Mostrando entradas con la etiqueta odio racial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta odio racial. Mostrar todas las entradas

martes, 11 de julio de 2017

Fascismo: Evita, la resentida trepadora, se queja que Franco era gordito

Por qué Evita despreció a Franco y otros secretos de su visita a España
Hace 70 años, un 8 de junio de 1947, llegaba la entonces primera dama argentina a Madrid como primer destino de su ambiciosa gira europea, donde fue agasajada por el sanguinario dictador, con quien sin embargo tuvo una relación distante
Infobae




La gente había empezado a llegar al aeropuerto de Barajas después del mediodía, y a media tarde ya había trescientas mil personas semi-desmayadas y agobiadas por el calor, atendidas por puestos móviles de la asistencia pública.

Los edificios estaban engalanados con banderas argentinas y españolas; alfombras y tapices colgaban de las ventanas, y decenas de miles de flores hacían irrespirable el ambiente. De una fila interminable de ómnibus descendían las muchachas de la Sección Femenina de la Falange, vestidas con trajes típicos regionales, a tomar posición para las danzas que bailarían en las terrazas.

Madrid, como contrapartida, estaba desierta. Desde el día anterior los diarios españoles habían publicado proclamas invitando a ir a Barajas, y anticipando para el lunes una suerte de asueto general. […] Eva le contaría meses después a su peluquero Julio Alcaraz:

–Cuando Franco se me vino a los pies, yo pensé que era idéntico a Caturla, el que vendía pollos en Junín. Era petiso, barrigón, con pinta de almacenero, y llevaba una banda que se le apoyaba en la panza. Hasta la mujer y la hija se parecían a la mujer y la hija de Caturla ¡Y con todo lo que Perón me había hablado de él…!

[…] Franco, en uniforme de gala, besó con torpeza de soldado la mano de la visitante. Su esposa, Carmen Polo, lucía un aparatoso sombrero adornado de plumas que acababa de afearla, y Carmencita, la hija, miraba con curiosidad a aquella mujer rubia de la que pronto oiría decir que era el mismísimo demonio.

Eva, que no era alta, miraba a ese hombre desde arriba y no lograba entender la admiración que Perón sentía por él. Franco era el general más joven de España (tenía 54 años); ocho años antes había sido el vencedor en la guerra civil, y el primero en combinar tácticamente la infantería con la caballería blindada en las batallas del Ebro y de Guadalajara.

La multitud, contenida a duras penas por la Guardia Civil, coreaba desafinada: "¡Franco, Perón/ un solo corazón!".

Eva, sensible y perspicaz, comprendió la situación sin necesidad de explicaciones, y al principio no dijo nada. Tiempo después, de regreso en Buenos Aires, contaría:

-A la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de "rojos" porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más, y le dije que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo sino por imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada.

El de aquella tarde fue el primer round de una pelea que iba a prolongarse durante toda la estada de Eva en España.

Los beneficios de una visita millonaria


Con un pie en el avión que la sacaría de España, para Eva y Franco era hora de balances.

Desde el punto de vista de Eva (o, más propiamente, de Perón), la visita a tierra española había sido un comienzo promisorio para la gira. La apuesta del peronismo a un reconocimiento internacional que lo sacara de la cuarentena había empezado bien, y terminaría mejor en la medida en que a España la siguieran otros países mejor vistos políticamente.

La Argentina se alineaba en un bloque inequívocamente anticomunista y cristiano, y Perón sentaba las bases externas de lo que llamaba la "tercera posición". España, en definitiva, había sido un buen comienzo, y Eva -que había logrado una adhesión mayor que la que tenía entonces en su propio país, que había lucido joyas y vestidos de película, que había recibido honores y condecoraciones con las que jamás había soñado, y que se había sentido tratada como una reina- ignoraba que de allí en adelante ya nada sería igual.

Desde el punto de vista español, la visita había significado un agradecimiento tardío a lo que el peronismo ya había hecho por Franco, y uno anticipado a lo que haría en los meses siguientes. España necesitaba de la Argentina como ninguno de los países europeos, y Buenos Aires había tendido una mano no del todo desinteresada.

Cuando Eva había llegado a Madrid, a mediados de 1947, los españoles tenían derecho a una ración diaria de pan de entre ciento y ciento cincuenta gramos. Seis meses más tarde, con Eva de regreso en su país, esa cuota diaria se había incrementado al doble y el peronismo se había convertido en el primer copartícipe comercial de España, vendiéndole insumos por casi cuatrocientos millones de pesetas de oro al año.

¿Cuánto se había gastado España en el homenaje? Aunque en la prensa española la cuestión de los costos no se mencionaba, informes de la prensa extranjera los estimaban en alrededor de cuatro millones de dólares. Para el franquismo había sido una inversión dolorosa, y los hombres que mandaban en España no dudaron en hacerla contra viento y marea. El vendaval mayor quizás no estaba en el costo económico sino en el riesgo social que significaba esa mujer agitadora e irreverente, y los jefes franquistas tuvieron que apretar los dientes para soportar sus desplantes.

jueves, 15 de junio de 2017

SGM: Un bastardo sin gloria lituano

'Vengador' de la Segunda Guerra Mundial revela su heroico pasado de asesino de nazi
Por Isabel Vincent | New York Post




Benjamin Levin, 89, dentro de la casa de reposo del Bethel, Ossining, NY. Angel Chevrestt
El día en que los nazis emboscaron a su campamento guerrillero en los oscuros bosques de Vilna, Benjamin Levin pudo sentir cómo los disparos pasaban.

Uno de sus compañeros cayó, y Levin lo agarró por la pierna y lo arrastró por detrás, buscando una fuga. Salpicado de sangre, con el corazón palpitante, el guerrillero de la resistencia judía corrió directamente hacia "un huracán de balas" y siguió corriendo hasta que ya no podía oírlos.

No sabe cómo lo hizo vivo, pero ofrece una explicación: A sólo 14 años de edad, era tan corto, las balas pasaron por encima de su cabeza.


Benjamin Levin (abajo a la izquierda arrodillado) y su grupo partidario en la liberación de Vilna (circa julio 1944) con Abba Kovner.

Durante varios meses antes de ese ataque de 1941, Levin y otras dos docenas se habían escondido en los bosques lituanos, entrenando y preparando ataques contra los nazis. Dormían en búnkers improvisados ​​tallados en matorrales enredados, bebían agua de estanque verde que dejaba una película arenosa en sus gargantas y vivían de una dieta de hongos amargos y bayas.

"Hasta el día de hoy, no sé cómo sobrevivimos", dice Levin, quien celebrará su 90 cumpleaños en Pascua el lunes en un asilo de ancianos de Westchester.

Él es el último superviviente de un grupo de vigilantes judíos que se llamaron a sí mismos los Vengadores y juró matar tantos nazis como hubo judíos que fueron exterminados. Al igual que su comandante, Abba Kovner, que exhortaba a los judíos a no "ir a la masacre como ovejas", Levin se defendió. Su increíble historia de heroísmo y supervivencia durante la guerra fue documentada por la Fundación Shoah de la Universidad del Sur de California y se le está contando por primera vez en The Post.

"Esta historia es importante porque rompe el estereotipo de la pasividad judía durante el Holocausto", dijo Mitch Braff, director fundador de la Jewish Partisan Educational Foundation, que narra las hazañas de unos 30.000 "partidarios" judíos que operaron a lo largo del Tercer Reich . "Fueron responsables de miles de actos de sabotaje contra los nazis mientras se dirigían al Frente Oriental".

A diferencia del grupo más grande y más organizado de partidarios judíos fundado por el clan Bielski en Polonia, cuyos heroicos fueron crónicos en la película de 2008 "Defiance", el grupo de Levin nunca formó más de dos docenas de miembros. Pero eran una fuerza de lucha audaz. Durante la guerra, Levin y su grupo destruyeron 180 millas de ferrocarril, explotaron cinco puentes y destruyeron 40 vagones de tren nazis. No tomaron prisioneros, prefiriendo disparar a los enemigos en el lugar. Ellos mataron a 212 soldados enemigos, según la Jewish Partisan Educational Foundation.

Con su pequeña estatura, Levin fue reclutado como explorador y saboteador para el pequeño grupo, integrado por intelectuales y revolucionarios judíos que habían establecido una base clandestina de operaciones en los bosques lituanos en previsión de la toma del país por los nazis en julio de 1941. Su hermano mayor Shmuel, un sionista ferviente que tenía 18 años cuando se unió al grupo, fue uno de sus fundadores. Finalmente, a medida que aumentaban las hostilidades, su hermana Bluma también se unía.


Levin en 1944.

Levin podía pasar desapercibido entre los soldados lituanos y nazis para enviar mensajes a diferentes facciones de la resistencia, algunos de ellos trabajando en el gueto judío de Vilna. Los judíos desesperados le confiaron sus objetos de valor, que intercambió en el mercado negro por comida y medicina. También ayudó a hacer estallar puentes, postes telefónicos y vías férreas para frenar los trenes que se dirigían a los campos de la muerte. El miembro más joven del grupo, aprendió a usar su pistola de un compañero de vengador. Rozka Korczak era una de las pocas mujeres líderes de los partidarios judíos, y su guerrero más feroz.

"Al principio, lo vi como un juego", dijo Levin en una entrevista con los investigadores de la Fundación Shoah. "Estaba leyendo un montón de libros sobre conspiración y el subterráneo ruso. Para mí, comenzó como una gran aventura. "

Y, mientras dice que ya no puede recordar cuántos nazis ha herido o asesinado personalmente, los actos de sabotaje de Levin fueron tan numerosos que más de 70 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, Lituania todavía tiene una orden pendiente de arresto.

Por su propia cuenta, Benjamin Levin creció con "una racha salvaje". Él fumaba cigarrillos cuando tenía 8 años y salía con una banda de jóvenes maltratadores en las calles, lo que no causó ningún dolor en la muerte de su madre y su padre - prósperos comerciantes judíos que operaban una tienda de comida gourmet en el centro de Vilna. Antes de la ocupación nazi, la ciudad era un centro importante de la vida judía, y el hogar de más de 100 sinagogas.

