Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

sábado, 27 de enero de 2018

GCE: Messerschmitt 109 españoles



miércoles, 3 de enero de 2018

Conquista del desierto: Política contra el indio desde la conquista hasta 1830

Guerra de la pampa hasta 1833



Primer combate en suelo patrio

En los días en que la nacionalidad argentina empezaba a forjarse y nuestros próceres discernían las fórmulas de patria y civilización, la indómita fiereza autóctona llevaba sus violencias hasta los límites mismos de la jurisdicción urbana, como ramalazos de la barbarie del desierto.  El atavismo araucano, capitaneado por caudillos inexorables, volvía por sus fueros primitivos asolando la llanura cultivada por el blanco y sembrando el terror con la lanza y las boleadoras.  Acaso intuyera en la gestación política y social de la cosmópolis porteña una pausa de vigilia armada.

España, al penetrar en las pampas, debió enfrentarse con el indio, su auténtico dueño.

Desde la fundación misma de la capital del Plata hasta la presidencia del general Julio Argentino Roca, con muy breves intervalos de paz, la pugna de la civilización con el desierto refractario estuvo jalonada de estoicismos inéditos, sólo conocidos de la posterioridad por los nombres simbólicos del fortín, del teatro de acción, o del jefe, como hitos de virtud y coraje.

Un partícipe y cronista de los primeros hechos, Ulrich Schmidl, que acompañaba al adelantado don Pedro de Mendoza, relata con crudo realismo la iniciación de esta dramática guerra de exterminio entre el aborigen y el conquistador.  En su testimonio se evidencia la iniciativa española en al ruptura de las hostilidades, a la que replicó el salvaje con inesperada violencia.  El primer combate ocurrió en las inmediaciones del río Luján (1), el 15 de junio de 1536.  Trescientos soldados de infantería, armados de arcabuz y ballesta, y treinta y tantos jinetes de los veteranos conquistadores, al mando de don Diego, hermano del adelantado, se trabaron en lucha con los pampas, que Schmidl llama “carendíes”.  Los españoles quedaron dueños del campo, pero “bien escarmentados”.  En la lucha murieron cerca de cuarenta españoles y aproximadamente unos mil indios.  Poco después los indígenas ponían sitio a la aterrorizada aldea de Buenos Aires, a la que hicieron soportar inauditos horrores.  La guarnición, que incluía también mujeres y niños, llegó a carecer de municiones, agua y víveres, e iba quedando diezmada y maltrecha, sin la fuerza necesaria para intentar una salida y despejar así la situación.  Por último, los sitiadores, lanzando flechas incendiarias sobre los techos de paja de la ranchería, lograron prenderle fuego y aniquilar a la mayor parte de los sitiados.

Aquel derramamiento de sangre encendió el odio del indio contra el cristiano en estas tierras, lo que habría de llenar la crónica de trescientos cincuenta años de lucha, hasta finalizar con las campañas del general Lorenzo Vintter en 1885.

Para crear el “hinterland” o zona de tierra indispensable para el normal desarrollo de las actividades comerciales y civiles, también el intrépido don Juan de Garay, chocó más de una vez con la hostilidad de las tribus.  En el sector denominado Matanza, más allá del actual puente Pueyrredón o Barracas, que entonces constituía  parte de la línea exterior del recinto de seguridad, fue pasado por las armas un importante núcleo de prisioneros capturados en una de las salidas de la guarnición encaminadas a romper el cerco de flechas y lanzas que amenazaba asfixiar a la naciente ciudad.

En las crónicas de la conquista se leen a cada paso narraciones como esta que se transcribe de R. Levene: “En 1628 serranos (indios que bajaban de la cordillera) bien montados y armados de lanzas, arcos y flechas, olas y hondas, avanzaron desde el lejano Sur, acampando por las cercanías de la ciudad.  Después de un amago de invasión, los pobladores se rodearon de precauciones.  La matanza de ganado vacuno silvestre, que, como se sabe, era una de las más pingües ocupaciones y por tanto a la que se entregaban la mayor parte de los habitantes, se hizo desde entonces faena arriesgada.  En 1629, los campesinos reunidos para salir a vaquear, tuvieron que hacerlo al mando del capitán Amador Baz de Alpoin, para evitar tropelías de los salvajes”.

Pero los ataques de los indios no tienen carácter de ofensiva de gran envergadura sino a partir de 1740.  En efecto, hasta entonces hubo escasos motivos de fricción, ya que la frontera de Buenos Aires circunscribía un área determinada, siguiendo el curso del Salado, y abarcaba los antiguos dominios de los llamados querandíes.  Los españoles no habían llevado aún su acción colonizadora y ni siquiera expedicionaria a los territorios propiamente pampas, en que señoreaban los tehuelches, ranqueles, puelches y huiliches, y posteriormente los temidos vorogas, de origen araucano.

Tales tribus fueron a mediados del siglo XVIII avasalladas por nuevas corrientes araucanas, las que realizaban sus invasiones a sangre y fuego.

La inteligencia pacífica no estaba aún obstruida por la serie de exacciones, conquistas territoriales y su réplica, el malón, transgresiones de tratados, etc., que luego iban a suceder.  La guerra contra los indios no tienen un pretexto que pidiéramos llamar geográfico o político.  Es más bien consecuencia de una táctica desacertada para con ellos, que frecuentemente se mostraban sumisos y serviles con el cristiano limítrofe.  He aquí la apertura de una era hostil, cuando la situación era aún oportuna para asegurar la concordia.

Los españoles expulsaron violentamente a la tribu del cacique Mayu Pliya, que vivía en pacto de amistad dentro de la jurisdicción civilizada, y divorciado, por este hecho,  de sus congéneres de Leuvucó, de Salinas Grandes y del sur del Colorado.  A la muerte de ese cacique a mano de los indios enemigos, sucedió la invasión de los partidos de Areco y Arrecife.  Para castigar a los invasores, emprendió expedición el maestre de campo Juan de San Martín, quien, no pudiendo alcanzarlos, hizo sentir su ferocidad en la pacífica tribu de Caleliyán, pasando a cuchillo, según Falkner (2), hasta mujeres y niños.

Del desquite se encargó un hijo de Caleliyán, que se hallaba ausente en el momento del injusto atropello.  Con los escasos supervivientes y el concurso de trescientos picunches, llevó un malón terrible, sobre todo contra Luján, cuya guarnición, así como los civiles puestos a su amparo, fueron lanceados sin piedad, quedando cautivas las mujeres y las criaturas.

La cólera del maestre de campo ante tan fiera venganza lo impulsó a otra “expedición punitiva”.  En todo el trayecto hasta Salinas Grandes no encontró indios en quienes desahogarse.  Desde allí se desvió hasta Casuhatí (actual Sierra de la Ventana) y Vulcán, donde halló una partida de huiliches mansos, sin armas, que ajenos a toda idea de violencia, vinieron a cumplimentar al jefe español.  Por orden de éste fueron “cortados en pedazos”.  A la vuelta pasó por las tolderías del cacique sometido Talmichi Ya, de la familia de Cangapol, que residía a unas cuarenta leguas de Buenos Aires, con licencia escrita del gobernador Salgado.  Cuenta el misionero inglés Falkner que, mientras el cacique exhibía confiadamente su documento, el propio San Martín lo mató de un disparo de pistola.  Luego aniquiló a la tribu y se llevó prisioneros a mujeres y niños.

El resultado de esta represión inhumana fue el que cabía esperar.  Todas las tribus indígenas se confabularon para llevar la expoliación y el terror a las poblaciones, horrorizando a la propia Buenos Aires.

En 1770 organiza el maestre de campo Manuel de Pinazo una batida contra los tehuelches, para escarmentarlos, según el cronista Juan Antonio Hernández, por una acción llevada a cabo por éstos contra las tolderías de una tribu reducida.  La expedición, compuesta de 232 soldados y 291 indios auxiliares, después de una marcha prolongada a través de Casuhatí, Coluleuvú (río Colorado) y Quequén, encuentra en las proximidades de la reducción de Vulcán a unos indios que arreaban hacienda robada.  Tras breve combate fueron recuperados 4.000 equinos, y el enemigo dejó 102 cadáveres en el campo.  El gran número de víctimas revela el ensañamiento por parte de Pinazo.

En 1777 el virrey don Pedro Cevallos eleva a la corte un oficio en que indica la conveniencia de emprender un ataque combinado desde varios ángulos, incluso desde Chile.  “Yo medito, dice, que se haga una entrada general en la vasta extensión adonde se retiran y tienen su madriguera estos bárbaros, favorecidos de la gran distancia y de la ligereza y abundante provisión de caballos.  Convocaré para después de la cosecha a la gente de Córdoba, de Mendoza, de San Luis de la Punta y de la jurisdicción de esta ciudad (se refiere a Buenos Aires).  Estoy haciendo un pequeño mapa donde se descubrirán los rumbos por donde deba conducirse cada uno de los cuerpos de gente, el tiempo en que, consideradas las distancias, deben salir de sus respectivos distritos y el punto de reunión adonde hayan de dirigirse.  Avisaré igualmente al presidente de Chile, por si le pareciese salir también con su gente, por ser esencialmente interesado en esta expedición, la cual hago juicio que se podrá efectuar a principios de febrero, que estarán desocupadas las gentes, y me persuado que en el espacio de tres meses puede haber tiempo suficiente para concluir la diligencia y que todos vuelvan a sus casas antes que entre el invierno”.

En 1780 parte Amigorena de Mendoza para castigar a los pehuenches, que habían llevado algunos malones contra la provincia.  Luego de una larga marcha hasta más allá del río Colorado, declara no haber hallado ni rastros de indios.

Los reyes de España adoptaron a su tiempo una serie de medidas oportunas, tales como la provisión de hombres y armas para las fronteras con el indio por parte de los cabildos, los que debían con esos elementos garantizar el avance de la civilización en las inmensas planicies de la América sudoriental.  El cabildo de Buenos Aires construyó, en consecuencia, los fuertes de Nuestra Señora del Pilar de los Ranchos, San Miguel del Monte, San Juan Bautista de Chascomús, San Lorenzo de Navarro y muchos otros, según se lee en un “estado” hecho por el comandante general de fronteras don Francisco Balcarce en 1792.

Táctica de los primeros gobiernos patrios


A principios del siglo XIX los indígenas eran señores indiscutidos de la pampa.  Las actividades guerreras languidecían allí en razón de encontrarse los blancos ocupados en la organización de sus ejércitos, realista y argentino respectivamente..

