Mostrando entradas con la etiqueta dictadura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dictadura. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de octubre de 2017

Biografía: Pol Pot, otro genocida comunista

Una nube más oscura del siglo oscuro





Dirigió el país por menos de cuatro años, pero entre abril de 1975 y enero de 1979 Pol Pot mató hasta un quinto, algunos piensan un cuarto del pueblo camboyano al que dijo que estaba trayendo una vida nueva y mejor. A su modo, era el peor de los horrores totalitarios del siglo XX, a menos que el desbloqueo eventual de las puertas de Corea del Norte revelara algo aún más sombrío. Hitler asesinó a cerca de 6 millones de judíos y otros en sus campos de concentración; Stalin "anti-partido" de peaje fue de cerca de 20 millones; El Gran Salto Adelante del Presidente Mao murió de hambre a más de 20 metros de la muerte, antes de pasar a la Revolución Cultural. Sin embargo, las víctimas de Pol Pot eran una proporción mucho mayor de los 7 millones de habitantes de Camboya, y pocos de ellos podían ser vagamente llamados "enemigos del régimen". Sus campos de matanza eran los más alucinantes de todos.

Philip Short, que escribió un buen libro sobre la China de Mao, ha hecho un trabajo espectacularmente eficiente de describir lo que pasó, y cómo. Ha pasado cuatro años en Camboya, hablando con sobrevivientes de los campos de matanza, y con los perpetradores. Ha desenterrado montones de documentos reveladores. Algunas de las luces más brillantes provienen del puñado de occidentales que observaron lo que estaba pasando, y no menos los diarios de Laurence Picq, una honesta francesa que fue a Camboya pensando que podía ayudar a una buena causa.

El resultado es un retrato escalofriante de Saloth Sar, el hombre que se convirtió en Pol Pot (y también tío abuelo, primer hermano y varios otros seudónimos). Desde un fondo cómodo -su hermana era una de las concubinas del rey- se dirigió a un elegante liceo de Phnom Penh, todavía francés, y luego obtuvo una beca para estudiar en París. Allí se enamoró del marxismo-leninismo en su forma francesa especialmente intelectual, y de Francia volvió a la guerrilla emergente en Camboya, para llevar el comunismo a sus compatriotas. Con calma y firmeza, se dirigió a la cima de la fiesta; y en abril de 1975 sus hombres marcharon a Phnom Penh.

Entonces se convirtió en Orwell puro. Pol Pot ordenó de inmediato la evacuación total de todos los pueblos y ciudades, no sólo de la clase media, sino de los trabajadores, mecánicos, limpiadores de calles, refugiados de guerra, todo el mundo. Todos los camboyanos se convertirían en trabajadores en la tierra. No había salarios. Las comidas debían ser proporcionadas por cocinas colectivas ("unidad de alimentación"). Cada camboyano tenía que referirse a sí mismo como "nosotros", prohibido usar la primera persona del singular. Cuando una región encontró que no tenía suficiente comida, los suministros no eran enviados desde lugares más acomodados; más bien, los hambrientos se marcharon a buscarlos.

Por supuesto, no funcionó. Hasta 1 millón de personas murieron de hambre. Comenzaron las protestas, incluso entre los miembros del partido. El liderazgo del partido denunció tales "microbios". Los manifestantes fueron puestos en campamentos, incluyendo el campamento S-21 en Tuol Sleng, cuya única tarea era extraer confesiones. Muchas "confesiones" resultaron ser pura invención, pero todos los confesores fueron ejecutados. Al menos otras 100.000 personas, quizás 250.000, murieron en esta etapa del proceso. Como dijo el comité central de Pol Pot, era necesario "evitar una solución de evolución pacífica", que podría "corroer" la revolución.

¿Por qué la Camboya de Pol Pot era peor que la China de Mao, la Rusia de Stalin y la Alemania de Hitler? Aquí el Sr. Short, tan bueno en descubrir qué sucedió, es menos bueno explicando porqué lo hizo.

Sugiere que Pol Pot, como muchos otros camboyanos, fue impulsado por el resentimiento por la pérdida de gloria de su país desde los grandes días del imperio de Angkor. Pero eso fue hace 600 años. Muchos otros países han tenido punchuras mucho más recientes de orgullo nacional sin ser empujado a algo tan horrible.

El señor Short se pregunta entonces si el budismo, la religión principal de Camboya, se encuentra cerca de la causa raíz, porque cree en "la demolición del individuo". Esto no tiene sentido. El budismo, una fe amable, cree que los seres humanos individuales eventualmente se disuelven en el nirvana cuando en vidas sucesivas se lo han ganado. Esta no es la explicación de las matanzas de Pol Pot.

No, fue el insecto que recogió en París el que envenenó a Pol Pot. Una ideología que cree, como lo hizo el comunismo, que un pequeño grupo de poseedores auto-seleccionados de la verdad obtendrá todo bien, está obligado a producir un desastre. Tal vez las cosas se pusieron peor por el deseo de Pol Pot de eclipsar a los comunistas en Vietnam; y quizás también por algún giro aún no examinado en su psique. De todos modos, fue la certeza pseudocientífica del marxismo-leninismo, aquel niño malformado de la Ilustración, que era principalmente culpable.

lunes, 2 de octubre de 2017

Biografías: Juan Domingo Pedófilo

La historia de Nelly Rivas, la "niña amante" de Juan Domingo Perón



Por Nicolás Gilardi - Infobae
ngilardi@infobae.com


Nelly Rivas y Juan Domingo Perón

"Quedé muda. Sentí que un escalofrío me corría por todo el cuerpo. Empecé a temblar como una hoja (…) Yo había quedado estupefacta ante su sencillez y cordialidad. Tampoco había esperado que fuera tan buen mozo". Así describió Nélida Haydeé Rivas, "Nelly", su primer cara a cara con Juan Domingo Perón. Ella tenía 14 años, él 58. Poco después de ese primer encuentro, ocurrido en agosto de 1953, la joven pasaría a vivir en el Palacio Unzué, que era usado por Perón como residencia presidencial.

La relación entre ambos fue furiosamente criticada por los antiperonistas y usada por la "Revolución Libertadora" para mostrar la "decadencia moral" del presidente depuesto en septiembre de 1955. Una publicación histórica dirigida por Felix Luna dijo lo siguiente sobre el tema: "Aun dejando de lado las exageraciones e invenciones que prosperaron en ese momento, evidencia una relajación en los valores morales de Perón, y su intimidad con Rivas ratifica ese proceso hasta un grado penoso. Demuestran la decadencia de una personalidad política". Son palabras duras. Por su parte, los peronistas optaron generalmente por el silencio sobre el tema, o expresaron una aprobación con reservas.

Más allá de las opiniones ajenas, tras la caída de Perón, Nelly y su familia padecieron persecuciones por parte de la dictadura militar encabezada por Pedro Eugenio Aramburu e Isaac Rojas. Además del escarnio público, la reclusión en un asilo para prostitutas y la persecución judicial, la joven sufrió el fin de su relación con Perón, con quien recién pudo reencontrarse fugazmente en 1973. Esta es su historia.

Nelly nació el 21 de abril de 1939 en el hospital Rawson y fue la única hija de José María Rivas y María Sebastiana Viva, un matrimonio de condición humilde, que adhirió al peronismo desde sus inicios, atraído por la política social del incipiente movimiento. Nelly recordó en sus memorias que sus padres eran "demasiado pobres para comprarme juguetes" y que la primera vez que tuvieron "un pan dulce para Navidad" fue cuando Perón "decretó que se pagara a los trabajadores un aguinaldo" para esas fechas festivas, en 1946.

Nelly Rivas, a los cinco años, junto a su madre

Rivas era obrero en la fábrica de golosinas Noel y su esposa trabajaba como portera en un edificio de departamentos. La hija "fue una buena alumna" y tenía "las mejores notas", cuenta Juan Ovidio Zavala, abogado de la familia cuando esta tuvo que enfrentar años más tarde a la justicia, en su libro Amor y Violencia, la verdadera historia de Perón y Nelly Rivas (Planeta, 2014). En 1951, cuando Nelly estaba por terminar la primaria, su padre se enfermó y eso complicó aún más la débil economía familiar. "Muy pronto nos encontramos sumidos en deudas: cuentas de hospital y de médicos, además de los carísimos medicamentos importados", narró Nelly en sus memorias, que hoy comenzó a publicar Infobae.


La UES, vía de encuentro entre Nelly y Perón

Corría el año 1953 y el gobierno peronista no atravesaba su mejor momento. La economía vivía un momento de turbulencias y los frentes de conflicto crecían día a día. Además, Perón estaba afligido por la muerte Evita, ocurrida el 26 de julio del año anterior. El presidente "había caído en una profunda depresión", sostiene la investigadora Araceli Bellota, en su obra Las mujeres de Perón (Planeta, 2005). En ese contexto, al ministro de Educación, Armando Méndez San Martín "se le ocurrió inventar la Unión de Estudiantes Secundarios (UES)", una agrupación juvenil, cultural y deportiva , con dos ramas, una masculina y otra femenina, que comenzó a funcionar en la quinta presidencial de Olivos.


Juan Domingo Perón, rodeado de jóvenes de la UES

El funcionario a cargo de la cartera educativa "tenía la esperanza de que el general se entusiasmara con la idea y de que los jóvenes le contagiaran un poco de alegría". Así fue que Olivos se convirtió "en un enorme club femenino". Méndez San Martín acertó con su plan de cambiar el ánimo de Perón, ya que la "UES renovó el entusiasmo del presidente", explica Bellota. Pero todo terminó en escándalo: una de las chicas de la UES era Nelly Rivas.


El primer cara a cara

En agosto de 1953, una amiga de Nelly, Teresa, la convenció de concurrir a Olivos con la UES, con la excusa de que podría ver películas gratis. A Nelly le gustaba mucho ir al cine. Incluso iba sola, a ver el continuado de dos o tres filmes. Finalmente, las dos amigas concurrieron a Olivos, donde se produjo el primer cara a cara con Perón. Así lo contó la propia Nelly:

Estaba encendiendo un cigarrillo de espaldas a nosotras. Luego se dió vuelta y sus ojos se posaron en mí.

Me sonrió: "Veo que tenemos una chica nueva hoy. ¿Qué tal, ñatita; le gusta la U.E.S.?".

Quedé muda. Sentí que un escalofrío me corría por todo el cuerpo. Empecé a temblar como una hoja.

Seguí temblando, aún después que él se había ido. ¡Había visto al famoso presidente Perón y él me había hablado! Apenas podía caminar.

