Mostrando entradas con la etiqueta guerrilla. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta guerrilla. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de noviembre de 2017

Guevara y su ajusticiamiento: El principio de la invasión cubana a Latinoamérica

La historia detrás de la última foto del Che vivo

Por Juan Bautista Yofre | Infobae




El encuentro –a pedido mío- con el cubano-norteamericano Félix Ismael Fernando José Rodríguez fue hace solo unos pocos meses. Se sentó a mi izquierda y enfrente nos observaban un ex alto miembro del Departamento América del Partido Comunista Cubano y un conocido intelectual cubano. Al finalizar el almuerzo, intercambiamos algunos presentes. Le di mi primera versión de Fue Cuba. Él, sus memorias (Guerrero de las sombras) sobre sus actividades dentro de la CIA, y una foto en cuyo epígrafe escribió que, tras la caída de Ernesto Guevara, "se cambio un poco la historia del mundo a nuestro favor".

Cuando leí la amable dedicatoria que me escribió Don Félix al pie de la última foto del Che vivo, intenté decirle que para los argentinos la historia no cambió "un poco", porque ese hombre con aspecto de linyera que el "capitán Ramos" (Félix Rodríguez) pretendió llevar a Panamá y los bolivianos se lo impidieron había prendido la mecha. Con los años aprendí a mantener silencio y no dar el aspecto de un argentino "guarango" como nos supo retratar José Ortega y Gasset en Intimidades (septiembre de 1929).

Antes de que el prisionero fuese fusilado -a las 13.10 del 9 de octubre de 1967-, Don Félix fue el último en conversar (aclaró: no interrogar) durante una hora y media con lo que quedaba de Ernesto "Che" Guevara de la Serna. El jefe guerrillero era un despojo viviente, abandonado a su suerte por Fidel y Raúl Castro, Carlos Rafael Rodríguez y sus camaradas. Ya no era el altanero que repartía "aspirinas" (condenas de  fusilamiento) en La Cabaña mientras se fumaba un puro o daba lecciones a unos incautos sobre cómo hacer la revolución en la Argentina en 1960 (durante la presidencia constitucional de Arturo Frondizi). Ni qué decir de su manifiesta altivez y su discurso provocador en las Naciones Unidas (17 de diciembre de 1964)  o en Argel (24 de febrero de 1965) que lo condena al ostracismo y la pérdida de la nacionalidad cubana.


El Che, increíble inútil, habla ante la ONU en 1964

Tampoco se lo veía seguro como cuando teledirigía desde Cuba la "Operación Penélope", en Orán, Salta) cuyo jefe era el "comandante Segundo", Jorge Ricardo Masetti, y que produjo el primer héroe argentino en la guerra contra el castro-comunismo, el gendarme Juan Adolfo Romero, en manos del capitán cubano Hermes Peña (hombre de la intimidad de Guevara). Fue el 18 de abril de 1964 en pleno mandato constitucional de Arturo Illia. No en vano, mientras los políticos en general solían mirar para otro lado, el jefe de la Gendarmería dijo: "Éste es el primer paso de la guerra revolucionaria. No es un hecho aislado."

A los pocos meses del ajusticiamiento de Ernesto Guevara, el 31 de julio de 1967, se inauguraban en La Habana las sesiones de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS) bajo la "presidencia honoraria" del Che. Faltaba poco para que en la Argentina se abrieran las puertas a la violencia extrema dentro del mundo de la Guerra Fría. El Ejército Argentino, a cuyos integrantes Guevara trataba de "mercenarios", y que se debía eliminar, consideró en su momento que "fue la primera vez que el comunismo internacional realizó un acto de esta magnitud, contra el mundo no comunista, con una clara intención de expansionismo ideológico y geopolítico" (documento en mi archivo). El análisis castrense se olvidó de Venezuela, República Dominicana y Perú, entre otros países. Al margen de las jornadas de la OLAS varios argentinos fueron conformando en los campos de entrenamiento cubanos ("PETI", "preparación especial a tropas irregulares") el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que iba a apoyar la guerrilla guevarista. Al morir su jefe en Bolivia sus 180 miembros adelantaron los tiempos de "guerra popular prolongada" y comenzaron a regresar a la Argentina vía La Habana-Praga-Buenos Aires. Nunca pensaron que la muerte del comandante Guevara habría de cambiar "un poco" la historia, como me escribió Don Félix.


Foto de Keystone (Getty Images)

No formaban un cuerpo homogéneo pero todos coincidían en el mismo objetivo: la toma del poder y hacer de la Argentina "una nueva Cuba". Así lo expresó Marcos Osatinsky, quien sería jefe de las FAR (ficha del 19 de abril de 1967, escrito por la agente de la Inteligencia Klimplová, reportando un contacto en el aeropuerto de Praga en el marco de la "Operación Manuel").  El 31 de mayo de 1968, Fernando Luis Abal Medina ("Ricardo Roque Suárez") y Esther Norma Arrostito ("Ana María Cruz Sandoval"), "esposa", pasaron por Praga con pasaportes cubanos falsos. La ficha la realizó el Mayor Dyk: "Brevemente después de su llegada fue establecido el contacto con el grupo. Después de la verificación vimos que podían continuar el viaje el mismo día. Por lo tanto, fueron conducidos al restorán para tomar un refresco. Se les cambió el dinero, se realizó la compra de los pasajes por tren a Viena con reservas de asientos". Junto con estos pasaron por Ruzyne (actual Aeropuerto Internacional "Václav Havel") decenas y decenas de futuros jefes terroristas. Así en los archivos de la Inteligencia checoslovaca (y señalados en Fue Cuba).

 Todos los jefes guerrilleros llevaban en sus mochilas el “huevo de la serpiente” inoculado por la memoria de Guevara
En pleno mandato de facto del teniente general Juan Carlos Onganía, 1969 fue el año del inicio de la guerra revolucionaria: el 26 de junio de 1969 realizaron la "Operación Juanita" (quema de 14 supermercados Minimax). El 30 de junio asesinaron al dirigente sindical Augusto Timoteo Vandor y al año siguiente, "la hora de las armas", tras el secuestro y asesinato del presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, salían a la superficie Montoneros, FAR y el Ejército Revolucionario del Pueblo. Todos los jefes guerrilleros llevaban en sus mochilas el "huevo de la serpiente" inoculado por la memoria de Guevara. Todos creían que estaban dadas las "condiciones objetivas" de las que hablaba el "Che". El único que nunca creyó eso fue Juan Domingo Perón (aunque los utilizó).

El 7 de julio de 1968 durante una conversación con jóvenes (cuya grabación poseo) les dijo: En Cuba "luchaban contra un ejército que era cualquier cosa menos un ejército. Mandaban un general y le daban 10.000 dólares y entregaba todo. Eso era Jauja…allá  no. En nuestros países no. En nuestros países hay una fuerza militar organizada, que sabe luchar, que va a luchar, etc. Y hasta que esa disciplina no se rompa, es difícil voltear ese muro, diremos así." El viejo General les habló pero no lo escucharon. No eran tiempos para recibir consejos.

lunes, 30 de octubre de 2017

Guerrilla: Siete conflictos donde la guerrilla perduró

Siete guerras donde fuerzas irregulares frustraron a ejércitos profesionales


Andrew Knighton | War History Online




Peter De Wet, Boer General


Los ejércitos profesionales masivos no siempre ganan guerras. Las tropas irregulares a veces ganan; ya sean fuerzas voluntarias o especialistas entrenados en formas de guerra no convencionales. Se pelean con el engaño, burlando a sus oponentes.

Estas son ocho guerras donde fuerzas irregulares trajeron ejércitos entrenados al dolor.

España y el nacimiento de las guerrillas


El término "guerra de guerrillas" proviene de la Guerra Peninsular (1807-1814).


Napoleón usó una combinación de maniobras políticas y militares para tomar el control de España y colocar a su hermano en el trono. Era impopular con muchos españoles, que atacaron a las fuerzas de ocupación y apoyaron a los británicos cuando llegaron para luchar contra Napoleón. Los ataques de los irregulares eran a menudo brutales, al igual que las represalias contra ellos, que incluían masacres de soldados franceses.

La palabra "guerrilla", que significa "pequeña guerra", entró en el idioma inglés a través de las tropas que lo oyeron en la Península.


Somosierra: caballería polaca asalta a artilleros españoles en un paso de montaña


La Revolución Haitiana


La revolución haitiana (1791-1804) fue única en ser una revolución que fue exitosa y no impulsada por los deseos de la clase media.

Este levantamiento masivo de esclavos vio a los habitantes de Saint-Domingue tirar los franceses coloniales y arrojar a los esclavos blancos. En una inversión del patrón usual, los irregulares eran ejércitos masivos de esclavos liberados, más bien que pequeñas vendas que luchaban una guerra de guerrilla. La amargura causada por la esclavitud resultó en brutalidad y destrucción en ambos lados. El número de muertos fue inmenso.

Después de arrojar a sus amos coloniales, los rebeldes fundaron la nación de Haití. Conmocionó a las potencias establecidas de Europa.


Batalla de Vertières en 1803


Los Mil en Italia

Las campañas de Giuseppe Garibaldi para unir a Italia siempre fueron combatidas usando fuerzas irregulares. Era un nacionalista que se apoyaba en patriotas voluntarios para formar los ejércitos con los que volvía el país al revés.

La expedición de los Mil a Sicilia (1860) fue la más notable de estas campañas. Superados en número de 25 a uno, los redshirts de Garibaldi derrotaron a los ejércitos profesionales del Reino de Nápoles en una serie de pequeñas batallas. Siempre en la ofensiva, Garibaldi creó miedo en los napolitanos fuera de toda proporción a su poder. Cuando pidieron una tregua, todavía le superaban en número de cinco a uno, a pesar de los sicilianos que habían acudido a su lado.

Con Sicilia tomada, Garibaldi cruzó hacia el continente. Capturó el Reino de Nápoles, montado en la ciudad en un tren con un pequeño grupo de sus soldados. Había unido la mayor parte de Italia.

La Segunda Guerra de los Boers

La Segunda Guerra Boer (1899-1902) no fue una victoria para las tropas irregulares, pero todavía se recuerda como un triunfo para las tácticas irregulares.

La guerra comenzó con los éxitos de los Boer que conmocionaron al Imperio Británico. Los británicos respondieron trayendo ejércitos profesionales. Marcharon por la República de Transvaal y el Estado Libre de Orange, forzando a los Boers a retirarse.

Los Boers entonces tomaron a guerrilla que lucha. Los tiradores y el uso cuidadoso del país causaron daño considerable a los británicos, incluso cuando los Boers se vieron obligados a retirarse. Liderazgo incompetente añadido a los problemas británicos. La guerrilla en curso obligó a los británicos a establecer casas de bloque y ejecutar vastas extensiones de alambre de esgrima a través del desierto para limitar el movimiento Boer.

Aunque los británicos finalmente ganaron, fue una dolorosa victoria y una de la cual aprendieron muchas lecciones sobre cómo no pelear.

África Oriental en la Primera Guerra Mundial

Los británicos se enfrentaron a una situación similar en el este de África durante la Primera Guerra Mundial. Aquí, el coronel alemán Paul von Lettow-Vorbeck se dio cuenta de que estaría en gran medida superado en número. En lugar de pararse y luchar, reorganizó a su ejército en uno utilizando emboscadas y redadas. Luego estableció cadenas de suministro y se retiró en el monte.

Los británicos lo persiguieron con sus números superiores, incluyendo a las tropas sudafricanas que antes habían luchado contra ellos. El general británico Jan Smuts, un veterano de los Boers, encabezó la campaña más exitosa contra él, utilizando la maniobra en lugar de la fuerza bruta. Durante los cuatro años de la guerra, los británicos nunca pudieron capturar Lettow-Vorbeck. Sus incursiones y los robos de suministros eran una constante espina en su costado.

Birmania en la Segunda Guerra Mundial

Los papeles fueron invertidos para los británicos en Birmania durante la Segunda Guerra Mundial. Aquí, empujados por las ofensivas japonesas, adoptaron la táctica de la guerra de guerrillas.

