Mostrando entradas con la etiqueta Nazismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nazismo. Mostrar todas las entradas

martes, 31 de octubre de 2017

Nazismo: La oficialidad alemana y sus cambios

Cómo Hitler transformó el cuerpo de oficiales alemanes antes y durante la Segunda Guerra Mundial

Andrew Knighton | War History Online




Por Bundesarchiv - CC BY-SA 3.0 de


Como líder de Alemania, Hitler transformó el cuerpo de oficiales. Trajo sangre fresca al ejército. También creó problemas, algunos de los cuales finalmente condujeron a la debilidad y la violencia.


Antes de Hitler: Trabajando en Versalles

Antes de que Hitler subiera al poder en 1933, el ejército alemán quedó confinado por el tratado de Versalles. El acuerdo, implementado al final de la Primera Guerra Mundial, limitó severamente al ejército alemán. El personal general fue abolido, y el Colegio de Personal cerrado. El ejército estaba limitado a 100.000 hombres en total, y menos tropas significaba menos oficiales. En resumen, Versalles limitó severamente al cuerpo de oficiales.

Una élite accidental

Al hacerlo, los Aliados pretendían debilitar y limitar el grupo de talentos de comando disponibles para los alemanes. En su lugar, fomentaron una élite.


En la limitada economía de la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial, los empleos seguros eran escasos. El asentamiento de Versalles declaró que los que servían en el ejército tenían que hacerlo durante doce años, una medida destinada a impedir que Alemania creara reservas de soldados entrenados. Hizo soldiering uno de los trabajos más estables. En lugar de ser relegados a trabajar en un ejército disminuido, hombres calificados y educados se sintieron atraídos por él.

El Reichstag estableció un alto estándar para aquellos que solicitan convertirse en oficiales. Como resultado, los mejores y más brillantes de los solicitantes obtuvieron los puestos disponibles limitados.

La fortaleza de la tradición


Muchos de los que se unían al cuerpo de oficiales provinieron de las clases altas. Tenían la educación y las conexiones para entrar y estaban motivados por un fuerte sentido de tradición patriótica.

Esto llevó a un cuerpo de oficiales que era conservador y tradicionalista. Hindenburg, uno de sus representantes más famosos, se detuvo para saludar el asiento vacío del Kaiser largamente destronado en su manera de ver a Hitler tomar el poder.

La cultura fue reforzada por la falta de oportunidades para la promoción o para que los jóvenes se unieran. En 1933, la edad promedio de un coronel alemán era 56.


Expansión

El rearme era una característica clave de la agenda de Hitler. Al tomar el poder, aumentó enormemente el tamaño del ejército, pasando de 7 a 21 divisiones. Se añadieron la artillería, los tanques y la Luftwaffe. En sólo seis años, entre el reclutamiento alemán y la absorción del ejército austríaco, él trajo al ejército hasta 103 divisiones.

Esto llevó a un gran aumento en el reclutamiento de oficiales. La cultura del cuerpo de oficiales se transformó.

Transformación

Los nuevos reclutas tendían a ser muy diferentes de los que habían venido antes. En lugar de los aristócratas que vivían en el campo, provenían de las masas urbanas. Muchos eran miembros del partido nazi y productos de la Juventud Hitleriana. Enérgicos e ideológicamente impulsados, buscaban el cambio sobre la tradición. Abrieron nuevos caminos de lucha y nuevas actitudes hacia la sociedad.

Favorecidos por el establishment político, subieron a través de las filas.

Hitler había hecho que el cuerpo de oficiales fuera mucho más grande, más joven y más dinámico; pero llegó a un precio.


Divisiones


Grandes divisiones surgieron dentro del ejército.

Los nuevos oficiales vieron a la vieja guardia como demasiado conservadora y fuera de contacto con la guerra moderna. Políticamente, los dos grupos también estaban en desacuerdo. Mientras que la elite tradicional alemana trabajaba con los nazis, no era una alianza cómoda. Valoraban la estabilidad y la seguridad y despreciaban a las masas a las que Hitler apelaba.

Las divisiones deliberadas significaron que la coordinación dentro del ejército empeoró. Hitler desarrolló personal militar separado, incluido el suyo propio. El SS emergió como una fuerza militar, distinta del ejército pero compartiendo sus deberes. Haciéndose la conexión clave entre ellos, Hitler controlaba a sus subordinados a través de una estrategia de división y conquista que obstaculizaba la cooperación.

Eliminando la Independencia

Aparte de la expansión y la división, el otro cambio más importante de Hitler fue privar a los militares de su independencia. El Ministerio de Guerra fue abolido en 1938, reemplazado por el propio grupo de Comando Supremo de Hitler (OKW). Él substituyó al jefe conservador de los militares y tomó eventual la posición del comandante en jefe él mismo.

Fue un enfoque que permitió a Hitler supervisar a los oficiales más de cerca y mantenerlos siguiendo su agenda. Sin embargo, al privarlos de la independencia, redujo su capacidad de iniciativa.

Sentimientos de enfermos alrededor de OKW

No es de sorprender que las restricciones a su independencia crearan resentimiento de muchos oficiales, especialmente la vieja guardia. OKW, la voz de Hitler, se convirtió en un objetivo principal del resentimiento.

No ayudó a que los principales oficiales del OKW fueran todos retirados del ejército. Alemania era principalmente una potencia terrestre, por lo que era natural que el ejército proporcionara muchos comandantes de alto rango. Sin embargo, sin incluir la marina de guerra creado resentimiento. Los comandantes de acorazados y submarinos arriesgaron sus vidas luchando contra los Aliados en el Atlántico. Sabían que su perspectiva y preocupaciones eran secundarias a las de sus compañeros de tierra.

Falta de disentimiento

Además de eliminar la independencia de la acción, Hitler ahogó la libertad de expresión. Las voces disidentes fueron fuertemente desalentadas por un régimen que dependía de la intimidación para mantener su dominio. Hitler raramente respondía bien a cualquiera que no estuviera de acuerdo con él.

Algunos oficiales trataron de decirle al Fuhrer cuando pensaban que estaba equivocado. Heinz Guderian lo hizo repetidamente y fue despedido por ello. No era el único.

El antiguo cuerpo de oficiales había sido conformista por la cultura, pero al menos había habido el potencial de expresar opiniones diferentes. Antes de la Primera Guerra Mundial, había desarrollado algunos de los más avanzados y articulados pensamiento sobre la guerra moderna. Bajo Hitler, sólo había la línea del partido y no disentir.

Debilidad y Revuelta

El resultado fue un cuerpo de oficiales que carecía de la independencia para corregir los errores de su líder y la fuerza del carácter para oponerse a él. Un núcleo de talentosos tradicionalistas se sentaba en oposición a una masa más grande, más motivada, pero menos dotada de hombres modernos.

Bajo Hitler, el cuerpo de oficiales alemanes ganó nuevos talentos, ideas y energía. También aumentó el resentimiento y las limitaciones que lo debilitaron y finalmente condujo a los intentos de los oficiales resentidos de asesinar a Hitler.

domingo, 29 de octubre de 2017

Mossad: Persiguiendo a Mengele por Argentina y Brasil

Entre Mengele y Eichmann: la cacería de dos monstruos de Hitler en América Latina

El servicio secreto israelí debió tomar una de las decisiones más difíciles de su historia. La búsqueda que terminó con un análisis de ADN
Por Marcelo Raimon | Infobae
Desde Tel Aviv, Israel




Es el fin de una era y ya no puede hacer mucho daño reconocer los errores del pasado. Menos aún si se trata de errores derivados del uso apropiado del manual del buen espía.

Así parecen entenderlo en Israel las principales organizaciones involucradas en una empresa que fue -y en cierta medida sigue siendo- una de las razones de estado de este país: cazar criminales de guerra nazis, en especial aquellos involucrados en el Holocausto, el experimento industrial de limpieza étnica puesto en marcha por el gobierno alemán entre 1941 y 1945 y que dejó unos seis millones de judíos masacrados.

Ya no existe la Guerra Fría y, quizás con un poco de retraso, el Mossad, el servicio secreto exterior de Israel puso a disposición del público, a través de Yad Vashem, el museo y memorial del Holocausto con base en Jerusalén, un extenso volumen relatando las andanzas de los espías durante la persecución de los criminales nazis.


“Una aguja en un pajar”. La fecha 2007 corresponde al tiempo que tomó desclasificar los archivos

El reporte difundido por el Departamento de Historia del Mossad se divide en tres partes, el primero describe la estructura de las unidades de la organización que llevaron adelante la cacería y el segundo repasa las operaciones lanzadas contra distintos ex jerarcas alemanes.

Pero es la tercera parte la que provocó revuelo en Israel y en el mundo. Ese capítulo está dedicado a Josef Mengele, el Doctor Muerte, uno de los símbolos más crueles del Holocausto, quien durante años logró escabullirse de las manos de los espías judíos y terminó muriendo una muerte normal, ahogado en Brasil en 1979.

Los documentos compilados y desclasificados por el Mossad confirmaron, según entendieron los principales analistas israelíes, que Mengele estuvo cerca de ser capturado por los espías de Jerusalén pero logró escapar a ese destino porque los agentes secretos acababan de detener, en 1960 en Argentina, a Adolf Eichmann, uno de los principales organizadores de la "solución final" para los judíos europeos.


Josef Mengele, en un retrato fotográfico oficial

Mengele estaba al alcance de la mano, también en Argentina, pero parece ser que aquel teórico "manual" de los espías sugería no desdoblar los esfuerzos de un comando de agentes para no terminar quedándose sin uno ni otro de los jefes nazis.

El líder del comando que secuestró a Eichmann, Rafi Eitan, ya había reconocido años atrás que la posible captura de Mengele fue descartada para no echar a perder la operación Eichmann, que continuó con el traslado secreto del oficial nazi en un vuelo de El Al y el juicio y ahorcamiento en Jerusalén en 1962.

Pero esta es la primera vez que los servicios secretos israelíes reconocen públicamente que Mengele se escapó de su vigilancia.

Mengele fue supuestamente localizado otra vez en 1962, en Brasil, por un agente del Mossad, pero para aquel momento los servicios secretos israelíes habían puesto la caza del Doctor Muerte en el congelador por razones todavía no muy claras, que podrían haber incluído cuestiones políticas o presupuestarias.