-¿Qué te pasa?, me preguntó Teresa extrañada. Venís aquí por primera vez, el general te habla y no eres capaz de contestarle.

Yo había quedado estupefacta ante la sencillez y cordialidad de Perón. Tampoco había esperado que fuera tan buen mozo.

Ese primer encuentro impactó fuertemente en Nelly. En su libro, Zavala recogió el testimonio de la joven, que por entonces tenía 14 años, sobre estas primeras sensaciones: "Perón, en nuestra casa de trabajadores, era un dios (…) Sería una gran falsedad no reconocer que cada una de nosotras quería ser una segunda Evita".


Nelly Rivas, a los 15 años

Con el correr de los días, creció el entusiasmo de Nelly, que procuraba concurrir asiduamente a las actividades de la UES y poder estar cerca de Perón. Así fue que comenzó a mantener diálogos frecuentes con el mandatario e incluso le pidió que le enseñara a andar en motoneta. Estos vehículos podían verse en cantidad en la residencia de Olivos, ya que formaban parte de las actividades habituales de las jóvenes de la UES. Pero las intenciones de Nelly fueron percibidas por Méndez San Martín, que intentó impedirle el ingreso a la residencia, aunque sin éxito, ya que la propia chica recurrió a Perón para solucionar el asunto.

Todo siguió avanzando y Nelly, con otra veintena de chicas celebraron la Navidad con Perón. En su libro, Bellota cuenta cómo se desarrolló la velada: "A la hora de sentarse a la mesa, todas querían estar cerca de Perón, pero él eligió a Nelly para que se ubicara a su derecha". Los festejos se repitieron en año nuevo, en la casa que Perón tenía en San Vicente. Allí estuvo Nelly, junto con otras cuatro chicas. Fue la primera vez que Nelly durmió fuera de su casa. Su padre en principio se opuso, pero Nelly logró convencerlo.


Los caniches de Perón, la excusa para entrar en el Palacio Unzué

Como Perón no había ido a Olivos en los primeros días del año 1954, Nelly decidió ir en persona al Palacio Unzué, la residencia presidencial de Recoleta utilizada por Perón en sus dos primeros mandatos. La joven insistió tanto en verlo, que los empleados finalmente llamaron al Presidente, que no pudo ocultar su sorpresa por la presencia de Nelly.

A partir de ese día, la jovencita, que tenía todo el día libre porque estaba en el receso escolar de verano, comenzó a concurrir asiduamente a la residencia, donde almorzaba y cenaba con Perón, veía películas en el cine privado, cuidaba a los caniche "Monito" y "Tinolita" y luego, a la noche, era llevada a su casa por un chofer de presidencia.

Nelly con los caniches “Monito” y “Tinolita”

Nelly se encariñó tanto con "Monito", el caniche blanco, que algunos días se lo empezó a llevar a su casa. Pero el personal doméstico se quejó de que el otro perrito, "Tinolita", la caniche gris oscura, lloraba por las noches. Esa fue la excusa perfecta que eligió Nelly para pedirle a sus padres que la dejaran mudarse a la residencia. "Con este argumento vencí la resistencia de mi padre y obtuve su permiso para establecerme en el Palacio del Presidente", explicó sobre esto la propia Nelly. Así, pasó a ocupar el dormitorio que había pertenecido a Evita.

El vínculo entre Nelly y Perón era solo conocido puertas adentro, hasta que se mostraron juntos en Mar del Plata, en marzo de 1954, durante la inauguración del Festival Cinematográfico Internacional, un evento impulsado por Raúl Alejandro Apold, el subsecretario de Prensa y Difusión. Aparentemente, Perón en principio no estaba convencido de concurrir al evento, por lo que Apold le pidió a Nelly que lo ayude a lograr que el general cambie de opinión. "Papaito, la nena quiere ir a Mar del Plata", le pidió Nelly a Perón, según ella misma contó. Al principio, el presidente estuvo reticente, pero ante la insistencia cedió.

Una vez confirmado el viaje a la ciudad balnearia, Perón le abrió a Nelly el vestuario de Evita. "Me condujo hasta el fabuloso cuarto que encerraba los vestidos de fiesta de Eva Perón. Muchos de ellos, modelos de los más famosos modistos de París. Elegí tres trajes de Dior y uno de Marcel Rochas. No habían sido jamás usados. Para acompañar estos trajes, el General me dio una estola de visón azul y una capa de visón natural", rememoró Nelly en sus memorias.


Nelly le pidió a Perón que le enseñe a andar en motoneta

La relación sentimental

En sus memorias, Nelly afirmó que en principio el vínculo con Perón era como "el de un padre como una hija", pero que finalmente las cosas fueron más allá. Lo explicó de esta manera: "Durante los primeros días de mi permanencia en la residencia, las relaciones entre Perón y yo se mantuvieron en el plano de padre e hija. De pronto, sin darnos siquiera cuenta como, la atracción mutua que se había venido apoderando de nosotros, nos venció. Todo sucedió a la vez, repentina e inesperadamente".

Por su parte, Zavala, que en su libro reconstruyó lo que Nelly le fue contando durante varios años, aseguró que "ella precipita los sucesos porque es la que finalmente toma la decisión". Y agregó: "Procedió como cualquier mujer de esa edad que resulta cautivada por un hombre".

Pero, ¿qué dijo Perón? No fueron muchas las ocasiones en que aceptó referirse al tema. Una de las pocas veces que lo hizo fue en una conferencia de prensa, en Venezuela, uno de los países en los que estuvo exiliado. "Esa señorita a quien conocí, era una niña que concurría como muchas otras a la UES. Es una criatura, y como hombre no pude o no puedo ver en ella más que lo que es: una nena. Por mi edad, por mi experiencia, pueden tener la seguridad que no transgredí códigos morales".

Derrocamiento y separación

El 19 de septiembre de 1955, tres días después del inicio de la revolución que pondría fin al decenio peronista, Nelly vio por anteúltima vez en su vida a Perón. Así lo rememoró:

El presidente Perón, vestido con su uniforme de general, subió apresurademente las escaleras de la Residencia Presidencial y al llegar arriba me besó. Había venido solo por unos momentos de la Casa de Gobierno desde donde dirigía las operaciones contra las fuerzas revolucionarias.

Fue un beso como siempre y no me alarmé.

-Hasta luego! me despedí, – Y que tengan suerte!

Esa fue la última vez que ví a Perón. (NdR: luego lo volvería a ver una vez más, en 1973).

La abrupta separación de Perón sería solo el primer capítulo de una serie de infortunios y persecuciones que la joven sufriría a manos de las nuevas autoridades del país, que usaron el "caso Nelly Rivas" como paradigma de la "corrupción moral del tirano prófugo".


Una de las cartas que Perón le envió a Nelly desde la cañonera Paraguay

Perón, refugiado en la cañonera Paraguay, le escribió dos cartas a su joven amante, pero estas fueron secuestradas por la policía durante un procedimiento en la casa de la familia Rivas y luego entregadas a los medios de comunicación, que no dudaron en publicar el contenido completo. "Querida nenita, lo que más extraño es a vos y a los perros", decían, entre otras cosas, las cartas del general, que prometía que la iba a mandar a buscar. La difusión de las misivas fue el primer golpe para Nelly. Perón, avergonzado, negó su autoría e incluso pidió un peritaje caligráfico. Aparentemente, el ex presidente no supo en ese momento como habían llegado las cartas a los diarios y pensó que Nelly las había entregado, lo que hizo más hondo el dolor de la chica.

Luego de esto y con la esperanza de volver a reunirse con Perón, Nelly y su familia, contrataron un auto con chofer para viajar a Paraguay. Con ellos llevaban a los caniches de Perón, que Nelly había sacado de la residencia Unzué mientras se desarrollaba el golpe de Estado. Sin embargo, fueron detenidos en Formosa, les sacaron los documentos y tuvieron que regresar.


Perón, con gesto serio, en la cañonera Paraguay (Archivo “Todo es Historia”)


Persecución judicial

Con Perón lejos del país, Nelly y su familia comenzaron a sufrir persecuciones. Al episodio de las cartas, le sucedió un ataque contra la mamá, María Sebastiana, a manos de un grupo de mujeres que la golpearon y le cortaron el pelo en la calle. Luego, el Tribunal Superior de Honor del Ejército le abrió un proceso a Perón, en el que Nelly tuvo que testificar, siendo agraviada y coaccionada por los jueces militares, mientras que la justicia civil abrió un expediente contra el ex presidente por el delito de estupro. Los padres de Nelly fueron acusados de complicidad con Perón y también juzgados, por "delitos contra la integridad sexual", tipificados en el artículo 120 del Código Penal, que establece lo siguiente: "Será reprimido con prisión o reclusión de tres a seis años el que realizare algunas de las acciones previstas en el segundo o en el tercer párrafo del artículo 119 con una persona menor de dieciséis años, aprovechándose de su inmadurez sexual, en razón de la mayoría de edad del autor, su relación de preeminencia respecto de la víctima, u otra circunstancia equivalente, siempre que no resultare un delito más severamente penado".


La causa judicial contra los Rivas (archivo de Juan Ovidio Zavala)

El gobierno militar consideró que por este motivo Nelly no estaba segura con sus padres y decidió enviarla en mayo de 1956 al Asilo San José, una oscura institución en la que eran alojadas las prostitutas que la policía detenida en las calles. Nelly estuvo 218 días en ese lugar, donde su salud física y mental se debilitó notablemente. Según Zavala, la joven amante de Perón pensó en el suicidio durante su internación. En julio, el padre de Nelly fue detenido en la cárcel de Villa Devoto y su madre fue apresada en el Asilo Correccional de Mujeres.


Nelly se casó en 1958

A mediados de noviembre, Nelly fue puesta en "libertad vigilada" y entregada en custodia a su abuela paterna, María Barros. Sus padres fueron liberados poco después, aunque la causa judicial siguió su curso. El 29 de abril de 1960, el juez Alejandro Caride los absolvió, pero el 11 de agosto de ese mismo año, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional revocó la sentencia de primera instancia y los condenó a tres años de prisión, como autores del delito de estupro, en grado de participación. Sin embargo, los Rivas se mantuvieron prófugos, por recomendación de sus abogados, hasta que la pena prescribió, en marzo de 1965. En el medio, Nelly encontró el amor en otro hombre, Carlos, con quien se casó en 1958, y tuvo dos hijos.


