Mostrando entradas con la etiqueta USA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta USA. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de septiembre de 2017

SGM: Las lecciones del asalto nocturno anfibio desde submarinos a la isla Makin

Las lecciones de la incursión de la isla de Makin en 1942


Agresión marina en el atolón del Pacífico informó a operaciones especiales


Sebastien Roblin | War is Boring




En una noche tormentosa, los Marines estadounidenses partieron en secreto desde submarinos para asaltar una remota base de la isla. Son dirigidos por un comandante polémico con nuevas ideas radicales. Y el hijo del presidente estadounidense sentado es uno de sus oficiales.

La incursión de Makin en 1942 podría parecer tener el argumento inverosímil de una película de acción - y de hecho, un año más tarde se convertiría en uno. Pero era una realidad mortal para las tropas estadounidenses y japonesas involucradas. Lo que era posiblemente la primera operación de combate jamás emprendida por una unidad de fuerzas especiales militares de los Estados Unidos casi terminó en completo desastre.

En el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente Franklin D. Roosevelt pidió que los marines formaran una "unidad de guerra no convencional" para realizar redadas detrás de líneas enemigas inspiradas en comandos británicos. El ejército estadounidense no le gustó la idea, pero formó a regañadientes dos batallones de "Raiders" - y nombró una oveja negra del USMC para dirigir uno de ellos.

El Teniente Coronel Evans Carlson había sido herido en la acción como capitán del Ejército en la Primera Guerra Mundial, decorado con la Cruz de la Marina por derrotar a bandidos en Nicaragua como un teniente de Marines, se hizo amigo de FDR mientras comandaba su destacamento de guardia en Georgia y luego acompañó y observó comunistas que luchan contra los japoneses en China. Allí, Carlson se reunió con líderes clave como Mao Zedong y Deng Xiaoping y desarrolló un aprecio por las tácticas, el espíritu de equipo y el celo de las unidades guerrilleras comunistas.

Al regresar a los Estados Unidos, Carlson renunció a su comisión para abogar contra el expansionismo japonés, antes de volver a inscribirse poco antes de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Carlson intentó inculcar en sus Raiders el espíritu de equipo que había observado en China, una cualidad que llamó gung ho, basada en las palabras gōng (trabajo) y hé (y / juntos). Irónicamente, gung ho no era un idioma chino real, pero pronto se convertiría en un término en inglés. El líder de la Marina creía en dar más iniciativa a los subordinados y romper las barreras entre los oficiales y los alistados, lo que poco le hacía querer a sus superiores.

La Guerra del Pacífico comenzó con seis meses de derrotas para las fuerzas estadounidenses hasta el momento crucial decisivo en la batalla naval de Midway. En agosto de 1942, la Armada de los Estados Unidos y los Marines estaban listos para ir a la ofensiva con un aterrizaje anfibio en la isla de Guadalcanal en las Islas Salomón. Sin embargo, el comandante en jefe del Pacífico, el almirante Chester Nimitz, también concibió una incursión de comandos para desviar las fuerzas japonesas y reunir información.

En última instancia, despachó a A y B de los Raiders de Carlson para lanzar una incursión en la base de un hidroavión japonés en Makin Island, asignándoles un mes de entrenamiento preparatorio.


Arriba - Butaritari en 2017. Foto a través de Google Earth / DigitalGlobe. En la parte superior - Marines a bordo de 'Nautilus' después de la incursión Makin. Foto de la marina de guerra de los EEUU

Makin, ahora conocido como Butaritari, es un pequeño atolón de forma triangular en el extremo norte de las Islas Gilbert, situado justo al norte del ecuador entre Hawaii y Papua Nueva Guinea. Setenta y cinco personal japonés, incluyendo un pelotón de unos 47 marines de la Fuerza Naval Especial de Aterrizaje, mantuvieron una base de reabastecimiento en la laguna del atolón, circunscrita por una carretera de ocho millas de largo.

Los aliados tenían solamente una inteligencia fotográfica incompleta en las fuerzas japonesas actuales presentes, y estimaron podría haber tanto como 300 soldados en Makin y una batería de la orilla que pasa por alto la laguna.

Para que los hombres de Carlson alcanzaran una posición sorprendente, la Marina asignó dos grandes submarinos de crucero, el USS Nautilus y el Argonaut, el más grande de la Marina de los Estados Unidos en ese momento. Diseñados para patrullas de largo alcance, disponían de dos potentes cañones de cubierta de seis pulgadas y cada uno desplazaba más de 4.000 toneladas sumergidas.

Incluso con dos súper submarinos de 100 metros de largo, apenas había espacio suficiente para caber 221 hombres de A y B Company a bordo, obligándolos a partir menos un pelotón de cada compañía. Un hombre que Carlson intentó dejar atrás era el mayor James Roosevelt, el hijo de 35 años del presidente de los Estados Unidos. A pesar de haber servido como un consejero político e incluso diplomático secreto en nombre de FDR, el joven Roosevelt había sido alistado en los infantes de marina después del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Un defensor del concepto de Raider, él tiró cuerdas con su padre para asegurarse de que consiguió un lugar en el raid.


Las condiciones durante el tránsito eran miserables, con los Raiders empaquetados en los tubos vacíos del torpedo del almacenaje. Los sistemas de ventilación de los submarinos no podían evitar que el aire creciera y las temperaturas subieran a más de 90 grados Fahrenheit. Dos veces al día, los barcos salían a la superficie para permitir que los Raiders ejercitaran y respiraran aire fresco por exactamente 10 minutos en la cubierta, antes de que los buques volvieran a caer en las aguas del Pacífico para evitar ataques aéreos.

A la medianoche del 16 al 17 de agosto, los dos submarinos emergieron justo afuera del arrecife de coral de Makin, sólo para descubrir las aguas tempestuosas atormentadas por el viento y la lluvia. Los dos primeros barcos de caucho LCRL poner en el agua lavada en el surf. Los motores de seis caballos de fuerza no aislados en los lanzamientos restantes fueron inundados con agua de mar y muchos no pudieron comenzar.

Carlson rápidamente se dio cuenta de que el ataque de dos puntas que había planeado sería demasiado complicado de ejecutar en las condiciones de tormenta y en lugar de ordenar A y B de la empresa a la tierra juntos. Sin embargo, en la confusión, el barco que llevaba al teniente Oscar Peatross y otros 11 Raiders no recibió las órdenes y se dirigió hacia el lado occidental de la isla.

Después de luchar durante una hora con el surf, los Raiders de Carlson finalmente aterrizaron alrededor de las 5:00 de la mañana, con algunas de las unidades mal dispersas pero aparentemente sin ser detectadas.

Los Raiders estaban erizados de armas automáticas, ya que una de las innovaciones de Carlson era dividir a su escuadra en tres equipos de bomberos, cada uno incluyendo un rifleman con un fusil semiautomático M1 Garand para disparar a distancia, otro hombre con una ametralladora Thompson para un cortafuego , y un artillero de Browning Automatic Rifle para proporcionar fuego de cobertura. Para armas pesadas, tenían ametralladoras ligeras de calibre .30 y rifles antitanque de 55 años. Carlson había sido requisado especialmente por el ejército canadiense.

Desafortunadamente, al aterrizar un Raider accidentalmente disparó una explosión de su BAR, eliminando cualquier esperanza de lograr la sorpresa. El comandante de la guarnición, el principal oficial menor Kyuzaburou Kanemitsu, ya había sido puesto en alerta varios días antes, y sus hombres entraron en acción, desplegando en bicicleta y camión para enfrentar a los invasores estadounidenses. Las desventuras del Raider continuaron cuando capturaron a un soldado japonés, pero luego se distrajeron y dispararon al cautivo cuando hizo un receso.

Carlson había hecho contacto con los nativos de Makin, algunos de los cuales hablaban inglés pidgin. Ellos estaban contentos de ayudar a los estadounidenses, y les dijo que había entre 160 y 300 japoneses en la isla, y que estaban preparados para su llegada. Desafortunadamente, los Raiders continuaron el avance cuando a las 6:00 de la mañana los exploradores del 1er pelotón de la Compañía A, bajo el teniente Le Francois, descubrieron tropas japonesas desmontando de los camiones.

