Mostrando entradas con la etiqueta genocidio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta genocidio. Mostrar todas las entradas

domingo, 17 de junio de 2018

Aztecas: La gran sequía de 1454 y el genocidio que le siguió

Cuando la gente “se uno-aconejó” 

La gran sequía de 1454 en la Cuenca de México

Leonardo López Luján | Arqueología Mexicana




Las acciones desesperadas de los seres humanos ante los efectos devastadores de la naturaleza quedan en ocasiones registradas en los contextos arqueológicos. Un depósito ritual excavado en las ruinas del recinto sagrado de Tenochtitlan nos remite a un holocausto que se realizó a mediados del siglo XV para aplacar la furia de los dioses de la lluvia. El análisis de dicho contexto a la luz de los datos de la arqueología, la antropología física, la historia y la meteorología nos ayuda a dilucidar con inusual detalle cómo y por qué se realizó esta ceremonia sangrienta.

Un descubrimiento excepcional

En el verano de 1980, a escasos días de mi ingreso al Proyecto Templo Mayor en la Ciudad de México, el profesor Eduardo Matos Moctezuma me encomendó explorar un área que hasta hacía poco había sido ocupada por un edificio moderno de cinco niveles. Bajo sus cimientos de concreto, según consta en mi diario de campo, comenzaban a emerger vestigios de la época colonial, entre ellos el fuste de una columna, el estribo de una silla de montar, una pulserita de perlas y abundante cerámica vidriada. También se adivinaban, a escaso metro y medio del nivel de la calle de Argentina, los maltrechos muros de una caja cuadrangular de piedra, los cuales pronto nos revelaron que encerraban un espectacular depósito ritual de tiempos mexicas.

 Al confirmar su presencia el 28 de julio, lo bautizamos con el poco romántico nombre de “Ofrenda 48” e integramos un equipo de trabajo con el experimentado oficial Maximiliano Acevedo, el jovial restaurador Ezequiel Pérez, el joven fotógrafo Salvador Guilliem y el autor de estas líneas. Por instrucciones expresas del profesor Matos, seríamos supervisados por el pasante de arqueología Francisco Hinojosa y por el pasante de antropología física Juan Alberto Román, quienes fijarían las estrategias de excavación y registro de la información. A partir de ese momento y hasta el 7 de enero del siguiente año en que extrajimos el último objeto de la caja, nuestras actividades fueron tan intensas como apasionantes.

La arqueología

 La Ofrenda 48 se localizaba en el sector noroeste del Templo Mayor de Tenochtitlan, es decir, dentro de la mitad de la pirámide consagrada al culto de Tláloc y sus asistentes, los diminutos tlaloque (López Luján, 1982, 1993). Estaba contenida en una caja de sillares, cuyos muros fueron levantados de manera improvisada sobre un pequeño altar de la etapa IVa, la cual se remonta al reinado de Motecuhzoma Ilhuicamina (1440-1469 d.C.). El espacio interno de este amplio receptáculo cuadrangular estaba estucado y medía 170 cm de norte a sur, 111 cm de este a oeste y al menos 54 cm de profundidad. Por desgracia, tanto la caja como buena parte de su contenido más superficial habían sido severamente alterados por los fundamentos de un inmueble del virreinato.

Tomando como base de análisis nuestros informes de campo es posible reconstruir de principio a fin los pasos seguidos a mediados del siglo XV en el ritual que dio origen a la Ofrenda 48. Puede decirse de manera sucinta que los oficiantes de la ceremonia comenzaron la oblación depositando en el fondo de la caja una capa homogénea de arena gris oscura de origen marino. A continuación, acomodaron sobre ella varios cadáveres de niños, la mayoría en decúbito dorsal flexionado, es decir, recostados boca arriba y con las extremidades contraídas. Debieron de haberlos sepultado con ricos atavíos, pues algunos de los esqueletos que exhumamos aún conservaban sus collares elaborados con diminutos chalchihuites, en tanto que otros dos lucían sobre el pecho discos de madera –de 27 y 32 cm de diámetro, respectivamente– recubiertos con mosaico de cerúlea turquesa. Resulta interesante que cinco esqueletos tuvieran todavía una cuenta de piedra verde en el interior de la cavidad bucal.

 Como parte de un tercer nivel, los oficiantes dispusieron muchos más cadáveres infantiles, aunque en esta ocasión salpicados con pigmento azul, y mancharon del mismo color las esquinas noroeste, suroeste y sureste del depósito ritual. Por encima de estos cuerpos inertes, distribuyeron después varias calabazas –en el norte, el centro y el sur de la caja–, así como caracolitos marinos, una concha tallada en forma de flor, pequeñas aves, una navajilla de obsidiana y copal. Finalmente, en lo que parece haber sido la capa más elevada de la ofrenda, colocaron al menos 11 esculturas de tezontle policromado de unos 30 cm de altura, las cuales imitan jarras con el rostro de Tláloc. De manera significativa, las recostaron deliberadamente sobre uno de sus flancos, orientándolas en sentido este-oeste. Entreverados con las esculturas recuperamos ahí numerosos huesos humanos rotos y sin relación anatómica, pedacería de estuco –quizá de la tapadera original de la caja– y muchos fragmentos de alfarería española y novohispana.

Leonardo López Luján. Doctor en arqueología por la Université de Paris Nanterre y director del Proyecto Templo Mayor, INAH.

López Luján, Leonardo, “Cuando la gente ‘se uno-aconejó’ La gran sequía de 1454 en la Cuenca de México”, Arqueología Mexicana núm. 149, pp. 36-45.




Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-desastres-en-mexico-AM149

miércoles, 16 de mayo de 2018

Holodomor: El primer genocidio comunista

Holodomor: historia de una extraña y poco conocida palabra que dejó millones de muertos en apenas un año

Sucedió en pleno comunismo por orden de Stalin, ensañado en especial contra el pueblo ucraniano

Por Alfredo Serra
Especial para Infobae


Iósif Stalin impuso el cruel Holodomor que mató entre dos y cuatro millones de ucranianos entre 1932 y 1933.

Holodomor. El nombre sugiere, además de un enigma por descifrar, acaso el de un dios pagano. Y su resonancia lo instala menos en el Bien que en el Mal.

Pero estas palabras son apenas una fantasía…

Avancemos hacia la verdad.

En apenas un año –1932 a 1933–, la bestial dictadura de Iósif Stalin ordenó el Holomodor contra el campesinado que sobrevivía bajo el comunismo como República Socialista Soviética de Ucrania.


Aquí llegamos al verdadero y trágico significado de la palabra: Holodomor o Golodomor quiere decir, aterradoramente: "Matar de hambre".

Exactamente lo que hizo "el padrecito Stalin" contra un número que oscila entre los dos y los cuatro millones de almas. De muertos. De otras tantas o más familias aniquiladas. Y con un dato demoníaco: la mayoría de esos cadáveres arrojados a enormes fosas comunes… eran de niños.



El punto de partida –la condena– fue el proceso de colectivización del campo: el despojamiento de las tierras que aún conservaban algunos dueños desde los tiempos del zarismo.

Cínico, Stalin atribuyó la letal hambruna a una serie de malas cosechas.
Falso. La producción ucraniana de granos llegó en 1933 a un récord de 22 millones de toneladas: más que en 1931, mucho más que en 1932…



Testimonio de Maria Martyniuk, sobreviviente:

"El gobierno dijo que había que entregárselo todo, y comenzaron a humillar a mi padre, que dijo: 'Tengo hijos, tengo una familia'. Pero ellos dijeron que todos iríamos a la granja colectiva, el koljoz, y que allí estaríamos mejor. Le dijeron a mi padre que bajara las campanas de la iglesia, pero él se negó:
–Yo no las subí, y no voy a bajarlas…
Lo golpearon y lo encerraron en una celda. No lo vimos durante dos semanas. Y apenas volvió a casa… ¡murió! Las máquinas que cosechaban el trigo y el centeno dejaban los tallos. Mi madre recogió algunos para cocinar algo, pero una brigada se los quitó, y la golpeó. Ella se acostó en su cama, y nunca más se levantó. Así fue como murió".

¿Sólo los ucranianos fueron víctimas del Holodomor, o la hambruna fue colectiva?



Según varios historiadores, "fue un acto de exterminio intencional de Stalin contra la nacionalidad ucraniana por oscuras razones nunca aclaradas. Es cierto, sí, que la apropiación de las tierras y las cosechas por parte del Estado soviético propició otras hambrunas, pero ninguna tan cruel y criminal como la lanzada contra Ucrania".

La colectivización –el despojo, en verdad– fue decidida por el Comité Central del Partido Comunista en diciembre de 1929: una guerra declarada, abierta y total contra los campesinos… ¡el 82 por ciento de la población del bloque de naciones sometidas por el régimen!