Nelly Rivas, en 1960, con uno de sus hijos en brazos. Detrás, su madre

Reencuentro con Perón

Durante el largo exilio de Perón, Nelly no tuvo ningún tipo de contacto con el líder justicialista y el reencuentro, breve, se produjo 18 años después en diciembre de 1973, cuando Perón ya era nuevamente presidente. Nelly no pudo contener su emoción y le contó al general todo lo que había sufrido en su ausencia. Ambos lloraron. Ya más tranquilos, Perón le preguntó en que la podía ayudar, si necesitaba algo. "Porque tu comprendes que ésta es la última vez que nos vemos", le dijo. Y así fue, no volvieron a verse. Perón murió meses después, el 1 de julio de 1974, en medio de un clima hostil, de violencia creciente en el país. Nelly vivió muchos años más. Lejos de las luces y la política, falleció el 28 de agosto de 2012, a los 73 años.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Revolución Libertadora: Huye por tirante el tirano

Cómo fue el golpe de Estado que derrocó a Perón en 1955

Sesenta y dos años atrás, en un 16 de septiembre, un alzamiento militar pondría fin a la segunda presidencia del líder justicialista. Los origines del derrocamiento y por qué Perón no opuso resistencia

Por Claudio Chaves | Infobae



En septiembre de 1955 el general Juan Domingo Perón ya no era el mismo. Su amigable sonrisa contagiosa era ahora un gesto agrio, enmarcado en un rostro sombrío. Asomaba silenciosa su ojeriza como también su desapego por las cosas. Raro, pues su personalidad extrovertida e inquieta no condecía con ese presente. Era, si se quiere, el semblante de los nuevos y malos tiempos. No obstante haber ganado por escándalo los comicios a vicepresidente, diputados y senadores con el 62% de los votos el año anterior, 1955 se anunciaba negro y tormentoso. El conflicto con la Iglesia, inexplicable en un gobierno amigable con el clero y su doctrina social, se sumaba al desconcierto sembrado en su propia tropa a partir de haber cesado la época de las vacas gordas y verse obligado a encarar otra política económica.

El segundo plan quinquenal explicitó el ajuste. Austeridad, productividad e inversiones y en este último caso, para colmo de males (¿'¡?), extranjeras. El peronismo cambiaba de idioma y había que aprenderlo urgentemente. Mejor dicho, Perón hablaba en argot y solo unos pocos comprendían. Los cambios fueron olímpicos. Recomponer relaciones con los Estados Unidos, como nos los cuenta, en sus memorias, Hipólito Paz, cuando fue nombrado embajador en dicho país: "Seguiremos la misma línea de cuando era ministro me dijo Perón: usted será el simpático, el amigo de los EE.UU. y yo reservaré para mí el papel de duro al que usted deberá convencer." Antonio Cafiero en sus recuerdo manifiesta la confusión en la cual estaba sumergido un sector del peronismo: "Su personalidad (la de Perón) no alcanzo a descifrarla. Por caso el acercamiento a los EE.UU. y la evolución a una economía de equilibrio. Los planteos económicos parecen decir de un cambio hacia el individualismo, los grandes negocios, las fantasías industrializadoras, el petróleo, la StándardOil y Bunge Born. El cambio que se percibía es hacia formas liberales. Hay sobre todo una gran desorientación acerca del objetivo que persigue el Presidente. Muchos piensan que este es el principio del fin"

No había dudas, Perón viraba hacia posiciones cercanas a un capitalismo moderno, sin ataduras, dejando atrás el intervencionismo de Estado. Muchos han fundamentado este giro en el pragmatismo del personaje. Puede ser. Aunque probablemente ese pragmatismo estaba fundado en las raíces liberales del General, cuando años atrás siendo Mayor acompañó el proyecto del general Agustín P. Justo. Al respecto de este cambio del que Cafiero se quejaba decía Alfredo Gómez Morales: "A partir de 1949 Perón era decididamente antiestatista, sin prescindir de la obligación del estado de dirigir los aspectos sustanciales del proceso económico. Solía comentar que un tornillo producido por Fabricaciones Militares salía a precio de oro. Tanto es así que muchos convencionales constituyentes de aquella época pueden recordar que el artículo 40 de la Constitución del 49 se aprobó contra los deseos del Presidente. Perón pensaba, ya entonces, que la intervención del Estado en la economía era excesiva y que había que pensar en privatizar todo lo posible y mantener en la órbita del Estado nada más que lo que resultara imprescindible desde el punto de vista político institucional".



El peronismo estaba devastado. Construido en la cultura del 43', esto es en el marco de un duro capitalismo de Estado y de un nacionalismo de fines, ahora diez años después resultaba que aquellos argumentos, no servían. ¿Qué hacer? ¿Hacia dónde dirigirse? ¿Perón estaba en sus cabales? A este malestar interior se sumaba la estrecha pero hiperactiva indisposición de "la contra", como se decía entonces. Algunas quejas eran parecidas, feroz crítica a la política liberalizante y de acuerdos con los EE.UU. y la Stándar Oil, lo que venía a resultar que el nacionalismo había ganado al conjunto de los partidos políticos o era solo una buena excusa, y las otras, se orientaban a descalificar como autoritario y dictatorial a su gobierno. Lo que no estaba tan alejado de la realidad.

Grandilocuente y bocón, el General cometía errores gruesos al hablar y otras, al dejar hacer. Provocaba, hería inútilmente sin prever que sus palabras podían caer en manos de desquiciados de un lado u otro del conflicto instalado. Félix Luna, que jamás tuvo un desvío pro-peronista, decía de Perón que no obstante sus bravuconadas no era un hombre violento.¡Qué lejos se hallaba el Presidente de aquella conducta de otro general, Julio Argentino Roca, que en carta a su concuñado le aconsejaba: "En política no se debe herir inútilmente a nadie, ni lanzar palabras irreparables, porque uno no sabe si el enemigo con quien hoy se combate será un amigo mañana".

Lo que aún quedaba en pie de la revolución peronista, herencia de todos los argentinos, eran sin dudas las leyes sociales y la incorporación del trabajador a la vida política. ¿Estaba en esta jurisprudencia las razones del abismo que se abría entre los argentinos? Puede ser. También en la insistencia de que para un peronista no había nada mejor que otro peronista. Pero fundamentalmente se hallaba en la incapacidad de la oposición de ganar votos, de ser creíbles al pueblo.

En un clima de crispación generalizada, que aumentaba día a día, se produjeron los bombardeos a la Casa de Gobierno el jueves 16 de junio de 1955. La Aviación Naval y la Infantería de Marina, más un sector de la Fuerza Aérea y Comandos Civiles, repartidos en los alrededores de la Plaza Mayo con el claro objetivo de asesinar al Presidente y volcar la situación política hacia el anti-peronismo sin votos, se prepararon para el golpe. Falló. No lograron matar a Perón, aunque sí a cuatrocientos argentinos. Este acto de locura explícito transparentó el odio que se acumulaba en un minoritario pero poderoso sector de la sociedad argentina. Esa noche se quemaron iglesias. Al parecer, grupos enrolados en la Alianza Restauradora Nacionalista de Patricio Kelly, sumados a un matonaje de marginales tan violentos como los aviadores sublevados, organizaron la hoguera que arrasó con santos, vírgenes y un formidable reservorio histórico colonial, acelerando los pasos hacia un final previsible. De nada sirvió el envío de un proyecto de ley al Congreso para reparar las Iglesias. Ya todo estaba jugado.

Cuando todo indicaba que Perón había entendido el mensaje para pacificar al país con una serie de permisos políticos cedidos y cambio de gabinete, el 31 de agosto en una concentración vespertina dio un vuelco inexplicable. Horas antes de la concentración había dicho a un grupo pequeño de militantes que lo rodeaba: "Yo ya estoy demás. Soy como aquel aficionado de relojero que sirve para desarmar un reloj, pero ya no se armarlo. Tanto he estado maniobrando con las piezas que, ahora, la única forma de que el reloj siga andando, es que yo lo deje" Y en un discurso de una violencia inusitada e irreflexiva, puso final a su gobierno. Luego de lo dicho no podía gobernar más. Esa noche manifestó que sus enemigos, al no querer la pacificación, buscaban la violencia: "A esa la violencia le hemos de contestar con una violencia mayor. Con nuestra tolerancia exagerada nos hemos ganado el derecho de reprimirlos violentamente. Aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden en contra de las autoridades constituidas o en contra de la ley o de la Constitución, puede ser muerto por cualquier argentino". Luego vino el fatídico 5 por 1. El final era cuestión de días.

El 16 de setiembre en Córdoba comenzaba el alzamiento. El general Eduardo Lonardi, bajo la angelical receta de proceder con la máxima brutalidad, se erguía al frente de una sublevación -minoritaria, en el Ejército, pero absoluta en la Marina. El día indicado era un viernes. Lluvioso y ventoso. Una fuerte sudestada se abatía sobre el litoral bonaerense haciendo crecer el nivel de las aguas del Plata. La situación política era de total indefinición puesto que Perón al tanto de los acontecimientos no procedía con la celeridad del caso. Sencillamente no procedía. Le negó a la CGT la posibilidad de armarse en defensa del gobierno. Luminosamente, no aceptó la idea. Parecía recobrar el raciocinio. El 17 y 18, sábado y domingo, todo indicaba que la situación se movía en dirección del gobierno, aunque Perón no era claro y decisivo en sus órdenes.



De pronto se entera del comunicado que el Almirante Rojas le ha hecho llegar a la base de submarinos de Mar del Plata. Bombardearemos los tanques de petróleo y combustible del puerto. En consecuencia le solicitó, al Jefe de la Base que alejara de la costa a la población de entre Playa Grande y la Bristol, más allá de cinco cuadras. Dispuesto a romper todo. Rompió todo. El Jefe de la Base Naval no estuvo de acuerdo con la salvajada y luego supimos que marinos en los buques rechazaron semejante decisión. Igual se realizó. El viento del sudeste al levantar el Río permitió que las naves sublevadas pudieran operar tranquilamente fuera de los canales y aproximarse a las costas de Buenos Aires. Sus cañones tenían una efectividad de 20 kilómetros. Rojas amenazó con cañonear La Plata, Dock Sud y Buenos Aires.

Después de lo realizado en Mar del Plata, había que creerle. La ciudad sería barrida hasta los cimientos alcanzando los límites de la avenida general Paz. Algo que no se atrevió siquiera el teniente general Whitelocke en la segunda invasión inglesa. Frente a esa bestialidad vino una burrada de igual tenor, el Ministro del Interior, Oscar Albrieu, le sugiere a Perón que para alcanzar el acuerdo con los sublevados traslade a las refinerías de La Plata y Dock Sud a los familiares de los marinos a ver si con sus madres, esposas e hijos se animan a bombardear. No había nada más que hacer.

