Mostrando entradas con la etiqueta Segunda Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Segunda Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de febrero de 2017

SGM: Los hijos de Alá de las Waffen SS

La División de Montaña 13 "Handschar" de las Waffen-SS




La División de Montaña 13 de la Waffen-SS Handschar (Bosnia, Handzar) fue una de las 38 divisiones de las Waffen-SS durante la Segunda Guerra Mundial. Se compone casi enteramente de musulmanes bosnios, y luego anexionada por el Estado Independiente de Croacia. La división Handzar fue nombrado en referencia a la cimitarra turca, común en la región.



La división Handschar estaba compuesta por musulmanes bosnios (musulmanes bosnios que ahora impulsan la independencia de Bosnia y Herzegovina y las guerras de Yugoslavia), en parte reclutados entre las filas de las milicias separatistas musulmanes a pesar de la renuencia del Estado Independiente de Croacia 's Ante Pavelic y los croatas católicos.

La formación de una división SS musulmana es de extrañar en vista de la
 estricta discriminación racial, física y psicológica de las Waffen-SS. En julio de 1942, Heinrich Himmler ya estaba preocupado por la disminución de estos criterios para su inclusión en las Waffen-SS. Sin embargo, la realidad de la guerra había cambiado. La derrota de Rommel en El Alamein, la invasión del norte de África y de la rendición del Sexto Ejército en Stalingrado de Friedrich Paulus llevó a un cambio en la composición de las divisiones Waffen-SS en febrero de 1943 con la aprobación de Adolf Hitler. Para justificar esta decisión que contradice la teoría que él defendió, Heinrich Himmler afirmó que los musulmanes bosnios fueron originalmente arios para los godos

El 
uniforme de la división Handschar tiene dos características:

* El uso de los Fez musulmanes, con el cráneo, emblema tradicional de la SS;
* En el cuello, estos son reemplazados por una cimitarra y una 
runa esvástica .

Las insignias de cuello

El sombrero


A diferencia de otras divisiones de las SS, que no eran especialmente religiosos, la 
división Handschar se enmarcaba en los imanes y los soldados regularmente realizaban las oraciones musulmanas.



Historia
Después de la caída de Sarajevo, el 16 de abril de 1941, el Estado Independiente de Croacia (Hrvatska Nezavisna države, NDH) se estableció por parte de los territorios de la actual Croacia, Bosnia y Herzegovina y Serbia (Srem). Ante Pavelic, líder de la Ustasha, se había instalado en su cabeza.

El 6 de julio de 1941, Mile Budak, Ministro de Cultura y Educación del nuevo Estado proclamó que los musulmanes eran parte integral de la NDH cuando los croatas se convirtieron al Islam. Una mezquita fue construida por orden de Pavelic.

Al mismo tiempo, los musulmanes de Bosnia proclaman tres fatawa denunciando las medidas adoptadas por la Ustasha contra los serbios y los judios en Sarajevo en octubre de 1941 en Mostar en 1941, en Banja Luka y 12 de noviembre de 1941.

Desde finales de 1942, el Reichsführer de las SS Heinrich Himmler 
propuso a Hitler formar una división SS musulmana en Bosnia y Herzegovina, a instigación suya, el Gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin el-Husseini. Es sólo el 10 de febrero de 1943 que Hitler se pondrá de acuerdo sobre la constitución de la formación de la Waffen-SS. El 13 de febrero Himmler ordenó la SS-Gruppenführer Artur Phleps, entonces comandante de la División Prinz Eugen, que llevara a cabo el reclutamiento de la nueva unidad de las SS. A pesar de la renuencia de las autoridades croatas, Phleps finalmente llega a su aprobación con la condición de que los números se toman en la Ustasha, el partido de Pavelic, y que la nueva división lleva el nombre de "SS-División Ustascha Kroatien" o división "Bosnia-Herzegovinians". La campaña de reclutamiento se inició en Bosnia central a través de las redes islamistas de JMO y JMM, dos componentes de la política de los musulmanes bosnios.

Muy pronto, esta unidad tuvo los atributos distintivos de montaña: cimitarra curva y los uniformes de cuello con esvástica en lugar de la runa S, el uso de fez, 
etc. En abril de 1943, el Gran Mufti de Jerusalén fue el lugar para animar a los (connacionales) musulmanes para unirse a la Waffen-SS. Alrededor de 10.000 voluntarios aparecieron pero el reclutamiento se estancó, frente a la obstrucción de Pavelic. De hecho, acusó a los alemanes de tomar los reclutas que necesitaba para su propio ejército. Se suponía que este riesgo la unidad especial de las ideas separatistas entre los musulmanes de Bosnia y socavarían la unidad del Estado Independiente de Croacia. Por último, es las unidades de los musulmanes (nacionales) ustashi se vieron afectados en las filas de la nueva unidad de las Waffen SS ...

La organización de la nueva División de Montaña de la Waffen-SS fue asignado a la SS-Standartenführer Herbert von 
Obwurzer. La supervisión debe ser proporcionada por oficiales musulmanes (nacionales), pero, en su defecto, será proporcionada por la Yugoslav Volksdeutsche (Banat) de la División "Prinz Eugen", que agregaron agentes musulmanes (nacionalidad) formados en las escuelas de las SS, Sennheim (Cernay de Alsacia) y Bad Tölz, en Baviera.

Dada la falta de tacto de Obwurzer para con sus voluntarios, es destituido de su cargo como comandante de la división. Fue reemplazado por el SS-Oberführer Sauberzweig el 1 de agosto de 1943.

El representante de Himmler en el Estado Independiente de Croacia, el SS-Gruppenführer und der Polizei Konstantin Generaleutnant Kammerhofer es responsable último para recuperar el control y el reclutamiento. El Reichsführer-SS le concede un mes para reclutar 26.000 hombres para la formación de la división, con más de 2 millones de marcos para impulsar dicho reclutamiento. El Kammerhofer Pavelic finalmente fue convencido, y él estuvo de acuerdo en el reclutamiento de musulmanes. Sin embargo, el número de voluntarios es aún insuficiente y se recurre al servicio militar obligatorio (
restaurado por el gobierno croata), pero no el reclutamiento forzado vale la plena aclarar, como lo demuestran los archivos militares alemanes (BA / MA, RS 03/13) . Los albaneses del norte se incorporaron, y 2.800 croatas católicos, que no dejaron de causar tensiones dentro de la fuerza de trabajo. Es necesario especificar el número máximo de soldados en el Handschar será de 21.065 hombres (a finales de 1943).



Formación
Dados los riesgos de deserciones y, especialmente, la hostilidad de las poblaciones locales, se decidió que el entrenamiento se llevara a cabo en Francia en seis departamentos (Puy-de-Dôme, Cantal, Alto Loira, Aveyron, Lozère y Correze) en el Macizo Central , regiones que recordaban el relieve yugoslavo. El entrenamiento se llevaría a cabo durante el mes de julio. La división de PC se encuentra en el Puy y depósito de Mende.

Fue durante este período de instrucción que aparecieron la fricción entre los oficiales de la división de los musulmanes y los Volksdeutsche voluntarios. Se los nombraba con el apodo de "Mujos" y sufrían el acoso y la humillación de sus oficiales. La dura disciplina de los voluntarios de las SS, no parecía apropiado para los jóvenes bosnios. Himmler reaccionó y eso es en lo que envió una carta al 
Kammerhofer Phleps y en la que insiste en que los musulmanes "deben ser capaces de cumplir con los preceptos de su religión" y que los autores de chistes contra los musulmanes sean castigados: una verdadera excepción en un cuerpo fuertemente influenciado por el misticismo Germano-pagano nazi.

