Mostrando entradas con la etiqueta batalla terrestre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta batalla terrestre. Mostrar todas las entradas

domingo, 26 de marzo de 2017

Conquista del desierto: La batalla de San Carlos (1872)

Batalla de San Carlos y el fin del raid de Calfucurá




 
Fortín San Carlos


El 8 de marzo de 1872 las fuerzas del Ejército Argentino dirigidas por el General Rivas y el Coronel Boerr derrotaron a más de 3. 500 indígenas mandados por el cacique chileno Juan Calfucurá marcando así el inicio del fin de un reinado de terror que por más de 20 años asoló las poblaciones de la campaña argentina. 

Introducción 
Desde la llegada de los españoles al actual territorio argentino las diversas tribus indígenas que lo habitaban ejercieron una fuerte resistencia al avance del hombre blanco, lo que motivó que continuamente se produjeran enfrentamientos entre las partes en conflicto. Producida la Revolución de Mayo, los primeros gobiernos patrios debieron realizar negociaciones con los naturales con el fin de evitar que éstos llevaran a cabo ataques contra las poblaciones de la frontera, a pesar de ello y aprovechando que las fuerzas militares debían ser empleadas en las guerras por la independencia, voroganos, ranqueles, pampas y araucanos continuamente asolaban las estancias y poblaciones del sur de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza. 

Con el fin de terminar con las depredaciones el gobernador bonaerense Martín Rodríguez efectuó dos campañas en 1823 y 1824 que no dieron los resultados esperados debido a la falta de tácticas adecuadas; mejor suerte tuvieron las realizadas por el coronel Rauch en 1826 y 1827 que junto con los tratados de paz firmados por el entonces coronel Juan Manuel de Rosas lograron mantener la frontera en relativa paz. En esos momentos el interés por lograr este propósito era mayor que nunca debido al peligro que se corría por estar desarrollándose la guerra contra el Brasil, no debe olvidarse que uno de los propósitos de la desastrosa incursión imperial a Carmen de Patagones había tenido como principal objetivo el establecimiento de una alianza con las tribus locales para abrir un segundo frente de batalla a nuestro país. 

En 1833, Juan Manuel de Rosas realizó la primera gran campaña para pacificar la frontera, logrando mediante una combinación de tratados de paz y acciones militares neutralizar a los salvajes y mantenerlos en relativa inacción hasta 1852. La frontera avanzó hasta el río Colorado. Con su caída el 3 de febrero del citado año, los indígenas reiniciaron los ataques asolando la campaña y dando inicio a una etapa durante la cual las fuerzas nacionales sufrieron continuas derrotas y la frontera fue devastada. A las malas tácticas y a la falta de medios se sumaron los continuos problemas internos y externos, las luchas entre liberales y federales, la guerra con el Paraguay y las tensiones con Chile y Brasil, que hábilmente fueron explotados por los indígenas en su favor. Esto fue posible por la presencia de un cacique chileno que fue capaz de utilizar todas estas circunstancias en su propio beneficio: Juan Calfucurá. 

Calfucurá y la confederación de tribus 
En 1835, una caravana de unos 200 indios araucanos llegados de Chile se presentó a comerciar, como era habitual al menos una vez al año, con la tribu vorogana de Salinas Grandes (actual provincia de La Pampa). En el momento en que debían iniciarse los festejos por la reunión, los araucanos atacaron a sus parientes y en medio de un infernal griterío degollaron a los caciques Rondeau, Melin, Venancio, Alún, Callvuquirque y a muchos capitanejos y ancianos. Por primera vez se escuchó en las pampas el nombre del cacique Juan Calfucurá que comandaba a los chilenos. Inmediatamente procedió a ejecutar a otros caciques de tribus vecinas y a buscar la alianza con las mismas una vez "decapitadas". Fue así como atrajo a voroganos, pampas, ranqueles y araucanos y en pocos años formó una enorme confederación con la que dominó rápidamente el sur de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba San Luis, Mendoza, y las actuales provincias de La Pampa, Neuquén y Río Negro teniendo como centro Salinas Grandes. Durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas firmó una serie de pactos por los cuales, a cambio de vacas, yeguas, bebidas, azúcar, yerba y tabaco, se abstenía de atacar la frontera, con lo cual la misma pudo mantenerse en relativa seguridad, pero aunque los malones disminuyeron no cesaron completamente. Derrocado Rosas el 3 de febrero de 1852, Calfucurá (calfú azul, curá piedra) dio una muestra de la nueva etapa que comenzaba en la trágica historia de la lucha contra el indio al atacar al día siguiente Bahía Blanca con 5.000 guerreros. La línea de frontera retrocedió hasta la existente en 1826 y todo lo ganado en la campaña de 1833 se perdió. 

El 13 de febrero de 1855 arrasó el poblado de Azul con una fuerza de 5.000 lanceros asesinando a 300 personas, cautivando 150 familias y robando 60.000 cabezas de ganado pero esto sólo era el principio. En septiembre del mismo año el comandante Nicolás Otamendi murió junto a 125 de sus hombres en un combate contra los indígenas en la estancia de San Antonio de Iraola. Ocho días después Yanquetruz, subordinado del cacique chileno, al frente de 3.000 guerreros asoló Tandil. Mientras tanto, Calfucurá saqueó la población de Puntas de Arroyo Tapalqué. Ante tanta destrucción, Mitre organizó un ejército al que llamó "Ejército de Operaciones del Sur" que constaba de unos 3.000 hombres y 12 piezas de artillería poniendo al frente al General Manuel Hornos. El 29 de octubre las fuerzas nacionales fueron atraídas por Calfucurá hacia una zona llana y fangosa llamada San Jacinto ubicada entre las sierras de ese nombre y el Arroyo Tapalqué donde la caballería argentina casi no podía moverse. Las fuerzas de Hornos fueron atacadas desde todas direcciones y sufrieron una terrible derrota quedando muertos sobre el campo de batalla 18 jefes y oficiales y 250 soldados, además 280 resultaron heridos y se perdieron numerosas armas, pertrechos y municiones. Aprovechando la victoria, los naturales continuaron los malones sobre las ahora indefensas poblaciones de Cabo Corrientes, Azul, Tandil, Cruz de Guerra, Junín, Melincué, Olavarría, Alvear, Bragado y Bahía Blanca. El ganado robado era en parte utilizado por los indios para propio consumo pero en su gran mayoría se llevaba a Chile donde era vendido a los estancieros locales que luego a su vez lo comercializaban en Europa. 

A pesar del desastre, los coroneles Conesa, Granada y Paunero lograron infligir algunas derrotas a los indígenas. La separación de Buenos Aires de la Confederación Argentina y más tarde las guerras civiles y con el Paraguay aumentaron la vulnerabilidad de la frontera. Esto obligó al gobierno argentino a celebrar humillantes tratados de paz por los cuales a cambio de alimentos, mantas, ganado y vicios (yerba, tabaco, alcohol) Calfucurá no atacaría la frontera, aunque los malones continuaron. 

