Mostrando entradas con la etiqueta Moldavia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Moldavia. Mostrar todas las entradas

domingo, 27 de abril de 2014

Guerra aérea: La guerra en Moldavia (1992)

Guerra en Moldavia, 1992 
Por Alexandru Stratulat y Tom Cooper 

Después de la disolución de la URSS, - ahora Rusia - las tropas no estuvieron en todas partes listas para salir de los países a los que estaban asignados. 

En el caso de la República de Moldova (Moldavia, generalmente en inglés), un pequeño país entre Rumania, el río de Dnestr, y Ucrania, las tropas rusas del 14to Ejército soviético solamente se habían retirado hacia el Dnestr, continuando ocupando las zonas orientales del país, en donde las partes de la minoría rusa declararon la supuesta república de “Pridnestrovskaya Moldovska” (PMR), y comenzaron a aterrorizar a la población moldava local, forzando a más de 10.000 personas a huir de sus hogares en 1991. 

En ese momento, el comandante del 14to Ejército era el My.Gen. Lebed: éste pidió una posición “única” para sus tropas en vista de su posición en Moldova y también en la relación a Moscú, declarando una clase de independencia para sí mismo y su mando. De hecho, el 14to Ejército era un “ejército” solamente por su nombre: dejado con apenas unas 10.000 tropas, estaba ya gravemente bajo en equipamiento y en control, pero aún en la posesión de una significativa cantidad de armas y de munición. Sus unidades activas eran como sigue: 

- 14tas Comandancia del Ejército (Tiraspol) 
- 59na División Motorizada de los Guardias Fusileros de “Kramatorskaya” (equipada con tanques T-64BV y MT-LB así como los transportes blindados de tropas BTR-80) 
- Brigada de misiles 275 (equipada de SAMs Gammon S-200/SA-5, de la serie S-75/SA-2 y de C-125/SA-3 Goa ) 
- Regimiento de Misiles 803 (equipado de los cohetes superficie-superficie del calibre 280mm de 9M140 “Uragan” ) 
- Destacamento de Helicópteros (con cuatro Mi-4s y cuatro Mi-24s) 
- Varias unidades de apoyo y no combativas 

Interesantemente, a pesar de la organización de lo qué se puede describir solamente como motín contra sus superiores legales, Lebed nunca fue relevado de su mando, por el contrario incluso sería ascendido más adelante… Al lado del 14to Ejército de “regulares”, había también voluntarios de Rusia, formada en una clase de una milicia, señalada a veces como “compañías cosacas”, luchando su propia guerra para la “madre Rusia”. Los varios voluntarios ucranianos organizados por organizaciones ucranianas nacionalistas cuyo objetivo era traer Moldova bajo mando ucraniano llegó a estar activo así como varios jefes militares locales que organizaron sus propios “guardias”. 

Los moldavos estaban solo parcialmente preparados en la construcción de sus propias fuerzas militares, y en ninguna parte en las cercanías estaban tan equipadas como el 14to Ejército. Los militares moldavos tenían solamente pocas armas pesadas, varias docenas de APCs BTR-60 y de BTR-70, y ningún tanque. Solamente una brigada motorizada mal manejada fue organizada, mientras que la mayor parte de las otras formaciones de combate fueron basadas en las unidades policiales. 

Debido a esto, los rusos - inicialmente diversas unidades cosacas y de guardias - no tuvieron ningún problema en la ocupación de todos los puentes importantes sobre Dnestr, y en el establecimiento de buenas posiciones incluso respecto a varios lugares al oeste de este río, incluyendo la ciudad de Bendery (o de Tighina en rumano), con el propósito de reforzar las nuevas fronteras del “Transnistriya”. 

 
El entrenamiento de un recluta de policía moldavo sobre el funcionamiento de los cañones ZU-23-2. Observe el título “Politia” en el dorso de su camisa, que lo determina como un oficial de policía moldavo: los rusos en Transnistria todavía utilizan la designación “milicia”. (Foto: transnistria.md vía Alexandru Stratulat) 

El presidente moldavo Snegur intentó negociar con Moscú primero, antes de emprender alguna acción contra Lebed. La situación con Rumania no era mejor: el gobierno estaba realmente interesado en poner a Moldova bajo propio mando. Solamente Francia demostró un cierto interés en cooperación con Moldova, y firmó incluso un tratado de amistad. Esto no fue de casi ninguna importancia para las acciones siguientes. 