Por cierto, esa política de tabla rasa desató protestas, disturbios y revueltas en todo el territorio: más de tres millones dispuestos a impedir el despojo. Pero el Ejército Rojo se encargó de extinguir esos fuegos, arrestó a miles de intelectuales ucranianos bajo falsos cargos de conspirar contra el Estado, los condenó a las prisiones siberianas, y muchos fueron fusilados…

Testimonio de Luba Kachmarska, sobreviviente:

"Cuando empezaron a expropiar nuestras tierras cubrieron nuestras papas con un polvo blanco. Las más grandes, que mi madre había reservado para nosotros, y también las más pequeñas, que eran para nuestros cerdos. Los hombres empujaron las papas con rastrillos para que se mezclaran con ese polvo blanco, que era veneno. Destrozaron todo y se llevaron las semillas que mi madre había salvado para el próximo año. No sé por qué mi madre hizo esto: antes de que nos robaran cuanto teníamos, cavó un gran agujero cerca de nuestra bodega, y en el otoño escondió allí dieciocho bolsas de papas. Después derribó un árbol para cubrir el agujero. Nadie lo encontró, a pesar de que tantearon el suelo por todas partes tanteándolo con varillas de acero. Sin esas papas, ni la familia de mi madre ni nosotros hubiéramos sobrevivido".

Pero Stalin consideraba insuficientes esos crímenes: esas condenas a morir de hambre. Tanto, que el 11 de agosto de 1932 le escribe una carta a Lázar Kaganóvich (1893–1991), un monstruo llamado "el Lobo del Kremlin", experto en matanzas masivas:

"Ucrania es hoy en día la principal cuestión, estando el Partido, y el propio Estado y sus órganos de la policía política de la república, infestados por agentes nacionalistas y por espías polacos, corriendo el riesgo de perder Ucrania. Una Ucrania que por el contrario es necesario transformar en una fortaleza bolchevique".



Títere siniestro, Kagánovich, organizador de toda forma de represión, tormento y muerte masivas, está considerado el cerebro de más de 40 millones de muertos hasta la agonía y muerte del comunismo.

Pero, last but not least, la masacre por hambre, el Holodomor –unos 25 mil muertos por día– , fue objeto de discusión durante décadas por una nimiedad, una grotesca estupidez universal.



Si bien la condena fue unánime (o casi), quince países admitieron que la hambruna 1932–1933 fue sin lugar a dudas un genocidio contra el pueblo ucraniano. Pero apenas cinco le negaron su carácter de genocidio, reduciendo el Holodomor a sólo "un acto criminal del régimen estalinista"

Esos países son Estados Unidos, la República Checa, Eslovaquia, Chile y la Argentina.

Una extraña manera de calificar un crimen contra la humanidad. De limitar el Mal a los límites de un punto en el mapa.

lunes, 16 de abril de 2018

Colonialismo: El genocidio herero y namaqua

Genocidio herero y namaqua

Wikipedia



El genocidio de los herero y namaquas ocurrió en el África del Sudoeste alemana (hoy en día Namibia) desde 1904 hasta 1907, durante la repartición de África. Se considera que es el primer genocidio del siglo XX.1​ El 12 de enero de 1904, los hereros comandados por el jefe Samuel Maharero se rebelan contra el dominio colonial alemán. En agosto, el general Lothar von Trotha derrotó a los herero en la Batalla de Waterberg y los persiguió por el desierto de Omaheke, donde la mayoría de los herero murieron de sed. En octubre, los namaqua también se levantaron en armas contra los alemanes y fueron tratados de manera similar. En total, entre 24.000 y 65.000 hereros (aproximadamente el 50% o 70% del total de la población herero), y 10.000 namaquas (50% del total de la población namaqua) perecieron. Tres hechos caracterizaron a este genocidio: la muerte por inanición, el envenenamiento de los pozos utilizados por los herero y namaquas, y el acorralamiento de los nativos en el desierto de Namibia.

En 1985, el Informe Whitaker de la ONU, reconoció el intento de Alemania de exterminar a los pueblos herero y namaqua de la colonia alemana del África del Sudoeste, como uno de los primeros intentos de genocidio en el siglo XX. El gobierno alemán pidió disculpas oficiales por estos acontecimientos en 2004.

Antecedentes


Bandera de Namalandia.

Los herero eran una tribu de pastores que vivían en una región de África Sudoccidental alemana, en la moderna Namibia. El área ocupada por los herero se conocía como Hererolandia.


Bandera de Hererolandia.

Durante el reparto de África, los británicos dejaron claro que no estaban interesados en el territorio, por lo tanto, en agosto de 1884, se declaró un protectorado alemán y, en ese momento, el único territorio de ultramar considerado apto para la colonización blanca que había adquirido Alemania. Desde el principio, hubo resistencia por parte de los Khoikhoi a la ocupación alemana, a pesar de una tenue paz formada en 1894. En ese año, Theodor Leutwein se convirtió en gobernador del territorio, con lo cual comenzó un período de rápido desarrollo para la colonia, mientras que Alemania envió a las Schutztruppe, tropas coloniales o imperiales, para dominar la región.

Los colonos europeos fueron alentados a asentarse en tierras de los nativos, lo que causó un gran descontento. En los siguientes diez años la tierra y el ganado que eran esenciales para la subsistencia de hereros y namaquas, pasó a manos de los alemanes que llegaban a la colonia. El régimen colonial alemán estaba lejos de ser igualitario; los nativos fueron utilizados como esclavos y sus tierras eran frecuentemente confiscadas y entregadas a colonos.

Otro punto importante; si bien los diamantes son a menudo considerados como uno de los principales intereses de los alemanes en la zona y una de las principales razones para cometer el genocidio, los informes de su descubrimiento solo aparecen desde 1908. A pesar de que los colonos alemanes explotaron intensamente la tierra de los hereros y namaquas; podemos decir sobre la base de la documentación actual, que los diamantes no desempeñaron un papel importante en la decisión de Alemania de aniquilar a los nativos de esta tierra.


Mapa de los bantustanes en el África del Sudoeste Alemana.

Primeras rebeliones contra el dominio alemán
En 1903, algunas de las tribus nama se levantaron en armas bajo el liderazgo de Hendrik Witbooi; unos 60 colonos alemanes fueron asesinados en este primer ataque.2​ Más tarde la situación llevó a los herero a unírseles en enero de 1904. En esos momentos los alemanes tenían 2.500 hombres y los hereros 10.000.3​

No es de extrañar que uno de los principales problemas era la propiedad de la tierra. Los herero ya habían cedido más de una cuarta parte de sus trece millones de hectáreas a colonos alemanes en 1903,4​ factor que se agravó con la construcción de la línea de ferrocarril de Otavi que iba desde la costa africana hasta los asentamientos alemanes tierra adentro.5​ El acabar esta línea hubiera vuelto las tierras interiores mucho más accesibles, y habría iniciado una nueva ola de colonización europea en la zona.6​ El considerar la posibilidad de contener a los nativos namibios en reservas fue una prueba más del desproporcionado sentido de propiedad sobre la tierra de los colonialistas alemanes.7​

Una nueva política de cobro de impuestos y deudas, aprobada en noviembre de 1903, también desempeñó un importante papel en el levantamiento herero. Durante muchos años la población herero había tenido el hábito de pedir prestado dinero de los comerciantes blancos, con enormes tasas de interés. Durante mucho tiempo gran parte de esta deuda quedó sin cobrar, ya que la mayoría de los hereros vivía modestamente y no tenía bienes para pagar. Para corregir este problema cada vez mayor, el gobernador Leutwein decretó con buenas intenciones que todas las deudas no pagadas en el año en curso serían anuladas.8​ A falta de pago monetario, los colonos alemanes solían llevarse el ganado y los pocos objetos de valor de los hereros, con el fin de recuperar sus préstamos. Esto promovió el surgimiento de un enorme resentimiento hacia los alemanes por parte del pueblo herero, sentimiento que se tornó en desesperación cuando vieron que los funcionarios alemanes eran cómplices de esta práctica.4​


Esclavos namibios en una mina.

Detrás de estas razones, se hallaba la tensión racial entre los dos grupos. Los colonos europeos se veían a si mismos inmensamente superiores a los nativos africanos, y de hecho el colono promedio solía ver a hereros y namaquas como una simple fuente de mano de obra barata, mientras que otros deseaban su exterminio.4​ Como ejemplo de las diferencias entre los derechos de europeos y africanos, la Liga Colonial Alemana declaró que, en lo relativo a cuestiones jurídicas, el testimonio de siete africanos era equivalente al de un hombre blanco.9​


Ejecuciones de hereros en el África Sudoccidendal alemana (hoy Namibia), 1907

Por lo tanto, los herero consideraron que sus acciones estaban justificadas cuando se rebelaron a principios de 1904. En los posteriores ataques, conducidos por el jefe Samuel Maharero, fueron asesinados alrededor de 120 colonos alemanes, entre ellos mujeres y niños; también se destruyeron las granjas de los colonos en cada ataque, logrando alcanzar un gran nivel de organización y funcionamiento como fuerza militar al obtener algunas armas de fuego.


El general alemán Lothar von Trotha.

Después de negociar, un enorme grupo de hereros accedieron entregar sus armas, el gobernador Leutwein se convenció de que los herero y el resto de la población nativa habían abandonado sus intenciones de lucha y se retiró la mitad de las tropas alemanas estacionadas en la colonia.10​ Después de ello, los rebeldes herero sitiaron Okahandja y rompieron relaciones con Windhoek, la capital colonial, justamente cuando el gobernador ya había dado orden de retirar grandes contingentes de soldados alemanes.