El padre de Levin, Chaim, era un judío observador, pero también un germanófilo, fluido en alemán y educado en la tradición clásica, leyendo a Goethe y Schiller. En los años previos a la ocupación nazi de la ciudad, se negó a creer en las noticias que escuchó de sus proveedores sacudidos en otras partes de Europa: que los judíos habían perdido todos sus derechos en Alemania, que las empresas judías estaban siendo asumidas por la fuerza Por los nazis. En 1938, los nazis se habían desbocado, destrozando miles de negocios, profanando cementerios judíos y sinagogas, y reuniendo a 30.000 hombres judíos en toda Alemania. Aunque había oído varios relatos sin aliento del pogrom de la Kristallnacht, Chaim nunca imaginó que los judíos en Lituania estuvieran en peligro real.

"Mi padre era un gran creyente en todo lo alemán", dijo Levin. -Creía que todo acabaría.


Sara Levin, la esposa de Benjamin.

Pero Shmuel y sus compañeros vieron la escritura en la pared. Mucho antes de que los nazis tomasen el control de Lituania en julio de 1941, Shmuel ya se había comprado una pistola y una munición, que era el precio de la admisión al grupo de los militantes del bosque que exigían un inquebrantable sangriento y despiadado de sus reclutas, Armas y municiones.

Varias semanas después de la ocupación nazi, los exploradores partidistas estaban enviando informes sobre detenciones masivas y masacres de hombres y niños judíos. En Vilna, los soldados alemanes y las fuerzas de seguridad de Lituania fueron de puerta en puerta, detuvieron a miles de hombres y niños judíos y los enviaron a marchas forzadas a las afueras de la ciudad. Durante el verano, más de 21.000 de ellos fueron masacrados, sus cuerpos arrojados en fosas comunes.

Con informes de asesinatos masivos en el bosque procedentes de su hijo mayor, Chaim Levin fue sorprendido en la acción. Vendió el negocio familiar para poder comprar armas y municiones para que cada miembro de su familia se uniera a los partidarios. Siguieron a Shmuel al bosque, pero Chaim y su esposa encontraron refugio en una granja, donde se escondieron hasta el final de la guerra.

En el otoño de 1941, todos los judíos restantes de Vilna estaban dispersos. Miles de personas fueron forzadas a entrar en dos guetos: un grupo de edificios antiguos en el casco antiguo conectado con un puente. Levin y su hermano continuaban operando desde su base en el bosque, aunque Levin era capaz de entrar y salir del gueto para llevar mensajes a los líderes partidistas que estaban tratando de organizar un levantamiento.

En una de esas misiones al gueto, Levin se vio envuelto en una "aktion" nazi, una de las sorpresivas deportaciones llevadas a cabo en las fiestas judías para sembrar el pánico en los 40.000 judíos supervivientes del ghetto. Levin se vio obligado a esconderse en un ático. Cuando un bebé empezó a llorar incesantemente, Levin observó con silencio horror mientras el padre se ponía un abrigo y sofocaba al niño con un movimiento hábil.

"Creo que mataron al bebé", dijo. "Vi muchas cosas. Vi personas muy nobles que se convirtieron en animales. Y la gente muy sencilla se vuelve noble. Y mi madre me advirtió que habría peores cosas por venir.

He visto muchas cosas. Vi personas muy nobles que se convirtieron en animales. Y la gente muy sencilla se vuelve noble. Y mi madre me advirtió que lo peor vendría.
Lo peor ocurrió después de que Shmuel fue a un ataque con un grupo de sus compañeros y nunca regresó. Su cuerpo nunca fue recuperado, y Levin no sabe cómo murió.

Pero Levin apenas tuvo tiempo de llorar a su hermano. En el verano de 1943, el jefe SS Heinrich Himmler dio la orden de liquidar todos los guetos judíos en el Tercer Reich. Aunque Kovner había tratado de persuadir a sus hermanos judíos de resistir a los nazis, la insurrección planificada fracasó y los ghettos se vaciaron a finales de septiembre cuando los nazis reunieron a los judíos restantes y los enviaron a los campos de exterminio. Kovner regresó al bosque, y los Vengadores ayudaron a los soldados rusos que avanzaban contra los nazis en Vilna.



Levin y los partidarios ayudaron a liberar Vilna antes de la llegada de las fuerzas soviéticas en el verano de 1944. Mientras caminaban por una ciudad devastada, Levin y sus camaradas reunieron a los lituanos que habían colaborado con los nazis.

"No mantuvimos prisioneros", dijo. No hubo discusión. Era algo normal. "Los enemigos fueron fusilados en el acto.

Y también los judíos que regresaban. Aunque los padres de Levin sobrevivieron a la guerra en la clandestinidad, fueron ejecutados por sus vecinos lituanos cuando intentaron recuperar la vieja casa de la familia en Vilna.

Con nada más para ellos en Europa, Levin y su hermana Bluma, que había sobrevivido a la guerra que se escondía en el bosque con su hermano, llegaron finalmente al naciente estado de Israel. Allí, Levin conoció a su futura esposa, Sara, una judía húngara que había escapado del Holocausto con su familia.

"Luché con mis padres por él", dijo Sara, que habló con The Post en febrero, a los 87 años, desde el hogar de ancianos donde ella y Levin pasaron los últimos cuatro años de sus vidas. "En primer lugar, dijeron que era demasiado corto y que no podía usar tacones altos si me casaba con él".

Se casaron de todos modos y se mudaron a Long Island en 1967 con sus dos hijos pequeños, un hijo y una hija, nacidos en Israel. Levin consiguió un trabajo como mecánico para el MTA y compró eventual una gasolinera y entró en negocio para sí mismo.

La pareja había estado juntos por 66 años, y la familia - sus dos hijos, sus cónyuges y cuatro nietos - está deseando celebrar el 90 cumpleaños de Levin con un pastel en Pascua.

Frágil y que sufre de Alzheimer, Levin ya no puede reconocer fotografías de sí mismo, mucho menos recordar su cumpleaños. De hecho, nadie sabe realmente cuándo nació Levin, porque mientras estaba en la resistencia tenía tantos documentos de identidad falsos que al final de la guerra ya no recordaba la fecha real de su nacimiento. Así que su familia eligió la fiesta judía, que honra la libertad de los judíos de la esclavitud egipcia, como una metáfora apta y un homenaje apropiado al nacimiento de un hombre que había arriesgado todo para luchar por la libertad de su pueblo.

"En el momento en que empiezo a pensar en esto, viene cada vez más recuerdos", Levin dijo a The Post, y de inmediato se desmoronó en sollozos. "No hablamos de esto más, pero está vivo por dentro."

Este año, por desgracia, la celebración de cumpleaños de Levin será agridulce. Hace dos semanas, su amada Sara murió.

En su tumba, después de esforzarse por esparcir la tierra en su ataúd, Levin se dirigió a su hijo en hebreo: "Parece que ahora es mi momento".

lunes, 13 de marzo de 2017

Nazismo: Que le pasó a los negros alemanes

Esto es lo que pasó con los alemanes negros bajo los nazis

Eve Rosenhaft, The Conversation UK
Business Insider


Prisioneros de guerra negros de África francesa, capturados en 1940


El hecho de conmemorar oficialmente el Holocausto el 27 de enero, fecha de la liberación de Auschwitz, significa que el recuerdo de los crímenes nazis se centra en el asesinato sistemático en masa de los judíos de Europa.

Las otras víctimas del racismo nazi, incluidos los sinti y los romaníes de Europa, se nombran rutinariamente en conmemoración, pero no todos los sobrevivientes han tenido la misma oportunidad de hacerse escuchar su historia. Un grupo de víctimas que aún no han sido públicamente conmemoradas son los alemanes negros.

Todas esas voces tienen que ser escuchadas, no sólo por el bien de los sobrevivientes, sino porque necesitamos ver cuán variadas son las expresiones del racismo nazi si queremos entender las lecciones del Holocausto para hoy.

Cuando Hitler llegó al poder en 1933, se comprendía que había unos miles de negros que vivían en Alemania - nunca se contaron y las estimaciones varían ampliamente. En el corazón de una comunidad negra emergente estaba un grupo de hombres de las propias colonias africanas de Alemania (que se perdieron bajo el tratado de paz que terminó con la Primera Guerra Mundial) y sus esposas alemanas.


Führer de la Alemania nazi, Adolf Hitler. Bundesarchiv

Estaban conectados en toda Alemania y en el extranjero por medio de lazos familiares y de asociación y algunos eran activos en organizaciones comunistas y antirracistas. Entre los primeros actos del régimen nazi estaba la supresión del activismo político negro. También hubo entre 600 y 800 niños engendrados por soldados coloniales franceses, aunque no todos africanos, cuando el ejército francés ocupó la Renania como parte del arreglo de paz después de 1919. Las tropas francesas fueron retiradas en 1930 y la Renania fue desmilitarizada hasta que Hitler Unidades alemanas estacionadas allí en 1936.

Negación de derechos y trabajo

Las Leyes de Nuremberg de 1935 despojaron a los judíos de su ciudadanía alemana y les prohibieron casarse o tener relaciones sexuales con "personas de sangre alemana".

Un fallo posterior confirmó que los negros (como los "gitanos") debían ser considerados como "de sangre ajena" y sujetos a los principios de Nuremberg. Muy pocas personas de ascendencia africana tenían la nacionalidad alemana, incluso si nacieron en Alemania, pero esto se hizo irreversible cuando se les dio pasaportes que los designaban como "negros sin estado".

En 1941, los niños negros fueron oficialmente excluidos de las escuelas públicas, pero la mayoría de ellos habían sufrido abuso racial en sus clases mucho antes. Algunos fueron forzados a salir de la escuela y ninguno fue permitido para ir a la universidad o la formación profesional. Entrevistas y memorias publicadas por hombres y mujeres, testimonios inéditos y reclamaciones de indemnización posteriores a la guerra dan testimonio de estas y otras experiencias compartidas.

