Mostrando entradas con la etiqueta Fuerzas Especiales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fuerzas Especiales. Mostrar todas las entradas

domingo, 3 de diciembre de 2017

SGM: El mito de las Waffen SS

El mito alrededor de la Waffen-SS, los asesinos al servicio de Adolf Hitler que pretendieron eternizarse como una fuerza de elite

Antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial la propaganda nazi elevó a estos impiadosos criminales como héroes. La verdad detrás de la mentira de Himmler y Goebbels



Por Laureano Pérez Izquierdo
Director de Infobae América | laureano@infobae.com
Infobae

Los submarinos alemanes pudieron torcer el curso de la guerra; Adolf Hitler se adelantó a un ataque de Joseph Stalin; el soldado norteamericano no sabía combatir; la Waffen-SS estaba compuesta por soldados de elite. Estos cuatro enunciados y otras 19 fábulas creadas en torno al mayor y más sangriento conflicto bélico del Siglo XX, fueron seleccionados por Jean Lopez y Olivier Wieviorka en su obra Les mythes de la Seconde Guerre Mondiale (Los Mitos de la Segunda Guerra Mundial).

El texto, que contó con la colaboración de reconocidos académicos dedicados a la investigación de esa contienda, trata de forma detallada algunas versiones que se establecieron como verdades absolutas antes, durante y después de aquella guerra. Esos prejuicios, como relatan sus autores en la introducción de la obra, fueron creados por años por la maquinaria siniestra de Joseph Goebbels, eficaz divulgador del régimen nazi.

Desde las oficinas de su Ministerio para la Ilustración Pública y Propaganda, Goebbels alimentaba los mitos que se repetirían sistemáticamente por los medios masivos del Tercer Reich y por la expansiva cartelería pública que inundaba las calles de la Alemania nazi y las ciudades conquistadas. Fue allí que instrumentó un plan para que la población percibiera a Erwin Rommel como un estratega a la altura del mismísimo almirante Horatio Nelson. O hizo lo posible para que la asesina Waffen-SS fuera vista por rivales y propios como una fuerza de elite.


Los soldados formados bajo la Waffen SS no fueron ni más valientes ni más bravos que sus pares de la tradicional fuerza regular militar alemana. Sólo los distinguía su emparentamiento ideológico con el nazismo

El capítulo dedicado en Les Mythes… a estos supuestos "combatientes de vanguardia" fue abordado por el historiador Jean-Luc Leleu y enumera y describe con detalle quirúrgico las mentiras que se tejieron para que estos oficiales fueran vistos como miembros de una brigada militar perfecta.

De acuerdo a Leleu, la idea de que "el fanatismo llevó a los soldados SS a despreciar el peligro en los campos de batalla" fue instalada en el pueblo alemán a partir de finalizado el primer invierno en la guerra del este, el bautismo de fuego de esa temible -y presumiblemente eficaz- fuerza. "Para definir el elitismo militar hay que hablar de la capacidad de un cuerpo de tropas para cumplir su misión con rapidez y eficacia, es decir, con el mínimo de pérdidas", indica el autor, algo lejano a la realidad vivida por los agentes de la Waffen-SS.

La Orden Negra -como internamente se llamaba a sí la SS- rendía culto al elitismo racial. Los candidatos para formar parte de este escuadrón asesino ideologizado eran seleccionados "según criterios médicos de altura, de apariencia física y de ascendencia". Este crédito que esgrimían con orgullo sus miembros les garantizaba ante el pueblo alemán un ficticio plus de gallardía, completando los parámetros de pureza que pretendía el régimen nazi. Si se formaba parte de la SS era porque se contaba con credenciales raciales inmaculadas. Se era superior por azar del ADN, según la premisa.


La propaganda y el lobby interno de Himmler hicieron que Adolf Hitler sintiera debilidad por las tropas de la Waffen SS, unos asesinos ideologizados al servicio del Tercer Reich

Pureza racial, pureza ideológica. La Waffen SS fue una fuerza político-militar que respondía directamente a los altos mandos del Partido Nacionalsocialista. Decían configurar una elite de pureza aria

"El autoproclamado elitismo de la SS se basaba, además, en su certeza de encarnar la ideología nacionalsocialista más pura y de ser entonces el órgano ejecutivo más confiable al servicio del régimen y de su jefe, Adolf Hitler", explica Leleu.

Pero además, las virtudes que hacen de un soldado un buen soldado no fueron cumplidas por aquellos que poseían la doble S en forma de rayo en sus uniformes. Con una instrucción militar deficiente, muchos de los primeros suboficiales contaban con una formación inferior -en tiempo y en calidad- a la que podía encontrar un conscripto del Heer, el ejército de la Wehrmacht, la tradicional Fuerzas Armadas alemanas.

Mientras que los candidatos SS recibían una instrucción que se extendía entre 10 y dieciséis meses -en los primeros años de su creación a mediados de los años 30-, las fuerzas terrestres clásicas contaban con una formación de veinticuatro, con más equipamiento, mayores herramientas y oficiales más experimentados. Pero claro: la tentación de pertenecer a un cuerpo de elite -racial, al menos- que respondiera apasionadamente a las órdenes de Hitler era irresistible.

Una vez en el terreno de combate y a pesar de su escaso "valor profesional", "las derrotas puntuales no lograron disminuir la voluntad de esas tropas de pertenecer a la elite. Las represalias contra los civiles y los militares capturados los ayudaron a borrar los fracasos", narra el autor. Es así como recuerda la cruda ejecución de un centenar de prisioneros de guerra británicos en Wormhout en mayo de 1940, lo que dejó en claro la bajeza y falta de disciplina militar que presentaban en la arena.


El temible Heinrich Himmler en un campo de prisioneros de guerra (Getty Images)

Su temeridad fue disfrazada de valentía por el responsable propagandístico. Es que los números fueron contundentes durante sus campañas. A los cinco meses de iniciada la Operación Barbarroja, el 9% de los efectivos de campaña de la Waffen-SS había muerto. "Una tasa de mortalidad dos veces superior a la del ejército de tierra, aunque no hicieron ninguna autocrítica ante esta sangría", expresó Leleu. Lo que sí enfrentaron fue un cambio en la formación de las tropas, a cargo de un ser tan demoníaco como fanático: Theodor Eicke, ex comandante de las formaciones de guardias de los campos de concentración. Este militar de alto rango dentro de la SS consiguió mejorar la capacidad de sus hombres.

"Los soldados SS carecían de una instrucción exhaustiva en aspectos fundamentales del combate de infantería: lucha en la selva o de noche, capacidad de camuflarse y atrincherarse rápidamente, mantenimiento de una estricta disciplina de fuego", dice el académico. Fue por eso que los altos mandos -ante la evidencia de la falta de profesionalismo militar y eficacia de sus tropas- pasaron por encima de las cadenas de mando para adquirir mayor cantidad de unidades blindadas que balancearan su déficit sobre el terreno.

Sin embargo, el aprendizaje en el manejo masivo de tanques no fue sencillo y en su debut debieron sabotear una treintena de Panzer para que no cayeran impolutos en manos de los soviéticos. Fue durante la Segunda Batalla de Járkov, cuando los rusos recuperaron la ciudad de manos alemanas, aunque finalmente terminarían perdiéndola en una tercerae contienda.

A la falta de solvencia de sus soldados auf dem Boden, la Waffen-SS sumaba ahora un eslabón más en su deficiente aprendizaje y formación: su impericia táctica para desplegar sus temibles tanques, un armamento blindado envidiado -y admirado- por propios y enemigos. El curso de conocimiento demandó varios años a esa fuerza político-militar. La Segunda Guerra Mundial no estaba ni cerca de definirse y la Alemania nazi se presentaba en su infame esplendor.

Pero la utilización de pequeños momentos de esa tropa ideológica fue aprovechada por Himmler al extremo. Cualquier suceso, por insignificante que fuera, era presentado por el genocida como una muestra de la gallardía de sus integrantes. De inmediato hacía llegar la supuesta "hazaña" hasta oídos de Hitler, lo que daba mayor crédito a la "tropa del Partido". Esto le permitía al militar a solicitar al dictador mayores recursos para sus hombres. Fue así que tras el fracaso de la Operación Barbarroja en 1941, Hitler empezó a considerar a la Waffen-SS como "el ejemplo de la futura Wehrmacht nacionalsocialista". Himmler, uno de los principales respnsables del Holocausto, estaba radiante. Y lleno de poder.

Para alimentar el mito en la población alemana, la SS apeló a un grafista conocido de entonces: Ottomar Anton, "cuyos afiches de cuidada estética le ofrecieron a la Waffen-SS una imagen extremadamente atractiva, destinada a despertar vocaciones entre los jóvenes". Era la forma de reclutar a los más jóvenes que tenía esa fuerza de choque. Prometía formar parte de la guardia del Führer.