Rápidamente, Le Francois puso a su pelotón en una posición de emboscada en una arboleda de árboles de pan en terreno alto. Sgt. Clyde Thomason recorrió la línea de los hombres, ajustando sus posiciones mientras los japoneses se acercaban en formación de escaramuzas. Una vez que los japoneses se habían cerrado a corta distancia, los marines abrieron fuego, limpiaron a los atacantes más cercanos y volaron el motor del camión con un rifle antitanque.



Infantes de marina a bordo del USS Nautilus el 17 de agosto de 1942. Foto de la marina de guerra de los EEUU

Sin embargo, la respuesta japonesa fue letalmente efectiva. Cuatro ametralladoras Lewis de tipo 92 rastrillaron las posiciones de los Raiders, matando al sargento. Thomason y más tarde hiriendo gravemente a Le Francois. Thomason había persistido en estar fuera de la cubierta para ayudar a sus hombres y, póstumamente, se convirtió en el primer Marine enlistado en recibir la Medalla de Honor. Los francotiradores camuflados atados a palmeras recogieron a más líderes, matando al oficial de batallón de inteligencia, el teniente Jerry Holtom, así como no menos de cuatro operadores de radio.

Carlson pronto lanzó el 2do pelotón en la batalla - sufrió nueve víctimas en 15 minutos - después corrió en compañía de B. Artillero de asalto Cpl. Leon Chapman dueló con un nido de ametralladora japonesa a una distancia de 200 metros, desencadenando 400 rondas. Inspeccionando la posición silenciada después, Chapman "casi vomitó" cuando se dio cuenta de que había matado a una docena de japoneses que se habían sacrificado uno tras otro para el hombre del arma.

Mientras tanto, la escuadra de Peatross de una docena de soldados había aterrizado en la segunda zona de aterrizaje y avanzado sin oposición a través de los cuarteles y en el puesto de mando del defensor. El equipo aislado disparó una media docena de japoneses sorprendidos antes de ser clavado por un equipo de ametralladoras ligeras. Pvt. Castillo de Vernon fue golpeado varias veces a medida que avanzaba, pero se arrastró lo suficientemente cerca para lanzar una granada y matar a la tripulación de tres antes de morir de sus heridas.

Después, los Marines de Peatross dispararon hacia un puesto de mando, dispararon una radio y un camión lleno de munición, y se retiraron a la seguridad del Nautilus esa noche, habiendo perdido a otros dos hombres. En algún momento, en medio del caos, habían matado a Kanimetsu, que había destruido los documentos clasificados y enviado un mensaje final: "Estamos muriendo defendiendo la isla".

Anteriormente, el Nautilus había comenzado a volar las posiciones japonesas con dos docenas de proyectiles cuando a las 7:00 de la mañana, Carlson envió por radio información adquirida de los nativos de que había naves enemigas en la laguna. No dispuestos a arriesgarse a entrar en la línea de fuego de una batería potencial de la costa, el Nautilus arqueó 65 conchas de seis pulgadas sobre la línea de palmeras en la laguna. Por suerte notable, el fuego indirecto hundió dos buques, causando un transporte a estallar en llamas y un barco de patrulla para incendiarse. Pero entonces un avistamiento equivocado de un avión enemigo hizo que el submarino se zambullera, poniendo fin al apoyo naval de armas de fuego

De repente sonó un clarín, y las tropas japonesas acometieron a los Raiders, gritando banzai! Pero el intento de enjambre de la fuerza más grande de Raiders terminó desastrosamente, con los atacantes cortados a corto alcance.

Sin retrasarse, la corneta sonó por segunda vez y los japoneses lanzaron un segundo ataque suicida en el que el pelotón marino de Kanimetsu fue en gran parte aniquilado, aunque francotirador intermitente continuó de unas pocas docenas de supervivientes. Preocupado por la llegada de más refuerzos, Carlson decidió no presionar el ataque contra la base japonesa.

A la 1:30 p.m. los refuerzos llegaron - desde el aire. Una docena de aviones flotantes Mitsubishi F1M se abalanzaron sobre la isla y la bombardearon y bombardearon durante una hora, enviando a los Raiders corriendo hacia la cubierta, pero fallando en infligir bajas. Entonces uno de los F1Ms y un enorme bote volador Kawanishi entraron para un aterrizaje en la laguna. Los Raiders cercanos ardieron lejos en el avión con sus ametralladoras y rifles anti-tanque, poniendo el avión flotador más pequeño en llamas.

El hidroavión, transportando decenas de tropas a bordo, logró aterrizar en el agua. Sin embargo, el volumen de fuego entrante debe haber dado al piloto segundos pensamientos, ya que taxied alrededor en el agua y volvió a despegar antes de chocar contra la laguna.

El coronel decidió que era más seguro retirarse de nuevo a los submarinos como estaba planeado a las 7:00 pm Sin embargo, al regresar al océano, sus hombres descubrieron que los motores de sus barcos habían dejado de funcionar por completo, hizo casi imposible volver a remar a los submarinos.

Los agotados Raiders abandonaron los motores inútiles en sus lanzamientos y por cinco horas hicieron esfuerzos repetidos para poder a través de las violentas olas, perdiendo la mayoría de sus armas y equipo en el proceso. Eventualmente, 11 de 18 barcos lograron llegar a los submarinos americanos. Pero a medianoche, Carlson, Roosevelt y otros 70 Raiders, muchos de ellos heridos, todavía estaban atascados en Butaritari.

Carlson cayó en un estado de total desesperación.

Fuera de contacto radioeléctrico con el submarino americano, estaba convencido de que los refuerzos japoneses estaban a sólo horas de distancia. Decidió que la única esperanza para sus marines -y para salvar al hijo del presidente en particular- era rendirse. Incluso ordenó Cpt. Ralph Coyte para redactar y entregar una nota de entrega, que se entregó tentativamente a un soldado japonés encontrado en una choza nativa. Pero incluso el intento de rendición se salió mal - poco después, un infante de marina disparó accidentalmente al soldado japonés que llevaba el mensaje. La nota fue recuperada más tarde por fuerzas japonesas y usada para propósitos de propaganda.

Barcos individuales continuaron luchando a través de las olas, sin embargo, incluyendo uno con Roosevelt a bordo a las 8:00 a.m. la mañana siguiente. Una hora más tarde, una tripulación de cinco hombres dirigida por el sargento. Allard se ofreció a remar hacia el atolón mientras trazaba una cuerda que los Raiders podían usar para meterse en el submarino. Pero como el lanzamiento estaba a medio camino, un escuadrón de aviones japoneses se precipitó sobre el Nautilus, lanzando bombas. Los submarinos estadounidenses chocaron y los aviones mataron al equipo de rescate, aparentemente matándolos.

Para entonces, Carlson había reevaluado la situación, y decidió completar la misión en Makin. Los Raiders robaron suministros de armas japonesas para reemplazar a los que habían sido lavados y comenzaron a sabotear la base de hidroaviones, que encontraron desierta, evitando ataques aéreos adicionales. Ellos procedieron a destruir la mayor parte del complejo y pusieron en llamas 1.000 tambores de combustible de aviación. Descubriendo la laguna no tenía una batería de la orilla después de todo, Carlson decidía que sus hombres tenían una ocasión mejor de alcanzar los submarinos de allí en lugar de otro.

Usando una lámpara de semáforo, convenció al capitán de Nautilus para que entrara en la laguna, demostrando que no era japonés al referirse a una conversación de la cena que habían compartido antes. Luego, los Raiders salieron con una balsa aparejada de tres de los lanzamientos atados con dos motores fuera de borda que funcionaban y canoas nativas que servían como estabilizadores. Habían intercambiado la canoa y el entierro de sus muertos de los nativos, a cambio de cuchillos de combate del USMC.


Raiders infantes de marina a bordo de USS 'Argonaut' después de la incursión de la isla Makin. Foto de los Archivos Nacionales de los EE.UU.

La nueva nave lo hizo a través de los submarinos y los relevados Raiders finalmente se embarcó en el viaje a casa. Todavía no era fácil montar - entre los 17 soldados heridos, cuatro cirugías tuvieron que ser hechas en la mesa del desastre del submarino. Afortunadamente, todos los soldados heridos sobrevivieron.