Los musulmanes en la unidad pueden seguir los preceptos del Islam, la 
primera siendo la proscripción de carne de cerdo y el alcohol, el reemplazo de los alimentos deben ser asignados a ellos (por orden de Himmler). Los imperativos de la oración religiosa cinco veces al día mirando a La Meca, con la presencia de líderes religiosos: un mullah (profesor de la ley coránica) en regimientos y un imán (líder religioso) por batallón. El 6 de agosto de 1943, Hitler promulgó las siguientes:
"Debemos asegurarnos de que todos los miembros musulmanes de las Waffen-SS y la policía el derecho indiscutible, en virtud de su religión, de no comer carne de cerdo y no beber bebidas alcohólicas. Se les garantizará la igualdad de los menús. (...) No quiero que la estupidez y la estrechez de miras de algunos individuos aislados, uno de los voluntarios heroicos tuvo que sufrir molestias y consideran que sus derechos privados se les aseguró. (...) Yo ordeno que todas las violaciones de estas disposiciones es castigada sin vacilación y nosotros lo sabíamos."

Desde la perspectiva de su equipo, la sexta División de Montaña SS Nord recibió la orden de comando de las SS Oficina Principal (SS-Führungshauptamt - SS-FHA) a dotar parte de su equipo y personal para constitución de la División de Montaña 13 de la Handschar Waffen SS, sino también para el 9ª División Panzer SS Hohenstaufen y 10ª División Panzer SS Frundsberg para disgusto del 20mo Ejército con la 6ª División de Montaña SS Nord que era una con integrantes de los países escandinavos.




El regreso de Serbia
A finales de septiembre de 1943, las primeras unidades empezaron a salir de Francia, los otros siguieron en octubre. Ellos fueron a Neuhammer en Silesia, para completar su formación. Heinrich Himmler intervino personalmente para impedir el envío de la división en Bosnia a pesar de la orden del OKW. Esto permite que la división para continuar su formación por varios meses más.

En diciembre, la división fue enviada a Austria, que apostados allí hasta su regreso a los Balcanes en febrero de 1944.

Febrero de 1944: La división estacionada en el centro de Bosnia. Se adjunta a la 2. Panzer Armée (el Grupo de Ejércitos F), su puesto de comando se encuentra en el norte de Bosnia, en Brcko. Los musulmanes bosnios se dedican a las operaciones contra los partisanos de Tito en el área de Vinkovci (40 kilómetros al norte de Brčko). La división se sujeta al V. Gebirgs SS Korps.

Las operaciones llevadas a cabo contra los musulmanes partidarios de la SS continuaron hasta septiembre de 1944, particularmente en la región de Mostar-Sarajevo y el Sanjak de Novi Pazar. Las tropas de las SS se habían distinguido en las operaciones de combate contra los partisanos comunistas y las operaciones de represalia contra civiles serbios, por lo que cientos de miles de muertos entre ellos.

Sauberzweig iba a ser llamado a la orden del cuerpo futuro de los musulmanes de las SS de montaña, mientras el comando de la Handschar estaba a cargo del SS-Standartenführer Desiderius 
Hampel en junio de 1944. El Handschar regresa durante el mismo periodo bajo el control de V. SS Geb. Korps, para unirse a finales de septiembre-principios de octubre la novena entrada. Der Waffen SS Korps Gebirgs con la nueva división de "croata" musulmán Kama. A partir de octubre de 1944, el comando de las SS decide separarse de sus voluntarios musulmanes como una unidad constituida.





El fin
En octubre de 1944: el Ejército Rojo entra en Serbia. Las deserciones en el personal croata musulmán habían aumentado, y muchos soldados desertaron para encontrar y proteger a sus familias en Bosnia y Croacia. Un acuerdo de amnistía parcial de Tito con los musulmanes voluntarios requiriendo que se unan a las filas de noviembre, el Ejército Popular de Liberación comunista yugoslavo.

El 11 de octubre, los voluntarios se reorganizan y los musulmanes dispersos en varias unidades de las Waffen-SS (SS Voluntarios de la 7 ª División 
de Montaña Prinz Eugen), y el motín del 17 de octubre de 1944 (que afectan también el Kama). En la víspera de la liberación de Belgrado el día 20, marca el fin oficial de la división SS musulmana Handschar formada como una división.






Uniformes


Fuente

domingo, 26 de febrero de 2017

SGM: Midway, el punto de quiebre (1/2)

Midway: El punto de inflexión en el Pacífico

Andrew Knighton - War History Online
Parte 1 | Parte 2


Pintura que representa un avión torpedero Douglas TBD-1 Devastator de la US Navy que hace un ataque contra un portaaviones japonés en la batalla de Midway, el 4 de junio de 1942. (Museo nacional de la marina de guerra de los EEUU de la aviación naval / Wikipedia)


La Batalla de Midway (3 al 7 de junio de 1942) fue el encuentro más decisivo en el teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial. Un enfrentamiento entre las marinas americanas y japonesas, vio a los estadounidenses venganza por los barcos perdidos en Pearl Harbor y cambiar la marea de la guerra. Después de Midway, la expansión japonesa terminó y los estadounidenses comenzaron la campaña de salto de islas que haría retroceder a las fuerzas japonesas hasta sus islas.

El Plan Japonés

En junio de 1942, el almirante Yamamoto, comandante de la armada japonesa, se concentró en empujar la flota estadounidense. Mientras que indeciso, la batalla del mar coral había detenido el avance japonés en el puerto Moresby, haciendo a los americanos un obstáculo verdadero a la extensión.

Además de esto, la flota estadounidense había golpeado el continente japonés el 18 de abril, con la incursión de Doolittle. Aunque los bombarderos que hicieron este ataque no pudieron regresar a sus barcos, demostraron el alcance de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos a través de los transportistas navales.

Yamamoto decidió ampliar el perímetro exterior de la flota tomando Midway Island. Esto proporcionaría un punto de parada para nuevos ataques a Pearl Harbor, y si Pearl Harbor pudiera ser tomado entonces los Estados Unidos serían expulsados ​​del Pacífico occidental. Esto era algo más que mera expansión: se trataba de dispersar lo que quedaba de la flota enemiga.

Para lograr esto, Yamamoto dividió su flota en dos, con transportes de tropas y una flota de transportistas que se acercaban desde diferentes direcciones.


La respuesta americana



SBD 8-B-11 en USS Hornet

El almirante Nimitz, a cargo de la flota estadounidense, tenía algún concepto de lo que estaba enfrentando. Los agentes de inteligencia habían roto los códigos japoneses, por lo que pudo leer algunas de las órdenes de sus oponentes. Reunió a sus fuerzas para defender Midway.

Los barcos que reunió se dividieron en dos grupos de portadores. Uno, bajo el Almirante Spruance, contenía dos portaaviones: el Hornet y el Enterprise. El otro, bajo el Contraalmirante Fletcher, tenía en su corazón un solo portador - el Yorktown. Muy dañada en la Batalla del Mar de Coral, la Yorktown había recibido 48 horas de reparaciones frenéticas para hacerla digna de batalla.

Llegada a Midway


Atolón de Midway

El 3 de junio, un barco volador estadounidense descubrió la fuerza invasora japonesa a 700 millas de la costa oeste de Midway. Los bombarderos de la Fortaleza Voladora fueron enviados, pero cuando llegaron a la flota japonesa, se les agotó el combustible. Con el fuego antiaéreo disparando a su alrededor, arrojaron apresuradamente sus bombas, golpeando sólo, el agua abierta.

