Mostrando entradas con la etiqueta hambruna. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hambruna. Mostrar todas las entradas

miércoles, 31 de mayo de 2017

España: Cuando se pidió la cabeza de Serrano Suñer

El día en que un ministro de Franco planteó matar a Serrano Suñer
Una carta secreta del embajador británico hallada en un archivo británico revela la voluntad del titular de Comercio, Demetrio Carceller, de “liquidar” en 1941 al cuñado del dictador

J. A. AUNIÓN - El País



Serrano Suñer jura su cargo de ministro de Exteriores junto a otros compañeros de Gabinete. A la derecha, cabizbajo, está Demetrio Carceller. VIDAL. (EFE)

El Madrid de principios de los años cuarenta era un sitio peligroso. También para los vencedores de la Guerra Civil, que se movían dentro de una complejísima madeja de intereses cruzados en la que nadie podía estar del todo seguro de qué pie cojeaba el vecino. Había generales sobornados por los británicos para asegurar la neutralidad española en la Segunda Guerra Mundial, pactos secretos con la Alemania nazi, complots falangistas o monárquicos para ganar poder e, incluso, para quitar de en medio al dictador... El pulso soterrado entre unos y otros emergía, de cuando en cuando, con picos de tensión que amenazaban con hacer saltar todo por los aires. Uno de ellos se vivió en el verano de 1941, tras la entrada de Rusia en la guerra, cuando la presión alemana para que España hiciera lo mismo del lado del Eje tenía a su mejor aliado, al menos aparentemente, en el ministro de Exteriores y cuñado del dictador, Ramón Serrano Suñer.

Aquel 9 de julio, el embajador británico en Madrid, Samuel Hoare, envió una carta al secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Anthony Eden, para explicarle que no podía ausentarse de España porque aquello era una olla a presión. Y le ponía como ejemplo una “sorprendente conversación” que acababa de tener David Eccles, agregado económico británico en Lisboa de paso por Madrid, con el ministro español de Industria y Comercio, Demetrio Carceller, y el principal asesor de este. “Los dos declararon que Suñer es tan insoportable que debe ser liquidado, y con esa horrible expresión obviamente quieren decir asesinado”. Añadía que Carceller, sin embargo, veía dos objeciones: “La primera, el efecto sobre las tropas alemanas en la frontera [con Francia, permanente amenaza de una invasión nazi de la península] y la segunda, el resentimiento que provocaría un asesinato en la familia de Franco”. En todo caso, añade Hoare en la carta, “esta es en sí misma una sorprendente declaración procediendo de uno de los principales ministros y su segundo”.

Esta carta, que el Gobierno británico desclasificó junto a centenares de papeles de la Segunda Guerra Mundial en 2013, es parte de los documentos digitalizados que se pueden consultar a través de Internet en los Archivos Nacionales Británicos. En este caso, bajo el sugerente título de ‘Planes para liquidar a Suñer’.

El historiador Ángel Viñas ha sido el primer especialista que la ha recogido; lo hizo en su libro Sobornos, publicado en la editorial Crítica el año pasado, en el que hace una minuciosa descripción y analiza las consecuencias de la estrategia británica para mantener a España fuera de la contienda comprando las voluntades de generales franquistas como Nicolás Franco, el hermano del dictador, Kindelán, Orgaz o Aranda. Para Viñas, lo que hace Carceller en esta carta es expresar un mero deseo. “Este fue un episodio más, muy significativo porque demuestra hasta qué punto el cuñadísimo exasperaba a los propios franquistas. Ni que decir tiene que Churchillnunca dio luz verde a la eliminación de Serrano”.

Pero la carta de Hoare, además, hace referencia a un plan concreto, presuntamente urdido por distintos generales, para asesinar a Serrano Suñer, una amenaza a la que ya se había referido, quizá de forma más ambigua, en otras comunicaciones con Londres apenas un mes antes. En este caso, Hoare dice que una fuente, “al menos de la misma importancia”, asegura que el asesinato era inminente y que, para aplacar las iras alemanas, preveían “la firma inmediata de la Triple Alianza con el Eje”.

“De lo que la diplomacia británica se hace eco es únicamente de rumores sobre un golpe dirigido contra Serrano Suñer y su política de alineamiento incondicional respecto del Tercer Reich”, opina Carlos Collado Seidel, profesor de la Universidad de Marburg (Alemania) y experto en la materia. Además, pone precauciones tanto a las palabras del embajador como a las del ministro de Comercio. “Carceller perseguía intenciones determinadas y particulares en todo lo que les decía a los ingleses y Hoare también pretendía rehabilitarse dentro del partido conservador británico”, explica.


Una hambruna gigantesca

La postura de Carceller, empresario, falangista cercano a José Antonio y al propio Serrano (al que acompañó durante su visita al Berlín nazi en 1940), podría parecer realmente pasmosa. Sin embargo, Viñas dibuja un contexto en el que el ministro tenía que llevarse bien con los británicos porque de su bloqueo naval dependía la llegada de suministros a un país que estaba “sufriendo una hambruna como nadie puede imaginarse hoy”. Además, Carceller “hizo durante aquellos años una inmensa fortuna” como responsable de todos los permisos sobre los productos que entraban o salían del país, añade.