Los gobiernos de la revolución emancipadora atrajeron psicológicamente al autóctono a su causa y lo incorporaron a la lucha común.  La independencia que forjaban los caudillos argentinos lo afectaba también a él, cuya existencia cambiaría en el sentido de una mayor dignidad y civilización.  De ahí que fuese secundada la causa libertadora por las tribus propiamente argentinas; no así por los vorogas y puelches, que, procedentes de las tierras chilenas, habíanse establecido, con fines de guerra y pillaje, en las Salinas Grandes y el Neuquén, particularmente en la época subsiguiente, de que nos ocuparemos más adelante.  En junio de 1810 la Junta ordena una inspección de los fuertes de la frontera, con el objeto de averiguar “su estado y medios de su mejoría, tanto por las variaciones convenientes a su situación cuanto por las reformas que debían adoptarse en el sistema de su servicio”, y sobre “los medios de reunirlos en pueblos; si tenían ejido y manera de darse los terrenos realengos, sin las trabas usadas”.

Don Pedro Antonio García (3) partió de Guardia de Luján (hoy Mercedes) el 21 de octubre de 1810 en dirección al Palantelén, distante 17 leguas, paraje indicado como punto de reunión, con 25 soldados del regimiento 4, 50 milicianos de caballería, armados con lanzas, 2 pequeños cañones de campaña servidos por 10 artilleros, 25 carretas y 3 vehículos.  El 28 de octubre llegaba al lugar llamado Cruz de Guerra, donde aparecieron los indios.  Un año después se presenta en la ciudad de Buenos Aires el cacique Quintelán, respondiendo a una invitación que la Junta le había hecho por intermedio de dicho jefe expedicionario, y con numerosa comitiva es recibido por el presidente de turno don Feliciano Chiclana.  En tal circunstancia el indígena reconoce a las nuevas autoridades y ratifica los convenios de paz negociados.

Los indios esperaban verse aliviados de los tributos que pesaban sobre ellos y equipararse así a los criollos.  Esto ocurrió cuando, en nombre del rey de España Fernando VII, la Junta Provisional del Río de la Plata tomó tal decisión.

Para el Congreso Nacional de 1811 se pensó elegir, en el norte del país, diputados indígenas, con iguales derechos y representación que los cristianos, a fin de que, “confundidas las generaciones”, pudieran reunirse bajo un mismo techo y compartir los frutos de la conquistada independencia.  La derrota de Huaqui malogró este proyecto, por la invasión realista que le siguió.

El comandante Pedro Nolasco López, el 14 de julio de 1815, pide armamento para reforzar la defensa de la Guardia del Monte ante un ataque de tribus araucanas y ranqueles.

En enero del año siguiente, por resolución del gobierno y bajo el comando del capitán Ramón Lara, marchan nuevos contingentes a reforzar la guarnición estacionada al sur del río Salado con el nombre de Compañía de Blandengues de Frontera.  Por el beneficio que significó para Chascomús, al defenderlo contra las invasiones, así como por haber conquistado para la civilización nuevos territorios, esa compañía fue el núcleo de un escuadrón que más adelante el gobernador general Juan Martín de Pueyrredón resuelve transformar en Regimiento de Blandengues de la Frontera.  En 1817 el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata envía al coronel Juan Ramón Balcarce, conocedor del desierto, para que estimule a los pobladores a establecerse definitivamente en las tierras que el gobierno les adjudicara gratuitamente.  Posteriormente, hacendados de la provincia forman un cuerpo de tropas veteranas, “Coraceros de Buenos Aires”, que es puesto a las órdenes del coronel Juan Lavalle, y, de acuerdo con los antecedentes que tenía el jefe del estado mayor, general José Rondeau, dichos hacendados entran en negociaciones con el ministro de relaciones exteriores, Dr. Gregorio Tagle.

El coronel Eduardo Holmberg es comisionado para inspeccionar los fortines que se construirán en Salto, Pergamino y Rojas.

En el año 1818 avanza hacia el desierto Feliciano Chiclana.  En el año siguiente se interna hasta Mamul Mapú, a doscientas leguas de la ciudad de Buenos Aires, y concluye un tratado de paz con los ranqueles en diciembre de 1820.

El general chileno José Miguel Carrera provoca una situación tensa en el territorio de soberanía argentina, el 2 de diciembre de ese mismo año.  Expulsado de Buenos Aires y Santa Fe, emprende viaje a Melincué, y penetra en la pampa al frente de un malón al Salto y, al igual que los indios que lo secundan, siembra el terror entre los pobladores.

En sus “Escritos históricos” incluye el coronel Pueyrredón un comunicado del comandante del fuerte Areco al inspector del ejército, general Rondeau, que dice así: “Acaban de llegar a este punto el cura de Salto, don Manuel Cabral, don Blas Represa, don Andrés Maracuci, don Diego Barruti, don Pedro Canoso y otros varios, que es imponderable cuanto han presenciado en la escena horrorosa de la entrada de los indios a Salto, cuyo caudillo es don José Miguel Carrera y varios oficiales chilenos con alguna gente con los cuales han hablado todos estos vecinos que en la torre se han escapado.  Han llevado sobre trescientas almas de mujeres, criaturas, etc., sacándolas de la iglesia, robando todos los vasos sagrados, sin respeto, el copón con las formas sagradas, ni dejarles como pitar un cigarrillo, en todo el pueblo, incendiando muchas casas; luego se retiraron tomando el camino de la Guardia de Rojas, pero ya se dice que anoche han vuelto a entrar en Salto…”(4)

En 1822 nuevamente sale en misión pacífica don Pedro Andrés García, quien llega hasta Casuahatí o Sierra de la Ventana.

De la Guardia del Monte salieron, el 10 de marzo de 1823, 2.500 hombres, con 7 piezas de artillería y una gran columna de carretas, al mando del gobernador de Buenos Aires general Martín Rodríguez, para internarse en las pampas y construir una línea avanzada de fortines destinados a proteger la campaña.  Se llegó a la sierra de Tandil, donde se estableció como avanzada el fortín Independencia.  La conducta cruel en exceso del gobernador suscitó el recrudecimiento de los malones como represalia.  Bernardino Rivadavia, sobre la base de reconocimientos hechos con anterioridad, establece en 1826 una nueva línea de fronteras, con tres fuertes que se construirían en Curalafquen, Cruz de Guerra y Potrero respectivamente.  Así hablaba Rivadavia al enterarse de una invasión reciente: “Sólo el poder de la fuerza puede imponer a estas hordas y obligarlas a respetar nuestra propiedad y nuestro derecho”.

La sala de representantes autoriza el 14 de noviembre de 1827 al comandante de milicias Juan Manuel de Rosas para llevar la frontera hasta Bahía Blanca mediante la preparación de un plan.  Más de 3.000 indios llegan a un acuerdo con Rosas, y en sus campos se ven, en virtud de lo tratado, apuntar al cielo las lanzas de colihue destinadas a reforzar el ejército que llevará a cabo la primera conquista formal del desierto.

En 1828 Federico Rauch, por orden del coronel Manuel Dorrego, hizo avanzar las fronteras desde Fuerte Federación (actual Junín), por Veinticinco de Mayo y Tapalqué, hasta la zona de Sierra de la Ventana.

Al año siguiente el general Viamonte consigna en un decreto el mal estado económico y espiritual en que vivían muchas familias como consecuencia de la guerra, e indica la necesidad de resolver perentoriamente el problema del indio, cada día más peligroso para las poblaciones, ya que resultaban insuficientes las guarniciones de que se disponía.  Se otorgaron entonces a argentinos nativos parcelas entre los fortines, a fin de que se trasladaran a ellas con sus familias, con la obligación de construir ranchos y trabajar la tierra, y de contribuir a defender la frontera con armas y ganado.  Sólo después de diez años de permanencia quedarían exentos de este servicio militar.  Al mismo tiempo se remontaron los efectivos de las guarniciones, se crearon nuevos cuerpos y se dividió el territorio de la provincia en dos comandancias. Norte y Sur, que, al mando respectivo de los coroneles Ramón Estomba y Angel Pacheco, defendieron la tierra conquistada y combatieron junto a los valientes pobladores de la zona.

Estas sabias disposiciones trajeron largos períodos de paz.  Pero el advenimiento de grupos étnicos andinos que impusieron en las llanuras su hegemonía despiadada, coincidió con una época de continuas querellas intestinas en la República, lo que favoreció ampliamente el recrudecimiento de la actividad belicosa de las tribus.

Referencia


  1.  Así llamado por Diego Luján, uno de los españoles muerto en el lugar, de acuerdo a ciertas crónicas.  Sin embargo el hombre no figura en los registros.  Hay, sí, un capitán Pedro de Luján.
  2. Tomás Falkner, misionero jesuita, nació en Manchester, Inglaterra, el 6 de octubre de 1707, y falleció en Ploden Hall el 30 de enero de 1784.
  3. El coronel Pedro Andrés García nació en Santander.  Incorporado a los 18 años de edad en la expedición del general Pedro Cevallos al Río de la Plata, fue más adelante organizador de milicias con motivo de las invasiones inglesas y finalmente se le encomendó la incursión mencionada.
  4. Gaceta de Buenos Aires del 16 de diciembre de 1820.


Fuente

Clifton Goldney, Adalberto A. – El cacique Namuncurá – Buenos Aires (1963).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.
Portal www.revisionistas.com.ar

lunes, 18 de diciembre de 2017

Biografía: Michael Gorman

Michael Gorman


Dr. Michael Gorman (1749-1819)

Había nacido en Ennis, capital del Condado de Clare (Irlanda), en 1736, según la mayoría de sus biógrafos, pero un documento señala el año de 1749. Era hijo de Thomas Gorman y Mary Baria. Hizo sus estudios en las universidades de Reims y París. Al poco tiempo de recibido pasó probablemente a Madrid en 1766, revalidando su título en el Protomedicato de aquella ciudad en 1774.

Llamado a Madrid, fue nombrado cirujano del Regimiento de Ibernia, encomendándosele la dirección de los hospitales de Concentración, en Galicia. Después formó parte de la embajada del príncipe español Masserano en Inglaterra. De Londres trajo un nuevo método de inocular la vacuna que puso en conocimiento de sus colegas madrileños.

En 1775, se le designó primer médico de la expedición a Argelia; asistió en ese carácter a la atención de los heridos y enfermos de Orán, y a los que se hospitalizaron en Alicante.

Al organizarse la expedición de Cevallos al Río de la Plata, en 1776, se lo distinguió como primer médico. En Montevideo y en Buenos Aires, su actuación profesional reveló excepcionales méritos, y el virrey Vértiz como el intendente general Manuel Ignacio Fernández solicitaron al rey, su permanencia definitiva en Buenos Aires. Tuvieron que combatir la oposición a su nombramiento, porque era de nacionalidad británica, olvidando los adversarios que como buen irlandés era católico, leal y abnegado.