Theodor Leutwein (sentado a la izquierda), Zacharias Zeraua (2do de la izquierda) y Manasseh Tyiseseta (sentado, cuarto desde la izquierda), en 1895.

Leutwein se vio entonces obligado a pedir refuerzos y que le remitan un experimentado funcionario de la capital alemana, Berlín.11​ Ante ello, el Teniente General Lothar von Trotha fue nombrado Comandante en Jefe del África del Sudoeste Alemana el 3 de mayo de 1904; llegó a Namibia con un contingente de 14.000 hombres el 11 de junio. En total los alemanes tenían movilizados 20.000 soldados en la región.3​



Capitán nama Hendrik Witbooi

Leutwein quedó subordinado al Departamento Colonial de la Oficina de Relaciones Exteriores de Prusia, presidida por el canciller Bernhard von Bülow. Von Trotha, por otra parte, declaró que en su calidad de gobernador militar sólo estaba subordinado ante el káiser Guillermo II de Prusia y no ante la Cancillería ni ante el gobernador civil de la colonia. Leutwein proyectaba derrotar a los jefes rebeldes y sus principales seguidores y sólo después negociar con el resto de la población nativa para lograr una solución política.12​ Von Trotha, no obstante, rechazó la idea de una negociación y ordenó a sus tropas aplastar la resistencia nativa con toda la violencia necesaria.


Schutztruppe alemanas en combate contra los Herero en una pintura de Richard Knötel.

El genocidio

Von Trotha y sus tropas derrotaron a los 3.000-5.000 hereros combatientes en la batalla de Waterberg, acontecida entre el 11 y 12 de agosto, pero no pudieron eliminar la amenaza militar.13​ Los herero supervivientes se retiraron con sus familias hacia Bechuanalandia, después de que los británicos les ofrecieron asilo con la condición de no continuar con la revuelta en suelo británico.

Unos 24.000 hereros lograron huir a través de un hueco en el cerco militar alemán, hacia el desierto de Kalahari, con la esperanza de alcanzar el protectorado británico. Las patrullas alemanas encontraron más tarde esqueletos alrededor de agujeros de unos 25-50 pies de profundidad que los herero excavaron en un vano intento de encontrar agua. Maherero y 1.000 hombres cruzaron el Kalahari hasta Bechuanalandia.

El 2 de octubre, Trotha hizo un llamamiento a los hereros:
La nación herero tiene que abandonar el país, y si no lo hace, la obligaré por la fuerza. Todo herero que se encuentre dentro de territorio alemán, armado o desarmado, con o sin ganado será fusilado. No se permitirá que permanezcan en el territorio mujeres o niños, y se les expulsará para que se unan a su pueblo o serán pasados por las armas. Estas son las últimas palabras que dirigiré a la nación herero. 14​

Al no lograr una victoria total por medio de la batalla, von Trotha ordenó que los hombres herero fueran capturados para ser ejecutados inmediatamente, mientras que las mujeres y los niños debían a ser expulsados al desierto para que muriesen allí, y si intentaban volver a la zona fértil controlada por los alemanes deberían ser asesinados a tiros; asimismo, los pozos de agua situados en las zonas de población herero y namaqua fueron envenenados para exterminar también a los nativos que se refugiasen allí. Leutwein se quejó ante el canciller von Bülow sobre las acciones del general von Trotha, viendo que estas solo impedían que se continuara con la colonización y la actividad económica colonial. Al no tener real autoridad sobre Trotha, el canciller sólo podía acudir al emperador Guillermo II argumentando que las acciones de Von Trotha eran "contrarias a los principios humanitarios y cristianos, económicamente devastadoras y perjudiciales para la reputación internacional de Alemania ". El Imperio Alemán defendió inicialmente sus acciones ante el mundo argumentando que el pueblo herero no podía ser protegido en virtud de los Tratados de Ginebra, ya que según el gobierno alemán los hereros no podrían ser clasificados como humanos sino como sub-humanos.



Fue durante este periodo que se inauguró el Campo de exterminio de Shark Island, el cual operó entre 1904 y 1908. Se estima que unos tres mil hereros y namas murieron allí durante el conflicto entre los nativos y las autoridades coloniales alemanas.15​16​ A estas instalaciones se les considera como el primer campo de exterminio de la Historia.17​

El escándalo internacional crecía, pues numerosos colonos llegados de la colonia británica de El Cabo trabajaban en el Africa del Sudoeste Alemana e inevitablemente eran testigos del tratamiento brutal dado a los hereros, su esclavización, y asesinatos masivos. Para evitar que las noticias del exterminio de los hereros continuasen, Guillermo II accedió a censurar las acciones de Von Trotha y le ordenó detener sus políticas, pero cuando se supo esto en la colonia en diciembre de 1904 ya casi el 40% de la población herero (y el 50% de los namaquas) había perecido. Las cifras oficiales daban 60.000 hereros, 10.000 namas y 676 alemanes muertos; otros 907 germanos fueron heridos y 97 desaparecieron.18​





jueves, 22 de febrero de 2018

Guerra del Paraguay: Discusiones sobre el "genocidio" paraguayo

Guerra de la Triple Alianza: visiones encontradas sobre la historia

Por un texto publicado en este diario el sábado pasado, traemos cuatro voces especializadas y abrimos la discusión en torno a la Guerra.
 
Los Andes




El 6 de enero pasado, Los Andes publicó en su sección de opinión, un texto (reproducido en este blog aquí) que, bajo la firma de Luciana Sabina, causó una gran polémica a nivel nacional (e incluso más allá de las fronteras).

La columna, escrita especialmente para el diario, llevaba por título “El mito del genocidio paraguayo” y la autora (columnista en temas históricos de este diario y muy popular en la red social Twitter, donde se la conoce como “Kalipolis”), sostenía que ese presunto genocidio era una “falacia que cae a pedazos, tan sólo observando documentación de la época”.

“Si bien éste (por el pueblo paraguayo) fue arrasado, no fue obra de los aliados sino, principalmente, de enfermedades”, sostuvo, citando algunos de testimonios de la época.

La respuesta fue dura en las redes sociales y los medios masivos, especialmente en el país vecino, donde incluso Carlos Gómez Florentín, presidente del Comité Paraguayo de Ciencias Históricas, le respondió públicamente a través del diario Última Hora.

La cuestión excedió el especialismo de los historiadores y se sumaron a la polémica incluso personajes mediáticos (como Jorge Rial) y hasta el arquero paraguayo José Luis Chilavert.

Por todo ello, nos pareció oportuno abrir el panorama en estas páginas, incorporando tres voces autorizadas de especialistas en la materia.

Los consultados fueron el propio Gómez Florentín (doctorando de la Stony Brook University, de Nueva York), María Victoria Baratta (investigadora del Conicet y especialista en historia del Paraguay) y Beatriz Bragoni (del Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales de Conicet Mendoza).

Seguramente el tema seguirá dando que hablar.



Beatriz Bragoni, Doctora en Historia - Conicet: “Hay que medir cómo se divulga la Historia”




La Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay tuvo enormes consecuencias para el país mediterráneo. Además de perder vastas extensiones de territorio (140 000 km. cuadrados), la desigualdad en materia de armamentos generó pérdidas humanas no conocidas hasta el momento en Sudamérica. Se calcula que la población se redujo a la mitad, y la mayoría de las víctimas fueron varones entre 15 y 60 años.

Se produjo una crisis demográfica fenomenal; los sobrevivientes fueron en su mayoría mujeres, niños y ancianos. El colapso demográfico también fue producto de enfermedades y epidemias.

Los efectos de la guerra también se hicieron patentes en la intervención en la política, la destrucción de monumentos, la limitación del idioma guaraní, la crisis de los sistemas de producción y la fractura de los circuitos comerciales. Semejante cambio social, demográfico, político y económico ha dado lugar a interpretaciones diversas. Algunos hablan de “guerra total”. Otros la ubican como un conflicto en la Cuenca del Plata entre las nuevas naciones erigidas del antiguo imperio español y la nueva ola de competencia imperial.

El uso de la expresión “genocidio” tiende a ubicar el tema en un registro étnico-indígena que limita y simplifica la complejidad de tan dramática experiencia histórica.

En general se trata de interpretaciones de tipo revisionistas o militantes.

Pero la columna de Luciana Sabina peca de anacronismo y hace una lectura banal que ha herido sensibilidades nacionales.

Hay que medir bien cómo se hace divulgación histórica. Pocos entienden que no es fácil.


María Victoria Baratta, Doctora en Historia - Conicet: Por una historia profesional de la guerra




Los estudios clásicos sobre la guerra del Paraguay en Argentina pueden agruparse en las visiones afines al mitrismo y los análisis revisionistas en su contra. Los mitristas demonizaron a Solano López y los revisionistas señalaron a Mitre, Brasil y al imperio británico como culpables. En los últimos años los historiadores profesionales hemos procurado escapar de esta dicotomía y proponer para el análisis otras temáticas propias de los estudios del siglo XIX. La conformación social de los ejércitos, los debates en la prensa, el impacto económico, las representaciones recíprocas, los enfoques de género, los estudios sobre la niñez son ejemplos de estos abordajes. Las visiones pueden ser polémicas pero todas se proponen construir hipótesis sólidas sustentadas en una multiplicidad de fuentes, metodologías rigurosas y años de investigación.