(Mapa de Tom Cooper, basado en Encarta 2003) 

Los MiG-29s 
Según los tratados de OSCE sobre armas pesadas en Europa, los moldavos tenian permitido poseer - entre otros - 50 aviones de combate y 50 helicópteros: ése era un número teórico, ya que los moldavos no los podían comprar por la carencia del dinero y la falta de interés también. Sin embargo, según diversos tratados sobre la disolución de la URSS, los moldavos debían por lo menos asumir el control el equipo de las unidades militares soviéticas anteriormente colocadas allí. Por supuesto, los rusos hicieron lo mejor para posponer el otorgamiento de cualquier cosa, y solamente en a principios de 1992 habia sido un poco de equipo entregado a la República de Moldova, entre otros elementos había entre 32 y 34 MiG-29A/C y entre dos y seis MiG-29UBs de los 86 anteriormente establecidos en la unidad asignada a ese territorio: el IAP/119. IAD de la flota soviética del Mar Negro, basado en la BAM Markuleshty. Inicialmente, era confuso cómo los moldavos debían utilizar estos aviones, y había muchos rumores sobre si usar éstos - o intercambiarlos por helicópteros - que Bielorussia estaba dispuesta a vender, lo mismo que Ucrania, o aún Rumania. El gobierno moldavo declaró al público no estar interesado en usarlos. 

Esto cambió cuando las tensiones con la minoría rusa y el 14to Ejército aumentaron. En ese momento, había solamente 14 pilotos calificados en Moldova, el resto del personal habian sido los militares soviéticos. Cuatro de ellos - el comandante Vitaliy Russu, el capitán Alexandr Daranutsa, el Tte 1ro Svetoslav Neburak, y el Tte 1ro Alexandr Popovitch - eran personal del ex- 643 IAP (una unidad asumida el control por la Ucrania, en 1992), entrenada en MiG-29s. Al inscribirse a la Fuerza Aérea Moldava creada recientemente, todos ellos - junto con el comandante del servicio entero, el comandante Nichola Bragish (más adelante Secretario de Defensa moldavo) - fue promocionado. La calidad de su entrenamiento fue puesta inicialmente bajo cuestionamiento, pero el CO anterior de la 624. IAP, columna Victor Kalinin, declaró en una entrevista: “Sirvieron bien, especialmente los rusos, que eran pilotos excelentes.” 

A pesar de la adquisición de tantos MiG-29s, proyectando establecer una única brigada de “reacción rápida” y una pequeña unidad anti-terrorista en primer lugar, el gobierno moldavo todavía estaba interesado en adquirir más helicópteros Mi-8MT, y exploraba activamente algunos en diversas repúblicas ex-soviéticas. Sin embargo, sin el dinero no eran aceptados, y los únicos helicópteros que los militares moldavos estaban operando eran ocho Mi-8MTs, se fueron probablemente detrás por uno de los ex-oficiales de vuelos soviéticos del ejército basados en el área. También alrededor de una docena de An-2s, así como pocos transportes An-12, An-26, An-32 y An-72 fueron dejados atrás por los rusos que se retiraban o asumida el control de las diversas compañías e instituciones civiles, incluyendo la aviación agraria local (los transportes más grandes fueron tomados lo más probablemente posible directo de la aviación soviética anterior del transporte, incluso si es cuestionable eventualmente fue basado de hecho en Moldova antes de la guerra: el único aeródromo militar en el área era Tiraspol, y éste estaba fuera del alcance de las autoridades moldavas debido a estar en el lado “incorrecto” del río de Dnestr). Todos los aviones y helicópteros fueron colocados en el aeródromo cerca de Chisinau, capital moldava. 


Fila de MiG-29s en los colores completos de la FA moldava, vista a veces durante el mediados de los 90. ¡Si todos los partes sobre ellos se toman seriamente, algunos de estos aviones vieron servicio al lado de ningún menos pero de tres o cuatro diversas fuerzas aéreas hasta ahora! (vía Tom Cooper) 



Ilustraciones de la ex-VVS y del ex-MFARM MiG-29 “blanco 03” según lo visto en la foto arriba, demostrando los detalles de la configuración del camuflaje - cuál fue usado absolutamente para el momento en que el plano terminado en los E.E.U.U. dé. (Ilustraciones de Tom Cooper) 

Los Fulcrums vs. el 14to ejército 
Antes de que el trabajo sobre la creación de los militares moldavos podría conseguir algo, las tensiones crecieron con los rusos, aparte de empezar a arribar un número siempre creciente de refugiados moldavos sobre Dnestr, mientras que los paramilitares y las tropas rusas del 14to ejército rehusaron en varias ocasiones retirarse del río. Los moldavos entonces decidieron asumir el control de los puentes. Uno de los primeros choques ocurrió en Dubasari, el 2 de marzo de 1992, cuando los 
moldavos intentaron controlar el puente local. En un choque corto pero intenso los rusos capturaron uno de los BTR-80s moldavos: dispararon a dos ciudadanos rumanos que fueron capturados con el vehículo posteriormente. 

Los T-64s de la 59va división de los Guardias se saben pudieron haber sido desplegados por primera vez en combate en mayo de 1992. “Privatizados” por los oficiales rusos que habian parado su servicio, fueron desplegados durante otra batalla en Dubasari, que terminó con un fiasco para los rusos, que perdieron uno de su T-64s a un arma anti-tanque desconocida. Dos contraataques rusos subsecuentes - apoyados por un equivalente de dos compañías T-64 - fueron arruinados también, cuando los moldavos los detuvieron usandos cocteles Molotov en lucha callejera. 

