Mostrando entradas con la etiqueta Segunda Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Segunda Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas

jueves, 27 de abril de 2017

SGM: La red Gehlen (Parte 1)

La Red Gehlen 

(Primera Parte) 

«La esencia de los servicios secretos, aparte de la obligación de conocer el máximo de los hechos, consiste en saber discernir las tendencias históricas pasadas y prever su evolución futura.»
Reinhardt Gehlen
 


Reinhardt Gehlen 
 

Berna: Enero de 1972. Una lluvia helada me acoge al bajar del avión que me trae de París. Al dirigirme al centro de la capital helvética, intento imaginarme cómo va a desarrollarse mi entrevista con este hombre que, veintiocho años después de la caída del Reich, ha aceptado finalmente hablar... Retrocedo mentalmente en el tiempo. Pienso en ese notorio mes de Mayo de 1945. ¿Cuál fue la reacción de Erich Sauber, el hombre que vengo a ver, al enterarse de la muerte de su Führer y de la rendición de su país? ¿Qué va a revelarme sobre la desaparición de los fieles servidores del régimen nazi, sobre los falsos suicidas y sobre la caza de los criminales de guerra organizada por los aliados, sobre la «extraordinaria reconversión» de algunos de ellos? Es la primera vez que voy a encontrarme con Erich Sauber, este antiguo adjunto de Walter Schellenberg. 

Walter Schellenberg 
 
Estrechamente ligado a todos los contactos que se establecieron entre ciertos jefes nazis y los aliados durante los últimos meses de la guerra, Sauber participó especialmente en las primeras conversaciones con los servicios secretos suizos y, por medio de ellos, con el norteamericano Allen Welsh Dulles, por ese entonces, jefe de la O.S.S. (Office of Strategic Services - Oficina de Servicios Estratégicos), en Berna, Suiza. 

Allen Welsh Dulles 
 
Schellenberg, jefe de los servicios de contraespionaje del R.S.H.A. (Reichssicherheitshauptamt – Oficina Central de Seguridad del Reich), quería proteger sus relaciones con la Abwehr, servicio de contraespionaje que reportaba directamente al O.K.W. (Oberkommando der Wehrmacht - Estado Mayor de las Fuerzas Armadas), dirigido durante mucho tiempo por el almirante Wilhelm Walter Canaris. 

Almirante Canaris 
 
Erich Sauber ha sido, también, testigo de las horas críticas de la Abwehr y de la caída de Canaris. El sucesor de Canaris, después de la guerra, Reinhardt Gehlen, no le es desconocido. Se ha encontrado con él a menudo, mucho antes de que ocupara sus altas funciones para los aliados y para el gobierno de Bonn. Gehlen ha sido siempre un funcionario brillante y eficaz. Se mantenía a la sombra de Canaris y esperaba su suerte. El nombre de Gehlen aparece a menudo en la correspondencia que he intercambiado con Erich Sauber a lo largo de estos últimos meses. Sauber no me ha ocultado la fascinación que ejercía sobre él, en la época, el joven coronel. Su testimonio es uno de los más sinceros y también de los más sorprendentes que he oído, durante esta encuesta, sobre una de las redes de inteligencia nazi: la Red Gehlen. 
Erich Sauber empieza su narración. Habla muy lentamente, sopesando cada palabra. Intenta acordarse con exactitud de lo que pasó hace casi treinta años. «Hace tanto tiempo», me dice a lo largo de la conversación. Le pregunto si conocía bien a Reinhardt Gehlen. –Si usted quiere decir con eso: «¿Era usted amigo de Gehlen?», puedo contestarle sin vacilar: no. Y nadie, que yo sepa, en mi medio de contraespionaje, puede enorgullecerse de haberlo sido. Era muy frío. Las relaciones con él se limitaban a las cuestiones estrictas del servicio. Me intimidaba mucho y estaba deslumbrado por su brillante capacidad de síntesis. Con él ningún problema era insuperable. En esa época yo trabajaba en el fichero central del Amt VI (seguridad exterior) del R.S.H.A. Gehlen dependía de la Abwehr, es decir, de los servicios de información del estado mayor general. Por eso estaba directamente a las órdenes del almirante Canaris. Las tensiones entre el R.S.H.A. y la Abwehr, entre Canaris y Himmler, creaban una competencia cerrada entre los agentes de ambas organizaciones. Himmler se volvía loco de rabia cada vez que la Abwehr lograba una operación exitosa. El habría deseado que los dos servicios se fusionaran y se pusieran bajo su dirección, ¡por supuesto! Nos prohibía todo contacto con los colaboradores de Canaris. Yo tenía algunos amigos que trabajaban en la Abwehr. Me acuerdo de una historia que estuvo a punto de provocar mi traslado al frente ruso. Conocía desde hacía tiempo a un oficial superior de la Abwehr. Una noche nos reunimos en un restaurante berlinés para cenar. De repente, reconocí en una mesa vecina a uno de los «soplones» de Heydrich, el teniente de Himmler. Dos días más tarde fui convocado al despacho del Reichsführer. Recorría la habitación completamente encolerizado. ¡Me hizo sufrir un interrogatorio en regla sobre mis relaciones con este oficial y terminó acusándome de develar secretos del servicio! Le cito este ejemplo para demostrarle hasta qué punto eran tensas las relaciones entre los dos servicios. En 1944, después del atentado del 20 de Julio contra Hitler, Himmler, con razón o sin ella, pensó que podría sacar partido de la situación. El almirante Canaris fue, de este modo, una de las víctimas de la gran purga que diezmó al estado mayor alemán, fue incluso acusado falsamente de colaboración con el enemigo. Ya sabe usted lo que le ocurrió a Canaris. Después de su destitución, su servicio fue reorganizado y más tarde integrado al R.S.H.A. Himmler triunfaba. Mi despacho, el Amt VI, absorbió al servicio de información de la Abwehr. Entonces veía más a menudo a Reinhardt Gehlen. Tenía cuarenta y dos años. Era coronel responsable del F.H.O (Fremde Heere Ost – Armadas Extranjeras del Este), el servicio de espionaje y contraespionaje dirigido contra la Unión Soviética- 
-A partir del momento en que la derrota de Alemania parecía inminente, la actitud de Gehlen debió cambiar sin duda- le pregunto. 

Reinhardt Gehlen 
 
-Gehlen había previsto indudablemente esta eventualidad –responde Erich Sauber-. Gehlen había sido siempre de un anticomunismo virulento. Todas sus acciones contra la Unión Soviética eran cuidadosamente preparadas. Daba siempre la impresión de que estaba saldando una antigua cuenta con los rusos. El odio de Gehlen contra este régimen era muy profundo. Un día me confió que estaba convencido de que íbamos a perder la guerra. Me sorprendió mucho que Gehlen me participara su pesimismo de esta manera. «Estoy al corriente de todos los trámites iniciados por nuestros dirigentes para salvar el pellejo –insistió Gehlen-. ¿Por qué el Reichsführer S.S. Himmler se ve tan a menudo con el conde Bernadotte? ¿Sabe usted que Kaltenbrunner se sirve del Sturmbannführer Wilhem Höttl como mediador con los norteamericanos, y que nuestro Reichsmarschall Hermann Goering busca el modo de entrar en contacto con los ingleses? No creo decirle nada nuevo, ¿no es verdad Sauber? Usted es sin duda una de las personas mejor informadas dentro de este servicio. Y usted ha participado de conversaciones con los suizos con conocimiento y por indicación de Schellenberg». Gehlen no ignoraba nada de las tentativas hechas por nuestros dirigentes para ponerse en contacto con los norteamericanos y los ingleses. Me pregunto cómo podía estar tan bien informado de todos estos tratos secretos. Yo no había hablado a nadie de mi misión y estaba seguro que Schellenberg tampoco. A finales de Febrero –continúa Sauber- Gehlen había enviado al teniente coronel Gerhard Wessel, que en aquella época era responsable de una de las secciones del F.H.O., a Bad Reichenhall con una parte de los archivos. Había instalado allí un despacho que fue incluso adherido al cuartel general del grupo de ejércitos del Sur. Supongo que los documentos importantes no se encontraban en Bad Reichenhall, pero este despacho era una buena tapadera. Así Gehlen tenía las manos libres para poder esconder sus expedientes en otra parte- 