Soldados de la Legión árabe libre nazi en Grecia, septiembre de 1943. Wikimedia Commons

Las perspectivas de empleo que ya eran deficientes antes de 1933 empeoraron después. Incapaces de encontrar trabajo regular, algunos fueron reclutados para trabajo forzado como "trabajadores extranjeros" durante la Segunda Guerra Mundial. Las películas y espectáculos que hacían propaganda para el regreso de las colonias africanas de Alemania se convirtieron en una de las pocas fuentes de ingresos, especialmente después de que a los negros se les prohibió participar en otros espectáculos públicos en 1939.

Encarcelamiento

Cuando el líder de las SS Heinrich Himmler realizó una encuesta de todos los negros en Alemania y ocupó Europa en 1942, probablemente estaba contemplando una especie de redada. Pero no hubo un internamiento masivo.

La investigación en los registros del campamento y el testimonio de los sobrevivientes ha arrojado hasta ahora alrededor de 20 alemanes negros que pasaron tiempo en campos de concentración y prisiones - y al menos uno que era una víctima de la eutanasia. El caso que tenemos de un negro enviado a un campo de concentración explícitamente por ser mischling (mulato) - Gert Schramm, internado en Buchenwald de 15 años - viene de 1944.



En su lugar, el proceso que terminó con el encarcelamiento por lo general comenzó con un cargo de comportamiento desviado o antisocial. Ser negro hacía que las personas fueran visibles para la policía, y se convirtió en una razón para no liberarlas una vez que estuvieran bajo custodia.

En este sentido, podemos ver a los negros como víctimas no de un racismo peculiarmente nazi, sino de una versión intensificada de los tipos de racismo cotidiano que persisten en la actualidad.


Esterilización: un asalto a las familias

Fue el miedo nazi a la "contaminación racial" lo que provocó el trauma más común que sufrieron los alemanes negros: la ruptura de las familias. Las parejas "mixtas" fueron acosadas en la separación. Cuando otros solicitaban licencias de matrimonio, o cuando se sabía que una mujer estaba embarazada o tenía un bebé, la pareja negra se convirtió en blanco de la esterilización involuntaria.



En una acción secreta en 1937, unos 400 de los niños de Renania fueron esterilizados a la fuerza. Otros alemanes negros se escondieron o huyeron del país para escapar de la esterilización, mientras que las noticias de amigos y familiares que no habían escapado intensificaron el miedo que dominaba la vida de las personas.

La comunidad negra alemana era nueva en 1933; En la mayoría de las familias, la primera generación nacida en Alemania era apenas la mayoría de edad. En ese sentido, era similar a las comunidades en Francia y Gran Bretaña que se estaban formando alrededor de familias fundadas por hombres de las colonias.

La persecución nazi rompió esas familias y los lazos de comunidad. Un legado de eso fue un largo silencio sobre el rostro humano de la historia colonial de Alemania: la posibilidad de que los alemanes blancos y negros pudieran compartir un espacio social y cultural.

Ese silencio ayuda a explicar las respuestas mezcladas de los alemanes a la actual crisis de refugiados. La bienvenida ofrecida por la canciller alemana Angela Merkel y muchos alemanes comunes ha dado voz al liberalismo humanitario que siempre estuvo presente en la sociedad alemana y fue reforzado por las lecciones del Holocausto.

La reacción contra los refugiados revela el otro lado de la moneda: los alemanes que temen la inmigración no están solos en Europa. Pero sus angustias se basan en una visión que ha permanecido muy poderosa en la sociedad alemana desde 1945: la idea de que, por muy dignos que sean, las personas que no son blancas no pueden ser alemanas.

viernes, 27 de enero de 2017

Biografías: Reinhard Heydrich, el carnicero de Praga

Reinhard Heydrich 




Perfiles de su personalidad
Heydrich es, por su personalidad y sus acciones, una de las figuras más controvertidas y oscuras del régimen nazi, haciendo palidecer incluso a las características de su superior Himmler. Heydrich demostró ser un hombre extremadamente inteligente, de una astucia aguda para urdir complicadas conjuras, minuciosamente estructuradas, con efectos de largo alcance. Era, según Walter Schellenberg, un animal de presa. Además demostró ser un acertado administrador y gobernante al estar a cargo de la administración checa.

Era muy calculador y desconfiado, de claridad en sus pensamientos y exposiciones, además de eficiente y carente de escrúpulos, nada parecía escapársele de las manos. Para muchos era el nazi perfecto. Hitler consideraba a Heydrich un hombre extremadamente dotado y peligroso, y le llamaba "El hombre del corazón de hierro". Incluso Amon Göth lo admiraba.
Por otro lado, tenía una especial afinidad por la música, los deportes, en especial la esgrima, en la cual era muy diestro, y los estudios. Era además un avezado piloto de Messerschmitt Me-109 y Messerschmitt Bf 110.

Su sola presencia marcaba un abismo psicológico que ocasionaba terror físico incluso a sus más cercanos colaboradores. Era muy temido en su círculo personal. Para Wilhelm Canaris, Heydrich era su pesadilla, que lo sumía en trances nerviosos.


En su época de estudiante, Reinhard Heydrich tuvo que soportar las sospechas de sus padres en el Realgymnasium de Dresde, por su probable apellido Süss, hecho que le hizo infeliz y provocó un gran complejo respecto de sus orígenes.

El joven Reinhard incubó un agresivo resentimiento contra sus probables orígenes y se enroló desde 1920 hasta 1922 en la Deutschvölkischer Schutz-und Trutzbund una organización editorial antisemita. Posteriormente Heydrich se enrolaría en la Freikorps; en esta época Reinhard Heydrich participó en reyertas callejeras contra grupos bolcheviques y desarrolló una personalidad fuertemente competitiva.

En la Marina de la República de Weimar
A pesar de que en la Marina de la agitada República de Weimar se prefería a nobles, las aptitudes de Heydrich lo llevan a ser aceptado en 1922.

Estuvo bajo el mando del Almirante Wilhelm Canaris (futuro jefe de la Abwehr) en el crucero Berlín. Con Canaris estableció un vínculo que le permitió ser incorporado al círculo familiar de Canaris. En la Marina se especializó en Radiofonía y prestó servicios como oficial de información en la base naval de Kiel. En esta etapa se especializa en técnicas de espionaje bajo la tutela de Canaris.

El 31 de mayo de 1931 es expulsado de la Marina por un incidente en el que se vio involucrado con una joven. Mientras estaba comprometido con su futura esposa Lina (una joven y ferviente nazi), mantuvo una relación paralela con la hija de un superior de la Marina. Tenía 26 años. Se casó con Lina von Osten y tuvo cuatro hijos: Klaus (1933), Heider (1934), Silke (1939) y Marte (1942), ésta última nacida póstumamente.

El 1 de junio de 1931, Heydrich se afilia al partido nazi con sede en Hamburgo.


El brazo derecho de Himmler

Fuera de la Marina, sus expectativas de futuro se hicieron escasas y después de un tiempo, su situación económica se vio apurada.

Por medio de Von Ebestein, un amigo de su novia Lina, Heydrich supo que había unas plazas en un organismo del NSDAP, el (SD) bajo el mando de Himmler. Se presentó en 1931 y fue inmediatamente aceptado. En ese mismo año Lina y Reinhard se casaron. Himmler apreció inmediatamente las sobresalientes aptitudes de Heydrich, le nombró Sturmbannführer y éste pasó a ser no sólo su brazo derecho, sino que posteriormente llegó a hacerle sombra a su superior. Werner Best, un ayudante de Himmler le describió como un ser infinitamente calculador y diabólico y la personalidad más demoníaca en la dirección del nazismo.

En 1932, Heydrich sufrió una investigación sumaria por sospechas sobre su origen judío, de la que salió bien librado al ocultarse a la opinión pública que era medio judío o Mischling de segundo grado, dato que fue ocultado celosamente por sus superiores nazis.

De hecho, Heydrich hizo todo lo que estuvo a su alcance para borrar de su pasado a su abuela judía Ernestine, llegando incluso a alterar la lápida de su tumba. Sólo una persona sabía la verdad y guardaba celosamente los registros de su pasado como una arma defensiva: ese hombre era Wilhelm Canaris.
Asimismo, Himmler le encargó investigar en el mismo tema, esta vez para la ascendencia de Hitler. Los resultados obviamente fueron satisfactorios. En 1934, Himmler integra bajo su alero a Karl Wolff, un abogado que tenía un pasado militar; este personaje tenía una personalidad totalmente opuesta a la de Heydrich. Wolff se ocuparía del proceso de la posesión de las policías regionales de Prusia y Heydrich de Baviera.

Heydrich, el recién integrado Karl Wolff y Himmler formaron un trío mancomunado para conseguir los objetivos de este último: lograr tener bajo su mano la policía regional, los campos de concentración y posteriormente la Gestapo que estaba bajo las órdenes de Hermann Göring en Prusia. El objetivo de Himmler era unificarlos bajo el alero SS. Asimismo Heydrich al mando del departamento de Seguridad del Reich armó una eficiente red de espías en los orgános de seguridad internos del III Reich cuyas redes abarcaban incluso la Abwehr de su ex jefe y superior Wilhelm Canaris.

En 1933 se le destinó como Jefe de la Policía de Baviera y junto con Himmler conjuró, por encargo de Göring, contra Röhm (Jefe de las SA), quien en la vida privada era hasta ese momento amigo personal y padrino de los hijos del mismo Heydrich, primero difundiendo rumores de una conjuración de Röhm y Gregor Strasser contra Hitler, a lo que se sumaba su inaceptable condición de homosexual.

Este fue detenido por el mismo Hitler y confinado en una prisión. Hitler, aludiendo a sus servicios pasados, intentó salvarle la vida a Röhm; sin embargo, se le convenció de lo contrario e invitó a este a cometer suicidio, a lo que Röhm se negó. Dos agentes de la SD entraron a la celda y dispararon a Röhm, cuarenta y ocho horas después de la llamada "Noche de los cuchillos largos" (el 30 de junio de 1934).


Jefe de la Gestapo
En 1936 se le nombra Jefe de la Policía de Seguridad del Reich y de la Gestapo. En 1939, Heydrich se hace cargo de la dirección del Reichssicherheitshauptamt (RSHA) en el que, por orden de Himmler habían sido centralizadas la Oficina Estatal de la Policía de Seguridad (Gestapo y Policía de Investigación Criminal) y la Oficina de Seguridad del NSDAP, y desde el cual fueron dirigidos todos los órganos oficiales y secretos de la policía y de seguridad del Reich.