Algo de esto se hizo levantando problemas localmente. Hugh Seagrim y otros como él reclutaron redes de guerrilleros de los birmanos opuestos a Japón.

Los británicos también entrenaron a algunas de sus propias tropas para la guerra de guerrillas. Encabezados con éxito por Orde Wingate, estas fuerzas saltaron en paracaídas detrás de las líneas japonesas para atacar sus suministros y comunicaciones. Wingate desarrolló una estrategia de establecer fortalezas en la jungla japonesa, desde la cual se podrían lanzar ataques de comandos.


Orde Wingate y los líderes Chindit

Vietnam

Vietnam fue formada por dos guerras en las que las fuerzas irregulares derrotaron a los ejércitos extranjeros equipados con dinero.

Primero vino la guerra de Indochina (1950-1954), en la cual los vietnamitas derrotaron a los franceses coloniales. El clímax en la batalla de Dien Bien Phu, donde los vietnamitas utilizaron bicicletas para mover suministros y artillería por laderas, rodeando a los franceses. Incapaces de utilizar efectivamente sus tanques en el terreno denso, cortado de los suministros, los franceses fueron derrotados.

Luego vino la Guerra de Vietnam (1955-1975). Una vez más, los vietnamitas del Norte se apoyaron en las tácticas de la guerrilla, emboscando a los vietnamitas del sur ya sus aliados estadounidenses. Las trampas, el engaño y las redes de túneles desempeñaron un papel. Aunque América lanzó su poder industrial e inmenso poder de fuego en la guerra, no pudo derrotar las tácticas guerrilleras y maniobras estratégicas del General Giap.



domingo, 27 de agosto de 2017

Roma: Teutoburgo y el Vietnam romano

El atroz Vietnam de las legiones romanas

Recorrido por el campo de batalla de Teutoburgo de la mano de Valerio Manfredi, autor de una novela sobre la derrota de las tropas de Augusto por los germanos

JACINTO ANTÓN - El País


Legionarios romanos en un acto de reconstrucción histórica en Kalkriese.

Valerio Manfredi se arrodilla y deposita sentidamente una rosa sobre la hierba (una rosa, por cierto, que le han prestado en una cafetería cercana). Aquí y en los alrededores, de hecho a todo lo largo de una ruta infernal de unos 50 kilómetros a través de los espesos bosques de Germania, cayeron millares de legionarios romanos, compatriotas del novelista (Castelfranco Emilia, 1942), hace dos milenios, masacrados a lanzazos y espadazos por las tribus enfurecidas de los queruscos, brúcteros y angivaros, entre otros. La peor derrota de Roma junto a Cannas, Carras y Adrianópolis. Manfredi suspira y agita la leonina cabeza orlada de cabello blanco mientras con porte de centurión musita un fragmento de Velleius Paterculus sobre el combate, en latín.

Estamos en uno de los escenarios estelares de la batalla de Teutoburgo, una de las mayores y de más trascendencia de la Antigüedad, pues acabó con el sueño de romanizar Germania y convertirla en provincia del imperio (lo que hubiera ahorrado muchos problemas futuros, aunque quizá también nos habría privado de Beethoven, Kant y Beckenbauer). Junto al lugar de la genuflexión del escritor se ha reconstruido parte del terraplén que en su día, en aquel tempestuoso y sangriento final de verano del 9 después de Cristo, levantaron con insólito sentido de la estrategia los guerreros germanos para, tras varios días de acosarlas, estrechar el ya difícil paso de las legiones, embotellarlas entre montaña y pantanos y diezmarlas con hierro. Esto es el “Varusschlacht”, el lugar del desastre de Varo, la gran trampa al pie de la colina de Kalkriese, al noroeste de Alemania, por encima de Bonn y Colonia, el único espacio identificado arqueológicamente hasta ahora de la famosa batalla de Teutoburgo. En ella, desarrollada a lo largo de varias jornadas de enfrentamientos salvajes, culminados un (otro) infausto 11 de septiembre, se desangraron hasta la aniquilación completa tres legiones enteras, el orgullo de Roma, las numeradas XVII, XIIX (el 18 lo escribían así) y XIX, junto con sus correspondientes tropas auxiliares, hasta un total de unos 17.000 combatientes, más la impedimenta y seguidores civiles, un concepto que incluía desde comerciantes y familiares de los militares a prostitutas que marchaban animosamente detrás del ejército.


El museo sobre la batalla de Teutoburgo, en Kalkriese.

Manfredi ha dedicado su última y muy emocionante novela, Teutoburgo (Grijalbo, 2017), a narrar las causas y el desarrollo de esa batalla, remontándose a la juventud del artífice de la victoria germana, el caudillo y príncipe querusco Arminio, al que el relato le imagina una estancia como rehén en Roma, donde aprende el funcionamiento y las tácticas de las legiones, lo que le permitirá luego –después de formar parte del mando de ellas, lo que sucedió en la realidad- destruirlas (el clímax de la novela).

Si la llegada de las tropas romanas al matadero de Teutoburgo, mandadas por un inepto y arrogante general, Publio Quintilio Varo –amigo del emperador Augusto-, fue un Via Crucis, la nuestra a esta zona de Baja Sajonia no ha sido menos complicada (salvando las distancias). El trayecto desde Colonia, a altas horas de la noche, con un automóvil alquilado que no conseguíamos arrancar y cuyo sistema de navegación solo informaba en alemán, resultó complejo. Además, la reserva en el hotel de Gütersloh, donde debíamos pernoctar había sido hecha por error para el mes siguiente. Así que tuvimos que refugiarnos durante unas horas en un tronado bar regentado por armenios y frecuentado por seguidores del Olympiakos griego, antes de conseguir in extremis una única habitación en otro hotel, que compartimos con alivio (“dalle stalle alle stelle”, se exclamó el novelista) y gran sentido de la camaradería, lo que permitió la excepcional visión del célebre autor de Alexandros en calzoncillos.

Hacerle de auriga a Manfredi, que decidió no conducir en todo el trayecto y dedicarse a recitar los clásicos, resulta muy ameno. El escritor va desgranando tanta información sobre la antigüedad que uno ya no sabe si está a la altura de Osnabrück o en un desvío al reino de los marcomanos, adonde Arminio envió la cabeza de Varo, que se suicidó durante la batalla (el rey de los marcomanos, Marbod, se la mandó a su vez a Augusto, por quedar bien: así acaso el emperador pudo decirle a la cara aquello de “¡Varo, devuélveme mis legiones!”). Manfredi explica que en una ocasión se vio involucrado en un acto de recreación histórica de la batalla de Teutoburgo en la que participaban entusiastas italianos caracterizados de legionarios y empeñados en ganar a sus rivales alemanes. Un profesor de Heildeberg les hizo ver lo inadecuado e inexacto de su testaruda actitud y solo entonces se dejaron masacrar, pero con desgana.

Un letrero de “Teutoburger Wald” (Bosque de Teutoburgo) nos hace saltar de entusiasmo en la autopista. Luego vemos un MacDonald’s. Al poco llegamos por carreteras secundarias al Varusschlacht Museum und Park de Kalkriese, el moderno centro creado en 2002 para explicar los hallazgos arqueológicos de la batalla de Teutoburgo. Entramos en tromba, como los galos de Astérix. Del edificio de admisión, con las taquillas y tienda de recuerdos (desgraciadamente con la mayor parte de los libros en alemán), se accede a través de un espacio abierto, en el que unos niños están formando una cohorte bajo el entusiasta mando de una profesora, al museo propiamente dicho, que es un cubo con una alta e intimidatoria torre revestida de hierro oxidado. Es evidente que alude al armamento y a las atalayas de vigilancia de la frontera del Rhin. La panorámica en lo alto es espectacular.


Manfredi, en la terraza del museo de Kalkriese.

En las salas se despliegan una pormenorizada y muy didáctica explicación de la historia de la batalla, con dispositivos multimedia (Arminio, de 26 años, y Varo de 51, en 3D se materializan para darte sus versiones de lo ocurrido) y los hallazgos arqueológicos que atestiguan que una parte sustancial de la contienda tuvo lugar aquí. Las excavaciones en los alrededores las inició el voluntarioso cazatesoros, entusiasta del detector de metales y oficial británico estacionado en Osnabrück Tony Clunn, reconocido descubridor en 1987 del lugar de la batalla, un enigma durante siglos aunque la localización en Kalkriese había sido ya propuesta por el gran Mommsen hacia 1880.


Manfredi, con una réplica de la máscara de caballería romana hallada en Kalkriese.

Los trabajos arqueológicos han permitido desenterrar un material tan fascinante como elocuente y que prueba sin lugar a dudas que hubo en el sitio un choque espectacular entre las legiones y los bárbaros germanos en las fechas exactas que atestiguan las fuentes clásicas (Tácito, Patérculo –esencial para Manfredi, que recuerda que el historiador era legado en Germania en la época de la batalla), Dion Casio y Floro, principalmente). Millares de objetos, más de seis mil –piezas de equipo militar, armas, proyectiles (piedras o plomos de honda con “SMS” como “culum pete”, “dale en el culo”), restos humanos, monedas, hasta sandalias-, la mayoría hechos trizas, reflejan la enormidad e intensidad del combate. Aquella, recalca Manfredi, fue una lucha feroz, despiadada, una “batalla de aniquilamiento” que culminó en una matanza salvaje de romanos, incluido luego el terrible sacrificio de prisioneros a los dioses germanos. Un soporte de penacho de un casco de centurión apareció junto a un trozo de mandíbula, un cráneo mostraba espeluznantes heridas de espada. Incluso se encontraron (y se exhiben), restos de las acémilas que empleaban las legiones aniquiladas, así como testimonios de la vida cotidiana de los soldados.

Manfredi, que recorre la exhibición sobrecogido, recuerda que los objetos son solo lo que quedó tras el minucioso pillaje de los vencedores. Y señala que la escasez de material propiamente germano se explica porque su equipo era más somero (era tradición combatir desnudo, empuñando la temible framea, la lanza germana) y los que portaban equipamiento Premium es porque éste era precisamente de factura romana (arrebatados en los puestos de vigilancia sobre el territorio). En una vitrina se muestra la famosa e inquietante máscara de jinete romano hallada en las excavaciones y que, multiplicada en reproducciones y postales, se ha convertido en el omnipresente icono del museo y de la batalla de Teutoburgo. La Historia misma parece mirar a través de sus ojos vacíos. Originalmente estaba revestida de una capa de plata que le fue arrancada. “Generalmente se usaban para ejercicios de equitación, no sabemos por qué la llevaría un combatiente”, apunta Manfredi, que hace aparecer la máscara en su novela y que se ha probado una réplica en la tienda. Richard Helmer, experto en reconstrucción facial (identificó los huesos de Mengele) ha realizado un molde del rostro que se escondía tras la máscara.


Soldados romanos en el bosque de Teutoburgo en un espectáculo de reconstrucción histórica en Kalkriese.

En el centro de la sala principal se despliegan las tres legiones en miniatura para que te hagas un efecto de cómo era el inmenso ejército de Varo en formación de marcha: una columna de 20 kilómetros de largo: cuando los últimos salían de un campamento los primeros ya estaban construyendo el siguiente. Mantener la capacidad operativa y las comunicaciones con esa extensión en un paisaje accidentado, sufriendo ataques sorpresa y con mal tiempo (hubo grandes tormentas, “horribile caelum”, dice Manfredi citando a Tácito), resultó tarea imposible, incluso para los romanos. Varo pagó el exceso de confianza, considera Manfredi, al dejar en manos de los auxiliares germanos, mandados por el propio Arminio la misión de explorar y detectar posibles peligros para las legiones, lo que era como confiar al zorro el cuidado de las gallinas. El general creía que Germania estaba ya pacificada, y no solo sometida, y se fiaba completamente del príncipe querusco romanizado, que hablaba latín y hasta poseía el rango ecuestre. No se dio cuenta de que se metía en una trampa.