Temprano la mañana siguiente, llegaron malas noticias. Otro barco volador había visto la segunda flota japonesa, la que estaba centrada alrededor de portaaviones, cientos de millas más cerca que la fuerza de invasión.

Los aviones de la base estadounidense en Midway se enfrentaron con los de la flota japonesa, cuando las dos partes trataron de bombardearse. Los cazas ágiles de Zero dieron a japoneses la ventaja, y los americanos sufrieron pesadas pérdidas en las primeras peleas de perros.

sábado, 25 de febrero de 2017

SGM: La torpe ofensiva francesa en el Sarre

Cuando el ejército francés invadió Alemania en 1939 para apoyar a Polonia, todos no fueron según lo planificado

Andrew Knighton - War History Online


Soldado francés en la aldea alemana de Lauterbach en Sarre.


Alemania no fue el primer país en ir a la ofensiva en el frente occidental de la Segunda Guerra Mundial. Ese primer ataque vino de Francia, que lanzó una breve e ineficaz invasión de Alemania en septiembre de 1939. Este

Ese primer ataque vino de Francia, que lanzó una breve e ineficaz invasión de Alemania en septiembre de 1939. Este ataque, destinado a ayudar a los polacos lejanos, se convirtió en una derrota embarazosa y un presagio de lo que seguiría cuando Alemania invadió Francia.

El objetivo de la operación Sarre



Mapa que muestra las posiciones del territorio alemán en manos de las tropas francesas durante la ofensiva del Sarre. Autor de la foto.

Después de la Primera Guerra Mundial, Francia y Polonia tenían razones para temer la futura agresión militar alemana. Desde que Prusia unió a los fracturados estados alemanes bajo su liderazgo en la década de 1860, los líderes alemanes habían utilizado la acción militar contra sus vecinos al este y al oeste, tanto como rutas de engrandecimiento territorial como para mantener unida a Alemania. Alemania era una nación con una reputación de beligerancia, cuyas tropas habían marchado por ambos países en la Primera Guerra Mundial.


Para contrarrestar esta beligerancia alemana, los gobiernos francés y polaco acordaron un tratado militar en 1921, obligándolos a apoyarse mutuamente en cualquier guerra contra Alemania. Fue en la parte posterior de este tratado que, dos días después de la invasión alemana de Polonia el 1 de septiembre de 1939, Francia declaró la guerra a Alemania.

En ese momento, la declaración de guerra era un acto en gran parte simbólico. Al igual que Gran Bretaña, que había declarado la guerra el mismo día, Francia estaba demasiado lejos de Polonia para ofrecer una ayuda real para hacer retroceder a los invasores.

Pero se ofrecía una posibilidad. Una invasión de Alemania occidental por las tropas francesas podría alejar a los soldados del ataque a Polonia. A falta de eso, al menos daría a Francia un punto de partida en la guerra que inevitablemente se le ocurrirá.


La ofensiva del Saar

Lo que siguió fue la Operación Sarre, una invasión de la región alemana del Sarre. Desafortunadamente para los franceses, las restricciones que los vinculaban a este plan también asegurarían su fracaso.

Los franceses no querían violar la neutralidad de Bélgica al llevar a las fuerzas armadas a través de su territorio. Como resultado, sólo podrían atacar a Alemania en un frente limitado. Este frente se había definido 125 años antes, durante el proceso de paz después de las guerras napoleónicas, cuando el resto de Europa se preocupaba de contener la agresión francesa. Daba a los alemanes la ventaja del terreno defensivo.



Artillería alemana en la línea Siegfried. 

Sin embargo, los franceses habían hecho una promesa a Polonia, y ellos estuvieron a la altura. El 7 de septiembre invadieron el Sarre con una fuerza limitada, que debía ser seguida de una invasión a gran escala unas semanas más tarde. Cuarenta divisiones fueron enviadas, con 4.700 artillería y 2.400 tanques.

Frente a ellos había 22 divisiones y menos de 100 piezas de artillería del 1er ejército alemán.

Los puestos avanzados



Septiembre de 1939: tanques R-35 franceses (5to CBC) en el bosque de Warndt, durante la corta ofensiva en Sarre.

Los franceses avanzaron cinco millas hacia Alemania, tomando algunas ciudades y aldeas. Los alemanes habían evacuado este territorio, retrocediendo a las defensas preparadas de la Línea Siegfried. Dejaron atrás campos de minas y casas atrapadas para retrasar y dañar el avance de los franceses. Los franceses no estaban preparados, carecían de detectores de minas.

Parte del problema era el plan de movilización francés. Habían estado esperando enfrentar un ataque de Alemania y estaban preparados para esto. Pero a pesar de su compromiso con los polacos, carecían de un plan adecuado para llevar la guerra a Alemania.

viernes, 24 de febrero de 2017

SGM: Baedeker, el bombardeo nocturno durante la Batalla de Inglaterra

Golpeando donde duele: Luftwaffe destruye ciudades inglesas históricas en el Blitz Baedeker

David Herold - War History Online



A medida que los combates crecieron entre las fuerzas británicas y alemanas en medio de la Segunda Guerra Mundial, y las incursiones y bombardeos durante la noche se estaban poniendo fuera de control, la cultura y la historia de algunas de las mejores ciudades de Europa realmente tomó la mayor paliza.

Las obras maestras arquitectónicas fueron expuestas a un constante aluvión de fuerza militar, dejando una ola de destrucción a su paso. Los sitios históricos y los monumentos fueron demolidos o destruidos, y algunas de las reliquias más antiguas de tiempos pasados ​​se habían desmoronado bajo los devastadores efectos de la guerra.

Un ejemplo de estos ataques son las incursiones alemanas Baedeker, también conocido como "Baedeker Blitz". El término Baedeker era una referencia a las guías de viaje populares de la época, señalando su intención de destruir el turismo, las artes y la cultura - por no mencionar Civiles primero, en un esfuerzo por debilitar a los británicos en el corazón de sus ciudades más queridas.

Esta táctica indiscriminada fue puesta en marcha por la Luftwaffe alemana, en represalia por el bombardeo constante de la Royal Air Force (RAF) contra algunas de las ciudades más históricas de Alemania de antemano. El acto de venganza de la Luftwaffe por esa fuerza excesiva provocó el caos, de modo que al final, cada país y su pueblo fueron forzados a experimentar el máximo dolor y devastación de los bombardeos mortales imaginables.


Exeter, Inglaterra durante las incursiones Baedeker

Cómo ambos lados aumentaron su guerra

A principios del año 1942, tanto las campañas de bombardeo alemanas como británicas habían llegado a un punto muerto. Los ataques nocturnos de la ofensiva alemana se habían ralentizado desde mayo de 1941, después de haber llevado a cabo varios ataques de blitz en suelo inglés durante meses. Como la guerra continuó cambiando de marcha con el tiempo, la Luftwaffe decidió en este momento que sus recursos serían los más adecuados para tratar de planificar una invasión de la Unión Soviética.

Mientras tanto, en este momento, los movimientos ofensivos iniciales de la RAF no estaban obteniendo el efecto deseado, y necesitaban una revisión de su estrategia para ganar realmente la tracción que buscaban. Por lo tanto, los británicos optaron por dejar de lado hasta que un plan mayor podría ser ideado para hacer más progreso para su lado. Así pues, vienen la Navidad 1941, ambos lados habían renunciado más o menos a repensar sus motivos.

