Mostrando entradas con la etiqueta Segunda Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Segunda Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas

viernes, 15 de junio de 2018

SGM: El asalto conjunto germano-americano al castillo de Itter

Esa vez cuando los estadounidenses y los alemanes lucharon juntos durante la Segunda Guerra Mundial


Paul Szoldra, We Are The Mighty
Business Insider


Castillo de Itter y camino de entrada en 1979

El castillo de Itter visto desde el este, a lo largo del camino a la entrada, en 1979. Steve J. Morgan a través de Wikimedia Commons

Cinco días después de que Hitler se suicidara en su búnker en Berlín y dos días antes de que Alemania se rindiera, las tropas estadounidenses y alemanas luchaban juntas una al lado de la otra en lo que se ha llamado la batalla más extraña de la Segunda Guerra Mundial.
Fueron los últimos días de la guerra en Europa el 5 de mayo de 1945, cuando prisioneros franceses, combatientes de la resistencia austriacos, soldados alemanes y petroleros estadounidenses lucharon en defensa del Castillo de Itter en Austria.

En 1943, el ejército alemán convirtió el pequeño castillo en una prisión para prisioneros de "alto valor", como primeros ministros, generales, estrellas del deporte y políticos franceses.

Para el 4 de mayo de 1945, con Alemania y su ejército colapsándose rápidamente, el comandante de la prisión y sus guardias abandonaron su puesto.

Los prisioneros ahora dirigían el asilo, pero no podían simplemente salir por la puerta principal y disfrutar de su libertad. Las Waffen SS, la unidad paramilitar alemana comandada por Heinrich Himmler, tenían planes de reconquistar el castillo y ejecutar a todos los prisioneros.

Fue entonces cuando los prisioneros solicitaron la ayuda de las tropas estadounidenses cercanas lideradas por el capitán John "Jack" Lee, combatientes de la resistencia local y sí, incluso soldados de la Wehrmacht para defender el castillo durante la noche y la madrugada del 5 de mayo. El libro " The Last Battle "de Stephen Harding cuenta la verdadera historia de lo que sucedió a continuación.

De The Daily Beast:

"Hay dos héroes primarios de esto, como debo reiterar, completamente factual, historia, ambos directamente del reparto central.
"Jack Lee era el guerrero por excelencia: inteligente, agresivo, innovador y, por supuesto, un hombre que bebía puros y masticaba cigarros que cuidaba de sus tropas y estaba dispuesto a pensar de una manera muy diferente cuando la situación táctica exigía esto, como sin duda lo hizo una vez que las Waffen-SS comenzaron a asaltar el castillo.
"El otro fue el muy condecorado oficial de la Wehrmacht, el mayor Josef 'Sepp' Gangl, que murió ayudando a los estadounidenses a proteger a los VIP. Esta es la primera vez que se cuenta la historia de Gangl en inglés, aunque con razón se lo honra en la actual Austria y Alemania como un héroe de la resistencia antinazi ".

Como señala el New York Journal of Books en su reseña del trabajo de Harding, el capitán del ejército Lee asumió inmediatamente el mando de la lucha por el castillo sobre sus líderes: el capitán Schrader y el mayor Gangl, y lucharon contra una fuerza de 100 a 150. Tropas SS en una batalla confusa, por decir lo menos.

Durante la batalla de seis horas, las SS lograron destruir el único tanque estadounidense de los defensores ampliamente superados en número, y la munición de los Aliados resultó extremadamente baja. Pero los estadounidenses pudieron pedir refuerzos, y una vez que aparecieron, los SS retrocedieron, según Donald Lateiner en su reseña.



Unas 100 tropas de la SS fueron tomadas prisioneras, según la BBC. La única víctima amistosa de la batalla fue Maj. Gangl, que recibió un disparo de un francotirador. La cercana ciudad de Wörgl luego nombró una calle en su honor en honor a él, mientras que el capitán Lee recibió la Cruz del Servicio Distinguido por su valentía en la batalla.
En cuanto al libro, aparentemente se ha optado por convertirlo en una película. Con una historia loca como esta, uno pensaría que ya se habrá hecho.

miércoles, 6 de junio de 2018

SGM: El robo del radar de Bruneval

La audaz incursión de Bruneval para capturar la tecnología alemana de radar


Shahan Russell | War History Online




Una de las incursiones más importantes de la Segunda Guerra Mundial fue el ataque británico contra Bruneval en la Francia ocupada. Su objetivo era robar el radar alemán para ayudar a la fuerza aérea británica a atacar a Alemania en un período crítico en la guerra.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña regularmente bombardeó ciudades alemanas, pero era peligroso y costoso. Los sistemas alemanes de defensa aérea eran tan avanzados que los bombarderos británicos sólo podían atacar objetivos durante la noche. Por lo tanto, era necesario obtener un radar alemán, para permitir que aviones británicos volaran sin ser detectados por las defensas aéreas alemanas. Tampoco fue una tarea fácil y algunos científicos creyeron que no sería útil.


Bajo nivel oblicuo del radar de "Würzburg" cerca de Bruneval, Francia, tomada por el Ldr AE Hill el 5 de diciembre de 1941. Fotos como esta permitieron a una fuerza de asalto localizar, y apagar, los componentes vitales del radar en febrero de 1942 para su análisis en Gran Bretaña.

Aunque Hitler originalmente prohibió el bombardeo de ciudades británicas, las cosas cambiaron el 24 de agosto de 1940 cuando los bombarderos alemanes cometieron un error. Sólo tenían órdenes de golpear las bases de la Fuerza Aérea Real (RAF), pero algunos estiraron el recorrido y golpearon a Londres a su vez. Churchill tomó represalias ordenando un ataque contra Berlín, por lo que Hitler respondió con el Blitz - el bombardeo masivo sin precedentes de las ciudades británicas.

Al comienzo de la guerra, Alemania usó la radio navegación para guiar sus aviones sobre objetivos militares e industriales. En respuesta, Gran Bretaña comenzó a interferir y distorsionar esas señales - un período conocido como la Batalla de los Senales. En una época previa a la tecnología GPS, tal distorsión también hizo más difícil para los pilotos alemanes navegar por Gran Bretaña. Como resultado, la RAF tenía una mejor oportunidad de derribar aviones enemigos antes de que pudieran volar a través del canal. Esto no detuvo el Blitz, pero hizo más difícil para la Fuerza Aérea Alemana (la Luftwaffe) enfilar hacia objetivos específicos. Durante el bombardeo, los civiles fueron los blancos.

Con las ciudades alemanas ahora atacadas, el general Josef Kammhuber creó una línea de luces de búsqueda y defensas antiaéreas que se extienden desde Schleswig-Holstein en el norte de Alemania, hasta Liège, Bélgica. Estos fueron vinculados a una red de radar a lo largo de la costa occidental de Europa, que dijo a la Luftwaffe exactamente donde interceptar aviones británicos.


Josef Kammhuber. 

Tan pronto como la RAF estaba a mitad de camino a través del canal, los radares los detectaban. Una vez que volaban sobre la costa europea, los reflectores los iban seleccionando para las baterías antiaéreas en tierra. Finalmente, tuvieron que lidiar con los cazas de la Luftwaffe.

Al Dr. Reginald Víctor Jones, un físico con inteligencia militar, le fue ordenado romper la Línea Kammhuber. Estaba seguro de que el radar era la clave, pero no todos estaban de acuerdo. Frederick Lindemann, primer vizconde de Cherwell, fue el asesor científico y amigo de Churchill. Lindemann no creía que los alemanes tuvieran tecnología de radar sofisticada, así que ignoró las afirmaciones de Jones.

Aunque un científico respetado, Jones era de un fondo ordinario, mientras que Lindemann era un noble que tenía la oreja de Churchill. En un Reino Unido donde las jerarquías de clase importaban, Jones estaba literalmente superado. Pero a medida que aumentaban las bajas británicas y los bombarderos de la RAF sufrían grandes pérdidas, Churchill finalmente escuchó a Jones.

Jones creyó que los alemanes habían utilizado el radar tan temprano como desde 1940 cuando invadieron Francia y lo utilizaron para atacar a un destructor británico en el canal de la Mancha, pero tenía poca pruebas de ello. Hacia 1941, las cosas habían cambiado. La información de los prisioneros de guerra alemanes y el desciframiento de las comunicaciones secretas alemanas dieron al argumento de Jones un mayor peso.


Una ilustración de un alemán Freya Radber Limber de la Segunda Guerra Mundial.

Bletchley Park (que penetró las comunicaciones alemanas) dio la última pista y demostró que Jones estaba en lo cierto. Los alemanes seguían hablando de Heimdall, vigilante de los dioses nórdicos que podían ver de día y de noche. También hablaron de Freya - la diosa cuyas joyas Heimdall guardó. Jones creía que éstos eran códigos para un sistema de radar. Más mensajes decodificados revelaron la presencia de tal sistema justo en las afueras de Bruneval, un pueblo en el norte de Francia.

El 5 de diciembre de 1941, un Spitfire de la RAF tomó fotografías aéreas de reconocimiento de la zona, revelando un objeto extraño, un plato al lado de un acantilado. Jones creía que podía ser el radar que estaba buscando, pero necesitaba estudiarlo.


La 1ra división aerotransportada que practicaba para el ataque en Bruneval en febrero de 1942

Así que los británicos decidieron robarlo. Sin embargo, un ataque naval en un sitio tan defendido sería suicida, por lo que eligieron otra opción. La RAF había estado experimentando con un nuevo regimiento del paracaídas llamado el 1r Regimiento Aerotransportado. El uso de paracaidistas era nuevo, pero el almirante Lord Louis Mountbatten pensó que limitaría las bajas. También quería saber si el regimiento de paracaidistas era efectivo.

Las fotos aéreas y la información de los movimientos de resistencia en Francia permitieron que el regimiento entrenara en un terreno similar al de Bruneval. El plan pedía que cinco grupos saltaran en paracaídas hacia el área. Las unidades se llamaban Jellicoe, Hardy, Drake, Nelson y Rodney. Una unidad aseguraría la playa. Tres unidades asegurarían el sitio del radar y lo desmontarían, mientras que la quinta unidad se mantendría en reserva. Una vez que se apoderaron del radar, los paracaidistas se dirigirían a la playa y serían recogidos por la Marina Real.