Las miradas demonizadoras no son novedosas; son simplificaciones burdas que la historiografía dejó atrás. La guerra de la Triple Alianza es un elemento constitutivo de la identidad de los paraguayos. El desarrollo de epidemias no quita responsabilidad a los actores involucrados ni es argumento a favor o en contra de la hipótesis de genocidio. Las enfermedades se volvieron epidemias en un contexto socio- sanitario adverso.

Aunque el concepto de genocidio en tanto un plan sistemático de exterminio de un grupo social no sería aquí aplicable, varios factores provocaron que la guerra terminara en un desastre humanitario. Las vidas perdidas merecen un tratamiento serio de los medios de comunicación. Los historiadores profesionales debemos encontrar la manera de comprometernos más con esos espacios de divulgación.


Carlos Gómez Florentín, Historiador. Presidente del Comité Paraguayo de Ciencias Históricas: Pone el dedo en la llaga de la peor manera posible




La Guerra de la Triple Alianza representa un proceso clave en la construcción de los Estados nacionales del Cono Sur. Si se comprende que la guerra sirvió para unificar posiciones políticas históricamente en conflicto en la Argentina; replantear el proceso de integración nacional en el Brasil; poner punto final a las continuas luchas por el poder en Uruguay y acabar con el proyecto estatal modernizador paraguayo, resulta mucho más fácil entender las pasiones que genera hoy, más de 150 años después.

Por eso resulta mucho menos oportuno arrancar las reflexiones en torno a la guerra a partir de una simplificación de lo ocurrido que encuentra en la era de los tweets, los me gusta de Facebook y los comentarios a notas en línea, el espacio ideal para recuperar las pasiones nacionalistas y generar oposiciones entre seguidores a partir de sus líneas nacionales de división. Esto hace que se recupere, en el espacio de debate generado por las redes sociales, una historia de héroes y villanos, propia de los manuales de historia que forjan la lealtad a la nación, y que se expresan en oposición al otro, al que no somos (argentinos, paraguayos, brasileños y uruguayos).

Algo que, al formar parte del proceso de formación de lealtades nacionales en los países envueltos en el conflicto, encuentra resonancia en la experiencia del público no entrenado en la historia crítica que justamente apunta a poner en entredicho la Historia Oficial que cada gobierno defiende por medio de sus ministerios de educación.

Una historiografía que, en su profesionalización, avanzó en la comprensión de la guerra mucho más allá de estas versiones más caricaturizadas.

Por eso se explica el éxito de la provocación de Luciana Sabina. Lo que ella hace es reducir un proceso histórico clave a una pregunta: “¿Hubo genocidio?” y acto seguido, luego de “desmitificarlo” según su propia explicación, pasa a sacarse la responsabilidad personal por algo con lo cual ella poco pudo haber tenido que ver.

La discusión sobre el supuesto genocidio pasa más por la pregunta de si existieron las acciones propias de la tipificación del caso, que por adjudicar a las enfermedades la responsabilidad de la debacle demográfica que significó la guerra para el Paraguay, ignorando tanto el proceso bélico como la ocupación militar que siguió a la guerra, y la ruptura de los tejidos sociales del país que ocurrieron como consecuencia del largo conflicto.

Al personificar su relato, negando responsabilidad por lo que pasó y adjudicando a las enfermedades las muertes, termina provocando esta oposición simplista entre Sabina que se proclama inocente y Chilavert que reivindica el heroísmo paraguayo. Después es pura polémica y poca historia.

En esta oposición se refleja el callejón sin salida que provoca la propuesta de Sabina. Tiene el valor de poner el dedo en la llaga pero de la peor manera posible. Las posiciones en torno a la guerra son producto de distintas escuelas historiográficas y de destinos momentos políticos que ha vivido la región. Así, históricamente, la izquierda latinoamericana se ha sentido muy afín a la causa paraguaya durante la GTA, mientras que la derecha ha sido asociada con la causa de las fuerzas de la Triple Alianza. Ése no es el caso. Sin embargo, en Paraguay, existe un consenso nacionalista en torno a la defensa de la causa paraguaya en la guerra, tanto en las fuerzas progresistas como en las fuerzas conservadoras.

Ahora, la resonancia que tiene esta provocación, entiendo yo, también refleja de alguna manera un giro derechista en la región que, en el caso de Argentina, hace que la posición de Sabina tenga tanto eco. Justamente porque viene a intentar ser un correctivo para la posición culposa en torno a la GTA que se manifestó desde el gobierno durante la era kirchnerista. Actualiza, de esta forma, una polarización histórica en la región en torno a la guerra. Ahora, en Paraguay no. En Paraguay vuelve la discusión al punto cero porque se espera un reconocimiento previo de responsabilidades de la guerra, en este caso el genocidio, para poder avanzar hacia la pacificación con el pasado.

Yo entiendo que la guerra debería dar pie a estudios mejores, más profundos, más de largo aliento, que expliquen el impacto que tuvo este conflicto en la construcción de la región. En este sentido, la guerra fue tremendamente perjudicial para el Paraguay. Las consecuencias de la guerra pueden verse en el lento desarrollo del Paraguay en perspectiva comparada con sus pares de las fuerzas de la alianza. Es cuestión de fijarse en el avance demográfico, la construcción de infraestructura, el proceso de orden político, el orden autoritario, los procesos de urbanización, y se puede ver lo que significó la guerra para el Paraguay.

La guerra puede servir para generar ese espacio de diálogo común entre los cuatro países. Algo que se intentó hacer con éxito desde el Mercosur Cultural con una iniciativa de la Secretaría de Cultura del Paraguay bajo el liderazgo de Mabel Causarano durante un programa que se llamó “Más allá de la Guerra” hace un par de años.

Aquel proyecto buscaba recuperar los lugares de memoria de la guerra; revisar el proceso de enseñanza de la historia del conflicto en los cuatro países enfrentados durante la guerra; impulsar más intercambio entre historiadores y educadores de manera que juntos podamos aprender mejor la guerra. Una manera de revisar el legado del pasado juntos que podría aplicarse a otras experiencias igualmente traumáticas del pasado como lo son la Guerra del Pacífico o la Guerra del Chaco.

Lastimosamente esa iniciativa quedó trunca. Y hoy la conversación regional en torno a la guerra se hace desde la provocación de Sabina, y con el resultado que es el callejón sin salida que ella propone.

lunes, 8 de enero de 2018

Guerra del Paraguay: El mito del genocidio paraguayo

El mito del genocidio paraguayo 

Epidemias de viruela y sarampión, entre otros males, diezmaron al ejército guaraní.

Por Luciana Sabina - Historiadora
Los Andes





Las causas de la Guerra de la Triple Alianza fueron complejas y conjugan intereses encontrados de Paraguay y Brasil primordialmente. Los guaraníes buscaban detener la hegemonía expansionista brasileña. Desde 1855 el Imperio los presionaba exigiendo acuerdos de navegación y límites.

Nuevos conflictos internos de Uruguay dieron una gran excusa a Francisco Solano López -presidente de Paraguay- para iniciar acciones bélicas, declarando la guerra a Brasil en noviembre de 1864.

Inmediatamente invadió el Mato Grosso, una zona disputada por ambas naciones. El mariscal presidente López solicitó a nuestro país, aún al margen, ingresar por Corrientes con sus ejércitos para poder acceder a territorio uruguayo a principios de 1865.

Nuestro presidente era por entonces Bartolomé Mitre, quien tenía compromisos con Brasil y su respuesta fue negativa. En respuesta, Paraguay declaró la guerra también a la Argentina y en abril sus tropas invadieron el territorio correntino. Para enfrentarlo se conformó la Triple Alianza, el 1 de mayo de aquel año.

Hasta ese momento la neutralidad de Mitre fue bastante extraña: mientras negaba el paso a los paraguayos permitía el uso de los ríos argentinos a Brasil y les dio la isla Martín García para que utilizaran como base.

Pero también hay que decir que casi simultáneamente el presidente argentino permitió a los paraguayos recibir -durante meses- armamentos provenientes de Europa prestándoles el puerto de Buenos Aires.

Si la guerra hubiera sido fruto de presiones inglesas para destruir la independencia económica paraguaya -como vociferan ciertos historiadores de fama- Mitre no hubiera permitido a Paraguay equiparse bélicamente.

Otra falacia que cae a pedazos, tan sólo observando documentación de la época, es que diezmamos al pueblo paraguayo. Si bien éste fue arrasado no fue obra de los aliados sino, principalmente, de enfermedades.

Asegurar lo contrario es manipular tendenciosamente la verdad. Muchos testimonios originados en el mismo Paraguay lo convalidan. Como los del ingeniero principal del ejército de López, el inglés George Thompson, el también británico George Masterman o el coronel Juan Centurión.

