guerra.

martes, 9 de agosto de 2016

La izquierda, los gays y el kirchnerismo

"La nueva izquierda dio al kirchnerismo fueros morales para robar"
Lo dicen Nicolás Márquez y Agustín Laje, dos provocativos y polémicos escritores.
Por Ceferino Reato | Infobae


El kirchnerismo utilizó el discurso de la nueva izquierda, como, por ejemplo, la lucha por los derechos humanos, porque "Néstor Kirchner se dio cuenta ya en 2003 que eso le iba a dar fueros morales para robar; para que la gente se crea el cuento de la redistribución de la riqueza, la preocupación por las minorías y lo nacional y popular, que están detrás de esta nueva izquierda".

Es el punto de vista de dos escritores provocativos y polémicos, Nicolás Márquez y Agustín Laje, que, en una entrevista en InfobaeTV, presentaron su último libro, titulado "El libro negro de la nueva izquierda".

De acuerdo con Márquez y Laje, las revelaciones sobre diversos hechos de corrupción durante el kirchnerismo también afectan a los organismos de derechos humanos, cuyos principales líderes respaldaron a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

"Independientemente del robo que hoy queda al descubierto, estos organismos eran una otra máscara de la nueva izquierda. Ellos siempre reivindicaron la lucha armada, que atentaba contra la democracia y los derechos humanos", sostuvo Márquez, que vive en Mar del Plata.

"En realidad, la izquierda nunca tuvo el juicio histórico que mereció tener, como el nazismo, ya que asesinó a 100 millones de personas en el siglo XX pero hoy andar con la hoz y el martillo no es pecado. La izquierda siempre fue juzgada por sus presuntos buenos fines pero no por sus comprobados resultados, que siempre han sido un desastre", dijo Laje, un cordobés de 27 años.

Márquez señaló que, luego de la caída de la Unión Soviética, la izquierda se recicló en un intento de representar a minorías diversas para lo cual tuvo que modificar drásticamente su discurso tradicional.




"La nueva izquierda es casi una caricatura. La izquierda de hoy levanta banderas que la izquierda clásica despreciaba. En las marchas de género llevan la bandera del Che Guevara, pero el Che Guevara comandó un campo de concentración para castigo o exterminio de los homosexuales en Cuba", sostuvo Márquez.

Precisamente, la tapa del libro está levantando fuertes polémicas en las redes sociales ya que presenta al Che Guevara con los labios pintados de rojo envuelto en la bandera multicolor de la diversidad de género.

"Marx decía que la historia se repite dos veces, una como tragedia y otra como farsa. Ésta es una versión farsesca de la izquierda. Los cambios teóricos de la izquierda han sido fuertes; han pasado de una lucha de clases a una lucha de géneros", señaló Laje.

Según Márquez, esta nueva izquierda se dirige "a todas las minorías: a la comunidad homosexual; el feminismo; el indigenismo; los derechos humanos, que paradojalmente ellos siempre han violado y de los cuales hoy tienen el monopolio. Y con el garantismo rescatan a los delincuentes cuando los sistemas carcelarios de la Unión Soviética, el maoista y el castrista fueron los más represivos".

martes, 28 de junio de 2016

Argentina: El golpe de 1966

A 50 años del golpe de 1966: un tiempo en el que todos eran víctimas y victimarios
Por Claudio Chaves | Infobae




Arturo Umberto Illia, su presidencia duró del 12 de octubre de 1963 al 28 de junio de 1966 Arturo Umberto Illia, su presidencia duró del 12 de octubre de 1963 al 28 de junio de 1966
Una primera reflexión sobre el abordaje de la década del 60 del siglo XX obliga al historiador o al cientista social a despojarse de aquellos principios y valores del presente, capaces de contaminar el escenario a estudiar. Similar a la labor del arqueólogo que se ve obligado a preservar el ambiente donde su pieza fue hallada. Pues texto y contexto definen al conjunto.

De modo que una aproximación al momento indica que, al menos en América Latina, seguían vigentes en los años 60 los fundamentos ideológicos forjados luego de la Primera Guerra Mundial. El nacionalismo y el comunismo surgidos de las ruinas bélicas impusieron a fuerza de revolución y golpes de mano su intemperancia de vértigo. La industrialización forzosa desde el centro del Estado como valor único de redención económica. La democracia de masas por fuera de la vida institucional, a la que se juzgaba perezosa, lenta y formal. El intervencionismo de Estado y la consecuente planificación económica como remedio a las fuerzas inorgánicas del capitalismo. Y una valoración de la fuerza como método de resolución de los conflictos sociales. Fueron estos algunos de los principios vigentes que permearon a la totalidad de los partidos políticos argentinos, sin excepción.

