Mostrando entradas con la etiqueta MiG 21 Fishbed. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MiG 21 Fishbed. Mostrar todas las entradas

sábado, 10 de febrero de 2018

Guerra de desgaste: Rimon 20 y una trompada al honor soviético

Cuando la fuerza aérea golpeó a los rusos

En julio de 1970, los pilotos rusos al servicio del ejército egipcio golpearon un avión de combate israelí. En una represalia humillante, nuestros pilotos lanzaron cinco nuevos MiG rusos sobre la participación rusa en el Medio Oriente en el espejo de la historia
Aaron Lapidot  || Israel Hayom


La ventaja israelí no estaba en duda. El Phantom israelí

La primera batalla aérea, la última hasta la fecha, entre los pilotos de la Fuerza Aérea Israelí y los pilotos rusos (entonces soviéticos) tuvo lugar hace 45 años, el 30 de julio de 1970, en el apogeo de la Guerra de Desgaste. La batalla tuvo lugar al sudoeste del Canal de Suez, donde la Fuerza Aérea fue apodada "Texas", porque era una especie de salvaje oeste, con pocas reglas y un tirón más rápido.
Los jugadores del lado israelí - 12 aviones Mirage y un cuarto de los Fantoms - son pilotados por el equipo de abortos de la Fuerza Aérea; Juntos, los pilotos de la Fuerza Aérea que participaron en la batalla incluyeron no menos de 59 aviones. En el lado ruso, 20 o 24 MiG-21, el modelo más moderno disponible en ese momento, el MiG-21MF.
La batalla fue premeditada y meticulosamente preparada. Los rusos prepararon una trampa, y cayeron en ella frutas maduras, y los resultados en consecuencia, duros y humillantes: 5 aviones fueron derribados; Todos nuestros aviones, por otro lado, regresaron sanos y salvos a sus bases, como era habitual en ese momento. Un Mirage fue golpeado en la cola, pero logró aterrizar de manera segura. En los anales de las batallas de la fuerza aérea, esta batalla fue registrada como una de las mejores de la historia.
En el trasfondo de esta batalla estaba la creciente participación rusa en Egipto, siguiendo la insistente demanda del presidente egipcio, Gamal Abdel Nasser, de recibir más misiles modernos y aviones de los soviéticos para tratar con los Phantoms y Skyhawks de la Fuerza Aérea. Bombardearon las fuerzas egipcias a lo largo del Canal de Suez como parte de las operaciones de "floración" y arrojaron cientos de toneladas de bombas en el interior de Egipto.
Entre otras cosas, los IAF hicieron auges en El Cairo para mostrar a los egipcios quién es dueño de la casa real en el área.
En dos reuniones cargadas en Moscú en el otoño de 1969 y enero de 1970, Nasser amenazó a los rusos con que acudiría a los Estados Unidos en busca de ayuda si no recibía refuerzos significativos, y los rusos respondieron: los egipcios recibieron la superficie SA-3. misiles aéreos que fueron mucho más efectivos y amenazaron a SA 2, y tres escuadrones de MiG-21MF, con su equipo, armamento y tripulaciones terrestres y aéreas, y un total de 100 pilotos egipcios llegaron a Egipto.
Aunque los rusos y los egipcios mantuvieron la presencia de pilotos rusos activos al servicio del secreto del ejército egipcio, fueron descubiertos por la unidad rusa de Massarah, que se estableció en ese momento en las FDI, junto con la unidad de escucha en árabe 515, atrapada una conversación en ruso entre dos pilotos MiG aparentemente egipcios, que estaban patrullando el aire, y el secreto fue revelado.


MiG egipcio 21

Superioridad aérea

Al principio hubo un acuerdo tácito de que la fuerza aérea no penetraba a más de 30 kilómetros del canal, donde estaban ubicados los "pastos" rusos, pero los rusos rápidamente adquirieron confianza en sí mismos y trataron de interceptar los aviones de la IAF, el 25 de julio de 1970. , cuando dos pilotos rusos trataron de interceptar a un Skyhawk israelí y golpearon su cola, e Israel decidió responder, a pesar de que era un poder y el riesgo de enojar al oso ruso era grande.
"La decisión de luchar contra los rusos fue una decisión del gobierno", dijo el coronel (res.) Aviam Sela, quien fue el número dos en el cuarto cuarteto liderado por Avihu Ben-Nun, quien más tarde se convirtió en comandante de la fuerza aérea. "Fue inequívocamente formulado:, Pero derribarlos. En mi opinión, esta es una de las pocas veces que un gobierno decide por adelantado luchar contra el poder conscientemente y no por casualidad" (de "Pressure Suit" de Merav Halperin y Aharon Lapidot).
La operación se llamó "Rimon 20" y la trampa se diseñó de la siguiente manera: un Cuarteto Mirage llegaría al área del Golfo de Suez, supuestamente para una sesión fotográfica. Si los rusos fueron tentados y saltaron hacia él, alcanzaron el área de fantasmas y espejismos esperando en el aire y en el suelo en la base de los Rápidos, e interceptaron los MiG. Y eso es exactamente lo que sucedió. En 11 minutos, los rusos identificaron los espejismos israelíes y despegaron de ellos en cinco o seis cuartetos de MiG que "brillaban en un nuevo color brillante, como si acabaran de salir de la línea de producción", recordó Sela. Pero les esperaba una amarga sorpresa: en lugar de inocentes fotoperiodistas, se encontraron con los mejores pilotos de la Fuerza Aérea.
Fue la batalla aérea más grande jamás celebrada en el frente egipcio. En cuestión de minutos, el difunto General de Brigada Asher Snir, en el Mirage, arrojó uno de los MiG. El piloto fue expulsado desde una gran altura de unos 30,000 pies, y su vuelo al suelo continuó durante toda la batalla, tanto que los pilotos lo usaron como un punto de referencia: "Nos informamos el uno al otro, 'Diez kilómetros del paracaídas. .. '"
El cielo estaba lleno de aviones, había una gran conmoción, y los pilotos rusos, que eran inconmensurablemente menos experimentados que sus rivales israelíes, se encontraron en una posición muy difícil y confusa. "Vimos que estaban actuando sin experiencia, incluso nos molestó un poco, porque estás acostumbrado a saber lo que tu oponente tiene que hacer para luchar contra ti, y de repente ves que está haciendo otra cosa". Sela: "Lanzaron muchos misiles sin ningún motivo y sin pensarlo".

Al final, cinco aviones rusos fueron derribados. Esto fue atribuido al fallecido Asher Snir, Avraham Salmon (derribo conjunto con Yiftach Spector), Avihu Ben-Nun y Aviam Sela.

Casi fueron enviados a Siberia

Años más tarde, durante las conversaciones de paz con Egipto, el ex presidente egipcio Hosni Mubarak le dijo a nuestro ex presidente Ezer Weizman que si los egipcios habían sido humillados por la arrogancia y el desdén que habían mostrado contra los soviéticos,, y estaban muy contentos.
Los soviéticos, por su parte, siguieron la conocida tradición soviética: el día después de la batalla, el mariscal Kotkov, el comandante de la Fuerza Aérea Soviética, llegó a Egipto y advirtió a los pilotos estacionados allí que si alguien se atrevía a mencionar la batalla de un alma viviente, se encontraría en Siberia.

viernes, 12 de enero de 2018

Guerra de desgaste: Operación Cáucaso


Operación Cáucaso

Fuerza expedicionaria soviética a Egipto

Wikipedia (hebreo)


El símbolo de la defensa aérea soviética
Detalles
División especial n. ° 18 de cañones y misiles antiaéreos
País URSS (Unión Soviética)
Rama: Ejército soviético
Tipo de defensa aérea y aviones de combate
Eventos y fechas
Establecimiento de la unidad en enero de 1970
Unidad es fundada por Leonid Brezhnev
Guerras Guerra de desgaste
Datos de la unidad
Cerca de 32,000 oficiales y soldados
Equipo principal 
Misiles tierra-aire SA-3
MiG-21s
Mando
Comandantes Yuri Nastenko


La Operación Cáucaso (en ruso: ОПРРАИИЯ КАВКАЗ) fue una operación soviética a gran escala para establecer y despachar una fuerza naviera para proteger a Egipto de la Fuerza Aérea israelí durante la Guerra de Desgaste. El tamaño de la fuerza expedicionaria soviética fue variado, durante el cual lucharon directamente soldados soviéticos contra soldados israelíes.