El libro de Jean Lopez y Olivier Wieviorka, “Los Mitos de la Segunda Guerra Mundial”

Pero la propaganda no se quedó sólo en los afiches. Himmler creó una compañía compuesta por corresponsales de guerra que acompañaban a los soldados en sus operaciones y desde donde se emitían miles de boletines con información sobre sus "hazañas" que eran repetidos y multiplicados en todos los medios y agencias. Además, los cines proyectaban entre dos y tres noticias sobre  los uniformados de elite en sus emisiones semanales. Era la manera que tenía la SS de sobresalir por encima de las Fuerzas Armadas de Alemania. Ese sistema de difusión se mantuvo, de acuerdo con Leleu, hasta el final de la guerra.

Los propagandistas no dejaron detalle librado al azar. Mientras que la Wehrmacht era mostrada por las cámaras de cine siempre de la misma manera (marchando ordenadamente), la Waffen-SS había implementado un innovador método de promoción: se las filmaba en acción, en medio de llamas y con sus uniformes distintivos. La fascinación del público era total. El mito se expandía. Eran la elite.

Pero esa creencia errónea sobre los soldados alemanes no regulares fue perdiendo fuerza demasiado tarde. Fue durante los interrogatorios hechos por los Aliados en el ocaso de la Segunda Guerra Mundial cuando salieron a la luz las diferencias con la infantería ordinaria del ejército. "Dos meses antes del final de la guerra, los servicios de inteligencia norteamericanos empezaron a revisar su posición con respecto a la Waffen-SS y se produjo una verdadera toma de distancia del mito", agrega Leleu. Y concluye: "Sin embargo, esta confirmación se produjo en forma demasiado tardía. El mito estaba sólidamente instalado".

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Fuerzas Especiales: Asalto a la embajada iraní (Parte 2)

Asalto a la embajada iraní 
Un ícono en las operaciones anterroristas 
Parte 2
Viene de Parte 1


Primer día: 30 de abril 
Aproximadamente a las 11:30 del miércoles 30 de abril, los seis miembros fuertemente armados del DRFLA irrumpieron en el edificio de la embajada iraní en Princes Gate, South Kensington. Los pistoleros rápidamente dominaron al agente de policía Trevor Lock del Grupo de Protección Diplomática (DPG) de la Policía Metropolitana. Lock llevaba oculto un revólver Smith & Wesson calibre .38, [12] pero fue incapaz de sacarlo antes de ser dominado, aunque se las arregló para presionar el "botón de pánico" en su radio. Lock luego fue cacheado, pero el pistolero que realizó la búsqueda no encontró el arma del policía. Él quedó en posesión del revolver, y se negó a quitarse el abrigo, dado que le dijo a los pistoleros que quería "preservar su imagen" como un oficial de policía con el fin de mantenerlo oculto. [13] El funcionario también rechazó las ofertas de alimentos a lo largo el cerco por temor a que el arma se vería si tenía que usar el baño y un pistolero decidía acompañarlo. [14] 


 
Un revólver S & W calibre .38, similar al suministrado al PC Lock. 

Aunque la mayoría de la gente de la embajada fueron capturados, tres lograron escapar y dos lograron subir por una ventana de la planta baja y el tercero por la escalada a través de un parapeto en el primer piso de la Embajada etíope al lado. Una cuarta persona, el encargado de negocios Gholam-Ali Afrouz- y por lo tanto el oficial de más alto rango iraní actual brevemente escapó saltando por una ventana del primer piso, pero resultó herido en el proceso y fue capturado rápidamente. Afrouz y los 25 rehenes fueron conducidos a una habitación en el segundo piso. [15] La mayoría de los rehenes eran personal de la embajada-predominantemente nacionales iraníes, pero varios empleados británicos fueron capturados también. Los otros rehenes fueron todos los visitantes, con la excepción de Lock, el oficial de policía británico encargado de custodiar la embajada. Afrouz había sido nombrado para el cargo menos de un año antes, su predecesor había sido despedido después de la revolución. Abbas Fallahi, que había sido un mayordomo antes de la revolución, fue nombrado por el portero Afrouz. Uno de los miembros británicos del personal fue Ron Morris, de Battersea, que había trabajado para la embajada en varias posiciones desde 1947. [16] 

Durante el transcurso del asedio, la policía y los periodistas establecieron la identidad de varios otros rehenes. Mustapha Karkouti era un periodista que cubría la crisis de la embajada de EE.UU. en Teherán y estaba en la embajada para una entrevista con Abdul Fazi Ezzati, el agregado cultural. [17] Muhammad Hashir Faruqi fue otro periodista, en la embajada de entrevistar Afrouz para un artículo sobre la revolución iraní. Sim Haris y Chris Cramer, ambos empleados de la BBC, estaban en la embajada de intentar obtener visas para visitar Irán, con la esperanza de cubrir la raíz de la revolución de 1979, después de varios intentos fallidos. Se encontraban sentados junto a Moutaba Mehrnavard, que estaba allí para consultar Ahmad Dadgar, asesor médico de la embajada, y Ali aghar Tabatabal, que estaba recogiendo un mapa para su uso en una presentación que se había pedido a dar al final de un curso que había asistido. [18] 

RehénOcupaciónDestino[2]
Gholam-Ali AfrouzEncargado de negocios de la embajadaHerido durante el asalto
Shirazed BouroumandSecretario de la embajada
Chris CramerOrganizador de sonidos de la BBCLiberado antes del asalto
Ahmad DadgarConsejero médicoHerido durante el asalto
Abdul Fazi EzzatiAgregado cultura iraní
Abbas FallahiConcerge de la embajada
Muhammad Hashir FaruqiEditor anglopakistaní del Impact International
Ali Guil GhanzafarTurista pakistaníLiberado antes del asalto
Simeon HarrisGrabador de sonidos de la BBC
Nooshin HashemenianSecretario de la embajada
Roya KaghachiSecretaria del Dr. Afrouz
Hiyech Sanei KanjiSecretario de la embajadaLiberado antes del asalto
Mustapha KarkoutiPeriodista sirioLiberado antes del asalto
Vahid KhabazEstudiante iraní
Abbas LavasaniOficial jefe de la prensaMuerto durante el asalto
Trevor LockOficial del Diplomatic Protection Group 
Moutaba MehrnavardComerciante de alfombras
Aboutaleb Jishverdi-MoghaddamAgregado iraní
Muhammad MohebContador de la embajada
Ronald MorrisAdministrador y chofer de la embajada
Freida MozafarianOficial de prensaLiberado antes del asalto
Issa NaghizadehPrimer secretario
Ali Akbar SamadzadehEmpleado temporario en la embajadaMuerto durante el asalto
Ali Aghar TabatabalBanquero
Kaujouri Muhammad TaghiContador
Zahra ZomorrodianMayordomo de la embajada 

La policía llegó a la embajada casi inmediatamente después de que los primeros informes de disparos, y dentro de los diez minutos, siete oficiales del DPG estaban en la escena. Los agentes trasladaron a rodear la embajada, pero se retiraron a toda prisa cuando un hombre armado se presentó en una ventana y amenazó con abrir fuego. El Comisionado Adjunto John Dellow llegó casi 30 minutos más tarde y tomó el mando de la operación. [19] Dellow estableció una sede temporal en su coche antes de pasar a la Royal School of Needlework (Real Escuela de Costura) al final de Princes Gate y luego al 24 Princes Gate, una escuela de enfermería. [20] A partir de sus diversos puestos de mando, Dellow coordinó la respuesta de la policía, incluido el despliegue de D11, tiradores de la Policía Metropolitana, [2] y los oficiales con equipo especializado de vigilancia. Negociadores de la policía se pusieron en contacto con Oan a través de un teléfono de campaña pasó por una de las ventanas embajada, y fueron asistidos por un negociador y un psiquiatra. A las 15:15 Oan emitió el primer requerimiento del DRFLA, la liberación de 91 árabes detenidos en cárceles de Juzestán, y amenazó con volar la embajada y los rehenes si no se hacía antes del mediodía del 1 de mayo. [22] [23] 

Un gran número de periodistas también estaban en la escena rápidamente y fueron acorralados en una zona de espera para el oeste de la fachada de la embajada. [24] Poco después del comienzo de la crisis, el comité de emergencia COBR del gobierno británico, [3] fue reunido. El COBR está formado por ministros, funcionarios y asesores-expertos, incluyendo representantes de la policía y las fuerzas armadas. La reunión fue presidida por William Whitelaw, el Secretario de Interior, el primer ministro Margaret Thatcher no estaba disponible. El gobierno iraní acusó a los gobiernos británico y estadounidense de patrocinar el ataque como venganza por el asedio constante de la embajada de EE.UU. en Teherán. Dada la falta de cooperación por parte de Irán, Thatcher-que se mantuvo al tanto de la situación por Whitelaw-determinó que la ley británica se aplicaría a la embajada, a pesar de la Convención de Viena, según el cual la embajada es considerada suelo iraní. [25] 

