Mostrando entradas con la etiqueta conducta en el campo de batalla. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta conducta en el campo de batalla. Mostrar todas las entradas

domingo, 1 de julio de 2018

PGM: Harold Duggan, un héroe irlandés argentino en las trincheras


El héroe argentino que sobrevivió a las trincheras de la Primera Guerra Mundial

La Nación

Debía ser la última guerra, la que iba a resolver todos los pleitos. Y sería breve. Los soldados rasos se despedían de sus novias, con besos apasionados, en los muelles del puerto y los andenes del tren. Los oficiales contaban con una victoria rápida, segura y aplastante. Y los políticos de las grandes capitales europeas, de París a Berlín y de Londres a Viena, soñaban con la rendición incondicional del enemigo, para dejar en claro quién era el más fuerte.

Pero se equivocaban. Miles, millones de jóvenes combatientes y civiles de todas las edades no volverían a ver la luz del día. Fueron arrastrados por el vértigo de un conflicto interminable, que arrasó en unos meses con las ingenuas previsiones trazadas en las salas de guerra.



Pasada la sorpresa, cuando ya estaban claros los tantos, el argentino Harold Duggan, de familia irlandesa, decidió dejarlo todo y entrar al conflicto enrolándose en el ejército británico. Las fuerzas alemanas avanzaban en Europa y no planeaban detenerse. Pero Harold, a sus 18 años, estaba entre quienes estaban dispuestos en demostrarles su error.


Harold Duggan, el segundo (de izquierda a derecha) en la fila de adelante, junto a otros oficiales del ejército británico Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero/AFV

"Nunca habló con su familia sobre la guerra, no hubo bajada de línea a sus hijos de cómo fueron las cosas. Sólo estaban las cartas y algunas anécdotas", dijo a La Nación uno de sus nietos, Paul Duggan, que estudió a fondo esos años oscuros de trincheras, bombas y gases.

Paul quería saber quién era ese ancestro aventurero que de pronto, a los 18 años, dejó la seguridad de una carrera universitaria, en Londres, para saltar a los pozos infectos de las trincheras en el norte de Francia, convertidas en el hábitat natural de los soldados de los dos bandos.

Y así fue descubriendo cómo fue que Harold llegó a obtener esas tres grandes condecoraciones de las que se hablaba en la familia, de generación en generación, y que lo hicieron casi con seguridad el argentino más condecorado por el gobierno británico en esa guerra lejana: obtuvo dos veces la Military Cross y una la Distinguished Service Order.


Paul Duggan, nieto de Harold, con algunas de las medallas con las que fue condecorado Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero/AFV

No hay consenso sobre cuántos combatientes partieron de la Argentina a pelear en el teatro de guerra europeo. Pero fueron decenas de miles, la mayoría descendientes de inmigrantes de las naciones en conflicto, o ciudadanos de esos países que trabajaban como expatriados.

Harold, nacido en Rojas, en la provincia de Buenos Aires, estaba en Londres cuando estalló la guerra en 1914. Tiempo después se presentó a la oficina de reclutamiento y le dio un giro dramático a una vida comenzada en el campo de Rojas y que pasaba al campo de batalla. Debía enfrentar no sólo las armas de los alemanes, sino la corte de enfermedades que atacaban como enemigos invisibles a soldados y oficiales.

Harold pudo estar entre esos miles de jóvenes que se ven en las fotos de la época, chicos retratados en sepia que esperan en colas serpenteantes frente a la puerta de la Army Recruiting Office. Chicos de gorra o sombrero, abrigos largos, sonrisas anchas y miradas decididas.


Mapas del ejército británico de los distintos frentes de batalla Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero/AFV

"Me alisté como voluntario para una misión bastante dura pero para el momento en que recibas esto va a haber terminado todo y te voy a escribir en la primera oportunidad. Sé que voy a estar bien y si da resultado va a ser una gran cosa", decía en una carta enviada a su padre en julio de 1916.

¿Misión bastante dura? Harold no quería preocupar a su familia y se quedó deliberadamente corto. Comenzaba la batalla del Somme, en el norte de Francia, donde ganó su primera condecoración y donde los británicos sufrieron 60.000 bajas sólo el primer día. Un saldo que se recuerda como la peor masacre sufrida por las tropas británicas en su larga historia. Entre alemanes, franceses y británicos, los cinco meses de combate del Somme dejaron un millón de bajas.

Harold ejerció desde el vamos funciones de mando, aunque siempre estaba un paso delante del nombramiento oficial. La primera condecoración la recibió durante un episodio brutalmente sangriento con los alemanes, donde las bajas eran tan numerosas que, según averiguó Paul, "cuando llegó al lugar donde había frenado su grupo, no había nadie a quien obedecer, así que se hizo cargo".


Mapa trazado a mano por el propio Harold Duggan en una de las posiciones desplegadas por los británicos en Francia Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero/AFV

"Estoy en un descanso pero he estado en el mismo centro de este show desde la última vez que te escribí. Estoy al frente de una compañía (.) espero que un mayor o un capitán no tarde en tomar el mando porque soy demasiado joven para una posición de esta responsabilidad", escribió Harold en otra carta a su padre. Tenía 20 años.

Harold voló tres veces por los aires en esos meses del Somme, y dos veces quedó completamente enterrado, según relató en sus cartas. Pero no se quejaba. Todo lo contrario: decía que era un hombre de suerte. ¿Acaso no seguía vivo? Y eso que a las heridas le sumó el llamado "pie de trinchera", una enfermedad provocada por la humedad en esos túneles donde las tropas desgajaban las hojas del calendario.

Una medalla se la colgó el rey George V, en el Palacio de Buckingham, donde asistió tras recibir un telegrama de invitación. Estaba orgulloso por el llamado. Pero no se dejó impresionar por los fastos del palacio, por el eco de sus pasos en los salones, ni por los largos corredores cubiertos de retratos de la realeza en los que avanzaba caminando con un abigarrado grupo de escoltas.


Condecoraciones y otros recuerdos personales de la guerra Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero/AFV

"Traté de no tropezarme con la espada", dijo Harold en tono de broma, como resumen de esa expedición a Buckingham a la que fue con traje de gala. Para él lo más importante, sin duda, estaba en el campo de batalla, en la zona de guerra donde regresaba (medianamente) recuperado de sus aflicciones. Las trincheras eran su elemento. Un elemento incómodo e insalubre, pero el lugar que le exigía la hora.

¿Y cómo era Harold cuando no estaba embarrado en las trincheras, peleando cuerpo a cuerpo, esquivando la munición enemiga o volando por los aires? Paul recuerda que no perdía el buen ánimo ni en los peores momentos, que era un líder natural entre la tropa y que sabía poner paños fríos donde otros se dejaban ganar por el pánico.

Irónico y sutil, tenía el rasgo de quitarle dramatismo a la situación. Como esa mañana en que un soldado entró a las corridas al búnker donde conversaba con un comandante. Era temprano, no se oían estruendos de morteros ni silbidos de balas. Pero habían descubierto bombas no detonadas en las instalaciones y debían salir cuanto antes. No cabían dilaciones... O tal vez sí. "Primero vamos a desayunar -respondió Harold- y después nos vamos".

lunes, 4 de junio de 2018

SGM: Krasny Bor muestra el coraje y sacrificio de la División Azul



La muerte de la División Azul española

En 1943 voluntarios españoles del Eje detuvieron un avance soviético a un enorme coste

Robert Beckhusen || War History Online

En la gélida mañana del 10 de febrero de 1943, los 5.900 soldados de la 250ª División de Infantería «Azul» ─voluntarios españoles que luchaban por el Eje en el frente oriental de la Segunda Guerra Mundial─ estaban sentados en sus trincheras y búnkeres cuando les cayeron del cielo los proyectiles de alto explosivo disparados por cientos de piezas de artillería soviéticas. Para aquellos soldados, el mundo se convirtió en fuego.

Dos horas más tarde, tres divisiones de infantería soviéticas irrumpieron en las posiciones defensivas del Eje, marcando el comienzo de la batalla de Krasny Bor, una batalla oscura pero significativa cerca de Leningrado ─todavía asediado en aquel momento─ que culminó en una victoria del Eje a costa de la División Azul, que quedó prácticamente destruida.

Krasny Bor formaba parte de la gran ofensiva soviética Operación Estrella Polar, obra del general Georgy Zhukov tras el éxito dos semanas antes de la Operación Iska, que abrió un estrecho pasillo de tierra ─y pronto de tren─ hasta Leningrado, que llevó aprovisionamientos muy necesarios a la ciudad.

No obstante, la Operación Estrella Polar era mucho más ambiciosa y Zhukov ordenó abrir tres frentes soviéticos para hacer nada menos que atravesar los Estados Bálticos en otro ejemplo de «operaciones en profundidad» soviéticas y así atrapar y aniquilar al Grupo de Ejércitos Norte de Alemania en los bosques al sur de Leningrado. Un segundo objetivo era cortar el saliente cercano de Demyansk, protrusión en forma de pulgar muy metida en las líneas soviéticas.

Krasny Bor, algo más de 30 kilómetros al sureste del centro de la ciudad de Leningrado, era un punto estratégico próximo a la autovía que conectaba la sitiada Leningrado con Moscú. Aquí era donde se encontraba la División Azul cuando le cayó encima toda la artillería del 55º Ejército del General Vladimir Sviridov ─unos 38.000 soldados en conjunto─.


Sobre estas líneas, tropas de la División Azul en el frente oriental. Foto de Wikimedia. En la cabecera, acuarela de Krasny Bor pintada por Mario Trevino en 1989. Foto del Museo del Ejército de Tierra español

Las descripciones de la batalla, obra del historiador estadounidense especialista en el ejército soviético David M. Glantz, señalan que los soldados españoles ─armados con fusiles, ametralladoras y cócteles Molotov─ se vieron superados y pasados por la bayoneta tras rechazar múltiples ataques de la infantería y los carros de combate soviéticos.

Posiblemente las mayores pérdidas en la División Azul fueran durante la descarga inicial de artillería. Las tropas del Ejército Rojo ejecutaron a los heridos. Las tropas españolas que se dirigían en esquís hacia la línea del frente recibieron el ataque de medios aéreos soviéticos.