Martha Mengele y Rolf Mengele, la esposa y el hijo del siniestro nazi

Autos de Martha Mengele que figuran en el informe “Una aguja en un pajar”, que decribe cómo el Mossad persiguió al Doctor Muerte durante años

Sin embargo, el espía encargado de recopilar el volumen que acaba de difundir el Mossad, Iosef Chen, afirmó que la persona vista en Brasil no era Mengele.

Chen, nacido en Polonia, ahora de 81 años y en Israel, le contó al periódico The Jerusalem Post que "había quien pensaba que era Mengele y otros que no estaban tan seguros". "En cualquier caso -contó el ex agente- no se puede hacer nada después de solamente un primer avistaje, hay que juntar toda la información posible y chequear todas las posibilidades y recién ahí tomar una decisión".

En todo caso, y tal como demuestra el reporte recién publicado, los agentes israelíes "dedicaron mucho tiempo y hubo muchos intentos de atrapar a Mengele -reconoció Chen-. Es una pena que no hayan logrado el objetivo".

El informe, de unas 400 páginas en idioma hebreo y titulado "Una aguja en un pajar: tras los pasos del 'Doctor Muerte' de Auschwitz", incluye en efecto numerosos documentos, mapas, dibujos y fotografías que confirman que Israel quiso poner sus manos sobre Mengele, el médico que se entretenía torturando prisioneros en aquel campo de concentración con supuestos "objetivos científicos".


Identikits de Mengele “viejo”. Con imágenes como esta lo rastreaban por todo el mundo, pero especialmente por América Latina: Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil

Hay fotos de un Mengele joven e identikits de un Mengele más viejo, dibujos a mano del propio Rafi Eitan mostrando lo que podría haber sido la localización del médico nazi en Paraguay y el diseño de la casa donde se escondía.

También se pueden ver imágenes de la segunda esposa de Mengele, Martha -viuda de su hermano Karl-, y hasta el acta de matrimonio de ambos en 1958 en Uruguay, además de numerosos papeles intercambiados entre espías y autoridades gubernamentales, todas arrancando con la palabra "sodí" (secreto) en el encabezado y firmados por un "agente D." o "agente G.".


Acta de matrimonio de Josef Mengele con Martha

Chen, quien se sumó al Mossad en 1976 y trabajó ocho años en el reporte sobre Mengele, estimó que el médico logró escapar porque los servicios secretos israelíes prefiriero concentrarse en Eichmann, sobre quien contaban con mucha más información.

El ex agente secreto afirmó incluso que Mengele, a diferencia de Eichmann, contaba con el apoyo de una familia muy rica, muchos de cuyos miembros seguían viviendo en Alemania y al parecer lo ayudaban financieramente para mantenerse escondido.

"Pero, para nuestro regocijo -continuó Chen-, sabemos que (Mengele) vivió como un perro siendo cazado, se escondió durante docenas de años temiendo ser descubierto". Las afirmaciones de Chen fueron indirectamente rechazadas por uno de los principales analistas israelíes en asuntos de espionaje, Ronen Bergman, según el cual el agente que identificó a Mengele en Brasil, Zvi Aharoni -el mismo que había detectado a Eichmann en Buenos Aires-, había encontrado a la persona que buscaban.


Croquis con los supuestos lugares donde se alojó Mengele durante su paso por Argentina

Mengele mismo había tenido un paso por la capital argentina. Cambiaba constantemente de domicilios. "No vivía en la misma dirección por mucho tiempo", dice el informe. "Pasó por diferentes casas en Buenos Aires y sus alrededores", agrega. Olivos -un barrio periférico de la ciudad- es una de esas locaciones y una calle conocida: Villate, donde está la actual residencia presidencial.

Bergman fue quien levantó la polvareda por el informe del Mossad con un artículo días atrás en Yediohot Ajronot, el principa diario israelí. También escribió un artículo para The New York Times, adonde afirmó que fue el propio Zaharoni quien, en 1999, le aseguró que el blanco descubierto en Brasil era Mengele.

"Estábamos de excelente humor -le dijo Zaharoni a Bergman-, estaba convencido de que en poco tiempo íbamos a ser capaces de atrapar a Mengele y llevarlo a Israel para ser juzgado".

Sin embargo, dijo Bergman, en ese momento los servicios secretos israelíes estaban "madurando" e imponiéndose "prioridades" más allá de la cacería de nazis.

Según el experto, al mismo tiempo que algunos agentes esperaban órdenes para capturar al Doctor Muerte, el entonces jefe del Mossad, Isser Harel, se enteraba de que Egipto estaba intentando contratar científicos alemanes para impulsar su programa de misiles.

Esa, por ejemplo, era una prioridad que dejaba a Mengele de lado, escribió Bergman.

Poco tiempo después, recordó, Meir Amit fue designado nuevo jefe de los espías en el exterior y decretó que había llegado el momento de "dejar de perseguir fantasmas del pasado".

Pero después, en 1977, Menahem Begin se convirtió en primer ministro de Israel. El líder del Likud consideró que todavía quedaba mucho por hacer y relanzó la cacería de nazis. Y así está claro en el reporte difundido días atrás, adonde se ven fotografías y reportes sobre Mengele de los 70 y 80.

Sin saber que Mengele había muerto en febrero de 1979, el Mossad había planeado interceptar las llamadas telefónicas de su hijo Rolf, quien vivía en Berlín occidental, o hasta secuestrar al hijo de un amigo de la juventud del Doctor Muerte, para obligar al padre a proveer información sobre el paradero de su ex camarada.


Josef Mengele, el Doctor Muerte, con su uniforme de las SS

Entre esas idas y venidas en la dirección de los servicios secretos israelíes, Mengele logró mantenerse a salvo de quienes lo buscaban para juzgarlo por crímenes de guerra. Terminó muriendo ahogado al sufrir un ataque cardíaco mientras nadaba en las costas de Bertioga, en el estado de San Pablo, adonde había llegado para visitar unos amigos.

Recién en junio de 1985 se exhumó el cadáver y se informó que pertenecía al hombre que aprovechó su designación como médico en Auschwitz para llevar a cabo horrendos experimentos "genéticos" -como cortar miembros de los prisioneros, coser para juntar cuerpos de gemelos o inyectarles tintura en los ojos, entre otros esperpentos- o decidir quienes marchaban a las cámaras de gas y quienes podían vivir todavía algunas semanas más.

Recién en 1992 se confirmó la identidad de manera prácticamente certera gracias a un examen de ADN y, después de todos los estudios, los huesos de Mengele siguieron durmiendo en un laboratorio forense en San Pablo por un total de más de treinta años. Hasta que a las autoridades de la Facultad de Medicina de la ciudad brasileña se les ocurrió que un poco de justicia poética podría tener utilidad para los estudiantes.

Así, los huesos del Doctor Muerte son analizados por quienes concurren a las clases de la carrera de medicina forense, para estudiar "cómo conectar los restos con la información" existente sobre la historia de una persona, según explicó un profesor brasileño.

La difusión de este reporte del Mossad puede sonar a canto del cisne de esta sangrienta aventura que comenzó prácticamente al mismo tiempo del establecimiento del estado de Israel, en 1948, cuando estaban fresquísimos los recuerdos de los espantos del Holocausto, las cámaras de gas y los experimentos de gente como Mengele y otros tantos médicos nazis.

La publicación, dijo Avner Avraham, un ex agente del Mossad considerado el principal experto en el caso Eichmann, "muestra que estamos al final de una era en la persecución de los nazis, la mayoría de los cuales ya no están vivos".

Por supuesto, tampoco se pueden esperar acciones espectaculares en el extranjero. "Israel -le dijo Avraham a Infobae- no llevará a cabo operaciones en territorio de países amigos en este contexto". Mengele pudo haberse escapado porque, añadió, "al momento de la captura de Eichmann era importante llevar a un nazi famoso a un gran juicio", y no apostar a dos.

El juicio de Eichmann fue una enorme necesidad histórica, de hace varias décadas. Ahora, según Avraham, la difusión del reporte confirma una nueva tendencia: "no es suficiente decir 'nunca más', hay que contar exactamente lo que pasó en la guerra, contarle a los judíos y no solamente a los judíos".

"Una aguja en un pajar" está disponible para cualquiera que pueda leer hebreo, en un archivo pdf que se puede descargar del website de Yad Vashem. "Que se sepa, no hay futuros reportes" de esta magnitud a ser difundidos en el futuro, le dijo a Infobae un vocero del memorial, Simmy Allen.

Una buena oportunidad, entonces, para ponerse al día con las palabras y las imágenes de un pasado que se diluye.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Nazismo: Leni Riefenstahl y su obra dedicada al régimen

La historia de la directora que rechazó el cortejo de Adolf Hitler y se convirtió en la cineasta del régimen nazi

Nunca se aclaró la verdadera naturaleza de la relación entre Leni Riefenstahl y el dictador alemán. Pero una reciente biografía sobre la mujer revela detalles inéditos
Infobae




Hasta el día del encuentro que le cambiaría la vida, Leni Riefenstahl era una joven actriz y directora que buscaba hacerse un lugar en el mundo del cine.

Pero "La luz azul", la película que había recién producido y dirigido, había tenido un espectador de excepción: Adolf Hitler. Deslumbrado, quiso conocer a esa hermosa mujer que, pensaba, representaba el perfecto ideal femenino alemán.



Ella tenía 30 años; él, ya jefe del cada vez más poderoso partido nacionalsocialista, sería nombrado dos años después Canciller de Alemania.

 "Cuando tomemos el poder, usted realizará mis películas", le prometió el Führer a la joven.

Nunca se aclaró la verdadera naturaleza de la relación entre el dictador alemán y quien pasaría a la historia como la "directora de Hitler". ¿Eran amantes, cómplices o estaban simplemente fascinados el uno por el otro?




El misterio no se develó, aunque una escena puede dar una pista.

Ocurrió durante una tarde de primavera de 1932. En la playa cerca de Horumersiel, con vista sobre el mar Báltico, los dos paseaban en la playa.

"Después de un largo silencio se detuvo, me observó durante un largo rato, puso sus brazos alrededor de mi cuerpo y me condujo hacía él. Me miraba fijo con intensidad. Al darse cuenta de que yo estaba a la defensiva, me dejó inmediatamente y se apartó. Entonces lo vi alzar las manos al cielo y gritar solemnemente: '¡No tendré el derecho de amar a una mujer hasta que no cumpla con mi obra!'".