El 5 de marzo de 1872, rompiendo el tratado de paz firmado con el gobierno del entonces presidente D. F. Sarmiento, el cacique chileno al frente de 3.500 guerreros cayó sobre los partidos de Alvear, 25 de Mayo y 9 de Julio asesinando a 300 pobladores, cautivando a 500 y robando 200.000 cabezas de ganado. Para que el lector tenga una idea de la magnitud de las fuerzas empleadas en estas invasiones debe tener en cuenta, usándolo como punto de comparación, que el Ejército de los Andes apenas superó los 5.000 efectivos. Cuando el grueso de los salvajes se retiraban con el botín fueron interceptados por las tropas de Rivas y Boerr en las proximidades del fortín de San Carlos (actual Bolívar), generándose la batalla que nos ocupa tratar. 


EL FORTIN SAN CARLOS
El centro de la provincia de Buenos Aires estaba habitado por aborígenes. En 1850 se instaló el “Fortín San Carlos”, el primero de una línea de avanzada sobre los nativos.

El Fortín San Carlos junto a la Laguna Pichi Carhué alzó su mangrullo en la inmensidad de la pampa salvaje, anticipando sueños fundadores.
Un día caluroso y pesado, el 8 de marzo de 1872, se libró la batalla de San Carlos, una de las más importantes y encarnizadas, no sólo de la Conquista del Desierto, sino de la historia argentina. Calfucurá perdió esta vital batalla y su llama vital se extinguió el 3 de julio de 1873 en Chilihué. Desde ese momento, el fortín fue un punto de paso hacia la frontera que cada vez se internaba más empujando al indio.
Con el adelanto de la línea de fortines quedó entre los pueblos de Guaminí y 25 de Mayo, Olavarría y 9 de Julio, un gigantesco rombo de 270 kilómetros de largo por 170 de ancho, de tierras vacías.
En base a ello, se decidió fundar un pueblo aproximadamente en el centro del rombo, eligiéndose como punto poblador la ubicación del Fortín San Carlos.

Un decreto del gobernador de la Pcia. de Bs. As., Dr. Carlos Casares dio vida a una nueva población en la avanzada de la frontera hacia las Salinas Grandes. Fue el 26 de Octubre de 1877. Desde ese instante y a través de otras disposiciones gubernamentales se fue preparando la caravana fundadora que partió de la localidad de 25 de Mayo, pueblo en el cuál la oferta de tierras cercanas al Fortín San Carlos había tenido gran repercusión.

Tal es así que luego de la llegada del ingeniero geógrafo Rafael José Hernández, a quién se había otorgado el trazado de la nueva ciudad, bastaron sólo cuatro días para ultimar los preparativos de la partida que se concretó el 30 de Enero.

El 3 de Febrero llegaron al Fortín San Carlos y a su vera levantaron un campamento. Todo era improvisado para los futuros pobladores, quienes debieron cuerpearle a las penurias, mientras el Ing. Hernández reconocía los alrededores para estudiar la mejor ubicación del pueblo.
El mismo, realizando sus exploraciones, encontró mojones que le comunicaban que el fortín y sus inmediaciones se hallaban dentro de una propiedad privada.

Por esto, decidió apartarse de allí en busca de nuevos terrenos, y al cabo, tras consultar con los miembros de la Comisión, coincidieron de que el lugar más apropiado ( y en tierras fiscales ) se encontraba inmediatamente al sur de las lagunas Acollaradas.

El 2 de Marzo de 1878 comunicó esa decisión a las autoridades y desde entonces, en esta fecha se conmemora la fundación de la ciudad, que asoció para gloria nuestra, dos nombres: San Carlos y Bolívar. El primero ya en uso en la zona por una vieja tradición y el otro en homenaje al Libertador Simón Bolívar, militar de origen venezolano. 


Las fuerzas opuestas 

a) El Ejército Argentino 
La composición de las fuerzas nacionales que intervinieron en San Carlos presenta varias particularidades. En primer lugar la misma era bastante heterogénea, estando formadas por regulares, guardias nacionales, vecinos e indios amigos, curiosamente estos últimos integraron el grueso de las mismas. La razón para esta diversidad estuvo dada por el hecho de que la invasión no era esperada y Rivas debió echar mano rápidamente de cuanto efectivo tenía disponible para impedir que los naturales se retiraran impunemente tras los saqueos. Tras la apresurada convocatoria que motivó que varios de los contingentes pudieran concentrarse, como veremos más adelante, gracias a repetidas marchas forzadas, la fuerza nacional quedó conformada de la siguiente manera: 



 
· Batallón de Infantería de Línea Nº 5, con 95 hombres y una pieza de artillería al mando del Teniente Coronel Nicolás Levalle. 
· Batallón de Infantería de Línea Nº 2 con 170 hombres con el Sargento Mayor Pablo Asies al frente. 
· Regimiento Nº 5 de Caballería de Línea con 50 hombres a cargo del Mayor Echichury y Plaza. 
· Regimiento Nº 9 de Caballería de Línea con 50 hombres al mando del Teniente Coronel Pedro Palavecino. 
· Guardias Nacionales de 9 de Julio bajo el comando del Capitán Núñez con 150 hombres. 
· Guardias Nacionales de Costa Sud dirigidos por el Teniente Coronel Francisco Leyría con 170 hombres, 800 guerreros de la Tribu aliada del Cacique General Cipriano Catriel con 800 guerreros. 
· Tribu amiga del Cacique General Coliqueo con 140 guerreros. 
· A estos efectivos hay que sumar los del servicio sanitario de las fronteras oeste y sur dirigidos por los cirujanos Juan M. Franceschi y Eduardo Herter, respectivamente. 
· En total 1.525 hombres aproximadamente: 165 infantes de línea, 100 hombres de caballería, 320 Guardias Nacionales y 940 indios aliados. 

En cuanto al equipamiento de los mismos era variado. La Infantería llevaba las carabinas Merrol a fulminante y Rayada a fulminante, sable bayoneta y machetes. La Caballería estaba provista con carabinas rayada y lisa a fulminante, sables y lanzas. Los indios amigos portaban lanzas, cuchillos, boleadoras y algunas carabinas. 

Tanto la Infantería como la Caballería llevaban chaquetas de brin, pantalones del mismo material y kepís. El primer arma calzaba botas o pantorrilleras de cuero con botín y la segunda botas. La vestimenta de los Guardias Nacionales era provista por los medios de cada uno de sus integrantes por lo que era muy heterogénea. Los indios amigos tenían un vestuario rudimentario que variaba según las posibilidades y posición social del propietario del mismo. La calidad de las caballadas a disposición de las fuerzas nacionales era en general buena, pero la agotadora marcha hasta San Carlos hizo que los animales se fatigaran excesivamente teniendo este hecho especial influencia para el desarrollo de las operaciones finales de la batalla. 

b) Ejército de Calfucurá 
En total, el cacique chileno logró concentrar en San Carlos alrededor de 3.500 guerreros bajo su mando supremo. En el momento de la batalla los dividió en cuatro grupos, tres de ellos con 1.000 hombres cada uno al frente de los Caciques Renquecurá, Catricurá y Manuel Namuncurá y el cuarto con 500 con Mariano Rosas que actuó como reserva. Todos montaban a caballo siendo la calidad de los mismos excelente, como era común entre los indios. 

