Mostrando entradas con la etiqueta libro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta libro. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de mayo de 2017

Reseñas: "La campaña del desierto" (compilado)

 "La campaña del desierto", de varios autores
Jun-24-11 - Reseña de Rosendo Fraga 

 

LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. 
Varios autores 
Editado por la Academia Argentina de la Historia, Buenos Aires, 2009. 

La extensión del Estado Nacional a los territorios que estaban fuera de su control o jurisdicción en la segunda parte del siglo XIX se ha convertido en el paradigma de una reinterpretación no sólo de la llamada Campaña del Desierto, comandada por el General Julio A. Roca en 1879, sino de toda la historia argentina. 

Se ha buscado convertir a Roca en la bestia negra de esta reinterpretación, como en alguna medida sucediera con Rosas un siglo atrás. 

Es desde esta perspectiva que este volumen editado por la Academia Argentina de la historia es un aporte valioso por entender que es necesario esclarecer numerosos problemas que aún hay en nuestro pasado histórico y otros que merecen ser revisados o confirmados, como dice en el prólogo el Presidente de dicha institución, Juan José Cresto. 

Se trata de catorce ensayos sobre el tema de otros tantos autores, que lo enfocan desde distintas perspectivas y sin tener necesariamente la misma visión histórica e ideológica, lo que hace más interesante el libro. 

La categoría de genocidio que se adjudica contemporáneamente a esta campaña es refutada por varios de los autores con datos precisos, incorporando también visiones como el rol de los padres salesianos en la ocupación de los territorios de sur y su relación con la población indígena o pueblos originarios. 

Entre las muchas afirmaciones inexactas utilizadas para denostar a Roca en los últimos tiempos está la de que Rosas realizó casi medio siglo antes una campaña contra los aborígenes, que no tuvo la de 1879. 

Al respecto resulta interesante uno de los ensayos, el de Roberto Edelmiro Porcel, Pueblos Originarios y Pueblos Invasores, no sólo porque explica que al momento de la campaña gran parte de las tribus que ocupaban los territorios eran provenientes de Chile a comienzos del siglo XIX, los cuales habían desplazado en forma violenta a los habitantes anteriores -los tehuelches que poblaban el norte del Río Negro habían sido derrotados por los mapuches en la batalla de Choele-Choele en 1821-, sino porque explica el rol que jugaba entonces el negocio de vender en dicho país la hacienda robada por los malones en el territorio argentino. 

También señala que en 1834, para terminar con los ranqueles que siempre habían sido sus enemigos, Juan Manuel de Rosas permitió la entrada y asentamiento en las Salinas Grandes de los caciques chilenos huilliches Calfulcurá y Namuncurá, quienes hicieron una gran matanza de indios vorogas en el combate de Masallé. 

 

Como consta en el último informe del Presidente Avellaneda al Congreso, murieron en la campaña de Roca al Río Negro 1250 indios de lanza y fueron capturados otros 976. 

Como dice el historiador Isidoro Ruiz Moreno en el tomo II de su libro Campañas Militares Argentinas, en el informe de Rosas que publica la Gaceta Mercantil el 24 de diciembre dice que han sido muertos a lanzazos 3.200 indios. También dice este destacado historiador que en las instrucciones de Rosas a uno de sus subordinados, el Coronel Pedro Ramos, le dice no conviene que al avanzar una toldería traigan muchos prisioneros vivos: con 2 o 4 son bastantes, y si más agarran, esos allí nomás en caliente se matan a la vista de todo el que esté presente, pues entonces en caliente nada hay de extraño, y es lo que corresponde. 

Presentar la campaña de Roca como de exterminio y la de Rosas como humanitaria es una de las tantas falacias con la cual se pretende desacreditar al primero, con argumentos no sólo erróneos sino también falsos. 

Sin desconocer los abusos, injusticias y violencias que se cometieron en estas campañas -que tenían lugar al mismo tiempo en la mayoría de los países de América y las que con menos derecho realizaban los países europeos en África y Asia-, cabe plantearse qué hubiera sucedido si la Argentina en 1879 decide no avanzar hasta el Río Negro y desentenderse del futuro de la Patagonia. 

Pues, simplemente, dichos territorios hubiesen sido ocupados por otros países, ya fueran de la región, como Chile, o europeos, como Francia y Gran Bretaña. 

Por estas razones, se trata de un libro que aporta enfoques y datos valiosos para alumbrar la polémica sobre la llamada Campaña al Desierto, que más que polémica se ha transformado en cerrada condena. 

 

CENM

jueves, 13 de abril de 2017

SGM: Hitler vivía drogado

Hitler fue inyectado rutinariamente con cocaína, metanfetamina y opiáceos
Por Eric Spitznagel - The New York Post
Hitler fue inyectado rutinariamente con cocaína, metanfetamina y opiáceos


Adolf Hitler es recibido por los partidarios en Nuremberg en 1933. Getty Images

Cuando pensamos en Adolf Hitler, tendemos a imaginarlo como el dictador furioso, que incita a la gente. Pero "Blitzed: Drogas en el Tercer Reich" pinta un cuadro muy diferente, uno de un adicto completo que apenas podía presentarse a reuniones militares sin sus inyecciones regulares de cocaína, metanfetamina y opiáceos. En una de las escenas más desgarradoras del libro, el autor Norman Ohler describe cómo "las venas de Hitler estaban tan destrozadas" a finales de 1944 que incluso su médico personal "difícilmente podía penetrarlas".

Cuando finalmente logró romper la piel, "en realidad hizo un crujido de ruido."


Algunas de las mejores historias se leen como escenas de una comedia de la película de la deshuesadora. Cuando Hitler visita su casa de montaña de vacaciones en Obersalzberg - "su nube congelada-cuco-tierra", escribe Ohler - él pasa su tiempo libre viendo cuervos y realizando "su uso de imitaciones de los sonidos producidos por las diferentes ametralladoras utilizadas en la Segunda Guerra Mundial . "Ohler deja que la escena visual se juega en tu cabeza y luego ofrece," Ya sea que lo hizo tan alto o no, no podemos decir. "

Hitler estaba lejos de ser el único adicto nazi. De acuerdo con Ohler, que estudió cientos de archivos federales alemanes, gran parte de la Alemania nazi - tanto soldados como civiles - estaba en lo alto de Pervitin, una forma de píldora de metanfetamina que prometió "integrar shirkers, malingerers, derrotistas y whiners". Por una fábrica de fármacos de Berlín, rápidamente atrapó con el público en general. Ayudó a las secretarias a escribir más rápido. Los bomberos lo usaron para sentirse más heroico, y las madres jóvenes tomaron las píldoras para protegerse de los azules bebés. Se convirtió, Ohler escribe, "tanto de un accesorio como una taza de café."

La droga pronto se notó por el ejército alemán, que ordenó 35 millones de dosis de Pervitin para los soldados que avanzaban en Francia en 1940.

Con efectos como fuertes sentimientos de invencibilidad y poder, y la capacidad de ir semanas sin dormir, ayudó a inspirar el "indomable espíritu de lucha aria" que a Hitler le gustaba presumir.

Entre el otoño de 1941 y la segunda mitad de 1944, Hitler apenas disfrutó de un día sobrio.
Esos efectos son la misma razón por la que Hitler fue personalmente atraído por Pervitin, entre otras drogas, pero sus dependencias de drogas no ocurrieron de la noche a la mañana. Comenzó en 1941 con inyecciones de esteroides y hormonas animales - tanto por ser vegetariano - para ayudar con su disminución de energía y problemas digestivos. Pero a medida que la guerra se tornaba más estresante y la victoria menos segura, necesitaba una patada más grande. Estaba perdiendo el carisma y la inquebrantable confianza en sí mismo que lo convertía en un líder tan poderoso.

El médico personal de Hitler, Theodor Morell, era un chiquillo extraño de hombre que llevaba un "uniforme de fantasía basado en sus propios diseños", parpadeaba en las direcciones equivocadas (sus párpados cerrados desde abajo) y estaba dispuesto a inyectar casi cualquier cosa Las venas de Hitler si el Fuhrer le sonreía.

Morell poco a poco comenzó a añadir ingredientes a sus inyecciones diarias - Hitler obtuvo su primer sabor de oxycodone antes de una gran reunión con Benito Mussolini - y Hitler eventualmente comenzó a depender de la "sensación (s) que correspondía tan perfectamente a su propia imagen de grandeza - Y esa realidad ya no se suministra ", escribe Ohler.


Hitler probó oxicodona por primera vez antes de una gran reunión con Benito Mussolini.Getty Images

Una de las historias más memorables de "Blitzed" no tiene nada que ver con las parcelas militares para la dominación del mundo. Es sólo otro romance sobre un hombre y una mujer y su entusiasmo compartido por los opiáceos. Eva Braun insistió en seguir a la droga de Hitler para droga, para estar "en la misma longitud de onda que su amante," que aparentemente condujo a una cierta intimidad unhinged. Después de regresar de "noches de citas" en Obersalzberg, Hitler rechazó los exámenes físicos de su médico para que no viera las "heridas en su cuerpo por el comportamiento sexual agresivo de Eva", escribe Ohler.