Y esta vez, para reorganizarse y recuperarse realmente le dio a la RAF el tiempo que necesitaban para planear una huelga maestra. En marzo de 1942, la ofensiva británica bombardeó la ciudad de Lubeck, cambiando el juego por ambos lados por completo.

Para la RAF, este cargo en los alemanes demostró que sus nuevas tácticas valían la pena. Los bombarderos recién diseñados como Halifax, Sterling y Manchester resultaron muy útiles para crear un cambio en la dinámica militar. Y junto con el nuevo liderazgo y la navegación mejorada, esto dio a la RAF el borde que esperaban en la realización de un movimiento debilitante en la Luftwaffe.


Avión de bombardero de Halifax

Lo más importante, sus planes de bombardeo en el área habían cambiado. Más áreas civiles y culturales fueron golpeadas primero, en contraposición a edificios gubernamentales y estaciones de servicios públicos que antes habían hecho menos impacto.

La reacción de la dirección alemana a este nuevo asalto dirigido fue de choque y cólera absoluta, lo que dio lugar al inicio de las redadas Baedeker.

La Luftwaffe hace su movimiento


Guía de Gran Bretaña de Baedeker para 1937 -By Ww2censor / CC BY-SA 2.5

Desde finales de abril de 1942 hasta finales de mayo, las incursiones ofensivas de la Luftwaffe se llevaron a cabo constantemente, en todo el vasto campo de Inglaterra. Se afirmó que cada incursión implicaría el uso de unos 30-40 aviones, pero este número en realidad aumentó a casi 70 en cada uno de los últimos asaltos. Cada nuevo bombardeo en una nueva ciudad duraría entre 60-90 minutos cada uno, con unas pocas horas entre cada ataque, para llevar realmente a casa cuan intencional estaba la Luftwaffe en hacer sufrir a la RAF y civiles británicos por sus acciones anteriores contra ellos.

Las incursiones comenzaron en Exeter los 23-24 de abril, tomando los primeros golpes de la misión. Durante el período de un mes de ataque, los alemanes acabarían bombardeando a Bath, Norwich, York y Cowes. La Luftwaffe incluso regresaría a cada una de estas ciudades una o dos veces más, listos para aniquilar cualquier cosa que pudieran haber perdido la primera vez. En poco tiempo, también bombardearon el puerto de Hull, un gran centro militar en Inglaterra que golpeó bastante a la RAF.


Casas destruidas en York después de una incursión Baedeker

Después de alcanzar su último objetivo, la ciudad de Canterbury, a finales de mayo, el número de muertos y la inmensa destrucción de estas ciudades inglesas fue enorme. Después de las incursiones Baedeker, más de 1.600 civiles fueron asesinados, casi 1.800 resultaron heridos, y cerca de 50.000 hogares fueron completamente borrados por la fuerza y ​​el poder de la fuerza agresiva de la Luftwaffe.

Afortunadamente, muchas de las catedrales más antiguas en Norwich, Exeter y Canterbury se salvaron de daño, ahorrando una historia arquitectónica de la destrucción de la guerra. Pero no se puede negar que el bombardeo alemán de los principales centros culturales causó un duro golpe al país inglés ya su gente, tanto física como emocionalmente.

Las secuelas de un asalto brutal

A pesar de las incursiones Baedeker en general refiriéndose a los principales ataques a las cinco ciudades mencionadas durante este juicio de un mes de duración, la Luftwaffe difícilmente detuvo la batalla allí. Durante los dos años siguientes a los bombardeos iniciales, la ofensiva alemana siguió sitiando a cualquier centro "Baedeker" de valor cultural que valiera algo para el pueblo inglés.

Sin embargo, debido a las represalias de la RAF después de estas incursiones también, las bajas alemanas comenzaron a acumularse demasiado, dejando a la Luftwaffe con menos aviones y recursos para manejar los mismos tipos de asaltos masivos dirigidos que comenzaron con ese abril. Ambas partes llevaron a cabo más de la misma guerra durante los próximos días, y el recuento de cuerpos sólo continuó aumentando.

En 1944, sin embargo, las incursiones baedeker ralentizado a un arrastre antes de ser finalmente poner fin a todo. Los alemanes habían perdido la mayoría de sus recursos, y la RAF sólo continuó fortaleciéndose. La Luftwaffe decidió que había fallas y comenzaron a ver pérdidas más grandes que cualquier ganancia fructífera y que poner fin a los bombardeos sería su mejor jugada. En este punto, tomaron la decisión de poner sus esfuerzos en otra parte, poniendo fin al terror de constantes bombardeos y redadas contra los civiles de Inglaterra.

Sin embargo, las secuelas sólo comenzaban, y cada país se vio obligado a tratar de reunir la fuerza para reconstruir durante los años venideros.

jueves, 23 de febrero de 2017

SGM: La sobreviviente de Auschwitz que rescató el arte de su hermano

La sobreviviente de Auschwitz que rescató las pinturas secretas de su hermano muerto
Eva Schloss, íntima amiga de Anna Frank, se enteró de su existencia justo antes de que los separaran. Tras salir con vida del brutal campo de exterminio fue a buscarlas y las encontró. Serán exhibidas en Londres
Infobae

Eva Schloss (izquierda), su hermano Heinz y Kitty, una amiga de la familia

Tenía 15 años cuando los nazis la descubrieron en su escondite en Ámsterdam, Holanda. En mayo de 1944, Eva Geiringer Schloss fue trasladada junto a su familia a Auschwitz-Birkenau, el campo de exterminio más temido.

Durante los tres interminables días que duró el viaje en el tren abarrotado en el que los llevaban, su hermano Heinz se abrió como nunca antes lo había hecho. Y entre varios secretos, le contó que había pintado mucho los meses previos a la captura, y que sus cuadros habían quedado escondidos en el ático en el que se ocultaban.

Fue la última conversación que tuvo con él. Ni bien llegaron a destino, los dos hombres fueron separados de las dos mujeres. Se dieron un fuerte abrazo y nunca volvieron a verse. Él y su padre murieron poco tiempo después. Pero ella y su madre, Elfriede, lograron sobrevivir.


Eva Schloss 

El calvario de la familia Geiringer había comenzado en 1938, cuando tuvieron que escapar de Austria ante la entrada de los nazis. Su padre consiguió trabajo en Ámsterdam y se mudaron. La vida les dio entonces una pequeña tregua antes de que el horror se instalara definitivamente.

Allí conoció a Anna Frank, que también había recalado en la ciudad huyendo del nazismo. Se hicieron muy amigas. "Era mucho más madura que yo", contó Eva en una entrevista con The Guardian. Las dos familias estuvieron escondidas juntas por un tiempo cuando las tropas de Hitler entraron en Holanda.

Eva y Elfriede consiguieron unos papeles falsos que les permitían andar por la calle. Pero Heinz y su padre no podían salir del ático en el que se escondían. En ese tiempo de encierro, el joven desarrolló un gusto por el arte. Empezó a escribir poesía y a pintar. En sus cuadros se veía todo lo que no podía tener: paisajes bucólicos soleados, una pareja jugando al tenis, botes navegando el mar.


Uno de los cuadros de Heinz Geiringer

Cuando su escondite dejó de ser seguro, se vieron forzados a mudarse. Una enfermera holandesa les ofreció refugio. Al día siguiente los detuvo la Gestapo. La mujer era una colaboracionista que entregó a más de 200 judíos.

De eso se enteraría al regresar a la ciudad junto a su madre, una vez que terminó la guerra. Otto Frank, padre de Anna, que había muerto en Auschwitz al igual que el resto de su familia, comenzó a frecuentarlas. En 1952 se casó con Elfriede y se convirtió en su padrastro.