Bad Reichenhall 
 
Sauber se detiene unos instantes; después me confía las confidencias que le ha hecho Gehlen sobre la manera como él preveía la posguerra. 
-A partir del mes de Abril –continúa Sauber-, nuestros servicios estaban completamente desorganizados. Las órdenes y contraórdenes se sucedían a un ritmo infernal. La última vez que he visto a Gehlen fue durante la primera semana de Abril: «Dentro de poco seremos detenidos por los aliados –me dijo-. ¿Ha pensado ya usted en lo que puede ocurrirnos entonces, Sauber? Yo, sí. Quiero una rendición honorable y tengo un instrumento formidable que ofrecerles. Es absolutamente necesario que me entregue a los americanos. Tengo un plan dispuesto para la posguerra. Sauber, si tiene problemas con los aliados, piense en mí. Quizá podría ayudarle». –No sabía bien lo que quería decir. ¿Cuál era este plan? El instrumento era evidentemente su servicio de información sobre la U.R.S.S. y comprendía que esto pudiera interesar enormemente a los norteamericanos. ¿Pero esto era lo que él llamaba una «rendición honorable»? ¡Vender sus servicios a los norteamericanos! Sobre todo no veía de qué modo podría ayudarme. Antes de salir de mi despacho dijo: «Intente de todos modos evitar a los rusos, Sauber. ¡Podría arriesgarme a no volver a verle!» Tres días después supe que Gehlen había sido relevado del mando del F.H.O. y había sido jubilado. Era el 10 de Abril- 
En realidad, el viejo corso que es Reinhardt Gehlen no ha esperado al 10 de Abril para comenzar su plan de repliegue. «Lo más tarde a mediados de 1944 –refiere el historiador alemán Jürgen Thorwald-, Gehlen ha comenzado a reunir los informes, actas, estudios y archivos sobre la Unión Soviética en sus expedientes particulares y a ocultarlos en distintos lugares de los Alpes bávaros. De este modo, los archivos del servicio F.H.O. no pueden ser destruidos nunca». El 4 de Abril de 1945 tiene lugar en Bad Elster, en Sajonia, la última puesta a punto entre Gehlen y dos de sus ayudantes, Wessel y Baun. 

Bad Elster 
 
 
La cita ha sido concertada en el Kurhous Hotel. Los tres hombres se registran con nombres falsos. Las bases de la futura organización alemana de espionaje se van a establecer en una modesta habitación de hotel. De este modo, Wessel se encargará, junto con Gehlen, de asegurar el personal y los archivos del F.H.O. en la Alpenfestung (la Fortaleza Alpina). 

Alpenfestung 
 
Allí esperarán la llegada de los norteamericanos. Baun debe continuar ocupándose de los grupos Walli (nombre en código de los oficiales de información encargados de la «recuperación» de los prisioneros rusos y de la instalación de antenas de radio en la U.R.S.S., cuyos operadores eran desertores de la armada soviética), que él había dirigido sucesivamente para la Abwehr y para el R.S.H.A. Baun propone a Gehlen cortar temporalmente el contacto con los hombres de la armada Vlassov (general de la armada soviética, hecho prisionero por los alemanes en Mayo de 1942), que trabajaban en Moscú y en los estados mayores militares soviéticos. Gehlen le pide dar las órdenes para que todos los agentes diseminados en Silesia y entre el Oder y el Elba recorran los Alpes bávaros. En los días siguientes a esta conferencia secreta, reina una intensa actividad en los servicios de Gehlen. Se queman toneladas de papel, todos los documentos importantes son pasados a microfilmes en triple ejemplar y después colocados en cajas de hierro. Una de las series es enviada a Naumburgo en Turingia, y ocultada en casa de unos amigos de la familia Gehlen. Wessel vuelve a su despacho en Bad Reichenhall y Baun se instala en Baden. El 10 de Abril, el jefe del servicio F.H.O. dicta las últimas instrucciones a sus subordinados. Algunos reciben simplemente la orden de rendirse en el frente Oeste y de hacerse tranquilamente prisioneros de los americanos. A sus colaboradores más próximos les recomienda no decir nada, una vez hechos prisioneros. Al mismo tiempo, el servicio se valía de una particular «hecatombe». Comunicaciones de «fallecimientos» legan a los domicilios de algunos agentes de Gehlen, anunciando a sus familias que han muerto «por el Führer, el pueblo y la patria». Un complejo sistema de pistas es puesto a punto por Gehlen para poder tomar contacto con sus colaboradores prisioneros o «muertos». Establece un código especial de palabras y mensajes cifrados. Wessel se convierte en «W», Gehlen ofrece una «X», a Baun se le denomina «Y». Termina así la ejecución de la primera fase de su plan. 
Se trata ahora de salvaguardar al estado mayor del F.H.O., los archivos y a su propio jefe. Desde hace varias semanas, Gehlen ha escogido su lugar de refugio. En un principio, ha pensado que llegar al reducto alpino sería empeorar las cosas. Pero se ha dado cuenta en seguida de que la campaña de intoxicación llevada a cabo por los servicios de propaganda de Goebbels y el R.S.H.A., iba a ayudarle considerablemente. Porque, al hacer pasar el reducto alpino por una fortaleza inexpugnable, Goebbels va a transformar la estrategia militar norteamericana. Esta falsa noticia es, además, confirmada por los rusos, que piensan de este modo desviar de Berlín a las fuerzas norteamericanas. Estas van a dar máxima prioridad al reducto alpino. De este modo, Gehlen, al refugiarse en esta región, tiene garantizado el caer en sus manos. Todo el estado mayor del F.H.O. inicia entonces el largo trayecto que debe llevarle al refugio secreto. Para más seguridad, los oficiales se dividen en tres grupos y deciden llegar separadamente a la Alpenfestung. Gehlen y su familia forman parte del primer grupo y llevan con ellos los archivos que han ido a buscar a Naumburgo. El viaje se efectúa en condiciones deplorables: las carreteras están sobrecargadas de convoyes militares y de columnas de refugiados que huyen ante el avance del Ejército Rojo, y los bombardeos son continuos. El grupo, de hecho, corre un peligro muchos más grave, el de ser detenido por las patrullas S.S. En efecto, unos días antes, Hitler ha nombrado al almirante Doenitz como comandante en jefe de la zona norte, y ha ordenado a todos los oficiales que abandonan Berlín que se dirijan con sus hombres a Flensburg, donde se encuentra el cuartel general de Doenitz. Esta orden se aplica, naturalmente, también al estado mayor del F.H.O. Si Gehlen y sus hombres son detenidos en la carretera que lleva al Sur, les será difícil dar una explicación aceptable, y se arriesgan a ser fusilados por deserción. 
«En las orillas del Lena –refiere Gehlen en sus Memorias- dos camiones escaparon milagrosamente a una incursión aérea y más tarde, por la noche, fueron detenidos en Hof por elementos de las S.S., que los obligaron a entrar en un caserón: los S.S. deseaban examinar sus documentos. Este incidente exponía a los hombres a un peligro más grande que los bombardeos. Afortunadamente, los dos conductores, de los cuales uno era hijo de mi colaborador el mayor Baun, encontraron una verja sin el cerrojo por la que ellos pudieron escapar con los vehículos. Dejaron a mi familia en casa de unos amigos cerca de Cham y siguieron su camino hacia el Sur, hasta Bad Reichenhall, donde estaba replegado la mayor parte de mi servicio». 
Aquí, Wessel y algunos de sus oficiales se dispusieron a ayudar a Gehlen a ocultar las cajas. Decide distribuirlas en tres partes: una es depositada en Reit-in-Winkel, al sur del lago Chiem; la segunda en Wildermohalm, cerca de Kufstein; y la última se oculta en las montañas junto al pequeño pueblo de Valepp. Se da la orden de dispersión a Miesbach. Es preciso evitar a toda costa llamar la atención, porque Miesbach y sus alrededores, están llenos de oficiales nazis y S.S. Gehlen juzga preferible no permanecer personalmente en este lugar. Da la orden a treinta y ocho de sus oficiales de buscar un alojamiento cerca de ella y esperar su aviso. Sus hombres se dispersan por los pueblos vecinos: Achliersee, Fischhausen y Losefsthal. 
 