La Operación Biting (también llamada la incursión de Bruneval) comenzó en la noche del 27 de febrero de 1942 cuando doce bombarderos despegaron de la BAM de la RAF en Thruxton bajo una luna llena. El enemigo los encontró frente a la costa de Francia, pero volaron alto y evitaron ser golpeados. Entonces los cinco grupos de cuarenta hombres hicieron su salto.


La Compañía C de la 1ª División Aerotransportada, 2do Batallón de Paracaidistas, entrando en el Puerto de Portsmouth después de la incursión de Bruneval

Todos los grupos, excepto el grupo llamado Rodney, llegaron a sus sitios de aterrizaje y el ataque comenzó. Desmontar el radar no fue fácil debido al fuerte fuego enemigo, por lo que el Sargento de Vuelo CWH Cox (el mecánico de radio encargado de desmantelarlo), simplemente arrancó lo que pudo, esperando que los científicos pudieran averiguarlo. Afortunadamente, el grupo de Rodney finalmente los alcanzó. Con los alemanes abrumados, los cuatro grupos llegaron a la playa al día siguiente a las 2:15 AM.

Pero había un problema. La unidad de Nelson había asegurado la playa, pero la marina no estaba allí. En el mar, el comandante FN Cook de la Royal Australian Navy se retrasó debido a dos submarinos alemanes. En lo alto de los acantilados, los refuerzos alemanes estaban disparando contra los hombres y más estaban en camino.

Justo antes de las 2:30 AM, la nave de Cook llegó finalmente para los paracaidistas británicos y comenzó a disparar en las posiciones alemanas. Sin embargo, ahora los hombres en la playa estaban atrapados entre el fuego enemigo desde arriba y el fuego amistoso desde fuera en el mar. Afortunadamente, los alemanes se retiraron debido a los bombardeos del barco británico.


La matriz de radar de Würzburg desde otro ángulo, mostrando el equipo de perfil.

Los paracaidistas recuperaron el radar a Gran Bretaña a un costo de dos muertos, dos dejados atrás, y otros seis desaparecidos. Los dos prisioneros de guerra alemanes capturados, uno de los cuales había operado el radar que los alemanes llamaban el sistema Würzburg.

En respuesta al ataque, Hitler ordenó que todas las instalaciones de radar fueran protegidas con alambre de púas, haciéndolas resaltar aún más desde el aire. También hizo más fácil para ellos ser vistas por los aviones desde el cielo y más fácil de atacar.

La incursión fue considerada como un gran éxito. Aumentó la moral británica y fue ampliamente reportado en los periódicos. El radar incautado también dio a los británicos valiosos conocimientos técnicos y permitió a los bombarderos británicos evitar las defensas aéreas alemanas y limitar sus pérdidas en los ataques aéreos sobre Europa.

El ataque también inspiró a los británicos a lanzar otras operaciones especiales durante la guerra. La incursión de Bruneval es poco recordada hoy pero era de gran importancia verdad a la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Nota del administrador: Años más adelante, los israelíes realizarían operaciones similares en el Sinaí egipcio durante la Guerra de Desgaste robando radares soviéticos.

domingo, 3 de junio de 2018

SGM: Las tropas X, los comandos checoslovacos

¿Héroes olvidados? Los checos de X-Troop, N ° 10 Commando

Jeremy Monk | The Prague Post




Rice, Smith, Taylor, Bates, Latimer, Platt ... parecen nombres improbables para héroes checos. Sin embargo, estos fueron los seudónimos utilizados para ocultar las identidades de los checos que, hace 75 años, se ofrecieron como voluntarios para 'tareas peligrosas' en una de las unidades más clandestinas en los Comandos británicos: Tropa 'X', Comando (Inter-Aliados) N ° 10. Formado en julio de 1942, los checos se convirtieron en los primeros miembros de la Tropa 'X'.


X-Troop, Comando N ° 10

El papel central de la X-Troop fue proporcionar hablantes nativos de alemán para acompañar a las fuerzas de ataque para actuar como intérpretes, traductores, interrogar a los prisioneros y alentar al enemigo a rendirse.


Poco se sabe sobre el primer grupo de siete u ocho soldados traídos a Gales el 24 de julio de 1942 por el capitán. Hilton Jones y su sargento de origen húngaro, George Lane (Georg Lanyi). Se sabe que en su mayoría eran checos Sudetes de habla alemana y, como la mayoría de los miembros de la tropa, probablemente de extracción judía. Además, se registró que ya tenían 'experiencia operativa'. Algunos miembros, como 'Latimer' y 'Taylor', habían peleado con la Brigada Internacional en la Guerra Civil Española, mientras que otros, como 'Bates', habían pasado gran parte de 1941 se sometió a capacitación de SOE (Special Operations Executive) en las escuelas en Arisaig, Wokingham y en otros lugares.


IZQUIERDA: CAPT. BRYAN HILTON-JONES MANDÓ 3 'X' TROOP, N ° 10 (INTER-ALLIED) COMANDO. FUE CONCEBIDOS AFECTAMENTE COMO 'EL PATRIADOR' O 'HILLY.' UN LICENCIADO DE LENGUA DE LA UNIVERSIDAD DE WELSH CAMBRIDGE, FUE UN EXCELENTE CLIMBER. FUENTE FOTOGRÁFICA: COMMANDO VETERANS ARCHIVE. DERECHA: UNA FOTOGRAFÍA RARA DE X-TROOP TOMADA A PRINCIPIOS DE 1943. "UN NÚMERO LIMITADO DE IMPRESIONES FUE QUITADO DE LA PLACA (¡SÍ - PLACA DE CRISTAL!) QUE A CONTINUACIÓN SE DESTRUYÓ YA QUE X-TROOP FUE CÁMARA Y LA SEGURIDAD CONSCIENTE". FOTO Y COMENTARIO FUENTE: CORTESÍA DE COLIN ANSON (ANTIGUO SARGENTO EN 3 TROOP), COMANDO VETERANOS ARCHIVO

Mientras que el grupo inicial probablemente era todo checo, la tropa se unió más tarde a otros "enemigos enemigos amigos", más notablemente de Alemania, Austria y Hungría. Con toda su fuerza, la tropa consistía en poco menos de 100 hombres. Toda la tropa hablaba con fluidez el alemán.

Para ocultar sus verdaderas identidades, los miembros de X-Troop tuvieron que usar un inglés que diga 'Nom de Guerre'. Moritz Levy se convirtió en Maurice Latimer, Jan Theilinger se convirtió en John Taylor, Gustav Oppelt se convirtió en George Bate (s), y así sucesivamente. Pero el engaño fue más allá, todos fueron emitidos con libros de pago y números de ejército que los hace miembros de unidades británicas regulares, por ejemplo. el Royal Sussex, el East Kent (Buffs), el Royal West Kent y el Hampshires. A cada uno se le dijo que inventara una historia de portada que resistiría el interrogatorio. De hecho, algunos afirmaron ser galeses para explicar sus fuertes acentos. Se proporcionaron direcciones de correo falsas y parientes más cercanos. Tan completa fue la portada, incluso hoy en día, hay incertidumbre en cuanto a la identidad real de algunos de los 'X' soldados.

En las fotografías que hay, se muestran a los X soldados con las insignias de sus regimientos "regulares" o la Insignia de Servicios Generales no descripta. Por lo tanto, es discutible si los miembros checos de X-Troop alguna vez usaron el comando de regulación rojo sobre azul oscuro 'CHECOSLOVAQUIA' que acompañaba a los flashes de hombro 'N ° 10 COMANDO' y la insignia de reconocimiento de Operaciones combinadas. Hubo, sin embargo, otras pistas de que se trataba de tropas de élite, es decir, Comandos. Las insignias de paracaídas de tela se cosen en las mangas de sus blusas de combate (significando paracaídas entrenados), sus blusas Denison (el Comando N ° 10 fue una de las primeras unidades en ser emitidas con estas chaquetas camufladas sueltas), boinas verdes, botas de suela de goma , Pistolas Tommy y pistolas Colt. Como recordó el soldado X Ian Harris (Hans Hajos) en la emocionante biografía de Helen Fry, German Schoolboy, British Commando: "teníamos [en el Comando] equipo que nadie más tenía ... Nos dieron jerseys de lana Shetland". Les escribió a sus padres "nos tratan como a caballeros aquí".

Con sede sucesiva en Aberdovy (Gales), Achnacarry (Escocia), Eastborne y Littlehampton en la costa sur de Inglaterra, se convirtieron en uno de los grupos más entrenados del ejército británico. Pelear en el Comando requería una amplitud y profundidad particularmente amplia de entrenamiento especializado. Programas de entrenamiento incluidos: paracaidismo, desembarco de botes, ocultación, alpinismo y rappel, uso de armas silenciadas. También se dominaron habilidades más inusuales, tales como abrir candados, conducir trenes e identificar unidades del ejército alemán.


ENTRENAMIENTO DE ASALTO ANFIBIO PARA N ° 1 COMMANDO, ISLA DE BLANCO, JUNIO DE 1942. LOS CHECOS ENTRENADOS CON EL COMANDO N ° 1 ANTES DE SU TRANSFERENCIA A X-TROOP, N ° 10 (IA) COMANDO EN JULIO DE 1942. COMO TAL, ELLOS LO MÁS RECIENTEMENTE PARTICIPO EN ESTE EJERCICIO DE ENTRENAMIENTO ANFIBIO DE DESEMBARCO. FUENTE: COMMANDO VETERANS ARCHIVE 2006 - 2016


Tragedia en Dieppe

La primera acción vista por los hombres del Comando Inter-Aliado fue la desafortunada incursión en Dieppe el 19 de agosto de 1942. La incursión se dispuso a demostrar que era posible atacar y tomar un puerto ocupado por un corto período de tiempo y para reunir inteligencia Mientras que la mayoría de los soldados que tomaron parte en el ataque fueron canadienses, fueron apoyados en su centro y flancos por el Comando N ° 3, 4 y 40 (RM) y elementos del Comando N ° 10 (IA). Quince miembros de la tropa francesa se unieron a las unidades de comando involucradas en la incursión para actuar como intérpretes. Sin embargo, se sabe que cinco de los checos de la recién formada X-Troop, a saber: Platt, Rice, Latimer, Bate y Smith, también participaron en el ataque.

Ian Dear, el autor de Ten Commando 1942-1945, comentó sobre la participación de los checos: "Por lo que se puede determinar, su papel era ir con las tropas que iban a entrar en el ayuntamiento y la sede alemana y encontrar y eliminar cualquier documentos de valor de eso ".