En uno de sus tantos encuentros, el hombre les contó acerca del diario oculto de su hija que acababa de encontrar. Entonces Eva recordó las pinturas de su hermano. Con muchas dudas fue hasta el viejo ático y las encontró. Fue como volver a sentir a Heinz junto a ella una vez más.

Este 27 de enero muchas de sus obras serán exhibidas en el Museo Judío de Londres. Eva, que hoy tiene 87 años, dará una charla contando su historia y la de su hermano artista.

martes, 21 de febrero de 2017

SGM: El campo de concentración trucho nazi

Theresienstadt, el campo de concentración y "ghetto modelo" que los nazis montaron para engañar a la Cruz Roja
Ubicado a 50 kilómetros de Praga, por allí pasaron 144.000 judíos entre 1940 y 1945, incluyendo artistas, intelectuales y otras figuras prominentes a quienes se les permitió practicar la profesión en condiciones humanas para intentar desviar la atención del mundo sobre las matanzas en otros campos
Infobae

El brutal dictador Adolf Hilter. Se estima que seis millones de judíos fueron masacrados durante su mandato (AP)


A 50 kilómetros de Praga y rodeado por los ríos Elba y Ohře, los nazis montaron en 1941 un campo de concentración "modelo" que albergaba a cientos de artistas e intelectuales judíos en condiciones humanas y en libertad de practicar sus diferentes disciplinas.

La mentira engañó a muchos en Occidente, incluyendo a la Cruz Roja, y Theresienstadt, como se lo conoció en alemán, funcionó como una inmensa campaña de propaganda para ocultar las masacres que ocurrían a diario en los campos de exterminio de Europa Oriental y, también, en el mismo campo.

Sobre esta farsa escribe el director de orquesta y escritor catalán Xavier Güell en su novela Los prisioneros del Paraíso, publicada en enero por la editorial Galaxia Gutenberg.

"Necesitaban montar una farsa, que Europa creyera que trataban de forma aceptable a los prisioneros en los campos de concentración. Por ello, encerraron a multitud de artistas en este lugar y les permitieron ejercer su profesión. Los dejaban tocar, organizar conciertos", dijo Güell al periódico español ABC.

Pero por cada prisionero que gozaba de estos beneficios, otros cientos eran sometidos a un tratamiento brutal y a un sinfín de torturas.

En total, unos 144.000 judíos pasaron por Theresienstadt, ubicado en la ciudad de Terezín, en la actual República Checa, durante la guerra. En el peor momento 50.000 vivían hacinados en instalaciones pensadas para apenas un décimo.

Cerca de 33.000 murieron en el campo y otros 88.000 fueron enviados a una muerte casi segura en el campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, antes de que fuera liberado por los soviéticos en 1945.

Entre los prisioneros convivieron artistas como los músicos Hans Krasa, quien compuso allí su famosa obra Brundibar, y Gideon Klein y el director de cine Kurt Gerron. Ninguno sobrevivió a la guerra.

"Para ellos fue una salvación. Sabían que tocaban unas notas que podían ser las últimas porque al día siguiente podían morir, pero sabían que mientras hubiera música, había esperanza", consideró el autor. "Los nazis decidieron que los prominentes, gente importante como artistas, militares condecorados, ancianos con medios económicos altos y de importancia social, músicos serían recluidos en este campo", agregó.

En diferentes momentos de su historia, Theresienstadt contó con compañías de teatro, orquestas, bandas de jazz, lecturas de poesía y conferencias regulares.

Una de las entradas a Theresienstadt con el lema usual en los campos de concentración: “El trabajo los hará libres” (Terezín Memorial)

Al mismo tiempo, morían entre 50 y 100 personas al día por el frío y las infecciones, las ejecuciones espontáneas por parte de los guardias eran comunes y un Consejo de Ancianos judíos tenía que elegir quiénes serían enviados cada semana a Auschwitz.

"Su responsabilidad era brutal. Aunque las grandes decisiones las tomaban los nazis, a ellos los dejaban actuar como si fuesen los responsables de la ciudad, siempre que no se salieran de las pautas establecidas. Lo más duro era que les hacían hacer el listado de los deportados, un número que no bajaba de unos 1.000 nombres a la semana", explicó el autor de Los prisioneros del paraíso.

La autoridades alemanas alegaban ante el mundo que el campo era una especie de "balneario" y "ghetto modelo"; una zona de concentración de judíos que recibían un trato humanitario antes de ser enviados al entonces Mandato Británico de Palestina.

El momento cúlmine de esta pantomima llegó en la primavera de 1944, cuando los nazis permitieron que una misión de la Cruz Roja Internacional visitara Theresienstadt, en medio de una ola de rumores en todo el mundo sobre masacres, tortura y esclavitud en los campos de concentración alemanes.

Los barracones Magdeburgo, en el campo “modelo” (Terezín Memorial)

El director del campo fue diligente. Deportó a los 5.000 prisioneros más enfermos o desnutridos, mejoró las raciones, arregló las calles y construyó parques.

Repartió ropa nueva y elegante a los prisioneros y encomendó al Freizeitgestaltung, el comité de actividades musicales, que preparara una versión del Réquiem de Giuseppe Verdi para 2000 espectadores.

Para completar la farsa, se les prohibió a todos los prisioneros decir la verdad sobre el campo a los miembros de la Cruz Roja bajo pena de muerte, un destino demasiado familiar para todos ellos.

Fue todo un éxito. La Cruz Roja Internacional compró el engaño y quedó sorprendida por las excelentes condiciones en Theresienstadt, a las que consideró mucho mejores de lo esperado y representativas de todo el sistema.

Para ese entonces ya habían muertos millones de judíos, gitanos y opositores políticos de todo tipo. Aún restaba un año más para el fin de la guerra.

jueves, 16 de febrero de 2017

SGM: Los alemanes sabían del Holocausto

Los alemanes conocían el Holocausto
Hijo de un judío emigrado a Australia, Nicholas Stargardt recrea la vida de la población germana durante la guerra en un libro muy necesario en la era de la posverdad

JESÚS CEBERIO - El País


Ciudadanos alemanes ante víctimas del Holocausto del campo de concentración de Landsberg (Alemania), en 1945. AP

¿Por qué lucharon los alemanes con tanta tenacidad durante los cinco años largos de la Segunda Guerra Mundial? ¿Cuándo supieron que participaban en una guerra genocida? ¿Cómo vivió la población civil los avatares de un conflicto que en sus tres primeros años hizo de Hitler el amo de Europa, desde el Cáucaso a los Pirineos, y que en su tramo final se convirtió en un infierno de bombardeos aéreos sobre las ciudades y millones de soldados muertos en los frentes de batalla? Nicholas Stargardt, hijo de un judío alemán emigrado a Australia, formado en la mejor tradición historiográfica de Oxbridge, ha dedicado 20 años de su vida académica a cribar archivos públicos y privados para tratar de responder a estas cuestiones.

No es una historia de hazañas o derrotas bélicas, ni de honores o estrategias militares, es un relato de cómo vivieron la guerra los alemanes
La guerra alemana expone al menos dos conclusiones: es falso que la mayoría de la población civil ignorase el exterminio sistemático de los judíos, dentro del Reich y en los territorios conquistados, desde Polonia y el Báltico hasta Ucrania y Rusia; tampoco se puede sostener que el patriotismo bélico fuera solo un subproducto del terror creado por la dictadura nazi. Stargardt registra que dos tercios de los alemanes estaban encuadrados en organizaciones nazis en vísperas de la guerra. Solo las iglesias contaban con una afiliación superior (94%), pero la doble militancia de la mayoría hizo que jerarcas protestantes y católicos contribuyeran al esfuerzo bélico con su clamoroso silencio ante el genocidio y sus encendidas arengas sobre el deber de defender a la patria frente al judeobolchevismo.