“Tal vez el vanidoso e incompetente Hoare estaba sondeando a Eden sobre su parecer en caso de ‘liquidar’ a Serrano. Que los militares desearan su muerte es una cosa; que la planearan, en pleno favor del caudillo, otra muy distinta”, aporta el escritor Ignacio Merino, autor de Serrano Suñer. Valido a su pesar (La Esfera, 2013). Y añade: “Don Ramón hizo algún vago comentario sobre el tema, pero yo no lo tomé en serio y creo que él tampoco, al menos jamás lo consideró un complot auténtico. O no se enteró”.

Sea como fuere, el propio Hoare también se pregunta en la carta de julio de 1941 si el cuñado del caudillo sería consciente de su delicadísima situación. La duda le surge porque solo un día antes Serrano Suñer se había mostrado, “por primera vez” en todos sus encuentros con él, “educado”. “Escuchó mejor que de costumbre mis reiteradas quejas”, añade, e incluso “se disculpó” por no haberle podido recibir una semana antes.

El hecho es que Serrano Suñer no sufrió ningún sospechoso accidente aquel verano, pero sí fue perdiendo poco a poco el favor de Franco hasta ser definitivamente defenestrado un año después, entre fuertes luchas internas de las distintas facciones del régimen. Terminada la Guerra Mundial, el cuñado mantuvo hasta su muerte en 2003 que ni su cercanía a la Alemania nazi fue tanta, ni fue tal su interés por que España entrara a toda costa en la contienda. Sin embargo, Viñas está convencido de que solo fue un intento de “reescribir su historia”. “Franco y Serrano iban a por el Imperio”, zanja el historiador.

martes, 30 de mayo de 2017

Guerra de Biafra: La guerra civil nigeriana



Guerra civil nigeriana 

Fecha 1967-1970 
Lugar Sur de Nigeria 
Resultado Victoria del gobierno federal 
Combatientes:Gobierno Federal de Nigeria, República de Biafra 
Comandantes: 

Yakubu Gowon 
 
Odumegwu Ojukwu 
 

Bajas:1.000.000 de soldados y civiles, Aprox. 2,000,000 civiles 

 

La Guerra Civil de Nigeria, también conocida como Guerra de Biafra (6 de julio de 1967 a 13 de enero de 1970, fue el conflicto político causado por el intento de secesión de las provincias del Sudeste de Nigeria bajo el nombre de República de Biafra. La guerra saltó a los medios por la hambruna en diversas zonas sitiadas, y la consecuente acusación de genocidio procedente en gran medida de los Igbo (Ibo) de estas regiones. Bernard Kouchner y otros doctores franceses que estuvieron en la Biafra sitiada crearon, en 1971, la ONG Médicos Sin Fronteras como resultado de la guerra. 



Golpe militar 
Las sospechas de fraude llevaron, el 15 de Enero de 1966, a un golpe militar de tendencia izquierdista por parte de los oficiales junior del ejército, en su mayoría comandantes y capitanes. Este golpe convirtió al jefe del ejército nigeriano, Johnson Aguiyi-Ironsi en presidente, y en el primer jefe de estado nigeriano de procedencia militar. El golpe benefició en su mayor parte a los Igbos, ya que la mayoría de golpistas eran Igbos o Ironsi. Un Igbo promocionaría a muchos de su misma etnia en el ejército, en detrimento de los oficiales Yoruba y Hausa. El 29 de Julio de 1966, los norteños realizaron un contra-golpe, dirigido por el alférez coronel Murtala Mohammed. Esto situó en el poder al alférez coronel Yakubu Gowon. Las tensiones étnicas consecuencia del golpe y contra-golpe aumentaron y condujeron, en Septiembre de 1966, a las masacres a gran escala de igbos cristianos residentes en el Norte musulmán. 

El descubrimiento de grandes cantidades de petróleo en el delta del río Níger, con su enorme red de ríos y ciénagas en la punta más al Sur del país, entre las regiones del Este y Sudoeste, llevó a las provincias del Sudeste a anexionarse esta región para ser autosuficientes y cada vez más prósperos. Sin embargo, la exclusión del poder de las regiones orientales hizo que muchos temieran que los beneficios obtenidos del petróleo fueran empleados en beneficio de las áreas del Norte y Oeste, y no en el Este. 

Todos estos factores llevaron al Este Igbo a reclamar la secesión. 

La secesión 
El gobernador militar del Sudeste Igbo, el coronel Odumegwu Ojukwu, aludiendo a las masacres norteñas y al fraude electoral, anunció en el parlamento sureño la secesión de la región del Sudeste de Nigeria y proclamó el 30 de mayo de 1967 (29 de Mayo en diversas fuentes) la República de Biafra como nación independiente. Aunque gozaban de la simpatía europea y de muchas otras partes del mundo, sólo cuatro países reconocieron la recién fundada república. También se dice que una de las principales razones por las que Ojukwu proclamó la República de Biafra fue que no reconocía a Gowon como jefe de estado ya que no era el siguiente oficial en al jerarquía militar tras Ironsi. Los diferentes acuerdos de paz, y especialmente el de Aburi, Ghana (Acuerdo de Aburi) no tuvieron resultado y los tiroteos continuaron. 