Acompañado de nueve de sus más fieles colaboradores, entre los que se encuentran tres jóvenes secretarias, Gehlen abandona Miesbach con los documentos ultrasecretos del F.H.O. Todos los hombres van vestidos como auténticos montañeses. Las cajas son llevadas en carretillas a lo largo de los senderos forestales. El ascenso les lleva varias horas. Finalmente, a la salida del bosque, llegan ante una gran explanada de nieve. En medio de una pendiente poco acentuada, Gehlen y sus compañeros descubren un pequeño chalet. El paraje lleva un nombre siniestro: Elendsalm, el «Pasto de la Miseria». Al anochecer, los hombres entierran profundamente las cajas en el límite del bosque. Gehlen está satisfecho. Tiene en su poder documentos de tal importancia que puede enfrentarse tranquilamente con el porvenir. 
«Para el éxito de nuestro plan –dice Gehlen en sus Memorias- era indispensable no dejarnos atrapar demasiado pronto. Una parte de nuestro grupo se iba todas las mañanas, al amanecer, a lo alto de la montaña, mientras que las tres chicas y dos de mis oficiales heridos se quedaban abajo resguardando el chalet. Escalábamos generalmente hasta la cresta del Auer y montábamos allí la tienda, en terreno cubierto parcialmente por los árboles. Pasábamos la jornada contemplando el paisaje y observando los primeros signos de vegetación que surgían poco a poco de la nieve. Al atardecer bajábamos y, antes de llegar al refugio, nos asegurábamos que nuestros compañeros habían colgado el mantel en un alambre para indicarnos que no había peligro». Gehlen teme mucho más las acciones de los grupos S.S. que a las tropas regulares aliadas. El 28 de Abril escucha por la radio que el Ejército Rojo ha entrado en Berlín. Al día siguiente se entera por uno de sus oficiales de reserva, Weck, que los americanos están en Munich y que han abierto las puertas del campo de concentración de Dachau. El 1º de Mayo la radio anuncia la muerte del Führer. Gehlen está cada vez más nervioso. Los S.S. rondan las montañas. «Weck no había permanecido inactivo –cuenta-. Gracias al Servicio de Aguas y Bosques de la región, había conseguido la llave de un refugio casi inaccesible, cerca de la cumbre del Maroldschneid. 

 


Era la tercera semana de Mayo. Consideré que había llegado el momento de pasar a la acción, de bajar al valle y de entregarse a la unidad americana más próxima. Los padres de uno de mis colaboradores, el mayor Schoeller, vivían en Fischausen, a orillas del Schliersee. Nos propuso pasar en su casa las vacaciones de Semana Santa, antes de entregarnos a los norteamericanos. No queríamos ser capturados: deseábamos entregarnos voluntariamente, y esto es lo que hicimos». 
En la mañana del 19 de Mayo, Gehlen y cuatro de sus oficiales bajan al valle. El día anterior, por la noche, han descosido las insignias de su graduación, se han quitado sus pantalones con franjas rojas –distintivo exclusivo de los oficiales del estado mayor general- y se han vestido con uniformes ordinarios de combate, de tal forma que ya no se distinguen de los miembros del ejército alemán que se repliegan hacia el Este. Tres días más tarde se entregan a los americanos. En una Alemania en plena derrota, Gehlen, con un orden perfecto, ha llevado a cabo su plan hasta el final. 
Reinhardt Gehlen ha dejado una parte de su equipo en el «Pasto de la Miseria» para recibir los mensajes de radio de los otros miembros del servicio. Ahora que su jefe ya no está con ellos, la vigilancia alrededor del chalet puede relajarse. Los oficiales del F.H.O. no desconfían de los montañeses, y menos aún de los pastores que ven pasar de vez en cuando. Uno de ellos, sin embargo, va a denunciarles. Rudi Kreidl sospecha mucho, en efecto, de esos hombres que le han dicho un día que son investigadores científicos. Los ha visto enterrar uniformes e insignias nazis. No le gustan nada los nazis. Mutilado de guerra, no perdona a Hitler el haber llevado a Alemania a un conflicto tan largo y tan mortífero. 

miércoles, 26 de abril de 2017

Arqueología militar: Un T-34 alemán en Estonia



Un T-34 con marcas alemanas en Estonia

Т-34
Las últimas noticias acerca de T-34.
Ha iniciado con éxito el motor diesel no sustituye a ninguna pieza de repuesto.
Han sustituido los rodamientos sólo por rollos de patinaje.
El ensamble del tanque pronto llegará a su final y que estará listo para corridas de prueba.
Está previsto en la temporada siguiente para llevar a los turistas y lo muestran como una exposición de trabajo de nuestro museo.

La información detallada sobre el T-34
Los alemanes han impulsado este tanque en el lago, cuando el combustible se terminó a finales de 1944. Lo ha puesto a una profundidad de 12 metros. Por encima de él había seis metros de turba y sedimentos. Durante dos semanas, los buceadores del club sacaron sedimentos arrastrados de encima del tanque. Cualquier rastro de aceite o aceite sobre el agua se ha ido. Se ha encontrado el tanque de Igor Sedunov en las memorias de los residentes locales. Un estado técnico de los ideales del tanque. El combustible en los tanques esta ausente, y no había aceite en el motor.

Para ver un mapa de un lugar donde se encuentra el tanque.

Mirar en el mapa donde se ha encontrado este tanque 










Fuente

lunes, 17 de abril de 2017

SGM: Midway, el punto de quiebre (2/2)

Midway: El punto de inflexión en el Pacífico

Andrew Knighton - War History Online
Parte 1 | Parte 2



El choque de las flotas

Ahora llegaba el turno japonés para las malas noticias, ya que la flota combinada estadounidense fue vista 200 millas de distancia - bien dentro de alcance para lanzar un ataque de bombardero.

Spruance cronometró su ataque con cuidado, esperando a que los japoneses estuvieran retirando sus aviones para abastecerse de combustible. Las primeras tres olas de bombarderos y aviones torpederos de los transportistas estadounidenses aún sufrieron terribles bajas con poco efecto, gracias a los Zeros que defendieron a los transportistas japoneses. Pero por la cuarta onda los Zeros también tuvieron que aterrizar para repostar. Con pocos combatientes enemigos en el aire, los estadounidenses fueron capaces de paralizar a tres transportistas japoneses - el Kaga, el Soryu y el Akagi. Debido a que los aviones japoneses estaban en la cubierta para rearmar y volver a combustible, muchos fueron destruidos donde se sentaron.


