Mostrando entradas con la etiqueta guerra fluvial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta guerra fluvial. Mostrar todas las entradas

sábado, 13 de diciembre de 2014

El uso político de la Vuelta de Obligado

Delirio nacionalista: el mito del combate de Obligado
Luis Alberto Romero
Clarín




Quién ganó el Combate de la Vuelta de Obligado, el 20 de noviembre de 1845? Muchos argentinos creen que fue una victoria nacional. Para los ingleses fue solo un pequeño combate, pero sus historiadores, como John Lynch, serios saben bien cómo fueron las cosas. En cambio los franceses lo han recordado. En 1868, en tiempos de los sueños imperiales de Luis Napoleón, la Rue de la Pelouse fue rebautizada como Rue d’Obligado. La calle desemboca en la Avenue de la Grande-Armée, la de Napoleón y de Austerlitz, a pocas cuadras del Arco de Triunfo, que celebra las grandes victorias. Más aún, en 1900 el nombre se impuso a la nueva estación del Metro. Así fueron las cosas hasta 1947, cuando Eva Perón visitó Francia y pidió que ambas fueras rebautizadas como Argentina.

A fuerza de leer a José María Rosa, a Pacho O’Donnell o a sus repetidores, muchos argentinos han quedado envueltos en un mito que, comenzando por exaltar la “gesta heroica” concluyó convirtiendo la derrota en victoria. Desde 2010, asesorados por el Instituto Nacional del Revisionismo Histórico, celebramos su aniversario como el Día de la Soberanía Nacional, con feriado incluido.

Los hechos son claros. En noviembre de 1845 la flota anglo francesa, que en ese momento sitiaba Buenos Aires, decidió remontar el Paraná y llegar hasta Corrientes, acompañando a buques mercantes cargados de mercaderías. Para impedirlo, el gobernador de Buenos Aires, J.M. de Rosas, dispuso bloquear el río Paraná en la Vuelta de Obligado, con cadenas protegidas por dos baterías. Se intercambiaron disparos, los buques cortaron las cadenas y siguieron su navegación hasta Corrientes.

Los mitos se desentienden de los hechos simples y comprobables, pero en cambio interpelan a los sentimientos y las emociones. El relato revisionista de Obligado, que se viene perfeccionando desde los años treinta, incluye algunas verdades, otras tergiversaciones y muchas cosas inventadas.

Con respecto al resultado, no hay duda de que fue una derrota: los ingleses pasaron, y llegaron felizmente a Corrientes. Se dice que fue una victoria “pírrica”, por las bajas ocasionadas; pero los ingleses y franceses perdieron solo siete hombres y los porteños doscientos. Podrá aceptarse que fue una gesta heroica y hasta una victoria moral -una especialidad argentina-, pero en los hechos fue una derrota.

En el núcleo del mito está la idea de que en Obligado Rosas resistió al imperialismo y defendió los intereses nacionales. Es cierto que el gobernador de Buenos Aires enfrentó a la “diplomacia de las cañoneras” y defendió la soberanía de su provincia. La tergiversación consiste en identificar esta forma de imperialismo, propia de mediados del siglo XIX, con la idea posterior de imperialismo -popularizada inicialmente Lenin- que aplicada a nuestro caso identifica toda la relación anglo argentina con la dominación y la explotación. Por ejemplo, muchos argentinos están convencidos de que los ferrocarriles han sido el peor de los instrumentos de esa explotación. Pero en tiempos de Rosas nadie confundía la agresión militar con las relaciones económicas. Toda la prosperidad de Buenos Aires se basó en una estrecha relación con Gran Bretaña, y el propio Restaurador, que la cultivó cuidadosamente, eligió exiliarse en Southampton.

El punto central del mito reside en la idea de que allí se defendieron los intereses nacionales. Pero en 1845 la nación y el Estado argentinos no existían. Había provincias, guerra civil y discusión de proyectos contrapuestos, basados en intereses distintos. El Combate de Obligado, y todo el conflicto en la Cuenca del Plata, es un ejemplo de esas diferencias. Rosas aspiraba a someter a las provincias, incluyendo a la Banda Oriental y a Paraguay, cuya independencia no reconocía. Corrientes defendía su autonomía y pretendía comerciar directamente con ingleses y franceses. En cambio Rosas quería que todo el comercio pasara por el puerto de Buenos Aires y su Aduana. El río Paraná, abierto o cerrado, estaba en el epicentro de las diferencias.