Ingresamos a la década del sesenta arrastrando sin resolver el malestar social y político ocasionado por el desplazamiento revolucionario del peronismo, en setiembre de 1955. Malestar hacia ambos lados del conflicto. El peronismo, por su proscripción, persecución y extrañamiento de la vida política, y la Revolución Libertadora, por su evidente fracaso en todos los frentes. Su última jugada antes de ingresar en el túnel del descrédito, le salió mal. Apostaron a que la Unión Cívica Radical fuese la heredera del golpe septembrino, capaz de cuidar sus espaldas al dejar el poder. Pero el viejo partido de Hipóliyo Yrigoyen se quebró y todo se fue al demonio. Apareció la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP) bajo la conducción de Ricardo Balbín, amigable con los golpistas, y la Unión Cívica Radical Intransigente que, bajo la conducción de Arturo Frondizi, se alejó lentamente del golpe acercándose al peronismo interdicto, incluyendo por ejemplo en su gobierno acuerdos petroleros con empresas norteamericanas similares a los procurados por Perón con la California. El acuerdo Perón-Frondizi fue, de algún modo, un intento fallido de solución democrática y de integración política en una época que no creía en esos valores.


Ricardo Balbín y Arturo Frondizi, referentes de las dos corrientes en que se dividió el radicalismo a fines de la década del 50

Perón aceptó el acuerdo para retornar indirectamente a la vida política y obtener de esa manera una solución para su electorado, al comprometerse el candidato intransigente a la sanción de una Ley de Asociaciones Profesionales que permitiera el retorno de los dirigentes sindicales peronistas a los gremios y un aumento masivo de salarios que finalmente Frondizi realizó en el cálculo de alzarse con el peronismo si las cosas le iban bien. Los militares "libertadores" más antiperonistas observaron horrorizados su fracaso, a la espera de enmendar lo actuado y desplazar a don Arturo por su espurio acceso a la Casa Rosada. La espera dio sus frutos, aunque en treinta oportunidades intentaron apurar el trámite, pues Frondizi, convencido de que después de cuatro años de gobierno los guarismos electorales le serían favorables, convocó a elecciones a gobernadores en catorce provincias, tranquilizando a los militares pues su triunfo estaba asegurado, fundamentalmente en la provincia de Buenos Aires. Las cosas no salieron como pensaba y el peronismo ganó en diez provincias, camuflado bajo distintos nombres: Unión Popular, Bandera Popular, Tres Banderas, Partido Laborista, entre otros. Frondizi perdió en Buenos Aires y su futuro acabó allí. Su primera reacción fue intervenir las provincias, pero eso no afectaba a los ganadores sino que desplazaba a los gobernadores salientes, de modo que los militares no esperaron más y lo desalojaron del poder, anulando inmediatamente el acto electoral. Se avecinaban tiempos peores.

Del antiguo bloque compacto del anti peronismo del 55 no quedaba nada. El radicalismo, dividido y enfrentado (la UCRP de Balbín había incluso apoyado el desplazamiento de Frondizi), los conservadores, divididos, los socialistas, divididos, los liberales, igualmente divididos, y, lo más grave, los propios militares golpistas divididos: azules y colorados. Los azules por otra parte tampoco eran unívocos: estaban los que procuraban integrar al peronismo sobre la base de olvidar a Perón, razón por la que miraron con simpatías a Frondizi, quedando encolerizados con sus pares antiperonistas extremos (colorados) que lo habían echado del poder; estaban también los que pugnaban por una Dictadura Militar con apoyo corporativo de empresarios, obreros y la Iglesia Católica.

Los colorados, por su lado, buscaban lisa y llanamente una Dictadura que erradicara, para siempre y como fuera, al peronismo y a sus amigos, contando para la faena con el apoyo de algunos partidos "democráticos" como la UCRP de Balbín o el socialismo de Américo Ghioldi, capaces de adornarlos con algún ropaje popular. Los colorados también tuvieron deserciones, como fue el caso del general Pedro Eugenio Aramburu, que los abandonó al crear un partido, Udelpa (Unión del Pueblo Argentino), pergeñando la osada idea  de  integrar al peronismo a la vida institucional. El asunto no era sencillo puesto que la democracia social que proponía el justicialismo llevaba implícita la idea de revolución permanente, algunas veces por encima de las instituciones republicanas (aunque el General luego de los bombardeos de junio del 55 aseguró que la revolución había terminado); esta concepción de democracia plebeya había que trocarla necesariamente por una "democracia formal" que integrara al caudillo al libre juego de las instituciones y la división de poderes. Y esto requería un esfuerzo de ambos sectores. Lamentablemente no pudo darse por aquellos años.


El general Pedro Eugenio Aramburu

Azules y Colorados se enfrentaron en setiembre de 1962 y en abril de 1963, venciendo los primeros bajo la Jefatura del general Juan Carlos Onganía. Fueron convocadas nuevas elecciones a realizarse ese año. Frondizi y Perón acordaron una fórmula conformada por Vicente Solano Lima y Carlos Sylvestre Begnis. Balbín, jefe de la UCRP, desistió de su candidatura, porque imaginaba un tercer puesto detrás de Solano Lima y Aramburu, prohijando la fórmula Arturo Umberto Illia y Carlos Perette. Pero las cosas mudaban día a día y, al ser proscripta la candidatura de Solano Lima y Sylvestre Begnis, la compulsa se dio entre Illia, Aramburu y Oscar Alende, que ya había tomado distancia de Frondizi. Balbín, sorprendido en su mal cálculo, rumió un enorme disgusto, al triunfar la fórmula radical que él no había querido integrar.