El episodio se lee en la biografía de Jérôme Bimbenet, "Leni Riefenstahl. La directora de Hitler", que cuenta la increíble vida de este personaje que fue una testigo privilegiada de la página más trágica del siglo XX. Es el retrato de una mujer dispuesta a todo y capaz de usar su talento y belleza para obtener lo que quería, realizando obras que -a pesar de su contenido propagandístico- quedaron en la historia del cine e influenciaron a directores de la talla de Steven Spielberg y George Lucas.



Hitler, de hecho, no fue el único líder del Tercer Reich en haber cedido al encanto de Riefenstahl.

Según se lee en la biografía, también el ministro para la Ilustración Pública y Propaganda, el poderoso Jospeh Goebbles, la acosó durante un largo tiempo.

Es probable que a la mano derecha de Hitler -quien controlaba la industria cinematográfica alemana y estaba obsesionado con el sexo– Riefenstahl le haya dado a entender que un día podría haber cedido a su cortejo aunque, al parecer, al final nunca cedió.


Joseph Goebbels, Leni Riefenstahl y Adolf Hitler

Lo cierto es que la frecuentación de los altos mandos nazis dieron sus frutos: Riefenstahl filmó las multitudinarias marchas del partido nacionalsocialista, que se convirtieron en las películas de propaganda "La victoria de la fe" y "El triunfo de la Voluntad".



Pocos años después, llegó su gran éxito: "Olympia", la película sobre las olimpiadas en Berlín de 1936, aún considerada uno de los mejores documentales sobre los Juegos Olímpicos jamás realizados.



Durante la guerra su actividad cinematográfica no se detuvo: filmó las victorias alemanas entre 1939 y 1940 hasta que, con las primeras derrotas, dejó Berlín.

En el libro se cuenta que cuando recibió la noticia de la muerte de Hitler lloró durante toda la noche. Detenida por los Aliados, acusada de ser la amante de dictador, Riefenstahl cayó en depresión y hasta pensó en el suicidio. Después de la guerra, trabajar en Europa se le hizo imposible: por eso, decidió refugiarse en África, lejos de las venganzas y del pasado.



Es "el comienzo de una nueva vida", según dijo. Allí quedó fascinada por la tribu de los Nuba, que retrató en reportajes memorables.


Murió en 2003, a los 101 años, tras haberse casado con Horst Kettner, un colaborador 40 años más joven. Le quedó tiempo, un año antes, de realizar su última película, "Maravillas bajo el agua".

sábado, 23 de septiembre de 2017

SGM: La toma del Reichstag

Capturando “El corazón de la Bestia Fascista” – 2 de Mayo de 1945




Berlín, el corazón del Reich no cayó fácilmente. El Ejército Rojo estaba empujando agresivamente por el territorio alemán, más fuerte que nunca, pero los alemanes tuvieron una última pelea en defensa de la patria, que habían declarado al principio de la guerra invulnerable al enemigo.

La invasión soviética se detuvo temporalmente después de la Ofensiva Vístula-Oder, a sólo 60 km de Berlín. La ofensiva vio la liberación de las ciudades polacas, Varsovia, Poznan y Cracovia. Mientras tanto, el comando de la defensa fue dado a Gotthard Heinrici, uno de los últimos generales capaces de la Wehrmacht. Aunque sólo tenía un mes para cavar y preparar la defensa de la ciudad, el esfuerzo parecía inútil.

El Ejército Rojo trajo 2.500.000 soldados, una fuerza poderosa de veteranos endurecidos por la batalla con la sed de venganza, después de la agresión alemana en la Unión Soviética. También incluían más de 6.000 tanques, 7.500 aviones y aproximadamente 45.000 piezas de artillería.


Los miembros de Volkssturm están siendo entrenados para usar el arma anti-tanque Panzerfaust. Wikipedia / Bundesarchiv CC-BY-SA 3.0

Los defensores eran superados en número y desprovistos de personal, ya que el ejército alemán, en su desesperado intento de defender a Berlín, reclutó a la Juventud Hitlerista en sus filas. Estos niños tenían entre 14 y 18 años, no tenían experiencia en combate y sólo servían como forraje de cañón para los soviéticos. Además, como la última línea de defensa, el Partido Nazi reclutó a los ciudadanos de Berlín en una milicia de trapos.

Fueron llamados Volkssturm y la mayoría de ellos eran ciudadanos de la tercera edad. La fuerza de defensa designada para defender lo que quedaba del Reich era 766.750 soldados, 1.519 vehículos de combate blindados, 2.224 aviones y 9.303 piezas de artillería, pero dentro de la Zona de Defensa de Berlín, sólo 45.000 soldados con 40.000 Volkssturm y miembros de la Juventud Hitler batallaban.

Los soviéticos superaron en número y superaron al enemigo de manera significativa, la victoria estaba a su alcance.

La batalla de Berlín comenzó el 16 de abril y terminó el 2 de mayo con la victoria decisiva que marcó el final del conflicto militar más grande en la historia de la humanidad. La única línea importante de la defensa de la ciudad de Berlín fue en Seelow Heights, también conocida como las "Puertas de Berlín", como la principal ruta oriental atraviesa. Después de varios días de intensos combates, las "puertas" fueron violadas.

El 19 de abril, la batalla había terminado, con 12.000 alemanes muertos y 20.000 soldados del Ejército Rojo muertos o heridos. La batalla de Seelow Heights se considera una de las últimas batallas campales de la guerra, ya que ambas partes se prepararon para el encuentro en esa ubicación exacta, que resultó ser un inevitable campo de batalla. Durante las dos semanas siguientes, los combates continuaron en las calles de Berlín.

Cada calle, cada cuadra y cada apartamento representaban un campo de batalla, porque los alemanes, en su último intento desesperado, estaban más bien dispuestos a morir que a caer en manos del enemigo.

Y tal vez tenían razón al hacerlo, durante años de combate y el esfuerzo de propaganda del tío Joe convirtió al Ejército Rojo en un puño vengativo, decidido a aplastar al Reich alemán ya depositar desechos en su capital. Ellos fueron dirigidos por Marshall Zhukov, quien, según la leyenda, fue instruido para capturar a Hitler y entregarlo a Moscú en una jaula de oro.


El Reichstag después de su captura por las tropas soviéticas.

Después de la batalla de Seelow Heights, sólo las formaciones rotas de la Wehrmacht se extendían entre las afueras de Berlín y el Reichstag, el corazón simbólico de la máquina de guerra alemana, aunque el edificio no había estado en uso desde el gran incendio de febrero de 1933. El 23 de abril de 1945, elementos del primer y segundo Frente de Belarús (grupo de ejército) soviético y el primer frente ucraniano habían rodeado completamente a Berlín. El nudo se estaba apretando alrededor del cuello de Hitler.

Hitler nombró a SS Brigadefuhrer Wilhelm Mohnke como el Comandante de Batalla para el distrito del gobierno central que incluyó la Cancillería del Reich y el Fuhrerbunker. Se organizó una contraofensiva, pero no tuvo éxito en romper el sitio.

En las primeras horas del 29 de abril, el 3er ejército de choque soviético cruzó el puente de Moltke y comenzó a ventilarse en las calles y edificios circundantes. Los ataques iniciales contra los edificios, incluido el Ministerio del Interior, se vieron obstaculizados por la falta de artillería de apoyo. No fue hasta que los puentes dañados fueron reparados que la artillería podría ser levantada en apoyo.

A las 04:00 horas, en el Führerbunker, Hitler firmó su último testamento y, poco después, se casó con Eva Braun. Al amanecer, los soviéticos continuaron con su asalto en el sureste. Después de una lucha muy intensa lograron capturar la sede de la Gestapo en Prinz Albrechtstrasse, pero un contraataque Waffen-SS obligó a los soviéticos a retirarse del edificio. Al suroeste, el 8vo ejército de los protectores atacó el norte a través del canal de Landwehr en el Tiergarten.


Izquierda - Foto original; Derecha - Versión alterada sin el reloj de pulsera.

Al día siguiente, el 30 de abril, los soviéticos habían resuelto sus problemas de puente y con el apoyo de la artillería a las 06:00 lanzaron un ataque contra el Reichstag, pero debido a los atrincheramientos alemanes y el apoyo de armas de 12,8 cm a 2 km En el techo de la torre del zoológico, en el zoológico de Berlín, no fue hasta esa noche que los soviéticos pudieron entrar en el edificio. Las tropas alemanas adentro estaban fuertemente arraigadas. Siguió una feroz pelea de cuarto a cuarto.

En ese momento, todavía había un gran contingente de soldados alemanes en el sótano que lanzaron contraataques contra el Ejército Rojo. Finalmente, el 2 de mayo de 1945, el Ejército Rojo controló el edificio enteramente. La foto famosa de los dos soldados que plantan la bandera en el tejado del edificio es una foto del re-actuada tomada el día después de que el edificio fuera tomado. El evento con la bandera ocurrió originalmente a las 22:40 horas del 30 de abril de 1945, y fue tomado por el teniente Rakhminzhan Qoshqarbaev.


Batalla por el Reichstag - Por Ivengo (RUS) - CC BY-SA 3.0

Los soldados tenían órdenes de Stalin personalmente de tomar el edificio del Reichstag, el "corazón de la bestia fascista", antes del 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores. La foto que presenta la recreación también se alteró con la adición de humo en el fondo para el efecto dramático. Además, un reloj en la muñeca de uno de los soldados fue editado fuera de la foto, ya que implicaba que las tropas del Ejército Rojo cometieron saqueos. Fue tomada por un fotógrafo, Yevgeny Khaldei.

Para los soviéticos, el acontecimiento representado por la foto se convirtió en símbolo de su victoria demostrando que la batalla de Berlín, así como las hostilidades del Frente Oriental en su conjunto, terminaron con la victoria soviética total. Como el comandante del Regimiento 756, Zinchenko, había declarado en su orden al Comandante del Batallón Neustroev:

viernes, 25 de agosto de 2017

SGM: El hijo de Alá que salvó a los hijos de David

El musulmán que salvó a cientos de judíos de París en la SGM

Javier Sanz | Historias de la Historia


De vez en cuando viene bien echar la vista atrás y comprobar que muchos conflictos que hoy en día parecen enquistados en nuestras sociedades… no siempre fueron así. Concretamente, al conflicto político, entre árabes e israelíes, y al religioso, entre musulmanes y judíos. Esta es la historia de Si Kaddour Benghabrit, fundador y rector de la Gran Mezquita de París, que durante la Segunda Guerra Mundial proporcionó refugio y certificados de identidad musulmana a cientos de judíos para evitar la detención y la deportación.