Aprobada su permanencia, el virrey Vértiz por iniciativa propia y sugestión de Gorman estableció interinamente el Protomedicato, y lo nombró “Protomédico general y Alcalde Mayor de todos los facultativos de Medicina, Cirugía, Farmacia y Fletotomía”, el 5 de febrero de 1779. Dos días después prestó el juramento, y el 17 de agosto de 1780, se inauguró oficialmente el Protomedicato. El rey Carlos III, lo creó independiente del de Castilla, y con amplia jurisdicción en el Río de la Plata, el 1º de julio de 1798. Fue nombrado Gorman, catedrático de Medicina, el 8 de abril de 1799.

Para organizar e instalar el Protomedicato fue necesario contribuir al mantenimiento del mismo, lo que hizo con aportes de su peculio personal, y hasta 1790, había realizado gastos de los que dio cuenta afirmando haber “suplido mil ochocientos pesos, aún empeñándome, y en cuyo descubierto me hallo”.

La severa inflexibilidad de Gorman en el ejercicio de su cargo, no puso fin a los pleitos y acusaciones llevadas en su contra. Sus disidencias con Agustín Eugenio Fabre motivaron nuevas instancias ante el Consejo de Indias, en las cuales se solicitó la “jubilación honrosa de Gorman”. No fue esta sola, sino que en 1802, Félix Pineda y Morillo, médico cirujano radicado en Buenos Aires, se había presentado al Rey pidiendo también la jubilación de aquél, y ofreciendo sus servicios para reemplazarlo. Se discutió la competencia profesional de Gorman, y en un informe reservado, el Virrey, marqués de Loreto, dijo: “que no era muy feliz en sus curas, que los éxitos no le dan concepto, aunque es llamado de muchos por vanidad….”.

Introdujo en el Río de la Plata el método de inoculación que había aprendido en Londres, practicó la variolización desde 1785, y en 1805, la vacuna mediante el fluido importado. Fue el autor de unas Instrucciones para la inoculación vacuna, dispuesta por orden del virrey Sobremonte, e impresa por los tórculos de los Niños Expósitos, en ese último año. Se convirtió en un eficaz propagandista de la misma, y supo encarar las epidemias en general, con la responsabilidad científica de la época.

Fue nombrado con el doctor Cosme Mariano Argerich, miembro de la Junta de Sanidad creada el 7 de agosto de 1804, para efectuar visitas a los buques, pero dado sus achaques, se designó al doctor Justo García y Valdés, como reemplazante en casos de ausencias.

De salud muy delicada, pasaba gran parte del año postrado en cama por sus enfermedades. No pudo actuar en la asistencia de los heridos de las Invasiones Inglesas de 1806 y 1807, por estar fuertemente atacado de reumatismo. Sin embargo, propuso a Liniers, el 16 de octubre de 1806, la plana mayor de los médicos y cirujanos del ejército voluntario que se estaba formando, y solicitó su reposición de primer médico del Ejército Urbano de Buenos Aires, el 19 de marzo de 1807, con resultado negativo.

Al producirse la Revolución de Mayo era sexagenario, continuaba enfermo, y debió soportar la crueldad de los hombres, como su celibato, sin hogar ni descendencia. Contribuyó generosamente con la donación de su biblioteca y tres onzas de oro, en 1810, para la Biblioteca Pública fundada por Moreno.

En 1813, la Asamblea General Constituyente al ordenar la remoción de todos los empleados extranjeros que no tuvieran carta de ciudadanía, dictó el 23 de febrero del mismo año, un decreto que lo eximió de aquella cesantía.

Permaneció durante cuarenta y tres años en el Río de la Plata, sin volver a España, ejerciendo las funciones de protomédico. En 1815, ya ciego, postrado en cama, imposibilitado de firmar, después de haber vendido y empeñado sus pocas alhajas de oro y plata, y hasta su coche con mulas y arreos, solicitó al gobierno le pagaran cuatro meses de sueldos que se le debían. El sucesor en el Protomedicato, doctor García y Valdés, se encargó de realizar una colecta entre los colegas, a razón de dos pesos por mes, para subvenir sus necesidades. En abril de 1816, el gobierno dio un decreto de jubilación con las dos terceras partes del sueldo que gozaba, en mérito a los valiosos servicios prestados al país.

Gorman se relacionó por su profesión con todas las autoridades del virreinato, y con lo mejor de la sociedad rioplatense, como se desprende del epistolario que se conserva.

Murió en Buenos Aires, el 19 de enero de 1819, en la última miseria, sostenido por la caridad de sus amigos y discípulos. Sus restos fueron inhumados en la iglesia de Santo Domingo, envueltos con el hábito de esa Orden, y posteriormente trasladado a la Recoleta. García y Valdés en una circular aparecida en “El Censor” decía que: “Las bellas calidades de este anciano venerable y el honor de nuestra profesión exigen las más grandes consideraciones hacia él”.

Sumamente bondadoso, a pesar de su exterior algo adusto y sus modales generalmente bruscos, ayudó a mucha gente humilde, tratando de mejorar por todos los medios a su alcance, situaciones verdaderamente afligentes. Fue un médico erudito, hombre de ciencia, y primer protomédico y fundador de la Facultad de Medicina, al que se le consagró un monumento a su memoria.

Fuente

Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1971).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

viernes, 24 de noviembre de 2017

Restos de españoles sacrificados por Aztecas


Restos de un esqueleto de filiación étnica europea, estaba en posición anatómica y había sido desmembrado pos mortem para obtener los llamados “huesos trofeo”, muy apreciados por los guerreros. La osamenta estaba acompañada de una pequeña jarra cerámica de la fase Azteca IV. Foto: Enrique Martínez Vargas



Sacrificio de españoles capturados en Zultépec, Tlaxcala

Plataforma del Grupo Habitacional E. Zultépec-Tecoaque, Tlaxcala. Foto: Enrique Martínez Vargas




Zultépec-Tecoaque se localiza en la región occidental del estado de Tlaxcala, en el municipio de Calpulalpan. En 1520 el asentamiento fue escenario de uno de los episodios relevantes del contacto entre europeos e indígenas acolhuas al inicio de la conquista de México cuando capturaron a una caravana de españoles y sus aliados locales. Algunos detalles en relación con los acontecimientos aparecen en algunas de las fuentes históricas del siglo XVI (Cartas de Relación de Hernán Cortes, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, entre otras).

En la zona habitacional de Zultépec-Tecoaque, que se localiza hacia el oeste, norte y sur del centro ceremonial, es posible observar modificaciones realizadas en el último momento constructivo del asentamiento (1520-1521 d.C.) para resguardar a los cautivos y controlar la circulación y contacto de los capturados con la mayor parte de la población.


Izquierda: En algunos rellenos de plataformas se han localizado grandes concentraciones de materiales arqueológicos asociados al último momento en que el asentamiento estuvo poblado. Generalmente, fueron fragmentos de vasijas de carácter ceremonial de origen prehispánico (fase cerámica Azteca IV) mezclados con fragmentos de cerámica europea. Derecha: En la plataforma del Grupo Habitacional E se encontraron los fragmentos de una olivera con asas. Fotos: Enrique Martínez Vargas

Durante las exploraciones en el Grupo Habitacional Sur, en el aposento ubicado en la esquina noreste se localizaron en contacto con el piso restos de un esqueleto de sexo femenino con características que permitieron establecer su filiación europea. El análisis antropofísico y espacial de los restos óseos permitió establecer que estaba colocado en posición anatómica y en proceso de desmembramiento pos mortem; se observa la falta de algunos de los huesos largos inferiores: pelvis y fémur, del lado izquierdo; y la ausencia de parte de los superiores: húmero, cúbito y radio, del lado derecho, además de ambas manos. Ello permite suponer que después del sacrificio, el cuerpo fue llevado al aposento, el cual era adecuado para la manipulación cultural pos mortem de los cadáveres, de manera especial para la extracción de huesos largos, posiblemente para la obtención de los llamados “huesos trofeo” apreciados por los guerreros. La osamenta estaba acompañada de una pequeña jarra de cerámica de la fase Azteca IV, en cuyo interior se localizaron restos de una rata de campo cocida.

Tomado de Enrique Martínez Vargas, “La historia no escrita de Zultépec Tecoaque, Tlaxcala”, Arqueología Mexicana, núm. 139, pp. 54-59.

Arqueología Mexicana

sábado, 11 de noviembre de 2017

Anecdotario histórico argentino: La astucia de San Martín

Astucia de San Martín 



Cuando el ejército libertador desembarcó en Huaura (Perú), el virrey de Lima estaba ansioso por saber los efectivos con que contaba.
Cierto día, mandó de parlamentario al general Bacaro quien se presentó a las avanzadas argentinas preguntando por el general.
Avisado éste, lo hizo demorar con cualquier pretexto y al fin fué traído a la casa del gobernador de la plaza que era el bizarro coronel Manuel Rojas.
Durante esa demora se hizo salir a todo el ejército a un llano que había entre ese edificio y el ocupado por el cuartel general.
En ese terreno, que tenía cerca de una legua, formaron los cuerpos en compañías y escuadrones que maniobraban, haciendo unos, ejercicios de armas, otros, de tiradores y guerrillas, pero todos muy desparramados, abarcando un campo inmenso en forma tal que, aun los que conocían la verdad, se figuraban que había una fuerza mayor.


Preparado esto, el general San Martín, con un gran Estado Mayor y todos sus generales —menos Arenales que se encontraba con una diviSión en la Sierra lo que, desde luego, contribuyó más al engaño— entró en la gobernación donde se encontraba el general realista a quien cono- cía de mucho tiempo atrás:


—Oh, mi amigo Bacaro —le dijo— cuánto gusto tengo en volver a ver a Ud.! siento no haber sabido antes su venida, pero yo había salido desde temprano a dar una vuelta y no he vuelto aun al cuartel general; aun aquí he venido por casualidad.