El armamento era bastante rudimentario, la lanza era el arma más usual, hecha en general con caña tacuara elegida por su flexibilidad, la punta de las mismas podía ser de piedra o metal. Otras armas de uso generalizado eran las boleadoras, utilizadas para enredar las patas del caballo del rival o para golpear al oponente con ellas en el combate cuerpo a cuerpo. También se utilizaban cuchillos de diversos materiales. 

La vestimenta dependía de las posibilidades del usuario aunque en general era pobre, andando semidesnudos cubriéndose con algunas pieles y una vincha para sujetarse la larga cabellera. Sobre el lomo de los caballos se ponía una manta o jerga para protegerlo. Como puede verse el equipamiento de los indígenas era sumamente liviano lo que les daba una gran agilidad sobre todo para escapar ya que en general evitaban el combate salvo que consideraran que eran superiores al enemigo. 

La aproximación a San Carlos 
Calfucurá concentró sus fuerzas en Salinas Grandes y se movió hacia 9 de Julio, recorriendo aproximadamente unos 300 kilómetros en 5 días, pasando el día 5 de marzo la línea defensiva por la zona ubicada entre los fortines Quemhuimn y San Carlos. Enseguida saqueó los partidos de 25 de Mayo, Alvear y 9 de Julio, tras lo cual retrocedió hacia el lugar por donde había penetrado la línea defensiva llevando consigo el botín consistente en ganado, cautivos y todo tipo de objetos producto del robo. 

El 5 de marzo a las 2 p.m. en 9 de Julio camino hacia Buenos Aires, el jefe de la frontera Oeste, Coronel Juan C. Boerr fue informado por el Capitán de Guardias Nacionales Núñez de la invasión de Calfucurá. Inmediatamente ordenó al citado Capitán la movilización de sus fuerzas, también giró órdenes para que el Cacique General Coliqueo ubicado en 9 de Julio se le incorporara por el lado de Quemhuimn y para que el Teniente Coronel Nicolás Levalle que estaba en el fuerte General Paz hiciera lo mismo. A la vez se pidió apoyo los jefes de la fronteras Norte de Buenos Aires y Sur de Santa Fe, Coronel Francisco Borges, y Sur, Costa Sur y Bahía Blanca General Ignacio Rivas. 

A las 2.30 p.m. de ese día, el Cnl. Boerr inició la marcha hacia la laguna del Curá con unos 100 Guardias Nacionales pero al enterarse de que los indios del cacique Raninqueo se habían plegado a los rebeldes modificó la dirección y se dirigió al fuerte General Paz buscando la incorporación de Levalle y Coliqueo. Allí llegó a las diez de la noche recibiendo la noticia de que los salvajes se encontraban en la laguna Verde en número aproximado a los 3.000. Al no llegar los refuerzos de la División Norte y ante el peligro de que los indios escaparan, el Cnel. Boerr decidió marchar hacia San Carlos con los Guardias Nacionales y los hombres de Coliqueo, ya incorporado, para cortar la retirada a Calfucurá. Partió el 6 de marzo a las 9 p.m. Al día siguiente, a las 9 a.m. llegó a San Carlos donde se le unió el Teniente Coronel Levalle con las fuerzas que había podido reunir procedentes de los fortines de la frontera Oeste. Durante el trayecto hacia el punto de reunión, Boerr debió enfrentar la dura resistencia ejercida por las avanzadas de Calfucurá. Mientras tanto el General Ignacio Rivas avanzaba a marcha forzada desde Azul para incorporársele con 390 soldados y 800 indios del Cacique Catriel. Rivas había partido desde Azul el 6 de marzo a las 2 a.m., llegando a San Carlos tras una marcha agotadora el día 8 a la madrugada, inmediatamente asumió el comando de las fuerzas nacionales. El Coronel Francisco Borges a la vez movilizó a sus hombres pero éstos llegarían recién a la tarde del día 8, cuando la batalla había concluido. 

El 8 de marzo a las 7 de mañana Rivas fue informado por el Sargento Mayor Santos Plaza, jefe de la descubierta, que la indiada de Calfucurá se movía. El comandante dispuso inmediatamente la partida de sus efectivos para interceptar a los salvajes. Las fuerzas nacionales quedaron organizadas en tres columnas de la siguiente manera: a la derecha el Cacique General Cipriano Catriel con 800 guerreros, en el centro el Mayor Asies con el Batallón Nº 2 de Infantería de Línea de 170 hombres junto con 50 del Regimiento Nº 9 de Caballería al mando del Teniente Coronel Palavecino. Finalmente el ala izquierda quedó conformada por el Batallón Nº 5 de Infantería de Línea al mando del Teniente Coronel Levalle con 100 plazas, 140 lanceros del Cacique General Coliqueo, 80 Guardias Nacionales de 9 de Julio y 70 vecinos protegidos por 50 hombres del Regimiento Nº 5 de Caballería de Línea, toda el ala era dirigida por el Coronel Boerr. La retaguardia fue cubierta por el teniente Coronel Leyría con 140 Guardias Nacionales y 40 indios amigos. Ante la proximidad del enemigo Rivas ordenó al Teniente Coronel Palavecino del Regimiento de Caballería Nº 9 que con sus tropas y 200 guerreros se constituyera en vanguardia de la división (ver gráfico fase I). Ante la inminente batalla, las fuerzas marchaban listas para enfrentarse a la indiada de Calfucurá en cuanto ésta se presentara, medida que resultó de lo más acertada.


 
Fase I: Avance de las fuerzas nacionales hacia San Carlos en los momentos previos a la batalla 

 
La batalla 
Palavecino que marchaba con la vanguardia a 3 kilómetros del cuerpo principal informó que los indígenas se aproximaban con fuerzas considerables por lo que Rivas ordenó al Coronel Ocampo que dirigía la columna del centro ubicarse con sus hombres a la izquierda de los de Palavecino. Entre tanto el Coronel Boerr ocupó la extrema izquierda y los guerreros de Catriel la derecha (ver gráfico fase II). 

 
Fase II: Movimiento final de las fuerzas nacionales previo a la batalla de San Carlos 



Calfucurá organizó su ejército en cuatro grupos: el Cacique Renquecurá con 1.000 guerreros formó el ala izquierda, Catricurá con otros tantos se ubicó en el centro (indios de Salinas y Pincén), Manuel Namuncurá con 1.000 más formó la derecha (araucanos) y finalmente Mariano Rosas con 500 ranquelinos quedó como reserva. 