En Corrientes creían en el federalismo y la libre navegación de los ríos. La flota anglo francesa fue recibida amistosamente; hubo fiestas, los hombres admiraron los buques de vapor -los primeros que veían- y las señoras correntinas se empeñaron en hacer grata la estadía de los marinos. Rosas, que también trataba muy amistosamente a los ingleses de Buenos Aires, parece haber tenido una idea unitaria de la nación, construida en torno de la hegemonía porteña. ¿Cuál de los dos era el auténticamente nacional? Admitamos que sea opinable. Pero cuando las provincias acordaron en 1853 crear un Estado nacional, establecieron que el interés de la nación incluía la libre navegación de los ríos. Y así quedó.

Es curioso que sobre esta situación, que puede leerse en cualquier libro serio, se haya constituido el mito de la victoria -una verdadera trampa cazabobos- y el de la defensa de la soberanía nacional. Celebrar una derrota -como ocurre hoy con Malvinas- es la quintaesencia de nuestro enfermizo nacionalismo, soberbio y paranoico. Se encuentra en el sustrato de nuestra cultura política, y aflora cuando es adecuadamente convocado. Este gobierno, que vive envuelto en su propio mito, ha apelado con éxito al relato del revisionismo, adecuado a su política de enfrentamiento.

Desmontar estos mitos es una parte de la batalla cultural que deberemos encarar.

Luis Alberto Romero, Historiador. Club Político Argentino

miércoles, 3 de julio de 2013

Guerra ruso-turca de 1877: La guerra naval (1/2)

Guerra ruso-turca de 1877 
Parte 1/2

En un modo u otro, más por ''suicidio" que por otra cosa, la Armada Rusa se ha convertido en casi inexistente cuando la Guerra de Crimea terminó. 
F.T. Jane

Todas nuestras causas (objetivos) terminarán en un fiasco si nuestra flota es perdida. 
Pedro el Grande a Menshikov, 21 de Diciembre de 1716


Un objetivo ruso a largo plazo 
Los Balcanes estuvieron rara vez tranquilos en el siglo 19, debido a la llamada "cuestión de Oriente", una competencia entre las grandes potencias interesadas en el empeoramiento de la situación interna del "hombre enfermo de Europa", el Imperio Turco, y el destino de su dominio después de su probable colapso. 
La Guerra de Crimea fue un ejemplo del hecho de que cualquier conflicto en la zona no era una crisis limitada. Rusia fue el imperio que aspiraba a llegar a las cálidas aguas del Mediterráneo y la debilidad de Turquía mejoró sus posibilidades de alcanzar este objetivo de controlar el estrecho entre el Mar Egeo y el Mar Negro. Pero al mismo tiempo, Austria-Hungría tenía muchos intereses en los Balcanes, una zona parcialmente gobernada durante siglos por los turcos, y no quería que un avance ruso en los Balcanes. Inglaterra y Francia eran inversores importantes de Turquía y se sentían incómodos con cualquier cambio en el statu quo; después de 1869 que ambos tenían un interés en la protección de su comercio a través del Canal de Suez y una marina de guerra rusa en el Mediterráneo fue percibido como una amenaza fuerte. Además, no quería dividir posibles despojos del Imperio Otomano con Rusia. 
Después de la Guerra de Crimea, la peor situación para los planificadores navales rusos iba a enfrentar una alianza franco-británica. Pero en 1870, con la atención centrada en francés de la guerra Franco-Prusiana, Rusia tenía una nueva oportunidad para seguir sus objetivos tradicionales del sur, que tiene también un nuevo motivo de su interés tradicional en Constantinopla (una ciudad santa para la Rusia ortodoxa) y el creciente comercio de trigo a través del Estrecho. Así, denunció el Tratado de París, que había obligado a la conclusión de la guerra de Crimea que limitaba a sólo cinco barcos de patrulla que patrullaran el Mar Negro. Con el Congreso de Londres de 1871, Rusia se le permitió volver a tener una flota limitada al este del Bósforo. 
Otra área de penetración de la influencia rusa bajo la bandera del paneslavismo fueron los Balcanes, donde también enfrenta los intereses de Austria-Hungría. La oportunidad para la guerra contra Turquía surgió con el levantamiento de la población eslava en Bosnia, Serbia y Bulgaria, países bajo el dominio turco en los Balcanes, en julio de 1875. Reacción turca era fuerte y matanzas de cristianos, junto con el repudio de las deudas financieras frente a las potencias europeas, ayudó a los rusos paneslavistas apoyar el levantamiento. Rusia quiso intervenir, pero primero tenía que llegar a un acuerdo con las otras potencias europeas. Se llegó a acuerdos con Prusia primero y después con Austria-Hungría sobre una base de no intervención en el conflicto del lado de Turquía por Prusia y Austria-Hungría, una política que más tarde obtendría para este último la administración de Bosnia-Herzegovina. Pero las iniciativas de los imperios ruso y austrohúngaro instaron al sultán a modificar la administración de las provincias otomanas en los Balcanes que no fue visto favorablemente por el gobierno de Disraeli en Londres. Mientras tanto, los turcos estaban ganando la guerra contra los serbios y las masacres que siguieron sus victorias también horrorizaron a la opinión pública en Londres. Como resultado, una conferencia internacional fue propuesta por los británicos en Constantinopla, en diciembre de 1876. 
En noviembre, el ejército ruso movilizado seis cuerpos de ejército (VII a XII), se concentraron en el frente sur, a lo largo de la frontera rumana de influir en la próxima conferencia. 
En este punto la situación diplomática era favorable para Rusia, a pesar de muchos defectos de su ejército eran evidentes. La aplicación reciente de la conscripción se había traducido en la falta de hombres entrenados y oficiales. Sin embargo, cuando los turcos se negaron propuestas de las potencias en abril de 1877, la presión de los paneslavistas del zar hizo una declaración de guerra el 24 de abril de 1877. Rusia comenzó su larga marcha hacia el sur por sexta vez en el siglo. 