Después de las presentaciones y saludos de práctica con el resto de su oficialidad, el Gran Capitán le invitó a visitar el cuartel general, a lo que accedió gustoso el español, pues eso facilitaba su misión de espionaje.
Para ir allá, tenían que pasar por el terreno que en ese momento servía de campo de instrucción y al coronar una loma se encontró de golpe Bacaro con aquel estupendo despliegue de fuerzas.
San Martín simuló sorpresa y disgusto al ver cómo se “descubría” su fuerza y deteniendo la marcha, dijo al realista:
—Volvamos a desandar —y despachó varios ayudantes en todas direcciones a ordenar el regreso de la tropa a sus acantonamientos.
Cuando le informaron que se había cumplido su orden volvió a continuar la marcha y al volver a pasar la loma el campo estaba totalmente desierto.
Al regresar Bacaro a Lima aseguró al Virrey que todos los datos recibidos hasta el momento eran incompletos y que, a su criterio, San Martín ocultaba todavía su juego.

martes, 10 de octubre de 2017

Guerra Hispano-Norteamericana: La coima no aceptada que llevó a la guerra

El día que los políticos no aceptaron un soborno... y perdimos el Imperio Español de ultramar


Javier Sanz  | Historias de la Historia



A las 21:40 horas del 15 de febrero de 1898 una inesperada explosión vino a turbar el bullicio noctámbulo de La Habana. Una explosión en el acorazado estadounidense Maine lo hundía irremediablemente. Aquel episodio, “utilizado” por EEUU como excusa para intervenir en Cuba, cambió la historia de España y acabó por convertir a la “víctima” en la primera potencia militar del siglo XX. El 25 de abril de 1898 EEUU le declaraba oficialmente la guerra a España. Los planes estadounidenses se vieron favorecidos por la inestabilidad económica española, nuestra obsoleta flota, la debilidad del gobierno del liberal Práxedes Mateo Sagasta y los aires de independencia que soplaban cada vez con más intensidad en Cuba. El Tratado de París de 1898, firmado el 10 de diciembre, ponía fin a la guerra hispano-estadounidense… y al Imperio español de ultramar. España renunciaba a la soberanía sobre Cuba y cedía Filipinas, Guam y Puerto Rico a los EEUU por 20 millones de dólares.

¿Pero qué ocurrió aquel 15 de febrero en el puerto de La Habana (Cuba)? A las diez menos veinte de la noche el acorazado norteamericano Maine sufría una misteriosa explosión que provocó un terrible incendio en la zona de proa. A pesar de la rápida y masiva ayuda de españoles y cubanos, nada se pudo hacer. El barco se hundió y perdieron la vida doscientos sesenta y cuatro marineros y dos oficiales. A la mañana siguiente, al estar el barco en aguas bajo jurisdicción española, se inició una investigación por parte de las autoridades españolas para averiguar qué había ocurrido. Sorprendentemente, las autoridades estadounidenses no permitieron examinar los restos del navío al considerarlo territorio norteamericano. Así que, ante las únicas evidencias exteriores, en el agujero que la explosión provocó en el casco del barco las planchas de acero estaban dobladas hacia afuera, se determinó que la explosión se produjo en el interior y que, por tanto, debió de ser un accidente. Los estadounidenses tenían su propia teoría: el ataque con un obús o una mina. Los periódicos norteamericanos, cual creadores de opinión, se encargaron de difundir esta disparatada teoría y crear el caldo de cultivo ideal para la posterior declaración de guerra.



Pero hubo una carta anterior que delataba las intenciones de EEUU. España no atravesaba uno de sus mejores periodos de la historia ni económica ni militarmente, así que los Estados Unidos pensaron que con unas migajas bastaría para conseguir Cuba. Días antes del accidente provocado del Maine, Washington había enviado a una carta a Madrid:

El ejército norteamericano intervendrá en la isla si España no accede a vender Cuba a los Estados Unidos por trescientos millones de dólares. Para facilitar la operación, se ofrece además un millón de dólares para los negociadores que medien en dicho acuerdo.
Aunque parezca mentira por los muchos antecedentes de nuestros políticos, y quiero creer que por honestidad y orgullo patrio, los negociadores no aceptaron el soborno del millón de dólares y se rechazó la propuesta. Aunque el tono amenazante de la carta dejaba muy claras las intenciones del gobierno estadounidense, nunca reconocerán que la teoría del sabotaje español al Maine fue una patraña. Ya que, en el hipotético caso de hacerlo, dicho reconocimiento llevaría implícito que su propio gobierno fue el responsable de la muerte de 266 compatriotas.



Y es que si somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras, aquí se podría añadir que también somos esclavos de nuestras cartas.

domingo, 1 de octubre de 2017

Catalunya: Guerra dels Segadors (1640)

Sublevación de Cataluña (1640)

Wikipedia


La sublevación de Cataluña, revuelta de los catalanes, guerra de Cataluña o guerra de los Segadores (guerra dels Segadors, en catalán) afectó a gran parte de Cataluña entre los años 1640 y 1652. Tuvo como efecto más duradero la firma de la Paz de los Pirineos entre la monarquía hispánica y el rey de Francia, pasando el condado del Rosellón y la mitad del de la Cerdaña, hasta aquel momento partes integrantes del principado de Cataluña, uno de los territorios de la monarquía hispánica, a soberanía francesa.

La sublevación comienza con el Corpus de Sangre del 7 de junio de 1640, explosión de violencia en Barcelona —cuyo hecho más trascendente es el asesinato del conde de Santa Coloma, noble catalán y virrey de Cataluña— protagonizada por campesinos y segadors ('segadores') que se han sublevado debido a los abusos cometidos por el ejército real —compuesto por mercenarios de diversas procedencias— desplegado en el Principado a causa de la guerra con la Monarquía de Francia, enmarcada dentro de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648).


Batalla de Montjuic

Antecedentes

La «decadencia» de Castilla y la crisis de la hacienda real

A principios del siglo XVII, la situación de Castilla —de donde hasta entonces habían salido los hombres y los impuestos que necesitaron Carlos I y Felipe II para su política hegemónica en Europa— ya no era la misma que la del siglo anterior. Como ha señalado Joseph Pérez, Castilla "se hallaba exhausta, arruinada, agobiada después de un siglo de guerras casi continuas. Su población había mermado en proporción alarmante; su economía se venía abajo; las flotas de Indias que llevaban la plata a España llegaban muchas veces tarde, cuando llegaban, y las remesas tampoco eran las de antes".1​

La difícil situación de Castilla y la caída de las remesas de metales preciosos de las Indias tuvo una repercusión inmediata en los ingresos de la Hacienda real, cuya crisis se vio agravada en 1618 cuando comenzó la que sería llamada guerra de los Treinta Años y cuando en 1621 expiró la Tregua de los Doce Años con las Provincias Unidas —reanudándose así la guerra de los Ochenta Años—. Esa compleja situación es la que tuvieron que afrontar el nuevo rey Felipe IV y su valido el conde-duque de Olivares.


El proyecto de Olivares: el memorial secreto de 1624 y la Unión de Armas

El proyecto de Olivares, resumido en su aforismo Multa regna, sed una lex («Muchos reinos, pero una ley»),3​ que era sin duda la ley de Castilla, donde el poder del rey era más efectivo que en cualquier "provincia" que mantuviese sus tradicionales "libertades", implicaba modificar el modelo político de monarquía compuesta de los Austrias en el sentido de uniformizar las leyes e instituciones de sus reinos. Esta política fue plasmada en el famoso memorial secreto preparado por Olivares para Felipe IV, fechado el 25 de diciembre de 1624, cuyo párrafo clave decía:

Tenga Vuestra Majestad por el negocio más importante de su Monarquía, el hacerse Rey de España: quiero decir, Señor, que no se contente Vuestra Majestad con ser Rey de Portugal, de Aragón, de Valencia, Conde de Barcelona, sino que trabaje y piense, con consejo mudado y secreto, por reducir estas reinos de que se compone España al estilo y leyes de Castilla, sin ninguna diferencia, que si Vuestra Majestad lo alcanza será el Príncipe más poderoso del mundo.

Como este proyecto requería tiempo y las necesidades de la Hacienda eran acuciantes, el Conde-Duque presentó oficialmente en 1626 un proyecto menos ambicioso pero igualmente innovador, la Unión de Armas, según el cual todos los "Reinos, Estados y Señoríos" de la Monarquía Hispánica contribuirían en hombres y en dinero a su defensa, en proporción a su población y a su riqueza. Así la Corona de Castilla y su Imperio de las Indias aportarían 44 000 soldados; el Principado de Cataluña, el Reino de Portugal y el Reino de Nápoles, 16 000 cada uno; los Países Bajos del sur, 12 000; el Reino de Aragón, 10 000; el Ducado de Milán, 8000; y el Reino de Valencia y el Reino de Sicilia, 6000 cada uno, hasta totalizar un ejército de 140 000 hombres. El conde-duque pretendía hacer frente así a las obligaciones militares que la Monarquía de la Casa de Austria había contraído. Sin embargo, el conde-duque era consciente de la dificultad del proyecto ya que tendría que conseguir la aceptación del mismo par las instituciones propias de cada Estado —singularmente de sus Cortes—, y éstas eran muy celosas de sus fueros y privilegios.

Con la Unión de Armas Olivares retomaba las ideas de los arbitristas castellanos que desde principios del siglo XVII, cuando se hizo evidente la «decadencia» de Castilla, habían propuesto que las cargas de la Monarquía fueran compartidas por el resto de los reinos no castellanos.nota 1​ Unas ideas que cuando empezó la Guerra de los Treinta Años fueron también asumidas por el Consejo de Hacienda y el Consejo de Castilla. Este último en una «consulta» del 1 de febrero de 1619 afirmó que las otras "provincias", «fuera justo que se ofrecieran, y aun se les pidiera ayudaran con algún socorro, y que no cayera todo el peso y carga sobre un sujeto tan flaco y tan desuntanciado», en referencia a la Corona de Castilla.5​ Sin embargo, la opinión que tenían los arbitristas y los consejos castellanos sobre la escasa contribución de los estados de la Corona de Aragón a los gastos de la Monarquía no se ajustaba completamente a la realidad, además de que los castellanos sobrestimaban la población y la riqueza de los reinos y estados no castellanos, una idea que también compartía el Conde-Duque de Olivares.6​


La oposición de Cataluña a la Unión de Armas: las Cortes inacabadas de 1626 y 1632

Mientras en la corte de Madrid la Unión de Armas fue recibida con grandes elogios —«único medio para la sustentación y restauración de la monarquía»—, en los estados no castellanos ocurrió lo contrario, conscientes de que si se aprobaba tendrían que contribuir regularmente con tropas y dinero, y de que supondría una violación de sus fueros, ya que en todos ellos, como ha señalado Elliott, «reglas muy estrictas disponían el reclutamiento y la utilización de las tropas».7​

Según Joseph Pérez, la oposición de los estados no castellanos a la Unión de Armas se debió, en primer lugar, a que el cambio que se proponía «era demasiado fuerte como para ser aceptado sin resistencia» por unos "reinos y señoríos que habían disfrutado desde siglo y medio de una autonomía casi total"; y, en segundo lugar, porque "el propósito de crear un nación unida y solidaria venía demasiado tarde: se proponía a las provincias no castellanas participar en una política que estaba hundiendo a Castilla cuando no se le había dado parte ni en los provechos ni en el prestigio que aquella política reportó a los castellanos, si los hubo".8​

