Mostrando entradas con la etiqueta accidente terrestre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta accidente terrestre. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de marzo de 2017

Accidente nuclear: El incidente oculto de Semipalatinsk en la URSS

Revelado: El encubrimiento soviético de las consecuencias nucleares que fueron peores que Chernobyl


Centro de pruebas nucleares de Semipalatinsk en Kazajstán
Alain Nogues / Getty

Por Fred Pearce - The New Scientist

Fue un desastre nuclear cuatro veces peor que Chernobyl en cuanto al número de casos de enfermedad por radiación aguda, pero la complicidad de Moscú para encubrir sus efectos sobre la salud de las personas ha permanecido en secreto hasta ahora.

Sabíamos que en agosto de 1956, las consecuencias de una prueba soviética de armas nucleares en Semipalatinsk, en Kazajstán, engullieron la ciudad industrial kazaja de Ust-Kamenogorsk y pusieron a más de 600 personas en el hospital con enfermedades por radiación, pero los detalles han sido incompletos.

Después de ver un informe recién descubierto, New Scientist puede ahora revelar que una expedición científica de Moscú después del desastre ocultado descubrió contaminación radioactiva generalizada y enfermedades por radiación a través de las estepas de Kazajstán.

Los científicos luego rastrearon las consecuencias como pruebas de la bomba nuclear continuó - sin decir a las personas afectadas o el mundo exterior.

El informe de científicos del Instituto de Biofísica de Moscú fue encontrado en el archivo del Instituto de Medicina de Radiación y Ecología (IRME) en Semey, Kazajstán. "Durante muchos años, esto ha sido un secreto", dice el director del instituto, Kazbek Apsalikov, quien encontró el informe y lo pasó a New Scientist.

Más pruebas de bombas nucleares se llevaron a cabo en Semipalatinsk que en cualquier otro lugar del mundo durante los años 1950 y principios de 1960. Periodistas occidentales han informado desde el desmembramiento de la Unión Soviética sobre los aparentes efectos sobre la salud de los pobladores a favor del viento de las pruebas. Y algunos estudios recientes han estimado las dosis de radiación utilizando proxies como la radiactividad en el esmalte de los dientes.

El informe recientemente revelado, que describe "los resultados de un estudio radiológico de la región de Semipalatinsk" y está marcado como "top secret", muestra por primera vez cuánto sabían los científicos soviéticos en ese momento sobre el desastre de salud humana y el alcance de El encubrimiento.

Detalla cómo los investigadores de Moscú en tres expediciones a Ust-Kamenogorsk encontraron la contaminación radiactiva extensa y persistente del suelo y de la comida allí y a través de las ciudades y de las aldeas de Kazakhstan del este.

En el camino de las nubes

A mediados de septiembre de 1956, un mes después de la caída de la nube, las tasas de dosis en Ust-Kamenogorsk eran todavía de hasta 1,6 millirems por hora, cien veces lo que el informe considera la "tasa permisible", y lo que se recomienda como seguro por el Comisión Internacional de Protección Radiológica.

El mes siguiente, la expedición se trasladó a un número de aldeas. "Cerca de Znamenka, las sustancias radiactivas que afectaron a la gente y al medio ambiente cayeron repetidamente durante años", dice el informe. Las consecuencias fueron "peligrosas para la salud" y "más graves y peligrosas que en el distrito de Ust-Kamenogorsk".

Oficiales médicos militares que visitaron el pueblo después de la prueba de agosto habían encontrado a tres personas con enfermedad de radiación aguda.

Los hallazgos coinciden con informes anteriores de la trayectoria de las nubes de precipitación. En 2002, Konstantin Gordeev en el Instituto de Biofísica de Moscú publicó un mapa que muestra que el 24 de agosto de 1956 una nube viajó directamente sobre Znamenka y Ust-Kamenogorsk.

Anteriormente, una prueba el 12 de agosto de 1953 había enviado una nube a través de Karaul, que según la expedición de 1956 tenía consecuencias que seguían siendo "peligrosas para la salud" tres años después.