A las 16:30, los pistoleros liberaron su primer rehén, Frieda Mozaffarian. Ella había estado enferma desde que empezó el asedio, y Oan había pedido a un médico para ser enviados a la embajada para tratarla, pero se negó a la policía. Los otros rehenes Oan engañados en la creencia de que Mozaffarian estaba embarazada, y Oan finalmente decidió poner en libertad Mozaffarian después de que su condición se deterioró. [26] 

Segundo día: 1 de mayo 
Las reuniones COBr continuó durante toda la noche y el jueves. Mientras tanto, dos equipos fueron enviados desde la sede del Servicio Aéreo Especial (SAS), cerca de Hereford, y llegamos a una zona de espera en los cuarteles de Regent Park. Los equipos de la B-Squadron, complementado por especialistas de otros escuadrones, estaban equipados con gas lacrimógeno, granadas de aturdimiento y explosivos y armados con Browning Hi-Power y pistolas Heckler & Koch MP5 metralletas. [Nota 4] [28] El teniente coronel Michael Rose, comandante del 22 SAS había viajado antes de la separación y se presentó a Dellow, el comandante de la operación policial. Aproximadamente a las 03:30 el 1 de mayo, uno de los equipos SAS trasladó al edificio de al lado de la embajada, normalmente ocupado por el Colegio Real de Médicos Generales, donde se les informó sobre Rose "acción inmediata" plan a aplicarse debería el SAS deberá tomar por asalto el edificio antes de un plan más sofisticado podría formarse. [29] 


El parte delantera del 14 de Princes Gate, oficina principal del Colegio Real de Médicos Generales, que fue utilizado como base por el SAS durante el asedio. 

Temprano en la mañana del 1 de mayo, los hombres armados ordenaron a uno de los rehenes llamar por teléfono a la recepción de la BBC News. Durante la llamada, Oan tomó el auricular y se dirigió directamente a la periodista de la BBC. Él identificó al grupo al que los hombres armados pertenecían y afirmó que a los rehenes no iraníes no les haría daño, pero se negó a permitir que el periodista hablara con cualquier otros rehenes. [30] En algún momento durante el día, la policía desactivó las líneas telefónicas de la embajada, dejando a los secuestradores sólo el teléfono de campaña de comunicación con el exterior. [31] A medida que los rehenes se despertaron, Chris Cramer, un organizador de sonido de la BBC, cayó gravemente enfermo y su colega, Sim Harris, fue llevado al  teléfono de campaña para negociar un médico. El negociador de la policía se negó la solicitud, en lugar intentó persuadir a Oan para liberar Harris Cramer. Las negociaciones subsiguientes entre Harris, Oan, y la policía tomó la mayor parte de la mañana, y Cramer fue puesto en libertad a las 11:15. Fue llevado al hospital en una ambulancia, acompañado por agentes de policía enviados a reunir información de él. [32] 

A medida que la fecha límite se acercaba el mediodía, fijar el día anterior por la liberación de los prisioneros árabes, la policía se convenció de que los pistoleros no tienen la capacidad para llevar a cabo su amenaza de hacer estallar la embajada, y persuadió a Oan para acordar un nuevo fecha límite de las 14:00. La policía permitió que la fecha límite para pasar, a falta de respuesta inmediata por parte de los pistoleros. Durante la tarde, Oan alteró sus demandas, solicitando que la prensa británica difundiera un comunicado de desagravio del grupo y pedido a embajadores de los tres países árabes por negociar el paso seguro del grupo fuera del Reino Unido una vez que la declaración hubiese sido transmitido. Aproximadamente a las 20:00, Oan se mostraba agitado por los ruidos procedentes de la Embajada de Etiopía al lado. El ruido venía de los técnicos que perforaban agujeros en la pared para implantar dispositivos de escucha, pero el PC Trevor Lock, cuando se les pidió que identificaran el sonido, lo atribuyó a ratones [33]. COBR decidió crear ruido ambiente para cubrir el sonido creado por el técnicos y de British Gas instruyó para iniciar la perforación en una carretera adyacente, supuestamente para reparar una tubería de gas principal. La perforación fue abortada después de que se agitaran los hombres armados, y en lugar British Airports Authority, propietario de London Heathrow Airport, se le dijo que diera instrucciones de aproximación a las aeronaves para que volaran encima de la embajada a baja altitud. [31]

Tercer día: 2 de mayo 
A las 09:30 el 2 de mayo, Oan asomó a la ventana del primer piso de la embajada para exigir el acceso al sistema de télex, que la policía había desactivado junto con las líneas telefónicas, y amenazó con matar a Abdul Fazi Ezzati, el agregado cultural. La policía se negó y Oan empujó a Ezzati, a quien había estado llevando a cabo a punta de pistola por la ventana, al otro lado de la habitación, antes de exigir hablar con alguien de la BBC que conocía a Sim Harris. La policía, aliviado de tener una demanda a la que fácilmente podrían estar de acuerdo, envió a Tony Crabb, director general de BBC Television News y jefe de Harris. Oan gritó su demanda para una salida segura del Reino Unido, que sería negociado por tres embajadores de países árabes-a Crabb desde la ventana del primer piso, y le encargó que se transmitiera junto con una declaración de los objetivos de los secuestradores por la BBC. El Foreign and Commonwealth Office informalmente se acercó a las embajadas de Argelia, Jordania, Kuwait, Líbano, Siria y Qatar para preguntar si sus embajadores estarían dispuestos a hablar con los secuestradores. El embajador jordano se negó inmediatamente y los otros cinco dijeron que iban a consultar con sus gobiernos. [34] La BBC emitió el comunicado de la noche, pero en una forma insatisfactoria para Oan, quien lo consideró truncado e incorrecto. [35] [36] 

Mientras tanto, la policía se encontró con el portero de la embajada y lo llevaron a su cuartel general avanzado para informar al SAS y los oficiales superiores de la policía. Les informó que la puerta delantera de la embajada se vio reforzada por una puerta de seguridad de acero, y que las ventanas de la planta baja y primer piso fueron equipados con cristal blindado -el resultado de las recomendaciones hechas después de que el SAS había pedido revisar las medidas de seguridad de la embajada varios años antes. Los planes para entrar a la embajada golpeando la puerta principal y las ventanas de la planta baja fueron desechados rápidamente y comenzaron a trabajar en las ideas de otras posibles entradas. [37] 

Cuarto día: 3 de mayo 
Oan, enojado por información incorrecta de la BBC a sus demandas la noche anterior, se puso en en contacto con los negociadores de la policía poco después de las 06:00 y acusó a las autoridades de haberlo engañado. Pidió hablar con un embajador árabe, pero el negociador de turno afirmó que las conversaciones seguían estando dispuestos por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Reconociendo la táctica dilatoria, Oan dijo el negociador que los rehenes británicos serían los últimos en ser liberados por el engaño de las autoridades británicas. Agregó que un rehén sería asesinado a menos de Tony Crabb fuese traído de vuelta a la embajada. Crabb no llegó a la embajada hasta las 15:30, casi diez horas después de Oan exigió su presencia, sumando frustración a ambos Oan y Sim Harris. Oan entonces retransmitió otra declaración a Crabb a través de Mustapha Karkouti, un periodista también estaba secuestrado en la embajada. La policía garantizó que la declaración se emitiría en el siguiente boletín noticia de la BBC, a cambio de la liberación de dos rehenes. Los rehenes decidieron entre ellos que los dos que serían puestos en libertad serían Hiyech Kanji y Ghanzafar Ali-Guil,. Este último fue puesto en libertad al parecer por la única razón de sus fuertes ronquidos, que mantuvo a los otros rehenes despiertos por la noche [38] [39] 

Más tarde en la noche, aproximadamente a las 23:00, un equipo del SAS reconoció el techo de la embajada. Descubrieron un tragaluz, y lograron liberar para su uso potencial como un punto de acceso, en caso de que más tarde se requiriera tomar por asalto el edificio. También se adjuntaron cuerdas a las chimeneas para permitir que los soldados descendieran por cuerda para un doble acceso al edificio haciéndolo a través de las ventanas si fuese necesario. [40] 

Día cinco: 4 de mayo 
Durante el día, el Ministerio de Relaciones Exteriores se reunió con diplomáticos de otros países árabes, con la esperanza de persuadir a ir a la embajada y hablar con los secuestradores. Sin embargo, las conversaciones, organizadas por Douglas Hurd, terminaron en un punto muerto. Los diplomáticos insistieron en que debían ser capaz de ofrecer una salida segura del Reino Unido para los pistoleros, creyendo que este es el único modo de garantizar una solución pacífica, pero el gobierno británico insistió en que el paso seguro no sería considerada en ningún caso. [41] Karkhouti, por quien Oan había emitido sus demandas revisadas del día anterior, se puso cada vez más enferma durante el día y por la noche tenía fiebre, lo que llevó a las sugerencias de que la policía había claveteado la comida que había sido enviado a la embajada. John Dellow, el comandante de la operación policial, al parecer, había considerado la idea e incluso consultó a un médico acerca de su viabilidad, pero finalmente lo descartó como "impracticable". [42] 