Para la aprobación de la Unión de Armas el rey Felipe IV convocó para principios de 1626 Cortes del Reino de Aragón, que se celebrarían en Barbastro; Cortes del Reino de Valencia, a celebrar en Monzón, y Cortes catalanas, que se reunirían en Barcelona.nota 2​ En las del Reino de Valencia Olivares tuvo que cambiar sus planes y aceptar un subsidio, que las Cortes concedieron de mala gana, de un millón de ducados que serviría para mantener a 1.000 soldados —lejos, pues, de los 6.000 previstos— que se pagaría en quince plazos anuales —72.000 ducados cada año—. De las Cortes del reino de Aragón obtuvo dos mil voluntarios durante quince años, o los 144.000 ducados anuales con los que se pagaría esa cantidad de hombres —muy lejos también de la cifra de 10.000 soldados prevista por Olivares para el reino de Aragón—.9​

El 26 de marzo de 1626 Felipe IV hizo su entrada triunfal en Barcelona y al día siguiente juró las Constituciones catalanas. Poco después se inauguraron las cortes catalanas con la lectura de la proposición real preparada por Salvador Fontanet y que fue leída por el protonotario Jerónimo de Villanueva:10​

Catalanes míos, vuestro conde llega a vuestras puertas acometido e irritado de sus enemigos, no a proponeros que le deis hacienda para gastar en dádivas vanas [...] Hijos, una y mil veces os digo y os repito que no sólo [no] quiero quitaros vuestros fueros, favores e inmunidades [...] os propongo el resucitar la gloria de vuestra nación y el nombre que tantos años ha está en olvido y que tanto fue el terror y la opinión común de Europa.
Sin embargo, estas palabras no ablandaron la oposición de los tres braços a la Unión de Armas, ni siquiera cuando Olivares propuso cambiar los soldados por un "servicio" de 250.000 ducados anuales durante quince años, o por un "servicio" único de más de tres millones de ducados. Los braços estaban más interesados en que se aprobaran sus propuestas de nuevas "Constituciones" y que se atendieran los "greuges" ('quejas') contra los oficiales reales que se habían acumulado desde la celebración de las últimas cortes catalanas en 1599. Como las sesiones se alargaban sin que se llegara a tratar el tema que le había llevado allí —la Unión de Armas—, el rey Felipe IV abandonó precipitadamente Barcelona el 4 de mayo de 1626 sin clausurar las Cortes.11​


El Conde Duque de Olivares, por Velázquez, 1632. Aparece un valido de gesto decidido en la cúspide de su poder y del de la Monarquía Hispánica, con el bastón de mando militar, en un cuadro que es pendant con uno de composición simétrica del propio rey, ambos en el Museo del Prado.

Olivares creyó que podría llegar a un acuerdo concediendo ciertas ventajas en cooperación militar por el Mediterráneo, pero no contó con la lentitud de las Cortes para sopesar su propuesta. Para colmo, un desaire protocolario a un principal noble catalán también influyó en aumentar el resentimiento de la facción más opuesta a Olivares (una disputa por la prelación a la hora de establecer los puestos en la comitiva del rey terminó sentando al almirante de Castilla en vez del duque de Cardona, hasta entonces principal valedor del rey en Cataluña, que incluso había llegado al extremo de cruzar su espada en una sesión de las cortes con el conde de Santa Coloma). Al desentendimiento entre la élite catalana y el propio rey también había contribuido la muerte de un consejero real de origen catalán, el marqués de Aytona, que no llegó a Barcelona (murió durante la estancia previa en Barbastro, el 24 enero de 1626).12​

Sin embargo, Olivares, "ignorando el hecho desagradable de que ninguno de los reinos [de Aragón y de Valencia] había votado tropas para el servicio más acá de sus propias fronteras, y de que los catalanes no habían votado siquiera una suma de dinero", proclamó el 25 de julio de 1626 el nacimiento oficial de la Unión de Armas.13​

En 1632 Olivares volvió a intentar que las cortes catalanas aprobaran la Unión de Armas o un "servicio" en dinero equivalente y se reunieron de nuevo. Pero éstas aún duraron menos que las de 1626 ya que cuestiones de protocolo —como la reivindicación de los representantes de Barcelona del privilegio de ir cubiertos con sombrero en presencia del rey— y los interminables greuges agotaron la paciencia del rey y de nuevo se marchó sin clausurarlas. Como ha señalado Xavier Torres, el fracaso de estas nuevas cortes sancionó "de hecho, el divorcio entre el monarca —o su valido— y las instituciones del Principado".14​

Por otro lado, los virreyes que se encargaban de la seguridad de los caminos y las rutas comerciales a duras penas podían contener los embates del bandolerismo al servicio de clanes o facciones nobiliarias que controlaban o estimulaban la actividad de bandas rivales de malhechores (en su mayoría campesinos y pastores afectados por la crisis económica de la zona, como Serrallonga. Además de responder a una secular dinámica interna, tampoco desaprovecharon la oportunidad de intensificarla para desestabilizar el sistema de gobierno. Durante el mandato del duque de Lerma el orden público en el Principado estaba en situación muy precaria; entre 1611 y 1615, ya actuando como virrey el marqués de Almazán, incluso empeoró. Sin embargo, una acción más decidida de los dos siguientes virreyes (el duque de Alburquerque y el duque de Alcalá) mantuvo el orden a partir de 1616 por encima de una Generalidad que ni dominaba ni tenía capacidad de dominar la situación. La firme voluntad de estos virreyes de acabar con el bandolerismo (incluso prohibiendo la posesión de determinadas armas) levantó las susceptibilidades de las instituciones catalanas, que creían ver en ello una violación de sus prerrogativas en materia de gobierno autónomo.

Otros puntos de fricción frente a la Generalidad fueron: los intentos de cobrar el quinto de los ingresos municipales, que habían quedado en suspenso en 1599 y se reanudaron en 1611, afectando a Barcelona desde 1620 (aunque la Diputación del General amparaba la resistencia de los ayuntamientos contra el impuesto); y el apresamiento en 1623 por los corsarios argelinos de las dos galeras armadas por la institución catalana para la defensa de las costas (desde 1599) y que se empleaban en el transporte de tropas a Italia (de forma irregular según la interpretación de la Generalidad).15​

La guerra llega a Cataluña (1635-1640)

En 1635 la declaración de guerra de Luis XIII de Francia a Felipe IV llevó la guerra a Cataluña dada su situación fronteriza con la monarquía de Francia, y con ello, con la ejecución de la Unión de Armas.16​

El Conde-Duque de Olivares se propuso concentrar en Cataluña un ejército de 40.000 hombres para atacar Francia por el sur y al que el Principado tendría que aportar 6.000 hombres. Para poner en marcha su proyecto en 1638 nombra como nuevo virrey de Cataluña al conde de Santa Coloma, mientras que ese mismo año se renueva la Diputación General de Cataluña de la que entran a formar parte dos firmes defensores de las leyes e instituciones catalanas, el canónigo de Urgel Pau Claris y Francesc de Tamarit. Pronto surgen los conflictos entre el ejército real —compuesto por mercenarios de diversas "naciones" incluidos los castellanos— con la población local a propósito del alojamiento y manutención de las tropas. Se extienden las quejas sobre su comportamiento —se les acusa de cometer robos, exacciones y todo tipo de abusos—, culminando con el saqueo de Palafrugell por el ejército estacionado allí, lo que desencadena las protestas de la Diputación del General y del Consejo de Ciento de Barcelona ante Olivares.17​

El Conde-Duque de Olivares, necesitado de dinero y de hombres, confiesa estar harto de los catalanes: «Si las Constituciones embarazan, que lleve el diablo las Constituciones». En febrero de 1640, cuando ya hace un año que la guerra ha llegado a Cataluña, Olivares le escribe al virrey Santa Coloma:18​

Cataluña es una provincia que no hay rey en el mundo que tenga otra igual a ella... Si la acometen los enemigos, la ha de defender su rey sin obrar ellos de su parte lo que deben ni exponer su gente a los peligros. Ha de traer ejército de fuera, le ha de sustentar, ha de cobrar las plazas que se perdieren, y este ejército, ni echado el enemigo ni antes de echarle el tiempo que no se puede campear, no le ha de alojar la provincia... Que se ha de mirar si la constitución dijo esto o aquello, y el usaje, cuando se trata de la suprema ley, que es la propia conservación de la provincia
Así a lo largo de 1640 el virrey Santa Coloma, siguiendo las instrucciones de Olivares, adopta medidas cada vez más duras contra los que niegan el alojamiento a las tropas o se quejan de sus abusos. Incluso toma represalias contra los pueblos donde las tropas no han sido bien recibidas y algunos son saqueados e incendiados. El diputado Tamarit es detenido. Los enfrentamientos entre campesinos y soldados menudean hasta que se produce una insurrección general en la región de Gerona que pronto se extiende a la mayor parte del Principado.19​

Otro hecho que condujo a un mayor deterioro de la ya enrarecida relación entre Cataluña y la Corona, fue la negativa en 1638 de la Diputación del General a que tropas catalanas acudieran a levantar el sitio de Fuenterrabía (Guipúzcoa), a donde sí habían acudido tropas desde Castilla, las provincias vascas, Aragón y Valencia. En fin, la nobleza y la burguesía catalanas odiaban por motivos personales al virrey, conde de Santa Coloma, por no haber defendido sus intereses de estamento por encima de la obediencia al gobierno de Madrid. Los campesinos odiaban a la soldadesca de los tercios por las requisas de animales y los destrozos ocasionados a sus cosechas, amén de otros incidentes y afrentas derivadas del alojamiento forzoso de la soldadesca en sus casas, algunas de las cuales llegaron a quemar. El clero también lanzaba prédicas contra los soldados de los tercios, a los que llegaron a excomulgar.


El inicio de la sublevación: El Corpus de Sangre

En mayo de 1640, campesinos gerundenses atacaron a los tercios que acogían. A finales de ese mismo mes, los campesinos llegaban a Barcelona, y a ellos se unieron los segadores en junio.

El 7 de junio de 1640, fiesta del Corpus Christi, rebeldes mezclados con segadores que habían acudido a la ciudad para ser contratados para la cosecha, entran en Barcelona y estalla la rebelión. "Los insurrectos se ensañan contra los funcionarios reales y los castellanos; el propio virrey procura salvar la vida huyendo, pero ya es tarde. Muere asesinado. Los rebeldes son dueños de Barcelona". Fue el Corpus de Sangre que dio inicio a la Sublevación de Cataluña.20​ El Virrey de Cataluña Dalmau de Queralt, conde de Santa Coloma fue asesinado en una playa barcelonesa cuando intentaba huir por mar.