Los Raiders de Carlson llegaron a Pearl Harbor el 27 de agosto, recibiendo la bienvenida de un héroe. Ellos reportaron 18 muertos y 12 desaparecidos en acción, mientras que estimaron haber matado a 160 soldados enemigos. Según el registro japonés, el verdadero peaje contó con 46 efectivos de base, más un número no especificado a bordo de los barcos y aviones japoneses destruidos. Un año más tarde, la película Gung Ho! protagonizada por Randolph Scott representaría una versión ficticia de la incursión Makin, añadiendo un extravagante ataque-por-apisonador.

Sin embargo, hubo varios postcritos tristes a la incursión de Makin Island. Cinco meses más tarde, el Argonaut fue hundido en un duelo con destructores japoneses, con todas las manos perdidas. Cuando las fuerzas estadounidenses se apoderaron de la Isla Makin en noviembre de 1943 después de una agotadora batalla de 11 días, aprendieron un hecho sorprendente de los nativos; los submarinos habían dejado inadvertidamente atrás nueve Raiders separados de la fuerza principal - incluyendo el equipo de rescate de cinco hombres, que había lavado en tierra.

Después de sobrevivir en la naturaleza durante una semana, negociaron su rendición a las fuerzas japonesas. Encarcelados durante un mes en Kwajalein, fueron decapitados por orden del almirante Kōsō Abe debido al inconveniente logístico de transportarlos de regreso a Japón. Después de la guerra, Abe fue juzgado y ejecutado por matar prisioneros de guerra, mientras que sus dos subordinados fueron sentenciados a cinco y 10 años de prisión. Los registros japoneses, por su parte, alegan que los cadáveres de sus muertos fueron mutilados por los Raiders.

Carlson y su batallón volverían a distinguirse en batallas brutales en Guadalcanal. Todavía odiado por los jefes, fue trasladado fuera de su mando en marzo de 1943, y su sustituto terminó sus innovaciones doctrinales, con una notable excepción: sus escuadrones de tres bomberos se convertirían en un aspecto estándar de la organización de los Marines de los Estados Unidos que se mantiene hasta nuestros días .

Carlson seguiría viendo el combate en un papel consultivo y fue herido en la acción en Saipan que intentaba rescatar a un marine herido. Entonces murió de enfermedad cardíaca en 1947. En cuanto al batallón de Raider, fueron disueltos en 1944 - el liderazgo de la Marina siempre se había resentido del concepto, y vio poco uso para operaciones especiales adicionales en el teatro pacífico.

La incursión de Makin infligió solamente daño militar menor, y su impacto estratégico es disputado. Algunos historiadores afirman que llevó a los militares japoneses a reforzar la isla de Tarawa ya erradicar la red de espionaje aliada local, agravando las pérdidas marítimas cuando invadieron Tarawa y Makin en 1943. Otros argumentan que el ataque alcanzó su propósito en 1942 desviando recursos de la batalla crítica que se desarrolla en Guadalcanal.

De cualquier manera, los Raiders de Carlson lograron recuperarse de un desastre cercano para dar un impulso moral al público estadounidense, y también dieron a los militares estadounidenses su primera lección sobre los desafíos de las operaciones especiales, particularmente la parte de exfiltración.

En 2014, 70 años después de la disolución del Raider, el Cuerpo de Marines rediseñó su Regimiento de Operaciones Especiales el Regimiento de Raider en honor de sus predecesores de la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a los Raiders que cayeron en Makin, más de medio siglo después, 19 de ellos fueron recuperados de tumbas que habían sido cuidadosamente colocadas por los isleños de Butaritari y transportadas por el C-130 para ser enterradas en los Estados Unidos.

viernes, 15 de septiembre de 2017

PGM: Tropas combinadas aliadas en Hamel

El ataque contra Hamel en 1918 - Forjando un vínculo entre aliados de diferentes países


Andrew Knighton - WHO


Las tropas americanas y australianas cavaron juntos durante la batalla de Hamel.


En la primavera de 1918, los alemanes fueron a la ofensiva. Con nuevas tácticas como Stormtroopers y un ataque de artillería "fire-waltz", fue la campaña más audaz y exitosa de la guerra en el frente occidental.

Sin embargo, cuando los Aliados fueron expulsados, lograron algunas victorias. Una de ellas tuvo lugar el 4 de julio de 1918 en Hamel. Allí, la lucha adquirió un significado añadido debido a la combinación de tropas que vieron acción.

Hamel y la ofensiva de primavera

Desde marzo de 1918, la ofensiva alemana de primavera empujó a los aliados de vuelta en Francia y Bélgica. En un último empujón para ganar la guerra antes de que llegaran los refuerzos estadounidenses, los alemanes casi lograron hacer una diferencia entre las fuerzas británicas y francesas.


Una de las razones del éxito alemán fue la implementación de nuevas armas y tácticas. Stormtroopers lideró los asaltos. Los soldados de élite, equipados con granadas y ametralladoras ligeras recientemente desarrolladas, se estrellaron en las trincheras aliadas. Fueron poderosos porque se combinaron con el "vals de fuego", una táctica de artillería que incorporaba una serie de diferentes conchas para lograr una gran devastación.

Los alemanes habían traído nuevas armas, tropas y tácticas al campo. En Hamel, los Aliados harían lo mismo.

Británicos, australianos y americanos


Británicos, estadounidenses y australianos almorzar juntos en un bosque cerca de Corbie el día antes del ataque.

Hamel era una aldea en un terreno alto cerca de Amiens. Los alemanes lo habían tomado en la Operación Gneisenau, la cuarta ofensiva en la campaña de 1918. La celebración de esta posición dio a los alemanes la oportunidad de enfilar fuego contra cualquier contraataque aliado en la zona. Necesitaba ser retomado antes de que el muy necesario contraataque pudiera comenzar.

Las líneas alrededor de Amiens fueron sostenidas por los británicos, incluyendo las tropas de Australia, Nueva Zelanda, y otros territorios coloniales. El avance alemán había golpeado duro a los británicos, obligándolos ya los franceses a retirarse a principios de año. Se necesitaban más tropas y los aliados miraban a los estadounidenses.

El ataque contra Hamel fue liderado por la infantería de la 4ª División Australiana, con el apoyo de otros artilleros australianos y tanques británicos.

La 33ª División Americana había estado entrenando con los australianos. Los británicos presionaron duramente para que fueran incluidos en el ataque. El general estadounidense Pershing se mostró reacio a permitir esto, pero finalmente aceptó que los planes estaban demasiado adelantados para evitar comprometer a sus tropas. Los soldados de la 33ª División estaban más entusiasmados que su comandante. Estaban ansiosos por ver la acción.

El resultado fue una fuerza que combinó la experiencia de los australianos con el renovado entusiasmo de los estadounidenses. Las tropas australianas habían estado involucradas en algunos de los combates más duros de la guerra y habían merecido una reputación. Los norteamericanos eran voluntarios que no estaban desgastados por los horrores de las luchas de trincheras, y deseosos de probarse a sí mismos.

Hamel se convirtió en el sitio de un momento poderosamente simbólico. Por primera vez desde la Revolución Americana, tropas británicas y estadounidenses se unieron para atacar a un enemigo compartido. Después de muchas generaciones, los viejos enemigos se habían hecho amigos.

Armas Combinadas

El ataque del 4 de julio fue planeado y ejecutado con casi perfecta precisión. Al combinar diferentes elementos militares, aseguró la rápida caída de la aldea estratégicamente vital.

Primero vino el aluvión de artillería. Planeado y controlado con alta precisión, utilizó las lecciones que ambas partes habían aprendido durante cuatro años de bombardeos. La artillería, una forma de arma de siglos de antigüedad, había recorrido un largo camino desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial.


Soldados australianos con un tanque británico durante la PGM.

Luego vinieron los tanques, la más nueva arma de la guerra. Desarrollado por ingenieros británicos y desplegado por primera vez en 1916, el tanque era todavía una novedad. Las tácticas del tanque estaban en su infancia, y los errores eran comunes. Después de un año de uso, los tanques aún se habían empantanado e ineficaz cuando fueron desplegados sin pensar en Menin Road en 1917. Esta vez fueron efectivamente utilizados y ejecutados como se esperaba, abriendo el camino para la infantería.