El Yorktown



Escena a bordo del portaaviones USS Yorktown (CV-5) de la marina de guerra de los EEUU durante la batalla de Midway, poco después de que ella fuera golpeada por tres bombas japonesas el 4 de junio de 1942. El humo denso es de fuegos en sus tomas, causado por una bomba que punzó Les echó las calderas. Un hombre con un martillo a la derecha probablemente cubra un agujero de entrada de bomba en el ascensor delantero. Observe los cables de engranajes de retención y los elementos delanteros de la empalizada en la cubierta de vuelo; La antena de radar CXAM, el gran estandarte nacional y la antena de balizamiento YE en el tope; 12,7 cm / 38, calibre de 12,7 mm y cañones de 28 mm dispuestos y listos a la izquierda. El crucero pesado USS Astoria (CA-34) es visible a la izquierda.

Mientras esto sucedía, un grupo de bombarderos del Hiryu se dirigían a atacar el Yorktown, volando con seis ceros para el apoyo. Localizados a 46 millas de distancia, la mayoría de ellos fueron abatidos por los combatientes estadounidenses. Pero tres bombas golpearon el Yorktown, golpeando hacia fuera la sala de motor e iniciando los fuegos que amenazaron los suministros explosivos del combustible y de la munición.


El Capitán Elliot Buckmaster y el resto de la tripulación corrió para salvar a Yorktown. Los incendios fueron controlados con grandes pérdidas de vidas. Los ingenieros volvieron a mover el barco. Una bandera nueva enorme de las barras y de las estrellas se levantó sobre la nave.

Pero ahora llegó una ola de torpedos. Una vez más, la mayoría fueron derribados, pero la mayoría no fueron suficientes. Dos golpearon el Yorktown debajo de la línea de flotación. Las luces, el poder y las comunicaciones se apagaron cuando el transportista comenzó a cotizar en el puerto. Por fin, Buckmaster dio la orden de abandonar el barco.

La venganza de Yorktown


Hasta ahora, el transportista japonés Hiryu había logrado evitar los ataques de aviones estadounidenses. Eso estaba a punto de terminar, cuando un avión de exploración vio el portaaviones. Veinticuatro Dauntless, diez de ellos originarios de Yorktown, partieron de la Enterprise, seguidos por dieciséis bombarderos de buceo del Hornet.

Fueron interceptados por Zeros, pero esta vez, la mayoría de los atacantes pasaron. Cuatro bombas golpearon la cubierta de vuelo del Hiryu, encendiendo fuegos que la tripulación no pudo controlar. Los cazas Zero, que se quedaron sin combustible y no tenían donde aterrizar, tuvieron que abandonar el mar.


El hundimiento del Mikuma, un crucero pesado japonés hundido en Midway.

Yamamoto todavía esperaba alcanzar Midway con su fuerza de invasión. Sin la cubierta de los portaaviones, y con los bombarderos americanos que volaban de la isla, su única esperanza de hacer esto con seguridad estaba bajo cubierta de la noche, y él empujó para esto. Pero luego llegó la noticia de los otros transportistas estadounidenses en la zona, y que dos de los cruceros con los que quería bombardear la isla no llegarían al anochecer. A las tres de la madrugada del 5 de junio, dio a regañadientes la orden de cancelar la invasión de Midway.

Secuelas

El Hiryu finalmente fue abandonado y hundido. El Yorktown fue torpedeado por un submarino japonés siendo remolcado a Pearl Harbor, y ella también se hundió.

Los pilotos japoneses habían emparejado a los estadounidenses en el cielo por encima de Midway, pero aún no habían sido capaces de proteger su flota, y así se habían perdido junto con sus transportistas. Los americanos podían permitirse el lujo de construir nuevos portaaviones. La flota japonesa, ahora un fantasma de su antigua gloria, no podía.

Los americanos ahora controlaban los mares, y podían comenzar la sangrienta campaña para retomar las islas dispersas del Pacífico.

jueves, 13 de abril de 2017

SGM: Hitler vivía drogado

Hitler fue inyectado rutinariamente con cocaína, metanfetamina y opiáceos
Por Eric Spitznagel - The New York Post
Hitler fue inyectado rutinariamente con cocaína, metanfetamina y opiáceos


Adolf Hitler es recibido por los partidarios en Nuremberg en 1933. Getty Images

Cuando pensamos en Adolf Hitler, tendemos a imaginarlo como el dictador furioso, que incita a la gente. Pero "Blitzed: Drogas en el Tercer Reich" pinta un cuadro muy diferente, uno de un adicto completo que apenas podía presentarse a reuniones militares sin sus inyecciones regulares de cocaína, metanfetamina y opiáceos. En una de las escenas más desgarradoras del libro, el autor Norman Ohler describe cómo "las venas de Hitler estaban tan destrozadas" a finales de 1944 que incluso su médico personal "difícilmente podía penetrarlas".

Cuando finalmente logró romper la piel, "en realidad hizo un crujido de ruido."


Algunas de las mejores historias se leen como escenas de una comedia de la película de la deshuesadora. Cuando Hitler visita su casa de montaña de vacaciones en Obersalzberg - "su nube congelada-cuco-tierra", escribe Ohler - él pasa su tiempo libre viendo cuervos y realizando "su uso de imitaciones de los sonidos producidos por las diferentes ametralladoras utilizadas en la Segunda Guerra Mundial . "Ohler deja que la escena visual se juega en tu cabeza y luego ofrece," Ya sea que lo hizo tan alto o no, no podemos decir. "

Hitler estaba lejos de ser el único adicto nazi. De acuerdo con Ohler, que estudió cientos de archivos federales alemanes, gran parte de la Alemania nazi - tanto soldados como civiles - estaba en lo alto de Pervitin, una forma de píldora de metanfetamina que prometió "integrar shirkers, malingerers, derrotistas y whiners". Por una fábrica de fármacos de Berlín, rápidamente atrapó con el público en general. Ayudó a las secretarias a escribir más rápido. Los bomberos lo usaron para sentirse más heroico, y las madres jóvenes tomaron las píldoras para protegerse de los azules bebés. Se convirtió, Ohler escribe, "tanto de un accesorio como una taza de café."

La droga pronto se notó por el ejército alemán, que ordenó 35 millones de dosis de Pervitin para los soldados que avanzaban en Francia en 1940.

Con efectos como fuertes sentimientos de invencibilidad y poder, y la capacidad de ir semanas sin dormir, ayudó a inspirar el "indomable espíritu de lucha aria" que a Hitler le gustaba presumir.

Entre el otoño de 1941 y la segunda mitad de 1944, Hitler apenas disfrutó de un día sobrio.
Esos efectos son la misma razón por la que Hitler fue personalmente atraído por Pervitin, entre otras drogas, pero sus dependencias de drogas no ocurrieron de la noche a la mañana. Comenzó en 1941 con inyecciones de esteroides y hormonas animales - tanto por ser vegetariano - para ayudar con su disminución de energía y problemas digestivos. Pero a medida que la guerra se tornaba más estresante y la victoria menos segura, necesitaba una patada más grande. Estaba perdiendo el carisma y la inquebrantable confianza en sí mismo que lo convertía en un líder tan poderoso.

El médico personal de Hitler, Theodor Morell, era un chiquillo extraño de hombre que llevaba un "uniforme de fantasía basado en sus propios diseños", parpadeaba en las direcciones equivocadas (sus párpados cerrados desde abajo) y estaba dispuesto a inyectar casi cualquier cosa Las venas de Hitler si el Fuhrer le sonreía.