Illia asume la presidencia con el 25% de los votos frente a un 20% en blanco, duramente peronista, con un Ejército en manos de los Azules que ya no creían en la UCRP y que, con la sangre en el ojo, esperaban el momento de devolverle el golpe, por la responsabilidad que le cupo a Balbín en el derrocamiento de Frondizi. La UCRP pagaría su tributo en carne propia al golpismo que había iniciado pues todas las formaciones políticas de entonces fueron víctimas y victimarias. El peronismo, al ver cerradas las puertas de acceso a la vida política, pegó un violento giro a la izquierda, complicando su institucionalización, y el sindicalismo, al ver trabado el retorno de Perón en diciembre de 1964 –el general fue retenido en Brasil por orden de Illia-, adhiere a la posibilidad de que algún militar eche a andar un nuevo proceso "popular". Lo cierto fue que ni el peronismo lograba imponerse, ni el antiperonismo alcanzaba el éxito final. Buscaban destruirse y no lo lograban. Cargaban sus mochilas con el odio propio de una etapa que se niega a resolver las diferencias en el marco de las instituciones. Si bien se mira, todo estaba dado para el juego virtuoso de la democracia, donde las diferencias son la fortaleza del sistema. Lamentablemente no era el tiempo ni la hora. Illia, dispuesto a permitir la participación electoral del peronismo, avaló su asistencia en las elecciones de Mendoza de 1965, desatando la furia "gorila". Los azules, entonces, promotores de la Revolución Nacional, no esperaron más y el 28 de junio de 1966 arrojaron fuera de la casa de gobierno al hombre de Cruz del Eje.


El presidente Arturo Illia abandona la Casa de Gobierno, ocupada por los militares, junio de 1966

Los otros conflictos del 60


Hubo durante esos años otros problemones, tanto o más graves que los anteriormente observados y que, por la brevedad de este artículo, no pueden ser desarrollados como el asunto amerita. De modo que los enunciaré por arriba a los efectos de tenerlos presentes pues sin ellos la comprensión del período resulta renga.

  • En la década del sesenta se alcanza el punto más alto de la Guerra Fría. La Unión Soviética ha logrado éxitos impensables en el campo científico y militar. El Sputnik en el espacio, la perra Laika paseando en la estratósfera y Yuri Gagarín dándole vueltas a la tierra; fue todo un símbolo de poder vertiginoso. Si a esto le adicionamos el desarrollo exponencial de la energía nuclear, entonces Occidente tenía razones para preocuparse. El triunfo final del socialismo no era una quimera, era una posibilidad palpable. La Revolución Cubana y el ingreso de América al conflicto nos enfrentaron de lleno a ese peligro. Las Fuerzas Armadas no fueron ajenas a esta guerra.
  • La retirada de Inglaterra de nuestro horizonte económico como mercado seguro, más la creación del Mercado Común Europeo dejó a nuestras exportaciones agrarias huérfanas de consumidores, adicionando a esto el deterioro de los términos de intercambio. Por varios años, nuestras exportaciones no superaron los mil millones de dólares.
  • En ese marco, la sustitución de importaciones y la producción industrial para el mercado interno alcanzó un límite que sólo podía ser superado, momentáneamente, por constantes devaluaciones, provocando la caída del salario urbano, el retroceso industrial y un enorme malestar social, dejando en evidencia la crisis de un modelo dependiente de la riqueza agraria y al cual había que ajustar. ¿Quién le pondría el cascabel al gato?
  • Por su parte la Iglesia y su opción por los pobres, luego de Medellín, fue con frecuencia leída como un aval o una no condena a los métodos violentos, lo que colmó la medida de un tiempo desgraciado.

Todo, absolutamente todo lo enumerado, se nos vino encima por aquellos años de la peste haciendo de esta década una de las peores de nuestra historia, paradójicamente en el marco mundial de un Estado de Bienestar que alcanzaba su pico más alto facilitando un revival, en este caso masivo y popular, de los elitistas años locos de la década de 1920.

lunes, 23 de mayo de 2016

Revolución de Mayo: Qué pasó el 22 de Mayo

Qué pasó el 22 de mayo de 1810
Historias Inesperadas



El Cabildo comenzó a poblarse a partir de las ocho de la mañana. Asistieron 251 vecinos de los 450 que habían sido convocados. Entre los ausentes habría que considerar a algunos que fueron disuadidos de concurrir cuando ya estaban en las cercanías del edificio. El inicio de la reunión se demoró porque tres asistentes plantearon la nulidad de la asamblea por falta de quórum. El reclamo no prosperó.

La imagen de una reunión muy formal y organizada que conocimos a través de las láminas escolares se contrapone al contenido de las cartas y relaciones que fueron escritas en los días posteriores. En el gran salón improvisado en el largo balcón (se usaron tapices para cerrarlo y protegerlos del frío y los curiosos) hubo empujones, gritos y hasta insultos para algún orador poco convincente. La ovación de la jornada fue para la propuesta de un español: el general Pascual Ruiz Huidobro planteó que el virrey Cisneros debía renunciar de inmediato.