Si Kaddour Benghabrit nació en Argelia en 1873. Tras completar los estudios en una madrasa se trasladó hasta Fez (Marruecos) para matricularse en la Universidad de Qarawiyyin donde adquirió una sólida formación en francés y árabe. Gracias a este doble aprendizaje comenzó a trabajar en la administración marroquí como intérprete en sus relaciones con Francia, ganándose el favor de unos y de otros. En 1916 fue enviado a Hiyaz (Arabia Saudita) para ayudar y asegurar el bienestar de los musulmanes que iban en peregrinación a la Meca desde el Norte de África, para lo que fundó la Société des Habous et des lieux saints de l’islam (Sociedad de las dotaciones y de los lugares santos del Islam). En 1920, la Sociedad solicitó autorización para construir en París una mezquita que simbolizase la eterna amistad entre Francia y el Islam, además de un homenaje a los miles de soldados musulmanes que cayeron defendiendo Francia durante la Primera Guerra Mundial. Con el apoyo del Presidente de la República y del parlamento, la donación de los terrenos por parte de la ciudad de París y las aportaciones económicas de musulmanes de todo el mundo, el 15 de julio de 1926 se inauguraba la Gran Mezquita. Desde su apertura, no sólo se dedicó a la oración, la mezquita también era un centro cultural y un lugar donde los visitantes eran alimentados, podían bañarse y descansar en sus jardines. Como miembro muy activo de la sociedad parisina, a Benghabrit se le comenzó a llamar le plus parisien des musulmans (el más parisino de los musulmanes).



Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial se demostraría que el espíritu solidario de Benghabrit no entendía de credos. Con la ocupación de Francia, la Gran Mezquita de París se convirtió en lugar de refugio para la comunidad musulmana… y judía. Sin un plan previo y fruto únicamente de la solidaridad y la compasión, Benghabrit organizó una red que recogía a los judíos perseguidos y los escondía en los sótanos de la mezquita hasta conseguirles documentos falsos para sacarlos de París y llevarlos al Magreb haciéndolos pasar por musulmanes. Es difícil cuantificar el número de judíos que se salvaron gracias a Benghabrit, ya que, dependiendo de las fuentes consultadas, el número varía entre los 500 y los 1.700, pero creo que lo importante de esta historia es que Benghabrit y los musulmanes de París se jugaron la vida por salvar a cientos de judíos.

Después de la liberación, sufrió un accidente de coche y abandonó su trabajo en la Gran Mezquita para organizar conferencias relativas a la ciencia y la medicina en el mundo musulmán. Benghabrit cayó en desgracia con sus compatriotas cuando se opuso a la independencia de Argelia. Murió en 1954.



En 2011, el cineasta franco-marroquí, Ismaël Ferroukhi, llevó a la gran pantalla la historia de Si Kaddour Benghabrit y de los musulmanes de la resistencia francesa en Les hommes libres.

martes, 18 de julio de 2017

SS: "Intelectuales comprometidos" con el modelo criminal

Asesinos de las SS con doctorado
El historiador francés Christian Ingrao subraya en un estudio monumental el papel decisivo de los intelectuales en la élite de la Orden Negra de Himmler
JACINTO ANTÓN
El País


Oficial del SD en Ucrania en 1941 VÍDEO: EPV

La imagen que se tiene popularmente de un oficial de las SS es la de un individuo cruel hasta el sadismo, corrupto, cínico, arrogante, oportunista y no muy cultivado. Alguien que inspira (aparte de miedo) una repugnancia instantánea y una tranquilizadora sensación de que es un ser muy distinto, un verdadero monstruo. El historiador francés especializado en el nazismo Christian Ingrao (Clermont-Ferrand, 1970) nos ofrece ahora un perfil muy diferente, y desasosegante. Hasta el punto de identificar a un alto porcentaje de los mandos de las SS y de su servicio de seguridad, el temido SD, como verdaderos "intelectuales comprometidos".

El término, que ha escandalizado en el mundo intelectual francés, resulta escalofriante cuando se piensa que esos son los hombres que estuvieron a la cabeza de las unidades de exterminio. En su libro de reciente aparición en castellano Creer y destruir, los intelectuales en la máquina de guerra de las SS (Acantilado, 2017) Ingrao analiza pormenorizadamente la trayectoria y las experiencias de ochenta de esos individuos que eran académicos —juristas, economistas, filólogos, filósofos e historiadores— y a la vez criminales. Hay un fuerte contraste entre ellos y el cliché del oficial de las SS. Asesinos de masas en uniforme con un doctorado en el bolsillo, como describe el propio autor. Lo que hicieron los "intelectuales comprometidos" , teóricos y hombres de acción, de las SS fue espantoso. Ingrao cita el caso del jurista y oficial de la SD Bruno Müller, a la cabeza de una de las secciones del Einsatzgruppe D, una de las unidades móviles de asesinato en el Este, que la noche del 6 de agosto de 1941 al transmitir a sus hombres la nueva consigna de exterminar a todos los judíos de la ciudad de Tighina, en Ucrania, se hizo traer una mujer y a su bebé y los mató él mismo con su arma para dar ejemplo de cuál iba a ser la tarea.


Christian Ingrao, retratado en Barcelona. MASSIMILIANO MINOCRI

"Resulta curioso que Müller y otros como él, gente muy formada, pudieran meterse así en la práctica genocida", dice Ingrao que ha presentado su libro en Barcelona, "pero el nazismo es un sistema de creencias que genera mucho fervor, que cristaliza esperanzas y que funciona como una droga cultural en la psique de los intelectuales".

LA BASE DE ‘LAS BENÉVOLAS’
Ingrao y Littell. Cualquiera que lea Creer y destruir percibirá los paralelismos con la novela de Jonathan Littell Las benévolas (2006).Ingrao la describe como “una réplica temática en ficción” de su trabajo, y recuerda que éste, que fue su tesis, circuló ampliamemente antes de la publicación de Las benévolas.
¿Max creíble? Max Aue, el protagonista de Las benévolas guarda muchos parecidos con los intelectuales del SD de Ingrao. “Excepto en lo de la homosexualidad y el incesto. Pero, claro, es un personaje de novela”. ¿No es demasiado refinado y esteticista para ser un SS? “Bueno, Heydrich leía mucho y tocaba el violín. Y no olvides que Eichmann leía a Kant”, responde.
También otro nazi tomado por Littell, Leon Degrelle (en su ensayo Lo seco y lo húmedo) presenta paralelismos con otro estudiado por Ingrao en su libro Les chasseurs noirs: Oskar Dirlewanger. El primero era favorito de Hitler y el segundo de Himmler.
El historiador recalca que el hecho es menos excepcional de lo que parece. "En realidad, si examinamos las masacres de la historia reciente veremos que hay intelectuales bajo el felpudo. En Ruanda, por ejemplo, los teóricos de la supremacía hutu, los ideólogos del Hutu Power, eran diez geógrafos de la Universidad de Lovaina. Casi siempre que hay asesinatos de masas hay intelectuales detrás". Pero, uno no espera eso de los intelectuales alemanes. Ingrao ríe amargamente. "Es cierto que eran los grandes representantes de la intelectualidad europea, pero la generación de intelectuales que nos ocupa experimentó en su juventud la radicalización política hacia la extrema derecha con marcado énfasis en el imaginario biológico y racial que se produjo masivamente en las universidades alemanas tras la Gran Guerra. Y entraron de manera generalizada en el nazismo a partir de 1925". Las SS, explica, a diferencia de las vocingleras SA, ofrecían a los intelectuales un destino mucho más elitistas.
¿Pero el nazismo no les inspiraba repugnancia moral? "Desgraciadamente, la moral es una construcción social y política para estos intelectuales. La Primera Guerra Mundial ya los había marcado: aunque la mayoría eran demasiado jóvenes para haber luchado, el duelo por la muerte generalizada de parientes y la sensación de que se libraba un combate defensivo por la supervivencia de Alemania, de la civilización contra la barbarie, prendieron en ellos. La invasión de la URSS en 1941 significó el retorno a una guerra total aún más radicalizada por el determinismo racial. Hasta entonces había sido una guerra de venganza, pero a partir de 1941 se convirtió en una gran guerra racial, y una cruzada. Era la confrontación decisiva frente a un enemigo eterno que tenía dos caras: la del judío bolchevique y la del judío plutócrata de la Bolsa de Londres y Wall Street. Para los intelectuales de las SS, no había diferencia entre la población civil judía que exterminaban al frente de los Einsatzgruppen y las tripulaciones de bombarderos que lanzaban sus bombas sobre Alemania. En su lógica, parar a los bombarderos implicaba matar a los judíos de Ucrania. Y si no sería el final de Alemania. Ese imperativo construyó la legitimidad del genocidio. Era 'o ellos o nosotros".

Así se explican casos como el de Müller. "Antes de matar a la mujer y el niño habló a sus hombres del peligro mortal que afrontaba Alemania. Era un teórico de la germanización que trabajaba para crear una nueva sociedad, así que el asesinato era una de sus responsabilidades para crear la utopía. Curiosamente Había que matar a los judíos para cumplir los sueños nazis".

Ingrao sostiene que los intelectuales de las SS no eran oportunistas, sino personas ideológicamente muy comprometidas, activistas con una cosmovisión en la que se daban la mano el entusiasmo, la angustia y el pánico, y que, paradójicamente, abominaban de la crueldad. "Las SS era un asunto de militantes. Gente muy convencida de lo que decía y hacía, y muy preparada". Pues resulta más preocupante aún. "Por supuesto. Hay que aceptar la idea de que el nazismo era atractivo y que atrajo como moscas a las élites intelectuales del país”.