Morell poco a poco comenzó a añadir ingredientes a sus inyecciones diarias - Hitler obtuvo su primer sabor de oxycodone antes de una gran reunión con Benito Mussolini - y Hitler eventualmente comenzó a depender de la "sensación (s) que correspondía tan perfectamente a su propia imagen de grandeza - Y esa realidad ya no se suministra ", escribe Ohler.


Hitler probó oxicodona por primera vez antes de una gran reunión con Benito Mussolini.Getty Images

Una de las historias más memorables de "Blitzed" no tiene nada que ver con las parcelas militares para la dominación del mundo. Es sólo otro romance sobre un hombre y una mujer y su entusiasmo compartido por los opiáceos. Eva Braun insistió en seguir a la droga de Hitler para droga, para estar "en la misma longitud de onda que su amante," que aparentemente condujo a una cierta intimidad unhinged. Después de regresar de "noches de citas" en Obersalzberg, Hitler rechazó los exámenes físicos de su médico para que no viera las "heridas en su cuerpo por el comportamiento sexual agresivo de Eva", escribe Ohler.


Eva Braun insistió en tomar las mismas drogas que Hitler, para estar "en la misma longitud de onda que su amante". Getty Images

A medida que pasaban los años, Hitler descendió más hacia sí mismo y su adicción, dice el libro.

"En su aislamiento, todo el placer y la energía recibidos previamente de la atención de una muchedumbre que animaba tenía que ser substituido por los productos químicos," Ohler escribe. "Entre el otoño de 1941, cuando empezó a recibir inyecciones de hormonas y esteroides, y la segunda mitad de 1944, Hitler apenas disfrutó de un día sobrio".

Al menos hasta que no tuvo otra opción. Aunque se cree ampliamente que Hitler sufría de la enfermedad de Parkinson durante los últimos días de su vida, Ohler especula que estaba sufriendo los síntomas de la abstinencia. Le guste o no, Hitler fue finalmente obligado a ir frío Turquía.

martes, 11 de abril de 2017

SGM: Desertores olvidados del Tercer Reich

Los desertores de la Segunda Guerra Mundial se disgustan cuando la exposición se centra en Alemania Oriental
Una exhibición de la justicia militar en Torgau ha atraído la indignación para dedicar más espacio a las víctimas de la dictadura comunista que el régimen nazi. Los desertores alemanes de la Segunda Guerra Mundial han sido a menudo las víctimas olvidadas de los nazis.
DW


Una exposición sobre la injusticia en las dictaduras alemanas está bajo fuego por sub-representar a las víctimas del sistema de justicia militar nazi a favor de las víctimas del régimen comunista alemán oriental.

La exposición se encuentra en un castillo de Torgau, al este de Alemania, donde el ejército alemán, llamado entonces Wehrmacht, trasladó su tribunal principal en 1943 y donde mantuvo la mayor prisión militar del país en Fort Zinna. Miles de desertores alemanes y otras víctimas fueron sentenciados, encarcelados y ejecutados allí durante la guerra, ya menudo llevaban décadas para que sus antecedentes penales fueran eliminados.
Después de la Segunda Guerra Mundial, Torgau era casero a un tribunal militar soviético así como a los campos de prisioneros usados ​​por la policía secreta soviética hasta 1949, cuando fue asumido el control por la policía popular del este alemán.
Dos tercios del espacio de la exposición está dedicado a la opresión comunista de la posguerra, mientras que sólo un tercio cuenta la historia de la brutal justicia militar del régimen nazi.
De acuerdo con la sociedad alemana de las víctimas de la justicia militar nazi, eso significa que la exposición no sólo omite aspectos importantes de la historia, sino que también renega de un acuerdo hecho con la fundación conmemorativa estatal de Sajonia, que prometió que la exposición se centrará en el período nazi , Y viola la política del gobierno federal para recordar a esas víctimas.

Distorsión de la historia

"La judicatura militar nazi dictó 30.000 sentencias de muerte durante la Segunda Guerra Mundial, de las cuales más de 20.000 fueron llevadas a cabo", dijo Rolf Surmann de la sociedad de víctimas de la justicia militar de la Nación. "Era un poder judicial excepcionalmente cruel, pero algunas partes de la exposición no se presentan, como los retratos de los ciudadanos luxemburgueses que fueron reclutados a la Wehrmacht, se negaron a servir y fueron fusilados en Torgau".
La injusticia continuó después de la guerra. Unos cuantos libros de historia han sido escritos sobre cómo la judicatura de la posguerra, tanto en Alemania Oriental como en Alemania Occidental, falló en perseguir crímenes del Holocausto y protegió a ex jueces nazis que habían perseguido a opositores al régimen nazi. Todo este aspecto de la historia, dijo Surmann, también ha sido borrado de la exposición.
En 2004, las organizaciones que representaban a las víctimas del régimen nazi (incluido el Consejo Central de Judíos en Alemania) retiraron su cooperación con Sajonia por razones de estado Leyes que conmemoraban en pie de igualdad a todas las víctimas de las dictaduras alemanas.
Esto fue resuelto con un acuerdo en 2011, pero la asociación dice que la nueva exposición muestra que la fundación de Sajonia no está logrando mantener su fin del acuerdo. "El concepto nunca fue realizado, ese es el problema básico", dijo Surmann a DW.
"Esto es inaceptable - tememos que cuando se presente una exposición adecuada, ninguna de las víctimas que representamos siga viva", dijo Surmann.


Jan Korte condenó al gobierno alemán por permitir a Sajonia determinar cómo se enmarcó la exposición

Desertores de la Wehrmacht

Los desertores de la Segunda Guerra Mundial de Alemania han enfrentado tradicionalmente prejuicios significativos entre las víctimas de Adolf Hitler. "Las víctimas de la judicatura militar nazi han tenido dificultades a menudo en toda Alemania, no sólo en Sajonia", dijo Jost Rebentisch, director de la asociación nacional para todas las víctimas del nacionalsocialismo. "Su rehabilitación es una historia muy triste, que duró hasta finales de los 90, e incluso entonces sólo se encontró con una resistencia considerable.Para muchos en los círculos conservadores, los desertores de la Wehrmacht siguen siendo traidores. ver."
"Es justo e importante que el concepto conmemorativo del gobierno alemán vea a Torgau como central para recordar a este grupo de víctimas", dijo Rebentisch a DW. El hecho de que esto no se haya hecho realmente es triste, a menudo Torgau está asociado con el tribunal militar nazi, por lo que el monumento allí tiene que centrarse en eso ".
Algunos políticos alemanes, por su parte, han criticado al gobierno por permitir que Sajonia se salga con su propia política conmemorativa y el suministro de fondos federales sin exigir ningún cambio en la exposición. "El hecho de que en el centro de la justicia militar nacionalsocialista todavía no hay una exposición digna sobre la función de la justicia militar de la NN, sus víctimas y la lucha de sus víctimas por la rehabilitación después del final de la Segunda Guerra Mundial es escandalosa", dijo Jan Korte, diputado líder parlamentario del partido de izquierda.
"El gobierno federal podría haber utilizado sus muchas posibilidades de control dentro de la fundación de memoria de Sajonia años atrás", dijo Korte a DW en un correo electrónico. "A través de su inactividad, el gobierno está protegiendo la escandalosa posición de la fundación hacia las víctimas de la justicia militar de la N".

miércoles, 22 de marzo de 2017

SGM: El mito de los Kamikaze

Pro patria mori

Una corrección necesaria de un mito popular



"Cosa insoportable de morir en el cielo", escribió Tadao Hayashi, un estudiante piloto, en su diario el 27 de julio de 1945, la noche anterior a que su avión fue derribado. Los escritos de Hayashi, como los de otros estudiantes japoneses compilados en este libro, contradicen la caricatura del fanático piloto kamikaze imaginado por americanos y británicos durante la guerra y desafían el mito del héroe nacionalista hilado por instituciones conservadoras en Japón.