“En formación de marcha y en ese terreno, boscoso y embarrado por las lluvias, la máquina de guerra de las legiones no pudo desplegarse y se vio atascada”, explica Manfredi, al corro que se ha formado espontáneamente a su alrededor; “una fuerza invencible en orden abierto se convirtió en muy vulnerable”.


Las legiones de Varo en miniatura en el Museo de Kalkriese.

El museo barre un poco para casa (al cabo la batalla ha sido uno de los elementos míticos de la construcción del imaginario del nacionalismo alemán) al enfatizar cómo los germanos lograron resistir y hasta vencer al imperio romano, que entonces contaba con 38 legiones, 11 flotas, 7.000 ciudades, 100.000 kilómetros de calzadas, y 70 millones de habitantes, una tercera parte de la humanidad. Pero Arminio, el gran líder pangermánico, aunque parte de la historiografía alemana lo ha reivindicado como un libertador y Hitler lo calificó de “el gran arquitecto de nuestra libertad”, no deja de ser un personaje complejo. “Es un héroe difícil de manejar”, recalca Manfredi. “Se lo puede ver como un traidor doble, primero a los suyos, a los que combatió como oficial de las tropas auxiliares romanas, y luego a sus camaradas de las legiones: es un ciudadano romano que crea una emboscada fatal a su propio ejército”. A Manfredi, pese a convivir con él toda una novela, no le es muy simpático el querusco.

Salimos del museo hacia la Killing zone. Seguimos un pequeño sendero en el bosque empedrado con planchas de metal cuadradas que sugieren escudos romanos o lápidas. De los árboles penden algunas cuerdas para trepar y columpiarse, a fin de amenizar la visita a los niños, pero que causan un efecto perturbador; crees ver a los germanos emboscados o los cadáveres de los prisioneros romanos ofrecidos a Wotan colgados de las ramas. Manfredi no resulta muy tranquilizador evocando la matanza. “Había una tempestad, caían árboles derribados por los rayos, el suelo estaba enfangado. De repente surgió el clamor de los bárbaros escondidos en la colina”. Es como visionar las primeras escenas de La caída del imperio romano o Gladiator. Pero aquí los germanos ganan por goleada. Los soldados se vieron atacados por el flanco, desde la altura, apelotonados en el estrecho paso que dejaba el muro disimulado con vegetación en un lado y los pantanos en el otro”.

Hoy el lugar, el campo llamado Oberesch, está muy cambiado. Hace solete y canta un petirrojo. Los pantanos de antaño son una amable y extensa planicie cubierta de hierba y diente de león, excepto una pequeña porción que, con cañas e inundada artificialmente, permite imaginar cómo era el terreno en el que lucharon y murieron los romanos. Nos acercamos al talud germano reconstruido. Frente a él se indica el lugar del hallazgo de una asombrosa cantidad de elementos, incluida la máscara, trozos de armas, y restos humanos. Los legionarios, apunta Manfredi, probablemente trataron de escalar el letal terraplén componiendo la testuto valaria, la tortuga para escalar muros, protegiéndose con los escudos y subiendo una fila de soldados sobre los de los compañeros (espero que no quiera que lo probemos: seguro que me toca a mí debajo). En todo caso, no sirvió. El autor evoca in situ, de manera impresionante -como en su novela- a las tropas romanas diezmadas, apretados los legionarios escudo con escudo, hombro con hombro, los gladios en la mano, protegiendo sus enseñas alzadas, resplandecientes fugazmente los golpeados y ensangrentados cascos y corazas por la iluminación fugaz de un relámpago. “No les quedaba más que coraje”.


Restos humanos con marcas de heridas de armas en el Museo de Kalkriese.

En el cielo vuelan muy alto tres rapaces. ¿Serán las águilas perdidas de las legiones? Los germanos capturaron las preciosas insignias, incluida la que trató de esconder sumergiéndola en el pantano su portador. “Se tardó años en recuperarlas las tres, y con ellas el honor de Roma”, recuerda Manfredi. “Los germanos las habían depositado en los altares de sus dioses”.

Tras hacer Manfredi su ofrenda floral y picarme yo con una ortiga (¡herido en Teutoburgo!) al tratar de coger lo que me parecía un denario romano y que resultó ser una chapa de cerveza, regresamos cabizbajos. Como reliquia me he llenado los bolsillos con tierra del lugar, tierra que una vez estuvo empapada de sangre, me parece más emotivo que un pin. “Esto fue el Vietnam de Roma”, comenta el novelista. “Y el fin de un sueño de imperio universal, Augusto no buscaba llevar la frontera hasta el Elba, 600 kilómetros al este del Rin, sino más allá, hasta el confín del mundo conocido”. Manfredi acaba el paseo como su libro: “Con la batalla de Teutoburgo Roma perdió Germania, y Germania perdió Roma”.

jueves, 15 de junio de 2017

SGM: Un bastardo sin gloria lituano

'Vengador' de la Segunda Guerra Mundial revela su heroico pasado de asesino de nazi
Por Isabel Vincent | New York Post




Benjamin Levin, 89, dentro de la casa de reposo del Bethel, Ossining, NY. Angel Chevrestt
El día en que los nazis emboscaron a su campamento guerrillero en los oscuros bosques de Vilna, Benjamin Levin pudo sentir cómo los disparos pasaban.

Uno de sus compañeros cayó, y Levin lo agarró por la pierna y lo arrastró por detrás, buscando una fuga. Salpicado de sangre, con el corazón palpitante, el guerrillero de la resistencia judía corrió directamente hacia "un huracán de balas" y siguió corriendo hasta que ya no podía oírlos.

No sabe cómo lo hizo vivo, pero ofrece una explicación: A sólo 14 años de edad, era tan corto, las balas pasaron por encima de su cabeza.


Benjamin Levin (abajo a la izquierda arrodillado) y su grupo partidario en la liberación de Vilna (circa julio 1944) con Abba Kovner.

Durante varios meses antes de ese ataque de 1941, Levin y otras dos docenas se habían escondido en los bosques lituanos, entrenando y preparando ataques contra los nazis. Dormían en búnkers improvisados ​​tallados en matorrales enredados, bebían agua de estanque verde que dejaba una película arenosa en sus gargantas y vivían de una dieta de hongos amargos y bayas.

"Hasta el día de hoy, no sé cómo sobrevivimos", dice Levin, quien celebrará su 90 cumpleaños en Pascua el lunes en un asilo de ancianos de Westchester.

Él es el último superviviente de un grupo de vigilantes judíos que se llamaron a sí mismos los Vengadores y juró matar tantos nazis como hubo judíos que fueron exterminados. Al igual que su comandante, Abba Kovner, que exhortaba a los judíos a no "ir a la masacre como ovejas", Levin se defendió. Su increíble historia de heroísmo y supervivencia durante la guerra fue documentada por la Fundación Shoah de la Universidad del Sur de California y se le está contando por primera vez en The Post.

"Esta historia es importante porque rompe el estereotipo de la pasividad judía durante el Holocausto", dijo Mitch Braff, director fundador de la Jewish Partisan Educational Foundation, que narra las hazañas de unos 30.000 "partidarios" judíos que operaron a lo largo del Tercer Reich . "Fueron responsables de miles de actos de sabotaje contra los nazis mientras se dirigían al Frente Oriental".

A diferencia del grupo más grande y más organizado de partidarios judíos fundado por el clan Bielski en Polonia, cuyos heroicos fueron crónicos en la película de 2008 "Defiance", el grupo de Levin nunca formó más de dos docenas de miembros. Pero eran una fuerza de lucha audaz. Durante la guerra, Levin y su grupo destruyeron 180 millas de ferrocarril, explotaron cinco puentes y destruyeron 40 vagones de tren nazis. No tomaron prisioneros, prefiriendo disparar a los enemigos en el lugar. Ellos mataron a 212 soldados enemigos, según la Jewish Partisan Educational Foundation.

Con su pequeña estatura, Levin fue reclutado como explorador y saboteador para el pequeño grupo, integrado por intelectuales y revolucionarios judíos que habían establecido una base clandestina de operaciones en los bosques lituanos en previsión de la toma del país por los nazis en julio de 1941. Su hermano mayor Shmuel, un sionista ferviente que tenía 18 años cuando se unió al grupo, fue uno de sus fundadores. Finalmente, a medida que aumentaban las hostilidades, su hermana Bluma también se unía.


Levin en 1944.

Levin podía pasar desapercibido entre los soldados lituanos y nazis para enviar mensajes a diferentes facciones de la resistencia, algunos de ellos trabajando en el gueto judío de Vilna. Los judíos desesperados le confiaron sus objetos de valor, que intercambió en el mercado negro por comida y medicina. También ayudó a hacer estallar puentes, postes telefónicos y vías férreas para frenar los trenes que se dirigían a los campos de la muerte. El miembro más joven del grupo, aprendió a usar su pistola de un compañero de vengador. Rozka Korczak era una de las pocas mujeres líderes de los partidarios judíos, y su guerrero más feroz.

"Al principio, lo vi como un juego", dijo Levin en una entrevista con los investigadores de la Fundación Shoah. "Estaba leyendo un montón de libros sobre conspiración y el subterráneo ruso. Para mí, comenzó como una gran aventura. "

Y, mientras dice que ya no puede recordar cuántos nazis ha herido o asesinado personalmente, los actos de sabotaje de Levin fueron tan numerosos que más de 70 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, Lituania todavía tiene una orden pendiente de arresto.

Por su propia cuenta, Benjamin Levin creció con "una racha salvaje". Él fumaba cigarrillos cuando tenía 8 años y salía con una banda de jóvenes maltratadores en las calles, lo que no causó ningún dolor en la muerte de su madre y su padre - prósperos comerciantes judíos que operaban una tienda de comida gourmet en el centro de Vilna. Antes de la ocupación nazi, la ciudad era un centro importante de la vida judía, y el hogar de más de 100 sinagogas.

El padre de Levin, Chaim, era un judío observador, pero también un germanófilo, fluido en alemán y educado en la tradición clásica, leyendo a Goethe y Schiller. En los años previos a la ocupación nazi de la ciudad, se negó a creer en las noticias que escuchó de sus proveedores sacudidos en otras partes de Europa: que los judíos habían perdido todos sus derechos en Alemania, que las empresas judías estaban siendo asumidas por la fuerza Por los nazis. En 1938, los nazis se habían desbocado, destrozando miles de negocios, profanando cementerios judíos y sinagogas, y reuniendo a 30.000 hombres judíos en toda Alemania. Aunque había oído varios relatos sin aliento del pogrom de la Kristallnacht, Chaim nunca imaginó que los judíos en Lituania estuvieran en peligro real.

"Mi padre era un gran creyente en todo lo alemán", dijo Levin. -Creía que todo acabaría.


Sara Levin, la esposa de Benjamin.

Pero Shmuel y sus compañeros vieron la escritura en la pared. Mucho antes de que los nazis tomasen el control de Lituania en julio de 1941, Shmuel ya se había comprado una pistola y una munición, que era el precio de la admisión al grupo de los militantes del bosque que exigían un inquebrantable sangriento y despiadado de sus reclutas, Armas y municiones.

Varias semanas después de la ocupación nazi, los exploradores partidistas estaban enviando informes sobre detenciones masivas y masacres de hombres y niños judíos. En Vilna, los soldados alemanes y las fuerzas de seguridad de Lituania fueron de puerta en puerta, detuvieron a miles de hombres y niños judíos y los enviaron a marchas forzadas a las afueras de la ciudad. Durante el verano, más de 21.000 de ellos fueron masacrados, sus cuerpos arrojados en fosas comunes.

Con informes de asesinatos masivos en el bosque procedentes de su hijo mayor, Chaim Levin fue sorprendido en la acción. Vendió el negocio familiar para poder comprar armas y municiones para que cada miembro de su familia se uniera a los partidarios. Siguieron a Shmuel al bosque, pero Chaim y su esposa encontraron refugio en una granja, donde se escondieron hasta el final de la guerra.