La infantería tenía la tarea más difícil. A medida que los tanques avanzaban, tenían que limpiar los bolsillos de la rígida resistencia alemana que quedaba. El cabo Thomas A. Pope ganó la Medalla de Honor del Congreso por su servicio en las fuerzas estadounidenses ese día. Cargando con su bayoneta en un nido de ametralladoras alemanas, mató a la mitad de la tripulación y tomó el resto cautivo, sujetándolos por su cuenta hasta que su sección pudiera alcanzarlo.

La Fuerza Aérea Real (RAF, por sus siglas en inglés) apoyó a 100.000 cartuchos de munición a los artilleros australianos. Fue la primera explosión en la historia.

Armas Aéreas Combinadas

La existencia de la RAF representó un nuevo papel dentro de las fuerzas armadas británicas. El 1 de abril, el Royal Flying Corps y Royal Naval Air Service se habían combinado, creando la RAF.

Al comienzo de la guerra, el uso de los aviones había sido una novedad. Los militares británicos se dieron cuenta de que el futuro laico y el poder aéreo eran más manejables como una unidad.


Teniente General Sir John Monash KCB VD, presentando condecoraciones a miembros de la 4ta Brigada Australiana de Infantería, después de su éxito en la Batalla de Hamel.

Sir John Monash

El plan para tomar Hamel fue diseñado para tomar 90 minutos. La mayoría de las operaciones en la Primera Guerra Mundial se atascaron, tomando muchas veces más de lo esperado y no logrando sus objetivos. Este fue un éxito total que superó en sólo tres minutos.

El hombre detrás de él, el teniente general Sir John Monash, fue tan meticuloso que se dice que se ha resentido de esos tres minutos más. Monash era un judío australiano luchando en el ejército británico. Era un ingeniero y miliciano que se había levantado para comandar tropas regulares en una guerra masiva. Un innovador en una guerra notoria por tácticas repetitivas y no creativas.

Hamel era un lugar de combinaciones. A través de ellos, se convirtió en un lugar de gran éxito aliado.

Fuente: Martin Marix Evans (2002), Over the Top: Great Battles of the First World War.

jueves, 7 de septiembre de 2017

Guerra de Secesión: 20 mil confederados emigraron a Brasil

Los Confederados - Al final de la Guerra Civil Americana 20.000 confederados emigraron a Brasil, donde la esclavitud era legal, y formaron una comunidad


Neil Patrick | The Vintage News



En 1865 al final de la guerra civil americana un número substancial de sureños dejó el sur; Muchos se trasladaron a otras partes de los Estados Unidos, tales como el oeste americano, pero algunos dejaron el país enteramente. El destino más popular para emigrar a los sureños fue Brasil.

El emperador Dom Pedro II de Brasil quería fomentar el cultivo del algodón. Después de la Guerra Civil Americana, Dom Pedro ofreció a los inmigrantes potenciales subsidios para el transporte a Brasil, tierras baratas y exenciones fiscales. El ex presidente confederado Jefferson Davis y el general Robert E. Lee aconsejaron a los sureños contra la emigración, pero muchos ignoraron su consejo y decidieron establecer una nueva vida lejos de la destrucción de la guerra y el gobierno del norte bajo la reconstrucción.

Muchos sureños que aceptaron la oferta del emperador habían perdido sus tierras durante la guerra, no estaban dispuestos a vivir bajo un ejército conquistador, o simplemente no esperaban una mejora en la posición económica del Sur. Además, Brasil todavía tenía esclavitud (y no lo abolió hasta 1888). La mayoría de los inmigrantes eran de los estados de Alabama, Texas, Louisiana, Mississippi, Georgia y Carolina del Sur.


Los inmigrantes confederados Joseph Whitaker e Isabel Norris. 

Nadie ha determinado cuántos americanos emigraron a Brasil en los años que siguieron al final de la guerra civil americana. Como se señala en una investigación no publicada, Betty Antunes de Oliveira encontró en registros portuarios de Río de Janeiro que unos 20.000 estadounidenses ingresaron a Brasil de 1865 a 1885. Otros investigadores han estimado el número en 10.000. Un número desconocido volvió a los Estados Unidos cuando las condiciones en el Sur cambiaron, cuando la reconstrucción terminó y la era de Jim Crow comenzó. La mayoría de los inmigrantes adoptó la ciudadanía brasileña.

Los inmigrantes se establecieron en varios lugares, desde las áreas urbanas de Río de Janeiro y São Paulo hasta el norte de la Amazonia, especialmente Santarém y Paraná en el sur. La mayoría de los Confederados se establecieron cerca de São Paulo en la zona al norte de la misma, alrededor de Santa Bárbara d'Oeste y Americana. Este último nombre se derivó de Vila dos Americanos, como lo llamaban los nativos. El primer Confederado registrado fue el Coronel William H. Norris de Alabama, quien abandonó los Estados Unidos con 30 familias confederadas y llegó a Río de Janeiro el 27 de diciembre de 1865. La colonia de Santa Bárbara D'Oeste se llama a veces Colonia Norris.

El programa de Dom Pedro fue juzgado un éxito tanto para los inmigrantes como para el gobierno brasileño. Los colonos adquirieron rápidamente una reputación de honestidad y trabajo duro. Los colonos trajeron técnicas agrícolas modernas para el algodón, así como nuevos cultivos alimenticios, que se extendieron entre los agricultores nativos de Brasil. Algunos platos del Sur Americano también fueron adoptados en la cultura general brasileña, como el pastel de ajedrez, el pastel de vinagre y el pollo frito del sur.

Los primeros confederados continuaron con muchos elementos de la cultura estadounidense, por ejemplo, estableciendo las primeras iglesias bautistas en Brasil. En un cambio desde el Sur, los Confederados también educaron esclavos y libertos negros en sus nuevas escuelas.

Unos pocos esclavos recién liberados en los Estados Unidos emigraron junto a sus homólogos confederados y en algunos casos con sus anteriores dueños. Uno de esos ex esclavos, Steve Watson, se convirtió en el administrador del aserradero de su antiguo dueño, el juez Dyer de Texas. Al regresar a los Estados Unidos (debido a la nostalgia y el fracaso financiero), Dyer confiscó su propiedad restante, el aserradero y 12 acres, a Watson. En el área del valle de Juquia, hay muchas familias brasileñas con el apellido Vassão, la pronunciación portuguesa de Watson.


Casa de la primera familia confederada en Americana.

La primera generación de confederados seguía siendo una comunidad insular. Como es típico, por la tercera generación, la mayoría de las familias se habían casado con brasileños nativos o inmigrantes de otros orígenes. Los descendientes de los confederados hablaban cada vez más el idioma portugués y se identificaban como brasileños. A medida que la zona de Santa Bárbara d'Oeste y Americana se volvió hacia la producción de caña de azúcar y la sociedad se hizo más móvil, los Confederados se trasladaron a las ciudades para trabajos urbanos. Hoy en día, sólo unas pocas familias descendientes todavía viven en tierras de propiedad de sus antepasados. Los descendientes de los Confederados están dispersos por todo Brasil. Mantienen la sede de su organización descendiente en el centro de Campo en Santa Bárbara D'Oeste, donde hay un cementerio, una capilla y un monumento conmemorativo.


El estado de Paraná fue el estado sureño que recibió inmigrantes estadounidenses. 