Eva Braun insistió en tomar las mismas drogas que Hitler, para estar "en la misma longitud de onda que su amante". Getty Images

A medida que pasaban los años, Hitler descendió más hacia sí mismo y su adicción, dice el libro.

"En su aislamiento, todo el placer y la energía recibidos previamente de la atención de una muchedumbre que animaba tenía que ser substituido por los productos químicos," Ohler escribe. "Entre el otoño de 1941, cuando empezó a recibir inyecciones de hormonas y esteroides, y la segunda mitad de 1944, Hitler apenas disfrutó de un día sobrio".

Al menos hasta que no tuvo otra opción. Aunque se cree ampliamente que Hitler sufría de la enfermedad de Parkinson durante los últimos días de su vida, Ohler especula que estaba sufriendo los síntomas de la abstinencia. Le guste o no, Hitler fue finalmente obligado a ir frío Turquía.

sábado, 8 de abril de 2017

Geopolítica: Heligoland en el eje de las relaciones germano-británicas

La larga historia de una pequeña isla alemana en el Mar del Norte
El archipiélago de Heligoland tiene un paralelo moderno
The Economist



Heligoland: Britain, Germany and the Struggle for the North Sea. By Jan Ruger. Oxford University Press; 370 pages; $34.95 and £25.

Como una rareza histórica, la historia de Heligoland -un pedazo de roca parcialmente poblado en el Mar del Norte- merece la atención de los lectores. Sus acantilados rojizos fueron gobernados principalmente por los daneses hasta 1807. Entonces Gran Bretaña tomó la isla, apenas 46 kilómetros (29 millas) de la costa continental, utilizándola como base adelantada para romper el bloqueo económico de Napoleón. Otto von Bismarck, un estadista prusiano, anheló el afloramiento marino, y en 1890 Gran Bretaña lo cedió a Alemania a cambio de una mano libre en el antiguo sultanato de esclavos de Zanzíbar.

En estos trastornos, los habitantes de Heligoland (hoy en día son casi 1.400) nunca fueron consultados. Parece que les importaba poco, siempre y cuando los impuestos preferenciales y los flujos constantes de visitantes del continente siguieran permitiéndoles prosperar. Incluso bajo el control británico, Heligoland era un destino querido por multitud de pintores románticos alemanes, músicos, panfleteros y poetas. Un poema escrito en la isla por Hoffmann von Fallersleben, en agosto de 1841, se convirtió en la letra del himno nacional de Alemania. Los turistas que hacían el día llenaban sus balnearios y celebraban el aire libre de polen, el juego y el baile.

Para Jan Ruger, el autor de un relato enérgico de los últimos dos siglos sobre Heligoland, la isla importa por razones más serias que su remota peculiaridad. Él llama a Heligoland "una localización conveniente de donde repensar el pasado anglo-alemán." Es realmente una buena posición ventajosa. Cuando los lazos eran amistosos, como en la última década del siglo XIX, la isla vio una notable mezcla de costumbres, lenguaje y leyes alemanas y británicas. En ese momento, aunque vivían bajo la bandera alemana, los Heligolanders podían incluso elegir ciudadanos británicos y servir en la Royal Navy.

Entonces, durante los períodos de antagonismo, especialmente en la primera mitad del siglo XX, la isla se convirtió en un símbolo de amarga confrontación entre dos de las potencias más fuertes de Europa. Antes de la primera guerra mundial, los periódicos y políticos británicos, incluyendo a Churchill, juraron que no debían haber "más heligolands", lamentando la decisión de ceder incluso el territorio más pequeño a un enemigo en ascenso. Alemania hizo de la isla un "monumento" al nacionalismo, escribe Ruger. Por los años 20 Hitler y Goebbels quisieron ser vistos visitando la isla, de la cual mirarían sobre el mar hacia Gran Bretaña. Los pintores pro-nazis representaban águilas musculosas sobre los acantilados de Heligoland. En ambas guerras, Alemania fortificó la roca y construyó puertos gigantescos para submarinos y barcos. Después de cada guerra, Gran Bretaña aplanó el lugar.

El Sr. Ruger hace su caso que las fortunas de Heligoland son un sostén útil de relaciones más amplias y él relata su historia en un estilo atractivo. Sabiamente, nunca sugiere que la isla -aún como puesto militar- fuera de mucho más que una importancia simbólica. Heligoland, fuertemente fortificada, no impidió que la marina británica, por ejemplo, la bloqueara a Alemania desde lejos en la primera guerra mundial.

Más gente debe conocer la historia de Heligoland por los ecos que tiene hoy. A finales del siglo XIX se vio una gran potencia emergente, militarista, con una marina de rápido crecimiento, deseosos de explotar una mancha de tierra en el océano, incluso si eso provocaba una potencia mundial establecida. Lo mismo sucede con China, ya que militariza atolones en el Mar de China Meridional. Los debates frenéticos en Gran Bretaña, hace poco más de un siglo, sobre las intenciones de Alemania en Heligoland, suenan sorprendentemente similares a las discusiones de hoy, en América, sobre el ascenso de China. La geopolítica, como la historia, tiene el hábito de repetirse.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Argentina: Relatos de un alemán en la época de Rosas

Friedrich Gerstäcker
Revisionistas

Friedrich Gerstäcker (1816-1872)


Nació en Hamburgo (Alemania), el 10 de mayo de 1816. Su padre fue el afamado cantor lírico Friedrich Gerstäcker (1790–1825). Perteneciente a una generación culta y romántica, había recorrido distintas partes de Europa, Asia, Africa y Oceanía. Las aventuras de sus viajes por América de Norte quedaron documentadas en varias de sus obras: “Streif und Jagdzüge durch die Vereinigten Staaten von Nordamerika” (Andanzas y caserías por los Estados Unidos de Norte América); “Mississipibilder” (Imágenes del Mississipi); “Die Flusspiraten des Mississipi” (Los piratas fluviales del Mississipi) y “Amerikanische Wald und Strombilder” (Imágenes de ríos y bosques americanos), publicadas en Dresde y Leipzig en los años 1844, 1847, 1848 y 1849 respectivamente.

Para conocer la situación en que se encontraban sus compatriotas en el extranjero, el gobierno central alemán constituido en Frankfurt lo comisionó a dirigirse al Río de la Plata. Partió del puerto de Bremen, en los primeros meses del año 1848, a bordo del barco “El Talismán”, en dirección a California por el Cabo de Hornos, con un pasaje numeroso, preocupados por la fiebre del oro. En tales condiciones, llegó a Río de Janeiro, donde permaneció algún tiempo, al cabo del cual, se embarcó en la goleta “San Martín”, y arribó a Buenos Aires a principios de junio de 1848.

Observó la vida de la ciudad en los tiempos de Juan Manuel de Rosas: la edificación, los teatros, las costumbres, los trajes, y el ejército federal. Le interesó la personalidad del gobernador Rosas, su hija Manuelita y la confortable residencia de Palermo. Seguramente habrá asistido a una reunión social en esa casona en la que se mezclaba una concurrencia distinguida.

Conoció la situación política del país, y el porvenir que le esperaba. El 17 de junio de ese año, partió rumbo a Mendoza, atravesó la Cordillera en pleno invierno, llegó a Valparaíso, y siguió viaje directamente para San Francisco.

Gerstäcker era un escritor ágil y un observador minucioso, agudo e imparcial, cualidades que le movieron a dejar relatados sus viajes. A poco de su regreso, editó en Londres, en 1853, su Narrative of a journey around the world, comprising a winter passage across the Andes to Chili with a visit to the gold region of California and Australia, the South Sea Islands, Java and Co. Al año siguiente, también se imprimió en esa capital traducida del alemán, su obra: Gerstäcker’s Travels. Río de Janeiro-Buenos Ayres – Ride Throught the Pampas. Winter Journey Across the Cordilleras-Chili-Valparaíso-California. La edición alemana había aparecido en Stuttgart en 1853-54, y le siguió otra en Berlín, al siguiente año. En ella, relata su largo periplo a través del Brasil, Argentina y Chile, y que como se dijo, terminará en California. En tres capítulos se refiere a nuestro país, en uno describió a Buenos Aires, y en los otros dos, su viaje a Mendoza. La ciudad rosista aparece con sus bajos pero coloreados edificios, sus pintorescos medios de transporte, y sus habitantes todavía semibárbaros, quienes lo impresionaron vivamente, por ser un hombre de refinados gustos.

Mostró el país en dos períodos salientes de nuestra historia: el de la época de Juan Manuel de Rosas y el que siguió a Caseros. Un segundo viaje lo realizó a la Argentina, saliendo del puerto de Southampton en 1860, a bordo de un lujoso buque inglés a vapor de nombre “La Plata”.

Llegó a Montevideo en junio de 1861, y permaneció unos días en esa ciudad, arribando a Buenos Aires, a principios de julio en el vapor norteamericano “Mississipi”. Sólo quedó breve tiempo, pues partió nuevamente hacia el Uruguay y el Brasil para regresar a Alemania.

Las impresiones sobre esos diversos países se publicaron en Leipzig en 1863, bajo el título de “Achtzehn Monate in Süd-Amerika und dessen deutschen Kolonien” (Dieciocho meses en América del Sur y en sus colonias de alemanes), en tres tomos de 450 páginas. En el tercero, refirió su paso por la Argentina, Uruguay y Brasil; detalló la costumbre de los pehuelches y demás indígenas de la región de Nahuel Huapi, y su estada en Buenos Aires donde la visitó en compañía del cónsul prusiano F. Halbach, admirando nuestras estancias y ganados.