Heydrich decìa: "Soy el màximo encargado del vertedero de basura del Reich Alemàn"

Heydrich persiguió con éxito a muchos activistas antinazis, realizando una minuciosa labor de contraespionaje; encarcelò al jefe de la policìa bàvara Schutzel y al lìder de la comunidad judìa de Munich Lewy, àmbos los golpearon y a èste ùltimo le quemaron su casa.

La Oficina 6-F-4. La Operación Krüger
Himmler creó en 1939 una oficina secreta supervisada por Heydrich, de quien provenía la idea. El objetivo de esta oficina era desquiciar el sistema económico monetario del Reino Unido mediante un bien elaborado plan de falsificación de al menos 140 millones de libras esterlinas, que se introducirían en el sistema de divisas inglés y además autofinanciaría a la misma estructura de las SS. El plan meticulosamente ideado por Heydrich tendría efectos tremendamente nocivos para la economía inglesa.

Heydrich encargó al comandante Bernhard Krüger la puesta en marcha del plan. El plan se denominó Operación Krüger y se realizó en un ala del campo de concentración de Sachsenhausen, donde se llegaron a falsificar hasta 140.000.000 de libras esterlinas y algunos miles de dólares. Este dinero financió a la Gestapo, al espionaje en el extranjero, la paga de colaboracionistas, el pago de información y la compra en países neutrales. El efecto de dicho plan ideado por Heydrich tuvo hondas repercusiones en la economía inglesa y sus efectos se dejaron sentir hasta bien pasado el fin de la guerra.



Reinhard Heydrich a la derecha de la fotografía, detrás de Hitler, a la izquierda, Arthur Seyß-Inquart (1938)


El Incidente Skoblin
Heydrich supo a través de informantes que la Abwehr, comandada por quien fue su superior en la Marina, Wilhem Canaris, manejaba información confidencial del ex-general zarista Skoblin, quien afirmaba que el Mariscal de la Unión Soviética Mijaíl Tujachevsky y el general Vladimir Gorev estaban tramando un plan con altos mandos militares alemanes para derrocar a Stalin.

En su libro El Gran Terror (de 1968), el historiador inglés Robert Conquest señaló a agentes alemanes, que bajo la iniciativa de Reinhard Heydrich, implicaron al Mariscal Tujachevski en una conspiración con el Cuerpo de Generales alemanes, con el fin de hacer a Stalin sospechar de él, y todo esto, con el fin de minar la capacidad de defensa de la Unión Soviética. Según Conquest, estos documentos fueron hechos llegar al presidente de Checoslovaquia Edvard Beneš, quien los envió de buena fe a Stalin. Esto desencadenó la llamada Gran Purga. Esta versión, avalada por el líder polaco Władysław Gomułka en 1961, no ha sido corroborada por otros antecedentes o pruebas.

Esta información fue transmitida a Nikolái Yezhov, jefe de la NKVD y antecesor de Lavrenti Beria, su equivalente en la Unión Soviética. Así se desencadenó la sangrienta purga de 1939 (conocida como la Gran Purga), donde se ejecutaron o se deportaron a más de 3000 oficiales del Ejército Rojo. Esta intromisión de la Gestapo en los asuntos de la Abwehr le valió la enemistad de Canaris.

Fue un golpe maestro y táctico para los futuros planes de Hitler, pues ganó tiempo y el apaciguamiento de Stalin, lo que llevó al Tratado de No Agresión entre Alemania y URSS, y de paso se eliminó a la flor y nata de la oficialidad rusa, que tres años más tarde escasearía en la llamada Gran Guerra Patria contra Alemania.

Privó a los soviéticos de su mejor militar, Tujachevsky, y de su mejor general de blindados, Gorev, quien fue fusilado bajo el cargo de alta traición y quien, paradójicamente, fue el mentor de Heinz Guderian, brillante estratega táctico de panzers (véase Historia militar de la Unión Soviética).




Operación Reichsführer o Himmler: Invasión de Polonia
El 31 de agosto de 1939 se llevó a cabo la Operación Reichsführer SS o Himmler, dirigida por Alfred Helmut Naujocks y organizada por Heydrich. En ella un grupo de convictos políticos con uniformes de militares polacos simularon un asalto a una emisora alemana situada en la localidad fronteriza de Gleiwitz y leyeron una proclama antialemana en polaco; el objetivo era justificar la invasión a Polonia que estaba planeada para el día siguiente. Después, a pesar de las promesas de libertad que habían recibido, los falsos polacos fueron asesinados.

En mayo de 1941, intentó sin éxito desenmascarar al médico personal de Himmler, el doctor Félix Kersten, del cual sospechaba fundadamente que tenía conexiones con los gobiernos de Holanda, Suecia y Suiza, pero Himmler lo alejó de Heydrich.

Durante la Operación Weserübung en la Ocupación de Noruega, Heydrich participó en misiones de combate a bordo de un Me-109 y Me-110, lo que le valieron la concesión de la preciada piocha de Piloto de guerra de la Luftwaffe (Frontflugspange) en Bronce (1940) y Plata (1941), luego la concesión de Cruz de Hierro de segunda clase y luego de primera clase.

Conferencia de Wannsee
Carta de Hermann Göring a Heydrich sobre la Reinstalación JudíaEl 20 de enero de 1942, Heydrich participa entre otros en la llamada Conferencia de Wannsee, junto a Adolf Eichmann en un plan de aceleración de la Solución Final en Polonia. En la conferencia, la cual fue documentada en términos eufemísticos, producto de esta conferencia, el genocidio del pueblo judío se aceleró tanto en los campos de concentración como en terreno invadido.

Organización de los comandos de exterminio: Einsatzgruppen
Durante la Invasión de Polonia en 1941, miles de judíos se transformaron en verdaderas colonias errantes de judíos que escapaban a los asesinatos en masa en sus pueblos natales y se abastecían de armas mediante el mercado negro y el asalto a soldadescas nazis. Como respuesta a esta situación Heydrich bajo la autorización de Himmler, instruyó a la RSHA la organización de grupos de liquidación reorganizando los comandos de operaciones especiales de las SS, los einsatzkommandos.

Los einsatzkommandos ya habían actuado como grupos específicos de asesinato en el Anschluss en Austria y en los Sudetes. Estos grupos fueron reorganizados bajo la supervisión de Heydrich en seis batallones SS Einsatzgruppen que actuaron en la frontera de Polonia y Bielorrusia y después muy activamente en la Invasión de la Unión Soviética, cuyo objetivo era la eliminación sumaria de judíos, gitanos, y después a los comisarios políticos.

Se estima que estos grupos de exterminio asesinaron a no menos de un millón de personas, la mayoría civíles.

Carta de Hermann Göring a Heydrich sobre la Reinstalación Judía

Protector de Bohemia y Moravia
Himmler, receloso de la fama lograda por Heydrich, le destina como Protector suplente del Reich de Bohemia y Moravia, como una forma de sacarlo del camino. En Checoslovaquia, el Gauleiter Konstantin von Neurath se había mostrado blando con la población checa, permitiendo que la resistencia pudiera operar tranquilamente. Heydrich lo relevó y además puso en la cárcel al gobernador saliente.

Implantó la Ley Marcial e hizo detener a casi toda la intelectualidad checa, ejecutando a cerca de 550 checos en menos de cinco semanas, y al resto lo envió a los campos de concentración. También persiguió a la población judía checa y deportó a miles al campo de exterminio de Auschwitz.
En Bohemia y Moravia se convierte en una especie de César al ocupar la sede del gobierno del Protectorado, en el Castillo de Praga. Comienza una sagaz política que calificó de «palo y zanahoria». El puño de hierro —que representaban las prisiones, campos de concentración y pelotones de ejecución— estaba cubierto por el guante de seda —raciones extra, vacaciones y un avanzado programa de seguridad social. Lo secunda Karl Hermann Frank en sus labores represivas y políticas. La población checa comenzó a aceptar de buena gana la germanización de la población; aquellos que se resistían eran invariablemente enviados a campos de concentración.

Cometió acciones similares, maniobrando desde Praga, en Noruega, Holanda y Francia, por lo que se ganó el apodo de "El Carnicero De Praga".



Heydrich en el castillo de Praga, 1941.

El atentado en Praga y muerte de Heydrich
La hábil política del "palo y zanahoria" dio sus frutos, y aumentó la producción de los materiales militares en Bohemia y Moravia. Debido a ello, Winston Churchill instruye al presidente checo en el exilio Edvard Beneš y este encarga una operación destinada a desestabilizar al régimen nazi en el Protectorado de Bohemia y Moravia. El 27 de mayo de 1942, Heydrich sufre un atentado con bomba mientras se dirigía en un coche descapotable al Castillo de Praga. Logra salir del coche y disparar a sus agresores, Jan Kubiš y Jozef Gabčík, quienes consiguen huir. Heydrich sufre daños por esquirlas incrustadas en su espalda y no puede perseguir a sus agresores, se apoya en una reja y se desangra. Es auxiliado por una mujer checa y llevado al hospital Bulovka de Praga, donde insiste en ser atendido sólo por médicos alemanes. Esta tozudez le acarrea su propio fin ya que el tratamiento tardío con sulfamidas aplicado por el doctor Karl Gebhart, cirujano jefe de las Waffen SS no impide el desarrollo de una fulminante septicemia.

Muere 8 días después a causa de una septicemia, paradójicamente sus victimarios creen que han fracasado en su misión. Es enterrado con honores militares y a los sones de la marcha Sigfrido interpretada por la Filarmónica de Berlín en Invalidenfriedhof, Scharnhorststraße, Berlín.

Esta acción es organizada por comandos checos entrenados en Inglaterra, quienes creyendo fracasada la operación (Operación Antropoide) se refugian en una iglesia donde finalmente, acorralados por las SS, se suicidan después de ser denunciados por un traidor. Tras la muerte de Heydrich y como represalia por el atentado, un escuadrón de SS arrasó la localidad de Lídice y ejecutaron a 1331 habitantes mayores de 16 años, incluidas 200 mujeres. Este hecho se conoce como "La Matanza de Lídice". En Bohemia y Moravia fueron ejecutadas miles de personas por los ocupadores nazis.