En el otoño de 1941, todos los judíos restantes de Vilna estaban dispersos. Miles de personas fueron forzadas a entrar en dos guetos: un grupo de edificios antiguos en el casco antiguo conectado con un puente. Levin y su hermano continuaban operando desde su base en el bosque, aunque Levin era capaz de entrar y salir del gueto para llevar mensajes a los líderes partidistas que estaban tratando de organizar un levantamiento.

En una de esas misiones al gueto, Levin se vio envuelto en una "aktion" nazi, una de las sorpresivas deportaciones llevadas a cabo en las fiestas judías para sembrar el pánico en los 40.000 judíos supervivientes del ghetto. Levin se vio obligado a esconderse en un ático. Cuando un bebé empezó a llorar incesantemente, Levin observó con silencio horror mientras el padre se ponía un abrigo y sofocaba al niño con un movimiento hábil.

"Creo que mataron al bebé", dijo. "Vi muchas cosas. Vi personas muy nobles que se convirtieron en animales. Y la gente muy sencilla se vuelve noble. Y mi madre me advirtió que habría peores cosas por venir.

He visto muchas cosas. Vi personas muy nobles que se convirtieron en animales. Y la gente muy sencilla se vuelve noble. Y mi madre me advirtió que lo peor vendría.
Lo peor ocurrió después de que Shmuel fue a un ataque con un grupo de sus compañeros y nunca regresó. Su cuerpo nunca fue recuperado, y Levin no sabe cómo murió.

Pero Levin apenas tuvo tiempo de llorar a su hermano. En el verano de 1943, el jefe SS Heinrich Himmler dio la orden de liquidar todos los guetos judíos en el Tercer Reich. Aunque Kovner había tratado de persuadir a sus hermanos judíos de resistir a los nazis, la insurrección planificada fracasó y los ghettos se vaciaron a finales de septiembre cuando los nazis reunieron a los judíos restantes y los enviaron a los campos de exterminio. Kovner regresó al bosque, y los Vengadores ayudaron a los soldados rusos que avanzaban contra los nazis en Vilna.



Levin y los partidarios ayudaron a liberar Vilna antes de la llegada de las fuerzas soviéticas en el verano de 1944. Mientras caminaban por una ciudad devastada, Levin y sus camaradas reunieron a los lituanos que habían colaborado con los nazis.

"No mantuvimos prisioneros", dijo. No hubo discusión. Era algo normal. "Los enemigos fueron fusilados en el acto.

Y también los judíos que regresaban. Aunque los padres de Levin sobrevivieron a la guerra en la clandestinidad, fueron ejecutados por sus vecinos lituanos cuando intentaron recuperar la vieja casa de la familia en Vilna.

Con nada más para ellos en Europa, Levin y su hermana Bluma, que había sobrevivido a la guerra que se escondía en el bosque con su hermano, llegaron finalmente al naciente estado de Israel. Allí, Levin conoció a su futura esposa, Sara, una judía húngara que había escapado del Holocausto con su familia.

"Luché con mis padres por él", dijo Sara, que habló con The Post en febrero, a los 87 años, desde el hogar de ancianos donde ella y Levin pasaron los últimos cuatro años de sus vidas. "En primer lugar, dijeron que era demasiado corto y que no podía usar tacones altos si me casaba con él".

Se casaron de todos modos y se mudaron a Long Island en 1967 con sus dos hijos pequeños, un hijo y una hija, nacidos en Israel. Levin consiguió un trabajo como mecánico para el MTA y compró eventual una gasolinera y entró en negocio para sí mismo.

La pareja había estado juntos por 66 años, y la familia - sus dos hijos, sus cónyuges y cuatro nietos - está deseando celebrar el 90 cumpleaños de Levin con un pastel en Pascua.

Frágil y que sufre de Alzheimer, Levin ya no puede reconocer fotografías de sí mismo, mucho menos recordar su cumpleaños. De hecho, nadie sabe realmente cuándo nació Levin, porque mientras estaba en la resistencia tenía tantos documentos de identidad falsos que al final de la guerra ya no recordaba la fecha real de su nacimiento. Así que su familia eligió la fiesta judía, que honra la libertad de los judíos de la esclavitud egipcia, como una metáfora apta y un homenaje apropiado al nacimiento de un hombre que había arriesgado todo para luchar por la libertad de su pueblo.

"En el momento en que empiezo a pensar en esto, viene cada vez más recuerdos", Levin dijo a The Post, y de inmediato se desmoronó en sollozos. "No hablamos de esto más, pero está vivo por dentro."

Este año, por desgracia, la celebración de cumpleaños de Levin será agridulce. Hace dos semanas, su amada Sara murió.

En su tumba, después de esforzarse por esparcir la tierra en su ataúd, Levin se dirigió a su hijo en hebreo: "Parece que ahora es mi momento".

martes, 13 de junio de 2017

Mierda cubana: Fidel entrega al Che en Bolivia

"Lo mandaron a morir a Bolivia": las revelaciones del militar que capturó al Che Guevara
Gary Prado Salmón aportó nuevos datos sobre las últimas horas del líder revolucionario durante aquel octubre de 1967 y aseguró que "Castro se libró de él"
Infobae



El general retirado boliviano Gary Prado Salmón, que en octubre de 1967 capturó a Ernesto Che Guevara, afirmó que la cúpula del partido comunista de Cuba mandó al guerrillero argentinocubano “a morir a Bolivia” porque ya no lo toleraba. (EFE)

El general retirado boliviano Gary Prado Salmón, que en octubre de 1967 capturó a Ernesto Che Guevara, afirmó que la cúpula del partido comunista de Cuba mandó al guerrillero argentinocubano "a morir a Bolivia" porque ya no lo toleraba.

En entrevista con Efe en la ciudad de Santa Cruz (este), Prado Salmón defendió esa tesis que estará en el prólogo de la reedición de su libro "La Guerrilla Inmolada", que analiza el fracaso de Guevara con el grupo guerrillero que comandó hace casi medio siglo.

 Era una guerrilla sin sentido y debilitada
"Después de tantos años lo que se ha desentrañado es que finalmente al Che lo mandaron a morir aquí. Se libraron de él. Esa es la realidad. (Fidel) Castro se libró de él. No tanto porque él quería, sino porque la cúpula del partido comunista cubano ya no lo toleraba por su carácter y su forma de ser impulsiva", dijo Prado.


Gary Prado Salmón muestra su libro (EFE)

Siendo capitán, Prado dirigió el 8 de octubre de 1967 la patrulla que en la quebrada del Churo, en el sureste boliviano, capturó herido al revolucionario y lo entregó a sus superiores, que al día siguiente definieron su ejecución en una choza que funcionaba como escuela en la villa vecina de La Higuera.

La cuarta edición del libro en Bolivia, desde 1987, analiza la experiencia guerrillera con el subtítulo "De Ñancahuazú a La Higuera, 50 años después" y será presentada en los próximos días.

 Se libraron de él. Esa es la realidad. Castro se libró de él
La hipótesis del abandono de Guevara por parte de Cuba y de sus diferencias con Castro sobre la relación con la URSS y el modelo soviético ha provocado siempre polémica y ha sido rechazada por la cúpula de La Habana y la familia del guerrillero argentinocubano.

Al contrario, Prado indicó que en su texto subraya la importancia para el destino de Guevara de que Fidel Castro hiciera pública la famosa carta de su despedida cuando el revolucionario se encontraba en el Congo, dirigiendo otro grupo de guerrilleros que fracasó de forma rotunda.

Según Prado, Castro hizo una "jugada maestra" porque con la publicación de esa carta, en la que el Che renuncia a sus responsabilidades con Cuba, le "cierra la puerta" a su retorno.

En ese sentido, el general recordó que uno de los combatientes de Guevara en Bolivia, Daniel Alarcón Ramírez, alias "Benigno", habló en su momento de una supuesta traición de Castro al Che.


Fidel Castro y Che Guevara

"Benigno decía que al Che le dio un ataque de furia cuando se enteró de la publicación de la carta porque esa carta era para el caso de que sea capturado o muerto", rememoró Prado, con la intención de salvar la responsabilidad oficial cubana en el Congo.

Tras un periplo por varios países, Guevara, según detalla Gary Prado, "regresó a Cuba de incógnito" para hablar con Castro y luego fue enviado a Bolivia, donde fue "abandonado".

"Eso lo pongo yo en contexto y, además, reforzado todo esto con esas semanas finales de la guerrilla, de abandono", agregó.



Según el militar, fueron días en los que hubo cuestionamientos por la conducción y la marcha de la columna sin un objetivo claro.

"Era una guerrilla sin sentido y debilitada", remachó Prado.

Una de las decisiones cuestionables de los guerrilleros fue la de dirigirse al pueblo de Vallegrande, a sabiendas, porque las emisoras de radio lo difundieron, de que allá estaba la VIII División del Ejército y que los Rangers bolivianos iban a entrar en operaciones.

"Por eso el libro lo llamé La Guerrilla Inmolada desde el principio. Lo mandaron al sacrificio", sostuvo.

Los Rangers, entre ellos Prado, fueron entrenados por los "Boinas Verdes" de Estados Unidos, que llegaron a Bolivia para preparar a los soldados en la lucha contra la guerrilla.

En otro elemento de su análisis, Prado asegura que uno de los hombres encargados de la red urbana con la guerrilla, Ariel, envía al Che Guevara al campamento guerrillero apenas llegado a La Paz en noviembre de 1966 y luego "desaparece" del escenario.

Para reforzar esa desconexión, Prado menciona que otro miembro de la red urbana, Humberto Vázquez Viaña, que fue uno de sus compañeros de colegio, le ratificó que el grupo "no tenía contacto con Cuba" y que nunca llegaron instrucciones para los cuadros urbanos.


El cuerpo de Che Guevara tras su ejecución a manos del suboficial Mario Terán

Según la teoría de Prado "esa salida de escena de Ariel es otra instrucción", que en teoría provino de Cuba.

Prado, que se encuentra en una silla de ruedas lisiado tras sufrir en 1981 un disparo accidental de otro oficial, asegura que el libro le ha dado grandes satisfacciones porque ha tenido una edición en Argentina, dos en España, otra en EE.UU. y una más en Italia.

Cerca de cumplirse el medio siglo de la ejecución de Guevara en La Higuera, el 9 de octubre de 1967 a manos del suboficial Mario Terán, Prado es buscado ahora por muchos periodistas para que desgrane la historia de la captura del revolucionario.

No obstante y pese a la relevancia mundial de la caída del combatiente en Bolivia, el militar concluye: "Hice en mi vida cosas más importantes que capturar al Che Guevara".

(Por Javier Aliaga, EFE)

lunes, 27 de marzo de 2017

Biografías: Võ Nguyên Giáp (Vietnam)

Võ Nguyên Giáp


El general Giáp en 2008.

General
Años de servicio 1926 - 1981
Lealtad Vietnam
Participó en Guerra de Indochina, Guerra de Vietnam y Conflicto Sino-Vietnamita
Nacimiento 25 de agosto de 1911 (100 años) en An Xa, Indochina

Võ Nguyên Giáp es un militar vietnamita nacido el 25 de agosto de 1911 en An Xa, provincia de Quảng Bình. Era hijo de un campesino que, aunque carecía de tierras, sabía leer y escribir y luchó toda su vida contra el régimen colonialista impuesto a su país.

Revolucionario
Comenzó su vida política en el movimiento estudiantil en 1926 e ingresó en organizaciones clandestinas por la independencia de Vietnam. Cuando estudiaba en la Universidad de Hanói en 1933 conoció a Dang Xuan Khu, que más adelante adoptaría el seudónimo de Trường Chinh, quien lo convenció de ingresar al Partido Comunista de Indochina, que más adelante se fraccionaría en tres partidos comunistas (uno camboyano, otro laosiano y el vietnamita).
En 1938 se casó con la tailandesa Dang Thi Quang. En 1939 publicó su primer libro, conjuntamente con Tru'ó'ng Chinh, titulado La cuestión campesina.