Una comparación de las Armadas enfrentadas 
A pesar de que la guerra ruso-turca se libró principalmente en terrenos en Bulgaria y en parte en el Cáucaso, las dimensiones navales tuvieron gran importancia. Después de la guerra de Crimea, Rusia se vio obligada a abandonar la militarización del Mar Negro y en especial el brazo naval, ya que no se le permitió fortalezas o buques de guerra en ese mar. La guerra de Crimea había demostrado que la armada rusa estaba mal preparada para la tarea de impugnar las armadas de las grandes potencias y que estaba plagado de problemas de gran organización. Sin embargo, la obligación del tratado fue la consecuencia de la importancia de una fuerza naval rusa en las aguas cerca de Constantinopla, que directamente podría atacar esa ciudad sin largas campañas terrestres en los Balcanes o en el Cáucaso, capturando así el corazón del Imperio Otomano. Después de esta derrota, el Almirantazgo ruso respondió con una nueva política para la marina de guerra, que afectaba no sólo a su política de construcción naval, sino también la actualización del nivel tecnológico de la marina de guerra y sobre todo en materia de educación del personal naval. En este proceso un papel clave desempeñado por el Almirante General Konstantin Nikolaevich. En los quince años después de la derrota, el Almirante General fue capaz de superar los problemas financieros y burocráticos, la introducción y la propulsión de vapor para los acorazados de la armada reorganizada. Después de haber tenido la oportunidad de viajar al extranjero y ver la organización de las armadas europeas, le impresionó como muchos otros oficiales navales rusas habían sido por los baterías acorazados de vapor franceses. Se informó, a su regreso, sus impresiones después de haber "acaba de ver con mis propios ojos las gigantescas flotas navales y métodos de nuestros antiguos enemigos". En 1858 se puso en conocimiento del zar del proyecto francés del acorazado la Gloire como una nueva arma para la guerra en el mar, y al año siguiente el ministerio ordenado ensayos con placas de blindaje. 
Particularmente interesante fue su cuidado para el cuerpo de cadetes, donde la educación se ha mejorado con la sustitución de los instructores no aptos. También supervisó el desarrollo de la revista naval Morskoi Sbornik, que alcanzó un buen nivel de calidad, fomentando el debate abierto sobre diversos asuntos navales y prestar atención a los acontecimientos en el extranjero, y que ayudó a explotar los recursos humanos de la nación. El nuevo curso Morskoi sbornik fue iniciado en 1853. La revista fue escrita para ser leída por el público, sin censura de ninguna forma (la presión sobre la prensa se incrementaría a mediados de los años 1860), y rechazar el hábito de silencio sobre la ineficacia y la corrupción de la organización naval. Como un ejemplo del pensamiento progresista en la revista, en 1860 R. Musselius, un oficial naval, publicó un artículo sobre el primer acorazado que prevé la competencia entre las armaduras y armas, y la gran mejora en los próximos años de armamentos navales. 
En los años que siguieron a la derrota de la guerra de Crimea, la marina estaba bajo restricción financiera, debido a la alarmante situación de la hacienda pública. Esto tiene que ser visto en la perspectiva de la sustitución de una marina de vela de madera con una potenciada a vapor y tripulación con marineros técnicamente competentes. No obstante el gasto naval comenzó a aumentar constantemente, de 18 millones de rublos después de la guerra de Crimea a 27 millones al comienzo de la guerra con Turquía. 
Con la ayuda de figuras tan importantes como el almirante G.I. Butakov, bien conocido por sus escritos tácticos, el almirante SI Likhacev, el creador de la flota del Pacífico, y el famoso Vicealmirante AA Popov, Konstantin logró elevar el nivel de la marina rusa a la condición de potencia mundial, con resultados que eran claramente visibles en la siguiente guerra contra el Imperio Otomano. 
Durante los años entre el final de la guerra de Crimea y 1870, la marina rusa presentó la mayor parte de una flota moderna y para ello Konstantin tenido que superar los numerosos problemas que enfrenta la construcción de Rusia, es la extrema escasez de trabajadores no especializados ( trabajo forzado fue empleado), y la corrupción y la ineficiencia de la de la administración pública, producto de la falta de financiación pública adecuada. 
El primer acorazado de navegación marítima ruso, la fragata Pervenetz, se retrasó hasta 1861 debido a la mala situación financiera de Rusia, y luego pedir a la Thames Iron Works en Londres. Fue terminado en 1864 y 3.277 toneladas de desplazamiento, alimentado por una caldera de potencia 1.067 construida por Maudslay y no exceder de nueve nudos. Su casco de hierro estaba protegida con 4,5 pulgadas de hierro forjado en su cinturón y batería. Su armamento se componía de 68 cañones de ánima lisa, y fue reemplazado más tarde con seis cañones 8", nueve de 6", y cuatro 9". 
Más tarde comenzaron a explotar la construcción naval de los astilleros privados en San Petersburgo con el fin de obtener la independencia de los proveedores extranjeros. Esto era importante porque la reconstrucción de una flota para mantener el ritmo con las potencias occidentales exigieron que la flota no estar limitada por la dependencia de las armas, maquinaria o placas en Gran Bretaña o Francia. Sin embargo, el Ministerio de Marina tuvo que llegar a acuerdos con empresas extranjeras, el primero es que con Carr & MacPherson para la construcción de un buque de guerra de 270 toneladas en el Báltico y luego con el constructor naval británico Mitchell por un astillero que se construiría en San Petersburgo. 