Guerra Civil 
El gobierno nigeriano lanzó una "acción policial" para recuperar el territorio secesionista tras una avance de las fuerzas de Biafra en territorio adyacente no perteneciente a los Igbos. La guerra empezó el 6 de Julio de 1967, cuando las tropas federales nigerianas avanzaron en dos columnas hacia Biafra. La columna derecha entró en la ciudad de Nsukka, que cayó el 14 de julio, mientras que la columna de la izquierda tomó Garkem, que fue capturada el 12 de julio. Pero Biafra respondió con una ofensiva el 9 de julio, cuando las tropas se movieron a través del río Níger, desde el Oeste hacia las tierras del centro del país, pasando por la ciudad de Benin City, que se había proclamado también "república independiente", hasta alcanzar el 21 de agosto la ciudad de Ore, justo sobre la frontera del estado, a 130 millas al este de la capital de Nigeria, Lagos. Aunque Benin City volvió a manos de los nigerianos el 22 de septiembre, Biafra cumplió con éxito su primer objetivo de sitiar el máximo de tropas federales de Nigeria posible. Se necesitaron cuatro batallones de la Segunda División de Infantería de Nigeria para hacer retroceder a Biafra y eliminar las conquistas territoriales conseguidas en la ofensiva. Pero los nigerianos fueron expulsados tres veces al intentar cruzar el Níger en octubre. 

Los nigerianos, en ese momento, calmaron sus ofensivas y empezaron un periodo de asedio a Biafra. Desembarcos anfibios de la flota naval nigeriana llevaron a la conquista de las ciudades sureñas de Bonny, al sur del Puerto Harcourt, el 26 de julio y del puerto de Calabar el 18 de octubre por parte de miembros de la tercera división de Marina de Nigeria. Al norte, las fuerzas de Biafra fueron obligadas a retroceder a su propio territorio, y la ciudad de Enugu (capital de Biafra) fue capturada por las fuerzas nigerianas de la primera División de infantería el 4 de octubre. Los biafreños resistieron en las tierras centrales igbos, siendo en seguida rodeados por las fuerzas nigerianas. 

Sin embargo, la reorganización del ejército nigeriano, la reticencia de la armada biafreña a lanzar nuevos ataques y los efectos del bloqueo naval, aéreo y terrestre sobre Biafra llevaron a un cambio en el equilibrio de las fuerzas. El excéntrico conde sueco Carl Gustav von Rosen dirigió una brigada de aviones miniCOINS (MFI-9b), la BAF o Fuerza Aérea de Biafra, formada por tres suecos y dos biafreños. 



T-6


Igualdad 
Desde 1968 en adelante, la guerra cayó en unas largas tablas, con las fuerzas nigerianas incapaces de realizar avances significativos en las zonas todavía bajo control biafreño. No obstante, otra ofensiva nigeriana, realizada de Abril a Junio de 1968, empezó a estrechar el círculo sobre Biafra, gracias a los avances en los dos frentes del Norte y a la conquista de Port Harcourt el 19 de mayo de 1968. Este asedio tuvo como consecuencia el desastre humanitario de hambruna e inanición en las áreas igbos, ya que una de las tácticas más utilizadas por las fuerzas nigerianas fue el sabotage de las tierras de cultivo. Las imágenes de niños biafreños afectados por la hambruna dieron la vuelta al mundo, mientras que el gobierno de Biafra acusó a Nigeria de utilizar el hambre y el genocidio para ganar la guerra, reclamando la ayuda del resto de naciones. 

Numerosos grupos de voluntarios organizaron vuelos de ayuda a Biafra, con comida, medicinas, e incluso en ocasiones armas (según diversas fuentes). Nigeria también acusó al gobierno de Biafra de reclutar mercenarios extranjeros para prolongar la guerra. Bernard Kouchner fue uno de los doctores voluntarios de la Cruz Roja francesa que trabajó en hospitales y centros de nutrición en la sitiada Biafra. La Cruz Roja requería a sus voluntarios la firma de un acuerdo, considerado por muchos (como Kouchner y sus partidarios) como un “acuerdo-mordaza”, y diseñado para mantener la neutralidad de la organización, sin importar las circunstancias. Kouchner y otros doctores franceses firmaron este acuerdo. 

Tras entrar en el país, los voluntarios, así como los trabajadores de hospitales y centros de salud biafreños, fueron atacados por el ejército nigeriano y fueron testigos de los asesinatos e inanición de civiles. 

Kouchner fue también testigo de estos acontecimientos, y particularmente del gran número de niños hambrientos. Cuando regresó a Francia criticó públicamente al gobierno nigeriano y a la Cruz Roja por la supuesta complicidad de sus comportamientos. Con el respaldo de otros doctores franceses, Kouchner situó a Biafra en el centro de la atención pública y reclamó una respuesta internacional para solucionar la situación. Estos doctores, liderados por Kouchner, vieron la inexistencia de una organización humanitaria que ignorara las fronteras politico-religiosas y que priorizara el bienestar de las víctimas y en 1971 constituyeron Médecins Sans Frontières (Médicos sin fronteras).