El historiador de comando N ° 10 (IA), Nick van der Bijl, señala que: '' Privates 'Bate', 'Rice' y 'Smith' se unieron al Royal Marine Commando A [más tarde renombrado: 40 (RM) Comando] con órdenes irrumpir en el Ayuntamiento de Dieppe ... Privates 'Platt' y 'Latimer' se unieron a un destacamento de la Sección 2 de Seguridad de Campo, Cuerpo de Inteligencia Canadiense ... con órdenes de buscar en la sede alemana y buscar elementos de interés de inteligencia, en particular, un nuevo emitió respirador alemán [máscara antigás] ''.

En una escena que podría haber salido directamente del thriller de espías, van der Bijl continúa describiendo cómo un "Teniente Goronwy Rees había sido comisionado recientemente en la Guardia Galesa ... y enviado a GS (Inteligencia) en GHQ, Home Forces cuando se le ordenó que recogiera un paquete sellado de un sargento debajo del reloj en la Estación Victoria y se lo diera a los checos. Él no recibió ni pidió un recibo. Viajando a Bridport, se encontró con 3 Tropas '' X '' pero no pudo distribuir todos los contenidos, que resultaron ser miles de francos para la Resistencia, porque no todos los checos estaban disponibles. Supuso que estaban en una especie de misión suicida. "En un giro aún más extraño, después de la guerra:" Rees fue expuesto más tarde como uno de los Cambridge .... Los espías comunistas junto con Donald McLean, Kim Philby y Anthony Blunt ".

Si esto parece algo de las páginas de un thriller de James Bond, puede haber una razón.

El Archivo de Veteranos del Comando, en una entrada relacionada con la historia de la Unidad de Asalto de 30 comandos, señala: "En Nicholas Rankins, el libro Comandos de Ian Fleming, y más tarde en un programa titulado Dieppe Uncovered, proyectado el 19 de agosto de 2012, los documentos parecen revelan que, de hecho, se formó una Unidad de Asalto de Inteligencia para el ataque de Dieppe por el Comandante Ian Fleming RN [autor posterior 'James Bond'] y operaron secretamente en el ataque como un Pelotón del Comando 40RM bajo el teniente HO Huntingdon-Whitely, su papel para " pellizcar "señales de documentos de inteligencia, etc. de la sede naval alemana en Dieppe." ¿Los checos, por lo tanto, formaban parte de la Unidad de Asalto de Inteligencia del Comandante Ian Fleming? Como mucho relacionado con X-Troop, nos quedan más preguntas que respuestas.

El destino de los X-Troopers checos refleja la carnicería general en Dieppe. Del primer grupo, Bate fue asesinado, y Rice y Smith fueron capturados. Ninguno llegó al Ayuntamiento. Aunque se llevaron al prisionero, Rice y Smith nunca más fueron vistos. El teniente Rees más tarde escribió, "imaginó que desaparecieron en las playas de Dieppe y que sus nombres ... nunca aparecieron en ningún registro oficial".

En cuanto a los otros checos, Platt fue herido en su pierna izquierda y se convirtió en el almacenista de la Tropa durante el resto de la guerra. El informe de operación de Platt relató: "Cuando estaba a punto de aterrizar [de un Tank Landing Craft -TLC] justo detrás del primer tanque en tierra, recibimos órdenes gritando que regresáramos debido a un fuego muy intenso. Hicimos un segundo intento de aterrizar ... en un lugar diferente. Otro tanque fue aterrizado. Durante este aterrizaje, nos sorprendió la artillería móvil alemana. Nadie podía aterrizar porque la rampa estaba baja y el fuego se dirigía directamente al TLC. Mientras trataba de aterrizar al amparo de un tanque alrededor de las 09:45, me hirieron en la pierna. No hice más intentos de aterrizar ... "


CARNAJE EN DIEPPE. DE LOS 6.086 HOMBRES QUE HICIERON A LA COSTA, UN 60% FUERON ASESINADOS, HERIDOS O CAPTURADOS. ENTRE ELLOS CHECOS: RICE, BATE, SMITH Y PLATT.

Latimer, que estaba en un TLC diferente, contó una historia igualmente desesperada: "Poco después de las 0600 se intentó aterrizar ... se desembarcaron tres tanques. Vi uno golpeado por un tiro directo. Explotó. MG [ametralladora] y el obús de fuego fueron intensos (fuego frontal y cruzado). "Latimer impávido continúa:" nuestro pequeño destacamento esperó su oportunidad. Nadamos alrededor de la galera del TLC. Llegamos a la orilla pedregosa, nos tumbamos en un hueco y miramos a nuestro alrededor. Los alemanes nos esperaban en la playa. Pudimos ver algunos de ellos detrás de las rocas y la arena a unos 120 metros de distancia. Fue imposible seguir adelante. Volvimos a otro TLC. El timón y la puerta principal estaban rotos. El TLC fue arrastrado a casa por cañoneras ".

Latimer era el único, del grupo inicial de cinco comandos checos, que regresaba sin ser herido, asesinado o capturado. Más tarde pasó a servir con distinción tanto en la campaña de Normandía como en el ataque a Walcheren.

Desembarcos del Día D

Un oficial y 43 otros rangos de X-Troop, ahora oficialmente renombrado Tropa No 3 (Miscelánea), tomaron parte en los desembarcos de Normandía en junio de 1944. Una vez más, no peleaban como una sola entidad. En cambio, se dividieron en pequeños destacamentos de entre dos y cinco hombres y se unieron a otras unidades de comando.

Al igual que con Dieppe, las bajas fueron altas. Algunos X-Troopers murieron en o antes de que lograron llegar a las playas. Otros murieron luchando para mantener la cabeza de puente de Orne. Todos los que estaban vinculados al recientemente formado Comando No 41 (Royal Marine) fueron asesinados o heridos. A estas alturas, bien entrenados y endurecidos en la batalla, algunos miembros de X-Troop estaban "disgustados" con el nivel de entrenamiento del Comando N ° 41 (RM)). En conversación con el historiador Ian Dear, X-Trooper, el sargento 'Freddy Gray' (Manfred Gans), comentó: "no pudimos sacar a los cabrones de las playas". [Nota del autor: En el momento del ataque a Walcheren, el Comando 41 (RM) se había convertido en amos en asaltos anfibios].

Latimer resultó herido mientras dirigía un ataque de distracción en la estación de radar fuertemente fortificada en Douvres. Cuando se encontró con un alemán, en lugar de hacer ruido, lo golpeó en la cabeza con su pistola Colt 0,45. Sin embargo, al hacerlo, se lastimó el dedo (que luego se hizo séptico). Unos días más tarde, se lanzó un ataque a gran escala sobre el punto fuerte. Gray relató el incidente. Al principio, no había señales de ningún alemán: todos estaban bajo tierra. Sin embargo, nunca faltó para usar su iniciativa, cuando Latimer encontró un periscopio, lo pateó y arrojó una granada de fósforo. Gray comentó: "en poco tiempo las puertas se abrieron y salieron".

De los 44 miembros de X-Troop que lucharon en la campaña de Normandía, veintisiete fueron asesinados, heridos o prisioneros de guerra.

Ataque contra Walcheren

Cuando los ejércitos aliados barrieron Francia, para evitar que los aliados usaran el puerto de Amberes, los alemanes habían fortificado la isla de Walcheren, que domina la desembocadura del Escalda. Los Comandos N ° s 41, 47 y 48 (RM), apoyados por destacamentos del Comando N ° 10 (IA), fueron los encargados de tomar la isla. Latimer se encontró entre los miembros de X-Troop involucrados en los desembarcos en Westkapelle en la parte noroeste de Walcheren. Tanto el sargento Gray como el cabo Latimer estaban adscritos al Comando N ° 41 a quien se le había encomendado la tarea de despejar Westkapelle.


SUDETES CHECO, SOLDADO MAURICE LATIMER (NACIDO MORITZ LEVY). N ° 10 (IA) COMMANDO 3 ('X') TROOP ADJUNTADO AL N ° 41 RM CDO. RODEA LOS PRESOS ALEMANES EN WALCHEREN. LA TORRE WESTKAPELLE SE MUESTRA EN EL FONDO. FUENTE: COMMANDO VETERANS ARCHIVE 2006 - 2016

De nuevo, en una conversación con el historiador Ian Dear, el Sargento Mayor Gray relató cómo Cpl. Maurice Latimer convenció a una unidad de observación de artillería ubicada en la Torre Westkapelle para que se rindiera. El fuego enemigo había cesado casi a excepción de la única torre alta al final de la aldea. Freddy le dio su pistola Tommy a Maurice y se pavoneó por la calle principal visiblemente desarmado, gritando a pleno pulmón: "¡Ergebt Euch alle - Ihr habt keine Chance!" (Ríndete, no tienes oportunidad). En respuesta, un sargento alemán salió y comenzó a establecer sus condiciones para rendirse.

Latimer, un socialista, tenía un enfoque pragmático y populista. Gray recuerda: "Pensaba que el hombre común era mucho mejor que los que estaban a cargo ... así que se metió a mis espaldas y, lo que es más importante, detrás del sargento [alemán] y consiguió que los alemanes se rindieran sin condiciones. en absoluto. Los condujo por la parte posterior para que su sargento no los viera. Luego le dijo al sargento que también podría renunciar ya que no le quedaban tropas ".

Gray también recordó un incidente, más tarde en la campaña de Walcharen, cuando él y Latimer recibieron la tarea de infiltrarse en las líneas enemigas y tomar prisionero: "Salimos a eso de las 3 am, cruzamos los campos de minas y nos establecimos detrás de las líneas alemanas. Recogimos algunos prisioneros que llevaban café y los interrogamos y preguntamos dónde estaba su comandante. Fueron muy reacios a decirnos. Les dije que los mataría y lloraron. Mientras los interrogaba, Latimer se fue a algún lado. Entonces, de repente, vi una figura que salía de un búnker y me quedaba parada en la penumbra preguntándole dónde estaba el café. Sabía que este era el hombre que queríamos y estaba a punto de atacarlo cuando, desde el cielo, o al menos eso parecía, voló Latimer y aterrizó justo sobre este oficial. Latimer era pequeño y delgado, pero era uno de los mejores tacleadores de rugby del mundo. Tiró al hombre al suelo, y ese fue su final. "En el verdadero estilo de la X-Tropa, el oficial alemán fue persuadido de dar la vuelta a su punto fuerte y ordenar a sus hombres que se rindieran.

