Mostrando entradas con la etiqueta minoría racial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta minoría racial. Mostrar todas las entradas

domingo, 14 de mayo de 2017

SGM: Campo de concentración de aleutianos en USA

La otra atrocidad estadounidense de internacionalización de la Segunda Guerra Mundial

JOHN SMELCER - NPR



Los residentes de la isla de Pribilof evacuaron en el transporte Delarof del ejército de los E., en junio de 1942.

La mayoría de los niños estadounidenses aprenden que Japón atacó Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, llevándonos a unirse a la Segunda Guerra Mundial. Esta semana marca el 75 aniversario de los japoneses-estadounidenses que son posteriormente redondeados e internados como presuntos enemigos del estado. Pero hay otra historia trágica e inédita de ciudadanos estadounidenses que también fueron internados durante la guerra. Soy un miembro de la tribu Ahtna de Alaska y he pasado la mayor parte de los 30 años descubriendo y reuniendo fragmentos de una historia que merece ser contada.

En junio de 1942, Japón invadió y ocupó Kiska y Attu, las islas más occidentales de la Cadena Aleutiana de Alaska, un archipiélago de 69 islas que se extienden unos 1.200 kilómetros a través del Océano Pacífico Norte hacia la península de Kamchatka de Rusia. Desde una perspectiva estratégica, Japón quería cerrar lo que percibían como la puerta trasera de Estados Unidos al Lejano Oriente. Durante miles de años, las islas han sido habitadas por un pueblo indígena lleno de recursos llamado Aleuti. Durante el Período Ruso-Americano (1733 a 1867), cuando Alaska era una posesión colonial de Rusia, los buscadores de pieles rusos diezmaron poblaciones aleutas a través de la guerra, la enfermedad y la esclavitud.

Poco después de la invasión de Japón, el personal naval estadounidense llegó con órdenes de rodear y evacuar a los Aleuts de la Cadena Aleutiana y las Islas Pribilof a campos de internamiento a casi 2.000 millas de distancia cerca de Juneau. La administración de los campos de internamiento estaría bajo la jurisdicción de los Servicios de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (USF & WS). Además, las órdenes incluían la quema de las aldeas hasta el suelo, incluyendo sus amadas iglesias, como parte de una política de "tierra arrasada". El propósito declarado del Ejército era proteger a los aleuts, que eran ciudadanos estadounidenses, de los peligros de la guerra. Pero un oficial dijo a los asombrados aleutianos que, como decía, "porque ustedes se parecen a los japoneses y no queremos dispararles". Ese intercambio forma parte de un video documental llamado Aleut Evacuation.

Con solamente la ropa en la espalda, 881 aleutianos de nueve aldeas diferentes de la isla fueron forzados a bordo del USS Delarof y transportados a las conserveras abandonadas abandonadas del salmón donde los techos y las paredes tenían agujeros, las ventanas y las puertas se rompieron y los pisos eran tan putrefactos que La gente cayó a través de ellos. No había electricidad, saneamiento, ni agua corriente.

Los aleuts fueron internados en contra de su voluntad durante la guerra, mucho después de que los japoneses fueran expulsados ​​de Alaska, y fueron muy descuidados por el mismo gobierno que dijo que los estaba protegiendo. Irónicamente, a menos de 30 millas de distancia, más de 700 nazis que habían sido capturados en el norte de África fueron encarcelados en un campo de prisioneros en la Bahía de Excursión. Los nazis, enemigos jurados de América y de nuestros aliados, fueron tratados mucho mejor que los aleuíes, tanto que el historiador militar Stan Cohen escribió más tarde en The Forgotten War: "En general, el encarcelamiento alemán en Alaska fue bastante agradable".

En mayo de 1943, el gobierno de Estados Unidos incluso esclavizó a muchos de los hombres de las islas Pribilof. El gobierno amenazó con que a ninguno de los aleutianos se les permitiera volver a casa (ni siquiera después de la guerra) si los hombres no "se ofrecieran" a cosechar focas para el esfuerzo de guerra. Por tratado internacional, sólo los nativos pribilovianos podían cosechar lobos marinos. Se les dijo que las pieles se convertirían en revestimientos para chaquetas y cascos de aviación para pilotos estadounidenses y tripulaciones de bombarderos, lo cual era una mentira. Los hombres pasaron la temporada de sello de verano en las diminutas Islas Pribilof que dieron más de 125.000 sellos. El gobierno vendió las pieles a la empresa Fouke Fur de St. Louis, Missouri, por 1.5 millones de dólares en beneficios, todos los cuales fueron directamente a las arcas del gobierno.