LA BRIGADA DE CAZADORES SALVAJES DE DIRLEWANGER
Christian Ingrao es el autor también de un apasionante estudio sobre la Brigada Dirlewanger, la unidad de siniestra reputación que creó el comandante de las SS (ascendido luego a general) Oskar Dirlewanger para luchar contra los partisanos y que se nutrió inicialmente de delincuentes convictos de delitos relacionados con la caza. Les chasseurs noirs (Perrin, 2006) es un libro más asequible para un lector generalista que Creer y destruir aunque los dos tienen muchas cosas en común, y desde luego Dirlewanger es un buen ejemplo de la formación ideológica de un mando nazi. La brigada, denostada por muchos mandos del Ejército, participó en numerosas operaciones en el Este contra los partisanos granjeándose una reputación de brutalidad incluso en el marco de las unidades de las SS, que ya es decir. Ingrao apunta que combatía al estilo despiadado de la Guerra de los Treinta Años. Realizó acciones de exterminio de población civil y judíos e intervino en el aplastamiento de la sublevación de Varsovia de manera especialmente vil. Finalmente incorporó ¡presos políticos de izquierdas!, los únicos antifascistas que vistieron uniformes de las SS (la cosa no funcionó). Ingrao resigue la historia de la brigada (que acabó en fantasmagórica división de las Waffen SS) y la de su líder (que iba singularmente por libre en el ejército alemán). “El personaje es abyecto, por supuesto, pero fascinante”, señala. “Todos los testimonios coinciden en señalar que era un hombre carismático y valiente, casi estúpidamente intrépido". De sus 32 años de adulto, el "lansquenete nazi" pasó 19 en guerra. Capturado por los franceses al acabar la guerra, murió en junio de 1945 a causa de las palizas que le propinaron guardianes polacos.

viernes, 30 de junio de 2017

Nazismo: Encuentran diario alemán de 1943 en reliquias nazis

Encontraron un diario nazi de 1943 dentro de una de las gorras secuestradas en San Telmo
El hallazgo refuerza la idea de que son artículos originales
Infobae




Cuchillos, dagas, medallas, hebillas, un lienzo y gorras. En total fueron 76 los objetos nazis que secuestró la Policía Federal Argentina (PFA) durante un operativo en una galería del barrio porteño de San Telmo.

La autenticidad de los objetos con simbología nazi era una de las cosas que la División Unidad de Investigación de Conductas Discriminatorias de la PFA buscaba determinar, y una de las cinco gorras secuestradas en el local 3 de la Galería Inmaculada Concepción, ubicada en Defensa 845 brindó una pista inesperada.



Dentro del gorro militar los efectivos policiales hallaron una amarillenta y ajada hoja de un diario nazi publicado el 10 de diciembre de 1943. Se trata de una publicación que el NSDAP, el partido de Adolf Hitler, tenía en el "Gau" de Baviera. Los Gau eran las divisiones administrativas de la época del Tercer Reich, presididas por los "Gauleiter", que muchas veces eran viejos miembros de la agrupación del genocida, de los tiempos anteriores a su nombramiento como canciller en 1933.

Los cinco gorros militares fueron apenas una parte de los 76 objetos nazis hallados hoy durante un allanamiento en una galería en San Telmo. La PFA también encontró cuatro cascos, un birrete, cinco dagas, dos cuchillos, cinco hebillas, un lienzo y 53 medallas, todas ellas con simbología nazi como esvásticas, la cruz de hierro y el águila imperial.



Hasta el momento no hay personas detenidas, pero sí quedó imputado el dueño del local, que deberá presentarse ante el fiscal acusado de violar el artículo 3° de la ley 23.592, que regula los actos discriminatorios. Si es hallado culpable, podría ir a la cárcel por hasta tres años.

martes, 27 de junio de 2017

Vikingos: La espada nazi

La espada Sæbø una espada vikinga del siglo IX con una inscripción de esvástica 
Vintage News




La espada de Sæbø, también conocida como la espada de Thurmuth, es una espada Vikinga del siglo IX, encontrada en una carretilla en Sæbø, Vikøyri, en la región de Sogn de Noruega en 1825. Ahora se exhibe en el Bergen Museum de Bergen, Noruega. La espada tiene una inscripción en su hoja, que ha sido identificada como una inscripción rúnica que incorpora un símbolo de la esvástica por Stephens (1867). La hoja está mal preservada, y la inscripción apenas legible, pero si la interpretación de Stephens es correcta, la espada sería un ejemplo único de una espada de época vikinga con una inscripción de hoja rúnica.


Dibujo de George Stephens de la espada Sæbø y detalle de la decoración incrustada en el reverso 

La propia espada es categorizada como "Tipo C" por Petersen (1919), quien señala que es única en mostrar restos de un hilo metálico en los costados de la empuñadura superior, en comparación con otros especímenes del tipo que muestran crestas horizontales o protuberantes Bordes o menos frecuentemente incrustaciones de rayas forjadas o molduras sobresalientes que parecen ser imitaciones de hilo retorcido o liso. Se describe como una imitación de una inscripción de espada extranjera [continental] debido a la falta de paralelos en la tradición nativa. Hay una inscripción realizada en incrustaciones de hierro a lo largo del centro de la hoja, cerca de la empuñadura.


Dibujo de la inscripción publicada por Stephens 

La espada fue descrita en 1867 por George Stephens, un arqueólogo y filólogo inglés que se especializó en las inscripciones rúnicas de Escandinavia, en su libro


Los restos de la inscripción como en exhibición en Bergen Museum

La espada fue descrita en 1867 por George Stephens, un arqueólogo y filólogo inglés que se especializó en las inscripciones rúnicas de Escandinavia, en su libro Handbook ofthe Old-Northern Runic Monuments of Scandinavia and England. En este trabajo mostró un dibujo de la espada con una inscripción muy clara que comprende cinco runas o letras rúnicas con un símbolo de esvástica en el centro. Según Stephens, la inscripción dice "oh 卍 muþ" de derecha a izquierda. Interpretó que la svástica era usada en la escritura de los rebus para representar la sílaba þur para el dios Thor, y así amplió la lectura a "oh Þurmuþ", significando "Pertenece [a], Thurmuth". Esta lectura se inspiró en la idea de que la esvástica se utilizó como símbolo de Thor (más precisamente, del martillo de Thor) en el paganismo de la era vikinga nórdica. Fue objeto de discusión académica en el Congreso Internacional de Antropología y Arqueología Prehistórica en Budapest en 1876, donde la opinión predominante era que la esvástica representaba "bendición" o "buena suerte".


Espada vikinga (siglo VIII), encontrada en Sæbø, Hoprekstad, municipio de Vik i Sogn, condado de Sogn og Fjordane, Noruega. Exhibido en el museo de Bergen. Fuente


En 1889, en una reseña de un libro de AL Lorange, Stephens señaló que la espada había sido tratada con ácido mientras que en el museo danés, con el resultado de que la espada y su inscripción fueron gravemente dañados y, en consecuencia, la inscripción mostrada en un color En el libro de Lorange era indescifrable.

sábado, 24 de junio de 2017

Argentina: Todavía nos sorprendemos del Peronazismo

El refugio que Juan Domingo Perón brindó a los nazis, una verdad que incomoda
No es extraño que un anticuario de Olivos tenga 75 piezas nazis. Las localidades de Vicente López, San Fernando y Tigre fueron el asilo preferido de los criminales de guerra que ingresaron a Argentina durante el primer peronismo.

Por Silvia Mercado | Infobae
smercado@infobae.com



Rodolfo Freude y Juan Domingo Perón

De ningún modo es una casualidad que un anticuario de la zona norte de la provincia de Buenos Aires tenga en su poder 75 piezas con simbología del régimen nazi. Vicente López, Florida, San Fernando, Tigre fueron refugios para buena parte de los criminales de guerra, miembros de la SS y del partido nazi que vinieron a la Argentina desde 1946, cuando Juan Domingo Perón ganó las elecciones presidenciales, en parte, gracias al respaldo del empresario Ludwig Freude, considerado por entonces el alemán más influyente, incluso más que el propio embajador Edmund von Thermann.

Freude había conocido a Perón cuando éste revistaba en la Agrupación de Montaña de Mendoza, luego de haber pasado tres años en el lado Eje de Europa, tomando contacto con el fascismo y el nazismo en forma personal, y acompañando la avanzada alemana sobre Francia. En su libro El cuarto lado del triángulo, el profesor canadiense de historia latinoamericana Ronald Newton, escribió que "debido a que una de las especialidades más lucrativas de la Compañía General de Construcciones  de Freude era la construcción militar, había logrado desarrollado amplios contactos en el Ejército", incluyendo el joven Perón, ya que estaba construyendo una ruta entre San Juan y Mendoza.

Cuando el Eje cayó derrotado, y el agregado de negocios de la embajada norteamericana, John Cabot, le pidió al presidente de facto Edelmiro Farrell que extradite a Freude (considerado en Estados Unidos un agente nazi), se dispuso su expulsión. Pero el empresario presentó una solicitud urgente de naturalización, buscó defenderse legalmente y pudo zafar.


El filonazi pedófilo Perón y la resentida atorranta de Eva Duarte

Mientras tanto, el coronel Perón también había caído en desgracia y tuvo que presentar la renuncia a sus cargos como vicepresidente de la Nación, ministro de guerra y secretario de trabajo. ¿Dónde se refugió? En la casa de Rodolfo Freude, hijo de Ludwig, en el delta de Tigre, a donde Perón concurrió junto a Eva Duarte. De ahí fue llevado preso días después a la isla Martín García. Meses después, esa misma casa fue escenario, en mayo de 1946, de una pomposa fiesta de cumpleaños de la que ya se había convertido en Primera Dama. Por su lado, el hijo de Freude ya se había transformado en el primer secretario privado de Perón.

Quien más investigó la vasta red de agentes que trabajaron durante el peronismo original para rescatar criminales de guerra fue el periodista Uki Goñi, sobre todo para su excepcional obra La auténtica Odessa. La fuga nazi a la Argentina de Perón, un minucioso esfuerzo documental publicado en el 2002, que demuestra que esa organización, lejos de ser clandestina, trabajaba directamente desde la Casa Rosada.

Investigando en Bruselas los archivos del colaboracionista Pierre Daye, un escritor y "diarista compulsivo" que vivió en la Argentina, Goñi encontró detalladas descripciones de las reuniones del ex capitán de las SS Carlos Fuldner con Perón en la Casa de Gobierno, donde se decidía el listado de nazis que serían rescatados.

Para protegerlos, se puso en marcha un complejo mecanismo que empezaba en Suiza y el Vaticano, continuaba con barcos de la familia Dodero especialmente contratados para la misión  y terminaba en la mismísima Dirección Nacional de Migraciones, que fraguaba documentación y entregaba pasaportes con nombres falsos.

Se facilitaba así el ingreso de los criminales de guerra que en la Argentina pudieron confundirse con el resto de la población y mantener una vida normal. Solo unos pocos colaboraron, además, con el diseño y fabricación de algunas novedades tecnológicas de la época, como el avión Pulqui.


Josef Mengele

De este modo llegaron a la Argentina, entre 1946 y 1950, Josef Mengele, Adolf Eichmann y Eric Priebke, entre los 250 acusados de crímenes de guerra en las cortes europeas y miles de miembros del partido nazi y organizaciones como la SS, muchos de los cuales todavía no pudieron ser identificados.