Los descendientes fomentan una conexión con su historia a través de la Associação Descendencia Americana, una organización descendiente dedicada a preservar su única cultura mixta. Los Confederados también tienen un festival anual, llamado Festa Confederada, dedicado a financiar el centro de Campo. El festival está marcado por banderas confederadas, uniformes confederados y faldas de aro, comida del sur americano con un estilo brasileño, y danzas y música popular en el sur americano durante el período antebellum. Los descendientes mantienen el afecto por la bandera confederada aunque se identifiquen como completamente brasileños. Muchos descendientes del Confederado han viajado a los Estados Unidos a invitación de los Hijos de Veteranos Confederados, una organización de descendientes estadounidenses, para visitar los campos de batalla de la Guerra Civil, asistir a reconstituciones o ver dónde vivían sus antepasados.

lunes, 4 de septiembre de 2017

SGM: Filmes de la guerra contra Japón

La Guerra en el Pacífico en Celuloide

Filmación sobre los horrores de la batalla en las Marianas

Desmonte y destrucción de un cañón de 16 pulgadas luego de la rendición

Volando cavernas con japoneses en Okinawa

Un Sherman es alcanzado y su tripulación muere en Okinawa. Haciendo honor a su triste historia, el Sherman flamea completamente al primer impacto


Filmes sin censura de la 6ta División de Marines 1/6

Filmes sin censura de la 6ta División de Marines 2/6

Filmes sin censura de la 6ta División de Marines 3/6

Filmes sin censura de la 6ta División de Marines 4/6

Filmes sin censura de la 6ta División de Marines 5/6

Filmes sin censura de la 6ta División de Marines 6/6

miércoles, 30 de agosto de 2017

SGM: Encuentran restos de un piloto incrustados en un árbol

Los restos del aviador de la Segunda Guerra Mundial se encuentran incrustados en el árbol

Por Laura Italiano | New York Post





Dos aviadores de mejor amigo del estado de Washington, uno que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, y uno que no lo hizo, ahora están enterrados uno al lado del otro - una triste reunión fue posible después de que los huesos del veterinario fueron descubiertos en Alemania, incrustados en las raíces de un árbol.

Durante más de 70 años, un árbol había crecido alrededor de los restos de las Fuerzas Aéreas del Ejército, el primer teniente William Gray, protegiendo sus huesos de ser dispersados ​​y perdidos después de que su avión de un solo asiento se estrelló en los bosques de Lindau.

"Creció sobre sus restos y realmente protegido y marcó el lugar", dijo el sobrino de Gray, Doug Louvier, a la filial de Seattle Fox.

Gray se había alistado junto con su amigo de la infancia del valle más lluvioso del estado de Washington, 1r teniente Jim Louvier de las fuerzas aéreas del ejército.

Los dos jóvenes hicieron una promesa cuando salieron juntos, dijeron los miembros de la familia a la estación de televisión.

Si uno de ellos muere, el otro se encargaría de su familia en casa.

"Se amaban como hermanos y amigos", dijo Doug Louvier.

Luego, el 16 de abril de 1945, Gray se estrelló después de que su avión tomara fuego enemigo durante una misión de bombardeo de buceo.

Tenía apenas 21 años.

Los miembros de la familia asumieron, después de un tiempo, que su último remanente tangible serían las más de 100 cartas que escribió en casa durante la guerra, la última que se jactó de haber hecho 68 misiones.

Mientras tanto, Louvier, el sobreviviente, regresó a casa para cumplir la promesa de los hombres.

Louvier se casó con la hermana de Gray.

"Sé que la amó mucho y se comprometió con ella 64 años antes de morir", dijo su hijo, Jan Bradshaw, a la estación.

Louvier moriría a los 89 años, en 2010, pero la familia no podía decidir dónde se enterrarían sus cenizas.

Entonces, el año pasado, las cuadrillas del Ejército de Estados Unidos se encontraban en Alemania en el área cerca de donde Gray se había estrellado, y un par de lugareños los llevaron a donde habían visto el avión bajar.

Tardaron 15 días en excavar antes de encontrar los huesos bien protegidos.

El ADN de los huesos resultó ser un fósforo para sus dos hermanas.

El héroe de guerra fue transportado a su casa el miércoles, y el viernes, las cenizas de Louvier y los huesos de Gray fueron enterrados con honores militares, uno al lado del otro en el cementerio nacional de Tahoma en Kent, WA.

"No pudimos decidir qué hacer" con las cenizas de Louvier durante todos esos años, señaló Bradshaw.

Y ahora sabemos por qué.

El hijo de Louvier, bromeó: "Creo que están tomando una bebida fría allá arriba, golpeando las gafas y diciendo que finalmente estamos de nuevo juntos".

miércoles, 23 de agosto de 2017

Corea del Norte: El éxito diplomático en la captura del USS Pueblo

Corea del Norte y el Pueblo

Régimen de gángsters


Recordando uno de los horribles triunfos de la política exterior de Corea del Norte




ALTO en la agenda de John Kerry, el secretario de Estado de Estados Unidos, mientras hacía breves visitas a Seúl y Pekín esta semana, era el dolor de cabeza perenne de cómo tratar con Corea del Norte. Es probablemente un pequeño consuelo que al menos las cosas no son tan malas como lo fueron en 1968. Ese fue el año en que Corea del Norte se apoderó de un buque de espionaje estadounidense, el USS Pueblo, matando a un miembro de la tripulación y torturando a los otros 82 rehenes por casi un año.
Un buen libro nuevo, sin embargo, "Act of War: Lyndon Johnson, Corea del Norte y la captura de la nave espía Pueblo", es un recordatorio también de lo poco fundamental ha cambiado en el régimen de Corea del Norte desde entonces. Todavía no es tanto un estado pícaro como un gángster, que mantiene su poder con brutalidad inigualable en el país y establece sus propias reglas en el extranjero.
El libro, de Jack Cheevers, ex reportero del Los Angeles Times, se basa en extensas entrevistas con la tripulación y otras personas involucradas en el desastre y en material recientemente desclasificado. Es en parte una dolorosa historia humana del sufrimiento de la tripulación y en particular de su capitán, Lloyd M. ("Pete") Bucher.

Sufrían terribles palizas físicas a manos de sus captores y condiciones espantosas. Y Bucher tuvo que vivir con la humillación de ser el primer comandante naval norteamericano desde 1807 en entregar su nave sin pelea, ya una dictadura comunista, con lo que el señor Cheevers llama "una armada de bañera".

Como resultado, Corea del Norte obtuvo acceso a un tesoro de secretos estadounidenses, que presumiblemente compartió con su entonces aliado, la Unión Soviética. Fue casi un medio siglo antes de las revelaciones de Edward Snowden, lo que un historiador de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos llamó "la peor pesadilla de todos, superando en daños todo lo que le había pasado a la comunidad criptológica".

La debacle americana fue el resultado de lo que parece incompetencia extraordinaria. El pueblo "gimió bajo el peso de una pequeña montaña de papeles secretos", pero no tenía medios para deshacerse rápidamente de ellos o de su equipo electrónico de última generación. Estaba demasiado ligeramente armado para defenderse, pero otros barcos y aviones estaban demasiado distantes para acudir en su ayuda cuando fue secuestrado en la costa norcoreana. Justo antes de que el Pueblo llegara, la radio norcoreana había amenazado con "contramedidas decididas" contra "barcos espías" estadounidenses, y la tensión había aumentado cuando los comandos norteños fueron interceptados en Corea del Sur en una misión fallida para asesinar al presidente Park Chung-hee. Sin embargo, las señales de advertencia fueron ignoradas.
Para Corea del Norte, el asunto fue un triunfo. Además de la ganancia inesperada de inteligencia, todavía es capaz de retratar la captura como un triunfo sobre la superpotencia, utilizando el pueblo como una atracción turística. Y sólo liberó a la tripulación después de recibir una abjeta y falsa disculpa americana.
Dos características escandalosas del comportamiento de Corea del Norte en 1968 siguen siendo, por así decirlo, la política oficial. Uno de ellos es un desprecio total por el derecho internacional. El pueblo estaba en aguas internacionales. Desde entonces Corea del Norte ha participado en ataques terroristas contra aviones de pasajeros y en terceros países (como Birmania en 1983); Falsificación de moneda y contrabando de drogas; En la salida del Tratado de No Proliferación Nuclear; Y, en fecha tan reciente como 2010, al hundir un buque naval surcoreano.
Otro es el hábil uso del miedo a la escalada inaceptable para conseguir su camino. Lyndon Johnson, en el apogeo de la guerra de Vietnam, se mostró reacio a abrir un segundo frente en Corea, temiendo que las represalias contra el Norte pudieran provocarlo para atacar al Sur o alentar al Presidente Park a invadir el Norte. Ahora el arsenal nuclear primitivo del Norte da su chantaje otro borde de disuasión. Lo que el Sr. Cheevers escribe sobre 1968 sigue siendo cierto: que el verdadero peligro en la península es "un error de cálculo de un lado acerca de cómo el otro reaccionaría a una provocación seria".