Durante todo 1968 y parte de 1969, las dificultades logísticas hicieron que las fuerzas federales nigerianas no dieran el golpe de gracia a una guerra que se decantaba a su favor. A pesar de la ayuda exterior y el daño político causado en Nigeria, el área controlada por el gobierno biafreño era cada vez más y más pequeña. Pero en Junio de 1969, los biafreños lanzaron una ofensiva desesperada con el objetivo de mantener el desequilibrio entre los nigerianos y prolongar la existencia de la nación separatista el máximo posible. Les apoyaron pilotos mercenarios extranjeros, que seguían proporcionando comida, medicamentos y armas. Uno de los mercenarios más notables fue el conde sueco Carl Gustav von Rosen, que dirigió a cinco MFI-9b MiniCOINS, pequeños aviones con motor de pistones, armados con lanzacohetes y ametralladoras, en el ataque a los campos de aviación militares de Nigeria en Port Harcourt, Enugu, Benin y Ughelli. En esta acometida, se consiguió alcanzar algunos de los jets nigerianos (utilizados para atacar los aviones de ayuda humanitaria) y tres de los seis bombarderos Ilyushin Il-28, usados diariamente para bombardear los pueblos y granjas de Biafra. Aunque desprevenidos ante la sorpresa de la ofensiva de Biafra, los nigerianos se recuperaron pronto y contuvieron a los biafreños lo suficiente como para paralizar su ofensiva. Los ataques aéreos biafreños desbarataron las operaciones de combate de la fuerza aérea nigeriana, pero sólo durante unos meses. 

Las fuerzas federales nigerianas lanzaron su ofensiva final contra Biafra el 23 de diciembre de 1969, con una gran acometida por parte de la tercera división Marine Commando, que consiguió dividir el territorio biafreño en dos partes hacia finales de año. La ofensiva final, llamada “Operación viento de cola”, se lanzó el 7 de enero de 1970 con la incursión de la tercera división Marine Commando, respaldada por la primera división de infantería en el Norte y la segunda en el Sur. Las ciudades biafreñas de Owerri y Uli cayeron el 9 y 11 de Enero, respectivamente. 

La guerra acabó el 13 de enero de 1970 con la rendición final de las fuerzas de Biafra en Amichi, última ciudad controlada por su ejército. Unos días antes, Ojukwu huyó al exilio hacia la república de Costa de Marfil, dejando los detalles de la rendición a su diputado Philip Effiong. Para sorpresa del resto del mundo, la mayoría de las represalias y masacres prometidas no tuvieron lugar, y se intentó de manera sincera la reconciliación. 



Niño biafrano con evidencia de hambruna

Secuelas 
Más de una docena de golpes han tenido lugar en Nigeria desde 1960. La guerra fue muy costosa para Nigeria en términos de vidas humanas, dinero e imagen exterior. Se estima que alrededor de tres millones de personas murieron a causa del conflicto, básicamente por hambre y enfermedades. La reconstrucción, impulsada por el dinero procedente del petróleo, fue rápida. Sin embargo, las antiguas tensiones étnicas y religiosas han seguido caracterizando la vida política nigeriana. El gobierno militar mantuvo el poder durante muchos años, y los habitantes de las áreas productoras de petróleo reclamaban una repartición justa de los beneficios procedentes del combustible. Se aprobaron leyes por las cuales los partidos no podía tener orígenes étnicos o tribales. Sin embargo, este punto ha sido difícil de llevar a la práctica. 

El 29 de mayo de 2000, el periódico The Guardian of Lagos informó que el presidente Olusegun Obasanjo retiraba los cargos contra todos los militares que lucharon por la secesión de Biafra en la Guerra civil nigeriana. En una retransmisión nacional, afirmó que esta decisión estaba basada en el principio de que "la justicia debía estar siempre suavizada por la compasión". También se cree que Obasanjo intentó a través de sus declaraciones apaciguar a los Igbos, ya que, durante las elecciones que tuvieron lugar el año anterior, había recibido un respaldo electoral masivo de estas regiones. 

Wikipedia

viernes, 20 de enero de 2017

Revolución Rusa: La hambruna del holodomor ucraniano

Los caníbales comunistas: imágenes impactantes revelan la depravación sufrida por los campesinos obligados a comer HUMANOS durante la hambruna de la década de 1920 en Rusia

  • La hambruna rusa de 1921-22, también conocida como hambre de Povolzhye, ocurrió en la Rusia bolchevique
  • Comenzó a principios de la primavera de 1921 y duró hasta 1922
  • La guerra civil y la política de Lenin de tomar la comida de los campesinos causaron la devastadora hambruna hecha por el hombre
  • Alrededor de 30 millones de personas fueron afectadas y cerca de cinco millones murieron
  • ADVERTENCIA: Imágenes angustiantes


Sarah Bean - Daily Mail Online


Esta es la grave foto de una pareja que muestra cómo la gente hambrienta se volvió al canibalismo para sobrevivir durante una hambruna hecha por el hombre en la Rusia de los años veinte.
Más de cinco millones de personas murieron durante la catástrofe, que comenzó en 1921 y duró hasta 1922.
El revolucionario comunista ruso Vladimir Ilyich Ulyanov, más conocido como Lenin, había estado a cargo del país desde 1917. En un descontento escalofriante por el sufrimiento de sus compatriotas, ordenó que se tomara alimento de los pobres.