El despliegue casual y la coordinación pobre con otras unidades dieron lugar a granes pérdidas de blindaje ruso. A excepción de varios T-64s “privatizados” dejados fuera de combate (pertenecientes oficialmente al 14to ejército pero que fueron operados realmente por las “brigadas mecanizadas” de cosacos y de otras organizaciones paramilitares), y a pesar de el despliegue por lo menos de una batería de los obúses autopropulsados locales 2S3 “Akacia”, junto con APCs BTR-70 y MT-LB, los rusos perdieron varios vehículos de combate durante estas batallas, incluyendo varios APCs MT-LB equipados de una torre capaz de portar cañones antiaéreos ZU-23-2, continuaron la cubierta de atrás, pero también a “tanques convertidos” de un número emplearon el chasis de los MT-LB (MT-LB reales con placas de acero adicionales y los sacos de tierra agregados al frente y los lados). La mayor parte de los “tanques rusos”, a saber, eran realmente KamAz y carros del otro tipo, “armado” por la adición de placas de acero en frente y los lados (uno de éstos fue armado con los lanzacohetes UV-57-16, tomados de los helicópteros Mi-4!), que probó particularmente vulnerable a todas las clases de fuego defensivo - especialmente RPG-7s, disponibles en abundancia. 

Una historia particularmente típica para el despliegue del blindaje ruso fue el destino de tres T-64s “capturados” de una guarnición rusa del ejército que fue bloqueada por el "Comité de Mujeres de Transnistrian” por varios días, el 20 de junio de 1992. Los tres vehículos fueron acometidos inmediatamente en la lucha, junto con cinco otros T-64s, y desplegados en tentativa de capturar Bendery. 

Cuando el T-64s se movieron sobre el puente para apoyar a una columna de infantería que atacaba Bendery, las tropas rusas interpretaron mal propios tanques y se retiraron creyendo que estaban a punto de venir bajo ataque por tanques moldavos. Sin el apoyo de la infantería, T-64s fueron “carne fácil” para los moldavos: dos fueron destruidos (uno por un impacto de un cañón anti-tanque de 100mm MT-12 Rapira; otro fue impactado en la torre y después se prendió fuego), y otros dos dañados (uno fue pegado por un RPG en los orugas, mientras que la otra fue pegado en el compartimiento y el equipo del motor se prendió fuego, forzando a la dotación a abandonarlo; mataron a la dotación del vehículo posteriormente por fuego de ametralladora más adelante). En información no oficial, según fuentes rusas, los moldavos sufrieron la baja de once vehículos armados, dos cañones MT-12 Rapira, dos pistolas antiaéreas ZU-23-2, cinco vehículos militares y 80 matados en esta batalla: los dos T-64s rusos dañados fueron recuperados y reparados más adelante para entrar en servicio otra vez. 


Bloqueo de camino de Transnistrian en la región de Dubasari. El área vio algunas de las batallas más feroces de esta guerra, de combate para la posesión de la presa de Dubasari - usada también como puente - y de la instalación del poder. (Foto: transnistria.md vía Alexandru Stratulat) 

Uno de T-64BVs ruso según lo visto después de batallas feroces en el puente de Benderi - eliminado obviamente por el fuego anti-tanque moldavo mientras que tentativa romperse a través de Tiraspol a Bendery. (vía Alexandru Stratulat) 

Para finales de junio de 1992, después de que varias nuevas batallas y altos el fuego negociados por la OSCE, el 14to Ejército ruso amenazó con hacer explotar varias cabezas de puente e penetrar más profundo en Moldova. Realizar que careció el poder incluso de rechazar a los rusos sobre Dnestr - no hablar de traer el país entero bajo mando o no desarmar a los rusos - al gobierno moldavo después pidió la destrucción de todos los puentes, así que hacerla imposible para que los rusos continúen sus ataques más profundos en Moldova. La fuerza aérea moldava tiene la orden para atacar el puente que atraviesa Dnestr entre las ciudades de Bendery y Tiraspol, donde no había ocasión para las tropas en la tierra de alcanzar el objetivo. El 22 de junio de 1992, cuatro MiG-29s fueron preparados para el comienzo. Dos debían ser volados por Russu y Neburak, y ser armados con seis OFAB-250 bombas cada uno. Daranuts y Popovitch eran revestirlos que volaban un único MiG-29UB (el “azul anterior 62”, ahora repintado en el “blanco 61”). 