Los oficiales del SAS involucrados en la operación, incluyendo el brigadier Peter de la Billière, Director de Fuerzas Especiales; teniente coronel Mike Rose, Comandante del 22 SAS, y el mayor Hector Gullan, jefe del equipo que emprendería cualquier raid-pasó el día refinando sus planes para un asalto. [42]  

Día seis: 5 de mayo 
Oan despertó a Lock al amanecer, convencido de que un intruso estaba en la embajada. Lock fue enviado a investigar, pero ningún intruso fue encontrado. Más tarde en la mañana, Oan llamó a Lock para examinar una protuberancia en la pared que separaba la embajada iraní de la embajada etíope al lado. La protuberancia había sido, de hecho, causado por la eliminación de los ladrillos para permitir que un equipo de asalto rompiera a través de la pared y también para implantar dispositivos de escucha, lo que resulta en un debilitamiento de la pared. Aunque Lock le aseguró que no creía que la policía estuviese a punto de irrumpir en el edificio, Oan seguía convencido de que estaban "haciendo algo" y se trasladó a los rehenes masculinos de la habitación en la que había pasado los últimos cuatro días a otro por el Hall. [43] Las tensiones aumentaron a lo largo de la mañana y, a las 13:00, Oan dijo a la policía que iba a matar a un rehén si no era capaz de hablar con un embajador árabe en 45 minutos. A las 13:40, Lock informó al negociador que los hombres armados habían tomado a Abbas Lavasani-jefe de prensa oficial de la embajada - lo habían bajado y se preparaban para ejecutarlo. Lavasani, un devoto creyente en la revolución iraní, había provocado en repetidas ocasiones a sus captores durante el asedio. Según Lock, Lavasani afirmó que "si iban a matar a un rehén, [Lavasani] quería que fuera él". [44] A las 13:45, 45 minutos después de que Oan demandara hablar con un embajador, tres disparos fueron oídos desde el interior de la embajada. [45] 

El Ministro del Interior, Willie Whitelaw, quien había estado presidiendo el COBR durante el sitio, se apresuró a regresar a Whitehall desde una función que había estado asistiendo en Slough, a unos 20 kilómetros de distancia, y llegó 19 minutos después de los disparos habían sido reportados. Él fue informado sobre el plan de la SAS por Billière, quien le dijo que esperaban que hasta el 40 por ciento de los rehenes serían asesinados en un asalto. Después de las deliberaciones, Whitelaw encargó a la SAS preparar el asalto al edificio en un corto plazo, una orden que fue recibida por Mike Rose a las 15:50. En 17:00, el SAS se encontraban en una situación de asalto de la embajada en un plazo de diez minutos. Los negociadores de la policía reclutaron al imam de una mezquita local a las 18:20, por temor a que un "punto de crisis" se había alcanzado, y le pidió que hable con los pistoleros. Tres disparos más fueron disparados durante el curso de la conversación del imán con Oan. Oan anunció que un rehén había sido asesinado, y el resto iba a morir en 30 minutos a menos que sus demandas fueran satisfechas. Unos minutos más tarde, el cuerpo de Lavasani fue arrojado fuera de la puerta principal. Tras un examen preliminar, llevada a cabo en el lugar, un patólogo forense estimó que Lavasani había estado muerto por lo menos una hora-lo que significaba que no pudo haber sido asesinado por los tres disparos más recientes, y que condujo a la policía a creer que dos rehenes habían sido asesinado. De hecho, sólo Lavasani había sido fusilado. [46] 

Después Lavasani cuerpo había sido recuperado, Sir David McNee, Comisionado de la Policía Metropolitana, COBR contactado para solicitar la aprobación a entregar el control de la operación al ejército británico, en virtud de lo dispuesto en la ayuda militar al poder civil. Whitelaw transmitió la solicitud a Thatcher, y el primer ministro aceptó de inmediato. Así Juan Dellow, el oficial de policía rango en la embajada, firmado por el control de la operación al teniente coronel Mike Rose a las 19:07, se autoriza a Rose a ordenar un asalto a su discreción. Mientras tanto, los negociadores de la policía comenzó estancamiento Oan. Se ofrecieron concesiones para distraerlo y evitar que matar a los rehenes más, así ganar tiempo para que el SAS hiciera sus preparativos finales para el asalto, que ahora se veía como inevitable. [47] 


Fin de Parte 2... Sigue el Asalto propiamente dicho en la Parte 3.




Referencias generales 

-Firmin, Rusty; Pearson, Will (2011). Go! Go! Go! (paperback ed.). Phoenix Books. ISBN 978-0-7538-2854-0. 
-Fremont-Barnes, Gregory (2009). Who Dares Wins: The SAS and the Iranian Embassy Siege 1980. Oxford: Osprey Publishing. ISBN 978-1-84603-395-7. 
-Sunday Times "Insight" Team (1980). Siege! Princes Gate, London – The Great Embassy Rescue. London: Times Newspapers Ltd (The Sunday Times). ISBN 0-600-20337-9. 


Referencias específicas 

12. Firmin & Pearson, p.3. 
13. Siege!, p. 68. 
14. Firmin & Pearson, p.76. 
15. Siege!, pp.14–18. 
16. Siege!, pp.5–7. 
17. Siege!, p.10. 
18. Siege!, pp.12–14. 
19. Firmin & Pearson p.27. 
20. Firmin & Pearson, pp.31–32. 
21. "Q&A: Armed police in the UK". BBC News (BBC). 8 de Junio de 2010. Consultado el 18 de Julio de 2011. 
22. Fremont-Barnes, pp.21–22. 
23. Siege!, p.32. 
24. Fremont-Barnes, pp.19–20. 
25. Fremont-Barnes, p.22. 
26. Siege!, p,32. 
27. Firmin & Pearson, p.22. 
28. Firmin & Pearson, p.21. 
29. Fremont-Barnes, pp.22–23. 
30. Siege!, p.35. 
31. Fremont-Barnes, p.25.
32. Siege!, p.40. 
33. Siege!, p.45. 
34. Siege!, p.54. 
35. Siege!, p.47. 
36. Fremont-Barnes, pp. 25–26. 
37. Fremont-Barnes, p. 26. 
38. Fremont-Barnes, pp. 26–27. 
39. Siege!, pp. 56–57. 
40. Fremont-Barnes, p. 27. 
41. Siege!, pp. 72–74. 
42. Fremont-Barnes, p.28. 

Wikipedia.en

domingo, 5 de noviembre de 2017

Fuerzas Especiales: Asalto a la embajada iraní (Parte 1)




Asalto a la embajada iraní 
Un ícono en las operaciones anterroristas 

Parte 1

El asalto a la embajada iraní en Londres tuvo lugar del 30 de abril-5 de mayo de 1980, después de que un grupo de seis hombres armados irrumpieron en la embajada iraní en el sur de Kensington, Londres. Los hombres armados tomaron como rehenes a 26 personas, en su mayoría personal de la embajada, pero varios visitantes y un oficial de policía, que habían estado custodiando la embajada, se llevaron a cabo también. Los secuestradores, miembros de un grupo que hace campaña por la autonomía de la provincia de Khuzestan, Irán exigió la liberación de los prisioneros árabes de las cárceles en Juzestán y su propio pasaje seguro fuera del Reino Unido. El gobierno británico resolvió rápidamente que el paso seguro no se concede, y se produjo un asedio. Durante los días siguientes, los negociadores de la policía permitió la liberación de cinco rehenes a cambio de concesiones de menor importancia, tales como la difusión de las demandas de los secuestradores "en la televisión británica. 

Fue para el sexto día del asedio que los hombres armados se habían vuelto cada vez más frustrados por la falta de avances en el cumplimiento de sus demandas. Esa noche, mataron a uno de los rehenes y arrojaron su cuerpo fuera de la embajada. Como resultado, el gobierno británico ordenó el Servicio Aéreo Especial (SAS), un regimiento de fuerzas especiales del ejército británico, llevar a cabo un asalto para rescatar a los rehenes restantes. Poco después, los soldados asaltaron desde el techo del edificio y forzaron la entrada a través de las ventanas. Durante la incursión de 17 minutos, el SAS rescató a todos menos uno de los rehenes y mataron a cinco de los seis terroristas. Los soldados posteriormente sufrieron las acusaciones de que innecesariamente asesinaron a dos de los terroristas, pero una investigación sobre la muerte finalmente despejó el SAS de cualquier delito. El terrorista restante fue procesado y sirvió 27 años en las cárceles británicas. 