Los discursos secaron las gargantas y fue necesario ir en busca de provisiones. Diez botellas del básico vino de carlón, seis botellones del buen tinto de Cádiz, más chocolate caliente y bizcochos sirvieron como refrigerio a los hombres que tomaban, además de una copita, graves decisiones.

Se resolvió que cada uno emitiría su voto en voz alta, dando todas las razones que considerase. Fue un desfile interminable de votos escuetos y exposiciones sobrecargadas. También se encargó comida al fondero Andrés Berdial, por lo tanto, el martes 22 de mayo tuvo lugar el primer delivery de nuestra historia patria.

Un detalle: el gobierno le pagó dieciocho pesos a quienes hicieron trámites de cafetería durante la maratónica sesión y además cuidaron un par de galeras que, por el frío, habían sido utilizadas para desplazarse. Fue el primer antecedente de los trapitos.

El Cabildo Abierto terminó a la medianoche, cuando se emitió el último de los votos. Los capitulares volverían a reunirse al día siguiente para el escrutinio que definiría la continuidad del virrey o su destitución.

miércoles, 20 de enero de 2016

G30A: Sus paralelismos con la crisis de Arabia Saudita

¿Lo que ocurrió en la Guerra de Treinta Años?




Las tensiones en el Medio Oriente entre Arabia Saudita (gobernado por la familia suní Saud) e Irán (el líder del campamento chiítas) han llevado a muchos comentaristas establecer paralelismos con la Guerra de Treinta Años en Europa (1618-1648). Eso fue un conflicto que tuvo consecuencias devastadoras para el centro de Europa, con alrededor del 20% de la población alemana fue muerta. La guerra tuvo raíces religiosas como el emperador del Sacro Imperio (inicialmente los Habsburgo Fernando II) trató de reafirmar la hegemonía católica sobre las zonas protestantes del imperio. La Reforma había comenzado en Alemania en 1517 con las tesis de Martín Lutero y muchos príncipes del Imperio (que tenían una estructura cuasi-federal) se habían convertido a la causa protestante.

Una revuelta inicial de bohemios protestantes, que lanzó a los representantes imperiales por la ventana (la defenestración de Praga), fue fácilmente aplastada. Pero los éxitos del Emperador, y sus intentos de confiscar territorio, alarmaron a otras potencias protestantes. En primer lugar intervino Dinamarca (sin éxito) y Gustavo Adolfo de Suecia logró una serie de victorias militares para el lado protestante, antes de ser asesinado en la batalla en 1632.

Las líneas de batalla no se elaboraron por motivos exclusivamente religiosos. Francia, una potencia católica, financió la invasión sueca y más tarde se unió a la guerra directamente; algunos gobernantes protestantes inicialmente lucharon del lado del emperador (la causa protestante se vio dividida entre luteranos y calvinistas). Muchos de los participantes tenían motivos territoriales; Suecia quería el control del Báltico mientras que Francia utilizó la guerra para adquirir Alsacia y Lorena, dos áreas que iban a causar tensiones repetidas en los siglos 19 y 20. El conflicto también formó parte de la mucho más de ochenta años de guerra entre España y su antigua provincia, los Países Bajos.

¿Cuáles son los paralelos? La primera es que los eventos proyectan sombras largas, si uno está pensando en la Reforma, la revolución iraní de 1979, o la guerra de Irak de 2003. Los cambios en el equilibrio de poder causar a otros a reaccionar. La segunda es que los conflictos religiosos, una vez iniciadas, son muy difíciles de parar debido a las pasiones que despiertan. En el siglo 17, los poderes agotados finalmente acordaron no tratar de imponer su fe en otros estados. El tercero, tal vez, es que el vencedor inicial puede no resultar el ganador; El poder militar estadounidense es menos dominante de lo que parecía después de 2003. Después de la Guerra de los Treinta Años terminó en 1648, la influencia de los Habsburgo en la mayor parte de Alemania se redujo y la monarquía con el tiempo se convirtió en el imperio austro-húngaro.

The Economist

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Peronismo: Esa prostituida palabra de militancia

Perón, Rucci y el paraguas de la Militancia
En el calendario peronista, hoy es el Día de la Militancia. Una palabra que el kirchnerismo utilizó a su manera.


Por Ceferino Reato | Perfil


La foto del paraguas: José Ignacio Rucci recibió a Juan Domingo Perón, que volvía. | Foto: Cedoc


Lloviznaba hace 43 años, aquel 17 de noviembre de 1972, cuando el charter que traía al general Juan Domingo Perón del exilio aterrizó en el aeropuerto de Ezeiza. El secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, fue a recibirlo a la pista y lo cubrió con un paraguas oportuno.