Habiendo constatado que cada inmigrante tenía un número de legajo, Goñi pidió los archivos de cada uno y comprobó que no estaban, habían desaparecido. "Los habían limpiado". El periodista cuenta que "se armó un gran revuelo, y un día un funcionario me dice, '¿qué quiere que haga? ¿que le admitamos que nos ordenaron quemarlos en 1996? Nunca lo admitiremos'. Aún así hubo información valiosísima. Por ejemplo, que los expedientes de inmigración de Mengele y Priebke tienen números consecutivos, lo que muestra que fueron abiertos por una misma persona, al mismo tiempo".


Adolf Eichmann

Esa fecha, 1996 no puede ser casual. Y valdría una nueva investigación periodística. En 1992, el Ministerio del Interior que comandaba Carlos Corach ordenó por un decreto, el 232/92, "difundir la existencia y contenido" de toda la documentación en poder de los organismos estatales "vinculado al accionar de criminales nazis" en la Argentina. Dos años depsués esa decisión tomaba impulso y en 1997, finalmente, la DAIA publicó el "Proyecto Testimonio", dos tomos, 650 páginas, con 6000 imágenes documentales y 400 fotografías que daban cuenta de los trabajos para trasladar refugiados nazis de Alemania -u otros países de Europa a donde había logrado huir- a la Argentina.

El médico y antropólogo Mengele, tristemente famoso por sus macabros experimentos con prisioneros, vivió en Vicente López, en el barrio de Florida, donde trabajó como comercial de una empresa agrícola. Entre ese trabajo y viajes a Paraguay juntó dinero para comprar una empresa de carpintería y se pudo mudar a una casa más acomodada, en Olivos. Allí es donde lo encontró Simon Wiesenthal, el famoso cazanazis, pero Argentina rechazó la solicitud de extradición bajo la excusa de que ya no vivía en esa dirección. Murió en Brasil en 1979.

Eichmann, responsable directo de la solución final y de los transportes de deportados a los campos de concentración, utilizó el nombre de Ricardo Klement durante su estancia en Olivos, donde alquilaba un inmueble, para luego mudarse a la casa que se construyó en Bancalari (partido de San Fernando), donde trabajó como gerente en la fábrica de automóviles de Mercedes Benz. Tras las dificultades para la extradición de Mengele, fue raptado en la Argentina por un comando israelí en 1960, juzgado en Jerusalén y ejecutado en 1962. Sus últimas palabras antes de ser colgado fueron "¡Viva Alemania! ¡Viva Argentina! ¡Viva Austria!". En ese orden.


Erich Priebke

El oficial de la SS Priebke, responsable de la Masacre de las Fosas Ardeatinas, también vivió un tiempo en el norte de Buenos Aires después de haber logrado huir de su cárcel en Rimini, por la ayuda del grupo ODESSA, que tomó contacto con Fulder y lo hizo ingresar a nuestro país. Luego se instaló en San Carlos de Bariloche, otro de los destinos preferidos por los criminales nazis en la Argentina, donde dirigió el Instituto Cultural Germano Argentino Bariloche y sus colegios primario y secundario, el Instituto Primo Capraro. Cuando en 1994 trascendió su verdadera identidad, Italia pidió la extradición que le fue concedida a los pocos meses. Fue juzgado y murió en la cárcel en 2013.

Que haya peronistas que todavía sigan negando los lazos entre el nazismo y el peronismo original, el vínculo personal entre Perón y muchos criminales de guerra, el crucial aporte de recursos nazis para su llegada de al gobierno, la ausencia de críticas del fundador del movimiento al Holocausto y -por el contrario- el disgusto que expresó en reiteradas oportunidades a los tribunales de Nuremberg, es otra prueba más de la poca tolerancia a la verdad que sigue habiendo en la Argentina.

lunes, 8 de mayo de 2017

Entreguerra: La expedición científica de las SS al Tibet

Los nazis en el techo del mundo
Una extraña expedición SS al Tíbet
En 1938, una expedición SS dirigida por el zoólogo alemán Ernst Schäfer se trasladó al Tíbet, regresando con especímenes de valor inestimable. Muchos creen que realmente habían sido enviados a buscar una raza aria perdida, pero un nuevo libro argumenta que la verdad es más complicada.
Der Spiegel


 © Foto: Bernhard Riedmann / DER SPIEGEL Por Matthias Schulz

El Museo de Historia Natural de Berlín, incluso más allá del famoso esqueleto Tyrannosaurus Rex en su sala de exposiciones, es bien conocido por sus preciados artefactos naturales y es considerado una colección de clase mundial. Es uno que incluye unas 3.500 aves momificadas mantenidas en gabinetes altos - artículos muy valorados que fueron adquiridos hace unos 80 años por un oficial de la SS en el techo cubierto de nieve del mundo.


"En la vertiente sur del Himalaya, el subcontinente indio tropical se desplaza contra el hielo de Asia central", explica la comisaria Sylke Frahnert. "Como resultado del choque entre estas zonas ecológicas, grupos de fauna completamente diferentes se han mezclado allí". Los taxonomistas y los genetistas hacen frecuentemente la peregrinación a la colección de Berlín, donde se han descubierto 10 especies de aves previamente desconocidas a lo largo de los años.

Pero la historia de los artefactos es desafortunadamente oscura. Poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el zoólogo Ernst Schäfer viajó al Tíbet en nombre del líder de las SS Heinrich Himmler ya pesar de la prohibición del gobierno, rápidamente comenzó a matar pájaros para llevarlos a casa como muestras.

La expedición alemana de 1938-39 es considerada como una de las incursiones más polémicas en la ciencia moderna. El equipo de Schäfer midió cabezas humanas, se sentó en tiendas de caballos de yak y derribó las comidas de albóndigas de Prusia Oriental de un solo trago con los funcionarios locales, que calificaron las frivolidades de beber alemanas como "taza seca".


La expedición regresó con 7.000 muestras de semillas de flores silvestres, variedades de grano y otra flora. Estos se encuentran ahora en el Instituto Leibniz de Genética Vegetal en Gatersleben, una ciudad en el centro de Alemania. Los hombres también trajeron máscaras de madera y muebles extraños, 17.500 metros (57.400 pies) de película usada y una carta del jefe de Estado tibetano a "Su Excelencia, el Sr. Hitler".

La cuestión de por qué la carta nunca llegó a su destino (y ahora se encuentra en la Biblioteca Estatal de Baviera) es tan misteriosa como el resto de la expedición. Según los informes, Himmler había ordenado al grupo que buscara una "raza raíz" con cabello rubio y rizado - los arios originales. Los alemanes también estaban interesados ​​en encontrar razas de caballos resistentes al frío para la economía de guerra.

El servicio de inteligencia británico, que observó la marcha alemana por la India británica con sospecha, sospechó espionaje. El historiador Wolfgang Kaufmann, por su parte, cree que los nazis querían explorar la zona donde las esferas de interés de Japón y Alemania, los esperados ganadores de la próxima guerra, chocarían.

Un nuevo libro en alemán, "Nazis in Tibet", de Peter Meier-Hüsing, un erudito religioso de la ciudad de Bremen, en el norte de Alemania, examina las verdaderas razones detrás de la misión. Hüsing investigó archivos y documentos originales para su libro y concluyó que el viaje al Himalaya cubierto de nieve no era una misión de comando secreta cuidadosamente planeada por la SS, sino una trofeo de caza por un brillante investigador y aventurero que había llegado en parte por casualidad .

Schäfer era un "excelente tirador" y un trampero, obsesionado por la soledad del desierto y disgustado por los "suaves cojines" de la civilización, escribe Meier-Hüsing. Los funcionarios coloniales británicos lo llamaban fuerte, temperamental y bien educado, pero también infantilmente vano.



Un talentoso explorador

Había adquirido su talento a una edad temprana. El hijo de un ejecutivo de negocios, Schäfer había cazado ciervos en la región de Odenwald como un adolescente antes de comenzar sus estudios de zoología a la edad de 19. Más tarde entró en contacto con el millonario estadounidense Brooke Dolan II, que estaba planeando una expedición a relativamente inexplorado occidental China y necesitaba un compañero capaz.

En 1931, los dos jóvenes se zambulleron en los lejanos bosques de bambú, donde el alemán demostró ser un excelente cazador, de tal manera que sus troncos pronto se llenaron de raras pieles de animales, incluyendo gorales de cabra, serows y takins. También mató a un panda - una primera.

La Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia estaba tan entusiasmada con su incursión zoológica que hizo de Schäfer un miembro. De regreso a casa, el joven estudiante de ornitología escribió un relato largo y mejor vendido de sus aventuras y se unió a las SS en 1933. Pero eso no le impidió responder una vez más a la llamada de la naturaleza, pasando casi dos años en la intacta La región de las cabeceras del río Yangtze Kiang con "Yankee" Dolan.



La estrella de la zoología naciente pasó su cumpleaños de 26 bebiendo whisky y jugando al golf en el rancho de lujo de los Dolans. Los estadounidenses recurrieron a este Indiana Jones de zoología, mientras sus benefactores alemanes, entre ellos el jefe de la prensa extranjera del Partido Nazi Ernst Hanfstaengl y el cónsul general alemán en Shanghai, buscaron partidarios en el Tercer Reich para una expedición que Schäfer planeaba al Tíbet.

En ese momento, el reino del Dalai Lama parecía una fortaleza aislada llena de secretos naturales. Los británicos habían abierto ya forzosamente el Tíbet cuando invadieron el país con 3.000 soldados en 1903. Usando ametralladoras, degollaron a los soldados locales, que montaron potros y armados con lanzas. Pero la región sigue siendo semi-autónoma, rechazando el progreso y rechazando la entrada a los extranjeros.

Cuando Himmler se enteró de los audaces planes para la expedición, inmediatamente expresó su interés, y en la primavera de 1936, envió un cable transatlántico que decía: "Regreso a Alemania solicitado". Schäfer obedeció.

Más tarde llamó a la alianza con Himmler, quien se convirtió en el arquitecto del Holocausto, su "mayor error". El autor Meier-Hüsing, sin embargo, describe a Schäfer como un oportunista que tenía un "enorme deseo de reconocimiento".