El primer día de la batalla llegó a conocerse como «Miércoles Negro» para los españoles. La batalla fue más sangrienta para los soviéticos, que pudieron haber sufrido unas 20.000 bajas después de penetrar cinco kilómetros en las líneas del Eje antes de que se detuviera la ofensiva. En Steven’s Balagan, sitio web dedicado a la historia militar española y portuguesa, se encuentra disponible un detallado resumen día por día y descripciones de las unidades específicas implicadas.

El 55° Ejército se quedó sin fuerzas y detuvo sus operaciones en este importante flanco de la Operación Estrella Polar, lo que supuso también un sangriento parón de las operaciones en otros sectores. No obstante, la derrota soviética no desbarató la estrategia de operaciones en profundidad, dado que el Ejército Rojo confió en ella para sus ofensivas posteriores. Si Krasny Bor y Estrella Polar se pueden considerar victorias del Eje, éstas fueron pírricas.

Tres cuartas partes de las tropas de la División Azul murieron, resultaron heridas o fueron echas prisioneras, lo que a todos los efectos puso fin a la división como una fuerza de combate, y los supervivientes pronto se retiraron a España desde Alemania. En enero de 1944, los soviéticos levantaron por completo el asedio de Leningrado gracias a una gran ofensiva de más de 800.000 soldados y 500 carros de combate.

Los lectores interesados ​​en el arte militar pueden apreciar que la acción de la División Azul en Krasny Bor fuera objeto de varios cuadros dignos de mención. En la cabecera de este artículo se incluye una acuarela de Mario Treviño que se encuentra en el Museo del Ejército de Tierra español de Toledo. Bajo estas líneas aparece la imagen de otra obra de Augusto Ferrer-Dalmau, pintor al óleo hiperrealista reconocido como quizás el mejor ilustrador militar de España.


La obra captura la terrorífica desesperación en los rostros de los soldados españoles ─uno de los cuales empuña un subfusil soviétivo PPSh-41capturado al enemigo─.

Varios factores contribuyeron al fracaso de Estrella Polar. Una de las razones fue que la División Azul opuso una gran resistencia, sin embargo, varias unidades soviéticas se encargaron de acabar con ella, incluida la 45ª División de Fusileros, que había aniquilado previamente a la 3ª División Panzer de las SS «Totenkopf» en 1941 ─incluso combatiendo para salir de un cerco durante aquellos angustiosos primeros meses de la invasión alemana─.

No ayudó a Sviridov que el Eje detectara la reunión de tropas soviéticas y se esperara una ofensiva. Las tropas del Eje reforzaron sus fortificaciones.

También tuvo mucho que ver el mal tiempo y los aprovisionamientos intermitentes, que retrasaron la ofensiva y concedieron a las fuerzas del Eje tiempo suficiente para abandonar el saliente de Demyansk. Esa rápida decisión proporcionó territorio para reforzar las principales líneas defensivas del Eje, lo que provocó entonces que Zhukov adelantara la operación ─a lo que contribuyó su carácter «inconexo», según la biografía de Zhukov del historiador Robert Forczyk─.

La desorganización supuso la condena de muchas operaciones en profundidad soviéticas, que se basaban en la aniquilación del enemigo a través de una serie de ataques apoyados mutuamente o «sucesivos», todos ellos conectados entre sí, y cada uno con objetivos limitados pero dirigidos hacia un objetivo mayor ─y ni una sola «batalla decisiva»─.

En muchos casos, el núcleo del fracaso de las ofensivas de la Unión Soviética se debió a la confusión en el nivel de Mando y la escasez de aprovisionamientos. Cuando la estrategia funcionaba, acababa con los ejércitos alemanes. Finalmente, en conjunto, ganaron la guerra.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

domingo, 20 de mayo de 2018

Ases de tanques: Michael Wittmann, el Barón Negro de Villers-Bocage


Michael Wittmann, el mortífero as de tanques alemán de la SGM

Nikola Budanovic | War History Online




Izquierda: la compañía de Wittmann, el 7 de junio de 1944, camino a Morgny. Wittmann está de pie en la torreta de Tiger. 


Entre el mito y la realidad se encuentra una figura de gran importancia en la historia de la guerra blindada. Michael Wittmann, el as panzer más exitoso de la Segunda Guerra Mundial y en la historia de la guerra, fue una persona carismática y sus logros en el campo de batalla a menudo fueron recibidos con elogios. Antes de convertirse en el famoso Ace, se desempeñó como soldado privado, se unió al ejército en 1934. Después de dos años de servicio en el que obtuvo el rango de suboficial, Wittmann se unió a las SS y más tarde solicitó la primera SS formada -Panzer-División Leibstandarte SS Adolf Hitler, donde adquirió su formación de conductor. Después de participar en la ocupación de Austria y los Sudetes, se convirtió en miembro del Partido Nazi.

1. Primeros años de acción

A pesar de que Wittmann mostró entusiasmo y ambición por ser un conductor de tanques, debido a su rango e inexperiencia (ya pesar de su talento), se le unió a una unidad de reconocimiento dentro de la 1.ª División SS-Panzer. Se le dio el comando de un vehículo blindado Sd.Kfz.232 (un pesado vehículo blindado de seis ruedas).


Sd.Kfz.232

Como el Liebstandarte SS se formó inicialmente como la unidad de guardaespaldas personal de Hitler, sus divisiones de tanques se consideraron de élite. La unidad comprendía varios ases de tanques futuros, como Hannes Philipsen y Helmut Wendorff. Wittmann se ganó su confianza y respeto, a pesar de que solo estaba operando como un conductor de vehículos de reconocimiento. Wittmann pasó por la campaña polaca como parte de la 17ª Compañía de Exploradores Blindados de la Liebstandarte SS. Después de Polonia, recibió entrenamiento adicional en Berlín y fue transferido a la SS-Sturm-Batterie (batería de armas de asalto - Sturmartillerie) de LSSAH, equipada con cañones de asalto Sturmgeschutz III. Fue a partir de este momento que Wittmann mostró su habilidad milagrosa que lo lanzaría a la leyenda.

2. El frente oriental: el camino a la gloria

Después de una exitosa campaña en los Balcanes, donde Wittmann demostró su valía manejando un Stug III (especialmente en Grecia), su división fue transferida para ayudar a las tropas alemanas en el frente oriental. Apenas un mes de la campaña, recibió la Cruz de Hierro de Segunda Clase por su excelente servicio contra los tanques enemigos. Wittmann fue herido, pero se negó a abandonar el campo de batalla, lo que le valió una insignia de herida. Su Cruz de Hierro se convirtió en Primera Clase después de noquear a 6 tanques soviéticos en un solo enfrentamiento. Avanzó en las filas y se le ofreció entrenamiento adicional, luego de lo cual finalmente se le presentó su arma preferida: el PzKpfw VI Tiger.

Regresó al campo de batalla en 1943, justo a tiempo para participar en la batalla de tanques más grande de la historia: la Batalla de Kursk, o como lo llamaron los alemanes, la Operación Ciudadela. Su recuento de muertes comenzó a aumentar. Wittmann destruyó 12 tanques soviéticos T-34 solo el primer día. En esta ocasión, rescató a Helmut Wendorff y su escuadrón que fueron inmovilizados por la armadura del Ejército Rojo. Esto fue el 5 de julio de 1943. La batalla que incluyó la sangrienta batalla por la ciudad de Kharkov terminó el 17 de julio y el puntaje de Wittmann incluyó 30 tanques y 28 cañones antitanque.



3. Un artillero genio

Michael Wittmann no fue el único que contribuyó al éxito y la superioridad de la armadura alemana: siempre estuvo rodeado por un equipo de primer nivel elegido a mano. A pesar de que cambió un número de miembros de la tripulación, pasó la mayor parte de la guerra acompañado por su artillero objetivo, Balthasar "Bobby" Woll. Woll era famoso en el ejército alemán, tanto como el mismo Wittmann.

La capacidad de Woll de disparar objetivos mientras el tanque se movía a gran velocidad fue sorprendente. Wittmann y Woll demostraron ser un gran equipo. Pasaron la mayor parte de su tiempo en el frente oriental, adquiriendo asesinatos a diario. Los dos eran amigos cercanos y Woll incluso sirvió como testigo de la boda de Wittmann. Balthasar Woll recibió la Cruz de la Cruz de Hierro de Caballero en 1944. Poco después, recibió el mando de un tanque propio. Fue gravemente herido en 1945, en Francia, cuando su escuadrón de tanques fue bombardeado por aviones aliados y diezmado. Woll estaba en un hospital cuando terminó la guerra. Después, se convirtió en electricista en Alemania Occidental. Él murió en 1996.


El Tiger S04 de Wittmannn y su tripulación. El segundo de la izquierda es Bobi Woll. 


4. Mientras tanto, de vuelta en el frente oriental ...

Cuando los contraataques soviéticos comenzaron a expulsar a los alemanes de Rusia, el único que parecía no verse afectado por este giro de los acontecimientos fue Michael Wittmann. Su recuento de muertes continuó creciendo. Recibió la Cruz de los Caballeros por neutralizar 88 tanques y tanques destructores. Además de esto, Wittmann destruyó varias armas antitanque y antiinfantería. Él controló el campo de batalla, sintiéndose más seguro y seguro de sí mismo después de cada victoria.


T-34 ardiendo. 

Wittmann se ganó el apodo de The Black Baron, como referencia de Manfred von Richthofen, que era conocido como el Barón Rojo. Este apodo no solo reflejaba su éxito en el campo de batalla, sino también la caballerosidad que practicaba. Hay una anécdota que dice que Wittmann noqueó a un T-34 soviético en una ocasión y que la tripulación enemiga estaba en llamas mientras salían del flamante casco del tanque. Wittmann detuvo su tanque y ordenó a sus hombres que ayudaran al equipo enemigo cubriéndolos con mantas para extinguir el fuego. Después de que todo terminó, los dos lados se separaron, ambos preservando su honor militar.