Esta no es una historia de hazañas o derrotas bélicas, ni de honores o estrategias militares, es un relato de cómo vivieron la guerra los alemanes, escrito a partir del intenso diálogo epistolar entre los soldados alemanes y sus familias, que no cesa ni en las peores condiciones de combate. El servicio aéreo postal entraba en la Bolsa de Stalingrado hasta días antes de la rendición del general Paulus. Goebbels concedía un gran valor a la correspondencia familiar para mantener alta la moral de combate mientras la Blitzkrieg condujo a la Wehrmacht a las puertas de Moscú, pero el impacto de las cartas del frente pasó a ser dañino en cuanto empezó la retirada del Este en condiciones tan terribles como las de la Grande Armée de Napoleón en 1812.



Estas cartas rebosan emociones — patriotismo, miedo, nostalgia del hogar lejano, espíritu de combate—, pero transmiten también abundante información sobre el rastro de sangre que los Ejércitos alemanes dejan en su avance por la estepa rusa y ucraniana. Además de narrar hechos aterradores, muchos soldados toman fotografías de ejecuciones masivas, como la del barranco de Babi Yar, cerca de Kiev (33.771 judíos asesinados en dos días), que envían a sus casas a revelar no en clave de denuncia, sino para subrayar el cumplimiento del deber patriótico de combatir a los judeobolcheviques. El Ejército Rojo encontró miles de fotografías de ejecuciones en los bolsillos de los soldados alemanes junto a las de sus novias y familiares.

Una de las fuentes más ricas de Stargardt es el archivo de la SD, el servicio de inteligencia de las SS, que durante toda la guerra elaboró informes semanales sobre cómo evolucionaba el ánimo colectivo, todo un estudio de opinión pública basado no en encuestas sino en el espionaje. Ya en el otoño de 1941 el exterminio de los judíos comenzaba a conocerse ampliamente. El 16 de noviembre Goebbels publicaba un artículo en Das Reich titulado ‘Los judíos son culpables’, en el que afirmaba que debía cumplirse la profecía de Hitler sobre su exterminio. Desde el 1 de septiembre los judíos estaban obligados a identificarse en público mediante una estrella amarilla. Un año después ese distintivo había desaparecido prácticamente de las calles alemanas. En el verano de 1943 la SD se hacía eco de la extendida convicción popular de que los bombardeos aéreos masivos, especialmente los de Hamburgo, eran una venganza por “lo que hicimos a los judíos”.

Stargardt establece que “a comienzos de 1942 la mayor parte de los judíos de Europa todavía estaban vivos; al final de la guerra la mayoría había muerto”. Goebbels protegió con una espiral de silencio los detalles de este exterminio masivo mientras abundaba sobre la culpabilidad de los judíos en el estallido de la guerra. A esta perversión del lenguaje dedicó gran parte de sus Diarios Victor Klemperer, cuya imagen cuasi fantasmal emerge en estas páginas huyendo a pie tras el bombardeo de Dresde. Contra toda lógica, una parte sustancial del pueblo alemán hizo suya la inculpación de los judíos hasta la capitulación, momento en que el Holocausto entró en el limbo de la amnesia colectiva. Nadie había visto nada, nadie sabía nada acerca de aquel secreto de familia que casi todos habían compartido. En la era de la posverdad, La guerra alemana es un libro más necesario que nunca.

La guerra alemana. Nicholas Stargardt. Traducción de Ángeles Caso Machicado Galaxia Gutenberg, 2016. 800 páginas. 29,50 euros

domingo, 12 de febrero de 2017

SGM: Cuatro factores que hubiesen dado vuelta la batalla de Francia (1/2)

4 factores importantes que podrían haber cambiado la batalla de Francia

David Herold - War History Online

Parte 1 | Parte 2


Dos SOMUA S35s franceses 


No hay escasez de momentos memorables que se desarrollaron durante la Segunda Guerra Mundial. Y aunque muchos de nosotros escogeríamos no recordarlos todos, es importante tenerlos en mente; No sólo para rendir homenaje a los que hemos perdido, sino para aprender de nuestros errores del pasado.

La batalla de Francia, una campaña que comenzó el 10 de mayo de 1940 y terminó con las fuerzas alemanas invadiendo Francia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos, es uno de estos eventos. Un punto en el tiempo cuando el enemigo ganó el control y derrotó a los buenos. Un acontecimiento histórico que nunca debería volver a suceder.

Aquí hay algunas estrategias que habrían sido útiles para los aliados, que en vez de eso se quedaron en el último momento tras los ataques estratégicos alemanes.


Tropas alemanas en Maastricht. 

1. Siempre tiene un plan alternativo

Los alemanes tenían dos planes en marcha al mismo tiempo, dándoles la ventaja cuando llegó el momento de atacar. Hubo dos operaciones principales: Fall Gelb (Case Yellow) y Fall Rot (Case Red).

En otoño Gelb, las fuerzas armadas alemanas se abrieron paso a través de las Ardenas, siguiendo a lo largo del valle del Somme para cortar y rodear a las unidades aliadas, que previamente habían avanzado a Bélgica para hacer frente a la esperada amenaza alemana. Cuando las fuerzas británicas, belgas y francesas fueron empujadas de regreso al mar debido a un ataque alemán móvil y bien organizado, el gobierno británico decidió retirar a la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF), así como a varias divisiones francesas en Dunkerque Operación Dynamo.


La evolución de PlanYellow entre 1939 y 1940

Entonces, mientras los Aliados todavía se recuperaban de esta maniobra después de la retirada del BEF, las fuerzas alemanas lanzaron su segunda operación. Esta fue la caída de la putrefacción, que tuvo lugar en junio de 1940. Mientras que las unidades francesas menguantes de poner una fuerte resistencia inicial, la superioridad aérea alemana y la movilidad blindada era demasiado para el resto de las fuerzas francesas. La armadura alemana superó a la Línea Maginot, permitiéndoles empujar fuertemente hacia Francia y llegar a París con poco para detenerlos.

Esto causó el caos en el desconcertado gobierno francés y efectivamente terminó cualquier resistencia militar francesa organizada que habían puesto en su lugar, lista para un contraataque. Los comandantes alemanes se reunieron con funcionarios franceses el 18 de junio, obligándolos a aceptar todas sus demandas. El mariscal Philippe Pétain se convertiría en el recién nombrado primer ministro y, por tanto, tendría poder sobre el francés y su imperio.

2. Mejorar su personal en todos los lados; No deje puntos débiles evidentes



Rommel en 1940. Tanto Rommel como Guderian ignoraron las directivas del OKW para detenerse después de romper las cabezas de puente de Meuse. La decisión resultó crucial para el éxito alemán. 

El plan inicial de Hitler antes de la Batalla de Francia era tomar los Países Bajos primero porque eran más pequeños y menos preparados, y por lo tanto más débiles.

Reconociendo la necesidad de campañas militares más fuertes para derrotar a las naciones de Europa Occidental, Hitler organizó la conquista de regiones de Europa del Este para evitar una guerra de dos frentes. Su idea se basó en una suposición más realista de que la fuerza militar de Alemania tendría que ser construida por varios años más para ser realmente imparable, por lo que sólo los movimientos limitados podrían llevarse a cabo hasta que se hicieron más fuertes.