Post Guerra

Con la rendición alemana el 8 de mayo de 1945, la mayoría de los miembros de X-Troop pasaron a formar parte de las unidades de Inteligencia, rastreando criminales de guerra, actuando como intérpretes e interrogadores, e infiltrándose en grupos de resistencia Nazi.

Una anécdota interesante de la época, inmediatamente después del final de las hostilidades, fue que cuando Gray supo que sus padres podrían estar en el campo de concentración de Theresienstadt (Terezin), en Checoslovaquia, condujo el viaje de 450 millas de Walcheren a Checoslovaquia y logró persuadir las autoridades soviéticas para permitir que sus padres sean llevados a Inglaterra.

Con la desmovilización, la mayoría de la tropa solicitó y obtuvo la ciudadanía británica. La mayoría llegó a tener carreras distinguidas en la vida civil. Se cree que Platt vivió en Canadá (pero puede haber muerto en América del Sur), mientras que Latimer y Taylor se quedaron en el Reino Unido. Su servicio en el Comando N ° 10 (Inter-Aliado), con sus estrechos vínculos con la Inteligencia Británica y la SOE, descartó su regreso seguro a lo que entonces era la Checoslovaquia ocupada por los soviéticos.

Falta de reconocimiento

Muchos pueden inspirarse en X-Troop: no todos los judíos, no todos los alemanes, y no todos los checos se sentaron de brazos cruzados mientras la tiranía nazi envolvió a Europa. Como escribió el ex X-Trooper 'Peter Masters', "Volver a los nazis fue una motivación siempre presente." Mientras que películas como '' Inglorious Bastards '' intentan retratar a los Commandos judíos como asesinos despiadados, en lo que respecta a X-Troop. preocupado, la realidad parecería más matizada. En particular, al persuadir a un número significativo de tropas alemanas para que se rindieran, a menudo con gran riesgo personal para ellos mismos, los X-Troopers, como Latimer, sin dudas salvaron vidas en ambos bandos.

En total, 130 hombres pasaron por X-Troop, de los cuales 19 se convirtieron en oficiales. Veintiún fueron asesinados en acción y al menos otros 22 resultaron heridos.

Los miembros de la Tropa recibieron un MC (Military Cross), un MM (Medalla Militar), un Croix de Guerre, un MBE (Miembro del Imperio Británico), un BEM (Medalla del Imperio Británico), un Certificado de Mención y tres Mencionados en despachos.

El historiador militar judío, Martin Sugarman, comenta: "El número de premios es irrisorio teniendo en cuenta sus hazañas y la inevitable sentencia de muerte que enfrentan si son capturados, por no mencionar el peligro para cualquiera de sus familiares sobrevivientes en la Europa nazi. Muchos detalles de los hombres eran conocidos por la Gestapo y las represalias hubieran sido inmediatas ".

Peter Masters creía que la escasez de decoraciones podría haber sido el resultado del hecho de que la Tropa nunca luchó como una unidad, sino que fueron separados para servir con otras Fuerzas Especiales. Como probablemente había una "ración" no escrita de premios por ataque, o por unidad, un oficial al mando era reacio a recomendar para premios a hombres que no pertenecían a su unidad.

En recuerdo


MEMORIAL A LOS MIEMBROS DE 3 TROOP. NO.10 (IA) COMMANDO QUE ENTRENÓ EN ABERDOVEY, NORTH WALES, Y PERDIÓ SUS VIDAS. EL MEMORIAL ESTÁ EN PENHELIG PARK, ABERDOVEY. FUENTE FOTOGRÁFICA: NICK COLLINS, COMMANDO VETERANS ARCHIVE.

Un monumento a todos los miembros de 3 'X' Tropa. El Comando No. 10 (IA) se erigió en Aberdovy, en el norte de Gales, donde la tropa se había entrenado. La inscripción en el reverso dice: "Esta Tropa de Comando del Ejército Británico inicialmente consistió en ochenta y seis refugiados de habla alemana de la opresión nazi a quienes se les dieron nombres e identidades ficticias como ciudadanos británicos para su propia protección y efectividad. Bajo el mando del comandante Hilton-Jones MC, sus tareas especiales eran reconocimiento, interrogatorio e inteligencia. Desplegados individualmente o en pequeños grupos, prestaron un servicio distinguido en la derrota de la Alemania de Hitler ".

En Ashton Wold, en Northamptonshire, el Hon. Miriam Rothschild, esposa del primer sargento de la tropa, 'George Lane', plantó una arboleda en los terrenos de su casa en memoria de los de la Tropa 'X' que fueron asesinados.

En 2009, se dio a conocer un monumento a los soldados checos y eslovacos, como Bates, que se entrenó en la escuela de formación de la empresa estatal cerca de Arisaig, Escocia. El ex aprendiz de Arisaig, Col (retirado) Jaroslav Klemeš, leyó el Recuerdo. Conmovedoramente, el monumento fue declarado un sepulcro de guerra, "como muchos de ellos fueron sepultados en lugares conocidos por Dios".

Desafortunadamente, hasta la fecha, en la República Checa, la contribución específica de la República Checa a esta unidad de elite no se ha apreciado plenamente y, como resultado, no forma parte de la conciencia nacional compartida de la República Checa (en contraste con la Operación Antropoide, 'el asesinato de Heydrich). Esta falta de reconocimiento no representa ningún esfuerzo deliberado para restar importancia al papel de estos checos, sino que refleja la relativa escasez de información sobre los checos que sirvieron en X-Troop.

Checos que sirvieron con la 3 "Tropa X", Comando 10
Nom de GuerreNombreNúmero de servicioNota
Pte. George Bate(s)Gustav Oppelt5550123/13801860KIA Dieppe
Pte. C. RiceDesconocidoDesconocidoKIA (asesinado)? Dieppe
Pte. J. SmithDesconocidoDesconocidoKIA (asesinado)? Dieppe
Cpl. Latimer MauriceMoritz Levy6436346/13118701WIA Normandy
Pte. PlattPlateck/PlatschekDesconocidoWIA Dieppe
Pte. John TaylorJan Theilinger6305478/13118712Lisiado (accidente de granada)
WIA: Wounded in Action. KIA: Killed in Action. Source: Jewish Virtual Library/ Commando Veterans Archive
Si bien no existe un monumento formal en la República Checa, un grupo checo de recreación, encabezado por el ex arqueólogo y experto militar Martin Sedivy del Museo Cheb, ha buscado mantener viva la memoria de este extraordinario grupo de comandos a través de un programa activo de recreación y eventos educativos.


MEMORIAL VIVO: DÍA DE LOS NIÑOS ORGANIZADO POR EL GRUPO DE REHABILITACIÓN CHECA 'MANO DE ACERO' (OCELOVÁ PĚST). EL GRUPO SE DEDICA A PRESERVAR LA MEMORIA DE AQUELLOS, ESPECIALMENTE LOS CHECOS, QUE SIRVIERON CON 'X' TROOP, N ° 10 (INTER-ALLIED) COMMANDO. CORTESÍA FOTOGRÁFICA: OCELOVÁ PĚST / MANO DE ACERO (GRUPO DE REHACUSIÓN).

Se espera que al conmemorar el 75 ° aniversario de la formación de X-Troop, se reconozca la contribución y el sacrificio realizados por estos comandos checos y que surja una imagen más completa.

El artículo está dedicado a la memoria de los checos que sirvieron con la Tropa 'X', N ° 10 (Inter-Aliados) Comando.

jueves, 24 de mayo de 2018

Arqueología: Descubren el centro de entrenamiento de comandos de Achnacarry

Rol de comando: Descubriendo el centro de entrenamiento de élite de la SGM

BBC

Una excavación arqueológica, que durará varios meses, comenzará este fin de semana en un sitio de entrenamiento de comandos de la Segunda Guerra Mundial en las Tierras Altas.


El castillo de Achnacarry, la casa ancestral de los jefes del Clan Cameron, fue crucial para la campaña aliada contra las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

El castillo, a unos 24 kilómetros al noreste de Fort William, se utilizó para entrenar a los comandos de élite de Gran Bretaña y Estados Unidos, así como de Francia, los Países Bajos, Noruega, Checoslovaquia, Polonia y Bélgica desde 1942 hasta 1945.

Las excavaciones anteriores han descubierto munición real, incluidas balas para las armas alemanas capturadas.


Lochaber, una gran zona montañosa de las Tierras Altas de Escocia, proporcionó un duro campo de entrenamiento para los comandos aliados en la Segunda Guerra Mundial.


El Monumento conmemorativo cerca del puente Spean recuerda el papel de Lochaber en la producción de tropas de élite, y también recuerda a los hombres que emprendieron el entrenamiento en las montañas, bosques y la base del área de entrenamiento, Achnacarry Castle, antes de ver acción en la guerra.


Combatientes del Reino Unido, Francia, Holanda, Canadá y los EE. UU. se encontraban entre los combatientes aliados que se pusieron a prueba en el Centro de entrenamiento básico de Comandos.


Los terrenos de Achnacarry House son el foco de un proyecto de investigación que involucra a la Sociedad de Arqueología de Lochaber. La excavación comenzará este fin de semana.


Los instructores incluyeron al holandés Cpl Martien van Barneveld, la figura alta con una boina en la foto en una tormenta de nieve en el centro. Veterano de la Batalla de Arnhem, era conocido por sus reclutas holandeses como el Gran Hombre de Achnacarry.


Un curso para los Rangers de los EE. UU. se llevó a cabo en el sitio desde el 30 de junio de 1942 hasta el 1 de agosto de 1942. Estos guardaparques que tomaban un descanso durante el entrenamiento se preparaban para las operaciones en el norte de África.


Más de 25,000 hombres pasaron por Achnacarry desde que el comando se abrió en 1942 y hasta que cerró en 1946.



Además de las excavaciones arqueológicas, la sociedad y la Asociación de Veteranos del Comando han estado reuniendo fotografías de las familias y los Museos de la Guerra Imperial de la vida en Achnacarry.

domingo, 20 de mayo de 2018

Ases de tanques: Michael Wittmann, el Barón Negro de Villers-Bocage


Michael Wittmann, el mortífero as de tanques alemán de la SGM

Nikola Budanovic | War History Online




Izquierda: la compañía de Wittmann, el 7 de junio de 1944, camino a Morgny. Wittmann está de pie en la torreta de Tiger. 