El general Perón abandonó la lucha. Bajó los brazos. Se fue.
En mi modesta opinión se negó a una guerra civil pues al decir de Félix Luna, Perón, no era un hombre violento. Sin embargo, hasta el día de hoy continúa hablándose de su cobardía, de que se negó a profundizar la revolución, que su programa estaba agotado. Anos se especuló sobre los motivos de su retirada. No se lo escuchó a él o se ignoró su explicación. Lo dijo claramente. Entre la sangre y el tiempo elijo el tiempo.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Biografía: La niñez de Kim Jong-un

La infancia del niño que se convirtió en dictador y quiere bombardear al mundo

Nadie creía que el más joven de los tres herederos iba a ser el Líder Supremo de su país algún día. Qué se sabe de la juventud Kim Jong-un, el benjamín que ha impulsado una potencia nuclear contra a la voluntad de la comunidad internacional
Infobae




Kim Jong-un inspecciona la bomba H que luego sería probada “con éxito”. (KCNA via Reuters)

En mayo de 2001, la historia de Corea del Norte alteró su curso cuando Kim Jong-nam, el hijo mayor del entonces Líder Supremo norcoreano, Kim Jong Il, fue aprehendido por las autoridades japonesas de inmigración cuando intentaba ingresar al país con un pasaporte falso de la República Dominicana. Tras ser interrogado por los agentes migratorios, Jong-nam admitió su identidad y afirmó que simplemente intentaba visitar Disneyland.

Fue entonces masivamente divulgado que este incidente llevó a una pelea entre el joven y su padre, Kim Jong-il, aunque los verdaderos motivos detrás del deterioro de su relación no se conocen (los miembros de la familia Kim usaban frecuentemente identidades falsas cuando viajaban al exterior).

Cuando alrededor del año 2008 Kim Jong Il finalmente decidió que Kim Jong-un, su hijo menor, sería su sucesor, el joven era el menos conocido de todos sus hijos en el mundo exterior y poco o nada se sabía de su vida.


Kim Jong-un a los 11 años, según una fotografía revelada por Kenji Fujimoto, el chef personal de Kim Jong-Il (AP)

Tal es la falta de certeza sobre Jong-un, que ni siquiera está confirmada su fecha de nacimiento. Vagamente se dice que fue entre 1982 y 1984, y aunque no se puede corroborar, varias fuentes citan el 8 de enero de 1983 como el día de su cumpleaños. Si hemos de creerle a las publicaciones oficiales de Corea del Norte, habría pasado su juventud como militar incógnito dentro del Ejército Popular de Corea. En realidad, pasó su adolescencia en Suiza, donde asistió a un caro colegio internacional en Berna, la capital del país, llamado International School of Berne (ISBerne). Hoy, la misma secundaria cuesta alrededor de USD 20.000 por año.


Foto de Kim Jong-un con sus compañeros del International School of Berne

Podemos presumir que durante estos años aprendió a hablar en inglés, quizá un poco de alemán y que también adquirió alguna idea de cómo funciona el mundo occidental. Sin embargo, algunos compañeros de Kim de aquella época lo recuerdan como "un niño algo tímido que le encantaba la pizza y disfrutaba ver deportes en la televisión", según registra Andrei Lankov, autor de "The Real North Korea" (La verdadera Corea del Norte).

Lo cierto es que el futuro dictador no era un estudiante destacado en la prestigiosa escuela, por lo que cuando tenía 15 años, su padre decidió ahorrar su dinero y lo cambió a un colegio público en el municipio de Köniz llamado Liebefeld Steinhölzli.



Colegio Liebefeld Steinhölzli, en Suiza (AFP)

Vistiendo un jersey de los Chicago Bulls, jeans y un par de zapatillas Nike, fue presentado ante sus compañeros como "Un Pak", el hijo de un diplomático asiático. El primer día de clases se sentó al lado de un portugués llamado João Micaelo, que hoy trabaja de chef.

 Se fue sin obtener ningún resultado en los exámenes. Estaba mucho más interesado en el fútbol y el baloncesto
"Un se esforzó para expresarse pero él no era muy bueno hablando alemán y se ponía nervioso cuando le pedían dar las respuestas a algún problema. Los maestros lo veían en aprietos y avergonzado y luego seguían con la clase. Lo dejaban en paz", recuerda Micaelo.

"Se fue sin obtener ningún resultado de sus exámenes. Estaba mucho más interesado en el fútbol y el baloncesto que en las clases".


La cancha de baloncesto donde jugaba Kim Jong-un después de clase (Getty)

Por otro lado, el chef también recuerda la vida excéntrica de su amigo de la infancia, que vivía en un apartamento grande en una zona residencial cerca del colegio. "Pasábamos casi todas las tardes juntos. A menudo me invitaba a su casa a comer. Tenía un chef privado que cocinaba lo que quisiera", le dijo a The Sunday Telegraph en una entrevista. "Estaba rodeado de los mejores productos que el resto de los niños no podíamos pagar: televisores, grabadoras de video, un PlayStation de Sony. Tenía un cocinero, un conductor, un profesor privado", agregó.

 Tenía un chef privado que cocinaba lo que quisiera, televisores, grabadoras de video, un PlayStation, un conductor, un profesor privado…
Según el mismo portugués, Kim se divertía mirando películas de Jackie Chan, de James Bond, o jugando al baloncesto, pero no le interesaban las chicas y demostraba cierta nostalgia por Corea del Norte. "Los fines de semana había fiestas con mucho consumo de menores de edad. Pero nunca vi una gota de alcohol pasar por sus labios y no estaba interesado en las chicas. Raramente hablaba de su vida en la 'patria,' pero yo sabía que tenía cierta nostalgia. En su estéreo sólo escuchaba canciones norcoreanas, especialmente el himno nacional. La música occidental no era suficiente para él".

 En su estéreo sólo escuchaba canciones norcoreanas, especialmente el himno nacional
Más allá de su abstinencia y nostalgia, una anécdota en particular que relata un ex compañero que solía jugar al básquet con 'Un Pak', Marco Imhof, podría interesarle a los analistas que intentan comprender el temperamento del dictador que hoy amenaza casi diariamente con bombardear al mundo. "Recuerdo que una vez nos dieron unos espagueti para comer que fueron servidos bastante fríos, y le habló a los sirvientes de una manera bastante brusca", dijo Imhof. "Me sorprendió porque no era como él normalmente era".


Kim Jong-Il y Kim Jong-un

En el año 2000, Kim Jong-un regresó repentinamente a su país natal para recibir entrenamiento particular en la Universidad de Kim Il-sung. Allí estudió hasta 2007. Un año después, su padre sufrió un derrame cerebral que lo obligó a apresurar la designación de su sucesor. Ya en el año 2009, el nombre del "Joven General Kim" o el "General de Cuatro Estrellas" fue introducido en la sociedad norcoreana, y fue cada vez más evidente que el más joven de los hijos de Jong-il estaba siendo preparado para ser el próximo líder del país.

El 19 de diciembre de 2011, los norcoreanos amanecieron con la noticia de que su Líder Supremo había muerto luego de 17 años en el poder. Kim Jong-un fue declarado el nuevo líder casi inmediatamente. En su primer comunicado al mundo, el 30 de diciembre, el joven dictador afirmó: "Declaramos solemnemente y con confianza que los políticos insensatos de todo el mundo, incluyendo al gobierno títere de Corea del Sur, no deben esperar ningún cambio de nosotros".


Kim Jong Un en 2008

Después de casi seis años en el poder, Corea del Norte ha mantenido esencialmente la misma estructura, pero Kim Jong-un, quizá más temperamental que sus antecesores, no ha eludido la oportunidad de aterrorizar al mundo con su destrucción.

Como el joven dictador en su infancia, en la que vivió una vida apartada en los palacios de la familia Kim -a excepción de su breve estancia en Suiza-, Corea del Norte vive progresivo aislamiento a medida que el heredero aumenta su poder nuclear y agrava su amenaza a la seguridad mundial.

lunes, 17 de julio de 2017

Corea del Norte: Las castas medievales del régimen

El fatídico destino de los "beulsun", la clase social más baja de Corea del Norte
Alrededor de un 70% de la población norcoreana vive sometida a un anticuado sistema social bizantino que los excluye de Pyongyang, donde solo viven los "elegidos" por el régimen. Cómo es ser miembro de la "clase hostil" del régimen y quiénes la componen
Infobae





Aunque frecuentemente escuchamos hablar de Pyongyang, que hasta hace pocos años era la única ciudad que se les permitía visitar a los turistas que viajan a Corea del Norte (de 4.000 a 6.000 por año), el sitio no ofrece una fiel representación de la sociedad norcoreana, cuyos miembros viven sometidos a un anticuado sistema social bizantino que los excluye de la capital. Allí sólo viven los "elegidos" por el régimen comunista.

Los demás miembros de la población fueron desplazados en distintos puntos del país de acuerdo a su puesto o rol correspondiente dentro del sistema vertical y jerárquico bajo el cual está organizada la República Popular Democrática de Corea desde su fundación, en 1948.


Kim Il-sung (izquierda), el fundador de Corea del Norte y su hijo, Kim Jong-Il (derecha), su sucesor

Por entonces, el creador del estado socialista, Kim Il-sung, se encargó de asesinar a todas las personas que desafiaban su poder luego de la guerra, incluyendo a varios de sus aliados que habían sido indispensables para expulsar a los japoneses de Manchuria. Tras cumplir su misión, podían ser descartados. También ordenó la detención de los miembros fundadores del Partido Comunista de Corea del Sur y a lo largo de la década del cincuenta persiguió a varios individuos que potencialmente amenazaban su dominio absoluto del nuevo país.


Kim Il-sung junto a Fidel Castro

La clasificación social

En 1958, los esfuerzos de Kim Il-sung tornaron hacia la gente común. Ese año puso en marcha un proyecto ambicioso denominado 'songbun' que pretendía clasificar a todos los norcoreanos dentro de distintas clases sociales de acuerdo a su confiabilidad política, su línea ancestral y el comportamiento de sus parientes.


Los inminban de un vecindario norcoreano

El songbun culminó en un reino de terror a gran escala dentro del cual los ciudadanos denunciaban a sus propios vecinos por presuntos delitos contra el régimen. De esta práctica surgen los inminban ("unides vecinales"), u organizaciones locales que consisten de más de veinte familias cuyo trabajo es vigilar el vecindario con la obligación de reportar cualquier conducta sospechosa de sus vecinos a las autoridades a cambio de una pequeña ración de arroz.