Gerstäcker falleció en Braunschweig, Alemania, el 31 de mayo de 1872.

Fuente

Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1971).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

jueves, 16 de febrero de 2017

SGM: Los alemanes sabían del Holocausto

Los alemanes conocían el Holocausto
Hijo de un judío emigrado a Australia, Nicholas Stargardt recrea la vida de la población germana durante la guerra en un libro muy necesario en la era de la posverdad

JESÚS CEBERIO - El País


Ciudadanos alemanes ante víctimas del Holocausto del campo de concentración de Landsberg (Alemania), en 1945. AP

¿Por qué lucharon los alemanes con tanta tenacidad durante los cinco años largos de la Segunda Guerra Mundial? ¿Cuándo supieron que participaban en una guerra genocida? ¿Cómo vivió la población civil los avatares de un conflicto que en sus tres primeros años hizo de Hitler el amo de Europa, desde el Cáucaso a los Pirineos, y que en su tramo final se convirtió en un infierno de bombardeos aéreos sobre las ciudades y millones de soldados muertos en los frentes de batalla? Nicholas Stargardt, hijo de un judío alemán emigrado a Australia, formado en la mejor tradición historiográfica de Oxbridge, ha dedicado 20 años de su vida académica a cribar archivos públicos y privados para tratar de responder a estas cuestiones.

No es una historia de hazañas o derrotas bélicas, ni de honores o estrategias militares, es un relato de cómo vivieron la guerra los alemanes
La guerra alemana expone al menos dos conclusiones: es falso que la mayoría de la población civil ignorase el exterminio sistemático de los judíos, dentro del Reich y en los territorios conquistados, desde Polonia y el Báltico hasta Ucrania y Rusia; tampoco se puede sostener que el patriotismo bélico fuera solo un subproducto del terror creado por la dictadura nazi. Stargardt registra que dos tercios de los alemanes estaban encuadrados en organizaciones nazis en vísperas de la guerra. Solo las iglesias contaban con una afiliación superior (94%), pero la doble militancia de la mayoría hizo que jerarcas protestantes y católicos contribuyeran al esfuerzo bélico con su clamoroso silencio ante el genocidio y sus encendidas arengas sobre el deber de defender a la patria frente al judeobolchevismo.

Esta no es una historia de hazañas o derrotas bélicas, ni de honores o estrategias militares, es un relato de cómo vivieron la guerra los alemanes, escrito a partir del intenso diálogo epistolar entre los soldados alemanes y sus familias, que no cesa ni en las peores condiciones de combate. El servicio aéreo postal entraba en la Bolsa de Stalingrado hasta días antes de la rendición del general Paulus. Goebbels concedía un gran valor a la correspondencia familiar para mantener alta la moral de combate mientras la Blitzkrieg condujo a la Wehrmacht a las puertas de Moscú, pero el impacto de las cartas del frente pasó a ser dañino en cuanto empezó la retirada del Este en condiciones tan terribles como las de la Grande Armée de Napoleón en 1812.



Estas cartas rebosan emociones — patriotismo, miedo, nostalgia del hogar lejano, espíritu de combate—, pero transmiten también abundante información sobre el rastro de sangre que los Ejércitos alemanes dejan en su avance por la estepa rusa y ucraniana. Además de narrar hechos aterradores, muchos soldados toman fotografías de ejecuciones masivas, como la del barranco de Babi Yar, cerca de Kiev (33.771 judíos asesinados en dos días), que envían a sus casas a revelar no en clave de denuncia, sino para subrayar el cumplimiento del deber patriótico de combatir a los judeobolcheviques. El Ejército Rojo encontró miles de fotografías de ejecuciones en los bolsillos de los soldados alemanes junto a las de sus novias y familiares.

Una de las fuentes más ricas de Stargardt es el archivo de la SD, el servicio de inteligencia de las SS, que durante toda la guerra elaboró informes semanales sobre cómo evolucionaba el ánimo colectivo, todo un estudio de opinión pública basado no en encuestas sino en el espionaje. Ya en el otoño de 1941 el exterminio de los judíos comenzaba a conocerse ampliamente. El 16 de noviembre Goebbels publicaba un artículo en Das Reich titulado ‘Los judíos son culpables’, en el que afirmaba que debía cumplirse la profecía de Hitler sobre su exterminio. Desde el 1 de septiembre los judíos estaban obligados a identificarse en público mediante una estrella amarilla. Un año después ese distintivo había desaparecido prácticamente de las calles alemanas. En el verano de 1943 la SD se hacía eco de la extendida convicción popular de que los bombardeos aéreos masivos, especialmente los de Hamburgo, eran una venganza por “lo que hicimos a los judíos”.

Stargardt establece que “a comienzos de 1942 la mayor parte de los judíos de Europa todavía estaban vivos; al final de la guerra la mayoría había muerto”. Goebbels protegió con una espiral de silencio los detalles de este exterminio masivo mientras abundaba sobre la culpabilidad de los judíos en el estallido de la guerra. A esta perversión del lenguaje dedicó gran parte de sus Diarios Victor Klemperer, cuya imagen cuasi fantasmal emerge en estas páginas huyendo a pie tras el bombardeo de Dresde. Contra toda lógica, una parte sustancial del pueblo alemán hizo suya la inculpación de los judíos hasta la capitulación, momento en que el Holocausto entró en el limbo de la amnesia colectiva. Nadie había visto nada, nadie sabía nada acerca de aquel secreto de familia que casi todos habían compartido. En la era de la posverdad, La guerra alemana es un libro más necesario que nunca.

La guerra alemana. Nicholas Stargardt. Traducción de Ángeles Caso Machicado Galaxia Gutenberg, 2016. 800 páginas. 29,50 euros

martes, 24 de enero de 2017

Guerra de Vietnam: La CIA invade Laos

La guerra secreta de Estados Unidos en Laos

Cómo una campaña de bombardeos incesante, de una década de duración afectó a una pequeña nación del sudeste asiático
The Economist




A Great Place to Have a War: America in Laos and the Birth of a Military CIA. By Joshua Kurlantzick. Simon & Schuster, 320 pages; $28.

El bombardeo de Laos en los años sesenta y principios de los setenta solía ser referido como la "guerra secreta" de Estados Unidos. Esto no fue sólo un error o incluso un malentendido: fue un terrible error. Para los laosianos que se acurrucaron en las cuevas para escapar de lo que se considera el bombardeo más pesado de la historia, la campaña ciertamente no era un secreto. La participación de Estados Unidos era bien conocida en la capital, Vientiane, y se cubría en la prensa internacional. Con el tiempo se hizo bien publicitado e incluso fue investigado por el Congreso. Pero la etiqueta "secreta" pegó a la guerra de los Estados Unidos en Laos, en parte debido a las negaciones oficiales y en parte debido a la indiferencia pública.

Por fin el secreto está completo. Esto fue llevado a casa durante la visita del presidente Barack Obama a la pequeña nación del sudeste asiático en septiembre, cuando prometió más dinero para quitar las bombas estadounidenses sin explotar, aunque sin ofrecer ninguna disculpa formal. Para aquellos que buscan más, la historia entera de la guerra se puede encontrar en la prosa lúcida y el reportaje revelador del nuevo libro de Joshua Kurlantzick, "Un gran lugar para tener una guerra". Nuevas entrevistas y récords recién desclasificados documentan cómo la participación americana se intensificó y luego rápidamente terminó, dejando a los socios laosianos de Estados Unidos sosteniendo la bolsa. Pero el Sr. Kurlantzick, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y antiguo colaborador de este periódico, enriquece aún más su estudio conectando las actividades paramilitares sin precedentes de la CIA en Laos con las guerras secretas de hoy en Yemen, Somalia y otros lugares.

En 1961, Laos fue el punto focal de la estrategia de contención de América contra el comunismo en el sudeste de Asia, con el presidente Dwight Eisenhower dándole prioridad en una sesión informativa previa a la inauguración de su sucesor, John Kennedy. Una operación de la CIA entonces comenzó a entrenar ya luchar junto a un ejército tomado sobre todo de la minoría étnica de Hmong contra el Pathet Lao-traducido como la "nación de Lao" - que fueron apoyados por Vietnam del norte. Golpeando el Pathet Lao en el norte y en el sendero de Ho Chi Minh en el sur, la fuerza aérea estadounidense desencadenó un promedio de un ataque cada ocho minutos durante casi diez años. En 1970, decenas de miles de combatientes respaldados por Estados Unidos estaban involucrados, a un costo anual de US $ 3.100mn en dólares de hoy. Cuando terminó la campaña en 1973, una décima parte de la población de Laos había sido asesinada. Miles de muertes más accidentales seguirían de las bombas no detonadas que quedaron en el suelo.