En el calendario peronista, el 17 de noviembre pasó a ser el Día de la Militancia, una palabra mágica ligada al altruismo de la política activa pero que el kirchnerismo asoció con la defensa apasionada y por lo general rentada de las posiciones del gobierno. Las que fueran: la privatización de YPF, el “suicidio” de Nisman, los subsidios, el Fútbol para Todos o la “inocencia” de Boudou.

Rucci fue uno de los protagonistas del retorno de Perón luego de más de diecisiete años de exilio. En aquel momento, la Juventud Peronista, hegemonizada por Montoneros, era todavía la “juventud maravillosa” de Perón y, por consiguiente, se llevaba bien con Rucci.

Gobernaba el general Alejandro Agustín Lanusse, última etapa de la llamada “Revolución Argentina”, y el país iba desembocando en una salida electoral. Muchos dirigentes peronistas seguían dudando si el chárter aterrizaría efectivamente en Ezeiza. Por un lado, recordaban el intento frustrado de 1964, cuando Perón solo pudo llegar hasta Río de Janeiro. Por otro, la dictadura de Lanusse machacaba con que a Perón “no le da el cuero” para volver.

No era un día “peronista” sino un viernes gris, frío y lluvioso. La CGT había dispuesto un paro general para recibir a Perón y la sede de la calle Azopardo se había convertido en el cuartel general del Operativo Regreso.

La última discusión en la CGT sobre si Perón regresaría a la Argentina o bajaría en Paraguay o en Uruguay ocurrió en aquella larga noche del jueves 16 al viernes 17. En un momento, cuando ya eran las 2 de la madrugada, apareció Rucci en calzoncillos, camiseta y pantuflas, camino al departamentito que tenía en la terraza.

“Muchachos, me van a perdonar pero falta poco para que llegue el General y yo me voy a dormir. No hay ninguna posibilidad de que esta vez no traigamos de regreso al General. Así que los que quieran quedase a dormir en la CGT son muy bienvenidos: agarren los primeros sillones que encuentren y acomódense. Buenas noches”, fueron sus palabras.

Los visitantes tardaron un poco en reaccionar. El teniente Julián Licastro lo codeó a Carlos Grosso, luego intendente de Buenos Aires, y le dijo: “¡Éste sí que es un conductor!”. A los quince minutos no quedaba nadie en la CGT. Todos se fueron a sus casas convencidos de que aquella vez el retorno iba en serio.

Perón, en tanto, venía en el avión de Alitalia fletado por Gianzarlo Elía Valori, un empresario italiano vinculado al Vaticano y a la logia Propaganda Due. Era una suerte de Arca de Noé del peronismo, en el que estaban representados todos los gajos del Movimiento: la política, el sindicalismo, la ciencia, el deporte, la cultura y el espectáculo, entre otros. Mezclaba, por ejemplo, a Héctor Cámpora, Isabel Perón, Carlos Menem y Antonio Cafiero con el cineasta y cantautor Leonardo Favio, la modelo Chunchuna Villafañae, la joven estrella Marilina Ross y “El Nene” Sanfilippo, el goleador de San Lorenzo; a sacerdotes como Carlos Mugica; a figuras de la derecha peronista como Lorenzo Miguel con personajes de la izquierda peronista como Eduardo Luis Duhalde.

Eran 153 pasajeros que se turnaban para sacarse fotos y charlar un rato con Perón, que a los 77 años aparentaba una salud de hierro.

Perón llegó y estuvo en el país algunas semanas. Su retorno definitivo se concretaría el año siguiente, el 20 de junio de 1973. Pero, el peronismo ya era otra cosa, surcado por un enfrentamiento sangriento entre sus distintas facciones que incluiría, por ejemplo, el asesinato de Rucci a manos de Montoneros.

domingo, 19 de julio de 2015

Cuando Cuba no había sido "liberada" y hambreada

Cuba antes de la revolución
Un periodista británico aterrizó en La Habana en 1957 con el encargo de contactar con Hemingway y conocer las posibilidades de la guerrilla de Fidel
El cambio estaba en marcha. Y la isla, una mezcla de casinos, espías y prostitutas, despertaba la misma expectación que hoy frente a lo desconocido

ANTONIO JOSÉ PONTE - El PAÍS


Estadounidenses apostando en el hotel Nacional en 1958. / FRANCIS MILLER (GETTY)

Norman Lewis, el más grande escritor de viajes desde Marco Polo según Auberon Waugh, viajó a La Habana en 1957 con la doble misión de consultarle a Hemingway las posibilidades de la guerrilla de Fidel Castro e investigar qué vendría después de El viejo y el mar. Por el camino dio con un mechón de vello púbico de Catalina la Grande, consultó a la santera del dictador Batista y medió en un duelo a muerte provocado por Ava Gardner.