Los secuestradores y su causa se olvidaron en gran parte después de la guerra entre Irán e Irak estalló más tarde, en 1980, pero la operación trajo al SAS a la luz pública por primera vez, y reforzó la reputación del primer ministro Margaret Thatcher. El SAS fue rápidamente abrumado por el número de solicitudes recibidas de personas inspiradas por la operación y, al mismo tiempo, experimentó una mayor demanda por su experiencia de gobiernos extranjeros. No fue sino hasta 1993 que el 16 Princes Gate, después de haber sufrido grandes daños por un incendio que se desataron durante el asalto, se reabrió como la embajada iraní. 


La embajada iraní severamente dañada por el fuego que siguió al asalto 

Trasfondo 

Motivos 
Los secuestradores eran miembros del Frente Revolucionario Democrático para la Liberación de Arabistán (DRFLA)-iraní árabes en protesta por la restauración de la autonomía regional en la provincia iraní de Juzestán, también conocido como Arabistán. El área rica en petróleo es la fuente de gran parte de la riqueza de Irán, después de haber sido desarrollado por las compañías multinacionales durante el reinado del Shah. Se convirtió en parte de Irán (entonces conocido como Persia), después de un intercambio de tierras entre Persia y el Imperio Otomano en 1847. Khuzestan operaban en gran medida de forma autónoma desde entonces hasta 1925, cuando el Sha Reza suprimido su gente y puso fin a su relativa independencia. El pueblo se rebeló Khūzestāni después de la Segunda Guerra Mundial, pero la revuelta fue aplastada por Shah Mohammad Reza Pahlavi. La campaña por la autonomía no volver a encender hasta 1978, cuando Khūzestāni trabajadores petroleros en huelga. [1] 

La huelga cortó el suministro de combustible a Teherán, la capital del país, contribuyendo a la revolución de 1979 en la que fue derrocado el Shah de Irán y se convirtió en una república islámica bajo un ayatolá. Los Khūzestānis había esperado que su autonomía regional sería restaurado a raíz de la revolución, pero el ayatolá Ruhollah Jomeini se negó, lo que desató un violento levantamiento en la provincia. Varios miles de manifestantes se reunieron en la ciudad de Khorramshahr, el 29 de mayo de 1979; disturbios estallaron y la Guardia Revolucionaria iraní abrió fuego, presuntamente mató a más de 200 personas. Según Oan Ali Mohammed, [1] los hechos de Khorramshahr fueron la chispa que condujo a su deseo de atacar la embajada iraní en Londres, un plan inspirado por la crisis de los rehenes en Irán en el que los partidarios de la revolución tenía el personal de la embajada americana en Teherán de rehén. [1] [3] [4] 

 
El frente de la embajada iraní en 2008 

Llegada a Londres 
Utilización del pasaporte iraquí, Oan y otros tres miembros de la DRFLA llegó a Londres el 31 de marzo de 1980 y alquiló un piso en Earls Court. Afirmaron que se habían encontrado por casualidad en el vuelo. Los hombres suelen regresar al plano borracho, tarde en la noche, ya veces acompañados de prostitutas. En una semana, el ama de llaves les pidieron a. Pronto se encontró otro piso, donde le dijeron a su nuevo propietario se movían, ya que se han sumado otros hombres y se requiere mayor comodidad. Durante los días siguientes, el grupo creció, con hasta una docena de hombres en el piso en una ocasión. [5] 

Oan tenía 27 años y era de Juzestán, que había estudiado en la Universidad de Teherán, donde se hizo políticamente activo. Había sido encarcelado por SAVAK, la policía secreta del Sha, y las cicatrices calibre que dijo eran de la tortura bajo custodia SAVAK. Los demás miembros de su grupo fueron Shakir Abdullah Radhil, conocido como "Faisal", Oan el segundo al mando quien también afirmó haber sido torturado por SAVAK; Shakir sultán Said, o "Hassan"; Themir Moammed Hussein, o Abbas; Fowzi Badavi Nejad, o "Ali", y Ali Makki Hanoun, el más joven del grupo, que fue por el nombre de "Makki" [6] [7]. 

El 30 de abril, los hombres informaron a su propietario que iban a Bristol durante una semana y luego regresar a Irak, declararon que ya no requieren el piso, y dispuso que sus pertenencias para ser enviados a Irak. Salieron del edificio a las 09:30 (BST), el 30 de abril. [8] Su primer destino es desconocido, pero en el camino a la embajada iraní que recogieron armas de fuego (como pistolas y metralletas), municiones y granadas de mano. Las armas, principalmente de fabricación soviética, se cree que han sido introducidos de contrabando en el Reino Unido en una valija diplomática que pertenece a Irak. [9] Poco antes de las 11:30, y casi dos horas después de desocupar el apartamento cercano en Lexham Gardens en South Kensington , los seis hombres llegaron frente a la embajada. [8] 

Special Air Service 
El Servicio Aéreo Especial (SAS) es un regimiento del ejército británico y parte de las fuerzas especiales del Reino Unido. El regimiento fue formado por el Coronel David Stirling en África en 1941, en el apogeo de la Segunda Guerra Mundial. Su función original era la de penetrar en las líneas enemigas y atacar en los aeropuertos y las líneas de suministro en profundidad en territorio enemigo, primero en el norte de África y más tarde en todo el Mediterráneo y en la Europa ocupada. Stirling estableció el principio de la utilización de equipos pequeños, generalmente de sólo cuatro hombres, para llevar a cabo las redadas, al darse cuenta de que un equipo de cuatro hombres a veces puede resultar mucho más eficaz que una unidad de cientos de soldados. [10] 

Los gobiernos occidentales se vieron impulsados ​​a formar especialistas en las unidades antiterroristas después de la "masacre de Munich". Durante los Juegos Olímpicos de 1972, un enfrentamiento entre un grupo de secuestradores y la policía de Alemania Occidental dejó un oficial de policía y todos los rehenes muertos. El gobierno británico, preocupado de que el país no estaba preparado para una crisis similar en el Reino Unido, ordenó la formación del Ala de Guerra Contra Revolucionaria (CRW) de la SAS, que se convirtió en la principal unidad anti-terrorista y anti-secuestro en el Reino Unido. El SAS ha participado en operaciones de contrainsurgencia en el extranjero desde 1945, y había entrenado a los guardaespaldas de personas influyentes, cuyas muertes sería contrario a los intereses británicos. Así, se cree que estará mejor preparado para el papel de cualquier unidad de la policía o en otra parte de las fuerzas armadas. La primera experiencia operacional del ala CRW fue la que asaltó el Vuelo 181 de Lufthansa en 1977, cuando un pequeño destacamento de soldados fueron enviados para ayudar a los GSG 9-la unidad de élite de la policía alemana occidental creada después de los acontecimientos de 1972. [11] 

Fin de la parte 1



Referencias generales 

-Firmin, Rusty; Pearson, Will (2011). Go! Go! Go! (paperback ed.). Phoenix Books. ISBN 978-0-7538-2854-0. 
-Fremont-Barnes, Gregory (2009). Who Dares Wins: The SAS and the Iranian Embassy Siege 1980. Oxford: Osprey Publishing. ISBN 978-1-84603-395-7. 
-Sunday Times "Insight" Team (1980). Siege! Princes Gate, London – The Great Embassy Rescue. London: Times Newspapers Ltd (The Sunday Times). ISBN 0-600-20337-9. 

Referencias particulares 
1. Fremont-Barnes, p.15. 
2. "Six days of fear". BBC News (BBC). 26 de Abril de 2000. Consultado el 9 de Julio de 2011. 
3. Siege!, p.1. 
4. "In Depth: Iran and the hostage-takers". BBC News (BBC). 26 de Abril de 2000. Consultado el 23 de Junio de 2011. 
5. Siege!, pp.1–4. 
6. Siege!, pp.7–8. 
7. Firm & Pearson, p.VIII. 
8. Siege, pp.10–13. 
9. Fremont-Barnes, p.18. 
10. Fremont-Barnes, pp.6–7 
11. Fremont-Barnes, pp.8–10 
12. Firmin & Pearson, p.3. 

Wikipedia.en

viernes, 13 de octubre de 2017

SGM: Comandos en acción en St. Nazaire

8 hechos sobre la incursión más grande de todas: La incursión de St Nazaire

Andrew Knighton | War History Online


Izquierda: El Normandie Dock meses después de la incursión. El naufragio de HMS Campbeltown se puede ver dentro del dique seco. A la derecha: HMS Campbeltown acuñado en las puertas del muelle. Tenga en cuenta la posición expuesta del cañón delantero en Campbeltown y la posición del cañón antiaéreo alemán en el techo del edificio en la parte trasera.


El 28 de marzo de 1942, las fuerzas británicas lanzaron una de las operaciones más atrevidas de la Segunda Guerra Mundial. Ahora conocida como "La mayor incursión de todos", la Operación Chariot fue un ataque a los muelles de St Nazaire en la Francia ocupada por los alemanes. Fue una hazaña de astucia y audacia que ayudó a dar forma a la guerra en el mar.

1. El objetivo de la incursión de St Nazaire



Los muelles de St Nazaire, 1942. 