En 1915hrs, los tres planos aparecieron sobre Bendery y atacaron el puente. El objetivo fue dañado solamente levemente pues no se rayó ningunos golpes directos, pero una de las bombas iba astry y pegada una casa cerca, matando a varios civiles adentro. Las fuentes rusas admiten que este ataque causó pánico en Tiraspol, pero no revelan ninguna información adicional sobre sus efectos. De hecho, el aspecto de MiGs moldavo tomó a rusos totalmente por sorpresa. Sin embargo, el 14to ejército reaccionó rápidamente activando sus unidades de la defensa aérea. En el día siguiente, dos MiGs atacaron la estación de petróleo grande en Blishniy Hutor, cerca de Tiraspol, y este vez los rusos encendieron obviamente detrás, pues la comuncación por radio siguiente entre un SAM-sitio S-125 (SA-3) y los HQs del 14to ejército fue vigilada: 
- “Acimut 51. Distancia 30 (kilómetro). Altura 1.000. Objetivo de alta velocidad!” 
En el HQ del 14to ejército, la olumna Dobrynsky respondió: 
- “Conseguirlos!” 
Varios segundos más adelante, el comandante de la SAM-batería respondió: 
- “Explosión en la altura de 3.000. El objetivo en la radar-pantalla partió en dos porciones. Uno puede asumir que el objetivo fue pegado!” 

Aunque los rusos demandaran un avión derribado, no se pegó ninguno del MiGs: no sólo que ningunos restos cayeron en el lado del este de Dnestr (salvo que las tropas de algún SPECFOR del 14to ejército más adelante trajo una antena supuesto tomada de MiG-29, explicando ellos “lo encontró en la otra playa”), o que nube-revestir previnieron una observación directa de los resultados, pero también el gobierno moldavo negó que su fuerza aérea voló cualquier clase de operaciones de combate. 

De hecho, durante el siguiente pocos días que las unidades rusas registraron por lo menos 20 otros vuelos de MiG-29s moldavo, ningunos de éstos aparecieron dondequiera cerca de Blishniy Hutor. Excepto MiG-29s, el Mi-8s moldavo también vio un cierto uso, primero para transportar a tropas alrededor de los campos de batalla. Varias veces vinieron bajo fuego de las unidades rusas, él se saben que en el último junio de 1992 una de ellas fue dañado por el fuego de tierra: aterrizó en Chisinau con 42 agujeros de bala y un personal herido. 



Uno de ocho Mi-8MTs operados por el FA moldavo visto en la rampa del aeródromo de Kishinev. Además de los “02”, hay por lo menos dos más Mi-8s que usan colores del camuflaje, incluyendo “01” y “03”. Sus colores deben ser muy similares a ése considerado en “02”. Interesante, el más adelante no está usando las insignias nacionales en la cara inferior del fuselaje, como éste era el caso con otros dos Mi-8s, (Alexandru Stratulat) 

La insignia y la primer plano de deriva de la fuerza aérea moldava, como funcionando desde el muelle de 1992. La llamarada de plano de deriva ahora se aplica a los transportes algún An-72 y a pocos helicópteros. (Alexandru Stratulat) 

Por la tarde de uno de los días pasados en junio de 1992, las unidades de la defensa aérea del 14to ejército fueron alertadas para un “ataque de noche formado” de helicópteros moldavos, después de que sus radares descubrieran objetivos numerosos en el acercamiento de poca velocidad y llano. La asunción era que los helicópteros moldavos se estarían acercando para un ataque. Esto nunca materializó, al menos: qué suceso era que una dotación de un transporte rumano An-24 se desorientó durante un vuelo de noche a Chisinau y después se entró el espacio aéreo ucraniano. El avión fue interceptado por MiG-29s y Su-27s ucranianos, y para evadir éstos liberó una gran nube de la cinta metálica antirradar que entonces fue soplada por el viento hacia Tiraspol. La cinta metálica antirradar de movimiento lento creó claramente un objetivo de radar grande, que los operadores de radar rusos malinterpretaron. Afortunadamente, el error fue reconocido a tiempo y no se encendió ningún SAMs. 

Sin embargo, pocos días los rusos demandaron más adelante haber disparado abajo de un An-24 rumano - por SA-14 MANPADs, encendido por las tropas de cuál ahora era “el protector nacional de la república de Dnestr”. No se sabe a los rumanos negados para haber perdido cualquier avión sobre Moldova, y de hecho ningunas bajas de ninguna clase de aviones rumanos del transporte - civil o los militares - para el junio de 1992. 

Y aún, el 28 de junio una unidad de la fuerza aérea rusa colocada en Krim (en la Ucrania) entonces fue preparada para participar en la guerra estableciendo un bloqueo del espacio aéreo de Moldavia (varios pilotos anteriores de esta unidad demandaron más adelante haber encontrado MiG-29s moldavo en los cielos, y disparado varios de ellos derribar), mientras que las unidades de la defensa aérea del 14to ejército fueron colocadas de nuevo así que revestir el frente del conjunto y negar así los aviones y los helicópteros del AF moldavo la posibilidad para participar más activamente en la lucha en la tierra. 

Estas dimensiones estaban de ninguna gran importancia para el resultado de la guerra más, como un alto el fuego OSCE-negociado se hacía efectivo en el mismo día, trayendo un extremo a la lucha. 