El proceso de organización social comenzado en 1958 continuó como política del Partido Central bien hacia la década del setenta bajo distintas fases y nombres. Entre 1972 y 1974, la purga se llevó a cabo con el nombre "Proyecto de Comprensión de las Personas", que según la periodista estadounidense Barbara Demick, tomó los elementos más inhumanos del confucianismo y los combinó con prácticas estalinistas.


Joseph Stalin (izquierda), líder de la USSR entre 1922-1952 y Confucio (derecha), fundador de la doctrina ‘confucianismo’

Confucio fue un influyente pensador chino en la segunda mitad del siglo VI a.C. cuya doctrina enseñaba que las personas encajaban estrictamente dentro de una estructura social piramidal. En la cima del poder, la figura del emperador fue reemplazada por Kim Il-sung y su familia.

De ahí para abajo, el "Proyecto de Comprensión de las Personas" dividió a los demás norcoreanos en 51 categorías que fueron agrupadas dentro de tres clases sociales principales: la clase central y "amigable", la clase neutral y "vacilante" y la clase hostil y "enemiga". Según el mismo Kim Il-sung en un discurso de 1958, la primera clase estaba constituida por el 25% de la población del país, la segunda por el 55% y la clase hostil por el 20%.


Imagen representativa del ‘songbun’

Una vez establecido el songbun de cada individuo, no existe el ascenso social. Por otro lado, sí es posible ser degradado a una categoría más baja, lo cual quiere decir que un miembro de la clase enemiga, que puede serlo por razones hereditarias ya que en Corea del Norte los hijos heredan los pecados de sus padres, está condenado a ese estatus desde el momento en que nace hasta su muerte.

Los miembros de la clase hostil con antecedentes indeseables son conocidos también como beulsun, que significa "sangre contaminada", y dicha etiqueta permanece en la familia, por ley, a lo largo de tres generaciones. Sin embargo, ni los beulsun ni los ciudadanos ordinarios del país son informados de la categoría a la cual pertenecen oficialmente, por lo cual un miembro de esta clase puede pertenecer a ella sin realmente saberlo.


Un grupo de kiaseng surcoreanas entretienen a un público masculino a comienzos del siglo XX

Dentro de la clase hostil de la sociedad se encuentran las pitonisas, las mudang, o chamanes espirituales y las kisaeng, o animadoras femeninas que, aunque no siempre son prostituídas, pueden ser utilizadas para proveer servicios sexuales a ciertos clientes.


Una kisaeng de Corea del Sur

Además, son considerados enemigos los sospechosos políticos, que según un libro blanco sobre los derechos humanos en Corea del Norte basado en testimonios de desertores del régimen viviendo en Corea del Sur, incluye a una variedad de identidades:

"Gente de familias de ricos agricultores, comerciantes, industriales, terratenientes o aquellos cuyos bienes privados han sido completamente confiscados; Gente pro-Japón y pro-EEUU; Burócratas reaccionarios; desertores del Sur … budistas, católicos, funcionarios públicos expulsados, aquellos que ayudaron a Corea del Sur durante la Guerra de Corea…".


Una ‘mudang’, o chamana coreana que actúa de intermediaria entre el mundo espiritual y el plano humano

En ocasiones, quedan atrapados dentro de esta casta hasta las personas que menos lo merecen, como los padres de Jun-sang, un desertor del país actualmente viviendo en Corea del Sur. Según relata, sus padres eran de etnia coreana pero habían nacido en Japón porque sus padres habían sido desplazados a la isla para apoyar la causa japonesa en la Segunda Guerra Mundial. Al término de la guerra, el abuelo de Jun-sang, ya muy viejo para trasladarse él mismo pero con ansias de que su familia regrese a su país natal y miembro del Partido Comunista Japonés, envió a su hijo mayor (el padre de Jun-sang) a Corea del Norte en 1962 para servir a la causa del nuevo país "libre" del colonialismo japonés (a diferencia del gobierno pro-EEUU de Syngman Rhee en Corea del Sur, que había elevado al poder a varios colaboradores japoneses).

A pesar de ser un auténtico comunista y haber dejado a su familia atrás para regresar a su país y servir al régimen de Kim Il-sung, Jun-sang fue denominado un kitachosenjin, o japonés-coreano, que automáticamente ocupaban un bajo nivel dentro de la clase hostil de Corea del Norte. Para un gobierno cuyo poder depende de su capacidad de aislar a los ciudadanos completamente, el contacto con el exterior que habían gozado los kitachosenjin a través de su país de nacimiento planteaba una grave amenaza para el régimen que justificaba la vigilancia del grupo.


El Campo 14, un campo de concentración al norte de Pyongyang, según el recuerdo de Shin Dong-hyuk, la única persona que se conoce que nació y escapó de allí.

Solamente existe una categoría, que compone el 1% de la población, o alrededor de 200.000 personas, inferior a los beulsun. Son aquellos que han nacido dentro de o fueron expulsados permanentemente a uno de los campos de concentración del territorio modelados al estilo de los gulags soviéticos. Los relatos que han surgido de la vida dentro de ellos son historias de infiernos sobre la tierra.

domingo, 4 de junio de 2017

Mierda cubana: Cuba traiciona a los terroristas que entrenó

“En 1976 La Habana me dijo que había llegado a un acuerdo con la junta militar argentina para no denunciarnos en DDHH”
Así evoca el ex diplomático cubano Juan Antonio Blanco las instrucciones de su gobierno. Y agrega: “Un guerrillero me comentó que todos los que entrenaban en Cuba morían si ésta tenía buenas relaciones con sus países”

Por Claudia Peiró | Infobae
cpeiro@infobae.com

Esta verdadera "bomba" la arroja Juan Antonio Blanco Gil quien integró la delegación cubana ante Naciones Unidas como negociador y como analista y director del Departamento Político del Movimiento de Países No Alineados. El guerrillero al que se refiere era mexicano; pero Blanco Gil dice que, al oír este comentario, le vino "a la mente enseguida la contraofensiva de Firmenich y su grupo", es decir,de Montoneros en los años 1979 y 1980.

En concreto, en su calidad de diplomático y funcionario cubano, Blanco fue ejecutor y testigo de la que llama "la entente" entre la Unión Soviética, Cuba y la Junta militar argentina, de funestas consecuencias para los argentinos, pero que a los tres regímenes implicados les representó beneficios tanto políticos como materiales.

La complicidad del castrismo con la dictadura es un hecho conocido, aunque muchos prefieran, por motivos ideológicos, pretender que no existió; pero Blanco Gil va más allá, insinuando la posibilidad de una conspiración para exterminar a los mismos grupos que se decía alentar.

A mediados de los 90, frustrada la alternativa de una apertura democrática en su país, para la cual había trabajado activamente, Blanco Gil salió de Cuba. Residió en Canadá y luego Estados Unidos, donde dirige la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba. De paso por Buenos Aires, invitado por Cadal (Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina), dialogó con Infobae sobre su experiencia como diplomático del régimen y luego como analista del mítico Departamento América, desde donde se ejecutaba la estrategia cubano soviética hacia el subcontinente.

— ¿Cuánto hubo de realidad y cuánto de mito en el respaldo de Cuba a las guerrillas en Latinoamérica en los 70?

— No hay mito, está documentado. Incluso hay un argentino, Juan Bautista Yofre, que obtuvo toda la documentación del servicio de inteligencia checo, y buena parte la publicó en un libro, sobre las operaciones de los servicios de inteligencia cubana, de traspaso de guerrilleros, de políticos, etcétera, vía Checoslovaquia, hacia América Latina. Era la ruta generalmente escogida.

— ¿En qué consistía ese respaldo?

— Cuba intentaba insertarse en todos los países y establecer una hegemonía ideológica, política. En ese sentido, no se dedicaba exclusivamente a los grupos de extrema izquierda; trataba de influir en el grupo socialdemócrata, en los social-cristianos, incluso en sectores de la derecha tradicional y empresarial. Cada uno recibía de Cuba algún tipo de oferta o de colaboración. Por ejemplo, en la época de la dictadura de Pinochet (1973-90), en Chile había partidos contrarios a usar la violencia contra el régimen. A esa gente no se la llevaba a un campo de entrenamiento de guerrilleros, pero se le ofrecía dinero, posibilidades logísticas, pasajes y viáticos para ir a Naciones Unidas y hacer lobby. Así, La Habana lograba gratitud de fuerzas muy diversas por su generosidad. En realidad, el gobierno cubano sabía cuáles serían sus socios más cercanos y a cuáles estaba tratando de cultivar para neutralizar eventualmente en un proceso político.

— Ahora bien, la Unión Soviética había renunciado a promover revoluciones en otros países y apostaba a la llamada coexistencia pacífica con Washington y, si bien había conflictos en terceros escenarios, estaba aceptado que América Latina era terreno de Estados Unidos. ¿Qué buscaba entonces Cuba?

— Es importante eso, porque casualmente Fidel Castro durante todo el tiempo, los años 70, en que se estaba produciendo esa distensión, se estaban firmando los acuerdos SALT para limitar el armamentismo, hizo todo lo posible por salirse del esquema. Para Henry Kissinger era muy importante que Cuba quedara incluida en su arquitectura internacional de distribución de política de poder pero La Habana era renuente. Los soviéticos presionaban para persuadir al gobierno cubano de que entrara en esa normalización. El resultado fue que finalmente comenzó una conversación con Kissinger y éste fue cediendo a lo que La Habana ponía como obstáculo, al punto que levantó el embargo a todas las sucursales norteamericanas en terceros países, incluida Argentina, de donde se compraron importantes cantidades de material de transporte público. Pero Fidel Castro no quería que se consolidara esa situación. Hizo varias cosas, la más liviana fue atizar en Naciones Unidas la campaña por la independencia de Puerto Rico, cosa que siempre producía gran irritación en Washington. Cuando eso falló, de pronto finalmente liberó a (Francisco) Caamaño para que desde Cuba entrara en República Dominicana con una fuerza expedicionaria que había estado entrenando desde el 64, 65, luego de la invasión norteamericana a ese país. Pero el grupo fue aniquilado (1973). Entonces, lanzó una expedición militar a Angola, con el ejército regular cubano, decenas de miles de hombres y pertrechos, y ya eso era demasiado, Washington no podía pasarlo por alto, se endureció la posición conservadora en USA e hizo más difícil la ratificación de los acuerdos SALT en el Congreso. Por lo tanto Fidel Castro no solamente logró salirse del esquema de distensión sino que radicalizó las posiciones de la URSS porque todo lo que ésta alcanzaba quedaba en entredicho.

— ¿Todo eso no lo hizo Fidel en connivencia con la Unión Soviética?