En su libro, el Sr. Kurlantzick pinta una viva imagen de protagonistas como Vang Pao, un líder militar que emigró a América, donde fue arrestado en 2007 por tramar un golpe de Estado contra el gobierno de Laos, y Tony Poe, En la jungla y recogió las orejas enemigas cortadas. El Sr. Kurlantzick concluye que, en el futuro, "la CIA no encerraría a hombres como Poe; En cambio, encontraría muchos más Tony Poes. "Pero el libro no es sólo una polémica contra la agencia. El Sr. Kurlantzick examina las acusaciones de que la CIA vendió heroína y opio. No encuentra evidencia de esto, aunque la agencia estaba feliz de mirar hacia otro lado cuando los Hmong vendieron drogas.

Una pregunta es por qué la conducta de la CIA no provocó indignación, ni siquiera mucho interés, entre el público estadounidense. Más estadounidenses murieron en Laos que en Camboya, pero fue el bombardeo de Camboya lo que provocó protestas, incluyendo en la Universidad Estatal de Kent en Ohio en mayo de 1970, donde cuatro estudiantes fueron asesinados por la guardia nacional. Incluso una audiencia de alto perfil, cuando el senador Ted Kennedy desafió la guerra, provocó poca reacción pública. Una mayor cobertura mediática del bombardeo en Camboya pudo haber contribuido, al igual que los intentos de la CIA de encubrir a Laos y el hecho de que los muertos estadounidenses eran asesores clandestinos en lugar de jóvenes reclutas.

Laos era un modelo. Sucesivas administraciones estadounidenses continuaron con guerras "secretas" en Centroamérica y Oriente Medio con mínimas bajas americanas y sin interferencia del Congreso. La CIA consideró su operación de Laos como un éxito, aunque el Pathet Lao asumió el control después de la retirada de América, y todavía está en el poder. En Laos, sin embargo, las heridas todavía tienen que curar.

viernes, 13 de enero de 2017

Tercera Guerra del Golfo: Saddam no tenía idea de lo que pasaba

Saddam Hussein no tenía ni idea de lo que estaba haciendo
Por Fox News | New York Post

Saddam Hussein fue un dictador inepto durante sus últimos años de mandato, creyendo que el 11 de septiembre acercaría a Irak y Estados Unidos y tomó la culpa parcial de su eventual caída del poder después de la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, según un nuevo libro de uno de Los hombres que interrogaron al ex presidente iraquí.

Las revelaciones están contenidas en el próximo libro de John Nixon "Debriefing the President: The Interrogation of Saddam Hussein". Nixon era un analista de la CIA en Irak que se había asignado la tarea de encontrar a Saddam y luego obtener información de él. Pero rápidamente descubrió que "Saddam parecía desorientado".

"No estaba atento a lo que su gobierno estaba haciendo, no tenía un plan real para la defensa de Irak y no podía comprender la inmensidad de la tormenta que se avecina", escribió Nixon en el extracto del libro publicado por The Daily Mail.

Saddam, que fue ahorcado en 2006 por crímenes contra la humanidad, era a menudo desafiante mientras se entrevistó e incluso se burló de la lógica norteamericana de la guerra: que Irak poseía armas de destrucción masiva.



"Encontraste un traidor que te llevó a Saddam Hussein. ¿No hay un traidor que pueda decirte dónde están las armas de destrucción masiva? ", Dijo Hussein poco después de que lo encontraron escondido, sucio y grisáceo, dentro de un" agujero de araña "subterráneo el 13 de diciembre de 2003.

El déspota sádico dijo que Irak nunca había pensado en usar armas de destrucción masiva y cuestionó por qué "cualquier persona con facultades completas" desplegaría armas químicas no provocadas.

"Irak no es una nación terrorista", dijo Hussein a Nixon durante una sesión. "No teníamos una relación con Osama Bin Laden, y no teníamos armas de destrucción masiva ... y no somos una amenaza para nuestros vecinos. Pero el presidente estadounidense [George W. Bush] dijo que Irak quería atacar a su papá y dijo que teníamos "armas de destrucción masiva".

Preguntado sobre la masacre de Halabja en 1988, en la que miles de civiles en su mayoría kurdos fueron asesinados por las armas químicas iraquíes durante la guerra Irán-Irak, Hussein se enojó.

"Entonces se volvió hacia mí y me burló:" Pero yo no tomé esa decisión ", escribió Nixon.

La carnicería en Halabja supuestamente enfureció a Saddam, no por los miles de muertos, sino porque proporcionó a Irán un golpe de propaganda.

Saddam también podía ser sincero, escribió Nixon, y no se absolvió de toda responsabilidad por su caída.

"El espíritu de escucha y comprensión no estaba allí - no me excluyo de esta culpa", dijo Hussein de su relación frecuentemente antagónica con la comunidad internacional.

Mientras Nixon cuestionaba a Saddam, dijo, quedó claro que el perfil de la CIA del líder iraquí había estado equivocado en muchos frentes.

"Le pregunté por la creencia de la CIA de que Saddam había sufrido un gran dolor de parte de una mala espalda y había renunciado a la carne roja y los puros", escribió Nixon. "Dijo que no sabía dónde estaba obteniendo mi inteligencia, pero estaba equivocado. Me dijo que fumaba cuatro cigarros todos los días y amaba la carne roja. También estaba sorprendentemente en forma.

Un poco más de cuatro meses después del 11 de septiembre, el presidente Bush nombró a Irak como miembro del "Eje del Mal" durante su discurso sobre el Estado de la Unión. Sin embargo, Saddam había asumido inicialmente que los ataques terroristas dirigidos por Al Qaeda acercarían a Estados Unidos e Irak. Sadam había creído que su gobierno secular sería visto por Estados Unidos como un aliado en la guerra contra el terror fundamentalista.

En lugar de eso, menos de dos años después de los ataques, la coalición liderada por Estados Unidos depuso a Saddam.

martes, 10 de enero de 2017

Literatura militar: Excelente reseña de la Operación Antropoide por Vargas Llosa

La vida de Reinhard Heydrich, jefe de la Gestapo, en una magnifica novela premiada
El Carnicero de Praga

Por Mario Vargas Llosa | Para LA NACION

 
Hace por lo menos tres décadas que no leía un Premio Goncourt. En los años 60, cuando trabajaba en la Radio Televisión Francesa, lo hacía de manera obligatoria, pues debíamos dedicarle el programa La literatura en debate, en el que, con Jorge Edwards, Carlos Semprún y Jean Supervielle pasábamos revista semanal a la actualidad literaria francesa. O mi memoria es injusta, o aquellos premios eran bastante flojos, pues no recuerdo uno solo de los siete que en aquellos años comenté.

Pero estoy seguro, en cambio, de que este Goncourt que acabo de leer, HHhH, de Laurent Binet -tiene 39 años, es profesor y ésta es su primera novela- lo recordaré con nitidez lo que me queda de vida. No diría que es una gran obra de ficción, pero sí que es un magnífico libro. Su misterioso título son las siglas de una frase que, al parecer, se decía en Alemania en tiempos de Hitler: "Himmlers Hirn heisst Heydrich" (El cerebro de Himmler se llama Heydrich).

La recreación histórica de la vida y la época del jefe de la Gestapo, Reinhard Heydrich, de la creación y funciones de las SS, así como de la preparación y ejecución del atentado de la resistencia checoslovaca que puso fin a la vida del Carnicero de Praga (se le apodaba también "La bestia rubia") es inmejorable. Se advierte que hay detrás de ella una investigación exhaustiva y un rigor extremo que lleva al autor a prevenir al lector cada vez que se siente tentado -y no puede resistir la tentación- de exagerar o colorear algún hecho, de rellenar algún vacío con fantasías o alterar alguna circunstancia para dar mayor eficacia al relato. Esta es la parte más novelesca del libro, los comentarios en los que el narrador se detiene para referir cómo nació su fascinación por el personaje, los estados emocionales que experimenta a lo largo de los años que le toma el trabajo, las pequeñas anécdotas que vivió mientras se documentaba y escribía. Todo esto está contado con gracia y elegancia, pero es, a fin de cuentas, adjetivo comparado con la formidable reconstrucción de las atroces hazañas perpetradas por Heydrich, que fue, en efecto, el brazo derecho de Himmler y uno de los jerarcas nazis más estimados por el propio Führer.

"Carnicero", "bestia" y otros apodos igual de feroces no bastan, sin embargo, para describir cabalmente la vertiginosa crueldad de esa encarnación del mal en que se convirtió Reinhard Heydrich a medida que escalaba posiciones en las fuerzas de choque del nazismo hasta llegar a ser nombrado por Hitler el protector de las provincias anexadas al Reich de Bohemia y Moravia. Era hijo de un pasable compositor y recibió una buena educación, en un colegio de niños bien donde sus compañeros lo atormentaban acusándolo de ser judío, acusación que estropeó luego su carrera en la Marina de Guerra. Tal vez su precoz incorporación a las SS, cuando este cuerpo de elite del nazismo estaba apenas constituyéndose, fue la manera que utilizó para poner fin a esa sospecha que ponía en duda su pureza aria y que hubiera podido arruinar su futuro político. Fue gracias a su talento organizador y su absoluta falta de escrúpulos que las SS pasaron a ser la maquinaria más efectiva para la implantación del régimen nazi en toda la sociedad alemana, la fuerza de choque que destrozaba los comercios judíos, asesinaba disidentes y críticos, sembraba el terror en sindicatos independientes o fuerzas políticas insumisas y, comenzada la guerra, la punta de lanza de la estrategia de sujeción y exterminación de las razas inferiores.