5. El ejército de un solo hombre en Villers-Bocage


Los restos de la primera columna de transporte de la Brigada de Fusileros y un cañón antitanque de 6 libras, en la carretera entre Villers-Bocage y el punto 213. 

Tal vez la victoria más famosa lograda por Michael Wittmann es la de Villers-Bocage. Estuvo destinado en Francia en 1944, como parte de la fuerza de defensa contra la invasión Aliada. En ese momento, se confió en Wittmann para proteger la ciudad de Villers-Bocage junto con otros cinco tanques Tiger aparte del suyo. Estaban apostados cerca de la ciudad en el punto con nombre clave Colina 213.

Los elementos líderes de la 7ma. División Blindada británica (las famosas Ratas del Desierto) estaban en movimiento con uno de sus objetivos era tomar Villers-Bocage. Wittmann no esperaba que los Aliados llegaran tan pronto. A pesar de que no fueron detectados en el momento en que los tanques británicos se acercaban a la ciudad, estaba claro que pronto serían descubiertos e invadidos. Los británicos tomaron Villers-Bocage sin luchar, pero a la mañana siguiente se desató el infierno. Mientras la mayor parte de la columna aliada continuaba hacia la Colina 213, Wittmann organizó un ataque sorpresa.



Solo, procedió a atacar la parte posterior de la columna mientras que los otros cuatro Tigres lucharon contra el frente británico. Wittmann causó pánico masivo al noquear a 8 tanques aliados y una serie de semiorugas y cañones antitanque. Luego cargó contra la ciudad de Villers-Bocage. El elemento de sorpresa alimentó aún más su blitzkrieg, ya que los Aliados no respondieron rápidamente mientras Wittmann neutralizaba sus tanques, sufriendo un daño mínimo.



Los relatos difieren en cuanto a lo que sucedió después. Los historiadores registran que, después de la destrucción de los tanques OP, Wittmann se batió a duelo brevemente sin éxito con un Sherman Firefly antes de retirarse. Luego, se informó que el Tiger continuó hacia el este hasta las afueras de la ciudad antes de ser desactivado por un arma antitanque. Sin embargo, el propio relato de Wittmann contradice esto; él declaró que su tanque fue desactivado por un arma antitanque en el centro de la ciudad. En menos de quince minutos, trece o catorce tanques, dos cañones antitanque y entre trece y quince vehículos de transporte habían sido destruidos por el Batallón Blindado Pesado 101 de las SS, la gran mayoría atribuida a Wittmann. (ver más sobre este combate en estas las entradas siguientes: entrada 1, entrada 2, entrada 3)

6. ¿Brillo estratégico o valentía imprudente?

A pesar de que Michael Wittmann se convirtió en un nombre muy conocido en Alemania después de Villiers-Bocage, gracias a la propaganda nazi que, en 1944, necesitaba desesperadamente héroes inspiradores, muchos historiadores han cuestionado las decisiones estratégicas de Wittmann. Algunos historiadores de finales del siglo XX elogiaron la emboscada de Wittmann en la colina 213 con palabras como: "uno de los enfrentamientos más sorprendentes en la historia de la guerra blindada" y "una de las acciones más devastadoras de la guerra".



Otros, como el comandante de tanque e historiador alemán Wolfgang Schneider, descartan la imagen ideal que se le otorgó a la figura de Michael Wittmann, considerando sus acciones imprudentes y apresuradas. Considera que Wittmann dejó irresponsablemente al resto de su escuadrón para enfrentar a los británicos que en ese momento ya estaban en posición defensiva. El historiador Steven Zaloga atribuyó muchas de sus victorias en el frente oriental a la excelente tecnología de la armadura y potencia de fuego alemanas, desacreditando así el estatus de culto de Wittmann. Él indica que Wittmann duró solo dos meses en el frente occidental porque los tanques aliados habían alcanzado los criterios necesarios para luchar contra los alemanes por igual.

7. Confusión sobre la muerte de Wittmann

Se ha sugerido una gran cantidad de teorías sobre la muerte de Wittmann. Una fuente declaró que los británicos le pusieron una recompensa después de la escaramuza Villers-Bocage, pero el ejército británico negó esta afirmación. Sin embargo, Wittmann murió en batalla el 8 de agosto de 1944, cuando su tanque Tiger (número 007) fue destruido durante una emboscada cerca de la ciudad francesa de Saint-Aignan-de-Cramesnil. Las SS quisieron describir su muerte como heroica al afirmar que murió en un ataque de la RAF de la que estaba indefenso, lo que enfatiza el carácter cobarde de los Aliados.


Este reclamo fue desestimado debido a la evidencia sustancial que demuestra que Wittmann fue víctima del artillero británico Joe Ekins del 1.º Northamptonshire Yeomanry, que estaba manejando el arma de un Sherman Firefly. Se sugirieron otras unidades, como la 1.ª División Acorazada Polaca, la 4.ª División Acorazada Canadiense, el 14.º Regimiento Royal Armored Corps, pero todas estas reclamaciones fueron desestimadas tras un examen exhaustivo realizado por un historiador, Brian Reid. La tripulación del tanque destruido fue enterrado en una tumba sin nombre. En 1983, la comisión alemana de tumbas de guerra localizó el sitio del entierro. Wittmann y su tripulación fueron enterrados juntos en el cementerio de guerra alemán de La Cambe, en la trama 47-fila 3-tumba 120, en Francia.

viernes, 20 de abril de 2018

SGM: Durante Market Garden, un paracaidista detiene un ataque con una bazooka

MoH: El soldado Towle de la 82ª aerotransportada detuvo un contraataque blindado alemán en Holanda con una bazooka

Jeff Edwards | War History Online



Muchos podrían sostener la suposición común de que en la batalla del hombre contra el tanque, la armadura pesada seguramente ganará. Sin embargo, los estudiantes de la historia de la guerra saben muy bien que la infantería agresiva puede causar estragos en la armadura, y sería difícil encontrar un soldado de infantería tan agresivo o rudo como el soldado John R. Towle de la 82 ° División Aerotransportada de los Estados Unidos.

Cerca de Oosterhout, Holanda, durante la Operación Market Garden, el Private Towle no se enfrentaría a uno, sino a dos tanques junto con una mitad de vía y un buen número de infantería alemana. Y aunque no estaba luchando exactamente solo, se lanzó hacia adelante a través del intenso fuego enemigo para colocar su lanzacohetes de manera que la infantería pudiera obtener algunas victorias más en la batalla histórica de hombre contra tanque.

Caería en combate ese día, pero no antes de continuar con el galante legado de la poderosa 82.ª Aerotransportada.

Un gran impacto en una guerra corta

Para el joven Towle de 19 años, sería una guerra corta cuando se alistó en 1943 antes de caer en combate poco más de un año después. Sin embargo, ese fue el caso de muchos hombres jóvenes que alcanzaron la edad de combate en los últimos años de la guerra y, lamentablemente, estos últimos años verían las bajas más fuertes como un enemigo cada vez más desesperado luchado por cada pulgada.

Un hijo de Cleveland Ohio, el alistamiento del soldado Towle en 1943 lo llevaría a la Compañía C, 504 ° Regimiento de Paracaidistas 82 División Aerotransportada.



Miembros de la 504ª dotación de un puesto de mortero en Italia

El 504 ° vería acción desde el norte de África a Italia. En Italia, la unidad tomaría el apodo de "Los diablos en pantalones holgados" después de que un oficial alemán asesinado en Anzio tomara la siguiente entrada: "Paracaidistas estadounidenses ... diablos con pantalones anchos ... están a menos de 100 metros de mi línea de avanzada . No puedo dormir por la noche; aparecen de la nada, y nunca sabemos cuándo o cómo van a atacar a continuación. Parece que los demonios de corazón negro están en todas partes ... "

Ese mismo espíritu de lucha llevaría con la 504a hasta Alemania. Después de las campañas italianas, incluida una estadía prolongada en Anzio, el 504 fue trasladado a Inglaterra a principios de 1944 en preparación para la invasión en el Día D. Sin embargo, el 504 no participaría en la invasión masiva y, en cambio, sería retenido esperando que los reemplazos y las misiones subsiguientes saltaran sobre Europa.

En lugar del Día D, el destino tendría que la 504ª participación en la mayor caída de paracaidistas en la historia, ya que descendió sobre los campos de los Países Bajos durante la Operación Market Garden.


Operación Market Garden

En septiembre de 1944, los Aliados llevaron a cabo la Operación Market Garden, que fue un intento de ganar un punto de apoyo a través del río Rin con la esperanza de luego mudarse a Alemania y terminar la guerra lo antes posible. Sin embargo, los alemanes todavía eran capaces de aguantar una buena pelea, y el éxito de esta misión requeriría que los paracaidistas aseguraran puentes clave antes de que las fuerzas de tierra avanzaran rápidamente.

Unos días después del salto, el soldado Towle se encontraría sosteniendo una posición defensiva cerca de la cabeza de puente de Nijmegen recientemente establecida.


Los miembros de la Brigada de paracaidistas polacos descendieron en los Países Bajos en la misma zona de caída que el 504º aterrizó antes.

El 20 de septiembre, el 3. ° Batallón del 504 ° cruzó valientemente el río Waal en lanchas de lona a plena luz del día. Se estableció una pequeña cabeza de puente y finalmente se capturaron los puentes de carretera y ferrocarril, lo que permitió que XXXCorps cruzara la última barrera de agua antes que Arnhem. Para los alemanes, recuperar los puentes a través del Waal era de suma importancia, por lo que lanzó fuertes contraataques en el 504º perímetro.

Al defender el lado noroeste de la cabeza de puente, el 21 de septiembre, Private Towle estaba sirviendo como artillero de un lanzacohetes cuando observó una fuerza alemana compuesta de más de 100 infantería, dos tanques y una concentración de media pista para un contraataque con el potencial de amenazar a toda la posición estadounidense.

Reconociendo el peligro y sin órdenes, el soldado Towle abandonó la cubierta de su trinchera y corrió 200 yardas hacia el enemigo para asegurar una posición de disparo para su lanzacohetes. Al encontrar una plataforma de dique con muy poca cobertura, tomó los dos tanques en su frente inmediato y anotó golpes directos en ambos.