Calfucurá arengó a sus tropas e hizo desmontar a parte de sus hombres con el fin de utilizar las mejores caballadas para atacar al ejército nacional por los flancos. A continuación el ala derecha y el centro del chileno cargaron contra las fuerzas argentinas que respondieron echando pie a tierra y disparando sus armas contra la indiada que a pesar de las bajas se aproximó produciéndose un durísimo combate cuerpo a cuerpo. La falta de entusiasmo de las cargas de la indiada del Cacique General Coliqueo en el ala izquierda de Boerr permitieron que el enemigo les arrebatara la caballada, ante lo crítico de la situación Rivas ordenó a la reserva del Teniente Coronel Leyría reforzar dicha ala (ver gráfico fase III). 

 
Fase III: Choque inicial de las fuerzas opuestas, movimiento de la reserva del Tte. Cnel. Leyría para apoyar el ala izquierda de las fuerzas nacionales. Ataques de Calfucurá sobre los flancos de Rivas 


En la derecha nacional Catriel hizo desmontar a la mitad de sus hombres, su indiada realizó las cargas sin decisión, fingiéndose vencidas. El valiente Cipriano solicitó a Rivas su escolta personal para colocarse a retaguardia de su propia indiada y fusilar a los que intentasen desertar con lo que permitió mantener firme este sector. Poniéndose él mismo al frente de sus hombres realizó una impetuosa carga contra la indiada de Renquecurá logrando rechazarla. A media hora de comenzado el combate el resultado del mismo era dudoso, las fuerzas de Calfucurá cargaban continuamente sobre los flancos nacionales siendo rechazados en todas las oportunidades; a medida que el tiempo pasaba los salvajes iban internando el ganado robado en el desierto por lo que Rivas decidió definir la batalla. A tal fin ordenó a Ocampo, Boerr, Coliqueo y Leyría que rompieran el cerco cargando contra el enemigo. 

El Batallón Nº 2 de Infantería de Línea abrió un intenso fuego contra la derecha enemiga a la vez que las fuerzas de Leyría, Coliqueo y Catriel dirigidas personalmente por el General Rivas realizaban una impresionante serie de cargas que rompieron las líneas enemigas comenzando el desbande de las fuerzas de Calfucurá. También Boerr con sus tropas reorganizadas se les unió contribuyendo con eficacia a la derrota de los salvajes. Rota la línea de batalla enemiga y desmoralizados los indios, Rivas comenzó la persecución que se extendió por unas 14 leguas completando de esta manera la completa dispersión del enemigo. La misma no pudo prolongarse más debido al cansancio de la propia caballada, el polvo, la falta de agua y el calor del día. 

 
Fase IV: Carga general de las fuerzas nacionales, desbandada del ejército de Calfucurá y persecución 


Las consecuencias de la batalla 
Al culminar la batalla quedaron sobre el campo 200 guerreros de Calfucurá muertos y numerosos heridos. Las fuerzas nacionales tuvieron 35 muertos y 20 heridos. El cacique chileno que por más de 20 años había asolado impunemente la campaña argentina había sido escarmentado y se retiraba a Salinas Grandes a curarse las heridas. La rapidez con la que reaccionaron Boerr y Rivas ante la invasión para cortar la retirada de los salvajes, la velocidad con que se efectuaron las marchas forzadas, el valor de las fuerzas nacionales e indios amigos y el coraje y acertadas tácticas de Rivas en el momento clave del combate permitieron la victoria que marcó el inicio del fin de la confederación de tribus creada por Calfucurá. El 4 de junio del año siguiente éste murió con casi 100 años de edad en Salinas Grandes, su testamento decía: "No entregar Carhué al huinca", lo que señalaba que aún quedaba una dura lucha por delante. Tras su muerte comenzó la disgregación de su confederación, el reinado de terror del cacique araucano tocaba sus horas finales y las campañas de Alsina y Roca terminarían para siempre con el peligro del malón afirmando la soberanía argentina en las tierras del sur. 


Bibliografía 

-Ramírez Juárez, Evaristo. Teniente Coronel: La Estupenda Conquista, segunda edición, Buenos Aires, Plus Ultra, 1968. 
-Piccinali, Héctor Juan. Coronel: Vida del Teniente General Nicolás Levalle, Buenos Aires, Círculo Militar, 1982. Biblioteca del Oficial, vol 708. 
-Prado, Manuel. Comandante: La Guerra al Malón, Buenos Aires, Xanadu, 1976. 
-Serres Güiraldes, Alfredo, M: La Estrategia del General Roca, Buenos Aires, Pleamar, 1979. 
-Walther, Juan Carlos: La Conquista del Desierto, cuarta edición, Buenos Aires, EUDEBA, 1980. 
-Zeballos, Estanislao. S: Callvucurá. Relmú. Painé, Buenos Aires, El Elefante Blanco, 1989. 
-Zeballos, Estanislao. S: La Conquista de las 15.000 leguas, Buenos Aires, Hyspamérica, 1986. 
-Zeballos, Estanislao. S: Viaje al País de los Araucanos, Buenos Aires, Solar, 1994.


Por Sebastián Miranda 


Fuente 1
Fuente 2

viernes, 17 de marzo de 2017

Argentina: Primera batalla de Cepeda (1820)

Batalla de Cepeda
Revisionistas



General Francisco Ramírez (1786-1821)

Las negociaciones que siguieron al armisticio firmado en San Lorenzo, entre el general Manuel Belgrano y el brigadier general Estanislao López, fueron bien pronto interrumpidas debido a la intervención del general Francisco Ramírez, que reanudó las hostilidades contra el gobierno nacional. Los trastornos provocados por entendimientos entre Ramírez y López decidieron a Rondeau, que para esa fecha había asumido el gobierno en carácter de Director Supremo, a realizar una nueva campaña contra Santa Fe, dirigiendo personalmente las operaciones.

Rondeau concentró en Luján un ejército de 2.000 hombres con una batería de artillería; ordenó al general Cruz, que había quedado al mando del ejército de Belgrano en Córdoba, que suspendiese su marcha hacia el Norte, dispuesta a raíz de las negociaciones que pusieron término a la campaña de 1819, y permaneciese en condiciones de abrir las operaciones sobre Santa Fe, tan pronto como se le ordenase.
Además, en base a las órdenes impartidas oportunamente a San Martín y Belgrano, el Director Supremo esperaba poder reunir una fuerza de 8 a 10.000 hombres, para dominar definitivamente el litoral.

A mediados de diciembre de 1819, Cruz se puso en marcha hacia Rosario; pero al llegar a Arequito el ejército se sublevó, negándose a concurrir a la guerra civil. Por su parte, el general San Martín, con sus ojos siempre puestos sobre el Perú, suspendió su avance a Buenos Aires con la división de los Andes.

Simultáneamente Ramírez, a quien en esa época se había unido José Miguel Carrera, atravesó el Paraná para reunir sus fuerzas con las de López y operar juntos Sobre Buenos Aires. Los efectivos de ambos caudillos sumaban 1.600 hombres, que fueron concentrados en inmediaciones del Arroyo del Medio.

A causa de las circunstancias expresadas, Rondeau se encontró aislado; pero resuelto a llevar la campaña en cualquier forma, avanzó con su ejército hasta San Nicolás y, a continuación, mediante un movimiento de flanco, remontó el Arroyo del Medio y se situó en la Cañada de Cepeda.