El partido bolchevique de Lenin creía que los campesinos estaban activamente tratando de socavar el esfuerzo de la guerra y al quitarles la comida, redujo su fuerza.
La hambruna fue capaz de arraigar con facilidad debido a los problemas económicos causados ​​por la Primera Guerra Mundial, cinco años de guerra civil y una sequía en 1921 que llevó a 30 millones de rusos desnutridos.
Cuando Lenin declaró «dejar a los campesinos hambrientos», el resultado fue forzarlos a recurrir al comercio de carne humana en el mercado negro.


Una pareja rusa vende partes del cuerpo humano en un mercado. La gente de Rusia comenzó a comer y vender extremidades humanas debido a la lucha por la comida durante el hambre ruso de 1921


Esta foto tomada en octubre de 1921 muestra los niños hambrientos en Samara Camp durante el hambre en Rusia

Los académicos rusos han investigado y catalogado previamente ejemplos de canibalismo y de comer cadáveres y en una descripción se describe cómo una mujer se negó a entregar el cadáver de su marido porque lo estaba usando como carne.
Los campesinos hambrientos fueron vistos incluso desenterrando cadáveres recientemente enterrados para recuperar su carne, así como comer hierba y animales que antes eran considerados mascotas.
 La policía no tomó ninguna medida ya que el cannabalismo era considerado un método legítimo de supervivencia.
 Finalmente llegaron trabajadores de ayuda de América y Europa y en 1921 escribió un estómago que batió cuenta de lo que habían visto: "Las familias estaban matando y devorando a padres, abuelos y niños.
"Los rumores horribles sobre salchichas preparadas con cadáveres humanos, aunque oficialmente contradichas, eran comunes. En el mercado, entre jorobas jorobadas, se escuchaba amenazas de hacer salchichas de una persona.



Una pareja con sus niños hambrientos durante una hambruna en los EE.UU., circa 1922


Esta foto tomada en 1921 muestra una familia afectada por el hambre en la región de Volga, Rusia, durante la Guerra Civil rusa


En esta foto tomada en octubre de 1921, los niños afectados por el hambre de refugiados se ven en Rusia durante la Guerra Civil de Rusia

Otras imágenes inquietantes de la hambruna muestran a los niños que sufren de desnutrición severa, sus estómagos hinchados y casi todos los huesos de su cuerpo visible.
Uno de los lugares más afectados fue la ciudad de Samara, situada en la parte sureste de la Rusia europea en la confluencia de los ríos Volga y Samara.
La ayuda de fuera de Rusia fue inicialmente rechazada por Lenin porque lo vio como otros países interfiriendo.
El explorador polaco Fridtjof Nansen llegó a la ciudad en 1921 y se horrorizó por lo que vio - casi toda la ciudad estaba muriendo de hambre.
Recaudó 40.000 millones de francos suizos y estableció hasta 900 lugares donde la gente podía conseguir comida.
Lenin fue finalmente convencido de dejar que las agencias internacionales de ayuda y Nansen fue galardonado con un Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos.
La American American Relief Administration, que se les dijo que no podía ayudar en 1919, se les dio acceso a los enfermos y hambrientos en 1921 y proporcionó gran alivio junto con agencias de ayuda europeas como Save The Children.
Lenin murió poco después de la hambruna, en 1924, y fue sustituido por Joseph Stalin, que se convirtió en el líder de la Unión Soviética.


Una cantina para la gente hambrienta en la ciudad de Pokrovsk, cerca de Saratov, en la unión soviética, en 1923


Un niño hambriento está representado por un marco de la puerta (izquierda) y otro (derecha) se ve pareciendo débil y frágil en Rusia hambrienta



Un niño es retratado llorando en un hospital de Samara. La foto fue exhibida por la misión humanitaria de Fridjtof Nansen en: Histoire des Soviets, por Henri de Weindel, Francia, 1922-23


Esta foto de 1921 muestra los funerales que se celebra para los niños hambrientos en las calles de Samara


Los niños se ven muertos de hambre y envueltos en mantas en el Hospital de Samara en 1921

Una familia hambrienta de Chuvash se ve cerca de su tienda en Samara, en la Unión Soviética, en 1921-22

Los cuerpos muertos son llevados por carro en Samara en esta foto por Henri de Weindel en 1922-23

Un muchacho muerto de hambre se representa en 1933 en documentos de los archivos del servicio de seguridad ucraniano

Un hombre armado guarda el almacenamiento de los cultivos y el suministro de emergencia de cereales para el año 1934 en esta fotografía documental exhibida en una exposición en kiev, dedicada a Holodomor, el gran hambre ucraniana de principios de 1930