— Hubo distintas etapas. En los primeros 70, cuando, como usted dice, los partidos comunistas no estaban de acuerdo con la lucha armada, hubo bastante tensión, sobre todo en torno a la figura del Che Guevara. Entre el 75 y el 80 aproximadamente, no fue en connivencia con la Unión Soviética. Después de eso vuelve, en connivencia con Moscú, la idea de que hay que apoyar los movimientos de liberación en distintos países.      

— Con Argentina hubo una situación peculiar, distinta al resto de América Latina, porque Cuba mantuvo el vínculo con Montoneros y otras guerrillas y al mismo tiempo respaldó abiertamente al régimen de Videla desde 1976. ¿A qué se debió?

— A las relaciones de la Unión Soviética con el régimen militar argentino y Moscú incluyó a Cuba o en ese esquema para llegar a un acuerdo con la Junta. Yo en esa etapa, y hasta el 84, estaba en Nueva York como director del Departamento Político No Alineado, por lo tanto, tuve mucho que ver también con esta cuestión. Estando en Nueva York llegó una instrucción del gobierno cubano de que se había llegado a un acuerdo de caballeros con la junta militar argentina para que no nos denunciáramos recíprocamente en la Comisión de Naciones Unidas que trata los problemas humanitarios y de derechos humanos. Tres miembros de nuestra misión fuimos a una reunión con un diplomático argentino, para comunicar esta orientación de La Habana. Debo decirle, por salvar mi ética, que fue la única reunión que tuve con la representación argentina y me alegró mucho después saber que era un diplomático de carrera, se llamaba Raúl Ricardes. Me sorprendió que esa persona, que daba imagen de transparencia y decencia, estuviese representando a la Junta.

 Era desconcertante ver por un lado a los montoneros entrenándose y, por el otro, estos acuerdos de “caballeros” entre Cuba y la Junta Militar
— Sucede que muchos diplomáticos de carrera siguieron en funciones cuando vino el golpe…

— Claro. Volviendo al relato, se produce esta entente entre Cuba, Moscú y la junta militar argentina y le dan alrededor de 4 mil millones de dólares en créditos a La Habana que los aprovecha para comprar de la industria argentina y de las corporaciones norteamericanas todos esos automóviles y demás. Cuando regreso a La Habana, yo tenía un cierto hálito de ser una especie de gurú de la política estadounidense. Entonces la gente del Departamento América me pide que me entreviste con una montonera argentina, María Antonia Berger (*), a la que le interesaba la cuestión de Estados Unidos. Yo no le transmití la orientación que había escuchado en Nueva York, pero era desconcertante ver que, por una parte, estas personas, los montoneros, estaban entrenándose y, por otra parte, había estos acuerdos de "caballeros"; siempre me pregunté cuáles eran los caballeros porque no conocía a ninguno en esa junta.



Dos hijos de puta: Fidel Castro abraza a Hebe de Bonafini. Pero durante la dictadura, su apoyo fue clave para que la dictadura militar evitara la condena en la ONU y desmantelara ataques de terroristas argentinos entrenados por Cuba

— ¿Era cuando Montoneros estaba preparando su contraofensiva, en 1979/80?

— La contraofensiva en la que los están esperando. Esto me recuerda un comentario que me hizo un ex guerrillero mexicano, que había pasado por Cuba: "Tú sabes una cosa, me dijo, cuando ustedes tenían buenas relaciones con algún gobierno todos los que se iban a entrenar allá llegaban al país y morían. Todos los guerrilleros mexicanos que se entrenaron en Cuba están muertos. Ahora, los que fueron a entrenarse a Libia o a Corea del Norte están vivos." Y a mí me vino a la mente enseguida la contraofensiva de Firmenich su grupo. Esto es especulativo, pero me llamó la atención que un ex guerrillero hubiera llegado a la conclusión de que por las relaciones de La Habana con el PRI mexicano, Cuba hubiera tenido esa doble cara, de entrenarlos a ellos por una parte y después resultaba que cada vez que llegaban fracasaban. Y eso también pasó aquí.

— ¿Cree que los líderes montoneros eran conscientes de esa contradicción entre la Cuba solidaria con su movimiento y a la vez aliada de la dictadura?

— Honradamente no le sabría decir. Pero hay cosas que eran públicas, los créditos era públicos, la no condena (en la ONU) era evidente. Por ejemplo, en la Comisión de Derechos Humanos, yo me presentaba cuando se trataba de Pinochet, de la situación en El Salvador, pero me abstenía cuando era de la Argentina porque realmente me resultaba repugnante eso de tener que quedarse callado.

— O sea que en esa etapa Cuba y Argentina se encubrieron mutuamente…

— Sí, se abstenían o votaban en contra. Además, en Naciones Unidas, más importante que cómo uno vota es qué capacidad de influencia uno tiene. No era lo mismo que Cuba simplemente se abstuviese en el voto contra Argentina a que Cuba hablara con todos aquellos sobre los cuales podía influir para que hicieran lo mismo.

— Que era todo el Movimiento de Países No Alineados.

— Casi todos, muchos países.

— Usted estuvo después en el llamado "Departamento América", otra estructura mítica del aparato cubano. ¿De qué se trataba?

— El Departamento América nace en el año 75 cuando se hace el 1er Congreso formal del Partido Comunista. Se crea un Buró político, una Secretaría, etcétera, y dentro de ese engranaje había un Departamento de Relaciones Internacionales que se ocupaba de monitorear y orientar al Ministerio de Relaciones Exteriores en todo aquello que no fuera el hemisferio occidental; porque todo lo que tenía que ver con el hemisferio occidental era competencia del Departamento de América, desde Canadá hasta la Patagonia. El núcleo inicial de ese Departamento proviene de la inteligencia. El jefe del Departamento, Manuel Piñeiro Losada, conocido como Barbarroja, por el color de su barba precisamente, había sido jefe de inteligencia casi desde el inicio de la revolución [1959].

— Es decir que, aunque era una sección partidaria, actuaba más bien como un grupo de Inteligencia.

— Sí, tenía además una cultura de inteligencia porque todos provenían de ahi. Todas las habilidades -o mañas- que traían de la época de la inteligencia pues las ponían en práctica, pero ahora como funcionarios del Partido. Pero cuando a mí me invitan a formar parte del Departamento, en el 83, 84, es porque se ha creado un nuevo grupo, con personas que ya no provenimos de la inteligencia, sino de la universidad. Tres de nosotros éramos del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana, los que hacíamos la revista Pensamiento crítico en los años 60. Nos convirtieron en analistas y, como en todas las instituciones donde conviven dos culturas, había tensiones entre los operativos y los académicos.

— Imagino que por mucho tiempo usted tendría críticas y reservas, pero ¿en qué momento rompe con el régimen?

— Como bien dice usted hubo una acumulación de cosas. Yo decidí salir del gobierno voluntariamente a fines del 91. Mi apuesta era por el reformismo, pensé que al caer la Unión Soviética era posible retomar el proyecto nacionalista y democratizar a la sociedad de paso. Fallé. Evidentemente fue un error.

 Seguridad del Estado me tocó la puerta de casa a medianoche y me dijo que yo estaba en contubernio con el enemigo
— Pero fue un error, o una esperanza, de muchísima gente en aquel momento.

— Para un analista fue terrible estar equivocado. Yo era parte de una iniciativa creada en Cuba y existe aún que se llama Centro Félix Varela. Y ahí, en 1995, se me acercó un enviado del gobierno de Noruega porque su país quería ensayar con Cuba el mismo experimento que habían hecho con la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) e Israel en las llamadas "Conversaciones de Oslo" [1993], que en aquel momento resultaron fructíferas, aunque después todo fue para atrás. Básicamente fueron a un fiordo por ahí, se metieron en un castillo y estuvieron conversando. Yo estuve de acuerdo con la idea e hice una serie de contactos. En Estados Unidos hablé con una hija de Rockefeller (Peggy) que tenía una institución llamada Synergos Institute. Porque yo propuse ver si el gobierno americano estaba dispuesto a mandar de forma no oficial, bajo paraguas de una ONG, al "fiordo". Si el gobierno de Cuba accedía, yo prestaba ONG y los encierran ahí, botan la llave, hasta que se pongan de acuerdo. Me puse en contacto con Richard Nuccio, asesor de Bill Clinton para Cuba y su respuesta fue: "Díganle a Juan Antonio que terrific, magnífico, estamos de acuerdo con la idea, que nos diga cómo proceder". En Cuba hablé con Ricardo Alarcón, que era el presidente de la Asamblea, la idea le parecía buena y entonces le escribí una carta a Roberto Robaina, el ministro de Relaciones Exteriores, para informarlo de todo. Eso fue en el verano (boreal) del 95, y un día de noviembre, después de que Fidel Castro había retornado de Nueva York [de la Asamblea de la ONU], Seguridad del Estado me tocó la puerta de casa a medianoche y me dijo, en la jerga policial que usan, que yo estaba en contubernio con el enemigo. Me sacaron de la cama medio dormido, no sabía de qué me estaban hablando, hasta que caí en la cuenta.  ¿Por qué no nos informó?, me preguntaban, nos enteramos por la vía operativa. Pero porque ustedes son policías, les dije, yo informé a Relaciones Exteriores. Al día siguiente, me llamó la persona encargada de las relaciones internacionales en el buró político y me ordenó desmantelar el canal de información. Y en febrero del año 96 Fidel Castro pulverizó con dos Migs las avionetas civiles y desarmadas de Hermanos al Rescate (**) cuya ruta él conocía de antemano porque tenía un topo en esa ONG al cual le ordenaron abortar su misión 24 horas antes y regresar a Cuba para no ser capturado.

— Fue un acto de guerra deliberado.

— Un deliberado acto de guerra que impedía el mensaje que me había mandado Richard Nuccio, me faltó ese detalle muy importante: "Díganle a Juan Antonio que no se preocupen por la Helms-Burton. –es decir, la ley del embargo- porque no tiene suficientes votos para pasar al Congreso y, si los tuviera, Clinton la va a vetar." Todo eso cambió por supuesto con el ataque de Fidel.

— O sea que Castro necesitaba el bloqueo y la enemistad con Estados Unidos para sostenerse internamente.

— Lo hizo con Kissinger, lo volvió a hacer en esta ocasión con Clinton. Lo grave es que en los años 95, 96, Cuba estaba en el llamado "período especial", había hambruna en todo el país y una epidemia de polineuritis por falta de vitaminas, y a mí me pareció que lo más canallesco, bajo y mezquino que podía hacer un jefe de Estado era, por su egoísmo de mandar el país de forma autoritaria, negarse a cualquier tipo de normalización de relaciones con Estados Unidos.

