Mostrando entradas con la etiqueta tácticas de inteligencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tácticas de inteligencia. Mostrar todas las entradas

miércoles, 15 de julio de 2015

Guerra contra la Subversión: La última acusación de un terrorista

Verbitsky acusa a amigo de Milani por el MTP y La Tablada

César Milani y Horacio Verbitsky son 2 rostros extremos del gobierno de los Kirchner. Ambos resultaron útiles a Cristina Fernández de Kirchner aunque se odian entre ellos. Casi casi logran repetir las contradicciones propias del peronismo 1973-1976... Milani acaba de marcharse a la jubilación, con varias causas judiciales pendientes. Verbitsky queda en escena y tendrá que convivir con otro tipo de jubilación, ya sea por Mauricio Macri o por Daniel Scioli. Mientras tanto, aprovecha para ajustar cuentas con Milani en un texto tan previsible como para el bostezo, con excepción de un dato muy interesante: identifica como aliado de Milani a quien 'intoxicó' a los extremistas del Movimiento Todos por la Patria, que fundó Enrique Gorriarán Merlo, cofinancista inicial del diario Página/12 para Jorge Lanata, y donde aún hoy día escribe el compungido Verbitsky:
Urgente 24

Ampliar
"(...) Martín Gabriel Botana Botana estaba en contacto con el abogado Jorge Baños (foto), integrante del grupo político MTP, quien lo hizo público en una conferencia de prensa. (...)".
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El contenido de Horacio Verbitsky en el diario Página/12 comienza sin novedades:

"La causa por presunto enriquecimiento ilícito arroja luz sobre algunas relaciones del general César Gerardo del Corazón de Jesús Milani que ratifican las sospechas sobre su actuación durante la dictadura militar.

(...) En el expediente que instruye el juez federal Daniel Rafecas, Milani está obligado a justificar con qué recursos compró en 2010 la imponente casa de O’Higgins 3636, en el barrio La Horqueta de San Isidro.

(...) Las informaciones publicadas sobre la presunta venta del departamento de Milani a Eduardo Enrique Barreiro lo mencionan como escribano o agente inmobiliario. Al margen de cuál sea su actividad actual, lo más relevante es el carácter militar de Barreiro, quien en 1982 fue hecho prisionero por los ingleses en la Bahía Ajax de las islas Malvinas. Oficial del arma de comunicaciones, Barreiro tiene la misma edad que Milani, aunque egresó como subteniente en la promoción siguiente a la del ex jefe de Estado Mayor. Pasó a retiro con el grado de capitán en 1992. El 6 de septiembre de 1977 participó en un operativo de “control e identificación de población” en La Plata. Según la información del Ejército, cuando el personal de la Tercera Sección de la Compañía B del Batallón de Comunicaciones 601 de City Bell trató de ingresar en una casa de la calle 148, entre 27 y 28, del barrio Unión Villa España de Berazategui, los habitantes se resistieron y dos de ellos fueron abatidos. También murió un conscripto. En la casa había tres chicos. (...)".

Sin embargo, hacia el final del texto, lo de Verbitsky resulta interesante, no por Milani sino por otro militar amigo del renunciante:

"(...) Otra relación particular es la de Milani con el coronel Marcelo Oscar Granitto, quien era su asistente personal. El año pasado lo incluyó en la lista de ascensos a general de brigada. Ante una consulta del ministerio de Defensa acerca de las propuestas, el CELS opinó que debía negársele ese ascenso, dados los graves antecedentes que afectaban su idoneidad para esa jerarquía. La comunicación enviada en diciembre de 2014 recuerda que en diciembre de 1988 Granitto se unió al alzamiento del coronel Seineldín en Villa Martelli, para lo cual abandonó durante cuatro días sin previo aviso su destino en Comodoro Rivadavia. A raíz de ello se le impuso una sanción de 30 días de arresto, que luego se redujo a 20. En su descargo, dijo que seguía órdenes de Seineldín, cuyo alzamiento había reivindicado al Ejército.

Al mes siguiente, le contó a su primo hermano Martín Gabriel Botana, egresado de la promoción 33 del Liceo Militar San Martín, que Seineldín, el candidato presidencial Carlos Menem y el dirigente sindical Lorenzo Miguel planeaban sustituir al presidente Alfonsín por el vice, Víctor Martínez, o por un gobierno provisional, sin suspender las elecciones presidenciales ya convocadas para mediados de año.

Le explicó que no aceptaban más críticas por lo que llamó lucha antisubversiva y que exigían hipótesis de conflicto definidas, “sin descartar el combate con la guerrilla marxista” y eventuales enfrentamientos con Brasil y Chile. Según Granitto, había que eliminar la infiltración a toda costa. Mencionó como ejemplo a los periodistas Carlos Campolongo y Mónica Gutiérrez, a los dirigentes de la Coordinadora radical, el peronismo renovador y los marxistas, confesos o no, y dijo que iban a ser eliminados todos los que fueran necesarios. Agregó que mantendrían la Cámara de Senadores pero disolverían la de Diputados y los gremios no adeptos y que harían un cuadro con un representante de cada organización intermedia para controlar al gobierno: un representante de cada profesión, oficio o grupo trabajador, hasta el triunfo de Menem. Botana estaba en contacto con el abogado Jorge Baños, integrante del grupo político MTP, quien lo hizo público en una conferencia de prensa.