Si bien la armadura del enemigo no fue penetrada por el ataque con cohetes, ambos fueron dañados y obligados a retirarse minimizando su capacidad de soportar el ataque. Todavía bajo fuego pesado de armas pequeñas, el soldado Towle notó que 9 alemanes se dirigían a una casa cercana para servir como un puesto de fuego. Sin vacilar, Towle cargó otro cohete y regaló uno al enemigo en esa casa, matando a los 9 ocupantes alemanes.

Después de reabastecer su munición, continuó tomando agresivamente la contraataque. Corrió más de 100 yardas hacia adelante para disparar sobre la mitad de la pista y justo antes de apretar el gatillo con el vehículo en la mira, un proyectil de mortero cayó cerca hiriendo mortalmente a este heroico soldado de 19 años de Cleveland, Ohio.

Una medalla de honor


Medalla de Honor de los Estados Unidos

A pesar de que no logró sacar esa mitad de pista final, sus acciones inspiraron al resto de los hombres en esa posición, ya que él personalmente rompió el contraataque alemán. Por sus acciones ese día, el soldado John R. Towle fue galardonado con la Medalla de Honor por galantería conspicua y acción por encima y más allá de su deber.

XXXCorps nunca llegó a Arnhem y Operation Market Garden se consideró un fracaso operativo aliado. Los Aliados sufrieron muchas bajas durante esta campaña con estimaciones que van desde 15,000 a 17,000.

Sin embargo, si no fuera por hombres como Private Towle que continuaron con el legado de la poderosa 82 Aerotransportada, el costo podría haber sido mucho mayor. Porque cuando las balas comienzan a volar en la batalla, la guerra siempre se convierte en una batalla para el hombre que está a tu lado y, de esa forma, Towle y los hombres del 504º cumplieron sus expectativas.

El pueblo de los Países Bajos vio mucho durante esta larga lucha y en septiembre de 1944, cualquiera que mirara hacia el cielo habría presenciado el asalto aerotransportado más grande de la historia y un soldado Towel descendiendo hacia su futuro en las salas sagradas del heroísmo militar.

viernes, 13 de abril de 2018

SGM: El paraguas de Arnhem

Este comandante británico trajo un paraguas al puente de Arnhem, no creerás lo que hizo con él

Jeff Edwards - War History Online




Uno podría pensar que estar rodeado por la SS alemana no es cosa de risa, pero no se lo digas al comandante británico Digby Tatham-Warter. Este genial oficial aerotransportado usó la agilidad e ingenio británicos clásicos para luchar contra el ataque alemán contra probabilidades abrumadoras y alentar el espíritu combativo de sus paracaidistas hasta que hubieran disparado su última ronda durante el fallido intento de mantener el puente en Arnhem durante la Operación Market Garden.

Quizás, lo que es más notable, es que este hombre lo hizo con un paraguas enrollado en la mano. De hecho, según algunas versiones, deshabilitó un tanque alemán empujando el paraguas a través de la rendija de observación e hiriendo al conductor. Por otra parte, cuando el capellán del batallón fue inmovilizado por fuego de mortero, se acercó y abrió el paraguas como para protegerlo de la destrucción y lo escoltó a través del fuego enemigo.

Es una historia casi demasiado inexplicable para ser cierta, pero el hecho es más extraño que la ficción cuando se trata del comandante Digby Tatham-Warter.

Un gusto por la guerra

Digby nació en 1917 como veterano de la primera Guerra Mundial. En 1937, se estaba embarcando en su propia carrera militar después de graduarse del Colegio Militar Sandhurst. Inicialmente, su deseo era unirse al ejército indio para perseguir sus pasiones por la caza del tigre, la caza de cerdos y todas las hazañas generales de un Safari salvaje que uno podría disfrutar.

Se unió al 2. ° Batallón de Infantería Ligera de Oxfordshire y Buckinghamshire en 1938 en la India, donde se perdería la mayor parte de los combates durante los primeros años de la guerra.

Sin embargo, posteriormente se transfirió al Regimiento de Paracaidistas y se convirtió en el comandante de la Compañía A de la 2ª Brigada de Paracaidistas justo cuando terminaban sus combates en Italia.



Foto de reconocimiento aliado del puente de Arnhem

Sin embargo, su reputación como un comandante tranquilo y genial con una habilidad especial para la innovación y la agresión lo colocaría en una de las batallas más famosas de la última parte de la Segunda Guerra Mundial. La Operación Market Garden fue el intento del General Montgomery a fines de 1944 de asegurar una cabeza de puente sobre el río Rin en los Países Bajos.

Para lograr esta hazaña, se requeriría el asalto aerotransportado paracaidista más grande en la historia detrás de las líneas enemigas que estaría respaldado por una armadura de avance rápido. El trabajo de los paracaidistas sería asegurar estos puentes vitales y resistir hasta que llegara la armadura.

Digby diría que llevaba el paraguas porque siempre tenía problemas para recordar las contraseñas después de una caída y pensó que pocos podían confundir al hombre que llevaba un paraguas en medio de una guerra, pero era inexplicablemente británico. Sin embargo, cumplió un doble propósito: proporcionar un poco de ingenio y humor británico a lo que de otro modo sería un asunto muy serio.

Pero poco convencional era la naturaleza de Digby. Mientras entrenaba en Inglaterra, se convenció de que las radios no eran confiables y entrenó a sus hombres en el uso de las llamadas de corneta de las Guerras Napoleónicas para comunicarse entre sí. Y por extraño que parezca, tanto la corneta como el paraguas serían muy útiles.

El caos después del salto

El fracaso para asegurar el puente en Arnhem se puede atribuir a muchas deficiencias, ninguna de las cuales podría atribuirse a Digby y su querida compañía A. Con velocidad, llamadas con cornetas y sí el paraguas, Digby condujo su compañía al puente como estaba planeado.

Por mucho que lo anticipó, las radios no funcionaban y las llamadas de clarín en realidad le permitieron a Digby continuar su rápido avance hacia su objetivo pasando por alto la armadura alemana en las calles de la ciudad. Una vez en posición, Digby y sus hombres cavaron y esperaron a que llegara la caballería.

El problema era que al resto de las fuerzas de invasión no les había ido tan bien. La armadura se sostuvo debido a la resistencia alemana feroz y el resto de las fuerzas del paracaidista del aterrizaje no habían podido alcanzar todos los objetivos necesarios para asegurar el avance rápido.

Como resultado, Digby y el resto del batallón dirigido por el teniente coronel Frost estaban a merced de los contraataques alemanes, ya que lenta pero seguramente se quedaron sin comida, agua y, finalmente, municiones. Pero el espíritu de lucha todavía estaba en buen suministro, ya que los paracaidistas británicos resistieron durante tres días y cuatro noches.

En un momento dado, cuando la SS 9ª, la División Panzer parecía avanzar con éxito por el puente, Digby dirigió personalmente una carga de bayoneta con una pistola en una mano mientras se balanceaba violentamente el paraguas sobre su cabeza con la otra y logró rechazar el ataque alemán.


El puente vital en Arnhem después de que los paracaidistas británicos habían sido rechazados

Sin municiones y sin el resto de las fuerzas aliadas, Digby y la mayor parte de lo que quedaba de sus hombres se rindieron. Habiendo sido herido, Digby fue enviado a un hospital local al ser capturado, donde eventualmente escapó por la ventana con un compañero oficial.

Exhaustos, hambrientos y deshidratados, eventualmente encontraron el camino a una casa de campo en busca de refugio donde se pondría en contacto con la resistencia holandesa. Y tan inexplicable como había sido su experiencia de guerra, Digby tenía un poco más extraño en la manga.

La resistencia holandesa

Resultó que había entre 100 y 200 paracaidistas aliados escondidos en la región con la ayuda de la resistencia. Esto colocó una pesada carga sobre los recursos de la resistencia y Digby estableció un comando para estos hombres.

Y para comunicarse con sus hombres esparcidos por toda la región, viajaría como lo haría un hombre como Digby, en bicicleta, a plena luz del día, frente a los alemanes y para que todos lo vieran. Resultó que su actitud fría y tranquila que le sirvió bien en la batalla fue una ventaja que le permitió viajar por la región como si perteneciera con la ayuda de algunos documentos falsificados y ropa civil. Y los alemanes lo creyeron.

De hecho, más que solo creerlo, en realidad se detuvo para ayudar a empujar a un oficial de estado mayor alemán fuera de una zanja, sin que los alemanes fueran más sabios.

Y aunque el plan inicial era que estos hombres causasen estragos en los alemanes desde detrás de las líneas, ese plan finalmente se hundió, y Digby lideraría a 138 hombres hacia el oeste hacia las líneas aliadas. El 22 de octubre, apenas un mes después de haberse rendido, Digby condujo a sus hombres a través de las líneas alemanas y a la seguridad en lo que se denominó Operación Pegaso.

Ya fuera el paraguas, las llamadas con cornetas o su habilidad para andar en bicicleta pasando las tropas alemanas, esta historia es demasiado inexplicable como para dejarla fuera de los pasillos de la historia.

Pregúntele al miembro de la tripulación del tanque alemán que recibió un golpe en la cabeza por un británico enojado que empuñaba un paraguas.

jueves, 5 de abril de 2018

Liberación de Chile: La feroz batalla de Maipú

5 de abril de 1818: la feroz batalla de Maipú




O´Higgins y San Martín en "El abrazo de Maipú", obra de Pedro Subercaseaux.

Crédito: Daniel Balmaceda

Daniel Balmaceda  | La Nación

La situación era caótica. La Patria se perdía. Los godos habían sorprendido, en medio de la noche cerrada, al ejército patriota en los campos de Cancha Rayada. Todo se lo habría llevado el diablo si no hubiera sido por la magnífica actuación de Juan Gregorio de Las Heras quien, en medio del caos, sacó del peligro a cuatro mil quinientos hombres y salvó al Ejército. La capital chilena estaba sumida en el pánico ante los rumores sobre la muerte de los Libertadores, rumores que quedaron disipados cuando el 25 de marzo de 1818, ambos entraron a Santiago.