Fue su editor londinense, Jonathan Cape, quien le pidió que averiguara qué escribía ahora Hemingway, al que publicaba en Inglaterra. La consulta sobre política cubana era encargo de Ian Fleming, inventor de la saga de James Bond, jefe de la sección internacional de The Sunday Times y con lazos en la inteligencia naval británica, donde sirviera durante la guerra. Fleming y Lewis se habían conocido en la fiesta navideña de Jonathan Cape. Los reunió el azar alfabético, pues las escasas dimensiones del local obligaban a más de una convocatoria. A ellos les correspondía la segunda, aunque Fleming malició que aquella era la fiesta de los autores de segundo rango, y señaló a unas cuantas letras que no tendrían por qué estar allí. Elogió la novela más reciente de Lewis, conversaron de poesía y cuando Lewis confesó que García Lorca era su poeta favorito, le preguntó si lo leía en español y quiso conocer de sus viajes por Centroamérica. Así que quedaron para almorzar al día siguiente y a los postres le propuso la expedición a Cuba.

Acreditado por The Sunday Times, Norman Lewis llegó a La Habana un domingo de fines de diciembre. Había estado allí 20 años antes y ahora encontraba mayores razones para admirarla: La Habana era la ciudad más hermosa de las Américas. Tomó una habitación en el Sevilla Biltmore y preguntó por Edward Scott, editor de The Havana Post, quien vivía en una suite del hotel y cuyas señas le había pasado Fleming.

Se decía que Scott era uno de los cuatro individuos que sirvieron de modelo para James Bond, aunque aquel hombre bajo y de expresión aniñada decepcionaba bastante como cuarta parte de 007. Con un habano en sus manos regordetas, pluma de oro en el bolsillo, zapatos bien lustrados y la amante de turno (negra, según alcanzó a ver Lewis) esperándolo en su habitación, a Scott le pareció risible la idea de consultar al novelista estadounidense. Pero Lewis insistió en que Ian Fleming tenía noticias de un encuentro entre Castro y Heming­way en una de las cacerías del escritor por las montañas. “La única montaña donde Hemingway caza es el Montana Bar”, cortó Scott. En cualquier caso, él era el peor conducto para llegar al novelista, pues acababa de retarlo a duelo.

Lewis tuvo que sonreír, ¿es qué allí la gente se batía a duelo todavía? Bueno, si visitaba la morgue de la ciudad (y tal visita valía la pena), descubriría entre los cadáveres de estudiantes revolucionarios a uno o dos duelistas. Noches antes, Ava Gardner acompañó a Hemingway a la fiesta del embajador británico por el cumpleaños de la reina, y en un momento de jolgorio se desembarazó de su ropa interior, agitándola en el aire. Scott lo consideró un insulto a la corona, Hemingway lo amenazó con darle una paliza y él no tuvo más remedio que enviarle invitación para batirse. Así que tendría que apresurarse si deseaba encontrarlo con vida.

El escritor Norman Lewis preguntó por el apoyo que tenían las fuerzas de Fidel Castro. “Hay un montón de jóvenes de clase media que ven en él su única oportunidad de llegar a alguna parte”

Luego de enviar una nota al novelista estadounidense, Norman Lewis se dedicó a husmear en busca de gente interesante y dio con el general Enrique Loynaz del Castillo y el también general Carlos García Vélez, embajador en Londres durante 12 años.

“En la prensa suele aparecer que tengo 94 años”, saludó García Vélez. “No es verdad, solo tengo 93.”

Plantas y muebles victorianos repletaban el salón. El general tenía siempre a mano su lectura favorita, el Edinburgh Journal, que coleccionaba desde el número inicial de 1764. Hijo del general Calixto García Iñíguez, un bisabuelo suyo había peleado contra Bolívar en Carabobo. Hollywood había hecho una película con la historia de su padre, pero él no la conocía. No sentía el más mínimo interés por el cine o la televisión. Loynaz del Castillo recordó entonces que Barbara Stanwyck protagonizaba el filme, Mensaje a García. “Una chica muy guapa”, lamentó no haber coincidido con ella.

Graduado de cirujano dental en Madrid, Carlos García Vélez fue el director fundador en 1894 de la Revista Española de Estomatología, segunda de su clase en el mundo. Sin embargo, debió regresar entonces a Cuba y estrenarse como combatiente. “Cuando digo que la guerra se dirigió con la brutalidad más extrema me refiero a los dos bandos”, resumió. Él la recordaba como un historiador y dejaba los aspavientos del patriotismo para su amigo Loynaz.

Ambos generales sopesaron si el visitante merecía conocer el álbum. Decidida la consulta a su favor, García Vélez buscó un manojo de llaves, apartó una aspidistra y colocó sobre la mesa el legado de Francisco de Miranda, antecesor suyo, combatiente de las guerras de independencia de Estados Unidos y Venezuela, y cuyo nombre aparecía inscripto en el Arco del Triunfo como héroe de la Revolución Francesa.