Entre el mito y la realidad se encuentra una figura de gran importancia en la historia de la guerra blindada. Michael Wittmann, el as panzer más exitoso de la Segunda Guerra Mundial y en la historia de la guerra, fue una persona carismática y sus logros en el campo de batalla a menudo fueron recibidos con elogios. Antes de convertirse en el famoso Ace, se desempeñó como soldado privado, se unió al ejército en 1934. Después de dos años de servicio en el que obtuvo el rango de suboficial, Wittmann se unió a las SS y más tarde solicitó la primera SS formada -Panzer-División Leibstandarte SS Adolf Hitler, donde adquirió su formación de conductor. Después de participar en la ocupación de Austria y los Sudetes, se convirtió en miembro del Partido Nazi.

1. Primeros años de acción

A pesar de que Wittmann mostró entusiasmo y ambición por ser un conductor de tanques, debido a su rango e inexperiencia (ya pesar de su talento), se le unió a una unidad de reconocimiento dentro de la 1.ª División SS-Panzer. Se le dio el comando de un vehículo blindado Sd.Kfz.232 (un pesado vehículo blindado de seis ruedas).


Sd.Kfz.232

Como el Liebstandarte SS se formó inicialmente como la unidad de guardaespaldas personal de Hitler, sus divisiones de tanques se consideraron de élite. La unidad comprendía varios ases de tanques futuros, como Hannes Philipsen y Helmut Wendorff. Wittmann se ganó su confianza y respeto, a pesar de que solo estaba operando como un conductor de vehículos de reconocimiento. Wittmann pasó por la campaña polaca como parte de la 17ª Compañía de Exploradores Blindados de la Liebstandarte SS. Después de Polonia, recibió entrenamiento adicional en Berlín y fue transferido a la SS-Sturm-Batterie (batería de armas de asalto - Sturmartillerie) de LSSAH, equipada con cañones de asalto Sturmgeschutz III. Fue a partir de este momento que Wittmann mostró su habilidad milagrosa que lo lanzaría a la leyenda.

2. El frente oriental: el camino a la gloria

Después de una exitosa campaña en los Balcanes, donde Wittmann demostró su valía manejando un Stug III (especialmente en Grecia), su división fue transferida para ayudar a las tropas alemanas en el frente oriental. Apenas un mes de la campaña, recibió la Cruz de Hierro de Segunda Clase por su excelente servicio contra los tanques enemigos. Wittmann fue herido, pero se negó a abandonar el campo de batalla, lo que le valió una insignia de herida. Su Cruz de Hierro se convirtió en Primera Clase después de noquear a 6 tanques soviéticos en un solo enfrentamiento. Avanzó en las filas y se le ofreció entrenamiento adicional, luego de lo cual finalmente se le presentó su arma preferida: el PzKpfw VI Tiger.

Regresó al campo de batalla en 1943, justo a tiempo para participar en la batalla de tanques más grande de la historia: la Batalla de Kursk, o como lo llamaron los alemanes, la Operación Ciudadela. Su recuento de muertes comenzó a aumentar. Wittmann destruyó 12 tanques soviéticos T-34 solo el primer día. En esta ocasión, rescató a Helmut Wendorff y su escuadrón que fueron inmovilizados por la armadura del Ejército Rojo. Esto fue el 5 de julio de 1943. La batalla que incluyó la sangrienta batalla por la ciudad de Kharkov terminó el 17 de julio y el puntaje de Wittmann incluyó 30 tanques y 28 cañones antitanque.



3. Un artillero genio

Michael Wittmann no fue el único que contribuyó al éxito y la superioridad de la armadura alemana: siempre estuvo rodeado por un equipo de primer nivel elegido a mano. A pesar de que cambió un número de miembros de la tripulación, pasó la mayor parte de la guerra acompañado por su artillero objetivo, Balthasar "Bobby" Woll. Woll era famoso en el ejército alemán, tanto como el mismo Wittmann.

La capacidad de Woll de disparar objetivos mientras el tanque se movía a gran velocidad fue sorprendente. Wittmann y Woll demostraron ser un gran equipo. Pasaron la mayor parte de su tiempo en el frente oriental, adquiriendo asesinatos a diario. Los dos eran amigos cercanos y Woll incluso sirvió como testigo de la boda de Wittmann. Balthasar Woll recibió la Cruz de la Cruz de Hierro de Caballero en 1944. Poco después, recibió el mando de un tanque propio. Fue gravemente herido en 1945, en Francia, cuando su escuadrón de tanques fue bombardeado por aviones aliados y diezmado. Woll estaba en un hospital cuando terminó la guerra. Después, se convirtió en electricista en Alemania Occidental. Él murió en 1996.


El Tiger S04 de Wittmannn y su tripulación. El segundo de la izquierda es Bobi Woll. 


4. Mientras tanto, de vuelta en el frente oriental ...

Cuando los contraataques soviéticos comenzaron a expulsar a los alemanes de Rusia, el único que parecía no verse afectado por este giro de los acontecimientos fue Michael Wittmann. Su recuento de muertes continuó creciendo. Recibió la Cruz de los Caballeros por neutralizar 88 tanques y tanques destructores. Además de esto, Wittmann destruyó varias armas antitanque y antiinfantería. Él controló el campo de batalla, sintiéndose más seguro y seguro de sí mismo después de cada victoria.


T-34 ardiendo. 

Wittmann se ganó el apodo de The Black Baron, como referencia de Manfred von Richthofen, que era conocido como el Barón Rojo. Este apodo no solo reflejaba su éxito en el campo de batalla, sino también la caballerosidad que practicaba. Hay una anécdota que dice que Wittmann noqueó a un T-34 soviético en una ocasión y que la tripulación enemiga estaba en llamas mientras salían del flamante casco del tanque. Wittmann detuvo su tanque y ordenó a sus hombres que ayudaran al equipo enemigo cubriéndolos con mantas para extinguir el fuego. Después de que todo terminó, los dos lados se separaron, ambos preservando su honor militar.

5. El ejército de un solo hombre en Villers-Bocage


Los restos de la primera columna de transporte de la Brigada de Fusileros y un cañón antitanque de 6 libras, en la carretera entre Villers-Bocage y el punto 213. 

Tal vez la victoria más famosa lograda por Michael Wittmann es la de Villers-Bocage. Estuvo destinado en Francia en 1944, como parte de la fuerza de defensa contra la invasión Aliada. En ese momento, se confió en Wittmann para proteger la ciudad de Villers-Bocage junto con otros cinco tanques Tiger aparte del suyo. Estaban apostados cerca de la ciudad en el punto con nombre clave Colina 213.

Los elementos líderes de la 7ma. División Blindada británica (las famosas Ratas del Desierto) estaban en movimiento con uno de sus objetivos era tomar Villers-Bocage. Wittmann no esperaba que los Aliados llegaran tan pronto. A pesar de que no fueron detectados en el momento en que los tanques británicos se acercaban a la ciudad, estaba claro que pronto serían descubiertos e invadidos. Los británicos tomaron Villers-Bocage sin luchar, pero a la mañana siguiente se desató el infierno. Mientras la mayor parte de la columna aliada continuaba hacia la Colina 213, Wittmann organizó un ataque sorpresa.



Solo, procedió a atacar la parte posterior de la columna mientras que los otros cuatro Tigres lucharon contra el frente británico. Wittmann causó pánico masivo al noquear a 8 tanques aliados y una serie de semiorugas y cañones antitanque. Luego cargó contra la ciudad de Villers-Bocage. El elemento de sorpresa alimentó aún más su blitzkrieg, ya que los Aliados no respondieron rápidamente mientras Wittmann neutralizaba sus tanques, sufriendo un daño mínimo.



Los relatos difieren en cuanto a lo que sucedió después. Los historiadores registran que, después de la destrucción de los tanques OP, Wittmann se batió a duelo brevemente sin éxito con un Sherman Firefly antes de retirarse. Luego, se informó que el Tiger continuó hacia el este hasta las afueras de la ciudad antes de ser desactivado por un arma antitanque. Sin embargo, el propio relato de Wittmann contradice esto; él declaró que su tanque fue desactivado por un arma antitanque en el centro de la ciudad. En menos de quince minutos, trece o catorce tanques, dos cañones antitanque y entre trece y quince vehículos de transporte habían sido destruidos por el Batallón Blindado Pesado 101 de las SS, la gran mayoría atribuida a Wittmann. (ver más sobre este combate en estas las entradas siguientes: entrada 1, entrada 2, entrada 3)

6. ¿Brillo estratégico o valentía imprudente?

A pesar de que Michael Wittmann se convirtió en un nombre muy conocido en Alemania después de Villiers-Bocage, gracias a la propaganda nazi que, en 1944, necesitaba desesperadamente héroes inspiradores, muchos historiadores han cuestionado las decisiones estratégicas de Wittmann. Algunos historiadores de finales del siglo XX elogiaron la emboscada de Wittmann en la colina 213 con palabras como: "uno de los enfrentamientos más sorprendentes en la historia de la guerra blindada" y "una de las acciones más devastadoras de la guerra".



Otros, como el comandante de tanque e historiador alemán Wolfgang Schneider, descartan la imagen ideal que se le otorgó a la figura de Michael Wittmann, considerando sus acciones imprudentes y apresuradas. Considera que Wittmann dejó irresponsablemente al resto de su escuadrón para enfrentar a los británicos que en ese momento ya estaban en posición defensiva. El historiador Steven Zaloga atribuyó muchas de sus victorias en el frente oriental a la excelente tecnología de la armadura y potencia de fuego alemanas, desacreditando así el estatus de culto de Wittmann. Él indica que Wittmann duró solo dos meses en el frente occidental porque los tanques aliados habían alcanzado los criterios necesarios para luchar contra los alemanes por igual.

7. Confusión sobre la muerte de Wittmann

Se ha sugerido una gran cantidad de teorías sobre la muerte de Wittmann. Una fuente declaró que los británicos le pusieron una recompensa después de la escaramuza Villers-Bocage, pero el ejército británico negó esta afirmación. Sin embargo, Wittmann murió en batalla el 8 de agosto de 1944, cuando su tanque Tiger (número 007) fue destruido durante una emboscada cerca de la ciudad francesa de Saint-Aignan-de-Cramesnil. Las SS quisieron describir su muerte como heroica al afirmar que murió en un ataque de la RAF de la que estaba indefenso, lo que enfatiza el carácter cobarde de los Aliados.