En la célebre conferencia de Wannsee, del 20 de enero de 1942, fue Heydrich, secundado por Eichmann, quien presentó, con lujo de detalles, el proyecto de "Solución Final", es decir, de industrializar el genocidio judío -la liquidación de once millones de personas- utilizando técnicas modernas como las cámaras de gas, en vez de continuar con la liquidación a balazos y por pequeños grupos, lo que, según explicó, extenuaba física y psicológicamente a sus Einsatzgruppen. Cuentan que cuando Himmler asistió por primera vez a las operaciones de exterminio masivo de hombres, mujeres y niños, la impresión fue tan grande que se desmayó. Heydrich estaba vacunado contra esas debilidades: él asistía a los asesinatos colectivos con papel y lápiz a la mano, tomando nota de aquello que podía ser perfeccionado en número de víctimas, rapidez en la matanza o en la pulverización de los restos. Era frío, elegante, buen marido y buen padre, ávido de honores y de bienes materiales, y, a los pocos meses de asumir su protectorado, se jactaba de haber limpiado Checoslovaquia de saboteadores y resistentes y de haber empezado ya la germanización acelerada de checos y eslovacos. Hitler, feliz, lo llamaba a Berlín con frecuencia para coloquios privados.

En esos precisos momentos, el gobierno checo en el exilio de Londres, presidido por Benes, decide montar la "Operación Antropoide", para ajusticiar al Carnicero de Praga, a fin de levantar la moral de la diezmada resistencia interna y mostrar al mundo que Checoslovaquia no se ha rendido del todo al ocupante. Entre todos los voluntarios que se ofrecen, se elige a dos muchachos humildes, provincianos y sencillos, el eslovaco Jozef Gabcík y el checo Jan Kubis. Ambos son adiestrados en la campiña inglesa por los jefes militares del exilio y lanzados en paracaídas. Durante varios meses, malvivirán en escondrijos transeúntes, ayudados por los pequeños grupos de resistentes, mientras hacen las averiguaciones que les permitan montar un atentado exitoso en el que, tanto Gabcík como Kubis lo saben, tienen muy pocas posibilidades de salir con vida.



Las páginas que Binet dedica a narrar el atentado, lo que ocurre después, la cacería enloquecida de los autores por una jauría que asesina, tortura y deporta a miles de inocentes, son de una gran maestría literaria. El lenguaje limpio, transparente, que evita toda truculencia, que parece desaparecer detrás de lo que narra, ejerce una impresión hipnótica sobre el lector, quien se siente trasladado en el espacio y en el tiempo al lugar de los hechos narrados, deslizado literalmente en la intimidad incandescente de los dos jóvenes que esperan la llegada del coche descapotable de su víctima, los imprevistos de último minuto que alteran sus planes, el revólver que se encasquilla, la bomba que hace saltar sólo parte del coche, la persecución por el chofer. Todos los pormenores tienen tanta fuerza persuasiva que quedan grabados de manera indeleble en la memoria del lector.

Parece mentira que, luego de este cráter, el libro de Laurent Binet sea capaz todavía de hacer vivir una nueva experiencia convulsiva a sus lectores, con el relato de los días que siguen al atentado que acabó con la vida de Heydrich. Hay algo de tragedia griega y de espléndido thriller en esas páginas en que un grupo de checos patriotas se multiplica para esconder a los ajusticiadores, sabiendo muy bien que por esa acción deberán morir también ellos, hasta el epónimo final en que, vendidos por un Judas llamado Karel Curda, Gabcík, Kubis y cinco compañeros de la resistencia se enfrentan a balazos a 800 SS durante cinco horas, en la cripta de una iglesia, antes de suicidarse para no caer prisioneros.

La muerte de Heydrich desencadenó represalias indescriptibles, como el exterminio de toda la población de Lídice, y torturas y matanzas de centenares de familias eslovacas y checas. Pero, también, mostró al mundo lo que, todavía en 1942, muchos se negaban a admitir: la verdadera naturaleza sanguinaria y la inhumanidad esencial del nazismo. En Checoslovaquia mismo, pese al horror que se vivió en las semanas y meses siguientes a la "Operación Antropoide", la muerte de Heydrich mantuvo viva la convicción de que, pese a todo su poderío, el Tercer Reich no era invencible.

Un buen libro, como éste, perdura en la conciencia, y es un gusanito que no nos da sosiego con esas preguntas inquietantes: ¿cómo fue posible que existiera una inmundicia humana de la catadura de un Reinhard Heydrich? ¿Cómo fue posible el régimen en que individuos como él podían prosperar, alcanzar las más altas posiciones, convertirse en amos absolutos de millones de personas? ¿Qué debemos hacer para que una ignominia semejante no vuelva a repetirse?

© La Nacion

domingo, 25 de diciembre de 2016

SGM: El piloto bombardero nazi de New York

El piloto que debía atacar Nueva York para Hitler
Se publican las memorias de Peter Brill, aviador alemán de la II Guerra Mundial que residió en Barcelona
Jacinto Antón - El País



Un aviador alemán sobre un bombardero Heinkel He-177 como el que tenía que pilotar Peter Brill

No conozco personalmente a mucha gente que haya tratado de bombardear Nueva York para los nazis. De hecho solo a una: el aviador alemán Peter Brill, que sirvió de joven en la Luftwaffe y al que visité una vez en su casa de Barcelona, hace diez años. Vivía entonces al lado de los Pujol, en General Mitre; hoy alguno pensará que puestos a bombardear podía haberlo hecho más cerca.

He tenido la fortuna de tratar a un buen puñado de pilotos de caza, e incluso de entablar amistad con varios de ellos. No precisamente con Brill, que era —falleció el 22 de febrero de 2013 en Palma de Mallorca— un hombre sobrio y circunspecto, poco amigo de la broma, como puede esperarse de alguien que ha tenido en la cola un Mustang P-51 y ha sobrevivido a tres años de cautiverio en Rusia regresando con 45 kilos de peso y una hepatitis crónica.

El piloto de caza del que guardo mejor recuerdo y del que conservo incluso un par de cartas es el escritor James Salter, con el que pasé una tarde inolvidable hablando de la guerra de Corea en la que había luchado a los mandos de un F-86 Sabre (derribó un Mig-15). Otro tipo estupendo al que conozco (aún vive) es Chuck Yeager, el primer hombre que rompió la barrera del sonido e inspiró Lo que hay que tener de Tom Wolfe, que ya es título. Yeager, que me dedicó amablemente su foto junto al Bell X-1 Glamorous Glennis, el avión con el que batió el récord, había volado en un Mustang P-51, precisamente, y logró 11 victorias y media (?), una de ellas al abatir un difícil de pillar reactor Me-262. Luis Lavin, Antonio Nieto Sandoval, el conde Orssich, José Luis Milá, Pedro Benito, y el año pasado, a bordo del portaviones USS Truman en el Golfo Pérsico, el capitán topgun Winston Scott, en el aire Adversary, son otros de los pilotos de caza que he tenido la suerte de conocer.

Brill sospechaba que dada la falta de autonomía del He-177 (los alemanes nunca tuvieron un bombardero de largo alcance verdaderamente operativo) la misión era llegar, lanzar las bombas y luego sacrificar el avión y esperar a ser recogidos por un submarino en medio del Atlántico.

Pensándolo bien, podría añadir al teniente Eduardo Laucirica, estrellado en 1940 a los mandos de un Me-109, por la intimidad que da, al hallarlo en 2002, haber tenido en mis manos uno de sus calcetines dentro del que se conservaban aún los huesos de su pie.

Peter Brill también voló el Messerschmitt Bf-109, que fue la columna dorsal de la Luftwaffe en la II Guerra Mundial. Que conocía bien el aparato me lo dejó muy claro aquella tarde en la terraza de su casa, de la que salí sabiéndolo prácticamente todo del caza y su manejo. Cosas como que era muy difícil despegarlo y aterrizarlo por que tenía un tren de aterrizaje muy estrecho y te la pegabas con frecuencia. Para despegar, me detalló, había que dar gas muy despacio, bloquear la rueda de cola y levantar el avión del suelo con suavidad. Me interesó cómo volar el Me-109, aunque no creo que haga mucho uso y, sinceramente, hubiera preferido un té con pastas. En cambio le costó un montón al viejo aviador explicarme que derribó (y mató) a cuatro pilotos soviéticos con su querido Messerschmitt.

Brill es noticia póstuma porque se han publicado sus memorias. Lo han hecho el investigador Pere Cardona y el cineasta Laureano Clavero en un libro, El diario de Peter Brill (Dstoria Edicions), que incluye un DVD con un documental de 31 minutos sobre el aviador v que se presentó el otro día en la L'Aeroteca, la librería de aviación barcelonesa. Fue allí precisamente donde vi por primera vez a Brill, en 2006, cuando participaba en la presentación de una novela, Operación Hagen, que contaba una peripecia similar a la suya.


Peter Brill, en la librería L'Aeroteca, durante una conferencia.