Los soldados estudiantiles, argumenta el autor, fueron sacrificados injustamente en el gambito final del gobierno militar de la guerra. Ella revela que el tokkotai ("fuerza de ataque especial", que es cómo el kamikaze se refiere en Japón) no tenía voluntarios cuando se formó en octubre de 1944. En cambio, los nuevos reclutas fueron asignados por sus superiores o obligados a inscribirse utilizando Tácticas de presión. Ningún oficial superior ofreció su vida para esta misión; En su lugar, el cuerpo "voluntario" comprendía recién reclutados muchachos-soldados apenas de edad y reclutas de estudiantes de las mejores universidades de la nación.

Los poemas, cartas y diarios que aparecen en este libro dan la mentira a la noción de que Japón se unificó detrás de la guerra. Las voces de los estudiantes-soldados hablan de manera reflexiva y elocuente acerca de su dilema entre el deber para con la nación y el deseo de mantenerse con vida. La mayoría de ellos habían sido redactados al final de la guerra y representaban a la élite intelectual del país. Bien leídos, muchos de ellos recurrieron a la literatura y filosofía europea para racionalizar sus muertes. "Zwei Seelen wohnen ach in mein Herz!" ("¡Ah, dos almas residen en mi corazón!") Grita Hachiro Sasaki, mientras trata de reconciliar su patriotismo con su deseo de vivir. Otro piloto lleva a Soren Kierkegaard "La enfermedad a la muerte", junto con la Biblia, en su vuelo final. Al igual que cualquier joven adolescente lejos de casa, los estudiantes soldados estaban intensamente solos. En la base aérea naval de Tsuchiura, hogar de muchos tokkotai, la canción que cantaban con más frecuencia no era nada patriótica, sino una canción de cuna en el dialecto de Kumamoto que decía: "Estoy aquí lejos de mi hogar. Incluso cuando muera, nadie llorará por mí; ¡Qué solitario es sólo oír a las cigarras gritar! "La muerte de estos jóvenes intelectuales no llegó en un estallido de fuego y gloria, pero al final de una larga lucha lucharon solos.

La palabra "kamikaze" entró en el idioma Inglés durante la segunda guerra mundial y ha soportado como un símbolo del militarismo zeloso de Japón. Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, fueron renacidos como los suicidas del siglo XX. El autor sostiene que ambas caracterizaciones son profundamente defectuosas. Los tokkotai, como ella prefiere llamarlos, no se suicidaron, pero fueron condenados a muerte en las misiones militares a las que fueron asignados. Los terroristas de al-Qaeda, por otra parte, buscaron la muerte en su intento de ejercer el máximo daño civil. "Kamikaze Diaries" es una corrección oportuna y necesaria de un mito popular, y una importante contribución a la comprensión de Japón en guerra.

lunes, 20 de marzo de 2017

Biografía: Riphagen, una rata fascista amigo de Perón y Evita

Bernardus Andreas "Dries" Riphagen
La Segunda Guerra




(7 de septiembre de 1909 Amsterdam [Holanda], + 13 de mayo de 1973, Montreux [Suiza]. Fue un conocido delincuente holandés, el cual colaboró con los alemanes durante la SGM, estando involucrado en al menos 200 muertes.


BIOGRAFÍA


Nació en una familia numerosa, siendo el undécimo hijo. Su padre, alcohólico, trabajaba en la Marina. Su madre, falleció a los pocos años de nacer. Poco más tarde, su padre se volvió a casar.

A los catorce años, ya era un adolescente difícil, fue enviado a una escuela de la Marina, donde alcanzó el grado de cadete. Estuvo navegando durante un año. Residió durante dos años en Estados Unidos, donde empezó a tratar con los círculos criminales, aprendiendo de sus métodos, de dónde le vino el sobrenombre posterior de Al Capone, y a la vez, trabajaba en la empresa de petróleo Standard Oil.

A su regreso de los EE. UU., con dieciocho años, Dries se unió al NSNAP (Partido Nacional Socialista de los Trabajadores holandeses), el cual era antisemita y abogaba por la unión de Holanda con Alemania.

Empezó a moverse en los bajos fondos de Amsterdam, donde su ocupación era como proxeneta y ladrón, demostrando una cierta habilidad para moverse en este mundo, asimismo, su pasión era las apuestas, las joyas (principalmente diamantes) y los coches.

Con la ocupación alemana de 1940, no sólo continuó con sus actividades, sino que abarcó mucho más, empezando a colaborar con el SD Sicherheitsdienst Servicio de Seguridad alemán y como miembro de la Oficina Central de Emigración Judía (Zentralstelle für jüdische Auswanderung), primero en La Haya y después en su ciudad natal, junto a los miembros de la familia Olij, Jan, Kees y Sam.

Esto le permitió, junto a sus compinches, introducirse (y ganar la confianza) de los judíos, los cuales estaban a disposición de las autoridades alemanas, lo cual incluía sus propiedades, un filón del cual Dries empezó a aprovecharse con las confiscaciones de propiedades y joyas, con coacciones incluso para que delataran a otros judíos, y él daba a los alemanes, no sin antes llevarse su parte (10%) establecida con éstos, aunque se embolsaba más de lo pactado. tampoco faltaban judíos como agentes encubiertos, los cuales amenazados con la deportación de ellos o de su familia, se infiltraban en la Resistencia.

En 1943, formó parte de la Columna Henneicke, que era un grupo de unos treinta colaboradores holandeses, en su mayoría miembros de los bajos fondos, los cuales se dedicaban (cobrando en metálico por cada judío) a buscar a los judíos que se habían escondido de las persecuciones. En este mismo año, entregaron a las autoridades alemanas más de 3000 judíos holandeses.

Dries atesoraba ya una pequeña fortuna, el cual iba ingresándola en cuentas de Suiza y Bélgica.

En octubre de este año, la columna fue disuelta, acusada de corrupción en su propio beneficio.

Dries se traslada a Assen, donde empieza a trabajar en otra columna (Hoffman) [especializada en ejecuciones y en localizar aviadores aliados que habían sido derribados] y colaborando con el SD de la ciudad. Asesinó al resistente holandés Gerhard Badrian. En esta ciudad, tiene un accidente de coche, donde se lesiona de gravedad en una pierna.

Al finalizar la guerra, empezó a ser buscado por la policía como traidor y por asesinatos de judíos. Al verse acorralado, se puso en contacto con un antiguo jefe de policía de Enschede y miembro de la Resistencia, Wim E. Sanders, para negociar.
No fue entregado a las autoridades locales, pero sí bajo arresto domiciliario, a cambio de información de colaboradores y redes de los alemanes.

En febrero de 1946 escapa, con la ayuda de miembros de la Oficina de Seguridad holandesa BNV (Bureau voor Nationale Veiligheid), en un coche fúnebre, dentro de un ataúd, cruzando la frontera con Bélgica. Posteriormente, estuvo un tiempo recorriendo España.

A mitad de este año, fue detenido cerca de la frontera con Francia, al carecer de documentación, e ingresado en la cárcel, siendo posteriormente liberado bajo fianza, ayudado por algún contacto (se cree que fue un sacerdote español), con la obligación de tramitar su documentación.