Mujeres pasan por personas que mueren de hambre durante Holodomor, una hambruna por el hombre en la Ucrania Soviética en 1932 y 1933

jueves, 22 de septiembre de 2016

SGM: El atroz asedio de Leningrado

Leningrado: La ciudad que se negó a morir de hambre en la Segunda Guerra Mundial
Fue Leningrado, Stalingrado no que era verdadero desastre humanitario de la Segunda Guerra Mundial el frente del este. Alemania nazi envió a cientos de miles de civiles a la muerte por hambre e hipotermia.
DW



Al principio, los perros y gatos desaparecieron. Entonces no había pájaros más. Ellos fueron comidos. Fue hecho por pura desesperación, con el fin de sobrevivir y no volverse loco. El menú en Leningrado durante este período de la guerra incluye fondos de escritorio, la ventana masilla y sopa hecha de cuero endurecido. La conmemoración del 70 aniversario del comienzo del bloqueo se llevó a cabo hace dos años en el Parlamento alemán. Un sobreviviente, el autor ruso Daniil Granin, describió la casi impensable: "Un niño murió - que era sólo 3 años de edad Su madre puso el cuerpo dentro de la ventana de doble acristalamiento y cortó un pedazo de él todos los días para alimentar a su segundo. hijo, una niña. Esta es la forma en que la consiguió, sin embargo. "


El autor ruso Daniil Granin

El canibalismo no era raro que durante el sitio casi 900 días. Las cifras varían entre 1.000 y 2.000 casos. Pero la gente que come llevaron a impulsar las ejecuciones. No se permitieron las apelaciones.
Leningrado, ahora restaurado a su antiguo nombre de San Petersburgo, sufrió un destino horrible forma exclusiva en los años entre 1941 y 1944. La ciudad, que se encuentra en la desembocadura del río Neva tenía alrededor de 2,5 millones de habitantes en el comienzo del bloqueo. Entre ellos había unos 400.000 niños. Durante los 871 días del cerco alrededor de 1,1 millones de civiles murieron. La mayoría de ellos murieron de hambre. Los historiadores describen el destino de Leningrado como la mayor catástrofe demográfica sin precedentes en una ciudad.
El sitio duró desde el 8 de septiembre de 1941 hasta el 27 de enero de 1944. Cuando terminó, las personas se reunieron en las calles o escuchaba la radio. Fue el bloqueo más largo de una ciudad en el siglo XX. Durante el verano de 1941 los 500.000 tropas del ejército alemán "Norte", bajo el mando del General Mariscal de Campo Wilhelm Ritter von Leeb, avanzaban en la ciudad. Sus órdenes eran acabar con el ejército rojo en los Estados bálticos, para capturar todas las bases navales en el Mar Báltico y para vencer Leningrado para el 21 de julio De hecho, la última conexión ferroviaria que unía Leningrado con el mundo exterior no cayó en manos alemanas hasta el 30 de agosto La ciudad estaba rodeada el 8 de septiembre. Los ciudadanos de Leningrado estaban lejos de ser preparado para esto.


13 de de enero de, 1942: Ciudadanos pasar por el procedimiento de ir a buscar agua para la "sopa de cuero. '

'Vida en la calle'

Era Adolf Hitler, que había querido originalmente para capturar la ciudad y arrasar a la tierra, que ordenó a las tropas que parar. En lugar de sufrir grandes pérdidas a través de batallas callejeras, ordenó a un sitio de la segunda ciudad más grande Soviética. Esto enfureció a los soldados alemanes. ministro de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels, anotó en su diario: "Las tropas están gritando como una 'queremos marchar hacia adelante!'"
El historiador Jörg Ganzenmüller, de la ciudad de Jena, dijo que el hambre del pueblo de Leningrado era necesaria para garantizar que no había suficientes suministros para el ejército alemán. Sólo fue posible para apoyar al ejército al permitir que la gente se muere de hambre. Desde el verano de 1941, ya existían problemas de suministro para la Wehrmacht. Se suponía que las tropas a ser alimentados por los territorios capturados. Las grandes ciudades ya no iban a recibir los suministros. De acuerdo con el plan original Ganzenmüller para destruir la ciudad se convirtió en una estrategia para sitiarla y al final para acabar con toda la población.
Leningrado fue sitiada durante casi dos años y medio por la Wehrmacht: a partir de septiembre de 1941 hasta enero de 1944. Sólo durante los dos inviernos extremadamente fríos, había una manera de entrar y salir: al otro lado del lago congelado Lagoda. La comida era trajo a la ciudad a través del hielo y más de un millón de personas fueron capaces de escapar. Lago Ladoga era el "camino de la vida" y al mismo tiempo un viaje peligroso.
12345678910
Los habitantes de Leningrado fueron especialmente preparados para el primer invierno de la guerra. Sólo había una abertura de salida de la ciudad cercada, que estaba al otro lado del lago Ladoga congelado. La carretera de hielo legendario fue llamado oficialmente "Military Road No.101." Pero era comúnmente llamado simplemente la Calle de la Vida. Esta ruta peligrosa, que estaba bajo el fuego alemán, era la única forma en la gente podría ser evacuado y lo más importante, los suministros trajo a la ciudad. Sin embargo, muy pocos suministros calado.
hambruna masiva ya había comenzado en octubre de 1941. El pan se estira mediante la mezcla en el salvado y la celulosa. cartillas de racionamiento se repartieron. Los trabajadores se les permitió 250 gramos de pan al día, todos los demás se les permitió la mitad de esta. personas debilitadas vivían en la congelación de apartamentos, junto con sus muertos. En primer lugar los muebles fue quemado, al final, los libros. Fue sólo a partir de 1943 que puso fin al hambre. A continuación, el pan ilimitada estaba disponible de nuevo.
Pero, incluso durante la pura lucha por la supervivencia, el pueblo de Leningrado mostraron una gran fortaleza. En el primer invierno del asedio alrededor de 2.500 estudiantes se graduaron de la universidad. Había obras de teatro, los museos estaban abiertos y en el verano de 1942 Dmitri Schostakowitsch estrenó su séptima sinfonía. El compositor había escrito la obra sólo el año anterior, en el centro de la ciudad bajo el fuego alemán.