Situado en la costa oeste de Francia, la ciudad de St Nazaire fue el hogar de un dique seco que había sido el más grande del mundo cuando se construyó en 1932. Fue un activo estratégico importante para la flota alemana en la Segunda Guerra Mundial. El muelle seco podría ser utilizado para reparar grandes buques de guerra dañados en el Atlántico, donde tales gigantes como el Bismarck y el Tirpitz habían causado pena por la Marina Real.

Al retirar los muelles de St Nazaire, los británicos esperaban obligar a los grandes buques de guerra alemanes a tomar una ruta más larga para reparaciones en otros lugares del continente. Esto no sólo los dejaría fuera de acción por más tiempo, sino también obligarlos a pasar a través de los mares fuertemente defendidos alrededor de Gran Bretaña, donde la Marina Real y la Fuerza Aérea podría acabar con ellos.


2. La Fuerza de Ataque



Comandos británicos, 1942.


Las fuerzas para el ataque consistían en 265 comandos y 346 efectivos de la Marina Real.

Central en el plan era el HMS Campbeltown, un destructor de la Primera Guerra Mundial que se había obtenido de la marina americana en 1940. Despojado de gran parte de su equipo, fue equipado con armadura adicional en la proa, que se llenó con 4,5 toneladas de altos explosivos. Las chimeneas se cortaron para que parezca más a un barco alemán durante su aproximación.

Acompañaban a Campbeltown dos destructores y una flotilla de lanchas, algunos para proveer apoyo contra incendios y otros para transportar personal al final de la redada.

3. Los defensores alemanes



Cañón antiaéreo alemán de 20 mm. 

Los alemanes tenían alrededor de 5.000 soldados en el área de St Nazaire. 28 cañones, de calibre de 75mm a 280mm, protegían el puerto contra los ataques desde el mar, mientras que 43 cañones antiaéreos también podían ser girados contra blancos navales.

Un remolcador, un remolcador armado, y un dragaminas estaban todos permanentemente estacionados en los muelles. 14 otros buques de superficie estaban allí en la noche de la incursión. Los submarinos estaban estacionados fuera de St Nazaire, pero no se sabe cuántos estaban presentes esa noche.

El día anterior al asalto, Herbert Sohler, comandante de una de las flotillas de submarinos, dijo que "un ataque contra la base sería peligroso y altamente improbable".


4. Embistiendo los muelles



El Campbeltown después de la incursión.

En la noche del 27 de marzo de 1942 ocurrió lo improbable.

A las 23:30, bombarderos británicos comenzaron a atacar el puerto, dibujando reflectores alemanes y fuego antiaéreo. El comportamiento inusual de los bombarderos hizo que los alemanes sospecharan que algo andaba mal. A las 01:00 del 28 de marzo, los cañones dejaron de disparar y se apagaron los reflectores, en lugar de ayudar a los británicos a identificar dónde estaba el puerto en la oscuridad.

Fue muy tarde. Los ingleses ya habían entrado en el estuario del Loira. A las 01:22 los reflectores alemanes se encendieron de nuevo, esta vez iluminando el convoy británico minutos fuera de la costa.

Identificándose como barcos amistosos, los británicos ganaron algunos momentos más para acercarse, pero los alemanes vieron rápidamente el engaño. Cada arma en el muelle abrió fuego.

El Campbeltown perdió a dos timoneles cuando se acercó a la orilla, uno muerto y otro herido. A las 01:34 golpeó las puertas del muelle a una velocidad de 19 nudos, el impacto de su conducción de 33 pies sobre ellos.

Los explosivos, programados para disparar después de que el personal británico se hubiera escapado, se sentaron esperando en la proa.

5. Desembarco de Comandos



HMS Campbeltown siendo convertido para el raid. Hay dos líneas de placa de armadura a cada lado de la nave y los montajes de Oerlikon. Dos de sus embudos se han quitado, con los dos restantes cortados en un ángulo.

Los comandos salieron del Campbeltown y se extendieron a lo largo de los muelles. Equipos de asalto participaron en combates con los defensores alemanes, mientras que los equipos de demolición se dedicaron a destruir importantes equipos con explosivos. Los defensores alemanes les impidieron atacar todos sus objetivos, pero muchas instalaciones en los muelles fueron destruidas.

El teniente coronel Newman no había tenido que aterrizar como parte del ataque, pero fue uno de los primeros en desembarcar. Tomando el mando de las tropas, él organizó una defensa contra las fuerzas alemanas crecientes mientras que los equipos de la demolición hicieron su trabajo.

6. Cortada



Naufragio de un barco cañonero británico

Mientras tanto, se intercambiaba fuego entre la flotilla y las baterías alemanas. Muchos botes de motor fueron destruidos, y no todos los barcos de evacuación pudieron alcanzar los muelles. Habiendo arreglado los cargos en la Campbeltown, muchos de sus tripulantes fueron evacuados. Pero con 100 comandos todavía en tierra, Newman se dio cuenta de que ya no podían ser rescatados por mar.

Reuniendo a los supervivientes, se les dio tres órdenes:

  • Hacer todo lo posible para volver a Inglaterra;
  • No entregarse hasta que todas sus municiones estuvieran agotadas;
  • No entregarse en absoluto si podían ayudarlo.

7. La lucha



Comando prisioneros bajo escolta alemana.

Los comandantes varados cargaron a través de un puente del casco antiguo de St Nazaire a su nueva ciudad e intentaron luchar su espera a través de las calles estrechas. Pero estaban en gran número, con poca munición, y luego rodeados. Al fin, con toda la munición desaparecida, se rindieron.

Un puñado de hombres escapó. Estos cinco comandos se dirigieron al sur con la ayuda de civiles franceses. Finalmente llegando a la España neutral, volvieron de allí a Inglaterra.


8. Consecuencias



El Normandie Dock meses después de la incursión. El naufragio de HMS Campbeltown se puede ver dentro del dique seco.

Varias horas tensas siguieron a los combates. Los explosivos a bordo del Campbeltown estaban destinados a dispararse a las 04:30 pero no fue así, posiblemente debido a un problema con las espoletas. Un número creciente de soldados británicos en cautiverio en el cuartel general alemán esperó para ver si su trabajo iba a pagar.


Comandos británicos muertos durante la incursión


Alrededor del mediodía, un grupo de altos oficiales alemanes y civiles estaban inspeccionando la Campbeltown, sin darse cuenta del peligro que contenía. Sin previo aviso, el arco explotó, matándolos y a otros 320. El dique seco fue destruido y permaneció fuera de acción durante el resto de la guerra.

La incursión había sido un éxito, pero a un costo enorme. De los 622 hombres que participaron, 169 fueron muertos y 215 capturados. 89 decoraciones fueron otorgadas por el atrevido servicio de los hombres que participaron en la incursión.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

SGM: Las lecciones del asalto nocturno anfibio desde submarinos a la isla Makin

Las lecciones de la incursión de la isla de Makin en 1942


Agresión marina en el atolón del Pacífico informó a operaciones especiales


Sebastien Roblin | War is Boring




En una noche tormentosa, los Marines estadounidenses partieron en secreto desde submarinos para asaltar una remota base de la isla. Son dirigidos por un comandante polémico con nuevas ideas radicales. Y el hijo del presidente estadounidense sentado es uno de sus oficiales.

La incursión de Makin en 1942 podría parecer tener el argumento inverosímil de una película de acción - y de hecho, un año más tarde se convertiría en uno. Pero era una realidad mortal para las tropas estadounidenses y japonesas involucradas. Lo que era posiblemente la primera operación de combate jamás emprendida por una unidad de fuerzas especiales militares de los Estados Unidos casi terminó en completo desastre.

En el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente Franklin D. Roosevelt pidió que los marines formaran una "unidad de guerra no convencional" para realizar redadas detrás de líneas enemigas inspiradas en comandos británicos. El ejército estadounidense no le gustó la idea, pero formó a regañadientes dos batallones de "Raiders" - y nombró una oveja negra del USMC para dirigir uno de ellos.

El Teniente Coronel Evans Carlson había sido herido en la acción como capitán del Ejército en la Primera Guerra Mundial, decorado con la Cruz de la Marina por derrotar a bandidos en Nicaragua como un teniente de Marines, se hizo amigo de FDR mientras comandaba su destacamento de guardia en Georgia y luego acompañó y observó comunistas que luchan contra los japoneses en China. Allí, Carlson se reunió con líderes clave como Mao Zedong y Deng Xiaoping y desarrolló un aprecio por las tácticas, el espíritu de equipo y el celo de las unidades guerrilleras comunistas.

Al regresar a los Estados Unidos, Carlson renunció a su comisión para abogar contra el expansionismo japonés, antes de volver a inscribirse poco antes de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Carlson intentó inculcar en sus Raiders el espíritu de equipo que había observado en China, una cualidad que llamó gung ho, basada en las palabras gōng (trabajo) y hé (y / juntos). Irónicamente, gung ho no era un idioma chino real, pero pronto se convertiría en un término en inglés. El líder de la Marina creía en dar más iniciativa a los subordinados y romper las barreras entre los oficiales y los alistados, lo que poco le hacía querer a sus superiores.