Los “Cosacos rusos” en Transnistria, con un APC improvisado, al parecer un carro de KamAZ con las placas de acero para la protección y (probablemente) una ametralladora RPK en la capota. Las unidades “Cosacas” rusas también utilizaron un número de carros Ural, con cañones antiaéreos ZU-23-2 montadas en la caja, similares a unas usadas por las tropas rusas en Afganistán y Chechnya. (Foto: transnistria.md vía Alexandru Stratulat) 

Resultados de la guerra 
La situación en Moldova sigue siendo tiempo y los rusos todavía están en el mando de las áreas al este de Dnestr. El territorio controlado por ellos mientras tanto se conoce para la corrupción dispersa y el crimen organizado, los genios cuyo están extendiendo sus tentáculos también en considerables partes de Moldavia. El OSCE inició negociaciones repetidas: durante la cumbre de Estambul, en 1999, Moscú acordó sacar sus 1.500 tropas pasadas y toda la propiedad militar de la región de Transistrian antes de 2002. Las ocasiones para una reunión pacífica de Moldavia siguen siendo bajas, al menos: Moscú y Tiraspol están arrastrando deliberadamente el repliegue de las armas y de la munición rusas. Rusia, que efectúa un mando verdadero sobre la región de Transnistrian con la presencia de su militar (así como el hecho de que la mayor parte de los líderes de Transnistrian son ciudadanos rusos y oficiales anteriores del 14to ejército), no pudo hasta ahora transformar autoridades locales, incluso si había tentativas de darle vuelta en otro enclave ruso como el de Kaliningrad Oblast (Prusia del este anterior). En el contrario, los nacionalistas y los criminales rusos siguen siendo resueltos mantener la región de Transistrian bajo su mando, y 2005 el diputado Speaker de la Duma rusa del estado, Sergeiy Baruin, reforzaron la posición rusa que Moldova y Transnistria son dos diversos estados. Sin una implicación más fuerte de poderes occidentales, la situación es muy poco probable de cambiar: una vez que Rumania ensambla la unión europea, la escena de este conflicto va a moverse directo a la nueva frontera del este de la UE. 

Implicación rumana 
Había en junio y julio de 1992 numerosos partes rusos sobre la implicación rumana en el lado moldavo. Los rusos denunciaron que los rumanos estarían volando MiGs moldavos, y que Rumania apoyaba activamente el esfuerzo moldavo de la guerra. De hecho, la mayor parte de tales partes fueron basados en el hecho que el rumano es la lengua materna en Modova, así que los rusos no podrían oír ninguna otra lengua al escuchar las comunicaciones moldavas. Las autoridades rumanas negaron cualquier clase de implicación en Moldova, pero es obvio que había varias clases de contactos entre Bucarest y Chisinau. Uno de éstos dio lugar a un acuerdo de trueque, a lo largo de el cual los moldavos intercambiaron uno de sus MiG-29s por algunas docenas de transportes blindados de tropas BTR-60PB y BTR-70. El anteriores eran considerados viejos y duros mantener por los rumanos, que eran impacientes conseguir sus manos unos de los “Fulcrum Cs” de manufactura rusa original - y especialmente de su equipo activo de emisión. 

Este MiG-29 (seriado “53” en servicio con la fuerza aérea rumana) llegó al BAM Mihail Kogalniceanu el 11 de septiembre de 1992. A la sorpresa de (absolutamente repugnante) de personales rumanos, la unidad de interferencia faltaba: fue reemplazada por un lastre. Obviamente, los rusos quitaron los perturbadores de todos los MiG-29s que han tenido que dejar detrás en Moldova (es muy probable que los americanos experimenten una decepción similar cuando compraron un número de estos aviones, en 1997 - ver los detalles). 

Es absolutamente cierto que los rumanos han ofrecido también la otra clase de ayuda, especialmente bajo la forma de mantenimiento para MiG-29s y Mi-8s moldavos, pero a través de abastecimientos de munición y de diverso equipo también. 

Al por mayor de MiGs 
Mientras tanto, el gobierno moldavo tentativa en varias ocasiones librarse de su MiG-29s restantes. En 1994 un ejemplar fue donado a Rumania, y a entre cuatro y seis fueron entregados a Yemen del Sur. Uno fue perdido según se informa y otro dañadísimo durante la guerra entre el Yemen del norte y del sur - cuando fueron volados por los mercenarios moldavos e iraquíes - pero todos los sobrevivientes deben haber sido devueltos a Moldova luego. El 23 de junio de 1997 los EE.UU. y Moldovia firmaron un acuerdo cooperativo de la reducción de amenazas el 23 de junio de 1997, que autorizó los EE.UU. a comprar 21 de los MiG-29s, junto con 500 misiles aire-aire R-73 asociados: en octubre del mismo año varios C-17s de la U.S.A.F. aterrizaron en Chisinau y cargaron los aviones y las armas. Aunque se creyó extensamente que habían sido comprados por los EE.UU. para hacerlos inasequibles para estados “amenazantes”, de hecho la USAF estuviera primeramente interesado en probar y estudiar no sólo MiG-29 construidos por los soviéticos, sino especialmente su versión equipada para desplegar armas nucleares tácticas. 