Antecedentes

En la segunda mitad de 1969, Israel inició intensos ataques aéreos contra las fuerzas egipcias en Cisjordania, principalmente contra el sistema de misiles tierra-aire y las estaciones de radar de detección aerotransportadas, y los continuos y exitosos ataques israelíes interrumpieron el plan de Nasser de pasar a un nuevo ofensiva terrestre en la Guerra de Desgaste por la "etapa de derramamiento de sangre".

La impotencia del ejército egipcio frente a los ataques aéreos israelíes llevó a Nasser en el otoño de 1969 a pedirle al secretario del Partido Comunista Leonid Brezhnev durante una visita a Moscú que profundizara la participación militar de su país y enviara una fuerza expedicionaria soviética para emprender la tarea de proteger los cielos de Egipto. Brezhnev pasó la solicitud no convencional al Politburó para su aprobación. Después de recibir permiso para enviar una fuerza militar soviética "temporaria" mientras se observaba estrictamente el secreto de la operación, se celebraron frenéticas consultas entre los egipcios y los soviéticos para determinar los detalles militares y técnicos. Los egipcios buscaban la ayuda máxima, pero los soviéticos buscaban ayudar a sus aliados, pero también temían una escalada en sus relaciones con los Estados Unidos.

El acuerdo entre la Unión Soviética y Egipto y los preparativos para el poder soviético


Un mapa de la CIA que muestra las bases estimadas de los equipos soviéticos

Misiles tierra-aire SA-3

Un auto radar P-15 en un camión Sail 157

Entre la Unión Soviética y Egipto se concluyó en diciembre de 1969 de la siguiente manera:


  1. La Unión Soviética transferirá por mar al puerto de Alejandría una división completa de modernos misiles SA-3 tierra-aire con todo su equipo, equipo y armas, incluidos soldados y comandantes para operarlos.
  2. La Unión Soviética enviará tres escuadrones MiG-21 mejorados a Egipto, incluidos pilotos, controladores, técnicos, vehículos, radares de detección aérea, equipos grandes, repuestos y más.
  3. La Unión Soviética suministrará a Egipto cuatro modernos radares P-15.
  4. La Unión Soviética desplegará en Egipto tres nuevos aviones de reconocimiento MiG-25.
  5. Los egipcios construirán refugios subterráneos, instalaciones de fortificación y edificios que serán poblados por las fuerzas y el equipo soviéticos. La construcción tendrá lugar dentro de los 32 días y antes de que lleguen las fuerzas.
  6. Unos 1.800 soldados egipcios serán entrenados por los soviéticos, que reemplazarán a los soviéticos en su entrenamiento.
  7. Egipto pagó a la Unión Soviética una cantidad acordada de dinero para el equipo y una suma adicional por cada soldado soviético estacionado en suelo egipcio.

El cuartel general de la fuerza aérea soviética seleccionó a Yuri Nastenko como comandante de división para ser enviado a Egipto. Con el propósito de dotar de personal a la gran fuerza expedicionaria, que incluía 32,000 oficiales y soldados, se llevaron a cabo operaciones para localizar a los miembros adecuados del ejército soviético regular y se definieron los requisitos:

  • Solo oficiales militares y soldados serán incluidos en la fuerza (cada soldado tendrá el derecho de negarse a servir en Egipto)
  • Los soldados judíos no participarán en la operación
  • Todos los candidatos se someterán a un examen médico y una entrevista personal en la que se identificarán las tendencias políticas y la moral inapropiada.


La escalada de los ataques israelíes 

Mientras tanto, a partir de enero de 1970, mientras la Fuerza Expedicionaria Soviética se preparaba para ser enviada a Egipto, la Fuerza Aérea de Israel lanzó una serie de devastadores ataques profundos contra objetivos militares con el avión F-4 Phantom, que había sido puesto en servicio varios meses anteriormente por la Fuerza Aérea israelí. Estos ataques crearon una sensación de emergencia y frustración en Egipto y dejaron Egipto sin una respuesta táctica. En este punto, Nasser exigió enérgicamente que sus aliados soviéticos agilizaran el envío de tropas, e incluso amenazó con renunciar y declarar que el equipo soviético no coincidía con el equivalente occidental de Israel.

Envío de la fuerza expedicionaria y sus actividades 


Asesores soviéticos en el fondo de la Esfinge, 1972

Una medalla otorgada a los soldados soviéticos que participaron en la operación de Suez


Llamamiento egipcio para una mayor envío de la ayuda soviética

Aunque la guerra en curso erosionó al ejército egipcio y tuvo un impacto significativo en el frente interno egipcio debido a los ataques aéreos, Nasser intentó escalar la guerra contra Israel. En junio de 1970, hacia el final de la guerra, intentó iniciar la apertura de otro frente contra Israel en una cumbre árabe que se inauguró el 20 de junio y cerró el 23 de junio, pero los estados árabes que participaron en ella no llegaron a acuerdos. . Después del fracaso de la conferencia, Nasser nuevamente apeló a la Unión Soviética para aumentar la ayuda y la participación soviética en su país. Con este fin, Nasser realizó una larga visita a Moscú del 29 de junio al 17 de julio con su adjunto Ali Sabri, el ministro de Asuntos Exteriores Mahmoud Riad, el ministro de Guerra Muhammad Fawzi y otros. Durante la visita, criticó a las fuerzas soviéticas, que operaron sin una coordinación suficiente con el ejército egipcio, y pidieron una gran cantidad de equipos sofisticados:
  1. Equipo de guerra electrónica contra jets Phantom israelíes.
  2. Bombarderos de gran alcance que permitirían a Egipto amenazar la profundidad de Israel en respuesta a las operaciones de florecimiento iniciadas por Israel.
  3. La condensación y la red de defensa aérea principalmente en el área de la presa de Aswan.
  4. La participación de los pilotos soviéticos en la expedición del Canal de Suez (hasta ahora, el papel de los pilotos soviéticos se ha definido como una defensa de la profundidad de Egipto).

El líder de la Unión Soviética, Leonid Brezhnev, aceptó la mayoría de las solicitudes e informó a su colega el día de la última visita sobre el alcance de la ayuda adicional que se aprobó para ser transferida a Egipto. Sin embargo, la ayuda soviética fue transferida a Egipto solo después del alto el fuego con Israel. El equipo de guerra electrónica más avanzado en posesión de la Unión Soviética fue transferido en agosto. La avanzada unidad de misiles tierra-aire SA-6, que fue la primera aparición en el Medio Oriente de sus agentes soviéticos, se desplegó en el área de la presa alta en Aswan. El  anuncio de los bombarderos había sido que su transferencia se haría en una fecha posterior, y estos bombarderos no fueron finalmente transferidos. La Unión Soviética también acordó transferir cinco nuevos aviones de combate MiG-25. La solicitud de Nasser para la participación de los pilotos soviéticos en las líneas del frente del Canal de Suez fue recibida con gran vacilación, pero al final también fue aceptada. Sin embargo, como se dijo, esta promesa no resistió la prueba de la realidad, ya que el 7 de agosto de 1970, la guerra terminó.


Soldados egipcios observan los restos de un avión israelí derribado durante la guerra de desgaste.

Algunos creen que la visita de Nasser tuvo lugar a pesar de que sabía de antemano que el final de la guerra estaba cerca y que quería obtener armas y apoyo a pesar de que sabía que no participarían en las batallas.