La Guerra del Pacífico comenzó con seis meses de derrotas para las fuerzas estadounidenses hasta el momento crucial decisivo en la batalla naval de Midway. En agosto de 1942, la Armada de los Estados Unidos y los Marines estaban listos para ir a la ofensiva con un aterrizaje anfibio en la isla de Guadalcanal en las Islas Salomón. Sin embargo, el comandante en jefe del Pacífico, el almirante Chester Nimitz, también concibió una incursión de comandos para desviar las fuerzas japonesas y reunir información.

En última instancia, despachó a A y B de los Raiders de Carlson para lanzar una incursión en la base de un hidroavión japonés en Makin Island, asignándoles un mes de entrenamiento preparatorio.


Arriba - Butaritari en 2017. Foto a través de Google Earth / DigitalGlobe. En la parte superior - Marines a bordo de 'Nautilus' después de la incursión Makin. Foto de la marina de guerra de los EEUU

Makin, ahora conocido como Butaritari, es un pequeño atolón de forma triangular en el extremo norte de las Islas Gilbert, situado justo al norte del ecuador entre Hawaii y Papua Nueva Guinea. Setenta y cinco personal japonés, incluyendo un pelotón de unos 47 marines de la Fuerza Naval Especial de Aterrizaje, mantuvieron una base de reabastecimiento en la laguna del atolón, circunscrita por una carretera de ocho millas de largo.

Los aliados tenían solamente una inteligencia fotográfica incompleta en las fuerzas japonesas actuales presentes, y estimaron podría haber tanto como 300 soldados en Makin y una batería de la orilla que pasa por alto la laguna.

Para que los hombres de Carlson alcanzaran una posición sorprendente, la Marina asignó dos grandes submarinos de crucero, el USS Nautilus y el Argonaut, el más grande de la Marina de los Estados Unidos en ese momento. Diseñados para patrullas de largo alcance, disponían de dos potentes cañones de cubierta de seis pulgadas y cada uno desplazaba más de 4.000 toneladas sumergidas.

Incluso con dos súper submarinos de 100 metros de largo, apenas había espacio suficiente para caber 221 hombres de A y B Company a bordo, obligándolos a partir menos un pelotón de cada compañía. Un hombre que Carlson intentó dejar atrás era el mayor James Roosevelt, el hijo de 35 años del presidente de los Estados Unidos. A pesar de haber servido como un consejero político e incluso diplomático secreto en nombre de FDR, el joven Roosevelt había sido alistado en los infantes de marina después del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Un defensor del concepto de Raider, él tiró cuerdas con su padre para asegurarse de que consiguió un lugar en el raid.


Las condiciones durante el tránsito eran miserables, con los Raiders empaquetados en los tubos vacíos del torpedo del almacenaje. Los sistemas de ventilación de los submarinos no podían evitar que el aire creciera y las temperaturas subieran a más de 90 grados Fahrenheit. Dos veces al día, los barcos salían a la superficie para permitir que los Raiders ejercitaran y respiraran aire fresco por exactamente 10 minutos en la cubierta, antes de que los buques volvieran a caer en las aguas del Pacífico para evitar ataques aéreos.

A la medianoche del 16 al 17 de agosto, los dos submarinos emergieron justo afuera del arrecife de coral de Makin, sólo para descubrir las aguas tempestuosas atormentadas por el viento y la lluvia. Los dos primeros barcos de caucho LCRL poner en el agua lavada en el surf. Los motores de seis caballos de fuerza no aislados en los lanzamientos restantes fueron inundados con agua de mar y muchos no pudieron comenzar.

Carlson rápidamente se dio cuenta de que el ataque de dos puntas que había planeado sería demasiado complicado de ejecutar en las condiciones de tormenta y en lugar de ordenar A y B de la empresa a la tierra juntos. Sin embargo, en la confusión, el barco que llevaba al teniente Oscar Peatross y otros 11 Raiders no recibió las órdenes y se dirigió hacia el lado occidental de la isla.

Después de luchar durante una hora con el surf, los Raiders de Carlson finalmente aterrizaron alrededor de las 5:00 de la mañana, con algunas de las unidades mal dispersas pero aparentemente sin ser detectadas.

Los Raiders estaban erizados de armas automáticas, ya que una de las innovaciones de Carlson era dividir a su escuadra en tres equipos de bomberos, cada uno incluyendo un rifleman con un fusil semiautomático M1 Garand para disparar a distancia, otro hombre con una ametralladora Thompson para un cortafuego , y un artillero de Browning Automatic Rifle para proporcionar fuego de cobertura. Para armas pesadas, tenían ametralladoras ligeras de calibre .30 y rifles antitanque de 55 años. Carlson había sido requisado especialmente por el ejército canadiense.

Desafortunadamente, al aterrizar un Raider accidentalmente disparó una explosión de su BAR, eliminando cualquier esperanza de lograr la sorpresa. El comandante de la guarnición, el principal oficial menor Kyuzaburou Kanemitsu, ya había sido puesto en alerta varios días antes, y sus hombres entraron en acción, desplegando en bicicleta y camión para enfrentar a los invasores estadounidenses. Las desventuras del Raider continuaron cuando capturaron a un soldado japonés, pero luego se distrajeron y dispararon al cautivo cuando hizo un receso.

Carlson había hecho contacto con los nativos de Makin, algunos de los cuales hablaban inglés pidgin. Ellos estaban contentos de ayudar a los estadounidenses, y les dijo que había entre 160 y 300 japoneses en la isla, y que estaban preparados para su llegada. Desafortunadamente, los Raiders continuaron el avance cuando a las 6:00 de la mañana los exploradores del 1er pelotón de la Compañía A, bajo el teniente Le Francois, descubrieron tropas japonesas desmontando de los camiones.

Rápidamente, Le Francois puso a su pelotón en una posición de emboscada en una arboleda de árboles de pan en terreno alto. Sgt. Clyde Thomason recorrió la línea de los hombres, ajustando sus posiciones mientras los japoneses se acercaban en formación de escaramuzas. Una vez que los japoneses se habían cerrado a corta distancia, los marines abrieron fuego, limpiaron a los atacantes más cercanos y volaron el motor del camión con un rifle antitanque.



Infantes de marina a bordo del USS Nautilus el 17 de agosto de 1942. Foto de la marina de guerra de los EEUU

Sin embargo, la respuesta japonesa fue letalmente efectiva. Cuatro ametralladoras Lewis de tipo 92 rastrillaron las posiciones de los Raiders, matando al sargento. Thomason y más tarde hiriendo gravemente a Le Francois. Thomason había persistido en estar fuera de la cubierta para ayudar a sus hombres y, póstumamente, se convirtió en el primer Marine enlistado en recibir la Medalla de Honor. Los francotiradores camuflados atados a palmeras recogieron a más líderes, matando al oficial de batallón de inteligencia, el teniente Jerry Holtom, así como no menos de cuatro operadores de radio.

Carlson pronto lanzó el 2do pelotón en la batalla - sufrió nueve víctimas en 15 minutos - después corrió en compañía de B. Artillero de asalto Cpl. Leon Chapman dueló con un nido de ametralladora japonesa a una distancia de 200 metros, desencadenando 400 rondas. Inspeccionando la posición silenciada después, Chapman "casi vomitó" cuando se dio cuenta de que había matado a una docena de japoneses que se habían sacrificado uno tras otro para el hombre del arma.

Mientras tanto, la escuadra de Peatross de una docena de soldados había aterrizado en la segunda zona de aterrizaje y avanzado sin oposición a través de los cuarteles y en el puesto de mando del defensor. El equipo aislado disparó una media docena de japoneses sorprendidos antes de ser clavado por un equipo de ametralladoras ligeras. Pvt. Castillo de Vernon fue golpeado varias veces a medida que avanzaba, pero se arrastró lo suficientemente cerca para lanzar una granada y matar a la tripulación de tres antes de morir de sus heridas.

Después, los Marines de Peatross dispararon hacia un puesto de mando, dispararon una radio y un camión lleno de munición, y se retiraron a la seguridad del Nautilus esa noche, habiendo perdido a otros dos hombres. En algún momento, en medio del caos, habían matado a Kanimetsu, que había destruido los documentos clasificados y enviado un mensaje final: "Estamos muriendo defendiendo la isla".