El Director Supremo eligió su posición en una suave lomada, próxima a la Cañada, que dominaba a ésta y a sus adyacencias.

Las hostilidades fueron iniciadas por algunas partidas de reconocimiento, destacadas por ambas partes, que sostuvieron algunas escaramuzas. Luego las tropas federales simularon un movimiento hacia Pergamino, lo que decidió a Rondeau a destacar una columna ligera de caballería, que franqueó el Arroyo del Medio el 4 de enero de 1820; pero una vez en territorio santafecino, dicha columna fue rechazada con algunas pérdidas.

A continuación, Ramírez que había asumido el mando en jefe de las fuerzas federales, reunió las suyas sobre el arroyo Pavón a siete leguas del Arroyo del Medio. En la mañana del 31 de enero, Ramírez levantó su campamento y avanzó contra Rondeau, en procura de la batalla. Pocas horas después ambos ejércitos se hallaban a la vista, sobre la línea del Arroyo del Medio, iniciándose en seguida algunas escaramuzas entre varias guerrillas. Los jefes de ambas partes suspendieron bien pronto las hostilidades, entablando negociaciones, que no llegaron a nada concreto. En consecuencia, los federales resolvieron atacar a la mañana siguiente.

Pero, durante la noche, un movimiento sospechoso descubierto en el campo de Rondeau, hizo creer a Ramírez en la posibilidad de una retirada del adversario aprovechando la oscuridad, razón por la cual se movió con sus fuerzas interponiéndose entre la Cañada de Cepeda y San Nicolás. En esta situación dirigió su primer ataque contra el ejército de Buenos Aires, logrando arrebatarle la mayor parte de sus caballadas.

Rondeau, que había resuelto adoptar una actitud defensiva, pero sin eludir el combate, había tomado sus disposiciones durante la noche. Estableció su línea dando frente al este, con la Cañada de Cepeda delante; apoyó su izquierda sobre un recodo saliente de la Cañada y colocó en ese punto un escuadrón de caballería al mando del comandante Castellanos. En el centro formó la infantería porteña y la artillería. El grueso de la caballería, constituyendo una masa de unos 1.000 jinetes, fue situada en el ala derecha, desplegada y a órdenes directas de Rondeau.

Al amanecer del 1º de febrero, Ramírez se adelantó a reconocer la posición enemiga. Comprendió la imposibilidad de un ataque frontal y efectuó un rodeo hasta quedar colocado en las espaldas del ejército de Buenos Aires. Rondeau apenas tuvo tiempo para dar media vuelta y quedó, desde luego, en orden inverso al inicial.

A las 8.30 hs se izó una bandera colorada en el campo federal. Esta fue la señal del ataque. De inmediato se dejaron oír los clarines de los Dragones de Santa Fe y los timbales de los indios de Misiones ordenando la carga. López y Campbell, éste último jefe del refuerzo correntino, cargaron sable en mano y a carreta tendida sobre la caballería directorial, que los esperaba a pie firme. La infantería porteña y su artillería abrieron el fuego para contener esa carga, sin conseguirlo. La caballería porteña se lanzó a su vez, contra la enemiga. Se llegó al choque y al entrevero. La caballería de Buenos Aires fue dispersada, arrastrando en su derrota al general Rondeau y sufriendo considerables bajas entre muertos y heridos.

Al mismo tiempo los entrerrianos, en la otra ala, cargaban contra el escuadrón de Castellanos, deshaciéndolo en el primer encuentro.

La infantería formó el cuadro, recurso supremo de la táctica defensiva en esa época y, gracias a un fuego vivísimo mantuvo a distancia a los atacantes. De improviso comenzaron a arder los pastos secos y las llamas, agitadas por un fuerte viento, establecieron muy pronto una densa cortina entre vencedores y vencidos, permitiendo a estos últimos retirarse hasta San Nicolás, sin ser mayormente molestados.

La parte más fuerte del dispositivo enemigo no es la infantería, sino la caballería, que era la más numerosa y arma decisiva en los combates de la época. Por ese motivo, el mando de la misma había sido asumido por el general Rondeau. Contra ella, pues, se dirige Estanislao López. Comprende que no debe darle tiempo a que reacciones y se lanza rápidamente en una impetuosa carga, no tanto en busca del choque sino del entrevero, por cuanto en él se condensaba la táctica más eficaz de sus montoneros, táctica que en esta batalla tuvo su más amplia consagración.

La campaña terminaba con un nuevo fracaso para el gobierno de Buenos Aires.

Fuente

Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Ornstein, Cnl. Leopoldo R. – López Militar – Jornadas de Est. Históricos – Santa Fe (1938).
Portal www.revisionistas.com.ar

miércoles, 22 de febrero de 2017

Prusia: La disciplina prusiana en Leuthen

La disciplina inigualable del ejército prusiano bajo Federico el Grande: Leuthen, 1757
 Barney Higgins - War History Online




La nieve amortiguaba todo el sonido salvo el gemido del viento. Los esqueletos de invierno de los árboles mostraban negro contra el lienzo en blanco. El cielo gris lleno de nubes de hierro se alzaba todavía por encima. Mirando al norte y al oeste, una gama de colinas bajas. Al norte, la pequeña ciudad de Leuthen, su población huyó.

Esparcidos por Leuthen, una serie de otras pequeñas aldeas mineras y agrícolas, igualmente desiertas. A once millas al oeste estaba la capital devastada por la guerra de la provincia de Silesia. Hoy en día esto se llama Wrocław, en Polonia, pero a principios de diciembre de 1757 el nombre de la ciudad era Breslau, y acababa de ser capturado por el príncipe Carlos II de la gran casa real austriaca de Habsburgo-Lorena. Breslau estaba ahora bajo el control del Imperio Austríaco.

Carlos había capturado la ciudad con un ejército de más de sesenta mil hombres; Tropas de la línea, infantería ligera, caballería rápida y una batería de más de doscientos cañones. Breslau había sido tomado, pero Charles ahora hacía frente a un nuevo desafío, y había colocado a su ejército al oeste de la ciudad para encontrarla.


Los prusianos avanzan en Leuthen.

En el silencio apagado de la llanura blanca se oyó un sonido constante de tambores. Desde el Oeste, en el refugio de las colinas, salió de la niebla un chorro de color, y luego otro. Ricos abrigos azules y sombreros altos de oro brillante, destellos de amarillo, estallidos de rojo y salpicaduras de crema pálida. El cuero negro pulido brillaba a través de la penumbra.


Aquí estaba el rico marrón de los rifles llevados con orgullo, un destello de luz en los afilados y fríos puntos de las bayonetas. Bajo el tambor constante se podía oír el tintineo del engranaje y el crujido de cuero y en la nieve crujiente y sin marcar el crujido sincronizado de muchos pies botados. Dos columnas de infantería, cincuenta hombres de frente, avanzaron lentamente hacia la vista, marchando hacia el este.


Las fuerzas de Federico marchan alrededor de las colinas para atacar el flanco austríaco.