En los años siguientes dos acorazados con blindaje lateral el Sevastopol y Petropavlovsk, se transformaron de barcos de madera en el Báltico, protegido con 4,5 pulgadas de armadura y montaje 21 cañones de 9 toneladas cada uno. Estas naves desplazaban 6.210 toneladas y podía desarrollar 11 nudos, dos barcos gemelos a la Pervenetz se pusieron en quilla también en Netron Menya, en 1863 en el astillero de Mitchell, y Kreml en 1864, que fue construido en los astilleros de Neva por el Semjannikov y Poletika empresa inicio en 1863. De los muchos acorazados establecidas antes de la guerra sólo el PetropavlovskSevastopolKniaz PojarskiAlmirante GeneralPetr Veliki, y Edinburgski Gerzog estaban listos para el servicio marítimo, pero ninguno se emplearía en la guerra contra Turquía, permaneciendo en cambio, en el Báltico en su mayor parte. 
La influencia de la Guerra Civil estadounidense fue visible también en la política de monitor. Después de vicealmirante Stepan S. Lesovskii de regresar de Nueva York, diez monitores estilo Ericsson se construyeron en el Báltico, principalmente para contrarrestar un posible ataque franco-británico como la que ocurrió en el Báltico durante la guerra anterior. De estos monitores, dos fueron ordenados en los patios del Estado, dos fueron encargados a astilleros belgas, y las otras de un constructor privado. Los diez monitores de la clase Bronenosetz se pusieron todos en 1863 y terminado en 1866, pero ninguno en el Mar Negro. 
Un esfuerzo especial se hizo también para la producción de cañones por el mayor Obuchov, que desarrolló un proceso de fundición de armas, el establecimiento de una empresa privada que más tarde se convirtió en una empresa estatal. 