"En Paraguay -escribió Thompson- habían muerto desde el principio del reclutamiento unos 30.000 hombres, haciendo un total de 40.000 hombres muertos y 10.000 rendidos cuando la guerra recién empezaba. Los que morían eran generalmente los reclutas, pues los veteranos resistían mejor. Desde el principio del reclutamiento la diarrea y la disentería no habían cesado de hacer grandes estragos. Estas enfermedades eran causadas principalmente por el cambio total de alimentos, y reinaron durante toda la contienda con mayor o menor intensidad. Hubo también epidemias de viruela y sarampión, tanto en Paraguay como en Corrientes, que arrebataron millares de hombres, dejando a otros tantos en estado completo de extenuación".

Mientras que el cirujano del ejército paraguayo -George Masterman- especificó: "Los enfermos eran mandados a Cerro León, donde morían casi todos (...) Hice presente esto a López, pero me contestó sardónicamente: 'Si como médico no puede ofrecerme otra idea que ésta, no venga a verme más'. Había también terribles epidemias de sarampión, neumonías, viruelas y cólera asiática. La lista de mortalidad espantaba; antes que hubiera tenido lugar ninguna batalla seria en tierra, ¡los paraguayos habían perdido 50.000 hombres en los hospitales!".

Como vemos, cientos de manipulaciones se entretejen para dar forma ficticia a lo que fuimos. Descubrirlas es empezar a ver nuestro pasado sin la ceguera de ideologías vetustas.

jueves, 26 de octubre de 2017

SGM: ¿De donde viene la cifra de 6 millones de judíos exterminados?

¿Por qué hablamos de seis millones de muertos en el Holocausto?

Nunca se podrá precisar el número de judíos asesinados por los nazis. Los expertos manejan una cifra entre cinco y seis millones



GUILLERMO ALTARES | El País



Proceso de selección de prisioneros judíos a su llegada a Auschwitz. ALBUM DE AUSCHWITZ / YAD VASHEM

Raul Hilberg, el gran historiador del Holocausto, consideraba que siempre se había tratado de contar la Shoah a través de los relatos de los supervivientes, cuando sólo se puede narrar a través de los muertos. La mayoría de víctimas del genocidio nazi fueron asesinadas nada más bajar de un vagón en cámaras de gas de lugares que resuenan en la memoria como Auschwitz, pero también en otros de los que apenas quedan restos, como Treblinka, Belzec o Sobibor.


El diario israelí Haaretz se preguntaba en agosto de dónde sale la cifra que mide universalmente ese horror (seis millones de judíos muertos) y por qué es tan difícil precisar un número de víctimas. La respuesta apunta a esa inmediatez: los muertos no dejaron testimonios, pero tampoco muchos documentos, pues nunca fueron censados. Tampoco los fusilados masivamente en la URSS desde junio de 1941. Otra respuesta es la magnitud de los crímenes nazis, imposible de imaginar y, por ello, de medir.

Los dos principales centros de documentación de la Shoah, el Yad Vashem de Jerusalén y el Museo del Holocausto de Washington, emplean los canónicos seis millones. Este último dedica un detallado análisis a las cifras, aunque recuerda que ningún documento nazi cifra el número de judíos, ni de otros grupos, asesinados entre 1933, cuando Hitler llega al poder, y 1945, final de la II Guerra Mundial. Las estadísticas se basan en todo tipo de censos e investigaciones posteriores. Los números de esta institución se reflejan en el gráfico.





Auschwitz (un millón de muertos, de ellos 870.000 gaseados nada más llegar), Treblinka (925.000) y la actuación de los Einsatzgruppen (unidades móviles de exterminio) en la URSS (1,3 millones) concentran más de la mitad de víctimas judías. Los guarismos de Treblinka resultan especialmente espeluznantes: tenía unas instalaciones muy pequeñas, un andén de llegada y cámaras de gas, destruidas por los nazis cuando terminaron de usarlas. Estuvo operativo de julio de 1942 a noviembre de 1943. Sus restos nunca se han terminado de investigar.

Hilberg (1926-2007) dedicó toda a su vida a estudiar el Holocausto, conocimiento que plasmó en su insoslayable La destrucción de los judíos europeos (Akal). En su epílogo, explica la cifra de seis millones y ofrece su propio recuento: 5,1 millones. Llegó a esta conclusión en 1985, antes de caer la URSS, y es posible que hubiese cambiado datos de haber podido seguir estudiando.

Atribuye la cifra de seis millones a William Höttl, un antiguo SS, quien declaró en 1945 que fue usada por Adolf Eichmann, el arquitecto de la solución final, en agosto de 1944: habló de “dos millones de fusilados y cuatro millones en los campos de exterminio”. En cambio, el propio Eichmann habló a otros jerarcas nazis de cinco millones, la misma que citó en su juicio en Jerusalén en 1961. Hilberg recuerda que fue el oficial de las SS que manejaba más estadísticas.


Tierras de sangre

En junio de 1945, el Instituto de Asuntos Judíos de Nueva York situó el total entre 5.659.600 y 5.673.100, de ellos 1.250.000 asesinados en la URSS. En 1946, el Congreso Mundial Judío apuntó 5.978.000, 1,5 millones en la URSS.

Hilberg desgrana todo el papeleo administrativo del terror para llegar a los 5,1 millones repartidos así: campos de exterminio, más de 3.000.000 de muertos; fusilamientos por los Einsatzgruppen, 1.300.000, y guetos y privaciones, 800.000.

Otro gran historiador de la Shoah, Saul Friedländer (Praga, 1924), superviviente él mismo del Holocausto, cuyos padres fueron asesinados en Auschwitz, explica en El Tercer Reich y los judíos (Galaxia Gutenberg) que “pese a diversos cómputos, no es posible la estimación exacta del número de víctimas”. Maneja el dato de Hilberg y el de otro experto, Wolfgang Benz: un mínimo de 5.290.000 y un máximo justo por encima de los seis millones.

En Tierras de sangre, Timothy Snyder (Ohio, 1969) ofrece una estadística atroz que ilustra la dimensión de los totalitarismos que asolaron Europa a partir de los años treinta. Cifra en 14 millones las “víctimas políticas directas deliberadas” del nazismo y el comunismo —no cuenta las víctimas de la guerra— en lo que llama Tierras de Sangre: los países dominados por la URSS o Alemania —no incluye Estados donde hubo atrocidades como Rumania o Yugoslavia—. Sus cifras son: 3,3 millones de soviéticos muertos de hambre en Ucrania; 700.000 víctimas del Gran Terror de Stalin; 200.000 polacos ejecutados entre 1939 y 1941 por la URSS; 4,2 millones de soviéticos muertos de hambre bajo la ocupación nazi; 5,4 millones de judíos gaseados o fusilados; 700.000 civiles asesinados por los alemanes en represalias.

Cada uno es una historia, alguien arrancado a la vida en un torbellino de horror. Una cifra de Friedländer puede resumir la dimensión de la catástrofe: más de millón y medio de los judíos asesinados tenían menos de 14 años.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Biografía: Pol Pot, otro genocida comunista

Una nube más oscura del siglo oscuro





Dirigió el país por menos de cuatro años, pero entre abril de 1975 y enero de 1979 Pol Pot mató hasta un quinto, algunos piensan un cuarto del pueblo camboyano al que dijo que estaba trayendo una vida nueva y mejor. A su modo, era el peor de los horrores totalitarios del siglo XX, a menos que el desbloqueo eventual de las puertas de Corea del Norte revelara algo aún más sombrío. Hitler asesinó a cerca de 6 millones de judíos y otros en sus campos de concentración; Stalin "anti-partido" de peaje fue de cerca de 20 millones; El Gran Salto Adelante del Presidente Mao murió de hambre a más de 20 metros de la muerte, antes de pasar a la Revolución Cultural. Sin embargo, las víctimas de Pol Pot eran una proporción mucho mayor de los 7 millones de habitantes de Camboya, y pocos de ellos podían ser vagamente llamados "enemigos del régimen". Sus campos de matanza eran los más alucinantes de todos.

Philip Short, que escribió un buen libro sobre la China de Mao, ha hecho un trabajo espectacularmente eficiente de describir lo que pasó, y cómo. Ha pasado cuatro años en Camboya, hablando con sobrevivientes de los campos de matanza, y con los perpetradores. Ha desenterrado montones de documentos reveladores. Algunas de las luces más brillantes provienen del puñado de occidentales que observaron lo que estaba pasando, y no menos los diarios de Laurence Picq, una honesta francesa que fue a Camboya pensando que podía ayudar a una buena causa.

El resultado es un retrato escalofriante de Saloth Sar, el hombre que se convirtió en Pol Pot (y también tío abuelo, primer hermano y varios otros seudónimos). Desde un fondo cómodo -su hermana era una de las concubinas del rey- se dirigió a un elegante liceo de Phnom Penh, todavía francés, y luego obtuvo una beca para estudiar en París. Allí se enamoró del marxismo-leninismo en su forma francesa especialmente intelectual, y de Francia volvió a la guerrilla emergente en Camboya, para llevar el comunismo a sus compatriotas. Con calma y firmeza, se dirigió a la cima de la fiesta; y en abril de 1975 sus hombres marcharon a Phnom Penh.