— ¿Existe la posibilidad de una apertura real en Cuba? Porque si bien hubo normalización diplomática con Estados Unidos, y pareciera haber una mínima apertura a la iniciativa privada económica, políticamente todo sigue muy cerrado.

— Todo sigue cerrado políticamente. Y económicamente. Hay aperturas que generan titulares de prensa pero no cambian la realidad. Por ejemplo, a fines del año pasado, un gran titular recorrió el mundo: "Cuba duplicará el año que viene todos los puntos wi-fi elevándolos a 200 no sé cuánto…" A ver, el condominio donde yo vivo (en Miami) tiene tres edificios de cuatro plantas cada uno, y cada planta tiene veinte pisos. Todos tenemos router, por lo tanto todos tenemos un punto de wi-fi. En mi condominio hay más puntos de wi-fi que todos los que va a tener la isla de Cuba con 11,5 millones de habitantes, el año que viene. Pero eso genera un titular, una expectativa, crea un estado de opinión.

— ¿Por qué es tan difícil perforar esa protección que el régimen cubano todavía tiene en buena parte de la opinión pública internacional? Hay un mito fundado hace 60 años y parece indestructible. Le estoy haciendo una pregunta muy difícil…

— No, es una pregunta muy legítima, muy válida y muy importante. Casi que todos trabajamos en eso, en poder dar una visión real, objetiva, de qué cosas nos han sucedido, de dónde viene éste proceso, a dónde va o a dónde puede ir, etcétera. Yo soy tremendamente escéptico de que vaya a ninguna parte con Raúl Castro. Como analista, evito los términos absolutos, "nunca ocurrirá" o "Imposible", siempre me remito a probabilidades, "menos probable", "más probable", "sumamente probable"… Aquí creo que el nivel de probabilidad de un cambio importante es bastante bajo.

 Han creado un mito adicional: que Raúl Castro dejará el poder a partir del año que viene
— Mientras esté Castro.

— Sí, pero ahí voy. Han creado un mito adicional: que Castro ya no va a estar a partir del año que viene. Que deja el poder porque ya no va a ser presidente del Consejo de Estado y de Ministros. Es una farsa, porque ya eso pasó. En Cuba hubo un presidente del Consejo de Estado y de Ministros durante más de una década que se llamaba Osvaldo Dorticós Torrado, y todo el mundo sabía que el poder lo tenía Fidel Castro. Lo llamaban "Presidente cuchara" porque ni pinchaba ni cortaba, no podía decidir nada. Entonces la idea es poner a una figura que diga alguna frase amable para tomar distancia y sobre todo porque hay una cláusula de la Helms-Burton, que dice que no se puede abordar el levantamiento del embargo mientras los Castro estén en el poder, entonces van a tratar de vender que lo abandonaron.


(*) Fue una de las 3 sobrevivientes a los fusilamientos de Trelew (tras la fuga de presos políticos del penal de Rawson), murió en la Contraofensiva montonera, en octubre de 1979.

(**) ONG que se dedicaba a rescatar a los cubanos que intentaban dejar la isla por mar

lunes, 19 de diciembre de 2016

Fidel Castro: La mierda cubana (3)

La vida y los tiempos de Fidel Castro

El líder comunista cubano, que sobrevivió a diez presidentes estadounidenses, murió a los 90 años
The Economist


PARA ENCONTRAR Fidel Castro debía notar, en primer lugar, su pura presencia física. Era alto, erecto y tenía una frente alta y abombada que lo hacía parecer imperioso. Era fuerte: en su juventud se le otorgó un premio como el mejor deportista de todo el mundo en Cuba. Era valiente hasta el punto de imprudencia: cuando era niño, una vez montó una bicicleta en una pared para probar su temple. Y estaba decidido, convencido de su propia rectitud, intolerante de la contradicción e inmune al compromiso. Estas características heredó de su padre, un emigrante español que trajo consigo a Cuba la terquedad innata del gallego y que se convirtió en un próspero terrateniente.
El hijo, nacido ilegítimo en Birán, en el oriente rural de Cuba, en 1926, añadió una prodigiosa ambición de poder. Incluso los jesuitas que le enseñaron vieron venir el peligro en el muchacho grande, testarudo, cuyo argot de los campos de caña de Oriente lo marcó entre sus compañeros de clase urbanos. La revolución cubana, aunque no tanto como muchos de sus partidarios había esperado originalmente, fue sobre todo una expresión de la voluntad de Castro y del ejercicio desenfrenado de su ego masivo. En su apogeo de la guerra fría, convirtió a su pequeña isla en una superpotencia de bolsillo, fomentando la revolución en toda América Latina, despachando ejércitos a África y refugiando descaradamente a fugitivos, políticos y criminales de Estados Unidos.

Fidel, que era uno de los pocos líderes mundiales a los que se hizo referencia ampliamente por su primer nombre, también tuvo suerte. Podría haber sido asesinado muchas veces: como aspirante a líder en el ambiente gangsterista de la política estudiantil de La Habana; En su quijotesco asalto al cuartel Moncada en 1953, donde murieron algunos de sus seguidores; O en las desesperadas primeras semanas después del aterrizaje del Granma, el sobrecargado barco de recreo que transportó a su pequeña fuerza de 82 rebeldes de México tres años después. Luego hubo cientos de intentos por parte de la CIA para asesinarlo, desde el farcical, un cigarrillo que explotó, hasta los casi accidentes: una dosis de botulismo que estalló antes de que pudiera ser agregada a un batido por un barman en el Habana Libre Ex-Hilton) hotel.
De no haber sido por una amnistía fortuita para los presos políticos decretada por Fulgencio Batista, el dictador que siguió derrotando, podría haberse podrido durante décadas en la cárcel. Luego estaba la condición insular de Cuba, protegida de los ejércitos continentales de liberación (excepto, como resultó, del propio Castro). Esto había permitido a España aferrarse a su "isla siempre fiel" durante siete décadas después de que perdió su imperio continental de Estados Unidos. Permitiría al régimen de Castro sobrevivir a la caída del muro de Berlín a pesar de la bancarrota de su revolución. El intento más serio de deshacerse de él, la desafortunada expedición de la Bahía de Cochinos organizada por la CIA en 1961, se convirtió en su triunfo supremo: la pistola submarina en mano, dirigió la operación que vio a sus fuerzas revolucionarias matar o encarcelar a los invasores , Privados de apoyo aéreo por la vacilación del presidente John F. Kennedy, antes de que pudieran salir de la playa.

Ese no fue el único error de los estadounidenses. En 1952 Batista, un ex sargento del ejército, realizó un golpe que terminó el único experimento de democracia de Cuba después de una docena de años. La administración de Eisenhower, obsesionada con una amenaza comunista casi inexistente en el Caribe, apoyó lo que sería un régimen profundamente corrupto y brutal. El golpe de Batista frustró la elección de Castro en el Congreso y una carrera prometedora en la política democrática. En cambio, con propaganda hábil y fuerza de voluntad, se convirtió en el líder indiscutible no sólo de un grupo de guerrilleros armados en la Sierra Maestra, sino de un amplio y políticamente variado movimiento para la restauración de la democracia y la constitución de 1940.


Un marxista de conveniencia

Los guerrilleros de las montañas, junto con el sabotaje y las huelgas en toda la isla, rompieron el espíritu del ejército y el gobierno de Batista. El propio Batista huyó, en la víspera de Año Nuevo de 1958, tomando la mayor parte de las reservas del Banco Central de dólares y oro. Al llegar a La Habana con su banda de revolucionarios barbudos en enero de 1959, Castro instaló un gobierno provisional encabezado por un juez liberal. Su programa inicial era populista: grandes aumentos salariales, reducciones de rentas y una reforma agraria radical. Pero esto era sólo para ganar tiempo, mientras él construía las fuerzas armadas y los servicios de seguridad -incluyendo a la poderosa policía política, el G2- y cementaba una alianza, iniciada en secreto en la sierra, con el Partido Comunista de Cuba. Antes de que la revolución tuviera aún un año, los "elementos burgueses" del gobierno fueron expulsados ​​o renunciados; En los próximos meses, los medios críticos fueron silenciados uno por uno. En seis años, toda la propiedad privada, hasta las tiendas de la esquina, fue expropiada. Para entonces, la mayoría de la clase media había sido alienada y muchos de sus miembros habían huido a Miami.

Un caudillo por vocación

Castro no siempre odiaba a Estados Unidos. Había ido en luna de miel allí, comprando un Lincoln Continental blanco y festejando en filetes de T-bone. Unas semanas después de llegar al poder, volvió a visitar a Estados Unidos, esta vez en uniforme de combate, pero comiendo perritos calientes como un nativo y ofreciéndose a ser amigos. El presidente Eisenhower prefirió jugar al golf, dejando a su vicepresidente, Richard Nixon, para encontrar al señor Castro y para identificar en él "esas cualidades indefinibles que lo convierten en un líder de hombres".

Para entonces, ninguno de los dos lados tenía ilusiones sobre el otro. En 1958, en la sierra, después de ver a la fuerza aérea de Batista lanzar bombas suministradas por Estados Unidos, escribió a Celia Sánchez, su compañero más cercano: "Juré que los estadounidenses van a pagar caro por lo que están haciendo. Cuando acabe esta guerra, comenzaré una guerra mucho mayor y más larga: la guerra que voy a luchar contra ellos ". Por su parte, el gobierno de Eisenhower se apresuró a poner en marcha medidas destinadas a derrocarlo . Nixon pensaba que Castro era "increíblemente ingenuo" o "bajo la disciplina comunista".

Fidel era un marxista de conveniencia, un nacionalista cubano por convicción y un caudillo latinoamericano por vocación. Su héroe fue José Martí, un patriota cubano que luchó contra España, pero sabiamente desconfiado de la codicia estadounidense hacia Cuba. En la guerra hispanoamericana de 1898, los Estados Unidos secuestraron la rebelión de independencia que Martí había iniciado y convirtieron a Cuba en una neocolonia. Bajo la notoria enmienda Platt, América se reservó el derecho de intervenir en la isla en cualquier momento. Eso fue revocado en la década de 1930, pero la dominación estadounidense de la economía y la industria azucarera vital continuó hasta la revolución. Trajo consigo el desarrollo -una gran clase media vivió bien- pero también una profunda desigualdad.

Fidel abrazó el nacionalismo y el antiimperialismo de Martí, pero no su creencia en la socialdemocracia. Se volvió hacia el comunismo porque era una herramienta útil del poder absoluto de una especie que no gozaba ningún hombre fuerte que se movía de la molestia, llegando, como lo hizo, con el escudo de protección soviética (más las armas soviéticas y el petróleo) durante la duración De la guerra fría. El embargo comercial de Estados Unidos era casi tan útil: le permitía culpar al enemigo imperialista por los lamentables fracasos económicos de su propia planificación central.