Monitor circular ruso Novgorod


Después de la construcción del Veliki Petr, Rusia abandonó la construcción de "encorazados" durante diez años, y en su lugar, comenzó en 1873 a construir cruceros acorazados como el Almirante General, seguida de la nave hermana Edinburgski Gerzog. Estas dos naves tenían un mayor radio de acción de muchos otros acorazados rusos , y fueron algo único para acorazados en que las baterías de cañones no estaban blindados, aunque sí llevan un cinturón blindado. 
Esto marcó un cambio en la política de construcción naval hacia cruceros acorazados que los rusos fueron los primeros en construir. Es interesante notar que esta política fue perseguido por el Gran Duque Konstantin (a la que el Almirante General fue dedicado) que sintió que había logrado una postura de defensa mínima en el Golfo de Finlandia con el núcleo existente de naves acorazadas. Más tarde se dirigió duras críticas a su férrea política de construcción y crucero por oficiales e incluso por el gran duque Alejandro Alexandrevich, con la suposición de que el dinero debe ser gastado en un crucero de la marina para la realización de un curso de la guerra. Hay que recordar, sin embargo, que nunca los conservadores rusos de la época de plena confianza Konstantin porque era un reformador. 
Tomado por sorpresa cuando comenzó la guerra, la marina rusa tenía 25.076 hombres, al ser más grande que su rival otomano, que tenía 23.000 habitantes, pero su flota fue dispersada por todo el mundo. Más de la mitad, 137 de sus 223 barcos, estaban en el Báltico y los otros, entre el Atlántico y el Pacífico, mientras que la pequeña escuadra del Mediterráneo era incapaz de obligar a forzar los estrechos y así permaneció inactivo. El Petropavlovsk permaneció en el puerto italiano de La Spezia durante toda la guerra. Los únicos otros acorazados rusos estaban disponibles en el Báltico. Los 27 barcos estacionados en el Lejano Oriente fueron el resultado del nuevo enfoque de Rusia para el teatro del Pacífico, donde se consideró necesario para obtener el control de los tres accesos al mar de Japón. La estrella no estaba a favor de este punto de vista estratégico, en un punto convincente sus marineros a abandonar la isla de Tsushima, donde se había colocado una estación naval en la iniciativa Gran Duque Konstantin. 

En resumen la política naval rusa, sufrió la desventaja de tener barcos tan dispersos que no podían apoyarse unos a otros en un corto período de tiempo, pero por otro lado una presencia naval había fortalecido todos los teatros donde el imperio ruso tenía intereses. La estrategia naval rusa fue a retirar la pequeña escuadra del Mediterráneo con el fin de evitar tener que hacer frente a la armada británica, en caso de complicaciones con Gran Bretaña, y la redistribución de los buques en todo el mundo por un posible guerre de course. Es interesante que tanto Gran Bretaña y Rusia realizaron compras de emergencia de los buques de guerra en preparación para una posible guerra. Gran Bretaña compró, entre otros buques, un gran acorazado que se completaba para el Imperio otomano, mientras que Rusia compraría en los almacenes de los Estados Unidos cuatro cruceros "Clipper" impulsados a vapor de estilo como el CSS Alabama para entrar en servicio. 

En el Mar Negro los rusos tenían dos acorazados más, el Novgorod y el Vicealmirante Popov, monitores circulares con un radio de 101 y 120 metros respectivamente, los cuales fueron impulsados ​​por seis impulsodres de cuatro palas, pero ambos fueron fracasos interesantes en la construcción naval, ya que no estaban realmente en condiciones para ser utilizados sólo para defensa de puerto debido a su baja velocidad y su tendencia a girar poco naturalmente en un cruce real. Ellos estaban destinados a la protección de la desembocadura del Dniéper y el estrecho Kertch. Durante los ensayos de uno de ellos fue impulsado desde el río Dniéper hasta el mar, donde comenzó a girar de forma continua. Desafortunadamente para el Almirante General Konstantin, fueron uno de los temas favoritos de crítica de sus adversarios. 

Las defensas costeras se han reforzado no sólo en el Mar Negro, sino también en el área de Kronstadt y Sveaborg, cuyos planteamientos fueron también minados defensivamente ante el estallido de la guerra. Algunos barcos pequeños fueron enviados al teatro de operaciones del Mar Negro en transporte ferroviario, y diecinueve buques mercantes de vapor fueron comprados para las operaciones navales. Los rusos lo tenían 29 buques de guerra impulsados a vapor, pero 20 eran viejos y sólo servían para operaciones costeras. 