Después de la muerte de Nasser y el final de la operación

Incluso después de la muerte de Nasser y el final de la Guerra de Desgaste, las unidades soviéticas permanecieron en suelo egipcio. El 1 de marzo, el presidente egipcio Anwar Sadat fue invitado a Moscú para estudiar sus puntos de vista. Se dejó en claro a los soviéticos que Sadat estaba interesado en continuar el apoyo soviético y adquirir otras armas modernas, incluidos los misiles Scud de superficie a superficie para cientos de kilómetros y los bombarderos de largo alcance capaces de alcanzar la profundidad del Estado de Israel. "El 17 de octubre de 1972, después de repetidas quejas sobre la negativa de los soviéticos a vender armas ofensivas, Sadat dijo a los soviéticos que ya no necesitaba asesores, pero acordó que los asesores antes de la operación permanecerían en Egipto. En respuesta, los soviéticos anunciaron que La misión había sido completada y devolvió unos 20,000 soldados a la Unión Soviética ese mismo mes. Solo unos 1,000 consejeros permanecieron en suelo egipcio, por lo que los soviéticos dejaron varias baterías anticuadas de misiles tierra-aire y la presencia de una flota soviética. en los puertos egipcios. Estos asesores acompañaron al ejército egipcio en los preparativos de la Guerra de Yom Kippur. La mayoría de ellos se marcharon unos días antes del estallido de la guerra.

Resultados de la operación Cáucaso

La presencia soviética en Egipto condujo al cese de operaciones florecientemente exitosas para Israel. Y una reducción en la osadía y los objetivos elegidos por la Fuerza Aérea israelí.
Los misiles tierra-aire SA-3 operados por los soviéticos en nuevas técnicas lograron derribar aviones israelíes, matando o capturando a varios otros pilotos israelíes por los egipcios. Estas bajas aumentaron el pensamiento de las FDI sobre la efectividad de la doctrina de combate usada hasta entonces y el daño a la moral israelí.
El choque entre las fuerzas soviéticas e israelíes aumentó la necesidad de un rápido final a la guerra en curso de desgaste y los contactos acelerados entre las superpotencias.

Véase también

Operación Rimon 20
Operación Tarnegol 63

Operaciones de interdicción aérea de Mirage III israelíes durante la Guerra de Desgaste


miércoles, 10 de enero de 2018

Operación Diamante: Israel obtiene un MiG-21 iraquí

El Mossad, Irak y el avión robado 



Desde que derrocaron al rey Faysal II de Irak (en 1958) hasta la caída de Sadam Hussein, este país estuvo gobernado por dictadores militares belicistas que profesaban un odio visceral hacia el nuevo Estado de Israel. En 1966 Irak estaba gobernado por Abdul Rahman Arif, quien siempre tuvo entre sus planes "desaparecer del mapa" al estado sionista: 

"La existencia de Israel es un error que debemos corregir. Esta es nuestra oportunidad para acabar con esa vergüenza que ha estado con nosotros desde 1948. Nuestro objetivo es claro: borrar a Israel del mapa "
Irak se preparó para enfrentar a Israel comprando armamento soviético, y en este se incluía una flota de MiG-21. Estas naves eran la joya de la tecnología militar soviética y sólamente eran vendidos a países alineados con su régimen, por lo que su avanzada tecnología era un misterio para los países del bloque occidental. En 1966 una aeronave de éstas, perteneciente al ejército de Irak fue robada por el servicio secreto israelí, el Mossad. Aquí la historia. 



Cierto día de 1964, un hombre llamado "Salman" entró a la embajada israelí en París con una propuesta asombrosa. Por un millón de dólares en efectivo ofrecía venderles uno de los aviones de combate más secretos del mundo, un MiG-21 ruso que pertenecía a la fuerza aérea iraquí, el gran rival de Israel. La única condición que Salman pedía, es que para cerrar el trato, debería ir un agente israelita a Irak y contactarse con un tal Joseph para concretar el negocio, es decir, ir a la boca del lobo. 

 
Meir Amit, cuando era jefe del Mossad 

Enseguida la embajada se comunicó con Meir Amit, director del Mossad, para informarle de esta extraña propuesta y pedirle su opinión. Durante días Meir Amit sopesó y consideró la oferta. El tal Salman podía ser un farsante o un loco, o incluso formar parte de un complot iraquí para atrapar a un agente del Mossad. Existía un riesgo real, pero la posibilidad de echar mano a un MiG-21 era irresistible. 

 
MiG-21 iraquí entregado a Israel

La autonomía de vuelo de la nave, velocidad y armamento, lo habían convertido en el principal avión de combate del mundo árabe. La Fuerza Aérea Israelí hubiese pagado gustosa varios millones sólo por echar un vistazo a sus planos, y no digamos por el avión mismo. 

Durante dos meses Meir Amit no hacía más que pensar en ello. Era demasiado tentador como para ser real, pero el Mossad no podía darse el lujo de sacrificar más agentes secretos luego de que en Siria habían matado a su principal agente infiltrado -Eli Cohen- hace apenas un año. Decidió jugársela el todo por el todo y enviaron a un agente israelí para hacer el contacto -establecido previamente- con el tal Joseph en Irak. 

Resultó ser que Joseph era un venerable anciano. Provenía de una familia iraquí judía pobre. De niño había trabajado como sirviente para una familia adinerada de Bagdad. Después de treinta años de arduo trabajo había sido despedido repentinamente, acusado injustamente de robar comida. Con sesenta años, se encontró en la calle y desempleado, subsistiendo con una modesta pensión. En fin, estaba resentido con su propio país y no soportaban el régimen militar dictatorial. Él y su familia querían abandonar Irak. 

La propuesta era la siguiente: él tenía un sobrino que era piloto de la Fuerza Aérea Iraquí, que estaba dispuesto a entregarles el avión, pero con la condición de que los saquen de Irak como refugiados hacia Israel. Comentó que en varias ocasiones su sobrino -llamado Munir Redfa- le había dicho que su comandante se jactaba de que Israel pagaría una fortuna por un Mig como el que él piloteaba: "Tal vez hasta un millón de dólares, tío Joseph." 

Así que Joseph le hizo formalmente la propuesta al espía israelí. Ellos les darían el avión si el Mossad los sacaba de Irak, así de simple. 

El Mossad aceptó la propuesta y ofreció sacar a toda la familia de Irak, pero el primer problema que debían solucionar era el del espacio aéreo turco, ya que la nave debía sobrevolar Turquía para llegar a Israel. Convencieron a la CIA de persuadir a los turcos para que colaboraran, diciéndoles que el avión MiG iría hacia los Estados Unidos. Igual, en ese tiempo los americanos tenían bases en Turquía por lo que se facilitó la gestión. 

Joseph le pidió al Mossad $ 500.000 de adelanto y con ese dinero empezó a movilizar a los miembros de su familia que quería sacar de Irak, que en total eran 43 personas. 

La noche anterior al robo del avión, Joseph los llevó a todos en una caravana de vehículos hacia el norte, a un descampado en las montañas. Los puestos de control iraquíes no los molestaron porque todos los veranos muchos residentes se mudaban huyendo del calor de Bagdad. En el monte los esperaban un equipo de comandos que guiaron a la familia por las montañas hacia unos helicópteros de la Fuerza Aérea Turca. Volando por debajo de los radares, cruzaron de regreso a Turquía. 

 

Un agente israelí hizo una llamada al piloto Munir diciéndole que “su hermana había dado a luz a una niña sin inconvenientes”. Era él mensaje en clave que le informaba que su familia estaba a salvo y podía proceder con su parte el trato. 

Y por fin, llegó el día esperado. La mañana del 15 de agosto de 1966, Munir despegó normalmente como para un ejercicio de rutina. Una vez alejado de la pista, puso al MiG a máxima velocidad y cruzó la frontera con Turquía antes de que los demás pilotos recibieran la orden de dispararle. 

 




Escoltado por aviones F-4 Phantom de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Munir aterrizó en una base aérea turca, se reabasteció de combustible y despegó nuevamente. Por los auriculares escuchó el mensaje, esta vez sin cifrar: “Toda su familia está a salvo y en camino para encontrarse con usted”. Una hora después, el MiG aterrizó en una base aérea militar en el norte de Israel. 