Pese a la desmentida de Menem y Miguel, la denuncia fue ratificada ante la justicia. Una semana más tarde Baños murió en el Regimiento de La Tablada durante su fallido copamiento, que se hizo simulando un nuevo alzamiento carapintada y convocando a la población a movilizarse en apoyo a la democracia. Ante el informe del CELS, el Poder Ejecutivo quitó el pliego de Granitto de la lista de ascensos presentada por Milani.

No obstante, el Jefe de Estado Mayor mantuvo a su amigo en actividad, con el grado de coronel mayor. Esta jerarquía cayó en desuso en el siglo XIX, hasta que en 1992 fue recreada por el jefe de Estado Mayor Martín Balza, como una distinción honorífica para aquellos oficiales que a pesar de sus merecimientos no ascendían por falta de vacantes.

Según la información oficial del Ejército, “dura solamente el año en que el que la ostenta, es nuevamente considerado y al abrirse nuevas vacantes, pasa a ostentar el grado de general de brigada... o sin seguir existiendo vacantes, pasa a retiro”. Haya engañado a su primo para inducir el acto desesperado del MTP o haya sido parte de un verdadero complot como el descripto, no fue la falta de vacantes sino estos negativos antecedentes la razón por la que el Poder Ejecutivo decidió no ascender a Granitto. Al contrario, con un generalato de 60 miembros, diez por ciento más grande que durante la dictadura, vacantes son lo que sobra en ese nivel."

viernes, 6 de marzo de 2015

SGM: El falso mapa adjudicado a los nazis

El falso mapa nazi del que nunca has oído hablar

En el año 1941 el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt tenía un difícil panorama por delante, como era mantener la neutralidad de los Estados Unidos en la Segunda …

LBV



En el año 1941 el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt tenía un dificil panorama por delante, como era mantener la neutralidad de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Por lo menos esa era la promesa que había hecho a sus ciudadanos solo un año antes. En la práctica la ayuda norteamericana a los aliados ya estaba siendo desarrollada en muchos aspectos. Y probablemente el propio Roosevelt se estuviera arrepintiendo de lo dicho vistos los avances del régimen nazi.

Roosevelt tan solo necesitaba una excusa, una muy potente y cautivadora, para sortear lo prometido y entrar al conflicto de lleno. Y la consiguió en octubre de ese mismo año 1941. En una intervención televisada radiofónica a toda la nación anunció un extraordinario descubrimiento. “Tengo en mi poder”, dijo, “un mapa secreto hecho en Alemania por el gobierno de Hitler. Es un mapa de Sudamérica y parte de América Central, tal y como Hitler se propone reorganizarlas. Este mapa pone de manifiesto que los nazis van, no solo contra Sudamérica sino contra los Estados Unidos también”.

Y es que por entonces los norteamericanos todavía consideraban todo el continente como su patio trasero, en referencia a la doctrina Monroe. Sin embargo los alemanes negaron ser los autores del mapa. Lo cual no impidió que nadie les creyese y que los ciudadanos estadounidenses comenzaran a inclinarse por la intervención.

El caso es que dos meses más tarde Alemania declaraba formalmente la guerra a los Estados Unidos, basándose específicamente en el discurso de Roosevelt acerca del mapa como una de las principales provocaciones.

Décadas después de finalizar la guerra el mapa se halló entre los documentos privados de Roosevelt y fue hecho público. Pero, según Nick Cull, un historiador de la Universidad del Sur de California, que ha estudiado el mapa, éste no es lo que parece ser, tal y como publicó Mental Floss hace unos días. Al parecer se trata de una muy buena falsificación. Pero no la hicieron los alemanes ni los norteamericanos.

En realidad, el mapa fue creado por la inteligencia británica. Éstos llevaban mucho tiempo presionando a los Estados Unidos para que entrasen en el conflicto. Había que encontrar la manera de cambiar el sentido de la opinión pública norteamericana, y que mejor que un mapa. Los mapas, afirma Cull, “son una conocida e increíblemente poderosa herramienta de propaganda, porque plasman las amenazas con un cierto nivel de tangibilidad”. Y además, los británicos tenían el precedente del telegrama Zimmerman, que ellos mismos habían filtrado y que había supuesto la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. En el telegrama, que era auténtico, los alemanes habían prometido a Mexico entregarles Texas si atacaban a los Estados Unidos.

El mapa sería obra de William Stephenson, amigo personal de Churchill y encargado de la inteligencia británica en norteamerica en aquellos años. Se habría basado para su confección en auténticos mapas nazis de una futura Sudamérica, pero modificando las fronteras de tal manera que alterasen y enfadasen al mayor número posible de mandatarios.

Según las memorias de uno de los miembros del equipo de Stephenson, que al parece incluía al mismísimo Roald Dahl, el plan original consistía en dejar el mapa en algún lugar de Cuba, para que el FBI pudiera encontrarlo. Sin embargo al final fueron ellos mismos quienes se lo llevaron en mano, alegando que había sido descubierto en el registro de un refugio nazi.

El único misterio que queda por aclarar es si Roosevelt conocía en engaño. El caso es que le vino muy bien para conseguir sus objetivos. Cull señala que en las notas de Roosevelt para su discurso acerca del mapa el presidente había escrito en primer lugar “Tengo en mi poder un mapa de indudable autenticidad”. Pero luego revisó esa linea y escribió “Tengo en mi poder un mapa secreto”. Quizá eso sea una pista. Tampoco era cuestión de mentir abiertamente a sus ciudadanos.