Obtiene un pasaporte Nansen (una tarjeta de identidad para los refugiados apátridas), por medicación de un miembro del Servicio de Seguridad holandés, el cual le proporciona ropa y calzado, con la salvedad de que en los talones del calzado, había diamantes.

Cuando estaba a punto de ser extraditado a Holanda, en marzo de 1948, vuela hacia Argentina con un amigo. Al enterarse de su presencia en este país, la Embajada holandesa cursa una solicitud de extradición, pero sólo con los cargos de robo de automóviles y robo, con lo cual las autoridades argentinas denegaron la solicitud, manifestando que ese delito ya había prescrito. Cabe destacar que Dries se había hecho amigo de un miembro de la Corte Suprema de Argentina.

También consiguió acercarse al matrimonio Perón, llegando a tener un puesto como secretario. Se instala en la capital de este país, donde pone en marcha un negocio de fotografía, y a la vez, organizando competiciones de boxeo, a lo que era aficionado desde su juventud, y colaborando con los servicios secretos de Argentina.

Cuando el Presidente del país fue derrocado, Dries viajó a Europa, viviendo en varios países. Su última dirección conocida fue en Madrid (España), en la calle Padilla 4, de alquiler, que pagaba una tal Alicia López García, donde vivía rodeada de lujo y de mujeres adineradas, las cuales le mantenían. (esta dirección fue facilitada por el Servicio de Inteligencia holandés en Londres).

En 1973, se trasladó a una clínica en Suiza, enfermo de cáncer, donde murió. Nunca más volvió a ver a su mujer Greetje ni a su hijo cuando se fue de Europa en 1946.

Su mujer se casó con el hombre que ayudó a su marido a cruzar la frontera con Bélgica, Frits Kerkhoven, ex detective y miembro de la Resistencia, y ésta adoptó a su hijo.

En 2010, dos periodistas holandeses publicaron un libro sobre Dries “Riphagen: de Amsterdamse onderwereld 1940-1945 [solo está editado en holandés] con las declaraciones de su hijo Rob y de otros compinches.

Tres años más tarde, una emisora de radio holandesa realizó una serie sobre su persona.

En 2016, se hizo la película sobre su vida Riphagen por el director Pieter Kuijpers, con guión de Thomas van der Ree y Paul Ene Nelisse, el papel principal fue interpretado por Jeroen van Koningsbrugge, que también lo había interpretado en la serie de la radio.


ALBUM FOTOGRAFICO



Con su hijo Rob






Imagen






Enlace del artículo de la película en este foro: Riphagen



FUENTES


https://nl.wikipedia.org/wiki/Dries_Riphagen
http://www.miguelgarciavega.com/no-hubo ... -riphagen/
http://www.go2war2.nl/artikel/2624/Biog ... phagen.htm
https://www.google.es/

domingo, 19 de marzo de 2017

SGM: Midway

Midway 
por Horacio M. Rodríguez 

A fines de 1910 el piloto acrobático Eugene Ely a bordo de un biplano Curtiss efectuó el primer despegue de una aeronave desde la cubierta de un barco. Dos meses más tarde, en otro vuelo experimental, el mismo aviador realizó el primer aterrizaje sobre un navío. La hazaña fue celebrada por los periódicos de la época desde donde comenzó a especularse que aquellos vuelos obligaban a rever las tácticas navales. En efecto, Eugene Ely había demostrado la factibilidad de lo que iba a convertirse con el tiempo en el arma más poderosa que cualquier marina podía poseer: el portaaviones, un barco capaz de transportar aviones de guerra hasta la batalla, lanzarlos contra el enemigo y recuperarlos para volver a atacar una y otra vez. 

Sin embargo, esta revolucionaria máquina de guerra maduraría lentamente. Los almirantes tradicionalistas resistieron la idea y tuvieron que transcurrir más de dos décadas y una guerra mundial para que los diversos experimentos y desarrollos alumbraran el primer portaaviones tal como hoy los conocemos. Finalmente al estallar la II GM, las marinas de las naciones más poderosas ya contaban con estos magníficos buques que alterarían definitivamente los planteamientos de la guerra naval. 

Luego de los fulminantes éxitos conseguidos desde el ataque a Pearl Harbor, los japoneses preparaban la ocupación de Nueva Guinea para extender su dominio sobre el Mar del Coral y así aislar Australia y continuar su expansión en el Pacífico. Era la primavera de 1942 y la batalla que se desarrolló en aquel mar fue la primera en la que se combatió exclusivamente con aviones embarcados sin que los buques adversarios se pusieran en contacto o si quiera se avistasen. Sin embargo, aquel encuentro fue tan sólo el preludio de lo que sería un mes más tarde la gran batalla del Pacífico, el enfrentamiento donde se decidiría el control del Pacífico Central. 
El objetivo era Midway, un atolón en medio del océano donde EE.UU. contaba con un destacamento del US Marine Corps y un aeródromo. Hacia aquella isla se dirigía la mayor flota que jamás se hubiese visto: cinco grupos tácticos al mando del propio comandante en jefe de la Armada Imperial Japonesa, el almirante Isoruku Yamamoto a bordo del enorme acorazado Yamato, con un total de 200 buques entre los que se encontraban 11 acorazados, 8 portaaviones -con más de 300 aviones embarcados-, 22 cruceros y 20 submarinos. Desde bases en tierra operarían además unos 250 aviones. Frente a tan descomunal armada la US Navy sólo pudo oponer dos grupos, la Task Force 17 con el portaaviones Yorktown y la Task Force 16 con los portaaviones Enterprise y Hornet. Las dos flotas, como había sucedido en el Mar del Coral, no llegarían a verse en ningún momento. Todos los ataques y la suerte de la guerra en el Pacífico se desarrollarían en el cielo. 

Del 3 al 6 de junio de 1942 el cielo del Pacífico central se llenó de aviones de reconocimiento, de cazas, de bombarderos en picada y torpederos. A pesar de la desproporción de fuerzas, diversos factores, entre ellos la buena fortuna, volcaron la balanza a favor de los norteamericanos. Los buques japoneses carecían de radar y sus cazas tenían que interceptar a las formaciones descubiertas a simple vista. Los Zero, más veloces y maniobrables que los aviones norteamericanos, encontraron sin embargo adversarios temibles. Los jóvenes pilotos norteamericanos -la mayoría recién salidos de la escuela de adiestramiento- fueron a la lucha guiados por el capitán de corbeta John S. Thach quien supo sacar el mayor provecho posible de sus máquinas utilizando tácticas conjuntas que lograron contrarrestar y hasta superar a los cazas japoneses. 
Hasta media mañana del 4 de junio el almirante Yamamoto estaba bastante satisfecho: los norteamericanos habían demostrado una agresividad extraordinaria, pero sus buques habían logrado rechazar siete oleadas de ataque sin sufrir ningún daño. El almirante estaba seguro de tener la victoria entre sus manos. Sin embargo, mientras buena parte de sus aviones aterrizaban y eran febrilmente reabastecidos con torpedos para que atacaran ahora a la flota americana, los bombarderos en picada Dauntless provenientes del portaaviones Enterprise se precipitaron desde 5 000 metros de altura, atravesaron el fuego antiaéreo de los buques de escolta y lanzaron sus bombas. Dos portaaviones -el Akagi y el Kaga- quedaron envueltos en llamas. Era el comienzo del fin. 
La batalla de Midway fue uno de los enfrentamientos decisivos de la historia, un revés que eliminó súbitamente la aplastante superioridad aeronaval de los japoneses, factor esencial para que los norteamericanos continuaran con éxito la guerra en los inmensos espacios del Pacífico. Los japoneses perdieron allí cuatro portaaviones, un crucero pesado y más de 330 aviones con sus tripulaciones. Los norteamericanos por su lado perdieron sólo un portaaviones, un destructor y 179 aviones. La aviación naval japonesa ya nunca se sobrepondría a la pérdida de la mayoría de sus pilotos más expertos y aunque lucharía con determinación -e incluso con fanatismo- resultó evidente que la marea baja había comenzado ya para el Imperio del Sol Naciente. 
Más de treinta años después de aquellos días y coincidiendo con el bicentenario de la independencia de EE.UU., se estrenó en ese país Midway, superproducción fílmica que examina con rigor histórico los avatares de aquella batalla. Minuciosa y ecuánime en el relato de los hechos, la película cuenta con abundante material documental y resulta de gran interés para el aficionado a la aviación. El film cierra con las palabras del almirante Nimitz, comandante en jefe de la Armada de los Estados Unidos: "¿Fuimos mejores que los japoneses o tan sólo más afortunados?" Nimitz se interrogaba cuando aún se escuchaban los ecos de la batalla y todavía quedaban muchas más por librarse. Tres años de lucha lo separaban de la victoria definitiva. 