Algunos partes indican, que los diez MiG-29s entregados originalmente a Eritrea, en 1998, vinieron también de Moldova, pero esto nunca fue confirmada. Por el contrario, seis MiG-29s permanecen en el país y el gobierno todavía los está ofreciendo en varias ocasiones para la venta - incluso si todo ahora son no operacionales. 


MiG-29UB moldavo “blanco 61” mientras que aún estaba en Moldova. (Alexandru Stratulat) 


Como la mayor parte de el otro MiG-29s moldavo, este UB “blanco 61” terminó en los EE.UU. Hoy, este avión está en despliegue en Wright Patterson AFB, como “azul 62”. (Ilustraciones de Tom Cooper) 


Post Data 
Hay con frecuencia preguntas sobre el propósito de la venta de los MiG-29s moldavos a los EE.UU. Una de las mejores explicaciones fue publicado hasta ahora en Airman Magazine, volumen 1998, en el artículo siguiente por el sargento tecnólogo Pat McKenna. 

Los Estados Unidos no pueden pasar de largo mucho más que un groupie a una venta de garage. Así que cuando la República de Moldova puso 21 aviones de caza bivalentes MiG-29 - capaces de llevar las armas nucleares - en la cuadra de subasta el pasado mes de octubre, el Pentágono las arrebató antes de que los cazadores de negocio de países antipáticos pudiesen poner sus manos en ellos. 

Bajo condiciones del contrato, los Estados Unidos y el Moldova no divulgarán el precio de compra de los jets. El Secretario de Defensa William S. Cohen, sin embargo, dijo, “era absolutamente razonable.” 

El Pentagon saltó a comprar los aviones después de conocer que Irán había examinado los jets y había expresado un interés en el adición de ellas a su inventario. “Estaba en su lista de compras. Y somos muy felices de tenerlos en nuestras manos en vez de los iraníes',” Cohen dijo. 

InMIGración a América 
El financiamiento para la venta vino del programa cooperativo de la reducción de amenazas del Departamento de Defensa, que quitaba armas de destrucción total a ex-estados soviéticos, por lo tanto previniendo su huida a un estado agresor. Moldova hizo el reparto porque no podría volar más jets, que guzzle el gas como un cupé 1966 de Cadillac DeVille. “No sólo no podrían los moldavos producir la cuenta del combustible, no podrían continuar con los costos de mantenimiento cualquiera,” dijo a capitán Michael Davison, que llevó a equipo que recuperaba el MiGs. No habían pagado “sus tripulaciones y sostenes por casi seis meses.” 

Davison y un equipo de 40 aerotécnicos, incluyendo ingenieros, personales del aeropuerto y fuerzas de seguridad, pasadas los 24 días por último octubre y noviembre en la base aérea de Markuleshti en Moldova, cargando para arriba y enviando los jets, los misiles y el equipo. Las piezas alistadas compusieron a mayoría del equipo, representando varios mandos y dependencias como la dependencia de inteligencia de aire, mando de movilidad de aire, y fuerzas aéreas de los E.E.U.U. en Europa. “Dieron una sacudida eléctrica a los moldavos que no prohibimos a técnicos alistados, especialmente las mujeres, poner sus manos en los aviones,” Davison dijo. “Apenas no hacen eso allí.” 

Moldova descansa sobre el Mar Negro, cuña entre Rumania y Ucrania. El estado soviético anterior efectivo-atado con correa - sobre el tamaño de Maryland - confía en agricultura como su principal recurso, y ha caído el dificultades. Las “cosas que tomamos para concedido, ellas no tenían, como la agua corriente o el calor en sus edificios. Era frío el todo el tiempo que estaba allí,” dijo Davison, que saluda de Mansfield, Massachusetts “a pesar de las condiciones y sus circunstancias, los moldavos doblados encima de retroceso para nosotros; eran muy graciosa.” 

Del 20 de octubre al 2 de noviembre de 1997, los cargadores y los expertos del aeropuerto exprimieron dos MiGs cada uno, sin las alas y los ataron, en los asimientos del cargamento de los transportes del C-17 Globemaster III de las bases de las fuerzas aéreas de Charleston, S.C. Los transportes aéreos de Charleston entregaron el MiGs al centro nacional de la inteligencia aérea en Wright-Patterson AFB cerca de Dayton, Ohio. “Cuando el último MiG fue cargado en Moldova, el comandante moldavo, que era un oso de hombre, dio vuelta a su cabeza y lloró,” Davison dijo. “Era resistente a mirar. Los pilotos del MiG sabían que era lo mejor para su país, pero estaban tristes de verlos ir.” 