El general San Martín sabía que no había tiempo que perder para reorganizar al ejército. Pero el ánimo estaba en baja. El Libertador, entonces, se dirigió al pueblo reunido en la Plaza de Armas.

Chilenos: Uno de aquellos acasos que no es dable al hombre evitar, hizo sufrir a nuestro ejército un contraste. Era natural que este golpe inesperado y la incertidumbre os hicieran vacilar, pero ya es tiempo de volver sobre nosotros mismos y observar que el ejército de la Patria se sostiene con la gloria al frente del enemigo. (.) La patria existe y triunfará, y yo empeño mi palabra de honor de dar en breve un día de gloria a la América del Sur.

El pueblo confió en sus palabras. Sus soldados, también. Y ese día de gloria llegó pronto. El 2 de abril, luego de haber recolectado armas de entre todo el pueblo, el ejército unido argentino-chileno se dirigió hacia el valle que se extiende al lado del río Maipú, al sudeste de Santiago.

Tres días después, el 5 de abril, los realistas, en su marcha hacia la capital con el objetivo de invadirla, se apostaron en la hacienda de Lo Espejo ubicada en aquel valle. San Martín situó a sus tropas en una elevación del terreno desde donde pudo observar al ejército realista. Al revisar la disposición del enemigo en una única línea, le dijo a sus oficiales: "¡Qué brutos son estos godos!". Se había dado cuenta de una falla letal en las filas enemigas: no tenían reserva.

Los españoles habían dispuesto a la tropa en una única línea defensiva. Frente a esta táctica, San Martín dispuso tres divisiones. A la derecha, una al mando de Las Heras, Alvarado a la izquierda y en la retaguardia, la reserva conducida por Hilarión de la Quintana.



"Maipú, un abrazo para la historia" es la obra conmemorativa, escrita por Roberto Arancibia Clavel, Luis V. Ferrada Walker, Julio Luqui Lagleyze, Guillermo Palombo, Diego A. Soria y Alfredo A. Stahlschmidt. Fuente: Archivo - Crédito: Daniel Balmaceda

Hacia el mediodía se dio la orden de avance y la división de Las Heras se lanzó hacia los godos, rompiendo filas y dispersando a los soldados hacia la izquierda en donde los esperaba la división de Alvarado. Pero éste no pudo contenerlos. Fue en ese momento en que San Martín ordenó el avance de la reserva. Hilarión de la Quintana se sumó a las fuerzas de Alvarado e hicieron retroceder al enemigo que se atrincheró en la Estancia Lo Espejo.

En el momento en que los españoles ordenaron la retirada, se dio aviso a O´Higgins, que esperaba en la capital con una segunda reserva. El héroe chileno se dirigió al campo de batalla. Al encontrarse con San Martín, lo abrazó como pudo, ya que tenía el brazo vendado por las heridas de marzo, y le dijo: "¡Gloria al salvador de Chile!".

El ataque final lo dieron Las Heras y el general Balcarce, persiguiendo al enemigo hasta derrotarlo.Maipú fue una batalla sangrienta, brutal. Las fuerzas patriotas tuvieron mil heridos y perdieron ochocientas vidas, mientras que murieron cerca de mil quinientos realistas en el campo de batalla y unos mil trescientos prisioneros.

La importancia de este triunfo radicó en haber dinamitado las esperanzas españolas. El ejército realista prácticamente desapareció. La independencia de Chile quedó asegurada.

A doscientos años de la batalla final, historiadores chilenos y argentinos se unieron para escribir el libro: "Maipú - Un abrazo para la historia" (Editorial Universitaria del Ejército Argentino). La calidad de los textos y las ilustraciones son un merecido homenaje a aquellos hombres que sacrificaron hasta sus vidas en busca de la ansiada libertad de los pueblos de América del Sur.

viernes, 23 de marzo de 2018

Witold Pilecki, héroe polaco contra el nazismo fusilado por Stalin

Witold Pilecki, el polaco que se infiltró en Auschwitz y acabó fusilado en su propio país




La historia del polaco Witold Pilecki constituye un caso absolutamente excepcional en la Historia. Nacido en 1901, al estallar la Segunda Guerra Mundial vio cómo su país sufría el destino de ser invadido simultáneamente por sus dos poderosos vecinos la Alemania nazi y la U.R.S.S. de Stalin (“Desdichada Polonia”, como decía uno de los personajes de la genial película de Lubitsch To Be or not To Be).

Durante la dominación alemana y ante los rumores de lo que estaba aconteciendo en los campos de concentración especialmente con los judíos, Pilecki (que no era judío) tomó una decisión que le convirtió en un personaje único: ingresar por voluntad propia en el hoy siniestramente célebre campo de exterminio de Auschwitz para conocer de primera mano si los rumores sobre el genocidio que allí se estaba llevando a cabo eran ciertos. Pilecki ingresó en el campo de concentración en 1940 con el nombre de Tomasz Serafinski. En el interior de Auchwitz, organizó un grupo de resistencia dentro del campo y consiguió enviar información al exterior sobre lo que estaba ocurriendo dentro de este.

Pilecki tenía esperanza que al llegar a los aliados las noticias de lo que allí pasaba se realizara algún tipo de acción para liberar a los prisioneros y trató de organizar las cosas en el interior por si el ataque se producía. En 1943, cuando se convenció de que el ataque sobre Auschwitz no se iba a producir, Pilecki decidió huir del campo junto con dos compañeros. Nuestro protagonista no solo fue la única persona que entró en Auschwitz por voluntad propia, sino que también fue de los pocos que lograron escapar del campo de la muerte.

Pilecki se dirigió a Varsovia, donde fue uno de los líderes del movimiento de resistencia y del levantamiento del ghetto de la ciudad contra los nazis (a pesar de que, como hemos dicho, no era judío) . Detenido en 1944 pasó el resto de la guerra en un campo de prisioneros, para unirse en 1945 a las tropas del Ejército Libre de Polonia. Posteriormente aceptó regresar a su país, ya bajo dominio comunista, para realizar tareas de espionaje del movimiento de liberación polaco. Capturado por las autoridades del nuevo régimen, fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado por sus compatriotas el 25 de mayo de 1948.

La historia de Witold Pilecki fue mantenida en secreto por el régimen comunista hasta el desmoronamiento de los países del bloque soviético. Hubo que esperar hasta 1995 para que la extraordinaria historia de este luchador por su país contra la tiranía nazi que acabó fusilado por sus propios compatriotas fuera debidamente recompensada con la concesión de la Orden de Polonia Restituta. En 2006 le fue concedida la más alta condecoración de su país. la Orden del Águila Blanca.

Los informes elaborados por Witold Pilecki sobre lo que estaba aconteciendo en Auschwtiz se narran en el libro The Auschwitz Volunteer: Beyond Bravery . Existe una película, Operation Auschwitz, que cuenta la historia de Pilecki, aunque no he tenido ocasión de verla.

Curiosidades de la Historia

domingo, 25 de febrero de 2018

SGM: Norteamericanos en la defensa aérea de Malta



Batalla por la fortaleza Malta


Por Anthony Rogers  ||  Aviation History Magazine

Los pilotos de combate de la Royal Air Force, incluido un grupo de voluntarios estadounidenses, pagaron un alto precio durante su valiente defensa del estratégico archipiélago.

El 21 de marzo de 1942, el oficial piloto Howard Coffin, un estadounidense de Los Ángeles y voluntario de la Royal Air Force, se sentó para registrar los eventos del día en su diario. Había estado volando Hawker Hurricanes en defensa de Malta durante seis meses.

"Nuestro hotel fue bombardeado", escribió. "P / O Streets, el tercero de los cuatro estadounidenses en llegar, P / O Hallett, F / L Baker, F / L Waterfield, P / O Guerin, P / O Booth, perdieron la vida. Este día nunca será olvidado ... Cuatro barcos hundidos en el puerto. Los hospitales fueron bombardeados, las iglesias y las ciudades se limpiaron. Qué matanza de vidas humanas. A menos que la ayuda llegue pronto, Dios nos salve. Sin comida, cigarrillos, combustible. Están haciendo una gran cantidad de evacuaciones de las esposas inglesas ".

Malta, a solo 17 ½ millas por 8¼, es la más grande de varias islas que forman un archipiélago en el medio del mar Mediterráneo, al sur de Sicilia y casi equidistante de Gibraltar en los accesos occidentales y de Alejandría, Egipto, en el este. Un puesto avanzado del imperio británico desde principios del siglo XIX, Malta fue especialmente importante durante la Segunda Guerra Mundial, proporcionando unidades navales y de aviación británicas con una base desde la cual atacar las rutas de suministro del Eje entre Italia y el Norte de África.

El 11 de junio de 1940, el día después de que Italia declarara la guerra a Gran Bretaña y Francia, la Regia Aeronautica (Real Fuerza Aérea Italiana) comenzó operaciones contra Malta. Poco antes de las 07.00 horas, cazas Macchi C.200 escoltaron a un grupo de bombarderos Savoia-Marchetti SM.79 a través de las 60 millas de mar que separan el archipiélago de Sicilia. Los cañones antiaéreos británicos se enfrentaron a los italianos, mientras que la sección de cazas (Fighter Flight) de Malta hizo despegar a los Gloster Sea Gladiators. Fue la primera de innumerables acciones que continuaría durante dos años y medio, ya que los italianos, más tarde con la ayuda de sus aliados alemanes, intentaron neutralizar y apoderarse de la isla.



Inicialmente, los biplanos obsoletos del Fighter Flight eran la única defensa aérea de Malta. Pronto serían inmortalizados como Fe, Esperanza y Caridad (aunque había al menos cuatro aviones en fortaleza). Los Gladiators se unieron el 21 de junio por dos Hurricanes, que fueron retenidos después de aterrizar en Malta mientras se dirigían al Medio Oriente. Al día siguiente, llegaron otros ocho Hurricanes en tránsito, tres de los cuales fueron reasignados a Fighter Flight. Pero pasaron casi dos meses antes de que se hiciera un esfuerzo para enviar refuerzos adicionales. El 2 de agosto, una docena de Hurricanes Mk I. Es despegado desde el portaaviones HMS Argus y voló 380 millas a través del Mediterráneo hasta Malta. Un Hurrican se estrelló en el aeródromo de Luqa y fue dado de baja, pero el resto se unió a los cazas sobrevivientes para formar el Escuadrón No. 261.