Un tercer aspecto del comportamiento de Corea del Norte, sin embargo, ya no puede ser sostenible. Antes de firmar la humillante disculpa americana que aseguró la liberación de la tripulación del Pueblo, los estadounidenses dejaron claro en público que pensaban que era una tontería. Esto no le importaba a los norcoreanos, ya que su propio pueblo nunca necesitaba saber sobre el "pre-repudio".
Al tratar con Corea del Norte ahora es un poco de consuelo pensar que sus líderes ya no pueden estar tan seguros de que su control de la información es tan impermeable. Pero, de nuevo, eso podría hacerlos aún más intransigentes.

(Crédito de la imagen: AFP)

lunes, 21 de agosto de 2017

Revolución Americana: ¿Qué les pasó a los leales a la Corona?

¿Qué pasó con los leales británicos después de la guerra revolucionaria?



Durante la Guerra Revolucionaria, muchos leales fueron tratados brutalmente - ???? Como el hombre tarred y emplumado en esta impresión. Cuando terminó la guerra, los leales encontraron a menudo que tenían que defenderse por sí mismos, o huir.
David Claypoole Johnston / Biblioteca del Congreso

Es el fin de semana del cuarto de julio - una época que muchos americanos dedican a celebrar democracia y el nacimiento de los Estados Unidos. Pero hace más de dos siglos, cuando la Guerra Revolucionaria terminó con una victoria estadounidense, no todos celebraban.


Se calcula que entre el 15 y el 20 por ciento de la población en aquel entonces seguía siendo leal a la Corona Británica. Naturalmente, no estaban tan emocionados por la rendición británica culminante en la batalla de Yorktown en 1781, que efectivamente selló el destino del intento del rey Jorge de mantener a los colonos en la línea.

Entonces, ¿qué pasó con estos leales que de repente se encontraron en el lado equivocado de la historia? Para responder a esa pregunta, Rachel Martin, de NPR, habló con Maya Jasanoff, profesora de historia en la Universidad de Harvard.

Destacados de la entrevista

En lo que fue ser un lealista británico durante la revolución americana


Definitivamente hubo casos de gente siendo golpeada por las pandillas que venían a su casa y los acosaban por estar en el lado equivocado. Hay que decir que algunos leales ciertamente fueron capaces de simplemente mentir bajo y hacer su negocio y tratar de no decir demasiado sobre la política. Pero si usted vivía en las líneas de frente de estos ejércitos avanzando va y viene a través de las colonias, podría ser realmente una elección difícil y una situación difícil de ser pulg

Sobre las vidas de los leales después de la guerra

Los combates continuaron, en particular, en el interior del sur. Y fue en regiones como esa que los leales todavía trataron de luchar por el imperio en el que creían.

Es una parte de la guerra que tendemos a no pensar demasiado o aprender en la escuela. Pero había mucho derramamiento de sangre, y particularmente en el Sur. Y bandas de revolucionarios, bandas de leales, se atacarían unos a otros, irían a las plantaciones del otro. De hecho, algunas de las grandes batallas en el Sur ocurrieron después de la rendición en Yorktown.

Por lo tanto, lo que todo esto significa es que había un clima de violencia y un clima de miedo para muchos leales. Y eso significaba que cuando las negociaciones de paz se estaban llevando a cabo, estaban realmente preocupadas por el tipo de protecciones que podrían tener en los nuevos Estados Unidos. Y durante este período, muchos de ellos sintieron que las protecciones que los Estados Unidos ofrecían no eran promesas de que pudieran realmente quedarse atrás.

Y así, cuando los británicos se retiraron ciudad tras ciudad en Estados Unidos, hasta decenas de miles de leales a veces iban con el ejército en retirada a Gran Bretaña y otras partes del Imperio Británico. ... Alrededor de la mitad de los leales que salieron de Estados Unidos terminaron por irse al norte de Canadá, establecerse en la provincia de Nueva Escocia y también convertirse en colonos pioneros en la provincia de New Brunswick.


Sobre cómo los libros de historia conmemoran a los leales

Por el lado americano, por supuesto, son perdedores. Y la historia es, como sabemos, escrita por los ganadores. Así que no hay mucho lugar para los leales - especialmente los leales que se fueron - en la historia americana estándar.
Pero los británicos también tienen una especie de complicada relación con los leales. Y creo que la razón es que los británicos tienen una relación complicada con la Guerra Revolucionaria y con los Estados Unidos, un lugar al que ellos querían aferrarse y fallar. Y los leales eran, a veces, un recordatorio muy inquieto de esta derrota.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Conflictos americanos: La invasión a Granada, 1983 (Parte 4)



GRANADA: LA HISTORIA QUE NO SE CONTÓ 

Introducción 
El 25 de noviembre de 1983 unos 2000 infantes de marina y elementos aerotransportados, a los que se sumaron 300 hombres de la Comunidad Caribeña, desembarcaron en la isla de Granada (ex colonia británica), integrante de la Comunidad Británica de Naciones. Se estaba con este hecho, a la mitad de una historia que se inició en 1979 y que solo fue contada a medias. Lo que se procurará hacer aquí es narrar lo que al parecer nadie quiso mencionar. 

Tiempo atrás 
Desde la época colonial y hasta 1983 la principal y única riqueza de la isla consistió en la nuez moscada, si bien también se producen bananas cacao, azúcar y café. 
En 1763 la isla fue transferida del dominio francés al inglés y, a fines de 1973, después de 210 años de dominio colonial, alcanzó su independencia política; el gobierno quedó en manos de Si Eric Gairy. Durante casi cinco años la vida transcurrió con la quietud de los trópicos, al menos esto es lo que aparecía en la superficie. Un abogado de formación marxista, Maurice Bishop, conformó el Movimiento Nueva Joya que, tras una revolución incruenta lo llevó al poder en marzo de 1979. Unos treinta días después el nuevo gobernante anunció que le solicitaría a Cuba el suministro de armas. Posteriormente, aseveró que el país no necesitaba una Constitución escrita, con lo que toda la actividad política de la nación quedó sujeta a su arbitrio y a los del grupo que le rodeaba. 
Desde 1973 el crecimiento económico de la isla fue negativo en casi un dos por ciento anual, tendencia que la gestión del gobierno revolucionario acentuó, al querer sujetarse alas reglas de la ortodoxia económica marxista. No hay duda de que la población de Granada, ahora encuadrada en las “organizaciones de masas”, no tenía la mas mínima idea del papel que su país estaba jugando en el contexto de la estrategia caribeña de la URSS. 
Moscú sólidamente asentado en Cuba, con activos representantes en Nicaragua, contando con elementos fieles en El Salvador, Costa Rica, Honduras, Guatemala y Panamá, comenzó a principios de la década, a delinear el otro brazo de la pinza que – con pivote en La Habana – se ha ido cerrando lentamente sobre el Caribe. 
Es en este marco referencial que el pequeño islote llamado Granada fue catapultado bruscamente a la primera plana de los diarios del mundo. 
La relevancia que la URSS otorgó a la isla quedó patente con la designación de Gennady I. Sazhenev, general de cuatro estrellas, con rango similar al de ministro adjunto de defensa, en carácter de embajador del Kremlim ante el gobierno de Granada. 
Sazhenev, a quien se consideraba un especialista en “operaciones negras” del KGB o GRU, había cubierto un cargo similar en la República Argentina entre 1975 y 1978. 
Su aparición en la isla coincidió con la acelerada construcción de una torre de comunicaciones que permitía alcanzar, vía satélite, la isla con el Kremlin. 
De Granada depende una pequeña isla de 12 millas cuadradas, denominada Carriacou, y hasta allí llegaron los afanes industriales del nuevo embajador quien logró que allí se estableciera una fábrica de cemento, material este muy poco apreciado para las construcciones tropicales, pero una invalorable importancia si se desea “endurecer” las instalaciones de una base aérea militar. Esta era la otra obsesión del “embajador constructor”; la preparación de dos pistas nuevas aptas para la operación de aviones a reacción altamente sofisticados. 
Fidel Castro contribuyo también a la causa de Bishop con el envío de una emisora radial de alta potencia . Alemania Oriental aporto una impresora moderna , valuada en un millón de dólares y cinco técnicos para su operación , merced a ella se pudo editar el FREE WEST INDIAN . 