Detrás de la campana del hierro 
Ahora, los Fulcrums se asientan en tierra, en varios escenarios del desmontaje en los hangares dispersos a través de Wright-Patterson. En un hangar, ocupado antes por el 906o Fighter Group, ocho MiG-29s, que son tamaño casi igual al F-18 de la armada, se ven tan gastados y curtidos como un molino de viento de New México. Si usted birlara su mano a través del fuselaje de uno de los aviones, se mancharía de color verde. Los moldavos repintaron los aviones con pintura de aerosol. “No estábamos preocupadas sobre como lucían,” Davison dijo, “sino sobre cómo volaban.” 

Los ingenieros de NAIC se peinarán sobre los Fulcrums, poniendo literalmente la tobera debajo del microscopio. Alrededor amontonado de las carlingas del Fulcrums, dos sargentos de la fuerza aérea disecaron la aeroelectrónica del avión, aplicando sus conocimientos electrónicos. Si el NAIC puede descubrir cómo el Fulcrum funciona, los pilotos de la fuerza aérea pudieron ganar un filo si hacen frente al Fulcrum en el combate futuro. El MiG-29 es un avión extensamente exportado, volado por los sospechosos de siempre como Iraq, Irán, Corea del Norte y Cuba. Según Davison, es una de las amenazas principales a las operaciones aéreas de los EE.UU. que desafían nuestros F-15s y F-16. 

“Conseguir un Fulcrum C fue genial,” dijo Davison, ingeniero aeronáutico por comercio. “Éstos son los primeros Fulcrums indígenas que hemos visto encima de cercano y de personal. 
“Ahora conseguimos ver cosas que no hemos visto antes. Conseguimos poner nuestros dedos en ellas y evaluarlas a fondo,” él dijo. “Es una oportunidad única. Podemos descubrir sus debilidades y limitaciones, y pasamos eso conectado al avión de caza de la guerra así que pueden derrotarlas.” 

El NAIC es el centro único, integrado de la fuerza aérea de la inteligencia de producción, y el productor primario del DOD de la inteligencia extranjera del aire y del espacio. Su misión, datando de 1917 y de la sección extranjera de los datos del ejército de los cuerpos de la señal en el campo de McCook en Dayton, es fijar y evaluar la amenaza del aire y del espacio de los enemigos potenciales, asegurando a tropas americanas no se sorprenden en el campo de batalla. Davison trabaja como el principal ingeniero en la instalación extranjera de la explotación de los pertrechoses del centro: un edificio de 35.000 pies cuadrados que se jacta una grúa de 50 toneladas, donde los equipos de los techno-investigadores ingeniero reverso, prueba y analiza el aire y los aparatos y los trastos de alta tecnología extranjeros capturados o comprados del espacio. 

En el Fulcrum, los ingenieros y los técnicos fregarán el avión y estudiarán cada subsistema, explorando para que la mejor manera bata el MiG en combate. “Descubriremos cómo trabajo [de la aeroelectrónica] y qué frecuencias utilizan,” Davison dijo. “Aprenderemos que todo podemos sobre el aeroplano.” 

Según el general Michael E. Ryan, jefe de personal de la fuerza aérea, el servicio voló “pocos” jets para aprender más sobre sus capacidades antenas. Él negó partes, sin embargo, que la fuerza aérea pudo utilizar los jets para formar un escuadrón rojo de agresores, aplicando los MiGs contra aviones de caza americanos en duelos entre aviones falsos. 

¿Cuál es tan siguiente? Davison no elaboraría en cuál está en su lista de objetivos, refrán, “nosotros está interesado en todo el equipo de computación extranjero.” Sin embargo, él no importaría el funcionar con de su lupa sobre el Flanker de Sukhoi Su-27, volado por la fuerza del interceptador de la defensa casera, el Kazakhstan, varios otros estados soviéticos anteriores y la China rusos. 

¿Cualquiera quiere hacer un reparto? 

De los 21 Fulcrums los Estados Unidos comprados, 14 eran de la linea Fulcrum C, equipado del radar que puede trabajar en 16 diversas frecuencias, una emisión del radar activo en su espina dorsal y era de capacidad nuclear, seis mas viejos y un instructor biplaza modelo B. 

Junto con los Fulcrums, el equipo de prueba de los aviones y un abastecimiento de recambios, los Estados Unidos también recibieron 507 misiles aire-aire (no obstante no todos los éstos eran de Moldova), incluyendo 344 AA-8 Aphid, 112 AA-11 Archers y 51 AA-10 Alamos. 