La invasión japonesa de Alaska nunca lo hizo mucho más allá de las islas Aleutianas más occidentales de Kiska y Attu. Durante un período de 15 meses, los soldados estadounidenses eventualmente recapturaron las islas montañosas en una serie de batallas que pasaron a conocerse como la Guerra Esquecida. En total, medio millón de soldados estadounidenses, canadienses, rusos y japoneses participaron en el conflicto, una de las batallas menos conocidas y más duras de la Segunda Guerra Mundial, como explicó Brian Garfield en La guerra de las mil millas. Al final, cuando más de 500 soldados japoneses, poco dispuestos a rendirse o ser llevados vivos después de un desesperado ataque banzai (suicidio), se explotaron en masa Con granadas de mano en el pie de la colina del ingeniero.

La guerra en las Aleutianas dio a América su primera victoria en todo el teatro sobre Japón y la primera experiencia en asaltos anfibios en la guerra. Alrededor de 118 Aleúes perecieron por falta de calor, comida y atención médica. Las pequeñas aldeas aleutas perdieron hasta una cuarta parte de su población anterior al internamiento. Las muertes de aleutas eran evitables. Los suministros médicos que se habían asignado a los campos de internamiento fueron tomados por los militares. Los 700 prisioneros alemanes regresaron a sus hogares después de la guerra sin que nadie muriera durante su encarcelamiento.

Aunque la invasión japonesa fue derrotada por el otoño de 1943, los aleuts permanecieron internados hasta el final de la guerra a mediados de 1945. En 1980, el Presidente Reagan firmó la Comisión sobre la Reubicación del Tiempo de Guerra y la Internación de Civiles, que autorizó el establecimiento de una comisión para revisar los hechos y circunstancias que rodearon la reubicación e internamiento de decenas de miles de civiles estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuarenta y dos años después de que los aleutianos regresaran a sus aldeas quemadas y saqueadas, el gobierno de Estados Unidos finalmente reconoció que sus derechos constitucionales habían sido violados.

En 1988, el Congreso aprobó la Ley de Restitución de las Islas Aleutianas y Pribilof, que pagó $ 12,000 a Aleutas sobrevivientes de los campos de internamiento. Para entonces, alrededor de la mitad de los supervivientes habían fallecido hace mucho tiempo.

jueves, 6 de abril de 2017

Guerra de la Independencia: San Martín y las minorías afro-americanas

San Martín y el aporte afro a la emancipación argentina
Entre 1810 y 1860 no hubo un solo batallón argentino que no tuviera presencia de soldados afrodescendientes, claves en las batallas sanmartinianas
Por Omer Freixa | Infobae
@OmerFreixa



Arrancó 2017 y las efemérides de la historia sanmartiniana se acumulan y dan (con motivo) de qué hablar y escribir. El Libertador las proveyó: 17 de enero, Bicentenario del inicio del heroico cruce de los Andes, 12 de febrero, batalla de Chacabuco, próximamente los doscientos años de Maipú, y así se puede seguir.

Sin embargo, si prevalece la siempre justa reivindicación del prócer, tal vez se pierde de vista la gesta de los de abajo, sus huestes, que hicieron posible la gloria sanmartiniana, tan bien relatada por Bartolomé Mitre en su insigne "Historia de San Martín" y de la emancipación sudamericana. Es un libro canónico y una completa biografía del "Padre de la Patria", aunque deje de lado la revisión sobre hombres y mujeres que hicieron posible el tan estudiado cruce de los Andes, entre ellos los afrodescendientes, al centrarse en una figura de la talla del prócer patrio.

Las exigencias al momento de escritura de la obra citada eran la de aportar relatos enaltecedores para justificar la construcción de un Estado-Nación, a la europea, blanco y borrando el registro de determinadas alteridades. En general, es un rasgo de la historiografía predominante que reconstruyó la vida del nacido en Yapeyú. Entonces, es el momento propicio para rescatar el aporte de los individuos de origen africano en este capítulo de la historia patria, como todo lo africano, invisibilizado en nuestro país, considerándose orgullosamente casi el más "blanco" de toda América del Sur.