Aeroespacio

sábado, 18 de marzo de 2017

SGM: Fotos de la Operación Zitadel (1/2)

Fotos no vistas de la batalla más grande de tanques de la SGM

Damian Lucjan - WHO



La batalla de Prokhorovka fue una parte de una más grande, la Batalla de Kursk, y sucedió cuando el 5º Ejército de Tanques de Guardias del Ejército Rojo Soviético atacó el II Cuerpo SS-Panzer del Ejército Alemán en una de las mayores batallas de tanques en el ejército historia.

Los alemanes destruyeron muchos tanques soviéticos (300-400 tanques y cañones autopropulsados) y degradaron temporalmente el poder de ataque del 5º Ejército de Tanques de la Guardia, pero no pudieron tomar Prokhorovka o abrirse a tierra abierta.

Para los soviéticos, su masivo ataque blindado del 12 de julio no destruyó el II SS-Cuerpo Panzer -que perdió 43 tanques y cañones autopropulsados- o lo lanzó a la defensiva. Lograron agotar a los alemanes y eventualmente contribuyeron a detener su avance.

Mientras que la batalla se considera generalmente un éxito táctico para los alemanes debido al alto número de tanques soviéticos destruidos, en última instancia no había ninguna brecha alemana en Prokhorovka.

La ofensiva alemana de Kursk, codename Citadel, fue abortada más adelante, y sus fuerzas fueron retiradas. El Ejército Rojo inició una ofensiva general y tomó la iniciativa estratégica en el Frente Oriental, que debía mantener durante el resto de la guerra.


Vehículos del II SS-Panzer Corps avanzando hacia Prokhorovka el 11 de julio [Bundesarchiv, Bild 101I-022-2924-14 / Kipper / CC-BY-SA 3.0].

Las tropas alemanas durante una calma en la lucha [Bundesarchiv, Bild 101I-219-0553A-10 / Koch / CC-BY-SA 3.0].

Soldados alemanes durante la Operación Ciudadela [Bundesarchiv, Bild 101I-022-2949-05 / Mittelstaedt, Heinz / CC-BY-SA 3.0].

Panzer IV y Sdkfz 251 alemanes en el Frente Oriental, julio de 1943 [Bundesarchiv, Bild 101I-219-0596-12 / Dieck / CC-BY-SA 3.0].

Avance alemán durante la Operación Ciudadela (flechas rojas de línea discontinua) [Vía].

Una columna de tanques Panzer III en el frente oriental, julio de 1943. [Bundesarchiv, Bild 101I-219-0562A-06 / Scheffler / CC-BY-SA 3.0].

Panzers alemanes durante la Operación Ciudadela [Bundesarchiv, Bild 101I-022-2950-15A / Wolff / Altvater / CC-BY-SA 3.0].


Los tanques soviéticos T-34 y T-70 alineados en la batalla de Kursk. Un soldado alemán inspecciona la torre a través del tanque de luz de la escotilla T-70 [Via].

jueves, 16 de marzo de 2017

Batalla de Inglaterra: Aviones derribados alemanes (1/2)

Fotos increíbles de aviones derribados de la Luftwaffe durante la Batalla de Gran Bretaña

Joris Nieuwint - WHO



A medida que nos acercamos al final 71 aniversario de la Segunda Guerra Mundial, el 76 aniversario de la Batalla de Gran Bretaña también se acerca. En este artículo, echamos un vistazo a varios aviones de la Luftwaffe que fueron derribados y el accidente aterrizó en suelo británico.



Tropas cuidan los restos de un Heinkel He 111P (W.Nr 1582: G1 + FR) de 7./KG 55, que fue derribado durante un ataque al Great Western Aerodrome (ahora Heathrow) y aterrizó accidentalmente en High Salvington, cerca de Worthing, 16 de agosto de 1940. [Via]


El personal civil investiga el fuselaje de un Messerschmitt Bf 109E4, "Red 2", de 3./LG 2, en los terrenos de un colegio técnico, 1940. Observe el emblema de "Mickey Mouse" en el fuselaje trasero. [Vía]


La RAF que inspecciona a Heinkel He 111P (codificado G1 + FA) de Stab / KG 55 que fue derribado en Hipley en Hampshire, el 12 de julio de 1940. Se ha camuflado para evitar que la Luftwaffe intente destruir los restos. El bombardero fue derribado por el vuelo 'B' del Escuadrón No. 43 sobre Southampton Water. [Vía]


Un Heinkel He 111 P de Stab / KG 55 que aterrizó accidentalmente en Hipley en Hampshire el 12 de julio de 1940. Fue derribado por los Huracanes del Vuelo B, el Escuadrón No. 43 sobre Southampton Water. [Vía]


Messerschmitt Bf 109E-1 de Oberleutnant Paul Temme, Gruppe Adjutant de I / JG 2 'Richtofen', que se estrelló cerca del aeródromo de Shoreham en Sussex el 13 de agosto de 1940. [Via]


RAF inspeccionando los restos quemados de un avión de reconocimiento Junkers Ju 88 de 4. (F) / 122 en Cockett Wick Farm, St Osyth cerca de Clacton-on-Sea en Essex. El avión fue derribado el 20 de julio de 1940 por el número 56 de los Hurricanes del Escuadrón. [Vía]


El soldado entra en la cabina de un Messerschmitt Bf 109E. Esto es probablemente Bf 109E-1 (W.Nr. 3576) 'Red 13' de 7./JG 54, volado por Uffz. Zimmermann, que se estrelló cerca de Lydd en Kent el 27 de octubre de 1940. [Via]


Los restos de Junkers Ju 88A-1 (W.Nr. 2142: 3Z + DK) de 2./KG 77 en exhibición pública en Primrose Hill en Londres, el 10 de octubre de 1940. El bombardero había sido alcanzado por un incendio de AA y aterrizado accidentalmente En Gatwick el 30 de septiembre. [Vía]


Los soldados guardan los restos ardientes de Junkers Ju 88 (W.Nr. 4136: 3Z + BB) de I / KG 77 que se estrelló en Hertingfordbury, Hertfordshire el 3 de octubre de 1940. [Via]


Civiles y aviadores de la RAF inspeccionan los restos ardientes de un Heinkel He 111 que fue derribado por los combatientes de la RAF sobre la costa noreste de Escocia y se estrelló contra una casa, en julio de 1940. [Via]