Este reclamo fue desestimado debido a la evidencia sustancial que demuestra que Wittmann fue víctima del artillero británico Joe Ekins del 1.º Northamptonshire Yeomanry, que estaba manejando el arma de un Sherman Firefly. Se sugirieron otras unidades, como la 1.ª División Acorazada Polaca, la 4.ª División Acorazada Canadiense, el 14.º Regimiento Royal Armored Corps, pero todas estas reclamaciones fueron desestimadas tras un examen exhaustivo realizado por un historiador, Brian Reid. La tripulación del tanque destruido fue enterrado en una tumba sin nombre. En 1983, la comisión alemana de tumbas de guerra localizó el sitio del entierro. Wittmann y su tripulación fueron enterrados juntos en el cementerio de guerra alemán de La Cambe, en la trama 47-fila 3-tumba 120, en Francia.

sábado, 19 de mayo de 2018

Entreguerra: Biuro Szyfrów, rompiendo las claves soviéticas y nazis

Biuro Szyfrów, los polacos que descifraron primero los códigos soviéticos y luego los alemanes

Jorge Álvarez | La Brújula Verde



Máquina Enigma / foto Shutterstock

Después de haberla visto en unas cuantas películas y novelas sobre la II Guerra Mundial, casi todo el mundo sabe que Enigma era el nombre de una máquina alemana que se usaba para cifrar y descifrar códigos de transmisión mediante un sistema electromecánico.

También es conocido que el funcionamiento de este aparato, que tenía sus equivalentes en Reino Unido y EEUU (la Typex y la SIGABA respectivamente), fue descubierto por los técnicos aliados.

Lo que ya no sabrán tantos es que un organismo polaco dedicado precisamente al criptoanálisis fue el que sentó las bases genéricas de la decodificación mucho antes de que estallara la guerra; hablamos del Biuro Szyfrów.

En realidad, sí hubo un guerra que motivara su actividad: la que enfrentó a Polonia con lo que en breve se llamaría URSS entre 1919 y 1921.

Los polacos del mariscal Józef Piłsudski, estaban lanzados en una expansión que pretendía recuperar los territorios tradicionales que poseía en el siglo XVIII mientras que los soviéticos trataban de recobrar los perdidos a causa del abandono del frente durante la I Guerra Mundial, cuando estalló la Revolución. Dado que el Tratado de Versalles había pasado de puntillas por esa cuestión. El conflicto se soluciónó tras la victoria de los primeros en la batalla de Varsovia, repartiéndose los susodichos territorios mediante el Tratado de Riga.


Soldados polacos en 1920/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

En el desarrollo de los acontecimientos jugó un papel importante la Sekcja Szyfrów, una agencia predecesora del Biuro Szyfrów creada por el teniente Józef Serafín Stanslicki en la primavera de 1919. Ayudado por un trío de prestigiosos matemáticos (Stefan Mazurkiewicz, Wacław Sierpiński y Stanisław Leśniewski), fue capaz de descifrar los códigos criptográficos empleados por el Ejército Rojo, que estaban algo anticuados porque el continuo estado bélico del país había impedido modernizar los de la época zarista. Por ello, las fuerzas armadas polacas estuvieron siempre informadas de los movimientos que planeaba el enemigo, pudiendo hacerle frente con ventaja.

Sorprende saber que los criptógrafos polacos descifraban, a veces en veinticuatro horas pero otras en el mismo día, no sólo los mensajes de mandos importantes como los generales Tukhachevsky, Sergieyev, Budionny o Gaya, sino incluso los del mismísimo Trotsky, permitiendo movilizar tropas con inusitada rapidez allá donde se necesitaran.

Al parecer, hasta se enteraron de una célebre discusión que mantuvieron radiotelegráficamente Tukhachevsky y Budionny. Lo cierto es que los técnicos especialistas iban por delante de sus adversarios en ambos bandos, ya que también los soviéticos interceptaron transmisiones enemigas, sólo que en mucha menor cantidad por la escasez de estaciones de radio que tenía Polonia y unos sistemas de seguridad más modernos.

En cualquier caso, el excelente trabajo de la Sekcja Szyfrów ayudó a que el ejército polaco abriera una brecha en el flanco izquierdo de las líneas soviéticas, permitiendo una entrada en cuña que les dio la victoria en Varsovia y, a la postre, obligó a la Unión Soviética a pactar un alto el fuego; así lo afirmaría años después el propio Piłsudski.

Fue un primer y glorioso paso antes de que en 1931 la agencia pasara a rebautizarse Biuro Szyfrów tras fusionarse la Referat Radiowywiadu (Oficina de Radio-Inteligencia) y la Referat Szyfrów Własnych (Oficina de Criptografía Polaca), dedicándose a elaborar códigos para su país y, sobre todo, descifrar los de otros, en una labor que incluía el rastreo y localización de estaciones móviles de radio de posibles agentes enemigos infiltrados en Polonia.


Palacio Saxon, primera sede del Biuro Szyfrów/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

A caballo entre 1927 y 1928 Polonia se había hecho con una máquina de cifrado de códigos alemana al interceptar un envío de correos que oficialmente contenía equipos de radio sin mayor trascendencia; pero las quejas de la embajada alemana exigiendo su devolución levantaron la liebre y los polacos abrieron el paquete, analizaron cuidadosamente el artefacto y luego lo volvieron a envolver con sumo cuidado entregándoselo a los germanos como si nunca se hubiera abierto.

Dado que la Enigma aún no se había fabricado probablemente era una precursora, pero permitió a los polacos familiarizarse con los códigos teutones y sus sistemas de cifrado. Cuando la máquina empezó a emitir los primeros mensajes por radio, los técnicos fueron capaces de descifrarlos. La guerra todavía estaba lejos así que la cosa no tuvo mayor trascendencia.

En 1930 Alemania ya disponía de un primer tipo de Enigma y los polacos, enterados por supuesto, empezaron a trabajar en una réplica. No fue fácil porque los alemanes fueron complicando progresivamente los mecanismos pero en Polonia empezaban a recelar de la agresividad del gobierno nazi que se había aúpado al poder en 1933 y redoblaron sus esfuerzos.

Para enero de 1938 el porcentaje de decodificaciones realizadas con éxito estaba en torno al 75%, que el propio Marian Rejewski, uno de los brillantes jóvenes matemáticos contratados para ello junto a Jerzy Różycki y Henryk Zygalski, consideraba que podían mejorar si contaran con más personal, aunque siempre quedaría un resto irresoluble a causa de la mala calidad de las transmisiones.

En 1937 la sede de la agencia se trasladó del cuartel del Estado Mayor -el palacio dieciochesco de Saxon- al bosque de Kabaty, donde se habían construido unas instalaciones ex profeso, en parte para mejorar las condiciones de trabajo del personal y en parte para dificultar el acceso de espías de la Abwehr alemana.


Marian Rejewski/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

El 1 de septiembre de 1939 estalló la II Guerra Mundial. El ataque de la Wehrmacht a Polonia no fue ninguna sorpresa para el Estado Mayor de ésta, adecuadamente advertido por el Biuro Szyfrów, aunque ello no bastó para detener la potente maquinaria bélica germana.

Por eso a finales de julio de ese año los polacos habían informado a los criptólogos de Francia y Reino Unido de sus avances, ofreciéndoles todo el material de que disponían e incluso una réplica de Enigma que habían fabricado. Muchos analistas consideran hoy que si los submarinos alemanes no lograron estrangular el tráfico marítimo británico fue gracias a los datos proporcionados por los polacos, que permitieron descifrar tempranamente las señales que los capitanes germanos enviaban desde el océano.

Cuando Polonia cayó, el Biuro Szyfrów destruyó sus archivos para evitar que cayeran en poder del enemigo; parte del personal fue evacuado a la zona sudeste del país, pero la invasión soviética el día 17 de septiembre obligó a trasladarlos a Rumanía para finalmente, en un rocambolesco periplo, llegar a Francia. Sin embargo, otros se quedaron y pese a ser detenidos por la Gestapo, ninguno reveló que sabían descifrar sus mensajes.

El famoso Alan Turing tuvo la oportunidad de intercambiar conocimientos con los criptólogos polacos en 1940; una colaboración que permitió a los aliados decodificar definitivamente todos los mensajes alemanes -que cambiaban los códigos cada poco intentando evitarlo- y, si bien Turing fue quien realizó el trabajo decisivo, un importante porcentaje se lo debió a sus colegas de Polonia. Así lo explicó luego Rejewski, recordando que los británicos tenían a diez mil personas trabajando en el asunto mientras que ellos sólo eran tres. El principal beneficio fue evitar la duplicación de esfuerzos y acelerar el proceso.


Alan Turing

Al ser tomada Francia, los polacos tuvieron que refugiarse en Argelia, de donde pasaron a Vichy. Desde allí facilitaron información de multitud de movimientos de las SS y la Gestapo; curiosamente, también analizaron los códigos soviéticos y los descifraron.

Más tarde, se vieron obligados a dejar suelo francés e intentaron llegar a España pero varios de ellos -incluido Różycki- murieron en 1942 en el naugragio del barco Lamoricière. Jerzy Rekewski y Henryk Zygalski atravesaron a pie los Pirineos, fueron atracados por su guía y dieron con los huesos en una prisión española antes de que la Cruz Roja los liberase al año siguiente. Al final pudieron alcanzar Gran Bretaña, donde se unieron al ejército polaco en el exilio.

Con el final de la guerra el Biuro Szyfrów se cerró, pues ya era innecesario. Rekewski regresó a Polonia donde vivió tres décadas más dedicado a otras cosas falleciendo en 1980, mientras Zygalski prefirió quedarse en Inglaterra hasta su muerte en 1978.

Varios de sus compañeros y sus jefes cayeron en manos de la Gestapo cuando intentaban huir a España, pero, al igual que los que habían permanecido en Polonia, ninguno confesó, por lo que los alemanes nunca supieron que su máquina Enigma era una valiosa fuente de información para los Aliados.


Fuentes: Enigma. How the poles broke the nazi code (Władysław Kozaczuk y Jerzy Straszak) / Alan Turing, Enigma and the breaking of german machine ciphers in World War II (Lee A. Gladwin) / Enigma. The battle for the code (Hugh Sebag-Montefiore) / Mathematics and War (Bernhelm Booß-Bavnbek y Jens Høyrup) / Wikipedia.