Rusia abrió una Escuela de Minas en 1875 y estudió de cerca los resultados de la Guerra Civil Americana con las minas (en ese entonces llamados torpedos). Rusia también estaba equipado con buques para la colocación de minas. 

Los rusos también adoptaron buques más grandes de vapor para el transporte de torpedos lanzados armados. Gran parte del mérito de esto se debe dar al teniente Stepan Makarov Osipovich, por su determinación para prepararse para el empleo de los torpederos. Un escritor naval y protegido del Vice-Almirante Popov, que más tarde fue conocido por su trágico final en la guerra ruso-japonesa. Su propuesta de preparar un vapor para el transporte de lanchas torpederas se prefirió a un capitán teniente NM Baranov, que abogaba por el armamento de vapores mercantes con artillería pesada y el refuerzo de sus cubiertas para contrarrestar los acorazados turcos. Makarov fue puesto al mando del vapor mercante de la armada Gran Duque Konstantin, un barco de 1.480 toneladas equipado con cuatro juegos de pescantes para bajar las lanchas torpederas cerca del objetivo poco antes de la acción y luego izarlas después de la acción. Hasta ese momento los barcos, muy pequeños, que pesan alrededor de 6 toneladas, fueron transportados por el buque de apoyo, ya que tenían la capacidad de navegación marítima pobres. Esto permitió a los equipos para entrar en la batalla y descansados y en mejores condiciones físicas para dar un mejor rendimiento. Makarov también ha desarrollado un sistema para entregar directamente el agua caliente del Gran Duque Konstantin a las calderas de los barcos, lo que permitía que se lanzarán casi listos para la acción. Por último, el buque de apoyo de quemaba carbón de Gales para reducir el humo y las posibilidades de que los turcos los detectaran. Makarov era consciente de que este tipo de acciones se adaptaba bien a los marineros rusos con su gusto por una guerra de guerrillas, su capacidad de improvisación y su iniciativa personal. Los barcos de arrastre torpedos en balsas o mandado a palos, y no al principio hacer uso de "torpedos automóvil". 

Los torpedos de botalón fueron utilizados con éxito en la guerra civil americana y otras marinas aprendieron la lección, introduciendo entre sus naves pequeñas embarcaciones capaces de llevar una carga explosiva contra el lado de un barco enemigo. Desde finales de 1866, Robert Whitehead comenzó a proponer primero a la marina de guerra Austro-Húngaro, y luego de muchos navíos europeos, el uso de sus torpedos. En 1876 se trataba de un arma bastante fiable desarrollaba 18 nudos y alcanzar unas 600 yardas con una carga explosiva de 12 kilos. El arma necesitaba un medio de entrega, lo que sería una pequeña embarcación rápida, especialmente equipada. En 1877 Gran Bretaña encargó el Lightning, su primer barco torpedero, construido por la firma británica Thornycroft, desplazando 27 toneladas y alcanzando 18 nudos. Puesta en marcha del proyecto en 1873, Thornycroft también suministra las armadas noruegas y francesas con barcos similares a partir de 1875. 

Antes de los Whitehead, las torpederos habían sido equipados con botalones (varas largas con un carga explosiva en la punta), como los suministrados por la firma británica Yarrow, a las armadas de Argentina y EE.UU., que desarrollo sólo ocho nudos y medio, o el primero suministrado por Thornycroft a la marina noruega. El primer barco torpedo de botalón noruego , que se considera que es el primer verdadero torpedero, fue una conversión hecha por Thornycroft del Miranda en el Rap. El Rap era un fina embarcación de 15 toneladas y 57 pies de largo que apenas desarrollaba más de 14 nudos y armado con dos torpedos de botalón. Otras marinas de guerra, entre ellos Dinamarca, Suecia, Austria-Hungría y Rusia, ordenaron ejemplares de esta embarcación. 

El armamento de torpedos de botalón consistió en una carga explosiva montados en palos largos, lo que podría poner en contacto con el barco enemigo posiblemente sin ser castigado en el proceso. Otros países, entre ellos Gran Bretaña, Perú y Suecia, hicieron uso de esta arma, desarrolladas por primera vez en la Guerra Civil Americana, y ahora se iban a utilizar en combate de nuevo en la guerra contra los turcos. 

Fin de la primera parte.

Fuente

Ironclads at War. The Origin and Development of the Armored Warship, 1854-1891
Jack Greene 
Alessandro Massignani
COMBINED PUBLISHING 
Pennsylvania