En un increíble operativo, el servicio secreto israelí había robado una nave a la Fuerza Aérea de Irak en su propio territorio. Los periódicos de todo el mundo se hicieron eco de la hazaña, más que nada por el sensacionalismo que suponía el que un soldado iraquí haya desertado llevándose uno de los aviones de guerra más modernos del mundo. Otros beneficiados fueron obviamente los norteamericano y británicos, ya que como aliados de Israel podían revisar de primera mano la última tecnología militar soviética. 

Los rusos estaban furiosos porque el funcionamiento de sus aviones estrella ya no serían un secreto para nadie, incluso llegaron a amenazar fuertemente a Israel y exigieron la nave de regreso. Los israelíes por supuesto, no devolvieron el avión, sino que después de estudiar toda su tecnología, lo enviaron para Estados Unidos con el fin de aplacar la ira de los rusos. 

Los beneficios de esta operación encubierta fueron inmediatos para Israel, porque un año más tarde, la fuerza aérea israelita derribó seis aviones MiG sirios antes de la Guerra de los Seis Días. Obviamente lo pudieron hacer porque ya los conocían a la perfección. 

En cuanto al piloto Munir Redfa, desde el momento en que llegó a Israel fue sometido a un cambio de identidad y se le otorgó un nuevo trabajo y una nueva vida, luego se mudó a vivir a los Estados Unidos. Extrañamente su tío Joseph, el iraquí, no llegó a Israel; él prefirió seguir siendo judío pero en su natal Irak. Debió haberse sentido satisfecho con sacar a su familia lejos del régimen, ya que tiempo después ascendería Saddam Hussein al poder. 

Tras la deserción del capitán Munir Redfa, otros dos pilotos iraquíes desertaron hacia Jordania con sus MiG-21 a chorro. Jordania les concedió asilo político, pero devolvió los aviones a Irak. 

Desde aquel acontecimiento, el Mossad se ganó la fama que ostenta. De todas las agencias de espionaje y servicios secretos, sigue siendo el más temido, respetado, odiado y admirado del mundo. 

Para mis lectores y a quienes les interese el tema del espionaje real, aquí les dejo un interesante libro: "El Mossad, la historia secreta"


Fuente: 
Sentado frente al Mundo

domingo, 24 de diciembre de 2017

Guerra de Desgaste: La operación Rimon 20, una emboscada aérea perfecta

URSS vs Israel 

Operación Rimon 20


Rimon 20 (hebreo: רימון 20, Granada 20) fue el nombre en clave de una batalla aérea planificada que enfrentó a la Fuerza Aérea de Israel contra los pilotos de combate soviéticos estacionados en Egipto durante la Guerra de Desgaste. En el combate, que tuvo lugar el 30 de julio de 1970, volaron cinco MiG-21 soviéticos que fueron derribados por F-4 Phantom y Mirage IIIs israelíes. Esto contribuyó a la conclusión de un alto el fuego, dado que fue uno de los encuentros finales de la Guerra de Desgaste.

Trasfondo

La intervención soviética

Egipto había lanzado la guerra de desgaste con la esperanza de que se agote el control de Israel sobre los territorios capturados durante la Guerra de los Seis Días de 1967. A comienzos del 1970, sin embargo, la Fuerza Aérea de Israel había establecido la superioridad aérea total sobre el frente de batalla a lo largo del Canal de Suez, y el lanzamiento de la Operación Priha en enero desnudando la incapacidad de Egipto para contrarrestar la supremacía israelí no sólo a lo largo del canal, sino en el corazón egipcio también. El presidente Nasser de Egipto, por lo tanto se volvió a la Unión Soviética para obtener ayuda. Nasser visitó Moscú el 24 a 25 de enero de 1970, y persuadió a sus anfitriones a expandir la ayuda soviética. Toda una división de defensa aérea soviética (Voyska PVO), incluyendo los MiG-21MF del 135o Regimiento Aéreo y las últimas versiones de las baterías de SAM SA-2 y SA-3, por tanto, fueron desplegadas en Egipto en lo que se denominó la operación Cáucaso en los códigos soviéticos. Estos se encargaron inicialmente con la defensa de El Cairo, Alejandría y la presa de Asuán solamente, liberando recursos de defensa aérea egipcia para enganchar a la IAF sobre la zona del canal. Su presencia y participación activa en la defensa de Egipto no se hizo público y se les niega poco después, sin embargo, recogido por la inteligencia israelí no mucho tiempo después de su llegada.


MiG-21MFs rumanos, el tipo de aeronave soviética desplegada en Egipto.

El gobierno israelí, temeroso de enfrentarse a una superpotencia y sus posibles consecuencias, ordenó a la IAF a mantener su distancia de las fuerzas soviéticas. La Operación Priha pronto se redujo, y a medida que los soviéticos hicieron sentir su presencia, se terminó por completo. A finales de abril 1970 la aviación israelí ya no volaba en Egipto, con la esperanza de que esto satisfaría a los soviéticos. Los soviéticos y los egipcios, sin embargo, ahora comenzaban a rodar su arsenal de defensa aérea combinada hacia la zona del canal , amenazando con privar a Israel de su superioridad aérea. La fuerza aérea israelí atacó tanto las baterías SAM como la infraestructura auxiliar egipcias, pero a finales de junio de dos F-4 Phantom había caído frente a los SAMs y dos más en julio. Por otra parte, los cazas soviéticos también estaban ampliando su ámbito de actuación y era cada vez más evidente que los soviéticos, impulsados por su éxito, buscaban activamente un encuentro. El 25 de julio MiG-21 soviéticos interceptaron A-4 Skyhawks israelíes en una misión de ataque terrestre y los persiguieron en el Sinaí controlado por Israel. Un Skyhawk fue alcanzado por un misil AA-2 Atoll y obligado a aterrizar en Refidim.

Cambio de estado de ánimo israelí

Tanto el gobierno y la fuerza aérea israelí tenido ahora se dieron cuenta de que la política de contención frente a los soviéticos había fracasado. Por primera vez, la supremacía aérea duramente ganada de Israel estaba bajo seria amenaza, no sólo en la orilla oeste del Canal de Suez, sino con el territorio controlado por Israel también. Por tanto, la Fuerza Aérea de Israel propuso encarar a los soviéticos de frente, con la esperanza de demostrar que a pesar de que no poseía ninguna respuesta operativa a la amplia gama de defensa aérea formando en la orilla oeste del Canal de Suez, eran sin embargo superiores en el aire. La oportunidad de castigar a los soviéticos también serviría para aumentar la moral marcada tras la pérdida de varios aviones y aviadores en los últimos meses, y que también resultar útiles en las negociaciones de alto el fuego próximos. El Jefe de Estado Mayor de la IAF Mordechai (Motti) Hod, respaldado por el Jefe del estado Mayor de la FDI Haim Bar-Lev, llevó su caso al gabinete israelí el 25 de julio. Una vez que se recibió la aprobación del gobierno de Golda Meir, la IAF luego se dedicó a organizar una emboscada con el equipo previsto. Estas emboscadas habían llevado a cabo antes, bajo el nombre de código "Rimon" (Granada), y un plan existente ahora fue puesto al día y designado "Rimon 20". En un principio prevista para 29 de julio fue empujado más tarde de nuevo a 30 de julio.


Mirage IIIC de la Fuerza Aérea de Israel 

Preludio

"Rimon 20" debía comenzar con un ataque de los F-4E Phantom IIs del 69º Escuadrón de caza de la IAF en una estación de radar egipcio al sureste de la ciudad de Suez. Éstos debían llevarse a cabo en un perfil de ataque por lo general adoptada por los Skyhawks de la IAF, dando la impresión de un nuevo día de la batalla en el frente del Canal de Suez. Cuatro Dassault Mirages del 119º Escuadrón, por su parte, iban a penetrar el espacio aéreo egipcio, en el extremo sur, cerca de Hurghada, imitando de un vuelo de rutina de reconocimiento. Una vez MiGs soviéticos fueran codificados para interceptar a los Mirages, éstos iban a guiar a los MiGs hacia el oeste, y en ese momento los Phantoms y cuatro Mirages del 117º Escuadrón en estación sobre el Sinaí iban a acercarse a los MiGs desde el este, cerrando la trampa. A más de cuatro Mirages del 101º Escuadrón debían estar en alerta inmediata en Refidim.