De la lucha de facciones al asesinato de Bishop 
Cuando se produjo el golpe en 1979 , junto con Bishop se encumbro quien mas tarde seria el “General” Hudson Austin , antiguo miembro del Movimiento Nueva Joya . 
No bien en el poder , Bishop designo a Austin como secretario de Interior y Seguridad Interna . Su poder se vio muy aumentado , cuando en Julio de 1981 , recibió el despacho de general y la comandancia del nuevo Ejercito Revolucionario del Pueblo , cuyo efectivo se aproximaba a los 1500 hombres . Es en esta época que comienza a fraguarse una estrecha relación entre el general y los asesores cubanos . 
Otro personaje nacido con la revolución fue Bernard Coard, quien ocupó el cargo de viceprimer ministro de Bishop y resultó al parecer el cerebro político del golpe de octubre y, justamente, una de las preguntas que permanece aún sin respuesta es: ¿ por que se decidió derrocar al gobierno? 
Lo que sigue es solo un ensayo de respuesta. La evolución económica de la isla era mala, las movilizaciones de masas y los acuerdos secreto, no llenan los estómagos. Las perspectivas de apoyo económica por parte de los países de Europa Oriental, la URSS o Cuba, llegaron a verse como muy remotas, todo esto llevó al grupo que rodeaba al primer ministro, a repensar la relación con Occidente, de donde sí era dable esperar que vinieran las inversiones necesarias como para poner en marcha la economía isleña. 
Sin embargo esta posibilidad solo podía darse solo si se presentaba a los países en cuestión un panorama político que les hiciera razonable dar su apoyo a Granada, lo que no solo implicaría cambios políticos sino la ruptura de acuerdos y tratados pre-existentes. 

A esta perspectiva, respondió el grupo de los “ultras”: Profundizar la revolución, ahondar la actividad de masas, aumentar el armamentismo de la isla y acentuar la ortodoxia marxista. 

Durante uno de los sucesos acaecidos en Granada se produjo un episodio tragicómico: Ya efectuado el golpe de Coard y Austin y posiblemente ya muerto Bishop, La Habana lanzó una furiosa proclama condenatoria del putsch en forma casi simultánea, Moscú saludó a los golpistas. Después de la sorpresa inicial, Fidel Castro se vio obligado a virar 180 grados y dar su apoyo a Coard, llegando incluso a ordenar a sus elementos que “resistieran hasta la muerte” ( cosa que estos se cuidaron muy bien de hacer). Final mente, para la suerte de los “proletarios del mundo”, La Habana y Moscú volvieron a concordar. 
Hay evidencias de que Bishop no confiaba plenamente en Austin, como ser, la creación de una milicia que coexistiría con el Ejército Revolucionario del Pueblo, sin estarle subordinado y que oscilarían entre los 2000 y 5000 hombres. Esta milicia era adicta al gobierno, pero una vez desatado el golpe, su accionar fue casi nulo. 
Durante la primer semana de octubre el primer ministro viajó a Hungría y Checoslovaquia, en esos días el “ERP” desarmó a la milicia, lo que deja en claro que Austin y Coard, ya actuaban de común acuerdo; si bien el primero era la cabeza visible. Fue Austin quien dirigió la ocupación militar de la isla el 19 de octubre y el día 20 estableció un “Consejo Militar Revolucionario” de 16 miembros, del cual él era la cabeza. 
Los acontecimientos habían comenzado el día 13 de octubre, cuando Maurice Bishop y algunos de sus funcionarios fueron detenidos, algunos días mas tarde fue liberado de su domicilio por una manifestación, pero fue apresado nuevamente por el ERP y llevado “caminando” a un centro penitenciario desde donde luego se informó que había “muerto a causa de la violencia política”. El gobierno impuso un toque de queda de 24 Hs y ordenó que dispararan a todo aquel que saliera a la calle. Los EEUU comenzaron a mostrar preocupación por la suerte corrida por unos mil ciudadanos americanos al producirse el golpe. 
El 22 de octubre, mientras Cuba se mantenía en actitud condenatoria, la URSS apoyó al nuevo gobierno, criticando duramente al difunto Bishop por .....haber ocultado las divergencias existentes en su partido a los dirigentes cubanos que entrevistó en La Habana hace 15 días. 
La Comunidad Caribeña declaró que la junta militar granadina constituía “ una amenaza para la seguridad regional...”El 25 de octubre unidades de la infantería de marina de EEUU (unos 500 efectivos), 700 a 1000 Rangers del Ejército y 300 elementos de seis naciones de la comunidad caribeña desembarcaron en la isla; los Ranges fueron lanzados sobre el aeropuerto, mientras que la infantería de marina practicó un desembarco al norte del atolón. El grupo de combate naval lo componían el Portaaviones “INDEPENDENCIA” y once naves. 
La resistencia estuvo a cargo de unos 1200 hombres del Ejército Revolucionario del Pueblo con armamento soviético y 600 cubanos del batallón de construcciones. 
El combate continuó durante mas de 72 hs y su virulencia determinó que el secretario de Defensa de los EEUU reforzara el dispositivo de ataque con unidades de la 82º División Aerotransportada. Las tropas cubanas perdieron 59 hombres a los que se suman 60 heridos y el total restante fue tomado prisionero. 
Paul Scoom, quien fuera liberado de prisión por las tropas invasoras, tomó a su cargo el gobierno de la isla, rompiendo relaciones con la URSS, Cuba, Libia, República Democrática Alemana, Bulgaria y Corea del Norte, países todos con representantes diplomáticos en Granada. 



De la Historia que no se contó a los “Documentos de Granada” 

Hasta aquí los hechos son mas o menos conocidos por todos y con interpretaciones diversas. La prensa internacional les otorgó por unos diez días, espacios en las primeras planas de los diarios. Quedan sin embargo dos o tres facetas que parecen haber sido cuidadosamente dejadas de lado y otras que fueron encaradas con un enfoque tal que sonara lo mas ridículo posible, como una forma mas o menos sutil de distraer la atención pública. 


Granada no es ni podría llegar a ser una amenaza para los EEUU 
Esa frase se convirtió en un slogan reiterado cientos de veces, en formas y oportunidades diversas, procurando recalcar lo desproporcionado de la reacción norteamericana frente a un pequeño país que no le significaba ningún peligro. Nadie en EEUU aseveró que Granada constituyera un peligro o una amenaza estratégica para la nación. Lo que sí se afirmó es que el potencial militar que estaba desarrollando la isla era completamente desproporcionado para su población, superficie, recursos económicos y necesidades de defensa y que una fuerza militar de esa envergadura apuntalada por asesores y logística cubano-soviéticos, convertirse en una amenaza real para el resto de los países de la comunidad caribeña; el que podía ser víctima impotente de procesos desestabilizadores, sobre todo si se recuerda que la mayoría de ellos carece de FFAA o bien cuentan con pequeños dispositivos mas del tipo policial que estrictamente militar. ESTO FUE UNA DE LAS COSAS QUE NO SE DIJO. Antes bien se procuró dar la imagen de una pobre nación que enfrentaba la arbitraria prepotencia “yankee” desencadenada sin motivo aparente, sin propósito ni necesidad. 