Un resultado de las expediciones científicas fue el establecimiento de una clínica especial conocida como dispensario, bajo el control de Moscú, encargada del seguimiento de la radiación y sus efectos sobre la salud. Eventualmente tuvo un registro de unas 100.000 personas expuestas a las pruebas y sus hijos.

La instalación fue conocida durante mucho tiempo como el Dispensario Anti-Brucelosis No. 4. El nombre fue elegido, dice Apsalikov, "para no llamar la atención sobre su actividad real", que fue "clasificada como secreto hasta 1991".


El informe más secreto

Cuando la Unión Soviética se derrumbó ese año, el dispensario se convirtió en el IRME. Sin embargo, según su actual jefe científico, Boris Gusev, que trabajó por primera vez en el dispensario número 4 en 1962, muchos informes en sus archivos fueron llevados a Moscú o destruidos antes de la entrega.

Un informe, dice, registró que 638 personas fueron "hospitalizadas con intoxicación por radiación" en la ciudad después de la prueba de 1956. Esto fue más de cuatro veces los 134 casos de radiación diagnosticados después del accidente de Chernobyl. Nadie sabe cuántos murieron.

El informe recientemente expuesto de las expediciones en 1956 y 1957 fue uno de los pocos que escaparon a los censores soviéticos que destruyeron o movieron otros informes del país. Se encontró "considerable contaminación radiactiva de suelos, cobertura vegetal y alimentos" en Kazajstán oriental. Las muestras fecales tomadas de personas en una granja colectiva justo al sur de Ust-Kamenogorsk contenían altos niveles de radioactividad, que ya no eran detectables entre dos y cinco días después de que dejaron de comer alimentos locales y cambiaron a alimentos importados.

La expedición pidió que se detuviera el consumo de grano local, y sugirió que era "impredecible realizar pruebas atómicas (especialmente explosiones en tierra) antes de la cosecha completa de los campos" por lo que la comida estaba protegida de las lluvias.

Pero evidentemente no se actuó sobre esta recomendación. Gordeev mapeó las trayectorias de fallout de las pruebas mayores subsecuentes en agosto de 1957 y agosto de 1962.

El informe también minimizó los peligros, diciendo que varios cambios en el sistema nervioso de las personas y la sangre registrada por los médicos "no podían considerarse como los cambios que surgieron sólo debido al impacto de la radiación ionizante". En lugar de eso, se culpa de un saneamiento deficiente, una "dieta aburrida" y varias enfermedades como la brucelosis y la tuberculosis.

Las pruebas de la bomba atmosférica en Semipalatinsk se detuvieron en 1963. Aunque gran parte del área a favor del viento es ahora segura para vivir, "algunas áreas nunca volverán a la naturaleza", dice Apsalikov. "La situación en otros es incierta y potencialmente peligrosa".

Roman Vakulchuk del Instituto Noruego de Asuntos Internacionales acoge con agrado la nueva apertura de Kazajstán sobre el tema. El informe es el primer registro contemporáneo de investigación sobre los efectos de las pruebas en las poblaciones locales, dice. "Hasta 1956, el gobierno [soviético] no realizó estudios".

Pero todavía hay incertidumbre sobre el alcance de la contaminación continua y los impactos en la salud, dice. "Gran parte del área no presenta peligro, pero algunas partes tienen que ser salvaguardadas indefinidamente".

domingo, 2 de agosto de 2015

Argentina: El accidente de Retiro

La explosión del cuartel del Retiro

Una accidente hizo volar en 1864 el polvorín del ejército cerca de la actual Plaza San Martín. Cuentan que hubo 50 muertos.

Los cuarteles de Retiro a mediados del siglo XIX.