Proyectando las columnas en su lado izquierdo, líneas de luz, caballería en movimiento rápido explorando hacia adelante y hacia atrás. A la derecha, proyectada por las columnas de infantería, cañón tras cañón tras cañón, tirado por hombres sobre caballos robustos. El hálito caliente de decenas de miles de hombres y caballos fumaba y vaporizaba en el aire helado.

Este era el ejército del Reino de Prusia bajo el mando directo de su rey, Federico II, llamado Federico el Grande. Federico fue el consumado rey de los soldados, un gran general con muchas victorias, así como algunas derrotas notables en su carrera. Sus soldados fueron el producto de un siglo de entrenamiento y desarrollo sostenido y rápido, paralelo a la rápida expansión del territorio controlado por Prusia en la masa terrestre del norte de Europa.


Federico II el Grande de Prusia.

Entre ellos Frederick, tres generaciones de reyes prusianos habían prestado su atención a los asuntos militares. Para cuando Frederick II el gran marchó en Leuthen, la precisión y la disciplina de sus tropas eran sin par. Incluso Roma, a la altura de su antiguo poder, pensó Federico, no podía mostrarse tan bien como esto. Cabalgó con su bastón en medio de su caballería, una figura poderosa físicamente, pero vestida sin ostentación, con practicidad y velocidad en mente; Sólo un oficial de caballería. Los mensajeros cabalgaron cerca de él, listos para acelerar sus órdenes a cualquier punto de su ejército en cualquier momento.


Era un erudito y practicante táctico y estratega. En 1757, Frederick estaba en sus cuarenta años, como era su oponente en este día temprano en diciembre. Al oír la noticia de la llegada de Frederick a Silesia, Charles había colocado su enorme fuerza en una línea orientada al oeste. La línea se extendía por completo cuatro millas de largo de norte a sur con la esperanza de protegerse contra una rápida maniobra flanqueante por los prusianos. El ejército de Carlos superaba en número a los dos a uno de Frederick, y ambos lo sabían.

jueves, 26 de enero de 2017

Guerra de Crimea: Batalla en Bomarsund

Batalla de Bomarsund
Wikipedia


Bombardeo británico de Bomarsund

Fecha Agosto 1854
Ubicación Bomarsund, Åland Islands (Ahora parte de Finlandia)
Resultado victoria anglo-francesa
Beligerantes
Reino Unido + Imperio francés vs Imperio ruso
Comandantes y líderes
Reino Unido Charles Napier
Francia Parseval-Deschenes
Rusia Jakob Bodisco
Fuerza
20.000 marinos y marineros, [1]
12.000 soldados (fuerza de aterrizaje) 2.000-3.000 soldados [1]
Bajas y pérdidas
85 muertos o heridos [2] 53 muertos
1.700 capturados


Imagen generada por ordenador de Bomarsund

La batalla de Bomarsund, en agosto de 1854, tuvo lugar durante la guerra de Crimea, cuando una fuerza expedicionaria anglo-francesa atacó una fortaleza rusa. Fue la única acción importante de la guerra que tuvo lugar en Bomarsund, en el Mar Báltico.


Introducción

Bomarsund era una fortaleza del siglo XIX, cuya construcción había comenzado en 1832 por Rusia en Sund, Islas Åland, en el Mar Báltico. Bomarsund no había terminado (solamente dos torres de las doce torres subsidiarias planificadas habían sido terminadas). Cuando estalló la guerra, la fortaleza permaneció vulnerable especialmente contra las fuerzas que atacaron la tierra. Los diseñadores de la fortaleza también habían asumido que pasajes estrechos cerca de la fortaleza no serían pasables para los grandes barcos navales; Mientras que esta suposición había ocurrido durante el tiempo de los barcos de vela, era posible que los barcos de vapor alcance a las secciones débilmente defendidas de la fortaleza. [3]

Primera batalla

El 21 de junio de 1854, tres barcos británicos bombardearon la fortaleza de Bomarsund. La artillería de la orilla, sin embargo, respondió y, aunque ambos lados sufrieron algún daño, las bajas fueron ligeras. La primera batalla fue indecisa. Durante la batalla, Charles Davis Lucas echó por la borda una concha que había aterrizado a bordo. La concha explotó antes de que alcanzara el agua. Para salvar su nave él era el primer hombre a ser concedido la cruz de Victoria.

Segunda batalla

Mientras que la primera batalla había sido un breve choque y duelo de artillería, la segunda batalla era un asunto diferente. A finales de julio de 1854, una flota británica de 25 barcos había rodeado la fortaleza y sólo esperó a que llegaran las tropas francesas. Tanto el defensor como el atacante habían reconocido que el fuerte no podía ser derrotado por las fuerzas navales solas e hizo preparativos en consecuencia, las fuerzas rusas destruyeron el campo circundante en un esfuerzo por obligar a las fuerzas británicas y francesas a romper con el supuesto asedio.

Aterrizando el 8 de agosto, las tropas británicas establecieron una batería de tres cañones de 32 libras en una colina, los franceses estableciendo varias baterías. El 13 de agosto de 1854, la artillería francesa abrió fuego en una torre y al final del día se encontraban en una posición que mientras la artillería suprimía a los defensores de la torre subsidiaria de Brännklint, la infantería francesa lo asaltó. Para no tener esperanza y retiró la mayor parte de sus fuerzas a la fortaleza principal dejando sólo un pequeño destacamento detrás para supervisar la demolición de la torre. Mientras que las tropas francesas lograron capturar la torre antes de que fuera demolida, no salvó la torre ya que la artillería rusa ahora abrió fuego en la torre capturada y el 15 de agosto de 1854 anotó un golpe a las revistas de pólvora. La explosión resultante demolió la torre. [3]

La segunda torre, Notvik, también fue perdida el 15 de agosto de 1854 después de que las armas británicas abrieron fuego desde su colina opuesta a la torre. Después de ocho horas de bombardeo lograron crear un agujero en el fuerte. Después de que la mayoría de las armas se hubieran perdido el comandante de la torre se rindió a las fuerzas británicas y francesas.

El bombardeo de la fortaleza principal comenzó a finales del 15 de agosto de 1854 con armas de tierra y el fuego de apertura de la marina. [4]: ​​420 Con sólo unos pocos cañones capaces de disparar en la dirección de los buques de bombardeo, las fuerzas rusas esperaban para el francés Y las fuerzas británicas para atacar la tierra. Sin embargo, después de que el bombardeo continuó hasta el 16 de agosto sin ninguna indicación de desembarques, se hizo evidente al comandante ruso que los británicos y franceses se proponían reducir la fortaleza con fuego de artillería. Como la situación pareció desesperada, Bomarsund se rindió el 16 de agosto de 1854. [3]

La rendición temprana vino como una sorpresa de los franceses y británicos. 2.000 hombres dejaron sus armas y se hicieron prisioneros. [4]: ​​420


Una parte de las ruinas

Secuelas

Después de la rendición, las fuerzas francesas y británicas demolieron la fortaleza. Los ingenieros británicos permanecieron hasta mediados de septiembre para asegurarse de que no podría reconstruirse fácilmente. [4]: 421

Trescientos granaderos finlandeses que defendían la fortaleza fueron capturados y encarcelados en Lewes, en el Reino Unido. Más tarde se les permitió regresar a Finlandia, y regresaron con una canción que narraba sus batallas y prisión, llamada la Guerra de Åland ("Finlandés: Oolannin sota, sueco:" Det Åländska kriget). El monumento ruso fue erigido en Lewes en 1877 para honrar a los que murieron en cautiverio.