Anteriormente, el Nautilus había comenzado a volar las posiciones japonesas con dos docenas de proyectiles cuando a las 7:00 de la mañana, Carlson envió por radio información adquirida de los nativos de que había naves enemigas en la laguna. No dispuestos a arriesgarse a entrar en la línea de fuego de una batería potencial de la costa, el Nautilus arqueó 65 conchas de seis pulgadas sobre la línea de palmeras en la laguna. Por suerte notable, el fuego indirecto hundió dos buques, causando un transporte a estallar en llamas y un barco de patrulla para incendiarse. Pero entonces un avistamiento equivocado de un avión enemigo hizo que el submarino se zambullera, poniendo fin al apoyo naval de armas de fuego

De repente sonó un clarín, y las tropas japonesas acometieron a los Raiders, gritando banzai! Pero el intento de enjambre de la fuerza más grande de Raiders terminó desastrosamente, con los atacantes cortados a corto alcance.

Sin retrasarse, la corneta sonó por segunda vez y los japoneses lanzaron un segundo ataque suicida en el que el pelotón marino de Kanimetsu fue en gran parte aniquilado, aunque francotirador intermitente continuó de unas pocas docenas de supervivientes. Preocupado por la llegada de más refuerzos, Carlson decidió no presionar el ataque contra la base japonesa.

A la 1:30 p.m. los refuerzos llegaron - desde el aire. Una docena de aviones flotantes Mitsubishi F1M se abalanzaron sobre la isla y la bombardearon y bombardearon durante una hora, enviando a los Raiders corriendo hacia la cubierta, pero fallando en infligir bajas. Entonces uno de los F1Ms y un enorme bote volador Kawanishi entraron para un aterrizaje en la laguna. Los Raiders cercanos ardieron lejos en el avión con sus ametralladoras y rifles anti-tanque, poniendo el avión flotador más pequeño en llamas.

El hidroavión, transportando decenas de tropas a bordo, logró aterrizar en el agua. Sin embargo, el volumen de fuego entrante debe haber dado al piloto segundos pensamientos, ya que taxied alrededor en el agua y volvió a despegar antes de chocar contra la laguna.

El coronel decidió que era más seguro retirarse de nuevo a los submarinos como estaba planeado a las 7:00 pm Sin embargo, al regresar al océano, sus hombres descubrieron que los motores de sus barcos habían dejado de funcionar por completo, hizo casi imposible volver a remar a los submarinos.

Los agotados Raiders abandonaron los motores inútiles en sus lanzamientos y por cinco horas hicieron esfuerzos repetidos para poder a través de las violentas olas, perdiendo la mayoría de sus armas y equipo en el proceso. Eventualmente, 11 de 18 barcos lograron llegar a los submarinos americanos. Pero a medianoche, Carlson, Roosevelt y otros 70 Raiders, muchos de ellos heridos, todavía estaban atascados en Butaritari.

Carlson cayó en un estado de total desesperación.

Fuera de contacto radioeléctrico con el submarino americano, estaba convencido de que los refuerzos japoneses estaban a sólo horas de distancia. Decidió que la única esperanza para sus marines -y para salvar al hijo del presidente en particular- era rendirse. Incluso ordenó Cpt. Ralph Coyte para redactar y entregar una nota de entrega, que se entregó tentativamente a un soldado japonés encontrado en una choza nativa. Pero incluso el intento de rendición se salió mal - poco después, un infante de marina disparó accidentalmente al soldado japonés que llevaba el mensaje. La nota fue recuperada más tarde por fuerzas japonesas y usada para propósitos de propaganda.

Barcos individuales continuaron luchando a través de las olas, sin embargo, incluyendo uno con Roosevelt a bordo a las 8:00 a.m. la mañana siguiente. Una hora más tarde, una tripulación de cinco hombres dirigida por el sargento. Allard se ofreció a remar hacia el atolón mientras trazaba una cuerda que los Raiders podían usar para meterse en el submarino. Pero como el lanzamiento estaba a medio camino, un escuadrón de aviones japoneses se precipitó sobre el Nautilus, lanzando bombas. Los submarinos estadounidenses chocaron y los aviones mataron al equipo de rescate, aparentemente matándolos.

Para entonces, Carlson había reevaluado la situación, y decidió completar la misión en Makin. Los Raiders robaron suministros de armas japonesas para reemplazar a los que habían sido lavados y comenzaron a sabotear la base de hidroaviones, que encontraron desierta, evitando ataques aéreos adicionales. Ellos procedieron a destruir la mayor parte del complejo y pusieron en llamas 1.000 tambores de combustible de aviación. Descubriendo la laguna no tenía una batería de la orilla después de todo, Carlson decidía que sus hombres tenían una ocasión mejor de alcanzar los submarinos de allí en lugar de otro.

Usando una lámpara de semáforo, convenció al capitán de Nautilus para que entrara en la laguna, demostrando que no era japonés al referirse a una conversación de la cena que habían compartido antes. Luego, los Raiders salieron con una balsa aparejada de tres de los lanzamientos atados con dos motores fuera de borda que funcionaban y canoas nativas que servían como estabilizadores. Habían intercambiado la canoa y el entierro de sus muertos de los nativos, a cambio de cuchillos de combate del USMC.


Raiders infantes de marina a bordo de USS 'Argonaut' después de la incursión de la isla Makin. Foto de los Archivos Nacionales de los EE.UU.

La nueva nave lo hizo a través de los submarinos y los relevados Raiders finalmente se embarcó en el viaje a casa. Todavía no era fácil montar - entre los 17 soldados heridos, cuatro cirugías tuvieron que ser hechas en la mesa del desastre del submarino. Afortunadamente, todos los soldados heridos sobrevivieron.

Los Raiders de Carlson llegaron a Pearl Harbor el 27 de agosto, recibiendo la bienvenida de un héroe. Ellos reportaron 18 muertos y 12 desaparecidos en acción, mientras que estimaron haber matado a 160 soldados enemigos. Según el registro japonés, el verdadero peaje contó con 46 efectivos de base, más un número no especificado a bordo de los barcos y aviones japoneses destruidos. Un año más tarde, la película Gung Ho! protagonizada por Randolph Scott representaría una versión ficticia de la incursión Makin, añadiendo un extravagante ataque-por-apisonador.

Sin embargo, hubo varios postcritos tristes a la incursión de Makin Island. Cinco meses más tarde, el Argonaut fue hundido en un duelo con destructores japoneses, con todas las manos perdidas. Cuando las fuerzas estadounidenses se apoderaron de la Isla Makin en noviembre de 1943 después de una agotadora batalla de 11 días, aprendieron un hecho sorprendente de los nativos; los submarinos habían dejado inadvertidamente atrás nueve Raiders separados de la fuerza principal - incluyendo el equipo de rescate de cinco hombres, que había lavado en tierra.

Después de sobrevivir en la naturaleza durante una semana, negociaron su rendición a las fuerzas japonesas. Encarcelados durante un mes en Kwajalein, fueron decapitados por orden del almirante Kōsō Abe debido al inconveniente logístico de transportarlos de regreso a Japón. Después de la guerra, Abe fue juzgado y ejecutado por matar prisioneros de guerra, mientras que sus dos subordinados fueron sentenciados a cinco y 10 años de prisión. Los registros japoneses, por su parte, alegan que los cadáveres de sus muertos fueron mutilados por los Raiders.

Carlson y su batallón volverían a distinguirse en batallas brutales en Guadalcanal. Todavía odiado por los jefes, fue trasladado fuera de su mando en marzo de 1943, y su sustituto terminó sus innovaciones doctrinales, con una notable excepción: sus escuadrones de tres bomberos se convertirían en un aspecto estándar de la organización de los Marines de los Estados Unidos que se mantiene hasta nuestros días .

Carlson seguiría viendo el combate en un papel consultivo y fue herido en la acción en Saipan que intentaba rescatar a un marine herido. Entonces murió de enfermedad cardíaca en 1947. En cuanto al batallón de Raider, fueron disueltos en 1944 - el liderazgo de la Marina siempre se había resentido del concepto, y vio poco uso para operaciones especiales adicionales en el teatro pacífico.

La incursión de Makin infligió solamente daño militar menor, y su impacto estratégico es disputado. Algunos historiadores afirman que llevó a los militares japoneses a reforzar la isla de Tarawa ya erradicar la red de espionaje aliada local, agravando las pérdidas marítimas cuando invadieron Tarawa y Makin en 1943. Otros argumentan que el ataque alcanzó su propósito en 1942 desviando recursos de la batalla crítica que se desarrolla en Guadalcanal.

De cualquier manera, los Raiders de Carlson lograron recuperarse de un desastre cercano para dar un impulso moral al público estadounidense, y también dieron a los militares estadounidenses su primera lección sobre los desafíos de las operaciones especiales, particularmente la parte de exfiltración.

En 2014, 70 años después de la disolución del Raider, el Cuerpo de Marines rediseñó su Regimiento de Operaciones Especiales el Regimiento de Raider en honor de sus predecesores de la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a los Raiders que cayeron en Makin, más de medio siglo después, 19 de ellos fueron recuperados de tumbas que habían sido cuidadosamente colocadas por los isleños de Butaritari y transportadas por el C-130 para ser enterradas en los Estados Unidos.