Eduardo Parise - Clarín

Cuando ocurrió la explosión en Retiro, la nefasta Guerra de la Triple Alianza llevaba menos de un mes de comenzada. Y aunque la Argentina todavía era neutral (recién iba a participar militarmente desde abril de 1865), su influencia política en el conflicto ya era visible. De todas maneras, aquel hecho que conmovió a Buenos Aires el 9 de diciembre de 1864 no estaba vinculado con ese enfrentamiento: siempre se lo consideró un accidente. La historia habla de cincuenta muertos y muchos daños, no sólo en el cuartel sino también en los edificios de los alrededores que, por fortuna, todavía no eran muchos.

El cuartel estaba en lo que hoy son las cercanías del monumento al General José de San Martín, cuya imagen ecuestre había sido inaugurada en 1862. Los registros dicen que la explosión ocurrió quince minutos después de las 7 de una calurosa mañana porteña. Fue justo cuando los soldados de dos compañías del Regimiento de Artillería volvían al cuartel después de realizar trabajo de campo en el llamado “hueco de las cabecitas” (actual plaza Vicente López), un área por entonces bastante despoblada. Cuentan que en ese momento estalló el polvorín del cuartel y literalmente voló toda el ala derecha del edificio. Los soldados quedaron tapados por los escombros.

Después del primer momento de angustiosa sorpresa, llegó la asistencia. Entre una nube de polvo flotando en el aire soldados de la Legión Militar y del Segundo Batallón de línea empezaron a remover aquellas piedras. La intención era rescatar sobrevivientes. Además, mucha gente llegó para asistir a los habitantes de la zona vecina. Es que en todas las viviendas de los alrededores no sólo habían estallado los vidrios: puertas y ventanas también habían sido arrancadas de cuajo y mucha mampostería había quedado hecha pedazos. Se recuerda que el cura párroco de la cercana iglesia del Socorro corrió hasta el lugar para asistir espiritualmente a las víctimas que habían salvado sus vidas por milagro.

Años más tarde, el edificio había sido reconstruido para seguir funcionando como cuartel. Algunas versiones dicen que en un tiempo antes de la explosión se habían realizado trabajos bajo la dirección del arquitecto Edward Taylor, el mismo de la Aduana Nueva que estaba junto a la Casa Rosada. Sin embargo, otros investigadores lo desmienten. Lo que sí confirman es que recién en 1883 se agregaron torres con almenas en los extremos del edificio original del siglo XVIII. Además, se construyeron dependencias en un primer piso y se modificó el portón central, levantando una torre cuadrada que le otorgaba al sitio una imagen más militar.

Pero para ese tiempo la Ciudad ya perfilaba cambios importantes y el área en donde estaba el cuartel empezaba a transformarse en residencia de muchas familias que, en 1871, habían dejado el Sur por la epidemia de fiebre amarilla que azotó a Buenos Aires. Eso motivó que empezara a pensarse en el desplazamiento de las instalaciones militares hacia otros lugares. En 1878, cuando se cumplía el centenario del nacimiento de San Martín, la plaza cambió de nombre, dejando atrás el de Plaza de Marte por el actual que recuerda al prócer.

La demolición total del cuartel se realizó en 1891. La idea era que ese terreno lo ocupara el famoso Pabellón Argentino que había estado en la Exposición Universal realizada en 1889 en París, para celebrar el centenario de la Revolución Francesa.

Aquel Pabellón, totalmente desarmado, ya había sido embarcado hacia Buenos Aires. Luego estaría en Retiro hasta 1933, cuando lamentablemente se lo desguazó y se vendió como chatarra. El Cuartel de Artillería, igual que el Pabellón de París, quedó en el recuerdo. Pero no fueron las únicas construcciones de la zona de Retiro que se convirtieron en leyenda. En ese lugar, en 1800, se había edificado la segunda y última plaza de toros que tuvo Buenos Aires.

La tarea de construirla se la había encargado el virrey Gabriel Miguel de Avilés y del Fierro a don Martín Boneo y Villalonga, una suerte de “intendente” porteño de aquellos años. La demolieron en 1819. Pero esa es otra historia.