Para no dejar nada al azar, Motti Hod decidió armar el mejor equipo posible para la misión. La selección de los aviadores descansaba con los comandantes de escuadrón y cada uno a sí mismo, posteriormente seleccionado. Amos Amir, al mando de 119º Escuadrón y a ases de 5 derribos en el momento, seleccionado Asher Snir (11 derribos), Avraham Salmón (6) y Avi Gilad (2) que lo acompañara. Incluso Uri-Nir, al mando de 117º Escuadrón y ya acreditado con 3 enemigos, iba a ser acompañado por Itamar Neuner (4), Yehuda Koren (7) y Kobi Richter (7). Iftach Spector, un as de 8 derribos llevaría al 101º Escuadrón, fue acompañado por Michael Tzuk (2), Israel Baharav (5) y Giora Ram-Furman. Los Phantoms del 69º Escuadrón iban dirigidos por Avihu Bin-Nun, que había derribado 2 aviones como piloto de Mirage, con el navegador Shaul Levi. También estuvieron presentes Aviem Sella (1) con Reuven Reshef, Ehud Hankin (3, navegante desconocido) y Uri Gil (1) con Israel Parnas. Para hacer frente a los soviéticos, que tenían poca experiencia de combate y sin muertes en su haber, la IAF estaba preparando para enviar a algunos de sus pilotos más experimentados, con una puntuación combinada de 67 matanzas aéreas.

La batalla

El jueves, 30 de julio de 1970, comenzó como otro día en la guerra en curso de desgaste con la IAF golpeando posiciones egipcias a lo largo del Canal de Suez. Phantoms de los 69º y 201º Escuadrón, Vautours del 110º Escuadrón, Ouragans del 113º Escuadrón y Skyhawks del 115º, 102º y 116º Escuadrón participaron en los ataques, sin encontrar oposición aérea. Una vez que todas las aeronaves había regresado a la base, Rimon 20 podría comenzar.

Comenzó a las 14:00 (hora de Israel, 15:00 en Egipto) con Bin-Nun, Sela, Hankin y Gil atacando el puesto de radar egipcio en Sohana. Mientras tanto, cuatro Mirages del 119º Escuadrón de Amos Amir estaban cruzando el Golfo de Suez a baja altura, entrando en el espacio aéreo egipcio antes de girar hacia el norte y ascender a 35 mil pies. Volando en formación cerrada para que aparezca como un objetivo individual o doble en un vuelo rutinario de reconocimiento, los cuatro Mirages iban cada uno armado con un par de AIM-9D Sidewinder. Les tomó 11 minutos pero los soviéticos finalmente cayeron en la trampa y subieron a sus cazas para interceptar el avión israelí. En primer lugar en el suelo estaba un cuarteto de MiG-21 en Kom Ashwin dirigido por el capitán Kamenev, seguido poco después por dos formaciones de cuatro aeronaves desde Beni-Suef dirigido por los capitanes Yurchenko y Saranin. Un MiG de la última formación pronto abortaba la misión después de encontrarse con problemas en el motor. 12 MiGs más tarde fueron lanzados desde Kom Ashwin y al-Qutamiya. Dos cuartetos soviéticos fueron vectorizados para interceptar el vuelo de "reconocimiento" intruso, mientras que otros dos se dirigieron a lo que se pensaba que eran Skyhawks en una misión de ataque a tierra.


Un MiG-21RF egipcio. Los aviones soviéticos en Egipto lleva marcas de la Fuerza Aérea egipcia.

A medida que los primeros aviones MiG estaba a 20 kilómetros hacia fuera y se acercaba desde el oeste, Amos Amir llevó a su cuatro aviones en un giro de 270° de trepada que los llevó en un rumbo oeste. El giro, sin embargo, resultó demasiado fuerte. En vez de empujar a los MiGs hacia el oeste, se enfrentan ahora a ellos de frente. A medida que los Mirages iban acercándose a los MiGs, los cuatro Phantoms se acercaban a la zona a baja altura y en una corriente de línea. El plan original había llamado a los Phantoms encerrarlos desde abajo, detrás y debajo de los MiG-21 con la persecución de los Mirages, y atacarlos con sus AIM-7 Sparrow guiados por radar. Esto ya no era posible y los Phantoms entraron en la refriega, una pelea de perros de aproximación excesiva comenzó.

Los Mirages participan

Mientras que los Phantoms mantuvieron pares mutuamente protectores, los pilotos de Mirage menos disciplinados se separaron a combatir individualmente a sus oponentes. Avraham Salmon y Avi Gilad se separaron a medida que la batalla comenzó y Salmon iba pronto a ser el primero en conseguir un derribo. Detectando dos MiGs en la cola de un par de Phantoms, advirtieron a sus compañeros del peligro que se acercaba antes de estabilizarse tras el MiG trasero y realizaron el lanzamiento de un AIM-9D. El MiG explotó, matando al piloto Nikolai Yurchenko.

Asher Snir también había separado de su compañero de ala que perseguir MiGs. Al verse en medio de una serie de MiGs y Phantoms, optó por perseguir a uno de los cazas soviéticos. A medida que el MiG fue alejando de los Mirage, Snir disparó un AIM-9D que azotó la parte más vulnerable del MiG-21. El capitán Yevgeny Yakovlev lograron rescatar de la aeronave afectada, sin embargo, murió en el descenso. Aviem Sella fue testigo del derribo:

"Uno de los Mirages (volados por Asher Snir) disparó un segundo misil aire-aire después de que comenzara la batalla. El misil cayó en un MiG y le prendió fuego. El piloto fue rescatado; el avión se fue haciendo un trompo y cayó como una piedra de 30,000 pies y el paracaídas del piloto ruso se abrió de inmediato - no se supone que:.. rampas están diseñadas para abrir automáticamente a 10.000 pies, por lo que sus usuarios no se congelan o se asfixian en alto altitudes. "
Snir, sin embargo, en el calor de la persecución y sin la protección de un compañero de ala, no había podido detectar un MiG-21 acercándose a su cola. El capitán Vladimir Ivlev lanzó un AA-2 Atoll en el Mirage, que explotó en el escape del motor Atar, triturando la boquilla y la cola de los aviones de Snir. Snir se desenganchó y se las arregló para llevar a su avión dañado a un aterrizaje seguro en Refidim. Ivlev, corto de combustible, disparó sin éxito su cañón en uno de los Phantoms antes de regresar a al-Qutamiya.

Con la batalla en curso, refuerzos israelíes fueron solicitados de entrar en la pelea. Los cuatro Mirages del 117º Escuadrón, que había estado acechando a baja altura sobre el Sinaí, fuera del alcance de radar egipcio y soviético, fueron impulsados y procedieron hacia el oeste cuando el jet de Itamar Neuner sufrió un mal funcionamiento del motor y tuvo que abortar la misión. Desconfíado de dejar a Neuner solo en territorio hostil, Even-Nir acompañó a su compañero de ala de vuelta a Refidim. Un pareja del 101º Escuadrón, Iftach Spector y Michael Tzuk, se apresuraron a reemplazarlos. Spector, sin embargo, pronto perdió de vista a Tzuk y le ordenó regresar a la base, de proceder a la batalla por sí mismo. La restante pareja del 117º, Koren y Richter, también estuvieron a punto de combatir a los cazas soviéticos.

Los derribos de Phantom 

Las tripulaciones Phantoms, por su parte, fueron descubriendo que volar en parejas de hecho era más seguro, sin embargo, no es tan favorable hacia anotando matanzas aéreas, ya que limita la libertad individual de acción piloto. Sus adversarios soviéticos no parecían lo suficientemente capacitado para representar una amenaza seria y Bin-Nun y Sella decidieron separarse e ir en pos de sus canteras. Sella puso su mirada en uno de los MiGs aún no logró ponerse en posición para disparar sus misiles. Cuando el MiG realizó una curva cerrada y se encontró cara a cara con el Phantom, Sella mismo realizó una Immelman apretada vuelta que le coloca por encima y detrás de los MiG:


Caza F-4E Phantom II del 69 escuadrón de la Fuerza Aérea de Israel.