Guerrillero perseguido
En septiembre de 1939, tras la prohibición del Partido Comunista, Giáp se trasladó a China donde conoció a Ho Chi Minh con el que trabajó por la independencia de su país y al que siempre se mantuvo muy fiel y leal.[1]
La policía francesa detuvo a su esposa y a su cuñada utilizándolas como rehenes para presionar a Giáp y lograr que se entregara. La represión fue feroz: su cuñada fue guillotinada y su mujer condenada a cadena perpetua, muriendo en la prisión después de tres años a causa de las brutales torturas. Los verdugos galos también asesinaron a su hijo recién nacido, a su padre, a dos hermanas y a otros familiares.
Participó en la conferencia de Chingsi en mayo de 1941 en la cual se formó el Frente de Liberación de Vietnam cuyo nombre abreviado se pronuncia, en vietnamita, Viet Minh.[2]
A finales de ese año Giáp se trasladó a las montañas de Vietnam para crear los primeros grupos guerrilleros. Allí estableció una alianza con Chu Van Tan, dirigente del Tho, un grupo guerrillero de una minoría nacional de Vietnam del noreste. En las navidades de 1944 capturó un puesto militar francés, tras haber formado los primeros batallones de sus fuerzas armadas. A mediados de 1945 tenía ya unos 10.000 hombres bajo su mando y pudo pasar a la ofensiva contra los japoneses que habían invadido el país.

Giáp y Ho.

La lucha contra los franceses
Tras el triunfo de la insurrección general de agosto de 1945, y la proclamación en septiembre de la independencia de la República Democrática de Vietnam, Giáp quedó como comandante en jefe del ejército popular.
Comenzada de nuevo la guerra en diciembre de 1946 tras el bombardeo de Haiphon por la escuadra francesa, se replegó a China hasta que en octubre de 1950 ocupó la zona montañosa fronteriza, gracias a la posesión de una retaguardia segura tras el triunfo de Mao Zedong. A partir de entonces, la guerrilla se generalizó por Vietnam y Laos, aunque siempre consideró que sólo la formación de un auténtico ejército podría derrotar a las fuerzas coloniales.
Giáp dio varios pasos en esa dirección y el 25 de julio de 1948 lanzó un ataque contra los puestos de Phu Tong Hoa al sur de la Ruta Colonial 4. Los vietnamitas tomaron por sorpresa a los franceses y cargaron sobre ellos con su superioridad numérica llevándose a varios soldados franceses, entre ellos a su oficial superior. Pese a estas ventajas la artillería del Viet Minh fue destruida por los hombres a las órdenes de Francia. A continuación los ataques fueron primero contenidos, aunque esa misma noche los asiáticos habían perdido fuerza y el alférez Belarot, oficial al mando de las fuerzas francesas, ordenó un contraataque que terminó por desarticular la ofensiva vietnamita. Se ordenó retirada dejando más de 200 vietminhs muertos.[3]
Tras una derrota como esa, donde tenía muchas bazas para ganar y no lo logró, Giáp quedó consternado por la derrota y comenzó a planificar las siguientes acciones.[3]

Cao Bang
La primera gran victoria la logró en la Batalla de Cao Bang dentro de la Operación Hong-Phong [2]. El 18 de septiembre de 1950 lanza a unos 10 000 hombres contra Dong-Khá, defendida por 2000 soldados franceses y 3500 marroquíes que no ofrecieron demasiada resistencia. Al mes siguiente destruye la columna que descendía desde Cao Bang y la de refuerzo que había ascendido por la Ruta Colonial 4 para recuperar Dong-Khá y permitir una retirada segura. Los galos no consiguieron ni una cosa ni la otra, además tuvieron que abandonar Lang Son y destruir 1 300 toneladas de material y municiones.[4]
Pero Giáp no era todavía un buen táctico, ni siquiera un buen estratega y tuvo que cosechar aún serias derrotas, siendo la más dura de todas la sufrida en la Vinh Yen, donde la pericia del general Jean-Marie De Lattre de Tassigny y su mejor dominio de las nuevas armas, como el napalm, causaron una fuerte derrota, con la destrucción de varias de las unidades vietnamitas que le costó a Giáp meses recomponer.[5]
Sin embargo Giáp ha sido considerado en varias ocasiones como un hombre paciente6 y en diciembre de 1952 lo demostró al eludir el enfrentamiento contra las tropas coloniales lanzadas en la Operación Lorena y obligarlos a perseguir a su dos divisiones por terreno selvático donde le tendieron varias emboscadas. El material capturado por los franceses no significó una dura pérdida y pudo mantener al grueso de sus fuerzas a salvo.[4]

Điện Biên Phủ
A finales de 1953 Giáp aceptó el reto francés de una batalla definitiva en Điện Biên Phủ, en la que, tras 55 días de asedio y la toma del aeropuerto, la guarnición francesa cayó el 7 de mayo de 1954.[7]
Las autoridades francesas consideraban que Điện Biên Phủ era una fortaleza de primer orden capaz de resistir cualquier asalto, pero el éxito vietnamita radicó en el plan de Giáp de "un ataque y un avance más lentos, pero más seguros... atacar para vencer, no atacar sino cuando se tiene la certeza de la victoria". En vez de un ataque de envergadura en poco tiempo, los vienamitas ejecutaron entonces una campaña a mayor plazo, que comprendió una serie de ataques contra puntos fortificados que se sucedieron hasta la derrota total de los franceses y la captura de su Estado Mayor por los vietnamitas.[8]

Dos héroes. En 1957, el presidente vietnamita Ho Chi Minh (de blanco) encabeza una columna que pasa revista a una unidad armada. A su lado, Vo Nguyen Giap. - Fotografía Diario Clarín 




Điện Biên Phủ fue uno de los escasos episodios en que, en el período de los siglos XIX y XX que abarca desde el bloqueo francés del Río de la Plata hasta la victoria de los afganos sobre los ingleses en su retirada de Kabul, un pueblo agredido y con una economía agrícola relativamente primitiva lograba derrotar al ejército de una de las grandes potencias, sostenido por una industria bélica de alta tecnología.[9]

Võ Nguyên Giáp, fecha desconocida

Ministro de Defensa
Tras la Conferencia de Ginebra, que daría de nuevo la independencia a los cuatro estados de la antigua colonia, Vietnam quedó dividido y el sur siguió bajo la influencia de la antigua potencia colonial y la dependencia de la asistencia militar y conducción política de 30 000 asesores enviados por Estados Unidos. Giáp se convirtió en ministro de Defensa de Vietnam del Norte, donde comenzó una revolución socialista.
Desde su cargo transformó el Vietminh en las Fuerzas Armadas de la República Democrática de Vietnam y prosiguió los contactos con China, Corea del Norte y especialmente con la URSS para lograr el armamento y entrenamiento necesario para llevar a cabo la anexión de la República de Vietnam. Sobre todo con la ayuda de la URSS levantó una pequeña, pero efectiva Fuerza Aérea,[10] un fortísimo ejército de tierra (especializado en lucha guerrillera) y una pequeña Armada.
En 1959, dirigido por el Vietcong o Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, estalló un levantamiento simultáneo contra el gobierno pro-estadounidense de Vgo Dinh Diem, lo que se considera la Segunda Guerra de Indochina o guerra de Vietnam. Giáp comenzó a mandar suministros y fuerzas hacia el Sur en apoyo del Vietcong y entre los dos hicieron retroceder al ARNV hasta lograr abarcar extensas zonas rurales, movilizar a miles de personas y tomar el poder en muchas aldeas.
Los primeros asesores estadounidenses murieron en Vietnam cuando el 8 de julio de 1959 el Vietcong atacó una base militar en Bien Hoa al noreste de Saigón.[6] Los asesores enviados desde Estados Unidos confirmaron la impresión de que el ARVN no podía ganar aquella guerra por muchos medios y material que les enviasen y, antes o después, sería derrotado.
Por su parte Giáp y el Politburó de Hanoi propugnaron por llevar el peso de la guerra desde el Norte.[6]

Contra Estados Unidos
Estados Unidos envío miles de soldados pare reforzar a sus 60.000 asesores que ya servían en Vietnam del Sur, llegando a superar medio millón de efectivos en 1969. Los norteamericanos fueron desplegados principalmente en los alrededores de Saigón, en la base de Đà Nẵng, en la Zona Desmilitarizada y las Tierras Altas Centrales, a la vez que bombardeaban el Norte.
Giáp organizó la defensa del Norte y al mismo tiempo que dirigía las operaciones en el Sur contra el ejército sudvietnamita y norteamericano. Cuando los estadounidenses lograron cortar los suministros enviados por mar amplió la Ruta Ho Chi Minh.
Como en la lucha contra los franceses, el General probó el enfrentamiento directo con el Ejército de los Estados Unidos y también cosechó una seria derrota durante la Batalla del valle de Ia Drang.11 Sin embargo, supo aprender del error y desde entonces trató de rehuir el combate directo de grandes formaciones contra la potencia de fuego norteamericana, al mismo tiempo que acumuló hombres y armas durante dos años para lanzar una gran ofensiva.[6]
En 1968 realizó dos de sus acciones más controvertidas y según sus enemigos, dañinas para sus fuerzas. El Sitio de Khe Sanh y la Ofensiva del Tet, ambos supuestos fracasos. Sin embargo Giáp consiguió convertir la derrota militar de la Ofensiva en un éxito político, al demostrar a los norteamericanos que todas sus victorias y sus dos años de participación en el conflicto no habían debilitado a los comunistas, al tiempo mostrarles que se enfrentaban a una guerra interminable. Tanto es así, que unos meses después Giáp lanzó la llamada Ofensiva del Mini Tet.[6]
En 1972 Giáp organizó la llamada Ofensiva de Pascua con la esperanza del que el ARNV se desmoronara. Aunque en algunos casos así fue, en otros las tropas del Sur aguantaron como una roca, la presidencia de Saigón cambió a parte de la corrupta cúpula militar por oficiales competentes y los aviones y barcos de Estados Unidos detuvieron el avance en los momento más álgido. Por otra parte Giáp no supo utilizar los numerosos carros de combate para lograr un avance sistemático y terminó perdiéndolos ante el fuego enemigo. Tampoco pensó en concentrar sus fuerzas sobre un punto para partir Vietnam del Sur en dos, lo que le hubiera concedido un gran ventaja o incluso la victoria[6] anticipada.
Después de la aparente derrota militar, pese a lograr una clara mejora en la posición estratégica, la persona del ministro de Defensa pareció perder autoridad. Poco se sabe de las reacciones dentro del Politburó norvietnamita ni si la derrota de Pascua fue una causa o no; pero, después de 1972 la figura de Giáp comenzó a quedar eclipsada por la de su protegido, el general Van Tien Dung, quien comandó la Ofensiva de Primavera de 55 días de duración y la toma de Saigón el 30 de abril de 1975.