En el Tratado de París de 1856, todas las islas Åland fueron desmilitarizadas, que es un estado que se ha conservado hasta el día de hoy.

El puente Bomarsund conecta Bomarsund con la isla de Prästö.


jueves, 8 de diciembre de 2016

Guerra del Paraguay: Batalla de Acayuazá (1868)

Batalla de Acayuazá



Batalla de Acayuazá – 18 de julio de 1868

Guerra del Paraguay. Sofocada la revolución del interior y ya de regreso la mayor parte de los cuerpos retirados del frente para combatirla, aumentaba aún más en los argentinos el deseo de que se aceleren las operaciones. Quienes venían de la guerra civil, anhelaban volver definitivamente a sus hogares. Había que desplegar todo el empuje y el valor de aquellos cuerpos prematuramente envejecidos por las penurias de casi tres años de campaña, para poner fin a la contienda. Así pensaban los que se aprestaban a participar en las operaciones sobre la fortaleza de Humaitá.

Sin embargo el mariscal Francisco Solano López levantaba nuevas fortificaciones sobre el Timbó, que podían tornar dificultoso lograr el objetivo. De ahí que en mayo de 1868, argentinos y brasileños desplegaran sus fuerzas para cerrar el cerco y obstaculizar los trabajos de apuntalamiento. El mando aliado designó al frente de las tropas argentinas allí destacadas a Ignacio Rivas. Como se sabe, el general se pintaba solo para los ataques vigorosos y no escatimaba la vida de sus hombres ni la propia existencia cuando le ordenaban tomar una posición. Y pidió como jefe de estado mayor al coronel Miguel Martínez de Hoz, otro arriesgado.

En un ataque a la bayoneta, el 5 de línea, con este último al frente, ocupó el 30 de mayo de 1868 una batería de importancia táctica que protegía con sus fuegos a Humaitá. Un mes y medio más tarde, Rivas decidió realizar un reconocimiento sobre un reducto artillado construido por el coronel Caballero. Para efectuar la operación, el grueso de los sus efectivos debían ocupar uno de los puentes situados sobre el río Acayuazá, con el fin de permitir que una guerrilla lo cruzara y realizara dicha tarea. Martínez de Hoz partió con su batallón; con el Cazadores de la Rioja, comandado por el teniente coronel Gaspar Campos, y con otros dos cuerpos brasileños. Además llevaba como elemento de choque una partida formada por 40 hombres escogidos.

Desde la ocupación de Andaí por parte de los aliados, fueron hostigados permanentemente por los paraguayos, y se produjeron diariamente tiroteos y refriegas entre las tropas.
Los paraguayos habían construido en reducto a media distancia entre las posiciones de las tropas, al que llamaron Reducto-Corá, defendido por 200 hombres de caballería desmontada, conocidos con el nombre de Acá-Morotí (cabeza blanca), por el sombreo blanco que usaban. Al mando de las topas paraguayas estaba el entonces coronel Bernardino Caballero, mientras que al mando de los aliados estaba el general Ignacio Rivas, quien se propuso tomar el reducto.

Por su parte el coronel Caballero, el 17 de julio de 1868 se propuso preparar una celada a las tropas aliadas que diariamente solían recorrer el campo, y a tal objeto ordena que al día siguiente, los Acá-Morotí al mando del capitán Melitón Taboada, se escondieran en el monte a la vera del camino que solían recorrer los aliados. Cuando apareciesen, debían los paraguayos salirles al cruce, y tiroteándose con ellos, simular la fuga para tratar de arrastrarlos tras sí hacia el reducto.

Era el 18 de julio. Los aliados marchaban en columnas paralelas: los brasileños por el monte y los argentinos por la costa. Estos últimos, al llegar al puente, arrollaron a los paraguayos, que fingían dispersarse para obligarlos a entrar el propio terreno. Martínez de Hoz y Campos se dejaron llevar por su temeridad indómita y se pusieron al frente de la guerrilla, que se lanzó en persecución de manera desenfrenada. Los Cazadores de la Rioja habían quedado sobre el puente, sin tener quien los mandara, y los brasileños estaban lejos. Pasaron así por el punto en que estaba oculto el capitán paraguayo Taboada, sin advertir su presencia. El Reducto Corá no daba señales de vida. Cuando los dos jefes advirtieron la maniobra era tarde. De pronto la artillería lanzó sobre los aliados una furiosa andanada. Martínez de Hoz despachó a su ayudante con un pedido de refuerzos al general Rivas, le ordenó a Campos que tratase de desplegar una compañía de su batallón y se dispuso a vender cara la vida. El coronel y sus hombres fueron rodeados y acribillados a bayonetazos y lanzazos, pues no quisieron rendirse por más que el Cnl. Bernardino Caballero, admirado por la presencia de ánimo de su adversario lo invitó a deponer las armas.


Mientras tanto las tropas brasileñas huyeron siendo acuchilladas por la espalda hasta las proximidades de Andaí.

Campos llegó al puente, tomó la bandera de su unidad, la hizo flamear por última vez con el fin de que la contemplasen sus soldados, y la arrojó al río para que no la tomase el enemigo. De inmediato volvió con algunos de sus hombres al lugar en que expiraba Martínez de Hoz y, tras resistirse con furia, fue tomado prisionero. Al saber lo ocurrido, el mariscal López dispuso que se lo condujera a San Fernando con los demás sobrevivientes. El gallardo jefe argentino corrió después la suerte del ejército paraguayo, sufrió con él sus penurias y privaciones, pero mereció siempre los respetos debidos por parte del enemigo. Enfermó gravemente de disentería en la retirada al Pikisyry y falleció en Itá Ybaté el 12 de setiembre cuando tenía sólo 37 años. El coronel Bernardino Caballero le asistió en sus últimos momentos y recibió de sus manos algunas reliquias para los suyos, que entregó después de la guerra.

Humaitá cayó, finalmente, el 5 de agosto de 1868, y pareció que se aproximaba el fin de la guerra. Pero faltaba más de un año de esfuerzos y sacrificios para que argentinos, brasileños y orientales pudieran regresar a sus respectivas patrias.

Fuentes
De Marco, Muguel A. – La Guerra del Paraguay – Buenos Aires (2003)
O’Leary, Juan E. – El Centauro de Ybycui – París (1929)

Revisionistas
Wikipedia

martes, 6 de diciembre de 2016

Esparta: La derrota de Esfacteria

Los espartanos nunca se rindieron, hasta esta batalla

William Mclaughlin - War History Online




A menudo se dice que los guerreros espartanos nunca se retiraron y nunca se rindieron. Lucharían hasta la muerte, no importa las probabilidades, y fueron entrenados para hacerlo desde una edad temprana. Sin embargo, hay al menos una clara excepción.