La vacilante ofensiva de Benito Mussolini contra Malta y la flota mediterránea británica, junto con la campaña del norte de África y la invasión de Italia por parte de Italia, finalmente llevaron a Adolf Hitler a ayudar a su aliado. Hacia el final de 1940, elementos de X Fliegerkorps (Cuerpo Aéreo) de la Luftwaffe comenzaron a llegar a Sicilia desde Noruega. A mediados de enero de 1941, la Luftwaffe había reunido en Sicilia una formidable variedad de aviones que incluía Junkers Ju-87s y -88s, Heinkel He-111s y Messerschmitt Me-110s.

La llegada al Gran Puerto de Malta del transportista dañado Ilustre en enero fue seguida por días de intensa acción mientras la Luftwaffe intentaba, pero no pudo, hundir el barco en sus amarras. El episodio todavía se recuerda como el "Illustrious Blitz". Para los pilotos de caza de Malta, lo peor estaba por llegar cuando, a principios de febrero, Messerschmitt Me-109Es del 7º Staffel (Escuadrón) de Jagdgeschwader (Luchador) 26 fueron transferidos de Alemania a Gela, en Sicilia. El destacado comandante del escuadrón fue el Oberleutnant Joachim Müncheberg, un receptor de Knight's Cross con 23 victorias. El Me-109E, más rápido y armado con cañones, era más que un rival para los Hurricanes de Malta, y las tácticas alemanas eran posiblemente más efectivas que las de la Royal Air Force. Durante los próximos cuatro meses, 7 / JG.26 reclamaría al menos 42 victorias aéreas (incluidas dos durante la breve participación de la unidad en la invasión de Yugoslavia). Veinte se acreditaron a Müncheberg. Increíblemente, ni un solo Messerschmitt se perdió en Malta.

El líder del escuadrón Charles Whittingham probablemente expresó el sentimiento general entre los pilotos de la RAF cuando escribió en su diario el 14 de mayo: "Otro piloto atacó. El puesto se está poniendo muy serio. La moral del escuadrón es naturalmente muy mala. Las personas están siendo atacadas sin resultados por 109-un A / C muy superior en grandes cantidades y capaces de posicionarse detrás del sol. Los maltés mismos se están quejando de que es un asesinato enviarlos. Pero HQ no cederá ".

Los pilotos de combate de Malta tuvieron un respiro cuando, a mediados de 1941, el equilibrio en el poder aéreo se desplazó entre los lados opuestos en el Mediterráneo central. Para Hitler, la prioridad en junio sería la invasión de Rusia. En consecuencia, la Luftwaffe redesplegó la mayoría de sus aviones en Sicilia. La guerra en el Desierto Occidental también tuvo que ser considerada, y entonces 7 / JG.26 fue enviada al sur a Libia. Durante unos meses, la RAF volvería a tener que lidiar con los italianos.

Mientras tanto, una nueva unidad de Malta, 185 Escuadrón, se levantó, y 249 Escuadrón, en ruta de Gran Bretaña a Medio Oriente, también llegó. Sus pilotos fueron informados de que permanecerían en Malta para que el 261 Escuadrón pudiera ser relevado. En junio, la isla se reforzó con pilotos de combate del 46 Escuadrón, después de lo cual la unidad fue redesignada como 126 Escuadrón. El 12 de noviembre, 34 Hurricanes piloteados por pilotos de 242 y 605 escuadrones llegaron desde los portaviones Argus y Ark Royal. (Al día siguiente, Ark Royal fue hundido por el submarino alemán U-81).



Con el inicio del invierno, los alemanes reaparecieron, ya que los aviones fueron trasladados desde Rusia y el norte de Europa, al sur de Sicilia. Pronto, II Fliegerkorps asumió el control de la Regia Aeronautica durante operaciones de la luz del día sobre Malta. Las incursiones alemanas, que comenzaron en una escala relativamente pequeña, aumentaron en intensidad hacia fines de diciembre, con salidas de bombarderos a la luz del día fuertemente escoltadas por los últimos Me-109F.

En esta etapa de la batalla, la fuerza aérea de Malta se estaba volviendo cada vez más cosmopolita. Inicialmente, los pilotos de combate eran casi todos oficiales británicos y altos oficiales suboficiales que prestan servicios en la RAF o la Reserva Voluntaria de la Fuerza Aérea Real. Con el tiempo, los pilotos llegaron de los Dominios (en particular, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica), Rhodesia y los Estados Unidos.

El primer bombardero de la Luftwaffe que cayó en tierra maltesa en 1942 fue contratado por pilotos de varios países. El 3 de enero, dos Ju-88 partieron de Sicilia y se dirigieron al sur hacia Malta. Para el Oberleutnant Viktor Schnez y su tripulación, recién llegados del Frente Oriental, era su tercera misión en el Mediterráneo. También sería su último. Después de que Schnez había llevado a cabo su tarea, los Hurricanes y las armas antiaéreas señalaron a sus Junkers. El sargento canadiense Garth Horricks del escuadrón 185 señaló en su diario de pesca: "ataqué a Ju. 88 desde el cuarto de popa y prendió fuego a su motor de babor. Se estrelló cerca de Takali. El artillero trasero puso 10 balas en mi avión. Me golpearon en el brazo izquierdo ".

Otro piloto de Hurricanes, el piloto estadounidense Edward Streets of 126 Squadron, informó: "En patrulla como Red One - a unos 18,000 pies. Vio un Ju 88 sobre Luqa - También 3 o 4 109's. Ataque uno (88) inmediatamente después de que ataque Ataque Amarillo 2 - Seguí al enemigo hasta que todos los tipos dispararon disparando todo el tiempo de ¼ a popa hasta que se hincó y se quemó - Lo siguió hasta 0 pies. 250 rondas de municiones disparadas: devuelve el fuego del artillero posterior hasta que salga disparado ".

El bombardero alemán se estrelló cerca de la ciudad de Żebbuġ. El fuego antiaéreo también derribó un Me-109, matando a Unteroffizier Werner Mirschinka de 4 / JG.53. Entre los pilotos de combate de Malta, 126 el oficial piloto del escuadrón Howard Coffin resultó levemente herido cuando aterrizó de forma forzada luego de ser disparado por un par de Messerschmitts.

Coffin fue uno de los primeros estadounidenses en llegar a Malta en septiembre de 1941, junto con los oficiales pilotos Edward Steele (desaparecido el 19 de diciembre de 1941), Donald Tedford (desaparecido el 24 de febrero de 1942) y Streets. "Junior" Streets se encontraba entre los seis hombres perdidos cuando su hotel en Mdina fue bombardeado el 21 de marzo de 1942. De los cuatro, solo Coffin sobrevivió a su tiempo en Malta.

Solo tres muertos estadounidenses fueron enterrados en cementerios malteses. Cuatro veces más no tienen una tumba conocida. Entre estos últimos, el oficial piloto James Tew fue asesinado a primera hora de la tarde del 3 de marzo de 1942, después de que los Hurricanes de 242 y 605 escuadrones se apresuraron para interceptar tres Ju-88 y varios Me-109. En esa ocasión, tres luchadores británicos se perdieron. El Hurrican de Tew se estrelló en la bahía de Marsaskala, y se encontró muy poco del piloto. El sargento de vuelo canadiense David Howe se rescató de la tierra y se lesionó el tobillo, mientras que otro canadiense, el sargento Ray Harvey, salió al mar gravemente quemado y herido de muerte. Estaba muerto cuando llegó el Rescate del Mar del Aire. Se rumoreaba en ese momento que había sido disparado después de tomar su paracaídas.

En 1942 las probabilidades se elevaron a favor de los defensores de Malta cuando, el 7 de marzo, 15 Spitfire Mark Vbs voló desde el portaaviones HMS Eagle y se unió al 249 Squadron. Aquí, por fin, había un luchador británico con la velocidad y el poder de fuego para igualar el Me-109. Antes de fin de mes, Malta se reforzó con 16 Spitfires más. Mientras tanto, las unidades de combate se sometieron a una reorganización. Los escuadrones numéricos 242 y 605 fueron absorbidos por 126 y 185 escuadrones y, el 27, los Hurricanes IIcs del escuadrón 229 fue trasladado del norte de África a Malta.

La contribución hecha por los malteses fue formalmente reconocida el 15 de abril de 1942 por el Rey Jorge VI: "Para honrar a su valiente gente condeco la Cruz de George a la Fortaleza Insular de Malta para dar testimonio de un heroísmo y devoción que será famoso durante mucho tiempo en la historia ". Fue el más alto honor que un soberano británico podría otorgar a una comunidad.



La dura prueba de Malta, sin embargo, estaba lejos de haber terminado. Cinco días más tarde, 47 Spitfires que comprendían 601 y 603 escuadrones volaron del portaaviones de la Armada de EE. UU. Wasp. Todos menos uno, un piloto estadounidense que se desvió a África del Norte, llegó a Malta. Hubo tres incursiones importantes contra la nación isleña al día siguiente. El tercer ataque terminó con reclamos de al menos cuatro aviones enemigos destruidos y varios probablemente destruidos y dañados. Pero los pilotos de combate de Malta salieron peor. De los cinco Spitfire de 126 escuadrones que salieron al aire, tres no pudieron regresar. Uno se estrelló después de que el piloto voló demasiado bajo a causa de la explosión de una bomba y salió disparado. Dos cayeron a Me-109 de JG.53. El sargento de vuelo George Ryckman, un canadiense, fue reportado como desaparecido, mientras que el oficial piloto estadounidense Hiram Putnam resultó gravemente herido por disparos de cañón. Su Spitfire voló en un mástil de radio de acero antes de estrellarse cerca. "Tex" Putnam murió de sus heridas al día siguiente.

A finales de mes, dado que se daba prioridad a otros frentes, se estaban realizando preparativos para redesplegar las unidades de la Luftwaffe, reduciendo así el número de bombarderos y cazas alemanes en Sicilia. Continuarían los ataques contra Malta, complementados con aviones italianos adicionales.