 
El “azul 62” era uno de seis MiG-29UBs heredados por los moldavos de la anterior flota soviética del Mar Negro. En servicio moldavo, el avión fue re-serializado en el “blanco 61” (y también repintado en los colores nacionales moldavos para un despliegue delante del presidente Snegur). Este MiG-29UB lleva el número de serie 50903012038, fue desarrollado en la planta de fabricación en el fábrica número 21, en Gorkiy, el 31 de diciembre de 1988. Vio el servicio extenso, acumulando alguno 600 horas - incluyendo varias salidas del combate durante la lucha con los rusos, en 1992 - antes de 1997, cuando fue comprado por los E.E.U.U. Ahora se exhibe - re-dolido en sus colores soviéticos anteriores - delante del centro nacional de la inteligencia de aire, en Wright Patterson AFB, de los EE.UU. (USA DoD) 

-------------------------------------------------------------------------------- 

Corte moldava investiga las ventas de MiGs a los EE.UU. 

El 27 de junio de 2005, una corte en Chisinau se encontró para las primeras audiencias del caso en contra de Valerio Pasat, consejero de las relaciones exteriores al jefe de RAO UES, al ministro de la ex-defensa y al director de la información de Moldova y del servicio de seguridad. 

Pasat fue detenido en Chisinau, el 11 de marzo de 2005, y encargó siete días más adelante por el abuso general moldavo del wth de la oficina de querellante de la autoridad al concluir el acuerdo de ventas para 21 aviones de caza MiG-29 de los E.E.U.U. El procesamiento mantiene que Pasat excedió sus poderes, porque los aviones no se podrían vender sin ser incluidos en el programa de la privatización, y ponen el daño resultante en los USD los 55.7m. 

-------------------------------------------------------------------------------- 

Noticias relacionadas con la fuerza aérea moldava 
(preparado por Alexandru Stratulat) 

El 7 de junio de 2004, el grupo especial 31 de ingenieros de combate del ejército nacional moldavo emprendió una tarea regular de la destrucción de munición viva  en almacenamiento que había expirado. Tres cuartos de este grupo es los oficiales profesionales han participado en las operaciones internacionales en Iraq, desde 2003. 

Hasta el agosto de 2004, han destruido según se informa cerca de 4.000 artículos de munición y de 220 cabezas de combate para SAMs S-75 y S-200 junto con 600 granadas del calibre 152mm. 

El Ministerio de Defensa explicó la destrucción de esta munición se realiza en el marco de la reforma nacional del ejército, que trabaja de acuerdo con los mecanismos internacionales para la seguridad y la estabilidad en Europa del sudeste. El secretario de estado de la defensa, Brig.Gen. Ion Coropcean, declaró que la destrucción también está teniendo como objetivo asegurando una mejor seguridad a los depósitos militares, así como la población que vive cerca. Algo de la munición era hace 25-30 años manufacturados, y su almacenamiento era mientras tanto simple inseguro. En vez de los misiles destruidos, las unidades antiaéreas moldavas serán reequipadas con los tipos hasta la fecha, movibles y eficientes de armas que sean más baratas mantener y requerir a pocos personales operar. 

En 2004 y 2005 la fuerza aérea de moldavo recibió un número de transporte liviano restaurado y de aviones de uso general. Uno de éstos, un Wilga 35, estrellado el 27 de mayo de 2005, durante un vuelo del entrenamiento, con la muerte de una dotación de cuatro (incluyendo dos pilotos y dos mecánicos). La última acción de los dos pilotos fue evitar que su avión cayera en un terreno de entrenamiento, donde un número de jóvenes reclutas estaban realizando ejercicios. 

Según partes subsecuentes de los funcionarios, una comisión gubernamental que investigó la tragedia declaró en un parte preliminar que la causa del desplome fue probablemente una falla técnica. La comisión, secretario de estado de la defensa, Ion Coropcean, denunció al primer ministro Vasily Tarlev que, probablemente, el motor se averió o aún se detuvo cuando el plano volaban en una maniobra, y que éste podría llevar a un desplome. 

El Vilga 35 se estrelló durante un vuelo de entrenamiento programado para una demostración aérea que debía ser realizada en Marculesti, el 28 de mayo. Previamente, los aviones habían experimentado con éxito varias pruebas técnicas en diversos regímenes de vuelo. 

-------------------------------------------------------------------------------- 

Orden de batalla, camuflaje, colores, series y marcas 


Fortele Armate ale Republicii Moldova (Fuerzas armadas de la República de Moldova) 
- Escuadrón de transporte, basado en Chisinau, equipado de un Tu-134A-3, de un Il-20, de dos An-72s, de un An-24, de un Yak-40, de diez An-2s, y de un único PZL-104 Wilga 
- Escuadrón del helicóptero, basado en Chisinau, equipado de ocho Mi-8MTVs 

Bibliografía 


Esta revisión esta basada enteramente en investigación propia, apoyado por varios partes de “Izvestiya” ruso , “Agence France-presse” francés y algunas otras agencias de prensa, así como denuncia sobre la guerra en Moldova publicado en Österreichische Militärzeitschrift (varios volúmenes a partir de años 1992, 1993, y 1994). 


Derechos reservados 2002-3 © por ACIG.org