Heydrich fue sucedido por Ernst Kaltenbrunner el 30 de enero de 1943.

La esposa de Heydrich, Lina, y sus hijos, a excepción del mayor que murió a raíz de un accidente callejero, sobrevivieron a la guerra. Lina Osten Heydrich mantuvo el castillo y una pensión jugosa, ya que se aceptó que Reinhard Heydrich "había caído como un soldado".

Un detalle acerca de su expulsión de la Marina. La readcción es algo confusa, lo que ocurrió es que ya comprometido con la hija de un alto oficial de la Kriegsmarine se supo que andaba con otra, por ello se determinó que había incurrido en una "falta al honor de un oficial" y fué dado de baja. De más está decir que en el futuro Heydrich guardó un especial odio por la Marina.

Posteriormenete era conocido por su afición a "comerles la color" a otros oficiales, el problema de éstos era que si lo desafiaban a duelo, a Reinhard como desafiado le correspondería elegir el arma, de seguro la espada; magnífico esgrimista que no pudo integrar el equipo olímpico en 1936 por sus responsabilidades, habría dejado ensartado como picaròn a su rival.

Con motivo de su muerte se organizó un imponente funeral de Estado en Berlín al que asistió Hitler y obligaron a presentarse al "Presidente" de Checoslovaquia, el débil y anciano Hacha.



Las primeras escenas corresponden a Praga, de donde fué trasladado el ataúd en un tren especial a Berlín. La voz que se escucha es la del locutor de la Radio Berlín que difundió el funeral por cadena nacional.

Emisión filatélica con la máscara mortuoria de Heydrich

Se iba a construír un panteón monumental donde quedarían sus restos, pero por razones de la guerra no se construyó nunca.
La sencilla tumba fué destruída en 1945, se supone por los rusos y hoy no tiene identificación. Si alguien quiere ir a verla en Berlín, en el Cementario de los INválidos, St. Nikolai Friedhof (patio), Sección 1 Fila 11, Sepultura nº 2 y después nos cuenta.


Fuente 

jueves, 12 de enero de 2017

SGM: La vida del hijo de puta de Brunner al descubierto

Una nueva investigación revela cuándo, cómo y dónde murió Alois Brunner, criminal nazi y "mano derecha" de Adolf Eichmann
La revista francesa XXI citó el miércoles a tres agentes de seguridad que lo custodiaron durante su exilio en Siria. “La investigación es perfectamente verosímil”, dijo Serge Klarsfeld, el historiador que fue una de sus víctimas y que lo persiguió durante gran parte de su vida

Infobae



Brunner deportó a decenas de miles de judíos a una muerte segura en los campos de exterminio y dirigió el campo de Drancy, cerca de París

El criminal nazi Alois Brunner, mano derecha de Adolf Eichmann, murió en un calabozo en Damasco en 2001 a los 89 años, según una nueva investigación publicada el miércoles.

Nacido en 1912, Brunner era juzgado responsable del asesinato de 130.000 judíos de Europa, fue juzgado in absentia en 1954 y en la posguerra se había refugiado en la Siria del presidente Hafez al Assad, padre del actual mandatario Bashar al Assad.

En un principio fue dado por muerto en 1992 por el historiador y cazador de nazis de origen rumano Serge Klarsfeld, que había pedido en vano al régimen sirio que lo expulsara en 1982.


Una foto de Brunner en edad avanzada durante su exilio en Siria

Pero en 2014 el Centro Simon-Wiesenthal afirmó que el criminal de guerra austríaco que tuvo a su cargo el campo de concentración de Drancy, cerca de París, había muerto en Damasco en 2010.

La investigación publicada el miércoles por la revista francesa XXI se basa en tres testimonios de agentes de seguridad sirios que tenían a cargo la seguridad de Brunner. Uno de ellos, Abu Yaman, aceptó dar su nombre desde su refugio en Jordania.

De acuerdo a las tres fuentes, el "mejor hombre" de Eichmann pasó sus últimos años encerrado en un calabozo debajo de una residencia habitada por civiles.


El capitán austríaco de las SS nació en 1912 en Nádkút, Hungría, que por entonces era parte del imperio Austro-húngaro

Tras su muerte, en diciembre de 2001, Brunner recibió un funeral musulmán y fue enterrado discretamente en el cementerio de Al Affif, en Damasco.

El nazi, temido por sus masivas deportaciones de judíos austríacos, eslovacos y franceses a los campos de exterminio, se hacía llamar Abu Hosein y hasta el final no renegó de sus brutales crímenes. Según XXI, recibió arresto domiciliario en 1989 y un año después fue escondido en un calabozo por "razones de seguridad".


Brunner, juzgado in absentia por la muerte de 130.000 judíos, fue la “mano derecha” y “el mejor hombre” del criminal de guerra Adolf Eichmann, en la foto

Vivió, sin embargo, de forma miserable: "Estaba muy cansado, muy enfermo. Sufría y gritaba mucho, todo el mundo le oía", explicó uno de sus guardias bajo el pseudónimo de Omar. "Tenía derecho a una ración minúscula, algo infame, un huevo o una patata, tenía que elegir. No podía ni lavarse", agregó.

"La investigación de XXI es perfectamente verosímil. Han interrogado a alguien que lo conoció muy de cerca", dijo Klarsfeld, que fue arrestado por Brunner en 1943 y cuyo padre fue asesinado en Auschwitz. "Nos satisface saber que vivió mal", agregó.

martes, 3 de enero de 2017

SGM: Nazis tal vez capturaron de casualidad a Ana Frank

Los nazis pudieron descubrir a Ana Frank por casualidad y no por una traición
Un nuevo estudio apunta que la menor judía y su familia no fueron delatados sino localizados por agentes que investigaban el estraperlo

ISABEL FERRER - El País


Ana Frank. AP QUALITY

El escondite de Ana Frank y su familia en el trastero de una casa de los canales de Ámsterdam fue descubierto por los nazis el 4 de agosto de 1944. Aunque sin confirmación oficial, se presumía hasta hoy que les traicionó un informador pagado por los ocupantes. Sin embargo, una nueva investigación efectuada por la Fundación que gestiona la casa-museo dedicada en la ciudad a la joven autora del famoso Diario, apunta a una casualidad, y no a una delación, como origen de la tragedia. Según el investigador Gertjan Broek, los agentes que entraron en el número 263 de la calle Prinsengracht, en el centro antiguo de la ciudad, “iban detrás del tráfico de cartillas de racionamiento y la contratación ilegal de trabajadores”. Además, incide en que el policía holandés que participó en el arresto, Gezinus Gringhuis, "estaba asignado al departamento de delitos económicos, no a la búsqueda de judíos ocultos”.

Broek apuntala su teoría con sendos detalles. Dice que una vez dentro del edificio que servía de tapadera a la familia Frank y a otras cuatro personas, los gendarmes tardaron dos horas en salir; "demasiado tiempo si sabían que había judíos ocultos”, sostiene. A principios de 1944, fueron arrestados dos traficantes de bonos de comida que habían trabajado en ese mismo número. La propia Ana se hizo eco del suceso en su Diario, donde escribió que después resultó muy difícil conseguir alimentos. Lo más probable, sigue Broek, es que durante el registro del inmueble acabaran encontrando la estantería que tapaba las escaleras de acceso al trastero. Arriba, ocho personas perseguidas llevaban dos años juntas tratando de evitar al invasor.

Tras ser descubiertos, fueron enviados a los campos de concentración. Sólo regresó Otto Frank, el padre de Ana. La adolescente, su madre, Edith, la hermana mayor, Margot, el matrimonio Van Pels con su hijo, Peter, y el dentista Fritz Pfeffer, perecieron entre 1944 y 1945.


Monumento a Ana y Margot Frank en Bergen-Belsen. SEAN GALLUP GETTY

El estudioso señala, además, que la posible llamada de un supuesto soplón a los gendarmes mientras estos registraban el edificio es poco probable. “En 1944 muchas conexiones telefónicas habían sido cortadas, y los números de los servicios secretos no estaban al alcance de cualquiera”, dice. Entre los posibles chivatos señalados por otros escritores figura Tonny Ahlers, miembro del Movimiento Nacional Socialista de Holanda. Es el sospechoso número uno para Carol Ann Lee, biógrafa de Otto Frank. Otra de las posibles delatoras es Nelly Gies, hermana de Miep, la amiga de la familia de Ana que les ayudó. A Nelly no le gustaba que Miep escondiera judíos, pero todos ellos fueron interrogados después de la II Guerra Mundial sin que pudieran formularse acusaciones firmes.

La casa-museo de Ana Frank subraya que su nuevo estudio no pretende cegar la vía de la presunta denuncia, aunque apunta que después de varias décadas de búsqueda por ese lado, no se ha obtenido respuesta, tal y como ha dicho Ronald Leopold, director de la Fundación. Al centrarse en la entrada de la policía, y en el relato mismo de Ana Frank sobre los días anteriores, pretenden “animar a otros investigadores a rastrear nuevas pistas para poder contar toda la historia de Ana Frank”.

Confinadas en el campo de Bergen-Belsen (norte de Alemania), Ana y Margot murieron con pocos días de diferencia, posiblemente hacia febrero de 1945, y fueron enterradas en una fosa común. El 15 de abril de ese año, los soldados británicos aliados liberaron el campo, quemado luego para contener una epidemia de tifus.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Nazismo: La formación de las juventudes hitlerianas

La factoría de los cachorros nazis
Jacinto Antón - EP



Hitler reclutó a los niños y adolescentes alemanes para adoctrinarlos. Un libro analiza cómo funcionaban las Juventudes Hitlerianas, los crímenes de guerra que cometieron y cómo fueron precursores de los niños soldado.