De acuerdo con los registros de la Luftwaffe, las operaciones en Malta entre el 20 de marzo y el 28 de abril de 1942 involucraron 5.807 incursiones de bombarderos, 5.667 efectivos de combate y 345 aviones de reconocimiento, un total de 11.819 incursiones. En este período de 5½ semanas, se informa que el peso de las bombas caídas superó las 7.228 toneladas.

Las recientes entregas de Spitfire significaron que Malta podría continuar la lucha sin Hurricanes. Hacia fines de mayo, por lo tanto, el Escuadrón 229 partió hacia el Medio Oriente. El 9 de junio, Eagle entregó otros 32 Spitfires, casi todos los cuales aterrizaron sin contratiempos. Uno de los pilotos recién llegados fue el Sargento George Beurling, un canadiense que fue asignado al Escuadrón 249. Beurling se convertiría en el mejor as de Malta y el piloto de caza más exitoso de Canadá. Era "un maestro positivo del combate aéreo y poseía habilidades fenomenales en la artillería de deflexión", según el oficial piloto estadounidense Leo Nomis, quien también recordó que de todos los pilotos de combate en Malta, "la única persona que conocí y que me gustó fue Beurling ".

A fines de junio, el Escuadrón 601 partió de Malta para unirse al RAF en apuros en el norte de África. Julio comenzó con una ofensiva renovada del Eje contra Malta que continuaría durante las próximas dos semanas.

Durante una incursión matutina el 3 de julio, varios cazas enemigos cruzaron la costa a gran altura. Doce Spitfires of 126 Squadron estaban en el aire. Aunque ninguna de las partes presentó ninguna reclamación, se perdieron dos Spitfires debido a problemas mecánicos. Un avión descendió de la costa: Pilot Officer F.D. Thomas rescató y fue recogido poco después. El otro Spitfire se zambulló de cabeza en un campo cerca de la ciudad de Siġġiewi, estrellándose con tal fuerza que ambos cañones Hispano de 20 mm quedaron firmemente alojados en el lecho rocoso. (Los esfuerzos para eliminarlos no tuvieron éxito, y un cañón, menos piezas de trabajo, y el cañón del otro quedaron in situ, un monumento no intencional pero impresionante a la batalla aérea de Malta.) El Oficial Piloto Richard McHan, originario de Idaho, rescató y aterrizó cerca de su Spitfire accidentado. Lo llevaron a un puesto de ayuda médica del ejército y lo trataron por sus lesiones, incluido un tobillo y una conmoción cerebral.

Ese verano, las entregas de Spitfire continuaron, lo que permitió que el 1435 Flight, antes ineficaz como una unidad de Hurricanes, fuera reequipado y retitulado como Escuadrón 1435. Pero para poder sobrevivir, Malta necesitaba un reabastecimiento constante de combustible y municiones de aviación, cazas de reemplazo y otras provisiones esenciales. El 3 de agosto, la Operación Pedestal salió de Escocia en la primera etapa de su viaje al Mediterráneo. Pedestal daría como resultado la entrega de aproximadamente 32,000 toneladas de suministros, así como 37 Spitfires, que se enviaron en avión fuera del HMS Furious. De los 14 buques mercantes, nueve se perdieron, junto con Eagle, dos cruceros y un destructor. De los cinco buques mercantes supervivientes, el petrolero de Texaco, Ohio, llegó a ser el epítome de los convoyes de Malta. Después de ser desactivado por torpedos y bombardeos, en los que un bombardero se estrelló contra su cubierta, el maltratado barco fue conducido a Grand Harbor amarrado entre dos destructores y con otro asegurado a popa como un timón de emergencia. La fecha era el 15 de agosto, la Fiesta de la Asunción, conocida localmente como la Fiesta de Santa María. Desde entonces, los malteses se han referido a la Operación Pedestal como Il-Konvoj ta 'Santa Marija.

Solo unos pocos pilotos de combate estadounidenses habían sido enviados a Malta en 1941. Se sabe que 42 sirvieron allí en unidades de Spitfire en 1942. Incluyeron al sargento Claude Weaver de Oklahoma, que fue derribado durante una incursión ofensiva sobre Sicilia el 9 de septiembre. , 1942. Eligió aterrizar a la fuerza en la costa enemiga en lugar de arriesgarse a rescatar el Mediterráneo. Weaver fue hecho prisionero, pero escapó un año después y regresó a Malta antes de ser trasladado a Gran Bretaña poco después. El 28 de enero de 1943, mientras servía en el Escuadrón 403, nuevamente fue derribado y esta vez resultó fatalmente herido. El Oficial Piloto Weaver, DFC, DFM y Bar, está enterrado en el Cementerio Comunal Meharicourt en Francia.



Cuando el verano dio paso a la caída, la batalla continuó. El 11 de octubre de 1942, la Luftwaffe y la Regia Aeronautica lanzaron la primera de una serie de ataques en un esfuerzo importante para aplastar a Malta. Esto, el ataque final del Eje, continuaría por una semana antes de que la Luftwaffe cambiara su estrategia, reemplazando las incursiones de los bombarderos de la luz del día con barridas de cazas y ataques de cazabombarderos. Pero ahora, finalmente, había esperanza para la atormentada Malta.

Tras una exitosa ofensiva aliada en El Alamein en Egipto, las fuerzas angloamericanas desembarcaron en el norte de África el 8 de noviembre. Para Malta, la falta de provisiones seguía siendo un problema, aunque la situación se vio aliviada por los suministros de barcos y submarinos. No fue sino hasta el 20 de noviembre que el asedio podría considerarse terminado, con la llegada durante la Operación Stoneage de cuatro buques mercantes: Bantam (holandés), Denbighshire (británico), Mormacmoon (estadounidense) y Robin Locksley (estadounidense).

Los ataques aéreos enemigos continuaron por algún tiempo, aunque solo esporádicamente y en una escala muy reducida. El costo para ambas partes ha sido alto, con más de 1.000 aviones cancelados y miles de militares y civiles muertos y heridos. Pero Malta nunca fue derrotada.

En julio de 1943, dos meses después de que el Afrika Korps se rindiera en Túnez, Malta desempeñó un papel destacado como cuartel general aliado y como base aérea avanzada durante la invasión aliada de Sicilia. Italia capituló poco después, el 8 de septiembre. Dos días después, la flota naval italiana comenzó a reunirse bajo escolta en Malta. Era un homenaje apropiado al maltés y a todos los que habían defendido su isla.

martes, 20 de febrero de 2018

Guerra de Vietnam: Evasión y escape en una alocada misión

Sin dejar a ningún hombre atrás, Bennie Adkins se perdió el helicóptero de evacuación y ayudó a un equipo a evadir la captura en las selvas de Vietnam durante más de 48 horas.

Jeff Edwards || War History Online



Para ser completamente honesto, uno no puede estar seguro de cómo escribir un título para las acciones de la Medalla de Honor mostradas por el sargento de comando comandante Bennie Adkins. Hubo sus frecuentes viajes fuera del perímetro durante un extenso asalto norvietnamita, su única dotación de mortero para reforzar la defensa, llevar heridos al helicóptero de evacuación bajo francotiradores pesados, el combate cuerpo a cuerpo y luego perderse la evacuación final. helicóptero porque se negó a dejar a los heridos lo resume todo.

A pesar de que estas acciones tuvieron lugar durante un combate durante varios días, se estima que Adkins ha matado a más de 170 enemigos, pero notablemente se iría de esta batalla con solo la Cruz del Servicio Distinguido. Sin embargo, cuando se realizó una revisión subsecuente de las adjudicaciones décadas más tarde, se convirtió en una obviedad que estas acciones estaban muy por encima del llamado del deber, incluso para uno que lucha por su propia supervivencia.

De mecanógrafo a operaciones especiales

Bennie Adkins nació en 1934 en la pequeña ciudad de Waurika, Oklahoma. Por su propia admisión, Adkins originalmente no se propuso una carrera en el ejército. Había probado suerte en la universidad, pero con todas las chicas guapas alrededor, como él lo describió, no le estaba yendo tan bien. Abandonó la universidad en 1956, lo que virtualmente aseguró su próximo draft el mismo año. Sin embargo, Adkins parecía tomar con toda naturalidad al Ejército y sintió como si hubiera encontrado su vocación.

Curiosamente, el currículum de este guerrero de élite comenzaría con él como oficinista asignado a una unidad de guarnición en Alemania. Más tarde fue transferido a la segunda división de infantería donde se ofreció como voluntario para las fuerzas especiales después de recibir entrenamiento aerotransportado.

Adkins iba a servir más de 13 años con varios grupos de fuerzas especiales y tres giras no consecutivas en Vietnam. Su primera gira tuvo lugar en 1963, es segunda en 1966, y su final en 1971. Y aunque sin duda sirvió honorablemente en las tres, nos centraremos en 1966 y específicamente en solo 72 horas. Adkins estaba sirviendo con el 5 ° grupo de Fuerzas Especiales en el Campamento "A Shau" en el Valle de A Sau.

El campamento estaba en una ubicación estratégica cerca del Sendero de Ho Chi Minh y se usaba para entrenar a miembros vietnamitas del Grupo de Defensa Irregular Civil. Como resultado, en realidad solo había aproximadamente 15 o más fuerzas especiales estadounidenses defendiendo el campamento respaldado por unos pocos cientos del CIDG.


Entrenamiento de la unidad CIDG

Sin embargo, en la mañana del 9 de marzo de 1966, una fuerza norvietnamita de más de 2.000 atacó el campamento en masa y le correspondería a Adkins igualar las probabilidades un poco. Luego, un sargento de primera clase, Adkins corrió a través del pesado volumen de fuego enemigo hacia una posición de mortero para asegurarse de que el fuego efectivo cayera sobre la fuerza de asalto. A pesar de recibir heridas él mismo de morteros enemigos bien ubicados, Adkins continuó con la valiente defensa hasta que no hubo más morteros para disparar.