Libro recomendado: Enigma: How the German Machine Cipher Was Broken, and How It Was Read by the Allies in World War Two (Christopher Kasparek y Thomas Troy)

martes, 15 de mayo de 2018

SGM: Paracaidistas búlgaros (2/2)

Los Paracaidistas Búlgaros (parte 02) :


El 10 de octubre de 1944, el batallón es enviado a la zona de Vis, en los Balcanes Occidentales, donde se llevan a cabo la batalla de Strazhin.

Como ya se vio antes, algunos círculos búlgaros y los soviéticos, no tenían ninguna confianza en estas unidades entrenadas por los alemanes, por lo que al igual que el resto de las unidades de elite búlgaras, se asignan a esa zona de graves combates como infantería de a pie, lanzándolos contra las posiciones fortificadas alemanas. Según he leído fue una forma de deshacerse de ellas.

Veamos algo de la historia de estas acciones.

El 10 de octubre, el 1° Ejército Búlgaro reorganiza sus fuerzas para atacar las posiciones en Strazhin, y en el flanco de las fuerzas se pone a los paracaidistas.

De esta forma se decide lanzar un ataque, el 18 de octubre, con el objetivo de romper la defensa de los alemanes, y avanzar por los flancos y la retaguardia de la posición fuertemente fortificada Strazhin así despejar el camino para que el ejército avance hacia Kumanov y Skopje.

La punta de lanza sería el Batallón de Paracaidistas al mando del capitán Liubomir Noev. Su uso como unidad de asalto se debía a que este batallón era la unidad mejor entrenada del Ejército Búlgaro.



La forma de ataque sería la siguiente :

La Primera compañía, al mando del teniente Dumanov, atacaría al sur de la carretera, para avanzar hacia la retaguardia de Vis, atacando la zona sur de la fortificación de Strazhin, para culminar el avance en la aldea de Par. Para este avance se asignarían cuatro piezas de artillería como apoyo.

La segunda compañía, al mando del teniente Stanimirov, con el apoyo de una sección de desminadores, atacaría por el norte de Vis, destruyendo la zona norte de la fortificación de Strazhin, para culminar también su avance en la aldea de Par.

Los zapadores de asalto, se introducirían en el desfiladero del Kriva Reka, a ambos lados de la carretera a Kumanov, para tomar los túneles de la nueva línea ferroviaria de Skopje-Gueshevo, y para controlar el puente sobre el río y evitar su destrucción.

La tercera compañía actuaría a la derecha de la segunda, dando fuego de apoyo, además de actuar como distractivo.

Como apoyo adicional se colocan 9 compañías de infantería.

El resto de las tropas de avanzada del 1° Ejército Búlgaro harían el resto.

A las 6:00 horas del 18 de octubre, después de un breve entrenamiento de artillería y ataque de la aviación, el batallón inicia el ataque. Pero poco después de salir de las posiciones de partida, los alemanes comienzan a bombardearles con fuego de artillería y morteros.

La primera compañía, con el apoyo de sus cuatro piezas de artillería, avanza en ataque frontal contra Vis. En Mammilla, los defensores alemanes se retiran, lo que permite su conquista. Poco después de que la compañía fue contraatacada fuertemente por los alemanes, superándolos, provocando que su comandante, el teniente Dumanov, de la orden de retirada. Esto se debe al hecho de que las otras unidades del 1° Ejército Búlgaro en el sector no avanzan a tasas similares que los paracaidistas, y por lo tanto los alemanes se pudieron centrar su defensa en el ataque de la 1ª Compañía.

La 2ª Compañía del teniente Stanimirov avanzó bajo un fuerte fuego de artillería y disparos alemanes. Sin embargo, los soldados de la compañía siguieron avanzando y llegaron a la cresta este del Suvi Dol. La 2ª Compañía cayó realmente en una situación crítica, ya que está sometido a una verdadera barrera de fuego de artillería y morteros. Sin embargo, la mayoría de muertos y heridos, entre los paracaidistas, fueron producidos por los disparos de los francotiradores alemanes ocultos en los árboles. El comandante de la empresa de apoyo de la 2 ª Compañía, asigna un pelotón de infantería para el apoyo directo de la compañía, pero esto no cambia la situación. De esta forma, la 2ª Compañía debió retirarse a sus posiciones iniciales.


El teniente Stanimirov.

Los zapadores de asalto, con el apoyo de una compañía de infantería avanzaron contra las posiciones muy fortificadas alemanas a ambos lados de la carretera. Aquí el terreno era plano y abierto y, en consecuencia, recibieron un fuerte fuego de morteros fuego y disparos de infantería alemanes, antes que la unidad se hubiese posesionado, lo que obligó a su repliegue.

A pesar de los muchos esfuerzos y sacrificios de los paracaidistas se repelen los contraataques, manteniendo las pocas posiciones ganadas. Al mediodía, todas las unidades del batallón, están prácticamente donde mismo habían empezado, y habían sufrido grandes pérdidas (25 muertos y 40 heridos).

Las razones de este fracaso fueron varias, mala información de la inteligencia, la falta de espacio y la buena posición de los alemanes, la falta de capacitación de la aviación y la artillería, que no estuvieron a la altura para realizar un avance en un frente amplio, de cerca de 3 kilómetros, además existió una falta de reservas suficientes para llevar a cabo una segunda oleada de ataque. Por otra parte, las otras unidades, especialmente las de infantería no supieron avanzar, lo que permitió a los alemanes a reagrupar sus fuerzas y de dirigir el fuego de artillería directamente sobre las zonas de peligro su defensa.

Tras el fracaso del ataque contra la posición fortificada Strazhin de la mañana, el alto mando decidió renovar la ofensa a las 15.00 horas del mismo día. Se tomaron en cuenta las debilidades dadas durante la lucha de la mañana, y se decidió que el frente de ataque sería más amplio, que nuevamente los paracaidistas serían la punta de lanza, pero que las unidades de  infantería atacarían  en mayor cantidad en el flanco izquierdo del Batallón de Paracaidistas en dirección a Vis. De esta forma se provocaría que los defensores alemanes de Strazhin, no pudieran reaccionar a las unidades de paracaidistas en su ataque frontal, debido al avance de otras unidades por partes. Además, la situación había cambiado, ya que las posiciones alemanas sólo cubrían las partes altas y la angostura de Strazhin, además del camino a Kumanov.

Esta vez, la preparación de la artillería y del apoyo aéreo se organizó y se llevó a cabo principalmente en las posiciones alemanas por más de 50 minutos con un nutrido ataque de artillería y bombardeos aéreos. La aviación alemana contraatacó bombardeando la batería de artillería situada en las proximidades de la aldea Rankovtsi. A las 14:50 horas, todas las unidades de la  2ª división Búlgara, incluyendo a los paracaidistas, pasaron una vez más a la ofensiva.

La primera compañía comienza su ataque frontal en el mismo sector de la mañana, pero esta vez, con pérdidas significativamente menores, avanza logrado controlar Vis. En Mammilla toma prisioneros a varios soldados alemanes y una gran cantidad de armas. La compañía avanza y toma las partes altas de Strazhin, las que a pesar de varios contraataques alemanes, logra mantenerla hasta la caída de la noche.

El combate principal lo llevo a cabo la 2ª Compañía con el apoyo de la Sección de PLM del batallón, y de una compañía de infantería. Su avance fue sin mayores problemas hasta las  alturas de  Suvi Dol y Ustremyava en la parte septentrional de la cresta de VIS. Al norte de esta cresta se encontraban las posiciones alemanas principales de Strazhin. Su lucha hacia allí fue complicada, y un sector próximo a Chanterelle adquiere gran importancia, ya que el resultado depende de la integridad de la defensa alemana. En ese sector se lleva a cabo un combate cuerpo a cuerpo con algunos paracaidistas alemanes, los que tuvieron un elevado precio en víctimas para rechazarlos parcialmente. Chanterelle no cayó, pero el primer avance en la defensa del enemigo se había hecho.

La única unidad que no logra cumplir con su tarea encomendada, son los zapadores de asalto. Originalmente habían desarrollado un buen ataque, pero al pasar el puente de Kriva Reka, los zapadores encuentran una fuerte resistencia alemana y, a pesar, de los numerosos intentos de desalojarlos, al final del día no deciden retirarse a sus posiciones originales.

El avance de las otras unidades, de infantería, del flanco de los paracaidistas, fue muy difícil para controlar el centro y sur de cresta Strazhin. Nada más salir de sus posiciones, las unidades de infantería, fueron detenidos por un fuerte fuego de artillería. Al sector llegó en persona el comandante de la 2ª división de Infantería Búlgara, el general Nikola Genchev, el que aleonó a sus hombres para retomar el ataque, y a las 19:00 horas, después de una obstinada lucha mano a mano con los alemanes, logran desalojarlos.

A esa misma hora, un segundo ataque, llevado a cabo por el resto de la 2 ª División de Infantería, se completa con un éxito parcial, pero la toma de estos puestos claves alemanes, crea una oportunidad real de penetrar en la defensa alemana con el uso de otras unidades, al igual que del 1° Ejército Búlgaro que avanzó en un frente más amplio. El mando alemán, evaluando la situación, se dio cuenta que de nada servía retener Strazhin, por lo que abandonó gran parte de los pequeños puestos, dejándolos a merced de los búlgaros.

Noche del 18 al 19 de octubre, los paracaidistas pasan las posiciones alemán. Temprano en la mañana se renovó un breve enfrentamiento con los alemanes, pero al final se rindieron Al final del día 19, la posición fortificada de Strazhin estaba tomada definitivamente, y partes del 1° Ejército Búlgaro llegaban a la línea, pero la situación del sector no se resolvería completamente antes de tres días.

En este ataque, el precio más alto en víctimas lo tuvo el Batallón de Paracaidistas, 56 muertos y 151 heridos, prácticamente una cuarta parte de los 470 paracaidistas utilizados.

El día 18 de octubre, el primer combate real del Batallón de Paracaidistas Búlgaro, fue declarado en Bulgaria, como el Día del Paracaidista.

Después de esto, algunos de los miembros del batallón son asignados a la liberación de Macedonia, mientras otros quedan en funciones en torno a Koumanov. Otra porción de los paracaidistas, siguió los combates posteriormente por Yugoslavia, Albania y, algunos, hasta Hungría, donde fueron desmovilizados, a petición de los rusos en enero de 1945, mientras los otros, que se habían quedado en Bulgaria, formaban una escuela de saltos en Sofía.