La situación cogió por sorpresa a Olivares, ya que la mayoría de sus ejércitos estaban localizados en otros frentes y no podían acudir a Cataluña. El odio a los tercios y a los funcionarios reales pasó a generalizarse contra todos los hacendados y nobles situados cerca de la administración. Ni siquiera la Generalidad controlaba ya a los rebeldes, que lograron apoderarse del puerto de Tortosa.


El Corpus de Sang, de H.Miralles (1910). «¡Viva la fe de Cristo!», «¡Viva la tierra, muera el mal gobierno!» fueron los lemas de los segadores que originaron la revuelta popular del 7 de junio de 1640, día conocido como el Corpus de Sangre.

1640 a 1652

Pau Claris, al frente de la Generalidad de Cataluña impulsó poner el territorio catalán bajo la protección y soberanía francesa. Pero la revuelta también escapa a este primer y efímero control de la oligarquía catalana. La sublevación derivó en una revuelta de empobrecidos campesinos contra la nobleza y ricos de las ciudades que también fueron atacados. La oligarquía catalana se encontró en medio de una auténtica revolución social entre la autoridad del rey y el radicalismo de sus súbditos más pobres.

Conscientes de su incapacidad de reducir la revuelta y sus limitaciones para dirigir un estado independiente, los gobernantes catalanes se aliaron con el enemigo de Felipe IV: Luis XIII (pacto de Ceret). Richelieu no perdió una oportunidad tan buena para debilitar a la corona española. Olivares comienza a preparar un ejército para recuperar Cataluña con grandes dificultades ese mismo año de 1640 y, en septiembre, la Diputación catalana pide a Francia apoyo armamentístico.

En octubre de 1640 se permitió a los navíos franceses usar los puertos catalanes y Cataluña accedió a pagar un ejército francés inicial de tres mil hombres que Francia enviaría al condado. En noviembre, un ejército de unos veinte mil soldados recuperó Tortosa para Felipe IV, en su camino hacia Barcelona; dicho ejército provocó sobre los prisioneros unos abusos que determinaron a los catalanes a oponer una mayor resistencia. Cuando el ejército del marqués de los Vélez se acercaba a Barcelona, estalló una revuelta popular el 24 de diciembre, con una intensidad superior a la del Corpus, por lo que Claris tuvo que decidirse por una salida sin retorno, que tampoco era la deseable: pactar la alianza con Francia en contra de Felipe IV.

El 16 de enero de 1641, la Junta de Brazos (Las Cortes sin el rey) aceptaron la propuesta de Claris de poner a Cataluña bajo protección del rey de Francia en un gobierno republicano, y el Consejo de Ciento lo hizo al día siguiente. Pero esta situación república Catalana fue una solución transitoria para forzar un acuerdo con el gobierno de Madrid ante la amenaza de intervención francesa. Sin embargo, el enviado plenipotenciario del rey de Francia Bernard Du Plessis-Besançon logró influir en las autoridades catalanas en el sentido de que la implicación e intervención francesa solo podía realizarse si era reconocido como soberano. Así pues, el 23 de enero Pau Claris transmitió esta proposición a la Junta de Brazos, que fue aceptada, el Consejo de Ciento lo hizo al día siguiente, y el rey de Francia Luis XIII de pasó a ser el nuevo conde de Barcelona. Tanto la Junta de Brazos el Consejo de Ciento acordaron establecer una Junta de Guerra, que no fuera responsable ante ambos organismos y presidida por el conseller en cap Joan Pere Fontanella.21​22​23​ Días después, el 26 de enero, un ejército franco-catalán defendió Barcelona con éxito. El ejército de Felipe IV se retiró y no volvería hasta diez años más tarde. Poco tiempo después de esta defensa victoriosa moriría Pau Claris.

Cataluña se encontró siendo el campo de batalla de la guerra entre Francia y España e, irónicamente, los catalanes padecieron la situación que durante tantas décadas habían intentado evitar: Sufragar el pago de un ejército y ceder parcialmente su administración a un poder extranjero, en este caso el francés. La política francesa respecto a Cataluña estaba dominada por la táctica militar y el propósito de atacar Valencia y Aragón.


Tratado de los Pirineos.

Luis XIII nombró entonces un virrey francés y llenó la administración catalana de conocidos pro-franceses. El coste del ejército francés para Cataluña era cada vez mayor, y mostrándose cada vez más como un ejército de ocupación. Mercaderes franceses comenzaron a competir con los locales, favorecidos aquellos por el gobierno francés, que convirtió a Cataluña en un nuevo mercado para Francia. Todo esto, junto a la situación de guerra, la consecuente inflación, plagas y enfermedades llevó a un descontento que iría a más en la población, consciente de que su situación había empeorado con Luis XIII respecto a la que soportaban con Felipe IV.

En 1643, el ejército francés de Luis XIII conquista el Rosellón, Monzón y Lérida. Un año después Felipe IV recupera Monzón y Lérida, donde el rey juró obediencia a las leyes catalanas. En 1648, con el Tratado de Westfalia y la retirada de la guerra de sus aliados, los Países Bajos, Francia comienza a perder interés por Cataluña. Conocedor del descontento de la población catalana por la ocupación francesa, Felipe IV considera que es el momento de atacar y en 1651 un ejército dirigido por Juan José de Austria comienza un asedio a Barcelona. El ejército francocatalán de Barcelona se rinde en 1652 y se reconoce a Felipe IV como soberano y a Juan José de Austria como virrey en Cataluña, si bien Francia conserva el control del Rosellón. Felipe IV por su parte firmó obediencia a las leyes catalanas. Esto da paso a la firma del Tratado de los Pirineos en 1659.

Esta inestabilidad interna y su resultado final fue dañino para España, pero mucho más para Cataluña. Por otra parte, Francia aprovechó la oportunidad para explotar una situación que le rindió grandes beneficios a un coste prácticamente nulo.

Como resultado final, Francia tomó posesión definitiva del único territorio transpirenaico de España.


Bibliografía

  • Elliott, John H. (1982) [1963]. La rebelión de los catalanes. Un estudio sobre la decadencia de España (1598-1640) [The Revolt of the Catalans-A Study in the Decline of Spain (1598-1640)] (2ª edición). Madrid: Siglo XXI. ISBN 8432302694.
  • Elliott, John H. (2009). «Una Europa de monarquías compuestas». España, Europa y el mundo de ultramar (1500-1800). Madrid: Taurus. ISBN 978-84-306-0780-8.
  • Ricardo García Cárcel Felipe V y los españoles.
  • Pérez, Joseph (1980). «España moderna (1474-1700). Aspectos políticos y sociales». En Jean-Paul Le Flem; Joseph Pérez; Jean-Marc Perlorson; José Mª López Piñero y Janine Fayard. La frustración de un Imperio. Vol. V de la Historia de España, dirigida por Manuel Tuñón de Lara. Barcelona: Labor. ISBN 84-335-9425-7.
  • Torres, Xavier (2006). La Guerra dels Segadors (en catalán). Lérida-Vic: Pagès Editors-Eumo Editorial. ISBN 84-9779-443-5.

sábado, 30 de septiembre de 2017

España: Los Mossos d'Esquadra y Guardia Civil

EL ORIGEN DE LOS MOSSOS D’ESQUADRA Y DE LA GUARDIA CIVIL

JAVIER SANZ — Historias de la Historia


Esta es la historia y los orígenes de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Civil. Los Mossos d’Esquadra fueron ideados y creados por el rey Felipe V con una doble finalidad: detener a los criminales y bandidos que quedaron dispersos por los pueblos, caminos y montañas en Cataluña, y para acabar con los partidarios austracistas tras el fin de la Guerra de Sucesión española, quienes tenían la intención de apoyar una invasión de España por parte de varias naciones europeas partidarias del archiduque Carlos de Austria. Los austracistas, conocidos también por diversos motes como “imperiales” o “aguiluchos” entre otros, fueron los rivales de los borbónicos, “felipistas” o “botiflers“. Esta guerra enfrentó no solo a los partidarios de un bando u otro en suelo español, sino también a los intereses de otros estados europeos, como, entre otros, el Sacro Imperio Romano Germánico, Gran Bretaña, Portugal, Holanda… (austracistas) y Francia, el Ducado de Mantua, el Arzobispado de Colonia… (borbónicos).


Pere Antoni Veciana i de Rabassa

La primera mención del término “mosso” o “esquadra” aparece en el año 1719, en Valls, Tarragona. La prioridad de esta primera “esquadra” era perseguir a los remanentes austracistas que quedaron en Cataluña, conocidos tras el sitio de Barcelona como “herois del 1714” y quienes buscaron desesperadamente el apoyo de los otros estados aliados. El fundador de los mossos fue el capitán general de Cataluña Francisco Pio de Saboya y Moura,marqués de Castell Rodrigo, militar italiano que combatió a las órdenes de Felipe V, y el primer jefe de los mossos fue Pere Antoni Veciana i de Rabassa, alcalde de la villa de Valls, cuya familia mandaría en el cuerpo hasta aproximadamente el año 1836. Aunque la Guerra de Sucesión terminó con la firma de los tratados de Utrecht (Holanda) en 1713 y de Rastatt (Alemania) en 1714, las hostilidades en España no cesaron hasta el año 1715. Como apuntes curiosos, esta primera escuadra estaba compuesta por un comandante primero, un segundo, catorce cabos y ciento cinco mozos o “mossos”.





La historia y los orígenes de la Guardia Civil en España son más recientes en el tiempo. Si bien el bandolerismo fue un problema en España desde la época romana -tipo Viriato- y se extendió aún más durante la época musulmana, la época que sobrepasó los límites vistos anteriormente fue la Guerra de la Independencia (1808 – 1814). Al finalizar la guerra frente a la Grande Armeé de Napoleón y derrocar a su hermano del trono español, muchos desertores, delincuentes y ex-combatientes, incapaces de adaptarse a la vida civil, optaron por dispersarse en las zonas más agrestres de la Península. La guerrilla como modo de enfrentarse a las tropas francesas había sido un método común y eficaz: un grupo de hombres armados esperaba emboscado al enemigo para atacarle y, sin darles tiempo a reaccionar, causar numerosas bajas y escapar rápidamente. Esta táctica de la guerrilla ya era habitual en la Hispania romana, donde Viriato fue un claro ejemplo de la maestría de la emboscada. Así pues, la palabra “bandolero” es un término que proviene de “bando“; bandolero es aquel sujeto que figura en un bando de busca y captura. Esta época dejó nombres de algunos bandoleros conocidos, como “el Tempranillo“, Juan Palomo… o el bandolero real en el que está inspirado el protagonista de la serie Curro Jiménez, Andrés López Muñoz, el “barquero de Cantillana“. Ante la amenaza y gravedad de este fenómeno, se intentó crear un cuerpo de policía de ámbito nacional que velase por la seguridad pública; problema al que los progresistas de las Cortes de Cádiz dieron respuesta reunificando la milicia nacional. Con la llegada de uno de los peores reyes de la historia de España, Fernando VII, la milicia fue disuelta, y volvería a constituirse en 1820 bajo el nombre de “Cuerpo de Voluntarios Realistas“. Años después, el teniente general Pedro Agustín Girón y de las Casas, primer Duque de Ahumada y de ideas liberales, fue nombrado Ministro de Guerra. Desde su puesto de ministro ideó un proyecto inspirado en la Gendarmería francesa de lo que sería la futura Guardia Civil, un instituto armado para el mantenimiento del orden público denominado Legión de Salvaguardias Nacionales con las funciones de combatir la delincuencia y garantizar la libre circulación de bienes y personas en España.