La negociación faustiana del joven erudito con las SS pronto lo llevó a la órbita de la Sociedad "Ahnenerbe" de Himmler, cuyos miembros defendían la "Welteislehre" (teoría mundial del hielo), que sostenía que había una "cultura original nórdico-atlántica" que era Destruido cuando una luna se estrelló contra la Tierra, y que los restos de esta super-raza sobrevivieron sólo en el Himalaya.

'Absolutamente mistificado'

Karl Maria Wiligut, ex coronel del ejército austro-húngaro, había inventado esta tontería, creyendo ser una encarnación del dios alemán Thor. Cuando Schäfer visitó al charlatán en su villa en el distrito de Dahlem en Berlín, dejó escapar sus profecías, aparentemente mientras estaba en el opio.

Es este aspecto de la misión del Tíbet que los esotéricos de derecha se engancharon. En las novelas y en los sitios web nazis, el zoólogo sigue siendo retratado como un sirviente de Hitler en busca del Santo Grial.

Este absurdo culminó en el llamado "Buda del espacio", que emergió hace unos años. La escultura está adornada con una esvástica inversa, un símbolo de suerte en el Lejano Oriente. La escultura tenía unos 1.000 años de antigüedad y formaba parte del botín de la misión de Schäfer. Un análisis realizado por el Instituto de Planetología de Stuttgart mostró que el ídolo fue hecho a partir del meteorito ferroso Chinga, que cayó hace más de 10.000 años entre Siberia y Mongolia.

Fue un resultado asombroso, pero la decepción pronto siguió: el material es de hecho desde el espacio, pero el Buda mismo fue hecho por un fraude moderno. Al parecer, un individuo desconocido había intentado crear una leyenda fuente dramática para el objeto con el fin de aumentar su valor.

La expedición fue "absurdamente desconcertada", dice Meier-Hüsing. La burla de Himmler sobre los arios originales no significaba nada para el líder de la misión, insiste. El presidente de la Sociedad Ahnenerbe estaba a veces tan irritado con Schäfer que quería retirarse del proyecto. Himmler finalmente asumió el patrocinio y, con el golpe de una pluma, convirtió a todo el equipo en oficiales de SS. Pero no proporcionó casi ningún financiamiento.

Sin embargo, las insignias nazis en los cascos tropicales de los exploradores fueron suficientes para alarmar a los británicos. Cuando los "Vikingos de la Ciencia" comenzaron su viaje en abril de 1938, no tenían documentos de entrada para la India británica, y el Imperio bloqueó su camino.

Pero el líder de la expedición aplicó su encanto. Después de llegar a Calcuta, tomó un tren de 36 horas por el país y solicitó una audiencia con el virrey de la India, Lord Linlithgow. Él era "tan patético y servil", según un memorándum de la autoridad colonial, que los británicos prometieron su ayuda.

El carrusel diplomático también se estaba convirtiendo en Londres. El almirante británico Sir Barry Domvile, un antisemita y amigo de Himmler, intervino personalmente con el primer ministro británico Neville Chamberlain, quien finalmente dio luz verde a la expedición con el espíritu de apaciguamiento.

Pero la visa que se emitió sólo era válida para el principado de Sikkim, un pequeño país alto en las montañas. ¿Qué podrían hacer los alemanes? Estaban atrapados en la India con toneladas de equipo.

Entrada al Tibet

Sin esperar otro permiso, emprendieron su expedición de todos modos. Ya era junio cuando comenzaron su viaje en Darjeeling, usando carros de bueyes y caballos. Las pesadas nubes de las llanuras bengalíes construidas contra las cordilleras del Himalaya mientras la caravana comenzaba a trepar por caminos fangosos hacia los majestuosos picos.

La caravana se detuvo temporalmente en el paso de Kongra La. El Tíbet, con su misteriosa vida silvestre, estaba al otro lado del paso de 5.130 metros, pero los aventureros de las SS no tuvieron más remedio que establecer un campo base cerca de la frontera.

Por la noche, la melancólica Schäfer se sentaba en su tienda leyendo el Fausto de Goethe. Su esposa había sido asesinada antes de la expedición en noviembre de 1937, después de haber sido golpeada en la cabeza por una bala perdida durante una caza de patos.

La música de baile procedente de una radio de onda corta que habían traído secretamente de Berlín no era suficiente para levantar su estado de ánimo, ni la comida monótona, que consistía en "fideos, nada más que fideos".

Pero entonces surgió una oportunidad. Un administrador tibetano de la frontera visitó el campamento de los alemanes y Schäfer halagó al hombre, le sirvió té y pasteles y le dio botas de goma, galletas Bahlsen y un colchón de aire. A cambio, el hombre usó su poder de persuasión para solicitar una visa para Lhasa.

Fue exitoso. Después de semanas de espera, el consejo de ministros del Tíbet permitió que el "maestro de cien ciencias" visitara la capital cerrada del budismo tibetano, pero sin equipo científico. A él tampoco se le permitió "matar aves o mamíferos", lee el permiso.

El 22 de diciembre de 1938, los hombres de la SS entraron en la meseta prohibida y dos días más tarde, decoraron un árbol de Navidad con oropel hecho en casa. Después de la víspera de Año Nuevo, la temperatura bajó a -35 ° C y quemaron el estiércol de yak como combustible.

A pesar de la prohibición, el equipo había traído consigo su equipo técnico. Caminaron por 400 kilómetros a través de estepas cubiertas de nieve, a través de tormentas de hielo y granizo. Cuando llegaron a Lhasa, los alemanes parecían vagabundos. "Tenían el pelo rubio, los ojos azules y las barbas sucias y desaliñadas", observó un tibetano.

Había 25.000 personas que vivían en la ciudad santa en ese momento y aproximadamente el mismo número de monjes budistas vestidos de rojo vivían en los tres monasterios del gobierno en el área circundante. El Potala masivo, la sede del gobierno, estaba en el centro de Lhasa.

A diferencia de los vistosos y rígidos funcionarios británicos en Lhasa, los alemanes permanecieron vestidos y relajados, incluso después de su primer baño. Su afición por la bebida se convirtió rápidamente en el tema de la ciudad: invitaron a los notables de Tíbet a numerosas fiestas, donde la cerveza Chang fluía libremente y las canciones alemanas se tocaban en el gramófono.

A pesar de haber sido enviado por "la raza maestra aria" para buscar "por primos olvidados en el Este", escribe Meier-Hüsing, el equipo no se puso al aire. Lo que se denominó oficialmente una reunión de las "esvásticas occidentales y orientales" fue, de hecho, una "fiesta indolente".

Documentación y Medidas Invasivas

Pero los alemanes también estaban ocupados recolectando e investigando. Mataron a mamíferos y aves, completaron mediciones geomagnéticas y realizaron estudios etnológicos. Filmaron a sacerdotes y funerarios borrachos que realizaban enterramientos clásicos del cielo, que implicaron cortar los cadáveres y lanzar las piezas a los buitres. La tripulación era tan intrusiva con su cámara en algunos de estos rituales que los hombres eran casi linchados.

El comportamiento del antropólogo Bruno Berger fue especialmente atroz. Utilizó una brújula, unas pinzas de cráneo y un dispositivo para la mandíbula inferior para medir los cuerpos de los residentes locales. También untó un material llamado Negocoll sobre las caras de los sujetos de prueba para hacer impresiones de cráneo.

En sus expedientes, los británicos acusaron a los alemanes de comportamiento grosero, describiendo a Schäfer como un "sacerdote del nazismo", pero su evaluación también contenía un toque de celos.

A pesar de la crítica británica, Schäfer se levantó cada vez más en favor. Como maestro de lo que Meier-Hüsing llama "declamaciones halagadoras", incluso convenció al gobernante del estado, Radreng Rinpoche, de extender el permiso del grupo por otros seis meses. De acuerdo con un memorando de las SS de finales de 1939, Schäfer también ofreció secretamente armas al regente, aunque hoy no está claro si algo salió de ello.

La misión - una extraña mezcla de espionaje, juerga borracha y una incursión zoológica - terminó tres semanas antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial. Además de los más de 3.000 cadáveres de aves, el grupo se llevó a casa 2.000 huevos, 400 cráneos y pieles de mamíferos, así como reptiles, anfibios, varios miles de mariposas, saltamontes, 2.000 objetos etnológicos, minerales, mapas topográficos y 40.000 - fotografías blancas.

Muchos de estos tesoros aún están escondidos en los archivos de hoy, frunció el ceño debido a su asociación con los nazis. Schäfer cayó en una oscuridad similar. Si se hubiera trasladado a los Estados Unidos a tiempo, probablemente se habría metido en el panteón de grandes descubridores. Pero en la Alemania de la posguerra, estaba manchado de nazismo y apenas fue absuelto en su juicio de desnazificación. Finalmente, terminó escribiendo para una revista de caza alemana.

sábado, 6 de mayo de 2017

SGM: Un sobreviviente de Treblinka y su testimonio

El estremecedor testimonio de un judío que sobrevivió a siete campos de concentración y perdió a toda su familia
Pero no perdió la memoria. Esa lucidez que le permite conservar el horror de cada día en ese infierno, y que también trasmite una advertencia: cuidado, porque la historia puede repetirse
Por Alfredo Serra | Especial para Infobae




Nada puede reemplazar a sus palabras. Nada. Su testimonio, atroz y luminoso al mismo tiempo, es también la voz de los seis millones de judíos masacrados por el nazismo, y de los que sobrevivieron en ese infierno para contarle al mundo el mayor crimen de la historia.

Lo dejo hablar. Y en todo caso, completo su retrato.

Se llama Moisés Borowicz. Tiene 86 años empezados en Sokoly, entonces un pequeño pueblo de Polonia.


Polonia. El primer botín y el primer crimen de Hitler. Primer día de septiembre de 1939.

Fue fácil arrasar con todo. Vidas y almas.


Moisés estuvo en siete campos de concentración: los motores del diabólico plan nazi: el exterminio del pueblo judío. De cada hombre, mujer, niño, allí donde estuviera.

Perdió a toda su familia. Padres, dos hermanos, y la felicidad de vivir moliendo harina: algo de lo más noble de la Tierra.
Doce empleados hubo en ese molino. Pero nada quedó.

Cuando llegaron los nazis, los Borowicz buscaron refugio entre otros molineros. Y conocieron la traición. Uno de su misma sangre que les prometió pan y casa… los entregó a los nazis.

Muchas almas ya se habían corrompido. Por interés o por miedo. Pero siempre traición.