Fuentes 


Axis Forces in Yugoslavia 1941-45 (Nigel Thomas/Krunoslav  Mikulan).

http://helmet.0catch.com/paratr.htm

http://www.vi-books.com/vis/vis4/vis4_3/PARA.htm

http://www.vi-books.com/vis/vis4/vis4_3/08.htm

http://www.vi-books.com/vis/vis3/13_zastoto.htm

http://stanimer.blogspot.com/2008/08/blog-post_13.html

viernes, 11 de mayo de 2018

SGM: Paracaidistas búlgaros (1/2)

Los Paracaidistas Búlgaros (parte 01) :




No se tiene gran información sobre estas unidades, pero lo siguiente es una aproximación de la realidad.

En mayo de 1942, la Fuerza Aérea Búlgara, comienza la selección y entrenamiento para la formación de una unidad de paracaidistas, de un contingente aproximado de 300 soldados.

En agosto de 1942, candidatos, procedentes de distintos regimientos de todo el país, son sometidos a los exámenes preliminares. Los que los aprobaron, fueron trasladados al aeródromo de Vrazhdebna, cerca de la capital Sofía, para pruebas psico-físicas y deportivas, incluidas las pruebas en la cámara de presión.

Recién a principios de diciembre de ese mismo año, se tienen 150 seleccionados, los que son enviados a Escuela de Fallschirmjäger de Braunschweig en Alemania, para su entrenamiento.

Un primer grupo de 80 hombres (una compañía), era dirigido por el capitán Lubomir Noev, un ex comandante de la caballería. Lo secundaban, al mando de las secciones, los tenientes Stanimir Stanimirov y Svetoslav Iotzov. Como comandantes de los pelotones estaban el suboficial Emil Dumanov y los sargentos Georgy Vankov, Atanas Kondov, Petko Yotov, Iskro Yovov, Atanas Kamensky, Andrey Iliev, Velyn Penchev y Nikola Stefanov.

Un segundo grupo de 70 hombres, estaba al mando del capitán Georgy Alaikov, los tenientes Georgy Markov, Tsocho Petrov, Boyan Bonchev, Konstantin Petrov, y los sargentos Belcho Belchev, Dimitar Vargalov, Oscar Shtumf, Kolio Rusev, Dimitar Taslakov, Ilia Pandinov, Ilia Prodanov, Nikola Davidov.

El entrenamiento fue previsto para 3 meses con un mínimo de 6 saltos con paracaídas. En la formación se separó en grupos de oficiales, sargentos y soldados. La capacitación fue realizada por instructores alemanes de la Escuela de Paracaidistas. La formación incluyó ejercicios en tierra de gran dificultad, algunas lecciones de aeronáutica teórica, ejercicios de preparación y adaptación de los paracaídas, además de la formación militar. Para los lanzamientos se usaron aviones de transporte Ju-52 y bombarderos He-111. Para los ejercicios de eliminar el paracaídas, después del desembarque, se utilizaron motores de  aviones para crear el flujo de aire.

Los búlgaros aprendieron muy bien, y mostraron excelentes resultados. Tal vez esta fue la razón por la cuál los primeros estudiantes paracaidistas que saltaron desde bombarderos H1-111 fueron búlgaros y no alemanes.

Después de terminar el programa y hacer los 6 saltos desde 4 Ju-52 y 2 He-111, los paracaidistas búlgaros paracaidistas regresaron a Bulgaria.





Paracaidistas búlgaros en su entrenamiento en Alemania, ataviados con uniformes de Fallschirmjäger en Braunschweig.


Saltos de entrenamiento búlgaros a principios de 1943 en Alemania.

Junto con los paracaidistas, en Braunschweig, también se capacitó a dos pilotos búlgaros. Posteriormente entre 5 y 6 más serían entrenados en Bulgaria. Ellos pilotearían los Ju-52 a partir de los cuales se realizarían los saltos paracaidistas en Bulgaria

En febrero de 1943, vuelven los paracaidistas entrenados a Bulgaria, y comienza la planificación de una segunda compañía.

En el mes de marzo, la unidad pasa a llamarse Batallón de Paracaidistas (Druzhina  Lekoparashutna), y queda al mando del capitán Lubomir Noev, y los elementos base fueron los de los dos grupos formados en Alemania. El capitán Georgy Alaikov fue enviado en servicio al Cuartel General de la Fuerza Aérea, como coordinador, mientras algunos otros toman la misión de la selección de los elementos de las tropas que se formarán en el futuro cercano.

En esta época, más que un batallón, la unidad era una compañía de paracaidistas y una sección de PLM (Plana Mayor).





Emblema de los paracaidistas búlgaros llevado en 1943.

Sus operaciones desde su formación estuvieron encaminadas a acciones tanto contra partizanos griegos como partizanos yugoslavos en Macedonia, territorio anexado por Bulgaria en abril de 1941, como unidad del 5° Ejército Búlgaro.

Un grupo de paracaidistas y suboficiales búlgaros reciben instrucciones de un oficial en Macedonia en 1943. Nótese el uso de cascos de modelo búlgaro de 1939, con el emblema tricolor de la bandera de Bulgaria, que era el mismo que usaba la infantería. En ese mismo año van a ser reemplazados por el casco de paracaidista alemán modelo 1937. También se observan granadas de fabricación búlgara. Además se puede ver las divisas de águila estilo alemán que indican la calificación paracaidista.

En principios su material fue netamente búlgaro, pero a medida que pasaban los meses de 1943, los alemanes e italianos comenzaron a abastecerlos de uniformes y armas. Entre las armas usadas estaban las metralletas alemanas MP-38 y MP-40, y las ametralladoras, también alemanas, MG-34 y MG-42.

En la lámina se observa a un oficial del Batallón de Paracaidistas de la Fuerza Aérea Búlgara en Macedonia en 1943. Este batallón vestía, después de los aportes alemán e italiano, del smock de salto camuflado italiano sobre el uniforme de campaña gris azul de la Fuerza Aérea Búlgara modelo 1938. El gorro de campaña usado era de color gris azul, con las alas de la Fuerza Aérea al frente, y al lado derecho la escarapela tricolor de su escudo nacional, basado en los colores de su bandera. Este oficial está armado de la metralleta alemana MP-38.

Paracaidistas búlgaro en 1943, usando cascos de paracaidista alemán modelo 1937. Nótese que el casco del primer paracaidista todavía luce el emblema de la Luftwaffe, sin embargo, en el del fondo se ve otro paracaidista usando el mismo tipo de casco pero con el emblema tricolor de Bulgaria, lo que sería definitivo en estas tropas. El color del casco era verde oscuro. A partir de octubre de 1944, para no tener problemas, los paracaidistas búlgaros, reciben la orden de reemplazar estos cascos por algunos Mk 2 entregados por los británicos.

Desde mediados de 1943, comienza, bajo asesoría alemana, la formación de una segunda y tercera compañía.

En esas fechas, se eligieron a cerca de 300 hombres, bajo el mando del teniente Hristo Hristov y otros varios oficiales, los que fueron enviados para su formación a la Escuela de Saltos en el campo de aviación Kralevo y a la Escuela de Combate de Nisch (Nahkampfschule Nisch) en Serbia, Yugoslavia. El entrenamiento fue realizado por oficiales alemanes siguiendo el mismo programa que en Braunschweig. Al terminar la formación el grupo se trasladó al aeródromo de Vrazhdebna, cerca de Sofía.

A fines de 1943, la unidad estaba completamente operativa, llegándose entonces a un contingente de 480 hombres aproximadamente.

Para su organización final, se hace volver a los paracaidistas que estaban en Macedonia, y la estructura aproximada del batallón quedó sobre la base de tres compañías de infantería paracaidista de 150 hombres, dos de las cuales eran ligeras (la 1ª y la 3ª) y una pesada (la 2ª). Todas constaban de tres secciones, pero la 1ª y 3ª Compañías tenía dos de fusileros y una de ametralladoras, mientras la 2ª Compañía tenía sólo una sección de fusileros y dos secciones de ametralladoras. Además de los anterior, el batallón constaba de una sección de PLM y una sección de zapadores de asalto.

Con esta estructura, los paracaidistas vuelven a Macedonia.



Nuevo emblema de los paracaidistas búlgaros llevado desde marzo de 1944.

No se tiene gran información sobre las actividades de este batallón en Macedonia, pero asumo que sus actividades principales fueron como fuerza de seguridad. Del mismo modo no se tienen antecedentes de combates llevados a cabo.

Tampoco tengo información sobre el uso de esta unidad en los distritos anexados por Bulgaria en el este de Serbia, pero cabe la posibilidad que si hubieran actuado, de la misma forma que en Macedonia.

No se tiene claro cuando el Batallón de Paracaidistas Búlgaro vuelve a Sofía.

Lo que sí se puede afirmar es que el día 5 de septiembre de 1944 los soviéticos declaran la guerra e invaden Bulgaria. El día 8 de septiembre, Bulgaria formalmente se pasa al bando Aliado. El día 9 de septiembre, el batallón es enviado de Bozhurishte  al aeródromo de Telish en Pleven, cuando los ataques  aéreos aliados sobre Sofía se hacen demasiado intensos. A los pocos días es devuelta nuevamente a Bozhurishte, y de ahí al aeródromo de Vrazhdebna en Sofía, para la defensa de la ciudad, siendo asignado al 1° Ejército Búlgaro desde el 18 de septiembre de 1944, comenzando su accionar contra los alemanes.

Desde allí comienza la guerra sucia contra el batallón, el comandante de la 1ª Compañía Ligera Paracaidista, el teniente Svetoslav Yotzov, el comandante de la 2ª Compañía Pesada Paracaidista, el teniente Georgy Markov y el comandante de la Sección de Zapadores de Asalto, el teniente Konstantin Petrov, fueron detenidos y asesinados.


Fuentes 


Axis Forces in Yugoslavia 1941-45 (Nigel Thomas/Krunoslav Mikulan).

http://helmet.0catch.com/paratr.htm

http://www.vi-books.com/vis/vis4/vis4_3/PARA.htm

http://www.vi-books.com/vis/vis4/vis4_3/08.htm

http://www.vi-books.com/vis/vis3/13_zastoto.htm

http://stanimer.blogspot.com/2008/08/blog-post_13.html