Las memorias de Brill, que dejó un extenso material documental incluidas cartas y filmaciones, son muy interesantes (más en el aspecto técnico que en el humano), aunque demuestran que el autor era mejor volando con la Luftwaffe que escribiendo. Explica sus orígenes familiares y su juventud en la Alemania nazi. Su hermano mayor era miembro de las SA y Brill apunta de pasada que le parece que fue jefe de un distrito de la Polonia ocupada, lo que suena bastante siniestro. Por si acaso, nunca hablaban del tema. El propio Brill marca mucho las distancias con los nazis, aunque admite que todos los alemanes "perdimos el norte". Él era de los que ni vieron ni supieron nada. Esa mayoría para la que Hitler no era lo bastante explícito (y mira que se esforzaba el tío). Su pasión siempre fue volar y empezó en las Juventudes Hitlerianas (cuyo himno nunca olvidó y cuyo carnet conservaba). En 1941, con 17 años, entró voluntario en la Luftwaffe. Vio una vez a Goering y la impresión que le causó "no fue favorable", lo que desde luego le honra.

Con 19 años lo enviaron, y esto es lo más excepcional de las experiencias bélicas que contaba, a un grupo especial para pilotar un bombardero Heinkel He-177 Greif. La misión a la que estaba destinado era ¡bombardear Nueva York! Pero el trasto no llegó a funcionar bien y la operación se canceló. Nunca les explicaron detalladamente en qué consistía el plan, pero Brill sospechaba que dada la falta de autonomía suficiente del He-177 (los alemanes nunca tuvieron un bombardero de largo alcance verdaderamente operativo capaz de ir a EE UU y volver) la misión era llegar, lanzar las bombas y luego sacrificar el avión y esperar a ser recogidos por un submarino en medio del Atlántico. Cuánto había de fantasía y de realidad en el relato de Brill es difícil de decir. En el interesantísimo Luftwaffe over America (2016), el especialista Manfred Griehl deja claro que los nazis en realidad jamás pudieron bombardear EE UU, más allá de algún ataque testimonial (como hicieron los japoneses), que podía haberse organizado con hidroaviones o repostando en vuelo. Ganas no les faltaban: Hitler se ponía como una moto imaginando Nueva York en un mar de fuego, los rascacielos como torres en llamas —¡lo que hubiera disfrutado con el 11-S!—. Ni ideas (incluida la cohetería y aviones tan extravagantes como las alas voladoras de los hermanos Horten).

Guardo un recuerdo ambivalente de Brill. Fue apasionante pasar la tarde con él, admirar sus bonitas maquetas de aviones y oírle hablar del He-177, de Johannes Steinhoff, uno de mis aviadores favoritos y que fue comandante en el Jagdgeschwader 77 (JG 77), la escuadrilla de caza en la que voló él; o de su participación en la casi suicida Operación Bodenplatte, el 1 de enero de 1945. Pero para mí que el viejo piloto guardaba demasiados buenos recuerdos de todo aquello. Además, ¿cómo sentir mucha afinidad por alguien que de haber podido llegar a Manhattan nos hubiera dejado sin el Metropolitan, los dinosaurios del Museo de Historia Natural, la librería Strand y las incomparables hamburgesas de The Spotted Pig?

lunes, 28 de noviembre de 2016

SGM: Sobreviviente de Pearl Harbor cuenta detalles del ataque



El sobreviviente de Pearl Harbor recuerda a los bombarderos "sonriendo y saludando" desde los aviones
Por Donald Stratton - New York Post
Donald Stratton era un joven de 18 años de Red Cloud, Nebraska, cuando se unió a la Armada en 1940 - y se encontró en el frente de la historia.



Horas después del amanecer, el 7 de diciembre de 1941, el Seaman 1st Class Stratton se encontraba a bordo del USS Arizona en Pearl Harbor, frente a la costa de Honolulu, Hawaii, cuando Japón lanzó su ataque aéreo. Estaba a sólo 500 pies de distancia de donde una bomba golpeó el barco.

Tan implacable fue el ataque furtivo en Pearl Harbor que en sólo dos horas 2.403 estadounidenses murieron. Stratton habría estado entre los 1.177 compañeros de asalto de USS Arizona - de 1.511 a bordo - que perecieron, si no por un escape de clavos a un barco vecino.

Ahora, de 94 años, reside en Colorado Springs, Colorado, con su esposa de 66 años (tienen cinco nietos y cinco bisnietos).



A medida que el 75 aniversario del bombardeo se acerca, Stratton cuenta su historia épica en las memorias “All the Gallant Men” (William Morrow) - y lo comparte con The Post Michael Kaplan.

La mañana del 7 de diciembre de 1941, parecía como cualquier otra. Trabajamos un poco y comimos chow. Cogí algunas naranjas para traer a un amigo mío que estaba en la bahía enferma. Luego salí a la cubierta y vi a algunos marineros congregándose en el lado de estribor del barco. Estaban mirando al otro lado del agua en la Isla Ford, un islote en el centro de Pearl Harbor, y estaban gritando - los aviones con la insignia japonesa Cero estaban atravesando el cielo.

-¡Oh, demonios, son los japoneses! -gritó alguien. Están bombardeando la torre de agua en la isla Ford.

Vimos la caída de la torre y los aviones en la pista de allí estallaron en llamas.


Donald Stratton tenía 18 años cuando se encontró bajo ataque en Pearl Harbor. Él tiene 94 años. Foto: Folleto; Ryan Dearth

Un anuncio se produjo en el sistema de mensajes públicos del buque: "Man tus estaciones de combate! ¡Esto no es un ejercicio!

Era sorprendentemente tranquilo, con todo el mundo haciendo lo que habían sido entrenados para hacer.

Corrí hasta cinco escaleras para llegar a mi estación de batalla, "el director" - una percha cubierta, a unos 60 pies sobre la cubierta. Yo era un espectador de las armas antiaéreas. Mi trabajo era conseguir un alcance en donde estaban los aviones para poder derribarlos. Pero todo el infierno se estaba soltando en el cielo, y estábamos sentados. Había tan malditos aviones, tan cerca que podía ver a los pilotos sonriendo y saludando. Estaban haciendo su trabajo, pero pensé que eran un agujero!

Tratamos de disparar los aviones, pero nuestros proyectiles antiaéreos no podían alcanzar lo suficiente. Los vi explotar antes de golpear los ceros. Vi torpedos que venían hacia Battleship Row; Había una bola de fuego en el USS Pennsylvania y el Oklahoma había sido volcado. Seis de los acorazados de Estados Unidos habían sido dañados y cuatro de ellos estaban hundidos; Todo dicho, 19 barcos fueron dañados o destruidos. El aire olía a aceite quemado, y el agua estaba ardiendo por todo el combustible que se había derramado.

Cuando cada bomba nos golpeó, el Arizona se estremeció y parecía al borde del colapso. Entonces el grande golpeó. Los japoneses tuvieron suerte. Una de sus bombas de 1.700 libras golpeó un área de almacenamiento que contenía 1.000.000 libras de munición y 180.000 galones de gasolina de la aviación. Eso estaba a 500 pies de distancia de mí, y me sacudió completamente con el golpe.

Mi cuerpo estaba quemado, mis manos estaban a piel cruda, y yo estaba enfocado en la supervivencia. Nunca pensé en no hacerlo.
Una serie de explosiones ensordecedoras se fue. Había 110 pies de la nave que se voló. La torre número uno voló en el aire y aterrizó duro en la cubierta. Una bola de fuego - alimentada con munición y gasolina - de repente se fue 800 pies en el aire. Se disparó a través de mí y muchos otros. El setenta por ciento de mi cuerpo fue quemado: Mi camiseta quedó envuelta en llamas y quemó mi torso; El pelo en mi cabeza fue quemado lejos; Mis piernas sufrieron graves daños. De alguna manera, perdí parte de la oreja. Pero mi auto-preservación se inició, y no podía pensar en morir como una opción.

Otros lo tenían mucho peor. Abajo, en la cubierta inferior, vi a los hombres literalmente en llamas. Allí estaba tan caliente que salté de un pie al otro, agradecido por un alivio momentáneo.

Todo el barco estaba en llamas. Las escotillas se habían abierto y perdimos a 1.177 hombres ese día. Podría haber sido uno de ellos, si no por un gran, heroico hombre con el nombre de Joe George.

Su rango era compañero 2 de Boatswain Mate en el USS Vestal. A través de humo y llamas, lo vi sentado a 70 pies de distancia en la cubierta del Vestal, que también había sido golpeada y tenía fuegos propios. Joe estaba en el proceso de cortar las líneas que unían su nave a la nuestra para que la Vestal pudiera ser llevada al mar abierto. Entonces vio a seis hombres antiaéreos en el director. Él optó por desobedecer órdenes de un superior y el riesgo de la corte marcial mediante el lanzamiento de una línea ponderada de plomo a nuestra manera.


El USS Arizona Photo: Folleto

Los seis de nosotros pasamos la mano a través de la línea y por encima del agua inflamada. Mi cuerpo estaba quemado, mis manos estaban crudas, y yo estaba enfocado en la supervivencia. Nunca pensé en no hacerlo. Seis de nosotros tuvimos nuestras vidas salvadas por Joe George. Nos reunimos para que recibiera una Medalla de Honor por su valor, pero, lamentablemente, nunca sucedió. Debido a que desobedeció una orden directa para cortar las líneas, la Marina no vería en forma para darle el reconocimiento que creíamos que se merecía. Sólo recibió una medalla menor.