La peor porquería de la historia latinoamerican, Fidel Castro, junto a la lacra de su hermano

Las pistas para la aviación 
En Granada se estaban construyendo dos aeroestaciones. El viejo aeropuerto situado al noreste de la isla, estaba siendo ampliado en sus calles de rodaje. En la punta sudoeste de la ínsula, se construía un aeropuerto nuevo con una pista de rodaje de 3000 metros. Desde este tipo de plataforma pueden operar aviones pesados de transporte, jets intercontinentales o bien aparatos de combate o bombardeo. 
Si se recuerda que Granada nunca tuvo aerolíneas internacionales que operaran aviones tipo Jumbo 747, ni tráfico aéreo regional con aparatos a reacción NI FUERZA AEREA PROPIA, y que el viejo aeropuerto satisfacía solamente las necesidades del tráfico turístico, podría ser lógico suponer que a lo sumo se ampliara o tecnificara el ya existente; pero es lícito preguntarse si tiene sentido que una nación empobrecida invierta su dinero en construir dos grandes bases que, APARENTEMENTE NADIE PENSABA UTILIZAR. 
ESTO FUE ALGO QUE NO SE DIJO. El Ejercito Revolucionario del Pueblo, los asesores y técnicos 

Otro punto al parecer “olvidado” en algún rincón de la mente de la mayoría del periodismo, es que Bishop y sus adláteres preveían la conformación de una fuerza cercana a los 5000 hombres equipada con vehículos blindados para transporte de tropas, morteros de diversos calibres, lanzacohetes, cañones sin retroceso, equipo antiaéreo, modernos fusiles de asalto y distintos tipos de minas. Esto para reseñar solo algunos de los elementos mas salientes. 
A nadie escapa que esta fuerza es muy pequeña, pero los conceptos pequeño o grande en estas cuestiones, son muy aleatorios; ciertamente es muy pequeña si se la piensa utilizar en una invasión tipo “ Normandía” en la costa de los EEUU, por ejemplo, sin embargo no es nada despreciable si la concepción estratégica es servirse de esta fuerza como vehículo exportador del proceso revolucionario granadino a las islas cercanas. ESTO FUE ALGO QUE NO SE DIJO Economía, sociedad y tratados existentes 

Que la situación de la economía de la isla era mala no era un secreto para nadie, la asistencia médica era deficiente, los cultivos estaban abandonados y las industrias no existían. Resumiendo, la situación socio-económica de la isla, no era justamente floreciente. En tales circunstancias parecía lógico que las prioridades para la población serían vestido, alimentación, educación, vivienda, reactivación de los cultivos etc.. 
Hasta octubre prestaban cooperación a la isla los siguientes países: URSS, Cuba, Bulgaria, Alemania Democrática y Corea del Norte. En todos los casos los acuerdos existentes, no hablan mas que de tres temas: Armamentos, equipo militar y entrenamiento y las actividades estaban programadas hasta 1985 inclusive. 
Sin duda este no es el tipo de cooperación que un país empobrecido necesita prioritariamente para mejorar el nivel de vida de su población. 
ESTO FUE ALGO QUE NO SE DIJO. 


Los Documentos de Granada 
La historia se hace con documentos y para estudiar el “caso Granada” se debía por lo tanto, analizar los documentos disponibles. El 5 de noviembre de 1983 el Dto de Estado de los EEUU dio a conocer una serie de documentos, capturados en la isla, los cuales fueron decididamente ignorados por la prensa y buena parte de la comunidad internacional. El escepticismo y la ironía con que se trató un material de gran relevancia, para el análisis de la situación real de Granada, no deja de sorprender, sobre todo si se recuerda que “ninguno de esos documentos fue desmentido –en todo o en parte- por los países supuestamente signatarios. Dichos documentos pueden dividirse gruesamente en dos grandes grupos: Documentos referidos a la cooperación militar. 
Documentos atinentes a la situación política interna. 

En todos los casos el material estaba en versiones inglesa-rusa e inglesa-coreana mas algunos manuscritos correspondientes a las actas levantadas de las reuniones del comité central del PC de Granada. 

Documentos de cooperación militar.1) República Democrática y Popular de Korea para la asistencia militar al gobierno Revolucionario del Pueblo de Granada por la República Democrática y Popular de Korea. Firmada en Pyong Yang el 14 de abril de 1983. 
Acuerdo entre el “ Gobierno Revolucionario del Pueblo de Granada y la 
Sus aspectos mas destacados prevén la entrega de 1000 fusiles automáticos cal. 7,62 mm, 50 pistolas ametralladoras cal. 7,62 mm, 360000 cargas de 7,62, 30 ametralladoras pesadas con 60000 cargas, 50 lanzacohetes RPG-7 con 500 rondas de munición. 

2) El 27 de octubre de 1980 se firma un acuerdo entre el gobierno de Granada y el gobierno de la URSS para la entrega de equipos especiales y otros. 

La URSS se compromete a entrenar al personal en el uso del material. 
En el anexo correspondiente especifica bajo los títulos: Artillería y armamento personal; Armamento antiaéreo; Medios de comunicación; Vehículos; Municiones; Equipo logístico, las cantidades, las calidades y el año de entrega del material. 

De dichas listas se puede destacar: Morteros de 82 mm; lanzacohetes PRG-7; ametralladoras PKM; pistolas ametralladoras y carabinas, mucho de ese material usado y reacondicionado. 
Cañones antiaéreos Zu-23; radio estaciones de diversos tipos; Munición para morteros, para lanzacohetes, para ametralladoras y 7,62 para armas pequeñas. 

En un tratado posterior, con fecha 9 de febrero de 1981, se preveía el envío de equipos por un total de 5 M de Rublos.< la firma se efectuó en La Habana, cosa curiosa teniendo en cuenta que el acuerdo era entre Granada y la URSS y la fecha de entrega especificaba que sería entre 1981-1982 o 1983. 
Se preveía entre otras cosas la entrega de: Vehículos de transporte de personal BTR-GOPB, en número de ocho, blindados de reconocimiento y patrulla (2) BRDM-2. 
Unas 45000 cargas de munición 7,62 mm de distintos tipos y 13000 cargas de 14,5 mm, 1000 pistolas ametralladoras 7,62 mm usadas y reacondicionadas con su correspondiente munición, 300 pistolas 9 mm y munición, pistolas de señales, cartuchos lanza-bengalas. También incluía material para construcciones, excavadoras Bulldozer y distintos tipos de motores diesel; 30 vehículos GAZ-66, 5 Jeeps UAZ-469 B , cocinas de campaña, ambulancias, equipo de desinfección, carpas redes de enmascaramiento y equipos de curación individual. 
Llama la atención, que en el rubro uniformes, se solicitan a ser entregados en 1981, 
de 12600 artículos de una clase y 6300 de otros, lo que hace suponer que se pensaba 
equipar una cantidad de por lo menos 6000 efectivos. 

Existe también un protocolo por el cual oficiales de Granada serían entrenados en Cuba y simultáneamente oficiales cubanos (27 permanentes y 12 o 13 por 3 o 4 meses) se establecerían en Granada para brindar asesoramiento. 

Período de entrega de materiales entre 1983-1985:50 vehículos blindados BTR-152 IV; casi 200000 cargas 7,62 mm; cañones sin retroceso de 76 mm ZIS-3; y antitanques de 57 mm, haciendo un total de 60 piezas con su correspondiente munición. Morteros de 82 mm con munición, 360000 cartuchos de 14,5 mm, 50 lanzacohetes RPG-7, 30 ametralladoras 7,62 mm, 2000 pistolas ametralladoras usadas y reparadas del mismo calibre, 1000 carabinas 7,62 mm, 13000 granadas de mano de distintos tipos, 7000 minas, 150 equipos de comunicaciones y teléfonos de campaña, y en un anexo, se agregan, entre otras cosas, 20 lanzacohetes RPG-7u, 25 ametralladoras pesadas calibre 7,62 mm, municiones de diversos calibres y pistolas 9 mm. 

Un epílogo 
Muy lentamente Granada regresó a la vida normal, lo que allí sucede ya no es noticia para los diarios. Sin duda, la lectura de parte de los investigadores, de casi 1000 kg de documentación político-militar de diversos tipos, sirvió para conformar una idea aún mas completa de la situación que se vivió en la isla. 
Pero al parecer, esto no sirvió de nada. De nada sirvió que residentes americanos (casi 1000) aseveraran frente a las cámaras de TV que eran virtuales rehenes del Consejo Revolucionario y que carecían de seguridad respecto de sus vidas; a nadie pareció interesarle que la isla otrora pacífica, se había convertido en una gigantesca tienda de armamentos y que no existía actividad política permitida fuera de la del partido oficial. 

A nadie pareció importar que el mismo pueblo granadino declare públicamente la alegría por haber terminado con el sistema Marxista-Leninista, que por otra parte, nadie había solicitado ni votado. Los ingenuos, bien intencionados o no, prefieren llenarse la boca con grandilocuentes parrafadas sobre los principios sagrados de la no intervención; claro está que los cubanos, búlgaros, soviéticos y coreanos que estaban en la isla, conformaron un verdadero himno a este principio.( si bien solo cantan en idioma ruso). 

Informe del Prof. Julio Cirino