Pedro Agustín Girón y de las Casas

Este proyecto no vería la luz hasta años más tarde, cuando Francisco Javier Girón y Ezpeleta, el segundo Duque de Ahumada, bajo el amparo de la reina Isabel II, creó el primer cuerpo de la Guardia Civil conocido en la historia de España compuesto por 14 jefes, 232 oficiales y 5769 agentes, divididos en 14 tercios en homenaje a los ejércitos de los Austrias. El segundo Duque de Ahumada no solo es el fundador del cuerpo, también es el soporte moral de la Guardia Civil. En 1845 crea la cartilla del Guardia Civil, el código moral para los agentes y cuyo lema principal sería “el honor es mi divisa“. El uniforme verde y el tricornio, de origen francés, se convirtieron en símbolos distintivos de este cuerpo. Algunos de los artículos incluidos en dicha cartilla…

-Art.1: El honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil, debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás.
-Art. 3: Las vejaciones, las malas palabras, los malos modos, nunca debe usarlos ningún individuo que vista el uniforme de este honroso cuerpo.
-Art. 34: En caso de que ocurra incendio, acudirá inmediatamente al punto donde tenga lugar, cuidando especialmente de proteger a todas las personas que se encuentren en el sitio de la desgracia, asegurando sus intereses y evitando que se introduzcan en la casa gentes que, con el pretexto de auxiliar, llevan el de robar o cometer otros excesos.
-Art. 35: En las avenidas de los ríos, huracanes, temblores de tierra o cualesquiera otra calamidad, prestará cuantos auxilios estén a su alcance a los que se vieren envueltos en estos males.




Desempeñando sus funciones bajo estas y otras reglas reflejadas en dicha cartilla, la Guardia Civil se impuso a los bandoleros, contrabandistas, anarquistas, criminales… y sobrevivió a cambios de gobierno, cambios dinásticos, cambios de régimen político… logrando el reconocimiento público y social, además de ser merecedores de las numerosas cruces de la Orden Civil de Beneficencia (creada por Real Decreto de 17 de mayo de 1865) por los servicios humanitarios prestados. De dichas cruces de la Orden Civil de Beneficencia y de ese reconocimiento público y social, es de donde deriva el término con el que es también conocido la Guardia Civil, la Benemérita.

Acabada la Guerra Civil española, la Guardia Civil fue objeto de una profunda reforma; absorbió al Cuerpo de Carabineros y se aprobaron simultáneamente en 1942 el reglamento militar y el reglamento para el servicio, permitiendo así conservar el carácter benemérito. Algunos artículos de dichos reglamentos variaron, otros se conservaron. A modo de ejemplo, el primer artículo del reglamento para el servicio es el mismo que el de la cartilla de 1845, mientras que el primer artículo del reglamento militar es que “la misión especial es velar por las personas y propiedades“.

Como apunte final y para aquellos que sepan Derecho, en la actual etapa constitucional el Estado español está configurado como un Estado social y democrático de Derecho, por lo que la Orden Civil de Beneficencia ha quedado derogada conforme al Real Decreto 407/1988 de 22 de abril, por el que se regula la Orden Civil de la Solidaridad Social a propuesta del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (B.O.E. Nº 104 de 30 de abril de 1988). Las condecoraciones sustitutivas de las citadas anteriormente de la Beneficencia se encuentran actualmente reguladas por el reglamento de la Orden Civil de la Solidaridad Social, aprobado por Orden de 17 de abril de 1989 del Ministerio de Asuntos Sociales (B.O.E. Nº 102 de abril de 1989).

Pese a que ha pasado ya un tiempo desde la creación y desaparición de la Orden de la Beneficencia, nada impide que la Guardia Civil siga siendo conocida a día de hoy y para siempre como la Benemérita.

Colaboración de Pedro Sanmartín

martes, 19 de septiembre de 2017

Frente Oriental: La experiencia de la División Azul

“Vi cómo amputaban los 20 dedos por el frío a compañeros”

Los últimos supervivientes de la División Azul, que rondan los 100 años, cuentan la tragedia que vivieron en un frente al que muchos llegaron empujados por el hambre o el miedo

PEPE SEIJO | El País


Soldados de la División Azul leen el 'Marca'. La imagen pertenece al documental 'Extranjeros de sí mismos'.

Corrían malos tiempos. Apenas dos años después de rematada la Guerra Civil, 1941, con la hambruna haciendo estragos, en plena efervescencia de la segunda guerra mundial y Alemania esperando algún gesto del nuevo gobierno de Franco que finalmente se concretó en la creación de la que se bautizaría como División Azul, ideada, según algunos historiadores, por los falangistas. En realidad era la 250 División de Voluntarios Españoles de la Wehrmacht.


Muchos fueron los españoles que se alistaron en esta aventura, que los conduciría al frente soviético y a un gran número a la muerte o al padecimiento de los implacables gulags. “La gloriosa epopeya de los voluntarios españoles en la lucha contra el bolchevismo”, proclamaban desde el NO-DO, en la despedida de este contingente del que apenas quedan supervivientes. Los que quedan rondan el siglo.

El hambre en muchos casos, un espíritu aventurero, fidelidad al régimen o incluso jóvenes que pretendían purgar los pecados de sus familias que habían sido republicanas. Esas eran algunas de las razones para enrolarse y hacer casi 5.000 kilómetros, los últimos 1.200 a pie. Fue el caso del lucense Gerardo Dorado, a punto de cumplir 99 años, que vivió en primera persona la Guerra Civil y después se hizo voluntario de la División Azul.

Gerardo Dorado recuerda perfectamente el caldo "con 27 garbanzos" que le dieron en África

En el 37 lo llamaron a filas. Se incorporó a Astorga y un mes más tarde ya estaba en el frente en León. “Pertenecíamos a un batallón que venía de África”, se esmera en recordar este divisionario que no pierde la sonrisa, ni el buen humor. Después volvió a África y, una vez concluida la guerra, se embarcó en esta odisea que le llevó a Rusia, pasando por Ceuta, Sevilla, Berlín y Polonia. Ya desde Polonia, atravesaron más de 1200 kilómetros “a pie” sorteando temperaturas extremas; la más baja “53 grados bajo cero”. Una experiencia, la del frío, que le hizo presenciar cómo "a algunos compañeros les tuvieron que amputar los 20 dedos, de mano y pies".

“Aún lo cuento hoy”, resopla mientras se recrea hablando de las “varias razas” que conoció en el frente ruso: alemanes, italianos, rumanos, pero “como el español nada”, comenta eufórico. La comida fue una de las razones que le llevaron a Rusia, o el hambre en su caso, dentro de ese contingente de unos 46.000 hombres de los que 4.954 murieron. Hubo también casi 9.000 heridos de los que 2.100 resultaron mutilados y casi 400 fueron hechos prisioneros.


Gerardo Dorado, uno de los últimos de la División Azul. P. S. MENDOZA

Mariano Tejero es hijo de un oficial lucense con el mismo nombre que también combatió contra la Unión Soviética. Era hijo de un teniente que el siete de julio de 1941 era movilizado. Con más suerte que Gerardo Dorado, por ser hijo de un mando, hizo el mismo itinerario de Sevilla, Francia y Berlín. El 26 de julio fue designado jefe superior al mando de la tercera columna de la División Española de Voluntarios, y su traslado al frente ruso se hizo en una brigada móvil alemana, de moto y sidecar.

“En uno de los combates sufrió congelamiento. Al cabo de un mes le dieron la baja por agotamiento físico”, narra el hijo. Dice que su padre “prácticamente no hablaba nada” de su experiencia. “Lo que decía era que pasó mucho frío”, evoca quien guarda su legado con numerosas fotografías de su padre con alemanes, o el sable que le regaló un oficial de la Wehrmacht y también condecoraciones.

Los españoles “trataban muy bien” a los prisioneros rusos en comparación con los alemanes

En el caso de Dorado, la escasez de comida era tal que rememora con sorprendente precisión cómo cuando estaba en África le dieron un plato “de caldo, solo con nabizas y 27 garbanzos”. “No les entendíamos nada... y a los alemanes tampoco”, rememora el anciano, que al igual que Tejero fue herido durante un ataque que sufrió su unidad a cargo de la aviación rusa. En otro momento de la conversación se muestra lleno de un orgullo que él califica de “patriótico” y dice que ellos también fueron capaces de abatir dos aviones. Apenas habían transcurrido cinco meses y fue hospitalizado. Después, trasladado a Madrid.

Los cinco meses transcurridos no estuvieron exentos de aventuras, como cuando recogieron y devolvieron a España a "12 niños de la Pasionaria que estaban abandonados". También en Alemania antes de partir al frente, cuenta cómo él y cinco compañeros más fueron ignorados en una “cantina” donde habían pedido unas cervezas. Un amigo cogió un banco y lo hizo golpear contra una mesa. Llegaron hasta allí policías militares nazis. Echaron a correr, y cuando llevaban 200 metros gritó uno de los militares españoles “cada uno por donde pueda”, se escabulleron y así esquivaron un casi seguro castigo.

Usaron los cadáveres de los soldados rusos a modo de escalones para bajar al río helado en busca de agua potable

La propaganda franquista del 41 al 43 a mancillar la imagen del dictador soviético al que se señalaba como el “georgiano sanguinario”. Un reclamo, el del anticomunismo, que no caló tanto entre la tropa. Gerardo asegura que los españoles “trataban muy bien” a los prisioneros rusos en comparación con los alemanes. Los españoles rebajaban la vigilancia mientras "jugaban a las siete y media", en tanto que los nazis "los ataban con alambres de espino", una crueldad que no dejaba indiferente al contingente español, que "ofrecía comida" a los rusos.