Después del ataque, pasé 10 meses hospitalizado en Hawai y California. Cuando llegué a la escala en el hospital, yo era 92 libras, la mitad de mi peso corporal desde el día en que me alisté. Pasé tanto tiempo en la cama que cuando traté de estar de pie, mis pies sólo colgaba; Habían dejado de trabajar. No hubo reacción muscular. Tuve que aprender a caminar de nuevo. Todo había desaparecido. Incluso mis huellas digitales se quemaron. Mi mamá quería visitarme, pero le pedí que no lo hiciera. No quería que me viera en tan malas condiciones.


Donald Stratton (a la derecha) visto aquí con otros sobrevivientes de Pearl Harbor. Foto: Folleto

Mi piel era tan tierno que si alguien me tocaba mientras dormía, reaccionaba de una manera extrema, a veces lanzando un puñetazo! En una ocasión, los doctores pusieron gusanos en mi carne y los cubrieron con vendajes. La razón era simple: los gusanos comen carne muerta, y yo tenía mucho de ella.

Pero la curación fue más lenta de lo que los médicos esperaban que fuera. Temiendo que mi brazo izquierdo no sanara en absoluto, los médicos querían amputarlo. Le dije: "No, no me cortarás el maldito brazo. Preferiría que estuviera ahí, que no lo hubiera visto. "Durante los siguientes años, recuperé el uso del 100 por ciento del brazo.

A través de todo esto, reconocí que necesitaba volver a estar saludable. Seguí caminando, nadando en la piscina del hospital, vadeando en el jacuzzi, trabajando para recuperar mis fuerzas.

En septiembre de 1942, recibí un alta médica y se consideró no apto para el combate. Salí del hospital y regresé a Nebraska. Mi familia lloró cuando me vieron, pero no preguntaron qué pasó en el Arizona. Traté de adaptarme a la vida en Red Cloud. Conseguí un trabajo de transporte de trigo en los campos y trabajé como camarero en la taberna de mi padre, pero vi que todos los jóvenes de la zona habían entrado al servicio.

Yo quería volver.

No puedo decirte lo que me hizo querer volver a enlistarme, pero lo hice. Estoy seguro de que ayudar a mi país fue parte de ello. Estoy seguro de que conseguir venganza pasó por mi mente varias veces también.

Después de más de un año en casa, convencí a la junta de borrador para que me devolviera y pasé por el campamento de entrenamiento por segunda vez. Me enviaron al Pacífico Sur en un destructor. En el camino, pasamos por Pearl Harbor, y vi el Arizona, completamente destruido.

Miré el vaso y pensé en los más de 1.100 hombres que perecieron. Seguí pensando en cómo dieron sus vidas por nuestro país.


Donald Stratton muestra las medallas que le otorgaron. Foto: Ryan Dearth

Esta vez estuve allí para la Batalla de Okinawa en la primavera de 1945 - 82 días de infierno. Los kamikazes japoneses llegaron hasta nosotros con la única intención de volar uno de sus aviones a uno de nuestros barcos. Recuerdo que uno se acercaba a mí. Si hubiera golpeado, habría muerto. Por suerte, se perdió y se estrelló contra el agua. Un centenar de nuestros buques fueron destruidos o dañados.

En julio de '45 recibí permiso del combate y fui a San Diego a asistir a la escuela de hidráulica eléctrica. El próximo mes, bombas nucleares fueron lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Cuando ocurrió, pensé que íbamos a volver a los japoneses. Sentí alivio.

Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que los japoneses estaban haciendo su deber de la manera que estábamos.

En este momento, sin embargo, quiero que Estados Unidos sepa lo que pasó en Pearl Harbor - no creo que mucha gente lo piense más - y reconocer que, en este mundo, incluso en Estados Unidos, cualquier cosa puede suceder en cualquier hora.


miércoles, 26 de octubre de 2016

SGM: La Resistencia Francesa no tan resistente ni tan francesa

La verdad sobre la Resistencia francesa: ni tan masiva ni tan francesa
El historiador británico Robert Gildea desmonta la versión oficial de lo ocurrido en Francia durante la ocupación nazi

GUILLERMO ALTARES - El País


La resistente Simone Ségouin combate en París en 1944. VÍDEO: REUTERS-QUALITY

El discurso nacional que Francia construyó después de la II Guerra Mundial es que el país fue liberado por la Resistencia, con cierta ayuda de los aliados, y que "salvo un puñado de miserables", en palabras del general Charles de Gaulle, el resto de los ciudadanos se comportaron como auténticos patriotas. Nada más lejos de la realidad. El profesor británico Robert Gildea desmonta esta imagen nacional, que se encontraba ya bastante resquebrajada, en su nuevo libro, Combatientes en la sombra, que traza un minucioso retrato de la ocupación en el que más que de Resistencia francesa prefiere hablar de "resistencia en Francia" por la enorme cantidad de extranjeros que se sumaron a la lucha contra el nazismo, entre ellos miles de republicanos españoles.
"¿QUÉ HACEN TODOS ESOS ESPAÑOLES DESFILANDO?"
La liberación de Toulouse, el 19 de agosto de 1944, fue coordinada por el fuerzas lideradas por Jean-Pierre Vernant, pero los republicanos tuvieron un papel esencial. De hecho, en regiones como el Perigor o ciudades como Foix fueron liberadas directamente por los españoles, cosa que De Gaulle no le hizo mucha gracia. Gildea relata que el general visitó Toulouse muy rápidamente, porque no quería perder un ápice de control sobre los territorios de los que iban siendo expulsados los nazis. Los republicanos participaron en el desfile de la liberación, con los cascos de los soldados alemanes pintados de azul. Cuando De Gaulle lo vio, exclamó: "¿Qué hacen todos esos españoles desfilando con las Fuerzas Francesas Libres?". Es un anécdota que, para el historiador británico, refleja el profundo cambio que se estaba produciendo en la narración de la Resistencia y en la toma de poder en Francia.


"Francia fue derrotada y ocupada por Alemania . Cuando fue liberada y unificada de nuevo, se crea una historia única que mantiene que todo el país alcanzó la libertad unido bajo el liderazgo de De Gaulle y ese relato fue propagado a través de medallas, ceremonias, títulos", explica Robert Gildea, profesor de Historia Moderna del Worcester College de la Universidad de Oxford, cuyo libro será publicado esta semana en España por Taurus en traducción de Federico Corriente. Los olvidados en ese relato no fueron sólo aquellos españoles que huyeron del franquismo, sino también judíos de Polonia o Rumanía, los comunistas, así como las mujeres, cuya labor como resistentes también ha sido infravalorada.

Robert Gildea.
El libro todavía no ha sido publicado en Francia —está previsto para la primavera de 2017—, pero recibió excelentes críticas el año pasado en el mundo anglosajón en medios como The Economist o The New York Review of Books, cuya reseña firmada por el gran historiador de Vichy Robert O. Paxton se titulaba "la verdad sobre la Resistencia". Gildea, que ha publicado otros ensayos sobre la historia de Francia en los que estudia el mismo periodo, reconoce que la imagen ideal de la sociedad francesa había sido ya puesta en duda en películas como el documental La pena y la piedad o el filme de Louis Malle Lacombe Lucien, que tuvo como guionista al premio Nobel Patrick Modiano. Sin embargo, su estudio de 650 páginas, en el que maneja tanto fuentes documentales como entrevistas, es el más completo que se ha escrito hasta ahora desde un punto de vista crítico sobre la Resistencia durante la ocupación, entre 1940 y 1944. El enorme éxito alcanzado en Francia por las seis temporadas de la serie Un pueblo francés demuestra hasta qué punto sigue siendo un tema delicado y siempre actual.

"Tenemos que estudiar lo que ocurrió en Francia en el contexto de la lucha en Europa contra el nazismo, pero también del Holocausto y de la Guerra Fría. Mucha gente de la Resistencia combatió en las Brigadas Internacionales, son lo que Arthur Koestler, que compartió cautiverio con ellos, llamó La escoria de la tierra en un libro, gente que no tenía ningún sitio al que ir. Muchos republicanos se quedaron atrapados en Francia. Su objetivo era acabar primero con los nazis y luego con Franco, de hecho protagonizaron un intento fallido de invadir España en 1944. El relato simplista de la liberación nacional francesa sólo proporciona una parte de la historia, no toda", prosigue Gildea en conversación telefónica.

"El papel de los comunistas fue también muy importante, especialmente durante la liberación de París. Durante muchos años se produjo un enfrentamiento entre las dos versiones, la gaullista y la comunista. En 1944 los nazis capturaron a un grupo de resistencia que estaba formado por comunistas y judíos de Europa del este y lo utilizaron como propaganda diciendo que eran 'criminales extranjeros', pero había algo de verdad ello", afirma.

Combatientes en la sombra no sólo estudia los grandes movimientos históricos, sino que está lleno de personajes como Jean-Pierre Vernant, uno de los grandes helenistas franceses, que fue un personaje muy importante en la Resistencia, pero que nunca quiso alardear de ello. Cuando acabó la guerra, durante la que se jugó muchas veces la vida, volvió a sus libros y a sus clásicos. También está Lew Goldenberg, hijo de revolucionarios rusos de origen judío cercanos a Rosa Luxemburgo, que se negó a aceptar el armisticio o León Landini, un joven toscano que participó en el descarrilamiento de un tren alemán en octubre de 1942 cuando tenía 16 años.