"En ese momento me había dado cuenta que el piloto ruso era inexperto; que no sabía cómo manejar su avión en una situación de combate. A 15.000 pies demostró este hecho al tratar de escapar en una picada de 700 pies. Todo lo que teníamos que hacer era seguirlo y bloquear nuestro radar en él - y disparar un misil. Hubo una tremenda explosión - pero el MiG salió de la nube de humo aparentemente ileso. Eso me volvió loco y disparé un segundo misil - que resultó ser innecesario. El avión ruso se había, de hecho, dañado seriamente por el primer misil; de repente, estalló en llamas y se vino abajo. Para cuando el segundo misil alcanzó, no estaba más allí. "
El AIM-9 de Sella había derribado al capitán Georgy Syrkin, quien fue rescatado con éxito fuera de su avión.

Dos minutos habían pasado y las dos Mirages y MiG-21 estaban bajos en combustible y comenzaron a salir de la zona de combate. Avihu Bin-Nun vio uno de esos MiG volando a 1.000-2.000 pies con Koren del 117° Escuadrón y Richter en su cola. Richter había lanzado un misil Shafrir 2 sobre el MiG, pero la distancia era demasiado grande y el misil cayó inofensivamente al suelo. Koren también intentó un lanzamiento de misiles, sólo para descubrir que había echado por la borda sus misiles junto a sus tanques de combustible cuando entró en la batalla. Koren estaba acercándose a tiro de cañón cuando un AIM-7 Sparrow le pasó al lado. Golpeó su objetivo, desintegrándose en pedazos y matando piloto Kamenev. El misil había sido lanzado por Avihu Bin-Nun, y Shaul Levi:.
"De repente nos encontramos, yo y mi número 2, junto con un solitario jet del 117º Escuadrón, persiguiendo un MiG volando a baja altura y casi a la velocidad del sonido. Como vimos, la amenaza más grande era que el piloto del 117º reclamaría nuestro MiG. Disparamos un "Sparrow", aunque uno no debe hacerlo a esa altura y en esas condiciones. Sólo para que el 117º no se lo llevó. "

Derribo compartido

Otra MiG-21 tratando de hacer su camino lejos de la zona de batalla estaba siendo perseguido por Avraham Salmon. Habiendo visto a Salmón en su cola, Vladimir Zhuravlev maniobraba difícilmente para negar a Salmon la oportunidad de dispararle. Salmón ya había disparado un misil que no causó ningún daño, cuando el Mirage de Spector del 101° Escuadrón se unió a la lucha y disparó otro par en el MiG. Aunque al menos uno dio en el blanco, estos también fallaron en derribar al avión, y siguieron a volar hacia el noroeste. Salmón siguió dando caza a las inmediaciones de Helwan, donde logró cerrar la distancia al MiG y vació su cañón en la aeronave. Tanto con su munición y combustible agotados, se fue de la escena. Sólo años más tarde (ver más abajo) fue que se reveló que el avión de Zhuravlev de hecho se había estrellado y matado a su piloto. Spector y Salmon fueron por lo tanto acreditados con un derribo compartido, el quinto y último de la batalla.

El compromiso duró un poco menos de tres minutos. Como los soviéticos todavía podría hacer llegar más aviones a la escena, Motti Hod dio la orden para todas las aeronaves restantes de romper y retirarse. Mientras que el Mirages se dirigían a Refidim para repostar antes de su regreso a sus bases en el propio Israel, los Phantoms del 69º Escuadrón se dirigieron directamente a Ramat David.

Secuelas

Los primeros detalles del encuentro aparecieron en la prensa internacional a pocas horas del evento. Israel había reclamado el derribo de 4 aviones egipcios, no revelando la verdadera identidad de los participantes, mientras que Egipto negó perder cualquier aeronave. Más detalles, sin embargo, pronto llegaron a estar disponibles. La verdadera identidad de los pilotos de MiG se informó en cuestión de días, y fue confirmado por el primer ministro Meir a finales de octubre 1970 cuando se habla de la presencia soviética en Egipto:
"¿Cómo sé que hay pilotos rusos en Egipto? Muy simplemente porque habíamos derribado cuatro aviones soviéticos que fueron volados por pilotos soviéticos. "
En 1972 la prensa egipcia informó que 5 aviones soviéticos había de hecho sido perdidos el 30 de julio de 1970. Esta tarde se confirmó también por el presidente Sadat de Egipto durante su visita a Israel antes de la firma de los Acuerdos de Camp David.

La pobre actuación de los pilotos soviéticos impulsó una visita por el Mariscal de Aviación Pavel Stepanovich Kutakhov para investigar la batalla aérea. Además, otro regimiento de MiG-21 y un escuadrón de interceptores Su-15 para todo clima fueron enviados a Egipto para reforzar las defensas. Los propios egipcios reaccionaron con alegría mal disimulada por el resultado del compromiso. Habían sufrido previamente intensas críticas de su propio desempeño y se jactaban de las habilidades soviéticas superiores, cuando en realidad los soviéticos habían caído en las tácticas que los egipcios ya conocían.

Si bien hubo un impulso de moral por este el logro, Rimon 20 no cambió el curso de la guerra. Otro F-4 Phantom de la IAF se perdió a un SA-3 el 3 de agosto y otro fue dañado. El nuevo nivel de escalada, sin embargo, resultó ser demasiado siniestro para todos los involucrados. Ni Israel ni Egipto podría lograr una ventaja clara, sin embargo, ambos podrían reclamar logros militares. La presión estadounidense para poner fin a un conflicto con el potencial de atraer tanto en los Estados Unidos y la URSS pronto dio sus frutos. El 7 de agosto de 1970, un acuerdo de alto el fuego entró en vigor, poniendo fin a la Guerra de Desgaste.




Pilotos

Israelíes

NombreEscuadrónAeronaveNúmero serial
Amos Amir119Mirage IIICComandante de escuadrón 
Asher Snir119Mirage IIIC6xSubjefe de escuadrón. 1 derribo, dañado por Ivlev.
Avraham Salmon119Mirage IIIC78Subjefe de escuadrón. 1.5 derribos.
Avi Gilad119Mirage IIIC
Uri Even-Nir117Mirage IIICComandante de escuadrón. Abortó antes de la batalla, escoltó a Neuner.
Itamar Neuner117Mirage IIICProblema de motor, abortó antes de la batalla.
Yehuda Koren117Mirage IIIC
Kobi Richter117Mirage IIIC
Iftach Spector101Mirage IIIC52Comandante de escuadrón. Se mantuvo en Rephidim, despegó para reemplazar a Even-Nir y Neuner. 0.5 derribo.
Michael Tzuk101Mirage IIICSubjefe escuadrón. Permaneció en Rephidim, despegó para reemplazar a Aven-Nir y Neuner, abortó antes de la batalla.
Israel Baharav101Mirage IIICSe mantuvo en Rephidim, no participó.
Giora Ram-Furman101Mirage IIICSe mantuvo en Rephidim, no participó.
Avihu Bin-Nun/Shaul Levi69F-4E Phantom II105Comandante de escuadrón. 1 derribo.
Aviem Sella/Reuven Reshef69F-4E Phantom II183Alero del comandante de escuadrón. 1 derribo.
Ehud Hankin/69F-4E Phantom II
Uri Gil/Israel Parnas69F-4E Phantom II
Fuentes [38][6][8]

Un MiG-21 en el Museo de la Fuerza Aérea de Israel

Soviéticos

NombreBaseAeronave
Nikolai YurchenkoBeni SuefMiG-21MFJefe de escuadrón, KIA.
MakaraBeni SuefMiG-21MF
Yevgeny YakovlevBeni SuefMiG-21MFEyectado, KIA.
Georgy SyrkinBeni SuefMiG-21MFEyectado.
KamenevKom AshwinMiG-21MFKIA.
Kom AshwinMiG-21MF
Kom AshwinMiG-21MF
Vladimir ZhuravlevKom AshwinMiG-21MFEyectado (?), KIA.
SaraninBeni SuefMiG-21MF
F. VasilievBeni SuefMiG-21MF
MazurBeni SuefMiG-21MF
SuprunBeni SuefMiG-21MF
al-QutamiyaMiG-21MF
Vladimir Ivleval-QutamiyaMiG-21MFDañado por el Mirage de Snir
al-QutamiyaMiG-21MF
al-QutamiyaMiG-21MF
Dos cuartetos más, uno de Kom Ashwin y otra desde Kom Ashwin o al-Qutamiya, fueron hechos despegar. [38][39][40]

viernes, 1 de julio de 2016

Conflictos americanos: Cuba envía MiG-21s contra Balaguer

 