Este veterano divisionario combina serenamente esta “epopeya” con episodios de la Guerra Civil. El uno de agosto de 1937 fue incorporado a filas. Cuatro años después combatía contra los soviéticos. Sin perder cohesión en el relato justifica el porqué de esta guerra perdida: “Fue por pagar una deuda que tenía Franco con Alemania”. Muchos de los combatientes experimentaron la crueldad de la batalla en el cerco a Leningrado, de los más violentos asedios en la historia de la humanidad, con miles de muertos. Las autoridades soviéticas reconocieron en su momento que fueron 600.000, una cifra que según algunos historiadores se podría doblar. 900 días con sus 900 noches.

Gerardo revive con lucidez cómo en medio de la batalla él y sus compañeros se encontraban a un lado del puente. Frente a frente con el enemigo. Se abastecían de agua, burlando a los soviéticos, en un lago helado y tenían que descender a él sorteando un sinfín de obstáculos. Al joven soldado en aquel momento, con 23 años, originario del municipio lucense de Baleira, se le ordenó ir a la “cabeza del puente”. “Ten cuidado, me dijeron”, y en eso que vio aproximarse hasta la posición que defendían los españoles a “tres o cuatro rusos” con trajes blancos que se confundían con la nieve. “Así vestidos casi no se notaban. Avisé al cabo. Me dijo: déjales que se acerquen y haz fuego. Los dejé acercar y disparé con el fusil ametrallador hasta que cayeron todos”, cuenta entusiasmado y presumiendo de sus dotes bélicas.

No se quedó ahí la cosa. Al día siguiente de la escaramuza, a alguien se le ocurrió utilizar esos cadáveres a modo de escaleras para bajar al lago y hacerse con agua potable. “Pasábamos por encima de los cuerpos y así estuvimos un mes en que avanzamos adelante”, describe. “Aún lo cuento hoy”, sonríe delante de su hija y su yerno que lo saca a la calle y lo acompaña abriéndose a las vivencias del casi centenario. Gerardo se lanzó a la guerra por el hambre y así lo confiesa muchas veces durante la conversación.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Guerra Hispano-Norteamericana: USS Olympia define la batalla de Cavite

Cómo el crucero Olympia conduce a la escuadrilla asiática a la victoria en la bahía de Manila


Gabe Christy | War History Online




El 1 de mayo de 1898, durante la Guerra Hispanoamericana, el Escuadrón Asiático de los Estados Unidos, comandado por el Comodoro George Dewey, aplastó a las fuerzas navales españolas en la Batalla de la Bahía de Manila. Esta reproducción de semitono de una obra de arte por J.D. Gleason, alrededor de 1898, representa la acción como se ve desde junto a la torreta de 8 pulgadas de arma de USS Olympia NHHC imagen NH 1269.


En la tarde del 30 de abril de 1898, se envió un mensaje al almirante español Patricio Montojo, comandante del Escuadrón del Pacífico en Manila. Le informó que dos barcos americanos habían navegado a Subic Bay, y luego se retiraron hacia Manila. Montojo sabía que esto significaba que la Escuadra Asiática de los Estados Unidos estaba cerca y la batalla era inminente.


Un grabado contemporáneo de la batalla. Dewey a la derecha, Montojo a la izquierda.

A escasos kilómetros de distancia estaba el Escuadrón Asiático de la Armada de los Estados Unidos. A la cabeza estaba el crucero Olympia, el buque insignia. Lanzado en 1892, y encargado en 1895 el crucero era uno de los barcos más avanzados de su tiempo. Bien armada, rápida y tripulada por un equipo experimentado (dos de los cuales eran veteranos de la Guerra Civil), ella era una enemiga formidable. En 1898 fue comandada por el capitán Charles V. Gridley, y anfitrión al comodoro George S. Dewey, comandante de la escuadrilla asiática.



Cuando Estados Unidos declaró la guerra contra España el 25 de abril de 1898, Olympia y el Escuadrón Asiático partieron de Hong Kong, sabiendo que finalmente iban a ver la acción. Empezaron a coger vapor en la Bahía de Manila a las 11:00 PM del 30 de abril, Cada barco habiendo preparado cuidadosamente para la batalla. Los hombres habían recibido cortes de pelo, ya que el cabello suelto podía contaminar una herida. Los cañones se cargaron y se retiraron los amplios paneles de madera alrededor del barco para evitar que se rompieran. El cortador de ingresos Hugh McCulloch incluso había arrojado sus mesas de cocina de madera por la borda, dejando a la tripulación a comer en la cubierta. A bordo de Olympia el Wardroom se había convertido en una sala de operaciones improvisada, ya que esperaban bajas. Aunque la luna estaba fuera la noche del 30, estaba oscuro a bordo de los barcos; Todas las luces estaban apagadas para ocultar su posición.



USRC McCulloch en 1900. Fue su pila que se incendió, alertando a la batería de la ubicación del escuadrón.

Pero alrededor de la 1:00 de la mañana la chimenea de Hugh Mcculloch cortador de ingresos se incendió. Había estado quemando carbón japonés, que tendía a dejar polvo y hollín en las pilas. El incendio ocurrió justo cuando el escuadrón entraba en la boca de la bahía de Manila. Fue descubierto por la batería en El Fraile, una isla cercana. Un solo tiro de distancia voló y aterrizó entre dos barcos. Inmediatamente el escuadrón devolvió el fuego, destruyendo la posición del arma.

Los tiros se oían en Manila, y el almirante Montojo, el comandante español, sabía que la batalla pronto comenzaría. Ordenó que los hombres estuvieran listos, que todos los cañones se cargaran, y las tropas a lo largo de la costa comenzaron a informar sobre la posición del Escuadrón. A bordo de Olympia, la tripulación vio destellos, luces y señales que parpadeaban entre los puntos costeros mientras se deslizaban hacia la flota española. El comodoro Dewey sabía que su sorpresa se había perdido, y comenzó a señalar órdenes a la escuadra usando linternas.

Al amanecer, los barcos americanos comenzaron a navegar hacia Cavite, donde la escuadra española estaba amarrada. La batalla comenzó seriamente a las 5:15 AM, cuando las baterías españolas en Cavite abrieron fuego. La tripulación de Olimpia se mantuvo tensamente junto a sus cañones, esperando la orden de disparar. La llamada había salido a esperar una llamada de corneta, y cada oído de artillero se esforzó por la explosión estridente, su mano lista para disparar. Pero las naves americanas continuaron bajo fuego español. Una concha de 11 pulgadas de distancia de la ciudad barril sobre el quarterdeck de Olympia. Si hubiera estado a unos pocos metros más bajo, podría haber borrado el mando del barco antes de que la batalla comenzara. Pero con valentía las naves avivaron.


Dewey en el puente de Olympia.

Finalmente, a las 5:40 AM el Comodoro Dewey dio la famosa orden "Puedes disparar cuando esté listo, Gridley". Casi inmediatamente, la torreta delantera de Olympia de 8 pulgadas entró en erupción en el humo mientras ella disparó sus primeros tiros de la batalla. A partir de entonces, la batalla estalló. Los estadounidenses siguieron bajando hacia la posición española, retrocedieron y luego volvieron a disparar. Esto mantuvo una constante barrena rodante dirigida a los barcos españoles, que eran amarrados y blancos fáciles.


Fuente: Wikipedia / Public Domain
Pero dos barcos españoles salieron a tratar de cerrar con los estadounidenses. Primero, el Don Juan De Austria salió y se dirigió hacia Olympia. Pero no se alejó mucho antes de que el fuego de los norteamericanos se volviera hacia la orilla. A continuación, la bandera española Reina Cristina salió a luchar. Llegó a gran velocidad, posiblemente para apuntar a Olimpia, su contraparte americana. La Reina Cristina, también, se encontró con intenso fuego. Un incendio estalló a bordo. Su dirección estaba casi completamente destruida, y sólo dos de sus tripulantes quedaron sin lesiones. Sin embargo, sus armas seguían disparando. Finalmente, el Almirante Montojo ordenó a su tripulación que la huyera y se retirara a la orilla, con la esperanza de salvar tantas vidas como pudiera.


Ruina del Don Juan De Austria

Pintura de la Batalla de la Bahía de Manila mostrando Reina Cristina en primer plano.

El naufragio de la Reina Cristina después de la batalla

A las 7:30 de la mañana, después de casi dos horas de constantes disparos, el almirante Dewey recibió un informe de que no tenían munición suficiente. Le dijeron que sólo quedaban 15 rondas para cada una de las armas de 5 pulgadas. Inmediatamente ordenó un cese al fuego, sabiendo que la falta de municiones era una posibilidad terrible. El escuadrón volvió a salir a la mitad de la bahía, los hombres se sirvieron el desayuno y la munición fue inventariada.


Una litografía contemporánea de la batalla.

A las 11:00 AM se hizo evidente que el informe estaba en un error. La verdad era que los cañones de 5 pulgadas sólo habían lanzado 15 rondas. Dewey ordenó un regreso a la batalla ya las 11:16 AM los combates se reanudaron. Pero en este punto, estaba claro que las fuerzas americanas habían sido victoriosas. La flota española estaba rota, su buque insignia se escabullía en el puerto y muchas de sus baterías ardían. Sólo una nave española mantuvo la lucha. Don Antonio De Ulloa continuó disparando, ya cambio recibió una gran cantidad de rondas estadounidenses. Pero su equipo ganó el respeto de los estadounidenses. El buque ya había sido inhabilitado y estaba inerte en su amarre. El capitán había ordenado que la tripulación la abandonara, pero algunos hombres se quedaron atrás, negándose a renunciar a la pelea.


El naufragio del Antonio De Ulloa


La cubierta del Don Antonio de Ulloa

Con la victoria siendo casi segura, Dewey ordenó a su Escuadrón que rompiera filas y acabara con blancos individuales. Cuando terminó la batalla, el Escuadrón amarró en el puerto de Manila, todavía bajo las armas de los fuertes españoles. Mientras que los fuertes todavía podrían haber hundido a toda la fuerza estadounidense, el temor de una barrera de retorno los mantuvo en silencio. Esa noche la banda de metales de Olympia tocaba en su coliseo, la música ocasionalmente interrumpida por la explosión de una revista de polvo española, o concha suelta.

La Batalla de la Bahía de Manila esencialmente puso fin a la presencia imperial española en el Pacífico, y estableció a los Estados Unidos como una potencia mundial. Olympia permaneció en el Escuadrón Asiático hasta septiembre de 1899, cuando llegó a Nueva York para ser reparada y reparada. Hoy reside en Penn's Landing en Filadelfia, Pensilvania.


Olympia hoy, en Penn's Landing en Filadelfia.