Ellos estaban enfocados en mejorar la capacidad de Alemania para sobrevivir a una larga y prolongada guerra con los Aliados. Hitler ordenó que la conquista de los Países Bajos se realizara con la mayor brevedad posible. Después de todo, esto impediría que Francia los ganara primero y evitar que cualquier avión aliado amenazara su crucial región del Ruhr alemán. Además, ofrecería un frente aéreo y marítimo más organizado contra Gran Bretaña.


Soldado francés en la aldea alemana de Lauterbach en Sarre. 

Al principio, Hitler quería poner en marcha la invasión a finales de octubre de 1939, pero al parecer comprendió que esta fecha podría ser poco realista. En cambio, le dijo a Walther von Brauchitsch que planeaba que la invasión comenzara el 12 de noviembre. Sin embargo, el general informó a Hitler de que los militares todavía necesitaban recuperarse completamente de una operación anterior para tomar el control de Polonia de las fuerzas británicas y francesas.

Las unidades motorizadas necesitaban reparaciones y las municiones habían estado disminuyendo durante algún tiempo. Con la advertencia del general en mente, Hitler simplemente pospuso el ataque en su lugar, alegando que el mal tiempo era la razón de la espera.

martes, 7 de febrero de 2017

SGM: El frente oriental y su primer combate aéreo

El primer combate aéreo del Frente Oriental 

Escrito por Christer Bergström 

 
Ju-88 de la Luftwaffe. Verdugo de la Aviación Soviética 

Volando un obsoleto biplano I-153 en la nubloso cielo de la mañana sobre Ucrania el 22 Junio 1941, el Teniente Rubstov de la Fuerza Aérea Soviética probablemente reclamó su primera victoria aérea en la guerra entre Alemania y la Unión Soviética. En conexión con el texto se muestran unas pocas imágenes de los resultados de los devastadores raids aéreos alemanes sobre los aeropuertos rusos el 22 Junio 1941: MiG-3's, I-16 y Uti-4 (estos dos del 122vo IAP, en el aeropuerto de Lida). Al final del post, encontrará un perfil a colores de una I-16 del período en cuestión. 


En las primeras horas del 22 Junio 1941, la Fuerza Aérea Soviética fue totalmente tomada por sorpresa por un ataque de la Luftwaffe contra su sistema de bases aéreas. Durante las primeras horas, cerca de 1,200 aviones rusos fueron destruidos, más de 800 de ellos en tierra, de acuerdo a datos soviéticos. Pero aún con el ataque sorpresa y desprovistos de comunicaciones, los pilotos rusos despegaron en diversos lugares. En un aeropuerto, una formación de cazas rusos intentó despegar en el medio de un raid aéreo. Las bombas cayeron sobre los aviones que despegaban y todos fueron destruidos, en perfecta formación de despegue al final de la pista de despegue. En otro aeropuerto, Sergei Dolgushin y sus camaradas corrieron hacia sus cazas I-16. 'A las tres en punto, la alarma se encendió,' según recuerda. 'Todos corrimos hacia nuestros aeroplanos. A las 4:20, cuando los Messerschmitts aparecieron sobre el aeródromo, tuve que despegar. Mientras estaba despegando, durante ese primer combate aéreo, fui alcanzado 16 veces.' Muy al contrario de la creencia general, amargos dogfights se observaron en los cielos todo a lo largo del frente durantes esas primeras horas de la mañana. En general, los pilotos de caza soviéticos se manejaron sorprendentemente bien ese día. 


Base aérea de Kurovitsa, 22 de Junio de 1941
al atardecer
En la base aérea de Kurovitsa, las unidades bajo el mando de la Fuerza Aérea del Distrito Militar Especial de Kiev (VVS KOVO), fueron avisados incluso antes que los bombarderos alemanes hubiesen alcanzados sus blancos. Sin embargo, los pilotos del regimiento de ataque a tierra 66 ShAP (Shturmovyi Aviapolk) pensaron que era una alarma de entrenamiento, y aparecieron demasiado tarde- lo cual resultó en que 34 de los Polikarpov I-153s e I-15bis del regimiento fueron bombardeados hasta destrozarlos por los Ju 88s del Kampfgeschwader KG 51 'Edelweiss'. A medida que las bombas caían, los pilotos de caza del 164 IAP, que habían arribado al aeropuerto de Kurovitsa a debido tiempo, despegaron, treparon hacia el enemigo en sus pequeños I-16s. 

En general, el material de la Fuerza Aérea Soviética era de terriblemente baja calidad técnica. El principal caza soviético, el monoplano Polikarpov I-16 - el avión con muchos nombres: llamado Ishak ('Burro') ó Jastrebok ('Águila joven') por los pilotos rusos que lo volaron, y Rata por los alemanes que lo adoptaron de sus aliados españoles en la Guerra Civil Española, los hombres del lado republicano en el mismo conflicto lo llamaron Mosca, mientras que fue denominado Abu ('Tábano') por los pilotos japoneses que se encontraron con este avión sobre China y Khalkhin-Gol -. Este modelo era inferior al caza estándar Messerschmitt Bf 109 F en todos los aspectos excepto maniobrabilidad. De acuerdo a reportes de pilotos alemanes, 'el avión fácilmente se prende fuego cuando es alcanzado desde arriba o desde el costado'. Con respecto al biplano de combate I-15bis, 'unas pocas rondas disparadas a los lados fueron usualmente suficiente para volverlo en llamas'. (Sin embargo, debe notarse que los cazas Polikarpov tenían una importante ventaja sobre los Bf 109: sus motores eran enfriados por aire. Una vez que el Bf 109 era enfriado por líquido, un disparo en el radiador era suficiente para enviarlo al suelo al Messerschmitt. Frecuentemente, un Messerschmitt 109s con un disparo en el radiador forzado a aterrizar era solo ligeramente dañado, no apareciendo en las listas de bajas alemanas; es es una de las principales razones de la diferencia entre los reclamos de victorias soviéticas y las cifras de pérdidas alemanas.) 

 
I-16, con su imponente motor radial, destruido en tierra 

La radio aire-aire - un equipo estándar en todos los aviones alemanes - era un lujo en los pilotos rusos; solo el avión del comandante de unidad estaba equipada con radio y éstos no eran de gran calidad, lo cual hizo la cooperación en el aire algo dificultosa y en diversas ocasiones permitió a los cazas alemanes colarse desde atrás a las formaciones rusas y derribar uno tras otro, el último derribado con la misma sorpresa que el primero. Pero aún con su equipo inferior, una vez en el aire, los pilotos de caza rojos pusieron duras condiciones a su derrota. Los I-16 Ishaks del 164 IAP fueron seguidos por algunos de los remanentes biplanos del 66 ShAP. 

'Ataques bien planeados y agresivos por parte de unidades de caza rusas', la crónica de Wolfgang Dierich del KG 51 comenta, 'aseguraron que la lucha por la supremacía aérea no sería un juego fácil.' El primer ataque fue hecho por el Teniente P. N. Rubstov del 66 ShAP. Este bañó a un Ju 88 con munición de su ametralladora hasta que finalmente cayó envuelto en llamas y se estrelló a la vista del aeropuerto de Kurovitsa. De este modo, el Teniente Rubstov probablemente alcanzó la primera victoria aérea en la guerra ruso-germana. 