Entonces se convirtió en Orwell puro. Pol Pot ordenó de inmediato la evacuación total de todos los pueblos y ciudades, no sólo de la clase media, sino de los trabajadores, mecánicos, limpiadores de calles, refugiados de guerra, todo el mundo. Todos los camboyanos se convertirían en trabajadores en la tierra. No había salarios. Las comidas debían ser proporcionadas por cocinas colectivas ("unidad de alimentación"). Cada camboyano tenía que referirse a sí mismo como "nosotros", prohibido usar la primera persona del singular. Cuando una región encontró que no tenía suficiente comida, los suministros no eran enviados desde lugares más acomodados; más bien, los hambrientos se marcharon a buscarlos.

Por supuesto, no funcionó. Hasta 1 millón de personas murieron de hambre. Comenzaron las protestas, incluso entre los miembros del partido. El liderazgo del partido denunció tales "microbios". Los manifestantes fueron puestos en campamentos, incluyendo el campamento S-21 en Tuol Sleng, cuya única tarea era extraer confesiones. Muchas "confesiones" resultaron ser pura invención, pero todos los confesores fueron ejecutados. Al menos otras 100.000 personas, quizás 250.000, murieron en esta etapa del proceso. Como dijo el comité central de Pol Pot, era necesario "evitar una solución de evolución pacífica", que podría "corroer" la revolución.

¿Por qué la Camboya de Pol Pot era peor que la China de Mao, la Rusia de Stalin y la Alemania de Hitler? Aquí el Sr. Short, tan bueno en descubrir qué sucedió, es menos bueno explicando porqué lo hizo.

Sugiere que Pol Pot, como muchos otros camboyanos, fue impulsado por el resentimiento por la pérdida de gloria de su país desde los grandes días del imperio de Angkor. Pero eso fue hace 600 años. Muchos otros países han tenido punchuras mucho más recientes de orgullo nacional sin ser empujado a algo tan horrible.

El señor Short se pregunta entonces si el budismo, la religión principal de Camboya, se encuentra cerca de la causa raíz, porque cree en "la demolición del individuo". Esto no tiene sentido. El budismo, una fe amable, cree que los seres humanos individuales eventualmente se disuelven en el nirvana cuando en vidas sucesivas se lo han ganado. Esta no es la explicación de las matanzas de Pol Pot.

No, fue el insecto que recogió en París el que envenenó a Pol Pot. Una ideología que cree, como lo hizo el comunismo, que un pequeño grupo de poseedores auto-seleccionados de la verdad obtendrá todo bien, está obligado a producir un desastre. Tal vez las cosas se pusieron peor por el deseo de Pol Pot de eclipsar a los comunistas en Vietnam; y quizás también por algún giro aún no examinado en su psique. De todos modos, fue la certeza pseudocientífica del marxismo-leninismo, aquel niño malformado de la Ilustración, que era principalmente culpable.

domingo, 16 de julio de 2017

Ruanda: Genocidio y violaciones a una generación de distancia

Fueron violadas en el genocidio de Ruanda, y ahora sus hijos son adultos
Por Danielle Paquette | Infobae



Angel frente a la casa que comparte con su madre, en el sector Ngoma de Ruanda. Sueña con estudiar la carrera de turismo, pero su plan alternativo es vender tomates. (Whitney Shefte)

La pequeña Angel tenía 11 años la última vez que su madre intentó matarla. Ella recuerda haber visto un puñado de veneno de rata y a su madre que le urgía para que se tomara la mezcla. En ese momento la niña empezó a gritar hasta que un vecino se abalanzó sobre la madre y logró apartarla. Eso fue hace más de una década, antes de que la mujer se sometiera a un tratamiento psicológico. Ahora, la madre de Angel se apoya sobre el hombro de la joven mientras sirve un poco de té negro.
Ambas comparten cama, en una casa de hormigón sin electricidad, y las dos son parte de en una historia que ha horrorizado al mundo.

Durante más de 100 días, en 1994, el genocidio devastó Ruanda, un pequeño país al este de África. Los agresores atacaron a más de 800.000 personas y violaron a unas 250.000 mujeres, algunas de las cuales llegaron a dar a luz a un total de 20.000 bebés, según algunas entidades de caridad.

Angel forma parte de una generación que ha crecido en la sombra. Esos jóvenes ahora están a punto de entrar en la etapa adulta, sabiendo que sus madres no querían tenerlos. Sin embargo, muchos de ellos están a la expectativa de cómo esta tragedia acabará definiendo sus vidas.


Históricamente este tipo de niños acababan muriendo a una edad muy temprana. Durante la Masacre de Nanking, en 1937, miles de mujeres chinas sufrieron agresiones sexuales. Pero nadie reconoció públicamente que sus hijos eran de soldados japoneses, según cuentan algunos historiadores. Algunos de los reportes de la época sugieren que las víctimas que acabaron embarazadas también sufrieron un infanticidio.

Un estudio de UNICEF sobre los niños de la guerra de Bosnia, entre 1992 y 1995, concluye que muchos de los pequeños fueron abandonados o asesinados por sus propias madres y la cifra de supervivientes es, por ahora, desconocida.


Angel toma té y come pan junto a su madre Jacqueline, en la casa que ambas comparten en Ruanda. (Whitney Shefte)

En Ruanda, los datos aportados por grupos de apoyo a estas madres dan una visión más clara de la situación. Los jóvenes son menospreciados y mal llamados como "los hijos de los asesinos". Vivían en la pobreza, se enfrentaban a tasas más altas de VIH y muchos de ellos solían ser víctimas de abusos sexuales. Pero ahí no termina la historia.

"Sabemos que destrozaron sus vidas y que realmente son muertos vivientes", explica Dara Kay, una profesora de la Universidad de Harvard que estudia los abusos sexuales en las zonas de conflicto. "Entonces uno habla con esas personas y sabe que nacieron en un vientre de esperanza", añade.

Los investigadores están empezando a explorar cómo estos jóvenes han podido superar el trauma. El gobierno ruandés, encargado de reconstruir una nación totalmente destrozada, nunca estableció ningún tipo de política para ayudar a los niños que nacieron durante esta violación masiva.

Ingvill Mochmann, fundador de la Red Internacional para la Investigación Interdisciplinar de los Niños de la Guerra, publicó recientemente un informe que resumía una década de estudios sobre los efectos de la guerra en los niños.

"Muchos han sabido controlar bastante bien sus vidas", comenta Mochmann. "La pregunta es: ¿Qué marca la diferencia?". El encuentro con algunas familias, justo antes del 23º aniversario de la masacre, ofrece una respuesta.


Jacqueline en la entrada de su casa. Sus dos hijas y su marido fueron asesinados durante el genocidio. Ella fue violada por los hutu y quedó embarazada de su hija Angel. (Whitney Sheftie)

Mientras la luz del sol entra por la ventana de Angel, ella está sentada a una mesa de madera junto a su madre. Parten un pedazo de pan por la mitad y lo mojan en un taza de té.

"Murakoze", le agradece Angel a su madre en lengua kiñaruanda.

Ellas han vivido bajo un techo de hojalata en un pueblo rural, donde una iglesia católica paga la renta mensual, que equivale a USD 5. Las paredes agrietadas están pintadas de color turquesa, una mosquitera cubre completamente la cama y una gallina cacarea continuamente afuera.

Ahora Angel tiene 22 años. Nació seropositiva, así que toma las pastillas que el gobierno le ofrece gratuitamente para mantenerse estable y sana. Acaba de terminar los estudios en el secundario y espera el resultado de sus exámenes para poder saber qué hará en el futuro. Una puntuación alta le permitiría el acceso a becas. Ella sueña con estudiar la carrera de turismo, pero su plan B es vender tomates. "No tenemos dinero", lamenta.


Albert vive con su hermano pequeño, Pacifique, y su familia en el sector rural Mukura de Ruanda. Sueña con ir a la universidad en Estados Unidos o Canadá, pero no tiene recursos. (Whitney Shefte)

Con el paso del tiempo, Angel aprendió a madurar rápidamente. Acaso su madre Jacqueline le haya dicho en más de una ocasión: "Tú no eres mi hija real".

"Siempre que iba a algún sitio, yo le preguntaba si podía ir con ella. Siempre me decía que no y me dejaba encerrada adentro. Tampoco me dejaba jugar con otros niños", recuerda gracias a la ayuda de un intérprete.

Una vez, Jacqueline vertió jabón y tinte para el cabello en una botella de Angel. Ambas decidieron beber la mezcla tóxica. Ella quería que todo se volviera negro. Pero no fue así y vomitaron. Muy a regañadientes, la madre decidió seguir adelante con su vida.

Seguramente abrazó a Angel y después la golpeó. Amor y rabia, rabia y amor. Este patrón se mantuvo hasta que comenzó la terapia en 2007. Y así hasta ahora.

miércoles, 5 de julio de 2017

SGM: Los diarios del hijo de puta de Himmler

Extractos de enfriamiento de los diarios de Himmler encontrados en Rusia

George Winston | War History Online



El "Reichsführer-SS" Himmler inspecciona voluntarios en Neuhammer, Alemania (hoy en Polonia) 1944.