UNA JUVENTUD bajo Hitler no podía ser buena. De 1933 a 1945, los jóvenes alemanes fueron incorporados en masa a la trituradora ideológica y militar del nazismo y muchos se convirtieron en perpetradores de los crímenes del régimen. La complicidad genérica de la juventud de Alemania con su Führer es indiscutible, pero también es verdad que esos chicos y chicas que ofrecieron su alma al perverso dictador, seducidos u obligados, fueron en cierta manera, y en mayor o menor grado según el caso, víctimas. Adoctrinados hasta lo indecible, coaccionados, intimidados, despojados de sus infancias y adolescencias, arrebatados de sus hogares y escuelas, entregados a menudo por sus mismos progenitores al ogro de la esvástica, los jóvenes alemanes fueron utilizados por los nazis, que los convirtieron en sujetos de un atroz experimento social, reservorio de sus ideas abominables y, en última instancia, en carne de cañón para su guerra con el mundo.



LAS JH SE CONVIRTIERON EN LA ÚNICA ORGANIZACIÓN JUVENIL EN ALEMANIA A PARTIR DE 1936, CUANDO FUERON PROHIBIDAS TODAS LAS DEMÁS
La principal herramienta empleada por los nazis para apropiarse de los jóvenes alemanes y unificarlos en su credo fueron las Juventudes Hitlerianas (JH), que recibieron el nombre en 1926 a partir de formaciones anteriores, vinculadas inicialmente a las SA (unidades de choque del partido nazi). En las JH sirvieron 9 de cada 10 jóvenes alemanes. De corte paramilitar (con bonitos uniformes –de color negro y mostaza– e insignias propios), estaban destinadas a los chicos de 14 a 18 años. Para los más pequeños, de 10 a 14 años, existía la rama infantil, el Deutsches Jungvolk (DJ), que desembocaba naturalmente en las JH y a cuyos miembros se denominaba pimpfe. En cuanto a las chicas, existía la sección femenina de las JH, la Liga de las Muchachas Alemanas, con su propia rama para las niñas. Todas vestían falda azul marino y camisa blanca, muy à la mode, según el gusto nazi, y peinaban trenzas o moños.



Una de las chicas más famosas salidas de las JH fue Irma Grese, la Bella Bestia, la terrible guardiana de campos como Ravensbrück, Auschwitz y Bergen-Belsen. Las JH se convirtieron en la única organización juvenil en Alemania a partir de 1936, cuando fueron prohibidas todas las demás. La afiliación pasó a ser obligatoria por ley en 1939 para todos los adolescentes de edades comprendidas entre los 10 y los 18 años. De las JH, que pasaron de los 100.000 miembros cuando Hitler asumió el poder (1933) a los dos millones a finales de 1933 y 5,4 millones en diciembre de 1936, se salía ya para ingresar en el partido (nazi), al Frente Alemán del Trabajo, a las tropas de asalto o a las SS (principal organización militar, policial y de seguridad del Reich), o al servicio en las Waffen-SS (cuerpo de combate de élite de las SS) y la Wehrmacht (Ejército). A comienzos de 1939, el 98,1% de los jóvenes alemanes pertenecían a las JH. Entre los que escaparon de sus garras, con grave riesgo, pues había fuertes sanciones (se recurrió a Heinrich Himmler y su policía y SS para hacer cumplir el servicio), figuraba el que luego sería escritor y premio Nobel de Literatura Heinrich Böll, con 16 años en 1933. En cambio, otro autor y también premio Nobel, Günter Grass, hizo un recorrido clásico completo: pimpfe a los 10, auxiliar de antiaéreo a los 15 y artillero de carro de combate de las Waffen-SS a los 17



Nuestra mirada se posa sobre esos jóvenes a menudo con una desasosegante ambivalencia. Nos espantan y repelen las imágenes de multitudes juveniles vociferantes entusiasmadas ante el líder, alineadas en orden militar, desfilando con marcial arrobamiento, cantando con endemoniada pureza (como en la icónica e impresionante escena del Tomorrow Belongs To Me del filme Cabaret); los más fanatizados, incorporados al combate en las divisiones mecanizadas de élite o a la lucha política y racial: la juventud que quema libros, acosa y maltrata –y hasta asesina– a los oponentes y a los judíos en las calles (o en los campos de concentración), denuncia a sus propios vecinos e incluso a sus padres a la Gestapo, que ese sí es un conflicto intergeneracional. La otra cara es la de la foto (que fue portada de Life) del soldado de 15 años, embutido en un capote demasiado grande, llorando como lo que es, un niño, tras su captura en 1945 por los estadounidenses. O la de los 20 soldaditos condecorados con la Cruz de Hierro, uno de ellos un “pequeño héroe” (así lo bautizó la propaganda) de 12 años, recibidos en el búnker de la cancillería del Reich, el 19 de marzo de 1945, por un Hitler ya espectral, pero aún capaz de enviarlos a la muerte más absurda e inútil ante los tanques rusos tras darles un pellizquito en la mejilla. “No volverán a ser libres el resto de su vida”, había profetizado en 1938 el gran flautista de Hamelín de Alemania.



El historiador nacido en Alemania pero nacionalizado canadiense Michael H. Kater (Zittau, 1937), un experto en la cultura del III Reich, doctor en Historia y Sociología por la Universidad de Heidelberg y profesor en la Universidad de York (Toronto, Canadá), acaba de publicar un libro imprescindible sobre las JH, esa organización sobre la que pivotó especialmente el esfuerzo de los nazis por apoderarse de esa generación alemana. Las Juventudes Hitlerianas (Kailas, 2016) es una obra tan exhaustiva como apasionante y estremecedora que combina la investigación científica con el relato humano –explica que los campamentos de las JH, donde proliferaba el sadismo, eran un mal lugar para mojar la cama–. Y alberga en su centro una profunda disquisición moral.



Jóvenes nazis, en el referéndum de 1934 con el que Hitler trató de legitimar los poderes que ya había usurpado de facto como jefe de Estado.

“Las organizaciones juveniles, como los Wandervögel, existían en Alemania desde la época guillermina y el inicio del siglo”, dice Kater, “se volvieron más hacia la derecha en línea con el espectro político general; en la última mitad de la República de Weimar (1925-1932), cuando Hitler estaba en alza, miembros de grupos de juventud nacionalistas simpatizaban secreta o abiertamente con el NSDAP, el partido nazi, aunque menos con las JH, que tuvieron un inicio débil y tardío. A medida que los patrones democráticos se derrumbaban, una estructura con un Führer pasó a ser aceptable entre la juventud alemana, y eso facilitó que todos los grupos juveniles se incorporaran a las JH. Eso ocurrió en etapas. Los que se resistieron fueron forzados hacia 1935”. Una de las claves del éxito de las Juventudes Hitlerianas es que se presentaban como excitantes, modernas y progresistas.



¿Qué concepto tenía Hitler de la juventud? “Al principio, realmente ninguno”, contesta el historiador. “No le interesaban los jóvenes porque no podían votar. Eventualmente Hitler se persuadió de que la crianza de jóvenes seguidores no era una mala idea: un movimiento milenario debía tener una retaguardia”.



Ante la imagen del soldado jovencito de Life y la de los niños del búnker de Hitler, Michael H. Kater tiene claros sus sentimientos: “Personalmente siento una inmensa compasión por ellos. Para mí, en ese tiempo, eran obviamente chicos inocentes que habían sido explotados por políticos fascistas criminales”.

LOS RECLUTAS DE LAS JUVENTUDES HACÍAN “TURISMO DE EJECUCIÓN”: PRESENCIAR ASESINATOS DE JUDÍOS
Con la guerra, se echó mano de los miembros de las JH para ayudar tras los bombardeos de las ciudades alemanas, lo que obligó a niños de 12, 13 y 14 años a tener experiencias espantosas, desenterrando a familias enteras chamuscadas. Peor aún fue el reclutamiento para las defensas antiaéreas, en las que 200.000 jovencitos y jovencitas de las JH prestaron servicio como personal auxiliar de artillería (Flakhelfer). Iban de la escuela a los cañones y muchos sufrían crisis nerviosas por el miedo.



Junto a eso, señala Kater, está el hecho de que el adoctrinamiento de las Juventudes Hitlerianas desempeñó un importante papel en los crímenes de guerra de la Wehrmacht y las SS, cuando esos jóvenes ingresaron en sus filas convertidos en soldados políticos. “Se pueden identificar dos importantes ingredientes de la formación ideológica de las JH que los jóvenes trasladaron a la Wehrmacht y las SS: uno es la creencia de que Alemania debía dominar otras partes del mundo, y el otro, la jerarquía racial, que ponía a los alemanes arios en la cúspide y a los judíos en lo más bajo”. Un hábito siniestro de los jóvenes reclutas provenientes de las JH fue el “turismo de ejecución”: la asistencia a los asesinatos colectivos de judíos sobre el terreno.


Un sello de 1943 conmemora los servicios prestados por las Juventudes.

¿Fueron las JH realmente útiles militarmente? Kater contesta que fueron fundamentales para que los nazis pudieran poner tantas fuerzas en el campo de batalla. “Habían recibido entrenamiento paramilitar incluso antes de marzo de 1935, cuando se introdujo el reclutamiento general, y de septiembre de 1939 (inicio de la II Guerra Mundial). Hay que recordar que el sello distintivo de la socialización de las JH fue la militarización, con las acampadas, marchas y juegos de guerra”. Las JH incluso tuvieron secciones especializadas como la naval, la ecuestre o la de pilotos de planeadores, a cuyos integrantes codiciaba Hermann Göering. “Al pasar a formar parte de las fuerzas regulares de la Wehrmacht o las SS, los jóvenes de las JH se mezclaron fácilmente en sus filas y reforzaron su agresividad”. Hubo incluso una división de élite vinculada a las JH, la 12ª SS División Panzer Hitlerjugend, formada en 1943 con 16.000 miembros de las JH nacidos en 1926. “Eran combatientes nazis particularmente fanáticos, habiendo sido socializados sin problemas desde los campos de las JH hasta los barracones de las SS”. Las JH cometieron crímenes de guerra. También hubo miembros de la organización en el sobrevalorado Werwolf, la guerrilla nazi que se enfrentó a la ocupación aliada.