Cada página de aquel álbum dieciochesco contenía un puñado de cabellos y una dedicatoria de la dama a la que pertenecieran. Allí tenían, al alcance de los dedos, más de 50 muestras de vello púbico de algunas de las muchas amantes de Miranda. Al menos una de aquellas muestras tenía gran interés museístico, la perteneciente a Catalina II, emperatriz de todas las Rusias. Al pie de su pelusa real podía verse rubricada una espléndida y arrogante K. El general García Vélez comentó que, descontando lo que pudiese contener su sepulcro, aquello era cuanto sobrevivía del cuerpo de Catalina la Grande. Y pensar que su propuesta de donación del álbum le había deparado el rechazo del Museo Nacional…

(Norman Lewis se vio con el magnate azucarero Julio Lobo para hablar del apoyo empresarial a Castro, y de haber tratado acerca de sus colecciones, habría tenido noticias de otro mechón notable: el de Napoleón, que Lobo atesoraba junto a una muela del emperador. En La Habana coexistían, por tanto, dos mechones imperiales, el de Napoleón y el de Catalina. La primera de estas reliquias se exhibe hoy en el Museo Napoleónico, adonde fue a dar la colección de Julio Lobo incautada por el régimen revolucionario, pero del álbum de Francisco de Miranda no conozco más que lo que cuenta Lewis).


El dictador Fulgencio Batista en 1959, año en que triunfó la revolución castrista. / JOSEPH SCHERSCHEL (GETTY)

Dejando atrás batallas y galanterías de otros siglos, Norman Lewis preguntó por el apoyo que tenían las fuerzas de Fidel Castro. “Hay un montón de jóvenes de clase media que ven en él su única oportunidad de llegar a alguna parte”, le aseguró García Vélez.

Meses antes, en febrero de 1957, el reportero de The New York Times Herbert L. Matthews entrevistaba al jefe de la guerrilla en su campamento. La entrevista resultó tan crucial que un libro sobre el tema considera a Matthews “el hombre que inventó a Fidel Castro”. Vaquero, uno de los organizadores del viaje de Matthews a la Sierra Maestra, se citó con Norman Lewis en el hotel Sevilla. Parecía hacer tan descuidadamente su trabajo que iniciaron tratos sin chequeo previo, y cuando un limpiabotas se les acercó, él siguió hablando como si nada.

Estaban a pocos metros de la sede de la inteligencia militar. En la calle se produjeron disparos y vieron hombres corriendo a lo lejos. Los jugadores de un billar cercano iban armados y continuaron en lo suyo. Una prostituta cara aprovechó la ocasión para dejarles su tarjeta. Vaquero dijo estar aburrido de la vida en la sierra y sentirse solo en la capital, donde no conocía a nadie. En un cine cercano echaban una película de gánsteres y le preguntó a Lewis si no le apetecía acompañarlo. Entretanto, Edward Scott practicaba tiro en la redacción de The Havana Post. Con puntería muy distinta a la de Bond.

Lewis viajó a Santiago de Cuba siguiendo instrucciones de Vaquero. En el parque del centro de la ciudad, un negro le pidió su opinión sobre el filósofo Kant. No era, contra lo que pudiera suponerse, una contraseña. (Quizá el lugar sea proclive a esta clase de encuentros porque el escritor Virgilio Piñera, de visita en la ciudad unos años después, preguntó a una transeúnte dónde vivía Franz Kafka, a lo que la santiaguera contestó que no sabría decirle, pero que un rato antes lo había visto cruzar en una bicicleta).

En Santiago de Cuba consultaba lo invisible Tía Margarita, a quien se encomendaba el propio Fulgencio Batista y cuyo preparado contra las enfermedades nerviosas, a base de huesos de perro, gozaba de fama milagrera. Exvotos de peloteros y senadores repletaban el altar del dios de la guerra Changó, del cual era sacerdotisa. ¿Acaso él quería conocer la fecha exacta de su muerte? No, lo que de veras preocupaba a Lewis era quién ganaría la guerra en Cuba. “Changó dice que la victoria le llegará a quien la merezca”, respondió Tía Margarita. Prometió que faltaba un año para la victoria, y no anduvo errada en esto.

Cada noche los disparos empezaban a las diez en punto. Vaquero avisó a Lewis que ya podía salir rumbo a Manzanillo. Allí lo esperaban con una contraseña que no alcanzó a intercambiar, pues nada más bajarse del autobús lo interceptaron tres soldados. Muy cortésmente, le requisaron la guerrera que comprara en una tienda de efectos militares de Oxford Street y le notificaron que en media hora saldría un autobús y un agente iba a ocuparse de que llegara a la capital sano y salvo.

Lewis había imaginado a un Hemingway imponente y vigoroso, y descubrió a un viejo exhausto, vestido de pijama y emborrachándose con Dubonnet desde temprano

En La Habana encontró una invitación de Hemingway, que lo esperaba al día siguiente. Lewis lo había imaginado imponente y vigoroso, y descubrió a un viejo exhausto, vestido de pijama y emborrachándose con Dubonnet desde temprano. Su aspecto era tan triste que en cualquier momento podría ponerse a lagrimear. ¿Era aquello una entrevista?, quiso saber. Él procuró tranquilizarlo: le traía un mensaje de su devoto amigo Jonathan Cape. Tan devoto que evitaba gastar demasiado en la cubierta de sus libros, le reprochó el viejo. ¿Conocía él a Edward Scott? Someramente, adujo Lewis. Bien, quería que le echara una ojeada a la carta a The Havana Post que estaba preparando.