Los cazas Polikarpov siguieron persiguiendo a los bombarderos Junkers en su vuelo de retorno hacia el Oeste. En cuestión de minutos, un bombardero después de otro fue derribado. Los alemanes dejaron un rastro de paracaídas blancos y abrazantes llamas en el neblinoso cielo. Cerca de 28 Ju 88s despachados por el IIIer. Gruppe/KG 51, 7 fueron derribados durante la primera misión- cinco de ellos del 9no. Staffel. 

 
I-16 derribado luego de despegar 

En el medio de todo esto, los cazas de escolta alemana hicieron su aparición. El rápido Messerschmitt 109s apareció disparando desde arriba con martillantes ametralladoras y cañones. El primer I-16 fue derribado por el Oberleutnant Robert Oljenik del 1er. Staffel, Jagdgeschwader JG 3. Como si estuviese aburrido de estar en tierra, Oljenik alcanzó su sexta de un total de 41 victorias confirmadas en la SGM- y probablemente el primer derribo aéreo alemán de este conflicto. A las 04:30, el Feldwebel Ernst Heesen del 2./JG 3 destruyó un segundo I-16 Ishak / Rata. A medida que caía, la llama de los restos del aeródromo de Kurovitsa, 20 millas más al Este, podían verse en la oscuridad. Un tercer I-16 cayó víctima del Feldwebel Detlev Lüth del 1./JG 3. 
Incluso si se compara con el número de salidas realizadas, las pérdidas soportadas por la Luftwaffe en el primer día de la guerra contra la URSS fueron muy altas: 78 aviones de combate fueron listados como pérdidas totales, con un adicional de 89 dañados. Esto de hecho fue una dato incluso mayor que las pérdidas sufridas durante el fatídicamente llamado 'Día de la Batalla de Inglaterra', 15 Septiembre 1940, cuando los alemanes sufrieron la pérdida de 61 aviones destruidos y 11 dañados. 

De los aviones alemanes destruidos, 24 fueron cazas, 35 bombarderos, 7 Zerstörern (Messerschmitt Bf 110), 2 Stukas y 10 tipos diversos. Añadido a esas pérdidas estuvieron los aviones rumanos derribados ese mismo día: 4 Bristol Blenheims, 2 PZL P-37 Los, 2 Savoia-Marchetti S.M. 79B, 1 Potez 633, 1 IAR 37 y 1 IAR 39. 

El piloto de bombarderos alemán Wolfgang Dierich más tarde describió sus sentimientos acerca del devenir de los pilotos de la Luftwaffe esa tarde: 'A medianoche, los hombres fueron a la cama, medio muertos de fatiga. Sus últimos pensamientos antes de caer dormidos fueron: "¿Qué les habrá pasado a nuestros camaradas perdidos? ¿Están vivos todavía? ¿Qué nos deparará mañana? ¿Cómo terminará esto?"' 


 
Un perfil a color de un I-16 tipo 21 del 71ro IAP, Flota del Báltico, otoño de 1941 pilotado por V.P. Siegalayev. 
Fuente: KAMPANIE LOTNICZE, Robert Bock, 'Sowieckie Lotnictwo Morskie 1941-45'. 


-------------------------------------------------------------------------------- 
Esta página es un extracto de un manuscrito de un libro que trata de la guerra aérea del frente oriental 1941-1945, el cual Christer Bergström se encuentra trabajando en el presente. Para escribirle a Christer Bergström, por favor haga click en este link: christer.bergstrom@eskilstuna.mail.telia.com 

1998.05.31, © WW II Ace Stories.
Traducción: Walter Uriarte

miércoles, 1 de febrero de 2017

Comunicaciones: Mensajes ocultos en tiempos de guerra (1/2)



5 mensajes de guerra ocultos que no se encontraron hasta mucho, mucho más tarde

Sarah Cooper - War History Online


Los mensajes de las líneas de frente de la guerra o de los soldados que estaban luchando eran, y siguen siendo, enviados a casa de manera regular. Algunos de estos vienen con mensajes ocultos codificados sobre las actividades enemigas y algunos son sólo mensajes de amor y apoyo de un marido a una esposa. Sin embargo, no todas estas notas de amor y mensajes de espionaje hicieron su camino hacia el destinatario legítimo, algunos fueron descubiertos y decodificados décadas más tarde. Este artículo echa un vistazo a algunos mensajes que no fueron descubiertos hasta después de la guerra.

1. Una nota tejida en un kilt en Glasgow, Escocia, para un soldado en las líneas de frente en la Primera Guerra Mundial.


El batallón escocés de Liverpool que aguarda la inspección del kit con sus kilts puestos en 1914. Wikimedia Commons / Public Domain.

Durante la Primera Guerra Mundial una mujer escocesa llamada Helen dejó una nota en un kilt fabricado por un kiltmaker en Glasgow para el London Scottish Regiment. Por desgracia, el kilt nunca llegó a las líneas del frente, lo que significa que el mensaje no se recibió.

El texto decía: "Espero que tu falda te quede bien, y en ella parecerás hinchada. Si está casado, no importa. Si solo suelta una línea. Te deseo bolsas de suerte, y un rápido regreso a Blighty.

Sólo fue descubierto por un historiador económico de la Universidad de Southampton después de que ella eliminó los puntos de embalaje de un kilt que se había transmitido de generación en generación en su familia.

2. Un mensaje de un soldado de la Primera Guerra Mundial a su esposa.

El inglés Steve Gowan, mientras pescaba en la costa inglesa en 1999, descubrió un mensaje en una botella que fue escrito por el soldado Thomas Hughes para su esposa en 1914. La carta incluso tenía una carta de cubierta para quien la encontró que decía: La señora, la juventud o la criada, usted amablemente envía la letra incluida y gana la bendición de un soldado británico pobre en su manera al frente este nueve día de septiembre de 1914. Firmó el soldado privado T. Hughes, segundo Infantería ligera de Durham. Tercera Fuerza Expedicionaria del Ejército Corp. "

El soldado Hughes había arrojado la botella de cerveza de jengibre verde al Canal de la Mancha en su camino para luchar en el frente en Francia.

En el interior había una carta para su esposa, que decía: "Querida Esposa, estoy escribiendo esta nota en este barco y cayéndola en el mar sólo para ver si te llegará. Si lo hace, firme este sobre en la esquina inferior derecha donde dice recibo. Ponga la fecha y hora de recepción y su nombre donde dice firma y cuidar bien. Ta ta dulce, por el momento. Tu esposo.

Sólo dos días más tarde, el soldado Hughes murió en acción.


El Sr. Gowan fue capaz de localizar a su familia, que se había mudado a Nueva Zelanda y entregó la carta a la hija de Hughe, Emily Crowhurst, 85 años después de que su padre la había escrito.

3. Un mensaje de Guerra Civil en una botella sólo decodificada después de casi 150 años.


Shirleys House, también conocida como la Casa Blanca, durante el asedio de Vicksburg, 1863. Wikimedia Commons / Public Domain.

El mensaje en sí está fechado el 4 de julio de 1963 y dice: "No se puede esperar ayuda de este lado del río". Se cree que fue escrito por el General de División John G. Walker de la División de Texas al Teniente General John C Pemberton.

Pemberton fue rodeado y mantenido en Vicksburg, Missispi, durante la guerra civil por las fuerzas de la Unión. El mensaje estaba fechado con la misma fecha que la rendición de Pemberton, aunque claramente nunca llegó a él. Se celebró en el Museo de la Confederación desde que el museo fue fundado en 1896, pero nunca se abrió y decodificó como creían que era sólo una dispersión aleatoria de cartas. El mensaje también tenía una bala con él, se cree que se han utilizado para pesarla abajo si el mensajero fue cogido y tuvo que lanzarlo en un río.