MiG-21 cubanos sobre la República Dominicana

A principios de setiembre de 1977 unos buques pesqueros cubanos fueron incautados por guardacostas de Santo Domingo (según otra versión, era el buque mercante "Capitán Leo" que venía de vuelta de Angola). Los dominicanos los acusaban de violar las aguas territoriales de la República Dominicana, y pretendían incluso procesar a los pescadores. Estos a su vez alegaban que faenaban en aguas internacionales cuando fueron obligados a cambiar de ruta por las naves dominicanas, e internadas en Puerto Plata. En el incidente dos F-51D Mustang de la FAD, los FAD 1912 y FAD1916, sobrevolaban los barcos cubanos. El Gobierno dominicano de Joaquín Balaguer aparentemente sospechaba que los buques estaban en misiones de espionaje, mientras que el cubano a su vez pensaba que por la intransigencia dominicana a devolverlo y arreglar el asunto por vía diplomática, se trataba de una provocación anti-cubana, algo que no estaba dispuesto a aceptar. 
 

El 8 de setiembre de 1977 se reúnen con Fidel Castro en el ministerio de las Fuerzas Armadas (MINFAR) el jefe de la DAAFAR General Francisco Cabrera, el Jefe de la Brigada de Cazas de San Antonio teniente coronel Rubén Martínez Puente, el sustituto del Jefe de la DAAFAR coronel Rafael del Pino, y otros jefes militares de alto rango. Cuando aparece Castro, éste explica la situación. El gobierno dominicano se mostraba abstenido a arreglar el incidente armoniosamente, y se mostraba arrogante. El gobierno cubano no toleraría afrentas al honor del país y de sus ciudadanos, por lo que sin renunciar a los esfuerzos diplomáticos, se decidió demostrarles irrefutablemente que las cosas no se quedarían así, y que los pescadores no serían abandonados a su suerte. 

Para presionar al gobierno dominicano a liberar inmediatamente al buque, un escuadrón completo de 12 MiG-21bis, los más versátiles y potentes aviones de la FAR, debía efectuar un vuelo rasante sobre la ciudad de Puerto Plata, que aterrorizaría a los dominicanos y serviría de mensaje a su gobierno, para demostrar que los MiGs cubanos llegaban hasta allí, y estaban dispuestos a todo para liberar a sus compatriotas. Si entonces en un plazo de 24 horas los dominicanos no liberan al buque, el escuadrón de MiG-21bis bombardearía las unidades militares dominicanas en Santo Domingo, Puerto Plata, y luego las de Santiago de los Caballeros. Castro les recuerda que esa hora "H" debía ser a las 10 de la mañana del día 10 de septiembre. Se pone en marcha la Operación Pico . 

Se prepara el ataque 
Ya se habían cursado la orden a las unidades de la Fuerza Aérea, que reforzaban la zona oriental de Cuba, colocando varios escuadrones de MiG-21 en Moa, Santiago de Cuba, Baracoa y Guantánamo, lo cual crearía en Oriente una correlación de fuerzas muy favorable, que disuadiría a los Estados Unidos a intervenir. Los MiG-21MF de la zona oriental despegarían para asegurar la cobertura aérea de la misión. Los Puntos de Conducción de tierra impartirían órdenes falsas para desinformar. Las tropas del Ejército Oriental estaban movilizadas en supuestas maniobras tácticas, y un riguroso secreto y silencio oficial total cubría la operación, por lo que el escuadrón de MiG-21bis sería detectado sólo al volver de la misión. Los radares de reserva se habían colocado en puntos estratégicos orientales cerca de la Punta de Maisí, para controlar las posibles rutas de vuelo de la aviación dominicana en caso de que decidiera responder. Las unidades de rescate y salvamento estaban listas para salir en caso de que algún piloto tuviera que catapultarse. 



Cada MiG-21bis llevaría en este primer vuelo un tanque adicional de combustible de 800 litros, y cuatro misiles térmicos K-13 (AA-2). En caso de segunda misión de ataque real, la División Oriental de la DAAFAR les situaría el armamento, y los MiG-21 llevarían bombas FAB-250 y FAB-500, de 250 y 500 kg respectivamente, y los terribles racimos de cohetes S-24. 

De nuevo, como era frecuente en las operaciones del mando cubano, la acción era otra iniciativa propia ajena al gobierno soviético, a los que no se podía mezclar en el incidente. Si los dominicanos llevaban el caso a las Naciones Unidas, se debían tomar medidas para que todo el armamento suspendido y los tanques no tuvieran letras rusas, y no fuera usado como prueba acusatoria contra la URSS. Los tanques auxiliares eran necesarios para el vuelo, pero de vuelta ya vacíos se convertían en un estorbo, pues empeoraban la relación consumo - recorrido, y debían ser lanzados sobre el mar. 

Como flotarían un buen rato, podrían llegar a las costas dominicanas (como llegó a ocurrir en realidad), por lo había que limpiarlos. El espacio aéreo de Haití tampoco debía ser violado. El asunto debía implicar sólo a Cuba y República Dominicana. 

Del Pino recibe la orden de escoger los 12 pilotos más experimentados para hacer la primera misión, que debían ser preparados con el mejor escuadrón de MiG-21bis de San Antonio, y se dirige inmediatamente a la esa base. A su vez ganando tiempo, el jefe de la Brigada de Cazas de allí, teniente coronel Rubén Martínez Puente, ordena a su sustituto el mayor Henry Pérez Martínez, uno de los mejores pilotos cubanos: "Oye, necesito selecciones doce pilotos, entre ellos tú, para cumplir una misión importante". Henry Pérez inmediatamente se dedica a escoger los mejores pilotos de la base de San Antonio, y cuando va al despacho de Martínez a acordar los nombres, allí ya se encuentra Rafael del Pino. Ambos aprueban la lista de pilotos, reparten los hombres por tres escuadrillas de 4 MiG-21 cada una, y le explican, que el líder de la misión será del Pino, y Henry Pérez no irá como jefe de escuadrilla, sino como número suyo, para tomar el mando del escuadrón en caso de que le ocurra algo a del Pino. Todo esto significaba que el peso principal de los preparativos recayera sobre Henry Pérez, pues aunque del Pino es audaz y arriesgado en el aire, "era terriblemente apático a todo lo que no fuera volar", por palabras de Pérez. 

Los 12 pilotos serían: coronel Rafael del Pino, mayor Henry Pérez Martínez, teniente coronel Jorge Villardel, mayor Benigno Gonzáles Cortés, capitán Arnaldo Torres Biart, capitán Manuel Rojas García, capitán Rigoberto Morales, capitán Evelio Bravo, capitán Armando Castellanos, capitán Raúl Hernández Vidal, mayor Pedro Pérez y capitán Díaz. Eran todos excelentes pilotos de alta profesionalidad, y algunos con experiencia de combate, como el mayor Benigno Cortés, quien había sido jefe del primer escuadrón de MiG-21MF llegado a Angola en 1976, y que acompañaba a del Pino cuando éste con su MiG-21MF destruyó un Fokker F-27 enemigo en ese país el 13 de marzo de 1976. 