Y, naturalmente, están los republicanos españoles, no sólo los miembros de La Nueve, la mítica brigada que fue la primera en entrar en París en agosto de 1944 y cuyo papel fue silenciado durante años —ha sido necesario esperar hasta 2008 para que se inaugurasen placas que mostraban su recorrido—. En el libro aparecen combatientes como Vicente López Tóvar, nacido en Madrid en 1909, que pasó su juventud en Buenos Aires, luchó en la Defensa de Madrid y en la Batalla del Ebro y, tras escapar a Francia, participó en la organización del Maquis. "La Guerra Civil nos había endurecido mucho", relató el propio López Tóvar a Gildea.

"Después del desembarco de Normandía, en junio de 1944, se produjo una guerra civil dentro de la II Guerra Mundial, no sólo entre los resistentes y los nazis, sino también con la milicia, la fuerza paramilitar de Vichy", señala el profesor de Oxford. En cuanto a la ocultación del papel que tuvieron las mujeres, Gildea explica que sólo fueron galardonados con medallas aquellos que participaron en acciones bélicas, mientras que muchas mujeres trabajaron en la organización de la resistencia, un papel tan peligroso como el combate, pero nunca totalmente reconocido. Todo esto no quiere decir que los franceses no tuvieron ningún papel, pero no fueron los únicos héroes de aquella guerra.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Libro: La complicidad de los generales hitlerianos



Los generales de Hitler: los orígenes de la complicidad

Ben H. Shepherd- Yale University Press

Durante décadas después de la Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán del Tercer Reich retiene una imagen como un oasis en medio de la decencia las depravaciones del régimen nazi. Sin embargo, la realidad, que los estudios de las últimas décadas han demostrado de manera concluyente, fue que el ejército estaba profundamente implicado, casi desde el principio, en los crímenes del régimen nazi. Estos crímenes incluían la planificación de la guerra de agresión; voraz explotación del territorio ocupado; la muerte en masa, en sitios seleccionados de la matanza, pero sobre todo el abandono sistemático de los prisioneros de guerra soviéticos; y contrainsurgencia acciones que dependían mucho más en el terror que sobre la conciliación, y que las víctimas Judios y otros "enemigos" raciales y políticos del Reich-una empresa que a su vez componen una gran parte de la complicidad del ejército en la aparición de la Final Solución. Nada de esto es para condenar el ejército en su totalidad; diferentes comandantes y unidades actuaron con diferentes grados de crueldad y la moderación en función de las circunstancias y de la inclinación. Sin embargo, la naturaleza oscura de la imagen global es innegable, y crece más oscuro sigue siendo el más alto en la cadena de mando se mira.

niveles superiores de mando del ejército alemán conspiraron en este vasto programa de criminalidad en gran parte porque creían que las exigencias militares y económicas duras de la guerra exigían. En otras palabras, la presión de las circunstancias en gran medida a alimentar la crueldad del ejército. Sin embargo, esa misma crueldad también fue moldeado por sentimientos embrutecedora, perniciosos, con décadas de antigüedad e ideológicos que hicieron los comandantes superiores sean más susceptibles a principios raciales, políticos y militaristas del nazismo.

Los generales y mariscales de campo que ocupaban los niveles superiores de mando del ejército bajo el Tercer Reich habían sido los jóvenes oficiales del ejército dominado por Prusia de Alemania imperial durante los años anteriores a la Primera Guerra Mundial. Su origen social compuesto por la antigua aristocracia rural de Prusia, y seleccionar los círculos de clase media imbuidos de manera similar con nacional conservador, anti-democráticos, valores antisocialistas. El antisemitismo y anti-eslavismo también fueron generalizadas dentro de estos círculos. La formación de los oficiales recibieron excesivamente centrado en cuestiones militares estrechas y técnicas. Tenía poco o nada que decir acerca de la política, la diplomacia, o la conexión del ejército con la sociedad en general. Hubo variaciones; el cuerpo de oficiales antes de 1914 de los estados alemanes inclinadas de manera más liberal como Baden, por ejemplo, fue relativamente aceptando Judios de su seno. Sin embargo, la estrechez del cuerpo de oficiales como el sentido crítico en su conjunto amortiguados para jóvenes oficiales en un momento formativo en sus vidas. Esto en sí mismo no sería suficiente, décadas más tarde, para hacer que los altos mandos de forma automática susceptibles al nacionalsocialismo, pero no ayudará a asegurar que mucho más de ellos finalmente sucumbió a la apelación del nacionalsocialismo que reconoce sus peligros.

Los oficiales fueron endurecidos, o incluso brutalmente, por su experiencia de la Primera Guerra Mundial. Cuando el intento del ejército para ganar la guerra rápidamente en 1914 fracasó, las medidas de los militares alemanes empleado con el fin de romper el punto muerto se hizo cada vez más implacable. En primera línea, que incluyen gas venenoso y las medidas de tierra quemada devastadores; en la parte trasera ocupada, implacable supresión de la verdadera resistencia civil o imaginaria, y la explotación voraz para alimentar a las cada vez mayores necesidades de la economía de guerra alemana. La concepción del ejército de la necesidad militar, ya duras, creció notablemente más dura que la guerra se desarrollaba. Los oficiales jóvenes no sólo absorbieron estas actitudes institucionales; los que lucharon en la primera línea endureciéndose directamente por las condiciones en las que combatieron. Los que sirven en el frente occidental se sometieron a la experiencia embrutecedora de la nueva, la guerra industrializada a escala masiva. Hacia la conclusión de la guerra en 1918, por otra parte, se encontraron en el extremo receptor de la cada vez más abrumadora superioridad tecnológica y el material de los aliados. Para muchos oficiales, estas experiencias juntos inculca la lección dura, además, que el logro de victorias futuras necesitarían a la vez duro y despiadado eficacia técnica.

La lucha que los agentes experimentados en el frente oriental era más móvil y pasado de moda que en el oeste, y menos devastadora en la pérdida de vidas infligió. No obstante, les pone en contacto directo con los eslavos orientales. Muchos agentes habían sentido por mucho tiempo los prejuicios contra los eslavos, y sus encuentros directos con este pueblo y lo que percibían como su atraso cultural parecido en sus mentes para reivindicar tal perjuicio. Entonces, en el período inmediatamente posterior a la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, las fuerzas alemanas en el este entraron en confrontación armada con el bolchevismo. Esta experiencia no sólo criado intensa antipatía hacia el bolchevismo; el hecho de que algunos dirigentes bolcheviques eran judías oficiales también endurecidos 'antisemitismo. Oficiales suscritos al 'Judio es igual bolchevique' ecuación aún más a gritos durante consecuencias caóticas de la guerra, ya que lucharon las fuerzas de la extrema izquierda en la sangrienta lucha callejera en las ciudades de una Alemania derrotada. Esta experiencia convenció a su vez también los oficiales que una condición previa esencial adicional de ganar guerras futuras era un frente nacional unificado inculcado una mentalidad y se mantienen en línea por la supresión del estado militarista.

Esta confrontación con el "enemigo interno" encajaba con el nacimiento de la "puñalada por la espalda" mito. Esto se basa en la creencia del todo falaz de que Alemania había sido derrotada no por sus adversarios en el campo, sino por la supuesta traición y el derrotismo de fuerzas "subversivas" como en casa-Judios, bolcheviques, y los políticos civiles de débil voluntad. Por la misma razón, los círculos militares suscritos fácilmente a la creencia, igualmente falaz de que el gobierno democrático que sustituyó al régimen imperial desaparecida en 1918 agravó su traición en tiempos de guerra cuando se firmó el Tratado de Versalles 1919 con los aliados victoriosos. Uno de los términos humillantes del tratado fue la reducción de la masa del ejército de Alemania de una grupa de 100.000 hombres, prohibido el uso de tanques o aviones.

Nada de esto hizo inevitable que los oficiales del ejército ahora truncada, muchos de los cuales ascendió al rango superior durante los años que siguieron, con el tiempo darían la bienvenida ascenso de los nazis al poder. Los años entre 1919 y 1933 verían más bases esencial indicado antes de que eso ocurra. Incluso entonces, sería un tiempo antes de que el cuerpo de oficiales de alto nivel abatido plenamente antes de que Hitler y se inscribió a su singular concepción implacable, ideológicamente difusa de la guerra. Sin embargo, la experiencia formativa que los agentes habían sido sometidos por el momento de Versalles, coloreado por su miopía social y profesional, fue una primera fase vital en el proceso que con el tiempo los hacía susceptibles a las múltiples facetas de la oferta-apelaciones de los nazis al racismo, -Bolshevism, y un sentido austero de la necesidad militar; y las perspectivas de un ejército muy ampliado y técnicamente avanzado y de un frente interno condicionada por la ideología de masas y terrorismo de Estado para mantener el rumbo en un conflicto futuro.

Ben H. Shepherd is reader in history, Glasgow Caledonian University. He is the author of War in the Wild East: The German Army and Soviet Partisans, a selection of the American History Book Club and Hitler’s Soldiers: The German Army in the Third Reich.