"Es una de esas cosas que se dice fácilmente. "El pueblo judío está siendo exterminado", todos los miembros del Partido le dirán, "perfectamente claro, es parte de nuestros planes, estamos eliminando a los judíos, exterminándolos, un asunto pequeño".

"En conjunto podemos decir: Hemos llevado a cabo esta tarea más difícil por el amor de nuestro pueblo. Y no hemos sufrido ningún defecto dentro de nosotros, en nuestra alma, o en nuestro carácter. "
Estos dos comentarios horripilantes son del diario de Heinrich Himmler, que recientemente se ha revelado en un archivo militar, en Podolsk, cerca de Moscú, en Rusia. El arquitecto de los campos de la muerte nazi estaba tomando notas después de un discurso a los líderes del grupo de SS, en la Polonia ocupada el 4 de octubre de 1943. Las notas escalofriantes exponen claramente la preocupación nazi con el exterminio de la nación judía, junto con Todos los demás que no cumplieron con su visión de la pureza aria, y horriblemente indican que la jerarquía nazi no sentía remordimiento por lo que estaban haciendo.

Las notas continúan, como si nada de gran importancia hubiera sido dicho, para describir cómo regresó a Berlín en su tren privado. La liberación de estos documentos, tras la revelación de fotografías y otros documentos personales pertenecientes a Himmler y encontrados en Israel, se suma a la sombría imagen de este hombre y su perspectiva psicótica. Estos diarios, capturados por las fuerzas rusas al final de la Segunda Guerra Mundial, han estado olvidados en el archivo durante más de 70 años. Eran el diario personal de Himmler para los años 1938, 1943 y 1944.

Todos los libros hacen lectura estomacal, con el volumen de 1938 que contiene los detalles de un almuerzo "de camaradería" celebrado el 9 de marzo en el Campo de Concentración de Dachau. El 10 de marzo, visitó el campo de concentración de Sachsenhausen cerca de Berlín en compañía de Joseph Goebbels y el 14 de marzo volvió a disfrutar del almuerzo en el campo de concentración de Buchenwald.

El mismo día, escribe en su diario, "Tea y acuerdo para ser padrino de su hijo", después de cenar con Fritz Sauckel, un líder nazi local que sería condenado a colgar por el Tribunal de Nuremberg por organizar el trabajo de esclavos.

Himmler evitó ser juzgado en Nuremberg cuando se suicidó antes de ser juzgado. Había sido capturado por una patrulla británica el 21 de mayo de 1945 después de ser despojado de sus títulos y ser arrancado de la parte nazi por participar en conversaciones secretas con los aliados. Himmler está enterrado en una tumba sin marcar en el brezo de Luneburg.

lunes, 15 de mayo de 2017

El genocidio herero en Namibia y la compensación alemana

Sal en viejas heridas
Lo que Alemania debe a Namibia
Diciendo lo siento a las atrocidades de hace un siglo ha empeorado las cosas
The Economist | OTAVI Y WINDHOEK





EL 2 DE OCTUBRE DE 1904 El General Lothar von Trotha emitió lo que ahora es notorio como "la orden de exterminio" para acabar con la tribu Herero en lo que entonces era el suroeste de África, ahora Namibia. "Dentro de las fronteras alemanas, todos los Herero, con o sin arma, con o sin ganado, serán fusilados", lee su edicto. Durante los próximos meses se acabó de realizar. Probablemente las cuatro quintas partes del pueblo Herero, incluidas las mujeres y los niños, perecieron de una forma u otra, aunque los descendientes de los sobrevivientes ahora cuentan con más de 200.000 personas en una población total de Namibia, dispersa en una tierra extensa y principalmente árida, de 2.3m. La tribu Nama más pequeña, que también se alzaba contra los alemanes, estaba también muy afligida, perdiendo quizás un tercio de su población, en campos de prisioneros o en el desierto en el que habían sido perseguidos.

Desde entonces, una serie de políticos alemanes han reconocido la carga de culpabilidad de su país, incluso pronunciando la temible palabra "genocidio", especialmente tras el centenario de 2004. Pero las negociaciones recientes entre los gobiernos de los dos países sobre cómo resolver el asunto, La redacción de una disculpa y la compensación material se están volviendo complejas. Los 16.000 o más alemanes étnicos de Namibia, todavía prominentes si no tan dominantes como lo fueron en los negocios y en la agricultura, se vuelven nerviosos.

El asunto se está volviendo aún más desordenado porque, mientras los gobiernos alemán y namibiano se ponen a negociar, algunas prominentes figuras de Herero y Nama dicen que deberían estar involucradas directa y separadamente, y se han embarcado en un caso de acción de clase en Nueva York, Alien Tort Statute, que permite a una persona de cualquier nacionalidad demandar en un tribunal estadounidense por violaciones del derecho internacional, como el genocidio y la expropiación de la propiedad sin compensación.

La principal fuerza detrás del caso de Nueva York, Vekuii Rukoro, un ex procurador general de Namibia, exige que cualquier compensación debe ir directamente a los pueblos Herero y Nama, mientras que el gobierno de Namibia, dominado por el pueblo Ovambo mucho más numeroso en el norte de Namibia, Que apenas fueron tocados por las guerras de 1904-07 y no perdió tierras, dice que debe ser manejado por el gobierno en nombre de todos los namibianos. El amable negociador jefe del gobierno de Namibia, Zedekia Ngavirue, él mismo un Nama, ha sido castigado por algunos del equipo de Rukoro como un sell-out. "El tribalismo está criando su cabeza fea", dice el ministro de Finanzas, que resulta ser un alemán étnico.

El gobierno alemán dice que no puede ser demandado en los tribunales por crímenes cometidos hace más de un siglo porque la convención de la ONU sobre el genocidio fue firmada sólo en 1948. "Bullshit", dice Jürgen Zimmerer, un historiador de Hamburgo que respalda la demanda de genocidio y dice que el gobierno alemán Está haciendo un lío de cosas. "Ellos piensan sólo como abogados, no sobre la cuestión moral y política".

"Ninguna de las leyes entonces existentes se rompió", dice un alto funcionario alemán. "Tal vez eso es moralmente insatisfactorio, pero es la posición legal", añade. De hecho, la autoridad alemana todavía hace elaboradas contorsiones semánticas para evitar una aceptación directa de la palabra G, presumiblemente pendiente de un acuerdo final entre los dos gobiernos. Sobre todo, Alemania está decidida a evitar la responsabilidad legal por las reparaciones del tipo que aceptó para el Holocausto judío en un acuerdo en 1952, al tiempo que subraya que está dispuesta a elevar el nivel de todo tipo de ayuda al desarrollo a Namibia, Da mucho más por cabeza que a cualquier otro país en el mundo.

Nuestro Heimat africano

Mientras tanto, los alemanes étnicos de Namibia están manteniendo la cabeza baja, cautelosos ante la recriminación en el pasado lejano. "El gobierno alemán no nos representa; Somos namibianos ", dice un empresario local. Muy pocos de los germanohablantes de hoy en día son, en cualquier caso, descendientes de los Schutztruppe (literalmente, "fuerza de protección"), los soldados coloniales que mataron a los Herero y Nama en 1904-07.
De todos modos, pocos son felices de usar la palabra G, y mucho menos aceptar su precisión. "Crecimos con la conversación sobre las guerras coloniales, el levantamiento de Herero", dice un veterano escritor en la Allgemeine Zeitung, el diario en lengua alemana de Namibia. "No usamos el término general de genocidio".
Los alemanes de Namibia a menudo se hacen eco de Hinrich Schneider-Waterberg, un agricultor de 85 años que ha hecho una segunda carrera como historiador inclinado a rechazar la acusación de genocidio (y que posee la tierra donde tuvo lugar una batalla crucial entre los alemanes y los Herero). Él sostiene que el Herero comenzó el asesinato; Que los civiles alemanes también sufrieron atrocidades; Que la orden de exterminio fue pronto rescindida en Berlín; Que el número de muertes de Herero es exagerado; Y que los de los Nama en los campos de prisioneros no eran intencionales, por lo tanto no eran genocidas. Estos puntos son rechazados por la mayoría de los historiadores en Alemania como "negacionista".

Burgert Brand, el jovial obispo de la rama de la iglesia luterana a la que pertenecen la mayoría de los germanófonos de lengua alemana, reconoce una carga de culpa alemana, pero se reduce a comparación con el Holocausto; Algunos historiadores del campo del Sr. Zimmerer trazan un vínculo directo con los crímenes y actitudes raciales anteriores de 1904. "Es muy frustrante para nosotros los constructores de puentes, que deben comenzar de nuevo desde cero", dice el obispo.