Al mediodía los pilotos escogidos fueron reunidos en el salón de briefings a esperar indicaciones especiales de un alto jefe que debía llegar de un momento a otro. Los pilotos se impacientaban, cuando de repente Rigoberto Morales, que espiaba por la ventana, les grita: "Caballeros, es Fidel, ¡es Fidel!". Los pilotos se sorprendieron al ver que quien vino a reunirse con ellos era el mismo Fidel Castro, que llegó en su negro auto ruso Chaika, para comprobar cómo se habían preparado, y por lo tanto, comprendieron que era una misión de suma importancia. Fidel los reúne en el despacho de Martínez, de cuya pared colgaba un mapa a todo color que incluía la República Dominicana, Haití y la parte oriental de Cuba, con un enorme título a color que decía 'Operación Pico'. Les hace mil preguntas sobre los aviones, sobre cada piloto, sobre el estado anímico, si existía alguno con problemas familiares o de otro tipo, les explica las causas políticas del incidente, la misión a cumplir. Recuerda Henry Pérez: "La misión consistía en darles una contundente lección para que ellos mismos sacaran conclusiones de lo que éramos capaces de hacer". Al final Fidel les dice: -¡Creo que todo está muy bien!, la única observación que les hago es que deben darle indicaciones al personal técnico para que les quiten las marcas de fabricación a los tanques auxiliares de combustible que se verán precisados a lanzar cerca de Puerto Plata una vez que los consuman. Aunque el gobierno dominicano sepa que somos nosotros los que violamos su espacio aéreo, no debemos dejar ninguna huella que contenga letras rusas, para no comprometer a la Unión Soviética. Además, toda esta operación la estamos haciendo a espaldas de ellos. 



Fidel les desea suerte: "Que todo nos salga bien y sólo tengamos que meterles un poco de miedo nada más". Al irse Castro, Rafael del Pino y Henry Pérez siguen planificando las mejores variantes del vuelo, y al terminar, del Pino se va de la base, y algunos pilotos se fueron a hacer ejercicios físicos. Los pilotos fueron acuartelados en San Antonio, y esa noche antes del vuelo, después de comer, jugaron dominó, oían música o miraban la TV. A las 22.00 h Pérez revisa el borrado de los letreros rusos, y a las 24.00 llega el jefe de la DAAFAR Francisco Cabrera a hacer una última inspección. 

La misión sobre Santo Domingo 
A la mañana siguiente del 9 de setiembre de 1977 temprano por la mañana el escuadrón de MiG-21bis despega en silencio radial de la base de San Antonio hacia Guantánamo, adonde llegan tras recorrer los 900 km en 50 minutos de vuelo a 500-1,000 m de altura en un cielo totalmente despejado. Allí en Guantánamo el personal técnico reabastece los MiG-21bis con rapidez, y todos están ya listos a las 8.30 h para proseguir a su misión hacia Santo Domingo. 

La escuadrilla líder vuela al frente, y las otras dos a sus lados y detrás, con una separación entre ellas de 500-1,000 m lateral y de 1,000-1,500 m de fondo. Entre las parejas de cada escuadrilla esta separación sería de 50-150 m. El vuelo a 580 km de distancia se haría a la altura óptima económica en el MiG-21bis, de 6.000-8,000 m, lo que permitiría descender los últimos 90 km en potencia mínima (80-85% de revoluciones del motor), manteniendo la misma velocidad. A 20 km del objetivo las escuadrillas se separarían, para "atacar" cada una su objetivo sin molestarse mutuamente, y se reunirían sólo para el vuelo de regreso a Guantánamo. 

El simulacro de ataque fue todo un éxito, los MiG-21bis rompen sobre Quisqueya a media mañana. Efectúan varios pases sobre Santo Domingo, conectando la post-combustión, y rompiendo la barrera del sonido en vuelo rasante, rompiendo cristales y causando el pánico en la ciudad. Imitan ataques, pero sin emplear armamento alguno, contra la Casa de Gobierno, el Muelle Real, el Aeropuerto y la zona residencial. La escuadrilla de del Pino "ataca" el Muelle real y el barrio residencial. Al final del Pino hace un pase tan bajo, que Pérez pensó que se tragarían todas las antenas de TV de las casas aledañas. Pasaron a corta distancia por el lado de un alto hotel, de cuyos balcones salían los turistas alarmados a ver lo que pasaba, y mirando con asombro las maniobras de los MiG-21, quizás confundiéndolos con cazas norteamericanos. Los F-51D Mustang dominicanos ni intentan despegar, pues como comentó un piloto dominicano: "No podemos hacer nada contra jets". 



Todos los aviones regresan sin problemas a Guantánamo. Allí del Pino recibe la felicitación telefónica de Fidel Castro por el éxito del vuelo, y le indican que vuele a La Habana en el Yak-40 de transporte que lo esperaba, para informar personalmente sobre los resultados del ataque. En el Estado Mayor General ya estaban Fidel Castro, el Ministro Raúl Castro, y demás altos oficiales. Del Pino tiene que esperar unos minutos, pues los jefes militares estaban leyendo con interés las copias de las conversaciones entre los mandos militares dominicanos y los altos funcionarios del gobierno, que habían sido enviadas inmediatamente por los servicios de inteligencia cubanos y los regimientos de radioescucha que monitoreaban las comunicaciones de los países vecinos. Del Pino dice que se asombra, pues aunque conocía que los servicios de inteligencia cubanos estaban muy bien organizados, "Nunca pensé que fueran tan eficientes hasta poder incluso monitorear las conversaciones telefónicas de las dependencias gubernamentales". 

El gobierno dominicano cede 
Los dominicanos llaman a la 13.00 dispuestos a arreglar el incidente diplomáticamente, pero todavía no han liberado a los barcos, y el ultimátum de 24 horas dado por Castro a los dominicanos se terminaba a las 10.00 de la mañana del día siguiente 10 de setiembre. Al escuadrón se le da la orden de que se prepare a bombardear Santo Domingo. Allí debían ser atacados los cuarteles del Ejército, la Marina y la Policía con entre otras armas, bombas rusas FAB-500 de 500 kg. Los objetivos estaban en zonas densamente pobladas, y como tales bombas no son de alta precisión sino inertes, pero con un descomunal poder destructivo, capaces de borrar una manzana entera, podrían causar muchas víctimas inocentes. Por eso se cambia el primer objetivo, que debía ser la base aérea FAD de San Isidro. 

El 10 de setiembre a las 8.30 h, día del esperado ataque, ya estaban listos los MiG-21bis con sus armas y se daba el briefing con los pilotos mientras del Pino esperaba la confirmación de La Habana. En ese momento llega el esperado cifrado del alto mando: "Barco devuelto. Regresar con el circo a casa a las catorce horas. Firmado Senén Casas Regueiros Jefe Estado Mayor General". 

Ya no hacía falta el golpe aéreo. El Gobierno de la hermana República Dominicana razonablemente liberó al mercante cubano, y la crisis terminó. 



Epílogo 
La suerte de cada piloto participante en la Operación Pico fue diferente, y refleja la rica experiencia combativa de la FAR. El capitán Raúl Hernández Vidal muere 5 meses después, cuando en febrero de 1978 su MiG-21bis es derribado por la AAA somalí en la guerra del Ogadén, Etiopía. Casi al mismo tiempo en ese conflicto fue derribado Benigno Cortés, que logra catapultarse a salvo, y siguió su exitosa carrera en la FAR. Ya en 1976 Cortés había participado con del Pino en varios combates en Angola, destruyendo al Fokker F-27. Arnaldo Torres combate en Etiopía y Angola. Manuel Rojas cumple misiones contra Bahamas en 1970, en Etiopía en 1978, y varias veces en Angola, siendo allí derribado por un Stinger de la UNITA en setiembre de 1987, cayendo prisionero por 7 meses. Rafael del Pino llega a General de Brigada y sustituto del jefe de la DAAFAR, y deserta a Estados Unidos en 1987. Henry Martínez participa en varias misiones importantes en Angola, dirige los MiG-21bis en la defensa de Canganba en 1983, y llega a ser el piloto más condecorado de la FAR. Jorge Villardel en 1980 hunde el patrullero bahamés "Flamingo", y participa en numerosas misiones en Angola hasta 1988, llegando a altos puestos de la FAR. Pedro Pérez llega a ser jefe de la FAR. Hoy estos hombres ya están retirados del servicio activo, disfrutando de un merecido descanso. 

Datos Técnicos del MiG-21bis Fishbed N