El historiador está de acuerdo con que los chiquillos de las JH con bazucas Panzerfaust tan habituales al final de la guerra como miembros del Volkssturm, la milicia popular de último recurso, eran claros precedentes de los modernos niños soldado. “Desde luego. En el gran conflicto previo, la I Guerra Mundial, el Ejército alemán fue muy cuidadoso en no admitir reclutas de menos de 18 años –por ejemplo, al mismísimo Heinrich Himmler–, incluso aunque alguna vez chicos menores se colaran en el ejército imperial (como Ernst Jünger). Pero el fenómeno de los niños soldado es una marca de las últimas fases desesperadas de la II Guerra Mundial”. Kater apunta que a los reclutas de las JH asignados para los Panzer en 1943 y 1944 no se les repartían cigarrillos como a los soldados adultos, sino… caramelos.

ESTOS JÓVENES COMETIERON CRÍMENES DE GUERRA Y FUERON EL PRECEDENTE DE LOS NIÑOS SOLDADO
 Responsabilidad y culpa están en el núcleo del libro de Kater, que, además de sobre historia, es un libro sobre moral, e incluso un juicio moral. “Cualquiera que escriba sobre las JH ha de ocuparse de esos temas. Es un asunto muy delicado, y contestar de manera satisfactoria para todos a las preguntas que plantea, imposible”. Ser de origen alemán debe complicar las cosas. “El hecho de haber nacido en Alemania y haber estado, en 1945, a solo dos años de ser incorporado a las JH probablemente me hace ser especialmente ­sensible al tema. Me considero un demócrata liberal de izquierdas y hoy me estremezco ante lo que me habría aguardado como miembro de las JH si la guerra hubiera durado lo suficiente. Nacido en 1937, me trasladé a Canadá en 1953 y me convertí en ciudadano canadiense, dejando atrás a propósito mi nacionalidad alemana. Gracias a Dios, Canadá es una tierra de tolerancia e integración. No hay Marine Le Pen aquí, ni Trump, ni NSDAP”.



Se percibe en el libro una tensión entre la visión del historiador –y su impecable examen de los pecados de la Juventudes Hitlerianas– y la compasión ante determinados casos de esa juventud tronchada. ¿Cuál es el juicio final de Kater?, ¿víctimas y perpetradores? “Sí, ambas cosas. Hay que diferenciar entre adolescentes suficientemente mayores para aceptar responsabilidad (o incluso culpa) por ciertas actitudes y acciones, y niños que en un tribunal de justicia, incluso en uno nazi, deberían haber sido considerados inocentes. Obviamente, esas dos categorías siempre se super­ponen, y ¿quién puede decir dónde están los límites claros?”.


Mitin inaugural de la organización en Rheinsberg, en junio de 1936.

Las JH no tuvieron mucha suerte –si puede decirse así– con sus dos líderes: Von Schirach (juzgado en Núremberg) y Artur Axmann. “Ambos fueron cifras impersonales en la máquina nazi e intercambiables en lo que respecta a las JH. Ninguno tenía carisma, eran meros funcionarios. Schirach, no muy brillante y fofo, era particularmente vacuo pero con enormes pretensiones, más culturales que políticas. Axmann al menos había luchado en la guerra, en el frente del Este, donde fue gravemente herido y le amputaron el brazo derecho”. El líder de las Juventudes Hitlerianas pidió a sus chicos y chicas que defendieran Berlín hasta el fin: mantuvieron abiertos los puentes sobre el río Havel para que escaparan los faisanes dorados nazis, los jerarcas, entre ellos el propio Axmann.



No toda la juventud alemana siguió a Hitler. Hubo disidentes. Individuales y en grupo. Como los Jóvenes del Swing, atraídos por el jazz estadounidense, las pandillas (era difícil ser rebelde sin causa en la Alemania nazi) o los integrantes del grupo de resistencia de la Rosa Blanca.


El historiador aborda en profundidad un tema característico de las JH: el del género. “Siempre hubo en el partido nazi dos tendencias, una que quería que las chicas y mujeres fueran puestas masivamente a trabajar, especialmente en tiempo de guerra, y la otra que esperaba que se ciñeran a ser amas de casa y paridoras de nazis. Hitler pertenecía al segundo grupo. Albert Speer y Joseph Goebbels, al primero. En última instancia, Hitler ganó. Incluso las mujeres nazis que se revolvieron contra eso fueron rápidamente silenciadas. Igual que las feministas en las JH. La sección femenina, la BDM –cuya salida militar podía ser la de ayudantes en las distintas ramas de las fuerzas armadas–, tenía que obedecer siempre a los miembros masculinos, incluso las líderes”.

“LOS NAZIS SE APROVECHABAN DE SUS POSICIONES JERÁRQUICAS PARA EXPLOTAR SEXUALMENTE A CHICAS”

 El asunto del sexo es bastante siniestro. “A pesar de la ideología oficial que sostenía que las mujeres debían ser honradas y que el sexo era solo un catalizador necesario para la cría eugenésica, los nazis (hombres) se aprovechaban de sus posiciones jerárquicas para explotar sexualmente a las chicas y a las mujeres. En las JH tenías jóvenes (con energía y libido alta) a menudo hermosos (un buen cebo para la lujuria) mezclados con una estructura autoritaria, donde siempre había alguien que podía mandar y otro que no estaba autorizado a decir que no, la promiscuidad era muy alta”. De hecho, el acrónimo de la Liga de Muchachas Alemanas, BDM, pasó a leerse como Bund Deutscher Matrazen (liga de colchones alemanes) o Bubi Drück Mich (vamos chico, apriétame fuerte).



¿Cuál es el legado de las JH? “Después de la guerra, prácticamente todo el mundo había formado parte de ellas y podían sentirse avergonzados o culpables, así que no se hablaba del tema. Los de ultraderecha son una excepción, claro”.

lunes, 31 de octubre de 2016

SGM: El horror en el ghetto de Lvov

El horror del gueto de Lvov en la SGM

George Winston - War History Online



La caballería soviética en un desfile en Lvov, después de la rendición de la ciudad para el Ejército Rojo durante 1939 la invasión soviética de Polonia.


El día fue el 26 de julio de 1944, cuando la ciudad polaca de Lvov fue finalmente liberado por el Ejército Rojo avanzando después de fuertes enfrentamientos con los nazis. La mayor parte de los ocupantes alemanes tampoco fueron asesinados o huyeron del ataque soviético.

La ciudad de Lvov, que también es famoso por sus siglas en alemán Lemberg, que ahora se llama Lviv y es parte de la actual Ucrania. La ciudad era conocida por su población mayoritariamente judía que superaron las 110.000 antes de la Segunda Guerra Mundial estalló en 1939. En el momento alemanes invadieron Polonia y tiene control sobre Lvóv, el número total de residentes judíos de la ciudad se había hinchado a la friolera de 220.000. Cuando el Ejército Rojo finalmente logró liberar a la ciudad en el verano de 1944, la población judía de la ciudad se había reducido a sólo unos pocos cientos.

La relación de lwow con Judios había sido un viejo asunto - se informa de que la primera persona judía se trasladó a la ciudad en el medio del siglo 13. A partir de entonces los Judios de Lvóv contribuido de manera significativa al bienestar de la población; que en su mayoría trabajaban en el comercio del vino, como los financieros y los artesanos, y algunos eran comerciantes viajeros. Muy pronto se convirtió en la ciudad una metrópolis de la cultura jasídica y Maskilic.

Durante la Primera Guerra Mundial, los residentes judíos de Lvov fueron capturados en la refriega sangrienta entre los ucranianos y los polacos. Sin embargo, cuando en 1918 la ciudad gallega quedó fusionó con la recién formada Polonia independiente, la prosperidad y la paz de los Judios de Lwow devueltos y rápidamente se convirtió en un cubo de la inteligencia política y religiosa judía.

Los asuntos sobre el borde de la Segunda Guerra Mundial eran de naturaleza diferente debido a una alianza muy fuerte entre los nazis y Stalin. Se separaron las regiones ocupadas de Polonia entre ellos, y la parte oriental incluyendo Galicia fueron a los soviéticos. Teniendo en cuenta la reputación de los nazis y su "solución final", la población judía de Occidente comenzó a migrar hacia las regiones soviéticas controlada, hinchazón de los números en la parte oriental. Sin embargo, el movimiento no resultó un una apuesta más segura, ya que Alemania declaró la guerra a la URSS y comenzó a avanzar hacia el este en 1941. Los soviéticos no eran particularmente amable hacia los Judios, que fueron forzados a migrar profundamente en la URSS de las regiones del este de Polonia. A pesar de que las condiciones de vida de estos Judios que migran no eran ni ideales, se exilió estos Judios que serían más propensos a sobrevivir a la guerra.

Antes de establecer un asentamiento aislado y barricadas de pésimas condiciones de vida conocidos como los guetos de Lvov, ocupantes nazis alentaron a sus simpatizantes de Ucrania para iniciar la limpieza de las regiones de la judía 'amenaza', como se la pusieron. Según el sitio web U.S Museo Memorial del Holocausto, en un mes de julio 1941 a más de 6.000 Judios fueron sacrificados por las tropas alemanas y ucranianos del lado de los nazis.

A continuación, se estableció el gueto de Lvov infame el 8 de noviembre en la parte norte de la ciudad, y luego todos los Judios se les dio un ultimátum para entrar en el gueto el 15 de diciembre o atenerse a las consecuencias. Famoso por romper sus promesas, las tropas alemanas asesinados decenas de Judios ancianos y enfermos que se movían hacia el gueto al cruzar el puente de la calle Peltewna.

La difícil situación de los 120.000 judíos que finalmente terminaron en gueto de Lvov no terminó con sólo mover en los guetos, ya que las condiciones de vida en los guetos eran inhumanas, por decir lo menos. Sin centro médico y la grave escasez de alimentos y agua potable mataron a muchos Judios, mientras que los sobrevivientes fueron torturados psicológicamente con la presencia de cadáveres en las calles, su descomposición olor extendiendo por todo a través del ghetto. Además de todo este infierno, las tropas alemanas llevaron a cabo tres operaciones de limpieza en el gueto de Lvov, en la que decenas de personas fueron judíos matan o fueron deportados al campo de exterminio de Belzec.

En junio de 1943, los alemanes decidieron exterminar a la ghetto en Lvov. Se encontraron con pequeños focos de resistencia de los rebeldes judíos que luchan por sus vidas, pero fueron rápidamente dominados por las tropas alemanas; un pequeño número de policías alemanes fueron asesinados por los rebeldes judíos durante el proceso de liquidación.