Muchos alemanes de Namibia están nerviosos porque el argumento sobre las reparaciones se derrame sobre las llamadas para que sus granjas sean confiscadas, como Robert Mugabe ha hecho en Zimbabwe. Werner von Maltzahn, agricultor de 69 años, recuerda cómo su abuelo, un barón prusiano que se asentó en el mismo lugar árido en 1913, tuvo que comenzar de nuevo cuando el ejército británico requisó su ganado en 1915. "Tal vez debería pedirle compensación a los ingleses ", bromea.

jueves, 23 de marzo de 2017

Antigüedad: El campo de concentración acadio

EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN MÁS ANTIGUO
JAVIER SANZ — Historias de la Historia


En algunos foros de militaria en internet suele discutirse acerca de quién inventó los campos de concentración. Es un tema peliagudo, pues implica un gran peso ideológico y político. A nadie le gusta reconocer que su abuelo fue un bestia. Por ello, los partidarios del nazismo intentan remitir la culpa de la invención a los ingleses, durante la Guerra de los Boers. Y como es natural, los británicos alegan que los españoles ya habíamos creado “campos de reconcentrados” en la Guerra de Cuba de 1898. De esta forma, tirándose la pelota unos a otros, nos vamos remontando poco a poco en la antigüedad, descubriendo que la idea del genocidio siempre ha estado en la mente del ser humano, al margen de etnias, religiones, economía o ideologías políticas.

Sargón de Akhad

Hace más o menos unos 4300 años, en Mesopotamia se creó el primer imperio del que tenemos noticias, el acadio. Aunque se forjó a sangre y fuego, Sargón de Akhad, su fundador, será recordado siglos después como un gobernante justo. En todo momento intentó buscar la reconciliación con los sometidos sumerios, respetando y asimilando su cultura, su religión, su idioma y procurando no imponer gobernantes no deseados. Pero su hijo y sucesor, Rimush, estaba hecho de otra pasta. Se piensa que Rimush intentó colocar como gobernadores a toda una camarilla de acadios, lo que enfadó al pueblo sumerio que acabó rebelándose contra el monarca. Dirigidas por gobernadores sumerios, las ciudades de Zabala, Adab, Umma, Kidingira, Ur y Lagash se levantaron en armas. Entre éstos, destacaba un antiguo enemigo de su padre: Meskigala de Adab, al que Sargón había perdonado la vida y mantenido en el cargo. El resultado de la guerra fue adverso para los sumerios, que fueron sometidos de nuevo. Y los datos ofrecidos por los textos de autobombo de Rimush son impresionantes: Adab y Zabala, 15.718 muertos, 14.576 prisioneros y deportados; Umma y Kidingira, 8.900 muertos, 3.450 prisioneros y 3.600 deportados; Lagash y Ur, 8.040 muertos, 5.460 prisioneros y 5.985 deportados. En otro texto adicional se mencionan tres batallas en las que la coalición sumeria sufre 11.322 muertos, 10.680 prisioneros y 14.100 deportados (en aquella época, una ciudad como Ur podía tener una población de 50.000 habitantes de media).

Se cree que llegaron a morir en batalla alrededor de 50.000 personas. Y en esos instantes, para tener las manos libres, Rimush crea el primer campo de concentración del que tenemos noticia, donde llegó a haber más de 35.000 seres humanos internados. No se sabe muy bien si era un campo de trabajos forzados o de exterminio a secas. “A-na ga-ra-si-im ish-kun” son las palabras con que en el texto de Rimush se define al campo, pero los sumeriólogos aún discuten el sentido de la traducción. En todo caso, miles de seres humanos fallecieron en ese lugar. Tras nueve años de reinado, Rimush murió en un golpe de estado al ser golpeado en la cabeza con un sello de piedra. No hemos cambiado gran cosa en 4000 años.

viernes, 20 de enero de 2017

Revolución Rusa: La hambruna del holodomor ucraniano

Los caníbales comunistas: imágenes impactantes revelan la depravación sufrida por los campesinos obligados a comer HUMANOS durante la hambruna de la década de 1920 en Rusia

  • La hambruna rusa de 1921-22, también conocida como hambre de Povolzhye, ocurrió en la Rusia bolchevique
  • Comenzó a principios de la primavera de 1921 y duró hasta 1922
  • La guerra civil y la política de Lenin de tomar la comida de los campesinos causaron la devastadora hambruna hecha por el hombre
  • Alrededor de 30 millones de personas fueron afectadas y cerca de cinco millones murieron
  • ADVERTENCIA: Imágenes angustiantes


Sarah Bean - Daily Mail Online


Esta es la grave foto de una pareja que muestra cómo la gente hambrienta se volvió al canibalismo para sobrevivir durante una hambruna hecha por el hombre en la Rusia de los años veinte.
Más de cinco millones de personas murieron durante la catástrofe, que comenzó en 1921 y duró hasta 1922.
El revolucionario comunista ruso Vladimir Ilyich Ulyanov, más conocido como Lenin, había estado a cargo del país desde 1917. En un descontento escalofriante por el sufrimiento de sus compatriotas, ordenó que se tomara alimento de los pobres.

El partido bolchevique de Lenin creía que los campesinos estaban activamente tratando de socavar el esfuerzo de la guerra y al quitarles la comida, redujo su fuerza.
La hambruna fue capaz de arraigar con facilidad debido a los problemas económicos causados ​​por la Primera Guerra Mundial, cinco años de guerra civil y una sequía en 1921 que llevó a 30 millones de rusos desnutridos.
Cuando Lenin declaró «dejar a los campesinos hambrientos», el resultado fue forzarlos a recurrir al comercio de carne humana en el mercado negro.


Una pareja rusa vende partes del cuerpo humano en un mercado. La gente de Rusia comenzó a comer y vender extremidades humanas debido a la lucha por la comida durante el hambre ruso de 1921


Esta foto tomada en octubre de 1921 muestra los niños hambrientos en Samara Camp durante el hambre en Rusia

Los académicos rusos han investigado y catalogado previamente ejemplos de canibalismo y de comer cadáveres y en una descripción se describe cómo una mujer se negó a entregar el cadáver de su marido porque lo estaba usando como carne.
Los campesinos hambrientos fueron vistos incluso desenterrando cadáveres recientemente enterrados para recuperar su carne, así como comer hierba y animales que antes eran considerados mascotas.
 La policía no tomó ninguna medida ya que el cannabalismo era considerado un método legítimo de supervivencia.
 Finalmente llegaron trabajadores de ayuda de América y Europa y en 1921 escribió un estómago que batió cuenta de lo que habían visto: "Las familias estaban matando y devorando a padres, abuelos y niños.
"Los rumores horribles sobre salchichas preparadas con cadáveres humanos, aunque oficialmente contradichas, eran comunes. En el mercado, entre jorobas jorobadas, se escuchaba amenazas de hacer salchichas de una persona.



Una pareja con sus niños hambrientos durante una hambruna en los EE.UU., circa 1922


Esta foto tomada en 1921 muestra una familia afectada por el hambre en la región de Volga, Rusia, durante la Guerra Civil rusa


En esta foto tomada en octubre de 1921, los niños afectados por el hambre de refugiados se ven en Rusia durante la Guerra Civil de Rusia

Otras imágenes inquietantes de la hambruna muestran a los niños que sufren de desnutrición severa, sus estómagos hinchados y casi todos los huesos de su cuerpo visible.
Uno de los lugares más afectados fue la ciudad de Samara, situada en la parte sureste de la Rusia europea en la confluencia de los ríos Volga y Samara.
La ayuda de fuera de Rusia fue inicialmente rechazada por Lenin porque lo vio como otros países interfiriendo.
El explorador polaco Fridtjof Nansen llegó a la ciudad en 1921 y se horrorizó por lo que vio - casi toda la ciudad estaba muriendo de hambre.
Recaudó 40.000 millones de francos suizos y estableció hasta 900 lugares donde la gente podía conseguir comida.
Lenin fue finalmente convencido de dejar que las agencias internacionales de ayuda y Nansen fue galardonado con un Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos.
La American American Relief Administration, que se les dijo que no podía ayudar en 1919, se les dio acceso a los enfermos y hambrientos en 1921 y proporcionó gran alivio junto con agencias de ayuda europeas como Save The Children.
Lenin murió poco después de la hambruna, en 1924, y fue sustituido por Joseph Stalin, que se convirtió en el líder de la Unión Soviética.


Una cantina para la gente hambrienta en la ciudad de Pokrovsk, cerca de Saratov, en la unión soviética, en 1923


Un niño hambriento está representado por un marco de la puerta (izquierda) y otro (derecha) se ve pareciendo débil y frágil en Rusia hambrienta



Un niño es retratado llorando en un hospital de Samara. La foto fue exhibida por la misión humanitaria de Fridjtof Nansen en: Histoire des Soviets, por Henri de Weindel, Francia, 1922-23


Esta foto de 1921 muestra los funerales que se celebra para los niños hambrientos en las calles de Samara


Los niños se ven muertos de hambre y envueltos en mantas en el Hospital de Samara en 1921

Una familia hambrienta de Chuvash se ve cerca de su tienda en Samara, en la Unión Soviética, en 1921-22

Los cuerpos muertos son llevados por carro en Samara en esta foto por Henri de Weindel en 1922-23

Un muchacho muerto de hambre se representa en 1933 en documentos de los archivos del servicio de seguridad ucraniano

Un hombre armado guarda el almacenamiento de los cultivos y el suministro de emergencia de cereales para el año 1934 en esta fotografía documental exhibida en una exposición en kiev, dedicada a Holodomor, el gran hambre ucraniana de principios de 1930

Mujeres pasan por personas que mueren de hambre durante Holodomor, una hambruna por el hombre en la Ucrania Soviética en 1932 y 1933