La invasión de Camboya
La invasión de la Kampuchea Democrática supuso la vuelta de Giáp a los primeros puestos de la escena política vietnamita y, a la larga, su caída en desgracia.
En 1978, menos de tres años después de tomar el poder los Khemeres Rojos, Giáp dirigió la invasión de Camboya. En menos de 20 días la totalidad del país era controlada por las fuerzas de Hanoi. El General nuevamente había llevado a sus hombres a la victoria; bien es verdad que la negligencia de los dirigentes camboyanos, encabezados por Pol Pot, más acostumbrados a exterminar a sus propios compatriotas que a luchar con ejércitos motivados, se lo puso muy fácil. La invasión se hizo por varios motivos: ciertamente la Kampuchea del Arka podía ser una pequeña amenaza, pero amenaza después de todo, para el recién unificado Vietnam; también se ha postulado el deseo del país asiático por controlar toda la península de Indochina.[6]

Incursión de China
El 17 de enero de 1979, 86.000 soldados chinos atacaron en tres frentes diferentes del norte vietnamita. Se dirigieron hacia las provincias de Cao Bang, Loa Cai y Lang, reforzados por carros de combate y más soldados hasta totalizar 200.000.[12] Los chinos lograron ocupar Lang Son el 5 de marzo, pero la resistencia vietnamita fue mucho mayor de lo esperado y las tropas chinas se retiraron tras sufrir más de 20 mil bajas, 6.954 muertos y 14.800 heridos.[13]

Sin cargos

En cualquier caso Giáp apostó fuerte por la lucha política prolongada. Esta lucha le supuso finalmente su caída en desgracia. Võ Nguyên Giáp fue expulsado del Ministerio de Defensa en 1980 y del politburó en 1981.[6]
Giáp también ha sobresalido como escritor, especialmente de temas militares y guerra de guerrillas.
En julio de 1992, le concedieron la orden de la Estrella del Oro, el honor más alto del Vietnam socialista.
En 2009 participó de las protestas contra los grandes proyectos mineros para la explotación de bauxita en Vietnam y sus efectos sociales y ambientales.[14]

Valoración
Si a Ho Chi Minh se le atribuye el mérito ideológico de sus victorias contra japoneses, franceses y estadounidenses; de Giáp es el mérito militar con ejemplos como:

  • La estrategia de guerra prolongada desplegada frente a un enemigo muy poderoso[15] (en forma similar a Mao).
  • La concepción y práctica de combinar el despliegue de las fuerzas políticas de masas con las fuerzas militares[16] y la transformación de unas en otras; así como de la combinación de fuerzas armadas locales y regionales, con el ejército; de las guerrillas y milicias locales, con las tropas regulares; de la guerra de guerrillas con las insurrecciones urbanas; de la guerra de movimientos y de posiciones, con insurrecciones generales (como la de agosto de 1945 contra los japones17 y las de la primavera de 1975 contra el gobierno Thieu, instalado por Estados Unidos[18]); de la guerra campesina con la política obrera; y de la guerra de liberación nacional, con la lucha social por la tierra[19] y el socialismo.
  • La organización del Viet Minh de una fuerza guerrillera a un ejército capaz de medirse con la famosa Legión Extranjera y tomar cualquier posición pese a fuertes bajas.[20]
  • La vuelta a la guerrilla cuando era necesario, reconvirtiendo al EVN en una fuerza casi irregular de la que se ha dicho que tratar de inmovilizar al Ejército de Vietnam del Norte era como intentar sacar sangre de una piedra.[6]
  • La motivación tan grande que lograba imprimirle a sus soldados, valga el ejemplo de los tatuajes en el pecho de muchos de ellos con la frase nací en el Norte para morir en el Sur.[6]
  • La adaptación de las células guerrilleras a 3 hombres que se apoyaban y se daban ánimos mutuamente.[21]
  • Su modo de vida, relativamente sencillo, que transmitía a sus oficiales y que hacía que los soldados aguantasen mejor las penalidades de la Ruta Ho Chi Minh o la vida en los túneles. Muy alejado de los ostentosos y corruptos modos de muchos oficiales survietnamitas.[6]
  • Giáp y su método de lucha, se convirtió en fuente de inspiración para muchos o todos los movimientos guerrilleros de los años 70 y 80 como el Frente Polisario en el Sáhara Occidental contra Marruecos,[22] aunque muy pocos de ellos han logrado los éxitos obtenidos por el general vietnamita.



Un genio de la logística
Sin duda es mérito del General el haber podido mover desmontadas por la selva, armar y suministrar munición a cientos de pesadas piezas de artillería, para convertir a la maravilla del ingenio militar francés en una ratonera, para sorpresa y asombro de todos.[2]
Además de lograr emplazar todas sus piezas de tal forma que no pudieron ser encontradas, convertir en inútil el empleo del napalm,[5] mantenerlas operativas pese a las lluvias monzónicas[7] y abatir muchos cazas cuando salieron a destruirlas.[23] Y todo eso sobre colinas, entre la selva y a miles de kilómetros de sus fuentes de suministros.

Un estratega mejorable
Varios errores y fallos indican que como estratega Giáp no era tan sobresaliente como lo era en el campo de la logística.

  • En la Batalla del delta del río Rojo no tuvo en cuenta la superioridad de medios, especialmente aéreos, con que contaban los franceses; en la guerra contemporánea se argumenta comúnmente que quien controla el cielo controla la tierra, y en este caso el comentario fue acertado.
  • En la Ofensiva de Pascua no supo cómo mover y utilizar los carros de combate de que disponía para romper el frente enemigo y permitir a la infantería avanzar, misión para la que fueron ideados los tanques.24 En Lon Son habían logrado tomar todas las posiciones de las Boinas Verdes, pero años después no supo emplearlos y perdió con ellos la posibilidad de una gran victoria, gran cantidad de aquellas armas y mucho hombres. Además se limitó a lanzar oleadas humanas una tras otra hasta quedarse sin hombres sin darse cuenta que esa estrategia solo conducía a la pérdida de vidas humanas frente a la potencia de fuego de los barcos y aviones estadounidenses.
  • La victoria de la Ofensiva de Primavera en 1975 es explicable sin embargo por los fundamentos de la estrategia del Ministro de Defensa Giáp: las fuerzas armadas regionales ligadas a sólidas organizaciones de masas se habían reforzado constantemente en campos y ciudades y estuvieron listas para unirse a las fuerzas regulares para la ofensiva militar y la insurrección,[25] que liquidaron definitivamente las tropas de Thieu y causaron la huida de todos los asesores y apoyos estadounidenses.

Un pésimo táctico
En el campo de batalla es donde Giáp contaba con menos aptitudes.
Muchas veces se limitaba a ordenar carga tras carga con poca consideración por el número de hombres que pudiera perder con tan simple táctica. Esta fue una de las razones que le causó la derrota en la Batalla de Phu Tong Hog.
Más claramente se vio el desinterés por la vida de sus hombres en la Batalla de Điện Biên Phủ, donde tuvo que pedir una tregua de varias horas a los franceses para retirar los cadáveres que cubrían las colinas de Beatriz. A punto estuvo de perder el control sobre sus hombres, que se sublevaban ante una muerte cierta o se entregaban a los franceses pese a ir ganando y saber lo que les pasaría si eran descubiertos por los suyos.[5] Aunque Giáp reconocería años después sentirse aliviado por no tener que enviar cargas masivas,[7] como querían sus aliados chinos, lo cierto es que hasta que no fue consciente del peligro en que actuaban sus hombres no comenzó a cavar zanjas con las que pudieran avanzar sin ser barridos por las ametralladoras coloniales.
Este punto, la utilización "inmisericorde" de sus hombre para derrotar a sus enemigos, es también fruto de controversia. Se le reconoce su paciencia y concienzuda preparación de casi todas las grandes actuaciones que realizaba; sin embargo en la Ofensiva del Tet perdió muchísimos hombres contra ejércitos netamente superiores, inferioridad de la que era consciente. Es más, aun conociendo que los estadounidenses contraatacarían con hombres y helicópteros, mando al Vietcong resistir en las posiciones tomadas, lo que resultó demoledor contra aquella fuerza, que quedó prácticamente aniquilada. Este punto abre la duda de si fue una imprudencia o error de Giáp, o una estratagema seguida para librarse de una fuerza independiente de su mando y con base en el Sur [6]
También sus enemigos le atribuyen a él o a la cúpula dirigente de Hanoi, a la que pertenecía, crímenes de lesa humanidad como las matanzas de Hué, que se llevaron a cabo durante la Ofensiva del Tet, que fueron claramente planificadas y pacientemente llevas a cabo contra los representantes de la autoridad survietnamita que habían asesinado a miles de simpatizantes del Vietcong.
Pese a esas características, el general Võ Nguyên Giáp es considerado un héroe en su país y en muchos países, porque logró derrotar en toda la línea al ejército más poderosos del mundo, modelo que trataron de imitar posteriormente muchos líderes guerrilleros de formación comunista en todo el Mundo, casi siempre sin éxito.

Notas y referencias

1. David Solar, Ocaso Francés en Indochina, nº 62 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, diciembre de 2003
2. Peter Batty, Visiones de la guerra. La batalla de Dien Bien Fu, editor Margaret Harris, Pamplona, IVS (Internacional Video Sistemas), D.L., 1990
3. Varios, La Ruta de la Muerte, fascículo 2 de Cuerpos de Elite, Editorial Delta, Barcelona, 1986, ISBN 84-7598-184-4
4. Varios, Crónica del siglo XX, Plaza & Janés Editores, Barcelona, 1986, ISBN 84-01-60298-X
5. David Solar, Dien Bien Phu, el Mundo en Vilo, nº 67 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, mayo de 2005
6. Varios, Nam, Crónica de la guerra de Vietnam, 1988, Editorial Planeta-De Agostini, Barcelona, ISBN 84-396-0755-6.
7. a b c Varios, Artilleros de Giáp, fascículo 90 de Cuerpos de Elite, Editorial Delta, Barcelona, 1986, ISBN 84-395-0337-7
8. General Giap 1971 Guerra del pueblo, ejército del pueblo. México D.F.: Serie popular Era, p.p. 170-176.
9. Anne de Courcy, El imperio humillado, nº 37 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, noviembre de 2001
10. Varios, Guía ilustrada de guerra aérea sobre Vietnam II - Tecnología militar, Ediciones Orby, Barcelona, 1986, ISBN 84-7634-712-X
11. Varios, 1º de Caballería: Vietnam, nº 9 de Cuerpos de Élite, Barcelona, Planeta de Agostini, 1986, ISBN 84-7598-185-2
12. ChinaDefense.com - The Political History of Sino-Vietnamese War of 1979, and the Chinese Concept of Active Defense
13. Work summary on counter strike (1979-1987); The rear services of Chinese Kunming Military Region.
14. Restrepo, Iván 2009 "La nueva gran batalla de Vo Nguyen Giap"; La Jornada, 13 de julio de 2009.
15. general Giap 1971 Op.cit. p.p.35, 55-57.
16. Giap, Vo Nguyen y Van Tieu Dung 1976 "Conjugar las fuerzas de las masas con las del ejército"; El arte de la guerra revolucionaria. Bogotá: Ediciones Futuro, p.p. 51-53.
17. General Giap 1971 Op. cit. p.p. 78-92.
18. Giap, V.G. y V.T. Dung 1976 Op.cit. p.p. 42
19. General Giap 1971 Op.cit. p.39
20. Varios, Irregulares, capítulo 12 de Soldados, BBC, Londres, 1984
21. On Guerrilla Warfare
22. David Solar, Sin Solución. Sáhara, 30 años de conflicto, nº 89 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, marzo de 2006
23. Varios, Aviación, capítulo 7 de Soldados, BBC, Londres, 1984
24. Varios, El carro de combate, capítulo 5 de Soldados, BBC, Londres, 1984
25. Giap V.G. y V.T. Dung 1976 Op.cit. p. 49.


Wikipedia

domingo, 22 de enero de 2017

Conflictos americanos: El factor aéreo en El Salvador, 1980-1992 (1/2)

El Salvador, 1980-1992 
Escrito por Tom Cooper
26 de agosto 2007 a las 09:39 AM
Parte 1

La guerra civil en El Salvador, que asoló a este pequeño país con una población de sólo cinco millones de personas en la década de 1980, fue una de los más feroces y sangrientas insurrecciones de la historia. La guerra aérea fue intensa también, y el poder aéreo jugó un papel importante. Sin embargo, este conflicto sigue siendo una de las guerras aéreas más pobremente investigadas desde 1945. 

El Freak Show 
El Salvador es un país pequeño, con fuerte presión demográfica que se hace más grave cada año. Esta nación densamente poblada fue dominado durante mucho tiempo por una pequeña oligarquía y gobernado por una serie de gobiernos militares que tenía poca consideración por los derechos civiles: en especial la represión de la clase campesina por un ejército basado en los gobiernos de derecha llevó a la formación de numerosas organizaciones armadas antigubernamentales, con el resultado de que a través de todo el siglo 19, y también la historia de El Salvador en el siglo 20 caracterizaron por la violencia, el caos, y las intervenciones militares. Ocho de los diez gobiernos que gobernaron el país entre 1945 y 1970 han sido dirigidas por el personal militar, las relaciones con los países vecinos siempre fueron tensas - e incluso con Honduras desembocó en una guerra, en 1969.