Era su hermano, Raúl (más joven de cinco años), que era el comunista ortodoxo, así como el organizador silencioso que convirtió a un pequeño ejército rebelde en una fuerza disciplinada de 300.000 en los dos años después de la revolución. Fue Ernesto "Che" Guevara, el compañero argentino de armas de Castro, quien fue el teórico marxista.

En los primeros días, por lo menos 550 (y quizás 2.000 o más) opositores de la revolución fueron ejecutados. Muchos de ellos eran esbirros de Batista cuyo fallecimiento era popular. Una vez que la revolución estaba segura, el gobierno de Castro era represivo aunque no especialmente sangriento. Nada ni nadie se le permitió disminuir su poder. "No hay neutrales", declaró. "Sólo hay partidarios de la revolución o enemigos de ella". La revolución, por supuesto, fue Fidel.

Muchos creen que permitió a Guevara perecer en Bolivia, o podría haber hecho más para tratar de salvarlo, convirtiendo a un subordinado incómodo e inservible en un mito útil. Castro era un aliado problemático para los soviéticos. Tomó su dinero pero no siempre su consejo. Primero abrazó la industrialización del choque, luego la abandonó a favor de la campaña por una cosecha de azúcar de 10 millones de toneladas. Ambos fracasaron. Aunque algunas veces persuadido a descentralizar la toma de decisiones económicas (que generalmente impulsaba la producción) siempre terminaba concentrando el poder en sus propias manos nuevamente.

Dio a los cubanos servicios de educación y salud en el primer mundo, y no les importaba el costo de estos para la economía. Pero no ofreció ni oportunidad ni prosperidad, y menos aún libertad. Los disidentes se enfrentaron a una terrible elección: el arriesgado cruce a Florida o las sombrías prisiones del gulag cubano. La mayoría eligió el silencio. Eventualmente, el señor Castro abriría una válvula de seguridad, dejando que los que pudieran provocar problemas se fueran al extranjero.

Nunca escuchó

Fidel fue el líder inspirador, el hombre de acción, el maestro estratega, el monstruo obsesivo que controló todo, desde la preparación para huracanes hasta la cosecha de papa. Era, sobre todo, incansable. En las sesiones de maratón, a menudo comenzando después de la medianoche y terminando después del amanecer, interrogaba a los visitantes sobre cada faceta de la situación política en su país. Le encantaban los detalles: las estadísticas de la producción de alimentos en cada provincia cubana o las propiedades de las cocedoras eléctricas chinas. Los guardaba en la cabeza y los recitaba en esos interminables discursos.

Tenía cuidado de desalentar un culto de la personalidad. Él mantuvo su vida privada-nueve hijos y Dalia Soto del Valle, su segunda esposa con quien se casó en 1980- en gran parte oculta a la vista del público. Promovía a los hombres más jóvenes sólo para descartarlos si aspiraban abiertamente a sucederle. El suyo era la presencia aplastante, meditando como un sistema del tiempo sobre las calles dilapidadas de Cuba; Y la suya era la voz, que resonaba en discursos televisados ​​durante horas y horas, alternativamente ascendiendo a un pico de indignación justa y cayendo a un susurro de inocencia herida. Nunca escuchó, dijo su hermana, Juanita, que partió hacia Miami.

Castro operó en el escenario mundial como ningún otro líder latinoamericano desde los tiempos de Francisco Miranda y Simón Bolívar, los héroes de la independencia sudamericana de dos siglos antes. Se convirtió en un actor importante en el conflicto global entre Estados Unidos y la Unión Soviética, entre la democracia capitalista y la dictadura comunista. Al buscar la protección de los misiles soviéticos, se acercó más que nadie a convertir esa confrontación ideológica en una guerra nuclear.

Bajo su liderazgo, Cuba, una isla de apenas 11 millones de habitantes, se convirtió en una "Esparta de América Latina" (en palabras de Jorge Castañeda, un crítico mexicano de la revolución). En la década de 1960 ayudó a una generación de jóvenes latinos idealistas que perecieron en guerrillas. Su principal logro fue ayudar a desencadenar tomas de control por las dictaduras militares anticomunistas ensangrentadas. Una década después, Castro envió sus ejércitos a África para combatir el apartheid, pero también para apoyar regímenes corruptos o represivos (pero antiamericanos) en lugares como Etiopía y Angola. En la década de 1980 armó y ayudó a los revolucionarios de izquierda en Centroamérica. Con el fin de la guerra fría, en las últimas dos décadas, han sido los médicos cubanos más que los soldados que han sido enviados al exterior, primero como misioneros de la revolución de Fidel y luego como asalariados de escasez de divisas.

Media vida en La Habana

La caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética trajeron gran privación a Cuba. La economía se contrajo por un tercio. Muchos pronosticaban la inminente desaparición de Castro y su revolución. Respondió declarando un "Período Especial en Tiempo de Paz", cubriendo algunas reformas limitadas y pragmáticas. A regañadientes, permitió a los cubanos crear pequeños negocios, como restaurantes, talleres de reparaciones y mercados de agricultores. También legalizó el uso del dólar y buscó inversiones extranjeras, especialmente en el desarrollo de una industria de turismo de masas. De nuevo, como en el caso de Batista, los hoteles de La Habana se convirtieron en un lugar para el turismo sexual, ya que las jóvenes negras vendían sus cuerpos para escapar de las dificultades de la revolución.

Las remesas de los cubano-americanos, el turismo y las minas de níquel, dirigidas por una firma canadiense, reemplazaron al azúcar como pilar de la economía. Los sistemas de atención de la salud y de educación se aprovecharon también para los ingresos en divisas, con el desarrollo de la biotecnología y el turismo médico. A las empresas estatales se les daba más autonomía para administrar sus presupuestos y comerciar. Todas estas medidas ayudaron a los cubanos a sobrevivir, pero introdujeron nuevas desigualdades y resentimientos y aflojaron el control del régimen sobre la vida cotidiana.

Entonces, inesperadamente, aparecieron nuevos benefactores, en la forma de Hugo Chávez de Venezuela y, en menor medida, de una China en auge. Las subvenciones venezolanas crecieron para igualar la antigua liberalidad soviética. Con la economía creciendo otra vez, el Sr. Castro revirtió o retuvo en muchas de las reformas y se hizo mucho más selectivo sobre la inversión extranjera. Como lo había hecho varias veces desde 1959, volvió hacia el jacobinismo, reclutando jóvenes lumpen como "trabajadores sociales" para librar la guerra contra la corrupción. En 2003, con el mundo distraído por la invasión estadounidense de Irak, lanzó una nueva represión política, deteniendo e imponiendo largas penas de cárcel a 78 activistas de la democracia y ejecutando a tres inmigrantes que secuestraron un transbordador en un intento desesperado de llegar a Florida . Dos años más tarde declaró el período especial.

Una tarde, en julio de 2006, la televisión estatal cubana emitió una concisa declaración de Castro en la que decía que debía someterse a una cirugía abdominal de emergencia y entregaba temporalmente sus poderes a un liderazgo colectivo encabezado por Raúl, su adjunto. En 2008 Raúl reemplazó formalmente a Fidel como presidente de Cuba y tres años después como primer secretario del Partido Comunista de Cuba. Expulsó a los protegidos de Fidel ya sus posibles sucesores, incluyendo a Carlos Lage, el primer ministro de facto. Y procedió, de manera silenciosa pero metódica, a preparar a Cuba para el momento en que un Castro ya no estaría a cargo.


O estabas con Fidel o te podías ir a la cárcel

Raúl es temperamentalmente el opuesto de Fidel, un hombre ordenado y práctico, carente de la racha mesiánica de su hermano. Es Sancho Panza al Don Quijote de Fidel. Incluso miraron las partes (se dice que Raúl guarda estatuas de los héroes de Cervantes en su casa). No había más reuniones nocturnas. Raúl anunció reformas económicas que abolieron muchas de las pequeñas restricciones sufridas por los cubanos, que podían comprar y vender casas y autos, permanecer en hoteles turísticos y tener acceso a teléfonos móviles e Internet. Comenzó cautelosamente a desmantelar la economía planificada de Fidel: más de 500.000 cubanos ahora trabajan en un sector privado en ciernes de pequeñas empresas y fincas. La isla comenzó a moverse inexorablemente hacia una economía mixta. Algunos de los asesores de Raúl hablaron con entusiasmo de los modelos chino y vietnamita.

Fidel no pensó mucho en eso. China era una sociedad consumista decadente que había perdido sus valores y su compromiso de preservar la igualdad, pensó. Pero admitió a un visitante extranjero, en un momento no vigilado, "el modelo cubano ni siquiera funciona para nosotros". Fidel mantuvo sus críticas en gran medida privadas. Durante un tiempo escribió una columna en Granma, el órgano oficial, pero su tema principal era sus divagaciones cada vez más incoherentes sobre lo que él veía como los problemas apocalípticos que enfrenta el mundo. Se convirtió en una presencia espectral en su recinto en Siboney, enclave frondoso en el oeste de La Habana, de mansiones construidas por los barones azucareros que había expropiado. De vez en cuando fue fotografiado con líderes visitantes que parecían cada vez más frágiles y desaliñados. Pero había sobrevivido diez presidentes americanos y todos sus enemigos.

Un déspota sale

Es cierto que vivió lo suficiente para ver cómo su revolución empezaba a desmantelarse. Incluso vio a Cuba restablecer las relaciones diplomáticas con Estados Unidos en 2015 y un presidente estadounidense, Barack Obama, visitará La Habana y emitirá un llamamiento para que el pueblo cubano "elija a su gobierno en elecciones libres". Por supuesto que no lo aprobaba. "El presidente de Cuba ha tomado medidas de acuerdo con sus prerrogativas y poderes", escribió rígidamente en una carta publicada en 2015. Pero agregó: "No confío en la política de Estados Unidos, ni he intercambiado ninguna palabra con Ellos, "gruñó.

Ningún otro hombre en el siglo XX gobernó tanto tiempo, a través de una mezcla de carisma y tiranía, dominando su país tan completamente. En una calurosa noche de verano durante los días de penuria que siguieron al colapso de la Unión Soviética, una multitud de jóvenes descontentos en el malecón de La Habana amenazó con aplastar a la policía y comenzar un motín. Fidel apareció fuera de la noche, y les habló de ello. Incluso muchos de los cubanos que lo aborrecían estaban temerosos de él. Eso no se aplicará a ninguno de sus sucesores, ni siquiera a Raúl.