La lucha titánica que fue la guerra del Peloponeso vio la rendición de la clase más elite de los espartanos. En la batalla de Sphacteria, los espartanos no sólo perdieron una fuerza de infantería ligera, sino que fueron forzados a una rendición vergonzosa que cambió la dinámica de la guerra.

La guerra del Peloponeso entre Atenas y Esparta fue una larga guerra con múltiples cambios de impulso y un montón de lados de cambio. La estrategia espartana era simple: invadir el territorio ateniense del Ática, destruir tierras de cultivo y amenazar a Atenas misma. Debería haber sido una táctica simple y eficaz considerando los impresionantes soldados de Esparta. Los atenienses tenían una estrategia basada en su imponente armada que los envió por toda Grecia.




Unos cuantos años después de la guerra, en 425 AEC, los Espartanos lanzaron un asalto anfibio contra la fortaleza ateniense de Pilos. Pilos tenía un puerto natural, protegido por la larga isla de Sphacteria. También se encontraba en el Peloponeso, controlado principalmente por espartanos, y por lo tanto era importante para los espartanos expulsar a los atenienses.

En un tipo raro de asalto para el mundo antiguo, los espartanos desembarcaron sus trirremes en la orilla cerca de la ciudad fortificada y lanzaron un ataque anfibio. Los atenienses tuvieron la suerte de contar con el talento general, Demóstenes, que fue capaz de reunir a los defensores precisamente donde eran necesarios. Incluso los poderosos espartanos no podían atravesar la playa.


A pesar de la superioridad de la infantería espartana, los atenienses fueron capaces de cumplir con las naves, ya que aterrizó incluso las probabilidades.

Después de más de un día de asaltos fallidos, la armada ateniense apareció. Después de una confusa batalla naval / terrestre, los espartanos superados en número se retiraron a la estrecha isla de Sphacteria. En este punto, los espartanos enviaron embajadores para negociar mientras los atenienses se apoderaron de los barcos espartanos para encadenar el ejército derrotado en Sphacteria.

La larga serie de negociaciones terminó en última instancia y los atenienses, que sólo habían estado sosteniendo a los barcos espartanos bajo la premisa de negociaciones justas, se negaron a devolverlos y comenzaron a asediar la isla que tenía a los 440 espartanos. 120 de este grupo eran los Spartiates, la clase más alta de espartanos, completando la formación más rigurosa y convirtiéndose en la clase dominante de la ciudad.

Resultó que los atenienses tenían más dificultades para abastecerse que los espartanos. El agua dulce ateniense era terriblemente escasa y tenían una fortaleza solitaria en el Peloponeso dominado por espartanos, dificultando el suministro de alimentos. Los espartanos tenían un montón de barcos de suministro a través de deslizamiento. Algunas personas incluso nadaron a la isla con bolsas de comida, nadando bajo el agua para evitar el bloqueo ateniense.



Los generales atenienses sabían que debían atacar o que los espartanos esfingianos acabarían escapando. Los atenienses tenían varios miles de hombres, en su mayoría infantería ligera, pero se enfrentaron al mejor de los hombres de combate espartanos. Al lanzar sus ataques al sur, a ambos lados de la larga isla, los atenienses tomaron a los espartanos por sorpresa. Incluso los remeros de la flota tomaron a las orillas con cualquier arma que pudieran agarrar.

Esta gran fuerza era suficiente para llenar el estrecho ancho de la isla. Los espartanos estaban preparados para lanzar un contraataque, confiando en que podrían ganar el día contra cualquier número de infantería ligera. Después de todo, los espartanos estaban acostumbrados a suprimir brutalmente los levantamientos regulares de esclavos de Helot. Esta vez, sin embargo, los escaramuzadores sostenían los diversos puntos altos de la isla.

Batalla de las sphacterias


Cada vez que los espartanos trataban de atacarlos, fueron recibidos por un aluvión de flechas, jabalinas y eslingas. El bombardeo fue tan intenso que muchos Spartans fueron asesinados, incluido su general. Los espartanos no tuvieron más remedio que retirarse al extremo norte de la isla. Aquí tenían una posición elevada, con varios descensos irregulares a la orilla.

Aquí la batalla alcanzó otro punto muerto. Los espartanos ya no atacaron y permitieron que la infantería ligera los desgastara y los atenienses no se atrevieron a arriesgarse a un asalto cuesta arriba. Un comandante ateniense se ofreció voluntariamente para llevar a un grupo de hombres escogidos a escabullir el paso más peligroso para atacar el corazón del campo espartano. Los espartanos no consideraron que alguien intentara este acercamiento así que dejaron a este lado sin vigilancia.


La vista hacia las ruinas de Pylos desde el extremo norte de Sphacteria. Aquí los espartanos hicieron su última parada antes de que las tropas ligeras escalaran los acantilados para alcanzarlos.

Una vez lanzado el ataque simultáneo, los espartanos no podían hacer nada. El asalto de los acantilados los había tomado por sorpresa tanto que los otros atenienses pudieron asaltar la colina. Los espartanos rodeados y condenados hicieron lo que ningún otro antes de ellos había hecho; Arrojaron sus escudos y pidieron términos.

Los comandantes atenienses suspendieron el ataque final antes de que se hicieran demasiados daños, ya que tenían sus propios sueños salvajes de conseguir algunos verdaderos prisioneros espartanos.


Un ejemplo de una de las tropas más ligeras que contribuyó significativamente a la victoria ateniense. Las tropas ligeras a menudo fueron despedidas en batallas hasta el punto de que algunos historiadores antiguos dieron sólo números de infantería pesada para una batalla. Después de Sphacteria, comandantes como Felipe dieron a las tropas ligeras mayor énfasis.

Múltiples heraldos viajaban de Esparta de un lado a otro mientras el grupo rodeado buscaba el consejo de su ciudad natal. Después de mucho debate, Esparta envió a sus hombres un mensaje diciéndoles que debían decidir su propio destino, siempre y cuando no fuera deshonroso. Después de mucha deliberación, los Spartans atrapados decidieron entregarse.

La decisión sacudió a todo el mundo griego. Atenas había logrado forzar a los Espartanos, los Spartiates, a rendirse. Los atenienses utilizaron a los prisioneros como rehenes, amenazando con matarlos si los espartanos invadían el Ática. Esto llevó a los atenienses a ser especialmente agresivos en los próximos años. Esta oscilación de poder equilibraría una guerra que continuaría y continuaría durante otros 21 años.


La guerra fue ganada irónicamente por los espartanos después de que ganó una aplastante victoria naval sobre los atenienses marítimos. La reputación de los espartanos se humedeció por la rendición en Sphacteria, pero recuperaron el respeto de sus compatriotas durante el resto de la guerra.

Por William McLaughlin para la historia de la guerra en línea