En 1979, el país estaba maduro para un gran levantamiento. Un golpe militar reformista emprendida en octubre de ese año no se desarrolló bien, dejando a El Salvador en un estado de caos, con militares divididos sobre varios temas. La situación económica era terrible, lo que obliga cada vez más de los salvadoreños migrar a través de la frontera con Honduras, en busca de la tierra y el empleo. Con la revolución sandinista exitosamente instalada contra el régimen de Somoza en Nicaragua, dio impulso a los movimientos revolucionarios, que realizaron llamamientos a la insurrección popular armada. Si un régimen poderoso y opresivo como el de Somoza de ese país podría ser derribado por un movimiento mal equipados popular, entonces la oligarquía de El Salvador podría ser derribada también.

Varios grupos de izquierda ya estaban organizados y activos en todo el país, en la organización de manifestaciones. La gota que derramó el vaso llegó el 22 de enero de 1980, cuando el Ejército masacró a manifestantes civiles en las escalinatas de la Catedral de San Salvador. Dos meses después, el "Escuadrón de la Muerte" apañado por el Gobierno asesinó a Monseñor Romero mientras celebraba una misa. Estos acontecimientos tuvieron como resultado la fusión de los grupos de la oposición en el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FFMLN, más generalmente se llama FMLN), y un estallido a la rebelión: el FMLN ahora se dirigía a la insurgencia, así como las diversas facciones más pequeñas mantienen su identidad.

La reacción de las facciones de derecha - que incluían partes de las fuerzas armadas - era predecible: un programa de asesinatos despiadados se llevó a cabo por escuadrones de la muerte, donde alguien sospechoso de simpatías izquierdistas era susceptibles de ser secuestrado y fusilado. Se estima que 10,000 personas murieron de esta manera, sobre todo por la noche, en 1980 solamente. Es evidente que, en lugar de suprimir la insurrección, la violencia extrema por parte del régimen empuja cada vez más salvadoreños en la rebelión abierta.

A medida que la violencia junto con el masivo nivel de violaciones de derechos humanos escalaba a través de 1980, la administración Carter suspendió la ayuda económica y militar de EE.UU.. La junta fue dejada sola.


Mapa de El Salvador, con tres pistas de aterrizaje principal utilizado por el FAS durante la guerra. Además de estas tres bases aéreas, un número de lugares y una pista de aterrizaje privada cerca de La Unión se utilizaron para despliegues periódicos avanzado. La FAS fue cuidadosa en la operación de dichos sitios, entonces necesitaban una buena defensa debido a la amenaza permanente de incursiones y ataques de mortero del FMLN. Después de todo, incluso la BAM Ilopango fue atacada varias veces con fiereza por los rebeldes. (Mapa de Tom Cooper, sobre la base de software Encarta 2003) 

¿Fuerza Aérea cara y de lujo? 
Cuando comenzó la guerra, el ejército salvadoreño tenía unos 10.000 hombres, de los cuales 9,000 servían en el Ejército, organizados en cuatro brigadas de infantería pequeña, un batallón de artillería y un batallón de blindados ligeros. Otros 7.000 servían con la policía paramilitar. La cultura militar de El Salvador no sólo era autoritaria y corrupta, sino también altamente politizada. A pesar de la formación y el asesoramiento de los EE.UU., los viejos hábitos de gran mezcla en la política interna de las fuerzas armadas que parecía imposible de romper. La política interna de las fuerzas armadas fue similar: el liderazgo era de muy mala calidad, con el cuerpo de oficiales no sólo está desunida, sino también enteramente basado en la selección a las conexiones políticas - en lugar de las capacidades de liderazgo. La formación en general era muy pobre, y todos los planes por hacer para librar otra guerra convencional con Honduras. Capacidad y contingencias de la lucha de contrainsurgencia (COIN) la guerra no existían. Los militares salvadoreños fue totalmente incapaz de hacer frente a la insurgencia.

La Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) era el más profesional de todas las ramas militares salvadoreños, aunque su formación y capacidades sólo mediocre. En efecto, la fuerza aérea todavía sufría de ser vista como un lujo innecesario y costoso por la mayoría de oficiales del Ejército, y de otra manera reflejan la situación de las otras ramas del ejército salvadoreño. El general Juan Rafael Bustillo, jefe al mando FAS desde 1979 a 1989, por ejemplo, se consideraba un piloto competente y uno de los oficiales superiores más capaces en el ejército salvadoreño. Sin embargo, jugó un papel muy político en las fuerzas armadas y se sabe que han utilizado su posición para desafiar o incluso poner en peligro el momento el gobierno civil y otra vez.

A partir de 1980, la FAS contaba con una fuerza de menos de 1.000 hombres - incluyendo un batallón de paracaidistas, fuerzas de seguridad y una pequeña unidad anti-aérea - que no tenía ningún entrenamiento en operaciones conjuntas con las fuerzas de tierra. Su componente de vuelo consistía en cuatro pequeños escuadrones con un total de 67 aviones y helicópteros varios.

Los activos de combate principal eran once Dassault Ouragan MD.450 del Escuadrón de Caza-Bombardeo, con sede en la BAM San Miguel, de 18 ejemplares sobrevivientes de los ordenados a Israel en 1973, y que se entregaron a partir de 1974. Originalmente construido en Francia, en la década de 1950, nueve de ellos. Eran robustos y fáciles de mantener los caza-bombarderos se les había conectado disparar los misiles aire-aire Shafrir Mk.II, pero ninguno de ellos fueron entregados. En cambio, todos estaban armados con cohetes no guiados y bombas, así como cañones de 30 mm.


En 1973, El Salvador ordenó un lote de 18 Dassault Ouragan MD.450 de Israel. Las entregas comenzaron en 1974, y terminaron en 1978. Inicialmente, todos los aviones se camuflaban en el estilo "SEA" de la Fuerza Aérea -patrón, que consiste en beige, marrón y verde oliva. Varios se observaron usando tiras con los colores nacionales en la toma de aire, mientras que todos tienen sus timones pintado con los colores nacionales también. Aparte del número de serie, no se observaron otras marcas en ningún Ouragan salvadoreño jamás. (Dibujo de Tom Cooper) 

Los activos secundarios más importantes eran tres reactores entrenadores Fouga Magister CM.170, sobrevivientes de no menos de nueve comprados a Israel y tres de origen francés entre 1973 y 1978. Mientras se utilizaba principalmente para el vuelo de entrenamiento, fueron equipados con miras y dos armas calibre 7,62 mm en la nariz, y desplegadas para tareas de contrainsurgencia.

La escuadrilla de transporte de la FAS volaba seis Douglas C-47 y cuatro transportes IAI-101 Arava, mientras que el escuadrón de entrenamiento operado una mezcla de North American T-6, BeechT-34, y unos pocos Cessna T-41D. El arma de helicópteros era aún más pequeña, volando un solo SA.316B Aérospatiale Alouette III, un FH-1100, un Lama y diez helicópteros Huey Bell UH-1H, el último entregado desde los EE.UU. en 1979.

La base principal de aire FAS era Ilopango, en las afueras de San Salvador, con San Miguel siendo el aeródromo secundario más importante. Pistas de aterrizaje adicionales y sitios de aterrizaje fueron limpiados en el campo en el tiempo, y hubo aeródromos de nueva construcción más adelante, por lo que la FAS podía operar desde un máximo de 15 sitios alrededor del país.

El entrenamiento de la FAS fue orientado para una guerra convencional. El FAS sacó lecciones muy distinta de la guerra de 100 horas con Honduras, en 1969, y estaba tratando de obtener la capacidad que le impedía experimentar la misma suerte que en ese momento. Sin embargo, la falta de fondos impidió la formación de la fuerza, incluso en este papel adecuadamente, y la única acción que se vio desde que la guerra fue su participación en el golpe de 1972. Peor aún, al igual que en 1969, en la FAS sólo había un puñado de pilotos, y su formación era "buena" en el mejor de los casos.


Un total de no menos de once Fouga Magister CM.170 fueron adquiridos de fuentes israelíes y franceses en la década de 1970. Sólo cinco células del avión sobrevivieron a la guerra, de los cuales apenas dos fueron considerados como "condiciones de vuelo" en la década de 1990, aunque sus motores requirieron revisiones extensas y mantenimiento adicional con el fin de ponerse en marcha. Durante la guerra, los Magister de la FAS se utilizaron principalmente en cooperación con los Ouragan y A-37Bs. (Dibujo de Tom Cooper) 

Un pacto con el diablo
Con el Ejército de El Salvador en desorden y el caos, los 10.000 rebeldes de la alianza FMLN no se hicieron esperar en la obtención de la iniciativa y la captura de la mayor parte de El Salvador durante los años 1980. Los rebeldes ya se habían desplegado en las montañas a lo largo de la frontera con Honduras, y tenía numerosos bastiones alrededor desembocadura del Guazapa, sólo a unos 55 km de la capital de San Salvador. En las zonas rurales, obligaban a los terratenientes y empresarios locales a proporcionarles alimentos y pagar los impuestos - o enfrentarse a la destrucción de sus bienes y el asesinato. Bien equipados con armas y municiones capturadas de las reservas del ejército, los rebeldes eran auto-suficientes para la mayoría de sus necesidades.

Desplegados en las columnas de tamaño de un batallón, bien equipados y provistos, el FMLN fue capaz de librar una guerra casi convencional. El problema de los suministros fue relativamente fácil de resolver para la guerrilla: durante las etapas iniciales de la lucha capturaron una cantidad considerable de armas y municiones del Ejército. Envíos adicionales fueron posteriormente fácilmente llevado en más de largo de las fronteras de Guatemala y Honduras, así como de Nicaragua, sobre el Golfo de Fonseca. Además, un número de aviones ligeros se utilizaron para volar suministros a El Salvador desde Nicaragua, principalmente por la noche, con pistas de aterrizaje establecido para aviones fumigadores. Uno de los muy pocos momentos de éxito que disfrutó la FAS en esta fase inicial de la guerra fue cuando en enero de 1981, un Ouragan derribó un avión de transporte ligero con armas para los rebeldes.

El derribo de este avión desconocido llegó en el momento que los rebeldes lanzaron una ofensiva final con la intención de ocupar San Salvador y derrocar al gobierno. Incluso si la operación del FMLN logró avances significativos, no pudo lograr la victoria - especialmente antes de que los EE.UU. se involucrara en el conflicto. Es decir, alarmado por la posibilidad muy real de la victoria de los insurgentes, el gobierno de Carter en sus últimos días levantó el embargo de armas y autorizó una ayuda de nuevo. Al actuar demasiado tarde, Washington se quedó con el razonamiento de que aún cuando fuese tan desagradable el régimen en El Salvador, era preferible a "otro" gobierno revolucionario marxista en América Central, que los EE.UU. no podría controlar. Al hacerse cargo a finales de enero de 1981, la administración Reagan reforzó el compromiso de EE.UU., declarando la intención de derrotar a la insurgencia más seria en toda América Central.

Lo cierto es que la delegación militar de EE.UU. a San Salvador, dirigido por Brig.Gen. Fred Woerner, no sólo estaba autorizada a desarrollar un plan estratégico para hacer la guerra (que fue aprobado por los los líderes políticos de EE.UU. y El Salvador), sino también hacer hincapié en las reformas políticas, que iban a conducir a elecciones libres y justas, el desarrollo económico, un fin de los abusos de los derechos humanos y reformas judiciales. Este enfoque de la "zanahoria y el palo" era para alentar a las reformas: si no se promulgaron con la suficiente rapidez, la ayuda sería demorados o retenida aún más. Este enfoque causó fricciones constantes entre San Salvador y Washington, lo que inhibió una planificación a largo plazo y resultó en muchas ineficiencias en la ayuda militar, pero, que al final produjo resultados.

El ejército salvadoreño inicialmente tendía a realizar redadas en formaciones del tamaño de una compañía y batallón - una táctica que funcionó en beneficio de los rebeldes, quienes disfrutaron de la ventaja de la elección del lugar y el momento en que podía aceptar el combate. En consecuencia, el FMLN se especializó en la creación de emboscadas y aniquilación de unidades del tamaño de una compañía e incluso unidades medianas del Ejército. Los rebeldes también se especializaron en operaciones nocturnas, anulando así la ventaja de poder de fuego de las fuerzas armadas regulares. Sin sorpresa, en la década de 1980, las columnas rebeldes, incluso podrían tomar y controlar ciudades durante varios días.