En la carta rechazaba el reto a batirse con el argumento de que Scott se debía a los lectores de su diario y no habría de exponer su vida. Quiso saber si la consideraba una respuesta digna. Lewis opinó que lo era. El viejo le pidió entonces su sincera opinión sobre todo aquel asunto. Él comentó que le parecía ridículo. Exacto, sonrió por primera vez. Y cuando lo consultó acerca de las oportunidades de la guerrilla, el viejo novelista respondió tan sibilino como una santera: “Mi respuesta es inseparable del hecho de que vivo aquí”.

Otra vez de visita en Cuba, en 1959 Lewis fue testigo de cómo una paloma se posaba en el hombro de Fidel Castro, que discurseaba. La escena, orquestada por un entrenador de palomas de quien entonces no se tuvo noticia, surtió efecto también sobre Lewis. Fidel Castro era el mejor orador desde Demóstenes, sostuvo temerariamente.

Edward Scott inclinaba ahora su diario hacia la izquierda, se retrataba con Ernesto Che Guevara y sabía de un local donde jugar al bingo pese a las prohibiciones. Lewis olfateó cierto puritanismo en el ambiente. Los borrachos eran mandados a centros de desintoxicación, las prostitutas eran reeducadas. Un Cadillac oficial lo condujo al centro donde unos jóvenes aprendían a autocriticarse. Y le llegaron noticias de que el propietario del mejor restaurante chino de la ciudad, quien fuera astrólogo de Chiang Kai-shek, había elegido el suicidio después de que le ordenaran suprimir el lujo en su cocina.

Norman Lewis asistió a un juicio militar y pudo conocer al estadounidense Herman Marks, jefe del pelotón de fusilamiento de La Cabaña, a quien dejó hablar con largueza. Marks alardeó de que a la gente le gustaba dejarse ver con él. En el hotel Riviera le procuraban la mejor mesa, Fidel lo saludaba efusivamente. Creía en el trabajo bien hecho, y el suyo era fusilar. Había elegido aquel emplazamiento del paredón, con vista al Cristo de La Habana. Consentía que los sentenciados ordenaran su propia muerte, si acaso deseaban esa fanfarronada última. No aceptaba regalos, ninguno de esos relicarios o patas de conejo que tanto significaban para sus dueños. Únicamente gemelos de camisa, que regalaba luego a sus amigos. Estaba en contra de que los proyectiles usados se vendieran por cinco pesos para hacer brujería. Y conocía a diplomáticos y visitantes extranjeros que daban cualquier cosa por asistir a una de sus noches de trabajo.


Ernest Hemingway, paseando por la bahía de Cojímar en 1952. / ALFRED ESISENSTAEDT (GETTY)

Existía, al parecer, un turismo de las ejecuciones. “El artista de Fidel”, bautizó Lewis a Marks, y un año más tarde lo dio por fusilado en aquel paredón. La historia de Herman Frederick Marks resultó, sin embargo, distinta. Nacido en Milwaukee en 1921 y arrestado más de treinta veces por robo, asalto, secuestro y violación, conoció desde temprano la cárcel. En Cuba combatió bajo las órdenes de otro extranjero, Ernesto Che Guevara, quien lo menciona en uno de sus diarios. Ponía un entusiasmo carnicero en su trabajo: en lugar del tiro de gracia, vaciaba su pistola en el rostro del ejecutado para hacer más difícil el reconocimiento por parte de los familiares. Lo acompañaba un perro, cruce de pastor alemán con otra raza, aficionado a lamer sangre humana. “El Carnicero”, lo llamaban. A ­Marks, no al perro.

En alguna de sus madrugadas, Marks debió temer que aquella estatua de Cristo fuese su última imagen y que el perro que criaba terminara probando su sangre. De manera que, acompañado de su esposa, la modelo y fotógrafa neoyorquina Jean Sécon, secuestró una embarcación. Luego de una semana a la deriva, recalaron en Yucatán. En julio de 1960 se encontraba en terreno estadounidense. En enero de 1961 fue arrestado por oficiales de Inmigración que iniciaron los trámites para deportarlo. Apelaciones mediante, logró librarse del reencuentro con sus jefes habaneros, recuperó su ciudadanía estadounidense y puede que viva aún, a los 94 años.

El Pabellón de Jade, el mejor restaurante chino mencionado por Lewis, no aparece en la guía telefónica de La Habana de 1958. Quizá se trataba del Pacífico. La lectura favorita del general García Vélez debió ser no el Edinburgh Journal, sino el Edinburgh Adviser, fundado en 1764. Podría pensarse que en estas aventuras cubanas de Norman Lewis hay materia suficiente para una novela. Pero él la escribió ya, y espléndidamente. En cambio, lo que sí aguarda por algún novelista, mitad Walter Benjamin y mitad Patrick Modiano, es la guía telefónica habanera de 1958. La Habana de entonces concitaba un interés muy parecido al que en la actualidad concita. Igual que en época de Norman Lewis, quienes hoy la visitan hablan de una hermosa capital a punto de muy grandes cambios.