Al recibir la noticia de que algunos de sus compañeros soldados resultaron heridos en el centro del campamento, desafiaron a los enemigos con armas pesadas y fuego de francotiradores para rescatar a los soldados heridos y los arrastraron a cubrirse. La situación empeoró cuando los miembros sudvietnamitas del CIDG desertaron durante la lucha y comenzaron a disparar contra los estadounidenses. En este punto, Adkins salió del campamento durante el asalto y disparó al enemigo para ayudar a cubrir la evacuación de un compañero herido.

Luego, cuando una caída de reabastecimiento crítica aterrizó fuera del campamento, Adkins una vez más salió del cable para recuperarlo. Y este fue solo el primer día.

Escape y Evasión

La mañana siguiente del 10 de marzo, el ataque principal fue lanzado por los norvietnamitas con la intención de invadir el campamento. En cuestión de horas, se encontró a sí mismo como un hombre manejando el tubo de mortero luchando contra oleada tras oleada del enemigo. A medida que la situación se tornaba sombría, Adkins y varios de los soldados restantes se retiraron al búnker de comunicaciones para tomar una posición final.

Al correr peligrosamente bajo en municiones, finalmente se les dio la orden de evacuar el campamento y Adkins ayudó a cavar a través de la parte posterior del búnker para poder escapar. Después de destruir el equipo de inteligencia y medicamentos, Adkins ayudó a llevar a los heridos al punto de extracción a pesar de tener 18 heridas separadas en su propio cuerpo.

Y mientras las tropas vietnamitas del sur inundaron los helicópteros de evacuación, Adkins y su grupo de combatientes se movieron mucho más despacio mientras insistían en llevar a los heridos. Mientras el fuego pesado continuaba entrando en los helicópteros de evacuación, Adkins fue informado de que el último pájaro se había ido.

A pesar de haber soportado 36 horas de una dura batalla, el liderazgo del Sargento Primera Clase Adkins sería requerido una vez más. Durante las siguientes 48 horas, Adkins condujo a su grupo de hombres a través de las junglas de Vietnam en un intento por mantenerse vivo y evadir la captura.

Dos días después, el 12 de marzo, Adkins y los hombres que estaban con él finalmente fueron evacuados en helicóptero y, al menos esta semana, la lucha finalmente había terminado. Se estima que Adkins mató entre 135 y 175 enemigos durante la batalla para defender el campamento y evadir la captura posterior.

El comandante del Campamento A Shau, el Capitán John Blair, dejaría constancia de lo siguiente: "Sgt. La contribución de 1st Class Adkin a la defensa del campo y la posterior recuperación de los supervivientes fue muy superior y más allá de lo exigido por el deber ".

Una recompensa retrasada

Por sus acciones de esa semana, el sargento First Class Adkins recibió la Cruz de Servicio Distinguido que se ubica justo detrás de la Medalla de Honor en términos o prioridad. Algunos argumentarían que la naturaleza secreta del trabajo de Adkins y las controversias que a menudo rodeaban al CIDG provocaron un premio menor para asegurar una menor publicidad.

Sin embargo, una investigación de 2002 que examinó a los destinatarios de la Cruz del Servicio Distinguido identificaría a dos docenas cuya gallardía impulsaría una mejora, y el primero en esa lista fue Benny Adkins.


Bennie Adkins recibiendo la Medalla de Honor

En 2014, Benny Atkins recibió el honor militar más alto de la nación a la temprana edad de 80. Afortunadamente para el estudiante de historia, la concesión retrasada de la Medalla de Honor nos brinda una oportunidad renovada de ver uno de los mejores ejemplos de luchas de guerra. han salido de la Guerra de Vietnam. Es difícil señalar un acto específico cometido por Adkins durante los días de lucha que se destacan sobre el otro.

Pero si fuera posible que un soldado recibiera una medalla de honor por cada día individual de combate en una batalla, el comandante de comando Adkins podría lucir algunos de ellos.

viernes, 26 de enero de 2018

Vikingos: Los Berserker, guerreros drogones

Berserker y Úlfhedinn: Los guerreros de Odín


Javier Sanz || Historias de la Historia


Mucho se ha escrito en los últimos años sobre la cultura vikinga. Películas y series televisivas han logrado despertar la admiración por esta fascinante cultura que de la noche a la mañana surgió como un verdadero Ragnaröki contra las culturas europeas, para, del mismo modo repentino, sumirse en la integración y en el olvido. No lo hizo sin llevarse consigo misterios tan importantes como ser la primera cultura que llegó desde el Atlántico a comerciar con pueblos americanos o anécdotas del todo curiosas dentro de su vida cotidiana, como lavarse todos los días a diferencia de los cristianos que apenas lo hacían dos o tres veces al año, relaciones abiertas y consentidas no sólo por hombres o estratificación social… Dentro de las personas que formaban la comunidad vikinga hay un tipo de individuo del que rara vez se escucha o lee algo.

Todos sabemos que en la sociedad vikinga había un rey o jarl, guerreros, campesinos y esclavos. Cuando se daba la época de los saqueos e incursiones, normalmente en verano, los campesinos cambiaban azadas por espadas y se echaban al mar. No obstante, había un tipo de individuo en esta sociedad vikinga que no gozaba de esta versatilidad y a lo largo de su vida nacía y moría con el mismo rol… el Berserker (Berserkir en plural), un fiero guerrero, un verdadero hijo de Odín que por delante de la infantería se lanzaba semidesnudo, inmerso en un trance de muerte y sed de sangre hacia quien tuviera delante, ya fuera amigo o enemigo… de ahí que fueran siempre los primeros en filas. También se lee que era así por pura impaciencia. Tal era así que a veces se tiraban de los barcos antes de tiempo y morían ahogados, antes siquiera de entrar en batalla.



Estos fieros guerreros, ciegos de ira asesina, eran vitales en la batalla, pues no perdían tiempo en contemplaciones o en sentimentalismos, tan sólo mataban lo que se pusiera por delante. Tal era la importancia de su aportación en la batalla que eran compensados y elogiados como ninguno… hasta que acababa la temporada de las “exploraciones vikingas” y se debía volver a casa. En este momento, los vikingos relegaban a sus grandes guerreros a vivir como nómadas, perdidos en el bosque, lejos del lujo de sus botines y recluidos como animales salvajes hasta el inicio del siguiente verano.

Etimología

Berserker puede derivar de la palabra berr que significa desnudo o, en germánico, oso. Cuando iban a la batalla tan solo llevaban una piel de oso y una daga. A veces podían llevar un escudo pero se deshacían de él rápidamente. Este atuendo era completamente diferente al de los demás vikingos, que iban bien pertrechados para la batalla. Su aspecto y su ferocidad eran una extra para amedrentar al enemigo. Inmunes, indestructibles, no sentían dolor… solo furia. En ocasiones, tras la batalla, morían de deshidratación, aún sin herida alguna. Algunas fuentes los describen así…

Sus hombres (de Odin) se precipitaban sin armadura, eran tan locos como perros o lobos, mordían sus escudos y eran fuertes como osos o bueyes salvajes, mataban gente de un golpe, y no los podía vencer ni el fuego ni el hierro. [El historiador y poeta islandés Snorri Sturluson (1179-1241) en su saga Ynglinga]
Combatían sin cota de malla, como lobos rabiosos, mordían el escudo y poseían la fuerza de un oso, masacraban a sus adversarios y ni el fuego ni el hierro hacían mella en ellos. [Adam de Bremen, obispo de Hamburgo]

Guerreros de similares características eran los Úlfhednar (Úlfhedinn en singular). La única diferencia era que los Úlfhednar vestían con pieles de lobo, de ahí su significado etimológico que los define como vestidos con piel de lobo. Éstos, además , no iban ataviados con una daga sino con una lanza, el arma favorita de Odín. Tanto la lanza como los lobos eran atributos de Odín, dado que el dios tenía dos lobos: Geri y Fleki. Todo ello reafirmaría la figura del Úlfhedinn como el guerrero de Odín. Así mismo, hay que decir que el nombre Odín  viene del anglosajón Woden, que significa furia o arrebato, algo infundido claramente en estos guerreros vikingos.

Gracias a estos comportamientos y similitudes animales surgieron en torno a los Berserker y Úlfhednar toda clase de leyendas. Se decía que tenían su origen en brujos y hasta en enfermos mentales que revivían sus batallas una y otra vez, entrando inconscientemente en ese trance indefinidamente -hoy se podría diagnosticar como estrés postraumático-. Incluso que bebían sangre del animal con el que se identificaban y vestían sus pieles en una especia de rito totémico porque adquirían la fuerza del animal y se sentían poseídos por él. No es de es de extrañar que esto derivara en leyendas e incluso libro y películas de hombres lobos inspirados en estos vikingos.


Odín

El trance

Cuando hablamos del estado de locura, o del comportamiento animal de los Berserkir, no hay que pensar que era infundado. Aunque también está la teoría, como se indicó de que algunos guerreros caían en ese estado por estrés postraumático, se cree que también había ciertos aditivos de por medio. Mandíbulas desencajadas, el tono rojo en la piel, el calor que hacía que se arancaran la ropa, la furia, no sentir dolor y morir de deshidratación eran síntomas claros de algún tipo de droga. Una de las que se dice que usaban era la amanita muscaria, que crecía en abundancia en los bosques de abedules de las tierras del norte. También se nombra el cornezuelo de centeno, que podía encontrarse en pan contaminado y entre las sustancias químicas que contiene está el ácido lisérgico, precursor del LSD.


Amanita Muscaria

Legado y fin de una era

En 1015, el Jarl Eiríkr Hákonarson de Noruega declaró ilegales a los Berserker y la Grágás, el código de ley medieval de Islandia, sentenció a sus guerreros a la ilegalidad. En el siglo XII las partidas de Berserker habían sido disueltas completamente.

Actualmente el nombre de Berserker acompaña equipos de fútbol, libros y películas de ficción sobre hombres lobo o guerreros e incluso un cómic manga. Vemos pues que, a pesar del paso de los siglos, aunque sea dentro de misticismo y la ficción, estos guerreros vikingos siguen teniendo un hueco en la cultura occidental e incluso oriental, pues más allá del Valhalla vivirán también inmortales en las fuentes de la Historia y en la imaginación de quienes sueñan con otras épocas, de mitos, dioses y guerreros hijos de Odín.