Para abordar el problema, el equipo de consejeros de los EE.UU. hizo hincapié en un aumento dramático en el tamaño de las fuerzas armadas, y el entrenamiento intensivo en la guerra contrainsurgencia. En consecuencia, el ejército salvadoreño se triplicó en tamaño y estuvo provistos de armas y equipos modernos. La FAS no iba a adquirir un número más moderno o aumentaría sus aviones de combate, sino que alcanzaría una flota de helicópteros grande, que fuese capaz de levantar la fuerza de infantería importantes para las operaciones ofensivas y que también proporcionaría el apoyo con helicópteros artillados.

Tan pequeño y mal equipado como lo estaba en 1981, la FAS aún tuvo una actuación combate buena, las más de las veces siendo la principal potencia de fuego móvil del Ejército, a la vez que enviaba agentes adicionales a la Academia Interamericana de la Fuerza Aérea (IAAFA ), en Albrook Field, en Panamá. La FAS se desempeñó bien en ayudar a detener la ofensiva de enero de 1981, la falta de formación impidió una mejor coordinación de las operaciones aéreas y terrestres, y en la noche, las operaciones fueron casi imposibles, pero este apoyo era suficiente. Reforzada por 14 helicópteros UH-1H adicionales que provinieron de los EE.UU., la FAS siguió mostrado un buen desempeño de combate durante los combates en la Provincia Morazán, a principios de 1981. Ayudó a detener la ofensiva rebelde. Otra operación ofensiva, llevada a cabo en abril de 1981, por una brigada del Ejército de 1.000 soldados bajo el mando del coronel Polacios, en el área de Gurazapa, tuvo menos éxito. Mientras Polacios indicó más adelante que 200 rebeldes y 24 soldados fueron asesinados, la mayoría de los observadores no podían contar con que fuesen realmente tantas bajas las del FMLN, mientras que si observaron un número de UH-1 de la FAS muy mal tiroteados. Muy por el contrario, en mayo de 1981, los rebeldes establecieron un firme control de cuatro provincias orientales de El Salvador, asegurando así sus comunicaciones con Nicaragua.

Con peleas en la cúpula militar, y la falta de formación impidiendo una mejor coordinación de las FAS y las operaciones del Ejército, mientras que durante la noche las operaciones eran casi imposibles, los rebeldes continuaron sus operaciones con éxito. A principios de mayo de 1981, capturaron un centro de comunicaciones del Ejército en el volcán Chichontepec, y el 11 derribaron un helicóptero UH-1H de la FAS. Los EE.UU. se apresuraron a enviar ocho helicópteros Huey adicionales a El Salvador a medida que el flujo de la ayuda de EE.UU. comenzó a llegar desde mediados de 1981 en adelante. Equipamiento militar por valor de casi $49 millones llegó a El Salvador ya ese mismo año. En 1982, el valor de la ayuda militar y el programa de venta había aumentado a $ 82,5 millones, mientras que otros $ 2 millones fueron gastados en la educación militar internacional de oficiales y suboficiales de El Salvador. En consecuencia, el 8 de julio de 1981, el Ejército lanzó la contraofensiva por primera vez en la zona de Cabañas, que terminó con el bombardeo de objetivos por parte de Ouragans de la FAS a lo largo de la frontera con Honduras.


Más tarde, durante su carrera con el FAS, la mayoría de los Ouragan supervivientes han tenido sus tanques alares tipo timp removidos los cuales se repintaron en parte: marrón al al estilo de "SEA" de la USAF, el patrón de camuflaje fue reemplazado por el de color verde oscuro y series de aplicar un estilo diferente ("Elephant "). A principios de 1981, uno de estos venerables cazas interceptó un transporte ligero con armas y municiones para los rebeldes, y lo derribó, marcando la primera victoria aire-aire de esta guerra. Otros encuentros similares siguieron, pero sus resultados siguen siendo desconocidos. Contrario a algunos reportes, los Ouragan de la FAS no estaban armados con misiles aire-aire de fabricación israelí Shafrir Mk.2. En cambio, sus armas principales - además de cuatro cañones de 30 mm - se convirtieron en cohetes no guiados, principalmente fabricadas en Estados Unidos y lanzadores de cohetes 19x2.75pulgadas BPD SNIA HL-7-80 (la última por lo general realizado en pareja, en un adaptador en el pilón debajo de las alas laterales) . (Dibujo de Tom Cooper)

La experiencia déjà vu 
En noviembre de 1981, los rebeldes cambiaron sus tácticas, emprendiendo una amplia campaña de perturbación de la economía, derribando torres de alta tensión y volando puentes en las carreteras principales. Su mayor éxito llegó el 27 de enero de 1982, cuando un grupo de ataque de 100 combatientes del FMNL se infiltró en el perímetro de la BAM Ilopango y destruyó cinco UH-1H y tres C-47, y dañó cuatro Ouragan y dos UH-1. Dos Ouragan (702 y 703) fueron dados de baja, mientras que otros dos fueron reparados y devueltos al servicio años más tarde, toda la flota fue castigado por un período de tiempo, mientras que todos los helicópteros dañados tuvieron que ser dados de baja.

Mientras que fue un fuerte golpe, este ataque fue algo así como una bendición y, a continuación, el equipo deteriorado fue reemplazado por aviones modernas y más capaces de los Estados Unidos. En una semana, los estadounidenses lanzaron el programa "Proyecto Elsa", y ​​entregaron otros 12 helicópteros artillados Bell UH-1M Hog. En los meses siguientes llegaron también ocho Cessna A-37B Firefly (llegando en junio), los primeros cuatro de otros 23 posibles Cessna O-2, y dos transportes Fairchild C-123K Provider siguieron. Además, la Fuerza Aérea fue provista de 12 aviones de carga y un cargamento de municiones para la FAS, todos los que llegaron antes de finales de 1982. Todos estos aviones llegaron procedentes de stocks de excedentes de la USAF, pero que había sido totalmente modificados y renovados antes del reparto, y llegaron junto con 2 millones de dólares de municiones para FAS.

Estos aviones y helicópteros, así como la munición moderna, eran más apropiadas para la lucha COIN que los equipos utilizados anteriormente. Sin embargo, todo el tema de suministro de aviones y otras formas de ayuda era relativamente sencilla: el FAS se necesita ahora los equipos y técnicos capacitados, más que nada. Esta tarea era mucho más compleja para completar con éxito. Es decir, recordando el ejemplo de Vietnam, donde la participación de EE.UU. también se inició con un pequeño grupo de asesores y pocos aviones, el Congreso de los EE.UU. realizó un control estricto de toda actividad militar en El Salvador, poniendo límites estrictos a la cantidad de personal militar y la cantidad de equipos entregado. Durante todo el conflicto, no más de 55 consejeros militar de EE.UU. podría ser asignado a la Grupo Militar (MilGroup) en El Salvador, e incluso con el personal de servicio temporal, el número de asesores del Ejército de EE.UU. y Fuerza Aérea en el país nunca llegó a más de 150. Teniendo en cuenta que sólo cinco de ellos fueron asignados a la FAS, era obvio que el personal de El Salvador no podía ser entrenados en el país. Tampoco ayuda que el Ejército y Fuerza Aérea de los EE.UU. - que sufrieron de los efectos del síndrome post-Vietnam - había disminuido en gran medida las operaciones de su doctrina de contrainsurgencia: a pesar de ser muchos veteranos de Vietnam, los militares de EE.UU. simplemente no estaba preparados para entrenar a los salvadoreños en la guerra no convencional. Por esta razón, mientras que en una guerra y la presentación de la potencia de fuego principal móvil del Ejército, el FAS tuvo que enviar más oficiales de la Academia de las Fuerzas Aéreas Interamericanas (IAAFA), en Albrook Field, en Panamá.

El Gobierno sufrió otro duro golpe el 17 de junio de 1982, cuando un UH-1H que llevaba a la ministra de Defensa se estrelló cerca de Perquín, matando a los 14 a bordo.

Los asesores de EE.UU. en El Salvador pronto se encontraron experimentando lo mismo que sus antecesores en Vietnam: los bastiones del FMLN a lo largo de la frontera con Honduras y en el sur del país eran simplemente demasiado fuertes para las fuerzas del gobierno para atacarlos directamente. En consecuencia, los ataques aéreos tuvieron que ser llevados con el fin de perturbar lo menos los rebeldes en sus refugios dentro de las fronteras: en 1982, el FAS se inició un programa de bombardeos a pueblos rebeldes de la fuerza del FMLN en las regiones de Chalatenanago, en el norte, y Monte Guazapa, en la zona central de El Salvador. La mayoría de las operaciones fueron realizadas por Ouragan y los nuevos A-37 y tenían un carácter de acoso, pero al menos los rebeldes podrían estar bajo cierta presión.

Muy por el contrario, ya que muchas de estas fortalezas se encontraban dentro de zonas civiles, mientras que pilotos de la FAS aún carecían de capacitación, frecuentemente bombardeaban a civiles, provocando estallidos de protestas, incluso en los EE.UU., aunque no tuvieron efectos reales en términos de la moral, la infraestructura y la capacidad de combate de los rebeldes. Peor aún así, como en Vietnam de la década de 1960, había peleas permanentes dentro de la Junta en El Salvador. En 1983, uno de los oficiales más derechista del Ejército, el coronel Sigfrido Ochoa, exigió la renuncia del ministro de Defensa, el general José Guillermo García y declaró su distrito militar de estar en rebelión contra el gobierno. El general Bustillo, Comandante en Jefe de la FAS, apoyó a Ochoa y negó el apoyo de aeronaves de la FAS para volar en tropas que se le opusieran. Los asesores de los EE.UU. llegaron a un compromiso que permitía a Ochoa a permanecer: el ministro de Defensa, sin embargo, se tenía que ir.

Como si esto no fuera suficiente, en 1983, con la ayuda de asesores cubanos, el FMLN organizó su primera brigada "estratégica". Aunque hasta ahora la mayoría de sus unidades operaban en rangos limitados de sus bases, esta brigada era altamente móvil y entrenados en la guerra convencional. La nueva unidad del FMLN participó antes en un enfrentamiento con varios batallones COIN Atlacatl y Atonal del Ejército, causando pérdidas que la FAS probó ser incapaz de evacuar a todas del campo de batalla.


Además de los UH-1H, la FAS recibió una importante flota de helicópteros helicópteros de combate UH-1M "Hog". Reconocibles fácilmente debido a su fuselaje más corto y más pequeño de la cabina, estos helicópteros estaban armados con subsistema de armamento M21 MAMEE, consistente en la muy eficaz M134 Minigun de 7,62 mm (aunque sin su "tanque" de munición en la parte superior del montaje: era más habitual, que la munición fuese transportada en cajas de grandes dimensiones dentro de la cabina, con munición del cinturón principal a través de aberturas en la parte baja del fuselaje), y lanzacohetes M158 de siete cohetes de 2.75 pulgadas. Más tarde, durante la guerra, los lanzacohetes fueron más a menudo reemplazados por puntos de anclaje para bombas Mk.81 y Mk.82. Los UH-1Ms también tuvieron una gran cantidad de armas, sobre todo por debajo de la cabina del piloto y todo el motor y la caja de cambios. (Dibujo de Tom Cooper) 


Por lo menos 15 A-37Bs fueron suministrados a El Salvador en el marco del Proyecto Elsa, entre 1982 y 1992, para aumentar las capacidades de ataque de la fuerza aérea. El tipo demostró ser más eficaz que los mayores aviones de combate de bombardeo disponibles. Los A-37 de la FAS fueron pintados en gris "cañonero" en general, y originalmente llevaban números de series negro. No se portaban escarapelas: en cambio, sólo la bandera nacional se aplicó en el fuselaje trasero. (Dibujo de Tom Cooper)


Fin de Parte 1



ACIG