El silencio que siguió
Durante mucho tiempo en los estudios históricos, el asedio de Leningrado fue considerado como una "operación militar normal", de acuerdo a Manfred Sapper, editor en jefe de la revista alemana Osteuropa. El historiador británico Anna Reid, dijo que durante muchos años el nivel de sufrimiento de la población fue suprimida debido a que los autores eran padres y abuelos que habían estado en el frente oriental. En su libro sobre el sitio, escribe que: "Es más fácil de recordar estos parientes que sufren de congelación, pasar hambre o hacer trabajos forzados en campos de prisioneros en lugar de imaginar que quemaron aldeas, robaron ropa de invierno y alimentos de los agricultores y ayudó a redondear hacia arriba y disparar a los judíos ".
Durante muchos años el sitio de Leningrado fue eclipsada en la conciencia alemana por los acontecimientos de la Batalla de Stalingrado. Ganzenmüller cree que esto se debe al número particularmente elevado de bajas alemanas en Stalingrado. Los crímenes de la Wehrmacht fueron casi completamente ignorados hasta el 1980, dice el historiador. De acuerdo con Peter Jahn, el ex director del museo ruso-alemán en Berlín-Karlshorst, "hay un enorme acto de supresión involucrado en no querer grabar otro gran crimen del siglo en nuestra memoria colectiva."
Daniil Granin, el autor y sobreviviente del asedio de 871 días, habló en el Bundestag en 2014, en el aniversario del fin del bloqueo. Dijo que durante mucho tiempo no fue capaz de perdonar a los alemanes para esperar a que la ciudad se rindiera. Lo encontró deshonrosa que en vez de enviar soldados enviaron hambre.

domingo, 26 de abril de 2015

India: La hambruna de Bengala que provocó Churchill

La hambruna de Bengala: Cómo los británicos diseñó el peor genocidio de la historia humana con fines de lucro
Rakhi Chakraborty - Your Story

"Odio a los indios. Son un pueblo bestiales con una religión bestial. El hambre era su propia culpa por criarse como conejos ".
                                                                                                                                                                                                                   -Winston Churchill

Los británicos tenían una agenda económica implacable a la hora de operar en la India y que no incluía la empatía para los ciudadanos nativos. Bajo el dominio británico, la India sufrió innumerables hambrunas. Pero el más afectado fue Bengala. El primero de ellos fue en 1770, seguido por los graves en 1783, 1866, 1873, 1892, 1897 y, por último, 1943-1944. Anteriormente, cuando las hambrunas habían golpeado al país, los gobernantes indígenas fueron rápidos con una respuesta útil por evitar desastres mayores. Después de la llegada de los británicos, la mayoría de las hambrunas eran consecuencia de los retrasos de los monzones, junto con la explotación de los recursos naturales del país por los británicos para su propio beneficio económico. Sin embargo, hicieron poco para reconocer los estragos que estas acciones forjado. En todo caso, estaban irritados por los inconvenientes en gravar las hambrunas provocadas.



La primera de estas hambrunas fue en 1770 y fue horrible brutal. Los primeros signos que indican la llegada de una enorme hambruna tal manifiestan en 1769 y la hambruna en sí continuó hasta 1773. mataron a unos 10 millones de personas, millones más que los Judios encarcelados durante la Segunda Guerra Mundial. Se acabó con un tercio de la población de Bengala. John Fiske, en su libro "The Unseen World", escribió que la hambruna de 1770 en Bengala era mucho más mortal que la Peste Negro que aterrorizó Europa en el siglo XIV. Bajo el imperio mogol, se exigió a los campesinos a pagar un tributo de 10 a 15 por ciento de su cosecha en efectivo. Esto aseguró un tesoro cómodo para los gobernantes y una amplia red de seguridad para los campesinos en caso de que el tiempo no era titular de las futuras cosechas. En 1765 se firmó el Tratado de Allahabad y East India Company se hizo cargo de la tarea de recoger los tributos del entonces emperador mogol Shah Alam II. Durante la noche los tributos, los británicos insistieron en llamar a homenajes y no impuestos por razones de rebelión suprimir, aumentaron un 50 por ciento. Los campesinos ni siquiera eran conscientes de que el dinero había cambiado de manos. Pagaron, aún creyendo que fue al emperador.