Huyeron a tiempo. Se perdieron en un bosque. Cavaron un hoyo: su bunker. Pero los nazis descubrieron el escondite, y los rodearon. En este punto hay que detenerse. Oírlo. Y escribir aquí esas palabras, para que voz y letra perduren.



Un soldado disparó su fusil contra un árbol. Un pájaro cayó muerto. El soldado le dijo a la madre de Moisés: "Este muchacho tiene destino de vivir, porque cuando escapaba quise matarlo, pero se me trabó el fusil. Y ahora la bala salió para matar un pájaro".

Los arrastraron, siempre a palos y a humillaciones, al gueto de Bialystock. Los separaron: el más doloroso preludio del crimen. Por un lado sus padres, por otro él y sus hermanos.

El tren arrancó.
Al pasar por Treblinka (otro campo de horror) dejaron dos vagones. Que ya no eran vagones: eran cámaras de gas. El método del que se ufanaban los nazis: matar a miles en el menor tiempo posible y con el menor gasto.
En esos vagones y así murieron sus padres.

El tren siguió. Muchos, desesperados, se tiraron. Pero los recibieron los fusiles y las ametralladoras. Uno de ellos fue el hermano de Moisés.

El calvario se alargó. Los dos fueron prisioneros del campo Majdanek, y después al Blyzin. Allí… ¡tifus! Su hermano se enferma. Lejos de atenderlo, lo tiran al piso en una de las infectas barracas, y cada día le dan un pedazo de pan negro y "un poco de agua negra que llamaban café" (Moisés dixit).


Muere al fin su hermano. Uno más de la espantosa disyuntiva: ¿mejor morir y liberarse, o soportar el horror hasta que la providencia tire un naipe a favor?

Moisés también se enferma, también lo tiran… pero se salva y vuelve a trabajar en el oficio que fingió, y del que nada sabe: talabartero.

Ese infierno que ni Dante imaginó se multiplica. Moisés pasa, penuria a penuria, por los campos de Plaszow, Wielicza, Mauthausen, Melk, Ebensee.

Ahora es 6 de mayo de 1945.
Hitler se ha matado con cianuro y bala el 30 de abril.
Nada queda del Tercer Reich, salvo los criminales que encontrarán refugio en países no menos cómplices. Brasil, Paraguay, Bolivia… y el nuestro.

Los soldados norteamericanos que liberan Ebensee, al poner el pie en esa pesadilla, vomitan. No pueden soportar ni por un minuto lo que Moisés soportó años.

Moisés y todos los que murieron en los campos, y el puñado de sobrevivientes. Judíos. Gitanos. Negros. Homosexuales. Lisiados. Todo lo que no fuera de la raza superior. Los arios… que violaban mujeres y mataban niños a palos y patadas.



O como aquel soldado ario… que ayudó a una niña de tres años a subir los escalones hacia la cámara de gas, porque sus piernas eran demasiado cortas.

O como, según me confió León, otro sobreviviente, el soldado ario que ante el ruego de una madre… mató a su hijo aplastándole la cabeza con su bota.

Moisés llegó a la Argentina en 1947. Dos veces viudo. Tres hijos varones. Nueve nietos. Se resistió por años, pero volverá a Polonia para ver a Sokoly, su aldea, por última vez.

Y después a Israel para celebrar el día de la Independencia.
Y de regreso… seguir contando.

Porque como rogó un judío mientras lo llevaban a la cámara de gas "Buenas gentes, cuenten… Buenas gentes, no olviden", para eso sigue sobre la Tierra.

El relato completo de Moisés Borowicz en el acto por el Día del Holocausto

jueves, 4 de mayo de 2017

SGM: Polonia reescribe la Historia con autoindulgencia

Polonia reescribe su historia de la II Guerra Mundial
Un instituto oficial publica una lista con casi 9.000 guardias de Auschwitz, casi todos alemanes, que siembra dudas entre los historiadores

GUILLERMO ALTARES - El País


Guardias de la SS en el campo nazi de Auschwitz.

¿Se puede ser víctima y verdugo en un mismo conflicto? Polonia se enfrenta desde hace años a ese dilema: fue uno de los países que más sufrió en la Segunda Guerra Mundial, pero, a la vez, ciudadanos polacos cometieron actos atroces contra judíos durante el conflicto. Sin embargo, los historiadores que han tratado de sacarlos a la luz se han enfrentado a duras campañas, incluso a problemas legales, desde la llegada al poder del Gobierno ultraconservador de Ley y Justicia (PiS). El Instituto Polaco de la Memoria Nacional (INR), promovido desde el Estado, difundió  recientemente en su web los nombres de casi 9.000 guardias que trabajaron en el campo de exterminio nazi de Auschwitz. La lista ha sido bien recibida por historiadores y juristas, que consideran que representa una oportunidad para señalar y perseguir a los perpetradores, pero también ha generado ciertas dudas sobre las motivaciones políticas que esconde.


"Las autoridades polacas están llevando a cabo una política histórica radical, que tanto dentro como fuera del país presenta una visión muy idealizada del pasado nacional", explica el historiador Jan Grabowski. Polaco exiliado durante la dictadura comunista, hijo de un superviviente del Holocausto, profesor de la Universidad de Ottawa (Canadá) y uno de los grandes historiadores del exterminio, Grabowski ha publicado un libro sobre el antisemitismo en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, Caza de judíos. Traición y asesinato en la Polonia ocupada por los nazis, traducido a varios idiomas y que recibió en 2014 el premio Internacional del Yad Vashem, institución oficial israelí constituida en memoria de las víctimas del Holocausto.

La positiva recepción internacional de su ensayo, sobre todo en Alemania, provocó un aluvión de críticas por parte de la web ultraconservadora Fronda.pl, contra la que ganó una querella por difamación. Ese mismo medio calificó de “antipolaca” la película Ida, ganadora del Oscar en 2015, que también trataba el antisemitismo en la Polonia ocupada por los nazis. Jan T. Gross, profesor de la universidad estadounidense de Princeton y gran pionero en el estudio del antisemitismo polaco con su libro Vecinos, padeció también una ofensiva desde el Gobierno –con amenazas de querellas por parte del fiscal general incluidas– por haber escrito que “los polacos mataron más judíos que alemanes durante la guerra”.

“De acuerdo con un número interminable de declaraciones, conferencias y publicaciones apoyadas por las autoridades polacas, la principal característica de esa sociedad durante el Holocausto fue la ayuda que proporcionaron a sus conciudadanos, judíos perseguidos. Eso es, naturalmente, totalmente falso”, prosigue Grabowski desde Ottawa en una entrevista por correo electrónico. "En Polonia existía muy poca simpatía hacia los judíos que estaban siendo asesinados en masa, y la gente que se arriesgó a ocultarlos se enfrentaba ante todo a una posible denuncia por parte de sus vecinos".

Preguntado sobre si los historiadores que tratan estos asuntos sensibles pueden acabar siendo perseguidos en Polonia, respondió: “Todavía no, pero el Parlamento está tramitando una ley sobre la historia que impondrá penas de hasta tres años de prisión a quienes se atrevan a sostener que la sociedad polaca fue cómplice con la Shoah". Esta norma prevé también la persecución de aquellos que utilicen la expresión "campos de exterminio polacos" en vez de "campos de exterminio nazis en Polonia". Históricamente, no hay duda de que la segunda expresión es la correcta, porque los polacos no tuvieron nada que ver ni con la instalación ni con el funcionamiento de estos campos de la muerte. Sin embargo, el debate no está en torno a lo que ocurrió en los seis campos de exterminio nazis en Polonia –Chelmno, Belzec, Sobibor, Treblinka, Auschwitz-Birkenau (parte del complejo de Auschwitz) y Majdanek–, sino a lo que ocurrió fuera de ellos, que es lo que narran Gross o Grabowski en sus obras.

Cazas de judíos

En Caza de judíos, el historiador asentado en Canadá se basa en documentos de diferentes archivos que recogen procesos en los que se juzgaron casos de crímenes antisemitas durante la ocupación, perpetrados por ciudadanos polacos. Narra también lo que se conoció como Judenjagd, o Cazas de judíos, cometidas casi siempre por polacos, en las que participaron desde bomberos hasta campesinos. Según Grabowski, fueron asesinados así más de 200.000 judíos.

Para muchos observadores, la publicación de la lista de guardias de Auschwitz se enmarca en esta polémica porque la inmensa mayoría de los nombres que aparecen en ella son alemanes. En cambio, según el Instituto Polaco de la Memoria Nacional, el objetivo es señalar a los culpables del peor centro de la muerte del Holocausto, en el que fueron asesinadas 1,1 millones de personas, la inmensa mayoría judíos, y subrayar el fracaso de la justicia internacional en la persecución de los crímenes nazis. "Hemos publicado la lista más amplia y creíble con datos de los SS que trabajaron en Auschwitz, que incluye 8.502 nombres de guardias. Han sido necesarios años de investigación", señalan fuentes del Instituto. “El sistema internacional de justicia ha fracasado en la persecución de los crímenes que se cometieron en Auschwitz. La mayoría de los culpables nunca fueron procesados”.

En cuanto al hecho de que todos los nombres que aparecen en la lista sean alemanes, las mismas fuentes responden: “Todos los guardias de las SS eran alemanes y sus orígenes y familias eran comprobados por una oficina especial, responsable de la pureza racial de las SS en la Alemania nazi".

Efraim Zuroff, uno de los últimos cazadores de nazis, responsable de la oficina en Jerusalén del Centro Simon Wiesenthal, afirma: “En principio, es positivo que se haya difundido la lista, aunque el motivo real es aparentemente político y forma parte de una campaña del Gobierno polaco para enfatizar que Auschwitz era un campo nazi, no polaco, y que no sirvió allí ningún polaco”. Zuroff asegura que, efectivamente, la mayoría de los guardias de Auschwitz eran alemanes, aunque también había Volksdeutsche, personas de origen alemán que vivían en Europa del Este. La lista, recalca, es importante desde un punto de vista penal, porque una legislación alemana reciente decreta que el solo hecho de haber trabajado en un campo de exterminio es un delito en sí, cuando antes había que demostrar que se hubiese participado en crímenes concretos.

En otras palabras, antes había que demostrar con testigos y documentos que habían cometido asesinatos, ahora basta con demostrar que estuvieron en Auschwitz. En cualquier caso, tanto la lista como la polémica llegan muy tarde para los verdugos, la mayoría de los cuales han muerto sin haber sido procesados, y sobre todo para las víctimas de uno de los periodos más negros de la historia de la humanidad, que nunca acaba de cerrarse.