Se relegó al afrodescendiente a la condición de desaparecido y las pocas menciones de su accionar, por caso, en las guerras de independencia, abonan la justificación de su desaparición, entre otros motivos, por esta vía, por la extinción física en los campos de batalla, sin casi resaltar su compromiso y heroísmo. Si bien es imposible hacer notar la presencia en el pasado de todos los combatientes de origen africano durante las luchas del siglo XIX (y menos homenajearlos por tamaño sacrificio), en algunos casos se pudo documentar su presencia, inclusive en el ejército sanmartiniano que cruzó los Andes, libertador de Chile y Perú.

San Martín debió cruzar los pasos andinos que en su opinión eran la preocupación que más le robaban sueño, más que el enemigo, siempre según Mitre, en una de las proezas más grandes de la historia militar mundial. El Ejército de los Andes contó con un aproximado de 5.000 efectivos, de los cuales entre el 40% y el 50% era afro, es decir unos 2.500 hombres. San Martín tuvo un trato muy cercano con varios de los afrodescendientes de su tropa y expresó la simpatía por ellos. El médico de confianza de San Martín era un negro de Lima y uno de entre sus favoritos era un cocinero negro, con el que gustaba conversar mucho. En una ocasión, el Libertador indicó que si los realistas eran los vencedores, los negros serían esclavizados de nuevo, por lo que con más tenacidad lucharon por la causa patriota. Por su parte, a un mes de librada Chacabuco, San Martín exclamó "¡Pobres negros!", en el espacio en donde yacían enterrados buena parte de los combatientes del Batallón N° 8, compuesto de libertos de Cuyo, en un gesto de reconocimiento y homenaje. Se decía que el líder tuvo predilección por los negros libertos entre los combatientes bajo su mando.

Entre los guerreros sobre los que se tiene constancia de haber integrado el Ejército de los Andes figuran el africano Batallón, el capitán Andrés Ibáñez, ambos nacidos en África a fines del siglo XVIII, y el sargento José Cipriano Campana. Entre las mujeres, se conoce la historia de Josefa Tenorio. También se puede incluir al cabo segundo Antonio Ruiz, más recordado como "Falucho" o "Negro Falucho", aunque se discute si este personaje no responde a una invención de la pluma del historiador y ex presidente argentino Mitre.

Batallón, Ibáñez y Campana cruzaron los Andes junto al Libertador y participaron en las batallas de Chacabuco, Cancha Rayada y Maipú. Tenorio marchó en el ejército como esclava y, tras sus méritos, le fue aceptada su solicitud de liberación, en noviembre de 1820. Por último, tal vez es más conocida la historia del soldado apodado Falucho, que formó parte del Batallón N° 8 y que, llegado al Perú, en 1824 defendió la causa emancipadora a despecho de su vida, ya partido San Martín de la conducción del ejército y en una situación muy delicada signada por la inconformidad de las tropas atascadas en el país andino, desmoralizadas, sin recibir paga, encadenándose una rebelión a la que Falucho se opuso costándole la vida. Ruiz, según Mitre, fue fusilado por los alzados, quienes lo tildaron de revolucionario y a quienes respondió: "Malo es ser revolucionario, pero peor es ser traidor".

El escritor Jorge Luis Borges reconoció el mérito a los afrodescendientes: "Los negros de las guerras de la Independencia eran mucho mejores soldados que los blancos". Si bien estos no fueron debidamente reconocidos, muchos sí adquirieron la libertad por haber servido en la guerra. Fue el caso de las dos terceras partes de los esclavos en Mendoza, en los preparativos al cruce de los Andes, pese a la resistencia de los amos, conforme relató Mitre.

Entre 1810 y 1860 no hubo un solo batallón en el actual territorio argentino que no tuviera presencia de soldados afro. En Buenos Aires hubo al menos once afroargentinos con el grado de coronel o teniente coronel, aunque se les negó el grado mayor de general, en la pauta del racismo de la época. Dentro de lo poco que se conoce o cuenta, el sargento Juan Bautista Cabral tiene un sitial en la historia argentina, al haberle salvado la vida a San Martín en la batalla de San Lorenzo, años antes del cruce andino. Lo que hay que remarcar es que su origen era africano, cuestión que no siempre se reconoce, como así faltan subrayar los aportes de los afrodescendientes a la historia argentina en general, y no solo en el plano bélico. El cruce de los Andes fue un capítulo invalorable de la participación de este colectivo en la historia argentina. Gracias a la tropa sanmartiniana fue posible la liberación de Chile y más tarde la del Perú.