El fracaso parcial de la cosecha fue bastante algo habitual en la vida del campesino indio. Es por eso que los excedentes, que se mantuvo después de pagar los tributos, era tan importante para su subsistencia. Pero con el aumento de los impuestos, este excedente se deterioró rápidamente. Cuando el fracaso parcial de cultivos se produjo en 1768, esta red de seguridad ya no estaba en su lugar. Las lluvias de 1769 eran malas y en esto los primeros signos de la terrible proyecto comenzaron a aparecer. La hambruna se produjo principalmente en los actuales estados de Bengala Occidental y Bihar, pero también golpeó Orissa, Jharkhand y Bangladesh. Bengala fue, por supuesto, los más afectados. Entre las zonas más afectadas fueron Birbum y Murshidabad en Bengala. Miles despoblaron la zona con la esperanza de encontrar sustento en otros lugares, sólo para morir de hambre después. Los que se quedaron en perecieron, no obstante. Fueron abandonadas enormes hectáreas de tierras de cultivo. Silvestre comenzó a prosperar aquí, lo que resulta en zonas profundas y habitables selva. Tirhut, Champaran y Bettiah en Bihar se vieron afectados de manera similar en Bihar.

Antes de esto, cada vez que había surgido la posibilidad de una hambruna, los gobernantes indios renunciarían sus impuestos y ver las medidas compensatorias, como el riego, instituidos para proporcionar el mayor alivio posible a los agricultores afectados. Los gobernantes coloniales continuaron ignorando las advertencias que vienen su manera con respecto al hambre, a pesar de la hambruna había establecido desde principios de 1770. A continuación, las muertes comenzaron en 1771. Ese año, la compañía elevó el impuesto a la tierra y el 60 por ciento con el fin de recompensar a sí mismos por las vidas perdidas de tantos campesinos. Menos campesinos resultaron en cultivos menos que a su vez significó menos ingresos. De ahí que los que aún no sucumbió a la hambruna tuvieron que pagar el doble del impuesto a fin de garantizar que el tesoro británico no sufrió pérdidas durante esta parodia.

Después de tomar el relevo de los gobernantes Mughal, los británicos habían emitido órdenes generalizadas para cultivos comerciales que se cultivan. Estos estaban destinados a ser exportados. De este modo los agricultores que estaban acostumbrados a crecer con cáscara y verduras ahora se ven obligados a cultivar el añil, la amapola y otros artículos que arrojó un alto valor de mercado para ellos, pero podría ser de ningún alivio a una población hambrienta de comida. No había ninguna copia de seguridad de los cultivos comestibles en caso de una hambruna. Las causas naturales que habían contribuido al proyecto eran comunes. Fue el único motivo de mente con fines de lucro que hacían sobre las devastadoras consecuencias. Ninguna medida de alivio fue proporcionada a los afectados. Más bien, como se mencionó anteriormente, los impuestos se incrementó a compensar cualquier déficit de ingresos. Lo más irónico es que la East India Company generó una mayor beneficiado en 1771 de lo que lo hicieron en 1768.



Aunque la población hambrienta de Bengala no lo sabía, sin embargo, esto fue sólo la primera de las hambrunas, tropecientas, causada exclusivamente por el afán de lucro, que fue la de reducir en todo el campo. Aunque todas estas masacres fueron mortales por derecho propio, el más mortífero que se produzca después de 1771 fue en 1943, cuando tres millones de personas murieron y otras recurrieron a comer hierba y carne humana para sobrevivir.



Winston Churchill, el primer ministro santificado Guerra británico que salvó a Europa de un monstruo como Hitler era inquietantemente insensible sobre la hambruna rugido que fue tragando la población de Bengala. Casualmente desvió los suministros de ayuda médica y alimentaria que se envíen a las víctimas que mueren de hambre a los soldados ya bien abastecidos de Europa. Cuando suplicado a él dijo: "El hambre o hambruna, los indios se reproducen como conejos." El gobierno de Delhi envió un telegrama a la pintura él una imagen de la horrible devastación y el número de personas que habían muerto. Su única respuesta fue: "Entonces, ¿por qué no ha Gandhi muerto todavía?"


Winston Churchill: Image Source



Este Día de la Independencia, vale la pena recordar que las riquezas del oeste fueron construidas sobre las tumbas de Oriente. Mientras honramos los valientes luchadores por la libertad (como deberíamos), es víctima de este tipo, los sacrificados sin pensarlo un momento, que pagó el precio más alto. Derramar una lágrima en su memoria y tratar de hacer la mayor parte de esta independencia duramente ganada que damos por sentado hoy en día. Promesa a ponerse de pie aquellos cuya voz el mundo se niega a escuchar, porque son demasiado humilde a la materia. Ser libre es un gran privilegio. Pero como un gran superhéroe, dijo una vez: "Con gran libertad conlleva una gran responsabilidad."