Cuando Lvov fue finalmente liberado por el avance del Ejército Rojo, el número total de Judios en la región se había reducido drásticamente a sólo 2.571 personas, la mayoría de los cuales estaban desnutridos y psicológicamente dañados como resultado de la prueba tuvieron que hacer frente bajo nazis. Después de la guerra, estos Judios o bien se trasladó a la recién fundada Israel o emigraron a los Estados Unidos.

martes, 23 de agosto de 2016

PGM: Los Hellfighters Harlem

Los Hellfighters Harlem - La más famosa Unidad de Combate afroamericana de la Primera Guerra Mundial
War History Online




En la Primera Guerra Mundial, casi 380.000 afroamericanos sirvieron en el Ejército de EE.UU.. soldados afro-americanos sirven principalmente en la División 92ª y 93ª. Si bien no hubo una política oficial de segregación se indica en el proyecto, los voluntarios se les dijo afroamericanos arrancar una de las esquinas de sus documentos de identidad militares para que pudieran ser identificados y separados de sus contrapartes blancos. Estas unidades todo-negro sirve en su mayoría bajo oficiales blancos y fueron asignados a los roles no son de combate, como la excavación de zanjas, construcción de carreteras, y el suministro de las líneas del frente. A lo largo del curso de la guerra, sólo uno de cada diez afroamericanos en el ejército EE.UU. servido en un papel de combate. El 369o regimiento de infantería de la División 93ª, apodado el Harlem Hellfighters, fue una de las excepciones.

El 369o regimiento de infantería fue enviado originalmente a Francia en diciembre de 1917. Se suponía que debían permanecer en las líneas laterales, pero su suerte cambió cuando el general John Pershing les asigna a la 16ª división del Ejército francés. El ejército francés, a diferencia de los norteamericanos, estaban dispuestos a aceptar cualquier soldado dispuesto a luchar, sin importar la raza. En marzo de 1918, el regimiento comenzó a entrenar bajo mando francés. Aunque se esperaba que la asignación de estos soldados para ser temporal, pero los miembros de la 369a nunca más sirvió bajo el mando estadounidense durante la guerra, y para el verano que estaban luchando en el Champagne-Marne y Aisne defensiva-Marne ofensivo.

Conocido por su terquedad y la negativa a ceder una pulgada de terreno, la 369a pronto se convirtió en una de las unidades aliadas más temidos. Se les dio el apodo de "Harlem Hellfighters" por los alemanes, y ya que más del 70 por ciento de la unidad llamada Harlem "casa", el nombre se quedó. Sus aliados franceses les dieron otro apodo: Hombres de Bronce. El Harlem Hellfighters gastaría 191 días consecutivos a cabo en la primera línea, más que cualquier otro regimiento estadounidense durante la guerra.



Durante la Meuse-Argonne ofensivo, que comenzó el 26 de septiembre de 1918, el Harlem Hellfighters capturó la ciudad de Ripont y empujó hacia adelante un kilómetro al día siguiente. A finales del mes, que habían avanzado hasta una posición crítica cerca Séchault, la captura de un cruce de ferrocarril clave. Estos avances le cuestan al regimiento de 851 hombres, muertos o heridos en cuestión de días. En reconocimiento a su valentía, 171 oficiales y hombres recibieron medallas por su valor, mientras que todo el regimiento recibió la Cruz de Guerra, del Gobierno francés.

Del campo de batalla, el Harlem Hellfighters entretuvo a sus compañeros de armas europeas con música de jazz y ragtime estadounidense. La 369a infantería Jazz Band, también conocido como los luchadores del infierno, fue dirigido por James Reese Europe.

Al final de la Gran Guerra, la banda de jazz Hellfighters llevaría a cabo durante más de un millón de personas, mientras marchaban por la Quinta Avenida en Nueva York durante el desfile de la victoria. Después de la guerra, la gente dio la bienvenida a estos soldados valientes casa.



A pesar de esto, no había cambiado mucho en la vida del día a día de estos héroes de guerra. La terrible 'Red de Verano' de 1919 vio la erupción de disturbios contra los negros en veintiséis ciudades diferentes, y el linchamiento de afroamericanos estaban en aumento. Al menos diez de los setenta y siete víctimas de linchamiento eran veteranos de guerra y algunos incluso fueron linchados mientras que en uniforme. Se necesitaría otra guerra, así como décadas de los movimientos de derechos civiles, antes de que se consiga la igualdad. El ejército de EE.UU. permaneció segregado hasta 1948, y no fue sino hasta hace muy poco tiempo que parte de la desigualdad de su destinatario, y remedian en parte.

En 2014, se aprobó una ley en el Congreso para allanar el camino para el sargento. Henry Johnson, que sirvió en el regimiento 369a, para recibir la Medalla de Honor por sus acciones durante la Primera Guerra Mundial Debido al racismo en las fuerzas armadas, muchos afroamericanos no se concedieron el honor por sus servicios en la Gran Guerra.

En cuanto a los soldados que cayeron en la batalla, un total de 169 vino del 369o regimiento de infantería, que están enterrados en cementerios ABMC. La mayoría están en Meuse-Argonne, pero se puso a algunos soldados a descansar en Aisne-Marne, Oise-Aisne, St. Mihiel y Suresnes. Todos los sitios AMBC están integrados a la carrera y rango tenido ninguna influencia en su lugar de descanso final de un soldado muerto.

domingo, 21 de agosto de 2016

Indepedencia: María Remedios del Valle, la Madre de la Patria

“LA MADRE DE LA PATRIA” 
Por: Federico Andahazi




Era mujer, en la época en que ser mujer era una condena. Era negra, cuando ser negra significaba ser esclava. Era pobre, cuando ser pobre era la moneda más frecuente entre los que no tenían una sola moneda ni para comer.
Fue soldado cuando ser soldado significaba dejar el cuerpo en el campo de batalla, aun cuando sobreviviera.
Fue sepultada por el olvido cuando en el panteón de los héroes no entraban las mujeres, ni los negros, ni los pobres, ni los soldados. Y ella fue todo eso junto.
Y a pesar de todo, Belgrano la declaró la madre de la Patria. Pero por la visto, esta patria todavía no puede aceptar que su madre sea negra y pobre.
Todos sabemos quién es el Padre de Patria; ni hace falta mencionarlo. ¿Pero es posible que la mayoría de este pueblo desconozca quién es la madre?
Se llamaba María Remedios del Valle y era parda. Parda, sí, aquella categoría aún vigente entre los que creen, insisto, todavía hoy, en que el color de la piel es una cuestión de casta. Algunos dicen que era afroargentina. Yo prefiero decir que era negra.
Tenía una mirada compasiva que podía volverse fiera como la de las hembras cuando ven peligrar la cría; los ojos tan negros que no se distinguía la pupila del iris, siempre estaban alerta.
Tenía la frente alta, orgullosa, rematada en un pelo mota que formaba un halo como el de las santas, pero no dorado al hoja, sino dibujado con carbonilla.
María Remedios nació en Santa María de los Buenos Aires un día incierto de 1766, ya que la historia ni siquiera tuvo el decoro de preservar la fecha exacta. Se propuso defender este suelo acaso para soñar con una patria que nunca tuvo. Combatió junto al Tercio de Andaluces, uno de los varios grupos de milicianos que expulsó a los ingleses durante las segundas invasiones.
Luego de la Revolución de Mayo, marchó al Alto Perú con el Ejército del Norte. Con su marido y sus dos hijos, uno de ellos adoptado, se incorporó al Regimiento de Artillería de la Patria. Volvió sola. En el campo de batalla quedó toda su familia. No sobrevivieron su esposo ni sus hijos. Ni siquiera los nombres para recordarlos como corresponde.
Lejos de rendirse ante el rigor de la existencia, ahora tenía tres motivos más para seguir luchando. Le suplicó a Manuel Belgrano que le permitiera participar en la batalla de Tucumán. Atado a la disciplina y a los reglamentos militares, Belgrano al principio se negó. Pero esa voz firme y esa mirada aguerrida se impuso y finalmente, desde la retaguardia, llegó al frente de batalla codo a codo con los soldados.
Fue un triunfo decisivo en la lucha por la Independencia. Belgrano pasa revista de la tropa en formación y al llegar a ella, se detiene, le tiende la mano y la nombra capitana de su ejército y Madre de la Patria.
La Negra Remedios Acompañó a Belgrano en la victoria pero, sobre todo, en la derrota.
Cuando fue derrotado en Vilcapugio, María de los Remedios del Valle combatió, recibió una bala y, herida, fue tomada prisionera. Apresada, ayudó a escapar a los jefes patriotas. No le salió gratis: durante nueve días recibió el azote público: la piel negra se tiñó con la sangre roja y le quedó ese estigma para siempre como un trofeo de guerra. Consiguió escapar y se unió a las tropas de Güemes.
Una anciana indigente, busca cobijo en la recova del Cabildo, un lugar de paseo terminada la guerra por la Independencia, ya en tiempos menos convulsionados.
La anciana extiende su palma blanca para recibir la limosna de los viandantes. Una palma blanca y vacía que contrasta con los ojos negros en los que no se distingue la pupila del iris.
Alguien se detiene y cree ver en esa vieja negra, pobre de toda pobreza a una antigua conocida. El hombre es el general Viamonte.: «¡Usted es la Capitana, la que nos acompañó al Alto Perú, es una heroína!», exclama emocionado el ahora diputado.
La negra Remedios Del Valle, que mal podía esconder las cicatrices en el brazo, le cuenta cuántas veces había llamado a la puerta de su casa para saludarlo, pero el personal doméstico la había echado como a una pordiosera.
En estos días en los que tenemos que escuchar a otra señora, una que se dice perseguida y no sabe cómo justificar sus cuentas en dólares y en pesos, sus plazos fijos y sus cajas de seguridad, quiero recordar que esta patria ya tiene una madre
Una madre que enterró a su amor y a sus hijos en el campo de batalla, una madre que no tenía nada, que era negra, que era pobre y que tenía las palmas de las manos blancas como lo son las palmas de los negros: claras… Y sobre todo, vacías.